EUNUCO EGIPCIO

Estaba dirigiendo un pequeño grupo de soldados. Nuestro propósito era atacar al general enemigo, con un ataque por la retaguardia. Habíamos evitado una colina y nos habíamos metido en un estrecho pasadizo, que emergía cerca de su cuartel principal. Estábamos cerca de usar nuestros arcos para intentar matar al general cuando nos encontramos delante de una unidad de caballería, que estaban alimentando a sus caballos antes de volver a la batalla......


EUNUCO EGIPCIO
Estaba dirigiendo un pequeño grupo de soldados. Nuestro propósito era atacar al general enemigo, con un ataque por la retaguardia. Habíamos evitado una colina y nos habíamos metido en un estrecho pasadizo, que emergía cerca de su cuartel principal. Estábamos cerca de usar nuestros arcos para intentar matar al general cuando nos encontramos delante de una unidad de caballería, que estaban alimentando a sus caballos antes de volver a la batalla.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION] [ABLACION] [GUERRA] [ESCLAVITUD]



Categoria: Hetero      Autor: Beynazura





Estaba dirigiendo un pequeño grupo de soldados. Nuestro propósito era atacar al general enemigo, con un ataque por la retaguardia. Habíamos evitado una colina y nos habíamos metido en un estrecho pasadizo, que emergía cerca de su cuartel principal. Estábamos cerca de usar nuestros arcos para intentar matar al general cuando nos encontramos delante de una unidad de caballería, que estaban alimentando a sus caballos antes de volver a la batalla.

Cambiamos nuestro camino, pero uno de ellos nos vio, por lo que no tuvimos más remedio que entablar batalla, pero el lugar no estaba a nuestro favor, o por supuesto que matamos a muchos de ellos antes de llegar a nosotros, y rápidamente los caballos estaban pisoteándonos, cuando recibí un corte de espada a través de mi hombro. De algún modo la hoja se rompió así que la hoja se mantuvo en la herida. Finalmente, la unidad de caballería se alejó de nosotros y descubrí que la mayoría de mis hombres perecieron en el ataque. Intentamos continuar nuestra misión, pero como fuimos descubiertos, una nueva unidad vino a nosotros. Me desplomé después de ser golpeado por una flecha en la próxima batalla.

Cuando me despierto, estaba atado en una cama.

-“Tu hombro ha sido curado del corte de la espada como por la flecha” Dijo el hombre que estaba junto a mí.
-¿Dónde estoy?

-“Ha perdido la batalla, eres prisionero, pero tu bravura se ha reconocido”.
-“¡Así que!”
-“Tendrás el cuidado que se reservan para los oficiales superior”. Dijo el hombre.

Una mujer vino, y le contó algo al hombre.

-“Vassilia quiere saber si puedes caminar un poco, así que estarás desatado, pero no intentes escapar" Dijo el hombre.

La mujer me sonrió. Pude levantarme pero fue difícil.

-“Has perdido muchas de tus fuerzas viriles”. Dijo ella.

No entendí lo que significaba. Pero Vassilia vino a mí y me ayudó a caminar alrededor de la tienda. El hombre estaba traduciendo lo que me estaba diciendo.

-“Eres un hombre fuerte. Te lo haré mañana. Será una prueba más que tendrás que pasar. Te darán algo de carne esta noche”. Dijo el hombre.

Al principio no lo entendí. Y mis tobillos fueron esposados ​​a una gran piedra en medio de la tienda.

Al día siguiente por la mañana, el hombre me ayudó a levantarme y me llevó a otra cama. Estaba medio sentado, y mis piernas estaban atadas en cada lado así que mis muslos estaban abiertos y mi pene y huevos expuestos. Tenía las manos atadas a los lados de la cama.

Vassilia me dio algunas hojas para masticar. El hombre se fue. Ella vertió un poco de líquido aceitoso en mi pene y huevos, para comenzar a frotar esa zona. Mi pene de erigió, pero parecía no molestarle. Pero cuando ella vino con una navaja de afeitar comencé a gritar, Pero ella me mostro que ella deseaba solo afeitarme la entrepierna. No tenía otra opción que dejarla hacerlo. Ella me dio más hojas y comenzó a darme una mamada. Como estaba haciendo mucho ruido, ella vino con un pedazo de madera con la que me amordazo, y luego continuó la mamada. Tenía la esperanza de que ella me dejase penetrarla, pero ella sólo me hizo venirme en su boca.

Volvió con un largo palo de madera que enfundó dentro de mi pene. Empecé moverme ansioso y traté de mostrarle que no disfrutaba de eso. Pero su señal me tranquilizó. Pero siguió introduciendo el palo hasta la base de mi pene. Luego amarro un cordón alrededor y lo apretó. Ella aseguró que era para anclar el palo. No podía moverme, no podía gritar, pero tenía un gran dolor. Cuando se detuvo, mi pene se desinflo por lo que no era más grueso que el bastón. Yo estaba sudando pero a ella pareció no importar decir algo y poner su mano en mi vientre.

Ella me dejó así por unos minutos, y volvió con un tazón lleno de brasas resplandecientes. Tomó una espada y la pasó por encima de las brasas y la pasó sobre el cordón cortando tanto el encaje como mi pene. Ella giró el palo y coloco el falo sobre mi vientre. Entonces ella cortó el palo, así que una parte estaba en el palo mientras que la otra estaba todavía en mi entrepierna. Ella aplicó un palo de metal que estaba en las brasas en la base de mi eje cortado. Quitó el cordón y no salió ningún flujo de sangre. Luego aplicó otra barra de metal en mi entrepierna. El dolor me hizo desmayarme.

Me desperté en la cama anterior. El hombre estaba cerca de mí. Explicó que aquello se hacía a todos los prisioneros derrotados. Él me ayudó a caminar fuera de la tienda y mostrarme los carros llenos de penes cortados. Cuando le pregunté en qué me convertiría, me explicó que me venderían como un esclavo, le grité que era bárbaro, me mostró su entrepierna, vi que no tenía pene. Era el esclavo de Vassilia. Vassilia era un doctor que el ejército utilizaba para la castración porque la mayoría de los otros hombres que eran castrados no sobrevivían a menudo. El hombre dijo que si tenía algún problema podría ir ver a Vassilia.

Me incliné rápidamente para usar mi agujero orina.

Unos días más tarde llegó una chica rubia árabe y después de recorrer el campamento me miró.

- "¿Eres el hombre lucho contra una unidad de caballería?"
-¿Lo eres? ¡Supongo que lo soy! Le dije.

Y me fui con ella. Su amo me había comprado, como fue escrito la esclava de metal en mi muñeca.

Yo iba a comandar la sección de seguridad de un harén. Como eunuco se me permitía ir tanto dentro como fuera del harén. Los soldados que mandaría no eran eunucos, por lo que no se les permitía entrar en el harén. Samia había sido secuestrada, debido a su color de cabello, pero como ella luchó para no convertirse en una de las concubinas, ella llegó a ser un eunuco femenino, por lo que se le permitió viajar dentro y fuera del harén también. Estaba trabajando para la seguridad del harén también. Dijo que teníamos que compartir la misma habitación. Lentamente, ella me enseñó su  idioma. Como compartimos la habitación rápidamente vi que su entrepierna estaba cosida cerrándola, como eran la de los eunucos mujeres.

Nos apreciamos inmediatamente y una tarde ella me preguntó cómo me sentía de mi castración. No fue fácil porque todavía tenía deseo, pero era incapaz de darse cuenta de nada. Era lo mismo para ella. Y empezamos a acariciarnos algunos minutos algunas noches. A Samia le gustaba cuando jugaba con su pecho, y me pareció muy agradable cuando jugaba con mi escroto y huevos. Nos tomó cerca de seis meses para encontrar una manera de conseguir un orgasmo. El camino no fue fácil y necesitábamos horas para alcanzar el orgasmo.

Un día, Samia me mostró un cinturón con dildo que había recibido de otro eunuco que estaba a cargo de entregar tales juguetes para las esposas del amo. Ella insistió en penetrarme, diciendo que muchos hombres castrados conseguían placer de ese modo. Al principio fue difícil, pero debo admitir que me gustó. Me avergonzaba, pero Samia me explicó que era normal que ya que no era un hombre, sino un eunuco, y que tenía que aprender los placeres de los eunucos. Ella dijo que le gustaba por el culo también, pero no me lo dijo como para que se lo hiciera. También aprendí a chupar penes de madera. Por supuesto que no habría hecho eso antes de perder mí pene. No sabía si me complacía la cosa por la vergüenza de hacerlo, o si la vergüenza provenía del placer que obtuve. Samia y a mí también nos gustaba ver el semen salir a través de mi agujero de orina.

Un día Samia me ató las manos en la espalda antes de acariciarme, y me llevó cerca del orgasmo, pero se detuvo y mostró un dilido con la me empalo. Me dio vergüenza, pero no tenía otra opción. Me vine con fuerza. Y a partir de entonces usualmente uno de nosotros penetra al otro.

Una noche estaba atado, alguien vino por nosotros porque había una pelea entre dos de las esposas del amo. Fue Elbarán el Eunuco el que le proporcionaba los juguetes a Samia. Me vio atado, y ayudó a Samia a desatarme. Samia y yo separamos a las esposas y las encerramos en la celda del Harem, y nos preparamos para explicar al maestro lo que pasó. Elbarán nos ayudó, ya que era el único testigo. Una vez que el informe estaba listo, Elbaran nos preguntó qué estábamos haciendo. Nos volvimos rojos, pero Samia explicó. Elbaran parecía interesado y me preguntaba si podía mostrarle mis genitales como nunca había visto un Eunuco de guerra antes. Poco a poco terminamos desnudos de nuestros genitales. Samia explicó que solo cosía a diferencia de la mayoría de las hembras eunucos que también pierden el clítoris y los labios.

Elbarán explicó que perdió sus huevos al principio de su pubertad, por lo que su cuerpo se mantuvo cerca al de un niño, con una voz demasiado baja, sin vello, y un pene pequeño que casi nunca estaba duro, pero también tenía una libido muy bajo. Como pedimos todos nos despertamos, y lo vi duro, su eje era todavía pequeño. Le expliqué que mi libido era el mismo, pero que tenía muy pocas maneras de experimentar un orgasmo. Elbarán pidió participar en nuestro juego esa noche, y finalmente me ataron, y me encontré chupando el pequeño pene de Elbaran  Samia estaba acariciando mis huevos. Después de atar a Samia. Elbarán nos sodomizo, aunque su pene no estaba duro y lo suficientemente largo para eso.

Desde aquella noche Elbarán vino a menudo a participar en nuestros juegos. Varias veces me había visto obligado a dejarlos jugar solos, ya que un dolor intenso provenía de mi agujero de orina. Elbarán miraba mi entrepierna con envidia, y estaba imaginando que ya no tenía ningún pene. Estábamos jugando juntos cuando una de las esposas del maestro nos descubrió. A la mañana siguiente el maestro nos pidió que visitáramos nuevamente a Vassilia.

Ella nos explicó que tenía que quitar el eje de Elbarán, los labios de Samia, el clítoris y mis huevos. Estábamos desolados. Pero ella explicó también, que ella podría intentar un experimento para nosotros. Así que nos convenía que Vassillia nos construyera unos labios para enmascarar nuestro orificio de orina, así que nuestra entrepierna sería como la de una mujer. Esto tomaría tiempo, y durante este tiempo Samia tendría su entrepierna libre.

El tiempo que pasamos con Vassillia nuestros juegos fueron mucho mejores ya que Samia ya no era un eunuco. Elbarán trató de penetrarla, y perdió su pene al día siguiente. Los días después de que Vassillia nos construyó algunos labios fueron difíciles, pero ella explicó que estos labios nos ayudarían a evitar el dolor en el agujero de orina que había tenido. Después de que Samia fue procesada, ella parecía feliz, diciendo que ella como nosotros ahora. Pero todos sabíamos que ella era la que más había perdido.

Una vez de regreso a nuestro Amo, Realizamos nuestros juegos de nuevo. Nos llevó más tiempo el orgasmo. Echo de menos el pene de Elbaran, pero era feliz siendo como era. Por supuesto rápidamente nos descubrieron otra vez. El Amo explicó que era suficiente, Nos dijo que nos matarían. Pero Samia no estaba ahí. Aprendimos que ella nos vendió al Amo.

Dos días más tarde, Elbaran y yo teníamos dos penes enormes en nuestros culos. Debíamos ser empalados lentamente. El palo era lo suficientemente grande por lo que tuvimos que estar de pie en las puntas de los pies. Cada vez que aflojábamos el dolor era insoportable.

Un lazo estaba delante de nosotros. Samia vino y se disculpó. A ella le pusieron un lazo alrededor del cuello. Luego, la levantaron lentamente delante de nosotros hasta que las puntas de los pies apenas tocaban el suelo.

Al mediodía, Samia seguía luchando por respirar y Elabarán, que estaba gordo, había puesto el talón en el suelo. La sangre corría por sus pálidas piernas. Yo estaba sobre mis dedos de los pies, pero cerca del agotamiento.

A la caída de la noche, Samia estaba muerta, y Elbaran todavía estaba respirando, pero estaba poco a poco colapsando, Estaba cerca de su muerte. Había aceptado el dolor de poner mi tacón en el suelo; Tuve todavía largas horas de dolor antes entregarme a mi muerte. Debo decir que aprecié mi vida sexual como un eunuco de guerra.




Historia Original Aquí.





Autor: Beynazura       Traductor: DarkSoul

ULTIMO TRIÓ

Karima, Cat y Eve nos reunimos una noche en el Circ Studio. El Circ Studio estaba dirigido por una chica que se llamaba Pat y estaba haciendo clitorectomías profesionales. Su clientela estaba mezclada, había algunas mujeres árabes, algunas fetichistas, e incluso algunas chicas normales. El Circ Studio era único......


ULTIMO TRIÓ
Karima, Cat y Eve nos reunimos una noche en el Circ Studio. El Circ Studio estaba dirigido por una chica que se llamaba Pat y estaba haciendo clitorectomías profesionales. Su clientela estaba mezclada, había algunas mujeres árabes, algunas fetichistas, e incluso algunas chicas normales. El Circ Studio era único.

[BI-SEXUAL] [ABLACIÓN] [FANTASÍA] [CASTRACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Bi-Sexual      Autor: Doro





Karima, Cat y Eve nos reunimos una noche en el Circ Studio. El Circ Studio estaba dirigido por una chica que se llamaba Pat y estaba haciendo clitorectomías profesionales. Su clientela estaba mezclada, había algunas mujeres árabes, algunas fetichistas, e incluso algunas chicas normales. El Circ Studio era único

Básicamente era un gran apartamento con una atmósfera cómoda donde las chicas podían relajarse y Pat trataría de hacer realidad sus fantasías más privadas. Cuando las tres nos registramos, Pat nos asignó a la habitación de invitados, donde podíamos quedarnos hasta la circuncisión a la mañana siguiente.

Cuando las tres nos quedamos solas, empezamos a hablar incómodamente al principio, pero pronto el hielo se derritió. No nos habíamos conocido antes y ahora se encontraban ahí por un común propósito: ¡todos estaban ahí para que les quitaran el clítoris!

Así que empezaron a hablar de ello. "Mi gente vino de Yemen y me gustaría sorprender a mis padres con esto, ¡estarán encantados de verme manteniendo la tradición familiar!" Dijo Karima. "Si esto va bien, enviaré a mi hermana menor aquí también cuando cumpla 18 años el próximo año". "¿Y tú, Cat?"

"Bueno, he sido infiel a mi novio en varias ocasiones, así que dije que haría cualquier cosa que él quisiera para compensarlo..." Cat apretó su vagina a través de su ajustado jeans por un momento antes de que terminara " ¡Y eligió sabiamente!

"Y yo" dijo Eve "Me estoy mojando cada vez que leo o incluso pienso en clitorectomía... Cuando oí hablar del servicio de Pat, no tuve que pensarlo dos veces antes de firmar..."

"¿Entonces, qué hacemos ahora?" -preguntó Cat.
"No lo sé, quizás me vaya a la ducha y luego me dé gusto con el dedo" Eve declaró abiertamente.

"Tú" comenzó Cat cuando tocó el cabello largo negro de Eve, "¿alguna vez has hecho el amor con una mujer? Quiero decir, yo no lo hecho... Me gustaría sin embargo probar".

-Yo -dijo Karima-, puede ser bueno. Karima se acercó a Cat y le abrió su blusa naranja apretada que llevaba puesta. "OK, vamos a ver" dijo ella mientras abría los jeans de Cat sin resistencia. Luego levantó cuidadosamente la blusa azul de Cat sobre su cabellera rubia. Las tetas del Cat eran Espectaculares, Karima los tocó lentamente mientras Cat y ella se desnudaban totalmente.

Mientras tanto Eve los observaba, empezando a tocarse a través de su pantalón. Poco después, se despojó de toda su ropa, excepto su calzón (braga). Se dio cuenta de que las tres eran muy guapas juntas.

Karima frotó sus pechos contra los de Cat y gimió un poco mientras se besaban. Luego puso a Cat al sofá y se posó sobre ella. Eve se quedo masajeando sus tetas pequeñas sola por un tiempo antes de unírseles. Ella dejó que los pezones erectos jugaran en la piel de Cat y cuando finalmente le quito su pantalón también, Karima estaba acariciando el clítoris de Cat. Cat extendió las piernas y Karima continuó el masaje mientras ella se agarraba a sus propias tetas.

Las lenguas de Karima y Eva se encontraron con el clítoris expuesto y húmedo de Cat, donde se besaron intensamente. Entonces, Eve se acostó junto a Cat, para exponer su vagina, también. Las dos se besaron mientras Karima se turnaba para lamberlas a cada uno de ellas. Trató de recordar la apariencia de la erección de sus clítoris cada chica, imaginando cómo se verían después de mañana. Se imaginó que el novio de Cat había hecho suyo su perfecto cuerpo delgado, y que su pasión lo dejaría completamente agotado. También imaginó el cuerpo infantil de Eve, con los pechos casi inexistentes y completamente sin clítoris.

Después de varias horas, los tres se derrumbaron sobre la cama, agotadas pero satisfechas.

**********

Por la mañana, las tres fueron conducidas desnudas a la Circ Room por Pat. Era una especie de bonita habitación con una gran mesa en el medio y algunos equipos en un pequeño contenedor giratorio cerca. Había también un misterioso dispositivo tipo silla de montar montado en una de las paredes.

"Vamos Eve tu eres la primera" declaró Pat y dejó que se acostara sobre la mesa. -¿Cómo va a ser?

Eva ya estaba masajeando su sexo cuando ella respondió: "¿Cuáles son las opciones?"

-Puedo darte una anestesia y hacerlo de la manera antigua, sacando todo con un bisturí, o podemos usar la pinza de clítoris patentada, es una pequeña guillotina para tu clítoris y labios, Los corta de un solo golpe y al mismo tiempo detiene la hemorragia. Lo bueno es que consigues una buena "erección de clítoris" hasta el final - y luego: ¡SNIP!"

Las chicas miraron con asombro al pequeño aparato. "O podemos aplicar la abrazadera y luego congelar tus partes con nitrógeno líquido, entonces solo se caen casi por sí mismos. Y tenemos esto". Sacó un soldador "útil si sólo desea deshacerte del clítoris, pero solo lo recomiendo si te gusta el dolor intenso".

"¿Y qué es eso?" Cat señaló el dispositivo montado en la pared.

"Eso" dijo Pat, "es un dispositivo de declive, es operando casi automáticamente. Se sientan en ella, sus partes se meten y luego presiono el botón. Hay incluso un vibrador integrado en él, por lo que podría posiblemente divertirse una última vez. También cabe destacar el hecho de que el dispositivo tiene dos ranuras donde dos socios básicamente pueden sentarse uno frente al otro y ser cortados al mismo tiempo. Y las ranuras pueden manejar pequeños penes, también. ¡Por si acaso!"

"Quiero que mi clítoris y los labios se hayan ido completamente" anunció Eve, extendiendo sus piernas y estirando su erguido clítoris para que todos lo vieran. -¡Y yo quiero venirme justo en ese momento!

"De acuerdo, así que creo que la abrazadera es lo mejor" dijo Pat y la conectó a las partes de Eve. Le dolía primero, pero luego sintió aún más excitada. Cat estaba inclinada sobre su cabeza, para besar a Eve y jugar con sus pezones, mientras Karima jugaba con su lengua alrededor del clítoris apretado de Eve.

Se inclinó y se retorció sobre la mesa, el inicio de un orgasmo pronto se acercó. Karima buscó el mecanismo del gatillo cuando vio que Eve estaba llegando. Tiró de la palanca justo cuando Eve gritó al sentir su último orgasmo. La pequeña hoja separó su húmedo clítoris y labios de ella sin sangre, Pat se encargó del órgano poco después.

"Yo soy la próximo" declaró Karima y expuso su clítoris. -¡Declitorectomia, por favor!

Pat la condujo hasta el aparato, donde se sentaba en la silla para que el clítoris y los labios se alinearan con la ranura del dispositivo. Pat activó el dispositivo y Karima sintió que sus partes eran aspiradas por máquina con un vacío. "Se siente bien" exclamó.

Cat estaba emocionada y se sentó en el dispositivo opuesto a Karima. Su clítoris también fue aspirado en la ranura y gimió de placer. "Dos clítoris, un botón" dijo Karima, luego encendió el modo vibrador de la máquina y comenzó a besar a Cat. "Quien se venga primero, empuja el botón". Ella dijo.

Pat los miraba mientras se besaban y la máquina masajeaba ambos clítoris condenados. Se le ocurrió que ambos estaban reteniéndose, permitiendo que el otro terminara primero, o tal vez solo para prolongar la excitante situación. Pero entonces Cat le susurró al oído de Karima: -¡Me vengo, cariño, creo que me vengo ahora!

"Está bien" dijo Karima sin aliento, "¡vente está bien, nena!"

Entonces Cat tuvo un violento orgasmo. Ella miró a Karima a los ojos y ambos empujaron el botón. El dispositivo cortó ambos clítoris y selló las heridas automáticamente en segundos. Karima lloró un poco, mientras la hoja le cortaba el clítoris, pero Cat parecía inconsciente.

************

Puesto que habían sido castradas, las tres se encontraban de vez en cuando. Se besaban y jugaban con las tetas de las otras, y a veces invitaban al novio de Cat a darles una buena sesión de sexo. Aunque ellas nunca tuvieran un orgasmo de nuevo, Cat se obsesionó con tener relaciones sexuales con su novio. Lo seducía al menos dos veces al día, dejándolo usar su cuerpo para divertirse.




Historia Original Aquí.





Autor: Doro       Traductor: DarkSoul

PLACER DE LA LIBERTAD

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo......


PLACER DE LA LIBERTAD
Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





La plantación era la misma que cuando la dejó, pero Melanie era diferente. El embarazo de Melanie y el nacimiento del bebé de raza mezclada hizo que el interés que tuviera previamente su familia se diluyera. Había probado los placeres que el sexo podía aportar y no iba a renunciar a ellos; Incluso si eso significaba ser mucho más cautelosa sobre la posibilidad de un embarazo.

Su actitud hacia los esclavos también era diferente. Su sonrisa y actitud bondadosa hacia los esclavos era menos genuina y más parecida a sus contrapartes; Un acto que realizan las mujeres debido a que se espera de alguien de clase y crianza. Donde antes había albergado simpatías por las condiciones de los negros, como lo haría con cualquier otro ser humano; Ahora su actitud hacia ellos se parecía a su visión de los animales de granja, ese era su lugar natural. A pesar de que todavía tenía una admiración, incluso un anhelo por su lujuria animal pura, no aumentaba su estatus a sus ojos. Al igual que uno podría estar impresionado con el poder natural de un caballo de carreras, mientras que creer que necesitaba el control constante de un jinete y entrenador para expresar ese poder.

Melanie quería reanudar su pintura. Todo el mundo pensó que era poco aconsejable o increíblemente valiente que ella quería volver a la cabaña que había convertido en su estudio de artista. Se había cerrado desde el "incidente", y necesitaba ser limpiada y la reposición de los suministros. No tardó mucho Melanie en detectar al siervo de la casa que Roger estaba usando para aliviar sus impulsos sexuales. Tenía a la joven Prissy asignada para hacer una limpieza a fondo del estudio bajo su supervisión. Tan pronto como estaban solos en la cabaña Melanie se enfrentó a la chica.

-"Sé que mi esposo, el Amo de la Casa, te usa para... sus necesidades especiales y personales de él", dijo haciendo un gesto hacia las chicas soltera. El miedo se apoderó de la cara de Prissy. No quería volver a tomar agua en las manos del campo bajo el calor. Trabajar en la casa era lo más parecido a sentirse como una persona que había conocido en su vida. Melanie capto inmediatamente las preocupaciones de las chicas.

-“No te preocupes, sé que no tienes ninguna opción en el asunto”. Dijo Melanie tranquilizadoramente. Puedo asegurarme de que sigas trabajando en la casa. Sólo quiero dos cosas de ti.

-¿Qué desea? -preguntó Prissy perpleja. ¿Qué podía necesitar de mí la señora de la casa?

Tú mantienes a mi marido satisfecho para que no me moleste, y me dices cualquier cosa que hayas oído que creas que podría querer saber.

-¿Qué quiere saber? -preguntó ella más desconcertada que nunca.
-"Si dice algo o escucha algo sobre mí, quiero saber qué es".

-"Dios, Melanie." Ella pensó por un momento, entonces agregó" ¿Cualquier cosa? ¿Incluso si eso significa algo desagradable?

"Si cualquier cosa".

"Si él dice que tu vagina no es tan apretado como el mío, incluso ancho" Por lo del bebé "perdido," ella dijo tímidamente. Melanie soltó una pequeña risa desdeñosa.

-“O tal vez no es lo suficientemente grande” -replicó ella sin pensar-. Prissy soltó una risita.
-"¡Eso es cierto! Tengo que esforzarme mucho para sentirlo.

Melanie asintió cortante y Prissy se dio cuenta de que el momento entre ellas había terminado y la formalidad estaba a la orden de nuevo. Bajó la cabeza y volvió a sus deberes.

***

Roger regresó del mercado de esclavos con unas nuevas compras, la más inusual de las cuales era una mujer africana mayor que salía del barco, que ya hablaba bien inglés. Él la asignó a la cocina, donde todos pronto descubrieron que ella era muy buena en el tratamiento de cortes y otras lesiones pequeñas. Le dio el nombre de Sara, pero los esclavos la conocieron por su nombre africano, Batuulo, y la llamaron cuando estaban solos. Había sido una anciana en su tribu y era popular con algunos de los esclavos, ya que podía satisfacer su curiosidad sobre las costumbres de su patria ancestral. Su audiencia no era plenamente consciente de que África no era el mismo lugar o la misma tribu, pero eso no le quitaba el misterio de las historias. Batuulo era también una gudniinka, un "cortador de muchachas". Aunque fascinada por las costumbres africanas, esa idea no agradaba entre los negros americanizados. "La vida de esclavo tiene pocos placeres. Pero si te lo quitas de la cabeza ya no preocupas mas por ello”, como dijo Mammie Jo.

Además de informar sobre las actividades y comentarios de Roger, Prissy se había convertido en los ojos y oídos de Melanie en los barrios de esclavos. Cuando Melanie se enteró de la historia de Sarah sobre el corte de las mujeres, un escalofrío recorrió su espina dorsal. Qué cosa horrible hacer a una mujer, pensó. Su propia búsqueda de la satisfacción sexual en ausencia de compañeros masculinos durante su ausencia le había llevado a descubrir lo que sus libros franceses habían llamado menage a mois. No era tan bueno como un miembro grande y grueso en ella, pero era mejor sin nada. Y lo que es más importante, había aprendido el papel importante que desempeñaba esa pequeña perla cuando un hombre estaba involucrado. La idea de vida sin ese pico de placer parecía un destino peor que la muerte.

Ella estaba aliviada de que Sarah no estuviera practicando sus ritos bárbaros ahí. Además de aterrorizarla al pensar, la noticia también sirvió para reforzar su creciente visión de los negros como algo más que salvajes sin la guía de la raza blanca. Al mismo tiempo, ella secretamente tenía algo de satisfacción y atracción en el pensamiento. Si ella hubiera sabido de esas cosas cuando culpaba a las esclavas por los deslices de Roger, podría haber ordenado que se las hicieran. Ahora no le importaba lo que Roger hiciera mientras él no la molestara.

Las necesidades sexuales de Melanie no habían disminuido durante su ausencia, si había crecido algo por su falta de oportunidad para algo más sustancial que sus dedos. Después de que su estudio estuviera una vez más limpio y listo para usar, necesitaba encontrar a otro joven y algunas tareas que pudieran cubrir su trabajo para ella. La señora Hodges, la esposa del supervisor, había recomendado cuidadosamente y cortésmente que si necesitaba los servicios de uno de los jóvenes para no utilizar siempre el mismo.

-“No tengo la menor intención de reprocharle nada, señora, pero la repetida dependencia de uno de su tipo a menudo puede ser malinterpretada para obtener permiso para ... sobrepasar sus límites, si se me permite decirlo” -le había dicho cautelosamente.

Melanie tomó el consejo graciosamente pero también en serio. Varios socios evitarían la sospecha de sus actividades reales y después de lo que le sucedió a Buck estaba bastante segura de que ninguno de los hombres esclavos querría anunciar lo que estaba sucediendo. Para hacer que las cosas fueran aún más inocentes, ella haría que el señor Hodges hiciera la selección por ella. Puesto que ella estaría pasando por una variedad de hombres jóvenes si uno era inadecuado ella simplemente no lo solicitaría de nuevo.

Augustus apareció en la puerta del estudio aparentemente para cortar y apilar leña contra los próximos meses de invierno y para hacer cualquier otra tarea que la señorita Melanie tenía para él. Augustus, como cualquier otro joven de la plantación, conocía alguna versión de la historia de lo que le pasó a Buck. Las historias tenían diferentes variaciones pero todos terminaron con Buck siendo castrado por la propia mano de Melanie. Obviamente estaba asustado.

-“Señorita Melanie, estoy aquí para cortar madera para usted, y para trabajar en lo que necesite. No quiero problemas ni otras cosas, solo quiero trabajar” -dijo tan respetuosamente como pudo-. Melanie había llegado a comprender muy bien la dinámica del poder en la plantación.

-“Usted está aquí para hacer lo que yo diga, siempre que lo diga y como yo diga” -dijo fríamente con los ojos cerrados. "¿Está claro?"

-“Si, señorita Melanie” -respondió bajando sus ojos temerosos.

Melanie tomó té y sándwiches enviados desde la casa principal para almorzar. A la hora del almuerzo le dijo a Augusto que podía almorzar y le ofreció una taza de té y un asiento en la pequeña mesa del estudio. Con cautela pero educadamente aceptó. Melanie le ofreció un sándwich.

-"Es carne asada y queso", dijo, "espero que lo encuentres suficiente".

-“Gracias, señora” -dijo-. Augusto nunca había comido tan bien en su vida. Intentó imitar la manera elegante de Melanie de morder el bocadillo y beber su té lentamente.

-“Dime la verdad, Augusto. Cuando estás con tus mujeres, ¿puedes durar mucho cuando estás teniendo relaciones sexuales? "Melanie preguntó tan casualmente como si le hubiera preguntado sobre sus habilidades de carpintería. Augusto casi se atragantó con el té.

-¿Señora? -preguntó incrédulo.

-“No te avergüences” -dijo Melanie con una leve sonrisa-. Soy una mujer casada, conozco esas cosas y es solo una conversación. No estaré avergonzado, responda mi pregunta. Casi tan asustado por no responder Augustus decidió seguir sus órdenes era el camino más seguro.

-"Me siento muy bien", dijo, luego hizo una pausa. Incapaz de dejar el silencio en pie, continuó: "Siempre dicen que es bueno antes de que dispare. Un día que no puedo decir que puedo. ¿Todavía no ha fallado? -dijo, con creciente orgullo-. Eso era exactamente lo que Melanie quería oír.

Llevaba un vestido de artista, una prenda de una sola pieza que se deslizaba sobre su cabeza y se extendía debajo de sus rodillas cubriendo todo lo que llevaba debajo de salpicaduras de pintura, excepto que no llevaba nada debajo. En una imitación de un movimiento casual, levantó la pierna para recubrirla en la otra dirección. Se aseguró de que Augustus tuviera a su disposición una vista rápida de su sexo peludo. Observó su pantalón de cerca y vio un movimiento de la tela.

-"Muéstrame lo que le das a las chicas por la noche", dijo tratando de mantener el mismo tono casual.

-No es correcto, ¿verdad, señorita Melanie?

-"¡Quítate ese pantalón, AHORA!" Dijo en un tono que no dejaba dudas de que era una orden. Augustus se deshizo de su pantalón ancho revelando un miembro masculino casi tan largo e incluso más grueso que el que Buck había tenido.

-"Por favor, no me corte, señora", lloriqueó.

-No dispares hasta que yo te dé permiso, y nunca en mí, y no tendrás nada de qué preocuparte-respondió ella con la frescura de una hoja de acero-.

A pesar de la terrible amenaza, el pene de Augusto permaneció duro. Melanie se trasladó a la cama pequeña y levantó su bata, extendiendo las piernas y revelando sus encantos más femeninos. Su pene se crispó.

-"Ahora si eres tan bueno como dices que eres, y puedes demostrarlo", dijo Melanie.

Al igual que Buck antes que él, la visión de la carne mujer ofrecida a él abrumó cualquier otro sentimiento y preocupación. Él deslizó su longitud hacia ella lentamente, asombrado de que realmente estuviera sucediendo, y cuidadosamente bloqueando de su mente cómo había terminado eso para el último negro que estuvo en su lugar. Había pasado tanto tiempo desde que Melanie estuvo llena de un pene de ese tamaño por completo que casi alcanzó su pico con solo su empuje en su interior. Ella se mantuvo en silencio y exigió lo mismo de su joven encargado. Estaba aún más intoxicada por el poder de hacerle sentir dolor por la liberación de lo que había estado con Buck. Ambos se movieron al borde de la felicidad tres veces antes de disminuir la velocidad. En la cuarta vez, Augustus estaba claramente en apuros.

-“Por favor, señorita. Tengo que dejarlo salir. ¡Duele!" Le suplicó. Melanie palmeó sus grandes y llenos huevos, enviando un escalofrío por su espalda. Ella estaba menos preocupada por un derrame accidental que antes, porque ahora se estaba manteniendo un seguimiento más cercano de su ciclo. Ella nunca permitía la penetración los 10 días que comenzaban una semana y una mitad después de su tiempo del último mes comenzado.

-"Déjalo salir. Puedes derramarte fuera de mí la próxima vez, después de que me venga”, dijo firmemente. Solo gimió y asintió con la cabeza. Pronto reanudaron sus movimientos y esta vez el estrecho túnel de amor de Melanie apretó el miembro grueso y ella podía sentir el hormigueo comenzar en las paredes de su vagina y la cresta en su botón de amor. Por un momento, ella fue como un animal, gruñendo y haciendo muecas, y de repente se quedó floja. En ese momento Augustus no pudo soportarlo más. Se libro del agarre de su túnel de amor y disparó una larga corriente de semen en el suelo, seguido de media docena más cada vez menores.

Melanie siguió un modelo similar con unos tres o cuatro chicos, a veces dejando que el azar dictara quién estaba disponible y otras veces pidiendo uno específico. Aunque entre los esclavos era un secreto aún más abierto que cuando estaba con Buck, estaba aún más guardado. El incidente con Buck había mostrado a Melanie un lado cruel y despiadado de que nadie se imaginaba que estuviera allí, y había recordado a todos los negros que sufrirían lo mismo si la noticia de tal escándalo llegaba a la comunidad blanca.

Ese arreglo funcionó bien para Melanie durante la próxima década más o menos. Ignoraba alegremente toda la política que alguna vez le había interesado. Incluso las otras mujeres, que previamente habían hecho caso de permanecer ignorantes de los asuntos nacionales, tenían un mayor interés que ella.

-¿No tiene usted la menor preocupación de que esos yanquis traten de forzar su forma de vida sobre nosotros? -preguntó Charlotte Rupert con asombro. Melanie solo se rió.

-“Mi querida Charlotte, si hay algo que he aprendido de mi época en el Sur, es que nada cambia realmente aquí”.

Cuando estalló la guerra, Roger, como muchos de los otros hombres, se sintieron obligados a unirse a la lucha. Como terrateniente podía permitirse formar su propio regimiento de milicias y nombrarse coronel. Era una unidad más pequeña que la mayoría, pero estaba llena de hombres orgullosos como él, seguros de que harían un trabajo rápido con los Yankees y estarían en casa a tiempo para las cosechas. Melanie se sintió aliviada de que él se fuera, aunque solo fuera por unos meses.

Fue alrededor de un mes antes de la Navidad de 1861 cuando recibió la noticia de que Roger había muerto en la batalla de Ivy Mountain en Kentucky el 8 de noviembre. Melanie hizo todo el espectáculo apropiado de dolor y duelo, mientras continuaba sus asuntos clandestinos. Sus principales preocupaciones eran cómo mantener la plantación en marcha. Las escaseces debidas a la guerra ya hacían difícil mantener los suministros necesarios y su algodón valía muy poco debido al bloqueo de los Yankees. Los corredores del bloqueo compraron el algodón barato sabiendo que la mayor parte de él se perdería consiguiendo más allá de los barcos de Yankee, y el precio en los fardos supervivientes tuvo que cubrir todas las pérdidas así como las ganancias del corredor. Aunque el algodón del Sur estaba en demanda, si el precio final era demasiado alto, las fábricas de Inglaterra podían comprar tan fácilmente algodón egipcio de mayor calidad.

El estrés de tratar de mantener la plantación a flote hizo requerir de Melanie "relajaciones especiales" de todo el más importante para ella. Con el fin de sentir que todavía tenía algún control sobre su vida que ejercía aún más control sobre sus jóvenes a cargo, exigiendo aún más hazañas de Hércules de resistencia de ellos. Para sus chicos, el sexo solía ser más que suficiente para contrarrestar el remoto temor de los resultados terribles, ahora era difícil disfrutarlo, siendo superado por el miedo real y presente al fracaso de realizar a su satisfacción. Después de mantenerse en el borde durante casi una hora, no pudo soportar más y sacó y derramó su semilla sobre su vientre. Melanie estaba instantáneamente y doblemente enfurecida de que se derramara sin permiso y que lo hizo en su cuerpo. Ella lo amordazó con un trapo y lo ató al mismo roble que había sido escenario del castigo de Buck. Ella se lanzó contra el pobre muchacho con un látigo de caballo, mientras gritaba "¿Cómo te atreves a desobedecerme?" Sus gritos seguramente habrían atraído a una multitud si no lo hubiera amordazado. Su golpe final golpeó su bajo testículo colgando con una grieta sólida. En un instante su cuerpo se puso rígido y luego comenzó una serie involuntaria de estremecimientos por todas partes. El vómito salió de su nariz cuando no pudo salir de su boca. Melanie lo cortó, quitó la mordaza y regresó a la casa principal. Cuando llegó a la cocina, señaló a Sarah.

"Hay un chico de mi estudio que necesita se cuidado. Ve, ahora", dijo y casualmente se acercó a su habitación.

Batuulo agarró su bolsa de cuero y encontró al muchacho todavía tendido en la base del árbol. Ella pidió ayuda y varias mujeres que estaban lavando ropa vinieron en su auxilio. Llevaron al chico a la cabaña más cercana y comenzaron a lavar sus sangrientas heridas. Fue entonces cuando Batuulo advirtió el oscurecimiento e hinchazón del testículo. Había visto heridas como ésa en África. Ella sabía que había sangrado dentro del escroto que sostenía los huevos masculinos. El muchacho estaba recuperando la conciencia, y sintiendo el dolor en su ingle. Alcanzó las partes heridas y Batuulo le dio una palmada en la mano.

-"Estas gravemente herido. Puedo ayudarte, pero tengo que cortarte. Si no lo hago, podrías perderlo todo", dijo. El chico estaba aterrorizado, y claramente no sabía qué hacer. "¿Confías en mí?", Preguntó. Solo podía asentir con la cabeza.

Tomó un cuchillo e hizo una pequeña hendidura en su bolsa de piel. La sangre se derramó junto con un poco de líquido claro, luego se redujo a un goteo. Echó agua sobre la herida y buscó la fuente del sangrado. Como ella temía que fuera del "huevo" en sí. Se volvió hacia una de las mujeres reunidas y le entregó algo de su bolsa que parecía un gran par de pinzas.

"Caliente la punta de esto en el fuego hasta que brille", le dijo. Al oír esto, el muchacho empezó a gritar.

"¡NO! ¡Por favor, no! "

-Aquí, chico -dijo Batuulo con dulzura-, es solo uno de ellos. Tienes dos, estarás bien. La expresión de sus ojos decía que todavía no estaba convencido. "Si no tomo uno, ambos se hincharan, se pondrán negros y luego ambos lo perderás o morirás".

Las otras mujeres lo abrazaron fuertemente. Batuulo tomó las pinzas calentadas y pellizcó el cordón que sostenía el huevo. Hubo un sonido “sizzling” y un horrible olor cuando ella cortar el "huevo". El chico gritó, pero su dolor no fue tan grande como cuando el látigo lo golpeó. Se dobló un poco de su piel de saco para cubrir la rendija y la pegó junto con alguna sustancia con aspecto extraño que guardaba en una pequeña lata.

-¿Cómo te llamas? -preguntó Batuulo.
-“Mel” -dijo-.

***

Fue a principios de 1865 cuando todo se vino abajo. Solamente los viejos y los muchachos fueron dejados en la ciudad y ningunas fuerzas confederada estaban en la región. Los soldados yanquis estaban a solo unos días de viaje y los esclavos de muchas de las plantaciones circundantes habían huido. Seguramente las manos del campo aquí serían las próximas, pensó Melanie. Los trabajadores de la casa podría quedarse y eso podría ser suficiente para mantener los huertos tendidos para que todos pudieran comer. Estaba pensando en todas estas contingencias cuando escuchó cosas que se rompían y gente gritaba. Estaba fuera de su dormitorio ya medio camino de la gran escalera cuando vio a la multitud de negros en el vestíbulo de entrada.

Muchas de las manos del campo nunca habían estado dentro de la mansión y estaban aturdidas al mirar silenciosamente. Otros manejaban sus rastrillos y azadas como armas y gritaban. Melanie reconoció a Mammie Jo, Augustus y algunos de los otros chicos con los que había estado íntimando en el frente de la multitud. Y estaba Buck, que parecía mucho más viejo, suave y débil en su cuerpo, pero con una cara tan dura como el acero.

-¡Vemos por ella! -gritó y todos subieron corriendo las escaleras. Melanie huyó a su habitación, pero dos hombres grandes la detuvieron antes de que ella pudiera cerrar la puerta del dormitorio, como si eso los hubiera mantenido fuera. La empujaron a la cama y ataron sus muñecas a los postes de la cama con las cuerdas toscas. Mammie Jo y Buck se adelantaron. Buck habló.

-Tenemos un asunto pendiente que atender -dijo amenazadoramente-. Mammie Jo y los demás asintieron solemnemente.

-"Tomó a mi hijo, un... un..." Mammie La ira de Jo se expreso en lágrimas. ¡Mutilado! ¿Por qué no aguantó venirse? ¿Sabes que él es débil? Todos los días se agota al límite. Pero todos los tiempos de la vida para empujarlos más allá del límite. "

"Sólo estaba tratando de hacerlo mejor para los dos", dijo ella dándose cuenta de que todo el mundo sabía y no tenía sentido intentar mentir sobre eso ahora.

-Pensé que podrías decir algo así -dijo Mammie Jo, sonriendo. La multitud se separó y Batuulo dio un paso adelante.

Me llamas Sarah, pero mi nombre es Batuulo. “Y tú eres un ejemplo perfecto de porque hay que cortar a algunas mujeres". Recordando lo que hizo Batuulo en su viejo país, Melanie comenzó a luchar, pero las cuerdas le sujetaron firmemente los brazos. Ella juntó las piernas y trató de meterlas bajo su cuerpo, pero solo resultó en inútil retorciéndose. Dos hombres grandes con los brazos del tamaño de la mayoría de los muslos de los hombres cada uno agarro una pierna, ató otra cuerda áspera alrededor de sus tobillos a los postes de la cama del pie de la cama. Melanie quedo con las piernas extendidas. Su simple vestido de la casa se le había subido y sus mangas la cubrían desde arriba de las rodillas hasta la cintura.

-Qué bonitas prendas interiores tienes. Casi es una lástima tener que destruirlas", dijo Batuulo.

Sacó un pequeño cuchillo de una bolsa de cuero que llevaba. La hoja era oscura y manchada de muchos años de uso, pero se podía ver el afilado borde había sido cuidadosamente mantenido como brillaba en la luz. Batuulo cortó el fondo y el calzón (braga) por debajo hasta que pudieran ser completamente arrancados de su cuerpo. Melanie estaba en pánico mientras la realidad de su situación se estrellaba en ella.

"Por favor, no hagas esto. Te lo ruego. Por el amor de Dios, no me hagas esto. Ella estaba suplicando. "Tomen lo que quiera de la casa, no voy a notificar a las autoridades. Firmaré sus papeles de libertad, cualquier cosa.

"Ya tomamos lo que queremos de la casa", dijo Mammie Jo. "Ya no hay ninguna 'autoridad' no hay a quien 'notificar, no necesito papeles de libertad. Los yanquis dicen lo mismo, y los soldados van por la calle diciéndolo”.

Batuulo había terminado de quitar toda la ropa interior de Melanie, revelando su sexo espeso y labios llenos. Su clítoris seguía escondido debajo de su capucha, pero eso no lo protegería. Atada a su cama, su sexo vulnerablemente expuesto para que todos lo vieran, Melanie estaba fuera de su mente con la idea de que nunca volvería a experimentar lo que sus libros franceses llamaban la petite mort.

-"Sí, les castigué horriblemente", confesó desesperadamente. -Tú más que a todos, Buck. Lo siento. Veo que ahora estaba mal pedir siempre más. Entiendo tu enojo, tu necesidad de esta venganza. Fuiste castigado por llegar a tu placer demasiado pronto, pero, por favor, lo has alcanzado antes de que lo fueras... -se calló incapaz de ponerse a usar las palabras. Batuulo sonrió, ya lo había visto antes cuando las chicas mayores eran cortadas. Para ella solo añadía más pruebas de que esta mujer blanca estaba atada al Diablo con esta carne.

-¿Qué es exactamente lo que estás pidiendo, mi lady? -preguntó Batuulo, con una sonrisa de sabiduría y su mejor imitación de gente blanca hablando. Melanie se ruborizó de vergüenza, pero no pudo dejar pasar esta oportunidad, aunque fuera remota.

"Desata una de mis manos y déjame en paz en la habitación por... solo un poco de tiempo". Ella dijo.

-"¡Absolutamente no!" Gritó prácticamente Batuulo. "¡No seré parte de un comportamiento tan vil!"
-Está bien, déjame con Augustus.

Batuulo y Mammie Jo susurraron de un lado a otro por un momento, pero Melanie no pudo decir lo que se dijo. Batuulo tenía una mirada severa en la cara.

"Le concederemos algo como su petición, pero sus días de recoger sus favoritos han terminado", dijo Batuulo. Ella y Mammie Jo se volvieron para salir de la habitación. En la puerta Batuulo se detuvo y miró por encima de su hombro.

Volveré por ti más tarde. Disfruta si puedes.

Como si su salida fuera una señal, uno de los hombres grandes que la habían atado se interpuso entre sus piernas y dejó caer su pantalón. Su enorme pene ya estaba duro, y parecía más un antebrazo que un pene.

"¡No! ¡Espera! Todavía no estoy lista -le suplicó Melanie-. En su temor estaba seca como un hueso ahí abajo. Podría haber estado hablando una lengua extranjera. El brutal golpeó de su miembro enorme en ella. La sequedad la hizo sentir como si estuviera siendo raspada y quemada y su tamaño parecía que estaba siendo desgarrada por dentro. Gritó tan fuerte que los del primer piso la oyeron como si estuviera en la habitación. El hombre grande pronto arrojó su semilla profundamente en ella acompañada de gruñidos. Cuando se retiró pudo sentir su eyaculación emanando de ella.

Pero otro hombre rápidamente tomó su lugar. Él era más del tamaño que estaba acostumbrada, y gracias a la lubricación del semen del primer hombre se deslizó sin dolor, aunque todavía estaba dolorida por el primer encuentro. Eran manos sucias y sudorosas; Que sabían cuándo estaban húmedos por última vez, y mucho menos bañados. Cuando uno terminaba otro tomaba su lugar, la pesadilla no terminaría. La acumulación cada vez mayor de semen en ella redujo la fricción agradable para los hombres, permitiéndoles durar más tiempo. El constante movimiento de sus partes femeninas, combinado con el grosor de algunos de los hombres poco a poco la despertaba. El aumento de su excitación atrajo su atención lejos de la terrible realidad y lo peor que la esperaba al final de su violación en grupo.

De repente, su lujuria se apoderó completamente y comenzó a temblar y a gritar. Se tensó toda y luego se quedó floja. Su violador salió a chorros poco después y se retiró. La calma pacífica que sentía después de su cumbre pronto se hizo añicos cuando otro hombre se coloco entre sus piernas. Puede que hubiera terminado, pero todavía había más hombres que querían un trozo de la señorita blanca. Después de lo que pareció la mayor parte del día, aunque solo pudo haber sido varias horas, el último hombre gimió y gruñó al dejar su secreción pegajosa en ella. El último hombre se quitó se subió el pantalón y salió de la habitación, mientras Batuulo, Mammie Jo, Buck y Mel entraron. Batuulo llevaba su pequeña bolsa de cuero y un tazón pequeño, Mammie Jo tenía un cubo con unos trapos cubiertos por el costado.

"Esto es normalmente para las mujeres, pero creo que Buck y Mel tienen un interés en ver esto hecho", dijo Batuulo.

-Las limpian un poco -dijo Mammie Jo, mientras le echaba algo de agua a su sexo y la limpiaba con los harapos. -Los hombres suelen dejar un lío, ¿no? -preguntó riéndose.

El agua fría y el dolor en sus brazos y piernas la devolvieron a la realidad de que la violación había terminado y ahora algo peor iba a suceder. Batuulo estaba examinando las partes sexuales de Melanie con cierto detalle, tirando y tirando de diferentes partes. Se centró en el clítoris que Melanie sabía que podía producir un pico de placer por sí solo. A pesar de ella y de todo el pequeño órgano había pasado, comenzó a endurecerse.

"En mi patria llamamos a esta parte de una mujer el kintirka. Para impedir que una muchacha se entregue a sí misma a demasiado placer y para hacerla más interesada en agradar a un hombre, cortamos la punta de esto. Lo llamamos kintir, ver como su nombre, solo más corto. Kintirka, kintir -dijo levantando el pulgar y el índice y acortando la distancia entre ellos-.

-¿Es... eso es lo que me vas a hacer? -preguntó nerviosamente Melanie. Batuulo ignoró su pregunta y continuó su explicación.

-"Algunas mujeres, ellas se atan al Diablo con esta carne. Hacen cosas malas en busca de sus propios placeres egoístas. Para ellos no es suficiente para reducir un poco la sensación. Para ellas debemos tomar el kintirka de sus raíces. Y también tomamos el faruuryaha", dijo tocándose los labios del pétalo de flor del sexo de Melanie.

"¡NO! Oh, por favor, no, no me hagas eso! "Melanie gritó cuando el impacto de lo que Batuulo acababa de decir la golpeo.

Batuulo se acercó más entre sus piernas y abrió su bolsa. Mammie Jo sostuvo una gran vela para iluminar mejor su trabajo. Melanie se preguntó porque no sólo usaban una de las lámparas de aceite, había muchas en la habitación. El viejo cuchillo reapareció, Melanie hizo otro inútil tirón en sus ataduras.

"Mantente muy quieta, o mi corte no será exacto. Podrías sangrar hasta morir si me haces cortar demasiado en el lugar equivocado -dijo Batuulo con un extraño tono tranquilizador-. Tiró de la solapa izquierda de la piel, estirándola. La hoja del cuchillo estaba en la parte superior, justo debajo del clítoris. En un instante el cuchillo cortó en una fracción de pulgada, liberando la parte superior de los labios del clítoris, y luego en un movimiento largo y descendente la hoja separó el resto de ella de su cuerpo. Melanie se puso rígida y dio un grito apagado durante el corte. Batuulo levantó el trozo de piel. Estaba redondeada por un lado, su curva se extendía suavemente y luego volvía a entrar, mientras que el otro era un borde afilado y liso, aunque cubierto de un poco de sangre. Melanie empezó a llorar cuando lo vio colgando de los dedos de Batuulo. Colocó con cuidado la carne cortada en un paño pequeño, y luego secó otra en un líquido oscuro y lo presionó contra el corte que acababa de hacer. Se quemó, pero causó sólo una sorprendida toma de aire de la ex señora de la casa.

-Y ahora, por el otro lado -dijo ella con toda naturalidad-. Cuando el cuchillo se acercó a sus otros labios Melanie comenzó a gemir y luchar, sabiendo lo que vendría.

-“Manténganla firme” -dijo Batuulo a Buck y Mel. Cada uno agarró un muslo con un brazo mientras que el otro fijó sus caderas a la cama. Ella gritó más cuando se retiraron los segundos labios, aunque solo pudo hacer eso porque ella anticipó el dolor que causaría. Pronto el líquido astringente quemado se aplicó a ese lado de su sexo y un buen par de faruuryaha estaban tendidos uno al lado del otro sobre el paño.

-“Sujétenla, muchachos” -le dijo Batuulo a Mel y Buck-, este próximo será muy doloroso. Tengo que cortar bajo el kintirka y luego también sobre la parte superior de ella y pelar la piel. "Ella hizo sus cortes con cuidado y Melanie gritó y gritó en cada corte y en ocasiones trató de luchar como el cuchillo expuso su clítoris. No era más grande que el dedo meñique de un bebé, al menos eso era todo lo que podía ver.

-¿Por qué? -preguntó Buck, un poco asombrado de que todo eso se llevara a cabo una pequeña pieza de carne.

-Sí, pero kintirka es muy astuto, como un caracol. La mayor parte de ella está escondida en el interior. Tiene dos colas o raíces que bajan por cada lado de su abertura. "Batuulo cogió algo que parecía un gran par de pinzas. Utilizando la herramienta de pinzas, agarró el clítoris firmemente y se detuvo exponiendo más de ella en la apertura que había hecho.

"AYYYYIIIIII," Melanie gritó de dolor. "Por el amor de Dios, ten piedad."

"Esta es la misericordia de Dios", ella le respondió a Melanie, luego a Mammie Jo, "Este recipiente alimenta la sangre a kintirka, cuando la corte use la llama de la vela para detener la sangre." Las pinzas ahora pellizcaron el vaso sanguíneo y cortaron el cuchillo Desde el clítoris, y Mammie Jo cauterizó el vaso con la llama todo el tiempo, mientras los sonidos sobrenaturales provenían de Melanie, sus pies temblaban incontrolablemente. Batuulo continuó tirando del clítoris mientras trabajaba el cuchillo a través de pequeños hilos de piel que parecían sujetarla al resto de su cuerpo. Mammie Jo pensó lo mismo que cortar la piel de un pollo. De repente, una corriente de orina salió de debajo del área cortada y empapó la cama. Al fin, el clítoris entero fue liberado. Su cabeza era pequeña y delgada, pero las raíces eran gruesas y largas. La forma en que Batuulo lo sostenía para que todos lo vieran, aún agarrándose a las pinzas, hacía que las raíces se movieran y se movieran, haciéndola parecer viva, como una especie de gusano mutante. Melanie gritó ante la vista y deseó desmayarse, pero no pudo.

Batuulo colocó el kintirka junto a la faruuryaha, claramente iba a mantenerlos como trofeos de algún tipo. Usando una aguja y un hilo ordinarios, puso unas cuantas puntadas en la hendidura que había hecho en la parte superior del sexo de Melanie, y la cubrió con más líquido astringente y, por buena medida, vertió cera fundida sobre la herida. Las cuerdas estaban desatadas y todo lo que Melanie pudo hacer fue enrollarse en una bola y llorar.

Instrumentos y recuerdos fueron reunidos y todos salieron de la mansión en busca de un nuevo lugar para comenzar su nueva vida. Cuando se secaba en unas pocas semanas, el kintirka de Melanie se asemejaría a una entrepierna de pollo, y Batuulo tendría un nuevo collar que usar. La violación y la mutilación de Melanie se convertirían en la horrorosa historia de advertencia del día.




Historia Original Aquí.





Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

ANGELINA Y MARCUS

Angelina se sentó junto a su hermano Marcus en la sala de espera, su ropa interior húmeda por sus jugos, su semen todavía escapaba de su vagina. Su madre estaba sentada junto a ellos mirando hacia arriba a la pantalla led esperando a que sus nombres fueran llamados. Ninguno de ellos dijo una palabra el uno al otro......


ANGELINA Y MARCUS.
Angelina se sentó junto a su hermano Marcus en la sala de espera, su ropa interior húmeda por sus jugos, su semen todavía escapaba de su vagina. Su madre estaba sentada junto a ellos mirando hacia arriba a la pantalla led esperando a que sus nombres fueran llamados. Ninguno de ellos dijo una palabra el uno al otro.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [PADRES] [MEDICO]



Categoria: Adolescente      Autor: Darkgirlbex





Angelina se sentó junto a su hermano Marcus en la sala de espera, su ropa interior húmeda por sus jugos, su semen todavía escapaba de su vagina. Su madre estaba sentada junto a ellos mirando hacia arriba a la pantalla led esperando a que sus nombres fueran llamados. Ninguno de ellos dijo una palabra el uno al otro.

Marcus se sentó con la cabeza baja, tratando de no pensar en lo que estaba a punto de suceder. Angelina estaba mirando alrededor de la sala de espera a todos los otros chicos y chicas, preguntándose por qué estaban ahí. Ella hizo brevemente el contacto visual con otra muchacha un poco más adulta que ella que usaba un top, que se sentaba el otro lado de la sala con su madre. Su mirada era casi simpática, ambos sabían que la tierna carne de cada una pronto estaría bajo el cuchillo.

Angelina observó cómo otra chica de cabello rubio y su madre emergían por una puerta de regreso a la recepción. Podía darse cuenta de que caminar le estaba causando un poco de incomodidad, la chica no miró a nadie mientras su madre la llevo a la recepción. Angelina escuchó su conversación.

-¿Cómo te sientes ahora? -preguntó la recepcionista.
-"Adolorida".
-“Bueno, eso es lo que sucede cuando no puedes dejar de tocarte a ti misma”. Murmuró su madre.

-"Ellos arruinaron mi Vagina. Era perfecta”. Ella sollozó, limpiando sus lágrimas con su manga.

-"Bueno, el dolor se irá en un par de semanas. Y te acostumbrarás a la apariencia lisa, eventualmente, podría parecer un desastre ahora, pero una vez que está curado va a parecer tan limpio y ordenado". Dijo la recepcionista dándole un paquete de información. "Si tiene alguna pregunta, llame a la línea directa de información".

La madre de la chica tomó el paquete y dio las gracias a la recepcionista, que luego llevo a su hija lentamente fuera del edificio.

Angelina estaba ahora más preocupada y ansiosa que antes. Cuando la pantalla sonó, ella casi saltó de su piel, nerviosamente levantó la vista. Para su alivio no era su nombre en la pantalla. Miró a su alrededor para ver quién era, la chica con la que había hecho contacto visual unos minutos antes y su madre se pusieron de pie.

-"Mamá, por favor, no quiero", dijo la chica sonando muy asustada.

-"No me importa lo que quieras Rebecca, ahora vamos", dijo tomando el brazo de la chica y arrastrándola prácticamente gritando a través de la puerta.

Angelina miró a su hermano mayor, que seguía mirando al suelo. Se preguntó si él se sentiría tan nervioso como ella, él debió estarlo. Era la primera vez que había tenido sexo y iba a ser la última. Su madre todavía no había hablado con ninguno de los dos, estaba demasiado ocupada leyendo una revista.

Después de unos minutos más de espera que parecierón como una eternidad, la pantalla volvió a sonar. Esta vez la pantalla mostrará 'A & M Peters'.

La madre de Angelina se puso de pie. “Siguen ustedes dos, vamos a acabar con esto".

Los dos la siguieron por la puerta, por el pasillo hasta una de las salas de examen. Una enfermera joven vestida con un traje de cirugía azul aguardaba en su interior. Los miró a los dos y sonrió.

Soy la enfermera Anderson. Por favor, siéntate -dijo señalando las sillas al lado de su escritorio.

Ambos tomaron asiento en el escritorio seguidos momentos después por su madre.

-Señora Peters, dice en mis notas que ha atrapado a estos dos... ¿experimentando?

"Bueno, yo no lo llamaría experimento como tal, cuando entré ella se estaba sacando su pene. No puedo creer que hagan algo así, los traje para saberlo mejor".

Marcus y Angelina estaban escuchando tratando de esconder sus rostros.

"Trate de no preocuparse por eso, señora Peters, estas cosas suceden. Ahora dice que Angelina tiene trece años, debería haber sido cortada hace un par de años. ¿Hay alguna razón por la que optó por no cortarla? ", Preguntó la enfermera al desplazarse por las notas de su computadora. Sabe no tengo ni idea. Pensé que estaba siendo amable no limitarla a una vida sin placer sexual, pero ahora realmente no sé porque no la he cortado antes".

"Bueno, has tomado la decisión correcta al traerlos, pondremos fin a este comportamiento de una vez por todas. Solo necesito que firme estos formularios de consentimiento y podamos empezar", dijo la enfermera deslizando dos papeles a través del escritorio.

Su madre los leyó rápidamente y firmó su nombre en la línea.

-“Aquí tiene”. Dijo, deslizándolos hacia la enfermera.

-“Gracias”. Dijo tomando los formularios dándoles una rápida mirada y luego colocándolos cuidadosamente en una pila de papeles. -¿Con cuál quieres que empiece?

Su madre los miró a ambos y pensó por un segundo. “Marcus, es el más grandes. Puede ir primero".

-"Marcus, ponte de pie, por favor, quítate el pantalón y ropa interior". Dijo la enfermera.

Marcus se levantó, pero dudó en quitarse la ropa.

-"Vamos, rápido", su madre le dijo.
-"No sé porque eres tan tímido estabas muy feliz de desnudarte delante de tu hermana hace una hora". Dijo su madre

Marcus se bajo el pantalón y bóxer hasta los tobillos para quitárselos. Su madre se inclinó hacia adelante y los recogió, doblándolos cuidadosamente y colocándolos en la silla. Marcus se paró frente a la enfermera con las manos a los lados mientras se ponía un par de guantes.

Ella extendió la mano y comenzó su examen, tomando su pene entre sus dedos y retrayendo lentamente su prepucio, revelando su glande sensible todavía húmedo con los jugos de su hermana. Sintió los testículos rodar cada uno entre el pulgar y el índice. Después de un minuto o más de la enfermera acariciando sus partes, la sangre comenzó a fluir a su pene rápidamente haciéndolo erecto. Lo que le produjo mucha vergüenza.

-"¡Oh chico!", Exclamó la enfermera mirando su pene erecto
-"Eres bastante grande para tu edad. Es una lástima que esta cosa no sirva para nada cuando los testículos están tumbados en un cuenco quirúrgico. Realmente deberías haber pensado más en las decisiones que tomaste".

La enfermera se levantó y se acercó a la silla de ginecología en un rincón de la habitación. "Sólo tienes que acostarte aquí, Piernas en los estribos, por favor", dijo golpeando la silla con la mano.

-“No, puta”. Dijo Marcus enfadado.

-“Perdón, jovencito que dijiste”. Dijo su madre-.
"Tendrá que excusarlo, él es así todo el tiempo en casa. No sé qué hacer con él.
-"Está bien, lo entiendo para todo el tiempo", la enfermera sonrió, "No me molesto nada".

Hizo un gesto a Marcus para que volviera. "Podemos hacer esto de dos maneras, o lo hacemos fácilmente con su cooperación, o te sedare y lo hace sin ella".

Marcus pensó en ello durante un segundo, no le apetecía ser sedado, al menos si estaba despierto sabría lo que estaba pasando. Así que se acercó a la silla y se subió, poniendo las piernas en los estribos. Se quedó tendido nerviosamente mientras la enfermera traía algunas provisiones y las colocaba en un carrito colocado entre sus piernas.

-"¿Alguna pregunta?"
-"¿Dolerá?" Preguntó, notando el escalpelo afilado.
-No, no mucho. Te voy a dar una inyección para el dolor, Te sentirá un poco... incómodo al notar su preocuparse, "la enfermera le tranquilizó.

-¿Qué pasará después?

¿Después de castrado? Bueno, los niveles de testosterona en la sangre comenzarán a bajar. Comenzarás a perder el interés por el sexo, después de un par de semanas no tendrás interés en el sexo en absoluto. Las erecciones serán una cosa del pasado y ni siquiera vas a extrañar a tus testículos. Se le dará un paquete de información que explica todo con más detalle".

Marcus no supo qué decir. La realidad de su situación comenzó a golpearlo, comenzó a lamentar sus pocos minutos de diversión con su hermana. Quería levantarse y correr, pero sabía que eso empeoraría las cosas. Cualquier posibilidad de escape se esfumo mientras la enfermera apretaba las correas alrededor de cada uno de sus tobillos.

Se volvió hacia su madre. -¿Quieres venir a ver el procedimiento? -preguntó.

Su madre se puso de pie y se estiró "Oh, apuesto que lo haría. Tú también, Angelina levántate, quiero que veas esto".

-"No, va a ser grosero, no quiero ver", argumentó Angelina.

-Harás lo que te digo, señorita. ¿No crees que tienes problemas suficientes? Se quejó su madre.
-"Lo siento mami". Y ella se levantó para seguir a su madre hasta la enfermera.

La enfermera se sentó entre las piernas de Marcus. "El procedimiento es bastante simple. Te explicaré lo que estoy haciendo mientras lo hago". Angelina y su madre vieron cómo la enfermera tomó una jeringa del carro.

"Esta inyección va a entumecer completamente el área", dijo ella empujando la aguja en su ingle y presionando lentamente el émbolo. Marcus se estremeció un poco cuando entró la aguja. La enfermera le limpió el escroto con un líquido de color amarillo con algodón, que desechó en un pequeño plato de metal.

-Ahora voy a hacer una pequeña incisión en el centro de aquí -explicó ella pasando el dedo por el centro de la piel arrugada de su escroto-. "Habrá un poco de sangre, pero no demasiado", agregó.

Su madre se inclinó para mirar más de cerca mientras la enfermera recogía el bisturí en su mano derecha. Usando dos dedos de su izquierda estiró la piel de su saco de piel y cuidadosamente cortó en el centro. Tuvo que cortar la misma línea un par de veces para cortar completamente la piel. Colocó el bisturí en la bandeja y limpió las manchas de sangre de la zona. Ella extrajo cuidadosamente su testículo izquierdo a través del agujero. Tomó de nuevo el bisturí e hizo un pequeño corte alrededor de la parte exterior del testículo. Salió de lo que parecía una membrana blanca lechosa que la rodeaba.

-"Así parece un testículo de los machos", dijo ella dejándole el huevo de color púrpura como objeto, con su cordón todavía atado despectivo dentro de su escroto.

-"La causa de todos sus problemas, cuanto antes se deshaga de ellos, mejor". su madre rió.
-"Sí, también se tranquilizará su actitud", explicó la enfermera.

Angelina se sintió enferma, desvió los ojos hacia el pene de su hermano todavía duro, y recordó lo bien que se sentía llenando su agujero apretado menos de dos horas antes. Entonces ella recordó de repente que ella también estaría acostada, donde él estaba pronto, su propio sexo bajo el cuchillo. Le dio un escalofrío por la espalda. La enfermera ató el cordón del testículo izquierdo. "Ya ves que acabo de atar el cordón, esto evitará que la sangre fluya cuando corte el cordón en un momento. Esencialmente, todo el flujo sanguíneo a este testículo se ha detenido con el tiempo, solo se encogería y moriría si lo dejamos unido", agregó.

Sacó unas tijeras quirúrgicas de la carretilla y cortó la cuerda, el testículo se liberó en su mano. Lo sostuvo momentáneamente para que su madre y su hermana la vieran, antes de colocarla en el cuenco metálico. Ella extrajo su testículo derecho a través del agujero y una vez más ella ató el cordón. -¿Quiere hacer los honores, señora Peters? -dijo mientras le extendía la tijera quirúrgica a su madre.

Su madre la tomó en la mano. "¿Dónde quieres que corte?" Preguntó acercándola.

-“Aquí mismo justo debajo del hilo”. Dijo la enfermera señalando la parte de la cuerda justo debajo de donde lo había atado.

Su madre colocó la tijera en posición con el cordón entre sus mandíbulas. "Mamá dijo que te calmaría un día, ¿no?", Dijo ella, cerrando la tijera, tomó mucho más esfuerzo cortar el cordón de lo que pensaba. Pero con un poco más de presión las hojas se cerraron completamente, dejando que su testículo cortado cayese en la mano de la enfermera, poniendo fin a su vida sexual de su hijo. La enfermera colocó el testículo con el otro en el recipiente metálico.

-"Wow eso fue duro, tienes que tener manos muy fuertes". su madre rió entregándole la tijera a la enfermera que las puso en el carro.

-“Te acostumbras después de un rato” -contestó ella, empezando a coser el saco vacío.
-“¿Has hecho esto a muchos chicos? -preguntó su madre.

-"Tenemos más chicas aquí que muchachos, pero he hecho aproximadamente veinte en los últimos dos años. Tengo una satisfacción extraña de ello”. Dijo la enfermera.

La enfermera terminó de coserlo y le aplicó un vendaje pegajoso sobre el corte. "Allí está todo hecho Marcus. Te quitaré la correa y podrás levantarte. Todo esto duró unos minutos. La enfermera se levantó y desabrochó los tobillos. Marcus se sentó y miró hacia abajo entre sus piernas. No podía ver realmente nada su pene todavía estaba duro, la mayor parte de su escroto estaba cubierto por el vendaje. Pero sabía lo que había perdido y sabía lo que significaba para él. Se levantó lentamente y volvió a ponerse el pantalón.

-"Si vuelves a la recepción te darán un paquete de información y podrás sentarte a esperar", dijo la enfermera abriéndole la puerta.

Marcus salió de la habitación y se dirigió a la recepción. Angelina se quedó nerviosa sabiendo que era su turno a continuación, no sabía qué esperar.

-“En seguida, Angelina, tú sigues”. Añadió la enfermera.

Angelina tenía tanto miedo pero no quería decir nada. Ella no quería que nadie supiera cómo se sentía, sabía que su madre solo tendría una oportunidad. Tratando de ponerse una cara valiente se quitó la ropa y se subió a la silla. La enfermera le ayudó a colocar las piernas en los estribos y las ató con seguridad.

-"Ahora te haré un examen rápido antes de hacer tu circuncisión. ¿Tienes alguna pregunta?"
-"¿Qué va a cortar de mí?", Le preguntó con curiosidad haciéndola sentir cada vez más nerviosa.

"Bueno, cariño, eso depende de lo que tu madre quiera", dijo volviéndose hacia su madre, "¿Qué quiere, total, parcial o básico?"

-No sabía que había tantas opciones -dijo su madre sorprendida-. "¿Cual es la diferencia?"

"Bien básico es donde simplemente quitamos el clítoris, la parte visible del clítoris y una pequeña cantidad del eje del clítoris. Las raíces del clítoris y los labios se dejan intactos. Este método hace que el orgasmo a través de la estimulación de las partes externas de la vagina sea imposible, pero el orgasmo todavía se puede lograr a través de la penetración. Parcial es donde quitamos todo el clítoris junto con sus raíces, pero dejamos los labios intactos. Este método corta el centro nervioso a la vagina efectivamente completamente entumecida sexualmente. El orgasmo será imposible pero con los labios intactos la vagina no aparecerá muy diferente. Y finalmente Completo es lo mismo que parcial, excepto para quitamos los labios y la capucha del clítoris, así, se da el aspecto suave y vacío", explicó la enfermera señalando los diagramas en la pared.

Su madre lo pensó durante unos instantes examinando cada uno de los diagramas. Angelina esperaba que su madre solo escogiera lo básico, ella seguía estando muy caliente y no quería pensar en la vida sin jamás volver a tener un orgasmo. Finalmente su madre rompió el silencio.

"Vaya a optar por el Completo, solo corte todo fuera de ella". Dijo su madre.

Angelina no podía creer lo que oía. "NO", gritó ella. "Mamá, por favor. No es justo".

-“¿No es justo?” Preguntó su madre con enojo.

¿Es justo que rompieras mi confianza? Considérate afortunado de que no te esté castrando también. Todavía podrás reproducirte a diferencia de tu hermano".

"En realidad ofrecemos eso como un servicio si lo necesita", agregó la enfermera mientras se ponía un par de guantes limpios. "Es un procedimiento un poco más complejo que la circuncisión, pero lo hacemos bastante aquí".

-"No está bien, nos limitaremos a la circuncisión por ahora. Pero si me da demasiados problemas, la traeré de vuelta”. Dijo su madre.

Angelina decidió no discutir, ella no quería empujar la paciencia de sus madres más. La idea de ser esterilizada parecía mucho peor que su situación actual, y sabía que su madre no estaba bromeando. La enfermera sonrió a Angelina mientras se sentaba en el taburete entre sus piernas. Ella extendió el sexo de Angelina con sus dedos.

-"Oh, sí, hay evidencia clara de actividad sexual reciente", dijo señalando el esperma que todavía rezumaba de su vagina.

-"Chica asquerosa", Dijo su madre con disgusto.

Angelina se sentía avergonzada y vulnerable. Había roto la confianza de su madre y ahora iba a pagar el precio final por su momento de estupidez. Ella se quedó allí mirando al techo mientras la enfermera examinaba la vagina con su dedo, se sentía bien. Trató de disfrutarlo mientras podía, sabiendo que una vez que saliera de la clínica nunca volvería a experimentar esa sensación otra vez. Cuando la enfermera retiró el dedo, Angelina soltó un pequeño suspiro, no quería que la sensación terminara. Mientras la enfermera realizaba el resto de su examen, cada toque se sentía como el cielo. Angelina estaba tan desesperada por gozar. Su hermano se había corrido justo antes de que su madre entrara en ella poniendo fin a su diversión, ella nunca llegó al orgasmo.

La enfermera pasó el dedo por el clítoris de Angelina, era tan sensible que tenía que morderse el labio para detenerse de gritar de placer.

-"Ahí está hemos terminado el examen. Solo te limpiare y luego haremos tu pequeña operación”. Dijo la enfermera.

Angelina observó cómo la enfermera se acercaba al fregadero y llenaba otro recipiente de metal con agua tibia. Todavía estaba tan desesperada por correrse, pero sabía que no se lo merecía. Empezó a darse cuenta de que había hecho mal, se sentía mal por romper la confianza de su madre. La enfermera llevó el cuenco y lo colocó en el carro.

"Mamá, ¿puedo...?"

Su madre la cortó. No estás desinflando tu salida de esta señorita. Debería haberte cortado cuando empezaste la escuela secundaria.

Los ojos de Angelina se llenaron de lágrimas. -No, mamá, por favor, escucha lo que tengo que decir. -Hizo una pausa y miró a su madre-. "Sé que pusiste tanta confianza en mí cuando decidiste dejarme mantener mi clítoris, porque no querías que pasara toda mi vida sin experimentar placer por el sexo. Y sé que rompí tu confianza por no esperar hasta que estuve en una relación seria de adulto. Soy tan estúpida y porque no puedo controlar mis impulsos merezco ser cortada. Lo siento mamá

La señora Peters se sintió muy conmovida por las palabras de su hija, se inclinó sobre ella y le dio un beso en la frente. "Eso son las momias buena chica. Ahora sabes que esto es por tu propio bien, ¿verdad? -susurró.

"Sí, mamá", dijo Angelina suavemente mientras asintió con la cabeza, las lágrimas empezaron a fluir por sus mejillas.

La enfermera tomó la jeringa de ducha y apretó el aire del globo. Ella colocó su boquilla en el recipiente de agua, liberando su presión y permitiendo que el globo se llenara de agua.

-"Espere", la madre de Angelina dijo cuando una enfermera estaba a punto de insertar la boquilla en el sexo de Angelina.

-“Sí, señora Peters, ¿qué pasa?” Pregunto la enfermera.

-"Sé que es inusual pero podría tener un último orgasmo, no es demasiado tarde para cambiar de opinión?", Preguntó su madre en un tono mucho más tranquilo que el que había estado usando desde que los atrapó.

La enfermera sonrió. -No, en absoluto -dijo, dejando la jeringa en el carro-.

Angelina no podía creer lo que acababa de oír, si sus piernas no estuvieran atadas con correa, habría saltado y besado a su madre. Abrió la boca para decir "Gracias", pero "Th", fue todo lo que logró antes de que su madre colocara su dedo sobre su boca.

-"Shhh... No tienes que decir nada. Quédate ahí, relájate y disfruta de que la enfermera te dara el orgasmo final”. Dijo ella, apartando el dedo de la boca de Angelina.

-En realidad, la señora Peters -interrumpió la enfermera-, no me es permitido hacerlo, ya que nunca dio su consentimiento en el formulario. Pero hay cosas que dicen que no se te permite demasiado", dijo ella moviéndose fuera del camino y haciendo gestos al sexo de Angelina.

La madre de Angelina se sintió un poco incómoda, su mente inundada con una mezcla de emociones. Se sentía un poco extraña al pensar que tendría que estimular a su hija. Pero al mismo tiempo se sentía orgullosa de ser ella la que le diera el último placer sexual que jamás hubiera experimentado en el resto de su vida. Se movió entre las piernas de su hija y se sentó en el taburete en el que la enfermera se había sentado. Miró el sexo expuesto de Angelina, la humedad de sus jugos la hizo resplandecer y brillar a la luz. Su clítoris estaba hinchado y palpitante, su corazón empezó a correr de excitación.

La enfermera percibió la inquietud de la madre de Angelina y se sentó a su escritorio para no estar mirando, esperando que eso ayudaría a relajarla. Solo háganme saber cuándo termine. Angelina a sí misma no le importaba quién lo hiciera, todo lo que quería era correrse. Miró a su madre sonriendo descaradamente. Sus sentimientos anteriores de vergüenza y nerviosismo, donde la sombra de la emoción del momento y su deseo de liberación que estaba tan desesperada por tener.

Su madre respiró hondo y colocó su pulgar sobre el clítoris hinchado de Angelina. Las caderas de Angelina se movieron un poco de la súbita sensación de placer. Su movimiento frotó su clítoris más duro contra el pulgar de su madre aumentando su placer.

-“Puedo decirte que realmente quieres esto, ¿verdad? -preguntó su madre suavemente-. ¿Realmente lo quieres?”

Angelina casi gritó, pero en lugar de dejar salir un excitado "Sí",

-"¿Dile a mamá lo que quieres?". Dijo su madre.
-“"Quiero que me hagas venir mami", Respondió Angelina

Su madre aumentó el ritmo frotando un poco más rápido. Angelina empezó a morderse el labio una vez más, casi ronroneando de emoción.

-¿Cómo te sientes cariño? -preguntó su madre deslizando suavemente un dedo de su otra mano en su húmeda vagina de Angelina mientras todavía frotaba su clítoris con el otro.

-"Se siente bien mamá", apenas podía hablar mientras el dedo de su madre empezaba a sondear su punto g, algo que ella no había descubierto. "Ahh... mmmm".

Angelina empujó su cabeza hacia atrás y cerró los ojos mientras los dedos de su madre hacían su magia, trayendo sus sentimientos más intensos que cualquier cosa que ella había experimentado con sus propios dedos mientras yacía en la cama por la noche. Cuando su madre deslizó un segundo dedo su cuerpo giró en ritmo con los movimientos de su madre. Su respiración se aceleró, su corazón latía más rápido que nunca. Su vagina se volvió más húmeda y viscosa. Incluso su madre podía sentir sus propios jugos comenzando a fluir, aunque ella nunca lo admitiría.

Angelina estaba en el cielo. Su situación actual era irrelevante mientras disfrutaba de su momento de felicidad. La idea de que iba a ser su último orgasmo ni siquiera cruzar su mente. La habitación se llenó con el sonido de sus suaves gemidos y los sonidos sordos hechos por el dedo de su madre trabajando su agujero húmedo. El olor de sus jugos femeninos llenaba el aire. Angelina empezó a arquear la espalda y acurrucar los dedos de los pies mientras se acercaba al clímax, sus músculos se apretaron alrededor de los dedos de sus madres.

-"Vamos cariño está bien, córrete para mamá". Su madre dijo trabajando sus dedos y frotando su clítoris aún más rápido.

Angelina empezó a retorcerse las caderas, una oleada de placer mayor que cualquier cosa que pudiera haber imaginado se irradio por todo su cuerpo. "¡Ahhh... Ahh0… Sí SÍ SÍ!", Gritó en la bienaventuranza cuando su orgasmo fue golpeado. Escupió una larga corriente de eyaculación golpeando a su madre en el pecho, luego otra y otra. Angelina no sabía si había desheredado o que había sucedido, no le importaba. Fue el orgasmo más intenso que había tenido en toda su vida. Su madre retiró los dedos, pero siguió trabajando su clítoris que rápidamente se estaba volviendo demasiado sensible.

"Buena chica, no puedo creer como te corriste,  ¿Lo disfrutaste?" Pregunto su Madre.

Angelina no pudo contestarse, su clítoris era ahora tan sensible cada movimiento de su pulgar de su madres hizo cosquillas haciéndola salir risitas. "A..  Al... Alto”, se las arregló para pronunciar a través de sus risitas. Su madre frenó los movimientos y se detuvo, levantando el pulgar de su clítoris. Sintiéndose muy contenta, su madre se puso de pie y caminó para estar junto a su hija y le dio otro beso.

-“¿Disfrutaste cariño?” Preguntó de nuevo.
"”Jeje... sí, mamá". Dijo Angelina todavía riendo.

-Bueno, ya sabes lo que tiene que suceder ahora, ¿verdad? -preguntó su madre con un tono más serio pero suave.

"Sí, mamá, tengo que ser circuncidada", respondió Angelina mientras la gravedad de la situación empezaba a volver a ella.

Su madre le sonrió un momento. -¿Y sabes por qué tienes que hacerlo?
-Porque no puedo controlar mis impulsos y quiero ser una buena chica.

"Eso es correcto cariño. Así que te acuestas como una buena chica y no te preocupes, "tu madre se volvió hacia la enfermera. "Estamos listas".

Angelina yacía con pequeñas oleadas de placer que seguían disparándose a través de su cuerpo. Los músculos de su vagina todavía se contraen y liberan, abriendo y cerrando su agujero. La enfermera se acercó y se sentó entre sus piernas una vez más.

-Lo siento por el desastre -dijo su madre sin saber qué decir.

-"Está bien, no se preocupe. Esto sucede mucho aquí", explicó la enfermera poniéndose otro par de guantes. "Te sorprenderás de lo intensas que son las orgasmos de las chicas cuando saben que es el último".

Su madre tomó su mano. "Las mamás esta aquí".

Angelina asintió con la cabeza y sonrió "Gracias, mamá", susurró mientras la enfermera empezaba a limpiar entre sus piernas. Su madre comenzó a acariciar su cabeza pasando sus dedos por su cabello. Angelina levantó ligeramente la cabeza para mirar lo que estaba haciendo la enfermera, su madre echó la cabeza hacia atrás.

"No mires hacia abajo, solo mantén tus ojos en mí, cariño, ok"

Angelina asintió con la cabeza, ella y su madre se miraron a los ojos cada una. Ambos sentían una conexión, un lazo más fuerte de lo que habían tenido en mucho tiempo. Angelina sintió una punzada aguda en su área más íntima y apretó la mano de su madre.

-"Está bien cariño". Su madre habló suavemente. Todo terminará pronto.

Angelina empezó a perder la sensación entre sus piernas cuando su vagina entera se entumió. Los ojos de su madre se llenaron de lágrimas cuando miró a su hija, allí estaba tan valiente. "Eres una chica tan valiente. Mamá está muy orgullosa de ti -empezó a sollozar-. Las lágrimas de su madre hicieron que Angelina se desmoronara también. Ella no pudo encontrar ninguna palabra para decirle a su madre, así que sólo sonrió. La enfermera se sentía muy emocionada por su espectáculo de emociones genuinas. Hizo un cambio para ver a una madre e hija derramando lágrimas de alegría cuando ella aceptaba su destino. En lugar de las habituales discusiones, luchas y reticencias que ella solía presenciar. En realidad tenía que luchar para mantener su compostura y no llorar a sí misma, pero ella siguió siendo profesional y se aferró a la tarea.

Angelina sintió una extraña sensación de tirón cuando la enfermera extendió uno de sus labios. La enfermera estaba decidida a hacer de esta una de las circuncisiones más puras que había realizado. Comenzó a cortar cuidadosamente en el tejido de los labios de buen grosor con una sierra especial lejos de donde se unía a su vulva. Mientras la hoja le mordía la piel, Angelina sintió una leve sensación de picazón, y apretó de nuevo la mano de su madre.

Quería ver lo que estaba sucediendo pero no se atrevía. La enfermera continuó cortando los labios sueltos, deteniéndose de vez en cuando para limpiar la sangre con una bola de algodón. Trabajó lentamente asegurándose de que dejara el grosor exacto de los labios detrás de todo el camino. Normalmente, simplemente las cortaría rápidamente en el punto en el que se unían, sin dejar rastro alguno, sino una pequeña cicatriz que sugeriría que estuvieron allí. Pero este no era un caso normal, ella había ganado tanto respeto por esta chica y quería dejar su propia marca en ella. Así que ella se opuso al procedimiento habitual y decidió dejar un poco de cada labio detrás como una marca de su respeto por esa chica.

Llegó al punto en el que los labios se unían al clítoris, con un pequeño corte quedaron libres en su mano. Lo desechó en el tazón junto con los testículos de su hermano. Angelina seguía apretando fuertemente la mano de su madre, mientras seguían mirándose a los ojos.

-“Lo estás haciendo muy bien”. Dijo la enfermera tranquilizándola mientras extendía sus otros labios-. "Ojalá todas las chicas que tuviéramos aquí, fuesen tan buenas como tú"

Angelina se sintió bastante satisfecha consigo misma, pero nunca respondió en su lugar sonrío ampliamente a su madre, que todavía estaba tan llorosa como ella.

-"Estoy muy orgullosa de ti, Angelina" dijo su madre mientras se inclinaba para darle otro beso.

-“Te quiero mamá”. Susurró Angelina mientras la enfermera empezaba a cortar lenta y cuidadosamente sus otros labios.

-"Yo también te quiero, cariño", dijo su madre dándole un beso más.

La enfermera sonrió para sí misma mientras continuaba cortando, prestando mucha atención a la cantidad de carne que dejaba para asegurarse de que ambos lados coincidieran. Su mano firme y habilidades con el bisturí eran impresionantes. Cuando alcanzó el punto de los labios restantes se unían al clítoris, se detuvo y limpió la sangre de nuevo con otro trozo de algodón que se sumergió en agua tibia. Tocando suavemente las heridas que había infligido. No los veía como heridas. Ella trata los pedazos de Angelina como una obra de arte. Cuidadosamente separó los labios del glande de su clítoris y lo desechó junto con los otros.

Angelina todavía no sabía exactamente lo que ya se había hecho. Todo lo que ella sentía era tirar y picar. Ella todavía quería echar un vistazo, pero decidió que probablemente no debería hacerlo. Tanto ella como su madre habían dejado de llorar y donde ahora solo se tomaban de las manos. Angelina seguía aceptando su destino y ni siquiera le importaba. Su madre le había dado el mejor último orgasmo de su vida a pesar de que no se lo merecía. Parte de ella estaba contenta de estar siendo cortada solo por lo cerca que ella y su madre se habían convertido como resultado. Su madre se sentía muy orgullosa de su hija por ser tan valiente, ella también disfrutó de su nuevo vínculo.

La enfermera tomó la capucha del clítoris de Angelina en una pinza y comenzó a cortar meticulosamente. No cortó la capucha entera, sino que cortó un trozo estrecho de carne en forma de 'V' que exponía el glande de su clítoris. Cortó el punto de la "V" de vuelta a donde la capucha se une a la vulva, dejando efectivamente dos pedazos de piel completamente separados. Con el glande del clítoris ahora expuesto, se detuvo para limpiar la sangre otra vez. La enfermera se apoderó del clítoris de Angelina entre la pinza pequeña. Colocó la hoja del escalpelo por encima del clítoris y empujó cuidadosamente la hoja. Angelina sintió una leve picadura, no peor de lo que había sentido antes.

La enfermera cortó lo más profundo que pudo para cortar la mayor parte del tejido que conectaba el clítoris al resto de la vulva como fuera posible. Cuanto más tejido de conexión pudiera cortar menos se rompería durante la eliminación del clítoris y sus raíces, lo que reduciría el tiempo de curación y los niveles de dolor durante la cicatrización de forma significativa. Ella sabía que tenía que ser increíblemente cuidadosa aunque un movimiento incorrecto, un deslizamiento rendiría a Angelina incontinente de por vida. Ella cavó el eje del clítoris muy lentamente y con cautela. La sangre brotaba de la incisión alrededor de su pequeño capullo.

Una vez que la enfermera se alegró de haber cortado todo lo que pudo sin causar un daño innecesario, dejó su bisturí. "Ok Angelina Necesito que te quedes inmóvil para mí ahora. Esto podría ser un poco incómodo, pero sólo durará unos segundos", agregó.

Angelina asintió con la cabeza y se preparó para al no saber qué esperar. Apretó la mano de su madre con anticipación. Su madre curiosamente miró hacia abajo entre sus piernas. No podía ver mucho desde su ángulo y todo lo que podía ver estaba empapado con una capa de sangre. Notó que la pinza colgaba allí clavada en el clítoris de su hija. Volvió la mirada hacia el rostro de su hija, con la esperanza de no darse cuenta de que había echado un vistazo.

La enfermera tomó la pinza y empezó a sacar el clítoris firmemente. Al principio, Angelina sintió una extraña sensación de atracción que parecía venir de algún lugar que no podía darse cuenta de dónde. A medida que las raíces de su clítoris comenzaron a separarse de su cuerpo, un fuerte dolor ardiente atravesó su estómago. Ella retorció los dedos de los pies y sus pies temblaron, empezó a sentirse enferma.

-"Está bien cariño, mamá está aquí". Dijo su madre sintiendo su malestar y acariciándole la cabeza otra vez.

Antes de que Angelina pudiera darse cuenta de lo que estaba sucediendo, el dolor cesó de repente mientras los últimos nervios restantes que conectaban su clítoris con su sistema nervioso fueron separados. De repente, Angelina empezó a llorar, de alguna manera supo que ese era el fin de la capacidad de experimentar otra forma de placer sexual de nuevo. Cuando la enfermera retiró el sangriento órgano en forma de «Y» de su cuerpo, también se sintió un poco triste al saber que acababa de terminar el disfrute de Angelina para el sexo para siempre.

-“¿Puedo verlo?” Preguntó Angelina con curiosidad, todavía sollozando.
-"Por supuesto que puedes". Dijo la enfermera sosteniendo la agonizante carne para que Angelina lo viera.

Angelina miró a las serpientes pequeñas lengua como un órgano colgando entre los dedos de la enfermera y sintió una sensación de pérdida que nunca había experimentado antes. Recordando todos los sentimientos asombrosos que jamás la había tenido, sabiendo que ahora solo eran un recuerdo lejano. Estaba molesta, pero en el fondo aún sabía que era lo mejor. Se volvió hacia su madre.

-"Te amo, mamá", sollozó.

Su madre le dio otro beso cuando su clítoris fue arrojado al recipiente. "Yo también te quiero, mi chica especial"

La enfermera limpió la zona una vez más y comenzó a coser las heridas. Incluso la costura se hizo con cuidado para que todo se curara perfectamente dejando sólo un mínimo de cicatriz. Inspeccionó a fondo su trabajo. Había dejado dos tiras de labios muy pequeñas a lo largo de cada lado de la rendija de Angelina, ambas apuntando a las dos secciones restantes de su capucha del clítoris, que enmarcaban la zona donde solía estar el clítoris. Estaba satisfecha con su trabajo y satisfecha consigo misma, había dejado su propio toque personal en esa mujer joven muy notable. Se levantó y desató las piernas de Angelina.

-“Ahí está, cariño, ya terminamos”. Dijo la enfermera con una sonrisa.
-“Te manejaste tan bien cariño” Añadió su madre-.

Su madre y la enfermera la ayudaron a ponerse de pie. Al principio no podía estar en pie, sus piernas se sentían como jalea. La apoyaron hasta que pudo.

-“¿Cómo te sientes ahora?” Le preguntó la enfermera mientras la ayudaban a acercarse al escritorio.

-"Se siente un poco gracioso ahí abajo, y un poco adolorido", dijo Angelina mirando el hilo de una de sus puntadas sobresaliendo de su vagina.

La enfermera tomó una caja de píldoras y se la entregó. "Tome uno de estos cada seis horas ayudará con el dolor".

-“Gracias”. Dijo, extendiendo la mano y tomando la caja-. "¿Puedo vestirme ahora?", Preguntó.

-"En un momento, hay una cosa más que necesito darte", dijo la enfermera al ir a un armario y sacar una caja de pañales de tamaño adulto.

Angelina miró la caja. Recordó a una de sus amigas diciéndole que la circuncisión podría hacerte perder el control de la vejiga si algo salía mal. Por un segundo su mundo entero sintió como si hubiera sido derribado y su corazón se hundió, pensó que tendría que usarlos para el resto de su vida.

-¿Tendré que usarlos para siempre? -preguntó ella, sonando decepcionada.

-"No, solo los necesitarás durante un par de semanas, ya que puedes experimentar algunas fugas y un poco de sangrado mientras estás sanando. Ellos sólo ayudarán a proteger tu ropa y evitar que tengas algún accidente embarazoso". La enfermera le aseguró que ella al entregarle el pañal.

Angelina se sintió tan aliviada y sonrió de nuevo cuando su madre la ayudó a ponerlo, y la ayudó a deslizarse su pantalón sobre la parte superior. Para sorpresa de todo el mundo, le dio un abrazo a la enfermera: "Gracias", dijo.

-“Me temo que no necesitas agradecerme, estaba haciendo mi trabajo”. Dijo la enfermera entregándole la caja de pañales a su madre y abriendo la puerta para que se fueran.

La madre de Angelina la ayudó a regresar a la recepción. Caminar era doloroso como ella pensó que sería, solo tiraba de sus puntos de sutura un poco y se sentía incómodo. La señora de la recepción le entregó un paquete, una bolsa de plástico rosa llena de folletos, cremas y cosas. Aquí tienes tu paquete de información. En el interior encontrarás folletos sobre todo lo que necesitas saber después de la atención, así como algunas cremas que pueden ayudar con el proceso de curación".

-“Gracias”. Dijo su madre.
-"”Cualquier pregunta solo llama. Ten un buen viaje a casa”. Dijo la recepcionista mientras sonreía.

La madre de Angelina la ayudó a salir al coche. Su hermano estaba sentado en el asiento trasero sintiéndose triste por sí mismo.

-"Hey Marcus, ¿cómo te sientes ahora?" Preguntó su madre.
-"Bien, supongo", dijo más interesado en jugar su juego.
-¿Entiendes porque mamá tenía que cortarte los huevos? Le pregunto su madre.
-"No". Murmuró todavía absorto en su videojuego.
-“Bueno, ¿es verdad, cariño?” Preguntó sonriendo a Angelina.
-“Sí, mamá”. Dijo Angelina, sonriéndole de nuevo.
-¿Qué dicen si vamos a McDonald's por un té? Podemos ir por la ciudad".
-“No me molesta”. Gimió Marcus.
-"Sí, por favor, mamá". Dijo Angelina emocionada.
-"McDonald's entonces", dijo su madre alegremente mientras miraba el coche.

Angelina miró por la ventana mientras su mamá conducía por el estacionamiento para dar la vuelta. Mientras pasaban lentamente por las puertas principales de la clínica algo atrajo la atención de Angelina. Era la chica con la que había hecho contacto visual en la recepción antes de dejar la clínica con su madre. Ella estaba llorando incontrolablemente, su rostro estaba pálido, y su expresión era  vacío y pérdida. Ella repetía "No", una y otra vez. De repente, Angelina se dio cuenta del porque cuando vio los dos vendajes pegados a cada lado de su bajo vientre, justo por encima de la cintura de su pantalón.

Un signo de que sus ovarios y cualquier esperanza o sueños que ella podría haber tenido un día de tener niños quedaron en un plato en algún lugar de la clínica. Angelina intentó no pensar en ello. Cuando salieron del estacionamiento y se fueron por su camino, la chica se convirtió en un recuerdo lejano como sus orgasmos.




Historia Original Aquí.





Autor: Darkgirlbex       Traductor: DarkSoul

CASTIGO PÚBLICO

El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte......


CASTIGO PÚBLICO
El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: Chastebob





El juez Hargrove miró desde su banco a la acusada, una primaveral mujer Elisabeth (Betsy). Le hubiera gustado simplemente amonestarla para que se comportara con más decoro en el futuro, pero no podía. Su decisión sobre su culpabilidad, e incluso su castigo había sido decidido, antes de que el caso se le presentara. En el título él era el juez más alto en el municipio de Homestead. En el territorio de todo Heartland aquello se asemejaba a una especie de medio oeste estadounidense de mediados del siglo veinte; Los hombres a cargo de un patriarcado benigno, las mujeres que críaban familias, algunas con sus propias tiendas, o trabajando para otros hasta que se casaban.

Sin embargo, como cualquier otro pueblo y ciudad en Heartland, las mujeres estaban realmente a cargo. Simplemente preferían hacerlo todo en silencio, y detrás de escena. Los hombres podían imaginar que estaban a cargo y manejar todos los detalles como ser alcalde, sheriff, fiscal, etc. pero cualquier cosa que las mujeres querían que se haga se hacía, cuándo y cómo querían que se hiciera.

Incluso los hombres como el juez Hargrove no sabía cómo lo hacían, pero cuando la esposa o novia de un hombre comentó que "muchas mujeres" pensaban que debía hacerse algo en su capacidad pública oficial más que perder el sexo con su señora estaba en riesgo si él no cumplía. Podía estar seguro de que todas las mujeres de la ciudad se sentían de la misma manera y cada una a su manera podía hacer que su vida pasara de difícil hasta llegar a triunfar sobre algunas acusaciones perjudiciales que todos jurarían. No había una organización o grupo formal, y nadie parecía saber de un momento o lugar donde se reunieran, pero en lo que respecta a los hombres sus decisiones eran unánimes y no sujetas a apelación. Si un hombre no tenía esposa o novia el mensaje podría ser pasado por un miembro de la familia femenina, o incluso un compañero de trabajo o conocido.

Betsy Spring se había mudado a la ciudad hace unos seis meses, no estaba claro de dónde venía. Como la mayoría de las pequeñas ciudades de Heartland, los vecinos la recibieron educadamente como una forma de satisfacer su curiosidad y de apaciguar o confirmar sus sospechas. Betsy se había equivocado de pie con las mujeres de la ciudad por estar más interesado en conocer a sus maridos que a las mujeres que la acogían, así como a los demás hombres de la ciudad. Eso era particularmente desafortunado puesto que la Srta. Spring era una morena muy atractiva en sus veinte años. Este comportamiento hizo que todos, hombres y mujeres por igual, creyeran que no debía permanecer en Heartland.

La esposa del juez, Mary, se había quejado de la recién llegada muchas veces y expresaba su frustración de que a pesar de los indicios y las advertencias directas, "aquella mujercita" seguía usando a los hombres para conseguir lo que quería. Así fue como el juez Hargrove se enteró por primera vez del caso. Mary casualmente mencionó durante la cena que Sarah Stewart había presentado una queja formal sobre el atuendo público de Miss Spring en más de una ocasión y que mañana el caso se presentaría en la corte.

"Muchas mujeres sentían que era culpable y merecía el castigo máximo, ya que no era realmente la primera vez, solo la primera vez que había llegado a la corte". Mary lo dijo en un tono tan tranquilo y casual que podría casi imaginarse que ella no tenía intención que fuese una orden o que sería seguida como tal.

"Sí, querida", fue una respuesta tan automática que el Juez no recordaría haber dicho. Se quedó con la ilusión de que era su elección, porque así funcionaban las cosas en Heartland.

La Srta. Elisabeth Spring se sentó en la mesa de los acusados con una blusa de corte bajo que amenazaba con exponer los pezones de sus senos de bronce. Aunque llevaba un vestido, su paso repetido de piernas dio al juez suficientes vislumbres para demostrar que no llevaba ropa interior. El juez estaba empezando a creer que su esposa y las otras mujeres tenían razón, nada parecía estar diciendo lo contrario. Varias mujeres testificaron sobre la ropa reveladora que la habían visto usar en numerosas ocasiones. Cuando se le preguntó sobre los incidentes que le llevaron a presentar su queja, Sarah Stewart se mostró muy feliz de testificar.

"Ella estaba vestida de modo vergonzoso y seductor, como ahora, cuando se acercó a mí y a mi marido, Zach, en la ferretería. Conmigo allí mismo, empujó sus pechos a su lado mientras ella le preguntaba dónde podía encontrar un gran tornillo, como el que estaba sosteniendo". Zach, un hombre grande y fornido pelirrojo que era dueño de la ferretería de la ciudad, se retorció un poco en su asiento.

En el interrogatorio el abogado de la Srta. Spring tenía poco para poder contener el testimonio de Sarah.

"Señora. Stewart, ¿su esposo tocó a la acusada? ¿Dijo o hizo algo para alentar su conducta de esta manera?

"No". Sarah respondió disparando una mirada a Zach que en ese momento estaba aún más incómodo.

-Así que su queja es únicamente la acusación de «indecencia pública», no las ofensas más graves de adulterio o fornicación, ¿es eso correcto, señora Stewart?

"Sí. Pero todos sabemos que es solo cuestión de tiempo.

-Sí, señora -dijo deferentemente el abogado defensor-, pero en este momento es su única queja ante el tribunal, ¿no es así?

"Sí lo es. En este momento, "Sarah respondió lentamente y tan fríamente que casi se vieron como las palabras fluían.

-Gracias, señora Stewart -continuó el abogado de la defensa al juez-. "Su Señoría, la defensa descansa. Mi cliente ha renunciado a un juicio por jurado y está lista para su veredicto y si es encontrado culpable, sentencia".

El juez Hargrove comenzó su discurso sin vacilar, tuvo tiempo de sobra para prepararse.

"Srta. Spring, la encontrarla culpable no es difícil. De hecho, estoy desagradablemente sorprendido de que usted insistiera en llevar esto a juicio en lugar de declararse culpable inmediatamente y ahorrarnos tiempo a todos. Sin embargo, aún más impresionado que su evidente culpa es su aparente rechazo a cumplir con los estándares y valores de nuestra comunidad. Su vestimenta y comportamiento hoy en esta corte es razón más que suficiente para sentenciarle a la pena máxima. Veinticuatro latigazos con un látigo en la plaza pública". El juez Hargrove golpeó su martillo y regresó a sus aposentos para vestirse de civil. No quería perderse su castigo.

El abogado de la señorita Spring le explicó lo que significaba la frase y por primera vez parecía genuinamente asustada. Dos guardias inmediatamente la tomaron por cada brazo y rápidamente la escoltaron fuera de la corte y en la plaza pública. Una de las ventajas de conocer el veredicto de antemano era la preparación. La picota ya estaba en su lugar. Fue construida para que el culo del prisionero estuviera colocado de manera prominente a través de una gran abertura mientras las manos y los pies estaban asegurados en agujeros más pequeños, forzando al preso a arrodillarse, cabeza abajo. Betsy pronto se desnudó completamente y se aseguró en la picota. Una multitud ya se había reunido para presenciar su castigo.

El alguacil de la corte salió sosteniendo un largo látigo. Lo tenso unas cuantas veces para mantenerlo firme y medir su distancia. Betsy estaba llorando y se estremeció ante el sonido. Una corriente de color amarillo pálido salió de su sexo, por la picota hasta los adoquines. Algunos en la multitud se rieron. Sin previo aviso, el alguacil sacudió su látigo y golpeó su culo con las mejillas medias con un resonante sonido. Betsy gritó tan fuerte que resonó en los edificios del otro lado de la plaza. Luchó por liberarse de la picota, pero sus esfuerzos eran inútiles. El látigo volvió a golpear.

"¡AYYYEEEEE! ¡NOOOOO! ¡POR FAVOR! -gimió.

El juez Hargrove se preguntó cómo soportaría todo el castigo si estaba tan angustiada después deñl segundo golpe. Rápidamente volvió a concentrarse en la vista que estaba recibiendo, que era mucho más completa de lo que se le había ofrecido en la sala del tribunal. Los labios de la vagina de Betsy sobresalían en su posición y sus tentativas de liberarse de la picota y el incesante latigazo del látigo hicieron que su sexo hiciera los movimientos más lascivos. Muchos de los hombres trataron de esconder sus erecciones de sus esposas y novias, mientras que las mujeres trataron de ocultar que se daban cuenta. Era raro que una mujer fuera castigada, pero en este caso podría terminar algo del misterio para los hombres y recordarles que podrían estar en la picota si se salían de la línea.

"¡Por favor no más! ¡Lo siento! ¡No lo volveré a hacer nunca más! Lo prometo Betsy estaba frenética e interrumpida por frecuentes gritos cuando el látigo golpeaba una y otra vez.

Mary Hargrove estaba de pie junto a Sarah y comentó que esto debía enseñarle a la joven Spring una conducta apropiada.

-No lo sé -respondió Sarah-, creo que es muy obstinada.

Ninguna de las dos mujeres mostró la menor simpatía por la joven con su sexo desnudo al mundo, recibiendo uno de los castigos más dolorosos que Homestead podía ofrecer. La punta del látigo encontró sus labios vaginales. Betsy encontró una nueva voz para sus gritos, la más fuertes hasta ese momento. Más orina salió de su raja. María y Sara estaban secretamente satisfechas por su humillación y sufrimiento.

Betsy no podía creer cuánto dolor había soportado. ¿Nunca se entumecerán? Se preguntó a sí misma, pero no lo hizo - el verdugo sabía cuán frecuente golpear para prolongar el dolor y no desencadenar una relajante liberación de endorfinas. Nada de lo que dijo hizo ninguna diferencia; Mendigando un momento de descanso, prometiendo hacerlo mejor, disculpándose, pidiendo misericordia, nada de eso cambió el ritmo de los golpes, y el dolor abrasador caliente en su trasero.

Después de lo que debieron ser los 5 minutos más largos de su vida, los azotes terminaron. Y el dolor seguía palpitando, incluso en su lugar más privado donde el látigo había golpeado varias veces. Ahí es cuando se dio cuenta de que Betsy estaría en esta posición incómoda y expuesta durante las próximas 24 horas. Estaba horrorizada ante el pensamiento, pero demasiado exhausta para tratar de pedir una cierta misericordia. Si suplicar por la misericordia no le había salvado del látigo, no la salvaría de eso, razonó ella correctamente.

La mayoría de la multitud se dispersó, algunos de los hombres más jóvenes trataron de quedarse un poco más para mirar los encantos sexuales maltratados en exhibición. Otras mujeres pronto les animaron a volver a sus negocios y no solo quedarse de pie, mirándola fijamente, "para que no tentaran a alguna indiscreción y se encontraran en esa misma posición". Durante el día la gente seguía con sus asuntos habituales cruzó a través de la plaza y mirándola, pero la mayoría no hacía contacto visual, o permanecía demasiado tiempo. Algunos de los transeúntes, especialmente las mujeres, lanzaron un bufido burlón u otro gesto de desaprobación, como para reforzar su acuerdo con su castigo y advertirle de otros desafíos al statu quo.

Llegó la noche y los habitantes se retiraron a sus hogares. Las extremidades de Betsy le dolían y se agolpaban desde su posición y ella se había molestado y se había cagado más de una vez, y todo se había quedado ahí. Debía de ser cerca la medianoche cuando creyó oír pasos en los adoquines de la plaza.

-¿Hay alguien ahí? -gritó ella, el miedo empezó a captar su voz.

No hubo respuesta, pero el sonido continuó acercándose. Estaba viniendo de detrás de ella, y definitivamente eran pasos.

"Por favor no me hagas daño. Siento mucho ofendido a alguien. Te prometo que no lo haré más, por favor, no me hagas daño", dijo con desesperación y miedo en su voz.

No hubo respuesta, pero oyó algo pesado en el pavimento y luego se le aplicó algo húmedo y suave a la espalda. Era una esponja llena de agua tibia, podía sentirla calmante y lavar su mugre.

"¡Oh gracias! ¡Gracias! ¡Dios los bendiga por su bondad!" El alivio fue abrumador. La suave esponja logró limpiar cada pliegue y fisura de su cuerpo, su caricia casi tan bienvenida como el toque de un amante. La sensación de gratitud se convirtió repentinamente en miedo al sentir algo extendiendo los labios de su vagina - era, sin duda, un pene, uno grande.

"¡Oh no! POR FAVOR NO LO HAGA! No es seguro, este es mi momento más fértil. Vuelve conmigo la próxima semana, te dejaré hacer lo que quieras. ¡Por favor, no ahora, no así! "Su súplica era sincera, pero el hombre detrás de ella no dijo nada. Él sólo mantuvo una presión constante contra su apertura. El agua no proporcionaba verdadera lubricación, pero la cabeza de su pene ya estaba dentro.

Su pene se hinchaba más grande, algo sobre la posibilidad de dejarla embarazada lo excito. El pensamiento de que él podría hacer que su vientre delgado hermoso se inflara como un globo lo estaba acercando al borde. ¡Y esas tetas! ¿Podrían realmente crecer cuando se llenaran de leche? Con un empuje repentino enterró su miembro en sus profundidades. Betsy gritó de dolor cuando la carne seca se frotó ásperamente contra su tierno túnel.

"¡NO!" Gritó, "¡AYÚDA! Alguien ayúdeme. ¡VIOLACIÓN!"

Pero nadie vino. Aunque era técnicamente contrario a la ley aprovecharse de los prisioneros en la picota, todo el mundo sabía que sucedía de vez en cuando y solo lo consideraba parte del castigo. Afortunadamente para Betsy, la fricción extra le hizo eyacular después de solo media docena de embistes, y luego terminó. Por desgracia, se vino mucho y su posición obligaría a todo el semen a la piscina en su cuello uterino. Lo sacó de su adolorido y ardiente vagina para desaparecer en la noche sin una pista de su identidad.

La Srta Elisabeth Spring comenzó a usar ropa más conservadora. Ella evitó asiduamente coquetear con los hombres casados, y lo hizo mucho más discretamente con los solteros. La mayoría de las mujeres todavía la miraban sospechosamente, para ellas simplemente no "encajaba". Tal vez fue porque nadie sabía exactamente de dónde venía ni por qué se quedaba. En el corazón de las diferencias era cómo ella iba sobre conseguir las cosas hechas. Betsy estaba acostumbrada a usar la sexualidad para conseguir lo que quería. Para ella era la forma natural en que las mujeres lo hacían, por adelantado y claramente a cargo, todo por el sexo.

En un par de meses regresó a la corte del juez Hargrove, esta vez acusada de un crimen de adulterio mucho más grave. Como antes, su culpabilidad era incontrovertible pues el bebé en su vientre lo demostraba.

"Srta Spring, la corte toma nota de su mejor comportamiento en muchos aspectos desde su última aparición aquí. Sin embargo, la evidencia de relaciones sexuales fuera del matrimonio es obvia y mis opciones para su castigo son limitadas. Si nombra a su hombre y él se compromete a casarse contigo, ambos seréis castigados como antes. ¿Quieres nombrar a tu cómplice criminal?

-No puedo, señoría -dijo ella con tanto respeto y humildad como pudo. "No sé quién fue." En esto la galería estaba murmurando acerca de dormir con tantos hombres que no tenía ni idea de quién era el padre, etc. El Juez golpeó su mazo para ordenar.

"¿Cómo es que no lo sabes?", Preguntó.

-Me violaron, su Señoría. La noche que pasé en la picota, un hombre vino en medio de la noche y me violó. Nunca vi su rostro, nunca oí su voz.

-Mi querida, señorita Spring, esta es la primera vez que oímos hablar de esta supuesta violación que supuestamente tuvo lugar hace casi tres meses. Tienes que admitir que suena bastante conveniente ahora. ¿Tienes alguna explicación de porqué no has mencionado esto hasta ahora? "María le había dejado claro que Elisabeth iba a recibir el máximo castigo a menos que estuviera de acuerdo en casarse con el hombre, pero ella no le había prohibido intentar Llegar al fondo de la historia.

"Creo que no pensé que nadie me creería y no estaba seguro de que le importara a nadie. Lloré pidiendo ayuda, grité "violación" esa noche, pero no vino nadie ", trató de mantener la voz tranquila y libre de acusaciones.

-Señorita Spring, personalmente me gustaría creerle, pero como juez debo tratar con hechos que puedan ser probados. Sé que usted mantiene un gran interés en muchos de los jóvenes de la ciudad. Aunque nada impropio puede ser probado con cualquiera de ellos en particular, parece probable que las cosas fueron un poco más con uno de ellos de lo previsto. Parece mucho más probable que una violación que ni siquiera se puede probar, y mucho menos describir a un sospechoso. Betsy estaba aterrorizada, pero esperaba no hacer una exhibición inútil que pudiera mostrarse alguna misericordia. Ésta fue esencialmente la respuesta que la esposa del juez dio a su propia pregunta, ¿y si la señorita Spring fue violada? Excepto que María había añadido "las mujeres creen que ella merece esto en cualquier caso".

"Por lo tanto, te condeno a 50 latigazos en la picota de pie para que los latigazos puedan ser distribuidas por yu cuerpo y 24 horas en la picota de cuatro puntos".

"¿Mi bebé…?"

"Tu vientre se librará del látigo. En este punto las mujeres habían sido muy claras, no le permitirían escapar o posponer el castigo solo porque llevaba a un niño «concebido en pecado». Permitiría un pase libre a cualquier acusada.

Betsy fue desnuda y escoltada hasta la plaza donde su cuello y muñecas estaban asegurados para su azote. Temblaba de miedo, ¿cómo podía soportar más de dos veces tantos golpes como antes? Trató de ser fuerte, para contener sus gritos, pero no sirvió de nada. Por el sexto azote gritaba y lloraba por misericordia, y hasta ahora el látigo sólo le había tocado la espalda y nalgas.

El siguiente látigo se curvó alrededor de su espalda y golpeó su seno derecho justo debajo del pezón. Su grito de dolor ni siquiera se terminó antes de que el látigo golpeara de nuevo y esta vez se acurrucó lo suficiente alrededor para golpear el pecho izquierdo en el pezón. Como sus pies no estaban asegurados involuntariamente trató de evitar el látigo, pero solo podía moverse un poco de un lado a otro. El látigo golpeó la parte posterior de sus muslos. Tratando de sacudirse el dolor parecía que estaba corriendo en su lugar. Para los espectadores experimentados este espectáculo se llama “La Danza del Látigo' y es encantador de la misma manera que los ruegos de misericordia; Su ocurrencia es completamente predecible y mientras pueden ser creativos (incluso cómicos), son inútiles, ya que no tienen ningún efecto sobre el castigo en absoluto.

La "Danza del látigo" en realidad se refiere a la forma de torsión y rizado de cómo se mueve la punta alrededor del cuerpo después del primer impacto. Al igual que el golpe donde la punta ardiente logró ponerse entre sus piernas y golpear sus partes más tiernas a pesar de su movimiento casi constante. Como si tuviera una mente propia, el látigo encontró un blanco tierno con cada golpe - los pezones de sus pechos, el "sentarse" donde la parte superior del muslo se encuentra con las nalgas, la parte de atrás de sus piernas, incluso entre esas nalgas Para plantar un beso ardiente en su ano. Por supuesto, más de unos pocos golpearon el asiento de su feminidad.

Betsy gritó y pidió misericordia sin ser escuchado. Los hombres más jóvenes con los que había estado coqueteando disfrutaban claramente de su segunda vista de su cuerpo desnudo en tres meses. Era muy raro que una mujer fuera culpable de algo que justificara un castigo como ese. Cada uno se preguntó quién era el hombre que la preño, el hombre que debía estar tomando un azote con ella, y muchos se alegraron de que no pudieran ser el único.

Cuando el 50º golpe del látigo hubo aterrizado, Betsy gritaba y sollozaba continuamente, aunque ella colgaba sin fuerza, sus piernas apenas la sostenían lo suficiente como para evitar poner todo su peso en su cuello y muñecas. El alguacil y un ayudante la sacaron de la picota y la colocaron en la de cuatro puntas, como había soportado para su primer azote. Betsy se lastimó demasiado para temer incluso la noche que le esperaba.

En medio de la noche oyó pasos. Su corazón latía con fuerza, y ella gritó.

"¡AYUDA! ¿Hay alguien? POR FAVOR alguien viene a hacerme daño".

¿Estos pasos parecían más ligeros que antes, quizá un muchacho? Al menos ella no podía quedar 'más embarazada' pensó para sí misma. Como antes una esponja limpiaba sus partes de su inmundicia. Podía ver un poco de luz derramándose en la plaza detrás de la picota. Habían traído una lámpara.

"Si te gusta lo que ves, por favor, no me hagas daño demasiado", trató de sonar dulce y casi seductora. No había respuesta desde atrás.

El enjuague de sus partes se hizo cuando la mano sostuvo un paño fino sobre su vagina para secarlo. La mano lo colocó en los pliegues de sus labios y clítoris. Podía sentir la mano y se sentía como una mujer. Entonces el paño fue empapado con alcohol frío y aplicado quemando su región inferior.

"¿Qué... qué está pasando?", Preguntó desesperada. Su única respuesta fue un terrible dolor cuando algo se apoderó de su clítoris y lo tiró con fuerza.

"AHHHHHHYYYEEEEEEE" su grito del dolor del tirón subió repentinamente más arriba como un dolor agudo, ardiente tomó su lugar. Tardó un momento en darse cuenta de que su capullo de placer debía haber sido cortado. Ella gritó y sollozó.

"¿¡Qué me has hecho!?"

-¿Qué debería haber hecho antes? -dijo una voz ronca e inidentificable. Algo cálido, como el tono, estaba manchado en su sexo. Las luces se encendieron en algunas casas a pocas cuadras de la calle. Pero la mujer con el cuchillo ya había desaparecido en la oscuridad cuando las primeras personas llegaron a ver lo que había sucedido.

El doctor James fue convocado, pero aparte de desinfectar y suturar adecuadamente la herida no había nada que pudiera hacer. Describió la naturaleza de sus heridas a Srta Spring.

"¿Lo haré...?", Trató de preguntar, temeroso de la respuesta.

"Posiblemente. Pero no será fácil. El clítoris se extiende más hacia adentro y parcialmente alrededor de la vagina. Con suficiente estimulación puede ser capaz de llegar al clímax. Necesitará un hombre dispuesto a ser paciente con usted y preferiblemente uno con mucha resistencia".

La noticia de lo que se le a Elisabeth se extendió rápidamente entre las mujeres. Algunos estaban horrorizados por la brutalidad del acto, aunque a regañadientes admitió que probablemente se lo merecía y que podría mejorar las cosas con ella. Sarah Stewart señaló que era uno de los castigos que utilizaban aquellas personas extrañas al oeste, las que tenían el gracioso nombre Virinoj Direktita. Mientras que parecían demasiado "sobre la tapa" para la mayoría de la gente de Heartland, algunos, como Sarah, pensaron que hicieron algunas cosas correctas.

Betsy perdió interés en coquetear con los hombres. Si algo iba a pasar por ella, un hombre sin miedo a lo que le había sucedido tendría que buscarla. Además pronto tendría un bebé para cuidar. Y ahí es donde el asunto parecía concluido en lo que respecta a todos. Hasta aproximadamente un año después.

El bebé de Betsy Spring nació sano, un pequeño muchacho fornido apenas debajo de 10 libras, que ella nombró Peter. A los tres meses de edad su color de cabello verdadero salió, y era de color rojo. Incluso sin enviar a una prueba de ADN era obvio quién era el padre. Zach Stewart era el único pelirrojo en Homestead, en todos los pueblos vecinos para el caso. Su robusta construcción era incluso evidente en el joven Peter Spring. Por la fuerza de eso solo, Sarah Stewart, ella misma, presentó cargos de adulterio contra su marido. Elisabeth Spring lo acusó de violación. Sarah tenía poco más de 40 años y le preocupaba que no se viera como lo hacía cuando atrajo a su marido por primera vez. Había querido una familia, tanto por la experiencia de la maternidad, como también como una forma de ligar a su hombre a ella cuando la atracción sexual ya no era el evento principal. Pero Sarah era estéril y preocupada de que su historia juntos y el negocio podría no ser suficiente para mantener su interés.

Zach Stewart se sentó frente a su abogado escuchando una evaluación bastante contundente de su situación.

"Zach, no te voy a engañar, es malo. Pero podría ser peor si hubiera más pruebas de la violación. Los cargos de la Mujer de la Primavera no irán a ningún lado ya que no hay testigos, ni siquiera ella. Sin una confesión tuya, solo puede probar que tuviste sexo con ella. Gracias a Dios estos no son los días del Consejo Femenino o su acusación sería suficiente. Aquí es una pena de prisión, pero en otros lugares sigue siendo castración. Los cargos de adulterio son otro asunto. Tú también puedes confesarlo, porque tú y yo sabemos que no necesitamos enviar una prueba de ADN para confirmar que el niño es tuyo.

"¿Si confieso que hay alguna posibilidad de misericordia en la sentencia?" Preguntó nervioso. Estaba recordando los 50 azotes que Betsy tomó y cómo no podía imaginar cómo lo soportaba.

-Honestamente no lo sé, Zach. Si fuera por tu mujer solo, yo diría 'no'. Por otro lado, el mismo sentimiento que hizo que la Srta Spring tuviera el castigo completo la última vez podría funcionar a su favor. Sin haber reconocido realmente la violación, podrían tomar el punto de vista de que ella tenía que venir en la picota y no había ningún asunto en curso".

Zach se declaró culpable del cargo de adulterio. La fiscalía nunca presentó la acusación de violación, lo que enojó a la señorita Spring, que había pensado que ahora, por fin, tendría justicia. Para la sorpresa de la mayoría de los hombres, que nunca comprendieron completamente la aversión de las mujeres de la Srta Spring, fue condenado a sólo 24 golpes del látigo y 24 horas en la picota.

Zach vio que Sarah se había asegurado de que ella estaba en una buena posición para ver su castigo. Su enojo y disgusto con él era peor que la humillación pública. Esa noche hace un año era más que solo tener sexo diferente, aunque eso era parte de eso. En ese momento se sentía como si estuviera agregando a su justo castigo, pagándole la espalda por venir a él delante de su esposa y hacer las cosas difíciles para él en casa. Si no se hubiera quedado embarazada nada de eso estaría pasando. Por supuesto que ella lo había advertido, pero en el calor de su lujuria y auto justificación solo le dio vuelta. Desnudo y en la picota, hizo un silencioso voto de no avergonzarse aún más gritando y suplicando. Y en algún lugar profundo sabía que lo haría.

Se las arregló para permanecer en silencio durante los primeros seis golpes. Los siguientes seis provocaron gruñidos y gemidos. Al décimo octavo golpe estaba gritando de dolor, y sintiéndose aún más avergonzado. Se habría sentido mortificado al ver a Sarah sonriendo ligeramente ahora que estaba en un verdadero dolor. El látigo siguió cruzando su trasero. La punta del látigo se curvó e impacto su pene.

"¡AAHHHHHGAWWD!" Grito Zach

El golpe siguiente golpeó su testículo izquierdo. A pesar de que su muslo absorbió mucha de la fuerza del golpe, comenzó a hiperventilar.

"¡POR FAVOR! ¡MISERICORDIA! Suficiente, por favor…  No puedo seguir".

Pero el verdugo continuó entregando los azotes prescritos y Zach pronto sollozaba, su promesa a sí mismo solo era una memoria embarazosa y amarga. Fue entonces cuando la sonrisa de Sarah se llenó. Mientras la muchedumbre se vaciaba de la plaza, Betsy pasó junto a la picota y silbó: -¡No fuiste castigado ni la mitad!

En medio de la noche Zach oyó pasos por detrás. Sabiendo que no podía resultar bueno, inmediatamente comenzó a pedir ayuda. Pero no se encendieron luces en las casas de la calle. Nadie iba a involucrarse. Sentía que las manos femeninas limpiaban sus partes íntimas con una esponja, tal como había hecho con Betsy.

"Mira, lamento haberte dejado embarazada. Sé que me has advertido, pero no pude evitarlo. Por favor, lo siento. Déjame hacer otra cosa para compensarte. ¿Necesita ayuda con el niño? Puedo darte dinero. "Balbuceó al suponiendo que era Betsy, pero luego se le ocurrió que incluso podría ser Sarah. -Sarah, si eres tú, lo siento, querida. Solo esperaba extender su castigo luego presumir cuando estuviéramos juntos en la tienda. Sus súplicas se encontraron con el silencio.

"No. Oh no. ¡NO! ¡POR FAVOR, NO! "Gritó mientras sentía que algo era atado firmemente alrededor de la parte superior de su escroto. Un momento después hizo un grito sobrenatural cuando algo afilado cortó sus huevos justo debajo de donde fueron amarrados. Este grito de angustia sacó a algunos de sus camas pero su agresor había desaparecido hacía mucho tiempo en la noche. Zach fue llevado a la oficina del doctor James y examinado.

-¿Puedes recolocarlos, doctor? -preguntó frenéticamente.
-No es tan fácil, Zach. Los tienes…"
-Pero ¿puedes hacerlo? ¿Puedes intentar?"

¡Zach! Zach, Doc levantó la voz para que se tranquilizara y escuchara: "Tal vez si los tuviera, pero no los tengo. Ellos fueron cortados de manera limpia y quien lo hizo se los llevó".

Zach miró fijamente al médico.

"Puedo recetarte algunas inyecciones de testosterona, pero debes saber que pueden no ser completamente eficaces en la restauración de la misma función que antes. Necesitas tener tus expectativas bajo control y aceptar que las cosas sexualmente pueden ser muy diferentes. Si puedes aceptar eso, entonces hay una mejor oportunidad para un mejor resultado".

En casa Sarah era toda sonrisa y actitud cariñosa.

-"¿Cómo te va, querido?", Preguntó con su cara súbitamente seria con preocupación.
-"El doctor me dio algo para el dolor, me siento bien. Sólo necesito descansar un rato.

"Por supuesto. He arreglado tu lado de la cama con almohadas extra para mantener los pies elevados y para amortiguar tu trasero.

-"Gracias." Una pausa pensativa, entonces "¿Sarah?"
-"¿Sí, querida?" Sonríe de nuevo.

"Realmente lo siento mucho. ¿Puedes perdonarme?"

-"Si cariño. Has pagado el precio por tus transgresiones. Debemos considerar la pizarra limpia y seguir adelante desde aquí. "

Zach se preguntó si quería decir el precio que incluía sus testículos. ¿Era ella?

Me siento mal por el chico. Sé que querías hijos conmigo, y... bueno, ¿no era lo que yo quería que sucediera? "La sonrisa de Sarah nunca cedió mientras ella respondía con calma.

-Pero, querida, te lo advirtió, ¿verdad? Y siguió adelante de todos modos. ¿No es cierto? La habitación estaba tan tranquila que dio sentido al término silencio ensordecedor. -Por lo menos eso es lo que me dijo.

"¿Cuando lo hiciste…?"

-Oh, Betsy no es una chica tan mala. Su último viaje a la picota realmente pareció sacar al diablo de ella, por así decirlo. Ya verás, ahora es una mujer muy cambiada. Pasaremos más tiempo con ella y con Peter. Ella aceptó nuestro ofrecimiento de ayudar, tanto personal como financieramente, en criar a su hijo. Sarah palpitaba una de las almohadas mientras añadía: "Ambos pensábamos que debías recibir el castigo máximo; Ella fue muy inflexible, ¿pero puedes culparla? Obviamente, nos rechazaron. Pero supongo que después de todo tuviste un castigo máximo. -Lo palmeó suavemente la zona de la ingle y puso una cara valiente-.

"Lo que me hicieron fue malo, fue cruel e ilegal", aunque las palabras eran desafiantes, su tono era suave y calmo, como si toda la pelea hubiera sido eliminada con sus huevos. Sarah le respondió con los mismos tonos suaves.

"Violar a una mujer en la picota también es cruel e ilegal, y nadie fue condenado por eso, porque solo una confesión no bastaba para un caso." Luego, reflexionando un poco, añadió: "Estás en la misma posición que Betsy, Solo una confesión llevaría a tu culpable ante la justicia -hubo una pausa embarazosa-, a menos que sientas que ya se ha hecho justicia.

La mente de Zach giró en confusión. ¿Fue su esposa quien lo traicionó o la mujer que violó quién era también la madre de su hijo? Ya no importaba - nada iba a traer de vuelta sus huevos.




Historia Original Aquí.




Autor: Chastebob       Traductor: DarkSoul

VESTIDO PARA LA VULVECTOMIA

Un vestido de vulvectomía, para aquellos que desconocen la costumbre, es un hermoso vestido blanco dividido en la parte delantera desde el ombligo y cortado por la mitad en la entrepierna de modo que, cuando se usa, la vulva es claramente visible. Esto está destinado a representar la pureza, la inocencia y la castidad, pero también da a los cortadores un fácil acceso a los genitales de la mujer joven después del servicio por lo que son prácticos y elegantes al mismo tiempo......


VESTIDO PARA LA VULVECTOMIA
Un vestido de vulvectomía, para aquellos que desconocen la costumbre, es un hermoso vestido blanco dividido en la parte delantera desde el ombligo y cortado por la mitad en la entrepierna de modo que, cuando se usa, la vulva es claramente visible. Esto está destinado a representar la pureza, la inocencia y la castidad, pero también da a los cortadores un fácil acceso a los genitales de la mujer joven después del servicio por lo que son prácticos y elegantes al mismo tiempo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [ABLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: LovingCut





Recuerdo que fue una brillante mañana soleada cuando mi mamá anunció que debíamos salir esa mañana para comprar mi vestido de vulvectomía pues la fecha se nos venía encima. Hasta entonces apenas había pensado en la ceremonia al final del período de verano, cuando, después de completar nuestros exámenes finales de la escuela secundaria, mis amigas y yo abandonaríamos nuestros genitales después de una ceremonia religiosa comunal tradicional.

Un vestido de vulvectomía, para aquellos que desconocen la costumbre, es un hermoso vestido blanco dividido en la parte delantera desde el ombligo y cortado por la mitad en la entrepierna de modo que, cuando se usa, la vulva es claramente visible. Esto está destinado a representar la pureza, la inocencia y la castidad, pero también da a los cortadores un fácil acceso a los genitales de la mujer joven después del servicio por lo que son prácticos y elegantes al mismo tiempo.

Elegir un vestido de vulvectomía es una gran experiencia de unión entre una madre y su hija. La gran opción es entre un vestido que revela los pechos y uno que solo revele la vulva. Por supuesto no puede conservar su pantalón aunque sea de lo más entallado al elegir el vestido dado que no se consigue el efecto completo al mirarse al espejo. En la tienda al final cuando habíamos elegido un hermoso vestido de cuello alto que mostraba mi figura y mis muslos a la perfección, mi madre me miraba tan orgullosa y me decía que era hermosa. Luego se inclinó hacia adelante y dibujó dos pequeños semi-círculos en la parte delantera de mi pantalón diciendo "chop-chop" y sonrió ampliamente. Eso fue cuando me di cuenta de lo que era realmente todo. En el camino a casa, con el vestido en la parte trasera del coche, mantuve mi mano en mi entrepierna sintiendo mi sexo debajo de mi pantalón.

Al día siguiente de que obtuve mis últimos resultados de secundaria, empezamos a prepararnos para la ceremonia. En esa época del año los peluqueros de la ciudad ponen pantallas en la parte trasera de su tienda y comienzan a ofrecer afeitado y depilación con cera de la región púbica. Tenía una cita en la mañana del evento, reservada con meses de antelación, por lo que no habría peligro de cualquier rastrojo antiestético. Después de que mis genitales fueran afeitados me deslice en un fondo de chándal suelto y tenía mi cabello peinado y maquillaje hecho en la tienda principal. Luego nos dirigimos a la ceremonia.

Había unas 30 mujeres jóvenes pasando por la ceremonia conmigo. Todos nos congregamos en el vestíbulo con nuestras madres, y nos desnudamos para colocarnos nuestros vestidos de vulvectomía. Las madres se preocupaban por conseguir que sus hijas estuvieran perfectas, arreglando cortes de cabello y haciendo a un lado a las mujeres para separar los labios exteriores de sus genitales.

Para la procesión en la ceremonia yo debía estar junto a mi amiga Susan, que tenía sus pezones cortados tan bien como sus genitales. Ella estaba en un hermoso vestido que apoyaba la parte inferior de sus pechos empujando los pezones para el cortador. Varias de nosotras se pusieron un poco llorosas después de que sus madres se dirigieron a la ceremonia, pero creo que habíamos llegado a un acuerdo con lo que iba a suceder.

Estábamos todas alineadas por varios organizadores, quienes nos entregaron pequeños postes blancos a juego con los vestidos, con una música, marchamos por pasillo. Puede parecer extraño marchar alegremente por un pasillo lleno de la mitad de la ciudad con tus genitales desnudos en exhibición pero no tenía gusto de ellos. Tal vez fue por el número de los que estábamos haciendo todo juntas, tal vez fue porque había estado en esa audiencia un par de veces antes, cuando las hijas de amigos de la familia se estaban donde ahora.

Todas las chicas que estaban ahí para la ceremonia tenían el honor se sentaron juntas en el frente. Siguió un par de canciones y lecturas, luego todos volvimos a salir. Cuando me levanté recordé las palabras de mi madre "tu vulva se cerrará cuando te sientes, cuando te levantes al final intenta abrirlos de nuevo!" Con un rápido movimiento subrepticio logré poner mis labios interiores en posición para su último deber decorativo.

Salimos del fondo del pasillo y las grandes puertas se cerraron tras nosotras. La mujer claramente a cargo de la organización nos indicó que nos sentáramos en las filas de bancos acolchados siempre. "Hay 30 de ustedes" dijo "y cinco equipos de corte, por lo que tendrán que ser un poco pacientes". Los ayudantes estaban repartiendo sobres blancos no marcados. El organizador dijo "abran su sobre, contiene un número, por favor venga cuando su número sea llamado". Abrí el mío, número 6, estaría en la segunda ronda. Susan tenía el número 8, subiríamos juntas.

Pareció como su esperara una eternidad hasta que una joven rubia apareció llamándome por mi número 6. Cuando alce mi mano y comencé a ponerme de pie, ella se apresuró a apoyarme. "Aferrándose a mi brazo" dijo tranquilizadora, todo el mundo se siente un poco débil en este momento. Me llevaron a una habitación limpia y luminosa con grandes ventanas. Había una pequeña fuente en una esquina y un suave aroma llenaba el aire. Fue señalada una silla y le pedí que me sentara. El cortador, otra joven mujer, dijo: "Abre tus piernas lo más que puedas cariño", cuando lo hice así el vestido rodó completamente por mis piernas dejando mis vagina completamente visible.

Un par de restricciones fueron colocadas en ciertos lugares para evitar que me retorciera demasiado. El cortador me sonrió, "Está casi terminado, solo voy a cortar tu clítoris, luego recortar tus labios mayores y todo estará listo". Asentí y me mordí el labio. El dolor debo decir fue increíble, aun debo confesar que la cortadora traviesamente jugó con mi clítoris un poco antes de cortarlo lo que fue increíble, luego lo corto como mis labios de manera rápida.

Después de que todo terminó me ayudaron a salir en una silla de ruedas y se llevaron a donde mis padres estaban esperando para llevarme a mi fiesta después de la vulvectomía, complemente castrada, sin clítoris y labios vaginales.




Historia Original Aquí.





Autor: LovingCut       Traductor: DarkSoul

EGIPTO

Optio asintió brevemente y luego dio a sus hombres instrucciones. Gayo se acercó a los grupos que se había agrupado por un total de cientos de legionarios en jaque. Se quedó cerca de los hombres adultos de pie y mirando. Ahora dos soldados llevaron a uno de los hombres hacia adelante y lo inmovilizó en el suelo. Tan fuerte como pudieron, el hombre no pudo hacer nada después de todo, no tuvo ninguna posibilidad. Luego vino un tercer legionario que estaba armado con un cuchillo largo......


EGIPTO
Optio asintió brevemente y luego dio a sus hombres instrucciones. Gayo se acercó a los grupos que se había agrupado por un total de cientos de legionarios en jaque. Se quedó cerca de los hombres adultos de pie y mirando. Ahora dos soldados llevaron a uno de los hombres hacia adelante y lo inmovilizó en el suelo. Tan fuerte como pudieron, el hombre no pudo hacer nada después de todo, no tuvo ninguna posibilidad. Luego vino un tercer legionario que estaba armado con un cuchillo largo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Mirror





A pesar de la gran bola de fuego, de color naranja en el horizonte parecía sumergirse lentamente quemado el desierto seco y polvoriento de Egipto que sigue siendo normal. Gayo Flavio dio un pequeño suspiro, antes de que tratara de dar un profundo trago a su cantimplora que le hizo sentir granos de arena de su lengua para variar. Se limpió la boca con la mano, antes de que él cerrara de nuevo la tapa y colgara la cantimplora a su cinturón de nuevo.

El centurión se apartó del sol y volvió su atención en su lugar al pueblo que estaba debajo de él. Desde la muerte de Cleopatra hacía más de un mes, la legión romana había empezado a tomar el resto de Egipto como provincia en sí misma. Algunos residentes habían opuesto resistencia y nunca dejaban de hostigar a la Legión, o incluso atacarla. Por lo tanto, a Flavio se le había ordenado no dejar pasar a esa ciudad, un bastión de los rebeldes para dar un ejemplo. Y - tan raro, que también elogió en sí - que tuvo que admitir que la acción había sido más que exitosa. El tiempo de entrenamiento había dado sus frutos y, finalmente, sus soldados habían colocado la ciudad en dos horas completamente bajo su control. Y fueron heridos levemente tres de ellos, ya que habían caído en una emboscada.

El soldado caminaba por la arena y se dirigió hacia Optio quien lo recibió a la vez con el saludo romano habitual.

"¡Ave César!"
"Ave", dijo Flavio con una palmada en su peto. "¿Qué pasa?"

"Hemos traído a todos los habitantes de la ciudad desde sus casas, Centurion. Como lo ha dispuesto".
"Muy bien"

Miró con ojos tranquilos, mientras sus soldados llevaron gradualmente a todos los residentes a sus hogares. Militarmente los habitantes se dividieron en tres grupos. Por un lado los hombres. Por otro lado estaban las mujeres y niñas, y el último grupo era de los niños.

"Los hombres pueden comenzar con ellos hizo una señal de salida, Centurion", dijo su Optio.
"Bien. ¿Puedo comenzar?"

Optio asintió brevemente y luego dio a sus hombres instrucciones. Gayo se acercó a los grupos que se había agrupado por un total de cientos de legionarios en jaque. Se quedó cerca de los hombres adultos de pie y mirando. Ahora dos soldados llevaron a uno de los hombres hacia adelante y lo inmovilizó en el suelo. Tan fuerte como pudieron, el hombre no pudo hacer nada después de todo, no tuvo ninguna posibilidad. Luego vino un tercer legionario que estaba armado con un cuchillo largo. Con un rápido movimiento le cortó la ropa a la víctima y luego tomó sus indefensos testículos.

Con un gesto aún más, el rápidamente los cortó con facilidad y lo lanzó como un residuo en una pila. Mientras que la víctima ahora, literalmente, gritaba en vista de la pérdida y forcejeaba, Un soldado llego en cuarto lugar, que estaba armado con un hierro especial para marcar. Esto era para los eunucos que eran quemados por aproximadamente un segundo a presión sobre la herida y el sangrado se detuvo tan rápido y dolorosamente en un instante. El hombre, o más bien, el eunuco fue llevado a otro lugar, mientras estaba curvada por el dolor o simplemente seguía impasible. Flavio sabía casi todo lo que tendría lugar en las ciudades romanas de ellos muy pronto, donde proseguiría como esclavo o trabajo de campo. Gayo arrugó la nariz cuando la carne quemada elevó su deseo antes de que él se volviera para señalar a Optio para el siguiente grupo.

Las mujeres y las niñas se defendieron menos, tratando en  su lugar de comportarse de forma pasiva como fuese posible, al parecer con la esperanza de que no iban a ser molestadas. Pero incluso eso no aporto nada. También con ellas los Legionarios se divertirían. Dos soldados trajeron a una mujer del grupo, que fue entonces también empujada al suelo.

Gayo observó en silencio mientras otro soldado se acercó con una plancha caliente. La mujer le pidió y se quejó, tratando de defenderse. A petición del soldado no fue además de uno, pero empujó la plancha en lugar de la barra de hierro entre sus piernas y la mitad de sus órganos sexuales. La mujer gritó, gimió y finalmente lloró cuando la plancha candente fue retirada y colocada de nuevo en el fuego. Todo, lo que alguna vez pudo haberle causado placer, ahora estaba destruido. Ella fue quitada y la siguiente fue sacada fuera del grupo.

El centurión se encendió. Las mujeres y las niñas se utilizaban para diversos trabajos. También con ellas no se hizo ninguna excepción.

Ahora venía la parte que Flavio juzgaba mucho más interesante. El grupo con los niños y adolescentes varones. Ellos no han sido tocados. En su lugar, habían sido colocados en una formación rectangular, de manera que los oficiales podrían examinarlas en reposo. Se sentaron los niños, ya sea después como una mano de obra esclava, los utilizaron como sirvientes o lo han utilizado para ser esclavos para el placer. Y era tradición que para tal ocasión los oficiales si querían podrían tomar de ellos algunos como sus esclavos personales. Los que fueron escogidos fueron marcados con una cinta y puestos aparte del grupo.

La mayor parte de los oficiales ya habían hecho uso de sus servicios, por lo que ahora sólo el centurión mismo quedaba por elegir. Dejó que sus ojos lentos y experimentados deambulan por el grupo mientras  caminaba entre filas en todas partes antes de elegir. La mayoría solo portaba una pequeña tela que ocultaba lo más necesario, otros estaban desnudos por completo. Y la mayoría de ellos temblado francamente de miedo.

Después de unos minutos Gayo había tomado su decisión y dejo una cinta alrededor de la muñeca de uno de los chicos. El muchacho parecía inseguro. Él no sabía si sentirse aliviado o no.

Flavio se adelantó de nuevo y disfrutarlo solo del espectáculo que en ese momento se ofrecía. Era similar al anterior, solo que un niño se presentaba por un soldado. El niño era tumbado en el suelo de modo que el legionario podía castrarlo por sí mismo a continuación. Algunos lo tomaron con calma mientras eran cortados otros se defendían. Un niño huyo violentamente, tuvo que ser detenido por otros dos legionarios antes de que escapara, otro legionario presiono su estómago. Para que otro fuese capaz de tomar unas pinzas especiales, ya al rojo vivo y lentamente cortarle los testículos.

Este enfoque era mucho menos doloroso que con los hombres adultos, ya que la herida era sanada inmediatamente, pero esta vez los legionarios se tomaron su tiempo para corta la carne muy lentamente como una regla. El niño gritó cuando sintió claramente cómo se le hizo un eunuco. Aproximadamente un segundo antes de que los testículos se separaran completamente, todos vieron como el hico tuvo un orgasmo.

Una gran gota blanca cayó al suelo. Gayo se preguntó si ese último orgasmo fue quizás el primero de ese niño pero al mismo tiempo el último. Con una leve sonrisa, se dio la vuelta para irse a su tienda conde ya lo espera bien atado el chico de unos 15 años sobre su estera.

Boca abajo mostrando sus lindas nalgas, Gayo llego a donde estaba y sintió sus huevos que colgaban bajos entre sus piernas, que le hizo tener una erección inmediata al chico. Gayo se despojo de su uniforme y de cualquier otra prenda para quedar completamente desnudo, se acerco al chico para abrirle sus nalguitas con sus manos para comenzar a restregar su gran como dura erección entre ellas.

NO tardo mucho en penetrarlo desgarrando su ano, la sangre sirvió a modo de lubricante, cuando Gayo dando un gruñido alzando un tremendo orgasmo se vistió rápidamente y llamo a uno de los legionarios que apareció con las pinzas al rojo vivo, se coloco detrás del chico y con un sonrisa perversa al ver como del ano palpitante del chico brotaba sangre como semen por igual lo castro de forma rápida.

El chico dio un gran grito de dolor y se desmayo. Gayo solo alcanzo a decir.

Al Imperio Romano nadie se le opone.



Historia Original Aquí.




Autor: Mirror       Traductor: DarkSoul.

BECKY APUESTA SU CLÍTORIS

El corazón de Becky se acelero cuando las mujeres decidieron colectivamente que era el momento de ponerse a trabajar; había conocido a Gwen y Kara en línea en la sección de comentarios por una imagen que representaba a una mujer en servidumbre vestida de cuero que tenía su clítoris extirpado. Hasta entonces, Becky no creía que hubiese otras mujeres por ahí con su fetiche tan atrevido, como la circuncisión femenina o la ablación del clítoris......


BECKY APUESTA SU CLÍTORIS
El corazón de Becky se acelero cuando las mujeres decidieron colectivamente que era el momento de ponerse a trabajar; había conocido a Gwen y Kara en línea en la sección de comentarios por una imagen que representaba a una mujer en servidumbre vestida de cuero que tenía su clítoris extirpado. Hasta entonces, Becky no creía que hubiese otras mujeres por ahí con su fetiche tan atrevido, como la circuncisión femenina o la ablación del clítoris. Aquella noche una de ellas perdería su clítoris para siempre

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASíA] [ABLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Martineasy





El corazón de Becky se acelero cuando las mujeres decidieron colectivamente que era el momento de ponerse a trabajar; había conocido a Gwen y Kara en línea en la sección de comentarios por una imagen que representaba a una mujer en servidumbre vestida de cuero que tenía su clítoris extirpado. Hasta entonces, Becky no creía que hubiese otras mujeres por ahí con su fetiche tan atrevido, como la circuncisión femenina o la ablación del clítoris; conocer con otras dos personas que compartían un tabú tan oscuro era vigorizante.

Después de cuatro meses y medio de compartir fantasías eróticas finalmente escribió sobre su fantasía personal, las tres mujeres comenzaron a explorar la posibilidad de realizar sus fantasías juntas en persona. La fantasía era una cosa, pero en realidad para Becky volverla realidad estaba un poco lejos para ella... Ella no podía comprometerse plenamente a darse a sabiendas de su amor precioso, y en verdad no podía Gwen o Kara, y por una buena causa- Las tres mujeres estaban dotadas de grandes clítoris vírgenes.

También compartían la propensión de alcanzar el orgasmo solamente a través de la estimulación del clítoris, lo que hacía que todo fuese más dulce para las mujeres, Por lo que se quedaban tarde en la noche en el chat burlándose entre sí- "Después de que me corten el clítoris voy a estar masturbándome pensando en todos los orgasmos que ya no voy a llegar a disfrutar",  o "espero que tu novia te azote con su cinturón-, después de que su clítoris se haya ido esa es la única manera de que llegues al orgasmo", y el favorito de Becky "Después de tomar su clítoris voy a hacer que acaricie el mío hasta que me venga".

En una de esas noches Gwen compartió una imagen de una abrazadera para ablación de acero inoxidable que podría ser utilizado para la ablación total, este fue el catalizador que llevó a las tres mujeres a su situación actual por lo que ahora se encontraban en la sala de Becky. Reunidas para ser cortadas con aquella herramienta en cuestión, pero Kara expuso un escenario muy atractivo que daba vueltas en la cabeza de Gwen y Becky; iban a dejarlo en manos de la suerte.

La idea de Kara era muy simple, tanto que hizo que Becky se viniese de solo pensar en arriesgar su clítoris; una noción que no parecía tan absurdo, incluso después de que ella se masturbaba pensando en el escenario. La idea de Kara era: "Cada una de ellas escribiría su primera inicial con un marcador en una pelota de ping pong, las tres bolas se colocan en una bolsa de Crown Royal Una bola se selecciona de la bolsa al azar, esta primera bola decidirá qué chica le iba a hacer el recorte a las otras dos entonces serian restringidas desnuda en sillas una frente a la otra; sus sexos ya habrán sido afeitados en preparación para jugar ese juego para este momento, Deberá inyectar lidocaína en la base del clítoris de la otra.

Luego deberá asegurarse que el clítoris de las chicas, esté bien y entumecido. Las chicas observan como mete la mano en la bolsa y al azar toma una segunda bola, seleccionando cuál de ellas tendrá la mala suerte de ser cortada con la abrazadera en una circuncisión total Gwen". Becky le gusta las probabilidades; había una posibilidad de que ella conseguiría cortar el clítoris a Gwen o Kara, una posibilidad de que iba a perder el suyo propio, como también una certeza de que había cumplir su deseo más oscuro quitando la perla de la vagina de una mujer para siempre.

El cabello de Gwen fue cortado casi rapado a los lados; pero la parte superior la tiñó de color rosa y los lados eran oscuros, el mismo color oscuro de las cejas expresivas por encima de las gruesas  gafas negras, "La letra G," dijo con una sonrisa socarrona mientras inscribe su inicial con un rotulador en una pelota de ping pong blanca "de' ir y desprender tu su clítoris.

La característica más interesante de Kara eran sus sorprendentes ojos azules, que levantó la vista por un momento por el comentario luego regreso de vuelta a su propia bola, "La letra K", para mantener mi derecho a clítoris en donde está, ella dijo con confianza mientras mostraba a las otras las dos mujeres su inicial.

Becky tomó el rotulador de Gwen y comenzó a marcar su bola, Y por último, la letra B, de 'Apostar uno orgasmo para nunca más tener". Las tres mujeres compartieron sonrisas, que evidenciaba la mezcla de nerviosismo y la emoción que todos sentían cuando Becky mostró su inicial en su bola.

Gwen abrió su bolsa de viaje que había traído con ella y mostro el interior de color púrpura de Corona Real y las tres mujeres deposita sus pelotas de ping pong en el interior. A continuación, sacó las cuerdas de tracción de sellado de la parte superior de la bolsa y las bolas suavemente cayeron en el interior cuando ella le dio una buena sacudida. Gwen mostro la abrazadera de circuncisión, un par de jeringas empaquetadas, y un frasco de lidocaína y coloco los elementos en una mesa de café desnuda. Al lado de la mesa de centro había dos sillas del comedor que estaban situadas una frente a la otra con trozos de cuerda como para bondage japonés. El escenario estaba preparado y el aire estaba eléctrico; cuando Becky miró los artículos presentados cuidadosamente antes de que ella sintiera la combinación de su corazón palpitante y un cosquilleo en su vagina cuando la humedad familiar empapó su ropa interior.

"Creo que estamos listos, señoras", dijo Gwen mientras se ajustaba las gafas, "Así que... ¡Es hora de que todas estemos desnudas!"

Eso no se le había ocurrido a Becky, pero en ese momento estaba dispuesto a todo: "Por supuesto, era, ¿verdad?"

"Me parece muy bien", Kara se encogió de hombros, "Lo que daría fácil acceso para que las ataran  y cortaran." Ella hizo un guiño a Becky sabiendo que era uno de sus fetiches que la excita.

Cuando las tres mujeres estaban desnudadas se hizo evidente muy rápidamente que todas se habían adherido al plan de juego de afeitarse las regiones del pubis completamente hasta dejarlas sin vello. Cuando Becky eliminó la última de sus prendas se encontró admirando la belleza de las otras dos mujeres; Gwen era delgada con tetas pequeñas adornadas con grandes pezones, perforados, y muchos tatuajes. La piel de Kara era impecable y lechosa blanca de la cabeza a los pies, tanto ella como Gwen tenía areolas rosadas a diferencia de los erguidos pezones marrones que estaban en pie erguido de los propios pechos de Becky. A los treinta y cuatro años de edad, Becky era la mayor de las tres, pero se enorgullecía de mantener su cuerpo en buena forma. Como Gwen y Kara ambos dieron a ella una no tan sutil mirada con sus ojos mostrando deseo, Becky sintió una gran cantidad de auto-satisfacción por los últimos cinco años por las clases de yoga y spin daban sus frutos.

Por un momento los tres se quedaron allí en silencio admirándose la una a la otra, mirando a las otras  mujeres con sus visibles clítoris erectos. "¿Realmente vamos a hacer esto no es cierto?" Becky dijo mientras se frotaba la parte posterior de su bíceps izquierdo con la mano derecha, aun con timidez sin darse cuenta de sus pechos.

"Sí", dijo Kara mientras le volvía su seductora mirada de ojos azules a Gwen y Becky, un rubor de color rojo brillante apareció en sus mejillas y la parte superior del pecho, chocando contra su piel blanca lechosa, "Creo que estamos listas... Esto realmente sucederá en este momento".

"¿Y estamos de acuerdo en ninguna fotografía?" Gwen preguntó en un tono que sugería que la declaración era una la confirmación retórica.

"De acuerdo", dijo Becky.
"Sí, de acuerdo", dijo Kara.

Gwen recuperó el pequeño saco de color púrpura de la mesa de café y le dio otra sacudida, moviendo las bolas en el interior, una vez más, "Entonces deja que comience el juego. Becky, ya que aceptaste escoger nuestra corte de clítoris aquí, en tu casa, creo que sería apropiado si tu escoges la primera bola".

Kara asintió con la cabeza en acuerdo, "Cierra los ojos, Becky, y elegir con mucho cuidado".

Becky sintió otra oleada de excitación nerviosa mientras cerraba los ojos y luego los cubrió con su mano izquierda, "Todo listo". Dijo y sostuvo su otra mano en el aire. "Es hora de averiguar quién será cortada según la suerte es: "Gwen susurró mientras abría la bolsa y tocó la mano de Becky con ella; contuvo la respiración cuando Becky llegó a ciegas a la bolsa e hizo la selección.

Las palabras "¡Por favor, por favor, por favor!", corrieron por la mente de Becky cuando ella abrió los ojos y contempló su mano cerrada. Gwen dejó la bolsa sobre la mesa a su lado de manera que la siguiente bola se pueda extraer a ciegas, así, a continuación, volvió rápidamente su atención de nuevo a la mano todavía cerrado de Becky, "Por favor..." La palabra se repitió por última vez en su mente cuando Becky finalmente abrió su mano.

La letra 'K' estaba marcada claramente para las tres mujeres, "¡Sí!" Kara sonrió victoriosamente: "¡Te dije que iba a mantener mi clítoris!" Gwen se encogió de hombros, "supongo que es entre tú y yo... Bueno, vamos a asumir la posición supongo". El hormigueo en la vagina de Becky se intensificó, "Esas son las reglas, pero si usted o yo, que va a ser, bebé", dijo con un guiño causando que Gwen se sonrojara un poco.

Gwen y Kara ataron cada una de las manos de la mujer sentada, desnuda, e increíblemente caliente detrás de la parte posterior de las sillas. Sus piernas se fijaron entonces a la parte exterior de las patas traseras de la silla para garantizar que sus rodillas quedaras separas ampliamente para facilitar el acceso a su vagina, como al clítoris reluciente de cada mujer. Kara a continuación, abrió dos jeringas y llenó cada una de ellos con la solución de lidocaína clara y una vez más comenzó con Gwen de rodillas delante de ella para inspeccionar la protuberancia rosada expuesta de carne en medio de la cálida humedad de su sexo.

"Apuesto a que te gustaría que frotara eso un momento..." Kara dijo en broma mientras momentáneamente exploró los resbaladizos pliegues de la vagina de Gwen, provocando un gemido desde lo hondo de la mujer delgada, "Sabes... Solo en caso". Ella sonrió. "Realmente estás amando esto, ¿no es así, perra", dijo Gwen con una amplia sonrisa, y luego hizo una mueca cuando Kara pinchó la jeringa en la base de su clítoris.

"Lo sabes", Kara dijo a continuación, se mordió el labio inferior, enfocándose intensamente en lo que estaba haciendo. Ella presionó el émbolo e inyecto un cuarto del contenido de la jeringa en el sexo de Gwen. Gwen no se inmutó por los próximos tres pinchazos de la aguja cuando Kara administrado hábilmente más lidocaina, prueba de que ya estaba adormecida su región más sensible.

"Mmm me estremece... Es raro no ser capaz de sentirlo..." Dijo Gwen.

"Hay que acostumbrarse a ello". Devolvió la sonrisa a Kara, estas cosas son demasiado fáciles y estarás disfrutando cada momento de ello, "porque es probable que nunca lo sientas de nuevo". Una vez satisfecho con su obra, Kara coloco la tapa sobre la aguja de la jeringa y la lanzo sobre la mesa de café antes de volver su atención a Becky.

"Yo-yo-yo", Kara ronroneó mientras inspeccionaba el clítoris de Becky, de rodillas entre su piernas y las rodillas restringidas, "Debo admitir, un poco espero que el balón diga Becky- Me encantaría cortar un gran y perfecto clítoris como ese que tienes ahí". Becky cerró los ojos y gimió, un estremecimiento de emoción recorrió todo su cuerpo cuando Kara comenzó a inyectar alrededor de la base de su clítoris. Becky nunca había estado tan excitada en toda su vida, su respiración era entre cortada y rápida como si estuviera al borde del orgasmo, "Mierda... Estas muy excitada..."

"Ya sé, ¿verdad? Mierda..." Gwen dijo para estar de acuerdo.

"Una gran parte de mí está bastante celosa en este momento..." Kara dijo mientras casualmente se dirigió de nuevo a la mesa y tomo la abrazadera de circuncisión que era similar a un alicate dándole algunos apretones de ensayo, "Pero esto es jodidamente intenso también".

Becky y Gwen estaban hechizadas, con sus miradas fijas en el pequeño objeto metálico que Kara manejaba con destreza, era erótico y aterradora a la vez. Kara deslizó lentamente su mano en el saco morado y cerró los ojos, "momento de la verdad, señoras", las yemas de sus dedos rosaron a las dos bolas huecas de plástico por un momento, "Antes de decidir a cual elegir, ¿Quién de las dos será?"

"¡No... Soy yo!" dijo Gwen.

Becky se mordió el labio por un momento, su corazón estaba acelerado- "No, me siento bien".

"Es hora de ver el dibujo de esta bola..." la voz de Kara estaba cargada de seducción, "Voy a revelar la inicial, arrodillada entre las piernas de la elegida, y cortare el clítoris justo en la base… ¿Ambas están preparadas para eso?"

Esta vez no hubo ninguna duda en ninguna de las dos restringidas, "Sí", Gwen y Becky respondió al unísono. "Maravilloso", los dedos de Kara jugaron de ida y vuelta entre las dos bolas, una vez más antes de tomar a una de ellas y la saco con su mano cerrada, "Aquí vamos".

Becky lucho instintivamente contra sus ataduras para ver si era posible cerrar las piernas cuando Kara levantó su puño pálido, delgado ocultando el balón elegido, pero era inútil, las restricciones mantenían abiertas sus piernas. El corazón de Becky comenzó a latir, '¡Oh, mierda, estoy a punto de perder mi clítoris!' pensó, sintiendo la humedad resbaladiza de su sexo corriendo hacia abajo entre la grieta de sus nalgas. Las cejas de Gwen plantearon cuando ella mostró los dientes en anticipación nerviosa.

"Y el ganador, o en este caso, el perdedora..." Kara abrió la mano y antes de la visión frenética de Becky podría tener sentido de la letra de molde capital inscrito en el balón fue Gwen dejó escapar un grito frenético, "Ahí lo tienen, "Kara declaró:" La letra G, de 'Gwen se va a casa sin un clítoris’".

"¡Oh, mierda! ¡Oh, mierda! ¡Oh, mierda!" Gwen escupió frenéticamente mientras Kara cerró la distancia entre los dos y se arrodilló entre su abiertas piernas, esforzándose con sus muslos luchando, "¡Oh no! ¡Oh no!" Observó con los ojos abiertos como delgados dedos pálidos de Kara trabajaron su hinchado clítoris rosa, pasándolo a través de la abertura en forma de corazón de la abrazadera de circuncisión. "¡Ohhhh!" Ella se quejó fuertemente cuando Kara apretó las manijas de acero inoxidable con firmeza, aplastando las mandíbulas del dispositivo en la base de su  palpitante clítoris antes de que la afilada hoja se activara y cortase a través de su piel más sensible.

Becky sintió el calor esparcirse por sus carnes y hacia debajo de todo su cuerpo, a continuación, regreso de vuelta a su cara; sus dedos se cerraron y sus puños hicieron una bola con fuerza deseando desesperadamente que en ese momento ser capaz de apenas tocar su propio sexo porque se sentía al borde de lo que prometía ser un inmenso clímax. "No fui yo... No fui yo, 'la voz en su cabeza, dijo en una mezcla de alivio y decepción.

Kara continuó manteniendo su puño cerrado firmemente por otro largo rato para asegurar el aplastamiento de los muchos nervios sensibles y los vasos sanguíneos diminutos que corría a través de la base del clítoris de Gwen- El órgano parecía estar conectado todavía, pero todas ellas estaban bastante conscientes de cómo el dispositivo funcionaba y sabían que no era el caso. "¡Oh, mierda! ¡No, no, no-nooo!" Gwen declaró cuando Kara finalmente liberado el agarre de los mangos y retiró el dispositivo metálico de entre los muslos de Gwen con el clítoris frenéticamente, delgado, de la mujer tatuada y con el capuchón del clítoris cubriéndolo.

"Shhhh", Kara le arrulló y arrancó el pedazo color rosa de carne de la abrazadera y la inspeccionó, "Shhh hemos terminado, todo ha terminado ahora, respira".

Gwen lentamente empezó a calmarse mientras la adrenalina se desvanecía, "Ohhh mierda...", murmuró, "Eso fue jodidamente intenso". Gotas de sudor brillaban por la frente cuando una sonrisa bailaba sobre, jadeantes labios. "Es hermoso", dijo Kara y lo levantó para que Gwen le pudiera dar un vistazo de cerca a una parte muy familiar que ella nunca había visto así antes.

"Gwen..." murmuró Becky como si saliera de un trance, "Lo hiciste. Maldita sea lo hiciste... increíble".

"Sí," Gwen rió e inclinó su cabeza hacia adelante y acarició su ex clítoris con la punta de la nariz antes de cerrar sus ojos para darle un suave beso, "Claro puta, lo hice", ella sonrió.

* * * * *

Cuando los analgésicos se disiparon y la sensación regreso al sexo de Becky se sintió insaciable, Gwen, por otra parte pidió otra ronda de lidocaína antes de dar servicio a las vaginas aun intactas de las otras dos mujeres. Los tres se retiraron al dormitorio principal de Becky y  desnudas se acostaron sobre la cama matrimonial. Se turnaron primero Gwen lamio y aspiro la raja de Kara.

Mientras Kara jugó con placer con el órgano cortado de la mujer, a la vez que Becky se maravillo al ver donde el clítoris de Gwen solían estar. Después Kara gritó por última vez, después de pasar su cuarto orgasmo, Becky y Kara colocaron sus vaginas en la cara con anteojos de Gwen quien los lamio con avidez entre los muslos de Becky, ella levantó a la chica delgada ahora de clítoris frío y pálido y se quedó mirándolo en sueños... "Esto podría haber sido mi clítoris... frío... sin sentimientos... Muerto, 'pensó antes de finalmente llegase a la erupción en un clímax que duro mucho tiempo, alimentado por los niveles de estrés y el placer que nunca podría haber imaginado.

Antes de que Kara y Gwen se fueran de casa de Becky, Kara entregó Gwen las pelota de ping pong entre ellas la marcada con la letra G inscrito con marcador, "Un pequeño recuerdo para que sepas que aun tengo tu clítoris". Gwen sonrió y aceptó la bola de plástico hueca, "Hija de puta", se rió y estudió el orbe por un momento, "un disparate Dicho esto es... Esto, cosa insignificante estúpida me costó mi clítoris. Probablemente nunca vaya a tener un orgasmo de nuevo, ya sabes. "Ella se rió y subió las gafas por la nariz.

"¿Qué hacemos con los nuestros?" Becky preguntó, ya que reflexiona una vez más tan pronto como sus invitados se habían ido.

Kara mostró sus seductores ojos azules, "mantenerlos en el saco. Hay otras chicas por ahí estoy segura... Creo que vamos a jugar de nuevo, estoy seguro de ello. ¡Ya sabes, si quieren!"

Becky sintió que sus mejillas de color rojo y el cosquilleo impotente que sentía en su vagina mientras, los sentimientos de certeza hacían hinchar su clítoris que tarde o temprano estaría condenado; ella sonrió. Antes de decir.

"¡Por supuesto!"




Historia Original Aquí.





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul

MI EX CUÑADO

Soy una mujer casada, me llamo Lorena y tengo 42 años, madre de una hija de 11 años, se que no tengo el cuerpo de una diosa, pero sigo atrayendo las miradas de los hombres, y eso me ha traído más de un problema con mi esposo de los que puedo soportar, ya que no soy de las más santas que se digan, lo reconozco, si el hombre me atrae, termino en la cama con él aunque hay veces que no todo es lo que parece......


MI EX CUÑADO
Soy una mujer casada, me llamo Lorena y tengo 42 años, madre de una hija de 11 años, se que no tengo el cuerpo de una diosa, pero sigo atrayendo las miradas de los hombres, y eso me ha traído más de un problema con mi esposo de los que puedo soportar, ya que no soy de las más santas que se digan, lo reconozco, si el hombre me atrae, termino en la cama con él aunque hay veces que no todo es lo que parece. Planee volver a mi marido docil y sumiso pero la que termino siendo así fui yo.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ABLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Soy una mujer casada, me llamo Lorena y tengo 42 años, madre de una hija de 11 años, se que no tengo el cuerpo de una diosa, pero sigo atrayendo las miradas de los hombres, y eso me ha traído más de un problema con mi esposo de los que puedo soportar, ya que no soy de las más santas que se digan, lo reconozco, si el hombre me atrae, termino en la cama con él aunque hay veces que no todo es lo que parece.           

Mi hermana se divorció hace seis años, su ex marido se llama Eduardo, es un hombre de 47 años, deportista, ya que hace pesas en el gimnasio que tiene en su casa, atractivo, o por lo menos lo era cuando lo vi por última vez, ya que después de la separación, nunca más lo volví a ver. Mi sobrina vive con él, ya que no quiso quedarse con su madre, y la veo de vez en cuando.    

Mi marido y yo trabajamos en una empresa de paquetería, somos autónomos, y no nos podemos quejar de cómo nos está yendo, al punto tal que necesitamos otro conductor para que trabaje para nosotros, y se me ocurrió decirle a mi sobrina si su padre podría trabajar con nosotros, ya que estaba de vacaciones en su trabajo. Mi sobrina me dio el teléfono de su padre y lo llame, la sorpresa fue enorme para él y nos saludamos con mucho cariño, ya que siempre nos llevamos muy bien.
Le expliqué lo que queríamos con mi marido y quedamos de vernos en su casa, él vive cerca de la ciudad por lo que fui a su casa.    

Cuando nos vimos, nos dimos un abrazo con mucho afecto y me hizo pasar a su casa, y estaba más atractivo que antes, se había dejado el cabello largo, más abajo de sus hombros, un cabello entre cano, casi gris, una barba larga hasta el pecho, bien planchada, gris como el cabello de su cabeza, que hacían resaltar más el color verde de sus ojos. Nos pusimos a hablar y le dije lo que queríamos hacer y desde luego él aceptó, ya que no quería pasar todo el mes de vacaciones encerrado en su casa, porque mi sobrina está haciendo prácticas en un hospital para terminar su carrera de enfermera.

Estábamos tomando un refresco y seguíamos hablando, "todavía sigues solo, ¿ninguna mujer te ha podido atrapar?", le dije riendo, "no, soy demasiado feo para que las mujeres se fijen en mi", me dijo riendo, cosa que era mentira, ya que se por mi sobrina sabía que tenía mucho gancho con las mujeres, además de que era muy mujeriego, "hay, calla tonto, si eres muy atractivo, y lo sabes bien", le dije, bebiendo mi refresco, "serás a la única que le gusto", me dijo, y encendió un cigarrillo, con su eterna sonrisa en sus labios, "Edu, tu sabes que eres muy guapo y que mujeres no te faltan", le dije, con un poco de coquetería femenina, "¿te gusto?", me pregunto, poniéndose en pie y dándome un beso en los labios, dejándome sorprendida, ya que no me imagine que me fuera a besar.

Debo reconocer que no me desagrado que me haya besado, "oye, pórtate bien", le dije, a modo de reclamo por lo que había hecho, y como respuesta me volvió a besar, pero ya no fue un beso que apenas toco mis labios, fue más intenso, me gustó y le respondí el beso, sintiendo como una de sus manos me estrujaba suavemente una de mis tetas, "oye, que un empleado no se porta así con su jefa", le dije, besando ahora yo su boca, y dejando que meta su mano dentro de la blusa que tenía puesta y sintiendo como me saca una de mis tetas del sujetador, acariciando el pezón, notando como de inmediato se puso duro, nos abrazamos, sin dejar de besarnos, yo notaba como tenía duro su pene pegada a mí, "que no te voy a aumentar el sueldo", le decía, dejando que levantara mi blusa y agachando su cabeza me empezó a chupar la teta que estaba acariciando.


** ** ** ** ** ** **

Empecé a gemir y a acariciar su cabeza mientras su lengua pasaba por sobre mi pezón con sus manos me apretaban las nalgas, "oye, que no he venido acá para eso", le decía dejando que me siga chupando la teta mientras desabrochando mi pantalón, yo seguía acariciando su cabeza, me sentía mojada, mi ex cuñado siempre me atrajo mucho y ahí estaba ahora, dejando que me chupe las tetas y que me bajara el pantalón, dejando mi culo como mi vagina a merced de sus manos, para que las acaricie aquello me hizo seguir poniéndome muy excitada, "Edu, que me estas excitando mucho", le dije, dando un pequeño grito de placer cuando empezó a meter uno de sus dedos en mi vagina, que la notaba muy mojada.      

Yo le empecé a acariciar su pene sobre el pantalón, que estaba dura, en verdad dura, gemía, con su dedo metido en mi raja, quería abrir más las piernas pero el pantalón no me dejaba, lo aparte de mi cuerpo y me arrodillo frente a él y le desabrocho su pantalón, se lo bajo sacando su pene y se la empiezo a chupar. Realmente no había venido a coger, pero se dio y bueno, no voy a desaprovechar la oportunidad de estar con mi ex cuñado pensé para mí misma.           

Eduardo me tomo de la cabeza y movía su pene para adentro y afuera de mi boca, como si me la estuviera cogiendo, pensé que se iba a correr en mi boca, pero me hizo poner en pie, me desnudó ahí en su salón, me hizo dar una vuelta completa mirando mi cuerpo desnudo y acariciando mis nalgas, estaba súper excitada, quería que me penetrara, me abraza por la espalda y siento su pene entre mis nalgas y sus manos apretando mis tetas, eche mi cara hacia atrás buscando su boca, metiendo mi lengua en su boca, mientras sus manos no dejaban de estrujar mis tetas, "Métala, Métela cabrón que estoy que no aguanto más", le dije moviendo mi culo hacía atrás y buscando con mi mano su peme para acomodarlo en la entrada de mi raja.

Moviendo mi cuerpo para los costados y gimiendo a medida que el pene de mi ex cuñado entraba en mi vagina hasta tenerla toda dentro, "haaaaaa, que rico pene, como me llenas", le decía con mi cuerpo arqueado y mi culo pegado a su cuerpo, sintiendo como esa hermoso pene me cogía, siento sus dedos pasar por mi ano, "mmmmmm, que abierto que esta, ¿te gusta que te lo hagan por el culito?", me dijo mi ex cuñado, sacando su pene de mi vagina, "¡me encanta!" Le dije, agachando más mi cuerpo y abriendo mis nalgas, sintiendo como mi ex cuñado acomodaba su pene contra mi ano y gritando de placer cuando me la empezó a meter, sentía como me entraba su dura erección.
  
Abriendo mi ojete, hasta que mis nalgas quedaron pegadas a su cuerpo y su pene completamente metido en mi ano, "que delicia de culo tienes Lorena", me dijo, metiendo y sacando su pene de mi culo, "Destrózame, penétrame, bien adentro", le decía, abriendo bien mis nalgas, sintiendo como su pene entraba y salía de mi ojete, como me hacía disfrutar mi ex cuñado cogiendo mi culo, hasta que la sacó y me dijo de fuésemos a la cama, y así fuimos a su dormitorio, desnuda y con el ojete abierto, excitada, quería seguir cogiendo con él para siempre.     

Me acuesto boca arriba, dejando que mi cuñado me vea mi vagina completamente depilada, sentía sus caricias mientras él se desnudaba, hasta que suena mi móvil (celular), era mi marido, y el muy cabrón me empezó a chupar la vagina mientras hablaba con mi esposo, haciendo que haga unos esfuerzos tremendos para no gemir de placer al sentir su lengua lamer mi clítoris, yo quería cerrar mis piernas, pero no podía ya que mi ex cuñado estaba entre ellas chupando mi vagina y yo me retorcía de placer, quería cortar la llamada y mi esposo hablaba y hablaba, hasta que mi ex cuñado me levanta las piernas y me empieza a penetrar, metiendo y sacando su pene, muy despacio en mi mojada raja.

Haciendo que quisiera gritar de placer, pero no podía, no quería que marido se diera cuenta que estaba teniendo sexo, hasta que por fin cortó, "cabrón hijo de puta, casi me haces gritar de placer", le dije, dejando que me siga penetrando, hasta que me levanta más las piernas y me la vuelve a meter por el culo, haciendo que grite y gima de placer al ser penetrada por el ano de nuevo, sus pene entraba y salía de mi ojete con sus dedos jugando con mi clítoris haciendo que grite, retuerza mi cuerpo de placer, mientras me seguía penetrando el culo, "cabrón, que bien que coges, que bien que penetras, como me haces disfrutar, me has hecho correr dos veces, pero quiero seguir cogiendo", le decía clavando mis uñas en sus brazos mientras su pene no paraba de entrar y salir de mi ojete.

Sus dedos acariciando mi clítoris lograron llevarme a otro orgasmo, "córrete, córrete dentro de mi culo por favor, que me corro de nuevo", le pedí a gritos que me llene el culo de su leche, ya que estaba a punto de correrme de nuevo, hasta que empecé a gritar de placer corriéndome de nuevo en un tremendo orgasmo, que me sacudió todo el cuerpo, y peor fue cuando siento como mi ex cuñado se empieza a correr dentro de mi culo, el grito que dio, mientras sentía su pene palpitar dentro de mis intestinos, como arqueo su cuerpo para atrás, haciendo que su pene entrara lo más posible dentro de mi culo, como temblábamos los dos, como nos sacudíamos de placer corriéndonos los dos juntos, yo sintiendo como me salían mis jugos vaginales y el pene de mi ex cuñado palpitando bien adentro de mi culo, moviendo su pene en círculos, me mordía los tobillos de placer, hasta que nos fuimos quedando quietos, nos fuimos tranquilizando, agitados, nuestras respiraciones fuertes, mirándonos a los ojos y sonriendo, satisfechos de lo bien que habíamos cogido. 

Mi ex cuñado empezó a sacar su pene de mi culo, se quedó mirando mi ojete que comenzó a tener contracciones como si quisiera defecar y sentía como me salía la leche del culo, "¿te gusta?", le dije con mis piernas bien levantadas, abriendo mis nalgas y haciendo contracciones con el ojete, disfrutando como mi ex cuñado veía como me salía la leche que él me había dejado dentro del culo hacia unos momentos. “Me encanta Lorena”, dijo para acostarse sobre mi y besarnos de nuevos.


** ** ** ** ** ** **

Aquello fue el inicio de un tórrido como salvaje relación de infidelidad, durante el tiempo que estuvo trabajando en la paquetería no hubo día que no tuviera sexo con él, pronto deseaba solo estar con mi ex cuñado, mi marido se volvió un estorbo pero el divorcio no era una opción, de divorciarme perdería gran parte del negocio que tanto trabajo me había costado conseguir, además mi familia nunca aceptaría que fuese la mujer de mi ex cuñado, se me ocurrió un plan para solucionar toda aquella situación.

Debía volver a mi marido un eunuco, si perdía sus miserables huevos que no se comparaban a los enormes que los tenia Eduardo, sería más dócil además perdería todo interés en tener sexo conmigo por lo que Edu y yo podríamos gozar, no me divorciaría quedándome al lado de un eunuco como buena esposa, nadie sospecharía o diría nada al saber que busco placer fuera de casa, pues todos sabrían que mi marido no podría más satisfacerme, se lo comente a Edu, una tarde luego de un ardiente encuentro.

Al principio estuvo reticente a seguir mi plan, dijo que hacerle eso a un hombre era lo más cruel del mundo pero luego de tres buenas mamadas acabo por aceptar, el plan era sencillo, mi marido salía todas las noches a comprar unos caramelos a los que era adicto, debía pasar por un callejón en donde mi ex cuñado lo estaría esperando para someterlo y después cortarle sus patéticos huevos con un afilado cuchillo, le robaría su cartera para luego ir, ya a unas calles llamaría a una ambulancia desde un teléfono público para que fuesen en ayuda de mi marido castrado para toda su vida.

Tardamos dos semanas en planear todo, la noche en cuestión estaba muy nerviosa sobre todo mis nervios aumentaron cuando mi marido salió rumbo a la tienda, le marque de inmediato a Eduardo, el me confirmo que estaba en posición esperando a mi esposo, colgó cuando lo vio venir, lo que solo hizo que me convirtiera en un gran manojo de nervios me bebí al hijo dos copas de brandy para tratar de calmar mis nervios en mi mente comenzó a desarrollar se la idea de lo que en esos momentos estaba pasando.

Mi marido despreocupadamente estaba pasando por aquel callejón oscuro, del que saldría Eduardo de improviso para golpearlo por detrás fuerte hasta dejarlo semi inconsciente, luego arrastraría el pesado cuerpo de mi marido al callejón en donde le bajaría su pantalón como calzoncillo, tomaría sus peludos huevos para cortarlos de un rápido movimiento con el afilado cuchillo, no sin antes meterle un trapo húmedo en la boca para evitar que el grito que diera mi esposo al ser despojado de sus huevos alertara a todo el vecindario, luego tomaría su escroto lo metería en bolsa y se marcharía para luego hacer la llamada a la ambulancia y a mi misma que indicaría que todo salió bien. 

Los minutos fueron pasando y ya después de la sexta copa estaba que no soportaba más cuando de pronto escucho que la puerta de la calle se abre con nerviosismo voy a ver quién es, mis ojos se abren grandes al ver que el que llego es mi esposo, sin rastro alguno de haber sido agredido, mi esposo al ver mi expresión dijo “¡qué te pasa parece que has visto a un fantasma!”, tratando de recomponerme le dije “Nada es que estaba viendo una película de terror”.

“De Terror”, bueno déjame te cuento una cosa que te dará miedo “Se trata de una mujer que engaña a su marido con su ex cuñado, pero no conforme con eso planean cortarle los huevos para hacerlo más dócil, pero el marido descubre sus planes y contrata a un tipo para que sorprendan a su ex cuñado en el callejón donde iba a sorprender al marido, ahí el marido le baja el pantalón y calzoncillos mientras su ex cuñado llorando como niña ruega detrás de su mordaza para que no le corten los huevos, lo por supuesto sucede, convirtiéndolo en un eunuco”.

Mi cara debió ponerse blanca al escuchar esa pequeña historia mi corazón casi se detuvo al entender que Eduardo y no mi marido era el que para esos momentos era un eunuco para el resto de su vida, mi marido al ver como estaba saco de la bolsa que traía cargando un frasco en la que flotaban dos grandes orbes blancos, para luego añadir gritando “¡AQUI ESTAN LOS HUEVOS DE TU AMANTE VIEJA PUTA!” arrojándome el frasco, en mi prisa con agarrar el frasco no pude evitar el tremendo puñetazo que me dio en el rostro.

Semi inconsciente sentí como mi marido me bajo mi pantalón hasta los tobillos, luego me bajo mi ropa interior, tomo mi clítoris con dos de sus dedos, jalándolo hacia afuera con fuerza para cuando quise reaccionar ya era tarde un afilado cuchillo estaba colocada a un lado de mi estirado clítoris que mi marido corto con lujo de sadismo, di un pequeño grito “¡NOOOO!” Para luego desmayarme por el dolor.


** ** ** ** ** ** **

Me desperté al otro día con el frasco que contenía los huevos de Eduardo en donde ahora flotaba también mi clítoris cortado, una venda cubría la parte alta de mi vagina, llore por días, desde entonces le soy fiel a mi marido, el cual me toma cuando quiere de manera salvaje casi como si fuese una violación, ya ni siquiera me opongo a su deseos o mandatos.

Soy casi su esclava en todos los sentidos, de mi Ex cuñado no supe más, se que se mudo de casa al poco tiempo, en verdad siendo pena por él, no solo el quedo hecho un eunuco para el resto de sus días yo misma fue castrada por mi esposo y todo por andar de caliente como ambiciosa con mi amante el que fue alguna vez el bien dotado hombre esposa de mi hermana “Mi Ex Cuñado”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GRUPO DE APOYO

"¡Hola chicas!", Entré en la habitación en el centro juvenil, donde me encontré con la mesa redonda semanal de chica. Seis chicas y un chico - todos con edades alrededor de 16 o 17 años - se habían reunido......


GRUPO DE APOYO
"¡Hola chicas!", Entré en la habitación en el centro juvenil, donde me encontré con la mesa redonda semanal de chica. Seis chicas y un chico - todos con edades alrededor de 16 o 17 años - se habían reunido. Aquella tarde todos sabríamos de primera mano de la penosa historia de Fátima.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [ABLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescentes      Autor: Mozart





"¡Hola chicas!", Entré en la habitación en el centro juvenil, donde me encontré con la mesa redonda semanal de chica. Seis chicas y un chico - todos con edades alrededor de 16 o 17 años - se habían reunido. "Theo, ¿qué haces aquí, esto es sólo para chicas!"

La hermana de Theo Melanie recordó: "Stefanie, Theo, él es gay y por lo tanto también es como una chica a la que le he convencido de venir, y las otras están de acuerdo que este aquí"

"OK, lo que queremos ahora discutir cualquier sugerencia, ¿señalando un problema?"

De nuevo, fue Melanie quien habló, "Porque hoy hay un hombre aquí, vamos a hablar de fantasías de masturbación. Nosotros nos podemos comparar de modo y tal vez aprender de él algo".

"Eso es algo en verdad muy privado, y hay que ser demasiado honesto, si, por ejemplo, a solo una persona específica algo más que sexo, pero pasando por cosas perversas en su inspiración con lo eso que implica".

"No debes volver a empezar, por fin dejamos todos nuestros pantalones 'espirituales' abajo".

Theo tosió de vergüenza "¡Pero, por favor, no volvamos al principio! Voy a expresarme, pero primero quiero escuchar lo que los otros piensan al respecto".

"Me he dado cuenta que al principio nadie quiere hacerlo, por lo tanto, dejare que  basta con arrastrar las cartas".

Tomé una baraja de cartas skat de la estantería y todos atrajeron una carta. Fátima fue la primera en tomar una carta de abajo.

Fátima: "Puesto que acabáis de pescar el mal no me masturbo o no sé, soy egipcia y vengo de una familia muy ortodoxo en el sur rural del país..."

Tina recordado "Muy bien, eres egipcia, pero el sexo es una necesidad humana básica y los verdaderos musulmanes y cristianos por igual. No son monjas, ¡no puedes hacernos creer que no te has tocado!"

"¡Exactamente! Ustedes no entienden, pero ahí las chicas después del inicio de la pubertad, algunas son cortadas antes o incluso justo antes de la boda para el sexo. Puedo frotar mis partes, pero no siento nada. Desde hace dos años aun tenía mis partes. Puedo recordar que después tuve que suspender inicialmente educación física después de las vacaciones de verano. Ese fue el momento después de la cirugía. ¡No tengo más un clítoris!"

Nosotras, estábamos en un primer momento aturdidas y luego teníamos curiosidad por ver lo que había sucedido allí. Así que fui la primera que se colocó detrás de Fátima y le levantó su falda mientras Tina se presentó ante ella de rodillas y tiró de su ropa interior hacia abajo. Mientras que Fátima se sonrojó todos vimos una bonita ranura limpia y sin las irregularidades habituales de los labios mayores. Todo estaba sin problemas. Solo la zona donde el clítoris bajo su prepucio debía ocupar, en esa posición vimos la línea descolorida de una cicatriz ahora curada con puntos lateralmente un poco más brillante de antes en su delicada piel.

Helga fue la primera que pudo hablar de nuevo: "Lo siento por ti y sé que he leído mucho sobre ello en Internet a veces fantaseo incluso con las circuncisiones y me veo a mí una vez en el papel de la partera o el médico que corta y algunas veces en el papel de la víctima. Nunca habría pensado que en las reuniones con nosotros en este municipio hubiese alguien con una circuncisión. Siempre era solo un sádico o caso también la fantasía masoquista y confieso que me siendo salvajemente inspirada y hecha un mar de preguntas. Cada vez que de otro modo no hubiera llegado, pensé pero fue solo una fantasía, y yo nunca habría pensado en ello, hasta ahora que se que es una realidad".

Tina rió para superar su vergüenza, "a veces tengo esta fantasía y concibo a una niña sentada en una caja y su sexo se frota con miel, que luego es comida por hormigas su sexo y la puedo besar mientras pierde su parte más preciosa".

Ahí Helga recordó: "Eres lesbiana, que no sabía que si alguna vez una chica besa a otra en tales circunstancias, resultaba excitante".

Sin querer tenemos aquí dos personas una homosexualidad o bisexualidad tal vez solo marginado, y todos estábamos sorprendidos cuando Helga y Tina ahora competían lo de besarse.

Ahora me tocaba a mí hablar de mis pensamientos de masturbación. "Esas prácticas sádicas también siempre me fascinaron. A veces pienso en las ejecuciones, como se informa acerca de ellos en el Tercer Reich o en la Edad Media y, a veces tengo fotos de ejecuciones en China e Irán, y de los acontecimientos en guerras como en África. Me siento atraída por el final, porque la vida siempre aparece aquí como un momento único.

La práctica de la circuncisión, también la he conocido y las castraciones. Una vez leí un informe sobre los cruzados que al parecer había asolado terriblemente entre los vencidos y cuando regresaban lo hacían con miles de miembros y  testículos humanos cortados traído con ellos en sus buques. Entonces me encontré con una dirección en Internet, con historias de eunucos y de circuncisión femenina, lo confieso, siempre estoy mojada, si lo recuerdo. A veces fantaseo, que estoy acostada en una mesa de operaciones, amarrada e inmovilizada con un joven doctor árabe van con el bisturí listo para destruir mi género. Quisiera una vez aprender más, y entonces todo estaría hecho. Sé que es perverso y por supuesto, solo una fantasía, pero por supuesto, los pensamientos no deben ser despedidos con la mano.

Las imágenes S & M y cosas similares no salían de mi mente, y después de una circuncisión fue liberado de todos los pensamientos feos. Pero esto debe tenerse en cuenta, además, es solo una de varias fantasías con las que me satisfago a mí mismo, también hay cosas bellas que me inspiran.

Fatima, no se puede decir la forma que se desecha tu circuncisión. Creo que todo estaría interesado en nosotros. ¡Allí no es necesario sentir vergüenza! Ustedes están a solo más de 100 millones de dólares, que han adoptado en nuestro tiempo".

Fátima: "Si yo ya no puedo hablar de mis pensamientos masturbatorios, entonces quiero que al menos dar un poco de sustancia para sus fantasías Siempre supe que iba a ser cortada - es una tradición familiar - y tengo que pensar en lo anterior también. Me masturbe mucho. Fue entonces que, volé con mis padres al Cairo y luego viajado en un crucero del Nilo corriente arriba hasta cerca de la frontera con Sudán, donde mis padres siguiendo todo el programa de visitas turísticas habitual percibida por las pirámides, el Museo egipcio de el Cairo, a continuación, los templos de Luxor y van -  ustedes sabe el pueblo de mis padres en la casa de los abuelos se hicieron serias mi madre me llevó por la noche a un lado y mi hermana mayor estaba allí porque me dijeron que al día después de la circuncisión sería consumado.

Mi hermana entonces se ha desnudado, y yo podía mirarme con ella, como sería, porque con ella todo ya se había hecho hacía años. Estaba tan aturdida y sentí destacar la puntualidad de todo el proceso que se avecinaba, pero mi hermana me dijo que los beneficios debían superar la exención del deseo, y ahora pueden obtener algunos confirmados, aunque no yo, la pérdida de las cosquillas todavía ha salido de la cabeza. Debido a la pérdida de la calentura que siente una mujer a costa de su dignidad y el control, estoy más en control ahora. Ya saben, que ha permitido que el comportamiento de apareamiento con un de nuestra clase siempre fue frío - ahora puedo entender porque.

Estoy segura de que cuando me case algún día, el matrimonio y la familia luego tener otras bases que no sean sólo el sexo el motor. Pero así sea, la noche me masturbaba durante horas y así superar el pánico, no podía dormir de todos modos y, finalmente, sólo estoy adormecido por un corto tiempo. En la mañana ya despierta nos fuimos con la partera del pueblo. Tuve que quitarme la ropa y luego fui atado a un sofá y mi madre empezó a afeitarse y lavarme mi vagina.

He intentado en esos momentos suprimir pensamientos lascivos - mi madre y mi hermana estaban de hecho ahí. Aunque quisiera resistirme, ya era demasiado tarde, se añadieron las nietas adultas de la partera para ver. Eran quizás de 20 años de edad, no mucho mayor y un hombre muy agradable. Totalmente fresco, por fin, cuando vi a la anciana tomar el bisturí. Tuve que someterme a todo sin anestesia, solo tuve un palo entre los dientes.

Se puede imaginar cómo lloré y trate de patear como golpear - todo fue en vano. La sección primera en irse fueron los labios y la piel del prepucio y se rió cuando vio a mis pezones erguirse. Su nieto lo agarró y le hizo sitio y le leyó el corte final. Cortó alrededor de él como si mi clítoris fuese una verruga y luego lo sacó con gusto hacía él hacia abajo para cortar las venas y las fibras nerviosas. El dolor era ridículo y yo estaba casi al borde del desmayó cuando cosieron todo. No puedo decir si tuve un último orgasmo. Yo estaba demasiado aturdida y agotada. A medida que la conversación del viejo con mi madre Todavía recuerdo cómo elogia a su nieto, que iba a seguir sus pasos una vez y este trabajo con tanta pasión que operan incluso han sospechar un interés perverso en él detrás de mi madre y mi hermana estaban riendo ahora".

"¿Qué han hecho con las partes cortadas, se eliminan o te las han dado?"

"Mi madre los tiene, los conserva en alcohol, y es como evidencia para mi futuro esposo, que entonces sabrá que va a recibir una novia casta".

Todos estábamos fascinados por la historia de Fátima y pude ver cómo se hinchó también el pantalón de Theo. Habiendo en él teniendo una gran impacto la historia gay de la circuncisión femenina, pero al parecer estaba fascinado. "¿Theo, te excita a la circuncisión femenina?" – A Melanie le hizo gracia los refuerzos a su hermano por ocultar su entrepierna.

Theo: "Si he tenido una conexión considerable con su historia, yo también como un hombre circuncidado esperaba por lo menos llevar mis inclinaciones hacia el exterior de hecho deseo ser castrado en algún momento de mi vida, no creo soportar toda una vida con mis huevos colgando debajo de mi pene”

Fátima. Sí algún día puede encontrar un hombre adecuado, ¡me casare con él! "

Por hoy nuestra discusión había llegado a su fin. El sin muchos avances hasta ahora, pero hemos sido capaces de dialogar por lo simplemente continuaremos de esa forma. Era demasiado, lo que habían sido atormentados nuestros pensamientos. Ahora tenía que ir al baño y darme alivio. Me froté el clítoris, pensando en todo lo oído y visto, porque no podía esperar a la tarde y la rutina en la cama. Además en mi cabina de repente me di cuenta de un leve gemido de Melanie que estaba aparentemente haciendo lo mismo disfrutando de sí misma.

Disfrutando de tener su clítoris aun intacto en la parte superior de su sexo como el mio, que le daba placer sin igual, y de solo pensar que pudiera perder para siempre esa sensación me hizo alcanzar un fuerte como largo orgasmo que hizo que las paredes de mi vagina se contrajeran con violencia, provocando que un gran chorro de espeso liquido blando callera en la tasa de el baño mientas me mordía mi labio inferior para ni gritar de placer.

Sentía lastima por Fátima, al pensar que nunca más en su vida podría alcanzar un orgasmos tan intenso y placentero como el que acababa de experimentar, pensé también en Theo imaginando como se vería sin sus testículos colgando en su entrepierna mientras me frotaba mi clítoris levemente lo que me hizo tener otro fuerte sacudida, al sentir un fuerte orgasmos.

Me estaba lavando las manos cuando vi salir a Melanie de su cubículo, solo le lance una sonrisa picara de complicidad y salí del baño con una gran sonrisa de satisfacción.




Historia Original aquí.





Autor: Mozart       Traductor: DarkSoul

DINERO FÁCIL

Ashley es una mujer joven y atractiva; a los 23 años de edad lo ha hecho bastante bien por sí misma al ser la primera persona de su familia, no sólo en asistir a la universidad, sino en obtener un título de licenciada. Ella está saliendo con su novio Kevin con quien comenzó a salir, mientras estaba en la universidad......


DINERO FÁCIL
Ashley es una mujer joven y atractiva; a los 23 años de edad lo ha hecho bastante bien por sí misma al ser la primera persona de su familia, no sólo en asistir a la universidad, sino en obtener un título de licenciada. Ella está saliendo con su novio Kevin con quien comenzó a salir, mientras estaba en la universidad. Ella encontró una manera fácil de pagar su gran deuda aunque eso signifique quedarse sin orgasmos para toda su vida.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [ABLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Martineasy





Ashley es una mujer joven y atractiva; a los 23 años de edad lo ha hecho bastante bien por sí misma al ser la primera persona de su familia, no sólo en asistir a la universidad, sino en obtener un título de licenciada. Ella está saliendo con su novio Kevin con quien comenzó a salir, mientras estaba en la universidad; a pesar de que tanto ella como Kevin se graduó al mismo tiempo en leyes no ha sido capaz de asegurarse un empleo regular con el fin de pagar su enorme deuda de préstamos estudiantiles. Su deuda se ha convertido en una fuente de ansiedad para la  joven y bonita mujer, ya que es una carga que no quiere poner en su propuesta de matrimonio, algo que ella ha rechazado dos veces. La idea de entrar en el matrimonio aportando poco económicamente, así como una cantidad vergonzosa de deudas es extremadamente inquietante para Ashley; ella odia la idea de ser dependiente de su marido después de todo lo que ha logrado hasta ahora en su corta vida.

A Kevin no le importa, pero por otra parte no le importa mucho acerca de cuanto se trata de Ashley, el sabe en su corazón que iba a ser feliz con ella no importa qué. Oh, Kevin, es un superhombre para ella, desde que aprendió a cómo estimular el clítoris de una manera de darle orgasmos de otro mundo que él realmente cree que solo él guarda el secreto de la sexualidad de todas las mujeres. Ashley no le importa la ingenuidad de él, y lo disfruta todo lo que puede durante las relaciones sexuales, pero también puede ser un poco demasiado posesivo. A veces se siente perdida dentro de su relación por ser capaz de contribuir muy poco a su estado financiero actual; aunque el sexo es grandioso y ella disfruta de su compañía, Ashley sabe que con el fin de mantener un poco de apariencia de sí misma debe encontrar una manera de ser fiscalmente independiente.

Una tarde, dejando otra entrevista de trabajo fue terrible, su teléfono celular de Ashley sonó sin comprobar el identificador de llamadas respondió, aún en pie en el estacionamiento del bufete Legal Parker y Parker.

"Hola", dijo Ashley apenas presiono el botón de desbloqueo para su coche y abrió la puerta del lado del conductor.

"Hey Ash, soy Betts, ¿qué estás haciendo ahora?" Era la voz familiar de su mejor amiga
.
"Dejando otra entrevista de mierda para otro trabajo de mierda que nunca me van a llamar ¿Qué pasa?" Ashley dejo la cartera de piel en el asiento del pasajero y se ajustó la falda del vestido al entrar en su coche.

"Nos vemos en O'Larry, vamos a comer y beber algo. Tengo algo loco que tengo que compartir".

Ashley pensó por un momento, echando una última mirada a la letra negrita esparcida por el signo delante del edificio que acababa de visitar... Ella podría necesitar una bebida en este instante.
"Está bien, estoy en camino".


** ** ** ** ** **

A pesar de que las dos jóvenes habían sido amigas desde la secundaria no podría haber un mayor contraste sentadas en el bar juntas. Ashley llevaba el cabello oscuro recogido en un moño y estaba vestida con ropa de trabajo profesional; la falda del vestido gris, blusa negra pizarra le daba una aire de la autoridad, al igual que la abogada a la aspiraba a ser. Elizabeth, o Betts como la conocían sus amigos, era un espíritu libre por excelencia. Ese día con su cabello rojo suelto, llevaba un collar de cuero fino alrededor de su cuello con una pequeña cerradura adornándolo y sus brazos estaban casi son mangas con tatuajes de flores. Los ojos de Ashley estaban constantemente distraídos por el anillo brillante que adornaba el labio de su amiga mientras hablaba.

"Bien, aquí vamos", Betts rió nerviosa, finalmente llegando a lo que ella había querido discutir con Ashley, "Esto va a parecer una locura".

"Oh, estoy segura, sospecho que es porque esperaste hasta la tercera ronda para finalmente llegar a ello", Ashley sonrió maliciosamente cuando levantó lo que quedaba de su tercer cóctel y lo terminó.

"Oh sí. Así que anoche hice 75 mil dólares por permitir que mi vagina fuese perforado, "Betts tenía una forma de ser muy directa y al grano, una vez que tenía un par de copas en ella", Bueno, en realidad fueron casi 76 mil dólares".

"¿Qué hiciste qué?" Ashley soltó en voz alta, haciendo que Betts sonriera ampliamente y la callara a ella.

"Dejé que una mujer perforo mis labios vaginales, un pequeño aro en cada lado... Y yo creo que están creciendo en mí, en realidad estoy bastante caliente". Betts seguía sonriendo con aire de culpabilidad mientras se llevo un mechón de cabello rojo fresa demasiado brillante detrás de la oreja.

Ashley no respondió por un momento, al darse cuenta de que todas sus respuestas inmediatas no eran escuchadas exactamente, era el tipo de cosa salvaje que debía esperar de su amiga. Entonces el pensamiento de ella  llamó la atención demonios es un montón de dinero, y tan pronto como lo había hecho Ashley amonestó internamente a sí misma por considerar  tal cosa. Estaba, sin embargo, curiosa.

"Por lo tanto, Betts, no sé porque me sorprendo cuando me dices cosas como esa, pero ¿cómo has te encontrado en una situación como esa? Que te paguen para... Ya sabe... "

"Para tener mis labios traspasado por 76 mil dólares", Betts continuó sonriendo, sabiendo que Ashley era demasiado modesta para decirlo en voz alta, incluso, "Un amigo de un amigo se encargo de todo el asunto. Es una historia bastante interesante; ¡Me muero por contarte sobre él!" Ashley sonrió nerviosa y sutilmente le indicó al mesero por otra bebida, "soy todo oídos, Oigámoslo, Betts".

Mientras Betts contó su historia se hizo evidente que el amigo de un amigo era parte de una especie de subasta subterránea que permitía a sus clientes la oportunidad de pujar por dar atractivas modificaciones a jóvenes, las mujeres del cuerpo de su elección. Betts confió que la idea de ser retenida y dejar su destino hasta completar la tarea en manos a extraños era aterradora, pero también era el tipo de cosas que encontraba emocionante. Ella explicó a Ashley que todas las modificaciones eran lo que ellos llamaron de negocio adecuados, lo que significa que no eran visibles con la ropa puesta. Ella advirtió que las modificaciones variaban desde tener sus pezones perforados, a su vagina, clítoris o labios perforados, y en casos extremos, incluso la circuncisión, que siempre se paga más. 

En algunos casos, las mujeres recibieron un tatuaje pequeño, no más grande que un cuadrado de una pulgada, por lo general con las iníciales del que paga. Para Ashley la idea de tener las iníciales de otro hombre tatuado en su cuerpo era la posibilidad más inquietante, por otra parte, que al ser tan pequeña siempre podría tenerlo cubierto. Cuanto más Betts habló de la experiencia la voz interior de Ashley más comenzó a verlo como una solución viable para su situación financiera actual. Su mente comenzó a correr a través de los pros y los contras de la situación; piercings no eran permanentes y se pueden retirar, por lo que la circuncisión era casi lo mismo Kevin esta circuncidado y  no afecta a su vida sexual ¿que era el peor que harían? ¿Retirar la capucha de su clítoris? Su clítoris de gran tamaño casi estaba descubierto por él de todos modos. ¿El pequeño tatuaje? Una simple cosa, algo sexy; A Kevin le encantaría que ella tuviera un tatuaje la haría ser aun más atractiva. Por encima de todo, podría finalmente casarse, algo que Ashley sabía que estaba empezando a afectar negativamente su relación por sus repetidos aplazamientos.

Ashley había terminado su bebida para el momento que Betts se acercaba al final de su historia, pero había oído lo suficiente, asentó la copa vacía con un golpe firme y declaró: "Estoy interesada". Betts miro a Ashley con incredulidad por un momento, "¿lo estás? ¿No puedes estar hablando en serio?"

"Sí, Betts, lo hago," dijo Ashley con una sonrisa desafiante, "¿Qué, unos bichos raros se vengan al ver cómo me perforan o me ponen un tatoaje; son 15 minutos de vergüenza y la respuesta a mis problemas?"

Betts sonrió mientras estrechó sus ojos, "¿Y la posibilidad de la circuncisión?"

"Déjame ver", dijo Ashley, su voz era firme, "Como has dicho, que tiene el mayor premio y me gustaría mucho más que tener un estúpido  tatuaje que tendría que quedar cubierto". Betts se inclinó un poco hacia atrás y miró a Ashley como si estuviera viendo lo mejor de su amiga por primera vez, "¿Quién sabría, señorita Recta y estrecha que eres un monstruo del armario? Si era la forma que deseas a continuación, voy a arreglarlo. Me imagino que mi pago va a hacer ver el mío como centavos, Ash.Guau."

Ashley asintió con poder, no era frecuente que la sorprendiera, se sentía muy bien.


** ** ** ** ** **

Más tarde esa noche Ashley recibió un texto de Betts haciéndole saber que su fecha se fijó para el viernes por la noche y que pasaría recogerla a las siete.

El día señalado estaba sentada son con su mejor amiga en la sala de espera en la casa de subastas secreta usando nada más que una túnica de seda, Ashley comenzó a lucir con orgullo como se hace unos pocos días atrás. Ashley era una persona increíblemente privada y muy modesta; sintió una intensa oleada de pánico escénico había terminado su manera de pensar acerca de la exposición frente a tantos desconocidos, por lo que muchos ojos estudiarían cada pulgada de su cuerpo desnudo. Ella quería vomitar. Por tercera vez, Ashley se excusó para ir al baño, muy lujosa a orinar y salpicarse de agua su cara, mirándose en el espejo central en hacer que su cara era una máscara de determinación relajada. Por encima de todo Ashley sabía que no iba a salir huyendo ahora, que estaba tan cerca de hacer realidad la independencia financiera, para ser finalmente libre de su deuda.

"¿Ashley?" Un hombre con esmoquin preguntó cortésmente en la puerta del baño de mujeres entre abierta, "Es hora, querida".

"Por supuesto, todo listo", dijo Ashley con entusiasmo forzado.

Por alguna razón Ashley había imaginado a la sala de subastas de modificación iba a ser un lugar de mala muerte, semejante a un salón de tatuaje de gama baja y penetrante estudio. En realidad, la gran sala era más como un teatro de ópera de lujo; fue conducida detrás de una cortina de terciopelo fino mientras el moderador anunció el inicio de la siguiente espectáculo. Ashley miró a la mesa de sujeción acolchada junto a ella y se sintió incapaz de mirar hacia otro lado; sintiendo su ansiedad, la mujer delgada, sin pretensiones de pie opuesta a la mesa sonrió cálidamente a ella,

"No hay necesidad de preocuparse, voy a cuidar de ti perfectamente. No sentirás nada y habrá terminado antes de que lo sepas. Se alegrará de saber que su oferta muy alta; que alcanzó un máximo de 200,000; señorita, que debe estar excitada, yo lo estoy".

Ashley sonrió nerviosa "Gracias, estoy un poco nerviosa es todo".

"No hay necesidad de estar nerviosa, realmente no hay ningún problema en absoluto, solo son un pocos momentos de ser el centro de atención y ya está. Entonces es hora de volver a tu vida, doscientos mil dólares más rica. "La mujer estaba en algún lugar de los cincuenta años, vestida con elegancia, y tenía una sonrisa cuyo calor calmo a Ashley inmensamente. "Gracias, una vez más," dijo Ashley, sintiendo como le regresaba su compostura cuando su resolución se endureció.


** ** ** ** ** **

Tal vez una chica ingenua, Gretchen pensó para sí misma mientras las cortinas se abrieron y las luces del escenario se apoderaron de ella y Ashley. Como una mujer que se ha especializado en el recorte de los clítoris durante los últimos veinte años que conocía el aspecto de una chica que no se dio cuenta de lo que estaba dando exactamente, sin comprender hasta qué punto el impacto que iba a tener en la pequeña y delicada mujer en flor para el resto de su vida. Por lo tanto ingenua de hecho, Gretchen sonrió.

Gretchen retiro bata de seda de Ashley y la puso a un lado y llevó a la joven a la mesa donde ella entonces comenzó el trabajar con los grilletes en sus  muñecas y los tobillos en su lugar por las correas de cuero pesado ​​garantizado que se quedase ahí. Ella se maravilló de la forma desnuda de Ashley, al igual que los muchos bien vestidos, los clientes ricos que observaban desde sus asientos. Dos monitores de gran tamaño a cada lado del escenario mostraron la piel de Ashley de color blanco lechoso, grandes pezones rosados, y el penacho de vello púbico negro por encima de su  vagina rosada.

El cortador experto a continuación, comenzó a frotar hacia abajo el sexo separado de Ashley con un paño higiénico, teniendo en cuenta el estado llena de sangre de sus labios brillante y erecto clítoris. No era frecuente que Gretchen se llevara a anular un conjunto tan grande y frescos de genitales como los de Ashley, la mujer de más edad sintió que su propio sexo comenzó a sentir un cosquilleo cuando ella entonces comenzó a hacer pequeñas inyecciones de anestésico local alrededor de la flor de la joven. Ella susurró en voz baja a Ashley cuando la chica hizo una mueca por los pinchazos de la aguja en su sensible piel: mantén los ojos fuertemente cerrados, tal vez imaginándose a sí misma lejos de ahí, o tal vez pensando en lo que va a hacer con todo ese dinero. Gretchen estaba bastante segura de que la chica no estaba pensando en la pérdida de la perla de su sexualidad. Qué pena, pensó, y sonrió.

Gretchen dejo la jeringa a un lado y recogió un par de pinzas con las que pellizcó el clítoris y los labios de Ashley por un momento, para asegurarse de que se habían adormecido a fondo antes de continuar con el procedimiento. Feliz con la falta de respuesta que recibió, Gretchen sujeto cruelmente el clítoris grande de Ashley, rosa abajo cerca de la base y dejo que el fórceps colgara de él, tirando del delicado órgano con su peso. A continuación, recupero un conjunto de afeitar, tijera médica afilada y les dio un par cortes de prueba.

"Estamos a punto de empezar ahora, sólo unos pocos minutos más y ya está", dijo Gretchen con dulzura. Ashley mantuvo los ojos bien cerrados y asintió con la cabeza una vez en reconocimiento. Dicho joven, estúpida Gretchen pensó mientras se estiró el labio izquierdo de Ashley y comenzó a cortar a través de su delicada carne rosada. Ella hizo los cortes con movimientos lentos y fluidos, pero eran largos trazos; con tan solo una tijera fue capaz de quitar los labios todo el camino hasta la base del clítoris pellizcado retirándolos de Ashley y le ha permitido colgar libre. Gretchen luego tiró al otro lado de los labios de Ashley y repitió el proceso cortando limpiamente a través de sus labio vaginales hinchado, dejándola conectada por sólo una pequeña parte en la base del clítoris también.

Y ahora para el corte más cruel, pensó Gretchen cuando ella tomó la pinza una vez más, estirándolo el clítoris de Ashley que parecía una remolacha roja por fuera de su vagina sangrante, sus labios vaginales colgaba de ella como pequeñas alas de mariposa carnosas. Gretchen coloca la tijera médica abierta debajo de la base del clítoris de Ashley, detrás de las dos piezas que colgaba de su carne, y se puso a cortar a través de la base hinchada de su clítoris y todas sus muchas ramificaciones nerviosas. En dos largos trazos el transparente clítoris y los labios de Ashley quedaron lejos de su cuerpo, pellizcados con seguridad en los dientes de los fórceps de Gretchen.

Un educado aplauso se escucho a través de los asientos de la ópera cuando Gretchen abrió los forcep y dejo que las piezas robadas de carne inútilmente cayeran en un pequeño plato de acero.

"Todo hecho, hiciste un buen trabajo", el cortador arrulló a Ashley, sus pezones rosados ​​desnudos se erigían desde la frescura de la fase abierta grande a pesar de todas las luces fuertes, "Ahora, vamos a limpiarte y eso será todo".


** ** ** ** ** **

El procedimiento completo duró menos de quince minutos, pero para Ashley no podría haber sido más de lo suficientemente rápido. Vestida con un vendaje fijado entre sus piernas Ashley y Betts había tomado su dinero en una bolsa pequeña, de lujo junto con los antibióticos, analgésicos fuertes e instrucciones para tomarlos.

Durante una semana agonizó con el dolor, tomando sus medicamentos y antibióticos para evitar infecciones. Nunca se imagine que esto podría doler tan mal y por tanto tiempo; que había estado manteniendo su circuncisión secretada lejos de Kevin diciéndole que tenía un absceso removido de sus genitales y estaría fuera de servicio durante un tiempo, se trataba de un dolor más severo que cualquier cosa que jamás había conocido antes. Incluso por el dolor, no quería ver realmente él horrible desorden que era su vagina, Ashley sabía que algo era muy diferente ahora.

Su satisfacción de tener sus deudas de préstamos estudiantiles dieron sus frutos y racionalizo su decisión como un mal necesario, un desvaneció rápido ya que recibió una llamada del bufete Parker y Parker diciéndole que ella tenía el trabajo. Seis meses más tarde, Ashley estaba libre de deudas, casada, y era una abogada de éxito. También para ese momento estaba libre de orgasmo. Su flor una vez perfecta se ha reducido a un corte limpio de color rosa entre sus piernas, sólo una rendija lisa delicada, donde sus labios vaginales y el clítoris grandes estuvieron una vez. Su frustración sexual también es compartida por su nuevo marido que una vez que se enorgullecía de su habilidad para llevar al clímax a su mujer chupando y lamiendo su gran y palpitante clítoris hasta el orgasmo después del orgasmo. Ahora él está perdido porqué su esposa esta circuncidada completamente, algo que ha compensado mediante la realización de más sexo oral con él, algo que ella siempre ha odiado es cierto.

Ashley tiene ahora la vida perfecta en su nuevo mundo cruel y sin clitoris.



Historia Original Aquí.





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul

DINERO FÁCIL

Ashley es una mujer joven y atractiva; a los 23 años de edad lo ha hecho bastante bien por sí misma al ser la primera persona de su familia, no sólo en asistir a la universidad, sino en obtener un título de licenciada. Ella está saliendo con su novio Kevin con quien comenzó a salir, mientras estaba en la universidad......


DINERO FÁCIL
Ashley es una mujer joven y atractiva; a los 23 años de edad lo ha hecho bastante bien por sí misma al ser la primera persona de su familia, no sólo en asistir a la universidad, sino en obtener un título de licenciada. Ella está saliendo con su novio Kevin con quien comenzó a salir, mientras estaba en la universidad. Ella encontró una manera fácil de pagar su gran deuda aunque eso signifique quedarse sin orgasmos para toda su vida.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [CIRCUNCISIÓN] [ABLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Martineasy





Ashley es una mujer joven y atractiva; a los 23 años de edad lo ha hecho bastante bien por sí misma al ser la primera persona de su familia, no sólo en asistir a la universidad, sino en obtener un título de licenciada. Ella está saliendo con su novio Kevin con quien comenzó a salir, mientras estaba en la universidad; a pesar de que tanto ella como Kevin se graduó al mismo tiempo en leyes no ha sido capaz de asegurarse un empleo regular con el fin de pagar su enorme deuda de préstamos estudiantiles. Su deuda se ha convertido en una fuente de ansiedad para la  joven y bonita mujer, ya que es una carga que no quiere poner en su propuesta de matrimonio, algo que ella ha rechazado dos veces. La idea de entrar en el matrimonio aportando poco económicamente, así como una cantidad vergonzosa de deudas es extremadamente inquietante para Ashley; ella odia la idea de ser dependiente de su marido después de todo lo que ha logrado hasta ahora en su corta vida.

A Kevin no le importa, pero por otra parte no le importa mucho acerca de cuanto se trata de Ashley, el sabe en su corazón que iba a ser feliz con ella no importa qué. Oh, Kevin, es un superhombre para ella, desde que aprendió a cómo estimular el clítoris de una manera de darle orgasmos de otro mundo que él realmente cree que solo él guarda el secreto de la sexualidad de todas las mujeres. Ashley no le importa la ingenuidad de él, y lo disfruta todo lo que puede durante las relaciones sexuales, pero también puede ser un poco demasiado posesivo. A veces se siente perdida dentro de su relación por ser capaz de contribuir muy poco a su estado financiero actual; aunque el sexo es grandioso y ella disfruta de su compañía, Ashley sabe que con el fin de mantener un poco de apariencia de sí misma debe encontrar una manera de ser fiscalmente independiente.

Una tarde, dejando otra entrevista de trabajo fue terrible, su teléfono celular de Ashley sonó sin comprobar el identificador de llamadas respondió, aún en pie en el estacionamiento del bufete Legal Parker y Parker.

"Hola", dijo Ashley apenas presiono el botón de desbloqueo para su coche y abrió la puerta del lado del conductor.

"Hey Ash, soy Betts, ¿qué estás haciendo ahora?" Era la voz familiar de su mejor amiga
.
"Dejando otra entrevista de mierda para otro trabajo de mierda que nunca me van a llamar ¿Qué pasa?" Ashley dejo la cartera de piel en el asiento del pasajero y se ajustó la falda del vestido al entrar en su coche.

"Nos vemos en O'Larry, vamos a comer y beber algo. Tengo algo loco que tengo que compartir".

Ashley pensó por un momento, echando una última mirada a la letra negrita esparcida por el signo delante del edificio que acababa de visitar... Ella podría necesitar una bebida en este instante.
"Está bien, estoy en camino".


** ** ** ** ** **

A pesar de que las dos jóvenes habían sido amigas desde la secundaria no podría haber un mayor contraste sentadas en el bar juntas. Ashley llevaba el cabello oscuro recogido en un moño y estaba vestida con ropa de trabajo profesional; la falda del vestido gris, blusa negra pizarra le daba una aire de la autoridad, al igual que la abogada a la aspiraba a ser. Elizabeth, o Betts como la conocían sus amigos, era un espíritu libre por excelencia. Ese día con su cabello rojo suelto, llevaba un collar de cuero fino alrededor de su cuello con una pequeña cerradura adornándolo y sus brazos estaban casi son mangas con tatuajes de flores. Los ojos de Ashley estaban constantemente distraídos por el anillo brillante que adornaba el labio de su amiga mientras hablaba.

"Bien, aquí vamos", Betts rió nerviosa, finalmente llegando a lo que ella había querido discutir con Ashley, "Esto va a parecer una locura".

"Oh, estoy segura, sospecho que es porque esperaste hasta la tercera ronda para finalmente llegar a ello", Ashley sonrió maliciosamente cuando levantó lo que quedaba de su tercer cóctel y lo terminó.

"Oh sí. Así que anoche hice 75 mil dólares por permitir que mi vagina fuese perforado, "Betts tenía una forma de ser muy directa y al grano, una vez que tenía un par de copas en ella", Bueno, en realidad fueron casi 76 mil dólares".

"¿Qué hiciste qué?" Ashley soltó en voz alta, haciendo que Betts sonriera ampliamente y la callara a ella.

"Dejé que una mujer perforo mis labios vaginales, un pequeño aro en cada lado... Y yo creo que están creciendo en mí, en realidad estoy bastante caliente". Betts seguía sonriendo con aire de culpabilidad mientras se llevo un mechón de cabello rojo fresa demasiado brillante detrás de la oreja.

Ashley no respondió por un momento, al darse cuenta de que todas sus respuestas inmediatas no eran escuchadas exactamente, era el tipo de cosa salvaje que debía esperar de su amiga. Entonces el pensamiento de ella  llamó la atención demonios es un montón de dinero, y tan pronto como lo había hecho Ashley amonestó internamente a sí misma por considerar  tal cosa. Estaba, sin embargo, curiosa.

"Por lo tanto, Betts, no sé porque me sorprendo cuando me dices cosas como esa, pero ¿cómo has te encontrado en una situación como esa? Que te paguen para... Ya sabe... "

"Para tener mis labios traspasado por 76 mil dólares", Betts continuó sonriendo, sabiendo que Ashley era demasiado modesta para decirlo en voz alta, incluso, "Un amigo de un amigo se encargo de todo el asunto. Es una historia bastante interesante; ¡Me muero por contarte sobre él!" Ashley sonrió nerviosa y sutilmente le indicó al mesero por otra bebida, "soy todo oídos, Oigámoslo, Betts".

Mientras Betts contó su historia se hizo evidente que el amigo de un amigo era parte de una especie de subasta subterránea que permitía a sus clientes la oportunidad de pujar por dar atractivas modificaciones a jóvenes, las mujeres del cuerpo de su elección. Betts confió que la idea de ser retenida y dejar su destino hasta completar la tarea en manos a extraños era aterradora, pero también era el tipo de cosas que encontraba emocionante. Ella explicó a Ashley que todas las modificaciones eran lo que ellos llamaron de negocio adecuados, lo que significa que no eran visibles con la ropa puesta. Ella advirtió que las modificaciones variaban desde tener sus pezones perforados, a su vagina, clítoris o labios perforados, y en casos extremos, incluso la circuncisión, que siempre se paga más. 

En algunos casos, las mujeres recibieron un tatuaje pequeño, no más grande que un cuadrado de una pulgada, por lo general con las iníciales del que paga. Para Ashley la idea de tener las iníciales de otro hombre tatuado en su cuerpo era la posibilidad más inquietante, por otra parte, que al ser tan pequeña siempre podría tenerlo cubierto. Cuanto más Betts habló de la experiencia la voz interior de Ashley más comenzó a verlo como una solución viable para su situación financiera actual. Su mente comenzó a correr a través de los pros y los contras de la situación; piercings no eran permanentes y se pueden retirar, por lo que la circuncisión era casi lo mismo Kevin esta circuncidado y  no afecta a su vida sexual ¿que era el peor que harían? ¿Retirar la capucha de su clítoris? Su clítoris de gran tamaño casi estaba descubierto por él de todos modos. ¿El pequeño tatuaje? Una simple cosa, algo sexy; A Kevin le encantaría que ella tuviera un tatuaje la haría ser aun más atractiva. Por encima de todo, podría finalmente casarse, algo que Ashley sabía que estaba empezando a afectar negativamente su relación por sus repetidos aplazamientos.

Ashley había terminado su bebida para el momento que Betts se acercaba al final de su historia, pero había oído lo suficiente, asentó la copa vacía con un golpe firme y declaró: "Estoy interesada". Betts miro a Ashley con incredulidad por un momento, "¿lo estás? ¿No puedes estar hablando en serio?"

"Sí, Betts, lo hago," dijo Ashley con una sonrisa desafiante, "¿Qué, unos bichos raros se vengan al ver cómo me perforan o me ponen un tatoaje; son 15 minutos de vergüenza y la respuesta a mis problemas?"

Betts sonrió mientras estrechó sus ojos, "¿Y la posibilidad de la circuncisión?"

"Déjame ver", dijo Ashley, su voz era firme, "Como has dicho, que tiene el mayor premio y me gustaría mucho más que tener un estúpido  tatuaje que tendría que quedar cubierto". Betts se inclinó un poco hacia atrás y miró a Ashley como si estuviera viendo lo mejor de su amiga por primera vez, "¿Quién sabría, señorita Recta y estrecha que eres un monstruo del armario? Si era la forma que deseas a continuación, voy a arreglarlo. Me imagino que mi pago va a hacer ver el mío como centavos, Ash.Guau."

Ashley asintió con poder, no era frecuente que la sorprendiera, se sentía muy bien.


** ** ** ** ** **

Más tarde esa noche Ashley recibió un texto de Betts haciéndole saber que su fecha se fijó para el viernes por la noche y que pasaría recogerla a las siete.

El día señalado estaba sentada son con su mejor amiga en la sala de espera en la casa de subastas secreta usando nada más que una túnica de seda, Ashley comenzó a lucir con orgullo como se hace unos pocos días atrás. Ashley era una persona increíblemente privada y muy modesta; sintió una intensa oleada de pánico escénico había terminado su manera de pensar acerca de la exposición frente a tantos desconocidos, por lo que muchos ojos estudiarían cada pulgada de su cuerpo desnudo. Ella quería vomitar. Por tercera vez, Ashley se excusó para ir al baño, muy lujosa a orinar y salpicarse de agua su cara, mirándose en el espejo central en hacer que su cara era una máscara de determinación relajada. Por encima de todo Ashley sabía que no iba a salir huyendo ahora, que estaba tan cerca de hacer realidad la independencia financiera, para ser finalmente libre de su deuda.

"¿Ashley?" Un hombre con esmoquin preguntó cortésmente en la puerta del baño de mujeres entre abierta, "Es hora, querida".

"Por supuesto, todo listo", dijo Ashley con entusiasmo forzado.

Por alguna razón Ashley había imaginado a la sala de subastas de modificación iba a ser un lugar de mala muerte, semejante a un salón de tatuaje de gama baja y penetrante estudio. En realidad, la gran sala era más como un teatro de ópera de lujo; fue conducida detrás de una cortina de terciopelo fino mientras el moderador anunció el inicio de la siguiente espectáculo. Ashley miró a la mesa de sujeción acolchada junto a ella y se sintió incapaz de mirar hacia otro lado; sintiendo su ansiedad, la mujer delgada, sin pretensiones de pie opuesta a la mesa sonrió cálidamente a ella,

"No hay necesidad de preocuparse, voy a cuidar de ti perfectamente. No sentirás nada y habrá terminado antes de que lo sepas. Se alegrará de saber que su oferta muy alta; que alcanzó un máximo de 200,000; señorita, que debe estar excitada, yo lo estoy".

Ashley sonrió nerviosa "Gracias, estoy un poco nerviosa es todo".

"No hay necesidad de estar nerviosa, realmente no hay ningún problema en absoluto, solo son un pocos momentos de ser el centro de atención y ya está. Entonces es hora de volver a tu vida, doscientos mil dólares más rica. "La mujer estaba en algún lugar de los cincuenta años, vestida con elegancia, y tenía una sonrisa cuyo calor calmo a Ashley inmensamente. "Gracias, una vez más," dijo Ashley, sintiendo como le regresaba su compostura cuando su resolución se endureció.


** ** ** ** ** **

Tal vez una chica ingenua, Gretchen pensó para sí misma mientras las cortinas se abrieron y las luces del escenario se apoderaron de ella y Ashley. Como una mujer que se ha especializado en el recorte de los clítoris durante los últimos veinte años que conocía el aspecto de una chica que no se dio cuenta de lo que estaba dando exactamente, sin comprender hasta qué punto el impacto que iba a tener en la pequeña y delicada mujer en flor para el resto de su vida. Por lo tanto ingenua de hecho, Gretchen sonrió.

Gretchen retiro bata de seda de Ashley y la puso a un lado y llevó a la joven a la mesa donde ella entonces comenzó el trabajar con los grilletes en sus  muñecas y los tobillos en su lugar por las correas de cuero pesado ​​garantizado que se quedase ahí. Ella se maravilló de la forma desnuda de Ashley, al igual que los muchos bien vestidos, los clientes ricos que observaban desde sus asientos. Dos monitores de gran tamaño a cada lado del escenario mostraron la piel de Ashley de color blanco lechoso, grandes pezones rosados, y el penacho de vello púbico negro por encima de su  vagina rosada.

El cortador experto a continuación, comenzó a frotar hacia abajo el sexo separado de Ashley con un paño higiénico, teniendo en cuenta el estado llena de sangre de sus labios brillante y erecto clítoris. No era frecuente que Gretchen se llevara a anular un conjunto tan grande y frescos de genitales como los de Ashley, la mujer de más edad sintió que su propio sexo comenzó a sentir un cosquilleo cuando ella entonces comenzó a hacer pequeñas inyecciones de anestésico local alrededor de la flor de la joven. Ella susurró en voz baja a Ashley cuando la chica hizo una mueca por los pinchazos de la aguja en su sensible piel: mantén los ojos fuertemente cerrados, tal vez imaginándose a sí misma lejos de ahí, o tal vez pensando en lo que va a hacer con todo ese dinero. Gretchen estaba bastante segura de que la chica no estaba pensando en la pérdida de la perla de su sexualidad. Qué pena, pensó, y sonrió.

Gretchen dejo la jeringa a un lado y recogió un par de pinzas con las que pellizcó el clítoris y los labios de Ashley por un momento, para asegurarse de que se habían adormecido a fondo antes de continuar con el procedimiento. Feliz con la falta de respuesta que recibió, Gretchen sujeto cruelmente el clítoris grande de Ashley, rosa abajo cerca de la base y dejo que el fórceps colgara de él, tirando del delicado órgano con su peso. A continuación, recupero un conjunto de afeitar, tijera médica afilada y les dio un par cortes de prueba.

"Estamos a punto de empezar ahora, sólo unos pocos minutos más y ya está", dijo Gretchen con dulzura. Ashley mantuvo los ojos bien cerrados y asintió con la cabeza una vez en reconocimiento. Dicho joven, estúpida Gretchen pensó mientras se estiró el labio izquierdo de Ashley y comenzó a cortar a través de su delicada carne rosada. Ella hizo los cortes con movimientos lentos y fluidos, pero eran largos trazos; con tan solo una tijera fue capaz de quitar los labios todo el camino hasta la base del clítoris pellizcado retirándolos de Ashley y le ha permitido colgar libre. Gretchen luego tiró al otro lado de los labios de Ashley y repitió el proceso cortando limpiamente a través de sus labio vaginales hinchado, dejándola conectada por sólo una pequeña parte en la base del clítoris también.

Y ahora para el corte más cruel, pensó Gretchen cuando ella tomó la pinza una vez más, estirándolo el clítoris de Ashley que parecía una remolacha roja por fuera de su vagina sangrante, sus labios vaginales colgaba de ella como pequeñas alas de mariposa carnosas. Gretchen coloca la tijera médica abierta debajo de la base del clítoris de Ashley, detrás de las dos piezas que colgaba de su carne, y se puso a cortar a través de la base hinchada de su clítoris y todas sus muchas ramificaciones nerviosas. En dos largos trazos el transparente clítoris y los labios de Ashley quedaron lejos de su cuerpo, pellizcados con seguridad en los dientes de los fórceps de Gretchen.

Un educado aplauso se escucho a través de los asientos de la ópera cuando Gretchen abrió los forcep y dejo que las piezas robadas de carne inútilmente cayeran en un pequeño plato de acero.

"Todo hecho, hiciste un buen trabajo", el cortador arrulló a Ashley, sus pezones rosados ​​desnudos se erigían desde la frescura de la fase abierta grande a pesar de todas las luces fuertes, "Ahora, vamos a limpiarte y eso será todo".


** ** ** ** ** **

El procedimiento completo duró menos de quince minutos, pero para Ashley no podría haber sido más de lo suficientemente rápido. Vestida con un vendaje fijado entre sus piernas Ashley y Betts había tomado su dinero en una bolsa pequeña, de lujo junto con los antibióticos, analgésicos fuertes e instrucciones para tomarlos.

Durante una semana agonizó con el dolor, tomando sus medicamentos y antibióticos para evitar infecciones. Nunca se imagine que esto podría doler tan mal y por tanto tiempo; que había estado manteniendo su circuncisión secretada lejos de Kevin diciéndole que tenía un absceso removido de sus genitales y estaría fuera de servicio durante un tiempo, se trataba de un dolor más severo que cualquier cosa que jamás había conocido antes. Incluso por el dolor, no quería ver realmente él horrible desorden que era su vagina, Ashley sabía que algo era muy diferente ahora.

Su satisfacción de tener sus deudas de préstamos estudiantiles dieron sus frutos y racionalizo su decisión como un mal necesario, un desvaneció rápido ya que recibió una llamada del bufete Parker y Parker diciéndole que ella tenía el trabajo. Seis meses más tarde, Ashley estaba libre de deudas, casada, y era una abogada de éxito. También para ese momento estaba libre de orgasmo. Su flor una vez perfecta se ha reducido a un corte limpio de color rosa entre sus piernas, sólo una rendija lisa delicada, donde sus labios vaginales y el clítoris grandes estuvieron una vez. Su frustración sexual también es compartida por su nuevo marido que una vez que se enorgullecía de su habilidad para llevar al clímax a su mujer chupando y lamiendo su gran y palpitante clítoris hasta el orgasmo después del orgasmo. Ahora él está perdido porqué su esposa esta circuncidada completamente, algo que ha compensado mediante la realización de más sexo oral con él, algo que ella siempre ha odiado es cierto.

Ashley tiene ahora la vida perfecta en su nuevo mundo cruel y sin clitoris.



Historia Original Aquí.





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul

HECHO SUSHI

Hola mi nombre es Ben. Soy fontanero, 24 años bien dotado y con un cuerpo tonificado. Tengo una novia llamada Grace. Ella tiene un gran culo con un vientre tonificado con bonitas y redondas tetas copa 'C' con el cabello largo y castaño. Bien, descubrí un nuevo lugar de sushi en la ciudad que ha estado abierta durante 3 meses. Es difícil llegar sin reservación, por lo que a principios de la semana hice una reserva para 3 personas, entre ellas yo......


HECHO SUSHI
Hola mi nombre es Ben. Soy fontanero, 24 años bien dotado y con un cuerpo tonificado. Tengo una novia llamada Grace. Ella tiene un gran culo con un vientre tonificado con bonitas y redondas tetas copa 'C' con el cabello largo y castaño. Bien, descubrí un nuevo lugar de sushi en la ciudad que ha estado abierta durante 3 meses. Es difícil llegar sin reservación, por lo que a principios de la semana hice una reserva para 3 personas, entre ellas yo, sin imaginar que aquella reservación seria el inicio de una nueva forma de vida para mi novia, su hermana y yo mismo..

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ABLACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: littlegeoff





Hola mi nombre es Ben. Soy fontanero, 24 años bien dotado y con un cuerpo tonificado. Tengo una novia llamada Grace. Ella tiene un gran culo con un vientre tonificado con bonitas y redondas tetas copa 'C' con el cabello largo y castaño. Bien, descubrí un nuevo lugar de sushi en la ciudad que ha estado abierta durante 3 meses. Es difícil llegar sin reservación, por lo que a principios de la semana hice una reserva para 3 personas, entre ellas yo, Grace y su hermana gemela, (No se preocupe, yo sabrían cómo distinguirlas). Para el viernes por la noche. Así, la noche del jueves Grace pregunto lo que habíamos planeado para mañana por la noche porque su hermana iba a venir a eso de las 5 pm. Fue entonces cuando le dije que había hecho una reserva en el restaurante de sushi para 3 personas y ella se acercó y me dio un beso y me dijo: "Gracias".

Cuando Jess llego, las chicas entraron a la habitación para alistarse para salir. Ambas lucían como un millón de dólares, con sus mini faldas que apenas podían contener sus nalgas. No me importa aquello, siempre y cuando llegase a casa con una de ellas aquella noche. Una vez que estuvimos en el restaurante, tuvimos que esperar unos 10 minutos para poder pasar a nuestra mesa. Una vez que nos instalamos con unas copas y algo de comida. Noté que el chef japonés que no podía dejar de mirar tanto a mí,  como a mi novia y su hermana. Después de unos minutos se alejó y yo me encogí de hombros. Sin embargo, se procedió a limpiar nuestra mesa después de que el plato principal.

Después él volvió con otra ronda de bebidas y un postre que no pedimos, y luego lo colocó sobre la mesa. Me pregunto sin rodeos si le podía ayudar. Le he dicho, “depende de lo que necesites”. Entonces, él dijo que tiene una fiesta la noche siguiente y que necesita tener modelos desnudos. Un hombre y una mujer habían enfermado esa mañana y estaba tratando de encontrar a personas dispuestas a ayudarlo a él. Dijo que nos pagarían muy bien para nuestro tiempo. Me gustaba la idea. Le dije que sí por mí, y sabía que a Gracia le gusta la desnudez pública también, pero apenas la había conseguido en la idea de comida en su cuerpo. Sorprendentemente, dijo Grace, "Sí, pero mi hermana ha venido para pasar con nosotros el fin de semana y si ella podría ganar algo de dinero también..."

Bueno, el hombre estaba encantado con la idea de gemelas.

Entonces el hombre le explicó que estaríamos acostados bajo sushi colocado en nuestro cuerpo. Nos preguntó si podíamos quitar todo nuestro vello y cabello de la cabeza a los pies, Cuando me levanté para pagar la cuenta, Una mesera mujer dijo que la cuenta había sido pagada por el propietario para ayudarnos a salir mañana.

Dado que la fiesta sería para una persona muy importante, tuvimos problemas para encontrar el look adecuado que le haría feliz. Los invitados se habían reservado para los meses para la fiesta especial en la que ahora éramos los nuevos modelos. Una vez que llegamos a casa de Grace y yo fuimos a nuestra habitación y comenzaron a jugar. Los dos estábamos desnudos y ella estaba chupando mi pene y yo le estaba comiendo ella su sexo mientras le metía los dedos, y fue cuando Jess entra a preguntamos si nos podíamos ayudar. Gracia dijo que podía con y luego si le gustaría que lo hiciera yo. Cuando Jess pareció preocupada, Grace le dijo que la había visto miles de veces desnuda, ya que como son gemelas tienen el mismo aspecto en cualquier caso, no era como me gustaría ver algo nuevos. Simplemente eran dos chicas iguales.

Jess estuvo de acuerdo en dejar su timidez.

Así que Grace fue por crema, una máquina de afeitar y preparar agua caliente. Cuando se fue, me ayudó a Jess a quitarse la ropa. Como le estaba quitando su sujetador, Grace regreso de nuevo, puso las cosas en el piso y me ayudo a quitar su braga (calzón). Ella le dijo a su hermana, “¿cuándo fue la última vez que tuviste sexo?”, porque ella se había dejado crecer el vello púbico que estaba muy largo. La respuesta fue, “hace 6 meses”. Grace dijo que eso cambiaría esa noche y que ahora dormiría con nosotros esa noche. Miré a Jess y ella estaba feliz, pero preocupada al mismo tiempo. Jess me miraba en estado de shock y dijo: "He estado esperando para tener sexo contigo durante mucho tiempo, pero yo no quería molestar a mi hermana o a ti".

Después de que se habían afeitado la una a otra, Grace le dijo a Jess. "¿Puede ayudar a mi novio a penetrarme por el culo? Hemos probado un par de veces, pero siempre lo tengo que parar porque no me fío de él en mi culo. Pero esta noche quiero que lo haga por una vez". Así que Grace se puso a cuatro patas y conduje mi pene a su dulce culo, con la ayuda de una gran cantidad de lubricante. Después de unos minutos de hacerlo, empezó a doler menos. Grace se dio la vuelta y se encontró que Jess y yo habíamos cambiado de lugar con Jess que llevaba un arnés con dildo más pequeño que mi pene entrando y saliendo de su culo. Mi pene estaba en el culo de Jess para ese momento y que tenía el mismo problema que su hermana antes. Pero Grace me dijo: "Solo has gozar a esta perra de mierda", como se puso debajo de ella y comenzó a lamer su dildo mientras la seguia penetrando por su culo.

Después de otros 10 minutos de penetrarla por su culo dije, "Es tu turno de nuevo", y penetre a Grace por unos buenos 5 minutos antes de que sintiera como que me iba a venir. Dejé de penetrarle su culo después de aproximadamente otros 5 minutos y luego la penetre por su vagina durante más de 10 minutos.  Antes de poderle preguntar, Grace me dijo que no quería que me viniera en su culo o el de su hermana. Ella dijo que su vagina estaba bien y Grace dijo que quería comerse la raja de su hermana también. Tuve que penetrar a Jess por su vagina durante unos minutos antes de entrar correrme dentro de ella. Yo no podía aguantar más. Descansé mientras que las hermanas se limpiaban con sus lenguas la una a la otra. Cuando Grace estaba limpiando Jess, Ella admitió que no estaba tomando la píldora.

Gracia me dijo: "Es mejor que no hayas embarazado a mi hermana o no tendrás mas sexo con cualquiera de nosotras por los próximos 9 meses. Si ella está embarazada de tu bebé, a continuación, vamos a hacer una pausa en nuestra relación y tendremos que aguantar a mi hermana embarazada. "Ella añadió a Jess," No más pene de mi novio a continuación. A menos que sea por el culo o en la boca de ahora en adelante. “Ya he tenido que tener un aborto a causa de él". Después de eso nos fuimos todos a dormir y nos levantamos a las 11 horas. Mientras que Jess hacia la cama en la mañana, me hizo gracia una vez más su culo. Esta vez ella no me pidió que me detuviera, y finalmente me vine en su culo. Justo cuando estaba derramando mi semen en ella, su hermana entro y le pregunto si podía tomar prestado nuestro secador de cabello. Grace se metió en la ducha y Jess estaba secándose el cabello y conmigo mirando su culo. Estaba pensando, Jess tenía un mejor culo, pero Grace tenía las mejores tetas. Yo era más un hombre tetas que un hombre de culo.

Por último, fui al baño a orinar y me metí en la ducha al igual que mi erección bajó. Le pregunté cómo se sentía acerca de tener comida sobre ella, y estar desnuda para que otros lo miraran. Me añadido a que puede tener incluso comida dentro su vagina. Como ya he dicho, se cubrió su raja con sus manos y se sonrojó. No le gustaba la idea de que su vagina estuviera abierta o incluso rellena con alimentos.

Hemos salido de la casa a la 1 pm y fuimos a almorzar, ya que necesitábamos estar allí a las 15:00 por lo que el chef tenía que vernos para ver cómo poner la comida sobre nosotros. A las 3:30 se nos pidió ir al baño por última vez en unas 5 horas. A las 4 pm, se nos pidió que nos acostáramos sobre la mesa. Nos preguntamos porque las correas eran necesarias. Dijeron que cuando ponen algo de la comida, es posible que nos moviéramos un poco y no había espacio para eso. Tontamente, nos quedamos contentos con la explicación. Así que quedamos nosotros 3, atados a las mesas, y el chef empezó a poner los alimentos en nosotros antes de que se acordara que se olvido a llevarnos a firmar el contrato. Se dijo que el contrato es estándar en caso de que algo saliera mal. Repitió, que harían todo lo posible para mantenernos con vida en caso de un accidente. Estábamos contentos de firmar el documento, ya que todo lo que quería hacer era poner comida sobre nosotros.

Tenía una gran cantidad de rollos de sushi puestos en mí e hicieron un bol con la mitad de una cáscara de melón de agua y la puso entre mis piernas. Cubrieron mi pene con mayonesa japonesa. Se sentía raro y delicado en un primer momento y vi porque querían a nosotros atados. Ellos pusieron en rodajas, pescado crudo en nuestras piernas y brazos, por lo que la mayor parte de nuestro cuerpo estaba cubierto. Las chicas tenían sus pechos como era natural más gordo y mucho más grande. Luego se poner mucho más frutas de las chicas entre las piernas.

Entonces el dueño entra y nos ve y nos mira, dijo que estaba muy bien, pero todavía necesitaban un poco más trabajo en las chicas. La llamé y le pregunté cómo estaban. Las chicas dijeron que estaban bien, pero que no estaban cómodas porque sus pechos fueron apretados para que lucieran más grandes. Trate de moverme para ver lo que habían hecho con sus tetas, pero antes de que pudiera, el dueño regresó con el chef para dar a cada una un pepino largo que se había modelado para que pareciera un pene gigante y lo empujo la mitad del camino en las vaginas de las chicas. Podían sentir que no iban a ir más lejos sin estirarlas ellos o rasga sus vaginas. Finalmente, en medio de las piernas de las chicas se colocaron todavía más frutos.

Por fin, el propietario vino de nuevo y dijo que debíamos salir en 10 minutos.

El chef se disculpó con las chicas. El dijo: "Esto les dolerá un poco", al tiempo que comienza la inyección de alcohol en sus pechos hasta que este sale por sus pezones. Entonces puso salmón fresco en la parte superior de ellos y luego empujo todo el alcohol  hacia afuera. Todos los chicos se fueron a hasta dónde estabas las chicas y las mujeres se pusieron a mí alrededor. Debe haber estado rodeado por una hora antes de las damas comieran lo suficiente para descubrir mi pene, y aproximadamente el mismo tiempo para que pueda ser revelado el pepino tallado en forma de pene dentro de las chicas y que las tetas de las chicas tenían alcohol en ellos.

Más tarde me enteré de que cada uno de sus pechos, tenían un sabor diferente inyectado en ellos y durante los siguientes 30 minutos siguientes a que fueron descubiertos sus pechos volvieron a su tamaño normal, ya que los hombres se turnaron para succionar el alcohol. Algunos de los huéspedes femeninos se comieron el pepino sabor vagina directo de donde estaban, pero no antes de que fueran empujados hasta el fondo y las chicas gritaran de dolor pidiendo que se detuvieran. Fue entonces cuando todos los invitados se rieron de ellas. Uno de ellos se acercó y dijo: "¿Has leído el contrato que firmaste? Ahí dice que podemos hacer lo que queremos, menos matar. No se preocupen, si cortamos algo de ustedes, consiguen un pago muy generoso de dinero".

Jess preguntó con voz asustada, "¿Qué quiere decir con cortar algo de nosotros?"
Nadie respondió.

El chef salió y preguntó si alguien quería no eliminar algo todavía.

"Sí, me gustaría algo de ella" Uno de los invitados estuvieron de acuerdo mientras apunta a Jess. "Los labios y el clítoris con un poco del pene él por favor",

Otro nos dijo: "Si pierdes tu clítoris y los labios recibirás $ 10.000 y si se pierde un pezón son $ 5000 y si se pierde una teta se obtiene $ 20.000 y si se pierden los dos recibirán $ 60.000. Para que pueda obtener unos nuevos si lo desean. Y, si él es castrado o se han machacado sin posibilidad de reparación recibe $ 20.000 porque no podrá iniciar una familia o tener más hijos".

De repente, Grace tenía la esperanza de que Jess estuviera embarazada de mi bebé.

"... Y $ 500 por la cabeza de su pene y otros $ 5,000 por cada cuarto de pulgada de su pene".

Por lo tanto, el chef froto el clítoris y los labios vaginales y luego los corto limpiamente de ella.

El propietario recordó amablemente a sus invitados que sólo tenían 1.5 horas más. El chef se me acerca y tira de mi pene cubierto de la mayonesa y coloca un catéter en mí y dijo, "espero no tener que usarlo".

Todavía otro huésped pide la teta con el brandy a la mitad, con sal y jugo de limón en ella. Esa noche fue la teta izquierda de Jess. El chef casualmente recogió el cuchillo y empezó a cortar su pecho como si estuviera haciendo el sashimi. En primer lugar, solo fue el pezón. El chef lo recogió y puso el pezón mucho antes de que él cortara su teta como si fuera como un asado hasta que no quedó nada de él. A continuación, los clientes pidieron su último labio fuera eliminado y su última teta. En este momento ella estaba en estado de shock. El chef dijo, "Será mejor que llamen al médico para ella ahora".

El propietario aseguró que un médico estaría allí en menos de 5 minutos. El chef estuvo de acuerdo en que sería lo mejor. Una de las más antiguas huéspedes mujeres dijo: "Bueno, si el médico está llegando, es mejor que le demos más de una persona para trabajar en ese momento." Y ella casualmente pidió mis huevos y pene para que fueran cortados. El chef acordó que podía hacerle un plato de sashimi. Antes de comenzar el corte, el chef le preguntó si quería limpiarlo, lamiendo toda la mayonesa de encima. Lo hizo muy felizmente.

Mientras chupaba, le supliqué a ella, para que pudiera mantener un semen para nosotros, todavía pudiéramos tener hijos más adelante en la vida. Ella dijo: "Yo espero que no estés bromeando, porque después de esta noche, ella no va a ser capaz de tener hijos. Me temo que tenemos algo bastante desagradable para ella. Es el momento perfecto, ya que el médico está llegando de todas maneras. Nos aseguraremos de que usted este despierto para que pueda verlo también". El chef trabajó rápido en mi escroto y lo había retirado en unos pocos segundos. Luego, casi antes de que pudiera sentirlo, corto mis huevos en rodajas finas de 2 mm. Incluso antes de que el dolor pudiera sentirlo, había empezado a cortar mi pene.

Fue entonces cuando el médico entró. El chef lo saludo mientras trabajaba, mientras él estaba en la esquina mientras terminado, pero el amigo necesita una gran cantidad de arreglar lo mejor que pueda. El médico comenzó con Jess y la trajo de vuelta a la conciencia y la cosió su vagina. Se fijo donde sus tetas solían estar, y le dijo: "te veré el lunes por conseguir poner nuevas con prótesis. Y a tu amigo también, por supuesto." Una vez tratado, fue desatada y ayudada para que ella pudiera ver lo que todavía nos estaba pasando. A continuación, el chef le preguntó quién iba comer la cabeza de mi pene y la anciana dijo que se lo diera a su nuevo amigo, de alguna manera lo que significa para Jess. Los huéspedes todos vieron a Jess desmayarse.

El chef luego hizo brevemente el trabajo del resto con mi pene y se llevó al propietario caminando con al plato para que todo el mundo tomara. Como un alivio rápido, el médico trabajo en mi entrepierna con rapidez, y me dijo que se habían llevado mi agujero de orinar y me dijo: "Tendrás que sentarte para orinar a partir de ahora."

Cuando estaba vendado, me ayudaron a sentarme y me uní a Jess. A medida que me estaban moviendo, estaban removiendo el resto de la comida de Grace y su la sentaron, sin embargo, ella todavía estaba atada a la mesa. La mesa en la que estaba era diferente. La mitad de lo cual se puede modificar para que ella estuviera sentada. Hubo incluso más ajustes de la mesa podría hacer. Ellos pusieron una mesa pequeña y un banco a su lado, y pusieron dos ollas de agua caliente en el banco. Ellos hicieron girar la mesa en la estaba para hacerla inclinarse sobre más lo que hizo que tetas se hundieran en el agua caliente.

Ellos los cocinaron de esta manera durante 20 minutos. Cuando habían cambiado a un color rojo oscuro y profundo, sus tetas fueron retiradas y fueron probadas tocándolas. Repitieron este proceso hasta que el chef dijo que estaban listos. Mientras los cortaba de ellas se podía ver una gran cantidad de grasa saliendo de ellos, pero que estaban cocinados a la perfección. Lo que me pareció raro. Terminó de cortar y los sirvió para que los huéspedes disfrutaran al comerlos.

Uno de los hombres dijo que él también quería comer su útero y su punto G. Se detuvo para burlarse de ella. Se preguntó si alguna vez quería tener hijos. Antes de que cualquiera de nosotros pudiera responder, le espetó: "Bueno, vas a recibir $ 100.000 por esto y realmente no se preocupan por eso. Firmo el contrato". La aseguraron y fue levantada sobre nuestras cabezas, y estábamos en posición de modo que estaríamos obligados a ver lo que estaba por suceder.

Grace estaba con un terrible dolor cuando el inicio acortar su atractiva vagina. El chef comenzó en la parte inferior de sus labios y empezó a cortar hasta su clítoris y corto profundo también. Una vez que llegó a su clítoris empezó a tirar de él, y ella comenzó a gritar. Para mantener el ánimo y sin molestias, la amordazaron antes de terminar de cortar el clítoris. El chef le dijo: "Ya que ellos quieren su punto G y el útero. Voy a tener que cortar tu vagina para abrirla hasta el hueso púbico".

Podíamos ver el chef corte su vagina abriéndola poco a poco hasta su vientre hasta que llegó a su punto G y lo corto de ella y luego siguió cortando hasta que llegó a su vientre y luego el médico intervino y detuvo alguno de la hemorragia para luego el mismo médico extirparle el útero. Se preguntó si los huéspedes quería otra cosa. Todo el mundo se sorprendió, incluso Grace, cuando fue Jess quien pidió los ovarios de Grace. Dijo que dado que ella sería la único de las dos capaces de tener bebés, sus ovarios le sería inútil, y quería probar el sabor de su hermana. El médico le preguntó si ella quería dejar su vagina izquierda abierta o cerrada, ya que no tendrá ningún sensación en ella. Gracia declaró que era mejor dejarla abierta y dijo que ella todavía quería un agujero para ser penetrada.

A medida que el médico estaba cerrando su vagina lo mejor posible, él le dijo que tuviera cuidado la primera vez que volviera a tener sexo pues por un tiempo volvería a ser como una Virgen de 12 años de nuevo. Él hizo las puntadas juntos más apretadas que antes, y las primeras veces sería extremadamente apretado.

Por último, fue todo lo que podía hacer estaba completo, dijo, tendríamos que ir directamente al hospital. Solo podría él arreglarlos mejor. Le dijo a Jess y Grace, "Cuando estamos allí podemos darle algunas nuevas tetas falsas por lo que se sentirán como una mujer otra vez. Después de lo que habíamos hecho por usted y su hermana, es lo menos que podemos hacer". Durante lo que quedaba de la noche, Grace y Jess consiguieron nuevas tetas falsas y del tamaño que querían de copas 'C' de nuevo.

Nos alojamos en un hospital privado por otros 4 días recuperándonos.

El día que nos permitieron dejarlo, Jess se sintió enferma por la mañana, y le preguntó si podía darle una prueba de embarazo. Sorprendentemente, resultó positivo. Todos estábamos contentos de que todavía tendríamos un bebé después de todo lo que nos había pasado.

Los invitados y el chef fueron fieles a su palabra. Nos dieron el dinero suficiente para tener 2 meses de descanso antes de que estuviéramos lo suficientemente bien como para volver al trabajo. Entre todos, aún tuvimos el dinero suficiente para comprar una casa para nosotros 3 y el bebé en camino. Después de ese día no teníamos mucho sexo. Le dolía mucho al hacerlo y no tenía una tolerancia además tenía muy poca sensibilidad en lo quedo de su vagina. A Jess no le gustaba la sensación de un consolador en ella, y ya no tenía mucho interés en el sexo tampoco.

Jess todavía quiere tener un segundo bebé pero mi esperma desde esa noche había dejado de existir. (Habían sido cierto en eso también). Me pregunto lo que nuestros bebés serian similares. Después de nuestra prueba todos vivimos en la misma casa, y dormimos en la misma cama y todos utilizan las mismas bragas (calzones), ya que al no tener nada en mi entrepierna el uso de ropa interior masculina ya no me era necesaría.





Historia Original Aquí.





Autor: littlegeoff       Traductor: DarkSoul