CORTE MUY APRETADO

Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos......


CORTE MUY APRETADO
Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: JohnKovack





Tengo 35 y muy en forma, gracias a ir al gimnasio 4 o 5 veces a la semana. Creo que siempre he estado obsesionado con mi pene y huevos desde la infancia. Admiraba los penes circuncidados desde que puedo recordar. Además, he tenido sentimientos por los niños y las niñas; Para mí no tiene sentido restringir sus opciones en la vida. Recuerdo que cuando tenía unos 12 años descubrí las ligas castradoras; Primero las coloque alrededor de la base de mi pene y más tarde también en mis huevos.     

También usé ligas para simular la circuncisión, poniendo la banda justo detrás del glande. Cuando era más joven siempre quise ser circuncidado; Sin embargo, nunca sucedió. Así que a la edad de 27 años, decidí cortarme, optando por un corte bajo y apretado. Me masturbe cinco veces la noche antes de mi circuncisión, ya que estaba muy emocionado de cambiar mi apariencia. Recuerdo muy bien la última mirada a mi pene sin cortar y sin usar antes de que tuviera que ponerme en la mesa de operaciones.

Realmente deseaba que el médico hubiera cortado mi pene una vez que el anestésico local hubiese tomando efecto. Era una increíble sensación tumbado en la mesa de operaciones, con mi pene y huevos expuestos, sabiendo que mi pene iba a ser mutilado, cortando casi todo el prepucio interior. Antes de la operación, el médico me pidió que marcara la línea del corte con una pluma, lo cual hice. Por supuesto, quería quitarme la piel lo más posible. Así que lo marque de acuerdo con mi fantasía más salvaje. Mirando la línea, se sorprendió y preguntó dónde está la marca del prepucio interior que quiero conservar. Respondí que no quería tener ningún prepucio interior.

-"Lo siento, eso es imposible ya que tengo que mantener al menos 5 milímetros de su prepucio interior. De lo contrario, la herida no cicatrizaría adecuadamente. Además, la circuncisión no puede ser revisada más tarde si no deja una cantidad suficiente de prepucio”. Dijo el Doctor:

-"Por favor, puede asegurarse de que el corte es lo más apretado posible". Le dije

Él miró mi pene y lo estiró a su longitud entera antes de responder: "Siento que su pene es aproximadamente 7 cm flácido; Sin embargo, debe ser cerca de 15 cm erecto basado en la piel actual y el tejido eréctil. Así que es imposible hacer el corte muy ajustado sin causar erecciones dolorosas".

- "Como he dicho, estoy feliz de firmar un formulario de consentimiento. Entiendo su preocupación y los riesgos asociados con un corte muy ajustado". Le dije.

-"Lo siento, no puedo hacerlo. Tuve un paciente con un deseo similar, e hice la circuncisión demasiado apretada. Después de la cirugía, el paciente se dio cuenta de que, cuando estaba erecto, una gran cantidad de piel de su escroto se estiraba, haciéndolo doloroso y también haciendo imposible el uso de condones". Dijo el Doctor.

-"Como he dicho antes, no me preocupa". Le dije

-"Lo siento pero no repetiré el mismo error. Si quieres, el corte puede ser revisado en una re-circuncisión". Dijo el Doctor.

Después de ese breve intercambio de opiniones, el médico procedió a cortar mi prepucio, que tomó unos 15 minutos. Luego dijo: "Ahora viene la parte aburrida, tengo que coser la herida".

Esto fue una broma pensé, respondiendo: "Aburrido, pero muy importante, ¿no cree?"

Después de otros 20 minutos, el procedimiento estaba hecho, y él puso un vendaje apretado en mi pene y me envió a casa con algunos analgésicos.

El período de recuperación, fue de alrededor de cuatro semanas, fue desagradable y sin incidentes. La primera vez que vi mi nuevo aspecto me sentí muy decepcionado, ya que en el estado flácido un pedacito de prepucio (unos 2-3 milímetros) cubrió mi glande. Cuando erecto, como sugirió el médico, el corte se sentía muy apretado, sin movimiento de la piel posible. Así que fue el corte más ajustado posible dado el hecho de que mi pene crece en más del 100% durante las erecciones.

Viví con este corte por bastante tiempo. Finalmente, mi fantasía de nuevo me pateó. ¿No sería genial tener el corte más ajustado. Tan apretado que las erecciones son muy restringidas. Una pene de un niño pequeño de no más de 8-9 cm cuando este erecto. Yo fantaseé durante años y usé cinta para simular un corte aún más apretado. Realmente me gustó el hecho de que ese corte extremo me haría sentir frustrado con un pene un poco patético incapaz de crecer más allá del pene de un niño pequeño.

Tengo que subrayar que después de algunas experiencias con mujeres y hombres realmente disfrute siendo el pasivo en una relación. Nunca me gustó penetrar a una mujer - pero realmente me gustaba chupar vaginas. Acabe por imaginar cómo sería usar mi pene minúsculo y penetrar a una mujer o ser penetrado por un hombre fuerte y musculoso.

Entonces me encontré con un nuevo dispositivo, el anillo de Shang, y pensé si podría ser utilizado para darme un corte más apretado. El anillo de Shang está disponible en línea y no requiere un cirujano entrenado. Una vez que el anillo está cerrado, el prepucio se corta, y el anillo sostiene la herida. No hay sangrado y no hay necesidad de puntadas. También sabía que este dispositivo conduce a un corte bajo y apretado, con todo el prepucio que se quita. Además, no debe usarse para la circuncisión porque es muy difícil juzgar si se quita demasiado prepucio. La razón es que una vez que el anillo se cierra justo detrás del glande, el prepucio se voltea sobre el anillo. Este método es bastante común en las circuncisiones tradicionales y religiosas, ya que no requiere mucho entrenamiento y conduce a un corte bajo y apretado, dejando muy poco para jugar.

Por lo tanto, busqué un circuncidador tradicional, fácil de encontrar en las principales ciudades. Fui a una consulta, y el explicó el método.

-"Sí, puedo hacerlo más apretado. Eso no es problema". Dijo el Circuncidador.

El Circuncidador era de Oriente Medio y tenía una ayudante, una joven que llevaba un hijab de unos veinte años. Fijamos una fecha para el procedimiento.

En el día, estaba emocionado. El Circuncidador habló a la Joven en árabe; Por supuesto, no lo entendí.

"Este tipo es un poco extraño, ¿no crees? Su circuncisión actual ya es apretada. Si cortamos más, las erecciones serán dolorosas". Dijo el Circuncidador en árabe.

-"Bueno, éste es su deseo. Creo que es muy religioso, no interesado en el placer. Creo que debemos cumplir con sus deseos". Le respondió la Joven en árabe.

-"Soy muy escéptico. Si eliminamos demasiada piel, la herida podría no cerrarse adecuadamente. Cualquier erección puede abrirla incluso cuando el anillo está en su lugar. Sólo quitaría otros 5 mm”. Dijo el Circuncidador en árabe.

-"¿Y si tiene pensamientos impuros? No sabes por qué está aquí”. Dijo la mujer joven en árabe.

-“No mi decisión es definitiva. 5mm y no más”. Dijo el Circuncidador en árabe.
- "¿Cuándo podemos iniciar el procedimiento? ¿Debo quitarme la ropa?” Dije.

-"Vamos a empezar ahora. Por favor, sólo quítese el pantalón y la ropa interior. Posicionarse en la mesa de operaciones. En realidad era una silla también utilizada por los dentistas". Dijo el Circuncidador

-"¿Debemos usar las restricciones? Por lo general usamos las restricciones cuando aplicamos el anillo". Dijo la mujer joven en árabe.

-"Solo utilizamos las restricciones cuando operamos en niños hasta la edad de 12 años, y solo si los padres están presentes. No se moverá durante el procedimiento”. Dijo el Circuncidador.

-"Será un rasguño agudo". Dijo el Circuncidador.

Sí, es agudo, muy fuerte cuando el Circuncidador inyectó el anestésico local. Él entonces esperó por cerca de 5 minutos y quitó el anillo de Shang de su empaquetado después de seleccionar el tamaño correcto. Mi pene se sentía totalmente entumecido en ese momento.

Alguien llamó a la puerta, una conversación comenzó en árabe y el Circuncidador salió de la habitación diciéndome:

Mi ayudante colocará el anillo. Volveré en un minuto para cortar el prepucio por cerca de 5 mm según lo discutido que le dará un corte apretado. Como hay poco prepucio interior, voy a cortar un poco el prepucio exterior. Lo siento estaré de vuelta en 5 minutos. "

El Circuncidador se fue y cerró la puerta.

-"John, ¿puedes por favor también quitarte la camisa y los calcetines? Es mejor así”. Dijo la joven.
-“Por supuesto" Le dije.

-"¿Realmente es necesario aplicar las restricciones para mis piernas? Prometo que no me moveré”. Le dije.

-"John, por favor no te preocupes. Esto es solo para tu protección, ya que posicionar el anillo equivocadamente conduce a problemas. Simplemente abre las piernas un poco más y muévelas a las restricciones. Sí, eso es muy bueno. Primero te hago los tobillos”. Dijo la joven.

-"Oh, hay más restricciones". Dije,
-"Sí, para tus muslos y tus muñecas. Así que, ahora estamos listos para colocar el anillo". Dijo la Joven.

No podía sentir y ver lo que estaba pasando.

-"Ahora posiciono el anillo detrás de tu glande. Eso está bien. Lo cierro ahora y tiro el prepucio”. Decía la mujer joven.

-"Lo siento bastante tirando. Usas mucha fuerza”. Le dije.
-"No te preocupes, solo un poco". Dijo la mujer joven:

-"OK. Puedo tirar un poco más. Tengo cerca de 1cm de prepucio. Eso será muy apretado. Vamos a tirar un poco más” Pensó la joven.

Se ve muy caliente, muy musculoso; Oh realmente me emociono y un poco hasta me mojo. No debería pensar en ello; Pare que estoy casado. ¿Por qué esto me excita tanto? Tal vez, esto es lo que debo hacer. Corte tanta piel de este hombre apto para asegurarme de que será puro después del procedimiento. OK, ahora tengo 2 cm. Pienso que dejaré solamente cerca de 3cm de la piel del eje en el lado más bajo de su pene y de cerca de 4 cm en la parte superior. Así que cuando su pene este erecto, la piel lo tirará hacia abajo entre sus piernas. Luchará para penetrar a cualquier mujer y será puro. Ahora está hecho. Toda la piel es tirada sobre el anillo. Ahora cierro el anillo y la piel morirá".

-"¿Está hecho?" Dije.
-"John, sí, el anillo está cerrado". Dijo la joven.
-"¿Por qué necesita una tijeras ahora? ¿Pensé que esperaríamos al Circuncidador? Le pregunte.

-"¿No te preocupes? He hecho esto antes (que era una mentira). Acabo de recortar los 5 mm de prepucio (que en realidad era alrededor de 4 cm de piel, sobre todo de mi eje)". Dijo la joven.

Después de decir eso tomó las tijeras quirúrgicas y comenzó a cortar. Sentí un poco de humedad, que creo que era mi sangre.

-"Estoy tan caliente ahora mismo. Corté toda la piel. Su prepucio de 5mm y mucha piel de su eje. Tendrá una pequeñísima pequeña patética pequeño pene. Tal vez, 5-6 cm cuando erguido en el mejor de los casos, y las erecciones le harán daño. Mirando sus huevos, realmente quiero tomarlas. Lo haría completo. No, necesito parar ahora. Toda la piel está cortada y su pene mutilado". Pensó la joven.

Después de que el corte se hizo, ella aplicó un vendaje y quitó las restricciones diciéndome que me vistiera. Entonces la puerta se abrió.

-"¿Qué está pasando? ¿Por qué no esperaste?” Dijo el circuncidador.

-"Lo siento, pero se puso un poco inquieto. Así que terminé el procedimiento como se discutió, la eliminación de 5 mm del prepucio restante. Lo medí con precisión”. Dijo la joven árabe.

-“Ya has hecho todo el trabajo. Eso es muy bueno. Solo tiene que hacer una cita con mi asistente en alrededor de una semana y se va a quitar el anillo. Esto solo tomará un minuto y es sencillo. La herida debe estar cerrada”.

El Circuncidador salió de la habitación.

-"Puedes venir la próxima semana para quitar el anillo. Solo mantén la herida limpia. Te doy mi teléfono por si acaso. También puedes enviar fotos de tu herida si te interesa.

- "Sí, está bien. Gracias". Le dije.

Dejé el lugar y me fui a casa a relajarme. Al día siguiente me quité el vendaje y me sorprendió mucho. La piel debajo del anillo parecía muy apretada incluso en estado flácido. Estaba con un montón de dolor, y las erecciones eran imposibles. Así que llamé a su celular (móvil) al día siguiente.

-"Es muy doloroso, ¿es normal?" Le pregunte.
-"Sí, eso es normal. Le voy a mandar algunos analgésicos más fuertes. Tómelos y relájese”. Dijo la joven.

Los próximos días fueron simplemente horrible. Increíble dolor incluso después de tomar muchos analgésicos. No podía dormir y no podía sentarme, caminar era difícil. Finalmente, volví para quitarme el anillo. Realmente esperaba que el dolor mejorara.

-"Hola, es bueno verte". Dijo la joven.
-"Ha sido muy doloroso. ¿Espero que esto sea normal?” Le dije.
-"Sí, eso está bien. Ahora retiraré el anillo y te sentirás mejor en breve". Dijo la joven.

El anillo salió muy rápido, y sentí un alivio. El dolor cedió, y me fui a casa. Finalmente, volví a sentirme normal. Sin embargo, me despertó un poco de dolor y noté bastante sangrado. ¡Quité el vendaje y vi que la herida se abrió! Había un agujero en la parte trasera de mi pene de unos 3 cm, y unos 2 cm de herida abierta en la parte delantera. Me entró el pánico y la llamé.

"Hola, no te preocupes. Gracias por enviar las fotos. Esto se ve muy bien, y la herida se cerrará”. Dijo la joven.

Bueno, diez semanas más tarde la herida todavía no estaba cerrada, y yo no podía aliviarme sexualmente. Fue un período muy difícil. Así que llamé de nuevo.

-"John, mientras esperabas bastante tiempo, sería mejor ponerte de pie, lo cual es un procedimiento muy fácil. Puedes venir al consultorio”. Dijo la joven.

Esto es lo que hice y llegué unas 3 horas más tarde.

"Hola John, solo entra y quítate la ropa". Dijo la joven.

Cumplí, y como antes estaba atado a la mesa de operaciones y me administró un anestésico local.

-"John, podría necesitar cortar un poco más de piel para mover los bordes de la herida juntos". Dijo ella.

-"Realmente me preocupa que esto sea demasiado apretado, y las erecciones durante la noche podrían abrir mi herida de nuevo".

-"John, no te preocupes. Hay dos opciones para prevenir erecciones en el largo plazo utilizando productos químicos o un procedimiento menor. Sin embargo, toma alrededor de cuatro semanas para ser eficaz. Usaré un dispositivo de castidad después de coser tu herida. Eso asegurará que tu pene permanezca flácido durante las próximas cuatro semanas hasta que la herida se cure".

Me sorprendió mucho escuchar eso.

-"John, si quieres, puedo realizar un tratamiento a largo plazo. No recomiendo el uso de medicamentos ya que esto no es una solución realmente permanente. Lo mejor es un procedimiento menor para aliviar la presión". Dijo la joven.

-"Bueno, no creo que eso sea necesario. Después de cuatro semanas, mi herida debe estar curada. Entonces, ¿por qué es necesario suprimir mis erecciones a largo plazo?" Dije.

-"John, sí, eso es correcto. Ahora estoy cortando un poco más de piel y cosiendo tu herida muy bien. Así que todo está hecho. Bueno, ya que ya está aquí, podríamos hacer este procedimiento menor también. Será muy beneficioso para usted. Solo necesito administrar un poco más de anestésico local". Dijo la joven.

-"¿Por qué necesitas algún anestésico local?" Dije.
-"John, solo necesito quitar algo del malestar alrededor de tu ingle". Dijo la Joven.
-"¿Pensé que acabas de coser la herida?" Dije.
-"John, esto es solo para asegurarse de que no sufran ningún dolor por los próximos días. Es una terapia para el dolor. No tienes que pagar por ella”. Dijo la Joven.

-”Esta bien". Le dije.

Luego inyectó en varios lados más anestesia local. Me sentí un poco extraño ya que no podía sentir nada en la zona de la ingle más incluyendo mis testículos.

-"Eso se siente un poco extraño. Es una zona bastante grande. ¿Podré volver a casa?" Le dije

-"John, no te preocupes, puedo llevarte a casa si quieres. Creo que te sientes un poco ansioso en este momento. ¿Quieres un tranquilizante?” Dijo la Joven.

-"No creo que esto sea necesario. ¿Has terminado el procedimiento?” Le dije.

-"John, tu pene está bien, la herida está cerrada. Solo basta el dispositivo de castidad, es mejor adormecer sus testículos ya que podría pellizcar tu piel". Dijo la Joven.

-"Sí, está bien". Le dije

-"John, ¿has pensado en el procedimiento menor para eliminar cualquier molestia a largo plazo causada por las erecciones?" Dijo la Joven.

-"Todavía no entiendo porque eso es necesario". Dije
-"John, hará que tu recuperación sea mucho más rápida. Estarás con mucho dolor durante semanas”. Dijo la joven

-"Sí, eso es verdad". Dije.
-"John, ¿significa eso que estás de acuerdo con el procedimiento menor?" Dijo la joven.

-"No, ¿cuál es ese procedimiento menor? ¿No entiendo?" Le pregunte.
-"John, se llama orquiectomía bilateral". Dijo la joven.
-"Lo siento, no entiendo eso. ¿Puedes explicarlo?" Le pregunte.
-"John, hay tres tipos principales: simple, subescapular e inguinal”. Dijo la Joven.
-“Bien. ¿Puedes explicar estos tres tipos?” Le dije.

- "John, los dos primeros tipos se hacen generalmente bajo anestesia local o epidural, y toman cerca de 30 minutos para realizar. Una orquiectomía inguinal se hace a veces bajo anestesia general, que no puedo realizar en esta cirugía tiene que estar en el hospital". Dijo la joven.

-"Bueno, no quiero ir al hospital", Dije

-"John, claro lo entiendo. Así podemos hacerlo bajo anestesia local o epidural. Como ya te di una anestesia local para el alivio del dolor, lo mejor es realizar la orquiectomía simple". Dijo la joven.

-“Bien". Dije.
-"John, ¿significa eso que aceptas tener una orquiectomía simple?" Pregunto la joven.
-"Bueno, no quiero ir al hospital". Dije.

-"John, sí está bien. Puedo hacerlo ahora, y tomará solamente 30 minutos y te llevaré a casa. Nada de qué preocuparse. Solo necesito que firme el formulario de consentimiento. Lo siento, me quito una de las restricciones de la muñeca. Aquí tienes". Dijo la joven.

-"Esta es una forma bastante complicada". Le dije,
-"John, ya lo llené por ti y marque la casilla para la orquiectomía simple. Solo tienes que firmar”.  Dijo la joven

-"¿Qué harás exactamente?" Le dije.

-"John, una orquiectomía simple es un procedimiento menor. El paciente descansa sobre una mesa de operaciones con el pene pegado contra el abdomen. Voy a afeitar un área pequeña para la incisión. Después de que se haya administrado la anestesia, lo que ya hice, haré una incisión en el punto medio del escroto y cortaré el tejido subyacente. Comprobaré si hay algún problema dentro del escroto que pueda causar incomodidad, y la incisión se cierra con dos capas de suturas y se cubre con un apósito quirúrgico".

-"¿Y eso será bueno en el largo plazo?" Le pregunte.
-"John, sí, por favor firme aquí y relájese. ¿Te doy un tranquilizante?”. Dijo la joven

Ella acabo por inyectar una sustancia en mi brazo y se sentía muy caliente. Me sentí muy relajado.

-"John, dormirás pronto; Solo firma aquí". Dijo la joven

Firmé y me desperté en unos 40 minutos.

Joven: "John, todo está hecho. Sólo echar un vistazo. Su pene ahora está en un dispositivo de la castidad, y lo quitaré en cuatro semanas. Después de que las erecciones no será un problema más, y la herida puede sanar normalmente. Usted ve esta incisión en el punto medio del escroto. Esta es la orquiectomía simple. Revisé el interior, y todo estaba bien. Vean aquí sus dos testículos, que son de buena salud.

Lo miré y sólo vi una pequeña incisión y mis testículos en mi escroto.

-"Muchas gracias". Le dije
-"John, no te preocupes, te llevaré a casa". Dijo la joven.

Me recuperé muy rápidamente con poco malestar y después de cuatro semanas regresé.

-"John, voy a quitar el dispositivo de castidad. Eso es muy rápido. OK, todo hecho. La herida está perfectamente curada.

-"¡Por fin! ¡Eso es excelente! ¿Cuándo puedo tener relaciones sexuales otra vez?" Le pregunte.
-"John, en cualquier momento; Todo está muy bien curado". Dijo la joven.

Fui a casa y me sentí aliviado. Al día siguiente traté de masturbarme después de meses por primera vez. Se sentía muy bien, pero no pude conseguir una erección adecuada. La piel estaba muy apretada, y solo me quedé semi-erecto. Después de un tiempo tuve mi primer orgasmo después de meses. Extraño pensé, mi esperma se veía muy diferente, solo un líquido claro. En las próximas semanas, no tenía ganas de ir al gimnasio o de tener relaciones sexuales. Intenté masturbarme varias veces, pero en la mejor de las veces sólo conseguía semi-erecciones. A veces podía tener orgasmos pero era una sensación muy débil y solo fluía claro. Me sentí extraño y la llamé de nuevo.

-"John, eso es perfectamente normal después de una orquiectomía simple. No hay nada de qué preocuparse". Dijo la joven.

-"Mis testículos también se sienten extraños. ¡Cuando los exprimo no hay dolor!” Le dije.

-"John, por supuesto que no. No puede haber dolor como te expliqué en el formulario de consentimiento que firmaste". Dijo la joven.

-"No lo leí correctamente". Dije.

-"John, tus testículos han sido reemplazados por implantes de silicona como ahí decía". Dijo la joven.

-“¡que! ¿QUÉ QUIERES DECIR CON? ¡REEMPLAZADO! ¡QUIERES DECIR QUE MIS TESTICOS FUERON REMOVIDOS CUANDO ABRISTE MI SCROTUM!" Le Grite.

-"John, por favor no grites, de lo contrario tendré que colgar el teléfono. Como te dije, abrí tu escroto y revisé tus testículos y cordones espermáticos con mucho cuidado. Todo estaba en muy buena salud como se esperaba para un hombre sano de 35 años".

-"¡NO ENTIENDO! ¿POR QUÉ CORTASTE MIS TESTÍCULOS?" Le pregunte gritando.

-"John, por favor no grites, voy a colgar el teléfono. Por supuesto, me quité tus testículos y las cuerdas espermáticas, ya que era una simple orquiectomía".

-"¡Me castraste! ¡SOY UN EUNUCH! ¡CONTRA MI VOLUNTAD!" Le grite

-"John, por favor deja de gritar. Aceptaste una orquiectomía simple, y el formulario de consentimiento explicaba el procedimiento detalladamente en la última página. Sí, en términos coloquiales puede llamar a este procedimiento una castración. Al firmar el formulario, tuve que aceptar tu deseo de ser castrado y eliminar tus testículos sanos y cordones espermáticos. No puedo discriminar a una persona extraña como tú; Que estaría en contra de la ley contra la discriminación". Dijo la joven.

-"¡OH MI DIOS! ¡FUI CASTRADO!" Grite.
-"John, sí, por supuesto". Dijo la joven.
-"¿Qué puedo hacer ahora?" Le pregunte.

-"John, bueno, ha pasado bastante tiempo después de tu castración. Así que no hay nada que puedas hacer. Las hormonas podrían ayudar un poco - pero no creo que recuperes la capacidad de tener erecciones de todos modos después de tu estrecha circuncisión.

Colgó el teléfono. Solo gritaba - ¡mi fantasía y más se convirtió en realidad!




Historia Original Aquí.





Autor: JohnKovack       Traductor: DarkSoul

CLIPS

Bueno, me enteré de los clips cuando tuve ese trío con dos chicos. Siempre he sido un gran buscador y básicamente, una puta si se me puede llamar de ese modo. Así que fui a esta convención de sobre la penes y huevos siendo bombeados y electro-estimulación. No me malinterpreten, esa "convención" fue caliente como el infierno......


CLIPS
Bueno, me enteré de los clips cuando tuve ese trío con dos chicos. Siempre he sido un gran buscador y básicamente, una puta si se me puede llamar de ese modo. Así que fui a esta convención de sobre la penes y huevos siendo bombeados y electro-estimulación. No me malinterpreten, esa "convención" fue caliente como el infierno.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Zipper





Bueno, me enteré de los clips cuando tuve ese trío con dos chicos. Siempre he sido un gran buscador y básicamente, una puta si se me puede llamar de ese modo. Así que fui a esta convención de sobre la penes y huevos siendo bombeados y electro-estimulación. No me malinterpreten, esa "convención" fue caliente como el infierno. Ver a estos chicos con sus huevos distendidos fue increíble. Los chicos con inyecciones de silicio en sus penes fue la mejor parte para mí personalmente, y todas las historias reales eran bastante sorprendentes también. Y conocí a gente estupenda, como Mike y Jim.

Mike y Jim eran bastante atractivos lucían como a sus 'principios de los 40 años, pero parecían de 30' y eran pareja. Me encontré con ellos mientras estaba viendo a ese hombre obtener un electro estimulación en su próstata y frenillo, lo que hizo mi erección demasiado evidente para aquellos a mí alrededor. Parecían chicos simpáticos y después de una pequeña charla nos dirigimos a beber, y luego nos fuimos a su habitación del hotel.

Me di cuenta, incluso pese a la falta de luz, que estaban bien, y me refiero a bien, con grandiosos cuerpos. Sus penes tenían esa sensación suave, pero rígida y estaban engullidas más allá de todos los sentidos normales de proporciones. En un frenesí de cocaína y lubricante tomaron turnos para penetrar mi agujero hasta que estaba completamente abierto. Mientras Mike penetraba mi culo, extendiéndolo de par en par, chupaba el palpitante pene de Jim, cuando sentí algo detrás de su paquete. Como sentía alrededor de él se sentía como algo solido, una pinza de metal había sido firmemente sujetada alrededor de su pene y huevos en la base. Cuando tiré de él, él gimió un poco, y continué acariciando el dispositivo de acero. Cuando cambiaron, vi que Mike también tenía uno, un clip metálico pequeño pero apretado alrededor de la base de sus genitales.

Después de que Jim terminó en mi interior, Mike dijo:

-"¿Quieres ver algo realmente especial?" Y por supuesto le dije,
-"Claro, amigo, sí".

Encendió se encendieron las luces. Jim se paró al pie de la cama, su pene todavía estaba rígido a pesar de haberse corrido. Entonces Mike consiguió un par de lo que parecían alicates al lado de la cama. Miró a Jim.

-"¿Estás listo, nene?", Preguntó Mike a Jim.
-"Haría cualquier cosa por esto", dijo Jim.

Me preguntaba qué estaba pasando, exactamente.

Entonces Mike puso el alicate justo debajo del paquete de Jim, en la base cerca del clip. Lo apretó con fuerza por lo menos eso parecía, hizo una cara de "tipo duro" y todo. Luego se alejó y el pene y  huevos de Jim quedaron colgando del alicate, y Jim no tenía nada entre las piernas solo piel. Jim estaba totalmente liso. Mirando el paquete aún pesado de Jim suspendido en el aire, conseguí instantáneamente una erección.

Jim empezó a gemir, pero no con dolor, como esperaba, solo gimoteó y parecía estar disfrutando completamente. Completamente relajado. Cum parecía exudarse de donde estaba su polla. Mike lamió el paquete cortado de Jim, y me dejó tener un gusto rápido también, mientras que febrilmente subía mi verga.

"Parece otro converso." Mike se rió de mí. Jim sonrió también, todavía algo fuera de sí y drogado mirando. Mike me llevó a una lucha libre de repente, y Jim agarró una cuerda. Me ataron.

Cuando me desperté, deben haberme drogado, todavía estaba atado. Pero mi polla había sido bombeada. Fue doloroso, el bombeo fue extremo. Lo miré en su estuche de plástico, el dolor. Mike se acercó, metió unos electrodos en las bolas, disparó y disparó contra la batería mientras se reía de mí. Yo estaba en tanto dolor, pero con la bomba que no podía hacer nada, pero el escape de mi semen en el tubo. Yo estaba humillado.

Jim tomó mi endurecido pene, y luego los electrodos. Mi paquete dolía tanto. Miré la entrepierna estéril de Jim. Siguió tocando el lugar donde había estado su pene, suspirando suavemente para sí mismo. Mike sacó una larga tira de metal, de unos dos centímetros de ancho. Lo enrolló alrededor de la base de mi paquete, y lo puso a través de un pequeño dispositivo de agarre. Pasó la tira a través del broche, y la apretó alrededor de mis genitales. Sonrió ampliamente mientras lo hacía cada vez más apretado, hasta que grité. Fue cuando me soltó.

Me enteré por otro amigo que me habían "cortado". Al parecer, significaba que mi pene se iba a quedar erecta y dura durante unos meses. Entonces, después de ese tiempo, probablemente trataría de tener quitarme aquel broche "de mis genitales", que es básicamente lo que Mike hizo a Jim. Ya, cuando mi amigo me dijo acerca de conseguir "fuera" sentí mi paquete palpitar pese a lo apretado que estaba, y quedar más apretado, aprisionando mi pene aun más. Me encantó la sensación de lo apretado que estaba el clip en mi paquete, por lo que empuje mi pene y la apretó tan fuerte que siempre estaba con líquido pre seminal goteando de la punta.

Mis pantalones se mojaban y tenía que cambiarlos durante el día. Otros hombres a mi alrededor comenzaron a notarlo, se pusieron curiosos, y luego parecían irresistiblemente atraídos hacia mí, siempre queriendo que me bajara, y cada vez con más frecuencia me masturbaba hasta llegar al  cielo pero haciendo que se pusiera aun más apretado.

Entonces me encontré en un grupo de "salida". El impulso se intensificó, tenía que hacerlo. La idea de tener mis genitales extirpados me hacía sentir tan caliente todo el tiempo. No podía dejar de pensar en ello. Diez tipos aparecieron. Algunos no estaban listos todavía, pero unos seis de nosotros. Nos hicimos el uno al otro en parejas. Tome a un chico rubio hermoso, tal vez de 23 años. Lo hice primero. Tome el alicate y lo coloqué en el gancho en la base de su anillo, y luego empecé a tirar. Me tomó un poco de esfuerzo, pero luego su paquete solo salió, de inmediato. Él lo miró fijamente, y vi su semen brotar de su nuevo orificio, lo que ahora parecía ser una pequeña hendidura en su ingle. Yo también me vine por aquella vista de su satisfacción.

Luego tomó el alicate y los puso en la base de mis genitales. Dejé escapar un aullido, básicamente podía sentir al alicate como si estuvieran dentro de mi pene, dentro de mis huevos, enviando corrientes eléctricas por todo mi paquete y profundamente dentro de mi próstata. Sentí el zumbido eléctrico extenderse por mi entrepierna. Entonces empezó a funcionar y quemar por medio de la electricidad que se intensificó, y luego sentí que la carne se desprendía de mi entrepierna, sentía que mis huevos se alejaban de mi cuerpo, sentía mi nueva rendija expuesta al aire, sentía que el semen salía del pequeño agujero que era mi nueva esencia.

Miré mi paquete cortado, y mi pareja y yo sonreímos, sosteniéndonos mutuamente con nuestros pedazos perdidos en nuestras manos.






Historia Original Aquí.





Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

CASTIGO PERMANENTE

Habían pasado 6 meses y Zach no podía dejar de preguntarse quién lo había castrado aquella noche, que estaba desamparado en la ciudadela de la plaza. Él sabía que el conocimiento no haría nada para ayudar a su condición y podría incluso hacer su vida más difícil. Al principio eso había sido suficiente para apartar los pensamientos, pero ahora no podía dejar de preguntarse. Tal vez fue porque sus huevos nunca se recuperaron. Sabía que la reinserción no era una opción, incluso esa noche habría sido una larga espera......


CASTIGO PERMANENTE
Habían pasado 6 meses y Zach no podía dejar de preguntarse quién lo había castrado aquella noche, que estaba desamparado en la ciudadela de la plaza. Él sabía que el conocimiento no haría nada para ayudar a su condición y podría incluso hacer su vida más difícil. Al principio eso había sido suficiente para apartar los pensamientos, pero ahora no podía dejar de preguntarse. Tal vez fue porque sus huevos nunca se recuperaron. Sabía que la reinserción no era una opción, incluso esa noche habría sido una larga espera.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





(Esta es una secuela de Castigo Público y tendrá mucho más sentido si empiezas con esa historia.)

Glen Peyton, el borracho de la ciudad estaba siendo conducido a la picota de cuatro puntos en la plaza del pueblo. En cuanto a todos esos castigos públicos, estaba completamente desnudo. Estaba siendo sentenciado a 12 latigazos por embriaguez pública, además pasaría 8 horas en la picota en exhibición pública. Glen tenía un pene extremadamente pequeño, y bajo las circunstancias se encogió aún más. Varias de las mujeres reunidas para presenciar su castigo intentaron, no demasiado exitosamente, ocultar su diversión.

Esta no era la primera ofensa de Glen con una borrachera pública, y su castigo habría sido mucho peor si hubiera estado casado. Las mujeres del municipio de Homestead tomaron una visión extremadamente tenue de los hombres que desperdiciaron los recursos de la familia en la bebida excesiva. Este crimen y su castigo no eran nada fuera de lo común, por lo que la multitud era pequeña. Si hubiera habido algo más que hacer esa mañana, la multitud podría incluso haber sido más pequeña. Heartland era un país predominantemente rural, y Homestead era aún más.

Zach Stewart estaba en la plaza viendo con la perspectiva única de haber estado allí mismo, pero por algo mucho más serio que 12 latigazos y 8 horas. Conocía la humillación y la vergüenza de ser llevado desnudo al sitio de su castigo. Las promesas que haces tú mismo no para empeorar vuestra humillación llorando y mendigando. Las promesas que sabes profundamente en la parte de atrás de tu mente que romperás, una y otra vez.

Glen estaba temblando mientras metían sus brazos y piernas a través de los agujeros de la gran tabla plana. Su trasero se destacaba como un blanco invitador, si bien no era atractivo. El alguacil leyó su crimen y la sentencia a la multitud en gran medida desinteresada, luego retrocedió y recogió su látigo. Lo sacudió a modo de prueba en el aire y todo el cuerpo de Glen saltó como si lo hubieran golpeado. La multitud se rió entre dientes.

¡CARCK!

"¡OOOWWWWW!" Los ojos de Glen quedaron en estado de shock por la cantidad de dolor que el látigo infligió. Luchó en vano para liberarse de la picota.

¡CRACK!

"NNNOOOOOO!" El látigo se envolvió alrededor de sus caderas y le picó el vientre.

¡CRACK!

El látigo se curvó alrededor y la punta afilada le golpeó en el muslo interno, justo al lado de sus huevos. Estaba temblando incontrolablemente mientras la orina se escurría del pequeño nudo que era su pene.

¡CRACK!

"AHHHHHGGH! ¡Por favor! ¡Misericordia!"

¡CRACK!

"YYYEEEEOOOOWWWW !!" Las rayas rojas estaban apareciendo y luego se hinchaban que se elevaban por encima de la piel circundante.

¡CRACK!

"¡OOWWW Prometo que no lo haré de nuevo!" Su respiración venía rápidamente y yo era difícil para él hablar.

¡CRACK!

"AYYEEE Prometo ser bueno, prometo ser bueno". Él empezó a sollozar mientras respiraba agitadamente.

¡CRACK!

"UNNNNGGGHH Yo… Prometo… Voy a… Ser… Bueno".

¡CRACK!

"AHHHNNNGGG" Él sollozaba y lloraba continuamente, con sólo un gruñido o un grito cuando el látigo lo golpeó de nuevo

Los últimos tres latigazos llegaron en rápida sucesión, el último aterrizando en un muslo interior cerca de sus huevos.

Un par de las mujeres más jóvenes quedaron alrededor después de que la muchedumbre se dispersó para agregar a su humillación intentando conseguir su pene pequeño se erigiera. Con un poco de esfuerzo fueron capaces de ponerlo duro, y luego se rieron de la longitud de tres pulgadas y el grosor de un dedo índice.

Lo liberarían en 8 horas, apenas sobre la puesta del sol. Zach pensó en sí mismo que Glen probablemente no tenía que preocuparse de que alguien viniera y cortarle sus bolas en la noche.

Habían pasado 6 meses y Zach no podía dejar de preguntarse quién lo había castrado aquella noche, que estaba desamparado en la ciudadela de la plaza. Él sabía que el conocimiento no haría nada para ayudar a su condición y podría incluso hacer su vida más difícil. Al principio eso había sido suficiente para apartar los pensamientos, pero ahora no podía dejar de preguntarse. Tal vez fue porque sus huevos nunca se recuperaron. Sabía que la reinserción no era una opción, incluso esa noche habría sido una larga espera. El doctor James pensó que quienquiera que los tomara probablemente se deshizo de ellos. Pero Zach se sintió diferente. Pensó que la castradora, todavía los tenía. Si los encontraba, podría saber quién era. Y eso es lo que decidió hacer.

Sus dos sospechosas estaban profundamente involucradas en su vida ahora y aprendían quién sin duda causaría grandes trastornos. Pero al igual que esa noche, cuando él era el delincuente de medianoche, no estaba pensando con su gran cabeza.

A pesar de que la esposa de Zach, Sarah, lo había llevado de nuevo a la salud después de su castración y parecía perdonarlo, estaba claro que ella sentía que debió haber sido castigado más severamente que los 24 latigazos oficiales por adulterio. Ella sabía que él era culpable de violación, pero por supuesto que no podía ser probado. Ella había insinuado que su castración era justicia hecha. Sarah siempre había estado celosa y más que un poco vengativa cuando estaba enojada, pero ¿era ella la mano de la justicia?

Por otra parte, Betsy no solo había sido violada por él, sino porque las mujeres todavía sentían que ella era demasiado lasciva por lo que merecía ser sentenciada a más de 50 latigazos cuando su embarazo se confirmó que tuvo relaciones sexuales con alguien después de su primer azote. Fue durante la noche de su segundo azoteo que alguien vino a cortar su clítoris. Apenas en la cara de él, Betsy había sufrido más malos directa e indirectamente debido a Zach, y por lo menos una de esas lesiones era similar. Entonces podría haber sido Sarah quien los cortó a ambos.

Sarah disfrutaba claramente de la nueva posición de control que tenía sobre Zach. Mantuvo un estricto control sobre la testosterona y le dio lo suficiente para evitar el desarrollo de rasgos femeninos. Ella dijo que buscaría fármacos eréctiles si era necesario y si sentía la necesidad de penetración de un pene vivo.

Un mes después de su castración pudo obtener una erección y le permitió tener relaciones sexuales penetrativas. Dos meses más tarde, tres después de la pérdida de sus huevos, ella le concedió el sexo con ella, pero tomó mucho para conseguir su pene se erguiera, y no era tan firme. Después de unos pocos empujones, sin orgasmo se suavizó y salió. Ella lo tomó con la mano y lo acarició, pero solo se puso semi-rígido.

"Tendrás que ser más duro que eso si quieres en mi vagina" Ella le dijo con calma, incluso con cariño, pero su tono también transmitió que hablaba en serio acerca de sus condiciones. Las caricias provocaron un pequeño orgasmo para Zach. Las contracciones estaban allí, pero solo una pequeña cantidad de líquido claro salió. Ahora, tres meses después, no podía endurecerse. Cuando lo mencionó a Sarah y le preguntó acerca de las drogas eréctiles, ella respondió distraídamente que lo examinaría.

Con toda la ayuda que los Stewarts proporcionaban a Betsy y a su hijo, había muchas oportunidades para que Zach estuviera en su casa solo con el bebé. La próxima vez que buscó en la casa de Betsy. Cada cajón se abrió, cada estante del armario examinado. Todo lo que encontró fue una caja de recuerdos muy decorada, pero estaba vacía. Aunque la sospecha se trasladó inmediatamente a su esposa, no podía estar seguro. Tal vez Betsy los guardaba con ella cuando sabía que él estaría allí sin ella.

Sin embargo, él buscó en su propia casa y encontró una porcelana cuadrada, "cuenco de pies" con una tapa. Estaba pintado con un estampado floral azul, y era solamente un par de pulgadas por todos lados. Cuidadosamente abrió la tapa, casi asustado de lo que pudiera ver. Había algo en él, pero ¿qué? Tenía cerca de media pulgada de largo y quizás un cuarto de pulgada de grosor, y estaba muy seco y arrugado. Parecía un pedazo muy pequeño de carne seca, aunque era más claro en color. Entonces lo supo. ¡Era el clítoris de Betsy! No era una sorpresa que Sarah hubiera cortado a Betsy. Era una de esas cosas que casi todos «sabían» pero no podían probar en un tribunal, pero Zach no esperaba que mantuviera el clítoris como recuerdo.

Sin embargo, eso no exoneró a Sarah de su castración. Sus huevos seguían desaparecidas y cada uno de los principales sospechosos tenía lugares para guardarlos. Tendría que revisar los escondites cuando las mujeres estuvieran en casa para que hubiera una buena posibilidad de que regresaran a su caja de recuerdos.

Despistar a Sarah cuando le traía un juguete al bebé no despertaba ninguna sospecha. Mientras Betsy y Peter jugaban con el nuevo juguete Zach se excusaba para ir al baño. Una vez fuera de la habitación, fue rápidamente a donde estaba la caja de recuerdos y la encontró vacía. Por supuesto, tenía que ser su esposa, debería haberlo sabido. Tenía que recordar que la prueba completa tendría que esperar hasta que los tuviera en la mano. Después de unas cuantas revisiones más, corrió a casa.

Sarah estaba allí, habiendo terminado sus diligencias del sábado. Se deslizó a su dormitorio y de inmediato recuperó el recipiente de porcelana. Quitó la tapa y quedó atónito; El pequeño contenedor estaba vacío, excepto el clítoris de Betsy. Todavía estaba allí mirando asombrado a la caja cuando Sarah lo asustó.

-¿Estás buscando estos? -preguntó ella.

Zach casi dejó caer el delicado recipiente. Sarah estaba sosteniendo una bolsa seca y arrugada que solo podía haber sido su escroto. Fue cosido a lo largo de la parte superior donde fue cortado.

-¡Así que fuiste tú! -exclamó.

"Ahora, Zach, tus bolas fueron cortadas, no tu cerebro; Aunque a veces me pregunto si no son lo mismo con ustedes los hombres. Tenerlos no prueba que los corte. De hecho, Betsy y yo los hemos estado compartiendo, sabes una especie de custodia compartida.

"¿Pero quién...?" La pregunta de Zach se interrumpió en la desesperación cuando se dio cuenta de que tenía razón, todavía no tenía la respuesta que creía que necesitaba.

¿Quién te castró? Bueno, si de alguna manera estuviera en juicio, ciertamente habría duda razonable debido a la sospecha de que era Betsy. Y si Betsy era el acusado, estoy seguro de que ella podría hacer un caso para la duda razonable que era yo. Así que ya ves, simplemente no se puede probar y así es como se va a quedar porque así es como todas las mujeres lo quieren ".

Zach reconoció esa frase. Era el "código" para la decisión de las mujeres que era definitiva.

-Pero ¿no puedes decírmelo?

-“Cariño, creo que es mejor que sigas creyendo que puede ser cualquiera de nosotros. Ambos nos preocupamos por ti. Yo, porque te amo y he pasado todos estos años contigo y Betsy, porque bien eres el padre de su bebé, nuestro bebé, supongo. Y a pesar de lo mucho que nos importa, tienes la prueba de que nuestro cuidado no te impide ser responsable de sus actos malos. Así que debes detener cualquier intento de averiguar más".

Zach nunca pudo imaginar o saber de la crisis entre las mujeres todo esto había partido. La unanimidad fue lo que mantenía el orden en Homestead y todos los de Heartland para el caso. La disidencia entre las mujeres no podía convertirse en un asunto público. Esa es la razón por la cual aunque la clitoridectomía de Betsy no había sido aprobada, una mayoría pensó que era apropiada y no tuvieron problemas de no tratar de encontrar al perpetrador. Cuando Zach fue castrado, de nuevo una acción no sancionada, amenazó con exponer el desacuerdo sobre la severidad de su castigo. A medida que se cambiaba el comportamiento de Betsy se reconocía que su posición entre las mujeres mejoraba y su versión de los acontecimientos era aceptada como verdadera. Ahora que Sarah y Betsy estaban trabajando juntos y ni deseaban perseguir ninguna queja criminal relacionada con la clitoridectomía o castración, todo lo que quedaba era que Zach también estuviera de acuerdo.

"Sí, señora", fue todo lo que pudo pensar en decir.

Durante el mes siguiente, cuando una de las mujeres quería algo de él, o corregirlo por algo que hizo mal, se preguntaría si ella era la única. Sarah tenía razón, como de costumbre, creyendo que podía ser cualquiera de las dos lo mantenía tratando de complacer a ambos; La incertidumbre misma se hizo más poderosa que el conocimiento que todo pudo haber sido.

A los siete meses de su castración fue a ver a Sarah para preguntarle si había buscado fármacos eréctiles, ya que ahora era incapaz de conseguir una erección.

-"No realmente, porque he llegado a darme cuenta de que realmente no quiero que me penetres más", dijo casualmente ella.

-Pero pensé... Que me perdonaste... Dijiste que podríamos dejar esto en el pasado... no lo entiendo. Su tono era casi suplicante, pero desde una posición de dolor con la creencia de que de alguna manera todavía disgustaba a su amante. Sarah tomó nota de esa actitud cambiante.

"Oh no, querido, te perdono y este es un nuevo comienzo. Es solo que para ser honesta la penetración fue siempre menos agradable que su atención oral. Tal vez fue porque estaba tan bien dotado con un miembro muy grueso. Sea lo que sea, he estado más que feliz de tener tu lengua en lugar de su pene estos últimos meses".

"Ya veo", dijo claramente decepcionado, aunque no tanto como él hubiera pensado. La pérdida de su testosterona estaba bajando su libido, casi tan rápido como estaba bajando sus habilidades como hombre.

-"Realmente es algo irónico", pensó. "Desde la pérdida de su clítoris, Betsy no puede llegar al orgasmo sin algo grande en ella, presionando en las partes internas que no fueron cortadas. Le encantaría tener un pene como el tuyo en ella.

"¿Así que quieres que yo...?", Se atrevió a preguntar desconcertado.

"¡Dios NO! ¡Absolutamente no! Estamos casados ​​y no voy a permitir que obtengas el beneficio de estar casada con dos mujeres. Además, creo que sería demasiado para ella si usted estuviera tratando de tener sexo con ella - ya sabes, siempre le haría regresar a esa noche. Solo estaba diciendo que tu pene es del tamaño que tendría que ser, eso es todo. Entonces ella actuó como si una idea se le hubiera ocurrido, aunque probablemente estuviera en su mente todo el tiempo.

-Hay algo que podrías hacer por ella, que podría llegar a ser un gran reto para ella. El rostro de Zach no tenía ni idea, así que Sarah continuó. -Bueno, ya que ya no voy a usar tu pene, y ella no puede usarla pegada a ti... -su rostro se retorció en una especie de sonrisa diabólica-.

-¡No puedes estar hablando en serio! -exclamó mientras finalmente entendía lo que ella quería decir-.

"Yo soy / nosotros somos".
"¿No puede usar un consolador?"

"Ella lo hace, pero ambos pensamos que hay algo catártico que se puede ganar aquí. A pesar de que tus eyaculaciones son historia, y tu lujuria pronto lo será, todavía puedes obtener un poco de placer con la manipulación de tu pene. En cierto sentido, tanto tu como Betsy fueron desviados por demasiado interés y sensibilidad de esas partes. Creo que, bien pensamos los dos, que obtener algún placer del instrumento que la contaminó, sin someterse a ella, sería útil para poner todo esto detrás de ella. Sabemos de un lugar donde un pene cortado se puede rellenar para quedar completamente erecto y todavía verse y sentirse como cuando aún estaba vivo. Y puesto que su único tipo de orgasmo provendrá de una penetración profunda, tal vez sería apropiado que esa sea la única manera en la que también tienes placer.

Zach estaba aturdido. ¿Acaso no le habían exigido suficiente venganza? ¿Podría ella, realmente podrían hacerle eso a él?

"No voy a dejar que consigas ningún placer de tu pene. Si tengo que encerrarlo en un cinturón de castidad donde haya espigas alrededor del glande, lo haré.

"¿Qué quieres exactamente de mí?" Él estaba literalmente implorando.

-Creí que ya era obvio, querido. Quiero, es decir nosotras, queremos tu pene... sea removido. Queremos que lo aceptes. Piense en ello como si terminara lo que quedo por hacerse en la plaza.

-¿Por qué debo estar de acuerdo? No lo has necesitado para hacerme todo lo demás. Zach estaba genuinamente desconcertado.

Es sencillo, querido. A menos que haya cometido un nuevo crimen, no hay razón para que vuelvas a la picota. Tu acuerdo es nuestra manera de asegurarte de que no intentes causar problemas después".

Zach podría haberlo rechazado. Sabía que debería haberse negado. Pero también sabía que en última instancia sería inútil. Él no iba a llegar a disfrutar de buenas sensaciones de su pene nunca más. Él nunca iba a tener una erección de nuevo y mucho menos sexo con una vagina. Y cada vez más nada de eso importaba más. Y si en última instancia iba a estar de acuerdo solo para acabar con la razón de arrastrarlo.

-"DE ACUERDO. Te dejaré hacerlo. ¿Pero puedes prometerme que este es el final?
-"Si cariño. Prometo que no vamos a cortar nada más. ¿Qué más hay que quitar?

La noche, que el procedimiento debía hacerse. Betsy estaba ahí. Todo el mundo estaba desnudo para que las cosas parezcan un poco más cómodas. Estaban en la cocina para mantener la limpieza más fácil. Betsy sostenía un cuchillo de carnicero muy afilado.

"Zach, mis sentimientos son todos un revoltijo. Odio lo que me hiciste cuando estaba desamparada. Me dolió e incluso me ofrecí a dejarte tenerme más tarde cuando no era fértil, pero solo insistió en hacerlo. Yo no estaba lista para un bebé todavía. Al mismo tiempo, no puedo dejar de amar al pequeño Peter y ver que él tiene algunas de sus buenas cualidades. Es difícil reconciliar que una de las mejores cosas de mi vida, mi hijo, vino de una de las peores. He venido a cuidar de ti de alguna manera, pero los otros sentimientos siguen recibiendo en la mezcla. Necesito cortar la ira y el odio para que no tengan parte en la familia que hemos creado para criar a Peter"

"Betsy, siento tanto que estuviera equivocado y tonto consumido por la pasión esa noche. No tenía derecho a hacerte eso. Lo siento profundamente y si esto nos va a dejar por fin dejarlo atrás, haz lo que quieras".

Un cordón estaba ligeramente atado alrededor de la base de su pene. Se fijó de manera que podría ser ajustado firmemente después de que el corte se hiciera para reducir la pérdida de sangre. Sarah tiró de su pene para estirarla a la longitud máxima. Zach la miró fijamente, con el cuchillo en la mano de Betsy cerca del lazo. Pensó que éste era el último momento en que lo vería unido a su cuerpo. Una lágrima se formó en un ojo.

Con una mirada de repente decidida, Betsy pasó el cuchillo a través de su pene estirado. Zach gritó entre sus dientes apretados. Sarah pasó el pene cortado a Betsy y luego apretó el cordón. Betsy se vistió y se fue con el pene para llevárselo de inmediato al hombre que podría hacerlo duro para siempre.

Sarah y Zach se dirigieron al Doctor. Habían ensayado su historia. Era un juego sexual inusual en el que se habían metido después del "incidente" de Zach. Esto ciertamente prevendrá un montón de preguntas. Ellos dicen que cayó en el triturador de basura que estaba era como parte de lo "teatral".

Después de que el muñón de Zach fue curado y el consolador tuviera muchas pruebas por Betsy, ambas mujeres comenzaron a usarlo en su culo para entrenarlo para que tuviera un orgasmo de próstata. Nunca dejaron de disfrutar preguntándole cómo se sentía ser penetrado en el culo por su propio pene.

Era más de medianoche y Sarah se movía en silencio por las calles de la ciudad hacia la plaza donde Zach estaba en la picota de cuatro puntos. Tenía un cubo de agua, una esponja, un pequeño brasero lleno de cal y un largo cuchillo curvado. Su cólera se había transformado en una furia fría, y ahora era capaz de cualquier grado de crueldad sin simpatía ni remordimiento. Estaba en un estado de ánimo similar que había llevado la perla de placer de esa puta. Sarah iba de un lado a otro entre estar enojada porque su marido había tenido sexo con otra mujer y enojada por haberla violado mientras ella estaba impotente en la plaza. Su rabia le proporcionó toda la justificación emocional que necesitaba, pero si hubiera sido presionada para justificar lo que iba a hacer a su marido, habría señalado que la puta ciertamente reformó su comportamiento después de cortar, de una manera que no había sentido después de su primer azote. Parecía razonable asumir un resultado favorable similar para su marido.

Estaba a punto de entrar en la plaza. Se detuvo en la esquina de la casa de la corte para echar un vistazo a su alrededor para asegurarse de que nadie más estaba fuera. Pensó que había visto una figura a una cuadra más allá, al otro lado del palacio de justicia. Rápidamente se apartó y se esforzó por escuchar cuidadosamente los pasos. Luego, mirando de nuevo a escondidas, vio que había alguien allí, y la estaban observando mientras ellas la observaban. Dos siluetas oscuras congeladas en su lugar se miraban unas a otras a una distancia de quizá 50 metros. Al principio ninguna de las figuras se movió, y al darse cuenta de que ya se habían visto, Sarah hizo un gesto a la figura para que regresara tras la corte.

Acercándose cautelosamente, Sarah escondió el cuchillo en los pliegues de su suéter. No quedaban más de seis pies de distancia cuando la luz de la luna permitía identificarse entre sí. Sarah estaba cara a cara con Betsy Spring. Betsy tendió las manos sosteniendo un cuchillo pequeño y un cordón de cuero. Sarah extendió su cuchillo e indicó los otros materiales que llevaba. Ambas mujeres se sonrieron lentamente mientras se daban cuenta de que sus intenciones eran las mismas.

Sin palabras, se dirigieron tranquilamente hacia la plaza. Sus pasos estaban al unísono y cualquier sonido que hicieran parecía el sonido de un solo individuo. Escuchó algo porque Zach empezó a gritar.

"¡AYUDA! ¡Que alguien me ayude! ¡Hay alguien aquí!

Las mujeres se congelaron en sus pasos, listas para correr, pero no se encendieron luces, nadie iba a involucrarse. Sarah asentó el cubo y comenzó a lavarle su culo y los huevos con la esponja.

"Mira, lamento haberte dejado embarazada. Sé que me has advertido, pero no pude evitarlo. Por favor, lo siento. Déjame hacer otra cosa para compensarte. ¿Necesitas ayuda con el niño? Te puedo dar dinero. "Zach repitió un par de veces enfatizando su disculpa y su voluntad de ayudarla con el bebé. Entonces pensó que podía ser Sara quien estaba detrás de él.

-Sarah, si eres tú, lo siento, querida. Solo esperaba extender su castigo por excitarme cuando estábamos juntos en la tienda. Tú entiendes, ¿verdad? "Sus súplicas se encontraron con el silencio.

Betsy tomó el cordón de cuero y lo enrolló alrededor de la parte superior de su escroto y lo apretó firmemente.

"No. Oh no. ¡NO! ¡POR FAVOR, NO!" Gritó.

Sarah sacó su cuchillo más grande y curvado. Betsy agarró los huevos de Zach y tiró hacia abajo, Sarah puso su mano sobre la de Betsy. Entonces Sarah puso la hoja junto al pequeño cuello que había hecho el cordón de cuero. Betsy puso su otra mano en la de Sarah, justo cuando ella tiro el cuchillo a través de la piel rápidamente. Sus huevos cayeron perfectamente con Betsy sosteniéndolas firmemente. Los gritos de Zach eran sobrenaturales y las luces empezaron a aparecer en las casas de la calle. Ambas mujeres corrieron a las calles detrás de la corte y se dirigieron a sus hogares. Los gritos de Zach sin duda le impidieron oír que había más de un solo par de pasos.



Historia Original Aquí.




Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

CON MI PRIMA MAYOR

Bueno mi nombre es José era un chico delgado, alto y no feo pero tampoco guapo, era y ahora sigo siendo muy antisocial y no soy alguien que hable mucho todo ocurrió a los 17 años estudiaba y trabajaba mi Pené me media 18 o 19 cm más o menos cuando estaba en erección en ese momento de mi vida. Tengo una prima de nombre verónica o "vero" para recortar ella es una gordibuena esta llenita pero tiene unas tetas y un culo demasiado bueno a mi parecer es bajita unos 1.63 mts más o menos tenía un hijo de 4 años ya para ese momento pero no era casada ni tenía una relación ni nada por el estilo, ella vivía en la esquina de mi casa así que era vecina por lo que no había problemas de ir a visitarnos......


CON MI PRIMA MAYOR
Bueno mi nombre es José era un chico delgado, alto y no feo pero tampoco guapo, era y ahora sigo siendo muy antisocial y no soy alguien que hable mucho todo ocurrió a los 17 años estudiaba y trabajaba mi Pené me media 18 o 19 cm más o menos cuando estaba en erección en ese momento de mi vida. Tengo una prima de nombre verónica o "vero" para recortar ella es una gordibuena esta llenita pero tiene unas tetas y un culo demasiado bueno a mi parecer es bajita unos 1.63 mts más o menos tenía un hijo de 4 años ya para ese momento pero no era casada ni tenía una relación ni nada por el estilo, ella vivía en la esquina de mi casa así que era vecina por lo que no había problemas de ir a visitarnos.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Bueno mi nombre es José era un chico delgado, alto y no feo pero tampoco guapo, era y ahora sigo siendo muy antisocial y no soy alguien que hable mucho todo ocurrió a los 17 años estudiaba y trabajaba mi Pené me media 18 o 19 cm más o menos cuando estaba en erección en ese momento de mi vida. Tengo una prima de nombre verónica o "vero" para recortar ella es una gordibuena esta llenita pero tiene unas tetas y un culo demasiado bueno a mi parecer es bajita unos 1.63 mts más o menos tenía un hijo de 4 años ya para ese momento pero no era casada ni tenía una relación ni nada por el estilo, ella vivía en la esquina de mi casa así que era vecina por lo que no había problemas de ir a visitarnos.

Todo empezó un día sábado de esos sábados que para mi eran de descanso ya que los sábados no trabaja ni estudiaba toda mi familia habían salido pero no era muy unido así que preferí quedarme en casa, mi casa era de dos pisos y en el segundo piso estaba la computadora que solía usar, mi prima también de vez en cuando iba a mi casa a usar el computador para charlar con sus antiguos amigos de donde antes vivía mi prima siempre me llamaba "guapo" y me mandaba besos y me decía muchos cosas muy atrevidas en fin.     

Ese día mi prima fue a mi casa para ocupar el ordenador, que estaba ocupando en ese momento ella me recorrió y me pidió un momento la computadora para meterse a facebook y charlar yo la deje porque se ponía en una posición donde se recargaba en la mesa y me dejaba ver todas sus tetas y si me paraba en frente de mi estaba su culo me quede tan impactado ella lo noto y se me quedo mirando fue un momento incómodo yo la vi y ella me vio directamente a los ojos, nos íbamos juntando de poco a poco pero ella reacciono y me dijo.          

-¿Qué? Pregunto mi Prima.           
Y le respondí.          
-”No nada”. Le dije.
           
Y ella dejo el ordenador y se fue eso se quedó así. Pasaron los días y salimos toda mi familia junto a vero mi prima a un río donde se puede nadar. Siempre me sentaba a lado de ella porque como íbamos a ir apretados se juntaba mucho a mi sentía sus tetas y yo la abrazaba poniendo mi brazo detrás de su espalda muy bien acurrucados, ya sabía que le gustaba y ella me gustaba a mí. Así que siempre nos poníamos de acuerdo y nos vestíamos de lo mejor a la hora de vernos ella me volvía loco cuando se pintaba alrededor de los ojos con su lápiz negros nada más eso bastaba para ponerme como perro detrás de ella en fin en ese mismo viaje intente poner mi brazo en su pierna y ella rápidamente me dijo.           

- “¿Me quieres agarrar la pierna?”. Pregunto mi Prima.         

Rápidamente quite mi mano y le dije.    

-“¡No! Pero no voy muy cómodo”.         

Ella se sonrojo porque sabía bien mis intenciones yo me enoje porque no dejo seguir mis planes. Llegamos al río y llegamos a una cabaña grande lo suficiente como para que mis tíos y primos tuvieran cada quien su cuarto y el mío lo compartía con mi Papá y Mamá cada quien su cuarto nadie compartía. Todos se acomodaron y se fueron al río yo no me metí porque no tenía ganas, mi prima si se metió pero no ocurrió nada interesante paso como una hora y salieron todos a comer ella me vio sentado y me dijo.     

- “¿Guapo, porque no te metiste a nadar?” Pregunto mi Prima.        
-“No sé, no me dio ganas”. Le dije.        
-“Ahorita te metes para que me enseñes a nadar”. Me dijo ella.      

Era buen nadador aunque no me gustaba mucho.        

-“Si ahorita que me cambie”. Le dije.    

Así paso comieron paso un poco tiempo y todos se volvieron a meter yo también me metí, Mi prima me hizo una seña para que me fuera con ella fui hacia ella y me dijo.
           
-“¡Ven vamos a lo hondo para que me enseñes!” Me dijo mi prima.          

Nos fuimos hasta lo hondo detrás de una cascada ella se engancho fuerte a mi cuerpo para no hundirse y la lleve lo primero que hicimos fue durar más tiempo debajo del agua le dije que me abrazara fuerte y así lo hizo y nos hundimos cada vez que salíamos ella me abrazaba mas fuerte hasta que llegamos a un límite de estar súper pegados nos quedamos viendo el uno al otro fijamente y ella me dijo.    

-¿Qué? Me Pregunto ella. 
La vi y le dije.         
-“¡Me gustas!” Le Dije.     

Nos quedamos viendo un momento incomodo y ella me seguía viendo y me dijo.          

-“Y tú a mi”. Me dijo ella,

Sin pensarlo nos besamos un gran beso de lengua podía sentir su lengua junto la mía jugueteando dentro de nuestras gargantas así pasamos un buen rato besándonos ya estaba oscureciendo y salimos ya para cenar y dormir. Pasamos la cena y nos quedamos afuera de la cabaña toda la familia a platicar yo me quede solo para quedar bien con mis tíos me senté a lado de vero y nos tomamos las manos estuvimos platicando de recuerdos graciosos familiares y de poco a poco primos y tíos se iban metiendo a dormir hasta solo quedar vero y yo nos quedamos callados y ella se recargo en mi hombro yo le bese la cabeza y le dije.
           
-“¿Lo de hoy que significa?” Le Pregunte.       
-“¡Que nos gustamos y nos queremos!” Me dijo ella. 

-“¿Pero que pasara con nuestra familia será un secreto?” Le pregunte.     
-“Si nadie debe de saber ni amigos, ni nadie”. Me respondió ella.  

Ella me miro dulcemente y me dio un pequeño beso. Nos metimos cada quien a su habitación como por la 1 Am. A las 3:00 Am alguien toco la puerta del cuarto fui a ver quién era y era vero me dijo que no podía dormir y la invite a dormir conmigo Se acostó en mi cama yo detrás de ella y nos tapamos dormidos abrazados a la mañana siguientes ya era tarde nadie toco a nuestra habitación ni a la de ella yo me hubiera dado cuenta ya que tengo el sueño ligero ella me vio.         

Salimos y mi tío hermano de mi papa nos dijo.

-“Los últimos en levantar y los últimos en acostarse ¿que se quedaron hablando ayer?” Nos pregunto.

-“Cosas del trabajo y demás”. Le dije.

Pasaron los días y lo único que hicimos fue abrazarnos y besarnos. De camino de regreso nos sentamos juntos y más abrazados que otras veces como era de noche nos pusimos una cobija para taparnos yo la abrase y aproveche que nadie nos veía y la bese en el cachete paso poco tiempo y sentí algo en la cintura era ella desabrochando mi pantalón, metió su mano luego tuve una erección de piedra jugueteo un poco con mi pene y se quedo quieta con su mano dentro de mi pantalón moviéndolo de arriba a abajo suavemente la vi y nos tape hasta la cabeza diciendo.           

-“Ya es hora de dormir”. Le dije.
           
Y la bese en la boca nadie se dio cuenta por suerte y quedamos igual. Llegamos a casa me había dejado el pene en una posición muy difícil para moverme pero me lo acomode y baje del auto cada quien se fue para su casa que por cierto llegamos de día así que no llegue a dormir pero quería tener sexo con ella me metí a bañar y a rasurarme el pene como los huevos. Ella se fue a su casa junto a su hijo paso la noche y llego el siguiente día como todos llegamos súper cansados no fuimos a trabajar mis papas se pusieron de acuerdo para hacer una carne asada todos estaban invitados yo estaba listo para verme con mi prima y tener sexo con ella, arregle todo, mis padres fueron por la carne y me dejaron solo con mi prima como vio a mis padres salir fue a mi casa,

Toco y le abrí estaba muy sexy como me gustaba me vio y me beso me llevó a mi cuarto,  me dijo hay que calentar antes del juego me tumbo en la cama y de su bolso sacó unos condones me bajo el pantalón me senté en la orille de la cama y me la empezó a dar una mamada tan sensualmente me volteo a ver con sus hermosos ojos bien pintados y me dijo. 

-“¿Te gusta lo que hago?” Me dijo ella. 
-“Me encanta por favor no pares nunca”. Respondí.  
-“Bueno esto es solo el principio de mucho”. Me dijo.          

Ella me la siguió chupando y me dijo un rato después.          

-“Veo que te rasuraste mi amor”. Me dijo ella.

Me acostó en la cama boca arriba y me puso el condón, se paro arriba de mi y poco a poco se sentó hasta llegar a la punta de mi pene se lo acomodo bien y se sentó encima de él.  

-“Ammmmmmm”. Ella soltó un gemido y no paro de subir y bajar.

Estaba en un sueño, ella gemía y yo gemía paro un poco aproveche para tomarla del cuello y traerla hacia mí la voltee y ahora yo tenía el control la besaba mientras se la metía y sacaba. 

-“Mas por favor quiero más”. Me decía ella sudando.           
-“Hay que corrernos rápido antes de que lleguen mis tíos”. Me dijo jadeante ella.         

Estuvimos así como 10 minutos y nos corrimos primero yo y después ella. Nos empezamos a besar le empecé a besar el cuello y me paro y me dijo, creo que es suficiente para el calentamiento creo que ya me voy a cambiar. De nuevo los dos reímos y nos fuimos a cambiar la acompañe hasta fuera y me dijo.   

-“Nos vemos amor hasta al rato”.  Dijo ella dándome un beso.         

Continuamos con nuestras relaciones por varios meses pero el padre de su niño reapareció de nuevo en su vida, al principio sentí algo de celos al pensar que ese desgraciado se podría llevarse a mi prima de mi lado. Por supuesto nadie sabía que ella y yo nos acostábamos desde hacía meses.

Sentí un gran alivio cuando ella me dijo que no deseaba nada con el padre de su hijo, según mi prima él era un celoso crónico y que eso no le gustaba por lo que no deseaba nada con él, cuando vio la expresión ella me dijo.

-“¿Guapo, no me digas que estas celoso?” Me dijo ella.
-“¡Yo, que va!” Dije con mi rostro rojo como un tomate.

Ella rio, para luego darme una rica mamada, por tres meses continuamos con lo nuestro como de costumbre, sin saber que estábamos siendo observados por el ex de mi prima, un día, ya de noche regresaba de una práctica de futbol, regresaba a casa vestido con mi short de futbol y playera sucia, caminaba dos calles antes de llegar a mi casa sentí una mano que me tomo de mi hombro derecho dándome la vuelta.

Aquello ocurrió debajo de la lámpara de alumbrado público, por lo que vi el rostro del ex de mi prima, sus ojos estaban llenos de odio, el es más alto que yo en ese momento ya que era mayor en edad. Lo escuche decir.

-“No voy  dejar que te quedes con mi mujer e hijo” Me dijo ese hombre.

Estaba por decirle algo, decirle que dejase en paz a mi prime cuando siento que su mano que sujetaba mi hombre bajo hasta el elástico de mi short deportivo para bajarlo junto con mi ropa interior, todo fue tan rápido que ni siquiera pude reaccionar y antes de poder siquiera mover alguna de mis manos sentí como su mano tomo mis huevos con su mano para luego me los corto con un cuchillo de un solo corte.

De pronto sentí como si un rayo me golpeara, simplemente mis manos se fueron a mi entrepierna para sentir como la sangre brotaba por debajo de mi pene, el dolor me hizo ignorar que no sentía mis huevos por debajo de mi pene. Caí de rodillas con los ojos en blanco el dolor era tan intenso que me impedía gritar, mientras el ex de mi prima se alejo corriendo dejando el cuchillo ensangrentado en el piso, pero se llevo mi escroto con mis huevos en su interior.

Me desperté en un hospital con mis padres y prima a mi lado, todos lloramos mucho, al ex de mi prima nunca lo atraparon, huyo seguramente fuera del país, gracias a la testosterona que me empezaron a inyectar pude mantener mis erecciones.

Luego de mi castración, mi prima y yo comenzamos a tener sexo sin condón dado que ya no había riesgo de embarazo, si bien no sentía el mismo placer que sentía cuando tenía mis huevos, pero era genial hacerlo con mi prima sin condón, nunca me case y el hijo de mi prima me dice papá, aun continuo teniendo sexo con mi prima y creo que seguiré hasta que pueda.        




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CASTIGO PÚBLICO

El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte......


CASTIGO PÚBLICO
El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte; Los hombres a cargo de un patriarcado benigno, las mujeres que críaban familias, algunas con sus propias tiendas, o trabajando para otros hasta que se casaban.

Sin embargo, como cualquier otro pueblo y ciudad en Heartland, las mujeres estaban realmente a cargo. Simplemente preferían hacerlo todo en silencio, y detrás de escena. Los hombres podían imaginar que estaban a cargo y manejar todos los detalles como ser alcalde, sheriff, fiscal, etc. pero cualquier cosa que las mujeres querían que se haga se hacía, cuándo y cómo querían que se hiciera.

Incluso los hombres como el juez Hargrove no sabía cómo lo hacían, pero cuando la esposa o novia de un hombre comentó que "muchas mujeres" pensaban que debía hacerse algo en su capacidad pública oficial más que perder el sexo con su señora estaba en riesgo si él no cumplía. Podía estar seguro de que todas las mujeres de la ciudad se sentían de la misma manera y cada una a su manera podía hacer que su vida pasara de difícil hasta llegar a triunfar sobre algunas acusaciones perjudiciales que todos jurarían. No había una organización o grupo formal, y nadie parecía saber de un momento o lugar donde se reunieran, pero en lo que respecta a los hombres sus decisiones eran unánimes y no sujetas a apelación. Si un hombre no tenía esposa o novia el mensaje podría ser pasado por un miembro de la familia femenina, o incluso un compañero de trabajo o conocido.

Betsy Spring se había mudado a la ciudad hace unos seis meses, no estaba claro de dónde venía. Como la mayoría de las pequeñas ciudades de Heartland, los vecinos la recibieron educadamente como una forma de satisfacer su curiosidad y de apaciguar o confirmar sus sospechas. Betsy se había equivocado de pie con las mujeres de la ciudad por estar más interesado en conocer a sus maridos que a las mujeres que la acogían, así como a los demás hombres de la ciudad. Eso era particularmente desafortunado puesto que la Srta. Spring era una morena muy atractiva en sus veinte años. Este comportamiento hizo que todos, hombres y mujeres por igual, creyeran que no debía permanecer en Heartland.

La esposa del juez, Mary, se había quejado de la recién llegada muchas veces y expresaba su frustración de que a pesar de los indicios y las advertencias directas, "aquella mujercita" seguía usando a los hombres para conseguir lo que quería. Así fue como el juez Hargrove se enteró por primera vez del caso. Mary casualmente mencionó durante la cena que Sarah Stewart había presentado una queja formal sobre el atuendo público de Miss Spring en más de una ocasión y que mañana el caso se presentaría en la corte.

"Muchas mujeres sentían que era culpable y merecía el castigo máximo, ya que no era realmente la primera vez, solo la primera vez que había llegado a la corte". Mary lo dijo en un tono tan tranquilo y casual que podría casi imaginarse que ella no tenía intención que fuese una orden o que sería seguida como tal.

"Sí, querida", fue una respuesta tan automática que el Juez no recordaría haber dicho. Se quedó con la ilusión de que era su elección, porque así funcionaban las cosas en Heartland.

La Srta. Elisabeth Spring se sentó en la mesa de los acusados con una blusa de corte bajo que amenazaba con exponer los pezones de sus senos de bronce. Aunque llevaba un vestido, su paso repetido de piernas dio al juez suficientes vislumbres para demostrar que no llevaba ropa interior. El juez estaba empezando a creer que su esposa y las otras mujeres tenían razón, nada parecía estar diciendo lo contrario. Varias mujeres testificaron sobre la ropa reveladora que la habían visto usar en numerosas ocasiones. Cuando se le preguntó sobre los incidentes que le llevaron a presentar su queja, Sarah Stewart se mostró muy feliz de testificar.

"Ella estaba vestida de modo vergonzoso y seductor, como ahora, cuando se acercó a mí y a mi marido, Zach, en la ferretería. Conmigo allí mismo, empujó sus pechos a su lado mientras ella le preguntaba dónde podía encontrar un gran tornillo, como el que estaba sosteniendo". Zach, un hombre grande y fornido pelirrojo que era dueño de la ferretería de la ciudad, se retorció un poco en su asiento.

En el interrogatorio el abogado de la Srta. Spring tenía poco para poder contener el testimonio de Sarah.

"Señora. Stewart, ¿su esposo tocó a la acusada? ¿Dijo o hizo algo para alentar su conducta de esta manera?

"No". Sarah respondió disparando una mirada a Zach que en ese momento estaba aún más incómodo.

-Así que su queja es únicamente la acusación de «indecencia pública», no las ofensas más graves de adulterio o fornicación, ¿es eso correcto, señora Stewart?

"Sí. Pero todos sabemos que es solo cuestión de tiempo.

-Sí, señora -dijo deferentemente el abogado defensor-, pero en este momento es su única queja ante el tribunal, ¿no es así?

"Sí lo es. En este momento, "Sarah respondió lentamente y tan fríamente que casi se vieron como las palabras fluían.

-Gracias, señora Stewart -continuó el abogado de la defensa al juez-. "Su Señoría, la defensa descansa. Mi cliente ha renunciado a un juicio por jurado y está lista para su veredicto y si es encontrado culpable, sentencia".

El juez Hargrove comenzó su discurso sin vacilar, tuvo tiempo de sobra para prepararse.

"Srta. Spring, la encontrarla culpable no es difícil. De hecho, estoy desagradablemente sorprendido de que usted insistiera en llevar esto a juicio en lugar de declararse culpable inmediatamente y ahorrarnos tiempo a todos. Sin embargo, aún más impresionado que su evidente culpa es su aparente rechazo a cumplir con los estándares y valores de nuestra comunidad. Su vestimenta y comportamiento hoy en esta corte es razón más que suficiente para sentenciarle a la pena máxima. Veinticuatro latigazos con un látigo en la plaza pública". El juez Hargrove golpeó su martillo y regresó a sus aposentos para vestirse de civil. No quería perderse su castigo.

El abogado de la señorita Spring le explicó lo que significaba la frase y por primera vez parecía genuinamente asustada. Dos guardias inmediatamente la tomaron por cada brazo y rápidamente la escoltaron fuera de la corte y en la plaza pública. Una de las ventajas de conocer el veredicto de antemano era la preparación. La picota ya estaba en su lugar. Fue construida para que el culo del prisionero estuviera colocado de manera prominente a través de una gran abertura mientras las manos y los pies estaban asegurados en agujeros más pequeños, forzando al preso a arrodillarse, cabeza abajo. Betsy pronto se desnudó completamente y se aseguró en la picota. Una multitud ya se había reunido para presenciar su castigo.

El alguacil de la corte salió sosteniendo un largo látigo. Lo tenso unas cuantas veces para mantenerlo firme y medir su distancia. Betsy estaba llorando y se estremeció ante el sonido. Una corriente de color amarillo pálido salió de su sexo, por la picota hasta los adoquines. Algunos en la multitud se rieron. Sin previo aviso, el alguacil sacudió su látigo y golpeó su culo con las mejillas medias con un resonante sonido. Betsy gritó tan fuerte que resonó en los edificios del otro lado de la plaza. Luchó por liberarse de la picota, pero sus esfuerzos eran inútiles. El látigo volvió a golpear.

"¡AYYYEEEEE! ¡NOOOOO! ¡POR FAVOR! -gimió.

El juez Hargrove se preguntó cómo soportaría todo el castigo si estaba tan angustiada después deñl segundo golpe. Rápidamente volvió a concentrarse en la vista que estaba recibiendo, que era mucho más completa de lo que se le había ofrecido en la sala del tribunal. Los labios de la vagina de Betsy sobresalían en su posición y sus tentativas de liberarse de la picota y el incesante latigazo del látigo hicieron que su sexo hiciera los movimientos más lascivos. Muchos de los hombres trataron de esconder sus erecciones de sus esposas y novias, mientras que las mujeres trataron de ocultar que se daban cuenta. Era raro que una mujer fuera castigada, pero en este caso podría terminar algo del misterio para los hombres y recordarles que podrían estar en la picota si se salían de la línea.

"¡Por favor no más! ¡Lo siento! ¡No lo volveré a hacer nunca más! Lo prometo Betsy estaba frenética e interrumpida por frecuentes gritos cuando el látigo golpeaba una y otra vez.

Mary Hargrove estaba de pie junto a Sarah y comentó que esto debía enseñarle a la joven Spring una conducta apropiada.

-No lo sé -respondió Sarah-, creo que es muy obstinada.

Ninguna de las dos mujeres mostró la menor simpatía por la joven con su sexo desnudo al mundo, recibiendo uno de los castigos más dolorosos que Homestead podía ofrecer. La punta del látigo encontró sus labios vaginales. Betsy encontró una nueva voz para sus gritos, la más fuertes hasta ese momento. Más orina salió de su raja. María y Sara estaban secretamente satisfechas por su humillación y sufrimiento.

Betsy no podía creer cuánto dolor había soportado. ¿Nunca se entumecerán? Se preguntó a sí misma, pero no lo hizo - el verdugo sabía cuán frecuente golpear para prolongar el dolor y no desencadenar una relajante liberación de endorfinas. Nada de lo que dijo hizo ninguna diferencia; Mendigando un momento de descanso, prometiendo hacerlo mejor, disculpándose, pidiendo misericordia, nada de eso cambió el ritmo de los golpes, y el dolor abrasador caliente en su trasero.

Después de lo que debieron ser los 5 minutos más largos de su vida, los azotes terminaron. Y el dolor seguía palpitando, incluso en su lugar más privado donde el látigo había golpeado varias veces. Ahí es cuando se dio cuenta de que Betsy estaría en esta posición incómoda y expuesta durante las próximas 24 horas. Estaba horrorizada ante el pensamiento, pero demasiado exhausta para tratar de pedir una cierta misericordia. Si suplicar por la misericordia no le había salvado del látigo, no la salvaría de eso, razonó ella correctamente.

La mayoría de la multitud se dispersó, algunos de los hombres más jóvenes trataron de quedarse un poco más para mirar los encantos sexuales maltratados en exhibición. Otras mujeres pronto les animaron a volver a sus negocios y no solo quedarse de pie, mirándola fijamente, "para que no tentaran a alguna indiscreción y se encontraran en esa misma posición". Durante el día la gente seguía con sus asuntos habituales cruzó a través de la plaza y mirándola, pero la mayoría no hacía contacto visual, o permanecía demasiado tiempo. Algunos de los transeúntes, especialmente las mujeres, lanzaron un bufido burlón u otro gesto de desaprobación, como para reforzar su acuerdo con su castigo y advertirle de otros desafíos al statu quo.

Llegó la noche y los habitantes se retiraron a sus hogares. Las extremidades de Betsy le dolían y se agolpaban desde su posición y ella se había molestado y se había cagado más de una vez, y todo se había quedado ahí. Debía de ser cerca la medianoche cuando creyó oír pasos en los adoquines de la plaza.

-¿Hay alguien ahí? -gritó ella, el miedo empezó a captar su voz.

No hubo respuesta, pero el sonido continuó acercándose. Estaba viniendo de detrás de ella, y definitivamente eran pasos.

"Por favor no me hagas daño. Siento mucho ofendido a alguien. Te prometo que no lo haré más, por favor, no me hagas daño", dijo con desesperación y miedo en su voz.

No hubo respuesta, pero oyó algo pesado en el pavimento y luego se le aplicó algo húmedo y suave a la espalda. Era una esponja llena de agua tibia, podía sentirla calmante y lavar su mugre.

"¡Oh gracias! ¡Gracias! ¡Dios los bendiga por su bondad!" El alivio fue abrumador. La suave esponja logró limpiar cada pliegue y fisura de su cuerpo, su caricia casi tan bienvenida como el toque de un amante. La sensación de gratitud se convirtió repentinamente en miedo al sentir algo extendiendo los labios de su vagina - era, sin duda, un pene, uno grande.

"¡Oh no! POR FAVOR NO LO HAGA! No es seguro, este es mi momento más fértil. Vuelve conmigo la próxima semana, te dejaré hacer lo que quieras. ¡Por favor, no ahora, no así! "Su súplica era sincera, pero el hombre detrás de ella no dijo nada. Él sólo mantuvo una presión constante contra su apertura. El agua no proporcionaba verdadera lubricación, pero la cabeza de su pene ya estaba dentro.

Su pene se hinchaba más grande, algo sobre la posibilidad de dejarla embarazada lo excito. El pensamiento de que él podría hacer que su vientre delgado hermoso se inflara como un globo lo estaba acercando al borde. ¡Y esas tetas! ¿Podrían realmente crecer cuando se llenaran de leche? Con un empuje repentino enterró su miembro en sus profundidades. Betsy gritó de dolor cuando la carne seca se frotó ásperamente contra su tierno túnel.

"¡NO!" Gritó, "¡AYÚDA! Alguien ayúdeme. ¡VIOLACIÓN!"

Pero nadie vino. Aunque era técnicamente contrario a la ley aprovecharse de los prisioneros en la picota, todo el mundo sabía que sucedía de vez en cuando y solo lo consideraba parte del castigo. Afortunadamente para Betsy, la fricción extra le hizo eyacular después de solo media docena de embistes, y luego terminó. Por desgracia, se vino mucho y su posición obligaría a todo el semen a la piscina en su cuello uterino. Lo sacó de su adolorido y ardiente vagina para desaparecer en la noche sin una pista de su identidad.

La Srta Elisabeth Spring comenzó a usar ropa más conservadora. Ella evitó asiduamente coquetear con los hombres casados, y lo hizo mucho más discretamente con los solteros. La mayoría de las mujeres todavía la miraban sospechosamente, para ellas simplemente no "encajaba". Tal vez fue porque nadie sabía exactamente de dónde venía ni por qué se quedaba. En el corazón de las diferencias era cómo ella iba sobre conseguir las cosas hechas. Betsy estaba acostumbrada a usar la sexualidad para conseguir lo que quería. Para ella era la forma natural en que las mujeres lo hacían, por adelantado y claramente a cargo, todo por el sexo.

En un par de meses regresó a la corte del juez Hargrove, esta vez acusada de un crimen de adulterio mucho más grave. Como antes, su culpabilidad era incontrovertible pues el bebé en su vientre lo demostraba.

"Srta Spring, la corte toma nota de su mejor comportamiento en muchos aspectos desde su última aparición aquí. Sin embargo, la evidencia de relaciones sexuales fuera del matrimonio es obvia y mis opciones para su castigo son limitadas. Si nombra a su hombre y él se compromete a casarse contigo, ambos seréis castigados como antes. ¿Quieres nombrar a tu cómplice criminal?

-No puedo, señoría -dijo ella con tanto respeto y humildad como pudo. "No sé quién fue." En esto la galería estaba murmurando acerca de dormir con tantos hombres que no tenía ni idea de quién era el padre, etc. El Juez golpeó su mazo para ordenar.

"¿Cómo es que no lo sabes?", Preguntó.

-Me violaron, su Señoría. La noche que pasé en la picota, un hombre vino en medio de la noche y me violó. Nunca vi su rostro, nunca oí su voz.

-Mi querida, señorita Spring, esta es la primera vez que oímos hablar de esta supuesta violación que supuestamente tuvo lugar hace casi tres meses. Tienes que admitir que suena bastante conveniente ahora. ¿Tienes alguna explicación de porqué no has mencionado esto hasta ahora? "María le había dejado claro que Elisabeth iba a recibir el máximo castigo a menos que estuviera de acuerdo en casarse con el hombre, pero ella no le había prohibido intentar Llegar al fondo de la historia.

"Creo que no pensé que nadie me creería y no estaba seguro de que le importara a nadie. Lloré pidiendo ayuda, grité "violación" esa noche, pero no vino nadie ", trató de mantener la voz tranquila y libre de acusaciones.

-Señorita Spring, personalmente me gustaría creerle, pero como juez debo tratar con hechos que puedan ser probados. Sé que usted mantiene un gran interés en muchos de los jóvenes de la ciudad. Aunque nada impropio puede ser probado con cualquiera de ellos en particular, parece probable que las cosas fueron un poco más con uno de ellos de lo previsto. Parece mucho más probable que una violación que ni siquiera se puede probar, y mucho menos describir a un sospechoso. Betsy estaba aterrorizada, pero esperaba no hacer una exhibición inútil que pudiera mostrarse alguna misericordia. Ésta fue esencialmente la respuesta que la esposa del juez dio a su propia pregunta, ¿y si la señorita Spring fue violada? Excepto que María había añadido "las mujeres creen que ella merece esto en cualquier caso".

"Por lo tanto, te condeno a 50 latigazos en la picota de pie para que los latigazos puedan ser distribuidas por yu cuerpo y 24 horas en la picota de cuatro puntos".

"¿Mi bebé…?"

"Tu vientre se librará del látigo. En este punto las mujeres habían sido muy claras, no le permitirían escapar o posponer el castigo solo porque llevaba a un niño «concebido en pecado». Permitiría un pase libre a cualquier acusada.

Betsy fue desnuda y escoltada hasta la plaza donde su cuello y muñecas estaban asegurados para su azote. Temblaba de miedo, ¿cómo podía soportar más de dos veces tantos golpes como antes? Trató de ser fuerte, para contener sus gritos, pero no sirvió de nada. Por el sexto azote gritaba y lloraba por misericordia, y hasta ahora el látigo sólo le había tocado la espalda y nalgas.

El siguiente látigo se curvó alrededor de su espalda y golpeó su seno derecho justo debajo del pezón. Su grito de dolor ni siquiera se terminó antes de que el látigo golpeara de nuevo y esta vez se acurrucó lo suficiente alrededor para golpear el pecho izquierdo en el pezón. Como sus pies no estaban asegurados involuntariamente trató de evitar el látigo, pero solo podía moverse un poco de un lado a otro. El látigo golpeó la parte posterior de sus muslos. Tratando de sacudirse el dolor parecía que estaba corriendo en su lugar. Para los espectadores experimentados este espectáculo se llama “La Danza del Látigo' y es encantador de la misma manera que los ruegos de misericordia; Su ocurrencia es completamente predecible y mientras pueden ser creativos (incluso cómicos), son inútiles, ya que no tienen ningún efecto sobre el castigo en absoluto.

La "Danza del látigo" en realidad se refiere a la forma de torsión y rizado de cómo se mueve la punta alrededor del cuerpo después del primer impacto. Al igual que el golpe donde la punta ardiente logró ponerse entre sus piernas y golpear sus partes más tiernas a pesar de su movimiento casi constante. Como si tuviera una mente propia, el látigo encontró un blanco tierno con cada golpe - los pezones de sus pechos, el "sentarse" donde la parte superior del muslo se encuentra con las nalgas, la parte de atrás de sus piernas, incluso entre esas nalgas Para plantar un beso ardiente en su ano. Por supuesto, más de unos pocos golpearon el asiento de su feminidad.

Betsy gritó y pidió misericordia sin ser escuchado. Los hombres más jóvenes con los que había estado coqueteando disfrutaban claramente de su segunda vista de su cuerpo desnudo en tres meses. Era muy raro que una mujer fuera culpable de algo que justificara un castigo como ese. Cada uno se preguntó quién era el hombre que la preño, el hombre que debía estar tomando un azote con ella, y muchos se alegraron de que no pudieran ser el único.

Cuando el 50º golpe del látigo hubo aterrizado, Betsy gritaba y sollozaba continuamente, aunque ella colgaba sin fuerza, sus piernas apenas la sostenían lo suficiente como para evitar poner todo su peso en su cuello y muñecas. El alguacil y un ayudante la sacaron de la picota y la colocaron en la de cuatro puntas, como había soportado para su primer azote. Betsy se lastimó demasiado para temer incluso la noche que le esperaba.

En medio de la noche oyó pasos. Su corazón latía con fuerza, y ella gritó.

"¡AYUDA! ¿Hay alguien? POR FAVOR alguien viene a hacerme daño".

¿Estos pasos parecían más ligeros que antes, quizá un muchacho? Al menos ella no podía quedar 'más embarazada' pensó para sí misma. Como antes una esponja limpiaba sus partes de su inmundicia. Podía ver un poco de luz derramándose en la plaza detrás de la picota. Habían traído una lámpara.

"Si te gusta lo que ves, por favor, no me hagas daño demasiado", trató de sonar dulce y casi seductora. No había respuesta desde atrás.

El enjuague de sus partes se hizo cuando la mano sostuvo un paño fino sobre su vagina para secarlo. La mano lo colocó en los pliegues de sus labios y clítoris. Podía sentir la mano y se sentía como una mujer. Entonces el paño fue empapado con alcohol frío y aplicado quemando su región inferior.

"¿Qué... qué está pasando?", Preguntó desesperada. Su única respuesta fue un terrible dolor cuando algo se apoderó de su clítoris y lo tiró con fuerza.

"AHHHHHHYYYEEEEEEE" su grito del dolor del tirón subió repentinamente más arriba como un dolor agudo, ardiente tomó su lugar. Tardó un momento en darse cuenta de que su capullo de placer debía haber sido cortado. Ella gritó y sollozó.

"¿¡Qué me has hecho!?"

-¿Qué debería haber hecho antes? -dijo una voz ronca e inidentificable. Algo cálido, como el tono, estaba manchado en su sexo. Las luces se encendieron en algunas casas a pocas cuadras de la calle. Pero la mujer con el cuchillo ya había desaparecido en la oscuridad cuando las primeras personas llegaron a ver lo que había sucedido.

El doctor James fue convocado, pero aparte de desinfectar y suturar adecuadamente la herida no había nada que pudiera hacer. Describió la naturaleza de sus heridas a Srta Spring.

"¿Lo haré...?", Trató de preguntar, temeroso de la respuesta.

"Posiblemente. Pero no será fácil. El clítoris se extiende más hacia adentro y parcialmente alrededor de la vagina. Con suficiente estimulación puede ser capaz de llegar al clímax. Necesitará un hombre dispuesto a ser paciente con usted y preferiblemente uno con mucha resistencia".

La noticia de lo que se le a Elisabeth se extendió rápidamente entre las mujeres. Algunos estaban horrorizados por la brutalidad del acto, aunque a regañadientes admitió que probablemente se lo merecía y que podría mejorar las cosas con ella. Sarah Stewart señaló que era uno de los castigos que utilizaban aquellas personas extrañas al oeste, las que tenían el gracioso nombre Virinoj Direktita. Mientras que parecían demasiado "sobre la tapa" para la mayoría de la gente de Heartland, algunos, como Sarah, pensaron que hicieron algunas cosas correctas.

Betsy perdió interés en coquetear con los hombres. Si algo iba a pasar por ella, un hombre sin miedo a lo que le había sucedido tendría que buscarla. Además pronto tendría un bebé para cuidar. Y ahí es donde el asunto parecía concluido en lo que respecta a todos. Hasta aproximadamente un año después.

El bebé de Betsy Spring nació sano, un pequeño muchacho fornido apenas debajo de 10 libras, que ella nombró Peter. A los tres meses de edad su color de cabello verdadero salió, y era de color rojo. Incluso sin enviar a una prueba de ADN era obvio quién era el padre. Zach Stewart era el único pelirrojo en Homestead, en todos los pueblos vecinos para el caso. Su robusta construcción era incluso evidente en el joven Peter Spring. Por la fuerza de eso solo, Sarah Stewart, ella misma, presentó cargos de adulterio contra su marido. Elisabeth Spring lo acusó de violación. Sarah tenía poco más de 40 años y le preocupaba que no se viera como lo hacía cuando atrajo a su marido por primera vez. Había querido una familia, tanto por la experiencia de la maternidad, como también como una forma de ligar a su hombre a ella cuando la atracción sexual ya no era el evento principal. Pero Sarah era estéril y preocupada de que su historia juntos y el negocio podría no ser suficiente para mantener su interés.

Zach Stewart se sentó frente a su abogado escuchando una evaluación bastante contundente de su situación.

"Zach, no te voy a engañar, es malo. Pero podría ser peor si hubiera más pruebas de la violación. Los cargos de la Mujer de la Primavera no irán a ningún lado ya que no hay testigos, ni siquiera ella. Sin una confesión tuya, solo puede probar que tuviste sexo con ella. Gracias a Dios estos no son los días del Consejo Femenino o su acusación sería suficiente. Aquí es una pena de prisión, pero en otros lugares sigue siendo castración. Los cargos de adulterio son otro asunto. Tú también puedes confesarlo, porque tú y yo sabemos que no necesitamos enviar una prueba de ADN para confirmar que el niño es tuyo.

"¿Si confieso que hay alguna posibilidad de misericordia en la sentencia?" Preguntó nervioso. Estaba recordando los 50 azotes que Betsy tomó y cómo no podía imaginar cómo lo soportaba.

-Honestamente no lo sé, Zach. Si fuera por tu mujer solo, yo diría 'no'. Por otro lado, el mismo sentimiento que hizo que la Srta Spring tuviera el castigo completo la última vez podría funcionar a su favor. Sin haber reconocido realmente la violación, podrían tomar el punto de vista de que ella tenía que venir en la picota y no había ningún asunto en curso".

Zach se declaró culpable del cargo de adulterio. La fiscalía nunca presentó la acusación de violación, lo que enojó a la señorita Spring, que había pensado que ahora, por fin, tendría justicia. Para la sorpresa de la mayoría de los hombres, que nunca comprendieron completamente la aversión de las mujeres de la Srta Spring, fue condenado a sólo 24 golpes del látigo y 24 horas en la picota.

Zach vio que Sarah se había asegurado de que ella estaba en una buena posición para ver su castigo. Su enojo y disgusto con él era peor que la humillación pública. Esa noche hace un año era más que solo tener sexo diferente, aunque eso era parte de eso. En ese momento se sentía como si estuviera agregando a su justo castigo, pagándole la espalda por venir a él delante de su esposa y hacer las cosas difíciles para él en casa. Si no se hubiera quedado embarazada nada de eso estaría pasando. Por supuesto que ella lo había advertido, pero en el calor de su lujuria y auto justificación solo le dio vuelta. Desnudo y en la picota, hizo un silencioso voto de no avergonzarse aún más gritando y suplicando. Y en algún lugar profundo sabía que lo haría.

Se las arregló para permanecer en silencio durante los primeros seis golpes. Los siguientes seis provocaron gruñidos y gemidos. Al décimo octavo golpe estaba gritando de dolor, y sintiéndose aún más avergonzado. Se habría sentido mortificado al ver a Sarah sonriendo ligeramente ahora que estaba en un verdadero dolor. El látigo siguió cruzando su trasero. La punta del látigo se curvó e impacto su pene.

"¡AAHHHHHGAWWD!" Grito Zach

El golpe siguiente golpeó su testículo izquierdo. A pesar de que su muslo absorbió mucha de la fuerza del golpe, comenzó a hiperventilar.

"¡POR FAVOR! ¡MISERICORDIA! Suficiente, por favor…  No puedo seguir".

Pero el verdugo continuó entregando los azotes prescritos y Zach pronto sollozaba, su promesa a sí mismo solo era una memoria embarazosa y amarga. Fue entonces cuando la sonrisa de Sarah se llenó. Mientras la muchedumbre se vaciaba de la plaza, Betsy pasó junto a la picota y silbó: -¡No fuiste castigado ni la mitad!

En medio de la noche Zach oyó pasos por detrás. Sabiendo que no podía resultar bueno, inmediatamente comenzó a pedir ayuda. Pero no se encendieron luces en las casas de la calle. Nadie iba a involucrarse. Sentía que las manos femeninas limpiaban sus partes íntimas con una esponja, tal como había hecho con Betsy.

"Mira, lamento haberte dejado embarazada. Sé que me has advertido, pero no pude evitarlo. Por favor, lo siento. Déjame hacer otra cosa para compensarte. ¿Necesita ayuda con el niño? Puedo darte dinero. "Balbuceó al suponiendo que era Betsy, pero luego se le ocurrió que incluso podría ser Sarah. -Sarah, si eres tú, lo siento, querida. Solo esperaba extender su castigo luego presumir cuando estuviéramos juntos en la tienda. Sus súplicas se encontraron con el silencio.

"No. Oh no. ¡NO! ¡POR FAVOR, NO! "Gritó mientras sentía que algo era atado firmemente alrededor de la parte superior de su escroto. Un momento después hizo un grito sobrenatural cuando algo afilado cortó sus huevos justo debajo de donde fueron amarrados. Este grito de angustia sacó a algunos de sus camas pero su agresor había desaparecido hacía mucho tiempo en la noche. Zach fue llevado a la oficina del doctor James y examinado.

-¿Puedes recolocarlos, doctor? -preguntó frenéticamente.
-No es tan fácil, Zach. Los tienes…"
-Pero ¿puedes hacerlo? ¿Puedes intentar?"

¡Zach! Zach, Doc levantó la voz para que se tranquilizara y escuchara: "Tal vez si los tuviera, pero no los tengo. Ellos fueron cortados de manera limpia y quien lo hizo se los llevó".

Zach miró fijamente al médico.

"Puedo recetarte algunas inyecciones de testosterona, pero debes saber que pueden no ser completamente eficaces en la restauración de la misma función que antes. Necesitas tener tus expectativas bajo control y aceptar que las cosas sexualmente pueden ser muy diferentes. Si puedes aceptar eso, entonces hay una mejor oportunidad para un mejor resultado".

En casa Sarah era toda sonrisa y actitud cariñosa.

-"¿Cómo te va, querido?", Preguntó con su cara súbitamente seria con preocupación.
-"El doctor me dio algo para el dolor, me siento bien. Sólo necesito descansar un rato.

"Por supuesto. He arreglado tu lado de la cama con almohadas extra para mantener los pies elevados y para amortiguar tu trasero.

-"Gracias." Una pausa pensativa, entonces "¿Sarah?"
-"¿Sí, querida?" Sonríe de nuevo.

"Realmente lo siento mucho. ¿Puedes perdonarme?"

-"Si cariño. Has pagado el precio por tus transgresiones. Debemos considerar la pizarra limpia y seguir adelante desde aquí. "

Zach se preguntó si quería decir el precio que incluía sus testículos. ¿Era ella?

Me siento mal por el chico. Sé que querías hijos conmigo, y... bueno, ¿no era lo que yo quería que sucediera? "La sonrisa de Sarah nunca cedió mientras ella respondía con calma.

-Pero, querida, te lo advirtió, ¿verdad? Y siguió adelante de todos modos. ¿No es cierto? La habitación estaba tan tranquila que dio sentido al término silencio ensordecedor. -Por lo menos eso es lo que me dijo.

"¿Cuando lo hiciste…?"

-Oh, Betsy no es una chica tan mala. Su último viaje a la picota realmente pareció sacar al diablo de ella, por así decirlo. Ya verás, ahora es una mujer muy cambiada. Pasaremos más tiempo con ella y con Peter. Ella aceptó nuestro ofrecimiento de ayudar, tanto personal como financieramente, en criar a su hijo. Sarah palpitaba una de las almohadas mientras añadía: "Ambos pensábamos que debías recibir el castigo máximo; Ella fue muy inflexible, ¿pero puedes culparla? Obviamente, nos rechazaron. Pero supongo que después de todo tuviste un castigo máximo. -Lo palmeó suavemente la zona de la ingle y puso una cara valiente-.

"Lo que me hicieron fue malo, fue cruel e ilegal", aunque las palabras eran desafiantes, su tono era suave y calmo, como si toda la pelea hubiera sido eliminada con sus huevos. Sarah le respondió con los mismos tonos suaves.

"Violar a una mujer en la picota también es cruel e ilegal, y nadie fue condenado por eso, porque solo una confesión no bastaba para un caso." Luego, reflexionando un poco, añadió: "Estás en la misma posición que Betsy, Solo una confesión llevaría a tu culpable ante la justicia -hubo una pausa embarazosa-, a menos que sientas que ya se ha hecho justicia.

La mente de Zach giró en confusión. ¿Fue su esposa quien lo traicionó o la mujer que violó quién era también la madre de su hijo? Ya no importaba - nada iba a traer de vuelta sus huevos.




Historia Original Aquí.




Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

CONSPIRACIÓN CASTRADORA

John se veía tan lindo porque estaba tan nervioso pidiéndome que saliera. No era un tipo feo, solo que... oh, es soso. Incluso había perdido su trabajo de verano en el departamento de carreteras del condado. Pero le dije, "Está bien". Estaba aburrida y realmente no había mucho más que hacer el viernes por la noche. Pensé que sería divertido ver en qué podía meterlo......


CONSPIRACIÓN CASTRADORA
John se veía tan lindo porque estaba tan nervioso pidiéndome que saliera. No era un tipo feo, solo que... oh, es soso. Incluso había perdido su trabajo de verano en el departamento de carreteras del condado. Pero le dije, "Está bien". Estaba aburrida y realmente no había mucho más que hacer el viernes por la noche. Pensé que sería divertido ver en qué podía meterlo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: Arab Nights





John se veía tan lindo porque estaba tan nervioso pidiéndome que saliera. No era un tipo feo, solo que... oh, es  soso. Incluso había perdido su trabajo de verano en el departamento de carreteras del condado. Pero le dije, "Está bien". Estaba aburrida y realmente no había mucho más que hacer el viernes por la noche. Pensé que sería divertido ver en qué podía meterlo.

Llevaba veinte minutos de retraso y se arrastró detrás de mí hasta el Pontiac Aztek de su papá. Primero fuimos al buey rojo por hamburguesas y patatas fritas luego hacia el Midway Drive-in para una cierta imagen embotada que no recuerdo incluso para que era. Fue muy malo. Uno de esos estúpidos musicales donde cantan y bailan. Probablemente incluso creo que era ópera. Abuurrrrriiiiddddoooo.

Finalmente terminó. Realmente no tenía idea de qué hacer después. No era una sorpresa. Le dije que fuéramos al lago. Incluso tuve que darle direcciones, pero llegamos a un lugar remoto que conozco con un muelle y una bonita playa de arena. Salté del coche. Era bonito. Una brisa cálida y una luna llena reflejándose en el agua. Casi estaba bailando mientras caminaba a mis espaldas. Me reí cuando la idea apareció en mi mente.

-“Vamos a nadar”. Dije.

Podía verlo ruborizarse a la luz de la luna. Me preguntaba si se estaba ruborizándose hasta los dedos de los pies.

-“Pero no trajimos trajes de baño”. Dijo él.
-"¿A quién le importa? Nadie te verá aquí. ¿Miedoso?” Le rete.
-"Bien…"
-"Oh vamos. ¡El agua esta genial!" Le dije.

Bailando sobre el coche, empecé a quitarme la ropa. Estaba actuando estúpidamente como si no supiera qué hacer. Lentamente comenzó a quitarse la camisa y bajase el pantalón.

"Vamos, fuera con ellos", me reí. Me estaba poniendo en estado de ánimo. Bailé desnuda hacia él justo cuando se quitaba el pantalón. Tome su bóxer y lo tiré hacia abajo. Casi me reí. No creía que los penes llegasen a ser más pequeños. Difícilmente podía verlo o sus huevos eran los de un adolescente apenas. Mis únicos pensamientos fueron: "¡Buen Señor Todopoderoso, ¿en qué me he metido?"

De repente una brillante luz blanca y una campana como al final de clases en la escuela nos hizo saltar. "Maldita sea, los policías van a arruinarlo todo", pensé. Tuve que proteger mis ojos con mi brazo, pero podía empezar a ver que no eran los policías. Una sombra grande bajo lentamente, silenciosamente. Aterrizó en la playa con nosotros. Por alguna razón no estaba asustada. Era más como si estuviera hipnotizada.

Las luces se apagaron, una rampa bajó y esta figura bajó. No me sentía amenazado en absoluto. Supongo que era un él. Tipo de un oriental buscando algo, pero no realmente chino o japonés como sino similar. Era algo obeso y el usaba algún tipo de traje blanco o toga. Debimos haber estado comunicados por pensamiento o algo. Me dejó saber que su nombre era Jong y él estaba allí en paz   nada de agresión o arrestarnos. Nos indicó que fuésemos con él. Por alguna razón lo seguimos sin pensarlo.

Jong nos llevó hasta la rampa hasta algunos asientos cómodos donde estábamos sentados. Yo era consciente de que había algunos otros seres pequeños allí, pero no preste atención. Salté para el asiento de la ventana. Hubo algunos ruidos tranquilos cuando la rampa se retrajo y luego la nave aceleró suavemente hacia arriba.

Mis ojos estaban pegados a una ventana viendo con asombro mientras ascendíamos más alto de lo que había estado, moviéndonos sobre la tierra y el mar. Finalmente la nave se zambulló hacia una tierra blanca y congelada. Una montaña oscura pegada sobre el blanco y nosotros fuimos hacia lo que parecía algo negro con ojo con bolsas blancas debajo de él. El negro era en realidad una abertura que conducía a una cueva humungous. Otras embarcaciones descansaban ahí. En una esquina había un extraño platillo que parecía viejo y abandonado. Los símbolos sucios de la cruz gamada eran apenas visibles. Le indiqué a Jong que estaba muy impresionado con el acercamiento y el aterrizaje. Él me lo hizo saber, sí; Habían mejorado mucho desde que se trasladaron a entrenar fuera de Utah después de Roswell. "Debe haber algo en el aire o en el agua que sólo conduce a los accidentes", se encogió de hombros.

Mientras caminábamos por un salón, no pude evitar mover mi cuerpo y sacar mis nalgas paraditas a "Blue Suede Shoes". Le comenté a Jong que era increíble lo dinámico que Elvis estaba vivo y en persona. -Muy bien -convino él. "Él se escapa de vez en cuando y los transportes astrales vuelven a visitar los supermercados, Burger King o Tim Horton's. Es difícil para nosotros porque sus entrañas no se transportan tan bien después de eso. Se necesita un poco suerte, pero siempre lo recuperamos en forma, como se puede ver. Ahora necesitamos avanzar inteligentemente".

Jong nos llevó a través de una entrada a otra zona que obviamente era médica. Se detuvo para presentarnos a una rubia muy ardiente llamada Suzanne en ropa médica que mostraba todas sus curvas.

-"Ahora viene la parte divertida. Bueno, todos tenemos que estar desnudos para esto", dijo. Jong.    

Palmeó las manos con excitación y se quitó su túnica blanca. "Ha sido una suerte que los hayamos encontrado en el lago ya desnudo".

Me tomó un segundo antes de darme cuenta. Su pene era tan diminuto como el de John. "No tienen testículos" jadeé. Jong levantó su pequeño pene. -¿No te gusta? Creo que hace que mi pene se vea muy lindo".

Tuve un mal pensamiento. Me reía, aplaudía y saltaba de un lado a otro, agitando mis tetas. -¡Ah, sí! ¡Yo sí! "Tanto los penes pequeños de Jong como los de John eran de dos pulgadas, tal vez. Compartí una sonrisa femenina con Suzy, que miró a un lado para intentar esconderlo. Me moví justo detrás de John y le rocé la espalda con mis tetas y acaricié su trasero con las manos mientras Suzy se acercaba a él.

-Ven, por favor. Esto sólo llevará unos minutos -dijo mientras lo tomaba ligeramente por un brazo y lo llevaba a una mesa y lo situó ahí. "No tengas miedo, no te haré daño. Estas son cómodas y solo están para evitar que te sacudas en el momento equivocado", dijo cuando le coloco confortables y atractivas restricciones de aspecto de piel. Limpió con un fluido por toda la zona de la ingle, esperó unos minutos y luego removió todo el vello con toallas. "Eso depila y quita el vello. Solíamos encerar y luego depilar. Me gustaba más a la manera antigua", sonrió.

Había un dispositivo que se parecía un poco como uno de esos taladros de dentista con tres brazos así que se puede mover alrededor en todas las direcciones excepto que tenía cierta clase de  mecanismo en una caja y de una bolsa clara en el extremo. Suzy la giró de un lado a otro y se aseguró que quedara en la parte superior del escroto de John. "Siempre ayuda cuando se les pone nervioso cuando les hacemos esto", me guiñó un ojo. Empujó un botón y hubo algunos ruidos de bombeo y zumbidos para luego ver el diminuto escroto de John en la bolsa.

¡Mierda! ¡Le había cortado sus huevos! El tiempo se detuvo. Estaba respirando pesadamente y pregunté, "¿Por qué diablos hiciste eso?"

-Diversidad genética -explicó Suzy-. "Es bueno tener muestras de todo. Creo que no tenemos lo que ustedes llaman, testículos.

"¿Testículos con pequeñas penes?" Salió de mi boca sin ni siquiera pensar. John me lanzó una mirada hiriente. "Oh, cariño, lo siento mucho. Yo no estaba pensando. "Para ser honesto, yo estaba pensando mientras veía todo y mis pensamientos me estaban poniendo muy caliente. Suzy rápidamente nos interrumpió, "Sí testículos con pequeños penes. No existen en ninguna otra parte del universo. Sólo en tu planeta.

Suzy entonces agarró su cuello y comenzó a tirar. Mis ojos se abrieron de par en par mientras luchaba un poco, pero sacó lo que parecía su sexy rostro de goma para mostrar su verdadero como feo rostro de reptil.

-¿Crees que soy fea, verdad?
-"Um, no." Me mordí el labio.
-"Es que me acostumbré a pensar en ti de esa forma “.dije mirando hacia otro lado.

"Si piensas que soy feo, deberías ver cómo se ven realmente Hillary, Donald y Putin", comentó.

Luego fuimos llevados de vuelta a la nave. Me sorprendió que John caminara como si nada hubiera pasado. Hace dos años yo había pateado a Billy Jones en los huevos cuando él estaba siendo un idiota y él caminó un poco divertido por un día. Pensé que John iba a caminar así después. Supongo que sabes que eres un campesino secuestrado cuando caminas normal después de ser castrado. Tal vez es así como dicen lo avanzado que son

-“Cortándole los huevos a un chico y que camine normalmente”. Me gustan las formas antiguas.

El viaje de regreso fue sin incidentes después de todo. Cuando él llevo al Aztek hasta nuestra entrada, John me pidió que no se lo dijera a nadie. Solo sonreí y lo besé. En el trabajo de lunes, Janice preguntó cómo me fue en mi fin de semana. "Oh, me pregunto porque me preguntaría algo así, pero me salvó la campana". Ella me lanzó una mirada interrogativa, pero tuve que ir a contestar una llamada.

Oh, si ustedes tienen curiosidad por ver como luce John ustedes pueden ver su foto en el Maynardville High School anual bajo el titulo"Chico más sexy".




Historia Original Aquí.




Autor: Arab Nights       Traductor: DarkSoul

CREACIÓN DEL AUTOR

Cameron acarició su corta barba roja y se recostó en la silla de su computadora. Acababa de terminar otro cuento, por su recurrente tema sobre castraciones. Al escritor le encantaba hacer estas historias, el pensamiento de un gran hombre poderoso siendo neutralizado. Realmente lo excitaba, así que importaba algunos lo tomaban todo seriamente......


CREACIÓN DEL AUTOR
Cameron acarició su corta barba roja y se recostó en la silla de su computadora. Acababa de terminar otro cuento, por su recurrente tema sobre castraciones. Al escritor le encantaba hacer estas historias, el pensamiento de un gran hombre poderoso siendo neutralizado. Realmente lo excitaba, así que importaba algunos lo tomaban todo seriamente.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SOBRENATURAL]


Categoria: Gay      Autor: Wyndfeld





Cameron acarició su corta barba roja y se recostó en la silla de su computadora. Acababa de terminar otro cuento, por su recurrente tema sobre castraciones. Al escritor le encantaba hacer estas historias, el pensamiento de un gran hombre poderoso siendo  neutralizado. Realmente lo excitaba, así que importaba algunos lo tomaban todo seriamente. El hecho es que si algunos de ellos realmente lo hicieron en la vida real, mientras pensaban en sus historias. Solo lo hacía mejor para él, quien masturbo con ese pensamiento en más de una ocasión.

Tenía la piel toda sudada... por supuesto que no muchos querían tener algo que ver con un viejo maloliente. Oh, él tomo un baño rápido para irse a un callejón oscuro. Dado que tenía que tener sexo... generalmente con un prostituto, cuando estaba con una gran necesidad. Ardía por venirse...  por lo excitado que estaba en ese momento.

Pensando en ello, se dio cuenta de que era por eso que muchos de sus protagonistas eran prostitutos. Asegurándose de que su trabajo fuera salvado, él era corpulento se vistió apresuradamente. Tratando de decidir si salía a buscar un tipo para penetrar, o simplemente una mamada rápido. Estaba muy excitado al escribir el final de su cuento. Todo sobre un gran zorro que era castrado, por un pequeño conejo inocuo.

Aunque era un trecho largo decidió ir a algunos puntos conocidos; Donde había tenido suerte antes. Sabiendo que siempre podría ir a los lugares donde seguro encontraría algo. Él visito los clubs primero, y aunque la mayoría estaban algo vacios. No encontró a nadie interesado en un anciano corpulento. El siguiente paso era ir al callejón detrás de ellos. Ahí tuvo una oportunidad un poco mejor, incluso detecto a un par de candidatos probables. Solo para que los tomasen justo antes de que pudiera hacerles una oferta.

En ese momento Cameron estaba desesperado, los olores y sonidos con el calor de todas las pieles lo habían puesto aún más excitado. Cameron vio... bueno, detecto a un enorme semental, apoyado contra una pared débilmente iluminada con su pene enorme y pesado colgando de su pantalón. El hombre corpulento se abrió camino hacia él, pero antes de que pudiera llegar, un zorro gris peludo... musculoso, también, llego primero y se lo llevó lejos. El resopló, sus fosas nasales se encendieron con el olor desvanecido de la lujuria fácil y pesada del semental. Y casi estaba por irse cuando unas inmensas manos se envolvieron alrededor de sus hombros. Se giró y sus ojos vieron hacia el estrecho callejón, donde un reluciente conjunto de dientes le sonrió de nuevo. Una voz demasiado familiar le sonó. -¿Qué pasa, Cam... teniendo problemas para encontrar acción esta noche? El ronroneo lujurioso con voz de gato que provocó un escalofrío en su espina dorsal.

"Errr... no más de lo normal". El admite, su voz ligeramente alta asusta al otro. "Y yo estoy tan..." Lo Interrumpe, preguntándose por qué la voz profunda y esas manos le parecen tan familiares. El se encogió de hombros... fue a muchos clubes y había estado con mucho hombres... "¿Y tú... me refiero a cómo va tu noche?" El pregunta tratando de no sonar antipático. Todo listo para el rechazo que sabía que vendría. "Entonces, ¿estás con estado de ánimo para...?" pregunta intentando no sonar a desesperado pero fallando completamente. La voz se ríe en la oscuridad, mientras el solo observa...

El cuerpo fuerte y grande amortiguado con algunos años de vida fácil, tal vez un poco blando en algunas áreas, tal vez un poco mayor que la mayoría de los jovencitos o jóvenes que frecuentaban ese lugar. Pero el olor... tenía el olor de los necesitados,  jugo de hombre... era intensamente seductor. Y ese tigre ha estado siguiendo a ese hombre por los últimos diez minutos, de todos modos.

"Bueno... estoy en el estado de ánimo de un lobo... pero el último se fue justo antes de que aparecieras..." La voz se vuelve un poco más débil a medida que él gira y recorre el callejón. "Probablemente tendré que autosatisfacerme a mí misma, esta noche..."

"¡Eh!" Se aclara la garganta un poco más fuerte de lo que pretendía. "Si prefieres tener alguna compañía... al lado de un lobo..." Stammers odiaba el rechazo amargo que estaba a punto de obtener. "Me encantaría complacerte". "Quiero decir, si realmente no quieres estar solo, y deseas compañía..." Tragando saliva al ver al enorme hombre detenerse para mirar hacia atrás sobre su amplio y poderoso hombro.

"Hmmm…" Sonó como si fuera en una dirección o en otra. El se gira lentamente, desnudo salvo por una gruesa trusa de cuero. "No... no necesitas enfermedades extrañas teniendo una vida sexual activa y saludable... Habría un montón de pernos sueltos que estarían muy trastornados..." Él le mira, Y luego levanta un dedo, haciendo gestos para que él entre en el callejón con él. Te ves como si pudieras manejar un encuentro en la oscuridad...

"Limpio... ¡oh sí, me cuido muy bien!" Aseguró emocionado, dándose cuenta de que solo podría tener la oportunidad de llegar a ver y sentir lo que estaba en ese enorme trusa de cuero. Con un temblor de excitación y tal vez un poco de miedo, Cameron se lo llevo al callejón oscuro. "Oh, apuesto a que puedes manera las enorme" Moviendo suavemente la bolsa abultada de la trusa de cuero. "¡Oh, sí, puedo manejarlas y bueno para un encuentro caliente en la oscuridad!" Cameron aseguro su otra mano cálida sobre la sedosa piel caliente del hombre. Cameron por su parte tenía otras cosas en su mente, ni siquiera prestaba realmente atención al adulador. Sin embargo, esa mano en su trusa le provoco un gruñido bajo, moviéndolo hacia un lado. Cameron se mueve agresivamente hacia delante, y su grueso y peludo pecho hace cosquillas al hombre – que se agarra de la ropa que lleva.

El está temblando ahora, casi lamentando sus acciones. Cuando sus ropas son desmontadas por dedos como agujas felinas. El miedo que hacía en su corazón latía salvajemente su aliento que entraba en jadeos. A medida que se daba cuenta del peligro, el gran depredador podría fácilmente romperlo por la mitad. O le hacerle cosas menos agradables si lo disgustaba. '¡Dios, el miedo lo hice ponerme tan caliente!', Pensó.

Cameron lo inspecciona o eso parece, y por supuesto hay esa sensación de que si él se desliza hacia arriba - sólo una vez - el tomara su prenda. ¡Ya que él tendrá bastante tiempo quitarle su trusa de cuero! El sorprendentemente cálido y peludo cuerpo de Cameron presiona contra el chico, y sus piernas lo sienten. Comprobando las grandes nalgas, dándoles un apretón... "Siempre le gustaba una presa con un poco de carne en sus huesos". Esa voz tan familiar, algo sonando que estaba mal, pero ¿qué campanas? Una cálida y peluda mano tomo el suave pene de Cam, y él comenzó a acariciarlo.

"Tengo más carne por delante". La lujuria le hizo atreverse, tomando su pene rígido en la parte forrada de piel. Incluso cuando las alertas resonaban en su mente. ¿Dónde había oído esas palabras antes... esas palabras pronunciadas de una manera tan sarcástica y oscura?

"Hahaha..." El joven se rió cuando su fuerte mano apretó el firme órgano en completa erección. "Carne dulce... la guardo para el postre." El joven ronroneó. "Si está bien". Su mano fuertemente apretada bombeo de arriba y abajo del órgano dándole una sensación sin par. Haciendo que Cameron gotee copiosamente liquido pre seminal sobre la suave piel del joven. Por las voces en el callejón se podía oír balbuceando suavemente, a los hombres saliendo del club con prisa sin duda. "¿Por qué no nos mudamos a un lugar más privado?" El joven gruñó mirando por el callejón hacia los sonidos.

"Ammmm... no me importa una audiencia". Cameron jadeó emocionado por la idea de alguien mirándolos.

"Me gusta la privacidad". El gran joven gruñó, atrayendo a Cam su pene endurecido. "Conozco un lugar... está cerca" gruñó, arrastrando rápidamente a Cameron por el callejón. Adelante... una sola luz colgaba sobre una gran puerta cortafuegos de acero. Un letrero de "Solo Empleados" se desvanecía colgado en la puerta de acero oxidable. Pero esto no frenó el joven, empujando la puerta abierta. Forzó a Cameron a atravesarla, la habitación más allá estaba en la oscuridad total para los ojos del ser humano asustado. El pánico atravesó a Cameron mientras la puerta se cerró tras él.

"¡Enciende una luz!" Ordenó Cameron, con voz aguda. El joven solo se rió, mientras sentía la gran mano invisible que acariciaba el cuerpo desnudo de Cameron. "¡Yo... no puedo ver!" El gruñó, aun más humilde esta vez.

Cameron se rió entre dientes con una voz que indicaba que disfrutaba del desamparo y el miedo del hombre. Aquella suave y peluda mano que acariciaba su cuerpo desnudo desapareció repentinamente. Dejándolo totalmente solo en la oscuridad, con el corazón palpitando;  con su enorme pene palpitando con necesidad. Inútilmente Cameron miró alrededor en la oscuridad. "Uhem..." El se aclaró su garganta nerviosamente. "¿Dónde ... dónde has..." Cam se acercó, al olor del sudor nervioso, asustado. Oh ese dulce olor que encendía sus sentidos.

-¡Aquí! - ronroneó, su respiración caliente tan cerca del rostro hizo que el ansioso Cameron retrocediera levemente.

-¡Oh... ahí estás! - exclamó Cameron, extendiéndose hacia la voz.

Sólo para que sus muñecas fueran agarradas fuertemente. Entonces la boca caliente del hombre fue presionada sobre la suya. Una larga lengua como fuerte separo sus labios para violar su propia boca y lengua. Dándole a Cameron un sabor de la última comida del hombre... carne de res... hígado tal vez... Entonces se había ido... dejando dejándolo pulsando en excitación sumisa... jadeando para respirar. "¡Eh... hey!" Cameron gruñó dando un par de pasos rápidos hacia delante y tropezando con algo. -¡Maldita sea! -murmuró mientras tropezaba con cosas que chocaban con el duro suelo de hormigón. Cuando el dolor se encendió en su dedo en el pie y las espinillas. Dentro de la oscuridad, el gran hombre sonrió divertido, mientras lo observaba tropezar. -¿Dónde estás? Él gruñó con los brazos extendidos, abanicando el aire vacío delante y a los lados de él. De repente, sintió una piel sedosa entre sus muslos desnudos, y luego una almohadilla de cuero caliente en su colgante escroto.

"Aquí mismo". La voz lujuriosa ronroneo fuerte en su oído por detrás. Haciendo a Cameron saltar de la sorpresa, sólo para sentir las agujas afilada de sus uñas clavarse en su escroto. Las uñas se clavaron en su piel delicadamente, sosteniéndolo en su lugar.

-¡Oh! -exclamó el gran y corpulento hombre, tratando de alejarse de aquellas uñas contenedoras. Pero solo consiguió que esas uñas se clavaran aun más. Una segunda enorme mano se coloco pesadamente sobre su hombro, agarrando su carne de gallina.

"¡Mejor deja de luchar... antes de que te castres!" La suave y aterciopelada voz ronroneo en su oído, luego la mano en su hombro lo empujo hacia delante con fuerza.

-¡No! -exclamó Cameron con terror, mientras sus pies golpeaban el borde de un viejo colchón que yacía en el suelo-. Haciéndolo sobre él, desesperadamente agarro sus testículos. Haciendo al hombre reírse en voz alta, porque él se había desprendido de ellos antes de empujar a Cam.

"¿Asustado ya?" Rió mientras se abalanzaba sobre el corpulento y asustado Cam. Lo fijó boca abajo en el viejo colchón hediondo. Cameron jadeando para respirar mientras su rostro era presionado contra el colchón. Incluso su nariz débil podía oler todos los olores en el. Olores fuertes de cuerpos... Sangre... Semen... Sin embargo, no tuvo mucho tiempo para reflexionar sobre todo ello. El gran hombre estaba maniobrando encima de él, de repente Cameron sintió ese órgano masculino tan largo tan caliente. Deslizándose entre sus nalgas al principio, y luego apunta más profundo.

"¡Hey!" "¡No creas que debas lubricar!" Cameron protesto, luchando y resistiendo tanto como podía. Su miedo y su excitación sexual crecieron con la oleada de adrenalina. Aun así, el que era de mayor peso y fuerza lo contuvo fácilmente. Siempre había sido una de las fantasías sexuales de Cameron. ¡Ser dominado debajo de un hombre bien dotado!

"Nawww se siente mejor de esta manera..." Él gruñe, el gran hombre disfrutaba mucho la lucha de su presa. La excitación que le produjo hizo que su pene quedase muy rígido.

"¿Mejor para quién?" Cameron gruñó, tratando de calmarse y relajar su esfínter. Mientras sentía un goteo caliente de líquido pre seminal del hombre gotear sobre su tenso orificio anal. La punta puntiaguda presionó entre su espasmódico ano con facilidad. ¡Obligándolo a abrirse más y más ampliamente obligándolo a tomar su completa circunferencia!

"¡Muy apretado!", Exclama el hombre con una risita mientras su glande se abre paso por su ano. El gran glande del hombre se sentía ligeramente húmedo, mientras se apretaba contra el pequeño ano de Cam. "¡Sí... de eso era de lo que estaba hablando!" El hombre ronroneó mientras el desamparado agujero caliente de Cameron se aferraba y apretaba su glande. Inclinándose hacia delante, El hombre sujetó su poderosa mandíbula sobre la parte posterior del cuello sin vello de Cam. La acción fue más fuerte que las palabras. Jadeando en el colchón sucio, Cameron forzó sus músculos anales a relajarse. De repente, el hombre se movió dentro de él. Haciendo al hombre suspirar de placer y alivio. -Por mí... ¡por supuesto! - El hombre ronroneó mientras permanecía inmóvil durante un largo instante sobre el tembloroso Cam. ¡Solo disfrutando de la sensación del agujero violado de Cameron alrededor de su pene completamente endurecido!

Poco a poco el hombre comenzó a moverse, clavando su enorme pene como si tuviera púas dentro y fuera. Que raspaban la próstata de Cam, enviándolo a la felicidad temblorosa. Con cada pequeño golpe lento que Cameron recibía lo hacía sentirse más sumiso, aun cuando le enviaba emociones eléctricas de placer a través de él. El salvaje pánico de Cameron se hundía, mientras el placer que se veía forzado desde su interior creció. La sensación de la piel suave del hombre acariciando su carne desnuda era muy emocionante. Quien cavó una de sus grandes manos  bajo el desamparado Cam, para descubrir su pene semi duro. Ya había rezumado un charco de pre-semen sobre el colchón. "¡Jeje... eres casi una perra!" Él dijo se rió mientras sus empujes se hacían cada vez más fuertes. Haciendo a Cameron gimiera y llorara en voz alta por el placer que sentía.

"¡Uhhh Huuuu!" El corpulento Cam gimió, mientras su cadera empezaba a moverse de nuevo para cumplir con los ataques del hombre.

"¡Qué puto pene!" El hombre se echó a reír mientras empujaba con más fuerza. -¡Está fuera de lugar! -gruñó, agarrando a Cameron con fuerza, casi dolorosamente apretándolo-. "¡Una perra como tu debiste tener una vagina entre las piernas!" El gran hombre bromeó mientras penetraba su agujero caliente. -¡Un pequeño como tú ni siquiera necesita un pene! -gruñó el gran hombre-.

-¿Eres una puta? El hombre gruñó contra su oído, mientras su largo pene se hundía profundamente.
-¡Salvo tu culo que es genial!
-Dímelo -ordenó con brusquedad-.
-"Dime la verdad... puta".
-"¡Dime que no necesitas tu pene!"

"Yo... no necesito de un pene." Cam gimió sumisamente, mientras las embestidas del hombre se volvieron aún más salvajes y brutales.

-"¡Excepto mi grandioso culo!" Cameron repetía con lujuria.
"¡Eso es!" El gran hombre ronroneó.
-"¡Serías una puta mucho mejor sin él!"
"¡Sí!" El Cameron gimió mientras recibía en su interior el enorme pene del hombre.

"¿Quieres que te lo quite... para que puedas ser el juguete de mierda de un verdadero macho?", Preguntó el enorme y lujurioso hombre.

"¡Ammmm... por favor, hazme el prefecto juguete sexual!" Cameron pidió perdido en una fantasía lujuriosa de su propia creación. El enorme hombre estaba en movimiento, hundiéndose sobre  atrapado Cam, penetrándolo violentamente. ¡Con su enorme mana estirada en el suelo, empujando su enorme pene salvajemente dentro y fuera de su cautivo! Finalmente, con un magnífico bramido, explotó profundamente dentro de Cameron, llenándolo con su semilla. El gran hombre continuó empujando durante varios minutos más, debido a su resistencia. Jadeando se desaceleró, y sus empujones se hicieron menos urgentes a medida que los trémulos orgásmicos cedían. Finalmente, se retiró por completo, su grueso pene finalmente paro, finalmente volviéndose suave. Se puso de pie y se alzó sobre el Cam que gimoteaba, y le sonrió con una amplia sonrisa. Cuando Cameron rodó sobre su espalda, jadeando para respirar obviamente muy excitado.

-¿Qué... qué hay de mí? Cameron jadeó deseando lujuriosamente un orgasmo propio.

"Ok... ¡Te arreglaré como lo preguntas ahora!" Él sonrió. Cameron miró temblando de miedo mientras el masivo hombre se arrodillaba entre su amplias rodilla extendidas. Juguetonamente el gran hombre tomo su erección rígida, rebotando su mano alrededor y hacia atrás. Difuminando las cuerdas largas y transparentes de líquido pre seminal por todo el interior del muslo y el vientre. "Por todo ese llano, seguro que tenias una dura erección"

Él ronroneó complacido, sonriendo malignamente. "¡Creo que tal vez te gusta sentirlo por culo mejor a que si penetraras!" El hombre bufó burlonamente, una mano enorme se movía por su duro pene de él. Dibujando un jadeo de placer en Cameron, como acarició su eje. El hombre bajó la boca al órgano palpitante de Cam, lamiéndolo burlonamente, haciendo que el cuerpo pálido de Cam se sacudiera y la cadera empujara involuntariamente por el placer.

"Hahah". El hombre se rió.
-¿Quieres más de eso? -preguntó, bajando lentamente su prepucio con la boca.

Cameron palideció ligeramente mientras la boca del hombre se cerraba sobre su rígido órgano con su bosque de dientes afilados y dentados. Un gruñido excitado y agudo escapó de su garganta mientras la boca caliente succionaba toda su longitud. Su cabeza se movió por su eje del unas cuantas veces, luego levantó la cabeza para sonreír maliciosamente a Cameron.

-"Dulce como el caramelo." Bromeó, antes de regresar a su trabajo.

Cameron se recostó disfrutando de la caliente succión, jadeando y gimiendo suavemente; Hasta que el hombre levantó la boca para hablar una vez más. "¡Por supuesto que su deseo será concedido!" Él gruñó sonriendo perversamente...

"Q… Qué… Significa eso..." Cameron tartamudeó mientras miraba hacia abajo asustado al gran hombre.

Quien no pudo responder, sin embargo, ya que tenia tomado el órgano rígido de Cam otra vez. Todo lo que podía hacer era mirar sonriendo mientras le chupaba el órgano duro en su boca. Entonces de repente él apretó su mandíbula cerrándola, el músculo se tenso y sangro en resistencia por un momento. ¡Pero entonces los dientes afilados cortaron a través de la carne dura de hombre! La boca de Cameron se abrió su rostro se retorció de horror mirando al hombre levantando su cabeza. ¡Donde el alguna vez el órgano masculino se erigió orgullo quedó solo un muñón sangriento de medio centímetro de largo!

"¡IIIIIIIEEEEEE!" Cameron grito cuando de su pequeño muñón repentinamente brotaron chorros de semen blanco y gruesos chorros de sangre.

Rápidamente el hombre tomó un bálsamo curativo de su ropa y lo derramó sobre la espantosa herida. Luego se inclinó hacia atrás para masticar la virilidad de Cam, mientras Cameron miraba con horror en la penumbra. Como masticaba y tragaba su carne sangrienta, el depredador abrió su ancha boca; Para mostrar a Cam que todo se había ido. Luego se puso de pie, glotonamente, sobre el castrado Cameron.

-¿Quién... quién eres tú? -replicó Cameron.

"Problema resuelto... Ahora eres un juguete sexual!" El gran hombre rió.
-¡No podrás penetrar a nadie ahora!
-¡Eres una maravilla sin pene! El gran hombre se regocijó burlonamente.
-¿Quién soy yo? -gruñó mientras sonreía alegremente a Camasón.
-"¿No me reconoces?" El gran hombre se rió mientras se colocaba de nuevo su trusa negra de cuero. -"Me has descrito cientos veces... en alguno de tus relatos sobre la esterilización de algún lobo o equino".

-¡Charn! Cameron se ahogó en incredulidad mientras la figura se alejaba.



Historia Original Aquí.




Autor: Wyndfeld       Traductor: DarkSoul

CASTIGABLE

Cuando me estaba secando a mí mismo después de la ducha mis ojos cayeron en el espejo de nuevo para enfocar entre mis piernas. Viendo que no había sin duda nada donde una vez estuvo mi pene, ahora solo había una pequeña cicatriz alrededor del meato uretral. Mis pensamientos volvieron a la época en que no era así - y el día que me quede en este estado......


CASTIGABLE
Cuando me estaba secando a mí mismo después de la ducha mis ojos cayeron en el espejo de nuevo para enfocar entre mis piernas. Viendo que no había sin duda nada donde una vez estuvo mi pene, ahora solo había una pequeña cicatriz alrededor del meato uretral. Mis pensamientos volvieron a la época en que no era así - y el día que me quede en este estado.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM] [MEDICO]


Categoria: Hetero      Autor: Micropenis





Cuando me estaba secando a mí mismo después de la ducha mis ojos cayeron en el espejo de nuevo para enfocar entre mis piernas. Viendo que no había sin duda nada donde una vez estuvo mi pene, ahora solo había una pequeña cicatriz alrededor del meato uretral. Mis pensamientos volvieron a la época en que no era así - y el día que me quede en este estado...

* * *

Yo estaba en el amor por A. durante años. Pero a mi pesar  mis sentimientos no eran correspondidos no exactamente como deseaba, incluso si sintiera algo por mí. Aunque reconocí desde el principio que no tenía ninguna oportunidad, no deje que aquello se interpusiera. Por lo tanto, otras mujeres no tuvieron a su vez ninguna posibilidad conmigo.

Hubo que esperar hasta que finalmente fui capaz de resolver todo aquello y me abrí de nuevo para otras mujeres. Pero justo cuando estaba por pasar B. Reapareció, una mujer a quien conocía desde hace algún tiempo y me gustaba. Éramos una pareja - pero por muchas razones, nadie se dio cuenta que éramos más que solo amigos.

Pasamos unos meses de esta manera, entonces la increíble sucedió - A se dio cuenta de que sentía algo más por mí. Y en algún lugar en el fondo yo quería todavía estar con ella - por lo que comencé a tener un triangulo amoroso con ambas - también por varias razones aquello paso desapercibido.

Por un relativamente periodo largo todo salió bastante, no me podía quejar disfruta de ambas y era muy feliz, pero entonces sucedió lo que tenía que ocurrir - A y B se encontraron por alguna razón que aun hoy desconozco la una a la otro. Y en lugar de un mutuo arañazo para sacarse los ojos de inmediato se aliaron en contra mí.

No supe nada hasta que ambas estaban frente a mí y me dijeron que tenía que ser castigado por mi comportamiento y que ya había ideado cual debía ser mi castigo por haber jugado con ambas, me dijeron que si me negaba me acusarían por violación y ambas tenía pruebas para que fuese hallado culpable y pasaría muchos años en prisión, acorralado no tuve más remedio que aceptar sus condiciones.

Dos días más tarde ambas me recogieron en un auto y me llevó lejos sin decirme a dónde es que nos dirigíamos. Finalmente nos detuvimos frente a un gran edificio, en el que se apreciaban muchos letreros de  prácticas médicas, era un edificio de consultorios. Al salir, me llevaron bien agarrado de los brazos entre ellas, así que no podía huir.

Subimos las escaleras hasta la puerta principal, mientras mis ojos se fijaron en uno de los letreros que decía: "Instituto para el cambio genital". Me sentí frío y caliente al mismo tiempo, y mi pene estaba repentinamente rígido apenas ver ese cartel - supe inmediatamente cual era nuestro objetivo. Las mujeres sonrieron cuando vieron mi susto, pero no dijeron nada, solo me miraron y continuamos caminando.

Entramos y nos permitieron pasar hasta una sala de espera, en donde dieron mi nombre entre otros dados. Nos quedamos en una sala de estudio a solas por algún tiempo ninguno de los tres dijo palabra alguna.

"Desvístete escuche decir luego de lo que me pareció una eternidad en voz baja",  Fue A que me lo dijo, sonriendo. Así lo hice y pronto estaba desnudo con mi endurecido pene frente a ellas.

"Mira el muy bastardo esta excitado", como te lo había dicho, ambas rieron. "¿Vamos a decirle?" A. asintió, sonriendo.

"Bueno como ya te habíamos dicho creemos que debes ser castigado. Pensamos en que ya no debes engañar a más mujeres como lo hiciste con nosotras. Al mismo tiempo, creemos que ha tenido el suficiente sexo por lo que creemos que ya no debes tener más. Por lo menos como hombre, por esa razón el médico te va a cortar tu pene".

Los dos se dieron un banquete con mi estado de shock. Mi pene estaba aún más duro luego de escucharlas, si eso era posible. Huir no era una opción - los dos eran lo suficientemente fuertes como para mí. Así que esperé por mi destino. No tuve que esperar mucho tiempo para que un médico joven, guapo que converso solo con las dos mujeres por un rato antes de solo ordenarme que me tumbara en el sillón de reconocimiento.

"Creo que tienen la mejor decisión", dijo el médico frente a mi polla. "Aquí vamos. En caso de que aún así obtener un orgasmo? "Tanto sacudió negativamente la cabeza.

En primer lugar, mis brazos y las piernas fueron atados firmemente con correas de cuero a dicho sillón. A continuación, el médico desinfecto mi pene y escroto por igual. Estaba a la espera de la anestesia, pero estaba equivocado. De pronto, el médico ya tenía un bisturí en la mano - Probablemente no iba sentir nada. En el momento en que vi el bisturí, las dos mujeres me colocaron juntas una mordaza de mi boca para evitar que pudiera decir o gritar.

El médico alzo mi pene con una mano todo lo que le posible fuera de mi cuerpo y apenas comenzó a cortar en la parte inferior. La mordaza impidió que pudiera gritó o mejor dicho que se pudieran escuchar mis alaridos de dolor, pero tan rápido como todo comenzó así acabo.

Cuando el dolor paso, lo suficiente y pude ver claramente una vez más, pude apreciar una herida claramente larga y un catéter insertado en mi uretra. El que fue mi pene estaba a la vista sobre una charola perecía una larga salchicha pero aunque parecía vivo aun, lo cierto es que estaba ya sin vida o posibilidad de ser reinsertado en mi de nuevo.

Luego de esperar un par de horas A. y B. me llevaron a casa y me informaron sobre mi nuevo papel. Ahora era su esclavo, todo lo que tenía que hacer era vivir para servirlas a ellas y si tenía suerte y me portaba bien me dejarían de vez en cuando lamer sus vaginas lamer.

Aquel fue mi castigo por haber tratado de pasarme de vivo y jugar con ambas.




Historia Original Aquí.




Autor: Micropenis       Traductor: DarkSoul

CENTURIONES PERVERSOS

De manera rápida aprovechando que por el golpe el bárbaro quedo aturdido y adolorido el Centurión tomo la tira de cuero e hizo un nudo en la parte alta del escroto del bárbaro, que se sacudió de dolor al sentir el apretado nudo cerrarse sobre su escroto, seguido de otro y otro nudo, dejando su escroto completamente ligado, cortando todo el flujo de sangre a sus testículos, el Centurión antes de irse vacio un poco de vinagre sobre los genitales del hombre para hacer que el cuero se apretara mas y tuviera un ardor en sus genitales infernal......


CENTURIONES PERVERSOS
De manera rápida aprovechando que por el golpe el bárbaro quedo aturdido y adolorido el Centurión tomo la tira de cuero e hizo un nudo en la parte alta del escroto del bárbaro, que se sacudió de dolor al sentir el apretado nudo cerrarse sobre su escroto, seguido de otro y otro nudo, dejando su escroto completamente ligado, cortando todo el flujo de sangre a sus testículos, el Centurión antes de irse vació un poco de vinagre sobre los genitales del hombre para hacer que el cuero se apretara mas y tuviera un ardor en sus genitales infernal.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Frontera romana con Germania, 175 D.C. los romanos acababan de vencer a una aguerrida tribu que amenazaba sus fronteras entre los cautivos estaba el hijo del rey enemigo, un hombre de 32 años con un cuerpo esplendido y un pene en erección de no menos de 27 cm el joven guerrero lucho con todas sus fuerzas pero fue sometido por los romanos muy a su pesar, el jefe de la guardia de aquel fuerte romano vio con ojos lascivos al aguerrido bárbaro cuando este fue desnuda a su llegada al fuerte, por lo que hablo con el comandante.

-“¿Comandante que se piensa hacer con el bárbaro?” Pregunto el Centurión con respeto.
-“¡Sera vendido como esclavo!” Dijo el comandante como desdén.
-“Comandante si fuera posible me gustaría comprarlo”.
-“¡En verdad! ¿Hablas en serio Centurión?”. Dijo el comandante levantando la vista.
-“Si, Muy en serio, siempre que sea a un buen precio”. Dijo el Centurión.

El comandante busco entre los papeles de su escritorio hasta encontrar la orden.

-“Puede ser tuyo por 8 talentos”. Dijo el Comandante.
-“¡Tanto!” Replico el Centurión.
-“Es lo mínimo que marca la ley pero para ser para ti hare una excepción llévatelo por seis talentos es lo máximo que puedo bajar”. Dijo el comandante.

-“Lo Compro”. Dijo con alegría el Centurión.
-“Es tuyo, hare el papeleo, pero debes traer el dinero antes del anochecer”. Dijo el comandante.

El Centurión salió en busca de su compañero también Centurión para proponerle un trato, que estaba seguro que el aceptaría. Momentos más tarde estaba tratando de convencer a su compañero de armas.

-“Vamos hombre será maravilloso ya viste su cuerpo, además solo son 3 talentos”. Dijo el centurión.
-“No lo sé”. Dijo el otro.
-“Vamos prometo que no te arrepentirás”. Le replico.
-“Bueno tu ganas toma, pero espero valga la pena”. Le dijo su compañero al Centurión.

Un poco más tarde el Centurión, entregaba la suma pactada y recibía el documento que acreditaba al bárbaro como de su propiedad como su esclavo, ya con ese documento acudió presuroso al calabozo en las profundidades del fuerte para ver al bárbaro hora de su propiedad el centurión, quien al verlo comenzó a insultarlo en un idioma que el centurión no entendía.

El centurión se quedo ahí viendo al bárbaro colgar de sus brazos desnudo, la antorcha ilumino su beso cuerpo los ojos del Centurión se posaron en su pene y en sus grandes huevos sin vello por alguna razón y al hacerlo una idea perversa paso por su cabeza, que le hizo tener una mueca de maldad en su rostro.  

Dejo la antorcha sobre una base para luego el Centurión agacharse y tomar una de las delgadas pero resistentes tiras de cuero de su calzado para dejar el trozo de cuero de uno 40 cm libre, luego se acerco al bárbaro para comenzar a acariciar su bien marcado abdomen, que por supuesto desagrado al bárbaro que trato de atacar al Centurión con su piernas que estaban libres pero dio como resultado que recibiera un fuerte puñetazo en sus huevos que le hizo gritar de dolor.

-“AAAAAAGGGGGRRR”. Grito el bárbaro.

De manera rápida aprovechando que por el golpe el bárbaro quedo aturdido y adolorido el Centurión tomo la tira de cuero e hizo un nudo en la parte alta del escroto del bárbaro, que se sacudió de dolor al sentir el apretado nudo cerrarse sobre su escroto, seguido de otro y otro nudo, dejando su escroto completamente ligado, cortando todo el flujo de sangre a sus testículos, el Centurión antes de irse vació un poco de vinagre sobre los genitales del hombre para hacer que el cuero se apretara mas y tuviera un ardor en sus genitales infernal.

El bárbaro se quedo solo retorciéndose de dolor hasta ya bien estada la noche que fue cuando la parte superior de la pesada puerta de donde estaba de frente a ella se abrió, con los dos Centuriones con el dorso desnudo observando al bárbaro retorcerse al sentir un ardor y dolor proveniente de sus genitales sin poder hacer nada para remediarlo, su pene estaba erguido por completo tan duro que su prepucio se había corrido por detrás de su glande.   

El Centurión sin pudor alguno se despojo de sus pocas ropas que le quedaban quedándose solo con su calzado y casco, su pene ya en erección rezumaba liquido pre seminal, cuando comenzó a masturbarse por aquella vista con los huevos de su esclavo ya de un color morado intenso señal de que sus huevos estaban muertos o a punto de estarlo, su compañero también se comía al bárbaro con la mirada no paso mucho rato para que ambos desnudos entrara en la celda para comenzar a acariciar el cuerpo del indefenso y adolorido esclavo.

-“¿Cual es su nombre?” Pregunto uno de los Centuriones al otro.
-“Se llama Tardus”. Respondió su compañero.
-“¿Que clase nombre es Tardus!” Dijo el otro antes de ambos comenzar a reír.

Las manos de los centuriones comenzaron a acariciar el cuerpo del hombre lascivamente, uno de los centuriones comenzó a amasar las fuertes nalgas del bárbaro mientras el otro acariciaba su dorso, pene y huevos visiblemente para ese momento muy hinchados que hacían gruñir pese a no desearlo de dolor al bárbaro, aquellos manoseos continuaron por varios minutos antes que entre ambos se ayudaran para bajarlo y las plantas de los pies del bárbaro tocaran el frio suelo.

-“Vamos quiero ver como se la chupas”. Dijo el centurión al otro.

Por lo que se arrodillo delante del bárbaro y comenzó a chupar su dura erección, mientras su compañero solo veía, lo que hacía sentir al otro centurión muy excitado, mientras le dada aquella mamada el Centurión se masturbaba con una de sus manos, viendo de reojo como su compañero también se masturbaba. 

-“Qué ricas nalgas tiene esta escoria”. Dijo el otro Centurión detrás del bárbaro.

Dijo mientras una de sus manos las apretaba, para ese momento el bárbaro estaba muy nervioso así que de su boca solo salían palabra de insulto para ambos romanos aunque ninguno de ellos entendía nada de lo que decía, el Centurión dueño del bárbaro se saco su pene de la boca para decirle a su compañero.

-“le sabe y huele a una mezcla de orines y sudor”, Dijo él Centurión.

Para nuevo hacer hacia atrás su prepucio con los labios al momento de metérsela a la boca, el hacia un vaivén con su boca moviendo la cabeza mientras sentía como aquel pene crecía un poco más, de pronto el Centurión se clavo aquel pene hasta la garganta, las lágrimas escurrían por las mejillas del bárbaro por el coraje y las arcadas de asco que aquello le producía, ya que muy a su pesar estaba sintiendo placer y dolor al mismo tiempo.     

-“Te gusta verdad puta, te gusta”. Dijo el centurión detrás del bárbaro.

Aunque este no dijo nada pues no entendía nada de lo que dijo mientras su compañero continuaba con su boca desesperadamente chupando su enorme pene, llego un momento en el que se detuvo y saco su pene de su boca cuando su mandíbula cansada y entumida, le pedio un descanso.

-Te la voy a meter puta”. Dijo el Centurión, mientras se ponía de pie.

El Centurión se coloco detrás del bárbaro con su compañero haciéndose a un lado para pasar al frente y seguir acariciando el dorso de su nuevo juguete, el Centurión amaso sus nalgas antes de abrirlas fuertemente, se inclino y escupió directamente sobre el rosadito ano del bárbaro, de pronto comenzó a azotar sus nalgas con sus manos mientras le decía al desesperado bárbaro que sentía el enorme pene del romano frotándose entre sus firmes nalgas

–“Qué ricas, te voy a romper ese culo de puta”. Dijo el Centurión con malicia.

Por algunos segundos el Centurión comenzó a jugar con su ano con uno de sus dedos, lo ensalivaba y trataba de metérselo, el bárbaro tuvo un sobresalto pero el otro centurión trato de calmarlo tomándolo de sus hinchados huevos que le produjo dolor tanto que le hizo gritar.          

-”HHHHHHHAAAAAAAGGGGGG”. Grito el bárbaro.
-“Calma, Calma, Relájate o será Peor”. Le dijo el otro centurión frente a él.

En eso el bárbaro sintió como el glande del otro Centurión comenzaba a presionar sobre su ano, quien tomándolo de los hombros lo inclino levemente hacia hacía adelante, para comenzar a penetrarlo lentamente, fue doloroso pero después esa mezcla de nervios y dolor se convirtió en placer, el Centurión apretó con sus brazos su pecho mientras me la metía hasta el fondo, con sus huevos chocando contra las nalgas del bárbaro. 

-“Te gusta verdad putita”. Dijo el Centurión mientras comenzaba con su mete y saca ansioso.

El Centurión continuo penetrando al bárbaro entre grito de dolor hasta el fondo, con cada una de sus embestidas sus huevos se aplastaban contra sus nalgas una de sus manos lo sujetaba del cabello y con la otra lo sujetaba de la cintura, mientras su compañero comenzó a darle manotazos al endurecido pene del bárbaro que rebotaba dolorosamente hacia todas partes con cada nuevo manotazo.

Así estuvieron un largo rato hasta que el Centurión apresuro su mete y saca, su respiración aumento al igual que su excitación, hasta que el bárbaro sintió su el cálido y espeso semen del Centurión inundar su interior, aun con su pene chorreando semen Centurión extrajo su palpitante miembro viril del interior de humillado bárbaro, pero solo para que su compañero tomara su lugar.

El otro centurión también portaba un pene enorme que clavo de una sola vez en las entrañas del bárbaro, para comenzar con el mete saca mientras el otro  Centurión fue por una daga que brillaba de lo caliente que estaba, se posiciono delante del bárbaro tomando su negro escroto, el bárbaro gruño de dolor.

-“GGGRRRRRHHH”.

Pero aunque estaba aterrado al ver como el Centurión acerco la caliente daga a sus huevos no grito no quería darle esa satisfacción aunque estaba aterrado de solo pensar lo que ese romano estaba por hacerle, el otro centurión comenzó a penetrarlo con fuerza y desesperación, de pronto gruño clavando su enorme pene por completo en el bárbaro, cuyo pene lanzo en ese momento un enorme chorro de liquido claro que hizo estremecer al bárbaro.

Justo en medio del placer y dolor que estaba sintiendo el Centurión frente a él le cerceno su escroto por completo, de un solo corte, los ojos de bárbaro casi se le salen de sus orbitas al sentirse despojado de la fuente de su virilidad, sin poder contenerlo tuvo lanzar un grito de dolor y terror por igual.

-“¡NOOOOOOOOOOOOO!” Grito el bárbaro mientras su cuerpo se sacudía de dolor.

Los dos romanos riendo con su penes ya desinflándose como el del bárbaro de cuyo ano aun abierto y palpitando chorreaba semen y mierda por igual quedo ahí colgando, con su entrepierna goteando sangre en pequeñas gotas.

Ambos romanos usaron al bárbaro convertido en eunuco por varios meses luego que se recupero de su castración hasta que finalmente fue vendido por 10 talentos a un rico comerciante que necesitaba a un esclavo eunuco, con ese dinero ambos centuriones compraron un nuevo esclavo que pronto correría la misma siente que el aquel bárbaro a manos de esos “Centuriones Perversos”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CASTRACIONES EN EL COLEGIO

Luis estaba muy contento esa mañana Karen le había prometido un encuentro candente ese día durante el descanso para almorzar, Luis un chico un poco más alto que el resto de sus compañeros era delgado, con abdomen medio marcadito por todo el futbol que jugaba casi a diario, ojos claros y cabello castaño claro, quien muy contento dejo su salón para ir al encuentro con Karen quien lo espera en un alejado rincón detrás de uno de los laboratorios de química, al ver a Luis, Karen se fue hacia él para rodear su cuello con sus brazos y darle un apasionado beso......


CASTRACIONES EN EL COLEGIO
Luis estaba muy contento esa mañana Karen le había prometido un encuentro candente ese día durante el descanso para almorzar, Luis un chico un poco más alto que el resto de sus compañeros era delgado, con abdomen medio marcadito por todo el futbol que jugaba casi a diario, ojos claros y cabello castaño claro, quien muy contento dejo su salón para ir al encuentro con Karen quien lo espera en un alejado rincón detrás de uno de los laboratorios de química, al ver a Luis, Karen se fue hacia él para rodear su cuello con sus brazos y darle un apasionado beso.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCOLAR]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





La preparatoria (instituto) no 174 era una de las tantas en aquella ciudad, llena de adolescentes en plana pubertad con sus hormonas, erecciones y ganas de sexo al tope, los adolescentes que ese viernes acudieron a esa escuela disfrutan de la rutina diaria sin imaginar lo que estaba por ocurrir, por ley los adolescentes de 17 o menores que asistan a las preparatorias que en un sorteo salieran seleccionadas cada año, serian castrados para evitar que la sobre población que un vez afecto al mundo volviera a ocurrir y por lo tanto el caos que provoco volviera a ocurrir de nuevo.

Luis estaba muy contento esa mañana Karen le había prometido un encuentro candente ese día durante el descanso para almorzar, Luis un chico un poco más alto que el resto de sus compañeros era delgado, con abdomen medio marcadito por todo el futbol que jugaba casi a diario, ojos claros y cabello castaño claro, quien muy contento dejo su salón para ir al encuentro con Karen quien lo espera en un alejado rincón detrás de uno de los laboratorios de química, al ver a Luis, Karen se fue hacia él para rodear su cuello con sus brazos y darle un apasionado beso.

Luis correspondió a aquel beso con gusto, sus manos no tardaron en posarse sobre la faldita de tela escocesa que cubría sus lindas nalga firmes que formaban una perfecta forma de corazón que Luis no tardo en apretar esas lindas nalgas que tanto gustaba a Karen, luego de tres minutos en los que ambos se gozaron con sus lenguas y manos Karen se llevo a Luis hasta un salón que no estaba siendo abandonado que Karla acondiciono colocando una gruesa colcha sobre el gran escritorio que estaba en medio del salón apenas entrar ella cerró la puerta con seguro por dentro.

Luis de 16 años estaba que hervía deseaba con locura a Karen su novia desde hacía seis meses quien no le dije nada y se acercó, lo agarró del cuello para ambos comerse a besos, Keren le había dado besos a Luis antes pero no como esos, le metía la lengua suavemente por toda la boca buscando su lengua con ansia, su lengua se movía junto con su tímida lengua que poco a poco fue soltándose dejando lugar a un momento muy placentero.

Karen sin perder tiempo sumergió su mano debajo del bóxer de Luis para empezó a acariciar su pene ya en erección; Luis trato de disimular y actuar como si aquello fuera natural para él, ambos se fueron acercando a la improvisada cama Karen una vez ahí se abalanzó sobre Luis, para  seguir besándolo con pasión. Ella se enderezó, para despojar a Luis de su pantalón para luego bajarle un poco su bóxer y lo empezó a masturbar con sus dos manos.

Luis estaba en la gloria, el solo verla como hacia aquello con tanto entusiasmo ya era gratificante, arrodillada entre sus piernas, Karla seguía haciendo aquello con sus dos manitas, con él solo disfrutando y sonreía de pronto le preguntó si tenía protección, El hermano de Luis se había anticipado, como si supiera lo que iba a pasar y le dijo que había protección en el tercer cajón de su cómoda, esa mañana Luis tomo dos.

Karla sonrío al ver como Luis sacaba esos condones y se colocó uno con rapidez su pene estaba que reventaba entonces ella se abalanzó de nuevo en busca de más besos y le susurró al oído del excitado Luis

-“Deseo que m penetres, quiero ser tuya”. Dijo Karen Jadeante.

Luis estaba sorprendido de que todo aquello hubiese llegado tan lejos y sin esfuerzo, no lo podía creer, Karla con prisa se despojo de su falda escocesa para quedar con una tanga de color blanco, se puso de espaldas a Luis dejándole ver sus piernas como sus nalgas antes que de nuevo se arrodillara nuevamente sobre él,

-¡Dios! aquella vista fue sorprendente. Pensó Luis para sí mismo.

Karen se hizo a un lado su tanga y comenzó a frotar su pene por sus labios carnosos, Luis jamás olvidara esa sensación cuando estaba a punto de penetrarla. Cuando en un momento siente como su pene se sumergía y toda su piel se erizó, notando que a ella también, todas sus piernas y cintura se habían erizado. Luego comenzó a subir y bajar cuidadosamente tratando de no ser brusca, se miró por encima de su hombro como preguntándose con su mirada si estaba preparado para un poco de adrenalina, y empezó a moverse como toda una experta aunque solo era la impresión de Luis.

Luis no sabía qué hacer todo aquello era nuevo por lo que decidió poner sus manos en su cadera para acompañar aquel vaivén sintiendo que estaba en la gloría, percibiendo todo tipo de aromas y sintiendo su cálido interior con su pene duro como nunca antes. Sentía que debía hacer algo por ella así que la sujeto fuerte y la levanto para acostarla en la cama como pudo y con su ayuda se acostó sobre ella. Con una mano acomodo de nuevo su pene para nuevamente seguir penetrándola y otra mano apoyada en la cama a un lado de su rostro. Siguió penetrando y ella esa vez gimió suavemente, sentía su respiración muy agitada por lo que sin poder contenerse la beso.

Suavemente dejo de penetrarla pera empezar a descender con besos y mordidas desabrocho su blusa blanca hasta llegar a su vientre. Ella dijo con voz muy jadeante

-“No puedo creer que lo vas hacer, es muy un atrevido, cómetela suavecito”. Dijo Karen

Luis no respondió siguió bajando hasta apoyar su nariz justo en frente a su tanga la cual retiro con ayuda de ella. Tenía una vagina depilada por completo, ligeramente empezó a darle lengüetazos y a hundir mi lengua en su húmeda cavidad. No sabía si hacia bien haciendo eso pero lo estaba haciendo. Luego de un par de gemidos Karen le dijo que se detuviera ya que estaba por venirse.

Luis tomó  su pene y en un arrebato de pasión se quito el condón estaba muy húmeda por lo que facilito la entrada de su pene como al principio y froto su pene con sus manos. Tan ligero fue que le hizo venirse, ella sonrió y le dio un apasionado beso.

Ambos quedaron muy cansados luego de descansar un rato ya con los desnudos de Luis se coloco otro condón y la volvió a penetrar esta vez Karen se corrió antes que Luis y aunque lo hizo esta vez dentro de ella, el condón evito que la vagina de Karen quedase inundada de su espesa leche, quedando ambos agotados pero debían parar era hora de regresar a clases.

Luis se coloco su bóxer, viendo como Karen se colocaba su tanga lo que le hizo tener otra erección ambos fueron corriendo al baño, Luis se lavo lo mejor que pudo y estaba rumbo a su salón cuando uno de los profesores que se cruzo en el camino le dijo que debía ir a la enfermería lo que hizo al llegar había una gran cola ya en el lugar se formo detrás de David su mejor amigo quien ya estaba en la fila.

-“¿David que pasa para estamos formados?” Pregunto Luis bastante contento.
-“Creo que es para un chequeo médico obligatorio del gobierno”. Respondió David.

Uno a uno los jóvenes al frente de ambos iban entrando en la enfermería al cabo de una hora fue el turno de David de entrar y uno poco minutos más tarde lo hizo Luis cuando entro se sorprendió de ver a David solo en topa interior una atractiva enfermera le indico que debía quedarse en ropa interior antes de pasar a la siguiente sala, entregándole una bolsa de papel para que pusiera su ropa y la marcara con su nombre. 

Al cabo de uno minutos David y Luis fueron pasados a una siguiente sala donde otra enfermera los estaba esperando, solo que la nueva enfermera era aun más joven que la otra y prácticamente estaba desnuda el gobierno designo que ya que esos adolescentes iba a perder su virilidad por lo menos podían tener una vista agradable de un cuerpo femenino expuesto para masturbarse si deseaban una última vez, los senos de la enfermera con lentes eran perfectos redondos y coronados por dos exquisitos pezones, David y Luis tuvieron erecciones inmediatas al verla.

La enfermera llevaba una falda con dos aperturas a los costados hasta casi la cintura era tan corta que su tanga se apreciaba además del liguero que usaba para sostener sus medias blancas, ella les dijo a los adolescente que se despojaran de sus bóxers que ya no los iban a necesitar, David y Luis hipnotizados por los senos de la enfermera se despojaron de sus últimas prendas sin pensar mucho en lo hacían, luego ella las tomo y coloco dentro de las bolsas de papel que les quito de las manos a ambos adolescentes, mientras observaba sus fuertes erecciones.

La enfermera tomo los nombres de ambos adolescente y luego les dijo que si deseaban podían masturbarse que por ella no habría problema, apenas acababa de decir aquellas palabras cuando una “BEEEP” se escucho, por lo que la enfermera dijo.

-“David es tu turno por favor adelante”. Dijo sonriendo la enfermera   

En eso se abrió una puerta lateral y dos mujeres, igual o menos vestidas que la enfermera ante los adolescentes aparecieron, David fue tomado por una de ellas para ser llevado a una cama donde fue asegurado con correas una vez que estuvo bien sujeto una de las mujeres coloco una mascarilla sobre el rostro de David y este quedo como paralizado no podía moverse aunque estaba consciente pero si sentir como escuchar todo lo que pasaba a su alrededor.

Mientras esto pasaba Luis observaba todo desde la puerta con su pene en erección emanando gran cantidad de líquido pre seminal que ya escurría hasta sus huevos, una de las enfermeras que atendía a David coloco un anillo metálico en la base de su pene y luego dijo.

-”Solo un corte circular y listo”. Dijo ella.

En ese momento un brillo recorrió la base del pene erecto de David y un segundo después la enfermara lo levanto completamente cercenado, los ojos de Luis casi se le salen de sus orbitas al ver aquello, la otra enfermera coloco un anillo similar en la base de su escroto y también levanto el escroto de David con sus testículos aun dentro dos segundos después.

Para ese momento Luis se estaba masturbando frenéticamente, cuando se escucho un nuevo “BEEEEP” la enfermera frente a él dijo

-“¡Luis es tu turno!” Dijo la enfermera sin expresión alguna.

En ese momento Luis lanzo el que sería su último gran chorro de espeso y blanco semen por su pene, cuando el semen dejo de brotar y el placer de su eyaculación paso Luis que no deseaba perder su pene o testículos no después de lo ocurrido hacia pocas horas dijo.

-“NOOOOOO”. Con terror.

Se puso de pie y se disponía a salir corriendo de aquel lugar, para huir cuando fue detenido por la enfermera que le inyecto algo en el cuello que lo dejo paralizado de inmediato,  en menos de 10 segundos Luis ya estaba sobre la mesa de operaciones bien sujeto con su pene aun goteando semen duro en completa erección.

Una de las enfermeras limpio el semen que escurría por su pene para luego colocar un anillo del doble de tamaño que el de David pero a diferencia de David ese anillo fue pasado debajo de su escoto y por la base de su pene, la enfermera una vez que lo tenía bien colocado apretó un botón, hubo un destello y Luis dejo de ser un hombre para convertirse en eunuco para el resto de sus días, un instante más tarde, la enfermera levanto el pene de Luis cercenado desde la base con su escroto y testículos aun unidos a su pene en la parte inferior.

Luis pese a no poder moverse sentía un enorme dolor, lagrimas rodaban por su mejillas la enfermera le enseño los que alguna vez fueron sus genitales antes de arrojarlos a un cubo donde una decena de penes ya habían sido arrojados.

Luis se desmayo cuando estaba siendo liberado de la mesa, y lo último que escucho fue decir a lo lejos a la enfermera de lentes antes de desmayarse.

-“Pueden quitarse su ropa interior y masturbarse su gustan”. Con su voz malévola.

Luis se despertó sobresaltado, pensando que todo aquello había sido una pesadilla con terror bajo su mirada a su entrepierna para descubrir que solo una larga cicatriz de un color rojo recorría su entrepierna desde donde debería estar su pene hasta donde su escroto nacía, un pequeño agujero con un tubito que sobresalía estaba ahí.

-“¡DIOS NOOOOOOOOOO!” Grito Luis lleno de terror y desesperación.

Así fue como Luis tuvo que aprender a comenzar a vivir como un eunuco, Karen cuando se entero de lo ocurrido lloro junto a Luis por horas, aunque ambos siguieron siendo novios por otro seis meses Karen poco a poco se alejo y se hizo novia de un chico que podría satisfacerla para Luis aquello fue más duro que para la mayoría de sus compañeros que también fueron anulados ya que él sabía lo que era tener sexo y la mayoría de sus compañeros nunca estuvieron con una mujer para saber del placer que nunca tendrían luego de las “Castraciones en el Colegio”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CADALSO PLACENTERO

Alex fue llevado a la parte superior de la tarima donde para su desagrado fue desnudado, pero no protesto no tenía nada de qué avergonzarse además según pensaba pronto iba a dejar de necesitar ropa alguna para siempre, fue llevado hasta un poste cuadricular del que dos patas sobresalían a los costado casi como si aquello fuese una “Y” invertida con una tercer arista en el medio, sus brazos fueron amarrados detrás del poste y sus piernas a la altura de sus tobillos a las patas que sobresalían del poste, una tercera cuerda fue pasada por su cuello que él supuso que serviría para estrangularlo......


CADALSO PLACENTERO
Alex fue llevado a la parte superior de la tarima donde para su desagrado fue desnudado, pero no protesto no tenía nada de qué avergonzarse además según pensaba pronto iba a dejar de necesitar ropa alguna para siempre, fue llevado hasta un poste cuadricular del que dos patas sobresalían a los costado casi como si aquello fuese una “Y” invertida con una tercer arista en el medio, sus brazos fueron amarrados detrás del poste y sus piernas a la altura de sus tobillos a las patas que sobresalían del poste, una tercera cuerda fue pasada por su cuello que él supuso que serviría para estrangularlo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Alex de 34 años era un hombre alto, de buen cuerpo y bien dotado sexualmente hablando, era parte de la guardia real, llevaba una vida bastante buena en palacio hasta una noche que fue arrestado acusado de conspirar para matar al rey, su mayor enemigo había encontrado un complot dentro de palacio con una lista de nombre de los conspiradores y solo tuvo que escribir su nombre en aquella lista para que fuese acusado y condenado por traición pese a decir con desespero que era inocente de los cargos, pero nadie creyó en su inocencia ni el rey mismo.

Es que era difícil en el único que alegaba ser ajeno al complot todos los conspiradores confesaron ser culpables implorando una muerte rápida que obtuvieron al ser decapitados pero Alex, peleo en los tribunales siempre sosteniendo que él era inocente pero poco importo fue condenado tres semanas luego de su juicio fue conducido de su celda a una gran habitación iluminada con antorchas que le dejaron la solida tarima de madera en el centro del salón que fungía como cadalso, Alex avanzo hacia ella tratando de no demostrar miedo si iba a morir lo haría con dignidad como correspondía a un guardia leal.

Alex fue llevado a la parte superior de la tarima donde para su desagrado fue desnudado, pero no protesto no tenía nada de qué avergonzarse además según pensaba pronto iba a dejar de necesitar ropa alguna para siempre, fue llevado hasta un poste cuadricular del que dos patas sobresalían a los costado casi como si aquello fuese una “Y” invertida con una tercer arista en el medio, sus brazos fueron amarrados detrás del poste y sus piernas a la altura de sus tobillos a las patas que sobresalían del poste, una tercera cuerda fue pasada por su cuello que él supuso que  serviría para estrangularlo.

Una bien Alex estuvo bien sujeto los guardias con una malévola sonrisa en sus labios se marcharon dejándolo ahí, no paso mucho antes de que de nuevo la pesada puerta que daba acceso a ese enorme salón se abriera de nuevo, Alex esperaba ver entrar al verdugo que acabaría con su existencia pero en lugar de esos vio entrar a dos bellas mujeres vestidas con largas túnicas, sosteniendo dos cajas cuyo interior no podía ver, las dos mujeres subieron a la tarima y para asombro de Alex se despojaron de sus túnicas.

Las dos mujeres tenían el vello púbico completamente inexistente algo que no era común de hecho nunca había tenido sexo una mujer que no tuviera vello en su sexo; una de las mujeres era rubia y la otra morena, las dos de senos medianos pero si de medias toronjas se tratasen coronados por dos aerolas pequeñas de cuyo centro brotaban dos carnosos pezones, las dos eran de piel blanca y muy atractivas sin darse cuenta Alex tuvo una erección de solo verlas algo que no pudo controlar, se apeno al ver su pene en erección total pero no dijo nada.

Las dos mujeres se acercaron a Alex con unas malévolas sonrisas en sus bellos rostros los dos no debían tener más de 23 años y comenzaron a acariciar el cuerpo del atractivo Alex por un momento pensó en protestar en detenerlas pero luego pensó que esa podría ser su última oportunidad de algo de placer en el mundo y las dejo continuar con sus caricias, la chica rubia se quedo detrás de Alex, mientras que la morena se posiciono sobre su lado izquierdo, la morena pronto quedo arrodillada a su izquierda acariciando el duro vientre de Alex.

Quien solo cerró los ojos y comenzó a disfrutar de las manos que recorrían su cuerpo, por su parte la rubia acariciaba su pierna derecha, su abdomen y pecho, la morena no paso mucho para que sus nalgas quedasen apoyadas sobre sus pies, para ese momento ella ya estaba acariciando el enorme escroto de Alex, sintiendo sus enorme huevos en su interior que por su peso hacían que su escroto estuviera suelto bastante bajo su pene por otro lado de erguía apuntando al techo, de la punta ya se filtraba abundante liquido pre seminal.

-“¡AAMMMMMAAAAHHH!” Gimio Alex.

Cuando la mujer morena le dio un largo lengüetazo desde donde su pene se unía con su escroto hasta la punta de su hinchado glande momentos antes de que ella se tragara de un sola vez casi la totalidad de su virilidad, cosa que hizo momento después para comenzar a darle a Alex una de las mejores mamadas que alguna mujer le había dado en su vida, sus gemidos solo hicieron que acrecentarse mientras la mujer continuaba jugando dentro de su boca con su lengua con su glande, haciendo que Alex llegase a un punto de excitación como pocas veces antes en su vida había estado.  

Mientras la morena le daba una suprema mamada a Alex la mujer rubia comenzó a lamer y besar sus nalgas lo que hizo que Alex se encendiera aun más, pronto el sintió las manos de la morena recorrer sus fuertes piernas hasta llegar a sus enorme huevos y comenzó a acariciarlos, pasados unos 20 minutos Alex estaba a punto de venirse la morena sintió su pene tener contracciones, por lo que se saco su pene de su boca, para ponerse de pie y colocarse de puntillas para besar a Alex con pasión con sus lenguas jugando en su boca.

La morena aplasto sus lindos senos sobre el pecho de Alex, que sentía su pene muy duro palpitar sobre el vientre plano de la morena, mientas sus huevos eran acariciados por la rubia desde atrás de él con su mano pasando por su costado derecho, de pronto la morena aparto sus labios de la boca de Alex para ponerse de espaldas para comenzar a restregar su duro pene entre sus paraditas nalgas, al cabo de unos minutos la rubia tomo su duro pene para apuntarlo en la entrada de la morena restregando sus glande entre sus húmedos labios vaginales y de pronto la morena se movió hacia atrás.

Lo que provoco que el duro pene entrara en ella sin problema, le fue evidente a Alex que ella no era virgen pero eso poco importo en ese momento ya que su pene se hundió por completo en ella, en su apretada y mojada vagina que hizo que Alex y la morena gimieran al unísono de placer.

-“AAAAAAAAHHH”. Gimio ella.
-“AAAHGGGGGGD”. Gimio Alex.

Alex podía moverse poco por lo que la morena tuvo que hacer todo el trabajo moviendo su pelvis para adelante y atrás, al principio lentamente, para luego ya hacerlo a un buen ritmo moviendo su pelvis circularmente que no tardo en llevar al paraíso a Alex, mientras tanto la mujer rubia se paso delante de la morena y al ser de estaturas similares comenzó a besarla, para luego bajar y comenzar a lamber y succionar alternadamente sus pezones para luego seguir bajando hasta su sexo para succionar su hinchado clítoris que hizo que la morena diera un enorme gemido de placer.

-“¡AAAAAAAAAAHHHHHHH!” Gimió la morena.

Ella gimió en el mismo instante que su vagina penetrado por el palpitante pene de Alex se inundo de sus cálidos jugos cuando alcanzo su primer gran orgasmo, su cuerpo se arco y todo su cuerpo comenzó a temblar, cuando su orgasmo disminuyo lentamente se extrajo el pene de Alex y cuando lo hizo un enorme flujo de sus jugo broto de su vagina.

Exhausta la morena se desplomo sobre sus rodillas, del pene de Alex goteaban grandes gotas de sus jugos y por supuesto de liquido pre seminal, la mujer rubia, se puso de pie y luego de besarlo por algunos minutos también se coloco de espaldas la morena ya un poco mas recuperada coloco el pene de Alex en la entrada de sus vagina y ella se lo introdujo de una sola vez las nalgas de la rubia chocaron contra la pelvis de Alex que hizo que ambos gimieran de placer.

-“¡AAAAAAAAHHHHH!” Ambos gimieron al unísono.  

La rubia comenzó con un movimiento circular a gran ritmo de manera inmediata, haciendo que los gemidos de ambos continuaran por algunos minutos hasta que Alex al límite de sus fuerzas grito con desesperación.

-“¡ME VENGOOOOOOO!” Grito Alex a punto de correrse.

Pero a la Rubia poco le importo, siguió moviendo su pelvis con prisa, con pasión y deseo, de pronto Alex sintió como la cuerda que rodeaba su cuello se tenso ahorcándolo,  lo que hizo que su pene quedase como si fuese de acero, Alex apenas pudo ver a la morena apretando la cuerda desde atrás, creo que moriría viniéndose y no le importo aquella era una buena forma de morir.

La rubia se corrió primero lo que de inmediato cuando el pene de Alex sintió como su pene era empapado de nuevo por aquellos cálidos jugos femeninos hizo que no pudiera aguantar y su pene lanzo el más poderoso como abundante chorro de su espeso semen de su vida, que llego al fondo de la vagina de la rubia con enorme fuerza que le produjo otro enorme orgasmo, los dos con sus cuerpos bañados en sudor y temblando gimieron de placer mientras Alex caía en la inconsciencia al ser privado de aire por la cuerda que se apretaba en su cuello.

Desafortunadamente para Alex, aquello no fue su fin, cuando abrió los ojos la morena estaba de nuevo de rodillas del lado derecho, noto que todo su vello del cuello para abajo había desaparecido y la morena estaba atando su escroto fuertemente en la base de su escroto, mientras la mujer rubia amarraba sus manos fuertemente al poste.

De pronto la morena saco un cuchillo curvo de la caja que había traído con ella, antes de poder decir algo la mujer con la afilada punta hizo un enorme corte desgarrando el escroto de Alex que ni siquiera pudo gritar simplemente se quedo ahí con todo su cuerpo temblando experimentando el mayor dolor de su vida, su pene lanzo un gran chorro de semen el ultimo que su pene arrojaría en su vida, la morena exprimió su desgarrado escroto sangrante y sus dos testículos enormes brotaron del interior, para quedar colgando de los conductos que los unían aun a su cuerpo.

La morena se hizo a un lado y la rubia portando otro cuchillo tomo sus testículos, con una manos, los apretó con fuerza lo que hizo que los ojos de Alex se pusieran en blanco por el enorme dolor que sintió apenas y podía emitir sonido algunos era como si el aire de sus pulmones se hubiera vaciado de manera súbita.

La rubia, cortó los conductos castrando a Alex, convirtiendo al orgulloso guardia real en un eunuco para el resto de su vida, su pene tuvo tres fuertes espasmo antes de que Alex se desmayara por el dolor.

Para cuando Alex despertó de nuevo había pasado una semana en la que estuvo delirando por la alta fiebre que lo ataco, en varias ocasiones estuvo a punto de morir, pero su fortaleza física hizo que sobreviviera, para ese momento estaba siendo trasladado al mercado de esclavo, debajo de su pene ya no había nada, él fue vendido a los pocos días como esclavo y nunca se supo mas de Alex en el reino.

Sin embargo no hay día que no pase en el que Alex no recuerde con odio y pasión aquel “Cadalso Placentero”.   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CUANDO DEJE DE SER HOMBRE

Se paró donde yo estaba, para empezar a entablar conversación conmigo. No recuerdo las palabras exactas que me dijo, pero el caso es que de alguna manera le correspondí afirmativamente a su pregunta, estaba por irme cuando sentir que me encañonaron con un arma por la espalda, casi de inmediato una camioneta se paso frente a nosotros en donde me vi obligado a entrar......


CUANDO DEJE DE SER HOMBRE
Se paró donde yo estaba, para empezar a entablar conversación conmigo. No recuerdo las palabras exactas que me dijo, pero el caso es que de alguna manera le correspondí afirmativamente a su pregunta, estaba por irme cuando sentir que me encañonaron con un arma por la espalda, casi de inmediato una camioneta se paso frente a nosotros en donde me vi obligado a entrar.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO]


Categoria: Gay      Autor: Chichos91 & DarkSoul





Me dijo que me desnudara, cosa que empecé a realizar con suma lentitud. Me quedé en trusa (slip), sentado en el sillón. Mientras dos hombres me apuntaban con sus rifles Ak47, luego el me pidió que me metiera en la cama, y así lo hice con mucho nerviosismo.  Me encontraba realizando el servicio militar en aquel momento contaba con 21 años, medía y mido 165 centímetros de estatura, y pesaba por entonces 58 Kg. De cabello negro azabache, un culito redondito, y algo respingón.

Aquel día, decidí salir a pasear era mi día libre; creo recordar que sería sobre las 6 de la tarde; primero fui a cambiarme de ropa en el bar donde solía comer o cenar. Allí me quitaba la ropa militar para luego ponerme la ropa de civil; era un pantalón de pana, una camisa, y una cazadora. Después de terminar de vestirme con la ropa de civil, y dejar mi ropa militar en dicho local, salí a pasear por la ciudad. Primero acudí a la zona a la que me gustaba ir; en la zona universitaria; allí pasé buen rato, tomando unas cervezas, y escuchando música.  

Cuando me cansé de beber, decidí dar un paseo, e ir acercándome a la avenida principal, para recorrerla antes de ir a cenar, al local que estaba de moda por aquel entonces, que me gustaba mucho por el ambiente. Además buscaba algo de acción. Como no era cosa de apurar, fui dando un pequeño paseo, incluso parándome a ver algún escaparate. Estando viendo un escaparate de ropa, me fijo, que hace rato que me sigue un hombre de unos 30, o 35 años. El cual también se queda parado viendo el escaparate que miraba en ese momento.   

Me fijé que llevaba puesto un pantalón color casi rosa, el cual me llamó la atención, por lo que me di cuenta de que sería homosexual. Quedé pensativo, empezando la mente a darme vueltas, y empezando a ponerme algo excitado por alguna razón. Seguí con el paseo, volviendo a pararme en el siguiente escaparate. Ahora si él se paraba, no me quedaba duda, de que estaba tratando de ligar conmigo. Y así pasó.  

Se paró donde yo estaba, para empezar a entablar conversación conmigo. No recuerdo las palabras exactas que me dijo, pero el caso es que de alguna manera le correspondí  afirmativamente a su pregunta, estaba por irme cuando sentir que me encañonaron con un arma por la espalda, casi de inmediato una camioneta se paso frente a nosotros en donde me vi obligado a entrar.     

Lo siguiente que recuerdo es que me quitaron la venda de los ojos y parecía estar en una amplia habitación de algún lujoso hotel, como ya dije sus hombre con la amenaza de matarme me hicieron quedar en trusa y en la cama con él. Estando los dos ya en la cama, empezó por besarme, y con una mano, empezó a bajarme mi trusa, quise resistirme pero él me recordó a su hombre por lo que deje que lo hiciera. Una vez lo tenía a mi trusa estaba a la altura de mis tobillos, con su pie empezó a sacármela por completo, quedando mi trusa, a los pies de la cama, y entre las sábanas.   

Después de manosearme a conciencia por un largo rato, me hizo meter la cabeza entre las sábanas, para que le hiciera una mamada lo que me negué pero el coloco un arma sobre mis huevos y amenazo con volármelos si no lo hacía. Fue entonces cuando pude ver bien su pene, estaba bien formada, no muy larga, y bien proporcionado. Sin mucha experiencia, y sin dejar de darme arcadas, cada vez que aquel pene me tocaba la campanilla; hasta me hacía llorar le di la mejor mamada de la que era capaz en esos momentos.           

Cuando él se cansó de que se la chupara, me puso de costado, quedando el detrás de mí, y al lado de la mesilla de noche. Me arrimó su pene a mi culo, intentando meterme aquella erección. Pero al no estar yo bien preparado, y siendo virgen, me hizo daño, haciéndome soltar un pequeño grito.

Aaaaah, me estás matando, le dije.         

Entonces se sentó en la cama, y abriendo el cajón de la mesilla, sacó una caja de crema para las manos; se llamaba Atrix; abrió el pote, y con dos dedos, tomo una buena porción de la misma. Empezó con ambos dedos, a untarme el ano, introduciendo uno de sus dedos, un poco en mi ano. Cuando terminó de ponerme la crema, agarró su pene, y colocándola en la entrada de mi ano, fue metiendo poco a poco su pene.   

Al momento de entrar su glande, sentí algo de dolor, pero al seguir entrando aquella erección el dolor, pasó poco a poco. Cuando estaba bien ensartado, empezó con ligeros movimientos de cadera. Iba suave, y poquito a poco. Ya le estaba empezando a tomar cierto gusto, cuando de repente sacó todo su pene de mi culo, y me ordeno que cambiásemos de postura. En ese momento, me dieron ganas de estrangularlo, de golpearlo para salir corriendo. Pero sus hombres me hubiesen mamada, volví a sentir dolor cuando entro su dura lanza en mi culito recién desvirgado de nuevo.         

Puso una toalla de baño en la cama, la cual iba desde los pies de la cama, hasta la cabecera. Me ordeno que me pusiera a cuatro patas sobre la toalla. Así lo hice, por lo que quede en esa posición sobre la cama, y la toalla. El sin subirse a la cama, se puso detrás de mí, y con aquel tieso pene que tenía, me ensartó de nuevo. La sensación que tuve esa vez, fue totalmente placentera, y muy distinta a la de antes, lo que fue un gran alivio. Notaba como entraba, escuchando como resbalaba al entrar; era el efecto de la crema; era como si un chorizo grande, me estuviera entrando por el culo. Rayos, que placer sentía, aquello sí que era rico, y como me estaba gustando. La verdad es que se me quedó grabado en la memoria, aquella sensación y sonido que hacía su pene al entrar en mi culito recién estrenado.

Cuando tocó con su pelvis, mis nalgas, noté los vellos de su pubis, y sus huevos pegados a mi culo. En ese momento, pasé mi mano, por medio de mis piernas, y tocando mi ano, noté como me tenía ensartado por completo. Era increíble, tenía toda dentro de mi culo, aquel pene, y no había sentido dolor alguno. Con mi mano toqué sus huevos, empezando a acariciarlos. Acto seguido, empezó a mover su pelvis, dando ligeros movimientos de cintura, en un vaivén suave y sin prisas.

¡Aaaaaah! cada vez me estaba gustando más, y él cada vez, empezaba a aumentar el ritmo.    

Yo miraba por entre mis piernas, y veía como mi pene y huevos iban para delante y para atrás. Era normal, me estaba sujetando por mis caderas, y no paraba de taladrarme mi desvirgado culito.  Cada vez iba a mayor velocidad, pareciendo un muñeco encima de aquella cama, a cuatro patas, siendo ensartado por su erección, y a un ritmo cada vez más infernal. “Aaaaah, dios mío”, que gusto estaba sintiendo, cada vez que me clavaba aquel pene por completo, como pude haber tardado tanto en enterarme de lo rico que se sentía aquello de ser penetrado pensaba para mí en ese momento.        

Ahora empezaba a darme mucho más fuerte, y a gemir, y decir, “uuuuuff que gusto que me estás dando mariconcito, tienes un culito riquísimo, y encima eras virgen, lo sospechaba pero no estaba segudo hasta ahora”.          

De repente empezó a soltar grandes chorros de leche, introduciéndome aquel falo cada vez más profundo; era como si quisiera dejarme preñado, y temiera que me saliese la leche de mi culito. La verdad es que estaba notando como salían aquellos chorros de semen, y quedaban dentro de mi culo. Ha sido la única vez que sentí eyacular a alguien, y como salían los chorros de semen. Todas las demás veces que me han vuelto a penetrar, no volví a tener aquella sensación de notar cómo salía el semen del pene que me penetraba, y se corrían dentro de mi culo.  

Nada más terminar, sin sacar su pene de mi recién desflorado culito, agarró mi polla con su mano derecha, y con un par de movimientos, empecé a soltar una tremenda cantidad de leche.

Menuda corrida tuve, y que gustito me había quedado al sentirme penetrado. Luego ambos nos  levantamos, y me indico que lo acompañara al baño, para limpiarme. Lo primero que hice al entrar en el baño, fue sentarme en el Water, esperando empezar a soltar aquello que me inundo, pensando que también empezaría a evacuar. Pero la verdad, es que no salía nada, más que semen, pero yo tenía la sensación de tener un tapón en el culo, y quería evacuar.     

Como no salía nada, me pase al bidet, empezando a meterme un dedo en el culo, para luego seguir con dos dedos. Pero allí no había nada, llegué a tocar el fondo del mismo, y nada, que aquello estaba limpió. Así que salí, e iba a empezar a vestirme cuando él salió del baño y me dijo que no me vistiera aun, por su parte si lo hizo, cuando estaba vestido sus dos hombres me sujetaros de los brazos fuerte, y él se me aproximo para darme un apasionado beso en los labios,

Mientras con una mano me acariciaba mis huevos, mientras me besaba sentí como manipulaba mis huevos de pronto sentí un enorme dolor como su miles de avispas me picaran al mismo tiempo en la base de mi escroto, seguido de otro gran dolor en la bese de mi pene en erección, él me coloco cuatro ligas castradoras, dos en mi escroto y dos en la base de mi pene, luego sus hombres me amarraron y amordazaron.

Antes de irse él, me beso mientras mi cuerpo se sacudía de dolor en el piso, me dijo que tenía una hora antes de que mi pene y huevos muriera que me apresurara a quitarme las ligas, luego se marcho dándome una maléfica sonrisa.

Luche y luche por liberarme pero no lo conseguí, pasaron horas en las que no deje de soltarme pero el cansancio me domino y me quede dormido, no fue sino hasta el otro día que fue encontrado desnudo en el piso por una de las mucamas de aquel hotel que entro en la habitación para hacer limpieza.

En el hospital poco pudieron hacer más que amputar mi pene y huevos dejándome como un eunuco nulo por el resto de mis días, me dieron de baja del ejercito de manera honrosa y regrese a casa, pocos saben lo que me paso pero pese a lo que me hizo aun deseo volver a verlo deseo tener la suerte de reencontrarlo, pues fue todo un placer el que me hubiese desvirgado y enseñado todo el placer que se puede sentir al ser penetrado por mi culo como lo soy ahora.





Autor: Chichos91 & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CEREMONIA DE CINDY

Comenzó a mencionar la idea de la castración, como un concepto general. Hablaba de lo hermoso que era el sacrificio y de cómo un hombre no podía demostrar mayor amor o devoción a su mujer que acceder al último control sobre él. David estaba extremadamente incómodo con ese tipo de charla, pero decía poco, esperando que pasara. Pero no lo hizo. Eventualmente, ella le preguntó si él se preocupaba por ella lo suficiente como para hacer ¿una ofrenda así? Se presentó como una hipotética pregunta, pero David sabía en el fondo donde esto terminaría......


CEREMONIA DE CINDY
Comenzó a mencionar la idea de la castración, como un concepto general. Hablaba de lo hermoso que era el sacrificio y de cómo un hombre no podía demostrar mayor amor o devoción a su mujer que acceder al último control sobre él. David estaba extremadamente incómodo con ese tipo de charla, pero decía poco, esperando que pasara. Pero no lo hizo. Eventualmente, ella le preguntó si él se preocupaba por ella lo suficiente como para hacer ¿una ofrenda así? Se presentó como una hipotética pregunta, pero David sabía en el fondo donde esto terminaría.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [TORTURA] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





David convertido en esclavo había caído bajo el hechizo de Cindy años atrás. Era una hermosa y dominante dominadora. Originalmente solo la servía de vez en cuando, en momentos de su propia elección. Era extremadamente experta en la mezcla de placer y dolor, intensificando ambos hasta que parecían fusionarse en una sensación increíble. Su atracción sexual y el dominio experto de sus fetiches servían para atarle a ella con una lealtad y una intensidad de sentimientos que no había sentido por ningún Ama al que había servido anteriormente.

Desconocido para David, Cindy también se sentía atraída por él. Ella nunca había tenido un esclavo tan completo, que podría ser manipulado y movido tan a fondo por ella, siempre y cuando ella fuese sutil y satisfecha sus necesidades de fetiche. Por su parte David siempre había soñado con encontrar a la Ama perfecta que servir, ella siempre había fantaseado acerca de tener un esclavo masculino completo permanente. No estaba en la mente de David serlo, pero ciertamente estaba en ella que un día ella lo tendría todo para sí misma, para siempre.

El primer paso fue pasar de sus peticiones de una sesión a sus peticiones de que él se presentara ante ella para una. Para lograr esto ella tuvo que tomar una apuesta. Mientras ella le cobraba por las sesiones, había una especie de relación cliente-vendedor que implicaba el derecho de un cliente a no comprar. La objeción más fácil era el dinero. Así que ella le propuso tomar lo mucho que típicamente pasaba con ella en un año y promedio y pagar en base mensual regular. Ella lo presentó como un simple negocio. Podía contar con conseguir el dinero regularmente, haciendo su presupuesto más fácil, y él terminaría con más sesiones, pero solo cuando ella lo llamara. David inmediatamente accedió, y tal como había planeado, quería más. No estaba satisfecho con la visita ocasional, no podía dejar de pensar en ella. Empezaron a verse fuera de estricta sesión de juegos, pero incluso cuando no había ningún juego siempre había una energía sexual presente y siempre con ella en control.

Eventualmente se le permitió mudarse con ella y realizar toda clase de servicios para ella, tanto doméstica como sexual, y experimentar tanto sexo increíble como increíble negación y dolor en sus tormentos. Después de dos años de vivir juntos y su progresiva esclavitud, Cindy sentía que lo tenía "bien tomado de los huevos".

Comenzó a mencionar la idea de la castración, como un concepto general. Hablaba de lo hermoso que era el sacrificio y de cómo un hombre no podía demostrar mayor amor o devoción a su mujer que acceder al último control sobre él. David estaba extremadamente incómodo con ese tipo de charla, pero decía poco, esperando que pasara. Pero no lo hizo. Eventualmente, ella le preguntó si él se preocupaba por ella lo suficiente como para hacer ¿una ofrenda así? Se presentó como una hipotética  pregunta, pero David sabía en el fondo donde esto terminaría. Le rogó con lágrimas de verdad que no se lo pidiera. "Era sólo una pregunta", dijo con un tono de desprecio, "supongo que tengo mi respuesta". David odiaba verla enojada o herida, pero eso era demasiado. Y sin embargo sabía que éste era el punto final natural del camino que había iniciado hace tiempo con ella. Después de varios días de frialdad hacia él, David no pudo aguantar más.

-Ama Cindy- decía cuando se dirigía a ella en todo momento-, me encantaría poder hacer un sacrificio por ti. Mi corazón me dice que me importa mucho.

-Pero - le interrumpió suavemente antes de que pudiera continuar-, ¿tienes miedo, y no estás seguro de que realmente puedas con tal acto?

-Sí, señora -respondió con alivio-.

-Está bien, cariño. Solo quería saber lo mucho que sientes por mí", dijo ella sonriendo con dulzura amorosa. Luego se acercó y acarició sus grandes huevos. "Yo nunca tomaría estos de ti sin tu consentimiento".

David pensó que eso era el final, pero por supuesto, no lo era. Cindy continuó hablando de castración casi todas las semanas. Durante su tortura y los tormentos en sus huevos ella hacía cosas como rodear su escroto con sus dedos donde quería exactamente donde ella quería que los cortaran. Si sus huevos le dolían especialmente por una paliza que les había puesto, le recordaría que tal dolor nunca sería experimentado por un esclavo eunuco. Descargó innumerables historias de castración eróticas de Internet que compartió con David en cada oportunidad. Pronto, a David no se le permitió venirse, excepto por tema de castración. Cindy estaba haciendo tambalear su determinación.

Cuando lo dejó pensar en ello, David estaba consciente de que estaba siendo manipulado hacía el camino de la castración. Sabía que disolver su relación era la única manera de salir de ese camino, y él sabía que era impotente para hacer eso. Lo que no podía saber era que Cindy había planeado y esperado eso casi desde el comienzo de su relación. Tal como había esperado, un día David le anunciara que deseaba convertirse en su esclavo eunuco. Pero Cindy era demasiado lista para aceptar su oferta. En cambio, le preguntó si estaba seguro, y a pesar de sus protestas él lo estaba, ella decidió que ambos debían hacer un poco de investigación antes de que él tomara una decisión. Ella sabía que ofrecer la apariencia externa le daría renuencia y "ninguna presión" era la única manera de asegurarse de que él realmente aceptara, y que las consecuencias serían para su satisfacción.

Mientras investigaban y discutían los aspectos médicos del procedimiento y quiénes podrían ser alistados para ayudarlos a realizarlo, Cindy redobló su juego de la castración mientras que daba a David algo del mejor sexo que él había tenido alguna vez. Ella también comenzó a hablar casi sin parar sobre el amor, devoción, etc del acto. Pronto Cindy encontró el Ritual de Castración que usaría. Lo compartió con David, dejó que lo estudiara hasta que le fuera familiar. Entonces, después de que todo ese trabajo de base hubiera sido establecido, preguntó si estaba listo, en el lenguaje del ritual, para tomar su decisión inicial. No podría haber dicho "no" en ese momento si se le hubiera ocurrido.

El Período de preparación era de una semana prescrita por el ritual en el que debía tener tanto sexo como fuera posible y estar completamente libre de coerción, castigo, etc. La idea era doble; Era una manera de asegurarse de que supiera lo que le pasaría más adelante (y técnicamente dándole una última oportunidad de retroceder), además proporcionaría un contraste notable entre el ritual del pre y pos. El ritual incluso sugirió que la mujer o las mujeres con las que estaba se dieran cuenta del significado del Período de Preparación. Según el ritual, podía cambiar de opinión hasta la Decisión Final, que se haría la noche de su castración. Si eligiera no completar su ofrenda, sería inmediatamente desterrado, y por supuesto sabía que nunca podría quedarse en la misma ciudad.

Cada Ama conocería su traición y su cobardía, se negaría a tener algo que ver con él. Cindy no estaba preocupada en lo más mínimo. Sabía que había elegido bien y leía a David por completo. No había ninguna posibilidad de que retrocediera. Pero ella también sabía que era críticamente importante que él creyera que era toda su propia decisión, de modo que él pudiera vivir con ello después.

Cindy había contratado a varias amigas para ayudar con el período de preparación de David, los siete días entre su decisión inicial y el ritual. Era increíble lo emocionada que las mujeres estaban con la idea de presenciar una castración, y aún más al pensar en tener relaciones sexuales con el hombre durante la semana justo antes de que ella lo vieran perder su virilidad. Como resultado, Cindy había reunido a algunas mujeres para el ritual que también eran Amas en la escena, que eran impresionantemente bellas, incluso en comparación con la propia Cindy. Las mujeres con las que David nunca habría tenido oportunidad, sino por ese ritual. Y lo mejor era que Cindy no tenía que estar celosa. Las mujeres no se sentían atraídas por David, estaban atraídas por la idea de estar con un hombre que iba a perder sus huevos. Y una vez que los perdiera, Cindy nunca tendría que preocuparse de que la dejara, y tendría una última fantasía femenina.

Primero fue Ama Vicki, una rubia impresionante con labios y caderas llenos y los pechos de una estrella porno. Era la misma imagen de la fantasía erótica. Ama Mona era una delgada y atractiva pelirroja, con precisamente la personalidad para encajar sus ardientes rizos. Ama Raven era Latina de cabello y ojos negros, cuya mirada comunicaba una ardiente sexualidad. La última era Ama  Darlene, una morena que era en realidad una enfermera y que sería la castradora de David en la gran noche. Darlene era nueva en la escena del BDSM, pero Cindy luego de un estudio rápido vio un verdadero potencial, solo por su voluntad de participar en una verdadera castración humana.

La noche de la decisión inicial de David fue un sábado. En vez de salir como solían hacerlo, se retiraron temprano a la habitación a la cama de Cindy. Pero en lugar del uso habitual para esclavitud y tormento, David quedo libre de acercarse a ella con los preliminares de una pareja común. La oportunidad de tener relaciones sexuales regulares ya era tan ajena a David que le preocupaba mucho si podía actuar como debía. Confesó a su Señora que no estaba seguro de sí mismo. ¿Sería capaz de lograr la erección sin los tormentos rituales acostumbrados, y si era así, qué si él eyaculaba prematuramente por toda la emoción. Cindy estaba tan emocionada por su decisión que apenas podía contenerse. Ella sabía que independientemente de cómo actuara David, esa sería uno de los mejores sexos que hubiese tenido. Pero ella le aseguró amorosamente que lo haría bien, y que tenían mucho tiempo.

David lo quería todo, y como un hombre que muria de hambre por un largo tiempo se movió a través de la fiesta con una velocidad feroz. Apenas se coloco en un 69 y cuando sintió los labios en su pene le hiciera disparar prodigiosamente en su boca. Cindy había esperado eso y estaba preparada. Ella tragó su ofrenda completamente, la primera vez en más de un año que su boca había tocado su pene. Al ver que él estaba en la cresta aprovechó la oportunidad.

-Está bien, cariño. Habrá más de dónde vino. Todavía no hemos terminado. Sus ojos brillaron y el tono de su voz ofreció promesas de más placeres.

Después de su orgasmo, la mente de David podría volverse hacia un pensamiento más racional sobre lo que había aceptado. Cindy sabía que eso iba a suceder y para evitar tal pensamiento comenzó a estimularle con su lengua y manos para restaurar su erección lo más rápido posible. Ella tuvo un pequeño orgasmo sólo amasando sus huevos que pronto serían suyas. Cuando estaba otra vez duro, dijo: "Después de tu 'gran noche', esa descarga será más fina y más clara. Es decir, si te doy hormonas para hacerlo posible.

Emocionado de nuevo, David solo pensaba en el placer sexual, y la promesa de que no todo tuviera que terminar por lo que terminó por empujar la horrible realidad de su decisión a otro lado, donde Cindy quería que estuviera.

Los siguientes 69 duraron bastante tiempo, con David disfrutando de la vista, el olor y el sabor del sexo exquisito de su Ama. Cuando cambiaron de posición y él entró en ella impulsó su pene tan profundamente en su apretada vagina como pudo. Sus huevos golpearon contra su culo, y casi los aplastó tratando de que su pene entrara a más profundidad. "Cuando esos no estén en el camino, apuesto a que podrás meterlo una pulgada más profundo en mí", jadeó. Eso llevó a David a un frenesí aún mayor cuando intentó por esa pulgada tan fuerte que realmente lastimó sus huevos. Por un momento fugaz, pude imaginar como el sexo sería mucho mejor sin ellos.

Cindy tuvo en orgasmos múltiples cuando su mente visualizando el sangriento corte donde sus huevos habían estado una vez. David gritó mientras se venía, y aunque su segunda descarga no fue tan grande como la primera, duro por más tiempo. En su mente, detrás de sus ojos cerrados, el grito de su orgasmo le dio imágenes de él gritando por una razón diferente.

Descansaron en los brazos del otro por un tiempo hasta que una vez más lo despertó a la acción. Esta vez ella le ofreció su culo, una primera vez. David no podía creerlo. Cuando se deslizó dentro de ella y sintió que el esfínter apretaba su virilidad, su la alegría sexual subió como nunca lo había hecho hasta ese momento. Su anillo anal lo bombeó y lo estimuló, manteniéndolo aún más duro de lo que había estado en su vagina. Montado en ella por detrás, se acercó y sostuvo sus pechos, usando casi como la mano sostiene para tirarse tan profundamente en ella como él podría. Cuando por fin se vino, se retiró y se derrumbó en la cama a su lado.

-Esta es tu semana, David -dijo-. "Podemos hacer todo lo que quieras". Era la fantasía de todos los hombres tener una mujer hermosa que estuviera dispuesta a hacer y seguir todo el tiempo que quisiera sin exigencias. "Pero parece que te estás poniendo un poco adolorido", dijo señalando a su miembro rojo e hinchado. Su erección había desaparecido por completo, pero todavía parecía medio duro.

-Sí, tal vez deberíamos dejar el sexo por esta noche -dijo-.

"OK, lo que quieras, querida. Además, tienes un horario bastante completo esta semana -sonrió-.

David ni siquiera podía creer su buena fortuna. Por un momento se preguntó porque no había accedido a eso antes. Durante una semana de semejante sexo, y con una variedad de parejas, ¿no estaría ningún hombre de acuerdo en poner fin a su virilidad por eso? ¿Cómo podría cualquier sexo superar lo que esa semana sería? ¿No es mejor retirarse en la cina, por así decirlo?

Desde el punto de vista de David el día era un día "libre", Cindy había planeado cuidadosamente cada momento. Ella preparó sus comidas y se aseguró que la música sexy y videos eróticos estuvieran pasando en el fondo constantemente. Ella le dio un masaje profundo con aceite. Estas actividades lo mantuvieron erecto la mayor parte del día, pero a diferencia de sus bromas y tormentos rituales, podía venirse en cualquier momento que él deseara. David pospuso la mayor parte de sus orgasmos, habiendo aprendido de su tiempo en los juegos que la negación, hacían a los orgasmos más grandes y prolongados.

Lunes llegó como cualquier otro día, pero rápidamente le recordó el domingo, ya que estaba una vez más fuera de su experiencia ahora normal. Cindy usó los mismos procedimientos del día pasado para mantenerlo en un estado casi constante de excitación, y como ayer quería retener sus orgasmos para la noche. Esta vez Cindy fue más útil, deteniendo su estimulación con mucha antelación y cuando ella lo descubrió acariciándose le recordó cuánto mejor sería la noche si tuviera sus huevos llenos. David estaba desgarrado, queriendo sexo con la mayor frecuencia posible en esta última semana, y queriendo que cada uno fuera un acontecimiento memorable, ya que tendrían que ser saboreados en sus recuerdos durante el resto de su vida.

Raven

Esa tarde, la señora Raven llegó a la puerta vestida con un sedoso vestido de noche, mostrándole su amplio escote. Se sentaron en el sofá de la sala con Cindy, aparentemente Ama Raven quería comenzar con una ligera conversación.

"¿Supongo que ustedes dos han estado muy ocupadas este fin de semana?", Preguntó tímidamente, con una mirada seductora, Cindy como David. Espero que hayan dejado algo para mí.

"Hemos jugado bastante, pero le sugerí a David que contuviera las eyaculaciones hasta la noche para ti, para hacerlas mucho más intensas, y él estuvo de acuerdo".

-¿Cuánto tiempo ha pasado desde que te viniste, David?
-"Desde el domingo por la noche, solo 24 horas."

"Eso es bueno. Habría pensado que podría estar tratando de ir por algún récord, como tratar de que todo el resto de su vida sexual se comprimiera en los próximos días.

"Ama Cindy me ha ayudado a buscar un equilibrio entre la cantidad y la calidad de las experiencias finales. Haciendo que cada evento sea memorable.

"Bueno, ¿no todos los machos son tan maduros? Sabes que si más hombres pensaran así no querríamos castrar a tantos de ustedes", se rió.

-Puedo prometerte esto, David -continuó-. "Será memorable para al menos uno de nosotros. No he sido tan contenida. Hoy me he corrido al menos media docena de veces, cada vez que pensaba en esta noche.

"Haré todo lo posible para no decepcionarte", dijo.

No te preocupes. Eso no será posible. La idea de que soy uno de los últimos encuentros sexuales que un hombre tendrá en su vida es casi suficiente para ponerme en la cima sin ninguna otra estimulación.

Pronto la conversación se calmó y Cindy estaba a punto de excusarse a su habitación. Invitó a Raven a quedarse a desayunar si así lo deseaba, de lo contrario se iria. Raven y David se retiraron a la habitación donde ella le ordenó desnudarse inmediatamente, mientras ella seguía con su vestido de noche. Acariciando su pene y sus huevos preguntó, "¿Me encuentras atractiva, sexy?" Su respuesta fue obvia, tanto por su reacción.

"¿Sabes que no hay manera de que yo esté contigo excepto porque vas a ser castrado?" Continuó.

-Sí, señora -respondió-. David estaba, al tanto, profundamente consciente de que las experiencias sexuales de esa semana nunca hubieran sido suyas, incluso si él mantenía sus huevos por una larga vida.

"¿Y sabes que seré una de las mujeres que torturan esos huevos antes de que sean removidas al final de esta semana? ¿Y eso me excitará enormemente?

-Sí, señora -fue todo lo que David pudo pensar en decir-.

"David, el objetivo de este ejercicio es hacerte agudamente consciente de lo que vas a dar. Bueno, uno de los puntos que supongo. ¿Lo entiendes?

"Sí, señora", fue una vez más lo único que David pudo pensar en decir. La mirada de Raven comunicó claramente que ella quería más de una respuesta que eso.

"Es sólo que, bueno, no puedes perder mucho lo que nunca tuviste, y nunca lo hubieras hecho". David dijo. -Como usted, mismo ha señalado, no hay manera de que alguna vez haya tenido sexo con usted. Raven parecía que esto estaba satisfaciendo su pregunta, al menos en parte. David continuó.

"En cuanto a hacerme agudamente consciente de que no tendré vida sexual o por lo menos no como antes, sospecho que me golpeará después. En este momento, es difícil de imaginar y todo lo que sé es que quiero mostrar mi devoción a mi Ama y a ella le gustaría que lo haga.

La señora Raven se acercó y agarró sus huevos y comenzó a apretarlas con fuerza.

"Sé que técnicamente se puede retroceder hasta el momento en que comenzamos la ceremonia. Pero te estoy diciendo que yo te perseguiré y destruiré yo misma, si me privas de esta oportunidad. Y ni siquiera cuenta el castigo que te daré si solo usas esto como excusa para tener sexo conmigo.

Por primera vez desde que aceptó la castración, David estaba realmente asustado. De repente se dio cuenta de que su acuerdo había puesto en movimiento fuerzas que apenas había imaginado o comprendido. No queriendo pensar en estas cosas se perdió en las vistas, sonidos y olores del sexo con Raven. Era como si sus sentidos fueran especialmente agudos, queriendo almacenar toda la experiencia para la repetición posterior, y reproducirlo en su mente...

David nunca podría saber que la idea de presenciar una verdadera castración había encendido un fuego erótico en Raven. Tener relaciones sexuales con un hombre que iba a perder sus huevos en solo unos días después solo agregó más combustible al fuego. Para ella era casi como si su sexo fuera a ser la destrucción del suyo. Ella se había masturbado continuamente antes de llegar a la noche con David pensando en hacer el encuentro sexual uno de los mejores de su vida para que fuera el sexo con ella lo que más recordara, lo que más echara de menos, estar atormentado por la pérdida, y tal vez incluso, eventualmente, tener el mayor consuelo que al menos él había tenido sexo con ella.

El sexo con Raven fue animalista y áspero. Era casi como si ella fuera la que nunca tendría otra experiencia sexual y quería poner todo lo posible en ella. Cuando terminaron, sus huevos estaban adoloridos y vacíos. David se preguntó si él estaría incluso listo para el sexo con Darlene al día siguiente. David pasó todo el día siguiente simplemente remojando sus huevos en agua, mientras frotaba un ungüento calmante en su pene.

Darlene

Darlene llegó a última hora de la tarde, obviamente un poco emocionada y ansiosa, pero al mismo tiempo tímida e insegura, todo el asunto todavía le parecía extraño. La irrealidad de la situación le permitió continuar un paso a la vez; Es solo una conversación, es solo sexo con ese tipo, y a su amiga / novia no le importa, está sonriendo, etc. En la habitación Darlene lo hizo desnudar mientras ella se quedaba vestida. Comenzó casi como un examen médico.

"Parece que has estado muy ocupado", dijo tratando de romper el hielo para ella también.
"Sí, estaba mucho peor esta mañana, hinchado y rojo. Pero ahora esta mejor.

Palpó su pene y sus huevos con ternura y habilidad. Sintiendo las cuerdas espermáticas a través de la piel del escroto, las líneas de vida para sus huevos que serían cortadas, por ella. Habiéndose familiarizado con su "paciente" era el momento de experimentar lo que vino hacer; Tener sexo con un hombre que pronto nunca tendría ese tipo de sexo de nuevo.

Darlene se quitó la ropa de manera eficiente y casual. Ella sabía ser seductora y sensual con tal acto, pero estaba completamente distraída por la extrañeza de toda la situación. Acababa de descubrir su lado dominante y empezaba a explorarlo a exponerlo cuando Cindy le pidió que lo hiciera. Darlene había visto una operación humana por un cáncer testicular. Durante la escuela de enfermería, había trabajado como técnica en la oficina de un veterinario, donde vio muchas castraciones. Estaba bastante segura de que podía realizar la operación con un buen resultado, pero aún así todo era nuevo. La idea misma de que un hombre accediera a tener sus testículos cortados sin anestesia todavía parecía cruzar demasiadas líneas para que ella entendiera completamente. Al mismo tiempo, no podía dejar de sentirse atraída por ser parte de ello. Ella sabía que era probablemente la única y única vez que estaría involucrada en algo como eso.

En un movimiento que no era muy dominante se arrodilló ante David y comenzó a chupar su pene, acariciando sus condenados huevos. Luego cambió y succionó sus tiernos huevos en su boca mientras acariciaba su pene. Estar tan cerca de los mismos órganos que iba a destruir y hacer inútiles, estaba teniendo un extraño efecto sobre ella. Parecía íntimo e intensamente excitante. Lo que ahora le parecía extraño era que le estaba pasando lo mismo a David. Recibir atención sexual de la misma mujer que acabaría con su virilidad conducía su excitación peligrosamente cerca de la eyaculación. Ella suspendió su succión para permitirle bajar su excitación, para prolongar y acumular su última liberación.

Darlene no estaba segura de si se trataba de algún tipo de deseo perverso o de una súbita y abrumadora necesidad por estar seguro de que entendía lo que iba a suceder.

"David, tú sabes que probablemente no podrás sentir este placer después de..." ella lo dejó responder.

"Sí, lo sé". Dijo rápidamente. Parecía que estaba tratando de evitar pensar en ello. Eso solo hizo que Darlene presionara más.

"Puede haber buena sensibilidad en la cabeza del pene, pero en última instancia, no dará lugar a la erección, incluso con las drogas. Y esa sensación plena de liberación inminente, tampoco estará ahí. Por no mencionar el clímax actual. Nada. Por no mencionar el dolor hasta e incluyendo la operación real. "Él solo la miró fijamente. Tenía que seguir adelante. "Yo... Solo quiero estar segura de que sabes en lo que te estás metiendo".

"Lo hago, no es como si tuviera este tipo de acción regularmente de todos modos. Cindy ha hablado de reducir el número de orgasmos que obtengo y cómo los voy a conseguir. En lugar de mi vida sexual disminuyendo mientras yo todavía soy técnicamente capaz de hacerlo, de esta manera por lo menos puedo salir con una explosión, por así decirlo. ¿Por qué te importa?"

"Me importa, David", Darlene sentía que podía ser completamente honesta con él, "porque realmente me estoy calentando con la idea de castrar a un hombre y poner fin a su vida sexual. Me da vergüenza decir que me está volviendo más y más caliente, y no quiero que el deseo de cegarme a... Bueno, solo quiero estar segura de que no están confundido o engañado, No quiero que nada estropee lo que será un gran éxito sexual para mí".

Tomó un poco de tiempo, pero fueron capaces de volver a encender las llamas de la pasión. Después de que David estuviera erecto durante una sólida hora a través de succión y masturbación, finalmente liberó su eyaculación con algunos de los chorros más poderosos de su vida. Podía literalmente sentir sus entrañas convulsionando al expulsar cada gota de semen que había estado acumulando durante su juego.

Mona

La delgada pelirroja estaba lista para empezar "a la altura de la situación" tan pronto como ella llego. Aunque podía hablar en voz baja, siempre había un sentido de urgencia en su voz, una urgencia que significaba que necesitabas hacer algo por ella; Mejor, más rápido o simplemente diferente de lo que era. Estaban en la habitación de invitados y se desnudaron para tener sexo a los pocos minutos de su llegada.

Después de la experiencia de David con Raven, inmediatamente tomó nota Mona por su vagina que estaba rosado y ligeramente hinchado. Se preguntó cuántas veces se había masturbado hasta el orgasmo pensando en los próximos eventos, hoy y el de otro en un par de días. No había enfriado su ardor, era como si ella fuera la que nunca volvería a tener relaciones sexuales y tenía la intención de intentar cada posición, cada acto imaginable. Y, sin embargo, Mona era claramente dominante, sin importar lo que estuvieran haciendo. Incluso si estaba al estilo perrito con el pene de David en su culo, su flujo constante de instrucciones para que la penetrara profundo y rápido dejaba claro quién estaba a cargo. Después de cada actividad o posición ella saltaba una sonrisa y un comentario como, "No harás más de eso la próxima semana, o nunca".

Mona estaba menos preocupada por la construcción que los clímax de David. Ella era lo suficientemente feliz como para dejarlo eyacular siempre que quisiera. Ella estaba montándolo como toda una vaquera dándole la vista más increíble de su vagina sosteniendo su pene cuando la sacó y luego otra vez. De repente, no pudo contenerse y disparo su carga profundamente en ella. Mona no se quejó, ella no se desmonto, continuo hasta su orgasmo y luego comenzó a jugar con sus huevos hasta que se puso duro de nuevo.

David estaba empezando a entender la frase "solo me quieren para el sexo" que había escuchado de las mujeres toda su vida. Así es como se sentían, pensó para sí. No es de extrañar que muchas estuvieran locas. Jugaba con la idea de que su sacrificio no era solo para su Ama como signo de amor y devoción, sino también como expiación para todas las mujeres en todas partes que habían sido ofendidas y abusadas por los hombres.

Cuando Mona terminó con él y se fue, David reflexionó sobre la visita. Si se suponía que estas visitas le impresionarían de lo que perdería después de la castración, como prueba de su resolución, entonces se perdió la marca con Mona. Estaba absolutamente bien ya que nunca iba a tener esa clase de sexo otra vez. Y si éstos eran recompensas para su decisión, falló ahí también. Mientras que desde el exterior Mona parecía la sexy bola de fuego que querría sexo, la realidad quedó muy lejos de la fantasía.

Vicki

La diosa nórdica era todo lo que podía haber imaginado querer. Lo que hizo que su comportamiento de esa noche fuese casi sumiso. Estaba mirando claramente a David para decirle lo que quería hacer. Ella estaba de acuerdo con cualquier cosa, ansiosa por complacerlo de cualquier manera sexual posible. En muchos aspectos, ella era el polo opuesto de Mona. Tan sincera en su deseo de crear una experiencia sexual excepcionalmente satisfactoria para David, que olvidó momentáneamente que esa misma mujer pronto estaría disfrutando de su dolorosa pérdida de virilidad; Que esa sería probablemente su mayor satisfacción sexual con él.

Se desnudó y se recostó en la cama, con las caderas ligeramente dobladas hacia un lado, una pierna cubierta por encima. Su espeso arbusto rubio apenas podía ser visto entre esas piernas, mientras sus pechos llenos estaban en exhibición abierta. David decidió comenzar en la cima. Acariciándola suavemente y besando sus pechos, pronto comenzó a succionar sus pezones hasta que quedaron duros.

Él besó todo camino por su vientre liso hasta el parche apretado de arbusto rubio e inhaló su olor. Se puso visiblemente más duro y mientras suavemente lamía sus labios vaginales, el ardiente aroma se unió al gusto encantador de un sexo. Le lamió alrededor de sus labios, separándolos lentamente con su lengua y succionando cada labio suavemente. Su lengua rodeó su clítoris y luego se deslizó a través de él, para de nuevo al alrededor; Cada movimiento era diferente y Vicki comenzó a retorcer las caderas tratando de aumentar la presión que sentía en vagina. Él deslizó un dedo en ella y comenzó a enrollarlo hacia adelante, frotando la parte superior de su vagina, mientras que mantenía su boca en su clítoris. Su movimiento toco algo más que su punto G y ella gimió y lloriqueó, de repente se puso rígida mientras gritaba en medio de su orgasmo y le disparaba una corriente de eyaculación femenina clara en su cara directo en su boca que esperaba.

Mientras su respiración volvía a la normalidad, David se dedicó a un pequeño tormento post-orgásmico al mover su clítoris suavemente con su lengua y mirar su estremecimiento por todas partes y decirle juguetonamente que se detuviera. Vicki logró detener su juego moviéndose hacia abajo y tomando su pene con su boca. Rara vez hacía esto con un hombre, pero estaba contenta, si otra razón que pagar el maravilloso orgasmo que acababa de tener. Después de llevarlo al borde varias veces, se recostó y abrió las piernas, invitándolo a entrar en ella.

Su túnel estaba tibio y húmedo, se sentía como si mil dedos pequeños estuvieran corriendo sobre su pene. Tuvo que frenar su paso para evitar el venirse demasiado pronto. Vicki lo acomodó al disminuir la presión en su vagina para permitirle retroceder desde el borde del orgasmo. Su sexo se sentía más como si estuvieran haciendo el amor Vicki estaba actuando como si fueran una pareja que el fin estaba teniendo una experiencia tan real y personal como pude para los dos. Vicki realmente envidiaba a Cindy y deseaba tener un varón tan devoto para ella; Este fue su intento de ponerse en el lugar de Cindy, de tener una experiencia similar.

Dándose cuenta de que Vicki no diría que no a casi cualquier cosa, David le sugirió que pensaba que debía ir por todo, ¿qué tenía que perder? Él le sugirió anal con gestos suaves alrededor de su ano y una mirada. Vicki sonrió.

-Bueno, siempre dije que le cortaría los huevos a cualquier hombre que me penetrara por el culo. Supongo que esto es lo suficientemente cerca.

A pesar de la abundante lubricación y movimientos lentos estaba claro que Vicki estaba sintiendo cierto dolor.

-Quieres hacerme daño, ¿verdad? -dijo entre su respiración pesadamente-.

David no supo qué decir, pero ella repitió su pregunta con más énfasis y finalmente reconoció.

"Sí, supongo. Un poco".

En ese momento Vicki empujó hacia atrás, empalándose con su pene. Dejó escapar un grito que cortó a través de pura fuerza de voluntad. David no podía creerlo, pero antes de que pudiera hacer algo, ella rebotó una vez más, provocando que su pene se retirara todo, excepto la cabeza y luego volviera a sumergirse a toda su virilidad.

"¡Me vengo!" Dijo ella con una voz desesperada. "¡Por favor! ¡Vente ahora! "

Nunca pudo recordar oír a una mujer pedirle que se viniera, pero era obvio porqué lo hacía. En sólo dos golpes más el estrecho anillo anal empujó a David a otro orgasmo y derramó su semen en su recto. Su pene se desinfló y ella lo empujó como si quisiera defecar.

"¿No has olvidado que voy a torturarlos antes que los corten?", Preguntó acariciando sus huevos. De repente David se dio cuenta de que pedirle el anal podía haber sido un error.

La noche del ritual llegó y después de las ceremonias preliminares llegó el momento de la tortura sobre el pene y huevos de David.

La señora Cindy había decidido dejar que sus amantes / testigos realizaran los primeros tormentos. Estas mismas mujeres, que durante la semana anterior, habían prodigado todos sus favores sexuales a David ahora iban a brutalizar sus testículos, sin límite.

Las mujeres se desnudaros dejando caer al suelo, las ropas de una sola pieza con capucha que llevaban, revelando que estaban desnudas bajo las túnicas. David podía decir que estaban emocionadas porque podía oler su olor.

Vicki, la rubia hermosa con labios sensuales sacó dos alambres eléctricos conectados a pinzas de cocodrilo en los extremos. "Siempre he querido ver cómo funcionaría esto", dijo emocionada. Ella coloco los alambres en la parte superior de cada lado de su escroto. Empezó a girar unas perillas en una pequeña caja que llevaba en la mano e inmediatamente mil agujas parecieron clavarse sus huevos de una sola vez. Entonces un hormigueo subió por su pene en ondas y lo hizo quedar erecto. Vicki rió de alegría.

"¡Mira Viagra! ¡Esto es mucho más rápido! "Exclamó. Un par de las otras amantes jugaron con su pene erecto recibiendo pequeños choques eléctricos en sus manos. Lo cual les sorprendió.

"¿Me pregunto qué hace este botón?" Dijo Vicki, casi para sí misma. Cuando cambió el ajuste en la caja, inmediatamente David sintió como si alguien hubiera pateado sus huevos, lo que provoco que su erección se desinflara casi inmediatamente.

"Oh, pero Vicki", Mona dijo un poco decepcionada, "eso no es tan divertido. Quiero decir que no llegamos a hacer nada más que girar las perillas de esa estúpida caja. La pelirroja hizo una mueca. "Ahora esto", dijo triunfalmente sosteniendo un grupo de agujas de acupuntura, "es una verdadera clase de tormento".

Todas las chicas chillaban de alegría como su fuesen colegialas. Mona saltó sobre la mesa y asumió la posición de 69 para que David pudiera lamer su vagina, mientras ella entregaba agujas a cada una de sus cohortes. La lengua de David se zambulló en los húmedos pliegues de su sexo, mientras ella y los demás le clavaban las agujas en su pene y sus huevos. El servicio oral de David fue interrumpido periódicamente con gritos ahogados mientras cada aguja nueva encontraba su hogar en su tierna carne.

Vicki, todavía fascinada por el pensamiento de la electricidad que corría a través de su pene y huevos de David, produjo una Varita Violeta. "¡Miren esto!" Exclamó, mientras una chispa azul bailaba entre las agujas. David se revolvió un poco mientras la electricidad se entregaba eficientemente a las entrañas de sus órganos.

Mona gritó mientras su golpe le causaba un poco de incomodidad, pero luego, con una voz suave como la seda sobre una hoja de cuchillo, dijo: "Si me muerdes el clítoris, voy a cortarte tu glande. David asintió rápidamente y tomó una nueva decisión de soportar. Mona le dejó servirle lo suficiente para restaurar su erección y luego desmontó.

Todas las damas pensaron que empujar las agujas en más sería divertido, por lo que cada uno forzó las agujas hasta que surgieron en el otro lado de sus huevos o de su pene. David se esforzaba por no gritar, y Raven, la amante hispana, se dio cuenta de esto. "Oh, no pelees, cariño", dijo, con su voz llena de preocupación. "Queremos oírte gritar, tus gritos, nos excita." Y para llevar a cabo su punto ella tocó con una mano mientras empujaba una aguja hasta el final a través de su sensible glande. Lo que obligo a David a dar un grito y una lágrima real. -Esa es la manera, querido -dijo y se limpió la lágrima de su mejilla y la mezcló con sus propios jugos.

Mona estaba ruborizada por la fiebre sexual. "Vamos a empujar uno a lo largo sus huevos", dijo sin aliento. Todos miraron a Cindy, quien simplemente asintió con la cabeza que eso estaría bien. Con risas Vicki y Mona cada una tomo un testículo y una aguja. Mona empujó la suya y la levantó para mostrar su trabajo a los demás. Pero Vicki estaba teniendo un pequeño problema. "Tiene una cubierta dura", dijo un poco frustrada, luchando por empujar la aguja, mientras David gritaba.

"Tienes que ponerle un poco inclinada, chica", dijo Mona alentándola.

De repente, la aguja se abrió paso y clavó el testículo a la mesa, como una mariposa en una colección. -¡Lo hice! -exclamó Vicki, y fue animada por las demás. Todos se turnaron usando la Varita Violeta en las agujas. Con las agujas ahora profundamente incrustadas en su carne sexual, el dolor era enorme. David estaba seguro de que la verdadera castración no podía hacer un daño peor que eso.

Agujereando con las agujas y el juego eléctrico los quitaron todos. Ahí es cuando Darlene, la morena delgada, le sonrió, mientras ella le daba una palmada al pene contra su palma.

"No te preocupes, esto no va a doler mucho", dijo con una pequeña risita. Entonces ella trajo el látigo abajo con un golpe furioso contra sus huevos. La sorpresa y el dolor hicieron que David gritara. Hubiese caído si no hubiera sido asegurado a la mesa.

-A ver -dijo Darlene-, te lastimó un poco. Las otras amantes se rieron de su broma y todas se unieron, cada una dando una vuelta dando palmadas en sus huevos con correas o paletas. Cindy decidió que era hora de que se uniera a la diversión. Ella sugirió que lo sacaran de la mesa para que pudiera ser asegurado en posición vertical para la próxima ronda de tormentos.

Con las piernas extendidas y los brazos asegurados sobre la cabeza, David estaba listo para los pesos. Un ajustado collar tipo paracaídas rodeó la parte superior de su escroto, y Cindy le coloco un peso de 1.5 kilos. Usando la correa le dio a su culo varios buenos golpes. Sus giros reflexivos ponían el peso a balancearse, aumentando el dolor en sus huevos. El peso se aumentó a 2.5 kilos y Vicki uso el látigo. Pero Raven solo quería balancear los pesos y levantarlos para luego dejarlos caer. Se rió de las violentas contorsiones que su rostro y cuerpo sufrieron. "Me encantaría ver el peso arrancar estos", dijo.

"Pero eso estropearía todo, Raven", dijo Vicki con un poco de preocupación y decepción como si esto fuera una opción real.

-También pueden ser removidos de esa manera -dijo Darlene-, pero dudo que el paciente pueda sobrevivir. Eso fue especialmente escalofriante para David, ya que Darlene también estaba sirviendo como su Castratrix. "Pero no te preocupes", dijo tranquilizadora, "Sé que Cindy tiene otros planes para ti."

Después de que todas las amantes tuvieran la oportunidad de jugar con los látigos y los pesos, fueron removidas. David solo podía hacer ruidos tipo gruñidos ahora, y sus hinchados huevos estaban haciendo todo lo posible para encontrar refugio débil e inútilmente dentro de su cuerpo.

-No, no -dijo Darlene con genuina decepción en su voz-. Ella se arrodilló frente a la flacidez de la figura y rodeó su escroto por la parte superior tiró violentamente estirando de sus huevos de nuevo a su longitud completa. La cabeza de David retrocedió y su contorsionada cara dejó escapar un grito. David convulsionó, se hubiese vomitado si tuviera algo en el estómago. Cada una de las amantes se turnaba tirando y retorciendo los huevos, viendo quién podía hacerle gritar más fuerte y hacer las caras más inusuales. Raven ganó el concurso aislando uno de sus testículos entre el pulgar y el índice apretándolo hasta que casi estalló.

-¿Cómo es que no han estallado, o lo que sea que hagan? -preguntó Mona, moviéndose en un frenesí.

-Ah, se pueden aplanar un poco antes de que eso suceda -le dijo Darlene ilustrando a los demás, aplastando el otro testículos entre sus dedos para escuchar los gritos roncos de David.

Esto condujo inmediatamente a una lección de anatomía de Darlene. Ella hizo que cada una de las señoras sintiera la forma de los testículos y las cuerdas que los unían, por el momento, a su cuerpo. Vicki usó sus dedos para pellizcar el cordón que conectaba su testículo izquierdo con su cuerpo, como si quisiera aplastar el cordón. -Es difícil de creer -dijo con nostalgia- que hace un poco más de 24 horas, dejé que me inyectaran su jugo. -Sí -contestó Cindy- y... Vicki dejó el cordón para jugar con ella misma, "Y pronto no habrá más zumo en absoluto de ellos, ¡NUNCA!"

Este pensamiento le dio a David un descanso mientras todas las mujeres se acercaban al orgasmo. Jadeando con voz ronca, Mona dijo: -Es como perder tu virginidad a la inversa. La ÚLTIMA experiencia sexual como un hombre. "Con eso se vino, al igual que Cindy y Vicki. Gracias a Dios las mujeres son multi orgásmicas, o habrían perdido la eyaculación grande que estaban esperando.

David fue llevado abajo y reasegurado a la mesa. Sus maltratados huevos estaban intentando de nuevo tirarse para arriba a la seguridad. Pero esta vez, las manos suaves masajearon los huevos hasta el fondo de su saco y acariciaron su pene. Cindy tomó su pene ahora fláccido en su boca y lo chupó hasta dejarlo increíble duro teniendo en cuenta todo lo que había pasado. Comenzando con Cindy, cada una montó en la mesa y le dejó proporcionarles un servicio oral suficiente para que todos estuvieran cerca de venirse, mientras los otros acariciaban suavemente su pene y delicadamente sentían sus huevos que pronto serían removidas. Todos sonrieron grandes sonrisas, sus rostros se ruborizaron de emoción cuando el momento que habían esperado se acercarba.

"Ahora asegúrense de usar tu cuenta atrás", le recordó Cindy.

-Sí, señora -jadeó él-.

El estímulo continuó, y Cindy tomo una pala de madera pesada, de aproximadamente una pulgada de grosor pero sólo unos pocos centímetros de ancho. Ella rodeó su escroto junto al pene e hizo que sus testículos quedasen en la palma de su mano. David apenas se dio cuenta cuando cerró los ojos con intensa concentración. Darlene tomo su escalpelo y una gruesa masa de algodón empapado de antiséptico. Debido a que sus manos estaban ocupadas, Cindy hizo un gesto a Mona para que continuara acariciando.

"Oh, oh, oh Dios". David jadeó, luego "Tres, dos, uno". Al decir uno, él aulló. Fue un aullido diferente al que habían oído antes, la mano de Mona salió de la parte superior de su pene, en el mismo momento en que Cindy llevó la pala de madera pesada hacia abajo en sus huevos con toda su fuerza y ​​una enorme corriente de semen chorreó todo el camino hasta Su pecho, dejando una larga cuerda blanca desde la punta de su pene hasta su pezón izquierdo. El aullido de David descendió hasta ser un gemido. Mientras que su pene todavía estaba con espasmos y goteando más semen, Darlene limpió su saco y lo cortao en la base de su pene.

Al sentir el corte, David soltó un grito como el que había hecho en su tormento. Darlene trabajó rápidamente para quitar el saco escrotal y suturar los vasos y las cuerdas. Cindy se acercó con las tijeras quirúrgicas para hacer el corte. Miró al rostro de David, había deseado algún tipo de contacto visual especial ahora, pero David estaba gritando tanto y moviendo la cabeza de un lado a otro que no podía enfocarse. Cortó las cuerdas y Darlene trabajó rápidamente para remover los testículos y comenzar el proceso de sutura. David dejó de gritar sólo porque su voz era tan cruda que salía poca, aunque su respiración todavía estaba agitada. Durante unos instantes las damas fueron golpeadas con la visión más absurda que jamás habían visto. Un duro pene como de roca que todavía goteaba semen sobre el vientre sobre un agujero sangriento donde sus huevos habían estado una vez. Las mujeres suspiraron al tener un orgasmo, incluyendo a Darlene que ni siquiera necesito tocarse para llegar.

Darlene trabajó rápidamente para coser la herida. Y luego inyectó un anestésico local, así como una inyección de morfina. La respiración de David volvió a la normalidad, y él y Cindy intercambiaron la mirada que ella quería. Todo amor y devoción. "Todo ha terminado ahora, querido", dijo tranquilizadora. Por fin eres completamente mío.

Exponiendo una curiosidad que nunca tuvieron acerca de la biología de la escuela secundaria, todos examinaron los testículos cortados y el escroto, se maravillaron de las puntadas en su ingle. Una péquela estufa fue traída y Cindy dejó caer uno de los testículos en una pequeña sartén que tenía un poco de mantequilla derretida en ella. Ella rápidamente salteó la fruta masculina. Luego lo levando y lo metió en su boca. La otra sería salvada para un recuerdo de la noche más intensa de su vida.

-¿Cómo es eso? -preguntó Mona, los demás haciendo eco de su pregunta.

"Tiene un revestimiento duro, pero por dentro es todo suave y fibroso, con la consistencia de escargot, pero ligeramente salado", respondió ella haciendo exagerados movimientos de degustación como un buen chef degustando un manjar.

"Ojalá pudiera probar," dijo Vicki.

-Tendrás que conseguirte el tuyo, querida -respondió Cindy. Este era su momento y ella no estaba dispuesta a compartir.



Historia Original aquí.





Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul