Inocencia

Aveces recibo relatos de mis lectores y es su deseo compartirlo en mi blog.  En este caso no le he hecho ninguna reforma a la  historia original así que espero que la disfuten.




Termino el verano y llego el regreso a clases.
 Como siempre nunca podía faltar mí mejor amiga en el colegio. 
Lorena era una chica cuyas pecas resaltaban en su hermoso rostro y lo rosado de sus labios carnosos brillaban  con solo mirarla.  Se la veía tan tierna e inocente, pero quien se iba a imaginar que era todo lo contrario.
 Ella y yo pasábamos mucho tiempo juntas, nos contábamos de todo a todo, hasta  incluso del libertinaje que ella y Kenia su mamá vivían a diario. Nadie imaginaria lo que pasaba en lo profundo de esa amistad pero no fue con ella con quien paso.

     Una tarde al salir de la escuela ella y yo nos quedamos de ver en su casa para realizar un trabajo en pareja así que fui directo a casa y pedí permiso para ir con mi amiga, el permiso no me lo negaron así que tome mis libretas y fui a mi destino la verdad nunca imagine encontrarme con la mujer que cualquier hombre desearía tener...  Kenia la madre de mi amiga.
     Tenía un cuerpo envidiable unos pechos enormes cintura de modelo y caderas exquisitas era tan excitante verla.
       Cuando llegue a su casa toque el timbre y salió ella tan linda y radiante como siempre en una ocasión tuve la fortuna de probar sus dulces labios y verla de nuevo fue volver a vivir aquel momento.
     Pregunte en seguida por mi amiga y me dijo
 -No se encuentra probablemente tardara un poco, pero pasa no te quedes ahí parada- así que pase y me senté en ese sillón rojo que atraía la sensualidad a su casa. De pronto tuve la sensación de que algo mas pasaría en la ausencia de mi amiga fue un presentimiento que pronto se hizo realidad.
     Su mirada estaba llena de deseo, lujuria, pasión y sensualidad, me dijo -¿estas nerviosa?- así que trate de ser discreta pero fue inútiles acerco y acaricio mi cabello transmitiéndome ese deseo ferviente lo que provoco que mi vagina se mojara.       
 -tienes una linda sonrisa y unos ojos tan provocativos que de seguro debes tener muchos pretendientes- me dijo . Yo  le respondí -mmm no creo nadie se fija en mí solo porque soy inteligente-dije 

-bueno pero estoy segura de que hay alguien a quien le interesas y daría todo por estar contigo- a lo que respondí -¿quién?- y me dijo -a mí- 

en ese momento mi mente quedo en blanco por la emoción, se acercó a mí y me beso mientras acariciaba mi entrepierna pronto se percató de la humedad de mi vagina así que la empezó a frotar encima de mi vestido poco a poco lo fue subiendo hasta meter su cálida mano en mi vagina lo que llevo a un grito de placer y dolor.
     Me tomo de la mano y me llevo hasta la habitación.

Colocando mis manos en sus pechos mientras nos seguíamos besando, poco a poco la ropa fue dejando al descubierto nuestros ardientes cuerpos me acostó en la cama y bajo lentamente hasta llegar a mi vagina mientras succionaba y besaba mi clítoris y mis labios... sus dedos entraban y salían con brutalidad de mi orificio mojado y caliente. 
Sentía como mi cuerpo se estremecía en una ola de placeres que me retorcían cada vez más ,la tome de las nalgas y la penetre con mis dedos lo más profundo que pude,  mientras ella me gritaba que se lo hiciera más fuerte.
Así que le tome la palabra y en un estilo de convulsión expulso un líquido que mancho las sábanas,  mientras ella seguía metiendo y sacando sus dedos tan fuerte como podía , mientras admiraba ver mis senos brincando y escuchar mis gemidos que pronto yo también me hundiría en esa ola de placer dejando salir fieramente mis jugos en su boca.
Después de quedar exhaustas tomamos un breve descanso y ambas nos vestimos.
    Aquella experiencia atrajo más encuentros entre ella y yo. Jamás olvidare lo que ella me hizo sentir.
 

El Chofer

He recibido algunas historias de mis lectores y las voy  a compartir porque se que a ellos les gustaría mucho compartirlo con ustedes. Aquí va un breve pero excitante relato.

                                                                       
                                                                     

Llego el verano, la mejor estación del año, la que me gusta.
 Y después de estudiar todo el año, decidí tomarme unas merecidas vacaciones.
Había pensado en irme sola a las montañas, por pocos días, solo una semana. Una experiencia diferente que se convertiría sin dudas en un viaje placentero para mí.
Compre un pasaje en autobús, no tenía prisa así que al emprender el viaje todo iba tranquilo era un itinerario de casi 15 horas.
 Me ubique en la parte de abajo del colectivo, que estaba vacío, todos los pasajeros se ubicaron en la parte de arriba...mejor para mi pensé. Horas después de ir viajando se acerca por las escaleras que divide la cabina del colectivo con el pasaje, un hombre y… que hombre pensé al verlo.  
Quede impactada. Vestía traje con corbata y una camisa amarilla, era su uniforme de chofer, tenía una piel blanca que me dejo boquiabierta. Me miro, y dijo:
 - ¿hola como estas? -yo sin pensarlo le respondí - hola todo bien! - no sabía que mas decir, y se sonrió, unos dientes blancos brotaron de esa boca preciosa. Era lindísimo no puede evitar imaginarme besarlo.
No dude un segundo en mandar mensajes a mis amigas contándoles del chofer tan sexy que me había tocado...rogaba que volviese y me hablara porque yo no tendría valor de ir y acercarme a entablar una conversación con él.
El tiempo paso, ya se hizo de noche, había transcurrido más de 4 horas de aquel saludo, cuando vuelvo a ver acercarse a ese hombre, -claro! lo había olvidado, era la hora de la cena...bendita cena, la cual me acerco mas a él. Me volvió a hablar
 -como va el viaje – dijo  y aproveche para hacerle saber que era un poco largo para estar sola y sin dudarlo me respondió -yo no tendría problemas en hacerte compañía- sí mi corazón parecía salirme del pecho de la emoción, a lo que respondí - me encantaría! 
Teníamos hasta el amanecer y toda esa parte de abajo del colectivo para nosotros dos, mi imaginación volaba.
Empezamos a hablar me contó que estaba en pareja hace 10 años y que tenia 3 hijos, cuando dijo eso no pude evitar que me invadiera una desilusión , pero no me daría por vencida , ese hombre me gustaba mucho y si no aprovechaba esa oportunidad tal vez no lo volvería a ver. 
Seguimos hablando y las miradas se tornaron más intensas, el deseo era mutuo, no sé como paso, pero en un instante lo tenía cerca mío besándome!...me olvide de todo, por una vez iba a dejar de lado la formalidad para vivir una experiencia nueva...los besos eran más intensos, que rico besaba ese hombre, su lengua era mágica, me besaba el cuello mientras con su mano acariciaba mis piernas, yo me derretía pero no me quede atrás, empecé a acariciar su espalda, su cabello y mutuamente nos empezamos a quitar la ropa, quedamos como dios nos trajo al mundo....
Los besos eran interminables, su lengua empezó a recorrer mi cuerpo, bajo por mis pechos, mi vientre y luego a mi vagina -si sentía morir de placer!  su lengua adentro mío, él disfrutaba chuparme toda, haciéndome  estremecer...era mi turno, quería probar su pene, se acostó en los asientos, eran grandes....y fui pasando mi lengua desde el cuello sin dejar partes por recorrer hasta llegar a su miembro que estaba bien duro lo lamí desde el tronco hasta el glande, jugando con mi lengua una y otra vez, fui por sus testículos, el gozaba de placer, volví a recorrer todo el largo de su pene y lo introducir en mi boca hasta la garganta,-sabia muy rico- lo metía y sacaba y con mis labios lo succionaba, yo ya no aguantaba más quería que me cogiera y se lo pedí, sin dudarlo me acostó y se subió arriba mío y de un solo golpe me penetro, grite de placer y empezó a moverse, se movía tan bien que no quería que terminara nunca, entre besos y caricias me subí arriba suyo, tenía el control! 
Con mi mano agarre su pene y lo acerque a mi húmeda vagina que bien se sentía ese trozo de carne, de apoco lo introducir adentro mío y empecé a moverme, metía y sacaba , estábamos súper calientes, estaba por llegar el momento de los dos , cuando me puso de cuatro tomo mi cintura, bajo mi espalda y yo eleve mis glúteos para sentirlo mejor, y empezó a penetrarme nuevamente sin parar una y otra vez, cada vez más fuerte, sentía como sus huevos chocaban contra mi vagina, sí que placer!!!  
Sentí un fuego correr por mi cuerpo, era un orgasmo más que me dejo esta vez agotada y luego sentí como su semen salía con fuerza de su pene y explotaba en mi interior...fue hermoso quedamos rendidos...linda experiencia, de ahora en mas cada vez que viajo elijo a mi chofer preferido para tener un viaje de placer...