GEMELITOS

Su nombre solía ser Alex. Ahora eres un esclavo de tu hermano gemelo que solo es dos minutos más viejo que tú. Piensa que tiene 14 o 15 años de edad. Recuerdas que hoy es tu cumpleaños, porque cuando tu amo, tu hermano mayor Alec te dio una bofetada en la cara para despertarte esta mañana, dijo que hoy era su cumpleaños y que quería que se la chuparas. Él empujó su duro pene de 6 pulgadas circuncidado en tu cara, y abriste tu boca. El pene adolescente caliente entró en tu boca. Provocando una ligera sacudida y probaste el sabor salado de pre-semen......


GEMELITOS
Su nombre solía ser Alex. Ahora eres un esclavo de tu hermano gemelo que solo es dos minutos más viejo que tú. Piensa que tiene 14 o 15 años de edad. Recuerdas que hoy es tu cumpleaños, porque cuando tu amo, tu hermano mayor Alec te dio una bofetada en la cara para despertarte esta mañana, dijo que hoy era su cumpleaños y que quería que se la chuparas. Él empujó su duro pene de 6 pulgadas circuncidado en tu cara, y abriste tu boca. El pene adolescente caliente entró en tu boca. Provocando una ligera sacudida y probaste el sabor salado de pre-semen.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: Erik





Su nombre solía ser Alex. Ahora eres un esclavo de tu hermano gemelo que solo es dos minutos más viejo que tú. Piensa que tiene 14 o 15 años de edad. Recuerdas que hoy es tu cumpleaños, porque cuando tu amo, tu hermano mayor Alec te dio una bofetada en la cara para despertarte esta mañana, dijo que hoy era su cumpleaños y que quería que se la chuparas. Él empujó su duro pene de 6 pulgadas circuncidado en tu cara, y abriste tu boca. El pene adolescente caliente entró en tu boca. Provocando una ligera sacudida y probaste el sabor salado de pre-semen. Envolviste tus labios alrededor de la carne y teniendo cuidado de no dañarlos con los dientes, comenzaste a chuparlo. Moviendo la cabeza hacia arriba y hacia abajo, utiliza tu boca para hacer que se pusiera más duro.

Tú Amo aquí presente dejó escapar un gemido de placer. Alec comenzó a empujar sus caderas y más de su pene entra en tu boca. Alec agarro sus oídos y empezó a penetrarlo realmente. Sientes que tu propio pene de 6 pulgadas comienza a ponerse duro en su chastity. Tomas tu mano derecha y bajas hasta tu entrepierna. Tu mano encuentra la jaula y dejas salir un pequeño ruido de frustración porque no puedes hacer nada para tu propio pene. La única vez que han disparado una carga de tu propio semen en el último año, fue durante un sueño. Tu amo comienza a soltar algunos gruñidos, y tu boca empieza a llenarse con su semen. Aprietas tus labios con más fuerza para que nada se escape. No te atreves a tragar sin el permiso de tu Amo porque sabes que serás azotado.

Cuando su amo termina de llenar su boca, se retira. Te sientas de rodillas esperando que tu amo diga que está bien tragar. Se tarda unos minuetos, pero tu amo finalmente le da un guiño y tragar la crema. Tu amo te dice que vayas a preparar el baño. Empiezas a ponerte de pie, y Alec te patea en el culo. Te caes y él te grita que no te dijo que podías caminar. Con las manos y las rodillas te arrastras al cuarto de baño. Cuando la tina está llena, tu amo entra al baño. Sube y se sienta en la bañera. Tomas la barra de jabón y lavas el paño. Comienzas con los pies de tu hermano lavando todo el camino hasta su cara. No pierdes ni una pulgada del cuerpo de tu amo. A continuación, tomas un poco de champú y lavas el cabello. Cuando terminas de bañarlo y secarlo, el agua del baño se ha enfriado.

Alec sale del baño y te dice que te bañes. Lo hacer en el agua fría y utilizando la espuma que aún queda en el agua, te lavas. Sales de la bañera y luego de nuevo te pones sobre tus manos y rodillas. Tu amo te dice que ahora puedes caminar sobre tus pies. Este es un trato muy raro para ti. Sigues a tu amo de vuelta al dormitorio. Lo ayuda vestir con pantalón negro de mezclilla, botas occidentales negras, y una camisa de seda azul marino. Una vez que se viste le dice que te vistas. Te ves como tu amo te gusta. Te pones un jock, short  y camiseta sport blanca. A continuación, pones tus zapatos de tipo tenis blancos, sin calcetines. Cuando estas completamente vestido, sigues a tu amo por las escaleras. Una vez en la cocina, sirves a tu amo su comida. A continuación, te sientas en el suelo a los pies y esperar a que termine su comida. Una vez que ha terminado de comer, pone algo de comida en su plato y lo pone en el suelo. Te doblas y sin usar las manos, empiezas a comer.

Una vez que la plato está limpio, te levantas y limpias los platos. Tu amo y tu entonces entrar en el salón.

Tus padres están allí y te desean a tu hermano y a ti un décimo quinto cumpleaños feliz. Tu papá entonces les entrega a cada uno de ustedes $ 200 para ir a comprar sus propios regalos. Le das las gracias y luego sigue a tu hermano fuera de la casa. Una vez lejos de la casa, entregas el dinero que tu padre te dio a tu amo. Tu amo te golpea en la cabeza. Sigues a tu hermano a la pequeña casa de huéspedes al final de esquina de sus padres. Una vez dentro tu amo te dice que te desnudes. Te quitas toda tu ropa y la pliegas cuidadosamente. A continuación, sin que te digan nada metas te pones de rodillas.

Su maestro se sienta y se mete el pie en tu cara. Le ayuda a quitar su bota. Él pone su otro pie en tu cara, y otra vez usted quita la bota. Su amo se levanta, y le ayudas a quitarse el pantalón y su bóxer de seda negra. Tu amo debe estar de buen humor hoy, porque se quita su propia camisa y cuando le ayudaste a desnudarse, no te ordenó que usaras solo tu boca. Ahora que tú y tu amo están completamente desnudos, tu amo te dice que vayas y prepararte. Dejas la habitación central y regresas a la habitación en la que ayudaste a tu amo a convertir en una mazmorra sexual.

Lo primero que haces, es tomar el pote de lubricante para aplicar algo en y alrededor de tu agujero anal. Colocas el tubo sobre tu ano y le das un gran apretón. A continuación, tomar el gran consolador negro de 12 pulgadas de largo, 4 pulgadas de grosor y lo lubricas. Una vez que está completamente lubrificado, pones su glande justo al lado de tu agujero anal. Comienzas a sentarse en él, y sientes los músculos de tu ano estirarse. Muerdes su mordaza para evitar gritar de dolor cuando el invasor enorme empieza a entrar para recorrer todo el camino.

No dejas de empujarlo, hasta que todos los 12 pulgadas están adentro. Una vez que esta todo dentro, te levantas. Caminas arqueando las piernas a la mesa de madera y te acuestas sobre tu espalda. Te sientas y usas las correas de cuero para atar tus tobillos a los estribos en la cama. Una vez que ambos tobillos están seguros, utilizan más tirantes en las patas superiores. Ahora que tus piernas están seguras, te acuestas de nuevo. Utilizas más correas para atarte. Pronto la única parte de ti que es libre de mover es tu cabeza y brazo derecho. Terminas justo a tiempo. Tu amo entra en la habitación. Comienzas a temblar mientras examina las correas. Si encuentra uno que no está apretada, seguramente te castigará. Tu amo te dice que hiciste un buen trabajo. A continuación, ata el brazo derecho, y ahora estás completamente asegurado a la mesa. Su Amo quita la cadena de oro de su cuello. Hay una pequeña llave unida a la cadena. Él usa la llave y por primera vez en poco más de un año, su pene está libre de la jaula malvada. Está tan emocionado que su primaveral pene tenga atención.

Su amo le dice que él va a darle su última oportunidad de placer verdadero. Su amo toma el tubo de lubricante y deja caer una gran gota de lubricante en su pene. A continuación, lentamente comienza a masturbarlo. Ha estado por tan largo encerrado desde que tuvo un orgasmo real que solo toma dos golpes a su pene, antes de que empiece a disparar su semen. Nueve chorros de esperma salen de su pene. Quedando cubierto de su propio semen. Su amo recoge parte de su semen con su dedo y se lo lleva a la boca. Le chupa el dedo hasta dejarlo limpio. A continuación, recoge un poco más y frota su pene. Él otra vez comienza a masturbarlo. Su pene nunca tuvo la oportunidad de volverse suave.

Siente el dolor sensual de su pene orgásmica cuando su amo una vez más sacude su pene. Una vez más debido a su acumulación de espermatozoides, no toma mucho tiempo para disparar de nuevo. Su pene salpica otros cuatro grandes chorros de esperma adolescente. Mientras dispara, su amo sigue acariciando su pene. Empiezas a rogarle que pare porque duele mucho. Él no te escucha, y se mantiene bombeando.

Si no fuera por las correas que lo mantienen en su lugar, su cuerpo sería doblado del intenso dolor y placer que estaba recibiendo de su pene. Se tarda más, pero finalmente un pequeño chorro de líquido casi claro brota de él. Agradece a su amo por jugar con su pene. Mientras te acuestas sobre la mesa de madera disfrutando de tus orgasmos, no ves que tu amo va y trae un gran cubo de agua caliente. Él entonces utilizó un paño para lavar el semen de su cuerpo. Luego toma un tazón de agua caliente y lo coloca entre tus piernas. Lo siente levantar sus huevos y colocarlas en el tazón.

Lucha para no dejar salir un grito de dolor cuando sus huevos tocan el agua muy caliente. Sus huevos se sienten como si estuvieran siendo hervidos como un huevo, su amo le pone una mordaza de bola en la boca y la asegura. Ahora no puedes hablar ni siquiera gritar. Después de un corto tiempo, su Amo saca sus huevos del agua caliente.  El agua ha aflojado sus huevos tanto que se pueden sentir sentados en la mesa de madera. Su amo sale de la habitación, pero pronto regresa. Está siendo seguido por un hombre mayor. Ambos están empujando grandes espejos. Los espejos sin colocado para que puedas ver completamente tu pene y ahora colgantes huevos muy bajos. Su escroto se ve muy rojo por la ebullición que acababan de obtener. Su amo le dice, que para ayudarle con su problema de huevos azules, que él ha pagado a ese hombre para quitarle sus huevos, él comienza a luchar, pero las retenciones son apretadas. Intenta hablar pero la mordaza le mantiene callado. Todo lo que puedes hacer es llorar. Tu hermano ve sus lágrimas y le sonríe. Él le dice que será un esclavo más feliz sin la preocupación sobre sus propias necesidades. En el espejo, ve que el hombre alcanza sus huevos.

Ves, así es como se ven  y sientes tus bajos huevos cuando de repente le da un duro tirón. Grita de dolor pero su mordaza apaga el grito. Ve al hombre tomar un escalpelo en su mano derecha. Sus ojos se desinflan cuando lo ve comenzar a bajar la cuchilla afilada hacia tu entrepierna. Las lágrimas corren por tus mejillas ligeramente pecosas mientras grita detrás de su mordaza, mientras la hoja corta el lado derecho de tu escroto. El hombre hace una abertura pequeña de 1 1/2 pulgada. Deja su hoja y empuja su testículo derecha fuera por el agujero que ha hecho. El hombre entonces toma muy bien su testículo derecho libre y tira.

Alex deja salir un grito mientras el hombre tira y ve que el cordón que une el testículo a su cuerpo se alarga. El hombre continúa tirando de su testículo y cable. El hombre deja de jalar. Supone que hay unos seis pulgadas de cordón. El hombre entonces sutura el cable cerca de su cuerpo. Toma su hoja y corta el cordón. Su testículo derecho cae al suelo. Su amo se inclina y lo recoge. Él la mira. Luego lo levanta hasta su nariz y olfatea. Ve el pene del amo levantarse hasta su dureza completa. Su amo deja tu testículo en un tarro.

Siente que la hoja corta en el lado izquierdo de su escroto. Lágrimas frescas comienzan a rodar por sus mejillas cuando el pensamiento de perder otro testículo, se arrastra a través de su mente llena de dolor. El hombre termina su corte en su lado izquierdo, y hace brotar el testículo por el agujero. Él comienza a tirar de su testículo y cuando algo del cordón salió, él agarró la cuerda y tiró de ella también. Otra vez ve una cantidad grande de cuerda consigue ser sacada de su cuerpo. También verá a su hermano / amo ralentizando su pene. Cuando el hombre había sacado todo lo que pudo, volvió a coser la cuerda y cortarla.

Esta vez su amo fue lo suficientemente rápido y tomo su testículo izquierdo antes de que golpeara el suelo. A medida que su hermano olfatea su testículo, el hombre sutura los dos pequeños cortes que hizo en su saco. Cuando el hombre termina, se pune de pie y guardó sus herramientas. Su Amo dejó caer su testículo izquierda en el tarro con el derecho. El hombre vertió un poco de líquido en el frasco y su hermano cerró la tapa.

Ve sus huevos flotando en el líquido claro. Estrecha la mano del hombre y luego le entrega un sobre totalmente relleno. El hombre se va y ahora estás solo con su amo. Tu hermano se acerca a él y agarra el consolador grande y lo saca de su culo. No tienes mucha oportunidad de sentir el alivio de un culo vacío, ya que su amo empuja su pene por su culo. Su hermano comienza a penetrarlo y mientras lo penetra, él siente tu bolso vació. Intenta gritar por el dolor. Su amo comienza a penetrarlo aún más fuerte. Se sorprende al ver su pene suave empezar a ponerse duro. Su amo deja de jugar con tu bolsa vacía y comienza a acelerar el ritmo. Su amo lo penetra más y más rápido y gana su pene la velocidad del rayo. Su amo deja salir un grito orgásmico y siente que su semen empieza a llenar tus intestinos. Alex siente un pequeño dolor, y ve un pequeño goteo de líquido claro deje la punta de su pene. Su amo saca su pene de su culo ahora adolorido. Siente que algo de su semen sale de su ano y se desmaya.

SEIS MESES DESPUÉS

Ya no tiene la necesidad de sexo. Pero le hace feliz servir a su amo. Realmente disfruta sintiendo su duro miembro adolescente dentro y fuera de su culo. Su pene se ha convertido en un poco más que un trocito, y aunque se intente ya no se endurece. No se  vuelve tan duro como solía hacerlo, y su pene se ha encogido. Ya no tiene seis pulgadas cuando esta duro, tiene algo cerca de 3 1/2 o 4 pulgadas. Y cuando es suave, un niño de cinco años tiene un pene más grande que el Alex. A medida que su Amo empuja su pene para que el empuje final en el culo, y comienza a llenarse, siente que su propio "orgasmo" viene. Unas pocas gotas de líquido claro salen de su pene. Mete el dedo en el líquido transparente y empieza a llorar. Recuerda un día en que su líquido era blanco y espeso. Su amo viene y le da un abrazo.





Historia Original Aquí.






Autor: Erik       Traductor: DarkSoul

VENGANZA MAL DIRIGIDA

Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth......


VENGANZA MAL DIRIGIDA
Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ZOOFILIA] [FEMDOM] [CBT]



Categoria: Adolescente      Autor: RavenWings





Heather había estado saliendo con Tim por tres meses. Heather era una hermosa, y bajita chica  1.65 metros, rubia con una gran actitud y sonrisa ganadora. Tim era un tipo grande con músculos marcaditos, pero, debido a su personalidad un tanto tímida y reservada, fue etiquetado como un friki o nerd por la mayoría. Cursaban ambos, segundo de prepa (instituto). Estaban muy enamorados, pero porque estaban en grupos sociales muy diferentes en la escuela, mantenían muy en secreto su relación. Fue una semana antes del último día de la escuela cuando Heather decidió ir con todo con Tim.

Más tarde esa noche, ambos pasaron un tiempo maravilloso expresando su amor al otro en el asiento trasero del coche de Tim. Pero, Heather todavía quería mantener su amor a los demás en secreto. Por lo menos hasta su último año.

-“Por favor. Tim”. Dijo Heather

Por supuesto, haría cualquier cosa por Heather, así que estuvo de acuerdo. Quién sabe cómo se iniciaron rumores de aquello, pero la semana siguiente en la escuela, había un fuerte rumor de que Tim había violado a Heather. Al parecer alguien debió haberlos visto esa noche en el asiento trasero del coche, y asumió que la violo, ya que una chica como esa nunca tendría sexo de buena gana con un tipo como Tim. Eventualmente, ese rumor fue oído por la hermana de Heather, Beth.

Beth era una morena de voluntad fuerte que aunque era un año más joven que Heather, era algo más grande que Heather y siempre había sido muy protectora con ella. Cuando Beth oyó que un bastardo había violado a su hermana, creyó cada palabra de ella e inmediatamente comenzó un plan para  vengarse.

Alrededor de una semana después, la escuela había terminado. Como hacían todos los veranos, las chicas pasaban la mayor parte del tiempo haciendo tareas ligeras en la pequeña granja lechera de sus padres. Era más bien una granja de pasatiempos, en realidad, ya que sus padres también eran agentes de bienes raíces de un país pequeño. De hecho, ambos padres iban a desaparecer durante los próximos dos días en una convención estatal de bienes raíces, y dejaron a Heather y a Beth a cargo de la granja como de sus dos hermanas gemelas de 8 años, Katie Y Annie.

Beth vio la oportunidad de vengar la violación brutal de su hermana con sus padres desaparecidos, ella le hizo una llamada a Tim. Le dejó claro a Tim que sus padres habían desaparecido y que le gustaría mucho que Tim viniera a pasar el día. Había asumido que Tim, siendo un bastardo violador caliente que él era, aprovecharía cualquier oportunidad para violar a otra chica indefensa. Tim, sorprendido al recibir una llamada de la hermana de Heather, supuso que Beth estaba llamando en nombre de Heather, probablemente porque Heather era demasiado tímida o algo para llamar en persona.

Así, al día siguiente, Tim llegó a su casa de la granja esperando ser recibido por su querida Heather. En lugar de eso, Beth respondió a la puerta rápidamente antes de que él pudiera tocar la puerta, se lo llevo al dormitorio y cerró la puerta detrás de ella. Tim estaba seguro de que sabía lo que estaba pasando. "La hermana de Heather debe haberle traído aquí como una sorpresa para Heather", pensó Tim. Pero justo cuando Tim se volvía para preguntarle a Beth por qué estaba haciendo eso, sintió un fuerte golpe en su cabeza y quedó inconsciente. Beth había traído una gran sartén de hierro fundido de la cocina para matarlo. Rápidamente comenzó a trabajar. Le quitó toda su ropa. Mientras se quitaba la ropa interior, y su pene broto, ella quedo impresionada con su longitud y circunferencia. -Así que este es el pendejo sucio que violó a mi hermana – se dijo ella, y no pudo evitar agarrarlo y darle un duro tirón de disgusto.

Le metió varios calcetines en la boca y luego cerró la boca con cinta adhesiva. A continuación, le ató las manos fuertemente a la espalda. Ella entonces fue al armario y consiguió una vieja bolsa de lona. Lo trajo a la cama junto con unas tijeras. Cortó tres agujeros cerca de la parte inferior de la bolsa de ropa - dos agujeros grandes con un agujero más pequeño entre ellos. Ella abrió la cremallera de la bolsa de prendas de vestir y, con mucho trabajo, fue capaz de poner las piernas de Tim a través de los grandes agujeros y tirar de él un pantalón hasta que estaba cubriendo su torso.

Lo levantó más hasta que toda su cabeza y su torso quedaron confinados dentro de la bolsa de ropa. Luego lo comprimió y cerró la cremallera firmemente en su lugar para que no pudiera ser abierta por accidente. Tim estaba ahora encerrado en la bolsa de prendas pesadas, con la excepción de que sus piernas sobresalían a través de los agujeros en la parte inferior. "OH, casi me olvido", gritó Beth, "¿cómo puedo torturar y mutilar a tu patético pequeño violador cuando está todavía dentro de la bolsa?" Su glande ya estaba contra el fondo de la bolsa cerca del agujero, Y no fue ningún problema para Beth agarrar su pene flácido para sacarlo por ese agujero.

Colgaba allí, colgando unos buenos 5 pulgadas. El agujero era apenas bastante grande para su pene flojo, pero Beth luchó hasta que ella podía también tirar de ambos testículos a través del agujero. Seguramente, si hubiera estado consciente, habría estado con un dolor insoportable por la forma en que había manejado sus huevos. -Puede que tenga alguna tortura en mente para estas ridículas nueces tuyas -dijo Beth mientras ella se tiraba furiosamente sobre ellos para atraparlos a través del agujero.

Beth tomo una cuerda de nylon y ató cada una de las piernas de Tim a los dos postes de su cama, de modo que los pies de Tim estuvieran en el suelo, su culo estaba en el borde de la cama y su pene y sus huevos colgaban a borde de la cama. Debido a que el agujero estaba tan apretado alrededor de su pene y huevos, y porque había comenzado a recuperar la conciencia, el pene de Tim comenzó a llenarse lentamente de sangre y lentamente a ponerse de pie. Sin darse cuenta de que era una respuesta involuntaria, Beth gritó ante lo que ella percibía como su increíble desprecio.

-"¿Qué carajo crees que estás haciendo, pequeño violador pervertido?" ¿Te estás poniendo duro? ¿Crees que voy a tener sexo o chupar esa cosa después de lo que le hizo a mi hermana? Oh, no, voy a hacer todo lo contrario. Voy a torturar la mierda hasta que sea apenas un pequeño de ornamento que se balancee entre tus piernas. ¡Desearías haber nacido niña! "Tim estaba ahora plenamente consciente y escuchaba cada palabra. Por pura rabia, agarró de nuevo la sartén de hierro fundido y se balanceó como un bate de béisbol hasta que entró en contacto con su pene erecto. Tim se encogió de dolor.

Justo en ese momento sonó el timbre de la puerta. Beth sabía que, como se suponía que debía estar limpiando las escaleras, todo el mundo esperaba que ella contestara la puerta. -Espera aquí violador, y es mejor que aproveches este momento para apreciar la sensación de tener un pene funcional, porque cuando vuelva, voy a mutilar ese pene más allá del reconocimiento. No cerró la puerta detrás de ella. Asumió que sólo sería unos segundos, así que no se molestó en cerrar la puerta. El visitante era un tío que la familia que no había visto en algún tiempo, y en su atención ocupó mucho más de lo que había previsto.

Mientras Beth trataba de deshacerse de su tío para poder volver a su tortura, sus dos hermanas gemelas de 8 años vinieron y llamaron a la puerta de su habitación. Cuando no hubo respuesta, abrieron la puerta y entraron. Aunque estuvieron sorprendidas ante la imagen que tenían delante, no tuvieron miedo y estaban abrumadas por la típica curiosidad de 8 años. "¿Qué es eso?", Comentó Katie. "Creo que es un niño", dijo Annie. "No, quiero decir ¿qué son esas cosas?" Caminaron rápidamente hasta la entrepierna de Tim para inspeccionar lo que habían descubierto.

Tim no podía perder su erección debido a la extrema constricción alrededor de la base de su pene. De hecho, debido a la tortura infligida, su pene se había hinchado aún más. Estaba completamente erecto, y palpitaba suavemente de un lado a otro con cada pulso de su corazón que palpitaba rápidamente. "OH, este es un niño", gritó Annie. "Y esta es su pene. Oí a un par de grandes chicas de quinto grado hablando de ella una vez. Dijeron que a los chicos les gusta que jueguen con sus penes.

 -¿Por qué? -preguntó Katie con incredulidad.

"Porque, les gusta escupir cosas de ellas a las chicas. Si juegas con él lo suficiente, arroja cosas", respondió Annie como si fuera una experta en niños.

"Y éstos son sus huevos" Ella los empujó con un dedo inocente. "No creo que hagan mucho de cualquier manera, excepto quedarse ahí y columpiar así." Los ojos de Katie eran tan anchos como los platos de la cena mientras ella se acercaba lentamente al gran pene palpitante. Ella involuntariamente extendió la mano y lo agarró como si fuera suyo. -¿Podemos hacer que nos salpique cosas? -preguntó Katie en un tono casi suplicante. "Claro". Respondió Annie, disfrutando del papel de maestra y de todo. "Sólo tenemos que frotarlo y jugar con él durante mucho tiempo". Ella comenzó a frotar su enorme glande hinchado, pero se dio cuenta de que necesitaba algo de lubricación. "Necesitamos algo que lo haga resbaladizo," ella dijo. "Voy a buscar un poco de mantequilla", gritó Katie, como ella cerró la puerta y se fue a la cocina. Volvió con la mantequilla en cuestión de segundos. Apresuradamente cerró la puerta del dormitorio detrás de ella, pero no cerró.

-¡Aquí está la mantequilla! -Perfecto, acabo de esparcirla por todas partes, y empezaremos a frotar -dijo Annie. Aplicaron la mantequilla blanda liberalmente al pene de Tim y comenzaron a acariciarla con sus diminutas manos. Para un apalancamiento completo, se acercaron. Ambas chicas estaban riendo de excitación y acariciando el enorme pene en todo su vigor. Ocasionalmente, una chica se deslizaba haciendo que la otra chica recibiera un golpe juguetón y con mantequilla en la cara con el pene de Tim.

Esto serviría para excitar a las chicas aún más y aumentar la risa. Pronto estaban teniendo peleas deliberadas por el pene de Tim, tratando de ver quién podía golpear a la otra en la cara más duro con el hinchado pene.

No pasó mucho tiempo antes de que el perro de la familia, King, oyera el chirrido de las chicas, y vino a investigar. Se acercó a la puerta y la abrió con su hocico. "¡Rey!" Gritaron las muchachas emocionadas. "¿Quieres jugar con nosotras?" King era un pastor alemán muy grande pero apacible. Caminó hasta donde las niñas jugaban, e inmediatamente comenzó a lamerse la mantequilla de sus rostros. Las chicas gritaron de alegría. King comenzó a lamerse la mantequilla del enorme órgano de Tim. Las chicas estaban doblemente intrigadas viendo la larga lengua de King lamer el pene grande.

De repente, gritó Katie. "Hey, King tiene un pene también" Y señaló hacia donde el eje rosado oscuro de King estaba lentamente pero constantemente emergiendo de su funda y cada vez más y más duro. "¡Vaya, tienes razón!" Gritó Annie. Ambas chicas giraron instintivamente y miraron entre las piernas de King para confirmar que King también tenía huevos, igual que el chico con el que habían estado jugando. Mientras King continuaba lamiendo el pene de Tim, las chicas volvieron su atención hacia su perro.

-¿Crees que podríamos conseguir que King nos arrojara sus cosas como las de un chico? -preguntó Katie. "No lo sé, sube bajo él para que puedas jugar con él", le dijo a Annie. Katie se puso de espaldas en el suelo, mientras Annie la ayudaba entre las piernas de Kings, así que se encontró cara a cara con su pene. "Es raro", dijo Katie. "Es muy puntiagudo y tiene una gran protuberancia en la base aquí." "Lambelo como King lame el pene del muchacho", instó Annie. -Parece muy salado -exclamó Katie. Con eso, Katie envolvió firmemente sus pequeñas manos alrededor del pene de King para aprovecharlo y comenzó a insertar todo el eje de King en su boca. Annie observó con asombro que su hermana gemela empujó el pene entero del perro en su boca y comenzó a chuparlo febrilmente.

"¿Cómo sabe eso?" Annie preguntó emocionada. Katie extrajo el largo pene de su boca y se volvió hacia su hermana. "Es realmente largo y va hasta el fondo de mi garganta. Es muy salado, también. El punto de que es muy flexible, pero se siente como si hubiera un hueso dentro de él. Y, cuando lo chupo... Katie cortó su oración en un estado de shock y sorpresa cuando sintió varios disparos impactaron con fuerza en su mejilla. "¡Él se está chorreando!" gritó Annie con placer incontrolado.

Katie, todavía estupefacta, se volvió al pene de King para ver qué estaba pasando, y recibió una ráfaga de semen aguado en su joven rostro. Los chorros de King continuaron implacablemente, de modo que Katie apenas podía hablar de los rápidos chorros de semen que le disparaban en la cara.

 "WOW, LO HICE" gritó Katie, y algunos de los disparos fueron disparados directamente en su boca mientras hablaba. "Mi turno, mi turno", gritó Annie mientras empujaba a su hermana de debajo del perro.

"HEY", gritó Katie.

Pero Annie ya se había posicionado debajo del perro y estaba siendo absolutamente recubierta con un chorro después de un incesante escupir de semen de perro. Mientras tanto, Katie se había acercado al espejo y sólo pudo pronunciar un "WOW" silencioso cuando vio que toda su cara estaba cubierta de semen de perro y que estaba goteando de su barbilla en la parte delantera de su blusa. Rápidamente regresó a ver las hazañas de su hermana bajo el perro. A veces parecía que Annie se ahogaría de las cantidades prolíficas de semen de perro que le disparaba. Pero ella nunca apartó su cara. En un par de ocasiones, incluso abrió la boca y dejó a King disparar varias explosiones de semen justo en su boca, tragando cada gota. Eventualmente, las niñas drenaron a King hasta la última gota de semen que sus huevos podían producir. Cuando esto sucedió, King rápidamente se dio la vuelta y salió trotando fuera de la habitación. Lo último que vieron ellas mientras King atravesaba la puerta fue su hinchado pene de un lado a otro entre sus piernas, todavía goteando un poco de semen residual.

Las chicas se miraron y se rieron. Cada uno estaba cubierto de fluido lechoso. Los frentes de sus blusas estaban empapadas y cada una tenía el cabello húmedo enmarañado en la frente. En el suelo había un charco de semen de perro. Aún no tenían suficiente diversión. Ambas chicas estaban pensando lo mismo, y se lanzaron hacia el duro pene de Tim. Lucharon durante un tiempo, cada uno tirando de ella con fuerza, pero finalmente decidieron tratar de hacerlo juntas. No tenían más mantequilla, por lo que se agacharon y cubrieron sus pequeñas manos con semen de perro y lo utilizaron para la lubricación. Acariciaron y acariciaron el duro pene de Tim sin resultados.

Tim, aunque muy confundido y desorientado, estaba amando cada minuto. Frustradas por su falta de resultados, se tomaron un descanso y lamentaron su incapacidad para hacer que ese muchacho se viniera. -¿Por qué no nos lo echa encima? -gimió Katie. "No lo sé", dijo Annie, "tenemos que chuparle como si fuera el de King". "Sí," dijo Katie, mientras agarraba el pene con un renovado vigor y empezó a lamberlo. Una vez más, Annie estaba absolutamente aturdida por la tenacidad de su hermana mientras veía a su hermana lentamente meter primero el glande, luego el resto de la enorme pene de Tim en su boca. El pene se extendió claramente hasta el fondo de la garganta de Katie, mientras Annie observaba que la respiración de Katie era exclusivamente a través de su nariz y apenas. Los labios de Katie estaban estirados, envueltos alrededor del enorme órgano, y parecía una serpiente tragando un conejo entero.

Ella chupó durante varios minutos, llevando a Tim más cerca del orgasmo, pero cedió en la desesperación justo antes de llevar a Tim al orgasmo. Tim no pudo evitar sentirse decepcionado cuando Katie extrajo el enorme órgano de su boca y lo soltó. "Simplemente no creo que podamos hacer que él nos de su leche" dijo Katie abatida. -Sí, tienes razón -dijo Annie-. "Es mucho más grande que el pene de King." Ella agarró el pene de Tim para sentir su tamaño una vez más. "Y es muy diferente, también".

"Mira al final, es tan redondeado". Ella movió su rostro más cerca e inspeccionó el gigante glande de Tim. "Probablemente, King logro darnos su leche porque su cosa tiene forma de cohete". "Y, él..." La frase de Annie fue cortada cuando su cabeza fue repentinamente fue golpeada de nuevo por la fuerza, por la fuerza de un tremendo chorro de grueso líquido pegajoso expulsado de la punta del pene de Tim. Annie recuperó su compostura justo a tiempo para ser golpeada por otro grueso disparo de semen expulsado con fuerza de la erección de Tim. "¡Le hiciste!" Gritó Katie mientras bailaba con entusiasmo.

Annie casi no la escuchaba mientras estaba ocupada recibiendo una explosión de gruesas cuerdas de semen. El semen llenaba cada orificio de su cara, y ella instintivamente apuntó su pene hacia arriba para que ya no le apuntara directamente a su cara. Tim siguió eyaculando con casi la misma implacabilidad que King había mostrado. Cada gruesa, cuerda de semen fue expulsada con fuerza del pene de Tim, disparaba al aire por lo menos a 60 o 90 cm y estaba literalmente bañando a Annie.

Katie rápidamente saltó bajo la ducha para unirse a la diversión. Las chicas bailaron y chillaron bajo esta ducha de eyaculación durante un minuto completo hasta que el torrente de esperma que emanaba de Tim frenó y finalmente se detuvo. Las muchachas se quedaron en silencio mirándose entre sí por un momento. Entre las duchas que habían recibido del perro y del muchacho, cada una estaba cubierta de espeso semen. Que  les  enmarañó el cabello, cubrió la cara, corría por sus mejillas, y se escurría de sus orejas, narices y mentones, sobre sus blusas.

Justo en ese momento, Heather vino a buscar a su hermana, Beth. Caminó directamente a la habitación de Beth y jadeó ante la escena frente a ella. Al principio se quedó estupefacta, pero cuando recobró sus sentidos, rápidamente observo el escenario. "¿Qué han hecho?" Gritó. Las chicas habían tenido miedo de que se les culpara por el desorden que hicieron, y se sintieron aliviados de que Heather estuviera culpando al muchacho. Al ver la oportunidad de negar toda responsabilidad, las muchachas señalaron tímidamente al muchacho que estaba acostado en la cama y dijeron "él nos hizo jugar con su cosa" Al igual que Beth, Heather era protectora on ellas, Heather siempre había sido muy protectora de las dos gemelas. -Dios mío, sabía que uno de los malditos novios de Beth iba a meternos en problemas algún día. El hijo de puta.

Beth acababa de decir adiós a su tío que visitaba abajo y regresó a su habitación. Ella también estaba horrorizada ante la escena antes aquí. -Dios mío, Beth -dijo Heather-, sabes que no deberías tener a ninguno de tus novios cuando mamá y papá no estén aquí. -¡Mire lo que este hijo de puta le hizo a nuestras hermanitas! Prácticamente las violó. ¡Él los hizo joder, y vino por todos ellos! "" ¿Quién es? ¿Es Rick?

Beth pensó rápidamente. -Sí, es Rick. Pensé que podía confiar en él. Dijo que esperaría aquí en mi cama mientras yo bajaba y respondía a la puerta.

"Vayan a limpiar ustedes y vayan a sus habitaciones, chicas. No es culpa suya -dijo Heather suavemente y reconfortante-.

Después de que las niñas gemelas se fueron, el tono de Heather era todo menos reconfortante. "Mierda. Siempre he odiado a Rick. Sabía que ese bastardo iba a causar problemas -dijo Heather, mirando con asco a los genitales expuestos y engrosados ​​de Tim, que ahora brillaban con su propio semen. "El hijo de puta no merece tener un pene, ¡Se merece que le arranquen su patética salchicha! »Y se lanzó contra el muchacho acostado en la cama, agarrando su pene y huevos, tirando y retorciéndolos con todas sus fuerzas. Apretó los genitales de Tim tan fuerte que empezaron a ponerse azules. Tim dejó escapar un pequeño chillido de dolor. ¡Cállate, hijo de puta! mereces tener tu podrida cosa arrancada de tu cuerpo. -¿Qué vamos a hacer al respecto, Beth? -preguntó Heather con cansancio.

-¿Por qué no? -preguntó Beth riéndose.
-¿Por qué no, qué? -dijo Heather-.

-Bueno, dijiste que merece que le arrancaran el pene de su cuerpo, así que ¿por qué no lo hacemos? Ya sabes, como una venganza por lo que le hizo a nuestras hermanitas. Beth no podía creer el giro de los acontecimientos. Había planeado torturar el pene de Tim y hacerle sentir muy triste por violar a su hermana. Ahora, vio la oportunidad de permitir que Heather vengara su propia violación (incluso si ella no era consciente de ello) torturando el pene de Tim.

-No lo sé, Beth. Tal vez deberíamos sacarlo de la bolsa y preguntarle a Rick qué pasó, así que no lo estamos acusando injustamente.

"No, dejemos la bolsa cerrada. Después de todo, tienes todas las pruebas que necesitas. Nuestras hermanitas están cubiertas de semen. ¿Quién más pudo haberlo hecho? Y, debe haberlas obligado a hacerlo. ¿Por qué más dos chicas de 8 años de edad, quedarían empapadas en semen? Y mira. Su pene sucia todavía esta duro. Incluso después de haberse corrido por todas nuestras hermanitas y de haber sido torturado por ti, es un bastardo que sigue estando duro. "Por supuesto, Tim no podía perder su erección debido a la hinchazón y la estrecha constricción en la base de su pene.

"Bien, hagámoslo", dijo Heather. -Pero ¿qué vamos a hacerle?
"No lo sé. Use tu imaginación."

Ambas chicas inmediatamente obtuvieron una enorme sonrisa en sus rostros. Rápidamente desataron sus piernas, le hicieron levantar y lo llevaron fuera; Su pene y huevos todavía expuestos a través del agujero estrecho en la bolsa se balanceaba hacia adelante y hacia atrás mientras caminaba.

"¿Te gusta correrte, Rick? Oh, te haremos venir. Tenemos un par de maneras realmente inusuales de hacer que un tipo como tú se venga creo que te resultará muy interesante. "Heather dijo en el oído del hombre aterrorizado que, sin que ella supiera era su inocente amante.

Lo condujeron a un patio de la granja lechera de sus padres. Mientras Beth iba a buscar leche del tanque, Heather llevó al cautivo a una gran cabaña parecida a un iglú. Beth rápidamente regresó con un poco de leche y sumergió el pene de Tim completamente en la leche. Había un pequeño agujero en el lado de la cabaña parecida a un iglú. Normalmente reservados para el largo y delgado pezón de un biberón, ahora obligaron el pene de Tim través de él. Así que Tim no pudo alejarse, las dos muchachas pusieron todo su peso en presionarlo contra la pared. De repente, Tim sintió algo que empujaba su pene. Pronto, su pene estaba siendo aspirado una vez más. Pero no era como antes de las niñas. Ahora, su pene estaba siendo aspirado por una garganta muy ancha y succionado con una lengua muy dura de papel de lija. ¡Tim pronto se dio cuenta de que un becerro joven estaba mamando en su pene!

-¿Te gusta eso, violador? -chilló Heather-.
-Has violado a un par de niñas. Podrías también violar a un bebe mientras estés en ello.

Por supuesto, le gusta al becerro. Y, siempre que mantenga rociar un poco de leche en la base de su pene para que el ternero chupe, ese ternero seguirá chupando todo el día. Estoy seguro de que se siente bien ahora mismo. Pero, no pasará mucho tiempo hasta que tu pene quede en carne vida y se extiende hasta el doble de su longitud normal por la garganta de ese becerro. ¡Podrías decir que el ternero te está violando! "Ambas chicas rieron alegremente al pensar en el chico estaba siendo violado por uno de los becerros de su padre.

Efectivamente, la succión constante del becerro pronto hizo que Tim se convulsionara involuntariamente mientras un orgasmo agitaba su cuerpo y disparaba varias cargas de semen por la garganta del ternero que le succionaba. "¿Cómo es ser chupado por el bebé de una vaca?" Preguntó Heather cuando notó que el cuerpo de Tim comenzó a tener espasmos. Las chicas rieron alegremente. -Mejor disfrutar de esa venida rick. Porque ninguna chica humana querrá hacerte correr cuando terminemos contigo. Beth se acercó a la abertura principal de la cabaña y miró adentro. Vio el ternero amamantando febrilmente del largo y estirado pene. También notó algo más. "Hey Rick," gritó ella. "No sabía que eras gay. Debes serlo porque estás siendo succionado por un toro. Las dos muchachas se echaron a reír.

Alrededor de treinta minutos más tarde, ellas acordaron poner fin a la tortura. Tuvieron que tirar de Tim con una buena dosis de fuerza para desalojar su estirado, hinchado y crudo pene de la garganta del becerro hambriento. Su pene era una pulgada o dos más larga de lo que había sido anteriormente.

Luego llevaron a Tim al salón de ordeño. "Vamos a ver, te has corrido en dos inocentes niñas, has arrojado semen por la garganta de una vaca bebé, ¿qué más quieres violar hoy, Rick?" Le hicieron ponerse en cuatro patas (Tres en realidad, ya que sus manos estaban atadas a la espalda) en una de las áreas de ordeña. Separaron las piernas por lo que tenían buen acceso a sus genitales.

-¿Qué me dices de violar una máquina, Rick? -preguntó Heather. "Hemos decidido darte leche. Parece que te gusta venirte en una variedad de formas, por lo que te va a gustar que te aspiremos su leche fuera de ti con una máquina. "

Con eso, Beth lanzó un interruptor que puso en marcha las tremendas y poderosas bombas que controlan las máquinas de ordeña. Beth entró en una habitación y regresó con un aparato de ordeño. Constaba de cuatro cilindros de caucho alineados que normalmente se colocan en las ubres de una vaca. Los cilindros recogen la leche, y la leche se extrae por un tubo largo y transparente donde entra en el tanque de almacenamiento de leche.

"Listo para ser ordeñado, Rick" aullaron las chicas mientras abrieron sus piernas. Colocaron uno de los cilindros de goma en la cabeza de su pene. No había suficiente succión para atraer su pene en el cilindro sin embargo, porque la succión estaba escapando de los tres cilindros no utilizados. Decidieron colocar las bolas de Tim en otro cilindro. Al hacer esto, la succión en su pene y los huevos aumentó, pero todavía era débil. Beth rápidamente se quitó la camisa y el sujetador, dejando que sus amplias tetas cayeran y se balancearan. Sorprendió a Heather cuando se inclinó y dijo "poned las otras dos en mis tetas."

Heather aplicó los dos últimos cilindros de ordeño a las tetas de Beth. Tan pronto como el último cilindro se aplicó a las tetas de Beth, el pene y los huevos de Tim fueron aspiradas violentamente y con fuerza hacia los cilindros de ordeña. Tim estaba en algún lugar entre el cielo y el infierno. La succión en su pene era fantástica, pero el dolor en sus huevos era insoportable. Las tetas de Beth eran demasiado grandes para ser succionadas hasta el fondo de los cilindros y ella disfrutó de una agradable sensación de succión. Durante veinte minutos, las chicas intercambiaron por lo que cada una consiguió tener sus tetas succionadas.

Fue alrededor de veinte minutos más tarde que las chicas notaron un fluido acuoso blanco siendo aspirado por las líneas de leche hacia el tanque de la leche de retención. Efectivamente, miraron hacia abajo para ver a Tim convulsionando con eyaculaciones salvajes otra vez.

"Vamos a dejarte enganchado por un tiempo, ¿de acuerdo Rick?", Dijo Heather. Las chicas decidieron conectar los dos cilindros de ordeño con algo mientras iban a hacer sus tareas diarias alrededor de la granja. Volvieron alrededor de una hora más tarde para encontrar a Tim inconsciente, a un lado, con su pene y huevos succionados hasta el momento en la máquina de ordeño, que comenzaron a tener miedo de que no pudieran sacarlos. Cerraron las bombas de ordeño y volvieron.

De alguna manera lograron sacar los cilindros de ordeño del pene de Tim y sus huevos. "¿Cómo se sienten ahora tus pequeños huevos y tu pequeño pene, Rick? ¿Te gustó ser ordeñado?", Dijo Heather.

Heather estaba claramente disfrutando de la tortura que estaba infligiendo a ese chico. Se estaba volviendo más salvaje y más inhibida a cada minuto. A Beth le gustaba también, y habría tomado un papel más activo, pero le gustaba la idea de dejar que Heather estuviera a cargo de la tortura de su violador (si ella lo sabía o no).

-Ve a buscar una buena cuerda de nylon desde el garaje, y encuéntrame bajo la rampa del heno -dijo Heather con una mirada enloquecida en los ojos-. -Es el momento de enseñarle a este bastardo del violador del cerebro una lección. Beth estaba tan emocionada que se lanzó hacia el garaje y recuperó la cuerda de nylon lo más rápido posible. Cuando regresó, Heather había logrado llevar al cautivo de vuelta a la conciencia y lo había llevado por debajo de la rampa del heno. Heather tomó la cuerda de nylon de Beth, ató un extremo firmemente y sin piedad a la base del pone de Tim, y ató el otro extremo a una cuerda que ya colgaba de la rampa del heno.

Tim estaba emitiendo gritos ahogados y retorciéndose en agonía por la tensión del nudo que Heather había atado alrededor de su pene. Heather se acercó a la pared y desató el extremo de otra cuerda que había atado allí. Estos cables formaban parte de un sistema de poleas que normalmente se utiliza para levantar pacas de heno hasta el desván. Hoy planearon levantar algo más. Heather regresó a donde Beth estaba de pie y el tembloroso Tim estaba con un nudo atado firmemente alrededor de su pene. -¿Quieres hacer los honores? -preguntó Heather.

"Creo que esto puede ser un trabajo de dos personas", respondió Beth.

"Tus estupendos días de viriles venidas han terminado Rick. Prepárate para un verdadero dolor, ahora", dijo Heather. Todavía no tenía ni idea de que estaba a punto de mutilar el pene del hombre que amaba.

Las dos chicas se abalanzaron sobre la cuerda con todas sus fuerzas, y Tim comenzó a ser levantado lentamente en el aire de su pene. Tiraron y tiraron hasta que estaba completamente elevado del suelo. Gritó y se agitó durante un rato, pero rápidamente se desmayó. Pronto colgó al revés sin vida, todo su peso apoyado solo en su crudo y rojo pene ahora completamente estirado.

Ellas amarraron el extremo de la cuerda al soporte en la pared para que Tim se suspendiera justo encima del suelo sin que tuvieran la cuerda sujetada. Después de atar la cuerda, Heather corrió al garaje. Con lo que ella regresó dejo en shock, horrorizada, y también emocionó a Beth. Era un cuchillo para maíz, un gran cuchillo afilado muy parecido a un machetee. Beth había planeado simplemente torturar el pene de Tim para enseñarle una severa lección sobre la violación. Nunca había pensado en cortar el pene de Tim. La idea no sólo la intrigó, sino que le dio un orgasmo instantáneo, y ella podía sentir su entrepierna increíblemente húmeda.

-¿De verdad vas a hacer esto, Heather? -preguntó Beth.
-Maldita sea, lo hare. Este hijo de puta merece que su pene sin valor sea cortado de su cuerpo, y lo voy a hacer”.

Debido a que su cuerpo estaba izado sólo lo suficientemente alto como para que estuviera justo fuera del suelo, su pene crudo, mutilado y estirado fue fácil de cortar por ella.

El cuerpo de Tim cayó al suelo sin su pene ya unido a su cuerpo sangrando profusamente.

Dos días después, todo el pueblo hablaba de cómo Beth con engaños y pensando a base de un rumor llevo a Tim su granja y junto con su hermana Heather le corto su pene pensando que fue un violador y que había mancillado a sus hermanitas, Beth fue a prisión por 10 años y Heather por 8 mientras Tim convertido en un eunuco, tuvo que dejar el pueblo con sus padres, para evitar ser señalado y las habladurías.




Historia Original Aquí.





Autor: RavenWings       Traductor: DarkSoul

A LA VUELTA DE LA ESCUELA

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa......


A LA VUELTA DE LA ESCUELA
Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN] [TROFEO]



Categoria: Adolescente      Autor: Hellydoiloz & DarkSoul





Me llamo Vianney al día de hoy tengo 19 años, mido 1.67 metros, delgada, piel blanca y cabello largo, muy alaciado, de color castaño claro aunque pintado con rayos rubias, ojos entre azules y grises, sin pretender ser vanidosa, dicen que muy bonita, bueno, desde niña siempre he sido muy pretendida por los hombres de todas las edades, en realidad confieso que suelo pecar de vanidosa y pedante, y es que en toda mi vida siempre he sido considerada la más bonita del grupo escolar o de la colonia, y la chica que llama más la atención de los chicos, así era imposible que no se me llegara a subir y tal vez por pasó lo que pasó, de hecho ni yo misma puedo creer que hice lo que hice.

Resulta que hace dos años cuando cursaba el primer año del bachillerato, solía llegar como a las 10 de la noche a mi casa porque mi escuela estaba algo lejos a pesar del horario, a mí me gustaba lucir muy sexy con mi uniforme, el cual consistía en un suéter azul marino, una blusa blanca y una falda de color azul claro a cuadros tipo escocesa, pero además de vanidosa, también era muy coqueta y por eso me conseguí una falda escolar corta que apenas y me llegaba unos 10 cm más abajo de mi intimidad, además de muy holgada y con dobleces que me hacían ver muy sexy y provocativa.         

Para ir a la escuela tenía que cruzar una avenida muy ancha y peligrosa, no me queda de otra que utilizar el puente peatonal más cercano el cual estaba a una esquina y frente a una tienda, casi todos los días solía encontrarme frente a la tienda con Juan Carlos, un vago de 16 o 17 años sin futuro alguno, ya saben, de esos que ni trabajan o estudian, de hecho me lo encontraba tanto de ida como de regreso de la escuela.           

Bueno, en realidad sospechaba que trataba de coincidir con mis horarios para encontrarme y molestarme como era su costumbre, y es que como era amigo de mis primos ya nos conocíamos desde antes solía decirme que yo estaba bien buena, que cuando íbamos a revolcarnos y cosas así, además cuando podía, me agarraba las nalgas o las piernas y aunque yo me enojaba y le daba un manotazo cuando me agarraba, podría decirse que siempre ganó porque por lo menos se daba un buen taco de ojo cuando yo subía el puente, mi faldita corta le dejaba ver hasta mi ombligo, bueno, mi ropa interior que casi siempre era un calzón (braga) aunque alguna que otra vez llegué a ponerme una tanguita.          

Quien sabe porque pero eso no me molestaba, al contrario, me agradaba imaginar todo lo que le provocaba a él al verme subiendo las escaleras del puente era tal mi curiosidad que varias veces fingí detenerme para amarrar las agujetas de mis zapatos, entonces me inclinaba lo suficiente para amarrarlas y observar de reojo a Juan quien tenía una cara que demostraba que le gustaba lo que yo le enseñaba y la lujuria por el antojo de poseerme.          

No me preocupaba la situación pues como siempre él dejaba de molestarme cuando yo le daba de manotazos, en lugar de darme miedo sus acosos, me divertía mucho con sus reacciones, sobre todo cuando lo veía todo excitado y frustrado, sin la más mínima oportunidad de tomarme pues estaba confiada de que no pasaría a más, ya que al ser amigo de dos de mis primos, no se atrevería a hacerme algo más que molestarme, pero… qué equivocada estaba.    

Un día llovió muy fuerte mientras estaba en la escuela, por esa razón el transporte estaba muy lleno y aunque ya había dejado de llover, llegué hasta las doce de la noche, por mi colonia ya casi no había gente en la calle, los negocios ya habían cerrado, incluyendo la tienda del puente, el cual subí sin problemas, pero al ir bajando las escaleras me percaté que abajo y frente a la tienda, estaba Juan Carlos bebiendo lo que parecían cervezas con dos de sus amigos. 

Aceleré el paso para que no se dieran cuenta de mi presencia pero Juan me vio y me interceptó, me dijo que si no quería beber con ellos, le contesté que no y traté de seguir pero él me impidió el paso y me dijo que solo los acompañara un ratito, nuevamente le contesté que no y que tenía prisa.    

Entonces me dijo con voz resignada “Bueno, está bien…”, hizo como que me dejaba pasar pero de pronto con un brazo me tomó de la cintura y con su otra mano me tapó la boca, yo traté de gritar pero no pude, con todas sus fuerzas me arrastró hasta un callejón, sus amigos nos seguían tratando de agarrarme de las piernas pero yo los pateaba sin eficacia.           

Realmente me sentía aterrada, la parte de la calle donde me llevaron estaba muy oscura y solitaria, y me sentía indefensa al percatarme de que nadie podría venir a ayudarme en ese lugar tan escondido Me llevaron hasta donde estaban unas jardineras daban un esplendido escondite, cuando llegamos, los dos amigos ahora sí pudieron agarrarme las piernas, incluso metían sus manos bajo mi falda y mi calzón para sobarme con fuerza mi vagina en eso Juan Carlos les dijo que él iba primero.     

Uno de sus amigos se le acercó para tomar su lugar y mantenerme sujetada y con la boca tapada, pero cuando hacían el cambio yo aproveché y solté un grito de auxilio, en ese momento Juan Carlos me dio un golpe en la cara y me amenazó con golpearme, hasta dejarme tirada sangrando si volvía a gritar.

Eso me dio más miedo y me quedé callada, su amigo se puso frente a mí, metió sus brazos bajo los míos, me jaló hacia él, me dio un beso en la boca y con sus palmas en mi espalda me fue empujando hacia abajo hasta que mi cara quedó en su abdomen y mi trasero algo levantado a merced de ellos. Tardé unos segundos así, supongo que en ese tiempo Juan Carlos estaba bajándose su pantalón y sacando su pene.           

Luego sentí sus dedos fríos tomar mi calzón para bajármelos, la humedad del arbusto y de las goteras de la marquesina de la casa me tenían ya bien empapada a pesar de que yo me había cuidado de no mojarme en el trayecto,  mi calzón se deslizo hasta mis zapatos y mis calcetas blancas, en eso Juan saco una navaja corto la prenda para poderme abrirme mejor las piernas, que luego dejo a un lado, para luego sentir la punta de su pene buscar la entrada de mi vagina, en verdad que su pene parecía querer reventar pues ya estaba muy duro, creo que me tenía tantas ganas que no necesitó estimulación previa, no tardó nada en hallar mi entradita y sin perder tiempo me la fue clavando.

Debo de mencionar que aunque ya no era virgen me dolió mucho, había perdido mi virginidad cuando iba en primero de secundaria, mi novio en ese entonces aún no tenía su pene bien desarrollado por lo que no me abrió mucho, mi llanto no se hizo esperar, más que por el dolor, era por sentirme ultrajada y violada, aún así traté de silenciar mis lamentos pues tenía presente la amenaza de Juan, mientras tanto el me decía.           

“Ahora si Vianney, te voy a penetrar… desde hace tiempo que esperaba este momento y ahora por fin me desquitaré de las veces que me dejaste bien caliente”. Dijo Juan Carlos.   

Fue empujando con más fuerza hasta que me penetró por completo y empezó con su mete y saca diciéndome:

“¡Wow! Por lo que veo soy el primero, estás bien apretada y mira cuánta sangre te salé.
Por fin se me hizo desvirgar a alguien”. Dijo Juan Carlos gimiendo.          

No lo saqué de su error, pensé que tal vez así se apiadaría de mí, pero no, empezó a bombear con fuerza y rapidez a penas pasaron como dos minutos y sacó su pene antes de que eyaculara, creo que lo hizo para no venirse pronto y volverme a penetrar otra vez, entonces su amigo lo relevó y sin decir nada, me la clavó hasta bien dentro, no pude evitar soltar un gemido fuerte que afortunadamente no les importó.           

Su bombeo fue más lento, aunque más fuerte y profundo, creo que tenía el pene más grande porque hasta la sentí tocar fondo, después de varios minutos, me empecé a excitar y dejé de llorar, se sentía tan rico que mis jugos comenzaron a fluir, haciendo una penetración más libre y sin dolor, pero luego recordé que estaba siendo violada y mi odio creció y creció pero sin hacerlo notar.    

Tan solo unos minutos pasaron y tuve mi primer orgasmo, el cual lo notaron todos, Juan Carlos quien dijo:   

“Miren a la muy puta, le gusta ser penetrada, ya hasta se vino”. Dijo Juan Carlos.         

Su amigo que me tenía sujetada agregó:

“No te preocupes pequeña, ahora te vamos a dar más, que te va a gustar puta”.  

Mientras el que me penetraba me dijo:  

“Eres el sueño de todo hombre, estás bien bonita, bien buena y además eres bien puta, ¿qué más se puede pedir?” Me dijo.     

Terminando de decir eso se vino dentro de mí dando un pequeño gruñido, al sacármela, el que me tenía sujetada pidió su turno, pero antes me besó en la boca e hizo que yo misma le sacara su pene del pantalón para mamársela pues estaba algo flácida al principio no quería siquiera tocársela con mis labios pero me dio un golpe en la cabeza y accedí a chupársela.        

Rápido se le paró y cambió de lugar con Juan Carlos, quien también me besó y me dio su pene para mamársela mientras su amigo comenzaba a penetrarme las dos penes parecían reventar, una en mi boca y otra en mi vagina, para entonces mi excitación como mi odio y amenazas me hicieron ser más cooperativa,  por lo que levante mi trasero para tener una mejor penetración, también abrí lo más que pude mis piernas para ser penetraba más profundamente.    

Su bombeo fue algo rápido, porque cuando estaba a punto de tener otro orgasmo, él se adelantó y se vino mucho antes, llenándome de su semen y dejándome sin terminar lo que hizo que mi odio se acrecentara, como el pene de Juan Carlos ya estaba a mil, pidió su turno pero dijo:      

“Ya tuve la fortuna de desvirgarte por la vagina, pero ahora te voy a desvirgar por detrás”. Dijo Juan Carlos.

Solo por un instante, digamos un segundo, me asusté, pero por lo excitada que estaba no me importó y paré un poco más mi trasero, sentí sus manos abrirme las nalgas, aunque ya estaba mojada por el agua de lluvia, Juan Carlos me echó de su saliva, clavó uno de sus dedos el cual metió y sacó hasta que me entraba fácilmente, luego metió dos de sus dedos e hizo lo mismo.

Mientras tanto su amigo me besaba en la boca y en el cuello, hizo una pausa solo para quitarme mi suéter, me desabrochó los botones de mi blusa, me bajó el sostén y se prendió a uno de mis pezones.

Su amigo al ver eso se acercó y se prendió al otro pezón que solo dejaban de chupar para buscar mis labios y luego continuar con su manoseo y mamadas a mis pechos, me quedé muy arqueada de la espalda porque por una parte tenía que parar mi pelvis para permitirle a Juan Carlos desvirgar y penetrar mi ano y así no me doliera mucho, y por otra parte tenía que levantar mi pecho para que no les costara trabajo a sus amigos aunque me hicieron mover hacia afuera de la jardinera para que cupiéramos los cuatro pues el área entre la jardinera y la pared era muy reducido.   

Sin que se dieran cuanta aproveché para tomar la navaja que estaba en el suelo cerca de uno de mis zapatos, por fin el glande de Juan Carlos se insertó en mi ano, comenzó a empujar y sentí mi ano abrirse brutalmente, parecía que se rompería, entonces abrí mis piernas y la presión bajo un poco, no así el dolor que iba creciendo al abrirse paso su erección por mi interior, recuerdo tomar de los hombros a sus amigos, apretando mis manos con fuerza, cerrar mis ojitos y apretar mis dientes para aguantar la penetración. 

Cuando la tenía hasta el fondo se detuvo por unos segundos solo para sujetarme de las caderas con fuerza y comenzar a arremeterme con un mete y saca brutal que me hicieron soltar fuertes gemidos, uno de sus amigos reaccionó y me tapó la boca pero sin golpearme, al poco rato Juan Carlos se vino dentro de mí, pero no quiso sacar su pene a pesar de que sus amigos pedían su turno, como yo tenía mis piernas bien abiertas, a uno de sus amigos se le ocurrió tratar de meter su pene por mi vagina para hacer una doble penetración. 

Me enderezaron un poco, y como pudo me clavó su erección, bueno, solo su glande y unos dos cm de su tronco pudo meter ya que esa posición no permitía entrar más, aún así fue suficiente para excitarlos y venirse, primero se vino su amigo, luego me vine, luego su otro amigo que se había cambiado con el que se vino primero y finalmente se vino Juan Carlos.      

Una vez que me sacaron sus penes, sin darme chance de decir una palabra, los tres me besaron en la boca, para irme parando hasta quedar de rodillas frente a ellos en ese momento los tres colocaron sus penes frente a mi rostro y Juan Carlos me dijo:

-“Vamos putita que esperas danos una mamada, que sabemos que lo deseas”. Dijo Juan Carlos.

Abrí mi boca y Juan me metió casi por completo su miembro aun erecto en mi boca, para echar su cabeza hacia atrás, sus dos amigos colocaron sus penes a su lado como esperando algo de atención, tome uno con mi mano y comencé a masturbarlo, bajando y subiendo su prepucio mientras el otro pene como pude me lo metí en la boca, los tres gozaban con los ojos cerrados gimiendo de placer.

De repente sintiendo un odio como nunca antes había sentido, le clave la navaja en el pene que estaba masturbando que lo atravesó por completo su tronco, moviendo la hoja de acero por el tronco hasta que su pene se dividió en dos, se escucho un grito de dolor desgarrador.

-“AAAAAAAAAAAHHHHHHH”. Grito el amigo de Juan Carlos.

Juan Carlos y su amigo abrieron su ojos para ver a su amigo en el suelo agarrándose su entrepierna sangrando, con rapidez apuñale una y otra vez tanto los huevos de Juan Carlos como los de su amigo debí apuñar más de 10 veces el escroto de su amigo, la ultima puñalada hizo que uno de los testículos del otro amigo de Juan Carlos quedase en la hoja de la navaja arranado de su escroto con el otro sangrando y colgando fuera de su escroto que tome con una de mis manos y se lo arranque,

El escroto de Juan Carlo, también recibió algunas puñaladas mínimo seis o siete, luego le mordí su pene aun en mi boca y mientras gritaba tratando sé sacar su pene coloco la afilada hoja de la navaja bajo su pene y comencé a cortarlo, apenas me tomo tres segundos cercenarlo de su entrepierna, Juan Carlos con los ojos en blanco grito de dolor antes de caer al suelo junto a sus dos amigos.

Con el rostro, senos, vientre y piernas manchadas de sangre me fui rápidamente dejándolos en esa calle obscura y solitaria, mientras corría, escupí el pene de Juan Carlos que se llevo el agua hasta una coladera donde vi que se fue, sonreí al saber que Juan Carlos no tendría un pene el resto de su vida, tuve que exprimir mi suéter, blusa y falda pues estaban empapados, bueno, toda estaba empapada por el agua de lluvia, pues había charcos y goteras por todas partes.

Me vestí como pude, y me dirigí a mi casa cuando llegué vi que ya eran la 1:20 am, le dije a mis padres que no había transporte, que me había quedado un rato en casa de una amiga y que me habían traído en carro, pero que no pude evitar mojarme porque no encontré donde refugiarme de la lluvia gracias a lo mojada pude disimular que había sido violada y tuve pretexto para ir corriendo a bañarme.

Desde ese día evité por más de dos meses pasar por ese puente y por esa tienda para evitar encontrarme con Juan Carlos y sus amigos, tomé otra ruta que aunque más larga, era más segura para mí nunca le conté a nadie lo que me pasó, hasta ahora… pero esto no termino ahí.     

Resulta que un día, ya en la noche, eran casi las 11 pm, no pude pasar por el otro puente más lejano y seguro debido a que por tanta lluvia se había inundado esa zona no me quedó de otra que cruzar por el puente de la tiendita, con la esperanza de que ellos no estuvieran ahí, al bajar del puente de la tienda, nuevamente me topé con Juan Carlo al fondo de la calle, bebiendo casi en los huesos con la mirada perdida que al verme bajar de puente, echo a correr como si hubiese visto al mismo diablo.   

Lo que más me sorprende es que a pesar de todo lo ocurrido m he vuelto toda una puta que me encanta disfrutar de un buen pene duro en mi boca y mas por mi vagina o por detrás sobre todo por detrás, pero siempre por mi propia voluntad, aun cargo a donde quiera que vaya la navaja con la que castre a mis tres violadores.

Me entere que Juan Carlos murió suicidándose colgándose a los pocos meses que lo vi por última vez de sus amigos no sé nada pero no me importan, si están muertos o vivos aun conservo los dos testículos que arranque de uno de los amigos de Juan Carlos en un frasco con conservante que son uno de mis mayores tesoros y cada que los veo me corro sin siquiera tocarme.

Aunque no sé si volvería a ser capaz de castrar a otro hombre en mi vida eso lo sabremos cuando una situación como esa se me volviera a presentar.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Hellydoiloz & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

QUIÉN DA MÁS

Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello......


¿QUIÉN DA MÁS?
Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Aldo de 17 años era un clon criado en el planeta de las mujeres colonizado hacia cuatrocientos años en el siglo XXIII, fue creado para dar placer y servir a las mujeres, aquellos clones rara vez servían para reproducción pese a tener todo el equipamiento para poder engendrar sin embargo aunque el semen de Aldo parecía normal, él era uno de los 99 % de los clones generados estériles, su Ama desde hacía tres años lo coloco para una subasta pública ya que quería un esclavo más joven y mejor dotado, estaba algo nervioso sobre aquello. 

El centro de subastar era tan solo un viejo almacén que a simple vista parecía abandonado, pero en realidad era un centro bastante activo a cada momento llegaban nuevos transportes con esclavos de todos los tamaños como edades, que estaba ahí para ser subastados, modificados o algo peor procesados para ser convertidos en comida para animales y ciertas partes de su cuerpo para consumo humano, algo por supuesto aun faltaba bastante por suerte para mi, los clones destinados a ese fin por lo general eran de los 50 años en adelante, por lo que aun faltaba mucho para él pensó Aldo al bajar del transporte.

No era la primera vez para Aldo en el centro pero habían pasados varios años desde que fue enviado ahí, lo primero que pasaba al llegar luego de esperar en fila un par de horas, era que le era leído le código de barras en la nuca con un lector especial, luego era enviado a una ducha junto a decenas de otros hombres, antes de entrar la gran ducha comunal, se les daba unos gorros plásticos para que cubrieron desde sus cejas a la nuca, de no hacerlo quedarían calvos pues el baño era exfoliante.

Aldo tomo el baño obligatorio y todo el vello de su barbilla gasta los dedos de sus pues, incluso el que estaba entre sus nalgas y ano fueron bañados por una sustancia verde que les dio comezón a todos los de la amplia sala, luego de unos segundos la sustancia verde fue sustituida por agua tibia a presión que elimino el vello púbico como el del dorso y axilas de Aldo como el de los otros clones, dejándolos con cuerpos completamente depilados, luego una gran corriente de aire seco sus cuerpo casi por completo para luego ser sacados de la enorme ducha.

Enseguida todos los clones temblaban de frio cuando una nueva corriente de aire los impactaba al pasar por un largo túnel de viento que servía para quitar cualquier bello que aun pudiera quedar en su cuerpo al salir del túnel de viento les era retirado el gorro y de nuevo se les leía el código de sus nucas era ahí cuando se hacia una selección en el caso de Aldo fue enviado a la puerta 1, dado que iba a ser subastado del otro lado de la puerta una mujer leía su código de nuevo.

Ahí la mujer hizo esperar uno minutos a Alto hasta que llego una mujer muy atractiva, apenas con una pequeña bata, que apenas le llegaba por debajo de sus abultadas nalgas Aldo que estaba desnudo tuvo que hacer un gran esfuerzo para que su miembro no se tensara, la mujer en el puesto le entrego una tableta que la nueva mujer vio uno segundos y asintió con la cabeza Aldo dedujo que estaba en sus tempranos años 20’s, aunque quizás era menos, la mujer lo tomo y se lo llevo hasta una habitación con una amplia cama con una inmaculada sábana blanca.

Una vez en la habitación aquella muy atractiva mujer pelirroja, le dijo a Aldo que estaba ahí para evaluar su desempeño sexual que sería mostrando en su ficha de venta virtual para que fuese visto por las posibles compradoras, por lo que iba poder hacerle todo lo que quisiera sexualmente hablando por la próxima hora, entonces ella lo beso, cuando sus labios se separaron luego de unos segundos ya Aldo tenía una erección completa, por supuesto eso no lo dejo de notar ella.

Aldo no lo sabía pero aunque ella parecía una mujer en realidad era un bioandroide programada para hacer esa prueba a los hombre aunque por fuera aparentaba ser real por dentro no lo era.

Ambos se quedaron mirando por un lapso que a Aldo le pareció eterno para besarla de nuevo, fue algo que no pudo evitar, ese beso duró más, unos 35 segundos ella sin que Aldo se percatara se quito la bata para que Aldo pudiera apreciar su hermoso cuerpo, Aldo al ver sus senos al desnudo de nuevo la beso con mayor lujuria que antes, para ir bajando, por su cuello, hasta lamber ambos bien erguidos pechos, hermosos, coronados por dos pezones rosados que hicieron sentir muy caliente a Aldo, quien lentamente hizo que ella se recostara sobre la cama, para seguir bajando abrirle las piernas y comenzar a chupar su vagina completamente depilada, hermosa al parecer virgen, con labios rosado ya húmedos.   

Ella solo se retórica, y cerraba sus ojos mientras Aldo hacía lo suyo, luego de un rato en la que los gemidos de ella dominaron en la habitación con ambos desnudos y bastante excitados, ella se agacho para tomar su pene que comenzó a mamar de lo lindo, era una experta, nunca antes Aldo había sentido una mamada de esa clase, con sacando y metiendo su pene duro como pocas veces de su boca, llenándolo de su saliva. 

Aldo solo la miraba, y le acomodaba o acariciaba su rostro luego de unos minutos, llego la hora de penetrarla, Ella se puso boca arriba sobre la cama, y Aldo se coloco sobre ella en la posición del misionero, para penetrarla de una sola vez lo que hizo coloco su glande en la entrada y la penetro dándole una gran embestida, ella grito, pero poco a poco le fue gustando más y más, estaba sin protección por lo que su pene le estaba dando una sensación insuperable a Aldo, para comenzar con un sencillo mete y saca que hizo que ambos comenzaran a gemir de placer sobre todo Aldo.         

Aldo comenzó a embestirla como un loco, le daba duro y estaba ya muy excitado, ella solo gemía y le pedía más, luego de 15 minutos ella se dio la vuelta, Aldo de nuevo la penetro por su ano, separar sus bellas nalgas con sus manos fue una cosa grandiosa, Aldo se le encimo, y ella solo cerraba sus ojos, y se agarraba fuerte de las sabanas de la cama, hasta que Aldo luego de 10 minutos sintió que se iba a venir y termino dando un gran alarido de placer sobre sus nalgas, llegándolas de su espeso semen por completo, para luego caer a un lado completamente agotado jadeante y bañado en sudor.

Antes de salir Aldo fue besado apasionadamente por ella, para luego ir llevado con el ojo de su glande aun chorreando semen a que tomase otro baño luego fue llevado hasta una fila que avanzaba lentamente donde espero turno para aparecer frente a cámara y por fin poder ser subastado para tener una nueva ama, que era lo que deseaba estaba muy feliz.

Aldo espero su turno 5 largas horas antes de por fin ser llevado para ser subastado fue amarrado con las manos detrás de su cuerpo dos mujeres una rubia y otra trigueña vestidas enteramente de cuero negro con grandes escotes eran las subastadoras una con una funda pero ambas con guantes negros, sobre el pedestal donde fue puesto Aldo, una barra de metal se elevaba con dos trozos circulares horizontales en la parte superior, que se abrieron para dar paso a los genitales de alto, para luego cerrarse muy apretadamente haciendo imposible que pudiera extraerlos.

La mujer rubia amarro los testículos de Aldo con una cuerda blanca, una vez que todo estuvo listo se le ordeno a Aldo que sonriera, dos segundos después la subasta comenzó, las mujeres comenzaron a hablar de las virtudes de Aldo en la pantalla de las compradoras aparecía.

-Edad: 17 años.
-Estadura: 1.71 Metros.
-Peso: 55 Kilos.
-Pene en reposo: 11 cm.
-Pene en erección: 19.3 cm
-Desempeño Sexual: (Vitalidad: 95 %, Ardor: 94 %, Duración: 76 % Eyaculación: 60 % y Placer Generado: 61 %).

-“Todos los porcentajes son certificados por un androide sexual para ver el video del desempeño sexual del clon favor de dar click aquí”. Decía un mensaje debajo de la pantalla.

La subasta continuaba con la rubia jalando los huevos de Aldo de la cuerda mientras le apretaba sus huevos y la otra mujer señalaba su pene con la fusta hablando de sus bondades, todo aquello duro 20 minutos y de pronto la rubia dijo.

-“Vendido a la postora 3554, ¡Felicidades por su compra!”. Dijo la rubia.

Aldo fue desatado y enviado por una puerta donde ya lo esperaba otra mujer, que leyó su código en la nuca luego leyó la información en la pantalla y le hizo avanzar por una puerta numerada con un 2.

Era la primera vez que Aldo era enviado por una puerta con ese número siempre había sido mandado con una numerada con un “1”, una vez del otro lado de la puerta una mujer le sujeto sus brazos por detrás de su cuerpo de nuevo, luego hizo que Aldo colocara los pies sobre unas marcas en el suelo, cuando lo hizo ella apretó un botón y sus tobillos fueron asegurados con grilletes de acero, también su cuello fue asegurado por un collar de metal, una vez que quedo inmóvil la mujer dijo.

-“¡Lo siento querido pero tu nueva dueña quiere a un nulo!”. Dijo la mujer al tiempo que apretaba otro botón.

Aldo quedo en shock, trato de liberarse su pene comenzó a erguirse sin que lo pudiera controlar y de pronto sus ojos se pusieron en blanco cuando un brazo robótico lo tomo y un láser comenzó a cortar de manera circular alrededor de sus genitales Aldo grito de dolor casi de inmediato.

-“¡NOOOOO; AAAAAAAHHHHHHHH!” Grito Alto.

Al láser solo le tomo unos cuantos segundos separar sus genitales desde la raíz, el brazo se alzo llevándose consigo su pene aun erecto con sus huevos colgando aun unidos por el escroto a su pene, la herida que dejo su anulación, fue rápidamente reparada por nano sondas que apenas dejaron un pequeño agujero casi apuntando hacia abajo entre sus piernas.

Cuando todo termino fue como si Aldo nunca hubiese tenido nada entre sus piernas, luego de unos minutos fue embarcado hacia su destino donde serviría a su nueva ama hasta que ella lo deseara y lo volviera a mandar al centro de subastas para que fuese convertido en alimento o de nuevo escuchara a las dos mujeres decir mientras el sonreía estúpidamente “¿Quién da más?” 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PAQUEÑO ESCLAVO

Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más......


PAQUEÑO ESCLAVO
Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CBT] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Onix de 15 años, apenas y recuerda a sus padres secuestrado a la edad de 6 años cuando jugaba en un parte cercano a su casa a pasado la mayor parte de su vida como un esclavo perteneciente a alguien es la única vida que ha conocido la de servidumbre y dolor, ni siquiera sabe si aun esta en el país que nació, simplemente es un virtual prisionero en donde vive siempre desnudo o con muy poca ropa no tiene no voz ni voto en cualquier decisión que lo involucre, es un mueble un objeto nada más.

Pese a haber entrado en la pubertad a los 12 años, su amo de aquel entonces pago para que su cuerpo al que apenas le empezaba a brotar vello en la zona púbica, nalgas y axilas fuese depilado completamente con laser, por lo que ha permanecido su cuerpo lampiño por completo incluso su ano hasta la edad que posee, poseedor de un pene inusualmente grande cuando está en erección con dos huevos enormes que son inusuales incluso en un hombre de mayor edad siempre fue bien utilizado por sus Amas anteriores, aquella noche recibió la noticia que había sido vendido a una mujer madura que vendría a la mañana siguiente por él.

Su ama de nombre Samia estaba recostada en el cabezal de la cama, entre almohadones, cuando Onix que fue llamado a su presencia entro luego de decirle aquella noticia de su venta su Ama deseaba gozar del adolescente una última vez, ella retiró la colcha y sacó las piernas fuera de la cama, apoyando sus hermosos y bien cuidados pies sobre la alfombra,  Onix se arrodilló, dobló su cuerpo y rindió homenaje a la que desde hacía dos años era su dueña, besándole los pies, uno en cada pie.

Adriana dejó que su esclavo se quedara un rato postrado Onix no se movería de aquella postura hasta recibir permiso de ella, movió los dedos delante su cara y éste los besó con delicadeza. Samia levantó uno de los pies poniendo los dedos bajo el mentón de Onix, obligándole a levantar la cara ella terminó el movimiento colocando una pierna sobre la otra, balanceando el pie desnudo ante la mirada fija de su esclavo.        

―“¿Dime Onix, aún me deseas?” Pregunto Samia.     
―“Sí Ama, más que a nada en este mundo”. Respondió Onix, sumisamente.

Adriana sonrió valoraba la fidelidad y la devoción que su esclavo le profesaba, pobre muchacho había tardado meses en ganarse el reconocimiento de ella quien levantó un poco el pie y le ofreció la planta Onix besó su pie con amor.          

De pronto la mano de Samia salió disparada y abofeteó el rostro de Onix un hilillo de sangre se deslizó por el labio del adolescente momentos después quien bajó la mirada al suelo y musitó palabras de perdón, sin saber a ciencia cierta cuál había sido su falta, luego Samia hablo en un todo severo.        


―“Eso fue para que no olvides que eres más que un esclavo y siempre debes obedecer sea quien sea tu Ama”. Dijo Samia.  

Luego ella se le acercó y depositó un beso breve y fugaz en los labios del Onix, justo en el sitio donde momentos antes le había golpeado Onix pareció sufrir una descarga eléctrica al contacto de los dulces labios de su idolatrada dueña, mientras miraba la esbelta figura de su ama avanzar hacia el baño Samia 36 años pero no aparentaba más de 28.       

―“Ahora mismo, le preparo el baño Ama”. Dijo Onix mientras corría al baño.
           
Onix le lanzaba furtivas miradas a las torneadas piernas de Samia, observando discretamente cómo se movían mientras ella escogía lencería de los cajones, cinco minutos después salió del baño justo cuando Samia estaba terminando de desnudarse Onix quedo paralizado al ver el cuerpo de su Ama desnudo.

―“¡El baño está listo, Ama, cuando quiera usarlo!” Dijo Onix.      

Ella levanto la mirada que se cruzo con la del adolescente durante un corto espacio de tiempo antes de que Onix bajara rápidamente la mirada al suelo así se lo había enseñado ella cruzó la habitación y pasó delante de él con movimientos sinuosos.          

―“¿Quiere que le enjabone la espalda?”  Preguntó Onix.    
―”Sí claro”. Respondió Samia.
           
Ella se metió en la bañera y Onix se acercó para enjabonarla permanecieron en silencio un rato, mientras él la enjabonaba, Onix estaba desnudo todo el tiempo en el baño, tras el baño él le tendió la toalla y la ayudó a secarse.     

―“Bueno ahora toca el masaje”. Dijo Samia.  
―“Enseguida”. Le respondió Onix.       

Las manos de Onix relajaron el cuerpo de su Ama casi se durmió bajo sus reparadores efectos de pronto Onix se estremeció al notar el contacto de la cálida mano de su Ama en su palpitante entrepierna, luego ella separó bien las piernas para dejar su jugosa vagina que semejaban unos labios sonriéndole a los ojos de Onix.        

Onix se acercó lentamente hasta enterrar su rostro entre las escarchadas estrías que parecían tener vida propia y por las que empezaban a rezumar blanquecinas humedades producidas por el deseo, las manos de Micaela se posaron con suavidad sobre la cabeza del chico y arqueando ligeramente la espalda se entregó a las andanadas que le producían su lengua y labios.
           
Samia comenzó a gemir, casi de inmediato sus dedos se engarfiaron en el largo cabello de Onix le apretó la cabeza como si pretendiera engullirlo él apenas podía respirar pero no importaba su Ama le exigía que la hiciera gozar y eso era lo único que importaba para él en ese momento, se entregó con toda su alma a esa tarea, su lengua entraba y salía de los surcos jugosos, del agujero encharcado, se ayudó de la nariz y de toda la cara para apretar con fuerza los resortes de placer que tenía a su alcance, restregándose sin descanso contra el cada vez más húmeda y olorosa vagina de su ama.

Samia pasó de los gemidos a los jadeos, que era como estertores y finalmente comenzó a gritar de placer ella puso sus pies desnudos sobre la espalda de Onix y le engarfió el cuello para poseerlo con más fuerza,  sus caderas se movían frenéticamente ella solo gritaba y gritaba, apretó más sus piernas y aferró con sus manos el cabello del adolescente.        

Cuando ella sintió un maravilloso orgasmo, luego vino la lenta relajación, entre espasmos y pequeñas sacudidas cada vez más espaciadas,  sus piernas aflojaron su presión así como sus manos por lo que ella pudo retirar la cara lo suficiente para tomar aire, estaba agotado pero se sentía feliz su Ama parecía realmente satisfecha.         

Onix permaneció aún algún rato con la cara entre las piernas de su Ama, respirando el olor de sus fluidos, un olor fuerte pero a la vez excitante encantaba darle placer pero lo que acababa de hacer lo había excitado como nunca y ahora tenía una erección de las que si no hacía algo para remediarlo se mantendría en su máxima expresión toda la noche, impidiéndole dormir.

Su Ama no le permitía penetrarla, solo de vez en cuando, muy de vez en cuando, le autorizaba a eyacular masturbándose cuando eso sucedía debía hacerlo frotándose el pene entre las botas que previamente había tenido que calzarle y entonces era el ser más feliz del mundo de pronto Samia se incorporó de la cama estaba hermosa con el cabello, mojado de sudor, tenía los ojos brillantes, había quedado más que satisfecha.        

Samia tomo su pene con sus pies unos cuantos apretones por parte de ellos fue más que suficiente para que el pene de Onix comenzara a vomitar tremendos chorros de semen el rostro del adolescente era de máxima felicidad ella no tuvo que ordenarle nada lo primero que hizo al acabar de venirse fue lamerle los pies de los goterones de semen con que se los había salpicado, después hizo lo mismo con los que cayeron al suelo.    

Samia mandó a su esclavo a dormir en el suelo, en el lugar de siempre muy feliz.

A la mañana siguiente Onix con apenas una minúscula trusa (slip) casi transparente fue entregado a su nueva Ama una mujer de unos 45 años de grandes senos, bien vestida y algo pasada de peso, quien lo tomo de la cadena que pendía del collar en su cuello para llevárselo a su auto, ahí ella le dijo que podría llamarla Ama Sonia desde ese momento era su nueva ama.

Su nueva ama condujo su elegante auto hasta una gran casa de campo aunque Onix no pudo ver nada ya que sus ojos fueron vendados, al llegar ella le indico que se desnudara para que pudiera ver su cuerpo bien, Sonia quedo muy sorprendida de lo bien dotado que era Onix y quedo aun mas sorprendido cuando le ordeno que se masturbara hasta quedar con su miembro bien erguido, ella lo miro con luria mientras Onix miraba al suelo, luego la escucho decir.

― “Onix te he comprado para que seas el sirviente de mis hijas pero antes voy a tener que hacerte algunos arreglas no deseo que ellas queden embarazadas por un descuido cuando jueguen contigo, estoy más que segura que serás uno de sus juguetes preferidos”. Dijo Sonia con una sonrisa en sus labios.

Que dejo inquieto al adolescente, luego ella hizo que se acostara sobre un sillón con amarro sus piernas con una soga dejándolos levantados como si estuvieran sostenidos por dos estribos ginecológicos invisibles, luego le coloco un dispositivo de látex que deparaba su pene y huevos, coloco también una pequeña correa de cuero por debajo de su glande y aseguro su pene a su pierna derecha.

Luego le coloco dos pinzas una en cada uno de sus pezones a Onix que lo hicieron estremecer de dolor pero no dijo nada se mordió su labio para no dar una muestra de dolor como le habían enseñado, mientras Sonia se colocaba un arnés sobre su pelvis ya desnuda, le dijo al adolescente.

―“Hoy aprenderás como es que se trata a un verdadero esclavo y prepárate porque vas a ser desvirgado”. Dijo Ama Sonia.

Luego ella fue hasta un cajón del que extrajo un dildo muy grueso acanalado con protuberancias que coloco al frente de su arnés, quedando como un miembro en erección sobresaliendo de la entrepierna de su Ama, que apretó un botón y comenzó a vibrar.

El sonido “ZZZZZZZZ” que emitía aquel dildo de color negro se hizo más intenso conforme Ama Sonia se acerco a Onix, ella como su pene y lo masturbo por unos segundos antes de que comenzara a penetrarlo con aquel dildo, el cuerpo de Onix se tenso al sentir aquel falo de plástico vibrando entrar en sus entrañas, era la primera vez que era penetrado y estaba sintiendo mucho dolor, las lagrimas no tardaron en correr por sus mejillas.

Ama Sonia hundía aquel miembro en el interior de Onix hasta que su pelvis chocaba con sus nalgas, el adolescente trato de no gritar todo lo que pudo pero el dolor era intenso y no pudo contener jadear y gruñir de dolor lo que hizo gemir de placer a Sonia, el ano de Onix se contraía con fuertes espasmos dolorosos mientras los canales del dildo le estaban un masaje prostático único que hizo que su pene comenzara a palpitar a los pocos minutos de comenzar a ser penetrado por Sonia que al parecer estaba gozando el sufrir del adolescente.

De tanto en tanto jugaba con las pinzas colocadas en sus tetillas para provocarle más dolor a Onix que sentía que iba a venirse en cualquier momento aquella sensación de estar al borde del orgasmo duro como 15 minutos en los que su ano se sintió que ardía como si estuviera en llamas de pronto Onix lanzo un gruñido.

―“AGGYYRRRRRR”. Gruño Onix.

Al tiempo que tres fuertes chorros de su espeso semen brotaron de su palpitante pene que fueron a dar a su pierna derecha el semen comenzó a chorrear por su pierna, con dos dedos Sonia lo recogió para dárselo a probar a Onix que lambio sus dedos con gusto.

Sonia no dejo de penetrar al adolescente hasta que se vino por una segunda vez, fue en ese momento que extrajo el dildo de sus entrañas dejando su ano completamente dilatado con el chico llorando de dolor sintiendo como si esfínter anal se contraía en fuertes espasmos tratando de cerrar se nuevo, Sonia se quito el dildo y fue por un elastrador y un bisturí era hora de poner fin a la fábrica de esperma del Onix para siempre para convertirlo en un eunuco para el disfrute de sus hijas.

Sonia coloco una liga en elastrador la abrió, para luego pasar el testículo derecho de Onix, por el centro de la estirada liga castradora, luego la dejo cerrarse de golpe, el adolescente arqueo el cuerpo y casi dio un gran grito al sentir la opresión de la liga castradora en su escroto, con rapidez Sonia coloco otra liga en el elastrador para aplicar la liga esta vez en el testículo izquierdo de Onix, que no pudo evitar esta vez dar un gran grito de dolor, todo su cuerpo se sacudió por unos segundos para irse calmando poco a poco.

Su ano aun palpitaba bien abierto sintiendo las gotas de sudor entrar por él, Onix nunca antes sintió tanto dolor, ni siquiera cuando su anterior ama le pateaba sus huevos de forma brutal, pasados unos minutos Ama Sonia tomo el bisturí y sin el uso de cualquier anestésico para evitar el dolor hizo un largo corte en el escroto de Onix que horrorizado vio como su blanquecino testículos broto de escroto, quedando colgando de un conducto goteando sangre, Sonia hizo lo mismo con el otro testículo dejando ambos colgando entre las separadas piernas de Onix.

Luego libero el pene del adolescente en completa erección aun de su pierna para comenzar a masturbarlo, lambiendo la parte de abajo de su glande de tanto en tanto, entre lambida y lambida Sonia le dijo.

― “Más vale que disfrutes que esta será tu ultima venida como hombre de tu vida”. Dijo Ama Sonia para luego darle otra lambida.

Onix pese al dolor hizo lo que ella le indico, no paso mucho hasta que comenzó a gemir de placer pues Sonia se metió su pene a la boca, Onix sintió como su mano libre tomo sus dos expuestos testículos para juego con ellos en su palma de su mano.

El placer se incremento para el adolescente, pero solo por un momento de pronto Ama Sonia apretó sus dos expuestos testículos con la mano que momentos antes jugaba con ellos, lo hizo de manera brutal, Onix puso los ojos en blanco y su cuerpo se arqueo en ese justo momento su pene que estaba palpitando con fuertes contracciones lanzo tres potentes chorros directo a la boca de su Ama que se los bebió sin desperdiciar ni una sola gota, luego Onix dio un alarido de dolor.

― “AAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito el adolescente.

Justo en el momento que Ama Sonia le arranco sus dos testículos de su cuerpo, con un fuerte tirón de su mano, todo el cuerpo de Onix se sacudió y él se desmayo unos pocos segundos después, sintiendo como la sangre corría por sus nalgas. 

Onix paso los siguientes tres días hirviendo en calentura estuvo al borde de la muerte pero de alguna manera logro reponerse, Ama Sonia hizo que se viniera en sus pies durante las dos semanas luego que se repuso, dos veces por días para luego hacer que Onix lambiera su propio semen de sus pies, cuando Ama Sonia estuvo segura que no quedaba ni un espermatozoide en el cuerpo de Onix lo llevo a su casa.

Ahí se lo entrego a sus hijas que eran incluso más sádicas que ella, Ama Sonia le suministraba la testosterona suficiente para que Onix mantuviera su cuerpo masculino y firmes erecciones, que eran aprovechas por sus hijas como por Ama Sonia mientras o durante sesiones de tortura y humillación a los que Onix se veía sometido dado que para ellas solo era un “Pequeño Esclavo”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBLIGADO POR MAMÁ

Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial......


OBLIGADO POR MAMÁ
Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [PADRES] [MEDICO] [CIRCUNCISIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Si lo reconozco, era un masturbador compulsivo, pero que adolescente no lo fue en algún momento de su adolescencia cuando las hormonas que sus huevos producían a raudales inundan el cuerpo de todo joven hombre, llegue incluso a masturbarme hasta 12 veces en un día, por supuesto mis calificaciones se fueron a la mierda, no quería salir, engorde y me la pasaba viendo porno pensando como masturbarme todo el día, por su puesto mi madre que me crió sola pues mi padres nos abandono me descubrió con mi ropa interior abajo y mi mano bajando y subiendo de mi endurecido pene.

Amaba mejor dicho idolatraba la sensación que me producía mi prepucio cuando cubría y se contraria detrás de mi glande hinchado, sentir como el liquido pre seminal que brotaba del ojo de mi glande era esparcido por todo mi glande con la ayuda de aquella piel tan flexible, tan ligera que me producía tanto placer, de hecho hubo muchas ocasiones en que solo jugando con mi prepucio llegue a correrme de manera bestial, algunos de los orgasmo que más recuerdo fueron de esa forma pero mi madre me puso un ultimátum.

-“Orlando o controlas tu mano o tendré que tomar medidas drásticas”. Dijo mi madre una noche que me sorprendió masturbándome.

Por supuesto hice caso omiso de las advertencias de mi madre, una noche durante las vacaciones de invierno mi madre fue a una fiesta con unas amigas por lo que me quede solo en casa, decidí aprovechar el tiempo masturbándome a mis anchas en la sala, ahí estaba el televisor más grande de la casa en donde comencé a ver algunas de mis escenas favoritas porno que hizo que mi pene se pusiera rígido desde la primera imagen que vi.

Esta solo en trusa (slip), sentado sobre el amplio como cómodo sofá de la sala, comenzó por acariciarse tanto sus huevos como su endurecido pene por arriba de la delgada tela elástica de su trusa de color blanco, una mancha de humedad no tardo en aparecer justo donde el ojo de mi glande tocaba la tela, sentir como mi prepucio de corría por si solo hacia atrás de mi glande fue deliciosa, comencé a gemir bajito, mientras mis ojos no se apartaban de las imágenes que la pantalla del televisor mostraban, los gemidos como sonidos que escuchaba solo me hacían excitar aun mas al imaginar que el hombre en aquella escena porno era yo.

Unos dos o tres minutos más tarde ya jugaba con mis huevos por debajo de mi trusa por lo que decidí quitármela, por alguna razón sentí la necesidad de oler mi prenda olía mal, huele a sudor y a algo más, no sé que era, no se definir ese olor, una mezcla entre semen, sudor y liquido pre seminal, quizás olor a macho, como solía llamarlo, pero en mi pasa algo raro, empiezo a excitarme aun más de lo que ya estaba, mi erección es cada vez más firme, dejo mi trusa a un lado, mi miembro está durísimo y estoy jadeando de lo excitado que estaba.      


No mucho tiempo atrás siempre que se bañaba me enjabonaba la espalda bajaba una mano hasta mis nalgas hasta pasar uno de mis dedos por entre mis nalgas tocándome el ano provocándome una sensación que me gustaba mucho,  por lo que continué haciéndolo desde ese momento un día no aguanto más y empecé a meter mi dedo mientras me masturbaba al mismo tiempo, provocándose un orgasmo fenomenal, con el tiempo comencé a meter un pequeño pote de plástico cilíndrico que sacaba y metía de mi ano sintiendo un gran placer al hacerlo.

Aquella ocasión no fue diferente tome el pote de plástico lo ensalive bien antes de metérmelo, el sillón actuaba de tope para que no se saliera de mi ano, aquello hizo que no me aguantase por más tiempo y comience a jugar con mi mano mi pene, el olor de mi trusa seguía en el ambiente, tomo la prenda sucia y la huelo de nuevo, me gusta el olor, en especial del que se desprende de la parte delantera, no pienso en nada, los movimientos de mi mano son cada vez más fuertes, mi mente divaga con las imágenes sexuales en la pantalla frente a mí, mi cuerpo se sacude con locura mi masturbación es más fuerte, más rabiosa, siento que no me puedo venirme en cualquier momento.       

Estaba al borde pero quería alargar el placer lo más posible por lo que me detengo, hago una pausa y un esfuerzo por no venirme aún, mi trusa está pegada a mi cara, a mi nariz, paso mi lengua por donde queda acomodada la punta de mi pene en la prenda, por donde queda, sabe rico, la humedezco con mi saliva y vuelvo a mi tarea manual, esta vez no creo aguantar, la sensación de mi prepucio subiendo y bajando de mi glande de nuevo hace que sienta un placer inmenso y cierro mis ojos, en ese momento siento como si mi cuerpo y mi alma se separaran no aguanto más, me vengo en un delicioso orgasmo lanzando mis chorros de espeso semen, mientras gemía liberando ese algo que no se puede explicar que me deja fatigado, todo sudado y muy agitado sobre el sofá,

Mi pene aun tenia contracciones rodeado por mi mano del que escurría semen, justo cuando estaba por limpiarlo con mi trusa lo huelo una vez más y paso mi lengua por donde hay manchas de semen, lo tomo con mi lengua para saber su sabor, no lo trago pero me siento satisfecho, en algo que nunca hubiera imaginado, masturbarme oliendo y probando mis propios jugos, en eso estaba cuando la puerta de la calle se abre y mi madre entra para encontrarme desnudo sobre el sofá con mi mano tomando mi erección del que escurría semen aun, trate de cubrirme como puede pero apenas pude cubrir mi erección con mi trusa, el rostro de Mamá se puso rojo de lo enfadada que quedo.

-“Maldito no conforme con que tu cuarto huela a hotel de paso ahora te la jalas también en la sala y viendo tus porquerías en la televisión”. Dijo Mamá agarrándome de los cabellos.

-“Pero esto se acabo Orlando, mañana mismo voy a poner fin a esto, ¡lo siento pero no me dejas otra opción!” dijo Mamá.

Luego ella se fue hacia su habitación dejando en la sala solo sin voltear a atrás la escuche cerrar la puerta de su habitación dando un fuerte portazo, que hizo vibrar toda la casa, esa noche me masturbe en mi habitación una vez más antes de dormir.

Al día siguiente fue despertado por Mamá muy temprano, quien me ordeno que me vistiera ya que íbamos a salir, extrañado pero tratando de evitar una pelea obedecí, Mamá condujo el auto sin decir una sola palabra hasta una pequeña clínica no muy lejos de donde vivíamos, me hizo bajar y acompañarla hasta el consultorio 413 donde una enfermera sentada detrás de un escritorio nos saludo e indico que tomáramos asiento que en un momento el Dr. Peralta nos recibiría, cabe señalar que para ese momento estaba muy nervioso no sabía lo que Mamá pretendía.

Unos minutos pasaran antes que la enfermera nos hiciera pasar al consultorio del Dr Peralta quien nos recibió muy amablemente y luego Mamá le dijo.

-“Dr. este es Orlando a quien deseo se le haga una circuncisión hoy mismo”. Dijo Mamá.

Me quede helado ante aquellas palabras de Mamá, la mire con expresión seria como diciéndole “¿Que carajos crees que haces?”, pero ella solo me miro con una expresión de enojo, el Dr. Peralta se puso de pie y me dijo que me bajara el pantalón como ropa interior para que me pudiera revisar.

Mi rostro se puso rojo de la pena pero la mirada fulminante de Mamá me hicieron obedecer, me baje el pantalón y trusa hasta los tobillos el Dr. tomo mi pene, jugó un poco con para hacer que quedara un poco erecto para correr mi prepucio hacia atrás, un escalofrió recorrió mi cuerpo, al sentir mi glande el fresco del aire acondicionado del consultorio, al cabo de unos minutos en que el medio reviso tanto mi pene como huevos dijo.

-“Si en erecto su prepucio y pene muestras signos de una masturbación compulsiva señora, pero nada anormal en un joven de su edad” Dijo el Dr.

Aquellas palabras me tranquilizaron pero mi madre insistió.

-“Dr. Por favor hágale la circuncisión espero que eso sea suficiente para que deje esa manía de estarse masturbando en todas partes”. Dijo Mamá.

-“MMMM, Señora entiende que al eliminar su prepucio afectara el placer que su hijo podría sentir más adelante que comience con su vida sexual”. Dijo el Dr.

-“Lo comprendo Dr. pero es preferible que pierda algo de sensibilidad a seguir con la situación actual”. Le respondió Mamá.

Bien en ese caso, lo hare, el Dr, regreso a su escritorio dejándome ahí de pie ya con una erección, saco unos papales los medio lleno y se los dio a mi madre, para luego decirle.

-“Por favor lea, rellene los datos que hagan falta y fírmelos” Dijo el Dr.

Mi madre firmo todo y le entrego los papeles al médico quien los reviso, luego nos pidió que fuéramos con él a una habitación contigua, iba subirme mi trusa como pantalón pero le doctor me detuvo dijo que me los iba a tener que quitar de nuevo, en la otra habitación ya la enfermera que estaba en recepción nos estaba esperando, el medio le dijo.

-“¡Por favor prepara al chico, le vamos hacer una circuncisión!” Dijo el Dr.
-“¡Si doctor con gusto!” Dijo la enfermera con una sonrisa en sus labios.

Apenas se marcho el médico le dije a mamá.

-“¡Ni creas que voy a dejar que me cortes mi prepucio lo adoro!” Le dije en un tono molesto a Mamá.

-“Me importa poco que lo adores, ¡Ahora acuéstate y deja que la enfermera haga su trabajo!” Me respondió Mamá enfadada.

-“No lo voy a hacer Mamá”. Le dije.
-“Orlando es mejor que obedezcas o te juro que lo hare yo misma sin anestesia”. Me dijo Mamá.

Me dijo Mamá tomándome de los cabellos, vi en su mirada que hablaba en serio, no quería sufrir dolor y me quede sin opciones por lo que termine acostado en la cama boca arriba desnudo de la cintura para abajo, la enfermera que había escuchado la discusión no dijo nada solo subió un poco mi camisa hasta dejar mi ombligo al descubierto, luego fue por un balde con agua, crema de afeitar y un rastrillo desechable nuevo, coloco una generosa porción de la crema para afeitar y comenzó a rasurarme primero el escroto, lo cual pese a todo se sintió, mi pene creció a mi pesar.

Luego me rasuro mi pene mismo y finalmente mi pubis, dejándome tan lampiño de mi entrepierna como la parte superior de mis piernas como el día que nací, justo terminaba cuando le Dr. Peralta regreso ya con guantes de látex, un gorro de los usados en los quirófanos, un cubre bocas y un mandil de papel, traía consigo una charola que estaba cubierta con un paño limpio, dejo la charola a un lado de la cama y la descubrió para dejarme ver una serie de instrumental quirúrgico que me hizo sentir algo de nervios.

El Dr. Peralta comenzó inyectando, un poderoso anestésico local en la base de mi pene, luego de unos segundos inyecto mi glande en varios lugares y finalmente por detrás de mi corona, pasado 5 o 6 segundos ya no sentía nada, mi pene estaba completamente sin sensibilidad alguna, el Dr. Peralta enseguida corto mi prepucio por arriba y por debajo de mi glande la piel cayo a los lados sangrante que luego el Dr, se encargo de cortar con un bisturí, luego usando un cauterizador eléctrico detuvo el sangrando y finalmente coloco algunos puntos y vendo todo.

Luego me dejaron sobre la cama solo la sensación de estar incomodo y no poder moverse demasiado o tocarme ahí me dio unas ganas literales de llorar y pedir ayuda, respiré hondo y trate de relajarme, sin éxito alguno, debieron pasar cerca de 20 minutos antes de que por fin la enfermera regresara para checar que todo estuviera bien en la habitación, estuvo acostado una más hasta que la anestesia paso, la enfermera me inyecto un analgésico para el dolor antes de irme a casa.    

Sinceramente no tuve problema alguno una vez que desapareció la anestesia. No me dolió absolutamente nada en ningún momento era como si nunca hubiese tenido un prepucio. Un poco de incomodidad si pero nada más, cuando fui a orinar tampoco sentí dolor, solo molestia y un poco de sangre en el ultimo chorro pero eso fue todo, sin embargo no pude dormir bien por el nerviosismo que aun tenia al pensar en todo lo que había perdido y como serian mis orgasmos desde ese día.

El Dr. Peralta me  dijo que me quitara la venda a los tres días, que no me pusiera otra y que me bañara con agua caliente, también me dijo que no me masturbar pese a sentirme bien hasta que el me quitara los punto y me autorizara a hacerlo.

Luego de dos semanas ya no tenía ninguna molestia, y mi pene constantemente estaba rígido los puntos me molestaban pero no era nada, sin embargo deseaba masturbarme con urgencia haciendo caso a las recomendaciones del Dr. Peralta me masturbe, no sentí tan rico como cuando tenía mi prepucio pero igual fue un brutal orgasmo con una abundante eyaculación, descargue todo lo que mis huevos habían acumulado en las semanas que no me había venido, lo que fue grandioso en verdad.

Se sintió tan rico venirse luego de tantos días de no hacerlo que desoyendo las recomendaciones medicas, esa misma noche me masturbe dos veces más en mi habitación y continué haciéndolo en los días consecutivos, pero al cuarto día comencé a sentir algo de dolor, pero no le di importancia, a los dos días antes de mi consulta el dolor e hinchazón en mi pene era tal que le suplique a Mamá que me llevara con el Dr. Peralta de inmediato, viendo que en verdad tenía mucho dolor llamo al docto para solicitar una cita de emergencia esa misma tarde para mí.

Apenas podía caminar e iba con las manos sujetando mi entrepierna, apenas llegamos el Dr. Peralta nos recibió me bajo el pantalón y ropa interior, los ojos del doctor se abrieron grandes al ver mi pene, llamo a la enfermera le ordeno algo que no escuche, también hablo con mi mamá, pero de nuevo no escuche lo que le dijo pero note su expresión y era la de una mujer asustada como preocupada, luego el doctor regreso y me inyecto algo en el pene que hizo desaparecer el dolor, tomo un bisturí y para mi horror corto mi glande.

Pero no salió sangre como espere sino un chorro de pus color marrón mal oliente que el doctor recolecto en un tazón de metal, de alguna manera sentí un alivio cuando la presión en mi pene poco a poco disminuyo, poco a poco fui entrando en un letargo hasta quedarme completamente dormido y ya no supe que fue de mi hasta que me desperté de nuevo varias horas más tarde en una habitación de la clínica. 

Me sentía mucho mejor y ya no sentía dolor alguno pero cuando me quise levantar para ir al baño sentí una fuerte punzada proveniente de mi entrepierna que me hizo caer en la cama me destape para ver que mi entrepierna estaba vendada y de entre los vendajes un tubo sobresalía, el doctor vino y me explico que me tuvieron que amputar el pene pues terrible infección que desarrolle también genero gangrena y fue inevitable que lo amputaran.

-“NOOOO MALDITOS CARNICEROS”. Grite en desesperación total.

Han pasado ya tres años de aquello ahora uso una prótesis de pene para poder orinar que es para lo único que sirve, bueno también la uso para penetrarme analmente con eso estimulo mi próstata lo suficiente como para venirme ya no es el mismo placer de antaño pero se siente agradable desfogar mi leche de tanto en tanto, aunque sea un eunuco para el resto de mis días y todo por aquella circuncisión a la que me vi “Obligado por Mamá”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NUESTRO NUEVO ESCLAVO

Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad ......


NUESTRO NUEVO ESCLAVO
Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Nino de 17 años estaba muy feliz aquella excursión de fin de año escolar de su prepa (instituto), era algo que esperaba con ansia, su grupo iba a visitar varias ciudades entre ellas la capital del país en los próximos seis días, estaba ilusionado y deseoso cuando abordo el autobús para comenzar la aventura llevaba una buena cantidad de dinero ahorrado por varios años que planeaba gastar entre otras cosas en perder su virginidad ya que deseaba sentir lo que era estar con una mujer y mas sentir su pene en su interior.

No era feo pero era muy tímido por lo que no tenía novia hasta el momento,  eso sí se masturbaba todo lo que podía, pero no había querido ir con las putas de su ciudad que no era muy grande porque sabía que pronto todo el lugar hablaría de ellos, en su mente estaba la vez que escucho a algunas mujeres hablar de cómo habían visto entrar a su hermano mayor en la casa de las “evas” que era como se conocía al prostíbulo local, por lo que estaba esperado ese viaje para poder ir con una prostituta de la capital. 

El viaje transcurrió sin mayores incidentes los últimos tres días los iban a pasar en la capital del país visitando museos y el congreso pero el ultimo día antes de regresar era libre, algunos de sus compañeros optaron por un parque de diversiones, pero Nino opto por salir a explorar la zona roja de la ciudad, no tardo en encontrarse rodeado de chicas vestidas provocativamente que buscaban atraerlo hacia un hotel de mala muerte pero Nino buscaba algo mejor que ellas recorrió varias calles hasta que una de todas esas mujeres llamo su atención, debía tener no más de 25 años y era muy bella.

El pene de Nino que pese a su edad alcanzaba los 19 cm quedo rígido al verla portando aquella ropa que dejaba casi todos sus atributos femeninos al descubierto, se encontraba en un callejón poco transitado pero no le importo se acerco a ella y le pregunto con mucho nerviosismo.

-“¿Cuanto pides?” Pregunto Nino tratando de sonar con experiencia.

La chica lo miro de pies a cabeza sin dejar de notar la erección debajo de su pantalón que era muy que evidente, luego mirándolo a los fijamente le dijo.

-“¡Para ti guapo serian 500 más el cuarto!” Dijo ella.
-“De acuerdo, acepto pero ¿cómo te llamas?” Le pregunto Nino.
-“Me llamo, Karen”. Le respondió Karen.

Karen tomo a Nino de la mano y se lo llevo por el callejón hasta un entre patio guardado, ahí sobre un pórtico simple había un letrero que decía “Hotel Perdido”, entraron y Nino pidió una habitación la mujer ya mayor le sonrió pícaramente pero no dijo nada luego de pagar le entrego la llave y ambos subieron a la habitación que para sorpresa de Nino era bastante amplia, limpia con una buena decoración, casi como si fuera un hotel de cinco estrellas, no era lo que esperaba pero le alegro tener su primera vez en aquel lugar.

Karen hizo subir a Nino a la cama y empezó a desnudarlo, su pene estaba como si fuese de piedra y se le notaba mucho porque llevaba ropa interior muy delgada,  una vez los dos desnudos, Karen  comenzó a besarlo con tanta pasión mientras sus manos comenzaron a jugar con su pene en completa erección, por lo que Nino se dejo llevar por lo que correspondió recorriendo con sus manos todo su cuerpo.

Karen tomo la iniciativa por lo que comenzó a besar a Nino, cuello, pecho, hasta llegar a su pene erecto, Karen jugó con sus huevos, lambiéndolos e incluso se los metió dentro de su boca antes de meterse su pene a su boca.       

Karen le empezó hacer una mamada espectacular, mientras Nino ponía una cara de satisfacción
como nunca antes ella se saco su pene de su boca para decirle

-“Quiero que sientas rico y me hagas gozar”. Dijo Karen.

Karen le pidió que hicieran un 69, lo que fue más de lo esperaba Nino, por lo que ella se subió encima de él primero le lambió toda su vagina mientras ella le chupaba su pene como una rica paleta, luego empezó a meterle dos dedos en a petición de ella en su vagina le encantaba la sensación metía sus dedos y después la  lengua hasta el fondo.          

Luego de algunos minutos Karen se puse un condón en la boca y continuó dándole una mamada mientras ponía el condón se levanto y se montó encima de Nino, tomo su pene, lo coloco en la entrada de su vagina y se dejo caer, hundiéndose toda su erección dentro de ella, para casi de inmediato empezar a cabalgarlo y así estuvieron hasta que Nino sintió como ella tuvo su primer orgasmo mientras seguía cabalgándolo muy rico por su vagina de pronto se Karen se levantó y comenzó a mamarle el pene de nuevo hasta que se le puso completamente dura de nuevo sintiendo como aumentaba su tamaño en su boca. 

De pronto Karen dijo que le gustaba que se lo hicieran de perrito y se puso de cuatro patas, Nino se coloco detrás le restregó su pene entre sus nalgas con ella a cuatro patas, pero cuando estaba por penetrarla ella le dijo dije que lo quería por detrás, con una expresión de lujuria en su rostro que excito mucho a Nino.         

Karen hizo que Nino empezara a lamber su ano para poder lubricarlo un poco, cuando de pronto le dijo que ya la quería dentro, coloco su pene en la entrada de mi ano y de un golpe se la metió todo, lo que hizo que ella diera un grito de placer que Nino estimo que muchos lo escucharon.     

Nino estaba gozando tanto como si su pene estuviera en su vagina y no en su ano, era una sensación muy rica, saco su pene de mi ano y lo metió en su vagina para comenzar a darle por ambos lados Karen por su parte parecía sentir tanto placer que gemía como loca, Después de casi una hora, algo inusual para Nino que aguantada tanto, le dijo que se iba a venir saco su pene de su vagina se quito el condón pero antes de derramarse Karen le dijo que lo quería en su cara, Nino accedió y fue la sensación más maravillosa de su vida.  

Fueron cinco chorros que salieron a gran presión de su palpitante miembro con Nino gimiendo como nunca antes, cuando termino de correrse ambos cayeron rendidos sobre la cama, 10 minutos después, Karen aun con semen en su cara se puso de pie se coloco su pequeña tanga y se acerco Nino que aun no podía creer todo aquello para decirle.   

-“¿Te gusto?” Pregunto Karen.
-“Oh sí, con gusto pagare doble por volvértelo a hacer”. Dijo Nino.

Karen rio tímidamente antes decirle a Nino que la miraba con extrañeza.

-“Lo siento querido pero a donde iras creo que ya no vas a tener más placer, pero te quedara el recuerdo de lo que vivimos”. Dijo Karen.

Luego lo beso en los labios al tiempo que le inyecto algo en el cuello, Nino apenas y reacciono perdió la conciencia casi de inmediato.

Nino se despertó desnudo en un lugar extraño, no sabía cuánto tiempo había pasado, de pronto algunos minutos después de despertar dos mujeres una dejando todos sus encantos femeninos a la vista y la otra solo con los senos tapados con un corset de cuero negro, aunque ambas con sus vaginas completamente depiladas eran altas aunque asiáticas entraron en donde estaba para levantarlo del piso de cemento donde se encontraba recostado, una de ellas antes de que pudiera decir algo le coloco una mordaza de bola en la boca.

Luego le coloco una máscara que le cubría la mitad del rostro y cabeza a Nino tenía sus manos amarradas en la espalda, las dos mujeres le colocaron una prenda de cuero de color negro que le cubría su vientre pero dejaba su pecho al descubierto que se cerraba en pico sobre sus genitales, aquella prenda terminaba en un pequeño elástico semi circular que fue colocado por detrás de sus huevos que los hizo quedar levantados hacia adelante de la pelvis de Nino, una serie de cintas de cuero se abrocharon sobre su pene que una de las mujeres se encargo de poner completamente rígido antes de colocar las tiras.

Las cuales iban unidas a la prenda dejando su pene apuntando hacia arriba, le colocaron luego un collar de cuero que le cubrió todo el cuello de Nino, que para ese momento estaba aterrado, casi para terminar le colocaron dos parches circulares de cuero  sobre sus tetillas, luego ya para finalizar dos zapatos de tacón muy alto de charol negro que se aseguraban más alto que sus tobillos dichos zapatos iban unidos por una fuerte cadena que apenas le dejaba dar pequeños pasos a Nino.

Luego fue sacado de donde estaba para encontrarse en lo alto de una pequeña loma donde se podría apreciar que estaba en una isla, por un pequeño sendero fue conducido hasta una explanada adornada por los cuatro puntos cardinales con pagodas estilo oriental las dos mujeres lo llevaron hasta una mujer de piel muy morena con un ligero vikini de color blanco aquella mujer parecía ser hindú, quien con una mano en la cintura se le quedo mirando sobre todo sus genitales y pene en erección que por la acción de las tiras que lo rodeaban de algún modo mantenían su pene rígido.

-“¡Ama aquí está el nuevo esclavo!” Dijo una de las mujeres.
-“¿Que desea que le hagamos Ama?” Dijo la otra mujer,

La mujer de piel morena se acerco a Nino para comenzar a acariciar su pecho, luego una de sus manos descendió hasta sus huevos los cuales toco para luego apretar con fuerza que hizo mugir a Nino de dolor, las tres mujeres se rieron de su dolor, luego la mujer que lo acariciaba paso su atención como su mano a su pene, el cual sintió, apretándolo levemente, luego de unos segundos les dijo a las mujeres.

-“Eliminen su lindo miembro y maten sus testículos”. Dijo la morena indiferentemente.

Nino comenzó a pelear y a mujer mientras era arrastrado hasta un patio donde fue obligado a ponerse de rodillas sus genitales quedaron asentados sobre una losa de piedra, una de las mujeres se fue mientras la otra retiro las tiras de cuero del pene de Nino que quedo palpitante sostenido por una de sus manos que comenzó a masturbarlo.

El movimiento de vaivén de la mano de aquella mujer se incrementaba a cada momento lo que hizo que a los pocos minutos Nino luchara por no venirse, sus nalgas se apretaron, lo mismo que todos los músculos de cuerpo que ya sudaba a raudales, casi cuando estaba por venirse la otra mujer apareció trayendo consigo un pequeño machete y una enorme jeringa con una gran aguja, en la jeringa un liquido blanco espeso se destacaba.

-“¡Llegas a tiempo estaba por venirse el muy precoz!” Dijo la mujer que soltó su erección.

Ambas rieron por aquel comentario, luego la recién llegada tomo el escroto de Nino, que aterrado vio como la otra mujer dejo el pequeño machete sobre la losa de piedra para comenzar a inyectar su testículo derecho con el liquido de la jeringa.

-“MMMMM NOMM NMMO”, Mugía Nino detrás de su mordaza.

El dolor era intenso, cuando vacio la mitad del contenido de la enorme jeringa extrajo la aguja para inyectar el testículo izquierdo, que de nuevo hizo gemir de dolor a Nino con todo su cuerpo temblando mientras el resto del liquido blanco llenaba su testículo, cuando acabo de vaciar el liquido, la mujer dejo la jeringa sobre la losa para apretar levemente primero los testículos de niño hasta apretarlos con fuerza que hizo morder con fuerza su mordaza, cuando el dolor paso un poco le escucho decir a la mujer que tomo su pene de nuevo para masturbarlo.

-“Mejor disfruta, que este será tu ultima eyaculación en tu vida”. Dijo una las mujeres.

Al tiempo que mano comenzó de nuevo a bajar y subir por su endurecido pene a gran velocidad la otra mujer no tardo en quitar uno de los parches que cubrían su tetilla derecha para comenzar a lamberlo pasando su lengua por toda su extensión mordiendo levemente su pezón, que solo hizo incrementar la excitación de Nino, entre lambida y lambida la mujer que estaba centrada en su tetilla le decía.

-“Vamos nene danos tu leche, vamos vente por última vez”  Le decía ella.

Nino al cabo de apenas 10 minutos ya no pudo soportar más aquello y de su pene broto una gran chorro de su espesa leche que incluso cayo fuera de la losa de piedra de 50 cm de ancho, a aquella primera gran descarga le siguieron cuatro más, cada una le produjo una oleada de placer inigualable pero justo cuando su quinta descarga abandono su palpitante pene, este le fue cercenado por un certero como brutal golpe del afilado pequeño machete, separando su pene de su cuerpo para el resto de sus días.

-“UUUUUMMMMMMMM”. Grito Nino Aterrado al ver cómo fue despojado de su pene.    

Algo de semen se mezclo con la sangre que broto del muñón que le quedo, todo el cuerpo se sacudió como si tuviera convulsiones con sus ojos en blanco por el dolor por casi un minuto antes de que por fin perdiera el conocimiento.

Nino se despertó sin su pene y castrado aunque sus huevos aun estuviera ahí, aunque apenas estuvieran vivos, sin testosterona la piel de Nino se volvió más suave, sus pechos crecieron hasta tener dos lindos senos, en ese momento el fue presentado a un grupo de señoras que lo usarían como su esclavo y juguete sexual atormentándolo de mil maneras pese a que sus huevos estaban muertos aun podrían generarle mucho dolor.

La mujer que ordeno su castración total dijo cuando Nino fue obligado a subir al pódium desnudo.

-“¡Damas les presento a nuestro nuevo Esclavo!”



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INSCRIPCIÓN

Era el primer día de Charlie de la escuela profesional de BPE. Semanas antes, durante el registro, se le informó de un examen médico inicial, que debería tener lugar en el primer día informado se fue al examen con una sensación extraña pero de todas maneras lo hizo, porque no sabía exactamente que esperar de una cosa así, ya que nunca antes había pasado por algo similar......


INSCRIPCIÓN
Era el primer día de Charlie de la escuela profesional de BPE. Semanas antes, durante el registro, se le informó de un examen médico inicial, que debería tener lugar en el primer día informado se fue al examen con una sensación extraña pero de todas maneras lo hizo, porque no sabía exactamente que esperar de una cosa así, ya que nunca antes había pasado por algo similar.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: Z. Irch





Era el primer día de Charlie de la escuela profesional de BPE. Semanas antes, durante el registro, se le informó de un examen médico inicial, que debería tener lugar en el primer día informado se fue al examen con una sensación extraña pero de todas maneras lo hizo, porque no sabía exactamente que esperar de una cosa así, ya que nunca antes había pasado por algo similar.

Se alistó lo mejor que pudo y al llegar se le instruyó a sentarse en la sala de espera antes de pasar a la sala de examen de la escuela y esperar. Después de un tiempo, fue llamado por una mujer a la sala de examen. Charlie entró y recorrió la primera mitad de la habitación, mientras que la mujer escribió un par de cosas en un PC sobre un escritorio.

Así que, ¿Charlie eres nuevo en la escuela verdad? ¿Charlie tu short es nuevo verdad?

Charlie asintió con su cabeza.

-"Por favor quítate todo menos tu ropa interior siéntate en la camilla, el doctor vendrá inmediatamente". Entonces ella desapareció de la habitación y Charlie se desvistió y se sentó como se le indico a esperar.

Después de un breve periodo de tiempo la puerta se abrió y una anciana entro seguida la enfermera  la recibió con frialdad.

A ello siguió un chequeo típico de salud y la enfermera observó diligentemente.

Después de la revisión de rutina se veía algo excitada el doctor mientras le decía a Charlie. Ahora tenemos que escanear los testículos e investigar más a profundidad. “¡Desnúdate así que por favor incluso quítate tu ropa interior!”

Charlie se quito lentamente su bóxer quedando en sus tobillos y estaba algo rojo. El médico miró con gran interés su área privada y también el asistente mirando sus genitales.

Charlie tenía un pene medio alemán con un prepucio largo, que se extendía sobre su glande, un tronco bastante común. Aunque esto era muy largo, pero todavía está presente. Ambas mujeres miraron el pene con interés profesional y de inmediato la doctora comenzó con la exploración de los testículos y luego dictaba algo a la mujer detrás del PC.

Parecía bien y el médico regresó a la mesa y dejo reposar Charlie desnudo. Ella abrió un cajón y sacó algo y regresó a donde estaba. Tenía una cinta métrica en la mano y agarró el pene flácido de Charlie y lo midió. Tomo nota: Largo, 10,3cm ancho, 8 cm. No circuncidado. El prepucio se extiende sobre el glande cubriéndole por completo. "Ella echó con su mano hacia atrás el prepucio.  No hay ninguna restricción, el frenillo no era visible". Luego dejo el prepucio, que inmediatamente volvió de nuevo a su estado original. Charlie estaba irritado un poco, pero pensó que era un procedimiento normal.

Charlie. De hecho, estábamos tomando las medidas para la investigación, sin embargo, necesitamos de tu pene medidas con mayor detalle en este punto para examinarlo porque tienen un muy largo prepucio es requerido por las instrucciones de la escuela. Por favor, intenta conseguir una erección completa sin tocar el pene con la mano. Que puedan falsear los resultados. "Esto irritó a Charlie mucho, sin embargo, la situación lo excitaba y por eso su pene comenzó ya a palpitar y se incorporó lentamente. Charlie notó la atenta mirada curiosa de su auxiliar y su pene comenzó a ponerse rígido rápido en ese momento. Después de un rato se quedó desnudo y con el pene erecto antes de que las dos mujeres evaluaran cuidadosamente los cambios.

Ahora el médico hizo algunas notas y luego se las mostró volviéndose a su paciente hacia su asistente.

Charlie, te gustaría estar circuncidado. "Que causo un afectó profundamente en él”. Charlie hizo una mueca. Él sabía lo que eso significaba. Tu pene no se corresponde con el ideal de esta escuela. Me explico. Tu prepucio es muy largo. Cubre el glande en estado flácido, y todavía incluso lo medio cubre en erección. Lo ideal sería que el pene en el estado flácido de hecho casi no estuviera cubierto, pero señaló el glande… Con tu agujero para orinar expuesto. Es decir, tu glande debería estar cubierto 3/4.

-“Esto es más higiénico que si siempre se orinas sobre el prepucio". Charlie palideció.

Su prepucio era largo, pero a su punto de vista completamente intacto era maravilloso. Además, "continuó la doctora, está con ello tu glande durante una erección todavía completamente cubierto y es a su vez forma el prepucio todavía un pequeño tronco frente al glande. Lo ideal sería así". Ella puso su mano derecha sobre Charlie todavía con el pene erecto y corrió el prepucio detrás del glande. Así que debe ser similar. ¡En el estado de erección, el pene ya no debe estar cubierto por el prepucio! Este no es el caso aquí absolutamente. Durante el endurecimiento el prepucio tiene que deslizarse de forma independiente por detrás del glande. Y puesto que este no es el caso, tu pene no es el ideal. Para poder aceptarte y que tu pene sea ideal, vamos a tener que cortarlo".

Ahora el joven ayudante informó por primera vez hablando: Hay dos posibilidades. Ya sea uno en el que se deja la piel o incluso la circuncisión radical. Una pregunta: ¿te masturbas? Si es así, ¿con qué frecuencia? "

Charlie se sonrojó y pareció avergonzado mientras miraba el suelo. Bueno... sí... así que de vez en cuando. 2-3 veces a la semana"... y probablemente más," el médico le interrumpió por lo que veo  claramente.

Aquí vamos a cortar radicalmente. Por completo. Al llegar al pene en el estado erecto muy cerca y la higiene en flácida también se da. Eliminamos completamente el prepucio. ¡El pene quedara suave. Por favor, prepara todo! ¡Y solo acuéstate ahí!"

Charlie se acostó con su pene todavía duro en la camilla y el lugar la enfermera le afeitado el vello púbico. Luego desinfecto toda el área púbica. Luego vino el médico e inmediatamente puso una jeringa en el pene. Eso hizo que inmediatamente quedase insensible y flojo. Se puso el prepucio largo y corto la mayor cantidad posible de prepucio. Tanto desde el interior, así como desde el prepucio exterior ellos eliminado mucho y colocado finalmente acercarse a 2 cm por debajo del glande. El resultado fue una pérdida de piel mayor y una circuncisión muy apretado. Incluso en el estado flácido nada quedo del prepucio de Charlie. De su largo prepucio no quedo nada apenas un pene circuncidado pero además el médico hizo algo más.

La doctora corto su escroto y extrajo sin que lo viera los dos testículos de Charlie, los cuales corto con rapidez asombrosa colocándole dos prótesis testiculares, suturo su escroto y lo pego con un pegante especial Charlie ni siquiera noto que fue castrado, cuando pregunto que era esa cicatriz la doctora le dijo que era para evitar que se masturbara tanto.

En ese día, fueron circuncidados otros 12 adolescentes. 8 de ellos muy fuerte, así como Charlie que además fueron castrados también y 4 solo parcialmente. Solo la punta del prepucio les fue eliminada porque llegaban a la imagen ideal de la escuela ya tan suficientemente cerca.




Historia Original Aquí.




Autor: Z. Irch       Traductor: DarkSoul

NO ERA EL CHICO DE JENGIBRE

Había una vez un niño travieso. Su papá y su mamá le dijeron que nunca jugara demasiado lejos de la casa, porque había un montón de criaturas peligrosas en el bosque. Pero él no los escuchó, y un día fue a explorar los bosques por sí mismo......


NO ERA EL CHICO DE JENGIBRE
Había una vez un niño travieso. Su papá y su mamá le dijeron que nunca jugara demasiado lejos de la casa, porque había un montón de criaturas peligrosas en el bosque. Pero él no los escuchó, y un día fue a explorar los bosques por sí mismo.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SOBRENATURAL]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo





Había una vez un niño travieso. Su papá y su mamá le dijeron que nunca jugara demasiado lejos de la casa, porque había un montón de criaturas peligrosas en el bosque. Pero él no los escuchó, y un día fue a explorar los bosques por sí mismo.

Después de unas horas, se perdió. También necesitaba orinar.

Abrió la cremallera y sacó su pene, pero no sabía dónde sería un buen lugar para orinar. Así que caminó, tomando su nariz con una mano, y sosteniendo su pene con la otra.

Muy pronto, se encontró con una gran tortuga al lado del camino que estaba recorriendo, por lo que el niño dijo:

-"Señor. Tortuga, Sr. Tortuga, ¿dónde puedo orinar? Pregunto el niño.

Y la tortuga, que era en realidad una tortuga carnívora, miró al pene del chico y pensó que sería un sabroso bocadillo, por lo que le dijo.

-"Puedes orinar dentro de mi boca, pequeño, Tengo mucha sed y podría tomar una poco de ella.

El chico nunca había orinado dentro de la boca de nadie antes. Pensó que beber pis era asqueroso, pero tal vez a las tortugas les gustaba. La tortuga abrió sus mandíbulas y esperó. El muchacho apuntó su pene a la tortuga y separó sus pies.

-"¡No, no así!" Dijo la tortuga.
-¡Vas a mojar mi caparazón y perdere la mayor parte! Acércate".

El muchacho se acercó a la tortuga.

-"Más cerca". Dijo la tortuga.

El muchacho se puso de rodillas delante de la tortuga.

-"Pégalo en mi boca". Dijo la tortuga.

Así que el chico pegó su pene dentro de la boca de la tortuga. De repente, las mandíbulas de la tortuga se cerraron con fuerza ¡SNAP! ¡Pero el chico había saltado atrás, justo a tiempo!

-¡Has intentado morderme el pene! -gritó el muchacho.
-“Así es” Dijo la tortuga con enojo. ¡Y cuando te atrape, lo devoraré todo!

-"¡Hah!" Dijo el muchacho. "Puedes correr y correr lo más rápido que puedas, pero nunca me atraparás, ¡porque tengo un pene y dos buenos huevos!"

Y el chico se dio la media vuelta y salió corriendo. La tortuga se cansó rápidamente y se rindió. El muchacho frenó y todavía necesitaba orinar.

Se encontró con un prado cubierto de hierba, donde dormía un zorro marrón. El muchacho dijo,

-"Señor. Zorro, Sr. Zorro, ¿dónde puedo orinar?"

El zorro se despertó y miró el pene del chico y pensó que sería un sabroso bocadillo, por lo que dijo,

-"Puedes orinar dentro de mi boca, pequeño. Tengo mucha sed y puedo tomar una copa.

El chico pensó que era extraño que el zorro dijera lo mismo que la tortuga, pero tenía que orinar, así que dijo:

-"DE ACUERDO".

El zorro se puso en pie, abrió las mandíbulas y esperó. El muchacho apuntó su pene al zorro y separó sus pies.

-"¡No, no así!", Dijo el zorro. "¡Solo conseguirás que mi piel se moje y desperdicie la mayor parte de ella! Acércate".

El muchacho se acercó al zorro.

-"Más cerca", dijo el zorro.

La boca del zorro estaba tan alta como el pene del chico, así que todo lo que tenía que hacer era caminar.

-"Pégalo a mi boca". Dijo el zorro.

Así que el chico pegó su pene dentro de la boca del zorro.

De repente, las mandíbulas del zorro se cerraron ¡SNAP!

-¡Pero el chico había saltado atrás, justo a tiempo!
-¡Has intentado morderme el pene! -gritó el muchacho.
-Así es -dijo el zorro, enfadado-. ¡Y cuando te atrape, lo devoraré todo!

-"¡Hah!" Dijo el muchacho. "Puedes correr y correr lo más rápido que puedas, pero nunca me atraparás, porque tengo un pene y dos buenos huevos!"

Y el chico se dio la media vuelta y salió corriendo. El zorro era un corredor mucho mejor que la tortuga, pero el muchacho era todavía más rápido que el zorro, y se alejó de él.

Ahora el chico realmente necesitaba orinar con urgencia. Se encontró con una chica vestida de rosa, que estaba sentada en un tronco de árbol, cepillándose el cabello. El muchacho dijo,

-"Niña, niña, ¿dónde puedo orinar?"

La niña dejó de cepillarse el cabello para mirar al chico, que sostenía su pene con ambas manos y haciendo el baile la urgencia por orinar. Ella sabía lo que era un pene, y sabía que solo los niños los tenían. Su estómago gruñó. Hmmmm...

"Puedes orinar dentro de mi boca, pequeño. Tengo mucha sed y puedo tomar una copa.

El chico pensó que era extraño que la niña dijera lo mismo que la tortuga y el zorro, pero realmente necesitaba ir mal, así que dijo:

-"DE ACUERDO".

La niña apoyó los codos en el tocón del árbol y apoyó la barbilla en las palmas de la mano con la boca abierta y esperó. El chico apuntó su pene a la chica y apartó sus pies.

"¡No, no así!" Dijo la niña. "¡Sólo conseguiremos que mi vestido se moje y desperdicie la mayor parte de la orina! Acércate."

El muchacho se acercó a la chica.

-“Más cerca”. Dijo la muchacha-.

La boca de la niña estaba tan alta como el pene del chico, así que todo lo que tenía que hacer era caminar.

-"Pégalo a mi boca". Dijo la muchacha.

Así que el chico pegó su pene dentro de la boca de la chica.

De repente, ¡la boca de la chica se cerró de golpe!

¡Pero el chico había saltado atrás, justo a tiempo!

-¡HAS INTENTADO MORDERME EL PENE! Gritó el muchacho.
-Así es -dijo la niña con enojo-. ¡Y cuando te atrape, lo devoraré todo!

"¡Hah!" Dijo el muchacho. "Puedes correr y correr lo más rápido que puedas, pero nunca me atraparás, porque tengo un pene y dos buenos huevos!"

Y el chico se dio la media vuelta y salió corriendo.

La chica fue tras él. Ella dijo,

"¿Oh si? Bueno, no necesito un pene y dos huevos para atraparte! ¡Tengo transmisión automática! "

El muchacho ya estaba cansado de todo el correr que ya había hecho, pero la chica no lo estaba. Cada vez que la miraba por encima del hombro, ella se acercaba cada vez más a él. Gimiendo, comenzó a orinar mientras corría. La chica pensó que era gracioso y se rió.

Ella finalmente lo atrapó y lo hizo girar. Ella agarró el extremo de su pene con ambas manos, mientras él todavía tenía ambas manos a su lado de ella, y comenzaron a jugar a la guerra del remolcador con ella.

"¡Déjalo ir! ¡Vamos! -gritó el muchacho.

Riéndose, la muchacha luchó contra el niño sobre su espalda, y luego se sentó en su barriga, frente a su pene. La sostuvo de modo que la señaló hacia arriba y usó su falda para limpiarla y secarla. Luego se agachó y lo mordió con ansiedad mientras gritaba.

La muchacha se levantó de él, escupió su pene en su mano, y comenzó a mirarlo y sentir todo alrededor.

El muchacho, mientras tanto, se sentó y comenzó a frotarse entre sus piernas.

-"¡Owwww-ooooooo, me duele! ¡Duele mucho! ¡Me arrancaste mi pene! ¡Me mordiste el pene y me duele!", Gritó el chico.

La muchacha rió, se comió todo y se lamió los dedos.

-¡Y ese fue el final del chico travieso!




Historia Original Aquí.




Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

LUCINDA

El relincho pareció cambiar de tono, más fuerte ahora que el cuchillo continuaba cortándolo y abriéndolo. Vio los dedos sondear el corte, y sacar una bola de carne rosada. El cuchillo volvió a destellar y el sangriento testículo estaba en el suelo. El cuchillo cortó de nuevo y otro trozo de carne golpeó el suelo. Los hombres desataron las cuerdas y el semental se puso en pie. Estaba cubierto de sudor y temblaba, apenas capaz de pararse. Se paró con las patas traseras separadas, Lucinda pudo ver la sangre en el interior de sus piernas. Los hombres lo llevaron muy despacio. Podía oírlos reírse de que él no era mucho para las yeguas ahora......


LUCINDA
El relincho pareció cambiar de tono, más fuerte ahora que el cuchillo continuaba cortándolo y abriéndolo. Vio los dedos sondear el corte, y sacar una bola de carne rosada. El cuchillo volvió a destellar y el sangriento testículo estaba en el suelo. El cuchillo cortó de nuevo y otro trozo de carne golpeó el suelo. Los hombres desataron las cuerdas y el semental se puso en pie. Estaba cubierto de sudor y temblaba, apenas capaz de pararse. Se paró con las patas traseras separadas, Lucinda pudo ver la sangre en el interior de sus piernas. Los hombres lo llevaron muy despacio. Podía oírlos reírse de que él no era mucho para las yeguas ahora.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo $ DarkSoul





Cuando Lucinda regresó del funeral, se dio cuenta de que era libre. Libre por fin de la tiranía de esa vieja perra. Ella había cuidado de ella y había cuidado de todos sus caprichos durante diez largos años. Cuando le había prometido a su padre moribundo que se ocuparía de ella, nunca se dio cuenta de las implicaciones. Su madre siempre fue una mujer dura. Dura, orgullosa y altiva. Y asi Lucinda hubiera caducado, en lo que su madre consideraba su deber, la habría desheredado sin pensarlo. El rancho era enorme, eran ricos, incluso durante esos años de la depresión. Debía haberse alejado, pero no podía pensar en perderlo todo. Así que se quedó y pagó un precio enorme.

En este desierto tenía poco contacto con otros seres humanos. Eso lo había empeorado. Los trabajadores del rancho eran las únicas personas con las que había entrado en contacto, excepto por sus raras visitas a la ciudad, y eso estaba a más de cien millas de distancia. Su falta de contacto con el sexo opuesto era la más difícil de todas. Las demandas de su madre descartaban eso. La perra egoísta siempre temía que se encontrara con alguien y se fuera. Así que hizo todo lo posible para asegurarse de que Lucinda nunca tuviera la oportunidad, con sus constantes demandas sobre ella. Intensa, abrumadora frustración sexual fue el resultado de Lucinda. Frustración que tenía que ser relevada de alguna manera. Ahora tenía treinta y cinco años.

Todo ser humano necesita alguna forma de salida sexual, alguna forma de placer sexual y satisfacción. Lucinda tuvo ese placer al ver a los caballos castrados.

Ella había estado en el desván del granero ese día, los mozos no se habían dado cuenta de que ella estaba ahí cuando trajeron al semental. Ella no había dado mucha atención al principio, estaba acostumbrada a los mozos que iban y venían, y continuó Con lo que estaba haciendo, buscando algunos documentos antiguos que habían sido almacenados ahí. Pero cuando la conmoción se hizo más fuerte se arrodilló y miró a través de una grieta en las tablas del piso para ver qué estaba pasando.

Ese momento iba a cambiarlo todo. Lo primero que vio fue el enorme escroto del semental, tumbado en el suelo, con pesadas cuerdas. Oyó que el animal empezaba a gritar. Entonces vio el cuchillo, miró fascinado, mientras cortaba el pesado saco. El relincho pareció cambiar de tono, más fuerte ahora que el cuchillo continuaba cortándolo y abriéndolo. Vio los dedos sondear el corte, y sacar una bola de carne rosada. El cuchillo volvió a destellar y el sangriento testículo estaba en el suelo. El cuchillo cortó de nuevo y otro trozo de carne golpeó el suelo. Los hombres desataron las cuerdas y el semental se puso en pie. Estaba cubierto de sudor y temblaba, apenas capaz de pararse. Se paró con las patas traseras separadas, Lucinda pudo ver la sangre en el interior de sus piernas. Los hombres lo llevaron muy despacio. Podía oírlos reírse de que él no era mucho para las yeguas ahora. Había reconocido a los dos hombres, que habían trabajado para su padre durante años.

El chico que estaba con ellos tenía sólo doce o trece años, su madre lo había contratado hace sólo unos meses para hacer trabajos extraños en el rancho.

Ella realmente nunca entendió lo que le sucedió ese día. Cuando los hombres se fueron, se había masturbado. Había sabido de la castración, sabía lo que se hacía a los machos en el rancho. Pero verlo hecho la había vuelto loca con una lujuria que ni siquiera podía entender. Imágenes de escrotos, cuchillos y sangre, inundaron su mente mientras sus dedos trabajaban frenéticamente entre sus piernas. Imágenes también del chico.

Nunca se había dado cuenta de lo atractivo que era. Ese chico había estado allí cuando el semental estaba siendo castrado. Estaba allí, desnudo hasta la cintura, con su pantalón de mezclilla rasgado y roto. Y recordó la protuberancia en ese pantalón en ese momento, la protuberancia que parecía hacerse más grande cuando el semental estaba siendo cortado. Sus dedos trabajaron más duro ahora. Tal vez él también necesitaba ser cortado, necesitaba tener sus jóvenes testículos cortados, necesitaba tener su escroto...

Entonces explotó en un intenso orgasmo.

Durante las siguientes semanas, Lucinda no pudo apartar los ojos del chico mientras trabajaba en el rancho. Su nombre era Steve, su madre lo había contratado cuando llegó al rancho una mañana buscando trabajo. Vivía con su madre, una mujer bastante rara, a algunas millas del rancho. Su padre había partido desde hacía tiempo. La depresión estaba en su apogeo y el trabajo era casi inexistente, por lo que el niño estaba encantado de conseguir trabajo. Lucinda calculó que tenía unos trece o catorce años.

Steve era un muchacho bonito con el cabello rubio recortado y los ojos azules más profundos que había visto nunca. Estaba bien construido para un chico tan joven, bien musculoso, de piel suave y ligeramente curtido. El pantalón de mezclilla que llevaba habían visto mejores días, generalmente limpio, pero harapiento. Y demasiado apretado. Todos los contornos de su cuerpo inferior eran claramente visibles. Especialmente el abultamiento de su masculinidad.

Lucinda no podía apartar los ojos de esa zona. Después de ver al semental siendo castrado, esa área de su cuerpo había adquirido un nuevo significado. Ahora, en su cama por la noche, se masturbaba, tratando de imaginarse la suave carne que yacía debajo de la tela estirada de su pantalón deshilachado. Las imágenes del semental con las patas abiertas, con el escroto enorme que fue abieto para la castración llenaban su mente.

Se estaba convirtiendo en una obsesión. Su frustración se estaba convirtiendo en ira. Ella era la dueña del rancho ahora, ella era la jefa. Ella estaba en control ahora, su madre estaba muerta, ella podía hacer lo que ella deseara, la perra vieja ya no la controlaba. Había sufrido durante doce largos años, ya era hora de que tuviera un poco de placer. Una idea lentamente comenzó a formarse en su mente.

-"Quiero que trabajes en la casa del rancho a partir de ahora, necesito a alguien para hacer las tareas", dijo Lucinda al chico.

Steve se sorprendió, pero al mismo tiempo quedo encantado. El trabajo del rancho era duro, él tendría una vida más fácil en la casa. Estaba nervioso al pensar en estar en la gran casa donde vivía la jefa, pero el trabajo probablemente no sería tan duro. De todos modos, no tenía elección, estaba aterrorizado de perder su trabajo.

Durante las tres semanas siguientes, Lucinda se lo comió con ojos su cuerpo mientras Steve hacía las tareas alrededor de la enorme casa del rancho. Había llegado a la conclusión de que él no era demasiado brillante, y también que estaba algo asustado de ella. De algún modo, le pareció que la idea de que él le asustaba era bastante erótica de una manera extraña. Se estaba volviendo más audaz ahora.

Una noche se fue a casa después del trabajo solo para volver al rancho algunas horas más tarde llorando con lágrimas rodando por sus mejillas. Su madre se había ido, desapareció en el horizonte con uno de sus muchos novios.

-"No importa, puedes quedarte aquí, tengo mucho espacio".

Incluso mientras pronunciaba las palabras, podía sentir el estrechamiento de sus carnes. Ella le rodeó con los brazos y lo apretó contra ella, acariciándole el cabello. La abrazó. Estaba tan aliviado de tener un lugar donde quedarse, el hecho de que ella fuera su jefa fue olvidado. Podía sentir su cuerpo ahora mientras se apretaba contra ella. Y ella podía sentir la protuberancia que presionaba contra sus muslos. No podía recordar cuánto tiempo estuvieron así. Pero podía recordar la humedad que crecía entre sus piernas mientras su masculinidad se apretaba contra ella.

También podía recordar los pensamientos que inundaban su mente mientras ella lo sostenía. Las vivas imágenes del semental mientras luchaba y gritaba durante su castración, el niño que estaba sosteniendo en sus brazos había estado allí durante el corte, sus propias y gordos huevos jóvenes jugueteando en su pantalón mientras el cuchillo de castración hacía su trabajo. Aquellos mismos gordos huevos estaban presionando contra su muslo ahora.

Ella se estaba volviendo más audaz, su deseo superaba su precaución. Llevó al chico a una silla y se sentó, tirándolo suavemente sobre su regazo. Estaba usando un chaleco ligero y su pantalón se aferraba a su cuerpo.

-"¿Quieres quedarte aquí conmigo en el rancho?", Preguntó suavemente Lucinda.
-"Sí" contestó con ansiedad, aferrándose a ella con fuerza”. Dijo Steve.

El corazón de Lucinda estaba corriendo a mil por hora de la emoción y excitación en ese momento. Ella lo tenía, él era suyo ahora.

-"Si quiere quedarte aquí conmigo hay algo que debes hacer primero, quiero estar seguro de que eres fuerte y lo suficientemente grande como para trabajar aquí en el rancho, debes aceptar hacer lo que te pido, ¿entiendes? Dijo Lucinda.

El chico asintió con la cabeza.

-"Haré lo que quiera". Dijo Steve.

-"Necesito ver tu cuerpo, todo". Dijo Lucinda muy seria.

Pensó entonces que había ido demasiado lejos, que podría entrar en pánico y salir corriendo por la puerta. Se maldijo por su estupidez.

-“Puedes hacer lo que quiera, señorita Lucinda, solo quiero quedarme aquí”. Respondió Steve.

No podía creer lo que sus oídos escuchaban, pensó que había arruinado su oportunidad. Ella estaba haciendo todo lo posible por ser casual ahora.

-"Quiero que te quites el pantalón para mí". Ordeno Lucinda.

No podía creer que lo hubiera dicho.

Abrió la boca cuando se levantó, se paró delante de ella, y se bajó el pantalón hasta los tobillos. Levantó su chaleco y le mostro la ingle,

-"Mira, soy un niño grande, puedo hacer cualquier trabajo que quiera, puedo hacer cualquier trabajo que quiera en el rancho". Dijo Steve

Lucinda no estaba escuchando ahora, sus ojos estaban pegados al pene y los testículos colgando entre sus piernas separadas. No podía apartar sus ojos de sus testículos, de sus grandes orbes rechonchos, estaban colgado, como las de un toro joven. Un toro joven aun no castrado.

Ver al chico desnudo con apenas un pequeño mechón de vello púbico por arriba de su pene blanco como la leche con su glande rosa hizo que Lucinda fuese aun más atrevida.

-“¡Ven acércate quiero tocarte!” Ordeno Lucinda.
-“Lo que usted mande señorita”. Dijo Steve sumisamente.

El chico dio unos pasos y quedo frente a Lucinda desnudo con sus piernas apenas separadas, ella solo tuvo que mover sus manos para comenzar a acariciar el vientre plano y marcadito del adolescente cuyo rostro se ruborizo, Lucinda no tardo en mover sus manos a su entrepierna, levanto su pene flácido con una mano y con la otra tomo sus huevos, sopesándolos, sintiéndolos en la palma de su mano lo que le hizo sentir muy excita, sintiendo como sus jugos brotaba de su vagina, empapando su ropa interior.

-“Steve para que te quedes a mi lado debo retirarte tus huevos, ¿estás de acuerdo?” Pregunto Lucinda.

Steve se quedo en silencio por unos segundos tenía miedo de negarse, de tener que mendigar por comida o algo peor, si aceptaba perdería algo preciado aun a su edad pero se aseguraría un lugar y sustento,, por lo que con algo de miedo en su tono de voz respondió de nuevo.

-“Puede hacerme lo que quiera, señorita Lucinda, solo quiero quedarme aquí”. Respondió Steve.

Los ojos de Lucinda brillaron de la emoción al escuchar al chico decir esas palabras, de inmediato se lo llevo a la cocina donde hizo que se tumbara sobre una larga como pesada mesa de madera sus brazos y piernas de Steve fueron amarrados a las cuatro patas de la mesa, con sus piernas bien abiertas.

Lucinda se sentó entre sus abiertas piernas y le dijo al asustado pero decidido Steve, de nuevo tomo el pene de Steve con su mano pero esta vez comenzó a masturbarlo, lentamente hasta que su pene obtuvo una erección total en ese momento Lucinda comenzó pasar su lengua desde sus huevos hasta la punta de su glande que hizo que Steve vibrara de placer.

Aquellas largas lambidas duraron varios minutos antes de que Lucinda se metiera su pene en su boca, para Steve era la primera mamada de su vida y para Lucinda era la primera mamada que daba en su vida, ambos la gozaron a su modo, aunque Steve fue el que más gimió, aquello solo duro unos pocos minutos antes de que el pene muy duro del adolescente comenzara a tener convulsiones y de pronto se vino.   

-“¡DIOS QUE DELICIAAAA!” Grito Steve.

Mientras llenaba la boca de Lucinda de su cremosa leche que ella como toda una golosa se bebió sin dejar escapar una sola gota de su semen, Lucianda succiono su pene hasta asegurarse que no quedara ni una gota de su semen.

Luego espero a que Steve se calmara un poco y le hizo morder un trapo húmedo, limpio su pene con agua, jabón y un paño limpio también hizo lo mismo con su escroto, luego con la ayuda de un cordón que tenía preparado desde hacía días, amarro el escroto de Steve en la parte superior de manera muy fuerte. El cuerpo de Steve se arqueo sobre la mesa del dolor que sintió.

Pero no fue nada comparado a cuando Lucinda usando un cuchillo bien afilado le abrió su escroto que quedo apretado como un globo lleno de agua por la mitad, la sangre corrió por la mesa y piernas de Steve a raudales, Lucinda pronto tuvo los dos testículos de Steve colgando fuera de su escroto, casi tocando la mesa mientras el adolescente se retorcía de dolor.

Luciada recordando como el semental fue castrado tomo uno de los testículos el derecho para proceder a cortarlo, rápidamente hizo lo mismo con el segundo en ese momento el pene del chico lanzo un gran chorro de semen que cayó casi por completo sobre su pecho, luego cauterizo los conductos que alguna vez unieron sus testículos con su cuerpo para finalmente suturar el ahora vacio escroto del adolescente para ese momento sin sentido sobre la mesa.

Steve tardo tres semanas en recuperarse por completo, mes y medio después de su castración tuvo sexo con Lucinda por primera vez, penetrándola hasta que ella obtuvo cuatro orgasmos, Steve apenas expulsaba un liquido transparente que era suficiente para darle algo de placer, Lucinda se preocupaba por el chico y le consiguió hormonas sustitutas casas para la época que le permitieron crecer con un cuerpo de hombre y seguir con sus erecciones.

Steve permaneció al Lado de Lucinda hasta su muerte en 1970, heredando el rancho pero sin hijos o parientes a su muerte el rancho fue vendido al mejor postor sin imaginar de lo que aquel lugar fue testigo entre la relación de Steve y Lucinda.






Autor: Anónimo & DarkSoul.         Mail: darksoulpgm@gmail.com

OBSESIÓN CON JOVENCITO

Tenía algunas fantasías en relación al sexo y a otras coas entre ellas, fantaseaba con castrar a un jovencito sentir como perdía su virilidad por mi conducto. Una de ellas era la de estar con algún chico jovencito. Me había fijado ya en un chico que siempre estaba cerca de mi casa, por donde pasaba cuando salía del trabajo. Había notado que también se había fijado en mí, porque a esa edad, creo que se fijan en todas, y como me quedaba mirándole fijamente, creo que lo mantenía ansioso esperando cada vez que pasaba que pasara algo......


OBSESIÓN CON JOVENCITO
Tenía algunas fantasías en relación al sexo y a otras coas entre ellas, fantaseaba con castrar a un jovencito sentir como perdía su virilidad por mi conducto. Una de ellas era la de estar con algún chico jovencito. Me había fijado ya en un chico que siempre estaba cerca de mi casa, por donde pasaba cuando salía del trabajo. Había notado que también se había fijado en mí, porque a esa edad, creo que se fijan en todas, y como me quedaba mirándole fijamente, creo que lo mantenía ansioso esperando cada vez que pasaba que pasara algo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Hola, me llamo Marta, tengo 29 años y llevo 3 años trabajando en un hospital como enfermera quirúrgica. Cuando llegué,  a esta nueva ciudad prácticamente no conocía a nadie, por lo que mi vida aquí era muy aburrida. Eso tenía una parte mala, y otra buena. La buena era que al no salir y no conocer a  nadie, pude realizar varias "fantasías", que en donde vivía antes no pude hacer, porque era una ciudad más bien pequeña, y más o menos nos conocíamos todos.

Me describiré un poco mido 1.65 metros, peso sobre 60 kilos, tengo media melena de color castaño, a veces con mechas rubias. Tengo una figura normal, buenas nalgas y tengo 85 de pecho. No soy Pamela Anderson precisamente. Pero tengo lo mío.

Como ya dije tenía algunas fantasías en relación al sexo y a otras coas entre ellas, fantaseaba con castrar a un jovencito sentir como perdía su virilidad por mi conducto. Una de ellas era la de estar con algún chico jovencito. Me había fijado ya  en un chico que siempre estaba cerca de mi casa, por donde pasaba cuando salía del trabajo. Había notado que también se había fijado en mí, porque a esa edad, creo que se fijan en todas, y como me quedaba mirándole fijamente, creo que lo mantenía ansioso esperando cada vez que pasaba que pasara algo.

Según pude averiguar, era un huérfano que algunos de los vecinos ayudaban vivía en una choza construida de maderas y otros materiales de desecho en un terreno abandonado, trabajaba donde podía e incluso hacia pequeños robos pero los vecinos no denunciaban por cierto cariño que le tenían al chico.

Hasta que un día que estaba lloviendo, pasé por ahí, y lo vi  el pobre chico se estaba mojando. Le dije que si quería le ofrecía mi casa para guarecerse de la lluvia y después de apenarse un poco, me dijo que aceptaba. Ya dentro del coche nos pusimos a charlar. Se llamaba Héctor, según me dijo tenía 16 años, casi 17, la plática lo fue tranquilizando poco a poco.

Le pregunté si me conocía, y me dijo que él y sus amigos se  habían fijado en mí cuando pasaba en mi coche o caminando y que les llamaba la atención.

-“¿Te gusto?” Le pregunté en un semáforo cuando paramos.

Se puso colorado, y me dijo que sí, que era muy atractiva. Aquella respuesta me dio pie para ser más directa por lo que le pregunte si mayor rodeo.

-“¿Aun eres virgen verdad?” Le pregunte de lo más casual posible.

El rostro de Héctor se puso aun más colorado todavía, pero luego de dos segundos me dijo que sí. Entonces le pregunté de manera casual.

-“Quieres dejar de serlo”. Le pregunte.
-“¡Si, claro que deseo!”, Me respondió Héctor.

No tardamos mucho en llegar a mi casa la lluvia aun,  para ese momento estaba muy excitada con mis pezones erectos debajo de mi sostén (corpiño) tenía una sensación de superioridad sobre él y de dominación, de alguna manera me sentía superior y deseosa de verlo desnudo.

Una vez en la casa lo hice esperar en la sala, mientras rápidamente me puse súper sexy, me coloque una minifalda, una blusa con un gran escote, botas altas, una vestimenta que eventualmente no me lo pondría ni de loca para ir por la calle. La verdad es que estaba muy bien. Nos sentamos en el sofá, y le fui tranquilizando poco a poco. Nos empezamos a besar, y Héctor me sorprendió cuando se lanzó rápidamente sobre mis tetas. Me eché a reír y le dije que fuera más despacio. Seguimos tocándonos y le abrí la bragueta, para acariciar su pene ya en erección debajo de su ropa interior que pronto saque por su bragueta.

No estaba nada mal, serían 18 ó 19 cm de larga. Eso sí, súper dura. Empecé a masturbarlo lentamente Héctor no tardo en empezar a gemir. No pasó mucho rato antes de quitarle por completo su pantalón, me incline para empezar a chupar su erección lentamente, mientras él se derretía de placer. Le metí un dedo por el ano, que es algo que me gusta hacer cuando hago mamadas, y a Héctor se le puso más dura aún, con su pene comenzar a emanar líquido pre seminal.

-“¿Te gusga mi miembro?” Me pregunto algo apenas Héctor.
-“Me encanta”. Le respondí.

Se la chupe por un largo rato, mi boca se tragaba su erección mientras mis manos jugaban con sus huevos aun su vello alguno, la sensación de sentir la fuente de su virilidad en mi mano me hizo excitar aun más lo que hizo que mi vagina se mojara por completo, sentía mis juegos salir de mi vagina ya abierta a la espera de recibir ese lindo miembro duro como si fuese de acero circuncidado en mi interior.

Mirándolo a los ojos, luego de lamber sus huevos le dije que me la metiera que ya no aguantaba más. En parte era cierto deseaba con locura sentir su pene en mi interior, por lo que me lo lleve a mi habitación ahí me tumbé en mi cama boca arriba para luego atraerlo hacia mí con las piernas bien abiertas mostrando mi bien depilada vagina, los ojos de Héctor estaba muy abiertos.
           
Cuando se me acerco con pene pivoteando de lo duro que estaba se lo agarré la base se sentía tan duro y caliente, y me lo guie a la entra de mi sexo apenas metí dentro de mi vagina su glande, mi vagina que estaba mojadísimo, hizo que todo el resto de su erección resbalara en interior sin mayor dificultad Héctor apenas sintió sus huevos chocar con mi pelvis me empecé a cabalgar. Él se volvió loco literalmente. La verdad es que tardó poco en correrse, pero cuando lo estaba haciendo, inundándome con sus espesos y fuertes chorros de rico semen alcance un gran orgasmo, que inundó todo mi cuerpo de placer al sentir toda su leche derramarse en mi interior con sus gemidos de placer siendo escuchados por mis oídos, con su cabeza entre mis pechos.

Héctor no dejo de sacar y meter su pene en mi interior hasta que su pene dejo de palpitar, cuando se salió de mi, le dije tomándolo de los cabello para llevar a cabeza hacia atrás.

-“Ahora me la las vas a chupar la raja con tu semen dentro y me la vas a dejar bien limpia” Le ordene.

Héctor llevo su rostro entre mis piernas para comenzar a lamber mi raja, poniendo especial atención en mi hinchado clítoris Héctor me succiono mi raja, no dejó ni una gota de mis juegos o su semen en mi interior. Luego descansamos un poco, para luego rematar con una buena mamada en cuanto se le volví a poner dura fue yo quien lo monto para comenzar a cabalgarlo, mientras lo cabalgaba con mis manos sobre su pecho podía sentir sus huevos rebotar contra mis nalgas, sabiendo que pronto ya no estarían unidas al lindo cuerpo de Héctor lo que me hizo llegar a un poderoso orgasmo como nunca antes.

Desde ese punto solo se escucho un chapoteo cada que mis nalgas golpeaban la pelvis de Héctor, me vine dos veces más antes de que de nuevo Héctor me llenase de su espesa leche que de nuevo hice que se bebiera solo que esta vez fui yo quien se senté sobre su rostro colocando mi rajita sobre su boca, para que el lambie y bebiera mis juegos como los suyos.

Luego caí a su lado y no tardo mucho en quedarnos dormido, Héctor estaba agotado por completo por lo que no sintió cuando me baje de la cama para ir por un largo y afilado cuchillo a la cocina también tome un cordón muy delgado pero resistente, regrese a su lado y ate la parte lo más despacio posible, hasta dejarlo bien ligado, Héctor apenas se movió estaba tan agotado que apenas noto la manipulación cuidadosa que hacía de sus huevos.

Por supuesto lo que seguiría si lo iba a sentir por lo que le aplique un paño un con cloroformo sobre su boca y nariz que lo dejo anestesiado en un principio deseaba cortarle su escroto por completo con el cuchillo de hecho coloque la afilada hoja de acero debajo de sus huevos pero reflexiones y pensé en hacerlo más medicamente, pero algo se apodero mi en ese momento.    

Mi mano se movió por sí sola, comencé a cortar el escroto de Héctor, apenas unas cuantos segundos me tomo desprender su escroto de su cuerpo con sus huevos dentro del saco de piel, hubo un leve sangrado que rápidamente logre controlar, suture lo mejor que pudo y vende la zona, luego extraje los testículos que alguna vez colgaron bajo el pene de Héctor que para ese momento estaba completamente erecto de  nuevo.

Con sus dos testículos uno en cada una de mis manos me monde nuevo sobre el inconsciente Héctor para de nuevo comenzar a cabalgarlo, aunque lo hice de forma lenta para evitar que su herida causada por su reciente castración el no sentir sus huevos chocando contras mis nalgas y sentir sus orbes viscosos en mis manos me hizo llegar a tres poderosos orgasmos, antes de que el pene de Héctor de nuevo me llenase de semen en mi interior.

Luego de ellos mantuve a Héctor sedado, disfrutando de sus erecciones hasta que comenzaron a hacerse no tan firmes, para ese momento habían pasado cuatro días, lo mantuve alimentado por medio de una sonda, pero sabía que lo tendría que despertar, lo cabalgue una última vez antes de dejarlo despertar por sí solo.

Héctor al principio pensó que era el día siguiente a nuestra noche de pasión pero cuando le dije que había pasado una semana, quedo impactado y más cuando le mostré los que fueron sus huevos flotando en un frasco con líquido conservante, la visión de aquellos dos orbes blancos en el franco y ver su entrepierna vendada con su pene flácido entre sus piernas lo hizo comenzar a llorar moviendo su cabeza en negación.

Han pasado seis años desde que castre a Héctor, y he realizado otro de mis deseos, Héctor se convirtió en mi esclavo y eunuco personal, gracias a la testosterona que le administro y medicamentos para la impotencia logre que su pene siguiera teniendo erecciones para darme placer Héctor ya no siente el mismo placer de antes aunque yo siento cada día más placer.

Además dado que es un eunuco ya no uso ningún método anticonceptivo pues no hay riesgo de embarazo, quizás pronto quede embarazada espero de una niña para también inculcarle mi “Obsesión con los Jovencitos”.    



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

INFERNALES DE 16 AÑOS

Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo......


INFERNALES DE 16 AÑOS
Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi nombre es Juan, tengo 17 años y cuando todo paso tenía 16 años en ese momento era un adolescente alto (1,75mts), fornido de 86 kg, bien formado, más bien cuerpo de atleta. Era un chico normal, nunca fui el más popular, pero siempre he sido súper social y he tenido muy buenos amigos, desde que terminé con mi primera novia, me obsesionaron la chicas de entre 15 y 17 por alguna razón, deseaba estar con ella ya saben quería sexo.   

Fue durante las vacaciones de Diciembre que todo sucedió, viajamos al pueblo de los abuelos ahí varios años atrás conocí a Martina, una chica por ese entonces de 16 años, rubia, ojos cafés, muy bonita de cara, hasta algo inocente parece (pero solo en apariencia), para su edad tenía muy lindo cuerpo, era delgada, no flaca, con la carne justa, unas lindas piernas, buen par de nalgas (nada especial pero bastante bien), pero lo que más se destaca de ella eran sus tetas, jamás había visto mejores tetas, súper redondas, firmes y con pezones rosados, tengo que decir, totalmente de infarto. En una fiesta dias antes de navidad se dio la oportunidad y lo que comenzó con algunos besos, termino en probablemente el mejor sexo de mi vida.          

Desde ese momento nos hicimos "novios" aunque no de forma oficial, simplemente parecíamos buenos amigos como siempre  en la cama no teníamos restricciones, desde un 69 con sexo oral, hasta sexo anal muy fuerte, fue dos días después de navidad que tuve un trío inesperado entre Martina y su mejor amiga que cambiaria mi vida y cuerpo para siempre. 

Fui a visitar a Martina a su casa luego comer, para mi sorpresa estaba su mejor amiga Lucia que habia ido a visitarla, Luego de hablar unas 2 horas, la situación se puso algo caliente, terminamos teniendo sexo entre los tres, sin saber que aquello no fue algo improvisado sino planeado por ellas dos. Fue… sin lugar a dudas, el mejor sexo de mi vida incluso creo que lo volvería a repetir si pudiera aun sabiendo lo que paso después.          

Dio la casualidad que dos días antes me rasure la cara, y los huevos  ya en la habitación de Martina ellas notaron mi erección, a Martina se le notaba sus pezones bien duritos. Martina me acariciaba mi pene por encima del pantalón ellas querían ponerme a mil, las agarre a las dos de sus nalgas y les dije al oído.           

-“Preparsense putitas que les voy a dar duro”. Dijo Juan.     

De inmediato Martina me beso en la boca nuestras lenguas se volvieron locas las agarré de la cintura a ambas, con una mano le amasaba las tetas a Martina, con la otra las nalgas a Lucia mientras ella me besaba el cuello después de unos 30 segundos, la cosa se puso súper fogosa las dos chicas empezaron a desvestirse mutuamente mientras se besaban muy sensualmente.   

Apenas unos segundos de comenzar ahí quedaron las dos como dios las trajo al mundo con sus siempre depiladas por completo, como me gustaban, eran casi perfectas parecían una empanada bien carnosa ideal para comérsela.         

Me desvestí rápido, no quería perder tiempo, me baje el pantalón y bóxer, dejando mí pene ya dura por completo al descubierto, bebo decir que mi miembro presentaba unos 19 cm, más gruesa que el promedio, y bien cabezona, no terminé de quitarme la camisa, cuando Lucia se abalanzó sobre mí, para empezar a chupar mi pene. Nada de suavidad… me masturbaba y me la chupaba con furia, mientras tanto, Martina se masturbaba, viendo a su novio y su mejor amiga dándole una mamada a su hombre supongo que eso la excito demasiado.  

Ellas me empujaron a la cama, y esta vez ambas se abalanzaron sobre mí. Martina me empezó a dar una mamada, como ella bien sabía que me gustaba, ni muy rápida, ni muy lenta… acariciándome los huevos, y mirándome con sus hermosos ojos. Lucia, mientras tanto empezó a besarme como una loca, las lenguas se movían en nuestras bocas como locas, mientras nos besábamos, le tocaba su vagina que ya estaba súper mojada.          

-“Chúpamela por favor Juan”. Me Suplico Lucia.       

Apartó su boca de la mía y literalmente se sentó sobre mi cara. Su vagina era tan chiquita que podía cubrirla entera con mi boca debo decir que su olor de quinceañera, solo lo puede tener una nena de su edad y no tienen comparación jugaba con su clítoris con la punta de la lengua, ella gemía despacio, y se apretaba sus pequeñas tetas.        

Ante aquello ya no aguantaba más, y para empeorar las cosas, Martina me empezó a masturbar aun más fuerte. Pasados unos segundos, no pude más… y le llené la boca de leche a Martina Ella empezó a tragarse toda como una puta cuando termino de succionar mi leche ambas se acostaron sobre la cama para que dejarme ver sus bien húmedas vaginas. Comencé a lamber primero la vagina de Martina se la chupaba con rabia, metiéndole dos dedos, mientras con el índice  jugaba con su clítoris. Lucia mientras tanto le amasaba las tetas y le chupaba los pezones a Martina.    

Ella estaba en el paraíso, gemía sin importarle nada, casi gritando empezó a temblar su espalda se arqueó, y acabó en un gemido increíble, me miró con la sonrisa más hermosa que he visto en mi vida. Note que Lucia se estaba tocando, después de semejante escena, estaba notablemente excitada. No perdí tiempo, me tire en la cama al lado de Martina, agarre a Lucia de la cintura, la subí arriba de mi y apoyé mi pene en erección en la entrada de su vagina.          

-“¡Ufff Sí, métela despacito por favor!” Me dijo Lucia.        

Dejé que ella controlara el ritmo, se empezó a sentar de a poquito, mientras me miraba sonriente y gemía despacito. Tengo que decir que es probablemente la vagina más apretada que he probado en mi vida. Mi pene le entraba apenas, casi que me la estrangulaba de a poquito ella empezó a subir y a bajar, mientras le acariciaba el clítoris entre tanto noté que estaba muy mojada, la agarre de la cintura, y sin decirle nada le metí mi pene hasta el fondo, y empecé a bombearla salvajemente. 

-“Aiii para paraaa ahhh ahhhh ahhhh ahhhhhh”. Dijo Lucia.           

Le di una fuerte nalgada y seguí penetrándola con furia Ella ponía sus manos en mi pecho y movía su cadera, estaba tan caliente que sentí que podía acabar en cualquier momento, comencé a nalguear a Lucia que gimiendo  me decía.

-“¡Umm vamos dame tu leche!” Decía Lucia.  

No termino de decir eso cuando acabé en un orgasmo gigantesco, ella continuo con sus sentones por algunos segundos más, sentí que  de mis huevos me chorreaban, todos los jugos de Lucia. Martina, aun exhausta por la chupada que le dí, nos miró a los dos y empezó a reírse a carcajadas. Nos miramos entre los tres y empezamos a reírnos también.

Me les quede mirando luego de la risa a ambas desnudas, Lucia se dejo caer en la cama boca arriba Martina no tardo en arrodillarse en el piso, metiéndole los dedos y chupándole su vagina, gimiendo Lucia me dijo.        

-“Ven Juan súmate a la fiesta”. Me dijo Lucia.

Pero solo que me quede ahí viendo el erótico espectáculo. Ellas hicieron de cuenta que no estaba ahí… 

Martina le siguió chupando la vagina a Lucia, cada vez más fuerte ella, sin disimular nada, gemía más fuerte a cada momento Mientras tanto me deleitaba no podía creer que ambas fueran tan putas, además de ser adictas a los penes, también lo eran a las vaginas. Martina no tardo en colocarse encima de Lucia, y empezaron a hacer un 69, ambas gemían como poseídas  para ese punto de nuevo tenía mi pene de nuevo durísimo.
           
Ante semejante espectáculo me sentía muy excitado, comencé masturbarme en cuestión de segundos, ambas se empezaron a agitar, y casi al mismo tiempo acabaron en medio de tremendos orgasmos.

Por mi parte no aguanté más y acabe también, ambos nos quedamos desnudos sobre la cama descansando como por tres horas acariciándonos y hablando de pronto de nuevo comenzamos a besarnos apasionadamente, le metí un dedo en el ano a Lucia para empezar a masajearlo, después de un minuto… otro dedo. Lucia se retorcía un poco, pero yo la sostenía fuerte mientras la besaba.

Llegó un punto que estuvo lista, su culo estaba bien expandido, le acomodé mi pene en la entrada de su ano, por lo que dije.           

-“Lucia siéntate de a poquito”. Le dije. 
-“No sé, me va a doler”. Dijo Lucia.       
-“No mucho preciosa, confía en mí”. Le dije.  

Lucia se empezó a sentar de a poquito, tiró su cabeza hacia atrás, mientras gemía muy suavemente, gemí también, su ano estaba muy apretado, Lucia no tardo en empezar a subir y bajar bien despacito Mientras gemía un poco, y le sonreía, La sonrisa con esos ojitos verdes fue inigualable.    La tome de la cintura, y empecé a moverla un poco más rápido, ella no dijo nada… así que empecé a aumentar el ritmo. De nuevo tiró la cabeza hacia atrás y se dejó llevar.         

Martina, mientras tanto, estaba sentada al lado nuestro mordiéndose los labios, con una tremenda excitación.

De pronto Lucia empezó a galoparme como loca sentía como esas preciosas nalgas golpeaban contra mis piernas, le puse el dedo índice sobre su clítoris, y se lo acariciaba al ritmo de sus sentones.    

-“¡Si mmm soy tu putaaa!”. Dijo Lucia. 

No termino la frase cuando tuvo un espasmo, note como su ano me succionaba el pene, gemía como loca, al igual que yo estaba a punto de acabar, le di tres embestidas bien fuertes más, y le llené sus intestinos de mi leche, le saqué mi erección y aun seguía chorreando semen. Lucia se bajo de encima de mí y se quedo acostada a mi lado. 

Martina de la nada me dio un beso de película, el beso más romántico que me había dado con ella. Estuvimos unos tres minutos besándonos y abrasándonos suavemente. Lucia no tardo en unirse al beso pero los tres estábamos agotados  así desnudos como estábamos, nos tendimos sobre la cama, abrace a Martina de cucharita, Lucia me abrazo por detrás y en menos de cinco minutos nos habíamos dormido.
           
Era de madrugaba cuando sentí como Martina estaba moviendo su mano sobre mi pene masturbándome lo que me hizo abrir los ojos, pero al hacerlo me encontré con Martina portando una tanga de cuero muy pequeño un sostén (corpiño) del mismo material, en una mano sostenían un elastrador y con su otra mano sostenía mi pene bajando y subiendo mi prepucio.     

Trate de moverme pero me di cuenta que estaba amarrado con las muñecas atadas a la cabecera y mis tobillos al pie de la cama extendidas, trate de hablar pero me di cuenta que tenía una mordaza de bola en la boca, con algo metido bien dentro de mi boca, estaba luchando fuerte contra mis retenciones cuando Lucia entro a la habitación trayendo con ella una gran tijera y cuchillo, con un cubo de metal llena de carbones encendidos.

Dejo la tijera y el cuchillo entre los carbones encendidos, luego dijo a Martina.

-“Bueno creo que ya podemos comenzar con la siguiente diversión Martina”. Dijo Lucia.

Ambas ríen, cuando terminan sus risas Martina tomo mi prepucio y comenzó a jalarlo con fuerza, lo estiro tanto que incluso mis nalgas se levantaron de la cama, para ese momento ya Martina no tenía el elastrador en su mano sino una navaja muy bien afilada.

Vi como Martina acerco la afilada hoja de acero de la navaja a mi estirado prepucio y de pronto sentí una enorme punzada cuando comenzó a cortar mi prepucio la sangre broto a borbotones apenas le tomo a Martina unos pocos segundos circuncidarme, sin mi prepucio mis nalgas cayeron sobre la cama y todo mi cuerpo se convulsiono de dolor.

Ambas rieron mientras Martina sostenía mi ensangrentada piel retirada de mi pene, Martina arrojo el que alguna vez fue mi prepucio y coloco dos ligas castradoras lo más cerca de la base de mi pene en erección chorreando de sangre, cuando las ligas se cerraron sobre mi pene sentí un horrible dolor pero sin tiempo a recuperarme sentí como Lucia ahora con el elastrador tomo mis huevos para pasar uno a uno por el centro de las estiradas ligas, para luego hacer que se contrajeran en lo alto de mi escroto, lo que me hizo retorcer aun más de dolor de cuando las ligas se cerraron en mi pene.          

Ambas rieron todo el rato que me estuve retorciendo de dolor cuando deje de sacudirme ya con ambas muy serias Martina se inclino y me dijo al oído derecho.      

-“En un momento regresamos nene no te vayas que viene lo mejor”. Dijo Martina que hizo que tanto ella como Lucia rieran irónicamente.

Luego se marcharon dejándome ahí solo sintiendo dos terribles punzadas provenientes de mi entrepierna con mi pene hinchado terriblemente debieron pasar como tres o cuatro horas ya estaba amaneciendo cuando ellas regresaron Mi pene estaba todo morado y mis huevos hinchados ya más allá de toda salvación posible.

Martina se me acerco para tomar mi pene con una de sus manos para comenzar a mastúrbeme pero lejos de darme placer me hizo sentir el más brutal de dolor de mi vida, Lucia por su parte saco la tijera del cubo con los carbones encendidos, con la tijera humeante se me acerco sin que Martina detuviera su mano subiendo y bajando por mi pene Lucia tomo mis hinchados huevos.

Sin decir nada pero con una gran sonrisa en su bello rostro me cortó los huevos con impresionante rapidez, convirtiéndome en eunuco para el resto de mi vida, mi cuerpo se arqueo y se sacudí con violencia al sentir el más horrible dolor de mi vida, Lucia dejo la tijera para tomar el cuchillo humeante para pasárselo a Martina mientras ella tomo mi escroto ligado con mis huevos adentro que cayó entre mis piernas.         

Martina sin espera a que terminara de sacudirme comenzó a cortar mi pene entre las dos ligas en la base de mi pene hubo poca sangre pero no así el dolor que fue horrible los pocos segundos que tardo en aserrar mi miembro viril se me hicieron eternos y más dolorosos de toda mi vida.

Ya con mi pene amputado Martina lo tomo y se lo llevo a la boca, se lo trago por completo, luego lo saco y se lo introdujo en su vagina para comenzar a usarlo como un consolador dado la liga que tenia aun en la parte de abajo permanecía en erección, Lucia por su parte quito la liga del que fue una vez mi escroto y extrajo de su interior los dos orbes, le dio uno a Martina para conservar uno, luego al mismo tiempo ambas los mordieron devorándose la mitad de cada uno de ellos.

Eso fue lo último que recuerdo de aquella ocasión.

Me desperté luego de año nuevo en un hospital, sin mi pene y huevos ya en mi cuerpo, debo decir que trate de suicidarme tres veces antes de por fin acepta que debería vivir como un eunuco nulo hasta el fin de mis días sin más placer sexual como hombre en mi vida.

De Martina y Lucia no se sabe nada, la policía aun las busca por lo que me hicieron eso fue hace 5 años ahora tengo 21 años y aun añoro penetrar a una mujer sabiendo que nunca más en vida podre hacer gracias a esas chicas “infernales de 16 años”.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NOTICIAS PARA NO IMPRIMIR

Los residentes se sorprendieron cuando miles de partes del cuerpo humano se encontraron preservadas en el sótano de la casa de un director fúnebre recientemente fallecido en Pottsville, una pequeña comunidad agrícola en el valle de Yakima......


NOTICIAS PARA NO IMPRIMIR
Los residentes se sorprendieron cuando miles de partes del cuerpo humano se encontraron preservadas en el sótano de la casa de un director fúnebre recientemente fallecido en Pottsville, una pequeña comunidad agrícola en el valle de Yakima.

[ADOLESCENTES] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS][PENECTOMÍA] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescentes      Autor: Zipper





Los residentes se sorprendieron cuando miles de partes del cuerpo humano se encontraron preservadas en el sótano de la casa de un director fúnebre recientemente fallecido en Pottsville, una pequeña comunidad agrícola en el valle de Yakima.

Las autoridades le dijeron revisaron más de seis mil testículos humanos preservados en líquido de embalsamiento que se encontraron en la casa de Wilford Hayes, prominente ciudadano y propietario de Hayes Mortuary. Hayes, de sesenta y cuatro años, murió en agosto pasado durante la carrera ciclista del Valle de Yakima cuando se detuvo para aliviarse y fue atropellado por una cosechadora.

Los testículos fueron descubiertos por William Watts, que había sido contratado por la finca para limpiar la casa antes de la venta. "No sabía lo que eran al principio", Watts le dijo al Courier-Review, "pero luego llegué a casa para buscar en Internet y lo averigué. Había más de cien jarras, por lo que debía haber miles de ellos. Algunos no eran más grandes que uvas, pero otros eran, bueno, odiaría tener a alguien que los tuviera enojado conmigo.

Las autoridades especulan que durante más de treinta años el mortificado fallecido debe haber eliminado las gónadas de cada macho que había procesado para el entierro o la cremación.

"Wilford era un gran tipo", dijo su vecino Red Faleen. "Se ofreció como voluntario para la junta escolar y la Cruz Roja local y era miembro de casi todas las organizaciones cívicas locales".

La disposición final de las partes del cuerpo todavía no se ha determinado. Bajo la ley del estado de Washington, todos los restos se convierten en propiedad de los herederos de la finca. "Simplemente no tenemos los recursos o una base de datos adecuada para hacer pruebas de ADN en todos los genitales", dijo el investigador en jefe Willis Dale, "por lo que el hecho de que los testículos coincidan con sus dueños fallecidos será casi imposible".

Galesburg CO

Western News Associates

El abuso de drogas está siendo culpado por la trágica mutilación de cuatro adolescentes en Galesburg la semana pasada. Los cuatro jóvenes, aún sin nombre, aplicaron ligas elásticas de castración animal a sus genitales antes de esposarse en torno a la base de un gran árbol, donde permanecieron durante las siguientes dieciocho horas. Las ligas de elastrador con su herramienta de aplicación fueron reportadas robadas de un camión estacionado de un rancho local.

Los cuatro jóvenes, de entre catorce y diecisiete años, dijeron a las autoridades que habían adquirido una cantidad de una droga que se decía que aumentaba la libido femenino y la potencia masculina  que habían decidido probarla antes de ir a la fiesta de un amigo. No se dieron cuenta de nada después de eso hasta que fueron revividos en el hospital.

El personal del hospital, citando problemas de privacidad, se negó a dar detalles sobre las heridas de los chicos, pero un médico local le dijo a este reportero que la pérdida de tejido sería irreversible después de unas pocas horas sin flujo sanguíneo.

Las autoridades todavía están investigando la fuente de las drogas que los chicos ingirieron.

El Observador Nacional

En lo que se anuncia como una decisión histórica, la Corte Suprema ha confirmado por un voto de ocho a uno el derecho de Alabama a usar la castración como castigo para criminales no violentos. El caso, Alabama contra Davis, implicó a Washington Davis, varón de veintidós años que en un período de cuatro años engendró a ocho niños fuera del matrimonio. El Sr. Davis está desempleado y no ha pagado manutención de los hijos de ninguno de sus hijos a pesar de las órdenes judiciales que le exigen que lo haga.

Citando una ley aprobada en 1869, un Tribunal del Circuito de Alabama sentenció a Davis a la castración y la decisión fue confirmada durante las apelaciones subsiguientes. La ley establece que todo hombre debe sostener a sus hijos o se les niega el derecho a reproducirse.

"Señor. Davis ha tenido todas las oportunidades para cumplir con la ley", dijo el juez Willburger en la opinión del tribunal. La justicia disintió en la decisión, escribiendo que la ley de la castración abroga injustamente a minorías.

Según las autoridades de Alabama la sentencia se llevará a cabo de inmediato. "Si no puedes alimentarlos, no los tengan", comentó el Gobernador de Alabama Walt Georgis.

Nils Feelgood, portavoz de la Unión Americana de Libertades Civiles, declamó la decisión como "un aborto espantoso de la justicia que llevará a las castraciones al por mayor de las minorías".

Hyattville, OR

El Heraldo de Hyattville

En lo que se llama un incidente extraño, un escroto humano desprendido se encontró empalado en un pico de la cerca de hierro forjado.

La policía respondió a una alarma de intrusión silenciosa en Driftwood Acres el jueves por la noche, donde una búsqueda de perímetro de la comunidad cerrada reveló el descubrimiento grotesco. La policía sospecha que el intruso se enredó mientras huía por una valla coronada con piquetes de hierro afilados y se lastimó durante su huida. Un corto rastro de sangre llevó a la policía a la carretera, donde un cómplice estaba aparcado, obviamente.

"Lo encontraremos", dijo el jefe Tracy Fosdick, "Este no es el tipo de lesión que usted trata con un anillado y una aspirina. Tendrá que buscar atención médica en alguna parte.

En una historia relacionada, un joven adolescente de Hyattville fue admitido en el Hospital General con graves heridas laceradas en su área de la ingle. "Aparentemente llevaba un frasco de mayonesa en su regazo cuando se estrelló con la bicicleta", comentó un EMT local. El nombre del joven y la extensión de sus heridas no fueron públicas.

Miami Gerald.

Dos adolescentes practicantes de patineta, perdieron sus genitales, el suceso aconteció cuando ambos adolescentes trataron de hacer una peligrosa maniobra sobre un largo tubo, de una pasa mano en una larga escalera. La maniobra en conjunto resulto bien por lo que los dos adolescentes decidieron volver a intentarlo ante la insistencia de sus amigos.

El segundo intento no salió como esperaban, uno de ellos perdió el equilibrio y tiro al segundo por su desgracia ambos cayeron sobre una parte filosa del pasamos manos uno de ellos perdió el pene y el otro los testículos por completo, apenas al caer al pie de las escaleras ambos adolescentes de 16 años se llevaron su manos a la entrepierna y comenzaron a gritar.

Las autoridades no revelaron los nombres de los chicos, ni de donde fue que sucedió aquello solo que ambos chicos estaban bien de salud atendidos ya en un centro médico de la zona, sin especificar en cual de ellos.



Historia Original Aquí.




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul