BAITER

"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades......


BAITER
"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [GUERRA] [TORTURA]



Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades. Para alistarse tempranamente.

Como el caso de Baiter que aun tenía 17 años como era mi caso propia ambos mentimos para poder enlistarnos.

Nuestra unidad de la Guardia había sido rodeada dos semanas después de nuestra llegada a la frontera y había sido entregada por nuestro oficial. Luego, nos registraron, interrogaron y luego nos transportaron a un campo de prisioneros en el interior, los cuarenta compartimos un gran semirremolque que estaba completamente oscurecido, por lo que no teníamos idea de dónde estábamos, lo que dificultaba la fuga. No hemos sido maltratados; los interrogadores eran intimidantes pero en realidad no eran amenazantes y en realidad sabían más que nosotros sobre los detalles de nuestra unidad. La comida que nos habían dado era básica pero adecuada y nos habían permitido bañarnos cuando llegamos al campamento, que ya albergaba a más de cien prisioneros de guerra.

Ahora estábamos reunidos junto a nuestro cuartel escuchando el discurso de bienvenida del Comandante.

"Solo hay unas pocas reglas", dijo, "y están enlistadas en las pequeñas tarjetas que les dieron cada uno, así como en las que se publicaron aquí y allá durante todo el campamento. No hay excusa alguna para romperlas. "La mayoría de nosotros ahora estábamos leyendo las tarjetas laminadas de plástico mientras recitaba las reglas.

"Uno, nunca debes intentar escapar". De acuerdo.

El campamento estaba rodeado de altas cercas cubiertas con alambre de púas y había torres de vigilancia en cada esquina. Además de eso, parecía que estábamos en el medio del desierto sin ningún lugar para escapar de todos modos.

-"Dos, debes mantener el orden y la disciplina". Lo entienden. No disturbios o peleas de comida.

-"Tres, deben obedecer todas las órdenes". Igual que la escuela secundaria.

-"Cuatro, nunca debes involucrarte en sodomía o relaciones sexuales de ningún tipo con otros prisionero". Eww. ¿De Verdad? No hay problema en eso.

-"Cinco. Mantendrás un alto nivel de limpieza. Duchado y afeitado todos los días y mantenga sus cuartos limpios. Ser cautivo no es razón para no ser civilizado". De acuerdo. No tenía que afeitarme todos los días de todos modos, y seguro como el infierno no vivir como un cerdo.

Luego miró cuidadosamente a la asamblea, haciendo una pausa para hacer contacto visual con cada uno de nosotros, como si ambos manejaran su punto sobre las reglas y también para recordar cada una de nuestras caras. O eso pensé, de todos modos.

-"Estás allí", señaló a uno de nuestro grupo. "Presentarse"

-"¿Quién es?" Susurró el tipo que estaba a mi lado.

"Baiter", respondí. John Master había sido uno de mis compañeros de clase en el octavo grado cuando alguien contaba una broma acerca de ir a trabajar en un barco de pesca, comenzando como un aprendiz de baiter y trabajando en su camino hacia el estado de maestro. El apodo fue colgado inmediatamente de Master y desde entonces se lo ha llamado Baiter. Había sido el payaso de la clase de cuando, e incluso los sádicos superiores no podían suprimirlo por completo.

"Maestro, John C. 04896742 a su servicio, señor", dijo, frente al comandante. De ninguna manera un tipo como Baiter no podría actuar como un listillo.

-"De rodillas, soldado", ordenó el Mayor.
-"¿Eh?" Dijo Baiter, desconcertado por la orden.
-"¡Dije que se ponga de rodillas, soldado!", Repitió el Mayor.

Baiter hizo una pausa y miró a su alrededor, como si esperara que viniéramos en su ayuda antes de finalmente arrodillarse y mirar hacia arriba al comandante. El comandante se bajó la cremallera de los pantalones para sacar un pene regordete rechoncho y grueso. "Chúpalo", dijo, arrastrando los pies hacia delante, de modo que estaba justo en la cara de Baiter, quien retrocedió como si le hubieran dado una descarga eléctrica. "Chúpalo o enfrenta las consecuencias por desobedecer la regla número tres", dijo el comandante. Los labios de Baiter permanecieron sellados y simplemente miró al Mayor y negó con la cabeza en señal de negativa.

"¡Guardias! ¡Prepara a este prisionero para el castigo! "El mayor gritó en voz alta, metiéndose su pene en el pantalón. Cuatro fornidos guardias agarraron a Baiter mientras seis carabinas más blandidas nos señalaban. "Regla dos. Mantener el orden. "Dijo el comandante, recordándonos con las armas que apuntaban hacia nosotros. Mi visión fue bloqueada por los muchachos antes que, pudiera escuchar claramente a Baiter mientras él maldecía y suplicaba, y también susurraba comentarios de los otros prisioneros. "¡Mierda!" "¡Hombre!" "¡Maldición!"

Baiter estaba desnudo cuando finalmente los guardias lo obligaron a ponerse de pie, y sus manos se habían asegurado a sus espaldas, pero era algo más que atraía la atención mía y de los demás. Se había asegurado un cordón o alambre alrededor de su escroto, comprimiendo sus huevos en un bulto duro y peludo que ahora estaba sujeto a una cuerda. Respondiendo a un asentimiento del mayor, uno de los guardias coloco un pequeño taburete. Otro guardia tiró la cuerda unida a los huevos de Baiter sobre una viga del techo que sobresalía y comenzó a tirar.

"Sube", ordenó el Mayor, y Baiter obedeció lentamente, un paso a la vez, hasta que se paró en la parte más estrecha del taburete tratando de mantener el equilibrio a un metro del suelo. El guardia aseguró la cuerda apretada a una cala en la pared y se echó hacia atrás. "Él permanecerá aquí hasta que lo vea apropiado para soltar la cuerda", anunció el comandante. "Cualquiera que interfiera se unirá a él". Luego se volvió hacia Baiter. "Espero que hayas aprendido tu lección", dijo, y luego le dio una patada al taburete.

Baiter estaba boca abajo en un instante, suspendido por sus estirados huevos, su cabeza a medio pie del suelo. Sus bolas estaban a medio camino de sus rodillas, y la piel estirada de su escroto oscureció completamente su pene. Se retorció y forcejeó mientras colgaba allí, tratando de obtener una cuerda delgada con los pies descalzos. "¡Ayuda! ¡Por favor! ¡Alguien! ", Suplicó. Cerré los ojos mientras él continuaba dando tumbos hasta que el comandante nos ordenó que fuéramos a nuestros aposentos.

Nadie dijo mucho el resto del día. No había una regla en contra de hablar; fue todo un shock para nosotros, y fueron solo los gritos y súplicas ocasionales de Baiter desde afuera de la puerta con barrotes lo que nos recordaba que todavía estaba colgado de sus huevos. A la mañana siguiente, se había ido, la cuerda aún estaba sujeta al listón, el pequeño lazo que había estado alrededor de sus huevos meciéndose con la brisa con el trozo de carne muerta que era prueba de su castración.

Me sentí especialmente mal; éramos los mejores amigos de octavo grado que habíamos estado caminando cuando una señora en un viejo autobús de VW se detuvo para ofrecernos un aventón. Bajó por una carretera solitaria junto al río y se sentó en el asiento trasero donde Baiter y yo estábamos sentados uno al lado del otro. Luego nos dio a cada uno de nosotros nuestras primeras mamadas seguidas de nuestros primeros cigarrillos, y hasta el día de hoy, Baiter es el único que me ha visto correrme. Nos separamos en la escuela secundaria, pero siempre tendremos esa tarde en el autobús de VW en común. Además, me sentí culpable de tener suerte. El comandante no tenía interés en una mamada de un prisionero; él solo quería demostrar su punto y podría habernos seleccionado a cualquiera de nosotros para colgarlo.

John Master regresó con nosotros dos semanas después, no estaba bien de ninguna manera, sino vivo. "Un guardia se apiadó de mí y me cortó. Literalmente", nos dijo, dejando caer su pantalón para mostrar la herida que todavía estaba fresca. Simplemente no parecía correcto llamarlo Baiter nunca más.

El armisticio se firmó cuatro meses después y fuimos repatriados. Esos cuatro meses habían sido tensos pero sin incidentes. No hubo intentos de fuga, disturbios o disputas, nos mantuvimos limpios y nos aseguramos de obedecer siempre las órdenes del Comandante.




Historia Original Aquí.




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

BOXEADOR RETIRADO

Ben de 23 años era un joven Delgado gay con buen par de huevos y pene, en busca de buena compañía masculina con la cual compartir intensos momentos de sexo, fue así que conoció a Daniel un joven hombre de su edad, su padre fue un boxeador de mediana fama dueño de un gimnasio por esos días, Dani que era como le decía Ben era muy atractivo y pronto su amistar fue algo más serio, pero su padre era un problema ya que no soportaba que su único hijo varón fuera gay......


BOXEADOR RETIRADO
Ben de 23 años era un joven Delgado gay con buen par de huevos y pene, en busca de buena compañía masculina con la cual compartir intensos momentos de sexo, fue así que conoció a Daniel un joven hombre de su edad, su padre fue un boxeador de mediana fama dueño de un gimnasio por esos días, Dani que era como le decía Ben era muy atractivo y pronto su amistar fue algo más serio, pero su padre era un problema ya que no soportaba que su único hijo varón fuera gay.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [PADRES]  


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Ben de 23 años era un joven Delgado gay con buen par de huevos y pene, en busca de buena compañía masculina con la cual compartir intensos momentos de sexo, fue así que conoció a Daniel un joven hombre de su edad, su padre fue un boxeador de mediana fama dueño de un gimnasio por esos días, Dani que era como le decía Ben era muy atractivo y pronto su amistar fue algo más serio, pero su padre era un problema ya que no soportaba que su único hijo varón fuera gay.

Por las mañanas el gimnasio del padre de Dani servia para varias actividades entre ellas CrossFit ya que se puso de moda y abrieron una clase, Ben se inscribió asistiendo por las mañanas ya que por la tarde iba a la universidad, iba a las 7 de la mañana y aunque por lo regular todo mundo va en la mañana al gimnasio, a esa hora eran solo 4, el instructor era un hombre de unos 30 años, muy guapo, con muy buen cuerpo no exagerado, marcado, era alto, de piel clara pelo castaño y lo que más le gustaba a Ben eran sus ojos entre verdes y miel, se llama Adán y aparte de guapo es de esas personas que caen muy bien, la verdad desde que lo vio le gustó, pero Dani que también asistía a la clase lo superaba pero jamás se imaginó algo entre Danu y él en gran parte porque lucia hetero.     

La primer semana paso normal, el primer día termine muerto, casi llego a su casa de rodillas y así toda la semana, sin embargo era muy alentador hablar y bromear con Dani, realmente le gustaba ir solo por él, Ben era de cuerpo normal en aquel momento con músculos marcaditos aunque con buena piernas y nalgas un día luego de la clase Dani me dice.   

-Muy bien Ben, vamos arriba, (resultaba que vivía arriba del gimnasio, con su padre)  total subimos y platicábamos de cómo me sentía, que tal iba etc, y me dijo: 

-“¿Que es lo que quieres remarcar de tu cuerpo? Me pregunto Dani.

Le dije que quería espalda y brazos, se ríe y me dijo que con el CrossFit es difícil hacer eso ya que es más para condición etc, que si quería hacer eso necesitaría hacer pesas pero dijo veamos qué podemos hacer, te haré una dieta y algunos suplementos como proteína, pero antes necesito pesarte. Pero casi de inmediato añadió.   

-“Quítate todo la ropa quédate en bóxer”. Dani Dijo.

 Lo que me hizo quedar helado, él se ríe y me dice.

-“No pasa nada, quiero tomarte una foto porque haremos un antes y después y puedas ver tu progreso, ya verás cómo te podrás.        

Creo era la primera vez que me quedaría así frente a un desconocido por lo que tenía pena, y más que recordé que yo usaba trusa tipo bikini (slip) sin embargo me dio confianza y me quité todo realmente era más excitación el estar así ante alguien que me atraía y ya, quedé en trusa frente a Dani, quería verlo a los ojos y me dijo: haber vamos a medirte, y me midió mi estatura primero, luego espalda, luego brazos y fue en esa parte que comencé a excitarme pero no trate de no tener una erección, era una excitación diferente. Dani olía muy rico y no sé, estaba sintiendo algo que nunca había sentido como una descarga eléctrica en mi interior, me gustaba sentirme así, entonces paso a mi cintura y me dijo.

-“Vamos a medirte los glúteos porque también los trabajaremos aunque los tienes muy bien”. Dijo Dani.

Ese comentario me hizo sentir muy bien, me puso la cinta y ligeramente me roso con su mano pero nada raro y también hizo una broma que no recuerdo y me dijo algo que me descontroló.     

-“Creo que estaría mejor que te quitarás la trusa para que en la foto se vea los músculos mejor”. Dijo Dani. 

No dije nada solo le dije ok no hay problema, para esto estaba de espaldas a él y así me quedé no quería verlo a la cara aun y entonces me baje la trusa de manera que no me incline me tape con mis manos mi pene y huevos, y estaba de espaldas aún. Para ese momento ya estaba con tremenda erección pero la tapaba con mis manos       

-“Ahora de frente a mi por favor”. Me dijo Dani.

Ben sin tapujo alguno descubrió su erecto pene que si bien no era muy largo si era muy grueso Dani se dispuso a tomar la foto de frente, en eso le dijo          

-“Qué pena pero se me paro” Dijo Ben.
-“Es normal somos hombres se nos para por todo, es más ahorita la traigo parada”. Le dijo Dani.

Para que no te de pena yo también me voy a desnudar, en un minuto se quedo en bóxer y aunque no se lo quito, se le notaba un pene era grande gruesa y estaba mojando con la punta el bóxer que era de los ajustados que hacía notar aun más jugoso el pene de Dani.  

-“Mira ya me babea”. Dijo Dani
-“Jajaajajaj”. Ben solo rio

De pronto Dani se despojo de su bóxer y su pene brinco como impulsado por un resorte era de buen tamaño, así desnudos ambos Dani continuo con lo de la foto.         

-“Voltea con los brazos levantados”. Le dijo Dani a Ben.
-“pégate a la pared y recarga tus brazos”. Añadió Dani.        

Para ese momento Ben hacia todo lo que le decía sin pensar en nada más, Ben se sentía muy excitado, de pronto Dani le dijo.

-“Inclinate un poco y levanta las nalgas” Dijo Dani.

 Ben sin dudar, ni preguntaba lo hizo, posando como en una sesión porno, en eso  Ben sintió como Dani se acerco mucho y le dijo al oído en voz baja de manera muy erótica.       

-“Le voy a tomar una foto a tu hoyito pero necesito que te pongas en cuatro patas”. Dijo Dani.          

Ben solo asintió y se agache para ponerse a cuatro patas pero con las piernas juntas, Dani le dijo “abre tus piernas para ver bien tu hoyito”, Ben abrió sus piernas, para ese momento el glande de Ben estaba todo mojado por el liquido pre seminal que brotaba de la punta, caliente y sintiéndose de la más puta, pero lo disfrutaba, Ben escucho como Dani se acercó y solo pudo sentir como acercó su rostro a su culo, su respirar antes de escucharlo decir.

-“¡Que culito tan rico tienes Ben”. Dijo Dani

Ben no pudo responder antes de que Dani le diera un beso sobre su ano separando sus nalgas, lo que hizo soltar un gemido de placer a Ben,           

Jamás en toda su vida Ben había gemido ni sentido eso que sentía en ese momento, fue lo más rico que había sentido en su vida hasta el momento, Dani empezó a lamber su ano a darle besos, Ben estaba que no podía con tanta excitación, gemía como una puta, Dano lo estuvo besando y lambiendo su ano como 5 minutos hasta que no pude más y sin tocarlo Ben se vino gimiendo sin parar, su palpitante pene soltó como seis potentes chorros en el piso, Ben estaba casi convulsionando de placer.         

Ben Escucho como Dani se puso de pie se iba a parar también cuando Dani le ordeno. 

-“Quédate así y levanta más el culo”, Ordeno Dani.

Ben sin dudar lo hizo escucho un moviendo para luego sentir algo mojado sobre su ano, era el pene de Dani que le hizo dar un brinco, Dani lo agarra de las caderas para empezar a puntear con la punta de su glande el ano de Ben, Dani gemía y Ben no podía del placer, así estuvo pasando su pene por el ano de Ben como 5 minutos hasta que Ben sintió que Dani explotó entre sus nalgas, sintió súper caliente mientras su leche brotaba de su pene, Dani soltó un grito y gemido restregando toda su leche sobre el ano de Ben, quien aun sin acabar lo abrazó por la cintura y estuvo sobre Ben como otros 6 minutos restregando su pene entre sus nalgas.        

Ambos se besaron por un buen rato durante los minutos que Dani restregaba su pene entre las nalgas de Ben y de pronto le dijo.

-“¿Quieres que te le meta?” Pregunto Dani.
-“Si hazlo, ¡lo deseo!” Respondió Ben.

Los huevos de Dani rebotaban como bolas de tenis sobre las nalgas de Ben, por lo que Dani fue corriendo una colchoneta y la coloco en el piso donde se acostó boca arriba al parecer le gustaba que lo montaran, Ben entendió lo que deseaba y mientras le besaba el torso, le mordía las tetillas y lambía sus axilas, coloco el pene durísimo de Dani y se lo fue introduciendo poco a poco hasta que lo tuvo doro dentro con sus grandes huevos pegados a sus nalgas.

Dani lo embestía con furos para comenzar a hacer el amor, ambos gemían de placer, Ben sentía el pene de Dani casi en el estomago, sintiéndose muy caliente aquello continuo por 20 o 25 minutos hasta que ambos se corrieron uno contra el otro, el semen de Dani cayó sobre el vientre de Ben que a su vez, descargo de nuevo una gran carga sobre el pecho y labios de Dani, ambos quedaron agotado pero muy contentos se besaron de nuevo como desaforados amantes para dar plazo a la conclusión de aquella sesión de sexo sublime que habían tenido. La primera de muchas que tendrían desde ese día.

Pero todo eso cambio una tarde que el padre de Dani regreso a casa antes de tiempo por unos papeles que necesitaba encontrando a su hijo penetrando a Ben quien gemía como un verdadera puta, sintiendo el pene de Dani entra y salir de su culo como un pistón bien aceitado sin cesar, el padre de Dani se le fue encima tomo a su hijo de los cabellos y le dio dos cachetadas para luego darle un fuerte puñetazo en el rostro que lo dejo sin sentido casi de inmediato.

Ben intento ponerse su trusa para salir huyendo pero fue tomados de los cabellos un derechazo en la boca del estomago, una patada en los huevos y un izquierdo en el rostro lo dejaron sin sentido en el suelo, Ben se despertó sin saber cuánto tiempo había pasado, sentía su rostro doler, tenía los ojos vendados, estaba amarrado con sus muñecas amarradas a los tobillos suspendido en el aire por lo que sentía, sus piernas estaban flexionadas hacia atrás, aquella no era una posición cómoda apenas podía respirar.

Ben escucho pisadas y luego escucho la voz del padre de Dani que le decía.

-“Veo que ya despertaste ahora sabrás como trato a los putos pervertidores como tú”. Dijo el padre de Dani.

Apenas termino de decir esas palabras Ben sintió como su trusa que era de color negro en ese día, fue bajada apenas un poco pero que fue más que suficiente para dejar su pene expuesto lo mismo que sus huevos, el elástico de su trusa quedo por debo y detrás de sus huevos lo que los dejo colgando visiblemente ostentosos hacia adelante haciendo sobre salir aun más su pene, lo que hizo enfurecer aun más al padre de Dani, no paso nada por unos segundos hasta que de repente.

-“AAAAAAAAAAHHHHHHFFGGFGG” Grito Ben de dolor.

El padre de Dani ya con dos guantes de boxeo comenzó a usar su pene y huevos como pera de boxeo, los golpes de la poderosa derecha de padre de Dani combinado con su brutal izquierda comenzaron a impactar sin cesar en los genitales de Ben que comenzó a sacudirse sin control, gritando de dolor, hasta que simplemente ya no pudo continuar gritando el dolor lo dejo sin aliento y aire en sus pulmones, apenas habían pasado 10 minutos desde que comenzó a ser golpeado y todo su cuerpo estaba bañado en sudor.

Las gotas de sudor mezcladas con lágrimas caían del rostro de Ben, quien quedo con la cabeza colgando cuando el padre de Ben por fin se detuvo, pero aun faltaba lo peor, escucho algo mientras jadeaba y sentía latir sus huevos que estaban ya para ese momento muy hinchados, de pronto Ben sintió que sus huevos eran apretados por un par de manos, las del padre de Dani quien le dijo.

-“Listo para venirte por última vez, maldito invertido”. Dijo el padre de Dani.
-“Por favor… Señor… No me Haga nada se lo Su…” Alcanzo a decir Ben.

Cuando sus huevos fueron apretados fuertemente de nuevo, el dolor lo dejo sin habla de súbito, una de las manos tomo su pene en erección y comenzó a masturbarlo, pese al terrible dolor que sentía cuando la mano llegaba a la parte baja de su pene, tocados sus hinchados huevos al cabo de 10 minutos Ben sin poder contenerse, comenzó a arrojar chorro tras chorro de su espesa leche al aire para caer al suelo ante la risa nefasta del padre de Dani que cuando acabo de venirse le dijo.

-“¡Espero lo disfrutaras maldito!” Dijo el padre de Dani.

El pene de Ben aun goteaba semen cuando sintió  de nuevo que sus huevos fueron tomados y luego todo su cuerpo se tenso cuando sintió que algo ancho se clavo entre sus huevos profundamente abriendo su escroto, el padre de Dani le clavo la afilada hoja de acero de un cuchillo de casa entre sus huevos, para luego extraerlo de un solo golpe, sangre, piel y los huevos de Ben brotaron de su escroto lacerado.

Los dos huevos de Ben quedaron colgando por fuera de su escroto, sostenidos por los conductos que los unían a un su cuerpo, mientras gritaba y se retorcía de dolor, el padre de Dani tomo sus dos huevos con una mano y los jalo hacia abajo con fuerza, tensando los cables que los unían al cuerpo de Ben, cuyo cuerpo se convulsiono de dolor, su pene palpito unas seis veces y lanzo un gran chorro de leche que enfureció al padre de Dani y de un fuerte tirón, le arranco sus huevos de una sola vez.

Ben dio un gran alarido de dolor y terror por igual al sentirse despojado de la fuente de su virilidad para siempre, al tiempo que sentía fluir la sangre de su mutilado escroto. Todo su cuerpo se sacudió por varios segundos casi un minuto hasta que se desmayo por fin.

Ben despertó en un hospital con sus padres a su lado, castrado, fue encontrado a penas con vida, tardo varios meses en volver a poder caminar, de Dani y su Padre, nadie sabía nada desparecieron, lo único que se encontró en su apartamento arriba del gimnasio fue un frasco con los que fueron los huevos de Ben con una nota que decía.

-“Esto es lo que merecen los invertidos pervertidores del mundo”. Escrita con la letra del padre de Dani.

Ben se retrajo se volvió casi un ermitaño, apenas y puede salir siente que es observado, siempre tiene pesadillas de cuando fue torturado y castrado por aquel “Boxeador Retirado”.   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BURDEL EXCEPCIONAL 05

Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido......


BURDEL EXCEPCIONAL V
Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [TORTURA] [FISTING] [TRANSEXUAL]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido que sería su perdición.

Aquella noche Benett se despidió de  su amigo Arturo en la puerta de la piscina olímpica en donde entrenaban para emprender a pie el trayecto de 12 calles a casa su pene estaba en erección se agitaba debajo de su bóxer (calzoncillo) incluso lo sentía húmedo por la gran cantidad de liquido pre seminal que brotaba de él en ese momento, deseaba llegar a casa para masturbarse con urgencia sin embargo nunca llegaría a casa. 

De la nada al doblar una esquina se encontró con Aquella chica parecía tener 16 o 17 años, de piel blanca muy clara, unos senos medianos, pero paraditos, con un par de nalgas que hicieron que a Benett su dura erección diera un respingo, Benett se dio cuenta que debajo de su péquela minifalda negra llevaba una tanga tipo hilo dental, de pronto sin previo aviso ella lo beso, tomando las manos de Benett para que acariciara sus tersas nalgas, Benett estaba sin poderlo creerlo pero le gustaba lo que estaba pasando.

Media hora más tarde los dos estaban sobre una cama inflable dentro de una camioneta cerrada la péquela minifalda no tardo en irse por lo que Benett pudo ver como su tanga se perdía entre sus ricas nalgas, sentía que el corazón se le iba a salir, y su pene estaba a punto de estallar, siguió acariciándola, cuando de pronto ella se quitó su blusa, quedando de frente a él sus ricos senos. Benett entendió el mensaje y comenzó a acariciarle la espalda, sus piernas, le besaba el cuello, para llegar a sus senos los cuales acaricio con una mano, luego se llevo uno a la boca succionando su pezón, lo que hizo que ella comenzara a gemir de placer.

Benett sintió que la camioneta se movía, pero ella le dijo que no le prestara atención que era una de sus amigas quien conducía que al terminar lo llevarían a casa, Benett estaba como hipnotizado por la bella pelirroja que de nuevo comenzó a succionar uno de sus pezones, su Boca bajo hasta su entrepierna de ella donde comenzó a tocarle su rajita por encima de su minúscula tanga, que se encontraba mojadita, la acaricio con movimientos circulares, ella se mordía los labios, ansiosa porque continuara, Benett le quito lentamente su tanga, sintiendo muchos nervios, pensando que en cualquier momento iba a despertar de ese sueño húmedo, Benett la dejo completamente desnuda frente a él, su vagina lucia deliciosa, depilada por completo, con sus nalgas firmes y paraditas.

Ella no tardo también en dejarlo solamente en su apretado bóxer, Ella le indico donde colocar su lengua para comenzar recorrer lentamente su vagina, a succionarle su clítoris, mientras ella se retorcía de placer pidiendo más, le acariciaba los senos y pellizcaba sus pezones mientras su lengua recorría cada pliegue de sus labios vaginales,  de súbito ella lo detuvo pero solo para despojarlo de su bóxer, tomo su pene duro como nunca antes para comenzar a masturbarlo por casi un minuto antes de llevarse su erección a su boca, le pasaba la lengua por el glande y lo introducía en su boca, mientras Benett la tomaba del cabello aquello fue el paraíso para Benett quien cuando estaba por venirse ella se saco su pene de su boca paro solo para hacer que él la penetrara.

Benett coloco la punta de su pene en la entrada de su ya húmedo sexo y comenzó a penetrarla, su miembro entro con mucha facilidad para comenzar a moverse despacio, pero de manera constante lo que hizo que ella diera pequeños gemidos, pese a su edad el pene de Benett era de 20 cm muy grueso aunque con un glande pequeño sin circuncidar.

Luego de un rato ella hizo que Benett se acostase boca arriba y ella se monto sobre él, para comenzar a cabalgarlo ella hacía movimientos circulares con su pelvis lo que enloqueció de placer a Benett luego de unos minutos ella se dejo caer hacia adelante aplastando sus ricos senos sobre el pecho de Benett, quien la  abrazo acariciando su espalda y apretando sus bellas nalgas, mientras ella seguía cabalgándolo,  un poco más despacio, lo que hizo que el placer se intensificara.

Debieron casi 30 minutos gasta que de nuevo los sentones de ella cada vez si hicieron más desesperados, el mete saca era a un ritmo desenfrenado, Benett  no pudo seguirle el ritmo y menos cuando ella acabo y su vagina tuvo espasmos Benett apenas pudo sacar su palpitante erección para descargar su espesa como hirviente leche entre las nalgas de ella, grandes chorros salieron disparados lo que le provocaron un grandioso orgasmo, como nunca antes había sentido ambos quedaron cansados, Benett la miro a los ojos, la abrazo y se fundieron en un apasionado beso final, al cabo de un rato sintieron que la camioneta paro Benett abrió la puerta y salió muy sonriente para descubrir que estaban en medio de la nada.

Al darse la vuelta se encontró con ella apuntándole con una pistola de dardos tranquilizantes.

-“Lo siento cariño, en verdad disfrute mucho pero luego del placer están los negocios”. Dijo ella.

Benett iba a hablar cuando fue impacto por un dardo en su cuello y otro en el pecho, de inmediato sintió que todo se le ponía negro y sintió un mareo, apenas pudo dar algunos pasos intentando huir desnudo sobre un camino de terracería, pero no llego muy lejos antes de caer sin sentido.

** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett se despertó luego de quien sabe cuánto tiempo cuando los efectos de los narcóticos perdieron su efecto sobre su cuerpo adolescente despertó para descubrir que está viviendo la peor de las pesadillas que se puedo imaginar, pero para ese momento ya nadie lo podría salvar del infierno que estaba por vivir,

Benett se percato que solo llevaba puesto su ropa interior como única prenda, estaba acostado sobre un frío suelo de concreto, dentro de lo que parecía ser una celda, en su cuello le había sido colocado una especie de collar de cuero sentía algo también dentro de su boca, apenas recordaba algo de lo sucedido antes de despertar su cabeza le daba vueltas, pasaron varias horas hasta que de repente la puerta de donde estaba se abrió, para ese momento toda molestia que sentía había desaparecido, pero solo para ser sustituida por una sed abrazadora y unas tremendas ganas de orinar.

Aquellos dos hombres entraron a donde estaba no le dieron tiempo a decir nada, lo tomaron de los brazos y se lo llevaron a rastras por un largo pasillo mientras no dejaba de gritarles sin mucho existo dedo lo puesto en su boca, para su sorpresa lo llevaron a un baño, una vez ahí frente al escusado uno de los hombres le bajo su bóxer mientras que el otro le ordeno que orinara, para ese momento sentía su vejiga que me iba a estallar, por lo que pese a esa situación, de la punta de su pene comenzó a brotar un fuerte chorro de líquido de fuerte color amarillo.

Por varios minutos la orina fluyo hasta que su vejiga se vació por completo, cuando aquellos dos hombres vieron que había terminado, sin más lo tomaron de los brazos para de nueva cuenta arrastrarlo por el largo pasillo de nuevo, pero sin siquiera dignarse a subirle su bóxer de nuevo, que quedo a la altura de sus tobillos, esta vez lo llevaron hasta una mujer estaba esperando sentada en un pequeño banquillo.

Benett quedo de pie frente a ella,  quien primero tomo un pote de crema para afeitar y puso una gran cantidad de crema en una de sus manos dejo el pote a un lado, y tomo su pene tan solo el sentir sus delicados dedos el juvenil pene comenzó a ponerse duro hasta quedar con una fuerte erección, ella  le dio un largo lengüetazo a la punta de su glande, que hizo gemir de placer a Benett “Haaaaaaaaa” detrás de su mordaza, mientras ella llenaba toda su área genital de crema para afeitar.

La mujer apenas termino con la crema comenzó a usar un rastrillo para afeitar toda su área genital moviendo su pene en erección de un lado para el otro, también afeito sus huevos, detrás de ellos, a los lados, hasta que todo el vello desapareció también afeito sus dos torneadas nalgas, vello del pubis y el caminito de vello que ascendía hasta su ombligo, también depilo el poco vello bajo sus axilas, cuando termino toda su área pélvica estaba tan lampiña como el día que nació, limpio los rastros de crema con un trapo húmedo cuando termino succiono su pene en erección por unos increíbles minutos en los que Benett de nuevo estuvo en las nubes, pero no dejo que llegase al clímax lo que lo dejo con ganas de correrse.

Luego ella tomo una tijera muy afilada, tomo su prepucio lo estiro todo lo que pudo y se lo corto, realizándole una apretada circuncisión el cuerpo de Benett se sacudió de dolor por algunos segundos y de nuevo cuando la mujer cauterizo primero con alcohol y luego a fuego las heridas causadas, Benett aun temblado de dolor, ella le coloco para terminar dos piercing en sus tetillas antes de que por fin fuese llevado a su celda, donde permaneció por dos semanas, apena siendo alimentado pero sin tener contacto con nadie más, pasando frio y miedo por igual.

Luego de ese tiempo los dos hombres regresaron por él, lo tomaron de nuevo para llevarlo de nuevo bien sujeto de los brazos casi a rastras por aquel pasillo hasta un escenario, o por lo menos eso parecía, lo llevaron hasta lo que parecía una pequeña tarima circular de unos 90 cm de diámetro y 30 cm de alto, le sujetaron sus brazos en la parte de arriba y corrieron una cortina circular que lo cubrió por completo, lo que lo dejo ahí desnudo con los brazos en alto, de nuevo tratando de imaginar que era todo aquello y porque esas personas le estaban haciendo todo eso, cuando escucho voces al otro lado de la cortina, se escuchaba como un subastador, animando a los compradores a que ofertaran por algo que no sabía que era.

El Subastador de inmediato pidió 100,000 euros para empezar, las ofertas no se hicieron esperar, de pronto la suma había aumentando hasta 700,000, el subastador dijo, a la una, hizo una pausa para decir, a las dos, otra larga pausa y como vio que nadie más ofertaba dijo vendido a la mesa 12, muchas gracias y que disfruten de su compra, Benett fue bajado de la tarima circular y llevado a una de las habitaciones privadas para ser preparado para iniciar su vida como el nuevo esclavo de quien lo había comprado.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett fue llevado a una habitación con un gran ventanal con barrotes que daban a un gran barranco puesto que el castillo donde estaba en lo alto de un risco, desnudo como estaba, el aire gélido de la montaña lo calo hasta los huesos, fue amarrado con los brazos hacia atrás, con su tordo levemente levantado, le fue quitada la mordaza pero se le inyecto algo para que apenas pudiera hablar por instrucciones de su comprador, sus piernas fueron abiertas  ampliamente, ligeramente flexionadas, su pene fue de nuevo obligado a tener una erección para luego colocarle un anillo apretado en la base de su pene y huevos que dejaron su pene en erección permanente.

Por último le fue pintado en su pecho la palabra “Slave” (esclavo en inglés). Sus huevos de buen tamaño quedaron sueltos y definidos en su escroto, ahí lo dejaron tratando de liberarse sin poder hacerlo, temblando de frio y sin saber qué es lo que estaba por pasar, una media hora más tarde la puerta de aquel lugar se abrió dando paso a un hombre enmascarado con el dorso desnudo, muy musculoso, sin vello alguno y un bañador de color negro tipo trusa (slip), que hizo que Benett se estremeciera de miedo. Aquel hombre o por lo menos eso pensó Benett dijo.

“¡Ya, es hora desvirgar tu culito!”. Dijo aquel ser enmascarado.

Dicho eso aquel ser enmascarado tomos los huevos de Benett con su mano. Apretó fuerte, e hizo algo de daño que hizo que se retorciera y diera un gruñido de dolo, eso lo enfureció por lo que le dio a Benett una fuerte nalgada

-“Calla o voy a tener que castigar te verdad”. Dijo el enmascarado con una vez que no parecía la de un hombre de su edad.

-“Hoy vas a cumplir mis órdenes. No harás nada que yo no te ordene. Si quiero que gimas sino que grites. Si quiero que ladres ladras, si quiero que hables hablas. ¿Has entendido lo que te acabo de decir?” Dijo el enmascarado.

-“Si” Dijo Benett apenas como un susurro.
-¡Parece ser que no!- Dijo en tono severo mientras clavaba sus uñas en los huevos de Benett.

Quien dio un grito de sobresalto e intento cerrar sus piernas.

-“No aprendes”. Dijo el enmascarado.

Acto seguido le separó sus nalgas a Benett con las manos y escupió directamente sobre su ano.

Acto seguido saco un enorme consolador, debía medir 45 cm y era del grueso de un brazo de un hombre adulto, Benett también noto una fusta que era usado para los caballos especialmente diseñada para azotarlos, el enmascarado se acercó al rosto de Benett, lo besó en la boca mientras con una de sus manos agarraba su pene masturbándolo.

-“Abre la boca” Ordeno el enmascarado

Benett abrió su boca y escupió dentro.

-“Trágatelo”. Ordeno

Benett  no tuvo más remedio que tragar.

Entonces se agacho y empezó a comerse su pene, escupía sobre su pene, lo dejo todo lleno de saliva y lo restregaba por todo su pene hasta llegar a sus huevos lampiños

-“Espera aun tenemos para rato” Dijo dándole una fuerte palmada al pene de Benett que se contrajo.

Acto seguido tomo la fusta y comenzó a golpear sus huevos como nalgas con fuerza.

-“Dios, AHHH”. Grito Benett al primer azote en sus huevos.
-“CALLATE” Le grito él enmascarado la vez que me volvía a golpear con más fuerza.

Lo que hizo que Benett soltara un sonido ahogado que no pude reprimir.

-“Parece que deberé a enseñarte a obedecer”. Dijo el enmascarado como lo azoto

Lo azotó unas cuantas veces más por todo el cuerpo, donde lo hacía dejaba una pequeña marca roja visible en su cuerpo.

-“¿Te gusta verdad, te gusta que te pegue?” Pregunto al final.
 -“Benett negó con la cabeza”.

Lo que hizo que otra tanda de azotes impactara su cuerpo, además del dolor que Benett  estaba sintiendo estaba el hecho de que estaba siendo sometido, pero estar a su merced le hacía sentir mucho temor por lo que el dolor se incrementaba.

Cansado de azotarlo el enmascarado paso a la acción, lubricó con una buena dosis de lubricante el enorme consolador para luego ponerse un arnés sobre su trusa negra, para colocar el consolador en un clip especial sobre su pelvis, el sobrante del lubricante lo esparció por el ano de Benett, metió sin problemas un par de sus dejos que le dolió algo a Benett para terminar de lubricarlo.

Cuando termino fue cuando Benett estaba aterrado, lo quería penetrar con el tremendo dildo que usaba de pene sin más, Benett siendo virgen por completo sabía que le iba a doler mucho de verdad, por suerte Benett no se había fijado que tenía en una de sus manos, Era un consolador algo más pequeño que casi de sopetón lo introdujo enteramente por su ano, todo fue de tan de repente que Benett solo sintió un leve desgarro y todo su cuerpo se contrajo de dolor.

-“No soy tan mala como crees”. Le dijo a Benett el enmascarado. Luego lo besó.

Tras la primera inserción paso al más grande, extrajo el anterior dildo que también le causo dolor a Benett para apuntar con el enorme consolador a su ano. Y sin vacilar, comenzó a penetrarlo con el enorme consolador, no de golpe, pero si con rapidez y sin parar hasta que tocó fondo, de Benett broto sin poder contenerlo un grito de dolor que le hizo recibir una bofetada en la cara por eso.

Tomo a Benett por la cintura para comenzar a penetrarlo con locura, Benett sentía que estaba siendo empalado por un poste de teléfonos, en varias ocasiones pensó que iba a morir, por el tremendo dolor que estaba sintiendo, sentía que el estaban desgarrando las entraña, en esa postura podía apreciar perfectamente el consolador como se abría paso dentro de él.

Cuando se cansó de penetrarlo con el gran dildo saco el consolador y se fue directa a la cómoda, dejando a Benett con el culo para afuera, jadeando y con ganas de vomitar, regreso con la fusta para de nuevo comenzar a azotar sus nalgas, con cada azote ella se reía, Benett  sentía que era azotado cada vez con más fuerza y con más rapidez.

De pronto termino de azotarlo fue cuando Benett, sintió un gran vació en su culo, abierto e indefenso y adolorido como nunca antes en toda su vida, el enmascarado se lubrico su brazo hasta el codo y empezó a deslizar sus dedos dentro de Benett, cuatro dedos entraron perfectamente gracias a que su ano ya estaba muy dilatado. El quinto dedo no fue algo diferente, los giraba para conseguir un buen ángulo para ir deslizando su mano dentro del culo del aterrado Benett.

Su mano dio un empujoncito más y entró todo su puño en Benett quien quedo con la mano en su interior, Notaba como movía los dedos dentro de sus entrañas. Tenía metida incluso más allá de su muñeca. Empezó a abrir y a cerrar los dedos dentro y a hacer movimientos en círculos.

Aunque el diámetro de su mano de era algo pequeño el dolor que le producía era infinitamente superior a cualquier cosa que Benett hubiese sentido antes, de pronto comenzó a meter y sacar su brazo de su interior como si lo estuviera penetrando, Benett apretó los labios para no gritar pues el dolor era intenso.

De pronto en medio del mar de dolor que Benett estaba sintiendo, algo se destaco, que fue cuando los dedos del enmascarado se cerraron sobre su próstata, en ese momento Benett no sabía que era pero sintió un espasmo que hizo que su cuerpo se arqueara y todo su cuerpo se tenso cuando los dedos lo presionaron, incluso un pequeño chorrito de liquido pre seminal que no dejaba de salir de su pene en erección salió disparado para caer sobre su pecho.

Benett sentía como sus huevos rosaban el brazo del enmascarado, quien estaba apretando cada tanto sus próstata, su pene no tardo en comenzar a palpitar como nunca antes y unos segundos después dando un alarido casi un gruñido Benett comenzó a correrse, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron de su palpitante pene, parecía que no iba a tener fin, fue el orgasmo más intenso y largo de su joven vida, casi perdió el sentido mientras los chorros de semen brotaban sin cesar de su pene endurecido al máximo.

-“AAHHHFFFFFGGGGGRRRRRRR”. Gruño Benett.

Apenas termino de correrse el brazo en su culo fue extraído por completo de un fuerte jalón que de nuevo hizo sentir a Benett que le arrancaban la vida por su ano. Lo que hizo que diera de nueva cuanta un fuerte grito.

-“AAGGGGHHHHHAAAAA”. Grito Benett.
-“¿Vaya no aprendes verdad?” Dijo el enmascarado.

Acto seguido con su brazo y mano escurriendo lubricante y mierda del interior de Benett se despojo de arnés aun con el gran dildo, para luego despojarse de su trusa color negro, los ojos del agotado y adolorido Benett se abrieron grandes, al ver que en la entrepierna del encapuchado no había genitales masculinos sino femeninos, una rajita perfectamente depilada de gruesos labios quedo a la vista del sorprendido Benett.

El encapuchado no era hombre como hasta ese momento Benett creyó sino que era una mujer, pero sin senos, de hecho todo su cuerpo gritaba y dictaba que era masculino excepto su entrepierna, ella entonces se subió sobre Benett tomo su pene y lo dirigió hacia la entrada de su vagina, con una mano sostenía su aun duro pene y con la otra se abrió sus labios vaginales, apenas se introdujo el glande de Benett se dejo caer, los huevos del adolescente rebotaron contra sus nalgas.

-“AAAAGGGGGGHHHH”, Gruño Benett.

Aquello que le hacía perder la virginidad que tanto anhelaba, además de placer le causo dolor, su pene entro fácilmente su vagina estaba empapada por dentro, pues se había corrido ya dos veces mientras torturaba al adolescente, los sentones que ella le daba a Benett mientras lo cabalgaba pronto dejaron de ser placenteros, aquella dura como salvaje cabalgata se prolongo por varios minutos casi 20 hasta que de nuevo, el pene de Benett comenzó a palpitar, el adolescente estaba tan preocupado por el placer y dolor que estaba sintiendo que no ser percato de la afilada tijera que ella tenía en una de sus manos.

Los ojos de Benett se cerraron cuando comenzó a correrse de nuevo, su ano palpitaba con fuerza, mientras su pene de nuevo arrojaba chorro tras chorro de su semen llevando el interior de la vagina que de un sentón se trago todo su miembro, estaba obteniendo placer pese a todo de un modo que nunca pensó que fuese posible como Benett paso del éxtasis al agónico dolor de nuevo, sus ojos se abrieron para ver con horror como ella le había cercenado el pene con una tijera, su pene cercenado aun estaba en su interior chorreando semen y sangre por el lado del corte.

Lo mismo el muñón que le quedo, Benett ni siquiera grito, no pudo fue como si todo el aire de sus pulmones se congelara, todo su cuerpo se sacudió y se desmayo pocos segundos después.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett se despertó en una cama apenas un catre desnudo encadenado por el cuello su pene había desaparecido, era un eunuco a los 16 años lo único que quedaba de su virilidad eran sus huevos que pasarían a hacer una maldición que pronto iba a descubrir.

Benett estaba en la casa de aquel hombre o mujer, no sabía lo que era, desnudo listo para comenzar su nueva vida como uno más de sus esclavos, hasta que se cansara de el fuese vendido o muriera.

Todos ahí eran esclavos eunuco, cada tanto eran llamados por aquel hombre o mujer para tener toda clase de sexo o ser torturados, no complacerlo significaba sentir mucho más dolor del que ya habían sentido, pero aquello era cosa común para los asistentes al “Burdel Excepcional”.

Continuara…   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BRUTAL PENECTOMIA

Con 24 años era un joven hombre en lo mejor de mi vida, con cuerpo atlético gracias a que practicaba natación estaba en la universidad, cuando fue secuestrado por una organización criminal, para ser vendido poco después como un esclavo, durante la subasta tuve que estar desnudo mostrando mi bien dotado miembro viril que aun en estado de reposo era de 16 cm y en erección llegaba a los 26 cm, si bien no era muy grueso si era muy firme, con un glande en forma de casco coloro rosa muy sensible que me hacia tener intensos orgasmos......


BRUTAL PENECTOMIA
Con 24 años era un joven hombre en lo mejor de mi vida, con cuerpo atlético gracias a que practicaba natación estaba en la universidad, cuando fue secuestrado por una organización criminal, para ser vendido poco después como un esclavo, durante la subasta tuve que estar desnudo mostrando mi bien dotado miembro viril que aun en estado de reposo era de 16 cm y en erección llegaba a los 26 cm, si bien no era muy grueso si era muy firme, con un glande en forma de casco coloro rosa muy sensible que me hacia tener intensos orgasmos.


[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 24 años era un joven hombre en lo mejor de mi vida, con cuerpo atlético gracias a que practicaba natación estaba en la universidad, cuando fue secuestrado por una organización criminal, para ser vendido poco después como un esclavo, durante la subasta tuve que estar desnudo mostrando mi bien dotado miembro viril que aun en estado de reposo era de 16 cm y en erección llegaba a los 26 cm, si bien no era muy grueso si era muy firme, con un glande en forma de casco coloro rosa muy sensible que me hacia tener intensos orgasmos.

Mi primera dueña y Ama era una mujer de unos 60 años que me uso como su juguete sexual por cuatro meses, antes de volverme a vender mi segundo Amo fue un hombre de 50 años que gozaba torturarme y dejándome mese con un chastity sin poderme correr, aquello fue brutal, incluso me violo varias veces con su enorme y grueso miembro incluso me desgarro mi ano un par de veces, ya con 23 años fui vendido de nuevo esta vez a una mujer de unos 35 años, que fue donde comenzó mi verdadera pesadilla.

Luego de ser vendido en una subasta por tercera vez fui llevado en una caja a un lugar desconocido aquel lugar al que llegue parecía ser sacado de una película de Rambo, en medio de la selva en lo que parecía ser un campo de prisioneros de guerra, con otras decenas de hombres de todas las edades todos apenas vestidos con diminutos taparrabos todos sucios, con decenas de mujeres en la misma situación mostrando sus senos descubierto, todos llevábamos un collar con un cadena de 35 cm pendiendo al frente, ahí trabajábamos como bestias en las tareas más agotadoras como asquerosas que se puedan imaginar.

Bajo un sol abrazador con temperaturas que superaban los 40 grados la mayoría del tiempo aquello era un infierno, de tanto en tanto alguno de mis compañeros hombre era llamado por nuestra Ama para nunca más regresar, o si regresaba lo hacía en tal estado que más parecía un Zombie que una persona, los castigos para quien tratara de escapar o revelarse eran severos, corte de orejas, perdida de un ojo, azotes, violación por un burro, e incluso la amputación de una mano o peor del miembro viril, lo que era lo más temido por todos los hombres.

Como si fuera una broma de mal gusto aquel lugar era llamado “Campo Paraíso”, el sexo con las mujeres esclavas del lugar estaba prohibido para los esclavos pero no para los guardias, que abusaban sexualmente de ellas a su gusto, sin que nadie pudiera hacer algo al respecto, había adolescente e incluso ancianos, el hombre más mayor de los esclavos tenía 69 años y según nos conto estaba ahí hacia 36 años, que él era el esclavo originalmente de la madre de nuestra Ama actual que al morir aquella mujer no solo heredo aquel lugar sino a los esclavos en su interior.

Aquel hombre nos conto que escapar era imposible, la propiedad estaba en medio de una selva que a su vez estaba en una isla, lejos de tierra firme la única forma de salir de la isla era por aire ya que ningún barco pasaba o llegaba, la única ley era la de su Ama y nos conto que todos sus compañeros iníciales habían muerto o fueron ejecutados por intentar escapar o sublevarse, nos dijo que si queríamos vivir era mejor hacer lo que se nos ordenaba cuando se lo hacía, aquella historia fue como un balde de agua fría para mí un joven de 23 años condenado a vivir de ese modo.

Por supuesto la edad y la falta de sexo hicieron de las suyas fue en ese periodo de desesperación que conocí a Bertha una mujer de 29 años de grandes senos y culo hacia tres años que estaba en aquel lugar pese a todo su belleza física no había sido menguada por el lugar, poco a poco nos fuimos atrayendo hasta que paso lo que tenía que pasar entre un hombre y una mujer, a la naturaleza no se le puede engallar o tratar de contener y menos cuando de sexo se trata.

Bertha una noche se encontró conmigo en la parte alta del corral de los cerdos el olor no era precisamente lo más romántico del mundo pero era el único lugar seguro donde poder dar rienda suelta lo que ambos queríamos y necesitábamos, por supuesto ambos creímos que aquel era un lugar seguro pero nos equivocamos y ambos lo íbamos a lamentar en un futuro cercano, mucho más de lo que podríamos imaginar pero en ese momento ambos solo queríamos sentirnos, tocarnos, gozar y gemir de placer, estaba muy excitado como nunca antes en mi vida.

El primero en llegar fui yo, coloque unos sacos de alimento y cobijas viejas encima de los sacos a modo de que luciera como una cama, me acosté sobre ella para probarla, se sentía muy bien, debo confesar que me sentía muy ansioso, incluso más de cuando tuve sexo por primera vez, también estaba muy excitado y eso era evidente dado la pequeña prenda que cubría mi cuerpo, de pronto escuche que alguien subía las escaleras, cuando su rostro apareció me sentí aliviado, pero cuando sus grandes tetas quedaron a la vista mi pene dio un fuerte respingo Bertha de seguro noto por la expresión que su rostro mostro.  

Lejos de sentirme apenado como en una situación normal me hizo sentir muy excitado, Bertha termino de subir las escaleras y se dejo caer sobre la cama improvisada no tardamos en comenzar a besarnos con mis manos apretando como masajeando sus grandes tetas mientras nuestras lenguas se entrelazaban en nuestras bocas, parecía que no hubiese un mañana para nosotros, simplemente nos entregamos a una pasión desbordada que nuestros cuerpos nos exigían, bloqueando cualquier pensamiento racional, simplemente estábamos dominados por nuestras hormonas y cuerpos, queríamos mejor dicho necesitábamos sexo.

No pude resistirme por mucho tiempo separe mi boca de la de Bertha para empezar a besar sus tetas como un desesperado, haciendo la misma operación con la otra, posteriormente pasé a sus pezones y empecé a chuparlos como si me estuviese amamantando, ella mientas tanto había comenzado a suspirar y a murmurar.    
.
-“Chupa, chupa, como si fueses un bebé, ¡¡¡que rico!!!” Decía Bertha.     

Si, me encantaban, hubiese pasado el resto de mi vida chupándotelas, pero había que seguir, el tiempo era precioso, la recosté de nuevo en la improvisada cama para seguí mamando aquellas tetas, bajando poco a poco hacia su ombligo, mientras con mis manos seguía sobándole sus grandes tetas, pronto llegue a la única prenda que cubría su cuerpo un calzón (braga) que tuvo mejores días, sucio y oloroso, del cual despoje por completo para comenzar a usar mi lengua, metiéndosela su rica raja, buscando su clítoris, cuando lo encontré empecé a succionarlo, ella se arqueo y dio un pequeño gemido de gusto. 

-“Sigue, sigue, ¡Dios que sabroso!, sigue, sigue” Me susurraba Bertha.

 Continué, lambiendo y chupando su raja hasta que sentí la humedad en mi lengua, se había corrido, pero todavía no la había penetrando algo que deseaba con locura, me coloque encima de ella y volví a sus tetas para que volviese a excitarse y excitarme yo a su vez, no hizo falta mucho, en cuanto le di un par de lambidas a los pezones ya estaba otra vez muy excitada.      

-“Vamos que esperas penétrame ya no aguanto más”. Bertha me dijo casi suplicando al oído.

Bertha se coloco a cuatro patas encima de la cama, con sus tetas le colgando, sin más preámbulos me despoje de mi taparrabos para dejar mi gran miembro duro como nunca antes al desnudo, de la punta ya chorreaba abundante liquido pre seminal, se lo restregué por su raja un par de veces antes penetrarla hasta el fondo empujando con fuerza, no me costó mucho porque estaba muy abierta, y empecé a bombear, las tetas le bailaban al ritmo de mis embestidas, hasta que se las agarré fuerte como si fuera a ordeñarlas.   

Al poco tiempo sin poder evitarlo pues estaba muy excitado no aguanté más y me corrí dentro de ella, el semen reboso de su vagina pues fue una corrida majestuosa y descomunal, ambos acabamos agotados encima de lo que llamamos cama en ese momento.    

Luego de alguno minutos de nuevo mi pene estaba duro de nuevo me senté sobre ella para colocar mi pene entre sus tetas, y se la agarré bien, comenzando un movimiento de sube y baja que me volvió loco, tenías las tetas súper calientes y daba gusto tocárselas con las manos y con mi pene a la vez, Bertha mientras tanto no había perdido el tiempo y se lleno mi glande a la boca mientras con una de sus mano se daba placer frotando su raja y clítoris.  

No aguantamos mucho y nos corrimos al poco, yo le eché toda mi leche en las tetas y se las restregué bien algo de mi semen también llego a sus labios por lo que ella quedó saciada de leche, acabe encima de de ella, acariciando sus teta mientras ella con una mano me masturba, con su mano bajando por todo mi miembro hasta llegar a mis huevos con los que jugaba, luego de nuevo la volví a penetrar pero esta vez de ladito, de cucharita, con mis manos apretándole sus tetas mientras la penetraba, esta vez ella se corrió primero y varios minutos después fue mi turbo llenando de nuevo su vagina de mi leche en lo más profundo con ambos gimiendo de placer.

Luego de aquello dormimos algo y cada uno se fue a su barraca, no sin antes darnos uno muy apasionado beso, repetimos aquello varias veces por las próximas dos semanas hasta una noche que ella no llego a la cita, lo que me preocupo, al día siguiente trate de buscarla le pregunte a algunas de sus amigas por ella pero solo me dijeron que los guardias se la habían llevado, temí lo peor mi mente se la imagino siendo violada brutalmente entre varios de los guardias, sin que pudiera hacer algo.

Dos días después los que fueron una tortura mental fue llevado por varios guardias hasta el edificio central del campo, ahí fue desnudado, bañado e incluso rasurado y depilado de todo el bello de mi dorso y entrepierna, aquel lugar era el único que contaba con aire acondicionado del lugar, el fresco que sentía mi piel desnuda fue agradable, luego fui llevado hasta una habitación bien iluminada, limpia y ordenada, apenas se abrió la puerta mis ojos se abrieron grande Bertha estaba ahí, sobre un mueble de madera en forma triangular, en la cima una gran línea de protuberancias metálicas se destacaba.

Estaba desnuda, sujeta a ese mueble, con sus grandes tetas colgando a cada lado de la forma piramidal, con pesas colgando de sus pezones para ese momento muy esturados, le habían colocado una diadema con orejas de gato, su calzón estaba bajado a media pierna y sus nalgas estaban en alto, dejando ver su rosado ano como labios vaginales bien abiertos, por ella resbalaba una gran cantidad de semen aun fresco me fue evidente que ella había sido sometida a una violación grupal recientemente, trate de ir en su ayuda pero fue sujetado como dominado por los guardias.

En mi desesperación no me percate en una primera instancia que detrás de Bertha estaba colocada una guillotina pero no era para cortar cabezas, por lo menos no de las que sobresalen de los hombros, sino de la que sobresale de las entrepiernas masculinas, los guardias me llevaron hacia la guillotina y me colocaron frente a ella, uno de los guardias tomo mi pene y me masturbo hasta que tuve una erección total, en ese momento colocaron mi pene por el agujero para eso debajo de la cuchilla y lo aseguraron de tal manera que me era imposible retirar mi pene en erección.

Me amarraron las manos y piernas a los postes que sostenían a la cuchilla de la guillotina en todo lo alto y una última retención fue colocada sobre mis nalgas a modo que no pudiera ni hacer el intento de mover mi pelvis hacia atrás, también me colocaron un dildo plug en mi ano que comenzó a estimular mi próstata, y ya de ultimo me colocaron una mordaza de bola en mi boca para evitar que pudiera hablar o gritar, uno de los guardias me dijo al oído.

-“Disfruta mientras puedas, que no será por mucho”. Dijo el guardia para irse riendo.

Luego que los guardias se fueron la dueña y Ama no solo de Bertha sino de todos los del campo entro, ella fue hasta donde estábamos y tomo mi pene, el cual estaba muy duro, me masturbo por algunos segundos antes de hablar.

-“En verdad pensaron que no iba a saber que se estaban revolcando para de cerdos” Dijo nuestra Ama.

-“Saben que el sexo entre los esclavos está prohibido y por lo tanto debo dar un ejemplo con ustedes, ahora tú la vas a penetrar y es mejor que goces porque cuando te vengas, bueno será la última vez que lo hagas como un hombre”. Dijo nuestra Ama.

Aquellas palabras me hicieron estremecer, ella entonces tomo mi pene y lo llevo a la raja de Bertha, con su otra mano le abrió sus labios para hacer que mi pene entrara en ella, luego movió a Bertha para que quedase bien penetrada, con una fuerte nalgada nuestra ama le indico a Bertha que comenzara a moverse, lo que hizo casi de inmediato, se sentía magnifico sobre todo porque estaba todo húmedo por sus jugos y el semen de quien sabe cuántos hombres.

Aquello duro varios minutos, hubo momentos en que quería mover mi cadera pero me era imposible todo el trabajo lo hizo ella, con su vaivén, las pesas en sus pezones se movían causándole dolor a Bertha, mientras que mi duro miembro que salía y entraba de ella le causaba placer, ella se corrió dos veces dando gemidos de placer antes de que mi pene comenzara a dar signos de estar listo para explotar, mi pene comenzó a tener contracciones y mi respiración se hizo más agitada, aguante todo lo que pude hasta que dando un gran alarido comencé a venirme en su interior.

-“¡DIOS; ME VENGOOOO!”Grite con placer.

Apenas el primer gran chorro de mi semen impacto el fondo del útero de Bertha, cuando la cuchilla de la guillotina cayo, fue como un reyo, apenas la vi pasar frente a mis ojos, en menos de un segundo pase del más sublime de los placer al más horrendo de los dolores, mi amado pene quedo dentro de la vagina de Bertha que sintió como sus nalgas fueron impactadas por un chorro de mi sangre, luego varios chorros de mi semen salpicaron sus nalgas y espalda, ella también grito.

-“NOOOOOOOOO”. Grito Bertha.

Todo mi cuerpo se sacudió por unos segundos y me desmate, cuando desperté estaba en una cama con mi herida que era donde una vez estuvo mi pene suturada, aquello fue un duro golpe para mi mente de hombre, quede en un estado catatónico por meses, era como un zombie realizando mis labores mecánicamente.

Poco a poco fue saliendo de mi estupor, una tarde vi a Bertha, le habían cercenado su tetas y clítoris, ambos lloramos abrazados en un rincón secreto, aun seguimos siendo esclavos del campo, cada tanto Bertha me penetra con uno de sus dedos mientras me chupa mis huevos hasta hacerme correr, que es la única manera que tengo de desfogarme y obtener placer, por mi parte también usos mis dedos mientras lambo lo que le dejaron de sus labios vaginales, poniendo especial atención en su punto G, hasta lograr que alcance un orgasmo.

Sin embargo ambos siempre recordamos aquel día en que deje de ser un hombre de verdad para convertirme en un eunuco gracias a una “Brutal Penectomia”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.


Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BUDS

Era tarde un sábado por la noche cuando Josh Smith encendió su teléfono. Quería ver un poco de porno en el vuelo corto de Hong Kong a Calcuta, y su último minuto de bajada a la economía-super-básica se aseguró de que estaba en una cabina básicamente vacía. Las extrañas paredes aseguraban que nadie pudiera ver exactamente lo que estaba viendo en su pequeña pantalla......


BUDS
Era tarde un sábado por la noche cuando Josh Smith encendió su teléfono. Quería ver un poco de porno en el vuelo corto de Hong Kong a Calcuta, y su último minuto de bajada a la economía-super-básica se aseguró de que estaba en una cabina básicamente vacía. Las extrañas paredes aseguraban que nadie pudiera ver exactamente lo que estaba viendo en su pequeña pantalla.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [OBSESIÓN]


Categoria: Gay      Autor: BullGator





2049

Era tarde un sábado por la noche cuando Josh Smith encendió su teléfono. Quería ver un poco de porno en el vuelo corto de Hong Kong a Calcuta, y su último minuto de bajada a la economía-super-básica se aseguró de que estaba en una cabina básicamente vacía. Las extrañas paredes aseguraban que nadie pudiera ver exactamente lo que estaba viendo en su pequeña pantalla.

Fue directamente a su habitual página homosexual. Era difícil conseguir ese tipo de cosas en Hong Kong, pero el avión ofrecía total libertad. El teléfono descargó volúmenes de pornografía, música ilegal, libros electrónicos prohibidos. Al mismo tiempo, observó una diminuta foto de dos hombres bailando juntos en Afganistán. De alguna manera recordó que su propio padre había muerto allí, en alguna guerra lejana.

Observó a los dos hombres bailar. Fue el comienzo de uno de esos baratos 'Set pornos”. Eran los únicos que producían el nuevo vídeo, y la gente era ciertamente adversa sobre todo que no fuera vaginas y penes americanos calvos en sus años 20 tempranos.

Los hombres seguían bailando, luego la cámara se movía a la entrepierna de un hombre, algo visible debajo de un paño de gasa cortante, el traje de oro verdoso parecía caprichoso, pero el hombre de abajo era musculoso, con fardos de cabello negro, Y ojos de oro penetrantes.

La cámara subió lentamente a su entrepierna, hasta la gasa, se podían ver sus huevos de mamut. Pero a diferencia de su compañero de baile, no había erección erótica y palpitante allí. A medida que la cámara se acercaba, la prenda se dejó caer, revelando sus grandes huevos coronados por un amplio muñón de masa rosada y rezumada, ligeramente invertida pero todavía un muñón. El hombre jugaba con su cosa suave el mismo. La cámara se movió hacia su cara. Su compañero subió detrás de él y lo agarró obscenamente, besándolo.

Alguien se acercó desde el pasillo.

-¿Un jugo (zumo) de naranja, señor? -preguntó la azafata, sonriendo.
-"No gracias." Bud, respondió.

* * *

Julián entró en la carnicería de la calle West. Recordó que había estado buscando algo de tocino fresco. Estaba solo en la parte trasera de la pequeña tienda. Solo había un asistente y estaba ocupado con una res.

-"Oye, ¿crees que podrías hacer algo por mí?", Dijo Julián.
-Claro, ¿qué necesitas? -preguntó el Carnicero.
-"Me gustaría hacer un Bud".
"Ok, entra en la parte de atrás".

Julián realmente no recordaba cómo sucedió. Acaba de regresar a la tienda. El carnicero paso a Julián en un mostrador y le cortó el pene, lo cual era realmente difícil por alguna razón, y usando un poco de COA-G140 para detener el sangrado. El pene fue quitado y el carnicero hizo un Bud hermoso con el muñón de Julián y la piel restante. El carnicero le dejó descansar un rato, algunos otros clientes debían haber entrado. La entrepierna de Julián estaba bien vendada y el carnicero le entregó una salchicha grande para llevarla a casa. Julián sonrió mientras el carnicero entregaba la salchicha grande. "Realmente voy a comer esto de inmediato, señor, muchas gracias por todo".

-No hay problema, muchacho, hago cinco a la semana estos días. El carnicero dijo.

Cuando llegó a casa sólo parecía muy feliz, y comió su salchicha entera, su compañero de habitación más tarde informó.

* * *

Randy se acercaba rápidamente a los 30. Él había sido un hombre toro toda su vida.

Había una alta demanda de un pene joven, pero a menudo era mejor tomar el pene y dejar al animal vivo. Los aficionados al toro, por ejemplo, pagarían más de $ 20,000 por comer el pene de un toro de premio. Pero a esos precios, el toro era mejor dejarlo vivo.

Randy se alegró de saber de un nuevo proceso para eliminar el pene y dejar al animal vivo y saludable, listo para el muestreo de espermatozoides futuro y una vida de facilidad. Hizo que fuera al rancho K-Corp para una demostración. El vendedor y Randy seleccionaron una ternera joven para la demostración, de modo que Randy no pagara nada con eso. Randy no era fácil de convencer, y no permitiría que ese hombre tocara un toro de premio en el primer día.

El hombre mostró todo el proceso. La ternera estaba pacificada. A continuación, se despertó con una aguja en la base de su pene. Una gran abrazadera fue colocada alrededor de la base del pene erecto de la ternera. Le dio a Randy un toque de lujuria observar el proceso. El hijo de Randy de 18 años, Mark, sonrió y se rió mientras el proceso continuaba, haciendo que Randy se excitase. El pene salió con la abrazadera, dejando detrás una hilera de puntadas y un catéter. El ternero parecía estar goteando pre semen. El pene, bellamente engordado fue tomado. El vendedor lo puso rápidamente en un recipiente especial.

"Señor. Creo que será mejor que me lo haga ya mismo” dijo Randy. Su hijo sonrió.

Los vendedores se pusieron inmediatamente a trabajar. Inyectaron a Randy con una pequeña cantidad del agente pacificador, enviándolo a una altura muy alta. El vendedor le dijo al hijo de Randy, "tú o yo,  chuparemos el pene de tu viejo por última vez". Mark se rió, y luego prodigó el pene de su padre con su boca húmeda. El vendedor chupó los huevos y pene de Randy, ambos apretaban sus nalgas. Randy estaba realmente excitado. Aunque no podía moverse, gimió. Las bocas de los hombres eran tan cálidas.

El vendedor rápidamente puso la abrazadera en el pene engorroso de Randy. Chasqueó, y Randy sintió como si estuviera siendo drenado de su leche sin un orgasmo. Él suspiró. Su caliente y gordo pene estaba ahora fuera de su cuerpo, una hilera de puntadas detrás. Su hijo tomó el órgano cortado y succionó lo último de los pre-semen fuera de él.

"¡Yo también!" Gritó.

Randy todavía no podía moverse, pero vio cómo el vendedor chupaba el pene de su hijo hasta que fue realmente difícil. Mark estaba gimiendo mucho. Su cuerpo joven desnudo en el aire fresco del verano de la granja. "Espera, déjame penetrar a mi papá por última vez." Dijo. Se acercó a su padre, le dio la vuelta para penetrarlo por el culo. Randy apenas podía sentirlo ya que estaba muy dopado.

Entonces, el vendedor sacó a Mark de su padre, forzó la abrazadera, y lo activo, el pene de Mark fue cortado también.

"Realmente te va a gustar, muchacho", dijo el vendedor mientras le daba su cheque más tarde.

Randy y Mark sonrieron y luego empezaron a hacerse cosquillas compulsivamente después de que él se fuera.

* * *

Todos estos hombres son Buds, toros en este nuevo mundo

* * *

Logan tenía 23 años y trabajaba para un cirujano. Él era realmente tímido sobre su homosexualidad, especialmente porque él podría nunca 'someter' a otro individuo, él apenas no podía soportarlo.

Entonces su jefe lo invitó a una fiesta en su casa. Logan realmente le gustaba a su jefe, que era rubio y todo eso, ya saben, todo un hombre lo que magnificaba que Logan lo amaba. Por lo tanto, por supuesto, Logan estaba muy emocionado, ya que aparentemente esa fiesta era "secreta" y "solo para chicos".

Logan estaba aterrorizado mientras tocaba la campana, y un extraño hombre abrió la puerta. Logan entró y vio una orgía completa de hombres. Todos estaban uno encima del otro. Estaba en estado de shock total y rápidamente se despertó sexualmente incontrolablemente.

Logan pronto se dio cuenta de que no todos estos hombres tenían penes, sin embargo. Un número parecía tener penes aunque muy pocos. "¡OMG, son Buds!", Pensó Logan, mientras rebosaba pre-semen en sus pantalones apretados.

Su jefe se acercó detrás de él, y agarró a Logan por los hombros, apretándolo con fuerza, "¿Qué te parece?" Su jefe susurró.

-Oh, doctor. . . "
-Por favor, Logan, llámame Amo.
"Si señor."

"¿Quieres ser un Bud como todo el mundo aquí, Logan? He visto acerca de ti en línea. ¿No quieres quitarte eso de encima?

"Sí, Sí, quiero".

El doctor llevó a Logan a una plataforma en un cuarto trasero. Logan se dio cuenta de que ninguno tenía un pene. Se sentía mientras el doctor acariciaba su pene, le arrancaba la carne y lo cerraba. Logan estaba tan orgulloso de sus nuevo muñón.

Estuvo realmente encerrado durante semanas, se masturbaba su muñón contra su pantalón todo el tiempo, siempre estaba tan duro y nunca llegaba. Finalmente, el doctor invitó a Logan a su casa. Finalmente consiguió alivio cuando el médico le hizo un masaje de próstata eléctrico y la eyaculación de Logan dejó un largo sendero de semen por su pierna.

* * *

Tommy estaba muy emocionado. Finalmente tenía 21 años y podía asistir a LiveBud, el concierto benéfico para los amigos.  LiveBud era ridículo, una droga que inducia orgía en masas en los hombres. Tommy estaba súper emocionado por las perspectivas, siendo bastante precoz. Un par de sus amigos y él fueron juntos.

Matt, otro chico del grupo, había recibido un muñón hace unos meses. Tommy estaba realmente con él, aunque fuera inaccesible socialmente. Pero ahí estaban, Matt y Tommy en la parte trasera del camión de Lucas el camino a LiveBud. Tommy se sentía un poco ansioso. Todavía era virgen y nunca había usado su pene antes, solo masturbación. Todavía tenía miedo de que le hicieran hablar de conseguir un Bud, ya que evidentemente el servicio se ofrecería ahí e iba a haber, mucha presión para que lo hiciera.

El día 2 del concierto es cuando golpeo a Tommy. Observando el muñón suave de Matt durante días, junto con muñones de tantos otros hombres, estaba llegando a ser un poco incomodo. Además, los chicos estaban recibiendo bud en diferentes lugares. Eso hizo que el pene de Tommy se pusiera duro.

Tommy, Matt y Lucas bajaron a la principal escena del último día del concierto. Estaba bastante lleno. Había un tipo en el escenario, alguien muy famoso. Tommy tardó un minuto o dos, Lucas le había dado algo húmedo. ¡Era un pene de hombre! Los ojos de Tommy se abrieron. Estaba diciendo algo, pero era difícil de escuchar, tal vez como". . . Esto es por ser un hombre mejor y un mejor amante para mis hijos. . ." ¿Tal vez? Tommy no podía estar ahí.

Podía ver, sin embargo, en la pantalla, la abrazadera empujando hacia abajo sobre el pene endurecido del chico. Los muchachos de la audiencia empezaron a gritar y gritar, muy fuertes. No había manera de oír nada. Muchos chicos ya estaban desnudos y cubiertos de barro de los terrenos del concierto. Una masa sucia y sudorosa con agresión estaba lista para explotar, viendo a este ídolo sacar la abrazadera. . . Movió lentamente su grande pene. Era increíble. Entonces, el hombre empujó el mango hacia abajo y fue solo un clic. El tipo fue atrapado por dos hombres detrás de él, sonriendo, jadeando, el semen goteando por sus piernas. El hombre sonrió, agitando el pene gigante en el aire.

Tommy vio que Lucas también había terminado. Matt y Lucas estaban desnudos juntos, allí mismo, las huevos balanceándose arriba y abajo, sin parar.

* * *

Lynn estaba ocupado planeando su Budding. Tenía unos 45 años, pero era guapo. Con una cara tierna que le quedaba muy bien. Rubio, radiante y sin vello bajo la barbilla. Una personalidad tan dulce, pensaba siempre para sí. Él discriminaba a la gente gorda.

Lynn y su socio de 13 años, Mike, estaban sentados en el espacio de la tienda del planificación de eventos mirando diferentes ideas y pensando en las cosas en general. Mike estaba emocionado de que Lynn no pudiera volver a tener una erección. Mike odiaba el sexo anal, y tuvo su Bud con otro novio antes de conocer a Lynn. Mike simplemente amaba la sensación de agresión, rabia, y también la frustración que su Bud le daba.

Mike realmente quería tomar el control de toda la situación, ya que su propia castración un asunto rústico, en sus días de colegio cuando las cosas materiales y las conexiones sociales no parecían importar. Pero Lynn iba a hacerlo tan pública al respecto.

"¿Cuándo es la última vez que usó su pene abiertamente", el planificador de eventos preguntó.

"Han pasado veinte meses", dijo Lynn, sonrojándose. Apenas había dejado de querer su pene. Pensó que debían de ser los años de estar con Mike, y cuánto Mike disfrutaba en su pequeña protuberancia. "botón del ombligo lil" Lynn había usado para decirle, cuando empezaron a salir.

-¿Has estado usando la banda fría?

-No tanto como supongo. Simplemente hace que todo mi abdomen se entumezca, ¿sabe?", Dijo Lynn. Mike y el planificador se rieron.

Mike animó a Lynn a obtener una inserción en la clavija metálica y una redirección uretral, para que no tuviera un muñón visible, solo un tapón de metal, lo que permitía una mayor electro estimulación, y Lynn se había metido muy, muy dentro de él. A Mike también le encantó la idea de que Lynn tuviera que ser penetrado por el culo para venirse, y para mear, eso convirtiendo a Lynn en un animal. No podía esperar a verlo junto a tipos con penes. Era tan dulce, Lynn tenía su culo convertido en un agujero mojado, de semen lleno, mientras que su pene era apenas un enchufe de metal. Mike consiguió realmente reprimido en eso. Empujó los huevos con fuerza contra el asiento, castigándolos, sintiendo su propio Bud, cómo era su muñón, cómo podía mear de él y echar el esperma de su pene, su Bud. Lynn no lo entendería. Mike sonrió para sí mismo.

*

Mike, como podrán adivinar, se estaba volviendo loco con el evento de Lynn, era algo que había esperado durante mucho tiempo. Lynn estaba nervioso, e iba y venía por cosas.

"Si no lo haces, me iré", dijo Mike. Luego le dio un puñetazo a Lynn en su entrepierna, "¡Haré que te hagan un nulo por la fuerza, y entonces no serás nada!" Mike había roto, quería dominar a Lynn. Despertar a Lynn. Después de todos esos años de humillar a Mike y violarlo por el culo y abusar de él verbalmente, después de todo eso, Lynn finalmente vio que quería ser la víctima. Todavía deseaba complacer a alguien desde hace mucho tiempo después de todos estos años.

El abuso tiene lugar en un dormitorio, o en una sala de estar, o en un coche, o una calle de la ciudad, pero donde quiera que suceda, siempre parece que hay gente viendo pero no haciendo nada. En este caso, hubo un grupo de Buds reunidos en el jardín trasero, mientras que Mike y Lynn redefinieron los aspectos psico-sexuales de su relación en el dormitorio, hablando decadentemente. Los hombres comían y bebían, con una piscina llena de jóvenes y desnudos Buds, con un pequeño escenario rojo esperando a su reina, que hacía señas.

Un pequeño argumento comenzó. Los equipos podrían haber sido divididos en "Hay tantas flores en el mundo que ninguno es la misma" y "Una rosa es una rosa, llámelo por cualquier otro nombre". El primero, un oficial de policía, un neurólogo y un dependiente de la tienda. Nadie llevaba nada. Nadie tenía un pene, ni siquiera el papá de Lynn. Lynn miró hacia afuera, timidamente: "¿Qué tan penetrante es esta enfermedad?" Se preguntaba solo en su propia mente.

Pero ya era demasiado tarde. Lynn se movió cansadamente de su dormitorio. Mike había escogido un tema sutil y floral para el papel tapiz. Un poco demasiado moderno para realmente notarlo. Tal vez Mike no era tan masculino después de todo. Lynn bajó las escaleras, su entrepierna aún le dolía mucho, su estómago ardía. Caminó, abajo, en jardín. Los hombres aplaudieron. Ruidosamente, haciendo un bullicio, completamente locos.

¿Por qué? ¿Por qué me ha ocurrido esto a mi?

Lynn se acercó al escenario rojo, había escogido todo esto por sí mismo. La vasta piscina se extendía bajo él. Él estaba allí, en el escenario de esa orgía loca, romana, donde todo el mundo era un monstruo.

Mike se acercó y besó a Lynn. Lynn todavía no se sentía excitado, no lo había hecho en meses.

"Te puse tu comida, Lynn, después de que me golpeaste en año Nuevo, te acuerdas de ese año Nuevo en particular, ¿no lo sé? No me harás caer, Lynn. Te tengo".

Lynn se dio cuenta de lo que había pasado, pero pronto los hombres estaban a sus pies, lamiéndose los dedos de los pies, su pene estaba finalmente poniéndose duro, por primera vez en un rato. Mike debe de haber dejado de drogarlo. Lynn sintió la abrazadera deslizarse por su pene. "¡Oh, NO, no!" Era demasiado tarde. Los discos laterales perforados en sus ligamentos, el catéter se empujó en su uretra. Los discos, ahora dentro de él, le cortaron el abdomen y le cortaron el pene a una profundidad de ½ pulgada en la raíz, y fue cortado, algo más se disparó en el culo, no podía distinguirlo, de verdad, pero sabía lo que era. Escuchó un sonido que se oyó, y fue llevado de vuelta para ver un tapón de metal instalado donde había estado su pene, pero todavía podía sentir su pene debajo de él. en algún lado.

Estaba totalmente entumecido, solo sentía que lo tocaban por alguna manera. En el fondo algo estaba "fijo" en él, esta sensación era rara. Estaba babeando. Los hombres se reían y se frotaban entre sí. Había unos cuantos consoladores, pero no muchos. Él era uno que era un poco flojo y rojo que era entregado a Mike. Sintió que la sonda se deslizaba por su culo. Entonces, Lynn sintió algo más. Sintió que su culo se llenaba de algo, y al mismo tiempo sintió un orgasmo. Sin embargo, dentro de él. No estaba "sino en su pene" - era más profundo en su ingle, y sentía que su corazón latía. Y él empujó hacia fuera, y algo mojado salió de su ano.

Un hombre al lado de Lynn dijo: "¡Exitoso!"

Todos aplaudieron.

Pero ahora estoy en este lugar sin hombres. Lynn dijo incoherente algún tiempo después.





Historia Original Aquí.






Autor: BullGator       Traductor: DarkSoul

BALLBUSTING CON MI AMIGA

Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie......


BALLBUSTING CON MI AMIGA
Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING]


Categoria: Adolescente      Autor: Belerina 5





Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie.

En una ocasión en la que charlábamos amigablemente de sexo, le confesé una pequeña preocupación, una parafilía que estaba empezando a ser una obsesión: la pubefilia. En efecto, siempre me ha vuelto loco el vello de los genitales femeninos. Sorprendentemente, aunque ella había reaccionado siempre con una mentalidad singularmente abierta ante nuestras conversaciones, está pequeña confesión no la dejó tan indiferente como en el resto de ocasiones. Sus palabras se me quedaron grabadas (a veces era demasiado ruda a la hora de descalificarme).

No tiene ningún sentido lo que me estás contando. El vello afea estéticamente, y además no debe considerarse una fuente de excitación, sobre todo al punto en el que toda tu atención se centra sobre esta zona del cuerpo, y descuidas todo el resto de elementos que contribuyen a la excitación sexual. Yo ahora mismo llevo la vagina sin afeitar, pero simplemente por descuido o por flojera, y te puedo asegurar que es un verdadero incordio. Para usar bikini hay que tener cuidado de que no sobresalgan los pelitos por arriba, incluso al usar pantalones de talle bajo para estar en casa, a veces se me sale un poco.

Me propuso por tanto un peculiar antidoto a lo que, para ella, era un poquito enfermizo, o anormal, y yo, que confiaba en ella desde hace tiempo, me puse en sus manos, no sin cierta excitación de pensar en lo que aquello me podía deparar. Se trataba de un pequeño juego que según ella me haría comprender que el vello púbico no debía ser una fuente de excitación.

-“Quítate el pantalón”. – Me ordenó.

Evidentemente, hice lo propio quedándome desnudo de cintura para abajo. Inmediatamente apareció con un cordón de zapato con el que me ato los testículos. Los ató muy bien y acto seguido los apretó firmemente con la mano en varias direcciones para comprobar la solidez del nudo.

Perfecto. No creo que escapen de aquí. Bueno, haremos lo siguiente: voy a ponerte unas diapositivas de chicas desnudas en el ordenador. Cuando aparezca una chica depilada te masturbarás mirándola, cuando en la foto se muestre vello púbico te golpearé en los testículos para que te duela mientras dure la presentación de la foto. De esa manera tu cerebro relacionará al dolor con el vello genital y terminará por dejar de gustarte. Es así, los hombres solo aprenden de esa manera. Espera, voy a comprobar una vez más si está bien firme el nudo y comenzamos la presentación – palpó una vez más mis huevos esta vez de forma más cariñosa, acariciándolas en toda su extensión – Muy bien, cada uno en su sitio, están bien duros por cierto. Es necesario atarlos, porque así te dolerá más.

Dispuso todo como procedía, y empezó la presentación. Manejó un momento el ratón con una mano, mientras agarraba mis huevos con la que después iba a golpearlos. Mientras se cargaban las imágenes me dijo – ¿Estás preparado? Con una sonrisa plácida y mirándome a los ojos, y descargó sobre mis huevos una primera tanda de manotazos inesperados e ininterrumpidos, como para comprobar que todo estaba en orden. No lo esperaba y solté un grito apagado, a lo que ella me respondió con una caricia en la nuca y una sonrisa.

La primera chica era una playmate llamada Terry Nihen, iba elegantemente vestida con un traje rojo y guantes a juego. Miraba a la cámara firmemente con semblante serio, mientras por el escote de su vestido asomaba uno de sus pechos que quedaba al aire. Hábilmente con su mano derecha sujetaba una parte del vestido de manera que se viera lo que llevaba debajo: un sencillo liguero negro, que sujetaba unas medias igualmente sobrias, que cubrían hasta medio muslo de la playmate. Por encima de las medias asomaba el sexo de la chica cubierto por una espesa mata de vellos. Mi amiga no dudo en descargar un primer manotazo en mis testículos mientras miraba a la pantalla, luego dirigió su mirada a mi entrepierna y continuó su terapia con ejemplar concentración. A ésta siguió otra chica también velluda, con lo que la tortura continuó. La tercera no mostraba su entrepierna.

¡Bravo! Vas a tener suerte – Exclamó mi amiga, mientras empezaba a masturbarme – ¡Mira, corre, mírale las tetas! – Me hablaba como a un niño, con ese aire de superioridad y de cariño al mismo tiempo.

La cuarta se llamaba Julie McCullough, era una playmate de los años 80’s, se mostraba tendida sobre un divan, perfectamente maquillada, con unas medias que cubrían sus piernas hasta medio muslo y con una camisola abierta que dejaba a la vista sus partes íntimas. Con su mano izquierda pellizcaba dos o tres de los vellos que tenía en su entrepierna, tirando de ellos suavemente. Los golpes continuaron.

–¿Te duele? – me preguntó con aire serio al ver las muecas que se dibujaban en mi cara.
– Bueno, pues de eso se trata. Es necesario que mis golpes te causen dolor, ¿esta bien? Para eso lo hago – dijo cariñosa y benevolente
.
A esta siguió una buena tanda de ímagenes de velludas y estupendas playmates. No sabía cuando esto iba a terminar. Me encogía de dolor. A veces golpeaba con toda la palma de la mano, a veces sólo con un dedo que lanzaba con toda violencia sobre mis huevos, a veces se centraba en una de ellas primero y luego en la otra, muchas veces con el puño cerrado. Ella me dijo:

–“A ver, voy a darte a esta primero” – Apartándome el pene y dejando bien expuesto mi testículo izquierdo. De vez en cuando miraba mi cara, supongo para controlar si me estaba haciendo demasiado daño. Luego pasó al derecho, lo apretó bien y lo golpeó por distintas partes.

–“¡Vaya, se te han puesto enormes!” – Me dijo mientras sonreía indolente. – ¡Qué montón de imágenes seguidas! Se te van a quedar bien hinchados.

Efectivamente, mis muecas de dolor eran más que evidentes. Hacía varios minutos que golpeaba mis huevos ininterrumpidamente. Finalmente llegó Kristine Hanson, una chica tendida boca abajo con una copa en la mano, que miraba sonriente al objetivo. Se apreciaba todo su cuerpo por detrás, incluidas sus nalgas; y por debajo del codo apoyado en la cama asomaba uno de los pechos de la joven, que se apreciaba en su totalidad, desde la base hasta el pezón, que rozaba levemente la sábana. El pecho colgaba por su propio peso, ya que la chica se mostraba sutilmente erguida para mostrárnoslo sin obstáculo.

–¡Bien!!! Aprovecha ahora – decía con semblante serio mientras se alejaba unos segundos para recuperar el resuello.

–¡Mira, tonto, mírale las tetas! ¿Son bonitas verdad? – Aclaraba sonriente.

Mira aquí si te quieres excitar – decía señalando el pecho de la joven – bueno, al culo también le puedes mirar, ¿de acuerdo? te excitará igualmente. El disfrute duró poco. Una nueva bofetada me sorprendió mientras aparecía la imagen de Mariane Gravatte. Me soltó una tanda de puñetazos, por lo menos quince o veinte mientras me decía amigablemente.

– ¡Cerdito, deja de masturbarte que ya se acabó lo bueno! – Se centró en mis testículos todavía sonriente y poco a poco comenzó el castigo rutinario. En este caso, los golpes me resultaban particularmente excitantes. No dije nada, pero me estaba poniendo muy excitado. Un hilo de líquido pre seminal colgaba de la punta de mi pene. Quise darle las gracias por lo que estaba haciendo, y me respondió “No te preocupes, no me importa hacerlo hasta me resulta divertido”. En ese momento se me ocurrió algo genial, y tuve el coraje de decírselo:

–“Me dijiste que tu también llevabas largo el vello de tu vagina, ¿verdad? Bueno, ¿podrías enseñármelo mientras me pegas, así también tu vagina lo asociaré al dolor?” Le pregunte.

–¿De verdad quieres que te lo enseñe? Es cierto, te vendrá bien, y será más eficaz el castigo ¿aunque abra un precio?

–¿Estás dispuesto a pagarlo? Ella me pregunto.
–¡Si, lo estoy! Le dije sin pensar lo que significaba eso para mí o mis huevos.

Se retiró un momento y se deshizo de su pantalón. Debajo llevaba una braguita (calzón) blanco sobre la cual asomaban unos cuantos vellitos. Se acercó a mí señalándolos mientras decía:

¿Ves lo que te digo? Son un incordio, siempre hay algo que asoma.

Ya delante de mí se bajo la braga y las echó al suelo. Su vagina quedo justo enfrente de mi cara, y pude apreciarlo a la perfección por unos segundos. Vestía sólo una camiseta blanca que le llegaba hasta el ombliguito, y los vellos del sexo quedaban completamente a la vista. Eran preciosos, ensortijados, podía incluso percibir el aroma que salía de esa encantadora cueva, mientras ella perdía unos segundos más, manejando el ratón del ordenador. Con la tenue luz, y como la camiseta estaba justo por encima, parecía que llevara unas bragas negras que asomaran debajo de la blanca camiseta. Pero en efecto, no eran unas bragas sino que todo aquello era directamente su vagina, sus partes íntimas, que se presentaban ante mí.

¡Vamos, hay que seguir! – Dijo voluntariosa.

En esa tanda de golpes, yo ya estaba visiblemente excitado. Ella recogió fría y decidida el hilo que todavía colgaba de mi pene.

–¿Esto qué es? – dijo mientras me lo acercaba a la boca y me obligaba a probarlo.

La vagina de Karen Witter desencadenó el castigo. La segunda foto velluda era de Lonny Chin, y los golpes me parecían cada vez más fuertes y descuidados. En todo caso cada vez me dolían más sobre mis ya adoloridos e hinchados huevos. En un momento pensé que iba a correrme, así que pedí a mi compañera que parara. A demás, me dolían un montón los huevos y quería tomarme un respiro. Ella no accedió, alegando que efectivamente trataba de conseguir que me dolieran realmente, y que no iba a parar ahora, cuando estaba empezando a causarme un dolor intenso.

Continuó golpeando. En medio de continuos retortijones pensé que mis huevos no podrían aguantar más, y acabé corriéndome como nunca lo había hecho. Mi amable amiga me masturbó ella misma levemente mi pene, para colaborar a vaciar mis adoloridos huevos, mientras incrementaba la frecuencia y la intensidad de los golpes. Creí haber visto a Dios mientras me corría.

Mi semen que salió como nunca antes quedo sobre mi abdomen y vello púbico como también en la mano de mi amiga que me dio un fuerte golpe que me hizo dejar la gloria y caer directamente al infierno cuando sentí que algo de desgarro dentro de mi escroto, pero tuve poco tiempo para digerir el dolor cuando sentí otro fuerte golpe por parte del puño de ella, sentí y escuche un crujido que fue seguramente cuando mi segundo testículos se rompió.

Recuerdo ver como mi pene lanzo un gran chorro de semen, mientras todo mi cuerpo se convulsionaba de dolor y ya no supe más, me desperté en un hospital donde me entere que había perdido mis testículos pero que dos prótesis me habían sido puestas en su lugar, era un eunuco aunque no lo pareciera, Karen estaba ahí, y me abrazo como si estuviera muy preocupada, nunca dije nada de lo que paso esa noche en mi habitación.

Aun la sigo viendo y me sigue golpeando mis testículos falsos que juro me hace sentir dolor de alguna manera aunque no puedo venirme como antes aun disfruto cuando lo hago.





Historia Original Aquí.
  




Autor: Belerina 5       Adaptador: DarkSoul

BIENVENIDOS A SU NUEVA VIDA

Paris 1740, el palacio del Duque de Bjor era conocido por sus hermosos sirvientes que eran todos unos adonis en el más estricto uso de la palabra aquella mañana un carruaje con cuatro nuevos sirvientes esclavos comprados a la justicia por sus crímenes o por haber nacido esclavos, sea como sea ahora eran propiedad del Duque, el carruaje con los fuertes hombres se detuvo frente a una casa en donde un anciano hizo que los cuatro hombres se desnudaran......


BIENVENIDOS A SU NUEVA VIDA
Paris 1740, el palacio del Duque de Bjor era conocido por sus hermosos sirvientes que eran todos unos adonis en el más estricto uso de la palabra aquella mañana un carruaje con cuatro nuevos sirvientes esclavos comprados a la justicia por sus crímenes o por haber nacido esclavos, sea como sea ahora eran propiedad del Duque, el carruaje con los fuertes hombres se detuvo frente a una casa en donde un anciano hizo que los cuatro hombres se desnudaran.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD]



Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Paris 1740, el palacio del Duque de Bjor a las afueras de la ciudad, era conocido por sus hermosos sirvientes que eran todos unos adonis en el más estricto uso de la palabra aquella mañana un carruaje con cuatro nuevos  sirvientes esclavos comprados a la justicia por sus crímenes o por haber nacido esclavos, sea como sea ahora eran propiedad del Duque, el carruaje con los fuertes hombres se detuvo frente a una casa en donde un anciano hizo que los cuatro hombres se desnudaran para luego hacerles dar un baño en un pequeño riachuelo detrás de su cabaña que además servía como molino.

Una vez bien lavados y secos, los cuatro hombres desnudos fueron conducidos hasta la gran casa blanca hasta llegar a una escalinata, que daba a una gran puerta que se abrió ante ellos, para dejar ver a un hombre rubio muy bello poseedor de un gran cuerpo, completamente desnudo caminar hasta ellos que quedaron sobre los escalones viendo como ese bello rubio los observaba, sus profundos ojos azules se dirigieron a sus entrepiernas para admirar sus petes y huevos colgando complemente expuesto a su vista lo mismo que los de él, que tenía un pene aun en reposo bastante asombroso sin circuncidar, el hombre mirando hacia el infinito les dijo.

-“¡Les doy la bienvenida al castillo Bjor desde hoy su nuevo hogar!”
-“Me llamo Jean y voy a ser su guía por los próximos tres meses, cualquier duda que tengan no duden en preguntar”.

-“Una cosa más desde hoy no podrán llevar ropa alguna solo en invierno y no podrán salir de los límites del castillo ¡Ahora síganme!”. Dijo Jean al grupo.

Los cinco atractivos hombres entraron a la lujosa mansión en donde se toparon con lindos jóvenes tanto hombres como mujeres que iban y venían por los amplios salones completamente desnudos, los ojos de la mayoría de ellos seguían a las bellas mujeres cuyos peludos sexos y tetas estaban completamente expuestos.

Jean no dejo de notar aquellas miradas y tomaba nota mental pero llamo su atención uno de ellos cuyas nalgas eran magnificas que no veía a las mujeres sino a los hombres que pasaban a su lado sobre todo posando su mirada en sus miembros y huevos expuestos, e incluso llego a notar como su pene comenzó a crecer pero el recién llegado de nombre Paulino logro controlar su miembro, pronto los cinco llegaron a una habitación en donde permanecieron por varias horas con Jean platicando e instruyéndoles sobre sus deberes desde ese día.

Luego de aquella charla Jean dividió a los hombres en diversos trabajos, advirtiéndoles que todo contacto físico con cualquiera de las mujeres del palacio estaba prohibido, de ser sorprendido la era la castración inmediata y si fue sin el consentimiento de la mujer la pena era la muerte, esa noche Jean interrumpió de sus labores a Paulino para llevarlo a su habitación la cual era amplia y cómoda dominada por una amplia cama de plumas de ganso que Paulino nunca había visto o sentido en su vida.

Paulino era 1.75 metros de estatura, de piel blanca con un ano de color rosa y cabello castaño, buen cuerpo además de un gran par de huevos que colgaban bastante bajos que acompañaban a un pene circuncidado cuyo glande era también de color rosa, su abdomen estaba bien marcado por seis notorios abdominales Paul se le quedo mirando unos segundos su lindo pene antes de ir a donde estaba le tomo el mentón a Paulino y le pregunto mientras lo miraba a los ojos y su otra mano tomo su pene para comenzar a masturbarlo.

-“¿Paulino eres acaso judío?” Pregunto Jean.
-“¡No lo soy!” Dijo Paulino algo apenado.

Ya con el pene de Paulino en erección Jean se inclino y tomo su duro pene con su boca, Paulino se estremeció al sentir su lengua lamber la parte baja de su glande y una de sus manos jugar con sus huevos, un jadeante Paulino pregunto.

-“¡Alto, alto, por favor no quiero que me castren!” Dijo Paulino.
-“No te preocupes el sexo entre hombres no está prohibido”. Respondió Jean.

Luego de minutos en que Paulino en verdad gozo Jean, saco una pipa, la encendió e invito un poco de su pipa a Paulino que dio varias aspiraciones, cuando lo hacía Jean le dijo.

-"Es para que aguantes". Dijo Jean.

Paulino con un poco de nervio pero con mucha excitación se recostó un poco sobre la cama, paso como un minuto en el cual ya le hacía efecto lo que fuese que contenía la pipa cuando Jean le comenzó a lamber las piernas y poco a poco se acerco a sus nalgas, abriéndoselas el efecto de la droga hacia que sintiese muchísimo más y se empezó a excitar de sobre manera, le gustaba demasiado y lo único que pedía era sentir un duro miembro en su culo.        

Jean al ver el estado de Paulino no lo dudo tomo su miembro en erección de unos 22 cm y los coloco entre sus nalgas para luego de una sola embestida penetrarlo por completo., la excitación de Paulino al sentirse penetrado fue mayor que el dolor que sentía, estaba en las nubes solo quería que no la sacara nunca y lo penetrase muy fuerte sin piedad.

-“Me encantan tus nalgas” Le repetía al oído cada que tomaba impulso para penetrarlo en un golpe Jean.

Paulino solo gemía y pedía más su cuerpo se sentía muy caliente sentía cada centímetro de ese miembro que lo penetraba entrando y saliendo como el liquido que emanaba de él, así estuvieron un  buen rato de pronto Paul le me dio un frasco pequeño el cual le dijo que oliera mostrándole la forma de hacerlo una vez que lo hizo solo Paulino empezó a temblar, no sabía porque pero eso desapareció cuando escucho a 
Jean decirle.  

-“¿Ya estás listo?” Pregunto 
Jean.           

Fue lo único que Paulino escucho mientras seguía inhalando del frasco, en ese momento se sentía muy excitado y caliente haciendo que su culito se moviera como pidiendo ser penetrado de nuevo 
Jean se acercó a Paulino y sin decir más le abrió sus nalgas para empezar lamber su culo con una desesperación que solo hacía que se calentara más, mientras tanto Paulino se acomodaba de tal manera que su pene quedase cerca de la boca de Jean para que le chupara su pene lo cual hizo sin pensarlo.

-“Así vamos chupala como una puta”. Dijo 
Jean.        

Eso calentó de sobre manera a Paulino que sin pensarlo se la metió con dificultad a su boca y empezó a tragarla, para ese momento 
Jean le dedeaba y chupaba el culo lo cual le hacía gemir de placer, Jean de nuevo luego de un rato hizo que Paulino tomase y frasco para que de nuevo aspirara de su interior, de inmediato se calentó y empezó a darle una mamar con todas sus fuerzas mientras sentía como su culo se abría solo, lo cual noto Jean quien no tardo en meter uno de sus dedo en el, mientras le preguntaba.

-“¿Paulino que edad tienes?” Pregunto Jean.
-“26 años y dentro de unos meses 27”. Contesto Paulino.

Aquella respuesta pareció excitar de sobre manera a Jean quien se incorporo y jalo de tal forma a Paulino que su culo quedara en la disposición correcta frente a su babeado pene que sin dudarlo metió de una nueva gran embestida hasta que sus huevos chocaron contra los de Paulino, quien grito de dolor como de placer al mismo tiempo mientras se retorcía sintiéndose completamente empalado.

La erección de 
Jean no tenia comparación alguna con ninguna que hubiese penetrado antes a Paulino cubría cada rincón y cada embestida le hacía sentir más y más placer, lo penetro por más de 20 minutos en posición del perrito antes de comenzar a cambiar las posiciones Paulino gemía de placer con cada embestida y sentía excitación a tal grado que era nuevo para él.      

Sin pensarlo Paulino apretaba su culo y sentía los espasmos de su pene mientras 
Jean daba hondos gemidos de placer. Jean tomo su pene sin pensarlo para empezar a masturbar, el pene de  Paulino no tardo mucho en comentar a contraerse en la mano de Jean y no tardo mucho más en venirse quien solo gimió, entre sudor y cansancio mientras, Jean comenzó a venirse en su interior derramando su espesa leche, mientras los dos cuerpos bañados en sudor cayeron sobre la suave cama de la habitación.

El olor a hombre y sexo se mezclaron para hacer un aroma de lo más perfecto, ambos se quedaron tumbados por unos minutos y después se besaron hasta quedarse dormidos unos en brazos del otro a la mañana siguiente Paulino luego de tener sexo de nuevo le conto de su vida un poco, hasta que fue  hora de salir de la habitación para comenzar con sus deberes no sin antes hacer que Jean se viniera en la boca de Paulino y hacerle prometer que se verían en la noche para una nueva sesión como aquella noche.

Aquellos encuentros se sucedieron casi a diario en la habitación de Jean, cada noche cuando Paulino terminaba sus labores iba a la habitación de Jean para esperar que llegara, muchas veces llegaba muy tarde y cansado por lo que solo conversaban o se acariciaban, durante esos seis meses Paulino fu testigo de cómo uno a uno los otros tres hombres que llegaron al palacio fueron castrados públicamente entre gritos de suplicas, luego de ser encontrados teniendo sexo con mujeres algo que estaba absolutamente prohibido por el amo y señor de ese palacio.

Una noche Paulino vio entrar a Jean con un triste semblante en su rostro, al entrar fue hasta donde estaba Paulino lo beso con pasión como nunca antes, mientras lo masturbaba hasta que su pene estuvo completamente en erección, luego la boca de Jean bajo por su fuerte pecho poniendo especial atención en sus tetillas, para luego lamber los valles que se formaban en su marchado abdomen, hasta llegar a su pene, que tomo con su boca tragándoselo por completo, hasta que sus huevos quedaron colgando debajo de su mentón, Paulino gimió de placer, al sentir su glande en lo profundo de la garganta del Jean.

La mamada que le estaba dando a Paulino era asombrosa sus gemidos era fuertes, aquello duro unos 10 minutos antes que se viniera con fuerza en la boca de Jean, fueron seis disparos de su espeso semen, que Jean por supuesto se bebió sin desperdiciar ni una sola gota de aquel espeso liquido, cuando ya ni una gota de semen salía del palpitante pene de Paulino, sin demora Jean se puso de pie para fundirse en un apasionado beso con él, mientras las lagrimas rodaban por su mejillas, por lo que cuando sus labios se separaron Paulino le pregunto.

-“¿Jean porque lloras?” Le pregunto Paulino.

Jean lo miro por unos segundos y casi con su voz quebrándose le respondió.

-“Lloro porque… Porque el Amo a ordenado que debes ser castrado Paulino”. Dijo Jean.

Su respuesta dejo helado a Paulino, apenas se percate dado que quedo en shock que Jean fue hasta la puerta apenas reacciono cuando vio entrar a tres fuertes hombres con capucha, Paulino supo quienes eran esos hombre y porque estaban ahí, los había visto antes cuando castraron a los otros tres hombres que llegaron con él al palacio, negó con la cabeza, para acto seguido tratar de escapar pero fue rápidamente sometido por los fuertes hombres.

Paulino quedo de pie amordazado e inmovilizado, fue cuando vio a Jean acercarse de nuevo a él con lágrimas rodando por sus mejillas, sosteniendo un cuchillo curvo que humeaba de lo caliente que estaba, se arrodillo frente a Paulino y tomo su escroto, sus huevos colgaban bajos, Jean los jalo hacia abajo, coloco el cuchillo por detrás de su estirado escroto para mirar hacia arriba, Paulino suplicaba con sus ojos para que no lo castrara, pero Jean solo dijo.

-“Lo siento debo hacerlo”. Dijo Jean.

Por unos segundos Jean se quedo tirando el escroto de Paulino con el cuchillo detrás de su escroto pero luego de manera súbita, movió su mano cercenando su escroto de un solo corte, Paulino puso los ojos en blanco todo su cuerpo se sacudió con fuertes convulsiones por unos segundos antes de perder el sentido.

Por los próximos tres días, Paulino permaneció delirante ardiente en fiebre con Jean a su lado cuando se recupero, ambos se besaron y lloraron mucho el duque de Bjor regalo a Paulino a Jean varios meses después y vivieron juntos hasta sus muertes, siendo Paulino un eunuco la única manera de sentir placer era por vía rectal por lo que sentir la impresionante erección de Jean en su interior siempre llevaba al orgasmo a Paulino pese a no tener huevos o modo de expulsar la espesa leche que una vez su pene arrojo e incluso su pene ya sin la capacidad de ponerse rígido de nuevo luego de unos meses de su castración, en efecto era un eunuco pero feliz.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen  que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BAÑO ANTES DEL CORTE

Su nombre es Tony es mi hijo tiene 15 años recién cumplidos lo adoro con todo el alma pero él no es como un adolescente norma, al tenerlo tuve un problema en la placenta lo que lo hace ser algo retrasado, no es que sea estúpido, de hecho es muy inteligente según pruebas que se le practicaron algunos años atrás demostraron que tienen una inteligencia superior a la media pero su condición hace que ser muy inocente, hace cosas sin pensar en las consecuencias y si le gustan las hace sin parar lo que algunas veces es peligroso......


BAÑO ANTES DEL CORTE
Su nombre es Tony es mi hijo tiene 15 años recién cumplidos lo adoro con todo el alma pero él no es como un adolescente norma, al tenerlo tuve un problema en la placenta lo que lo hace ser algo retrasado, no es que sea estúpido, de hecho es muy inteligente según pruebas que se le practicaron algunos años atrás demostraron que tienen una inteligencia superior a la media pero su condición hace que ser muy inocente, hace cosas sin pensar en las consecuencias y si le gustan las hace sin parar lo que algunas veces es peligroso.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Su nombre es Tony es mi hijo tiene 15 años recién cumplidos lo adoro con todo el alma pero él no es como un adolescente norma, al tenerlo tuve un problema en la placenta lo que lo hace ser algo retrasado, no es que sea estúpido, de hecho es muy inteligente según pruebas que se le practicaron algunos años atrás demostraron que tienen una inteligencia superior a la media pero su condición hace que ser muy inocente, hace cosas sin pensar en las consecuencias y si le gustan las hace sin parar lo que algunas veces es peligroso.

Hace algunos meses atrás descubrió la masturbación por sí solo, algo que me temía desde hacía mucho tiempo desde que entro a la pubertad, comenzó a andar por cosa solo en ropa interior ostentando una visible erección debajo de su prenda, se masturbaba a todas horas y hace una semana intento tener sexo conmigo su madre mientras dormía en la noche en mi cama, dado que soy madre soltera no tengo un esposo que imponga una figura paterna por lo que Tony es algo rebelde, aquello sabía que estaba mal le insistí que no debía hacerlo con nadie a menos que la otra persona quisiera. 

Hace una semana recibí una llamada del colegio al que asiste donde me informaron que intento propasarse con una de sus compañeras, aquello fue todo supe que debía actuar y rápido o Tony podría meterse en problemas grabes que lo apartarían de mi para siempre, ¿pero qué podía hacer? La respuesta vino de una fuente inesperada “la televisión” viendo un documental de “Animal Planet”, la solución era la castración, aunque era algo drástico supe que era la única solución que tenia para controlar los impulsos sexuales de mi hijo cada vez más exaltados.

Siendo enfermera quirúrgica no iba a tener problema alguno en llevar a cabo ese procedimiento pero tampoco quería que mi hijo perdiera su capacidad sexual sin que supiera lo era estar con una mujer, por lo que pensé en contratar una prostituta, luego de pensarlo mucho me dije que lo mejor era que yo fuera la mujer que se quedara con su virginidad y al mismo tiempo disfrutara algo, hacia ya más de 15 años que no tenia sexo y pensar como lo iba a despojar de sus testículos me hizo sentirme muy excitada por alguna razón. 

Tony fue suspendido tres días de la escuela por lo que debía regresar a clases el próximo lunes, era jueves y sabía que debía darme prisa, esa tarde me bañe muy bien perfumando mi cuerpo lo mejor posible prepare todo para el retiro de los testículos de mi hijo y espere a que el sol casi se ocultaba para llamar a Tony a mi habitación.

Modestia aparte debo decir que a mi edad era una muy sabrosa madurita con unas piernas muy firmes y tersas, unos pechos grandes redondos, con unas nalgas también grandes como firmes, y una muy estrecha cual me depile ese día por completo para que mi hijo tuviese una grandiosa visión de mi sexo.          

Esa misma noche ya con Tony en mi habitación lo desvestí, cuanto le quite su trusa (slip) quedo al descubierto su pene en completa erección me lo lleve al baño en donde nos bañamos juntos y cuando terminamos lo lleve de nuevo a mi habitación, no me puse calzón (braga) y la verdad me veía hermosa, sexi y hasta algo puta los ojos de Tony no se apartaban de mis senos y entrepierna se notaba que aquella visión de su madre desnuda le encantaba.

No pude esperar más y ahí mismo me arrodille frene a mi sorprendido hijo  y me llevo su duro pene a mi boca mientras con una de mis manos me abrí un poco mi vagina ya algo húmeda deseosa de tener su pene joven adentro mientras le chupaba su pene con uno de mis dedos me lubricaba mi vagina y también me frotaba mi inflamado clítoris.      

Tuve que detenerme dado que sentí qué Tony iba a terminar en mi boca si continuaba por lo que me incorpore y nos dirigimos a la cama agarrados de la mano ya en la cama nos besamos para luego apoyar la cabeza en la orilla de la cama y abrí mis piernas e hice que Tony comenzara a lamber a pasar su lengua por mi vagina para rematar en mi glande, de inmediato comencé a gemir deseando que mi hijo me la metiera y que hiciera gozar una vez más con su pene que pese a su edad era de 18 cm.

Esta vez deje que Tony se diera gusto con mi vagina por un buen rato dándome sexo oral y me hizo venir en su boca varias veces pero para mi sorpresa mi hijo pareció disfrutar del sabor de mis jugos y por fin me incorpore y le di unas nalgadas pero no fuertes o de castigo solo para alentarlo lo acomode entre mis piernas, con su rostro a la altura de mis senos, sin ningún temor por lo excitada que estaba tome su pene y lo coloque en la entra de mi vagina para luego atraer su cuerpo con mis piernas que rodeaban su cintura que hizo que me metiera su pene hasta el fondo y pego un gemido de placer y comenzó a moverse exquisitamente.      

Con su pene endurecido por completo que entraba y salía de mi húmeda vagina la cual se abría para recibir el miembro de mi hijo mientras Tony  me mordía, chupaba y succionaba mis pezones con mis manos y boca apretando la sábana para ahogar los gritos que de nuevo sentirme mujer en mucho tiempo me provocaban.      

Sin que se lo pidiera Tony acelero el ritmo de su embestidas sus huevos chocaban con mis nalgas mientras me corría una y otra vez como pocas veces lo había hecho incluso cuando su padre me penetraba en mi juventud, me penetraba con tanta furia de pronto Tony acelero aun más y lo eyacular sentí que se me vino con mucha fuerza inundando mi vagina con su leche entre gemidos, voltee a ver si aun la tenia dura pues la sentía aun entrando y saliendo de mi vagina y mientras me agarraba de mis grandes pechos muy duro.

Ambos estábamos cansados nos quedamos quietos un momento y tome un poco de papel desechable y me arrodille para limpiar su pene con mi boca y con el papel limpie mí vagina para luego hacer que se acostara y se monto sobre su aun dura erección para comenzar a moverme lentamente y fui acelerando hasta que mis movimientos fueron brutales y sentí que le iba a quebrar su pene y no pudo más se volvió a venir en mi interior dejando toda su espesa leche adentro de mi vagina.   

Nos quedamos recostados mirando el techo en silencio y tras unos 3 minutos se rompió el silencio y Tony muy feliz comenzó a reír a mi lado su rostro reflejaba que se sentía todo un hombre con ello me hizo derramar algunas lagrimas pues sabía lo que estaba por pasar, me sentía llena totalmente por su leche cuando me baje de la cama sentía como su leche que me llenaba mi vagina comenzó a resbalar por mis piernas, una lagrima rodo por  mi mejilla al comprender que nunca volvería a sentir la leche de mi hijo resbalar por mis piernas de esa manera.

Hice que Tony se pusiera de pie y me lo lleve al baño de nuevo, la bañera estaba ya casi llena por lo que le hice meterse en ella para que se bañase, hice lo mismo pero termine rápido, para proceder a bañarlo muy bien, sobre todo su pene y huevos se los frote muy bien con un jabón especial, corrí su prepucio hacia atrás para lavan muy bien su glande que aun estaba cubierto por rastro de su semen y mis jugos íntimos.

Cuando termine de bañar a Tony, tenía una nueva dura erección, lo seque muy bien, usando tres toallas nuevas para ese lave, una vez que lo tuve bien seco lo lleve a mi cuarto de nuevo Tony estaba reluciente de felicidad, creo que pensaba que seguiríamos teniendo sexo, la llegar coloque una sabana quirúrgica sobre una mesa rectangular donde le pedí que se acostara boca arriba lo que hizo sin reparo alguno, una vez que estuvo acostado lo asegure con correas que pase sobre su pecho y abdomen.

Hice que levantara las piernas que asegure con unas correas en los tobillos que las dejo flexionadas en lo alto, luego rápidamente le inyecte un anestésico potente pero local en cada uno de sus testículos, Tony se sacudió un poco cuando las agujas penetraron en sus testículos pero no dijo nada, espere unos segundos para que la anestesia hiciera efecto, pero mientras tanto para tranquilizarlo tome su pene y comencé a masturbarlo, Tony no tardo en comenzar a gemir de placer, con liquido transparente saliente de la punta de su pene.

Cuando comprobé pinchando con una aguja sus testículos que la anestesia había hecho efecto, con rapidez hice un largo como profundo corte en medio de su escroto, para que solo apretando su bolso de piel abierto extraer sus testículos de su interior, coloque varios puntos en los conductos que unían sus testículos a su cuerpo y corte cada uno de ellos entre los puntos, apenas y hubo algo de sangre.

Tony apenas se percato que lo había despojado de su virilidad, con rapidez y destreza coloque las prótesis testiculares que suture a sus conductos cortados y suture su escroto con puntos finos para dejar las menor cicatriz posible que dado la piel de escroto poco se notaria.

Luego que termine, seguir masturbando a Tony hasta que se vino de nuevo, luego se durmió desnudo sobre mi cama lo cuide los siguientes días, masturbándolo y dándole una mamada e incluso dejando que me penetrara cuando me lo pedía, hasta que su corrida era solo un liquido amarillento y sus orgasmos sentía no eran tan intensos como antes, poco a poco las ganas de sexo de Tony fueron bajando como sus erecciones, también su comportamiento cambio y comenzó a comportarse como un adolescente normal, gracias a las dosis de testosterona que le daba su cuerpo se desarrollo como hombre e incluso volvió a tener erecciones y de vez en cuando dejaba que tuviera sexo conmigo.

Hoy en día vive solo a los 26 años término la universidad y esta por casarse con una linda mujer que lo ama y se por ella misma que tienen bien sexo pese a que Tony es un eunuco, por medio de drogas para la impotencia es que puede tener una firme erección de 26 que hace gemir de placer a su prometida y no solo a ella a mi también cada que viene a visitarme una vez al mes.

Adoro a mi hijo y a su bien dotado pene pese a no poder disfrutar de su espesa leche como aquella noche resbalando por mis piernas justo cuando lo lleve al “Baño antes del Corte”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BALANCE DOLOROSO

Con 37 años era un hombre en plenitud, con una buena posición económica, pero era soltero ya que nunca me case porque siempre estaba en busca de nuevas conquistas quizás fue un error que creo ya nunca podre remediar me arrepiento de no haber podido tener sexo con una mujer distinta, tal vez de haberlo hecho quizás aun seria un hombre y no el eunuco en que me he convertido......


BALANCE DOLOROSO
Con 37 años era un hombre en plenitud, con una buena posición económica, pero era soltero ya que nunca me case porque siempre estaba en busca de nuevas conquistas quizás fue un error que creo ya nunca podre remediar me arrepiento de no haber podido tener sexo con una mujer distinta, tal vez de haberlo hecho quizás aun seria un hombre y no el eunuco en que me he convertido.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 37 años era un hombre en plenitud, con una buena posición económica, pero era soltero ya que nunca me case porque siempre estaba en busca de nuevas conquistas quizás fue un error que creo ya nunca podre remediar me arrepiento de no haber podido tener sexo con una mujer distinta, tal vez de haberlo hecho quizás aun seria un hombre y no el eunuco en que me he convertido, les voy a contar lo que recuerdo aunque no sea mucho, todo comenzó como si aquello fuese una pesadilla de la que aun no logro despertar.

Como les decía me desperté de pronto amarrado en una habitación extraña sobre una cama negra con las piernas abiertas, amordazado y vendado de los ojos con un antifaz con pequeños agujeros que me permitían ver algo, sentía mis manos detrás bajo mi espalda ya que estaba acostado boca arriba, estaba desnudo y escuchaba cadenas tintinear conforme comencé a moverme, apenas me tomo unos segundos darme cuenta que mis testículos estaban atrapados en lo que parecía un cono y conforme me movía sentía que un peso tiraba de ellos hacia arribe, sentía mi piel escrotal estirada como nunca antes en toda mi vida, que me daba punzadas de dolor que pese a todo era soportable.

Poco a poco a mi llegaron los recuerdos de lo último que recordaba, fue una noche movida de sábado estaba en aquella disco cuando la conocí una bella morena de larga cabellera negra, de ojos verdes penetrantes, llevaba un vestido de una sola pieza de color rojo con un gran escote que dejaba a la vista el hermoso como profundo canal que se formaba entre sus grandes tetas, sus piernas eran torneadas y largas que remataban en un par de nalgas paraditas y redondas que de solo verlas tuve una tremenda erección.

Recordé que la aborde y luego de una pequeña charla nos pusimos a bailar no paso mucho tiempo antes que ambos estuviéramos alcoholizados y comiéndonos a besos mutuamente, le manoseaba todo su cuerpo e incluso logre meter mi mano debajo de su vestido para sentir su suave piel e incluso su tanga que portaba, mientras tanto sentía su mano apretar y acariciar mis huevos como pene en erección por igual.

Era ya de madrugada cuando salimos de la disco y decidimos caminar hacia el hotel más cercano, ambos íbamos borrachos, pero ella tomo más por lo menos eso me parecía pues parecía apenas casi poderse mantener en pie o estar al menos un poco lúcida y coherente durante el trayecto nos daba risa el estado en que íbamos, o más bien en el que iba ella, ya cerca del hotel la abracé y le dije al oído.

-“Me encantas, y así como estas me gustas más, quiero no hacerte el amor, quiero hacértelo salvaje”. Le dije.   

Ella solo sonrió y su cara mostro deseo puro, volteó para todos lados viendo si no había gente cerca, le dije que no se preocupara, nadie podría habernos escuchado, ella sonrió más no me respondió, solo bajo su mano hasta encontrar mi miembro por encima del pantalón, y al sentir su mano aprisionármelo, me empecé a excitar por lo que mi erección empezó palpitar, ella me beso en los labios y me dijo.          

-“Si cariño, igual quiero que me lo hagas salvaje, que te vengas dentro de mí, que me hagas tuya por completo”. Me dijo.           

-“Te la voy a meter hasta por el culito, te lo voy a chupar con mi lengua para que se te dilate y te entre hasta el fondo”. Le dije.    

Ya en la puerta del hotel nos tomamos solo de la mano y pedí la llave de la habitación, la cual estaba en un segundo piso, recorrimos el pasillo para llegar a las escaleras besándonos, y tome su nalga pellizcándola por encima de su falda, ella estaba muy excitada, tanto que al llegar al descanso de las escaleras, la tome entre mis brazos para besarla y manosear sus nalgas, esta vez subiéndole la falda, esa fue la primera que la veía con una mirada perversa de hombre lujurioso, me tomo de nuevo mi miembro que estaba muy erecto, y empezó a soltarme el cinturón, metió su mano para aprisionarlo mientras me besaba los labios pasando su lengua a mi boca.          

La separé de mi para apresurarme a llegar al cuarto, estaba necesitado de ella, al entrar y nada más cerrar la puerta me abalancé sobre ella, tomándola por detrás de sus nalgas y tetes, mordiendo su cuello, ella se dio la vuelta para besarme los labios, así llegamos hasta la cama y quedamos acostados, yo encima de ella, con salvajismo le despoje de su vestido que casi le arranque y también de su sostén (corpiño), para luego abrirle las piernas y meter mi cara entre ellas, sobre sus medias grecadas y su tanga que hice un lado para comenzar a darle una mamada a su rajita, estaba súper mojada, sus gemidos y su respiración me confirmaban lo excitada que estaba.      

-“¡Rompe la tanga, quiero que me penetres ya!” Me dijo.     

No la hice esperar a su súplica, con fuerza rompí la tela que me estorbaba, todo quedo reducido a unos trapos inservibles, sumergí mi rostro entre su lampiña vagina y haciendo malabares, me fui despojando de mi ropa, una vez desnudo y con la boca escurriendo por sus jugos, le abrí las piernas y le enterré mi miembro con fuerza, de manera salvaje chocando mi pelvis contra la suya, ella empezó a venirse a chorros, con mis embestidas furiosas salpicamos nuestros cuerpos y la cama estaba completamente mojada.         

Era tal su excitación que ella entre gemido y resoplidos me dijo.    

-¡Vamos métemela por atrás, quiero sentirte en mi culo”. Me dijo ella.     

No espere a que me lo dijera dos veces, saque mi miembro de su rajita y se lo coloqué en la entrada de ano y así sin más ni más la penetre de una forma salvaje, ella se retorció de dolor y me gritaba.

-“¡Así, así! ¡Métemela hasta el fondo, me duele pero me gusta siento un dolor rico, sigue, sigue!” Me dijo ella casi gimiendo, 

Esos gritos fueron subiendo de intensidad, primero tape sus labios con los míos, tenía temor que fueran a escucharnos y llegaran incluso a llamarnos la atención, pero su intensidad no paraba así que opte por sacarla de su ano y se la di para que me diera una mamada, lo hizo con furia, me lambió mi glande, los testículos y todo el miembro, lo chupaba y hasta mordiscos le daba, pero ella quería otra cosa

-“¡Ya vente, ya vente! ¡Pero vente en mi ano quiero que me te vengas en mis entrañas, quiero sentir tu leche en mis intestinos!” Me dijo ella.   

Tomando un respiro la coloqué en cuatro patas para furiosamente de nueva cuenta penetrarla por detrás, mis embestidas fueron rápidas aquello no duro mucho hasta que clavando mis dedos en sus bellas nalgas me vine, y aún así ella me pedía más, sin embargo, el cansancio del día, el desgaste mismo del sexo salvaje recién experimentado y sobre todo el alcohol hicieron que cayera rendido a un costado de ella, que se acomodó al instante para besarnos había sido delicioso.

Una puerta abriéndose me saco de aquello recuerdos de reojo pude ver a una mujer de unos 50 años muy bella pero que se notaba era una madurita sus tetas aunque grandiosas estaban caídas y sus pezones apuntaban hacia el suelo, iba vestida con una tanga color negra muy pequeña apenas le cubría su raja que se marcaba perfectamente en la delgada tela, unas medias negras hasta casi la cadera y unos tacones muy altos de aguja de charol color negro, llevaba un antifaz sobre su rostro cuyos labios era carnosos.

La mujer se me acerco en su mano sostenía un pequeño cuchillo de una hora de más o menos 20 cm de largo por 3 cm de ancho, lo que llamo mi atención de inmediato, pero pronto mi atención se centro en otro lado en una balanza que colgaba del techo de la habitación de un lado mi escroto estaba siendo tirado hacia arriba por la balanza por el otro lado una bola de metal bastante pesada quizás de 15 kilos o mas colgaba pesadamente, la mujer riendo se inclino sus enorme tetas colgaron de su pecho hasta depositarse sobre mi pierna izquierda.

Aunque no lo pude ver, sentí como ella me acaricio mis testículos por unos segundos antes de sentí la fría cuchilla en la base de mi estiro saco escrotal, de no ser por la mordaza hubiese dado un tremendo alarido de dolor cuando ella hizo un corte profundo a lo largo de mi estirada piel escrotal, todo mi cuerpo se sacudió con violencia por el dolor que sentía, mientras sentías correr la sangre por mi pelvis hasta mis nalgas.

La mujer con una perversa sonrisa en sus labios se puso de pie para tomar otra de esas bolas de metal que colgó en el otro extremo de la balando que solo hizo que mi escroto sintiese más presión y poco a poco comencé a sentir como la piel de mi escroto se iba desgarrando, el dolor fue simplemente brutal, tanto que me es imposible narrarlo pero basta decir que estaba en el mismo infierno en ese momento, la mujer espero unos 3 minutos antes de colocar una tercera bola sobre la balanza, aquello fue espeluznantemente doloroso aquella tercera bola solo hizo que la velocidad a la que se desgarraba mi escroto se incrementara drásticamente, algunos segundos más tarde la piel se había desprendido por completo de mi entrepierna.

En medio de aquel terrible dolor alce mi cabeza para ver como mis testículos estaban unidos aun a mi cuerpo por medio de dos tensados conductos, estaba viendo cuando aquellos largos conductos se reventaron, mis testículos con mi escroto salieron disparados de inmediato al tiempo que dos chorros de sangre brotaron de los conductos reventados bañando mi abdomen, piernas y pelvis, mientras me sacudía de dolor hasta que me desmaye en algún momento.

Me desperté en un hospital, castrado y con mucho dolor, aunque conté todo a las autoridades nunca dieron con ninguna de las dos mujeres eso fue hace seis años, hace dos semanas me cruce con una bella mujer de unos 25 años rubia de firmes tetas y culito paradito al verme hizo un mueca en su rostro que me helo la sangre.

Aquella impresionante rubia era la misma mujer que me castro pero como podía ser, me dije a mi mismo había rejuvenecido 25 o más años, pensé que mi mente me estaba jugando una mala pasada pero cuando me guiño un ojo e hizo con su mano la seña como de una dijera supe que era ella, trate de seguirla de detenerla pero se perdió entre la gente y el trafico que había a esa hora desde entonces todos los días a la misma hora voy a ese lugar con la esperanza de verla de nuevo y para tratar de obtener algunas respuestas.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BELA LOS OFRECE

Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero por supuesto a guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo......


BELA LOS OFRECE
Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero por supuesto a guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo.


[TRANSEXUAL] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [FEMINIZACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Transexual      Autor: DarkSoul





Me había gustado vestirme de mujer desde pequeño al principio solo como juego pero poco a poco se me convirtió en una obsesión, a los 13 años cuando entre en la pubertad aquello se volvió una práctica común, pero  por supuesto a  guardadas de mis padres, a los 15 años me anime a comprar mis primeras prendas femeninas algunas tangas, pantys (bragas) y sostenes (corpiño) como era ropa interior me la ponía debajo de la ropa para con ellas a la escuela o por la calle sin que mis padres, amigos o conocidos sospecharan algo, aunque los sostenes solo los podía usar de vez en cuando.

Pero aun seguía siendo virgen en todos los sentidos, las mujeres no me atraían para nada, aunque si los hombres pero para que me penetrasen, no fue sino hasta que partí a la universidad con 18 años que comencé a vestirme ya puramente de mujer incluso me deje crecer el cabello para teñirlo de rubio, para todos en la universidad era una mujer incluso los profesores no me hablaban por mi nombre verdadero sino por el que adopte, pero cada día que pasaba sentía cada vez más ganas de estar con alguien de ser penetrada, usada y dominada como una putita.

Fue una noche previó a las vacaciones de verano ya con 19 años mientras estaba sentada bajo un árbol leyendo que mis deseos se volverían realidad, en aquel momento era una preciosa chica, que llevaba una falda roja a cuadros de estampando escoses y una blusa blanca, llevaba medias, el recogido en una cola de caballo, los labios rojos, de pronto note como un hombre se me quedo mirando de pronto se estaciono para bajar del auto, se me acerco y me dijo.

-¿Preciosa estas buscando compañía? Me pregunto.

Por alguna razón su mirada penetrante y su abultado paquete al frente de su pantalón me hicieron responder algo que nunca pensé decir.

-“¡Claro que sí!” Le dije lo más sensual que pude.

Acepte, aquella proposición, que me fue algo increíble, al escuchar su voz un poco rara mi corazón comenzó a latir de pensar si acaso el era quien por fin me haría toda una puta y él luego de algunos segundos no pudo evitar preguntar,

-¿Eres una travesti, verdad? Me pregunto algo tímidamente.

Aquella pregunta me molesto algo y le respondí

-“Soy todo lo contrario soy una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre”. Le dije.   

El se puso de pie, pensé que me iba insultar para luego irse o algo peor me prepare para defenderme de una posible agresión de su parte pero por el contrario el me sorprendió con una invitación.    

-“Vamos subamos al auto”            . Me invito él.          

No estaba segura de subir a ese auto con él.     

-¿Por qué debemos subir al auto? Le pregunte.

Su respuesta me sorprendió aun más
           
-¡Es mi primera vez sabes y me encantas, quiero perder la virginidad contigo! Me dijo aquel chico.

No supe que decir era tan perfecta la situación y en ese momento supe que no aquello era ideal además, qué más podía pedir, entonces le dije ya sentados los dos en el auto.

-¿A dónde vamos? Le dije.

Mientras le bajaba el cierre de su pantalón y sacaba mi súper erecto pene y le dije

-¿Puedo? Le pregunte.

Sin esperar respuesta me incline sobre su entrepierna para meterme su pene a la boca, era tan rico, sentir mi lengua rodear todo su glande mientras lo miraba viendo como gozaba se mordía su labio inferior de una manera tan sensual, que pensé que tendría ahí mismo un orgasmo en el auto, mientras le daba una rica mamada él se apresuro a encontrar un motel, al que ya había ido antes, entro con el auto y se cerró detrás era totalmente privado y económico,

Ya ahí, antes de entrar al cuarto lo vi comprar condones y lubricante de una máquina expendedora del lado del conductor, entrar me fui al baño para cuando regrese ya se había quitado la ropa y le pregunte

-“¿Alguna si alguna vez has penetrado a una chica como yo sin condón?” Le pregunte.

A lo que respondió que no, y sin pensarlo se volteo agarro su pene se puso de espalda y levanto mi falda jalo mi tanga a un lado lo que hizo posible que me viera mi ano y sin pensarlo hundió su rostro entre mis nalgas para comenzar a pasar su lengua sobre mi ano, fue tan rico que me grite y gemía de placer en un momento le dije ya deseosa por sentirlo dentro de mí.

-“¡Métemela por favor!”  Aquello casi fue una súplica.

El se incorporo y sin pensar más puso su glande entre mis nalgas que pronto sentí sobre mi ano ya muy bien lubricado, hizo presión y entro a mi cuevita tan calientita de un solo golpe que me hizo dar un grito y jadeando dije.

-“¡QUE RICOO!” Casi gemí.

En ese mismo instante comenzamos a movernos, me sentía en el cielo, me agarraba del cuello, para depositarme en la cama y me penetro como un animal, solo gritaba “¡QUE RICO!” y entre gemidos me dijo que nos viniéramos juntos apenas pude calmarme un poco y le dije que si, entonces me puso en la orilla de la cama y con él detrás, era tan perfecto, dado que era muy delgada me podía alzar y hacerme lo que quisiera, mido el media 1,85 y ella 1,73 era perfecto mientras estaba así me la metía  hasta el fondo, hasta que sus huevos chocaban contras mis nalgas.

Tome mi palpitante pene y comencé a masturbarme mi pene que era demasiado grande para mi gusto hasta que me vino lo que hizo que su ano succionaba su pene que no dejaba de entrar y salir de mi interior, no pudo más y se vino entre gemidos y gritos míos que eran de puro placer, él hundió su pene por completo sintiendo como mi ano le succionaba más su miembro, estaba extasiada, cuando termino de venirse se desplomo a mi lado.

Su pene aun emanaba algo de semen y estaba rígido por completo lo tome y comencé a chuparlo no creí que se viniera otra vez tan solo buscaba extraer hasta la última gota de su sabrosa como espesa leche pero logre hacer que llegase a otro orgasmo, su semen broto a borbotones, pero no saque su pene de mi boca, por lo que tuve que beberme todo su rico semen, me tuvo que parar pues sintió que le iba a explotar su glande como si le estuvieran dando descargas eléctricas en el pene casi grito de placer ¡aquello fue demasiado perfecto!

Aquella noche aquel chico me penetro se vino en mi interior una vez más, fue magnífico, aunque tuvimos algunos otros encuentros ninguno igualo a lo que sentí aquella noche, conforme pasaron los años en la universidad tuve otras parejas pero cada vez el impulso de desprenderme de lo que me colgaba entre las piernas que era para un permanente recordatorio, comenzó a formarse una mal sana obsesión por despojarme de mis genitales masculinos, para ese momento y gracias a los estrógenos que había comenzado a ingerir desde los 20 años me crecieron pequeños senos.   

Pero mi pene aun seguía del mismo tamaño, y mis deseos por masturbarme hasta correrme seguían intactos, además con 28 años había desarrollado un gusto por ser dominado, usado y hasta violado por un buen macho con una impresionante virilidad, fue en esta apoca que conocí a Ama Lucy, quien también era una transexual quien me acepto como una de sus sirvientas en su prestigioso burdel donde acudía una clientela de lo más selecta en su mayoría hombre muy atractivo como bien dotados dispuestos a pagar una buena suma de dinero para disfrutar de una buena noche de sexo anal con un transexual.

Pero los servicios de sus chicas que eran más requeridos y por los que pagaban una gran suma de dinero, era por los nulos, que gracias a la pérdida de sus genitales masculinos por completo habían desarrollado grandiosos cuerpo femeninos que atraía a muchos de los clientes pero para los miembros vip del burdel estaba reservado un manjar aun más exquisito una chica feminizada por completo es decir que le habían hecho una vagina real entre sus piernas luego de haber sido anulada, aquello costaba mucho y era un servicio muy exclusivo.

Trabaje como un año como una de las sirvientes del burdel entre mis tareas además de limpiar, arreglar y servirle copas a los clientes estaba la de darle mamadas, masturbar, lubricar sus anos y en muy raras ocasiones dejar que me penetren, una noche Ama Lucy me dijo que luego de considerarlo mucho estaba lista para ofrecerme el puesto de una de sus chicas que se iba a casar no como un nulo sino ofreciéndome una feminización completa, pero que debía ofrecer mis genitales por mí misma, sabia del ritual lo había presenciado varias veces en mi tiempo en el burdel.

-“¿Qué dices aceptar ser una mujer completa?” Pregunto Ama Lucy.
-“Acepto. ¡Sí!” Dije sin pensar llena de felicidad.
-“Prepárate, tienes la tarde libre, porque esta noche será tu ceremonia”. Dijo Ama Lucy.

Apenas estuve a solas me desnude y me masturbe frenéticamente lo necesitaba, mi pene estaba más duro que nunca antes, me debí correr como cinco veces antes de quedar satisfecha, exhausta, con mi vientre y piernas llenas de mi semen que nunca más volvería a sentir brotar de mi palpitante miembro masculino, que pese al gran placer experimentado momentos antes deseaba que se fuera para siempre.

Aquella noche miércoles el burdel permanecía cerrado todas las chicas fueron reunidas en el gran salón, Ama Lucy me hizo portar una hot pants alto de látex, que dejaba ver mis nalgas por completo, con una apertura al frente por donde mis genitales sobresalían en la base me hizo amarrar un muño negro bien ajustado, me dio también el top de sirvienta que siempre usaba y un par de medias blancas que me llegaban hasta los muslos, también me dio una charola de plata en donde descanse mis genitales expuesto, en aquel momento llevaba mi cabello teñido de rojo y corto.

Me quede parada frente a la chimenea del gran salón con Ama Lucy a mis lados sosteniendo la charola con ambas manos donde reposaban mis genitales, Ama Lucy dijo entonces viéndome severamente con sus brazos cruzados con su elegante traje sastre en color negro.

-“Vamos has tu juramento”. Ordeno Ama Lucy,

Aspira una gran bocanada de aire antes de hablar, lo cual hice de la manera más solemne posible que era capaz.

-“Juro que doy mis genitales al burdel en plena libertad y juro siempre ser fiel como obediente a Ama Lucy, quien podrá usar mi cuerpo como quiera, cuando quiera en donde ella quiera”. Dije.

Todas las chicas incluida Ama Lucy Aplaudieron al mismo tiempo mientras una de las sirvientas trajo hasta donde estaba Ama Lucy una enorme tijera de las usadas para jardinería cuyas cuchillas brillaban de lo caliente que estaban en ese momento, Ama Lucy las tomo con cuidado de los mangos de madera y se me acerco coloco rápidamente una de las ardientes cuchillas detrás de mi escroto y la otra sobre la base de mi pene y sin decir palabra alguna cerro la tijera, cercenándome mis genitales de un solo corte cauterizando la herida al mismo tiempo.

-“AAAAAAAAAAAAhhhhh” Grite de dolor.

Apenas recuerdo que Ama Lucy levanto mis genitales de la charola de plata justo antes de que cayera al suelo entre convulsiones de dolor, luego ya no recuerdo nada más.

Me desperté en un hospital privado, Ama Lucy y algunas otras amigas del burdel estaban a mi lado, estaba desnuda pero para mi sorpresa mis senos habían crecido enormemente pero eran perfectos coronados por dos lindas aerolas y carnosos pezones, mi entrepierna estaba vendada pero semanas después cuando quitaron el vendaje revelaron un vagina que era simplemente perfecta coronada por un clítoris que de solo verlo se me antojo llevármelo a la boca.

Han pasado ya seis años desde mi feminización completa y no me arrepiento de haber sido transformada en una mujer completa, los clientes que atiendo es uno por semana y son muy atractivos, todos con penes de 25 cm en erección como mínimo quienes adoran penetrarme por delante y por detrás aunque lo que más me gusta es sentir sus virilidades por detrás.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BARRY Y SU CONVERSIÓN

Barry se iba de uno a siete días a la semana y afortunadamente para Carl, Barry siempre le diría cuándo estaría en casa, de vez en cuando sucedía un cambio en los planes, pero llamaba y le decía a Carl que estaba de camino de casa. Barry dijo que estaba siendo considerado por si caso Carl tenía una chica en el apartamento, pero Carl lo usaba como un sistema de alerta temprana......


BARRY Y SU CONVERSIÓN
Barry se iba de uno a siete días a la semana y afortunadamente para Carl, Barry siempre le diría cuándo estaría en casa, de vez en cuando sucedía un cambio en los planes, pero llamaba y le decía a Carl que estaba de camino de casa. Barry dijo que estaba siendo considerado por si caso Carl tenía una chica en el apartamento, pero Carl lo usaba como un sistema de alerta temprana.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [FEMINIZACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Sprsizeme





Barry Glick era un gran semental. Había sido un héroe del fútbol en la escuela medía y en la universidad y se sentía que era un hombre que toda mujer deseaba. Salía con una chica diferente cada semana. Dejándolas preguntarse si alguna vez los volverían a llamar. Y algunas veces lo hacían.

Esto no lo hizo un favorito de muchas de las chicas en la ciudad, pero él era tan delicioso que la mayoría olvidaba su molestia cuando él llamaría para concederles una audiencia. Pero Barry no quería tranquilizarse. Así que después de la universidad se había mudado con un amigo de la universidad y se encontró un trabajo bastante interesante en la que tenía que viajar a menudo.

Eso ayudó a Carl Peterson a mirar las cosas de Barry mientras él no estaba. Carl era gay y también le gustaba Barry, pero estaba tan molesto con su charlatanería que pensó que sería divertido comenzar algo un más serio con él.

Barry se iba de uno a siete días a la semana y afortunadamente para Carl, Barry siempre le diría cuándo estaría en casa, de vez en cuando sucedía un cambio en los planes, pero llamaba y le decía a Carl que estaba de camino de casa. Barry dijo que estaba siendo considerado por si caso Carl tenía una chica en el apartamento, pero Carl lo usaba como un sistema de alerta temprana.

Barry hizo videos y bajaba la música de Barry desde su iPhone, incrustando imágenes subliminales y audio en los archivos.

Esto retrasó su libido un poco e incluso consiguió que las escapadas sexuales de Barry fuesen más esporádicas. Carl tenía a Barry experimentando las bombas que ampliaban su pene así como estirando sus huevos con pesos. Esto ayudó a la desaceleración de las citas de Barry. Las mujeres en su mayor parte no querían que su pene fuera más grande y que sus huevos colgantes parecieran cómicas para la mayoría. Pero mientras Carl continuaba realizando aquello con Barry, Barry se entusiasmó cada vez más con esas cosas.

Carl comenzó lentamente a acumular su entrenamiento durante las semanas que se convirtieron en meses tales que el lado dominante de Barry comenzó a hacerse más susceptible por el entrenamiento de Carl. Carl alargo los huevos de Barry hasta que se colgaba a la altura de sus rodillas y fue entonces cuando Carl inició su último plan. Carl cambió su aplicación de Barry en su teléfono lo que lo llevó a buscar cómo los animales eran castrados. Estudió el método y, a mediados de diciembre, mientras Carl estaba fuera de la casa, se sentó en el suelo del baño, usó las bandas de compresión en sus estirados huevos y con un golpe de un cuchillo de carnicero sus huevos se separaron de su cuerpo. Lo que hizo que Barry se desmayara.

Cuando Carl regresó Barry todavía estaba desmayado en el baño donde encontró a Barry sin sus huevos en medio de un charco de sangre. Carl tomó un cuchillo y lo calentó hasta que brillo y cauterizo la herida de Barry lo que hizo despertar a Barry por el dolor abrasador.

¿Qué demonios hiciste, Barry? -preguntó Carl.

Sólo pensé que era una buena idea.

¿Cómo puedes pensar eso?

Bueno, fue emocionante.

Pero ahora no tienes huevos ¿qué diablos vas a hacer ahora? Pregunto Carl.

He estado investigando que puedo tomar reemplazos hormonales. Puedes conseguir algo sin receta. Carl era enfermero y Barry esperaba que Carl pudiera conseguirle unas hormonas para ayudarlo. Eso jugaba a favor de Carl. Él obtendría reemplazos hormonales para Barry y no serían hormonas masculinas.

Carl comenzó a darle a Barry los reemplazos tan pronto como la herida de Barry se curó. En pocas semanas Barry estaba empezando a notar que sus pechos se desarrollaban y sus caderas parecían estar cada vez más redondas.

¿Qué está pasando Carl?

Cuando esto sucede, el cuerpo de un hombre toma tiempo para adaptarse. Deja la dosis un poco y veamos si eso ayuda. Barry hizo lo que Carl le sugirió. Pero la transformación de Barry solo aumentó. Barry se quedó con un cuerpo una vez pulido y musculoso a uno redondeando muy femenino. Una doble barbilla. Sus abdominales habían desaparecido y en su lugar había un vientre abultado. Con dos tetas de buen tamaño, no tetas hombre, sus tetas estaban sentadas en la parte superior de su abultado abdomen.

Barry estaba tan avergonzado por su nueva forma que dejó de ir a viajes largos y finalmente dejó de ir a trabajar en absoluto. Perdió su trabajo y se quedaba en casa comiendo y viendo los videos arreglados de Carl.

Barry se interesó por el sexo con hombre debido a los videos y Carl estaba listo cuando llegó a casa una noche y Barry había hecho la cena y se acurruco junto a Carl en el sofá después. Carl no era un semental como Barry había sido, pero no era tan grande como Barry antes de ser convertido. Carl fue tomado por sorpresa cuando Barry puso su brazo alrededor de él y lo acercó a él mientras veían una película.

¿Qué pasa Barry?

Solo estaba pensando en lo maravillosa que has sido para mí.

¿Qué quieres decir?

Solo quiero mostrarte cuánto te amo.

Pero Barry, ¿qué tienes en mente?

Sólo pensé... Bueno, ya sabes... Barry agarró a Carl de la entrepierna.

¿Quiero que me penetres con eso?

Barry tenía un brillo en sus ojos cuando Carl asintió diciendo que sí.

Pero Barry nunca te ha penetrado un hombre, ¿verdad?

He estado practicando en tus consoladores. Me he mantenido ocupada mientras trabajabas.

Los consoladores no eran de Carl para usarlos los había conseguido simplemente para que Barry los encontrara y los usara en sí mismo en previsión de ese evento.

Barry comenzó a desabotonarse la camisa y luego desabrochó la camisa de Carl, tomando a Carl por la mano y guiándolo a la habitación de Carl. Barry dejó caer su pantalón no llevaba ropa interior y allí estaba el nuevo Barry redondeado de pie delante de Carl. Barry coloco su vientre sobre la cama hasta con las piernas extendidas de un poste a otro. Barry volvió a mirar a Carl y se abrió sus nalgas y dijo ¡aquí mira la quiero aquí! Señalando su ano.

Carl montó a Barry y enterró su virilidad profundamente. Esto había llevado tanto tiempo para conseguir que Barry llegara a este punto y lo estaba disfrutando. Barry ya no cuestionaba su cuerpo cada vez más redondo y redondeado ahora que estaba sentado en casa comiendo. Y su forma redonda era útil cuando Carl quería usar su culo gordo. Y una vez que Barry se había entregado a Carl, se hizo cada vez más exigente y más dominante con Barry.

Barry durmió con Carl después de esa noche y convirtieron la habitación de Barry en una sala de juegos. Pusieron arnés para sostener el volumen considerable de Barry en el aire mientras Carl jugaba con su ano. Abriendo el culo más ancho de lo que Carl había visto.

Las mujeres de la vida de Barry habían perdido interés a medida que engordaba y perdía su lado dominante. Y cuando sus tetas eran más grandes que las suyas, Carl había conseguido un sujetador para Barry que exigía que Barry se pusiera cuando salían. Que hacía que Barry saliera de vez en cuando. Barry era tan moldeable ahora. Carl puso dos enormes pesos de papel de vidrio dentro del su escroto colgante de Barry, que parecía aún más grande junto al pene menguante de Barry. Esos enormes huevos colgarían entre las piernas de Barry cuando iban a la barra negra y Barry sería golpeado por un gran pene negro. Y Carl dejaba las bolas colgando cuando Barry estaba asegurado en su arnés en la sala de juegos. Barry haría cualquier cosa que Carl le exigiera.

Barry había cambiado bastante desde sus días en la universidad, pero tanto Carl como Barry estaban disfrutando los cambios. O por lo menos Barry dijo que lo disfrutaba, para ese momento el cuerpo de Barry era ya casi el de una mujer gorda, con enormes tetas con piel suave y cabello largo algo que Carl disfrutaba mucho.




Autor: Sprsizeme       Traductor: DarkSoul

BRUTALIDAD Y PLACER

Nunca espere terminar como un eunuco yo que estaba tan orgulloso de mi cuerpo que trabaja constantemente en el gimnasio, con 26 años era un joven hombre en plenitud con ganas de sexo en cualquier momento, con abdomen ligeramente marcado gracias al ejerció que había empezado a hacer dos años atrás, mi vida cambio para mal cuando una noche al salir del gimnasio recién de entrenar por dos horas fue secuestrado por aquel par de hombre que no solo abusaron de mi sino que también me arrebataron mi virilidad para el resto de mi vida......


BRUTALIDAD Y PLACER
Nunca espere terminar como un eunuco yo que estaba tan orgulloso de mi cuerpo que trabaja constantemente en el gimnasio, con 26 años era un joven hombre en plenitud con ganas de sexo en cualquier momento, con abdomen ligeramente marcado gracias al ejerció que había empezado a hacer dos años atrás, mi vida cambio para mal cuando una noche al salir del gimnasio recién de entrenar por dos horas fue secuestrado por aquel par de hombre que no solo abusaron de mi sino que también me arrebataron mi virilidad para el resto de mi vida.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Nunca espere terminar como un eunuco yo que estaba tan orgulloso de mi cuerpo que trabaja constantemente en el gimnasio, con 26 años era un joven hombre en plenitud con ganas de sexo en cualquier momento, con abdomen ligeramente marcado gracias al ejerció que había empezado a hacer dos años atrás, mi vida cambio para mal cuando una noche al salir del gimnasio recién de entrenar por dos horas fue secuestrado por aquel par de hombre que no solo abusaron de mi sino que también me arrebataron mi virilidad para el resto de mi vida.

Al salir del gimnasio me despedí de algunos amigos y me encamine a mi auto iba distraído con el celular en la mano cuando una camioneta tipo van se paró de súbito frente a mí, la puerta lateral se abrió de golpe y dos pares de manos me sujetaron de los brazos, haciendo que soltara mi celular todo fue muy rápido en menos de dos segundos ya estaba dentro de la van y la puerta se había cerrado, forcejee con mis atacantes pero de pronto alguien coloco un trapo sobre mi boca y nariz, que me hizo quedar inconsciente casi de inmediato.

Cuando me desperté estaba desnudo con mi dorso descansando sobre una mesa de metal con mis brazos estirados y amarrados por debajo de la mesa y mis piernas abiertas bien sujetas a dos de las patas de aquella mesa, las plastas de mis pies no tocaban el suelo apenas mis dedos lo hacían, mi cabeza estaba colgando por fuera de la mesa, en aquella habitación no había más cosas que esa mesa, que por cierto estaba bien asegurada al suelo por más que intente moverla no pude hacerlo, bañado en sudor por el esfuerzo que hice para soltarme me dejo exhausto y jadeante.

De pronto uno de esos hombres entro iba vestido con una camiseta (ramera) azul, con un estampado algo gore al frente y una trusa (slip) negra con bragueta al frente, le grite.

-“MALDITO PERVERTIDO ¡SUELTAME!” En un tono amenazador.

Pero como respuesta recibí una fuerte cacheta en el rostro por parte de ese tipo que gritando me dijo, conmigo medio aturdido por el gran golpe recibido.

-“GUARDA SILENCIO LOS PERROS NO HABLAN”. Dijo en un tono molesto el hombre.

Guarde silencio pues no quería ser golpeado de nuevo me sorprendido al ver el bulto aun con su trusa que era enorme, el se coloco frente a donde estaba mi rostro y dejo caer su ropa interior ante mis azorados ojos, aquello me puso muy nervioso, dado que su pene era enorme y las cosas no estaban tomando un rumbo agradable me temí lo peor en ese momento.      

El hombre comenzó a jugar con su pene que llego en cosa de segundos a 29 cm erecto y no era muy grueso pero si tenía un enorme pene de color morado oscuro del que no tardo en comenzar abundante liquido pre seminal, el hombre se me acerco y me restregó su gran erección por mi rostro por unos segundos llenándome el rostro de liquido transparente y pegajoso y luego de unos minutos me dijo.

-“Me la vas chupar como si chuparas un helado. Más vale que no te atrevas a hacerme daño y lo lamentaras”. Dijo aquel hombre en tono amenazante.

Él acerco su pene a mi  boca y por medio a lo que me podría hacer si me negaba comencé a hacer lo que me ordeno, sentir aquel pene dentro de su boca, me provocaron arcadas pero me contuve de alguna manera, el hombre me tomo de la cabeza para comenzar a penetrarme con violencia sentía que su glande me llegaba a la boca del estomago, con sus huevos chocando contra mi barbilla, por momento pensé que moriría ahogado pues el hundía su miembro por completo dejándolo un largo rato en mi interior, bloqueando mi respiración.         

Luego de unos 15 minutos que me parecieron una eternidad, saco su pene de mi boca para ir detrás pude ver su cara de satisfacción cuando termine de chuparle su pene, una vez detrás de mi me dio varias nalgadas antes de abrirlas y comenzar a lamer mi virginal ano. 

-“¡Un exquisito ano virgen tenemos aquí!” Exclamo luego de su primera lambida         

Luego aquel hombre me lo comenzó a lamber muy fuerte, mientras se ponía un condón y le suplique que usara lubricante pero el hombre apenas me escupió directamente en mis ano para luego meter su larga erección un poco, me sorprendió que no me de dolor incluso lance un gemido, fue notorio que pese a todo por alguna extraña razón lo estaba gozando.      

Pero todo eso cambio cuando comenzó a embestirme más fuerte, hundiendo su erección por completo en mi, aplastado sus huevos sobre mis lampiñas nalgas. Él gemía de placer. Mientras yo gemía pero de dolor se sentía muy bien la sensación de sentirlo mi pene en mi estrecho culo recién desvirgado presionando su pene en mi interior. Entraba por completo sintiendo que me desgarraba con cada nueva embestida pero al mismo tiempo me sentía muy excitado estuvo un buen rato así, luego acelero su embestidas gruñiendo hasta que me hizo acabar sin siquiera tocarme salpique toda la mesa de lo fuerte que me vine.          

Luego el no tardo en venirse pero lo hizo dentro del condón saco su pene haciéndome sufrir al hacerlo luego me sacó el condón todo lleno en punta de una enorme corrida frente a mi rostro que tenia restos de sangre como de mierda, para hacer que se la mamara de nuevo hasta dejar su pene completamente limpio para luego darme unas palmaditas en mi rostro y algo me hizo porque de nuevo me desmaye en cuestión de segundos.

Cuando recupere la consciencia, estaba amarrado de nueva cuenta pero esta vez en cuatro patas sobre la mesa, me habían colocado una mordaza de bola que se aseguraba por encima, debajo de mi mandíbula inferior y por detrás de mi cabeza.

Apenas desperté y el hombre que me desvirgo retiro el soporte que me mantenía en cuatro patas trata de moverme pero mis muñecas, tobillos y por detrás de las rodillas estaban fijadas a la mesa de metal, varias cámaras se colocaron a mi alrededor que estaban grabando todo lo que me pasaba, de pronto sentí una mano tomar mi pene y comenzar a masturbarme de manera fuerte casi apretando mi pene que no tardo en ponerse duro por completo, unos instantes después un segundo hombre calvo con una masita negra apareció sosteniendo un largo palo que en uno de sus extremos tenia colocado un enorme dildo muy grueso.

Aquel hombre se fue detrás de mí, su compañero me abrió una de mis nalgas con una mano para dejar al descubierto mi ano desvirgado, y no tardo en colocar la punta del grueso dildo en mi ano para comenzar a introducirlo, empujando el palo al que estaba unido, de inmediato comenzó a quejarme.

-“MMMMMMMHHHHH”. Gruñía por la mordaza de bola.

Sentía que me desgarraban por dentro, el hombre me penetro con aquel dildo casi por completo para comenzar a meterlo y sacarlo sin cuidado alguno, sentía que me desgarraban no deje de gruñir pero por si todo aquello no fuese suficiente la mano el otro hombre me seguía masturbando.

De pronto me corrí en abundancia, sintiendo un enorme orgasmo aquello fue algo único al mismo tiempo sentí un enorme placer como dolor, pero el hombre no dejo de penetrarme comencé a sentir como dos pequeños ríos de sangre que comenzó a bajar por mis piernas, el hombre dejo el dildo bien dentro de mi ano para tomar un Burdizzo que era una herramienta plateada pero en aquel momento no sabía para lo que servía de haberlo sabido hubiese luchado con todas mis fuerzas para liberarme.

Sentí al hombre de negro tomar mis huevos, los palpo fuertemente, sus dedos se hundieron en la piel de mi saco escrotal apretó mis conductos lo que me hizo gruñir, sentí como coloco las mandíbulas del burdizzo en la parte alta de mi escroto, el otro hombre me acariciaba las nalgas y me seguía masturbando de pronto mis ojos se abrieron grandes y sentí como si todo el aire de mi cuerpo fuese drenado de súbito, fue como ser sumergido en agua hirviente, todo mi cuerpo se sacudió por el tremendo que estaba sintiendo, en medio de todo eso de nuevo me vine.

Aunque fue de manera abundante como nunca antes no pude disfrutar de mi último orgasmo viril de mi vida pues el dolor, bloqueo todos mis sentidos, mi mente solo estaba con el dolor que el enorme dildo y apretón del burdizzo sobre mi escroto me estaba provocando, fue un dolor indescriptible ni siquiera recuerdo a qué hora perdí el conocimiento, solo recuerdo estar temblando como nunca antes y luego nada.

Me desperté en un hospital, seis días más, me habían encontrado en un basurero apenas en ropa interior, con miedo le pregunte al doctor que me reviso al despertar.

-“¿Doctor que paso con mis testículos?”. Le pregunte con voz temblorosa.
-“Lo siento pero sus testículos tuvieron que ser extirpados”. Dijo el médico con tono de pena.   
-“¡NOOOOOOOOOOO!”, Grite de terror.

Tuvieron que sedarme por varios días para mantenerme a salvo de mi mismo ahora vivo solo, pese a la testosterona que uso regularmente apenas puedo tener erecciones, mi cuerpo fue perdiendo firmeza pese al ejerció que hago y un vientre pronunciado adorna mi abdomen ahora, el video de mi violación y castración circula por la Deep Web siempre que se pague con él.

Aun no he lograrlo ver aun en la web pero me han dicho que ahí está, sin embargo pese a todo el sufrir y que me tenido aun deseo por alguna razón volver a sentir aquella “Brutalidad y Placer”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BIENVENIDO A LA GRANJA

Nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, dicen y saben algo tienen razón, nunca supe lo que tenía hasta que me vi privado de todo incluso de mi propia identidad de género y virilidad para el resto de mis días. con 16 años era un adolescente común y corriente, en aquellos días era muy rebelde y creo que hasta grosero con mis padres que se esforzaban por darme todo lo que necesitara, tenía una buena vida, iba a una buena escuela aunque era un mal estudiante, vivía en una buena casa y no me preocupaba por nada......


BIENVENIDO A LA GRANJA
Nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, dicen y saben algo tienen razón, nunca supe lo que tenía hasta que me vi privado de todo incluso de mi propia identidad de género y virilidad para el resto de mis días. con 16 años era un adolescente común y corriente, en aquellos días era muy rebelde y creo que hasta grosero con mis padres que se esforzaban por darme todo lo que necesitara, tenía una buena vida, iba a una buena escuela aunque era un mal estudiante, vivía en una buena casa y no me preocupaba por nada.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, dicen y saben algo tienen razón, nunca supe lo que tenía hasta que me vi privado de todo incluso de mi propia identidad de género y virilidad para el resto de mis días. con 16 años era un adolescente común y corriente, en aquellos días era muy rebelde y creo que hasta grosero con mis padres que se esforzaban por darme todo lo que necesitara, tenía una buena vida, iba a una buena escuela aunque era un mal estudiante, vivía en una buena casa y no me preocupaba por nada.

Mi vida cambio radicalmente una tarde que me escape de la escuela deseaba algo de libertad, me sentía apresado en la escuela por lo que decidí irme unas horas de todo aquello solo, sin decirle a nadie donde iba, lo que no me alcanzara la vida para lamentarme ese terrible error, bien ese día estaba deambulando por una barrio tranquilo me dirigía hacia un parque solitario mi intención era masturbarme detrás de unos arbustos sin ser molestado lo había hecho anteriormente antes y esa tarde me sentía particularmente excitado.

Estaba a medio camino cuando un auto paso a toda prisa a mi costado bañándome de agua estancada de una pasada lluvia, ensuciando todo mi uniforme escolar de lodo y quien sabe que más suciedad, iba a empezar a insultar al conductor cuando el auto se detuvo de golpe para dar marcha atrás, cuando la ventanilla del copiloto quedo alineado a donde estaba de pie limpiándome, la ventanilla se bajo el auto era un modelo reciente de lujo una mujer madura pero muy atractiva mostrando sus enorme tetas por el gran escote en su entallado vestido me dijo con tono de voz muy apenado.

-“Lo siendo mucho no te vi lo juro”. Dijo ella inclinada sobre el asiento del copiloto.
-“¡No se preocupe no paso nada!” Le dije de manera cortes pero algo molesto.
-“No, No, mira nada mas como te deje, porque no viene conmigo vivo aquí cerca, ahí puedes tomar un baño mientras lavo tus ropas, vamos será cosa de media hora”.

-“No es necesario que se moleste en verdad estoy bien”. Le respondí.
-“Vamos que no te voy a morder, ¡Sube!” Añadió ella abriendo la puerta.

Dada su insistencia no tuve más remedio que subir al lujoso auto, apenas cerré la puerta la mujer estiro su mano para decirme.

-“Soy Sandra. Mucho gusto”. Dijo ella sonriendo.
-“Mucho Gusto. Soy Mateo”. Le dije, estrechando su delicada mano.

Minutos más tarde un portón automatizado de abría para dar paso al lujoso auto con ambos adentro, recorrimos un gran jardín hasta llegar a una enorme casa, aquello era una mansión ella me invito a bajar para luego entrar detrás de ella, admirando el vaivén de sus nalgas a caminar que casi me hipnótico pese a que sangra era una mujer ya madura tenía un muy buen cuerpo que me excito.

Sandra sin pene alguna me despojo de mis ropas sucias dejándome solo en slip (trusa) y me hizo meter en la ducha y no cerró la puerta, no sé si a propósito o por accidente, el caso es que no me percate, cuando ella entro momentos después mientras me estaba bañando por el ruido del agua al caer por mi cuerpo.            Sandra se asomo por la puerta corrediza entreabierta cuidado de no hacer ruido pero logre verla de reojo pude observar, como excitada se deleitaba del magnífico panorama.          

Allí bajo la regadera estaba de espaldas, desnudo, claro no podía ser de otra manera. Los ojos de Sandra se fueron a mis nalgas, al no poder ver mi pene, se veían duritas y paraditas. No sé si ella noto que detecte su presencia o se esperaba que me volteara con mi pene ya erecto y enjabonado, lo que hico para quedar de frente a ella.        Al ver mi pene creo que incluso puedo decir que supe que el interior de su vagina se mojo. 

Sin importarme que estuviera siendo observado me lleve una mano a mi pene y lo blandí como mostrándoselo. No supe qué más hacer aunque le lance una mirada de complicidad, continué manipulándome mi pene, los ojos de Sandra estaban muy abiertos como si nunca hubiese visto a un hombre con el pene erecto masturbándose, y sus ojos se clavaron en mi pene, endurecido completamente, mi mano de movía de arriba abajo, lentamente.

Debo Aclarar que por aquel momento no tenía un cuerpo de modelo ni mucho menos un pene enorme sino que tenía un cuerpo más bien llenito, con un pene típico adolecente con mis genitales llenos de vello pues no creía que el vello abundante era un signo de virilidad.

Termine de bañarme y me sentía muy excitado por suerte mi erección bajo un poco, apenas salí del baño y Sandra me dijo.    

¿Te ayudo? me dijo sorpresivamente al tiempo que me despoja de la toalla con la que me secaba.

La cual pronto estaba en el suelo y ella me despojo en un instante del slip que llevaba, quedando desnudo con el pene semi erecto, me quede temblando de la sorpresa y la excitación, pues nunca espere que llegara a eso, pensaba que solo sería algo que podría contar. Para ese momento la vagina de Sandra ya estaba muy humedecido me se dio cuenta cuando ella coloco mi mano en su entrepierna acariciando sobre su braga (calzón)      .

-“Estás muy caliente, Sandra”. Dije.      

Para ese momento mi pene se movía con vida propia.            Sandra se arrodillo frente a él, y tome mi pene con una de sus manos, sintiéndola dura pero tersa y cálida. La acaricio un poco, luego se la llevo a sus labios para abrir su boca, para comenzar a engullirla poco a poco, me hizo sentir que mi pene le parecía delicioso. Tomó su cabeza obligándola a tragarla toda como por instinto ya que era la primer mamada de mi vida.        

Mis huevos chocaban contra su mentón Sandra me la chupo por unos pocos minutos hasta que se la retiró de su boca cuando detecto que estaba por correrme, quería seguir chupándola, pero Sandra me dijo que me acostara en la cama.     Se despojo de toda su ropa, que la cubría, y se me separo las piernas, se humedeció los dedos y empezó a frotar mi vagina, tan rico que empecé a gemir de placer, mientras la observaba hasta que no pudo evitar correrse, con sus jugos brotando de su vagina.       

Sandra sonrió para acercarse a donde estaba sobre la cama y colocar mi cabeza entre sus piernas y me mostro como pasar mi lengua por su rajita, ella me guio para que con la lengua tratara de penetrarle su completamente depilada vagina luego de varios minutos se coloco sobre mi y acercó mi pene a mi vagina, lo restregó varias veces de arriba abajo, y poco a poco comenzó a introducirlo, metía un poco la punta y lo sacaba para restregarlo en su clítoris. Luego volvía a meterlo un poco más.

Al ser mi primera vez me dolía un poco, pero estaba tan lubricada aquella vagina que era apretadita que a la tercera vez que repitió la operación decidió finalmente que entrara toda dentro de ella. Sentí como sus paredes vaginales se aferraban a mi cálido, terso y duro pene erecto como nunca antes. Lance un largo gemido de placer lo mismo que ella al mismo tiempo. Nos quedamos quietos por unos segundos, mientras ella me besaba con su lengua dentro de mi boca.        

Luego Sandra comenzó con un rico mete saca, sintiendo como mi glande se frotaba en las paredes de su vagina y no pude evitar un nuevo gemido, ella se introducía mi pene lo más profundo que podía. Sandra se movía pausadamente pero muy delicioso, que me estaba gustando cada vez más, haciéndome desear que nunca parase de hacerlo sus movimientos de cadera eran delicados y poco a poco a medida que mi pene pedía más empezó a cabalgarme con más fuerza.
           
Sentía mi pene durísimo llegar muy profundo su vagina le acariciaba sus tetas por ratos y por otros la tomaba de sus lindas nalgas Sandra no tardo en correrse otra vez después de varias embestidas, lo que hizo que empezara a moverse con rápido. Lo que me llevo casi de inmediato al orgasmo.        

¡Me vengo! ¿Déjame terminar dentro? Le pregunte a Sandra con un susurro.

 Sandra asintió, aunque creo que de haberse negado me hubiera sido imposible contenerme pues de inmediato sentí el primer disparo de cálido semen brotar para llenar su interior a los que siguieron otros para luego, exhausto ella recostarse a un lado de mí, observé como mi pene comenzó a perder su dura erección, y percibí el extraño como dulce aroma a sexo, ese olor me embriagaba en eso ella  tomo una gota de semen que escurría de mi pene y se lo llevé a la boca para probarlo.

Mientras me besaba sentí que algo me pincho en el cuello y todo se me puse negro de inmediato, no sé cuánto tiempo estuve sin sentido pero desperté dentro de un camión cerrado que al cabo de unos minutos se detuvo de golpe.

Cuando la puerta se abrió una mujer vestida como para montar de unos 40 años nos dijo a los seis adolescentes que estábamos ahí, con una voz de mando y casi con tono de molestia de tener que estar haciendo esa tarea.

-“Vamos estúpidos baje ya que no tengo todo el día”. Dijo ella.

Cuando bajábamos del camión ella nos preguntaba nuestros nombres, que verificaba en una hoja que sujetaba, estábamos desnudos y algo confundidos, cuando baje del camión aun con la vista cegada por la fuerte luz del sol, la escuche decirme.

-“¿Cuál es tu nombre perro?” Con voz áspera.
-“¡Mateo!” Atine a decirle.

Justo en ese momento mi vista regreso y la vi hacer una mueca de malicia en su rostro ella nos coloco un collar como de perro a cada uno de nosotros, los otros cinco chicos fueron llevados a otra parte mientras que a mí se me coloco una cadena en el cuello para ser conducido a otro patio, donde una mujer me corto el cabello dejándolo muy corto, luego fue llevado a otro patio donde vi a otro chico rubio muy atractivo con un cuerpo increíble acostado boca abajo sobre una mesa y con su pene bien sujeto en erección bien expuesto por debajo de sus nalgas.

-“Por Favor Amas, Piedad, Piedad”. Repetía llorando aquel rubio adolescente. 

Sus angustiantes suplicas hicieron que me inquietara más de lo que estaba, la mujer que tiraba de la cadena le entrego la cadena en ese patio a otro mujer  rubia que vestía un vestido de color morado con un amplio escote, la mujer dijo.

-“¡Este es mateo nos lo envían para ser entrenado y convertido en un eunuco!”. Dijo ella.

La mujer de morado solo rio mientras tiro de la cadena para llevarme hasta un muro donde aseguro mis brazos  extendidos y también mis piernas, en su mano tenía una herramienta con una liga verde estirada que no sabía para lo que servía en ese momento, luego la mujer de morado tomo mis testículos algo apretados a mi entrepierna y los jalo con fuerza hacia abajo lo que me hiso dar un gran grito de dolor.

-“¡AAAAAAAHHHHYYYY!” Grite de dolor.

La mujer manipulo mis testículos para irlos pasando en medio del cuadrado que la liga estirada formaba cuando mis dos testículos estaban colgando de nuevo con ella tomándolos con una mano con fuerza escuche un pequeño “click” para luego mi cuerpo por entero comenzar a sacudirse con violencia, al sentir sobre mi escroto el doloroso abrazo de la ligas castradora en la parte alta de mi escroto que se contrajo con violencia, la mujer rubia se incorporo u me susurro al oído.

-“Disfruta tus últimos momentos como hombre”. Dijo con una mueca de Malicia en su rostro.

En medio del tremendo dolor que estaba sintiendo mi pene se puso duro como nunca antes, poco a poco el dolor comenzó a ceder en ese veo a la misma mujer rubia tomar un cuchillo que brillaba de lo caliente que su hoja de metal estaba acercarse al joven rubio sobre la mesa a unos metros de donde estaba, ella se puso de cuclillas tomo su pene primero y comenzó a cortarlo con el hirviente cuchillo entre gritos de dolor del joven, cuando lo cerceno por completo, arrojo el miembro viril sangrante al piso, luego tomo su escroto y de un solo corte se lo cerceno por completo.

-“¡NOOOOOOO!” Grito el joven rubio antes de desmayarse.

Luego de eso todas las mujeres dejaron el amplio patio dejándome ahí, por toda la noche, en la que no pude dormir ya que el dolor que en un principio paso, al caer la noche regreso para ser aun más agudo, sentí como mis huevos se hincharon y me corrí dos veces durante la noche que no fueron nada placenteros sino muy dolorosas, fue como expulsar lava ardiente en vez de espeso semen, a la mañana siguiente gritando de dolor la mujer rubia apareció portando el cuchillo ardiente en su mano apenas la vi acercarse comencé a gritar de terror.

-“NO, NO, NO, ¡POR FAVOR NOOOO!” Pensando que sufriría el mismo destino que el rubio.

Pero la mujer llego a donde estaba tomo mi pene aun erecto y se lo llevo a la boca, lo que me hizo gemir de placer, pero fue efímero ya que apenas toco mis huevos con su mano lance un alarido de dolor, y antes de darme cuenta ya no era más un hombre, pues ella me corto mi escroto entero por debajo de la liga todo negro ya para ese momento.

Cuando lo levanto lance un alarido al verlo sintiendo un enorme dolor como nunca antes en mi vida.

-“NOOOOOOOOOOOOO”. Grite antes de desmayarme.

Pase tres meses en aquella granja donde me educaron a ser un esclavo eunuco obediente y sumiso para luego ser entregado a Sandra de nuevo, eso fue hace 15 años nunca he vuelto a ver a mi familia, amigo o conocidos Sandra me mantiene como su esclavo personal en una finca alejada de todo, donde viene cada fin de semana, me mantiene encadenado y con el alimento justo para tres semanas si algo le ocurre moriré de hambre o sed en aquel lugar sin remedio alguno.

A Sandra le gusta penetrarme con un enorme dildo por el culo que es la única manera que tengo de obtener placer aunque mi pene ya no puede tener ni la mínima erección y estaba todo encogido, mejor dicho completamente muerto desde que deje aquella granja ya no como hombre sino como eunuco para el resto de mis días. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com