Trucos para durar más follando

Seguro que os habréis preguntado en más de una ocasión qué podríais hacer para alargar un poco más el acto sexual, qué hacer para que el coito se prolongue más rato y así disfrutar más del sexo. Por eso mismo pensamos que no está de más comentar algunos truquillos para tratar de alargar el coito… aunque este post no trataContinuar leyendo »

La entrada Trucos para durar más follando aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Eyaculación precoz, ¿qué es?

La eyaculación precoz ha sido definida de múltiples formas, aunque existe un amplio consenso en definir a la eyaculación precoz como una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio. Es decir, podemos afirmar que la eyaculación precoz consiste en no poder aguantar las ganas de eyacular, no la eyaculación en sí, sino el momento inmediatamente anterior a la misma. SinContinuar leyendo »

La entrada Eyaculación precoz, ¿qué es? aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Ozolagnia y flatofilia, parafilias de olores

En el post de hoy comentaremos brevemente en qué consisten varias parafilias basadas en los olores, concretamente la ozolagnia y flatofilia. Como ya sabes, las parafilias son esos amores algo atípicos que podemos llegar a sentir por cosas poco convencionales. Pues bien, en esta entrada de nuestro blog de sexo hoy vas a conocer un par de parafilias que, como no podía ser de otra manera, te dejarán con la boca abierta. Si no te quedas con la boca abierta, lo más seguro es que “padezcas” estas parafilias, en cuyo caso al menos aprenderás cómo se llaman -si es que no lo sabías ya, claro está-.

Hoy vamos a tratar de hablar sobre algunas parafilias de la familia del aire, por así decirlo.

Y es que el aire tiene múltiples propiedades, pues no sólo nos acaricia y nos estimula el sentido del tacto, sino que también ayuda a propagar el sonido y…los olores, estimulando así nuestro sentido del olfato.

En efecto, los olores pueden ser causantes del placer. Y cuando hablamos de olores nos referimos a olores fuertes, olores de cualquier tipo, olores agradables y desagradables -según para quién…-. Este tipo de placer, cuando es producido de una manera irrefrenable, o cuando lo buscamos como si en ellos nos fuera la vida –más o menos-, podemos considerarlos como una parafilia. Las dos parafilias más comunes en este sentido son ozolagnia y flatofilia. Ahora bien, ¿qué son la ozolagnia y flatofilia?

Ozolagnia y flatofilia, dos parafilias de narices

Así pues, si te excitas cuando te quitas los calcetines, o cuando estas comiendo queso añejo, o cuando pasas por al lado de una cañería, considérate un ozolágnico, de ozolagnia, que no es ni más ni menos que la excitación por los olores fuertes. Claro que por olores fuertes podemos entender una amplia gama de olores desagradables o molestos, que no tienen por qué ser necesariamente apestosos… aunque al parecer los ozolágnicos sienten predilección por estos.

Si eso te parece raro, entonces no padeces ozolagnia, aunque esa no es ni de lejos la parafilia más rara. Por ejemplo, oír un pedo suele provocarnos risa, sobre todo si no estamos cerca, claro; pero si estamos con una persona flatulenta y nos gustan sus flatulencias, o incluso si nos gustan nuestras propias ventosidades… entonces somos unos auténticos flatofílicos, pues padecemos flatofilia, o atracción por el olor de los gases intestinales propios o de la pareja. Ojo, han de ser flatulencias, o lo que es igual: pedos.

 

Esperamos que a partir de ahora sepas decir a tus amistades qué son ozolagnia y flatofilia, y que sepas reconocer si padeces alguna de estas dos curiosas parafilias de olores.

Vota qué te ha parecido

La entrada Ozolagnia y flatofilia, parafilias de olores aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Parafilias, qué son y todo lo que necesitas saber

El término parafilia es bastante complejo de definir debido a que es un término en constante revisión al estar íntimamente ligado a las prácticas, convencionalismos y tabúes sociales referentes al sexo y a las formas de excitación que tiene el ser humano. Esto lo ilustra muy bien el hecho de que hasta finales de los años ochenta las parafilias fuesen conocidas como perversiones.

Valga como ejemplo de lo anterior que hasta mediados del siglo XX determinadas prácticas sexuales como la felación o la masturbación eran consideradas perversiones. Sin embargo, en la actualidad son prácticas sexuales completamente normales y comunes, por lo que ya no son parafilias.

Pero, ¿qué son las parafilias en la actualidad?

Hoy en día se tiende a definir como parafilia a las desviaciones sexuales consistentes en comportamientos sexuales atípicos y a excitarse con objetos de deseo poco comunes. No obstante, por poco atípico no podemos entender que sea perjudicial, aunque bien es cierto que determinadas parafilias sí que pueden ser perjudiciales para la salud.

En efecto, hay parafilias que entrañan riesgo para la salud, como la coprofagia o la coprofilia, incluso el masoquismo extremo. No obstante, la mayoría suelen ser inocuas pues, más que prácticas sexuales, suelen ser objetos de deseo –personas y cosas- con las que el parafilico-a se excita de una manera que de otra forma no lograría excitarse, como por ejemplo: el fetichismo, el travestismo, la podofilia (excitación por los pies).

No obstante, la clasificación de estas pautas de comportamiento sexual suelen clasificarse en parafilias típicas y parafilias atípicas. De este modo, las típicas son las que tienen una mayor incidencia en la sociedad actual y por lo general no son perjudiciales ni para los que las practican ni para sus objetos de deseo, aunque hay excepciones como la paidofilia, la zoofilia, el exhibicionismo y algunas más. Pero tal y como decíamos antes, por lo común no atentan contra otros ni contra uno mismo, como lo son la podofilia, el travestismo, el fetichismo, el masoquismo o la coprolalia.

Por su parte, las parafilias atípicas son pautas de comportamiento sexual menos comunes, aunque no por ello atentan contra los individuos. Por ejemplo, la urofilia, la escatología telefónica, la coprofilia o la flatofilia, entre otras.

¿Es malo tener parafilias?

Tal y como hemos comentado, no todas las parafilias entrañan riesgos ni atentan contra los individuos ni contra la ley, por lo que mientras no se traspase la línea de la legalidad y del bienestar de salud, no tiene por qué ser malo padecer alguna de ellas. Antes al contrario, es muy común padecer alguna de ellas y no saber ni tan siquiera que se es parafílico.

¿Tienen tratamiento las parafilias?

Si no es perjudicial para nadie, no tienes por qué obsesionarte y preocuparte por esas parafilias inocuas, simplemente disfruta sin atormentarte.

Si por el contrario sí que es perjudicial, nuestro consejo es que visites a un psicólogo o a un sexólogo y que él te evalúe. En función de la gravedad de la misma, puede que te remita al psiquiatra, aunque la mayoría de las veces puede ser tratada por un sexólogo, el cual te ayudará a través de la reeducación sexual.

A lo largo del tiempo iremos hablando sobre las distintas parafilias, pues el catálogo es amplio y en ocasiones hasta pintoresco. Así que si quieres saber más sobre ellas sigue visitándonos y puede que te lleves alguna que otra sorpresa.

La entrada Parafilias, qué son y todo lo que necesitas saber aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.