LOS CUATRO SERVICIOS

Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría......


LOS CUATRO SERVICIOS
Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA] [DOMINACIÓN]



Categoria: Hetero      Autor: Oscareduardo & DarkSoul





Alfredo de vacaciones en un hotel exclusivo estaba algo aburrido cuando llamó al mesero y le solicitó un whisky en las rocas, mientras traían la bebida echó una mirada alrededor, esa tarde varias chicas disfrutaban de la piscina, sus cuerpos moldeados eran un adorno más en el lujoso hotel donde estaba hospedado, el mesero llegó y después de servir el trago le preguntó en voz baja si estaba necesitando compañía.

Alfredo no había contemplado esa posibilidad de solicitar una dama de compañía sin embargo le agrado la idea por lo que comenzó a solicitar información al respecto al mesero, quien muy acucioso le dijo que le tenía la chica ideal, era una mujer que se las sabía todas, la única que él podía recomendar a ojo cerrado, su especialidad eran los cuatro servicios, y él se la podía conseguir a bajo precio, le aseguró que no se arrepentiría.  

Alfredo tomó un poco de bebida y empezó a evaluar ese raro ofrecimiento… ¿cuatro servicios? la frase le quedó sonando… siempre había oído hablar de los tres servicios…pero cuatro… El mesero estaba cerca y Alfredo pidió otro trago.

Cuando el mesero llegó le dijo que estaba interesado en esa chica, el mesero no ocultó su felicidad, él recibiría una parte de ese servicio en calidad de propina. Apenas le trajo el trago el mesero se dispuso a establecer el contacto… una llamada y al otro lado de la línea una voz muy sensual recibió toda la información.

Nelly la chica de los cuatro servicios alistó sus implementos, con mucho cuidado las empacó en su bolso y partió hacia el elegante hotel. Nelly era una chica delgada, de mediana estatura y complexión media, su rostro era casi aun el de una niña, un par de trenzas enmarcaban un rostro ovalado, su boca era pequeña, sus labios carnosos y sensuales, sus piernas largas y un trasero pequeño completaban esa figura aniñada a primera vista esa chica inofensiva pasaba por una colegiala sensual y picante bastante atractiva de buenos senos.          

Alfredo de 38 años ya estaba tomando su cuarto trago, una agradable brisa refrescaba el clima ardiente de aquella ciudad turística, estaba a la espera de una mujer especial, la imaginaba despampanante, alta, muy sexy sin embargo solo veía avanzar hacia su mesa una chica joven con cara de niña, su andar era típico de una adolescente y en su espalda llevaba un pequeño morral… con voz muy sensual la chica se acercó a la mesa y preguntó si el señor se llamaba Alfredo, a la respuesta positiva ella tomó un asiento y procedió a sentarse.           

El mesero se acercó a la mesa, colocó un trago más de whisky y un coctel de ingredientes desconocidos para la recién llegada. Alfredo estaba desconcertado, no sabía ni de qué hablar, tomó la copa de licor y se la tomó de un solo envión, quería darse un poco de ánimo para romper el hielo existente, Nelly se dio cuenta de la situación y aprovechando la incipiente penumbra que les regalaba el atardecer colocó la mano en la pierna de Alfredo y empezó a resbalarla hacia su entrepierna, al roce de esa mano femenina su pene empezó a reaccionar… la espera impaciente, el alcohol en su torrente sanguíneo y la presencia de esa adolescente frente a él le hizo sentir una rara sensación.

sus sentidos se agudizaron y su corazón aumento sus latidos casi al borde de una taquicardia, iba a hablar pero la boca de Nelly selló sus labios, un beso intenso empezó a despertar sus deseos hasta ahora incipientes, la lengua de Nelly empezaba a deslizarse prodigando caricias enervantes cargadas de deseo

Alfredo empezó a reaccionar, devolvió el beso casi con agresividad, sus brazos atrajeron a la chica y mientras ella seguía con su lengua haciendo estragos en su boca Alfredo empezó a tocar sus senos, eran de buen tamaño y firmes, sus manos los arroparon en su totalidad, no tenía brasier (corpiño) y la pequeña blusa fácilmente se podía subir dejando sus senos al aire, sus pezones erectos eran grandes y de un color encarnado, Alfredo empezó a chuparlos y acariciarlos… Nelly retiró la cabeza de Alfredo temiendo que quedaran a la vista de alguien, llamó al mesero y éste tras una breve seña previamente establecida trajo dos botellas de licor una de whisky, la otra de un vino espumoso y una llave que correspondía a la habitación de Alfredo.      

No tardaron nada en llegar ambos al cuarto que tenía una cama doble y un sofá grande se convertiría en el escenario de una noche de pasión por lo menos eso pensaba Alfredo quien ya había perdido el temor y ahora su deseo se manifestaba, tomó a la chica y la empujó a la cama, quería rápido empezar a degustar ese apetitoso bocado… Pero Nelly lo contuvo, se paró de la cama y lentamente empezó a desvestirlo, primero su camisa, luego los zapatos y su ajustado jean (pantalón de mezclilla), ante los ojos de Nelly el pene erecto de Alfredo parecía salirse de su apretado bóxer.  

Pero antes de proseguir Nelly mirando a los ojos a Alfredo le pregunto.

-“¿Señor va a querer los cuatro servicios o solo tres?” Pregunto Nelly muy sensualmente.
-“¡Quiero los cuatro, servicio completo!” Respondió Alfredo sin tomarse un tiempo para pensar sobre aquello.

Nelly sonrió y con sus dos manos bajó la última prenda y sin pensarlo dos veces tomó su erección a dos manos y empezó a lamber su glande… lo hacía despacio… con un deleite que se reflejaba en su rostro, su lengua se deslizaba a través de su tronco de carne, tomó sus testículos con cuidado y empezó a lamberlos, su lengua hacía bellezas que despertaban emociones lujuriosas, luego se apoderó del glande, empezó a chuparlo y lamberlo, Alfredo sentía como sus piernas empezaban a flaquear, cada recorrido de la lengua por su pene empezaba a hacerlo trastabillar, Alfredo no tardo en  tomar a Nelly por sus trenzas y la acercó a su pene como queriendo con ese gesto decirle que deseaba tener todo su pene su boca, ella seguía lambiendo y lambiendo buscando despertar esa bestia que Alfredo tenía en su interior, quería que se desinhibiera al máximo, que sacara de su interior todas las parafilias, su objetivo era enloquecerlo de placer.           

De pronto Nelly se paró, se desnudó completamente, luego se sentó en el sofá abrió sus piernas en un ángulo casi de 180 grados provocando con esto la abertura de su vagina en un ángulo tal que permitía una visión completa de precioso sexo, los labios vaginales eran de un color rosado intenso se abrían como pétalos de rosa y muy en la parte superior un clítoris grande y erecto se alzaba como un faro indicando el camino del placer, Alfredo ante ese espectáculo no sabía qué hacer… Se arrodilló ante esa preciosa vagina y empezó a chuparla con ansias locas, su boca lambía una y otra vez las paredes vaginales de Nelly y por último sus labios fueron a parar sobre ese clítoris desafiante.

Empezó a lamerlo, a chuparlo, Nelly con un movimiento muy sincronizado de sus cadera empezó a mover su monte de Venus con una cadencia que de por sí misma ayudaba a que la boca y la lengua de Alfredo acariciaran el interior de su vagina, los efluvios de esa fuente empezaron a humedecer todas esas paredes y la boca de Alfredo parecía una succionadora de líquidos… Alfredo no aguanto más y arremetió con su erección por esa gruta de placer, hubo una tenue resistencia que hizo que las paredes vaginales presionaran el cilindro de carne, era una sensación agradable, como cuando se penetra una muchacha virgen, después su pene se deslizó hasta que no encontró el fondo, el resto fue de locura, Nelly se sintió tocada en lo más íntimo eso generó una serie de espasmos que desencadenaron una serie de movimientos frenéticos acompañados de aullidos de pasión, cuando ella alcanzo un orgasmo pleno.

Alfredo quedó desfallecido, Nelly le sirvió un trago para mitigar un poco la sed, ambos tomaron vino espumoso frío y delicioso, Nelly tomó el pene un poco flácido de Alfredo y empezó a masturbarlo, sus manos acariciaban el tronco del miembro y cuando comenzó a tomar algo de rigidez lo acercó a su boca y empezó otra felación…nuevamente su boca y sus labios hicieron que el pene Alfredo tuviera un erección, Nelly al ver semejante herramienta lista para usarse se monto sobre ella y empezó una cabalgata de locura y lujuria, Alfredo se quedó embelesado al ver a Nelly convertida en una bella amazona cabalgando sobre su pene, sus senos se bamboleaban frente a él, los tomó entre sus manos y los estrechó con fuerza, Nelly aceleró el ritmo y en un final de infarto logró obtener otro orgasmo que la lleno de placer.           

Alfredo quedó con su pene parada, ese poderoso miembro viril erecto como un asta era una tentación para Nelly, se tomó otro trago de vino y se acostó en la cama, primero se arrodilló, luego inclinó su cabeza y se agachó, sus caderas quedaron en lo alto, dos preciosos y atractivos orificios quedaron expuestos a la vista de Alfredo, el orificio de abajo era la vagina de Nelly que ahora lucía más abierta que antes y que dejaba escurrir flujos vaginales, el otro orificio era el culo de Nelly, un precioso ano de un color acaramelado, su diámetro parecía pequeño pero los movimientos del esfínter anal de parte de Nelly provocaban una dilatación seguida de un enigmático cierre, eran como dos imanes que lo atraían fuertemente.

Alfredo no se aguantó las ganas y empezó a lamber ese pequeño orificio, el esfínter empezó a cobrar vida, su diámetro empezó a crecer, su lengua ya pudo penetrar el estrecho conducto y luego pudo acomodar sin mayor esfuerzo el dedo de Alfredo, lo empezó a meter despacio, lo lubricaba con su saliva y los flujos vaginales de Nelly, el diámetro del bello anillo seguía creciendo, la lengua entraba sobrada y ahora eran dos dedos los que hacían la exploración por la zona rectal.     

Nelly empezó a gemir, en un gesto impulsivo levantó al máximo sus caderas, con sus manos apartó hasta donde pudo sus dos nalgas, el diámetro de su culo se había ampliado considerablemente, Alfredo sabía que Nelly esperaba una penetración anal y ese regalo del cielo no lo podía despreciar, tomo su erección y previamente lubricación en su vagina la acercó al culo de Nelly, Alfredo empujó levemente, pese a todo su ano estaba muy cerrado, pero siguió intentándolo hasta que su glande pudo abrirse camino

Nelly dio un aullido de placer, el grueso cilindro de carne empezó a resbalar por el estrecho recto, Alfredo emocionado se dispuso a tener su primer sexo anal, era tan delicioso sentir su pene aprisionado por las paredes rectales que se enloqueció, empezó a hundir y sacar su miembro como un loco, Nelly gritaba y Alfredo como poseído penetraba y sacaba su pene hasta que un orgasmo llenó a esa mujer sedienta de placer en otro clímax pletórico de lujuria, Alfredo también sintió desde lo más adentro de su ser una poderosa eyaculación colmando de su semen tibio y espeso el recto de Nelly, fueron momentos de placer incomparables.  

Hubo una pausa que aprovecharon ambos para mitigar su sed, el vino espumoso no solo refrescó sus gargantas sino que sirvió de estímulo para ejercer una nueva ola de pasión, Nelly experta en felaciones increíbles tomo de nuevo el flácido pene de Alfredo y derramando un poco de vino en su glande empezó a degustar ese vino lamiéndolo del tronco de su pene, Nelly le insinuó a Alfredo que quería darle un besito con lengua en su culito apretado Alfredo creyó que había oído mal pero ella insistió que quería ser la primera mujer en darle el tan ansiado” beso negro”, Alfredo picado por la curiosidad y el deseo le preguntó a Nelly que debía hacer, ella con paciencia le dijo que se subiera al sofá, que levantara sus nalgas para poderle dar la tan ansiada caricia.

Así lo hizo Alfredo, Nelly empezó a besarlo empezando su recorrido por sus piernas, iba despacio, muy despacio, creando con esa lentitud una inquietante espera, Nelly no tenía apuro quería provocar una gran lujuria antes de llegar a su destino, ya casi iba llegando cuando las manos suaves de Nelly empezaron a acariciar sus nalgas y a depositar de vez en cuando pequeños besos en esos glúteos musculosos, la ansiedad de Alfredo empezaba a traicionarlo, su ano se contraía y expandía de la emoción, por fin la boca de Nelly llegó a su destino.

La lengua de Nelly trató de entrar en su virginal ano, estaba muy estrecho, su lengua empezó a lubricar ese pequeño orificio, Nelly estaba excitada ante la presencia de ese ano esperando sus caricias, la enardecía y sinceramente, lubricó sus dedos en su húmeda vagina y luego muy despacio deslizó su dedo por su recto. 

Alfredo se trató de oponer pero el dedo ya estaba adentro, Nelly muy despacio empezó a acariciar ese recto, con movimientos circunvalares, cambió el dolor por el placer, Alfredo no entendía lo que pasaba, primero esa lengua y ahora ese dedo punzante generando emociones encontradas, Nelly saco su dedo y lo reemplazo de nuevo por su lengua, al encontrar un orificio de mayor diámetro entró más fácilmente y pudo acariciar con mayor facilidad ese ano antes tan estrecho y ahora más relajado y más amplio, Alfredo sentía esa caricia y no lo creía, Nelly sacó su lengua, estaba sedienta, tomó un sorbo de vino y refrescó su garganta, por un momento se retiró y tomó su mochila, saco de ella un consolador , era un dildo negro de unos 20 centímetros de longitud y volvió al culo de Alfredo, por su posición no se dio cuenta que había hecho Nelly.

Volvió a sentir la lengua recorrer su esfínter anal, Nelly con sus manos había separado más sus nalgas y ahora su lengua tenía un camino más despejado, volvió a sacar la lengua y lo reemplazo por dos dedos lubricados que entraron fácilmente, era una buena señal, lubricó el dildo y empezó a meterlo suavemente, muy suave Alfredo que ya estaba excitado no sintió la diferencia, Nelly se sintió realizada, sacó el consolador y lo colocó con un arnés en su cintura, esta vez colocó con cuidado el dildo en el culo de Alfredo que presa de la excitación estaba impaciente esperando o la lengua o los dedos de Nelly, y la penetración llegó.

Tenía más diámetro, un ardor le quemó sus entrañas pero un placer más lujurioso compensó el dolor, la penetración continuo, no entendía y menos ahora que las manos de Nelly lo abrazaban y subían por su espalda, un mordisco de pasión lo sorprendió en la nuca, Nelly lo besaba, lo mordisqueaba mientras sus manos lo acariciaban Alfredo por fin comprendió, Nelly lo había sodomizado con un consolador pero era tarde estaba dentro de él y no había nada que hacer, Nelly se transformó completamente de una chica frágil pasó a ser una impetuosa mujer que ahora lo gozaba, Nelly amaba el rol de ser el actor activo, pronto sus movimientos se volvieron intensos, Alfredo sabía ahora lo que era ser penetrado con locura le estaba haciendo sentir una de las emociones más fuertes de su vida.

De pronto las manos de Nelly se posaron sobre sus huevos comenzó a apretarlos, mientras continuaba penetrando a Alfredo, quien pronto grito de dolor al sentir un fuerte apretón de huevos, en ese momento sintió un punzada en su cuello y todo se volvió negro para él.

Cuando Alfredo recobro la consciencia de nuevo estaba atado con sus brazos extendidos de manera horizontal, amarrados a la cabecera de la cama, con su espalda alta apoyada en la misma, sus piernas estaban extendías altas y debajo de su escroto un tabla de cortar, estaba amordazado y sentía una gran punzada proveniente de sus huevos, por lo que bajo la mirada para percatarse que le habían colocado dos ligas castradoras en los alto de su escroto, ya para ese momento de un color oscurito.

Alfredo no sabía cuánto tiempo había pasado, trato de soltarse pero por más que lucho no logro aflojar las cuerdas que lo retenían ni un milímetro, de pronto vio a Nelly jugando con una navaja de reluciente hoja cromada aserrada, que se la pasaba por sus senos para luego lamber la hoja de acero con su lengua, cuando ella se percato que Alfredo estaba consciente de nuevo dejo de jugar con la navaja para acercarse a la cama, lo tomo de los cabellos y le dijo.

-“¿Estás listo para el cuarto servicio?” Le pregunto Nelly a Alfredo.

Alfredo solo mugió algo que no era remotamente entendible, Nelly tomo su pene y comenzó a masturbarlo, hasta que de nuevo obtuvo una fuerte erección, Nelly se inclino y comenzó de nuevo a lamber y chupar su miembro hasta que se lo metió casi por completo en la boca, luego de 10 o 12 minutos la erección de Alfredo de nuevo comenzó a contraerse hasta arrojar tres potentes chorros de su cálido semen que Nelly se bebió sin desperdiciar ni una sola gota, aquel fue el orgasmo más intenso sentido hasta ese momento provocado por Nelly para Alfredo, pero apenas termino de venirse, sintió como ella tomo su escroto apretándolo fuertemente.

Todo el cuerpo de Alfredo comenzó a sacudirse de dolor y vio con horror como ella acerco la afilada navaja a sus huevos, para comenzar a aserrar la piel justo entre las dos ligas, el dolor fue inmenso, el cuerpo de Alfredo se sacudía sin cesar con sus ojos quedando en blanco varias veces, casi a punto de perder el sentido en varias ocasiones.

Pasados un minutos que le pareció una eternidad a Alfredo, en la que sufrió como nunca antes en su vida, Nelly levanto su escroto cercenado de su entrepierna, con sus huevos ya muertos en su interior, Nelly lo miro y le dijo.

-“Soy una catastrix y mi cuarto servicio es castrar a los hombres que tienen sexo conmigo pero no sin antes darles le último y más intenso orgasmo de sus vidas”, Dijo Nelly para luego besar el escroto cercenado de Alfredo.

Alfredo fue llevado a un hospital al ser encontrado a la mañana siguiente por una de las mucamas del hospital, ahora es un eunuco para el resto de sus días y todo por no preguntar lo que era el “Cuarto Servicio”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Oscareduardo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PLACER CON SUERTE

El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales......


PLACER CON SUERTE
El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Debo admitir que cuando la comisión de juegos y casinos autorizo en las Vegas los agujeros viriles, no estuve muy animado a entrar en el negocio, aquella moda venia de Europa y pensé que sería una moda pasajera pero también sabía que no me podía quedar fuera hacerlo me ganarían el mercado los posibles competidores, por lo que una vez que obtuve la licencia comencé a pensar en cómo hacer el concepto más rentable y atrayente a los posibles clientes aquello era una nueva forma de casino uno sexual pero no se apostaba dinero sino otra cosas igualmente valioso.

El concepto era simple el negocio era exclusivo para hombres mayores de 21 años, pagando 25 USD por entrada se podía entrar el reciento para poder apostar en juegos de azar tradicionales, luego si lo deseaba pagando $ 1,500 USD podían probar suerte con el agujero, el cual era una habitación con cuatro agujeros lo suficientemente grandes como para que un pene en erección con los testículos o una de los dos por grandes que fuesen los genitales, adicionalmente una vez el pene, testículos o ambos están insertados el agujero se ajustaba al tamaño justo del miembro o paquete masculino, una vez con el pene en el interior su dueño experimentaba una de las más sabrosas mamadas de su vida, quizás la última.

-¡Como es eso posible se preguntaran! ¿Verdad?

Bien como ya dije el negocio es una nueva especie de casino los participantes apuestan su pene, huevos o ambos  pueden ganar $ 4,000 USD si apuestan solo su pene o huevos pero si apuestan ambos pueden ganar hasta $ 5,000 USD, del otro lado de los agujeros como si fueren “Gory Hole” tres hambrientas bocas están esperando para complacer a los apostadores, para tomar su genitales con sus bocas.

-¿Notaron que dije tres bocas?

Así es no hay error, si uno de los agujaros en realidad no es atendido por una boca sino por un ano de un joven hombre apretadito, que sabe cómo llevar al orgasmo a quien lo penetre por detrás, por supuesto todo se hace sin condón alguno damos seguridad a los apostadores que pueden estar seguro que no serán contagiados de ninguna enfermedad realizamos controles sanitarios rigorosos para poder dar esa seguridad, además el uso de drogas de cualquier índole está prohibida a nuestros trabajadores, me tomo esta parte muy en serio.

Pero no todo es placer, Arriba de cada agujero hay un laser potente que corre a lo largo de dos rieles en paralelo, diseñado para cortar lo que fuese que sobresalga del agujero a modo de guillotina, el apostador perderá lo que fuese que este apostando si suceden estas dos condiciones.

Primero: Si se viene en menos de 15 minutos, esto es automático y no hay forma de controlarlo.
Segundo: Quien sea el primero en correrse luego de pasados 15 minutos pierde.

De los cuatro que apuestan cada vez, solo uno pierde su apuesta pero no todos ganan el ultimo en correrse en gana la mano y el premio según lo que haya apostado.

No se permite apostar seguido, es decir el ganador o perdedores deberán esperar dos días como mínimo para poder volver a apostar sus genitales, los empleados que reciben los genitales de los apostadores se rotan, rara vez son los mismos en por lo menos tres semanas, también en cada ronda se cambian de lugar por lo que los apostadores nunca saben lo que les va tocar, boca o ano, hasta que tienen su apuesta dentro del agujero, lo que agrega un toque de emoción al asunto.

Al principio creo que tendría que cerrar a los pocos meses de haber abierto pues aquello iba a hacer un fracaso pero ya llevo 10 años y sigo obteniendo ganancias fabulosas los hombres vienen de todas partas del mundo para probar suerte en realidad algunos han apostado sus penes o huevos hasta más de 10 veces, según ellos la emoción y placer que sienten al saber que su pene, huevos o ambos están en riesgo de perderse les provoca los más increíbles orgasmos además de algunas buenas ganancias extras, sea lo que sea el negocio va muy bien.    


** ** ** ** ** ** **

Pietro llego a las vegas dos meses atrás había terminado de juntar el dinero para participar y poner si pene en peligro cuando lo conoció era un chico más bajo que él, de piel blanca, cabello negro corto, ancho de hombros y brazos fuertes, algo de él le llamó la atención que no podía apartar la mirada él lo notó, lo veía y lo seguía mirando era muy lindo, todo él, lo veía tanto que no tuvo de otra que ir a donde estaba se le acerco y Pietro lo seguía viendo como anonadado.

En su ostro empezó a dibujar una sonrisa pícara, pronto ese lindo hombre llamado Biel  se hizo amigo de Pietro Biel era muy diferente a Pietro en lo social, él era amigable con todos, practicaba fútbol en sus ratos libres, era social y extrovertido, Pietro por su parte más tranquilo, asocial, solo con él se sentía a gusto, tuvieron muchos roces durante varias semanas incluso Pietro se planteo la idea no poner su pene en peligro de conocerlo Biel lo abrazaba algunas veces incluso lo acariciaba, lo tomaba por los brazos, cuando estaban a solas, se sentaba muy cerca de Pietro, para sentir su piel junto a la suya era una especie de juego pícaro que había entre ambos.     

Una noche Pietro lo visito en su casa a Bien un pequeño pero acogedor apartamento, cuando una lluvia torrencial comenzó ya siendo la  hora de dormir, Biel le dijo que se podía quedar a dormir en ropa interior si quería que no había problema alguno, que él haría lo mismo ambos se fueron al cuarto, ahí frente de Pietro, Bien, se quita la ropa y queda en bóxers, Pietro aprecio su cuerpo, sus piernas formadas, sus abdominales marcados, su fuerte pecho lampiño con sus tetillas pequeñas pero bien formadas, sus brazos musculosos, y su buen paquete al frente de su apretado bóxer.
           
Pietro no le dije nada, también se desvistió y se acostó ya apagada la luz Biel, se acostó a su lado, ya que era la única cama en la habitación, fue en ese momento que la cosa se puso más intensa una vez que se acostó,  Pietro se le acerco y puso su pierna sobre él, la cual quedó sobre su pene, fui sintiendo como iba creciendo a medida que lo acariciaba con su pierna, mientras lo hacía, Pietro le dijo lo mucho que le gustaba, que siempre le había gustado, desde la primera vez que lo vio.
           
Que era algo increíble lo que sentía por él. Que tenía miedo de que eso estropeara su relación, su amistad, Biel no decía nada, solo lo escuchaba mirándolo fijamente.

"Déjame besarte el cuerpo", le dijo Prieto, de repente

Así lo hizo besándolo, lento, con amor, sintiendo su cuerpo, rozando su miembro con sus manos, pasando su boca por su pecho, tocando con su lengua sus tetillas, acariciando sus brazos y apretándolos un tanto para sentir sus músculos mientras iba bajando hacia su miembro, besando su vientre poco a poco, sintiendo su erección en su cara, Bajo su bóxer, olía su pene, pasaba mi lengua sobre él, contorneando su forma, empujando su cara sobre él para sentirlo aún mejor, Pietro no quería solo sexo nada más, lo quería a él por completo.   

Un buen rato estuvo así, besándolo y acariciándolo sobre el bóxer, abría su boca e introducía su pene en ella, sintiendo y mordisqueando su erección Biel me tomó por mi cabeza con una de sus manos y con la otra, sacó su pene y pude sentir su piel sobre su cara, lo beso tiernamente pasando su lengua por todo su pene ya afuera de su bóxer por completo se lo metía solo la punta en su boca y poco a poco lo fue introduciendo más y más. 

-"Así, uuufff". Jadeo Biel

Le empujaba la cabeza cuando le metía su pene en la boca y movía su pelvis para penetrarlo más, Pietro se puso de rodillas sobre la cama, estiro sus manos sobre su cuerpo, sintiendo la forma de sus pechos en sus palmas y se metió todo su pene en su boca, ayudado con su empuje era un pene grande, grueso y lampiño, pero era cómodo en la boca, se la trago toda y él la empujaba aún más Pietro jadeaba y Biel gemía de placer, estaba mamándosela al chico con quien soño tantas veces.

Pietro continuó mamando con locura, masturbándolo y lambiendo mientras se la introducía en su boca, de pronto Biel lo aparto para hacer que se acostara sobre él y puso su pene sobre el suyo, Pietro aún estaba en bóxer, le beso su cuello, sintiendo su pene contra su abdomen, pues Biel era más alto que Pietro de pronto Biel lo empujo sobre la cama que lo hizo quedar boca abajo, Biel se coloco sobre él para comenzar a restregar su dura erección entre sus nalgas Biel le bajó el bóxer para hacer que Pietro parara su culito para sentir su pene dentro de él.  

Biel le abría sus nalgas y jugaba con el ano de Pietro, dejándole una buena capa de su saliva luego de unos segundos se escupió su pene y lo fue introduciendo poco a poco en el ano de Pietro, quien mordía las sabanas. Cuando lo metía, le dolía y no se movía hacia adelante pero no quería pararlo, quería sentirlo dentro de él, poco a poco el ano de Pietro se dilatando hasta que logró introducirlo sin que su ano opusiera resistencia alguna, para luego comenzar con un movimiento de vaivén que se hizo cada vez más profundo Biel lo empujaba más y lo sacaba en un ritmo suave como para sentir bien cómo su ano lo apretaba y se contraría con su pene dentro Pietro sólo gemía y decía

-"Uuufff, que rico". Gemía Pietro.          

Biel lo tomó por los hombros a Pietro para tomar impulso e introducir su erección en su interior con más fuerza su rostro estaba sobre la de Pietro, Biel oía su respiración agitada en su oído, sus gemidos suaves, su piel sudada, caliente sobre Pietro sus movimientos eran profundos pero suaves no solo empujaba su pene hacia adentro, sino que movía su pelvis a los lados, en círculos Pietro escuchaba su jadeo cada vez más intenso. 

Los movimientos de Bien eran cada vez más rápidos pero siempre empujaba un poco más adentro y por segundos se quedaba así antes de retraerlo y volverlo a empujar, con sus manos lo tomaba por la cintura, le acariciaba las nalgas, de pronto Bien lo tomo de los hombros dándole una gran embestida y Pietro sintió las palpitaciones de su pene, escucho su respiración más agitada y empujó más hacia dentro, Biel gimió fuerte mientras se corría en el interior de Pietro que también comenzó a venirse, ambos gimieron y gozaron de un gran orgasmo simultaneo.          

Por unos segundos, solo se escucho el respirar cansado de ambos, con Bien aún sobre Pietro con su pene palpitando aun dentro de su ano, luego de unos dos minutos  Lo sacó se fue al baño a limpiarse, Biel lo siguió y ambos tomaron una rica ducha juntos para luego quedarse dormidos desnudos abrazados.


** ** ** ** ** ** **

A la mañana siguiente un mensaje de voz en el teléfono de Biel y Pietro los despertó la voz femenina decía.

-“Aviso de confirmación para su cita para el juego viril, favor de responder a este aviso en las próximas seis horas”.

Pietro y Biel se quedaron mirando ambos tenían fecha para poner sus miembros en juego el mismo día, ambos discutieron sobre deberían hacerlo y llegaron  al conclusión que debían hacerlo ambos se habían esforzado para conseguir el dinero y era poco probable que alguno de los dos perdiera su pene y podrían ganar un buen dinero.

Tres días después ambos esperaban en la fila para entrar en la habitación de los agujeros, un hombre muy atractivo les había dado unos folletos y les pidió que los leyeran ahí estaban contempladas las reglas y todo lo relacionado al juego en cuestión, pronto llego su momento para exponer sus virilidades ambos acordaron que debían apostar sus penes por lo que eso le dijeron al hombre que les pregunto cuál iba a hacer su apuesta, luego los cuatro hombres entre ellos Biel y Pietro fueron llevados a los agujeros un simple sorteo determino cual agujero le correspondía a cada quien.

Para su fortuna a ambos les toco juntos del lado derecho los agujeros 3 y 4 además de ellos dos había un chico de apenas 21 años delgado y con nalgas chatas por lo menos eso noto Pietro cuando este se bajo su pantalón y ropa interior el otro hombre que parecía ser militar o policía era negro, de nalgas esculpidas como duras con un pene enorme ya en erección cuando cayó su pantalón, por su parte Pietro dejo caer su pantalón para dejar al descubierto sus apretaditas pero bien formadas nalgas.

Biel tenía las mejores nalgas de los cuatro y su miembro era casi del mismo tamaño que el del negro, Pietro se masturbo un poco para obtener una buena erección, luego a una señal los cuatro insertaron sus genitales en los agujeros, el único que aposto todo su paquete fue el chico de 21 años al lado de Pietro todos los demás solo insertaron sus penes, de inmediato una hora de placer los golpeo a los cuatro pero el que más pareció gozarla fue el más joven de ellos quien pego su pelvis a la pared dando un grito de placer. 

-“¡WWWAAAAAAAOOOO!” Grito el joven.

Pietro debió de recocer que la sensación era magnifica aunque no tanto como las mamadas que le había dado Biel hasta ese momento, el que aprecia estar en problemas era el muchacho se movía y contorsionaba como si estuviera por venirse en cualquier momento, por su parte el negro solo lanzaba pequeño gruñidos, poco a poco los minutos que parecían eternos iban pasando de pronto un sonoro timbre les aviso que la barrera de los 15 min había sido superada, en cierta manera fue un alivio para los cuatro pero al mismo tiempo un motivo de preocupación.

Los cuatro sabían que el primero en correrse ahora sería el que perdería la apuesta, pasaron varías minutos más y las nalgas de los cuatro hombre se apretaban buscando resistir la tremenda succión que los estaba llevando al borde del orgasmo, los cuatro comenzaron a gemir cada vez más a aprisa, estaban por venirse pero ahora la cuestión era saber cuál de los cuatro se iba a venir primero.

Uno segundos después el chico más joven y Pietro luchaban por no correrse casi al mismo tiempo los dos gimieron mientras soltaban una enorme descarga de su semen, los gemidos sonoros de ambos hicieron que el negro y Biel también comenzaran a venirse, sintiendo los mayores orgasmos de su vida hasta ese momento.

De pronto la voz de un hombre se escucho.

-“¿La decisión del agujero es?” Dijo el hombre.

Se produjo un redoble de tambores en unos altavoces y luego la habitación se lleno con el grito de Pietro que se despego de la pared para descubrir que su pene le había sido cercenado, todos miraron su entrepierna sin pene ya con apenas un minúsculo muños medio sangrante pues la herida fue cauterizada por el laser al cortar su pene.

Del agujero de su muñón un chorro de semen broto momentos antes de que Pietro perdiera el conocimiento.

El ganador del premio fue Biel dinero que usaron para mudarse a un departamento mejor, aun siguen juntos y Biel penetra a Pietro que es la única manera que tiene de poder drenar su semen que constantemente se forma en su cuerpo pues aun tiene sus dos buenos huevos colgando en su entrepierna.


** ** ** ** ** ** **

Con cada nueva apuesta debo decir que gano mucho, en otra parte del casino hay pantallas que muestras los resultados de cada apuesta, los apostadores apuestan dinero a quien creen que ganara o perderá, si aciertan tienen una buena ganancia si no lo pueden seguir intentando, no hay límite de apuesta en esa sección.

No sé cuanto dure esto pero mientras me deje ganancias seguiré haciéndolo a por cierto, los penes que son cortados son plastificados y vendidos como dildos, algunas mujeres y hombres pagan un buen dinero por un miembro que alguna vez estuvo unido a la entrepierna de un hombre, lo que les produce también placer al usarlo.

Los invito a que prueben esta nueva tendencia y si tienen suerte quizás obtengan placer y dinero, sino bueno un eunuco es muy apreciado en ciertos círculos ¿No lo creen?  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OASIS DESÉRTICO

1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada......


OASIS DESÉRTICO
1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





1936 Otho Wess con su joven esposa estaban viajando por los países de Sahara su meta era llegar a el Cairo Egipto en su avión que el piloteaba Susan su esposa fungía de navegante en le biplano, el viaje iba bien pero ambos decidieron desviarse un poco de su ruta para observar un templo que le habían comentado en su última escala, pero no informaron de ello a nadie pero de pronto su avión se vio afectado por una fuerte tormenta de arena que salió de la nada sin darles tiempo a evitarla por más que Otho trato de contralar el avión terminaron estrellándose en el desierto.

Cuando la tormenta de arena concluyo, Susan y Otho que quedaron inconscientes estaban en aprietos su avión estaba destrozado con el tanque de combustible perforado, pero para hacerles las cosas más difíciles casi todo el avión estaba enterrado en la arena no tuvieran otro remedio que emprender una larga caminata por las ardientes arenas para tratar de llegar a un oasis aunque sus posibilidades eran pocas desde un principio, con poco agua pronto comenzaron a sufrir los embates del sol y la sed, casi a punto de desfallecer vieron un pequeño oasis en medio de mar de dunas de arena.

Sin embargo ambos se desmayaron a las afueras del oasis, siendo encontrados por dos de las Semiras que era como llamaban los del lugar las figuras femeninas que iban cubiertas con un paño blanco toda su cabeza como rostro apenas pudiéndose ver sus ojos, ambos fueron conducidos a una fresca habitación en donde fueron atendidos y re-hidratados algunos días después con ambos casi completamente restablecidos se presento Tankir ante ellos que era un hombre negro imponente de 1.97 metros de musculatura desarrollada y voz profunda.

Al ver Susan le gusto de inmediato por lo que hablo con Otho primero trato de comprarla pero como este no accedió trato de negociar pero al ver que tampoco resulto opto por un método menos civilizado, lo golpeo en el rostro tan fuerte que lo dejo prácticamente inconsciente en el rincón de la habitación hasta donde Otho fue arrojado del brutal golpe que Tankir le propino Susan trato de intervenir pero fue rápidamente controlada por el gran negro como por varias Semiras, por lo que poco pudo hacer para ayudar a su esposa, que rápidamente fue desvestido por las Semiras.

Se le coloco un collar de metal en el cuello y grilletes en las manos una cadena descendía desde su nuca unida al collar hasta la altura de sus muñecas por la espalda, también fue amordazado y se le dejo ahí por su parte Susan fue llevado a otra habitación donde se le desnudo por completo, fue amarrada en cuatro patas sobre un banco de madera donde se le vendo los ojos y fue dejado por casi una hora antes de que Tankir apareciera para contemplar las bellas nalgas de la mujer blanca un poco separas que dejaban entre ver sus cerrados labios vaginales.

Puesto que Susan tenía sus ojos vendados no se percato de la presencia del enorme hombre admirando su cuerpo desnudo, le habían afeitado su vagina dejándolo solo el vello justo para hacer notar que ya era una mujer adulta, ella no se percato que Tankir estaba desnudo masturbándose con una de sus enormes manos su gigante miembro en completa erección, apenas noto que no estaba sola cuando sus enormes como ásperas manos de Tankir tomaron sus blancas nalgas al mismo tiempo sus manos abarcaron cada cachete de su trasero por completo, apretándolos con fuerza al tiempo que los separaban para dejar su rosado ano al descubierto.

-“No por favor no me hagan nada ¡por favor… Por favor!” Suplico Susan.

Tankir riendo maliciosamente comenzó a restregar su enorme pene entre sus blancas nalgas, Susan sintió como si una estacada gruesa y caliente se deslizara entre sus nalgas, aquello era enorme no podía ser lo que pensaba que era, debieron pasaron un par de minutos antes de que Susan sintiera una lengua húmeda sobre sus labios vaginales cerrados primero que pronto fueron abiertos por unos grandes dedos, aquella lengua abrió su vagina incluso la penetro haciéndole sentir un placer nunca soñado aquella era la primera mamada de su vida.

Los labios de Tankir se cerraron en su clítoris que no tardo en inflamarse, se lo succionaba mientras lo lambia con su lengua haciendo retorcer el cuerpo de Susan del placer, quien nunca imagino que pudiera sentir tanto placer, de pronto aquel sublime placer se detuvo, Susan se inquieto cuando sintió unos segundos más tarde algo bulboso como si fuese una gran fresa que se restregaba contra sus labios vaginales ya bien húmedos como abiertos, Susan tenso todo su cuerpo cuando aquello comenzó a entrar en su apretado canal vaginal.

-“No, No, NO… ¡HAAAAAAAYYY!” Grito Susan al sentir todo el gran miembro de Tankir en su interior.

Tankir se quedo quieto algunos segundos solo moliendo sus nalgas con los movimientos de su pelvis antes de extraer su miembro de Susan cuando lo hizo estaba cubierto de sangre, la había desvirgado por segunda y definitivamente para siempre, ella temblaba y suplicaba para que se la sacara pero cuando su glande estaba por salir de nuevo la volvió hundir haciendo gritar a Susan de nuevo.

-“No, ¡NO HHHAAAYYYY!” Grito Susan.

En medio de aquella terrible masacre que estaba sufriendo su vagina Susan también escucho gritos que eran los de su esposo no muy lejos de donde estaba.

En una habitación continua Otho que estaba boca arriba y pese a estar amordazado sus gritos eran audibles pues una de las Semiras con un cuchillo muy caliente le había despojado de su prepucio prácticamente arrancándoselo, para luego cauterizar las heridas con el cuchillo que lo circuncido, pero ella no se detuvo ahí, dos Semiras separaron las piernas de Otho, ella entonces fue por otro cuchillo uno curvo pero igual o inclusive aun más caliente que el anterior incluso parte de la afilada hoja de acero brillaba de lo caliente que estaba.

Se coloco entre las piernas de Otho tomo su escroto para colocar la afilada hoja de acero por detrás de ellos, para comenzar a cortar, los gritos de Otho mientras era castrado fueron brutales y desgarradores pero la experiencia de la Semira logro arrancarle sus huevos en cuestión de segundos, deteniendo el sangrado casi al mismo tiempo, pero para asegurarse quemo de nuevo la carne debajo del pene de Otho que le hizo arquear su cuerpo y desmayarse por el dolor, cuando despertó fue tomado de los brazos y llevado a la habitación en donde estaba Susan también gritando.

Pero los gritos de Susan eran una mezcla de dolor y placer, los ojos de Otho se abrieron grandes al ver como su esposa estaba siendo violada por el enorme miembro del negro, con sus enorme huevos rebotando contra la pelvis de Susan algo que Otho sabía desde ese momento nunca volvería a sentir, Otho sintió rabia y envidia de Tankir, pero tuvo poco tiempo para esos pensamientos fue conducido detrás de su esposa, Tankir se hizo a un lado y rio burlonamente al ver la longitud como grosor del pene de Otho en completa erección.

-“¿Debieron castrar hace mucho a este no lo creen?” Pregunto Tankir pero sin esperar respuesta.
-“Bien hora de que sientas el miembro de tu hombre por última vez”. Dijo Tankir al mismo tiempo que agarraba el pene de Otho con su enorme mano derecha.

Tankir dirigió la erección de Otho no hacia la vagina muy abierta de su esposa sino hacia su ano, coloco la puntita y Susan dio un respingo al sentir el glande bien conocido de su esposo en esa área, Tankir tomo de las nalgas a Otho y lo atrajo hacia su esposa, su endurecido pene como nunca antes entro en sus entrañas sin problema alguno.

-“No. No… AAAGGGGGGGTHHHH” Grito Susan al sentirse penetrada analmente.

Otho comenzó instintivamente a moverse, sacando y metiendo su miembro del ano de su esposa, aquello se prolongo como por 10 o 12 minutos antes de que Otho dando un alarido de placer se vino, en los intestinos de su mujer, su última gran eyaculación de su vida, también fue el orgasmo mas fuerte como duradero de su vida, pero apenas dejo de correrse Tankir aparto  a Otho de Susan y la penetro con su enorme miembro por su ano, lo que hizo dar un alarido de dolor a Susan.

-“¡NOOOOOOOOOO!” Grito Susan.

Otho por otro lado fue sacado de la habitación escuchando los alaridos y suplicas de su esposa sin poder hacer algo con su pene un palpitando y chorreando semen, fue llevado lejos en una caravana de esclavos, vendido como eunuco en Bagdad y termino como un guardia de un harem de mujeres de un jeque árabe de mucha influencia en la región nunca volvería a ver a su esposa o saber que fue de ella lo más probable que también fuese vendida a un harem de alguna árabe rico

Pero como si fuese una burla del destino la enorme casa, casi un palacio del jeque estaba en un lindo como apartado “Oasis Desértico”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro esta Historia. 



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBSESIÓN CON JOVENCITO

Tenía algunas fantasías en relación al sexo y a otras coas entre ellas, fantaseaba con castrar a un jovencito sentir como perdía su virilidad por mi conducto. Una de ellas era la de estar con algún chico jovencito. Me había fijado ya en un chico que siempre estaba cerca de mi casa, por donde pasaba cuando salía del trabajo. Había notado que también se había fijado en mí, porque a esa edad, creo que se fijan en todas, y como me quedaba mirándole fijamente, creo que lo mantenía ansioso esperando cada vez que pasaba que pasara algo......


OBSESIÓN CON JOVENCITO
Tenía algunas fantasías en relación al sexo y a otras coas entre ellas, fantaseaba con castrar a un jovencito sentir como perdía su virilidad por mi conducto. Una de ellas era la de estar con algún chico jovencito. Me había fijado ya en un chico que siempre estaba cerca de mi casa, por donde pasaba cuando salía del trabajo. Había notado que también se había fijado en mí, porque a esa edad, creo que se fijan en todas, y como me quedaba mirándole fijamente, creo que lo mantenía ansioso esperando cada vez que pasaba que pasara algo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Hola, me llamo Marta, tengo 29 años y llevo 3 años trabajando en un hospital como enfermera quirúrgica. Cuando llegué,  a esta nueva ciudad prácticamente no conocía a nadie, por lo que mi vida aquí era muy aburrida. Eso tenía una parte mala, y otra buena. La buena era que al no salir y no conocer a  nadie, pude realizar varias "fantasías", que en donde vivía antes no pude hacer, porque era una ciudad más bien pequeña, y más o menos nos conocíamos todos.

Me describiré un poco mido 1.65 metros, peso sobre 60 kilos, tengo media melena de color castaño, a veces con mechas rubias. Tengo una figura normal, buenas nalgas y tengo 85 de pecho. No soy Pamela Anderson precisamente. Pero tengo lo mío.

Como ya dije tenía algunas fantasías en relación al sexo y a otras coas entre ellas, fantaseaba con castrar a un jovencito sentir como perdía su virilidad por mi conducto. Una de ellas era la de estar con algún chico jovencito. Me había fijado ya  en un chico que siempre estaba cerca de mi casa, por donde pasaba cuando salía del trabajo. Había notado que también se había fijado en mí, porque a esa edad, creo que se fijan en todas, y como me quedaba mirándole fijamente, creo que lo mantenía ansioso esperando cada vez que pasaba que pasara algo.

Según pude averiguar, era un huérfano que algunos de los vecinos ayudaban vivía en una choza construida de maderas y otros materiales de desecho en un terreno abandonado, trabajaba donde podía e incluso hacia pequeños robos pero los vecinos no denunciaban por cierto cariño que le tenían al chico.

Hasta que un día que estaba lloviendo, pasé por ahí, y lo vi  el pobre chico se estaba mojando. Le dije que si quería le ofrecía mi casa para guarecerse de la lluvia y después de apenarse un poco, me dijo que aceptaba. Ya dentro del coche nos pusimos a charlar. Se llamaba Héctor, según me dijo tenía 16 años, casi 17, la plática lo fue tranquilizando poco a poco.

Le pregunté si me conocía, y me dijo que él y sus amigos se  habían fijado en mí cuando pasaba en mi coche o caminando y que les llamaba la atención.

-“¿Te gusto?” Le pregunté en un semáforo cuando paramos.

Se puso colorado, y me dijo que sí, que era muy atractiva. Aquella respuesta me dio pie para ser más directa por lo que le pregunte si mayor rodeo.

-“¿Aun eres virgen verdad?” Le pregunte de lo más casual posible.

El rostro de Héctor se puso aun más colorado todavía, pero luego de dos segundos me dijo que sí. Entonces le pregunté de manera casual.

-“Quieres dejar de serlo”. Le pregunte.
-“¡Si, claro que deseo!”, Me respondió Héctor.

No tardamos mucho en llegar a mi casa la lluvia aun,  para ese momento estaba muy excitada con mis pezones erectos debajo de mi sostén (corpiño) tenía una sensación de superioridad sobre él y de dominación, de alguna manera me sentía superior y deseosa de verlo desnudo.

Una vez en la casa lo hice esperar en la sala, mientras rápidamente me puse súper sexy, me coloque una minifalda, una blusa con un gran escote, botas altas, una vestimenta que eventualmente no me lo pondría ni de loca para ir por la calle. La verdad es que estaba muy bien. Nos sentamos en el sofá, y le fui tranquilizando poco a poco. Nos empezamos a besar, y Héctor me sorprendió cuando se lanzó rápidamente sobre mis tetas. Me eché a reír y le dije que fuera más despacio. Seguimos tocándonos y le abrí la bragueta, para acariciar su pene ya en erección debajo de su ropa interior que pronto saque por su bragueta.

No estaba nada mal, serían 18 ó 19 cm de larga. Eso sí, súper dura. Empecé a masturbarlo lentamente Héctor no tardo en empezar a gemir. No pasó mucho rato antes de quitarle por completo su pantalón, me incline para empezar a chupar su erección lentamente, mientras él se derretía de placer. Le metí un dedo por el ano, que es algo que me gusta hacer cuando hago mamadas, y a Héctor se le puso más dura aún, con su pene comenzar a emanar líquido pre seminal.

-“¿Te gusga mi miembro?” Me pregunto algo apenas Héctor.
-“Me encanta”. Le respondí.

Se la chupe por un largo rato, mi boca se tragaba su erección mientras mis manos jugaban con sus huevos aun su vello alguno, la sensación de sentir la fuente de su virilidad en mi mano me hizo excitar aun más lo que hizo que mi vagina se mojara por completo, sentía mis juegos salir de mi vagina ya abierta a la espera de recibir ese lindo miembro duro como si fuese de acero circuncidado en mi interior.

Mirándolo a los ojos, luego de lamber sus huevos le dije que me la metiera que ya no aguantaba más. En parte era cierto deseaba con locura sentir su pene en mi interior, por lo que me lo lleve a mi habitación ahí me tumbé en mi cama boca arriba para luego atraerlo hacia mí con las piernas bien abiertas mostrando mi bien depilada vagina, los ojos de Héctor estaba muy abiertos.
           
Cuando se me acerco con pene pivoteando de lo duro que estaba se lo agarré la base se sentía tan duro y caliente, y me lo guie a la entra de mi sexo apenas metí dentro de mi vagina su glande, mi vagina que estaba mojadísimo, hizo que todo el resto de su erección resbalara en interior sin mayor dificultad Héctor apenas sintió sus huevos chocar con mi pelvis me empecé a cabalgar. Él se volvió loco literalmente. La verdad es que tardó poco en correrse, pero cuando lo estaba haciendo, inundándome con sus espesos y fuertes chorros de rico semen alcance un gran orgasmo, que inundó todo mi cuerpo de placer al sentir toda su leche derramarse en mi interior con sus gemidos de placer siendo escuchados por mis oídos, con su cabeza entre mis pechos.

Héctor no dejo de sacar y meter su pene en mi interior hasta que su pene dejo de palpitar, cuando se salió de mi, le dije tomándolo de los cabello para llevar a cabeza hacia atrás.

-“Ahora me la las vas a chupar la raja con tu semen dentro y me la vas a dejar bien limpia” Le ordene.

Héctor llevo su rostro entre mis piernas para comenzar a lamber mi raja, poniendo especial atención en mi hinchado clítoris Héctor me succiono mi raja, no dejó ni una gota de mis juegos o su semen en mi interior. Luego descansamos un poco, para luego rematar con una buena mamada en cuanto se le volví a poner dura fue yo quien lo monto para comenzar a cabalgarlo, mientras lo cabalgaba con mis manos sobre su pecho podía sentir sus huevos rebotar contra mis nalgas, sabiendo que pronto ya no estarían unidas al lindo cuerpo de Héctor lo que me hizo llegar a un poderoso orgasmo como nunca antes.

Desde ese punto solo se escucho un chapoteo cada que mis nalgas golpeaban la pelvis de Héctor, me vine dos veces más antes de que de nuevo Héctor me llenase de su espesa leche que de nuevo hice que se bebiera solo que esta vez fui yo quien se senté sobre su rostro colocando mi rajita sobre su boca, para que el lambie y bebiera mis juegos como los suyos.

Luego caí a su lado y no tardo mucho en quedarnos dormido, Héctor estaba agotado por completo por lo que no sintió cuando me baje de la cama para ir por un largo y afilado cuchillo a la cocina también tome un cordón muy delgado pero resistente, regrese a su lado y ate la parte lo más despacio posible, hasta dejarlo bien ligado, Héctor apenas se movió estaba tan agotado que apenas noto la manipulación cuidadosa que hacía de sus huevos.

Por supuesto lo que seguiría si lo iba a sentir por lo que le aplique un paño un con cloroformo sobre su boca y nariz que lo dejo anestesiado en un principio deseaba cortarle su escroto por completo con el cuchillo de hecho coloque la afilada hoja de acero debajo de sus huevos pero reflexiones y pensé en hacerlo más medicamente, pero algo se apodero mi en ese momento.    

Mi mano se movió por sí sola, comencé a cortar el escroto de Héctor, apenas unas cuantos segundos me tomo desprender su escroto de su cuerpo con sus huevos dentro del saco de piel, hubo un leve sangrado que rápidamente logre controlar, suture lo mejor que pudo y vende la zona, luego extraje los testículos que alguna vez colgaron bajo el pene de Héctor que para ese momento estaba completamente erecto de  nuevo.

Con sus dos testículos uno en cada una de mis manos me monde nuevo sobre el inconsciente Héctor para de nuevo comenzar a cabalgarlo, aunque lo hice de forma lenta para evitar que su herida causada por su reciente castración el no sentir sus huevos chocando contras mis nalgas y sentir sus orbes viscosos en mis manos me hizo llegar a tres poderosos orgasmos, antes de que el pene de Héctor de nuevo me llenase de semen en mi interior.

Luego de ellos mantuve a Héctor sedado, disfrutando de sus erecciones hasta que comenzaron a hacerse no tan firmes, para ese momento habían pasado cuatro días, lo mantuve alimentado por medio de una sonda, pero sabía que lo tendría que despertar, lo cabalgue una última vez antes de dejarlo despertar por sí solo.

Héctor al principio pensó que era el día siguiente a nuestra noche de pasión pero cuando le dije que había pasado una semana, quedo impactado y más cuando le mostré los que fueron sus huevos flotando en un frasco con líquido conservante, la visión de aquellos dos orbes blancos en el franco y ver su entrepierna vendada con su pene flácido entre sus piernas lo hizo comenzar a llorar moviendo su cabeza en negación.

Han pasado seis años desde que castre a Héctor, y he realizado otro de mis deseos, Héctor se convirtió en mi esclavo y eunuco personal, gracias a la testosterona que le administro y medicamentos para la impotencia logre que su pene siguiera teniendo erecciones para darme placer Héctor ya no siente el mismo placer de antes aunque yo siento cada día más placer.

Además dado que es un eunuco ya no uso ningún método anticonceptivo pues no hay riesgo de embarazo, quizás pronto quede embarazada espero de una niña para también inculcarle mi “Obsesión con los Jovencitos”.    



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VENGANZA DE LOS CHICOS NINJA

El padre James A. Flaherty era un cínico, un hipócrita, un ateo, y un pedófilo homosexual. El padre Flaherty había entrado en el sacerdocio por dos razones: el trabajo le parecía una sinecura y la forma en que cumplía sus deberes pastorales, lo era, y le daba acceso a los muchachos en la adolescencia temprana.......


VENGANZA DE LOS CHICOS NINJA
El padre James A. Flaherty era un cínico, un hipócrita, un ateo, y un pedófilo homosexual. El padre Flaherty había entrado en el sacerdocio por dos razones: el trabajo le parecía una sinecura y la forma en que cumplía sus deberes pastorales, lo era, y le daba acceso a los muchachos en la adolescencia temprana..

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Bagoas





El padre James A. Flaherty era un cínico, un hipócrita, un ateo, y un pedófilo homosexual. El padre Flaherty había entrado en el sacerdocio por dos razones: el trabajo le parecía una sinecura y la forma en que cumplía sus deberes pastorales, lo era, y le daba acceso a los muchachos en la adolescencia temprana.

Empezando inmediatamente después de la ordenación y continuando implacablemente después, aprovechó todas las oportunidades para molestar a sus monaguillos. Prefirió la sodomía, pero se esforzó por sacudir a los chicos y hacerlos llorar primero. Tarde o temprano, sin embargo, él trabajaría su larga y delgada serpiente dentro de su pantalón a través del culo del chico y estimularía la próstata del muchacho con ella, asegurándose de llevar al niño a un orgasmo, a menudo el primero.

Sólo un chico en 15 años había peleado y cada vez que el padre Flaherty pensaba en el incidente, se estremeció y le ponía las manos en la ingle. Estaba tratando de penetrar a Chris Bonaiuto cuando Chris lo golpeó con rodilla hacia arriba en la entrepierna del padre Flaherty, lastimando sus huevos lo suficientemente como para enviarlo a la cama durante una semana. Le dijo al doctor que había tropezado con la alfombra y caído en la esquina de una mesa. Incluso el domingo siguiente, cuando fue capaz de celebrar la Misa de nuevo, caminaba lentamente y algo inclinado.

Había sido capaz de encantar o intimidar a sus otros monaguillos de tal manera que nunca se quejaban ni siquiera a sus padres. Alrededor de la mitad de los chicos obviamente no lo disfrutaban, pero algunos tenían los ojos estrellados sobre el placer desconocido al que los había presentado y lo seguían como cachorros de perro. Unos pocos escogidos tuvieron que ir en retiros de fin de semana con él y ellos volvieron felizmente agotados.

Desde el principio, el padre Flaherty había llegado a la conclusión de que, si Dios fuera realmente el iracundo Jehová del Antiguo Testamento, James A. Flaherty habría sido incinerado por un rayo desde hacía mucho tiempo. Por lo tanto, o Dios era indiferente, o no existía. De cualquier manera, no necesita ser tenido en cuenta.

A los 38 años, el padre Flaherty seguía siendo un bribón, alto, guapo, de vientre plano y musculoso. Trabajaba regularmente y observaba su dieta. Tenía el don del Blarney y, en todo caso, era más persuasivo que nunca. Estaba contento. La vida era buena. Ya había tenido su monaguillo mayor, Walter Kowalski, y había probado a tientas al joven, Stephen Debitzky un par de veces sin ningún tipo de disgusto por parte del niño.

Por lo tanto, sin ninguna premonición del mal entró en la sacristía de la Iglesia de San Sebastián una hora antes del servicio de Tenebre en una oscura noche de viernes para vestir sus vestiduras y asegurarse de que todo estaba listo para el servicio.

Los monaguillos llegarían en media hora.

Encendió el interruptor de la luz, pero no sucedió nada; Al parecer la bombilla del techo se fundió. Sin embargo, en la oscuridad, podía distinguir la forma de la lámpara sobre una mesa a un paso delante de él. Nunca lo alcanzó. De repente, fue agarrado por detrás. Cuando abrió la boca para pedir ayuda, alguien le metió una mordaza de bola y la ató detrás de su cuello. Alguien levantó las muñecas y las pegó con cinta adhesiva. La puerta se cerró detrás de él, dejando la habitación totalmente oscura.

Entonces, la lámpara se encendió. El padre Flaherty se encontró rodeado por cinco jóvenes con trajes de Ninja con paños negros sobre sus rostros. No le hablaban ni una palabra ni otra, para que no reconociera sus voces, pues, sin que él lo supiera, todos ellos habían sido sus monaguillos en los últimos años.

Por supuesto, luchó, pero cinco contra uno representan probabilidades bastante desfavorables. En un momento, le quitaron sus mocasines, luego su pantalón, y finalmente su calzoncillo de Calvin Klein. Los Ninjas lo sentaron en el suelo de piedra en un rincón donde dos de ellos sostenían sus hombros contra las paredes, dos sostenían sus piernas muy separadas por los tobillos, y el quinto estaba de pie sobre el sacerdote de espaldas a él.

El quinto Ninja levantó el pie derecho y golpeó el talón entre los muslos del padre Flaherty, aplastando sus testículos contra el suelo de piedra. El padre Flaherty se convulsionó y gritó por la nariz. El Ninja levantó el pie una y otra vez, golpeando los genitales del Padre Flaherty un total de cinco veces (una vez por cada Ninja). Para la quinta vez, no quedó nada más que una pulpa sangrienta irreconocible.

Entonces el quinto Ninja quitó la cinta del padre Flaherty. Sacó la sangre de su calzoncillo y, sosteniéndola con el pañuelo para no dejar huellas dactilares, se dirigió a la esquina diagonalmente opuesta de la habitación, fuera del alcance del oído del sacerdote, De hecho, inconsciente, y llamo al número de emergencias.

Le dijo al despachador: "El Padre James Flaherty está gravemente herido en la sacristía de la Iglesia de San Sebastián". Entonces los cinco monaguillos de Ninja salieron de la sacristía de la iglesia hacia la oscuridad de afuera.

Walter y Stephen llegaron unos diez minutos más tarde para encontrar una ambulancia y un policía delante de la iglesia y el padre Flaherty que era llevado en una camilla para ser llevado a la sala de urgencias del Hospital St. Justin. La policía no le contaría a los dos monaguillos nada de lo que le había sucedido al padre Flaherty.

Cuando el Padre Flaherty recuperó la conciencia en cuidados Intensivos, se sorprendió de lo poco que sentía. Por supuesto, el dolor en su pene era extremadamente intenso, pero no había ningún dolor en sus testículos en absoluto. Cuando su mente se aclaró, repentinamente se dio cuenta de porque. Por supuesto, no había dolor en sus testículos; No tenía testículos. Una enfermera, al ver los ojos abiertos, gritó: "Dr. Bonaiuto, ahora está consciente".

Un joven guapo de veintitantos años, vestido con ropas quirúrgicas verdes, entró en la habitación.

Tan pronto como la enfermera se hubo marchado, habló con el padre Flaherty. -Bueno, Padre Jim, nunca serás Papa, una parodia de las palabras pronunciadas por el Cardenal, que examina al Papa electo para verificar su masculinidad: "No tienes testículos ni nada que cuelgue. Testiulos habet et bene pendentes "[Tiene testículos y bien colgantes]".

El padre Flaherty estaba muy molesto por la manera despreocupada y alegre del joven doctor. El doctor Bonaiuto inclinó la cara hacia el padre Flaherty. "No me reconoces, ¿verdad?, soy Chris Bonaiuto, el monaguillo que te enseñó una lección tan dolorosa hace quince años, la cual debiste tomar en serio... Si lo hubieras hecho, tal vez no estarías aquí ahora y todavía tendría sus genitales, usted arruinó mi vida real, maldito pervertido Bueno, ahora alguien ha estropeado su vida y él merece una medalla por ello.

Aunque no lo merezcas, te voy a hacer un pequeño favor. Escucha cuidadosamente. Hay un policía en el pasillo esperando para hablar contigo. En casos de traumatismo tan severo como el suyo, no es nada extraño que él paciente sufra amnesia cubriendo el tiempo de la lesión y no recuerde nada al respecto. Eso podría ahorrarle algunas explicaciones muy embarazosas.

El oficial Terrence Aloysius Mulcahey se sorprendió al enterarse de un ataque tan vicioso contra un sacerdote y esperaba llevar a los autores a la justicia. -¿Puedes contarme qué pasó, padre Flaherty? él empezó. El padre Flaherty respondió: "Esperaba que me lo dijera, oficial." -Och, ¿quieres decir que no recuerdas nada de eso? "Recuerdo que entré en la sacristía y descubrí que la luz no funcionaba, lo siguiente que supe fue que estaba en esta cama de hospital".

-Bueno, todo lo que puedo decirte, padre, es que el ataque no pudo haber sido perpetrado por una sola persona que actuara sola, debió haber tenido ayuda, probablemente cuatro o cinco atacantes estaban involucrados. ¿Tienes tal agravio contra vosotros que infligirles semejantes injurias?

"Bueno, he roto a algunas personas por el camino equivocado, ¿quién no? Pero nunca imaginé que alguien me odiara tanto, pensé que no tenía un verdadero enemigo en el mundo".

La policía no tenía ningún caso contra nadie, por lo que el asunto fue archivado y olvidado. Algunos funcionarios de la diócesis, a la luz de los recientes escándalos de pedófilia, sospechaban que el Padre Flaherty podría saber más sobre el ataque de lo que estaba diciendo y recomendó que fuera relevado de sus deberes pastorales "por razones de salud" y se le diera una posición administrativa con la diócesis.

Los monaguillos Ninja tuvieron el buen sentido de no jactarse de su hazaña y así, hasta el día de hoy, nadie conoce sus identidades.



Historia Original Aquí.




Autor: Bagoas       Traductor: DarkSoul

INFERNALES DE 16 AÑOS

Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo......


INFERNALES DE 16 AÑOS
Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo.   

Fue durante las vacaciones de Diciembre que todo sucedió, viajamos al pueblo de los abuelos ahí varios años atrás conocí a Martina, una chica por ese entonces de 16 años, rubia, ojos cafés, muy bonita de cara, hasta algo inocente parece (pero solo en apariencia), para su edad tenía muy lindo cuerpo, era delgada, no flaca, con la carne justa, unas lindas piernas, buen par de nalgas (nada especial pero bastante bien), pero lo que más se destaca de ella eran sus tetas, jamás había visto mejores tetas, súper redondas, firmes y con pezones rosados, tengo que decir, totalmente de infarto. En una fiesta dias antes de navidad se dio la oportunidad y lo que comenzó con algunos besos, termino en probablemente el mejor sexo de mi vida.          

Desde ese momento nos hicimos "novios" aunque no de forma oficial, simplemente parecíamos buenos amigos como siempre  en la cama no teníamos restricciones, desde un 69 con sexo oral, hasta sexo anal muy fuerte, fue dos días después de navidad que tuve un trío inesperado entre Martina y su mejor amiga que cambiaria mi vida y cuerpo para siempre. 

Fui a visitar a Martina a su casa luego comer, para mi sorpresa estaba su mejor amiga Lucia que habia ido a visitarla, Luego de hablar unas 2 horas, la situación se puso algo caliente, terminamos teniendo sexo entre los tres, sin saber que aquello no fue algo improvisado sino planeado por ellas dos. Fue… sin lugar a dudas, el mejor sexo de mi vida incluso creo que lo volvería a repetir si pudiera aun sabiendo lo que paso después.          

Dio la casualidad que dos días antes me rasure la cara, y los huevos  ya en la habitación de Martina ellas notaron mi erección, a Martina se le notaba sus pezones bien duritos. Martina me acariciaba mi pene por encima del pantalón ellas querían ponerme a mil, las agarre a las dos de sus nalgas y les dije al oído.           

-“Preparsense putitas que les voy a dar duro”. Dijo Juan.     

De inmediato Martina me beso en la boca nuestras lenguas se volvieron locas las agarré de la cintura a ambas, con una mano le amasaba las tetas a Martina, con la otra las nalgas a Lucia mientras ella me besaba el cuello después de unos 30 segundos, la cosa se puso súper fogosa las dos chicas empezaron a desvestirse mutuamente mientras se besaban muy sensualmente.   

Apenas unos segundos de comenzar ahí quedaron las dos como dios las trajo al mundo con sus siempre depiladas por completo, como me gustaban, eran casi perfectas parecían una empanada bien carnosa ideal para comérsela.         

Me desvestí rápido, no quería perder tiempo, me baje el pantalón y bóxer, dejando mí pene ya dura por completo al descubierto, bebo decir que mi miembro presentaba unos 19 cm, más gruesa que el promedio, y bien cabezona, no terminé de quitarme la camisa, cuando Lucia se abalanzó sobre mí, para empezar a chupar mi pene. Nada de suavidad… me masturbaba y me la chupaba con furia, mientras tanto, Martina se masturbaba, viendo a su novio y su mejor amiga dándole una mamada a su hombre supongo que eso la excito demasiado.  

Ellas me empujaron a la cama, y esta vez ambas se abalanzaron sobre mí. Martina me empezó a dar una mamada, como ella bien sabía que me gustaba, ni muy rápida, ni muy lenta… acariciándome los huevos, y mirándome con sus hermosos ojos. Lucia, mientras tanto empezó a besarme como una loca, las lenguas se movían en nuestras bocas como locas, mientras nos besábamos, le tocaba su vagina que ya estaba súper mojada.          

-“Chúpamela por favor Juan”. Me Suplico Lucia.       

Apartó su boca de la mía y literalmente se sentó sobre mi cara. Su vagina era tan chiquita que podía cubrirla entera con mi boca debo decir que su olor de quinceañera, solo lo puede tener una nena de su edad y no tienen comparación jugaba con su clítoris con la punta de la lengua, ella gemía despacio, y se apretaba sus pequeñas tetas.        

Ante aquello ya no aguantaba más, y para empeorar las cosas, Martina me empezó a masturbar aun más fuerte. Pasados unos segundos, no pude más… y le llené la boca de leche a Martina Ella empezó a tragarse toda como una puta cuando termino de succionar mi leche ambas se acostaron sobre la cama para que dejarme ver sus bien húmedas vaginas. Comencé a lamber primero la vagina de Martina se la chupaba con rabia, metiéndole dos dedos, mientras con el índice  jugaba con su clítoris. Lucia mientras tanto le amasaba las tetas y le chupaba los pezones a Martina.    

Ella estaba en el paraíso, gemía sin importarle nada, casi gritando empezó a temblar su espalda se arqueó, y acabó en un gemido increíble, me miró con la sonrisa más hermosa que he visto en mi vida. Note que Lucia se estaba tocando, después de semejante escena, estaba notablemente excitada. No perdí tiempo, me tire en la cama al lado de Martina, agarre a Lucia de la cintura, la subí arriba de mi y apoyé mi pene en erección en la entrada de su vagina.          

-“¡Ufff Sí, métela despacito por favor!” Me dijo Lucia.        

Dejé que ella controlara el ritmo, se empezó a sentar de a poquito, mientras me miraba sonriente y gemía despacito. Tengo que decir que es probablemente la vagina más apretada que he probado en mi vida. Mi pene le entraba apenas, casi que me la estrangulaba de a poquito ella empezó a subir y a bajar, mientras le acariciaba el clítoris entre tanto noté que estaba muy mojada, la agarre de la cintura, y sin decirle nada le metí mi pene hasta el fondo, y empecé a bombearla salvajemente. 

-“Aiii para paraaa ahhh ahhhh ahhhh ahhhhhh”. Dijo Lucia.           

Le di una fuerte nalgada y seguí penetrándola con furia Ella ponía sus manos en mi pecho y movía su cadera, estaba tan caliente que sentí que podía acabar en cualquier momento, comencé a nalguear a Lucia que gimiendo  me decía.

-“¡Umm vamos dame tu leche!” Decía Lucia.  

No termino de decir eso cuando acabé en un orgasmo gigantesco, ella continuo con sus sentones por algunos segundos más, sentí que  de mis huevos me chorreaban, todos los jugos de Lucia. Martina, aun exhausta por la chupada que le dí, nos miró a los dos y empezó a reírse a carcajadas. Nos miramos entre los tres y empezamos a reírnos también.

Me les quede mirando luego de la risa a ambas desnudas, Lucia se dejo caer en la cama boca arriba Martina no tardo en arrodillarse en el piso, metiéndole los dedos y chupándole su vagina, gimiendo Lucia me dijo.        

-“Ven Juan súmate a la fiesta”. Me dijo Lucia.

Pero solo que me quede ahí viendo el erótico espectáculo. Ellas hicieron de cuenta que no estaba ahí… 

Martina le siguió chupando la vagina a Lucia, cada vez más fuerte ella, sin disimular nada, gemía más fuerte a cada momento Mientras tanto me deleitaba no podía creer que ambas fueran tan putas, además de ser adictas a los penes, también lo eran a las vaginas. Martina no tardo en colocarse encima de Lucia, y empezaron a hacer un 69, ambas gemían como poseídas  para ese punto de nuevo tenía mi pene de nuevo durísimo.
           
Ante semejante espectáculo me sentía muy excitado, comencé masturbarme en cuestión de segundos, ambas se empezaron a agitar, y casi al mismo tiempo acabaron en medio de tremendos orgasmos.

Por mi parte no aguanté más y acabe también, ambos nos quedamos desnudos sobre la cama descansando como por tres horas acariciándonos y hablando de pronto de nuevo comenzamos a besarnos apasionadamente, le metí un dedo en el ano a Lucia para empezar a masajearlo, después de un minuto… otro dedo. Lucia se retorcía un poco, pero yo la sostenía fuerte mientras la besaba.

Llegó un punto que estuvo lista, su culo estaba bien expandido, le acomodé mi pene en la entrada de su ano, por lo que dije.           

-“Lucia siéntate de a poquito”. Le dije. 
-“No sé, me va a doler”. Dijo Lucia.       
-“No mucho preciosa, confía en mí”. Le dije.  

Lucia se empezó a sentar de a poquito, tiró su cabeza hacia atrás, mientras gemía muy suavemente, gemí también, su ano estaba muy apretado, Lucia no tardo en empezar a subir y bajar bien despacito Mientras gemía un poco, y le sonreía, La sonrisa con esos ojitos verdes fue inigualable.    La tome de la cintura, y empecé a moverla un poco más rápido, ella no dijo nada… así que empecé a aumentar el ritmo. De nuevo tiró la cabeza hacia atrás y se dejó llevar.         

Martina, mientras tanto, estaba sentada al lado nuestro mordiéndose los labios, con una tremenda excitación.

De pronto Lucia empezó a galoparme como loca sentía como esas preciosas nalgas golpeaban contra mis piernas, le puse el dedo índice sobre su clítoris, y se lo acariciaba al ritmo de sus sentones.    

-“¡Si mmm soy tu putaaa!”. Dijo Lucia. 

No termino la frase cuando tuvo un espasmo, note como su ano me succionaba el pene, gemía como loca, al igual que yo estaba a punto de acabar, le di tres embestidas bien fuertes más, y le llené sus intestinos de mi leche, le saqué mi erección y aun seguía chorreando semen. Lucia se bajo de encima de mí y se quedo acostada a mi lado. 

Martina de la nada me dio un beso de película, el beso más romántico que me había dado con ella. Estuvimos unos tres minutos besándonos y abrasándonos suavemente. Lucia no tardo en unirse al beso pero los tres estábamos agotados  así desnudos como estábamos, nos tendimos sobre la cama, abrace a Martina de cucharita, Lucia me abrazo por detrás y en menos de cinco minutos nos habíamos dormido.
           
Era de madrugaba cuando sentí como Martina estaba moviendo su mano sobre mi pene masturbándome lo que me hizo abrir los ojos, pero al hacerlo me encontré con Martina portando una tanga de cuero muy pequeño un sostén (corpiño) del mismo material, en una mano sostenían un elastrador y con su otra mano sostenía mi pene bajando y subiendo mi prepucio.     

Trate de moverme pero me di cuenta que estaba amarrado con las muñecas atadas a la cabecera y mis tobillos al pie de la cama extendidas, trate de hablar pero me di cuenta que tenía una mordaza de bola en la boca, con algo metido bien dentro de mi boca, estaba luchando fuerte contra mis retenciones cuando Lucia entro a la habitación trayendo con ella una gran tijera y cuchillo, con un cubo de metal llena de carbones encendidos.

Dejo la tijera y el cuchillo entre los carbones encendidos, luego dijo a Martina.

-“Bueno creo que ya podemos comenzar con la siguiente diversión Martina”. Dijo Lucia.

Ambas ríen, cuando terminan sus risas Martina tomo mi prepucio y comenzó a jalarlo con fuerza, lo estiro tanto que incluso mis nalgas se levantaron de la cama, para ese momento ya Martina no tenía el elastrador en su mano sino una navaja muy bien afilada.

Vi como Martina acerco la afilada hoja de acero de la navaja a mi estirado prepucio y de pronto sentí una enorme punzada cuando comenzó a cortar mi prepucio la sangre broto a borbotones apenas le tomo a Martina unos pocos segundos circuncidarme, sin mi prepucio mis nalgas cayeron sobre la cama y todo mi cuerpo se convulsiono de dolor.

Ambas rieron mientras Martina sostenía mi ensangrentada piel retirada de mi pene, Martina arrojo el que alguna vez fue mi prepucio y coloco dos ligas castradoras lo más cerca de la base de mi pene en erección chorreando de sangre, cuando las ligas se cerraron sobre mi pene sentí un horrible dolor pero sin tiempo a recuperarme sentí como Lucia ahora con el elastrador tomo mis huevos para pasar uno a uno por el centro de las estiradas ligas, para luego hacer que se contrajeran en lo alto de mi escroto, lo que me hizo retorcer aun más de dolor de cuando las ligas se cerraron en mi pene.          

Ambas rieron todo el rato que me estuve retorciendo de dolor cuando deje de sacudirme ya con ambas muy serias Martina se inclino y me dijo al oído derecho.      

-“En un momento regresamos nene no te vayas que viene lo mejor”. Dijo Martina que hizo que tanto ella como Lucia rieran irónicamente.

Luego se marcharon dejándome ahí solo sintiendo dos terribles punzadas provenientes de mi entrepierna con mi pene hinchado terriblemente debieron pasar como tres o cuatro horas ya estaba amaneciendo cuando ellas regresaron Mi pene estaba todo morado y mis huevos hinchados ya más allá de toda salvación posible.

Martina se me acerco para tomar mi pene con una de sus manos para comenzar a mastúrbeme pero lejos de darme placer me hizo sentir el más brutal de dolor de mi vida, Lucia por su parte saco la tijera del cubo con los carbones encendidos, con la tijera humeante se me acerco sin que Martina detuviera su mano subiendo y bajando por mi pene Lucia tomo mis hinchados huevos.

Sin decir nada pero con una gran sonrisa en su bello rostro me cortó los huevos con impresionante rapidez, convirtiéndome en eunuco para el resto de mi vida, mi cuerpo se arqueo y se sacudí con violencia al sentir el más horrible dolor de mi vida, Lucia dejo la tijera para tomar el cuchillo humeante para pasárselo a Martina mientras ella tomo mi escroto ligado con mis huevos adentro que cayó entre mis piernas.         

Martina sin espera a que terminara de sacudirme comenzó a cortar mi pene entre las dos ligas en la base de mi pene hubo poca sangre pero no así el dolor que fue horrible los pocos segundos que tardo en aserrar mi miembro viril se me hicieron eternos y más dolorosos de toda mi vida.

Ya con mi pene amputado Martina lo tomo y se lo llevo a la boca, se lo trago por completo, luego lo saco y se lo introdujo en su vagina para comenzar a usarlo como un consolador dado la liga que tenia aun en la parte de abajo permanecía en erección, Lucia por su parte quito la liga del que fue una vez mi escroto y extrajo de su interior los dos orbes, le dio uno a Martina para conservar uno, luego al mismo tiempo ambas los mordieron devorándose la mitad de cada uno de ellos.

Eso fue lo último que recuerdo de aquella ocasión.

Me desperté luego de año nuevo en un hospital, sin mi pene y huevos ya en mi cuerpo, debo decir que trate de suicidarme tres veces antes de por fin acepta que debería vivir como un eunuco nulo hasta el fin de mis días sin más placer sexual como hombre en mi vida.

De Martina y Lucia no se sabe nada, la policía aun las busca por lo que me hicieron eso fue hace 5 años ahora tengo 21 años y aun añoro penetrar a una mujer sabiendo que nunca más en vida podre hacer gracias a esas chicas “infernales de 16 años”.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NOTICIAS PARA NO IMPRIMIR

Los residentes se sorprendieron cuando miles de partes del cuerpo humano se encontraron preservadas en el sótano de la casa de un director fúnebre recientemente fallecido en Pottsville, una pequeña comunidad agrícola en el valle de Yakima......


NOTICIAS PARA NO IMPRIMIR
Los residentes se sorprendieron cuando miles de partes del cuerpo humano se encontraron preservadas en el sótano de la casa de un director fúnebre recientemente fallecido en Pottsville, una pequeña comunidad agrícola en el valle de Yakima.

[ADOLESCENTES] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS][PENECTOMÍA] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescentes      Autor: Zipper





Los residentes se sorprendieron cuando miles de partes del cuerpo humano se encontraron preservadas en el sótano de la casa de un director fúnebre recientemente fallecido en Pottsville, una pequeña comunidad agrícola en el valle de Yakima.

Las autoridades le dijeron revisaron más de seis mil testículos humanos preservados en líquido de embalsamiento que se encontraron en la casa de Wilford Hayes, prominente ciudadano y propietario de Hayes Mortuary. Hayes, de sesenta y cuatro años, murió en agosto pasado durante la carrera ciclista del Valle de Yakima cuando se detuvo para aliviarse y fue atropellado por una cosechadora.

Los testículos fueron descubiertos por William Watts, que había sido contratado por la finca para limpiar la casa antes de la venta. "No sabía lo que eran al principio", Watts le dijo al Courier-Review, "pero luego llegué a casa para buscar en Internet y lo averigué. Había más de cien jarras, por lo que debía haber miles de ellos. Algunos no eran más grandes que uvas, pero otros eran, bueno, odiaría tener a alguien que los tuviera enojado conmigo.

Las autoridades especulan que durante más de treinta años el mortificado fallecido debe haber eliminado las gónadas de cada macho que había procesado para el entierro o la cremación.

"Wilford era un gran tipo", dijo su vecino Red Faleen. "Se ofreció como voluntario para la junta escolar y la Cruz Roja local y era miembro de casi todas las organizaciones cívicas locales".

La disposición final de las partes del cuerpo todavía no se ha determinado. Bajo la ley del estado de Washington, todos los restos se convierten en propiedad de los herederos de la finca. "Simplemente no tenemos los recursos o una base de datos adecuada para hacer pruebas de ADN en todos los genitales", dijo el investigador en jefe Willis Dale, "por lo que el hecho de que los testículos coincidan con sus dueños fallecidos será casi imposible".

Galesburg CO

Western News Associates

El abuso de drogas está siendo culpado por la trágica mutilación de cuatro adolescentes en Galesburg la semana pasada. Los cuatro jóvenes, aún sin nombre, aplicaron ligas elásticas de castración animal a sus genitales antes de esposarse en torno a la base de un gran árbol, donde permanecieron durante las siguientes dieciocho horas. Las ligas de elastrador con su herramienta de aplicación fueron reportadas robadas de un camión estacionado de un rancho local.

Los cuatro jóvenes, de entre catorce y diecisiete años, dijeron a las autoridades que habían adquirido una cantidad de una droga que se decía que aumentaba la libido femenino y la potencia masculina  que habían decidido probarla antes de ir a la fiesta de un amigo. No se dieron cuenta de nada después de eso hasta que fueron revividos en el hospital.

El personal del hospital, citando problemas de privacidad, se negó a dar detalles sobre las heridas de los chicos, pero un médico local le dijo a este reportero que la pérdida de tejido sería irreversible después de unas pocas horas sin flujo sanguíneo.

Las autoridades todavía están investigando la fuente de las drogas que los chicos ingirieron.

El Observador Nacional

En lo que se anuncia como una decisión histórica, la Corte Suprema ha confirmado por un voto de ocho a uno el derecho de Alabama a usar la castración como castigo para criminales no violentos. El caso, Alabama contra Davis, implicó a Washington Davis, varón de veintidós años que en un período de cuatro años engendró a ocho niños fuera del matrimonio. El Sr. Davis está desempleado y no ha pagado manutención de los hijos de ninguno de sus hijos a pesar de las órdenes judiciales que le exigen que lo haga.

Citando una ley aprobada en 1869, un Tribunal del Circuito de Alabama sentenció a Davis a la castración y la decisión fue confirmada durante las apelaciones subsiguientes. La ley establece que todo hombre debe sostener a sus hijos o se les niega el derecho a reproducirse.

"Señor. Davis ha tenido todas las oportunidades para cumplir con la ley", dijo el juez Willburger en la opinión del tribunal. La justicia disintió en la decisión, escribiendo que la ley de la castración abroga injustamente a minorías.

Según las autoridades de Alabama la sentencia se llevará a cabo de inmediato. "Si no puedes alimentarlos, no los tengan", comentó el Gobernador de Alabama Walt Georgis.

Nils Feelgood, portavoz de la Unión Americana de Libertades Civiles, declamó la decisión como "un aborto espantoso de la justicia que llevará a las castraciones al por mayor de las minorías".

Hyattville, OR

El Heraldo de Hyattville

En lo que se llama un incidente extraño, un escroto humano desprendido se encontró empalado en un pico de la cerca de hierro forjado.

La policía respondió a una alarma de intrusión silenciosa en Driftwood Acres el jueves por la noche, donde una búsqueda de perímetro de la comunidad cerrada reveló el descubrimiento grotesco. La policía sospecha que el intruso se enredó mientras huía por una valla coronada con piquetes de hierro afilados y se lastimó durante su huida. Un corto rastro de sangre llevó a la policía a la carretera, donde un cómplice estaba aparcado, obviamente.

"Lo encontraremos", dijo el jefe Tracy Fosdick, "Este no es el tipo de lesión que usted trata con un anillado y una aspirina. Tendrá que buscar atención médica en alguna parte.

En una historia relacionada, un joven adolescente de Hyattville fue admitido en el Hospital General con graves heridas laceradas en su área de la ingle. "Aparentemente llevaba un frasco de mayonesa en su regazo cuando se estrelló con la bicicleta", comentó un EMT local. El nombre del joven y la extensión de sus heridas no fueron públicas.

Miami Gerald.

Dos adolescentes practicantes de patineta, perdieron sus genitales, el suceso aconteció cuando ambos adolescentes trataron de hacer una peligrosa maniobra sobre un largo tubo, de una pasa mano en una larga escalera. La maniobra en conjunto resulto bien por lo que los dos adolescentes decidieron volver a intentarlo ante la insistencia de sus amigos.

El segundo intento no salió como esperaban, uno de ellos perdió el equilibrio y tiro al segundo por su desgracia ambos cayeron sobre una parte filosa del pasamos manos uno de ellos perdió el pene y el otro los testículos por completo, apenas al caer al pie de las escaleras ambos adolescentes de 16 años se llevaron su manos a la entrepierna y comenzaron a gritar.

Las autoridades no revelaron los nombres de los chicos, ni de donde fue que sucedió aquello solo que ambos chicos estaban bien de salud atendidos ya en un centro médico de la zona, sin especificar en cual de ellos.



Historia Original Aquí.




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

VELLO

El año pasó rápidamente y la mayoría de los chicos esperaban la llegada del último día de escuela, pero no yo. Papá había tomado un trabajo en otra ciudad y nos mudaríamos tan pronto como la escuela terminara. Había ido a la escuela con la mayoría de estos chicos desde el primer grado y no estaba muy animado por mudarse a otra ciudad y comenzar la escuela secundaria donde no conocía a nadie. Tan malo sentí que sabía que tenía más suerte ahí: dos de mis compañeros de clase eran todavía niños prepúberes, sin vello, con genitales insignificantes que tendrían que desnudarse y tomar educación física con los hombres de catorce años......


VELLO
El año pasó rápidamente y la mayoría de los chicos esperaban la llegada del último día de escuela, pero no yo. Papá había tomado un trabajo en otra ciudad y nos mudaríamos tan pronto como la escuela terminara. Había ido a la escuela con la mayoría de estos chicos desde el primer grado y no estaba muy animado por mudarse a otra ciudad y comenzar la escuela secundaria donde no conocía a nadie. Tan malo sentí que sabía que tenía más suerte ahí: dos de mis compañeros de clase eran todavía niños prepúberes, sin vello, con genitales insignificantes que tendrían que desnudarse y tomar educación física con los hombres de catorce años.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCOLAR] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Zipper





Hace cuarenta y tantos años, cuando tenía trece años y comencé el octavo grado, la clase estaba formada por dieciséis chicas, diez chicos y ocho hombres. Todos menos tres de los hombres habían sido chicos el año pasado, y todos menos dos de los muchachos serían hombres al final del año escolar. Había crecido vello en las axilas y la entrepierna durante el verano, era por lo tanto un hombre y tenía derecho a sentarme con los otros hombres en su mesa del almuerzo. Nosotros los hombres como nos decíamos éramos diferentes a los muchachos y disfrutamos en los rizos que adornaban nuestras entrepiernas, y desfilamos alrededor de los vestuarios y duchas desnudaos con las pelvis empujadas hacia adelante, exhibiendo orgullosamente nuestros activos para que todos los vieran.

Más tarde, en la escuela secundaria, la educación de un chico estaría determinada por el tamaño de su erección como por su real o supuestas proezas sexuales, pero no recuerdo haber sido consciente de ninguna diferencia en el tamaño flácido en ese entonces, y mostrar una erección era impensable. Hacerlo habría sido una admisión de que estaba haciendo la práctica sucia, pervertida y malsana de la masturbación, que era una cruz que todos teníamos que soportar en privado en aquellos tiempos oscuros y pocos iluminados.

El año pasó rápidamente y la mayoría de los chicos esperaban la llegada del último día de escuela, pero no yo. Papá había tomado un trabajo en otra ciudad y nos mudaríamos tan pronto como la escuela terminara. Había ido a la escuela con la mayoría de estos chicos desde el primer grado y no estaba muy animado por mudarse a otra ciudad y comenzar la escuela secundaria donde no conocía a nadie. Tan malo sentí que sabía que tenía más suerte ahí: dos de mis compañeros de clase eran todavía niños prepúberes, sin vello, con genitales insignificantes que tendrían que desnudarse y tomar educación física con los hombres de catorce años. Pobres niños.

Papá compró una casa cerca de la tienda donde trabajaba, y pasé los primeros días vagando por el barrio viendo mi nuevo ambiente. Conocí a unos cuantos niños de mi edad y aprendí que iba a ir a la Escuela Secundaria Wilson, así que me paseé allí al día siguiente para echar un vistazo. El lugar parecía enorme y pensé que debía albergar a cinco o seiscientos estudiantes. Había una gran zona de recreo en el terreno de la escuela con varias canchas de baloncesto y tenis, una lechería justo al otro lado de la calle. Incluso en el verano había bastantes chicos alrededor. La puerta principal de la escuela estaba abierta, así que entré y encontré la oficina, anuncié que era nuevo en la ciudad y que sería un estudiante de primer año el próximo otoño. Me pusieron en su lista de correo y me dijeron que la inscripción de los estudiantes de primer año y la orientación sería a finales de agosto y que enviarían y recibirían mi transcripción de mi última escuela.

Hice unos cuantos amigos durante el verano y también perdí el suficiente miedo para hablar con algunas de las chicas que conocí, pero no lo suficiente para pedirles salir en citas o algo parecido. Eventualmente me di cuenta de un grupo de chicos mayores que reclamaban un barranco detrás de un estacionamiento. Tenían dieciséis o diecisiete años y solían fumar. Se veían y actuaban rudamente, me habían aconsejado alejarse de ellos, pero el acceso directo de mi casa a la escuela como el área de recreación corrió a través de la mitad de su territorio, haciendo contacto inevitablemente con ellos.

"¡Hey, Fuzznuts!" Uno de ellos me llamó un día. "¡Trae tu culo aquí!" Fingí no oír y sin siquiera mirar hacia ellos salí de ahí corriendo al estacionamiento lleno de gente. Una vez seguro, eché un vistazo hacia atrás y vi a uno de ellos lanzándome una seña obscena. Tomé el largo camino a casa e intenté evitar su pequeño reino.

Agosto llegó y fui a la orientación de los estudiantes de primer año, visite la escuela, y recibí la asignación de casillero y mi horario de clases. También aprendí que no había ningún servicio de autobús escolar para mi vecindario y tendría que caminar a la escuela todos los días o conseguir un paseo. Eso estaba bien; Era menos de una milla, usando el atajo, y yo podría caminar fácilmente en menos de media hora. Tenía una bicicleta vieja pero eso no era considerado adecuado para un chico de secundaria entonces. Los chicos mayores que me habían molestado en el barrio estaban llegando para registrarme justo cuando me iba. Me dieron unas cuantas miradas duras y sucias pero no actuaron como querían sobre mí o algo así. Todavía no confiaba en ellos y tomó el largo camino a casa, que añadía una milla a mi paseo, pero me evitar su lugar.

Un montón de chicos odiaba la idea de volver a la escuela, pero para el momento en que el día por fin llego estaba realmente entusiasmado. Un hermano mayor me había inyectado toda la diversión que había tenido en la escuela secundaria, y estaba deseando nuevos privilegios, las citas, que ahora tendría derecho. Además, todavía no conocía a mucha gente en mi nueva ciudad y estaba esperando las oportunidades que la escuela traería para mejorar mi situación social.

Me acerqué a las canchas del lugar, solo un poco a jugar y comprobar las cosas. Perdí la noción del tiempo y estaba ya casi oscureciendo cuando me fui, dada la necesidad de llegar a casa me hizo arriesgarme a ir por el atajo a través del estacionamiento. Olía el humo de los cigarrillos y me detuve y luego se volvió para correr, pero antes de que pensé me cerraron el paso. Seis de ellos, todos fumando.

"Oye, idiota", dijo uno amenazadoramente. Tenía grandes dardos amarillos; El tipo que solíamos decir podría quitar el maíz de la mazorca a través de una valla de piquete. Hoy en día, los chicos desarmados de dieciséis años parecen tan inofensivos que es difícil creer que alguna vez tuve miedo de ellos. "Te dijimos que dejes de correr y luego lo haces. ¿Lo entiendes?"

-“Sí, lo siento”. Dije.

Podría haber salido fácilmente corriendo y tan pronto como tuviera la oportunidad eso es lo que estaba planeando hacer, pero en ese momento solo quería evitar que me golpearan.

"Sí, bueno, nos debes".
"¿Huh?" Dije.

"Sí. Mira, este es nuestro camino por aquí, y cobramos un peaje, ¿sabes? Cincuenta centavos por viaje. Supongo que nos debes un total de cinco dólares”.

No les debía mierda y lo sabían. Sólo trataban de sacudirme.

"¡No tengo cinco dólares!" Le respondí.

Tenía algunos centavos de cambio en mi bolsillo y eso era todo. Yo ni siquiera llevaba una cartera en ese entonces.

-De acuerdo, entonces tendrás que pagar de otra manera -dijo Buckteeth-. Quítate la ropa.

¡De ninguna manera iba a hacer eso! Sabía que me quitarían mi ropa interior, para dejarme desnudo sin mi ropa, dejándome para encontrar mi camino a casa desnudo, y yo no iba a cooperar. Ayúdelo, muchachos. Luché, pero contra los seis mis probabilidades fueron inútiles y en unos minutos me quedé atrapado en el suelo, desnudo, por cuatro mientras los otros dos revisaban los bolsillos de mi pantalón.

-“Trae agua”. Le dijo Buckteeth a su lacayo-. Tres tazas deben ser suficientes.

Todavía atrapado en el suelo, observé a los más pequeños de los hombres ir hasta una llave y extraer tres vasos de papel grandes para trotar para llenarlos con el agua caliente, para regresar a donde estaba. No tenía ni idea de lo que estaban planeando hacer con el agua, pero sabía que todos los que pasaban por allí probablemente estaban enfadados en el charco grande y esperaba que no esperaban que bebiera.

El sol estaba casi abajo, pero todavía estaba lo suficientemente iluminado  para ver al líder sacar una navaja de seguridad de su bolsillo trasero.

-"Viertan algo sobre él", le ordenó al chico del agua, y pronto sentí un chorro caliente golpear mi vientre y mi pene.

Eso es suficiente por ahora. De acuerdo, manténgalo firme. No quisiera resbalar.

Entonces sentí el rasguño de la navaja de afeitar mientras se deslizaba de justo debajo de mi ombligo a mi pene. Dos pases más a cada lado y se volvió hacia el interior de mis muslos, luego finalmente sentí que su mano fría rodeaba mis huevos mientras los tiraba con fuerza para raspar alrededor de ellos y la base de mi pene también. Más agua se vertió sobre mis piernas, y después de terminar allí hizo un par de pasadas a través de mis axilas.

-“La próxima vez trae dinero” -dijo Buck Teeth, haciendo girar la navaja en los restos del agua-, o bien usaré una navaja de verdad. Eso podría ponerse un poco peligroso, si sabes a qué me refiero.

Estaba oscuro cuando recogí mi ropa y me vestí, devore la cena que papá había dejado en la estufa para mí y fue directamente a mi dormitorio y me desnudé frente al espejo. Aparte de un cabello solitario se quede sin vello como un bebé y parecía un niño de once años con grandes huevos. Mi pene, que generalmente era bastante grande, estaba tan arrugada, como si acabara de tomar una ducha fría. ¿Cómo podría mostrarme en deportes delante de un grupo de chicos? ¿Cuánto tiempo tardaría en volver a crecer? Tal vez podría fingir algún tipo de lesión y no tomar educación física por un par de meses. No. Tendría que ir a un médico y tendría que desnudarme de todos modos. ¡Mierda! No sabía qué hacer. Experimenté con la colocación estratégica de mis manos y finalmente encontré una posición en la que podía cubrir todo excepto mis huevos. Eso tendría que hacer. De ninguna manera podría esquivar la escuela esperando que mi cabello vuelva a crecer.

Mi cuerpo entero tintineaba y picaba a la mañana siguiente. Deportes era mi segunda clase y tuve que ir al vestuario. El maestro nos dio una conferencia sobre las reglas y la política, luego nos dieron nuestros short, camisas, tirantes y calcetines y se nos dijo que nos vistiéramos. Me despojé de la camisa primero, me puse la camisa de gimnasia de gran tamaño que me habían dado y lo tiró lo más posible sobre mi entrepierna antes de desprenderse de mi pantalón y ponerme rápidamente la correa del jock. Sólo entonces me alejé de la pared que había estado mirando y miré a los demás. Había unos treinta muchachos en la habitación, todos estudiantes de primer año como yo, y obviamente mayores de segundo año. Algunos exhibían con extravagancia sus bienes, y algunos eran modestamente tímidos, pero todos tenían al menos algo de vello corporal, excepto un diminuto niño prepúber y yo. Buckteeth y sus compinches no estaban en la clase. Los habría reconocido en un instante.

El maestro nos condujo al campo para una ronda de calistenia y luego un par de vueltas alrededor de la pista completa el abreviado primer día de clase. De regreso en el vestuario me desnudé, coloque mis manos cuidadosamente sobre mi entrepierna, y me apresuré a entrar en el cuarto de baño con humo esperando evitar la atención. Me vestí frente a la pared, peiné mi pelo, y luego fui al baño para defecar.

"¿Viste a ese estudiante de primer año?" A juzgar por su voz más profunda, el tipo que acababa de subir al orinal junto al puesto de baño era probablemente un estudiante de segundo año.

-¿Te refieres al chico alto y flaco sin vello? -preguntó su compañero invisible.

-Sí, ese es el único. Lenny y su grupo debieron de haber llegado a él. Pobre niño."

"Debe tener. Él tiene huevos y pene, no como ese niño, así que debes estar en lo cierto. O eso o se afeita cada mañana.

Ambos se echaron a reír y pude oírlos retroceder.

Algún día alguien voy a vengarme de Lenny, me dije a mí mismo.

"El imbécil lo merece, eso es seguro".

El ruido de la puerta me dijo que estaba solo, así que me limpié el culo y me fui a la siguiente clase.

Mi vello volvió a crecer y dos meses más tarde volví a parecer casi normal. No fue tanto tiempo, pero fueros los más oscuros y más difíciles de lo que había sido antes de mi desfiguración y podría una vez más vestirme y ducharse sin vergüenza. Sorprendentemente, nadie me dijo nada. Al parecer, había ocurrido antes y no era algo que un hombre tenía que avergonzarse. Lenny y su grupo tenían una mala reputación. Se unirían y atacarían a niños más pequeños, pero invariablemente correrían de cualquier pelea justa. Pasaba horas, muchas de las cuales debían haberse dedicado a estudiar, contemplando todo lo que les haría si la oportunidad se presentaba. Yo no era realmente un sociópata violento o algo así, pero algunas de mis represalias imaginarias habrían hecho estremecer a Stephen King.

También hice muchos nuevos amigos durante ese año, uno de ellos era el pequeño individuo cuyos huevos no habían caído todavía. Su nombre era Paul Allen, pero todos lo llamaban Paulie. El hecho de que él era físicamente un niño en compañía de hombres no parecía molestarle; De hecho, explotó su inmadurez. Él era generalmente el instigador de las bromas inofensivas y del vandalismo mezquino que los chicos de la escuela son anotados para y él utilizó su aspecto angelical para zafarse de los problemas cada vez.

Él pareció conectar conmigo desde el principio, posiblemente debido a mi desnudez, e incluso después de que mi vello creció de nuevo todavía parecía identificarse conmigo. También era algo tímido y solitario, igual que yo. En abril su vello de crecimiento finalmente broto y su voz se profundizó y fue obvio que sus huevos eran cada vez más grandes, y para cuando la escuela termino en junio, una niebla de vello fino como un humo adornaba su entrepierna. Para ese momento era como el resto de nosotros había sido un par de años antes: un idiota de primera clase que estaba constantemente diciendo chistes sucios y que nunca se perdió una oportunidad de pegar a otro tipo en sus huevos.

Dejé la ciudad justo después de la escuela, para pasar el verano en el rancho de mi tío y no regresé a la ciudad hasta la semana antes de que comenzara la escuela. Fui a la escuela para registrarme y casi no reconocí a Paulie. Había crecido alrededor de tres pulgadas durante el verano y había ganado volumen considerable. Todavía estaba en el lado pequeño sin embargo, y se parecía más a uno de los nuevos estudiantes de primer año que el estudiante de segundo año experimentado que él realmente era. Parecía un poco distante cuando lo saludé y actuó como si realmente no me gustara. Se fue con un par de los nuevos estudiantes de primer año, chicos de su propio tamaño y nivel de madurez que era posiblemente más cómodo para él.

Tuve deportes con Paulie de nuevo ese año y era evidente de inmediato que él era ahora un adolescente de pleno derecho que ahora desfilaba desnudo alrededor del vestuario sin vergüenza de su cuerpo. Ese fue el primer día. El segundo día se presentó como lo había hecho el año pasado: completamente desprovisto de vello debajo de su cuello. Lenny y su pandilla habían atacado de nuevo. Paulie parecía estar cerca de las lágrimas mientras se desnudaba y se vestía, y hasta sus nuevos amigos, los estudiantes de primer año, rumoraron al darle un rápido vistazo a su entrepierna sin vello.

Cualquier diversión que Lenny y su grupo salieron de su última broma fue de corta duración. Paulie me había dicho que tenía un hermano mayor, de veintiún años, que vivía en California, pero nunca dijo mucho más acerca de él. Su nombre era Ralph, pero su hermano estaba en el club de motos de Oakland que se llamaba Big Red, y lo grande que era. Él y cuatro de sus compañeros de pandillas viajaron a la ciudad y pasaron solo unos días mostrándose sus maquinas por la ciudad antes regresar a California.

Cinco de los amigos de Lenny regresaron a la escuela con dientes faltantes y huesos rotos, pero Lenny nunca volvió. Ron Harper fue testigo de la pelea y reportó que Lenny había sacado un cuchillo y había intentado defenderse. Pensé que Ron estaba exagerando cuando dijo que los miraba detener a Lenny y usar el mismo cuchillo para castrarlo, pero no se podía negar la prueba. Habían sujetado el escroto de Lenny, cortando cada uno de sus huevos a la vez, para luego clavarlo en lo alto del tronco de un árbol.

La policía no lo descubrió y permaneció allí durante más de un mes como una clara advertencia para cualquiera que quisiera meterse o molestar a su Hermanito.




Historia Original Aquí.





Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

VECINA LUPITA

. Le tomo la mano y la llevo a mi habitación, al llegar inmediatamente comienzo a besarla y unos momentos después, mi mano baja para jugar con su clítoris, me sorprendió un poco que no fuera tan sensible y me dejara hacerle todo lo que quise, ella respiraba agitadamente y mi miembro pedía liberación, la desnude a toda prisa su calzón (braga) quedo por debajo de la cama lo que sería una maldición para mi, aunque en ese momento no me importo......


VECINA LUPITA
Le tomo la mano y la llevo a mi habitación, al llegar inmediatamente comienzo a besarla y unos momentos después, mi mano baja para jugar con su clítoris, me sorprendió un poco que no fuera tan sensible y me dejara hacerle todo lo que quise, ella respiraba agitadamente y mi miembro pedía liberación, la desnude a toda prisa su calzón (braga) quedo por debajo de la cama lo que sería una maldición para mi, aunque en ese momento no me importo.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Era un joven hombre promedio, de 24 años que aun vivía con mis padres cuando todo paso, mi novia y yo teníamos una relación muy sexual, aprovechamos cada momento para gozar y nunca le había sido infiel, aunado a que ella me advirtió que cualquier infidelidad me iba a costar muy caro, si era algo celosa pero nunca pensé que fuese capaz de hacer lo que me hizo.           

Llega un fin de semana que yo había planeado con mucha delicadeza, ya que mis padres no estarían en casa todo el fin de semana, mi novia y yo pensábamos divertirnos toda la noche, pero el sábado por la mañana, le avisan que tiene que cuidar a sus primas pequeñas en una pijamada, mis planes se fueron al demonio.      

Llevé a mi novia a la casa de su tía y yo me fui para la mía, estaba pensando en que hacer, cuando veo a mi vecina de unos 17 años afuera de su casa llorando, estaciono el auto y no me detuve a peguntarle porque estaba así. Ella Me explica que su novio la había dejado, y que para colmo, no podía entrar a su casa porque no tenía llave, me ofrecí a que pasara un rato mientras alguien llegaba a su casa, a lo ella accedió.        

Una vez dentro de mi casa, me pregunto por mi novia y ya le platique lo ocurrido, abiertamente dije que había planeado hacer travesuras toda la noche, y ella pregunta que como una pareja puede ser así, que a su novio le daba miedo y aunque ella quería, no se lo había pedido, debo aceptar que eso me excitó un poco, ella era chaparrita y un poco llenita, pero tiene un lindo rostro, su trasero se ve bien al igual que sus tetas, no gigantes pero tampoco nada pequeñas por ese entonces.  

Le expliqué que mi novia y yo aprovechábamos cada momento a solas, que incluso lo habíamos hecho en un balneario, noté que ella se excitaba y desafortunadamente por alguna razón eso me llevo a pensar en engañar a mi novia esa noche.     

Tenía todo preparado así que en modo de broma le dije que si ella quería, podíamos hacer lo que había planeado con mi novia pero con ella, Lupita que era como se llamaba mi vecinita mirándome fijamente acepto, lo que me hizo poner un poco nervioso y le digo que sería toda la noche, ella me dice que de todas maneras estaría sola, me daba un poco de miedo porque para empezar, estaba engañando a mi novia, y en segundo lugar ella era varios años menor que yo, además menor de edad, pero la calentura es la calentura, por lo que le ofrecí un trago.        

Llegué con un par de bebidas, me senté junto a ella y la abracé, se nos fue la primera hablando de cosas eróticas, unas copas más tarde y al final del último sorbo la bese, fue una sensación diferente, algo que parecía nuevo y simplemente no pude dejar de besarla, comencé por quitar un suéter que traía, después su blusa, y ya solo quedo en bra (corpiño), sigo sin detenerme y comienzo a desabotonar su jean, con mis pies le quito sus zapatos y comienzo a bajar su pantalón quedando solo en ropa interior, y en ese momento dejo de besarla, solo para contemplar su cuerpo que tenía dos prendas rojas encima.          

De pronto ella me dice que eso es trampa y me empieza a desvestir, de a poco hasta quedar solo con mis trusa (slip), donde se podía apreciar mi apretado miembro tratando de salir de él, abultando la parte delantera de mi prenda color blanca.     

Me pongo de pie y la invito a pasar al siguiente nivel. Le tomo la mano y la llevo a mi habitación, al llegar inmediatamente comienzo a besarla y unos momentos después, mi mano baja para jugar con su clítoris, me sorprendió un poco que no fuera tan sensible y me dejara hacerle todo lo que quise, ella respiraba agitadamente y mi miembro pedía liberación, la desnude a toda prisa su calzón (braga) quedo por debajo de la cama lo que sería una maldición para mi, aunque en ese momento no me importo.

Lupita ya no tenía nada de ropa encima, así que me quite mi trusa, ella como por instinto comenzó a masajear mi pene, ella seguía gimiendo y decido que era buen momento para bajar, lo hice para darle un buen sexo oral, solo un par de roces con mi lengua en su clítoris fueron suficientes para que ella gritara, y así, al tercer grito mojó todo a su alrededor, me levanto solo para ponerme un condón, sobre ella, viéndonos frente a frente busco con mi miembro la vagina, y cuando la siento lo meto todo muy rápido, había olvidado que ella era virgen por completo.

Por lo que de nuevo dio un grito de dolor y me empujó, no quería terminar en este momento, así que solo la tomé fuerte y seguí con un violento mete saca por unos momentos hasta que Lupita dejó de quejarse y comenzó a jadear nuevamente, en ese momento me detuve y la puse en cuatro patas, noté un poco de rojo en el condón pero no me importó mucho, la acomode y comencé a embestirla, ella paso de jadeos a gemidos, de verdad debo decir que para ese momento yo estaba muy excitado que pensé que no duraría un segundo más, y cuando gritó de placer, no pude contenerme más por lo que tambien terminé.       

Nos recostamos y la abracé, tomamos un poco de aire y seguí besándola, al relajarnos un poco vi si había sangrado, y era apenas una mancha entre sus piernas realmente muy poco.         

Seguí besándola y cuando comencé a sentir que me había recuperado le dije que esta vez ella estaría arriba, y así fue, ella saltaba y solo gozaba, esta vez en la misma posición hasta que terminé, y de nuevo, la besé hasta recuperarme, una vez recuperado volvimos hacerlo de perrito, y me hubiera gustado hacerlo toda la noche, pero solo tenía tres condones, los demás se habían quedado en la bolsa de mi novia.  

Al finalizar le dije que ya no había condones y que sería todo, solo la abracé hasta dormirnos. Al despertar ella se fue un poco apresurada entes de que sus papás llegaran, Antes de irse nos besamos con mucho pasión sin darme cuenta que mi novia nos vio hacerlo desde la esquina sin que ninguno de los dos nos percatáramos me bañé y vestí para ir por mi novia, no sin antes limpiar todo o por lo menos eso pensé.

Ese día tuve sexo con mi novia pues llego antes de que pudiera ir por ella en la misma cama donde la noche anterior goce tanto. Después de correrme solo dos veces, caí dormido totalmente con mi pene aun dentro de mi novia, sintiendo los espasmos de mi novia, quien me iba a decir que esa sería la última gran sensación que sentiría al tener mi pene dentro de una mujer.  

Me desperté bruscamente cuando sentí que alguien me arrojo agua a la cara, al despertar estaba amarrado con mis piernas y brazos extendidos a cada esquina de mi cama, estaba amordazado y desnudo con mi novia solo en ropa interior mirándome a un lado.

Trate de soltarme pero no pude de pronto mi novia hablo moviendo sus manos que estaban hasta ese momento por detrás de su cuerpo.

-“¿En verdad creíste que no me enteraría de tus cochinadas con tu vecina?”

Mis ojos se abrieron grandes al ver que mi novia tenía en su mano la panty color rojo de Lupita, la cual me arrojo enfurecida al rostro, pude percibir brevemente su olor, para luego la prenda caer a un costado, mi novia entonces camino hasta la cómoda de mi habitación del que tomo un cuchillo que conocía bien, incluso yo mismo lo compre, lo tomo de la cocina seguramente.

Con el cuchillo en su mano tomo mi pene con su mano libre, me miro al tiempo que coloco el afilado cuchillo en la parte baja de mi pene, la hoja de acero tocaba mis testículos, con su mano comenzó a masturbarme aquello duro unos segundos, luego dijo.

-“Esto es lo que se merecen todos los infieles”. Dijo mi novia.

En ese momento estaba aterrorizado por completo cuando comenzó a cortar mi pene en semi erección la sangre broto a raudales de inmediato y el dolor fue infernal, le tomo solo unos segundos separar mi pene de mi cuerpo, en medio de convulsiones grotescas de mi cuerpo, cuando por fin me lo había cortado, me lo restregó por el rostro.

En ese momento estaba en shock incapaz de procesar que todo aquello era real, ella tomo mi pene fue al baño y lo arrojo al escusado (water), la escuche tirar de la cadena y como mi pene se perdió para siempre entre las cañerías, no recuerdo como o que hizo ella para detener la hemorragia de mi penectomia.

Mis padres me encontraron esa noche sobre mi cama bañado en sangre y le llevaron a urgencias apenas llegue con vida, tarde seis meses en recuperarme por completo, mi novia huyo pero fue atrapada y condenada a 10 años de prisión por lo que me hizo un castigo leve a mi parecer.

Me sometí a dos cirugías que reconstruyeron un pene en mi entrepierna aunque funcional nunca llego a ser igual al que perdí, de hecho hasta el día de hoy tres años después de tener este nuevo pene formado de varias partes de mi cuerpo, no he logrado tener una erección de nuevo.   

Por otra parte no he vuelto a hacerlo con mi vecina, pero las ganas de repetir aquello son uno de los motivos que me hacen ir con cuanto medico puedo para tratar de recuperar la virilidad perdida, se que puede ser una esperanza vaga pero es lo único que me queda, una esperando y mientras haya un mínimo de esperanza seguiré intentando.

Hace poco leí sobre el trasplante de un pene con éxito en Sudáfrica, es posible que opte por ese método aunque no sea de mi propia carne que es mejor que seguir con este trozo de carne inútil que apenas me sirve para orinar.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DECISIÓN FINAL

Dylan de 28 años llego a casa aquella noche de viernes bastante cansado luego de una ardua semana de trabajo, mientras cenaba para luego tomar un baño solo en su ajustado bóxer de dolor negro, revisaba su correo de inmediato un sobre llamo poderosamente su atención, por el logotipo estampado en él, era del tribunal especial sexual el cual fue creado hacia 35 años atrás y se encargaba de los delitos sexuales de cualquier índole......


DECISIÓN FINAL
Dylan de 28 años llego a casa aquella noche de viernes bastante cansado luego de una ardua semana de trabajo, mientras cenaba para luego tomar un baño solo en su ajustado bóxer de dolor negro, revisaba su correo de inmediato un sobre llamo poderosamente su atención, por el logotipo estampado en él, era del tribunal especial sexual el cual fue creado hacia 35 años atrás y se encargaba de los delitos sexuales de cualquier índole.


[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Dylan de 28 años llego a casa aquella noche de viernes bastante cansado luego de una ardua semana de trabajo, mientras cenaba para luego tomar un baño solo en su ajustado bóxer de dolor negro, revisaba su correo de inmediato un sobre llamo poderosamente su atención, por el logotipo estampado en él, era del tribunal especial sexual el cual fue creado hacia 35 años atrás y se encargaba de los delitos sexuales de cualquier índole, los inculpados tenían dos formas de juicio una la tradicional pero en la que si eran encontrados culpables serian anulados pública y dolorosamente.

La otra forma era por medio de un juicio de criterio, en este juicio sus virilidades eran puestas a prueba por una tercera persona, un jurado especial que decidiría quien era o no culpable, esto se realizaba por medio de una prueba de virilidad el jurado debía determinar la culpabilidad o inocencia por medio de probar, tocar solo el miembro viril de los acusados pues la prueba se realizaba en parejas el tercero debía exonerar y culpar a uno de los dos, el que fuese culpado perdería su pene y libertad por espacio de 15 años que pasaría en prisión.

Mientras el exonerado quedaría en libertad sin cargo o expediente alguno en los registros de la corte pero era muy raro que alguien escogiera este tipo de juicio y por lo general eran elegidos cuando las pruebas en contra del acusado eran tan abrumadoras que era la única manera de salir bien librado pese a que para eso debieran poner en riesgo la más preciada parte de la anatomía masculina, los jurados eran elegidos para estos juicios al azar negarse era imposible de hacerlo se corría el riesgo de terminar en un juicio similar implicado como cómplice de alguno de los delitos imputados a los acusados.

Con nerviosismo Dylan abrió el sobre, era lo que se temía, había sido denominado jurado debía presentarse el próximo lunes al medio día en el edificio federal de justicia, se le extendía un permiso para su trabajo también, solo leer aquel requerimiento hizo que el pene de Dylan se pusiera rígido como pocas veces antes dado que era gay desde los 15 años de solo pensar que iba a poder hacer lo que quisiera con dos penes el próximo lunes casi hizo que se viniera, por lo que se desnudo y comenzó a masturbarse mientras caminaba hacia el baño para darse una ducha.

Ya bajo la regadera Dylan se vino dos veces hasta que pudo calmar su gran excitación y antes de dormir se volvió a masturbar de nuevo, el fin de semana se le hizo eterno, la noche del domingo apenas y pudo dormir, se levanto apenas al alba, se baño, desayuno y vistió lo mejor que pudo usando su prenda de ropa interior que mejor le quedaba una trusa (slip) de corte de pierna alta que resaltaba notablemente sus atributos sexuales, mostrando no solo un gran paquete al frente de su entrepierna en su ropa interior sino también en su pantalón.

Dylan se presento en el edificio federal a la hora que indicaba el comunicado, dijo su nombre y recepción y luego de una leve espera un oficial de la corte se presento para acompañarlo hasta una habitación en donde se le instruyo sobre sus obligaciones, luego se le indico que entrara a un cubículo y se desnudara cuando estuviera listo que abriera la puerta al fondo del cubículo y se encontraría en la sala del tribunal que era como llamaban donde se realizaba la prueba viril una vez que cerrara la puerta tendría tres horas para decidir.

De no hacerlo en ese tiempo los dos hombres serian exonerados y el seria anulado por completo públicamente y seria encarcelado como ofensor sexual por 10 años, un reloj digital en la parte alta del muro de donde se suponía estarían los miembros de los acusados marcaria el tiempo restante para que tomara la decisión, cuando lo hiciera solo debía apretar el botón rojo encima de cada uno de los acusados y eso era todo, la puerta se abriría, podría vestirse e irse con una agradecimiento de la corte y un pequeño pago por su servicio.   

Según el oficial de la corte uno de los acusados se le habia imputado los cargos de violación de seis adolescente y al otro por tráfico de esclavos sexuales en su mayoría niños menores de 12 años,  ambos fueron capturados con las manos en la masa por lo que si iban a juicio era seguro que irían a prisión por un largo tiempo quizás de por vida luego de ser anulados públicamente, por lo que la única salida legal que les quedaba a cada uno era optar por un juicio de criterio, lo que cada uno reclamo durante su primera audiencia.

Una vez que el oficial de la corte termino de explicar y comentar todo sobre lo que Dylan debía saber lo dejo y dijo que podía pasar al cubículo donde se podía quitar la ropa, recordándole sobre el tiempo límite que tenia para que hiciera la elección, apenas ese hombre se marcho Dylan dio un suspiro largo y se dijo para sí mismo.

-“Bien manos a la obra acabemos con esto de una buena vez”. Se dijo Dylan a él mismo.

En el cubículo frente a un espejo de cuerpo completo Dylan se despojo de cada una de sus prendas, hasta solo quedar en ropa interior una trusa (slip) negra lisa sin bragueta en la que se marcaba muy bien su paquete, Dylan no dejo de notar su visible erección, que le hizo esbozar una sonrisa no se había percatado que estaba excitado hasta ese momento.

Con un poco de duda se despojo de su ultima prenda, su pene salto hacia arriba como impulsada por un resorte de inmediato, una gota de liquido pre seminal impacto en el espejo de lo fuerte que reboto su pene, que Dylan limpio con un dedo sintiendo algo de vergüenza al hacerlo.

De nuevo Dylan dio un largo suspiro antes de abrir la puerta que daba a la siguiente sala y donde la prueba se iba a llevar a cabo en la mente de Dylan estaba la idea que iba a tomar la decisión lo más pronto posible e irse de inmediato pero apenas abrir la puerta su ojos se abrieron grandes al ver los dos miembros sobre saliente de dos agujeros de la pared de madera frente a él, eran magníficos como pocas veces había visto, sintió que su ano se contrajo y su boca se seco de solo verlo su pene también tuvo una fuerte contracción.

Como atraído por un par de imanes Dylan camino hasta donde estaban esos dos pene en erección de ambos emanaba una pequeña línea de liquido pre seminal como si fuere miel de maple, las manos de Dylan temblaban cuando tomo cada unos de esos pene, estaban duros y firmes estaba tan concentrado en ellos que apenas noto que la puesta se cerro y el reloj comenzó su marcha hacia atrás, el miembro del lado derecho era de unos 20 o 22 cm según calculo Dylan, mientras que el de la izquierda era de 24 o 25 cm.

Aunque era el mar largo era también el más delgado de los dos, por lo que Dylan casi por instinto se llevo el pene más grueso a su boca, el cual engullo casi por completo de una sola vez, sintiendo su glande llegar profundo en su garganta, Dylan sintió como el dueño de pene se estremeció y hasta escucho un gemido, se mantuvo dándole una gran mamada por algunos minutos cuando por fin se la saco un hilillo de saliva quedo colgando entre el glande y su boca, lo que hizo que Dylan se sintiera aun mas excitado.

Le dio dos lengüetazos antes de pasar el pene de la izquierda el cual como lo hizo con el primero se lo trago por completo de una sola vez, lo mismo que en el caso anterior sintió como el dueño de ese magnífico pene se estremeció y gimió Dylan continuo chupándolo, lambiéndolo y succionándolo por espacio de 15 minutos pero deseaba sentir aquellos dos miembros en su interior por lo que se puso de pie dado que estaba de cuclillas y les dio la ambos penes, se coloco detrás del pene más grueso el cual comenzó a frotar entre sus nalgas.

Dylan se abrió un poco las nalgas y coloco la punta babeante del pene de la derecha sobre su ano para comenzar a empujar su pelvis hacia atrás que comenzó a entrar en su apretado agujero Dylan jadeo mientras sentía como aquel pene entraba lentamente dentro de él, una vez entro totalmente en su ajustado agujerito, Dylan empezó a mover sus caderas, como si fuese un putito aumentando el ritmo con cada nueva embestida, resultando en su pene lo penetrase cada vez más profundo, sintiendo Dylan como su próstata era masajeada.     

Dylan dio un gemido profundo involuntario mientras su pene comenzó a rezumar líquido pre seminal a raudales de la punta,  no paso mucho rato hasta que Dylan empezó a azotar sus lindas nalgas contra las tablas de madera, Dylan sintió un fuerte espasmo en su ano que le hizo arquear su espalda, nunca se había sentido de esa manera ni tampoco había sido penetrado de una forma tan salvaje y menos por sí mismo; unos 20 o 25 minutos el pene que en ningún momento en ese tiempo dejo de entrar y salir de él, comenzó a palpitar hasta que de pronto inundo sus entrañas de espeso como cálido semen que hizo que Dylan mismo se viniera en abundancia.

Dylan casi cae al suelo de lo fuerte que fue su orgasmo, rápidamente se saco ese pene y un rio de espeso semen broto de su interior con su ano aun contrayéndose se coloco en posición del otro pene aun más largo, el semen sirvió a modo de lubricante logrando que Dylan lograse ser penetrado por ese segundo pene sin mayor problema de hecho disfruto aun más de esa segunda penetración comenzó a gemir aun más fuerte y seguido, su pene se puso rígido de nuevo casi enseguida.

Dylan continuó abusando de su agujero por un bien rato, sintiendo como llegaba a lo más profundo de su caliente cuerpo, sintiendo como su ano apretaba el pene que entraba y salía de su culo Dylan no pudo aguantar mucho tiempo tanto placer, gemía y comenzó a tener pequeños espasmos mientras se corría apretando aún más el pene que lo penetraba lo que hizo que llevase hasta el límite al pene en su ano que pronto estalló, llenando de nuevo sus entrañas de tibio semen en gran cantidad aun mayor que la primer corrida.         

Dylan había perdido la cuenta de cuantos chorros de semen le habían disparado dentro, pero estaba muy contento, aun con aquel miembro palpitando en su interior su pene empezó a perder erección cuando por fin se saco ese largo miembro de sus entrañas un pequeño rio de semen comenzó a correr por su suave piel de sus piernas, Dylan cayó al suelo exhausto fue entonces que se percato del reloj digital en la parte de arriba le restaban 1:23:22.

Fue cuando recordó las palabras del oficial de la corte, para cuando Dylan recupero el aliento y su pene de nuevo estaba en erección ya solo restaban en el reloj 01:01.05. Dylan debía darse prisa, pero a cuál de los dos escoger, los dos miembros eran magníficos y le habían dado un gran placer, pero debía tomar una decisión rápido, pasaron varios minutos y cuando Dylan miro el reloj este marcaba 00:39:25.

Aquello hizo que sintiera un gran nerviosismo, al final Dylan decidió que el pene más grueso fue el que menos placer le dio y debía ser castigado por aquello, lo tomo con su boca y le dio una mamada por unos 10 minutos hasta que se vino en su boca, su semen le supo a gloria disfruto de cada gota que de ese pene broto pero el reloj estaba por llegar a cero por lo que lambiendo con su lengua las últimas gotas de semen que de ese pene brotaba, apretó el botón rojo sobre él.

Dylan apenas apretó el botón se retiro un poco de ambos penes, que observo fueron asegurados fuertemente y una voz se escucho.

-“Decisión Final ha sido tomada la sentencia se llevara a cabo en pocos segundos”. Dijo la voz.

De pronto Dylan noto como ambos penes comenzaron a agitarse, y el pene derecho brillo con una luz intensa roja de un laser que lo cerceno case desde la base. Del otro lado del muro se escucho un alarido desgarrador justo en ese momento.

-“NOOOOOOOOOOOOOOO”. Grito el hombre castrado.

Su pene cayo y rodo a los pies de Dylan que lo levanto, no había sangre de la parte cortada, que fue cauterizada muy bien por el laser, el pene aun seguía en erección, por lo que Dylan lo lambio por unos segundos hasta que la puerta se abrió.

Junto a la puerta había un bote de basura que decía.

-“Deposite aquí la basura viril”.

Dylan supuso que se refería al pene cortado por lo que lo arrojo ahí antes de entrar al cubículo donde estaba su ropa, se vistió y al salir el mismo oficial de la corte lo estaba esperando, le entrego una carta agradeciendo su servicio y un sobre con un buena cantidad de dinero, luego lo dejo marchar.

Ya en casa Dylan se masturbo hasta casi quedarse dormido recordando todo lo sucedido ese día, y pensando que ojala de nuevo fuese llamado para ser jurado en un juicio de criterio para además de poder disfrutar como ese día, poder tomar la “Decisión Final” 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com        





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DOBLE ANILLO

Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí......


DOBLE ANILLO
Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Flintjelintje





Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí. Acababa de hacer clic en un video de PornHub cuando sonó el timbre de la puerta.

Fui a la puerta y un chico de UPS estaba allí con un pequeño paquete. "¿Terry Spooner?", Preguntó. "Ese soy yo", le respondí. Por favor firme aquí el hombre dijo. No esperaba nada, así que eso fue una sorpresa. Tan pronto como el hombre me entregó el paquete, volví al interior y fui a la cocina para encontrar unas tijeras para abrir el paquete. Al abrir el paquete, encontré una carta y otro paquete. Empecé a leer la carta.

"Querido Terry,

Felicidades, has sido seleccionado para una castración. Como ustedes saben, el gobierno ha implementado una orden de castración para reducir el crecimiento de la población. A cambio de su castración, usted recibirá un premio monetario de $ 100,000. Si usted desea comprar su castración, esto es también una posibilidad y esto le costará $ 500.000.

Para proceder con la castración, por favor asegúrese de que usted ajuste el anillo en el paquete correctamente sobre su pene y escroto. Las instrucciones detalladas se encuentran en el paquete adjunto.

Si usted tiene alguna pregunta, por favor de visitar nuestro sitio web o llámenos al número indicado en la parte superior de esta carta.

Que tengas un buen día de castración”.

Yo sabía de esto, todo el mundo sabía de la posibilidad de obtener esa carta. Pero con toda honestidad, yo realmente no estaba contando con ello. Sólo el 5% de la población recibe esa carta, el 5% de la población masculina que es, por lo que las posibilidades son muy escasas. Me sentí solo, muy solo. ¿Por qué me sucedería esto? ¿Por qué necesito ser castrado? El dinero estaba bien, pero estamos hablando de mis huevos, mi vida sexual. Eso era lo que estaba en la línea. Y pagar 500.000 para evitarlo. No teníamos ese tipo de dinero. Yo era el único que trabajaba mientras mi esposa estaba cuidando a nuestros hijos de 2 y 4 años. Mientras hacía buen dinero y todos podíamos vivir fácilmente de él, no éramos ricos. Teníamos una hipoteca pesada e incluso algunas deudas de tarjeta de crédito... No teníamos ningún ahorro en absoluto.

Esperé a que mi esposa y los niños regresaran a casa. Cuando estaban en casa, primero abracé a los niños y los puso delante de la televisión para poder hablar con Barbara. "Tenemos que hablar Barbara", le dije. Fuimos al dormitorio y le mostré la carta. Ella parecía preocupada. "Oh, Terry, lo siento mucho", y ella comenzó a llorar. Nos abrazamos durante mucho tiempo.

Juntos, abrimos la caja para ver cómo era el dispositivo. Leímos las instrucciones. El dispositivo estaba hecho de metal, pero era sorprendentemente ligero. La parte más pesada era un anillo, de unos 2 cm de diámetro. Se abría de un lado, mientras que había una bisagra en el otro lado. Se suponía que este anillo iba alrededor de mi escroto, lo más alto posible. La otra parte era una plancha para mi pene como la llamaban. Parecía más un dispositivo de castidad para mí, con una pequeña abertura en el frente para orinar. Ambas partes se unían juntas y cuando eran montadas formaron una especie de dispositivo de castidad.

La última parte de las instrucciones era la más devastadora. Explicaba lo que iba a suceder.

1. Por favor, adjunte el dispositivo a su pene y escroto dentro de las 36 horas luego de recibir su paquete. Si usted no cumple, tanto usted como su esposa serán considerados fugitivos. El castigo por evadir su castración es la eliminación total de todos los órganos y funciones sexuales en ambos compañeros en el matrimonio.

2. El dispositivo estará armado durante el primer orgasmo mientras usa el dispositivo.

3. Dos dispositivos de castración están circulando en su estado. Cuando el dispositivo de su hermano se activa en los orgasmos del dueño, su castración ocurrirá.

4. Cuando finalice el procedimiento de castración, ponga el dispositivo en la bolsa (vea el paquete) y llame a UPS para recoger el dispositivo.

5. Si lo desea, puede mantener su escroto como recordatorio, si no, empacarlo y devolverlo junto con el dispositivo.

Nos miramos el uno al otro. Todo parecía cruel. Realmente no tenías tu propio destino en tus manos. En primer lugar porque si tuviste que ser castrado era una especie de lotería, en segundo lugar porque el momento de tu castración era también algo arbitrario.

"Hagamos buen uso del tiempo que tenemos", dijo mi esposa. Inmediatamente tomó el teléfono y llamó a sus padres y le preguntó si podía llevar a los niños. Explicó la carta y mi inminente castración. Me sentí aún más humillado. Ahora, incluso más gente sabía lo que iba a suceder. Mi esposa se fue con los niños y ella estaba de vuelta unos 40 minutos más tarde.

Entró en el baño y se afeitó su vagina. Se puso ropa interior, incluyendo medias y un liguero, luego comenzó a desvestirme. Ella hizo todas las cosas que me gustaban tanto y tuvimos relaciones sexuales durante horas y horas, hasta que ambos estuvimos agotados. Nos quedamos dormidos y cuando era de mañana, tuvimos más sexo, tomamos un baño, juntos y ella afeitó mi zona de la ingle.

Salimos del baño, tuvimos aún más sexo. Ella me dio la mamada más asombrosa que he tenido y sostuvo mis huevos lo más que pudo.

-"Los extrañaré", dijo Ella.
-"Yo también", suspiré.
-"Tal vez deberíamos mirar desde el lado positivo: puedo dejar lo del control de la natalidad y tendremos mucho dinero", dijo.
-"¡PERO YA NO PODREMOS TENER SEXO!", Grité y corrí a la cocina.

Después de unos minutos, la oí entrar en la cocina. Ella me abrazó por detrás. Podía sentir que se había vuelto a poner las medias. Miré hacia abajo: medias de color crema, mis favoritos. Ella se inclinó y suavemente tomó mis huevos.

Ella comenzó a masturbarme desde atrás. Ella fue tomando el control de mi pene, su mano derecha pasando por mis piernas para tirar suavemente de mis huevos. Mi pene estaba casi adolorido por todo el sexo que tuvimos en las últimas horas, pero todavía se sentía bien. Ella estaba tirando suavemente mis huevos, lo que hizo que mi orgasmo llegara aún más rápido. Disparé una enorme carga sobre el piso de la cocina.

-"Nos preocuparemos por eso más tarde", dijo.
-"Quiero sentirte dentro de mí una vez más... Tenemos que darnos prisa", me susurró al oído.

Miré el reloj. Tenemos cerca de 1 hora antes de que el dispositivo tenga que estar encendido. Volvimos al dormitorio y ella se puso en medio de la cama, abriendo sus piernas. Su depilada vagina claramente mojada. La penetré y tuvimos sexo lento y sensual. Ella tocaba mis huevos siempre que podía. Después de lo que pareció una eternidad, no pude aguantar más y empujé profundamente dentro de ella. Toqué su cuello uterino, lo toqué otra vez, y otra vez. Entonces mi semen salió y me derrumbé encima de ella. Utilizó su pierna para tocar mis piernas suavemente.

Mi pene y huevos estaban sufriendo por todo el sexo, pero la sensación de nylon contra mí me hizo venirme de nuevo. Me aparté de ella y vi un enorme creampie. Se limpió un poco y ambos nos dimos cuenta de que ya era hora. La instalación debía completarse en 13 minutos. Ella preguntó si podía hacerlo. Acabe por asentir. Ella siguió las instrucciones y comenzó con la instalación de la hoja del pene. Antes de que me pusiera el pene, le dio un beso final intenso. Mi pene entró. A continuación, hizo clic al abrir el anillo y lo puso alrededor de mis huevos.

Ella tiró de mis huevos y luego hizo clic en el anillo al cerrarlo. Mi escroto se sentía estrecho y se podía ver fácilmente mis bolas a través de la piel que no estaba muy estirada. A continuación, hizo clic en la hoja del pene y el anillo juntos. Una vez que estuvieron unidos el uno con el otro, no podían ser desprendidos, a menos que el escroto se hubiese ido. Lo que me iba a pasar ahora.

Lo único es que no sabía cuándo iba a suceder. Era en parte a mí y en parte a la otra persona que también llevaba un anillo. Por ahora, sólo tenía que asegurarme de no eyacular, entonces todavía tendría mis bolas un poco más.

-"No quiero que nadie más sepa que estoy usando esta cosa, cariño", le dije.
-"No voy a decirlo", dijo.

Pasaron unos días y pude sentir que me volví más caliente cada día.

-"Esto va a ser difícil", le dije a mi esposa.

Ella acabo por decir que debía tratar de resistir el mayor tiempo posible.

9 días después de tener esta cosa instalada en mí, sucedió. Sucedió en mi sueño y solo me di cuenta después sentí las sábanas húmedas en la mañana. Desperté inmediatamente a mi esposa y ella me abrazó.

-"Trata de ser valiente ahora, vas a estar bien", dijo.

Entonces me golpeó, mi orgasmo causó la castración del otro hombre. El dispositivo ahora sería enviado de vuelta al gobierno, preparado para otro hombre y una vez que ese otro hombre pase por una locura de 36 horas de sexo y unos días usando la máquina, su castración sucedería.

Cuando me vestí tomé el coche y fui a una sexshop. Compré un estimulador anal y regresé a casa inmediatamente. Mi esposa me ayudó a lubricar la cosa e insertarla por primera vez. Ella estaba masajeando mis huevos mientras ella maniobraba el estimulador hacia mi próstata. Esta fue mi oportunidad de venirme todavía unas cuantas veces, antes de que fuera demasiado tarde. Nunca quise este estímulo anal, pero ahora era la única oportunidad que tenía. Sentí mi pene creciendo y siendo retenido por la hoja metálica del pene. Sin embargo, después de un minuto o dos, podía sentir mis huevos levantándose, el signo innegable de que estaba por eyacular. Se sentía bien y iba a perder esta sensación de mis huevos tirando hacia arriba. Iba a perder el tacto de mi esposa en mi escroto.

Mi esposa aplicó el estimulador anal varias veces al día en los próximos días. Después de que me venía, le lamí su vagina hasta que ella se venía. Cada vez, se ponía las medias, solo para complacerme. Ella pasaba sus pies de nylon sobre mis huevos, el suave toque de sus medias contra mis huevos constreñidas se sentía maravilloso. Pero también me hacía darme cuenta de la situación en la que estaba aún más.

Siete días después de reanudar el sexo con toda la cosa unida a mí, nos fuimos a la cama y nos preparábamos para otra sesión anal. El anillo atado a mi escroto hizo un sonido agudo. ¡Oh ahora, esta era mi turno!

-"¡Todavía quiero venirme una última vez como un hombre completo, todavía quiero sentir mis huevos tirar una última vez una carga!" Dije,

Mi esposa inmediatamente puso el estimulador anal en mi ano y ella tocó suavemente mis huevos. Cambiamos de posición: ahora estaba de cuatro patas, viendo lo que pasaba entre mis piernas, mientras ella estaba detrás de mí, estimulándome analmente y también viendo deliberadamente lo que estaba sucediendo.

El anillo comenzó a calentarse y mi esposa dijo.

-"hay una intensa luz roja". Dijo ella

Realmente quería correrme, pero podía sentir que estaba empezando a perder la batalla. Mi esposa todavía estaba sosteniendo mi escroto y cuando ella tiró ligeramente de él, fue bastante para accionar mi orgasmo. Ella siguió sosteniendo mis huevos y se estaban levantando. Unos segundos más tarde estaba eyaculando a través de mi pene estrecho, mi último esperma encontró su camino a través del pequeño agujero en la hoja de metal que rodeaba mi pene.

-"Los tengo", dijo mi esposa.

No me di cuenta, pero el láser había cortado el tejido escrotal muy rápidamente y mi esposa estaba ahora sosteniendo mi escroto con mis huevos, que fue sellado en la parte superior por el láser. Miré el área donde solía estar mi escroto, una línea roja. Eso todo lo que quedaba.

El teléfono sonó y mi esposa contesto.

-“Señora Spooner”. Dijo la voz.
-"Sí", respondió mi mujer.
-"Felicitaciones por la castración de su esposo, hemos enviado UPS a su dirección y deben recoger el castrador del anillo dentro de la hora.

Por favor, asegúrese de considerar la eliminación del escroto de su marido o alternativamente, le recomendamos que lo ponga en un frasco para que pueda mantenerlo en casa. También se le informa que el Dr. Ramier está esperando ver a su esposo más tarde hoy en el hospital de St. John para un chequeo posterior a la castración"

-"No, gracias por la información", dijo.

Me acosté en la cama, agotado, sintiéndome deprimido. Acababa de perder mis huevos en una lotería. Mi esposa se sentó a mi lado y suavemente sacó el dispositivo de mi pene. El anillo todavía estaba pegado a él, pero ya no hacía nada, estaba en el espacio donde solían estar mis huevos. Volvió a colocar el aparato en la caja. Ella preguntó:

-"¿Puedo conservar tus". Dije que no me importaba, podía hacer lo que quisiera con ellos.

Esa tarde fuimos a casa del médico. Todo estuvo bien. El doctor habló sobre el control de la natalidad con mi esposa. Podría dejar de tomar la píldora en 1 mes. Después de 1 mes, todo mi esperma estaría eliminado de mi cuerpo de todos modos. Preguntó por sexo y el médico dijo que los eunucos aún podían tener relaciones sexuales, pero su impulso disminuyó con el tiempo y no sus penes no se ponían tan duros en una erección.

Esa noche, todavía tuvimos sexo. Se sentía sorprendentemente bien. Aunque perdí la sensación de mis huevos golpeando en ella con cada empuje y ciertamente perdí mis huevos apretándose justo antes del orgasmo. Continuamos teniendo sexo durante unas semanas, pero perdí interés. Ella se ponía las medias, normalmente un instante para encenderme pero ya no hacía nada por mí. Traté de tener sexo, principalmente por ella. Pero casi siempre acababa con mi lengua. Ella disfrutaba mucho y me abrazaría intensamente después.

Toda la experiencia nos acercó más, pero para mí, nunca fue lo mismo. Después de algún tiempo, incluso olvidé lo que solía ser. Y lo que estábamos haciendo ahora, era simplemente la nueva normalidad.




Historia Original Aquí.




Autor: Flintjelintje       Traductor: DarkSoul

VECINA EMBARAZADA

Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto ......


VECINA EMBARAZADA
Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto .

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto con algo de abdomen.  

Una vez me la encontré en el transporte público, venía con unas bolsas, pero tenía que pasar por el veterinario, ella me dijo que se las llevaba a su casa y que cuando regresara subiera y se las pida, acepte por lo así lo hicimos, cuando regreso al edificio, subo a su casa y estaban ella con su hija y ella portando un camisón cada una, yo no sé si lo hizo de ex profeso o qué, pero se paro delante de la ventana, transparentando toda la prenda.  

A través de la transparencia le veía la tanga que llevaba puesta, y cuando se ponía de costado, le veía las tetas sin sujetador, me enseño toda la casa, aunque no sé porque, pero, bueno, estuvimos hablando como una hora, hasta que me fui a mi casa.  Como era verano y hacía calor, nos hemos encontrado paseando a nuestros perros, y ella iba con un short muy pequeño bien ajustado, que le dejaban bien resaltado el culo, y se le metía en la raja de su vagina, y hablábamos de todo un poco, y siempre ella iba delante mío y yo le iba mirando el culo.           

Así habremos estado varios meses, hasta que un día me encuentro al marido y me dice que estaba embarazada, felicitaciones de por medio seguimos hablando, y me fui. Estaba ya bien panzona, y la encuentro trayendo las bolsas de la compra, enseguida las agarre y subimos por la escalera, ella vive en el segundo piso, y la dejaba ir adelante, ella llevaba una falda, no corta, ya que apenas le pasaba de las rodillas, pero si muy liviana.       

Ella iba subiendo, y tiraba el cuerpo para adelante, dejando que le vea casi todas las piernas, como iba de chanclas, se tropieza y casi se cae, haciendo que su falda se le suba, dejando que le vea el culo, apenas cubierto por una diminuta tanga, primero quedé impactado viéndole ese gran par de nalgas, hasta que reaccione y la ayude a ponerse de pie, "¿estás bien?", le dije, agarrando su brazo y viendo que se había golpeado un poco una de sus rodillas, e instintivamente le pase mi mano por ahí.

-“Si Fede, gracias”, me dijo, y subimos a su casa.
-“¿Tu hija no está?”, le dije, dejando las bolsas de la compra en la cocina.
-“No, se fue de viaje con su padre en el camión”, me dijo, ofreciéndome una bebida para el calor.
-“Tienes los pies hinchados". Le dije, viendo que tenía los pies como unas empanadas.
-“Si, me quiero duchar", me dijo.
-“¿Quieres que me quede hasta que termines de ducharte, por las dudas?", le pregunté, a lo que ella aceptó.

Me quedé sentado en la sala, hasta que la veo salir del baño envuelta en una toalla, que apenas le tapaba su abdomen.

-"¿Quieres que te haga un masaje en los pies?", le pregunté viendo que los seguía teniendo hinchados,.

-"Fede, no quiero molestarte". Me dijo.
-"Vamos mujer, que vergüenza ni qué vergüenza". le dije, y me acomodé una silla, para que se tendiera en el sillón.

-"¿Si no es molestia me puedes hacer el masaje en la cama?" Me pregunto.

Accedí por lo que fuimos a su dormitorio, me dio una crema hidratante, y se sentó en la cama, recostando su espalda contra la cabecera de la cama le empecé a masajear los pies con la crema, subiendo por sus piernas, pero sin mala intención, hasta que una punta de la toalla se le abrió y me di cuenta que no llevaba nada abajo, seguí masajeando sus piernas, hasta las rodillas, y empecé a pasar crema por sus muslos, haciendo que abra un poco sus piernas y por el lado que se la había abierto le vi su vagina, bien depilada, no quería mirarla mucho, pero los ojos se me iban.

Seguía con el masaje, y a medida que la masajeaba, le hacía abrir más las piernas, ella estaba completamente relajada, no podía dejar de ver esos labios regordetes, como si estuvieran hinchados, ella se dio cuenta que le estaba viendo su vagina, y quiso cerrar sus piernas, pero no la deje, "Fede, que estoy embarazada", me dijo, cuando sintió mis dedos pasar por los labios exteriores de su vagina.

-"¿hay, que haces?", me dijo, intentando sacar mi mano de entre sus piernas.
-"No te hagas, esto lo deseamos los dos desde hace tiempo”. Le dije.

Estire mi cuerpo mientras le metía un dedo en la vagina, que estaba empapada, la bese en la boca, ella me miraba, hasta que me empezó a responder el beso, saque mi dedo de entre sus piernas y le abrí la toalla, viendo su cuerpo desnudo, la seguí besando mientras la acomodaba en la cama, le bese toda la cara, baje a sus tetas, que noté como le salía leche de sus pezones, la aureola enorme, oscura, le acariciaba la barriga sin dejar de chupar sus tetas, escuchaba como gemía, le seguí besando la pansa, su ombligo estaba salido para afuera, le pasaba suavemente mi mano por su vagina, mientras la seguí besando, entre besos y caricias me iba quitando mi ropa.

Hasta que me ubico entre sus piernas, abriendo bien sus piernas, viendo bien su raja, sin un solo vello, roja, mojada, escuchando el gemido que dio cuando se la empecé a chupar, a lamber, cuando le daba pequeños mordiscos en su clítoris, ella misma abría más sus piernas, gimiendo, pasando sus pies por mi cuerpo, le metí el dedo en su interior, estaba tan mojada, y no solo por mi saliva, le buscaba el ano mientras no dejaba de seguir chupando esa mojadísima raja, le empiezo a pasar el dedo por su ano y como esperaba, estaba abierto le empecé a meter el dedo, y a medida que le seguía chupando su vagina, se lo movía bien adentro, entre gemidos y resoplidos de placer por parte de ella, moviendo su cuerpo para los costados.

Poco a poco fui subiendo con mis besos, pero su barriga me molestaba para penetrarla, así que me puse boca arriba y la hice subir sobre mí, sintiendo como de sus tetas derramaban leche en mi pecho, y gemía a medida que se iba sentando sobre mi pene que la iba entrando, hasta quedar bien sentada sobre mi pelvis. Le acariciaba las tetas y la pansa, a medida que me movía para los costados, haciendo que ella gima de placer y se moje más todavía.

-“¡hay Fede, siento tu miembro bien adentro mío, cariño, mueve tu pene, así, así!" Me decía tirando su cabeza para atrás y se veía en su cara como estaba disfrutando.     

Le apretaba las tetas, veía como se deslizaba la leche por mis dedos, ella con los ojos cerrados, movía su cuerpo sobre mí, gemía, suspiraba, apoyaba sus manos en mi pecho y levantaba su cintura y la bajaba, haciendo que mi pene le entre y le saliera ricamente de su vagina. No nos podíamos besar, su barriga nos lo impedía, le dije que se bajara, que se pusiera al borde la cama en cuatro patas.

Cuando la vi así, las tetas le colgaban, su barriga estaba dura, yo le empecé a besar las nalgas, se las acariciaba, realmente tenía unas nalgas hermosas, unas nalgas gordas, bien redondas, se las abrí, y como había dicho, su ano estaba bien abierto, redondo, se lo empecé a lamer, escuche como ella casi gritó de placer al sentir mi lengua, le abrí las nalgas y ella abrió las piernas, lo lamía casi con desesperación, que rico ano tenía esa mujer, a medida que pasaba mi lengua, sentía como lo contraía y lo aflojaba, yo le apretaba las nalgas sin dejar de lamer su delicioso ano, me puse de pie, ella bajaba su cuerpo y sacaba sus nalgas más hacia a mí, la veía en cuatro patas, ofreciéndome su ano, esperando a que la siga cogiendo por el culo, le empecé a pasar mi pene por entre sus nalgas.

Se la acomodé y entre gemidos de los dos, se la fui metiendo, despacio, saboreando cada centímetro que le entraba, sentía con mi pene le abría sus entrañas, como gemía a medida que su ano se comía toda mi erección, hasta que ella sola se fue para atrás y aplastó sus nalgas contra mi pelvis.

-"hay cariño, como me gusta por atrás", me dijo, con la voz ronca de la excitación, moviendo sus nalgas para los costados.

Se movía para adelante y se volvía a pegar contra mi,

-"cariño, abre mis nalgas", me dijo, y cuando se las abrí.

Ella siguió con esos movimientos y yo veía como mi pene entraba y salía de su ano que estaba totalmente dilatado.

-"¡Que hermoso culo que tienes!" le dije, viendo eso.
-"Si cariño, vamos sigue, penétrame bien el culo", me decía apoyando su cabeza contra la almohada y gimiendo a cada entrada y salida que hacía mi pene en ella.

Su ano se iba agrandando cada vez más con cada nueva embestida a medida que nos movíamos sus tetas iban a nuestro son, y seguían ordeñando leche, los gemidos de ella eran cada vez más fuertes, más seguidos, levantaba su cabeza y la movía para los costados.

-“ME VOY A CORRER CARIÑO, ME CORRO”. Grito

De pronto siento como me aprieta mi pene con su ano, gimiendo de una forma que parecía que lloraba, los gemidos eran muy fuertes, hasta que yo no aguante más y le empecé a llenar sus intestinos de mi leche, le clave los dedos en las nalgas, sintiendo como me salían los chorros de leche, sus nalgas bien pegadas a mí, movía mi pene en círculos, creía que me iba a desmayar de placer llenándole su culo de mi leche, los gemidos que daba ella, eran más parecidos a gritos.

Con mi pene bien adentro de su culo, con apenas voz, me deje caer sobre su espalda, le fui sacando mi pene de su culo, le abrí las nalgas viendo lo abierto y redondo que tenía su ano, como le salía un hilito de leche, Ella se acostó y yo a su lado, nos abrazamos y nos quedamos así, besándonos de pronto sin previo aviso se abrió la puerta.    

-“Amor tuvimos que regresar se me olvido la cartera y ahí tenía el dinero para el viaje”. Dijo su esposo entrando al cuarto para ir directo al closet.

Pronto su mirada de aquel hombre cambio por completo al vernos desnudos sobre su cama con semen resbalando de entre las nalgas de su esposa y leche chorreando por sus tetas, sin decir o darme tiempo a decir algo de me vino encima. Aquel hombre cuyo rostro estaba rojo de la rabia que sentía, saco una gran navaja que portaba siempre en el cinturón, comenzamos a forcejear, conmigo desnudo por supuesto aun con una erección que goteaba semen de la punta.         

De pronto sentí una terrible punzada proveniente de mi entrepierna, seguida de otra y otra, debieron ser como 10 o 15 puñaladas las que recibí en mis huevos y pene indiscriminadamente, antes de perder el conocimiento por el dolor que aquello me provoco.

Me desperté en un hospital, ahí estuve varias horas hasta que un medico con un sicólogo vinieron a verme el médico me pregunto si me acordaba lo que me había pasado, le dije que me acordaba de la pelea con el esposo celoso de aquella mujer fue entonces que recordé en donde recibí las puñaladas. Me levente la sábana para descubrir mi entrepierna vendada, dos tubos de plástico sobresalían del vendaje uno era un drenaje el otro era para mí orina.

El médico me informo que poco pudieron hacer por salvar mis testículos, y que de mi pene solo pudieron salvar la mitad inferior dado que mi glande casi fue cercenado por completo y los paramédicos no pudieron encontrar ni mis testículos y glande por más que buscaron.

-“NOOOOOOOOOO”. Grite.

Con desesperación me quite las vendas con ambos médicos tratando de detenerme pero cuando las vendas salieron vi lo que alguna vez fue mi hermosa entrepierna llena de punto de sutura sin testículos o escroto alguno, mi pene había sido reducido a la mitad, con punto por todo lo que aun quedaba unido a mi cuerpo.

-“NOOOOOOOOO”. Volví a gritar.

Tarde seis meses en recuperarme, no solo físicamente sino sicológicamente también de ella, su hija y esposo nada se sabe la policía los está buscando desde que interpuse mi demanda luego de salir del hospital ya como un eunuco. Eso fue hace siete años u aun nada se sabe de ellos, dudo que algún día los atrapen y paguen por lo que ese hombre me hizo privarme de placer por el resto de mis días, por culpa de mi “Vecina Embarazada”.            





Autor: Anónimo & DarkSoul.       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PANTERA VIAJERA

Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior......


PANTERA VIAJERA
Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Martineasy





Charrett encontró que las madres siempre quieren lo mejor para sus hijos. En este pequeño municipio costero los jóvenes siempre terminaban en dos lugares: borrachos en los burdeles o viviendo una vida elevada a la iglesia católica. Entre esas dos opciones era fácil ver que las madres locales querrían para sus hijos, la mayoría de ellos ahora bastardos porque sus padres habían huido o habían muerto de alguna pestilencia dejándolas solas para afrontar las penurias. A finales del siglo XVIII la vida era implacable, y la vida era dura. Para sobrevivir en este tiempo las mujeres tenían que tomar decisiones difíciles. No era difícil para la carismática partera vender su solución a las mujeres locales del municipio, desesperadas y empobrecidas como estaban.

Estaba afuera cuando el primer grupo de muchachos entró en la gran iglesia construida de tablones, con sus madres sentadas estoicamente en los bancos. La actitud jovial y tranquila de los muchachos rápidamente se volvió sombría mientras ellos clamaron adentro, goteando húmedos y lodosos de los caminos pisoteados de caballos en los que habían estado jugando. Su atención pasó del rostro de sus madres a la bella, aunque modestamente vestida mujer en su interior, Era la iglesia donde el sacerdote normalmente llevaría a cabo sus sermones. Llevaba un largo cabello castaño y se cubría similar a una monja y sus ojos avellana eran amistosos, reluciendo en la iluminación naranja provista por las muchas linternas de aceite.

Charrett dijo en voz alta y acogedora: "Mi nombre es Charrett, soy comadrona y estoy aquí a instancias de sus madres y para asegurar sus mejores intereses para un futuro más brillante". Puede llamarme Sra. Chari "Ella hizo una pausa y sonrió dulcemente". ¿Y qué tal si decimos hola? "

Tímidamente, pero obedientemente, los doce muchachos respondieron al unísono: -Hola, señorita Chari.

-“Son un buen grupo de muchachos”. Dijo Charrett con una sonrisa aún más grande, abriendo los brazos en una actitud de invitación.

Muchachos están absolutamente empapados y lodosos, me temo que simplemente no pueden estar así en esta casa de culto. Quítense los zapatos y la ropa, cierren bien por la puerta, toda la ropa -dijo con dulzura, pero con convicción. Por un momento, los chicos húmedos y desaliñados se quitaron tímidamente sus zapatos, toda la situación les resultaba totalmente extraña, estaban avergonzados de estar desnudos frente a sus madres, y mucho más extraño en la iglesia que en cualquier otro lugar. Entonces. Charrett dijo con autoridad.

-“Por favor las madres de los chicos pónganse de pie y colectivamente ayuden a sus hijos a desnudarse”. Ordeno Charrett

Luego guiaron a cada muchacho al frente de la iglesia para que se pusiera en fila frente a los bancos ahora vacíos. Charrett miró a cada uno de los chicos de cabello húmedo, todos alrededor de la edad de 11 u 13 años, con los dedos pequeños y los dedos de los pies arrugados de jugar en la lluvia durante tanto tiempo. Cada uno de ellos tenía la misma postura ruborizada de estar tímidamente al lado de sus madres con las dos manos cubriendo sus delicados genitales pequeños expuestos.

-"A medida que los niños crecen, pasan por ciertos cambios cuando se convierten en jóvenes". Charrett habló en voz alta para ser escuchado por la fuerte lluvia que golpeaba contra el tejado de madera.

-"Como parte de su derecho de paso para convertirse en un buen hombre cada pequeño muchacho debe pasar por esta iniciación. ¿Todos quieren ser buenos hombres para sus madres no es así?" Pregunto ella.

Algunos de los muchachos asintieron lentamente con la cabeza, otros dijeron que sí, sus voces sonaron como un susurro, "¡Maravilloso!" Charrett dijo con entusiasmo y aplaudió: -¡Supe al ver a sus muchachos que crecerían bien, muy buenos muchachos!

La hermosa partera caminó por la hilera de niños y sus madres y entregó a cada una de las mujeres un trapo de cuero mojado.

-“Ahora, cada una de sus madres más queridas va a tomar esta tira de cuero y hacer algo con ella que puede parecer muy gracioso les aseguro que eso es completamente normal y parte del proceso Lo que quiero que hagan ahora es colocar sus manos detrás en sus espaldas y entrelazar los dedos juntos, vamos procedan ahora, no hay necesidad de ser tímido. Ustedes no tienen algo que sus madres no han visto ya, ni yo incontables veces para esta materia". Dijo Charrett.

Colectivamente cada uno del rubor en sus rostros se intensificó cuando los chicos hicieron lo que les dijeron, la expresión en sus rostros de madres todos tenían la misma mirada de enfoque resuelto que cada uno se arrodilló ante sus hijos y comenzó a asegurar firmemente sus tiras de cuero crudo alrededor del cuello del escroto de sus hijos, estrangulando sus testículos pre adolescentes con sus pequeñas ciruelas en el fondo de sus sacos. Charrett recorrió la hilera de chicos desnudos una vez más para inspeccionar individualmente cada una de las obras de sus madres una vez que estuvieran completadas, tirando suavemente de la bolsa amarrada de cada chico, notando que sus penes incircuncisos estaban encogidos por la humedad y el frío.

Charrett hizo un movimiento de su mano para indicar que había llegado el momento de comenzar al grupo de mujeres.

-"Muy buenos niños, estamos a mitad de camino, solo un asunto más pequeño y todos estarán vestidos para irse a jugar una vez más". Dijo Charret muy gentilmente

Cada madre tomó su lugar detrás de su hijo y tomó firmemente sus muñecas, manteniéndolos firmemente en su lugar mientras Charrett recogía su pequeño cuchillo afilado de su lugar en el sencillo altar de la iglesia.

-"Todos quieren crecer para ser grandes hombres fuertes ¿No es así, hijos? Charrett dijo mientras se arrodillaba frente al primer chico.

Un muchacho delgado de cabello oscuro, con mejillas sonrosadas y grandes ojos marrones.

-"Y como grandes hombres fuertes pueden manejar un poco de dolor... Te lo prometo, solo hará daño por un momento, pero necesito que todos ustedes muestren a sus madres lo fuertes y valientes que son. ¿Puede ser valiente para mí ahora?" Pregunto ella.

-Sí, señorita Chari -dijeron los chicos suavemente al unísono.

-"Maravilloso, sabía que lo serían". Dijo la partera de cabello castaño con una sonrisa pero sus ojos estaban intensamente enfocados y serios mientras tomaba los testículos del chico en su mano izquierda y los estiraba un poco.

Con la mano derecha tocó el fino cuello de su escroto por un momento con la navaja afilada antes cortarla con rapidez y corto por debajo de la tira de cuero crujiente, provocando un corto limpio al muchacho mientras sus pequeños testículos fueron cortados por ella

-“Muy bien, que buen muchacho tan bueno”. Susurró Charrett.
-¿Ves no fue tan malo?

La madre del muchacho castrado lo tomó rápidamente en sus brazos y lo llevó al frente de la iglesia para recoger su ropa mojada. Charrett ya estaba tomando su lugar delante del siguiente niño, despojándolo hábilmente sus testículos que dio un rápido jadeo sorprendido, dejando caer su escroto arruinado al suelo en un pequeño racimo pálido de carne desechada. Uno tras otro repitió el proceso, un tirón de sus huevos, un corte rápido del cuchillo, y otro joven castrado nacía.

Mientras terminaba de cortar al último de los muchachos, se puso de pie y limpió su cuchillo afilada mientras la madre del niño lo tomo y lo llevó a la entrada de la iglesia con los demás y comenzó a ayudarle a vestirse. Charrett sonrió para sí misma mientras retrocedía por la línea de testículos cortados, pisando cada uno de ellos, sintiendo los pequeños orbes romperse bajo sus suelas de madera.

Ella sabía que aquella noticia se extendería rápidamente por el municipio sobre el servicio que ella ofrecía, y mañana traerían a otro grupo de chicos para que ella corrigiera, asegurando que ellos permanecerían dóciles y sin sexo por el resto de sus vidas. Sus madres estarían contentas con el resultado al menos. O bien iban a trabajar en la santa iglesia o se quedarían en casa para ayudar a sus madres como obedientes eunucos; De cualquier manera era una victoria para todos.

Era una victoria especialmente para Charrett quien ya estaba deseando que el próximo grupo de chicos llegara para poder cortar sus escrotos algo que a ella tanto excitaba, ya sola se limpio los jugos que de su peludo sexo salían resbalando por sus piernas.



Historia Original Aquí.





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul