Hazte donante de sangre… Ayuda a otros

sangre-rose-hdr_61-1658¿Sabeis una cosa que me gusta hacer todos los años? Donar sangre. En realidad lo hago siempre que puedo pero, cuando llega el mes de junio, es seguro que voy a hacer mi donación de sangre. Y como no, el 14 de junio, que es el Día de la donación de sangre, antes de ir a mi trabajo suelo pasar antes para donar un poco.

Jejeje, me acuerdo la primera vez que doné sangre. No sé si fueron los nervios, o qué, que cuando salí de la habitación donde me tocó me sentía bien pero, en el pasillo, mientras me colocaba todo para irme, empecé a sentirme mal y solo me acuerdo que un joven gritó algo y al siguiente me sentía flotar.

Cuando me desperté estaba en una camilla con ese joven mirándome fijamente. La verdad es que tuve un despertar estupendo porque estaba… Oye, que una estaba falta de sangre pero el muchacho era lo necesario para que mi cuerpo empezara a fabricar más porque empezaba a ruborizarme jajaja. La verdad es que fui a caer en los brazos de un enfermero que pasaba por allí y que se fijó en mí. Él me cogió en brazos y me metió dentro donde vigiló mis constantes. Le habían dicho que acababa de donar sangre y supongo que supo lo que me pasaba. Además, llevaba encima un refresco y un bocadillo, así que muy listo no tenía que ser.

El caso es que, cuando desperté, me sonrió y yo le sonreí a él y lo único que pude decirle fue: “Hola, guapo”. Jajaja, ahora que lo recuerdo creo que fue una tontería pero él se rió y yo me divertí mucho con esa risa, me encantaba.

Se preocupó bastante por mí porque se quedó mientras me tomaba el refresco y el bocadillo, si hasta me dijo que, si tenía trabajo, llamara porque iba a llegar tarde porque no quería dejarme ir hasta que viera que tenía mejor cara y más fuerzas. Y eso hizo, estuvo cuidando de mí, menos mal que era que salía de su turno de noche porque haber cogido a un enfermero cuando había tantos enfermos… Pero no, lo tuve para mí solita y sin remordimientos.

Estuve hablando con él un poco y la verdad es que fue un encanto. Me gustó, vamos, así que cuando por fin me recuperé y salimos fuera, porque me acompañó y todo, pues nos dimos los teléfonos y quedamos para salir a cenar esa noche. Y anda que no fue bien. Creo que necesité yo la sangre que di por todo lo que quemé esa noche con él jajaja.

Y ahora os preguntaréis qué fue de él, ¿verdad que sí? Pues estuve saliendo un tiempo y fue fantástico, me sentía muy bien con él pero… Digamos que conoció a alguien en el hospital y empezaron a intimar… En fin, que la escogió a ella y yo contenta porque él buscaba algo serio que no podía darle así que mejor así. Lo pasé bien unos meses y después pues a pasar página que es lo que toca.

Pero lo que toca sobre todo es lo siguiente: que os hagáis donantes de sangre, no porque os vayais a marear y vaya al rescate alguien como él sino porque estaréis salvando la vida a otras personas que necesitarán esa sangre. No se pasa dolor, no es algo que ya no puedas recuperar, el cuerpo fabrica sangre cuando ve que tiene poca, así que, si puedes, es un gran regalo el que das a otras personas.

Eso sí, antes de ser donante de sangre mi recomendación es que te hagas un chequeo completo porque no pueden serlo quienes porten alguna enfermedad. Porque si lo haces lo que harás será condenar a otra persona a tenerla (porque también se transmite). Así que lo mejor que podéis hacer antes que nada es ir al médico de cabecera que pueda valorar si soy aptos para ser donante y, si es así, ir a algún sitio donde se done sangre (por ejemplo el 14 de junio, que es el día del donante de sangre) y allí se ocuparán de vosotros. No vais a tardar casi nada y os darán comida y bebida por ello. ¿Qué mejor regalo para una persona que darle vida a otro.

Ya lo sabes, yo soy donante de sangre, ¿lo eres tú?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2016, Diario Secreto, Doctora Miss Love, salud

Porque te quiero mucho, mamá

adolescente-escondiendo-un-regalo-en-su-espalda_1098-3877Hoy es un día especial. El día de las madres y, aunque se diga que este día es solo para las mujeres que han tenido hijos, yo pienso que es el día de todas porque, las mujeres, todas nosotras, tenemos una parte de madre, no solo de hijos, sino también de otras personas. Por ejemplo, ¿acaso una hija no cuida a su padre y a su madre cuando están mayores? ¿No cuidan las mujeres a sus amigos cuando están enfermos? ¿No intentan educarlos cuando se equivocan esos amigos o meten la pata? Pues eso, para mí este día es como el día de las mujeres porque las mujeres somos madres, aunque sea de una misma.

Sé que en otros países se celebra otros días y otros meses pero como en España se conoce este pues es cuando yo lo suelo celebrar, que para eso soy española, al menos conservemos una tradición antes de cambiarla por las modas. Si tú, querid@ que me lees, no lo celebras este día no pasa nada, puedes leer lo que escribo ahora y después el día que se celebre, así seguro que puede recordarte o, quién sabe, darte algunas ideas.

¿Le vais a regalar algo a vuestra madre? Yo sí, he decidido regalarle una tarde completa de salón y después un poco de ropa, que ella nunca se compra nada y siempre va con lo mismo por ahorrar. Pues bien, la huchita que tengo de caprichos hoy se va para mi madre, así que espero que no me ponga mucho reparo en comprarle cosas porque es su día. Y aunque sea algo material, también es porque voy a estar con ella todo el día. No puedo hacerlo a lo largo del año porque con el trabajo y demás se me van las horas pero el día de la madre es exclusivo para ella, le pese a quien le pese.

Este día es especial para muchas, es una forma de demostrar lo que se siente por una madre y cómo no, también yo quería rendir homenaje a la mía de alguna manera. Hoy no creo que vaya a salir porque me espera una comida con mis padres así que lo más seguro es que esté con ellos, que además se lo merecen y es lo que hay que hacer. Pero bueno, ya por la noche veré lo que hago (me da que invitaré a algunas amigas para pasarlo con ellas, una noche de chicas antes de volver al trabajo que eso también hay que tenerlo en cuenta).

Y dicho lo cual, me gustaría dejar una pequeña carta para mi madre, para esa persona especial que siempre está encima mía y me cuida y me protege, con lo que yo soy de salvaje… Anda que no me tiene paciencia la pobre, si es que es un trozo de pan y, claro, me encantará poder hacer llegar a lo que ella hace con la mitad de cosas.

Pero bueno, esto va por ti, porque te quiero mucho, mamá.

Hay muchas madres en el mundo, muchas educaciones que se dan y que hacen que los hijos sean de una forma o de otra. Contigo tuve suerte. Desde pequeña me enseñaste a distinguir lo bueno de lo malo, no diciéndomelo sino dejando que yo lo aprendiera. Estabas conmigo para celebrar mis éxitos, y conmigo para enseñarme de los fallos que cometía.

Muchas veces me has reñido mi cabezonería, has estado conmigo a pesar de que no llevaba razón pero querías que aprendiera sola y que sola avanzara en la vida. Y lo he hecho. Ahora te miro y sé que lo has hecho tan bien, que has sabido construir una mujer hecha y derecha capaz de enfrentarse a la vida, a lo que venga, porque tengo tu sangre, porque tengo tu vida. Tú no te extingues cuando ya no estés, formas parte de mí y así seguirás siempre.

Porque a veces nos olvidamos que las personas no están aquí para siempre, olvidamos que una palabra sencilla, un te quiero, no cuesta nada decirla y hace que la otra persona entienda que de verdad le importas. Porque hay que demostrar el amor que se siente por la otra persona. Por todo, yo quiero decirte, una y otra y otra vez, te quiero mucho.

Y da igual si es porque hoy es tu día o porque es un día cualquiera, esas palabras siempre saldrán de mis labios para que, el día de mañana, no me arrepienta de no habértelas dicho más veces, aunque sí que lo haga porque me parecerán pocas.

Así que… Mamá… Te quiero mucho.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2016, dia de la madre, mamás

Que no mueran los libros

book-1149031_960_720No, no me he vuelto loca con este título, al menos no más loca de lo que suelo estar, Loves, así que os puedo decir que le he puesto eso porque sé que no muchos cogen ya un libro, primero porque los libros en papel ahora mismo es algo para algunos pudientes, que los libros cuestan mucho, y segundo porque la mayoría tenemos un lector electrónico que tiene mucha más capacidad de un libro (es mucho más fácil llevar 10 libros electrónicos que 10 libros en papel, sobre todo si son grandes).

Pero, ¿y dónde queda esa pasión por leer? ¿Esa obsesión por pasar la página para saber lo que le ocurre al personaje? Eso se pierde en un libro electrónico porque no puedes tocar el papel donde están las letras, no puedes acercarlo a tu corazón y darle un achuchón. Vale, sí, muchos dirán que eso se puede hacer pero junto al que ha despertado esos sentimientos, has abrazado a muchos y no es lo mismo. No puedes ver su portada siempre que quieras, no puedes sostenerlo y prestarlo, son muchas cosas lo que no se puede hacer con un libro electrónico (incluido el hecho de que no podrás leer si está sin batería jajaja).

En fin, os comento esto porque no querría un mundo sin libros físicos. Pero es sí, asequibles. Por eso ahora miro mucho los libros, porque creo que los libros en papel son tesoros y no hay que acumularlos sino coger los que verdaderamente son joyas. Y no entiendo por ellos los que sean súper ventas. Por si no lo sabes las editoriales colocan su sello de “bestseller” a cualquier libro que de verdad quieren vender, no al que de verdad se vende. Hay escritores que logran vender mucho pero nunca ven ese sello en sus libros, y otros que venden lo mismo o menos, tienen el sellito puesto. ¿Por qué? Pues porque apuestan por ellos, y los demás que los fría un pimiento.

Por eso es que no me fío de lo que me puedan decir. Yo busco mis libros, yo leo, yo opino. Hay muchos libros, tanto de autores conocidos como desconocidos, que merecen ser leídos. He leído desconocidos que me han encantado y que no tienen nada que envidiarles a los famosos y, sin embargo, pasan desapercibidos porque nadie se fija en ellos. Por eso, ahora que está por aquí el día del libro, y que además abril suele ser un mes de libros, convendría que te pusieras manos a la obra y, al menos este mes, leyeras un libro. No pido mucho, como ves.

Los libros nos dan cultura, nos hacen pensar mucho e imaginar sitios, situaciones, volar… Pero eso se pierde porque, ¿quién va a querer leer un libro si está la caja tonta, entiéndase como televisión, donde hay unos personajes que se están peleando o una serie que además está basada en un libro? Pues querid@s, no es lo mismo. Ya me llevé un gran chasco con las películas de El Señor de los Anillos, me lo llevé con la saga de Harry Potter (sí, la fui a ver), me la llevé con… puff, ya ni me acuerdo la de decepciones que hay. Y ya no he vuelto a ver películas relacionadas con libros, no me gusta porque quitan lo verdaderamente importante y, lo que dejan, muchas de las cosas no son así en el libro por lo que le quitan también la razón de ser. Y encima la gente sale encantada…

En fin, que es el día del libro el 23 de abril y que me encantaría que leyéseis algo y si podéis lo comentéis porque a lo mejor y yo también lo he leído y podemos debatirlo. Y si no, pues a ver si me convencéis para leerlo que seguro que habrá cosas que me llamen la atención.

Por mi parte os recomendaría, tan de moda que está ahora, alguna literatura romántica pero, como casi toda ella es igual, apostad por aquella cuyo argumento parezca diferente porque si no, os aburriréis. Al menos eso es lo que me está pasando a mí últimamente, que no me llama nada la atención y eso hace que no acaben de llegarme las novelas. ¿Alguien que haga una novela diferente? Por supuesto, hay muchos otros géneros pero, para pasar calor entre tus piernas, las eróticas son las mejores, créeme, y, a poder ser, con un hombre a tu lado o, en su caso, muchos juguetes sexuales, que hacen el mismo habío.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2016, Diario Secreto, Doctora Miss Love, libros

Di basta al cáncer

bowl-240214_960_720Mis queridos Loves, ¿qué tal estáis? La verdad es que cada día me sorprendéis más porque sé que estáis por ahí y, aunque no se comente mucho en el blog (tiene hambre el pobre, está falto de cariño de esas palabras vuestras…) pues sé que por las redes me seguís bastante así que me siento muy feliz de teneros.

Hoy la verdad es que no es un día muy bonito para mí por la fecha que es… Veréis, el 4 de febrero es el día Mundial del cáncer y la verdad es que yo he perdido a una persona en esa fecha así que no es algo por lo que me alegre mucho, de ahí el título de lo que escribo hoy.

Sé que los estudios e investigaciones están cada vez más cerca de dar con una cura para el cáncer, para que no mueran más personas de ningún tipo de cáncer, pero aún falta y a veces me paro a pensar si no sería mejor que todos los países del mundo se unieran y dejaran de crear guerras estúpidas para luchar contra las enfermedades, contra las injusticias y, en definitiva, ser un mundo globalizado donde todos trabajaran para ayudar a todos.

Sí, lo sé, es una utopía lo que estoy diciendo pero es que es verdad. Pararos a pensar. ¿Qué pasa con el paro? Hay mucho en unos sitios, poco en otros. ¿Y si pudiéramos dar trabajo a todas las personas? Sería lo mejor porque todos los sistemas se sostendrían por sí solos.

Los políticos… me abstendré de ese tema porque eso me enerva y hoy no tengo el humor para ser ácida y sí para ser hiriente pero solo diré que, si no se llenan sus bolsillos y dejan el dinero tranquilo, a lo mejor las cosas no irían tan mal y no estaríamos como estamos ahora (y no me refiero solo a los partidos que puedan gobernar ahora sino a los anteriores y a los que vendrán, que todos sabemos que la profesión de político es la que más dinero da por hacer menos cosas).

Seguro que tú que me lees, querid@ has perdido también a algún ser querido por el cáncer. Lleva instaurada mucho tiempo esta enfermedad pero hay valientes que salen de ella, que luchan con todas sus fuerzas para que no les venza, y lo consiguen. A todas esas personas yo creo que hay que darles un homenaje porque son símbolo de superación y porque han hecho cosas de las que uno no está preparado.

La mayoría de las personas se deprimen cuando le dicen que tienen cáncer, es lógico, se sabe que puede llegar a ser mortal y que no hay cura. ¿Pero por qué no frenarla ya?

¿Sabéis? A mi consulta va una pareja cuya mujer ha tenido cáncer de mama y le tuvieron que extirpar los dos pechos para que no se reprodujera. Ahora tienen problemas para mantener relaciones sexuales, no por él, que la sigue viendo igual (si viérais cómo la mira, está tan enamorado de ella que sería capaz de pasar él por ese trauma para que ella no hubiera tenido que hacerlo); es ella la que tiene problemas porque siente que no es la misma. ¿Qué le diríais vosotros a esas mujeres que se sienten menos mujer por no tener pechos?

En la sociedad te enseñan que una mujer es un culo y dos tetas (perdón si os ofende, queridas), y no es así. Somos mucho más que un cuerpo, que un físico, y es lo que tenemos que meternos en la cabeza. Por eso no pasa nada si nos quitan una parte de nuestro cuerpo, porque, mientras no sea nuestra mente, cualquier cosa es sustituible, reemplazable y, sobre todo, prescindible. Lo importante es conservar esa forma de ser, esa mente que se tiene y que te hace única.

Esto es lo que hoy quiero hablar con ella. La he citado en un café donde estoy esperándola y espero que lo entienda. Y, si esto sirve para muchas más que me leéis pues genial, yo me sentiré bien por vosotras porque os lo merecéis, y porque las relaciones pueden seguir siendo iguales, no cambia nada. Afortunadamente las mujeres no tenemos solo un punto erógeno y desde luego los pechos no es precisamente el punto por el que llegamos al clímax así que… ¿por qué no ver las ventajas de no tenerlos?

Nunca os rindáis al cáncer, Loves. Solo decid basta.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2016, cancer, Diario Secreto, Doctora Miss Love, salud