QUIÉN MANDA AHORA

De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre......


¿QUIÉN MANDA AHORA?
De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Roberto y Jason se conocían desde niños pero Roberto era blanco y Jason negro, desde niños a Roberto le gustaba molestar a Jason se sentía superior a él ya que Jason era pobre y vivía en una casucha con sus padres a penas a metros de donde terminaba la enorme propiedad de los padres de Roberto, quienes eran ricos los problemas en ambos se agravaron cuando la testosterona invadió sus cuerpos en la pubertad, sobre todo después de que Roberto logro ver a Jason desnudo bañándose en un lago cercano, su pene era del doble de tamaño que el de Roberto a los 15 años. 

De alguna forma ver el gran miembro de Jason por parte de Roberto lo hizo sentirse extrañamente excitado, pero su educación, temores y hasta machismo hicieron que ese sentimiento se convirtiera en odio y envidia hacia Jason, aquellos sentimientos mal sanos se incrementaron con los años cuando Roberto ya de 19 años sucedió otro hecho que marcaria su vida como la de Jason para siempre, de nuevo se lo vio nadando en el lago pero en compañía de otro chico, Roberto no se dejo ver ocultándose detrás de unos matorrales desde donde tenía una plena vista de todo lo que pasaba en el lago.

Roberto observo como el otro chico y Jason se sentaron en la orilla del lago el otro chico cruzo sus brazos mientras conversaban Jason se acerco y le robo un beso él otro chico quiso negar sus labios pero Jason lo agarro de cierta manera que lo forzó dándole un fuerte beso metiendo toda su lengua en él lo que hizo que el chico al final de cuentas aceptara su beso, Jason fue bajando por su cuello, el chico solo emitía gemidos ahogados como no queriendo que siguiera pero tampoco lo detenía y aunque se lo pidiera lo más seguro es que Jasón no pensaba detenerse.      

Jason llego poco a poco a sus pezones los toco, los beso, los mordió y poco a poco le fue quitando la ropa que tenía que era un pequeño short para ese momento el chico blanco tenía su pene bien erecta y peluda para sus 19 años bien desarrollada, tanto Jason como Roberto pudieron ver en todo su esplendor su hombría un pene de hombre en el cuerpo aun de un adolescente Jaseon se la agarro con sus manos y se la llevo a la boca que ya palpitaba, deseaba sentirse engullida en una boca caliente la cual le diera placer poco a poco Jason se la fue llenando de saliva, su cabeza iba y venía desde la punta hasta la base, Roberto oía como aquel chico gemía tratando de evitar disfrutar del momento ahogaba sus gemidos.           

-“No, no.., ¡detente por favor!” decía el chico blanco a penas como un susurro. 

En cierto momento Roberto escucho a Jason decirle a ese chico.

-“Solo disfruta grita si quieres aquí donde estamos nadie te oirá”. Dijo Jason

Para seguir dándole una gran mamada, se metía cada uno de sus huevos en se boca, le chupaba entre su culito y sus huevos le tocaba su anito cerradito con cada caricia con cada mamada se abría poco a poco quería ver desde otro ángulo su orificio anal virgen por lo que Jason luego de algunos minutos hizo que se acostara boca abajo, Jason hizo que levantara un poco sus nalgas, el chico era delgado con cuerpo marcado no de trabajado en el gimnasio pero se le notaba los músculos así que sus nalgas eran redondas, firmes y paraditas, en una palabra deliciosas.  

Jason le abrió sus nalgas para lamber su ano que hizo gemir casi gritar de gusto al chico que le gustaba en cierto momento Roberto se percato ese chico tenso su cuerpo fue tanto placer que sintió por su primer beso negro que se vino.

-“¡AAAAAHHHH!, lo siento ya no aguante más” Le dijo el chico a Jason.,
-“No te preocupes solo disfruta”. Le susurro al oído Jason subiendo hasta su oído.

Mientras agarraba su leche y se la untaba en su aun palpitante pene, momentos después Jason coloco su glande en su entrada anal y le dijo

-“Todavía falta lo mejor”, Le dijo Jason agarrando bien sus caderas.

Para de un gran empujón clavarle todo su duro miembro de 25 cm hasta el fondo, el chico dio un grito que Roberto creyó que lo oyeron hasta el pueblo, se le escaparon unas lágrimas al hico pero Jason lo tranquilizo mientras sentía su erección aprisionada por ese culito recién desvirgado.   

Jason logro ponerse encima de él y cuando sintió que era el momento adecuado empezó a meter y sacar su erección con ganas y deseo cuando se la saco la primera vez Roberto y Jeson pudieron ver que el pene del chico ya estaba erecto de nuevo y que de su ano abierto salían unos hilitos de sangre que mancharon el pene duro como si fuera de roca de Jason.

-“Que delicia saber que eres el primero en un culito virgen”. Se dijo así mismo Roberto ya masturbándose.

Jason de nuevo penetro al chico y empezó a moverse con deseo cada vez más duro, solo se oían los gemidos por ratos mientras los dedos del chico se aferraban a la toalla sobre la que estaba acostado, Jason parecía que ya no aguantaba más quería venirse en el, quería marcarlo como de su propiedad, cuando sintió que pronto se vendría le hizo cambiar de posición y le puse sus piernas que aun temblaban sobre sus hombros y sin darle tiempo a pensar lo volvió a penetrar y Jason pudo ver su expresión de dolor y de placer veía como lo disfrutaba en ese momento lo beso y con una mano le agarraba las piernas y con la otra empezó a masturbarlo.

No paso mucho hasta que el chico blanco se vino sobre su lindo abdomen, Jason sintió como ano apretaba su ya palpitante pene lo que hizo que también se viniera dentro de él, llenando sus estrechas entrañas de su espesa leche, fue delicioso ver como el chico disfruto de ese momento, Roberto por su parte tuvo que morderse el labio inferior para no dar un alarido de placer al venirse contemplando esa escena, cuando Jason se acostó al lado del chico él se acostó sobre, lo beso y cuando sus labios se separaron le dijo.

-“Te amo Jason, gracias por ser tu el primero y quiero ser tuyo las veces que quieras solo un favor no le digas nada a mi papa ni a nadie”. Dijo el chico.

-“Descuida nadie sabrá nada por mi parte”. Le dijo Jason para besarlo de nuevo.

Algunas semanas más tarde, el chico se presento llorando ante Jason todos en el pueblo hablaban de que era gay y que fue penetrado por Jason, que le juro que no le había contado nada a nadie, sin embargo el daño estaba hecho, el chico blanco fue mandado por sus padres lejos y la reputación de Jason quedo manchada para siempre en un pueblo pequeño muy conservador era la muerte social, una tarde mientras Jason iba camino al lago se encontró con Roberto al cruzarse le escucho  decir.

-“Vaya si que disfrutaste del culito virgen de ese chico ¡eh!” Dijo Roberto.

En ese momento Jason supo que el que conto todo en el pueblo había sido Roberto, se dio la media vuelta para ver Roberto sonriéndole como si hubiese ganado una batalla a muerte, aquella sonrisa solo hizo que Jason hirviera en cólera, se le acerco a Roberto pero antes de que pudiera golpearlo Roberto ágilmente le dio una patada en los huevos que hizo que Jason cayera al suelo agarrándose la entrepierna, Roberto se le acerco y le dijo.

-“Sabes yo podría arreglar todo si me dejas disfrutar de tu culito como lo hiciste con aquel chico”. Dijo Roberto.

Aquellas palabras hicieron enfurecer aun mas a Jason que olvido por un momento el intenso dolor que estaba sintiendo para alargar su brazo y tomar los de los huevos a Roberto que abrió los ojos completamente al verse sorprendido no esperaba algo así, por parte del que pensaba totalmente vencido Jason.

-“No Jason espe… ¡AAAAAAAAAAAHHHH!” Grito, Roberto al sentir el gran apretón de Jason sobre sus huevos.

Jason no solo se los apretó sino que se los retorció lo que acrecentó aun más el agudo dolor que Roberto experimento, para casi de inmediato caer al suelo retorciéndose de dolor.

Jason se puso de pie y se monto sobre Roberto, aparto sus manos y molió su entrepierna a golpes, uno tras otros mientras Roberto gritaba hasta que puso sus ojos en blanco y se desmayo por el dolor, Jason tardo algunos segundos en que Roberto estaba desmayado para que dejase de golpearlo, entonces se puso de pie y fue a buscar corriendo un cuerda y cuatro largas estacas que clavo en cuatro lugares alejados del cuerpo de Roberto profundamente en la tierra, luego amarro sus tobillos y muñecas a las estacas y desnudo por completo a Roberto.

Roberto se despertó sintiendo que algo intentaba entrar en su ano virginal, al abrir los ojos sintió el enorme falo de Jason tratando de penetrarlo de inmediato comenzó a suplicar.

-“No  Jason, No lo hagas, por favor NO JASON NO…” Grito desesperado Roberto.
-“AAAAAAAAAHHHHHYYY” Grito muy fuete Roberto.

El grito fue cuando su ano por fin cedió para dar paso al enorme falo de Jason al interior de sus intestinos, Jason lo penetro por completo de una sola vez, sus huevos negros quedaron pegados a las blancas nalgas de Roberto, quien decía gritando.

-“SACALA, SACALA ¡POR FAVOR!” Gritaba Roberto.

Pero Jason estaba dominado para ese momento por el odio, la venganza y la lujuria, lejos de sacarla continuo penetrando a Roberto salvajemente unos 10 minutos más tarde entre gritos aun de dolor Roberto se vino sobre su vientre y pecho de manera copiosa, Jason continuo con sus embestidas como 10 minutos más hasta dar un pequeño gruñido y venirse por completo en lo profundo de los intestinos de Roberto que sintió su leche caliente muy dentro de su ser, para ese momento estaba llorando y suplicaba ya sin fuerza una y otra vez.

-“No, no, no en mi interior”. Susurraba Roberto.

Cuando Jason extrajo sin delicadeza alguna su aun palpitante gran miembro del interior de Roberto un rio de semen mezclado con sangre broto de su ano completamente abierto, Roberto quedo ahí llorando y sin fuerza, mancillado y violado, sintiendo como el semen de Jason brotaba de su interior, Jason se coloco su vieja larga bermuda para ir al recoger una herramienta que le había servido para algunas tareas y que pensaba usar para una muy especial.

Aquella era un tubo de metal con punta con el mango forrado con material aislante, era una especie de picana pero que servía para marcar hoyos en placas de madera para luego ser perforados por una broca de taladro de manera más fácil, Jason la había limado para que tuviera filo la punta, con esa herramienta en la mano regreso donde aun estaba Roberto y comenzó a darle descargas eléctricas directamente en su huevos, que provoco que Roberto se retorciera de dolor  mientras gritaba para que se detuviera, cosa que Jason no hizo estaba cegado por el odio.

Jasen continuo torturando a Roberto con la herramienta y a veces dándole patadas, brutales patadas en sus desprotegidos huevos, al cabo de una media hora ya con los huevos de Roberto visiblemente hinchados, Jason penetro con la herramienta a Roberto por su ano y mantuvo dándole una descarga pese al olor a carne quemada hasta que su pene de nuevo lanzo dos poderosos chorros de su semen mientras Roberto se retorcía de dolor, cuando acabo de venirse Jason extraño la herramienta se inclino y le dijo a Roberto.

-“Espero disfrutaras de tu ultimo orgasmo como hombre, ¡desde hoy serás mi putita!” Dijo Jason.

Acto seguido coloco la afilada punta de la herramienta sobre el escroto de Roberto justo entre sus dos huevos para presionar el botón mientras hacía fuerza, la herramienta comenzó a penetrar en el escroto mientras le daba descargas eléctricas a Roberto.

Quien no dejaba de gritar y retorcerse de dolor, Jason realizo varios agujeros hasta que el escroto de Roberto era una masa sangrante amorfa, en ese momento Jason tomo su destruido escroto y le dijo justo cuando de un fuerte tirón le arranco sus huevos y escroto a Roberto que quedaron en su mano sangrando mientras le decía.

-“¿Quien Manda Ahora?”



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com   





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PACTO SINGULAR

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible......


PACTO SINGULAR
El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [SECUESTRO] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [CBT]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ana y Paty era amigas desde la infancia, cuando Ana de 25 años en ese momento estaba por casarse muy ilusionada con Paco su gran amor según ella, Paty le juro que si la trataba mal o le hacía algo ella se encargaría de hacerlo sufrir algo peor que la muerte misma, las dos sellaron su pacto con un beso en la mejilla, luego rieron y días después la boca tuvo lugar, Paty vivía en otra ciudad por lo que luego de la boda ella se fue, para seguir regenteando su negocio de BDSM en la que ella era la Ama suprema del lugar.

El negocio de Paty era clandestino por lo que solo una selecta clientela conocía la ubicación del club, en la que hombres eran sometidos, humillados y torturados por bella como sádicas mujeres, algunos de los clientes eran políticos u hombres de mucho poder económico por lo que Paty se sentía segura pero pese a todo tomaba sus medidas para mantener el secreto de su club lo mejor posible.

Rápidamente pasaron cinco años desde la boca de Ana, en la que Paty tuvo poco contacto con ella la mayoría por correo electrónico el ultimo que recibió le pedía ayuda para alejarse de su esposo que la estaba acosando y golpeando. 

Paty le dijo que volaría a su ciudad para llevársela lejos de su esposo por desgracia eran días festivos y no pudo conseguir vuelo alguno hasta cuatro días, para cuando llego por Ana era demasiado tarde ella fue encontrada muerta, golpeada y violada hasta la muerte, Paty apenas pudo reconocer el rostro de su amada amiga de lo desfigurada que los golpes propinados le habían causado, las autoridades culparon a Paco su esposo como el asesino pero él tenía dinero como amigos poderosos que movieron los hilos de la justicia.

Pese a una gran batalla por parte del fiscal, el abogado de Paco se la arreglo para desacreditar a los testigos algunos ni siquiera se presentaron otros desaparecieron, y las pruebas las que aparecieron fueron refutadas fácilmente en conclusión Paco fue declaro inocente del asesinato de su esposa, Paty hablo con el fiscal y este le confirmo que aquello era una injusticia que estaba seguro que él era culpable que seguiría trabajando para poder llevarlo a juicio en una corte federal, pero antes necesitaba encontrar algunas de las pruebas desaparecidas.

Paty por su parte no pensaba esperar a que la justicia fuese servida, ella pensaba llevar a cabo su propia justicia, iba a honrar en pacto que hizo con su amiga a toda costa, espero unos prudentes seis meses pero el fiscal pese a todos su esfuerzos aun seguía con las manos atadas fue entonces que Paty, contrato a una banda local para que secuestraran a Paco su trabajo era solo dejarlos atado e inconsciente en el lugar que ella les señalara, para ganarse una buena cantidad de dinero.

Paco salía de un bar de mala muerte en donde bebió y compartió con mujeres de dudosa reputación, tambaleándose nunca llego a su auto, fue narcotizado y subido a una camioneta.

Paty al ver al robusto cuerpo bien trabajado de Paco ante sus pies sintió un cosquilleo en su entrepierna, al tiempo que sintió que su tanga de color negro bajo su ajustado pantalón se mojaba de sus jugos al tener al asesino de su mejor amiga casi hermana a su merced, algunas horas más tarde Paco aun inconsciente estaba en una gran salón del establecimiento de Paty listo para recibir la justicia que ella le había preparado y no se le fue concedido a su amiga aun.

Ana le conto en sus platicas previas a la boda que Paco estaba bien dotado pero nunca le creyó del todo hasta que despojo a Paco de su ropa interior para ver su pene que pese a estar dormido era muy grueso circuncidado y con un glande en forma de casco de un tamaño de 13 cm con un escroto rechoncho en el que dos grandes huevos descasaban entre sus piernas, casi tocando el suelo una vez despojado de su ropa interior lo que hizo de nuevo excitar a Paty y humedecer su vagina de nuevo.

Paco era un hombre peludo, con un pecho lleno de espeso vello, que descendía por su marcado abdomen hasta su pubis en donde nuevo se espesaba en una mata de vello púbico, su escroto por su parte estaba cubierto por una buena capa de vello púbico lo que hizo repugnar a Paty, por lo que procedió a comenzar con su plan de venganza, primero aseguro los brazos de Paco por sus muñecas para luego colocarles una cadena que estaba unida a una pequeña grúa eléctrica en el techo con la que Paty sin esfuerzo levanto el pesado cuerpo de Paco que quedo casi colgando de sus brazos.

Paty aseguro los tobillos de Paco con grilletes lo que dejo sus piernas bien separadas con sus plantas bien plantadas en el suelo, con la ayuda de una maquinilla de afeitar, Paty comenzó a rasurar el vello desde el pecho, bajando hasta llegar a su vello púbico lo que la maquinilla no pudo quitar lo hizo manualmente con una navaja de afeitar, también rasuro sus fuertes como robustas piernas, para terminar le coloco un pesado como estrecho aro metálico en la parte alta del largo escroto de Paco lo que dejo sus dos huevos bien marcados en el fondo de su saco de piel.

Para terminar le coloco una antifaz sobre los ojos de Paco para que no pudiera ver nada, también le coloco unos tapones contra ruido en sus oídos para que no pudiera escuchar nada y ya para rematar le coloco una mordaza de boca en su boca para que tampoco pudiera hablar o gritar, ya que Paty estaba segura que él iba a gritar como nunca antes en su vida con todo lo que le tenía preparado para esa noche y las siguiente en que iba torturarlo.

Paco no lo sabía aun pues seguía inconsciente, pero pronto entenderá, que su “motivo de orgullo” le servirá a Paty para humillarlo y causarle mucho dolor ella sabía que sus genitales era donde más fácilmente podía lograr doblegar a un hombre no solo físicamente sino también psicológicamente al someterlo, cambiaria sus paradigmas y eso además de obtener justicia para Ana iba a sentir verdaderamente placer.

Sus queridos genitales seguramente eran el punto más débil de Paco, como de la mayoría de los hombres especialmente si es donde centran toda su sexualidad, su esencia viril y su machismo, el tamaño de su pene aunque asombroso le tenía sin cuidado, pero saber que estaba tan orgulloso de sus cositas, le facilitaba la tarea y es que precisamente ese motivo de orgullo lo volvía vulnerable ante ella, por lo que a Paty respecta, si tenía un pene y dos huevos, ya estaba perdido.

Le complacía controlar los impulsos de un macho, a través de la anulación de sus genitales aplicando severos correctivos por medio de la tortura genital, unos huevos, bien atados,  durante  unos minutos,  algo tan elemental como un bondage, cambia de forma inmediata  el modo de pensar y de sentir de los machos, pero tener un anillo pesado metalizo sobre los huevos lo logra aun mas rápido.

A Paty le gustaba separar al máximo los huevos de la base de su entrepierna, esa aparentemente inofensiva técnica se convierte en una atroz tortura, la constricción de la base de los genitales les obliga a mantener una erección, sus miembros permanecerán siempre duros, con normalidad y  la erección aumenta paulatinamente,  cuanto mayor diámetro alcanza el pene más y por los testículos sufren al sentir más dolor.

Es una mezcla entre el dolor y la excitación por la involuntaria erección.  No pierden su virilidad, pero sí el orgullo. El dolor aumenta ante la erección, poco a poco un macho se somete pero Paty tenía otros planes para Paco.

Paty se limito a esperar a que Paco recobrara el conocimiento mientras tanto preparo todo, un par de horas más tarde Paco comenzó a dar muestras de que despertaba no paso mucho hasta que estuvo completamente consciente, comenzó a sacudirse, tratando inútilmente de soltarse, gruñía y se sacudía todo ante la mirada atenta de Paty que comenzó a ponerse un arnés con un dildo de un tamaño enorme muy grueso mientras observaba como el pene de Paco comenzaba a endurecerse.

Era lo que Paty buscaba, ella se acerco a donde estaba Paco, para tomar su pene ya en completa erección, con una mano y comenzar a masturbarlo, por supuesto Paco al sentir aquella delicada mano sobre su miembro se agito.

-“MMMGGGUYYYTTYRR” Dijo Paco.

Pero nada de lo que decía se entendía, Paty, continuo masturbándolo hasta que del ojo de su glande comenzó a fluir abundante liquido pre seminal, en ese momento ella lo tomo de sus caderas apretó los dientes y le propino un tremendo rodillazo directamente en sus atrapados huevos que al no tener a donde retroceder recibieron el impacto de la rodilla por completo.

El cuerpo de Paco se sacudió con violencia por el dolor que el brutal rodillazo le hizo sentir de manera instantánea, aun el cuerpo de Paco estaba sacudiéndose cuando un segundo seguido de un tercer y cuarto rodillazo impactaron sus huevo de manera brutal que hicieron casi partiera la mordaza de bola en su boca en dos de los fuerte que apretó sus mandíbulas, el quinto rodillazo fue el más brutal de todos, casi hizo que Paco perdiera el conocimiento de nuevo, ya para ese momento ambos huevos de Paco comenzaban a hincharse.

Paty entonces tomo una pequeña barra de roatan endurecido y comenzó a azotar las abultadas como duras nalgas de Paco que a sus 32 años estaban aun firmes y paraditas, las golpeaba con fuerza haciendo que el hombre se sacudiera de dolor con cada nuevo impacto, pronto las líneas rojas que dejaban los impactos de barra sobre sus nalgas se volvían moradas para casi enseguida de color negro mientras Paty no dejaba de azotar sus nalgas, Paco sentía como si sus nalgas estuvieran siendo asadas al carbón de ardor como dolor que estaba sintiendo con cada nuevo impacto.

Paty azoto a Paco por casi dos horas no solo en sus nalgas sino también en su espalda dejando ambas con la piel abierta y sangrando, sobre todo las que alguna vez fueron unas bellas nalgas masculinas ahora eran dos masas de carne ennegrecidas y sangrantes, que le estaban dando mucho dolor al completamente bañado en sudo de Paco lo mismo que Paty quien cansada de tanto azote decidió tomar un descanso, para regresar a donde estaba Paco aun con una gran erección que ya le estaba empezando a dolor por todo el rato que su pene había estado endurecido.

De nuevo Paty le dio tres fuertes rodillazos y una patada a Paco el tacón en punta que llevaba impacto justo entre sus dos huevos que hizo que la agonía de Paco fue aun mayor, ella aun llevaba el arnés con el enorme dildo sobresaliendo de su pelvis, Paty se coloco detrás de Paco le abrió sus maltrechas nalgas apretándoselas con fuerza lo que hizo que todo su cuerpo se sacudiera de dolor, coloco la punta del enorme dildo sobre el cerrado ano de Paco que se sacudió tratando de evitar ser penetrado.

-“MMMMGTTTTGGYGYRRRRR”. Paco gruño sin sentido alguno.

Paty lo sujeto de la cintura con fuerza para atraer su fuerte cuerpo hacia ella, lo que hizo que el largo como grueso dildo entrara pese a la resistencia de Paco en su interior.

-“MMMMMMMMMMMMRRRRR”, Grito Paco al sentirse empalado.

Aquel dildo era del groso de un bate de beisbol y casi del mismo largo, Paty sin piedad alguna comenzó a penetrar a Paco cuyo ano no resistió y se desgarro abonando más dolor al que ya estaba sintiendo su próstata estaba siendo estimulada como nunca antes, Paty tomo su pene en erección y comenzó a masturbarlo al mismo tiempo que lo penetraba sin piedad.

Con cada nueva embestidas las nalgas de Paco chocaban contra la pelvis de Paty lo que acrecentaba el dolor que estaba sintiendo en medio de aquella dolorosa como humillante experiencia de estar siendo violado, el pene de Paco comenzó a contraerse con espasmo que solo se incrementaron una vez iniciados, Paty soltó su pene justo cuando estaba por venirse pero eso no detuvo su eyaculación que fue brutal, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron del ojo de su pene, en sucesivos disparos, que brotaron con mucha fuerza, fueron seis o siete los disparos seguidos de un largo goteo de su semen.

Sin embargo Paty no dejo de masacrar el ano y entrañas de  Paco hasta que se vino una segunda vez no tan abundante como la primero pero tardo casi media hora en llevarse a cabo tiempo en que sus entrañas y ano fueron masacrados por completo, Paty satisfecha también pues había alcanzado ya dos fuertes orgasmos con sus juegos chorreando por sus piernas extraño el enorme dildo de las entrañas de Paco cubierto de mierda y sangre, para ir a buscar un pequeño burdizzo, ya con la herramienta en su mano de nuevo se coloco detrás de Paco.

Tomo sus hinchados huevos y los apretó con toda la fuerza que pudo lo que hizo que Paco de nuevo se retorciera de dolor, su pene para ese momento ya estaba desinflado, Paty coloco las mandíbulas del burdizzo justo por debajo del ancho aro de metal que conservaban sus huevos encerrados en la parte baja de su escroto, el cuerpo de Paco tembló al sentir el contacto del metal con su piel escrotal, Paty miro hacia arriba y pensó para ella.

-“Esto es lo que mereces por lo que le hiciste a Ana”. Se dijo Paty a sí misma.

Luego usando toda la fuerza que pudo imprimir cerró las mandíbulas del burdizzo que aplastaron la piel y los conductos que unían los huevos de Paco a su cuerpo.

-“MMMMMMMRRRRMMMMMM” Gruño con fuerza Paco al sentir el apretón del burdizzo.

Paty mantuvo la herramienta cerrada por 20 segundos mientras todo el cuerpo de Paco se sacudía con violencia, luego la abrió las movió un poco y realizo un segundo fuerte apretón, esta vez el cuerpo de Paco, no solo se sacudió sino que convulsiono y su pene que de nuevo se puso rígido lanzo una gran cuerda de semen antes que se desmayara de nuevo.

Paco regreso a la consciencia de una manera brutal al sentir como su pene estaba siendo quemado, Paty usando un soplete se lo quemo por completo en estado de erección el dolor fue brutal y casi durante todo el proceso Paco estuvo consciente, hasta que fin de nuevo se desmayo por el dolor.

Paco se despertó de nuevo en un hospital, le castrado, con un pene quemado e inservible para el resto de su vida, con sus tetillas arrancadas y un ano desgarrado sin mencionar que sus nalgas estaban hechas añicos, que pese a que se iban a curar le iban a quedar horrendas cicatrices en la espalda y nalgas de por vida.

Por fin Seis años después de que Paco fue castrado el fiscal de su ciudad logro poder fincarle responsabilidades por la muerte de su esposa ante un juez federal esta vez el fue declarado culpable y condenado a 30 años de prisión en donde desde la primera noche fue convertida en la putita de los internos que consideraron que un hombre sus huevos no era en verdad hombre.

Paty se alegro cuando se entero que Paco fue encontrado muerto en su celda ahocado por su propia ropa, en la nota que dejo decía.

-“Ya no soporto ser violado y no se mas un hombre es mejor morir que seguir viviendo la constante degradación a la que me veo sometido todos los días, ¡maldigo a quien me castro!”  

Paty feliz llevo flores a la tumba de su amiga un año después de la muerte de Paco en donde le dijo,

-“He cumplido con nuestro pacto amiga”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JOVEN PAPÁ

Lo que necesitaba era un poco de emoción con verdadera urgencia. Los días de verano eran tan aburridos. Pasé la mayor parte de ellos apenas el paseando alrededor de los centros comerciales que intentaban tomar una buena ojeada de algunos tipos guapos ahí. Pronto lo encontré todo tan aburrido también. Un día vi una furgoneta de mudanzas estacionada frente a la casa que estaba junto a la mía. Alguien estaba mudándose. Abrí un poco mis cortinas y vi un cochecito entre otras cosas para niños. Qué aburrido......


JOVEN PAPÁ
Lo que necesitaba era un poco de emoción con verdadera urgencia. Los días de verano eran tan aburridos. Pasé la mayor parte de ellos apenas el paseando alrededor de los centros comerciales que intentaban tomar una buena ojeada de algunos tipos guapos ahí. Pronto lo encontré todo tan aburrido también. Un día vi una furgoneta de mudanzas estacionada frente a la casa que estaba junto a la mía. Alguien estaba mudándose. Abrí un poco mis cortinas y vi un cochecito entre otras cosas para niños. Qué aburrido.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING]


Categoria: Gay      Autor: Rockballs





Lo que necesitaba era un poco de emoción con verdadera urgencia. Los días de verano eran tan aburridos. Pasé la mayor parte de ellos apenas el paseando alrededor de los centros comerciales que intentaban tomar una buena ojeada de algunos tipos guapos ahí. Pronto lo encontré todo tan aburrido también. Un día vi una furgoneta de mudanzas estacionada frente a la casa que estaba junto a la mía. Alguien estaba mudándose. Abrí un poco mis cortinas y vi un cochecito entre otras cosas para niños. Qué aburrido. Yo quería tener la vista de buenos chicos no un vecino con bebés llorar.

Pocos días después estaba revisando los centros comerciales de nuevo. Parecía que conocía a todos los chicos allí: no había caras nuevas, ni cuerpos nuevos, sino los mismos tipos que había visto cientos de veces. De repente, había un tipo magnífico frente a mí. No lo había visto nunca. ¡Finalmente algo nuevo! Pensé, él era un tipo masculino en sus 30's tempranos o finales de los 20's con un cabello corto marrón oscuro y un cuerpo trabajado, no mucho pero si lo suficiente. Estaba saliendo del centro comercial. Corrí tras él tratando de tener una mejor mirada de él. Lo vi entrar en un jeep azul y él se había ido. Mierda - ¡qué mala suerte! Regresé a casa y decidí darme un baño. No tengo una piscina propia pero comparto una piscina comunitaria con otros vecinos.

Salté a la piscina y empecé a nadar cuando lo vi de nuevo. ¡El chico del centro comercial estaba ahí! ¡En mi piscina! Llevaba un estúpido traje de baño estilo bermuda que no revelaba detalles importantes de la parte más importante de su cuerpo. Pero eso no era peor. Lo peor era que tenía un niño pequeño de 2-3 años en sus brazos y una esposa que le gustaba tomar el sol cerca de él a un costado de la piscina. Estaba caliente. Lo observé cuidadosamente tratando de explorar su cuerpo desde los pies hasta la cabeza. Si solo estuviera vistiendo un speedo apretado. Finalmente vi algo que me gustó: levantó a su hijo de la piscina por lo que su bermuda se apretó más en su entrepierna. A través de la bermuda húmeda vi una protuberancia decente. Me puse tan caliente que necesitaba salir de la piscina con urgencia. En verdad quería tenerlo.

Al día siguiente lo encontré de nuevo en la piscina. Esta vez acompañado solo por su pequeño hijo. Estaba parado en la parte inferior de la piscina enseñando a su hijo a nadar. No me prestó atención cuando nadé junto a él. Comencé a bucear y observé su virilidad bajo el nivel del agua cuando lo pasé. Me detuve junto a él y me puse de pie. Conversé con él durante unos minutos y parecía ser un buen tipo. Le dije que necesitaba irme en ese momento y empecé a nadar. Lo hice parecer un accidente cuando mi mano tocó ligeramente su protuberancia bajo el agua. Wow, se sentía tan caliente y suave. No reaccionó en absoluto.

Al día siguiente la zona de la piscina estaba llena. Era un día caluroso de verano y todos los vecinos estaban en la piscina, para tratar mitigar un poco el gran calor de ese día.

Él también estaba allí. Estaba lleno de niños gritando corriendo y saltando en la piscina, algo que no era mucho de mi agrado. Estaba nadando solo entre todos esos niños. Salté a la piscina y fui tras él. Se detuvo en el extremo profundo y estaba colgando con las manos en el borde de la piscina. Empecé a zambullirme y acercarme por detrás. Lo vi extendiéndose y cerrando las piernas bajo el agua.

Pronto estaba detrás de él, todavía buceando y él no podía verme. Vi sus huevos y su jugoso pene colgando bajo la bermuda entre sus piernas. Agarré sus bolas con fuerza y ​​las apreté con tanta fuerza como pude tirarlas hacia abajo. No tuvo tiempo de reaccionar antes de estar bajo el agua. Nadie notó nada de aquellos todos estaban ocupados en sus cosas. Sentí sus huevos de tamaño de huevo en mi puño y su jugoso pene tocando mis dedos. Se retorcía tratando de salir de mi fuerte agarre, pero no lo dejé ir. Seguí apretando sus fabricantes de bebé tratando de hundir mis dedos en ellos. Quería terminar, destruir esos grandes huevos para siempre. Ya tenía un hijo para que ya los necesitara de todas maneras. Pero no fue tan fácil, como pensé.

Eran huevos realmente duros y la membrana externa resistió la presión de mis dedos. Vi su hermoso rostro en pánico y en profunda agonía. Abrí el puño un poco y los aplaste contra la pared de la piscina tratando de aplastar sus huevos entre ellos. Pero el agua hizo mi tarea más difícil así que decidí volver a mi plan original y dar vuelta a sus huevos en espiral entre mis dedos. Estaba cavando y hundiendo las yemas de mis dedos más y más profundamente a sus hinchados huevos y de repente sentí que algo cedió bajo mis dedos. Algo se rompió y el tipo comenzó a retorcerse y luchar aún más.

Había cientos de burbujas saliendo de su boca mientras intentaba liberar sus huevos de mi mortífera trampa. Sentí cómo mis dedos finalmente hicieron su camino más profundo en sus huevos. Cuando la membrana exterior rompió el resto fue un trozo de pastel. ¡Sentí en mi mano cómo sus dos huevos se convirtieron en una maldita mezcla dentro de su saco y sus huevos saltaron! Solté mi agarre de sus destruidos huevos y él subió a jadear algo de aire para sus pulmones. Podía oír sus gritos bajo el agua cuando desapareció entre los niños gritando.

Nunca lo volví a ver. Se mudaron una semana después cuando volvió del hospital. Estuve satisfecho por un momento, pero sabía que necesitaba encontrar otra víctima tarde o temprano. Al final del día el verano no fue tan aburrido en absoluto como pensé.





Historia Original Aquí.




Autor: Rockballs       Traductor: DarkSoul

KOLIA

Budapest es una ciudad que es muy bella para visitar siempre que no caigas en manos incorrectas Kolia de 39 años peludo y con barba, era un típico turista que iba en busca de conoce y algo de acción sexual, siendo gay había escuchado que los bellos chicos de 19 y 20 años podían darle placer siempre y cuando pagara lo suficiente, por lo que luego de conocer los lugares dentro y fuera de la ciudad su interés se volcó a lo sexual, fue así que vía internet se contacto con un chico de 21 años muy atractivo, que ofrecía sus servicios a bajo costo......


KOLIA
Budapest es una ciudad que es muy bella para visitar siempre que no caigas en manos incorrectas Kolia de 39 años peludo y con barba, era un típico turista que iba en busca de conoce y algo de acción sexual, siendo gay había escuchado que los bellos chicos de 19 y 20 años podían darle placer siempre y cuando pagara lo suficiente, por lo que luego de conocer los lugares dentro y fuera de la ciudad su interés se volcó a lo sexual, fue así que vía internet se contacto con un chico de 21 años muy atractivo, que ofrecía sus servicios a bajo costo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [SECUESTRO] [BALLBUSTING] [TORTURA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Budapest es una ciudad que es muy bella para visitar siempre que no caigas en manos incorrectas Kolia de 39 años peludo y con barba, era un típico turista que iba en busca de conoce y algo de acción sexual, siendo gay había escuchado que los bellos chicos de 19 y 20 años podían darle placer siempre y cuando pagara lo suficiente, por lo que luego de conocer los lugares dentro y fuera de la ciudad su interés se volcó a lo sexual, fue así que vía internet se contacto con un chico de 21 años muy atractivo, que ofrecía sus servicios a bajo costo.

El chico era muy atractivo por lo menos en las fotos que aparecían en Internet, Kolia no dudo en citarlo en la habitación de su hotel pero el chico le informo que no hacia visitas a domicilio pero que estaría muy feliz de poderlo recibir en su casa, dándole la dirección de la misma y la hora para que llegara, Kolia puntualmente toco el timbre, la puerta se abrió dejando ver a un chico en verdad muy atractivo aun más atractivo que lo que apareció en las fotos, quien lo invito a pasar.

Aquel chico se presento como Julian tenía unos ojos verdes preciosos era alto 1.73 metros apenas un poco más bajo de que Kolia de 1.85 metros, tenía una sonrisa que derretía a cualquiera, estuvimos hablando un largo rato, Julian me informo que él no cobraba con dinero pero que por lo que podía notar tenia lo que necesitaba por sus servicios, Kolioa noto su mirada dirigida a entrepierna por lo que se sintió alagado al mismo tiempo le hizo tomar valor.

Por lo que sin más le dio un beso y toco su paquete el bello joven no lo empujo ni se resistió a su beso por el contrario respondió al mismo con pasión, tenía el paquete grande pese a solo sentirlo por sobre la ropa, sintió Kolia con su malo lo que lo hizo excitar casi de inmediato.  

Kolia con más confianza comenzó a frotar su mano sobre su paquete en su entrepierna, que le hizo dar un apenas audible gemido pero que Kolia logro escuchar por lo que le dio otro beso y él de nuevo correspondió continuaron besándose sin cesar, Julian aprovecho y se subió sobre Kolia para proceder a  comenzar a quitarle su playera, acto seguido Kolia le quito su camisa negra para poder ver lo trabajado que estaba su cuerpo tenía un abdomen muy bien formado y unos pectorales duros.

Cuando nuestros labios se separaron Julian solo le sonrió y siguió bajando besando por su pecho peludo hasta quitarle su pantalón para comenzar a besarle su pene por encima del bóxer Kolia solo disfrutaba asegurando que era la mejor chupaba de su vida Julian prosiguió a quitarle el bóxer que era de color negro sin demora alguna tomo su pene en erección para metérsela a la boca, era grueso y no entraba hasta su garganta, Kolia solo puso su manos en la cabeza y se la apretó hacia su pelvis mientras Kolia gemía de placer Julian siguió chupándosela hasta que comenzó a sacar líquidos pre seminal en gran cantidad.           

Era muy experto pero trataba de darle gusto a Kolia simulando inexperiencia, se metía sus testículos a su boca mientras Kolia sintiendo un mar de placer le decía mientras sentía sus testículos en su boca. Kolia le me dijo.

-“Me la chupas muy rico, no sabía de lo que me perdía hasta ahora, chúpamela así sigue, sigue”. Dijo Kolia.

Aquella mamada duro 15 minutos más gasta que de pronto se detuvo para ponerse de pie, de nuevo se sentó sobre Kolia restregando su pene entre sus nalgas Kolia tenía miedo ya que de seguro no  estaba lubricado y no quería hacerle daño intento 2 veces clavarse su pene en el último intento entro todo de golpe pero pareció que no le dolió mucho gimió al tiempo que le pregunto a Kolia.

.-“¿te gusta? Pregunto Julian.

Kolia movió su cabeza de forma afirmativa el placer que sentía en ese momento le impedía hablar, de nuevo Julian hablo.

-“Lo vas a gozar, como si lo estuvieras haciendo con una mujer”. Dijo Julian.

Al tiempo que comenzó con el movimiento de meter y sacar con cada sentos los testículos de Kolia rebotaban contra sus firmes nalgas haciendo gemir a Julian al parecer le encantaba, pero no tanto como a Kolia que sentía delicioso como su ano le apretaba su pene que era una sensación maravillosa.

Después de los primeros cinco minutos en los que ambos disfrutaron Kolia ya dominado por el placer comenzó a embestirlo con más fuerza y Julian solo gemía lo que provocaba que Kolia se excitara más y más las embestidas subían en intensidad como fuerza pasando ya los 35 minutos de comenzar Kolia sintió como el pene de Julian palpito y de su pene brotaron tres copiosas cuerdas sobre el abdomen y pecho peludo de Kolia.

-“¿Te gusta mi lechita papi?” Le pregunto Julian.
-“Si, se siente cremosa y calientita”. Dijo Kolia.

El ano de Julian comenzó a contraer rítmicamente que hizo perder el control a Kolia que se vino dando un gran alarido de placer, llenando el condón con su espesa leche, se vino como pocas veces antes, gimiendo largamente mientras su pene seguía palpitando, Julian no dejo de moverse hasta que sintió que el pene de Kolia dejo de arrojar su espesa carga.

Cuando Kolio recupero su aliento  le dijo.

-“Quiero penetrarte siempre que tus ricas nalgas sean solo para mí”. Dijo Kolia jadeante.


Julian solo sonrió y le dijo

-“Claro mis nalgas son solo para ese rico pene que cargas entre tus piernas, pero por desgracia el pago que me debes incluye tu pene por lo que creo que no creo que podamos volver a hacerlo nunca, es una pena en verdad porque tienes un rico miembro”. Dijo Julian.

Enseguida de eso se paro y se fue hasta una cajonera de donde saco una pistola de dardos y le disparo dos dardos tranquilizantes en su pecho desnudo Kolia apenas tuvo tiempo de ver la sonrisa malévola de Julian antes de perder el sentido.

Kolia se despertó en lo que parecía un calabozo medieval desnudo con las piernas muy abiertas con los tobillos amarrados y sus brazos estirados en todo lo alto lo que dejaba sus genitales expuesto sentía que se los tenían abarrados con una áspera cuerda, su entrepierna había sido no solo rasurada sino depilada toda la mata de vello púbico de Kolia ya no estaba, ahí espero por un par de horas.

Un hombre que parecía un oso de lo grande, fuerte y peludo que era entro portando un ajustado pantalón de cuero color negro de inmediato sin decir nada encendió varias cámaras de video alrededor de Kolia, para liego comenzar a azotarlo en sus expuestas nalgas con un látigo de tres puntas, pronto las nalgas de Kolia quedaron destrozadas con largas rayas rojas y moretones, con sangre goteando de ellas, el dolor era intenso, luego el hombre tomo un bate para comenzar a golpear sus expuestos como atrapados testículos, el dolor fue inmediato por parte de Kolia.

Los golpes no cesaron hasta que sus testículos quedaron bien hincados casi al borde de la piel de romperse, el dolor era intenso, Kolia suplicaba con desespero.

-“¡Pare, pare, pare Por Favor!” Suplicaba Kolia entre golpe y golpe.

A los golpes del bate de madera le siguieron fuertes patadas por parte del hombre el pene de Kolia, por alguna razón se puso rígido incluso más de cuando penetraba a Julian, las no eran con el pie desnudo sino con fuertes botas con punta de metal, Kolia se corrió tres veces entre las patadas que debieron duran 30 o 40 minutos antes de parar.

Para cuando cesaron las patadas sus testículos estaban totalmente hinchados el hombre se puso de cuchillas tomo su pene también ya bastante maltrecho para darle una pequeña mamada, que hizo estremecer a Kolia no de placer sino de dolor, el hombre termino de succionar el semen que goteaba aun del palpitante pene de Kolia, pronto la boca del hombre dejo su pene para tomar sus testículos con una de sus manos enguantadas con guantes de cuero, se los apretó con fuerza primero, que hizo dar un alarido de dolor a Kolia.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHH”. Dio un alarido Kolia.

Pero no conforme con apretarlos fuertemente, los jalo con fuerza hacia abajo, todo el cuerpo de Kolia se sacudió con violencia, dando alaridos y movimientos de dolor sin poder hacer nada para parar su agonía, sus músculos se tensaron, todo su cuerpo ya brillaba por el sudor que goteaba a raudales por sus nalgas, piernas y brazos agolpándose en sus peludas axilas, por varios minutos el hombre permaneció alternando los apretones y tirones de sus testículos con su mano, haciendo por supuesto gritar, gemir y gruñir de dolor a Kolia, también tomaba su pene para apretarlo fuerte, causándole más dolor.   

Aquella brutal tortura duro casi dos horas luego el hombre se puso de pie para ir por un cuchillo largo muy filoso demostrado su afilada hoja de acero a una de las cámaras, luego regreso junto a Kolia para de nuevo comenzar a patear sus testículos y pene entre alarido y alarido el hombre le dijo.

-“En vez de gritar, gime que son tus últimos momento como hombre”. Le dijo aquel hombre.

Luego de 15 minutos de patadas, el hombre de nuevo se coloco de cuclillas tomo su pene en erección, chorreando abundante liquido pre seminal y sus testículos con una mano, acerco el cuchillo a la parte superior del pene de Kolia, colocando la cuchillas justo donde terminaba la cuerda que lo rodeaba como apretaba, Kolia aterrado suplico.

-“¡NO POR FAVOR!, ¡NO MI PENE, NOOO POR FAVOR!” Grito Kolia.

Pero el hombre sin siquiera mirarlo a los ojos comenzó acortar, el cuchillo no tuvo problema alguna en cercenar su pene, para seguir su camino por su escroto que no tardo también en desprenderse de cuerpo de Kolia que se sacudía con los ojos en blanco en convulsiones, su escroto con sus testículos hinchados al triple de su tamaño normal quedaron dentro de su saco de piel colgando de su pene cercenado por un pequeña porción de piel.

Kolia se despertó en su habitación de hotel, dos días después, al principio pensó que todo fue una pesadilla, se levanto y fue al baño para orinar sentía unas ganas tremendas, apenas bajo su bóxer pero aunque libero el chorro de orina no lo escucho tocar el agua por el contrario sintió un liquido caliente chorrear por sus piernas, al bajar la vista sus ojos se abrieron grandes y se lleno de terror al ver que su pene y testículos no estaban apenas una puntadas permanecían donde estaban sus genitales.

-“NOOOOOOOOOOOO”. Grito Kolia.

Kolia abandono la ciudad y el país anulado para toda su vida, meses después descubrió en una página que visitaba de temática gay un video en donde él era el protagonista donde se mostraba como era torturado y anulado, mientras veía como era despojado de sus genitales las lagrimas corrían por sus mejillas, al recordar el placer que nunca más en su vida podría disfrutar de nuevo.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
  




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

JESSE ESCUELA FEMDOM

Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara......


JESSE ESCUELA FEMDOM
Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [BALLBUSTING] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul






Jesse de 17 años estaba perdido lo sabia pero peso que declararse inocente, ante el juez, le daría tiempo de pensar o que su padre pudiera hacer algo para sacarlo del problema en el que estaba, no escucho a su abogado que le recomendó declararse culpable e implorar clemencia era lo mejor en su caso, de no hacerlo corría el riesgo de ser declarado un “libre” pese a la palabra aquellos que eran denominados así en realidad eran unos esclavos por el tiempo que el juez decretara, se les decía de ese modo porque todo derecho que una persona podría tener le era retirado.

En otras palabras otra persona era libre de poder hacerle cualquier cosa a un “libre” menos matarlo.  La historia de Jesse comenzó tres semanas atrás cuando Andrea acepto tener sexo con él. Andrea de 16 años estaba enamorada de Jesse por lo que acabo por ceder a las presiones de él, su novio desde que cumplió los 15 años, ambos sabían que tener sexo antes de los 20 años era un crimen, que les  podía costar muy caro especialmente a los hombre pero a Jesse poco le importaba el riesgo quería que Andrea fuese suya.

** ** ** ** ** ** **

Andrea era de altura 1,67 metros, cabello rubio, ojos cafés, cuerpo delgado pero bien moldeado, tetas bien redondas y grandes, cintura diminuta, y un par de nalgas simplemente perfecto, de hecho cuando la conoció en un baño de piscina en la fiesta de un amigo, llevaba puesto un diminuto bikini que a Jessy le dieron ganas de masturbarse gasta arrancarse su pene de lo excitado que quedo.           

Al llegar a casa esa noche, casi no pude dormir pensando cómo podía tener sexo con ella, no tardaron mucho en hacerse de novios los besos y caricias de ambos desde un principio eran muy apasionados pero cuando mas prendido estaba Jesse Andrea lo detenía, alegando que no era correcto y que no estaba aun preparada para lo que él deseaba, Jesse siempre se quedaba con ganas, recurriendo a la masturbación una y otra vez.    


Jesse aparto una habitación en uno de los moteles uno de los más elegantes de su padre al llegar a la habitación ambos adolescentes se besaron, una vez dentro, Andrea le dijo que necesitaba ir al baño, dado que ella tardaba mucho Jesse fue a ver si algo pasaba al llegar a la puerta ella salió de improviso, los ojos de Jesse casi de le salen de la impresión de poder ver en su máximo esplendor el cuerpazo hermoso de Andrea, Jesse trato de disculparse, pero ella le hizo callar dijo que no había problema y lo agarro del cuello para atraerlo hacia ella, dado que Jesse era más alto que Andrea tuvo que inclinarse un poco para poder besarla
           
Cuando sus labios por fin se separaron fue Andrea la que hablo.

-“Jesse te deseo con locura, deseo ser tuya, deseo sentir tu pene en mi interior”. Dijo casi jadeando Andrea.

Jesse al principio no supe que decir estaba sorprendido, perplejo ante tales palabras, pero ella con sus besos en su cuello y luego en sus labios, hizo que se excitara de inmediato, aquello era lo que tanto deseaba por tanto tiempo que no iba a perder la oportunidad que la tenía en las palmas de sus manos.

Jesse tardo apenas segundos en quitar toda la ropa lo hizo lo más rápidamente posible, luego ambos besándose entraron por inercia al baño, ahí Andrea se puso de rodillas y tomo su pene primero lo masturbo por unos segundos antes de comenzar a darle una mamaba, lo hizo torpemente ya que era su primera mamada pero para Jesse fue suprema, aquello duro unos 10 minutos, lo que hizo excitar mucho a Jesse que se puso de pie y la levanto del suelo, para que se agarrara de su cuello con ambos brazos su pene quedo rosando su rajita, con una mano agarro su erección y con su glande busco la entrada, cuando lo hizo no dudo en comenzar a penetrar de esa manera.

Jesse sujetando a Andrea de sus nalgas la movía de arriba hacia abajo, cuidando de no tumbarla, y solo podía escuchar sus fuertes gemidos y algunos gritos, luego de cansarse se sentó en el inodoro (water), y ella de frente la siguió penetrando aunque en esa posición era ella la que tenía el control, mientras se basábamos sin parar, ella dijo que quería chupársela de nuevo por lo que bajo de Jesse, y escupiendo en su pene ella comenzó a metérsela poco a poco teniendo algunas arcadas que logro controlar hasta el fondo.            .

Luego se puso en cuatro patas, y le Jesse la penetro por detrás desvirgando su ano de una forma tremenda, mientras besaba su espalda y pellizcaba sus tetas, Jesse estaba dándole cada vez más duro, hasta que estaba por terminar, ella se dio la vuelta y le acabo en sus tetas, cuatro grandes y copiosas cuerdas de leche espesa brotaron del palpitante pene de Jesse que empaparon sus senos por completo.

Al terminar ambos se fueron a baño donde se ducharon juntos y besaron hasta el cansancio, luego ambos se fueron a la cama en donde siguieron acariciándose y besándose, la puerta de la habitación se abrió bruscamente cuando Andrea restregaba sus abiertos labios vaginales aun filtrando un hilito de sangre sobre el pene de Jesse debajo de ella.

** ** ** ** ** ** **

El juicio de Jesse llego su padre contrato al mejor abogado para esos casos pero les informo que había poco que podía hacer, dado que Jesse se declaro inocente, el caso estaba prácticamente perdido pero que haría todo lo posible, pero fue realmente poco lo que su abogado pudo hace seis horas duro aquello al final el juez lo encontró culpable de violación estatutaria, y lo sentencio a pasar 15 años como un “libre” al servicio del estado, nada se pudo hacer en ese punto.

Jesse quedo en shock apenas y noto cuando los guardias de la corte se lo llevaron, apenas reacciono cuando comenzaron a quitarle sus ropas, fue en ese punto que trato de resistirse pero fue rápidamente sometido, Jesse salió del tribunal apenas con una ajustada y pequeña trusa (slip) de dolor blanco de látex que cubría su pelvis y a duras penas sus genitales, si bien el pene de Jesse no era nada fuera de lo normal para su edad, sus testículos eran otra historia que eran grandes incluso para un hombre adulto de más edad, que eran su orgullo.

Desde ese momento hasta el fin de su condena esa era la única prenda que podría portar, durante los siguientes meses Jesse fue mandado y usado en toda clase de tareas muchas de ellas muy humillantes una de ellas fue la de lamedor de baño en donde fue colocado en un baño público para darle sexo oral a las mujeres con su lengua sin ver o poder tocar a la mujer que requiriera el servicio de su lengua, muchas veces esas mujeres terminaban orinándole orinando en su boca, hasta casi ahogarlo, además de otras tareas muy degradantes para cualquier hombre.

** ** ** ** ** ** **

Todos los días Jesse que era puesto en una celda donde llegaba todo agotado cada noche, para ser despertado al amanecer para comenzar su día, era metido en una camioneta cerrada con otros “libres” para ser llevado a la tareas o tareas del día, nunca se les informaba cual iba a hacer pero ese día, todo su mundo y cuerpo iba a cambiar para siempre. Jesse no tenia permitido eyacular cada que deseaba, sino solo una vez cada tres semanas y apenas se le daba 5 min para ello, para ese momento hacia dos semanas que vaciaba sus testículos.

Jesse se sentía muy inquieto como casi todos en esa caja metálica mientras avanzaba por las calles de la ciudad, todos tenían erecciones matutinas evidentes debajo de su prenda de látex, pero nadie decía nada al respecto, todos deseaban venirse, en su mayoría todos eran hombres en sus años 20’s o menores, como en el caso de Jesse, poco a poco se fue vaciado la caja del transporte hasta que solo Jesse quedo, cuando la puerta se abrió estaba ante la entrada de un edificio escolar, fue introducido y colocado en un marco en forma de gran “X”.

Que estaba unida a una amplia base con ruedas, también se le coloco una mordaza de bola y un aro de metal rodeaba su vientre para el quedar bien sujeto, a esa enorme “X”, luego fue llevado hasta un aula en donde espero por espacio de media antes de que varias bellas chicas en uniformes escolares que portaban muy sexy, una mujer de unos 45 años entro al poco tiempo evidentemente la maestra de aquella chicas, aquella mujer se sentó al fondo del salón y le pidió a tres de esas chicas de 19 o 20 años que comenzaran con su exposición.

Una de esas chicas una impactante rubia, tomo una silla para sentarse a un lado de Jesse, saco una computadora portátil y llamo a dos chicas más una de ella escribió en la pizarra mientras la otra comenzó a hablar, la chica cuando termino de escribir en la pizarra fue hasta Jesse y lo despojo de su única prenda dejándolo completamente desnudo. La mujer también muy bella tomo el pene de Jesse para comenzar a masturbarlo hasta que su pene estaba en completa erección, sintiendo de nuevo la mano de una mujer sobre su miembro viril.

La chica espero a que algo de liquido pre seminal comenzara a chorrear del ojos del glande de Jesse antes de soltarlo cuando ella retiro su mano la mujer rubia dijo.

-“Bien es hora de mostrarles como se puede castrar a un hombre”. Dijo la rubia.

Aquella palabras hicieron aterrar a Jesse, se agito y busco la forma de soltarse la chica a su lado también le agarro sus colgantes y enormes testículos, los cuales apretó con su delicada mano, clavo su uñas en la parte superior de su escroto que le produjo un increíble dolor, tanto que todo su cuerpo se sacudió violentamente.

-“Primero vamos a demostrar cómo se puede acabar con los testículos usando el cuerpo”. Dijo la rubia con la computadora.

La chica de grandes tetas y cabello negro se acerco a Jesse, tomo el pene de Jesse con sus dos manos para mastúrbalo, cuando Jesse estaba a punto de correrse luego de más de 15 días sin hacerlo, recibió un fuerte rodillazo por parte de la bella morena, aquel rodillazo fue brutal los ojos de Jesse casi se le salen de sus cuencas del dolor que sintió en ese momento pero no tuvo tiempo de recuperarse, tres nuevos rodillazos impactaron sus grandes testículos.

Al decimo brutal rodillazo el testículo izquierdo de Jessy ya no soporto y estallo un sonoro sónico se escucho en el aula.

-“¡CRACK!”

Los ojos de Jesse se pusieron en blanco por unos segundos pero para su desgracia no perdió el sentido, el dolor era intenso y la rubia con el computador dijo como si el dolor de él le fuese indiferente.

-“Ahora vamos a demostrar cómo se puede castrar a un hombre con herramientas simples”. Dijo la rubia.

La otra chica mostro un alicate plateado con el que tomo su testículo derecho, el ultimo que aun quedaba intacto dentro del saco de piel de Jesse.

La mujer comenzó a apretar su testículo retorciendo su escroto, el cuerpo de Jesse se sacudía con violencia, la presión de la herramienta solo aumentaba y aumentaba con cada momento, hasta que de nuevo luego de 10 o 15 minutos de agonía su testículos derecho ya no soporto aquel brutal trato y también estallo, esta vez Jesse perdió el sentido por uno segundos para cuando recupero la consciencia ya dos ligas castradoras había sido colocada en lo alto de su escroto su pene aun continuaba en completa erección.

La rubia del computador la dejo a un lado se puso de pie y dijo al tiempo que tomaba una gran tijera.

-“Ahora voy a mostrar cómo se castra físicamente a un hombre” Dijo ella mientras se acercaba a Jesse.

Todo el cuerpo de Jesse se sacudió con fuerza cuando ella tomo el gran escroto de Jesse, en donde ya no se distinguía los dos grandes orbes en su interior sino dos bultos amorfos, su apretón solo le provoco gran dolor, ella coloco la tijera entre las dos ligas en lo alto de su escroto y antes de cerrar las cuchillas le dijo al oído.

-“Es una pena fueron dos magníficos huevos” Dijo la rubia.

Jesse la miro con una expresión de suplica pero ella solo cerro las cuchillas de la tijera, el escroto de Jesse cayó al suelo, cercenado por completo el pene de Jesse lanzo en ese momento seis potentes chorros, su ultima eyaculación viril de su vida, pero no la pudo disfrutar ya que todo su cuerpo se sacudía presa del más horrible dolor, aquellas terribles sacudidas de su cuerpo duraron por algunos segundos, Jesse alcanzo a ver como su escroto fue levantado por la rubia antes de desmayarse.

** ** ** ** ** ** **

Jesse se despertó sobre saltado al día siguiente en su celda, con su entrepierna vendada, supo que todo lo sufrido no fue una pesadilla, había sido castrado, lloro por horas y horas, cuando se recupero siguió siendo usado como un “libre” hasta que fue liberado a los 32 años su cuerpo era obeso, sin definición como cuando era adolescente, tenia pequeñas tetas y su pene encogido por completo sin rastro alguno de escroto o testículos por debajo de él.

Ahora vive una patética vida, pensando siempre en que debe acabar con su vida, pues no puede imaginar pasar el resto de su vida, siempre teniendo pesadilla con aquella escuela y colegialas que lo despojaron de todo placer sexual como hombre para el resto de sus días.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INDÓMITAS PORRISTAS

A los 16 años las hormonas que invaden el cuerpo de un chico adolescente Mandan, toman el control de sus acciones por mas estúpidas o arriesgadas que estas sean, Ismael iba a una prestigiosas preparatoria (instituto) donde asistían algunas de las más bellas chicas adolescentes de la ciudad virgen aun se masturbaba imaginando tener sexo con alguna de esas bellezas que exhibían sus cuerpos en ajustados trajes de baño durante las clases de nataciones......


INDÓMITAS PORRISTAS
A los 16 años las hormonas que invaden el cuerpo de un chico adolescente Mandan, toman el control de sus acciones por mas estúpidas o arriesgadas que estas sean, Ismael iba a una prestigiosas preparatoria (instituto) donde asistían algunas de las más bellas chicas adolescentes de la ciudad virgen aun se masturbaba imaginando tener sexo con alguna de esas bellezas que exhibían sus cuerpos en ajustados trajes de baño durante las clases de nataciones.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ESCOLAR]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





A los 16 años las hormonas que invaden el cuerpo de un chico adolescente Mandan, toman el control de sus acciones por mas estúpidas o arriesgadas que estas sean, Ismael iba a una prestigiosas preparatoria (instituto) donde asistían algunas de las más bellas chicas adolescentes de la ciudad virgen aun se masturbaba imaginando tener sexo con alguna de esas bellezas que exhibían sus cuerpos en ajustados trajes de baño durante las clases de nataciones en la piscina de la escuela, pero Ismael deseaba ver más, su pene latiendo debajo de su ropa interior se lo ordenaba.

Una orden que le fue imposible de rechazar. Por semanas Ismael pensó como poder ver esos esplendidos cuerpos femeninos desnudo, una tarde mientras estaba en las gradas viendo a las chicas en su práctica de natación, que pensó que podía ocultarse en uno de los gabinetes de los vestidores eran del tamaño correcto para su estatura de 1.68 metros debía ser cuidadoso pero sabía que si tenía éxito iba a tener imágenes en su mente para poder masturbarse por varios meses quizás años solo pensando en aquellos cuerpos, Ismael sabia que el mejor vestidor era el usado por las porristas de la escuela.

Las porristas era un grupo selecto, comandadas por Karol una rubia bellísima quien era su capitana, solo se aceptaban en las porristas a las chicas más hermosas y de familias ricas, ellas animaban a todos los equipos de deportes de la escuela, tenían fama de ser femi nazis pues ninguna de ellas tenia novio o se le conocía alguno, la capitana era nombrada por su antecesora una semana antes de dejar la escuela para ir a la universidad, Karol estaba en su último año y era la chicas no solo más guapa sino mas aguerrida del grupo.

Corría el rumor en la escuela que una vez las porristas habían tomado a un chico y lo habían golpeado tanto en los testículos que no solo lo dejaron estéril sino castrado de por vida, aunque según eso paso hace mucho, Ismael no creía que eso fuese posible por lo que al viernes siguiente apenas terminaron las clases, corrió al gimnasio donde las porristas entrenaban todos los viernes, era exclusivo para su uso, rápidamente Ismael fue hasta los vestidores, comprobó que no había nadie antes de comenzar a quitarse sus ropas, las cuales coloco en un gabinete no marcado.

Ismael pensó que aquel gabinete metálico no era de nadie, además estaba situado justo donde necesitaba, a tan solo tres de donde estaba el gabinete de Karol que era su objetivo número uno, luego de quitarse toda la ropa excepto su trusa (slip) de color blanco metió su ropa en el gabinete y se introdujo el mismo, cuando escucho voces fuera cerró la puerta, cuidando de no cerrar el gabinete para que pudiera salir y s ajusto sus lentes, sus ojos quedaban justo a la altura de las ranuras de ventilación del la puerta metálica, no paso mucho tiempo hasta las porristas llenaron el lugar.

El bullicio de las voces de las adolescentes conversando mientras comenzaban a quitarse sus ropas para colocarse su traje de porristas hico que el pene Ismael de apenas 16 cm ya en completa erección comenzara a palpitar debajo de su trusa, si bien su pene no era la gran cosa su testículos desde hacía un año que habían crecido para quedar grandes y caídos en su entrepierna, apenas y tenia vello en ellos pero por arribe de su pene tenía una buena mata de vello castaño claro que era su orgullo lo mismo que sus grandes orbes que se balanceaban cuando estaba desnudo.

Las jóvenes como altaneras porristas se iban despojando de su prendas, pronto la mayoría solo iba con pequeños calzoncitos (braga) o tangas mostrando sus senos a los ojos de sus compañeras y por supuesto a los de Ismael, cuya mano derecha no pudo evitar ir a su entrepierna donde comenzó a acariciar el largo tubo que se marcaba perfectamente en su prenda, su glande casi sobresalía por el elástico que rodeaba su cintura, estaba más excitado que nunca, pero sus ojos se abrieron enormes y su pene soltó un chorrito de liquido pre seminal al ver a Karol aparecer ante sus ojos.

Iba vestida solo con una falda de cuadros escolar tipo escocesa, con sus bien proporcionados senos redondos que sobresalían de su pecho como dos pequeñas toronjas coronados por dos lindas aerolas de color rosa, en cuyo centro se erguía un pezón carnoso que parecía el borrador de un lápiz solo que más ancho y largo, Ismael se lamio sus labios imaginando como se seria tener esos pezones entre sus labios chupándolos y lambiéndolos con su lengua, su mano que no dejaba de subir por su pene en erección sintió una gran mancha de humedad justo a la altura de su glande.  

Pero Ismael casi se vino cuando Karol se despojo de su pequeña tanga verde para quedar completamente desnudo a tan solo unos pasos de donde estaba, su vagina era hermosa con labios cerraditos parecía una empañadita con un pequeño mechón de vello rubio coronando la parte de arribe fue obvio para el adolescente que ella se depilaba con frecuencia para poder tener un monte de venos como ese tan erótico, ella rápidamente tomo un calzoncito blanco de su gabinete y se lo coloco, también se coloco un sostén (corpiño) deportivo blanco para finalmente ponerse su traje de porrista y apurar a las otras chicas.

Cuando Ismael se quedo solo, metió su mano debajo de su trusa, tomo su pene duro como nunca antes y comenzó a masturbarse, con los  ojos cerrados, pensando en la vagina de Karol, su mano subía y bajaba por su pene sintiendo cada vena saltada por toda su longitud al no estar circuncidado su prepucio bajaba como subía por su glande causándole aun mas placer, sobre todo porque su glande estaba completamente bañado en liquido cremoso pre seminal, cuando sentía que su orgasmo se formaba en la base de su pene soltaba su pene.

Cuando la excitación mas no la erección había bajado los suficiente, la mano de Ismael continuo masturbándose por varios minutos hasta que de nuevo las porristas llenaron el vestidor, vio como se desnudaron, para ir a tomar una ducha regresar a sus gabinetes para vestirse e irse pero no todas tres de ellas no regresaron entre ellas Karol, quien era a la que Ismael estaba esperando de nuevo ver para correrse sus huevos le cosquillean, quería vaciar su contenido ya acumulado no solo por casi una hora sino por dos días.

Pero la sorpresa de Ismael Karon regreso con otro compañera  que hasta ese momento no había visto era una chica de cabello castaño oscuro, pero para terror de Ismael, karol le dijo que desde ahora el gabinete donde estaba escondido iba a ser el de ella, que podía dejar sus cosas ahí, por lo que sin más Karol trato de abrir la puerta pero esta no se abría hizo más fuerza y la puerta se abrió, los ojos de la bella rubia se abrieron grandes al descubrir a Ismael en ropa interior con una tremenda erección por debajo con una gran mancha de humedad que casi transparentaba su glande.

El rostro de Karol quedo rojo de la rabia que sintió, Ismael salió del gabinete con las manos medio alzadas a la altura de su pecho sin decir nada, Karol lo tomo de los hombres, acerco su rostro al de él, para luego decirle.

-“Te vas a arrepentir toda tu vida de habernos visto maldito fisgón”. Dijo Karol.

Para estrellar su rodilla derecha en los huevos de Ismael cuyos ojos quedaron en blanco, fue un brutal impacto, el dolor fue increíble para Ismael, que ya no supo mas se desmayo por unos segundos antes de volver a la realidad. 

Cuando lo hizo estaba amarrado y las tres porristas lo hicieron ponerse de pie, la porrista nueva, le hizo el más doloroso calzón chino de su vida, apretando sus inflamados testículos contra su pelvis dolorosamente, se tuvo que morder los labios para no gritar, fue en ese momento con sus nalgas al descubierto con su trusa metida entre ellas que Karol se arremango sus mangas para comenzar a azotar su nalgas con una paleta de ping pong, cada nuevo azote era más doloroso que el anterior pronto las lampiñas como blancas nalgas de Ismael quedaron roja y ardiendo como si estuvieran en llamas.

En medio del dolor de esos azotes Ismael cometió el peor y más caro error de su vida, al decir.

-“Ya no más, por favor, para, detente. ¡Juro no decir nada de sus pearcing en sus clítoris o que tienen depiladas sus vaginas!” Suplico Ismael

Karol detuvo sus azotes de inmediato al escuchar aquellas palabras, la chica que lo sostenía con su dorso inclinado hacia adelante una rubia también como Karol tomo su barbilla para levantar el rostro de Ismael al de ella.

-“¡Has sido un chico malo y debes pagar por ellos!” Le dijo ella, mostrándole una mueca de maldad.
-“Te voy a quitar las ganas de seguir espiando mujeres para siempre”. Dijo Karol.

Para arrojar la pala de ping pong al suelo y colocarse detrás de Ismael sus piernas estaban muy abiertas, sus nalgas rojas que pulsaban al ritmo de su corazón, dado el calzón chino que la chica castaña aun le hacia sus testículos se marcaban muy bien entre sus piernas, Karol sin piedad alguna lanzo la primera de muchas patadas directamente a sus testículos que recibieron los brutales golpes uno tras otro sin que Ismael pudiera hacer nada.

Incluso cerrar las piernas le fue imposible pues el dolor hizo que todo su cuerpo se paralizara sin poder moverse, Karol continuo con sus patadas hasta luego de que Ismael cayó por tercera vez revolcándose de dolor. Le ordeno a sus amigas que lo dejaran boca arriba con las piernas abiertas en el suelo, Karol entonces se coloco a cuatro patas sobre Ismael y sin mediar palabra alguna le estampo el segundo gran rodillazo de la tarde.

-“AAAAAAAAAAAAAAAHHHHH”. Grito Ismael,

Al cuarto brutal rodillazo se escucho un claro sonido,

-“CRACK”. Seguido de un grito. “AAAAAAAAAAAHHHH”. De Ismael.

Ese fue el momento cuando su testículo izquierdo reventó, al siguiente rodillazo se escucho de nuevo un claro.

-“CRACK”.   

Esta vez no hubo grito, pero todo el cuerpo de Ismael comenzó a sacarse como si fuese epiléptico, su pene lanzo la que sería su última carga viril de su vida fue un gran chorro que salió con tanta fuerza que traspaso la tela de su trusa, una de las chicas tomo un poco de su cremosa leche con un dedo para llevárselo a la boca, luego de probarlo dijo.

-“Es una pena una leche tan buena ya no podrá ser producida ¿no creen chicas?”. Dijo la castaña.
-“JAJAJAJAJAJAJAJA”. Las tres rieron con una tremenda carcajada.

Ismael luego de unos segundos se desmayo, se despertó en un hospital donde lo atendieron y le extirparon los restos de sus testículos por un cirujano nunca regreso a la escuela, pero algo que si se cumplió es que se le quito toda idea de espiar o sexo con una chica para siempre, su pene se encogió y su cuerpo engordo incluso le brotaron pequeños senos, Ismael nunca volvió a ser el mismo luego de su castración a manos de esas “Indómitas Porristas”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: daksoulpgm@gmail.com

LA PLAYA

De pronto escuche un ruido detrás de mí, no es más que el jadeo de éxtasis de un hombre, me doy vuelta rápidamente y me sorprendo al ver a un musculoso hombre con una apretada trusa (slip), me es imposible ignorar el paquete que oculta esa prenda, pues es bastante abultada al frente de su entrepierna.......


LA PLAYA
De pronto escuche un ruido detrás de mí, no es más que el jadeo de éxtasis de un hombre, me doy vuelta rápidamente y me sorprendo al ver a un musculoso hombre con una apretada trusa (slip), me es imposible ignorar el paquete que oculta esa prenda, pues es bastante abultada al frente de su entrepierna.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Sofxx





Estaba disfrutando del sol, la arena, el olor del mar, el hermoso sonido de la playa en mi minúsculo bikini, pensé que estaba sola en esa bella playa pero pronto iba a descubrir que no era así.      

De pronto escuche un ruido detrás de mí, no es más que el jadeo de éxtasis de un hombre, me doy vuelta rápidamente y me sorprendo al ver a un musculoso hombre con una apretada trusa (slip), me es imposible ignorar el paquete que oculta esa prenda, pues es bastante abultada al frente de su entrepierna.

-“¡Atrevido no me molestes! Estoy cansada”. Le dije.           
-“Lo siento, no creí que te molestaría”. Dijo el hombre.        

Pero yo no soy ninguna tonta, de inmediato deduje sus intenciones de tocarme o algo peor.    

-“¿Me estabas viendo las nalgas?”. Le pregunte.        

Aquello me hizo quedar hecha una furia, soy una psicologa profesional, una mujer experimentada y estoy escribiendo un libro “Los hombres son tan obvios”… Sé muy bien que pretendía y como pensaba obtenerlo… usaba sus músculos para impresionar a las mujeres.    

¡Era tan obvio!, veía como el hombre flexionaba sus bíceps.           

“Te parecen sexys tus músculos eh?, apuesto a que las mujeres con cabezas huecas caen a tus pies pero conmigo ¡¡¡NO FUNCIONARA!!!”         .

“Disculpa, no fue mi intención, molestarla”. Dijo él  
“¡Me se defender de los hombres!”. Pensé para mí misma    

Baje mí mirada para ubicar mí trusa blanca y me dio asco ver esos huevos peludos dentro de su slip. El hombre observo mi mirada “Oh, relampagos, rayos!, me va a reventar los huevos, parece que se enojó muy mal”. Pero muy tarde para él.          

Tome impulso con toda la fuerza de mí poderoso trasero y lance un devastador, como potente rodillazo contra los dos frutos de su penosa higuera.      

Mi rodillazo impacto contra su débil masculinidad, explotándolas totalmente. El grito:

“¡AAAAIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIHHHHHHHHHH!”.  

El bañista después del terrible alarido, torció sus ojos, mientras sus manos corrían hacia sus huevos. Observe con una sonrisa como el musculoso hombre se tambaleaba, apenas sosteniéndose de pie con sus manos agarrándose la entrepierna.         

Observe a un grupo de chicas riéndose y les dije.       

“Chicas si un hombre las molesta le dan un patadón en los huevos y listo”. Les dije.    

Luego de nuevo Continué analizando la reacciones del hombre “llora todo lo que quieras, no hay hombre que aguante un golpe en sus huevos”… “¡jamás los testículos serán rival para una mujer… y las mujeres sabemos cómo patear muy duro! Mujeres al poder, ¡hombres a patearles sus huevos!”.

“Siiiiiiiiiiiiiii” gritaron las chicas en la playa.  

De pronto el hombre vomito su desayuno, sus músculos perdieron su tonicidad, ahora todo era flácido, y quedo llorando en la arena y termino perdiendo la conciencia luego de un rato. 

Grite con una sonrisa de oreja a oreja: “¡te los revente!, ¡de nada te sirvió haber nacido hombre jajajajaajajajajajaja!”.

Marcos tras esta mala experiencia dejó por un largo tiempo sus pervertidas visitas al vestuario femenino… y tomó por costumbre antes de abordar a una mujer, asegurarse que no fuera de mal genio.

Después que dejo al hombre inconsciente, una mujer con un bikini rojo lo vio inmóvil era una salvavidas, yaciendo en el piso con sus huevos afuera de su slip.

La chica de la bikini rojo se llamaba Cecilia, era la salvavidas de la playa, con cuerpo escultural a la que un salvavidas le había puesto el ojo también.  

Cecilia, se le acerco, y me pregunto: “¿Que paso?”    

Le dije “quería verme desnuda y también tenía otras intenciones. Le pate rápidamente sus huevos.. y se desmayó”     

La chica de bikini rojo ve al joven hombre tirado en la arena y dice “Bien merecido lo tiene”.

Cecilia, muy a su pesar, llamo a la enfermera de la playa que estaba tomando maté con sus amigas.

Al ver al hombre en el suelo con los huevos salidos del slip y al no saber que había pasado, solo grita: “¡¡Rayos, un cangrejo le clavo sus tenazas en los huevos!!”.           

Cecilia me presento a la enfermera y le dije que yo le pate los testículos defendiéndome a que no me tocará.

La enfermera revive al hombre: ”¡Aaaahhhh mis huevos!, ¿qué paso?”    

La enfermera le dice: “no sé mucho, pero una mujer morocha alta te dio en los huevos”.         

El hombre le responde “¡Aaaiiiiiiihh mis huevitos, ahhhiihhhh ya recuerdo, esa loca me dio una patada!”.

La enfermera enojada le pregunta: “¿Pero porque te los pateó?”    

“PRIMERO NO SOY UNA LOCA Y SEGUNDO NO TIENE BUENA MEMORIA PORQUE NO LE PATE LOS HUEVOS, LE PEGUE UN BUEN RODILLAZO QUE ES MUCHO MEJOR” Enojada grite.           

La enfermera me sonríe diciéndome es muy inteligente un rodillazo bien dado es muy efectivo, ya que los testículos al ser aplastados por el hueso blah blah y al ser estallados con el blah blah y el alarido blah blah y si lo tienes agarrado al hombre puedes darle primero en el huevo izquierdo blah blah blah y luego en el derecho blah blah blah.


Viaje a Cancún.      

Estoy aburrida, click, que hare, otro click, chateo.
Click. ¿Qué es eso de "Girl contest” "Kick where it hurts and travel to an amazing beach.   What the fuck". Patear huevos y viajar oh que maravilloso.    

"The girls who has the strong legs will kick a few poor boy's eggs...." Ya me canse lo voy a decir en español.
Las chicas que tengan las piernas más fuertes podrán patera los huevos de unos chicos. Me voy a anotar ya. Click y más click cargo datos, me pregunto será carísima la inscripción....click y más click cargo datos... es gratis genial.     

Me puse mis calzas deportivas, marca nike, de color rosa por supuesto, mis favoritas y practique un par de golpes. Patada alta, baja, el famoso rodillazo, el chiflete, la gran conocida patada de burro y la vívora. Jejee esa última la usaré cuando este muy comprometida, es decir cuando mi contricante este rompiendo más huevos más que yo. Uuhh mientras los pateaba, volví a pensar uh pobre...¡¡¡cómo que pobres!!! Lo van a tener bien merecido y cuanto más dolor mejor.




Historia Original Aquí.




Autor: Sofxx       Traductor: DarkSoul

BALLBUSTING CON MI AMIGA

Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie......


BALLBUSTING CON MI AMIGA
Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING]


Categoria: Adolescente      Autor: Belerina 5





Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie.

En una ocasión en la que charlábamos amigablemente de sexo, le confesé una pequeña preocupación, una parafilía que estaba empezando a ser una obsesión: la pubefilia. En efecto, siempre me ha vuelto loco el vello de los genitales femeninos. Sorprendentemente, aunque ella había reaccionado siempre con una mentalidad singularmente abierta ante nuestras conversaciones, está pequeña confesión no la dejó tan indiferente como en el resto de ocasiones. Sus palabras se me quedaron grabadas (a veces era demasiado ruda a la hora de descalificarme).

No tiene ningún sentido lo que me estás contando. El vello afea estéticamente, y además no debe considerarse una fuente de excitación, sobre todo al punto en el que toda tu atención se centra sobre esta zona del cuerpo, y descuidas todo el resto de elementos que contribuyen a la excitación sexual. Yo ahora mismo llevo la vagina sin afeitar, pero simplemente por descuido o por flojera, y te puedo asegurar que es un verdadero incordio. Para usar bikini hay que tener cuidado de que no sobresalgan los pelitos por arriba, incluso al usar pantalones de talle bajo para estar en casa, a veces se me sale un poco.

Me propuso por tanto un peculiar antidoto a lo que, para ella, era un poquito enfermizo, o anormal, y yo, que confiaba en ella desde hace tiempo, me puse en sus manos, no sin cierta excitación de pensar en lo que aquello me podía deparar. Se trataba de un pequeño juego que según ella me haría comprender que el vello púbico no debía ser una fuente de excitación.

-“Quítate el pantalón”. – Me ordenó.

Evidentemente, hice lo propio quedándome desnudo de cintura para abajo. Inmediatamente apareció con un cordón de zapato con el que me ato los testículos. Los ató muy bien y acto seguido los apretó firmemente con la mano en varias direcciones para comprobar la solidez del nudo.

Perfecto. No creo que escapen de aquí. Bueno, haremos lo siguiente: voy a ponerte unas diapositivas de chicas desnudas en el ordenador. Cuando aparezca una chica depilada te masturbarás mirándola, cuando en la foto se muestre vello púbico te golpearé en los testículos para que te duela mientras dure la presentación de la foto. De esa manera tu cerebro relacionará al dolor con el vello genital y terminará por dejar de gustarte. Es así, los hombres solo aprenden de esa manera. Espera, voy a comprobar una vez más si está bien firme el nudo y comenzamos la presentación – palpó una vez más mis huevos esta vez de forma más cariñosa, acariciándolas en toda su extensión – Muy bien, cada uno en su sitio, están bien duros por cierto. Es necesario atarlos, porque así te dolerá más.

Dispuso todo como procedía, y empezó la presentación. Manejó un momento el ratón con una mano, mientras agarraba mis huevos con la que después iba a golpearlos. Mientras se cargaban las imágenes me dijo – ¿Estás preparado? Con una sonrisa plácida y mirándome a los ojos, y descargó sobre mis huevos una primera tanda de manotazos inesperados e ininterrumpidos, como para comprobar que todo estaba en orden. No lo esperaba y solté un grito apagado, a lo que ella me respondió con una caricia en la nuca y una sonrisa.

La primera chica era una playmate llamada Terry Nihen, iba elegantemente vestida con un traje rojo y guantes a juego. Miraba a la cámara firmemente con semblante serio, mientras por el escote de su vestido asomaba uno de sus pechos que quedaba al aire. Hábilmente con su mano derecha sujetaba una parte del vestido de manera que se viera lo que llevaba debajo: un sencillo liguero negro, que sujetaba unas medias igualmente sobrias, que cubrían hasta medio muslo de la playmate. Por encima de las medias asomaba el sexo de la chica cubierto por una espesa mata de vellos. Mi amiga no dudo en descargar un primer manotazo en mis testículos mientras miraba a la pantalla, luego dirigió su mirada a mi entrepierna y continuó su terapia con ejemplar concentración. A ésta siguió otra chica también velluda, con lo que la tortura continuó. La tercera no mostraba su entrepierna.

¡Bravo! Vas a tener suerte – Exclamó mi amiga, mientras empezaba a masturbarme – ¡Mira, corre, mírale las tetas! – Me hablaba como a un niño, con ese aire de superioridad y de cariño al mismo tiempo.

La cuarta se llamaba Julie McCullough, era una playmate de los años 80’s, se mostraba tendida sobre un divan, perfectamente maquillada, con unas medias que cubrían sus piernas hasta medio muslo y con una camisola abierta que dejaba a la vista sus partes íntimas. Con su mano izquierda pellizcaba dos o tres de los vellos que tenía en su entrepierna, tirando de ellos suavemente. Los golpes continuaron.

–¿Te duele? – me preguntó con aire serio al ver las muecas que se dibujaban en mi cara.
– Bueno, pues de eso se trata. Es necesario que mis golpes te causen dolor, ¿esta bien? Para eso lo hago – dijo cariñosa y benevolente
.
A esta siguió una buena tanda de ímagenes de velludas y estupendas playmates. No sabía cuando esto iba a terminar. Me encogía de dolor. A veces golpeaba con toda la palma de la mano, a veces sólo con un dedo que lanzaba con toda violencia sobre mis huevos, a veces se centraba en una de ellas primero y luego en la otra, muchas veces con el puño cerrado. Ella me dijo:

–“A ver, voy a darte a esta primero” – Apartándome el pene y dejando bien expuesto mi testículo izquierdo. De vez en cuando miraba mi cara, supongo para controlar si me estaba haciendo demasiado daño. Luego pasó al derecho, lo apretó bien y lo golpeó por distintas partes.

–“¡Vaya, se te han puesto enormes!” – Me dijo mientras sonreía indolente. – ¡Qué montón de imágenes seguidas! Se te van a quedar bien hinchados.

Efectivamente, mis muecas de dolor eran más que evidentes. Hacía varios minutos que golpeaba mis huevos ininterrumpidamente. Finalmente llegó Kristine Hanson, una chica tendida boca abajo con una copa en la mano, que miraba sonriente al objetivo. Se apreciaba todo su cuerpo por detrás, incluidas sus nalgas; y por debajo del codo apoyado en la cama asomaba uno de los pechos de la joven, que se apreciaba en su totalidad, desde la base hasta el pezón, que rozaba levemente la sábana. El pecho colgaba por su propio peso, ya que la chica se mostraba sutilmente erguida para mostrárnoslo sin obstáculo.

–¡Bien!!! Aprovecha ahora – decía con semblante serio mientras se alejaba unos segundos para recuperar el resuello.

–¡Mira, tonto, mírale las tetas! ¿Son bonitas verdad? – Aclaraba sonriente.

Mira aquí si te quieres excitar – decía señalando el pecho de la joven – bueno, al culo también le puedes mirar, ¿de acuerdo? te excitará igualmente. El disfrute duró poco. Una nueva bofetada me sorprendió mientras aparecía la imagen de Mariane Gravatte. Me soltó una tanda de puñetazos, por lo menos quince o veinte mientras me decía amigablemente.

– ¡Cerdito, deja de masturbarte que ya se acabó lo bueno! – Se centró en mis testículos todavía sonriente y poco a poco comenzó el castigo rutinario. En este caso, los golpes me resultaban particularmente excitantes. No dije nada, pero me estaba poniendo muy excitado. Un hilo de líquido pre seminal colgaba de la punta de mi pene. Quise darle las gracias por lo que estaba haciendo, y me respondió “No te preocupes, no me importa hacerlo hasta me resulta divertido”. En ese momento se me ocurrió algo genial, y tuve el coraje de decírselo:

–“Me dijiste que tu también llevabas largo el vello de tu vagina, ¿verdad? Bueno, ¿podrías enseñármelo mientras me pegas, así también tu vagina lo asociaré al dolor?” Le pregunte.

–¿De verdad quieres que te lo enseñe? Es cierto, te vendrá bien, y será más eficaz el castigo ¿aunque abra un precio?

–¿Estás dispuesto a pagarlo? Ella me pregunto.
–¡Si, lo estoy! Le dije sin pensar lo que significaba eso para mí o mis huevos.

Se retiró un momento y se deshizo de su pantalón. Debajo llevaba una braguita (calzón) blanco sobre la cual asomaban unos cuantos vellitos. Se acercó a mí señalándolos mientras decía:

¿Ves lo que te digo? Son un incordio, siempre hay algo que asoma.

Ya delante de mí se bajo la braga y las echó al suelo. Su vagina quedo justo enfrente de mi cara, y pude apreciarlo a la perfección por unos segundos. Vestía sólo una camiseta blanca que le llegaba hasta el ombliguito, y los vellos del sexo quedaban completamente a la vista. Eran preciosos, ensortijados, podía incluso percibir el aroma que salía de esa encantadora cueva, mientras ella perdía unos segundos más, manejando el ratón del ordenador. Con la tenue luz, y como la camiseta estaba justo por encima, parecía que llevara unas bragas negras que asomaran debajo de la blanca camiseta. Pero en efecto, no eran unas bragas sino que todo aquello era directamente su vagina, sus partes íntimas, que se presentaban ante mí.

¡Vamos, hay que seguir! – Dijo voluntariosa.

En esa tanda de golpes, yo ya estaba visiblemente excitado. Ella recogió fría y decidida el hilo que todavía colgaba de mi pene.

–¿Esto qué es? – dijo mientras me lo acercaba a la boca y me obligaba a probarlo.

La vagina de Karen Witter desencadenó el castigo. La segunda foto velluda era de Lonny Chin, y los golpes me parecían cada vez más fuertes y descuidados. En todo caso cada vez me dolían más sobre mis ya adoloridos e hinchados huevos. En un momento pensé que iba a correrme, así que pedí a mi compañera que parara. A demás, me dolían un montón los huevos y quería tomarme un respiro. Ella no accedió, alegando que efectivamente trataba de conseguir que me dolieran realmente, y que no iba a parar ahora, cuando estaba empezando a causarme un dolor intenso.

Continuó golpeando. En medio de continuos retortijones pensé que mis huevos no podrían aguantar más, y acabé corriéndome como nunca lo había hecho. Mi amable amiga me masturbó ella misma levemente mi pene, para colaborar a vaciar mis adoloridos huevos, mientras incrementaba la frecuencia y la intensidad de los golpes. Creí haber visto a Dios mientras me corría.

Mi semen que salió como nunca antes quedo sobre mi abdomen y vello púbico como también en la mano de mi amiga que me dio un fuerte golpe que me hizo dejar la gloria y caer directamente al infierno cuando sentí que algo de desgarro dentro de mi escroto, pero tuve poco tiempo para digerir el dolor cuando sentí otro fuerte golpe por parte del puño de ella, sentí y escuche un crujido que fue seguramente cuando mi segundo testículos se rompió.

Recuerdo ver como mi pene lanzo un gran chorro de semen, mientras todo mi cuerpo se convulsionaba de dolor y ya no supe más, me desperté en un hospital donde me entere que había perdido mis testículos pero que dos prótesis me habían sido puestas en su lugar, era un eunuco aunque no lo pareciera, Karen estaba ahí, y me abrazo como si estuviera muy preocupada, nunca dije nada de lo que paso esa noche en mi habitación.

Aun la sigo viendo y me sigue golpeando mis testículos falsos que juro me hace sentir dolor de alguna manera aunque no puedo venirme como antes aun disfruto cuando lo hago.





Historia Original Aquí.
  




Autor: Belerina 5       Adaptador: DarkSoul

MANFRED EN EL BOSQUE

La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo......


MANFRED EN EL BOSQUE
La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [BALLBUSTING]


Categoria: Gay      Autor: Ballmeat





La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo.

Manfred estaba orgulloso de su cuerpo joven y atlético, orgulloso de 95 kilos de músculo puro que poco a poco había acumulado durante su adolescencia con todo el trabajo que paso alzando hierro en su sala de pesas en casa. Ahora paso los meses que tenía antes de ir a la universidad construyendo su cuerpo, inflando sus bíceps, añadiendo definición a sus abdominales, agregando más y más músculos a su ya grande y robusto cuerpo.

Desde que sus padres se fueron, Manfred desarrolló una especie de ritual diario. Se despertaba a las 8:00 AM, consumía un enorme desayuno de media docena de huevos, luego trabaja en su sala de pesas hasta la tarde, cuando empezaba la diversión. Por la tarde, brillando con el sudor de su entrenamiento, sus músculos bombeados y abultados por sus esfuerzos, Manfred se pone sus botas como un única ropa y camina hacia el bosque. Allí, convencido de que nadie más lo miraba, Manfred se apoyaba en una lisa corteza de abedul, agarrará su pene fláccido, lo acariciaba hasta que  sus 8 pulgadas quedaban duras recorriéndola con su mano hasta el orgasmo durante horas y horas.

Solo se detenía cuando el cielo comenzaba a oscurecerse y el bosque se enfriaba, que era el momento cuando se preparaba, sacudía  violentamente su pene y dispararía su carga diaria en un orgasmo masivo.

Después de masajear su próstata por más de cuatro horas, Manfred nunca dejaba de arrojar una enorme carga: una docena de gruesas cuerdas de leche blanca cada noche. Le ayudó a tener huevos del tamaño de los limones también ayudaba un montón produciendo esperma para alimentar su eyaculación. Durante el mes pasado, había marcado treinta árboles diferentes con su semen, plantó su semilla viva en sus raíces. Manfred lo veía como una manera de marcado como un animal lo hacía con su territorio.

Una noche, habiendo construido un orgasmo particularmente masivo durante cinco horas, Manfred estaba demasiado absorto por las olas de placer que emanaban de su pene para notar que habían llegado cinco hombres y rodeado el árbol al que estaba reclinado. Los ojos de Manfred estaban cerrados, su boca todavía gemía de placer, incluso cuando cuatro de los hombres agarraron cada uno de sus miembros y lo contuvieron. Los párpados de Manfred se abrieron con miedo. Estaba demasiado sorprendido para gritar - e incluso si lo hacía no había nadie más para oírlo de todos modos. Luchó para liberarse, flexionando sus poderosos brazos, pecho y piernas contra los extraños que lo sostenían. Pero su régimen de levantamiento de pesas en la mañana había tomado su peaje. Los músculos de Manfred, por grandes que fueran, estaban exhaustos por el esfuerzo de todas las prensas de banco, sentadillas y levantamientos de peso antes ese día. Sus pectorales y bíceps se flexionaron en vano contra sus captores, que después de todo no eran particularmente débiles.

Aunque todos ellos eran más bajos que Manfred, eran de fornida construcción con gruesos brazos que podían resistirse a las luchas de Manfred.

El quinto hombre estaba solo, sonriendo. Más grande que todos los otros cuatro hombres, tenía un grueso cuello de toro y brazos que eran carnosos con músculos. Debía de pesar tanto como Manfred, aunque era tres pulgadas más bajo. Miró el cuerpo de Manfred tímidamente, disfrutando de la exhibición de musculatura bien definida que el joven estaba dando en las luchas contra sus compañeros.

-Llévenlo -dijo-.

Los dos hombres que sostenían los brazos de Manfred los levantaron hasta dos robustas ramas bajas del árbol de abedul que Manfred había planeado originalmente rociar con su semen. Los dos hombres abrazaron los gruesos miembros de Manfred golpearon sus piernas contra los lados opuestos del tronco del árbol de abedul. El último hombre sacó un largo rollo de cinta aislante y aseguró las muñecas y los tobillos de Manfred al abedul.

Cuando terminó, los cuatro hombres lo soltaron, pero Manfred continuó luchando contra la cinta adhesiva. Su torso estaba libre y Manfred parecía empujar violentamente al aire mientras trataba de soltar sus brazos y piernas.

"¿¡Qué desean!?" Manfred finalmente pregunto con su voz.

"Deja de gritar", dijo el hombre, "no hay nadie aquí para escucharte, te hemos estado observando durante el mes pasado, te hemos estado filmando, fotografiándote. Por horas, aunque debo decir que eres muy atractivo... ¿Quién sabía que un hombre podía hacer tanto esperma?... Pero con huevos del tamaño de estos, no esperaba menos. Se rió mientras apretaba los testículos de Manfred con sus dedos, abultados por la carga no gastada del día.

El hombre agarró y arrancó un ramo de ramas de los abedules y los pegó en un extremo, como un cepillo. Lo pesó meditativamente, y de repente comenzó a golpear a Manfred sobre su pecho, sus muslos interiores y su pene palpitante. Manfred gritó con cada golpe y rogó al hombre que se detuviera. Las ramas de abedul estaban dejando manchas rojas dolorosas en todo el cuerpo cincelado de Manfred.

Los brazos y los pectorales golpeados de Manfred se abultaron contra sus restricciones cada vez que lo azotaban. Su pene seguía siendo duro, después de cinco horas de estímulo constante su próstata estaba demasiado llena y su erección se negaba a morir, incluso cuando el hombre azotó sin piedad su duro pene.

Las lágrimas comenzaron a formarse en las esquinas de los ojos del joven.

"¡Ya estas llorando, eso fue solo el comienzo!" Dijo el hombre mientras usaba las ramas para azotar los huevos de toro de Manfred. Quien gritó, pero el hombre no se detuvo. Su escroto se estaba volviendo de un rojo enojado y retrocediendo en su abdomen.

"Mis huevos, no mis huevos... por favor, mis huevos, mis huevos", Manfred estaba gimiendo sin sentido con lágrimas corriendo por los lados de su rostro infantil. Su poderoso y varonil marco parecía agotado, ya que se hundía desamparadamente de sus restricciones.

-No te preocupes -dijo el hombre mientras agarraba los testículos de Manfred-, todavía están bien, ¿puedes sentirlos? Y los apretó viciosamente.

"¡¡NO!!" Manfred gritó, y empujó su cuerpo hacia arriba y hacia abajo por el dolor. Sus abdominales se agitaban con la continua agonía de sus huevos.

El hombre hundió una larga miniatura en el testículo derecho de Manfred, haciendo que el joven (apenas fuera de su infancia) gritara como un animal herido. Cuando soltó el par de huevos, Manfred se recuperó lo suficiente de sus sentidos para gritar maldiciones a sus captores. El hombre retrocedió y echó todo su peso atrás para lanzar una patada a los testículos de Manfred. La bota de punta de acero se estrello perfectamente en el testículo derecho de Manfred y lo aplastó contra la corteza del árbol detrás de él.

Manfred se volvió insensible con las lágrimas, cuando el hombre lanzó un puñetazo después del golpe a las joyas de la familia de Manfred. Cada vez que le daba un puñetazo, el hombre le clavaba los nudillos en la tierna carne de Manfred, machacándola hasta que se volvía suave e hinchaba hasta el doble de su tamaño normal. Pronto, la erección grande de Manfred se volvió fláccida y se dejó caer sobre sus huevos, pero el hombre siguió golpeando, esta vez sometiendo toda la carne de Manfred a su puño cruel.

"Wow", dijo el hombre con un asombro burlón, "estos son huevos grandes, podríamos usarlas para jugar al tenis si las cortamos".

Tenía el testículo derecho de Manfred en la mano. Solo un podía caber a la vez en su mano ahora. Se sentía pesado, y estaba oscuro de todos los moretones. Los huevos del joven parecían un par de ciruelas maduras para comer. Uno de los otros hombres sacó y abrió una caja llena de pequeños alfileres. Afortunadamente, Manfred estaba demasiado aturdido con su presente dolor para notarlo y deducir lo que significaba para él y sus testículos.

El hombre tomo un alfiler largo y afilado en su mano derecha mientras masajeaba suavemente el testículo derecho de Manfred en su mano izquierda. Se asomó a la piel escrotal del muchacho con el alfiler y luego lo introdujo lentamente en el corazón de la virilidad de Manfred.

El joven lanzó un grito agudo después de gritar, como si estuviera teniendo algún tipo de orgasmo. A pesar del dolor, el pene de Manfred empezó a engrosarse y a elevarse a sus 8 pulgadas. El hombre se dio cuenta y comenzó a acariciar el pene del chico. Se estremeció de placer, y su glande púrpura asomó por debajo de su prepucio, una cabeza tan púrpura como los huevos magullados que colgaban debajo de él.

"Parece que disfrutas de este tipo de cosas, chico guapo", se burló el hombre mientras conducía otro alfiler al orbe derecho de Manfred. Esta vez fue un poco más grueso, un alfiler más ancho. Una gota de sangre rezumaba en su punto de entrada. Tomó dos alfileres más pequeños y perforó los dos pezones de Manfred, luego tomó un alfiler largo y lo atravesó por la prominente cabeza del pene de Manfred. Quien gritó en una mezcla de agonía y placer, comenzó a empujar sus caderas, liberando la carga acumulada de todo el día. Doce largas rayas de sangre mezcladas con esperma salieron de su pene y golpearon al hombre en la cara. El hombre lo disfrutó, recogiendo todo el esperma fresco de su cara con la palma de su mano y lamiéndolo.

"Esa es toda la diversión para esta noche, vaquita. Nosotros volveremos mañana... si nos apetece", dijo el hombre que se fue con sus compañeros, dejando Manfred todavía atado al árbol, con un pene semi erecto perforado A través de la cabeza, pasando por los genitales y los pezones, sollozando incontrolablemente.

---

Manfred colgó del abedul robusto toda la noche, incapaz de dormir. Tenía hambre, no había cenado, pero el dolor sordo en su estómago no era nada comparado con las olas continuas de dolor que emanaban de sus pezones perforados, pene y huevos. Pero el dolor había disminuido, Manfred podía soportarlo. Además de construir sus bíceps y pantorrillas, el entrenamiento con pesas le había dado al joven un alto umbral de dolor.

De alguna manera, el dolor era reconfortante y tranquilizador para Manfred. Mientras les dolía, Manfred sabía que su pene y sus huevos seguían vivos...

---

Era de mañana, y Manfred todavía estaba luchando para liberarse de sus retenciones cuando los cinco hombres regresaron. Manfred dirigió a los hombres una mirada desafiante y gruñó una maldición. El tipo grande que lo torturó ayer extrajo bruscamente todos los alfileres del pene, huevos y pezones de Manfred. Su extracción sacó sangre fresca, y renovó el dolor agudo en los genitales de Manfred.

"Mira lo que encontramos cuando saqueamos tu casa", dijo el hombre, mientras levantaba una de las pesas de Manfred. Una de 40 libras, era una de las más ligeras.

De repente, el quinto hombre apretó la pesa en el escroto de Manfred, haciendo que el niño gritase de dolor.

¡Ugh! Mis huevos... paren. Mis pelotas, oh mis pelotas... "Los gritos de Manfred se derrumbaron en gemidos.

"¿Qué pasa? Pensé que eras fuerte ¿No puedes soportar un poco de levantamiento de pesas? ", Se burló mientras golpeaba la pesa en el escroto abultado de Manfred otra vez.

Después de apisonar a Manfred una docena de veces, el quinto hombre dejó caer la mancuerna y apretó los gruesos bloques de músculo que formaron los pectorales de Manfred, luego movió sus manos hacia abajo para sentir la definición de los abdominales de su abdomen plano. No podía evitar estar asombrado de lo exquisitamente viril que era Manfred. Incluso en ese momento, aunque estaba impotente unido a un árbol, el poderoso y sudoroso cuerpo del joven rezumaba masculinidad.

"Vamos a ver cuánto esperma pueden hacer tus dañados huevos". murmuró.

El hombre agarró el pene flácido de Manfred y comenzó a acariciarlo. Cuando estaba pulsando con una erección completa de 8 pulgadas, también agarró su testículo derecho de Manfred y comenzó a apretarlo salvajemente mientras continuaba acariciando el pene de Manfred. Después de muchos largos minutos de ese dolor y placer, Manfred arqueó la espalda y eyaculó. Una docena de chorros de copiosa crema blanca salieron disparados de su erección golpeando el pecho del hombre en ángulo recto. El hombre se sorprendió por el poder de la eyaculación de Manfred. Cada tiro de semen se sentía como un cañón de agua disparando en su pecho a través de la fina tela de su camisa. El frente de la camisa del hombre estaba empapado de esperma de Manfred.

Una vez más, estaba asombrado de lo viril que era el joven. El hombre tomo los testículos hinchados de Manfred en sus manos. Y ahora toda esa virilidad, pensó el hombre, estaba en sus manos y bajo su control. Dentro de su pantalón, su propio pene del hombre se puso rígido ante ese pensamiento.

"Así que tuviste tu orgasmo. ¿Qué piensas, maldito, debo aplastar tus testículos ahora y dejarte sin sexo para siempre? "El hombre preguntó. El mismo pensamiento de robar a Manfred de su virilidad fue tan excitante para él. Pensó en convertir a ese semental en un novillo antes de que fuera lo bastante mayor para descubrir su sexualidad, robarle a Manfred su futura vida sexual y hacer que sus jóvenes y firmes músculos se alejaran de la falta de testosterona. Imaginó cómo se vería Manfred como un eunuco gordo, con senos vacilantes creciendo en el antiguo lugar de sus pectorales, y cómo Manfred sonaría con una voz femenina aguda en vez de la masculina baja que tenía en ese momento.

Pero Manfred estaba demasiado adolorido para pensar con coherencia. Su mente era como la de un animal sin sentido, y él sólo podía hacer ruidos de bestias como gruñidos como respuestas a la pregunta del hombre.

El hombre sonrió, "Bueno, parece que vas a perder tus huevos, muchacho."

"Deja al tipo solo", dijo uno de los compañeros del hombre, deteniéndolo, "no vayas demasiado lejos."

Pero el hombre ya estaba demasiado excitado para dejar a Manfred. Le dolía quitarle los huevos de Manfred, ansiaba destruir la virilidad del joven.

-Bien, haremos un compromiso. Sólo aplastaré uno de sus grandes huevos.

El hombre se arrodilló y tomó el gran testículo derecho de Manfred en su boca. Era el testículo de un joven que aún se desarrollaba en medio de la pubertad. El testículo estaba salado por sudor en la boca del hombre. Rodó el testículo por su lengua. La mitad de la virilidad de Manfred, la mitad de la fuente de testosterona que ayudó a Manfred a construir sus poderosos músculos abultados, la mitad de sus espermatozoides y con ellos la mitad de todos los niños posibles que Manfred podría tener: La mitad de lo que hacía a Manfred un HOMBRE - estaba en su boca, y entre sus dientes, listo para ser destruido. Nunca antes se había sentido tan poderoso.

El hombre colocó cuidadosamente el testículo de Manfred entre sus molares, vaciló, luego mordió con fuerza. Oyó un silencioso sonido de "pop" en su boca y sintió como estallo como un globo de agua en varios trozos. Manfred soltó un grito gutural. Su cuerpo se estremeció en agonía, y todos sus músculos se flexionaron contra sus restricciones casi arrancaron las gruesas ramas del viejo abedul al que estaba atado. El hombre seguía arrodillado con los restos de la mitad de la hombría de Manfred en su boca. Los masticó en una masa consistente y líquida, saboreando el control que tenía sobre Manfred. En su mente, se imaginó a Manfred con solo su testículo izquierdo, con la mitad de su dotación desaparecida, lo ridículo que Manfred se verá en speedo con un bulto desequilibrado, lo grotesco que Manfred se vería desnudo al tener relaciones sexuales con solo un enorme testículo colgando en su escroto Con demasiado espacio libre...

Finalmente, el hombre escupió el saco medio vacío de Manfred cuando terminó.

-¡Oh, chico guapo, te he arruinado para siempre! ¡He destruido tu precioso testículo, ahora eres sólo medio hombre! ", Se rió, y sus amigos se rieron con él.

-¡Apuesto a que no harás tanta crema de muchachos en el futuro con sólo un testículo! -se burló el hombre, mientras él y sus amigos se alejaban y dejaban al Manfred inconsciente colgando del árbol.

Pero de pronto regreso y de una fuerte patada destruyo de lo que quedaba de la virilidad de Manfred quien dio un último grito liberándose por fin del árbol para caer en el suelo inconsciente su pene lanzo un último gran chorro de su cremosa leche sobre su marcado abdomen. Luego aquellos hombres desaparecieron para siempre.  




Historia Original Aquí.






Autor: Ballmeat       Traductor: DarkSoul

XANA Y SUS MANOS

Conocí a Xana en el gimnasio al que comencé a ir luego de mudarme de mi ciudad natal por motives de trabajo, con 28 años era un hombre sano en la mejor parte de su vida, Xana era muy atractiva con un cuerpo que los hombres deseábamos y las mujeres envidiaban, con su cabello azul la hacía lucir aun más joven de lo que era en realidad su mayor atractivo además de su sonrisa eran sus senos firmes como frondosos......


XANA Y SUS MANOS
Conocí a Xana en el gimnasio al que comencé a ir luego de mudarme de mi ciudad natal por motives de trabajo, con 28 años era un hombre sano en la mejor parte de su vida, Xana era muy atractiva con un cuerpo que los hombres deseábamos y las mujeres envidiaban, con su cabello azul la hacía lucir aun más joven de lo que era en realidad su mayor atractivo además de su sonrisa eran sus senos firmes como frondosos.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Conocí a Xana en el gimnasio al que comencé a ir luego de mudarme de mi ciudad natal por motives de trabajo, con 28 años era un hombre sano en la mejor parte de su vida, Xana era muy atractiva con un cuerpo que los hombres deseábamos y las mujeres envidiaban, con su cabello azul la hacía lucir aun más joven de lo que era en realidad su mayor atractivo además de su sonrisa eran sus senos firmes como frondosos además de sus firmes como esculpidas nalgas que se prolongaban en dos fuertes y torneadas piernas.

Además de tener un cuerpo tonificado por el ejercicio como atlético con un vientre ligeramente marcadito, Xana poseía una fuerza en sus manos en verdad inhumana que siempre gustaba en demostrar, aplastando no solo latas de gaseosa sino todo tipo de latas entre otras cosas incluso gruesos tramos de tubería de acero eran aplastados con facilidad por sus manos, al principio solo éramos conocidos de gimnasio pero pronto pasamos a hacer amigos y no tardo mucho hasta que fuimos algo más que solo amigos, nuestro primer beso fue en verdad súper apasionado y explosivo casi mi pene rompe mi ropa interior como pantalón para salir de mis ropas de lo duro que se puso.

Mi erección fue tan evidente que Xana la noto su mano descendió hasta mi entrepierna en donde sintió la dureza de mi miembro por sobre el pantalón, pero no dejo de besarme de pronto sentí como apretaba mis testículos con una de sus manos el dolor fue increíble pero teniendo su lengua dentro de mi boca en ese momento hizo imposible que pudiera gritar simplemente gemí como pude de dolor hasta ella me soltó pero lejos de reclamarle le dije que lo hiciera de nuevo.

Aquello fue el inicio de nuestra relación que se ha prolongado ya varios años, desde un principio ella fue la dominante en la relación, para ella en privado era solo su juguete, su fiel y amoroso sumiso dispuesto a dejarse hacer lo que ella quisiera para obtener placer tanto ella como yo por supuesto, aquello era y sigue siendo nuestro tipo de relación, simplemente soy un objeto para su disfrute ahora más que antes, pero antes de que pasara lo que paso las cosas no eran tan distintas aunque por supuesto sentía más placer que ahora.

Así fue nuestro primer encuentro sexual, que no fue nada común, Xana hizo que me desnudara y luego me ordeno.

- “Separa las piernas”. Ordeno Xana.     

Apenas separe mis piernas Xana de inmediato me dio un golpe en los testículos y el pene con la bota que llevaba, el dolor hizo cayera al suelo mientras gemía de dolor, me puso la bota en la cara y me apretó contra el suelo, estaba de lado en posición fetal, con una fusta que tenía en la mano empezó a golpearme mis nalgas, mientras daba gruñidos por el dolor y humillación como nunca antes había sentido antes en toda mi vida.

Después me hizo seguirlo al baño y meterme en la bañera. Una vez ahí me dijo  

- “Llevo toda la tarde con ganas de orinar y ahora vas a tragarlo todo”. Dijo Xana.        

Ne hizo poner de rodillas dentro de la bañera luego me ordeno que abriera la boca, coloco sus piernas a cada lado de mi cabeza, con sus dedos se abrió sus labios vaginales para empezar a orinar, el chorro de orina cayó casi por entero en mi boca para que no se desperdiciara su maravillosa lluvia dorada mientras que intentaba tragar todo sin cerrar la boca pero no pude, era demasiado liquido, se me salía de la boca para comenzar escurrir por mi cuello y mojar todo mi pecho que resbalo hasta mi endurecido pene y mis adoloridos testículos.        

Cuando termino de orinar Xana me ordeno que me duchara y fuera al dormitorio.         

Cuando llegue al dormitorio estaba en una cama a ras de suelo bebiendo una copa de vino, señalándome su jugosa vagina me dijo que empezara, me arrodille y se la empecé a chupar, lamer, succionar, pasando mi lengua como mis labios sobre su clítoris, cada vez se hacía más grande y me costaba cada vez ser más cuidadoso con su protuberancia, estaba muy excitado sin comprender la razón mi pene estaba que casi reventaba, el dolor de los golpes todavía continuaba en mis testículos ese dolor me excitaba como nunca antes. 

Al cabo de un rato me levanto la cara y me hizo aspirar varias veces de un frasquito que hizo que de alguna manera me volviera mas sumiso, caliento de una manera que solo deseaba servirla, que me humillara y me maltratara sin compasión alguna deseaba sentirme un objeto, un juguete sexual, seguí chupando y lamiendo como una verdadera puta mientras le acariciaba sus paraditos pezones suavemente, aparto mi boca de su clítoris apenas unos segundos y me dio un tremendo bofetón        .          
- “Prepárate que te voy a hacer gozar”.  Dijo Xana.    

Por alguna razón sabía lo que tenía que hacer, estaban tan caliente y sumiso que no me importo que iba a ser penetrador por un tremendo dildo realista que Xana se coloco en la parte de delante de un arnés que se coloco, incluso aquel dispositivo estaba provisto de un dildo para ella misma que se perdió dentro de su vagina.     

Me puse a cuatro patas como ella me indico, no tarde en sentí como apoyo la cabeza de aquel enorme dildo entre mis nalgas, pero solo mientras me separaba las nalgas con las manos, note que se arrodillaba detrás de mí, note como comenzó a hacer presión sobre mi ano, me tomo por las caderas y de golpe me lo metió hasta el fondo, gracias a lo que fuese que aspire y a que mi ano se dilata fácilmente pudo metérmela de un golpe el dolor fue tremendo, pero el placer también, sentir como me habría, como mi cuerpo recibía aquel dildo, sus manos en mis caderas me agarraban fuertemente, firmes, sin dejar que me separara de ella.

Mis nalgas sentían el peso de su cuerpo, el dolor que me atravesaba se expresaba en un gran gemido de placer como de dolor, Xana se quedo quieto dentro de mí,  sentirme usado, follado, lleno por completo me estaba dando un placer sin igual sentir como me domina y como me usaba era sublime, de pronto Xana empezó a bombear su pene de plástico en mi ano, sentir como entraba y salía de mi, mientras sus manos poderosas me apretaban con mucha fuerza mi cintura.         

Xana me llevo por una espiral de dolor, placer, entrega, gratitud por ser usado, porque alguien tan fuerte me dejase darle placer y también dejar que yo obtuviera placer al ser usado; después de un furioso mete y saca empezó a ella a gemir con fuerza mientras se corría, sus abundantes jugos resbalaron por el enorme dildo hasta mi ano, ella todavía me penetro aun más fuerte y me la metía más a dentro, fue maravilloso sentir su placer, sentirla correrse en mi ano, al tiempo que notara mi propia leche caliente brotar de mis entrañas, expulse seis o siete grandes chorros de mi semen que me hizo dar un alarido de placer.      

Cuando su cuerpo dejo de temblar Xana extrajo el dildo de mi y se dejo caer a mi lado gimiendo de placer, no pude evitar acercarme y empezar a limpiar aquel pene de plástico con mi boca saboreando los ricos jugos que aun resbalaban por él, segui limpiando hasta que no quedo rastro de sus jugos, me aparto con un manotazo y me ordeno ir a llenarle su copa, me levante sintiendo mi ano todavía abierto y como sus juegos bajaba por mis piernas, que placer sentirse usado y al mismo tiempo tan vació, me faltaba aquel dildo en mi culo.      

Cuando regrese con la copa de vino, ella se la tomo para luego tomar mis testículos y pene para empezar a apretarlos y a retorcérmelos sin piedad alguna fue inevitable sentir un ardor como dolor como nunca antes en cuestión de minutos empecé a correrme en un orgasmo de dolor como de placer con mi pene semi erecto, me temblaban las piernas y tuve que sujetarme de la cama para no caerme, siguió apretando y retorciendo un rato mientras me susurraba al oído.

-“Desde hoy eres totalmente mío perro”. Dijo Xana.

Al años nos convertimos en esposos en público éramos como una pareja recién casada en privado era su esclavo, sin embargo seguíamos asistiendo juntos al gimnasio una noche como a los dos años luego de casarnos estamos en nuestra sala de juegos que era como ella llamaba a la habitación que estaba llena de toda tipo de artefactos de tortura y retención donde íbamos para ser torturado como usado por ella cuando de repente me coloco un antifaz sobre los ojos cegándome de inmediato, ella se me hacerco al oído y me dijo algo que nunca podre olvidar mientras su mano se coloco sobre mis huevos por encima de la trusa (slip) de cuero negro que portaba en ese momento.

-“Perro, felicidades vas a hacer papá”. Me dijo Xana.

Aquello me produjo una extraña mezcla de felicidad pero excitación iba a decir algo cuando sentí el fuerte apretón de la mano de Xana sobre mis testículos, de inmediato todo mi cuerpo se tenso de inmediato, apreté mis dientes para no gritar de dolor pero por más que lo intente no pude simplemente de mi broto un alarido de dolor incontrolable aquel apretón era diferente a cualquier otro recibido de Xana sobre mis testículos, de pronto la escuche decir.  

-“Ya no necesitaras de estas dos insignificancias perro”.
-“Un perro castrado es mas obediente y sumiso”. Dijo Xana.

Para de nuevo seguir apretando mis testículos la compresión como fuerza con que su manos me los apretaba y retorcía no era nada usual en la forma que generalmente lo hacía, simplemente estaba en una agonía sin comparación alguna mi pene respondió como siempre quedando duro incluso más que de costumbre, su apretón se prolongo por varios minutos, amarrado como estaba me era imposible apartar su mano de mi entrepierna.

De pronto sentí como la fuerza que ejercía sobre mis testículos aumento mi pene de súbito exploto, como nunca antes, fue un orgasmo tremendo, pero el terrible dolor que sentía me impidió disfrutarlo a cabalidad pero fue exquisito deseaba poder suplicar para que se detuviera pero cuando mi boca por fin se abrió para poder pronunciar alguna suplica sentí que algo reventó en el interior de mi escroto, en ese momento sentí un dolor que me es imposible de describir, apenas sentí como si dos granadas llenas de afiladas cuchillas estarán en el interior de mi escroto.

-“CRACK, CRACK”. Sentí.

Mi pene  arrojo dos grandes chorros de semen en ese momento, para luego desmayarme por el terrible dolor que eso me provoco.

Cuando me desperté, mi escroto presentaba algunos puntos, y estaba completamente vaciado apenas era un globo desinflado, sin nada en su interior, luego me entere que Xana se encargo de vaciar todo el contenido hecho papilla de su interior convirtiéndome en un eunuco para el resto de mis días.

A los nueve meses tuvimos una niña, para ese momento mis días de virilidad quedaron en el pasado, habían pasado ya cuatro meses sin que tuviera una erección, amo a mi hija y adoro sentir como Xana me sigue usando como una cosa, como su sirviente, sumiso y esclavo y por supuesto adoro sus manos y como me agarra cuando me penetra haciéndome sentir como una perra en celo en verdad creo que adoro ser un eunuco y perro de “Xana y Sus Manos”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VAIVENES.

Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos......


VAIVENES
Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos, una vez mientras teníamos sexo una de esas mujeres sin querer me dio una patada en los huevos pese al gran dolor que me hizo sentir tuve una enorme erección.

Aquella noche tuve una de las mejores noches de mi vida pese a sentir mis huevos medio doloridos durante todo el rato que la estuve penetrando pero eso ya fue hace años y nunca volví a tener sexo con aquella mujer y nunca más otra mujer me pateo intencional o accidentalmente mis huevos, pero un buen día luego de ver un video en una página dedicada al ballbusting en donde un tipo mostraba con se torturaba sus propios huevos con una cuerda y unos pesos se me ocurrió una idea para torturarme a mí mismo.

Siendo ingeniero mecánico de profesión no tuve problemas en armar aquel dispositivo, el cual consistía en dos poleas, un motor electrito de 50 HP viejo que tenia arrumbado un viejo controlador de potencia inversor de polaridad que cambiaba el giro de los motores eléctricos de derecha a izquierda a una frecuencia que podía variar, además de todo una alambre bastante flexible que iba enrollado a las dos poleas, primeras pruebas fueron un éxito por lo que me anime a usarlo por primera vez en mi persona, dándole dos vueltas a la parte alta de mi escroto con dicho alambre justo en medio de por donde se extendía.

Mis huevos debo decir además de ser grandes siempre cuelgan pesadamente como si fueron dos péndulos de hecho desde que entre a la pubertad tuve que empezar a usar topa interior ajustada para evitar que mis huevos se movieron incómodamente demasiado mientras caminaba, por eso cuando active la maquina por primera vez en mi sótano mis huevos comenzaron a oscilar ricamente, de inmediato tuve una erección, por lo que tuve que tomar mi pene con una mano y comenzar a masturbe furiosamente como no hacía desde la adolescencia.

De inmediato recordé aquella patada a mis huevos por aquella mujer y me excite tanto que no pude evitar perder el control mi pene duro como nunca antes en toda mi vida, comenzó a palpitar en mi mano, el liquido pre seminal que de mi hinchado glande brotaba a raudales salpicada mi abdomen, piernas y piso del sótano donde había armado todo aquello, la presión en la base de mi pene solo hizo aumentar y aumentar hasta que estalle dando un tremendo alarido de placer.

-“AAAAAAAAAAAAHHHHH”. Gemí.

Aquello había sido el mayor orgasmo de toda mi vida, derramando tal cantidad de mi espeso semen como nunca antes incluso me sorprendí a mi mismo que fuese posible que mi cuerpo pudiera producir tal cantidad de semen, fueron apenas seis chorros pero fueron tan abundantes que fácil sin mentir debieron ser casi 100 Mililitros de semen, los que brotaron de mi palpitante pene, con espasmos tan placenteros que me es imposible de describir, quede todo sudado, literalmente bañado en sudor pero y mis piernas apenas lograban sostenerme tuve que espera casi media hora para poder subir las escaleras para darme una ducha que necesitaba con urgencia. Desde ese momento aquella maquina y yo casi nos volvimos uno mismo.

Durante los siguientes meses además se seguir teniendo sexo con mujeres cuando se presentaba la oportunidad, pero siempre seguía masturbarme casi a diario, con el correr de los meses ya no siquiera tenía que tocarme cada mis huevos eran sacudidos por el cable con un sabroso vaivén que provocaba que me viniera de manera explosiva, sin quiera hacer uso de mis manos o cualquier otra cosa para poder llegar al orgasmo, pero siempre deseaba más mis tremendas erecciones y eyaculaciones ya no eran bastante para mí por lo que decidí que debía incrementar la intensidad del aparato.

Por lo que un bien luego de una noche de sexo con una linda chica cuyo nombre ya ni recordaba por haber estado tan borracho que aun no sé cómo es que tuve una erección apenas recuerdo que ella me monto con sus tetas sobre mi cara, mientras escuchaba como gemía mientas sentía como mi pene entraba y salía de su muy húmeda vagina que sentía como succionaban mi miembro, con las paredes internas de su vagina contrayéndose rítmicamente sobre mi pene, ni siquiera recuerdo si me vine dentro o fue de ella, simplemente me desperté desnudo oliendo a sexo en mi cama a la mañana siguiente.

Pero desperté con una tremenda erección, deseaba sentir otro orgasmo, por alguna razón me duche lo más rápido que pude, luego espere a que me secara en la cocina mientras comí algo completamente desnudo para luego bajar al sótano, para cuando llegue al pie de la escalera mi pene había vuelto a obtener su usual dureza suprema cada que estaba en presencia de aquella maquina, con rapidez moví los controles que limitaban la velocidad como fuerza del motor sin darme cuenta por lo excitado que estaba urgido por venirme que cometí un error al ajusta los controles.

Como ya era mi costumbre tome el alambre para darle dos vueltas apretadas en la parte alta de mi escroto, para conectar el otro extremo lo conecte al engranaje del otro lado, luego cometí el peor error de mi vida, como ya les había dicho ya no necesitaba usar mi manos para venirme por lo que con el fin de disfrutar más, me había dado por encender el aparato y luego soltar el control para apagarlo, el cual quedaba a casi dos metros de donde estaba pero en ese momento en mi desesperación el control quedo a casi cuatro metros.

La máquina se activo y el cable comenzó a moverse lo que hizo que mis huevos comenzaron a bambolearse de un lado a otro junto con mis pene en erección de inmediato comencé a sentir la usual presión en la parte alta de mis huevos, lo que por supuesto mi pene no tardo en comenzar palpitar, aquella presión y vaivenes me llevo casi de inmediato al borde del orgasmo, mis manos estaban detrás de mi espalda y mis ojos cerrados mientras gemía de placer sintiendo que estaba por venirme de nuevo.  

-“Si, AHHHHH, Si AAHHHH”. Gemí.

Pero de pronto algo paso sentí como mi escroto fue presionado por el cable estrangulándolo de forma brutal, mis ojos se abrieron de inmediato, el dolor que comencé a sentir era infernal, de inmediato trate de ubicar el control de la máquina pero para mí terror el cable con el control estaba fuera de mi alcance, trate de estirarme para alcanzar el control pero no pude alcanzarlo, el dolor como el vaivén de mis huevos solo hizo aumentar, en ese punto ya no gemía sino gritaba de dolor, sin reparo alguno, sintiéndome en el mismo infierno.

-“HHHHHHAAAAAAYYYY”. Gritaba.

De pronto sentí como si alguien me diera una terrible patada sobre mis huevos, caí de rodillas, y con el apretón como por el peso de mi cuerpo hicieron que mi huevos se desprendieran de mi cuerpo, saliendo expulsado hasta la pared que fue la que detuvo su impulso, sentí tal dolor que me es imposible de describir con mis manos agarrándome la entrepierna, sintiendo la falta de mis grandes huevos, sentí como mi pene lanzo dos potentes chorros de mi espeso semen, antes de caer completamente inconsciente sobre el frio piso de cemento del sótano.

Con algo de sangre y sintiendo mucho dolor, me desperté unas dos horas más tarde, desesperado tome mi escroto con mis huevos aun dentro, subí como pude, a la cocina, con sangre chorreando por mis piernas, tome una bolsa, la que llene con todo el hielo que pude, me puse una bata de baño para salir a toda prisa hacia el hospital más cercano, ni siquiera sé cómo es que llegue, ahí me atendieron con oportunidad y estoy convencido que me salvaron la vida pero cuando desperté de la anestesia a la que me sometieron para ser intervenido lo resultados no eran los que esperaba.

El médico que me opero me explico que no pudieron recolocar mis testículos ya que paso mucho tiempo desde que fueron cercenados hasta que llegue al hospital por lo que me convertí en un eunuco para el resto de mis días, tuve que ser sedado por semanas para evitar que atentara contra mi vida.

Lo primero que hizo al llegar a casa luego de meses de estar en el hospital, fue bajar al sótano para destruir la maldita maquina que me había castrado privándome para siempre de aquellos tremendos orgasmos que nunca en mi vida volvería a sentir.

Han pasado ya seis años desde que fue castrado, y pese a todo y el odio que desarrolle a aquella maquina aun extraño con toda mi alma aquellos orgasmos y corridas copiosas de mi semen pero sobre todo extraño por sobre todo loa “Vaivenes de mis huevos”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UBALDO

Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó......


UBALDO
Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALBUSTING]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó.

Todo comenzó tres semanas atrás cuando por pura casualidad se encontraron en un callejón una venia de ver a Ubaldo en su taller y la otra iba a verlo, como era natural se enfrascaron en una pelea sin dar o recibir cuartel, con golpes, cachetadas, arañazos, insultos y patadas, pero en medio de la pelea cada una de ellas comenzó a golpear a la otra con su bolso, aquello hizo que el contenido del bolso se esparciera por el suelo, Amalia fue la primera en notar la foto de Ubaldo con Tina en el suelo, la levanto y le pregunto enfurecida.

-“¿QUÉ DEMONIOS HACES CON MI NOVIO PUTA?” Pregunto gritando Amalia.
-“¡NOVIO, ESTROPAJO! ¡UBALDO ES MI NOVIO MALDITA CALLEJERA!”. Le respondió Tina también gritando.

A raíz de esos las aparentes y rotundas enemigas, comenzaron a hablar que les llevo a atar cabos, de una vez por todas, por lo que luego de hablarlo mucho ambas decidieron que debían hacer que no debían permitir que Ubaldo les viera la cara por lo que pasando lo impensable unieron fuerzas al principio no sabían que hacer hasta que Tina dijo con sus ojos brillando de odio.

-“¡Ese malnacido debería ser castrado!” Dijo Tina,

Aquella liberación de la frustración que sentía ella en ese momento les dio la respuesta de cual debía ser su venganza, las dos se miraron con lujuria sintiendo un cosquilleo mientras sus vaginas se humedecían de solo pensar en la idea que de manera tan espontanea les había llegado.

Durante las siguientes semanas tanto Tina como Amalia actuaron con Ubaldo como si nada pasara, aunque por dentro ardían en deseos de llevar a cabo su plan pero debían ser pacientes pues sabían que la mejor oportunidad era durante la fiesta del pueblo en que todos estarían contentos festejando como para prestarles atención a lo que iban a hacerle a Ubaldo.

La fecha de la fiesta del pueblo llego Ubaldo fue sorprendido por Amalia una rubia de grandes pechos y nalgas en el taller cuando estaba por cerrarlo para irse a beber con sus amigos, le hizo entrar y ella se encargo de dejar la puerta abierta para que Tina pudiera ingresar, luego lo beso en los labios mientras comenzó a masajear su paquete en su entrepierna sobre su mugriento pantalón de mezclilla que usaba para trabajar en el taller lo que prendió a Ubaldo de inmediato deseoso como siempre de buen sexo.

Amalia no había tenido sexo con Ubaldo desde hacía dos semanas por varios motivos pero Tina si, por lo que ella iba hacer la ultima en sentir la virilidad de Ubaldo antes de que ellas acabasen con su capacidad de hacerles el amor.

—“Mhmmm”. Gimió Amalia cuando las manos de Ubaldo comenzaron a frotar sus pechos sobre la tela de la blusa que llevaba.     

Si había alguna zona erógena que volvía particularmente loca a Amalia, eran mis pechos sobre todo sus pezones, algo que Ubaldo sabía muy bien, pero aquellos masajes en particular la estaba excitando  como nunca antes, por lo que sabía que estaba por suceder.           

—“Eres una pequeña zorra caliente, ¿eh?” Le susurró al oído Ubaldo a Amalia.

Las manos de Ubaldo trazaron un camino descendiente por el vientre de Amalia. Mientras ella seguía gimiendo como una perra en celo            , excitada como estaba Amalia se puso de rodillas frente a Ubaldo, siendo detenida de inmediato.  

—“No, no. Si vas a mamármela, tienes que estar desnuda”. Ordeno Ubaldo         

Amalia lo miro de forma retadora antes de por fin acceder a aquella petición que no era nada inusual pero que odiaba, por lo menos ella quería que él tuviera la delicadeza de desnudarla con sus manos, ella se despojo de sus ropas con prisa dejando sus grandes senos a la vista.         

—“Esas sí que son unas tetas grandes”. Le dijo Ubaldo.       
—“Ahora puedes comenzar a chupármela”. Concluyo Ubaldo.       

Ubaldo observo cómo sus manos se movían sobre su pantalón, abriendo los botones y bajando el cierre con una rapidez que evidenció su desesperación y excitación ante esa situación, para el momento en que le bajó el pantalón y el bóxer por completo, la mano de Ubaldo ya había agarrado su cabello, de ese modo, sintiendo la presión de sus dedos sobre mi cuero cabelludo, Amalia termino arrodillada ante su erección. No era algo particularmente alucinante en cuanto a tamaño se refería, pero su grosor y la brillante cabeza húmeda la hacían lucir simplemente delicioso. Apenas podía esperar para tenerla dentro de su boca y lamberla.       

—“Abre la boca”. Ordenó Ubaldo tirando nuevamente de su cabello.       

Relamiéndose los labios Amalia saco su lengua para deslizarla solo por la punta de su pene, recogiendo las gotas que ya salían de ella, moviéndola en círculos que parecían complacer a Ubaldo.

—“Trágatela toda”. Ordeno Ubaldo.      

Ella no lo obedeció de inmediato, en cambio, continuo lamiendo con la punta de su lengua la pequeña ranura en la punta de su glande, comenzando a abrir su boca lo suficiente para chupar solo su glande, rozando los dientes con la sensible piel sin dejar de succionar, le sabía exquisito y apenas podía esperar a recibir toda la leche dentro de su boca, Amalia  comenzaba a degustar cada vez más de ese pene cuando un rudo agarre en su cabello la apartó e hizo voltear su cabeza hacia arriba para verlo a la cara.        

Ubaldo realizó un duro movimiento de cadera que forzó la entrada de su pene hasta el fondo de la garganta de Amalia, atragantándola y arrancando pequeñas lágrimas de sus ojos por la impresión y lo brusco del movimiento, sin poder evitarlo, enterró sus uñas sobre las piernas de Ubaldo luchando por apartarse de su pene que no la dejaba respirar, gimiendo sobre la carne caliente sin resultado alguno.

—“Ohhhh, eso se siente muy bien”. Dijo Ubaldo.      

A Amalia le costaba mucho respirar con su pene obstruyendo su garganta, sin embargo, eso no había impedido que los jugos de su vagina comenzaran a salir en mayor cantidad, estaba disfrutando tanto de su trato rudo que su cuerpo respondía a eso, pero ella sabía que pronto llegaría el tiempo de vengarse, una vez que su agarre a su cabello se aflojó y le permitió retirar su glande de su garganta, comenzó a toser y a inhalar todo el aire que le había faltado mientras él se reía de forma silenciosa de ella, a Ubaldo le gustaba hacerle eso a Amalia.      

Cuando se recupero Amalia comenzó a chupar su pene, primero con grandes lametones que hacían a su lengua deslizarse por toda su longitud para luego ella misma enterrarse hasta lo más profundo de su garganta su erección, sus  manos, rozaban y acariciaban sus huevos mientras su cabeza solo se movía de arriba hacia abajo dándole una increíble mamada.     

—“Ahhhh, que bien se siente eso”. Jadeo Ubaldo.     

Sigue así, lo estás haciendo muy bien. Le dijo una y otra vez Ubaldo, estuvo un rato más chupándole su pene, lamiendo sus huevos y saboreando el líquido que salía de su ranura antes de que sintiera pulsar su pedazo de carne en su boca y todo su cuerpo se tensara ante un inminente orgasmo por su parte, y esperaba Ubaldo que por su parte también. Cuando su mano volvió a tomar su cabello con fuerza Amalia logro apartarse antes que se corriera, el primer disparó salió con una fuerza increíble, los músculos de todo el cuerpo de Ubaldo se tensaron mientras dejaba escapar un gemido ahogado y una de las manos de Amalia fue inmediatamente hasta su vagina, acariciando con rapidez su punto de mayor placer para prologar su orgasmo.         

Amelia termino por correrse sin siquiera haberme tocado. Ella miró a Ubaldo en medio de la niebla de placer que nublo sus sentidos después de un orgasmo tan intenso, Su cuerpo seguía caliente y los espasmos que aún tenía su vagina, deseaba tener su pene dentro de ella. Con las piernas aún temblorosas por su orgasmo, Amelia se puso de pie, las grandes y toscas manos de Ubaldo no tardaron en tomarla por los hombros y girarla hasta recargar su espalda contra su pecho, y si bien, Ubaldo no tenía el mejor cuerpo del mundo, su físico la tenía igualmente excitada.    

Sus manos no tardaron en apoderarse de mis pechos con rudeza, apretándolos, rozando los pezones con sus pulgares para ponerlos aún más duros, y tirando de ellos para hacerla retorcerse en una mezcla de dolor y placer.         

—“Qué buenas tetas tienes”. Dijo Ubaldo.       

Sus dedos se cerraron en torno a mis pezones y volvieron a jalarlos con más fuerza, arrancándole un gemido que a duras penas pude contener Amalia que se retorció por su agarre mientras sentía a una de sus manos descender en una larga caricia desde mis pechos hasta la entrada de su vagina que ya estaba chorreando de excitación. El golpe de placer que le sobrevino por su toque a Amalia fue mayúsculo dos de sus dedos la penetraron con fuerza, fue más de lo que pude soportar, Y en medio de un rápido y potente mete y saca, dejé de controlar mis gemidos.  

—“AAAhhhhh”. Gimió Amalia.  

El ataque de sus dedos se extendió durante un par de minutos más, antes de que sin previo aviso los sacara de su cuerpo para penetrarla de una sola estocada toda su erección.


—“AAAAhhhh”. Gimio Ubaldo. 
—“Tu vagina está jodidamente apretada”. Jadeo Ubaldo.     

La primera embestida la dejó sin aire por la fuerza y rapidez, el cuerpo de Amalia ya estaba preparado para recibirlo pero no con esa magnitud, de modo que no pude evitar cerrar los ojos para disfrutar cómo cada parte de su vagina se abría y extendía para amoldarse a su pene. Todo el cuerpo de Amalia se tenso mientras la seguía penetrando con fuerza y rapidez, gimiendo sobre su oído.

Las embestidas de Ubaldo se detuvieron por unos segundos para cambiar el ritmo a uno más lento y duro, de modo que con cada golpe de su pene, su cuerpo chocaba contras sus nalgas, aplastando sus pechos y erizando sus pezones con sus dedos.     

—“¡S-sí!” Gimió con fuerza Amalia.     

Ubaldo estaba tan concentrado en las embestidas que tanto placer le estaban dando que apenas se percato de cuando Tina entro en el taller para ocultarse detrás de un barril metálico con una jeringa llena de un potente tranquilizante para caballos.

Por su parte Amalia estaba desorientada por el placer, tardo un poco en darme cuenta que Tina había entrado, pero de nuevo la razón de Amalia se nublo cuando Ubaldo comenzó a aumentar la rapidez de sus embestidas sintiendo que un nuevo orgasmo se estaba acercando a su cuerpo, ella sabía que no iba a resistir mucho más y sabía por las pulsaciones de su pene, que Ubaldo tampoco duraría mucho tiempo más.    .

Amalia apretó los músculos vaginales lo que hizo gemir a Ubaldo, a Amalia le encantaba que los hombres se corrieran dentro de ella y lee llenaran con su semen por completo, apenas un par de movimientos más de su pene y el orgasmo la alcanzó con toda su fuerza Amalia simplemente gritó en éxtasis, sintiendo las paredes de su vagina ondular y cerrarse con fuerza sobre la erección mientras no dejaba de temblar.           

—“¡Me corro! ¡Me corro!” Dijo Ubaldo.          

Segundos después, cuando su orgasmo todavía no disminuía su intensidad, sintió cómo Ubaldo disparaba toda su carga dentro de ella, caliente y abundante, llenándola por completo.       

-“AAAAAHHHH”. Ambos gimieron.     

Cuando Ubaldo dejo de temblar y pene de palpitar antes de retirar su pene suavemente con un húmedo sonido cuando por fin salió de su vagina, seguida de una delgada y blanquecina cascada conformada por su semen, que se deslizó hasta caer al piso, Ubaldo visiblemente agitado dio unos pasos tambaleante, para subirse su pantalón, muy contento con su pene desinflándose.       

-“Ahhh.. Estuviste genial… Ama…” Decía Ubaldo.   

Pero no logro terminar su frase, cuando Tina como un felino brinco sobre y le inyecto el tranquilizante en el cuello, que en cuestión de segundos lo dejo tendido en el suelo con una expresión de incredulidad lo último que Ubaldo vio fue a ambas mujeres riendo malévolamente mientras su conciencia se apago por completo.

Ubaldo se despertó, para encontrarse amarado de pies y manos que estaban extendidos, poco a poco Ubaldo quedo completamente lucido, trato de liberarse pero no pudo estaba sobre la mesa pesada de metal que usaba para martillar alguno tubos y en donde tenía bien fijado en el centro una prensa de banco, de inmediato sintió como sus huevos estaban frescos de inmediato se percato que un agujero fue hecho en su pantalón de mezclilla por donde su escroto fue extraído.

También Ubaldo se percato que su preciado escroto con su invaluable contenido en su interior, estaban bien asegurados entre las fuertes mandíbulas de la prensa manual, pronto se percato de que Tina y Amalia lo estaban viendo desde el otro lado de la mesa.

-“¿Qué demonios creen que están haciendo? ¡Suéltenme!” Dijo Ubaldo.

Ambas mujeres riendo dijeron al unísono.

-“Solo vamos a hacer que no te vuelvas a burlar de mujeres que crean en tus mentiras”. Dijeron ambas como si lo hubiesen ensayado por varios días.

-“¿De que demoni…?” Trato de preguntar Ubaldo.
-“AAAAAAAAAAAAAGGGGGG” Grito Ubaldo de pronto.

Cuando Tina giro la manivela en la parte de la mesa donde estaban que hizo que las mandíbulas del tornillo de banco se cerraran comprimiendo los huevos de Ubaldo, que de inmediato tenso todo su cuerpo, sacudiéndose con fuerza al sentir una instantánea punzada de dolor que recorrió todo su cuerpo, cuyo epicentro eran sus huevos.

Ubaldo iba a hablar a suplicar que aflojaran el tornillo de banco pero apenas abrió su boca para intentar decir algo, Amalia en esta ocasión giro la manivela que hizo que los huevos de Ubaldo se comprimieran a un más dentro de su escroto, el dolor que estaba sintiendo era brutal en ese momento.

Amalia como poseída por un odio desmedido, le dio dos vueltas más de forma rápida a la manivela, que hizo que Ubaldo apretara los dientes para tratar de contener un alarido de dolor pero no lo logro, el grito que dio retumbo en las paredes de aquel taller mecánico.

-“AAAAAAGGGGGGG”. Grito Ubaldo.

Sus huevos estaba cruelmente comprimidos en dolor que sentía era infernal, sacudía la cabeza en forma negativa sin parar Ubaldo, son sus brazos tratando de romper las retenciones que lo sujetaban a la mesa, Tina mirando a Amalia le tomo la mano para colocar su mano sobre la manivela.

Entre ambas de manera lenta comenzaron a girar la manivela de manera constante, que lentamente comenzó a presionar sus huevos de Ubaldo sin cesar, apenas bastaron unas pocas vueltas de la manivela para que el escroto y huevos de Ubaldo estuvieran a punto de estallar por la tremenda presión sobre ellos por las mandíbulas del banco de tornillo.

Apenas bastaron dos giros más para que el cuerpo de Ubaldo luchando con desespero por soltar sus huevos del banco de tornillo, su cuerpo estaba arqueado, con cada musculo de su cuerpo tensados al máximo, un giro más y los ojos de Ubaldo, se pusieron en blanco con todo su cuerpo sacudiéndose en convulsiones, un giro mas y los huevos de Ubaldo estallaron, haciendo que su escroto de piel estallara como si fuese un globo con agua, expulso los restos de los que fueron los testículos de Ubaldo hasta donde estaban sus pies casi tocando a Tina y Amalia, que sintieron todo su cuerpo temblar al sentir un tremendo orgasmo al verlos, se habían corrido sin siquiera tocarse, sus jugos ya bajaban por sus piernas cuando el cuerpo de Ubaldo se desplomo sobre la mesa sin sentido.

Tina tomo un pequeño soplete y cauterizo le herida sangrante en la entrepierna de Ubaldo, quien apenas se sacudió al sentir su cuerpo la llama del soplete, ambas dejaron a Ubaldo desamarrado sobre la mesa, para luego marcharse y disfrutar de la fiesta del pueblo.

Ubaldo nunca dijo nada pero meses después completamente derrotado vendió el taller y se marcho con un cambio de personalidad que nadie entendió pero Tina y Amalia al verlo abordar el autobús que lo llevaría lejos rieron burlonamente, nadie entendía también como es que aquellas enemigas a morir se habían vuelto tan amigas de forma tan repentina, sin saber que ellas guardaban un secreto que les había llenado de placer y gozo como pocas mujeres sentirían en sus vidas.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

EXTRAÑAS EN EL TREN

Durante los siguientes 5 minutos, la jovencita le mostro sus muslos y ropa interior a William. Después de un rato la joven esperó a que él mirara su falda y luego lo miró diciéndole que sabía dónde estaba mirando y le dio una gran sonrisa amistosa. William tomó eso como aprobación de su mirada hacia arriba de su falda y le devolvió la sonrisa......


EXTRAÑAS EN EL TREN
Durante los siguientes 5 minutos, la jovencita le mostró sus muslos y ropa interior a William. Después de un rato la joven esperó a que él mirara su falda y luego lo miró diciéndole que sabía dónde estaba mirando y le dio una gran sonrisa amistosa. William tomó eso como aprobación de su mirada hacia arriba de su falda y le devolvió la sonrisa.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: Millie





Saliendo de la taquilla del tren, William entró en la plataforma y entró a la sala de espera y se sentó. William abrió un periódico que acababa de comprar estaba relajado cuando empezó a leerlo. Después de unos 10 minutos oyó la puerta de la sala de espera abrirse y el sonido de un par de personas entrar. Mirando brevemente, vio que una mujer muy atractiva y una jovencita muy bonita habían entrado juntos. Al verlos cruzar la espera hasta un asiento frente a él, no pudo evitar notar que estaban tomados de la mano y parecía tener una relación muy estrecha.

Mientras se volvían para sentarse, William rápidamente miró su periódico para no darse cuenta de que los había estado observando. Leyó su periódico por un par de momentos y luego miró hacia arriba mirando a la mujer primero. Tenía unos 1.70 metros de altura de piel clara, el cabello rubio, los ojos azules, pequeños pechos, una cintura delgada con las piernas largas. La ropa que llevaba se acercaba a la provocadora y daba la impresión de que quería ser vista. Llevaba un abrigo de color rojo oscuro que había dejado abierto, un aferrado apretado casi a través de una blusa de crema, un sujetador blanco, una falda roja corta y medias con tirantes negros.

Luego miró a la jovencita de unos 1.50 metros, con el cabello rojo, ojos azules, piel suave y blanda con pecas, un pecho casi plano con un capullo muy pequeño como pechos, una cintura delgada y unas nalgas redondas, cosa encantadora. Y piernas normales. Se dio cuenta de que, al igual que la mujer con la joven, llevaba una blusa ajustada y escarpada que era más transparente, una falda roja muy corta y medias con tirantes. William volvió a mirar su periódico y luego a las mujeres y a la chica. Al mirar hacia arriba, vio que la joven había abierto las piernas y le dejo ver su calzón (braga). Comprobando que no lo miraban, echó un vistazo y sintió que su joven pene se agitaba mientras miraba hacia el interior de la falda de las chicas.

Durante los siguientes 5 minutos, la jovencita le mostró sus muslos y ropa interior a William. Después de un rato la joven esperó a que él mirara su falda y luego lo miró diciéndole que sabía dónde estaba mirando y le dio una gran sonrisa amistosa. William tomó eso como aprobación de su mirada hacia arriba de su falda y le devolvió la sonrisa. La joven comenzó a hablar con él e introdujo a la mujer como su madre a quien llamó a Nicky y a ella misma como Sophie. Le dijo a la niña su nombre donde iba y se echó a reír cuando Sophie le dijo que iban al mismo lugar. Sophie y Nicky entonces charlaron en una conversación amistosa con él mientras esperaban a su tren que era el ultimo de noche llegara.

Cuando llegó el tren, todos salieron de la sala de espera y subieron al tren. Nicky y Sophie se aseguraron de que sabían en qué parte del tren se alojaría William y se fueron a tomar al bar. Mientras que estaban bebiendo sus bebidas William se estaba acomodando en su litera. Mientras estaba sentado leyendo un libro oyó un golpe en la puerta de su litera. Suspirando puso su libro a un lado y fue a abrir la puerta para averiguar quién estaba llamando y se encontró a Nicky y Sophie Sosteniendo botellas de Champaign. Empujando su camino a su litera Nicky dijo: "Oh, espero que no te importe nuestra habitación ha sido vandalizada y no está disponible para nosotros todavía. ¿Te importa si compartimos contigo hasta que lo esté?

William suspiró y sacudió la cabeza resignadamente indicando que no le importaba. Indicó que se sentaban en la cama mientras él se sentaba en la única silla que estaba disponible en su pequeña litera individual. Sentado en la cama, Nicky abrió una botella de Champaign y le pidió a William tres vasos. Tomando las gafas de él, se sirvió el champán y le dio a Sophie uno, y mientras ella se lo entregaba a la joven "le dejo tener un par de gafas cuando estamos entreteniendo nuevos amigos". William solo sonrió a Nicky y Sophie mientras le daba un trago a su Champaign.

Cuando se pusieron felices y luego ebrios, William notó que Nicky y Sophie comenzaron a tener más y más intimidad la una con la otra. Después de haber compartido cuatro botellas de Champaign, Nicky tiró a Sophie sobre sus rodillas y comenzó a acariciar las rodillas de la niña moviendo su mano derecha por su muslo hasta que frotaba las yemas de los dedos a lo largo de la joven vagina de Sophie. Luego deslizó los dedos bajo su calzon de Sophie y empezó a jugar con sus labios vaginales y clítoris. William solo las miraba con la boca abierta cuando Sophie abrió sus piernas más ampliamente y sonrió a su madre, Sophie comenzó a desabrochar la blusa de su madre y sacó sus pechos de su sostén para comenzar a besarlos.

Todo lo que William pudo hacer fue suspirar, "Wow, ustedes dos son realmente calientes". Dijo William que a sus 17 años estaba embelesado.  Nicky y Sophie comenzaron a besarse, acariciarse y desnudarse cada una en la cama de William. Cuando estaban desnudas y excitadas sexualmente, miraron a William con ojos ansiosos y excitados sexualmente. Lo miraron de arriba a abajo y se rieron cuando vieron que su pene se había vuelto duro mientras las observaba excitarse una a la otra. Nicky lo miró y ronroneó "¿Te gusta ver cómo una mujer lo hace con su hija colegiala?" William solo sonrió mansamente y asintió con la cabeza.

Mientras asentía con la cabeza, Sophie lo miró con una dura sonrisa sádica y levantó su pierna derecha y le dejó ver lo que estaba a punto de hacer y luego la envió volando en su ingle apretando su talón tan fuerte como pudo sobre sus huevos. William había visto a Sophie levantar la pierna y adivinar que ella quería patearlo, así que movió su silla lo suficientemente cerca para ella y abrió sus piernas lo suficiente como para que ella lo pateara en sus huevos. Sophie y Nicky suspiraron y jadearon de placer al ver a William gruñir y gemir de dolor al doblarse y caerse de su silla después de que Sophie le diera una patada entre las piernas.

Mientras rodaba en el suelo en agonía, Sophie libero sus impulsos sádicos y saltó encima de él y se montó en su pecho para mirarlo a sus ojos y sonrió cruelmente mientras sostenía su cara con su mano izquierda y comenzó a darle un puñetazo en la cara con su puño derecho tan fuerte como pudo. William se sintió emocionado cuando Sophie saltó sobre él y empezó a darle de puñetazos saboreando cada golpe tanto como lo hizo Sophie cuando golpeó y Nicky mientras veía a su hija golpear al adolescente.

-"¡Vamos a desnudarlo y hacerlo a Nicky!", Preguntó Sophie.

Nicky rápidamente accedió y saltó de la cama para ayudar a Sophie a quitarle la ropa a William y tirar de él sobre la cama.

Nicky mantuvo a William abajo mientras Sophie tomaba sus huevos en sus jóvenes menos y luego las apretaba lo más fuerte que pudo. William sintió el dolor causado por Sophie empezar en sus huevos y luego inundar su entrepierna para extenderse hasta su estómago haciéndole sentir enfermo. Mientras William gimió de dolor, Sophie y Nicky sintieron hormigueos de placer que comenzaron en sus vaginas y se extendieron a través de sus cuerpos haciéndolas quedar sin aliento de emoción y sus vaginas húmedas como abiertas.

Sophie saltó de la cama y se dirigió a la espalda de su madre y sacó un par de alicates de la bolsa que colgaba de su espalda para volver a la cama y agarró los huevos de William en ese momento le dijo que ella y Nicky no eran solo madre e hija o incluso solo amantes que en realidad en ese momento estaban casadas.

Nicky entonces miró profundamente en los ojos de William y ronroneó "Así que no necesitamos ningún sucio pene, vil y huevos ahora que nos tenemos la una a la otra. Así que vamos a castrar a cada macho que podamos hasta que hayamos castrado a cada macho en el mundo. Sophie ahora va a aplastarte los huevos.

-“¿qué piensas de eso?” Termino por preguntar.

Sophie sintió que su pene se endureció de nuevo y empezaba a endurecerse mientras William suplicaba

-"Oh, sí, por favor, aplasten mis asquerosas y viles huevos". Suplicaba William.

Sophie se rió al momento de colocar las mandíbulas de la pinza alrededor de su testículo derecho y empezó a aplicar presión lentamente hasta que empezó a aplastarlos luego aumentó la presión hasta que se volvió plano por completo. Tanto Sophie como Nicky jugaron con ellas mismas cuando la joven Sophie aplastó su testículo derecho y luego ambas sintieron un poderoso orgasmo mientras aplastaban su testículo izquierdo de la misma manera que la anterior.

Nicky luego deslizó el duro pene de William en su boca y comenzó a chupar su erección hasta que se volvió duro de nuevo y luego empezó a frotar sus dientes contra su pene. Como ella hizo eso la joven Sophie comenzó a frotar su vagina contra Nicky cuando ella comenzó a forzar sus dientes a través de la carne del pene. Nicky y Sophie se pusieron furiosos por la pasión y se frotaban sus vaginas mientras Nicky sentía que sus dientes mordían duramente a través del pene de William, haciéndolas a ambas sentirse débiles por el placer. William miró con asombro cuando Nicky y Sophie hicían el amor cuando Nicky comenzó a morder su orgullo de hombría y el placer se mezcló con el miedo y el dolor mientras le daba su virilidad a ellas.

Sophie sintió que su pene se soltaba mientras sus dientes le mordían su pene y la hacían caer en su boca mientras ella y Sophie tenían un orgasmo enorme y poderoso. Nicky bebió su sangre por un momento y luego compartió su carne cruda viril con Sophie. Lo último que William vio antes de perder la conciencia fue a Sophie y Nicky comiendo su pene crudo.

Haciendo el amor junto a su frío cuerpo dieron gracias por lo que habían recibido. Mientras iban a bajar en su estación, Sophie dio una patada a William y se rió al decir: "Adiós, William, eres un hombre su pene y huevos un eunuco total".




Historia Original Aquí.




Autor: Millie       Traductor: DarkSoul