BECKY APUESTA SU CLÍTORIS

El corazón de Becky se acelero cuando las mujeres decidieron colectivamente que era el momento de ponerse a trabajar; había conocido a Gwen y Kara en línea en la sección de comentarios por una imagen que representaba a una mujer en servidumbre vestida de cuero que tenía su clítoris extirpado. Hasta entonces, Becky no creía que hubiese otras mujeres por ahí con su fetiche tan atrevido, como la circuncisión femenina o la ablación del clítoris......


BECKY APUESTA SU CLÍTORIS
El corazón de Becky se acelero cuando las mujeres decidieron colectivamente que era el momento de ponerse a trabajar; había conocido a Gwen y Kara en línea en la sección de comentarios por una imagen que representaba a una mujer en servidumbre vestida de cuero que tenía su clítoris extirpado. Hasta entonces, Becky no creía que hubiese otras mujeres por ahí con su fetiche tan atrevido, como la circuncisión femenina o la ablación del clítoris. Aquella noche una de ellas perdería su clítoris para siempre

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASíA] [ABLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Martineasy





El corazón de Becky se acelero cuando las mujeres decidieron colectivamente que era el momento de ponerse a trabajar; había conocido a Gwen y Kara en línea en la sección de comentarios por una imagen que representaba a una mujer en servidumbre vestida de cuero que tenía su clítoris extirpado. Hasta entonces, Becky no creía que hubiese otras mujeres por ahí con su fetiche tan atrevido, como la circuncisión femenina o la ablación del clítoris; conocer con otras dos personas que compartían un tabú tan oscuro era vigorizante.

Después de cuatro meses y medio de compartir fantasías eróticas finalmente escribió sobre su fantasía personal, las tres mujeres comenzaron a explorar la posibilidad de realizar sus fantasías juntas en persona. La fantasía era una cosa, pero en realidad para Becky volverla realidad estaba un poco lejos para ella... Ella no podía comprometerse plenamente a darse a sabiendas de su amor precioso, y en verdad no podía Gwen o Kara, y por una buena causa- Las tres mujeres estaban dotadas de grandes clítoris vírgenes.

También compartían la propensión de alcanzar el orgasmo solamente a través de la estimulación del clítoris, lo que hacía que todo fuese más dulce para las mujeres, Por lo que se quedaban tarde en la noche en el chat burlándose entre sí- "Después de que me corten el clítoris voy a estar masturbándome pensando en todos los orgasmos que ya no voy a llegar a disfrutar",  o "espero que tu novia te azote con su cinturón-, después de que su clítoris se haya ido esa es la única manera de que llegues al orgasmo", y el favorito de Becky "Después de tomar su clítoris voy a hacer que acaricie el mío hasta que me venga".

En una de esas noches Gwen compartió una imagen de una abrazadera para ablación de acero inoxidable que podría ser utilizado para la ablación total, este fue el catalizador que llevó a las tres mujeres a su situación actual por lo que ahora se encontraban en la sala de Becky. Reunidas para ser cortadas con aquella herramienta en cuestión, pero Kara expuso un escenario muy atractivo que daba vueltas en la cabeza de Gwen y Becky; iban a dejarlo en manos de la suerte.

La idea de Kara era muy simple, tanto que hizo que Becky se viniese de solo pensar en arriesgar su clítoris; una noción que no parecía tan absurdo, incluso después de que ella se masturbaba pensando en el escenario. La idea de Kara era: "Cada una de ellas escribiría su primera inicial con un marcador en una pelota de ping pong, las tres bolas se colocan en una bolsa de Crown Royal Una bola se selecciona de la bolsa al azar, esta primera bola decidirá qué chica le iba a hacer el recorte a las otras dos entonces serian restringidas desnuda en sillas una frente a la otra; sus sexos ya habrán sido afeitados en preparación para jugar ese juego para este momento, Deberá inyectar lidocaína en la base del clítoris de la otra.

Luego deberá asegurarse que el clítoris de las chicas, esté bien y entumecido. Las chicas observan como mete la mano en la bolsa y al azar toma una segunda bola, seleccionando cuál de ellas tendrá la mala suerte de ser cortada con la abrazadera en una circuncisión total Gwen". Becky le gusta las probabilidades; había una posibilidad de que ella conseguiría cortar el clítoris a Gwen o Kara, una posibilidad de que iba a perder el suyo propio, como también una certeza de que había cumplir su deseo más oscuro quitando la perla de la vagina de una mujer para siempre.

El cabello de Gwen fue cortado casi rapado a los lados; pero la parte superior la tiñó de color rosa y los lados eran oscuros, el mismo color oscuro de las cejas expresivas por encima de las gruesas  gafas negras, "La letra G," dijo con una sonrisa socarrona mientras inscribe su inicial con un rotulador en una pelota de ping pong blanca "de' ir y desprender tu su clítoris.

La característica más interesante de Kara eran sus sorprendentes ojos azules, que levantó la vista por un momento por el comentario luego regreso de vuelta a su propia bola, "La letra K", para mantener mi derecho a clítoris en donde está, ella dijo con confianza mientras mostraba a las otras las dos mujeres su inicial.

Becky tomó el rotulador de Gwen y comenzó a marcar su bola, Y por último, la letra B, de 'Apostar uno orgasmo para nunca más tener". Las tres mujeres compartieron sonrisas, que evidenciaba la mezcla de nerviosismo y la emoción que todos sentían cuando Becky mostró su inicial en su bola.

Gwen abrió su bolsa de viaje que había traído con ella y mostro el interior de color púrpura de Corona Real y las tres mujeres deposita sus pelotas de ping pong en el interior. A continuación, sacó las cuerdas de tracción de sellado de la parte superior de la bolsa y las bolas suavemente cayeron en el interior cuando ella le dio una buena sacudida. Gwen mostro la abrazadera de circuncisión, un par de jeringas empaquetadas, y un frasco de lidocaína y coloco los elementos en una mesa de café desnuda. Al lado de la mesa de centro había dos sillas del comedor que estaban situadas una frente a la otra con trozos de cuerda como para bondage japonés. El escenario estaba preparado y el aire estaba eléctrico; cuando Becky miró los artículos presentados cuidadosamente antes de que ella sintiera la combinación de su corazón palpitante y un cosquilleo en su vagina cuando la humedad familiar empapó su ropa interior.

"Creo que estamos listos, señoras", dijo Gwen mientras se ajustaba las gafas, "Así que... ¡Es hora de que todas estemos desnudas!"

Eso no se le había ocurrido a Becky, pero en ese momento estaba dispuesto a todo: "Por supuesto, era, ¿verdad?"

"Me parece muy bien", Kara se encogió de hombros, "Lo que daría fácil acceso para que las ataran  y cortaran." Ella hizo un guiño a Becky sabiendo que era uno de sus fetiches que la excita.

Cuando las tres mujeres estaban desnudadas se hizo evidente muy rápidamente que todas se habían adherido al plan de juego de afeitarse las regiones del pubis completamente hasta dejarlas sin vello. Cuando Becky eliminó la última de sus prendas se encontró admirando la belleza de las otras dos mujeres; Gwen era delgada con tetas pequeñas adornadas con grandes pezones, perforados, y muchos tatuajes. La piel de Kara era impecable y lechosa blanca de la cabeza a los pies, tanto ella como Gwen tenía areolas rosadas a diferencia de los erguidos pezones marrones que estaban en pie erguido de los propios pechos de Becky. A los treinta y cuatro años de edad, Becky era la mayor de las tres, pero se enorgullecía de mantener su cuerpo en buena forma. Como Gwen y Kara ambos dieron a ella una no tan sutil mirada con sus ojos mostrando deseo, Becky sintió una gran cantidad de auto-satisfacción por los últimos cinco años por las clases de yoga y spin daban sus frutos.

Por un momento los tres se quedaron allí en silencio admirándose la una a la otra, mirando a las otras  mujeres con sus visibles clítoris erectos. "¿Realmente vamos a hacer esto no es cierto?" Becky dijo mientras se frotaba la parte posterior de su bíceps izquierdo con la mano derecha, aun con timidez sin darse cuenta de sus pechos.

"Sí", dijo Kara mientras le volvía su seductora mirada de ojos azules a Gwen y Becky, un rubor de color rojo brillante apareció en sus mejillas y la parte superior del pecho, chocando contra su piel blanca lechosa, "Creo que estamos listas... Esto realmente sucederá en este momento".

"¿Y estamos de acuerdo en ninguna fotografía?" Gwen preguntó en un tono que sugería que la declaración era una la confirmación retórica.

"De acuerdo", dijo Becky.
"Sí, de acuerdo", dijo Kara.

Gwen recuperó el pequeño saco de color púrpura de la mesa de café y le dio otra sacudida, moviendo las bolas en el interior, una vez más, "Entonces deja que comience el juego. Becky, ya que aceptaste escoger nuestra corte de clítoris aquí, en tu casa, creo que sería apropiado si tu escoges la primera bola".

Kara asintió con la cabeza en acuerdo, "Cierra los ojos, Becky, y elegir con mucho cuidado".

Becky sintió otra oleada de excitación nerviosa mientras cerraba los ojos y luego los cubrió con su mano izquierda, "Todo listo". Dijo y sostuvo su otra mano en el aire. "Es hora de averiguar quién será cortada según la suerte es: "Gwen susurró mientras abría la bolsa y tocó la mano de Becky con ella; contuvo la respiración cuando Becky llegó a ciegas a la bolsa e hizo la selección.

Las palabras "¡Por favor, por favor, por favor!", corrieron por la mente de Becky cuando ella abrió los ojos y contempló su mano cerrada. Gwen dejó la bolsa sobre la mesa a su lado de manera que la siguiente bola se pueda extraer a ciegas, así, a continuación, volvió rápidamente su atención de nuevo a la mano todavía cerrado de Becky, "Por favor..." La palabra se repitió por última vez en su mente cuando Becky finalmente abrió su mano.

La letra 'K' estaba marcada claramente para las tres mujeres, "¡Sí!" Kara sonrió victoriosamente: "¡Te dije que iba a mantener mi clítoris!" Gwen se encogió de hombros, "supongo que es entre tú y yo... Bueno, vamos a asumir la posición supongo". El hormigueo en la vagina de Becky se intensificó, "Esas son las reglas, pero si usted o yo, que va a ser, bebé", dijo con un guiño causando que Gwen se sonrojara un poco.

Gwen y Kara ataron cada una de las manos de la mujer sentada, desnuda, e increíblemente caliente detrás de la parte posterior de las sillas. Sus piernas se fijaron entonces a la parte exterior de las patas traseras de la silla para garantizar que sus rodillas quedaras separas ampliamente para facilitar el acceso a su vagina, como al clítoris reluciente de cada mujer. Kara a continuación, abrió dos jeringas y llenó cada una de ellos con la solución de lidocaína clara y una vez más comenzó con Gwen de rodillas delante de ella para inspeccionar la protuberancia rosada expuesta de carne en medio de la cálida humedad de su sexo.

"Apuesto a que te gustaría que frotara eso un momento..." Kara dijo en broma mientras momentáneamente exploró los resbaladizos pliegues de la vagina de Gwen, provocando un gemido desde lo hondo de la mujer delgada, "Sabes... Solo en caso". Ella sonrió. "Realmente estás amando esto, ¿no es así, perra", dijo Gwen con una amplia sonrisa, y luego hizo una mueca cuando Kara pinchó la jeringa en la base de su clítoris.

"Lo sabes", Kara dijo a continuación, se mordió el labio inferior, enfocándose intensamente en lo que estaba haciendo. Ella presionó el émbolo e inyecto un cuarto del contenido de la jeringa en el sexo de Gwen. Gwen no se inmutó por los próximos tres pinchazos de la aguja cuando Kara administrado hábilmente más lidocaina, prueba de que ya estaba adormecida su región más sensible.

"Mmm me estremece... Es raro no ser capaz de sentirlo..." Dijo Gwen.

"Hay que acostumbrarse a ello". Devolvió la sonrisa a Kara, estas cosas son demasiado fáciles y estarás disfrutando cada momento de ello, "porque es probable que nunca lo sientas de nuevo". Una vez satisfecho con su obra, Kara coloco la tapa sobre la aguja de la jeringa y la lanzo sobre la mesa de café antes de volver su atención a Becky.

"Yo-yo-yo", Kara ronroneó mientras inspeccionaba el clítoris de Becky, de rodillas entre su piernas y las rodillas restringidas, "Debo admitir, un poco espero que el balón diga Becky- Me encantaría cortar un gran y perfecto clítoris como ese que tienes ahí". Becky cerró los ojos y gimió, un estremecimiento de emoción recorrió todo su cuerpo cuando Kara comenzó a inyectar alrededor de la base de su clítoris. Becky nunca había estado tan excitada en toda su vida, su respiración era entre cortada y rápida como si estuviera al borde del orgasmo, "Mierda... Estas muy excitada..."

"Ya sé, ¿verdad? Mierda..." Gwen dijo para estar de acuerdo.

"Una gran parte de mí está bastante celosa en este momento..." Kara dijo mientras casualmente se dirigió de nuevo a la mesa y tomo la abrazadera de circuncisión que era similar a un alicate dándole algunos apretones de ensayo, "Pero esto es jodidamente intenso también".

Becky y Gwen estaban hechizadas, con sus miradas fijas en el pequeño objeto metálico que Kara manejaba con destreza, era erótico y aterradora a la vez. Kara deslizó lentamente su mano en el saco morado y cerró los ojos, "momento de la verdad, señoras", las yemas de sus dedos rosaron a las dos bolas huecas de plástico por un momento, "Antes de decidir a cual elegir, ¿Quién de las dos será?"

"¡No... Soy yo!" dijo Gwen.

Becky se mordió el labio por un momento, su corazón estaba acelerado- "No, me siento bien".

"Es hora de ver el dibujo de esta bola..." la voz de Kara estaba cargada de seducción, "Voy a revelar la inicial, arrodillada entre las piernas de la elegida, y cortare el clítoris justo en la base… ¿Ambas están preparadas para eso?"

Esta vez no hubo ninguna duda en ninguna de las dos restringidas, "Sí", Gwen y Becky respondió al unísono. "Maravilloso", los dedos de Kara jugaron de ida y vuelta entre las dos bolas, una vez más antes de tomar a una de ellas y la saco con su mano cerrada, "Aquí vamos".

Becky lucho instintivamente contra sus ataduras para ver si era posible cerrar las piernas cuando Kara levantó su puño pálido, delgado ocultando el balón elegido, pero era inútil, las restricciones mantenían abiertas sus piernas. El corazón de Becky comenzó a latir, '¡Oh, mierda, estoy a punto de perder mi clítoris!' pensó, sintiendo la humedad resbaladiza de su sexo corriendo hacia abajo entre la grieta de sus nalgas. Las cejas de Gwen plantearon cuando ella mostró los dientes en anticipación nerviosa.

"Y el ganador, o en este caso, el perdedora..." Kara abrió la mano y antes de la visión frenética de Becky podría tener sentido de la letra de molde capital inscrito en el balón fue Gwen dejó escapar un grito frenético, "Ahí lo tienen, "Kara declaró:" La letra G, de 'Gwen se va a casa sin un clítoris’".

"¡Oh, mierda! ¡Oh, mierda! ¡Oh, mierda!" Gwen escupió frenéticamente mientras Kara cerró la distancia entre los dos y se arrodilló entre su abiertas piernas, esforzándose con sus muslos luchando, "¡Oh no! ¡Oh no!" Observó con los ojos abiertos como delgados dedos pálidos de Kara trabajaron su hinchado clítoris rosa, pasándolo a través de la abertura en forma de corazón de la abrazadera de circuncisión. "¡Ohhhh!" Ella se quejó fuertemente cuando Kara apretó las manijas de acero inoxidable con firmeza, aplastando las mandíbulas del dispositivo en la base de su  palpitante clítoris antes de que la afilada hoja se activara y cortase a través de su piel más sensible.

Becky sintió el calor esparcirse por sus carnes y hacia debajo de todo su cuerpo, a continuación, regreso de vuelta a su cara; sus dedos se cerraron y sus puños hicieron una bola con fuerza deseando desesperadamente que en ese momento ser capaz de apenas tocar su propio sexo porque se sentía al borde de lo que prometía ser un inmenso clímax. "No fui yo... No fui yo, 'la voz en su cabeza, dijo en una mezcla de alivio y decepción.

Kara continuó manteniendo su puño cerrado firmemente por otro largo rato para asegurar el aplastamiento de los muchos nervios sensibles y los vasos sanguíneos diminutos que corría a través de la base del clítoris de Gwen- El órgano parecía estar conectado todavía, pero todas ellas estaban bastante conscientes de cómo el dispositivo funcionaba y sabían que no era el caso. "¡Oh, mierda! ¡No, no, no-nooo!" Gwen declaró cuando Kara finalmente liberado el agarre de los mangos y retiró el dispositivo metálico de entre los muslos de Gwen con el clítoris frenéticamente, delgado, de la mujer tatuada y con el capuchón del clítoris cubriéndolo.

"Shhhh", Kara le arrulló y arrancó el pedazo color rosa de carne de la abrazadera y la inspeccionó, "Shhh hemos terminado, todo ha terminado ahora, respira".

Gwen lentamente empezó a calmarse mientras la adrenalina se desvanecía, "Ohhh mierda...", murmuró, "Eso fue jodidamente intenso". Gotas de sudor brillaban por la frente cuando una sonrisa bailaba sobre, jadeantes labios. "Es hermoso", dijo Kara y lo levantó para que Gwen le pudiera dar un vistazo de cerca a una parte muy familiar que ella nunca había visto así antes.

"Gwen..." murmuró Becky como si saliera de un trance, "Lo hiciste. Maldita sea lo hiciste... increíble".

"Sí," Gwen rió e inclinó su cabeza hacia adelante y acarició su ex clítoris con la punta de la nariz antes de cerrar sus ojos para darle un suave beso, "Claro puta, lo hice", ella sonrió.

* * * * *

Cuando los analgésicos se disiparon y la sensación regreso al sexo de Becky se sintió insaciable, Gwen, por otra parte pidió otra ronda de lidocaína antes de dar servicio a las vaginas aun intactas de las otras dos mujeres. Los tres se retiraron al dormitorio principal de Becky y  desnudas se acostaron sobre la cama matrimonial. Se turnaron primero Gwen lamio y aspiro la raja de Kara.

Mientras Kara jugó con placer con el órgano cortado de la mujer, a la vez que Becky se maravillo al ver donde el clítoris de Gwen solían estar. Después Kara gritó por última vez, después de pasar su cuarto orgasmo, Becky y Kara colocaron sus vaginas en la cara con anteojos de Gwen quien los lamio con avidez entre los muslos de Becky, ella levantó a la chica delgada ahora de clítoris frío y pálido y se quedó mirándolo en sueños... "Esto podría haber sido mi clítoris... frío... sin sentimientos... Muerto, 'pensó antes de finalmente llegase a la erupción en un clímax que duro mucho tiempo, alimentado por los niveles de estrés y el placer que nunca podría haber imaginado.

Antes de que Kara y Gwen se fueran de casa de Becky, Kara entregó Gwen las pelota de ping pong entre ellas la marcada con la letra G inscrito con marcador, "Un pequeño recuerdo para que sepas que aun tengo tu clítoris". Gwen sonrió y aceptó la bola de plástico hueca, "Hija de puta", se rió y estudió el orbe por un momento, "un disparate Dicho esto es... Esto, cosa insignificante estúpida me costó mi clítoris. Probablemente nunca vaya a tener un orgasmo de nuevo, ya sabes. "Ella se rió y subió las gafas por la nariz.

"¿Qué hacemos con los nuestros?" Becky preguntó, ya que reflexiona una vez más tan pronto como sus invitados se habían ido.

Kara mostró sus seductores ojos azules, "mantenerlos en el saco. Hay otras chicas por ahí estoy segura... Creo que vamos a jugar de nuevo, estoy seguro de ello. ¡Ya sabes, si quieren!"

Becky sintió que sus mejillas de color rojo y el cosquilleo impotente que sentía en su vagina mientras, los sentimientos de certeza hacían hinchar su clítoris que tarde o temprano estaría condenado; ella sonrió. Antes de decir.

"¡Por supuesto!"




Historia Original Aquí.





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul

EL ROBO

Mi cuerpo era naturalmente lampiño, excepto por el vello de seda debajo de los brazos y en mi entrepierna, el cual tenía bien recortado. Miré a mi pene flácido de 14 cm, sin cortar que creció a una grasa dura 28 cm (que incluso llegaba a los 30 cm cuando estaba siendo penetrado). Mis huevos también eran naturalmente lampiños, pero colgaban realmente bajos, por lo menos 2.5 cm por debajo del final de mi pene flácido......


EL ROBO
Mi cuerpo era naturalmente lampiño, excepto por el vello de seda debajo de los brazos y en mi entrepierna, el cual tenía bien recortado. Miré a mi pene flácido de 14 cm, sin cortar que creció a una grasa dura 28 cm (que incluso llegaba a los 30 cm cuando estaba siendo penetrado). Mis huevos también eran naturalmente lampiños, pero colgaban realmente bajos, por lo menos 2.5 cm por debajo del final de mi pene flácido. Nunca Imagine que ir al banco me costase tanto pero aun así soy feliz.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [VIOLACIÓN] [ADVERTENCIA]



Categoria: Gay      Autor: NoDixOnMe





Hola, mi nombre es Adam Walker. Estoy aquí para decirle sobre ese día hace un año, había empezado bastante bien, pero si lo hubiera sabido cómo iba a terminar, podría haber quedado en la cama con mi compañero Brad. El día anterior fue el último día de la fase final y estábamos bastante estresados. Para aliviar la tensión, hicimos lo que habíamos hecho durante todo el año; tener relaciones sexuales. Brad y yo éramos compañeros y con el tiempo nos convertimos en compañeros sexuales. Él me enseñó a disfrutar del sexo y perder todas las inhibiciones que solía tener sobre mi cuerpo.

Verán, aunque sabía que era gay desde que tenía trece años, no afloro hasta que casi me gradué de la escuela secundaria. Yo era un gordo miserable, había usado los alimentos para ocultar mi homosexualidad. Sin embargo, debido a un conductor borracho y un grave accidente de coche que, me di cuenta que si quería cambiar, tenía que hacerlo yo mismo. Como regalo de graduación, mis padres me enviaron a un "campo para gordos" en el que aprendí a comer bien, ejercicio y ponerme en forma. Para el momento en que fui a la universidad, había perdido 15 kilos y aprendido cómo dar mamadas como una aspiradora. Me aseguré de que tuviera dos clases de educación física diferentes cada semestre; además de mi carga normal de estudio. Hacia el final de mi primer año, había eliminado el porcentaje de grasa corporal a la mitad y estaba como el de un adolescente.

Durante mi segundo año, me quedé hasta los entrenamientos y finalmente empecé a salir con otros chicos. He encontrado que un número de chicos que antes codiciaba, ahora estaban deseándome. Mi porcentaje de grasa corporal, finalmente quedo en un solo dígito. Todavía no había encontrado a alguien especial exclusivamente para salir con él, por lo que Brad y yo nos ayudábamos el uno al otro durante nuestros períodos de sequía. Brad era versátil, por lo que a él le gustaba cuando lo cogía. Pero, también me ayudó a descubrir cuanto me gustaba ser penetrado. Aunque todavía me gustaba chupar su pene, sus abdominales y entre sus nalgas, descubrimos que cuando era penetrado, mi pene se hacía más grande y más fuerte hasta dispara su carga, sin siquiera tocarlo.

Volvamos a ese día; después de una noche de sexo bastante maravillosa tuvimos que hacer las maletas con nuestras cosas y desalojar la residencia para el final de la semana. Brad tenía una pasantía de verano en la costa este y tenía el verano para hacer lo que quería. Mis padres tenían un poco de dinero, y mientras seguía con mi promedio de 4.0, me dejaron disfrutar de mi tiempo libre. Después de empacar mis cosas, y guardar algunas cosas en el almacén para el verano, me fui al gimnasio. Como no tenía más clases, ir al gimnasio terminó con una larga sesión en el sauna seguido de una ducha refrescante.

Tras el secado, me quedé frente al espejo desnudo y admiré los últimos dos años de duro trabajo y lo que había logrado. Yo era de 1.77 metros de alto. Tenía el cabello corto y rubio, ojos azules con un bonito bronceado de California. Mi cuerpo se había convertido en un cruce entre una cruza de nadador y gimnasta. Casi tenía la forma clásica V con hombros anchos y una cintura ligeramente más estrecha. Por fin había logrado un conjunto de ocho abdominales y mis pectorales estaban muy bien definidos. Me di la vuelta para que pudiera ver mi línea de bronceado justo donde comenzaban mis nalgas. Estaba en buen estado.

Mi cuerpo era naturalmente lampiño, excepto por el vello de seda debajo de los brazos y en mi entrepierna, el cual tenía bien recortado. Miré a mi pene flácido de 14 cm, sin cortar que creció a una grasa dura 28 cm (que incluso llegaba a los 30 cm cuando estaba siendo penetrado). Mis huevos también eran naturalmente lampiños, pero colgaban realmente bajos, por lo menos 2.5 cm por debajo del final de mi pene flácido.

Yo había llevado para usar calzoncillos no demasiado apretados tipo bóxer, pero por lo general optaba por suspensorios. Me gustaba ir y venir entre suspensorios de atleta tradicionales y los de estilos más contemporáneos. De vez en cuando, mientras Brad me penetraba llevaba un par tradicional. Mi pene siempre se extendía mucho más allá de la cintura, pero la bolsa mantenía mis huevos hasta cerca de mi cuerpo y no golpeaban tanto. Había renunciado a llevar pantalones cortos, ya que siempre se unirían mis huevos y por lo general quedaban por fuera, excepto en la actualidad. En mi afán de conseguir llenos, me olvidé de conseguir un suspensorio fresco para mi bolsa de deporte. Yo sólo tenía mis chanclas, una camisa floja y un pantalón corto holgado para ponerme.

Después del gimnasio, fui a conseguir un almuerzo tardío y por algunos recados. Tenía que ir al banco para pedir una nueva tarjeta para el cajero automático porque la mía ya no trabajaba muy bien. Además, quería hablar sobre el nuevo cajero que tenían allí. Su nombre era Pedro. Era de cerca de 1.80 metros de altura con ojos verdes y cabello rizado pelirrojo que encuentre en esos chicos irlandeses calientes. Uno pensaría que estaría pálido y su piel se quema en el sol, pero tenía algo de italiano en él y ligera complexión de oliva que se convertiría en un bronceado dorado.

Había estado trabajando allí durante aproximadamente un mes y cada vez que entraba, él era el cajero me atendía. Yo sabía que él trabajaba a tiempo parcial en el banco porque como yo, era un estudiante universitario. Quería ver cuáles eran sus planes para el verano porque quería invitarlo a salir. Tal vez podría hacer un viaje conmigo a Palm Springs o San Diego.

Cuando llegué al banco, entré por la puerta lateral. Solo había tres cajeros trabajando, dos mujeres jóvenes y Pedro; el gerente, un hombre de unos treinta y cinco años; un guardia de seguridad, un hombre de unos cincuenta y cinco años y otro cliente, una joven madre con un niño. La ventanilla de Pedro era la única abierta, y estaba atendiendo a otro cliente. Cuando Pedro me miró, sonrió y señaló que estaba casi terminado con él. Cuando terminaron, la joven se fue con su hijo, por la puerta delantera. Yo le dije a Pedro cómo estaba y si había terminado con sus clases. Antes de que pudiera terminar, oímos un fuerte ruido y alguien gritó "¡Todo el mundo ponga las manos en el aire, esto es un robo!"

Cuando me di la vuelta vi a tres tipos vestidos de negro, con pasamontañas y con armas automáticas. Ellos habían agarrado el guardia de seguridad y lo arrojaron hacia las ventanas del cajero. Uno de los hombres se fue detrás del mostrador para forzar al cajero en el centro del vestíbulo. Una vez que todos estaban reunidos, con nuestras manos en el aire, la mayor de las tres apunto su arma a nosotros, mientras que los otros dos se aseguraron de que todas las puertas habían sido cerradas, persianas y apagaron las cámaras. El hombre apuntando con su arma a nosotros gritó: "¡Está bien! ¡Cada quítese la ropa y quede en ropa interior! Sujetador y las bragas (calzón) las señoras, ¡ropa interior para los caballeros! "Después de una espera de 10 segundos, luego grito" ¡Ahora! O alguien recibirá un disparo! "

Poco a poco empezamos a quitarnos la ropa; las dos jóvenes estaban llorando, por la eliminación de sus vestidos y zapatos. Los otros hombres estaban retirando sus corbatas y camisas de vestir. Me pase la camiseta por encima de mi cabeza y lo arrojó a la pila de ropa en la esquina. Mi chanclas se unió a los zapatos del otro en la pila y luego el pantalón y cinturones de los hombres. Me quedé vestida sólo con mis pantalones cortos de mientras miraba a Pedro desnudó. Obviamente, él salió y cuando se quitó su camiseta pude ver sus abdominales definidos que conducían a un calzoncillo muy bien llenado tipo bóxer. Demonios lo quería ver desnudó - pero era una vista muy agradable.

Mis pensamientos fueron interrumpidos por alguien gritando "¡chico, te dije que te despojaras de tu hasta quedar en ropa interior! ¿Debes querer que te dispare?"

Me di la vuelta para hacer frente a la aparente líder y dije "pero no llevo ropa interior, estos short son todo lo que estoy usando ahora". "Maldito puto; tal vez la próxima vez vayas a pensar dos veces antes de salir sin ropa interior Quita tu short o tu novio aquí va a tener un agujero en sus ojos", dijo mientras apuntaba su arma hacia Pedro.

Lleve mi mano a mis short para deshacer el cordón y poco a poco baje la cremallera (zipper). Estaba a punto de bajarlos cuando alguien gritó "¡soltarlos!" Por lo tanto, lo deje caer a mis pies. Salí de ellos y les di una patada hacia la pila de ropa en la esquina. Estaba desnudo con el culo al aire desnudo en el vestíbulo de un banco que estaba siendo robado en el medio de la tarde. "Mierda, ¿miren! El chico está dotado y hasta mejor que usted Jefe  "uno de los otros ladrones”, dijo. Rápidamente me cubrí las joyas de la familia con las manos. Podía sentir mis mejillas arder de vergüenza.

"Cállate y átalos" fue la única respuesta. El otro tipo se colocó detrás de cada persona, agarró sus manos, se los puso a la espalda y utilizando grandes bandas de sujeción las amarro firmemente hacia arriba. Cuando llegó a mí el gran hombre dijo "¡los deje solos, voy a tener cuidado de él!" Una vez que todo el mundo estaba atado, se vimos obligados a sentarnos en el suelo, con la espalda contra la pared. Me quedé donde estaba, de pie desnudo con el gran hombre apuntando con su arma. Le gritó a sus subordinados "ustedes dos lleven todo el dinero en efectivo, ¡vamos a pasar un buen rato muchacho! ¡Levantar los brazos a la altura del hombro y lentamente da la vuelta. Déjame ver la mercancía!"

Hice lo que me dijeron. La tuve entre mis brazos a la altura del hombro, con las palmas hacia abajo. Entonces poco a poco empecé a darse la vuelta. El resto del grupo, sólo había visto a mi parte de atrás hasta el momento. Conmigo darse la vuelta, finalmente vieron todo. Me dirijo unos jadeos provenientes de las mujeres, pero mantuve mis ojos se centraron directamente en los ojos de Peter. Él tenía la cabeza inclinada, y poco a poco me miró y sus ojos se elevaron para encontrarse con la mía. Pero una vez que nuestros ojos se encontraron, no mirar hacia otro lado hasta que tuve que dar un giro completo para hacer frente a la pistola que siguen apuntando directamente hacia mí.

"Buen chico cuerpo - usted tiene que trabajar fuera mucho!"

"Trato de cuidar de mí mismo", le respondí.

"Usted ha hecho un buen trabajo. Date la vuelta, agacharte y agarrar tus tobillos. ¡Quiero ver algo!"

Sentí mis mejillas arder, pero hice lo que me dijeron. Me di la vuelta y me enfrenté al grupo de nuevo. Me incliné hacia delante en mi cintura y alcancé mis tobillos. Mis entrenamientos habían incluido una gran cantidad de estiramiento, así como yoga, por lo que podía agarrar mis tobillos, sin doblar las rodillas.

"¡Un gran culo que tienes ahí muchacho! Ahora agarra y ábrete las nalgas, ¡quiero ver tu agujero! "Me moví para que pudiera agarrar cada nalgas y las separe. Tenía la sensación de que sabía lo que estaba buscando y tenía razón cuando dijo: "¡Me lo imaginaba! Ven aquí junto a este".

No estaba segura de lo que quería mientras caminaba hacia un mostrador alto en el medio del vestíbulo. Tenía hojas de depósito y plumas en él, hasta que el tipo grande empujó todo en el suelo. Era cerca de 8 cm de ancho, 27 o 30 cm de profundidad aproximadamente llegó justo por encima de mi estómago. Tenía patas de metal y un estante de unos sesenta centímetros al suelo, al que estaba atornillado. Me coloca de modo que quede frente al mostrador y mis pies estaban en el interior de las patas, donde se encontraron con el suelo. A continuación, utilizo dos bandas de sujeción para asegurar cada una de mis piernas a las patas de metal. No me gustó todo aquello.

Luego me hizo reclinar en el mostrador y utiliza dos bandas más de sujeción para asegurarme las muñecas a las patas de metal en el otro lado. Estaba atado como un cerdo a la barra y no iba a ir a ninguna parte. Estaba de espaldas a los demás y no podía ver mucho, excepto el piso, a menos que Levantara la cabeza hacia arriba. Cuando lo hice, vi que había un espejo redondo en la pared de enfrente y pude ver a mí mismo atado a la barra. Mi pene suave colgaba frente a su bajo saco colgante. Parecía más pequeño. No hacía frío, así que debe haber sido el miedo. Con las piernas muy abiertas, nadie detrás de mí podía ver mis huevos colgando hacia abajo.

"Jefe, no tenemos tiempo para esto ahora. La última vez que hizo eso, casi fuimos atrapados".

"Cállate y déjame tener mi diversión. Los dos podemos dar un paseo. Mantengan los ojo en la audiencia, cualquiera de ellos trata de hacer cualquier cosa, disparen".

Con eso, dejó el arma y se acercó a mi lado izquierdo. Se quitó el guante y pasó la mano desnuda sobre mi espalda, hasta mis nalgas y por encima de mi culo. Dejó que sus dedos hiciera cosquillas en mi ano rosa mientras me susurraba al oído "esto se ha utilizado recientemente, que puedes decir. ¿Fue tu novio quien te montó bien y duro anoche? "

"Eso no es asunto suyo", le contesté.

Con eso, me dio una palmada en el culo muy duro y su mano me agarrar mis huevos en un férreo control y les dio un fuerte tirón. Dejé escapar un grito de dolor.

"Hijo, no estás en condiciones de ser digno. ¿El es tu novio? O, ¿simplemente debería dispararle ahora para que cooperes? Con eso empezó a torcer mi escroto.

"No, no, no. No, no es mi novio, sólo un amigo. No, por favor, no le disparare, Cooperaré".
"Puedes apostar tu culo a que cooperaras. Ahora, ¿te penetraron por la noche o no? "

"Sí", le contesté en voz baja.

"¿Qué fue eso?", Dijo en voz alta, mientras giraba mis huevos con más fuerza.

"¡SÍ, FUI PENETRADO ANOCHE!" Grité. Soltó mis huevos, para mi gran alivio. El dolor era insoportable. Había conseguido torcer un poco mis huevos cuando intenté resistirme, pero no hizo tanto daño como esa vez. Gotas de sudor se habían formado en la frente y comenzaron a bajar por mi nariz.

"Entonces, ¿quién tiene te penetra es bonito culo tuyo? ¿Un novio? ¡John! ¿Eres una zorra? "Comenzó a llegar a los huevos de nuevo.

"No, fue mi compañero de cuarto, celebramos acabar los exámenes. Jodimos entre sí para un poco el estrés".

"Bueno, chico, eso es todo lo que vas a hacer. Solo vas a bajar un poco el estrés; pero los exámenes de hoy van a ser mucho más difíciles, ¡te lo garantizo! "Él retiró la mano y tomo su arma. Se acercó a los otros rehenes y apuntó a Pedro.

"Tengo la intención de montar el culo de ese chico. No me gustaría hacerlo mal, así que será mejor que lo prepares bien para mí, si no quieres que le dispare a ninguno de los dos".

Con eso, Pedro se levantó lentamente y se acercó a donde estaba atado. Pude ver por el espejo que estaba mirando al suelo, sin querer mirarme en esa posición. El tipo grande tenía una pistola apuntando a la derecha de su cabeza. Pedro se puso de rodillas detrás de mí y dijo: "Lo siento" antes de empezar a sondear mi culo con su lengua.

No se limitó a mover su lengua sobre la superficie de mi ano rosa, atacó agresivamente. Ha tenido experiencia con eso antes, pensé. La lengua de Pedro comenzó el trabajar de la forma más perfecta que jamás había tenido en mi vida. Señalando con la lengua y la empujaba dentro, forzando su saliva en mi culo. A continuación, utiliza su lengua para aflojar mi agujero. Se mantuvo en ello durante un tiempo. Después de un rato, se me olvidó dónde estaba, porque la sensación era tan abrumadora y el placer que estaba recibiendo me hizo gemir en voz alta. Me di cuenta que mis huevos caían más allá en mi pene y mi pene estaba duro. Por el momento, me gustó mucho eso.

Mientras esto sucedía, sentí una mano sobre mi pene cada vez más grande. Abrí los ojos y me di cuenta que era el tipo grande. Él estaba aplicando algún tipo de gel o loción en mi pene. Empezó a hacer frío y comenzó un hormigueo, entumeciéndolo luego que lo puso. No podría decir si mi erección seguía creciendo o no. Sentí unos leves tirones, como si mi pene estuviera siendo envuelto por algo, entonces sentí un condón que ponía sobre mi pene. Luego apretó la base por un momento.

 "¡Solo es una pequeña sorpresa para ti más tarde, chico!"

Entonces vi a recoger otra brida de plástico que fue llevada debajo del mostrador. Oí cuando fue cerrad y luego sentí algo que se envolvió alrededor de la parte superior de mi escroto. Yo trataba de soltarme, pero sólo empuje mi culo aún más a la lengua de Pedro. Entonces sentí una punzada aguda y dolor en el estómago. Me habían atado mi escroto, apretadamente.

"Ahora ves lo que me hizo hacer este chico. Yo no iba a hacerlo que fuese demasiado apretado, pero te moviste y el seguro se fue a fondo. Yo diría que serás un eunuco en unas pocas horas si no lo cortamos. Pero eso no ocurrirá hasta que te haya montado ese bonito culo que tienes".

Entonces, Pedro se alejo de mi culo y fue enviado de nuevo al grupo. A continuación, se paró frente a mí y se bajó su pantalón como la ropa interior. Estaba con una erección, goteando. Era de 29 cm de largo, pero era casi tan ancha como la botella de una cerveza.

"Quería que vieras te va a entrar en ese bonito culo tuyo".

A continuación, dio la vuelta para colocarse detrás y sin previo aviso, empujó todo su pene en mi culo. Me habían penetrado antes, pero no por algo esta amplio y nunca de manera tan brusca. Casi me desmayo por su penetración inicial. Poco a poco se retiró hasta llegó a la pared interior de mi esfínter. Luego embistió por completo. Repitió eso en numerosas ocasiones. De vez en cuando lo retiraba toda de mi culo y luego apisonada duro de nuevo en mí. En un momento dado, me encontré siendo estimulado por la próstata con sus embestidas una y otra vez. Esto me llevó a un nuevo máximo y comencé a gemir de placer, a pesar del dolor en el culo y los huevos. No podía sentir mi pene en absoluto.

"Chico, tienes buen culo apretado. Creo que estoy a punto de llenarlo por completo de mi leche".

Y con eso, bombeo su pene dentro de mí alrededor de seis veces más antes de que explotara dentro de mí. Pude sentir su pene liberar su carga caliente profundamente en mi culo. Esto me llevó a eyacular empecé a disparar  en el condón que había puesto sobre mi pene. Mis orgasmos suelen ser más intensos cuando me penetran y me corren mucho más también. Incluso con el buen sexo que había tenido antes con Brad, me di cuenta de que era el orgasmo más grande que jamás había tenido en mi vida. Pude ver las estrellas y perdí el conocimiento durante unos minutos.

Cuando recupere el sentido, el gran hombre estaba caminando con su hinchado pene, chorreando jugos de su pene y mi culo. Yo ya había sido montado de nuevo, pero por uno de los otros chicos. No era tan grueso como su jefe, pero él era más largo. Él consiguió su ritmo luego de unos empujes, al parecer disfrutaba de las sobras. Después de unas pocas embestidas él también encontró mi próstata y empezó a golpearla. Él y yo llegó a un clímax al mismo tiempo; la mía fue todavía intensa, pero no tanto como la primera. No me desmaye esa vez.

Estaba consciente cuando el tercer ladrón me penetro. Él solo comenzó a hacerlo como una liebre. No obtuve tanto placer de esa ocasión, como el que obtuve con los dos primeros. Sentía más dolor en el estómago y recordé lo que el tipo grande había puesto en mis huevos. Y ahora estaba sintiendo dolor en el pene. ¿Qué me han hecho? Me pregunte. No podía mirar en el espejo, porque el gran hombre estaba bloqueando mi punto de vista. Él solo miraba y sonrió cuando él de vez en cuando veía bajo el mostrador donde estaba atado. Al igual el último tipo eyaculo en mi culo, oí el sonido de cristales rotos y vi lo que pensé que era humo. Tal vez eran gases lacrimógenos. Antes de que pudiera tener otro pensamiento, me desmayé.

Cuando desperté, estaba en una cama de hospital. Estaba aturdido y tarde unos minutos para que mi visión ya no fuese borrosa. He oído lo que creía que eran mis padres hablar con alguien que me resultaba familiar. Me di cuenta de que estaba en la cama, desnudo, pero apenas podía moverme. Mi entrepierna se sentía entumecida y diferente. Cuando pude enfocar, me di cuenta de que mis padres estaban hablando con Pedro, que llevaba bata. ¿Era un médico?

Me di cuenta de que mis padres no habían dormido durante días y parecía que había estado llorando todo ese tiempo también. El médico se dio cuenta de que estaba despierto y se los hizo saber, a continuación se presentó.

"Hola, soy el doctor Richard Wells; ¿debes conocer a mi hermano Pedro?".

Cuando pude enfocar mejor, me di cuenta de que no era Pedro, sino una versión más antigua de él. Pedro va a seguir siendo un verdadero agasajo cuando sea mayor, pensé.

"¿Qué pasó?" -grazné.
"¿Qué es lo último que recuerdas?", Preguntó el médico.

Me tomó unos minutos para ordenar mis pensamientos, entonces me dijo "Almorcé, fui a la oficina de correos y el banco..." Me quede en silencio por un momento. Entonces me acordé de lo que ocurrió y las lágrimas comenzaron brota en mis ojos. "¡Estaba... estaba... Fui violado en el banco!" Empecé a llorar. En realidad gritar. NUNCA ME HABÍA SENTIDO TAN IMPOTENTE EN MI VIDA. Grité "No pude detenerlos. Solo hice lo que tenía que hacer para salvar a Pedro de recibir un disparo. Es mi culpa. SI ME HUBIESE PUESTO ROPA INTERIOR, ESTO NO HABRÍA SUCEDIDO. "Estaba histérico y el médico me tuvo que dar un calmante”.

Me dormí un poco, pero sí recuerdo balbucear algo sobre Pedro. Él y los otros rehenes estaban bien. Nadie les disparo. La policía utilizó un nuevo tipo de gas que dejó fuera de combate los ladrones y todos los demás en el banco. Los ladrones están ahora en la cárcel. Asentí mientras me quedaba  dormido. He oído a alguien decir "él todavía no sabe lo que le pasó, ¿verdad?" La última palabra que recuerdo fue "No".

Me desperté a la mañana siguiente para encontrar a mis padres todavía allí. Parecía que habían conseguido dormir un poco y una ducha; pero, sus ojos parecían que tenían un secreto que deseaban que no supiera. Murmuré con voz ronca "Bueno Días" y pedí un poco de agua. Después de que mi madre me dio de comer unos trozos de hielo, el médico, el hermano de Pedro, entró y preguntó a mis padres si podían salir. Parecían aliviados de que ellos no tienen que darme las malas noticias.

"Adán, ¿recuerdas todo lo que te paso en el banco? Tengo que decir que sucedió hace más de un mes. Usted ha estado en el hospital durante 35 días".

"¿Qué? Se siente como si hubiera sido ayer. Recuerdo que tuve que desnudarse. Recuerdo estar atado. Recuerdo que lo estaba haciendo para evitar que Pedro recibiera un disparo. Recuerdo ser violado por los tres ladrones. Y recuerdo el sonido de cristales rotos. ¿Qué más debería recordar?"

"¿Recuerdas una brida de plástico que te fue atado alrededor del escroto?"
"Ahora que lo mencionas, sí, pero el tipo grande, el ladrón, me la quitó ¿verdad?"

"No, lo siento a decir verdad no lo hizo. Estaba muy apretada y durante demasiado tiempo. Tuvimos que extirparte los testículos y el escroto. Se habían vuelto negros. Tuvimos que quitar todo. Si el tejido escrotal no se hubiese dañado tanto, podríamos haber puesto testículos artificiales y parecerían normales. Vas a iniciar la TRH, que es la terapia de reemplazo hormonal, pronto".

Mi senté tuvo un deslumbramiento. Yo era un eunuco ahora. Yo estaba tan sorprendida que ni siquiera podía llorar.

"¿Recuerdas alguna otra cosa? Algo que involucró un gel y un condón? "

Dado que todavía estaba digiriendo mi castración, lo único que pude hacer fue asentir con la cabeza.

"El ladrón cubrió tu pene en un gel desensibilizante por lo que no se podías sentir nada. A continuación, envolvió tu pene firmemente con un alambre delgado que cubrió todo con un apretado preservativo, para fuerza extra tenía pegamento en la base. Cuando tu pene estaba erecto, cortaba en el tejido. Debido a que se puso mayor mientras estabas siendo penetrado analmente, corto aún más profundo. El preservativo mantenía la presión sobre tu pene y la pérdida de sangre fue mínima. Sin embargo, el daño fue demasiado extenso. Había otro compuesto en el gel que causo una infección. Hemos tenido que retirar tu pene, por completo hasta la raíz. La uretra no sufrió daños, por lo que fue trasladado a entre las piernas. Lo siento pero desde ahora tendrás que orinar sentado".

Me senté allí por un momento, entonces todo lo que podía decir fue "no, no, no", una y otra vez. Me quite la colcha para ver por mí mismo. Todavía estaba desnudo, pero mi entrepierna había sido cubierta con una venda, que estaban envuelto alrededor de mí como un calzoncillo de una momia. Empecé a eliminarlos, pero el médico me detuvo. Dijo que los quitaría por mí, pero tenía que mantener la calma. Metí mis manos debajo de mi culo y le dejé hacer su trabajo. Cortó cuidadosamente a cada lado y debajo de donde estaban mis huevos. Levantó lentamente la pieza frontal para dejar al descubierto un parche suave de piel, ligeramente roja. Nunca se sabría que había habido un pene y un par de huevos allí antes. Pude ver un tubo de plástico que salía de entre mis piernas que daba una bolsa en el lado de la cama.

"Sus padres les dieron en el mejor cirujano plástico en el país para hacer el trabajo. Sus técnicas tienen los tiempos de curación más rápido de la historia. Y puesto que usted ha estado fuera durante más de un mes, usted ha tenido tiempo para sanar ".

Yo todavía estaba en estado de shock. No sólo era un eunuco, sino que me había nulificado. Un ser no sexual. Nadie me querría. Nunca podría tener relaciones sexuales. Yo no era nada. Empecé a gritar y llorar. Mis padres vinieron corriendo y grité para que saliera. Estaba histérica. El médico inyecta rápidamente un sedante en mi IV y me calme para luego desmayarme. No sé cuánto tiempo me mantuvieron sedado. Creo que fue por una semana más o menos. Hasta que me dejaron despierto. Entonces yo recordé lo que sucedió y de nuevo me puse histérico  tuvieron que dedarme de nuevo.

Yo estaba deprimido comprensiblemente. Me quitaron el catéter y tuve que usar pañales para adultos por una semana antes de que pudiera controlar mi vejiga otra vez. Empezaron con mi terapia de reemplazo hormonal con inyecciones, ya que me mantuvieron en un IV. Mis niveles hormonales habían caído más rápido de lo que esperaban, pero que habían sido alrededor de dos meses desde que las huevos habían sido retirados. También habían utilizado electroestimulación para mantener mis músculos tonificado, una nueva técnica creada por uno de los amigos de mis padres, un médico investigador para evitar perder músculo en pacientes en coma. Así que todavía estaba bastante en forma y tonificado por lo que no había vuelto blando durante mi convalecencia.

Una vez que había calmado, me dejaron tener visitantes de nuevo. Me di cuenta de que mientras yo estaba fuera de mí, Pedro había pasado días y noches esperando saber cómo estaba. Su hermano le dejó sentarse conmigo en la noche mientras mis padres estaban cenando. Dijeron que mi ritmo cardíaco aumento un poco cuando hablo conmigo, me di cuenta de que estaba allí. Pedro se había mantenido al margen mientras yo estaba histérico. Tenía miedo de que le culpara de lo que me pasó dado que lo utilizaron como una herramienta que me dejo en condiciones para ser violado y mutilado. Cuando finalmente nos dieron la oportunidad de hablar, le dije que no lo culpaba, por lo que me pasó.

Una vez que estaba en condiciones físicas de salir del hospital, pasé algún tiempo en un centro de recuperación de violación. Tenían un pequeño centro cerca de la playa que se especializó en la violación de hombres y mutilaciones genitales. Ellos me ayudaron a aceptar mi nuevo cuerpo. Finalmente me pude mirar en un espejo y ver el muñeco Ken que era como una persona completa, no solo alguien sin genitales. Me llevaron a un terapeuta sexual que me ayudó a entender que yo no era un ser no sexual. Y sobre todo como podría estar muy satisfecho sexualmente por vía anal, con suerte, un día disfrutare de nuevo. Al principio me fue dificil. Me violaron analmente, cómo iba a disfrutar de eso de nuevo yo no lo sabía. Pero me hicieron conocer los beneficios de los juguetes sexuales vibradores, y por suerte, mi próstata no sufrió daños.

También me pusieron en un plan de terapia de reemplazo hormonal regular. Vuelvo al médico cada pocas semanas para una nueva inyección. Me gustaría que tuvieran una versión de supositorios, ya que me parece que me gusta tener cosas por el culo. Nunca tuve la oportunidad de preguntar a Pedro si quería ir a cenar porque él me lo pidió primero. Había planeado invitarme a salir el día del robo. Al final tuvimos nuestra cita y fue maravillosa. Hemos continuado saliendo por unos meses y, finalmente, tuvo que tener un poco de terapia de pareja para ayudarnos con algunos problemas debido a que tanto nuestro trauma compartido y la mía. Me di cuenta de que Pedro era un nudista, pero él no me empujo en quitarme la ropa. Tampoco estaba desnudo cuando lo tenía alrededor. Tenía miedo de que me sintiera molesto al ver que todavía estaba intacto, mientras que yo no lo estaba.

Tomamos algunas clases de masaje y varias parejas que empezaron conmigo siendo cerradas, finalmente, se abrieron, eran clases de masajes eróticos desnudos. Goteaba tanto entre las piernas que tenía que llevar una toalla extra para proteger la mesa de la abundancia. A él le gustaba hacer yoga también, y eso nos llevó a hacer las clases de yoga, desnudos. Todas estas actividades me permitieron realmente sentirme cómodo y aceptar mi nulificación.

Ya no evitó mirar a mi entrepierna vacía en el espejo. Finalmente me sentí tan cómodo con mi nuevo cuerpo que no me importa que otros lo vieran. Hice un poco de investigación y encontré que las leyes de Control de Bebidas Alcohólicas sólo se limitan a la exposición de los genitales de una persona en los bares. Y puesto que no tenía los míos más, podía caminar desnuda dentro y fuera de la casa y no ser arrestado o causar problemas para los dueños de los bares. Fui al carnaval local de Halloween como un muñeco Ken desnudo. Un par de agentes de policía trató de arrestarme, pero cuando les cité con pelos y señales los estatutos en relación con la desnudez, me dejaron. Pedro está un poco celoso de eso.

Cuando finalmente empezamos a tener relaciones sexuales, descubrí que Pedro realmente no disfrutaba de hacer mamadas. Prefiere lamer y penetrar por el culo más que cualquier otra cosa. Nosotros jugamos con una correa en y pude cogerlo a él un par de veces, pero ambos disfrutamos más cuando me penetra más que cualquier otra cosa. La posición del misionero se convirtió en nuestra favorita en su mayoría porque podíamos vernos cara y frotar nuestros abdominales juntos mientras él me penetraba; sin un conjunto de pene y testículos es más fácil. Y ahora, por lo general me vengo os veces cuando me penetra; la primera vez lo hacen los músculos de mi culo para apretar alrededor de su pene en mi culo que se aplica más lubricante. Y esto suele causar que Pedro  acelere y termine por venirse, lo cual dispara un segundo orgasmo en mí. También ha aprendido cómo venirme con solo lamerme mi entrepierna lisa lamiendo el semen sin esperma que ahora expulso.

Brad me visita de vez en cuando, pero fue transferido a una universidad en el este. Su práctica ha dado lugar a un gran trabajo y que le ayudó a pagar sus gastos para terminar su carrera. Él se sorprendió al ver lo que me pasó, pero pensó que era muy caliente verme todo musculoso sin nada entre las piernas. Él y Pedro tuvieron un tiempo estupendo y logramos incluso un trió un par de veces, conmigo siendo el centro del Gang bang. Con Pedro y yo masajeando con nuestras lenguas cada uno, mientras que él entraba en mi culo en nuestro estilo misionero preferido. Luego se unía Brad llegando desde atrás. Mi culo se rellenaba por completo y no creo que hubiera sido tan divertido si lo hubiésemos hecho antes del robo.

Puede que me hayan robado mis genitales; pero mi vida sexual no fue robada.




Historia Original Aquí.





Autor: NoDixOnMe       Traductor: DarkSoul

PASANTÍA

Debido a que siempre recibí una A en educación física. Aunque no era muy atlético, pero disfrutaba mucho esa clase. Por lo tanto, decidí que iba a obtener mi título universitario en educación física. De hecho, me hizo disfrutar de mis años en la universidad y lo hizo bastante bien. Había decidido que iba a ser un maestro de educación física cuando me graduara......


PASANTÍA
Debido a que siempre recibí una A en educación física. Aunque no era muy atlético, pero disfrutaba mucho esa clase. Por lo tanto, decidí que iba a obtener mi título universitario en educación física. De hecho, me hizo disfrutar de mis años en la universidad y lo hizo bastante bien. Había decidido que iba a ser un maestro de educación física cuando me graduara. Sin embargo nunca pensé terminar como eunuco el resto de mis días.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCOLAR] [ADVERTENCIA]



Categoria: Gay      Autor: Smoothandslimboy





Nunca me había gustado la escuela y era una constante lucha. Voy a admitir que rara vez estudiaba. Sin embargo, me las arreglé para graduarse de la escuela secundaria con un promedio de 2.2 / 4.0. Todo el mundo en mi familia había asistido a la universidad y por lo tanto se espera que obtuviera un título universitario, o arriesgarse a ser repudiado. Mis padres habían explicado que no les importaba mis calificaciones en pero que debía ir a la universidad.

Parte de la razón de mi promedio de calificaciones se debió a que siempre recibí una A en educación física. Aunque no era muy atlético, pero disfrutaba mucho esa clase. Por lo tanto, decidí que iba a obtener mi título universitario en educación física. De hecho, me hizo disfrutar de mis años en la universidad y lo hizo bastante bien. Había decidido que iba a ser un maestro de educación física cuando me graduara. Durante mi último año en la universidad, mi asesor me había dicho que debería tratar de conseguir un puesto de interno. La experiencia en prácticas sería muy útil para conseguir un trabajo a tiempo completo después de la graduación. Que sin duda tenía sentido y me empecé a buscar. En poco tiempo, había logrado obtener una pasantía en una escuela secundaria no demasiado lejos de mi ciudad natal durante la primavera.

Tenía ganas de empezar mi primer día como pasante en el departamento de educación física de la escuela secundaria. El director deportivo me informó que mi función principal sería la de manejar el equipo. Tenía que preparar el equipo y suministros para los entrenadores de educación física y una vez que la clase había terminado, devolver el equipo al almacén y asegurarme de que todo se contabilizara. Oh, sí, los materiales incluían toallas utilizadas por los estudiantes para secarse después de que sus duchas. Esa tarea era simple: ir a los vestuarios y dar a cada chico una toalla limpia y fresca al salir de la ducha y luego asegurarme de que él dejó la toalla en el barril de ropa sucia en su camino hacia la puerta del vestidor.

Cada chico que tomaba una ducha. Debía comprobar que se había duchado, he tenido que asegurarme de que dejasen la toalla en el barril antes de salir. La razón por la que tenía que pasar también las toallas era para asegurarme que nadie agarrara dos toallas para dar a otro chico que no se había duchado. También debía checar que las toallas no fueran pasadas a las duchas para asegurarme que nadie se duchara en ropa interior o short. Cuando el director deportivo me explicó este deber, me fue difícil dejar de saltar de alegría. Después de todo, me dijeron que solo debía ver desnudos a los chicos en la ducha.

Por lo tanto, cuando la  primera clase de educación física había terminado y los chicos regresaron a los vestuarios donde estaba esperando en el toallero fuera de la ducha. Ya había registrado en secreto a cada chico cuando entró y salió de la ducha. No era lo que estaba esperando. La mayoría de los chicos eran demasiado gorditos para mi gusto o tenían sus rostros cubiertos de acné o simplemente feos. Estaba extremadamente decepcionado cuando no vi ningún chico de mi agrado. Una vez que pensé que todos los chicos habían terminado de ducharse, un último rezagado entró en la ducha. Su culo lindo suave me llamó la atención. Cuando el agua se apaga, me preparé para más decepción. Sin embargo, cuando salió de la ducha, solo podía mirar a su hermoso cuerpo. Tenía los hombros anchos y músculos bien tonificados.

Mi mirada se movió por su cuerpo a su entrepierna que estaba sin vello, el tenia un pene grueso y largo con un enorme conjunto de huevos que colgaban bajos. "Toalla por favor", le dijo a llamar mi atención. Cuando miré hacia arriba, vi su rostro adorable con hermosos ojos azules. Él me lanzó una sonrisa linda y repitió, "Toalla favor". Lo eché una toalla y lo vi alejarse. Era hermoso. Tenía el cabello corto y rubio, era de alrededor de 1.67 metros y de alrededor de 55 kilos. Mis ojos estaban prácticamente pegados a sus nalgas.

Una vez que dio la vuelta a la esquina a su casillero, me había dado cuenta que mi propio pene estaba duro. Tenía que conseguir otra mirada. Tuve que esperar durante lo que pareció una eternidad, pero en realidad era sólo unos pocos minutos para el chico de mis fantasías devolviera la toalla usada  a la salida de las duchas. Casualmente pasaba, dejó caer la toalla y continuó hacia el vestidor. Sabía que de alguna manera tenía que coger con ese chico.

Había dos clases de educación física en la escuela secundaria. La segunda clase era por la tarde. Cuando termino esta segunda clase, estaba otra vez esperando ansiosamente fuera de la ducha con mi pila de toallas. Solo había un chico en esa clase que me llamó la atención. Él era un chico muy delgado, con el cabello negro largo hasta el hombro. No lo vi muy bien ya que estaba pasando las toallas a varios chicos, pero yo no pude ver vello en el cuerpo de ese chico. Mi inicial impresión fue que parecía ser un poco afeminado. Eso estaba bien conmigo como me han gustado los chicos que son afeminados. Por lo que pude ver, estaba alrededor de 1.69 metros y probablemente no pesaba mucho más de 45 kilos. Cuando regresó la toalla mojada, estaba de nuevo entre un grupo de otros muchachos y yo fui incapaz de conseguir un buen vistazo de él al irse al vestidor. Yo sabía que a partir de lo que yo vi también quería penetrar a ese chico.

Más tarde esa noche, estaba acostado en mi cama, pero no podía conciliar el sueño. Estaba pensando en el chico rubio de las duchas. Mi pene estaba duro y palpitante, así que decidió que debía masturbarme. En mi mente, estaba imaginando a ese chico en la cama, completamente desnudo y dispuesta a darme servicio. Su lengua lamiendo la cabeza de mí pene hasta que lo guió hacia abajo, para obligarlo a tragar mi pene. Me imagine que era la primera vez que daba una mamada. Me gustaría estar seguro de cada centímetro de mi pene estaba en su garganta y poco a poco comienzo a coger con él como mientras gemía de placer.

Entonces me imagine penétralo por el culo. Él era virgen y yo le iba a desflorar. Le hice acostarse sobre su espalda mientras levantaba sus piernas sobre mis hombros y puse mi glande contra su apretado agujero sin vello. Mire hacia abajo y ver su gran pene endurecido a la expectación mientras poco a poco entró en él. De repente mi pene entró en erupción con un orgasmo intenso que se extendió por mi cuerpo. Mi fantasía había terminado.

Al día siguiente era martes. Yo estaba listo de nuevo para los chicos de la primera clase de educación física para que tomaran sus duchas. Al igual que el día anterior, el rubio se presentó después de que los otros habían terminado. Estaba buscando y esperando por él. Oh sí, el era pequeño culo lindo que vi el día anterior. Cuando el agua se apago, tuve la toalla lista para él y una vez más tome una buena mirada a su entrepierna. No había ninguna duda al respecto, estaba viendo las mismas cosas que el día anterior. Ese muchacho definitivamente tenía un enorme pene y huevos de un toro. No vi un solo vello en cualquier parte de su culo o entrepierna, aunque podía ver como una pelusa comenzaba a crecer en sus piernas.

Un poco más tarde, mi rubia obsesión se cambió y se dirigió hacia la puerta. Se detuvo en el barril, dejó caer la toalla y se volvió hacia mí. Fue entonces cuando él sonrió y dijo que su nombre era Seth. Le sonreí y dije que era Marc. Y al igual se volvió y salió por la puerta. Me dije a mí mismo de lo agradable que era saber el nombre del chico que quería coger.  La clase de la tarde fue básicamente una repetición del día anterior. Estaba esperando y esperando para echar un vistazo al chico con el pelo largo negro, pero resultaba difícil cuando vino y se fue ya que era más activo.

Esa noche, ni siquiera trate de dormir antes de masturbarme pensando en Seth. Mi fantasía era la misma que la noche anterior. En primer lugar me gustaría dejarlo hacerme una mamada. Entonces le gustaría tenerlo sobre su espalda con las piernas sobre los hombros. Mientras me preparo para penetrarlo, miro hacia abajo a su dura erección mientras me mira a punto de ser penetrado. Visualizo su enorme pene del chico que había visto antes ese día. Luego me fijado en el enorme conjunto de huevos que también había visto.

Sus huevos eran muy desproporcionados en relación con el resto de su cuerpo y se abrieran ligeramente. Ellos realmente eran preciosos me dije a mí mismo. ¿Cómo es posible que un chico tan joven tuviese grandes huevos? No había manera de que volvería a crecer en ellos. La idea de esos dos grandes huevos en el interior de su suave escroto me llevo en mi clímax. Mi propio pene comenzó con espasmos hasta arrojar varias descargas de semen.

Al día siguiente, Seth volvió a ser el último en la ducha y otra vez lo mire muy de cerca. He hecho mi mirada más a propósito atraída hacia sus grandes huevos. Se vistió y dijo "Adiós Marc", al salir. El chico de cabello negro mirando afeminado seguía siendo difícil de alcanzar. Fui a la cama esa noche con la intención de masturbarme. Pensé en Seth. Solo que esta vez no pensaba en él le diera una mamada mi pene o penetrando su culo. Estaba pensando en sus grandes huevos. Deseaba tener un conjunto de huevos como los de ese chico. De hecho me gustaría tener sus huevos. Eso sería un bonito trofeo pensé. Demonios tener los huevos de Seth como trofeo. Y entonces no pude contener que mis propios huevos producieran un torrente de semen.

El jueves fue una repetición del miércoles. Tomé una buena mirada a Seth, para solo vislumbrar al otro chico. Me fui a dormir esa noche pensando otra vez en Seth. Mis pensamientos eran más oscuros cuando empecé a acariciar mi pene. Sus grandes huevos serían un bonito trofeo. Que sabía de la castración. Así es como me gustaría conseguir sus huevos. Yo lo cogería. Yo lo castraría. Me gustaría mantener sus huevos como trofeo. Pensaba más en la castración. No era un médico. La única manera de que pudiera hacer eso era como se lo hacen con animales de granja.

Tendría que usar una liga. Me imagine sus grandes huevos con una liga verde en ellos. La Liga  cortaría el suministro de sangre. Sus huevos morirían y su saco se caerían conservarlo. En mi mente, todo eso ocurrió casi instantáneamente. Puso la liga, para ver sus huevos caen, los recogí y admiré el punto suave por debajo de su pene en donde sus huevos estuvieron antes. Al pensar en sus huevos separados de su cuerpo, empecé a correrme. Por lo general, cuando me corro así, yo soy capaz de conciliar el sueño poco después. Durante esa noche. Seguí a pensando en castrar a Seth, manteniendo sus huevos como un trofeo, y admirando su entrepierna vacía.

Llegó el viernes y no estaba seguro de si los dioses me sonrieron o me estaban jugando una broma cruel. Al igual que los cuatro días anteriores, Seth fue el último en la ducha. Por supuesto que estaba esperando para echar un vistazo a él cuando salió por una toalla. Cuando lo hizo, yo no esperaba que fuera acariciando su pene. Se puso de pie frente a mí con una erección. De al menos 27 cm "el pene del chico señalaba con orgullo el techo. Su pene era al menos 6 cm de diámetro. Esperó una toalla como si nada fuera inusual. Traté de fingir que no me di cuenta, pero yo estaba mirando cuando le arroje la toalla. Cuando regresó su toalla mojada, primero me sonrió y luego me dio un guiño para decir, "espero te haya gustado lo que has visto". Se dirigió al vestidor antes de poder pensar en una respuesta.

Esa misma tarde, me prepare para repartir toallas a la siguiente clase. No vi el chico con el cabello largo y negro. Me imaginé que tal vez él no estaba en la escuela. Cuando el último chico salió de la ducha, el chico de cabello negro apareció. Por último, pude conseguir una buena mirada en él sin ningún tipo de distracciones. ¿Alguna vez lo pude ver bien? Se detuvo en la entrada de la ducha y se quedó allí, de espaldas a mí. Tomé la oportunidad de admirar su pequeño culo. Por extraño que parezca, lo que vi definitivamente valió la pena la espera.

Su culo lampiño de ese muchacho era perfecto. El tamaño y la forma era exactamente lo que me gustaba. Cada mejilla podría encajar perfectamente en la palma de mi mano. En lo que a mí respecta, su culo fue diseñado para ser penetrado. Mi pene se puso rígido cuando procedió a la ducha. No tuvo mucho tiempo para mojarse antes de que él saliera de la ducha. Una vez más, él simplemente se detuvo y se quedó en la puerta. Esta vez con su lado frontal expuesto a mi mirada. Tenía una cara bonita. Largas pestañas oscuras situadas por encima de sus brillantes ojos azules.

Tenía una nariz pequeña y labios delgados. No había ni una sola mancha en su rostro. Su pecho era plano con dos pezones erectos. Su estómago era plano y delgado, que se mezclaba con sus caderas estrechas. Concentré mi atención en su ingle. Su pene suave colgaba a la izquierda y sus huevos estaban completamente sin vello. Su dotación era probablemente media en el mejor de los casos pero parecía increíble con su físico afeminado. Una vez que finalmente le di un buen vistazo, dio un paso hacia delante y me acercó a él para darle una toalla. Quería darle las gracias por la vista, pero lo pensé mejor.

Unos minutos más tarde, dejo caer su toalla y se fue. Qué manera de terminar la semana pensé. Seth mostró su pene erecto y este niño bonito me mostró lo que había estado tratando de vislumbrar durante los últimos cuatro días. Me gustaría poder haberlo penetrado en ese mismo momento. No había manera de que pudiera a esperar hasta la hora de acostarse para masturbarme. No, yo estaba seguro que lo iba a hacer tan pronto como llegara a casa.

Tuve que correr por uno recados después del trabajo y no llegue a casa tan pronto como esperaba, pero aún planificaba masturbarme en el corto plazo, cuando sonó mi teléfono. No reconocí la voz en el otro extremo al decir "hola", así que preguntó ¿quién habla? "Seth", declaró la voz. "¿Quién?" Preguntó de nuevo. "Usted sabe, Seth de la clase de educación física por la mañana", dijo. "Oh, sí, Seth. Hola, ¿cómo obtuvieron mi número...? "Empecé a preguntas, seguro de que no se lo había dado a nadie. Pero antes de que pudiera terminar, Seth me había cortado. "Mira, es viernes por la noche y necesito un lugar para estar solo y coger con mi novia", dijo. "Necesito que nos pases a buscar y llevarnos a ese lugar", continuó. "De lo contrario, voy a tener que decirle a mi padre, el director deportivo, que eres un marica desagradable que has estado comiendo con los ojos", continuó, antes de añadir "y dudo que jamás encontrar otro trabajo en educación física con eso en tu registro".

Me quedé sin habla. Este pequeño puberto que apenas conocía tenía los huevos (juego de palabras) para llamar y chantajearme. Sin embargo, él tenía razón, lo hice por encima de él estaba mi trabajo. Entonces me di cuenta que acababa de destruir cualquier fantasía mía de penetrarlo. Tenía una novia y la intención de enterrar su dura erección en su vagina. Realmente no tenía más remedio que estar de acuerdo con sus términos y tal vez era mejor que fuese en mi apartamento, aunque con su novia. "Está bien, dame tu dirección y voy a buscarte".  Le dije..

Cuando llegué a la dirección que Seth me había dado, lo he visto esperando con su novia mientras me estacionaba en la acera de la calle. Reconocí de inmediato a Seth al ver su cabeza rubia. No le di una buena mirada a su novia hasta que abrió la puerta del pasajero trasero para ella. Yo estaba en shock era nada menos que el chico con el cabello largo y negro de la tarde de clase de educación física se metió en mi coche. Seth entró y cerró la puerta del coche. "Gracias por tu ayuda Marc", dijo. "Este es Matt, mi novia", agregó.

Yo no entendía, pero había notado como Matt llevaba una bolsa de lona. Cundo procedí a llevar a los dos a mi departamento, Seth explicó todo para mí. El sabía con certeza que había estado excesivamente mirándolo lo que significaba que podía confiar en mí para mantener el secreto de Matt. Su padre era un homofobico extremo y nunca lo entendería ni permitiría que Seth fuese gay. Seth, por el contrario, sabía que parecía ser atraído a otros chicos. Por lo menos los chicos guapos que iba a ver en la televisión o en Internet. Fue sobre todo atraído por chicos afeminado que lucían como chicas.

No había chicos así en la escuela por lo que se sintió atraído por Matt cuando transferido cerca del final del último año escolar. Ellos se cayeron bien y de inmediato comenzaron a escondidas a verse. Hasta ese momento, nunca habían tenido relaciones sexuales. Seth admitió que Matt se la había chupado y se habían masturbado juntos en numerosas ocasiones, pero se abstuvieron de tener relaciones sexuales por temor a ser capturados. Esa noche iba a ser su noche especial, la primera vez que tuviera relaciones sexuales. Procedentes de la misma ciudad pequeña, ciertamente entendía la necesidad de ser discreto, pero todavía estaba perplejo de que Seth llamara a Matt su novia. Él se limitó a señalar la bolsa de lona y dijo, "Ya los verás al llegar a tu lugar".

Tan pronto como entramos en mi departamento, Matt en silencio se desnudó allí mismo, en medio de mi sala de estar. Por debajo de su ropa estaba vestido como una chica, el usaba medias de nylon negro a juego con su ropa interior de encaje. Seth hurgó en la bolsa de lona, ​​sacando un par de zapatos de tacón alto y estuche de maquillaje. Los dos estaban allí en su propio mundo mientras las veía trabajar juntos para transformar a Matt en Mattie. No pude dejar de notar la gran carpa formándose en el pantalón de Seth mientras ayudaba a Mattie con los toques finales.

Obviamente Mattie se dio cuenta de la dura erección de Seth, así que él se puso de rodillas y comenzó a deslizar el pantalón de Seth hasta el suelo, su gran pene adolescente salió hacia fuera y apuntando hacia el techo. Tenía un asiento de primera fila a la acción frente a mí y los dos chicos parecían ajenos a mí mientras continuaban. Mi propio pene estaba muy duro, mientras veía a Mattie acariciar y lamer los enormes huevos de Seth.

No pasó mucho tiempo antes de que Seth colocara su pene entre los labios de Mattie y comenzara a deslizarlo por su garganta. Seth estaba gimiendo de placer, pero de repente empezó a gruñir. Yo sabía que se estaba corriendo, disparando su semen en el fondo de la garganta de Mattie. El pene de Seth estaba todavía más duro cuando lo retiró de la boca de Mattie. Los dos comenzaron a besarse y pasar sus manos sobre el cuerpo del otro. Me maravillé de lo mucho que Mattie parecía una chica real y entendí porqué Seth se refería a él como su novia.

Después de un corto período en que se extendió con pasión, Vi como Seth alivió Mattie al suelo y deslice hacia abajo su braga (calzón). El pene de Mattie estaba duro cuando Seth levantó sus piernas sobre los hombros y guió su enorme pene hacia su culo. El pene de Seth realmente se veía diminuto contra el culo de Mattie. Me encontré envidiando a Seth mientras se inclinaba para besar a Mattie mientras que su pene entró lentamente en su culo. Ambos suspiraron de placer mientras veía la cabeza del pene de Seth desaparecen dentro de Mattie.

Él la besó una vez más antes de empujar el resto de su pene dentro de ella. Quien dejó escapar un gemido estridente de dolor placentero cuando los enormes huevos de Seth se presionaron firmemente contra sus nalgas. Sin ningún tipo de lubricación, Seth había logrado enterrar todo su pene dentro de Mattie de un solo golpe, finalmente tomando su virginidad mutuamente. Comenzaron a besarse apasionadamente de nuevo para darle a Mattie la oportunidad de adaptarse al gran pene dentro de ella. Pronto, Seth penetraba a Mattie con la energía juvenil de un adolescente que es lo que era. Su gran pene apisonando su interior una y otra vez mientras sus grandes huevos sin vello oscilaban en el aire, golpeando contra su culo con cada embestida. No pasó mucho tiempo antes de que Seth anunciara a Mattie que se estaba corriendo cuando hizo un último empuje y empezó a gruñir en voz alta.

Apenas podía creer lo que sucedió después. Seth se levantó y se volvió hacia mí. "Tu turno", dijo. Me desnudaron en solo un momento y me coloqué sobre Mattie de la misma manera que Seth acababa de hacer. Sus piernas estaban por encima de mi hombro con la cabeza de mi pene señalando su ano. Después de ser penetrada por el gran pene de Seth, sabía que fácilmente podría manejar mi "herramienta de 22cm así que se la clave de una sola vez. Pude sentir el calor del semen de Seth rodear mi pene cuando metódicamente tomé mi turno para penetrar a Mattie.

Fue como un sueño hecho realidad. Me metí tanto en mi propio placer que casi no me di cuenta de que Seth se coloco detrás de mí hasta que me agarró de la cintura y puso su pene contra mi culo. Yo era un principiante. Nunca me habían penetrado ni quería ser penetrado, pero era demasiado tarde. Seth me agarró con fuerza por sólo ese momento y empujó sus caderas hacia delante, metiendo la cabeza de su pene dentro de mi culo virgen. Fue doloroso y quede aturdido momentáneamente mientras Seth continuó introduciendo su pene dentro de mí. Mi propio pene estaba profundamente en el culo de Mattie.

De pronto, Seth comenzó a cogerme, lo que desencadenó mi propio orgasmo. Mi pene se movió y comenzó a descargar dentro de Mattie. Gruñí al igual que Seth había hecho previamente cuando descargo llene de mi propio semen el interior de Mattie. El dolor se volvió hacia el placer pero cuando la sorpresa inicial se calmó y mi culo empezó a dar cabida al gran invasor. En vez de resistirme, decidí dejar que Seth me cogiera. Y me lo hizo. Pronto, estaba arando mi culo duro y profundo.

Durante la última semana, fantaseaba con el puto Seth y ahora estaba en mi departamento conmigo en su lugar. Podía sentir y escuchar sus grandes huevos golpear mi culo con cada empuje poderoso mientras él continuó impulsando su pene dentro de mí. Una y otra vez, condujo su pene a profundidad. Durante casi 30 minutos, sin descanso Seth me cogió antes de que finalmente se viniera. Me tomó de la cintura firmemente mientras presionaba su pene lo más profundo posible dentro de mí y empezó a gruñir. Pude sentir las pulsaciones de su pene mientras disparaba descarga tras descarga de semen adolescente dentro de mí.

Me derrumbé por el cansancio mientras sacaba su enorme pene de mi culo, su semen corrió por mis piernas. Desesperadamente quería devolver el favor y penetrarlo, pero mis rodillas estaban demasiado débiles para permitir que me levantara después de la larga y duro cogida que acababa de soportar del gran pene de Seth. Todo lo que podía hacer fue quitarme de encima de Mattie y cerrar los ojos mientras intentaba recuperarme. “Tal vez en el fondo a veces no es una mala cosa” me dije a mí mismo.

No estoy seguro de cuánto tiempo descansé. Parecía que sólo cerré los ojos un momento. Un dolor agudo en mis huevos me alertó para de nuevo despertar. Instintivamente traté de alcanzarlo, pero no pude. Estaba restringido. Mis manos y pies estaban atados a la espalda. Seth y Mattie sentados en el sofá viendo mi lucha para moverme. Era inútil, estaba atado como un cerdo. Empecé a entrar en pánico al mirar hacia abajo a mis bolas. Ellos estaban de un color morado oscuro. Me di cuenta de una liga de color verde colocada en mis huevos. No, en realidad, había dos ligas. Al instante supe lo que estaba ocurriendo. Fantaseaba con hacer lo mismo con Seth hacía tan solo unos días.

Esos dos adolescentes me estaban castrando. Yo sabía que si quería salvar mis huevos, necesitaba  escapar de mis retenciones y cortar las ligas. Con toda mi fuerza y ​​energía, luché para liberarme pero todo fue en vano ya que las cuerdas están muy apretadas. Al poco tiempo, me encontré demasiado agotado para moverme. Apoyé la cabeza en el suelo y hacia arriba a Seth. Me sonrió mientras sostenía la elastrador con la que coloco las ligas en mis huevos. Apenas tuve la fuerza para pronunciar "¿por qué?"

"No lo tomes personal", dijo, "pero tengo que mostrar a Mattie que castrar a un ser humano es rápido y fácil, así como seguro". No podía creer lo que oía. Seth realmente tenía la intención de castrarme ¿pero que no lo tomara como algo personal? Mi mente daba vueltas. ¿Cómo pudo esa tarde dar un girar tan malo tan rápidamente? Estaba teniendo el momento de mi vida con dos hermosas adolescentes y ahora a punto de ser castrado. Antes de que incluso tuviera una oportunidad de comprender mi situación y responder a los comentarios de Seth, me rellena la boca con las bragas de Mattie y coloco una tira de cinta adhesiva sobre mi boca, me silenciaron. Miré a Mattie para pedirle ayuda cuando me di cuenta de que estaba completamente desnudo. Sus pequeños huevos de niño me llamaron la atención, ya que eran tan oscuras como la mía. De hecho, Seth le había ligado también.

"Me gustas Marc, de verdad y sé que también te gusto", dijo Seth. "Mattie me gusta demasiado", agregó. Seth continuó su razón de ser, "me gusta mucho Mattie y ahora que le he cogido, quiero que estemos siempre juntos. Ella me gusta tal y como ella es, suave y lampiña. Pero sé que pronto iniciará la pubertad y su cuerpo va a cambiar. Hice algunas investigaciones en línea y encontre que la castración podría prevenir la pubertad. Realmente no sabía cómo decirle a Mattie, pero cuando lo hice, ella accedió.

Estuvimos de acuerdo en que no necesitaba sus huevos si iba a penetrarla. Y como un beneficio, su pene nunca podrá endurecerse de nuevo e incluso se hará más pequeño. La única cosa es que quería ver a otra persona castrada primero para asegurarse de que era seguro hacerlo nosotros mismos. Marc, me gustaría todavía penetrarte también y los dos sabemos que no tendrás un pene duro de nuevo". "Además", añadió, "que acabas de tener relaciones sexuales con dos menores de edad. Por lo puedes pasar el resto de tu vida en prisión como perra de otra persona".

Aunque el argumento de Seth para castrar a Mattie tenía sentido, no hizo nada para convencerme de que yo debería ser castrado. Estaba bien el no había entrado a la pubertad hasta esa noche, Sin Embargo había sido estrictamente dependiente de un pene duro entre mis piernas para penetrar a otros. Pero sabía que tenía razón sobre el encarcelamiento de por vida por tener relaciones sexuales con ellos esa noche. ¿Era la pérdida de mis huevos la pena por mi libertad? ¿El suave culo joven de Mattie era una pena de prisión? Tenía la promesa de que Seth todavía me cogería con su gran pene sea una mala cosa después de el placer que acabamos de vivir.

Realmente no sabía qué pensar en ese momento pero no importaba. Estaba atado y anillado como un cerdo Seth estaba serio acerca de castrarme. Observé impotente cómo utilizo una gasa para limpiar con lo que parecía ser yodo por encima de mi escroto estrangulado y una hoja de afeitar. Sin decir una palabra o ninguna vacilación, colocó la hoja de afeitar contra la base de mis huevos y cortó hacia abajo. Mientras sentía la hoja, me preparé para el dolor que estaba seguro de que yo estaba a punto de sentir, pero no había ninguno. Sólo una repentina como aguda punzada que iba y venía.

Sin embargo, sabía que Seth me cortó porque tenía uno de mis testículos en la palma de su mano. Al igual que un cirujano experto, lo cortó sin ningún cable y lo colocó en una bolsa con cierre hermético. Casi no sentía nada cuando él procedió a cortar mi otro testículo y colocarlo en la bolsa. Al igual que el otro, dentro de 30 segundos pase de un hombre a un eunuco castrado a manos de un chico adolescente que simplemente me cogió por primera vez. No había vuelta atrás, los huevos no se podían poner de nuevo y no vuelven a crecer. Que nunca sería capaz de correrse de nuevo, no habría posibilidad de engendrar hijos o incluso solo penetrar a alguien. Solo puse la cabeza hacia abajo y acepté mi destino, dejando que Seth cortara el escroto vacío y lo arrojó en su bolsa con cierre hermético que puso en la bolsa de lona, ​​para no verlos de nuevo.

Mattie observó a Seth castrarme, sabiendo que era la siguiente. Satisfecho de que yo no estaba gritando en agonía y tendido en el suelo no muerto, relajada esperó a que Seth la castrara ella. Vi como Seth se levantó del suelo y se dirigió hacia Mattie. Sin lugar a dudas, Seth tenía una erección. Podía ver su enorme pene marcándose muy bien de su pantalón. No solo me castro sino que lo disfruto lo suficiente como para hacer que su pene se pusiera duro. Seth preguntó a Mattie si estaba lista. Mattie se limitó a asentir. Del mismo modo que lo había hecho conmigo, Seth cortar los huevos de Mattie y las selló en una bolsa con cierre hermético, tardo apenas 30 segundos. Vi como Seth besó con ternura Mattie y le dijo que la amaba.

No pasó mucho tiempo después de esa noche en que el padre de Seth encontró un sobre en su puerta que contenía una imagen que mostraba a su hijo penetrando a un muchacho en ropa interior negra. Sin duda era un muchacho pues la foto mostraba claramente un pene y huevos. Su padre nunca le pidió una explicación antes de dejar a Seth casi inconsciente y arrojándolo fuera de su casa. A donde volver, Seth vino a vivir conmigo. Unas pocas semanas después de eso, Mattie escapó de su casa y se mudo también. Voy a admitir que echo mucho de menos mis huevos pero he aprendido a disfrutar del gran pene joven y duro de Seth con el que me penetra cada noche.

El padre de Seth fue detenido por los golpes y perdió su trabajo como director de deportes antes de ser condenado a dos años de prisión. He aplicado para el puesto de director deportivo y me dieron el trabajo. A pesar de mis responsabilidades adicionales, todavía reparto las toallas después de cada clase.




Historia Original Aquí.





Autor: Smoothandslimboy       Traductor: DarkSoul

EN CASA DE MIS TÍOS

Fue ella misma quien abrió mi bragueta (zipper) para sacar mi endurecido pene para inclinarse y comenzar a darme una riquísima mamada mientras continuaba conduciendo. Unos minutos después mi tía Liz se reincorporó y volvió a sentarse en el asiento del copiloto después de una buena mamada aún tenía unas gotas de mi semen en la comisura de los labios......


EN CASA DE MIS TÍOS
Fue ella misma quien abrió mi bragueta (zipper) para sacar mi endurecido pene para inclinarse y comenzar a darme una riquísima mamada mientras continuaba conduciendo. Unos minutos después mi tía Liz se reincorporó y volvió a sentarse en el asiento del copiloto después de una buena mamada aún tenía unas gotas de mi semen en la comisura de los labios. Aquella noche daríamos rienda suelta a nuestra pasión que me llevaría a la ruina por el resto de mi vida.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Aquella noche con 17 años fue especial lleve a mi tía Liz al teatro pues su esposo mi tío no pudo llevarla me estaba quedando en casa de mi tíos por las vacaciones de verano a petición de mi tía, desde que llegue mi tía no había dejado de acosarme hasta tener sexo con ella durante la función con las luces apagadas del teatro, se la paso acariciando mi entrepierna, sintiendo mi pene endurecerse debajo de mi pantalón

A medio camino de regreso a la casa de mis tíos, fue ella misma quien abrió mi bragueta (zipper) para sacar mi endurecido pene para inclinarse y comenzar a darme una riquísima mamada mientras continuaba conduciendo. Unos minutos después mi tía Liz se reincorporó y volvió a sentarse en el asiento del copiloto después de una buena mamada aún tenía unas gotas de mi semen en la comisura de los labios, en esa noche lluviosa vi que venía en nuestra dirección un patrullero con su unidad haciendo juego de luces traté de ponerme sereno el auto pasando a su lado sin despertar sospechas.   
     
- Por poco nos sorprenden haciendo travesuras en el auto de tío Luis, dije con una sonrisa picara.

Mire por el espejo retrovisor y la patrulla seguía su rumbo mi tía se recostó en mi hombro con algo de sueño, al llegar a su casa bajé y con algo de dificultad logré llevarla a la casa pues estaba semi dormida.

Deje a mi tía en el sofá de la sala subí a su dormitorio con ella a mi lado ambos vimos a mi tío aun en su cama y ahí mismo se acercó hacia a mí y mi tía me besó y le correspondí nuestras lenguas se unieron en un beso apasionado, al mismo tiempo mis manos acariciaban sus anchas caderas para luego ir bajando a sus grandes nalgas. Ella bajó su mano derecha en busco de mi bulto que tenia entre las piernas acariciándolo sobre la tela del pantalón logrando que recuperé la erección fueron minutos donde los dos nos acariciamos con lujuria pero con algo de nerviosismo por estar frente a mi tío en la misma habitación.           

- No te preocupes tu tío no se va a despertar así haya un temblor.  

Dijo mi día al ver mi nerviosismo. Le subí el vestido hasta la cintura para sentir sus enormes nalgas en mis manos tenía un calzón tipo tanga que hice a un lado para llegar a sus labios vaginales que ya estaban bien húmedos mis dedos jugaban con su sexo hasta que se estremeció y soltó un erótico gemido.

-Ahhhh. Aaaahhh. Aaaahhh.        

Muy despacio le quite el vestido y la eché al extremo de la cama y mi boca como lengua empezó a lamer sus tetas dándole lenguazos a sus pezones que ya estaban las puntas duras con sus aureolas marrones parecía un bebe gozando con esas ricas tetas.
- Uhhh. Uhhhhh. Uhhhhh. Papitooo. Uhhhhh.  

La punta de mi lengua parecía un puñal que bajaba por su abdomen jugando con su ombligo como si fuera su ano mientras mis dedos abrían sus labios vaginales que lo acariciaban de arriba a abajo le di una mirada a mi tío y dormía plácidamente aun. Abro ligeramente sus piernas buscando su monte de Venus estaba totalmente depilada, le di besitos a esos labios vaginales marrones muy despacio la lengua iba pasando por todo su sexo, buscando su clítoris que era un botón rojo hinchado que inmediatamente fue absorbido por mi boca y lengua haciendo que tía Liz se estremeciera por completo.

- Ahhhh. Ohhhh. Queeee ricooo. Oooohhh.      

Sus manos jugaban con mis cabellos mientras yo como un perro le daba masajes y lenguazos a su clítoris, le masajeaba con dos dedos su ano fueron unos minutos hasta que arqueo la espalda para poner sus piernas rígidas al poco empezó a temblar y gritar justo cuando llegó a un fuerte orgasmo que mojo todo mi rostro con sus jugos vaginales mientras seguía chupando y chupando su rica raja de hembra hambrienta.  

- Ahhh. Ahhh. Ayyyyy. Aaaahhh ricooo. Ohhhh.        

No le di tiempo a que se recupere le jale de las piernas hacia a mí y de una vez le metí mi dura erección que ya reclamaba entrar en acción en su vagina que lo recibió caliente y mojada, puse sus piernas sobre mis hombros y bombee rápido hasta tenerlo todo dentro de ella.

- Chop. Chop. Chop. Chop.          

Era el sonido que salía al contacto del nuestros sexos bien lubricados sus tetas se movían al ritmo de la penetración sus ojos buscaron los míos en ese momento de sexo y pasión solo éramos una mujer y un hombre gozando al máximo y nos besamos salvajemente ya nos interesaba ni nos asustaba que estaba a un lado su marido.  

- Ahhhh siiiiiii. que ricooo metemeló todoooo papitooo.      
- Siiiiiii que rica y caliente esta tu raja tía Liz. 

Bajé sus piernas a su pedido y ella sólita se puso en cuatro patas entregándome sus nalgas que besé y mordí para luego abrirlas y meter en medio mi pene y cabalgar sobre ella.           

- Ahhhh. Ahhh. Así así soy tu perrita metémelo todoooo.     

Al mismo tiempo metía dos dedos y luego tres a su culo que también sería mío y despacio metí la punta de mi pene por ese conducto anal que ya estaba preparado para la penetración y fue entrando de a pocos hasta tenerlo todo dentro y chocar mis huevos con sus nalgas.        

- Ufff. Ufff. Despacito despacito. Papitooo.     

Metió la cabeza entre las almohadas para mitigar en algo sus lamentos de dolor y su esfínter se iba adaptando al diámetro de mi pene y comienzo a darle suaves empujadas hasta que tía Liz iba calmando sus gemidos de dolor y se mordía los labios ya disfrutando algo mientras la penetraba por su apretado culo.  

- ¿Te gusta así que tu sobrino te culee rico?     
- Siiiiiii me gusta mucho sentir tu dureza dentro de mi culo.

Ella empezó ahora a mover las caderas a un ritmo desenfrenado ya no era necesario que yo empujara sólita disfrutaba tener mi pene en su culo la tenia bien sujeta de la cintura era una perra a la hora del sexo. Sus movimientos cada v eran más rápidos hasta que llegó nuevamente a tener un orgasmo,  cerró los ojos y abrió la boca como si le faltará el aire al tiempo que soltó un gritito.         

-Agggg. Agggg. Ayyy.        

Y se desplomó sobre la cama con su cuerpo caliente y sudado, le besé su cuello como espalda sus respiración era agitada así que la cargue ella rodeó con sus brazos mi cuello, la saqué del dormitorio donde aún dormía mi tío pero no quería abusar de mi suerte y bajé las escaleras hasta la sala y fuimos al sofá. La besé en la boca y me siento en el sofá le hago que se siente sobre mi aun dura erección que entró sin problemas a su conducto anal para luego empezar a saltar y moverse como una licuadora humana que rico apretaba ese hueco caliente mi pene sus nalgas grandes subían y bajaban al igual que su tetas al ritmo de su cuerpo.           

- Ahhhh. Aaaahhh. Queeee ricooo papitooo. Tenerlo todo dentro.  

Mordía su cuello y orejas cuando ya sentía que estaba próximo a llegar al clímax la colocó de nuevo en el sofá apoyada y abro sus nalgotas, la penetre por su raja y luego por su culo simultáneamente dos huecos bien abiertos calientes y ricos hasta que al fin llegó a tener un orgasmo maravilloso y eyacule lanzando semen a los dos lados.       

- Ahhhh. Agggg.      

Ella me abrazo muy fuerte y nos besamos un buen rato hasta recuperar el aliento, ella fue a ver como estaba su esposo y volvió conmigo para irnos a bañar juntos me vestí colocándome solo mi trusa (slip) ella se puso una bata y bajamos a comer algo a pedido de ella, luego de comer lo volvimos a hacer aun más salvaje en la cocina, en donde ya ninguno de los dos nos contuvimos, gemimos y gozamos al máximo. Sus Gemidos ya no me preocupaban, ni siquiera los mios por eso cuando me vine sobre sus grandes tetas gruñí con fuerza disfrutando de venirme por segunda vez, aquella noche sobre mi tía Liz que era una verdadera perra en celo.     


** ** ** ** ** ** **

Durante las siguientes semanas mi tía me hizo sentir el adolescente mas dichoso del mundo teniendo sexo conmigo dos o hasta veces por día, una vez que mi tío se dormía era como si no estuviera en la casa, pero todo eso cambio dos semanas antes de regresar a casa, aquella noche mi tía se tuvo que ausentar de la casa para ir a ver a una amiga muy cercana que le pidió ayuda, dejando a mi tío dormido en su cama, como ya se me había hecho costumbre me pasee por la casa apenas en topa interior.

Mi erección era notaria bajo la prenda de color blanco, pues mi pene como yo mismo estábamos deseosos por el regreso de mi tía para poder disfrutar de buen sexo de repente mis huevos fueron apretado por una mano con fuerza mis ojos se abrieron grandes al ver a mi lado al alto como fornido cuerpo de mi tío que estaba despierto.

-“Parece que tu cosa desea una hembra ¿No lo crees sobrino?”

Apenas alcance a asentir con la cabeza, estaba en un estado de shock total, de pronto el apretó aun mas mis huevos, lo que me hizo dar un grito de dolor.

-AAAGGGGEE. AAYYYYY.

-¿Crees que no se qué te has estado revolcando con la puta de mi esposa?

Aquella pregunta me dejo helado, tomado del cuello y de los huevos me llevo hasta la cocina, ahí mi tío tomo un afilado cuchillo con el que corto las laterales de mi trusa despojándome de mi topa interior para dejarme completamente desnudo, sin soltar mis huevos apenas para despojarme de mi prenda, encendió la estufa y sobre la llama coloco la hoja de acero del afilado cuchillo, la cual no tardo mucho en poner se un tono brillante anaranjado.

Mientras el cuchillo se calentaba mi tío arranco el cable de la licuadora con la que amarro mis manos a la espalda, me metió un trapo de esos que son absorbentes a modo de mordaza, luego fue por el cuchillo para regresar y tomarme de nuevo por mis lampiños huevos, mi pene para ese momento duro como roca no dejaba de filtrar abundante liquido pre seminal, mi tío jalándome de los huevos brutalmente me dijo.

-Ahora veras como te quito de andar de incestuoso con tu tía para siempre.

Luego sin darme tiempo a nada lanzo un golpe con el caliente cuchillo sobre mi escroto, cercenándome el escroto con mis huevos dentro de un solo golpe, mis huevos ensangrentados quedaron en la mano izquierda de mi tío, que los levanto para que lo viera por última vez, para ese momento todo mi cuerpo se sacudía con tremendas convulsiones por el dolor, sintiendo como la sangre corría por mis piernas, tuve una última eyaculación pero no obtuve placer el dolor eclipsaba todo a mi alrededor hasta que lo hizo también con mi mente, pues me desmaye a los pocos segundos viendo como mi tío con una mueca de malicia sostenía a mi escroto en su mano.


** ** ** ** ** ** **

Me desperté aun muy adolorido con mi tía curándome el desastre en mi entrepierna ella lloro al verme recuperar la consciencia, mi tío además de cortar había cauterizado la herida, al ver que ya no era más un hombre también comencé a llorar mi tía Liz solo repetía.

-Llora papí. Llora que todo es mi culpa. Mi Culpa. Mi Culpa.

Regrese a casa ya bastante restablecido, por lo que mis padres no notaron nunca hasta hoy en día que me habían castrado, mi tía viene cada dos meses y me da dinero para que compre la testosterona que necesito inyectarme para que mi cuerpo no se transforme en el de una mujer y no tenga sofocos, siempre lloramos cuando recordamos lo ocurrido esa noche.

No importa cuando tiempo pase siempre recordare los placeres y el dolor vivido “En Casa de mis Tíos”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com







Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SIN PENE PERO DISFRUTANDO

Edgar solo sonrió maliciosamente, retiro su mano de mi bañador, me beso en los labios y me tomo de la mano para conducirme sin que nadie nos viera a su habitación en la casa de alado de donde nos hospedábamos......


SIN PENE PERO DISFRUTANDO
Edgar solo sonrió maliciosamente, retiro su mano de mi bañador, me beso en los labios y me tomo de la mano para conducirme sin que nadie nos viera a su habitación en la casa de alado de donde nos hospedábamos. Aquella seria mi primera vez con un hombre antes de la tragedia días después.


[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gau      Autor: DarkSoul





Con 20 años  soy un joven gay, aunque mis preferencias sexuales de las que estoy seguro  afloraron a los 11 años cuando vi por primera vez el pene de uno de mis primos durante un baño de piscina en su casa, no me podía quitar de la mente aquel pene cuando llegue a la pubertad mis primeras masturbaciones fueron pensando en el pene de mi primo, adoraba venirme aun lo adoro, pero amo a un mas ser penetrado, es algo que me supera algo que ni yo mismo puedo controlar aunque lo he intentado sin mucho éxito.

A los 16 años ya tenía un buen cuerpo con un pene delgado pero que en erección llegaba a los 19 cm, me encantaba masturbarme, por aquellos días estaba en deseando tener mi primera experiencia sexual, sucedió un día durante el verano, me invitaron a ir a la playa con unos amigos nos íbamos a quedar en casa de uno de ellos, en aquel lugar al llegar conocí a Edgar un chico de 18 años de bien cuerpo con sus abdominales marcaditos alto de ojos verdes, muy atractivo y por lo que vi, bien dotado.

Cuando me dio la mano me estremecí, supe que Edgar era el indicado para desvirgarme, al otro día usando un traje de baño pequeño como ajustado me metí al mar, al poco rato mientras descansaba lo vi salir entre las olas portando un speedo de color blanco que contrastaba con su piel bronceada, sin darme cuenta mientras lo observaba mi pene quedo duro, cuando Edgar llego a mi lado me dijo.

-“¡Sabes yo puedo hacer que esa hinchazón baje de forma muy placentera!”

Aquello lo dijo agarrándome mi endurecida erección que era notoria en mi traje de baño, sentí como mi rostro quedo rojo de la vergüenza que sentí en ese momento.

Por suerte no estaban nadie de mis amigos cerca, ninguno de ellos sabía que era gay y no deseaba que lo supieran, Edgar observando mi rostro estaba por retirar su mano de mi entrepierna, cuando lo detuve con mi mano para llevar su mano por debajo de mi bañador para decirle, mientras me masturba suavemente.

-“¿En verdad puedes quitarme esta hinchazón?”

Edgar solo sonrió maliciosamente, retiro su mano de mi bañador, me beso en los labios y me tomo de la mano para conducirme sin que nadie nos viera a su habitación en la casa de alado de donde nos hospedábamos.


** ** ** ** ** ** **

Apenas llegar a su habitación me bajo mi bañador apenas lo suficiente para descubrir mi pene como huevos, mi bañador era la única prenda que llevaba por lo que sus manos acariciaban mi torso desnudo mientras me besaba con verdadera lujuria, entre besos y caricias el me pregunto.

-¿Eres virgen, verdad?
-¡Sí! Le respondí algo apenado.

El no dijo nada más, termino de quitarme el bañador para hacer lo mismo el, su entrepierna estaba adornada por una gran mata de vello púbico a diferencia de la mía que era casi lampiña.

Estábamos desnudos frente a frente al pie de una amplia cama, besándonos con las manos de Edgar amasando mis nalgas, estaba en la gloria de pronto el comenzó a bajar por mi pecho deteniéndose en mi tetilla derecha para lamerla y succionarla lo que me hizo dar un gemido de placer, luego continuo bajando hasta llegar a mi pene duro como nunca antes, el cual tomo corrió el prepucio hacia atrás y se lo metió en la boca, cerré los ojos para disfrutar de la que sería la primer mamada de mi vida, gimiendo de placer.

Mientras me daba aquella mamada uno de sus dedos que me hizo chupar, comenzó a hurgar entre mis nalgas hasta posarse en mi ano, comenzó a hacer círculos presionando levemente hasta logro entrar, primero uno, luego dos, hasta que tres de sus dedos mi dilataban mi virginal ano, luego de unos minutos le hice poner de pie para yo arrodillarme frente y llevarme a la boca su dura erección de 20 cm que me supo a gloría, me la trague toda escuchando sus eróticos gemidos de gozo mientras mi cabeza de movía hacia adelante y atrás.

Luego de 10 o 15 minutos Edgar me hizo poner de pie, para besarnos de nuevos luego me hizo apoyar mis codos sobre la cama lo que dejo mis nalgas a su merced, paraditas como semi abiertas, con sus manos me abrió mis nalgas para colocar la punta de su glande sobre mi ano, hizo presión pero no entro, se aparto un poco se inclino y me escupió directamente en mi ano, luego lo volvió a intentar ejerciendo aun más fuerza, esta vez todo su glande logro entrar, tuve que morderme mi labio inferior para no dar un gran grito de dolor.

 Edgar dio un fuerte empujón que casi me saca los ojos de sus orbitas al tiempo que sentí sus peludos huevos aplastarse sobre mis abiertas nalgas, fue algo asombroso luego se inclino sobre mi espalda para decirme.

-“¡Ya no eres más virgen!”

Me penetro en esa posición por 20 minutos luego me hizo que lo cabalgase, con el masturbándome mientras lo hacía, hasta que me corrí sobre su pecho, minutos más tarde con ambos gimiendo de placer sentí como se vino abundantemente dentro de mis entrañas, la primera vez que eso pasaba en mi vida y me gusto, como no tienen idea.


** ** ** ** ** ** **

Durante los próximos tres días tuvimos tanto sexo como pudimos pero llego la hora de regresar Edgar que tenía una moto deportiva me propuso irme con él de regreso, dude un poco pero luego me dijo que podíamos parar en un pequeño lago donde podríamos nadar desnudo y pasar una gran tarde antes de llegar a mi casa, aquello termino por convencerme me coloco el casco que él me dio me despedí de mi amigos para montar en la moto luego todos tomamos camino, sin imaginar que la fatalidad estaría presente ese día en mi vida.

A medio camino casi a punto de llegar a la desviación hacia el lago que Edgar menciono un conductor ebrio que regresaba invadió nuestro carril impactando con el auto que iba frente a nosotros, Edgar frente de golpe pero fue imposible evitar el impacto, ambos salimos disparados de la motocicleta con Edgar cayendo fuera de la carretera por mi parte volé más lejos hasta un árbol, donde me estrelle pero al caer una estaca de metal que alguien olvido retirar se me clavo en mi entrepierna empalando mi pene, mejor dicho cercenando mi pene casi por completo.

Me desmaye por el dolor que eso me provoco.

Me desperté en el hospital con mis padres a mi lado, adolorido como nunca antes tenía dos costillas rotas pero por lo menos nada de gravedad Edgar por su parte tendría que pasar varios meses para que pudiera volver a caminar, pero cuando pregunte porque me dolía tanto mi entrepierna el silencio de mis padre me preocupo me destape para descubrir con horror que mi pene ya no estaba apenas un drenaje salía de donde algunas vez estuvo mi pene ahora lleno de puntos de sutura.

-“¡NOOOOO, MALDITOS CARNICEROS QUE ME HAN HECHO!”

Grite con desesperación tuvieron que sedarme por varios días hasta que me calme, el médico me explico que era imposible salvar mi pene que el daño al tejido por la estaca de metal fue muy severo, el médico dijo que fui afortunado de que la estaca no tocara mis testículos o algún otro órgano que pudo poner mi vida en serio peligro o con secuelas aun más graves que la perdida de mi pene tendría en mi vida, llore mucho durante meses pero poco a poco me fui a acostumbrando a orinar sentado y a que ya no tenía un pene.

Acompañe a Edgar todo el camino hasta que se recupero a los 18 ya con la mayoría de edad deje mi casa para mudarme con Edgar que desde el accidente camina arrastrando un poco la pierna izquierda, pero en todo lo demás sigue tan vital como antes del accidente, la primera vez que me penetro ya ambos repuestos y viviendo como pareja en su casa extrañe su mano sobre mi pene sentir como me masturbaba pero pronto sentí algo que no había sentido antes un fuego en mi vientre que conforme más me penetraba iba creciendo y creciendo hasta que mi semen brotaba del agujero sobre mis huevos. 


** ** ** ** ** ** **

Desde ese momento nuestra posición favorita es conmigo apoyado sobre una pared o reclinado sobre mi peche, mientras Edgar que ha aumentado de peso un poco pero que aún mantiene un buen cuerpo me clava toda su durísima erección hasta que siento sus huevos entre mis nalgas, eso provoca que mis huevos se bamboleen entre mis piernas que siempre dejo abiertas, mientras el pene de Edgar estimula una y otra vez mi próstata llevándome a un increíble como intenso orgasmo.

Si, perdí mi pene por completo, lo extraño como no tienen idea, el sexo ya no es lo mismo aunque sea un pasivo consumado, soy un eunuco lo admito me gusta que me la claven por el culo pero pese a todo debo decir que pese a de estar “Sin Pene sigo Disfrutando”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VISITAS MUY PARTICULARES

Un fin de semana vino una familia amiga a visitarme, un matrimonio joven con hijos y un sobrino que por estar de vacaciones se estaba quedando con ellos, los chicos son casi de las mismas edades, 15 y 16 años respectivamente, muy picaros, como estaba por descubrir......


VISITAS MUY PARTICULARES
Un fin de semana vino una familia amiga a visitarme, un matrimonio joven con hijos y un sobrino que por estar de vacaciones se estaba quedando con ellos, los chicos son casi de las mismas edades, 15 y 16 años respectivamente, muy picaros, como estaba por descubrir. Aquella noche tendría mucha diversión y algo más

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Ife_1162 & DarkSoul





Comenzare por decirles que soy un hombre de 59 años que aunque no suelo hacer mucho ejercicio me conservo muy bien a Dios gracias, viudo y con hijos mayores ya casados. Vivo solo en una gran finca retirada de la ciudad donde suelo recibir visitas de amistades y por su puesto de mi familia. Toda mi vida he vivido una doble vida pues siempre he practicado la bisexualidad aunque de closet como dicen ahora.  

Un fin de semana vino una familia amiga a visitarme, un matrimonio joven con hijos y un sobrino que por estar de vacaciones se estaba quedando con ellos, los chicos son casi de las mismas edades, 15 y 16 años respectivamente, muy picaros, como estaba por descubrir.  

Bueno el día transcurrió normal después del acostumbrado saludo, en mi finca tengo una piscina o alberca retirada de la casa pero se ve desde ella, ahí estaban mis amistades disfrutando del día mientras yo realizaba mis labores de siempre, hasta ahí todo normal hasta que llego la tarde y bueno el matrimonio en cuestión me pide un favor, que como en la noche tenían una reunión de la empresa donde trabaja el señor, no tenia quien se quedara con los niños a ver si ellos podrían quedarse esa noche ahí conmigo que al día siguiente vendrían a buscarlos sin falta. 

A mi particularmente no me molestaba la idea pues los chicos son bastante grande y se pueden hacer sus cosas. Inclusive a mi jajajaja. Solucionado el asunto, los chicos y yo despedimos a sus padres, bueno al menos de uno de ellos, de Rodrigo y Darío el primo de este. Ahora verán porqué digo que son picaros. Apenas sus padres se fueron Salta Diario y me dice.  

_ ¿Señor Daniel no tendrá por ahí alguna revista Porno?      

Y me sobresalto y le respondo jocosamente para no caer en eso de viejo gruñón.          

-¿Y para que quieres ver revista porno si solo estamos hombres aquí?
           
Deberíamos de empezar a pensar que hacer para cenar más bien. Vaya locura la tuya Darío. Su primo Rodrigo se le veía que también estaba interesado en el tema pero muy calladamente y les digo. Vayan a ver en la cocina mientras yo voy por mi caballos (tengo 3) y luego vengo a darme un buen baño, para cenar.

Paso más o menos media hora y ya tenía a mis animales en su lugar y me dirigí al baño que dicho sea de paso no tiene puerta porque está afuera de la casa y lo utilizo solo en ocasiones, pero de pronto veo a los chicos bañándose desnudos con la manguera, cuando me ven, los chicos no se inmutan y me piden que diga quién de los dos echan más agua para afuera desde sus anos lampiños y rosaditos.

En seguida una erección se empezó manifestar y quise irme pero esos cuerpos en desarrollo de ambos jóvenes con sus penes en crecimiento y a medio erección, sus huevitos y el escaso vello púbico junto a sus pectorales en desarrollo, y abdomen planos como nalguitas firmes, es ahí cuando veo que Rodrigo se introduce la punta de la manguera por el ano llenando de agua su intestino y luego le da a Darío la manguera el cual hace lo mismo y es ahí cuando ambos se colocan a un extremo del baño levantando esas nalgas rígidas para soltar el agua que tenían dentro y tenía que decidir quién de los dos la lanzaba más lejos. 

Como comprenderán las imágenes de esos cuerpos y lo que habían inventado hizo que mi erección se pusiera más dura ya no podía disimular me fui y les dije que me avisaran en cuando terminaran para darme mi ducha que en ese caso debería ser bien fría. “Quien sabe desde cuando estaban ahí con ese juego".          

Las imágenes de los dos abriéndose las nalgas blanquitas mostrándome los anos rosaditos ¡uuuuuffff! no me dejaban tranquilo y mi palpitaciones aumentaban, respire profundo y trate de disimular y en cuanto ví que salieron del cuarto de baño me dirigí a darme mi baño, solo, los chicos me veían y se reían en complicidad.

Entro, me desnudo y enseguida me eche agua de un balde que tengo en el baño por si no hay agua en las tuberías para bajarme le erección que me habían provocado esos chicos. Como dije tengo un cuerpo bien formado y por su puesto muy bien Dotado, 23 cm en total erección, con venas resaltantes en mi pene y un glande esponjoso, tanto di con el agua que logre a medias poder dominar mi erección y no darme un buena jalada ahí ya que los chico podrían espiarme y si. Estaban espiándome lo muy vivarachos.     

Mientras me daba el baño con agua fría para tratar de bajar mi erección los chicos me veían y comentaban y se reían entre ellos. Bueno ya que ellos se deleitaban mientras me bañaba no me quedo de otra que mostrarme descaradamente haciendo que mi órgano genital se balanceara entre mis piernas y lograr que los chicos centraran su mirada en el haciendo que mi calentura aumentara y por ende tuviese una erección de nuevo.     

Salí secándome y poniéndome la toalla a mi cintura dirigiéndome hacía ellos, viendo como sus ojos fijaron su mirada en el bulto que formaba mi pene que se marcaba hacia un lado, mis pectorales y tetillas regidas y les digo a ambos.

- ¡Hey chicos vamos a dentro!
           
Ya en la tarde, casi anocheciendo se acercándose una tormenta y prosigo.          

-Vamos a resguardarnos.  

Ya dentro de la casa y viendo el interés de los chicos en mi bulto debajo de la toalla me siento con todo mi descaro y les digo.        

-A ver.          
-¿Que pretenden ustedes?

Darío me responde.

“Sr. Daniel tanto Rodrigo como yo hemos planeado quedarnos con usted desde hace varios días pues siempre nos daba curiosidad como vive solo un hombre así como usted”.

-¿Así como yo, como? No entiendo.      

Rodrigo continúa y dice.   

-Así de hombre, tan grande (viendo directamente hacia mi bulto erecto). 
- Chicos eso para mí es un problema.     

Y ambos dijeron.
           
- Seria muestro secreto Sr. Daniel.          

Y se arrodillaron ante mí acariciando mis rodillas mientras mi pene aumentaba su erección. Afuera se desato una gran tormenta pero eso más bien nos dio libertad para hacer lo que ya todos queríamos. Al ver cómo me excitaban fueron metiendo sus manos bajo mi toalla y tomaron mi miembro que como les había contado soy muy bien dotado, estaba babeando a montones, poco a poco nos fuimos acomodando en el mueble y ambos comenzaron a darme unas estupenda mamada en mi glande y huevos que me provocaba explotarles de leche en la cara y las bocas sedientas de esos chicos.         

Jadeante les dije.    

-¡Si siguen con esto alguien deberá pagar con sus huevos esto!

Hablaba en serio, era algo que hace rato quería hacer. Los dos se miraron y luego dijeron.

-¡Esta bien es algo que podemos aceptar!

Que delicia escuchar eso. Mientras yo los iba ayudando a quitarse lo único que llevaban puestos, unos bóxer ajustadísimos marcándoles sus tiernas nalgas. Mientras los adolescentes me daban una de mis mejores sexo orales con sus bocas golosas, metía mis gruesos dedos ensalivados en sus culitos, sentí lo apretadito de estos e iba metiéndolo y sacándolos los dedos en ambos culitos, ellos gemían delirantes y seguían alternándose mamándome mi erección que para entonces estaba con la cabeza roja y envuelta en abundante saliva juvenil que destilaba entre mis piernas y mi culo mojando el asiento donde estaba, me incorpore y dirigí mi boca a sus bocas para entrelazar nuestras lenguas, afuera la lluvia caía a cantaros y tome a Darío para dejar a Rodrigo que siguiera mamando mi pene, empecé a sobarles las nalgas a Darío, se las abría y el colaboraba tiernamente, me coloque en una posición para besarle las nalguitas firmes y suaves de Darío y así darle sexo oral a ese culito que mi dedos ya habían tanteado calientito.

En cuanto vio mi intención el mismo se abrió las nalgas ofreciéndome ese hoyito para que mi lengua entrara en el. Que delicia sentir como me ofrecía ese culito Darío, logre meterle mis dos pulgares para dilatarlo y Gemía brutal. Rodrigo por su parte seguía mamando mi pene deliciosamente, en ocasiones se montaba sobre mí intentando meterse mi pene pero yo lo conseguía, yo controlando mi acabada para disfrutar al máximo de estos traviesos chiquillos. Me levante y los puse a los dos en cuatro patas sobre el mueble levantando sus culitos y les daba con mi pene latigazos, baje y empecé a comerme ambos culito mientras ellos se besaban, esta vez le toco a Rodrigo dilatarle el ano con mis dedos primero y les dije.           

- Chicos me gustaría cogerlos pero temo causarles daño.      

Rodrigo respondió viendo a Darío.        

- También queremos, hágalo como usted sabe, nosotros no diremos nada y Dario asintió.        

Empecé por Darío, mi liquido pre seminal era abundante y le puse mi pene en la entradita de su culito para lubricarlo y le daba presión para meter la cabeza en ese pequeño ano apretadito, Rodrigo lo acariciaba y el aguantaba, lo retiraba y volvía a presionar mi pene contra el culito para que se acostumbrara a ese intruso enorme que quería invadir sus entrañas, lo hice varias veces hasta que logre meter mi glande, gritó pero seguía tranquilo y besaba a Rodrigo, me quede quieto hasta ver que él se empezó a mover lentamente afincándose a mí pero muy poquito, se lo saque de una y fui a meterle lengua al hoyito abierto y así echarle saliva también, subí y le metí más de la cabeza y le gustó, le daba lentamente se lo saque de nuevo, me escupir mi pene y volví a meterlo esta vez más profundo, Darío cerraba sus ojos pero seguía ahí esperando ser ensartado plenamente por mí erección.

Cuando ya lo tenía con el culito acostumbrado a mi pene el volteo y me pidió que lo besara, lo hice y él se aferro más a mi pene diciéndome soy tuyo. Volvió a besar a Rodrigo y yo le sacaba y le metía mi erección por completo haciendo que gimiera más fuerte, Darío en unas de esas embestidas acabo pero seguía igual de erecto se movía más confiado con mi pene adentro de él. 

Decido cambiar de posición y esta vez Rodrigo me pide que le haga lo mismo que a Darío ya estaba que explotaba pero bueno a complacerlo me dije. Darío se coloco delate de Rodrigo haciendo que este le mamara su pene y Rodrigo levantando su culito para meterle primero la lengua en el culo y luego con mi pene, le hice lo mismo que a Darío pero el sí gritó en cuanto le metí apenas él glande y acabo, yo le echaba saliva desde mi boca hasta el culito con mi pene adentro de Rodrigo pero igual me pedía que siguiera, le hice la misma operación que a Darío, se lo sacaba y se lo metía cada vez más adentro hasta que mis bellos púbicos chocaban con sus nalgas firmes, sus piernas temblaban y lo levante para cogerlo de pie y sin sacárselo me senté haciendo que él se subiera y bajara a su merced.

Pues yo estaba agotado pero con mi pene erecto pues no me creía que me había cogido a esos dos culito primerizos, después de un rato así Darío me besaba y me chupaba mis tetillas, decidí acabarles en la boca a ambos, los coloque arrodillados ante mí como comenzaron y mientras mamaban empecé a masturbarme gimiendo como bruto hasta que un buen chorro de mi esperma les baño las caras que ellos saborearon y se tragaron golosamente quede rendido y ellos continuaron mamándome mi pene un rato mas.          

Cuando logre recuperar el aliento luego de un rato me puse de pie dejando a los dos chicos saboreando mi semen que se lamian mutuamente de sus rostros, fui hasta las cabellerizas y tome uno de los tres burdizzos que tenía el más pequeño.

Regrese a donde estaban aun los chicos jugando entre ellos desnudos, le dije a Darío que se pusiera de pie lo que hizo con una enorme sonrisa en su rostro, se me acerco con sus pene desinflado balanceándose de lado a lado mientras lo hizo. Le hice ponerse de espaldas y le amarre sus manos a la espalda lo que lo sorprendió pero no dijo nada. Luego me arrodille y coloco el burdizzo entre sus piernas el sentir el contacto del metal sobre su escroto se estremeció para decir.

-¿Qué es eso Sr. Daniel?

Lo mire tiernamente a los ojos antes de decirle con voz calma.

-¡Esta es una herramienta que acabara con tus huevos una vez que la cierre!

Darío se me quedo mirando por uno segundos antes decirme.

-¿Es eso necesario S. Daniel? ¡No quiero ser castrado!

Lo sé Darío ningún hombre desea perder sus huevos pero les dije que habría consecuencias además como eunuco veras que disfrutas más cuando te la metan como hice hace un rato, Darío apenas asintió con la cabeza en forma de aceptación.

Darío comenzó a llorar mientras comencé a cerrar la herramienta, quería hacerle me menor daño posible pero sabía que la mejor forma era hacerlo rápido por lo que simplemente cerré las mandíbulas del Burdizzo lo más rápido que pude. Darío dio un grito su pene ya en erección total para ese momento, lanzo un último gran chorro de su semen que me impacto en mi peludo pecho. Luego Darío se desmayo por el dolor que le provoco el fuerte abrazo del burdizzo en su escroto.

Tome a Darío en mis brazos para que no cayera al suelo. Lo lleve y acosté en mi cama cuando regrese vi que Rodrigo se estaba masturbando furiosamente, él apenas verme se puso de pie para comenzar a lamer el semen de Darío que para ese momento ya llegaba a mi gran mata de vello púbico. Cuando termino de limpiar todo el semen de Darío lo hizo poner de pie para amarrarle sus manos a la espalda. Luego lo hice subir sobre una mesita lo que hizo que sus huevos quedasen a la altura de mi pecho, estaban ahí colgando como un par de uvas maduras para ser tomadas.

Simplemente coloco las mandíbulas del burdizzo en la base de su escroto, las lágrimas rodaban sobre el rostro de Rodrigo que negaba con la cabeza, todo su cuerpo temblaba pero no se resistía, me fue evidente que no deseaba ser castrado pero su mente en lo profundo lo deseaba. El dijo

-¡Por favor Sr. Daniel! ¿Me lo puede hacer dándome una mamada?
-¡Claro!, le dije sonriendo

Tome su pene y me lo lleve a la boca luego de unos segundos de estarlo chupando, mientras escuchar los gemidos de Rodrigo sin previo aviso cerré de un rápido movimiento el burdizzo lo que hizo que hizo que los conductos que unían sus testículos a su cuerpo se aplastaran cortándolos irreparablemente en el interior de su escroto, el cuerpo de Rodrigo se tenso sus ojos se pusieron en blanco, en ese justo momento un enorme trueno cimbró toda la casa.

El pene de Rodrigo lanzo un último gran chorro de su espesa leche que inundo mi boca, el cual me bebí. No fue sino hasta que deposite a Rodrigo, desmayado al lado de su primo en mi cama aun con una gran erección que me percate que me había venido todo aquello había sido tan excitante que me vine sin siquiera darme cuenta de cuando lo hice, apenas lo note cuando vi mi pene duro como roca goteando de la punta gruesas gotas de mi espesa leche, en ese momento supe que yo como ese par de nuevo eunuco que estaban sobre mi cama logre tener un orgasmo de alguna forma.

Aquello fue hace cinco años Darío y Rodrigo aun vienen a mi casa cada tanto a veces juntos otras por separado para tener grandiosas sesiones de lujurioso sexo. Aun adoro saborear sus culitos con mi lengua y pene, y ellos aun gimen como perras mientras los penetro, ya no pueden tener erecciones, ni venirse pero aun así gozamos como locos sobre todo cuando estamos los tres.  




Historia Original Aquí.






Autor: Ife_1162 & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BALLBUSTING ME LOS HIZO PERDER

Esta es una historia real. Una historia triste y trágica. Es la historia de cómo sucumbí a mis deseos eróticos sobre el Ballbustings hasta que finalmente, de una manera asombrosa perdí mis testículos......


BALLBUSTING ME LOS HIZO PERDER
Esta es una historia real. Una historia triste y trágica. Es la historia de cómo sucumbí a mis deseos eróticos sobre el Ballbustings hasta que finalmente, de una manera asombrosa perdí mis testículos.Lo que llevo a mi novia como a mi mismo a un mundo de placer y dolor.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Mick Dahmen





Esta es una historia real. Una historia triste y trágica. Es la historia de cómo sucumbí a mis deseos eróticos sobre el Ballbustings hasta que finalmente, de una manera asombrosa perdí mis testículos.

Todo comenzó inocentemente, con una patada accidental sobre mis huevos. Por mi novia - llamémosles Carola – yacía desnudo en el verano en mi cama extra grande. Yo la quería dormir y empecé a acariciarla. En la cara, el cuello, luego los hombros, brazos, sus pechos. Para ella se resistió a la diversión. Por lo que comenzamos a luchar. Entonces - ¡plop! - Conseguí su rodilla entre mis piernas. Gemí, me hundí y retorcí. Un golpe directo. Estaba asustada, se disculpó mil veces y se encargó de cuidar de mi abdomen. Los dos nos quedamos sorprendidos cuando vimos mi pene. "¡Wow! Estaba totalmente duro!" ella asintió con la cabeza mientras ella buscó mi erección:

"¡Eso hizo, que incluso quedase más grande!"

Y así fue. A partir de ese momento, me daba patadas en los huevos de forma selectiva. En el preludio para que mi pene se endureciera. Entonces Carola encontró que podían hacerlo durante el sexo con golpes contra mis testículos colgando del pene tieso de nuevo para la disminución de la erección. A ella le gustaba extremadamente. Por lo que no pasábamos un día sin sexo - y no había día sin golpes bajos.

Mis testículos se acostumbraron a las patadas. Inicialmente haciéndome mucho daño incluso ligeras patadas por Carola hasta que ella debía de patearme con todas sus fuerzas, para que sintiera una horrible como hermosa punzada en el abdomen. Hemos experimentado según fuimos investigando. Lo que era el "Ballbusting" - una forma de tortura testicular. Carola que había vuelto cada vez más feroz, que probablemente era normal. También comenzó a amasar mis testículos entre sus dedos, apretándolos con violencia e incluso a morderlo.

Inspirado por los vídeos en Internet, compramos anillos de acero y de látex para atar los testículos. Incluso el ajuste con cuerdas se intentó. Feliz cumpleaños dijo Carola humildemente cuando me entrego dos listones de madera curvada, que servían para presionar entre sí por medio de tornillos. Sólo que entre los listones de madera el escroto se sujetaba de manera que ambos testículos estuviera bien  separados, uno del otro. Con la cosa entre las piernas, apenas podía caminar, no debía levantarme de todos modos. Pero Carola podía besar, lamer y tomar mis carnosos huevos aprisionados. Ella hizo uso ampliamente, especialmente de esa cosa.

Ella comenzó a tomar decisiones nada normales, por lo que "el sexo dulce" apenas ya lo teníamos. Para ese momento el penetrarla a ella quedo en el pasado. A Carola le gustaba maltratar a mis testículos. Se las arregló para hacerme venir solamente por medio de sus patadas y golpes en los huevos. Mientras me torturaba así, tenía que satisfacerla con los dedos o la lengua. También entre el día, mientras cocinaba, viendo la televisión o conduciendo en el coche, se entretenía jugando plenamente en mis huevos, con lo que me hacia retorcerme y gemir. "Juego de la navaja de bolsillo", le llamaba así porque mi cuerpo al igual que una navaja plegable causaba dolor. Al final se hizo de lo más normal: Mientras esperaba en la cola del supermercado, en el ascensor, al entrar en un restaurante. Por supuesto, siempre "accidentalmente" y sonriendo con mil excusas. Ella disfrutaba claramente el poder que tenía sobre mi cuerpo tembloroso.

Como ya he dicho. La dosis se tenía que aumentar de manera constante, lo cual hizo. En primer lugar, se trataba de una cuestión de hábito: mi umbral de dolor se ha pospuesto, por lo que era una cosa más psicológica. Pero con el tiempo llegamos a parecer un umbral fisiológico. Los testículos pueden no arbitrariamente golpeados y compresos. Me di cuenta entonces en el propio abdomen. Una y otra vez mis testículos quedaban hinchados y doloridos durante unos días. Pero eso era crónico. No importaba la cantidad de semen chorros a decir verdad,  que expulsaba constantemente al venirme. Lo que hacía que cada vez dolieran más.

Se iba muy rápido. La hinchazón se hacía más grande, el dolor también. Correr "no era una opción", porque con cada paso que daba, sentía un golpe bajo. Casi no podía sentarme, sin exagerar. Correrme además, no me gustaba, porque la única forma era tener erecciones - hasta ahora inducidas de forma fiable gracias a los golpes en mis huevos - no se materializaban. Gemía constantemente acerca de cómo Carola me golpeaba haciendo una mueca sufrimiento permanente. No le gustaba. Mis lloriqueos adelantaron sus planes - no, atendió mi súplica para tomar un descanso de la tortura sobre mis pobres testículos, que no le gusto nada eso. Aquello la había vuelto adicta al "dolor masculino", que a ella le gustaba infligir.

Así, continuó. El umbral de dolor previamente extendido drásticamente se redujo a cero. Incluso un simple toque de mi escroto se me hizo insoportable. Por último, ya no quería sentir el más mínimo movimiento brusco de las manos o rodillas pues una mueca de dolor en anticipación del dolor penetrante se me formaba. Estaba en el final. Una noche le confesé Carola la terrible verdad, le confesé que ya no quería seguir, incluso en busca de redención me cortaría los testículos siempre adoloridos.

Carola no respondió como esperaba. Pensé que me iba a tener compasión, que entendería mi dolor correctamente y satisfecha nos detendríamos, insertando al menos un descanso, para que mis testículos se recuperaran. Ella me miró con sus ojos grandes. Lo que leí en sus pupilas, no fue alarma o la compasión, sino - puro entusiasmo. "Oh, sí", respiraba excitada de forma erótico, "¡esa es una gran idea!" Dijo ella.

Al principio no podía entenderla. Ella hizo dejo inequívocamente claro lo que deseaba "Eso es correcto quiero ver cómo en verdad lo haces" Completamente aturdido empecé a balbucear. Para ese momento, ¡no podría haber cambiado de opinión! Ya que era también más desesperación, ya que los testículos no soportaban más. En realidad, me gustaría mucho mantenerlos, me gustaría ser siendo un hombre, y sin mis testículos que podría tener relaciones sexuales. O incluso llegar a tener hijos, no lo harás. Carola me interrumpió. Con emoción se puso a investigar todo para preparar mi castración perfecta. Lo que tendríamos que comprar lo debíamos saber. Entonces ella me llevó, pero con ternura entre sus brazos: "No quiero que sangres hasta la muerte". Empecé a llorar sin control. Mientras yo estaba temblando y llorando en sus brazos, ella añadió: "Y conservare tus testículos en un frasco".

Carola floreció en los siguientes días. Con los ojos brillantes investigando en Internet, cosas tales como la castración en humanos como llevarla a cabo correctamente. Esto significaba que ella en verdad deseaba llevarla a cabo. Me senté junto a ella sintiendo mi miseria. Emocionados discutimos - no: ¡Ha discutido los diversos métodos! La abierta hasta realizar cortes dejar el escroto y los testículos. Decidí que debía dar mi opinión de como prefería ser castrado.

"También estoy interesado en ver a mis testículos fuera de la bolsa," dije. Ella ordenó desinfectante, agentes hemostáticos, pomadas anestésicas, platos para riñón - y un bisturí. Además, un tarro de cristal y formol.

Mientras Carola sudaba con avidez, tenía sofocos. En parte debido a la inflamación de los testículos, y por otra parte debido a los crecientes temores de mi castración inminente. Pero lo bueno fue que Carola durante los preparativos de la operación, se olvidó de mis seguir torturando mis testículos. Durante varios días, pude sentir cómo el dolor persistente previamente se calmó un poco. Cuando el primer paquete llegó con los suministros médicos, Carola me dijo con lágrimas en los ojos: “Vamos abrirlo en la cocina”. Una vez ahí le dije “Mis testículos se han regenerado en unos pocos días, estoy seguro de que con un poco más de recuperación cortarlos ya no sería necesario, podríamos...” No seguí diciendo eso porque vi como sus ojos destellaron. Luego me dio una patada en los huevos con todas sus fuerzas.

Me dejé caer de rodillas en silencio. El aire salió de mí. No hubo dolor. Fue el pánico, lo que sentía. Di un grito ahogado, incapaz de llenar mis pulmones. Perdí el conocimiento. Mi sangre parecía dejar indiscriminadamente a través de las partes del cuerpo temblorosos. Luego, a medida que emergí de una niebla densa, vino el dolor punzante en mi conciencia. Que llenó todo el abdomen, sí entre el ombligo y los muslos era mi cuerpo acaba de salir de este dolor sin nombre. Apenas pronuncie unas silabas cuando un soplo de aire entró en mis pulmones. Podría sobrevivir a ello, me di cuenta. Entonces sentí un sinfín de lágrimas fluir por mis mejillas, la saliva goteo de mi boca. Un shock, pensé que estaba en shock. Desencadenada por la peor patada en los huevos que había recibido en mi vida.

La siguiente cosa que recuerdo es que estaba en posición fetal en el suelo. Las funciones de mi cuerpo se habían estabilizado en cierta medida. Estaba respirando casi con normalidad. Carola anunció: "Que te quede claro ¡te los voy a cortar de uno u otra forma!"

Me quedé un rato temblando tendido en el suelo de la cocina escuchando a Carola ocupada jugando con los objetos. Cuando tuve mi cuerpo recuperado me arrodille al menos, vi las cosas ante mí. Dos sillas de la cocina a una distancia aproximada de un metro, entre un haz estable. Bajo la barra de un gran plato de riñón. Además, una mesita de noche en la que yacía perfectamente alineado botellas de aerosol, tubos, vendas y un bisturí. Todo estaba listo.

De nuevo brotaron las lágrimas de mis ojos. Luego tuve que vomitar. Carola respondió con simpatía como enfermera. "Eso es normal" y tomó baldes y trapos calmadamente. Me limpió por completo. "Ahora quítate la ropa," dijo en voz baja, mirándome con una sonrisa cariñosa.

Aun llorando me quite la ropa. El pantalón y los calzoncillos sintiendo un dolor infernal, así que lloraba. "Ya casi ha terminado", susurró Carola. Ella acarició mi brazo y me llevó a una silla. "Donde hizo que me siente", dijo. “Extiéndete suavemente hacia abajo sobre la silla. Con las piernas abiertas, ya que de lo contrario me habría hecho más daño”. Y porque sabía lo que sucedería ahora. Mis testículos adoloridos colgaban justo por encima del plato para riñón. "Bien ¿Listo?" Carola preguntó, sonriendo. Asentí obedientemente. Carola se arrodilló.

Ella quedo en posición en la que habrían tenido que antes cuando me hacia sus mamadas agradables tragándose mi leche. Ahora examinaba críticamente el lugar en donde seria hecha mi castración. Ella empujó el plato para riñón de nuevo hacia atrás y adelante, luego asintió y señaló la mesita de noche, en donde condones estaban preparados ahí. Ahora ella tomo una botella de plástico. "Debo desinfectar", explicó. Con la humedad fría que rocío a mis genitales. Ella los afeito aunque no era necesario pero aun así los afeito. Ella dejó la botella a un lado. "Ahora te dolerá", anunció. Cuando comenzó a presionar un tubo colocando crema en su dedo índice derecho. Ella froto suavemente mi escroto, a lo largo de la costura central. "Un gel anestésico", dijo Carola y me guiñó un ojo con complicidad. Ella había planeado todo muy bien.

Miró el reloj de la cocina. Al gel le llevaría probablemente un tiempo en surtir efecto. Estaba sudando como si estuviera en un sauna las gotas caían al suelo. Carola se rió y me devolvió la sonrisa - adorable, cariño en verdad te agradezco. Ella disfrutaba cada momento. "Esto es", dijo ella un rato después. "¡El bisturí!" Tomó el dispositivo con cuidado en el lado de la hoja y me lo entregó cortésmente con el mango de mi lado. Miré a los ojos de Carola, esperando algo de piedad. Una vez más, las lágrimas rodaron por mis mejillas. No habría piedad, al igual que antes al ver sus ojos. Tomé el bisturí con la mano mojada derecha.

"Tienes que cortar a lo largo del escroto sobre esta fibra natural" dijo Carola señalando con el dedo índice hacia el lugar en el escroto. Busqué en sus ojos, pero se mantenían casi con avidez fijos en mis genitales. Desalentado, acerque el bisturí a mis testículos. Temblando puse el bisturí donde lo deseaba. Ejercí cierta presión para cortar, vi las primeras gotas rojas emergen de mi cuerpo. El escalpelo afilado lo hizo por sí mismo su camino a través de la piel del escroto. No sentí nada. Había un dolor general en el abdomen. Pero el gel tuvo su efecto: Cuando lo corte tomé, como si no fuera mi escroto, el que abría en ese momento.

"Eso es suficiente", dijo Carola suavemente, pero dominante. "Dado que los testículos están en forma". Saqué el escalpelo de mi escroto, Carola lo tomó. Mientras que temblando y sudando mirando la costura sangrado entre mis piernas abiertas, la técnica de Carola era algo "hemostático", murmuró. Murió de flujo de sangre, en el ínterin había teñido plato de metal de rojo, incluso el piso de la cocina tenía manchas rojas.

"Eso no importa", se rió Carola, "Mientras me limpiaba".

Carola usando el pulgar y el índice tomo mi escroto. "¡Tienes que escoger con cuidado cual será el primero de tus huevos en irse!" ordenó ella. Su respiración era pesada, su excitación creció. Miré a mis genitales.

"¿Qué..." Dije con voz ronca: "¿El primero?"

Ella se rió con nerviosismo. "No importa", se quedó sin aliento. Ahora temblado y sudado también. Con el pulgar y el dedo índice derecho Me toco de nuevo el escroto. El testículo derecho parecía más cerca del corte. Suavemente comenzó a maniobrar hacia la salida. El gel había drogado la bolsa de piel, pero no los testículos. Por lo que sentí un dolor insoportable Apretó los testículos hinchados a la apertura sangrienta, que se abrió hasta cierto punto con el dedo pulgar y el dedo índice izquierdo. Todo fue sangriento, con mucho dolor. Las lágrimas en mis ojos miraban el escenario con terror percibía solamente imágenes borrosas. Me sentía algo mal sintiendo el dedo índice izquierdo, a continuación, la sensación cambió a mi testículo derecho. Oí a Carola con alegría: "¡Allí está!" Parpadeé para disipar las lágrimas.

Entonces lo vi. Mi testículo derecho había salido por el corte. Colgando pesadamente del cordón espermático y los vasos sanguíneos que se perdían dentro del escroto. Carola saltó y bailó alrededor de la cocina. Ella ululaban como si un gol hubiese anotado. Se trataba de algo completamente diferente a la pérdida de la posesión. "¡Ahora a cortarlo!" codiciosa y me dio de nuevo el bisturí. Lo tomé - y vacilé. "¡Vamos! ¡Córtalo!" Dijo Carola - en el mismo tono en que antes "¡Lo pueden hacer!" como cuando estaba lista para la penetración.

Mi corazón latía como si fuera a salirse a través de la arteria carótida de mi cuerpo, cuando tome el bisturí para cortar aquello tan pequeño, pero infinitamente importante eslabón de mi testículo derecho a otros órganos. "¡Vamos!" Oí gritar a Carola. Cerré los ojos - y use el bisturí para cortarlo rápido. Un dolor impacto mi abdomen inferior, similar a un golpe bajo, pero más corto cuando lo corte. Todo mi cuerpo se retorció como permeado por electricidad. Escuche un "pop". Mi testículo derecho ensangrentado quedo brillante en el plato para riñón, a pocos centímetros del cordón espermático y de los vasos sanguíneos sin embargo, colgando.

"¡Sí, sí, sí!" -exclamó Carola. Tenían claramente un orgasmo.

¡Bajé el bisturí entre un flujo lágrimas una vez más. ¿Cuántas lágrimas una persona tiene?

¡En algún momento ya no estará ahí! El sudor emanaba de cada poro de mi cuerpo. Sentí la necesidad de vomitar de nuevo, cuando miré a mi pobre testículo en el plato para riñón. Carola se arrodilló delante de mí, bañado en sudor, mechones húmedos de cabello cubrían su cara. La mano izquierda lo sostuvo entre las piernas, un dedo, presumiblemente, se lo llevo a su vagina. Se quedó sin aliento, sonrió feliz. "Aaahhhh" arrulló como si hubiese tenido un buen sexo.

Por un momento espere que estuviera satisfecha. Mi corazón se hundió hasta el estómago cuando ella dijo: "Ahora el otro". En este momento la miré, haciendo contacto visual, para encontrarme con sus ojos vidriosos. "¡Vamos!" Dijo mandona, "¡hazlo!"

Sacer mi testículo izquierdo del escroto, fue fácil. No me dolía tanto, como el derecho. Él quedo colgando, tomo el bisturí. Y lo corte para escuchar un nuevo “Plop”. Ya no era un hombre.

Carola se revolcó de nuevo sintiendo un clímax sexual en el suelo de la cocina, se vino dando gritos de placer, como nunca antes le escuche hacer. Aullido sin restricciones deje el bisturí en el suelo, enterré mi cara en mis manos manchadas de sangre. Todavía sentado tome mi escroto vacío colgando en el plato para riñón, que ahora era el hogar de mis testículos. Mi pene parecía haberse vuelto más pequeño, desanimado, castrado, era un eunuco

El segundo orgasmo de Carola se acercó a su final. Jadeante, ella estaba en cuatro patas inclinada sobre el plato para riñón manchado de sangre. Se quedó mirando mis testículos cortados como un drogadicto con su nueva mercancía. Ella empujó su mano izquierda hacia atrás entre sus piernas, para comenzar tocarse masivamente su vagina. Apoyada en un brazo, se acercó al plato apoyó la cabeza y empezó a gemir de emoción, jadeando, lamiendo mis testículos. A ella previamente siempre le había gustado lamerme los huevos, así que a menudo me llevaba al orgasmo de esa forma. Ahora no sentí nada mientras ella lo hacía. Ya no sentía a mis testículos.

Ahora eran suyos.




Historia Original Aquí.





Autor: Mick Dahmen       Traductor: DarkSoul

DEBUT Y DESPEDIDA

Todo comenzó cuando a los 21 años comencé a trabajar como ayudante del sicólogo de un albergue para hombre con problemas, estaba terminando mi Licenciatura en sicología por lo que debía hacer mis practicas tuve mucha suerte de conseguir me aceptaran en ese albergue dado que estaba cerca de la universidad a la asistía, desde el primer día que llegue a ese lugar me fije en un chico hermoso delgado, con unas nalguitas bien paradas y duras de 18 años......


DEBUT Y DESPEDIDA
Todo comenzó cuando a los 22 años comencé a trabajar como ayudante del sicólogo de un albergue para hombre con problemas, estaba terminando mi Licenciatura en sicología por lo que debía hacer mis practicas tuve mucha suerte de conseguir me aceptaran en ese albergue dado que estaba cerca de la universidad a la asistía, desde el primer día que llegue a ese lugar me fije en un chico hermoso delgado, con unas nalguitas bien paradas y duras de 18 años. Quien iba a pensar que el tenerlo significaría mi ruina sexual para siempre.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Todo comenzó cuando a los 21 años comencé a trabajar como ayudante del sicólogo de un albergue para hombre con problemas, estaba terminando mi Licenciatura en sicología por lo que debía hacer mis practicas tuve mucha suerte de conseguir me aceptaran en ese albergue dado que estaba cerca de la universidad a la asistía, desde el primer día que llegue a ese lugar me fije en un chico hermoso delgado, con unas nalguitas bien paradas y duras de 18 años.

Aquel albergue para drogadictos, era pequeño pero bien atendido todos los días platicaba con él, dándole cigarros a escondidas pues estaba prohibido todo tipo de adicciones en el lugar, solamente podía abrazarlo rápido de vez en cuando, para que no nos fueran a ver. Había otros chicos en el lugar lo que era una verdadera tortura para mí ver esos cuerpos hermosos jóvenes en bóxer o ajustadas trusas (slip), ya que al ser un albergue exclusivo para hombres muchos de ellos andaban solo en ropa interior por el lugar.           

Todos los días andaba excitado pero no podía hacer nada porque siempre había alguien cerca. Un día que esos hace 3 meses Fer estaba solo tirado en un camastro boca abajo mostrando esas nalgas hermosas y blancas que tiene, solo completamente solo en un segundo piso, me cerciore discretamente que estuviéramos nosotros dos solos, lo que así era.         

Me puse bien nervioso, me empezó a temblar el cuerpo y el temblor de mis manos no podía controlarlo,, me acerque a donde estaba y le doy un cigarro, se lo enciendo, al tiempo que toco sus piernas,,, Fer solo sonrió lo que me hizo atrever a más y empecé a masajear sus nalgas sobre el ajustado bóxer, pero atento que no fuera a venir alguien, de momento se da la vuelta mostrando que tiene su pene bien duro como de 18 cms debajo de su bóxer que se lo baja para mostrarme como ya fluye liquido pre seminal de la punta, el me dice.

-¡Mámamela!

Aquellas palabras me sorprendieron pero no iba a dejar escapar esa oportunidad, me incline pera comenzar a mamarle su dura erección como un loco, mi adrenalina se disparo casi de inmediato, al cabo de unos segundos lo hice parar del camastro y le doy la mamada más rica, le baje el bóxer por completo para dejar sus ricas nalgas a mi entera disposición se las aprieto y acaricio por igual sintiendo su tersura como curvatura mientras no dejo de mover mi cabeza, con pene entrando y saliendo de mi boca casi por completo.     

Empiezo a ser mi sueño realidad de meterle los dedos, en ese hermoso culito, tan apretado que era virgen. Me sacudía de excitación mientras, seguía mamándosela, metiéndomela toda, como loco en la boca, luego de algunos minutos lo puse de espaldas y al ver esas nalgas tan lindas, redonditas, bien duras como paraditas era mi sueño que hice realidad intente penetrarlo mientras lo masturbaba con mi mano sin lubricante, sin nada y no pude su ano estaba muy cerradito, pero en lugar de enojarme me hizo excitar más de lo que ya estaba, mi pene también la filtraba una gran cantidad de liquido pre seminal.          

Sin desesperarme solamente volví a meterle el dedo que me lo apretaba con ese culito inolvidable, pero en medio de ese frenesí sexual Fer me dijo con voz entrecortada “para, no debemos seguir te vas a arrepentir de seguir créeme por favor no quiero que sufras”. Pero en ese momento ya estaba más allá de pensar con claridad, mi mente estaba dominada por mi excitación.

Sin dejar masturbarlo, Fer me dijo “ya voy a terminar, deja te lo meto para acabar en tu culo”, aquello lo deseaba, por lo que me di vuelta y me lo metió a la primera de un solo empujón, sentía su pene firme como si fuera de acero llenarme, empezó a meter y sacar con mucha experiencia su ereccion de mis entrañas con cada embestida sentía sus huevos en mis nalgas.        

Hizo que me olvidara donde estábamos, sentí cuando empezó a eyacular en mi hambriento culo, sintiendo como su cálida leche me llenaba, sintiendo como sus huevos pegados a mis nalgas descargaban su contenido en mi interior.         

Luego que termino de correrse, aun jadeando ambos me despegue de Fer, para ponerme detrás de él, abriéndole sus paraditas nalgas, para restregar mi pene por entre sus nalgas, tratando de que mi líquido pre seminal se quedase sobre su ano, mientras sentía como su semen comenzó a salir de mi culo para chorrear por mis piernas, luego de algunos segundos hice presión con mi pene en su interior Fer trato de detenerme pero ya era tarde, mi pene entro hasta la mitad, un empujón más y mi dura erección estaba dentro de su apretado culito.       

Todo el cuerpo de fer se retorció, mientras mis huevos quedaban contra sus lindas nalgas luego de esperar algunos segundos para que su ano se acostumbrara a mis 21 cm de carne maciza, comencé a moverme despacio al principio pero con cada nueva embestida aumentaba a la velocidad hasta que el ritmo de penetración se torno salvaje como desesperado aquello estaba ya fuera de control, el pene de Fer aun en erección se movía hacia todos lados mientras atraía su cadera hacia mi tomándolo de su cintura para estrellar sus nalgas contra mi pelvis y huevos.   

Ambos gemíamos en un frenesí de gozo, como nunca antes había sentido, ni volvería a sentir, al cabo de unos maravillosos minutos gemí, tuve que taparme la boca para que escuchar el alarido de felicidad que di, en ese momento cuando comence a descargar mi gran carga chorro tras chorro de mi espesa leche en el interior de Fer cuyo cuerpo sentí estremecer al recibir mi semen en su interior, lo que hizo que mi placer aumentara aun mas algo que no creí posible pero así fue, ambos quedamos tendidos empapados en sudor sobre aquel camastro, por algunos minutos antes de vestirnos, Fer se marcho sin decir nada luego.   

Dos semanas después del apasionado encuentro con Fer, me desperté sintiendo como mi ropa interior estaba húmeda, me mire para descubrir un liquido amarillento cremoso mal oliente que brotaba de mi pene, era pus, no le di importancia al pensar que era una enfermedad sexual que con algo de antibióticos sanaría pasaron tres  más en la que el pus no dejo de brotar hasta una noche en que me desperté con un terrible dolor proveniente de mis huevos, el dolor era tan agudo que apenas y podía caminar tuve que llamar a una ambulancia en medio de la noche.          

Ya desde la ambulancia me aplicaron varias cosas para tratar de contener el dolor pero nada funciono, ya en el hospital me sedaron por completo para evitar que sintiera dando alaridos de dolor, mientras estuvo inconsciente los médicos hicieron varias pruebas y llegaron a la una terrible conclusión, mis huevos estaban siendo devorados por una bacteria carnívora esa era la razón de mi terrible dolor, me llevaron al quirófano en donde apenas abrir mi escroto un gran chorro de pus mal oliente broto de inmediato, mis huevos estaban condenados.       

Los médicos hicieron todo lo posible por días por salvar mis huevos pero era una batalla perdida los antibióticos no surtieron erecto por lo que no solo tuvieron que retirar mis testículos sino mi escroto y mi próstata que también se infecto pero por si todo aquello no fuese ya mucho también debieron quitar parte del interior de mi pene, lo que me dejo con una impotencia total que ningún medicamento podía curar, aquello fue devastador me hundí en una terrible depresión en la que aun sigo, luego de lo sucedido comprendí las palabra que Fer me dijo mientras lo penetraba.         

Fer aun sigue en aquel albergue siempre que lo veo desearía poder tener una erección para poder volver a penetrar su culito aunque eso significara la perdida de mi pene, que apenas cuelga de mi entrepierna en solitario sin vida, desde la operación tengo que usar pañales pues presento incontinencia urinaria, pero mis deseos sexuales pese a ser un eunuco continúan tan ardientes o más que antes de perder mis huevos.

Ahora solo me tengo que conformar viendo toda aquella buena carne a mi alrededor sin poder probar ya nunca más nada de esos bellos cuerpo aquella experiencia con Fer fui mi debut y despedida para siempre del sexo con los internos o cualquier otro hombre por el resto de mi vida.   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LADRONZUELO

Rodeé la casa hasta que justo cuando iba llegando a la puerta de la cocina, aparece un muchacho, de no más de 20 años, desde dentro con mi computadora personal en la mano. Como pude me lancé sobre él, cayendo ambos en el césped, pegándose el muchacho en la cabeza con una de las patas de la mesa de la terraza que es de fierro......


LADRONZUELO
Rodeé la casa hasta que justo cuando iba llegando a la puerta de la cocina, aparece un muchacho, de no más de 20 años, desde dentro con mi computadora personal en la mano. Como pude me lancé sobre él, cayendo ambos en el césped, pegándose el muchacho en la cabeza con una de las patas de la mesa de la terraza que es de fierro. Aquello seria el inicio de una relación que aun hoy dura pero con un eunuco no con un hombre como comenzó.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Casi todos los fines de mes con dos de mis compañeros de trabajo vamos a tomarnos una copa antes de irnos a casa, ambos son casados por lo que siempre bebemos una sola. El caso es que aquella noche Francisco estaba de cumpleaños, por lo que bebimos 4, más un champán que yo le regale. Ya serían como las 11.30 cuando francisco bastante mareado dijo que debía retirarse y con Tomás mi otro compañero, lo metimos en mi auto y le fuimos a dejar a su casa. Posteriormente deje a Tomás en la suya y me fui a mi casa. Cuando entre en mi cuadra había uno de mis vecinos en la calle, el cual me hizo señas para que me detuviera:

¡Hola Gustavo, como estas!
¡Porque no pasas y bebemos una copa!

Quise explicarle que ya de copas había tenido bastante, pero, ante la reiterada invitación acepte y entre en su casa. Su mujer llamada Clara enseguida nos sirvió un par de whiskys. Me lo bebí rápidamente para irme, pero, mi vecino no quería que me fuera tan rápido, por lo que fueron 3 los tragos, los que me dejaron pisando entre nubes. Finalmente le dije que me iba, pero que iba dejar el auto en su casa, que al día siguiente lo iba a buscar ¡Claro amigo, Fernando mi hijo lo metera! ¡Mañana lo vienes a buscar!

Le entregue las llaves y me fui como pude para mi casa. Me costó un poco meter la llave en la puerta hasta que logre hacerlo. Ya la segunda puerta no la veía, por lo que opte por entrar por detrás, por la puerta de la cocina que no es tan complicada para abrirla. Rodeé la casa hasta que justo cuando iba llegando a la puerta de la cocina, aparece un muchacho, de no más de 20 años, desde dentro con mi computadora personal en la mano. Como pude me lancé sobre él, cayendo ambos en el césped, pegándose el muchacho en la cabeza con una de las patas de la mesa de la terraza que es de fierro.

Al parecer el golpe lo aturdió porque quedo allí inmóvil. No sabía qué hacer, llamar a la policía, o ver al muchacho como estaba. Acerque mi oído a su corazón para cerciorarme que estuviera bien, y en efecto respiraba, a pesar de mis copas pude también darme cuenta que el muchacho estaba pasado de alcohol e imagino que hasta drogado.

Como pude lo levanté y lo metí a la casa, acostándolo en mi cama, para posteriormente amarrarlo a la cama de pies y manos. Luego fui a recoger mi computadora para probarla, constatando que no le había pasado nada. Luego fui a mi habitación para ver al chico, él cual estaba ya despertando del golpe y se quejaba. Al verme se aterrorizo: ¡Por favor, no llame a la policía!..¡No soy un delincuente! Cálmate le dije, quiero que me expliques porque lo hiciste.

Me explicó que tiene un grupo de amigos que se juntan para beber y drogarse muy cerca de allí y que justamente ese día le tocaba a él llevar el trago como las drogas pero como no pudo conseguir el dinero, uno de ellos le dijo que asaltara mi casa, que siempre estaba sola y que sería fácil de robar. Pero te equivocaste, le dije, ahora voy a llamar a la policía para que pagues por lo que hiciste. El muchacho se puso a llorar pidiendo que no lo hiciera, que sus padres le matarían, porque eran muy estrictos, y que ni siquiera sabían en que cosas andaba él.

Al poco rato ya más sereno, le dije que no llamaría a nadie, a lo que él me contesta: ¡Hare lo que  quieras! ¡Pero, luego me dejas ir!

Dude un momento que debía hacer, pero en fin comencé a desatarle los brazos. Con los cuales me abrazo fuertemente y me dijo: ¡Si quieres te la chupo!

Inmediatamente se me quitó lo mareado y le miré, guapo, rubio, 1.75 metros aproximado, con un paquete prominente y unos ojos que me miraban delirantes, le dije que no debía hacer nada, pero luego algo cruzo por mi mente algo que hasta ese momento nunca antes se me hubiese ocurrido, por lo que dijo.

¡De alguna manera tienes que pagar lo que has hecho!

Y comenzó a tocarse el paquete sin dejar de mirarme. Obviamente que mi pene reacciono ¡acércate, quiero tocarte! Dijo. Me acerque a él que ya estaba de rodillas, y enseguida me agarro el paquete e inmediatamente me bajó el cierre del pantalón. Dijo llamarse Andrés y que tenía 21 años, que vivía muy cerca ¡Que grande y gorda la tienes! Dijo mientras me sobaba los huevos.

Mi pene mide 21 cm, y bastante gruesa dije, ¡Nunca he chupado una tan grande!

Finalmente me bajó el pantalón como ropa interior para comenzar a besarme el glande haciendo que diera un gemido entre cortado, para posteriormente tragársela por completo, con tanta facilidad. Era exquisito ver como se la tragaba con gran maestría como si ya hubiera practicado bastante aquello antes muchas veces. Estuvo así por un rato prodigándome placer mientras que intentaba con su otra mano desabrochar su pantalón, por lo que decidí ayudarle, y tras quitarle mi pene de su boca le agarre el paquete para posteriormente bajarle el cierre y tras luchar con su calzoncillo logre liberar su pene, no tan grande, pero, si muy grueso de su prisión y le comencé a masturbar mientras le besaba sus sensuales labios, que hasta ese instante no me había percatado tenia.

Prontamente tras desatarle los pies empezamos a besarnos apasionadamente, mientras que nuestras manos luchaban por dejar nuestros cuerpos desnudos con la mayor brevedad. Sus manos desataban mi cinturón y las mías hacían lo mismo con él, hasta que logramos hacerlo haciendo que nuestras duras erección como si fuesen de acero se juntaran, acariciándose rozándose mientras nuestras manos seguían en la tarea de desnudarnos lo antes posible. Continuamos ambos de rodillas en la cama con los pantalones a media pierna; nuestras camisas abiertas totalmente permitiendo a nuestros cuerpos tomar contacto con la piel del otro.

Así seguimos por un rato hasta que él se acostó sobre mí y con su boca comenzó el anhelado descenso desde mi boca, pasando por mi cuello, mi pecho, mis tetillas, mi vientre, mi pelvis, hasta que se detuvo totalmente a escasos dos centímetros de mi miembro en total erección. Miraba ansioso, esperando sentir su boca tibia tomar contacto nuevamente con mi glande. Me encontré con su mirada, su sonrisa y su rostro que con expresión infantil me preguntó.

-¡Te gusta, como lo hago!

No le dije nada solo sonreí, lo que dio pie a que Andrés, lamiera, chupara y mordiera mi pene provocándome un tremendo placer. Hasta que no aguanté más y tras terminar de quitarnos la ropa entre ambos, iniciamos un fabuloso 69, colocándome sobre él. Me encantó estar sobre aquel muchacho, enterrándole completamente mi pene en su boca, mientras que la mía saboreaba sus jugos excitantes. Rodeé con mi boca el contorno de su glande, rosado, percibiendo con mi lengua su sabor salado agrio, que delicia.

Posteriormente tras unos minutos le dije que nos separáramos o acabaría en ese instante.

¿Quieres metérmelo?
¡Estás seguro! Le dije

-¡Si quiero pero hazlo con cuidado, es mi primera vez!
-No pude aguantar la risa, como burlándome de él:
-¡Crees que soy tonto, se nota que eres bueno puto!

En serio me dijo, yo solamente he pajeado y chupado los penes de mis amigos cuando no tengo dinero para comprar droga y alcohol ¡esta será la primera vez!

Le dije si no quieres hacerlo, no me molestare, además que no pienso entregarte a las autoridades, con lo bien que te has portado. Andrés insistió diciendo.

-¡Siempre hay una primera vez!
-¡Y quiero hacerlo contigo, me daría vergüenza con mis amigos!
-¡Desde hace un tiempo tengo curiosidad y quisiera probar!

No me hice esperar, le hice acostarse boca abajo en la cama y le comencé a besar, pasando mi dura erección por sus nalgas, haciendo que se estremeciera. Bese su cuello, bajando por su espalda hasta llegar a sus hermosas nalgas, las que devoré metiendo mi lengua en su prieto orificio. El cual se fue dilatando tras meterle un par de dedos que lo hacían gemir del gusto hasta que pensé que estaba preparado le dije.

-¿Puedo metértela ahora?
-¡Hazme trisas el culo si quieres, aprovecha que estoy caliente!

Moje un poco más su orificio anal y me eché un poco de lubricante que tenía en mi mesa de noche, y cuando estiré mi mano para tomar un condón él se voltea y me dice.

-¡Quiero que mi primera vez sea al natural!
-¡Supongo que no tienes SIDA!

No le dije, pero mejor lo hacemos con preservativo ¡sin condón o si no o lo dejamos hasta aquí! Para esos instantes ya estaba demasiado caliente y no insistí, confiando en que no me estuviera mintiendo.Me coloque bastante lubricante y le repase su culo, para posteriormente intentar penetrarlo. Fui abriendo suavemente sus nalgas, mientras que él se quejaba deliciosamente lo que incentivaba a que siguiera.

-¡Hazlo de una vez!
-¡Mételo todo, que se siente muy rico!

Finalmente fui abriendo ese culito, podía sentir como sus paredes se abrían más y más hasta que logre metérselo por completo sintiendo mis testículos chocar con sus bellas nalgas, suaves y gordas.
Lo penetre suavemente por un par de minutos haciendo que él gimiera mientras yo me daba el gran gusto de sentir un culito sin el molesto condón. Luego de un rato el mismo comenzó a mover su culo haciendo que yo le apretara muy fuerte la cintura y le comenzara a clavar más rápido mi pene, haciéndolo gritar del gusto hasta que él me dijo que me detuviera.

Me levanté y él me dijo que me acostara boca arriba sobre la cama y acto seguido acomodo su culo en mi bien lubricado falo, enterrándoselo por completo, iniciando una de las más bestiales cabalgadas que me han hecho. Gemíamos ambos como locos mientras que Andrés se masturbaba como un loco cabalgando sin parar.

¡Ya no puedo más, voy a acabaaaaaaar!

Y me vine dentro de él, inundando su canal rectal con gran placer, produciéndome grandes espasmos que él aprovechaba para saltar más violentamente sobre mi pene. Finalmente ya liberado de mi semen, Andrés comenzó a jadear presuroso y sin aviso lanzó su leche sobre mi cara, pecho y abdomen, dando gritos de placer.

Luego se levanto para poner su palpitante pene en mi boca para que se la limpie, no sin antes recoger con ella el semen que tenía en mi cara e hizo que saboreara con gran gusto su néctar. Luego de eso nos quedamos tirados en la cama admirando nuestros cuerpos mientras nos tocábamos suavemente.

-¡No quiero que se lo cuentes a nadie!

No te preocupes le dije esto quedara entre nosotros, no sabes el placer que me has dado, ese culito que tienes está muy bueno.

-¡Si quieres otro día vengo!
-“no conteste nada”.

Finalmente ambos nos duchamos y lo volví a penetrar bajo el agua terminando de partirle el culo con gran placer para ambos, salí primero de la ducha, me seque rápidamente para colocarme un calzoncillo limpio, Luego se vistió y nuevamente me dijo que no se lo dijera a nadie que sería un secreto entre ambos, que él era muy hombre y que no quería que nadie se burlara de él. Le dije que no había problema además que yo no conozco a sus amigos, pero, él insistió en algún día podríamos encontrarnos en algún lugar. Ya para tranquilizarlo le juré que no lo haría.

Andrés estaba por irse cuando le dije.

-“Sabes no puedo dejar que te vayas sin pagar el haber entrado a robar en mi casa”
-“No es nada personal pero si no te doy una lección a tus amigos se les seguirá haciendo fácil mandar a otros a que roben mi casa que como tu dijiste es un golpe fácil ya que siempre está sola”.

Andrés me miro raro no entendía, me di la media vuelta para tomar mi arma calibre .38 especial que siempre está cargada, le quite el seguro y me di la media vuelta para apuntarle con ella, Andrés abrió los ojos, pensando que lo iba a matar iba a empezar a decir algo a tratar de suplicar por su vida pero no le di oportunidad alguna.

-“BAANG”

Retumbo en disparo, Andrés se quedo quieto, inmóvil por dos o tres segundos sin poder dar crédito a lo sucedido, sus ojos poco a poco se pusieron en blanco, el disparo había impacto en su entrepierna, haciendo mil pedazos sus huevos y rebanándole el glande de su pene, un alarido se escucho cuando él se tomo su sangrante entrepierna con ambas manos, para caer al suelo de rodillas para luego desmayarse.

Andrés fue llevado al hospital en donde los medidos apenas lograron salvarle algo de su pene, a la policía le dije que había encontrado al joven tratando de robar mi computadora sus huellas en mi laptop le dieron credibilidad a mi versión, se levantaron cargos en su contra pero retire todos argumentando que su pérdida era para mí suficiente castigo para un joven de su edad.

En cuanto a Andrés le he visto un par de veces en la calle solo. Me saluda a la distancia con la mano pero, nunca se me ha acercado, sin embargo de noche en noche viene a golpear en la puerta de la cocina, para que tenga sexo me encanta que sea tan sumiso, como puto gime como una perra cuando le entierro en su culito mi gran pene, por supuesto al terminar siempre le pago un buen dinero con el que se droga y compra alcohol.

Pero nada de eso me importa, mientras pueda seguir disfrutando de su apretado como lindo culito que aun tiene, mi sumiso ladronzuelo eunuco.





Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MI MUJER CON MI HERMANO

Mi mujer ya no quería tener sexo conmigo me esquivaba, y yo fogoso deseoso por tener sexo la obligaba a la fuerza. Un día sábado la penetre por el culo fuerte antes de salir a las 6 am rumbo a mi trabajo ella me dijo “chau amor y cerró la puerta”, no le di importancia seguramente estaba enfada por haberla obligado a tener sexo pero se le pasaría pensé, mientras me iba......


MI MUJER CON MI HERMANO
Mi mujer ya no quería tener sexo conmigo me esquivaba, y yo fogoso deseoso por tener sexo la obligaba a la fuerza. Un día sábado la penetre por el culo fuerte antes de salir a las 6 Am rumbo a mi trabajo ella me dijo “chau amor y cerró la puerta”, no le di importancia seguramente estaba enfada por haberla obligado a tener sexo pero se le pasaría pensé, mientras me iba. Aquel día se sucederían cosas que cambiaran mi vida como de mi hermano para siempre.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]



Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Todo empezó cuando viajamos a la capital del país mi esposa Lorena y yo para tratar de conseguir un mejor trabajo. Llegamos a la casa de mi hermano menor, una casa pequeña casa en que mi mujer, mi pequeño hijo de 3 años y yo nos quedamos en un pequeño cuarto que él nos proporciono, no tarde mucho en conseguí un trabajo a dos horas de la casa de mi hermano en donde trabaje por dos años. Mi mujer una chica de 22 años diario llevaba al jardín de niños a mi hijo, todos las noches tenia sexo con ella 2 veces uno cerca de las 11 pm y otra a las 5 Am antes de partir al trabajo la penetraba por su vagina en la noche y temprano por su culo, ella gemía como toda una perra.       

Le chupaba duro su clítoris que la dejaba hinchado y rojo lo que a ella le hacía gemir de placer, por supuesto le pedía que no gimiera tan fuerte, pues mi hermano nos podría escuchar que apenas dividía nuestras habitaciones una pared muy delgada, sin embargo Lorena parecía que no podía gemir cada vez más fuerte, ella bromeaba diciendo “pobrecito de tu hermano deberíamos decirle que nos acompañe para hacer un trió”.
           
Lo que me molestaba tanto que siempre le decía “no eso no, nunca eres solo mía”.

A Lorena parecía que le gustaba hacerme enfadar con eso de hacer un trió con mi hermano, todos los días a las 6 de la mañana me marchaba al trabajo, y ella me despedía. me decía, “chau amor rico te amo”. Y regresaba entre las 7 o 8 de la noche casi siempre.     

Pasaron uno meses antes que mi mujer ya no quería tener sexo conmigo me esquivaba, y yo fogoso deseoso por tener sexo la obligaba a la fuerza. Un día sábado la penetre por el culo fuerte antes de salir a las 6 am rumbo a mi trabajo ella me dijo “chau amor y cerró la puerta”, no le di importancia seguramente estaba enfada por haberla obligado a tener sexo pero se le pasaría pensé, mientras me iba. Ya cuando llevaba media hora de viaje en autobus me llamaron del trabajo y me dijeron ese día la fábrica iba a permanecer cerrada por lo que me baje y regrese a casa.      

Mi sorpresa fue mayúscula cuando al regresar a casa me encontré con que la puerta que daba a la calle  estaba cerrada por dentro y se escuchaba música a alto volumen. Abrí despacio sin hacer ruido, camine a mi cuarto y escuche gemidos de mi mujer. Que decía “mi amor que rico pene tienes, sigue, sigue, no pares papi”, una rabia asesina me invadió mi cuerpo empezó temblar entre a mi cuarto ya que dese ahí por medio de algunos huecos podría observar todo sin ser visto.           

Mis ojos se abrieron grandes al ver como mi hermano le metía su dura erección a mi mujer por la vagina mientras tenía sus piernas sobre sus hombros, su pene era más grande que el mío, se lo metía con todas sus fuerzas casi parecía que quería partirle su vagina a mi mujer, luego de un largo rato  pararon mi hermano le saco su pene a mi mujer para sentarse al borde de la cama, mi esposa no dudo en colocarse de rodillas frente a él entre sus piernas para comenzar chuparle su pene, de forma muy erótica, como nunca antes me lo había hecho a mí. 

Luego de unos minutos de una rica nada mi esposa le dijo “Pedro corree en mi culito”. Mi hermano la mira y le respondió “pero te puedo hacer daño” y ella le dijo, “a mí me gusta que hagas daño”, para acto seguido ella ponerse en cuatro patas sobre la ya mojada cama. Mi hermano Pedro echo saliva en su ano, abriéndole las nalgas de mi esposa para poner la hinchada cabeza de su pene sobre su ano, para penetrarla suavemente, delicadamente haciendo sentir a mi mujer como le entraba ese pene milímetro a milímetro.
           
Mientras mi mujer era penetrada ella gemía diciendo. “Así papi así que ricoooooooo, métela tooooodaaa” cuando lo tuvo todo adentro le dijo “espera, ahora me toca a mí”, Lorena empezó a mover su culo adelante hacia atrás adelante, atrás sin parar de gemir haciendo pequeños círculos con sus nalgas que se aplastaban contra la pelvis de mi hermano que también comenzó a gemir de placer, mi mujer y mi hermano estaba cogiendo rico, para ese momento estaba que estallaba de rabia pocos minutos después cambiaron de posición, Lorena se sentó encima de él para menear su pequeño como apretado culo sobre el pene de mi hermano.     

Los gemidos se hicieron cada vez más fuertes, los sentones de mi esposa se hicieron cada vez más acelerados me fue obvio que estaban por terminar Lorena le dijo entre jadeos a Pedro “dame tu leche toda dentro, la quiero dentro de mí”, mi hermano le apretó las tetas a mi esposa cuando dio un pequeño alarido para descargar su buena descarga de leche dentro de ella, vi como sus huevos se contrajeron contra su pelvis, ambos se quedaron quietos jadeantes con mi esposa montada sobre mi hermano por un buen rato.           

Mi mujer aun con la erección de mi hermano adentro, comenzó a disfrutar cuando mi hermano empezó a chupar sus tetas y su pene salió de su culo aún erecto. Mi mujer le daba las tetas para que se las chupara a su antojo mientras su vagina se restregaba contra el pene de mi hermano pude ver como del culo de mi esposa que se contraía de lo abierto que quedo salía la leche de mi hermano, que le había dejado en el interior de su culo que era mío pero que en ese momento chorreaba la leche de otro macho y de no cualquier macho sino la de mi hermano que lo dejo bien abierto.   

En esos instantes mi hijo empezó a despertarse no supe qué otra cosa hacer que salir rápido de la casa sin hacer mucho ruido, gracias a la música que estaba alta el volumen ninguno de los dos traidores se percato de mi presencia o de mi huida, me fui a un bar para beber mientras pensaba que hacer, en ese momento deseaba matar a ambos pero era la madre de mi hijo, la mujer que aun amaba y el traidor macho era mi hermano, matarlos no era un opción pero debía impedir que eso continuaba deseaba vengan fue entonces que tuve una idea.

El lunes siguiente pedí unos días en la fábrica, y vigile los movimientos de mi mujer, quien luego de irme a poco rato salía para llevar a nuestro hijo a la escuela, luego pasaba por el mercado para comprar lo que iba a necesitar para el almuerzo y cena que cocinaba para mi hermano como para mí, luego de regreso se quedaba a chismear casi siempre con algunas otra mujer que se cruzaba por el camino llegado a la casa a eso de las 11 Am, mi hermano se iba a trabajar a las 10 Am y los sábados como los domingos no trabajaba.

Regresaba del trabajo a las 4 Pm al poco rato se escucha la música fuerte, lo que me indico que ellos tenían sexo a esa hora entre semana, por lo que jueves siguiente espere a que mi esposa se fuera a dejar a mi hijo a la escuela para entrar a la casa, sigilosamente entre al cuarto de mi hermano quien aun dormía, estaba solo vestido por una pequeña trusa blanca, bajo la cual se notaba un buen paquetón, sobre todo el gran par de huevos que le colgaban bajo su gran pene.

Estaba boca abajo por lo que no fue problema amarrarle las manos sin que se despertara, luego le puse un calcetín (media) en la boca, finalmente le coloque un saco sobre la cabeza que lo hizo despertar pero no podía ver nada, al principio lucho mucho pero gracias a mi superioridad en fuerza como en tamaño logre controlarlo, sin decir ni una sola palabra dado que eso me delataría de inmediato, le coloque una navaja en el cuello con la que lo obligue a ponerse de pie sujetándolo de los cabellos, para llevarlo lentamente al techo por una pequeña escalera.

Lo lleve al borde del techo hasta una pequeña baranda, ahí le baje su trusa hasta los tobillos sus huevos quedaron colgando bajos. Tome un cable que había tomado de la fabrica era fuerte pero muy flexible. Un extremo lo ate a la bese de su escroto, fuerte apretándolo lo más que pude. El otro extremo que era de dos metros lo ate a un pesada piedra de unos 40 o 50 kilos que subí al techo con mucho trabajo, con a navaja hice algunos cortes en el escroto de mi hermano que se retorció de dolor.

Luego que tenía todo listo, con mi pierna derecha, empuje la piedra al vacio, mientras sujetaba a mi hermano para que no cayera del techo, un segundo más tarde, el escroto de mi hermano sintió el fuerte tirón cuando el cable se tenso por el gran peso de la piedra. Mi hermano comenzó a gruñir fuerte sintiendo un gran dolor, mientras su pene creció lo mismo que el mío. Por alguna razón ambos estábamos muy excitados por todo aquello. Con cada instante que pasaba el escroto de Pedro se iba desgarrando más y más hasta que de pronto el gran pene de mi hermano lanzo un gran chorro de su espesa leche.

Aun el pene de mi hermano estaba arrojando chorro con gran potencia de su leche cuando su escroto salió disparado hacia adelante, llevándose consigo sus dos grandes huevos, en ese momento mi hermano comenzó a convulsionar hasta que se desmayo uno segundos después, fue en ese momento que yo mismo me había corrido dentro de mi ropa interior, cauterice la herida sangrante debajo del aun erecto pene de mi hermano bañado en semen como sangre como Dios me dio entender, luego cargue su cuerpo a su cuarto que desordene simulando un robo.


** ** ** ** ** ** **

Mi esposa cuando regreso del mercado lo encontró sangrando levemente tendido en su cama, desesperada llamo a la policía para luego hacerlo conmigo llegue todo angustiado pretendiendo son saber nada, la policía no pudo mucho con los datos que mi hermano le dio, las huellas en la casa solo eran las de mi esposa, hijo y mías pues vivíamos ahí pero nada del supuesto asaltante.

Por supuesto en el hospital poco pudieron hacer por mi hermano que quedo reducido para el resto de su vida en un eunuco, mi Esposa y yo nos mudamos de su casa a los pocos meses pues se volvió algo neurótico, por alguna razón más con Lorena.

Conseguí otro trabajo, en la capital no lejos de la casa en donde ahora vivimos. Apenas a 20 min a pie de nuestra nueva casa, lo que me permite mantener bien vigilada a mi mujer por si es necesario crear a un nuevo eunuco, ahora ya tenemos dos hijos y Lorena parece que no me ha vuelto a engañar ya que ahora es ella la que me pide todos las noches y mañanas que la penetre ya sea por su vagina o por su culo, para hacerla gemir como una perra cada que lo hago.    




Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INVOCANDO UN DEMONIO

Carlos llevaba jugando dos horas a videojuegos y empezaba a aburrirse. Cerró el juego y abrió el navegador. Siempre que se aburría y no sabía qué hacer acababa visitando la página, donde siempre encontraba algo interesante. Empezaba visitando el tablón random, tenía un poco de todo, humor, fotos sugerentes, videos porno. Para Carlos era como un calentamiento. Cuando ya había visto todos los mensajes le llamó la atención el último mensaje del tablón, una imagen con un círculo con caracteres sobre un fondo negro......


INVOCANDO UN DEMONIO
Carlos llevaba jugando dos horas a videojuegos y empezaba a aburrirse. Cerró el juego y abrió el navegador. Siempre que se aburría y no sabía qué hacer acababa visitando la página, donde siempre encontraba algo interesante. Empezaba visitando el tablón random, tenía un poco de todo, humor, fotos sugerentes, videos porno. Para Carlos era como un calentamiento. Cuando ya había visto todos los mensajes le llamó la atención el último mensaje del tablón, una imagen con un círculo con caracteres sobre un fondo negro. Aquello apenas era el inicio del infierno que estaba por venir.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Huelepie & DarkSoul





A altas horas de la noche un joven estaba sentado frente a su ordenador. Su nombre es Carlos, tiene 20 años. Es un chico delgado y pálido de piel debido a que no sale mucho. Hace tres meses dejó la universidad y desde entonces no sale de su casa más que para comprar comida dos veces a la semana. Vive solo en un departamento pequeño que pagan sus padres que aun creen que asiste a clase.

Carlos llevaba jugando dos horas a videojuegos y empezaba a aburrirse. Cerró el juego y abrió el navegador. Siempre que se aburría y no sabía qué hacer acababa visitando la página de 4chan, donde siempre encontraba algo interesante. Empezaba visitando el tablón random, tenía un poco de todo, humor, fotos sugerentes, videos porno. Para Carlos era como un calentamiento. Cuando ya había visto todos los mensajes le llamó la atención el último mensaje del tablón, una imagen con un círculo con caracteres sobre un fondo negro.
           
El texto que acompañaba la imagen decía "Como invocar a un demonio". Le pareció interesante y pinchó en la imagen para ver toda la información. Era un tutorial que explicaba como invocar a un demonio para pedirle favores. Carlos lo leyó todo y pensó que podría hacerlo, no creía en estas cosas pero se aburría tanto que pensó que por lo menos estaría ocupado un rato. Buscó todos los materiales necesarios, velas, un espejo e incienso. Las velas y el espejo los encontró rápido pero el incienso tuvo que buscarlo más. Recordaba que una anciana le dio un paquete a cambio de unas monedas una de las últimas veces que salió a comprar. Finalmente encontró el incienso. Fue corriendo a su cuarto y dispuso todo como decía el tutorial.         

El cuarto quedo inundado de velas, había impreso unos símbolos y los había puesto en el suelo. Carlos estaba sentado en el centro y en frente tenía un espejo. Toda la habitación olía a incienso lo hacía que le costara respirar. El siguiente paso era leer una especie de oración varias veces. Leyó las palabras con un poco de dificultad ya que el calor de las velas y el incienso le habían secado la boca. Todo quedó en silencio al terminar, la habitación estaba en penumbra apenas iluminada por las velas. Carlos solo escuchaba su respiración cada vez más pesada, expectante a que algo ocurriera. Se estaba impacientando y cuando pensaba levantarse y dejarlo todo escuchó una voz profunda.           

-¿QUIÉN ME LLAMA?     

La escuchaba como si surgiera dentro de su cabeza. El terror se adueñó de Carlos, no esperaba que funcionara. Había leído que lo más importante era descubrir el nombre del demonio para poder tener control sobre él. Pero el miedo le impedía hablar.      

-¡HABLA MORTAL!         
-Mi nombre es Carlos.       
-Había hablado tan flojo que casi ni él escuchaba sus propias palabras.   

-¿POR QUÉ ME HAS LLAMADO?        
-¿Cuál es tu nombre? -Carlos recordaba que lo principal era descubrir su nombre.        

-NO TE DARÉ MI NOMBRE, NO PERMITIRÉ QUE UNA SIMPLE ALMA MORTAL ME DOMINE.

Se fijó en el espejo. En lugar de reflejase, una sombra ocupaba su lugar. Tenía forma humana pero no se podía distinguir sus rasgos.          

-TE PROPONGO UN PACTO.      
SI ANTES DE QUE SALGA EL SOL NO HAS EYACULADO TE DARÉ LO QUE QUIERAS, EN CAMBIO SI EYACULAS ME QUEDARÉ CON TU ALMA.        

Carlos no sabía que decir o hacer, le daba miedo decirle que no y que le pasase algo malo. No entendía muy bien a qué se refería con eyacular antes del amanecer. La última vez que miró el reloj eran las tres de la madrugada y como mucho había pasado una hora.  No amanecería hasta las seis y media, solo debía esperar dos horas y media.           

-Acepto el trato.      
-Intentó sonar seguro pero la voz volvió a fallarle y sonó más como un quejido.

De repente la luz se hizo mucho más tenue, como si las llamas de las velas fueran a extinguirse. Notó como si el aire se moviera en su nuca. Ahora el espejo reflejaba su figura, ya no había ninguna sombra. Carlos respiró tranquilo, pensó que todo había pasado. Se levantó y al darse la vuelta vio una figura. Era un ser alto y esbelto. Tenía el cabello largo y unos ojos con una mirada profunda. Estaba desnudo y carecía de vello corporal. Su pene era enorme.

-¿TE GUSTA?         

Ahora la voz no salió de dentro de su cabeza, era ese ser el que estaba hablando. Su voz era muy bella como de otro mundo. El demonio acarició el brazo de Carlos, su tacto era como seda.  

-DESNÚDATE.

Carlos se sorprendió al darse cuenta de que estaba quitándose la ropa sin querer hacerlo. Estaba excitándose pero no entendía porque se sentía así. Desde el brazo que el demonio había acariciado se extendió un calor por todo su cuerpo, tenía los vellos de punta. El demonio avanzó hacia él y lo besó.

-No -dijo Carlos suspirando.        

-TU BOCA DICE NO PERO TU CUERPO DICE LO CONTRARIO. 

Carlos miró hacia bajo y le sorprendió ver su pene erecto. Nunca se había sentido atraído por un hombre. Sintió vergüenza y miedo.

-VAS A SENTIR MÁS PLACER DEL QUE UN MORTAL PUEDE SOPORTAR.  

Sus palabras encendieron la llama que Carlos sentía dentro. No entendía como podía excitarse tanto en esa situación. Le estaba dominando y a él le gustaba. Quería parar pero no podía evitar seguir. El demonio pasó sus brazos por detrás de la cabeza de Carlos y le acarició toda la espalda y al llegar a sus nalgas le dio un ligero apretón. Carlos gimió, el tacto del demonio era suave pero a la vez como fuego. Le miró a los ojos y vio una oscuridad, una profundidad que le hicieron sentir minúsculo.
Bajó la mirada sumiso.      

Las manos pasaron de sus nalgas a sus tetillas, los acariciaba y Carlos sentía que no podría soportarlo más, el placer le nublaba la vista. De repente apretó los dedos con lo que pellizcó sus tetillas. Carlos notaba  como si tuviera ascuas en ellos, sentía dolor pero a la vez un placer enorme. Pellizcaba cada vez con más fuerza, parecía que el dolor era insoportable, entonces aumentaba más. Carlos lloraba no sabía si de dolor o de placer. El demonio liberó sus pezones y la calma llenó su mente. Empujó a Carlos a la cama, que cayó boca arriba. El dolor y el placer le habían dejado tan débil que apenas podía abrir los ojos.

Notó una brisa en sus pies descalzos y de repente sintió un dolor en sus plantas como si le hubieran dado un latigazo. El dolor era insoportable pero ese dolor le daba placer, con cada latigazo su espalda se arqueaba y su pene palpitaba. Sentía las plantas de los pies ardiendo como si caminara sobre brasas, y ese calor se expandía por todo su cuerpo en oleadas dándole un gran placer. Cuando parecía que estaba al límite del dolor y del placer todo cesó. Solo se escuchaba su respiración agitada, el corazón latía muy fuerte. Notó un cosquilleo debajo de él y una sensación de ingravidez, estaba flotando.

Empezó a sentir un calor en la garganta que cada vez era más molesto, le costaba respirar. Un dolor agudo recorrió su espalda, era como si ahora le dieran latigazos en la espalda. Cada pocos segundos sentía un dolor en algún lugar de su cuerpo, pecho, piernas, cuello, cara, nalgas y la sensación de ahogo fue a más. Era como si le hubieran tapado la boca y no pudiese respirar. Los golpes eran cada vez más fuertes, Carlos no podía casi respirar parecía que amplificaba todo el dolor, que se convertía en placer casi enseguida. Se encontraba en un estado de trance por el placer que todos los golpes le estaban provocando.

Cayó sobre la cama abruptamente respirando libre al fin. Abrió los ojos y el demonio le miraba fijamente.

-PODEMOS PARAR AHORA O SEGUIR TÚ DECIDES.       
-Su voz sonaba calmada como si no hubiera hecho ningún esfuerzo.         

Carlos trataba de recuperarse de todo lo que había pasado. Sentía fuego en todas las partes de su cuerpo y una pasión irrefrenable le hacía temblar. Se levantó y se puso frente al demonio.

-Quiero morir de placer, te daré lo que sea, mi alma, todo lo que me pidas.
-Se puso de rodillas frente a él y empezó a besarle los pies movidos por un sentimiento de sumisión absoluta.

-¿LO QUE SEA? Pregunto el demonio.
-¡Lo que sea! Respondió Carlos

-ASÍ SEA.     
-¡PERO NO QUIERO TU ALMA O VIDA, PERO VIVIRÁS UN INFIERNO MIENTRAS VIVAS! ¿ACEPTAS?

-¡Acepto! Carlos dijo sumisamente.       

El demonio agarró a Carlos por el cuello y lo volteó, sujetándolo por las muñecas. Carlos sintió fuego y dolor en su culo, el demonio le estaba sodomizando, mientras él gemía cada vez más fuerte. Otra vez la sensación de ingravidez. Notaba oleadas de placer cuando de pronto comenzó a sentir otra vez el ahogo que le impedía respirar. Sentía los golpes por todo el cuerpo como si le dieran con diez cinturones a la vez. También en las tetillas, en las plantas de los pies, sentía como si tuviese brasas infringiéndole un dolor insoportable. 

Aullaba y temblaba de placer por igual en ese momento, cada penetración era como una explosión de energía. La saliva chorreaba de la boca de Carlos, cayendo al suelo junto con el líquido que salía de su pene que parecía como si estuviera orinando liquido pre seminal. Carlos sintió una última embestida profunda hizo estallar en Carlos un placer sin igual que gritó sin emitir ningún sonido. Sintió un placer supremo, cada célula de su cuerpo vibraba mientras eyaculaba a chorros. Era como desvanecerse, como si todo su ser hasta su alma estuviera siendo expulsado por su pene.

Fueron chorros mejor dicho raudales de un semen blanco, espeso tan espeso que parecía crema facial, Carlos estaba en un océano de placer como nunca antes, como si sintiera el surgir del universo en su cerebro, y de pronto una luz muy brillante ilumino toda la habitación que lo dejo inconsciente, tirado sobre un gran charco de su semen sobre su cama.

Un rayo de sol iluminó la habitación a la mañana siguiente. Todas la velas estaban apagadas y no había nadie allí, tan solo un penetrante olor a azufre como semen, con Carlos Durmiendo sobre el semen seco, poco a poco Carlos se despertó sintiéndose muy adolorido, sintiéndose todo bañado en su propio semen, en eso recordó todo lo vivido, fue al baño para tomar una ducha, cuando se estaba balando cuando su mano bajo a su entrepierna Carlos creyó morir al no poderse encontrar sus huevos no solo eso, su pene se había encogido para quedar de un tamaño aun más pequeño que el de un niño de tres años.

Salió de la ducha en desesperación total en medio de la habitación un gran cubo que era un metro cubico de billetes de $ 1,000 USD Carlos era rico ahí debía haber cerca de 10 o más millones pero eso no importaba en ese momento, pero por más que los busco no estaban más ahí, Carlos se miro en el espejo y la imagen de su cuerpo desnudo que aparecía, mostraba sus testículos como pene de tamaño normal incluso con una tremenda erección ahí pero en la realidad no era así.

Carlos gasto casi todo el dinero en consultar médicos que no podían dar una explicación al encogimiento de su pene o la desaparición de sus testículos lo más asombroso de todo era que los análisis de sangre de Carlos revelaban que tenía niveles de testosterona normales para un hombre de su edad, los deseos sexuales de Carlos solo hacían aumentar y aumentar pero no podía ni masturbarse ya que su pene no podía tener una erección pese a que el espejo siempre lo mostraba como si tuviera una.

Carlos trato en vano de invocar al demonio de nuevo pero este jamás respondió, en algo si el demonio tenía razón tendría que vivir en el infierno por el resto de sus días.




Historia Original Aquí.





Autor: Huelepie & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

VECINA CASADA

Llevaba mucho tiempo fijándose en mi, le dije que había visto sus miradas, pero hasta hoy no había sido capaz de atreverme a algo, ella me dijo que tampoco, pues ya no sabía cómo mirarme para que me fijara en ella hasta esta noche, cuando me vio bajando tras ella, viniendo con ella no se lo pensó quería salir de dudas, entre platica nos besábamos ......


VECINA CASADA
Llevaba mucho tiempo fijándose en mi, le dije que había visto sus miradas, pero hasta hoy no había sido capaz de atreverme a algo, ella me dijo que tampoco, pues ya no sabía cómo mirarme para que me fijara en ella hasta esta noche, cuando me vio bajando tras ella, viniendo con ella no se lo pensó quería salir de dudas, entre platica nos besábamos. Aquella noche gozaría como nunca sin saber que esa seria mi ultima mujer que penetraría en mi vida.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]



Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Las miradas de mi vecina me lo decían todo, desde hacía 7 meses que llegué, con 29 años, mi vecina era casada, no tenía hijos, de 42 años, una mujer alta para ser mujer, rellenita pero sin ser "gorda", con un marido que siempre estaba fuera bastante celoso, por mi parte soy alto, fuerte, con un pene de 19 cms, más gordo de lo normal y les aseguro que las miradas de mi vecina durante el último mes eran tan descaradas que me sentía un cobarde por no haber intentado algo mucho antes.  

Me decidí una noche de viernes, sabía que su marido se acababa marchar, se había despedido de mi esa tarde al salir, suele volver a los 4 o 5 días, ya en la noche, sobre las 10 PM, escuché como ella abría la puerta como siempre iba a tirar la bolsa de la basura, ese era el momento que esperaba, al menos ver si podía forzar algo la situación, aunque bajando la escalera ya no me parecía tan buena idea, pero seguí la zona donde están los contenedores de basura están muy poco iluminados además de estar justo al lado un pequeñito parque muy oscuro, caminé tras ella acercándome pues cuando bajamos estaba a 10 metros, la alcancé casi llegando, le dije “hola”, ella me sonrió dándome otro “hola” prosiguiendo juntos hasta los contenedores.

Tiré mi bolsa luego tome la de ella para tirarla, ella me tomo la mano, mientras me miraba, tiré la bolsa, soltándome ella la mano y en vez de caminar hacia la casa caminó a la entada del parque que está justo en frente, es decir apenas 4 pasos se fue internando en la oscuridad, yo miré a ambos lados pero no vi a nadie y me interné tras ella, me esperaba unos pasos internada en toda la oscuridad bajo un árbol, me dio un enorme beso, el cual correspondí, le toque las tetas, el culo, mientras ella empezó a tocarme la entrepierna, casi no podía respirar, le dije que podíamos ir a mi casa, le dejaría la puerta abierta, por la cantidad de vecinos y como están dispuestas las puertas de entrada no pueden vernos como nosotros a ellos. 

Prefirió su casa, me dijo que esperara una hora y entrara, me fui a casa, hora que espere ha sido la más larga de mi vida, cuando fue el momento, sin encender luces del pasillo, cerré mi puerta, entré en la suya, yo iba recién duchado, vestido con una bata, yo mismo cerré la puerta, caminé por el pasillo y ella estaba esperándome sentada con un transparente blusón negro se veía perfectamente sus braguitas (calzón) y sujetador (corpiño), apenas iluminados  por la tenue luz de la lámpara del rincón, me dijo si quería beber algo, en ese momento solo quería penetrarla, pero le dije que sí, me dijo que me pusiera cómodo refiriéndose a que me quitara "ropa", mientras ella servía mi copa, intentando no aparentar nervios, me despojé de la bata preguntándole donde la dejaba me dijo que lo colgara en la puerta del baño, quedé en slip, (trusa) ella al volver de la cocina me dijo.           

- Así me gustas más, - mientras me ofrecía la copa –
           
Nos sentamos juntos en el sofá, comenzamos a besarnos y cada beso era más y más largo, la tocaba le agarraba las tetas, los muslos pero después ella me frenaba diciéndome 

- Tranquilo cariño he esperado mucho este momento para ahora estar con prisas, - Dios me lo dijo mirándome mi pene que estaba durísimo con su mano puesta sobre él.     

Me habló, de que llevaba mucho tiempo fijándose en mi, le dije que había visto sus miradas, pero hasta hoy no había sido capaz de atreverme a algo, ella me dijo que tampoco, pues ya no sabía cómo mirarme para que me fijara en ella hasta esta noche, cuando me vio bajando tras ella, viniendo con ella no se lo pensó quería salir de dudas, entre platica nos besábamos me volvía a frenar y así, hasta que con media copa me hizo ir a su dormitorio, a mi me dio alto de nervios, le pedí incluso que fuéramos a otra habitación pero insistió, llevándome de la mano.       

Nada más cerrar la puerta, estábamos besándonos de nuevo y esta vez si dejo ya le quitara el camisón transparente, rápidamente le quite el sujetador, las dos tetas más grandes y hermosas que he tenido en mi vida, pero sobretodo era un reto nunca me lo había hecho con una madura por lo que estaba deseándolo, chupe sus tetas ella no me soltaba mi pene y la tela del slip estaba por reventar, ella se despego de mi boca se arrodilló para bajarme el slip y se atiborró con mi pene, ya no pude soltarla de allí, no me dejó ni sentarme en la cama me la chupaba, sin parar, empecé a darme cuenta que le gustaba, que me moviera con mi polla dentro de su boca, que le pusiera mi mano sobre su cabeza, me trabajó mi pene y los huevos como ninguna otra mujer, pero lo mejor fue que yo gimiendo jadeando de placer ella no se quitaba mi pene de su boca al revés no dejaba que yo me quitara fue una explosión total.

Una de mis corridas más abundantes y eso que era de venirme abundantemente, pero tenía mucha leche retenida, a ella cuando no pudo retener más abría más la boca sin dejar que mi pene saliera de ella y mi leche corrió por su barbilla goteando a sus tetas, quedé relajadisimo, unos instantes después le quité las braguitas, su vagina, estaba totalmente depilada, suave, se la comí ricamente, la mejor de mi vida, hasta ese momento nunca en mi vida le había comido la vagina a una mujer, que se corriera dos veces por ello, jadeaba y suspira sin parar aunque menos mal que no grito, ella su vagina es gordita, pequeña, muy distinta a otras vaginas que he visto de mujeres delgadas y más jóvenes que después parecen que tiene una "ventana" en vez de una vagina, ese sin embargo era como si yo lo hubiese intuido desde el principio y por ello me tenia hipnotizado.  

Mi lengua la recorría siempre húmeda, lamia sus labios uno otro bajaba hasta los muslos interiores para volver a subir, volvía a chupar la parte superior de su vagina su clítoris jugaba con mi dedo, escuchándola gemir sin parar, cuando se corrió por segunda vez, quedó quieta tirada hacia atrás en la cama las piernas sobre el suelo abiertas desnuda me incorporé yo de rodillas para meter mi palpitante erección en aquella vagina, ella lanzó un largo gemido, mi pene la había llenado, lo había aceptado bien al estar perfectamente lubricada con sus jugos tras la corrida y mi saliva, con parsimonia levante sus muslos y cuando la coloqué a mi gusto comencé a penetrarla, de forma lenta, gemía y gemía al igual que yo, al mover mi erección en su jugosa vagina, apenas pocos minutos después se volvio a correr por tercera vez.  

Ella se saco mi pene, se incorporó aun respirando fuerte tomándome del cuello, me dijo al oído.       

- ¿Aun puedes esperar o quieres correrte ya?  
- Le dijo que aún podía esperar bastante.
 - ¿Has sodomizado alguna mujer? Le dije que sí.

Ella me mostro una sonrisa, del cajón de su mesita, sacó, lubricante se puso a cuatro patas, primero la acaricié el culo con mis dedos sin lubricante sin nada presionando su ano, suspiraba ya solo con aquello, empecé ensalivando sin introducir nada, lentamente y cuando vi cuanto más y más ella disfrutaba con ello, más me esforzaba, ya no pensando en "encularla" sino en darle placer, empecé a pasarle lubricante por su ano con mis dedos aun sin introducir nada pero ella intentaba meterse mis dedos, moviendo su culo, yo se lo impedía y eso la "enervaba" finalmente igual de lento le introduje un dedo, poco a poco hasta que termino en el fondo de su recto.

Lo moví dentro circularmente, ella no dejaba de gemir de mover su culo que tenía que aguantarlo e impedido que se moviera, después saqué el dedo y con la misma delicadeza le introduje dos, ella a veces daba algún pequeño gritito, mi otra mano a veces tocaba su vagina, lo frotaba lo palpaba a ver como estaba, y estaba tan jugoso como si estuviera penetrándola, para cuando saqué los dos dedos estaba detrás de rodillas ella se movió, quitándose, diciéndome, tirando de mi para que me sentara en la cama en el borde, mientras agarrada mi cuello empezó casi a implorarme, que se la metiera pero me hizo acostar boca arriba sobre la cama.

Para ese momento mi ene estaba bien duro ella agarró mi erección y se sentó en ella, metiéndose mi pene ella misma en su culo, ella se la fue metiendo sin pausa lentamente si pero moviéndose, sin pausa hasta que la tuvo toda dando gruñidos hasta dar un largo suspiro cuando terminó de sentarse en mi pene, comenzó a tocarse su vagina "enculada" por mí, se corrió, dos veces antes de que me  corriera, les aseguro que me corrí en menos de diez minutos con solo sentir sus deliciosos sentones sobre mi pene, con mis huevo revotando contra sus grandes nalgas. 

Apenas se saco su pene de su culo me hizo arrodillarme para darme una mamada y cuando de nuevo estaba dura se colocó a cuatro patas para  que la penetrara así sin cambiar de postura ella se lo pasó bien, pero esta vez quien disfrutaba era yo, estuve así por más de 30 minutos penetrándola sin cambiar de postura, ella aguantó, aquello era la gloria misma, sentir como mi pene entraba casi por completo en su empapada vagina, me corrí de nuevo abundantemente estaba rellenando su vagina con mi espesa leche cuando siento que alguien me jala por detrás de los cabello, mi pene se sale bruscamente de su vagina, un gran chorro de mi leche baña sus nalgas, justo en ese momento veo a su esposo mirándome con una mirada asesina, mientras me baja de la cama con lujo de violencia tirando de mis cabellos.

-“ESTE ES CON QUIEN ME ENGAÑAS MALDTITA PUTA”.

Grito su esposo, para ese momento estaba muerto de miedo sin saber qué hacer, con mi pene aun palpitando, arrojando pequeñas cantidades de mi leche aun, de pronto el hombre toma mi pene apretándolo fuerte para decir.

-“AHORA VERAS LO QUE HAGO CON ESTE MAL PARIDO. ¡PUTA DE MIERDA!”

Dicho eso su esposo saco una navaja larga que la vi brillar, antes de poder hacer algo su esposo me clavo la navaja en mi pene, no una sino varias veces atravesándolo por completo, realizando dos heridas una de entrada y otra de salida, mis ojos quedaron en blanco por el dolor, que fue algo indescriptible.

Mi pene quedo hecho un guiñapo de carne y sangre por ultimo su esposo tomo mi prepucio lo estiro todo lo que pudo para luego cortarlo de un solo corte, lo que me hizo desmayar, cuando desperté estaba siendo arrojado de su departamento, quede en el suelo agarrando mi entrepierna, apenas sentí como me aventaron mi bata, la cual use para tratar de parar la hemorragia, con mucha dificultad llegue a mi departamento, en donde vende como pude mi pene, apenas y recuerdo cómo es que llegue al hospital.

Apenas entre a urgencias, recuerdo pedir un medico y me desmaye sobre el puso con toda mi entrepierna chorreando de sangre, los médicos hicieron lo que pudieron pero según luego me explicaron varios días después que fue cuando recupere el conocimiento poco pudieron hacer para salvar mi pene el cual fue emputado justo por la mitad, perdí además de gran parte de mi tronco mi glande, por su fuese poco luego se descubrió que de lo quedo de mi pene no podía tener una erección, pues varios de los nervios que lo permiten fueron dañados.

A la policía le invente que me quisieron asaltar y cuando me resistí los asaltantes que según mi relato eran cuatro me hicieron eso, de mi vecina nada se sabe, cuando regrese del hospital, convertido en un eunuco para el resto de mi vida, ya ella como el maldito de su esposo ya no estaban, luego me entere de casos similares al mío, hoy se que ellos dos se dedican a eso, ella a seducir a incautos jóvenes que con la promesa de bien sexo caen en sus garras para luego perder su virilidad a manos de su esposo. 

Aun me lamento por mí mismo y mi virilidad pero pese a que ya no puedo tener sexo no como antes aun puedo eyacular abundantemente de solo pensar en el placer que sentí aquella ultima vez en casa de la “Vecina Casada”.




Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

MI TÍA LOLA

Desde siempre había fantaseando el poder cogerme a una mujer madura, pero solo era eso, una fantasía. Mi tía había decidido visitarnos en el mes de julio, mes en el cual se celebra a la patrona del pueblo donde vivo. Venía acompañada de su hija y de su nieta, así como de mi abuelo. Cuando llegaron a la casa, los recibimos con un gran saludo, mi tía no perdió tiempo y se me abalanzó para darme un fuerte abrazo no se me hizo raro pues ella siempre ha sido muy cariñosa......


MI TÍA LOLA
Desde siempre había fantaseando el poder cogerme a una mujer madura, pero solo era eso, una fantasía. Mi tía había decidido visitarnos en el mes de julio, mes en el cual se celebra a la patrona del pueblo donde vivo. Venía acompañada de su hija y de su nieta, así como de mi abuelo. Cuando llegaron a la casa, los recibimos con un gran saludo, mi tía no perdió tiempo y se me abalanzó para darme un fuerte abrazo no se me hizo raro pues ella siempre ha sido muy cariñosa. Aquello fue el inicio de una relación que no termino nada bien.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Desde siempre había fantaseando el poder cogerme a una mujer madura, pero solo era eso, una fantasía. Mi tía había decidido visitarnos en el mes de julio, mes en el cual se celebra a la patrona del pueblo donde vivo.   Venía acompañada de su hija y de su nieta, así como de mi abuelo. Cuando llegaron a la casa, los recibimos con un gran saludo, mi tía no perdió tiempo y se me abalanzó para darme un fuerte abrazo no se me hizo raro pues ella siempre ha sido muy cariñosa, lo que me saco de onda fue el beso que me dio muy cercano a la boca y además con demasiada saliva creo yo, algo que nunca antes había hecho.
           
En la noche nos pareció buena idea bajar a apreciar el espectáculo pirotécnico que cada año se realizaba además de poder comer unos tacos, mi madre no nos acompañó, pues nos dijo que se sentía mal, no pasó mucho tiempo cuando ella nos marco para que la lleváramos al hospital.  Mi papá se fue con ella al hospital más cercano que se encuentra como a unos 20 min. Nos quedamos solos en casa mi hermano menor, mi tía, su hija, su nieta y yo ellas tres dormirían en la habitación de mi hermano, el a su vez en la de mis padres y por suerte yo dormiría completamente solo en la mía, o al menos eso creí. Mi abuelo se fue con mi papá al hospital.
           
Habían pasado más de 2 horas desde que mi padre marcará para avisar que llegarían muy tarde, que no los esperaremos. Eran aproximadamente las 12 de la noche cuando escuché que llamaban a la puerta de mi habitación, era mi tía Lola, vestía un pequeño camisón semi transparente que resaltaba a la perfección sus enormes caderas con sus grandes tetas que se miraban maravillosas, por debajo del camisón se apreciaba una diminuta tanga negra con sus tetas que llevaba sin sostén (corpiño), gracias a esto se veían unos pezones cafecitos erectos.
           
Me dijo que no se sentía muy bien, que si podíamos platicar un rato, le ofrecí que fuéramos a la sala, pero ella prefería que estuviéramos en mi cuarto, según para estar más cómodos, la invité a pasar de inmediato así comenzamos la plática:          

Yo: - ¿Que es lo que sucede tía? 
Lola: - Sabes, no tienes que decirme tía, me puedes llamar Lola.    
Yo: - Ok gracias Lola.       

Lola: -Hace mucho que quería platicar con alguien, pero no encontraba a alguien de confianza para hacerlo, creó que es el momento perfecto y eres la persona indicada, pero tienes que prometer ser discreto y sobre todo mantener esto entre nosotros.   

Yo: - Claro que puedes confiar en mí, adelante te escucho.  
Lola:- Antes que nada te haré una pregunta ¿Me crees sexy para mi edad?          
Yo:- ¿pero por qué me preguntas eso?   
Lola:- Yo creo que no lo soy, pero esta mañana, cuando llegamos a casa, el beso que te di, creo que te gustó, ¿Fue así?      

Yo:- Pues la verdad no lo sé, yo.  Creo que sí.  
Lola:- Entonces te gusta mi cuerpo, ¿te parezco sexy?          
Yo: ¡Para ser sinceros si!  

No espero ni siquiera un segundo y comenzó a besarme lentamente, a lo que yo respondí sin oponerme, pasamos un buen rato así, yo tenía una erección imposible de esconder en mi pantalón que uso para dormir. Lo que ella noto de forma inmediata. Dejo de besarme y dijo:      

-Creo que en verdad te está gustando esto, porque no lo llevamos más allá.         
Yo: No lo sé, eres mi tía, no es correcto.           

Lola: Eso no me importa, hace mucho tiempo que no tengo nada de acción y que mejor que enseñarle algunos trucos a mi sobrino favorito. Además creo que tu amiguito no se quiere negar. Me planto otro beso y comenzó a masturbarme suavemente, me gustó tanto que la calentura no me permitió volver a decir que no.   

YO: ¿Y si alguien nos descubre?
Lola: no te preocupes ya me he fijado y todos están muy dormidos, además tus padres aún tardarán algunas horas, no existe peligro alguno.

Le respondí con un beso salvaje, comencé a acariciar sus grandes nalgas por encima de su camisón, a pesar de su edad las tenía bastante firmes. Ella continuaba jugando con mi pene, muy delicadamente. Se detuvo solo para quitarse el camisón quedar solo en tanga, se inclinó frente a mí, me bajo un poco el pantalón y comenzó a chupar mi erecto pene, estuvo apenas unos instantes así, antes que ella me condujera a la cama, me pidió que me recostará yo primero para que después ella me pusiera su culo en mi cara que quedar en la posición del 69.         

Me pidió que le chupara su vagina, comencé a hacerlo, era tan delicioso hacerlo, su sabor y olor eran magníficos, empezó a soltar mucho jugo al mismo tiempo que gemía de placer, mientras yo hacía todo eso ella se inclinó para poder chupar mi pene nuevamente, estuvimos así un buen rato hasta que ambos llegamos al orgasmo, yo llegué primero por lo que se trago toda mi espesa descarga y ella unos instantes después, que dejo toda mi barbilla y cuello empapados de sus jugos.
           
Luego ella se quitó de encima, e inmediatamente se puso cara a cara para poder besarnos nuevamente, duramos otro buen tiempo. Ella dijo.      

- ¿Te gustaría penetrarme?           
Yo: ¡Claro, me encantaría!           
Lola: pues hagámoslo.       

Saque un condón de una cajita que guardaba en mi clóset, ella me lo quitó de las manos, lo abrió y se lo puso en la boca , me acosté de nuevo, con toda la delicadeza del mundo lo empezó a desenrollar sobre mi pene, usando solo sus labios se sintió maravilloso. Me puso de pie y ella se acostó boca arriba casi en la orilla de la cama, me acerque a ella, la bese y con sus manos inserto mi pene en su vagina.

Comencé con un bombeo lento y poco a poco comencé a subir la intensidad, casi a punto de correrme me detuve y se la saque, ella cambio de posición para ponerse de perrito, era una vista privilegiada, su enorme culo parecía un gran corazón, comenzamos nuevamente a coger, el sudor ya bañaba nuestros cuerpos, ella no paraba de gemir de decirme lo mucho que le gustaba, decía que me amaba, que no me detuviera, era perfecto, sus caderas eran perfectas para poder tomarla y penetrarla con más fuerza, lo único que podía escuchar eran sus deliciosos gemidos y el golpeteo de mi pelvis  con sus nalgas, no aguante más y me vine, mi cuerpo se erizo cuando solté un gran gemido, ella me dijo que no había terminado aún por lo que me dijo.
           
- ¡Eres muy malo, como te atreves a terminar ante de mi!     
Yo: lo siento Lola pero es que con ese gran cuerpo que tienes es imposible no hacerlo.

Lola: Que lindo eres, gracias, pero ahora tendrás que hacerme terminar, tendrás que masturbarme hasta que me corra.          

Así lo hice, antes había masturbado a algunas novias y una que otra amiga, además ya había visto suficientes películas para saber qué hacer. Me acerque a su vagina y le metí dos dedos, los metía y sacaba, no pude resistirme más y al mismo tiempo que la dedeaba comencé a chupar como un dulce su clítoris, otra vez comenzó a sacar mucho jugo mientras gemía cada vez más fuerte, hasta que se corrió en mi mano como en mi boca fue lo mejor pues pude saborear por completo sus jugos.     

Terminamos sudados y muy agitados. Nos fuimos a la regadera juntos y nos bañamos, está vez solo nos besamos y nos enjabonamos el uno al otro. Terminamos y cada quien se fue a su cuarto para dormir. Una hora después llegaron mis padres.  Con mi abuelo, que al verme tan fresco creo que sospecho algo por cómo me vio.


** ** ** ** ** ** **

Mi madre tenía un problema en la vesícula pero no quería operarse por los que eran recurrente sus visitas al médico o al hospital, mi tía, como su hija, nieta y abuelo estarían en casa algunos días, y dado que estábamos sin clases Lola aprovechaba todo momento para tener intimidad conmigo, por supuesto para mi abuelo aquellos cariños que me hacía en público no pasaron tan desapercibidos, una de esas noches mi abuelo nos sorprendió saliendo de mi habitación prácticamente desnudos para ir a tomar un baño él lo vio todo aunque ninguno de los notamos su presencia pero no dijo nada tampoco.

Una noche cuando faltaba un día para que ellos se marcharan mi madre de nuevo se sintió mal por lo que tuvo que ser llevado por papá al hospital de nuevo, por supuesto Lola aprovecho para de nuevo tener sexo, cuando ella se marcho como a la media hora mi abuelo irrumpió en mi habitación, se movió muy rápido ni parecía tener la edad que tenia, me agarro de los cabellos y me saco de mi habitación no sin antes meterme mi trusa (slip) en la boca para que mis gritos no despertaran a todo mundo.

Mi abuelo con lujo de violencia me arrastro hasta la cocina en donde me amarro de pie a una de las columnas que sostenían el techo de la cocina, para ese momento el ya tenía preparado un cuchillo cuya hoja de acero ardía intensamente, mis brazos quedaron por arriba de mi cabeza estirados y mis piernas aseguradas a la parte baja de la columna de concreto.

Mi abuelo sello mi trusa en mi boca con un pañuelo, luego fue por el cuchillo ardiente, para regresar a donde estaba con él, para decirme.

-“Lo que has hecho con tu tía es una cochinada tan degenerada que es pecado”.
-¡Te voy a quitar las ganas de seguir de incestuoso, no quiero que tus hermanas corran peligro!

Dicho eso mi abuelo para mi terror absoluto dejo el cuchillo sobre una mesa de madera para tomar un trozo de cuero de unos 25 cm con la que ligo mi escroto de manera brutal, sentí un dolor tan grande que casi me desmaye.

Luego mi abuelo espero uno minuto a lo sumo tomo mi escroto con una de sus ásperas manos para comenzar a cortar mi escroto con el cuchillo ardiente con la otra mano, cauterizando mientras cortaba, el dolor fue espantoso debí desmayarme al menos dos veces antes de que terminara de arrancarme para siempre mi escroto y huevos en su interior de mi cuerpo.

Me desperté a la mañana siguiente en mi habitación, con mi abuelo a mi lado curándome mi herida, con 17 años me había convertido en eunuco para el resto de mi vida, sin poder hacer ya nada para remediarlo.

En el momento que desperté tenía una tremenda erección mi abuelo tomo mi pene con su mano, para masturbarme dos segundos, para luego decir.

-¡Escucha muy bien, si le dices que te los corte a alguien te juro que te cortare lo que te queda de hombría!

En ese momento la mano de mi abuelo me apretó mi pene, lo que me hizo retorcerme de de dolor para luego el decir.

-¿Entendiste?
-“Si”, dije con voz entrecortada.

Ya no vi mas a mi tía Lola, para cuando mis padres regresaron del hospital no me pusieron mucha atención debo decir que me recupere muy bien, mientras no pude caminar, dije que era por haberme lesionado jugando futbol con unos amigos.


** ** ** ** ** ** **

Meses después me entere que mi abuelo le había desfigurado los grandes senos a mi tía Lola luego de encontrarla con uno amante cuyo nombre no se supo nunca, nadie de mi familia que soy un eunuco, aunque creo que papa sospecha algo, puede que algún día tenga que decírselo cuando me pregunte porque ya no tengo novias o porque no puedo darle nietos, en realidad eso ya no importa pues mi abuelo murió el año pasado de un infarto.

Aun hoy cuando veo a mi tía Lola cuando viene de visita o en algún evento familiar recuerdo las noches de pasión antes de que fuese un eunuco, aquellas noches en que me vine dentro de ella, y goce como un loco del cuerpo de “Mi Tía Lola”.




Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul