INDÓMITAS PORRISTAS

A los 16 años las hormonas que invaden el cuerpo de un chico adolescente Mandan, toman el control de sus acciones por mas estúpidas o arriesgadas que estas sean, Ismael iba a una prestigiosas preparatoria (instituto) donde asistían algunas de las más bellas chicas adolescentes de la ciudad virgen aun se masturbaba imaginando tener sexo con alguna de esas bellezas que exhibían sus cuerpos en ajustados trajes de baño durante las clases de nataciones......


INDÓMITAS PORRISTAS
A los 16 años las hormonas que invaden el cuerpo de un chico adolescente Mandan, toman el control de sus acciones por mas estúpidas o arriesgadas que estas sean, Ismael iba a una prestigiosas preparatoria (instituto) donde asistían algunas de las más bellas chicas adolescentes de la ciudad virgen aun se masturbaba imaginando tener sexo con alguna de esas bellezas que exhibían sus cuerpos en ajustados trajes de baño durante las clases de nataciones.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ESCOLAR]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





A los 16 años las hormonas que invaden el cuerpo de un chico adolescente Mandan, toman el control de sus acciones por mas estúpidas o arriesgadas que estas sean, Ismael iba a una prestigiosas preparatoria (instituto) donde asistían algunas de las más bellas chicas adolescentes de la ciudad virgen aun se masturbaba imaginando tener sexo con alguna de esas bellezas que exhibían sus cuerpos en ajustados trajes de baño durante las clases de nataciones en la piscina de la escuela, pero Ismael deseaba ver más, su pene latiendo debajo de su ropa interior se lo ordenaba.

Una orden que le fue imposible de rechazar. Por semanas Ismael pensó como poder ver esos esplendidos cuerpos femeninos desnudo, una tarde mientras estaba en las gradas viendo a las chicas en su práctica de natación, que pensó que podía ocultarse en uno de los gabinetes de los vestidores eran del tamaño correcto para su estatura de 1.68 metros debía ser cuidadoso pero sabía que si tenía éxito iba a tener imágenes en su mente para poder masturbarse por varios meses quizás años solo pensando en aquellos cuerpos, Ismael sabia que el mejor vestidor era el usado por las porristas de la escuela.

Las porristas era un grupo selecto, comandadas por Karol una rubia bellísima quien era su capitana, solo se aceptaban en las porristas a las chicas más hermosas y de familias ricas, ellas animaban a todos los equipos de deportes de la escuela, tenían fama de ser femi nazis pues ninguna de ellas tenia novio o se le conocía alguno, la capitana era nombrada por su antecesora una semana antes de dejar la escuela para ir a la universidad, Karol estaba en su último año y era la chicas no solo más guapa sino mas aguerrida del grupo.

Corría el rumor en la escuela que una vez las porristas habían tomado a un chico y lo habían golpeado tanto en los testículos que no solo lo dejaron estéril sino castrado de por vida, aunque según eso paso hace mucho, Ismael no creía que eso fuese posible por lo que al viernes siguiente apenas terminaron las clases, corrió al gimnasio donde las porristas entrenaban todos los viernes, era exclusivo para su uso, rápidamente Ismael fue hasta los vestidores, comprobó que no había nadie antes de comenzar a quitarse sus ropas, las cuales coloco en un gabinete no marcado.

Ismael pensó que aquel gabinete metálico no era de nadie, además estaba situado justo donde necesitaba, a tan solo tres de donde estaba el gabinete de Karol que era su objetivo número uno, luego de quitarse toda la ropa excepto su trusa (slip) de color blanco metió su ropa en el gabinete y se introdujo el mismo, cuando escucho voces fuera cerró la puerta, cuidando de no cerrar el gabinete para que pudiera salir y s ajusto sus lentes, sus ojos quedaban justo a la altura de las ranuras de ventilación del la puerta metálica, no paso mucho tiempo hasta las porristas llenaron el lugar.

El bullicio de las voces de las adolescentes conversando mientras comenzaban a quitarse sus ropas para colocarse su traje de porristas hico que el pene Ismael de apenas 16 cm ya en completa erección comenzara a palpitar debajo de su trusa, si bien su pene no era la gran cosa su testículos desde hacía un año que habían crecido para quedar grandes y caídos en su entrepierna, apenas y tenia vello en ellos pero por arribe de su pene tenía una buena mata de vello castaño claro que era su orgullo lo mismo que sus grandes orbes que se balanceaban cuando estaba desnudo.

Las jóvenes como altaneras porristas se iban despojando de su prendas, pronto la mayoría solo iba con pequeños calzoncitos (braga) o tangas mostrando sus senos a los ojos de sus compañeras y por supuesto a los de Ismael, cuya mano derecha no pudo evitar ir a su entrepierna donde comenzó a acariciar el largo tubo que se marcaba perfectamente en su prenda, su glande casi sobresalía por el elástico que rodeaba su cintura, estaba más excitado que nunca, pero sus ojos se abrieron enormes y su pene soltó un chorrito de liquido pre seminal al ver a Karol aparecer ante sus ojos.

Iba vestida solo con una falda de cuadros escolar tipo escocesa, con sus bien proporcionados senos redondos que sobresalían de su pecho como dos pequeñas toronjas coronados por dos lindas aerolas de color rosa, en cuyo centro se erguía un pezón carnoso que parecía el borrador de un lápiz solo que más ancho y largo, Ismael se lamio sus labios imaginando como se seria tener esos pezones entre sus labios chupándolos y lambiéndolos con su lengua, su mano que no dejaba de subir por su pene en erección sintió una gran mancha de humedad justo a la altura de su glande.  

Pero Ismael casi se vino cuando Karol se despojo de su pequeña tanga verde para quedar completamente desnudo a tan solo unos pasos de donde estaba, su vagina era hermosa con labios cerraditos parecía una empañadita con un pequeño mechón de vello rubio coronando la parte de arribe fue obvio para el adolescente que ella se depilaba con frecuencia para poder tener un monte de venos como ese tan erótico, ella rápidamente tomo un calzoncito blanco de su gabinete y se lo coloco, también se coloco un sostén (corpiño) deportivo blanco para finalmente ponerse su traje de porrista y apurar a las otras chicas.

Cuando Ismael se quedo solo, metió su mano debajo de su trusa, tomo su pene duro como nunca antes y comenzó a masturbarse, con los  ojos cerrados, pensando en la vagina de Karol, su mano subía y bajaba por su pene sintiendo cada vena saltada por toda su longitud al no estar circuncidado su prepucio bajaba como subía por su glande causándole aun mas placer, sobre todo porque su glande estaba completamente bañado en liquido cremoso pre seminal, cuando sentía que su orgasmo se formaba en la base de su pene soltaba su pene.

Cuando la excitación mas no la erección había bajado los suficiente, la mano de Ismael continuo masturbándose por varios minutos hasta que de nuevo las porristas llenaron el vestidor, vio como se desnudaron, para ir a tomar una ducha regresar a sus gabinetes para vestirse e irse pero no todas tres de ellas no regresaron entre ellas Karol, quien era a la que Ismael estaba esperando de nuevo ver para correrse sus huevos le cosquillean, quería vaciar su contenido ya acumulado no solo por casi una hora sino por dos días.

Pero la sorpresa de Ismael Karon regreso con otro compañera  que hasta ese momento no había visto era una chica de cabello castaño oscuro, pero para terror de Ismael, karol le dijo que desde ahora el gabinete donde estaba escondido iba a ser el de ella, que podía dejar sus cosas ahí, por lo que sin más Karol trato de abrir la puerta pero esta no se abría hizo más fuerza y la puerta se abrió, los ojos de la bella rubia se abrieron grandes al descubrir a Ismael en ropa interior con una tremenda erección por debajo con una gran mancha de humedad que casi transparentaba su glande.

El rostro de Karol quedo rojo de la rabia que sintió, Ismael salió del gabinete con las manos medio alzadas a la altura de su pecho sin decir nada, Karol lo tomo de los hombres, acerco su rostro al de él, para luego decirle.

-“Te vas a arrepentir toda tu vida de habernos visto maldito fisgón”. Dijo Karol.

Para estrellar su rodilla derecha en los huevos de Ismael cuyos ojos quedaron en blanco, fue un brutal impacto, el dolor fue increíble para Ismael, que ya no supo mas se desmayo por unos segundos antes de volver a la realidad. 

Cuando lo hizo estaba amarrado y las tres porristas lo hicieron ponerse de pie, la porrista nueva, le hizo el más doloroso calzón chino de su vida, apretando sus inflamados testículos contra su pelvis dolorosamente, se tuvo que morder los labios para no gritar, fue en ese momento con sus nalgas al descubierto con su trusa metida entre ellas que Karol se arremango sus mangas para comenzar a azotar su nalgas con una paleta de ping pong, cada nuevo azote era más doloroso que el anterior pronto las lampiñas como blancas nalgas de Ismael quedaron roja y ardiendo como si estuvieran en llamas.

En medio del dolor de esos azotes Ismael cometió el peor y más caro error de su vida, al decir.

-“Ya no más, por favor, para, detente. ¡Juro no decir nada de sus pearcing en sus clítoris o que tienen depiladas sus vaginas!” Suplico Ismael

Karol detuvo sus azotes de inmediato al escuchar aquellas palabras, la chica que lo sostenía con su dorso inclinado hacia adelante una rubia también como Karol tomo su barbilla para levantar el rostro de Ismael al de ella.

-“¡Has sido un chico malo y debes pagar por ellos!” Le dijo ella, mostrándole una mueca de maldad.
-“Te voy a quitar las ganas de seguir espiando mujeres para siempre”. Dijo Karol.

Para arrojar la pala de ping pong al suelo y colocarse detrás de Ismael sus piernas estaban muy abiertas, sus nalgas rojas que pulsaban al ritmo de su corazón, dado el calzón chino que la chica castaña aun le hacia sus testículos se marcaban muy bien entre sus piernas, Karol sin piedad alguna lanzo la primera de muchas patadas directamente a sus testículos que recibieron los brutales golpes uno tras otro sin que Ismael pudiera hacer nada.

Incluso cerrar las piernas le fue imposible pues el dolor hizo que todo su cuerpo se paralizara sin poder moverse, Karol continuo con sus patadas hasta luego de que Ismael cayó por tercera vez revolcándose de dolor. Le ordeno a sus amigas que lo dejaran boca arriba con las piernas abiertas en el suelo, Karol entonces se coloco a cuatro patas sobre Ismael y sin mediar palabra alguna le estampo el segundo gran rodillazo de la tarde.

-“AAAAAAAAAAAAAAAHHHHH”. Grito Ismael,

Al cuarto brutal rodillazo se escucho un claro sonido,

-“CRACK”. Seguido de un grito. “AAAAAAAAAAAHHHH”. De Ismael.

Ese fue el momento cuando su testículo izquierdo reventó, al siguiente rodillazo se escucho de nuevo un claro.

-“CRACK”.   

Esta vez no hubo grito, pero todo el cuerpo de Ismael comenzó a sacarse como si fuese epiléptico, su pene lanzo la que sería su última carga viril de su vida fue un gran chorro que salió con tanta fuerza que traspaso la tela de su trusa, una de las chicas tomo un poco de su cremosa leche con un dedo para llevárselo a la boca, luego de probarlo dijo.

-“Es una pena una leche tan buena ya no podrá ser producida ¿no creen chicas?”. Dijo la castaña.
-“JAJAJAJAJAJAJAJA”. Las tres rieron con una tremenda carcajada.

Ismael luego de unos segundos se desmayo, se despertó en un hospital donde lo atendieron y le extirparon los restos de sus testículos por un cirujano nunca regreso a la escuela, pero algo que si se cumplió es que se le quito toda idea de espiar o sexo con una chica para siempre, su pene se encogió y su cuerpo engordo incluso le brotaron pequeños senos, Ismael nunca volvió a ser el mismo luego de su castración a manos de esas “Indómitas Porristas”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: daksoulpgm@gmail.com

LA PLAYA

De pronto escuche un ruido detrás de mí, no es más que el jadeo de éxtasis de un hombre, me doy vuelta rápidamente y me sorprendo al ver a un musculoso hombre con una apretada trusa (slip), me es imposible ignorar el paquete que oculta esa prenda, pues es bastante abultada al frente de su entrepierna.......


LA PLAYA
De pronto escuche un ruido detrás de mí, no es más que el jadeo de éxtasis de un hombre, me doy vuelta rápidamente y me sorprendo al ver a un musculoso hombre con una apretada trusa (slip), me es imposible ignorar el paquete que oculta esa prenda, pues es bastante abultada al frente de su entrepierna.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: Sofxx





Estaba disfrutando del sol, la arena, el olor del mar, el hermoso sonido de la playa en mi minúsculo bikini, pensé que estaba sola en esa bella playa pero pronto iba a descubrir que no era así.      

De pronto escuche un ruido detrás de mí, no es más que el jadeo de éxtasis de un hombre, me doy vuelta rápidamente y me sorprendo al ver a un musculoso hombre con una apretada trusa (slip), me es imposible ignorar el paquete que oculta esa prenda, pues es bastante abultada al frente de su entrepierna.

-“¡Atrevido no me molestes! Estoy cansada”. Le dije.           
-“Lo siento, no creí que te molestaría”. Dijo el hombre.        

Pero yo no soy ninguna tonta, de inmediato deduje sus intenciones de tocarme o algo peor.    

-“¿Me estabas viendo las nalgas?”. Le pregunte.        

Aquello me hizo quedar hecha una furia, soy una psicologa profesional, una mujer experimentada y estoy escribiendo un libro “Los hombres son tan obvios”… Sé muy bien que pretendía y como pensaba obtenerlo… usaba sus músculos para impresionar a las mujeres.    

¡Era tan obvio!, veía como el hombre flexionaba sus bíceps.           

“Te parecen sexys tus músculos eh?, apuesto a que las mujeres con cabezas huecas caen a tus pies pero conmigo ¡¡¡NO FUNCIONARA!!!”         .

“Disculpa, no fue mi intención, molestarla”. Dijo él  
“¡Me se defender de los hombres!”. Pensé para mí misma    

Baje mí mirada para ubicar mí trusa blanca y me dio asco ver esos huevos peludos dentro de su slip. El hombre observo mi mirada “Oh, relampagos, rayos!, me va a reventar los huevos, parece que se enojó muy mal”. Pero muy tarde para él.          

Tome impulso con toda la fuerza de mí poderoso trasero y lance un devastador, como potente rodillazo contra los dos frutos de su penosa higuera.      

Mi rodillazo impacto contra su débil masculinidad, explotándolas totalmente. El grito:

“¡AAAAIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIHHHHHHHHHH!”.  

El bañista después del terrible alarido, torció sus ojos, mientras sus manos corrían hacia sus huevos. Observe con una sonrisa como el musculoso hombre se tambaleaba, apenas sosteniéndose de pie con sus manos agarrándose la entrepierna.         

Observe a un grupo de chicas riéndose y les dije.       

“Chicas si un hombre las molesta le dan un patadón en los huevos y listo”. Les dije.    

Luego de nuevo Continué analizando la reacciones del hombre “llora todo lo que quieras, no hay hombre que aguante un golpe en sus huevos”… “¡jamás los testículos serán rival para una mujer… y las mujeres sabemos cómo patear muy duro! Mujeres al poder, ¡hombres a patearles sus huevos!”.

“Siiiiiiiiiiiiiii” gritaron las chicas en la playa.  

De pronto el hombre vomito su desayuno, sus músculos perdieron su tonicidad, ahora todo era flácido, y quedo llorando en la arena y termino perdiendo la conciencia luego de un rato. 

Grite con una sonrisa de oreja a oreja: “¡te los revente!, ¡de nada te sirvió haber nacido hombre jajajajaajajajajajaja!”.

Marcos tras esta mala experiencia dejó por un largo tiempo sus pervertidas visitas al vestuario femenino… y tomó por costumbre antes de abordar a una mujer, asegurarse que no fuera de mal genio.

Después que dejo al hombre inconsciente, una mujer con un bikini rojo lo vio inmóvil era una salvavidas, yaciendo en el piso con sus huevos afuera de su slip.

La chica de la bikini rojo se llamaba Cecilia, era la salvavidas de la playa, con cuerpo escultural a la que un salvavidas le había puesto el ojo también.  

Cecilia, se le acerco, y me pregunto: “¿Que paso?”    

Le dije “quería verme desnuda y también tenía otras intenciones. Le pate rápidamente sus huevos.. y se desmayó”     

La chica de bikini rojo ve al joven hombre tirado en la arena y dice “Bien merecido lo tiene”.

Cecilia, muy a su pesar, llamo a la enfermera de la playa que estaba tomando maté con sus amigas.

Al ver al hombre en el suelo con los huevos salidos del slip y al no saber que había pasado, solo grita: “¡¡Rayos, un cangrejo le clavo sus tenazas en los huevos!!”.           

Cecilia me presento a la enfermera y le dije que yo le pate los testículos defendiéndome a que no me tocará.

La enfermera revive al hombre: ”¡Aaaahhhh mis huevos!, ¿qué paso?”    

La enfermera le dice: “no sé mucho, pero una mujer morocha alta te dio en los huevos”.         

El hombre le responde “¡Aaaiiiiiiihh mis huevitos, ahhhiihhhh ya recuerdo, esa loca me dio una patada!”.

La enfermera enojada le pregunta: “¿Pero porque te los pateó?”    

“PRIMERO NO SOY UNA LOCA Y SEGUNDO NO TIENE BUENA MEMORIA PORQUE NO LE PATE LOS HUEVOS, LE PEGUE UN BUEN RODILLAZO QUE ES MUCHO MEJOR” Enojada grite.           

La enfermera me sonríe diciéndome es muy inteligente un rodillazo bien dado es muy efectivo, ya que los testículos al ser aplastados por el hueso blah blah y al ser estallados con el blah blah y el alarido blah blah y si lo tienes agarrado al hombre puedes darle primero en el huevo izquierdo blah blah blah y luego en el derecho blah blah blah.


Viaje a Cancún.      

Estoy aburrida, click, que hare, otro click, chateo.
Click. ¿Qué es eso de "Girl contest” "Kick where it hurts and travel to an amazing beach.   What the fuck". Patear huevos y viajar oh que maravilloso.    

"The girls who has the strong legs will kick a few poor boy's eggs...." Ya me canse lo voy a decir en español.
Las chicas que tengan las piernas más fuertes podrán patera los huevos de unos chicos. Me voy a anotar ya. Click y más click cargo datos, me pregunto será carísima la inscripción....click y más click cargo datos... es gratis genial.     

Me puse mis calzas deportivas, marca nike, de color rosa por supuesto, mis favoritas y practique un par de golpes. Patada alta, baja, el famoso rodillazo, el chiflete, la gran conocida patada de burro y la vívora. Jejee esa última la usaré cuando este muy comprometida, es decir cuando mi contricante este rompiendo más huevos más que yo. Uuhh mientras los pateaba, volví a pensar uh pobre...¡¡¡cómo que pobres!!! Lo van a tener bien merecido y cuanto más dolor mejor.




Historia Original Aquí.




Autor: Sofxx       Traductor: DarkSoul

BUDS

Era tarde un sábado por la noche cuando Josh Smith encendió su teléfono. Quería ver un poco de porno en el vuelo corto de Hong Kong a Calcuta, y su último minuto de bajada a la economía-super-básica se aseguró de que estaba en una cabina básicamente vacía. Las extrañas paredes aseguraban que nadie pudiera ver exactamente lo que estaba viendo en su pequeña pantalla......


BUDS
Era tarde un sábado por la noche cuando Josh Smith encendió su teléfono. Quería ver un poco de porno en el vuelo corto de Hong Kong a Calcuta, y su último minuto de bajada a la economía-super-básica se aseguró de que estaba en una cabina básicamente vacía. Las extrañas paredes aseguraban que nadie pudiera ver exactamente lo que estaba viendo en su pequeña pantalla.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [OBSESIÓN]


Categoria: Gay      Autor: BullGator





2049

Era tarde un sábado por la noche cuando Josh Smith encendió su teléfono. Quería ver un poco de porno en el vuelo corto de Hong Kong a Calcuta, y su último minuto de bajada a la economía-super-básica se aseguró de que estaba en una cabina básicamente vacía. Las extrañas paredes aseguraban que nadie pudiera ver exactamente lo que estaba viendo en su pequeña pantalla.

Fue directamente a su habitual página homosexual. Era difícil conseguir ese tipo de cosas en Hong Kong, pero el avión ofrecía total libertad. El teléfono descargó volúmenes de pornografía, música ilegal, libros electrónicos prohibidos. Al mismo tiempo, observó una diminuta foto de dos hombres bailando juntos en Afganistán. De alguna manera recordó que su propio padre había muerto allí, en alguna guerra lejana.

Observó a los dos hombres bailar. Fue el comienzo de uno de esos baratos 'Set pornos”. Eran los únicos que producían el nuevo vídeo, y la gente era ciertamente adversa sobre todo que no fuera vaginas y penes americanos calvos en sus años 20 tempranos.

Los hombres seguían bailando, luego la cámara se movía a la entrepierna de un hombre, algo visible debajo de un paño de gasa cortante, el traje de oro verdoso parecía caprichoso, pero el hombre de abajo era musculoso, con fardos de cabello negro, Y ojos de oro penetrantes.

La cámara subió lentamente a su entrepierna, hasta la gasa, se podían ver sus huevos de mamut. Pero a diferencia de su compañero de baile, no había erección erótica y palpitante allí. A medida que la cámara se acercaba, la prenda se dejó caer, revelando sus grandes huevos coronados por un amplio muñón de masa rosada y rezumada, ligeramente invertida pero todavía un muñón. El hombre jugaba con su cosa suave el mismo. La cámara se movió hacia su cara. Su compañero subió detrás de él y lo agarró obscenamente, besándolo.

Alguien se acercó desde el pasillo.

-¿Un jugo (zumo) de naranja, señor? -preguntó la azafata, sonriendo.
-"No gracias." Bud, respondió.

* * *

Julián entró en la carnicería de la calle West. Recordó que había estado buscando algo de tocino fresco. Estaba solo en la parte trasera de la pequeña tienda. Solo había un asistente y estaba ocupado con una res.

-"Oye, ¿crees que podrías hacer algo por mí?", Dijo Julián.
-Claro, ¿qué necesitas? -preguntó el Carnicero.
-"Me gustaría hacer un Bud".
"Ok, entra en la parte de atrás".

Julián realmente no recordaba cómo sucedió. Acaba de regresar a la tienda. El carnicero paso a Julián en un mostrador y le cortó el pene, lo cual era realmente difícil por alguna razón, y usando un poco de COA-G140 para detener el sangrado. El pene fue quitado y el carnicero hizo un Bud hermoso con el muñón de Julián y la piel restante. El carnicero le dejó descansar un rato, algunos otros clientes debían haber entrado. La entrepierna de Julián estaba bien vendada y el carnicero le entregó una salchicha grande para llevarla a casa. Julián sonrió mientras el carnicero entregaba la salchicha grande. "Realmente voy a comer esto de inmediato, señor, muchas gracias por todo".

-No hay problema, muchacho, hago cinco a la semana estos días. El carnicero dijo.

Cuando llegó a casa sólo parecía muy feliz, y comió su salchicha entera, su compañero de habitación más tarde informó.

* * *

Randy se acercaba rápidamente a los 30. Él había sido un hombre toro toda su vida.

Había una alta demanda de un pene joven, pero a menudo era mejor tomar el pene y dejar al animal vivo. Los aficionados al toro, por ejemplo, pagarían más de $ 20,000 por comer el pene de un toro de premio. Pero a esos precios, el toro era mejor dejarlo vivo.

Randy se alegró de saber de un nuevo proceso para eliminar el pene y dejar al animal vivo y saludable, listo para el muestreo de espermatozoides futuro y una vida de facilidad. Hizo que fuera al rancho K-Corp para una demostración. El vendedor y Randy seleccionaron una ternera joven para la demostración, de modo que Randy no pagara nada con eso. Randy no era fácil de convencer, y no permitiría que ese hombre tocara un toro de premio en el primer día.

El hombre mostró todo el proceso. La ternera estaba pacificada. A continuación, se despertó con una aguja en la base de su pene. Una gran abrazadera fue colocada alrededor de la base del pene erecto de la ternera. Le dio a Randy un toque de lujuria observar el proceso. El hijo de Randy de 18 años, Mark, sonrió y se rió mientras el proceso continuaba, haciendo que Randy se excitase. El pene salió con la abrazadera, dejando detrás una hilera de puntadas y un catéter. El ternero parecía estar goteando pre semen. El pene, bellamente engordado fue tomado. El vendedor lo puso rápidamente en un recipiente especial.

"Señor. Creo que será mejor que me lo haga ya mismo” dijo Randy. Su hijo sonrió.

Los vendedores se pusieron inmediatamente a trabajar. Inyectaron a Randy con una pequeña cantidad del agente pacificador, enviándolo a una altura muy alta. El vendedor le dijo al hijo de Randy, "tú o yo,  chuparemos el pene de tu viejo por última vez". Mark se rió, y luego prodigó el pene de su padre con su boca húmeda. El vendedor chupó los huevos y pene de Randy, ambos apretaban sus nalgas. Randy estaba realmente excitado. Aunque no podía moverse, gimió. Las bocas de los hombres eran tan cálidas.

El vendedor rápidamente puso la abrazadera en el pene engorroso de Randy. Chasqueó, y Randy sintió como si estuviera siendo drenado de su leche sin un orgasmo. Él suspiró. Su caliente y gordo pene estaba ahora fuera de su cuerpo, una hilera de puntadas detrás. Su hijo tomó el órgano cortado y succionó lo último de los pre-semen fuera de él.

"¡Yo también!" Gritó.

Randy todavía no podía moverse, pero vio cómo el vendedor chupaba el pene de su hijo hasta que fue realmente difícil. Mark estaba gimiendo mucho. Su cuerpo joven desnudo en el aire fresco del verano de la granja. "Espera, déjame penetrar a mi papá por última vez." Dijo. Se acercó a su padre, le dio la vuelta para penetrarlo por el culo. Randy apenas podía sentirlo ya que estaba muy dopado.

Entonces, el vendedor sacó a Mark de su padre, forzó la abrazadera, y lo activo, el pene de Mark fue cortado también.

"Realmente te va a gustar, muchacho", dijo el vendedor mientras le daba su cheque más tarde.

Randy y Mark sonrieron y luego empezaron a hacerse cosquillas compulsivamente después de que él se fuera.

* * *

Todos estos hombres son Buds, toros en este nuevo mundo

* * *

Logan tenía 23 años y trabajaba para un cirujano. Él era realmente tímido sobre su homosexualidad, especialmente porque él podría nunca 'someter' a otro individuo, él apenas no podía soportarlo.

Entonces su jefe lo invitó a una fiesta en su casa. Logan realmente le gustaba a su jefe, que era rubio y todo eso, ya saben, todo un hombre lo que magnificaba que Logan lo amaba. Por lo tanto, por supuesto, Logan estaba muy emocionado, ya que aparentemente esa fiesta era "secreta" y "solo para chicos".

Logan estaba aterrorizado mientras tocaba la campana, y un extraño hombre abrió la puerta. Logan entró y vio una orgía completa de hombres. Todos estaban uno encima del otro. Estaba en estado de shock total y rápidamente se despertó sexualmente incontrolablemente.

Logan pronto se dio cuenta de que no todos estos hombres tenían penes, sin embargo. Un número parecía tener penes aunque muy pocos. "¡OMG, son Buds!", Pensó Logan, mientras rebosaba pre-semen en sus pantalones apretados.

Su jefe se acercó detrás de él, y agarró a Logan por los hombros, apretándolo con fuerza, "¿Qué te parece?" Su jefe susurró.

-Oh, doctor. . . "
-Por favor, Logan, llámame Amo.
"Si señor."

"¿Quieres ser un Bud como todo el mundo aquí, Logan? He visto acerca de ti en línea. ¿No quieres quitarte eso de encima?

"Sí, Sí, quiero".

El doctor llevó a Logan a una plataforma en un cuarto trasero. Logan se dio cuenta de que ninguno tenía un pene. Se sentía mientras el doctor acariciaba su pene, le arrancaba la carne y lo cerraba. Logan estaba tan orgulloso de sus nuevo muñón.

Estuvo realmente encerrado durante semanas, se masturbaba su muñón contra su pantalón todo el tiempo, siempre estaba tan duro y nunca llegaba. Finalmente, el doctor invitó a Logan a su casa. Finalmente consiguió alivio cuando el médico le hizo un masaje de próstata eléctrico y la eyaculación de Logan dejó un largo sendero de semen por su pierna.

* * *

Tommy estaba muy emocionado. Finalmente tenía 21 años y podía asistir a LiveBud, el concierto benéfico para los amigos.  LiveBud era ridículo, una droga que inducia orgía en masas en los hombres. Tommy estaba súper emocionado por las perspectivas, siendo bastante precoz. Un par de sus amigos y él fueron juntos.

Matt, otro chico del grupo, había recibido un muñón hace unos meses. Tommy estaba realmente con él, aunque fuera inaccesible socialmente. Pero ahí estaban, Matt y Tommy en la parte trasera del camión de Lucas el camino a LiveBud. Tommy se sentía un poco ansioso. Todavía era virgen y nunca había usado su pene antes, solo masturbación. Todavía tenía miedo de que le hicieran hablar de conseguir un Bud, ya que evidentemente el servicio se ofrecería ahí e iba a haber, mucha presión para que lo hiciera.

El día 2 del concierto es cuando golpeo a Tommy. Observando el muñón suave de Matt durante días, junto con muñones de tantos otros hombres, estaba llegando a ser un poco incomodo. Además, los chicos estaban recibiendo bud en diferentes lugares. Eso hizo que el pene de Tommy se pusiera duro.

Tommy, Matt y Lucas bajaron a la principal escena del último día del concierto. Estaba bastante lleno. Había un tipo en el escenario, alguien muy famoso. Tommy tardó un minuto o dos, Lucas le había dado algo húmedo. ¡Era un pene de hombre! Los ojos de Tommy se abrieron. Estaba diciendo algo, pero era difícil de escuchar, tal vez como". . . Esto es por ser un hombre mejor y un mejor amante para mis hijos. . ." ¿Tal vez? Tommy no podía estar ahí.

Podía ver, sin embargo, en la pantalla, la abrazadera empujando hacia abajo sobre el pene endurecido del chico. Los muchachos de la audiencia empezaron a gritar y gritar, muy fuertes. No había manera de oír nada. Muchos chicos ya estaban desnudos y cubiertos de barro de los terrenos del concierto. Una masa sucia y sudorosa con agresión estaba lista para explotar, viendo a este ídolo sacar la abrazadera. . . Movió lentamente su grande pene. Era increíble. Entonces, el hombre empujó el mango hacia abajo y fue solo un clic. El tipo fue atrapado por dos hombres detrás de él, sonriendo, jadeando, el semen goteando por sus piernas. El hombre sonrió, agitando el pene gigante en el aire.

Tommy vio que Lucas también había terminado. Matt y Lucas estaban desnudos juntos, allí mismo, las huevos balanceándose arriba y abajo, sin parar.

* * *

Lynn estaba ocupado planeando su Budding. Tenía unos 45 años, pero era guapo. Con una cara tierna que le quedaba muy bien. Rubio, radiante y sin vello bajo la barbilla. Una personalidad tan dulce, pensaba siempre para sí. Él discriminaba a la gente gorda.

Lynn y su socio de 13 años, Mike, estaban sentados en el espacio de la tienda del planificación de eventos mirando diferentes ideas y pensando en las cosas en general. Mike estaba emocionado de que Lynn no pudiera volver a tener una erección. Mike odiaba el sexo anal, y tuvo su Bud con otro novio antes de conocer a Lynn. Mike simplemente amaba la sensación de agresión, rabia, y también la frustración que su Bud le daba.

Mike realmente quería tomar el control de toda la situación, ya que su propia castración un asunto rústico, en sus días de colegio cuando las cosas materiales y las conexiones sociales no parecían importar. Pero Lynn iba a hacerlo tan pública al respecto.

"¿Cuándo es la última vez que usó su pene abiertamente", el planificador de eventos preguntó.

"Han pasado veinte meses", dijo Lynn, sonrojándose. Apenas había dejado de querer su pene. Pensó que debían de ser los años de estar con Mike, y cuánto Mike disfrutaba en su pequeña protuberancia. "botón del ombligo lil" Lynn había usado para decirle, cuando empezaron a salir.

-¿Has estado usando la banda fría?

-No tanto como supongo. Simplemente hace que todo mi abdomen se entumezca, ¿sabe?", Dijo Lynn. Mike y el planificador se rieron.

Mike animó a Lynn a obtener una inserción en la clavija metálica y una redirección uretral, para que no tuviera un muñón visible, solo un tapón de metal, lo que permitía una mayor electro estimulación, y Lynn se había metido muy, muy dentro de él. A Mike también le encantó la idea de que Lynn tuviera que ser penetrado por el culo para venirse, y para mear, eso convirtiendo a Lynn en un animal. No podía esperar a verlo junto a tipos con penes. Era tan dulce, Lynn tenía su culo convertido en un agujero mojado, de semen lleno, mientras que su pene era apenas un enchufe de metal. Mike consiguió realmente reprimido en eso. Empujó los huevos con fuerza contra el asiento, castigándolos, sintiendo su propio Bud, cómo era su muñón, cómo podía mear de él y echar el esperma de su pene, su Bud. Lynn no lo entendería. Mike sonrió para sí mismo.

*

Mike, como podrán adivinar, se estaba volviendo loco con el evento de Lynn, era algo que había esperado durante mucho tiempo. Lynn estaba nervioso, e iba y venía por cosas.

"Si no lo haces, me iré", dijo Mike. Luego le dio un puñetazo a Lynn en su entrepierna, "¡Haré que te hagan un nulo por la fuerza, y entonces no serás nada!" Mike había roto, quería dominar a Lynn. Despertar a Lynn. Después de todos esos años de humillar a Mike y violarlo por el culo y abusar de él verbalmente, después de todo eso, Lynn finalmente vio que quería ser la víctima. Todavía deseaba complacer a alguien desde hace mucho tiempo después de todos estos años.

El abuso tiene lugar en un dormitorio, o en una sala de estar, o en un coche, o una calle de la ciudad, pero donde quiera que suceda, siempre parece que hay gente viendo pero no haciendo nada. En este caso, hubo un grupo de Buds reunidos en el jardín trasero, mientras que Mike y Lynn redefinieron los aspectos psico-sexuales de su relación en el dormitorio, hablando decadentemente. Los hombres comían y bebían, con una piscina llena de jóvenes y desnudos Buds, con un pequeño escenario rojo esperando a su reina, que hacía señas.

Un pequeño argumento comenzó. Los equipos podrían haber sido divididos en "Hay tantas flores en el mundo que ninguno es la misma" y "Una rosa es una rosa, llámelo por cualquier otro nombre". El primero, un oficial de policía, un neurólogo y un dependiente de la tienda. Nadie llevaba nada. Nadie tenía un pene, ni siquiera el papá de Lynn. Lynn miró hacia afuera, timidamente: "¿Qué tan penetrante es esta enfermedad?" Se preguntaba solo en su propia mente.

Pero ya era demasiado tarde. Lynn se movió cansadamente de su dormitorio. Mike había escogido un tema sutil y floral para el papel tapiz. Un poco demasiado moderno para realmente notarlo. Tal vez Mike no era tan masculino después de todo. Lynn bajó las escaleras, su entrepierna aún le dolía mucho, su estómago ardía. Caminó, abajo, en jardín. Los hombres aplaudieron. Ruidosamente, haciendo un bullicio, completamente locos.

¿Por qué? ¿Por qué me ha ocurrido esto a mi?

Lynn se acercó al escenario rojo, había escogido todo esto por sí mismo. La vasta piscina se extendía bajo él. Él estaba allí, en el escenario de esa orgía loca, romana, donde todo el mundo era un monstruo.

Mike se acercó y besó a Lynn. Lynn todavía no se sentía excitado, no lo había hecho en meses.

"Te puse tu comida, Lynn, después de que me golpeaste en año Nuevo, te acuerdas de ese año Nuevo en particular, ¿no lo sé? No me harás caer, Lynn. Te tengo".

Lynn se dio cuenta de lo que había pasado, pero pronto los hombres estaban a sus pies, lamiéndose los dedos de los pies, su pene estaba finalmente poniéndose duro, por primera vez en un rato. Mike debe de haber dejado de drogarlo. Lynn sintió la abrazadera deslizarse por su pene. "¡Oh, NO, no!" Era demasiado tarde. Los discos laterales perforados en sus ligamentos, el catéter se empujó en su uretra. Los discos, ahora dentro de él, le cortaron el abdomen y le cortaron el pene a una profundidad de ½ pulgada en la raíz, y fue cortado, algo más se disparó en el culo, no podía distinguirlo, de verdad, pero sabía lo que era. Escuchó un sonido que se oyó, y fue llevado de vuelta para ver un tapón de metal instalado donde había estado su pene, pero todavía podía sentir su pene debajo de él. en algún lado.

Estaba totalmente entumecido, solo sentía que lo tocaban por alguna manera. En el fondo algo estaba "fijo" en él, esta sensación era rara. Estaba babeando. Los hombres se reían y se frotaban entre sí. Había unos cuantos consoladores, pero no muchos. Él era uno que era un poco flojo y rojo que era entregado a Mike. Sintió que la sonda se deslizaba por su culo. Entonces, Lynn sintió algo más. Sintió que su culo se llenaba de algo, y al mismo tiempo sintió un orgasmo. Sin embargo, dentro de él. No estaba "sino en su pene" - era más profundo en su ingle, y sentía que su corazón latía. Y él empujó hacia fuera, y algo mojado salió de su ano.

Un hombre al lado de Lynn dijo: "¡Exitoso!"

Todos aplaudieron.

Pero ahora estoy en este lugar sin hombres. Lynn dijo incoherente algún tiempo después.





Historia Original Aquí.






Autor: BullGator       Traductor: DarkSoul

BALLBUSTING CON MI AMIGA

Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie......


BALLBUSTING CON MI AMIGA
Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING]


Categoria: Adolescente      Autor: Belerina 5





Era mi amiga desde hace años, y siempre habíamos tenido mucha confianza. Nos contábamos todo. Aún así, nunca había pasado nada entre nosotros. Una de las cosas de las que hablábamos sin tapujos era de nuestros gustos sexuales: ella sabía perfectamente que me gustaba la dominación, y lo entendía; igual que yo sabía de ella otras intimidades que me había comprometido a no desvelar a nadie.

En una ocasión en la que charlábamos amigablemente de sexo, le confesé una pequeña preocupación, una parafilía que estaba empezando a ser una obsesión: la pubefilia. En efecto, siempre me ha vuelto loco el vello de los genitales femeninos. Sorprendentemente, aunque ella había reaccionado siempre con una mentalidad singularmente abierta ante nuestras conversaciones, está pequeña confesión no la dejó tan indiferente como en el resto de ocasiones. Sus palabras se me quedaron grabadas (a veces era demasiado ruda a la hora de descalificarme).

No tiene ningún sentido lo que me estás contando. El vello afea estéticamente, y además no debe considerarse una fuente de excitación, sobre todo al punto en el que toda tu atención se centra sobre esta zona del cuerpo, y descuidas todo el resto de elementos que contribuyen a la excitación sexual. Yo ahora mismo llevo la vagina sin afeitar, pero simplemente por descuido o por flojera, y te puedo asegurar que es un verdadero incordio. Para usar bikini hay que tener cuidado de que no sobresalgan los pelitos por arriba, incluso al usar pantalones de talle bajo para estar en casa, a veces se me sale un poco.

Me propuso por tanto un peculiar antidoto a lo que, para ella, era un poquito enfermizo, o anormal, y yo, que confiaba en ella desde hace tiempo, me puse en sus manos, no sin cierta excitación de pensar en lo que aquello me podía deparar. Se trataba de un pequeño juego que según ella me haría comprender que el vello púbico no debía ser una fuente de excitación.

-“Quítate el pantalón”. – Me ordenó.

Evidentemente, hice lo propio quedándome desnudo de cintura para abajo. Inmediatamente apareció con un cordón de zapato con el que me ato los testículos. Los ató muy bien y acto seguido los apretó firmemente con la mano en varias direcciones para comprobar la solidez del nudo.

Perfecto. No creo que escapen de aquí. Bueno, haremos lo siguiente: voy a ponerte unas diapositivas de chicas desnudas en el ordenador. Cuando aparezca una chica depilada te masturbarás mirándola, cuando en la foto se muestre vello púbico te golpearé en los testículos para que te duela mientras dure la presentación de la foto. De esa manera tu cerebro relacionará al dolor con el vello genital y terminará por dejar de gustarte. Es así, los hombres solo aprenden de esa manera. Espera, voy a comprobar una vez más si está bien firme el nudo y comenzamos la presentación – palpó una vez más mis huevos esta vez de forma más cariñosa, acariciándolas en toda su extensión – Muy bien, cada uno en su sitio, están bien duros por cierto. Es necesario atarlos, porque así te dolerá más.

Dispuso todo como procedía, y empezó la presentación. Manejó un momento el ratón con una mano, mientras agarraba mis huevos con la que después iba a golpearlos. Mientras se cargaban las imágenes me dijo – ¿Estás preparado? Con una sonrisa plácida y mirándome a los ojos, y descargó sobre mis huevos una primera tanda de manotazos inesperados e ininterrumpidos, como para comprobar que todo estaba en orden. No lo esperaba y solté un grito apagado, a lo que ella me respondió con una caricia en la nuca y una sonrisa.

La primera chica era una playmate llamada Terry Nihen, iba elegantemente vestida con un traje rojo y guantes a juego. Miraba a la cámara firmemente con semblante serio, mientras por el escote de su vestido asomaba uno de sus pechos que quedaba al aire. Hábilmente con su mano derecha sujetaba una parte del vestido de manera que se viera lo que llevaba debajo: un sencillo liguero negro, que sujetaba unas medias igualmente sobrias, que cubrían hasta medio muslo de la playmate. Por encima de las medias asomaba el sexo de la chica cubierto por una espesa mata de vellos. Mi amiga no dudo en descargar un primer manotazo en mis testículos mientras miraba a la pantalla, luego dirigió su mirada a mi entrepierna y continuó su terapia con ejemplar concentración. A ésta siguió otra chica también velluda, con lo que la tortura continuó. La tercera no mostraba su entrepierna.

¡Bravo! Vas a tener suerte – Exclamó mi amiga, mientras empezaba a masturbarme – ¡Mira, corre, mírale las tetas! – Me hablaba como a un niño, con ese aire de superioridad y de cariño al mismo tiempo.

La cuarta se llamaba Julie McCullough, era una playmate de los años 80’s, se mostraba tendida sobre un divan, perfectamente maquillada, con unas medias que cubrían sus piernas hasta medio muslo y con una camisola abierta que dejaba a la vista sus partes íntimas. Con su mano izquierda pellizcaba dos o tres de los vellos que tenía en su entrepierna, tirando de ellos suavemente. Los golpes continuaron.

–¿Te duele? – me preguntó con aire serio al ver las muecas que se dibujaban en mi cara.
– Bueno, pues de eso se trata. Es necesario que mis golpes te causen dolor, ¿esta bien? Para eso lo hago – dijo cariñosa y benevolente
.
A esta siguió una buena tanda de ímagenes de velludas y estupendas playmates. No sabía cuando esto iba a terminar. Me encogía de dolor. A veces golpeaba con toda la palma de la mano, a veces sólo con un dedo que lanzaba con toda violencia sobre mis huevos, a veces se centraba en una de ellas primero y luego en la otra, muchas veces con el puño cerrado. Ella me dijo:

–“A ver, voy a darte a esta primero” – Apartándome el pene y dejando bien expuesto mi testículo izquierdo. De vez en cuando miraba mi cara, supongo para controlar si me estaba haciendo demasiado daño. Luego pasó al derecho, lo apretó bien y lo golpeó por distintas partes.

–“¡Vaya, se te han puesto enormes!” – Me dijo mientras sonreía indolente. – ¡Qué montón de imágenes seguidas! Se te van a quedar bien hinchados.

Efectivamente, mis muecas de dolor eran más que evidentes. Hacía varios minutos que golpeaba mis huevos ininterrumpidamente. Finalmente llegó Kristine Hanson, una chica tendida boca abajo con una copa en la mano, que miraba sonriente al objetivo. Se apreciaba todo su cuerpo por detrás, incluidas sus nalgas; y por debajo del codo apoyado en la cama asomaba uno de los pechos de la joven, que se apreciaba en su totalidad, desde la base hasta el pezón, que rozaba levemente la sábana. El pecho colgaba por su propio peso, ya que la chica se mostraba sutilmente erguida para mostrárnoslo sin obstáculo.

–¡Bien!!! Aprovecha ahora – decía con semblante serio mientras se alejaba unos segundos para recuperar el resuello.

–¡Mira, tonto, mírale las tetas! ¿Son bonitas verdad? – Aclaraba sonriente.

Mira aquí si te quieres excitar – decía señalando el pecho de la joven – bueno, al culo también le puedes mirar, ¿de acuerdo? te excitará igualmente. El disfrute duró poco. Una nueva bofetada me sorprendió mientras aparecía la imagen de Mariane Gravatte. Me soltó una tanda de puñetazos, por lo menos quince o veinte mientras me decía amigablemente.

– ¡Cerdito, deja de masturbarte que ya se acabó lo bueno! – Se centró en mis testículos todavía sonriente y poco a poco comenzó el castigo rutinario. En este caso, los golpes me resultaban particularmente excitantes. No dije nada, pero me estaba poniendo muy excitado. Un hilo de líquido pre seminal colgaba de la punta de mi pene. Quise darle las gracias por lo que estaba haciendo, y me respondió “No te preocupes, no me importa hacerlo hasta me resulta divertido”. En ese momento se me ocurrió algo genial, y tuve el coraje de decírselo:

–“Me dijiste que tu también llevabas largo el vello de tu vagina, ¿verdad? Bueno, ¿podrías enseñármelo mientras me pegas, así también tu vagina lo asociaré al dolor?” Le pregunte.

–¿De verdad quieres que te lo enseñe? Es cierto, te vendrá bien, y será más eficaz el castigo ¿aunque abra un precio?

–¿Estás dispuesto a pagarlo? Ella me pregunto.
–¡Si, lo estoy! Le dije sin pensar lo que significaba eso para mí o mis huevos.

Se retiró un momento y se deshizo de su pantalón. Debajo llevaba una braguita (calzón) blanco sobre la cual asomaban unos cuantos vellitos. Se acercó a mí señalándolos mientras decía:

¿Ves lo que te digo? Son un incordio, siempre hay algo que asoma.

Ya delante de mí se bajo la braga y las echó al suelo. Su vagina quedo justo enfrente de mi cara, y pude apreciarlo a la perfección por unos segundos. Vestía sólo una camiseta blanca que le llegaba hasta el ombliguito, y los vellos del sexo quedaban completamente a la vista. Eran preciosos, ensortijados, podía incluso percibir el aroma que salía de esa encantadora cueva, mientras ella perdía unos segundos más, manejando el ratón del ordenador. Con la tenue luz, y como la camiseta estaba justo por encima, parecía que llevara unas bragas negras que asomaran debajo de la blanca camiseta. Pero en efecto, no eran unas bragas sino que todo aquello era directamente su vagina, sus partes íntimas, que se presentaban ante mí.

¡Vamos, hay que seguir! – Dijo voluntariosa.

En esa tanda de golpes, yo ya estaba visiblemente excitado. Ella recogió fría y decidida el hilo que todavía colgaba de mi pene.

–¿Esto qué es? – dijo mientras me lo acercaba a la boca y me obligaba a probarlo.

La vagina de Karen Witter desencadenó el castigo. La segunda foto velluda era de Lonny Chin, y los golpes me parecían cada vez más fuertes y descuidados. En todo caso cada vez me dolían más sobre mis ya adoloridos e hinchados huevos. En un momento pensé que iba a correrme, así que pedí a mi compañera que parara. A demás, me dolían un montón los huevos y quería tomarme un respiro. Ella no accedió, alegando que efectivamente trataba de conseguir que me dolieran realmente, y que no iba a parar ahora, cuando estaba empezando a causarme un dolor intenso.

Continuó golpeando. En medio de continuos retortijones pensé que mis huevos no podrían aguantar más, y acabé corriéndome como nunca lo había hecho. Mi amable amiga me masturbó ella misma levemente mi pene, para colaborar a vaciar mis adoloridos huevos, mientras incrementaba la frecuencia y la intensidad de los golpes. Creí haber visto a Dios mientras me corría.

Mi semen que salió como nunca antes quedo sobre mi abdomen y vello púbico como también en la mano de mi amiga que me dio un fuerte golpe que me hizo dejar la gloria y caer directamente al infierno cuando sentí que algo de desgarro dentro de mi escroto, pero tuve poco tiempo para digerir el dolor cuando sentí otro fuerte golpe por parte del puño de ella, sentí y escuche un crujido que fue seguramente cuando mi segundo testículos se rompió.

Recuerdo ver como mi pene lanzo un gran chorro de semen, mientras todo mi cuerpo se convulsionaba de dolor y ya no supe más, me desperté en un hospital donde me entere que había perdido mis testículos pero que dos prótesis me habían sido puestas en su lugar, era un eunuco aunque no lo pareciera, Karen estaba ahí, y me abrazo como si estuviera muy preocupada, nunca dije nada de lo que paso esa noche en mi habitación.

Aun la sigo viendo y me sigue golpeando mis testículos falsos que juro me hace sentir dolor de alguna manera aunque no puedo venirme como antes aun disfruto cuando lo hago.





Historia Original Aquí.
  




Autor: Belerina 5       Adaptador: DarkSoul

HERMANO DRENÓ VIRILIDAD

Una vez fui un antiguo dios de la fertilidad, pero la tribu que me adoró está extinguida desde hace mucho tiempo. Ahora, paso mis días interminables e inmortales atormentando a la gente de la raza humana que se ha olvidado tan descuidadamente de mí. Estaba rondando las calles invisiblemente, sin ser visto por los mortales, cuando los percibí. Mis próximas víctimas......


HERMANO DRENÓ VIRILIDAD
Una vez fui un antiguo dios de la fertilidad, pero la tribu que me adoró está extinguida desde hace mucho tiempo. Ahora, paso mis días interminables e inmortales atormentando a la gente de la raza humana que se ha olvidado tan descuidadamente de mí. Estaba rondando las calles invisiblemente, sin ser visto por los mortales, cuando los percibí. Mis próximas víctimas.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SOBRENATURAL]


Categoria: Gay      Autor: Ballmeat





Una vez fui un antiguo dios de la fertilidad, pero la tribu que me adoró está extinguida desde hace mucho tiempo. Ahora, paso mis días interminables e inmortales atormentando a la gente de la raza humana que se ha olvidado tan descuidadamente de mí. Estaba rondando las calles invisiblemente, sin ser visto por los mortales, cuando los percibí. Mis próximas víctimas.

Eran hermanos, uno de ellos era mucho más adulto y más maduro. Leí su mente y vi que tenía 21 años. Su nombre era Richard, y el nombre de su hermano menor era David. Tenía sólo 15 años, y su hermano lo llamó "Lil Dave".

Estaban en casa, solos juntos, en un gimnasio en el sótano. Lil Dave estaba haciendo ejercicios de banca mientras su hermano lo veía. Solo levantaba la barra con dos pesos de veinticinco libras en cada extremo. Muy fuerte para un niño de 15 años.

"Estupendo. Eso es. Estás haciendo un buen progreso. Ahora es mi turno -dijo su hermano mayor de 20 años-. Tomó los platos de veinticinco libras y dio unas palmadas en tres placas de cuarenta y cinco libras a cada lado. Podía leer su mente. Podía ver sus deseos. Quería mostrar a su hermano lo fuerte que era. Quería hacerle ver a su hermano su fuerte pecho y flexionando sus gruesos brazos mientras accionaba sus músculos. Quería afirmar su estatus como el hermano mayor alfa que era muchas veces más grande y más fuerte. Podía ver todos sus pensamientos tácitos, toda su competitividad.

Y pude ver los pensamientos de Lil Dave también. Podía ver su admiración por su fuerte hermano mayor, su deseo de querer crecer y ser tan grande como Richard algún día. Y pude ver su envidia, y sus celos.

Richard estaba vestido con un apretada licra. Sus gruesos mechones negros de vello en la axila madura estaban resbaladizos con el sudor de su entrenamiento. Hizo fuertes sonidos de bestias como gruñidos con cada levantamiento. Su ropa se corrió un poco mostrando todas las estriaciones de sus pectorales gruesos y carnosos cada vez que levantaba la barra. Las venas a lo largo de sus grandes tríceps y antebrazos surgieron con cada esfuerzo. Podía sentir a Lil Dave admirando todo eso, mirando los músculos sudorosos de su hermano mayor con envidia, deseando que fuera él quien tuviera algo de esa fuerza varonil.

La habitación estaba completamente dominada por el hedor del sudor de Richard. La camiseta suelta de Lil Dave apenas estaba manchada de sudor. Él se sentía muy consciente de sí mismo ahí en su flaco cuerpo casi pre adolescente junto a su hermano maduro y adulto, que era mucho más hombre que él.

Con un último gruñido fuerte, Richard vuelve a sujetar el peso. Chocan contra el estante.

"Está bien Lil Dave, gran entrenamiento", dice mientras golpea a sus hermanos de vuelta. Una gran impresión dándole un fuerte apretón de mano con su sudor se deja en la camisa de Lil Dave. ¡Oh, una diferencia tan pequeña en años hace una gran diferencia en los cuerpos de los mortales!

"Ojalá pudiera ser más fuerte más rápido," lamentó Lil Dave.

No te preocupes, hermano. Tú compartes los mismos genes que yo. En poco tiempo, serás tan grande como mi cuerpo", dijo Richard mientras flexiona su brazo derecho delante de la cara de David. Su gran montículo de músculo bíceps se eleva y endurece justo delante de los ojos de David. Era un músculo masculino fuerte, poderoso y puro. Una vez más sentí la envidia que venía de David mientras miraba como el bulto gigante de su hermano delante de él, y supe exactamente qué hacer.

-Vamos a bañarnos e ir a comer -dijo Richard mientras camina hacia las escaleras, pero tengo otros planes para él.

De repente, Richard dejó de caminar y cae al suelo. "¡Ugh!" Gruñó él mientras se encogía en una posición fetal y toma su entrepierna con ambas manos.

"¿Qué pasa hermano?" Pregunta David.

"Mis huevos. Se siente como si alguien me hubiera pateado con fuerza los huevos, "Richard gimió, sus manos todavía sujetas a su ingle, y su cuerpo musculoso grande enrollado en un montón patético en el suelo.

"¡Ugh!", Gruñó de nuevo, esta vez alcanzando con sus dos manos debajo de su ligero licra de gimnasia para agarrar la carne de sus genitales directamente. "Duele. Me duele mucho. Algo está mal".

"Bájate la licra para dejarme echar un vistazo", dice David.

"¡Ugh!" Gruñe Richard de nuevo, esta vez aún más fuerte, y rápidamente se baja su licra y los echa a un lado...

-Aparta las manos -le dice David-. No puedo ver nada con ellos en el camino.

A regañadientes, Richard retira sus manos de su ingle, revelando su pene y sus huevos. Estaban un poco por encima de la media. Su pene fláccido tenía cinco pulgadas de largo y sus huevos eran grandes y redondas como pesadas en su saco suelto. Su entrepierna estaba afeita para dar mejor sexo a su novia, que era penetrada bastante regular.

-Parece que no hay nada malo en ellos -dijo David mientras extendía las manos para examinar los huevos de sus hermanos-.

En el momento en que sus dedos rozaron el escroto David, sintió algo como una descarga eléctrica que atravesó todo su cuerpo.

"Whoa", dijo David, "Creo que también siento algo en mis huevos".

David también se quitó su licra y reveló su propio pene y huevos jóvenes. En realidad tenía más vello que su hermano, un pequeño mechón de finos vellos estaba encima de su pequeña pene apenas adolescente. Su pene fláccido era como un pequeño botón, ni siquiera de una pulgada de largo, y sus huevos eran pequeños, como pequeñas canicas, en su apretado saco, apenas caído.

"¡Ugh!" Richard gruñó de nuevo, y David levanto su escroto para ver lo que estaba mal.

En el momento en que sus manos tocaron los huevos de Richard de nuevo, David pudo sentir algo como de electricidad fluyendo hacia él una vez más. Lo ignoró y echó un vistazo a los huevos de su hermano en sus manos. Estaban suaves, cálidas y sudorosas en su saco, temblaban en su palma como dos animales vivos. David rodó los testículos con los dedos, maravillándose de su tamaño y suavidad, a diferencia de sus dos guisantes duros, preguntándose qué podía estar mal con ellos.

"No parece que haya nada malo en ellos...", dijo David, pero luego él sintió lentamente que algo gracioso estaba sucediendo. De repente se dio cuenta: al principio, los huevos de Richards eran tan grandes que apenas cabían en su mano aun de tamaño infantil. Ahora parecían poder acomodarse cómodamente, aunque con un poco de incomodidad, en la palma de su mano. ¿Los testículos de su hermano se encogían?

"Ugh!" Richard gruñó de nuevo, su ingle lleno de dolor. Sus manos involuntariamente alcanzaron su entrepierna una vez más, y sacaron sus bolas de la palma de David. David sintió que la electricidad que fluía hacia él de repente se detuvo.

"¿Qué les pasa?", Gritó Richard mientras sus manos sentían sus huevos, "¡son más pequeños! Algo anda mal en mis huevos. Se están volviendo más pequeños. ¡Ayúdame, David!

David miró su propia entrepierna y se sorprendió. Donde habían colgado sus diminutos y pequeños testículos, ahora, eran dos testículos adultos de tamaño completo colgaban entre sus piernas en un saco bajo. Antes, solo tenían el tamaño de pequeñas canicas, ahora eran pequeños testículos de forma ovalada y de hombre real. David no sabía lo que estaba sucediendo, pero sabía que quería volver a tomar los testículos de su hermano en sus manos para confirmar su sospecha.

"Rápido, déjame ver tus testículos de nuevo", David le dijo a su hermano, pero Richard estaba agarrando desesperadamente sus huevos y se negó a mover las manos, "¡Déjate agarrarlas un momento!" David gritó desesperadamente y trató de sacar las manos de su hermano de sus huevos.

En el momento en que sus manos tocaron las manos de su hermano, sintió que la energía fluía hacia él una vez más, y supo que en realidad no necesitaba tocar los testículos de su hermano. Cualquier parte de su cuerpo lo haría. Cualquier parte de su cuerpo haría que la transferencia ocurriera.

David apoyó suavemente la mano en el bíceps de Richard, el que se flexionó frente a su rostro hace unos momentos, tan orgulloso y fuerte. David miró sus propios huevos y pudo verlos crecer literalmente. Se expandían, poco a poco, llenándose cada vez más de testosterona y de esperma que producía esa carne, convirtiéndolo de un niño en un hombre viril y fértil. Con la otra mano, David agarró sus propios huevos y las sintió expandirse en su palma. Podía sentir que su saco se aflojaba y que sus testículos se hacían más duros. Él estaba chupando la virilidad de su hermano mayor de gran tamaño, y le encantaba.

"¡Mis huevos, algo anda mal en mis testículos!" Richard sollozó de dolor y angustia. Estaba tirando desesperadamente de su encogido escroto, como si tratara de arrancar sus propios testículos de su cuerpo. Pero todos sus esfuerzos eran inútiles mientras la mano de David descansaba sobre su bíceps de luchador y sudorosos. Desafortunadamente, Richard estaba tan desesperado que ni siquiera notó que la mano de su hermano tocaba suavemente su brazo.

Los testículos de David eran ahora del mismo tamaño que los huevos de Richard originalmente. Podía sentir toda la testosterona, la agresión, la energía, el poder, fluyendo de sus recién descubiertas glándulas de virilidad entre sus musculosos muslos. Pero pudo ver que su diminuto pene de tamaño pequeño todavía no había crecido, y todavía podía sentir la electricidad fluir hacia él desde el bíceps de Richard, y él sabía lo que tenía que seguir haciendo.

"¡NOOOOOOO!" Richard gritó, "¡no mi pene! ¡No mi pene también! "

Él agarró desesperadamente su pene flácido, tirando de él, y extendiéndolo hacia fuera como si intentara evitar que se retractara en su cuerpo. Ahora descubierto, David pudo ver que los testículos de Richard se habían encogido del mismo tamaño que sus propios testículos adolescentes habían sido antes. Eran pequeñas cosas en un saco apretado entre los muslos de su hermano musculoso. David pensó que parecían absolutamente ridículos.

Observó cómo su hermano tiraba de su pene. La había crecido a ocho pulgadas de largo, una fina aguja alargada que se extendía desde su entrepierna. Poco a poco, el miembro estirado comenzó a retraerse, cada vez más corto, desapareciendo poco a poco a pesar de los desesperados esfuerzos y los gritos de Richard.

"¡Mi pene, mi gran pene, no!"

David miró su propia entrepierna y vio que su pene había salido de su escondite en la ingle, que lentamente empujaba y se hacía más gruesa. El prepucio estaba creciendo las venas visibles, la cabeza era cada vez más grande y ardía. No era de dos pulgadas de largo cuando estaba flácido, ahora era de tres pulgadas, ahora era grande y gordo como el pene fláccido de un hombre normal, y luego creció aún más. Se volvió de un total de cinco pulgadas de largo cuando flácido, al igual que el pene original de su hermano. Colgaba grueso y pesado como un péndulo de carne de hombre de su cuerpo de chico delgado.

Después de haber agotado completamente a su hermano mayor su pene y huevos, todavía se aferraba a los bíceps de su hermano, y podía sentir el músculo muy lentamente e imperceptiblemente encogerse y suavizar. Dejé que el flujo de músculo en David continuara por un corto tiempo antes de que se desvaneciera. David podía sentir el flujo de descargas eléctricas cada vez más pequeñas hasta que finalmente se fue. Finalmente soltó su suave agarre del ligeramente disminuido bíceps derecho de su hermano y se colocó frente al espejo frente al estante en cuclillas para examinarse a sí mismo.

La camisa holgada que llevaba ya no parecía tan ancha. Se la quitó y se quedó allí desnudo, excepto por sus zapatos. Ahora tenía una pizca de marcados pechos, y un paquete de seis estaba mostrándose a través de su abdomen. Él flexionó sus brazos pequeños y pequeñas protuberancias de bíceps aparecieron. Ahora tenía un cuerpo fuerte y apto.

Se volvió hacia su sollozante hermano mayor en el suelo. Sus nuevos huevos se los estaba jalando con agresividad y confianza. Miro a Richard y se sentó sobre su pecho.

-¿Qué estás haciendo? -preguntó Richard, confundido.

Sin decir nada, David alcanzó una mano detrás de él y agarró el pene y sus huevos encogidos de su hermano. Eran diminutos y apenas cabían en sus dedos. Los apretó y Richard jadeó de dolor.

"¿Ves estas pequeñas cosas, Richard?" David preguntó, "Ya no soy Lil Dave. Eres pequeño ahora. Lil 'Richard. Lil Rick. Lil Pene. "Sonrió, y apretó los genitales del hombre arruinado sin piedad," realmente Lil Pene".

Finalmente, Richard notó el gran pene y huevos de su hermano justo debajo de su barbilla.

"¡Mi pene, mis huevos!" Richard jadeó.
"No", dijo David, "Mi pene. Mis huevos ahora".

El gran pene de David comenzó a moverse. Poco a poco, sintió su primera erección grande en su vida cuando el pene se elevó a una dura y completa erección de ocho pulgadas de longitud, palpitante con el deseo joven y seguro.

Richard miró fijamente, hipnotizado ante el gran pene duro delante de él. Su pene, perdido. Ahora el pene de su hermano.

-Quieres que no lo hagamos -se burló David-. Lo quieres de vuelta.

Richard asintió con la cabeza.

Entonces, tómalo. Toma todo de ella. Trágate mi gran pene, hermano de Lil Pene".

Richard vaciló al principio, pero finalmente envolvió sus labios alrededor de la cabeza del gran pene que solía ser el orgullo y el centro de su masculinidad.

-¡Toma más! - Dijo David.

Richard se amordazó cuando más y más de los ocho pulgadas desaparecieron por su garganta. Las lágrimas caían de sus ojos de la angustia de su virilidad perdida.

En pocos minutos, David tuvo su primer orgasmo real. Sus ojos se cerraron de placer y su joven cuerpo se estremeció mientras disparaba su semen por la garganta de su hermano.

-“Tómatelo todo” -dijo David, y obedientemente obedeció, tragándose las gotitas de la virilidad de David ahora superior, tragando su semilla masculina, subconscientemente preguntándose si podría recuperar algo de su virilidad perdida de esa manera.

A lo largo de toda esta dura prueba, el pene encogido de Richard nunca se movió de su entrepierna. Sus huevos permanecieron contraídos contra la base de su diminuto pene. Sabía que su pene nunca volvería a crecer y endurecerse, y sus huevos eran totalmente infértiles. Estaban completamente secos. Él era tanto un hombre como un niño pre adolescente para siempre. ¿Qué pensará su novia cuando lo vea? Sonrío ante la idea.

Pero David seguía camino a la pubertad. Su gran pene y huevos balanceaban incluso más grandes mientras él progresaba a su edad adulta. Con los años se volverá cada vez más arrogante y seguro cuando su pene y huevos explotaran en tamaño y lo llenaran de hormonas masculinas para llenar su próstata con esperma.

Mi trabajo estaba completo. Dejé a los hermanos entonces, uno completamente sin nada, con su estomago lleno de semen de su hermano menor, y uno todavía un muchacho joven pero con el equipo orgulloso de un hombre maduro colgando entre sus fuertes piernas.



Historia Original Aquí





Autor: Ballmeat       Traductor: DarkSoul

RESORT 01

Después de dos días en la isla ya estaba desarrollándose y acostumbrándose a la rutina de la vida ahí. En primer lugar, nunca vio a sus padres, que estaban disfrutando que sabe qué tipo de travesura sexual por lo que él y su hermana Brandy, que era mayor que él por un año, los dejaron para disfrutar de la sección solo para adolescentes del lugar. Todos los días era playas, descansar junto a la piscina, entretenimiento en vivo, comida increíble, y tiki bares que servían bebidas mezcladas para adultos; Muchos de los adolescentes a menudo se veían muy embriagados......


RESORT 01
Después de dos días en la isla ya estaba desarrollándose y acostumbrándose a la rutina de la vida ahí. En primer lugar, nunca vio a sus padres, que estaban disfrutando que sabe qué tipo de travesura sexual por lo que él y su hermana Brandy, que era mayor que él por un año, los dejaron para disfrutar de la sección solo para adolescentes del lugar. Todos los días era playas, descansar junto a la piscina, entretenimiento en vivo, comida increíble, y tiki bares que servían bebidas mezcladas para adultos; Muchos de los adolescentes a menudo se veían muy embriagados.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [MEDICO]


Categoria: Adolescente      Autor: Martineasy





A Ben le encantaba la vida en el complejo. Su familia no era rica, así que nunca se imaginó que alguna vez tendría la oportunidad de experimentar una experiencia tan tentadora y lujosa... y las chicas, oh Dios mío, él caminaba constantemente alrededor con una erección bajo su short de playa. A sus dieciséis años sus hormonas estaban en pleno apogeo y el sexo era su prioridad número uno en la vida, y en esa isla del paraíso el sexo parecía ser la atracción número uno. ¡Nunca habiendo imaginado que él tendría la oportunidad de pasar tanto como un día en la isla, Ben todavía no podía creer el hecho de que él gozaría de sus placeres por casi dos semanas!

Después de dos días en la isla ya estaba desarrollándose y acostumbrándose a la rutina de la vida ahí. En primer lugar, nunca vio a sus padres, que estaban disfrutando que sabe qué tipo de travesura sexual por lo que él y su hermana Brandy, que era mayor que él por un año, los dejaron para disfrutar de la sección solo para adolescentes del lugar. Todos los días era playas, descansar junto a la piscina, entretenimiento en vivo, comida increíble, y tiki bares que servían bebidas mezcladas para adultos; Muchos de los adolescentes a menudo se veían muy embriagados por nunca haber recibido la admisión gratuita a bebidas para adultos antes.

Ben disfrutaba unos cuantos Mai Tais de vez en cuando, pero nunca hasta el punto de emborracharse, lo suficiente como para hacer que él se confiara lo suficiente para coquetear con las chicas en el complejo, la mayoría de los cuales en un estado constante de risa loca. No había conseguido anotar nada con ninguno de ellas, pero eso no importaba, había muchachas que trabajaban en el complejo, que veían sus deseos, chicas no mucho más grandes que él, que realmente sabían cómo hacer que sus dedos se curvaran en formas sin no siquiera haberlo imaginado.

Comprendiendo lo sexualmente activos que eran todos en el complejo, incluso su hermana, Ben vio el razonamiento de tener que someterse a chequeos exhaustivos dos veces al día en la sala médica. Todo el mundo llevaba un brazalete médico electrónico, cuando vibraba y parpadeaba sabían que era hora de su examen de rutina diaria. Enfermedades de transmisión sexual donde el gran hombre malo boogey constantemente era advertido acerca de en sus clases en educación sexual en secundaria de la escuela, y sabiendo que el recurso era tan minucioso en el monitoreo y la exploración para tales cosas ponían en la mente de Ben cosas raras. Justo ayer tuvo su primera mamada, una joven asiática de veinte años la que tomo su pene palpitante duro durante menos de dos minutos antes de que sus caderas comenzaran a tronar y se viniera en su caliente boca succionadora. Ese lugar era verdaderamente un paraíso.

Ben estaba con su hermana, junto a su hermana, ambos esperando en la enfermería adornada con bebidas afrutadas mezcladas, pensando en querer probar un anal por primera vez cuando eventualmente sería abordado por una de las azafatas sexy. Estaba soñando despierto sobre lo apretado y caliente que sería el culo de la chica se iba a sentir envolviéndose alrededor de su pene, se preguntó si su pene no explotaría de repente vibrando y viniéndose apenas lo introdujera.

"Parece que es hora de el chequeo", dijo Ben a su hermana, "¿Vas a estar en la piscina por un tiempo más?"

Brandy estaba poniendo el pecho en una toalla de playa, con la parte superior de su bikini desatada para permitir que ella volviera a broncearse uniformemente, "No sé", pensó por un momento, "probablemente terminaré esta bebida y luego iré a recibir un masaje..."

Ben se levantó y volvió a ponerse su bañador, "Con un final muy feliz, apuesto", dijo burlonamente con una risita.

Brandy se dio la vuelta, exponiendo sus tetas a su hermano, "Sí, poco, un masaje especial, entonces probablemente un poco de pene también".

Ben se ruborizó, "Jesús, está bien, tú ganas, eres tan raro", él extendió la mano para bloquear los pechos de su hermana, "Bueno, voy a estar desnudo con algún culo cuando termine con mi examen puedes apostarlo", dijo algo burlona tratando de bruto a su hermana, pero ella se burló y se recostó.

Ben se encogió de hombros y empezó a darse la vuelta por el otro lado de la playa, en short para ver las adolescentes vestidas de bikini que se mezclaban y bebían alrededor de la gran piscina. Muebles de playa, bares tiki, y mesas con sombrillas de estilo cabaña de paja que salpicaban el paisaje. Todo el mundo parecía estarse tocando, coqueteando, o besándose. Dios, tengo que mejorar mi forma de hablar con las chicas, pensó Ben mientras sonreía a una linda chica que le guiñaba el ojo y le devolvía la sonrisa. Bueno, hola, pensó, pero siguió caminando, esperando que ella estuviera allí cuando regresara. Los chequeos no tomaban normalmente demasiado tiempo, unos diez a quince minutos.

La instalación médica se veía como todos los otros edificios de la isla en el exterior, como un extravagante complejo hotelero, pero en el interior era clásico blanco y estéril como cualquier otro hospital. Los atuendos de la enfermera eran notablemente un poco más atrevidos que se verían en un hospital típico sin embargo, ése era el único recordatorio de donde estaba en el mundo al entrar ahí.

Ben escudriñó su pulsera a un lector en el gran escritorio en forma de herradura de la recepcionista y su información apareció en su pantalla, "Ben Saunders", dijo la recepcionista linda con una sonrisa.

"Sí", Ben sonrió y se frotó la parte posterior de su cuello, "¿Um, estas aquí para un chequeo?"

Las grandes puertas dobles que separaban la sala de espera de las habitaciones de los pacientes se abrieron y otra enfermera llegó a saludar a Ben para introducirlo. Lo condujo a una habitación que era un poco diferente de las típicas habitaciones de chequeo a las que se había acostumbrado. Éste parecía ser una sala de operaciones real, solo que más simple que los que había visto en programas de televisión. Una doctora de mediana edad estaba allí esperando por él, tomando notas en una tableta.

"Hola, Ben", la mujer le saludó, tenía una máscara médica alrededor de su cuello para revelar su sonrisa desarmante, "Soy la enfermera Fletcher y ésta es mi asistente, Amy. Por favor siéntate", dijo ella con Un movimiento de su mano enguantada hacia una mesa de examen, tenía estribos y esparcidores de pierna como una mesa de examen ginecológico- Ben al instante consiguió una imagen en la cabeza de los dedos enguantados de la enfermera Fletcher deslizándose dentro de su culo para trabajar su próstata mientras su ayudante Amy acariciaba su pene.

Ben se ruborizó y sacudió al pensar en eso en su mente, "Um ok... ¿Está todo bien?" Estaba un poco nervioso por el repentino cambio en su rutina, pero racionalizó que solo había estado aquí unos días, tal vez eso era normal.

"Muy bien", dijo la enfermera Fletcher y se paró junto a Ben mientras se sentaba en la mesa de examen, con los pies colgando a un pie del suelo, dejó que sus sandalias se deslizaran de sus pies para descansar sobre el suelo de baldosas. No tomará demasiado tiempo entonces estarás libre de nuevo".

Ben se encogió de sorpresa cuando la enfermera Fletcher le inyectó algo en la parte superior del brazo. -Ay -dijo sorprendido-. ¿Qué fue eso?

"Dale un segundo y verás", dijo la enfermera con la misma sonrisa reconfortante, pero autoritaria.

Aquello golpeó a Ben muy rápidamente, había intentado drogarse antes en una fiesta en casa y eso era cien veces mejor - el calor y la euforia se lavaron sobre su cuerpo, "Woah..." Dijo con una gran sonrisa.

"Woah tiene razón". Dijo la enfermera con una risita, "Ahora quítate el short y sube tus piernas en esos estribos para mí. Esto va a ser increíble".

Ben ya estaba descamisado, así que se quitó el short para quedar completamente desnudo, la idea de que estas dos mujeres lo deleitaran volvió a la mente cuando se deslizó y se recostó, levantando las piernas y dejándolas descansar y elevadas . El calor y la euforia continuaron irradiando a través de su cuerpo, las pupilas de Ben se dilataron y él comenzó a reír y morder su labio inferior cuando la ayudante de la enfermera, Amy ató sus muñecas y tobillos firmemente en su lugar.

"Me encanta este lugar, quiero decir, me encanta aquí este lugar", Ben volvió a reír, entrando en un estado de ensueño, cada toque y sensación se sentía muy agradable, su pene creció hasta tener una erección delgada, pero muy turgente.

"Yo también, querido, más que tú", la sonrisa de la enfermera Fletcher desapareció detrás de su máscara quirúrgica mientras ella la levantaba por encima de su cara.

Amy comenzó a preparar los instrumentos que la enfermera Fletcher necesitaría para la cirugía, bisturíes, fórceps, una pluma de cauterización, un catéter rígido; Ben no reconoció fácilmente todos los instrumentos, su mente estaba en una niebla muy susceptible, "¿Para qué es todo eso?" -preguntó con voz entrecortada a través de labios sonrientes.

-Voy a quitarte el pene y los testículos -dijo la enfermera Fletcher con toda naturalidad-, y vas a sentirte increíble, de veras te va a encantar eso.

El cóctel que la enfermera Fletcher le había inyectado hizo que su mente fuera muy maleable a la sugerencia: "¡Impresionante!" Sonrió, levantando la cabeza para tratar de ver sus genitales vulnerables.

Amy tomó su pene en su mano y comenzó a acariciarlo suavemente, su tacto envió hormigueos y ondulaciones a través de su pelvis hasta su espina dorsal, Ben gimió en éxtasis, "Vas a estar muy contento y feliz de no tener genitales, ya verás".

"¿Por qué me quejaría, va a ser increíble", Ben dijo arrastradamente entre gemidos.

"Sí, va a ser asombroso, vas a estar muy feliz de no tener pene y huevos", la enfermera Fletcher pasó la punta de su bisturí por el centro de su escroto, abriendo su bolsa holgada, exponiendo sus testículos jóvenes y potentes, "¿Te preguntarías cómo su familia fue capaz de pagar este viaje es porque se les dio un tremendo descuento. Tú y tu hermana entraron a una lotería con la posibilidad de ser completamente anulados. Un precio tuvo que ser pagado, y ahora estás pagando Esa deuda".

Ben asintió y cerró los ojos, sintiendo nada más que placer extremo de tener sus genitales cortados, "Una deuda tiene que ser pagada".

Una tras otra, la enfermera Fletcher estiró los testículos expuestos del adolescente y los ligó con fuerza antes de sujetarlos con un par de pinzas. Ben gimió muy fuerte y emitió una aparentemente interminable carga de eyaculación mientras la enfermera veía suavemente a través de sus cordones venosos y espermáticos, separando los testículos de Ben de su cuerpo.

"Di adiós a tus huevos, Ben", dijo Amy con una risita mientras dejaba de acariciar su pene todavía rígido, cubierto de semen brillante.

Ben abrió los ojos para ver a la enfermera Fletcher sosteniendo un par de pinzas, dos bolas sangrientas de carne colgando de ellas por sus cuerdas, "Adiós, huevos", dijo con una risa, una sonrisa soñolienta se dibujo en sus labios.

La enfermera Fletcher depositó los testículos cortados en un recipiente de acero y preparó el catéter rígido. Amy limpió la erección del adolescente y la mantuvo firme mientras la enfermera insertaba el catéter por la uretra, provocando otro gemido de placer del chico ahora semi-consciente que estaba a punto de sentirse abrumado por las intensas sensaciones de placer que su cerebro estaba registrando.

-Aquí viene la mejor parte” le anunció la enfermera Fletcher a Ben, con gran esfuerzo levantó la cabeza para verla encajar una gruesa y fuerte liga alrededor de la base de su pene con una herramienta que no podía entender-: “Es hora Para decirle adiós a tu pene, y estarás mucho mejor sin el".

"Oh genial", Ben dijo lamiéndose sus labios, enviando hormigueos a través de su cara entera, "Ha sido real", dijo e hizo un signo de la paz con una mano contenida.

Amy tiró suavemente de su dura erección mientras la enfermera Fletcher cortaba alrededor de su base justo encima de la gruesa liga, cortando todo el camino hasta el catéter rígido, "Casi desaparecido", ronroneó en su máscara, sus ojos se centraron intensamente en el aserrado poco a poco con bisturí. Cuanto más cortaba, más su pene empezaba a desinflarse mientras la sangre atrapada dentro empezaba a fluir libremente desde la línea de incisión que corría alrededor de su base tensora. Mientras todavía estaba a medio erecta, el bisturí terminó su trabajo, y Amy rió mientras sacaba el pene cortado del muchacho por el largo plástico como sacando un trozo de carne de un kabob shish.

El chico se estremeció cuando otro orgasmo le hizo retroceder las caderas, llenando el catéter de su ultima descarga -Parece que disfrutaste de tener tu pequeña mejora terminada -la enfermera Fletcher rió-.

La borrosidad de su visión le hacía difícil descifrar lo que estaba viendo, Ben observó a Amy lanzando su pene ya cortada y fláccida en el cuenco con el resto de su masculinidad, "Ohhh, sí", dijo Ben, "¡Mucho!"

****

Algún tiempo después, la hermana de Ben, Brandy, lo encontró tendido junto a la piscina, mirando hacia las copas de los árboles tropicales, más allá de las paredes del complejo.

"Ahí estás, te he estado buscando por todas partes", dijo mientras se acostaba junto a él, sus mejillas aún se sonrojaban de la intensa sesión de mierda que acababa de disfrutar, "¿Qué has estado haciendo? ¿Consigue algo de acción? "

Ben sonrió y se giró para hacer frente a ella, "Fue increíble", dijo, "Y no, eso no va a suceder".

Brandy se burló y ajustó su top de bikini, "¿No podría encontrar una chica aquí que te dejaría ir cerca de su culo con esa cosa?"

Ben siguió sonriendo, "No… Te mostraré".

Brandy retrocedió un poco cuando Ben empezó a deslizar su bañador de playa lo suficiente para exponerse, pero su repugnancia rápidamente se convirtió en intriga cuando se dio cuenta de que su hermano ya no tenía pene, "Oh Dios mío", susurró tratando de mantener la voz baja, "¿Qué diablos te pasó?"

"Fue increíble", dijo Ben de nuevo, sonriendo alegremente, dijo "Adiós pene y huevos".

La conmoción de Brandy pronto comenzó a disminuir, la felicidad de Ben y la satisfacción le hicieron evidente que era lo que él había deseado, pero aún así, era muy extraño por decir lo menos... Su hermano ya no era un chico real. A pesar de sí misma comenzó a ponerse muy caliente y húmeda entre las piernas, sintiendo su clítoris hincharse y cosquillear contra el forro de bikini, se preguntó si ella también terminaría como su hermano. Brandy frunció el ceño, pero cómo, pensó, no tengo pene ni huevos que perder.

"Mamá y papá van a impedirlo", dijo por fin.

Ben se encogió de hombros, "Una deuda tiene que ser pagada".




Historia Original Aquí.
  





Autor: Martineasy       Traductor: DarkSoul

VIOLADA EN DICIEMBRE.

Tenía 18 años, fue un 30 de Diciembre, era viernes aún lo recuerdo, fue cerca de las 3 de la tarde, cuando un amigo de papá llamó a casa, como no había nadie pues conteste el teléfono, me dijo que tenía un problema con su carro, que si mi padre podía ir, entonces le dije que estaba sola y que mi padre no estaba, el me dijo, "y tu carlita, puedes venir a ayudarme, es solo que vengas a acelerar el auto" como aun algo inocente fui......


VIOLADA EN DICIEMBRE
Tenía 18 años, fue un 30 de Diciembre, era viernes aún lo recuerdo, fue cerca de las 3 de la tarde, cuando un amigo de papá llamó a casa, como no había nadie pues conteste el teléfono, me dijo que tenía un problema con su carro, que si mi padre podía ir, entonces le dije que estaba sola y que mi padre no estaba, el me dijo, "y tu carlita, puedes venir a ayudarme, es solo que vengas a acelerar el auto" como aun algo inocente fui.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PENE] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Tenía 18 años, fue un 30 de Diciembre, era viernes aún lo recuerdo, fue cerca de las 3 de la tarde, cuando un amigo de papá llamó a casa, como no había nadie pues conteste el teléfono, me dijo que tenía un problema con su carro, que si mi padre podía ir, entonces le dije que estaba sola y que mi padre no estaba, el me dijo, "y tu carlita, puedes venir a ayudarme, es solo que vengas a acelerar el auto" como aun algo inocente fui, vivía como a 2 o 3 cuadras (calles), en cuanto llegue a su casa note el olor a alcohol, a pesar de eso me saludo.

Me hizo entrar, me pregunto en donde estaban mis padre y bla bla bla, ahora que soy más grande y lo pienso, estaba notoriamente borracho, sin embargo en ese momento no le di importancia, pasaron como 15 minutos y me ofreció un refresco, entonces me dieron ganas de ir al baño, le pedí permiso y fui, allí vi condones encima de la taza, pero de nuevo no le di importancia, no que pensé al ver esos globos transparentes, aunque estaban usados, cuando salí del baño, el estaba parado, Roberto es alto, mide 1,85 más o menos, y era bastante robusto, uno 100 kilos, y por mi parte apenas un palito frente él, además bastante velludo, era una chica de 19 años indefensa, era delgada pesaría poco más de 55 kilos y media 1,67 quizás menos por esos días.

De la nada noto que me empieza a mirar mucho, en ese momento traía unos jeans (pantalón de mezclilla) ajustados, y una polera (blusita), me dice estas muy linda, ya has creciendo, serás una mujer muy bella, pero alguien debe marcarte antes, se rió, yo no entendía nada, al rato me dijo basta niña, deja de mirarme con esos ojos, yo no podría nunca tenerte en mis brazos para mi tu eres como un hija, yo le dije tío que dice lo veo como un hombre nada más, y aquí empezó lo feo, me levanta la voz y me grita que le no me mientas, “tu quieres que te haga mujercita, quieres que te desvirgue, ¡eso quieres!”, se acercó donde estaba y me tiro fuerte del brazo, me dolió bastante, me empezó a decir muchas cosas, como que él sería mi primer hombre, etc.      

Me hizo entrar en una habitación, era oscura, no habían ventanas ni nada, solo una cama, cerró bien la puerta, las paredes eran de puro muro así que yo creo que no se escuchaban los gritos, luego de que cerró la puerta, me dijo ahora si mi Carlita hermosa, serás mía por fin, te podre hacer mía, como tú querías, te haré mujer, ¡¡MI MUJER!!, cuando seas grande tal vez le prestes el culo a otros, pero yo seré tu hombre por siempre. 

Me beso y luego me empezó a pegar, con mucha violencia y fuerza me pego de tal forma que me tiro a la cama, donde me sujeto fuertemente, se bajó los calzoncillos y con fuerza me bajo el pantalón, ay comenzó todo, con rabia me agarro de los brazos con una mano y me las aplastó, con su otra mano me seguía pegando y me tiraba el cabello, mientras me decía cosas horribles, como “que era una maldita degenerada, que merecía morir, que él me estaba dando lo que quería, etc”.        

Lamentablemente con 18 años era virgen, pequeña, indefensa, sin condón y sin lubricante, me lo metió con mucha fuerza y rabia, me siguió insultando, me hizo sangrar y yo entre lágrimas de dolor e impotencia, le suplicaba que parara, "pare por favor me duele" "sácalo tío me duele mucho" "por favor tío, estoy sangrando", llore mucho mientras me violaba, el me pegaba, y me mordía, parecía que me arrancaría la piel, muchas veces grite ayuda, pero me pegaba más fuerte, y me decía que mientras más me resista más me iba a hacer sufrir, “me mordía los pezones casi arrancándolos”.   

Me estuvo violando con su duro pene entrando y saliendo no solo de mi vagina sino también de ano que también me reventó por cerca de una hora y algo así, luego de tanto sufrimiento, eyaculo dentro de mí, dejándome en mi interior una gran descarga de su leche, se quedó encima mío sin moverse por unos segundos hasta que me dijo “que me amaba que en mi cuerpo siempre estarían sus espermatozoides, que yo siempre tendría algo de el dentro de mí”, me dijo también que “era una prostituta por desearlo, por tener ganas de que sea mi hombre, por haberle abierto las piernas como una zorra fácil”, me dijo, “que me merecía que alguien me diera lo que tanta quería”.    

Me siguió pegando un rato y luego me fue al baño y me dijo que me limpiara el culo porque estaba muy manchado.   

Llorando como pude me limpie la sangre y el semen que corrían entre mis piernas. La sangre aunque poca no dejaba de salir de mi vagina, fue entonces que algo se apodero de mi, un odio, rabia como deseo de venganza de apodero de mi cuerpo, de reojo vi algo brillar en el suelo era un pequeño machete algo oxidado pero aun bastante filoso, espero que saliera del baño apostada a un lado de la puerta y temblando pero con una gran rabia me abalance sobre el apenas entro de nuevo en la habitación. 

De alguna manera lo hice caer sobre la cama, lanzando un poderoso golpe con el pequeño machete, le cercene de un solo golpe su pene y uno de sus testículos que salieron disparados a una de las paredes para luego caer al piso por supuesto aquello provoco que el diera un enorme grito de dolor, sus manos se fueron a su entrepierna mientas la sangre comenzó a brotar a raudales.    

Muerta de miedo deje caer el machete y tome mis ropas, me vestí rápidamente y corrí a casa para darme una ducha, mientras temblaba como si estuviera fiebre cosa que tuve esa noche y mi madre me cuido toda la noche, por algunos días pensé que vendrían a arrestarme por haber asesina pero nada paso, por lo que poco a poco el temor paso.           

Actualmente lo sigo viendo y me sigue pesando lo que me hizo, luego de eso, a pesar de ver la persona que me violo y de estar actualmente en una relación con un hombre, que me hace muy feliz, solo me consuela saber que nunca más habrá podido hacerle lo que me hizo esa tarde pues ya no es un hombre como mi novio sino un eunuco por el resto de su vida.         

Actualmente el tiene 54 y yo 29, pero a pesar de todo esto sigo viendo en navidades o fiestas en casa de mis padres, aunque ya no siento temor al verlo solo lastima de su patética vida.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MANFRED EN EL BOSQUE

La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo......


MANFRED EN EL BOSQUE
La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [BALLBUSTING]


Categoria: Gay      Autor: Ballmeat





La familia de Manfred es rica. Poseían una casa grande en un bosque de abedul de 12 acres que también poseían. Había pasado un mes desde que los padres de Manfred despegaran en su jet privado en su segunda luna de miel a Europa, y Manfred quedó solo en la finca, con toda la libertad que un joven de 19 años jamás soñó tener. Él no llevaba ninguna ropa desde el mes pasado (excepto un par de botas cuando él se va en su viaje diario al bosque) seguro de que no había nadie más en su inmensa propiedad para atraparlo pavoneándose desnudo.

Manfred estaba orgulloso de su cuerpo joven y atlético, orgulloso de 95 kilos de músculo puro que poco a poco había acumulado durante su adolescencia con todo el trabajo que paso alzando hierro en su sala de pesas en casa. Ahora paso los meses que tenía antes de ir a la universidad construyendo su cuerpo, inflando sus bíceps, añadiendo definición a sus abdominales, agregando más y más músculos a su ya grande y robusto cuerpo.

Desde que sus padres se fueron, Manfred desarrolló una especie de ritual diario. Se despertaba a las 8:00 AM, consumía un enorme desayuno de media docena de huevos, luego trabaja en su sala de pesas hasta la tarde, cuando empezaba la diversión. Por la tarde, brillando con el sudor de su entrenamiento, sus músculos bombeados y abultados por sus esfuerzos, Manfred se pone sus botas como un única ropa y camina hacia el bosque. Allí, convencido de que nadie más lo miraba, Manfred se apoyaba en una lisa corteza de abedul, agarrará su pene fláccido, lo acariciaba hasta que  sus 8 pulgadas quedaban duras recorriéndola con su mano hasta el orgasmo durante horas y horas.

Solo se detenía cuando el cielo comenzaba a oscurecerse y el bosque se enfriaba, que era el momento cuando se preparaba, sacudía  violentamente su pene y dispararía su carga diaria en un orgasmo masivo.

Después de masajear su próstata por más de cuatro horas, Manfred nunca dejaba de arrojar una enorme carga: una docena de gruesas cuerdas de leche blanca cada noche. Le ayudó a tener huevos del tamaño de los limones también ayudaba un montón produciendo esperma para alimentar su eyaculación. Durante el mes pasado, había marcado treinta árboles diferentes con su semen, plantó su semilla viva en sus raíces. Manfred lo veía como una manera de marcado como un animal lo hacía con su territorio.

Una noche, habiendo construido un orgasmo particularmente masivo durante cinco horas, Manfred estaba demasiado absorto por las olas de placer que emanaban de su pene para notar que habían llegado cinco hombres y rodeado el árbol al que estaba reclinado. Los ojos de Manfred estaban cerrados, su boca todavía gemía de placer, incluso cuando cuatro de los hombres agarraron cada uno de sus miembros y lo contuvieron. Los párpados de Manfred se abrieron con miedo. Estaba demasiado sorprendido para gritar - e incluso si lo hacía no había nadie más para oírlo de todos modos. Luchó para liberarse, flexionando sus poderosos brazos, pecho y piernas contra los extraños que lo sostenían. Pero su régimen de levantamiento de pesas en la mañana había tomado su peaje. Los músculos de Manfred, por grandes que fueran, estaban exhaustos por el esfuerzo de todas las prensas de banco, sentadillas y levantamientos de peso antes ese día. Sus pectorales y bíceps se flexionaron en vano contra sus captores, que después de todo no eran particularmente débiles.

Aunque todos ellos eran más bajos que Manfred, eran de fornida construcción con gruesos brazos que podían resistirse a las luchas de Manfred.

El quinto hombre estaba solo, sonriendo. Más grande que todos los otros cuatro hombres, tenía un grueso cuello de toro y brazos que eran carnosos con músculos. Debía de pesar tanto como Manfred, aunque era tres pulgadas más bajo. Miró el cuerpo de Manfred tímidamente, disfrutando de la exhibición de musculatura bien definida que el joven estaba dando en las luchas contra sus compañeros.

-Llévenlo -dijo-.

Los dos hombres que sostenían los brazos de Manfred los levantaron hasta dos robustas ramas bajas del árbol de abedul que Manfred había planeado originalmente rociar con su semen. Los dos hombres abrazaron los gruesos miembros de Manfred golpearon sus piernas contra los lados opuestos del tronco del árbol de abedul. El último hombre sacó un largo rollo de cinta aislante y aseguró las muñecas y los tobillos de Manfred al abedul.

Cuando terminó, los cuatro hombres lo soltaron, pero Manfred continuó luchando contra la cinta adhesiva. Su torso estaba libre y Manfred parecía empujar violentamente al aire mientras trataba de soltar sus brazos y piernas.

"¿¡Qué desean!?" Manfred finalmente pregunto con su voz.

"Deja de gritar", dijo el hombre, "no hay nadie aquí para escucharte, te hemos estado observando durante el mes pasado, te hemos estado filmando, fotografiándote. Por horas, aunque debo decir que eres muy atractivo... ¿Quién sabía que un hombre podía hacer tanto esperma?... Pero con huevos del tamaño de estos, no esperaba menos. Se rió mientras apretaba los testículos de Manfred con sus dedos, abultados por la carga no gastada del día.

El hombre agarró y arrancó un ramo de ramas de los abedules y los pegó en un extremo, como un cepillo. Lo pesó meditativamente, y de repente comenzó a golpear a Manfred sobre su pecho, sus muslos interiores y su pene palpitante. Manfred gritó con cada golpe y rogó al hombre que se detuviera. Las ramas de abedul estaban dejando manchas rojas dolorosas en todo el cuerpo cincelado de Manfred.

Los brazos y los pectorales golpeados de Manfred se abultaron contra sus restricciones cada vez que lo azotaban. Su pene seguía siendo duro, después de cinco horas de estímulo constante su próstata estaba demasiado llena y su erección se negaba a morir, incluso cuando el hombre azotó sin piedad su duro pene.

Las lágrimas comenzaron a formarse en las esquinas de los ojos del joven.

"¡Ya estas llorando, eso fue solo el comienzo!" Dijo el hombre mientras usaba las ramas para azotar los huevos de toro de Manfred. Quien gritó, pero el hombre no se detuvo. Su escroto se estaba volviendo de un rojo enojado y retrocediendo en su abdomen.

"Mis huevos, no mis huevos... por favor, mis huevos, mis huevos", Manfred estaba gimiendo sin sentido con lágrimas corriendo por los lados de su rostro infantil. Su poderoso y varonil marco parecía agotado, ya que se hundía desamparadamente de sus restricciones.

-No te preocupes -dijo el hombre mientras agarraba los testículos de Manfred-, todavía están bien, ¿puedes sentirlos? Y los apretó viciosamente.

"¡¡NO!!" Manfred gritó, y empujó su cuerpo hacia arriba y hacia abajo por el dolor. Sus abdominales se agitaban con la continua agonía de sus huevos.

El hombre hundió una larga miniatura en el testículo derecho de Manfred, haciendo que el joven (apenas fuera de su infancia) gritara como un animal herido. Cuando soltó el par de huevos, Manfred se recuperó lo suficiente de sus sentidos para gritar maldiciones a sus captores. El hombre retrocedió y echó todo su peso atrás para lanzar una patada a los testículos de Manfred. La bota de punta de acero se estrello perfectamente en el testículo derecho de Manfred y lo aplastó contra la corteza del árbol detrás de él.

Manfred se volvió insensible con las lágrimas, cuando el hombre lanzó un puñetazo después del golpe a las joyas de la familia de Manfred. Cada vez que le daba un puñetazo, el hombre le clavaba los nudillos en la tierna carne de Manfred, machacándola hasta que se volvía suave e hinchaba hasta el doble de su tamaño normal. Pronto, la erección grande de Manfred se volvió fláccida y se dejó caer sobre sus huevos, pero el hombre siguió golpeando, esta vez sometiendo toda la carne de Manfred a su puño cruel.

"Wow", dijo el hombre con un asombro burlón, "estos son huevos grandes, podríamos usarlas para jugar al tenis si las cortamos".

Tenía el testículo derecho de Manfred en la mano. Solo un podía caber a la vez en su mano ahora. Se sentía pesado, y estaba oscuro de todos los moretones. Los huevos del joven parecían un par de ciruelas maduras para comer. Uno de los otros hombres sacó y abrió una caja llena de pequeños alfileres. Afortunadamente, Manfred estaba demasiado aturdido con su presente dolor para notarlo y deducir lo que significaba para él y sus testículos.

El hombre tomo un alfiler largo y afilado en su mano derecha mientras masajeaba suavemente el testículo derecho de Manfred en su mano izquierda. Se asomó a la piel escrotal del muchacho con el alfiler y luego lo introdujo lentamente en el corazón de la virilidad de Manfred.

El joven lanzó un grito agudo después de gritar, como si estuviera teniendo algún tipo de orgasmo. A pesar del dolor, el pene de Manfred empezó a engrosarse y a elevarse a sus 8 pulgadas. El hombre se dio cuenta y comenzó a acariciar el pene del chico. Se estremeció de placer, y su glande púrpura asomó por debajo de su prepucio, una cabeza tan púrpura como los huevos magullados que colgaban debajo de él.

"Parece que disfrutas de este tipo de cosas, chico guapo", se burló el hombre mientras conducía otro alfiler al orbe derecho de Manfred. Esta vez fue un poco más grueso, un alfiler más ancho. Una gota de sangre rezumaba en su punto de entrada. Tomó dos alfileres más pequeños y perforó los dos pezones de Manfred, luego tomó un alfiler largo y lo atravesó por la prominente cabeza del pene de Manfred. Quien gritó en una mezcla de agonía y placer, comenzó a empujar sus caderas, liberando la carga acumulada de todo el día. Doce largas rayas de sangre mezcladas con esperma salieron de su pene y golpearon al hombre en la cara. El hombre lo disfrutó, recogiendo todo el esperma fresco de su cara con la palma de su mano y lamiéndolo.

"Esa es toda la diversión para esta noche, vaquita. Nosotros volveremos mañana... si nos apetece", dijo el hombre que se fue con sus compañeros, dejando Manfred todavía atado al árbol, con un pene semi erecto perforado A través de la cabeza, pasando por los genitales y los pezones, sollozando incontrolablemente.

---

Manfred colgó del abedul robusto toda la noche, incapaz de dormir. Tenía hambre, no había cenado, pero el dolor sordo en su estómago no era nada comparado con las olas continuas de dolor que emanaban de sus pezones perforados, pene y huevos. Pero el dolor había disminuido, Manfred podía soportarlo. Además de construir sus bíceps y pantorrillas, el entrenamiento con pesas le había dado al joven un alto umbral de dolor.

De alguna manera, el dolor era reconfortante y tranquilizador para Manfred. Mientras les dolía, Manfred sabía que su pene y sus huevos seguían vivos...

---

Era de mañana, y Manfred todavía estaba luchando para liberarse de sus retenciones cuando los cinco hombres regresaron. Manfred dirigió a los hombres una mirada desafiante y gruñó una maldición. El tipo grande que lo torturó ayer extrajo bruscamente todos los alfileres del pene, huevos y pezones de Manfred. Su extracción sacó sangre fresca, y renovó el dolor agudo en los genitales de Manfred.

"Mira lo que encontramos cuando saqueamos tu casa", dijo el hombre, mientras levantaba una de las pesas de Manfred. Una de 40 libras, era una de las más ligeras.

De repente, el quinto hombre apretó la pesa en el escroto de Manfred, haciendo que el niño gritase de dolor.

¡Ugh! Mis huevos... paren. Mis pelotas, oh mis pelotas... "Los gritos de Manfred se derrumbaron en gemidos.

"¿Qué pasa? Pensé que eras fuerte ¿No puedes soportar un poco de levantamiento de pesas? ", Se burló mientras golpeaba la pesa en el escroto abultado de Manfred otra vez.

Después de apisonar a Manfred una docena de veces, el quinto hombre dejó caer la mancuerna y apretó los gruesos bloques de músculo que formaron los pectorales de Manfred, luego movió sus manos hacia abajo para sentir la definición de los abdominales de su abdomen plano. No podía evitar estar asombrado de lo exquisitamente viril que era Manfred. Incluso en ese momento, aunque estaba impotente unido a un árbol, el poderoso y sudoroso cuerpo del joven rezumaba masculinidad.

"Vamos a ver cuánto esperma pueden hacer tus dañados huevos". murmuró.

El hombre agarró el pene flácido de Manfred y comenzó a acariciarlo. Cuando estaba pulsando con una erección completa de 8 pulgadas, también agarró su testículo derecho de Manfred y comenzó a apretarlo salvajemente mientras continuaba acariciando el pene de Manfred. Después de muchos largos minutos de ese dolor y placer, Manfred arqueó la espalda y eyaculó. Una docena de chorros de copiosa crema blanca salieron disparados de su erección golpeando el pecho del hombre en ángulo recto. El hombre se sorprendió por el poder de la eyaculación de Manfred. Cada tiro de semen se sentía como un cañón de agua disparando en su pecho a través de la fina tela de su camisa. El frente de la camisa del hombre estaba empapado de esperma de Manfred.

Una vez más, estaba asombrado de lo viril que era el joven. El hombre tomo los testículos hinchados de Manfred en sus manos. Y ahora toda esa virilidad, pensó el hombre, estaba en sus manos y bajo su control. Dentro de su pantalón, su propio pene del hombre se puso rígido ante ese pensamiento.

"Así que tuviste tu orgasmo. ¿Qué piensas, maldito, debo aplastar tus testículos ahora y dejarte sin sexo para siempre? "El hombre preguntó. El mismo pensamiento de robar a Manfred de su virilidad fue tan excitante para él. Pensó en convertir a ese semental en un novillo antes de que fuera lo bastante mayor para descubrir su sexualidad, robarle a Manfred su futura vida sexual y hacer que sus jóvenes y firmes músculos se alejaran de la falta de testosterona. Imaginó cómo se vería Manfred como un eunuco gordo, con senos vacilantes creciendo en el antiguo lugar de sus pectorales, y cómo Manfred sonaría con una voz femenina aguda en vez de la masculina baja que tenía en ese momento.

Pero Manfred estaba demasiado adolorido para pensar con coherencia. Su mente era como la de un animal sin sentido, y él sólo podía hacer ruidos de bestias como gruñidos como respuestas a la pregunta del hombre.

El hombre sonrió, "Bueno, parece que vas a perder tus huevos, muchacho."

"Deja al tipo solo", dijo uno de los compañeros del hombre, deteniéndolo, "no vayas demasiado lejos."

Pero el hombre ya estaba demasiado excitado para dejar a Manfred. Le dolía quitarle los huevos de Manfred, ansiaba destruir la virilidad del joven.

-Bien, haremos un compromiso. Sólo aplastaré uno de sus grandes huevos.

El hombre se arrodilló y tomó el gran testículo derecho de Manfred en su boca. Era el testículo de un joven que aún se desarrollaba en medio de la pubertad. El testículo estaba salado por sudor en la boca del hombre. Rodó el testículo por su lengua. La mitad de la virilidad de Manfred, la mitad de la fuente de testosterona que ayudó a Manfred a construir sus poderosos músculos abultados, la mitad de sus espermatozoides y con ellos la mitad de todos los niños posibles que Manfred podría tener: La mitad de lo que hacía a Manfred un HOMBRE - estaba en su boca, y entre sus dientes, listo para ser destruido. Nunca antes se había sentido tan poderoso.

El hombre colocó cuidadosamente el testículo de Manfred entre sus molares, vaciló, luego mordió con fuerza. Oyó un silencioso sonido de "pop" en su boca y sintió como estallo como un globo de agua en varios trozos. Manfred soltó un grito gutural. Su cuerpo se estremeció en agonía, y todos sus músculos se flexionaron contra sus restricciones casi arrancaron las gruesas ramas del viejo abedul al que estaba atado. El hombre seguía arrodillado con los restos de la mitad de la hombría de Manfred en su boca. Los masticó en una masa consistente y líquida, saboreando el control que tenía sobre Manfred. En su mente, se imaginó a Manfred con solo su testículo izquierdo, con la mitad de su dotación desaparecida, lo ridículo que Manfred se verá en speedo con un bulto desequilibrado, lo grotesco que Manfred se vería desnudo al tener relaciones sexuales con solo un enorme testículo colgando en su escroto Con demasiado espacio libre...

Finalmente, el hombre escupió el saco medio vacío de Manfred cuando terminó.

-¡Oh, chico guapo, te he arruinado para siempre! ¡He destruido tu precioso testículo, ahora eres sólo medio hombre! ", Se rió, y sus amigos se rieron con él.

-¡Apuesto a que no harás tanta crema de muchachos en el futuro con sólo un testículo! -se burló el hombre, mientras él y sus amigos se alejaban y dejaban al Manfred inconsciente colgando del árbol.

Pero de pronto regreso y de una fuerte patada destruyo de lo que quedaba de la virilidad de Manfred quien dio un último grito liberándose por fin del árbol para caer en el suelo inconsciente su pene lanzo un último gran chorro de su cremosa leche sobre su marcado abdomen. Luego aquellos hombres desaparecieron para siempre.  




Historia Original Aquí.






Autor: Ballmeat       Traductor: DarkSoul

VELLO

El año pasó rápidamente y la mayoría de los chicos esperaban la llegada del último día de escuela, pero no yo. Papá había tomado un trabajo en otra ciudad y nos mudaríamos tan pronto como la escuela terminara. Había ido a la escuela con la mayoría de estos chicos desde el primer grado y no estaba muy animado por mudarse a otra ciudad y comenzar la escuela secundaria donde no conocía a nadie. Tan malo sentí que sabía que tenía más suerte ahí: dos de mis compañeros de clase eran todavía niños prepúberes, sin vello, con genitales insignificantes que tendrían que desnudarse y tomar educación física con los hombres de catorce años......


VELLO
El año pasó rápidamente y la mayoría de los chicos esperaban la llegada del último día de escuela, pero no yo. Papá había tomado un trabajo en otra ciudad y nos mudaríamos tan pronto como la escuela terminara. Había ido a la escuela con la mayoría de estos chicos desde el primer grado y no estaba muy animado por mudarse a otra ciudad y comenzar la escuela secundaria donde no conocía a nadie. Tan malo sentí que sabía que tenía más suerte ahí: dos de mis compañeros de clase eran todavía niños prepúberes, sin vello, con genitales insignificantes que tendrían que desnudarse y tomar educación física con los hombres de catorce años.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCOLAR] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Zipper





Hace cuarenta y tantos años, cuando tenía trece años y comencé el octavo grado, la clase estaba formada por dieciséis chicas, diez chicos y ocho hombres. Todos menos tres de los hombres habían sido chicos el año pasado, y todos menos dos de los muchachos serían hombres al final del año escolar. Había crecido vello en las axilas y la entrepierna durante el verano, era por lo tanto un hombre y tenía derecho a sentarme con los otros hombres en su mesa del almuerzo. Nosotros los hombres como nos decíamos éramos diferentes a los muchachos y disfrutamos en los rizos que adornaban nuestras entrepiernas, y desfilamos alrededor de los vestuarios y duchas desnudaos con las pelvis empujadas hacia adelante, exhibiendo orgullosamente nuestros activos para que todos los vieran.

Más tarde, en la escuela secundaria, la educación de un chico estaría determinada por el tamaño de su erección como por su real o supuestas proezas sexuales, pero no recuerdo haber sido consciente de ninguna diferencia en el tamaño flácido en ese entonces, y mostrar una erección era impensable. Hacerlo habría sido una admisión de que estaba haciendo la práctica sucia, pervertida y malsana de la masturbación, que era una cruz que todos teníamos que soportar en privado en aquellos tiempos oscuros y pocos iluminados.

El año pasó rápidamente y la mayoría de los chicos esperaban la llegada del último día de escuela, pero no yo. Papá había tomado un trabajo en otra ciudad y nos mudaríamos tan pronto como la escuela terminara. Había ido a la escuela con la mayoría de estos chicos desde el primer grado y no estaba muy animado por mudarse a otra ciudad y comenzar la escuela secundaria donde no conocía a nadie. Tan malo sentí que sabía que tenía más suerte ahí: dos de mis compañeros de clase eran todavía niños prepúberes, sin vello, con genitales insignificantes que tendrían que desnudarse y tomar educación física con los hombres de catorce años. Pobres niños.

Papá compró una casa cerca de la tienda donde trabajaba, y pasé los primeros días vagando por el barrio viendo mi nuevo ambiente. Conocí a unos cuantos niños de mi edad y aprendí que iba a ir a la Escuela Secundaria Wilson, así que me paseé allí al día siguiente para echar un vistazo. El lugar parecía enorme y pensé que debía albergar a cinco o seiscientos estudiantes. Había una gran zona de recreo en el terreno de la escuela con varias canchas de baloncesto y tenis, una lechería justo al otro lado de la calle. Incluso en el verano había bastantes chicos alrededor. La puerta principal de la escuela estaba abierta, así que entré y encontré la oficina, anuncié que era nuevo en la ciudad y que sería un estudiante de primer año el próximo otoño. Me pusieron en su lista de correo y me dijeron que la inscripción de los estudiantes de primer año y la orientación sería a finales de agosto y que enviarían y recibirían mi transcripción de mi última escuela.

Hice unos cuantos amigos durante el verano y también perdí el suficiente miedo para hablar con algunas de las chicas que conocí, pero no lo suficiente para pedirles salir en citas o algo parecido. Eventualmente me di cuenta de un grupo de chicos mayores que reclamaban un barranco detrás de un estacionamiento. Tenían dieciséis o diecisiete años y solían fumar. Se veían y actuaban rudamente, me habían aconsejado alejarse de ellos, pero el acceso directo de mi casa a la escuela como el área de recreación corrió a través de la mitad de su territorio, haciendo contacto inevitablemente con ellos.

"¡Hey, Fuzznuts!" Uno de ellos me llamó un día. "¡Trae tu culo aquí!" Fingí no oír y sin siquiera mirar hacia ellos salí de ahí corriendo al estacionamiento lleno de gente. Una vez seguro, eché un vistazo hacia atrás y vi a uno de ellos lanzándome una seña obscena. Tomé el largo camino a casa e intenté evitar su pequeño reino.

Agosto llegó y fui a la orientación de los estudiantes de primer año, visite la escuela, y recibí la asignación de casillero y mi horario de clases. También aprendí que no había ningún servicio de autobús escolar para mi vecindario y tendría que caminar a la escuela todos los días o conseguir un paseo. Eso estaba bien; Era menos de una milla, usando el atajo, y yo podría caminar fácilmente en menos de media hora. Tenía una bicicleta vieja pero eso no era considerado adecuado para un chico de secundaria entonces. Los chicos mayores que me habían molestado en el barrio estaban llegando para registrarme justo cuando me iba. Me dieron unas cuantas miradas duras y sucias pero no actuaron como querían sobre mí o algo así. Todavía no confiaba en ellos y tomó el largo camino a casa, que añadía una milla a mi paseo, pero me evitar su lugar.

Un montón de chicos odiaba la idea de volver a la escuela, pero para el momento en que el día por fin llego estaba realmente entusiasmado. Un hermano mayor me había inyectado toda la diversión que había tenido en la escuela secundaria, y estaba deseando nuevos privilegios, las citas, que ahora tendría derecho. Además, todavía no conocía a mucha gente en mi nueva ciudad y estaba esperando las oportunidades que la escuela traería para mejorar mi situación social.

Me acerqué a las canchas del lugar, solo un poco a jugar y comprobar las cosas. Perdí la noción del tiempo y estaba ya casi oscureciendo cuando me fui, dada la necesidad de llegar a casa me hizo arriesgarme a ir por el atajo a través del estacionamiento. Olía el humo de los cigarrillos y me detuve y luego se volvió para correr, pero antes de que pensé me cerraron el paso. Seis de ellos, todos fumando.

"Oye, idiota", dijo uno amenazadoramente. Tenía grandes dardos amarillos; El tipo que solíamos decir podría quitar el maíz de la mazorca a través de una valla de piquete. Hoy en día, los chicos desarmados de dieciséis años parecen tan inofensivos que es difícil creer que alguna vez tuve miedo de ellos. "Te dijimos que dejes de correr y luego lo haces. ¿Lo entiendes?"

-“Sí, lo siento”. Dije.

Podría haber salido fácilmente corriendo y tan pronto como tuviera la oportunidad eso es lo que estaba planeando hacer, pero en ese momento solo quería evitar que me golpearan.

"Sí, bueno, nos debes".
"¿Huh?" Dije.

"Sí. Mira, este es nuestro camino por aquí, y cobramos un peaje, ¿sabes? Cincuenta centavos por viaje. Supongo que nos debes un total de cinco dólares”.

No les debía mierda y lo sabían. Sólo trataban de sacudirme.

"¡No tengo cinco dólares!" Le respondí.

Tenía algunos centavos de cambio en mi bolsillo y eso era todo. Yo ni siquiera llevaba una cartera en ese entonces.

-De acuerdo, entonces tendrás que pagar de otra manera -dijo Buckteeth-. Quítate la ropa.

¡De ninguna manera iba a hacer eso! Sabía que me quitarían mi ropa interior, para dejarme desnudo sin mi ropa, dejándome para encontrar mi camino a casa desnudo, y yo no iba a cooperar. Ayúdelo, muchachos. Luché, pero contra los seis mis probabilidades fueron inútiles y en unos minutos me quedé atrapado en el suelo, desnudo, por cuatro mientras los otros dos revisaban los bolsillos de mi pantalón.

-“Trae agua”. Le dijo Buckteeth a su lacayo-. Tres tazas deben ser suficientes.

Todavía atrapado en el suelo, observé a los más pequeños de los hombres ir hasta una llave y extraer tres vasos de papel grandes para trotar para llenarlos con el agua caliente, para regresar a donde estaba. No tenía ni idea de lo que estaban planeando hacer con el agua, pero sabía que todos los que pasaban por allí probablemente estaban enfadados en el charco grande y esperaba que no esperaban que bebiera.

El sol estaba casi abajo, pero todavía estaba lo suficientemente iluminado  para ver al líder sacar una navaja de seguridad de su bolsillo trasero.

-"Viertan algo sobre él", le ordenó al chico del agua, y pronto sentí un chorro caliente golpear mi vientre y mi pene.

Eso es suficiente por ahora. De acuerdo, manténgalo firme. No quisiera resbalar.

Entonces sentí el rasguño de la navaja de afeitar mientras se deslizaba de justo debajo de mi ombligo a mi pene. Dos pases más a cada lado y se volvió hacia el interior de mis muslos, luego finalmente sentí que su mano fría rodeaba mis huevos mientras los tiraba con fuerza para raspar alrededor de ellos y la base de mi pene también. Más agua se vertió sobre mis piernas, y después de terminar allí hizo un par de pasadas a través de mis axilas.

-“La próxima vez trae dinero” -dijo Buck Teeth, haciendo girar la navaja en los restos del agua-, o bien usaré una navaja de verdad. Eso podría ponerse un poco peligroso, si sabes a qué me refiero.

Estaba oscuro cuando recogí mi ropa y me vestí, devore la cena que papá había dejado en la estufa para mí y fue directamente a mi dormitorio y me desnudé frente al espejo. Aparte de un cabello solitario se quede sin vello como un bebé y parecía un niño de once años con grandes huevos. Mi pene, que generalmente era bastante grande, estaba tan arrugada, como si acabara de tomar una ducha fría. ¿Cómo podría mostrarme en deportes delante de un grupo de chicos? ¿Cuánto tiempo tardaría en volver a crecer? Tal vez podría fingir algún tipo de lesión y no tomar educación física por un par de meses. No. Tendría que ir a un médico y tendría que desnudarme de todos modos. ¡Mierda! No sabía qué hacer. Experimenté con la colocación estratégica de mis manos y finalmente encontré una posición en la que podía cubrir todo excepto mis huevos. Eso tendría que hacer. De ninguna manera podría esquivar la escuela esperando que mi cabello vuelva a crecer.

Mi cuerpo entero tintineaba y picaba a la mañana siguiente. Deportes era mi segunda clase y tuve que ir al vestuario. El maestro nos dio una conferencia sobre las reglas y la política, luego nos dieron nuestros short, camisas, tirantes y calcetines y se nos dijo que nos vistiéramos. Me despojé de la camisa primero, me puse la camisa de gimnasia de gran tamaño que me habían dado y lo tiró lo más posible sobre mi entrepierna antes de desprenderse de mi pantalón y ponerme rápidamente la correa del jock. Sólo entonces me alejé de la pared que había estado mirando y miré a los demás. Había unos treinta muchachos en la habitación, todos estudiantes de primer año como yo, y obviamente mayores de segundo año. Algunos exhibían con extravagancia sus bienes, y algunos eran modestamente tímidos, pero todos tenían al menos algo de vello corporal, excepto un diminuto niño prepúber y yo. Buckteeth y sus compinches no estaban en la clase. Los habría reconocido en un instante.

El maestro nos condujo al campo para una ronda de calistenia y luego un par de vueltas alrededor de la pista completa el abreviado primer día de clase. De regreso en el vestuario me desnudé, coloque mis manos cuidadosamente sobre mi entrepierna, y me apresuré a entrar en el cuarto de baño con humo esperando evitar la atención. Me vestí frente a la pared, peiné mi pelo, y luego fui al baño para defecar.

"¿Viste a ese estudiante de primer año?" A juzgar por su voz más profunda, el tipo que acababa de subir al orinal junto al puesto de baño era probablemente un estudiante de segundo año.

-¿Te refieres al chico alto y flaco sin vello? -preguntó su compañero invisible.

-Sí, ese es el único. Lenny y su grupo debieron de haber llegado a él. Pobre niño."

"Debe tener. Él tiene huevos y pene, no como ese niño, así que debes estar en lo cierto. O eso o se afeita cada mañana.

Ambos se echaron a reír y pude oírlos retroceder.

Algún día alguien voy a vengarme de Lenny, me dije a mí mismo.

"El imbécil lo merece, eso es seguro".

El ruido de la puerta me dijo que estaba solo, así que me limpié el culo y me fui a la siguiente clase.

Mi vello volvió a crecer y dos meses más tarde volví a parecer casi normal. No fue tanto tiempo, pero fueros los más oscuros y más difíciles de lo que había sido antes de mi desfiguración y podría una vez más vestirme y ducharse sin vergüenza. Sorprendentemente, nadie me dijo nada. Al parecer, había ocurrido antes y no era algo que un hombre tenía que avergonzarse. Lenny y su grupo tenían una mala reputación. Se unirían y atacarían a niños más pequeños, pero invariablemente correrían de cualquier pelea justa. Pasaba horas, muchas de las cuales debían haberse dedicado a estudiar, contemplando todo lo que les haría si la oportunidad se presentaba. Yo no era realmente un sociópata violento o algo así, pero algunas de mis represalias imaginarias habrían hecho estremecer a Stephen King.

También hice muchos nuevos amigos durante ese año, uno de ellos era el pequeño individuo cuyos huevos no habían caído todavía. Su nombre era Paul Allen, pero todos lo llamaban Paulie. El hecho de que él era físicamente un niño en compañía de hombres no parecía molestarle; De hecho, explotó su inmadurez. Él era generalmente el instigador de las bromas inofensivas y del vandalismo mezquino que los chicos de la escuela son anotados para y él utilizó su aspecto angelical para zafarse de los problemas cada vez.

Él pareció conectar conmigo desde el principio, posiblemente debido a mi desnudez, e incluso después de que mi vello creció de nuevo todavía parecía identificarse conmigo. También era algo tímido y solitario, igual que yo. En abril su vello de crecimiento finalmente broto y su voz se profundizó y fue obvio que sus huevos eran cada vez más grandes, y para cuando la escuela termino en junio, una niebla de vello fino como un humo adornaba su entrepierna. Para ese momento era como el resto de nosotros había sido un par de años antes: un idiota de primera clase que estaba constantemente diciendo chistes sucios y que nunca se perdió una oportunidad de pegar a otro tipo en sus huevos.

Dejé la ciudad justo después de la escuela, para pasar el verano en el rancho de mi tío y no regresé a la ciudad hasta la semana antes de que comenzara la escuela. Fui a la escuela para registrarme y casi no reconocí a Paulie. Había crecido alrededor de tres pulgadas durante el verano y había ganado volumen considerable. Todavía estaba en el lado pequeño sin embargo, y se parecía más a uno de los nuevos estudiantes de primer año que el estudiante de segundo año experimentado que él realmente era. Parecía un poco distante cuando lo saludé y actuó como si realmente no me gustara. Se fue con un par de los nuevos estudiantes de primer año, chicos de su propio tamaño y nivel de madurez que era posiblemente más cómodo para él.

Tuve deportes con Paulie de nuevo ese año y era evidente de inmediato que él era ahora un adolescente de pleno derecho que ahora desfilaba desnudo alrededor del vestuario sin vergüenza de su cuerpo. Ese fue el primer día. El segundo día se presentó como lo había hecho el año pasado: completamente desprovisto de vello debajo de su cuello. Lenny y su pandilla habían atacado de nuevo. Paulie parecía estar cerca de las lágrimas mientras se desnudaba y se vestía, y hasta sus nuevos amigos, los estudiantes de primer año, rumoraron al darle un rápido vistazo a su entrepierna sin vello.

Cualquier diversión que Lenny y su grupo salieron de su última broma fue de corta duración. Paulie me había dicho que tenía un hermano mayor, de veintiún años, que vivía en California, pero nunca dijo mucho más acerca de él. Su nombre era Ralph, pero su hermano estaba en el club de motos de Oakland que se llamaba Big Red, y lo grande que era. Él y cuatro de sus compañeros de pandillas viajaron a la ciudad y pasaron solo unos días mostrándose sus maquinas por la ciudad antes regresar a California.

Cinco de los amigos de Lenny regresaron a la escuela con dientes faltantes y huesos rotos, pero Lenny nunca volvió. Ron Harper fue testigo de la pelea y reportó que Lenny había sacado un cuchillo y había intentado defenderse. Pensé que Ron estaba exagerando cuando dijo que los miraba detener a Lenny y usar el mismo cuchillo para castrarlo, pero no se podía negar la prueba. Habían sujetado el escroto de Lenny, cortando cada uno de sus huevos a la vez, para luego clavarlo en lo alto del tronco de un árbol.

La policía no lo descubrió y permaneció allí durante más de un mes como una clara advertencia para cualquiera que quisiera meterse o molestar a su Hermanito.




Historia Original Aquí.





Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

VECINA LUPITA

. Le tomo la mano y la llevo a mi habitación, al llegar inmediatamente comienzo a besarla y unos momentos después, mi mano baja para jugar con su clítoris, me sorprendió un poco que no fuera tan sensible y me dejara hacerle todo lo que quise, ella respiraba agitadamente y mi miembro pedía liberación, la desnude a toda prisa su calzón (braga) quedo por debajo de la cama lo que sería una maldición para mi, aunque en ese momento no me importo......


VECINA LUPITA
Le tomo la mano y la llevo a mi habitación, al llegar inmediatamente comienzo a besarla y unos momentos después, mi mano baja para jugar con su clítoris, me sorprendió un poco que no fuera tan sensible y me dejara hacerle todo lo que quise, ella respiraba agitadamente y mi miembro pedía liberación, la desnude a toda prisa su calzón (braga) quedo por debajo de la cama lo que sería una maldición para mi, aunque en ese momento no me importo.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Era un joven hombre promedio, de 24 años que aun vivía con mis padres cuando todo paso, mi novia y yo teníamos una relación muy sexual, aprovechamos cada momento para gozar y nunca le había sido infiel, aunado a que ella me advirtió que cualquier infidelidad me iba a costar muy caro, si era algo celosa pero nunca pensé que fuese capaz de hacer lo que me hizo.           

Llega un fin de semana que yo había planeado con mucha delicadeza, ya que mis padres no estarían en casa todo el fin de semana, mi novia y yo pensábamos divertirnos toda la noche, pero el sábado por la mañana, le avisan que tiene que cuidar a sus primas pequeñas en una pijamada, mis planes se fueron al demonio.      

Llevé a mi novia a la casa de su tía y yo me fui para la mía, estaba pensando en que hacer, cuando veo a mi vecina de unos 17 años afuera de su casa llorando, estaciono el auto y no me detuve a peguntarle porque estaba así. Ella Me explica que su novio la había dejado, y que para colmo, no podía entrar a su casa porque no tenía llave, me ofrecí a que pasara un rato mientras alguien llegaba a su casa, a lo ella accedió.        

Una vez dentro de mi casa, me pregunto por mi novia y ya le platique lo ocurrido, abiertamente dije que había planeado hacer travesuras toda la noche, y ella pregunta que como una pareja puede ser así, que a su novio le daba miedo y aunque ella quería, no se lo había pedido, debo aceptar que eso me excitó un poco, ella era chaparrita y un poco llenita, pero tiene un lindo rostro, su trasero se ve bien al igual que sus tetas, no gigantes pero tampoco nada pequeñas por ese entonces.  

Le expliqué que mi novia y yo aprovechábamos cada momento a solas, que incluso lo habíamos hecho en un balneario, noté que ella se excitaba y desafortunadamente por alguna razón eso me llevo a pensar en engañar a mi novia esa noche.     

Tenía todo preparado así que en modo de broma le dije que si ella quería, podíamos hacer lo que había planeado con mi novia pero con ella, Lupita que era como se llamaba mi vecinita mirándome fijamente acepto, lo que me hizo poner un poco nervioso y le digo que sería toda la noche, ella me dice que de todas maneras estaría sola, me daba un poco de miedo porque para empezar, estaba engañando a mi novia, y en segundo lugar ella era varios años menor que yo, además menor de edad, pero la calentura es la calentura, por lo que le ofrecí un trago.        

Llegué con un par de bebidas, me senté junto a ella y la abracé, se nos fue la primera hablando de cosas eróticas, unas copas más tarde y al final del último sorbo la bese, fue una sensación diferente, algo que parecía nuevo y simplemente no pude dejar de besarla, comencé por quitar un suéter que traía, después su blusa, y ya solo quedo en bra (corpiño), sigo sin detenerme y comienzo a desabotonar su jean, con mis pies le quito sus zapatos y comienzo a bajar su pantalón quedando solo en ropa interior, y en ese momento dejo de besarla, solo para contemplar su cuerpo que tenía dos prendas rojas encima.          

De pronto ella me dice que eso es trampa y me empieza a desvestir, de a poco hasta quedar solo con mis trusa (slip), donde se podía apreciar mi apretado miembro tratando de salir de él, abultando la parte delantera de mi prenda color blanca.     

Me pongo de pie y la invito a pasar al siguiente nivel. Le tomo la mano y la llevo a mi habitación, al llegar inmediatamente comienzo a besarla y unos momentos después, mi mano baja para jugar con su clítoris, me sorprendió un poco que no fuera tan sensible y me dejara hacerle todo lo que quise, ella respiraba agitadamente y mi miembro pedía liberación, la desnude a toda prisa su calzón (braga) quedo por debajo de la cama lo que sería una maldición para mi, aunque en ese momento no me importo.

Lupita ya no tenía nada de ropa encima, así que me quite mi trusa, ella como por instinto comenzó a masajear mi pene, ella seguía gimiendo y decido que era buen momento para bajar, lo hice para darle un buen sexo oral, solo un par de roces con mi lengua en su clítoris fueron suficientes para que ella gritara, y así, al tercer grito mojó todo a su alrededor, me levanto solo para ponerme un condón, sobre ella, viéndonos frente a frente busco con mi miembro la vagina, y cuando la siento lo meto todo muy rápido, había olvidado que ella era virgen por completo.

Por lo que de nuevo dio un grito de dolor y me empujó, no quería terminar en este momento, así que solo la tomé fuerte y seguí con un violento mete saca por unos momentos hasta que Lupita dejó de quejarse y comenzó a jadear nuevamente, en ese momento me detuve y la puse en cuatro patas, noté un poco de rojo en el condón pero no me importó mucho, la acomode y comencé a embestirla, ella paso de jadeos a gemidos, de verdad debo decir que para ese momento yo estaba muy excitado que pensé que no duraría un segundo más, y cuando gritó de placer, no pude contenerme más por lo que tambien terminé.       

Nos recostamos y la abracé, tomamos un poco de aire y seguí besándola, al relajarnos un poco vi si había sangrado, y era apenas una mancha entre sus piernas realmente muy poco.         

Seguí besándola y cuando comencé a sentir que me había recuperado le dije que esta vez ella estaría arriba, y así fue, ella saltaba y solo gozaba, esta vez en la misma posición hasta que terminé, y de nuevo, la besé hasta recuperarme, una vez recuperado volvimos hacerlo de perrito, y me hubiera gustado hacerlo toda la noche, pero solo tenía tres condones, los demás se habían quedado en la bolsa de mi novia.  

Al finalizar le dije que ya no había condones y que sería todo, solo la abracé hasta dormirnos. Al despertar ella se fue un poco apresurada entes de que sus papás llegaran, Antes de irse nos besamos con mucho pasión sin darme cuenta que mi novia nos vio hacerlo desde la esquina sin que ninguno de los dos nos percatáramos me bañé y vestí para ir por mi novia, no sin antes limpiar todo o por lo menos eso pensé.

Ese día tuve sexo con mi novia pues llego antes de que pudiera ir por ella en la misma cama donde la noche anterior goce tanto. Después de correrme solo dos veces, caí dormido totalmente con mi pene aun dentro de mi novia, sintiendo los espasmos de mi novia, quien me iba a decir que esa sería la última gran sensación que sentiría al tener mi pene dentro de una mujer.  

Me desperté bruscamente cuando sentí que alguien me arrojo agua a la cara, al despertar estaba amarrado con mis piernas y brazos extendidos a cada esquina de mi cama, estaba amordazado y desnudo con mi novia solo en ropa interior mirándome a un lado.

Trate de soltarme pero no pude de pronto mi novia hablo moviendo sus manos que estaban hasta ese momento por detrás de su cuerpo.

-“¿En verdad creíste que no me enteraría de tus cochinadas con tu vecina?”

Mis ojos se abrieron grandes al ver que mi novia tenía en su mano la panty color rojo de Lupita, la cual me arrojo enfurecida al rostro, pude percibir brevemente su olor, para luego la prenda caer a un costado, mi novia entonces camino hasta la cómoda de mi habitación del que tomo un cuchillo que conocía bien, incluso yo mismo lo compre, lo tomo de la cocina seguramente.

Con el cuchillo en su mano tomo mi pene con su mano libre, me miro al tiempo que coloco el afilado cuchillo en la parte baja de mi pene, la hoja de acero tocaba mis testículos, con su mano comenzó a masturbarme aquello duro unos segundos, luego dijo.

-“Esto es lo que se merecen todos los infieles”. Dijo mi novia.

En ese momento estaba aterrorizado por completo cuando comenzó a cortar mi pene en semi erección la sangre broto a raudales de inmediato y el dolor fue infernal, le tomo solo unos segundos separar mi pene de mi cuerpo, en medio de convulsiones grotescas de mi cuerpo, cuando por fin me lo había cortado, me lo restregó por el rostro.

En ese momento estaba en shock incapaz de procesar que todo aquello era real, ella tomo mi pene fue al baño y lo arrojo al escusado (water), la escuche tirar de la cadena y como mi pene se perdió para siempre entre las cañerías, no recuerdo como o que hizo ella para detener la hemorragia de mi penectomia.

Mis padres me encontraron esa noche sobre mi cama bañado en sangre y le llevaron a urgencias apenas llegue con vida, tarde seis meses en recuperarme por completo, mi novia huyo pero fue atrapada y condenada a 10 años de prisión por lo que me hizo un castigo leve a mi parecer.

Me sometí a dos cirugías que reconstruyeron un pene en mi entrepierna aunque funcional nunca llego a ser igual al que perdí, de hecho hasta el día de hoy tres años después de tener este nuevo pene formado de varias partes de mi cuerpo, no he logrado tener una erección de nuevo.   

Por otra parte no he vuelto a hacerlo con mi vecina, pero las ganas de repetir aquello son uno de los motivos que me hacen ir con cuanto medico puedo para tratar de recuperar la virilidad perdida, se que puede ser una esperanza vaga pero es lo único que me queda, una esperando y mientras haya un mínimo de esperanza seguiré intentando.

Hace poco leí sobre el trasplante de un pene con éxito en Sudáfrica, es posible que opte por ese método aunque no sea de mi propia carne que es mejor que seguir con este trozo de carne inútil que apenas me sirve para orinar.




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

HAMBRE

Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir......


HAMBRE
Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO] [GORE]


Categoria: Gay      Autor: Tom





Es el año 2031, gracias a nuestros políticos inteligentes en el pasado prevalece en toda Europa un empobrecimiento total de los ciudadanos, solo unos pocos pueden disfrutar no tener un ingreso suficiente. Las subvenciones del gobierno para los costos de vida ya tienen mucho tiempo, todo el mundo y debe ver cómo se las arregla para sobrevivir.

Así que nuestra pequeña familia, que se compone de mi padre, que ahora tiene 37 años, pero en buena forma como se suele decir, por todo el entrenamiento muscular y atlético. Además, tres chicos, mis hermanos, Sascha, de 12 años de edad, nuestro hijo menor, mi hermano gemelo Max y yo, René. Ambos de 15 años de edad y de solo cinco minutos separados al nacer.

Nuestra madre nos había dejado poco después del nacimiento de Sasha por lo que crecimos los tres con nuestro padre. Esta mañana, es justo antes de la Pascua del 2031, nuestro padre nos reunió a los tres y explicó que le iba a ser muy difícil para él pagar la escuela como poner la suficiente comida para el próximo mes ya que estaba sin trabajo.

He de mencionar esto, que hemos tomado durante tres días el alimento sólido para nosotros, ya no había nada que encontramos en los armarios de la alacena.

"Vamos chicos, lo que decimos que vamos a dar un paseo ahora he descubierto en Internet un carnicero que puede ayudarnos" oímos la llamada de Papá.

Lo hemos seguido de inmediato, a la espera, para obtener después de casi un año, tal vez de nuevo un trozo de carne en el plato. Después de media hora de camino entramos en una carnicería donde me di cuenta de inmediato que ni un solo pedazo de carne o salchichas podría ser visto en la pantalla. Convocado por el timbre de la puerta, un tipo grande y corpulento entró en la tienda, con el ceño fruncido que se iluminó en cuanto vio a los cuatro seres vivientes frente a él.

"Hemos venido para obtener algo de carne", dijo mi padre al carnicero. "Ordenó cuatro pinchos de carne jugosa y un poco de carne picada".

El carnicero nos dijo que lo siguiéramos a su espacio de batalla. Fuimos detrás del mostrador y lo seguimos los cuartos a la trastienda.

En realidad, era una carnicería pequeña bastante limpia, azulejos blancos, brillantemente cepillados, electrodomésticos de acero inoxidable reflectantes y cuchillos largos como cuchillos de carne sobre una tabla en la pared.

Aquí no han sacrificado un animal nunca, pensé para mí mismo.

El carnicero nos miraba a los cuatro, una vez más exactamente, de arriba abajo y no escondía su sonrisa sardónica en los labios cuando preguntó, dirigiéndose a mi padre: "¿Los chicos están de acuerdo con la decisión?".

-"No, todavía no, no les he dicho a ellos". fue la respuesta de inmediato.

El carnicero en ese momento nos dijo que deberíamos desnudarnos. En primer lugar, los chicos, pero fue mi padre quien lo hizo al principio y rápidamente quedó desnudo en la sala de corte, hemos seguido las instrucciones y también nos desnudamos.

Ahora nos quedamos allí, temblando un poco, ya que sin calefacción en la habitación había frio.

"¿Para qué son los pinchos?" Preguntamos de nuevo nosotros al carnicero mientras nos revisaba por delante y atrás de nuevo por todos lados.

"Tres jugosos y hermosos, naturales, y por favor, uno sin piel, pero también jugosa, por lo tanto, algo picada, hermosa finamente se volverá, para las albóndigas" dijo nuestro padre.

"Entonces vamos a empezar por el más antiguo" eligió el carnicero, se llevó a mi padre tomándolo de parte superior de un brazo, tiró de él sobre una mesa de acero inoxidable, que se parecía más a un utensilio de patología, que a un accesorios de carnicería.

Nuestro padre quedo sobre su espalda entendida sobre la fría superficie de metal. Tenía los brazos atados firmemente sobre la cabeza con correas de cuero. Entonces el carnicero tomó las piernas de papá, la levantó, se inclinó sobre su parte superior del cuerpo hacia su cabeza y también las ato con firmeza a la izquierda y la derecha.

Así fue el culo de papá quedo al aire, sus poderosos genitales bien desarrollados quedaron libremente entre los dos muslos, completamente expuestos. En primer lugar, el carnicero le coloco un largo pincho de acero inoxidable de un espesor de 0,5 cm por la uretra de mi padre, empujando el acero en él hasta que sintió resistencia y le dio con ablandador de carne, un último golpe al pincho.

-“Papa grito”.

Luego tomo una vela para hogar de un pequeño armario, la encendió, agarró el pene de papá, lo recogió y luego dejó caer infaliblemente un montón de cera de la vela en la salida de la uretra de papá, hasta que formo un sólido tapón en la salida del pene de papá.

"Querías pinchos pero jugosa", dijo, solamente.

Luego tomó un dispositivo delgado, que me recordaba a una mezcla de pistola paralizante y consolador, que llevó a nuestro padre hasta su culo y al encenderlo hizo un zumbido proveniente de ese aparato.

“Papá gimió y se retorció, pero las retenciones lo mantuvieron en su lugar”.

Nosotros tres  observamos con nuestros penes en total rigidez pegados a nuestro vientre, pero ninguno de nosotros se atrevió a moverse, o colocar las manos y mucho menos voltearnos.

En ese momento vimos como los huevos de papá comenzaron a temblar, se acercaba a un orgasmo. Poco después papa llego al orgasmo, sí, pero no pudo expulsar su semen debido a que el agujero de orina estaba sellado, el carnicero tomó un fuerte cuchillo, lo puso en la base de su pene y corto muy lentamente, muy lentamente, hasta que termino.

El pene de papa quedo suelto sobre la mesa de la carnicería, cuando el dijo: "No es nada esperen a ver el jugo en su interior, será un delicioso relleno".

Esto fue seguido por nosotros tres al que se nos hizo el mismo procedimiento. En primer lugar a nosotros los gemelos a uno a uno, el mismo calvario al igual que con nuestro padre hasta que nuestros penes, fueron rellenos de nuestros jugos y cortados.

Solo Sasha, fue diferente a él se le acercó al carnicero, cuando Sascha estaba atado sobre la mesa, pegándose a  su culo joven y dulce con el agujero de color rosa al aire.

-"Te voy a llevar yo mismo al orgasmo", murmuró el carnicero, se subió a la mesa, con su pantalón abajo y sacó un pene que era monstruoso, rígido y fuerte, con un enorme glande. Sonriendo, alcanzó sus nalgas que eran todavía tan tiernas, las veía como si quisiera presentarle su pene. Puso su pene en el agujero de nuestro hermano y lo embistió sin crema o previo aviso de inmediato hasta el fondo, todo el camino hasta que sus huevos chocaron con sus nalgas.

Sascha gritó, pero después de un corto período de tiempo se había al parecer ya acostumbrado a esa cosa enorme y parecía disfrutar de ser penetrado hasta el orgasmo. El carnicero no se detuvo hasta a vaciar sus huevos después de que Sasha ya se habían encogido de hombros tres veces en éxtasis salvaje, su pene amenazaba casi a punto de estallar, acumulado sus jugos y que los del carnicero se había venido en dos ocasiones en el culo de Sasha.

A continuación, tomó un cuchillo pequeño para filetear, corta la piel del pene de Sasha desde la punta hasta la raíz por completo, una vez en la base cortó alrededor, hizo algunos otros cortes hasta que  tomó su pene aun vivo fuera de su entrepierna. Sascha gritaba como loco, estridente y constantemente por el dolor, pero lo hizo durante el procedimiento de nuevo hasta el orgasmo, como vimos todos.

A pesar de nuestros tres penes ya no estaban disponibles, lanzamos tres  chorros mientras el observamos como el miembro más joven de la familia  se venía varias veces. Nuestros jugos estallaron a través del agujero que nos quedo al suelo debajo de nosotros.

Después de que el pene de Sasha fue cortado lo dejó de lado, el carnicero nos dio a los cuatro un poco de descanso y trabajó en la limpieza de sus herramientas, sin ni siquiera una mirada a nosotros. Estaba pensando que huir en ese momento, porque temía lo que todavía pudiera estar por venir. Nuestro padre había ordenado también ordenó un poco de carne molida, se me ocurrió.

Apenas había pensado en la idea en mi cerebro, el carnicero nos volvió a observar: "Y ahora para la carne molida" Dijo.

Estábamos los cuatro atados con las manos por encima de nuestras cabezas, con un carro que se movía suspendido en el techo de la carnicería en  carriles colgado múltiples cadenas. Así que tuvimos que colocar unos cinco centímetros con los pies en el aire, estirando el cuerpo por el propio peso. El carnicero tomó cuatro varillas de aluminio de unos 120 cm de longitud desde una esquina de la habitación, la extendió a cada uno de nosotros con mucho cuidado sobre las piernas y las sostuvo con las varillas de aluminio que se adjuntaron a nuestros tobillos separándolos.

Así colgando nos miraba con fruición, lamiéndose los labios con la lengua y dijo solamente: "tan sabrosa carne fresca, que había dejado de pasar por aquí".

Luego fijo un pequeño molino de carne de accionar manual, como solía ser común en casi todas las cocinas, al borde de una mesa, poner un recipiente pequeño debajo de la abertura de descarga, agarró su cuchillo de filete y se acercó a nosotros otra vez - de primero a nuestro padre.

Con la mano izquierda agarraba el escroto de papá, cortar con mucho cuidado con el cuchillo la piel de la bolsa una vez alrededor y luego sacó el escroto justo hacia abajo. Los huevos de papá ahora colgaban libremente de sus cordones entre las piernas bien abiertas de papá. Así los dejó colgar el carnicero, se acercó a Max, repitiendo el procedimiento y también le quedaron colgaba. Se veía un poco curiosos los huevos colgando a punto de ser cortados y de lo que pude ver a pesar del dolor que todavía tenía una sonrisa porque aun no era mi turno.

Pero la sonrisa se me borro una vez más, cuando sentí el agarre en mi bolsa y poco después el corte.

Me preguntaba en secreto, ya que casi no me dolió, ya que la bolsa se retiro allí. Es probable que los nervios ya estuvieran muertos en el abdomen por el corte anterior. Incluso yo mismo podía evaluar lo malo y colgante, pero inmediatamente llegue a un orgasmo cuando vi al carnicero eliminado la bolsa de Sasha.

A pesar de que era el más joven de nosotros, tenia los huevos más grandes.

Fue la sensación más intensa que he tenido en un orgasmo cuando mi semen broto de mi agujero y mis huevos colgando se contrajeron flotando libremente en el aire, sin la bolsa que la sostenía como de costumbre.

Después de todos estábamos sin escroto el carnicero puso el carro en movimiento. En primer lugar Volvió a nuestro padre, pero colgado en el mismo carro, seguimos los chicos. El carro se detuvo por lo que papá quedo colgando sobre el pequeño molino de carne. La distancia se estableció precisamente para que sus huevos flotantes quedasen un poco apenas por arriba antes de la picadora de carne.

Ahora sabía lo que estaba por venir.

Correcto - el carnicero tomó los huevos colgantes dejándolos caer en la abertura de llenado de la máquina de picar carne y comenzó a girar el mecanismo lentamente, usando la manivela. Papá grito con todas sus fuerzas, pero no sirvió de nada. Tenía que aguantar por sí mismo. Poco a poco sus huevos fueron molidos cada vez más en la picadora de carne y llegaron al otro lado finamente cortadas como picadillo de nuevo.

Papá  se vino mientras sus huevos eran molidos en serie, uno tras otro. Viendo aquello a cada uno de nosotros nos produjo eyaculaciones simplemente fantásticas.

El semen que salió de los tres fue echado a la picadora de carne. Para que la carne también obtuviera un condimento adicional. Por ahora que lo pienso, durante nuestra castración no me había venido de esa manera en toda mi vida y nunca lo volvería a hacer eso paso por mi mente.

Después de que estábamos locos los cuatro castrados sin nada, el carnicero liberado a papá, Max y a mi fuera de nuestra posición colgante, nos dijo que podíamos limpiar en la habitación de al lado y lavar, tirado de nuestro padre, una vez más hacia una lateral. Sé que se deben estar preguntado por Sasha y porque estaba aun colgado, pero no me atreví a preguntar.

Poco después de nuestro padre entró en el baño y nos dijo que había cambiado de último momento el encargo a uno mayor de alimentos que nos iba a durar todo el año.

El carnicero quería conservar al más joven. Él quería usarlo como su pequeño juguete sexual. Estaba un poco triste porque fuese mi hermano menor, pero la decisión del papá en tiempos difíciles era justificada. Cuando después de una hora, lavados y vestidos con nuestra ropa de nuevo, dejamos el campo de batalla una vez más a través de la tienda.

Afuera de la puerta, el carnicero nos dio la carne ordenada pre envasado, "Cuatro pinchos de carne jugosa y algo de carne molida, según lo ordenado", añadió, "el resto será entregado de forma gratuita. Disfruten de su comida hoy con las albóndigas".

Lugo colgó un cartel en la puerta en la que se podía leer: HOY carne fresca a la parrilla, muy tierna en OFERTA.



Historia Original Aquí.





Autor: Tom       Traductor: DarkSoul

EL TORMENTO Y EL EXTASIS (1)

CAPÍTULO 1   A Laura la abandonó su marido a los seis años de casados, cuando ella frisaba en los treinta. Simplemente desapareció. No de la noche a la mañana, sino de la mañana a la noche, pues un día salió de casa para ir a trabajar y nunca más volvió. Luego supo que unos días antes de desaparecer seContinuar leyendo »

La entrada EL TORMENTO Y EL EXTASIS (1) aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

EL TORMENTO Y EL EXTASIS (2)

  CAPÍTULO DOS    “¡Métemela, por Dios, Juanjo, cariño mío; métemela, hermanito mío!” Esas palabras resonaban en el cerebro de Laura como mazazos, como cañonazos. Cañonazos, mazazos, que la demolían, la destruían por dentro ¡Dios mío, qué había hecho! ¡Qué estaba haciendo! ¡Qué estaban haciendo los dos, Juanjo y ella! ¡Somos hermanos y esto es contra Natura!   Se separóContinuar leyendo »

La entrada EL TORMENTO Y EL EXTASIS (2) aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.