DECISIÓN FINAL

Dylan de 28 años llego a casa aquella noche de viernes bastante cansado luego de una ardua semana de trabajo, mientras cenaba para luego tomar un baño solo en su ajustado bóxer de dolor negro, revisaba su correo de inmediato un sobre llamo poderosamente su atención, por el logotipo estampado en él, era del tribunal especial sexual el cual fue creado hacia 35 años atrás y se encargaba de los delitos sexuales de cualquier índole......


DECISIÓN FINAL
Dylan de 28 años llego a casa aquella noche de viernes bastante cansado luego de una ardua semana de trabajo, mientras cenaba para luego tomar un baño solo en su ajustado bóxer de dolor negro, revisaba su correo de inmediato un sobre llamo poderosamente su atención, por el logotipo estampado en él, era del tribunal especial sexual el cual fue creado hacia 35 años atrás y se encargaba de los delitos sexuales de cualquier índole.


[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Dylan de 28 años llego a casa aquella noche de viernes bastante cansado luego de una ardua semana de trabajo, mientras cenaba para luego tomar un baño solo en su ajustado bóxer de dolor negro, revisaba su correo de inmediato un sobre llamo poderosamente su atención, por el logotipo estampado en él, era del tribunal especial sexual el cual fue creado hacia 35 años atrás y se encargaba de los delitos sexuales de cualquier índole, los inculpados tenían dos formas de juicio una la tradicional pero en la que si eran encontrados culpables serian anulados pública y dolorosamente.

La otra forma era por medio de un juicio de criterio, en este juicio sus virilidades eran puestas a prueba por una tercera persona, un jurado especial que decidiría quien era o no culpable, esto se realizaba por medio de una prueba de virilidad el jurado debía determinar la culpabilidad o inocencia por medio de probar, tocar solo el miembro viril de los acusados pues la prueba se realizaba en parejas el tercero debía exonerar y culpar a uno de los dos, el que fuese culpado perdería su pene y libertad por espacio de 15 años que pasaría en prisión.

Mientras el exonerado quedaría en libertad sin cargo o expediente alguno en los registros de la corte pero era muy raro que alguien escogiera este tipo de juicio y por lo general eran elegidos cuando las pruebas en contra del acusado eran tan abrumadoras que era la única manera de salir bien librado pese a que para eso debieran poner en riesgo la más preciada parte de la anatomía masculina, los jurados eran elegidos para estos juicios al azar negarse era imposible de hacerlo se corría el riesgo de terminar en un juicio similar implicado como cómplice de alguno de los delitos imputados a los acusados.

Con nerviosismo Dylan abrió el sobre, era lo que se temía, había sido denominado jurado debía presentarse el próximo lunes al medio día en el edificio federal de justicia, se le extendía un permiso para su trabajo también, solo leer aquel requerimiento hizo que el pene de Dylan se pusiera rígido como pocas veces antes dado que era gay desde los 15 años de solo pensar que iba a poder hacer lo que quisiera con dos penes el próximo lunes casi hizo que se viniera, por lo que se desnudo y comenzó a masturbarse mientras caminaba hacia el baño para darse una ducha.

Ya bajo la regadera Dylan se vino dos veces hasta que pudo calmar su gran excitación y antes de dormir se volvió a masturbar de nuevo, el fin de semana se le hizo eterno, la noche del domingo apenas y pudo dormir, se levanto apenas al alba, se baño, desayuno y vistió lo mejor que pudo usando su prenda de ropa interior que mejor le quedaba una trusa (slip) de corte de pierna alta que resaltaba notablemente sus atributos sexuales, mostrando no solo un gran paquete al frente de su entrepierna en su ropa interior sino también en su pantalón.

Dylan se presento en el edificio federal a la hora que indicaba el comunicado, dijo su nombre y recepción y luego de una leve espera un oficial de la corte se presento para acompañarlo hasta una habitación en donde se le instruyo sobre sus obligaciones, luego se le indico que entrara a un cubículo y se desnudara cuando estuviera listo que abriera la puerta al fondo del cubículo y se encontraría en la sala del tribunal que era como llamaban donde se realizaba la prueba viril una vez que cerrara la puerta tendría tres horas para decidir.

De no hacerlo en ese tiempo los dos hombres serian exonerados y el seria anulado por completo públicamente y seria encarcelado como ofensor sexual por 10 años, un reloj digital en la parte alta del muro de donde se suponía estarían los miembros de los acusados marcaria el tiempo restante para que tomara la decisión, cuando lo hiciera solo debía apretar el botón rojo encima de cada uno de los acusados y eso era todo, la puerta se abriría, podría vestirse e irse con una agradecimiento de la corte y un pequeño pago por su servicio.   

Según el oficial de la corte uno de los acusados se le habia imputado los cargos de violación de seis adolescente y al otro por tráfico de esclavos sexuales en su mayoría niños menores de 12 años,  ambos fueron capturados con las manos en la masa por lo que si iban a juicio era seguro que irían a prisión por un largo tiempo quizás de por vida luego de ser anulados públicamente, por lo que la única salida legal que les quedaba a cada uno era optar por un juicio de criterio, lo que cada uno reclamo durante su primera audiencia.

Una vez que el oficial de la corte termino de explicar y comentar todo sobre lo que Dylan debía saber lo dejo y dijo que podía pasar al cubículo donde se podía quitar la ropa, recordándole sobre el tiempo límite que tenia para que hiciera la elección, apenas ese hombre se marcho Dylan dio un suspiro largo y se dijo para sí mismo.

-“Bien manos a la obra acabemos con esto de una buena vez”. Se dijo Dylan a él mismo.

En el cubículo frente a un espejo de cuerpo completo Dylan se despojo de cada una de sus prendas, hasta solo quedar en ropa interior una trusa (slip) negra lisa sin bragueta en la que se marcaba muy bien su paquete, Dylan no dejo de notar su visible erección, que le hizo esbozar una sonrisa no se había percatado que estaba excitado hasta ese momento.

Con un poco de duda se despojo de su ultima prenda, su pene salto hacia arriba como impulsada por un resorte de inmediato, una gota de liquido pre seminal impacto en el espejo de lo fuerte que reboto su pene, que Dylan limpio con un dedo sintiendo algo de vergüenza al hacerlo.

De nuevo Dylan dio un largo suspiro antes de abrir la puerta que daba a la siguiente sala y donde la prueba se iba a llevar a cabo en la mente de Dylan estaba la idea que iba a tomar la decisión lo más pronto posible e irse de inmediato pero apenas abrir la puerta su ojos se abrieron grandes al ver los dos miembros sobre saliente de dos agujeros de la pared de madera frente a él, eran magníficos como pocas veces había visto, sintió que su ano se contrajo y su boca se seco de solo verlo su pene también tuvo una fuerte contracción.

Como atraído por un par de imanes Dylan camino hasta donde estaban esos dos pene en erección de ambos emanaba una pequeña línea de liquido pre seminal como si fuere miel de maple, las manos de Dylan temblaban cuando tomo cada unos de esos pene, estaban duros y firmes estaba tan concentrado en ellos que apenas noto que la puesta se cerro y el reloj comenzó su marcha hacia atrás, el miembro del lado derecho era de unos 20 o 22 cm según calculo Dylan, mientras que el de la izquierda era de 24 o 25 cm.

Aunque era el mar largo era también el más delgado de los dos, por lo que Dylan casi por instinto se llevo el pene más grueso a su boca, el cual engullo casi por completo de una sola vez, sintiendo su glande llegar profundo en su garganta, Dylan sintió como el dueño de pene se estremeció y hasta escucho un gemido, se mantuvo dándole una gran mamada por algunos minutos cuando por fin se la saco un hilillo de saliva quedo colgando entre el glande y su boca, lo que hizo que Dylan se sintiera aun mas excitado.

Le dio dos lengüetazos antes de pasar el pene de la izquierda el cual como lo hizo con el primero se lo trago por completo de una sola vez, lo mismo que en el caso anterior sintió como el dueño de ese magnífico pene se estremeció y gimió Dylan continuo chupándolo, lambiéndolo y succionándolo por espacio de 15 minutos pero deseaba sentir aquellos dos miembros en su interior por lo que se puso de pie dado que estaba de cuclillas y les dio la ambos penes, se coloco detrás del pene más grueso el cual comenzó a frotar entre sus nalgas.

Dylan se abrió un poco las nalgas y coloco la punta babeante del pene de la derecha sobre su ano para comenzar a empujar su pelvis hacia atrás que comenzó a entrar en su apretado agujero Dylan jadeo mientras sentía como aquel pene entraba lentamente dentro de él, una vez entro totalmente en su ajustado agujerito, Dylan empezó a mover sus caderas, como si fuese un putito aumentando el ritmo con cada nueva embestida, resultando en su pene lo penetrase cada vez más profundo, sintiendo Dylan como su próstata era masajeada.     

Dylan dio un gemido profundo involuntario mientras su pene comenzó a rezumar líquido pre seminal a raudales de la punta,  no paso mucho rato hasta que Dylan empezó a azotar sus lindas nalgas contra las tablas de madera, Dylan sintió un fuerte espasmo en su ano que le hizo arquear su espalda, nunca se había sentido de esa manera ni tampoco había sido penetrado de una forma tan salvaje y menos por sí mismo; unos 20 o 25 minutos el pene que en ningún momento en ese tiempo dejo de entrar y salir de él, comenzó a palpitar hasta que de pronto inundo sus entrañas de espeso como cálido semen que hizo que Dylan mismo se viniera en abundancia.

Dylan casi cae al suelo de lo fuerte que fue su orgasmo, rápidamente se saco ese pene y un rio de espeso semen broto de su interior con su ano aun contrayéndose se coloco en posición del otro pene aun más largo, el semen sirvió a modo de lubricante logrando que Dylan lograse ser penetrado por ese segundo pene sin mayor problema de hecho disfruto aun más de esa segunda penetración comenzó a gemir aun más fuerte y seguido, su pene se puso rígido de nuevo casi enseguida.

Dylan continuó abusando de su agujero por un bien rato, sintiendo como llegaba a lo más profundo de su caliente cuerpo, sintiendo como su ano apretaba el pene que entraba y salía de su culo Dylan no pudo aguantar mucho tiempo tanto placer, gemía y comenzó a tener pequeños espasmos mientras se corría apretando aún más el pene que lo penetraba lo que hizo que llevase hasta el límite al pene en su ano que pronto estalló, llenando de nuevo sus entrañas de tibio semen en gran cantidad aun mayor que la primer corrida.         

Dylan había perdido la cuenta de cuantos chorros de semen le habían disparado dentro, pero estaba muy contento, aun con aquel miembro palpitando en su interior su pene empezó a perder erección cuando por fin se saco ese largo miembro de sus entrañas un pequeño rio de semen comenzó a correr por su suave piel de sus piernas, Dylan cayó al suelo exhausto fue entonces que se percato del reloj digital en la parte de arriba le restaban 1:23:22.

Fue cuando recordó las palabras del oficial de la corte, para cuando Dylan recupero el aliento y su pene de nuevo estaba en erección ya solo restaban en el reloj 01:01.05. Dylan debía darse prisa, pero a cuál de los dos escoger, los dos miembros eran magníficos y le habían dado un gran placer, pero debía tomar una decisión rápido, pasaron varios minutos y cuando Dylan miro el reloj este marcaba 00:39:25.

Aquello hizo que sintiera un gran nerviosismo, al final Dylan decidió que el pene más grueso fue el que menos placer le dio y debía ser castigado por aquello, lo tomo con su boca y le dio una mamada por unos 10 minutos hasta que se vino en su boca, su semen le supo a gloria disfruto de cada gota que de ese pene broto pero el reloj estaba por llegar a cero por lo que lambiendo con su lengua las últimas gotas de semen que de ese pene brotaba, apretó el botón rojo sobre él.

Dylan apenas apretó el botón se retiro un poco de ambos penes, que observo fueron asegurados fuertemente y una voz se escucho.

-“Decisión Final ha sido tomada la sentencia se llevara a cabo en pocos segundos”. Dijo la voz.

De pronto Dylan noto como ambos penes comenzaron a agitarse, y el pene derecho brillo con una luz intensa roja de un laser que lo cerceno case desde la base. Del otro lado del muro se escucho un alarido desgarrador justo en ese momento.

-“NOOOOOOOOOOOOOOO”. Grito el hombre castrado.

Su pene cayo y rodo a los pies de Dylan que lo levanto, no había sangre de la parte cortada, que fue cauterizada muy bien por el laser, el pene aun seguía en erección, por lo que Dylan lo lambio por unos segundos hasta que la puerta se abrió.

Junto a la puerta había un bote de basura que decía.

-“Deposite aquí la basura viril”.

Dylan supuso que se refería al pene cortado por lo que lo arrojo ahí antes de entrar al cubículo donde estaba su ropa, se vistió y al salir el mismo oficial de la corte lo estaba esperando, le entrego una carta agradeciendo su servicio y un sobre con un buena cantidad de dinero, luego lo dejo marchar.

Ya en casa Dylan se masturbo hasta casi quedarse dormido recordando todo lo sucedido ese día, y pensando que ojala de nuevo fuese llamado para ser jurado en un juicio de criterio para además de poder disfrutar como ese día, poder tomar la “Decisión Final” 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com        





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DOBLE ANILLO

Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí......


DOBLE ANILLO
Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Flintjelintje





Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí. Acababa de hacer clic en un video de PornHub cuando sonó el timbre de la puerta.

Fui a la puerta y un chico de UPS estaba allí con un pequeño paquete. "¿Terry Spooner?", Preguntó. "Ese soy yo", le respondí. Por favor firme aquí el hombre dijo. No esperaba nada, así que eso fue una sorpresa. Tan pronto como el hombre me entregó el paquete, volví al interior y fui a la cocina para encontrar unas tijeras para abrir el paquete. Al abrir el paquete, encontré una carta y otro paquete. Empecé a leer la carta.

"Querido Terry,

Felicidades, has sido seleccionado para una castración. Como ustedes saben, el gobierno ha implementado una orden de castración para reducir el crecimiento de la población. A cambio de su castración, usted recibirá un premio monetario de $ 100,000. Si usted desea comprar su castración, esto es también una posibilidad y esto le costará $ 500.000.

Para proceder con la castración, por favor asegúrese de que usted ajuste el anillo en el paquete correctamente sobre su pene y escroto. Las instrucciones detalladas se encuentran en el paquete adjunto.

Si usted tiene alguna pregunta, por favor de visitar nuestro sitio web o llámenos al número indicado en la parte superior de esta carta.

Que tengas un buen día de castración”.

Yo sabía de esto, todo el mundo sabía de la posibilidad de obtener esa carta. Pero con toda honestidad, yo realmente no estaba contando con ello. Sólo el 5% de la población recibe esa carta, el 5% de la población masculina que es, por lo que las posibilidades son muy escasas. Me sentí solo, muy solo. ¿Por qué me sucedería esto? ¿Por qué necesito ser castrado? El dinero estaba bien, pero estamos hablando de mis huevos, mi vida sexual. Eso era lo que estaba en la línea. Y pagar 500.000 para evitarlo. No teníamos ese tipo de dinero. Yo era el único que trabajaba mientras mi esposa estaba cuidando a nuestros hijos de 2 y 4 años. Mientras hacía buen dinero y todos podíamos vivir fácilmente de él, no éramos ricos. Teníamos una hipoteca pesada e incluso algunas deudas de tarjeta de crédito... No teníamos ningún ahorro en absoluto.

Esperé a que mi esposa y los niños regresaran a casa. Cuando estaban en casa, primero abracé a los niños y los puso delante de la televisión para poder hablar con Barbara. "Tenemos que hablar Barbara", le dije. Fuimos al dormitorio y le mostré la carta. Ella parecía preocupada. "Oh, Terry, lo siento mucho", y ella comenzó a llorar. Nos abrazamos durante mucho tiempo.

Juntos, abrimos la caja para ver cómo era el dispositivo. Leímos las instrucciones. El dispositivo estaba hecho de metal, pero era sorprendentemente ligero. La parte más pesada era un anillo, de unos 2 cm de diámetro. Se abría de un lado, mientras que había una bisagra en el otro lado. Se suponía que este anillo iba alrededor de mi escroto, lo más alto posible. La otra parte era una plancha para mi pene como la llamaban. Parecía más un dispositivo de castidad para mí, con una pequeña abertura en el frente para orinar. Ambas partes se unían juntas y cuando eran montadas formaron una especie de dispositivo de castidad.

La última parte de las instrucciones era la más devastadora. Explicaba lo que iba a suceder.

1. Por favor, adjunte el dispositivo a su pene y escroto dentro de las 36 horas luego de recibir su paquete. Si usted no cumple, tanto usted como su esposa serán considerados fugitivos. El castigo por evadir su castración es la eliminación total de todos los órganos y funciones sexuales en ambos compañeros en el matrimonio.

2. El dispositivo estará armado durante el primer orgasmo mientras usa el dispositivo.

3. Dos dispositivos de castración están circulando en su estado. Cuando el dispositivo de su hermano se activa en los orgasmos del dueño, su castración ocurrirá.

4. Cuando finalice el procedimiento de castración, ponga el dispositivo en la bolsa (vea el paquete) y llame a UPS para recoger el dispositivo.

5. Si lo desea, puede mantener su escroto como recordatorio, si no, empacarlo y devolverlo junto con el dispositivo.

Nos miramos el uno al otro. Todo parecía cruel. Realmente no tenías tu propio destino en tus manos. En primer lugar porque si tuviste que ser castrado era una especie de lotería, en segundo lugar porque el momento de tu castración era también algo arbitrario.

"Hagamos buen uso del tiempo que tenemos", dijo mi esposa. Inmediatamente tomó el teléfono y llamó a sus padres y le preguntó si podía llevar a los niños. Explicó la carta y mi inminente castración. Me sentí aún más humillado. Ahora, incluso más gente sabía lo que iba a suceder. Mi esposa se fue con los niños y ella estaba de vuelta unos 40 minutos más tarde.

Entró en el baño y se afeitó su vagina. Se puso ropa interior, incluyendo medias y un liguero, luego comenzó a desvestirme. Ella hizo todas las cosas que me gustaban tanto y tuvimos relaciones sexuales durante horas y horas, hasta que ambos estuvimos agotados. Nos quedamos dormidos y cuando era de mañana, tuvimos más sexo, tomamos un baño, juntos y ella afeitó mi zona de la ingle.

Salimos del baño, tuvimos aún más sexo. Ella me dio la mamada más asombrosa que he tenido y sostuvo mis huevos lo más que pudo.

-"Los extrañaré", dijo Ella.
-"Yo también", suspiré.
-"Tal vez deberíamos mirar desde el lado positivo: puedo dejar lo del control de la natalidad y tendremos mucho dinero", dijo.
-"¡PERO YA NO PODREMOS TENER SEXO!", Grité y corrí a la cocina.

Después de unos minutos, la oí entrar en la cocina. Ella me abrazó por detrás. Podía sentir que se había vuelto a poner las medias. Miré hacia abajo: medias de color crema, mis favoritos. Ella se inclinó y suavemente tomó mis huevos.

Ella comenzó a masturbarme desde atrás. Ella fue tomando el control de mi pene, su mano derecha pasando por mis piernas para tirar suavemente de mis huevos. Mi pene estaba casi adolorido por todo el sexo que tuvimos en las últimas horas, pero todavía se sentía bien. Ella estaba tirando suavemente mis huevos, lo que hizo que mi orgasmo llegara aún más rápido. Disparé una enorme carga sobre el piso de la cocina.

-"Nos preocuparemos por eso más tarde", dijo.
-"Quiero sentirte dentro de mí una vez más... Tenemos que darnos prisa", me susurró al oído.

Miré el reloj. Tenemos cerca de 1 hora antes de que el dispositivo tenga que estar encendido. Volvimos al dormitorio y ella se puso en medio de la cama, abriendo sus piernas. Su depilada vagina claramente mojada. La penetré y tuvimos sexo lento y sensual. Ella tocaba mis huevos siempre que podía. Después de lo que pareció una eternidad, no pude aguantar más y empujé profundamente dentro de ella. Toqué su cuello uterino, lo toqué otra vez, y otra vez. Entonces mi semen salió y me derrumbé encima de ella. Utilizó su pierna para tocar mis piernas suavemente.

Mi pene y huevos estaban sufriendo por todo el sexo, pero la sensación de nylon contra mí me hizo venirme de nuevo. Me aparté de ella y vi un enorme creampie. Se limpió un poco y ambos nos dimos cuenta de que ya era hora. La instalación debía completarse en 13 minutos. Ella preguntó si podía hacerlo. Acabe por asentir. Ella siguió las instrucciones y comenzó con la instalación de la hoja del pene. Antes de que me pusiera el pene, le dio un beso final intenso. Mi pene entró. A continuación, hizo clic al abrir el anillo y lo puso alrededor de mis huevos.

Ella tiró de mis huevos y luego hizo clic en el anillo al cerrarlo. Mi escroto se sentía estrecho y se podía ver fácilmente mis bolas a través de la piel que no estaba muy estirada. A continuación, hizo clic en la hoja del pene y el anillo juntos. Una vez que estuvieron unidos el uno con el otro, no podían ser desprendidos, a menos que el escroto se hubiese ido. Lo que me iba a pasar ahora.

Lo único es que no sabía cuándo iba a suceder. Era en parte a mí y en parte a la otra persona que también llevaba un anillo. Por ahora, sólo tenía que asegurarme de no eyacular, entonces todavía tendría mis bolas un poco más.

-"No quiero que nadie más sepa que estoy usando esta cosa, cariño", le dije.
-"No voy a decirlo", dijo.

Pasaron unos días y pude sentir que me volví más caliente cada día.

-"Esto va a ser difícil", le dije a mi esposa.

Ella acabo por decir que debía tratar de resistir el mayor tiempo posible.

9 días después de tener esta cosa instalada en mí, sucedió. Sucedió en mi sueño y solo me di cuenta después sentí las sábanas húmedas en la mañana. Desperté inmediatamente a mi esposa y ella me abrazó.

-"Trata de ser valiente ahora, vas a estar bien", dijo.

Entonces me golpeó, mi orgasmo causó la castración del otro hombre. El dispositivo ahora sería enviado de vuelta al gobierno, preparado para otro hombre y una vez que ese otro hombre pase por una locura de 36 horas de sexo y unos días usando la máquina, su castración sucedería.

Cuando me vestí tomé el coche y fui a una sexshop. Compré un estimulador anal y regresé a casa inmediatamente. Mi esposa me ayudó a lubricar la cosa e insertarla por primera vez. Ella estaba masajeando mis huevos mientras ella maniobraba el estimulador hacia mi próstata. Esta fue mi oportunidad de venirme todavía unas cuantas veces, antes de que fuera demasiado tarde. Nunca quise este estímulo anal, pero ahora era la única oportunidad que tenía. Sentí mi pene creciendo y siendo retenido por la hoja metálica del pene. Sin embargo, después de un minuto o dos, podía sentir mis huevos levantándose, el signo innegable de que estaba por eyacular. Se sentía bien y iba a perder esta sensación de mis huevos tirando hacia arriba. Iba a perder el tacto de mi esposa en mi escroto.

Mi esposa aplicó el estimulador anal varias veces al día en los próximos días. Después de que me venía, le lamí su vagina hasta que ella se venía. Cada vez, se ponía las medias, solo para complacerme. Ella pasaba sus pies de nylon sobre mis huevos, el suave toque de sus medias contra mis huevos constreñidas se sentía maravilloso. Pero también me hacía darme cuenta de la situación en la que estaba aún más.

Siete días después de reanudar el sexo con toda la cosa unida a mí, nos fuimos a la cama y nos preparábamos para otra sesión anal. El anillo atado a mi escroto hizo un sonido agudo. ¡Oh ahora, esta era mi turno!

-"¡Todavía quiero venirme una última vez como un hombre completo, todavía quiero sentir mis huevos tirar una última vez una carga!" Dije,

Mi esposa inmediatamente puso el estimulador anal en mi ano y ella tocó suavemente mis huevos. Cambiamos de posición: ahora estaba de cuatro patas, viendo lo que pasaba entre mis piernas, mientras ella estaba detrás de mí, estimulándome analmente y también viendo deliberadamente lo que estaba sucediendo.

El anillo comenzó a calentarse y mi esposa dijo.

-"hay una intensa luz roja". Dijo ella

Realmente quería correrme, pero podía sentir que estaba empezando a perder la batalla. Mi esposa todavía estaba sosteniendo mi escroto y cuando ella tiró ligeramente de él, fue bastante para accionar mi orgasmo. Ella siguió sosteniendo mis huevos y se estaban levantando. Unos segundos más tarde estaba eyaculando a través de mi pene estrecho, mi último esperma encontró su camino a través del pequeño agujero en la hoja de metal que rodeaba mi pene.

-"Los tengo", dijo mi esposa.

No me di cuenta, pero el láser había cortado el tejido escrotal muy rápidamente y mi esposa estaba ahora sosteniendo mi escroto con mis huevos, que fue sellado en la parte superior por el láser. Miré el área donde solía estar mi escroto, una línea roja. Eso todo lo que quedaba.

El teléfono sonó y mi esposa contesto.

-“Señora Spooner”. Dijo la voz.
-"Sí", respondió mi mujer.
-"Felicitaciones por la castración de su esposo, hemos enviado UPS a su dirección y deben recoger el castrador del anillo dentro de la hora.

Por favor, asegúrese de considerar la eliminación del escroto de su marido o alternativamente, le recomendamos que lo ponga en un frasco para que pueda mantenerlo en casa. También se le informa que el Dr. Ramier está esperando ver a su esposo más tarde hoy en el hospital de St. John para un chequeo posterior a la castración"

-"No, gracias por la información", dijo.

Me acosté en la cama, agotado, sintiéndome deprimido. Acababa de perder mis huevos en una lotería. Mi esposa se sentó a mi lado y suavemente sacó el dispositivo de mi pene. El anillo todavía estaba pegado a él, pero ya no hacía nada, estaba en el espacio donde solían estar mis huevos. Volvió a colocar el aparato en la caja. Ella preguntó:

-"¿Puedo conservar tus". Dije que no me importaba, podía hacer lo que quisiera con ellos.

Esa tarde fuimos a casa del médico. Todo estuvo bien. El doctor habló sobre el control de la natalidad con mi esposa. Podría dejar de tomar la píldora en 1 mes. Después de 1 mes, todo mi esperma estaría eliminado de mi cuerpo de todos modos. Preguntó por sexo y el médico dijo que los eunucos aún podían tener relaciones sexuales, pero su impulso disminuyó con el tiempo y no sus penes no se ponían tan duros en una erección.

Esa noche, todavía tuvimos sexo. Se sentía sorprendentemente bien. Aunque perdí la sensación de mis huevos golpeando en ella con cada empuje y ciertamente perdí mis huevos apretándose justo antes del orgasmo. Continuamos teniendo sexo durante unas semanas, pero perdí interés. Ella se ponía las medias, normalmente un instante para encenderme pero ya no hacía nada por mí. Traté de tener sexo, principalmente por ella. Pero casi siempre acababa con mi lengua. Ella disfrutaba mucho y me abrazaría intensamente después.

Toda la experiencia nos acercó más, pero para mí, nunca fue lo mismo. Después de algún tiempo, incluso olvidé lo que solía ser. Y lo que estábamos haciendo ahora, era simplemente la nueva normalidad.




Historia Original Aquí.




Autor: Flintjelintje       Traductor: DarkSoul

VECINA EMBARAZADA

Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto ......


VECINA EMBARAZADA
Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto .

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto con algo de abdomen.  

Una vez me la encontré en el transporte público, venía con unas bolsas, pero tenía que pasar por el veterinario, ella me dijo que se las llevaba a su casa y que cuando regresara subiera y se las pida, acepte por lo así lo hicimos, cuando regreso al edificio, subo a su casa y estaban ella con su hija y ella portando un camisón cada una, yo no sé si lo hizo de ex profeso o qué, pero se paro delante de la ventana, transparentando toda la prenda.  

A través de la transparencia le veía la tanga que llevaba puesta, y cuando se ponía de costado, le veía las tetas sin sujetador, me enseño toda la casa, aunque no sé porque, pero, bueno, estuvimos hablando como una hora, hasta que me fui a mi casa.  Como era verano y hacía calor, nos hemos encontrado paseando a nuestros perros, y ella iba con un short muy pequeño bien ajustado, que le dejaban bien resaltado el culo, y se le metía en la raja de su vagina, y hablábamos de todo un poco, y siempre ella iba delante mío y yo le iba mirando el culo.           

Así habremos estado varios meses, hasta que un día me encuentro al marido y me dice que estaba embarazada, felicitaciones de por medio seguimos hablando, y me fui. Estaba ya bien panzona, y la encuentro trayendo las bolsas de la compra, enseguida las agarre y subimos por la escalera, ella vive en el segundo piso, y la dejaba ir adelante, ella llevaba una falda, no corta, ya que apenas le pasaba de las rodillas, pero si muy liviana.       

Ella iba subiendo, y tiraba el cuerpo para adelante, dejando que le vea casi todas las piernas, como iba de chanclas, se tropieza y casi se cae, haciendo que su falda se le suba, dejando que le vea el culo, apenas cubierto por una diminuta tanga, primero quedé impactado viéndole ese gran par de nalgas, hasta que reaccione y la ayude a ponerse de pie, "¿estás bien?", le dije, agarrando su brazo y viendo que se había golpeado un poco una de sus rodillas, e instintivamente le pase mi mano por ahí.

-“Si Fede, gracias”, me dijo, y subimos a su casa.
-“¿Tu hija no está?”, le dije, dejando las bolsas de la compra en la cocina.
-“No, se fue de viaje con su padre en el camión”, me dijo, ofreciéndome una bebida para el calor.
-“Tienes los pies hinchados". Le dije, viendo que tenía los pies como unas empanadas.
-“Si, me quiero duchar", me dijo.
-“¿Quieres que me quede hasta que termines de ducharte, por las dudas?", le pregunté, a lo que ella aceptó.

Me quedé sentado en la sala, hasta que la veo salir del baño envuelta en una toalla, que apenas le tapaba su abdomen.

-"¿Quieres que te haga un masaje en los pies?", le pregunté viendo que los seguía teniendo hinchados,.

-"Fede, no quiero molestarte". Me dijo.
-"Vamos mujer, que vergüenza ni qué vergüenza". le dije, y me acomodé una silla, para que se tendiera en el sillón.

-"¿Si no es molestia me puedes hacer el masaje en la cama?" Me pregunto.

Accedí por lo que fuimos a su dormitorio, me dio una crema hidratante, y se sentó en la cama, recostando su espalda contra la cabecera de la cama le empecé a masajear los pies con la crema, subiendo por sus piernas, pero sin mala intención, hasta que una punta de la toalla se le abrió y me di cuenta que no llevaba nada abajo, seguí masajeando sus piernas, hasta las rodillas, y empecé a pasar crema por sus muslos, haciendo que abra un poco sus piernas y por el lado que se la había abierto le vi su vagina, bien depilada, no quería mirarla mucho, pero los ojos se me iban.

Seguía con el masaje, y a medida que la masajeaba, le hacía abrir más las piernas, ella estaba completamente relajada, no podía dejar de ver esos labios regordetes, como si estuvieran hinchados, ella se dio cuenta que le estaba viendo su vagina, y quiso cerrar sus piernas, pero no la deje, "Fede, que estoy embarazada", me dijo, cuando sintió mis dedos pasar por los labios exteriores de su vagina.

-"¿hay, que haces?", me dijo, intentando sacar mi mano de entre sus piernas.
-"No te hagas, esto lo deseamos los dos desde hace tiempo”. Le dije.

Estire mi cuerpo mientras le metía un dedo en la vagina, que estaba empapada, la bese en la boca, ella me miraba, hasta que me empezó a responder el beso, saque mi dedo de entre sus piernas y le abrí la toalla, viendo su cuerpo desnudo, la seguí besando mientras la acomodaba en la cama, le bese toda la cara, baje a sus tetas, que noté como le salía leche de sus pezones, la aureola enorme, oscura, le acariciaba la barriga sin dejar de chupar sus tetas, escuchaba como gemía, le seguí besando la pansa, su ombligo estaba salido para afuera, le pasaba suavemente mi mano por su vagina, mientras la seguí besando, entre besos y caricias me iba quitando mi ropa.

Hasta que me ubico entre sus piernas, abriendo bien sus piernas, viendo bien su raja, sin un solo vello, roja, mojada, escuchando el gemido que dio cuando se la empecé a chupar, a lamber, cuando le daba pequeños mordiscos en su clítoris, ella misma abría más sus piernas, gimiendo, pasando sus pies por mi cuerpo, le metí el dedo en su interior, estaba tan mojada, y no solo por mi saliva, le buscaba el ano mientras no dejaba de seguir chupando esa mojadísima raja, le empiezo a pasar el dedo por su ano y como esperaba, estaba abierto le empecé a meter el dedo, y a medida que le seguía chupando su vagina, se lo movía bien adentro, entre gemidos y resoplidos de placer por parte de ella, moviendo su cuerpo para los costados.

Poco a poco fui subiendo con mis besos, pero su barriga me molestaba para penetrarla, así que me puse boca arriba y la hice subir sobre mí, sintiendo como de sus tetas derramaban leche en mi pecho, y gemía a medida que se iba sentando sobre mi pene que la iba entrando, hasta quedar bien sentada sobre mi pelvis. Le acariciaba las tetas y la pansa, a medida que me movía para los costados, haciendo que ella gima de placer y se moje más todavía.

-“¡hay Fede, siento tu miembro bien adentro mío, cariño, mueve tu pene, así, así!" Me decía tirando su cabeza para atrás y se veía en su cara como estaba disfrutando.     

Le apretaba las tetas, veía como se deslizaba la leche por mis dedos, ella con los ojos cerrados, movía su cuerpo sobre mí, gemía, suspiraba, apoyaba sus manos en mi pecho y levantaba su cintura y la bajaba, haciendo que mi pene le entre y le saliera ricamente de su vagina. No nos podíamos besar, su barriga nos lo impedía, le dije que se bajara, que se pusiera al borde la cama en cuatro patas.

Cuando la vi así, las tetas le colgaban, su barriga estaba dura, yo le empecé a besar las nalgas, se las acariciaba, realmente tenía unas nalgas hermosas, unas nalgas gordas, bien redondas, se las abrí, y como había dicho, su ano estaba bien abierto, redondo, se lo empecé a lamer, escuche como ella casi gritó de placer al sentir mi lengua, le abrí las nalgas y ella abrió las piernas, lo lamía casi con desesperación, que rico ano tenía esa mujer, a medida que pasaba mi lengua, sentía como lo contraía y lo aflojaba, yo le apretaba las nalgas sin dejar de lamer su delicioso ano, me puse de pie, ella bajaba su cuerpo y sacaba sus nalgas más hacia a mí, la veía en cuatro patas, ofreciéndome su ano, esperando a que la siga cogiendo por el culo, le empecé a pasar mi pene por entre sus nalgas.

Se la acomodé y entre gemidos de los dos, se la fui metiendo, despacio, saboreando cada centímetro que le entraba, sentía con mi pene le abría sus entrañas, como gemía a medida que su ano se comía toda mi erección, hasta que ella sola se fue para atrás y aplastó sus nalgas contra mi pelvis.

-"hay cariño, como me gusta por atrás", me dijo, con la voz ronca de la excitación, moviendo sus nalgas para los costados.

Se movía para adelante y se volvía a pegar contra mi,

-"cariño, abre mis nalgas", me dijo, y cuando se las abrí.

Ella siguió con esos movimientos y yo veía como mi pene entraba y salía de su ano que estaba totalmente dilatado.

-"¡Que hermoso culo que tienes!" le dije, viendo eso.
-"Si cariño, vamos sigue, penétrame bien el culo", me decía apoyando su cabeza contra la almohada y gimiendo a cada entrada y salida que hacía mi pene en ella.

Su ano se iba agrandando cada vez más con cada nueva embestida a medida que nos movíamos sus tetas iban a nuestro son, y seguían ordeñando leche, los gemidos de ella eran cada vez más fuertes, más seguidos, levantaba su cabeza y la movía para los costados.

-“ME VOY A CORRER CARIÑO, ME CORRO”. Grito

De pronto siento como me aprieta mi pene con su ano, gimiendo de una forma que parecía que lloraba, los gemidos eran muy fuertes, hasta que yo no aguante más y le empecé a llenar sus intestinos de mi leche, le clave los dedos en las nalgas, sintiendo como me salían los chorros de leche, sus nalgas bien pegadas a mí, movía mi pene en círculos, creía que me iba a desmayar de placer llenándole su culo de mi leche, los gemidos que daba ella, eran más parecidos a gritos.

Con mi pene bien adentro de su culo, con apenas voz, me deje caer sobre su espalda, le fui sacando mi pene de su culo, le abrí las nalgas viendo lo abierto y redondo que tenía su ano, como le salía un hilito de leche, Ella se acostó y yo a su lado, nos abrazamos y nos quedamos así, besándonos de pronto sin previo aviso se abrió la puerta.    

-“Amor tuvimos que regresar se me olvido la cartera y ahí tenía el dinero para el viaje”. Dijo su esposo entrando al cuarto para ir directo al closet.

Pronto su mirada de aquel hombre cambio por completo al vernos desnudos sobre su cama con semen resbalando de entre las nalgas de su esposa y leche chorreando por sus tetas, sin decir o darme tiempo a decir algo de me vino encima. Aquel hombre cuyo rostro estaba rojo de la rabia que sentía, saco una gran navaja que portaba siempre en el cinturón, comenzamos a forcejear, conmigo desnudo por supuesto aun con una erección que goteaba semen de la punta.         

De pronto sentí una terrible punzada proveniente de mi entrepierna, seguida de otra y otra, debieron ser como 10 o 15 puñaladas las que recibí en mis huevos y pene indiscriminadamente, antes de perder el conocimiento por el dolor que aquello me provoco.

Me desperté en un hospital, ahí estuve varias horas hasta que un medico con un sicólogo vinieron a verme el médico me pregunto si me acordaba lo que me había pasado, le dije que me acordaba de la pelea con el esposo celoso de aquella mujer fue entonces que recordé en donde recibí las puñaladas. Me levente la sábana para descubrir mi entrepierna vendada, dos tubos de plástico sobresalían del vendaje uno era un drenaje el otro era para mí orina.

El médico me informo que poco pudieron hacer por salvar mis testículos, y que de mi pene solo pudieron salvar la mitad inferior dado que mi glande casi fue cercenado por completo y los paramédicos no pudieron encontrar ni mis testículos y glande por más que buscaron.

-“NOOOOOOOOOO”. Grite.

Con desesperación me quite las vendas con ambos médicos tratando de detenerme pero cuando las vendas salieron vi lo que alguna vez fue mi hermosa entrepierna llena de punto de sutura sin testículos o escroto alguno, mi pene había sido reducido a la mitad, con punto por todo lo que aun quedaba unido a mi cuerpo.

-“NOOOOOOOOO”. Volví a gritar.

Tarde seis meses en recuperarme, no solo físicamente sino sicológicamente también de ella, su hija y esposo nada se sabe la policía los está buscando desde que interpuse mi demanda luego de salir del hospital ya como un eunuco. Eso fue hace siete años u aun nada se sabe de ellos, dudo que algún día los atrapen y paguen por lo que ese hombre me hizo privarme de placer por el resto de mis días, por culpa de mi “Vecina Embarazada”.            





Autor: Anónimo & DarkSoul.       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PANTERA VIAJERA

Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior......


PANTERA VIAJERA
Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Martineasy





Charrett encontró que las madres siempre quieren lo mejor para sus hijos. En este pequeño municipio costero los jóvenes siempre terminaban en dos lugares: borrachos en los burdeles o viviendo una vida elevada a la iglesia católica. Entre esas dos opciones era fácil ver que las madres locales querrían para sus hijos, la mayoría de ellos ahora bastardos porque sus padres habían huido o habían muerto de alguna pestilencia dejándolas solas para afrontar las penurias. A finales del siglo XVIII la vida era implacable, y la vida era dura. Para sobrevivir en este tiempo las mujeres tenían que tomar decisiones difíciles. No era difícil para la carismática partera vender su solución a las mujeres locales del municipio, desesperadas y empobrecidas como estaban.

Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior, Era la iglesia donde el sacerdote normalmente llevaría a cabo sus sermones. Llevaba un largo cabello castaño y se cubría similar a una monja y sus ojos avellana eran amistosos, reluciendo en la iluminación naranja provista por las muchas linternas de aceite.

Charrett dijo en voz alta y acogedora: "Mi nombre es Charrett, soy comadrona y estoy aquí a instancias de sus madres y para asegurar sus mejores intereses para un futuro más brillante". Puede llamarme Sra. Chari "Ella hizo una pausa y sonrió dulcemente". ¿Y qué tal si decimos hola? "

Tímidamente, pero obedientemente, los doce muchachos respondieron al unísono: -Hola, señorita Chari.

-“Son un buen grupo de muchachos”. Dijo Charrett con una sonrisa aún más grande, abriendo los brazos en una actitud de invitación.

Muchachos están absolutamente empapados y lodosos, me temo que simplemente no pueden estar así en esta casa de culto. Quítense los zapatos y la ropa, cierren bien por la puerta, toda la ropa -dijo con dulzura, pero con convicción. Por un momento, los chicos húmedos y desaliñados se quitaron tímidamente sus zapatos, toda la situación les resultaba totalmente extraña, estaban avergonzados de estar desnudos frente a sus madres, y mucho más extraño en la iglesia que en cualquier otro lugar. Entonces. Charrett dijo con autoridad.

-“Por favor las madres de los chicos pónganse de pie y colectivamente ayuden a sus hijos a desnudarse”. Ordeno Charrett

Luego guiaron a cada muchacho al frente de la iglesia para que se pusiera en fila frente a los bancos ahora vacíos. Charrett miró a cada uno de los chicos de cabello húmedo, todos alrededor de la edad de 11 u 13 años, con los dedos pequeños y los dedos de los pies arrugados de jugar en la lluvia durante tanto tiempo. Cada uno de ellos tenía la misma postura ruborizada de estar tímidamente al lado de sus madres con las dos manos cubriendo sus delicados genitales pequeños expuestos.

-"A medida que los niños crecen, pasan por ciertos cambios cuando se convierten en jóvenes". Charrett habló en voz alta para ser escuchado por la fuerte lluvia que golpeaba contra el tejado de madera.

-"Como parte de su derecho de paso para convertirse en un buen hombre cada pequeño muchacho debe pasar por esta iniciación. ¿Todos quieren ser buenos hombres para sus madres no es así?" Pregunto ella.

Algunos de los muchachos asintieron lentamente con la cabeza, otros dijeron que sí, sus voces sonaron como un susurro, "¡Maravilloso!" Charrett dijo con entusiasmo y aplaudió: -¡Supe al ver a sus muchachos que crecerían bien, muy buenos muchachos!

La hermosa partera caminó por la hilera de niños y sus madres y entregó a cada una de las mujeres un trapo de cuero mojado.

-“Ahora, cada una de sus madres más queridas va a tomar esta tira de cuero y hacer algo con ella que puede parecer muy gracioso les aseguro que eso es completamente normal y parte del proceso Lo que quiero que hagan ahora es colocar sus manos detrás en sus espaldas y entrelazar los dedos juntos, vamos procedan ahora, no hay necesidad de ser tímido. Ustedes no tienen algo que sus madres no han visto ya, ni yo incontables veces para esta materia". Dijo Charrett.

Colectivamente cada uno del rubor en sus rostros se intensificó cuando los chicos hicieron lo que les dijeron, la expresión en sus rostros de madres todos tenían la misma mirada de enfoque resuelto que cada uno se arrodilló ante sus hijos y comenzó a asegurar firmemente sus tiras de cuero crudo alrededor del cuello del escroto de sus hijos, estrangulando sus testículos pre adolescentes con sus pequeñas ciruelas en el fondo de sus sacos. Charrett recorrió la hilera de chicos desnudos una vez más para inspeccionar individualmente cada una de las obras de sus madres una vez que estuvieran completadas, tirando suavemente de la bolsa amarrada de cada chico, notando que sus penes incircuncisos estaban encogidos por la humedad y el frío.

Charrett hizo un movimiento de su mano para indicar que había llegado el momento de comenzar al grupo de mujeres.

-"Muy buenos niños, estamos a mitad de camino, solo un asunto más pequeño y todos estarán vestidos para irse a jugar una vez más". Dijo Charret muy gentilmente

Cada madre tomó su lugar detrás de su hijo y tomó firmemente sus muñecas, manteniéndolos firmemente en su lugar mientras Charrett recogía su pequeño cuchillo afilado de su lugar en el sencillo altar de la iglesia.

-"Todos quieren crecer para ser grandes hombres fuertes ¿No es así, hijos? Charrett dijo mientras se arrodillaba frente al primer chico.

Un muchacho delgado de cabello oscuro, con mejillas sonrosadas y grandes ojos marrones.

-"Y como grandes hombres fuertes pueden manejar un poco de dolor... Te lo prometo, solo hará daño por un momento, pero necesito que todos ustedes muestren a sus madres lo fuertes y valientes que son. ¿Puede ser valiente para mí ahora?" Pregunto ella.

-Sí, señorita Chari -dijeron los chicos suavemente al unísono.

-"Maravilloso, sabía que lo serían". Dijo la partera de cabello castaño con una sonrisa pero sus ojos estaban intensamente enfocados y serios mientras tomaba los testículos del chico en su mano izquierda y los estiraba un poco.

Con la mano derecha tocó el fino cuello de su escroto por un momento con la navaja afilada antes cortarla con rapidez y corto por debajo de la tira de cuero crujiente, provocando un corto limpio al muchacho mientras sus pequeños testículos fueron cortados por ella

-“Muy bien, que buen muchacho tan bueno”. Susurró Charrett.
-¿Ves no fue tan malo?

La madre del muchacho castrado lo tomó rápidamente en sus brazos y lo llevó al frente de la iglesia para recoger su ropa mojada. Charrett ya estaba tomando su lugar delante del siguiente niño, despojándolo hábilmente sus testículos que dio un rápido jadeo sorprendido, dejando caer su escroto arruinado al suelo en un pequeño racimo pálido de carne desechada. Uno tras otro repitió el proceso, un tirón de sus huevos, un corte rápido del cuchillo, y otro joven castrado nacía.

Mientras terminaba de cortar al último de los muchachos, se puso de pie y limpió su cuchillo afilada mientras la madre del niño lo tomo y lo llevó a la entrada de la iglesia con los demás y comenzó a ayudarle a vestirse. Charrett sonrió para sí misma mientras retrocedía por la línea de testículos cortados, pisando cada uno de ellos, sintiendo los pequeños orbes romperse bajo sus suelas de madera.

Ella sabía que aquella noticia se extendería rápidamente por el municipio sobre el servicio que ella ofrecía, y mañana traerían a otro grupo de chicos para que ella corrigiera, asegurando que ellos permanecerían dóciles y sin sexo por el resto de sus vidas. Sus madres estarían contentas con el resultado al menos. O bien iban a trabajar en la santa iglesia o se quedarían en casa para ayudar a sus madres como obedientes eunucos; De cualquier manera era una victoria para todos.

Era una victoria especialmente para Charrett quien ya estaba deseando que el próximo grupo de chicos llegara para poder cortar sus escrotos algo que a ella tanto excitaba, ya sola se limpio los jugos que de su peludo sexo salían resbalando por sus piernas.



Historia Original Aquí.





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul

DE NEVADA A WASHINGTON

¡Vegas, bebé! ¡Ciudad del pecado! ¡Gran entretenimiento denota ese nombre! En realidad era Laughlin, una pequeña ciudad en el extremo sur de Nevada, el hogar de varios hoteles más pequeños resort casino. Menos neón, y marquesinas aquí a su manera se realiza la feria del condado y el circuito indio de casinos......


DE NEVADA A WASHINGTON
¡Vegas, bebé! ¡Ciudad del pecado! ¡Gran entretenimiento denota ese nombre! En realidad era Laughlin, una pequeña ciudad en el extremo sur de Nevada, el hogar de varios hoteles más pequeños resort casino. Menos neón, y marquesinas aquí a su manera se realiza la feria del condado y el circuito indio de casinos.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





¡Vegas, bebé! ¡Ciudad del pecado! ¡Gran entretenimiento denota ese nombre! En realidad era Laughlin, una pequeña ciudad en el extremo sur de Nevada, el hogar de varios hoteles más pequeños resort casino. Menos neón, y marquesinas aquí a su manera se realiza la feria del condado y el circuito indio de casinos.

Acababa de terminar de registrarme en el motel cuando entraron en la oficina. Mamá, papá y Junior, y oí al hombre pedir una habitación doble. Barata, pensé. Tome dos habitaciones para que usted y la señora puedan divertirse un poco esta noche en vez de compartir una habitación con un niño. Lo que sea. De todos modos, junior tenía quizás catorce años, camiseta sin mangas, short, de cabello rubio de California, sin barba, con auriculares y actuando porque tenía que sacar su propia bolsa incluso con un yeso azul en el antebrazo izquierdo. Típico adolescente.

"Quédate ahí", dijo papá mientras él y mamá salían de la habitación contigua a la mía. "Estaremos de vuelta en una hora, luego saldremos a buscar algo para comer". Clark Griswold se fue a ganar una fortuna en el blackjack. Tal vez la cena sería carne, o tal vez una lata de Alpo, dependiendo de su suerte.

"Mamá, ¿puedo por lo menos usar la piscina?" El chico imploró.

-No, Jared. El médico te dijo que te quedaras fuera del agua hasta que te quitaran el yeso", dijo mamá con bastante ácido en su voz para dejar que el chico supiera que estaba al final de la cuerda.

"Jeez," respondió el chico, ya aburrido tieso a pesar de que eran solo un día fuera de casa. O tal vez se habían ido por una semana o dos y esta era su última noche en el camino. De cualquier manera esto probablemente será su último descanso de primavera juntos como una familia.

El motel fue construido alrededor de una piscina y cada habitación tenía un balcón privado de acceso por una puerta corredera de cristal al patio. Permanente dentro de mi habitación en el tercer piso que podía ver el lado lejano de la piscina en el borde del balcón. Una media docena de chicas, posiblemente de vacaciones de primavera de las universidades, estaban jugando en la piscina y en borde. Nada más caramelos para los ojos para un hombre de mi edad, pero aún interesante paisaje.         
Los miré por un minuto o dos, y luego pase a mirar hacia arriba a la habitación directamente enfrente de la mía. Estaban cerradas las cortinas, pero la puerta de cristal actuó como un espejo, y al instante reconocí al chico con el yeso en el brazo en la habitación de al lado. También miraba a las polluelas, que obviamente estaban fuera de su liga, si no de sus fantasías. De la piscina probablemente parecía que era todo lo que estaba haciendo, pero desde mi elevación estaba claro que su short estaba abajo y estaba trabajando con algo de problemas con su mano.

Lo siguió mientras lo observaba, acariciando sus testículos y frotando su pene, luego retomando el ritmo hasta que su puño estaba volando. Retrocedió cuando una mancha blanca apareció de repente en la puerta de cristal y goteó lentamente hacia abajo. Un minuto después reapareció con pañuelos de papel o papel higiénico y limpió el desorden.

Me quedé despierto mucho tiempo esa noche, pensando en el chico en la cama a media docena de metros  de distancia. No tenía nada especial en cuanto al equipamiento; Él era apenas un adolescente típico joven. Pero él era capaz de violar y obviamente había contemplado con malicia al menos a una de las jóvenes inocentes de la piscina.

Hace dos horas la mayor preocupación de Jared Nelson era que el yeso de su brazo arruinara su bicicleta. Ahora no le importaba ni una mierda el brazo ni la moto ni el fútbol de primer año del próximo otoño o cualquier otra cosa tan trivial. Estaba literalmente atado; Se extendía a lo largo de una columna de apoyo en el sótano del motel, con las manos sobre la cabeza y los pies extendidos alrededor de la columna.

-“Violaste a mi hija”. Le dijo al chico.

Afirmó que fue sexo consensual con ella, pero tenía que haber sido violación. Ella era una estudiante de último año en la universidad con su elección de ricos y hermosos chicos de su propia edad, y no había manera como el infierno que ella escogiera tener sexo con ese niño por su propia voluntad. Apenas de 1.50 metros de altura y era un chico tímido de 50 kilos. Sus brazos estirados revelaban solo una bruma de vello en sus axilas, y su vello púbico era todavía suave y escaso. Él tenía un pene y un conjunto de huevos, aunque, al menos temporalmente, y era obviamente capaz de una erección y eyaculación.

"¡Por favor!" ¡Ella, uh los dos queríamos! ¡Preguntale!"

"Ya lo hice. Ella no recuerda nada. ¿Qué fue? ¿Rophynol? ¿Ketamina? Seguro que no era tu apariencia de macho ni tu magnífico pene que la sedujo. "Cansado de escuchar las excusas del chico, extendí la mano y agarré sus huevos y le dio un fuerte apretón.

"¡Jesús!" Él gritó. "¡Detente! ¡Por favor! "No me detuve; Aumenté mi agarre y mi muñeca dio media vuelta, y luego un repentino y brutal tirón. Él gritó y se desmayó, y yo estaba sosteniendo su escroto separado en una mano y mi duro pene en la otra.

Busqué la toalla de mano en la cama a mi lado, limpié el desorden y tiré la toalla en dirección al cuarto de baño. Tiempo para dormir.

************

San Francisco estaba sufriendo una ola de calor dos días más tarde cuando llegue a la ciudad. No me importaba Chinatown o los teleféricos o Fisherman's Wharf como había estado allí y hecho eso. Siempre quise caminar por el Golden Gate  y disfrutar del parque, y como el clima era inusualmente cálido, eso es lo que hice. Estaba todavía en el parque y casi de vuelta a mi coche cuando me encontré con una joven pareja gay haciéndolo en un banco del parque. ¡Asqueroso! Ese tipo de mierda debería ser prohibida en lugares públicos, y aunque tenían toda su ropa puesta todavía sentía ganas de lavar mis ojos con lejía luego de ver eso.

Más tarde esa noche vuelvo a ver a la pareja. Ambos de diecisiete años, uno es alto y tiene el cabello rubio arenoso de un escandinavo. El otro es ligeramente más corto y mucho más oscuro de tez. A pesar de que tienen la musculatura y los genitales de tamaño completo de adultos son magros y algo pequeños. Ambos están muy afeitados, por todas partes, a excepción de pequeñas coronas púbicas. Están desnudos, por supuesto, y acariciando el cuerpo del otro. El tipo rubio por fin cae de espaldas sobre la hierba caliente y extiende las piernas. Su compañero baja la cabeza y lentamente comenzó a lamer sus huevos antes de comenzar en su pene. Una vez erecto tomo su pene en su boca y después de lo que parece un tiempo extraordinariamente largo levanto la cabeza y abre su boca para mostrar la ostra blanca que formo su semen antes de tragarla.

El rubio entonces rueda y se levanta hasta las rodillas, con sus nalgas al aire y los codos en el suelo, permitiendo a su pareja acceso libre y sin restricciones a su agujero. Su compañero, ahora con una completa erección, frota algo de lubricante en su eje y lo monta lentamente. Totalmente comprometido, el rubio cae sobre su vientre para permitir que su compañero lo monte en su totalidad.

Había tenido suficiente de la debacle, así que silenciosamente camino hasta quedar detrás de ellos entonces me acerco sin hacer ruido sobre la hierba. Quité de un abrigo plástico largo in lazo de cable de mi bolsillo y lo envolví en un lazo. Ambos estaban gruñendo en ese momento, muy cerca del clímax, sus huevos casi tocándose cuando el tipo superior se hundió. Esperé, midiendo los empujes, y cuando sus bolsos escrotales se tocaron deslice el lazo alrededor de ambos y la cerré, atrapando las cuatro testículos juntos. Un corte rápido con mi cuchillo por debajo del lazo y se terminó, su propensión para el sexo público para siempre se había ido.

***********

Estaba a un cuarto del camino a través del continente y había conducido en algunos caminos sin pavimentar fangosos en las Redwoods y encima de la Costa de Oregon lluviosa, y para el tiempo que llegué el clima más seco Al este de las Cascadas mi coche era un sucio lío.

'Lavado de coches', anunciaba el letrero que sostenía el niño en la calle. 'North Valley Wrestling'. Los lavados de autos son comunes en la primavera y el verano, pero estos niños eran únicos en que en lugar de pantalones cortos y camisetas, todos llevaban puestas ropas inusuales, las pieles apretadas en Lycras tan delgadas y apretadas como para mostrar la caída de cada testículo y cortar la circuncisión. La veintena de niños estaban organizados en equipos de cuatro, con cada grupo con su propia manguera y cubo, con un par de entrenadores parecía un zoológico y recaudando donaciones.

Cuatro niños se juntaron e hicieron mi auto; Uno negro, un asiático diminuto, un peso pesado con una sombra de cinco y un niño de unos cinco pies y quizás ciento cincuenta libras. Aunque étnicamente diversos, todos compartían los cuerpos libres desprovistos de grasa; Jóvenes en la flor de su vida y fue un placer verlos trabajar. Hicieron mi coche rápidamente pero no muy bien; Como la mayoría de los chicos, estaban más interesados ​​en agarrar a alguien y encajar en las colillas de los demás con trapos húmedos que hacer un buen trabajo, pero pensé que todavía valía la pena una donación de cinco dólares.

"Oye, Hose". El chico grande dijo. "Te falto esta rueda". El chico blanco más pequeño, no el negro con la manguera de jardín, tomó un trapo y fregó un tapón de la llanta. Una mirada más cercana no reveló ninguna base para un apodo. Su raíz era solo un trozo en la parte delantera de su single y no parecía nada especial.

-Lo tengo -dijo, y cuando se agachó para limpiar la tapa, no pude menos que notar el peso de sus tensos huevos sobre el fino tejido.

Bajé por la calle y entré a un motel, y aquella noche caminé un cuarto de milla hasta una taberna. A mitad de camino un hombre y una mujer estaban teniendo una discusión en el patio delantero de una casa pequeña. Realmente no era una escena pública, pero todavía había mucha tensión. El tipo bruscamente la rompió, se metió en su coche y se dirigió hacia la taberna a solo unos cientos de metros de distancia. Él estaba vociferando con sus amigos acerca de la terrible perra cuando entré, y todavía estaba llevando a cabo dos horas más tarde cuando me fui. Pasando la zona de batalla miré justo a tiempo para ver a Hose, el chico del lavado de autos, saliendo por la puerta. La mujer parecía demasiado joven para ser la mamá del niño. ¿Una tía, tal vez? ¿O tal vez una hermana mayor? O tal vez algo completamente diferente estaba pasando.

"Esa fue mi esposa que te jodiste, muchacho. De mi propiedad. Comprado y pagado por mí", le digo al niño atado a la cama. El extremo del caucho se hundía en su delgado y delgado pene, con la prueba de la cópula, y su vello púbico estaba enmarañado y sus muslos brillaban con la despreocupación de la lujuria de mi esposa. Sus huevos colgaban y se deslizaban sobre la sábana entre sus piernas abiertas.

"¡Larry!" Mi esposa grita desde el cuarto de baño sin ventanas en el que la he encerrado. -¡No le hagas daño al chico!

Cállate, perra. Estoy hablando con el chico ahora. Trataré contigo después.

-¿Te gustan esas tetas bonitas, chico? ¿Qué tal esa linda nariz? Esos muslos lisos son otra cosa, ¿no?

Todos ellos me costaron una pequeña fortuna en cirugía y liposucción, y pensabas que llegarías a disfrutarlos por nada. Bueno, adivina de nuevo. "Sus ojos se abrieron de par en par mientras agarraba sus enormes huevos y les daba un apretón. "¡Por favor! ¡No lo hagas!

-¡Larry! ¡Vas a ir a la cárcel si lastimas al muchacho! "Mi mujer grita a través de la puerta.

"Un hombre tiene el derecho de defender lo que es suyo", digo aquí. -Y te juro que fue una violación cuando terminé contigo.

Le ato un lazo de cuerda que llevo en mi bolsillo y lo aprieto alrededor de los huevos del muchacho, luego alcancé mi cuchillo.

-"¡Jesús!", Imploró el adolescente.
-¡No! ¡Por favor!" Suplico.

Ignoro su mendicidad, y empujo su pene a un lado y sumerjo la punta del cuchillo a través del cuello de su escroto cautivo y rasgo hacia abajo, cortando su bolso. Haciendo caso omiso de sus gritos y suplicas, tranquilamente aíslo y cortar cada testículo, dejando su escroto partido vacío. No más ordeña por su pene para ese chico.

Repentinamente cortados, desenvuelvo el cordón alrededor de mis huevos y rodo a mi lado listo para el sueño. La decencia común me obligaba a limpiar el desorden en mi vientre, pero lo dejé caer sobre la sábana. Un motel como este sin duda ha visto más grandes líos que el mío en las sábanas.

************

De nuevo en casa, o casi. Estaba a medio camino cruzando el puente me estaba esperando una cerveza fría y la oportunidad de ir a través de mi correo recogido cuando casi estrello el coche delante de mí cuando hago una parada abrupta. El otro carril no era mejor y en cuestión de segundos el tráfico del puente estaba atorado por un accidente por delante. No podía dar la vuelta o volver, así que bajé la ventana y me senté a esperar hasta que el lío se arreglara.

-Lo juro, Gerald. La mujer del coche que estaba a mi lado estaba sacudiendo a su hijo adolescente. No vas a salir hasta que termines el informe del libro.

-"¡Mamá!" Respondió el chico. Todavía tengo dos días.
-¡Has pasado toda la semana y aún no has empezado el libro!
-"¡No es justo!" El muchacho se quejó.
-"Saca tu trasero del auto", le dije a su hijo.

"¡Estás a punto de aprender a hacer lo que te dicen!" Fue todo lo que pude hacer para no atarle al niño. -¡Ahora pasa al puente!

"¿Mamá?" ¡Hay gente que nos mira! "Dijo, consciente de que finalmente me había empujado demasiado lejos.

-Una lección para ellos también -respondió, y le ordené que tomara el puente con ambas manos. Él accedió a regañadientes y yo alcancé su cintura y aflojé su pantalón, luego tiré de su ropa interior alrededor de sus tobillos, luego quité el pedazo de cuerda y el cuchillo de mi bolso.

El coche detrás de mí sonó su claxon, y me di cuenta de que había estado soñando despierto y el tráfico había comenzado a moverse de nuevo. Bueno, siempre hay uno más tarde.



Historia Original Aquí.





Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

VAIVENES.

Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos......


VAIVENES
Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos, una vez mientras teníamos sexo una de esas mujeres sin querer me dio una patada en los huevos pese al gran dolor que me hizo sentir tuve una enorme erección.

Aquella noche tuve una de las mejores noches de mi vida pese a sentir mis huevos medio doloridos durante todo el rato que la estuve penetrando pero eso ya fue hace años y nunca volví a tener sexo con aquella mujer y nunca más otra mujer me pateo intencional o accidentalmente mis huevos, pero un buen día luego de ver un video en una página dedicada al ballbusting en donde un tipo mostraba con se torturaba sus propios huevos con una cuerda y unos pesos se me ocurrió una idea para torturarme a mí mismo.

Siendo ingeniero mecánico de profesión no tuve problemas en armar aquel dispositivo, el cual consistía en dos poleas, un motor electrito de 50 HP viejo que tenia arrumbado un viejo controlador de potencia inversor de polaridad que cambiaba el giro de los motores eléctricos de derecha a izquierda a una frecuencia que podía variar, además de todo una alambre bastante flexible que iba enrollado a las dos poleas, primeras pruebas fueron un éxito por lo que me anime a usarlo por primera vez en mi persona, dándole dos vueltas a la parte alta de mi escroto con dicho alambre justo en medio de por donde se extendía.

Mis huevos debo decir además de ser grandes siempre cuelgan pesadamente como si fueron dos péndulos de hecho desde que entre a la pubertad tuve que empezar a usar topa interior ajustada para evitar que mis huevos se movieron incómodamente demasiado mientras caminaba, por eso cuando active la maquina por primera vez en mi sótano mis huevos comenzaron a oscilar ricamente, de inmediato tuve una erección, por lo que tuve que tomar mi pene con una mano y comenzar a masturbe furiosamente como no hacía desde la adolescencia.

De inmediato recordé aquella patada a mis huevos por aquella mujer y me excite tanto que no pude evitar perder el control mi pene duro como nunca antes en toda mi vida, comenzó a palpitar en mi mano, el liquido pre seminal que de mi hinchado glande brotaba a raudales salpicada mi abdomen, piernas y piso del sótano donde había armado todo aquello, la presión en la base de mi pene solo hizo aumentar y aumentar hasta que estalle dando un tremendo alarido de placer.

-“AAAAAAAAAAAAHHHHH”. Gemí.

Aquello había sido el mayor orgasmo de toda mi vida, derramando tal cantidad de mi espeso semen como nunca antes incluso me sorprendí a mi mismo que fuese posible que mi cuerpo pudiera producir tal cantidad de semen, fueron apenas seis chorros pero fueron tan abundantes que fácil sin mentir debieron ser casi 100 Mililitros de semen, los que brotaron de mi palpitante pene, con espasmos tan placenteros que me es imposible de describir, quede todo sudado, literalmente bañado en sudor pero y mis piernas apenas lograban sostenerme tuve que espera casi media hora para poder subir las escaleras para darme una ducha que necesitaba con urgencia. Desde ese momento aquella maquina y yo casi nos volvimos uno mismo.

Durante los siguientes meses además se seguir teniendo sexo con mujeres cuando se presentaba la oportunidad, pero siempre seguía masturbarme casi a diario, con el correr de los meses ya no siquiera tenía que tocarme cada mis huevos eran sacudidos por el cable con un sabroso vaivén que provocaba que me viniera de manera explosiva, sin quiera hacer uso de mis manos o cualquier otra cosa para poder llegar al orgasmo, pero siempre deseaba más mis tremendas erecciones y eyaculaciones ya no eran bastante para mí por lo que decidí que debía incrementar la intensidad del aparato.

Por lo que un bien luego de una noche de sexo con una linda chica cuyo nombre ya ni recordaba por haber estado tan borracho que aun no sé cómo es que tuve una erección apenas recuerdo que ella me monto con sus tetas sobre mi cara, mientras escuchaba como gemía mientas sentía como mi pene entraba y salía de su muy húmeda vagina que sentía como succionaban mi miembro, con las paredes internas de su vagina contrayéndose rítmicamente sobre mi pene, ni siquiera recuerdo si me vine dentro o fue de ella, simplemente me desperté desnudo oliendo a sexo en mi cama a la mañana siguiente.

Pero desperté con una tremenda erección, deseaba sentir otro orgasmo, por alguna razón me duche lo más rápido que pude, luego espere a que me secara en la cocina mientras comí algo completamente desnudo para luego bajar al sótano, para cuando llegue al pie de la escalera mi pene había vuelto a obtener su usual dureza suprema cada que estaba en presencia de aquella maquina, con rapidez moví los controles que limitaban la velocidad como fuerza del motor sin darme cuenta por lo excitado que estaba urgido por venirme que cometí un error al ajusta los controles.

Como ya era mi costumbre tome el alambre para darle dos vueltas apretadas en la parte alta de mi escroto, para conectar el otro extremo lo conecte al engranaje del otro lado, luego cometí el peor error de mi vida, como ya les había dicho ya no necesitaba usar mi manos para venirme por lo que con el fin de disfrutar más, me había dado por encender el aparato y luego soltar el control para apagarlo, el cual quedaba a casi dos metros de donde estaba pero en ese momento en mi desesperación el control quedo a casi cuatro metros.

La máquina se activo y el cable comenzó a moverse lo que hizo que mis huevos comenzaron a bambolearse de un lado a otro junto con mis pene en erección de inmediato comencé a sentir la usual presión en la parte alta de mis huevos, lo que por supuesto mi pene no tardo en comenzar palpitar, aquella presión y vaivenes me llevo casi de inmediato al borde del orgasmo, mis manos estaban detrás de mi espalda y mis ojos cerrados mientras gemía de placer sintiendo que estaba por venirme de nuevo.  

-“Si, AHHHHH, Si AAHHHH”. Gemí.

Pero de pronto algo paso sentí como mi escroto fue presionado por el cable estrangulándolo de forma brutal, mis ojos se abrieron de inmediato, el dolor que comencé a sentir era infernal, de inmediato trate de ubicar el control de la máquina pero para mí terror el cable con el control estaba fuera de mi alcance, trate de estirarme para alcanzar el control pero no pude alcanzarlo, el dolor como el vaivén de mis huevos solo hizo aumentar, en ese punto ya no gemía sino gritaba de dolor, sin reparo alguno, sintiéndome en el mismo infierno.

-“HHHHHHAAAAAAYYYY”. Gritaba.

De pronto sentí como si alguien me diera una terrible patada sobre mis huevos, caí de rodillas, y con el apretón como por el peso de mi cuerpo hicieron que mi huevos se desprendieran de mi cuerpo, saliendo expulsado hasta la pared que fue la que detuvo su impulso, sentí tal dolor que me es imposible de describir con mis manos agarrándome la entrepierna, sintiendo la falta de mis grandes huevos, sentí como mi pene lanzo dos potentes chorros de mi espeso semen, antes de caer completamente inconsciente sobre el frio piso de cemento del sótano.

Con algo de sangre y sintiendo mucho dolor, me desperté unas dos horas más tarde, desesperado tome mi escroto con mis huevos aun dentro, subí como pude, a la cocina, con sangre chorreando por mis piernas, tome una bolsa, la que llene con todo el hielo que pude, me puse una bata de baño para salir a toda prisa hacia el hospital más cercano, ni siquiera sé cómo es que llegue, ahí me atendieron con oportunidad y estoy convencido que me salvaron la vida pero cuando desperté de la anestesia a la que me sometieron para ser intervenido lo resultados no eran los que esperaba.

El médico que me opero me explico que no pudieron recolocar mis testículos ya que paso mucho tiempo desde que fueron cercenados hasta que llegue al hospital por lo que me convertí en un eunuco para el resto de mis días, tuve que ser sedado por semanas para evitar que atentara contra mi vida.

Lo primero que hizo al llegar a casa luego de meses de estar en el hospital, fue bajar al sótano para destruir la maldita maquina que me había castrado privándome para siempre de aquellos tremendos orgasmos que nunca en mi vida volvería a sentir.

Han pasado ya seis años desde que fue castrado, y pese a todo y el odio que desarrolle a aquella maquina aun extraño con toda mi alma aquellos orgasmos y corridas copiosas de mi semen pero sobre todo extraño por sobre todo loa “Vaivenes de mis huevos”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UNO DE LOS CUATRO

Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo......


UNO DE LOS CUATRO
Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TROFEO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo. 

Los cuatro llegaron a la hora señalada a los vestidores en donde ya los esperaba, de inmediato le puse seguro a la puerta del vestidor luego que ellos entraron iban vestidos con el uniforme del equipo, short azul, camiseta del mismo tono con el logo de la universidad, como con calcetas largas casi a la rodillas, de inmediato les hice saber que eran una desgracia para el equipo que por su culpa casi estábamos eliminados de la final del campeonato lo que obviamente hizo apenas a cada uno de ellos, luego de la regañada en general, les dije.

-“Vamos quítense ese uniforme que no merecen llevarlo”. Les dije con una expresión de enojo.

Por supuesto debía presentar una expresión de enojo pero por dentro estaba muy contento, sabía que todos ellos eran gay, como yo mismo, me aseguraba que todos los que eran aceptados en el equipo fuesen gay aunque también aceptaba uno que otro hetero solo para guardar las apariencias pero en un 80 % el equipo estaba conformado por hombres gay de entre 18 a 26 años todos ellos estudiantes de la universidad que cursaba su licenciatura o algún posgrado.

En cuestión de segundos los cuatro quedaron solo en calcetas (medias) y suspensorios en las que destacaba sus buenos paquetes al frente bien definidos, sus abdominales bien marcados por encima del elástico del suspensorio eran notarios y sus pectorales de algunos bien definidos y de otros no tanto pero sus tetillas lucían muy apetitosas. Luciendo aun molesto con un tono de voz agresivo les dijo.

-“Dije todo hasta sus suspensorios”. Dije tajante.

 Los cuatro se despojaron de sus suspensorios quedando completamente desnudos, los cuatro estaba bien depilados de todo su cuerpo era un requisito que exigía a los miembros del equipo, incluso el vello bajos sus axilas era removido, apenas les dejaba conservar un pequeño mechos de vello púbico que los hacía lucir aun mas sexis de lo que ya eran y me aseguraban que lo mantuvieran de esa forma con inspecciones periódicas sorpresa, si el vello púbico había crecido de nuevo el castigo era la depilación genital por completo con laser para siempre.

Por tal motivo todos en el equipo cuidaban muy bien de su vello púbico, que siempre mantenían al mínimo como yo se los había dejado cuando entraron al equipo, ninguno de los cuatro hizo el menor intento de cubrir sus genitales pues se los había visto decenas de veces y no tenían razón alguna para cubrírselos.

Una vez que los tuve desnudos ante mí me desnude también ante sus ojos bien abiertos con 39 años era un hombre de buen cuerpo también con todo el vello de mi cuerpo bien depilado excepto una buena mata de vello negro sobre mi pene que cuando me quite mi bóxer se reveló ante ellos en erección era de 20 cm muy grueso casi y sin circuncidar, por debajo dos grandes huevos colgaba no tan bajos pero si lo suficiente como para moverse libremente.

-“Bien chicos ya sabes cuál es el castigo por su falta por favor quiero ver sus erecciones ya”. Les dije a ellos en mi tono de voz molesto.

Los cuatro procedieron a tomarse sus penes para masturbarse por unos segundos hasta que tuvieron erecciones completas y vibrantes a todos sus prepucios ya que ninguno de ellos estaba circuncidado se les corrió detrás de la corona de sus glandes, dejando las cabezas de sus penes al descubierto, de dos de ellas ya emanaba liquido pre seminal de la punta, sin más tome mi elastrador y lo cargue con dos ligas castradoras.

Regrese a donde estaban los cuatro aun ostentando sus erecciones, pero ya visiblemente nerviosos, uno a uno les fui colocando las ligas en sus escroto, cuando dejaba que las ligas se cerraran se escuchaba un ligero gruñido al tiempo que sentía un pequeño temblor de sus cuerpo al cabo de unos pocos minutos los cuatro tenían dos ligas castradoras en la parte alta de sus escrotos, que hizo que sus testículos se destacaran aun mas dentro de sus escrotos ligados, sus penes por su parte estaban tan duros que parecían de piedra de lo excitados que estaban al sentir que sus huevos estaban muriendo en ese momento.

-“Bien chicos tres de ustedes podrán conservar sus huevos hoy y uno será castrado, así que espero se esmeren por hacerme gozar el que menos lo haga desde hoy será un eunuco”. Les digo a los cuatro.

Dicho eso hago que coloquen sus rodillas sobre un largo banco de madera y se inclinen hacia adelante apoyando sus brazos como manos sobre los locker (casillas) metálicas que quedaron frente a ellos, lo que hizo que sus magníficos par de nalgas de los cuatro quedaran completamente expuestos a mi vista, sin saber por cuál de los cuatro comenzar con la diversión.




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Comienzo por admirar sus lindas nalgas para luego pasar mi endurecido pene entre sus nalgas, sintiendo como cada uno se estremecía al sentir mi gruesa erección entre sus jóvenes nalgas, el menor de los cuatro tenía 20 años y el mayor 22, siento este el de mejor nalgas sin embargo el de 20 años era el que tenia mejor pene aunque ninguno de los dos era el que tenia los huevos más grandes, pero eso poco me importaba mi elección de quien iba a ser castrado no se basaría en sus atributos físicos sino en el placer que me pudieran dar con sus culitos.

Comencé con el más a la izquierda frente a mí, amasando sus bien formadas nalgas por todo el ejercicio realizado por los entrenamientos, partidos y gimnasio, el se estremece cuando le abro sus nalgas y sumerjo mi rostro entre ellas, raspando las paredes internas de sus nalgas con mi barba de varios días y bigote, pero en verdad tembló cuando mi lengua comenzó a lamber su apretado como rosado ano completamente desprovisto de vello alguno, mi lengua incluso logro penetrarlo un poco mientras me masturba lentamente con una de mis manos.

Con su ano bien lubricado con mi saliva y la punta de mi pene derrochando líquido pre seminal, me incorpore para restregarle mi glande sobre su ano, para luego comenzar a hacer presión sobre su ano, que cedió al embate de mi pene de manera fácil con apenas ejercer un poco de presión mi glande entro lo que lo hizo gemir no solo a él sino a mi también, un empujón mas y todo mi erección entro por completo hasta que mis huevos chocaron contra sus nalgas, lo que provoco que el diera un fuerte gemido de placer.

-“¡AAAAAAAHHHH!” Gimió él.

Bombee mi pene en su apretadito culo, mientras el gemía y sentía como su ano apretaba mi pene mientras entraba y salía por algunos tres minutos para sacarlo, luego pase al de alado del lado derecho que era el menos y también poseedor del culito más apretado pero de nalgas más paraditas de los otros tres también se estremece al sentir mi barba y bigote entre sus nalgas cuando comencé a lubricar su ano, apenas le di unas cuantas lambidas antes de colocar la punta de mi pene sobre su ano también lampiño, estaba tan excitado en ese punto que los penetre de un solo gran empujón.

-“AAAAAAAAAAGGHHHH” Dio un alarido de dolor y placer.

Lo bombee durante un minuto más que al anterior, así continué con cada uno ellos, terminando con el de nalgas más grandes y ricas, su piel era muy blanca, con un ano que se destacaba justo en el centro entre sus nalgas, lo penetre igual de una sola vez, haciéndolo gemir de placer como de dolor, con el sintiendo mi pene casi como succionado por sus entrañas casi me vengo luego de cinco minutos de penetrarlo pero logre sacar mi erección a tiempo para no venirme.





Quede jadeante pero ya había tomado mi decisión.de a cuál de ellos debía ser castrado aunque él fue mi elección desde un principio dado que fue el que peor jugo en el partido de ida, mi elección era el tercero de izquierda a derecha frente a mi fue el penúltimo al que penetre, a los otros tres les dije que se vistieran y se marcharan, recordándoles lo que les podrían pasar si seguían con su mal desempeño en su forma de juego los tres rápidamente se vistieron y se fueron dejándome solo con el único de los cuatro que quedo desnudo.

En su rostro se denotaba miedo, sabía que él era el elegido para perder sus huevos que para ese momento habían pasado de un saludable color rosa a un color azulado leve, note su mirada de terror cuando cerré de nuevo la puerta del cambiador, de manera súbita inesperadamente vi como trato de quitarse las ligas de su escroto, con sus dedos, con desesperación, deje que lo hicieron por unos segundos mientras fue por el cuchillo curvo bien afilado que iba a usar para cortarle sus huevos, cuando vio que iba hacia él con el cuchillo me dijo.

-“Alto ahí, no te me acerques”. Dijo él.

Me pare en seco lo mire por unos segundos antes de decirle.

-“Deja de luchas tus huevos están condenados irremediablemente, ¡pero te puedo conceder un último placer antes de que pierdas tus huevos!” Le dije.

Para de inmediato, seguir avanzando y el retrocediendo, hasta que no pudo hacerlo más, en ese momento el se desplomo de rodillas para comenzar a suplicar por sus huevos que como ya le había dicho estaban condenados mi pene en erección aun babeando liquido pre seminal de la punta quedo a la altura de su cara.

-“Por favor entrenador, ¡por favor prometo esforzarme más pero no me…!” Comenzó a Suplicar.

No deje que terminara de suplicar cuando le metí mi dura erección en su boca por completo tomándolo de la cabeza hundiendo mi glande hasta su garganta, dejando mis huevos colgando a cada lado de su barbilla, los ojos de él se abrieron grandes mientras sentía su lengua comprimida debajo de mi duro pene, para comenzar a masturbarme con su boca, moviendo sus cabeza adelanta y hacia atrás, haciendo que él tuviera arcadas sentía su boca llena de saliva y cuando saque mi pene de su boca un gran torrente de saliva broto de ella.

-“¿Deseas sentir un último orgasmo antes de ser cortado?” Le pregunte.

Aun tosiendo el movió su cabeza de forma afirmativa con lagrimas rodando por sus mejillas le hice ponerse de cuatro patas sobre una de las largas bancas, apoyando sus pecho sobre el asiento de madera, para dejar sus nalgas elevadas a la altura de mi pene que lo volvió a penetrar, dado que estaba todo ensalivado por el mismo entro por su ano de manera fácil por completo de una sola vez hasta que mis huevos chocaron contras su nalgas.

Pase mi mano por un lado de sus cadera para tomar su pene en completa erección, comencé a penetrarlo fuerte mientras lo masturbaba con mi mano, a los pocos minutos ambos ya gemíamos mientras mi mano sentía como su pene comenzó a tener espasmos, por lo que incremente el ritmo de mis embestidas hasta que se sentí que su pene comenzó a expulsar una poderosa descarga sobre su vientre y asiento del banco, aquello hizo que perdiera el control por completo, por lo que también me corrí apenas un segundos después que él dejo de correrse.

Fue una corrida poderosa, abundante y espesa que lleno sus intestinos en lo más hondo que me hizo dar un pequeño alarido de placer, me desplome sobre su espalda sudada jadeante, sintiendo mi pene aun palpitar dentro de sus intestino que lentamente se fue desinflando hasta salirse por completo de su interior, en ese momento el quedo aun jadeante sobre la banca por lo que aproveche para tomar su escroto ya de un color morado.

En ese momento él de nuevo se altero trato de soltarse de mi agarre pero de forma rápida usando el cuchillo curvo le corte su escroto de manera rápida de un solo corte, apenas hubo algo de sangre su pene lanzo un gran chorro de semen en ese momento al tiempo que el dio un gran alarido de dolor antes de desmayarse.

-“¡AAAAAAAAHHHHHHHHHHYYY!” Grito él.

Para cuando despertó su escroto con sus huevos aun dentro habían sido plastificado y montados en una placa con su nombre y una foto de que lucía su portador aun con ellos colgando debajo de su pene.

Al verlos ahí junto a todos los otros, en completo estado de shock le dije.

-“Bienvenido al grupo selecto que han dado sus huevos por el deporte de la universidad”.
-“Ahora eres del grupo selecto”.
-“Uno de los cuatro“.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DE IDAHO A ARIZONA

Castré a tres adolescentes la semana pasada. El más joven tenía trece años y apenas era adolescente, mientras que el mayor tenía quizás diecisiete años y casi era un adulto, pero todavía era un niño en mis ojos. No se preocupen; No hubo sangre derramada y nadie resultó herido. Salgo todos los días a la tienda de comestibles o a otros recados y muchas veces solo para conducir alrededor. También viajo bastante y siempre estoy en la búsqueda de muchachos y jóvenes que merecen la castración por una razón u otra......


DE IDAHO A ARIZONA
Castré a tres adolescentes la semana pasada. El más joven tenía trece años y apenas era adolescente, mientras que el mayor tenía quizás diecisiete años y casi era un adulto, pero todavía era un niño en mis ojos. No se preocupen; No hubo sangre derramada y nadie resultó herido. Salgo todos los días a la tienda de comestibles o a otros recados y muchas veces solo para conducir alrededor. También viajo bastante y siempre estoy en la búsqueda de muchachos y jóvenes que merecen la castración por una razón u otra.

[ADOLESCENTES] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





Castré a tres adolescentes la semana pasada. El más joven tenía trece años y apenas era adolescente, mientras que el mayor tenía quizás diecisiete años y casi era un adulto, pero todavía era un niño en mis ojos. No se preocupen; No hubo sangre derramada y nadie resultó herido. Salgo todos los días a la tienda de comestibles o a otros recados y muchas veces solo para conducir alrededor. También viajo bastante y siempre estoy en la búsqueda de muchachos y jóvenes que merecen la castración por una razón u otra.

El domingo pasado me encontré en un viaje por carretera a cien millas de distancia de mi casa. Había parado por combustible y acababa de llenar el tanque de gasolina cuando otro coche se detuvo en las bombas. Mamá y papá y un niño muy bien vestido y, obviamente, se dirigían a la iglesia. El muchacho bajó del coche para estirar las piernas. Era un muchacho apuesto y guapo, de un cuerpo diminuto y una tez clara que lo hacía parecer joven, quizá de once o doce años, pero tenía la tétrica sombra de un futuro bigote en el labio superior y cuando hablaba era con el tono de un adolescente. -No me gusto el padre Mason -se quejó del muchacho. "Es extraño y no veo porqué debería hablar con él." Típico de adolescentes.

"Hemos pasado por todo eso, Kevin. Harás lo que te diga.

Oh bueno, un Kevin. Cuando yo estaba acerca de la edad de ese niño había sido intimidado por un niño llamado Kevin y desde entonces castraba a cada Kevin que encontraba. Planeé su castración todo el camino a través de Idaho, perfeccionando los detalles, y de momento me vine sobre mi vientre esa noche antes de poder dormir tenía todo que funcionar pensé para mí.

Castrar a un niño inocente es un crimen tan abominable que es totalmente incomprensible para cualquier persona decente, pero ese chico no era inocente. Tenía una perversión potencialmente fatal que había que corregir por cualquier medio; Era un masturbador compulsivo, adicto a una práctica que con el tiempo, a menos que fuera corregida, lo dejaría ciego, loco e incluso más pervertido.

-"¿Cuántas veces la semana pasas te masturbaste, Kevin?" Le pregunté al niño sentado ante mí en el sótano de la iglesia.

-"Uh, sólo tres, Padre Mason. ¡Realmente lo intenté! "

Solo tres veces mi culo. El chico probablemente se masturbo al menos una docena de veces en la última semana, tal vez incluso más. "Inaceptable. Quítate toda tu ropa", le informé al chico.

-"¡Por favor! ¡Intentaré hacerlo mejor! "El muchacho suplicó.
-"Es demasiado tarde para eso. Debemos seguir un curso diferente si alguna vez vas a tener acceso al reino de los cielos”.

Finalmente cedió y se quitó lentamente los zapatos, se quitó el abrigo y la corbata, luego se despojó de su camisa y pantalón.

-"la Ropa interior también". Dije,

Señalando a su camiseta y trusa. Se dio la vuelta para cumplir.

-“Date la vuelta, Kevin”. Le dije.
"Sí Padre", respondió, y lentamente se volvió hacia mí, avergonzado por su desnudez.

Su torso sin vello, era un pre adolescente tímido y un pene circunciso delgado, pero obviamente funcional, que caía delante de los testículos que parecían sobredimensionados para su delgado cuerpo.

-"Acuéstate allí", le dije gesticulando hacia el ancho banco acolchado en la esquina de la habitación.
-“¿Dólera?” El pregunto.
"Sí. Algo. Pero una eternidad en el Cielo es mejor que una en el Infierno. Hará que valga la pena el dolor temporal.

"Le asegure las muñecas al muchacho en las ataduras acolchadas y las aseguré hasta el final del banco, luego hice lo mismo con las piernas antes de afeitarle cuidadosamente toda la ingle. Rodé suavemente cada gónada alrededor del saco, visualizando mentalmente el tejido de conexión que tendría que ser cortado. Luego le lavé cuidadosamente el escroto y el pene, para luego agacharme junto al chico. El siguiente paso fue crucial; Con el fin de comprender plenamente la enormidad de lo que estaba a punto de suceder, tuvo que experimentar de verdad, aunque solo sea una vez, lo que solo había imaginado mientras se masturbaba. Lentamente me llevé toda la longitud de su suave pene a mi boca, rodeando el extremo con mi lengua, hasta que se expandió a su longitud completa de cinco pulgadas. Suavemente succioné mientras apretaba ligeramente cada uno de sus testículos. La explosión fue inmediata e intensa, llenando mi boca con su semen.

-"¡Jesús!" Dijo, cerrando los ojos.

Aislé sus testículos en la parte inferior de su escroto, y luego cuidadosamente hizo una incisión de pulgada y media entre los dos bulbos y suavemente exprimir cada testículo. Dos suturas rápidas y dos rápidos cortes y todo había terminado. A crédito del chico fue no gritar mientras estaba siendo castrado, solo volvió la cabeza hacia un lado, cerró los ojos y murmuró: "¡Jesús! ¡Jesús! Jesús, una y otra vez hasta que su hábito de masturbación fue curado y su alma fue salvada.

***********

La siguiente castración fue dos días más tarde en Colorado. El chico no era particularmente malo, al menos en lo que respecta a los miércoles, pero todavía merecía ser nutrido. Acababa de llegar a la ciudad y me dirigía al motel cuando vi de reojo a un niño en una patineta bajando la colina. Accione los frenos y, por poco, eché de menos al chico mientras él cruzo delante de mí, derramando mi soda en el proceso. "¡Maldito hijo de puta!", Grité involuntariamente por mi enojo.

-"Vete a la mierda, viejo", respondió el chico, sacudiéndome su dedo del medio.

Me serene y volví a mirar al chico. Pantalón de Saggy, sin camisa, un primer intento de chico de quince años con una barba en la barbilla, varias abrasiones en los codos y rodillas de derrapes recientes. Era típico de muchos de los chicos de hoy; Todo huevos y ningún cerebro. Yo no podía hacer una maldita cosa acerca de su cerebro, pero podía estar seguro como el infierno que iba a arreglar el problema de sus huevos.

Lance no tuvo miedo aunque lo había secuestrado a punta de pistola. Él sabía por ver la televisión que los malos siempre acaban mal, e incluso si un hombre le disparó se sana en una semana o así. Además, su apodo era Fearless, ganado por su falta de miedo tanto en un monopatín como en un snowboard. Nada realmente le molestaba y ni siquiera parecía preocupado cuando le espose las manos y los pies con unos cinchos de plástico.

Lo arrastré a las estribaciones de las Rocallosas y por un camino forestal aislado, y luego lo arrojé al suelo en una zona donde los leñadores habían estado trabajando. Fue solo cuando me corté la ropa que él perdió su serenidad. La desnudez forzada nunca pasaba en la televisión y no sabía qué esperar.

Como la mayoría de los chicos de su edad, era delgado y fornido, pero no estaba muy bien dotado. Influenciado por la frescura del aire, así como por el miedo que ahora se arrastraba hacia él, sus huevos habían sido succionados firmemente contra su ingle y su pene se había encogido hasta donde no parecía más grande que su pulgar. Tanto para mi evaluación de todos los huevos y sin cerebro. Él tenía varios tatuajes pero no piercings. Una cosa es usar el monopatín, pensé.

Lo arrastré unos metros y separé sus rodillas y las coloque alrededor de un tocón bajo que los leñadores habían dejado, y luego fui a mi coche para recuperar algunos artículos. Sus ojos se abrieron de par en par con miedo genuino cuando vio el hacha y la cuerda delgada que llevaba, y él gritó su protesta cuando metí mi mano entre sus piernas y comencé a tantear sus huevos.

-"Relájate, no te voy a lastimar". Le dije.
-“No mucho, de todos modos”. Y le sonríe.

Finalmente puse mi mano alrededor de sus pequeños huevos y las tiré hacia afuera, enrollando el cordón firmemente alrededor de ellos para comprimirlas en un bulto peludo no mucho más grande que un albaricoque. El chico de trece años que había castrado hace un par de días no había gritado  como este. Sus gritos crecieron en intensidad mientras estiraba sus huevos cautivas a través de la cuerda, y eran casi ensordecedores cuando tome el hacha.

"No te muevas". le advertí,

Luego saque una grapa grande de mi bolsillo y coloqué los puntos afilados a cada lado de su escroto extendido. Tres golpes rápidos precisos del extremo del martillo del hacha condujeron la grapa profundamente en el extremo del tocón de madera para capturar sus huevos, y un cuarto golpe del hacha en la madera al lado de sus huevos.

Mi siguiente viaje a mi coche fue a buscar una lata de gasolina de dos galones, que derramé por todos sus huevos y la entrepierna del chico, así como el suelo alrededor de sus genitales, y luego driblé más aceite en un sendero de quince pies de largo Lejos del tocón de madera. Libere sus manos y pies, luego saque un encendedor Bic. -De acuerdo, chico. Como te dije, no te voy a lastimar, "dije, agachado hasta el final del camino de combustible hasta el muñón. Inmediatamente agarró el hacha y, por un instante, pensé que podría intentar lanzármelo. Pero él simplemente se congeló por un instante cuando el camino del combustible se incendió y avanzó hacia sus huevos.

Como dije, no le hice daño; Acabo de darte una decisión y debes tomar tu propia decisión. Justo después de eso, aprendió de la manera más dura que mi pene no siempre estaba floja, fue el mismo quien se corto sus huevos para evitar que estos fueran quemados.

****************

Arizona: Sol, Navahos, el Gran Cañón, y un chico curado de una perversión.

Me detuve por la noche en una pequeña ciudad a lo largo de la Interestatal 40, partes de las cuales fueron una vez la famosa ruta 66. La ciudad no era un destino turístico, pero estaba bien para mí. Todo lo que quería era un motel decente y una taberna. El lugar en el que desembarqué estaba en el borde de la ciudad, y como era un poco temprano para ir a la taberna decidí dar un paseo en el desierto y aliviar las torceduras de los últimos días de sentarme detrás del volante.

Me dirigí hacia lo que parecía un viejo depósito de desechos, siempre a la búsqueda de un olvidado de un coche clásico, y cuando me acerqué pude oír el estallido de un pequeño arma de fuego, probablemente una .22.

El adolescente con el rifle parecía fuera de lugar; Él era tan rubio que podría haber sido confundido con un albino donde la mayoría de la gente muestra ascendencia india o española. Estaba rodeado por cuatro muchachos, quizás de once o doce años, que estaban recargando el pequeño rifle. Me quedé detrás de los chicos, fuera de la vista, y vi como el chico rubio entregó el rifle a uno de los muchachos más pequeños, que lo levantó sobre su cadera y lo vació sin apuntar tan rápido como pudo tirar el gatillo, dando en el marcando lado de un coche viejo. El adolescente insertó un nuevo clip en el pequeño arma y se lo dio al otro niño, que también lo vació. Esto no era cosa de familia, papá se divertía con Junior, ni tampoco fue un curso de seguridad de armas de fuego patrocinado por la NRA. Estos chicos estaban solo disparando a las cosas y destruir lo que algún día podrían convertirse en coches clásicos.

-"Eso es todo por hoy, muchachos. Estoy sin munición”. Dijo el rubio.

Dejó el rifle y se apoyó contra la cabina de una vieja camioneta Ford, se despojó de la camisa y dejó caer su pantalón como ropa interior mientras los chicos más jóvenes discutieron entre ellos. En un principio pensé que el chico era probablemente de catorce o quince, pero tan pronto como lo vi desnudo revisé mi estimación. Puede que tuviera el rostro sin barba y el cuerpo de un niño, pero por debajo del cinturón era un hombre con espeso vello, un grueso pene con testículos pesados ​​que colgaban bajos por el calor.

-"Lo hice la última vez", dijo un chico joven,
-"así que estoy fuera"

Los otros finalmente lo decidieron con papel o tijera con sus manos para determinar al ganador. El perdedor se agachó en el suelo junto al chico rubio y agarró con cuidado el pene del muchacho mayor como si cogiera una rata muerta. Comenzó a acariciar al chico mayor, mientras su pene se hizo más duro empujó hacia adelante como si tratara de penetrar más profundamente en la mano del niño más joven. Eso duró más de un minuto, momento en el que el chico más joven se acercó para acariciar los huevos del chico rubio. Eso lo empujó sobre el borde y él explotó con un chorro blanco pesado que apenas esquivo al muchacho más joven. Los espectadores habían estado cruzando y descruzando sus piernas y empujando sus entrepiernas prepúberes, incomodos con los sentimientos que estaban experimentando.

-“De acuerdo”. Dijo el rubio, levantando su pantalón y recuperando el aliento. Los muchachos se marcharon y regresaron a la ciudad.

¡Houston, tenemos un problema! Pensé mientras seguía a los chicos. Este chico no solo era un vándalo, sino también un pervertido de primera clase. Ahora mismo se sentía satisfecho con conseguir trabajos manuales de niños pequeños, pero tenía una idea bastante buena de que iba a escalar y terminaría coaccionando una mamada o penetrando al menos a uno de los chicos, y eso tenía que ser prevenido.

-¿Mañana? -preguntó uno de los muchachos, ansioso por otra oportunidad de jugar con el rifle.

-Sí -respondió el rubio. "Tres treinta".

El grupo se dispersó al entrar en la ciudad, cada muchacho dirigiéndose a su casa. Seguí al chico rubio a un patio de trailers y observé cómo se dirigía a un viejo y destartalado armatoste. Tuvo unas cuantas palabras con un hombre que trabajaba bajo el capó que parecía un viejo Pinto antes de entrar en el remolque.

"¡No te muevas!" Dije en voz alta, bombeando el martillo de la vieja escopeta Remington con la que viajo. "Está bien," dijo, ahora con toda su atención y cooperación. "Los niños más pequeños regresan a la ciudad. Mantén la boca cerrada y no le diré a nadie lo que has estado haciendo aquí. "Utilicé la escopeta como una especie de varita mágica para separar a los niños más pequeños del chico mayor. "Rubio, te quedas".

Mantuve la pistola entrenada sobre el chico rubio mientras los jóvenes volvían a la ciudad.

-“Bien, dale la vuelta y ponte las manos detrás de la espalda”. Le digo

Miró furtivamente hacia donde había dejado el rifle. "Ni siquiera pienses en eso", le advertí. Le amarré las manos y luego lo arrojé al suelo e hice lo mismo con sus pies, y luego ate los pies y las manos a la espalda del cerdo.

Trabajando rápidamente ahora, en caso de que los chicos hubieran decidido pedir ayuda, arrastré al rubio a la puerta abierta de una camioneta vieja. Enrolé mi pedazo favorito de cuerda alrededor de sus huevos y lo arqueé hacia arriba a lo largo de la vieja puerta del camión. Recuperé el pequeño rifle, retrocedí cincuenta pies, y miré a través de la mira. Mi objetivo era un bulto del tamaño de una pelota de tenis, no era un tiro difícil por cualquier medio, pero sigue siendo un desafío para alguien acostumbrado a una vista telescópica.

El primer disparo produjo sólo otro agujero en la puerta, pero el siguiente resultó en gritos sin parar y un pequeño rastro de sangre. Los siguientes ocho disparos fueron más difíciles, ya que el objetivo estaba ahora revoloteando, y me tomó el resto de la munición antes de que el chico finalmente se derrumbara al suelo. Luego le liberé las manos y los pies y lo dejé disfrutar de su miseria. No moriría por sus heridas; Llamaría a la ayuda para el muchacho cuando saliera de la ciudad, pero él seguro como el infierno sería curado de su inclinación de abusar de muchachos jóvenes.

Dos horas más tarde, a cien millas de distancia, caminé hacia una tienda de sándwiches. "Seis pulgadas de trigo integral", le dije al chico con la actitud y un anillo en la nariz, "Doble roast beef, tostado, Provolone, lechuga, cebolla, tomates, un poco de mayonesa".

-¿Uh, seis pulgadas o un pie de largo y qué tipo de pan? -preguntó él, ignorando todo lo que el estúpido y viejo cabrón había dicho. Era demasiado pronto y demasiado cerca de mi última castración, así que el maldito chico estaba de suerte. Pero todavía tengo una semana y todo Nevada, California y Oregón para buscar nuevas víctimas.




Historia Original Aquí.





Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

AHIJADA

Pensé que mi vida era perfecta, tenía un departamento que compartía con mi amada esposa la cual era algo celosa pero dado que solo tenía ojos para ella era manejable pero todo eso cambio cuando mi ahijada se mudó con nosotros......


AHIJADA
Pensé que mi vida era perfecta, tenía un departamento que compartía con mi amada esposa la cual era algo celosa pero dado que solo tenía ojos para ella era manejable pero todo eso cambio cuando mi ahijada se mudó con nosotros.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Crusnik & DarkSuol





Pensé que mi vida era perfecta, tenía un departamento que compartía con mi amada esposa la cual era algo celosa pero dado que solo tenía ojos para ella era manejable pero todo eso cambio cuando mi ahijada se mudó con nosotros.     

A mis 39 años tenía la vida hecha, estaba casado, con mi bella esposa Ángela de 36 años, pero mí ahijada Valeria era de 18 años, quien venía a quedarse en nuestra casa mientras estudiaba en la universidad. Conocí a su madre cuando trabajé en el interior del país y como su madre Esther, quien es madre soltera. Su madre es una gordita risueña blanquita, de mejillas rosadas y chaposas. Al nacer Valeria ayudé a Esther con algunos gastos, por lo que me eligió de padrino y todos los años las visitaba, y les llevaba regalos.         

Cuando conocí a Ángela mi ahijada tenía 7 años. La llevé a ese pueblo apacible y sentí que Valeria estaba un poco reacia con ella. Ángela que es psicóloga me dijo que era normal porque ella me ve como la única figura paterna que conoció aunque notaba los celos de Valeria cada que la visitaba cinco años después nos casamos. Para hacer amistad con Valeria venía cada verano a pasar una semana durante sus vacaciones. En su primera visita entre ambos la bañábamos porque en el área rural donde vive no tenían un cuarto de baño con servicio de agua potable.         

En nuestras salidas de fines de semana era muy apegada a mí. En su visita veraniega, cuando ya tenía 13 años estuve haciendo el amor con mi esposa. La tenía abierta de piernas cogida de los muslos mientras su cabeza colgaba fuera del colchón. Todo iba bien hasta que al levantar la mirada pude ver a Valeria en la puerta. A pesar de la oscuridad sus ojos estaban completamente abiertos y vi cuando su mirada cambió a miedo cuando se juntaron nuestras miradas.    

Durante la noche quise hablar con ella y explicarle las cosas. Sin recordar que donde vive son más abiertos al sexo. Cuando me disponía a tocar la puerta pude escuchar gemidos. Supuse que se estaba masturbando por lo que no entre, nunca le comente esto a Ángela para evitar sus celos.          

Pasaron muchos años. Valeria ya había terminado el colegio e iba a entrar en la universidad. Por lo que se quedaría con nosotros durante un tiempo. Ángela de mala gana se encontraba arreglando el cuarto de visita, que en realidad solo era usado por Valeria. Se encontraba arreglando sus libros y cuadernos cuando de uno de ellos cayó una foto de un viaje a la playa.           

La sorpresa continuó cuando quiso colocar la foto en el cuaderno de donde salió.
Vio un diario íntimo de Valeria.

Fecha: 14 de febrero de 2013.     

-“Hoy fui a la playa con mi padrino y Ángela. Le tengo envidia: Se veía espectacular con su cuerpo de diosa en ese bikini ¡Me siento celosa! Me encanta refrescarme junto a mi padrino, jugar en el agua y la arena, él me toma de las manos para que no la jale la ola. Al llegar a casa me masturbe en su honor. Me gustaría sentir su cuerpo caliente, sus músculos y sentir su pecho peludo”.

Ángela estaba en shock muerta de celos.          

Su ahijada de ese entonces 13 años deseaba a su esposo. Sabía que ella veía en mí una figura paterna. Ya se le debería haber quitado esos celos, pensé. Recordaba que hasta esa edad (14 años) era una gordita, pero a partir de los 15 desarrolló una cintura de abeja.         

Con las constantes visitas Valeria se mostraba muy atenta con ambos. Su padrino se había convertido en su mejor amigo y confidente. ¿Sería por eso? Continuó leyendo páginas anteriores del diario a ver si le daba luces. Abrió otra página:     

Fecha: 26 de noviembre del 2016.          

-“Hoy desperté temprano, antes que todos. Mis padrinos se levantaron para desayunar. Mi padrino se veía despeinado, al igual que Ángela. Ella Llevaba puesta su pijama, se notaba que no llevaba sostén, no se apreciaban las comisuras de unas pantaletas (bragas). Pasaron por mi cabeza imágenes de lujuria. Apuesto que habían tenido sexo durante la noche”.   

-"Sé que está mal lo que pienso. Sé que está mal lo que deseo. Pero no puedo evitarlo. 
No hay hombre en el mundo que me atraiga como él: es amable, inteligente, tierno, con una voz muy varonil y guapo. Es mi padrino y lo quiero. Aún así, mis ojos lo ven como el hombre ideal.
Mi cuerpo lo desea”.         

Aquellas palabras en el diario de Valeria me costaron un fuerte pleito con Ángela paro al final me impuso y logre que aceptara aunque de mala gana que viniera a nuestra casa a quedarse.

Fui a la terminal a recoger a mi ahijada. Ya había cumplido 18 años y se había convertido en una hermosa mujer. Cuando bajó fue corriendo a abrazarme. Le ayudé con las maletas y me pidió que la espere un rato que iba al baño a cambiarse. Ya que llevaba un saco para abrigarse del aire acondicionado y el clima de la ciudad era caluroso.      

Cuando salió estaba me impresiono. Llevaba un top ceñido y un short jean (mezclilla) muy cortito. No fui el único en voltear cuando la vieron salir del baño. Su cuerpo era precioso de caderas anchas, pechos y culo grandes como firmes. A diferencia de mi esposa que era un poco más pequeña y delgada, de tetas grandes para su tamaño y bonitas con nalgas proporcionadas. Camino a casa la charla fue muy amena. De vez en cuando cambiaba de posición cruzando las piernas, lo cual hacía que mi vista se desviara hacia éstas a través del espejo retrovisor.        

Cuando volví a casa vi la incomodidad de Ángela al ver a mi ahijada. Asumí que fue por su forma de vestir y el pleito que tuvimos. Desde hace un tiempo el sexo con Ángela se estaba volviendo algo rutinario. Ya no inventaban nuevas formas de amar como en los primeros años. Pero al leer el diario de Valeria de momento se sintió más caliente, que me hizo tener noches de buen sexo con ella antes de la llegada de mi ahijada.

Antes de llegar a cada Ángela leía de nuevo aquel diario.

27 de Agosto del 2014.     

-“Anoche, vi a mi padrino y a Ángela haciendo el amor de manera amorosa, sensual y apasionada.

Mi cuerpo reacciono. ¡Qué afortunada su esposa! ¡Le tengo mucha envidia! Es inteligente, tiene un cuerpo proporcionado, trabajadora y fiel. Una mujer intachable. Me masturbé hasta dormirme, pero a partir de esa noche y las siguientes tenía sueños húmedos donde en algunos casos yo estaba viendo cómo la penetraban y en otros era yo la que estaba en la cama con mi padrino”.           

-“Llevo mucho tiempo así: deseándolo, sufriendo por ese deseo en silencio. Por eso he decidido escribir este diario. Porque me he dado cuenta de una cosa. Que a pesar de todo. A pesar de saber que está mal, también me gusta sentirlo. Cuando lo miro y tengo fantasías con él me siento bien. Aunque después me diga a mí misma que soy una pervertida, en esos momentos soy feliz”.

Al oír la puerta de la cochera Ángela dejó caer el diario, lo ocultó y salió rápidamente. Cuando Valeria y yo entre a la casa miró a la chica de pies a cabeza, viendo sus rasgos: su cabello largo y totalmente lacio, sus ojos grandes y expresivos a través del vidrio de unos lentes de carey, su cuerpo con algunos kilos de más, pero firme y de curvas anchas resaltando en la ropa ajustada y pequeña que vestía.         

Durante la noche cenamos fuera:

- ¡Cariño!     
- “¡Ummmh! ¿Qué pasa, papi?” Dijo Ángela saliendo de sus propios pensamientos.     

Solo le llamaba papi cuando estaba excitada.  

- “Estás muy distraída”. Le digo. 
-“¿Pasa algo?” Dije en tono de broma, sin tomar en consideración todo lo ocurrido.     
-“¡No! Nada”. Respondió Ángela con desdén. 

Aquella noche pero más Ángela y yo hicimos el amor de manera totalmente salvaje y renovada. Ángela llevo el control y hacía mayor ruido del usual. Se sentía más caliente sabiendo que Valeria los podía espiar o escuchar.   


Valeria por supuesto se excito oyendo los ruidos que salían de la habitación de su padrino. Se masturbó hasta quedarse dormida, reprimiendo el impulso de levantarse de la cama y mirar lo que hacían sus padrinos.          

Cuando terminamos de hacer el amor Ángela me dijo tomándome de los huevos mientras me miraba a los ojos.  

-“Si descubro que me eres infiel juro que te los corto”. Dijo Ángela apretándome los huevos. 

Valeria aquella noche tuvo un sueño erótico donde su padrino apoyó la punta de su pene en su ano y de un solo empujón se la clavó hasta el fondo. El grito de su ahijada despertó a sus padrinos, quienes llegaron a su habitación corriendo. Ángela se puso un camisón, mientras que su padrino se colocó un bóxer.

Valeria les dijo que se trató de una pesadilla. Me acerque a darle un beso en la frente percatándome que tenía temperatura un poco alta. Le pasaron un poco de ungüento que había mandado la mamá de Valeria hace un tiempo en la frente y su pecho. Valeria gimió al sentir una mano en sus tetas. A través de su pijama se podía ver que sus pezones estaban erectos. En el bóxer que llevaba se podía ver un bulto. Ángela se percató de eso y se molesto un poco, pero no dijo nada. 

A la mañana siguiente Ángela se fue a trabajar y me quede a cuidar a Valeria que aun tenía algo de temperatura la lleve al cuarto principal y la acosté en mi cama. El olor del ungüento era penetrante y extraño. Antes de acostarla le ayude a quitarse el pijama. Ángela se quitó la parte de arriba, levantando los brazos, sus tetas se bambolearon rebelando uno unos pezones grandes, erectos y oscuros.

Luego le baje el pantalón viendo una vagina muy peluda con olor embriagante. La mire apreciando la belleza de su cuerpo y la cintura de reloj de arena, a pesar de que su estómago no era plano del todo. Una vez en la cama sin poder contenerme me incline sobre su entrepierna y empecé a lamerle su rajita.  

-“Padrinito ¡ahhh!” Gimio Valeria.
           
Casi de inmediato tuve una erección brutal.     

-¡Ahora vas a saber lo que es bueno! Si te comportas como una zorra te voy a tratar como a una zorra”. Le dije a Valeria.          

Para luego proceder a besar sus la hice colocar en cuatro patas, tomo un poco de lubricante que pase por su rajita de la mesita de noche. Luego me coloque detrás de ella para empezar a encular a Valeria con fuerza, metiendo y sacando mi dura erección, mientras que tocaba las tetas de Valeria y masturbaba su vagina con el pulgar, sin llegar de penetración.           

Ella me miraba con los ojos llenos de excitación. En sus ojos no vi miedo, solo placer, lujuria.
su vagina chorreaba de sus jugos. Sus pezones le dolían de lo duro que los tenía.          

- ¡Agggggggggggggg Sí”. Gimió Valeria.
-“¡Siiiiííííí soy su perrita padrino! Jadeo Valeria.       
-“¡Tómeme como a una perra!” Dijo Valeria.  

Los gemidos de ella me excitaron aun más. Por primera vez en su vida, Valeria se corría mientras su padrino le frotaba con dedos su vagina. Sintió todo su cuerpo tensarse, sus manos se cerraron con fuerza, aferrándose a las sábanas, me corrí entre jadeos de placer sobre la espalda y nalgas de Valeria.         

-“¡Ahora límpiame mi pene!” Le dije a Valeria.          

La mirada de Valeria era de amor. Su mirada era la mirada de su niña buena. Solo que esa niña buena tenía mi pene en la boca. Puso sus rojos labios en forma de corazón y le dio un besito en la punta de mi glande. Sacó la lengua y la lambió. Con delicadeza se metió mi pene en la boca la chupó, la lambió, hasta dejarla completamente limpia.    

Sin usar las manos, ni perder el contacto visual se fue metiendo mi pene en la boca mientras la miraba extasiado como aquellos rojos labios se iban tragando mi pene. Cuando tres cuartas partes estaban dentro de su caliente boca, Valeria paró.           

-“¿Por qué paras?” Le pregunto. 
-“Es que no me cabe más”. Me respondió Valeria secándosela.      

- ¡Cómo! Una buena puta te tiene que tragar todo pene que te den”. Le digo.       

Así que se volvió a meter mi pene en la boca. Despacito, la tome por la cabeza y la atraje hacia mí. Cuando la punta de mi pene rozó el fondo de la garganta de Valeria, tuvo arcadas y se la sacó de la boca. La agarró por la cabeza y se la volvió a meter. Esta vez la sujetó fuerte para que no pudiera retroceder su cabeza. Tuvo una nueva arcada, la sacó un poco, para que se le pasase la arcada. De los preciosos ojos de Valeria caían dos lágrimas debido al reflejo. Y salivaba mucho, hasta el punto de que la saliva bajaba por mi pene hasta mis huevos y goteaba hasta el suelo.        


Valeria tomo aire. Sus ojos estaban llenos de lágrimas y de su boca colgaban hilillos de espesa saliva, pero en su cara había una sonrisa. Aquello duro uno minutos antes de empezar a penetrarla despacio su vagina era muy estrecha y no quería causarle dolor. Luego que estuvo suficientemente lubricada me moví más rápido cuando de nuevo sentí que estaba por correrme le saque mi pene y lo coloque en su boca.           

La nariz de Valeria se perdía entre mi vello púbico. Y sentía todo mi pene en su boca, en la garganta. No podía respirar, pero estaba feliz. A los pocos segundos, libere la presión de la cabeza y mi pene salió suavemente. Vencida la sensación de vómito, Valeria empezó a moverse delante y atrás, haciendo que mi pene entrara y saliera de su boca. A veces solo se la metía hasta la mitad y chupaba, lambiendo con la lengua. Otras veces se la tragaba toda y la mantenía unos segundos en el fondo de su garganta.         

Cuando siento que me iba a correr. Agarró con mis manos la cabeza de Valeria y empezó a moverme, dentro, fuera, a fondo, de ella.

-“¡Agggggggg me voy, a correr!”. Digo. 

Con mi pene alojado en el fondo de la garganta, me corrí. Los primeros chorros impactaron directamente en el esófago de Valeria, que los sintió bajar, calientes hasta su estomago. Valeria cerró sus ojos y se corrió, sin tocarse. Se corrió del placer al ser utilizada por su padrino de aquella manera tan salvaje. Los dos últimos chorros fueron expulsados en su boca, mientras sacaba mi pene de su garganta, para que saboreara mi rica leche en su boca.        

-“¿Lo he hecho bien?” Pregunto Valeria.          
-“Lo has hecho muy bien Valeria”. e digo con una sonrisa.  

A partir de ese día ella comenzó a compartir la misma cama conmigo realizando toda clase de juego y posturas sexuales cuando ya no podía más pero ella necesitaba ser satisfecha, le practicaba sexo oral, para hacerla venir entre gemidos de placer que eran todo un deleite para mi, sintiendo sus juegos inundar mi boca mientras todos su cuerpo temblaba de placer.

Por supuesto aquello no podía durar eternamente. Ángela comenzó a sospechar que algo pasaba pues mi rendimiento sexual, hacia con ella disminuyo drásticamente hasta casi no tocarla pese a dormir juntos en la misma cama, ella se esforzaba por seducirme pero apenas la tocaba sin muchas ganas.

Sin saberlo una tarde ella regreso a casa de improviso y nos vio a Valeria y a mí teniendo sexo en la sala, de una forma salvaje como nunca antes se lo había hecho a ella, ella ardió en cólera y por supuesto detono toda una seria de acontecimiento nefastos para mí.

El tiempo voló y pronto las vacaciones de fin de año llegaron con lagrimas en los ojos me despedí de Valeria, pues iba a pasar sus vacaciones con su madre, a la semana que ella se macho estaba como un león enjaulado, la extrañaba pero aun peor necesitaba tener sexo con ella, me había acostumbrado a tener sexo con ella todos los días y ahora que no estaba la necesitaba.

Para empeorar las cosas Ángela estaba algo indiferente conmigo intente algunos acercamientos con ella pero me rechazaba por lo que recurrí a la siempre confiable masturbación hasta aquella noche que todo cambio. Era una noche caliente pese a ser diciembre y estaba durmiendo completamente desnudo cuando de pronto siento una mano que toma mi pene flácido que descansaba sobre mis huevos.

Me hice al dormido, mientras mi pene crecía y crecía aquello se sentía también todo mi cuerpo se estremeció cuando sentí como Ángela paso su lengua desde mis huevos hasta la punta de mi pene. Que para ese momento ya estaba en completa erección, pero llegue a la gloria cuando sentí mi glande ser envuelto con la boca de mi esposa, aquello fue genial pero todo ese placer que estaba sintiendo pronto se transformo en un terrible e indescriptible dolor.

Abrí los ojos solo para ver como en medio de la oscuridad mi esposa cuyos ojos parecían brillarle como si fuese un ser demoniaco me apuñalo mi escroto una y otra vez con la tijera con la que me corto mi pene casi desde la base, el chorro de sangre brotaba de mi cuerpo mientras este se sacia en convulsiones de dolor que me fueron imposibles de controlar.

Me desperté en el hospital dos días después, mi esposa llamo a los servicios de emergencia luego huyo, en el hospital fue poco lo que pudieron hacer por mí, aunque recuperaron mi pene pues mi esposa lo dejo en la cama, y me lo recolocaron ya no se sentía igual, mis testículos por otra parte no pudieron ser salvados y tuvieron que ser extirpados por lo que me convertí en un eunuco.

Mi pene, luego de salir del hospital nunca ha vuelto a ser el mismo, simplemente está ahí, muerto sin vida de Ángela no he vuelto a saber nada, simplemente desapareció aunque no presente cargos contra ella pues aun la amo, no le he podido localizar, Valeria cuando se entero de lo sucedido regreso de su pueblo para cuidarme, pese a que se esforzó mucho para que mi pene lograra tener una erección nunca lo logro.

Seis meses después de regresar del hospital Valeria se hizo novia de un compañero de la universidad, con el que se tiene sexo, no me opuse y les deseo lo mejor sé que nunca podre volver a disfrutar de una mujer y menos de Valeria, es mejor que me haga a la idea que ella como todas las mujeres que me rodean son y serán para el resto de mi vida solo y únicamente mis Ahijadas.





Autor: Crusnik & DarkSuol       Mai: darksoulpgm@gmail.com

FUE MI PERDICIÓN

Salieron todos y me quede hablando con Lucia, después de un rato se nos empezaron a agotar los temas de conversación y la charla inevitablemente comenzó a tornarse para el lado del sexo. Allí estábamos esta chica y yo, la hija de mi amigo y yo charlando de nuestras experiencias e inquietudes......


FUE MI PERDICIÓN
Salieron todos y me quede hablando con Lucia, después de un rato se nos empezaron a agotar los temas de conversación y la charla inevitablemente comenzó a tornarse para el lado del sexo. Allí estábamos esta chica y yo, la hija de mi amigo y yo charlando de nuestras experiencias e inquietudes. Ella me contó que tenía una compañera de trabajo que le parecía bastante atractiva y que sentía cierta curiosidad por probar estar con ella. Por mi parte le conté que en varias ocasiones había hecho tríos con dos mujeres y que se ve lindo y ardiente.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PADRES] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Jere678 & DarkSoul





Mi nombre es Esteban y ésta es la historia de cuando estuve con Lucía, la hija de mi ex mejor amigo Carlos. Ella por aquel entonces era una chica de 22 años, de cuerpo normal, de linda cara. Por mi parte de estatura media, ojos marrones y de 31 años cuando todo paso.       

Todo comenzó cuando un día suena mi celular, era mi amigo Carlos avisándome que se van a juntar a comer y tomar algo en la noche en su casa con amigos. Acepté no muy convencido pero no me iba a venir mal socializar. Carlos vive con su esposa Raquel y su hija Lucía, ella era hija única por lo que la cuidaba con mucho celo, llegando incluso a extremos. 

De camino a casa de Carlos pase a comprar una bebida para llevar y unos bombones para Lucía a modo de cortesía. La cena transcurrió normal y después de finalizado el poste, tragos mediante, jugamos a las cartas. En cierto momento todos quisieron ir al casino. No acepté ya que nunca fui de jugar, así que decidí terminar mi cerveza y partir para mi casa. Lucía alegó tener malestar y que se iría a dormir en seguida.           

Salieron todos y me quede hablando con Lucia, después de un rato se nos empezaron a agotar los temas de conversación y la charla inevitablemente comenzó a tornarse para el lado del sexo. Allí estábamos esta chica y yo, la hija de mi amigo y yo charlando de nuestras experiencias e inquietudes.
Ella me contó que tenía una compañera de trabajo que le parecía bastante atractiva y que sentía cierta curiosidad por probar estar con ella. Por mi parte le conté que en varias ocasiones había hecho tríos con dos mujeres y que se ve lindo y ardiente, que si tenía la oportunidad no la dejara pasar.          

Las miradas eran cada vez más picantes y la temperatura comenzó a subir de a poco, la ropa a caer de a una prenda a la vez y la distancia a acortarse paulatinamente entre ambos en un momento quedamos uno al lado del otro semi desnudos y mirándonos con mucha lujuria.    


-“¿Es idea mía o hace calor?” Pregunte a Lucia.         
-“Si está algo caluroso”. Respondió ella.          
-¿Me puedo quitar el pantaloncito que me está molestando? ¿Verdad?” Me pregunte.  
-¡Claro estás en tu casa! Le dije ella visiblemente excitada. 

Le sonreí luego de aquella respuesta. Y así es que Lucia se paró frente a mi dándome la espalda y de manera muy sensual comenzó a bajarse el short dejando a la vista una tanguita violeta y un par de gloriosas nalgas. De esas que dan ganas de morderlas.          

Al terminar su acción se dejó caer sobre mí. A partir de ese momento todas las palabras estuvieron de más. Metí mis manos por debajo de su blusita (ramera) para comprobar que no tenía sostén (corpiño), le acaricie las tetas suavemente, las apreté, las estiré mientras permanecíamos en silencio y nuestra respiración se aceleraba. Ella giró la cabeza para besarme mientras yo la recorría entera con mis manos ansiosamente acariciándola.        

-“¡No sabes cuánto te deseo!” Le dije a Lucia.
-“Yo también”. Me dijo jadeante Lucia.
-“Soñé con esto miles de veces”. Me dijo Lucia.         
- “Entonces solo disfrutemos”. Le dije. 

Baje mi mano y la pose sobre su pubis para acariciar su rajita, ya se sentía húmeda. La verdad es que la hija de mi amigo me tenía loco. Le quite su blusita mientras ella se quitaba su tanga, le besé el cuello y fui bajando con besos hasta sus pechos. Besé una teta mientras le acariciaba la otra, le pasaba la lengua alrededor del pezón, pasaba mi lengua hacia arriba y hacia abajo sobre el pezón derecho mientras que al izquierdo lo pellizcaba con mis dedos.  

Ella solo decía "que rico". Dos palabras que en ese momento eran embriagadoras. Seguí bajando por su cuerpo recorriéndola con besos mientras ella se acostaba suavemente en el piso del comedor. Finalmente llegué a su sexo el cual devore con deseo absoluto. Le separe los labios vaginales con dos dedos y pasé mi lengua desde abajo hacia arriba, la penetre un poquito con la puntita y sorbí su clítoris mordiéndolo con mis labios.

-“¡AAAAAAAAHHHH!” Gimió fuerte Lucia.
           
Ella se retorcía de placer y yo gozaba escuchándola gemir. Esa voz expresando placer y deseo era como miel, invadía cada recoveco de la casa. Finalmente alcanzó el éxtasis, acabó mientras se retorcía y pedía más. No queríamos que ese momento terminara nunca. Con las piernas aún temblorosas se incorporó y quedó arrodillada delante de mí, estaba hecha una fiera, irreconocible.
Me quito el pantalón, el bóxer y la camisa mientras ella miraba la escena con fuego en sus ojos.       
Se acercó a mi erecto pene y comenzó a lamerlo, lo recorrió entero con la lengua hasta la base, chupo mis huevos y la empezó a mamar como si quisiera succionarlas. Lo hacía tan rico que me sentía en las nubes. Se notaba que sabía lo que hacía, donde lamer, cuánto, como. Le avisé cuando estaba por acabar e inmediatamente se detuvo diciendo que aún no era el momento.    

- “¡Ven mi amor, vamos a la cama!” Me dijo Lucia.   
- “En tu cama vamos a estar más cómodos”. Le dije.  
- “No, en mi cama no”. Dijo Lucia.         

Me tomó de la mano para caminar por las habitaciones hasta que entró a la habitación de Carlos. La mire y me reí. La verdad que me gustó la idea y le sumaba mucha excitación a todo aquello.
Me acompañó suavemente hasta la cama, se subió arriba mío y comenzó a cabalgarme, se notaba que le gustaba llevar el control así que la deje hacer lo que quisiera. Esa noche fue un concierto de gemidos en el cuarto de Carlos, cogimos entre sudor y deseo con ella moviéndose como una poseída, mis huevos revotaban contra sus nalgas con cada nuevo sentón que ella me daba, ente jadeos sonoros acabamos al unísono mientras nos mirábamos fijamente sintiendo como mi espesa leche llenaba el empapado interior de su vagina. .

Lo que empezó como una aburrida velada que casi rechazo terminó por ser una de las mejores noches de mi vida, lo hicimos dos veces más la ultima vez Lucia dejo que me corriera en su boca ambos perdimos toda noción del tiempo. Y nos quedamos dormidos agotados desnudos empiernados sobre la cama de Carlos que regreso con su esposa antes de lo previsto por cualquier de ambos. No escuchamos el auto ni cuando ellos entraron a la cama.

Nos despertó el grito de Carlos al encontrarnos desnudos sobre su cama.

-“¿QUE DEMONIOS ESTA PASANDO AQUÍ?” Grito Carlos.

Lucia y yo nos sobresaltamos, como pudimos nos cubrimos pero Carlos me saco de la cama de los cabellos tirándome al suelo, agarrándome del cuello con su rosto rojo con sus ojos inyectados de sangre como si quisieran explotar de lo molesto que estaba me dijo.

-“Te considere mi amigo y me pagas de esta manera, abusando de mi hija, lo vas a pagar y muy caro maldito descastado de mierda”. Dijo Carlos.

Su esposa trato de calmarlo pero él fue directo a su vestidor para tomar su arma, por supuesto no me quede para ser balaceado, tome mi bóxer y me lo coloque como pude, también tome mi pantalón y camisa, para salir corriendo hacia mi auto pero cuando estaba por abrir la puerta que daba hacia afuera en la sala se escucho una detonación que hizo que soltara mi ropa al suelo.

-“BANG”. Retumbo en la sala.

Al darme vuelta ahí estaba Carlos apuntándome con un revólver, se me acerco apuntándome al corazón sentí que era mi fin cerré los ojos esperando sentir el ardor del disparo en mi pecho pero en su lugar solo sentir la fría boca del arma presionar sobre mi desnudo abdomen.

-“Debería matarte como el perro que eres aquí mismo pero, la muerte es algo que no te mereces, te mereces algo peor”. Dijo Carlos.

-“¿Dime te gusto penetrar a mi hija?” Pregunto colérico Carlos.
-“¡DIME!” Grito Carlos desesperado.
-“Si, me gusto mucho”. Le dije
-“Que bien, ¡porque esa fue tu ultima vez con una mujer!” Dijo Carlos.

Iba a decirle algo, tratar de calmarlo, de evitar que hiciera una locura que fuese dañina o mortal para mí, en eso llego Lucia y su madre. Lucia apenas con una tanga llorando le pidió a su padre.

-“¡Papá por favor no lo mates, por favor, todo fue culpa mía!” Dijo Lucia.
-“¡Matarlo!, no lo voy a matar, pero deseara que lo hubiese hecho” Dijo Carlos.

Mi bóxer era los que remarcan en paquete al frente especialmente los huevos que fue donde Carlos apunto el arma y sin darme tiempo nada más que suplicar disparo.

-“NO, No, Noooo…” Dije.
-“PANG, PANG” Retumbo en la sala.

Fueron dos disparos que hicieron añicos mi escroto como mis testículos, mis manos se fueron a mi entrepierna y caí de rodillas con la sangre chorreando a raudales de mi bóxer perforado por las balas, el dolor era simplemente infernal, Lucia y su Madre quedaron sin habla en shock al ver lo que Carlos me había hecho.

Lucia fue por una toalla al baño y regreso para hacerme presión en mi entrepierna, luego se vistió con lo que pudo y me llevo a toda prisa al hospital en donde lo único que pudieron hacer fue reparar el tremendo daño que las balas me habían provocado en mi escroto pero no lograron salvar a ninguno de mis testículos de hecho uno de ellos quien sabe en donde quedo, nunca llego al hospital.

Carlos fue encerrado condenado a 10 años de cárcel por lesiones salió en 7 siete años por buena conducta, para ese momento Lucia ya de 30 hacia 3 años que era mi esposa, por cuestiones del destino aquella noche que disfrutamos en su casa quedo embarazada y dio a luz un hermoso niño nuestro único hijo.

Aun pudo tener sexo con ella aunque requiero de medicamentos para la disfunción eréctil y aunque no puedo venirme como antes aun gozo mucho en tener sexo con ella pero desearía tener mis huevos para poder venirme en su boca o raja aunque fuese una única vez en ella antes de morir, después de todo creo que Lucia si “Fue mi Perdición”.




Autor: Jere678 & DarkSoul       Mail: darkasoulpgm@gmail.com

SUPLICANTES Y VENCIDOS

Sergio y Andy eran amigos desde los 10 años, incluso perdieron la virginidad con la misma mujer a los 16 años en un trió antológico que siempre recordaran en sus mentes mientras vivan, ahora de 30 años estaban en problemas ambos eran parte de una unidad de elite de la policía federal en México especializada en narcotráfico su unidad conformada por 15 feroces hombres fue enviada a una pequeña comunidad en la sierra del estado (provincia) de Guerrero con la orden de capturar a un peligroso capo de las drogas......


SUPLICANTES Y VENCIDOS
Sergio y Andy eran amigos desde los 10 años, incluso perdieron la virginidad con la misma mujer a los 16 años en un trió antológico que siempre recordaran en sus mentes mientras vivan, ahora de 30 años estaban en problemas ambos eran parte de una unidad de elite de la policía federal en México especializada en narcotráfico su unidad conformada por 15 feroces hombres fue enviada a una pequeña comunidad en la sierra del estado (provincia) de Guerrero con la orden de capturar a un peligroso capo de las drogas.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [ADVERTENCIA]



Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Sergio y Andy eran amigos desde los 10 años, incluso perdieron la virginidad con la misma mujer a los 16 años en un trió antológico que siempre recordaran en sus mentes mientras vivan, ahora de 30 años estaban en problemas ambos eran parte de una unidad de elite de la policía federal en México especializada en narcotráfico su unidad conformada por 15 feroces hombres fue enviada a una pequeña comunidad en la sierra del estado (provincia) de Guerrero con la orden de capturar a un peligroso capo de las drogas.

Aquel tipo de misión era el día a día de su unidad, acostumbrada a siempre regresar con su presa, por lo general iban escoltados por dos helicópteros pero a medio camino una tormenta repentina obligo a los helicopteros a cambiar de ruta, la orden fue reunirse con las unidades de tierra a 30 kilometro del poblado y desde ahí coordinar el asalto, el viaje fue relativamente tranquilo pese a la fuerte lluvia justo cuando las tres camionetas blindadas comenzaron a internarse por una vereda de terracería hacia la sierra fue que todo cambio y no para bien pues fueron emboscados por hombre fuertemente armados.

Sergio y Andy que iban en la segunda camioneta vieron como la que iba delante de ellos voló por los aires envuelta en llamas, cuando un pequeño misil lo impacto lanzado desde una loma, todos en su interior murieron de inmediato, el resto rápidamente bajo de las camionetas para no correr la misma suerte, los disparos de las armas automáticas de grueso calibre comenzaron a escucharse, uno a uno los sobrevivientes de la unidad comenzaron a hacer abatidos por los disparos, de pronto en medio de la terrible balacera se escucho otra explosión cuando una segunda camioneta exploto.

-“¡BOOOOOM!” Se retumbo en el lugar.

Sergio y Andy, que estaban espalda contra espalda protegiéndose uno al otro cuando se sucedió la explosión fueron arrojados por la fuerza de la onda expansiva de la explosión a 20 metros impactando fuertemente sobre un pedrusco de manera muy violenta, el impacto fue tal que ambos quedaron inconscientes, sin saber que para su fortuna o desgracia fueron los únicos sobrevivientes de su unidad, ambos no tardaron en ser encontrados por sus agresores quienes se los llevaron a bordo de una camioneta, hacia un pareja desconocido a unos 90 km del lugar de la emboscada.

Una vez bajados de la camioneta Sergio y Andy fueron desvestidos apenas dejados en ropa interior Andy llevaba una trusa (slip) blanca bastante tradicional mientras que Sergio llevaba un bóxer de cintura baja de los que resaltan el paquete de color azul, ambos fueron colocados sobre dos largas lonas, una color tierra y la otra verde pasto, sus tobillos y muñecas fueron amarrados con cuerdas a estacas firmemente clavadas al suelo, ahí los dejaron hasta que al cabo de dos horas ya con el sol bajando en el horizonte ambos comenzaron a despertar primero lo hizo Sergio quien despertó a Andy a base de llamarlo.

Pero sus llamado angustioso por saber si su amigo casi hermano estaba bien llamaron la atención de sus captores que rápidamente se acercaron hacia donde ambos estaban pronto ambos escucharon una voz decir detrás de donde estaban.

-¡Miren no más lo que no ha traído la providencia!” Dijo la voz.

Pronto el hombre que dijo aquella palabras quedo frente a ambos pero aquello no ayudo pues el solo verlo los hizo ponerse muy nerviosos, ya que dicho cuyo mitad superior de su cuerpo estaba desnudo no paraba de rascarse los huevos por encima de su pantalón, a ambos les llamo mucho la atención pues tenía un bulto considerable, mientras hablaba con otros hombres que solo se reían de sus burlas hacia ambos, Sergio y Andy comenzaron a notar como el pene del aquel hombre crecía debajo de su pantalón.

Sergio comenzó a mirar hacia todos lados buscando alguna referencia que les indicara en donde estaban pero aquella era una zona apartada de la que la vista de curiosos y poco conocida aun para los residentes de la región por lo que aquellos hombre no serían molestados, para lo que fuese que tenían pensando a hacerle, Sergio miro a Andy, su mirada le dijo que no había esperanza de rescate o huida de pronto Sergio tuvo que dejar de mirarlo cuando sintió como fue agarrado por el cuello y casi es ahorcado por aquel hombre.        

Quien lo soltó casi en el último momento cuando Sergio pensó que era su fin, aquel sujeto dijo.

-“Creyeron que iba a atrapar a nuestro jefe verdad polizontes, pero ahora vamos a mostrarles a todos los del gobierno lo que les espera si es que vuelven a meterse en donde no los llaman”. Dijo el hombre.

Que a una seña dos de sus hombre usando cuchillo de caza hicieron añicos la ropa interior de Sergio y Andy que en un pocos segundos quedaron completamente desnudos ante aquello hombres que se rieron al verle los huevos entre sus abiertas piernas.

-“¡He observado que se me han quedado viendo mi paquete!, ¿Son Maricones?” Dijo el hombre.
-“JAJAJAJAJAJAJAJA” se escucho una risa de todos los hombre a su alrededor.

Ni Sergio o Andy supieron que responder el cuerpo de Andy temblaba no de miedo pues la temperatura había empezado a descender y ambos estaban desnudos pero a Sergio pese a todo, aquella situación de alguna manera lo excito dejando a la vista una erección.      

-¿RESPONDAN SON PUTOS? Les pregunto gritando aquel hombre.         
“¡NO!” Grito en respuesta Sergio.          
-“No, ¿Qué?”. Dijo el hombre.    
-“¡NO SOMOS PUTOS, MALDITO! Grito Andy en esa ocasión.

El hombre fue hasta detrás de Sergio ante el señalamiento de uno de sus hombres y le al ver su erección, rio, lo que hizo que los demás lo hiciera igual, para luego tomar sus huevos de Sergio, y decirle.

-“Pues tu verga, dije otra cosa, ¡puto!”. Dijo el hombre.

Al tiempo que le apretaba sus huevos a Sergio quien comenzó a retorcerse de dolor, al sentir aquel brutal apretón en sus sensibles huevos.

-“AAAAAAAGGGGGGGG”. Grito Sergio.
-“Suéltalos… Suáltalos… AAGGGG”, Dijo Sergio suplicante.
-“¡Bien ahora van a probar lo que es un verdadero macho putos! Dijo el hombre.

Quien de nuevo se coloco delante de ambos bravos policías, para desabrocharse el pantalón, que se bajo un poco para hacer lo mismo con su ropa interior ante los ojos de Sergio y Andy un descomunal pene de al menos 27 cm muy grueso, oscuro con venas muy saltanas recorriendo su tronco quedo a la vista ya emanaba liquido pre seminal en abundancia de la punta, ambos temieron lo peor, comenzaron a forcejear, buscando liberarse de sus retenciones para por lo menos morir evitando ser violados que era peor que quedarse sin hacer nada.
           
-“¡Ahora van a sentir lo que es un verdadero hombre!           ” Dijo aquel sujeto.
-“Es hora de que paguen estos puto muchachos”. Les dijo a sus hombres.

Sergio y Andy no podían creer lo que les estaba pasando, aquel tipo estaba por sodomizarlos a su antojo, pronto Sergio sintió el enorme glande restregarse entre sus nalgas, restregando el liquido pre seminal que brotaba de su ojo sobre su ano, de pronto se la clavo sin pensárselo o advertencia previa, aquello le hizo estremecer de dolor fue como sentir ser empalado por un poste de teléfonos.

-“¡AAAAAAAAAAAHHHHHHH!” Grito Sergio.
-“Sácala,... Sácala, ¡Por favor!” Suplico Sergio al hombre.
-“¡Era virgen muchachos!” Dijo el hombre.

Lo que provoco que sus hombres comenzaran a silbar, aplaudir y reír      

-“¡Aahhh!” No podía parar de gemir el hombre.

Aquel hombre comenzó a moverse, con un vaivén salvaje, como si quisiera que su dura erección le saliera por la boca a Sergio mientras Andy solo podía ver como su amigo estaba siendo violado de aquella manera tan brutal sintiendo como sus nalgas, y huevos eran manoseadas por manos extrañas que se esforzaba por evitar pero que le era imposible.      

-“Así aprenderán a no volver a venir a nuestro territorio”. Decía el hombre entre gemido y gemido

Cada embestida, hacia que su erección entrara más y más profundo en Sergio que para ese momento su ano estaba desgarrado y sangraba, al cabo de 10 minutos saco su pene de Sergio lo que fue un alivio pero solo para clavársela a Andy, de una sola estocada, desvirgándolo en el acto, Andy no pudo evitar dar un alarido de dolor al sentir aquel enorme falo por completo en su interior.  

-“Nooooo, NOOOOOOOO” Grito Andy.           

Andy estaba sufriendo como nunca antes pero Sergio no la estaba pasando mejor, pues otro de aquello hombre había tomado el lugar del que al parecer era su jefe penetrándolo de lleno con tal brutalidad que con cada nueva embestida sus grandes huevos que eran muy bajos chocaban con sus propios huevos causándole mucho dolor.

Al cabo de 15 minutos más el jefe que penetraba a Andy dando un gran alarido de placer comenzó a correrse, lanzando chorro tras chorro en el interior de Andy que al sentir el caliente semen comenzó a suplicarle.    

-“No adentro, por favor… por favor… no dentro” Suplicaba Andy.

Pero era demasiado tarde, cuando termino de venirse el jefe de aquello hombre con su enorme falo aun dentro de Andy palpitando, el hombre que estaba penetrando a Sergio dijo.

-“¡Me Corrooo OOHHHHHHH!” Anuncio el otro hombre.   
-“No dentro… NO DENTRO…”. Alcanzo a gritar Sergio.     

Pero como en el caso de Andy también era demasiado tarde, toda la descarga de aquel hombre se deposito en el interior de sus entrañas consumando su degradación como humillación total como hombre tanto de Sergio como de Andy que quedaron ahí boca abajo con lagrimas rodando por su mejillas.

Sergio y Andy debieron soportar ser penetrados hasta por tres veces por algunos de esos hombres que invariablemente se vinieron en su interior, pese a sus suplicas, aquello duraría tres largos días, al caer la noche, apenas los tapaban con unas cobijas para que no murieron de frio a media tarde de nuevo eran violados por aquellos hombres sin contemplación alguna, al anochecer sus anos palpitaban irritados buscando cerrarse mientras una gran cantidad de semen mezclados de varios de esos sujetos resbala entre sus nalgas hasta sus huevos, para luego gotear hasta el suelo.         

Pero al cuarto día Sergio y Andy vieron acercarse a esos hombre, supusieron que de nuevo saciarían sus ganas con ellos, pero aquella tarde las cosas iba a hacer algo diferentes luego que ambos fueron penetrados por cada uno de ellos, los cuales no se corrieron en sus culos sino sobre sus caras, el líder de aquellos sujetos hablo para decirles algo que los dejo helados de terror.

-“Bueno putitos veo que les ha gustado sentir nuestras vergas dentro de sus culos, por lo que hemos decido que dado que ya son unas putas consumadas no creemos necesario que tengan huevos, después de todos las putas no los tienen”       .

Con eso uno de los hombres le entrego un cuchillo al líder que emanaba humo de la afilada hoja de lo caliente que estaba, el líder colocando sus pies a cada lado de la cadera de Sergio tomo sus huevos desde detrás, las nalgas de Sergio se levantaron por inercia al sentir como sus huevos eran jalados como levantados hacia arriba y atrás de su cuerpo, Sergio noto cual era la intención de ese hombre por lo presa del terror comenzó a suplicarle.  

-“NO… NO… ESPERA, POR FAVOR, TE LO PUEDO CHUPAR PERO NO ME LOS CORTES POR FA…” Grito Sergio en desesperación total.

Pero no alcanzo a terminar su suplica pues el hombre de un rápido movimiento con la mano que tenía el ardiente cuchillo, le arranco los huevos a Sergio castrándolo en el acto, que al sentir que fue despojado de la fuente de su virilidad comenzó a sacudirse al tiempo que dio un alarido.

-“¡NOOOOOOOOOOOO!” Grito Sergio.

Todo su cuerpo se sacudió en convulsiones por unos segundos antes de que por fin se desmayo por el dolor que estaba sintiendo en ese momento.

Andy intento suplicar mientras trataba de soltarse pero corrió con la misma suerte, aunque en su caso el líder de esos hombre primero le quemo cada uno de sus huevos con la parte plana del ardiente cuchillo antes cortárselos con todo y escroto para convertirlo como a Sergio en un eunuco para el resto de sus días, también grito cuando la fuente de su leche viril le fueron arrancados.

-“NOOOOO. AAAAAAAGGGGGG”. Grito Andy.

Luego todo su cuerpo se convulsiono también por algunos segundos antes de que también se desmayara sintiendo como su pene lanzo una última descarga aunque no logro experimentar placer alguno en su última eyaculación.

Sergio y Andy despertaron dos días después en un hospital en Acapulco, habían sido encontradas por otra unidad de su misma fuerza policiaca, ambos al ver que nada quedaba de sus huevos debajo de sus penes lloraron por muchas horas Andy incluso trato de suicidarse pero Sergio lo impidió a tiempo, ambos fueron condecorados cuando se recuperaron, por sus servicios se les dio de baja del servicio de forma honrosa y se les concedió la jubilación anticipada, ambos se mudaron de su ciudad natal para ir a radicar lejos, compraron una casa en donde comenzaron a vivir juntos.

Gracias a las dosis de testosterona aun podían tener erecciones cuando esta ya no surtía afecto recurrieron a los medicamentos para la disfunción eréctil, se turnaban para penetrarse entre sí, pues era la única manera que podían obtener placer por medio de estimulación prostática aquello fue una  consecuencia de sus reiteradas violaciones en sus mentes ya no era unos hombres no luego de haber suplicado y ser vencidos por completo por aquellos hombres.

En las mentes de Sergio y Andy eran unas putas como les habia dicho aquel hombre que meses después de mudarse vieron en la tv la noticia de cómo fue encontrado su cadáver desmembrado faltándole los brazos, huevos y pene lo que les alegro pero nada remediaba lo que eran, para el resto de sus vidas unos eunucos.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

RATERILLO

Desafiante. Confidente. Calmado. Profano. Recogido. Así era el chico sentado al otro lado de la mesa en la sala de interrogatorio era todas esas cosas y más. Nunca había visto, en mi carrera como jefe de seguridad de un centro comercial, a alguien aparentemente joven que estuviera tan seguro de sí mismo......


RATERILLO
Desafiante. Confidente. Calmado. Profano. Recogido. Así era el chico sentado al otro lado de la mesa en la sala de interrogatorio era todas esas cosas y más. Nunca había visto, en mi carrera como jefe de seguridad de un centro comercial, a alguien aparentemente joven que estuviera tan seguro de sí mismo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





Desafiante. Confidente. Calmado. Profano. Recogido. Así era el chico sentado al otro lado de la mesa en la sala de interrogatorio era todas esas cosas y más. Nunca había visto, en mi carrera como jefe de seguridad de un centro comercial, a alguien aparentemente joven que estuviera tan seguro de sí mismo.

Uno de los vigilantes del piso había detenido al joven que salía de la tienda con un paquete de baterías que no había pagado. Estaba interrogando al muchacho en un esfuerzo por aprender su identidad y para determinar si era un solitario por primera vez o parte de un grupo organizado que había estado robando en muchas de las tiendas en el centro comercial, y no estaba llegando a ninguna parte con el adolescente.

"Vete a la mierda, Tracy Sin Pene", y sugerencias similares fueron todo lo que pude obtener de él. Era mucho más viejo de lo que parecía, o pudiera bien leído, ya que tenía un vocabulario que normalmente no se encuentra en un adolescente.

Normalmente trato de asustar lo más que puedo a los principiantes, y si vuelven se los entrego a la policía después de que los asusto hasta que se cagan de miedo. Este chico no iba a romperse sin una presión severa, así que le dije a Tony y Roy que lo llevaran al salón de empleados y lo desnudaran.

No pueden hacer eso, tengo derechos y quiero un abogado. Finalmente dijo algo más que una palabrota.

-Puedo hacer lo que yo quiera, joven. Lo accediste, al entrar en el centro comercial, a obedecer las reglas, y lo dice a la derecha de cada una de las puertas que las personas sospechosas de robar serán detenidas y revisadas muy bien antes de ser entregadas a la policía. Los policías tienen que dejarte ver a un abogado, pero yo no.

Tony y Roy me ayudaron a acompañar al chico al salón, donde le dije que se desnudara. Él era reacio a cumplir mi orden, así que le dijimos que le cortaríamos la ropa y que él podría ir a la cárcel completamente desnudo, esto trajo una ligera mejora en su actitud, y él lentamente se desnudó hasta quedar solo en ropa interior.

Dije desnudo por completo. Le ordene. Se ruborizó, se apartó de nosotros y se despojó de su bóxer. Podía haber sido un hombre grande en el vestuario con chicos de su edad, pero estaba decididamente avergonzado de tener que mostrar sus partes privadas a hombres reales.

Lo dejé de pie desnudo junto a la mesa de billar y revise en sus bolsillos y billetera, entregando cada artículo a Roy para documentación.

"John C. Brown", Roy dijo, leyendo la tarjeta de identificación de la escuela. "Fecha de nacimiento, 7 de mayo de 1989. En octavo grado, Escuela Wilson, vive en Unión 1802. Wallet contenido catorce dólares, una tarjeta de cuerpo de estudiante, y un condón, ultra-sensible, lubricado. Este joven debe saber lo que es el verdadero sexo y parece ser muy activo". Roy dijo en su voz monótona antes de colocar cada artículo en la mesa de billar.

-“No me parece que tenga suficiente para ser muy activo” -comentó Tony.

Después de ordenar al chico que para ese momento tenía su rostro de color escarlata que se volviera y nos mirara con las manos detrás. No veo muchos jóvenes desnudos, ya que solo usamos esta táctica un par de veces al año, pero Tony tenía razón. Los huevos del muchacho estaban muy apretados y estaban casi ocultas por su escaso cabello púbico, y su pene estaba encogido de vergüenza o en respuesta a la frescura de la habitación.

Decidí que el chico no era parte de una pandilla, y eso de asustarlo era suficiente para evitar que se convirtiera en un repetidor, así que entré su nombre y número de seguridad social en la computadora para una verificación de antecedentes, luego le pregunté si le gustaba Jugar al billar Él me miró un poco divertido, pero no dije nada mientras extendía un par de toallas en el centro de la mesa de billar. Tony y Roy rápidamente lo agarraron y ataron sus manos y los pies por los bolsillos a la esquina de la mesa con las esposas plásticas para disturbios.

Las toallas eran necesarias porque lo que iba a suceder a continuación, literalmente, asustar hasta la mierda a la mayoría de los ladrones. Tomé un taco del estante y puse la bola blanca entre sus tobillos antes de dibujar un cordón en su entrepierna. Empezó a golpear y gritar incluso antes de comenzar a golpear. Estábamos solos en el centro comercial para entonces, ya que fue mucho tiempo después de cerrar, así que nadie podía oír sus gritos de ayuda. Llevé mi brazo hacia adelante con un rápido broche de presión sobre la pelota con el palo, haciendo que girara inofensivamente hacia un lado, simplemente cepillando su muslo antes de parar. Tony y Roy se quedaron riéndose al final de la mesa, mientras el chico, sollozando de vergüenza, trataba de alejarse de las toallas mojadas por debajo de él.

Debería haberme detenido allí mismo y haberlo enviado con la policía, pero decidí darle otra lección que pudiera llevar de regreso a la escuela, así que metí un pedazo de cordón robusto por el agujero en el fondo de la luz de la mesa de billar y formé un Deslizamiento en su extremo. Coloqué este lazo sobre mi muñeca y masajeé suavemente las nueces del chico hacia abajo lejos de su cuerpo antes de deslizar el lazo sobre ellas y apretar el nudo. Tony entonces apretó el cordón, de modo que el chico estaba sobre sus talones y codos, y luego lo ató a la mesa. Roy desenrolló el condón por encima de la punta del bastón y lo deslizó entre las mejillas del culo del chico, y luego comenzó a empujar. La penetración era imposible desde ese ángulo, pero el malestar del chico por la violación era evidente.

Había practicado mi siguiente movimiento a menudo, así que el chico no estaba realmente en peligro cuando tome dos ladrillos y me acerqué a la mesa con mis brazos extendidos. Sabía que podía cortar los cordones que unían sus huevos a su cuerpo con los bordes afilados de los ladrillos a unos centímetros por encima de sus huevos, pero nunca me había sucedido antes, que le quede mirando su culito sin vello rosadito antes de ponerme a trabajar, puse sus dos huevos sobre uno de los ladrillos y le dije.

-“Estas listo para un abrazo de los ladrillos”. Dije burlonamente
-“NO, NO, POR FAVOR”. Grito con desesperación el chico.

Alce mi mano para aplastar los expuesto huevos del chico con el otro ladrillo pero no había contado con él empuje de sus caderas hacia arriba en desesperación en el último instante condenando así su virilidad, que salió de entre los ladrillos como aplastados y cortados, sus dos orbes rompieron la piel que los contenía y salieron disparados aterrizando en el suelo sucio a mis pies.

El chico se quedo ahí con los ojos en blanco, con todo su cuerpo sacudiéndose, su pene lanzo la que lo más seguro fue la última descarga de su vida viril, dos chorros de blanco semen quedaron sobre la mesa de billar, para luego su pene desinflarse poco a poco y cuando estaba colgando sin vida alguna el chico por fin se desmayo.

Hemos limpiado la mierda, la orina, la sangre y semen, para ir rápidamente a arrojar al chico cerca de un hospital y hemos reunido a algunos testigos para que juren que dejó el centro comercial antes de cerrar y en buenas condiciones de salud.

Todavía vigilamos nuestras espaldas, ya que sabemos que él tratará de obtener venganza por lo que le hicimos, y no es para menos lo privamos de placer sexual como hombre para el resto de sus días.

Aunque la tasa de hurtos en el centro comercial se ha reducido a casi cero desde que castramos a ese adolescente parece que los raterillos se lo piensan varias veces antes de tratar de robar algo sabiendo que pueden exponer más que solo tiempo en prisión.




Historia Original Aquí.




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

VESTIDO PARA LA VULVECTOMIA

Un vestido de vulvectomía, para aquellos que desconocen la costumbre, es un hermoso vestido blanco dividido en la parte delantera desde el ombligo y cortado por la mitad en la entrepierna de modo que, cuando se usa, la vulva es claramente visible. Esto está destinado a representar la pureza, la inocencia y la castidad, pero también da a los cortadores un fácil acceso a los genitales de la mujer joven después del servicio por lo que son prácticos y elegantes al mismo tiempo......


VESTIDO PARA LA VULVECTOMIA
Un vestido de vulvectomía, para aquellos que desconocen la costumbre, es un hermoso vestido blanco dividido en la parte delantera desde el ombligo y cortado por la mitad en la entrepierna de modo que, cuando se usa, la vulva es claramente visible. Esto está destinado a representar la pureza, la inocencia y la castidad, pero también da a los cortadores un fácil acceso a los genitales de la mujer joven después del servicio por lo que son prácticos y elegantes al mismo tiempo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [ABLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: LovingCut





Recuerdo que fue una brillante mañana soleada cuando mi mamá anunció que debíamos salir esa mañana para comprar mi vestido de vulvectomía pues la fecha se nos venía encima. Hasta entonces apenas había pensado en la ceremonia al final del período de verano, cuando, después de completar nuestros exámenes finales de la escuela secundaria, mis amigas y yo abandonaríamos nuestros genitales después de una ceremonia religiosa comunal tradicional.

Un vestido de vulvectomía, para aquellos que desconocen la costumbre, es un hermoso vestido blanco dividido en la parte delantera desde el ombligo y cortado por la mitad en la entrepierna de modo que, cuando se usa, la vulva es claramente visible. Esto está destinado a representar la pureza, la inocencia y la castidad, pero también da a los cortadores un fácil acceso a los genitales de la mujer joven después del servicio por lo que son prácticos y elegantes al mismo tiempo.

Elegir un vestido de vulvectomía es una gran experiencia de unión entre una madre y su hija. La gran opción es entre un vestido que revela los pechos y uno que solo revele la vulva. Por supuesto no puede conservar su pantalón aunque sea de lo más entallado al elegir el vestido dado que no se consigue el efecto completo al mirarse al espejo. En la tienda al final cuando habíamos elegido un hermoso vestido de cuello alto que mostraba mi figura y mis muslos a la perfección, mi madre me miraba tan orgullosa y me decía que era hermosa. Luego se inclinó hacia adelante y dibujó dos pequeños semi-círculos en la parte delantera de mi pantalón diciendo "chop-chop" y sonrió ampliamente. Eso fue cuando me di cuenta de lo que era realmente todo. En el camino a casa, con el vestido en la parte trasera del coche, mantuve mi mano en mi entrepierna sintiendo mi sexo debajo de mi pantalón.

Al día siguiente de que obtuve mis últimos resultados de secundaria, empezamos a prepararnos para la ceremonia. En esa época del año los peluqueros de la ciudad ponen pantallas en la parte trasera de su tienda y comienzan a ofrecer afeitado y depilación con cera de la región púbica. Tenía una cita en la mañana del evento, reservada con meses de antelación, por lo que no habría peligro de cualquier rastrojo antiestético. Después de que mis genitales fueran afeitados me deslice en un fondo de chándal suelto y tenía mi cabello peinado y maquillaje hecho en la tienda principal. Luego nos dirigimos a la ceremonia.

Había unas 30 mujeres jóvenes pasando por la ceremonia conmigo. Todos nos congregamos en el vestíbulo con nuestras madres, y nos desnudamos para colocarnos nuestros vestidos de vulvectomía. Las madres se preocupaban por conseguir que sus hijas estuvieran perfectas, arreglando cortes de cabello y haciendo a un lado a las mujeres para separar los labios exteriores de sus genitales.

Para la procesión en la ceremonia yo debía estar junto a mi amiga Susan, que tenía sus pezones cortados tan bien como sus genitales. Ella estaba en un hermoso vestido que apoyaba la parte inferior de sus pechos empujando los pezones para el cortador. Varias de nosotras se pusieron un poco llorosas después de que sus madres se dirigieron a la ceremonia, pero creo que habíamos llegado a un acuerdo con lo que iba a suceder.

Estábamos todas alineadas por varios organizadores, quienes nos entregaron pequeños postes blancos a juego con los vestidos, con una música, marchamos por pasillo. Puede parecer extraño marchar alegremente por un pasillo lleno de la mitad de la ciudad con tus genitales desnudos en exhibición pero no tenía gusto de ellos. Tal vez fue por el número de los que estábamos haciendo todo juntas, tal vez fue porque había estado en esa audiencia un par de veces antes, cuando las hijas de amigos de la familia se estaban donde ahora.

Todas las chicas que estaban ahí para la ceremonia tenían el honor se sentaron juntas en el frente. Siguió un par de canciones y lecturas, luego todos volvimos a salir. Cuando me levanté recordé las palabras de mi madre "tu vulva se cerrará cuando te sientes, cuando te levantes al final intenta abrirlos de nuevo!" Con un rápido movimiento subrepticio logré poner mis labios interiores en posición para su último deber decorativo.

Salimos del fondo del pasillo y las grandes puertas se cerraron tras nosotras. La mujer claramente a cargo de la organización nos indicó que nos sentáramos en las filas de bancos acolchados siempre. "Hay 30 de ustedes" dijo "y cinco equipos de corte, por lo que tendrán que ser un poco pacientes". Los ayudantes estaban repartiendo sobres blancos no marcados. El organizador dijo "abran su sobre, contiene un número, por favor venga cuando su número sea llamado". Abrí el mío, número 6, estaría en la segunda ronda. Susan tenía el número 8, subiríamos juntas.

Pareció como su esperara una eternidad hasta que una joven rubia apareció llamándome por mi número 6. Cuando alce mi mano y comencé a ponerme de pie, ella se apresuró a apoyarme. "Aferrándose a mi brazo" dijo tranquilizadora, todo el mundo se siente un poco débil en este momento. Me llevaron a una habitación limpia y luminosa con grandes ventanas. Había una pequeña fuente en una esquina y un suave aroma llenaba el aire. Fue señalada una silla y le pedí que me sentara. El cortador, otra joven mujer, dijo: "Abre tus piernas lo más que puedas cariño", cuando lo hice así el vestido rodó completamente por mis piernas dejando mis vagina completamente visible.

Un par de restricciones fueron colocadas en ciertos lugares para evitar que me retorciera demasiado. El cortador me sonrió, "Está casi terminado, solo voy a cortar tu clítoris, luego recortar tus labios mayores y todo estará listo". Asentí y me mordí el labio. El dolor debo decir fue increíble, aun debo confesar que la cortadora traviesamente jugó con mi clítoris un poco antes de cortarlo lo que fue increíble, luego lo corto como mis labios de manera rápida.

Después de que todo terminó me ayudaron a salir en una silla de ruedas y se llevaron a donde mis padres estaban esperando para llevarme a mi fiesta después de la vulvectomía, complemente castrada, sin clítoris y labios vaginales.




Historia Original Aquí.





Autor: LovingCut       Traductor: DarkSoul