Hablemos de Super Lovers (Manga BL de Miyuki Abe)

Hablemos de Super Lovers.
¿Por qué vamos a hablar de Super Lovers? Pues, no sé. Porque deberíamos (¿)
Super Lovers en un manga BL escrito y dibujado por Miyuki Abe que tiene ahora su adaptación anime, lo que ha generado prácticamente dos reacciones opuestas: es pedofilia vs no lo es. (Cuando el manga lleva bajo el sol un par de años ya, pero bueno, el anime mueve más gente).
Pero vamos, ¿de qué va la historia?
La historia comienza con Haru (el mayor) viajando a Alberta, Canadá, donde reside su madre. Al llegar, se encuentra con que su madre ha «adoptado» a un niño medio salvaje que se siente muchísimo más cómodo entre perros que con las personas. Haru es entonces el encargado de «domar» a esta criatura, cosa que consigue. Sin embargo, Haru tiene que regresar a Japón con su familia (su padre, su nueva esposa y sus dos hermanos —gemelos—). Antes de irse, no obstante, hace una promesa con Ren: cuando sea grande e independiente, quiere que viva con él. Dejando esta promesa detrás, Haru regresa a Japón. En el aeropuerto sus padres lo están esperando, y de camino a casa en coche, se ven envueltos en un accidente del que sólo Haru sobrevive.
Pasa el tiempo y luego vemos a Haru trabajando de Host, todo para ahorrar y así poder pagar la universidad de sus hermanos. Por alguna extraña razón, pese a que Aki y Shima tienen familiares por parte de su madre, han decidido (todos en el manga, de hecho, incluido el mismo Haru) que Haru tiene que ser el responsable de ellos. Cuando parece que todo sigue su curso normal, aparece Ren reclamando la promesa que habían hecho. Haru, debido al accidente, no recuerda casi nada, y recibe a Ren cuando se le informa que sus padres lo adoptaron legalmente tres meses antes de su muerte. Obviamente, la relación ya no es la misma. Ren quiere estar con Haru, porque lo quiere, pero, ¿y Haru? Una serie de eventos hacen que Ren decida regresar a Canadá, en donde un muy afectado Haru va a buscarlo para traerlo de vuelta y así vivir todos los hermanos juntos.
Es común que Haru le pregunte
a Ren qué quiere de él. Lo cual tiene
su lógica, porque es Haru quien
no sabe lo que quiere de Ren.
Esto de base. La trama sigue creciendo a partir de esta convivencia. La relación de Haru y Ren pasa de la simple hermandad a una más sentimentalmente romántica. Ren es el maduro (en el manga, por donde va –capítulo 24 en inglés—, ya tiene 16 años, pero esta convivencia comienza con sus 14-casi 15, —y si pongo su edad es porque es el meollo de todo este escabroso asunto xD). Ren tiene claro que quiere a Haru como hombre, romántica y sexualmente. Haru, por otro lado, está loco. Su necesidad de sentirse querido es ridícula y preocupante. Detesta la soledad. De ahí que quiera mantener a sus hermanos a su lado. Para él sólo existe la familia y todos los demás, pero incluso con su familia es cerrado. Haru tiene problemas, es algo que siempre he dicho, no he venido aquí a defenderlo. A medida sus hermanos crecen sabe que tendrán que dejarlo, pero entonces aparece este chico para decirle que siempre va a estar con él y Haru se siente en las nubes, pero ¿es amor lo que siente por Ren o sólo le da a Ren lo que quiere para así no perder su compañía?
Porque hay una cosa que generalmente se obvia cuando se tiene en cuenta los ocho años de diferencia que hay entre ambos. Y es que Ren es quien hace los avances románticos, y a partir de ciertos capítulos, también los sexuales. Ahora, con esto no estoy diciendo que Haru no haya tenido parte, en absoluto, están parejos en este asunto. Muchas veces es Haru quien busca a Ren, de paso hay varios «no» ignorados y malinterpretados (la verdad sea dicha) cosa demasiado común en el mundo del manga yaoi que me crispa los nervios y hace que no sea este mi manga favorito. Además, los dos se manipulan entre ellos.
Manipulación emocional se le llama a esto.
Ren, sabiendo que Haru necesita atenciones y compañía; Haru, amenazando a Ren con dejar de tocarlo y besarlo. Esto no es para nada sano. Pero es que nadie está diciendo que este sea un ejemplo de relación sana, pero tampoco se puede decir que es un atentado en contra del género cuando el YAOI está saturado de relaciones tóxicas a las que ni siquiera se le intenta dar un trasfondo, y creo que al menos Super Lovers intenta construir sus personajes y no los deja en el aire con el típico seme-uke abusivo-abusado masculino-femenino (¡Qué cáncer puede ser el yaoi casi siempre!) Por otro lado, a mí no me parece tan idealizado todo. En los primeros capítulos sí puede que la mangaka no tuviera claro el ritmo, la trama, los personajes mismos, pero a medida avanza el manga, aunque se ha alargado sin mucho avance últimamente, las situaciones y los caracteres de los personajes van más sombríos en un grado que aunque no resulte tan claro para algunos, está presente igual.
Haru es tan inseguro que constantemente prueba el amor de Ren. Haru tiene problemas de aceptación y dependencia. 















Siempre digo que a lo mejor yo sobreinterpreto las cosas. Puede que sea el caso. Pero personalmente encuentro Super Lovers, aunque no el mejor manga, uno que al menos intenta construir sobre una base más o menos desarrollada. Y valoro eso.
Ahora, siguiendo…
En el manga, la edad de Ren es fuente de conflictos
y también sirve para entender su carácter.
Hablando de Ren, es un niño que sufrió negligencia y abuso hasta terminar en un orfanato con nadie sabiendo absolutamente nada de él. Por eso es tan pequeño (tal vez por eso a algunos les parezca de 12 cuando tiene 15). Incluso ya viviendo con sus hermanos, estos tienen que estar pendientes de su alimentación. Pasan pendientes de su crecimiento, y el mismo Ren pasa recriminándose el ser tan pequeño. Es parte de su carácter, de hecho. ¿Qué trato de decir con esto? Que no me parece que sea pequeño por el simple hecho de alimentar el morbo-shota, sino también con otra intención más clara que se vive recalcando en varios capítulos y que pesa sobre la personalidad de Ren. Y como típico adolescente, le pesa, porque se esfuerza tanto en convertirse en un adulto, y su cuerpo parece que simplemente no quiere cooperar haciendo que se frustre y cometa otras locuras. Aquí tenemos al típico adolescente que sabe que ya no es un niño pero que tampoco es un adulto, lo que hace que los adultos lo traten como niño, cosa que detesta. Ren quiere crecer y ser alguien de confianza para Haru, alguien de quien Haru pueda depender, y a quien pueda acudir cuando no se sienta bien. Creo que es una cosa que no suelen valorar en Ren, y es que él a menos tiene claro tener una relación de pareja con Haru con todo lo que esto significa, porque sabe que sólo besarse y tocarse no es lo que significa tener una relación.
Haru, como ya mencionaba, es más inmaduro en este aspecto. Es una parte del manga le grita a Ren: ¡qué eres tú para mí! Y Ren le contesta: ¡Y yo cómo voy a saber! Básicamente así se resume su relación romántica. Y Ren lo sabe. Por eso Ren se esfuerza tanto, al punto de a veces someterse al carácter infantil de Haru con tal de encontrar el camino para ser algo más para él. Es que Haru tiene problemas de dependencia, de soledad, de aceptación. Haru quiere sentirse amado incondicionalmente, y trata de esconder o minimizar todo esto detrás de su carácter infantil y complaciente con sus hermanos. Y se ve más en el hecho de que no puede dormir solo.
En cuanto a las escenas sexuales.
He llegado a pensar que la razón
por la que Haru no quiere que Ren
sea tan activo sexualmente es
porque inconscientemente ha de creer
que el crecimiento sexual y el
físico/mental van de la mano, y
no quiere que Ren crezca porque
entre más independiente más podrá
cuidarse solo, haciendo que Haru
se quede sin su labor. Si Ren ya
no depende de él, ¿qué otro motivo
tendría para quedarse a su lado?
Las hay. No ha habido sexo con penetración, pero sí sexo oral (de Haru a Ren), incluso ha llegado a penetrarlo con los dedos (un dedo) y a masturbarlo. Ha habido por aquí y por allá uno que otro «no» ignorado y malinterpretado (vicio del yaoi que en serio detesto), y sin tratar de justificar nada, que no lo hago, Ren, tal vez por su despertar tardío a veces busca estas atenciones. Él busca hacerle a Haru lo que Haru le hace a él pero éste no lo deja (porque está loco, es infantil, y está engañado en lo que respecta al sexo, y por otras cositas más. —En serio amo a Haru, ¡pero tiene problemas pues! XD). Es Ren quien le pide a Haru que tengan sexo (penetración y todos los mikis) pero también es cierto que Haru masturbó a Ren cuando Ren ni siquiera sabía que estaba excitado. ¿Qué trato de decir aquí? Que lastimosamente las escenas de sexo pueden incomodar porque siguen ciertos tópicos del yaoi que son lamentables. Con el tiempo la mangaka parecer haber caído en su error, y ha ido suavizándolos o desapareciéndolos, lo cual se agradece, porque no iban acorde con todo lo que intentaba construir con esta historia. Me parece acertada la curiosidad sexual de Ren, pero la manera en que esto es plasmado en estas escenas sexuales no. Necesita más desarrollo y una mejor perspectiva).
Porque hay que ser justos aquí. A mí me gusta el manga, me gusta el anime. Pero no voy a tomar ninguno de los dos extremos. El manga tiene sus cosas buenas y malas. No todo es bueno y no todo es malo. Y muchos de los que ataquen y defienden el manga se encasillan en sus extremos, y eso no le ayuda a nadie. (Podría ejemplificarlo pero no quiero poner imágenes explícitas).
Ren a veces toma la iniciativa.
Ahora, ¿es pedofilia, pederastia? Para mí no. No sólo por la edad (legalmente se considera en niños de 13 para abajo, en este caso sería Estupro hablando legalmente ---hasta dónde sé. Es una tema de discusión con un excompañero abogado). Con esto no quiere decir que la acepte como una relación sana o pareja, que no lo es, pero tampoco siento que incurra en el crimen de idealizarlo todo al punto de volverlo rosa extramo (este es asunto de las fujoshis, no del manga en sí, porque ellas generalmente sólo ven los brillitos y el amor y el sexo y no todos estos demás aspectos que he mencionado. Porque hay amor y sexo en este manga, pero no es su centro. Es más como un manga de madurez con toques familiares y desequilibrios emocionales (repito, no todo es bueno aquí). No consigue ser «el manga», sí, pero lo intenta. Y por como es el yaoi, pues eso ya es algo, la verdad). Porque este es el punto. No es que este tipo de relaciones no se deban o puedan plasmar, el asunto es cuando lo hacen de manera idealizada. Y tampoco digo que lo haga de manera realista o cruda (como debería ser el caso). Hay sus momentos rosas, sus momentos caricaturescos, y también hay esos pequeños momentos que te hacen dudar de todo lo anterior.  Por lo menos a mí no me interesa si Haru y Ren al fin van a tener sexo con toda la P presente. Si Ren va a crecer y a tomar la posición de seme, y demás tonterías. Me interesa más saber cuándo Haru va a encontrar el valor para enfrentar sus complejos. Cuando Ren va a descubrir que ser complaciente con Haru en todo no es la mejor forma de tratarlo, ni de conseguir su amor. O de cuando Haru va a ver que Ren es mucho más para él de lo que quiere aceptar, porque es cobarde. Quiero saber qué pasará con los demás cuando noten que la relación entre Haru y Ren van más allá de la simple dependencia nacida del temor a la soledad. Quiero que Haru enfrente su pasado y sus culpas, y que sea más abierto con quienes lo quieren. Quiero ver a Ren madurar más allá de la posesión con la que quiere reclamar a Haru para sí. «Quiero poseer a este hombre» dijo en un capítulo. Pero sigue sin saber cómo, o hasta dónde. Quiero que noten que su forma de actuar con el otro no es siempre buena. (Sé que espero mucho, pero se vale soñar).
Y así otro montón de cosas que son más interesantes que el simple sexo.
A veces las escenas de sexo se
convierten en un intento de comedia.
Los complejos de Ren y su estatura.
Creo que éste es el principal problema. Más culpa de la mangaka por no haber presentado el sexo acorde a la relación que ya estaba construyendo, y al haberlo introducido de mala manera, o al tener una mala perspectiva, o más bien una mala ejecución del interés sexual en un adolescente, todo tan lleno de tópicos (no saberse excitado, no saber sobre la masturbación, etc. Que aunque quiso «justificarlo» no lo consigue, y cae en el cliclé de todos los mangas yaoi hábidos y por haber. Tristemente). Está también el cliché del brother complex, del no es sexo si no te penetro, de la dependencia y la soledad. Y todo esto no siempre encaja como uno querría. Pero es que yo no me tomo el yaoi a la ligera y le exijo, pese a que siempre termino decepcionándome xD
El manga da para mucho más con todas las complejidades, traumas, y dependencias de los personajes. Pero igual me parece bueno. Bueno no a la manera de: ah, es tan romántico y sexi y ellos dos se aman por los siglos de los siglos, amén. Bueno a que noto una intención buena por parte de la mangaka. Una intención por construir personajes. Porque el manga es de personajes más que de trama. De hecho, a mí la parte del sexo con penetración, con espera, creo que va puesta para generar expectativa e impaciencia y tener amarrada a las lectoras, al menos no es un aspecto que me interese mucho.
En fin.
Perdón por toda esta perorata desordenada. Me puse a plasmar mis pensamientos a lo loco. Pero tengo que agregar que el manga bien lo he leído unos seis veces. Siempre tratando de encontrar estas cositas en los personajes, en los centrales sobre todos, más allá del romance y el sexo. Me gustan sus traumas, y en la manera en que uno tiene que buscarlos, porque no están plasmados tan explícitamente. (Y de ahí que yo siempre diga que lo más probable es que lo sobreinterprete todo) pero igual creo que ahí están.
Entiendo que el cliché de
que los extranjeros son bestias
besadoras es ridículo, pero los
besos de Haru a Ren cuando éste
es niño, no tienen una carga
sexual ni la malicia que le
atribuyen. Al menos no
para mí. 
Ya para terminar. La parte que sí me molesta sobre las malas críticas viene de cuando Ren es niño y Haru lo besa. Lo siento, si ven algo malo ahí está en sus cabecitas enfermas. Haru no tiene ninguna intención sexual en esta parte. Y esto sí se ve bien plasmado en los dibujos de la mangaka. Se nota cuando Haru besa como una simple muestra de cariño a cuando besa por despertar algo más en Ren. Y cuando estaba niño lo besaba por cariño. Es un tópico en sí mismo este asunto de que para los japoneses los extranjeros somos unas bestias besadoras xD Pero por más que posteen y escriban diciendo que es de enfermos besar así a un niño, lo siento. Repito: está en sus cabecitas. A estas alturas las intenciones de Haru con Ren eran cariñosas, familiares, hasta fraternales y paternales. Era Haru intentado que un niño abandonado, apartado y solo formara parte de su familia. Y hasta aquí, antes de que Ren fuera a buscarlo, antes de que Ren aceptara estar enamorado, antes de que Haru sucumbiera a algo más que besos, todo era inocente. Si ven pedofilia en esta muestra de cariño ya no es cosa del manga, porque al menos esto está bastante claro.
Y es todo.
Lo siento otra vez por tanta perorata desordenada, pero con todo y todo, creo que tenía que hablar de este manga mencionando las cosas que me parecen buenas y las que me parecen malas. No lo abordé todo, pero creo que dejo mi posición clara.
Nos estamos leyendo.
¡Saludos!

...

PD: Sí en verdad buscan una relación sana entre una pareja con diferencia de edad, lean Hana wa saku ka de Hidaka Shoko.Una joya en el yaoi. Me pone triste que este manga no sea más apreciado :’(

...

Hablemos de Super Lovers (Manga BL de Miyuki Abe)

Hablemos de Super Lovers.
¿Por qué vamos a hablar de Super Lovers? Pues, no sé. Porque deberíamos (¿)
Super Lovers en un manga BL escrito y dibujado por Miyuki Abe que tiene ahora su adaptación anime, lo que ha generado prácticamente dos reacciones opuestas: es pedofilia vs no lo es. (Cuando el manga lleva bajo el sol un par de años ya, pero bueno, el anime mueve más gente).
Pero vamos, ¿de qué va la historia?
La historia comienza con Haru (el mayor) viajando a Alberta, Canadá, donde reside su madre. Al llegar, se encuentra con que su madre ha «adoptado» a un niño medio salvaje que se siente muchísimo más cómodo entre perros que con las personas. Haru es entonces el encargado de «domar» a esta criatura, cosa que consigue. Sin embargo, Haru tiene que regresar a Japón con su familia (su padre, su nueva esposa y sus dos hermanos —gemelos—). Antes de irse, no obstante, hace una promesa con Ren: cuando sea grande e independiente, quiere que viva con él. Dejando esta promesa detrás, Haru regresa a Japón. En el aeropuerto sus padres lo están esperando, y de camino a casa en coche, se ven envueltos en un accidente del que sólo Haru sobrevive.
Pasa el tiempo y luego vemos a Haru trabajando de Host, todo para ahorrar y así poder pagar la universidad de sus hermanos. Por alguna extraña razón, pese a que Aki y Shima tienen familiares por parte de su madre, han decidido (todos en el manga, de hecho, incluido el mismo Haru) que Haru tiene que ser el responsable de ellos. Cuando parece que todo sigue su curso normal, aparece Ren reclamando la promesa que habían hecho. Haru, debido al accidente, no recuerda casi nada, y recibe a Ren cuando se le informa que sus padres lo adoptaron legalmente tres meses antes de su muerte. Obviamente, la relación ya no es la misma. Ren quiere estar con Haru, porque lo quiere, pero, ¿y Haru? Una serie de eventos hacen que Ren decida regresar a Canadá, en donde un muy afectado Haru va a buscarlo para traerlo de vuelta y así vivir todos los hermanos juntos.
Es común que Haru le pregunte
a Ren qué quiere de él. Lo cual tiene
su lógica, porque es Haru quien
no sabe lo que quiere de Ren.
Esto de base. La trama sigue creciendo a partir de esta convivencia. La relación de Haru y Ren pasa de la simple hermandad a una más sentimentalmente romántica. Ren es el maduro (en el manga, por donde va –capítulo 24 en inglés—, ya tiene 16 años, pero esta convivencia comienza con sus 14-casi 15, —y si pongo su edad es porque es el meollo de todo este escabroso asunto xD). Ren tiene claro que quiere a Haru como hombre, romántica y sexualmente. Haru, por otro lado, está loco. Su necesidad de sentirse querido es ridícula y preocupante. Detesta la soledad. De ahí que quiera mantener a sus hermanos a su lado. Para él sólo existe la familia y todos los demás, pero incluso con su familia es cerrado. Haru tiene problemas, es algo que siempre he dicho, no he venido aquí a defenderlo. A medida sus hermanos crecen sabe que tendrán que dejarlo, pero entonces aparece este chico para decirle que siempre va a estar con él y Haru se siente en las nubes, pero ¿es amor lo que siente por Ren o sólo le da a Ren lo que quiere para así no perder su compañía?
Porque hay una cosa que generalmente se obvia cuando se tiene en cuenta los ocho años de diferencia que hay entre ambos. Y es que Ren es quien hace los avances románticos, y a partir de ciertos capítulos, también los sexuales. Ahora, con esto no estoy diciendo que Haru no haya tenido parte, en absoluto, están parejos en este asunto. Muchas veces es Haru quien busca a Ren, de paso hay varios «no» ignorados y malinterpretados (la verdad sea dicha) cosa demasiado común en el mundo del manga yaoi que me crispa los nervios y hace que no sea este mi manga favorito. Además, los dos se manipulan entre ellos.
Manipulación emocional se le llama a esto.
Ren, sabiendo que Haru necesita atenciones y compañía; Haru, amenazando a Ren con dejar de tocarlo y besarlo. Esto no es para nada sano. Pero es que nadie está diciendo que este sea un ejemplo de relación sana, pero tampoco se puede decir que es un atentado en contra del género cuando el YAOI está saturado de relaciones tóxicas a las que ni siquiera se le intenta dar un trasfondo, y creo que al menos Super Lovers intenta construir sus personajes y no los deja en el aire con el típico seme-uke abusivo-abusado masculino-femenino (¡Qué cáncer puede ser el yaoi casi siempre!) Por otro lado, a mí no me parece tan idealizado todo. En los primeros capítulos sí puede que la mangaka no tuviera claro el ritmo, la trama, los personajes mismos, pero a medida avanza el manga, aunque se ha alargado sin mucho avance últimamente, las situaciones y los caracteres de los personajes van más sombríos en un grado que aunque no resulte tan claro para algunos, está presente igual.
Haru es tan inseguro que constantemente prueba el amor de Ren. Haru tiene problemas de aceptación y dependencia. 















Siempre digo que a lo mejor yo sobreinterpreto las cosas. Puede que sea el caso. Pero personalmente encuentro Super Lovers, aunque no el mejor manga, uno que al menos intenta construir sobre una base más o menos desarrollada. Y valoro eso.
Ahora, siguiendo…
En el manga, la edad de Ren es fuente de conflictos
y también sirve para entender su carácter.
Hablando de Ren, es un niño que sufrió negligencia y abuso hasta terminar en un orfanato con nadie sabiendo absolutamente nada de él. Por eso es tan pequeño (tal vez por eso a algunos les parezca de 12 cuando tiene 15). Incluso ya viviendo con sus hermanos, estos tienen que estar pendientes de su alimentación. Pasan pendientes de su crecimiento, y el mismo Ren pasa recriminándose el ser tan pequeño. Es parte de su carácter, de hecho. ¿Qué trato de decir con esto? Que no me parece que sea pequeño por el simple hecho de alimentar el morbo-shota, sino también con otra intención más clara que se vive recalcando en varios capítulos y que pesa sobre la personalidad de Ren. Y como típico adolescente, le pesa, porque se esfuerza tanto en convertirse en un adulto, y su cuerpo parece que simplemente no quiere cooperar haciendo que se frustre y cometa otras locuras. Aquí tenemos al típico adolescente que sabe que ya no es un niño pero que tampoco es un adulto, lo que hace que los adultos lo traten como niño, cosa que detesta. Ren quiere crecer y ser alguien de confianza para Haru, alguien de quien Haru pueda depender, y a quien pueda acudir cuando no se sienta bien. Creo que es una cosa que no suelen valorar en Ren, y es que él a menos tiene claro tener una relación de pareja con Haru con todo lo que esto significa, porque sabe que sólo besarse y tocarse no es lo que significa tener una relación.
Haru, como ya mencionaba, es más inmaduro en este aspecto. Es una parte del manga le grita a Ren: ¡qué eres tú para mí! Y Ren le contesta: ¡Y yo cómo voy a saber! Básicamente así se resume su relación romántica. Y Ren lo sabe. Por eso Ren se esfuerza tanto, al punto de a veces someterse al carácter infantil de Haru con tal de encontrar el camino para ser algo más para él. Es que Haru tiene problemas de dependencia, de soledad, de aceptación. Haru quiere sentirse amado incondicionalmente, y trata de esconder o minimizar todo esto detrás de su carácter infantil y complaciente con sus hermanos. Y se ve más en el hecho de que no puede dormir solo.
En cuanto a las escenas sexuales.
He llegado a pensar que la razón
por la que Haru no quiere que Ren
sea tan activo sexualmente es
porque inconscientemente ha de creer
que el crecimiento sexual y el
físico/mental van de la mano, y
no quiere que Ren crezca porque
entre más independiente más podrá
cuidarse solo, haciendo que Haru
se quede sin su labor. Si Ren ya
no depende de él, ¿qué otro motivo
tendría para quedarse a su lado?
Las hay. No ha habido sexo con penetración, pero sí sexo oral (de Haru a Ren), incluso ha llegado a penetrarlo con los dedos (un dedo) y a masturbarlo. Ha habido por aquí y por allá uno que otro «no» ignorado y malinterpretado (vicio del yaoi que en serio detesto), y sin tratar de justificar nada, que no lo hago, Ren, tal vez por su despertar tardío a veces busca estas atenciones. Él busca hacerle a Haru lo que Haru le hace a él pero éste no lo deja (porque está loco, es infantil, y está engañado en lo que respecta al sexo, y por otras cositas más. —En serio amo a Haru, ¡pero tiene problemas pues! XD). Es Ren quien le pide a Haru que tengan sexo (penetración y todos los mikis) pero también es cierto que Haru masturbó a Ren cuando Ren ni siquiera sabía que estaba excitado. ¿Qué trato de decir aquí? Que lastimosamente las escenas de sexo pueden incomodar porque siguen ciertos tópicos del yaoi que son lamentables. Con el tiempo la mangaka parecer haber caído en su error, y ha ido suavizándolos o desapareciéndolos, lo cual se agradece, porque no iban acorde con todo lo que intentaba construir con esta historia. Me parece acertada la curiosidad sexual de Ren, pero la manera en que esto es plasmado en estas escenas sexuales no. Necesita más desarrollo y una mejor perspectiva).
Porque hay que ser justos aquí. A mí me gusta el manga, me gusta el anime. Pero no voy a tomar ninguno de los dos extremos. El manga tiene sus cosas buenas y malas. No todo es bueno y no todo es malo. Y muchos de los que ataquen y defienden el manga se encasillan en sus extremos, y eso no le ayuda a nadie. (Podría ejemplificarlo pero no quiero poner imágenes explícitas).
Ren a veces toma la iniciativa.
Ahora, ¿es pedofilia, pederastia? Para mí no. No sólo por la edad (legalmente se considera en niños de 13 para abajo, en este caso sería Estupro hablando legalmente ---hasta dónde sé. Es una tema de discusión con un excompañero abogado). Con esto no quiere decir que la acepte como una relación sana o pareja, que no lo es, pero tampoco siento que incurra en el crimen de idealizarlo todo al punto de volverlo rosa extramo (este es asunto de las fujoshis, no del manga en sí, porque ellas generalmente sólo ven los brillitos y el amor y el sexo y no todos estos demás aspectos que he mencionado. Porque hay amor y sexo en este manga, pero no es su centro. Es más como un manga de madurez con toques familiares y desequilibrios emocionales (repito, no todo es bueno aquí). No consigue ser «el manga», sí, pero lo intenta. Y por como es el yaoi, pues eso ya es algo, la verdad). Porque este es el punto. No es que este tipo de relaciones no se deban o puedan plasmar, el asunto es cuando lo hacen de manera idealizada. Y tampoco digo que lo haga de manera realista o cruda (como debería ser el caso). Hay sus momentos rosas, sus momentos caricaturescos, y también hay esos pequeños momentos que te hacen dudar de todo lo anterior.  Por lo menos a mí no me interesa si Haru y Ren al fin van a tener sexo con toda la P presente. Si Ren va a crecer y a tomar la posición de seme, y demás tonterías. Me interesa más saber cuándo Haru va a encontrar el valor para enfrentar sus complejos. Cuando Ren va a descubrir que ser complaciente con Haru en todo no es la mejor forma de tratarlo, ni de conseguir su amor. O de cuando Haru va a ver que Ren es mucho más para él de lo que quiere aceptar, porque es cobarde. Quiero saber qué pasará con los demás cuando noten que la relación entre Haru y Ren van más allá de la simple dependencia nacida del temor a la soledad. Quiero que Haru enfrente su pasado y sus culpas, y que sea más abierto con quienes lo quieren. Quiero ver a Ren madurar más allá de la posesión con la que quiere reclamar a Haru para sí. «Quiero poseer a este hombre» dijo en un capítulo. Pero sigue sin saber cómo, o hasta dónde. Quiero que noten que su forma de actuar con el otro no es siempre buena. (Sé que espero mucho, pero se vale soñar).
Y así otro montón de cosas que son más interesantes que el simple sexo.
A veces las escenas de sexo se
convierten en un intento de comedia.
Los complejos de Ren y su estatura.
Creo que éste es el principal problema. Más culpa de la mangaka por no haber presentado el sexo acorde a la relación que ya estaba construyendo, y al haberlo introducido de mala manera, o al tener una mala perspectiva, o más bien una mala ejecución del interés sexual en un adolescente, todo tan lleno de tópicos (no saberse excitado, no saber sobre la masturbación, etc. Que aunque quiso «justificarlo» no lo consigue, y cae en el cliclé de todos los mangas yaoi hábidos y por haber. Tristemente). Está también el cliché del brother complex, del no es sexo si no te penetro, de la dependencia y la soledad. Y todo esto no siempre encaja como uno querría. Pero es que yo no me tomo el yaoi a la ligera y le exijo, pese a que siempre termino decepcionándome xD
El manga da para mucho más con todas las complejidades, traumas, y dependencias de los personajes. Pero igual me parece bueno. Bueno no a la manera de: ah, es tan romántico y sexi y ellos dos se aman por los siglos de los siglos, amén. Bueno a que noto una intención buena por parte de la mangaka. Una intención por construir personajes. Porque el manga es de personajes más que de trama. De hecho, a mí la parte del sexo con penetración, con espera, creo que va puesta para generar expectativa e impaciencia y tener amarrada a las lectoras, al menos no es un aspecto que me interese mucho.
En fin.
Perdón por toda esta perorata desordenada. Me puse a plasmar mis pensamientos a lo loco. Pero tengo que agregar que el manga bien lo he leído unos seis veces. Siempre tratando de encontrar estas cositas en los personajes, en los centrales sobre todos, más allá del romance y el sexo. Me gustan sus traumas, y en la manera en que uno tiene que buscarlos, porque no están plasmados tan explícitamente. (Y de ahí que yo siempre diga que lo más probable es que lo sobreinterprete todo) pero igual creo que ahí están.
Entiendo que el cliché de
que los extranjeros son bestias
besadoras es ridículo, pero los
besos de Haru a Ren cuando éste
es niño, no tienen una carga
sexual ni la malicia que le
atribuyen. Al menos no
para mí. 
Ya para terminar. La parte que sí me molesta sobre las malas críticas viene de cuando Ren es niño y Haru lo besa. Lo siento, si ven algo malo ahí está en sus cabecitas enfermas. Haru no tiene ninguna intención sexual en esta parte. Y esto sí se ve bien plasmado en los dibujos de la mangaka. Se nota cuando Haru besa como una simple muestra de cariño a cuando besa por despertar algo más en Ren. Y cuando estaba niño lo besaba por cariño. Es un tópico en sí mismo este asunto de que para los japoneses los extranjeros somos unas bestias besadoras xD Pero por más que posteen y escriban diciendo que es de enfermos besar así a un niño, lo siento. Repito: está en sus cabecitas. A estas alturas las intenciones de Haru con Ren eran cariñosas, familiares, hasta fraternales y paternales. Era Haru intentado que un niño abandonado, apartado y solo formara parte de su familia. Y hasta aquí, antes de que Ren fuera a buscarlo, antes de que Ren aceptara estar enamorado, antes de que Haru sucumbiera a algo más que besos, todo era inocente. Si ven pedofilia en esta muestra de cariño ya no es cosa del manga, porque al menos esto está bastante claro.
Y es todo.
Lo siento otra vez por tanta perorata desordenada, pero con todo y todo, creo que tenía que hablar de este manga mencionando las cosas que me parecen buenas y las que me parecen malas. No lo abordé todo, pero creo que dejo mi posición clara.
Nos estamos leyendo.
¡Saludos!

...

PD: Sí en verdad buscan una relación sana entre una pareja con diferencia de edad, lean Hana wa saku ka de Hidaka Shoko.Una joya en el yaoi. Me pone triste que este manga no sea más apreciado :’(

...