Di basta al cáncer

bowl-240214_960_720Mis queridos Loves, ¿qué tal estáis? La verdad es que cada día me sorprendéis más porque sé que estáis por ahí y, aunque no se comente mucho en el blog (tiene hambre el pobre, está falto de cariño de esas palabras vuestras…) pues sé que por las redes me seguís bastante así que me siento muy feliz de teneros.

Hoy la verdad es que no es un día muy bonito para mí por la fecha que es… Veréis, el 4 de febrero es el día Mundial del cáncer y la verdad es que yo he perdido a una persona en esa fecha así que no es algo por lo que me alegre mucho, de ahí el título de lo que escribo hoy.

Sé que los estudios e investigaciones están cada vez más cerca de dar con una cura para el cáncer, para que no mueran más personas de ningún tipo de cáncer, pero aún falta y a veces me paro a pensar si no sería mejor que todos los países del mundo se unieran y dejaran de crear guerras estúpidas para luchar contra las enfermedades, contra las injusticias y, en definitiva, ser un mundo globalizado donde todos trabajaran para ayudar a todos.

Sí, lo sé, es una utopía lo que estoy diciendo pero es que es verdad. Pararos a pensar. ¿Qué pasa con el paro? Hay mucho en unos sitios, poco en otros. ¿Y si pudiéramos dar trabajo a todas las personas? Sería lo mejor porque todos los sistemas se sostendrían por sí solos.

Los políticos… me abstendré de ese tema porque eso me enerva y hoy no tengo el humor para ser ácida y sí para ser hiriente pero solo diré que, si no se llenan sus bolsillos y dejan el dinero tranquilo, a lo mejor las cosas no irían tan mal y no estaríamos como estamos ahora (y no me refiero solo a los partidos que puedan gobernar ahora sino a los anteriores y a los que vendrán, que todos sabemos que la profesión de político es la que más dinero da por hacer menos cosas).

Seguro que tú que me lees, querid@ has perdido también a algún ser querido por el cáncer. Lleva instaurada mucho tiempo esta enfermedad pero hay valientes que salen de ella, que luchan con todas sus fuerzas para que no les venza, y lo consiguen. A todas esas personas yo creo que hay que darles un homenaje porque son símbolo de superación y porque han hecho cosas de las que uno no está preparado.

La mayoría de las personas se deprimen cuando le dicen que tienen cáncer, es lógico, se sabe que puede llegar a ser mortal y que no hay cura. ¿Pero por qué no frenarla ya?

¿Sabéis? A mi consulta va una pareja cuya mujer ha tenido cáncer de mama y le tuvieron que extirpar los dos pechos para que no se reprodujera. Ahora tienen problemas para mantener relaciones sexuales, no por él, que la sigue viendo igual (si viérais cómo la mira, está tan enamorado de ella que sería capaz de pasar él por ese trauma para que ella no hubiera tenido que hacerlo); es ella la que tiene problemas porque siente que no es la misma. ¿Qué le diríais vosotros a esas mujeres que se sienten menos mujer por no tener pechos?

En la sociedad te enseñan que una mujer es un culo y dos tetas (perdón si os ofende, queridas), y no es así. Somos mucho más que un cuerpo, que un físico, y es lo que tenemos que meternos en la cabeza. Por eso no pasa nada si nos quitan una parte de nuestro cuerpo, porque, mientras no sea nuestra mente, cualquier cosa es sustituible, reemplazable y, sobre todo, prescindible. Lo importante es conservar esa forma de ser, esa mente que se tiene y que te hace única.

Esto es lo que hoy quiero hablar con ella. La he citado en un café donde estoy esperándola y espero que lo entienda. Y, si esto sirve para muchas más que me leéis pues genial, yo me sentiré bien por vosotras porque os lo merecéis, y porque las relaciones pueden seguir siendo iguales, no cambia nada. Afortunadamente las mujeres no tenemos solo un punto erógeno y desde luego los pechos no es precisamente el punto por el que llegamos al clímax así que… ¿por qué no ver las ventajas de no tenerlos?

Nunca os rindáis al cáncer, Loves. Solo decid basta.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2016, cancer, Diario Secreto, Doctora Miss Love, salud

Yo llevo mi lazo rojo, ¿y tú?

mujer-feliz-sujetando-una-carta-con-un-lazo-rojo_1098-2733¡Buenas Loves! ¿Qué tal estás? Ya estamos en el último mes del año y lo bueno es que, al haber tantos días de fiesta, seguro que se pasa más rápido aunque es posible que, si trabajas en vacaciones, no sea tanto, ¿verdad? Aún así no sé por qué ahora el ambiente se vuelve más extraño porque solo queremos hacer compras y poco más. La gente va siempre con prisas, hay griteríos y las colas en las cajas son siempre largas… Vamos, que mejor te quedas en casa.

A mí me gusta la Navidad, ya lo sabes, querid@, pero una que sea más tradicional, no con tanto marketing. Pero bueno, supongo que es lo que hay en esta sociedad.

Pero hoy no es de eso de lo que quiero hablaros sino de que, hoy, 1 de diciembre, es el Día Mundial contra el SIDA, una enfermedad que afecta a muchas personas y que hay que tener mucho cuidado con ella. Yo suelo llevar durante todo el mes de diciembre un lazo rojo para recordar a todos que el SIDA es un hecho y algo que está ahí, que puede pillarte cuando menos lo esperes y, encima, fastidiarte la vida de lo lindo.

Recuerdo que una vez tuve una paciente que le gustaba estar con varios hombres, como yo, pero que, al contrario que yo, a ella no le importaba protegerse, es decir, que lo hacía con protección o sin ella. No os miento si os digo que casi me caigo de la silla cuando la escuché porque me pareció un comportamiento de niña chica, de esas que no saben nada y van por la vida como tontas. Pues así. En serio, quise darle un par de bofetadas y me hubiera quedado con muchas ganas de más porque no sabéis bien lo que me hizo pensar… hay tantas personas que se enferman por accidente y ella parecía que lo buscaba….

¿Sabéis que le dije? Pues… A ver si me acuerdo de las palabras que le solté antes de pedirle que abandonara mi consulta y se buscara a otra que la atendiera en su estupidez… Sí, fue algo así como: “Lo que es usted es una idiota. Está tentando al diablo, no porque esté con varios hombres, eso lo puedo entender, sino el no usar protección, como si se creyera invencible. Su forma de ser es así, se cree la mejor de todas y en realidad, en el fondo, sabe que tras esa fachada que se ha inventado, no es más que nadie. Parece que solo busca contraer una enfermedad para, así, hacer que los demás se fijen en usted y pueda dar pena. Lo que no entiende es que, mientras eso pasa, es usted quien puede condenarle la vida a muchos otros por su insensatez”.

Sí, algo así fue lo que le dije y se quedó con la boca abierta cuando me escuchó. Después la invité a que se largara y no volvió a aparecer. Sé que una de mis colegas la cogió porque empezó a llorar y demás. Me preguntó después en privado y creo que estuvo atendiéndola un tiempo pero después desapareció.

No sé tú, querid@, pero yo las enfermedades me las tomo muy en serio y la salud no es algo con lo que haya que jugar. El SIDA mata, te destroza la vida y lo sé porque he tenido amigos con esa enfermedad. La gente no se quiere acercar a ellos por miedo a que los contagie, no puede pasar un día sin su medicación y su salud siempre está débil. Eso no es vida y si se puede hacer algo para que no te pase, ¿por qué exponerse a ello?

Ya no es solo por el SIDA, es por todas las enfermedades en general. Hay que tratar de protegerse de todas y también de investigar por una cura. Así que hoy que es el Día Mundial del SIDA yo llevo  mi lazo rojo y hago mi aportación, pero no por ser el día en concreto, sino que siempre que puedo trato de ayudar a concienciar. De hecho antes de Nochebuena tengo una charla sobre enfermedades y cómo tratarlas en familia (enfermedades sexuales, se entiende) y suelo estar disponible para intentar de inculcar a los demás. Que yo disfrute con la compañía de varios hombres no quiere decir que no tenga la cabeza en mi sitio y que sepa que debo protegerme. Aun con una sola persona, lo seguiría haciendo. Nunca se sabe.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2015, cancer, Diario Secreto, ets