SIAVI-BOT 2.0

Sam un Siavi-Bot 2.0 vaga por el mundo su misión como las de todos los de su clase es la de encontrar a violadores y castigarlos, pero a diferencia de la versión 1.0, los de la versión 2.0 ya no solo dependían del pene y semen de sus víctimas para sobrevivir, fueron equipado con sistemas que procesan la comida que ingieren para obtener sus baterías cargadas lo que les permitía llevar una vida más normal, además podían disfrutar del sexo solo por placer y no por deber......


SIAVI-BOT 2.0
Sam un Siavi-Bot 2.0 vaga por el mundo su misión como las de todos los de su clase es la de encontrar a violadores y castigarlos, pero a diferencia de la versión 1.0, los de la versión 2.0 ya no solo dependían del pene y semen de sus víctimas para sobrevivir, fueron equipado con sistemas que procesan la comida que ingieren para obtener sus baterías cargadas lo que les permitía llevar una vida más normal, además podían disfrutar del sexo solo por placer y no por deber.


[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Zafiro & DarkSoul





2136, Siglo  XXII los límites entre lo real y lo sintético se rompieron hace décadas, los androides con cuerpo, mente en un 99 % igual a la humana caminan a la par que los humanos, la mayoría sirve como fieles sirvientes o como juguetes sexuales caros para sus dueños, es una nueva forma de esclavitud, pero estas maquinas tienen seguros, pese a que lucen y piensan casi como un humano nunca podrían revelarse contra sus creadores, de hecho son incapaces de crear daño físico, disparar un arma o atacar físicamente a un humano.

El gobierno de varias naciones crearon un programa al que llamaron Si-a-vi (sistema anti violación), a un científico se le ocurrió la idea de usar androides para en vez de remediar una vez cometida la violación era mejor prevenir y cazar a los depravados sexuales antes de que cometieran un delito sexual con un humano de verdad, así crearon a los Siavi-Bot, que serian 5 versión antes del fin del programa que era secreto pero luego se volvió publico por lo que el delito de violación disminuyo drásticamente, esto fue hasta que la empresa quebró.

Los Siavi-Bot dejaron de producirse y un posterior incendio acabo con todo registro escrito y digital de los Siavi-Bot nadie sabe cuántos de ellos aun caminan entre los humanos, ni siquiera si es que aun lo hacen, sin embargo no todo los Siavi-Bot fueron construido iguales la versión 2.0 era un poco diferente de la versión original.

Sam un Siavi-Bot 2.0 vaga por el mundo su misión como las de todos los de su clase es la de encontrar a violadores y castigarlos, pero a diferencia de la versión 1.0, los de la versión 2.0 ya no solo dependían del pene y semen de sus víctimas para sobrevivir, fueron equipado con sistemas que procesan la comida que ingieren para obtener sus baterías cargadas lo que les permitía llevar una vida más normal, además podían disfrutar del sexo solo por placer y no por deber.

Aquella mañana la unidad No 279 cuyo nombre dado era Sam abrió los ojos había estado en modo ahorro de energía por 9 horas en otras palabras estaba durmiendo a su lado Luis de 26 años con un cuerpo de ensueño como el de Sam que fue dotado de un cuerpo de nadador olímpico, de piel muy blanca, cabello castaño oscuro, nalgas firmes y pene de buen tamaño circuncidado del mismo tomo que el resto de su piel, le había dicho a Luis que tenía 22 años lo que no era tan falso pero su cuerpo aparentaba aun la de un chico de 17 casi 18 años.

Sam amaba a Luis por lo menos su mente artificial le hacía sentir algo especial por el hombre plácidamente dormido solo con su trusa (slip) de color blanco con un ancho elástico color rojo, en el que se marcaba su gran paquete al frente de su entrepierna, Sam se quedo viendo a su amado por varios segundos hasta que abrió los ojos, y con una sonrisa que siempre lo cautivaba le dijo.

-“Buenos días bebé”. Dijo Luis a Sam.

Ambos luego se fundieron en un tierno como apasionado beso, que duro casi 10 minutos en los que se acariciaron con Sam sobre Luis, que metió sus manos dentro de sus trusa para acariciar las firmes como lampiñas nalgas de Sam, sus lenguas no dejaron de pelear dentro de sus bocas, para cuando se separaron ambos estaban sin aliento simplemente quedaron jadeaban boca arriba sobre la cama con tremendas erecciones notoriamente visibles debajo de sus trusas, ambos luego se levantaron Luis debía ir a trabajar y Sam también.

Ya en la cocina Luis no resistió la tentación le bajo su trusa a Sam para abrirle sus firmes nalgas, sumergir su rostro y lamber su ano para luego penetrarlo, hasta que Luis se corrió en su interior haciendo que Sam se corriera abundantemente también, ambos se besaron y Luis se vistió para irse al trabajo de muy buen humor.

Sam por su parte pese a la gran descarga de semen de Luis en su interior supo que hora para salir de caza, no quería desactivarse que para Siavi-Bot era lo mismo que morir, pese a no tener su energía en niveles críticos su programación la exigía por lo menos un violador cada seis meses o su mente se apagaría, había postergado lo más posible salir de casa pero ya no podía postergarlo por más tiempo.

Sam bostezo y se estiro antes de ir a vestirse era necesario verse y asemejarse a un adolescente masculino de recién cumplidos los 17 años, por lo que se vistió con ropas que le hacían ver aun más joven y luego salió rumbo a un sitio donde seguramente podría encontrar alguna buena presa.

Sam a media tarde caminaba por aquella calle sórdida del barrio rojo de la ciudad hacia meses que no se paraba por ahí, portando un pantalón de mezclilla muy apretado que resaltaba su entrepierna y nalgas paraditas con una playera (ramera) tipo sport, muy pegada a su cuerpo que marcaba sus bien marcados abdominales, simulaba ser un gigolo de la zona, no tardo mucho en conseguir que varios hombres se acercaran a preguntar su precio.

Pero a todo los ignoro, de pronto un hombre se estaciono Sam se reclino sobre la ventana del copiloto para ver lo que deseaba aquel hombre apenas lo hizo ese hombre lo tomo de la camiseta y tiro de ella para introducirlo al auto casi por completo, Sam sintió como aquel hombre arranco dado en la posición que quedo poco podía hacer para impedir cualquier cosa que ese hombre quisiera hacer, luego sintió un fuerte golpe en la cabeza y Sam fingió desmayarse había encontrado a su víctima.

Sam fingió regresar en sí, en una habitación de una casa a las afueras de la ciudad, una hora más tarde, el hombre lo había dejado solo en trusa y le ordeno que se diera un baño apuntándole con un arma que Sam vio que era falsa pero fingió temor para obedecer lo que el hombre dijo, para entrar al baño y desnudarse para darse una ducha,

De pronto aquel hombre entro al baño y lo primero que vio fue el atlético cuerpo totalmente desnudo de Sam, sus brazos musculosos, sus nalgas poderosas, con unas piernas dignas de un corredor, se quedo mudo no sabía que decir, el cuerpo de Sam era tan esplendido, todo mojado con el agua resbalando por su cuerpo. Sam nota la mirada de aquel hombre ríe y le dice.

-“¿Que nunca has visto a un chico desnudo, además no tiene nada de malo mirar es natural? Dijo Sam en un tono desafiante.

Poco después Sam ya seco salió del baño sus ojos eran brillantes y alegres, por inercia aquel hombre miro hacia abajo para verle su buen pene que le colgaba entre sus piernas aun en estando flácido de unos 14 o 15 centímetros sin prepucio y que estaba seguro debía ser un pene verdaderamente enorme  en erección. El hombre se le quedo viendo a los ojos y me dijo.

-“Vamos que esperas sube a la cama que es hora de disfrutar”. Dijo el hombre aun con el arma.  

-“¿Te gusta lo que ves? ¿Vamos no es lo que deseas?” Pregunto Sam de rodillas sobre la cama mostrando su magnífico cuerpo.

-“¿Vamos no es pene lo que deseas?” Dijo Sam a aquel hombre.

Quien molesto por la osadía del chico tomo con su mano su pene y de inmediato el pene de Sam comenzó a hincharse hasta quedar de un respetable grosor los dedos de aquel hombre apenas y se cerraba, apenas le tomo unos segundos quedar a Sam con una erección total de no menos de 23 centímetros de largo.           

Las manos de aquel hombre recorrían el magnífico pene de Sam una y otra vez, quien cerraba los ojos dando unos ligeros gemidos que hicieron excitar de sobre manera a aquel hombre. Una de sus manos se movió entre sus piernas, hasta llegar a su ano y al tocarlo Sam dio un prolongado gemido y lo miro, lo que hizo terminar de enloquecer a aquel hombre que para ese momento apenas estaba en trusa (slip) con una ostentosa erección por debajo.    

Hizo que Sam se pusiera de espaldas con brusquedad con sus enormes manos recorrió su cuerpo con desesperación sin tacto, lentamente baja su mano derecha por el pecho de Sam hasta tomar de nuevo su pene que comienza a masturbar muy rítmicamente mientras con su mano izquierda al mismo tiempo le acariciar entre sus nalgas y poco a poco introduce un dedo haciendo que su respiración se acelere, sus enormes dedos le estaban dando placer a Sam, mientras que su otra mano de forma rítmica bajaba y subía por su endurecido pene.    

Aquel hombre no pudo resistirse más, le agarra de las nalgas y vuelve a meterle su dedo por su ano, de pronto saca su dedo para hacer que Sam se coloco a cuatro patas sobre la cama, para bajarse su trusa y comenzar a restregar su duro pene por entre sus nalgas hasta colocar la punta de su pene sobre sus bien cerradito ano de color rosa de Sam. Quien le dice fingidamente.

-“No, No, lo hagas por Favor…” Suplica Sam.
           
Pero el hombre le pone una mano sobre su boca para poco a poco ir empujando su pene por su ano Sam siente como poco a poco su ano se abre, siente como el enorme pene de ese hombre de 25 cm va entrando en él, todos sus sistemas están alertas listo para recolectar aquel miembro Sam quiere que este ya toda dentro, desea acabar rápido, no le agrade serle infiel a su amado pero sabe que no tiene opción.       

Le fue imposible no gemir a Sam pero pronto lo cambio por un grito, mientras el hombre jadeaba por el placer que le produjo ver y sentir como su gran erección se perdía entre las nalgas de ese hermoso adolescente para empezar a moverse a su ritmo violento haciendo que la penetración fuera más profunda gimiendo de placer al sentir como el ano de Sam se contraía con cada nueva embestida, entre embestidas el hombre le dijo a Sam.

-“¿Tu culo tiene mucha hambre, te gusta cómo te la meto? ¿Te gusta..?
-“Ya no más por favor duele mucho”. Dijo Sam fingidamente.
           
Aquella suplico hizo que el hombre se prendiera aun más  embistiendo a Sam con más fuerza y violencia tomándolo de sus caderas estrellando su pelvis con sus firmes nalgas, hacía que sus nalgas impactaran con fuerza contra su pelvis, incluso los huevos de ambos que se balanceaban entre sus piernas chocan con fuerza de tanto en tanto.        

Sam no tardo en sentir como el pene de ese hombre comenzó a tener espasmos sin que este dejase de entrar y salir de su ano con violencia y desesperación, Sam se movió un poco levantando su nalgas para lograr que el pene del hombre entrar con mayor facilidad por completo lo que hizo decirle al hombre.

-“Ya sabía… que eras… un putito”. Dijo jadeante el hombre.

Mientras seguía penetrando a Sam que comenzó a calentar las cuchillas listo para cercenarle el pene, el calor que las cuchillas que rodeaban su abierto ano, solo hicieron que el placer que el hombre sentía en ese momento se incrementara, con una violenta embestida final el hombre dejo todo su pene en el interior de Sam al tiempo que grito lleno de placer.

-“¡DIOS ME VENGOOOOO!” Grito el hombre.

Sam casi de inmediato sintió como su conducto rectal fue llenado en lo profundo del cálido como espeso semen de aquel hombre, que chorro tras chorro descargo una gran carga, fueron cuatro grandes chorros seguidos de dos más pequeños, los indicadores de Sam quedaron todos en verde, casi de inmediato, Sam supo que era hora de actuar, activo su modo de juicio y giro su cabeza 180º para que quedarse viendo al hombre cuyo cuerpo temblaba de placer con los ojos cerrados.

Cuando el hombre termino de venirse abrió los ojos y se encontró siendo observado por Sam con su cabeza dada vuelta por completo, fue en ese momento con el hombre en shock que le dijo Sam.

-“Por el delito de violación se le condena a la pérdida de su miembro viril” Dijo Sam con voz muy fuerte y profunda.

Fue en ese momento que el hombre comprendió que estaba ante la presencia de un Siavi-Bot y trato de razonar con él.

-“No… No. Espera…” Dijo el hombre.

Pero era tarde, las cuchillas se cerraron el afilado iris de acero se cerro, cercenando y dejando su miembro en el interior de Sam que de nuevo regreso a su cabeza a la posición normal mientras el hombre se revolcaba en el suelo de dolor con sus manos sosteniendo su entrepierna desprovista de su miembro viril, con su herida cauterizada pero aun sangrando un poco, algo de sangre también resbalo por el interior de las blancas nalgas de Sam, quien se vistió rápidamente dejando dando alaridos de dolor a aquel hombre.

Esa noche ya en casa en su cama con Luis a su lado solo en trusa, acariciándose, Luis le metió uno de sus dedos dentro de su ano y sintió algo duro como húmedo en su interior lo que le extraño por lo que Sam al ver la cara de extrañeza de Luis le dijo.

-“¿Pasa algo cariño?”. Pregunto Sam.
-“Siento algo húmedo en ti interior”. Dijo Luis.
-“Es la leche que me dejaste en la mañana aun no he querido desecharla, sabes que me encanta sentir tu leche en mi interior”. Dijo Sam mintiendo por supuesto.

Ambos se fundieron en un beso y esa noche fue Sam quien penetro a Luis hasta que ambos se quedaron dormidos, con Sam checando sus indicadores que estaban todos en verde lo que significaba que en varios meses no iba a tener que serle infiel a Luis para poder seguir viviendo, cumpliendo con la tarea que le fue encomendada. 

No todos los Siavi-Bot son como Sam pero esa es otra historia… 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 








Autor: Zafiro & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ME ARREPIENTO

Todo sucedió tan rápido que aun tengo pesadillas al respecto, ella tenía 16 años. Era mi vecinita de enfrente, resulta que nuestros padres eran parte en un club al cual íbamos los dos, desde que empezó a verse más mujer, a los 15 años la empecé a ver de otra manera, ella tenía un novio de su edad, por aquel entonces ellos se pelearon, y yo empecé a hablar con ella más seguido a mis 17 años quería no solo platicar precisamente......


ME ARREPIENTO
Todo sucedió tan rápido que aun tengo pesadillas al respecto, ella tenía 16 años. Era mi vecinita de enfrente, resulta que nuestros padres eran parte en un club al cual íbamos los dos, desde que empezó a verse más mujer, a los 15 años la empecé a ver de otra manera, ella tenía un novio de su edad, por aquel entonces ellos se pelearon, y yo empecé a hablar con ella más seguido a mis 17 años quería no solo platicar precisamente.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMÍA] [FANTASÍA] [PENE] [PADRES] [VIRGEN]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Todo sucedió tan rápido que aun tengo pesadillas al respecto, ella tenía 16 años. Era mi vecinita de enfrente, resulta que nuestros padres eran parte en un club al cual íbamos los dos, desde que empezó a verse más mujer, a los 15 años la empecé a ver de otra manera, ella tenía un novio de su edad, por aquel entonces ellos se pelearon, y yo empecé a hablar con ella más seguido a mis 17 años quería no solo platicar precisamente.       

El padre mi vecina además era carnicero y entregaba pedidos de carne en el club por lo que siempre por lo menos hasta donde recuerdo siempre portaba un gran cuchillo a su cintura en un estuche especial, una vez le conto a mi padre que se sentía desnudo sin llevar a aquel afilado cuchillo siempre a su lado

Pues bueno mi vecinita me contaba sus cosas y yo le contaba las mías, pero empecé a fijarme más en su figura, que por cierto es muy hermosa, tiene unos pechos pequeños, con una cintura pequeña pero con un par de nalgas estrella de película porno, por lo que comencé a hacer todo lo posible para estar cerca de ella, pero a la vez no le decía nada como insinuando mis intenciones.
           
Un día ella salía del club y yo le pregunte a donde iba, ella me dijo que iba con una prima a cuidar a los hijos de esta, entonces yo me ofrecí a llevarla y ella acepto con gusto, íbamos en el auto de papá y hablábamos de tonterías como siempre, entonces cuando ya estábamos llegando con su prima,  detuve el auto de repente y le pregunte sin más de manera sorpresiva que sentía por mí, porque pensaba que ella era muy hermosa y que me atraía mucho.         

Para mi sorpresa ella me dijo que también le gustaba mucho y que desde hacía un tiempo ella pensaba mucho en mí. Entonces no dude más y la di un beso en la boca, pensé que se iba a enojar por mi actitud tan atrevida tan repentina, pero no fue así, ella introdujo su lengua de tal manera en mi boca que no lo voy a olvidar por el resto de mi vida.     

Entonces empecé a recorrer con mis manos su cuerpo delgado pero firme, mis manos se posaron en sus pechos para empezar a acariciar sus pezones que empezaron a ponerse duros, entonces mi pene se paro como si fuese de roca, mis dedos empezaron a buscar su rajita, metí mi mano por debajo de su falda primero la toque por arriba de su tanga, después metí un dedo en su sexo y sus jugos empezaron a lubricar su vagina, mojando mi dedo.    

-“UMMMMMMM”. Gimió ella de una manera muy erótica.
-“¡Por favor hazme tuya pero no aquí!” Dijo ella jadeante.

Aquello fue algo que no me tuve que repetir, hablo con su prime y le dijo que no iba a poder ir que le surgió algo de repente, conduje el auto hasta su casa pues me dijo que su padre no estaba, entramos y nos fuimos directo a su habitación ya ahí, la desvestí por completo, ver su cuerpo perfecto desnudo ante mí fue magnífico, no podía creer lo que estaba por pasar iba a poseer a una nena de 16 años, que seguramente era virgen, yo no lo era para ese momento pero nunca había tenido sexo con una chica virgen hasta ese momento.

Ella me ayudo a quitarme la camisa, (ramera) y por mi parte mi quite mi pantalón y trusa (slip), ella lejos de asustarse bajo sus manos por mi dorso mientras nos besábamos para empezar a tomar mi miembro con una mano y empezar a masturbarme de una manera increíble, se pronto ella se agacho y se lo llevo a la boca, para empezar a darme una mamada espectacular, lo hizo con una ternura que no pude resistirme y le dije que estaba por acabar, ella entonces empezó a hacerlo con más ritmo sacando mi pene cada tanto para decirme

-“Quiero probar tu leche” Dijo ella jadeante.

Según ella que quería saber que sabor tenia la leche de los hombres, entonces sin poder contenerme por más tiempo con ambos mirándonos me vine y ella se lo trago todo, no dejo que una sola gota saliera de su boca, conmigo sujetando su cabeza, mientras gemía de placer.
           
Para ese momento estaba como loco, no tarde ni cinco minutos que otra vez tener una fuerte erección, entonces le devolví el favor cuando comencé a pasar mi lengua por su clítoris, ella aullaba de placer, alcanzo como dos orgasmos, y se puso como loca, me asuste un poco porque me pedía que la penetrara con verdadera urgencia, que quería sentir mi miembro dentro de su vagina, lo que en cierta forma me daba algo de nervios.

Por fin pude colocar mi pene en la entra de su vagina para poco a poco irla penetrando estaba muy estrecho lo quería hacer con cuidado porque me dijo que era virgen, pero en ese momento no le importaba nada, ella me rodeo la cadera con sus piernas y me jalo hacia ella con fuerza lo que introdujo mi pene en ella con mucha fuerza dando ella un pequeño quejido, pero moviéndose como una loca, acabo otra vez, mientras comencé con mi meta y saca con mi pene todo manchado de sangre, entonces para mi sorpresa luego de algunos minutos me dijo

-“Quiero que también me desvirgues por detrás”. Dijo ella. 

Mientras la penetraba por la vagina ella con sus dedos se los introducía por su ano, eso me excito mucho, por lo que accedí a su petición, la agarre y le di vuelta, le escupí entre sus nalgas y con el jugo de su vagina que escurría lo lubrique bien e introduje la cabeza de mi pene despacio, pero ella otra vez hizo un movimiento brusco y se lo metió hasta que mis huevos chocaron con sus nalgas dando un grito fuerte de dolor, pero sin embargo quería más y más.       

Me decía que yo era un impotente, que le diera con mas fuerzas, eso me molesto e hizo que mi macho interior saliera a flote, entonces ya no me importo nada y la empecé a dar con fuerza, de manera salvaje  ella gemía y pedía más y más, la agarre de los cabellos para poder hacerlo con más fuerza rompiendo todo su culo y ella era feliz, y cuando sentí que estaba por acabar le dije.

-“Putita ahora te vas a tragar toda mi leche de nuevo”. Le dije jadeante.

Ella me dijo que si que la quería probar de nuevo porque tenía mucha sed, cuando estaba por acabar se lo saque del culo para colocar mi pene en su boca, apenas aguante un par de segundos antes de acabar como nunca lo hice en toda mi vida.

Aun me estaba viniendo cuando la puerta de su habitación de abrió, con su padre entrando al ver su padre mi instinto fue el de sacar mi pene de la boca de ella lo que hizo que el ultimo de mis disparos de leche cayera sobre todo el rostro de ella, lo que provoque que su padre se enfureciera aun más de lo que en ese momento ya estaba.

Se nos fue encima su padre, ella trato de detenerlo pero el semen que resbalaba por su rostro no ayudo mucho, su padre le dio un gran manotazo en el rostro que hizo que algo del semen cayera en mi pecho, para ella caer sobre la cama casi sin sentido del tremendo golpe boca abajo, por mi parte siendo hombre trate de defenderme pese a tener una erección expuesta aun, su padre me dio un fuerte rodillazo en los huevos que me dijo en el suelo revolcándome de dolor antes se poder hacer algo.

De pronto sentí como fui levantado siendo tirado de mi cabello el padre de ella coloco su afilado cuchillo en mi garganta pensé que era mi fin cerró los ojos y espere sentir el corte que acabaría con mi vida, temblaba de miedo cuando escuche decir.

-“No maldito, no te salvaras de haber mancillado a mi hija tan fácil muriendo” Dijo Su padre.

-“¡No! Te espera una vida llena de sufrimiento como un eunuco” Añadió su padre.

En eso de nuevo sentí un fuerte golpe en mi rosto que me dejo aturdido de nuevo, sentí como mis piernas fueron separas y una mano se apodero de mi pene aun duro, mojado por los jugos y saliva de ella como por mi semen, en ese momento lo escuche de nuevo hablar.

-“Espero te gustase penetrar a la puta de mi hija, ya que fue la última mujer que tendrás en tu vida”. Dijo su padre.

Luego sentí una fuerte punzada, fue como ser sumergido de repente en agua hirviente, todo mi cuerpo se movía sin control con fuertes convulsiones de dolor, escuche a ella gritar y de reojo la vi desmayarse sobre la cama, luego mis ojos se abrieron grandes cuando vi a su padre levantarse de entre mis piernas sosteniendo mi pene que chorreaba sangre del lado por donde fue cercenado de mi entrepierna.

Su padre lo lanzo al aire y de un solo golpe de su afilado cuchillo lo partió en dos en el aire, aquello fue horroroso de ver, grite de miedo, terror y dolor al mismo tiempo al ver la destrucción del que fue mi miembro viril hasta hacia unos instantes.

-“NOOOOOOOOOOOOOO”. Grite.

Luego me desmaye,  por el dolor y el shock de ver mi pene cercenado de esa manera, desperté en el hospital, nada pudieron hacer por reponer mi pene, el padre de ella huyo llevándose mi carne viril aunque fue atrapado meses después ya era tarde para salvar mi pene, fue condenado a 15 años en prisión, ella y su madre se mudaron para no volver a verlas hasta ahora.

Ahora vivo como su padre dijo, sufriendo por tener sexo de nuevo con una mujer, pero sin pene sé que es imposible, el uso de una prótesis solo me recuerda que ya no soy un hombre sino solo un eunuco para lo que me quede de vida, y no saben cómo me arrepiento de todo lo sucedido aquella tarde menos de poder disfrutar aunque fuese por última vez del cuerpo virginal de aquella adolescente. 





Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

COSA POR HACER

Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre......


COSA POR HACER
Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO] [TROFEO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo





Jim era un niño normal de 14 años. Sin ropa, se parecía a cualquier otro chico en desarrollo, excepto por su potencial. A los 14, Jim ya estaba mostrando signos de un gran pene y huevos. Su ADN era lo que es, algunos niños son simplemente más grandes, y esa era la situación de Jim. Quien aún no lo sabía, pero experimentaría lo último en sensación masculina y llegaría a manos de su propia madre.        
La madre de Jim, Shane, nunca había deseado realmente un varón, más bien, una niña habría sido de su preferencia. Las chicas son tiernas, lindas y huelen bien francamente, Shane podría imaginarse criando a una chica. Después de todo, se sentía más cómoda con la gente de su mismo sexo.

Un niño varón fue inesperado y desagradable para Shane. Al principio ella se cansó de perseguir a Jim y su comportamiento masculino agresivo y franco. A los diez años, Jim corría desnudo por toda la casa. No porque fuera extraño ni nada, era solo que Shane había perdido interés en Jim. A ella no le importaba si estaba vestido o no cuando estaba en casa. Era demasiado esfuerzo para frenarlo.

Alrededor de la mitad de la edad de 13 años, el pene de Jim se desarrolló por completo. Todavía estaba sin vello, pero su pene estaba lleno, largo y pesado. Incluso flácido, su pene colgaba grueso entre sus piernas. Shane se había divorciado por once años y la falta de un hombre en su vida, sexualmente, la había dejado frustrada por mucho tiempo. Shane comenzó a verse a sí misma protagonizando anhelante entre las piernas de Jim. Si estuvieran tumbados en el sofá viendo la televisión y apareciera una chica bonita en la pantalla, el pene de Jim comenzaba a crecer. Shane no pudo evitar notar esto. Pronto ella estaría mirando solo el pene antes que ella.

Para su propia conmoción e incomodidad, el pene de Jim se estaba convirtiendo en una pieza de fantasía. Shane se imaginaría coqueteando con su hijo, acariciando su pecho sin vello y frotando sus huevos. Podría imaginar besarlo profundamente como una mujer sabe cómo hacerlo.

Shane entendió cómo las mujeres afectaban a los hombres. Los hombres eran visuales, fácilmente estimulados por el tacto y podían ser atraídos rápidamente a un estado de lujuria. Ella había sabido de amigas que habían hecho que los hombres aceleraran, hombres que ni siquiera les gustaban mucho estas mujeres. Luego, en el calor de la pasión, la mujer le quitaría el condón al hombre. Posicionaría su húmeda vagina sobre su vara y se sentaría. Estas mujeres describieron la avalancha total de poder que sentían, sabiendo muy bien lo que estaba sucediendo mientras que el macho solo podía enfocarse en su orgasmo en construcción.

Luego, el boom, nueve meses después, los bebés y el matrimonio forzado y los pagos de manutención infantil. Pronto vendrían nuevos autos, casas nuevas y sementales más jóvenes. Después de todo, si un hombre ha tenido sexo, la mujer merece un poco a cambio. Una mujer es una Diosa después de todo, y para la mayoría de los hombres su vagina era el último altar para la adoración. Eso no era correcto para un chico, por lo que a las niñas se les decía. Pero el comportamiento modelado por otras mujeres y su propio impulso natural, egoísta y sexual son los verdaderos maestros.

Así que Shane miró el pene joven y sustancioso de Jim y deseó hacerlo. Quería excitarlo, sentirlo en su boca tan indefenso, chuparlo, lamberlo, meterlo por su culo. Ella quería seducirlo y sentirlo. Ella quería tomar a Jim que la penetrara por el culo. Las fantasías de Shane construidas y construidas dentro de ella. Día tras día, semanas.  Su pasión se convirtió en una especie de locura.

Un día, Shane tenía a una amiga más. Otra divorciada llamada Jill que había ejecutado la estafa del hombre como lo llamaban las damas en el círculo social. Era rica y tenía todos los objetos que podía desear, incluidos unos pocos amantes. Jill era una pantera en la jungla y Shane y todos los demás lo sabían. Jim había estado dando vueltas por la casa todo el tiempo y Jill lo había notado.

Shane vio los ojos de Jill rastrear el pene como el culo de Jim. De vez en cuando, Jill tiraba algo de la mesa y le pedía a Jim que lo recogiera. Shane estaba paralizada, Jim se inclinaba y dejaba al descubierto su lindo y pequeño pene y sus huevos simplemente quedaban colgando ahí, apuntando al suelo.

Después de una hora o dos de hablar, lo que a las mujeres les encanta hacer, Shane fue a usar el baño. Shane se detuvo justo en la esquina hacia la cocina, ella se sobresaltó por el sonido de bofetadas húmedas y gemidos ligeros. ¿Qué podría estar pasando ahí? La imaginación de Shane despegó, podía imaginar que el cartero había venido y se había dejado seducir por Jill. Un hombre mayor con su pene en su vagina era la imagen que se le vino a la mente.

Shane miró por la esquina y su boca se abrió. Jim estaba inclinado sobre la mesa de la cocina, la boca de Jill cerca de su trasero. Ella estaba lamiendo su ano, su pene y huevos atrapados a través de sus piernas. Jill estaba tirando de los huevos y el pene de Jim. Estaba jadeando, mirando con los ojos abiertos a la pared. Jill estaba tirando y tirando a un ritmo furioso.

Jim se puso rígido, su espalda se arqueó, y el aire escapó de sus pulmones. Sus caderas comenzaron a moverse hacia adelante y Jill disparó su mano libre entre sus piernas, directamente debajo de sus huevos. El pene de Jim chorreó semen en un ritmo pequeño pero constante.

Después de unos momentos su aliento comenzó a calmarse, Jill hizo girar a Jim y le ofreció su mano ahuecada llena de su semen. Él no sabía qué hacer. Ella lo instó a seguir la orden de la mujer, sacó su lengua y comenzó a lamberla. Jill pacientemente, casi como una madre, le dio a Jim su jugo de chico. Ella frotaba su pene y luego se la puso en la boca. Ella solo se sentó allí por lo que pareció una eternidad. Luego levantó a Jim, le dio unas palmaditas en la espalda y lo envió fuera a la cocina. Antes de irse, ella le susurró algo al oído que su madre no pudo escuchar.

Shane podía ver la piel roja y arañada del pene y huevos Jim, que al menos estaban un poco magulladas cuando Jim salió de la habitación. Entonces Jill dijo: "Está bien, Shane, puedes entrar ahora".

Shane estaba aturdida. Entró, se sentó y las dos mujeres comenzaron a hablar de lo que acababa de suceder. Hablaron de la creciente necesidad de Shane de la acción de un pne y de cómo Jim estaba causando tanto estrés indebido. Jill hizo que Shane abriera su corazón y llorara un montón en el proceso. Jill explicó que es injusto que un chico le haga eso a su madre y que se debe hacer algo. Dado que Shane nunca había querido tener un chico, en realidad era culpa de Jim la incomodidad de Shane. Solo había una solución, Jim tendría que ayudar a Shane con un hermoso gesto de generosidad y amor.

"¿Qué sería eso?", Preguntó Shane. Jill dijo que, dado que el pene y los huevos de Jim eran la causa de todos los problemas, deberían ir.

Un momento de silencio se hizo en la cocina. Shane objetó que nunca podría obligar a su hijo a renunciar a su virilidad. Jill preguntó si Shane ayudaría a Jim a ayudar a su madre con esta acción si era algo que Jim quería. Shane pensó un poco más. La respuesta fue sí, pero Shane estaba seguro de que Jim nunca lo aceptaría.

-"Solo un momento", dijo Jill, "Jim, ¿puedes venir por favor?"

Shane se sentó en estado de shock, Jim dobló la esquina de inmediato. Jill debe haberle dicho que se quede lo suficientemente cerca como para escuchar su conversación y, como un chico bueno y cariñoso, lo hizo.

Jim le dijo a su madre que le gustaba su pene y huevos y que no quería perderlos. Últimamente soñaba mucho con meter su pene en las chicas y arrojar sus cosas blancas dentro de ellas. Había soñado con hacerle lo mismo a su madre y eso le molestaba mucho. Shane y Jim se miraron la una a la otra y se dieron cuenta de que cada una temía que algún día tendrían sexo con él. Que la tensión sexual entre ellos llevaría a algo que los desgarraría y a su relación. Ambos se dieron cuenta de que no querían que eso sucediera alguna vez.

Jill casualmente, cariñosamente acarició el trasero de Jim con una mano. Jim se sentó en la rodilla de su madre, sus huevos incómodamente atrapados contra el material de su pantalón. Se inclinó hacia adelante y comenzó a besarla en la boca. Introdujo su lengua, su pene se endureció y él comenzó a acariciar su pierna. Ella experimentó eso de una manera fuera del cuerpo, observó despreocupada mientras él se acercaba al regazo y la entrepierna de su pantalón.

Cuando su respiración volvió a la normalidad, él le pidió que por favor hiciera lo que Jill sugirió y le quitara el pene y sus huevos. Por favor, por favor, por favor, suplicó. No los quiero si se interpondrán entre nosotros de esta manera. Jill asintió solemnemente sobre su hombro, una pequeña sonrisa se detuvo en la comisura de sus labios.

"Tengo una idea, hagamos esto especial para Jim", dijo Jill. "Démosle algo para recordar sus genitales". Él te dará un regalo y tu le darás uno. Será totalmente especial".

Jim y Shane se preguntaron qué tenía en mente. Ella sugirió que arreglaran que le cortaran el pene, pero solo en el momento exacto en que estaba teniendo su orgasmo final en las manos de su madre. De esa manera, era inevitable que su madre le diera una experiencia especial y sorprendente, y él le daría su hermoso y pesado pene. Pensaron en silencio y luego estuvieron de acuerdo. Jim besó a su madre en la mejilla y dijo que le gustaría hacerlo pronto. Shane también lo quería pronto, al día siguiente. Jill dijo que podría ayudar con los preparativos, pero le gustaría que Jim se quede en su última noche como un chico completo. Fue aceptado por todos.

Esa noche, Jill entró en la habitación de invitados en la que se estaba quedando Jim y le puso un anillo en su pene no tuviera una erección. Luego ella sacó un consolador y lo penetro por el culo. Ella le quitó anillo del pene y dejó que su pene se agrandara, y luego volvió a ponerle el anillo. Le pidió a Jim un pequeño favor para ayudarlo a él y a su madre. Jim dijo seguro y lo penetro por el culo todo el tiempo que pudo. Pasaron las horas y su pene baboso, relleno y restringido se metió dentro y fuera de su culo. Ella estaba en éxtasis. Ella nunca había sido penetra así durante tanto tiempo, y para agradecerle especialmente, Jim siguió penetrándola incluso después de que su pene quedo en carne viva y roja por tanto frotamiento.

Cuando se cansó, se retiró y ella se dio la vuelta. Ella lo atrajo hacia sí y envolvió sus dedos alrededor de la base de su pene. Ella comenzó a frotar contra su vello púbico y esto hizo que la piel de su pene se inflamara y doliera. Disfrutó mucho de eso, le gustaba hacer que un pene se sintiera tan sensible que el chico pensó que podría morir.

Jim estaba increíblemente dotado de resistencia y la dejó hacerlo hasta que le dolió tanto el pene que deseaba haberlo perdido. Luego pensó en el día siguiente y sonrió. Jill sabía lo que estaba pensando, las mujeres siempre lo hacen. Ella sacó un frasco de crema de aloe vera y dejó que le pusiera algo a su pene. El alivio fue increíble, del placer al dolor al alivio del dolor. Mañana sería aún mejor, pensó Jill para sí misma.

El día siguiente fue muy comercial. A Jim le dieron buena comida todo el día, Shane y Jill establecieron un ambiente especial en la sala de estar. Jim fue llevado a la habitación y acostado en la mesa. Jill levantó las piernas del chita tan atrás que estaban atadas con sus tobillos alrededor de las orejas. Shane tuvo un flashback de Jim siendo un bebé estando en la misma posición en la que solía meter las piernas para poder cambiarle el pañal. Ahora Jim había vuelto para un cambio mucho más grande que nunca.

Jill sacó unas pastillas, un porro y una copa de vino con una botella llena detrás. Las dos mujeres mayores alimentaron a Jim con suficientes drogas para hacer que una mirada de ensueño cruzara su rostro, se volvió totalmente relajado, su pene flácido y colgante. Jim estaba en la posición más vulnerable en la que había estado alguna vez. Las dos mujeres sonreían para ese momento, Shane feliz de que su hijo experimentaría éxtasis y sería feliz. Jill estaba feliz de poder manipular esa situación y de que ambas pudieran quitar un pene. Le pareció tan gratificante hacer algo tan permanente. Sabía que ese joven no tenía la experiencia para hacer una elección como esa. Todavía no podía imaginarse qué sacrificio realmente estaba haciendo. Lo mucho que echaría de menos su pene y la capacidad de llegar al orgasmo. El hecho de que ninguna chica lo querría nunca y la frustración sexual que le esperaba cada día de su vida. Jugar con niños era muy divertido porque al final te dejan lastimarlos. Quieren que los lastimes.

Shane se acercó a su hijo atado y expuesto. Ella le metió la lengua por el culo. Lo lambió,  chupó su pene, lo puso duro hasta que su gran pene se dejó caer en su mano. Ella vio lo rojo que estaba y se dio cuenta de que incluso mientras obtenía placer de su trabajo manual, también le dolía. Esto lastimó a Shane pero sabía que valía la pena porque, sobre todo, Jim simplemente le había rogado por ese momento. Puede que no le gustase tener un hijo, pero ciertamente lo amaba.

Jim comenzó a gemir y Shane fue más rápido, quería que ese dolor terminara lo antes posible. Pero justo cuando Jim llegó al punto de no retorno, Jill detuvo a Shane. Ella dijo que era el gran momento de Jim y que debería tener la oportunidad de llegar a la experiencia definitiva. Jill sacó una cámara de video en un trípode y comenzó a grabar. Ella pensó que Shane y Jim querrían ver los eventos más tarde. Jill también trajo un artilugio de aspecto extraño. Era un dispositivo de mano con un gatillo. Jim no podía ver lo que las damas estaban haciendo, incluso cuando Jill le mostró a Shane cómo deslizar el dispositivo sobre el pene de Jim. Luego apretó el gatillo y todo habría terminado, una banda elástica aprisionaría el pene y una cuchilla lo separaría, cortaría este gran trofeo varonil. Jill le susurró algo al oído a Shane y ella asintió con la cabeza.

Jim ya se estaba desmayando cuando le dieron más marihuana para fumar, más vino y más píldoras. Su pene estaba rojo y su madre comenzó de nuevo con él. Jim se desorientó y comenzó a gritar de alegría y dolor. Jill se acercó y se rascó las partes íntimas con las uñas. Jim estaba adolorido, lloraba, se reía mientras las damas comenzaban a complacer y torturar su paquete simultáneamente.

Jim estaba más que excitado, en un estado de placer divino. Su pene era tan duro como el cemento. Las mujeres estaban empezando a extraer pequeñas cantidades de sangre. Se detuvieron y comenzaron, se detuvieron y comenzaron, creando un ritmo de picos y valles increíbles. Se construyó en una cabeza y Jill asintió con la cabeza a Shane, ambos sabían lo que vendría en cualquier momento: Jim. No solo Jim, sino el último momento de Jim. Iba a correrse y luego se despediría del sexo con mujeres para cumplir con su deseo.

Shane apartó las nalgas de Jim y le metió los dedos en el culo. Ella colocó el mecanismo alrededor de su pene. Bajó la cabeza y apretó los labios alrededor del miembro palpitante de su hijo, comenzó a arrastrar la cabeza hasta la punta del pene, chupando y rodeándolo con los labios, la lengua y saliva, raspándolo ligeramente con los dientes, como si sacara su semen con succión Jim se tensó, Shane llegó al final de su pene y el orgasmo llego.

Fue una gran sacudida, una convulsión, un llanto su orgasmo, semen y semen y más semen corriéndose por la boca de Shane. Sabiendo que era la última vez que Jim iba a correrse en su vida, lo mantuvo en su boca. Y en el momento final, acercándose al mayor chorro de todos, su dedo tembló y ella presionó el botón. Wham. El pene de Jim fue cortado cerca de la base, colgó de la boca de Shane por un momento y luego la dejó caer en un contenedor que estaba colocado cerca.

Ella se había corrido un poco antes y al hacerlo se aseguró de que Jim tuviera la mejor experiencia, tal como Jill le había susurrado a Shane que hiciera. Jim estaba en las alturas viniéndose cuando perdió su pene y ese momento quedó congelado para siempre. No solo después de que él se vino, sino cuando ella se venía. El último chorro más grande quedó dentro de Jim para siempre.

Shane se arrodilló y metió la lengua en la boca de su hijo, ella le devolvió su semen y la probó por última vez. Se besaron por minutos, disfrutando lentamente el momento que habían hecho juntos.

Años más tarde, Jim vio el video con su madre y se abrazaron como una madre y su hija en el sofá. Atrás quedaron las fantasías de la lujuria y el sexo. O eso pensó Shane, porque Jim todavía tenía sus huevos y por eso pensaba en venirse y tener uno orgasmo una vez más. Hubiera dado cualquier cosa por hacerlo incluso un tiempo de su vida. Estaba tan frustrado consigo mismo por haber tomado la decisión que tomó. Cada vez que veía a una chica guapa, su pene, lo que quedaba, se ponía un poco rígido, pero nunca podía bajarse. Algunas noches lloraba solo para dormir, sollozando por sus propias acciones y por la falta de vida sexual. Pero en el fondo había algo más, había una especie de orgullo. Esto había sido hecho para ayudar a su madre. Este fue el último regalo que le había dado y sabía que era amado.

Por el consejo de Jill, su madre tenía su pene preservado en una caja transparente para que Jim pudiera guardarla en su habitación. Lo miraba por la noche y soñaba con penes largos y duros que penetraban y eyaculaban algo que él nunca más en su vida podrá volver a hacer.




Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

BAITER

"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades......


BAITER
"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [GUERRA] [TORTURA]



Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





"Hombres, para ustedes la guerra ha terminado". El comandante se presentó como el director de una escuela secundaria dirigiéndose a una asamblea. "Compórtense, obedezcan las reglas, y serás repatriado tan pronto como termine el conflicto. Rompan las reglas y serán severamente castigados. "Excepto por un par de sargentos canosos de veintitantos años, la mayoría de nosotros habíamos sido chicos de escuela secundaria hacia un año y algunos todavía estarían en la escuela si no hubieran mentido sobre sus edades. Para alistarse tempranamente.

Como el caso de Baiter que aun tenía 17 años como era mi caso propia ambos mentimos para poder enlistarnos.

Nuestra unidad de la Guardia había sido rodeada dos semanas después de nuestra llegada a la frontera y había sido entregada por nuestro oficial. Luego, nos registraron, interrogaron y luego nos transportaron a un campo de prisioneros en el interior, los cuarenta compartimos un gran semirremolque que estaba completamente oscurecido, por lo que no teníamos idea de dónde estábamos, lo que dificultaba la fuga. No hemos sido maltratados; los interrogadores eran intimidantes pero en realidad no eran amenazantes y en realidad sabían más que nosotros sobre los detalles de nuestra unidad. La comida que nos habían dado era básica pero adecuada y nos habían permitido bañarnos cuando llegamos al campamento, que ya albergaba a más de cien prisioneros de guerra.

Ahora estábamos reunidos junto a nuestro cuartel escuchando el discurso de bienvenida del Comandante.

"Solo hay unas pocas reglas", dijo, "y están enlistadas en las pequeñas tarjetas que les dieron cada uno, así como en las que se publicaron aquí y allá durante todo el campamento. No hay excusa alguna para romperlas. "La mayoría de nosotros ahora estábamos leyendo las tarjetas laminadas de plástico mientras recitaba las reglas.

"Uno, nunca debes intentar escapar". De acuerdo.

El campamento estaba rodeado de altas cercas cubiertas con alambre de púas y había torres de vigilancia en cada esquina. Además de eso, parecía que estábamos en el medio del desierto sin ningún lugar para escapar de todos modos.

-"Dos, debes mantener el orden y la disciplina". Lo entienden. No disturbios o peleas de comida.

-"Tres, deben obedecer todas las órdenes". Igual que la escuela secundaria.

-"Cuatro, nunca debes involucrarte en sodomía o relaciones sexuales de ningún tipo con otros prisionero". Eww. ¿De Verdad? No hay problema en eso.

-"Cinco. Mantendrás un alto nivel de limpieza. Duchado y afeitado todos los días y mantenga sus cuartos limpios. Ser cautivo no es razón para no ser civilizado". De acuerdo. No tenía que afeitarme todos los días de todos modos, y seguro como el infierno no vivir como un cerdo.

Luego miró cuidadosamente a la asamblea, haciendo una pausa para hacer contacto visual con cada uno de nosotros, como si ambos manejaran su punto sobre las reglas y también para recordar cada una de nuestras caras. O eso pensé, de todos modos.

-"Estás allí", señaló a uno de nuestro grupo. "Presentarse"

-"¿Quién es?" Susurró el tipo que estaba a mi lado.

"Baiter", respondí. John Master había sido uno de mis compañeros de clase en el octavo grado cuando alguien contaba una broma acerca de ir a trabajar en un barco de pesca, comenzando como un aprendiz de baiter y trabajando en su camino hacia el estado de maestro. El apodo fue colgado inmediatamente de Master y desde entonces se lo ha llamado Baiter. Había sido el payaso de la clase de cuando, e incluso los sádicos superiores no podían suprimirlo por completo.

"Maestro, John C. 04896742 a su servicio, señor", dijo, frente al comandante. De ninguna manera un tipo como Baiter no podría actuar como un listillo.

-"De rodillas, soldado", ordenó el Mayor.
-"¿Eh?" Dijo Baiter, desconcertado por la orden.
-"¡Dije que se ponga de rodillas, soldado!", Repitió el Mayor.

Baiter hizo una pausa y miró a su alrededor, como si esperara que viniéramos en su ayuda antes de finalmente arrodillarse y mirar hacia arriba al comandante. El comandante se bajó la cremallera de los pantalones para sacar un pene regordete rechoncho y grueso. "Chúpalo", dijo, arrastrando los pies hacia delante, de modo que estaba justo en la cara de Baiter, quien retrocedió como si le hubieran dado una descarga eléctrica. "Chúpalo o enfrenta las consecuencias por desobedecer la regla número tres", dijo el comandante. Los labios de Baiter permanecieron sellados y simplemente miró al Mayor y negó con la cabeza en señal de negativa.

"¡Guardias! ¡Prepara a este prisionero para el castigo! "El mayor gritó en voz alta, metiéndose su pene en el pantalón. Cuatro fornidos guardias agarraron a Baiter mientras seis carabinas más blandidas nos señalaban. "Regla dos. Mantener el orden. "Dijo el comandante, recordándonos con las armas que apuntaban hacia nosotros. Mi visión fue bloqueada por los muchachos antes que, pudiera escuchar claramente a Baiter mientras él maldecía y suplicaba, y también susurraba comentarios de los otros prisioneros. "¡Mierda!" "¡Hombre!" "¡Maldición!"

Baiter estaba desnudo cuando finalmente los guardias lo obligaron a ponerse de pie, y sus manos se habían asegurado a sus espaldas, pero era algo más que atraía la atención mía y de los demás. Se había asegurado un cordón o alambre alrededor de su escroto, comprimiendo sus huevos en un bulto duro y peludo que ahora estaba sujeto a una cuerda. Respondiendo a un asentimiento del mayor, uno de los guardias coloco un pequeño taburete. Otro guardia tiró la cuerda unida a los huevos de Baiter sobre una viga del techo que sobresalía y comenzó a tirar.

"Sube", ordenó el Mayor, y Baiter obedeció lentamente, un paso a la vez, hasta que se paró en la parte más estrecha del taburete tratando de mantener el equilibrio a un metro del suelo. El guardia aseguró la cuerda apretada a una cala en la pared y se echó hacia atrás. "Él permanecerá aquí hasta que lo vea apropiado para soltar la cuerda", anunció el comandante. "Cualquiera que interfiera se unirá a él". Luego se volvió hacia Baiter. "Espero que hayas aprendido tu lección", dijo, y luego le dio una patada al taburete.

Baiter estaba boca abajo en un instante, suspendido por sus estirados huevos, su cabeza a medio pie del suelo. Sus bolas estaban a medio camino de sus rodillas, y la piel estirada de su escroto oscureció completamente su pene. Se retorció y forcejeó mientras colgaba allí, tratando de obtener una cuerda delgada con los pies descalzos. "¡Ayuda! ¡Por favor! ¡Alguien! ", Suplicó. Cerré los ojos mientras él continuaba dando tumbos hasta que el comandante nos ordenó que fuéramos a nuestros aposentos.

Nadie dijo mucho el resto del día. No había una regla en contra de hablar; fue todo un shock para nosotros, y fueron solo los gritos y súplicas ocasionales de Baiter desde afuera de la puerta con barrotes lo que nos recordaba que todavía estaba colgado de sus huevos. A la mañana siguiente, se había ido, la cuerda aún estaba sujeta al listón, el pequeño lazo que había estado alrededor de sus huevos meciéndose con la brisa con el trozo de carne muerta que era prueba de su castración.

Me sentí especialmente mal; éramos los mejores amigos de octavo grado que habíamos estado caminando cuando una señora en un viejo autobús de VW se detuvo para ofrecernos un aventón. Bajó por una carretera solitaria junto al río y se sentó en el asiento trasero donde Baiter y yo estábamos sentados uno al lado del otro. Luego nos dio a cada uno de nosotros nuestras primeras mamadas seguidas de nuestros primeros cigarrillos, y hasta el día de hoy, Baiter es el único que me ha visto correrme. Nos separamos en la escuela secundaria, pero siempre tendremos esa tarde en el autobús de VW en común. Además, me sentí culpable de tener suerte. El comandante no tenía interés en una mamada de un prisionero; él solo quería demostrar su punto y podría habernos seleccionado a cualquiera de nosotros para colgarlo.

John Master regresó con nosotros dos semanas después, no estaba bien de ninguna manera, sino vivo. "Un guardia se apiadó de mí y me cortó. Literalmente", nos dijo, dejando caer su pantalón para mostrar la herida que todavía estaba fresca. Simplemente no parecía correcto llamarlo Baiter nunca más.

El armisticio se firmó cuatro meses después y fuimos repatriados. Esos cuatro meses habían sido tensos pero sin incidentes. No hubo intentos de fuga, disturbios o disputas, nos mantuvimos limpios y nos aseguramos de obedecer siempre las órdenes del Comandante.




Historia Original Aquí.




Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

ULTIMO ENCUENTRO SEXUAL

Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana......


ULTIMO ENCUENTRO SEXUAL
Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana .

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES]


Categoria: Adolescente      Autor: Lovelittlegirls & DarkSoul





Eran las vacaciones de primara estaba acostado en el sofá con su amada Sofía, veíamos una película erótica mientras la abrazaba besando su cuello y apretaba mi pene en erección entre sus bella nalgas, no pasó mucho tiempo para que Sofía respondiera moviendo sus caderas y soltando un suspiro se voltea y me besa apasionadamente, nuestras bocas fundidas entre sí, la desvisto lentamente hasta que su trémula desnudes me invita a probarla y de un salto voy de su boca al rico sabor de su ya húmeda vagina.

Sofía me rodea con sus piernas y gime en respuesta al dedicado frote de mi lengua, aquella era la vagina más deliciosa que había probado en mi vida, nuestros constantes encuentros me habían hecho lograr llevarla rápidamente al orgasmo y ese día no fue la excepción; acelerando sus gemidos y con gestos de descontrolado placer me mira fijamente susurrando.

-“¡Me Vengo! ¡Me Vengo! Ohhhhhh” dijo ella entregándose a un rico e intenso orgasmo.       

Sabiendo que no teníamos mucho tiempo disponible, me desnudo y sentado en el sofá ella sobre mi busca besarme mientras lentamente baja apuntando mi erección a su abierta vagina hasta lograr que la penetre por completo, Mis manos recorrían su cuerpo acariciándola mientras sus caderas en un lento y rico ritmo me hacían sentir que estaba en la gloria; sus brazos rodean mi cuello y aumentando la intensidad de su sensual danza me mira excitada, sus hermosos pezones son embestidos por mi boca, los chupo y muerdo suavemente como a ella le gustaba.        

Quita mi mano derecha de su nalga y chupando mis dedos hasta llenarlos de mucha saliva, ella misma busca meter mi dedo del medio por su ano; en cada ir y venir de sus caderas mi dedo entra hasta quedar totalmente apretado en su interior.         

Aquella relación incestuosa con mi bella hermana de 16 años para ese momento comenzó hacia un poco más de un año con ella de 15 años una tarde de verano cuando ella entro en mi cuarto justo cuando me estaba cambiando viéndome desnudo por completo, lejos de irse o apenarse se quedo viendo a mi pene que para mi sorpresa tomo y se lo llevo a la boca aquello fue todo lo que necesitar para perder todos mis escrúpulos hacia mi hermana y verla como una mujer no como parte de mi sangre.       

Entregados al intenso sentir de nuestros cuerpos unidos en el divino acto del sexo, Sofía me cabalgaba hasta que jadeando me da libertad de poder hacer lo que yo quiera; sin perder tiempo pase mis brazos por debajo de sus piernas y sosteniendo firme su rico culo me levanto y de pie comienzo a embestirla con fuerza, abrazada a mi cuello y gimiendo intensamente, Sofía me besaba como si su vida dependiera de ello.   

Aquella era su posición preferida así que por varios minutos balanceándose contra mí, me besa gimiendo hasta tener otro rico orgasmo, sentí como sus jugos mojaban no solo mi pene sino también mis huevos, goteando de mis huevos y resbalando por mis muslos.          

La deje un momento para que recupere el aliento pero ella se arrodilla sobre el sofá y levantando las caderas voltea a mí y dulcemente me dijo.

-“Te toca”. Dijo Sofía.
           
Tomándola por las caderas mi pene entra en su vagina de nuevo de un solo golpe hasta el fondo y comienzo a penetrarla con fuerza; sus hermosas nalgas chocaban contra mi pelvis produciendo un rico sonido que era acompañado por intensos gemidos pidiéndome más. No pude resistir mucho y todo mi semen llena el interior de su rica vagina entre gemidos de ambos.  

Nos quedamos por unos minutos besándonos, acostados en el sofá deliciosamente, fuimos a ducharnos y como de costumbre me hizo el mejor sexo oral que un hombre pueda disfrutar, ella luego se quedo dormida y por mi parte me levante para ir por algo de comer a la cocina, estaba que moría de hambre y sed.    

Allí me encuentro de sorpresa con Mamá justo sentándose en la mesa y acompañada de un té.
Controlando mis nervios tomo algo del refrigerador y me siento frente a ella preguntándole.  

-“Mamá no te escuché, ¿acabas de llegar?” Le pregunte-      

Mamá enciende un cigarrillo, le da una fuerte bocanada, mirando al techo dice:

-“No, llegué hace rato, justo para ver lo que hacías con Sofía y que claramente no es la primera vez”- Dijo Mamá dejándome helado.

Mamá baja la mirada para clavarla en mí y en sereno tono interrogante me dice.

-“Carlos, hoy tuve un día de mierda, tanto así que decidí salir temprano del trabajo, ¿para qué? Pues la cereza del pastel de este día de mierda es llegar a casa y encontrarme con la sorprendente escena de ver a mi hijo teniendo sexo con su hermana”. Dijo Mamá.

Iba a decir algo pero ella no me dio tiempo se me fue encima, me dio dos fuertes cachetadas que me dejaron aturdido por unos segundos, que para mi fueron vitales, apenas iba vestido con un pants sin ropa interior, Mamá no tuvo trabajo en bajarme mi única prenda para dejar al descubierto mi pene y huevos, mi pene aun presentaba rastros de la intensa actividad sufrida hacia unos minutos atrás, aunque ya no olía a sexo.

Mamá estaba convertida en una fiera jamás antes la había visto en ese estado, sentí que algo me golpeo en la cabeza no se que fue pero me dejo fuera de combate por algunos minutos, cuando recupero el sentido estaba sentado amarrado desnudo en una de las sillas de la cocina, sentí de inmediato que algo apretaba mi escroto, mire mi entrepierna y me había amarrado mi escroto muy fuerte con una cuerda muy fina, trate de hablar pero me habían amordazado también.

Fue cuando vi a Mamá frente a la estufa estaba calentando un cuchillo la hoja de acero ya brillaba intensamente cuando se me acerco sosteniéndolo, se puso de cuclillas frente a donde estaba tomo mi escroto con una mano y con la otra me miro, lagrimas corrían por su rostro que tenía una expresión de enfado como nunca antes había visto.

Acerco la ardiente hoja del cuchillo a mi escroto por el lado derecho mientras me estiraba mis huevos, tensando la piel de mi escroto, pude sentir el calor de la afilada hoja de acero incluso a varios centímetros de mi estirado escroto, movía mi cabeza, negando, llorando y suplicando a Mamá para que se detuviera.

-“MMMMMMHMHMHMHHHH”. Mugía por debajo de la mordaza.

Cuando de pronto sentí como mi madre me comenzó a cortar mi escroto, aquello fue el infierno una punzada muy fuerte de dolor recorrió mi cuerpo, que comenzó a sacudirse sin cesar, gritaba y todos los poros de mi cuerpo comenzaron a transpirar, en cuestión de unos pocos segundos estaba bañado en sudor, sintiendo como el cuchillo se abría paso por mi escroto separándolo de mi cuerpo a cada instante hasta que de un fuerte tirón mi madre me arranco el escroto con mis huevos en su interior, castrándome.

Sentí como mi pene lanzo la que fue mi última carga viril dos fuertes chorros de mi espeso semen, que mancharon mi abdomen y pecho aunque no sentí nada de placer en ese momento sentía como si estuviera siendo hervido vivo en una gran hoya de agua hirviendo.

Recuerdo que me sacudí de dolor por unos segundos hasta que me desmaye por fin lo que fue un verdadero alivio.

Me desperté con mi hermana a mi lado llorando mi madre le había cercenado los pezones y clítoris como castigo, ambos nos abrazamos y lloramos por horas, cuando cumplo 18 años abandone la casa para nunca regresar hasta ahora, Sofía hizo lo propio cuando llego a la mayoría de edad, se vino a vivir conmigo.

A duras penas logre terminar en la universidad, con el sueldo que junte de mi primer empleo, hice que me repusieran mi escroto y me colocaran prótesis testiculares, ahora Sofía y yo vivimos como si fuéramos marido y mujer, tenemos sexo, que es muy agradable aunque ya ninguno de los dos sentimos lo mismo antes de ser cortados, cuando fue nuestro Último Encuentro Sexual. 





Autor: Lovelittlegirls & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

CASTIGADO PÚBLICAMENTE

2146, el mundo ha cambiado drásticamente, las mujeres dominan por complete luego de la tercera Guerra mundial y la Guerra de los Sexos en la que ellas salieron vencedoras, han sometido a los hombres por complete apenas los mantienen para reproducción, placer y trabajo aunque oficialmente los hombres no son esclavos y pueden tener propiedades, estudiar, trabajar e incluso casarse si la mujer quiere, los puestos que ocupan son siempre inferiores a las de las mujeres, así mismo hay leyes muy duras que protegen a las mujeres ante la menor falta que se puede cometer en su contra......


CASTIGADO PÚBLICAMENTE
2146, el mundo ha cambiado drásticamente, las mujeres dominan por complete luego de la tercera Guerra mundial y la Guerra de los Sexos en la que ellas salieron vencedoras, han sometido a los hombres por complete apenas los mantienen para reproducción, placer y trabajo aunque oficialmente los hombres no son esclavos y pueden tener propiedades, estudiar, trabajar e incluso casarse si la mujer quiere, los puestos que ocupan son siempre inferiores a las de las mujeres, así mismo hay leyes muy duras que protegen a las mujeres ante la menor falta que se puede cometer en su contra.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [HUMILLACION] [TORTURA]


Categoria: Asolescente      Autor: DarkSoul





2146, el mundo ha cambiado drásticamente, las mujeres dominan por complete luego de la tercera Guerra mundial y la Guerra de los Sexos en la que ellas salieron vencedoras, han sometido a los hombres por complete apenas los mantienen para reproducción, placer y trabajo aunque oficialmente los hombres no son esclavos y pueden tener propiedades, estudiar, trabajar e incluso casarse si la mujer quiere, los puestos que ocupan son siempre inferiores a las de las mujeres, así mismo hay leyes muy duras que protegen a las mujeres ante la menor falta que se puede cometer en su contra.

Como estaba por descubrirlo Ciro, un joven adolescente de 17 años, alto, de piel blanca rubio, atractivo, pero tímido, conocía muy bien las severas penas que un hombre podría afrontar por solo mirar de mala manera a una mujer estaba enamorado en secreto de Claudia, una chica rubia de muy buen ver de su misma edad, pero no se había atrevido a nada, ni siquiera a hablarse durante el almuerzo ya que iban en la misma escuela pero no en la misma clase, mujeres y hombres estaban divididos en grupos diferentes, Claudia era popular entre las chicas y capitana el equipo de futbol.

Sin embargo Ciro tenía un gran secreto que ni a su mejor amigo le había contado, por mera coincidencia una tarde que estaba limpiando una de las tres bodegas del gran campus escolar, se topo con una tela que cubría algo, curioso quito la tela lo que Ciro vio hizo que su juvenil pene quedase más duro que nunca antes, aquel trapo tapaba un espejo que daba a las duchas de mujeres, del lado de ellas era un espejo mas pero del lado donde estaba Ciro se podía ver todo sin ser visto

Ciro pudo observar a las chicas caminando por las duchas muchas de ellas en ropa interior o desnudas, de pronto vio a Claudia apenas con una tanga blanca casi transparente con sus senos al aire, sin poder contenerse extrajo su pene en erección de su pantalón, para comenzar a bajar y subir con su mano por endurecido pene, su mano comenzó a moverse con rapidez, Ciro no tardo en sentir como una muy agradable presión se acumulaba en la base de su pene y dando un pequeño gemido se corrió, lanzando cuatro poderosos chorros de su espeso semen, sobre el muro frente al que estaba a 25 cm.

Ciro cayó de rodillas apenas termino de correrse, había sido el mayor orgasmo de toda su vida, sus piernas no lo pudieron sostener, fue un orgasmo tremendo superior a cualquier otro sentido en toda su joven, aunque se masturbaba poco lo había estado haciendo desde los 14 años, cubrió el espejo y lo tapo con unas cajas altas, luego se dijo a si mismo que nunca revelaría a nadie ese secreto de saberse que él había visto a las chicas desnudas aunque fuese de manera accidental podría ser considerada una violación a la intimidad.

Lo que podría traerle nefastas consecuencias, Ciro resistió las ganas de volver a tener ante sí, aquel erótico espectáculo por varios días pero al final sus hormonas rebosantes en su cuerpo ganaron a la razón y se nuevo, espeso a que el equipo que Futbol terminara su práctica para descubrir el espejo, de nueva cuenta aquellos cuerpos femeninos adolescentes con firmes senos y piel tersa se presentaron ante el pero esa vez estaba dispuesto a disfrutar de aquella visión el mayor tiempo posible sin venirse tan rápido como lo hizo al primera vez, se bajo el pantalón hasta los tobillos para quitarse por completo y se dispuso a gozar.

Ciro comenzó a toquetearse, hasta que una de sus manos, llego a su entrepierna,  su pene ya luchaba por salir de su ajustado bóxer de color gris, no tardo mucho en despojarse de él, viendo aquellos cuerpo tomo su bóxer y se lo llevo a la nariz huelen mal, a sudor y a algo más, no podía definir ese olor, pero en su cabeza pasa algo raro, empezó a excitarse aun más de lo que ya estaba, su erección era cada vez más intensa, su pene estaba tan tenso que incluso comenzó a dolerle su miembro está durísimo mientras lo acaricia viendo la erótica escena antes sus ojos que supera a cualquier película porno que pudiera haber visto. 

No resistió por más tiempo, una de sus manos rodeo su durísimo pene para comenzar a jugar con su miembro su mano comenzó a bajar y subir, oliendo aun aquel olor que continuaba en el ambiente, tomo su bóxer todo sudado de nuevo y la huele, le gusta ese olor, en especial el que expide la parte delantera de su bóxer, no pienso en nada, solo contempla el espectáculo frente a él sus caricias son cada vez más fuertes, su menta divaga entre los senos al desnudos de sus compañeras pensando en lo que sería tener sexo con ellas, recuerda los senos y nalgas de Claudia, todo aquello lo estaba volviendo loco su mano se mueve a prisa masturbándose aun más fuerte, más rabioso, siente que no podrá contenerse por mucho tiempo.         

Sin embargo de algún modo el cuerpo de Ciro apretando sus nalgas logro aguantar las ganas de correrse, haciendo una pausa en un esfuerzo por no venirse aún, con su bóxer pegado a su cara, a su nariz más concretamente, paso su lengua por donde acomodaba la punta de su pene, para probar los rastros de su liquido pre seminal, sabia rico, su prenda quedo humedecida con su saliva antes de volver a su tarea manual.

Esa vez no creía aguantar por mucho tiempo, siente un placer inmenso, la presión se acumular en la base de su pene, sus ojos dejan de ver los cuerpos desnudos, cierra sus ojos, en ese momento siente como si su cuerpo y su alma se separaran, Ciro ya no puede aguanta más, su pene exploto, Ciro se vino en un delicioso orgasmo que hizo que su pene lanzara tres poderosos chorros de semen con tanta fuerza que lo dejo completamente fatigado.

Por su mano que aun sujetaba su palpitante pene escurría semen, su respiración era agitada y su corazón casi parecía querer salirse de su pecho,  poco a poco Ciro se recupero de su gran orgasmo, tomo su bóxer para limpiarse su pene había semen por su vientre y piernas, se sentía satisfecho, como nunca hubiera imaginado, masturbarse de esa forma era lo mejor de esa forma y era algo que no estaba dispuesto a abandonar pese al peligro que eso significaba.

Por un par de meses Ciro asistía a aquella bodega, justo después del entrenamiento de alguno de los equipos femeninos, hasta una tarde fatídica. En aquella bodega se guardaban algunos implementos del equipo de futbol femenil, Ciro estaba gozando moviendo su mano por su erecto pene cuando escucho una voz femenina justo detrás de él.

-“¿Qué demonios crees que estás haciendo?”. Dijo la voz.

Ciro al verse descubierto sin pensar en que estaba desnudo de la cintura hacia abajo con su pantalón y bóxer en los tobillos, con su mano rodeando su pene se dio la vuelta para ver a Claudia a unos pocos pasos de donde estaba, los ojos de la bella rubia se fueron al  pene de Ciro era el primero que veía en vivo en erección, el rostro de Ciro quedo rojo y balbuceo.

-“Este… Yo… Bueno… Este…”. Balbuceo Ciro.
-“te estás masturbando maldito degenerado se lo voy a decir a la entrenadora”. Dijo Claudia.

Ciro comprendió que si alguna mujer adulta sabía lo que estaba haciendo estaría en serios problemas por lo que trato de detener a Claudia. Pero se olvido que estaba con su pantalón en los tobillos por la desesperación.

-“No. Claudia espera, Por Favor”. Dijo Ciro.

Pero apenas pudo dar dos pasos antes de caer, sin proponérselo, sus manos se sujetaron del Short de Claudia, bajándoselo con todo y tanga hasta los tobillos haciendo que ella cayera al suelo, con Ciro quedando sobre las piernas de Claudia, los ojos de Ciro se abrieron grandes al ver el sexo desnudo de la adolescente apenas con un minúsculo mechón de vello rubio, el rostro de Claudia estaba rojo no de la pena sino de furia.

-“Lo Siento, Lo Siento, No era mi intención… Lo Juro” Dijo Ciro con nervios.
-“Quítate de encima maldito depravado”. Dijo Claudia.
-“¡Por favor lo siento!” Repitió Ciro.

En su afán por demostrar que todo fue sin intensión Ciro se arrimo un poco para quedar su pecho sobre el de ella, lo que hizo que ambos se quedaran mirando fijamente como hipnotizados, aquel momento pareció durar horas hasta que Claudia sintió el pene de Ciro aun en erección goteando liquido pre seminal de la punta rosar sus labios vaginales, lo que rompió aquel momento cuando ella dio un tremendo grito.

-“VIOLACIOOOON”. Grito Claudia.
-“SHHHH, no es violación” Trato Ciro de hacerla entender.

Pero era tarde la entrenadora de futbol como varias de las compañeras de Claudia entraron a la bodega para encontrar a Ciro sobre Claudia desnudos de la cintura para abajo con Ciro forcejeando con Claudia lo que siguió fue terrible para Ciro, acusado de intento de violación, masturbación, voyerismo, conducto inmoral y faltas contra la moral femenina.

El resultado fue que Ciro fue condenado a ser castigado públicamente en el gran auditorio de la escuela a la vista de todos donde además de ser castigado con azotes iba a ser castrado, que fue lo peor de todo aquello.

Apenas tres dias después de lo sucedido entre Claudia y Ciro, el gran auditorio de la escuela estaba a reventar por todo el alumnado femenino portando sus uniformes rojos para la ocasión, Ciro fue llevado por dos guardias de la corte apenas con un pequeño pañuelo cubriendo sus entrepierna pegado al vientre con una cinta especial, al llegar al gimnasio las dos fuertes guardias despojaron de dicho pañuelo a Ciro de un tirón dejándolo completamente desnudo, lo que provoco un gran alarido de la concurrencia. 

Ciro fue llevado hasta una base de madera acolchada que servía para actividades de gimnasia, ahí fue colocado boca abajo sobre su vientre sobre la parte acolchada, sus manos fueron sujetadas a la parte de abajo de la pesada base dejando sus blancas como bien formadas nalgas a la vista de todos, lo que lo hizo sentirse muy humillado, todas las miradas estaban fijas en sus nalgas y huevos que colgaban un poco más abajo, para ese momento la ligas castradora ya estaba puesta y sus huevos estaban muriendo, causándole un gran dolor en el proceso, aunque en ese momento el pobre de Ciro estaba aterrado y todo era como estar en una pesadilla.

-“Vamos a comenzar que pasen las ejecutoras”. Dijo una voz en el sonido local.

Tres chicas adolescentes aparecieron una de ellas era Claudia un rugido de la multitud, las recibió gritos que decían “Acaben con ese maldito”, “Córtenle los huevos al perro”, etc. Entre otros gritos llenaron el recinto Ciro las vio caminar hacia él, temblando, quiso hablar pero no pudo olvido que le fue inyectado un relajante muscular en el cuello que le iba impedir hablar por las próximas 10 horas, las tres adolescentes llevaban tiras de cuero en cuyo extremo un afilado gancho de acero sobre salía bien afilado.

Apenas llegar a donde estaba Ciro las tres alzaron las manos animando a la multitud, Claudia fue la primera en golpear las nalgas de Ciro que se retorció de dolor, apenas un graznido broto de él pero que fue suficiente para alborotar a la concurrencia, otra de las adolescentes dio el segundo azote y así comenzó todo, Ciro no tardo en sentir como aquellos ganchos afilados al final de las tiras de cuero comenzaron a arrancarle trozos de sus bien formadas nalgas, convirtiéndolas en masas amorfas sanguinolentas,

Aquellos azotes continuaron por casi una hora para cuando terminaron Ciro estaba casi sin sentido sus alguna vez bellas nalgas eran una masa de carne molina sangrando con largos y profundos cortes, que dejarían marcas imposibles de quitar, para ese momento los huevos de Ciro eran historia habían muerto por falta de sangre fresca hacia ya varios minutos aunque en ese momento el no lo sabía su preocupación no era su castración durante los azotes sino rogar para que las adolescentes se detuvieran.

Un nuevo rugido minutos después que ellas dejaron de azotarlo, hizo medio reaccionar a Ciro, para ver de reojo a Claudia acercarse a donde estaba por detrás con unas tijeras, apenas podía moverse estaba agotado y devastado por la pérdida de sangre, Claudia se puso de cuclillas detrás de Ciro le abrió sus piernas y tomo sus huevos de un color morado nada saludable, lo que causo gran dolor en Ciro cuyo cuerpo comenzó a convulsionar, el publico rugió de nuevo y apenas escucho decir a Claudia cuando ella hablo.

-“Esto es lo que se merecen los pervertidos violadores como tú”. Dijo Claudia.

Claudia de un rápido tijeretazo le cerceno el escroto a Ciro con su preciado contenido por debajo de la liga castradora, el cuerpo de Ciro se tenso y sus ojos se pusieron en blanco mientras convulsionaba para por fin desmayarse por el dolor.

Ciro ya no pudo ver a Claudia levantarse para enseñar su escroto con sus huevos ser levantado en alto por Claudia y el rugir de la multitud al ver sus huevos separados de su cuerpo para siempre.

Ciro vive en desgracia siendo un eunuco solo pudo conseguir empleos degradantes y mal pagados, no hay día que no recuerda cuando fue Castigado Públicamente.   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
   




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BURDEL EXCEPCIONAL 05

Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido......


BURDEL EXCEPCIONAL V
Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] [TORTURA] [FISTING] [TRANSEXUAL]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Benett era un adolescente normal de 16 años aun le gustaban las bellas chicas y más que nada le atraía la oportunidad de tener sexo con alguna de ellas siendo aun virgen, moría por tener sexo, no le importaba con quien tener sexo sus gusto en mujeres eran asunto aparte en ese momento de su vida a él solo le importaba tener sexo, meter su constantemente endurecida erección en una acogedora vagina, mientras más apretadita mejor pensaba, practicaba natación lo que lo todo de un muy buen cuerpo esculpido que sería su perdición.

Aquella noche Benett se despidió de  su amigo Arturo en la puerta de la piscina olímpica en donde entrenaban para emprender a pie el trayecto de 12 calles a casa su pene estaba en erección se agitaba debajo de su bóxer (calzoncillo) incluso lo sentía húmedo por la gran cantidad de liquido pre seminal que brotaba de él en ese momento, deseaba llegar a casa para masturbarse con urgencia sin embargo nunca llegaría a casa. 

De la nada al doblar una esquina se encontró con Aquella chica parecía tener 16 o 17 años, de piel blanca muy clara, unos senos medianos, pero paraditos, con un par de nalgas que hicieron que a Benett su dura erección diera un respingo, Benett se dio cuenta que debajo de su péquela minifalda negra llevaba una tanga tipo hilo dental, de pronto sin previo aviso ella lo beso, tomando las manos de Benett para que acariciara sus tersas nalgas, Benett estaba sin poderlo creerlo pero le gustaba lo que estaba pasando.

Media hora más tarde los dos estaban sobre una cama inflable dentro de una camioneta cerrada la péquela minifalda no tardo en irse por lo que Benett pudo ver como su tanga se perdía entre sus ricas nalgas, sentía que el corazón se le iba a salir, y su pene estaba a punto de estallar, siguió acariciándola, cuando de pronto ella se quitó su blusa, quedando de frente a él sus ricos senos. Benett entendió el mensaje y comenzó a acariciarle la espalda, sus piernas, le besaba el cuello, para llegar a sus senos los cuales acaricio con una mano, luego se llevo uno a la boca succionando su pezón, lo que hizo que ella comenzara a gemir de placer.

Benett sintió que la camioneta se movía, pero ella le dijo que no le prestara atención que era una de sus amigas quien conducía que al terminar lo llevarían a casa, Benett estaba como hipnotizado por la bella pelirroja que de nuevo comenzó a succionar uno de sus pezones, su Boca bajo hasta su entrepierna de ella donde comenzó a tocarle su rajita por encima de su minúscula tanga, que se encontraba mojadita, la acaricio con movimientos circulares, ella se mordía los labios, ansiosa porque continuara, Benett le quito lentamente su tanga, sintiendo muchos nervios, pensando que en cualquier momento iba a despertar de ese sueño húmedo, Benett la dejo completamente desnuda frente a él, su vagina lucia deliciosa, depilada por completo, con sus nalgas firmes y paraditas.

Ella no tardo también en dejarlo solamente en su apretado bóxer, Ella le indico donde colocar su lengua para comenzar recorrer lentamente su vagina, a succionarle su clítoris, mientras ella se retorcía de placer pidiendo más, le acariciaba los senos y pellizcaba sus pezones mientras su lengua recorría cada pliegue de sus labios vaginales,  de súbito ella lo detuvo pero solo para despojarlo de su bóxer, tomo su pene duro como nunca antes para comenzar a masturbarlo por casi un minuto antes de llevarse su erección a su boca, le pasaba la lengua por el glande y lo introducía en su boca, mientras Benett la tomaba del cabello aquello fue el paraíso para Benett quien cuando estaba por venirse ella se saco su pene de su boca paro solo para hacer que él la penetrara.

Benett coloco la punta de su pene en la entrada de su ya húmedo sexo y comenzó a penetrarla, su miembro entro con mucha facilidad para comenzar a moverse despacio, pero de manera constante lo que hizo que ella diera pequeños gemidos, pese a su edad el pene de Benett era de 20 cm muy grueso aunque con un glande pequeño sin circuncidar.

Luego de un rato ella hizo que Benett se acostase boca arriba y ella se monto sobre él, para comenzar a cabalgarlo ella hacía movimientos circulares con su pelvis lo que enloqueció de placer a Benett luego de unos minutos ella se dejo caer hacia adelante aplastando sus ricos senos sobre el pecho de Benett, quien la  abrazo acariciando su espalda y apretando sus bellas nalgas, mientras ella seguía cabalgándolo,  un poco más despacio, lo que hizo que el placer se intensificara.

Debieron casi 30 minutos gasta que de nuevo los sentones de ella cada vez si hicieron más desesperados, el mete saca era a un ritmo desenfrenado, Benett  no pudo seguirle el ritmo y menos cuando ella acabo y su vagina tuvo espasmos Benett apenas pudo sacar su palpitante erección para descargar su espesa como hirviente leche entre las nalgas de ella, grandes chorros salieron disparados lo que le provocaron un grandioso orgasmo, como nunca antes había sentido ambos quedaron cansados, Benett la miro a los ojos, la abrazo y se fundieron en un apasionado beso final, al cabo de un rato sintieron que la camioneta paro Benett abrió la puerta y salió muy sonriente para descubrir que estaban en medio de la nada.

Al darse la vuelta se encontró con ella apuntándole con una pistola de dardos tranquilizantes.

-“Lo siento cariño, en verdad disfrute mucho pero luego del placer están los negocios”. Dijo ella.

Benett iba a hablar cuando fue impacto por un dardo en su cuello y otro en el pecho, de inmediato sintió que todo se le ponía negro y sintió un mareo, apenas pudo dar algunos pasos intentando huir desnudo sobre un camino de terracería, pero no llego muy lejos antes de caer sin sentido.

** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett se despertó luego de quien sabe cuánto tiempo cuando los efectos de los narcóticos perdieron su efecto sobre su cuerpo adolescente despertó para descubrir que está viviendo la peor de las pesadillas que se puedo imaginar, pero para ese momento ya nadie lo podría salvar del infierno que estaba por vivir,

Benett se percato que solo llevaba puesto su ropa interior como única prenda, estaba acostado sobre un frío suelo de concreto, dentro de lo que parecía ser una celda, en su cuello le había sido colocado una especie de collar de cuero sentía algo también dentro de su boca, apenas recordaba algo de lo sucedido antes de despertar su cabeza le daba vueltas, pasaron varias horas hasta que de repente la puerta de donde estaba se abrió, para ese momento toda molestia que sentía había desaparecido, pero solo para ser sustituida por una sed abrazadora y unas tremendas ganas de orinar.

Aquellos dos hombres entraron a donde estaba no le dieron tiempo a decir nada, lo tomaron de los brazos y se lo llevaron a rastras por un largo pasillo mientras no dejaba de gritarles sin mucho existo dedo lo puesto en su boca, para su sorpresa lo llevaron a un baño, una vez ahí frente al escusado uno de los hombres le bajo su bóxer mientras que el otro le ordeno que orinara, para ese momento sentía su vejiga que me iba a estallar, por lo que pese a esa situación, de la punta de su pene comenzó a brotar un fuerte chorro de líquido de fuerte color amarillo.

Por varios minutos la orina fluyo hasta que su vejiga se vació por completo, cuando aquellos dos hombres vieron que había terminado, sin más lo tomaron de los brazos para de nueva cuenta arrastrarlo por el largo pasillo de nuevo, pero sin siquiera dignarse a subirle su bóxer de nuevo, que quedo a la altura de sus tobillos, esta vez lo llevaron hasta una mujer estaba esperando sentada en un pequeño banquillo.

Benett quedo de pie frente a ella,  quien primero tomo un pote de crema para afeitar y puso una gran cantidad de crema en una de sus manos dejo el pote a un lado, y tomo su pene tan solo el sentir sus delicados dedos el juvenil pene comenzó a ponerse duro hasta quedar con una fuerte erección, ella  le dio un largo lengüetazo a la punta de su glande, que hizo gemir de placer a Benett “Haaaaaaaaa” detrás de su mordaza, mientras ella llenaba toda su área genital de crema para afeitar.

La mujer apenas termino con la crema comenzó a usar un rastrillo para afeitar toda su área genital moviendo su pene en erección de un lado para el otro, también afeito sus huevos, detrás de ellos, a los lados, hasta que todo el vello desapareció también afeito sus dos torneadas nalgas, vello del pubis y el caminito de vello que ascendía hasta su ombligo, también depilo el poco vello bajo sus axilas, cuando termino toda su área pélvica estaba tan lampiña como el día que nació, limpio los rastros de crema con un trapo húmedo cuando termino succiono su pene en erección por unos increíbles minutos en los que Benett de nuevo estuvo en las nubes, pero no dejo que llegase al clímax lo que lo dejo con ganas de correrse.

Luego ella tomo una tijera muy afilada, tomo su prepucio lo estiro todo lo que pudo y se lo corto, realizándole una apretada circuncisión el cuerpo de Benett se sacudió de dolor por algunos segundos y de nuevo cuando la mujer cauterizo primero con alcohol y luego a fuego las heridas causadas, Benett aun temblado de dolor, ella le coloco para terminar dos piercing en sus tetillas antes de que por fin fuese llevado a su celda, donde permaneció por dos semanas, apena siendo alimentado pero sin tener contacto con nadie más, pasando frio y miedo por igual.

Luego de ese tiempo los dos hombres regresaron por él, lo tomaron de nuevo para llevarlo de nuevo bien sujeto de los brazos casi a rastras por aquel pasillo hasta un escenario, o por lo menos eso parecía, lo llevaron hasta lo que parecía una pequeña tarima circular de unos 90 cm de diámetro y 30 cm de alto, le sujetaron sus brazos en la parte de arriba y corrieron una cortina circular que lo cubrió por completo, lo que lo dejo ahí desnudo con los brazos en alto, de nuevo tratando de imaginar que era todo aquello y porque esas personas le estaban haciendo todo eso, cuando escucho voces al otro lado de la cortina, se escuchaba como un subastador, animando a los compradores a que ofertaran por algo que no sabía que era.

El Subastador de inmediato pidió 100,000 euros para empezar, las ofertas no se hicieron esperar, de pronto la suma había aumentando hasta 700,000, el subastador dijo, a la una, hizo una pausa para decir, a las dos, otra larga pausa y como vio que nadie más ofertaba dijo vendido a la mesa 12, muchas gracias y que disfruten de su compra, Benett fue bajado de la tarima circular y llevado a una de las habitaciones privadas para ser preparado para iniciar su vida como el nuevo esclavo de quien lo había comprado.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett fue llevado a una habitación con un gran ventanal con barrotes que daban a un gran barranco puesto que el castillo donde estaba en lo alto de un risco, desnudo como estaba, el aire gélido de la montaña lo calo hasta los huesos, fue amarrado con los brazos hacia atrás, con su tordo levemente levantado, le fue quitada la mordaza pero se le inyecto algo para que apenas pudiera hablar por instrucciones de su comprador, sus piernas fueron abiertas  ampliamente, ligeramente flexionadas, su pene fue de nuevo obligado a tener una erección para luego colocarle un anillo apretado en la base de su pene y huevos que dejaron su pene en erección permanente.

Por último le fue pintado en su pecho la palabra “Slave” (esclavo en inglés). Sus huevos de buen tamaño quedaron sueltos y definidos en su escroto, ahí lo dejaron tratando de liberarse sin poder hacerlo, temblando de frio y sin saber qué es lo que estaba por pasar, una media hora más tarde la puerta de aquel lugar se abrió dando paso a un hombre enmascarado con el dorso desnudo, muy musculoso, sin vello alguno y un bañador de color negro tipo trusa (slip), que hizo que Benett se estremeciera de miedo. Aquel hombre o por lo menos eso pensó Benett dijo.

“¡Ya, es hora desvirgar tu culito!”. Dijo aquel ser enmascarado.

Dicho eso aquel ser enmascarado tomos los huevos de Benett con su mano. Apretó fuerte, e hizo algo de daño que hizo que se retorciera y diera un gruñido de dolo, eso lo enfureció por lo que le dio a Benett una fuerte nalgada

-“Calla o voy a tener que castigar te verdad”. Dijo el enmascarado con una vez que no parecía la de un hombre de su edad.

-“Hoy vas a cumplir mis órdenes. No harás nada que yo no te ordene. Si quiero que gimas sino que grites. Si quiero que ladres ladras, si quiero que hables hablas. ¿Has entendido lo que te acabo de decir?” Dijo el enmascarado.

-“Si” Dijo Benett apenas como un susurro.
-¡Parece ser que no!- Dijo en tono severo mientras clavaba sus uñas en los huevos de Benett.

Quien dio un grito de sobresalto e intento cerrar sus piernas.

-“No aprendes”. Dijo el enmascarado.

Acto seguido le separó sus nalgas a Benett con las manos y escupió directamente sobre su ano.

Acto seguido saco un enorme consolador, debía medir 45 cm y era del grueso de un brazo de un hombre adulto, Benett también noto una fusta que era usado para los caballos especialmente diseñada para azotarlos, el enmascarado se acercó al rosto de Benett, lo besó en la boca mientras con una de sus manos agarraba su pene masturbándolo.

-“Abre la boca” Ordeno el enmascarado

Benett abrió su boca y escupió dentro.

-“Trágatelo”. Ordeno

Benett  no tuvo más remedio que tragar.

Entonces se agacho y empezó a comerse su pene, escupía sobre su pene, lo dejo todo lleno de saliva y lo restregaba por todo su pene hasta llegar a sus huevos lampiños

-“Espera aun tenemos para rato” Dijo dándole una fuerte palmada al pene de Benett que se contrajo.

Acto seguido tomo la fusta y comenzó a golpear sus huevos como nalgas con fuerza.

-“Dios, AHHH”. Grito Benett al primer azote en sus huevos.
-“CALLATE” Le grito él enmascarado la vez que me volvía a golpear con más fuerza.

Lo que hizo que Benett soltara un sonido ahogado que no pude reprimir.

-“Parece que deberé a enseñarte a obedecer”. Dijo el enmascarado como lo azoto

Lo azotó unas cuantas veces más por todo el cuerpo, donde lo hacía dejaba una pequeña marca roja visible en su cuerpo.

-“¿Te gusta verdad, te gusta que te pegue?” Pregunto al final.
 -“Benett negó con la cabeza”.

Lo que hizo que otra tanda de azotes impactara su cuerpo, además del dolor que Benett  estaba sintiendo estaba el hecho de que estaba siendo sometido, pero estar a su merced le hacía sentir mucho temor por lo que el dolor se incrementaba.

Cansado de azotarlo el enmascarado paso a la acción, lubricó con una buena dosis de lubricante el enorme consolador para luego ponerse un arnés sobre su trusa negra, para colocar el consolador en un clip especial sobre su pelvis, el sobrante del lubricante lo esparció por el ano de Benett, metió sin problemas un par de sus dejos que le dolió algo a Benett para terminar de lubricarlo.

Cuando termino fue cuando Benett estaba aterrado, lo quería penetrar con el tremendo dildo que usaba de pene sin más, Benett siendo virgen por completo sabía que le iba a doler mucho de verdad, por suerte Benett no se había fijado que tenía en una de sus manos, Era un consolador algo más pequeño que casi de sopetón lo introdujo enteramente por su ano, todo fue de tan de repente que Benett solo sintió un leve desgarro y todo su cuerpo se contrajo de dolor.

-“No soy tan mala como crees”. Le dijo a Benett el enmascarado. Luego lo besó.

Tras la primera inserción paso al más grande, extrajo el anterior dildo que también le causo dolor a Benett para apuntar con el enorme consolador a su ano. Y sin vacilar, comenzó a penetrarlo con el enorme consolador, no de golpe, pero si con rapidez y sin parar hasta que tocó fondo, de Benett broto sin poder contenerlo un grito de dolor que le hizo recibir una bofetada en la cara por eso.

Tomo a Benett por la cintura para comenzar a penetrarlo con locura, Benett sentía que estaba siendo empalado por un poste de teléfonos, en varias ocasiones pensó que iba a morir, por el tremendo dolor que estaba sintiendo, sentía que el estaban desgarrando las entraña, en esa postura podía apreciar perfectamente el consolador como se abría paso dentro de él.

Cuando se cansó de penetrarlo con el gran dildo saco el consolador y se fue directa a la cómoda, dejando a Benett con el culo para afuera, jadeando y con ganas de vomitar, regreso con la fusta para de nuevo comenzar a azotar sus nalgas, con cada azote ella se reía, Benett  sentía que era azotado cada vez con más fuerza y con más rapidez.

De pronto termino de azotarlo fue cuando Benett, sintió un gran vació en su culo, abierto e indefenso y adolorido como nunca antes en toda su vida, el enmascarado se lubrico su brazo hasta el codo y empezó a deslizar sus dedos dentro de Benett, cuatro dedos entraron perfectamente gracias a que su ano ya estaba muy dilatado. El quinto dedo no fue algo diferente, los giraba para conseguir un buen ángulo para ir deslizando su mano dentro del culo del aterrado Benett.

Su mano dio un empujoncito más y entró todo su puño en Benett quien quedo con la mano en su interior, Notaba como movía los dedos dentro de sus entrañas. Tenía metida incluso más allá de su muñeca. Empezó a abrir y a cerrar los dedos dentro y a hacer movimientos en círculos.

Aunque el diámetro de su mano de era algo pequeño el dolor que le producía era infinitamente superior a cualquier cosa que Benett hubiese sentido antes, de pronto comenzó a meter y sacar su brazo de su interior como si lo estuviera penetrando, Benett apretó los labios para no gritar pues el dolor era intenso.

De pronto en medio del mar de dolor que Benett estaba sintiendo, algo se destaco, que fue cuando los dedos del enmascarado se cerraron sobre su próstata, en ese momento Benett no sabía que era pero sintió un espasmo que hizo que su cuerpo se arqueara y todo su cuerpo se tenso cuando los dedos lo presionaron, incluso un pequeño chorrito de liquido pre seminal que no dejaba de salir de su pene en erección salió disparado para caer sobre su pecho.

Benett sentía como sus huevos rosaban el brazo del enmascarado, quien estaba apretando cada tanto sus próstata, su pene no tardo en comenzar a palpitar como nunca antes y unos segundos después dando un alarido casi un gruñido Benett comenzó a correrse, chorro tras chorro de su espeso semen brotaron de su palpitante pene, parecía que no iba a tener fin, fue el orgasmo más intenso y largo de su joven vida, casi perdió el sentido mientras los chorros de semen brotaban sin cesar de su pene endurecido al máximo.

-“AAHHHFFFFFGGGGGRRRRRRR”. Gruño Benett.

Apenas termino de correrse el brazo en su culo fue extraído por completo de un fuerte jalón que de nuevo hizo sentir a Benett que le arrancaban la vida por su ano. Lo que hizo que diera de nueva cuanta un fuerte grito.

-“AAGGGGHHHHHAAAAA”. Grito Benett.
-“¿Vaya no aprendes verdad?” Dijo el enmascarado.

Acto seguido con su brazo y mano escurriendo lubricante y mierda del interior de Benett se despojo de arnés aun con el gran dildo, para luego despojarse de su trusa color negro, los ojos del agotado y adolorido Benett se abrieron grandes, al ver que en la entrepierna del encapuchado no había genitales masculinos sino femeninos, una rajita perfectamente depilada de gruesos labios quedo a la vista del sorprendido Benett.

El encapuchado no era hombre como hasta ese momento Benett creyó sino que era una mujer, pero sin senos, de hecho todo su cuerpo gritaba y dictaba que era masculino excepto su entrepierna, ella entonces se subió sobre Benett tomo su pene y lo dirigió hacia la entrada de su vagina, con una mano sostenía su aun duro pene y con la otra se abrió sus labios vaginales, apenas se introdujo el glande de Benett se dejo caer, los huevos del adolescente rebotaron contra sus nalgas.

-“AAAAGGGGGGHHHH”, Gruño Benett.

Aquello que le hacía perder la virginidad que tanto anhelaba, además de placer le causo dolor, su pene entro fácilmente su vagina estaba empapada por dentro, pues se había corrido ya dos veces mientras torturaba al adolescente, los sentones que ella le daba a Benett mientras lo cabalgaba pronto dejaron de ser placenteros, aquella dura como salvaje cabalgata se prolongo por varios minutos casi 20 hasta que de nuevo, el pene de Benett comenzó a palpitar, el adolescente estaba tan preocupado por el placer y dolor que estaba sintiendo que no ser percato de la afilada tijera que ella tenía en una de sus manos.

Los ojos de Benett se cerraron cuando comenzó a correrse de nuevo, su ano palpitaba con fuerza, mientras su pene de nuevo arrojaba chorro tras chorro de su semen llevando el interior de la vagina que de un sentón se trago todo su miembro, estaba obteniendo placer pese a todo de un modo que nunca pensó que fuese posible como Benett paso del éxtasis al agónico dolor de nuevo, sus ojos se abrieron para ver con horror como ella le había cercenado el pene con una tijera, su pene cercenado aun estaba en su interior chorreando semen y sangre por el lado del corte.

Lo mismo el muñón que le quedo, Benett ni siquiera grito, no pudo fue como si todo el aire de sus pulmones se congelara, todo su cuerpo se sacudió y se desmayo pocos segundos después.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Benett se despertó en una cama apenas un catre desnudo encadenado por el cuello su pene había desaparecido, era un eunuco a los 16 años lo único que quedaba de su virilidad eran sus huevos que pasarían a hacer una maldición que pronto iba a descubrir.

Benett estaba en la casa de aquel hombre o mujer, no sabía lo que era, desnudo listo para comenzar su nueva vida como uno más de sus esclavos, hasta que se cansara de el fuese vendido o muriera.

Todos ahí eran esclavos eunuco, cada tanto eran llamados por aquel hombre o mujer para tener toda clase de sexo o ser torturados, no complacerlo significaba sentir mucho más dolor del que ya habían sentido, pero aquello era cosa común para los asistentes al “Burdel Excepcional”.

Continuara…   


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ADVERTENCIA NO ESCUCHADA

Adrian de 16 era un adolescente que iba de conquista en conquista, quería sexo y desvirgar al mayor número de mujeres que pudiera en su juventud, si bien no era el adolescente más atractivo tenía un cuerpo atlético, delgado no flaco que solo esa edad puede dar, con un pene y huevos aun en desarrollo pero ya muy funcionales como agradables sin circuncidar, cuyo pene en erección alcanzaba los 18 cm, a últimas fechas estaba obsesionado por Lola un chica de misma edad con un buen par de tetas ......


ADVERTENCIA NO ESCUCHADA
Adrian de 16 era un adolescente que iba de conquista en conquista, quería sexo y desvirgar al mayor número de mujeres que pudiera en su juventud, si bien no era el adolescente más atractivo tenía un cuerpo atlético, delgado no flaco que solo esa edad puede dar, con un pene y huevos aun en desarrollo pero ya muy funcionales como agradables sin circuncidar, cuyo pene en erección alcanzaba los 18 cm, a últimas fechas estaba obsesionado por Lola un chica de misma edad con un buen par de tetas.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PADRES] [ADVERTENCIA] [VIRGEN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Adrian de 16 era un adolescente que iba de conquista en conquista, quería sexo y desvirgar al mayor número de mujeres que pudiera en su juventud, si bien no era el adolescente más atractivo tenía un cuerpo atlético, delgado no flaco que solo esa edad puede dar, con un pene y huevos aun en desarrollo pero ya muy funcionales como agradables sin circuncidar, cuyo pene en erección alcanzaba los 18 cm, a últimas fechas estaba obsesionado por Lola un chica de misma edad con un buen par de tetas pero que aun no le abría las piernas.

Era verano y Adrian como Lola coincidieron en la misma ciudad playera donde sus padres tenían casa de verano, el padre de Lola, era militar de las fuerzas especiales pero eso no le importaba a Adrian el solo quería acostarse con su bella hija, que en bikini era un suculento bocado para cualquier hombre que la viera, una tarde el padre de Lola de nombre Javier, encontró a Adrian con su hija besándose apasionadamente en la sala de su casa de verano, una de las manos de su hija estaba metida en la bragueta del pantalón de Adrian.

Seguramente dándole un placentero masaje al erecto pene del adolescente que era ostentosamente visible, por su parte Adrian tenía una de sus manos masajeando las tetas de Lola y la otra debajo de su falda masajeando su rajita que ya había humedecido su  calzoncito (braga), mientras ambos se besaban, los ojos de Lola estaban cerrados disfrutando al máximo de todo aquello, cuando su padre la hizo abrir los ojos al cerrar la puerta de un portazo, los dos adolescentes se separaron como impulsados por resortes y don Javier le dijo a su hija que los dejara solos que deseaba hablar con Adrian un momento.

Apenas don Javier escucho cerrar la puerta del cuarto de su hija se le fue encima a Adrian tomándolo del cuello, para meter su otro mano en la bragueta aun abierta de su pantalón, para tomar sus huevos por encima de su trusa (slip), y le dijo en voz baja pero amenazante.

-“¡Escucha estúpido si te vuelvo a sorprender sobrepasándose con mi hija o algo peor te juro que no llegaras a adulto como un hombre!”

-“¿Entendiste?” Dijo don Javier apretándole los huevos a Adrian tapándole la boca para que no gritara por el dolor.

Por algunos días aquella advertencia que mas fue una amenaza, mantuvo a Adrian alejado de Lola hasta que un día en la playa ella apareció portando un pequeño Bikini donde la parte de abajo de su traje de baño se perdía entre sus lindas nalgas, lo que hizo que Adrian ignorara aquella advertencia, los besos y caricias de los adolescentes hicieron apasionados, ella le dijo que podían ir a su casa que su padre no estaba que volvió a la base por una emergencia aquella fue una invitación que Adrian no pudo evitar, al llegar a la casa Lola se lo llevo a su habitación.

Para ese momento Lola vestía un short con una blusa de tirantes sobre su bikini, durante todo el corto trayecto a su casa ella se percato varias veces que adrian le veía las tetas una y otra vez apenas ella cerró la puerta Adrian me abrazo a Lola quien hizo como si perdiera el equilibrio para dejarse caer sobre la cama, cayo sentada pero como Adrian la tenía abrazada cayó sobre ella lo que la termino de recostar en la cama, ambos quedaron acostados, con Adrian encima de ella,  se comenzaron a basar intensamente Adrian no tardo en aprovechar para quitarle su blusita y parte de arriba del bikini para pasar su lengua por una de sus tetas, eso la mató, la hizo quede inmóvil, gozando de esa agradable sensación.

Adrian no tardo en bajarle su short a Lola la siguió besando por varios minutos antes de quitarte la tanga del bikini para dejarla completamente desnuda con una evidente complicidad por parte de ella, Adrian llevó una de sus manos a su vagina donde metió sus dedos en ella, lo que provoco que Lola soltara un ligero suspiró, era tiempo de que ella actuara, ella quería dominar la situación ya que todo había sido planeado por ella, se levante y agarro a Adrian de los abrazos y lo arrojé a la cama mientras sus manos se fueron a su bermuda que se coloco sobre su bañador tipo speedo, su camisa tipo sport fue lo primero que él se quito.

Lola desabotono su bermuda y se lo bajo con todo bañados, su pene de 18 cm ya erecto quedo a su vista, lo tomo para masturbarlo por unos segundos, bajando y subiendo su prepucio hasta que de repente se lo metió a la boca, lo chupo unos minutos antes de ella levantarse actuando estar arrepentida de la situación.

Mientras hablaba, Adrian que no quería perder esa oportunidad se levanto y la abrazo, la giro y la  empujó a la cama para el lanzarse encima de ella para de nuevo fundirse en un apasionado beso, estuvieron besándonos unos minutos y después Adrian se levanto le abrió sus piernas, quería con urgencia penetrarla, sin tratar de impedirlo Lola le dijo.       

-“¡No Adrian!” Dijo con apuro Lola      

Pero Adrian no la escuchó, cuando estaba a punto de penetrarla ella le imploro que tomara un preservativo que tenía en el tocador, Adrian de mala gana lo tomo con prisa lo abrió, se lo puso y volvió a abrirle las piernas, antes de penetrarla se detuvo y le dijo.

-“No sabe cuánto soñé con este momento Lola”. Dijo Adrian

Apenas de terminar de decir esas palabras sin perder tiempo y comenzó a penetrarle pero no podía así que se ayudo con su mano de pronto la resistencia que el sexo de Lola puso cedió que fue cuando su himen se desgarro y el pene de Adrian la lleno por completo, su cuerpo se arqueo y ella dio un gemido de dolor pero también de excitación por estar cumpliendo lo que tanto deseaba, el dolor pronto dio paso al placer y Lola comenzó a gemir lo que excito aun más a Adrian que comenzó a moverse rápido como si estuviera poseído, estuvieron unos minutos así y después Lola lo separe de ella, se levanto.

Adrian se acerco por detrás y la tomo de la cintura, la giro quedando frente a frente y la bese con pasión luego Lola se acostó en la cama boca abajo,  levantando sus caderas, Adrian no perdió el tiempo, la penetro de nuevo esta vez comenzó a moverse sujetándole fuertemente su cintura, Lola estaba en el paraíso, Adrian la tomó del cabello y siguió penetrándola.

Lola luego de unos minutos hizo que Adrian se acostara en la cama boca arriba para ella comenzar a cabalgarlo lentamente y fue acelerando sus movimientos, mientras veía la cara de placer de Adrian mientras ella gemía, tomo sus manos y los puso sobre sus tetas mientras continuaba cabalgándolo lo más rápido que podía hasta que Adrian dando un gran gruñido se vino al mismo tiempo que Lola llego a un intenso orgasmo, fue increíble, la mejor experiencia de sus vidas, con Lola sintiendo su vagina inundada del espeso semen de Adrian, ambos quedaron rendidos y se durmieron abrazados.

Adrian se despertó y le pregunto a Lola si podía usar su baño ella lo beso y le dijo que no tenía que preguntar, Adrian sintiéndose dueño de la situación, salió de la habitación desnudo su piel estaba bronceada menos en su área pélvica, olía a sexo, su pene aun tenia rastros de semen, sangre y flujos vaginales, estaba por llegar al baño cuando sintió que una mano lo tomo del brazo y lo jalo a una de las habitaciones, todo fue muy rápido y Adrian apenas tuvo tiempo de reaccionar.

Los ojos de Adrian se abrieron grandes al ver al padre de Lola con una expresión de furia en su rostro, su mirada se fue a la entrepierna de Adrian cuyo pene pese a estar desinflado presentaba claras muestras de haber sido usado para el sexo recientemente, y la sangre seca le dijo al padre de Lola que su hija ya no era virgen, entonces miro al temeroso adolescente a los ojos y le dijo.

-“¡Pon las manos en la cabeza!”. Adrian lo hizo sin protestar.

Luego el padre de Lola lo señalo con el dedo y le dijo.

-“Te advertí que te alejaras de mi hija o sino no ibas a llegar como hombre a adulto ¿no es verdad?” Dijo el padre de Lola.

-“Si señor”. Respondió Adrian.

-“Por lo visto mi advertencia no fue escuchada, lo siento por ti muchacho pero te lo advertí”. Dijo el padre de Lola.

Adrian iba a decir algo cuando sintió que sus huevos fueron tomados por la fuerte mano de don Javier, que le apretó sus huevos con fuerza luego de dijo al oído.

-“Esto lo aprendí cuando era parte de las fuerzas especiales se le llama el abrazo castrador y sirve para dejar fuera de combare a cualquier hombre”. Dijo don Javier.

Acto seguido Adrian sintió como su escroto fue retorcido y sus huevos eran apretados, se sintió quedar sin aire, incapaz hasta de gritar por auxilio y de pronto escucho casi en simultaneo “CRACK, CRACK” que fue el momento justo cuando sus dos huevos reventaron por la técnica de don Javier su pene lanzo un último gran chorro de semen y Adrian se desmayo por el terrible dolor que experimento.

Se despertó en un hospital, con sus padres a su lado, castrado y convertido en un eunuco para el resto de sus días, Don Javier fue preso por dos años y Lola simplemente desapareció, Adrian ahora vive acomplejado, se retrajo del mundo, lejos quedaron los días en que creía que podía conquistar al mundo y a cualquier mujer para robarle su virginidad con 25 años es un joven sin sexo, simplemente respira pero no vive, y siempre se recrimina por no haber escuchado aquella advertencia.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ZAVI Y JIM

Fue durante las vacaciones de primavera que todo cambio Jim invito a Zavi a pasar las vacaciones en su casa de playa con su familia, dado que la casa no era muy grande Jim y Zavi tendrían que dormir en la misma habitación, luego de unos días en la playa, Zavi estaba que estallaba no se había masturbado en días y ver a Jim en su ajustado traje de baño todos aquellos días en las que se marcaba su paquete no ayudaba en los más mínimo aunado a que ambos dormían apenas en ropa interior, acrecentó la atracción que Zavi sentía hacia Jim......


ZAVI Y JIM
Fue durante las vacaciones de primavera que todo cambio Jim invito a Zavi a pasar las vacaciones en su casa de playa con su familia, dado que la casa no era muy grande Jim y Zavi tendrían que dormir en la misma habitación, luego de unos días en la playa, Zavi estaba que estallaba no se había masturbado en días y ver a Jim en su ajustado traje de baño todos aquellos días en las que se marcaba su paquete no ayudaba en los más mínimo aunado a que ambos dormían apenas en ropa interior, acrecentó la atracción que Zavi sentía hacia Jim.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PADRES] [TORTURA]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Zavi de 16 años un joven rubio muy atractivo se mudo a vivir con su abuelo, luego de la muerte de sus padres, el cual era un oficial retirado del ejército, homofóbico a más no poder, apenas comenzó a ir a su nueva prepa (instituto), conoció a Jim un adolescente un grado más adelantado de 17 años, ambos se hicieron amigos muy rápido y una cosa llevo a la otra, la atracción que sentían uno al otro era evidente, aunque trataban de ocultarlo, los dos eran vírgenes y aunque se atraían ninguno de los estaba dispuesto a dar el siguiente paso.

Fue durante las vacaciones de primavera que todo cambio Jim invito a Zavi a pasar las vacaciones en su casa de playa con su familia, dado que la casa no era muy grande Jim y Zavi tendrían que dormir en la misma habitación, luego de unos días en la playa, Zavi estaba que estallaba no se había masturbado en días y ver a Jim en su ajustado traje de baño todos aquellos días en las que se marcaba su paquete no ayudaba en los más mínimo aunado a que ambos dormían apenas en ropa interior, acrecentó la atracción que Zavi sentía hacia Jim.

Para la cuarta noche hacía mucho calor y los padres de Jim salieron a fiesta llevándose a su hermanos pequeños, hacia tanto calor que Jim le propuso que fueran a darse un buen chapuzón en la péquela piscina en la parte de atrás de la casa, lo que a Zavi le pareció una buena idea, los dos se colocaron sus pequeños bañadores tipo speedo para ir a la piscina ambos se pusieron a chapotear a la orilla de la piscina Zavi viendo el cuerpo casi desnudo de Jim tuvo de pronto una erección de caballo que no paso desapercibida para Jim que de manera sorpresiva movió una de sus manos a la entrepierna de Zavi para que sus largos y delgados dedos deslizaran el bañador de Zavi hacia abajo mostrando su endurecido pene.

Zavi quedo tan sorpresivo, por la acción inesperada de Jim que apenas reacciono cuando este se inclinó y sus labios tomaron su pene, al principio solamente el glande corriendo hacia abajo su prepucio, la lengua de Jim recorría el tronco duro de Zavi, pero luego lentamente se la iba tragando toda y Zavi gemía intentando apartar su boca, aunque era lo que deseaba aunque no quería reconocerlo.

-¡Zavi no te resistas déjate llevar gocemos juntos! Dijo Jim a Zavi sacando su pene de su boca.

Jim rápidamente se bajo su bañador y le ofreció su espléndido pene a Jim, mientras su boca chupaba la de Zavi, ambos comenzaron a realizar un 69 a un lado de la piscina sus corazones latían a mil por hora, el placer y los gemidos terminaban en sus bocas, sus dedos acariciaban sus anos metiéndose dentro de ellos abriéndose para recibirlos, de forma tan insistente, Zavi le aviso que estaba por correrse pronto, pero Jim sin sacar su pene de su pene continuó chupando con más frenesí derramando su semen dentro de su boca y así continuó mientras Jim descargaba en su boca y Zavi hacia lo mismo en la suya.

Instantes después los dos desnudos entraron al agua, Jim con sus brazos extendidos sobre el borde de la piscina con Zavi frente a él empujando dentro de su culo su pene aún duro mientras las piernas de Jim alrededor de la cintura de Zavi con sus labios devorándose mutuamente, era pura pasión, nunca había sentido eso con nadie, ahora que Zavi lo penetró quería que durara eternamente los gemidos se aceleraron de forma incontrolada, el placer de estar junto a él y sus labios devorando los suyos tomando su aliento era lo máximo.

Momentos después el cuerpo de Jim estaba contra las baldosas de la piscina con Zavi penetrándolo de forma contundente una y otra vez susurrándome al oído: ¡Yo nunca pensé que se sintiera tan rico! Jim giro su rostro sorprendido ante ésa afirmación y dijo entre gemidos, “¡Tu pene se siente tan rico dentro de mí, ¡te amo!”, el pene de Zavi entraba y entraba con fuerza, Jim suspirara soltando gemidos con su nombre una y otra vez, hasta que noto que se derramo dentro de él apretando su cuerpo contra el suyo, el ano de Jim exprimió los últimos vestigios de semen, para luego sus bocas deleitarse con los labios de los dos de nuevo,  

Quedaron en el agua como dos delfines abrazando y besándose apretando sus cuerpos uno contra el otro. Luego de un rato ambos se secaron y se fueron a la habitación de Jim desnudos, una vez ahí ambos se tumbaron sobre la cama y siguieron besándose como acariciándose por un buen rato hasta que de nuevo estuvieron listos para la acción.

-“¡Ahora vamos a disfrutar juntos como nunca antes!” Dijo Jim.

Hizo girar a Zavi, le abrió sus lindas nalgas, para comenzar a la pasar su lengua entre ella, lambiendo con especial atención el ano lampiño de Zavi, hasta que lo penetro su pene entraba y salía con fuerza de su culo, Zavi gemía de dolor, agonía y placer, en la mente de Zavi siempre quedaría grabado aquel suceso.

-“¡La primera vez es cuando más duele, luego ya no, bueno eso dicen!” Dijo Jim.

Luego de un rato penetrándolo Jim saco su pene del culo de Zavi y la acercó a su boca, diciendo.

“¡Abre la boca y no uses los dientes como en la piscina!” Dijo Jim.

Con una de sus manos JIm levantó la barbilla y abrí la boca de Zavi, sujetando su pene golpeo sus labios y cara con su erección, la metió dentro de su abierta boca, sus manos apretaron su cabeza forzando a Zavi a tragarse su pene al poco la sacó y tosí, fue repitiendo eso hasta que la boca de Zavi se fue acostumbrando al intruso, Jim gemía en silencio, su cuerpo tan perfecto le llamaba mucho la atención a Zavi quien se sentía en el cielo dándole un mamada, sus acariciaban sus abdominales y se posaban sobre sus caderas, nalgas y piernas, luego de unos minutos Jim se aparto e hizo poner de rodillas sobre la cama a Zavi.

Una de sus manos sopesó sus huevos mientras la otra acariciaba su pene para ese momento durísima.

Para luego de manera súbita llevársela a la boca, el calor dentro de su boca hizo que Zavi tuviera un placentero espasmo, su cabeza adelante y atrás lo estaba llevando al éxtasis, de pronto dejo la mamada y le dio la vuelta para mirarle sus lindas nalgas, Jim hizo recostar de nuevo a Zavi sobre la cama quedando boca abajo, él le escupió sobre su ano y luego sus dedos, los fue pasando sobre su agujero mientras separaba sus nalgas, sus dedos eran insistentes y poco a poco entró uno, el ano le ardía a Zavi pero dejo que continuara, al poco entró otro más y los movía dentro, hasta que Zavi notó el peso de todo el cuerpo de Jim sobre el suyo, su pene rozaba su ano, lo que lo hizo estremecerse de nuevo.

Su glande fue entrando, poco a poco de nuevo delicadamente su dura erección fue entrando más profundamente y giró sus cuerpos separando las piernas de Zavi, quien notaba ese dura  y candente barra de carne en su interior, una de las manos de Jim tomo el pene de Zavi también en erección y comenzó a masturbarlo mientras su miembro lo penetraba una y otra vez,  los gemidos de ambos aunque eran bajos pese a que estaban solos llenaba toda la habitación.

Luego Jim puco boca arriba a Zavi levantó su piernas penetrándolo de nuevo con una fuerte embestida, Zavi gimió, ya no de dolor, simplemente de placer mientras observaba su pene endurecido como nunca antes sobre su vientre goteando liquido pre seminal sobre su vientre, mientras estaba siendo penetrado una y otra vez con tanta fuerza que le cortaba la respiración, sus ojos admiraban todo su cuerpo en tensión moviéndose mientras era taladrándolo, Jim inclinó su cuerpo sobre el suyo y lo besó, sus labios tan carnosos le supieron a gloria a Zavi, su lengua entro y buscaba la suya al final ambas luchaban entre sí, para ese momento las embestidas de Jim eran más fuertes, notaba que sacaba todo su pene para clavarlo de nuevo haciendo gemir a Zavi.

El pene de Zavi palpitaba entre sus cuerpos y sin poder evitarlo estalló soltando semen y más semen, entonces notó como su culo fue inundo, era semen que llenaba sus entrañas, ambos gimieron como nunca antes, para quedar Jim sobre Zavi todos sudados, jadeantes pero muy contentos besándose y acariciándose con ternura. Luego de algunos minutos ambos se fueron al baño, bajo la regadera (ducha) Jim metió sus dedos dentro del ano de Zavi limpiándolo de su semen también de otros restos menos agradables y le indicó la mejor manera de hacerlo hasta quedar bien limpio, se secaron y regresamos a la habitación,

Se acostaron en la cama de costado, apenas en ropa interior, se besaron y acariciaron por un largo rato pero estaban agotados ya, entraba unos rayos de luz a través de las persianas, cuando se quedaron dormido abrazados muy contentos uno en brazos del otro, recién desvirgados y descubriendo que ambos eran gay y que se amaban a más no poder.

Zavi se despertó por repiquetear de la lluvia sobre el tejado, antes de abrir los ojos pensó ¡Bonito sueño y muy caliente que tuve! Bajo su mano a mi pene que estaba duro entonces abriendo los ojos miro al techo y de pronto noto que a su lado estaban Jim  boca abajo durmiendo plácidamente

“¡Aquello no fue un sueño!” Se dijo a si mismo Zavi.

Era de mañana y Jim abrió los ojos y le dijo.

-“¡Buenos días!” Dijo Jim a Zavi.

Que le respondió con un beso, ambos luego hicieron un 69 muy rico hasta que ambos se corrieron en sus bocas, luego se bañaron y se vistieron pronto los padres de Jim no tardaría en aparecer para llamarlos a desayunar, ambos lucían radiantes aquella mañana, por el resto de las vacaciones fue sexo y más sexo hasta el último momento.

Luego de las vacaciones ambos adolescentes siguieron teniendo sus encuentros tan apasionados como siempre pero más esporádicos ya que no tenían un lugar seguro en donde desatar la gran pasión que tenían dentro, fue de ese modo que una tarde, un viernes Jim estaba en casa de Zavi luego de la escuela para ayudarlo con una materia en donde no le iba muy bien, no planeaban que pasara nada pues su abuela estaba en casa, pero de pronto Don Justo que era como se llama el abuelo de Zavi les informo que iba a salir a comprar unas cosas para su talle que necesitaba.

Apenas 10 minutos luego que escucharon la puerta de la calle cerrarse y verificar que en efecto Don Justo se había ido, ambos jóvenes se fueron a la habitación de Zavi para dar rienda a su pasión, besándose desenfrenadamente sin reparo alguno, con sus lenguas hurgando dentro de cada una de sus bocas a Zavi fue el primero en quedar completamente desnudo y quien recibió una magnifica mamada por parte de Jim luego él le quito el pantalón como trusa (slip) para darle una mamada.

Luego de algunos minutos Zavi dejo mamar el pene de Jim y le dijo denotando ansiedad.

-“Vamos acuéstate que deseo penetrarte” Dijo Zavi.

Jim tomo dos almohadas y se acostó boca abajo sobre ellas, que quedaron bajo su plano vientre lo que provoco que sus lindas nalgas quedasen paraditas como medio abiertas, Zavi subió a la cama le abrió sus nalgas a Jim para comenzar a lamber su ano, Jim gimió de gusto, aquello duro unos exquisitos 10 minutos para Jim, antes de que Zavi se colocara en posición para comenzar a hacer presión con su glande sobre el ano de Jim que cedió al embate sin esfuerzo alguno.

Ambos adolescentes estaban gozando de lo lindo cuando la puerta del cuarto de Zavi que estaba sin seguro se abrió, los ojos de Don Justo se abrieron grandes y su rostro se transformo, estaba más allá de un enojo estaba enfurecido al ver a su nieto estar penetrando a otro hombre y gozando de ello.

Don  Justo se les fue encima a ambos adolescentes, tomo a Zavi de su dorado cabello hasta hacer que su pene se saliera del culo de Jim, luego con su otra mano lo tomo de cuello y le dijo directamente a su cara.

-“Ahora les voy a enseñar cómo se debe tratar a los putos como ustedes”. Dijo Don Justo colérico.

Hizo que Zavi aun con una erección asentara sus nalgas justo por arribas de las de Jim se quito su cinturón (correa) que llevaba que era de cuero y comenzó a acotar  a ambos adolescentes en sus blancas nalgas, ambos empezaron a gritar y gritar de dolor los azotes era fuertes, sin descanso alguno que impactaban alternadamente sobre las lindas nalgas de ambos, que no tardaron en ponerse rojas y arderles intensamente.

-“Abuelo… para ya por favor… ¡Abuelo por favor!” Suplicaba Zavi llorando.

Pero don Justo no detuvo sus azotes, las nalgas de ambos adolescentes quedaron pronto marcadas con largas marcas rojas que con cada nuevo azote les hacia gritar como retorcerse de dolor, aquellos azotes se prolongaron por casi una hora, en varias ocasiones Zavi trato de huir pero su abuelo que tenía una fuerza desconocida hasta ese momento se lo impedía, Jim no podía hacer nada estaba boca abajo con Zavi encima de él, solo podía suplicar y llorar.

Cuando don Justo dejo de azotar a ambos fue un verdadero alivio pero que duro poco, usando el mismo cinturón que goteaba ya sangre, amarro a ambos por la cintura, luego usando los cordones de los zapatos tenis (zapatillas) de ambos les amarro los brazos por detrás de la espalda de Zavi lo que hizo que Jim quedase como abrazando a Zavi pero con sus manos amarradas, Don Justo también les amarro sus piernas, amarrando los tobillos de Jim a las patas del pie de la cama lo que hizo que las piernas de Zavi se abrieran también exponiendo los huevos de ambos adolescentes, que estaban aun llorando con sus culos ardiendo como si estuvieran en llamas.

Luego Don Justo dejo la habitación, pero solo para regresar instantes después con su cuchillo de las fuerzas especiales al que perteneció, era un cuchillo de comando muy bien afilado, diseñado para cortar y desgarrar la carne, causando el mayor daño posible de nuevo tomo por el cuello a Zavi y le dijo para que Jim también lo escuchara.

-“¡Si no sabes ser un hombre no mereces entonces serlo!” Dijo el abuelo de Zavi aun furioso.

Acto seguido tomo los huevos de Jim que se estremeció al sentir la mano aspera de Don Justo tomar sus sensibles huevos cargados aun de su leche que no había tenido la oportunidad de descargar en varios días a la espera de hacerlo con Zavi.

-“¡No Don Justo, por favor no me haga nada, por fa…!” Suplicaba Jim cuando don Justo comenzó a cortar su escroto.

El afilado cuchillo, corto fácilmente piel, tejidos, tendones y cualquier estructura blanca que encontró a su paso Jim grito y se desmayo cuando termino de ser castrado por don Justo,

-“AAAAAHHHFFGGGG NNOOOOO”, Grito Jim.

Zavi estaba aterrado sobre luego de ver como su abuelo levanto los huevos de Jim, para de inmediato arrojarlos a un bote de basura a un lado de la cama, tomo el pene de Zavi que le suplico de nuevo.

-“Por favor abuelo, prometo no volver hacerlo con otro hombre pero no me cas…” Zavi suplicaba cuando su abuelo le estiro su prepucio y de un solo corte se amputo circuncidándolo en el acto.

-“AAAAAAHHHHHHH” Grito Zavi de dolor pensando que su abuelo le cerceno su glande.

Zavi sentía la sangre correr por su pene y huevos cuando su abuelo, le abrió su escroto y extrajo su testículo izquierdo, el cual le corto, Zavi de nuevo grito aunque ya con la mirada perdida, era como si ya nada le importara.

Don Justo de nuevo tomo del cuello a Zavi y sosteniendo el fue su testículo izquierdo en su mano derecha se lo enseño y le dijo.

-“A la próxima que te sorprenda siendo un vil puro de mierda te corto el que te dejo para puedas continuar el apellido de la familia ¿Entendiste?” Dijo Don Justo.

Zavi apenas asintió con la cabeza. Don Justo dejo caer el testículo que sostenía al suelo y de un gran pisotón lo hizo estallar, Zavi apenas logro verlo pues se desmayo en ese momento.

Don justo curo a los adolescentes y les hizo jurar que nunca le dirían nada a nadie sino querían que les cortase lo que les quedaba de masculinidad, por supuesto el dijo a Jim que no lo quería volver a ver cerca de Zavi, lo que hizo que ambos adolescentes se distanciaran.

Zavi dejo la casa de su abuela dos años después cuando se marcho a una universidad con una beca completa, ahí por cosas del destino se encontró con Jim de nuevo y reanudaron sus relaciones, Jim pese a estar castrado y gracias a la testosterona como medicamentos para la impotencia que tomaba podía lograr tremendas erecciones, Zavi igual y ambos adoraban seguir poder penetrándose uno al otro.

El abuelo de Zavi murió cuando el tenia 28 años y Jim por fin pudo mudarse con él, ahora viven juntos en un departamento lejos de la ciudad del abuelo de Zavi, viven como una pareja y aunque ninguno de los dos puede venirse como aquellos días en la casa de playa de la familia de Jim aun gozan intensamente cada momento de intimidad que tienen. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CRISTINA

Los primeros meses de relación se limitaron a unos inocentes besos a escondidas y con la luz apagada, pero no pasó de ahí, ya que cada vez que intentaba tocar sus tetas o culo, me quitaba delicadamente la mano. A todo esto, cada vez que salíamos, tenía que venirme un par de veces, para evitar tener erecciones cuando nos abrazábamos, ya que me daba mucha vergüenza que ella lo notase. Aun así, había un montón de veces que no lo podía evitar......


CRISTINA
Los primeros meses de relación se limitaron a unos inocentes besos a escondidas y con la luz apagada, pero no pasó de ahí, ya que cada vez que intentaba tocar sus tetas o culo, me quitaba delicadamente la mano. A todo esto, cada vez que salíamos, tenía que venirme un par de veces, para evitar tener erecciones cuando nos abrazábamos, ya que me daba mucha vergüenza que ella lo notase. Aun así, había un montón de veces que no lo podía evitar.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [DOMINACION] [HUMILLACION] [ESCLAVITUD] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Capítulo 1. La sorpresa.     

Lo que  voy a contar es una historia real. Por ello no van a oír hablar de bellezas despampanantes, de preciosos cuerpos y grandes curvas. Se trata de chicas normales (que no significa feas) como pueda ser cualquiera de las chicas que conocemos todos. De hecho, puede ser que tú las conozcas, y no sepas nada de su vida sexual... ¿o sí? Con esto quiero decirte que no te imagines a chicas de esas que salen en el Playboy o en las pelis porno. Prefiero que te imagines a ese grupo de amigas que tienes y que nunca sospecharías que fueran así.        

Desde que llegue al grupo me gustó Cristina. Tenía el cabello castaño tirando a rubio y una cara muy dulce. De cuerpo no estaba mal, aunque tenía las tetas algo pequeñas para mi gusto (con 17 años, eso es muy importante). Pero lo que más me gustaba de ella era su culo. Solía vestir pantalones de mezclilla, los típicos Levi\'s 501 que tan bien sientan a las mujeres, pero a veces se ponía alguna cosa ajustada que me volvía loco. Podía ver su forma perfectamente dibujada a través de la ropa. No paré hasta conseguir que saliera conmigo, lo cual me costó un par de meses.    

Los primeros meses de relación se limitaron a unos inocentes besos a escondidas y con la luz apagada, pero no pasó de ahí, ya que cada vez que intentaba tocar sus tetas o culo, me quitaba delicadamente la mano. A todo esto, cada vez que salíamos, tenía que venirme un par de veces, para evitar tener erecciones cuando nos abrazábamos, ya que me daba mucha vergüenza que ella lo notase. Aun así, había un montón de veces que no lo podía evitar.  

Pero una noche, en la fiesta de cumpleaños de un amigo, aprovechando un cuarto libre en la casa de éste, nos metimos y nos tumbamos en la cama. Era la primera vez que estábamos juntos de ese modo y ella se puso encima mío para besarme más cómodamente. Y de pronto comencé a notar que se me ponía dura. ¡Dios!. Cuando estábamos de pié o sentados, con retirarme un poco lo arreglaba, pero ahora estaba encima y no me podía apartar. Traté de pensar en otra cosa, pero sus apasionados besos no me lo permitieron. 

Debía estar rojo como un tomate, ya que ella tenía que notar aquella dureza justo bajo su vagina. De repente, ante mi asombro, comenzó a deslizarse de arriba abajo, muy suavemente. Estaba a punto de explotar y no pude evitar levantarle la falda y agarrar aquel maravilloso trasero que tanto deseaba. Aquello, lejos de enfadarla, hizo que se excitara aun más y que comenzase a moverse frenéticamente.

No habían pasado ni dos minutos cuando, entre el roce de su cuerpo, mis inexpertas manos explorando su culo, y sus suaves gemidos, me corrí salvajemente mojando mi pantalón... y sus braguitas (calzón). 

-“Eres un chico muy malo” Me dijo cuando, tras encender una pequeña lámpara que había en la mesilla, vio nuestra ropa empapada.         

-“Vas a tener que compensarme”. Añadio.       

Acto seguido, se levanto y se quitó la camiseta, la falda y las bragas, quedando ante mí con un excitante sujetador de encaje. La vista se me perdió en su vagina, un perfecto triángulo en el que se podían ver unas gotitas de flujo vaginal.     

-“Ponte de rodillas y cómeme la raja”. Me ordenó.

Me arrodillé y comencé a besar su monte de Venus, mientras con la mano exploraba su agujero. Aquello era nuevo para mí y trate de meter un dedo.     

-“Ahí no”. Dijo, conduciendo mi boca a su clítoris.   

Separé sus labios con suavidad y comencé a lamber como había visto en las pelis porno.        

Al cabo de unos minutos ella comenzó a retorcerse y a gritar, mientras inundaba mi boca de deliciosos jugos vaginales.      

Con todo eso, mi pene estaba preparado de nuevo, pero antes de que dijera nada, noté como sus manos acariciaban mi aun húmeda bragueta. Pronto, me desabrochó los botones del pantalón y poco a poco me fue quitando todo hasta dejarme completamente desnudo. Me besó en la boca y me dijo:

-“Ahora verás”.      

Sacó de su bolso cuatro lazos de terciopelo negro. Después de pasármelos por mi pene varias veces, me agarró los brazos y me los ató a la cabecera de la cama. Lo mismo hizo con mis piernas y me inquirió:

-“Si quieres volver a disfrutar de mi vagina, tendrás que ser mi esclavo... para siempre”. Dijo ella.

Lo había preparado todo. Así atado y con el calentón que tenía encima, no dudé en asentir con la cabeza. Noté un gesto de satisfacción en su cara antes de que me vendara los ojos con una especie de pañuelo. Después me amordazó con una mordaza de bola de esas que venden en las sex-shops, dejándome totalmente a su merced. Pude escuchar con claridad como buscaba algo en su bolso. De pronto me sobresaltó el ruido de una especie de máquina de afeitar eléctrica mientras me decía que me iba a rapar mis genitales para luego poder afeitarlos más fácilmente.     

Intenté moverme, pero fue inútil. Me tenía bien atado. Tampoco pude decir nada a causa de la mordaza. Pronto sentí como aquel aparato avanzando por mis genitales dando buena cuenta de mi vello púbico. No lo podía creer. Estaba siendo humillado por la mujer de mis sueños, pero aquella situación lejos de disgustarme, me ponía aun más excitando.       

-“Ahora vamos a afeitar”. Dijo.   

Pronto noté lo fría que estaba la cuchilla de la máquina y un extraño picor por toda la zona. Al cabo de un rato, me corrió el prepucio, me besó mi glande y dijo:           

-“Vamos por el culito”.     

Me soltó las manos y los pies de la cama y me hizo darme la vuelta.         

-“Dobla las rodillas y levanta las nalgas”. Me ordeno.          

En esa postura, tumbado boca abajo y con las nalgas hacia arriba, volvió a atarme, esta vez las muñecas con los tobillos. Repitió la operación: primero recortó los vellos más largos y posteriormente, afeitó todo el contorno de mi ano. Recorrió la zona con sus dedos y exclamó:

-“Así me gusta”.     

Y así de pronto, sin avisar, me metió el mango de la maquinilla de afeitar por mi recién rasurado  ano, lo que me produjo un sobresalto y un ahogado grito de dolor.  

-“¿Te gusta?” Me pregunto
-“Más te vale, porque a partir de ahora soy tu ama, y puedo hacer contigo lo que me dé la gana”. Dijo.

No contesté, no solo por la mordaza, sino porque mi orgullo de macho me impedía reconocer que la nueva experiencia anal me había gustado. Con la maquinilla aun en mi ano, me soltó, me quitó la mordaza y el trapo de los ojos, me dio la vuelta y me hizo una mamada que inundo toda su boca de leche, de la que no desperdició ni una sola gota.  

Me besó tiernamente y me dijo que esa era la última concesión que me permitía, y que, desde ese momento, ella decidiría cuando me tenía que correr. 

Dejé a Cris en su casa con la moto y volví a la mía sin dejar de pensar lo que me había pasado. Mirando en el espejo mis huevos afeitados y acariciando mi desvirgado agujero, no dejaban de resonar en mis oídos las palabras que me dijo al despedirnos: "mañana la segunda lección".      


Capítulo 2. Mi primer castigo.     

A la mañana siguiente, cuando quedamos todo el grupo de amigos, apareció ella mientras yo me moría de vergüenza. Recordaba lo sucedido anoche y no podía olvidarme de que era mi Ama. Me dio un beso y me saludó como si nada hubiera pasado. Pero noté que a lo largo de la mañana me miraba de una forma especial, como diciéndome que ella conocía mi secreto.       

Mis padres se habían ido unos días de vacaciones, por lo que tenía la casa libre. Estaríamos solos, por lo que tenía la esperanza de que ella continuara con mis "lecciones". A las nueve en punto sonó el timbre. Era Cris. Venía con unos pantalones bastante sugerentes y una blusa muy amplia, lo que me hizo pensar que aquella noche nada de nada. Después de un rato hablando de temas de escasa trascendencia, por fin me dijo.        

-“Supongo que recuerdas que eres mi esclavo ¿no?” Contesté afirmativamente mientras ella iba a mi cuarto. Cerró la puerta y desde dentro me pidió que me desnudara completamente y que me tumbase en el sofá, cosa que obedecí inmediatamente.           

Cuando apareció por la puerta del salón no lo podía creer. Llevaba un traje de látex rojo totalmente ajustado que marcaba perfectamente su vagina y sus pezones. En su mano llevaba la famosa mochila de la que el día anterior sacó la máquina de afeitar y las tiras de terciopelo. Naturalmente, ya tendría mi pene a punto, pero lejos de complacerme, ella tenía unas intenciones totalmente distintas. Me hizo levantar del sofá y se sentó ella en el centro, con la mochila a su lado.    

-“Túmbate encima de mí y pon tu pene y huevos entre mis piernas”. Obedecí su orden.           
-“Eres mío” Dijo mientras cerraba las piernas y aprisionaba mis genitales entre ellas.

Pronto noté una de sus manos paseando por mis nalgas libremente mientras con la otra sacaba una especie de vibrador de la mochila.         

-“Esto es para ti”. Me dijo.
-“Como ves, la parte final se estrecha mucho y luego se ensancha”. Es para que no se mueva ni se salga.

Tenía también un bote de aceite de esos que se usan en la piscina, con el que me untó el ano. Después de lubricarlo, introdujo aquel artefacto, lo que me produjo al principio un intenso dolor pero que fue poco a poco transformándose en un delicioso placer.  De esta manera, inmovilizado por los huevos y penetrado por un aparato de unos 20 cm. Comenzó a pegarme con una pequeña fusta que tenía, una vez en un lado y otra en el otro, a la vez que soltaba barbaridades e insultos que me excitaban todavía más.     

Me estaba doliendo, ya que tenía las nalgas totalmente enrojecidas... a cada golpe que me dada, sentía más y más placer como dolor, tanto que llegué a correrme en sus piernas sin tocarme. Jamás me había interesado por temas como el masoquismo, es más, me resultaba bastante desagradable cuando algún amigo nos ponía alguna peli de esas. Pero desde el día que lo experimenté en mis propias carnes, no he podido dejarlo. No es que no practique otro tipo de sexo. Pero me gusta sentirme el esclavo sexual de alguien.         

Siguiendo con la historia, cuando Cristina notó mi semen resbalando por sus pantorrillas, se enfadó muchísimo y gritando me ordenó que me pusiera de pie. Al hacerlo, noté como el vibrador se apretaba contra las paredes de mi culo, haciéndome sentir más suyo que nunca.     

-“¡Te dije que sólo puedes correrte cuando yo lo decidiera! ¡Ahora tendré que castigarte!” Me ató a una silla que había en el salón impidiéndome cualquier tipo de movimiento mientras insistía.       

-“¡Te voy a enseñar a no desobedecer a tu Ama! ¡Eres un puto esclavo y no tienes derecho a nada!” Le supliqué que me perdonase, diciéndole que no volvería a pasar, pero fue inútil. Me puso la mordaza y la vi salir en dirección al baño. Al cabo de unos segundos, que a mí se me hicieron eternos, volvió con un bote de alcohol de 96 grados que vació en mis genitales.      

-“Esto por correrte a destiempo”. Dijo, mientras me retorcía de dolor.      

Como se imaginaran mi glande, que era especialmente sensible, y las miles de heriditas que me había dejado el afeitado del día anterior, el dolor fue insoportable. Pero lo peor de todo fue que en mi interior, pensé que me lo tenía merecido por no acatar las órdenes de mi Ama.    Aprovechando que tenía el pene encogida por causa del dolor, me colocó en ella una serie de aros metálicos unidos por unas tiras de cuero. El de mayor diámetro tenía una especie de cierre similar al de unas esposas y lo encajó por detrás de los huevos. A lo largo de todo mi pene, que ya empezaba a ponerse duro por el roce, iban los demás aros, coincidiendo el último de ellos con el frenillo. 


-“Tendrás que llevar esto puesto todo el día. Si tienes una erección, los anillos te apretarán y te dolerá. No podrás estar con otra, ni excitarte, ni masturbarte... Solo yo tengo la llave de tu placer”.     

Inmediatamente comencé a notar lo que decía. A medida que crecía mi pene, me dolía más. Pero no acabó todo allí. Todavía iba a continuar con su "venganza" por correrme. Se despojó del traje de látex lentamente dejando a la vista su vagina ahora perfectamente depilada, con una tira de vello justo encima del clítoris y el resto depilado. Sus labios se mostraban como los de una niña.    

Cuando los separó, pude ver claramente un pequeño anillo dorado en el interior. Como se imaginaran, mi excitación a esas alturas era tremenda. He de confesar que siempre había tenido debilidad por las vaginas afeitados, y entre eso y el anillo... A todo eso, los aros seguían castigándome más que nunca mi dilatado pene, que empezaba a enrojecerse.        

-“¿Te gusta?” Me preguntó.
-“Pues no vas a empezar por ahí”.          

Acto seguido, se dio la vuelta mostrándome su lindo trasero. Se inclinó y separó las nalgas, dejándome ver su agujerito también depilado.         

-“¡Cómetelo!” Me ordeno.           

Sin pensármelo dos veces, empecé a lamber aquel ano que tanto me gustaba y acabé metiéndole toda la lengua mientras ella se retorcía de placer. Cuando ya no podía aguantar los aros en mi pene, ella se retiró y me dijo que quería que la penetrara por detrás. Como pudo me quitó el aparato (con el empalme que tenía no fue nada fácil) y se puso a cuatro patas mientras gritaba que la rompiera el culo, cosa que hice de inmediato, no sin antes embadurnarme mi pene de aceite. Al principio, me costó un poco penetrar aquel agujero virgen, pero una vez que entro mi glande, todo fue más fácil.        

No habían pasado ni tres minutos desde que la penetre cuando sentí la irreprimible necesidad de correrme. Para evitar nuevos "castigos", paré y pedí permiso a mi Ama. Ella, al borde del orgasmo, me ordenó que siguiera y que lo hiciera dentro. Tras unos instantes, llené su culo de semen con la mejor eyaculación que había tenido en mi vida Al sentir mi semen caliente en sus entrañas, ella también se corrió entre gritos y gemidos. Después de eso, caímos los dos rendidos sobre la cama y nos quedamos dormidos.     

Me desperté a eso de las 12:00 AM de la mañana. Mi pene volvía estaba apresado por los aros de mi Ama. Ella ya no estaba, y me los había puesto mientras dormía. Sobre la mesilla había una nota que decía: “"Sácate el consolador del culo y lávalo. Volveré a las 8 en punto. Espérame desnudo. Cris". Hice lo que me ordenó, comí y dormí la siesta. A eso de las 7, me duché, repasé mi "afeitado" y me puse a ver la tele hasta que ella llegó.           

Capítulo 3. Las amigas.     

A las 8 en punto llegó. Encantado por la ausencia de mis padres, corrí a abrir la puerta. Antes de hacerlo, me aseguré de que era ella a través de la mirilla, ya que estaba desnudo. Venía vestida como una lolita. Dos trenzas, una blusa blanca un poco transparente, una faldita escocesa muy, muy corta, medias y zapatos de hebilla. Estaba preciosa. Arrodíllate ante tu Ama, me dijo. Lo hice, se levantó la falda y me hizo besar su vagina por encima de su calzón blanco, como las de las colegialas.          

Ya en el dormitorio, me ató a la cama, y se sentó encima de mí para que lamiese su culito. Para ello, apartó un poco su ropa calzón (braga) y buscó mi lengua. Así estuve unos 10 minutos, cada vez, como imaginaran, más excitado. De pronto, se retiró, vio mi pene completamente tieso, la acarició y se fue. Desde la puerta dijo.          

-“Voy a tomar algo”.         

Así que allí me dejó, atado y sin poder hacer nada, Tardó más o menos una hora. Pude oír como llegaba y automáticamente mi pene volvió a ponerse como un mástil. De pronto, en el dormitorio, entraron, además de mi novia, Esther y Cristina (dos de las chicas de la panda con la que nos juntábamos en verano). 

NOTA: Como una de las chicas también se llama Cristina, en adelante, me referiré a mi novia como Cristina y a nuestra amiga como Cris.    

Estaba atado en la cama, con los brazos y las piernas abiertas, con mi pene y huevos afeitados, con una erección tremenda. Me puse rojo como un tomate. ¡¡¡Eran mis amigas de toda la vida, con las que quedaba para ir a la piscina o al cine!!! 

Esther era morena, con el cabello rizado, de no mal cuerpo, más que guapa. Siempre me habían gustado sus tetas y era la más "cachonda" del grupo. Su vagina resultaba al contrario de lo que siempre había imaginado. Como tiene mucho cabello en la cabeza, pensaba que el pubis sería igual. No lo tenía depilado (excepto la llamada línea del bañador) pero tenía muy poco vello, lo que dejaba ver perfectamente sus labios.           

Cris también era morena tenía el cabello más largo que Esther, tetas pequeñitas pero lindas y un culo que, aunque un poco grande, que volvía locos a los hombres. Tenía la vagina con vello, sin arreglar, como el de cualquier chica.

Esther me hizo cosquillas en un pié y Cris deslizó una mano pierna arriba hasta mi depilada entrepierna y dijo, con una sonrisa.        

-“Vamos a divertirnos un rato”.  

Cristina mandó a las chicas al salón, mientras, como ella dijo, "me preparaba" Me desató, me puso un minúsculo taparrabos, un collar con una cadena en el cuello y me ordenó que cumpliera cualquier cosa que quisieran las amigas.  

Cris y Esther comenzaron a quitarse la ropa, pero cuando estaban en braguitas, les invitó a que pararan para que las desnudase yo.           

Pasó la correa a Esther e inmediatamente hizo que le chupase las tetas. Pero de pronto, Cris le quitó la correa a Esther y me obligó a que le quitara las bragas con los dientes. Lo fui haciendo y de nuevo, Esther le quitó la correa, con lo que empezaron una especie de lucha por hacerse conmigo. Para evitar esto, Cristina (mi novia) propuso un juego. La ganadora tendría el derecho de usarme primero.

Me quitó el taparrabos y me sentó en la cama, con ellas cada una a un lado.  Tendrían que masturbarme por turnos de 15 segundos. La que consiguiese la corrida, ganaría.

Esther utilizó una técnica firme y lenta, pero fueron las rápidas sacudidas de Cris las que liberaran el chorro. Unos minutos después ya estaba listo otra vez. Cris me ató boca arriba, se sentó en mi cara y comencé a chupetearle la vagina .

-“Así no”, dijo.       

Me puse entonces a meter la lengua en su vagina, pero eso tampoco parecía satisfacerla, y hasta que no empecé a darle largos lengüetazos desde el clítoris hasta su ano, no me regaló sus jugos vaginales. Se ensartó entonces mi pene y se corrió dos veces (o eso me pareció a mí) antes de que me vaciase en su interior, lo que dejó mi pene inservible por un rato.

Le tocó el turno a Esther, que me desató, me dio la vuelta violentamente y me ató las muñecas de nuevo. Cristina abrió la mochila y sacó de ella un tubo de vaselina y un arnés con dos penes, una interior, pequeña y otra exterior, de unos 22 ó 23 centímetros. Mi polla aún estaba flacido cuando Esther me hizo ponerme de perrito, pero quedo rígido rápidamente cuando comenzó a embadurnarme de crema por el culo. Por supuesto, para asegurarse de que el cacharro entrara sin problemas, metió antes dos o tres dedos (no puedo determinarlo) para lubricar también el interior.   
Intenté revolverme, pero Esther me agarró con fuerza por las caderas y en un rápido movimiento, me metió el vibrador entero.   En cada envestida el pene interior se le clavaba y la base del aparato le rozaba el clítoris, así que se puso a penetrarme como una desesperada, más rápido, más rápido, cada vez más rápido hasta que, por fin, tuvo un orgasmo.      

Al correrse, clavó el consolador de tal modo que incluso la base debió entrar en mi culo, lo que, sin que nadie me hubiese ni tan siquiera rozado mi pene, hizo que soltase una ración doble de semen sobre el edredón que Cristina me hizo luego limpiar con la lengua por descuidado.          

Capítulo 4. Experiencia Homosexual.    

Nada volvió a ser igual en la panda. Esther y Cris me usaban indistintamente cuando y para lo que se les antojaba, ya que contaban para ello con el permiso de mi novia.     Un par de semanas después de lo que pasó con mis amigas, y después de sesiones sado más o menos como las que he contado, un día Cristina me hizo ir a su casa. Mis padres ya habían vuelto, pero los de Cristina estaban de cena, así que tenía la casa vacía. Me hizo pasar al salón, donde me esperaba una silla cómoda pero rígida.

Me desnudó, me senté y me ató las piernas y las manos a la silla, dejándome una vez más inmovilizado. Me amordazó con una mordaza de bola, asegurándose de que quedara bien ajustada. Ella abrió una puerta y entraron en la habitación dos chicos altos y musculosos. Uno rubio y otro moreno.

-“Del gimnasio”. Me dijo. 

Antes de que me diese tiempo a pensar lo que estaba pasando, los dos se pusieron a manosearla y a besarla por todas partes. La muy puta se lo estaba montando con los dos delante de mí.            El rubio empezó a desnudarla mientras el otro le metía mano por todas partes. Ella me miraba con satisfacción. Estaba gozando como nunca. Cuando estuvo desnuda, ella hizo lo propio con los chicos, para al final, agacharse y empezar a chupar sus penes alternativamente.  

El rubio tenía un pene impresionante, que lo parecía más aún porque la tenía afeitada, dejando solo unos vellos encima de ella. El moreno no estaba tan bien dotado, pero eso a ella no parecía importarle. Mirándome a los ojos se metió aquellos dos penes a la boca. Un momento después, el rubio se tumbó en el suelo con los pies hacia mí y Cristina se tumbó encima de él. Pude ver con todo detalle como se la metía mientras escuchaba sus gemidos. 

El moreno se colocó encima de ambos y comenzó a metérsela por el culo a mi novia, que se retorcía de placer. Ya con las dos penes metidas, empezaron un frenético cabalgar que duró unos 5 minutos. Y una vez más, lo peor de todo no fue el acto en sí, sino mi reacción: lejos de sentir celos, estaba excitado. Dos tipos estaban penetrando a mi novia y yo con una erección increíble. Después de eso, Cristina se levantó y vino hacia mí con una mirada lasciva.

-“Los chicos ya están calientes”. Comentó.      

Me desató y me ordenó arrodillarme.    

-“Espera aquí”. Me dijo.   

Se fue y al instante volvió con un trípode y una cámara de vídeo. Lo preparó todo y pude ver como se encendía la luz roja que indica que estaba grabando. Se acercó a mí y retiró la mordaza. Hizo una señal a los tipos para que se acercaran. El moreno se plantó delante de mí, con su pene a escasos centímetro de mi cara.         

-“Chúpasela”. Ordenó Cristina.   

Intenté protestar, pero de repente sentí unas fuertes manos que me sujetaban y me acercaban la cabeza. Era el rubio, que se había colocado detrás. Mi cara llegó a su pene y me la restregó por ella. Luego Cristina, con un latigazo me obligó a abrir la boca. Primero chupé sus huevos, luego pasé mi lengua por todo pene y finalmente me la metí. Empecé a mamársela lo mejor que sabía y, no voy a mentirles, me empezó a gustar.     

Vista mi "colaboración", me hicieron ponerme a cuatro patas sobre el sofá y mientras se la chupaba al rubio (habían cambiado) el otro empezó a embadurnarme el culo con vaselina. A todo esto, Cristina había quitado la cámara del trípode y se afanaba en grabarlo con todo lujo de detalles. Pronto me metió su pene y empecé a penetrarme. Estaba gozando mucho. Así se fueron turnando el uno y el otro durante un rato mientras Cristina grababa.

De pronto, pararon y me tumbaron boca arriba. Se iban a correr, y no querían desperdiciar su semen. El moreno (con la ayuda de Cristina que había vuelto a dejar la cámara en el trípode) fue el primero en regar mi cara con su espeso semen. Un minuto más tarde, y a la vista del espectáculo, lo hizo el rubio.

Para rematar la faena, Cristina empezó a lamer todo el semen que había sobre mí y me lo fue metiendo en la boca con cálidos besos. Tragué hasta la última gota de aquel manjar y mientras lo saboreaba, Cristina hizo que me corriera con una espectacular mamada (que en menos de 30 segundos acabe) y también me hizo beber mi semen, que lo tenía en la boca. Quien iba a decir que aquella iba a hacer la última vez que me correría como un hombre de verdad.

Capitulo 05. Eunuco y Esclavo

Luego que los dos tipo y yo mismo nos corrimos ellos Cristina se puso de pie y con un apasionado beso mientras los masturbaba los despidió, luego que se marcharon, ella se me acerco me dio un largo beso en los labios y me dijo.

-“Ahora que eres toda una puta de verdad ya no vas a necesitar de tu miembro”. Dijo Cristina.

Dijo eso mientras me masturba, luego fue a la bolsa y saco un elastrador, un fierro plateado largo de unos 25 cm de 5 milímetros de diámetro y un cuchillo curvo. Cargo en el elastrador una liga castradora. Iba a decirle algo pero de nuevo me coloco la mordaza de bola, luego acciono el elastrador abriendo la liga, para luego pasar mi pene ya en erección de nuevo por en medio de la liga. Que ella se aseguro quedase lo mas en la base de mi pene posible.         

Luego quito el seguro y la liga se cerró abruptamente sobre mi pene. Mi cuerpo se arqueo de dolor. Aun retorciéndome de dolor, Cristina, tomo un poco de vaselina y la unto en el ojo de mi glande casi metiendo su dedo en mi pene, luego tomo el largo tubo y lo fue metiendo por mi pene, sacando y metiéndolo lo que me hizo sentir mucho dolor y placer al mismo tiempo.

El tubo descendió por el interior de mi pene hasta la base lentamente, quedando apenas unos pocos centímetros sobresaliendo de la punta, Cristina me dejo así por varios minutos. Hasta que mientras acariciaba mi pene que no dejaba de palpitar duro como nunca antes me dijo.

-“Bien es hora de hacer una puta de verdad, Cariño”. Dijo Cristina.

Moví la cabeza en señal de negación pero eso a ella poco le importo, antes de que lo supiera me estaba cortando mi pene por arriba de la liga puesta, mi cuerpo se arqueo de dolor, sentí la sangre bañar mis huevos y muslos, sentía la hoja del cuchillo cortar mi pene, Cristina cortaba hasta que la cuchilla tocaba el tubo de metal, aquello se prolongo por varios minutos que se me hicieron eternos hasta que por fin ella deslizo mi pene cercenado por el tubo de metal hasta sacarlo por completo y apartarlo para siempre de mi cuerpo.

Me desmaye viendo a Cristina besar la punta de mi pene cercenado con sus labios.      

Luego de aquello y gracias a la cinta de vídeo, ahora soy su esclavo definitivamente para el resto de mis días. Cada día me sorprenden con una cosa nueva... Ella y sus amigos tanto mujeres como hombres por igual, la única  manera que tengo ahora para correrme es por medio de estimulación prostática, y creo que no pasara mucho hasta que Cristina también me despoje de mi huevos, el ultimo rastro de mi masculinidad que aun me queda.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Adaptador: DarkSoul

CLASE DE ANATOMÍA DE LA SRTA. COLBERT

"¡Así que la próxima semana vamos a ver si podemos encontrar un voluntario o dos para que podamos hacer una demostración real, y no tener que usar un consolador! Gracias a todos. Que tengas un gran día" Con eso, Claire Colbert despidió a nuestra clase de anatomía avanzada......


CLASE DE ANATOMÍA DE LA SRTA. COLBERT
"¡Así que la próxima semana vamos a ver si podemos encontrar un voluntario o dos para que podamos hacer una demostración real, y no tener que usar un consolador! Gracias a todos. Que tengas un gran día" Con eso, Claire Colbert despidió a nuestra clase de anatomía avanzada.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMDOM] [ESCOLAR] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: AlanaFitz & DarkSoul





"¡Así que la próxima semana vamos a ver si podemos encontrar un voluntario o dos para que podamos hacer una demostración real, y no tener que usar un consolador! Gracias a todos. Que tengas un gran día" Con eso, Claire Colbert despidió a nuestra clase de anatomía avanzada.

Mis amigas y yo estábamos mareadas de emoción. ¿Podría ser eso real? Después de varias demostraciones de aula usando salchichas, consoladores y otras representaciones fálicas, la Srta. Colbert desafió a la clase a reclutar voluntarios reales para realizar... ¡una verdadera penectomía!

La nuestra es una escuela secundaria particularmente progresista, conocida por ofrecer cursos avanzados para estudiantes inteligentes. Pero los chicos eran escasos. No era una escuela privada de chicas. De hecho era una escuela pública. Fue creada para atraer a estudiantes avanzados y darles un ambiente de aprendizaje acelerado. Y solo por suerte, mucho más chicas que chicos cumplían los requisitos para la admisión.

Algunos positivos y negativos resultan de la muy sesgada relación chico-chica. Con aproximadamente un muchacho por cada seis muchachas, no hay casi ninguna lucha en los pasillos o disturbios los salones de clase. Así que todos podemos centrarnos mucho mejor en el aprendizaje.

Cuando tenemos un baile en la escuela, los chicos parecen tener una gran ventaja. ¿Puede cualquier chico no terminar con una chica bonita como su cita? Y de hecho, la mayoría de los chicos llegan con una chica muy atractiva en su brazo.

Entonces, ¿qué hacen las otras cinco de cada seis chicas? Bueno, la mayoría de nosotros solo vamos con otras chicas! No es la gran cosa. Las probabilidades son, incluso que las muchachas que llegan con muchachos terminarán bailando con otras muchachas, puesto que la mayoría de los muchachos odian bailar, él parecer.

Y así, no se necesita un cirujano cerebral para averiguar que la mayoría de las chicas en la escuela se sienten atraídos por otras chicas. Es bastante común en todas partes hoy para las chicas de secundaria ser bi, pero en nuestra escuela, la mayoría de las niñas son en su mayoría lesbianas. Que creo que es genial. Especialmente cuando una escuela como la nuestra tiene muchísimas chicas muy calientes compitiendo para entrar.

Lo que me lleva de nuevo al desafío de la señorita Colbert.

"Lisa, ¿quién sabes que podríamos conseguir para la demostración de la clase?" Le pregunté a mi mejor amiga.

"Dios, no sé, Alana... Rompí el mes pasado con Scott. Todavía somos amigos. Pero no puedo imaginar que él dijera sí a que se le quitara el pene.

"Estoy de acuerdo. Eso es algo difícil de convencer a un chico. Sé que Jack de mi clase de gimnasia no puede mantener sus ojos fuera de mí, pero ¿qué estaría dispuesto a sacrificar para conseguirme? "Lisa y yo nos miramos, como si esperara repentinamente leer la mente de la otra. Lisa es ardiente y es muy popular en la escuela, especialmente en las fiestas. Ella se ha sabido que es muy salvaje y para poner muy excitadas a otras chicas con quienquiera que se ha atrevido a costarse con ella. Su lengua deslizándose dentro y fuera de una vagina afeitada de otra muchacha puede hacer que la muchacha más recta intente sexo con una muchacha.

"Jack es el mejor amigo de David Pierce... ¿sabes, de Covington High School? David y Jack me miran como si estuvieran excitados todo el tiempo... y por los paquetes en sus short, apuesto a que ambos están bien dotados! "Lisa dijo.

Jack y David... Apuesto a que tienes razón, Lisa. Pasan por mi casa tarde todos los sábados por la mañana. ¿Me pregunto si podríamos atraerlos un poco? Podríamos disponer en nuestro micro-bikinis y esperar hasta que los veamos venir... luego frotamos aceite de todo nuestro cuerpo la una a la otra y ver qué... bueno, ¿qué 'surge'! ¿Qué piensas?"

"Oh, estoy dentro. Creo que podemos llamar su atención. Tal vez podamos incluso echar un vistazo a su equipo de "demostración". No querríamos llegar hasta el final de la clase y tener que aprender solo  que ellos tienen salchichitas. "Lisa tenía razón. Las demostraciones hasta ahora fueron todas con dildos y perritos calientes midiendo por lo menos 15 cm. Así que claramente la señorita Colbert no querría nada más pequeño.

"Lisa, duerme esta noche en mi casa y podemos terminar de prepararnos para los chicos. Entonces mañana podremos establecer nuestra pequeña trampa y ver qué podemos atrapar.

"Okey... Me encantaría... Llamaré a mi mamá de tu casa... y tal vez podamos navegar por la red juntos por un tiempo... mirar penes, echa un vistazo a las que más nos gustan... Conozco algunos sitios realmente lindos, de grandes y carnosos penes... un montón de ellos están siendo chupados por otro tipo muy musculoso, pero que me excita un poco, ¿sabes? "Lisa se estaba poniendo caliente mientras pensaba más en penes, sexo y vaginas... bueno, Lisa era simplemente una chica muy cachonda.

"Eso suena divertido", dije, "Me encantaría ver algunos de esos sitios. Sabes, sería muy bueno tener un novio dispuesto a posar así, ¿no crees?

"¿Te refieres a posar desnudo, acariciándolo fuertemente, mientras chupa un buen, largo y grueso pene? ¡Sí! Sería. No hay suficientes chicos que estén dispuestos a hacer eso por sus amigas, pero siempre estoy buscando a esos tipos de chicos".

-Yo también, Lisa. Me siento increíblemente húmedo pensando en eso. Es gracioso. Sé que cuando se trata de sexo, soy como la mayoría de las chicas... prefiriendo el sexo con otras chicas todos los días. Pero ver chicos calientes chupando penes siempre me excita. "

"¡Bien, Alto, me estoy realmente poniéndome caliente, mientras más hablamos de eso! Vamos a ir a algún lugar donde podamos disfrutar de un poco de intimidad y... ¡bueno, disfruta de una cierta intimidad! "Lisa suplicó.

Nos dirigimos directamente a mi casa. Mis padres no estaban en casa y no estarían por horas. Hasta mi habitación y rebotando en mi cama matrimonial, Lisa y yo caímos en un profundo y húmedo beso, nuestras manos inmediatamente sobre los cuerpos de la otra. Ambas somos de pequeños senos y tenemos cuerpos delgados, largos y deportivos. En solo unos segundos nos quedamos en tanga y las camisetas. Sus dedos encontraron su camino debajo de la banda elástica de mi ropa intima que estaba húmeda y casi se veía a través de ella. Su dedo medio se deslizó suavemente en mi húmeda y empapada vagina y pronto sentía los primeros placeres de un orgasmo.

"Espera, espera, espera" dije, "¿No vamos a ver a chicos chupando penes en internet, primero?"

"Sí... definitivamente... pronto... pero primero..." contestó sin aliento, "Necesito probar tu vagina... déjame quitarte la tanga... oh, sí, tu rajita es tan hermosa! Mmmmmmmm... Oh, parece deliciosa... déjame separar tus piernas más... mmmmmmm.... Amo tus labios, son tan bonitos y rosados y húmedos.... Mmmmmm... mira cómo se separan fácilmente! .... ¡Oh, Alana, tengo que chupar tu clítoris!"

Lisa mojó su cara hasta que ella tuvo su nariz en su clítoris con su vagina por debajo. Su lengua comenzó una rotación lenta pero firme en la capucha de mi clítoris. Pronto su lengua deslizó más allá de sus labios vaginales y profundamente en su interior. Ella la estaba penetrando con su lengua y estaba pronto a venirse, venirme y venirme... ¡Pensé que iba a llegar más allá del placer! Su cara hermosa, su boca completamente envuelta alrededor de mi vagina, chupando y lambiendo hasta el orgasmo y después del orgasmo... ninguna muchacha nunca miró más imponente y más hermoso que Lisa con su cara enterrada entre mis piernas extendidas y en mi sexo lampiño, mojado, afeitado.

Lisa se movió gradualmente, colocando su propia vagina por encima de su cara, y luego lentamente la bajó para satisfacer sus labios y lengua. Sus manos se acercaron para agarrar sus nalgas para tirar de su vagina hacia ella y mantenerlo en su lugar. Lisa usó sus manos para mantener sus piernas extendidas lo más ampliamente posible, así su cuerpo se mantendría arqueado para ofrecerle a su siempre entusiasta ataque oral. Y ahora también tenía una vagina afeitada hermosa, suavemente para chupar, lamber y beber de su contenido.

Por el resto de la tarde se quedaron así... haciendo un  69, viniéndose y viniéndose una y otra vez.

Y esa noche prepararon todo para el sábado. Su objetivo era simple. Utilizar sus encantos y un poco del encanto lésbico para atraer a los dos muchachos para que fuesen voluntarios para ser nuestros invitados en la clase de Anatomía de Miss Colbert. Finalmente iban a ver una verdadera y viva penectomía. ¡Dos penectomías, si tenían suerte!

El sábado las dos se sentaron en el porche de la casa, solo en diminutos vikinis listas para entrar en acción, unas dos horas después Jack y David aparecieron caminando iban bromeando, los dos adolescentes de 17 años eran altos, atractivos y con músculos definidos aunque no en exceso Jack era rubio y David pelirrojo, apenas los vieron ambas se despojaron de sus sostenes para comenzar a untarse crema bronceadora.

Los dos adolescentes al pasar frente a la casa no pudieron evitar ver aquel espectáculo, pero el clímax llego cuando ambas se dieron un apasionado beso, juntando sus pechos y aplastando sus pezones entre ellos con todo sus bellos cuerpos brillando, aquella escena hizo que Jack y David tuvieran una tremenda erección que era evidente debajo de sus bermudas color caqui que llevaban.

Lisa y Alana separaron sus labios para voltear a ver los dos absortos adolescentes frente a ellas, se pusieron de pie, mostrándoles sus tersos senos, para luego con una seña invitarlos a acercarse a ellas, Jack y David no lo dudaron, fue como ser atraído por una fuerza invisible, los cuatro se fueron al pateo trasero de la casa donde Alana tomo y Jack para comenzar a besarlo en la boca, Liza toma a David e hizo lo mismo.

Los besos de ambas parejas fueron apasionados, ellas despojaron de sus playeras a ambos por lo que sus pechos comenzaron restregarse por sus marcados dorsos, los dos adolescente no tardaron en comenzar a pasar sus manos por sus nalgas, senos y piernas de ambas, fue entonces que Alana hizo su movimiento a una seña de ella Lisa se aparto como Alana de sus deseosos amantes.

-“Chicos si quieren tenernos deberán firmar esta hoja de consentimiento”. Dijo Alana.

Aquello parecía una hoja de consentimiento normal en la que especificaba que ambos deberían comparecer desnudos el lunes en la clase de la Srta. Colbert, lo que ninguno de ellos leyó fue que autorizaban el retiro de sus penes durante la clase. Por lo excitado que ya estaban Jack y David firmaron sin leer bien aquel documento, una vez firmado la acción entre los cuatro continuo pero ya no en el patio sino en la habitación de Alana sobre su amplia cama.

Alana y Lisa terminaron de desnudar a Jack y David, los acostaron en la cama donde comenzaron darles lambidas primero y luego una mamada suprema a ambos adolescentes Jack poseía un pene de 19 cm circuncidado con huevos de buen tamaño mientras que David tenía un pene de 18 cm sin cortar con venas sobresaliendo por todo sus tronco con un par de huevos enormes, aquella mañana y tarde las dos parejas disfrutaron de los placeres sexuales a todo lo que daba incluso Alana y Lisa intercambiaron de pareja para poder ambas disfrutar de aquellos dos buenos penes condenados a morir el lunes.

El lunes a ya en la escuela Alana y Lisa fueron a la oficina de control donde entregaron las hojas de consentimiento firmadas por Jack y David, también entregaron las instrucciones de la Srta. Colbert, luego se marcharon, apenas Jack y David entraron a la escuela fueron requeridos en la oficina de control donde el Sr. Sander, los inmovilizo con un aparato sónico usado por la policía, Jack y David quedaron como estatuas sin poder moverse pero completamente conscientes sin saber lo que pasaba.

El Sr. Sander, despojo de sus ropas a ambos adolescentes dejándolos solo en ropa interior, coloco a ambos sobre bases con ruedas como si fueran maniquíes y espero a que la Srta. Colbert que también fue requerida en la oficina pasara a recogerlos para su clase, lo que sucedió no mucho tiempo después, muy contenta la Srta. Colbert seguida de ambos adolescentes paralizados se dirigió a su salón donde ya las chicas la esperaban.

-“Bueno dias chicas, hoy gracias a sus compañeras Lisa y Alana tenemos a dos voluntarios para poder realizar no una sido dos penectomías”. Dijo la Srta. Colbert.

Apenas termino de dar ese anuncio el Sr. Sander introdujo a Jack y David paralizados en ropa interior al salón, el asombro de las chicas al ver a ambos atractivos adolescentes casi desnudo frente a ellas fue más que evidente, cuando el Sr. Sander se marcho, la Srta. Colbert, tomo un cutter y con su ayuda corto la ropa interior primero de David y luego de Jack dejando a ambos desnudos frente a la concurrencia femenina.

-“¡Bien clase vamos a empezar!” Dijo la Srta. Colbert.

Luego de explicar algunas cosas ya vistas a modo de recordatorio señalando en donde es que se encontraban aquellas partes en el pene y testículos de ambos adolescentes, para ese momento aterrorizados por completo, tomo un cuchillo curvo y dijo tomando el pene de Jack en una de sus manos.

-“Chicas hay dos formas de hacer una penectomía una es dejar un pequeño muñón, la otra es el retiro del pene por completo, como tenemos dos voluntarios hoy, vamos a hacer las dos, pero antes hay que decidir quién de ambos tendrá un muñón y el otro no”.

Se escucharon risas ahogadas por parte de la clase.

-“Alana y Lisa lo justo es que ustedes decidan”. Dijo la Srta Colbert.

Lisa y Alana que estaban sentadas juntas deliberaron entre ellas unos segundos antes de que Alana se pusiera de pie para decir.

-“¡Completa David y Jack con muñón!” Dijo Alana.

Ambos adolescentes se estremecieron al escuchar las palabras de Alana, la Srta. Colvert sonrió y explico cómo realizar una penectomía dejando un muñón.

-“Es la cosa más simple, solo se corta el pene dejando un pequeño trozo del mismo, usualmente de 1 o 2 cm, (tomo un marcador e hizo un raya punteada alrededor del pene de Jack) en este caso dejare 1.5 cm desde la base”. Añadió la Srta Colbert.

Luego ella comenzó a masturbar a Jack lo que sorprendió a las alumnas, el pene del adolescente pero al terrible terror que estaba sintiendo, comenzó a poner rígido, apenas tardo unos segundos en estar completamente en erección, cuando lo estuvo la Srta. Colbert usando el cuchillo curvo que sostenía corta profundamente sobre las rayas marcadas en su pene, los ojos de Jack se abrieron grandes al ser golpeado por un intenso dolor de manera inmediata.

La sangre comenzó a fluir de su pene, mientras la cuchilla cortaba y cortaba, justo cuando estaba por separar su pene, del ojo de su glande brotaron dos fuertes disparos de su semen, que hizo dar un alarido general por parte de la audiencia.

-“¡HIIIUUUGGGG!”
-“No pasa nada es normal que el macho que está siendo cortado eyacule”. Dijo la Srta, Colbert.

Momentos después ella sostenía el miembro cortado de Jack en su mano, lo mostro a la clase y luego aplico una crema especial sobre el muñón sangrante que lo cicatrizo instantáneamente, dejando un pequeño agujero para la orina.

De inmediato paso el pene cercenado al que paro la hemorragia a una de las chicas para que se lo pasaran, mientras se movió con David, quien lloraba con lagrimas rodando por sus mejillas a raudales ya su pene estaba endurecido por completo.

La Srta. Colbert uso un depilador láser para eliminar todo el vello púbico de David, luego clavo la afilada punta del cuchillo curvo debajo de su pene, para luego hacer un profundo corte alrededor del pene, que tenía espasmos, justo cuando ella termino de hacer el corte circular, el pene de David expulso tres fuertes chorros de su semen, la Srta. Colbert, explico a la clase cuales ligamentos se debían cortar, señalándolos y cuáles no, luego de 20 agónicos minutos para David su pene entero fue separado de su cuerpo.

Luego la Srta. Colbert aplico de nuevo la crema y una oquedad quedo por arriba de los huevos de David con un pequeño orificio en el centro, tanto David como Jack tendrían que sentarse cada que quisieran orinar desde ese momento.

“RING, RING”. Sonó.

-“Con esto concluimos la clase de hoy, por favor devuelvan los penes al salir y no olviden estudiar lo visto habrá examen el viernes próximo”. Dijo la Srta. Colbert.

Quien detuvo a Alana y Lisa antes de salir y les ofreció los penes de los dos nuevos eunucos, como premio por su colaboración para la clase, lo que ambas aceptaron y antes de irse cada una de ellas se acerco a uno de los adolescentes aun paralizados y los besaron con pasión en los labios. Ambas les dijeron al oído.

-“Fue una de las mejores tarde de mi vida, la del sábado y esta fue la mejor clase de Anatomía de la Srta. Colbert”.     

Luego ambas se marcharon llevándose cada una, uno de los miembros amputados durante la clase.    
  




Autor: AlanaFitz & DarkSoul       Traductor y Adaptador: DarkSoul

SIAVI-BOT 1.0

2136, Siglo XXII los límites entre lo real y lo sintético se rompieron hace décadas, los androides con cuerpo, mente en un 99 % igual a la humana caminan a la par que los humanos, la mayoría sirve como fieles sirvientes o como juguetes sexuales caros para sus dueños, es una nueva forma de esclavitud, pero estas maquinas tienen seguros, pese a que lucen y piensan casi como un humano nunca podrían revelarse contra sus creadores, de hecho son incapaces de crear daño físico, disparar un arma o atacar físicamente a un humano......


SIAVI-BOT 1.0
2136, Siglo XXII los límites entre lo real y lo sintético se rompieron hace décadas, los androides con cuerpo, mente en un 99 % igual a la humana caminan a la par que los humanos, la mayoría sirve como fieles sirvientes o como juguetes sexuales caros para sus dueños, es una nueva forma de esclavitud, pero estas maquinas tienen seguros, pese a que lucen y piensan casi como un humano nunca podrían revelarse contra sus creadores, de hecho son incapaces de crear daño físico, disparar un arma o atacar físicamente a un humano.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA] [VIOLACIÓN]

Categoria: Adolescente      Autor: Zafiro & DarkSoul





2136, Siglo  XXII los límites entre lo real y lo sintético se rompieron hace décadas, los androides con cuerpo, mente en un 99 % igual a la humana caminan a la par que los humanos, la mayoría sirve como fieles sirvientes o como juguetes sexuales caros para sus dueños, es una nueva forma de esclavitud, pero estas maquinas tienen seguros, pese a que lucen y piensan casi como un humano nunca podrían revelarse contra sus creadores, de hecho son incapaces de crear daño físico, disparar un arma o atacar físicamente a un humano.

El gobierno de varias naciones uso esta clase de androides para un programa al que llamo Si-a-vi (sistema anti violación), a un científico se le ocurrió la idea de usar a estos androides para en vez de remediar una vez cometida la violación era mejor prevenir y cazar a los depravados sexuales antes de que cometieran un delito sexual con un humano de verdad, fue así que se crearon los Siavi-Bot 1.0, que serian la primera versión de 5, el programa era secreto pero luego se volvió publico por lo que el delito de violación disminuyo drásticamente, esto fue hasta la empresa quebró.

Los Siavi-Bot dejaron de producirse y un posterior incendio acabo con todo registro escrito y digital de los Siavi-Bot nadie sabe cuántos de ellos aun caminan entre los humanos, ni siquiera si es que aun lo hace, pero las atenciones de hombre que han sufrido penectomia en los hospitales cada tanto tiempo hace suponer a los expertos que los Siavi-Bot aun existen, pero nadie sabe donde están y porque siguen cazando a los violadores, aunque a las autoridades y sociedad poco le importan, se sienten más seguros sabiendo que hay alguien que caza a los desviados sexuales antes de que ataquen.

Aquella mañana de verano en el sótano de un edificio abandonado la unidad No 137 cuyo nombre dado era Kevin abrió los ojos había estado en modo ahorro de energía por tres meses pero era hora de recargar energía, tenía dos semanas para hacerlo sino quería desactivarse que para Siavi-Bot era lo mismo que morir, bostezo y se estiro no era necesario pero sintió la necesidad de hacerlo, estaba desnudo y su cuerpo como expresiones se asemejaban al de un adolescente masculino de recién cumplidos los 17 años.

Esa tarde Kevin que busco entre sus tres bolsas grandes uno de sus seis trajes de baño uno rojo muy pequeño tipo speedo donde se le marcaba muy bien su paquete, se lo puso, luego un short y una playera, tomo sus lentes de sol y su patineta para luego salir de aquel lugar sin ser visto para ir a la playa no tan lejos apenas a unas siete calles, en el trayecto saludo a varios conocidos, dejándose ver, conversando alegremente con ellos hasta llegar a la playa, donde se despojo de su ropa y se quedo solo en bañador.

Pese a aparentar aquella tierna edad, inocencia y fragilidad lo cierto es que era muy fuerte y ya llevaba 20 años realizando aquella misma rutina, el nunca moriría mientras consiguiera el combustible para seguir funcionado, Kevin necesitaba semen humano, y algo de tejido para poder vivir por seis meses más, le gustaba estar vivo, le gustaba sentirse joven y sobre todo le gustaba lo que hacía, aunque fuese algo programado por alguien desde que fue creado, se asoleo y nado permaneciendo en la playa por varias horas hasta que el sol comenzó a bajar y la playa estaba ya casi vacía.

Kevin estaba por irse, cuando un hombre alto, fuerte y de piel muy morena, con el cabello casi completamente rapado lo tomo del brazo cuando estaba por salir de la playa, Kevin se le quedo mirando y supo por como lo miraba, el ritmo cardiaco y su respiración que aquel hombre iba a darle la energía que tanto necesitaba, pero antes debía aparentar que era un chico normal, debía actuar como tantas veces lo había hecho antes, Kevin trato que lo soltara.

-“¡Suélteme que le pasa!” Dijo Kevin con tono indignado.
-“Tranquilo, solo quiero hablar”. Dijo el hombre con voz amable.

Kevin sabia que mentía, sus sensores como experiencia se lo decían sin embargo actuó como se esperaba, mirándolo con desconfianza, por lo que le dijo.

-“¿De qué quiere hablar conmigo? ¡Ni siquiera lo conozco!”. Dijo Kevin
-“Soy Tom, caza talentos juveniles y creo que tienes potencial para ser una estrella”. Dijo el hombre.

Kevin de nuevo sabía que mentía pero le siguió la corriente.

-“¿En serio cree que puedo ser una estrella?”  Dijo Kevin con alegría.
-“Claro porque no vamos a que te tomen unas fotos para ver que sale”. Dijo Tom.
-“¿En serio?” Pregunto Kevin.
-“Claro mi auto esa cerca y prometo que será divertido”. Respondió Tom.

Kevin fue conducido por Tom a un elegante auto, lo hizo subir y arranco hacia la ciudad pero de último minuto se desvió hacia la autopista, lo que hizo que Kevin preguntara.

-“¿Hacia dónde vamos?” Pregunto Kevin.
-“Oh no te preocupes las oficinas de la agencia están fuera de la ciudad” Respondió Tom.

Desde ese momento Tom comenzó a pasar sus manos por el cuerpo de Kevin pasando su mano por su miembro, no dejando de apretarlo cada vez más… mmm, aunque la verdad… Kevin era el primero que no deseaba apartarla hacia caras de dejarlo hacer como haciéndole pensar a Tom que  aquello era normal si deseaba triunfar en el medio del espectáculo aquello se prolongo durante todo el trayecto, Kevin solo tenía puesto su speedo y playera, por lo que la mano de Tom no tenía muchos obstáculos para acariciar su cuerpo adolescente.

De pronto el auto dejo la autopista y se dirigió por un camino vecinal hasta que se detuvo, Tom bajo e hizo bajar a Kvin, que puso una expresión de extrañeza, como de miedo, apenas la puerta del auto se cerró, Tom cambio su actitud, tomo de uno de los brazos a Kevin para llevárselo hasta una construcción abandonada, ahí prendió una lámpara y le dijo.

-“Vamos pequeño hora de hacer un casting privado, desnúdate”. Ordeno Tom.

Kevin se quedo sin hacer nada, hasta que Tom viendo que no lo obedecía, saco de entre sus ropas un cuchillo y dijo que si no hacia lo que le ordenaba se vería obligado a hacerle daño, lo que hizo que Kevin fingiendo un llanto inexistente se despojo de sus prendas hasta quedar desnudo por completo. Tom también se desvistió hasta quedar desnudo mostrando un pene grande, sin circuncidar, con dos pesados testículos colgando bajos entre sus piernas, en comparación el pene de Kevin era casi el de un niño aun, un poco más grande y con dos huevos envueltos de un saco de piel muy blanca completamente lampiño.

Ton se le acerco a Kevin para sujetarlo, mientras con su mano izquierda lo “obligaba” a masturbarlo, con la derecha le apretaba sus nalgas a conciencia, el pene de Tom ya estaba duro como una estaca, quizás por saber que estaba obligando al adolescente a masturbarlo o quizás por sentir aquella suave mano sobre su miembro, como uno de sus dedos presionaba sobre el orificio anal de Kevin que dejo escapar un gemido “Aaahhh”.

Incluso Tom sintió sus piernas flaquear de Kevin su mano dejo su ano para pellizcar uno de sus tetillas tirando de el “Aaahhh” de nuevo Kevin gimió, quien siente su cuerpo cada vez más cerca, sintiendo primero su respiración sobre su propio cuello, acto seguido su áspera lengua la que recorre su cuello babeando su oreja, sintiendo como se la introduce dentro de su boca,  como su lengua chupa su lóbulo y recorre toda su lengua.

Sin que Kevin lo dejase de masturbar siente la presión de su glande sobre sus nalgas, notando como lo coloca en su ingle y como comienza a moverse, sintiéndola recorrer hasta golpear sus bajos testículos. Mientras al oído le dice

“¿Qué prefieres antes?”.
“Comértela o que te penetre aquí mismo”. Dije Tom

Tom no dejo que Kevin respondiera, hizo que suelte su duro miembro y lo obliga a arrodillarse frente a él llevando su pene a su boca, le advierte que si lo lastima lo pagara caro mostrando el cuchillo que sostiene en una de sus manos, Tom comienza por deslizarla su pene por sus labios a pesar su glande por ellos. Tom se la fue introduciendo poco a poco, pero debido al grosor, me le imposible introducírsela completamente, saco su miembro e hizo que Kevin se dedicara a lamber todo su tronco, saboreando en forma descendiente hasta sus enormes y peludos huevos.

Tom gemía de placer con cada lambida del adolescente, aquello duro varios minutos en que Tom gozo en grande. Pero Aunque Kevin parecía inexperto y asustado todo era parte del plan que se desarrollaba como tantas otras veces antes.

-“Dios que cosa más linda, no tienes nada de vello en el cuerpo ni en la ingle, ni el culo y menos la espalda, me encanta”. Dijo Tom.

Mientras hablaba hizo poner de pie a Kevin, le dio la vuelta de nuevo para comenzar por meterle un dedo por su culo, Kevin siente unos minutos después dos, gime “aaahhh”, deseando que sean no tres sino ya su pene Cuando Tom le presiona su nuca fuertemente, tanto que no lo puede apartar, mientras entre suspiros le hace saber.

“Aaahhh… Dios, aaahhh… Uuummm… Eres todo un putito”. Le dice Tom
 “Ven, deseo probar ese culito que tienes”. Dice al Fin Tom.

Kevin siente su cuerpo acercarse, sintiendo como este comienza a besar desde sus nalgas muslos hasta su alta espalda, Tom Deja de besar para ahora ponerse a acariciarme la espalda e ir descendiendo hasta sus nalgas, que primero acaricia y poco después comienza a comérselas, no dejando de decirle.

“Ves cómo te gusta, ves eres como todos, tanto decir que no y al final pides más”. Dijo Tom.

Tom va dejando poco a poco que sus dedos vayan preparándolo Kevin siente como le introduce muy despacio sus largos dedos, como ese primer dedo deja su lugar a que sean dos, quejándose cuando en vez de dos ahora son tres todo es parte del plan, incluso el pene de Kevin se puso rígido, era delgado y de apenas 15 cm pero con una gran firmeza.  

-“Ahora estás listo, vas a disfrutar como una nena”. Le dice Tom.

Kevin siento su glande alojarse entre sus nalgas, presionando poco a poco sobre su lampiño ano, hasta que se va alojando dentro de su orificio anal, entrando poco a poco, hasta que lo hizo por completo en ese momento se escucho un grito por supuesto fingido.

-“AAAAHHHYYY” Grita de dolor fingido Kevin. Sabiendo que la hora que espera se acerca.

Tom no deja de besar tanto su cara, cuello o hombros, mientras sus fuertes brazos sujeta su cuerpo, siendo ellos los que marcan la penetración, Kevin siente sus golpes secos los que poco a poco le hacen fingir que está aguantando dolor. Lo que hace que Tom se detenga durante unos minutos, tiempo que hace que el ano de Kevin adapte no solo al tamaño de su miembro, sino también al grosor. Para luego  Volver a moverse, sintiendo como su glande se aloja dentro de los intestinos del adolescente, mientras sus paredes anales presionan su miembro.

“¿Quieres que me detenga?” Pregunto Tom
 Contestando casi en susurros…

“Noooo… mmm, noooo… aaahhh, sigue por favor… sigue”. Dijo Kevin.

Tom no tardo en comenzar a acelerar sus embestidas que realizaba con mayor profundidad, sintiendo como su miembro de casi veinte centímetros taladraba al adolescente. Pese a su edad casi 40 años Tom tenía un increíble aguante no dejaba de moverse, de penetrarlo, sintiendo placer una vez tras otra.

Habían pasado 30 minuto que Tom lleva penetrándolo, ya Kevin no daba muestras que le doliera nada, por el contrario gemía y se retorcía como si sintiera mucho placer, de nuevo todo era parte del plan, sabía que al moverse de esa forma excitaría aun mas a Tom y este acabaría por venirse más pronto, para darle lo que tanto deseaba Kevin.

Las embestidas de Tom eran cada vez más fuertes y profundas, sintiendo como su pene se pasaba por la próstata falsa de Kevin, de pronto Tom se detiene y saca su pene justo cuando se iba a correr, sacándola con rapidez y a pesar del dolor, estaba por descargar sobre las nalgas de Kevin, que tuvo que actuar rápido sino quería perder aquella energía que tanto necesitaba, por lo que le dijo.

-“Vamos que esperas quiero tu leche en mi interior”. Dijo Kevin.

Aquello sorprendió a Tom pero no se lo pensó dos veces lo penetro por completo de nuevo, a la segunda embestida descargo una gran cantidad de chorros de su semen que rebotaron en las paredes internas de Kevin. Los indicadores de energía que marcaban en rojo, rápidamente marcaron verde, con cada nuevo chorro de la leche de Tom la energía subía recargando las baterías de Kevin a todo su capacidad, escucho su respiración acelerada, sus gemidos y siente su pene palpitar, siente como acaricia su espalda, mientras termina de correrse.

Kevin estaba preparado para tomar la otra parte que tanto necesitaba, pequeñas puntas afiladas brotaron de su abierto ano, las cuales comenzaron a calentarse, Kevin espero hasta que la última gota de semen de Tom broto de su miembro en ese momento el girando la cabeza en 180 grados, de manera grotesca miro a Tom quien abrió los ojos luego de sentir aquel tremendo orgasmo y se horrorizo a ver el rostro del adolescente frente a él.

Kevin no lo dejo hablar, diciéndole.

-“Por el estatuto 351 de la ley penal sobre delitos sexuales, se le haya culpable de violación en agravio de un menor, por tal motivo se le condena a la pérdida de su pene de manera inmediata”. Dijo Kevin con una voz muy grave.

Apenas termino de decir aquella palabras, su ano se cerro, cuchillas muy afiladas y calientes se cerraron en forma de iris, como el obturador de una cámara fotográfica, cercenando el pene de Tom de manera abrupta, sus ojos se abrieron grandes, un terrible dolor lo golpeo, dio dos pasos hacia atrás y su mirada se fue a su entrepierna, cuando sus manos iban a tocar el ahora espacio vació, un pequeño chorro de orina y sangre broto de su casi inexistente muñón, Tom cayó de rodillas con sus manos ensangrentadas.

-“¡DIOS NOOOOOOOO! ¡TE VOY A MATAR!” Grito Tom a Kevin.

Como pudo se puso de pie para írsele encima a Kevin que ya había dejado el modo de sumiso adolescente, ahora podía actual con libertad, gracias a su fuerza sobre humana, domino a Tom e incluso usando una técnica militar lo dejo inconsciente, luego tomo sus ropas y se marcho dejando a Tom en aquel lugar lamentando cuando despierte el haberse encontrado con Kevin por el resto de sus días.

Kevin procesaría el pene aun en su interior, obtendría nutrientes y algunas otras cosas que su piel necesitaba, luego desecharía lo que quedase del miembro de Tom en algunos días, en algún baño público, por los próximos tres meses Kevin se divertiría con sus amigos para luego entrar en un letargo, para despertar y volver a cazar violadores hasta que no pueda seguirlo haciendo.

No todos los Siavi-Bot son como Kevin pero esa es otra historia…  




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com







Autor: Zafiro & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ME CREÍA EL GIGOLÓ SUPREMO

Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética......


ME CREÍA EL GIGOLÓ SUPREMO
Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





-“500 mil a la una… a las dos”.   
-“¡Vendido por 500 mil!” Oí decir a alguien mientras golpeaba una mesa con un mazo.           

La mordaza de bola en mi boca impedía que pudiera decir algo y la jaula donde estaba que pudiera escapar de ese sitio. Aún me encontraba incrédulo ante esa situación, no podía creer que me estuviera pasando. En ese momento acababa de ser subastado y vendido a otro hombre, un tipo viejo, gordo y de apariencia extranjera.

Varios hombres más chiflaron mientras la jaula donde estaba desnudo y solo con un collar en mi cuello estaba siendo bajada del escenario principal para subir a otro chico más joven que yo, en las mismas condiciones, lo más seguro que para ser vendido al igual que lo fui.          

Fui llevado a una camioneta donde me subieron en la parte trasera. Ahí otras dos jaulas ya esperaban. En una había dos niños, como de 10 años, en otra, un joven de mayor edad que yo. Los pequeños silenciados también con una mordaza de bola no paraban de llorar y sollozar, azotando la jaula como intentando desesperadamente abrirla para escapar. El otro joven y yo solo nos regresamos la mirada mutuamente, él, en ese momento bajó su mirada, demostrando pesimismo, en ese momento lo supe, no era un sueño, habíamos sido vendidos, éramos ahora propiedad de otro ser humano, fue entonces que mi cara se desencajó y no pude evitar llorar. Tras aproximadamente esperar una hora y con dos jóvenes de nuestra edad más en la camioneta, cerraron la puerta y ésta empezó su marcha.    

Mi nombre es Javier, tengo 17 años. Hasta hace unos días estaba estudiando el bachillerato (instituto). Desde más joven hacia mucho ejercicio por eso mismo tengo un muy buen cuerpo, debido a eso muchos gays se acercaban a mí, para pedirme favores sexuales, que me encargaba de hacer siempre y cuando me convencieran con una buena cantidad de dinero.       

Tenía una clientela nutrida, dos o tres veces por semana varios hombres me buscaban para hacerme cargo de sus culos. El que me probaba regresaba por más, además siempre me recomendaban con sus amigos. Precisamente ese fue el grave error, por el cual ahora estoy aquí.   

Un día un chico llegó a la escuela, quería un favor.    

-“Hola guapo, me han hablado de ti”. Me dijo tocándome el rostro.           
-“$ 5,000 y ni un centavo menos, a cambio te daré 4 horas de placer”. Contesté.
-“¡Vaya! Tú sí que vas al grano, eso me agrada”. Reviró mientras tocaba mi abdomen. 
-“Pero se nota que eres buena mercancía así que no discutiré”. Agregó.   

Caminamos hasta su auto, y manejó una distancia considerable, pensé que era lo mejor pues así no me vería gente conocida. Grave error de mi parte. Llegamos a una casa a las afueras de la ciudad, muy grande y lujosa. Si dejaba feliz a este putito podría sacarle mucho jugo, pensé. Bajamos del auto y entramos a la casa.  

-“¿Quieres algo de tomar bombón?” Me pregunto.     
-“Por ahora no… gracias”. Le dije mirando todo el interior de la casa.      
-“Ponte cómodo, es tu casa guapo”. Dijo mientras se acercaba a mí por la espalda.        

En ese momento beso mi cuello llevando sus manos a mi abdomen, recorriéndolo por completo, posteriormente levantó mi camisa quitándola y llevándola posteriormente a su cara para olerla con detenimiento.

-“Veo claramente que ya eres todo un hombre”. Dijo.           

En ese momento volteo hacia la cocina mientras yo quede ahí parado en la sala. En un punto donde él podía verme. Tomo una botella y se sirvió un trago mientras me decía

-“No seas penoso, ya te dije que es tu casa, ponte cómodo” Insinuó con una mirada masiva.  

Sabiendo que es lo que quería darme a entender me voltee hasta quedar frente a él, me desabroche los tenis, me quite los calcetines, para incorporarme y desabrochar mi pantalón, el cual lentamente lleve al piso junto con mis bóxer (calzoncillo), para quedar expuesto a sus ojos. Silvando como en gesto de aprobación el solo se limitó a verme desnudo.

Mi pene era de tamaño normal, unos 17 - 18 cm flácido, pero grueso. Puse mis manos tras de mí cabeza mientras estaba ahí parado, como incitándolo más, así que inmediatamente él se tomó de golpe su trago y se acercó a mí. Me tomó de la mano y fuimos a su habitación. Llegando hizo sentarme al borde de la cama donde empezó a mamármela hasta el fondo, sentía su nariz resoplando en mis vellos púbicos.           

-“¿Quieres lechita putito?” dije mientras miraba como se tragaba mi pene.          
-“Mhhhmmmm”. Dijo con mi pene llenando su boca como en señal de aceptación.       

Solo bastaron un par de minutos para que soltara varios chorros de mi leche en su garganta y boca, el cual bebió sin dejar una sola gota, lamiendo hasta los restos que había en su mejilla y los restos que también había en mi falo.     

-“¡Deliciosa!” Exclamó mientras empezaba a desvestirse.   
-“Ahora te toca a ti complacerme bebé”. Dijo mostrándome su culo.         

Acostándose en el borde de la cama, boca abajo, empezó a menear su trasero. Sabía lo que quería. 
Me acerqué y empecé a lamerme su culo, a comérmelo. El putito gemía como si estuviera en la gloria. Su culo dilataba con cada lamida que le daba.       

-“Métemela”. Dijo. 
-“Pónmelo con la boca”- Insinuando que me pusiera un condón.   
-“Házmelo a pelo”. Contestó.      
-“Sin condón no”. Le dije.
-“Te pago lo que quieras pero házmelo a pelo” Dijo mientras me daba un bote de lubricante. 

Nunca lo había hecho a pelo, y menos en el trabajo, pero el tipo tenía buena casa, buen carro y me había dicho que me pagaría lo que fuera, así que pues pensé que tenía una mina de oro asegurada. Le puse lubricante en su culo y me puse en mi pene y así sin avisar se lo deje ir de una sola vez. El pego un grito que retumbó en la habitación, y sin darle tiempo a recuperarse empecé el mete y saca con velocidad frenética.      

Sus gritos eran fuertes, al igual que el sonido de mis caderas chocando con sus nalgas, pero veía que lo estaba disfrutando al máximo. Mientras estaba en la faena besaba su cuello, mordía sus orejas, jalaba un poco su cabello o simplemente lo besaba en los labios. Veía en su cara un éxtasis supremo.

Tras unos diez minutos de embestidas bestiales aumente el ritmo un poco más hasta venirme en su interior, mientras el gritaba como loco sintiendo mi leche recorriendo su intestino. Me quede quieto besándolo en los labios hasta que poco a poco mi pene se puso flácido y salió lentamente de su culo, enrojecido y con hilillos de mi semen caliente escurriendo. 

Me recosté a su lado mientras el ponía su cabeza en mi pecho retomando el aliento, mientras tocaba mi cuerpo diciéndome:

-“Wow, eso se sintió magnifico”. Mientras besaba mi pecho.          

Durante las siguientes tres horas lo hicimos unas 5 veces más, y en todas me vine dentro de él, estábamos agotados pero el tenis una cara de satisfacción total. Tras quedarnos acostados un rato abrazándonos él se levantó y se fue a la cocina mientras yo aproveché a ir al baño de la habitación para ducharme. Estaba en eso cuando el entro con un vaso de jugo, el cual me ofreció.           

-“Estuviste maravilloso. Valdrás cada centavo”- dijo mientras reía (ahora entiendo el por qué de su risa)
-“Anda, bebé un poco para que te recuperes”. Dijo instando a que bebiera el jugo.        

Estaba completamente agotado y sediento por esa faena que me aventé. Así que lentamente me tomé el jugo. Asimismo mi amante temporal se unió conmigo en el baño, aprovechando a recorrer mi cuerpo con el jabón, aprovechando cada minuto que aún teníamos juntos. Al salir no sabía porque pero me sentía muy agotado, tanto que me senté en el borde de la cama, mientras sentía que un sueño abrazador me envolvía. Poco a poco fui perdiendo la conciencia hasta quedar profundamente dormido.

Al despertar me encontraba amordazado y amarrado en la cama. Por más que intentaba zafarme me era imposible. A mi lado se encontraba aquel tipo, con una sonrisa malévola dibujada en su rostro.         

-“Veo que ya despertaste”.          
-“Al parecer la droga tuvo efecto” Dijo con una voz irónica.           
-“Espero hayas disfrutado mucho la vida que llevabas, por qué se terminó”. Agregó.    

Al decir aquello sentía mi corazón explotar de miedo, pues pensaba que sería asesinado. Pataleaba intentando zafarme a como diera lugar sin lograrlo, al darme cuenta que mi lucha era imposible empecé a llorar.

-“Aaaw, los hombres no lloran querido”. Dijo con voz burlona.     
-“No te preocupes, no te haré nada que te haga daño, no me servirías así”. Agregó.       

En ese momento dos tipos entraron a la habitación con una caja plástica grande con varios agujeros, en la cual me metieron mientras forcejeaba y la cerraron. Por más que golpeaba la tapa está no cedía, y una oscuridad siniestra me cubría.     

-“Por el solo te podemos dar 200 mil”. Oí a alguien decir.    
-“Oh”.
-“Es más de lo que me dieron por el último”. Dijo aquel chico que me había engañado.
-“Bueno, este tipo tiene mejor cuerpo”. Dijo la otra persona.          
-“Y créeme, aguanta mucho, vale muchísimo la pena”. Agregó el perpetuado de mi situación. 

-“Bueno. Nos vamos, si tienes a alguien más ya sabes que hacer”. Termino de decir aquella otra persona mientras sentía que cargaban la caja conmigo en su interior.           

Intentaba gritar, pero al parecer nadie podía escucharme. Alcance a ver a través de uno de los agujeros y ya era de noche, no se veía gente pasar por las calles. Bruscamente me subieron a la cajuela de un auto y la cerraron.  

No sé por cuánto tiempo estuvieron manejando, pero se me hizo eterno. Cuando el auto se detuvo mi corazón estaba a mil. Se abrió la cajuela y lentamente me bajaron. Asomando mi ojo por el agujero no podía ver nada, seguís oscuro, pero esta vez sin casas, ni calle. Parecía que estaba en un lugar muy alejado. Pude ver una casa grande, entramos por un costado, por el jardín. Pude ver que era llevado a algo así como unas caballerizas, donde al abrir una de ellas fui puesto dentro y ahí me dejaron.

A la mañana siguiente me encontraba sin dormir, no sabía qué era lo que querían de mi, cuando escuché a alguien acercarse a donde me encontraba.        

-“Hay que empezar a preparar a este perro”. Oí decir a alguien.      

Sentí como la caja donde estaba se movía nuevamente, el trayecto no duro mucho. Aventaron la caja bruscamente al suelo, casi inmediatamente quitaron la tapa dejándome expuesto. La luz del sol de mediodía me enceguecía. Dos tipos muy grandes y corpulentos me sacaron de esa caja, aventándome al suelo. Inmediatamente tomaron una manguera y empezaron a rociarme con mucha presión.   

-“Asegúrate de lavar bien a este perro, si no el jefe se enojará” Dijo uno de ellos al otro que me rociaba con la manguera.    

El agua estaba helada, con mis manos y pies atados me era imposible salir de esa situación y de aquel lugar. Después de un par de minutos se acercaron nuevamente a mí, me pusieron un collar en el cuello con una placa. La placa tenía el número 12, para después llevarme a otro lugar, como un establo, al avanzar por ese establo logré ver algunas jaulas con muchachos en su interior y otras vacías. Algunos forcejeando por salir de su aprisionamiento sin fruto aparente, todos con un collar y una placa con número. Al llegar a una jaula vacía, mis cuidadores la abrieron, era pequeña, quitándome mis ataduras de pies y manos, violentamente, me metieron con exceso de violencia a ella, ya estando dentro un candado impediría que pudiera abrirla       .

Pasaban los días, y nosotros simplemente estábamos encerrados en nuestras jaulas. Aunque cabíamos perfectamente acostados y tenía la suficiente altura como para sentarnos no dejaba de ser una prisión de acero. Para comer nos servían la comida y el agua en unos tazones para perro, los cuales ponían al frente de la jaula. Esta misma tenía un hueco por el cual solo cabía la cabeza, así que para comer teníamos que ponernos de rodillas, sacar la cabeza y comer directamente del tazón, como un perro. Noté que algunos muchachos más pasaron por mí misma situación y fueron agregándose a esa abadía conforme los días pasaban.       

No recuerdo bien pero transcurrieron aproximadamente dos semanas desde que llegué. No sabía nada de mi familia, ni de que hacía en ese lugar. De repente oí un camión, el cual entró al establo.  Cuando los cuidadores se acercaron a mí, tomaron la jaula y la cargaron conmigo en su interior, aproximándose al camión. Cuando estuvieron en la caja trasera, me levantaron y me aventaron al fondo, deslizándome por el piso. Golpeé con otra jaula, deteniendo mi movimiento, un breve momento después sentí una jaula golpear mi jaula por el costado, era otro chico, y así sucesivamente. Había otros dos tipos arriba de la caja acomodando y apilando las jaulas, asegurándoles para que en la transportación no lastimarnos.    

-“¡Son todos!” Exclamó uno.       

Dándole unos golpes al camión, este arranco y se puso en marcha. No sé cuantos éramos pero fácil más de una treintena. Había desde niños pequeños, como de unos cinco años, hasta jóvenes de unos 24-25, pero sin duda la mayoría la conformábamos adolescente como de entre 15 y 18 años.  

Tardamos varias horas en el camión. Oíamos bullicio de ciudad en más de una ocasión pero no podíamos pedir auxilio. Las mordazas que nos habían puesto nos impedían gritar. Cuando finalmente se detuvo y las puertas de la caja se abrieron fuimos sacados uno por uno, y llevados a una bonita casa en una loma, en los suburbios de alguna ciudad que no reconocía. La extensa propiedad y la lejanía de la ciudad harían más que imposible que nos escucharan si gritábamos.           

Todos fuimos colocados en una estancia, donde nos desataron y nos quitaron la mordaza. Nos alimentaron y al terminar nos pusieron una mordaza de bola. A media tarde abrieron las puertas permitiendo el ingreso de varios hombres y mujeres que se nos quedaban viendo entre risas, caminando en un pasillo con jaulas a cada lado, observándonos como checándonos a detalle.

Cuando nadie más pasó, dos hombres se llevaron la primera jaula, un chico moreno como de mi edad, a través del pasillo hacia a otra habitación. Entraron y cerraron la puerta. La jaula nunca regresó, los que si regresaron fueron estos mismos tipos por otra jaula, un tipo rubio, con el cual hicieron lo mismo. Una a una, las jaulas fueron llevadas a aquella habitación hasta que llegó el momento en que yo fui llevado.           

-“Jaula número doce!” Dijo un presentador en un escenario mientras era llevado cerca de él.

-“Esta mascota tiene 17 años, todo un semental”. Continuaba diciendo mientras los tipos me ponían sobre una mesa a la vista de toda una multitud que me miraba maravillado.       

-“Vean que hermoso cuerpo tiene este lindo perrito, iniciaremos la subasta con 200 mil”. Dijo mientras golpeaba el borde de la mesa con su mazo       

¿Perro? ¿Acaba de decir que soy un perro? Mi mente estaba en shock, mil cosas pasaban por mi mente que ignoré por completo el hecho que la multitud pujaba por mi, para comprarme.        

-“500 mil a la una… a las dos. Vendido por 500 mil pesos. ¡Al afortunado caballero! Felicidades, pase por su mascota”. Dijo el vendedor mientras la multitud aplaudía y yo salía de mi shock para darme cuenta que acababa de ser vendido.        

Fui subido a una camioneta donde ya había varias jaulas esperando. Tras esperar un rato y algunas jaulas más, partimos. Estaba oscuro, y la camioneta se movía muy rápido. Pese a eso el trayecto fue largo. Todos lloramos durante el trayecto. Llegamos a algún lugar, fuimos bajados de la camioneta y metidos a una casa pequeña en algún lugar muy apartado de todo. Nos llevaron hasta una habitación donde había un tipo y una mesa grande.    


-“Aquí está el material, ya sabes lo que el cliente quiere”. Dijo el tipo que nos había comprado en la subasta

-“Empezaré a trabajar ahora mismo”. Le contesto el otro mientras se ponía una bata blanca.  
-“Te los dejo entonces, volveré por la mercancía en unos días”. Agregó nuestro comprador.   
-“Yo me encargo” Le contesto nuevamente aquel hombre..  

Aquel tipo estrechó su mano para inmediatamente salir de la casa.

-“Que buenos perritos me trajo ahora, lástima que deba convertirlos en perras”. Nos dijo a todos mientras se reía.          

Con ayuda de dos asistentes a su lado, primero tomaron la jaula de los niños la abrieron y sacaron a uno quien no dejaba de patalear. Al quitarle la mordaza de su boca empezó a gritar, llorando y pidiendo por su mamá.      

-“Grita lo que quieras cachorro, nadie te escuchara”. Dijo aquel tipo mientras se reía.  

Tomaron al niño y lo colocaron sobre la mesa, sujetándolo con fuerza mientras ponían una mascarilla sobre su nariz y boca.        

-“Respira hondo, vamos, eso”. Dijo el hombre.           

Poco a poco los movimientos del niño se empezaron a tornar lentos hasta que finalmente quedó dormido. Uno de los asistentes tomó una videocámara y empezó a grabar todo lo que pasaría. El tipo acomodo primero el collar del niño, haciendo que la placa se viera en el vídeo, nunca se lo quitó. Luego tomó un bisturí y lentamente hizo un corte en los huevitos del niño. Sacando los testículos del escroto de aquel niño los cortó hasta dejarlo castrado. Los otros muchachos y yo sacudíamos nuestras jaulas intentando zafarnos para salvar a aquel niño, pero fue imposible.          

Terminando de castrarlo la cirugía continúo. Lentamente cortó la piel del pene desde su base hasta la punta dejándolo expuesto. Nosotros no podíamos hacer nada más que mirar atónitos mientras la hombría de aquel inocente era arrebatada. Tras dos horas de cirugía donde antes había un pene ahora había una cavidad similar a una vagina.      

-“El siguiente paciente por favor”. Dijo el maldito degenerado.      

Tomando al otro niño, repitió de principio a fin todo el procedimiento. Ahora entendí todo. Entendía por qué decían que querían perras en lugar de perros. Ese era nuestro destino.
Nos querían como juguetes sexuales anormales.         

Al terminar con el otro niño, uno de los asistentes lo cargo hasta la jaula donde se encontraba su otro hermano. Porque hasta eso, nunca dejaron de meternos en la jaula, de tratarnos como unos viles animales.

-“Que lindas quedaron estás cachorritas”. Decía mientras su risa y la de sus ayudantes inundaban la habitación.

Salieron un rato, y tras un par de horas volvieron y sacaron de la jaula al chico con el que nos regresamos a ver en la camioneta al principio. Solo volteó a verme llorando. Intentaba escapar de los ayudantes de aquel médico sádico, pero estaba débil por la mañana alimentación que habíamos recibido. Al igual que los pequeños fue forzado a dormir por la anestesia y posteriormente todo rastro de virilidad que poseía desapareció, dando lugar a una vagina. 

Al acabar con él se acercaron a mi jaula, me sacaron de ella y aunque logré golpear a uno de mis captores otro logro someterme. Forzándome a subir a esa mesa, peleando por evitar respirar aquel gas, pero todo fue inútil. Lentamente mi cuerpo se fue entumeciendo y mi conciencia se perdió poco a poco.          

Al despertar un dolor muy agudo me oprimía en la entrepierna, sollozos y gritos se oían en la habitación. Al voltear a ver a la jaula vecina podía ver a uno de los muchachos gritar maldiciones mientras tocaba su parte baja, la cual ya no tenía nada. Al otro lado los niños decían que les dolía mucho y lloraban. Fue entonces que me toqué, y en efecto, había desaparecido. Mis huevos y mi pene ya no estaban. Solo podía sentir un hueco y una sonda saliendo de él. Lo único que hice fue llorar mientras gritaba de dolor y rabia.           

Han pasado varios meses ya. Mi nombre actual es Rocko y soy un perro mascota acompañante. En el prostíbulo donde me han mantenido mi tarea es complacer en todos sus caprichos a mi amo. Me han prohibido usar ropa, solo debo usar mi collar. Los clientes me adoptan (compran) por días, semanas o incluso un par de meses. El collar en mi cuello no se puede quitar. Para evitar escapar del prostíbulo le dicen a los clientes que me deben encadenar. Igual tengo insertado un chip que si me lograra escapar me encontrarían en un par de minutos, así que ya no hago el mínimo intento de hacerlo.

Ya estoy acostumbrado a tantas cosas; que me penetren por el culo, la vagina o la boca, ya sean humanos, perros u otros animales. Ha habido amos que solo me han dado de comer comida para perro así que me he llegado a acostumbrar. Uno, el otro día me llevo a una playa nudista con una correa, permitiendo que todo el mundo me viera. Mi vida ahora es ser una mascota, no tengo ninguna preocupación más.      

Al final de todo no es tan malo. (?)




Historia Original Aquí.




Autor: Zekyasha       Adaptador: DarkSoul