ROULETTE

El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa......


ROULETTE
El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Eric S





Mi nombre es Peter Graham. Estaba pronto a comenzar mi último año en una prestigiosa universidad en USA en el otoño. Cuando leí sobre los relatos de eunucos, sabía que sólo tenía que contar mi historia.

El verano pasado tuve una de las mejores y peores experiencias de mi vida. Todo comenzó el otoño pasado cuando empecé a buscar una pasantía para el verano. Desde que era estudiante de secundaria, sabía que sólo tenía que hacer de Rusia el centro de mi educación. Ese año pasé seis semanas en Moscú como parte de un programa de intercambio. Tuve una amplia experiencia con el idioma, y estaba empezando a interesarme realmente por la cultura y la política rusa.

Bueno, mis primeros tres años en la universidad, estudié sin cesar, tomando clases de ruso, política y economía. Finalmente, tuve algunas habilidades reales que podía comercializar ahí. El otoño pasado estaba buscando trabajo en una oficina de colocación cuando me encontré un anuncio para un programa de pasantías con del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. Alrededor de seis meses después de enviar mi solicitud, me sorprendí al recibir una carta en el correo invitándome a Moscú para el verano. Todos mis gastos eran pagados. ¡Estaría pasando mi verano con el Servicio Exterior de Rusia! No serían capaces de creer lo emocionado que estaba si se lo dijera.

Mi semestre de primavera aceleró en anticipación de mi extraordinaria experiencia de verano. Antes de que lo supiera, estaba en un avión preparándome para ir a Moscú. Cuando entré en la zona de reclamo de equipaje, me di cuenta de un hombre de pie allí con mi nombre en una tarjeta. ¡Guau, incluso habían enviado un coche para recogerme desde el aeropuerto!

De más está decir que estaba caminando en el aire, pero eso fue solo el comienzo. Cuando entré en el sedán negro marca Mercedes y comencé el viaje al edificio del Ministerio de Relaciones Exteriores, otro hombre que había estado esperando en el coche comenzó a informarme sobre los eventos planeados para la noche. Para mi sorpresa, me dijeron que estaría asistiendo a una cena con el Ministro y algún dignatario extranjero. Mi cabeza estaba tan lejos en las nubes que apenas podía contenerme.

Por la tarde y al caer la noche, me preparé para la cena oficial. No podía creer que todo eso estuviera sucediendo. Después de la cena, uno de los agregados del Ministro se acercó a mi mesa y me dijo que el propio Ministro quería reunirse conmigo y presentarme al Ministro de Asuntos Exteriores de Tujona, el dignatario visitante de una nación africana recién independiente. Me acompañó a una habitación lateral donde vi la imponente forma del ministro acurrucado en la esquina con el guapo joven príncipe africano. De repente, oí el chasquido de un martillo golpeando una bolsa, luego una risa voluminosa. Solo me tomó unos minutos para darse cuenta de que el Ministro estaba caminando a su contraparte a través del juego tradicional de la ruleta rusa.

Después de que el Ministro volviera a apretar el gatillo con el arma contra su propia cabeza, sonrió ampliamente y pasó la pistola al príncipe. El príncipe tomó el revólver con cierto temor, pero estaba claro que no podía rechazarlo y salvar la cara con un grupo de rusos varoniles y con un estudiante universitario estadounidense mirando. Colocó el cañón de la pistola contra la sien, disparó el gatillo y de nuevo el clic del martillo señaló su supervivencia. Después de haber enfrentado a su demonio por la noche, una nueva ronda de vodka se pasó alrededor y la bebida se reanudó en serio.

Eso fue solo el comienzo de una de las mejores experiencias de aprendizaje de mi vida. Después de esa noche, mi verano se llenó de un acontecimiento extraordinario tras otro.

Me sorprendieron otra vez durante mi última semana en Moscú para ser convocados a la oficina del ministro. Él me felicitó por el buen trabajo que había hecho durante mi estancia allí, y me dijo que había planeado una recompensa por mi servicio. Lo acompañaría a África en un viaje recíproco para visitar la nueva nación de Tujona. A la mañana siguiente, debía estar listo para acompañar al Ministro.

Al día siguiente emprendimos el viaje. Fue un vuelo largo, y luego un recorrido de 6 horas desde el aeropuerto del país vecino donde el Palacio Nacional se encontraba. Cuando llegamos, nos trataron como la realeza - literalmente el tratamiento de la alfombra roja, con pétalos de rosa y todo. El mismo príncipe que había asistido a mi primera cena formal en Moscú fue nuestro anfitrión como el rey estaba en una expedición de caza en las selvas de la pequeña nación tribal.

La cena fue fabulosa, y después hubo mucho entretenimiento. Toda la noche fue vertiginosa. Después, descubrí que nuestras bebidas habían sido condimentadas con una droga poderosa que liberaba nuestras inhibiciones. Fue después de la medianoche cuando el ministro se desmayó en la mesa por la combinación del vodka que trajimos con nosotros y de los ricos narcóticos corriendo por nuestras venas. Poco después de ser llevado a su cama, el príncipe se levantó y brindó a la delegación rusa. Su brindis fue bien recibido por el resto de los rusos, pero después de un momento de pitidos y aplausos, el príncipe volvió a hablar. Esta vez, lamentó el hecho de que el Ministro estuviera en la noche. Estaba decepcionado de que el ministro no pudiera reunirse con él en un juego de la ruleta Tujana que había preparado para la noche.

El segundo del Ministro miró rápidamente por la habitación. Estaba muy nervioso por este viaje porque el nuevo plan de desarrollo ruso dependía de los recursos naturales de Tujona. Por supuesto, él mismo no quería arriesgarse a cualquier "juego" que el príncipe tenía en la manga. Después de todo, las incógnitas pueden ser muy peligrosas. Sin embargo, el príncipe tendría su juego, o las negociaciones de mañana serían más tensas. El me miró entre ojos y me nombró para ocupar el lugar del Ministro. Sería mi último servicio al gobierno ruso.

Yo estaba borracho he ido... Sin pensar en nada, me paré con mi copa, brindé al príncipe y accedí a aceptar el desafío. El príncipe se acercó a mí y me besó en la mejilla. Tomándome de la mano, me sacó de la habitación por una entrada trasera. Entramos en una habitación que me perseguirá hasta el final de mis días. No solo por los eventos que pronto iban a pasar allí, sino también por la belleza de corte del lugar. La habitación estaba pintada de colores con ricos tapices que colgaban de cada pared. El suelo estaba cubierto de gruesas capas de almohadas de felpa cubiertas de seda, y sobre esas almohadas estaban las seis mujeres más hermosas que había visto.

Cada una estaba desnuda y pintada de la manera tradicional de la gente de esa pequeña nación selvática. Ninguna de ellas tenía menos de 1.80 metros de alto. Mis ojos se deslizaron a través de la habitación, mirando a las seis con intensidad. El príncipe se inclinó hacia mí y dijo en perfecto inglés: "Seis recamaras, seis mujeres, seis bocas".

Cada una de estas hermosas obras de arte está entrenada en las maneras de complacer a un hombre con su boca. Cada una fue tomada de su aldea y dado un mes de entrenamiento completo. Cualquier  de ellas le daría la mejor mamada de tu vida. Tú y yo nos desnudaremos y cada uno escogerá una para complacernos".

Realmente estaba empezando a gustarme la idea de esta versión de la ruleta rusa. ¿Cómo podría perder. Seis mujeres perfectas con bocas perfectas?. Iba a conseguir mi primera mamada. ¡Qué manera de terminar mi verano perfecto! Fue en ese momento que el príncipe chasqueo los dedos y dos hombres entraron a través de las puertas de la habitación. Cada uno sostenía una lanza perversamente afilada. En ese momento no podía entender porque podía necesitar fuerza para que aceptara mi desafío, pero el príncipe se inclinó hacia mí y susurró: -Una de ellas, es caníbal, una boca hambrienta.

En ese punto, el príncipe permitió que su túnica cayera al suelo. Estaba completamente erecto, y caminó hacia el centro de la habitación con su pene balanceándose en el aire caliente y húmedo de la noche. Caminó lentamente en el círculo, examinando a cada una de las chicas. Después de haber hecho tres círculos alrededor de las mujeres, se agachó y agarró a una por el cabello. Él atrajo su boca abierta a su pene y lo deslizó lentamente en su humedad.

Con un sorbo rápido, se tragó su glande como el resto de su pene y comenzó a trabajar su dureza con los músculos de su garganta flexible. Podía ver sus ojos clavados en los suyos mientras deslizaba sus labios por su eje con el ritmo de sus caderas. Estaba teniendo sexo con su rostro con abandono, su cuerpo convulsionando con un pulso loco. Finalmente, su cuerpo tuvo espasmos cuando el semen se deposito en su boca. Fue entonces cuando soltó un grito agudo antes de caer al suelo agarrando su entrepierna. Después de rodar de un lado a otro durante un minuto, sus ojos se abrieron y su boca se dividió en una sonrisa. Se puso de pie, mostrándome su pene todavía semi-duro. Se volvió para limpiar lo último de su semen en los labios de la muchacha, ella se levantó y salió de la habitación.

Cinco barriles, cinco bocas, una bala caníbal. Dijo mientras me indicaba que me desnudara. Temiendo la punta de la lanza a no más de una de cinco posibilidades de un bocado, me despojé rápidamente. Me sorprendí al descubrir que mi bóxer parecía una carpa con una tremenda erección por debajo, con furioso furor los deslice sobre mis muslos. Antes de que supiera lo que estaba haciendo, estaba caminando en el mismo círculo que el príncipe, pero esta vez sólo alrededor de las cinco bellezas restantes. Mientras pasaba frente a cada una, ella sonreía y se lamía sus dientes. Después de tres círculos, mi pene ya goteaba estaba esforzándose, pero todavía no podía decidirme. El príncipe se aclaró la garganta y dijo: -La aurora viene pronto. Con eso los dos guardias bajaron sus puntas de lanza hacia mí. Conseguí el punto y asentí con la cabeza a la chica que yacía frente a mí.

Se deslizó lánguidamente hasta sus rodillas y tiró de mí hacia ella con las manos en mi culo. Al principio, se frotó la cara en mi espesa capa de vello púbico. Podía oírla inhalar mi olor profundamente mientras ella empezaba a tirar suavemente de mi arbusto con sus dientes. En ese momento, mi pene estaba apuntando hacia arriba. Luego plantó una serie de besos suaves en mis apretados huevos, luego las succionó con su boca una por una. Mientras ella chupaba cada testículo, mi escroto se suavizó y relajó en su boca caliente. El movimiento de succión hizo bajar a cada uno tan profundamente en mi saco como era posible.

Después que complació a mis huevos al máximo, ella deslizó su boca sobre la base de mi pene y lentamente trabajó su lengua por el eje. Mi prepucio cubría casi todo mi glande, y una vez que alcanzó la punta, rodó su lengua debajo de él sacando la esencia misma de mi pene, sudor y pre-semen. Ella abrió la boca completamente y permitió que mi masculinidad se deslizara dentro. Mierda, pensé, ¡esto se siente tan jodidamente bien! ¡Mi primera mamada!

Cuando mi cabeza pasó los músculos de su garganta podía sentir la tensión en mis huevos se empezó a construir. Evidentemente, ella también. Ella lo sacó de su garganta y comenzó a trabajar mi glande con su lengua. Obviamente quería que llenara su boca con mi semen. Sentí que sus labios se bloqueaban contra mi eje justo detrás de la corona de mi glande. No quería perder una gota.

Cuando empecé a sentir las olas del placer emanar de mi pene, mis rodillas se debilitaron y agarré su cabeza con mis manos. Sentí una gruesa cuerda de mi semen explotar del agujero en mi glande, y mi cabeza se volvió hacia atrás mientras me deleitaba en mi placer. Jorobado después de un chorro de flujo de mí en su boca devoradora, y yo era ajeno a cualquier cosa, pero mi semen virgen. Fue entonces cuando sentí fuertes manos agarrando mis brazos, tirándome hacia las suaves almohadas. Yo estaba todavía viniéndome y el placer impidió cualquier lucha.

Mi cuerpo sudaba profusamente por el calor africano, y mi piel se pegaba a las ricas almohadas de seda. Me di cuenta de que los dos guardias habían dejado caer sus lanzas y me estaban sujetando. Los labios de la mujer seguían fijos en mi glande. El príncipe se acercó a nosotros y dijo, "Juedialu, has ganado tu comida. Mientras salía de la habitación, volví a mirarla a los ojos y vi un hambre que nunca había visto antes.

Mi pene seguía estando duro en su boca, pero se estaba encogiendo rápidamente ante la comprensión de que la bala me había encontrado. Cuando mi cabeza se deslizó dentro de mi prepucio, sus dientes reemplazaron sus labios mientras ella agarró mi prepucio. Al principio suavemente, pero después aplicando más presión, ella comenzó a rechinar sus dientes hacia adelante y hacia atrás sobre la piel sensible de mi pene. El dolor era agudo, pero todavía soportable mientras ella me sonreía con un trozo de piel entre los dientes y la sangre le cubría sus labios. Mientras tragaba mi prepucio, empecé a pensar que me escaparía con una mera circuncisión.

Pero ella volvió a su fiesta, tomando mi glande otra vez en su boca. Sus dientes descansaron justo detrás de mi glande y ella mordió con una presión lenta y constante. Estaba chillando, pero todavía podía sentir su succión de la sangre de los agujeros dentales abiertos que ahora perforaban mi glande desde el eje. Finalmente, ella metió el lío sangriento entre sus molares y sentí el estallido y ella masticó a través de mi pene. "Esta es buena carne, pero es demasiado trabajo. ¿Alguno de ustedes tiene un cuchillo afilado?" ella preguntó. Yo estaba en una neblina, pero poco después de su solicitud, sentí dos dolores agudos entre mis piernas. En ese momento, me desmayé. La última imagen que recuerdo fue a ella salir de la habitación con mi pene y huevos en una pequeña charola de oro.

Cuando desperté, ya estaba en el avión del Servicio Exterior de Rusia volando de Frankfurt a Nueva York. Exploré la zona, esperando que todo hubiera sido un sueño, pero todo lo que me quedaba de mi masculinidad era un pequeño vendaje blanco. Cuando llegué a casa y desempaqueté, encontré una carta de una página del Ministro disculpándose por lo que pasó y un cheque por un millón de dólares. Dándome las gracias a nombre del pueblo ruso por mi sacrificio. Todo lo que puedo decir es que al menos no soy virgen.




Historia Original Aquí.




Autor: Eric S       Traductor: DarkSoul

RESTAURANTE EXCLUSIVO

Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera......


RESTAURANTE EXCLUSIVO.
Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: Miguel




Estaba ciertamente nerviosa, cuando su amiga Jackie le invitó a comer no pudo imaginar el tipo de restaurante que se iba a encontrar. Ambas eran amigas desde hace muchísimo tiempo y las dos eran solteras con un elevado poder adquisitivo. Dyanna era directora ejecutiva de una importantísima empresa electrónica, y a sus 37 años podía permitirse cualquier capricho que se le antojase. Su larga melena rubia y sus voluptuosos pechos no dejaban indiferentes a los hombres, pero Dyanna había decidido conservar su independencia manteniéndose soltera.

Jackie por el contrario era una mujer divorciada de 27 años con cabello moreno y rasgos asiáticos. El divorcio de su ex marido le había reportado una considerable fortuna y gracias a ello su tren de vida era la de una mujer sin complejos respecto al dinero. Jackie era más alta que Dyanna pero al contrario, sus pechos eran más pequeños.

Ambas se encontraron en el gimnasio como de costumbre, y fue entonces cuando Jackie le dijo a Dyanna que la invitaría a comer tras los ejercicios del gimnasio.

-“Espero que vengas con hambre, porque el sitio donde voy a llevarte es ciertamente exclusivo y selecto”. Le dijo Jackie a Dyanna con aire misterioso.

Dyanna le aseguró que así sería con una sonrisa, pero durante toda la hora del gimnasio Dyanna se preguntaba a qué clase de sitio la llevaría Jackie. Una vez terminados los ejercicios del gimnasio, ambas de ducharon y se subieron en la limusina de Jackie que las llevaría al restaurante.

-“He de confesar que estoy ciertamente intrigada”. Reconoció Dyanna una vez dentro del coche.
-“Te garantizo que disfrutarás de la comida”. Le aseguró Jackie con una sonrisa en los labios.

Descubrí el restaurante por una amiga y procuro ir un mínimo de dos veces por semana. Incluso hay veces que me paso el día entero allí combinando comida y cena. Dyanna se sentía más y más intrigada cada vez mientras la limusina de Jackie se adentraba en los barrios más pobres de la ciudad. Tras varios minutos recorriendo oscuras y desconocidas calles para Dyanna, finalmente el coche se detuvo en un callejón sin iluminación y ambas mujeres se bajaron del coche. Jackie despidió a su chófer diciéndole que le llamaría cuando le necesitase, y con aire seguro se dirigió a una destartalada puerta sin ningún rótulo exterior visible. A Dyanna le extrañó que ese fuese un restaurante de alta categoría como los que Jackie solía frecuentar, pero decidió no decir nada.

Jackie tocó un disimulado timbre tres veces, y tras unos minutos de espera la puerta se abrió automáticamente. Jackie y Dyanna entraron en una lujosa sala de espera que nada tenía que ver con el exterior. Carísimos cuadros y esculturas decoraban la estancia mientras ambas mujeres esperaron sentadas en unos lujosos sofás de piel. Tras unos minutos de espera, apareció en la estancia un hombre que se dirigió hacia Jackie de manera afectuosa.

-“Mi querida Jackie”. Dijo el desconocido mientras se dirigía a ella con una amplia sonrisa en la boca. –“Siempre es un placer verte por aquí”. Añadió poco después.
-“¡André!” Le respondió Jackie sonriendo mientras se daban un beso en la mejilla.
-“Te presento a Dyanna, una muy buena amiga que viene conmigo por primera vez va a disfrutar de las delicias del restaurante”. Añadió Jackie.

-“”Ohhh… Qué alegría”. dijo André dirigiéndose a Dyanna.
-“Espero disfrute de la comida. Las amigas de Jackie siempre son bienvenidas”.
-“Mi amiga no sabe el tipo de manjares que aquí se disfrutan”. Dijo Jackie,
-“Así que espero que no le defraudes, André”.
-“Nadie se ha quejado jamás”. Respondió André,
-“Seguro que nuestros menús agradaran a tu amiga. Hoy tenemos un género magnífico”.

Los tres se dirigieron hacia el comedor principal con Dyanna más intrigada que nunca después de las palabras de André. El comedor era inmenso y estaba casi lleno a pesar de ser un día entre semana. A Dyanna le sorprendió que casi la mayoría de clientes, por no decir casi todos, eran mujeres. La mayoría de mediana, pero también grupos de chicas adolescentes e incluso madres con sus hijas de 6 o 7 años. También le sorprendió a Dyanna el olor. Era un olor agradable el que salía de las cocinas, mezcla de carne asada y especias que abrió el apetito de Dyanna.

André las condujo por el amplio comedor hasta la mejor mesa del local, no en vano Jackie era una de las mejores clientas.

-“Enseguida les traigo la carta”. Dijo André.
-“Mientras tanto disfruten de este aperitivos. Están recién tomados”. Añadio.

Un camarero había dejado sobre la mesa una pequeña bandeja con dos pequeñas bolitas del tamaño de nueces y dos copas llenas de un líquido blanco.

-“¿Qué son?” Preguntó Dyanna sorprendida. Nunca había visto nada parecido.
-“Cómetelo y no preguntes”. Respondió Jackie mientras tomaba una bolita con los dedos y se lo introducía en la boca.

-“Saboréalo primero y muerde después”. Añadió.

Dyanna obedeció y se introdujo una bola en la boca. Tenía un cierto sabor ácido pero agradable. Tras un cierto tiempo sacándole todo el jugo, finalmente Dyanna mordió la bola y de ella salió un líquido templado que hizo las delicias de Dyanna.

-“¡Delicioso!” Reconoció Dyanna.
-“Brindemos ahora”. Le dijo Jackie mientras tomaba la copa de líquido blanco con aire de satisfacción.

-“¿Qué es?” Quiso saber Dyanna mientras alzaba su copa con aire divertido.
-“Parece semen”.
-“Lo es cariño”. Le respondió Jackie mientras sonreía a su amiga.
-“¿Cómo?” La cara de Dyanna era de sorpresa total.

-“¿Amiga, qué clase de restaurante crees que es éste?” El rostro de Jackie era diversión absoluta apenas pudiendo evitar reírse.

-“¿Pero… Pero... Semen de qué animal?” Quiso saber Dyanna.
-“De hombre, por supuesto. Yo sólo como lo mejor” Le informó Jackie con total tranquilidad.

Las bolitas que acabas de comer y que tanto has disfrutado son los testículos de un joven recién castrado. Dyanna aún estaba asimilando lo que Jackie acababa de decirle. Era un restaurante donde se comía carne humana sin ningún rubor. Trató de no pensar en eso y ante la insistencia de Jackie bebió el contenido de su copa hasta dejarla vacía. El sabor le resultó exquisito para su sorpresa. El semen le gustó como nunca antes imaginó, y pasó su lengua por los labios para rebañar los restos que allí habían quedado. Jackie por el contrario bebió su copa a pequeños sorbos, saboreando cada gota de aquel delicioso néctar masculino.

-“¿Pero esto es legal?” Ppreguntó Dyanna intrigada -.
-“Por supuesto que sí” Le tranquilizó Jackie.
-“Aquí solo se cocinan genitales masculinos. En todas sus variedades. El restaurante tiene un gran surtido de muchachos listos para ser castrados”.  

-“¿Los mantienen aquí de forma consentida?” Preguntó Dyanna inocentemente.
-“Los hombres cobran grandes cantidades de dinero a cambio de sus genitales”. Le informó Jackie.

Y nunca faltan candidatos, por lo cual el restaurante se permite escoger los mejores sementales. Cada día son castrados más de 100 jóvenes y para el día siguiente ya tienen preparados otros 100. Hay una gran lista de espera, créeme. Y luego están los menores de edad. Los testículos que acabamos de disfrutar serán probablemente de un menor de edad. Yo ya he aprendido a diferenciarlos. Al ser menores de edad necesitan autorización de sus progenitores, pero como en los adultos, nunca faltan los candidatos. Sus genitales suelen ser usados como aperitivos o para menús infantiles.

Mientras Dyanna aun trataba de asimilar todo lo que estaba oyendo y su temperatura interior subía rápidamente. Antes de que pudiera decir nada apareció André con dos enormes cartas que dio a cada una de las chicas.

-“Espero que hayan disfrutado del aperitivo”. Les dijo mientras recogía las copas vacías y la bandeja sin restos de los testículos.

-“Mucho André” Le dijo Jackie.
-“Yo no necesitaré carta, he probado casi todo ya y vengo con las ideas claras”.
-“Perfecto” Respondió André mientras recogía la carta.
-“¿Y que va a ser?

-“Quiero un pene relleno de mucho semen bien hecho a la parrilla con mucha salsa de semen y fresas. El glande jugoso, André, que sangre un poquito”. Dijo Jackie.
-“¿Los huevos cómo los quiere?” Preguntó André -.
-“Los quiero cocidos en su bolsa escrotal y con abundante salsa de semen y especies picantes”.
-“¿Y su amiga?” Preguntó André dirigiéndose a Dyanna.
Dyanna estaba obnubilada leyendo la amplísima carta que había ante ella. Más de 200 platos todos con el ingrediente básico de genitales masculinos. La verdad es que todos tenían un aspecto delicioso y Dyanna no supo por cuál decidirse.

-“¿Permites que te aconseje?” Le ayudó Jackie.
-“Sí, por favor”. Dyanna agradeció la ayuda de su amiga.
-“André” – le dijo Jackie al maitre,
-“A mi amiga tráigale una brocheta de pene bien jugosa y unos testículos rebozados.
-“¿Te parece bien Dyanna?
-“Sí, claro” Dijo la rubia sonrojándose ligeramente.
-“Magnífica elección señoritas” Les dijo André mientras apuntaba el pedido.
-“¿Ahora quieren acompañarme a escoger la carne?”
-“¡Claro!” Respondió Jackie mientras se levantaba.

Los tres bajaron unas escaleras que conducían a una amplia galería con cristaleras a ambos lados. En su interior había decenas de hombres desnudos de todas las razas posibles. La mayoría de ellos estaban magníficamente dotados, con enormes penes venosos e inmensos huevos que colgaban entre sus piernas.

-“Escoge tu semental, cariño”. Le dijo Jackie a Dyanna entre risas.

A cualquier parte que Dyanna mirara había hermosos muchachos. Cuerpos espectaculares bien formados y unos genitales que a Dyanna le parecieron todos exquisitos, más pensando que dentro de un rato estarían en su plato. Tuvo de admitir que eso la excitó mucho, aunque no supo porque macho decidirse.

-“¡Quiero aquél!” La voz que sonó a su espalda era la de Jackie, que ya había elegido su comida.

Era un hermoso joven de unos 20 años, rubio y ojos azules, con un musculado cuerpo y un pene tamaño medio pero muy ancho, y unos grandes huevos que se veían muy apetecibles. André llamó a un camarero que se introdujo en la vidriera y se llevó al joven rubio a la cocina.

Mientras, Dyanna se veía incapaz de decidirse por alguno. Todos se veían tan adorables. A su lado había una madre con su hija de apenas 15 años que también estaban buscando la que sería su comida. La niña se había empeñado en un hermoso hombre negro con un pene de más de 30 centímetros. Un ejemplar espectacular con unos huevos del tamaño de naranjas.

-“¿Estás segura de que podrás con todo eso, hija?” Le decía la madre -.
-“Sí mamá” Le respondía la niña con voz infantil.
-“Además es mi cumpleaños y me lo prometiste”.
-“Esta bien hija”. La madre avisó a un camarero que se llevó al hombre negro a la cocina.

Dyanna enseguida pensó en lo afortunada que era aquella niña, pero volvió a centrarse en su tarea de buscar el que sería su cena. Como había pedido brocheta, decidió que debía tener un miembro considerablemente largo, así que finalmente se decidió por un jovencito más bien delgado, de cabello castaño y unos bonitos ojos verdes, además de un pene que casi le llegaba a la rodilla. Su escroto también era generoso, y a Dyanna se le empezó a hacer agua la boca.

-“¡Ése!” Dijo Dyanna señalando al joven.

Inmediatamente un camarero se lo llevó a la cocina para ser preparado.

-“Ahora si quieren acompañarme a la bodega”. Les dijo André.
-“La comida aún tardará un rato en prepararse”.
-“Queremos ver cómo los cocinan” Le interrumpió Jackie.
-“¿Cómo?” La pregunta tomo a André por sorpresa.
-“Queremos estar en la cocina mientras los preparan”. Insistió Jackie.
-“Pero eso no se puede Jackie.…” Respondió André un tanto apurado.
-“No sé si los cocineros estarán de acuerdo”.
-“Estarán de acuerdo, ¿verdad André?” Las palabras de Jackie sonaron casi a amenaza.

Tras unos momentos de duda, finalmente André asintió con la cabeza y les aseguró que estarían presentes durante el cocinado.

-“Genial” Gritó Jackie satisfecha.
-“Ahora vamos a las bodegas”.

Los tres se dirigieron a otra estancia donde se preparaban los caldos del local. Otra vez Dyanna volvió a asombrarse cuando entraron en una estancia donde decenas de hombres atados eran literalmente ordeñados por succionadores conectados a sus penes. Los hombres eran estimulados mediante descargas eléctricas en su escroto que aceleraban la secreción de esperma. Aproximadamente cada 30 segundos un chorro de semen salía del pene de cada uno de los hombres y caía en un enorme cuenco con capacidad para 2 litros puesto delante de cada hombre.

André les dio a las chicas unas cucharillas a cada una para que probaran de cada cuenco y escogiesen el que más les gustase. Jackie y Dyanna empezaron con el primero y tras varios agradables minutos habían probado de todos los cuencos. A Dyanna todos le parecieron deliciosos. Los había más espesos, más líquidos, con diferentes sabores (frutas, licor…), que se conseguía, como les explicó André, inyectando el producto deseado en el escroto del hombre.

Finalmente, Jackie y Dyanna se decidieron por un semen espeso y de sabor afrutado para las salsas con las que cocinarían sus platos, y por uno un poco más líquido con cierto sabor a vino para sus copas. En total, 2 litros del primero, y 1 litro del segundo. André tomó nota y enviaron el primero a cocina y el segundo a su mesa.

Tras aquello los tres se dirigieron a la cocina del restaurante. A Dyanna le llamó la atención lo grande que era. El ritmo era frenético con camareros entrando y saliendo de la cocina mientras los chefs preparaban manjares genitales que desprendían un embriagador aroma. Había ayudantes que limpiaban a los hombres que iban a ser cercenados, o les ponían unas mordazas y vendas en los ojos para que no gritaran o vieran lo que se les avecinaba. Había por lo menos más de 50 puestos de cocina individuales donde un chef se encargaba de su respectivo pedido. Por lo tanto 50 hermosos jóvenes dispuestos a ser castrados adornaban cada cocina. Algunos estaban empezando a ser cocinados lentamente, mientras que otras elaboraciones estaban a punto de acabar.

Era fácil saber cuáles eran los últimos, ya que en ellas el chico se retorcía de dolor, sudaba copiosamente o alaba a través de la mordaza. Todo acababa con un violento corte donde el hombre se desmayaba y era retirado por dos camareros mientras sus miembros cocinados salían en una bandeja rumbo al comedor.

Cuando Jackie, Dyanna  y André entraron, este último preguntó por el jefe de cocina, y al rato apareció un hombre sudoroso que resultó ser el jefe de cocina. Se le veía muy atareado por la cantidad de trabajo que había, pero decidió atender a André.

-“¿Quién se encarga del relleno y la brocheta de la mesa 4? – le preguntó André -.
-“¿La 4?… Carol”. Le respondió el jefe de cocina.

Los tres se dirigieron al puesto de cocina de Carol. Al llegar allí, tanto el chico que había escogido Dyanna, como el que había escogido Jackie, se encontraban bien atados y preparados para pasar por la cocina, así como la jarra de 2 litros de semen para las salsas que previamente habían escogido.

-“Carol, hoy tendrás espectadoras”. Se limitó a decir André.
-“Las propias comensales”. Añadio.

Tras estas palabras André se retiró para continuar con su trabajo dejando a Carol en compañía de Jackie y Dyanna.  

-“Prometemos no molestarte ni interrumpirte mientras trabajas”. Le dijo Jackie medio en broma. 
-“Me llamo Jackie y mi amiga es Dyanna”. Dijo Jackie.
-“Al contrario”. Respondió Carol con una amplia sonrisa,
-“Será un placer tener compañía mientras trabajo y poder explicaros las elaboraciones. me llamo Carol”. Añadio la Chef.

Carol era una atractiva mujer de unos 22 años. Pese a su juventud ya llevaba varios años trabajando allí, y era la mano derecha del jefe de cocina.

-“Pongámonos manos a la obra”. Sentenció Carol.

Empezaremos con el rubio que es el que más trabajo va a llevar.  Carol tomo una amplia tira de cuero y la pasó bajo el escroto del rubio y luego la ató sobre el pene del chico. Estiró lo más fuerte que pudo, lo que provocó que el chico rubio se estremeciese, dejando que tanto el escroto como el pene quedasen aprisionados. Repitió la misma operación con el chico de Dyanna, provocando en él, el mismo dolor que había causado con el otro.

-“Con esto conseguimos que a la hora del corte evitemos el sangrado”. Explicó Carol satisfecha.

Casi al mismo tiempo los penes de ambos hombres se elevaron en una poderosa erección que entusiasmó tanto a Dyanna como a Jackie. Carol puso un tapón en la punta del pene del hombre rubio, y seguidamente le aplicó un tubo estimulador en el pene que comenzó a masturbarle con rápidos movimientos. El chico rubio no tardó en alcanzar el éxtasis ni unos segundos, pero el tapón evitó que se perdiese su preciado líquido, quedando atrapado dentro del pene.

Carol puso dos parrillas en marcha para que fuesen tomando calor mientras el chico rubio continuaba sufriendo espasmos debido a las continuas sacudidas del tubo succionador. En apenas 3 minutos eyaculó 5 veces por lo menos, lo que hizo que su pene se fuese hinchando por minutos.

-“Dejaremos que eyacule unas veces más hasta que el interior del pene quede bien relleno”. Explicó Carol a sus dos atentas oyentes.
-“Mientras hacemos tiempo para que se calienten las parrillas. Vamos ahora a por el otro”. Dijo Carol.

Carol abrió un cajón donde había numerosas varillas de diferentes tamaños y grosores. Echo una mirada al enorme pene del hombre castaño, y finalmente sacó una varilla de medio metro de bastante grosor. Luego la depositó en la segunda parrilla mientras metía una cuchara en la jarra de dos litros de semen y rociaba la varilla de aquel lubricante líquido. Los rostros de Jackie y Dyanna no podían aparentar más que una enorme satisfacción.

Carol volvió su atención hacia el primer chico que seguía sufriendo constantes espasmos. Su pene inflado era tal, que a Carol le costó quitarle el succionador. Una vez liberado, el hombre pareció aliviarse por momentos, dando suspiros de alivio. Carol palpó el miembro inflado y erecto para comprobar su estado, y quedó satisfecha. También comprobó si el tapón de la punta del pene tenía alguna fuga, y viendo que no había ninguna, sonrió complacida.

-“Ya podemos ponerlo a fuego lento para que se vaya cocinando”. Les dijo Carol mientras con una palanca las brasas de la parrilla subían hasta quedar casi pegadas al pene.

Inmediatamente el joven rubio comenzó a retorcerse de dolor, pero al estar completamente inmovilizado, nada pudo hacer excepto resignarse a su suerte. Su pene inflado y relleno de semen casi tocaba las brasas, así que se esforzaba en mantener la erección para alejarla de las brasas.

Carol fue a la segunda parrilla, donde la varilla había adquirido un color rojizo una vez que estaba al rojo vivo. Carol volvió a echarle otra abundante cucharada de semen, que provocó que las brasas chisporrotearan al contacto con el semen.

-“Por estas cosas adoro mi trabajo”. Les dijo Carol con una sonrisa mientras comprobaba que la varilla estaba suficientemente caliente, tocándola levemente con la punta del dedo.

Sin ningún miramiento introdujo la varilla al rojo vivo por la punta del pene del chico castaño. Nada más sentir la varilla ardiente, el chico soltó un grito de dolor, apenas amortiguado por la mordaza.

-“Hay que hacerlo muy lentamente, para que la varilla vaya cauterizando el interior, y al mismo tiempo conseguimos que la carne interior no quede cruda, sino sabrosa”. Les dijo Carol

Mientras introducía la varilla muy lentamente en el pene, ajena a los increíbles dolores que estaba sufriendo aquel chico. La varilla fue lentamente desapareciendo en el interior del pene del chico. A pesar de medir medio metro, prácticamente había sido totalmente engullida por aquel enorme pene, lo que decía mucho del tamaño de aquel miembro.

Tanto Jackie como Dyanna permanecían absortas viendo como Carol hacía tope con la varilla en la ingle del muchacho. Los espasmos del chico no hicieron más que acrecentar aquella excitación que ambas sentían en ese momento. Aquél hombre sudaba a raudales y daba muestras de sufrir unos dolores inimaginables, pero su pene no disminuyó de tamaño en ningún momento. Al igual que con el primer chico, Carol subió la parrilla hasta dejarla a la altura del pene, y para que se cocinara de forma uniforme.

“Ahora vamos a dejar los penes a fuego lento y nos ponemos a trabajar los escrotos”. Dijo Carol mientras aplicaba una cucharada de semen de la jarra en cada miembro.

Carol llenó de agua dos cuencos y los colocó sobre sendos hornillos individuales. Los encendió y los colocó exactamente bajo los escrotos de ambos hombres. Mediante unos ajustes, los escrotos quedaron sumergidos en los cuencos en su totalidad, y Carol subió la llama al máximo posible. Si el dolor que padecían ambos chicos ya era indescriptible, con sus penes en las brasas, a eso se sumó que en breve sus testículos serian escaldados.

-“Mientras cocinamos la carne, nos dedicaremos a preparar las salsas”. Explicó Carol.

Tomo un enorme bol en el que introdujo aceite, fresas, sal y un cuarto de litro del exquisito semen que Jackie y Dyanna habían escogido. Después sacó una gran jarra transparente de la nevera que contenían las mismas deliciosas bolas que tanto Dyanna como Jackie habían degustado como aperitivo al llegar al restaurante.

“El testículo machacado da un toque de acidez a la salsa”. Dijo Carol mientras extraía cuatro bolas y las metía en el bol.

-“Parece que se me están acabando los huevos”.  Exclamó Carol mientras observaba la gran jarra casi vacía, y necesitaré más para la segunda salsa.

Con total tranquilidad pulsó un intercomunicador y simplemente dijo:

-“Soy Carol, subirme más testículos”. Dijo ella.

Tras decir eso, se puso a machacar la mezcla resultante del bol con un mortero, mientras con la mirada no perdía de vista el estado de los genitales de los hombres, comprobando que no se quemaran demasiado.  En apenas unos minutos, un camarero se acercó al puesto de Carol acompañado de unos 10 muchachos jóvenes y completamente desnudos.

-“Perfectos”. Se limitó a decir Carol al verlos llegar.

Los muchachos apenas tendrían 14 o 15 años, lo que no evitó que Carol sacase un afilado cutter y en diez rápidos y expertos movimientos obtuviese 20 nuevos testículos para sus salsas, que introdujo en la jarra que antes estaba casi vacía. Los diez mareados muchachos fueron retirados para aplicarles curas en su bolsa escrotal, pero ya vacíos para siempre.

Dyanna se preguntó cuánta cantidad de testículos usarían en el restaurante cada día, ya que cada puesto de cocina (y eran 50 puestos) tenía una jarra similar a la de Carol, pero todas llenas.

-“Usamos escrotos de jóvenes adolescentes porque apenas están desarrollados”. Explicó Carol.
-“Y no interfieren con el sabor principal, además de ser más baratos”. Añadio-
-“¿Cuántos escrotos cortan a diario?” Quiso saber Dyanna.
-“Bufff… Depende del día”. Respondió Carol.
-“Hoy castraremos unos 150 ejemplares adultos, aunque quizás ese número suba ya que esta noche tenemos una despedida de soltera con más de 30 chicas hambrientas y eso puede ser una locura”.

-“Desconozco el número exacto de adolescentes que castramos, pero yo más o menos uso 50 escrotos juveniles al día. Los días de mucho trabajo podemos llegar a castrar 300 adultos, pero afortunadamente nuestro almacén está siempre lleno”. Añadió Carol.

Los jadeos del chico rubio interrumpieron la conversación. No paraba de moverse ante el dolor que estaba padeciendo. Su pene completamente hinchado y lleno de semen parecía a punto de explotar, y el tapón también parecía a punto de salir disparado. Trataba de separar su pene de las brasas, pero Carol lo volvía a empujar hacia abajo con fuerza haciendo que aquel trozo de carne se tostase bien y expulsase un agradable aroma. Además, el cuenco con agua donde reposaba su escroto ya hervía furiosamente multiplicando el dolor que ya de por sí sufría.

Carol retiró el cuenco hirviendo para inspeccionar la bolsa escrotal, que se encontraba muy dilatada. Tocó ligeramente ambos testículos con los dedos y con una amplia sonrisa decidió que era el momento para insertar la salsa. Retiró la mezcla del bol y la introdujo en una jeringuilla de tamaño considerable hasta que quedó llena del líquido. Con lentitud, acercó la jeringuilla hacia el humeante y escaldado escroto del joven rubio e introdujo la punta. Al bajar el émbolo poco a poco, el arrugado y colgante escroto empezó a hincharse a causa del líquido. A medida que el contenido de la jeringuilla disminuía, el tamaño del escroto aumentaba enormemente hasta alcanzar el asombroso tamaño de un coco. Parecía a punto de estallar, lo mismo que su pene, pero Carol expertamente lo volvió a introducir en el cuenco hirviendo.

-“En unos minutos ya estará listo”. Les dijo Carol. Provocando en Jackie un escalofrío.

Carol se volvió hacia el chico castaño, ensartado como estaba con la varilla en su pene. Carol volvió a rellenar la jeringuilla con la misma mezcla que el anterior, pero en vez de inyectarla en el escroto, la vació lentamente en aquel pene ensartado. Este se hinchó ligeramente en las brasas, pero luego volvió a su posición original. También gemía a causa del dolor, y el agua de su cuenco burbujeaba abundantemente. Carol bajó el cuenco y también a este le dio el visto bueno.

Tomó un pequeño pero afiladísimo cuchillo y lentamente hizo un amplio corte entre ambos testículos. Cortó desde la base del pene (con sumo cuidado porque éste estaba sobre las brasas) hasta casi el ano. Con unas pinzas, ya que la piel estaba ardiendo, separó la piel a ambos lados liberando unos huevos colgantes humeantes y escaldados solo unidos a su dueño por unas finas venas que estaban a punto de desaparecer por el calor.  Los volvió a cubrir con la bolsa escrotal para mantenerlos calientes, pero ya no los acercó más al cuenco hirviendo. Estaban ya en su punto.

-“En unos minutos estarán degustando estas maravillas, chicas”. Les informó Carol ante la alegría de ambas chicas.

Carol se esmeró en la salsa del chico de Dyanna. Sobre una mesa esparció harina, semen de la jarra, y cuatro testículos de los chicos que le acababan de traer. Rápidamente lo machacó todo hasta quedar una masa semi sólida y lo dejo así.

-“Hora de emplatar chicas”. Anunció eufórica Carol.
-“Empezaremos con el tuyo, Dyanna,  ya que Jackie lo quiere bien cocido”.

Dicho esto, Carol agarró un enorme cuchillo y retiró la parrilla sobre el la que estaba puesto el pene del chico castaño. Tenía un agradable color dorado ensartado en la varilla, y el olor que desprendía era embriagador. Carol se agachó y se puso a la altura del miembro en la brocheta. Acercó el cuchillo lo máximo que pudo al vientre del hombre, justo antes de las tiras de cuero, y lentamente empezó a cortar el pene.

Al primer corte cayó un abundante líquido transparente, que no era otra cosa que el semen que antes había inyectado, pero nada de sangre, lo cual era una buena noticia. Carol se acercó más para ver el interior, y satisfecha comprobó que el interior estaba bien hecho y la carne jugosa. Entonces continuó moviendo el cuchillo hasta que esté chocó con la varilla.  Repitió la operación por la parte de abajo del pene hasta que ya nada lo unía a su antiguo dueño. Retiró la varilla con el pene insertado y lo depositó en una bandeja. Del extremo recién cortado fluía abundante semen caliente que pronto inundó la bandeja y dándole un aspecto realmente apetecible. Después lo roció con más semen templado de la jarra de 2 litros y el plato ya estaba listo.

-“Vamos a por el segundo plato de Dyanna”. Anunció Carol. testículos rebozados.

Se volvió a acercar al hombre al que acababa de cortarle su más preciada hombría, pero esta vez se dirigió al escroto. Afortunadamente para el chico, hacía ya bastante tiempo que había perdido el conocimiento, lo que le evitó mayores dolores. Volvió a abrir la bolsa escrotal con las pinzas y allí estaban aquellos testículos aun humeantes.

-“¿Quieres cortarlas tú?” Dijo Carol dirigiéndose a Dyanna.

Dyanna no tuvo que responder. Simplemente agarró unas tijeras y se puso al lado de Carol.

-“Corta por aquí y por aquí”. Le indicó Carol a una emocionadísima Dyanna que obedeció sus instrucciones.

Dyanna cortó el fino conducto que mantenía aun unido al testículo, y al hacerlo este cayó en una bandeja. Luego repitió la operación con el otro, que también cayó en la bandeja.

-“Ahora retiraremos la bolsa escrotal, que acompañará a los testículos en el plato. Córtala sin miedo, Dyanna”. Le dijo Carol.

Dyanna pasó las tijeras por todo el borde de la bolsa escrotal, que se fue desprendiendo poco a poco hasta acabar en la bandeja. Carol ordenó a unos camareros que ya podían llevarse al hombre, ya que nada más podía conseguirse de él. Hace apenas una hora era un hombre con un poderosísimo miembro viril de más de 35 centímetros y unos huevos grandes y jugosos. Ahora tenía un muñón donde antes estaba el pene y apenas se vislumbraban dos pequeños conductos rojos que colgaban donde antes estaban los testículos.

Carol tomo ambos testículos, los rebozó con la masa sólida que había hecho antes, y los introdujo en una sartén a fuego lento.

-“Vamos ahora con el plato de Jackie mientras los testículos de Dyanna se van haciendo”. Anunció Carol.

Carol se volvió hacia el chico rubio que aún estaba consciente, pero sus movimientos ya no eran tan acelerados. Suda copiosamente y su pene y escroto completamente hinchados aun reposaban sobre el fuego. Carol retiró la parrilla y el cuenco de agua hirviendo y tomo de un cajón un alambre de 1 metro aproximadamente con dos asas en sus extremos.

-“Esta es la parte más complicada”. Explicó Carol mientras pasaba el alambre por sus testículos, rodeándolos totalmente justo al lado de las tiras de cuero.

-“Debemos procurar seccionar todo el conjunto sin que se escape el relleno”. Añadió Carol.

Dicho esto, Carol apretó el alambre con fuerza y tras unos segundos todo el aparato genital del chico rubio se desprendió sobre una bandeja. Sorprendentemente el conjunto se mantuvo intacto y no perdió nada de su relleno para satisfacción de las tres chicas. Las tiras de cuero evitaban que el relleno saliese, mientras que la entrepierna del chico quedó completamente vacía a excepción del corte que no sangró debido al calor que cauterizó la herida. Los camareros se llevaron al joven rubio casi desmayado convertido para siempre en un eunuco nulo.

Sobre la bandeja reposaban los genitales humeantes y muy dorados que tenían un aspecto delicioso. Carol pinchó levemente el inflado glande a punto de estallar y súbitamente unas gotas de semen caliente salieron del interior.

-“Pueden ir a su mesa, chicas. En breve les llevarán los platos”. Les dijo Carol con aire de satisfacción.

Dyanna y Jackie obedecieron no sin antes agradecerle a Carol su trabajo y dedicación y prometiendo que cuando volviesen sería ella quien preparase sus platos. Se sentaron en su mesa a esperar sus platos mientras degustaban el delicioso semen que habían escogido antes, y que reposaba en una cubitera de hielo. Mientras lo hacían podían disfrutar de los numerosos y sabrosos platos que los camareros llevaban a las diferentes mesas. Penes y escrotos en multitud de cocciones surcaban las mesas, incluido el gigantesco pene y escroto del hombre negro que la chica del cumpleaños había escogido.

Se veía delicioso mientras un camarero lo llevaba a la mesa de madre e hija, adornado con una vela de cumpleaños mientras semen fluía de su glande bañando todo el plato. La niña no cabía en sí de gozo. Aquél pene apenas cabía en la bandeja de lo grande que era, y sus huevos eran de un tamaño descomunal.

Dyanna y Jackie se miraron con complicidad mientras tomaban su tercera copa de semen, y casi inmediatamente dos camareros llegaron a su mesa trayendo su comida. Dyanna pensó que ambos platos tenían un aspecto espectacular, aún humeantes y bañados en salsa blanca. Dyanna empezó con la brocheta. Nada más darle el primer bocado, el semen de su interior resbaló por sus labios. Aquella combinación de la carne que se deshacía con el semen caliente de su interior hizo las delicias de Dyanna. Combinó el sabor de la brocheta caliente con el espeso semen templado que hacía de salsa y consiguió una mezcla de sabores increíble. En apenas unos minutos la varilla estaba completamente vacía, y su plato reluciente sin ningún rastro de semen.

A continuación, Dyanna fue por sus testículos rebozados. Partió un huevo con un cuchillo, lo que indicaba que estaba en su punto. Se llevó a la boca una mitad bien humedecida en salsa de semen que encantó a Dyanna. El testículo se rompía cuando Dyanna lo mordía ligeramente, liberando multitud de sabores hasta entonces desconocidos para ella. Dio cuenta de ambos testículos en apenas unos minutos, diciéndose a sí misma que era la mejor comida que había degustado en su vida.

Mientras Jackie también daba cuenta de su pene relleno. Lentamente cortó el pene con un cuchillo y todo el semen acumulado en su interior salió a borbotones. Aquél humeante líquido se mezcló con el semen tibio del plato dando al conjunto un aspecto muy apetecible. Jackie seccionó el grande y tras untarlo en semen se lo introdujo en la boca. Tenía una textura y una cocción inmejorable. Tras saborearlo unos instantes, Jackie lo mordió, haciendo que de su interior saliese más semen caliente, llevando a Jackie a sensaciones indescriptibles. El resto del pene era un poco más duro, pero igualmente muy sabroso, más aún si estaba bien bañado en semen, como era el caso.

Tras acabar con aquel delicioso pene, Jackie se dirigió hacia el escroto. La bolsa escrotal tenía forma de cuenco, por lo que Jackie cogió una cuchara y la introdujo en el interior lleno de semen donde flotaban dos grandes testículos cocidos. Jackie dio cuenta de ellos saboreando cada bocado. Estaban en su punto, y la mezcla de semen con fresas de su interior le resultó delicioso. Tras vaciarla con frenesí, la bolsa escrotal quedó arrugada y flácida, por lo que Jackie decidió comérsela mientras aún conservaba semen en sus bordes.

Ambas mujeres dieron buena cuenta de sus platos acompañadas de grandes dosis de semen que repetidamente vertieron en sus copas. Al cabo de una media hora, la botella de semen estaba completamente vacía, así como los platos.

-“Creo que ha sido la mejor comida que he comido nunca”. Reconoció Dyanna con una sonrisa.

-“Creo que tendré que venir más a menudo”. Aseguro.
-“Sabía que te gustaría”. Respondió Jackie.
-“Además, aún hay infinidad de platos que debes probar. ¡Qué te parece si repetimos mañana?

Tras unos segundos de duda Dyanna le respondió con una sonrisa.

-“¿Y qué te parece si aprovechamos y nos quedamos a cenar?” Jackie la miró divertida, llamó a un camarero con la mano, y le dijo.

-“Camarero, tráiganos otra botella de semen y la carta”. Dijo Jackie.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Miguel       Mail: mikelsasi23@gmail.com

FIESTA DE SURFISTAS

Rich era un espectáculo completamente desnudo en el fregadero de acero inoxidable, con sus partes viriles goteando con espuma jabonosa, y su cuerpo húmedo y resplandeciente bajo las duras luces de la cocina del restaurante, abdominales ondulados bajo su pecho firme y planos con pezones rosados erguidos. Cubierto con burbujas de jabón blanco que lentamente se deslizaba por su cuerpo atlético......


FIESTA DE SURFISTAS
Rich era un espectáculo completamente desnudo en el fregadero de acero inoxidable, con sus partes viriles goteando con espuma jabonosa, y su cuerpo húmedo y resplandeciente bajo las duras luces de la cocina del restaurante, abdominales ondulados bajo su pecho firme y planos con pezones rosados erguidos. Cubierto con burbujas de jabón blanco que lentamente se deslizaba por su cuerpo atlético.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO] [MEDICO]


Categoria: Gay      Autor: Sea Dog





Rich sabía que había cometido un gran error, un error realmente estúpido, pero no tenía ni idea de lo costoso que acabaría siendo para él. ¡Fue muy divertido! ¡Tomando un baño de burbujas en el fregadero del restaurante! Justo como lo había visto en U-Tube. Fue una locura, y estúpido, pero ¡muy divertido!

"Me aseguraré de que tú y tus amigos nunca encuentren trabajo en esta playa otra vez". El gerente de Dick le dijo después de encontrar a Rich desnudo en el fregadero de acero inoxidable donde lavaba platos en el restaurante.

Seguro que era tarde y todos los clientes se habían ido y habían terminado de limpiar. "Si el departamento de salud se entera de esto, ellos me cerrarían". Rich se puso de pie en el fregadero, cubierto con jabón, su amplio pene y huevos colgaron a pocos centímetros de la cara del gerente. "Enjuágate, ponte la ropa y tú y tus amigos salgan de aquí. No quiero volver a verles nunca. Tom, Hank y Billy se quedaron detrás del gerente riéndose. Rich era un espectáculo completamente desnudo en el fregadero de acero inoxidable, con sus partes viriles goteando con espuma jabonosa, y su cuerpo húmedo y resplandeciente bajo las duras luces de la cocina del restaurante, abdominales ondulados bajo su pecho firme y planos con pezones rosados erguidos. Cubierto con burbujas de jabón blanco que lentamente se deslizaba por su cuerpo atlético.

-“A la mierda si no puede soportar una broma”. Dijo Rich, mientras el gerente lo empujaba literalmente por la puerta trasera, luego de que se enjuagó y se puso la ropa, todavía mojada.

-¿Crees que hablaba en serio en asegurarse de que nunca encontraríamos trabajo en la playa? -preguntó Tom.

"Sí. Esta es una pequeña comunidad, si las palabras pasan, puede ser difícil para nosotros encontrar otro trabajo de restaurante por aquí", dijo Billy.

Los cuatro amigos eran todos surfistas en sus mediados años veinte y en gran forma que se conocieron en Kill Devil Hills, donde estaban trabajando para el verano. Compartían una vieja casa móvil, a pocas cuadras de la playa. Lo único que tenían en común era su amor por el surf. También les gustaba pasar un buen rato, les gustaba fumar marihuana y beber mucha cerveza.

En pocos días decidieron intentar encontrar otro trabajo. Intentaron ser lavaplatos Dick Rich, Tom y Hank quizás limpiar mesas en la estación de autobús por salarios mínimos y Billy era un camarero que hizo bastante buen dinero. Alquiler era debido en su remolque y tenían facturas de servicios públicos a pagar. Ninguno de ellos había ahorrado dinero, por supuesto, lo gastaban tan pronto como lo hacían. Todos necesitaban trabajo.

Fueron de restaurante en restaurante y en todas partes obtuvieron la misma respuesta. -Hemos oído hablar de la broma que hiciste en Dick y no hay manera de que te contratemos.

Luego intentaron el Brew Through, gasolineras, tiendas minoristas, incluso la tienda de surf y tiendas de kitesurf. Era demasiado tarde en la temporada se les decía, no tenían puestos de trabajo, había un montón de excusas y razones por las que no estaban contratando, pero no había puestos de trabajo. Kitty Hawk y Kill Devil Hills eran una comunidad más pequeña lo sabían. Pero las olas y el surf eran geniales. No querían irse.

Tom miró por necesidad en el periódico y vio un anuncio que decía “banco de esperma y donantes de sangre solicita”. "Oye, he encontrado una manera en la que al menos podemos pagar el alquiler". Tom dijo a los chicos.

Al día siguiente fueron a la clínica en Nags Head. Llevaban su uniforme de playa, pantalón ancho de surf, camisetas y sandalias. En un centro comercial estaba esa clínica, con una sala de espera y una enfermera detrás de una ventana de cristal. Cuando se acercaron a la enfermera, les entregó formularios para llenar preguntas sobre sus historias médicas personales y familiares. Después de llenar los formularios, una enfermera los llevó a las salas de exámenes donde le tomaron sangre para detectar el SIDA y otras enfermedades. Cuando llegaron los resultados de la prueba de sangre, llamarían a los chicos para ver si calificaban para dar sangre y semen. El sueldo era bueno y si estaban limpios podrían volver en unas pocas semanas para dar más.

-"Wow, todo lo que tienes que hacer es venirte en un frasco para donar esperma y dejar que una enfermera te saque sangre". Tom dijo.

-"Suficiente para pagar el alquiler, pero no lo suficiente para la comida, la cerveza y los extras. Creo que todavía tenemos que encontrar trabajo", dijo Billy.

-"Podemos seguir intentando encontrar trabajo, pero mientras tanto digo que hagamos esto. Al menos pagará el alquiler", dijo Rich. Billy todavía no estaba contento con Rich. Billy hizo buen dinero en propinas, por lo que hizo Rich, todos perdieron sus trabajos.

En unos pocos días recibieron una llamada. Estaban limpios. ¡Gracias a Dios que la prueba de sangre no revelo nada! Pero en cuanto al SIDA y otras enfermedades, todos eran sanos como los caballos.

Volvieron a la clínica. Fue un día muy caluroso y el aire acondicionado estaba siendo reparado así que la clínica era caliente. Se les dieron tarros de plástico y revistas porno luego fueron escoltados a cabinas individuales donde se les pidió que eyacularan en los frascos.

-“Eso debería ser bastante fácil” -dijo Rich, quitándose la camisa mientras entraba en su cabina-. "Hey hombre hace calor aquí dentro". No sabían que había cámaras ocultas en las cabinas donde los ojos curiosos los miraban mientras se masturbaban y el aire acondicionado había sido intencionalmente cortado.

La mujer que vigilaba las cámaras abrió grandes los ojos mientras veía a Rich masturbarse. Rich era de 1.80 metros de alto, delgado y bien construido con seis abdominales, musculoso pecho y los brazos, y hombros anchos con una cintura delgada. Su cabello blanqueado por el sol estaba a la altura de los hombros. Sus pequeñas caderas y cintura mostraban su amplio pene como grandes y pesados huevos. Observó cómo su pene crecía hasta una erección completa; Le parecía que tenía unos diez a doce pulgadas de largo y tan grueso como una lata de cerveza. Buen ejemplar, señaló.

También observó a los otros chicos, todos surfistas bien construidos, altos, larguiruchos, deshuesados, entonados y rubios. Otro rasgo que todos parecían compartir era que todos ellos estaban ampliamente dotados de un pene que variaba en tamaño de nueve pulgadas (Billy) a diez pulgadas (Tom y Hank) a doce pulgadas erguido (Rich). ¡Ellos conseguirían un buen precio!

Después de que los chicos habían terminado de donar esperma, fueron llevados a una habitación y le pidieron que se acostaran en las camas del hospital, para dar sangre. Los asistentes les dieron galletas y zumo de naranja después. Entonces el director de la clínica pidió a los muchachos que se unieran a ella en su oficina. La noticia estaba en la comunidad y sabía que estaban sin trabajo por lo que sabía que necesitaban dinero.

-"No mucha gente lo sabe, pero esta clínica tiene una clientela mundial y somos reconocidos por ciertos procedimientos y productos que están en alta demanda entre una clientela muy rica y exigente". Llevaba una bata blanca de laboratorio, tenía el cabello negro tirado en un bollo y llevaba gafas de armazón negro. "Me gustaría presentarles una oportunidad única a ustedes, que no ofrezco a nadie. Le dará la oportunidad de hacer un montón de dinero muy rápida y fácilmente. Pero implica un sacrificio”.

-"Dinero, ¿escuché dinero? ¿Cuánto? ¿Qué tenemos que hacer?” -preguntó Rich.
-"Cuánto dinero depende de cuánto estén dispuesto a renunciar".
-¿Qué significa eso? -preguntó Billy.
-"Pagamos por onza".
-¿La onza de qué? -preguntó Tom.
-"De carne de hombre".

Todos retrocedieron.

-"Pagamos 1.000 dólares la onza, más que el precio del oro en ese momento, por el pene erguido y los testículos y pagamos una prima por el paquete entero".

-“¡Ouch!” -dijo Billy.

"Esperen un momento chicos", dijo Rich. Pensemos en esto. Debo tener alrededor de una libra o dos de entre nuestras piernas cuando está erecto. ¿Cuántas onzas hay en una libra? ", Preguntó.

"Hay dieciséis onzas en una libra". Ella respondió. "No estoy pidiendo una decisión hoy. "Todos ustedes hablen entre ustedes. Les he invitado. Piénsalo. Nos encargamos de todos los detalles. Recuerde que sólo podemos tomar el pene externo, o el pene y su raíz, podemos tomar los huevos  por separado, o podemos tomar todo el paquete. Preferimos el paquete entero y pagamos una prima por él de cinco mil dólares sobre el precio por onza. Aquí está mi tarjeta, vuelvan si están interesados. "Entonces se levantó y los escoltó hasta la puerta.

-"Solo piensen en ello. Mis cosas pesan una libra por lo que es $ 16,000.00 más $ 5,000.00 de bonificación por el paquete. Esto no es un cambio de trozos. "Rich dijo mientras se sentaban en los sofás de la casa móvil.

-"Sí, pero se nos habla de perder nuestra hombría permanentemente. No lo sé. "Tom dijo, bajando un Budweiser enlatado.

-"Sabes que para ser perfectamente honesto, siempre he pensado en mi carne solo una especie que se interpone en el camino". Rich dijo. "Es tan grande, es vergonzoso cuando practico surf y se puede ver colgando de mi pierna a través de mi traje de baño. A las chicas no les gusta porque dicen que es tan grande que les duele. No me importaría perder la mía. Es posible que quiera mantener mis huevos para mantener la testosterona fluyendo. Pero siempre hay jugo y suplementos".

"Sabes que nunca he dicho esto antes, pero estoy de acuerdo con Rich. Es una distracción que siempre me está metiendo en problemas, 'la cabecita gobernando la cabeza grande' con fuera que podría concentrar toda mi energía en el surf y no tendría que preocuparse por el sexo, las mujeres y otras distracciones. "Tom dijo, Frotándose su polla mientras que crecía en erección abajo de la pierna de sus bolsas. "Incluso a los wang les gusta la idea".

-"Me gustaría estar libre de la mía también", dijo Hank.

-"Ustedes están locos", dijo Billy. -¿Saben lo que dices? Están hablando de perder permanentemente sus genitales.

"Todos dejamos un depósito en el banco de esperma, así que ¿quién lo necesita ahora? Dios nos dio a nosotros para hacer bebés? Alguien va a utilizar el esperma para hacer bebés, por lo que son solo superfluos ahora. ¿Sabes lo que podría hacer con 21.000 dólares?

-"¡Ustedes están locos!" Billy dijo, pero sintió tensión en su pantalón cuando su pene comenzó a hincharse con la idea.

-"Si lo hacemos, no tendremos que trabajar, simplemente podemos surfear todo el día todo el verano sin cuidado y al diablo con el restaurante de Dick", dijo Rich. "¿Quién está adentro? Estoy y estoy listo para ir todo el camino, pene, huevos - todo".
-"Cuéntame". Dijo Tom con una notable erección creciendo en su pantalón.
-"Yo también”. Hank intervino.
-“Yo No”. -dijo Billy-.

-“Supongo que eso significa que tendrás que encontrar un trabajo o mudarte” Dijo Tom en tono áspero.

-"Déjame trabajar en ello”. Podemos vivir de lo que ustedes traen primero, entonces si lo necesitan podría considerarlo. Pero hasta entonces trataré de encontrar un trabajo.

-¿Vamos mañana entonces? -preguntó Tom.
-"Claro" respondió Rich.

-“Entonces tengo una sugerencia. Vamos a disfrutar todo lo que podemos esta noche. "Entonces todos se desnudaron y comenzaron a masturbarse. En poco tiempo Tom tomó el pene de Rich y Hank tomó el de Billy y empezaron a masturbarse.

-"No quiero desperdiciar esto". Tom dijo, lamiendo el semen al final de la enorme erección de Rich.

-"Más de eso y voy a pensar que eres gay" dijo Rich, disfrutando cada minuto.

-“Me pregunto cómo se sentirá esa cosa dentro de mí”. Dijo Rich tomando el pene de Tom con la mano y guiándola hacia su culo.

Pronto estaban todos siendo penetrados y chupándose unos a otros hasta que quedaron desnudos y exhaustos en el suelo.

Rich llamó a la mañana siguiente, pidió hablar con el director y le dijo su decisión. Hicieron citas para ir por la tarde.

Esa tarde los tres chicos fueron a la clínica. Mientras estaban sentados en la sala de espera, Billy abrió la puerta y entró.

-"¿Cambiaste de opinión?" Preguntó Tom.
-"Decidí que no quería ser el hombre extraño en la casa y además es un montón de dinero".

Pronto salió la enfermera.

-¿Un cuarto donante? ¿Estás con estos jóvenes? -preguntó con un acento de Europa oriental, mirando a Billy. "Vamos, podemos cuidar de ti también. Los llevaremos dos a la vez. La espera no debería ser tan larga. ¿Quién quiere ir primero?

Rich y Tom se ofrecieron voluntariamente.

La enfermera los escoltó a un vestuario donde se quitaron la ropa y les dieron batas de hospital y luego fueron dirigidos a una gran sala bien iluminada con varias mesas de operaciones equipadas con estribos y cubiertas de sábanas.

La enfermera ordenó a cada chico que se quitara la bata de hospital y se subiera a la mesa. A continuación, sujetó las piernas en los estribos y ató los brazos a los lados con correas de cuero. -Así que no pánico en medio del procedimiento, dijo refiriéndose a las correas. "Puedes elegir mirar o no. ¿Cuál será?

-"No me perdería esto por nada en el mundo". Dijo Rich.
-“Yo también” -dijo Tom.

La enfermera entonces comenzó a inyectar sus entrepiernas con analgésicos y Viagra. "Por lo general nos gusta dar a nuestros clientes un último orgasmo. ¿Les gustaría?"

-"Claro". Dijeron ambos al mismo tiempo. Luego se puso guantes de látex y empezó a masturbar a Rich. En el fondo los asistentes quirúrgicos comenzaron a prepararlos y apareció el médico.

-"Ustedes tiene una dotación considerable". La enfermera dijo admirando su erección creciente. "Debe traerles un buen dinero."

-"Espero que sí", dijo Rich, con una gran sonrisa, recostándose y disfrutando mientras trabajaba en su miembro masivo. Cuando terminó con Rich y Tom, los asistentes quirúrgicos se acercaron a ellos, los afeitaron, pintaron la entrepierna con antisépticos, insertaron los catéteres y luego ligaron el pene para mantener las erecciones después de ser removidas.

"Esto no debería tomar mucho tiempo". El doctor dijo mientras tomaba un bisturí y empezó a trabajar primero en Rich. "Impresionante." Dijo admirando la gigantesca erección en su mano. -Pero todos llevan más o menos el mismo tiempo, sin importar el tamaño que tengan. Comenzó a cortar alrededor del escroto, luego en la entrepierna donde estaba el pene. Hizo un trabajo rápido de los tejidos y tendones conectivos, luego cauterizó los vasos y las arterias, y en poco tiempo tuvo todo, el pene, la raíz, el escroto y los huevos fueron colocados de una sola pieza en la bandeja de acero inoxidable junto a la mesa de operaciones.

"Eso parece más de una libra", dijo Rich mirando el largo tubo de carne de hombre con los huevos y el escroto colgando del centro.

-“Más de dos libras” -dijo el asistente quirúrgico, apretándolo mientras el médico seguía trabajando con Tom.

"Dos libras, guau, eso es más dinero de lo que esperaba. Olvidé toda esa otra parte dentro de mí -dijo Rich, admirando la masa cortante de carne de hombre en la bandeja.

"Ésa es la raíz, guarda la erección para arriba y la conecta todo a tu cuerpo. Es casi tan largo y como el pene externo.

-"¿Y todo cuenta?" Preguntó, mirando el vástago grueso veteado y la cabeza púrpura hinchada que yacía en la cacerola de acero todavía goteando semen.

-"Claro que sí" Dijo el asistente. "Simplemente significa más dinero. Es por eso que te recomendamos que si vas a hacerlo, puedes renunciar a todo".

-“Tiene sentido” -dijo Rich-.

Cuando terminaron de remendar a Tom y Rich, trajeron a los otros dos. Billy debatió si perderlo todo o simplemente su pene o huevos y finalmente decidió perderlo todo. Le gustaba la idea de concentrar su energía en el surf libre de distracciones, además del dinero extra sonaba bien.

Cuando todos ellos fueron anulados, Rich obtuvo 2 libras 2 onzas o 34 onzas más el bono, se fue con $ 39,000.00. ¡Se dio cuenta de que le pagaban más por onza que el oro! Los otros obtuvieron menos, pero todos ellos llegaron a o más de una libra, así que también estaban muy contentos. Después de un par de semanas estaban sanados lo suficiente como para empezar a surfear de nuevo. No tenían que preocuparse por el dinero más ese verano. No tenían que preocuparse por el costo de ir a los bares. Ellos tomaban píldoras de reemplazo hormonal y con su enfoque en el surf y el trabajo, ya no se distraían por la necesidad de sexo, que pese a sus grandes cuerpos, rasgados, duros y delgados. Ninguno de ellos lamentó su decisión.

Mientras tanto, en la clínica, las tres mujeres de negocios muy exitosas del área de Washington DC, que estaban de vacaciones en Duck, llamó para ver lo que era fresco y estaba encantado de oír hablar de la carne fresca de los surfistas, les dio una Número de tarjeta de crédito para reservar los cuatro paquetes, condujo y recogió la carne para la cena de esa noche. Cada paquete se lavó, se limpió, se refrigeró y se envasó al vacío en plástico transparente. El chef también se detuvo en el mercado local de mariscos para ostras, y colas de langosta.

"Damas nuestro chef se ha superado a sí misma esta noche. Todos compartiremos estos deliciosos platos cada uno preparado de una manera diferente. "La anfitriona, una atractiva mujer soltera de carrera de unos treinta años, dijo a sus dos amigos que estaban en Duck para el fin de semana de una chica.

El chef sacó cuatro platos cubiertos con cubiertas de plata con cúpula y los puso en la mesa del comedor. Cuando las abrió revelo los platos calientes del que salía vapor las mujeres literalmente jadearon. Luego pasaron los platos y repartieron entre ellos los suculentos platos.

"Absolutamente delicioso." Dijo una de las mujeres. ¿Dónde encontraste esto?

Mi proveedor me aseguró que estaban recién cosechadas. Pagué una fortuna por ellos, pero nada más que lo mejor para mis amigas, ¿verdad? Imagínense que oscilan entre los musculosos muslos de los surfistas esta mañana cuando despertaron, probablemente con una erección matutina. Se les dio de buena gana, la mente que usted y sus propietarios fueron compensados ​​por su pérdida. Lo que ves fue presionado contra la superficie de una tabla de surf no hace dos días montando una ola en el Atlántico. Ahora está en tu plato, cocido y listo para comer".

"Este es el mejor pene que he comido." La anfitriona dijo. "Si supieras lo que pagué por todo, no querrás perder un bocado. Provecho chicas. "La anfitriona dijo, Alzando un glande con su tenedor y llevándoselo a su boca.

Seguramente las mujeres comieron acompañadas de un buen Merlot.

"Qué fiesta." Una de las mujeres dijo levantando su vaso para brindar con las demás. "Para los surfistas. Espero puedan crecer cada vez más grande cada año. "Ella dijo limpiando su boca luego del último plato con su servilleta.




Historia Original Aquí.




Autor: Sea Dog       Traductor: DarkSoul

HAMBRE

Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir......


HAMBRE
Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO] [GORE]


Categoria: Gay      Autor: Tom





Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir.

Así que nuestra pequeña familia, que se compone de mi padre, que ahora tiene 37 años, pero en buena forma como se suele decir, por todo el entrenamiento muscular y atlético. Además, tres chicos, mis hermanos, Sascha, de 12 años de edad, nuestro hijo menor, mi hermano gemelo Max y yo, René. Ambos de 15 años de edad y de solo cinco minutos separados al nacer.

Nuestra madre nos había dejado poco después del nacimiento de Sasha por lo que crecimos los tres con nuestro padre. Esta mañana, es justo antes de la Pascua del 2031, nuestro padre nos reunió a los tres y explicó que le iba a ser muy difícil para él pagar la escuela como poner la suficiente comida para el próximo mes ya que estaba sin trabajo.

He de mencionar esto, que hemos tomado durante tres días el alimento sólido para nosotros, ya no había nada que encontramos en los armarios de la alacena.

"Vamos chicos, lo que decimos que vamos a dar un paseo ahora he descubierto en Internet un carnicero que puede ayudarnos" oímos la llamada de Papá.

Lo hemos seguido de inmediato, a la espera, para obtener después de casi un año, tal vez de nuevo un trozo de carne en el plato. Después de media hora de camino entramos en una carnicería donde me di cuenta de inmediato que ni un solo pedazo de carne o salchichas podría ser visto en la pantalla. Convocado por el timbre de la puerta, un tipo grande y corpulento entró en la tienda, con el ceño fruncido que se iluminó en cuanto vio a los cuatro seres vivientes frente a él.

"Hemos venido para obtener algo de carne", dijo mi padre al carnicero. "Ordenó cuatro pinchos de carne jugosa y un poco de carne picada".

El carnicero nos dijo que lo siguiéramos a su espacio de batalla. Fuimos detrás del mostrador y lo seguimos los cuartos a la trastienda.

En realidad, era una carnicería pequeña bastante limpia, azulejos blancos, brillantemente cepillados, electrodomésticos de acero inoxidable reflectantes y cuchillos largos como cuchillos de carne sobre una tabla en la pared.

Aquí no han sacrificado un animal nunca, pensé para mí mismo.

El carnicero nos miraba a los cuatro, una vez más exactamente, de arriba abajo y no escondía su sonrisa sardónica en los labios cuando preguntó, dirigiéndose a mi padre: "¿Los chicos están de acuerdo con la decisión?".

-"No, todavía no, no les he dicho a ellos". fue la respuesta de inmediato.

El carnicero en ese momento nos dijo que deberíamos desnudarnos. En primer lugar, los chicos, pero fue mi padre quien lo hizo al principio y rápidamente quedó desnudo en la sala de corte, hemos seguido las instrucciones y también nos desnudamos.

Ahora nos quedamos allí, temblando un poco, ya que sin calefacción en la habitación había frio.

"¿Para qué son los pinchos?" Preguntamos de nuevo nosotros al carnicero mientras nos revisaba por delante y atrás de nuevo por todos lados.

"Tres jugosos y hermosos, naturales, y por favor, uno sin piel, pero también jugosa, por lo tanto, algo picada, hermosa finamente se volverá, para las albóndigas" dijo nuestro padre.

"Entonces vamos a empezar por el más antiguo" eligió el carnicero, se llevó a mi padre tomándolo de parte superior de un brazo, tiró de él sobre una mesa de acero inoxidable, que se parecía más a un utensilio de patología, que a un accesorios de carnicería.

Nuestro padre quedo sobre su espalda entendida sobre la fría superficie de metal. Tenía los brazos atados firmemente sobre la cabeza con correas de cuero. Entonces el carnicero tomó las piernas de papá, la levantó, se inclinó sobre su parte superior del cuerpo hacia su cabeza y también las ato con firmeza a la izquierda y la derecha.

Así fue el culo de papá quedo al aire, sus poderosos genitales bien desarrollados quedaron libremente entre los dos muslos, completamente expuestos. En primer lugar, el carnicero le coloco un largo pincho de acero inoxidable de un espesor de 0,5 cm por la uretra de mi padre, empujando el acero en él hasta que sintió resistencia y le dio con ablandador de carne, un último golpe al pincho.

-“Papa grito”.

Luego tomo una vela para hogar de un pequeño armario, la encendió, agarró el pene de papá, lo recogió y luego dejó caer infaliblemente un montón de cera de la vela en la salida de la uretra de papá, hasta que formo un sólido tapón en la salida del pene de papá.

"Querías pinchos pero jugosa", dijo, solamente.

Luego tomó un dispositivo delgado, que me recordaba a una mezcla de pistola paralizante y consolador, que llevó a nuestro padre hasta su culo y al encenderlo hizo un zumbido proveniente de ese aparato.

“Papá gimió y se retorció, pero las retenciones lo mantuvieron en su lugar”.

Nosotros tres  observamos con nuestros penes en total rigidez pegados a nuestro vientre, pero ninguno de nosotros se atrevió a moverse, o colocar las manos y mucho menos voltearnos.

En ese momento vimos como los huevos de papá comenzaron a temblar, se acercaba a un orgasmo. Poco después papa llego al orgasmo, sí, pero no pudo expulsar su semen debido a que el agujero de orina estaba sellado, el carnicero tomó un fuerte cuchillo, lo puso en la base de su pene y corto muy lentamente, muy lentamente, hasta que termino.

El pene de papa quedo suelto sobre la mesa de la carnicería, cuando el dijo: "No es nada esperen a ver el jugo en su interior, será un delicioso relleno".

Esto fue seguido por nosotros tres al que se nos hizo el mismo procedimiento. En primer lugar a nosotros los gemelos a uno a uno, el mismo calvario al igual que con nuestro padre hasta que nuestros penes, fueron rellenos de nuestros jugos y cortados.

Solo Sasha, fue diferente a él se le acercó al carnicero, cuando Sascha estaba atado sobre la mesa, pegándose a  su culo joven y dulce con el agujero de color rosa al aire.

-"Te voy a llevar yo mismo al orgasmo", murmuró el carnicero, se subió a la mesa, con su pantalón abajo y sacó un pene que era monstruoso, rígido y fuerte, con un enorme glande. Sonriendo, alcanzó sus nalgas que eran todavía tan tiernas, las veía como si quisiera presentarle su pene. Puso su pene en el agujero de nuestro hermano y lo embistió sin crema o previo aviso de inmediato hasta el fondo, todo el camino hasta que sus huevos chocaron con sus nalgas.

Sascha gritó, pero después de un corto período de tiempo se había al parecer ya acostumbrado a esa cosa enorme y parecía disfrutar de ser penetrado hasta el orgasmo. El carnicero no se detuvo hasta a vaciar sus huevos después de que Sasha ya se habían encogido de hombros tres veces en éxtasis salvaje, su pene amenazaba casi a punto de estallar, acumulado sus jugos y que los del carnicero se había venido en dos ocasiones en el culo de Sasha.

A continuación, tomó un cuchillo pequeño para filetear, corta la piel del pene de Sasha desde la punta hasta la raíz por completo, una vez en la base cortó alrededor, hizo algunos otros cortes hasta que  tomó su pene aun vivo fuera de su entrepierna. Sascha gritaba como loco, estridente y constantemente por el dolor, pero lo hizo durante el procedimiento de nuevo hasta el orgasmo, como vimos todos.

A pesar de nuestros tres penes ya no estaban disponibles, lanzamos tres  chorros mientras el observamos como el miembro más joven de la familia  se venía varias veces. Nuestros jugos estallaron a través del agujero que nos quedo al suelo debajo de nosotros.

Después de que el pene de Sasha fue cortado lo dejó de lado, el carnicero nos dio a los cuatro un poco de descanso y trabajó en la limpieza de sus herramientas, sin ni siquiera una mirada a nosotros. Estaba pensando que huir en ese momento, porque temía lo que todavía pudiera estar por venir. Nuestro padre había ordenado también ordenó un poco de carne molida, se me ocurrió.

Apenas había pensado en la idea en mi cerebro, el carnicero nos volvió a observar: "Y ahora para la carne molida" Dijo.

Estábamos los cuatro atados con las manos por encima de nuestras cabezas, con un carro que se movía suspendido en el techo de la carnicería en  carriles colgado múltiples cadenas. Así que tuvimos que colocar unos cinco centímetros con los pies en el aire, estirando el cuerpo por el propio peso. El carnicero tomó cuatro varillas de aluminio de unos 120 cm de longitud desde una esquina de la habitación, la extendió a cada uno de nosotros con mucho cuidado sobre las piernas y las sostuvo con las varillas de aluminio que se adjuntaron a nuestros tobillos separándolos.

Así colgando nos miraba con fruición, lamiéndose los labios con la lengua y dijo solamente: "tan sabrosa carne fresca, que había dejado de pasar por aquí".

Luego fijo un pequeño molino de carne de accionar manual, como solía ser común en casi todas las cocinas, al borde de una mesa, poner un recipiente pequeño debajo de la abertura de descarga, agarró su cuchillo de filete y se acercó a nosotros otra vez - de primero a nuestro padre.

Con la mano izquierda agarraba el escroto de papá, cortar con mucho cuidado con el cuchillo la piel de la bolsa una vez alrededor y luego sacó el escroto justo hacia abajo. Los huevos de papá ahora colgaban libremente de sus cordones entre las piernas bien abiertas de papá. Así los dejó colgar el carnicero, se acercó a Max, repitiendo el procedimiento y también le quedaron colgaba. Se veía un poco curiosos los huevos colgando a punto de ser cortados y de lo que pude ver a pesar del dolor que todavía tenía una sonrisa porque aun no era mi turno.

Pero la sonrisa se me borro una vez más, cuando sentí el agarre en mi bolsa y poco después el corte.

Me preguntaba en secreto, ya que casi no me dolió, ya que la bolsa se retiro allí. Es probable que los nervios ya estuvieran muertos en el abdomen por el corte anterior. Incluso yo mismo podía evaluar lo malo y colgante, pero inmediatamente llegue a un orgasmo cuando vi al carnicero eliminado la bolsa de Sasha.

A pesar de que era el más joven de nosotros, tenia los huevos más grandes.

Fue la sensación más intensa que he tenido en un orgasmo cuando mi semen broto de mi agujero y mis huevos colgando se contrajeron flotando libremente en el aire, sin la bolsa que la sostenía como de costumbre.

Después de todos estábamos sin escroto el carnicero puso el carro en movimiento. En primer lugar Volvió a nuestro padre, pero colgado en el mismo carro, seguimos los chicos. El carro se detuvo por lo que papá quedo colgando sobre el pequeño molino de carne. La distancia se estableció precisamente para que sus huevos flotantes quedasen un poco apenas por arriba antes de la picadora de carne.

Ahora sabía lo que estaba por venir.

Correcto - el carnicero tomó los huevos colgantes dejándolos caer en la abertura de llenado de la máquina de picar carne y comenzó a girar el mecanismo lentamente, usando la manivela. Papá grito con todas sus fuerzas, pero no sirvió de nada. Tenía que aguantar por sí mismo. Poco a poco sus huevos fueron molidos cada vez más en la picadora de carne y llegaron al otro lado finamente cortadas como picadillo de nuevo.

Papá  se vino mientras sus huevos eran molidos en serie, uno tras otro. Viendo aquello a cada uno de nosotros nos produjo eyaculaciones simplemente fantásticas.

El semen que salió de los tres fue echado a la picadora de carne. Para que la carne también obtuviera un condimento adicional. Por ahora que lo pienso, durante nuestra castración no me había venido de esa manera en toda mi vida y nunca lo volvería a hacer eso paso por mi mente.

Después de que estábamos locos los cuatro castrados sin nada, el carnicero liberado a papá, Max y a mi fuera de nuestra posición colgante, nos dijo que podíamos limpiar en la habitación de al lado y lavar, tirado de nuestro padre, una vez más hacia una lateral. Sé que se deben estar preguntado por Sasha y porque estaba aun colgado, pero no me atreví a preguntar.

Poco después de nuestro padre entró en el baño y nos dijo que había cambiado de último momento el encargo a uno mayor de alimentos que nos iba a durar todo el año.

El carnicero quería conservar al más joven. Él quería usarlo como su pequeño juguete sexual. Estaba un poco triste porque fuese mi hermano menor, pero la decisión del papá en tiempos difíciles era justificada. Cuando después de una hora, lavados y vestidos con nuestra ropa de nuevo, dejamos el campo de batalla una vez más a través de la tienda.

Afuera de la puerta, el carnicero nos dio la carne ordenada pre envasado, "Cuatro pinchos de carne jugosa y algo de carne molida, según lo ordenado", añadió, "el resto será entregado de forma gratuita. Disfruten de su comida hoy con las albóndigas".

Lugo colgó un cartel en la puerta en la que se podía leer: HOY carne fresca a la parrilla, muy tierna en OFERTA.



Historia Original Aquí.





Autor: Tom       Traductor: DarkSoul

EXTRAVAGANTE

Después de que Peter sacó su erección aún duro de mi culo y se fue muy rápidamente traté de decirles que Peter era mi novio etc., y no podía esperar hasta que tuviera 16 años de edad para tener sexo. La verdad es que he estado teniendo relaciones sexuales desde que tenía 12 años de edad con muchos chicos diferentes de la zona. Fue como un día que un chico metió su pene en mi culo pensando que era lo peor que podía hacer. En vez de eso estaba gimiendo como una perra en celo pidiendo que cada vez que lo metiera más profundo......


EXTRAVAGANTE
Después de que Peter sacó su erección aún duro de mi culo y se fue muy rápidamente traté de decirles que Peter era mi novio etc., y no podía esperar hasta que tuviera 16 años de edad para tener sexo. La verdad es que he estado teniendo relaciones sexuales desde que tenía 12 años de edad con muchos chicos diferentes de la zona. Fue como un día que un chico metió su pene en mi culo pensando que era lo peor que podía hacer. En vez de eso estaba gimiendo como una perra en celo pidiendo que cada vez que lo metiera más profundo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Bueno, ¡mis padres me sorprendieron anoche! Pensé que iban a estar fuera toda la noche o eso es lo que me dijeron. Resultó que mi madre tenía uno de sus dolores de cabeza, lo que significo que tuvieran que regresar a casa temprano porque mi papá no se habría quedado en la fiesta sin ella. Ella por supuesto va a través de esta cosa donde ella necesita todas sus cosas alrededor de ella para mejorar así que por supuesto la habitación que reservaron por esa noche se perdió.

Así que ustedes pueden imaginar su sorpresa y la mía cuando llegaron a casa para encontrar a al hijo del vecino, ¡Peter, de 16 años con su pene bien dentro de de su hijo de 14 años de edad! Mi madre se desmayó como dos segundos de plano y mi padre se torno de un blanco pálido antes de gritar "Daniel Scott Radcliffe ¿qué diablos crees que estás haciendo?"

Hola, estoy penetrando este lindo culito lo que simplemente su supe cómo decirlo, pero en su lugar lo que salió fue simplemente, "Oh mierda, ¿qué están haciendo de nuevo aquí?"

Después de que Peter sacó su erección aún duro de mi culo y se fue muy rápidamente traté de decirles que Peter era mi novio etc., y no podía esperar hasta que tuviera 16 años de edad para tener sexo. La verdad es que he estado teniendo relaciones sexuales desde que tenía 12 años de edad con muchos chicos diferentes de la zona. Fue como un día que un chico metió su pene en mi culo pensando que era lo peor que podía hacer. En vez de eso estaba gimiendo como una perra en celo pidiendo que cada vez que lo metiera más profundo.

Fue entonces cuando me atrajo un chico malo. Más tarde descubrí que un chico malo era un chico que te penetra por el culo y por la garganta, pero no se lo hacía a otros muchachos. Eso sonaba como yo porque mientras yo estaba duro como una roca y me venía en baldes cuando los muchachos me penetraban no había forma de mi pene quedara lo suficientemente fuerte como para que penetra a otros muchachos a pesar de que me lo pidieran. Solo podía venirme cuando tenía un gran pene en mi culo y por lo que fuera abracé mi papel de chico pasivo y di la bienvenida a todo tipo de chicos en mi culo.

Siempre y cuando fueran grandes y pudieran disparar cargas en mi culo era todo lo que importaba para mí. Aceptaba a chico más viejos porque normalmente tenían penes más grandes pero como conseguí más grandes, Les decía que era un muchacho de 13 años tenía una pene grande entonces felizmente seria su perra para él. Se podría decir que yo era una puta para todos los chicos, pero me gusta el título de perra fácil mejor.

Se podría decir que me había construido un buen representante para mí entre los chicos calientes heteros o gay que solo tenía que pedirlo. Haría casi cualquier cosa para obtener un pene.

Mis padres, por supuesto, dijeron que era solo una fase y que tengo que ir a una escuela adecuada para una educación decente. Mis padres eran snobs en ese respecto, así que deberían encajar bastante bien con las clases dominantes en St.George's College, Weybridge. Así que les di triste despedida a todos mis amigos y besé a todos en sus penes y tuve una sesión masiva con ellos a modo de despedida. Todavía estoy sorprendido de que el semen no comenzara a salir por mi piel. Así que en una calurosa mañana de septiembre fui conducido a ese colegio por mis padres. Supongo que todavía estaban en estado de shock porque ninguno de los dos me hablo todo el camino.

¿Qué se puede decir de San Jorge? Desde el exterior parecía una escuela realmente impresionante construida de piedra antigua, pero de hecho era una serie de chozas con revestimiento de piedra arrojado sobre él para dar la impresión de elegancia. Me preguntaba entonces si había otras cosas para mostrar, como el ejército del prefecto etc.

Los internos llegaron el día antes, así que me impresionó ver un ejército de muchachos caminando alrededor en toallas en dirección a las duchas, que estaban en un caso de escaleras de hierro. Si usted se encontraba directamente debajo de ellas se podían ver todos los encantadores penes, huevos y nalgas debajo de las toallas.

Mi habitación del dormitorio estaba bien y parecía hogareña. Al menos estaría compartiéndolo con otros veinte chicos, así que verles sus penes mientras se cambiaban eran bastantes altos. Elegí la estación de cama al lado de los inodoros porque la puerta del inodoro tenía un panel de cristal - así que cualquier chico de pie con su pene colgando orinando sería visto solo por mí.

Un muchacho mayor llamado Todd era nuestro capitán de casa y yo diría que tenía unos 16 o 17 años. Recordé haberlo visto antes en el día dirigiéndome hacia las duchas y recordar pensar que estaba en forma y que me encantaría deslizarme sobre su pene. Tenía lindos todos, de chicos rubios. Su mejor rasgo tenía que ser sus ojos que seguían mostrando mensajes, que yo sentía, seguro que decían que voy a penetrar tu culo.

La primera semana fue bastante bien y comencé a hacer amigos. ¡El fin de semana, sin embargo, demostró ser el comienzo de los mejores años de educación de un chico extravagante podría ser!

Los fines de semana eran prácticamente nuestros, aunque nuestros, Chris organizó algunas actividades estupendas para nosotros, como jugas bolos, viajes a Thorp Park y Chessington mundo de aventuras. Nos llevó de viaje a Londres y era generalmente un buen chico. Nunca nos gritaba y parecía incapaz de perder la paciencia a menos que uno fuera intimidado por chicos de otras casas. Nunca metió la nariz en nuestros asuntos o siguió diciendo que si alguien necesitaba hablar, estaría cerca. A todo el mundo le gusta porque todos los viernes por la noche hacía un chocolate caliente y una noche de broma. Me contó algunos chistes muy buenos. Supongo que porque él era así a nosotros nunca nos dio ningún beso o platica.

Curiosamente, cuando decía que fuera luces siempre hacíamos lo que nos decía, porque los fines de semana eran tan grandiosos que nadie quería molestarlo, supongo que si eso fuera posible para el chico que nunca se molestaba con cualquier cosa. Era uno de esos raros tipos que podías armarle un gran alboroto, gritarle y luego caer en sus brazos, inundado de lágrimas y toda la historia fluiría sin importar cuánto tiempo tomase.

Nunca más me di cuenta de que todo el tiempo que estábamos siendo consolados por Chris significaba que sus profesores como los deberes de marcado y la preparación de la lección se hacía en las primeras horas de la mañana y, sin embargo, siempre estaba allí con una sonrisa en su cara. Su tiempo de descanso era el fin de semana en el que dejaba al capitán de la casa a cargo de las instrucciones de llamarle si se necesitaba algo. Tenía un ayudante de casa adjunto que era inútil y hacía lo suyo. Chris nunca descubrió lo que estaba sucediendo durante las noches cuando no estaba allí.

Era mi tercer fin de semana en el colegio cuando comenzó. Siempre dormía en mi apretada trusa (slip) CK y nada más porque la calefacción nunca se apagaba hasta alrededor de la 1 am. Había estado dormido durante una hora supongo, cuando sentí a alguien sentado en mi cama. Luego una mano empezó a frotar mis piernas subiendo hasta mi espalda y parando para acariciar mis nalgas un poco. No me moví porque quería ver a dónde conduciría. Pude sentir un dedo trabajar su camino en mi culo, así que cambié mis piernas para dar a la mano un mejor acceso. Claramente estaba tratando de averiguar si yo era virgen o un chico virgen. Una vez que se enteró de que mi agujero estaba bien utilizado su mano se trasladó al interior de la parte delantera de mi trusa donde comenzó a sentir mi pene y huevos. Sus dedos permanecieron durante mucho tiempo sobre mi glande, que estaba produciendo gran cantidad de líquido transparente. Su dedo dejo mi pene y se dirigió a su boca. Seguí con mis ojos para descubrir que Todd estaba disfrutando de mi recién expulsado jugo.

Nos miramos a los ojos y solo para que él supiera que yo no estaba molesto con él. Levanté mis delgadas caderas jóvenes y me quitó mi trusa con facilidad. Volvió a mirarle para ver mi desnudez. Separé mis piernas ligeramente para que pudiera poder ver mi culo y jugar con mi pene y huevos.

-"Eres tan hermoso". Me dijo con sus ojos, ardiendo mirando mi pene.
-"Ya veo que has disfrutado un pene antes". Concluyo.

-"Eso es porque soy un chico malo". Respondí con orgullo. Su sonrisa se ensanchó y él se adelantó y me susurró al oído. Sígueme.

Salí de mi cama desnudo y lo seguí hacia el pasillo con mi erección apuntando con rigidez hacia arriba con la esperanza de que iba a conseguir una buena cogida. Cuatro habitaciones abajo y llegamos a la habitación de Todd en que entramos. Dentro de la sala estaban esperando otros cuatro muchachos que eran capitanes en las otras casas.

"Daniel, estos muchachos son mis mejores amigos y si te piden que te inclines por ellos, será como si estuvieras inclinándote frente a mí. ¿Lo entiendes?"

"¡Sí, quieres que sea tu perra! No hay problema". Le dije

Me acerqué a la cama y me acosté de espaldas con las piernas abriendo mis nalgas y colgando la cabeza sobre la cama. He oído comentarios como: "Dios, él es bueno, que afortunados, tenemos entre nosotros un muchacho extravagante tal vez incluso un nulo".

No sabía lo que era un nulo, pero si eso significaba que era una buena puta, estaba lista para ello.

Todd fue el primero. Él me miró directamente a mis ojos tenía un pene enorme entró en mi agujero. Quería ver si me dolía cuando entró y se alegró de saber que ya estaba bien acostumbrado a penes muy grandes en mi apretado ano. Todd era puro músculo un hombre de verdad en todos los aspectos. Su cuerpo era tonificado y apretado. Pude ver claramente la formación de su paquete de seis. Me sostuve en sus apretadas nalgas y me pregunté por un momento lo que sería poner mi pene en el agujero de él. Por supuesto sabía que nunca iba a suceder, pero sus nalgas se sentían tan firmes y supe entonces que haría cualquier cosa por Todd si él me lo pedía.

Me golpeó el culo con fuerza y con fuerza. Podía sentir su pene crecer más grande dentro de mí. Ese fue el sentimiento que me hizo un gran chico tan extravagante porque cada vez que un gallo entró en mí era como si fuera el primero. Su velocidad aumentó y yo estaba llegando a ser un poco de gemido, así que Brad se despojó y empujó su gran polla por mi garganta. Los otros chicos de la habitación se sorprendieron de lo mucho polla que un niño de 14 años podía bajar por su garganta y por su culo.

Amé cada segundo. El semen en mi culo y el semen por mi garganta me hizo encender la cabeza porque el sabor era tan grandioso. Hay un gusto puro por el semen adolescente que ustedes apenas no pueden conseguir de cualquier otro semen. Cada chico que chupé tenía un sabor diferente pero me encantó todo. El respeto que tuve de los chicos se fue a alturas más grandes cuando Todd puso su pene en mi garganta para una mamada y cuando se vino, lo hizo en mi garganta así que adiviné lo que estaba por venir. Bebí todo sin derramar una gota. Nunca había bebido de un chico los muchachos antes encontré que también tenía un gran sabor. Esto, por supuesto, hizo que los otros se excitaran otra vez y uno por uno todos ellos me tenían chupando su pene y bebiendo su orina.

Todd me hizo sentarme en el plug para el culo más grande que jamás había visto porque quería que el semen colectivo se hundiera en mi cuerpo en lugar de escurrir fuera de mi culo. El plug no saldría a menos que fuera sacado.

Todd entonces me esbozó un plan.

"Creo que el próximo fin de semana es tu 15 cumpleaños y te propongo darte un regalo que te concedería un suministro interminable de penes para el resto de tu vida mientras que al mismo tiempo te mantendrá como chico como sea posible. Solo piensa en Daniel que tiene 19 años y todavía parece  de 15 años. Usted tendría a cada muchacho gay o individuo hetero que desearas explotar su semen en tu ano. Piense en cuando tengas 30 años y todavía lucirás como de 15 años. Tendrías innumerables adolescentes que quieran penetrarte. ¿Te gustaría eso, Daniel?

"Oh Dios, sí. ¡Una vida de penes en mi culo! ¿No lo creo? ¿Cómo es posible?

"Mi tío descubrió hace veinte años que si cortar el pene y huevos de un chico en su 15 cumpleaños él para el resto de su vida parecerá como un muchacho de escuela de 15 años. Sus huevos son el medio de hacer que usted se vea más viejo y con el tiempo cada vez menos sexy a los ojos extraños. Como un chico extravagante que no tienes ningún uso para tu pene y huevos, así que porque mantenerlos. Tu verdadero poder es tu boca y culo. Eso es lo que te hace tan sexy.

Traté la información en mi mente. No me asustó en absoluto porque solo usaba mi pene para orinar. No es como si hubiera sido utilizado para el sexo y las posibilidades eran que nunca iba a estar duro, pero me di cuenta de que era difícil pensar en mi mismo siendo cortado. Realmente no me importaba si lo que Todd decía era cierto o no, pero si quería cortar mi basura, podía.

-"Seguro porque no. Siempre y cuando corten mis partes masculinas de lo contrario no hay trato”.
-“ ¿Qué van a hacer con ellos cuando los corten?" Le pregunté.

"Tenemos la intención de comer las partes. Eso es lo que nos da el poder a nuestros penes. No eres el primero. Hemos cortado y comido los órganos de muchos muchachos locales. Algunos niños nacen sabiendo que no deberían tener un pene y vi en ti desde el primer día como miró mi pene a través de las escaleras de hierro.

La semana voló y cada mañana me despertaba con una erección al saber que sería un día menos antes de que el lote fuera cortado. Me hizo ponerme muy caliente sabiendo que muy pronto sería en el dormitorio el único de no tener nada entre sus piernas. Yo no estaba tentado a venirme o nada porque yo nunca lo hice antes, así que porque empezar ahora. Me pregunté cómo los otros muchachos reaccionarían a mí una vez que se hubiese ido.

El sábado por la mañana Chris, me dio una tarjeta de cumpleaños y una presente de todos como un pastel ya que nunca tuve algo así en casa. Me preguntaba qué diría si fuera a verme salir de la ducha en las mañanas. Afortunadamente, dejó que los prefectos de la casa se ocuparan de ese lado de los deberes de la casa y cuando Bobby me estaba penetrando, no diría nada.

Cuando terminó la escuela, Todd vino a buscarme y me llevó a su casa de su tío ubicada a pocas paradas de tren en Londres. A nuestra llegada un chico desnudo que no tenía su pene o huevos abrió la puerta principal. Resultó que Paul había sido cortado cuando tenía 15 años de edad, pero ahora tenía 28 años, pero juro que parecía tener 15 años todavía. Había sido tío de Todd desde que tenía 13 años. Esperaba que Todd todavía quisiera follarme cuando tuviera 28 años. La belleza de Paul era excepcional y yo estaba dispuesto a deshacerse de mi basura.

El tío Henry, Todd era un médico y le había enseñado a Todd todas las habilidades que necesitaba para poder eliminar completamente la basura de un niño de manera segura y sin peligro para el chico en cuestión. Todd me mostró más de cien DVD de chicos que había hecho. En las portadas había las fotos antes y después de lo que el chico parecía con y sin su basura. Vi un DVD de un lindo muchacho que suplicaba que su basura fuera cortada sin analgésicos porque siempre lo había querido así. Me vine viéndolo gritar y sabía que no quería analgésicos hasta que Todd estuviera listo para coserme. Todd estaba muy contento, ya que le hice llegar a saber que él podría cortar los mios sin analgésicos.

Estaba atado a la mesa de cirugía. Se encendieron varias cámaras de video para grabar el evento. Todd corrió a través de todo su equipo médico para asegurarse de que tenía todo y luego estábamos listos.

Todo el mundo se quitó la ropa y Paul estaba a la mano para coger el esperma de los chicos en un recipiente listo para mi pene y huevos. Todd se inclinó sobre mí y tomó mi pene en su boca por primera vez y chupo el esperma de mi eje que ayudó a conseguirme duro. Él empujó un plug anal muy grande en mi ano y luego unió mi pene y mis huevos dos veces alrededor de la base para dejar suficiente espacio para un cuchillo para pasar entre las bandas.

En primer lugar, Todd me inyectó debajo de mis huevos justo por encima de mi culo para hacer un nuevo orificio de orina. Esta inyección no afectó el resto de mis genitales ya que podía sentir Todd manejándolo como si fuera carne y por supuesto muy pronto sería carne. Un tubo fue insertado en mi nuevo orificio de orina para mantenerlo abierto y en el lugar. Por fin estaba listo.

Todd se inclinó sobre mi endurecido pene otra vez y la tomó una vez más con su boca. Empezó a chuparlo muy fuerte y mi pene se puso vivo por primera vez en su vida. Empecé a penetrar su boca y ahí fue cuando lo sentí. Sus dientes hundiéndose en mi carne de la cabeza de mi tierno pene justo debajo de la cresta. Grité algo como “muerde al hijo de puta”, estaba en un estado de felicidad y dolor todo al mismo tiempo. Paul estaba entre las piernas Todd capturando disparo tras disparo de su cremoso semen.

Todd levantó la cabeza después de algún tiempo y lo vi masticar y tragar las primeras dos pulgadas de mi pene. Cada chico por turno se turnaba para comer mi pene vivo de mi cuerpo. Incluso a través del dolor me hubiese gustado tener un pene más grande para que el dolor durara y durara. La sensación que alguien te coma tu pene viva de tu cuerpo es lo mejor en el mundo. Una vez que mi pene fue comido Todd tomo un cuchillo y corto entre las ligas. Mis huevos cayeron en un cuenco.

Todd cortó y sacó el resto de mi pene de dentro de mi cuerpo. Cuando me desperté estaba cosido muy ordenadamente y limpiamente. No sentí ningún dolor en absoluto. Mis huevos habían sido limpiados y ahora estaban empapados en el semen de los chicos en la habitación. Esperaron a que me despertara antes de cocinar mis huevos.

El olor mientras eran cocinas fue lo mejor de este mundo. Fueron cocinados en el semen. Una vez listo, se cortaron y repartieron. Incluso me permitieron comer un poco de mis propios huevos. El sabor estaba fuera de este mundo. Incluso si no significaba una vida de ser jodido valía la pena ser cortado sólo para probar mis propios huevos. Estaba muy contento de que decidieran comer mi pene mientras todavía estaba unido a mí. Todd dijo que ese era su regalo para mí.

La vida en la universidad se puso aún mejor. La primera vez que entré en las duchas de mi dormitorio desnudo los chicos dieron una mirada y me dijeron que me agachara. Tenía muchachos formando una línea en las duchas para penetrarme. Así es como pasé mis años en el internado y Universidad con mi espalda contra la pared con las piernas en el aire y cada chico en el lugar formando una línea para penetrarme por mi agujero.

Así que ser un nulo no fue tan malo.




Historia Original Aquí.




Autor: Chris C       Traductor: DarkSoul

ZOMBIES DE CALABOZO

Aquella prisión era todo menos que común, en el extreme más alejado de la galaxia era hasta donde la humanidad había logrado llegar, en los tres años de exploración especial en el siglo XXV luego de tres siglos de haber desarrollado la tecnología que le permitió abrirse camino por las estrellas en aquel lugar orbitando una pequeña luna habitable se encontraba la temible prisión de “SIGATA III”, donde se encontraban recluidos algunas de las criaturas y entidades más peligrosas de la galaxia......


ZOMBIES DE CALABOZO
Aquella prisión era todo menos que común, en el extreme más alejado de la galaxia era hasta donde la humanidad había logrado llegar, en los tres años de exploración especial en el siglo XXV luego de tres siglos de haber desarrollado la tecnología que le permitió abrirse camino por las estrellas en aquel lugar orbitando una pequeña luna habitable se encontraba la temible prisión de “SIGATA III”, donde se encontraban recluidos algunas de las criaturas y entidades más peligrosas de la galaxia.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [PRISIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Aquella prisión era todo menos que común, en el extreme más alejado de la galaxia era hasta donde la humanidad había logrado llegar, en los tres años de exploración especial en el siglo XXV luego de tres siglos de haber desarrollado la tecnología que le permitió abrirse camino por las estrellas en aquel lugar orbitando una pequeña luna habitable se encontraba la temible prisión de “SIGATA III”, donde se encontraban recluidos algunas de las criaturas y entidades más peligrosas de la galaxia como por supuesto algunos de los criminales peligrosos como atroces de todo el sector.

El capitán Artex al mando de su nave “Nova” era un conocido contrabandista y pirata de la zona buscando durante años por la flota estelar de 45 años Artex era un hombre de un grandioso cuerpo de grandes huevos como pene, sus apetitos eran muy peculiares siempre en cada nava que asaltaba buscaba en la tripulación o pasajeros a los jovencitos más atractivos, con buen par de nalgas y de ser posible bien dotados aunque no tanto como él para desvirgarlos incluso a la fuerza le gustaba hundir su “espada” que era como llamaba a su gran pene en erección en un virginal ano.

Tres semanas atrás “Nova” ataco un pequeño carguero de pasajeros y cargas, no fue un reto para Artex para capturarlo, entre los pasajeros había un lindo joven de 22 años de nombre Cristian poseedor de un cuerpo muy atlético y varonil con un trasero hermoso bien duro y firme, de esos glúteos que te provocan tenerlos agarrados todo el tiempo, muy ricos, ese joven tenía dos, que de inmediato llamo la atención de Artex que sin saberlo aquel joven era una agente de la flota estelar que pronto seria su perdición.

Cristian le pidió al capitán pirata unirse a su tripulación aquello no era insólito por lo que acepto la petición del joven que desde el primer momento se convirtió en su favorito para nadie de la tripulación del Nova fue un secreto que el capitán pronto iba a hacer suyo al nuevo miembro de la tripulación como casi todos en su momento había sido incluso algunos lo seguían siendo,
.          
Artex ya sentía mucha atracción por aquel hombre, solo al verlo se ponía erecto al instante de inmediato se ponía su pene a reventar claro que trataba siempre de disimularlo, una noche ya con todos en la nave listos para dormir Artex entro en el camarote sin llamar Cristian había comenzado a desvestirse, pero pese al verlo entrar no lo detuvo de quitarse su camiseta pegada para dejar ver su cuerpo tan deliciosamente varonil luego casi le da un infarto a Artex cuando comenzó a soltarse el cinturón y se inmediato se baja la cremallera para dejar caer su pantalón, aquello era un plan de Cristian sabedor de las debilidades del capitán pirata

Artex de inmediato clavo su mirada en el bulto enorme que a su parecer su pene estaba en semi erección, no podía creer lo que veía, era un hombre demasiado sexy semi desnudo frente a él pero el espectáculo no acabo Cristian se volteó para que pudiera apreciar su glorioso para de nalgas que hizo que el pene de capitán pirata se levantara quedando visiblemente erecto bajo su extra ajustado pantalón.

Cristian no dudo en bajarse su apretaba ropa interior para dejar sus nalgas desprotegidas tan redonditas y deliciosas Artex como atraído por un magnetismo invisible, fue hasta Cristian para comenzar a manosear sus lindas nalgas en ese momento su corazón comenzó a latir, llegó un momento en que su pene se puso como un fierro de lo duro que estaba y empezó expulsar cantidades asombrosas de liquido claro pre seminal pero no dejo de acariciar, palpar y apretar aquellas nalgas sin que su dueño dijera nada al respecto tampoco se movía era como si fuese una estatua.   

Unos  minutos después Cristian hizo un movimiento lo que hizo que Artex retirar sus manos pero sus ojos se fijaron en su entrepierna así que acerco su mano para acariciar su abdomen por donde bajo su mano lentamente hasta sentir sus vellos púbicos tocar su pene semi erecto lo hizo sentir muy excitado podía sentir todo su pene se lo quería arrancar y llevárselo a la boca en ese mismo momento, Artex se quedó sin exagerar como unos 10 minutos acariciando su pene pero luego apretando con más intensidad ese delicioso pene.        

El pene de Cristian pronto quedo de 18 o 19 cm de largo erecto con unos pesados testículos por debajo mientras lo seguía masturbando el pene de Artex seguía emanando una gran cantidad de liquido pre seminal aquello era una locura total, al principio su mano se movía despacio luego de unos minutos ya se movía con más intensidad, aquel meneo de su pene hizo que no se pudiera aguantar y se lleve su erección a la boca

-“¡Dios que delicia!” Pensó para sí mismo Artex.

Lentamente comenzó a  chuparle su prepucio luego lo bajo para lentamente comenzar a lamber su glande de tanto masturbarlo hizo que le saliera algo de líquido pre seminal y eso era algo delicioso para el fuerte pirata baje su lengua hasta un testículo  para luego chuparlo, de pronto escucho a Cristian de placer, su primer gemido.        

-“AAAHhhhhh”, Gimió Cristian.

Artex viendo directo a los ojos de Cristian le pregunto.        

- “¿Así que eres virgen?”Pregunto Artex.
-“Si, nunca he tenido sexo con otro hombre”. Respondió Cristian. 

Dicho eso Artex le introdujo un dedo en su ano lo movió como si buscara algo en su interior aquello duro solo unos pocos minutos, luego le abrió sus bellas nalgas para lamber su cerradito ano color rosa hasta que lo dejo todo húmedo y bien lubricado luego hizo que Cristian se inclinada apoyando sus codos sobre el colchón de su cama Artex de inmediato se bajo su pantalón para liberar su enorme pene en erección de al menos 28 cm de casi 6 cm de diámetro.

Artex abriendo sus nalgas de Cristian coloco entre sus nalgas su pene con su glande presionando sobre su ano y de pronto paso, de un solo gran empujón la tremenda erección de Artex lo penetro por completo, Cristian lo sentía todo dentro.     

Cristian fingió sentir dolor, incluso casi lloro y suplicante le pidió que se la sacara, Artex lo recostó boca abajo para el colocarse encima de él, pasó un brazo por debajo de su cuello y le dijo al oído.  

-“¿Querías mi pene, no? ¡ahí la tienes!” Le dijo Artex.         
-“Duele, mucho por favor sácala”. Suplico Cristian.  
-“Espera pronto pasara el dolor, ya verás cómo me vas a pedir más y más”. Le dijo Artex.      

Artex se quedo quieto hasta que sintió que el ano de Cristian se acostumbro a su gran erección empezó con un mete y saca lento, Cristian parecía que estaba extasiado, estaba sintiendo delicioso, por lo que le dijo al pirata.           

-“¿Puedes hacerlo más rápido?” Pregunto Jadeante Cristian.           
-“Ves te dije que pedirías más”. Respondió Artex.
           
Artex aumento sus embestidas bombeándolo por un buen rato hasta que saco su pene de su ano y le ordeno a Cristian que se acostara boca arriba, su pene entraba y salía perforando sus entrañas a un ritmo alucinante en un momento dado Artex se agachó para morderle una tetilla a Cristian quien sintió de repente como se la empieza a meter más rápido, al poco siente como su pene comienza a palpitar nota que el pirata está por terminar, y de repente suelta unos chorros de espeso semen que caen entre su nariz y boca, ya que Artex logra sacar su palpitante pene a tiempo y colocarla a escasos centímetros del rosto de Cristian.        

Artex aun con su pene palpitante toma de la nunca a Cristian para meterle su pene en la boca quien comenzó a limpiar con sus labios y lengua los restos de semen que tenía, luego le chupo los huevos por inercia y se volvió a meter su pene a la boca dándole una tremenda mamada hasta hacer que el pirata terminar esta vez dentro de su boca.
           
Artex tuvo sexo con Cristian durante varios semanas seguidas, dos o tres veces a la semana hasta que varias naves de la flota estelar acorralaron al nova justo en ese momento Artex estaba teniendo sexo con Cristian por lo que no pudo dar las órdenes oportunas para escapar del cerco enemigo que pronto los abordo, la lucha dentro del Nova fue sin cuartel al final Artex quedo acorralo en su camarote con Cristian a la que entrego un arma, pero para su sorpresa él la utilizo en modo aturdidor para dispararle a traición.

Mientras Artex era llevado a un navío prisión vio a Cristian portando el uniforme de la flota con el rango de comandante, en ese momento supo que todo fue una trampa bien urdida por la flota estelar para capturarlo, cuando Artex paso a su lado le dijo.

-“Ve vengare así sea lo último que haga, Maldito Traidor” Le dijo Artex a Cristian.

Algunos días después Artex con algunos de su tripulación llegaron a la prisión de “SIGATA III”, ya ahí los estaba esperando Cristian el fornido pirata tuvo que ser controlado por varios guaridas, por fin  le fueron asegurados sus fuertes brazos a la espalda, para posteriormente ser desnudado por el mismo Cristian usando un dispositivo paralizador, la mirada de Artex era de odio total hacia Cristian una vez desnudo y con una gran erección gracias la aplicación de una sustancia para ese menester inyectado directamente en su miembro viril Artex fue llevado a una celda muy especial.

-“Bien déjame presentarte a los Odex, o mejor conocidos como los zombis de los calabozos, esta raza no resisten estar prisioneros mucho tiempo, luego de unos días se transforman, su piel se vuelve blanca ceniza y sus dientes se tornan filosos además pierden la razón y se vuelven caníbales pero no se devoran entre si, por el contrario solo a otras razas o animales, además de que tienen predilección por los miembros viriles y testículos, espero disfrutes tu estancia con ellos”. Dijo Cristian.

Luego la enorme tapa circular de la parte superior de la celda donde dos de esos Odex esperaban, se abrió apenas los suficiente para que Artex pudiera pasar, Cristian se acerco al pirata y le susurro al oído.

-“Gracias por todo el placer que me diste en verdad lo disfrute”. Susurro Cristian.

Luego lo empujo, mientras caía Cristian de nuevo dejo que el pirata recuperara la movilidad, pero era tarde para impedir caer en aquella celda circular, apenas toco el fondo Artex se puso de pie pero para ese momento uno de los Odex ya estaba detrás de él sujetándolo de sus brazos aun sujetos a la espalda pronto el segundo estaba de rodillas a su costado izquierdo.

-“NO MALDITOS ZOMBIES SUÉLTENME, SUELTENME”. Les Grito Cristian.

La primera mordida que sintió fue sobre su hombro derecho casi donde su cuello comenzaba, la sangre broto de inmediato, el Odex comenzó a beberse la sangre, Artex en pánico comenzó a sacudirse para tratar de soltarse pero ese ser que era más alto y fuerte lo tenía bien sujeto, mientras tanto el otro odex paso uno de sus largos brazos por entre sus piernas para tomar su escroto justo en la base, estirando sus testículos con fuerza hacia abajo mientras con su otra mano tomo su enorme pene.

-“AAAAAA NO SUELTENME”. Siguió gritando Artex.

Pero lo Odex no le prestaban atención, sus mentes no entendían de razones o palabras, de pronto el ser arrodillado a su costado izquierdo, mordió su enorme erección casi en la base, los ojos de Artex se abrieron en grandes al tiempo que lanzo un alarido de dolor cuando el Odex le arranco un buen trozo de su pene.

-“AAAAAAAAAHHHHHHH”. Grito Artex.

El Odex sin compasión alguna continuo mordiendo su pene, mordida a mordida fue cercenando el miembro viril del pirata que solo podía gritar dolor la sangre brotaba a raudales de la herida causada luego de cada mordisco, de pronto Artex sintió el mayor dolor de toda su vida hasta ese momento cuando el Odex le arranco su pene caso por completo.

-“NOOOOOOO AAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito Artex.

Casi simultáneamente el Odex le arranco sus grandes huevos jalando con una fuerza descomunal de su escroto con su manos, aquello fue todo Artex, fue incapaz de seguir consciente el dolor era enorme pensó que era su fin, y también pensó que era lo mejor, vivir sin el placer que sus genitales le brindaban no era vivir, se desmayo viendo como uno de Odex se devoraba su pene mientras el otro saco uno de sus testículos del que fue su escroto para comenzar a comérselo.

Artex se despertó varios días después, sin un brazo y anulado por completo, en el hospital de la prisión, tuve que ser sedado pos varios días para evitar que atentara contra su vida, por los próximos 30 años fue la putita de la prisión cuando fue liberado ya no era ni la sombra que fue, demacrado, obeso y siempre deseoso que un pene lo estuviera penetrando termino sus días algunos años después alcoholizado en un burdel gay en donde solo atendía a los pobres dado que cobraba muy poco y muchas veces dejaba que le penetrasen por un trago.

Murió de un infarto nadie se percato de su muerte hasta varios días después, en un diario que llevaba maldecía a Cristian pero más que todo maldecía con toda su alma a los “Zombies de Calabozo”.    


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NO BULGE ISLAND

Una isla pérdida a la que los turistas van a disfrutar de varios días de sexo brutal, castraciones y canibalismo.......


NO BULGE ISLAND
Una isla pérdida a la que los turistas van a disfrutar de varios días de sexo brutal, castraciones y canibalismo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICAICÓN] [BDSM] [GORE] [VIOLACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: Slip7





Buscando por internet descubrí está isla. Era un lugar perdido en la Polinesia que habían comprado un grupo de millonarios para montar uno de los negocios más curiosos y lucrativos de este siglo. Ése grupo contactaba con chicos jóvenes que en distintas páginas web mostraban su deseo de ser castrados, violados y abusados. Los alojaban en la isla en régimen de "todo incluido" y eran pagados generosamente pero debían cumplir algunas normas. Podían circular libremente por la pequeña ciudad que se había construido en No Bulge Island, entrar y consumir en cualquiera de sus establecimientos, pero sólo podían vestir un pequeño calzoncillo blanco y estar, en cualquier momento, a disposición de los clientes.

Decidí hacer la reserva para una semana por € 18.000. El día elegido fui transportado desde otra isla cercana en un gran helicóptero  que ocupábamos unos 30  clientes. Después de más de tres horas de vuelo aterrizamos en aquel extraño lugar. Después de enseñarnos nuestras habitaciones en distintos lujosos hoteles se nos entregó un "kit" compuesto de variedad de cuchillos, tijeras y cutters, además de un pequeño aparato eléctrico a baterías cilíndrico con uno de los extremos metálico y que llamaban "el cauterizador", además había multitud de dildos y pluggs así como pequeños "tapones" alargados de goma de distintos tamaños.

Después de descansar del largo viaje decidí salir a dar un paseo por las calles de aquel lugar. Lo primero que me llamó la atención fue ver a montones de chicos paseando por calles con plena normalidad, iban en grupos, solos, en pareja, risueños y felices, y todos llevando como única prenda un pequeño slip blanco que marcaba perfectamente las formas de lo que ocultaban debajo, se podía apreciar la forma ovalada de sus testículos bajo la blanca tela, o el pene que algunos lo llevaban hacia un lado, otros hacia abajo apoyado sobre los testículos, incluso se podían ver algunos en completa erección saliendo su glande por el elástico superior. Había paquetes de todos los tamaños, algunos enormes y formando un gran bulto en el slip (trusa) que incluso se salía parte de un testículos por la parte lateral o la punta del pene sin circuncidar.

También me llamó la atención algunos chicos en los que se podía apreciar que la bolsa del slip que algún día estuvo rellena por unos preciosos genitales colgaba vacía como un gurruño, entre sus piernas. Otros llevaban los slips rotos de distintas maneras y por cuyos agujeros colgaba un solo testículo, incluso se podía ver en algunos que no quedaba rastro de lo que algún día fueron sus genitales.

Noté como mi pene crecía dentro de mi calzoncillo bajo el short que llevaba. Decidí entrar en un bar. Mientras me tomaba una cerveza observé a un grupo de unos 15 chicos que estaban sentados en esos altos taburetes típicos de los bares y alrededor de una alta mesa circular. Charlaban y reían alegres mientras consumían sus bebidas. Sus paquetes destacaban dejando ver sus formas redondeadas que se acentuaban entre sus piernas al estar sentados con esos minúsculos slips.

Uno de los clientes,  de unos 50 años, se acerco al grupo de muchachos y sin reparo alguno empezó a palpar con sus ansiosas manos los "bultos" que tenían los chicos entre las piernas ante las risas de los chicos. Después de haber palpado y apretado los distintos paquetes, eligió a uno que se puso de pie, el turista bajo el blanco slip del chico y agarrando el prepucio lo bajo dejando al descubierto el sonrrosado glande. Introdujo por la uretra uno de los tapones y comenzó a masturbarlo mientras los demás miraban asombrados la escena. Cuándo el chico empezó a jadear y a eyacular (todo el semen se mantuvo dentro del bonito pene gracias al tapón) el turista saco uno de los afilados cuchillos y empezó a cortar lentamente y con deleite el erecto pene por la parte superior pegado al pubis.
Cuando corto totalmente el pene lo mantuvo en su mano frente al chico y rápidamente con el cauterizador al rojo vivo selló el corte en el que todavía se podían apreciar la sección circular y rojiza de los dos cuerpos cavernosos del pene del chico. También cauterizó la herida del pubis encima de los gordos testículos.

Mientras el hombre realizaba estas acciones, los demás chicos se habían sacado el enorme y gordo pene del turista y lo masturbaban por turnos encima de la mesa circular. El hombre eyaculo varias veces sobre la mesa dada la excitación que le produjo la lenta castración y las suaves manos de los muchachos manipulando sus genitales.

El hombre propuso un juego a los 15 chicos y estos asintieron alegremente.

Puso el pene cortado en la mesa sobre el abundante esperma y lo giró emulando el famoso juego de la botella. Dio varias vueltas gracias a la lubricación del esperma que había en la mesa. Todos los chicos se pusieron de pie expectantes, a algunos se les salía el pene erecto por los laterales del slip... el pene del compañero dejo de girar y apuntó con el glande a otro de los muchachos. El hombre le obligó a agacharse apoyando al chico sobre el taburete y bajándole el calzoncillos por detrás, cogió el pene cortado y quitándole el tapón lo empezó a introducir en el estrecho ano del chico,

Al principio le costó entrar dado lo gordo que tenía el glande, pero una vez superado el esfínter y empujando con un dedo, entró entero sin dificultad cerrándose acto seguido el estrecho ano manteniendo el pene en su interior que además había empezado a expulsar el semen que aún contenía en su interior. El hombre le volvió a subir su blanco calzoncillo y siguió con el juego. Al final todos los chicos habían sido castrados de sus preciosos penes y cada uno de ellos llevaba en el interior de su culo el pene y el semen de alguno de sus amigos.

Entonces se acerco otro cliente y propuso otra variante del juego. Como todos los chicos mantenían aún sus testículos, puso en fila a los muchacho y sacando el pequeño pene que tenía el cliente comenzaron a chuparlo 5 veces cada uno, adelante...atrás...adelante ...atrás...así hasta el siguiente...y el siguiente ...pasaron varias rondas y parecía que aquel pene erecto pero pequeño no iba a eyacular nunca....pero no...uno de los chico, con melena rubia y lisa levantó sus verdes y abiertos ojos hacia el hombre que jadeaba y convulsionaba, extrajo el pene de la boca del chico y vio como entre los carnosos labios salía chorreando gran cantidad de semen que rápidamente el hombre le obligó tragar.

Luego pidió un cuenco de cristal y sacando los testículos de uno de los muchachos por el elástico lateral del slip procedió a cortarlos con una tijera y tomando el escroto por la parte inferior, vacío los testículos de su bolso en el cuenco, dejando la piel vacía del escroto aparte sobre la mesa. Está acción la realizó a los 14 chicos, menos al rubito que se la había mamado.

Después de cauterizarlos a todos y colocarles de nuevo los calzoncillos, que ahora se veían vacíos y con el trozo de tela que antes contenían unos hermosos y jóvenes genitales colgando arrugado y sin forma. Acto seguido tomo el cuenco con los 28 testículos morados y con el cordón espermático aún colgando y obligando a agacharse sobre el taburete al chico rubio bajó el slip por detrás y intentó introducir uno de los testículos por el ano del chico... como se asomaba el pene que ya llevaba dentro y lo dificultaba, el hombre volvió a sacar su pene y lo introdujo por el ano del chico empujando hacia dentro el pene cortado que tenía en el interior.

Después de eyacular abundantemente comenzó a introducir todos los testículos uno tras otro. Como los últimos parecía que ya no cabían, el hombre empujó fuerte con un dedo para hacer hueco y poder meter los que faltaban...finalmente lo consiguió ante las risas de los demás chicos que ya se habían sentado en los taburetes, por lo que el pene que tenían dentro se les clavaba más dentro.. Finalmente tomo los escrotos vacíos y uno por uno los colocó rellenándolos con los huevitos del rubio que aún colgaban en su sitio natural. Cuándo terminó de colocar todos los escrotos uno dentro del otro (que dada la forma de bolsa y su elasticidad resultó bastante fácil) subió el slip del rubio. Por delante los escrotos hacían un bulto enorme y redondo y por detrás estiraban el slip metiéndoselo entre las redondas nalgas para que la tira de tela impidiera que se salieran los testículos que tenía en sus entrañas.

Finalmente el grupo de chicos, se dirigió felices y entre risas hacia la salida del bar. Me fije que al rubio le colgaba un chorro de esperma de la tela del slip que llebaba entre las nalgas, seguramente al apretar los huevos dentro algunos habían estallado dejando salir el esperma que contenían en su interior o por los conductos espermaticos mezclado con el esperma del pene cortado y el esperma del propio turista que había hecho el juego.

Antes de salir el rubio me dirigió la mirada y sonrió entreabriendo sus gruesos y carnosos labios, pude apreciar que hilos de esperma colgaban entre sus labios. Con Mirada picara me guiñó uno de sus verdes ojos. Pensé que al final no se había tragado el esperma del gordo con el pene pequeño, seguramente lo guardaba para saborearlo tranquilamente en otro momento.

Entonces después de tomar varias cervezas decidí salir a la calle.

Me senté en un banco de piedra a la sombra de los árboles que había a lo largo de la calle. Seguí observando a  los chicos paseaban por la calle como siempre en slip blanco, sus paquetes pasaban a la altura de mis ojos, Veía los bultos bajo el slip marcando claramente sus formas, y los que llevaban el slip flácido y vacío, la tela blanca ahora arrugada todavía insinuaba como un molde, las formas redondeadas que alguna vez llenaron ese calzoncillo. Mi mirada se dirigió hacia un chico que charlaba con otro y que tenía el slip hecho jirones, entre las tiras blancas que colgaban del elástico de su cintura colgaba un testículo

De su cordón espermático fuera del escroto que se había convertido en un trozo de piel arrugada y con el otro testículo totalmente destrozado en varios trozos que asomaban entre los restos de su slip... su pene colgaba hacia un lado y entre los jirones del calzoncillo se apreciaba el destrozo que había sufrido aquel pene, estaba doblado 90° y con varios cortes profundos como si fueran anchas rodajas que prácticamente lo atravesaban, uno de los turistas que paseaban por allí, al cruzarse con este chico le agarró con fuerza el testículo que colgaba y sin dejar de caminar se lo arrancó de cuajo y se lo comió masticándolo con energía.

Me fije en un adolescente que tenía un paquete perfecto, los testículos quedaban perfectamente marcados bajo la tela del slip,  la costura los separaba, el testículo derecho era visiblemente más pequeño que el izquierdo, el pene hacia un lado y el reborde ancho que indicaba el comienzo del glande quedaba marcado bajo la blanca tela. Uno de los clientes se acerco sonriente y con un largo punzón en la mano derecha empezó a clavarlo repetidamente en aquel bulto perfecto, le propino más de 20 puñaladas en el paquete, algunas atravesaron los testículos del infortunado chico, otras se clavaron en distintas partes del pene y finalmente introdujo lateralmente el punzón por la punta del pene con intención de atravesarlo longitudinalmente, pero al equivocar la trayectoria salió por la mitad del miembro y atravesando un testículo clavo su punta levemente en el muslo..

Mientras ocurría esto otro cliente llevaba a otro chico con una cuerda atada fuertemente al bulto de sus calzoncillos, el pene y testículos sobresalían atados bajo la blanca tela cuando el hombre tiraba de la cuerda, lo hizo poner en posición de cuclillas y bajándole la parte de atrás del slip le instó a que evacuara, vi como del ano del chico asomaba la cabeza de un glande... poco a poco salió un pene entero que cayó al pavimento con un sonoro ¡ploch! Y después siguieron saliendo penes de aquel suave y lampiño culo. En un momento en el suelo había como unos diez o doce penes de todas formas, colores y tamaños, el hombre obligó al chico a ponerse a cuatro patas y comer todos aquellos exquisitos penes del suelo sin usar las manos.

Luego lo hizo poner de pie y estirando de la cuerda saco un cutter y cortó de golpe el bulto atado por debajo del lazo de la cuerda quedando todo el paquete del chico colgando de la cuerda y envuelto todavía por en trozo de tela del slip, volteó la cuerda y soltándola salió volando con lo que antes fue un órgano genital masculino atado hasta quedarse enganchado en la rama de un árbol. Entonces me dice cuenta que de los árboles colgaban penes y testículos en gran cantidad, como en un árbol de navidad.

Entendí rápido el porqué, cerca un grupo de turistas violaba a un chico con apariencia asiática, uno tras otro iban introduciendo sus penes y vaciando litros de esperma en el interior del muchacho, uno de ellos ató sus testículos con una cuerda y echándolas por encima de una rama estiraron con fuerza entre varios hasta dejarlo colgado de sus huevos, del ano del chico chorreaba la leche que más de 35 personas que habían depositado, entonces lo agarraron por las piernas y los brazos y empezaron a tirar con fuerza.... llegó el momento en que su escroto no aguantó más y se rasgó cayendo el chico al suelo y quedando sus testículos colgando del árbol.

Otros le ataban el pene o todo el paquete, por lo que el paseo arbolado era como un muestrario de todo tipo de genitales. En el banco de piedra de al lado estaba otro chico bocarriba con las piernas colgando a ambos lados del banco, un hombre de pie sobre el banco pisoteaba con fuerza el paquete del chico hasta que al aplastar los testículos contra la piedra uno de ellos se salió por el lateral del slip y cayó al suelo, el hombre lo piso retorcidamente con la punta de su zapato reventándolo hasta que por los laterales de la suela salían trozos de carne y esperma.

Decidí pasar a la acción, mi pene reventaba dentro de mi slip y pantalón, me fijé en un bulto blanco, redondo y enorme que pasaba, sin pensarlo puse al chico a cuatro patas sobre el banco aparté hacia un lado  el slip que tenía encajado entre sus nalgas y sacando mi pene (de un tamaño normal y estrecho) se lo introduje en el ano, a medida que iba entrando notaba como dentro del ano de aquel chico había objetos blandos que iban rodeando mi pene pero no me importó de lo caliente que estaba, me corrí varias veces en su interior y al sacarla vi como un chorro de esperma salía de su esfínter y chorreaba hacia abajo, después ¡¡plofch!! Salió un testículo de su ano y cayó en el banco.... luego otro y otro...y otro   ¡Ploch!. .¡ploff!... así pude contar 28, entonces me di cuenta quién era el chico... ¡el rubio de labios carnosos del bar!

Sobre el banco de piedra se había depositado una especie de sopa formada por esperma  (el que traía acumulado desde el bar más el mío y el de a saber cuántos clientes más que se lo habrían violado) y testículos de distintos tamaños. Obligue al chico a ponerse de rodillas en el suelo y empezar a comerse todos aquellos testículos que se habían cocinado en el interior de su ano y con salsa blanca y espesa. Él comenzó a comerlos con ansiedad. Eso me excitó aún más y desnudándome me quedé sólo con mis calzoncillos blancos y me arrodillé a su lado para ayudarle a comer (me di cuenta del hambre que tenía, ya que no había comido nada desde que llegué).

Tome uno chorreando de esperma por el conducto espermático y me lo introduje en la boca. La sensación fue indescriptible...lo primero el sabor agridulce del esperma, luego de machacar el testículo entre mis muelas, la explosión de sabor a carne cocida, dura pero crujiente... me embriago y seguí comiendo más testículos.

De repente noté como me agarraban por detrás, me levantaron y entonces vi que eran turistas que me habían confundido con uno de los chicos. No podía hablar ya que tenía testículos todavía en la boca a medio tragar. Entonces el hombre del punzón empezó a darme puñaladas en el escroto a través del calzoncillo....blanco, introdujo uno de sus dedos por uno de los agujeros que había hecho en el calzoncillo y lo rasgó. Mi pene y testículos salieron fuera colgando, mis huevos estaban perforados por varios sitios pero mi pene se mantenía intacto ye increíblemente erecto.

El hombre se dio cuenta y agarrándolo con una mano empezó a atravesarlo de lado a lado por distintos sitios, guardó el punzón y mientras masturbaban mi maltrecho pene, con la otra mano golpeaba y estrujaba mis huevos. Finalmente eyaculé, pero no sólo por la punta del glande, también salía esperma por los agujeros que me había hecho a lo largo de toda mi pene. Luego saco una especie de quemador de cocina y con la intense llama fue asando mis genitales, los restos de mi slip ardían por el calor de la llama. En un momento dado el hombre se arrodilló ante mí, mi pene colgaba ya flácido, la piel del prepucio que cubría el glande se había retraído por el calor del fuego dejando al descubierto mi glande que tenía un color dorado y tostado.

El hombre acercó su boca y de un mordisco arrancó ese glande para mascarlo y tragarlo con frucción.... siguió con el resto del pene y luego se metió el escroto con los dos testículos y sin cortarlos de un mordisco los machacó entre sus muelas mientras todavía estaban unidos a mi cuerpo. Cuando aquello ya solo era una masa informe de carne triturada los cortó con sus incisivos y se lo tragó todo.

Mientras el del punzón realizaba sus perversiones, los turistas que pasaban por allí apartando o los restos de mi slip del culo me penetraban sin piedad depositando su esperma dentro de mi, en cuanto uno sacaba su pene de mi ano, y aunque estuviera chorreando esperma, llegaba otro y empujando el esperma hacia dentro con su glande me penetraban sin piedad. Calculó qué me penetraron unas 20 personas mientras me "comían" mi paquete.

Como estaba prácticamente desnudo me dirigí al muchacho rubio que había dejado en el banco, que estaba muerto de risa, y le obligué a que me diera sus calzoncillos y aunque estaban pringosos del esperma que había salido de su ano, me los puse. Instintivamente intenté colocarme el paquete con la mano.... pero allí ya no había nada. La tela del slip colgaba arrugada por delante... y por detrás notaba como iba saliendo de mi dolorido y escocido culo la gran cantidad de esperma que habían depositado en su interior hasta empapar la tela del slip atravesándolo y chorreando hacia afuera quedando colgado un largo y espeso hilo blancuzco con una gran gota en el extremo.

Al ir a reclamar, rápidamente pusieron a mi disposición un grupo de los mejores cirujanos del mundo y a un nutrido grupo de chicos desnudos para que eligiera el paquete que me iban a implantar quirúrgicamente.

Elegí un pene bastante más grande y grueso que el que tenía anteriormente. Los testículos del muchacho también eran perfectos, redondos e iguales que todavía se mantenían pegados y sin descolgarse a la base del pene envueltos por un escroto rosadito, liso y sin vello.

Ahora después de cicatrizados los puntos, todo funciona perfectamente y cada vez que me masturbo me da la sensación de estar masturbando a alguno de aquellos chicos.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Autor: Slip7         Mail: slip7@hotmail.com

SELF SERVICE

Restaurante innovador en el que los comensales pueden comer todo lo que quieran, su principal novedad es una pared con agujeros de donde cuelgan genitales masculinos y donde los clientes lo pueden cocinar y cortan a su gusto para luego cortarlos......


SELF SERVICE
Restaurante innovador en el que los comensales pueden comer todo lo que quieran, su principal novedad es una pared con agujeros de donde cuelgan genitales masculinos y donde los clientes lo pueden cocinar y cortan a su gusto para luego cortarlos.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE] [CANIBALISMO]



Categoria: Hetero      Autor: Slip7





Pagas la entrada y ocupas una mesa...

Lo primero que te llama la atención ya en el lugar es la parte donde está "la carne", una pared con unos agujeros estratégicos por donde cuelgan los genitales de más de 40 hombres de todos los tamaños formas y colores.

En la parte superior ves las cabezas y caras de los afortunados (se les paga cuantiosamente por su sacrificio).

Los comensales se dirigen hacia este muro y con una bandeja, en la que llevan un plato, cuchillo con hoja aserrada y unos accesorios curiosos....

El que lleva una especie de pequeño soplete de cocina se acerca a uno de los penes que salen del orificio y comienza a asarlo dirigiendo la llama del quemador a lo largo del fláccido pene.... al aplicar calor sobre el glande este empieza a crecer de tamaño y expulsa una buena descarga de espeso semen casi sin fuerza pero en abundancia sobre el plato que el comensal se encarga de recoger con el plato con regocijo...

Acto seguido empieza a cortar con el cuchillo ese cilindro carnoso y con la piel crujiente y churruscada y con el glande de color marrón oscuro y goteando semen aun de su más reciente y última corrida.

El pene no tarda en caer en el plato y lo corta en rodajas de 1,5 cm de grosor ante de la vista atónita del recién castrado. No tarda nada en pincha la punta del glande con el tenedor y untándolo con una buena cantidad de semen aun caliente y espeso se lo hace comer, masticar y tragar a su antiguo ex propietario, que después de asentir aprobando el asado, el comensal se dirige a su mesa para compartir el manjar, al lado una chica con la bandeja se regocija mientras espera que el pene que ha elegido no se haya asando desde el interior ya que le ha introducido por la uretra una gruesa varilla eléctrica que está al rojo de lo caliente que ya está.

Del apenas recién castrado todavía cuelgan sus redondos testículos en el interior de su escroto, un chico joven se acerca ansioso y palpándolos los agarra con fuerza con una mano mientras que con la otra corta la bolsa con el cuchillo de sierra con ansiedad... directamente  se introduce el escroto en la boca y apretando las muelas sobre uno de los testículos lo revienta en su boca sintiendo como el esperma que aún quedaba en su interior salta salpicando incluso la comisura de sus labios... chorreando por la lampiña barbilla y se dirige masticando todavía los restos del otro testículo y escroto a su mesa.

El pene que tenía la varilla al rojo vivo en su interior ya humea a todo lo largo por lo que la chica extrajo el hierro y comienza a cortarlo lo más cerca posible del pubis, lo agarro con su manita y se introdujo la punta entre los dientes para luego cerrarlos lentamente pero con mucha fuerza, logrando cercenar el glande entero de una sola mordida, para paladearlo con la boca entreabierta y sintiendo con la lengua el agujerito por donde antes salía la leche y terminar colocándolo entre sus muelas traseras para aplastarlo y degustar su intenso sabor que ahora dicha carne luego de ser cocina tiene.

Con el resto del pene aun en su mano se dirigió a su mesa para compartir con los que ahí la esperan, no sin antes haberla obligado a meter dicho pene en el anterior  de la boca de su anterior dueño para  darle un gran bocado y tragarse un trozo de su propio pene cocinado que ya nunca más le podrá dar placer alguno.

Mientras tanto Otros clientes se dirigían con su plato en el que podías apreciar dos testículos asados con agujas al rojo vivo y el escroto vacío al lado con aspecto oscuro y crujiente hacia otros genitales completos que sólo utilizaban para masturbar y utilizar su esperma como salsa para aderezar su plato de testículos asados, una verdadera delicia para algunos de los clientes de aquel restaurante.

Otros clientes iban de pene en pene vaciando su leche en un vaso hasta llenarlo e irse a la mesa con la "bebida" era una especia de leche bronca que según algunos poseía poderes afrodisiacos.

Por supuesto, los chicos que habían perdido sus genitales por completo eran sustituidos rápidamente por otros, eran curados y pagados generosamente antes de enviarlos a casa sin sus preciadas posesiones viriles.

El negocio funcionaba perfectamente, aunque había algunos problemas que eran captados por las cámaras de seguridad.

Como en cualquier self service puedes comer todo lo que quieras, pero a diferencia de otros lugares en ese lugar no debía sobrar nada en los platos.

Pues se observaban a clientes que iban al baño y clandestinamente se introducían los penes o testículos recién cortados en el interior de su vagina o ano, según sexo y luego colocándose la ropa interior y vistiéndose se sentaban en sus mesas para luego pagar y marcharse a casa con el "producto" en su interior. Lo que estaba prohibido.

Una chica que vestía minifalda fue detenida porque (y no sabemos cómo se lo había introducido) salía del local chorreando esperma desde su braguita (calzón) por sus muslos y dejando un rastro de espesas gotas blanquecinas en el suelo, ella fue obliga a comerse el pene en la cocina del restauran desnuda.

Ella explico que quería masturbarse con el pene en su casa para luego comerlo  en privado, el capitán de meseros le dijo que aquello iba en contra de las reglas, le dijo que por dicha acción estaría prohibida su entrada en el restaurante por seis meses, lo que hizo llorar a la mujer pero así eran las reglas.

Mientras tanto uno chico de apenas 18 años se acerco a uno de los conjuntos más grandes que eran de un negro, le corto el enorme pene negro sin circuncidar y huevos, para luego dárselos al chef para que luego de algunos minutos le fueran servidos ambos en sus mesa completamente empanizados bañados en una salsa de champiñones, el chico corto con su cuchillo y con cada bocado que daba se notaba como todo su cuerpo se estremecía.

Una erección era visible bajo su pantalón, aquello era común en aquel lugar y nadie dijo nada, además todos estaban ocupados disfrutando de sus selectos como ricos platillos. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Slip7       Mail: slip7@hotmail.com

PROBABILIDADES

Los ojos de Andy recorrían a Steve lentamente, moviéndose a través de su cara, por su cuello, su pecho, a través de su paquete de seis abdominales, y quedándose por un momento fija en el pene de Steve medio erecto, todavía reluciente con semen. La cicatriz de la circuncisión ligera... con su glande púrpura, como un casco sin llamarada... árbol rechoncho... Huevos colgando entre sus piernas. Los ojos de Andy se movieron, tomando la forma inerte de Steve, amándola con sus ojos. Por millonésima vez pensó en lo afortunado que era de tenerlo......


PROBABILIDADES
Los ojos de Andy recorrían a Steve lentamente, moviéndose a través de su cara, por su cuello, su pecho, a través de su paquete de seis abdominales, y quedándose por un momento fija en el pene de Steve medio erecto, todavía reluciente con semen. La cicatriz de la circuncisión ligera... con su glande púrpura, como un casco sin llamarada... árbol rechoncho... Huevos colgando entre sus piernas. Los ojos de Andy se movieron, tomando la forma inerte de Steve, amándola con sus ojos. Por millonésima vez pensó en lo afortunado que era de tenerlo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: Zoroaster





Steve y Andy durmieron y hicieron el amor varias veces el sábado por la mañana. La noche anterior había sido una cena romántica para los dos, seguidos de darse besos uno a otro en una sala de cine y una masiva sesión de sexo toda la noche. Después de que terminaran sus series matutinas, Andy se levantó de la cama y se estiró, con su pene todavía lleno de sangre, y se estiró.

Se volvió y miró a Steve, que había desaparecido de nuevo, extendido en la cama. Su cuerpo era firme y tenso, las líneas de sus músculos claramente visibles mientras su pecho se levantaba y caía lentamente, los rayos de luz del sol que pasaban a través de las persianas en el dormitorio deformándolo mientras respiraba.

Los ojos de Andy recorrían a Steve lentamente, moviéndose a través de su cara, por su cuello, su pecho, a través de su paquete de seis abdominales, y quedándose por un momento fija en el pene de Steve medio erecto, todavía reluciente con semen. La cicatriz de la circuncisión ligera... con su glande púrpura, como un casco sin llamarada... árbol rechoncho... Huevos colgando entre sus piernas. Los ojos de Andy se movieron, tomando la forma inerte de Steve, amándola con sus ojos. Por millonésima vez pensó en lo afortunado que era de tenerlo.

Andy caminó desnuda hasta el baño y abrió el agua. Estaba cubierto de sudor y semen, con la piel pegajosa. El cuarto de baño rápidamente se llenó de vapor, y el sudor que cubría la piel pálida de Andy se fue. Se quedó allí, mirándose en el espejo, sintiendo como su escroto se aflojaba por el calor y sus huevos colgaban más abajo.

Una vez en la ducha, hizo su rutina habitual de champú y acondicionador, y luego sacó la navaja de afeitar. Tengo que estar tranquilo para esta noche, se dijo a sí mismo, y coloco espuma por su ingle. Steve siempre trató de hacer que usara una maquinilla de afeitar, pero la mano de Andy no era lo suficientemente estable para que se sintiera cómodo haciéndolo. Quitó la tapa de plástico de un cartucho desechable y corrió la navaja por encima de su pene, sus huevos, su ingle, quitándose todo el vello y dejando sus genitales lisos como los de un niño de cinco años.

Steve tropezó mientras Andy terminaba de afeitar bajo los brazos, ya se había afeitado el pecho y las piernas suavemente. Tiró de la cortina de la ducha hacia atrás y le sonrió a Andy con una sonrisa maliciosa, sus ojos azules brillando a través de sus ojos espinosos, el cabello negro que se escondió en el húmedo vapor. Steve se acercó detrás de Andy y presionó su entrepierna contra el culo de Andy, sujetándolo alrededor del vientre y tirando de él. Pasó la mano por su abdomen y el pecho de Andy. "Se siente bien", sonrió, y besó a Andy en el costado del cuello.

"Tú eres el siguiente, amigo", bromeó Andy, dándose la vuelta en la corriente de agua para lavar todo el resto de la crema de afeitar y el cabello de él. "Echa un vistazo".

Steve miró a Andy con atención, arrancando los vellos perdidos que Andy había olvidado con su férrea navaja de afeitar. Después de unos minutos se levantó y certificó que Andy no tenía ni un solo vello debajo de su cuello.

Andy saltó hacia fuera de la ducha. "Voy a preparar el desayuno mientras te preparas", le ofreció.

Steve se miró a sí mismo, su cuerpo musculoso cubierto de una gruesa barba negra, maldiciendo su herencia italiana y las grandes cantidades de vello corporal que le acompañaban. "Estaré fuera en unas horas", bromeó, medio en serio.

Andy se echó a reír mientras se secaba, y salió a la sala de estar, disfrutando de la sensación del aire contra su piel afeitada. Se sintió agudamente consciente de la sangre que se drenaba de su pene y de sus huevos tirando en su escroto. Él llego a la nevera, buscando algo sabroso, y tuvo una idea para el desayuno...

Mientras tanto, Steve ya había pasado siete maquinillas de afeitar quirúrgicas, quitándose meticulosamente cada vello. Había hecho todo excepto su pene y huevos, reservándolos para el final, y ahora se acercó a ellos, dibujando lentamente la maquinilla de afeitar alrededor de la piel, prácticamente cortando los vellos individualmente. Cuando finalmente terminó, se inspeccionó un poco, se enjuagó y salió de la ducha, corriendo el agua por su suave cuerpo.

Cuando salió de la ducha, el olor a huevos y salchichas lo golpeó de inmediato. El estómago de Steve gruñó y entró en la cocina. -Huevos hervidos y salchichas -dijo Andy, sonriéndole-.

-¡Ah, pero es lo que tenemos esta noche! Steve jadeó, tomando un huevo entero en su boca.

Después del desayuno, los dos se dirigieron hacia el coche y comenzaron el largo viaje hasta donde estaba su compromiso para ese día. Cuatro horas más tarde, llegaron a una granja en medio de la nada. Un montón de coches ya estaban estacionados en el frente, y podían oler el aroma de que estaban cocinando comida tan pronto como salieron del coche.

"¡Wow, ya hay mucha gente aquí!" Comentó Andy.

"Sí. Espero que no hayamos tardado más de lo que deberíamos", se preocupó Steve. Su amigo que lo había invitado solo dijo en la tarde.

Los dos vagaron por delante de los coches y siguieron un letrero con una flecha en la parte de atrás de la casa. Justo a la vuelta de la esquina había una gran mesa con unas bolsas de plástico y un montón de bolsas de ropa atadas en la parte superior con un cordón de alambre. Detrás de ella estaban sus dueños, unos quince hombres desnudos que estaban de pie hablando, comiendo en hors d'ouvres y generalmente pasando un buen rato. Si no fuera por la desnudez, se vería como cualquier barbacoa normal.

La desnudez fue lo que permitió a los dos para ver lo diferente que era realmente esta barbacoa. La mayoría de los hombres allí ya estaban perdiendo algunos de sus trozos y pedazos - varios claramente sólo tenía un testículo, algunos no tenían ninguno. Unos pocos habían perdido sus glandes, algunos solo tenían muñones, y varios de los chicos habían perdiendo todo. Todos eran afeitados totales, como ellos dos. También todos tenían marcas rojas pequeñas, ya sea en sus penes o huevos, como de un marcador.

Steve vio a su amigo Ryan, y le gritó. -¡Ryan! Ryan se volvió y vio una sonrisa. Dijo algo al tipo con el que estaba hablando, y ambos salieron. A medida que se acercaban, a Steve y Andy los dos - chicos de buen aspecto en muy buena forma. Ryan tenía veinticinco años, con un cabello rubio rizado. Su compañero parecía tener unos cuarenta o más años, con un rostro que mostraba manchas de gris. Cualquiera de ellos podría haber sido una estrella porno, excepto que Ryan solo tenía un pequeño muñón, y su amigo era completamente liso en la entrepierna.

"Oigan chicos", les saludó Ryan. "Este es nuestro anfitrión, Jack, Jack, estos son Steve y Andy, ¿verdad?"

-Sí -le respondió Andy, estrechando la mano. "Encantado de conocerte, gracias por habernos invitado".

"Hey, no hay problema", contestó Jack con voz grave. Siempre necesitamos carne fresca, heh heh. Los cuatro se rieron de la broma, literalmente cierto como era". "Especialmente con este un no  queda mucho". Jack dio unas palmaditas en el trozo pequeño de Ryan, manchando un poco la marca roja. Jack se volvió hacia ellos y miró a los dos hombres más jóvenes. "Así que vamos a ver lo que tienen".

Los dos se desnudaron, rellenando su ropa en las bolsas que Ryan les entregó. "Ryan ha dicho cosas buenas sobre ustedes", narró Jack mientras los dos se desnudaban. Cuando se levantaron, echó una larga mirada a los dos. Él silbó el lado de su boca un poco, y le dijo a Ryan, "No me estabas diciendo ninguna mentira, ¿verdad muchacho?"

Ryan se echó a reír. -¡No, no!

Los cuatro compartieron otra carcajada. - Muy bien muchachos, veamos qué vas a meter hoy en la olla -les dijo Jack, haciéndoles señas para que lo siguieran-. Los condujo a través de la muchedumbre, donde continuaron muchas comprobaciones mutuas. Todo el mundo estaba sonriendo.

Jack los condujo hacia la parrilla, que en ese momento tenía verduras y pan de ajo asando a la parrilla lentamente para comer antes de la cena. La mesa de picnic junto a ella tenía algunos condimentos y patatas fritas y cosas como esas, así como una rueda montada, para jugar, pero más pequeño - esta era quizás dos veces más grande que para dardos.

La rueda se dividió en treinta segmentos. Excepto por dos, cada uno de ellos tenía uno, dos o tres en él, y junto a él un icono de un testículo, pene, o ambos. Los testículos eran azules, los penes de color rojo, y los de los dos eran de color púrpura, y la sombra se oscurecía cuanto mayor era el número. Los púrpuras sólo tenían uno en ellos. De los otros dos, uno era de color gris con un cero en él, y el otro era negro con un icono de paquete completo y 6 en él.

"Así es como funciona, muchachos, giran la rueda, ven dónde cae, si está en el gris, no pasa nada, el negro se va de aquí". Jack hizo un gesto hacia su propia entrepierna vacía, la cicatriz rosada que corría de su agujero de orina reubicada hasta donde había estado su pene. "Si cae en azul, pierdes algo que involucra a sus testículos, el rojo y el dardo de tu diana se ponen más cortos, púrpura, uno los dos. Está en un sistema de puntos – su glande es un punto, tu eje un punto y el muñón un punto, por lo que Ryan aquí, por ejemplo, ha perdido dos puntos de su pene. Fer azul, cada testiculos es un punto y luego el tercero es su escroto, por lo que Ryan perdió los tres puntos allí.

"No sé si 'perder' es la palabra correcta..." interrumpió Ryan.

-Bueno, esta noche vas a ganar todo eso -le interpuso Jack. Se volvió hacia Steve y Andy. "Ahora, esto no vendrá en juego esta noche para los dos, pero la próxima vez que vengan, si haces más puntos de lo que tienes, pierdes tu pene o escroto entero, Estas son las reglas. ¿Las Entendieron? "

Los dos asintieron con la cabeza. Las reglas eran bastante fáciles realmente, en su mayoría sólo sentido común.

"Entonces, ¿qué esperamos para hacerlo?" -preguntó Ryan, con una sonrisa maliciosa en su rostro.

"Azul", respondió Steve, "pero no me importaría el rojo".

Andy pensó por un momento, luego respondió: "Cualquiera de los dos, de verdad, la mitad de la diversión es no saber, sólo espero que no sea el gris".

"Heh, sí," Steve estuvo de acuerdo.

-En realidad -intervino Jack-, normalmente dejamos que la gente vuelva a girar si no quiere eso.

Sigue adelante.

-¿Así que están listos para girar? -preguntó Jack.
"Demonios sí," contestó Andy, entusiasmado.
"Adelante".

Una multitud de espectadores se reunieron para ver lo que estos dos nuevos hambrientos estarían perdiendo hoy. Andy tomó la rueda y le dio un poderoso giro. Los colores parecían mezclarse en púrpura al principio, y luego cuando la rueda se ralentizó, apareció claramente otra vez. Los clickers golpearon lentamente con fuerza la rueda, y cuando llegó a una parada lenta parecía que aterrizaría en un azul. La multitud contenía el aliento, y la rueda apenas clocó sobre el sector vecino... un rojo dos.

Andy dejó escapar su aliento, relajándose un poco, ahora que sabía... se iría de aquí con un muñón en lugar de pene. Miró a Steve y acompañó la sonrisa de su amante. "¡Buena tirada!" -exclamó Jack, golpeando a Andy en la espalda. Tomó un marcador rojo y dibujó una línea a través de la parte superior del pene de Andy, a una pulgada de su ingle.

Andy se alejó de la rueda y se paró junto a Ryan. El rubio agarró el pene de Andy, sintiendo su gordura, y rápidamente se hizo dura. "Sí, esto será bueno en el estofado esta noche. ¿Estás listo para perderlo?" preguntó.

"¡Diablos, sí!" -gritó Andy. -Quiero decir, lo que hubiera sido cool, pero sí... esto es increíble -respondió él, su excitación brillando en sus claros ojos azules-.

-Tu turno, muchacho -le dijo Jack a Steve, que le dio un giro a la rueda-. Se retrasó, acercándose al espacio negro. El corazón de Steve se aceleró - él se iría intacto si aterrizaba ahí, pero él preferiría perder sus genitales un poco más lento, disfrutarlo más, ¿sabes? Se relajó un poco mientras hacía su última vuelta, despejándolo y navegando para descansar en un punto púrpura.

"Oye, un poco de cada uno", dijo Steve, asintiendo con la cabeza y sonriendo, feliz de haberlo conseguido.

-¿Qué testículos quieres perder? -le preguntó Jack. Steve pensó por un momento y señaló a su izquierdo. Jack hizo una raya roja en el lado izquierdo de su escroto, luego hizo uno a través de su pene, justo debajo de la cabeza. -Disfruta la fiesta, muchachos, tengo que ir a mezclarme un poco más. Se acercó al saco de Steve, le apretó su testículo, le miró a los ojos y dijo: "Trata de no drenar esto más hoy".

Jack se acercó a un grupo de hombres (bueno, más o menos) y Ryan lo siguió como un obediente perrito, con su bello culo rebotando mientras trotaba tras Jack. Andy y Steve se saludaron a sí mismos y Andy preguntó, "¿Cómo conocen a Ryan, de todos modos?"

"Hemos sido amigos desde el bachillerato, fuimos amantes por un tiempo, pero no necesitas ponerte celoso, él es realmente devoto de Jack. Hemos sido amigos durante años, pero luego en la universidad nos hemos perdido la pista. Hace dos años lo vi en algún sitio de S & M personal que estaba de crucero y empezamos a enviar correo electrónico de nuevo". Steve hizo una pausa para tomar un trago.

"Llegamos a hablar  y le pregunté qué estaba haciendo, y él dijo que era el esclavo de Jack. Todo sonó bastante loco al principio, y luego cuando me dijo Jack que le cortado uno de sus testículos y pene Me lo dije, ya sabes, Es lo nuestro. Hable con Jack, y nos invitó.

"Loco, así que nunca te dijiste el uno al otro antes de que quisieras..."

-No, ninguno de los dos había hablado de ello.
"Guau." Andy parpadeó y tomó un trago.

"Sí. Así que de todos modos, eso fue como hace un año y medio. Hace esto cada seis meses Aparentemente perdió sus huevos y escroto al siguiente, y un, uh, un punto de su pene en el último, así que Ahora ese trozo es todo lo que le queda.

-¿Entonces Jack empezó todo esto? -preguntó Andy.

"Sí, él hace todos los cortes, aparentemente es todo un dominante, pero ha sido un nulo como por diez años o algo así". Él fue culturista en los años 80, creo que Ryan lo dijo, "Steve continuó explicando.

-Sí, lo aparenta -comentó Andy. "Espero que me vea tan bien cuando este tan viejo".
"Jeje, sí."

Ryan los presentó a unos cuantos otros chicos de la fiesta, y terminaron reuniéndose prácticamente con todo el mundo, los dos ya estaban allí y los pocos que los perseguían. En total había quizá veinticinco chicos allí. El más joven era un chico irlandés de 20 años de edad, de cabello rojo, de Boston, el mayor de sesenta, un tipo británico alto y de cuello grueso. Solo Andy, Steve, el chico irlandés, y uno de los otros chicos más jóvenes, un tipo negro de Chicago, todavía tenía todos sus trozos. La mayoría de los otros chicos solo habían estado ahí una o dos veces antes, y algunos nulos en el grupo habían estado en varias y tenían invitaciones permanentes - muchos de los compañeros de Jack desde antes. Dos de ellos eran infantes de marina como él, los tres de ellos compartían el mismo tatuaje en su hombro. Una vez que son nulos, unos veinte tipos perderían algo hoy.

Cuando los nuevos entraron, Steve y Andy se reunieron con los demás para ver lo que hacían. Un tipo sin huevos giró tomo a de dos que tenían un pene de uno, que dejaría algo ahí. Un chico que falta su glande y perdería un testículo y su eje, y el último, su compañero, también sin glande, pero se iría hoy con su escroto vacío.

Unos minutos después de que todos habían llegado, Ryan golpeó un cencerro y Jack se dirigió a la multitud. -Muy bien, caballeros, mi amable asistente aquí tiene un sombrero con un montón de números, y mientras saco las herramientas, todo el mundo toma un número.  Ryan caminó alrededor de la multitud. Andy y Steve tomaron números cuando le ofrecieron el sombrero - Andy saco el siete, Steve el trece. -Tienes suerte -suspiró.

"Ya sabes", dijo Ryan, "En culturas antiguas, el trece era un número de la suerte. Sabes... trece apóstoles, trece signos del zodiaco..."

"Sólo hay doce signos del zodiaco", le corrigió Andy.

-No, no lo hay -replicó Ryan-. -Hay trece en las tradiciones más antiguas son los últimos diez días del año, Ophiucius o algo así.

"Loco" Steve puso los ojos en blanco, sin preocuparse.

"Piénsalo de esta manera, ambos tuvieron los números de la suerte", Ryan guiñó un ojo, y continuó hacia la multitud.

Mientras tanto, Jack estaba abriendo una autoclave en una mesa del patio y sacando todo tipo de cosas, suturas, agujas, y estas extrañas herramientas que Steve no reconocía. Había visto muchos instrumentos de castración, pero ninguno de ellas parecía familiar.

"¡Guau, parecen perversos!" -exclamó el chico irlandés, de pie junto a Andy. Se había presentado a ellos antes como Connor.

"Sí. De repente estoy un poco asustado", respondió Andy.
-He oído que él mismo las fabrica, todas son personalizadas o algo así -les dijo Connor-.
-Bueno, parece que funcionan -observó Steve-. "Solo miro alrededor".
"Sí, ese es un buen punto", dijo Connor.
"Sí. En realidad me siento menos nervioso ahora", dijo Andy, riendo un poco.
"¡Número uno!" -gritó Ryan.

"Oh, está empezando", Connor se volvió. Había sacado el número tres y había sacado uno rojo, pero como sabía que probablemente no podría permitirse volver en seis meses, Jack lo había dejado girar de nuevo, y en la segunda vuelta había rodado un azul tres. -Es perfecto -dijo Connor. "Exactamente lo que quería, pero el próximo año espero que pierda mi pene entero". Trabajaba en una fábrica y no ganaba dinero, así que el viaje había sido duro para él. -Tres días en un autobús.

Todos los hombres se reunieron para ver al primer chico. Era un tipo latino, alto y delgado, con tatuajes de cruces y corazones sagrados por todos lados. Ya estaba sin su glande y un testículo, y perdería el resto de su pene ese día.

Jack hizo que el chico se parara al lado de la mesa frente a la multitud para que pudieran ver. Sacó una de sus invenciones especiales, la que utilizaba cada vez que tomaba la raíz de un pene. Parecía un poco como una bomba de vacío - tenía un tubo transparente que puso sobre lo que le quedaba al chico de su pene, luego bombeó el aire en su interior. "Tomo un respiro", le dijo Jack al chico. Los músculos del pecho del hombre se aliviaron al inhalar y exhalar profundamente.

Steve ni siquiera vio a Jack presionar el botón. Fue un destello, el metal brilló dentro del tubo. Fue demasiado rápido para verlo, pero después aprendió cómo funcionaba: una cuchilla tubular atravesaba la carne del hombre alrededor de su pene, hasta la raíz, y una hoja  se cerraba para cortar los ligamentos de su base. El conjunto de cuchillas entonces se retrae, tirando de la parte cortada con ellas. Cuando el iris se cierra, el área exterior de la cuchilla se sobrecalienta, cauterizando la herida cerrándola, y cuando la hoja se retrae, cose rápidamente la herida cerrada con microsuturas. Cuando Jack soltó la válvula de presión y el dispositivo silbó fuera de la ingle del latino, su escroto colgó solo bajo una línea de costura. Jack sacó una botella de líquido rosa y palmeó un poco de ella sobre la costura. Las cosas eran suturas de campo de batalla, era piel falsa para proteger una herida.

Ahora el tipo necesitaba un lugar para orinar. Jack entregó el penectomizador a Ryan, que vació la carne en la olla que estaba hirviendo sobre la fogata, y sacó la herramienta para reemplazar la hoja y limpiarla. Mientras tanto, Jack tomó una cosa que parecía una fogata encendida y la sostuvo hasta la mancha principal, justo detrás de donde colgaba su testículo. Apretó el gatillo, y el hombre, que hasta ese momento no había mostrado ningún signo de dolor, se estremeció. El dispositivo disparó directamente a través de la piel del hombre y encontró el clip de metal que el penectomizador había dejado en el extremo de la uretra que dejó atrás. Agarró el pedacito de metal y tiró de la uretra hasta la superficie de su piel, suturó allí, y recortó el extra.

Uno de los nulos ayudó al latino a sentarse y beber mucha agua en el porche. "Escuché que ni siquiera duele mucho", les dijo Connor. "Al parecer todo es tan rápido que los nervios no sienten antes de que tengan la oportunidad de enviar una señal de dolor".

"Seguro parecía que se estremeció cuando Jack perforó ese agujero detrás de su escroto", Steve comentó.

"Bueno, sí, eso es lo que me estaban diciendo. Esa parte duele, dijeron."

Mientras Jack y Ryan se preparaban para el siguiente chico, los infantes de marina nulos tenían otro conjunto en la mesa junto a ellos. "¡Número dos!" -gritó uno de ellos. Este era un chico mayor. Perdería su segunda testículo. Todos los chicos lo observaron mientras lo pinchaban con anestesia, abrían el saco y usaban una herramienta que parecía un par de tenazas para cortar limpiamente su testículo, causando el menor trauma posible, y como el penectomizador, cauterizo el interior. Unos puntos de sutura y una cinta de ayuda más tarde, y estaba bien para irse.

Para ese punto, Jack y Ryan estaban listos para uno de nuevo. "¡Número tres!" -gritó Ryan.
-¡Oh, ese soy yo! Connor dijo aturdido de emoción. Se acercó a la mesa y puso sus genitales en ella.

"Vamos a sacarte los huevos, muchacho", le dijo Jack, y sujetó lo que parecía un gran cascanueces alrededor del cuello del escroto de Connor. Jack hizo que Connor lo enfrentara y cerró la abrazadera. Alargó la mano para sostener los huevos de Connor y soltó la abrazadera, luego simplemente levantó, los huevos de Conner en su mano, el saco sangrando en la parte superior. El pene de Connor estaba duro, habiendo sido cerrada mientras la abrazadera se cerraba. Jack le entregó los testículos a Ryan, que abrió el saco, echó los testículos de Connor en la olla, y su saco de piel a la basura.

Connor levantó su pene para mirarse, sonriendo. Jack sacudió su mano y tomó el pene del muchacho en su mano. Cerró un anillo de metal alrededor del pene de Connor, a una media pulgada de su corona. Todo lo que Steve y Andy pudieron ver fue su mano apretada, y Jack levantó su mano. El pene de Connor había sido cauterizado en el extremo, y Jack soltó su glande del dispositivo, luego lo tiró en la olla.

Frotó una piel líquida sobre el extremo de Connor ahora de cinco pulgadas y en el fondo, y Ryan lo llevó hasta el patio. Así que fue para los tres siguientes chicos, las dos mesas de comercio, con los otros nulos ayudando en el patio de recuperación o para limpiar las herramientas.

Cuando llamaron al número de Andy, se acercó a la mesa de los Marines, su duro pene salía directamente de él. - ¡Atención, señores! -gritó los marines, que gruñían unas risitas mientras cerraban el mismo dispositivo. Jack había sacado la cabeza de Connor a unos centímetros de la ingle de Andy. El Marine apretó su mano, y Andy sintió el más mínimo atisbo de calor a través de su pene. Después de un momento de que llegó un palpitar sordo, y su pene estaba siendo cortada por el otro Marine y arrojado en la olla. Estaba demasiado aturdido como para advertir a quien lo había cortado manchando la piel líquida, pero estaba lo bastante consciente como para sonreír a Steve mientras era conducído al patio.

Steve se sintió un poco solo durante los próximos minutos, mientras Ryan ayudaba a Jack, Andy y Connor a subir al patio. Él agarraba su pene sin hacer nada mientras miraba a un individuo pasar para perder un testículo o ser un nulo completo, había girado la mancha negra. Un par de nueces en el estofado, pedazos de pene, hasta que Ryan finalmente gritó, "¡Trece!"

Ryan sonrió mientras Steve se acercaba a la mesa. Estaba emocionado y nervioso, moviéndose de lado a lado, pero se calmó cuando Jack puso la abrazadera sobre su glande. Steve observó cómo Jack se deslizaba y Jack observó a Steve, deslizando lentamente el dispositivo por su pene y observando las reacciones en la cara del joven. Pensó que tomaría un pequeño extra como favor a Ryan, y lo deslizó unas dos pulgadas más allá de la marca que había hecho en el pene de Steve. Steve miró a Jack en la cara, y Jack lanzó una mirada burlona, ​​como si dijera, "¿Esto es genial?"

Steve solo sonrió y asintió. Sus ojos se cerraron cuando Jack flexiono su antebrazo, y el dispositivo cortó tres pulgadas del pene de Steve. Steve se tambaleó un poco, la conmoción hizo girar un poco la cabeza. Ni siquiera sintió que Ryan pinchaba la aguja del anestésico, y observó, desapegado, cuando Jack extrajo su testículo izquierdo y lo separó de su cuerpo.

Ryan caminó a Steve hasta el porche. "¿Estás bien?" Le preguntó a Steve.

"Sí, estoy bien," respondió Steve, su voz vacilando un poco. Sólo un poco aturdido.

"Estarás bien en un momento", se rió Ryan. Solo bebe mucha agua. Sentó a Steve en una silla de jardín al lado de Andy, que parecía haberse recuperado completamente y estaba bromeando con Connor.

"Parece que tomó un poco más", comentó Andy, sosteniendo el pene de Steve entre el pulgar y el índice.

Steve se recostó en la silla de jardín, moviendo los ojos por la habitación, mirando a todos los hombres modificados que descansaban y bebían agua o jugo. Después de unos minutos se sintió mucho mejor, después de haber bebido mucha agua y dándole al corazón la oportunidad de calmarse. Pronto se estaba riendo y hablando con los otros chicos, y todo el mundo estaba en lo general pasando un buen rato. Para cuando Jack dejó a un recién nulo Ryan, el primer grupo estaba arriba y corriendo alrededor. La regla estricta de Jack era que no habría sexo - era demasiado peligroso, considerando todo - pero había un montón de actividad técnicamente no sexual pasando, en su mayoría caricias y besos.

"Está bien, no puedo manejarlo", dijo Connor, viendo a todos estos tipos, faltándoles penes, huevos, lo que sea, todos descansando desnudos. Era demasiado. Él tomo su pene con cuidado y comenzó a acariciarlo un poco, cepillando con cuidado la piel líquida que cubría el extremo y estremeciéndose. "Santo Dios..." su mano se movió más rápido y más rápido sobre su truncado pene, con solo unos dedos cerca de la base y arriba  era muy sensible.

Andy sintió un poco sus huevos pero no quiso arriesgarse. Steve sentía lo mismo, apenas podía mover su mano sobre sus cuatro pulgadas restantes sin llegar al final, y no quería tener una infección ni nada. Pronto, Connor lanzó un débil goteo de semen blanco y negras gotas de sangre coagulada. Andy le trajo algunas servilletas, y mientras Connor limpiaba su desorden, bromeó: -Una última descarga, ¿eh?

El olor del guisado subió al porche cuando la luz del día empezó a oscurecerse y los hombres vagaron afuera para ver cómo iba. Jack hizo una gran imagen, el hombre desnudo, corto y musculoso, moviendo una caldera gigante, la luz del fuego que le iluminaba desde abajo.

Jack entrego a todos tazones de estofado, que los huéspedes hambrientos devoraron avidamente. La carne se había guisado el tiempo suficiente como para disolverse, y el estofado estaba lleno con grandes trozos de verduras. "Un poco salada", pensó Andy.

"Sabe igual que el estofado de mi madre. Esto me hace preguntarme sobre mi infancia", bromeó Connor.

Después de la cena y una hora o así sentado alrededor de la fogata, los invitados comenzaron a vagar. Andy y Steve estaban ambos bastante cansados ​​después de un día tan agitado, y se fueron cuando el sol estaba sumergiéndose por debajo del horizonte. Se despidieron de su anfitrión. "Me alegro de que vinieran, chicos. ¿Nos vemos en seis meses?" preguntó.

"Definitivamente". Andy sonrió.
"Claro que sí", agregó Steve.

Ellos intercambiaron direcciones de correo electrónico y cosas con Connor, los dos con la esperanza de verlo en algún momento. -El año que viene si nada más, ¿eh? Dijo, pero agregó: "Aunque espero antes de eso". Les dio a ambos un beso en la mejilla, y los dos salieron.

Vestirse fue extraño; Después de pasar tanto tiempo sin ropa desnudo se sentía extraño, e incluso más divertido en torno a sus entrepiernas. "Hombre, voy a tener una erección todo el tiempo", dijo Andy, frotando un poco la parte delantera de su pantalón.

-La velocidad a la que vas no será por mucho -susurró Steve. "Pero no creo que ninguno de los dos va a llenar nuestra ropa interior por más tiempo".




Historia Original Aquí.




Autor: Zoroaster       Traductor: DarkSoul

BARBACOA PARA HOMBRES

Deslizando su pantalón y calzoncillo hasta sus tobillos, mira su pene suave y balanceándose sus huevos. Sentado en el inodoro, comienza a acariciar lentamente su pene. Mientras este engorda pulgada tras pulgada, Justin frota sus pezones a través de la tela de su camiseta. Dejando de lado su carne palpitante, Justin se quita la camiseta y se retuerce y tira de sus duras tetillas. Por fin, 11 pulgadas de pene grueso se eleva entre sus muslos gruesos y bien definidos. Él suelta sus pezones y comienza a frotar hacia arriba y hacia abajo el eje carnoso. De pie, Justin se enfrenta a la pared divisoria. Con suavidad coloca la cabeza de la pene ensanchada en el “glory hole”......


BARBACOA PARA HOMBRES
Deslizando su pantalón y calzoncillo hasta sus tobillos, mira su pene suave y balanceándose sus huevos. Sentado en el inodoro, comienza a acariciar lentamente su pene. Mientras este engorda pulgada tras pulgada, Justin frota sus pezones a través de la tela de su camiseta. Dejando de lado su carne palpitante, Justin se quita la camiseta y se retuerce y tira de sus duras tetillas. Por fin, 11 pulgadas de pene grueso se eleva entre sus muslos gruesos y bien definidos. Él suelta sus pezones y comienza a frotar hacia arriba y hacia abajo el eje carnoso. De pie, Justin se enfrenta a la pared divisoria. Con suavidad coloca la cabeza de la pene ensanchada en el “glory hole”.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo





Justin paro su vieja Chevy pick up en el estacionamiento descanso. En este momento de la noche, los pocos viajeros que todavía están en la carretera están cansados, pero Justin estaba completamente despierto. El apuesto joven de 22 años de edad estaba interesado en conseguir una mamada esa noche. Salió de la camioneta. Él entra en el último puesto del baño y examina una de las paredes divisoras entre este puesto y el que está al lado. Efectivamente, hay un “glory hole” se ha llenado con papel higiénico pero ahí está. Justin quita el papel del agujero con ansiedad.

Justin deja el puesto y se lavo en el lavabo. Mirándose en el espejo, admirando su hermoso rostro bronceado. Trabajando en la granja familiar, al aire libre y al sol, ha esculpido el cuerpo de Justin en un bello espécimen de virilidad. Lo que el trabajo duro no le dio, él nació con ello. Sus amigos aún lo llaman "Bull" - el apodo que obtuvo en la escuela secundaria. El orgullo que siente por su cuerpo joven y musculoso es superado solo por el orgullo que cuelga entre sus piernas. Su pene es bastante grueso de unos 6 pulgadas de largo cuando es suave. Sin embargo, cuando se despierta, se hincha a unos formidable 11 pulgadas. Suministrando a su pene con jugos varoniles están sus dos huevos de tamaño toro. El puro peso de sus huevos tira de su escroto hacia abajo, dándole un impresionante conjunto de bajos colgantes huevos.

Justin decide tomar el asunto en sus propias manos. Se dirige al último puesto. Deslizando su pantalón y calzoncillo hasta sus tobillos, mira su pene suave y balanceándose sus huevos. Sentado en el inodoro, comienza a acariciar lentamente su pene. Mientras este engorda pulgada tras pulgada, Justin frota sus pezones a través de la tela de su camiseta. Dejando de lado su carne palpitante, Justin se quita la camiseta y se retuerce y tira de sus duras tetillas. Por fin, 11 pulgadas de pene grueso se eleva entre sus muslos gruesos y bien definidos. Él suelta sus pezones y comienza a frotar hacia arriba y hacia abajo el eje carnoso. De pie, Justin se enfrenta a la pared divisoria. Con suavidad coloca la cabeza de la pene ensanchada en el “glory hole”. Se estremece cuando la cabeza de su pene frota contra el borde del agujero. Con cuidado experto, Justin continúa pasando su grueso pene a través del agujero casi es demasiado pequeño. Él alcanza y agarra la parte superior de la división con ambas manos cuando su carne está completamente a través de otro lado del agujero.

Justin casi cuelga de la pared divisoria cuando empieza a empujar hacia adelante y hacia atrás contra el apretado agujero. Él disfruta de la sensación de sus huevos y pezones frotándose contra la pared fría. Sus firmes y redondas nalga se aprietan y suelta con cada empuje. Su grueso pene penetra el agujero ricamente, saliendo directamente hacia el puesto siguiente antes de retirarse parcialmente de nuevo. Ambos huevos se golpean en la división, enviando un escalofrío de dolor en su ingle. Justin continúa penetrando al agujero, fantaseando que la tiene dentro de una apretada garganta.

Las puertas y las paredes del cubículo se sacuden cuando el muchacho de forma excesivo lanza su carne exuberante de la que chorrea líquido pre seminal varias veces dentro y fuera de la apertura apretada. El sonido de los gruñidos y los huevos golpeando resuena en el baño para hombres. Justin aumenta la velocidad y la ferocidad de su empuje, enviando sus huevos de toro sudorosos a rebotar de la pared. El dolor se intensifica en sus huevos haciendo que se contraigan. Justin se acerca al orgasmo cuando escucha voces acercarse.

Con gran dificultad, cesa el ritmo casi incontrolable de su cuerpo. Su corazón late con excitación sexual y miedo. Tan silenciosamente y rápidamente como él puede, él tira de su pene manchada, enrojecida del agujero. Los masivos huevos de Justin abrazan la base de su sensible pene, todo preparado para descargar su carga viril. Se sienta en el inodoro, respirando profundamente, recuperándose del orgasmo abortado.

Las voces de dos hombres se hacen más fuertes cuando entran en el baño. Justin escucha como se bajan sus pantalones y luego el sonido de la orina golpeando los urinarios de porcelana. Los urinarios cayán y los hombres se lavan. Cuando el primero está hecho, él comprueba hacia fuera los puestos. Él dice alegremente, "Ve lo que encontré aquí".

-¿Eso es lo que creo que es? -pregunta la otra voz.
-Parece que está caliente y ahora me pregunto cómo ha llegado hasta aquí. Se ríe el primer chico.

El segundo hombre responde: "Yo también, sabes cómo me encanta el sabor del semen. Me encantaría envolver mi boca alrededor de un rígido pene justo ahora". Justin suelta una pequeña carcajada, señalando su presencia.

"Oye, amigo, ¿necesitas ayuda?" -pregunta una buena voz.

Justin responde con nerviosismo: "Sí, creo que sí".

Lentamente, la puerta de su puesto se abre revelando a los dos hombres sonrientes. Uno parece estar en sus treinta años, mientras que el otro debe estar en sus veinte años. Ambos son chicos de aspecto agradable. Justin se levanta cubriendo su entrepierna lo mejor que puede.

El hombre mayor se presenta, "Hey, soy Tom y éste es Kyle". Con una sonrisa juguetona, añade: "Parece que necesitas ayuda urgente amigo".

-Sí, podría decirse eso, mi nombre es Justin.

"Bueno Justin, yo y mi amigo pensamos que podemos ayudarte". Kyle asiente de acuerdo, "Nos dimos cuenta de tu caliente pre semen en el puesto de alado. Supongo que quieres jugar".

Dejando caer sus manos, Justin se queda desnudo ante los dos hombres. Su belleza natural y su cuerpo muscular bien definido atraen la atención de Tom y Kyle. El pecho liso y sin vello con pectorales redondos y abultados apoya dos pezones marrones. Un rastro delgado de cabello oscuro comienza justo por encima de su ombligo y continúa hacia abajo donde se ventila por encima de su pene. Lo que realmente les impresiona son su pene y huevos. El enorme pene de Justin no oculta sus dos huevos de toro sacudidas en su saco estirado. Sus huevos son lampiños, desprovistos de cualquier vello púbico. Los hombres se miran el uno al otro y de vuelta a Justin sonriendo en anticipación de la diversión por venir.

"¡Dios mío, seguro que tienes mucho ahí Justin!" Exclama Tom.
"¡Wow, nunca he visto huevos tan grandes antes!" Kyle remato.

"No es de extrañar que hay tanta mierda goteando de la pared al piso al lado!"
"Kyle, ve y asegúrate de que está bien cerrada la puerta. Voy a preparar al joven Justin aquí".

Mientras Kyle revisa el estacionamiento, Tom ayuda a Justin a quitarse el pantalón y la ropa interior la amontona alrededor de sus tobillos. Tom no pierda la oportunidad de pasar sus manos sobre Justin sobre sus abultados muslos y pantorrillas. "Hombre, ¿a qué gimnasio vas?"

Justin solo se ríe mientras su pene comienza a endurecerse de nuevo en anticipación. Kyle regresa.

"La costa está despejada, ¡ocupémonos!" Tom y Kyle dejan caer sus pantalones inmediatamente. Los calzoncillos de Kyle tienen una protuberancia agradable, pero el contorno de un pene largo se puede ver en la de Tom. Ellos hacen a Justin girar de lado en el puesto. Tom está detrás de él y comienza a masajear su espalda. Kyle se acerca al siguiente puesto y se arrodilla frente al agujero.

"Mmm, eso se siente tan bien", gime Justin mientras Tom se acerca y acaricia su gordo y pulsante pene. La sensación de las manos de otro hombre en su pene excita a Justin. Tom guía la punta del pene de Justin hacia el “glory horle”, "Dale de comer a él, Justin". Poco a poco, el pene grueso de Justin es pasado a través del agujero. Puede sentir las manos de Kyle en la cabeza de su pene, frotando un dedo a lo largo de la cresta de su hendidura. Kyle escupe en su mano y luego lo frota sobre el eje sobresaliente, lubricándolo. Justin jadea mientras la saliva caliente se esparce sobre su carne. Cuando todo su pene está sobresaliendo por el agujero, Tom comienza a acariciar el escroto de Justin.

"¡Oh sí, acaricia mis huevos!" Justin gruñe.

Su pene se endureció rápidamente mientras Tom y Kyle trabajan en sus genitales. "¡Su pene está creciendo!" Dijo Kyle. "No creo que pueda meter ese gorda salchicha en mi boca, Justin, ¿te molesta en tomarme por el culo?"

"¡Diablos, no, será un placer para mi amigo de carne!"

Tom, voy a sacar un poco de lubricante de la furgoneta, ya vuelvo, no dejes que salga su carga. Kyle bromea mientras se sube el pantalón y corre afuera. Tom pasa las manos por los lados de Justin, levantando los brazos. Justin se aprieta contra la parte superior de la pared separadora mientras Tom sigue frotando su espalda. Alcanzando sus nalgas, Tom les da un firme apretón. Justin siente que el pecho de Tom presiona su espalda. Tom comienza a frotar su entrepierna vestida con su ropa interior contra el culo desnudo de Justin.

"Uhmm, ese trasero se siente bien". Tom susurra en su oído. Justin responde tensando y relajando sus nalgas. Él separa sus piernas más anchas, dejando a Tom saber que él está dispuesto a ser penetrado. Kyle regresa, "encontré el lubricante y algunas otras cosas". Justin gime mientras Tom presiona contra su trasero.

"Justin, vamos a ver si podemos soportar tu pene y huevos a través de ese agujero. Será más fácil para mí tomarlo por mi culo de esa manera."

-Sí, eso suena bien. Justin susurra.

Tom dice, "¡Kyle, espera un segundo, vamos a duplicar tu placer!" Agarrando las estrechas caderas de Justin, Tom retrocede, manteniendo su entrepierna apretada contra sus nalgas. El pene de Justin  se retira lentamente de “glory hole”.

Ayúdame con esto. Tom le pregunta a Justin. Ambos alcanzan abajo y exprimen primero uno, después el otro testículo gordo a través del agujero. Al principio, Justin no creía que encajaran. El dolor le quitó el aliento. Sus flexibles huevos lograron pasar y se sentían bien colgando contra la pared fresca. Kyle se arrodilló viendo con asombro cuando cada testículo de toro quedo a la vista. Pendían muy por debajo de la abertura tallada en la pared divisoria. Justin logró forzar su polla hacia abajo y hacia el agujero. Fue un ajuste aún más apretado ahora que su saco escroto estaba a través de la abertura. Afortunadamente, Kyle había frotado aceite de cocina a lo largo del borde. Finalmente, Justin tenía su entrepierna presionada contra la pared una vez más. Kyle toma más aceite de cocina y cubrió el enorme pene que estaba saliendo de la pared. Justin le mordió las caderas ligeramente. Las  manos Kyle aceitadas se sentían como una boca caliente sobre su boca.

"Fácil muchachote". Susurra Tom, "ni siquiera pienses en venirte todavía. Lo mejor está por venir". Justin simplemente gime en éxtasis. Escucha la emocionada voz de Kyle, "Tom, tienes que ver esto, ¡este es, gran asado y huevos colgados aquí!"

Ya vuelvo, no te vayas. Tom se ríe mientras se desliza para unirse a Kyle. -¡Oh, tú no estás bromeando! ¡Oye, qué tal si te quema esas ostras rocosas! Pueden oír los gruñidos de placer de Justin mientras Kyle moja sus nueces con aceite de cocina.

"Ojalá pudieras ver esto Justin, tu pene parece un globo de carne saliendo de la pared, hombre, ¡eso es delicioso!" Tom informa. De hecho, tu pene está totalmente duro ahora. El agujero actúa como un anillo, manteniendo su pene rígido y paralelo al suelo.

Justin gime, "Kyle, déjame sentir tu culo en mi pene. ¡Tom, penétrame con tu pene mientras Kyle toma la mía!"

"Voy a estar ahí, perra". Tom mira cómo Kyle comienza a sacudir el aceitado pene de Justin. Más gemidos estallan en el otro puesto. Tom vuelve a ver a Justin colgando del divisor, sus músculos destacándose en perfecta definición.

-¡Es una hermosa vista! Se ríe Tom. Justin flexiona sus nalgas, invitando a Tom a invadir su culo.

"Oye Kyle, pasa el aceite, ¿eh?" Tom llega por debajo de la pared y toma la botella de Kyle. Puede oír los sonidos de Kyle golpeando rápidamente el pene de Justin. Tom presiona la botella de lubricante entre las mejillas de Justin. Tom tira de ropa interior hacia abajo, exponiendo su pene de 7 pulgadas. Tom desliza su polla arriba y abajo a lo largo del valle que se forme en el culo de Justin. Su pene se endurece rápidamente. Pone las manos en los hombros de Justin y presiona su pene en el ano de Justin. -¿Estás listo para esto? Justin gime y asiente con la cabeza. Con un empujón, Tom penetra sin piedad el culo de Justin, enviando 7 pulgadas de carne rígida, hundiéndose en sus intestinos. Justin aulló de dolor. Cada músculo en su cuerpo se tenso. Tom se ríe, "¡Vamos, tómalo como un hombre, Justin!"

Cogido por sorpresa, Justin grita: "¡Oh, carajo, quítalo, por favor, sácalo!" Tom ignora sus súplicas y comienza a arar el ano espasmódico de Justin. Kyle lanza de su pene chorros de líquido pre seminal. Se levanta y se para en la puerta del siguiente puesto. ¡Mierda mira es lindo culo, Tom! Kyle mira mientras Justin está atrapado contra el divisor por el cuerpo de Tom. Tom sigue empujando su pene dentro y fuera del culo de Justin.

"¡Uhhnn, oh dios, eso duele, para!" Justin jadea.

"¡Tom Monta el gran pene de Justin! ¡Se sentirá mejor cuando se espere el trasero!" Kyle se ríe. Volviendo al otro puesto, Kyle reanuda su vigoroso acariciamiento del rojo e hinchada pene de Justin. A pesar de todas sus protestas, el pene de Justin sigue estado duro como de roca. Cada uno de los empujes profundos de Tom hace en su culo lo hacer grita y el divisor se estremece. Kyle observa cómo los huevos de Justin rebotan en la pared temblorosa, aterrizando nuevamente con un fuerte golpe.

"Ahh, uhhn, sí, ¡eso es todo! ¡Empuja más profundo!" Los gritos de protesta de Justin se convirtieron rápidamente en gemidos de placer. Su pene está babeando una corriente continua de pre-semen. El pene de 7 pulgadas de Tom ha encontrado la glándula prostática de Justin, masajeando lo que provoca la obvia alegría de Justin. Justin disfruta de las sensaciones en su cuerpo - el pene clavado en su trasero, las manos en su pene palpitante, sus huevos golpeando en el divisor, y sus pezones y abdominales frotando contra la pared. Kyle coge una cantidad generosa del pre-semen en la palma de una mano. Coloca su palma contra el sensible glande y las frota.

"Oh, sí, ¡qué mierda! ¡Uhhnn!" Justin gime. Sus masivos huevos laten y se contraen, tirando hacia arriba dentro de su escroto. Kyle observa los pesados huevos elevarse hacia el agujero.

"¡Hey, Tom, se está acercando, amigo!" Los gemidos de Justin se vuelven más guturales y sus piernas empiezan a tener espasmos. Tom comienza acariciando su polla sobre las nalgas de Justin, apuñalando su glándula prostática,

"Ya va Justin, ¿cómo se siente mi carne en tu culo?" Justin está delirando de placer y se retuerce en el extremo del pene de Tom. Los huevos de Justin se vuelven duras mientras se preparan para descargar su esperma reprimido con su pene. Kyle frota el glande de Justin para todo lo que vale la pena. Cuando ve los huevos de toro abrazando el eje de Justin, sabe que él está a punto de culminar. Presiona su pulgar en la vena gruesa, justo debajo de la cabeza de su pene.

"¡UHHHN! ¡Me vengooo! ¡AHHH!" Justin grita. Sus huevos bombean cantidades masivas de esperma a su pene. Desafortunadamente, Kyle está pellizcando su escape. La vena que corre a lo largo del bajo vientre del pene de Justin se hincha cada vez más grande. Se llena de calor caliente, provocando dolor al tratar de salir.

"UHHH, déjalo salir, ¡DEJALO!" Justin grita.

Kyle solo se ríe de la angustia de Justin. El orgasmo se vuelve doloroso como sus fluidos aculándose en su pene y las venas en sus huevos poniéndose de tamaño anormales. Kyle busca una pequeña abrazadera de metal y la sujeta al final del pene Justin. Su orgasmo se agrava, descargando más esperma de sus huevos temblorosos por su uretra agrandada. El placer del orgasmo se mezcla con el dolor tremendo de la obstrucción, y la abrazadera. Los muslos abultados de Justin están presionados contra la pared mientras intenta forzar su entrepierna a través del agujero. Está ordeñando su clímax por todo lo que vale. Tom comienza a gruñir detrás de él. En cuestión de segundos, Justin siente algo cálido chapoteando dentro de su trasero.

"¡Ummph! ¡UMM! ¡UMMPH!" Tom grita mientras descarga su propia semilla de hombre dentro de las entrañas de Justin. Después de un minuto, los dos hombres se acallaron, llevando consigo respiraciones muy necesarias. Tom dejó que su pene se desinflara para que se escapara del culo de Justin. Justin se apoya en el divisor, su pecho se agita, su rostro se retuerce en una mezcla de placer y dolor. ¡A pesar del dolor en su pene, esta ha sido su mejor experiencia en un “Glory Hole” por mucho!

"Hombre, realmente eres un toro, ¿no es así Justin?" Ante la broma de Tom Justin se ríe débilmente, disfrutando del intenso orgasmo. Kyle aprieta ligeramente los huevos de Justin.

"Hey Justin, Kyle no ha terminado todavía, ¿qué vamos a hacer al respecto?" Justin medio en broma responde", denme acerca de 30 minutos para recuperarme y les daré un poco más de carne de campo.

"Oh, eso no será necesario, ¡quédate dónde estás y yo te ayudaré!" Dijo Kyle. Tom regresa al puesto de Justin y frota sus hombros y los bíceps del hambriento joven.

"Sí, eso se siente tan bien". Justin dice. Su cuerpo se relaja con el toque sensual de Tom. Kyle levanta el pene suave de Justin en posición vertical, maravillándose de cuánto tiempo dura y gruesa sigue estando,

-¿Te sientes bien, Justin?

"Uh hum, ustedes son geniales... pero quiten esa puta mierda de mi pene, realmente duele", suplica Justin.

"¡Nuestro objetivo es agradar!" Dice Kyle. Sin advertencia, Kyle levanta el pie y pisa fuertemente los huevos relajados de Justin.

"¡AARRGGGHH!" -grita Justin.

Kyle aprieta los huevos de Justin contra la pared. El cuerpo entero de Justin se sacude cuando un dolor indescriptible irradia de su ingle. Tom lo sostiene contra el divisor, impidiéndole que retire sus genitales del agujero. Justin comienza a agitarse y sus piernas a temblar, apenas capaz de soportar su peso. Kyle emite una risa maligna desde el otro puesto.

"Haz tus cosas, Kyle, ¿quieres salir?" Tom demanda.

"¡No mis huevos! ¡No mis huevos!" Justin tose. Kyle coge algunas de las otras cosas que había traído de la furgoneta antes. Tom susurra en el oído de Justin: -¡No sólo tus huevos, tu gran pene también, pero a Kyle le gustan los huevos, de un chico guapo. Ya sabes, no hemos visto un par tan grande antes.

"¿Qué vas a hacer conmigo?" -pregunta el apuesto joven.

"Demonios, me he divertido contigo, Justin, ahora Kyle, por otro lado, le gusta trabajar con sus manos, es un cocinero y disfruta cocinando carne y huevos vivos. ¡Admite, que tienes un filete grande colgando ahí! Y gracias a tí, ¡incluso está relleno con una cremosa salsa blanca!" Tom responde.

Justin siente algo frío bajo sus huevos, levantándolos. Están empujados hacia arriba a cada lado de su pene duro gigante como de roca, hasta que la frialdad también toca el largo pene de Justin. Lo que Justin no puede ver es que es una parrilla de barbacoa eléctrica. Esta fría porque todavía no se ha encendido.

"¡Estoy listo Tom!" Kyle dice con calma. Tom se prepara, presionando el débil cuerpo de Justin sobre la pared divisoria. Kyle gira la parrilla en el medio, y los relojes como los elementos de calefacción se encienden, alrededor de 2 pulgadas por debajo de la carne. ¡Justin siente el calor, y se da cuenta de que sus preciados genitales van a ser cocinados! Justin da un grito agudo mientras el calor se intensifica. El muchacho se agarra a la pared, tratando de alejarse de la tremenda agonía en su escroto y su pene. Kyle observa cómo la piel del pene y huevos de Justin se tornan rojo fuerte. Las luchas de Justin hacen que sus huevos se retuerzan y su pene se mueva un poco de lado a lado. Esto sólo ayuda a cocinar más uniformemente la preciada carne. Kyle se lame los labios mientras el aceite gotea de la carne, sobre los elementos rojizos rojos. Kyle agarra un tenedor afilado y lo clava en su glande. Dibujando dos gotas de sangre. Justin está gritando y golpeando en el otro lado del divisor.

Tom lo sostiene en su lugar, Kyle luego se mueve alrededor de los grandes testículos gruesos y carnosos de Justin, usando el tenedor. Él empuja su gran testículo izquierdo. Disfruta de su suavidad, y la agonía de Justin. Empuja los dientes del tenedor en la pieza de carne y siente que los dientes entran realmente en el escroto y luego penetra al mismo testículo. Los dientes del tenedor se clavado mueve el testículo a medio camino de la parrilla cuando algún líquido blanco emana de la herida. Kyle quita el tenedor, y el líquido blanco gotea abajo, y chisporrotea al contacto con la parrilla.

Justin grita y suplica es demasiado para Tom. Él toma una mordaza de bola, y la empuja en la boca de Justin. Ahora Justin solo puede gorgotear y murmurar su miseria. Finalmente Justin se desmaya. Tom deja de presionar, y el torso de Justin cae hacia atrás. Su ingle todavía está presionada firmemente en el agujero. Sus poderosos músculos de sus muslos están girados hacia afuera mientras sus piernas extendidas están atascadas en la pared. La entrepierna y los muslos de Justin parecen estar pegados a la pared. Tom deja su cuerpo sudoroso y bronceado colgado en el puesto. Él se une a Kyle que pone un poco de salsa sobre la carne cocinada, filete y huevos.

-¡Haces un buen trabajo, Kyle!

Gracias Tom. “¿Quieres algo? Ya casi está listo..." pregunta Kyle.

"No, gracias. Son todos tuyos.

Kyle prueba la salchicha grande presionando el tenedor en la carne. ¡Está Listo! Kyle quita la parrilla. Sus pulgares rastrean la carne dura y caliente del pene marrón y crujiente de Justin. Cortando viciosamente observa el dorado saco, para estudiar los deliciosos testículos, colgando sueltos y bajos, también de un marrón cocido. Luego presionó su boca contra el testículo izquierdo. Kyle movió el testículo que era una bola carne a la parte posterior de su boca, entre sus molares y lentamente cerró sus dientes sobre el bocado regordete. Cada vez más presión, hasta que apareció y luego Kyle masticó, hasta que estallo en su boca.

Justin se movió ligeramente ante la sensación, apenas consciente de que sus huevos estaban siendo comidos. Él tiró de su glande hacia atrás, cortándola de Justin. Justin logró emitir un leve gemido mientras se comía el testículo izquierdo. Entonces Kyle se comió el testículo derecho de la misma manera. Ese pene grande solo tenía que ser comido. Kyle estaba lleno, pero la cabeza de hongo grande era irresistible. Kyle movió su boca sobre el gran glande, y colocó sus dientes justo detrás de la corona. Pasó la lengua por la sedosa cabeza caliente, y luego lentamente la cerceno con sus dientes hacia adelante y hacia atrás hasta que la cabeza grande de la salchicha de ese pene estaba en su boca, rodando en su lengua. Lo tomo entre sus muelas y se tragó el sabroso trozo de carne de hombre. Luego, con cerca de cuatro mordidas más grandes, se comió el resto del pene, hasta la raíz.





Historia Original Aquí.




Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

ÚNICA PARRILLADA.

El aroma era simplemente genial cuando llegue ese media a la casa de recreo de Adrian, sabia a que iba y estaba decidido, eso lo tenía claro todo el camino que duro cerca de dos horas por la carretera para llegar a esa apartada finca muy agradable, pese a mi decisión ya tomada no impidió que todo el trayecto tuviese una fuerte como completa erección......


ÚNICA PARRILLADA
El aroma era simplemente genial cuando llegue ese media a la casa de recreo de Adrian, sabia a que iba y estaba decidido, eso lo tenía claro todo el camino que duro cerca de dos horas por la carretera para llegar a esa apartada finca muy agradable, pese a mi decisión ya tomada no impidió que todo el trayecto tuviese una fuerte como completa erección.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





El aroma era simplemente genial cuando llegue ese media a la casa de recreo de Adrian, sabia a que iba y estaba decidido, eso lo tenía claro todo el camino que duro cerca de dos horas por la carretera para llegar a esa apartada finca muy agradable, pese a mi decisión ya tomada no impidió que todo el trayecto tuviese una fuerte como completa erección,  Adrian me abrió la puerta principal de la casa justo cuando iba a tocar a la enorme puerta de madera, mis ojos casi se me salen al verlo cuando la puerta se abrió.  

Adrian estaba desnudo mostrando su magnífico cuerpo bien trabajado con músculos marcados, me recibió con una enorme sonrisa, su cuerpo era bien conocido para mi, muchas veces desde la universidad habíamos tenidos sexo, pero el motivo de mi sorpresa era que su entrepierna estaba lisa, su pene como testículos con todo y escroto ya no estaban donde debían estar, en su lugar una larga línea vertical era visible en el fondo de su entrepierna como si estuviera pintada, el me abrazo luego de darme la mano para invitarme a pasar a la que ya era una reunión bastante movida.

Conocía a casi todos los presentes que ya estaban desnudos o en ropa interior mucho ya sin nada colgando de sus entrepiernas, Adrian me llevo hasta una habitación lejos de ruido de la fiesta ahí antes de abrir la puerta de la habitación me dijo.

-“Te tengo un regalito especial, disfrútalo que será la última vez que puedas penetrar un culito”.

Luego me mostro una amplia sonrisa para luego abrir la puerta y cerrarla, él no entro, de pronto sobre la cama lo vi, un joven hombre de unos 22 o 23 años estaba solo vestido con un ajustado bóxer, lo que dejaba a la vista su magnífico cuerpo que de inmediato me hizo tener una fuerte erección aquel chico era un verdadero manjar. 


** ** ** ** ** ** **

-¿Debes ser Diego?

Pregunto el bello joven extendiendo la mano poniéndose de pie de la cama.

-“¡Si soy Diego, Mucho gusto!”, le respondí estrechando su mano
-“Soy Marco”, dijo él con una enorme sonrisa que solo lo hizo ver más atractivo.

Lo primero que hizo Marco al soltar mi mano, fue arrodillarse frente a mi sin que nuestras miradas se desconectaras me quilo los zapatos, calcetines (medias), pantalón y ropa interior para tomar con urgencia mi pene la cual se paso por su cara una y otra vez, mi pene en erección total no tardo en entrar en su boca que la saboreo, me la chupo como pocas veces, la tuvo en su boca largamente, mientras me daba esa rica mama Marco se fue relajado mientras por mi parte estaba quieto de pie frente a él, con mis mano en su cabeza, imponiendo el ritmo lo que hacía que me la chupara lentamente.

Así estuvimos un largo tiempo, mi libido fue creciendo tan lentamente y feroz como su pene, a mis 35 años estaba en la gloria pero deseaba más por lo que hice a marco que se levantara para acariciar su bello cuerpo largamente, mientras seguía con su rica mamada, empecé a tocar su ano metiendo mi mano dentro de su ajustado bóxer, luego comencé a acariciarle su pene, el cual estaba rezumando liquido de la punta en abundancia.

El tiempo pasaba, pero ambos nos tomábamos con enorme calma, después de todo aquella era nuestra última oportunidad en la vida de sentía aquellas placidas sensaciones, para ese momento mis dedos ya hacía tiempo se habían apoderado de su ano, lo masajeaba con una enorme lentitud ambos no queríamos que aquel momento acabara jamás, mi pene duro como nunca antes estaba toda mojada con su saliva, mientras me comía mis huevos, Marco gimió al sentir mis dedos hondo en su culo lo que hizo que se comiera con más ganas mis huevos, aquello en verdad digno de la mejor película porno que se puedan imaginar.      

Termine moviendo dos de mis dedos, de manera rítmica y lenta, entre gemidos míos y de marco, estuvimos así como media hora, de repente sin ya poder contenerme lo lleve a la cama, lo despoje de su bóxer para adueñarme de sus nalgas, en un instante estaba como coloco encima de Marco ya en cuatro patas a la espera de que lo penetrara, pero para su sorpresa no lo hice solo me coloque detrás de él, acariciando sus bellas como paraditas nalgas de una piel muy blanca sin vello alguno.

Empecé abriéndole las nalgas con mis manos para pasar mi lengua por entre sus nalgas, una y otra vez, lo que hizo que Marco empezara a gemir a cada paso de mi lengua por su ano hasta que me detuve para apretar sus nalgas, una de mis manos rápidamente tomo su pene, que palpitaba como si Marco estuviera por correrse, y de pronto lo azote sin decir nada varias veces, con fuerza, para de nuevo volver a posar su ano con mi boca, Marco no dejaba de gemir como una perra, sometido y gozado por un macho haciéndole gozar sin límites.    

Perdí la razón perdí el más mínimo control, el tiempo no me importó más, mi cuerpo sudaba, mientras mi lengua pasaba una i otra vez aquel rincón incansable para Marco, hasta que me aparte, quedando en cuatro patas, gimiendo y sintiendo como le restregaba mi dura erección entre sus nalgas, se la trate de meter de súbito, pero tuve que intentar varias veces haciendo presión con mi glande sobre su ano Marco gemía como daba grititos al ver cada intento de penetrarlo hasta que en uno de ellos lo conseguí, se la metí toda, dejando su culo abierto y lleno, él quieto suspirando empezó a moverse, lo que hizo que mis gemidos se intensificaran comencé a sentir en mi vientre sentir un cosquilleo como en mi glande.

Apenas pasaron unos minutos antes de que Marco se corriera sin tocarme, sentí su orgasmo cuando su ano enloqueció con pulsaciones, lo escuché gemir y gemir luego de algunos minutos le saque mi pene para hacer que Marco se sentara sobre mi pene como si se sentara en una butaca, empecé a moverme pero Marco me frenó, me hizo moverme mucho más lento, lo tenía agarrado por la cintura, no tardo mucho antes de que Marzo empezara a gemir cada vez más asiduamente hasta que de nuevo sonaba como una puta, le hice dar la vuelta sin que se sacara mi pene para seguir sentado sobre mi pene para que le agarrara sus nalgas comenzó a moverse mirándome, con una mirada de deseo total.

La sensación de tener apretadas sus dos nalgas obligándolo a estar clavado por completo era magnifica, Marco no dejaba de mirarme, mi cuerpo volvía a temblar cada vez más y de de nuevo perdí la razón, no dejaba de ver su mirada fija en la mía, me imaginé como me vería en esos instantes siendo montado por Marco escuchándolo gemir como una perra, sabiendo que lo tenía en mis manos, aquel pensamiento hizo que perdiera el control sentí llegar el mismo placer, fuerte lento imparable, jadee en su cara incapaz de contenerme, sentí perfectamente como interiormente su ano se cerraba y abría sobre mi pene Marco no dejaba de mirarme, sin dejar de moverse mientras los seguía penetrando, de pronto Marco se corrió sobre mi pecho y abdomen, no tardo mucho a que yo hiciera lo mismo pero dentro de sus entrañas dando una alarido de placer.

Ambos nos quedamos abrazando besándonos, hasta que mi respiración agitada se fue normalizando, le saque mi pene y me lo puse en la boca, yo sentado sobre Marco quien hizo todo el trabajo dándome una sabrosa mamada que de nuevo me hizo correrme llenando su boca de leche con una corrida abundante como mientras todo mi cuerpo se estremecía, sentía chocar mi pene dentro de su boca hasta el fondo mientras se la llenaba de leche que se fue a su garganta aunque algo de mi semen  salió por la comisura de sus labios ambos nos quedamos rendidos un largo rato completamente empapados en sudor sobre la cama.

Luego de casi una hora, nos besamos, para ir a tomar una ducha juntos en la que de nuevo los besos y manoseos no se hicieron esperar, luego me coloque mi trusa (slip) para salir de la habitación dándole un último largo beso a Marco y sentir un apretón en mis huevos de su parte que nos hizo rier a ambos.


** ** ** ** ** ** **

Apenas salí de la habitación y mi pene quedo en erección de nuevo pese a haberme corrido ya dos veces, mi ropa interior quedo convertida en una carpa, Adrian no tardo en abrazarme para con una gran sonrisa de oreja a oreja viendo que estaba muy satisfecho por su regalo preguntarme.

-“Diego ya estás listo o necesitas un poco más de placer antes del corte”.

Lo cierto es que aunque sus palabras fueron todo un shock, considere que era tiempo del corte después de todo toda esa acción sexual con el bello Marco me había abierto el apetito por lo que le dije con una buena sonrisa a Adrian; “¡Estoy listo vamos ya!”, Adrian me palmeo en una de mis nalgas para conducirme hacia el amplio patio trasero de la casa en donde una gran piscina domina la vista, apenas abrió la puerta un agradable aroma a carne siendo asada lleno mis fosas nasales, Adrian me llevo hasta un extremo de la piscina en donde tenía todo preparado.

En todo el trayecto no pude quitar los ojos de los varios asadores sobre cuyas parrillas descansaban ya los genitales de decenas de hombre que para ese momento eran eunuco nulos para el resto de sus días como estaba por ser convertido, apenas la inyección que Adrian aplico en mi pene que era un anestésico local especial hizo que dejara de verlos, luego de unos segundos coloco una abrazadera por debajo de mi escroto para luego cerrarla sobre mi pene en erección, Adrian espero unos segundos y antes de presionar el botón que me convertiría en nulo le dio un largo lengüetazo a mi glande que me hizo estremecer como nunca antes.

Estaba por decir que se detuviera que no deseaba ser un eunuco, que no deseaba renunciar para siempre a aquellos placeres cuando escuche un “CLICK”, no hubo dolor y todo fue instantáneo, ante mis asombrados ojos quedaron en la palma de una de las manos de Adrian el que era mi pene y escroto conteniendo a mis dos testículos, era tarde para dar marcha atrás, en mi entrepierna quedo una larga línea vertical de color rojo, era un eunuco nulo para el resto de mis días.

Una pequeña lagrima comenzó a rodar por mi mejilla izquierda Adrian me beso en los labios por unos segundos antes de decir muy alegre.

-“Gracias por la carne selecta que donas”.

Luego fue hasta uno de los asadores y coloco los que hasta hace unos segundos fueron mis genitales que tanto placer me proporcionaron, luego tapo el asador, ambos regresamos a donde estaban todos al verme entrar hubo aplausos, chiflidos y felicitaciones, pero en el fondo no compartía aquel eufórico entusiasmo, por alguna razón sentía que había tomado la decisión equivocada, pero de la que ya no podía arrepentirme.

Mis pensamiento de arrepentimiento fueron interrumpido cuando vi a Marco caminar hacia mí, al igual que casi ya todos en esa habitación incluyéndome ya no le colgaba nada de sus bellos genitales en su entrepierna, nos pusimos a conversar y besarnos por ratos hasta que Adrian llamo para que saliéramos al patio para comer, a todos nos sirvieron un plato cuyo platillo principal era un pene con su escroto aun unido a él, y en su interior un par de testículos que fueron de alguien apenas hacia unos minutos, para mi sorpresa Adrian me dio mi plato y me dijo susurrándome al oído.

-“Disfrútalos que estos son los de Marco y los tuyos se los día a él”.

De inmediato busque a Marco con la mirada solo para verlo morder el que fue alguna vez mi glande, lo que me excito pese a todo tome con las manos el pene asado de Marco y me lo metí en la boca, como si le fuera a hacer una mamada pero en lugar de eso lo mordí, para comenzar a devorarlo, tenía un sabor exquisito.

Han pasado ya dos años de aquello, ahora vivo con Marco aunque no podemos tener sexo entre nosotros somos felices en ser dos pasivos nulos que disfrutan de ser penetrados por un enorme pene, pero siempre recordando el sabor exquisito de nuestros penes durante aquella “Única Parrillada”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SALCHICHAS CALIENTES

Aquella tarde las 10 mujeres llegaron acompañados de 10 atractivos jóvenes hombres todos ellos con cuerpos de nadadores olímpicos con los que habían estado saliendo por varias semanas, habían estado conversando sobre hacer algo esa tarde por lo que terminaron en la amplia casa de Lucy, pronto los besos y arrumacos subidos de tono no se hicieron esperar y las 10 parejas se besaban como acariciaban apasionadamente abiertamente a la vista de los demás en la amplia como cómoda sala de aquella casa......


SALCHICHAS CALIENTES
Aquella tarde las 10 mujeres llegaron acompañados de 10 atractivos jóvenes hombres todos ellos con cuerpos de nadadores olímpicos con los que habían estado saliendo por varias semanas, habían estado conversando sobre hacer algo esa tarde por lo que terminaron en la amplia casa de Lucy, pronto los besos y arrumacos subidos de tono no se hicieron esperar y las 10 parejas se besaban como acariciaban apasionadamente abiertamente a la vista de los demás en la amplia como cómoda sala de aquella casa. Aquella Orgía que comenzaba iba a terminar de forma trágica para ellos pero sublime para ellas.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [CANIBALISMO] [FEMDOM]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





El grupo de amigas estaban ansiosas platicando y tomando bebidas alcohólicas al por mayor mientras sus bocadillos estaban siendo preparados por Lucy la más capaz del grupo para preparar aquellos platillos selectos como suculentos, ya ellas disfrutan de una buena dotación de sabrosos bocadillos pero faltaban los bocadillos estelares de la noche, algo que todas deseaban probar, aunque ya lo habían hecho, los habían tenido en sus bocas y sexo, apenas minutos atrás pero ahora ellas no solo los iba a chupar, lamber y disfrutar dentro suyo sino que los iban a devorar lo que las tenias muy excitadas.   

Aquella tarde las 10 mujeres llegaron acompañados de 10 atractivos jóvenes hombres todos ellos con cuerpos de nadadores olímpicos con los que habían estado saliendo por varias semanas, habían estado conversando sobre hacer algo esa tarde por lo que terminaron en la amplia casa de Lucy, pronto los besos y arrumacos subidos de tono no se hicieron esperar y las 10 parejas se besaban como acariciaban apasionadamente abiertamente a la vista de los demás en la amplia como cómoda sala de aquella casa, no hubo reparo o inhibición alguna simplemente todos se dejaron llevar por la pasión.

No paso mucho rato antes de que las 10 excitadas parejas estuvieran solo en ropa interior con los hombre presentando tremendas erección debajo de sus prendas, las únicas que cubrían sus esplendidos cuerpos, mientras que ellas en su totalidad apenas les cubrían sus bellos como voluptuosos cuerpos por pequeñas tangas de varios estilos y colores, con sus tetas grandes unas más que otras al aire, lo que provocaba que ellos estuvieran en un estado de excitación constante mientras las acariciaban y besaban, con ellos recibiendo sus caricias y besos por sus fornidos como marcados cuerpos varoniles en aquello que ya era una orgia en toda regla.


** ** ** ** ** ** ** **

Lucy fue la primera en entrar en acción se sentó en el amplio sofá de la sala, se quito su minúscula tanga para abrir sus piernas para hacer que su amante en turno pusiera su boca sobre su vagina lo que la hizo sentir delicioso como él recorría su vagina con su lengua mientras le agarraba sus tetas y los apretaba, mientras él seguía dándole lengua a su vagina y sentir como su vientre y explotaba cuando su vagina alcanzo un primer fuerte orgasmo.

Su amante un hombre rubio muy atractivo con todo el cuerpo completamente depilado con excepción de un pequeño mecho dorado por arriba de su pene se despojo de su ropa interior con prisa, le abrió las piernas a Lucy para penetrarla por la vagina con su dura erección para a metérselo de una sola embestidas que le hizo sentir un poco de dolor cuando su pelvis choco con su vagina Lucy dio un grito de dolor pero al mismo tiempo de placer cuando él se empezó a moverse rápido.

Casi de inmediato el dolor fue desapareciendo y espeso a sentir placer, Lucy empezó a sentir como otro orgasmo la comenzaba a invadir lo que hizo que apretara a aquel hombre contra ella de pronto  sintió algo caliente dentro de su vagina, que le hizo gemir era la leche caliente como espesa de aquel hombre que se vino al no poder aguantar tanto placer dentro de ella, para cuando Lucy abrió los ojos luego que su segundo orgasmos comenzó a disminuir vio al resto de los presentes desnudos a sus lados sobre el sofá lo que la sorprendió pero al mismo tiempo volvió a excitar.     

El hombre que se vino dentro de Lucy tenía un pene norma pero el próximo que se coloco entre sus piernas lo tenía grueso además de enorme y grueso aquello era una total orgia los gemidos se escuchaban por todas partes con sus amigas de Lucy disfrutando de todas aquellas virilidades, por su parte Lucy sentía un calor en su interior que deseaba apagar su nuevo amante la coloco en cuatro patas sobre el sofá para luego penetrarla de un solo golpe pero no solo eso el otro que recién dejo su leche en ella le metió su pene en la boca que apenas le cabía pero no impidió que ella le pasaba la lengua por todo su glande haciéndolo gemir.

De nuevo el hombre al que le estaba dando una rica mama se vino muy rápido al tiempo que el que la penetraba empezó a penetrarla a un grandioso ritmo Lucy sentía como su vagina se iba abriendo por lo grueso de su pene aquel hombre se la metía con fuerza Lucy sentía como golpeaba sus nalgas hasta que de un fuerte empujón al cabo de unos 20 minutos expulso un gran chorro de leche en su interior que le salió los costados de su vagina sus piernas de Lucy temblaban pero aquel hombre la tomo por las caderas y empezó a meter su pene en su vagina con una enorme desesperación aun más fuerte que antes de pronto la agarro por los hombros para penetrarla toda y dio un fuerte empujón.

Lo que hizo que Lucy sintiera como si la partieran en dos Lucy dio un fuerte grito y el hombre le tapo la boca, pues para ese momento ella sentía como su enorme pene le llegase al estomago aquel hombre se la sacaba casi por completo pero solo para volverlo a meter hasta dentro clavándole su enorme pene hasta que se vino dentro de ella una segunda vez lo que la hizo quedar aturdida y adolorida, Lucy se dejo caer en el sofá, de su vagina salía semen mezclados con sus abundantes flujos mientras escuchaba los gemidos a su alrededor de sus amigas, llegando a intensos orgasmo y a los hombres viniéndose dentro de sus vaginas, bocas y culos.      

Mientras sentía escurrir el semen por sus nalgas Lucy observo a una de sus amigas a su derecha quien estaba dándole una mamada descomunal al pene en erección de un chico muy guapo bien dotado su pene además de grueso era de 22 o 25 cm de largo, pero su amiga se lo tragaba por completo pero no era solo eso el hombre sobre la que estaba montada le chupaba sus pezones ricamente mientras ella lo cabalgaba con su pene entrando y saliendo de su vagina mientras otro hombre estaba montada sobre ella penetrándola por su ano, aquello era único la amiga de Lucy estaba gozando de tres penes al mismo tiempo de buen tamaño, el resto de la habitación presentaban escenas similar, con las chicas y chicos gozándose unos a otros sin reparo alguno.

Así entre mete y saca, mamadas y más mamadas sobre sus vaginas terminaron totalmente agotados para luego irnos a la ducha de la casa de Lucy dejando a los chicos algunos de los cuales se corrieron hasta siete veces descansar en la sala ya secas y más tranquilas por aquella maravillosa tarde de sexo se vistieron provocativamente y volvimos a la sala para continuar con la reunión, los chicos por su parte aun desnudo oliendo a sexo estaba durmiendo plácidamente agotados como narcotizados sin que se dieran cuenta les pusieron algo en sus bebidas que les hizo dar una potencia viril inusual pero que cuando la excitación bajaba provocaba un profundo sueño.


** ** ** ** ** ** **

Todas las chicas rieron al ver a esos bellos ejemplares masculinos desnudos con sus flácidos penes brillando por estar aun mojados de sus jugos vaginales durmiendo como angelitos Lucy fue hasta un cajón y saco diez abrazaderas de caucho que entrego a sus amigas, luego fue a su habitación en busca de algo especial, para cuando regreso a la sala todos los hombre ya presentaban en la base de sus penes una abrazadera bien pues, que les estaba cortando el flujo de sangre a sus miembros viriles.

Todas las mujeres en la habitación hicieron una mueca perversa en sus rostros cuando Lucy apareció con la péquela guillotina para penes sostenida por sus manos, algunas sintieron una fuerte punzada placentera proveniente del interior de sus vaginas y dos o tres de ellas experimentaron un nuevo fuerte orgasmo, para luego sentir como sus jugos resbalaban por sus piernas que todas llevaban péquelas minifaldas pero sin prenda alguna interior por debajo, Lucy al ver la reacción de sus amigas solo pudo sonreír cuando ella misma sentía un agradable cosquilleo en su vagina.

Entre todas fueron a buscar una base con ruedas que no era más que una gran tablón horizontal bien asegurado a una base de ruedas de 1 x 1 metro, luego entre todas de nuevo seleccionaron a uno de los 10 hombres, el primero fue el que poseía el pene más pequeño que aunque guapo su pene era de apenas 18 cm, que gracias a la abrazadera se mantenía en erección para ese momento el joven hombre de unos 26 años fue asegurado con correas sobre la plataforma de ruedas con su fuerte espalda pegada al tablón que lo sostenía, gracias a unas correas que pasaron por su pecho, cintura y piernas.

Lucy tomo el pene del hombre y lo coloco en la guillotina los ojos de todas ellas se posaron sobre su pene a punto de ser cercenado, Lucy apenas tuvo que presionar un botón y la afilada cuchillas salió disparada desde la parte de arriba cercenando limpiamente el pene del hombre que ni se inmuto cuando su pene cayó en la mano de Lucy quien lo levanto entre bitores y gritos de alegrías de todas sus excitadas amigas, gracias a la droga proporcionada a cada uno de los hombre hubo muy poco sangrado.

Uno a uno cada hombre fue amarrado a la base y su pene en erección cercenado de manera rápida por la cuchilla, hasta que solo quedo el hombre con el pene más grande de todos, todas se lamieron los labios al verlo, inclusive cada una de ellas se turno para darle una pequeña mamada, algunas quisieron sentirlo de nuevo dentro de ellas, después de todo un pene como ese no se ve todo los días, la ultima de gozar de ese duro miembro masculino fue Lucy, quien se lo trago casi por completo mientras jugaba con sus grandes huevos.

Le dio una estupenda mamada por espacio de 15 minutos antes las miradas envidiosas de sus amigas muchas de ellas masturbándose descaradamente, incluso gimiendo de placer mientras la observan incluso algunas con sus tetas de nuevo al aire, Lucy mantenía su dedo en el botón que accionaba la cuchilla, cuando sintió el primer disparo del espeso semen en su boca proveniente del palpitante y enorme pene, presiono el botón que cerceno el pene aun en erupción en el acto, que cayó entre sus tetas para rosar hasta su mano, del casi inexistente muñón que le quedo al hombre dos fuertes chorros de su semen impactaron en el rostro de Lucy que lambio parte de ese semen con su lengua.


** ** ** ** ** ** ** **

Han pasado ya tres horas desde que todos los hombres fueron desprovistos de sus miembros viriles para ese momento debían estar despertando en el lote baldío donde fueron dejados, de seguro para ese momento cada uno de ellos se estaba lamentando como se lamentaran por el resto de sus días el haber conocido a aquella mujeres, cuyo nombres que les dieron eran falsos y que aunque quisieran encontrarlas nunca lo podrán hacer.

Lucy para ese momento estaba sacando los bollos de pan para “hot dogs” del horno les puso mayonesa selecta hecho por ella misma aderezada con especias y les coloco a los panes aun calientitos uno de los penes cortados, ya cocidos como sazonados, se puso la ropa interior tanto una camiseta como trusa (slip) de una de sus víctimas antes de colocar cada uno de esos ricos como suculentos bocadillos sobre una charola, se mojo los labios al ver lo que llevaba antes de salir a la sala donde estaban sus amigas ansiosas por degustar aquellos manjares viriles.

Cuando Lucy apareció todas aplaudieron con emoción, uno segundos más tarde cada una degustaba uno de esos bocados con Lucy devorando y saboreando el ultimo pene cortado, que era el más grande y más sabroso en sabor para ese momento coloco en ese pan alargado, para ese momento ya no era un pene más sino simplemente un mas de las suculentas “Salchichas Calientes”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ANNE Y EL PENE

La joven Anne sentada escribiendo su tarea en el suelo delante de la televisión cuando notó que un hombre era abordado por una mujer joven muy bonita. Mientras veía a la mujer acercarse al hombre, Anne la vio agarrarlo y luego patearlo con fuerza en sus testículos. Anne sintió una repentina y sorprendente sensación de excitación sexual inundaba su cuerpo joven haciéndola sentirse aturdida mientras lo veía patearle en sus huevos haciéndole doblar de dolor y caer al suelo......


ANNE Y EL PENE
La joven Anne sentada escribiendo su tarea en el suelo delante de la televisión cuando notó que un hombre era abordado por una mujer joven muy bonita. Mientras veía a la mujer acercarse al hombre, Anne la vio agarrarlo y luego patearlo con fuerza en sus testículos. Anne sintió una repentina y sorprendente sensación de excitación sexual inundaba su cuerpo joven haciéndola sentirse aturdida mientras lo veía patearle en sus huevos haciéndole doblar de dolor y caer al suelo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CANIBALISMO] [GORE]


Categoria: Adolescente      Autor: Millie





La joven Anne sentada escribiendo su tarea en el suelo delante de la televisión cuando notó que un hombre era abordado por una mujer joven muy bonita. Mientras veía a la mujer acercarse al hombre, Anne la vio agarrarlo y luego patearlo con fuerza en sus testículos. Anne sintió una repentina y sorprendente sensación de excitación sexual inundaba su cuerpo joven haciéndola sentirse aturdida mientras lo veía patearle en sus huevos haciéndole doblar de dolor y caer al suelo. Ana sintió la excitación sexual llenado su joven cuerpo de 13 años cada vez más fuerte hasta que pensó que se desmayaría de alegría.

Ahora se sentía excitada sexualmente por primera vez y saboreó la nueva sensación de hormigueo que ella estaba experimentando entre sus piernas. Entonces se sintió ligeramente asustada cuando sintió que su vagina se abría y se humedecía mucho. La mujer entonces se paró sobre él y luego lo pateó de nuevo con fuerza mientras él yacía en el suelo llorando de dolor causando que Anne se desmayara con el deseo de esta mujer sexy y poderosa. Anne corrió a su habitación y cerró la puerta con llave y se arrojó sobre su cama para meterse las manos en su ripa interior mientras aprendía a masturbarse por primera vez. Después de que ella se había corrido por sí misma por primera vez como ella imaginó que era ella la que golpeaba al hombre que ella había visto en la televisión que le estaba dando una patada en sus huevos.

Al día siguiente, Anne se sentó en su aula de matemáticas y soñó despierta acerca de patear a un niño entre sus piernas. Solo pensar en ello causó que se volviera a encender sexualmente de nuevo haciendo que su vagina se hinchara y los jugos la inundaran de nuevo. Al final de la lección le contó a su amiga Susan lo que había visto y cómo se sentía. Mientras le decía a su amiga que se había puesto muy caliente y sexualmente excitada, un chico de su clase llamado Graeme pasó por delante y oyó a Anne decir que quería patear a un niño en sus huevos.

Graeme se sintió intrigado y golpeó a Anne en su hombro izquierdo y esperó hasta que se volvió para hablar con él. Anne lo miró con ese arrogante desdén que solo las chicas jóvenes sexy pueden dar mientras miraba por su nariz hacia él con un desprecio absoluto. -¿Qué? -se quejó haciéndole saber a Graeme que no apreciaba que la interrumpiera mientras hablaba con su mejor amiga. "¿Me preguntaba si realmente quieres patear a un niño entre las piernas?" "¿Y si lo hago?" Gruñó Anne. "Sí, ¿y si lo hace, no tiene nada que ver contigo?", Dijo Susan en apoyo de Anne. -Me preguntaba si te gustaría hacerlo a mí? -replicó Graeme.

Ambas chicas lo miraron con la boca abierta y lo miraron unos segundos. Anne rompió el silencio cuando ella le preguntó si realmente quería ser pateado en sus huevos. "Sí, me gustaría que las dos me pateen fuerte en mis huevos". Dijo. Ambas niñas empezaron a sentirse excitadas sexualmente mientras Graeme se paraba frente a ellas y admitía que realmente quería que lo patearan en sus partes intimas. El rostro de Anne y Susan se iluminaron cuando la oferta que Graeme fue hecha para darle una patada en sus huevos se hundió. Anne se volvió y miró emocionada a Susan y la empujó mientras ella sin aliento. "Wow, ¿debemos hacerlo a él?" Ruborizada de rojo y sus pupilas dilatadas cuando ella asintió con la cabeza y dijo con impaciencia "Sí te permite hacerlo él" Y luego jadeó sexualmente "Vamos a patearlo en sus Huevos”.

Anne entonces miró a Graeme con disgusto y gruñó, "¡OK! ¡Eres un desgraciado bastardo vil si quieres que te pateemos ese pene viscoso y tus huevos, entonces síguenos! "Anne y Susan lo llevaron entonces fuera del recinto de la escuela a una cabaña en desuso en un pequeño bosque al fondo de la escuela. Anne ordenó entonces a Graeme que se parara delante de ella con las piernas abiertas lo suficientemente anchas como para que ella pusiera el pie en contacto con sus huevos. Ambos miraban con brillantes caras excitadas mientras él obedecía a sus instrucciones y se paraba delante de ella esperando a que ella lo pateara en sus huevos. Susan lo miró y luego le ordenó que rogara a Anne que le diera una patada. Las dos muchachas se rieron cruelmente de él mientras suplicaba a Anne como un cobarde extraño para patearlo tan fuerte como pudiera. Para su sorpresa y diversión, cuanto más crueles eran con él, más entusiasmados parecía estar.

Anne no pudo contenerse, ya que el deseo de patearlo con fuerza en sus huevos se hizo demasiado fuerte para contenerse. Balanceó su pierna derecha hacia atrás y la llevo lo más atrás que pudo y luego dejó que volara fuerte a sus huevos. Anne y Susan lo miraron con intenso placer mientras Graeme agarraba sus doloridas huevos y caía al suelo llorando de dolor. Ninguna de las chicas pudo adivinar lo que sucedería a continuación con una intensa lujuria la sangre llenó sus cuerpos jóvenes y los hizo volverse salvajes con el deseo sádico. Ambos se lanzaron hacia adelante y comenzaron a patearle tan fuerte como pudieron mientras él yacía llorando de dolor en el suelo.

Nunca Anne o Susan se sintieron tan contentas, Ellas lo patearon y lo golpearon donde podían. Después de que lo hubieran golpeado por lo que parecieron como las edades se tenian y se miraron con brillantes caras exaltadas. Mirando a Graeme, vieron su cara empapada de sangre que hizo que su deseo de sangre regresara aún más fuerte que antes. Anne se arrodilló y agarró su brazo derecho y lo dejó sobre un hueco en las tablas del piso de la cabaña y le dijo a Susan que la pisara fuerte. Alzando su pie derecho sobre su brazo derecho Susan saltó y dejó caer todo su peso sobre él haciéndolo romper con una fuerte y fuerte sonido.

Tanto Anne como Susan tuvieron un orgasmo cuando Susan rompió su brazo derecho y luego su brazo izquierdo. Susan le quitó la ropa de Graeme y agarró sus huevos y las apretó con fuerza. Anne y Susan se miraron a los ojos sonriendo con verdadera malicia, asintieron con la cabeza a cada una, se desnudaron de su propia ropa y se sumergieron ente las piernas de Graeme para comenzar a morder con fuerza tanto su pene como sus huevos de Graeme.

Mientras mordían su pene como sus huevos sin vello alguno, la vagina de  Susan entró en contacto con la de Anne y comenzó a frotarse contra la de ella. Disfrutando de las sensaciones que estaban recibiendo de frotar sus vaginas juntas se masturbaron una a la otra mientras mordían la piel de su pene y la de sus huevos.

Anne dejó a Susan compartir el sabor del pene después de que ella lentamente forzó sus dientes a través de su eje y se lo arranco con los dientes. Hicieron el amor salvaje después de que arrancaron y comieron la carne de su cuerpo quebrado, también sus huevos se comieron luego que Susan con sus dientes rasgo el escroto del ya inconsciente Graeme que quedo como un eunuco anulado para el resto de su vida bañado en sangre y su propio semen la única eyaculación que tendría en su vida.



Historia Original Aquí.




Autor: Millie       Traductor: DarkSoul