Sexo telefónico con una escort

Hola amores, ¿qué tal?. Hoy me he levantado pronto, casi no podido pegar ojo de la experiencia tan pasional que tuve anoche con uno de esos hombres que saben lo que quieren en el sexo, pero que además buscan nuevas experiencias. Y ya lo sabéis, a través de la línea erótica se puede aprender mucho, más de lo que podáisContinuar leyendo »

La entrada Sexo telefónico con una escort aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Mi primera vez…con una prostituta

Una vez terminado el verano, era hora de empezar con las clases de nuevo, la diferencia es que esta vez eran en la universidad, a 112km de casa. Para el primer año estuve en un piso con unos conocidos de mi zona, eramos 4 en total. Los días fueron pasando y las clases también, el caso es que aunque veíaContinuar leyendo »

La entrada Mi primera vez…con una prostituta aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

La primera vez que me masturbaba :P

Hola que tal… les quería compartir algunas experiencias que he tenido, lo hago solo por morbo pues es la primera vez que realizo este tipo de cosas, y la verdad es me excita mucho solo el echo de hacerlo, espero lo disfruten. Como dice el titulo les voy a contar sobre aquella vez en la que me masturbé por primeraContinuar leyendo »

La entrada La primera vez que me masturbaba :P aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

CLIPS

Bueno, me enteré de los clips cuando tuve ese trío con dos chicos. Siempre he sido un gran buscador y básicamente, una puta si se me puede llamar de ese modo. Así que fui a esta convención de sobre la penes y huevos siendo bombeados y electro-estimulación. No me malinterpreten, esa "convención" fue caliente como el infierno......


CLIPS
Bueno, me enteré de los clips cuando tuve ese trío con dos chicos. Siempre he sido un gran buscador y básicamente, una puta si se me puede llamar de ese modo. Así que fui a esta convención de sobre la penes y huevos siendo bombeados y electro-estimulación. No me malinterpreten, esa "convención" fue caliente como el infierno.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Zipper





Bueno, me enteré de los clips cuando tuve ese trío con dos chicos. Siempre he sido un gran buscador y básicamente, una puta si se me puede llamar de ese modo. Así que fui a esta convención de sobre la penes y huevos siendo bombeados y electro-estimulación. No me malinterpreten, esa "convención" fue caliente como el infierno. Ver a estos chicos con sus huevos distendidos fue increíble. Los chicos con inyecciones de silicio en sus penes fue la mejor parte para mí personalmente, y todas las historias reales eran bastante sorprendentes también. Y conocí a gente estupenda, como Mike y Jim.

Mike y Jim eran bastante atractivos lucían como a sus 'principios de los 40 años, pero parecían de 30' y eran pareja. Me encontré con ellos mientras estaba viendo a ese hombre obtener un electro estimulación en su próstata y frenillo, lo que hizo mi erección demasiado evidente para aquellos a mí alrededor. Parecían chicos simpáticos y después de una pequeña charla nos dirigimos a beber, y luego nos fuimos a su habitación del hotel.

Me di cuenta, incluso pese a la falta de luz, que estaban bien, y me refiero a bien, con grandiosos cuerpos. Sus penes tenían esa sensación suave, pero rígida y estaban engullidas más allá de todos los sentidos normales de proporciones. En un frenesí de cocaína y lubricante tomaron turnos para penetrar mi agujero hasta que estaba completamente abierto. Mientras Mike penetraba mi culo, extendiéndolo de par en par, chupaba el palpitante pene de Jim, cuando sentí algo detrás de su paquete. Como sentía alrededor de él se sentía como algo solido, una pinza de metal había sido firmemente sujetada alrededor de su pene y huevos en la base. Cuando tiré de él, él gimió un poco, y continué acariciando el dispositivo de acero. Cuando cambiaron, vi que Mike también tenía uno, un clip metálico pequeño pero apretado alrededor de la base de sus genitales.

Después de que Jim terminó en mi interior, Mike dijo:

-"¿Quieres ver algo realmente especial?" Y por supuesto le dije,
-"Claro, amigo, sí".

Encendió se encendieron las luces. Jim se paró al pie de la cama, su pene todavía estaba rígido a pesar de haberse corrido. Entonces Mike consiguió un par de lo que parecían alicates al lado de la cama. Miró a Jim.

-"¿Estás listo, nene?", Preguntó Mike a Jim.
-"Haría cualquier cosa por esto", dijo Jim.

Me preguntaba qué estaba pasando, exactamente.

Entonces Mike puso el alicate justo debajo del paquete de Jim, en la base cerca del clip. Lo apretó con fuerza por lo menos eso parecía, hizo una cara de "tipo duro" y todo. Luego se alejó y el pene y  huevos de Jim quedaron colgando del alicate, y Jim no tenía nada entre las piernas solo piel. Jim estaba totalmente liso. Mirando el paquete aún pesado de Jim suspendido en el aire, conseguí instantáneamente una erección.

Jim empezó a gemir, pero no con dolor, como esperaba, solo gimoteó y parecía estar disfrutando completamente. Completamente relajado. Cum parecía exudarse de donde estaba su polla. Mike lamió el paquete cortado de Jim, y me dejó tener un gusto rápido también, mientras que febrilmente subía mi verga.

"Parece otro converso." Mike se rió de mí. Jim sonrió también, todavía algo fuera de sí y drogado mirando. Mike me llevó a una lucha libre de repente, y Jim agarró una cuerda. Me ataron.

Cuando me desperté, deben haberme drogado, todavía estaba atado. Pero mi polla había sido bombeada. Fue doloroso, el bombeo fue extremo. Lo miré en su estuche de plástico, el dolor. Mike se acercó, metió unos electrodos en las bolas, disparó y disparó contra la batería mientras se reía de mí. Yo estaba en tanto dolor, pero con la bomba que no podía hacer nada, pero el escape de mi semen en el tubo. Yo estaba humillado.

Jim tomó mi endurecido pene, y luego los electrodos. Mi paquete dolía tanto. Miré la entrepierna estéril de Jim. Siguió tocando el lugar donde había estado su pene, suspirando suavemente para sí mismo. Mike sacó una larga tira de metal, de unos dos centímetros de ancho. Lo enrolló alrededor de la base de mi paquete, y lo puso a través de un pequeño dispositivo de agarre. Pasó la tira a través del broche, y la apretó alrededor de mis genitales. Sonrió ampliamente mientras lo hacía cada vez más apretado, hasta que grité. Fue cuando me soltó.

Me enteré por otro amigo que me habían "cortado". Al parecer, significaba que mi pene se iba a quedar erecta y dura durante unos meses. Entonces, después de ese tiempo, probablemente trataría de tener quitarme aquel broche "de mis genitales", que es básicamente lo que Mike hizo a Jim. Ya, cuando mi amigo me dijo acerca de conseguir "fuera" sentí mi paquete palpitar pese a lo apretado que estaba, y quedar más apretado, aprisionando mi pene aun más. Me encantó la sensación de lo apretado que estaba el clip en mi paquete, por lo que empuje mi pene y la apretó tan fuerte que siempre estaba con líquido pre seminal goteando de la punta.

Mis pantalones se mojaban y tenía que cambiarlos durante el día. Otros hombres a mi alrededor comenzaron a notarlo, se pusieron curiosos, y luego parecían irresistiblemente atraídos hacia mí, siempre queriendo que me bajara, y cada vez con más frecuencia me masturbaba hasta llegar al  cielo pero haciendo que se pusiera aun más apretado.

Entonces me encontré en un grupo de "salida". El impulso se intensificó, tenía que hacerlo. La idea de tener mis genitales extirpados me hacía sentir tan caliente todo el tiempo. No podía dejar de pensar en ello. Diez tipos aparecieron. Algunos no estaban listos todavía, pero unos seis de nosotros. Nos hicimos el uno al otro en parejas. Tome a un chico rubio hermoso, tal vez de 23 años. Lo hice primero. Tome el alicate y lo coloqué en el gancho en la base de su anillo, y luego empecé a tirar. Me tomó un poco de esfuerzo, pero luego su paquete solo salió, de inmediato. Él lo miró fijamente, y vi su semen brotar de su nuevo orificio, lo que ahora parecía ser una pequeña hendidura en su ingle. Yo también me vine por aquella vista de su satisfacción.

Luego tomó el alicate y los puso en la base de mis genitales. Dejé escapar un aullido, básicamente podía sentir al alicate como si estuvieran dentro de mi pene, dentro de mis huevos, enviando corrientes eléctricas por todo mi paquete y profundamente dentro de mi próstata. Sentí el zumbido eléctrico extenderse por mi entrepierna. Entonces empezó a funcionar y quemar por medio de la electricidad que se intensificó, y luego sentí que la carne se desprendía de mi entrepierna, sentía que mis huevos se alejaban de mi cuerpo, sentía mi nueva rendija expuesta al aire, sentía que el semen salía del pequeño agujero que era mi nueva esencia.

Miré mi paquete cortado, y mi pareja y yo sonreímos, sosteniéndonos mutuamente con nuestros pedazos perdidos en nuestras manos.






Historia Original Aquí.





Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

JOVENCITO MI ESCLAVO

Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven......


JOVENCITO MI ESCLAVO
Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]



Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Era completamente feliz con Alí. Nunca pensé que tener a mi lado, de una manera continua  un muchacho, pudiera ser tan placentero. Indudablemente pensé que con solo él podría conseguirme esa felicidad. Hasta ese momento cuando mi cuerpo consideraba que necesitaba un desahogo sexual solicitaba a alguien para procurarme un chico joven. Han pasado por mi lecho de esta manera multitud de muchachos, la mayoría hermosos, desde querubines rubios de Germania, a morenos de Nubia, pasando por los de color café egipcios y tostados hindúes.

La empresa que los proporciona tiene siempre un rebaño de muchachos jóvenes, frescos, sanos y cariñosos hacia los clientes. La dirige un ciudadano libio, llamado Talem descendiente de una buena familia, que al quedar arruinado su padre por el juego, no heredó fortuna y buscó esa manera de ganarse la vida.

La entrada, por su linaje, en las principales casas de la ciudad y el acierto en la búsqueda y compra de esclavos jóvenes y bellos de sus agentes por todo el mundo, le permite presentar a sus pudientes clientes siempre un amplio grupo de jóvenes deliciosos.

Nuestras leyes nos permiten utilizar sexualmente a cualquier esclavo, del que tenemos poder de vida y muerte, pero solo pueden ser esclavos los extranjeros, nunca un ciudadano libio. Talem siempre, sigue esa norma, chicos extranjeros, esclavos que le pertenecen y que tengan trece años cumplidos
o hayan alcanzado el inicio de su pubertad.

Un chico de nuestra país puede trabajar idénticamente igual que un esclavo, pero su supeditación a un señor es necesario sellarla mediante un contrato firmado por ambas partes. Nunca se le permite tener comercio carnal con su dueño si es menor de dieciocho años, edad a la que se considera libre y dueño de sus actos. La ley es muy estricta en esta cuestión, lo considera violación. Si el muchacho mancillado es libio y tiene familia, esta puede conseguir que se castigue al infractor y a pagar una fuerte suma por compensación.

Desde que Alí está conmigo no he necesitado los servicios de ninguna empresa, ha cumplido satisfactoriamente con mis necesidades sexuales de tal forma que las ha avivado, encendido, elevado y después calmado sin embargo se acerca a su decimo sexto cumpleaños lo que es malo pues mis apetencias son de chicos bien dotados de menor edad con el menor vello posible y la frescura que solo la extrema juventud puede dar.

Ayer mismo le he vuelto a ofrecer su libertad que nuevamente ha rechazado, no deseo hacerle mal pero si no desea apartarse de mi lado deberé tomar medidas para que el no sufra y deje de ser una. Tentación constante para mi.

-“Señora contigo ya soy libre ¿Dónde puedo estar mejor que a su lado?” Me pregunto Ali.

Estaba echada en el triclinio romano de mi biblioteca, donde suelo descansar cuando me siento agotada principalmente mi vista, mirándome intensamente con sus negros ojos fijos en mí, mientras ordenaba y clasificaba unos papiros importantes que había recibido aquella mañana. Desde donde me encontraba notaba su fija y cariñosa mirada y veía su cara en la que creo se dibujaba una semi sonrisa.

Debe de haber comprobado que esa mueca en su cara me volvía loca, porque se le marcan unos hoyuelos al lado de sus carnosos labios y la suele dibujar a menudo cuando nota que le miraba de soslayo y estoy pendiente de él.

A la vez que repite la semisonrisa, con un movimiento casi imperceptible, ha levantado su túnica ya corta de por sí, de manera que me ofrece la vista de su impoluto suspensorio de color blanco, destacando entre aquellos muslos morenos, que siento me llaman a gritos los retire, para dejar sus genitales libres a la vista.

Intento mirar hacia otro lado porque tengo trabajos de la biblioteca muy atrasados, pero un nuevo gesto de sus piernas, que sabe me dejan ver algo más de su cuerpo al retirar algo que tapa sus secretas partes y un pequeño chasquido de sus labios, me atraen de tal manera, que dejo todo abandonado encima de la mesa, me despojo de mis ropas según me acerco, me la quito y la tiro en el suelo y me acuesto a su lado en el hueco que me hace para ello.

-“Alí, Alí mío, tengo que trabajar” - le digo quejumbrosa.

-“Lo sé mi ama y señora. Y quiero que lo hagas, pero es tanto mi deseo de ti, que debes de perdonarme el que te entretenga”. Me dije con su dulce voz

Enloquecida, mis manos levantan su túnica, mis labios buscan sus labios, y mi cuerpo libre de ropa, lo que tira al suelo, para restregarse contra su joven como bello cuerpo.

-“Alí mío, te amo, te deseo”. Le digo

-“Señora me haces muy feliz. Estoy deseoso de ti. Soy totalmente tuyo, no solo porque soy tu esclavo, sino porque lo desea mi corazón y mi alma. Soy tuyo, tómame, que tu savia me llene, que tu amor me proteja siempre y me de placer sin fin”. Dijo Ali muy serio.

Le acaricio, le abrazo y beso a la vez que le desnudo por completo, nunca me cansaré de admirar este maravilloso cuerpo que tiene ante mí, delgado, fibroso, que se va endureciendo cuando mis manos lo tocan, lo acarician y lo amasan.

Busco sus tetillas rojas e hinchadas como moras que están duros, porque acaban de recibir su caudal de virilidad que me indica que también aquel cuerpo se está desarrollando. Con mi boca le beso, con mi lengua los acaricio, con mis labios abiertos los succiono, mientras oigo quejidos de placer en mi pequeño esclavo, que mientras, busca y ayuda a mi misma a sentir placer al endurecer mis pezones.

-“Déjame engrasar tu espada”. Le digo mimosa.

Llevándome su pene a mi boca, que lo acoge golosamente, ensalivándolo, chupándolo, succionándolo y adorándolo.

Cada vez nuestros encuentros parecían iguales y a la vez totalmente diferentes, siempre encuentro en Alí en un rincón, en un lugar nuevo inexplorado para producirle placer. Tiene una piel tan suave, tan sensible a mis caricias los más recónditos lugares, le hacían enervarse por las sensaciones que recibe ante mis sensibles dedos.

Hasta ahora había buscado en el sexo solamente que me diera placer, nunca pensé lo que pudiera darle, Puede que intentara conseguir de él un grado de colaboración, que en algún caso, comparándolo con el noto en Alí tal vez estaba fingiendo   

En una forma de lo más natural, siento la manera de como se entrega de tal forma que me sobrecoge, goza con tal intensidad que me olvido de buscar mi placer para brindárselo a él. Sus gritos, sus gemidos, sus ronroneos de gato en celo, son tan espontáneos, tan reales, siento una alegría infinita de poderle hacer feliz, pese a saber que era hora de acabar con eso para siempre.

Y lo que antes era una búsqueda inmediata de la entrada de su pene mi cuerpo en mi sexo para obtener placer de la descarga de su semen, paso a ser casi secundario porque solo era la culminación de unos maravillosos momentos de disfrute sexual que son los verdaderamente importantes para mí.

Todo esto que explico es para poder describir lo que mi amado esclavo significa para mí. El era ahora lo mejor que tenía en mi vida. El era mi todo, dándome una razón para vivir que solo el trabajo y el sexo comprado con los que llenaba mi vida.

Mi abuelo con el que me eduqué llenó mi cabeza de deberes, de moralidad, de enseñanzas de cómo llevar y dirigir la finca de la que me haría cargo a su muerte. El sabía que no iba a estar siempre en este mundo para orientarme y aunque me dejó a Haleb para que me ayudara, me sentí perdida ante la nueva vida que se me presentó a su muerte, más aún porque noté desde siempre una
predisposición a amar los esclavos adolescentes.

No había podido encontrar, en mis 25 años de vida, alguien en quien confiar totalmente mi cuerpo, mis sentimientos, mi corazón. Pensaba que aquello iba a durar para siempre.

-“AAAAAhhhhhhhh”. Gimo de placer.

Mientras acariciaba su piel y él me lambia mi abierta vagina y cuando siento que el placer es tal que estoy por correrme comienzo a elevarla, le pido pare, cosa que obedece al instante.

Busco ahora su pene que está dura, turgente, roja de deseo y me lo llevo a la boca que era más que una acaricia con mi boca. Deseaba triturarlo con mis dientes y comerla entera, pero para no hacerle el menor daño, la acaricio con mis labios hasta que arranco de nuevo de él sus gemidos, que al oírlos me transportan a un estado de felicidad tal, que pierdo casi el sentido.

Cuando siente como yo anteriormente estoy por derramarse, me lo indica para que hagamos otra cosa distinta y alargar nuestro mutuo placer. Las caricias continúan y cambiados de sitio y postura, nos ponemos de manera que después de un pequeño descanso sean las dos bocas, las que trabajen en nuestros genitales. Así los cuatro labios y las dos lenguas ensalivan, lamen, chupan y mordisquean furiosas, sin descanso y al unísono nuestros sexos excitados.

Paramos para que mi joven esclavo me ofrezca esa parte tan maravillosa, dura, erguida y perfectamente conformada, que es su pene. Ensalivo su miembro, primero con un solo dedo, después con dos y finalmente con tres para poder ir consiguiendo que sus huevos se contraigan y se ofrezca a mi vagina bien lubrificada.

Cuando con un movimiento hago que me penetre mi cueva del placer, me la introduzco despacio, lentamente, para que mi amor vaya ayudándole y sienta el mayor placer posible, solo el gusto de comprobar que su pene me penetra, que me atraviesa, que busca mis zonas erógenas que hay también dentro de su cuerpo me hacen gemir de placer de nuevo.

Recibo su ayuda moviéndose como si bailara, contoneando su cuerpo, como si estuviese danzando, lo que hace que su pene entre y salga dando círculos en mi interior, deseo el roce de Alí lo deseo con locura pero se en mi mente que esa será la última vez.

Me masturbo con mi mano frotando mi clítoris buscando el mismo ritmo que nuestro baile erótico. Llega un momento en que gritamos los dos y nos abrazamos enloquecidos, porque hemos llegado a un estado que no podemos retener y aguantar su semen fluye dentro de mi cuerpo. Un chorro sale de su palpitante miembro hacia mi interior un gran torrente que producen sus juveniles testículos, que apenas retira tu me cae a mi mano la que lamo ansiosa.

Abrazados, felices y sonrientes reanudamos lo que estábamos haciendo desnudos, sintiendo como su semen fluía de mi vagina. Ordene mis documentos y él siguió mirándome embelesado mientras lo hacía, hasta que de nuevo sintamos un nuevo arrebato de amor, que nos hizo repetir la acción hasta quedarnos dormidos.

A la mañana siguiente partí rumbo a la ciudad no regrese hasta una semana después pero no sola, conmigo llego una anciana que además de matrona era una experta castradora, según sus referencias había castrado a más de 1,000 esclavos y que pocos habían muerto, fue la mejor que pude encontrar, según ella podía castrar a un esclavo con el mínimo de dolor o con el mayor de los dolores posibles.

Hago llamar a Haleb para ordenarle que busquen a Ali que lo lleven al cuarto negro y lo dejen bien sujeto.

Me quede hablando con la anciana explicándole lo que deseaba para Ali, como una hora luego que Haleb regreso para informarme que mi orden estaba cumplida. Hice esperar a Ali, deseaba que sintiera algo de miedo como ansiedad al estar solo ahí amarrado desnudo. En la habitación en donde se llevaban a cabo los castigos más severos contra los esclavos.

Cuando abrí la puerta de la habitación tuve el impulso de correr hacia Ali. Tomarlo entre mis brazos, tomar su pene, masturbarlo hasta la erección y hacer que me penetrara en aquella posición. Sus ojos me suplicaban piedad sin siquiera decirme nada.

Cuando me acerque a donde estaba con la anciana siguiéndome de cerca Ali me dijo.

-“Ama perdón por cualquier falta que haya cometido, ¡por favor imploro su misericordia Ama!”.  Dijo Ali.

Lo tome de su barbilla y le dije.

-“Lo siento querido pero así deben ser las cosas, ¡en verdad goce mucho de ti!” Le dije.

Iba a decir algo, intentar convencerme pero apenas abrió su boca le introduje un palo que tenia enrollado una cuerda. Para luego decirle.

-“¡Vamos muerde y se valiente!” Le dije rápidamente.

Me aparte de su lado para que la anciana trabajara a sus anchas. Lo que hizo de inmediato, de una bolsa de tela que llevaba saco un pequeño jarrón de barro, del que saco una tira de cuero de 35 cm más o menos de largo muy delgada mojada.

Aquella tira. La uso para amarrar el escroto de Ali, lo más arriba que pudo. Apretó el escroto con fuerza tanto que el cuerpo de Ali se sacudió de dolor, apretando sus dientes sobre el palo enrollado, luego tomo un péquela tijera que afilo levemente con una piedra, luego calentó las cuchillas un poco y cuando termino coloco un cuchillo curvo en el fuego.

Regreso a donde estaba Ali, tomo su prepucio mientras él me miraba con ojos suplicantes. La anciana me miro y solo asentí con la cabeza, sintiendo mi corazón latir a todo lo que daba. La anciana estiro el prepucio todo lo que pudo y lo corto, el cuerpo de Ali se sacudió de dolor, apenas hubo algo de sangre pero su glande quedo descubierto para siempre.

Dejo a Ali sacudiéndose para ir al fuego para tomar el cuchillo curvo, donde arrojo la piel que arranco de su pene. Ya con el cuchillo en su mano la anciana mujer regreso donde Ali aun estaba sacudiéndose, tomo su escroto, cuyos testículos estaban bien marcados en su apretado saco de piel. Su pene estaba en completa erección, coloco el cuchillo detrás de su estirado escroto.

La mujer esta vez no pidió mi aprobación simplemente movió su mano y el escroto con los testículos de Ali quedo cercenado en una de sus manos. El cuerpo de Ali se tenso su pene lancho la mayor carga de su semen jamás vista por mi antes de desmayarse por el dolor.

La anciana se puso de pie y me dio el saco de pie, aun estaba caliente y se sacudían sobre la palma de mi mano, casi del mismo modo cuando Ali llegaba al orgasmo cuando aun los tenía entre sus piernas. Mientras admiraba aquel saco de piel, la mujer trabajo en la entrepierna del recién nacido eunuco para curarlo.

Han pasado 2 años desde aquello Ali se ha vuelto uno de mis eunuco más queridos y aun me hace sentir increíble placer con su lengua, e incluso sabe que llevarme al orgasmo con sus dedos lo que en verdad aprecio de él.





Historia Original Aquí.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DOBLE ANILLO

Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí......


DOBLE ANILLO
Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Flintjelintje





Estaba en casa detrás de mi computadora. Estaba solo; Mi esposa estaba con los niños. Estaban comprando ropa y otras cosas. Estaba haciendo uso de mi tiempo a solas buscando algo de porno para que pudiera venirme. Navegue hacia un sitio de vídeos porno y estaba buscando mujeres en medias. Medias sostenidas con un liguero que eran mis favoritas. Mi esposa no tenia medias y rara vez las usaba. Tal vez una vez al año cuando ella quiere hacer algo especial para mí. Acababa de hacer clic en un video de PornHub cuando sonó el timbre de la puerta.

Fui a la puerta y un chico de UPS estaba allí con un pequeño paquete. "¿Terry Spooner?", Preguntó. "Ese soy yo", le respondí. Por favor firme aquí el hombre dijo. No esperaba nada, así que eso fue una sorpresa. Tan pronto como el hombre me entregó el paquete, volví al interior y fui a la cocina para encontrar unas tijeras para abrir el paquete. Al abrir el paquete, encontré una carta y otro paquete. Empecé a leer la carta.

"Querido Terry,

Felicidades, has sido seleccionado para una castración. Como ustedes saben, el gobierno ha implementado una orden de castración para reducir el crecimiento de la población. A cambio de su castración, usted recibirá un premio monetario de $ 100,000. Si usted desea comprar su castración, esto es también una posibilidad y esto le costará $ 500.000.

Para proceder con la castración, por favor asegúrese de que usted ajuste el anillo en el paquete correctamente sobre su pene y escroto. Las instrucciones detalladas se encuentran en el paquete adjunto.

Si usted tiene alguna pregunta, por favor de visitar nuestro sitio web o llámenos al número indicado en la parte superior de esta carta.

Que tengas un buen día de castración”.

Yo sabía de esto, todo el mundo sabía de la posibilidad de obtener esa carta. Pero con toda honestidad, yo realmente no estaba contando con ello. Sólo el 5% de la población recibe esa carta, el 5% de la población masculina que es, por lo que las posibilidades son muy escasas. Me sentí solo, muy solo. ¿Por qué me sucedería esto? ¿Por qué necesito ser castrado? El dinero estaba bien, pero estamos hablando de mis huevos, mi vida sexual. Eso era lo que estaba en la línea. Y pagar 500.000 para evitarlo. No teníamos ese tipo de dinero. Yo era el único que trabajaba mientras mi esposa estaba cuidando a nuestros hijos de 2 y 4 años. Mientras hacía buen dinero y todos podíamos vivir fácilmente de él, no éramos ricos. Teníamos una hipoteca pesada e incluso algunas deudas de tarjeta de crédito... No teníamos ningún ahorro en absoluto.

Esperé a que mi esposa y los niños regresaran a casa. Cuando estaban en casa, primero abracé a los niños y los puso delante de la televisión para poder hablar con Barbara. "Tenemos que hablar Barbara", le dije. Fuimos al dormitorio y le mostré la carta. Ella parecía preocupada. "Oh, Terry, lo siento mucho", y ella comenzó a llorar. Nos abrazamos durante mucho tiempo.

Juntos, abrimos la caja para ver cómo era el dispositivo. Leímos las instrucciones. El dispositivo estaba hecho de metal, pero era sorprendentemente ligero. La parte más pesada era un anillo, de unos 2 cm de diámetro. Se abría de un lado, mientras que había una bisagra en el otro lado. Se suponía que este anillo iba alrededor de mi escroto, lo más alto posible. La otra parte era una plancha para mi pene como la llamaban. Parecía más un dispositivo de castidad para mí, con una pequeña abertura en el frente para orinar. Ambas partes se unían juntas y cuando eran montadas formaron una especie de dispositivo de castidad.

La última parte de las instrucciones era la más devastadora. Explicaba lo que iba a suceder.

1. Por favor, adjunte el dispositivo a su pene y escroto dentro de las 36 horas luego de recibir su paquete. Si usted no cumple, tanto usted como su esposa serán considerados fugitivos. El castigo por evadir su castración es la eliminación total de todos los órganos y funciones sexuales en ambos compañeros en el matrimonio.

2. El dispositivo estará armado durante el primer orgasmo mientras usa el dispositivo.

3. Dos dispositivos de castración están circulando en su estado. Cuando el dispositivo de su hermano se activa en los orgasmos del dueño, su castración ocurrirá.

4. Cuando finalice el procedimiento de castración, ponga el dispositivo en la bolsa (vea el paquete) y llame a UPS para recoger el dispositivo.

5. Si lo desea, puede mantener su escroto como recordatorio, si no, empacarlo y devolverlo junto con el dispositivo.

Nos miramos el uno al otro. Todo parecía cruel. Realmente no tenías tu propio destino en tus manos. En primer lugar porque si tuviste que ser castrado era una especie de lotería, en segundo lugar porque el momento de tu castración era también algo arbitrario.

"Hagamos buen uso del tiempo que tenemos", dijo mi esposa. Inmediatamente tomó el teléfono y llamó a sus padres y le preguntó si podía llevar a los niños. Explicó la carta y mi inminente castración. Me sentí aún más humillado. Ahora, incluso más gente sabía lo que iba a suceder. Mi esposa se fue con los niños y ella estaba de vuelta unos 40 minutos más tarde.

Entró en el baño y se afeitó su vagina. Se puso ropa interior, incluyendo medias y un liguero, luego comenzó a desvestirme. Ella hizo todas las cosas que me gustaban tanto y tuvimos relaciones sexuales durante horas y horas, hasta que ambos estuvimos agotados. Nos quedamos dormidos y cuando era de mañana, tuvimos más sexo, tomamos un baño, juntos y ella afeitó mi zona de la ingle.

Salimos del baño, tuvimos aún más sexo. Ella me dio la mamada más asombrosa que he tenido y sostuvo mis huevos lo más que pudo.

-"Los extrañaré", dijo Ella.
-"Yo también", suspiré.
-"Tal vez deberíamos mirar desde el lado positivo: puedo dejar lo del control de la natalidad y tendremos mucho dinero", dijo.
-"¡PERO YA NO PODREMOS TENER SEXO!", Grité y corrí a la cocina.

Después de unos minutos, la oí entrar en la cocina. Ella me abrazó por detrás. Podía sentir que se había vuelto a poner las medias. Miré hacia abajo: medias de color crema, mis favoritos. Ella se inclinó y suavemente tomó mis huevos.

Ella comenzó a masturbarme desde atrás. Ella fue tomando el control de mi pene, su mano derecha pasando por mis piernas para tirar suavemente de mis huevos. Mi pene estaba casi adolorido por todo el sexo que tuvimos en las últimas horas, pero todavía se sentía bien. Ella estaba tirando suavemente mis huevos, lo que hizo que mi orgasmo llegara aún más rápido. Disparé una enorme carga sobre el piso de la cocina.

-"Nos preocuparemos por eso más tarde", dijo.
-"Quiero sentirte dentro de mí una vez más... Tenemos que darnos prisa", me susurró al oído.

Miré el reloj. Tenemos cerca de 1 hora antes de que el dispositivo tenga que estar encendido. Volvimos al dormitorio y ella se puso en medio de la cama, abriendo sus piernas. Su depilada vagina claramente mojada. La penetré y tuvimos sexo lento y sensual. Ella tocaba mis huevos siempre que podía. Después de lo que pareció una eternidad, no pude aguantar más y empujé profundamente dentro de ella. Toqué su cuello uterino, lo toqué otra vez, y otra vez. Entonces mi semen salió y me derrumbé encima de ella. Utilizó su pierna para tocar mis piernas suavemente.

Mi pene y huevos estaban sufriendo por todo el sexo, pero la sensación de nylon contra mí me hizo venirme de nuevo. Me aparté de ella y vi un enorme creampie. Se limpió un poco y ambos nos dimos cuenta de que ya era hora. La instalación debía completarse en 13 minutos. Ella preguntó si podía hacerlo. Acabe por asentir. Ella siguió las instrucciones y comenzó con la instalación de la hoja del pene. Antes de que me pusiera el pene, le dio un beso final intenso. Mi pene entró. A continuación, hizo clic al abrir el anillo y lo puso alrededor de mis huevos.

Ella tiró de mis huevos y luego hizo clic en el anillo al cerrarlo. Mi escroto se sentía estrecho y se podía ver fácilmente mis bolas a través de la piel que no estaba muy estirada. A continuación, hizo clic en la hoja del pene y el anillo juntos. Una vez que estuvieron unidos el uno con el otro, no podían ser desprendidos, a menos que el escroto se hubiese ido. Lo que me iba a pasar ahora.

Lo único es que no sabía cuándo iba a suceder. Era en parte a mí y en parte a la otra persona que también llevaba un anillo. Por ahora, sólo tenía que asegurarme de no eyacular, entonces todavía tendría mis bolas un poco más.

-"No quiero que nadie más sepa que estoy usando esta cosa, cariño", le dije.
-"No voy a decirlo", dijo.

Pasaron unos días y pude sentir que me volví más caliente cada día.

-"Esto va a ser difícil", le dije a mi esposa.

Ella acabo por decir que debía tratar de resistir el mayor tiempo posible.

9 días después de tener esta cosa instalada en mí, sucedió. Sucedió en mi sueño y solo me di cuenta después sentí las sábanas húmedas en la mañana. Desperté inmediatamente a mi esposa y ella me abrazó.

-"Trata de ser valiente ahora, vas a estar bien", dijo.

Entonces me golpeó, mi orgasmo causó la castración del otro hombre. El dispositivo ahora sería enviado de vuelta al gobierno, preparado para otro hombre y una vez que ese otro hombre pase por una locura de 36 horas de sexo y unos días usando la máquina, su castración sucedería.

Cuando me vestí tomé el coche y fui a una sexshop. Compré un estimulador anal y regresé a casa inmediatamente. Mi esposa me ayudó a lubricar la cosa e insertarla por primera vez. Ella estaba masajeando mis huevos mientras ella maniobraba el estimulador hacia mi próstata. Esta fue mi oportunidad de venirme todavía unas cuantas veces, antes de que fuera demasiado tarde. Nunca quise este estímulo anal, pero ahora era la única oportunidad que tenía. Sentí mi pene creciendo y siendo retenido por la hoja metálica del pene. Sin embargo, después de un minuto o dos, podía sentir mis huevos levantándose, el signo innegable de que estaba por eyacular. Se sentía bien y iba a perder esta sensación de mis huevos tirando hacia arriba. Iba a perder el tacto de mi esposa en mi escroto.

Mi esposa aplicó el estimulador anal varias veces al día en los próximos días. Después de que me venía, le lamí su vagina hasta que ella se venía. Cada vez, se ponía las medias, solo para complacerme. Ella pasaba sus pies de nylon sobre mis huevos, el suave toque de sus medias contra mis huevos constreñidas se sentía maravilloso. Pero también me hacía darme cuenta de la situación en la que estaba aún más.

Siete días después de reanudar el sexo con toda la cosa unida a mí, nos fuimos a la cama y nos preparábamos para otra sesión anal. El anillo atado a mi escroto hizo un sonido agudo. ¡Oh ahora, esta era mi turno!

-"¡Todavía quiero venirme una última vez como un hombre completo, todavía quiero sentir mis huevos tirar una última vez una carga!" Dije,

Mi esposa inmediatamente puso el estimulador anal en mi ano y ella tocó suavemente mis huevos. Cambiamos de posición: ahora estaba de cuatro patas, viendo lo que pasaba entre mis piernas, mientras ella estaba detrás de mí, estimulándome analmente y también viendo deliberadamente lo que estaba sucediendo.

El anillo comenzó a calentarse y mi esposa dijo.

-"hay una intensa luz roja". Dijo ella

Realmente quería correrme, pero podía sentir que estaba empezando a perder la batalla. Mi esposa todavía estaba sosteniendo mi escroto y cuando ella tiró ligeramente de él, fue bastante para accionar mi orgasmo. Ella siguió sosteniendo mis huevos y se estaban levantando. Unos segundos más tarde estaba eyaculando a través de mi pene estrecho, mi último esperma encontró su camino a través del pequeño agujero en la hoja de metal que rodeaba mi pene.

-"Los tengo", dijo mi esposa.

No me di cuenta, pero el láser había cortado el tejido escrotal muy rápidamente y mi esposa estaba ahora sosteniendo mi escroto con mis huevos, que fue sellado en la parte superior por el láser. Miré el área donde solía estar mi escroto, una línea roja. Eso todo lo que quedaba.

El teléfono sonó y mi esposa contesto.

-“Señora Spooner”. Dijo la voz.
-"Sí", respondió mi mujer.
-"Felicitaciones por la castración de su esposo, hemos enviado UPS a su dirección y deben recoger el castrador del anillo dentro de la hora.

Por favor, asegúrese de considerar la eliminación del escroto de su marido o alternativamente, le recomendamos que lo ponga en un frasco para que pueda mantenerlo en casa. También se le informa que el Dr. Ramier está esperando ver a su esposo más tarde hoy en el hospital de St. John para un chequeo posterior a la castración"

-"No, gracias por la información", dijo.

Me acosté en la cama, agotado, sintiéndome deprimido. Acababa de perder mis huevos en una lotería. Mi esposa se sentó a mi lado y suavemente sacó el dispositivo de mi pene. El anillo todavía estaba pegado a él, pero ya no hacía nada, estaba en el espacio donde solían estar mis huevos. Volvió a colocar el aparato en la caja. Ella preguntó:

-"¿Puedo conservar tus". Dije que no me importaba, podía hacer lo que quisiera con ellos.

Esa tarde fuimos a casa del médico. Todo estuvo bien. El doctor habló sobre el control de la natalidad con mi esposa. Podría dejar de tomar la píldora en 1 mes. Después de 1 mes, todo mi esperma estaría eliminado de mi cuerpo de todos modos. Preguntó por sexo y el médico dijo que los eunucos aún podían tener relaciones sexuales, pero su impulso disminuyó con el tiempo y no sus penes no se ponían tan duros en una erección.

Esa noche, todavía tuvimos sexo. Se sentía sorprendentemente bien. Aunque perdí la sensación de mis huevos golpeando en ella con cada empuje y ciertamente perdí mis huevos apretándose justo antes del orgasmo. Continuamos teniendo sexo durante unas semanas, pero perdí interés. Ella se ponía las medias, normalmente un instante para encenderme pero ya no hacía nada por mí. Traté de tener sexo, principalmente por ella. Pero casi siempre acababa con mi lengua. Ella disfrutaba mucho y me abrazaría intensamente después.

Toda la experiencia nos acercó más, pero para mí, nunca fue lo mismo. Después de algún tiempo, incluso olvidé lo que solía ser. Y lo que estábamos haciendo ahora, era simplemente la nueva normalidad.




Historia Original Aquí.




Autor: Flintjelintje       Traductor: DarkSoul

VENGANZA PERFECTA

Soy Luis me describiré, soy moreno, 1.75 mts de alto 24 años, no soy un hombre formado en gimnasio pero tengo mi cuerpo definido gracias al mucho deporte que aun practico. Verán hace tiempo empecé la universidad y no sé porque en toda institución debe de haber siempre el típico idiota que siempre se la pasa humillando y maltratando a los demás, sobre todo cuando creen que son diferentes......


VENGANZA PERFECTA
Soy Luis me describiré, soy moreno, 1.75 mts de alto 24 años, no soy un hombre formado en gimnasio pero tengo mi cuerpo definido gracias al mucho deporte que aun practico. Verán hace tiempo empecé la universidad y no sé porque en toda institución debe de haber siempre el típico idiota que siempre se la pasa humillando y maltratando a los demás, sobre todo cuando creen que son diferentes.

[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [SECUESTRO] [ESCLAVITUD] 


Categoria: Gay      Autor: Anónimo & DarkSoul





Soy Luis me describiré, soy moreno, 1.75 mts de alto 24 años, no soy un hombre formado en gimnasio pero tengo mi cuerpo definido gracias al mucho deporte que aun practico. Verán hace tiempo empecé la universidad y no sé porque en toda institución debe de haber siempre el típico idiota que siempre se la pasa humillando y maltratando a los demás, sobre todo cuando creen que son diferentes.        

En este caso su nombre era Yeison el típico popular macho que cuando no estaba en la universidad (perdiendo el tiempo por lo mal que iba) se la pasaba en el gimnasio por lo cual era bastante musculoso y eso sin contar sus 1.90 mts de alto,  cierto día en que iba saliendo de unas de las clases escucho una multitud gritando y conmocionada por lo cual me asome a ver qué sucedía y ya que estaba en el segundo piso del edificio no tuve problema en ver con claridad justo en el momento en que Yeison arrojaba a un chico de los nuevos de ese año a un contenedor de basura solo por el placer de humillarlo y por si fuera poco entre él y sus amigos le arrojaron varios potes de agua con lo cual el chico no solo quedo lleno de basura sino que además quedo oliendo a peste.          

Al ver aquello me llene de rabia puesto que los demás en vez de ayudar al chico lo que hacían era reírse así que tome la iniciativa y baje para ayudar al chico estaba ayudándolo cuando empieza ese Yeison a buscar lo que no se le había perdido, soltando sarcasmo de que el chico era mi novio etc.
etc.

Cosas típicas de ese estilo por lo cual al final acabe diciéndole que el hecho de que no sirviera como hombre no era justificación para que le pagara con los que no tenían nada que ver, por lo que al parecer le di al clavo ya que se me vino encima a darme golpes logrando darme uno en la mejilla sin embargo gracias a que practico de vez en cuando artes marciales logre dominarlo haciendo que cayera de cara al piso rompiéndose la nariz.           

Verán él además de ser idiota resulto ser un cobarde puesto que inmediatamente llamo a la policía y cuando esta llega bastante rápido (cosa rara en mi país) describió la situación de manera tal que él era la víctima, por la cual me llevaron detenido, se podrán imaginar mi felicidad, una vez en la estación de policía me toman los datos y me pasan a una oficina donde estaba un hombre que al principio no lo detalle por la ira que tenia y además estaba hablando por teléfono de espalda.

Una vez que termino de hablar se gira y no se a donde se fue la ira solo me quede viendo al hombre como pues ese sí que era un hombre alto le calcule entonces como 40 años, 1.95 mts de alto se veía que era musculoso lamentablemente con algo de panza y para rematar unos ojazos azules que ni que hablar.

En fin cuando me hace la primera pregunta caí en cuenta de todo pues la pregunta fue.

-“¿así que te gusta andar buscando pelea?” Dijo el hombre.

Una vez recuperado y devuelta a la ira le respondí.   

-“Tal vez sí”. Le dije
           
Si tomara con la misma seriedad su trabajo con la que se toma aquellas mentirías se enteraría de quien es quien busca pleito de los dos.      

El policía se me quedo viendo con cara de asombro por esta respuesta y a diferencia del idiota del otro tipo este hombre era amable por lo cual me interrogo de forma más amable y cuando termine de hablar me dio la razón diciendo demás que tomaría cartas en el asunto.    

Luego de eso el hombre se mostro nervioso ya que no me quitaba la mirada de encima y más porque lo miraba con seriedad así que me di cuenta de lo que era inmediatamente y gracias al cielo tengo bendición de tener un cerebro que trabaja rápido, logrando hacer el plan perfecto para vengarme del idiota de Yeison empecé a hablarle de la manera más sería posible a este hombre y le pregunte. 

-¿Sr. porque esta tan nervioso? Le pregunte.    
-“no para nada estoy normal”.  Dijo el policía.
-¿Seguro? ¿Porque hace rato que veo que me mira con cierto desdén? Le dije.   
-“Debes estar imaginando cosas jejeje”. Rió el hombre con más nerviosismo lo cual me dio luz verde para mi plan.        

¿A pesar de que usted se muestra rudo no es más que un putito de mierda que lo gusta que lo sometan? Le pregunte.      

Viendo su actitud me levante y di la vuelta al escritorio y el hombre al verme de frente se sintió más incomodo en su silla por lo cual me di cuenta de la erección que tenía bajo su pantalón así que me incline hacia él y le pregunte.       

-“¿Por qué se supone que estoy loco no ha pedido ayuda, no creo que un policía acepte que se le acerquen así como así? Le pregunte.      

No respondió nada. Pero estaba balbuceando y sin más le agarre fuerte la entrepierna haciendo que aquel hombre tuviera que ahogar un grito que más de dolor era más bien de placer, pero quería ir más allá así que le formule otra pregunta.       

-“¿Y si estoy loco por que esta tan excitado acaso te gusta sentirte sin control y sin voluntad mientras te torturan así?” Y al terminar le apreté más la entrepierna.

Para ese entonces ya lo tenía en mi control por lo cual lo atraje hacia mi entrepierna y lo hice pasar la lengua sobre esta mientras seguía torturando sus genitales luego le dije.  

-“¡Vamos degústalo que esperas!” Le dije.       

El policía ni corto, ni perezoso me desabrocho el pantalón lo dejo caer hasta mi tobillos y me bajo mi ajustado bóxer, mi pene ya estaba en completa erección, lo romo y se lo engullo de uno sola bocanada causándome un gemido que tuve que dar bajo para que no nos oyeran, así estuvo hasta que ya iba acabar y fue cuando entonces se quiso separar de mi pero lo obligue a tomarse mi semen mientras le dacia.

-“No me vengas con pudor ahora toma tu leche de macho que eso era lo que querías desde que entre a esta oficina”, Le dije jadeante.

Metiéndole mi pene de 20 cm hasta lo más profundo de su garganta acabe a chorros y el muy goloso no dejo de mamar hasta que la dejo totalmente limpia, bebiéndose toda mi leche hasta la última gota. Luego de eso y con cara de avergonzado me pidió discreción (no sé porque siempre piden eso, acaso uno va a salir a gritar a los cuatro vientos todo ) sin embargo no estaba dispuesto a dejar aquello así que no le pedí sino mas bien le ordene que me diera su número y así estaríamos en contacto y luego de aquello me dijo que no iba a ver nada de papeleo de mi en la policía que todo seria olvidado y le agradecí, saliendo de la oficina reía para mis adentros pues mi plan de venganza acababa de comenzar.           

Días después le dije que si quería disfrutar más de mi pene y quizás hasta tenerlo en su interior por detrás me debía entregar a Yeison el viernes próximo en una dirección que le proporciones solo en ropa interior bien amarrado, amordazado y con los ojos vendados.

Al llegar a la bodega abandona que le señale al policía ahí estaba Yeison amarrado con los brazos en alto colgando casi de un viga, sus piernas ligeramente separadas bien amarradas al piso con solo una trusa negra (slip) lisa cubriendo su musculoso cuerpo. Estaba vendado y amordazado, un buen paquete abultado se destacaba al frente de su prenda.

Mientras me acercaba a donde estaba me fui despojando de mi ropa hasta quedar completamente desnudo con una tremenda erección que babeaba líquido pre seminal de la punta, cuando mis manos se posaron sobre los marcados abdominales de Yeison todo su cuerpo se sacudió, hizo algunos mugidos pero no dije nada aunque estuve tentado a hacerlo. Sin embargo sabía que no debía hablar.

Saque una tijera de un bolso que deposite en el suelo era grande, con ella corte las laterales de su trusa dejando completamente desnudo a Yeison, quien al sentirse completamente expuesto comenzó a forcejear sin mucho éxito pero se quedo inmóvil cuando tome sus bien torneadas como fuertes nalgas con mis manos. Se las apreté, amase y por ultimo separe para revelar un ano peludo rosadito, aquello hizo que mi pene en erección palpitara.

Como atraído por imán mi rostro se hundió entre sus portentosas nalgas aspire el aroma a sudor y miedo que de ellas emanaba lo que excito aun más, comencé a lamber su fruncido ano, para luego insertar primer uno, luego dos y finalmente tres de mis dedos en su interior, el cuerpo de Yeison se retorcía seguramente de dolor y placer al mismo tiempo. Apenas extraje mis dedos de su interior, me puse de pie para colocar la punta de mi chorreante glande sobre su ya bien lubricado ano por mi saliva.

Lo tomo de sus caderas para atraer su pelvis hacia mí mi pene al principio no quería entrar el ano de Yeison puso mucha resistencia pues era virgen pero solo tuve que presionar un poco más y su ano termino por ceder. Se abrió de par en par dejándome entrar por completo hasta que mis huevos chocaron contra sus nalgas. Lo había penetrado y desvirgado de una solida embestida.

-“AAAAAAAAAAAAhhhhh”. Gemí del gusto que sentí en ese momento.

Sin esperar a que su ano se acostumbrara a mí gran erección comencé a moverme, cada vez con más velocidad y violencia, el pene de Yeison comenzó a ponerse duro por lo que lo tome con una de mis manos y comencé a masturbarlo, con cada embestida que le daba me sentía cada vez más cerca del orgasmo casi podía sentir que Yeison estaba sintiendo lo mismo que yo. Su pene comenzó a palpitar casi al mismo tiempo que el mío lo hizo.

Yeison comenzó a venirse primero, su pene teniendo unas tremendas contracciones, comenzó lanzando un gran chorro de su leche que voló caso 60 cm por el aire antes de caer al suelo, aquello me hizo perder el control y también me vine pero en el interior de Yeison, Clave todo mi miembro en su interior mientras sentía como chorro tras chorro le llenaban su intestino.

Cuando termine de correrme aun con mi pene palpitando, lo extraje de su interior, goteaba semen de la punta, y estaba ligeramente manchado de mierda y sangre, tome de nuevo la gran tijera y medio tambaleante tome el aun erecto pene de Yeison que goteaba semen y coloque las afiladas cuchillas en la base de su pene, sin decir nada cerré la tijera y su pene cayó en la palma de mi mano izquierda, cercenado por completo.  

-“MMMMMMMMMMM”. Yeison mugió.

Luego todo su cuerpo comenzó a convulsionar y se desmayo.

Hoy en día Yaison es uno de mis putitos que domino como me da la gana, aun conserva sus huevos pero espero que no por mucho tiempo, no se imagina que fui yo con ayuda del policía aquel quien lo convirtió en eunuco, con aquel policía aun tengo comunicación y me es de mucha ayuda por supuesto siempre le doy sus buenas recompensas, cuando le rompo su culo haciéndolo gritar como una puta de placer mientras lo penetro. 

Yeison nunca termino la universidad y ahora vive conmigo como mi eunuco y esclavo personal me encanta torturar sus huevos, sus nalgas y montarlo varias veces al día, se ha vuelto tan sumiso muy distinto al macho prepotente que alguna vez fue pero desde la pérdida de su miembro viril es mas como una perrita obediente, quizás algún día cuando me canse de sus lindas nalgas, lo castre y antes de echarlo de mi lado le confiese que fui yo quien le corto su miembro aquella noche en como parte de mi Venganza Perfecta,




Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VERÓNICA CARO REVOLCÓN

Cuando éramos pequeños mi hermanita vio una tarde ver a mis padre tener sexo lo que la marcho no solo a ello sino a mi también pues hacia que jugáramos a papá y mamá, nos desnudamos para que tuviéramos sexo, por aquellos días mi pene era aun muy pequeña, en ese tiempo yo no entendía bien de eso, pero se me formó el morbo por mi hermana, como a los 9 años nos mudamos a otra ciudad, y dejamos de hacerlo......


VERÓNICA CARO REVOLCÓN
Cuando éramos pequeños mi hermanita vio una tarde ver a mis padre tener sexo lo que la marcho no solo a ello sino a mi también pues hacia que jugáramos a papá y mamá, nos desnudamos para que tuviéramos sexo, por aquellos días mi pene era aun muy pequeña, en ese tiempo yo no entendía bien de eso, pero se me formó el morbo por mi hermana, como a los 9 años nos mudamos a otra ciudad, y dejamos de hacerlo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Cuando éramos pequeños mi hermanita vio una tarde ver a mis padre tener sexo lo que la marcho no solo a ello sino a mi también pues hacia que jugáramos a papá y mamá, nos desnudamos para que tuviéramos sexo, por aquellos días mi pene era aun muy pequeña, en ese tiempo yo no entendía bien de eso, pero se me formó el morbo por mi hermana, como a los 9 años nos mudamos a otra ciudad, y dejamos de hacerlo, crecimos sin pensar mucho en ello aunque siempre lo recordaba.

Ya con 15 conmigo cursando el último año de secundaria, y mi hermana con 14 en un año por detrás, Ella ya se había desarrollado muy bien, tenía un cuerpazo, unas lindas piernas torneadas, nalgoncita, y sus senos que ya eran grandes, éramos de piel morena clara, en ese momento era delgado desde niño, bueno; un día sábado me levante como a las 8:00 con mi pene bien parado, (mi papá me daba revistas playboy, donde veía mujeres desnudas, y me calentaba mucho, comenzando a masturbarme a los 13) si a tan temprana edad,       

Bueno ese día sábado salí de mi cuarto, hacia el baño, y al pasar por la recamara de mis hermanas vi entreabierta la puerta, y pude ver a mi hermana desnuda acostada en su cama, tocándose y de vez en cuando gemía, entre y ella de inmediato se tapó con sus sábanas, me acerque y ella noto mi erección debajo de mi ropa interior, me senté a un lado y le pregunte por mis papás, ella me contestó.

-“Se fue a desayunar con los abuelos” Me contesto.

Entonces me di cuenta que solo estábamos los dos en casa,

-“¿Que estabas haciendo?”. Le pregunte
-“¡Nada!” Me dijo respondió.

Y se sonrió de manera muy picara, metí mi mano hacia sus senos y los comencé a tocar, acariciándolos,  sentía mi pene muy dura y me empezó a salir líquido de la punta, mientras me acostaba a su lado, le dije algo tímidamente.

-“¿Recuerdas cuando jugábamos de más chicos a la mamá y papá?” Le pregunte.
-“Sí, me acuerdo”. Me respondió.

Y volvió a verme con esa mirada picara, supe que era mi oportunidad y le dije que me gustaría hacerlo de nuevo, jalándole las sábanas, las que tiré al piso, lo que hizo que ella quedase desnuda ante mis ojos, pude ver su vagina al velluda (hasta creo que tenía más que yo), si se desarrollo muy bien, estaba muy buena, y se lo dije y ella respondió con un 'gracias' me acerque y la bese,  empecé a tocar su vagina que ya escurría, lo que la hizo abrir sus piernas.     

Comencé a acariciar su vagina, con ella moviéndose rico, me levante rápido y me quite mi trusa (slip), y ella miro mi pene, bien erecto, abrió los ojos y me dijo algo ruborizada.

-“Esta muy grande, y gruesa, como la de papá o más”. Dijo ella.

Para casi de inmediato ella proceder a agarrar mi pene para apretarla con una de sus manos, lo que me hizo sentir aun más caliente, abrió bien sus piernas, y me dijo métela ya, al hacerlo, sentí la más rica sensación, estaba súper húmeda, y comenzamos a movernos, comencé metiendo y sacando mi pene y ella sus caderas, nos besábamos mucho, y los dos jadeando, luego me dijo.

-“Espera, no te vayas a venir, más despacio”. Me dijo ella.

Sentía muy rico, le besaba los pechos y ella gemía, apretando los ojos, de vez en cuando se le salía uno que otro grito, y me decía.

-“Se siente muy bien rico, ya me vine dos veces”. Me dijo entre gemidos.

Por mi parte sentía como mi pene vibraba en su interior cuándo tenía un orgasmo, no sé cuanto duramos haciéndolo (quizás las masturbadas, ayudaron a que durara), hasta que los dos, ya estábamos muy mojados de sudor, sentí que ya no podía más, y me vine abundantemente, jamás había sentido venirme así como cuando lo hice con una mujer, y casi me sentí desmayar, y ella seguía moviendo sus caderas, al sentir que me vine, tuvo un gran orgasmo, grito, lo cual me excito mas y seguí penetrándola, un poco más y me abrazaba atrayéndome hacia ella, abría más sus piernas, puse mis manos en sus nalgas y se las apreté.

Metí un dedo en su ano, y sentí como me lo apretaba, se volvió a venir, gritando y yo también me vine de nuevo, igual o más que la primera vez, quedamos quietos, conmigo encima de ella, nos besamos con pasión y me dijo.

-“Qué rico me cogiste, hasta me tiemblan las piernas”. Me dijo mi hermanita sonriente.

Me hizo a un lado, se subió encima de mí y me beso riquísimo, me dijo

-“Me voy a bañar, y se levanto”. Pudimos ver los dos como escurría mi leche, y sonriendo me dijo.
-“Lo bueno que ayer termine mi regla”. Camino moviendo sus ricas nalgas, duras y le dí una nalgada, se volteo y me dijo riendo.

-“¿Vienes a enjabonarme?” Para luego meterse al baño.       

Me levante y vi las sábanas muy mojadas, con restos de mi leche, también con algo de sangre ya que la había desvirgado, la toque y me lleve los dedos a la nariz para olerlos, pero no los probé. Pensé pues que el agua estaría muy fría, pero de imaginarme tener sexo con ella bajo la regadera me hizo tener una nueva erección, y me metí al baño, ya dentro la vi lavándose la vagina, y me metí a la regadera, ella me vio posando sus ojos sobre mi nueva y durísima erección le dije

-“¿A ver si no llegan mis papás”. Se río y me dijo
-“No, van a llegar hasta en la tarde”. Y se río.

Me lave mi pene y la sentía como babosa por sus jugos y mi leche, luego la abrace para besarnos, comencé a meterle un dedo en su ano, que me apretaba, y con la otra mano acariciaba su vagina, le besaba sus senos mordiéndole las aureolas, y me dijo

-“Me cogiste muy rico”, La mire a los ojos mientras me lo decía.

Me tomo mi pene y agrego,

-“La tienes muy grande”. Me dijo

Y se agacho para empezar a lamber primero con la lengua, mientras con su mano hacía movimientos de arriba hacia abajo, y me apretaba el pene, me dijo vamos a la recámara, cerro las llaves del agua, al entrar a la recamara ya la llevaba agarrada de la cadera, escurriendo agua los dos nos subimos a la cama, se puso en cuatro y mire su vagina peluda, y sus lindas nalgas.         

Sin esperar más la penetre por la vagina y se comenzó a mover viniendo al encuentro de mi pene cuando se la metía, así tomamos ritmo y empecé a escuchar como golpeaba mi pelvis con sus nalgas, y el chof chof de mi pene en su vagina, me dijo entre jadeos.

-“Avísame cuando sientas que te vienes',
-“Sí”. Solo atine a decir.

Me moví más, sentía como su vagina palpitaba y se empezó a venir, entre jadeos y grititos me dijo “que rico” y empecé a sentir que me venía, lo saque y ella se volteo y metió mi pene en su boca, y me empezó a dar una mamada, ¡qué delicia sentí! Y comencé a venirme en su boca y ella succionaba más, yo gozaba luego se despego y me dijo a ver intenta meterla en mi culito, pero despacio.

Se lo acerque e intente pero no pude meterla, además me dijo que le dolía, entonces me acosté y le dije chúpamela y yo te chupo así como había visto en las revistas de mi papá, comenzamos a hacer un 69, ella chupando mi pene y yo su vagina como ano, estuvimos un buen rato, y le metía un dedo tratando de abrirle si ano, luego le dije “ahí te voy”, nos acomodamos de nuevo para comenzar a meter mi glande, despacio, ella cerraba los ojos y apretaba los puños en las sábanas, poco a poco la fui metiendo, hasta que entro toda, le toque su vagina que escurría, con ese jugo lubrique mi pene.

Se sentía seco, me comencé a mover y ella igual, comenzamos más rápido hasta que no pude aguantar más me vine, luego sentí como ella apretaba mi pene con su ano, y mis dedos en su vagina, y terminamos, me recosté de lado, hasta que se me bajo la erección.

De pronto la puerta se abrió y mi mamá entro para encontrarnos acostados desnudos aun abrazados durmiendo, con mi pene entre las nalgas de mi hermanita que de cuyo culo brotaba mi semen que escurría por su nalga izquierda.

Recuerdo despertar por el grito de mamá que atrajo a papá a la habitación también al ver lo que pasaba ambos se abalanzaron contra nosotros, mamá comenzó a abofetear a mi hermana mientas papá me tomo de los cabellos y le saco a rastrar de la habitación, me llevo hasta la cocina donde me dejo casi inconsciente de los dos tremendos golpes que me dio tanto en mi vientre como en mi rostro.

Me desperté gritando de dolor.

-“AAAAAAAAHHHHH”. Gritaba.

Eso es porque mi padre me arranco mi escroto con mis huevos adentro con la ayuda de un afilado cuchillo, no conforme con eso me circuncido también arrancándome brutalmente mi prepucio, apenas recuerdo cuando mi padre puso mis huevos en la licuadora y la encendió me desmaye escuchando ese ruido mientas mis preciadas perlas eran molidas por las afiladas aspas de la licuadora.

Cuando me recupere de mi castración y circuncisión fui enviado a una academia militar, donde permanecí hasta los 18 años, luego me fue sin decir nada no he sabido nada de mi hermana y padres en 10 años hace unos días recibí un mail de mi hermanita, me quería ver por coincidencias de la vida terminamos viviendo en la misma ciudad.

Mientras conducía a su casa me pregunto qué sentiré cuando la vea, rabia, enojo, amor, deseo, no lo sé, pero algo si se, es que aquel rico revolcón con ella que me costó muy caro.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VECINA EMBARAZADA

Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto ......


VECINA EMBARAZADA
Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto .

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Me llamo Federico, tenía 40 años, cuanto todo lo que estoy por contar paso. No hace mucho, me compre un departamento en una urbanización de gente multiétnica pero la mayoría buenas personas. A los pocos días de estar viviendo, siempre se lleva unos más que con otros, había una señora con una hija de 12 años, y como a mí me gustan los animales, la niña siempre se ponía a hablar conmigo por lo que su madre y yo nos fuimos haciendo amigos, una señora tenía 36 años, no era muy atractiva, pero con un buen par de tetas y un par de nalgas de infarto con algo de abdomen.  

Una vez me la encontré en el transporte público, venía con unas bolsas, pero tenía que pasar por el veterinario, ella me dijo que se las llevaba a su casa y que cuando regresara subiera y se las pida, acepte por lo así lo hicimos, cuando regreso al edificio, subo a su casa y estaban ella con su hija y ella portando un camisón cada una, yo no sé si lo hizo de ex profeso o qué, pero se paro delante de la ventana, transparentando toda la prenda.  

A través de la transparencia le veía la tanga que llevaba puesta, y cuando se ponía de costado, le veía las tetas sin sujetador, me enseño toda la casa, aunque no sé porque, pero, bueno, estuvimos hablando como una hora, hasta que me fui a mi casa.  Como era verano y hacía calor, nos hemos encontrado paseando a nuestros perros, y ella iba con un short muy pequeño bien ajustado, que le dejaban bien resaltado el culo, y se le metía en la raja de su vagina, y hablábamos de todo un poco, y siempre ella iba delante mío y yo le iba mirando el culo.           

Así habremos estado varios meses, hasta que un día me encuentro al marido y me dice que estaba embarazada, felicitaciones de por medio seguimos hablando, y me fui. Estaba ya bien panzona, y la encuentro trayendo las bolsas de la compra, enseguida las agarre y subimos por la escalera, ella vive en el segundo piso, y la dejaba ir adelante, ella llevaba una falda, no corta, ya que apenas le pasaba de las rodillas, pero si muy liviana.       

Ella iba subiendo, y tiraba el cuerpo para adelante, dejando que le vea casi todas las piernas, como iba de chanclas, se tropieza y casi se cae, haciendo que su falda se le suba, dejando que le vea el culo, apenas cubierto por una diminuta tanga, primero quedé impactado viéndole ese gran par de nalgas, hasta que reaccione y la ayude a ponerse de pie, "¿estás bien?", le dije, agarrando su brazo y viendo que se había golpeado un poco una de sus rodillas, e instintivamente le pase mi mano por ahí.

-“Si Fede, gracias”, me dijo, y subimos a su casa.
-“¿Tu hija no está?”, le dije, dejando las bolsas de la compra en la cocina.
-“No, se fue de viaje con su padre en el camión”, me dijo, ofreciéndome una bebida para el calor.
-“Tienes los pies hinchados". Le dije, viendo que tenía los pies como unas empanadas.
-“Si, me quiero duchar", me dijo.
-“¿Quieres que me quede hasta que termines de ducharte, por las dudas?", le pregunté, a lo que ella aceptó.

Me quedé sentado en la sala, hasta que la veo salir del baño envuelta en una toalla, que apenas le tapaba su abdomen.

-"¿Quieres que te haga un masaje en los pies?", le pregunté viendo que los seguía teniendo hinchados,.

-"Fede, no quiero molestarte". Me dijo.
-"Vamos mujer, que vergüenza ni qué vergüenza". le dije, y me acomodé una silla, para que se tendiera en el sillón.

-"¿Si no es molestia me puedes hacer el masaje en la cama?" Me pregunto.

Accedí por lo que fuimos a su dormitorio, me dio una crema hidratante, y se sentó en la cama, recostando su espalda contra la cabecera de la cama le empecé a masajear los pies con la crema, subiendo por sus piernas, pero sin mala intención, hasta que una punta de la toalla se le abrió y me di cuenta que no llevaba nada abajo, seguí masajeando sus piernas, hasta las rodillas, y empecé a pasar crema por sus muslos, haciendo que abra un poco sus piernas y por el lado que se la había abierto le vi su vagina, bien depilada, no quería mirarla mucho, pero los ojos se me iban.

Seguía con el masaje, y a medida que la masajeaba, le hacía abrir más las piernas, ella estaba completamente relajada, no podía dejar de ver esos labios regordetes, como si estuvieran hinchados, ella se dio cuenta que le estaba viendo su vagina, y quiso cerrar sus piernas, pero no la deje, "Fede, que estoy embarazada", me dijo, cuando sintió mis dedos pasar por los labios exteriores de su vagina.

-"¿hay, que haces?", me dijo, intentando sacar mi mano de entre sus piernas.
-"No te hagas, esto lo deseamos los dos desde hace tiempo”. Le dije.

Estire mi cuerpo mientras le metía un dedo en la vagina, que estaba empapada, la bese en la boca, ella me miraba, hasta que me empezó a responder el beso, saque mi dedo de entre sus piernas y le abrí la toalla, viendo su cuerpo desnudo, la seguí besando mientras la acomodaba en la cama, le bese toda la cara, baje a sus tetas, que noté como le salía leche de sus pezones, la aureola enorme, oscura, le acariciaba la barriga sin dejar de chupar sus tetas, escuchaba como gemía, le seguí besando la pansa, su ombligo estaba salido para afuera, le pasaba suavemente mi mano por su vagina, mientras la seguí besando, entre besos y caricias me iba quitando mi ropa.

Hasta que me ubico entre sus piernas, abriendo bien sus piernas, viendo bien su raja, sin un solo vello, roja, mojada, escuchando el gemido que dio cuando se la empecé a chupar, a lamber, cuando le daba pequeños mordiscos en su clítoris, ella misma abría más sus piernas, gimiendo, pasando sus pies por mi cuerpo, le metí el dedo en su interior, estaba tan mojada, y no solo por mi saliva, le buscaba el ano mientras no dejaba de seguir chupando esa mojadísima raja, le empiezo a pasar el dedo por su ano y como esperaba, estaba abierto le empecé a meter el dedo, y a medida que le seguía chupando su vagina, se lo movía bien adentro, entre gemidos y resoplidos de placer por parte de ella, moviendo su cuerpo para los costados.

Poco a poco fui subiendo con mis besos, pero su barriga me molestaba para penetrarla, así que me puse boca arriba y la hice subir sobre mí, sintiendo como de sus tetas derramaban leche en mi pecho, y gemía a medida que se iba sentando sobre mi pene que la iba entrando, hasta quedar bien sentada sobre mi pelvis. Le acariciaba las tetas y la pansa, a medida que me movía para los costados, haciendo que ella gima de placer y se moje más todavía.

-“¡hay Fede, siento tu miembro bien adentro mío, cariño, mueve tu pene, así, así!" Me decía tirando su cabeza para atrás y se veía en su cara como estaba disfrutando.     

Le apretaba las tetas, veía como se deslizaba la leche por mis dedos, ella con los ojos cerrados, movía su cuerpo sobre mí, gemía, suspiraba, apoyaba sus manos en mi pecho y levantaba su cintura y la bajaba, haciendo que mi pene le entre y le saliera ricamente de su vagina. No nos podíamos besar, su barriga nos lo impedía, le dije que se bajara, que se pusiera al borde la cama en cuatro patas.

Cuando la vi así, las tetas le colgaban, su barriga estaba dura, yo le empecé a besar las nalgas, se las acariciaba, realmente tenía unas nalgas hermosas, unas nalgas gordas, bien redondas, se las abrí, y como había dicho, su ano estaba bien abierto, redondo, se lo empecé a lamer, escuche como ella casi gritó de placer al sentir mi lengua, le abrí las nalgas y ella abrió las piernas, lo lamía casi con desesperación, que rico ano tenía esa mujer, a medida que pasaba mi lengua, sentía como lo contraía y lo aflojaba, yo le apretaba las nalgas sin dejar de lamer su delicioso ano, me puse de pie, ella bajaba su cuerpo y sacaba sus nalgas más hacia a mí, la veía en cuatro patas, ofreciéndome su ano, esperando a que la siga cogiendo por el culo, le empecé a pasar mi pene por entre sus nalgas.

Se la acomodé y entre gemidos de los dos, se la fui metiendo, despacio, saboreando cada centímetro que le entraba, sentía con mi pene le abría sus entrañas, como gemía a medida que su ano se comía toda mi erección, hasta que ella sola se fue para atrás y aplastó sus nalgas contra mi pelvis.

-"hay cariño, como me gusta por atrás", me dijo, con la voz ronca de la excitación, moviendo sus nalgas para los costados.

Se movía para adelante y se volvía a pegar contra mi,

-"cariño, abre mis nalgas", me dijo, y cuando se las abrí.

Ella siguió con esos movimientos y yo veía como mi pene entraba y salía de su ano que estaba totalmente dilatado.

-"¡Que hermoso culo que tienes!" le dije, viendo eso.
-"Si cariño, vamos sigue, penétrame bien el culo", me decía apoyando su cabeza contra la almohada y gimiendo a cada entrada y salida que hacía mi pene en ella.

Su ano se iba agrandando cada vez más con cada nueva embestida a medida que nos movíamos sus tetas iban a nuestro son, y seguían ordeñando leche, los gemidos de ella eran cada vez más fuertes, más seguidos, levantaba su cabeza y la movía para los costados.

-“ME VOY A CORRER CARIÑO, ME CORRO”. Grito

De pronto siento como me aprieta mi pene con su ano, gimiendo de una forma que parecía que lloraba, los gemidos eran muy fuertes, hasta que yo no aguante más y le empecé a llenar sus intestinos de mi leche, le clave los dedos en las nalgas, sintiendo como me salían los chorros de leche, sus nalgas bien pegadas a mí, movía mi pene en círculos, creía que me iba a desmayar de placer llenándole su culo de mi leche, los gemidos que daba ella, eran más parecidos a gritos.

Con mi pene bien adentro de su culo, con apenas voz, me deje caer sobre su espalda, le fui sacando mi pene de su culo, le abrí las nalgas viendo lo abierto y redondo que tenía su ano, como le salía un hilito de leche, Ella se acostó y yo a su lado, nos abrazamos y nos quedamos así, besándonos de pronto sin previo aviso se abrió la puerta.    

-“Amor tuvimos que regresar se me olvido la cartera y ahí tenía el dinero para el viaje”. Dijo su esposo entrando al cuarto para ir directo al closet.

Pronto su mirada de aquel hombre cambio por completo al vernos desnudos sobre su cama con semen resbalando de entre las nalgas de su esposa y leche chorreando por sus tetas, sin decir o darme tiempo a decir algo de me vino encima. Aquel hombre cuyo rostro estaba rojo de la rabia que sentía, saco una gran navaja que portaba siempre en el cinturón, comenzamos a forcejear, conmigo desnudo por supuesto aun con una erección que goteaba semen de la punta.         

De pronto sentí una terrible punzada proveniente de mi entrepierna, seguida de otra y otra, debieron ser como 10 o 15 puñaladas las que recibí en mis huevos y pene indiscriminadamente, antes de perder el conocimiento por el dolor que aquello me provoco.

Me desperté en un hospital, ahí estuve varias horas hasta que un medico con un sicólogo vinieron a verme el médico me pregunto si me acordaba lo que me había pasado, le dije que me acordaba de la pelea con el esposo celoso de aquella mujer fue entonces que recordé en donde recibí las puñaladas. Me levente la sábana para descubrir mi entrepierna vendada, dos tubos de plástico sobresalían del vendaje uno era un drenaje el otro era para mí orina.

El médico me informo que poco pudieron hacer por salvar mis testículos, y que de mi pene solo pudieron salvar la mitad inferior dado que mi glande casi fue cercenado por completo y los paramédicos no pudieron encontrar ni mis testículos y glande por más que buscaron.

-“NOOOOOOOOOO”. Grite.

Con desesperación me quite las vendas con ambos médicos tratando de detenerme pero cuando las vendas salieron vi lo que alguna vez fue mi hermosa entrepierna llena de punto de sutura sin testículos o escroto alguno, mi pene había sido reducido a la mitad, con punto por todo lo que aun quedaba unido a mi cuerpo.

-“NOOOOOOOOO”. Volví a gritar.

Tarde seis meses en recuperarme, no solo físicamente sino sicológicamente también de ella, su hija y esposo nada se sabe la policía los está buscando desde que interpuse mi demanda luego de salir del hospital ya como un eunuco. Eso fue hace siete años u aun nada se sabe de ellos, dudo que algún día los atrapen y paguen por lo que ese hombre me hizo privarme de placer por el resto de mis días, por culpa de mi “Vecina Embarazada”.            





Autor: Anónimo & DarkSoul.       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Infidelidad I (gang bang en casa)

Me llamo claribeth es mi primer relato en la comunidad lo acontecido ocurrió hace ya dos años, mas lo mantuve en mi diario; ahora lo hago publico por morbo y para de alguna forma revivirlo abiertamente. Tengo 31 años, estoy casada hace 5; pero no somos un matrimonio abierto o en problemas; aclaro mi esposo es mi mejor amante yContinuar leyendo »

La entrada Infidelidad I (gang bang en casa) aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

AUN LOS TENGO

Corriendo a campo traviesa por el espeso bosque de aquella isla debo sentirme afortunado ya que a mis 26 años sigo siendo un hombre de verdad, vivo en compañía de otros 30 compañeros, Antonio es nuestro líder de escuadrón estamos estacionados en esta base militar con la finalidad de cuidar esta isla aislada de una posible invasión enemiga, que puede que se produzca mañana mismo o nunca, eso en realidad poco importa Antonio es el teniente de nuestro pelotón y yo soy el sargento mayor, por arriba de nosotros esta el capitán, el mayor y el coronel, quien es el comandante de la base......


AUN LOS TENGO
Corriendo a campo traviesa por el espeso bosque de aquella isla debo sentirme afortunado ya que a mis 26 años sigo siendo un hombre de verdad, vivo en compañía de otros 30 compañeros, Antonio es nuestro líder de escuadrón estamos estacionados en esta base militar con la finalidad de cuidar esta isla aislada de una posible invasión enemiga, que puede que se produzca mañana mismo o nunca, eso en realidad poco importa Antonio es el teniente de nuestro pelotón y yo soy el sargento mayor, por arriba de nosotros esta el capitán, el mayor y el coronel, quien es el comandante de la base.


[GAY] [CASTRACIÖN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACION]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Corriendo a campo traviesa por el espeso bosque de aquella isla debo sentirme afortunado ya que a mis 26 años sigo siendo un hombre de verdad, vivo en compañía de otros 30 compañeros, Antonio es nuestro líder de escuadrón estamos estacionados en esta base militar con la finalidad de cuidar esta isla aislada de una posible invasión enemiga, que puede que se produzca mañana mismo o nunca, eso en realidad poco importa Antonio es el teniente de nuestro pelotón y yo soy el sargento mayor, por arriba de nosotros esta el capitán, el mayor y el coronel, quien es el comandante de la base.

Luego de la guerra del agua a finales del siglo XXI por la sobre población mundial muchos gobiernos decretaron que los huérfanos totales, hombres de menos de 16 años fueran anulados es decir que su pene y testículos con su saco escrotal les fuera extirpado, también decretaron que los padres podían mandar que sus hijos varones fueran anulados hasta la edad de 17 años y que 2 de cada cuatro mujeres fuesen esterilizadas desde recién nacidas, con estas medidas se buscaba mantener a la población mundial en números sostenibles.

Muchos padres con dos hijos varones optaban por anular a uno de ellos por los grandes beneficios económicos que el gobierno ofrecía a los padres que sometieran a su hijo a la nulificacion, ser condenado por algún delito sexual, robo a mano armada, secuestro, extorción, fraude mayor, corrupción o asesinato daba como condena además de los años en prisión en una nulificacion inmediata a menos que el condenado ya lo estuviera, esto se aplica para hombres y mujeres en el caso de ellas se le retiraban los ovarios, labios mayores y menos vaginales como su clítoris y se quemaban los nervios internos de su vagina para evitar que pudiera sentir placer.

Supe que era gay desde los 15 años pero no dije nada, tenía miedo que mis padres quisieran anularme si se enteraban por lo que mantuve mis preferencias sexuales hasta que me uní al ejercito a los 18 años, imaginaran mi sorpresa cuando me di cuenta en las duchas que era uno de los pocos soldados que aun contaban con sus genitales intactos colgando entre sus piernas, pero mayor fue mi sorpresa cuando descubrí que la mayoría por no decir todos los chicos nulos eran gay, no por elección sino dadas sus circunstancias.

Ya que no podían tener sexo con una mujer y mucho menos masturbarse, solo les quedaba poder sentir placer vía próstata, y no había nada mejor que sentir un pene entrando y saliendo de sus anos, masajeando sus próstatas para obtener placer. Aquello fue el paraíso para mi, cada día durante todo mi entrenamiento y luego en la base a donde fui asignado por primera vez, tuve sexo con un chico diferente cada noche al parecer se turnaban para que fuesen penetrados por mí, incluso los oficiales superior compartieron mi catre algunos más de una vez.

** ** ** ** ** ** **

Por varios años estuve de base en base hasta que termine en esta isla, la revisión médica por el doctor de la base que se realizaba conmigo desnudo revelo que aun poseía mis genitales en plano por supuesto aquello pareció no tardar en saberse por todos los de la base como era costumbre en todos mis otros puestos, por alguna razón siempre me era asignada una habitación individual, en vez de asignarme una cama en las barracas con el resto de la tropa, pero sabía muy bien la razón, aquella noche, recibí la visita de Antonio.

Con 1.80 Mts. de altura; peso unos 90 kilos bien trabajados, de piel blanca clara, ojos café claros, pestañas largas, labios medianos, cejas bien pobladas y unas pantorrillas que te hacen voltear a verlas, con nalgas bien formadas como paradito con unas apetitosas curvas, además un pene sabroso que en erección llegaba a los 27 cm creo que era irresistible.           

Aquella noche siendo verano dormía apenas con una ajustaba trusa que le daba buen soporte a mis huevos, dormía sobre mi cama boca abajo sin taparme dado el calor pese al aire acondicionado, Antonio de 27 años también era muy atractivo y de hecho esa noche soñaba con como seria penetrarlo de 1.85 Mts, 97 kilos., nalgón y muy parecidos a mí en lo físico, con cabello rubio.         

De pronto desperté para sentir unas manos acariciando mi par nalgas y metiendo algunos de sus dedos entre la apertura de mis nalgas. Sentí como aquella figura que no distinguía se inclino para frotar mis piernas y  pantorrillas  por entre sus piernas podía ver su una gran mancha de vello pues estaba desnudos mi pene no tardo en poner se tieso con mi glande colorado de lo duro que estaba con mi prepucio por detrás de mi glande.           

Antonio me tomo de la cintura,  para quitarme mi trusa (slip) ya desnudo me hizo darme la vuelta y me planto un apasionado beso en mis labios en donde nuestras lenguas se entrelazaron, aquel beso duro como 10 minutos, cuando nos separamos lo hizo acostar boca abajo en mi cama para colocarme sobre él, restregando mi dura erección entre sus firmes como paraditas nalgas, lo tomo de la cintura para apretar su pelvis contra la mía imitando una penetración; le doy un empujón de mi pelvis y sentí como la punta de mi pene salió por debajo de donde alguna vez sus huevos colgaron, llegando a tocar la cama. .

Continué con mi movimiento imitando una penetración y mi pene salía y se escondía entre las piernas de Antonio, le agarre una de sus nalgas para abrirle su raja  lo que me hizo calentar a tal grado que de mi pene bien tieso comenzó a brotar líquido pre seminal. Sentí como de pronto Antonio cerró su puño sobre la cabeza de mi pene para empezar a masturbarme.    

Antonio apretaba sus piernas para sentir mi erecto pene entre ellas y ahora su mano acariciaba alternadamente mis huevos y glande ricamente mientras seguía moviendo mis caderas, gozaba mucho más del momento, mis dedos comenzaron a hurgar entre sus nalgas y uno a uno mis dedos de mi mano derecha fueron pasando por sobre su fruncido agujerito.      


Comencé a hacer presión sobre su ano para intentar entrar y como sus nalgas se cerraban sobre mi mano me aparte un poco para ponerme a besar su glúteo y luego el otro, para luego mis labios posarme entre sus nalgas y saborear su ano, para ese momento mi pene estaba palpitando chorreando líquido pre seminal a borbotones; aquello era un ritual que múltiples veces se repetía en cada nuevo lugar al que llegaba.

De pronto sentí como una boca comenzó a darme una rica mamada mientras que comencé a meterle mi dedo medio por su ano, atraje a Antonio y obligándole a torcer su cuerpo para que nuestras bocas se juntaran, comenzamos a besarnos con pasión Antonio tenía agarrada mi pene con su mano; masturbándome de lo más lenta y sabrosamente; para que todo durara un poco más, por mi parte tenía su lengua en su agujerito me solté de su agarre  para colocar mi pene entre sus nalgas para comenzar a restregarla entre sus increíbles nalgas.  

Mi restriego era potente, como si en verdad lo penetrara; en eso ocurrió que Antonio alargó su brazo hacia atrás y tomando mi pene firmemente lo colocó de tal forma que quedara sobre su ano. No hubo nada más que decir, comencé a empujar su pene y por las muecas de dolor en su rostro supe que  comenzaba a penetrarlo. Fue como si nunca hubiese sido penetrado por alguien luego me confesaría que hacía cuatro años que no tenía sexo con hombre alguno pero en ese momento no lo sabía.      

Eran 27 cm de gruesa carne dura y potente que le entraban a Antonio, quien se abrió un poco más las piernas se tomo sus nalgas con su manos para abrirlas aun más jadeaba abiertamente al sentir mi enorme pene grueso empujando abriéndole su culito que se sentía como si fuese virgen. Ayudé a abrirle un poco más las nalgas y hacer que ese culito no estuviera tan apretado como si fuese el de un hombre virgen.           

Sin previo aviso, le di una nalgada, no lo esperaba por lo que aflojó por instinto su esfínter anal. Al sentir que aflojó su ano, de un solo empujón lo penetre por completo, Antonio dio un pequeño gemido que más fue un gruñido que parecía como si lo estuvieran apuñalando. En verdad era una puñalada justo en su ano bien profunda.        

Agarró a Antonio fuerte por la cintura para que no se me escapara y comencé a besarle su nuca y sus hombros, podía sentir como su ano se fruncía cada que lo penetraba y como también se dilataba un poco a cada embestida, eso era divino, sentía como si lo estuviera desvirgado su cara era una mezcla de lujuria y aprobación, mi glande desaparecía en medio de esos pliegues que comenzaban a estirarse a medida ejercía presión en ellos para poder entrar en su interior.       

No tarde en comenzar con un mete y saca lento, mi pene iba penetrándolo a paso lento pero seguro; podía sentir como a cada movimiento su esfínter, ya no solo me apretaba para volver a permitir que entrara, pero mucho más adentro, sino que sentía incluso era casi succionando,  las paredes de su ano eran un satín al rozar con la cabeza de mi pene y cada vez más eran un terciopelo más mullido y cálido que nos hacían vibrar de placer. Sentía como dentro de él, como una cortina interna pareciera romperse para darme paso a mí y como él al mover sus nalgas en forma lateral, en forma circular y de arriba hacia abajo; hacían que mi pene fuera acariciada mucho más.       

Estaba en la gloria sintiendo todo el interior de Antonio me daba un placer único, comencé a tomar un ritmo mayor y solo podíamos escuchar los bufidos de ambos al sentir en sus entrañas mi dura erección y como a cada entrar y salir nuestros movimientos eran más fuertes y el chocar de mi  escroto contra sus nalgas hacían un sonido de aplauso por esas tan sabrosas enculadas.        

El ritmo solo se incremento, los bufidos aumentaron de volumen; mis manos se aferraron más a la cadera de Antonio aquello me llevo al paraíso mi pene comenzó a palpitar y fui el primero en descargar todo dentro de mi Antonio, dejando escapar mi leche en su interior llenándole su sabroso culo de toda la leche que pudiera contener. No sé cuanto dure en descargar, para mi fueron horas; pero fue excepcional. Al salir del ano de mi Antonio, pude verlo aún dilatado y acaricié con mi dedo índice un poco su interior hasta que este se frunció a su alrededor.           

Antonio me volteo a ver y con mi dedo aún dentro de él, tome su rostro y lo comencé a besar en la boca para luego decirme

-“¡Gracias, me ha gustado mucho!” Dijo Antonio.

Mientras mi leche le escurría por entre sus nalgas y un hilillo de liquido amarillento le escurría del agujero por donde orinaba entre su gran mata de vello púbico, el también se había corrido a su modo, el único modo que los nulos pueden hacerlo que aunque no se siente lo mismo que descargar semen también les proporciona algo de placer.            

** ** ** ** ** ** **

Luego de quedar jadeantes sobre mi cama por varios minutos acariciándonos y besándonos le pregunte mientras una de mis manos le acariciaba su vello púbico.

-“¿Teniente a qué edad los perdiste?” Le pregunte.
-“¡A los 16 años!” Me respondió Antonio.
-“¡A los 16! ¿Por qué tan grande?” Le pregunte siendo no muy común aquello.

Verás una tarde tuve una fuerte discusión con mis padres, por una chica con la que tenia sexo a escondidas mis padres me dijeron que debía dejarlo de hacer que si seguía deberían tomar medidas, por supuesto aquello me fue imposible una noche llegaron a casa antes de tiempo y me sorprendieron en plana acción con mi pene en ese entonces de 22 cm entrando y saliendo de la vagina de mi novia, apenas pude acabar antes de ser arrancado de su lado por mi padre, que me arrojo una toalla para que me cubriera, sin dejar que me vistiese solo así con la toalla, me metió al auto y me llevo al hospital en donde lleno el formulario para que me anularan mientras le suplicaba con lagrimas en rodando por mi mejillas que no lo hiciera.

-“Le suplique hasta el último momento incluso mientras me llevaban por los enfermeros entre gritos y peleando, pero mi padre solo me miro sin denotar rastro de piedad alguna, cuando la puerta se cerró detrás de mí supe que era el fin”. Comento Antonio, luego continuo.

-“Me llevaron desnudo por un pasillo mi pene estaba en completa erección, me iban a anular y mi pene estaba más duro que nunca antes, era algo que no entendía pero en ese momento solo buscaba salir de ahí, pero antes de saberlo estaba atado a una camilla con ruedas con la parte superior de mi cuerpo elevada para que pudiera ver lo que pasaba, aun suplicaba pero nadie parecía prestarme atención, un hombre con bata clínica seguramente un médico”. Dijo Antonio.

Luego permaneció en silencio por algunos segundos antes de continuar con su relato.

-“Aquel hombre coloco una maquina en la que mi pene y huevos quedaron atrapados, aquel hombre me dijo que lo disfrutara que sería la última vez como hombre, cuando apretó un botón y la maquina cobro vida, de pronto mis gritos por ayuda y suplicas cesaron y mi cuerpo se arqueo al sentir un enorme placer, sentí como si alguien me diera una mamada increíble”. Conto Antonio.

-“Por increíble que parezca, sentía mucho placer, estaba en la gloria, sentía como estuviera penetrando una vagina muy húmeda, pero de alguna manera mi propio miedo a perder mis genitales me tenia tanto excitado como con terror, apenas 20 minutos después no aguante mas y me vine, sentí como si un enorme chorro sin fin de mi leche llenaba a la maquina, fue el mejor orgasmo de mi vida hasta ese momento, la maquina hizo algunos sonidos y cayó sobre la camilla”. Relato Antonio.

-“En ese momento supe que ya no era más un hombre, en mi entrepierna solo quedaba un pequeño agujero y era como si nunca antes hubiese habido algo ahí, el hombre de la bata regreso, quito la maquina con mis genitales aun dentro de entre mis piernas, luego se coloco unos guantes de látex, tomo un pote de una crema que unto en mi ano con uno de sus dedos primero, luego dos y finalmente uso un gran dildo con el que me penetro analmente, desde entonces siendo mucho placer cada que soy penetrado como lo fui ahora”. Concluyo Antonio.

Para cuando termino de contar la historia de cómo fue convertido en un nulo, mi pene estaba de nuevo duro y palpitando por lo que de nuevo lo penetre hasta venirme de nuevo en su interior con el correr de los días uno a uno cada noche tuve sexo con mis nuevos compañeros. Por supuesto cada uno de ellos tenían historias similares de cómo se convirtieron en nulos.

** ** ** ** ** ** **

Corriendo desnudos por la isla con mi pene rebotando en mis muslos con cada nueva zancada con mis huevos también moviéndose de un lado a otro se sentía muy bien, era del todo el grupo que tenía menos vello en su entrepierna, todos estamos muy contentos de no tener a ninguna mujer en la isla lo que nos da la libertar de estar desnudos o semi desnudos casi todo el tiempo lo que me hacer sentir muy contento de que “Aun los Tengo”.        

http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
    



Aun_los_Tengo_A


Imagen que Inspiro está Historia.




Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ATRAPADO POR MI PADRE

Aquella tarde estábamos estudiando en mi cuarto, cuando el dijo que necesitaba ir al baño por lo que le indique en donde estaba, mientras me quede sentado inmóvil y mudo en mi silla que estaba junto a la puerta, le espere sintiendo que el tiempo era eterno, finalmente entro en la habitación con una toalla enrollada en la cintura, se metió a la cama y quedo solo con bóxer por debajo de la sábanas, me quede sin hablar, sin moverme de la silla en la que estaba, hasta que me pidió que me acercara, así lo hice, pero no me quite ninguna prenda......


ATRAPADO POR MI PADRE
Aquella tarde estábamos estudiando en mi cuarto, cuando el dijo que necesitaba ir al baño por lo que le indique en donde estaba, mientras me quede sentado inmóvil y mudo en mi silla que estaba junto a la puerta, le espere sintiendo que el tiempo era eterno, finalmente entro en la habitación con una toalla enrollada en la cintura, se metió a la cama y quedo solo con bóxer por debajo de la sábanas, me quede sin hablar, sin moverme de la silla en la que estaba, hasta que me pidió que me acercara, así lo hice, pero no me quite ninguna prenda.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PADRES]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Andy de 17 años parecía tener 20 e incluso mucho más, era rubio poseedor de un grandioso cuerpo y un par de nalgas supremas, era gay lo supo desde los 14 años, vivía con su padre un hombre machista que quería que su hijo fuese un conquistador de chicas como él lo fue en su juventud, su madre no soportando el machismo de su padre se divorcio de él cuando Andy tenía 12 años, Luego se caso de nuevo y tuvo dos hijos más pero viva lejos en otra ciudad, a los 15 Andy perdió la virginidad anal desde ese momento supo que lo suyo era ser penetrado por un hombre.

Por supuesto esto no lo sabía mi padre, pretendía conquistar a chicas de mi edad para que él no sospechara nada. Una tarde quede con mi amigo para estudiar, mi padre se había marchado para jugar domino con sus amigos era viernes por lo que tenía la casa sola para mi, sin peligro alguno podría seducir a mi amigo ya que por lo regular mi padre no regresaba de sus juegos de domino hasta la madrugada y por lo general muy borracho.

Aquella tarde estábamos estudiando en mi cuarto, cuando el dijo que necesitaba ir al baño por lo que le indique en donde estaba,  mientras me quede sentado inmóvil y mudo en mi silla que estaba junto a la puerta, le espere sintiendo que el tiempo era eterno, finalmente entro en la habitación con una toalla enrollada en la cintura, se metió a la cama y quedo solo con bóxer por debajo de la sábanas,  me quede sin hablar, sin moverme de la silla en la que estaba, hasta que me pidió que me acercara, así lo hice, pero no me quite ninguna prenda.

Me metí debajo de las sabanas como él, pero totalmente vestido, traía un short y bóxer ajustado y una playera, estábamos de un extremo a otro de la cama, él tuvo siempre que ir tomando la iniciativa, así que me acercó y puso su mano sobre mi pene por encima del pantalón, mi pene era pequeño, pero ya estaba todo erecto, más que nada por la situación, porque estaba muy excitado, empezó a masajear mi pene por encima de la ropa y después de un rato me pidió hacer lo mismo con él, esta sería la primera vez que le tocaba su miembro con la intención de tener sexo, lo hice y sentí su pene, un pene si bien no largo, quizá la misma longitud que el mío de 17 cms, era grueso, pero muy grueso, sentí miedo, pero no dije nada.

Si bien había tenido sexo ya dos veces con distintos hombre todos tenían penes delgados, empezamos a tocarnos con lo que a él le quedaba de ropa y yo aún vestido completamente, hasta que me pidió que me quitara todo y el hizo lo mismo con su bóxer, y así es como sentí contacto con su pene era enormemente gruesa comparada con la mía, nos masturbábamos mutuamente y así solo por unos minutos le dije que iba a terminar, y lo hice, solté chorros de semen que incluso le cayeron un poco en algunas partes de su cuerpo, después de eso, él me dijo que también terminaría y así fue, era extraño sentir como palpitaba su pene en mi mano cuando estaba eyaculando y parte de su semen quedo en mi mano derecha. 

Estábamos los dos deslechados solamente por las manos de cada uno, sin que hubiera pasado nada más, pero seguíamos debajo de las sábanas sin decir, ni hacer nada, hasta que el me pregunto si estaba bien, dije que normal y propuso hacer otra cosa tomo mi mano, la misma donde aún tenía restos de su leche y la llevo a su pene, estaba dura de nuevo, empecé nuevamente a masturbarlo y me pidió que me acercara más a él, pero al moverme me halo con la intención de que quedara encima de él, como para cabalgarlo.

-“¿te la meto?” Me pregunto.

Sin pensarlo mucho le dije que sí, con algo de temo, pero le dije que antes tenía que probarla con la boca, bajé hasta ella, y me la trague extasiado, puesto que siempre había deseado tener un pene como ese en mi boca y mamarla con devoción, al pasar la lengua por la puntita, pude sentir el sabor fuerte de su leche, puesto que hacía solo unos minutos había eyaculado, y después la metí completamente a mi boca, le lambia la punta que era lo más rico que tenía y después intentaba tragarla completa, apenas y pude por el grosor que tenia, pero tengo la boca un poco grande y logre metérmela para succionarla.

Al parecer lo hacía muy bien, porque me decía que le gustaba mucho y que lo estaba haciendo excelente, le agarré gusto, me encanto la sensación de tenerla en mi boca, estaba suave, caliente, con sabor a semen, lo que había deseado desde hacía mucho, por fin se estaba haciendo realidad, seguí comiéndome su pene hasta que me canse y la mandíbula me dolía, termine para subir a su rostro, me pregunto si pasábamos a lo siguiente, asentí, y me monte sobre él, puso algo de lubricante en su erección, no hubo besos, ni dilatación previa, no sé cómo fue que acepte así nada más, pero no son pensaba más que en sentir aquel miembro en mi interior.

Intente sentarme y ser penetrado por aquel tremendo trozo, pero era casi imposible a pesar del lubricante, pero seguí intentando, debido a los intentos mi ano se fue dilatando hasta que finalmente cedió su glande entro, pero faltaba casi todo lo demás, que como ya dije, no era muy larga pero si muy gruesa, sentí dolor, pero soportable y seguí intentando que entrara más, sentía dolor cada vez más intenso, pero seguí y seguí hasta que tenía ese tremendo trozo en mi ano por completo, era maravilloso, era doloroso, pero la adrenalina de cómo se estaba dando toda la situación desde el principio no me permitió sentir el dolor de manera tan insoportable.

Así que empecé a moverme, me sentía lleno, sentía mi culo tenso, al máximo, cabalgue apenas unos minutos su pene no tardo mucho en sentir como comenzó a palpitar en mi interior lo que me hizo comenzar a gemir al sentir mayor placer de pronto me aviso

-“Me Vengoooo”. Dijo él.

Casi al mismo tiempo lo hizo dentro de mí, al expandirse su ene mientras soltaba su leche en mi interior, fue gratificante, fue doloroso, fue excitante, sentir su pene palpitar de placer, expulsando su leche dentro de mí, era imposible no sentirlo, mi dio mucho placer, tanto que basto tocarme un poco para eyacular también con su pene aun dentro, mi semen quedo sobre su abdomen y pecho terminamos exhaustos, callados, eran las 3:00 PM, ambos estabas aun jadeando cuando la puerta de mi cuarto sin seguro se abrió de golpe para que mi padre entrara dando un portazo.

Los ojos de papa al verme montado sobre mi amigo, con su pene aun en el interior de mi ano, hizo que casi le brillaran de la rabia que denotaban, se abalanzo sobre nosotros, sin darme tiempo nada me tomo de mi cabello para arrojarme de la cama, a mi amigo lo tomo del cabello y apenas tuvo tiempo de tomar su bóxer, mientras era sacado de mi casa a empujones, insultos y golpes de mi padre, escuche la puerta de la casa cerrarse de un fuerte portazo.

No paso mucho hasta que de nuevo estaba en mi cuarto con su rostro rojo de la furia que estaba conteniendo su cuerpo en ese momento, para ese momento apenas había logrado ponerme mi bóxer de nuevo cuando me tomo de los cabellos y comenzó a darme fuertes cachetadas que trataba de parar hasta que te pronto sentí una fuerte patada en mis huevos al tiempo que dijo.

-“Si quieres ser una puta yo te voy hacer una puta de verdad”. Dijo mi padre.

Creo que me desmaye por uno o dos minutos del terrible dolor que aquella patada me provoco cuando me desperté aun estaba sintiendo mucho dolor pero estaba desnudo, mi padre había atado mis brazos a la cabecera de la cama, dejándome boca abajo con mi abdomen reposando al pie de mi cama que aun olía a sexo, de pronto sentí el primer azote sobre mis nalgas desnudas, que mi padre me proporciono imprimiendo una gran fuerza a su cinturón que golpeo mis bien formados glúteos.

-“¡AAAAYYYYYY!“ Grite.

Los azotes se sucedieron uno tras otra de forma rápida, no paso mucho tiempo hasta que sentía mis nalgas arder cada azote dado con aquel cinturón de cuero era aun peor que el anterior, sin embargo mi pene pese a haber eyaculado ya dos veces se puso rígido de nuevo, los azotes venían a acompañados de toda clase de insultos degradantes por parte de mi padre que estaba como loco completamente fuera de sus cabales.

Aquello era por la furia como por el alcohol que circulaba por sus venas en ese momento, debió azotarme por dos o tres horas, de pronto paro, caí sobre la cama completamente empapado en sudor: no fue sino hasta ese momento que sentí al semen de mi amigo depositado en mi interior fluir fuera de mi ano para escurrir por el interior de mis nalgas hasta mis colgantes huevos para gotear hasta el piso.

Mi padre salió de la habitación pensé que todo había terminado, me quede jadeante llorando sobre mi cama pero estaba equivocado, pese a que mis nalgas ardían seguramente rosas como nunca antes por los azotes, mi padre regreso con un cuchillo y tomo un cordón de uno de mis zapatos, ato fuerte el cordón en lo alto de mi escroto, mis huevos quedaron apretados en el fondo de mi saco de piel, visiblemente marcados, mi padre detrás de mi sin darme tiempo a entender lo que me estaba haciendo acerco el afilado cuchillo y de un solo corte me cerceno mi escroto por debajo del cordón, mis ojos quedaron en blanco y sentí como si todo mi cuerpo fuese fulminado por un rayo.

Todo mi cuerpo se sacudió como si fuera epiléptico y luego no recuerdo nada, creo que me desmaye por el terrible dolor que aquello me provoco.

Me desperté en un hospital con mi madre a mi lado, ella me dijo que habían arrestado a mi padre y seguramente pasaría algunos años en prisión, también me dijo que me había castrado y que ni el mismo sabia en donde quedaron mis huevos o escroto, lo más seguro es que los arrojo por al escusado (water), era un eunuco para el resto de mis días.

Nunca más, experimentaría lo que era eyacular como un hombre o podría tener hijos si es que los deseaba en el futuro, llore mucho con mi madre abrazándome de no ser por ella creo que me habría suicidado.

Si no todo ha sido malo, salvo a que mi pene se encogió casi hasta quedar del tamaño de mi dedo pequeño del pie y no poder eyacular leche espesa como antes, mi ano al parecer ahora es capaz de albergar cualquier tamaño de miembro viril cosa que adoro y a mis amantes en turno les gusta tener sexo con un eunuco que goza como una perra al sentir un orgasmo prostático que es mi única manera de obtener placer en la actualidad y todo pese a todo no sería posible si no hubiese sido “Atrapado por mi Padre”.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Atrapado_por_mi_Padre_A

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ASADITOS SABEN MEJOR

Además de su atractivo físico poseía una gran personalidad, lo que atraía a las mujeres inmediatamente, sus conquistas iban desde las modelos más cotizadas del mundo hasta las chicas más comunes y corrientes, Aldo no discriminaba solo quería placer y lo obtenía siempre de una forma u otra, pero eso fue hasta que conoció a Luna una hermosa mujer de 25 años modelo muy hermosa que además era muy buena en la cama, sus encuentros eran pasión pura pero Aldo no tardo en aburrirse de ella por lo que desapareció sin decir nunca adiós......


ASADITOS SABEN MEJOR
Además de su atractivo físico poseía una gran personalidad, lo que atraía a las mujeres inmediatamente, sus conquistas iban desde las modelos más cotizadas del mundo hasta las chicas más comunes y corrientes, Aldo no discriminaba solo quería placer y lo obtenía siempre de una forma u otra, pero eso fue hasta que conoció a Luna una hermosa mujer de 25 años modelo muy hermosa que además era muy buena en la cama, sus encuentros eran pasión pura pero Aldo no tardo en aburrirse de ella por lo que desapareció sin decir nunca adiós.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Aldo de 27 años era un atractivo modelo de ropa interior para hombres muy cotizado por los diseñadores de modas de esas prendas en especial por la marca “CK” y “UNICO”, no solo tenía un rostro muy varonil sino un cuerpo esculpido en el gimnasio pero por lo que lo especialmente era cotizado por las marcas de ropa interior masculina era su entrepierna, pues al estar tan bien dotado cualquier prenda interior que modelara siempre presentaba un gran como atractivo paquete abultado al frente lo que lo hacía ser atractivo no solo a las mujeres sino también a los hombres dándoles la impresión que la prenda resaltaba sus atributos sexuales.

Además de su atractivo físico poseía una gran personalidad, lo que atraía a las mujeres inmediatamente, sus conquistas iban desde las modelos más cotizadas del mundo hasta las chicas más comunes y corrientes, Aldo no discriminaba solo quería placer y lo obtenía siempre de una forma u otra, pero eso fue hasta que conoció a Luna una hermosa mujer de 25 años modelo muy hermosa que además era muy buena en la cama, sus encuentros eran pasión pura pero Aldo no tardo en aburrirse de ella por lo que desapareció sin decir nunca adiós.

Aldo criado en el seno de una familia machista también lo era, odiaba tener que usar condón y si alguna de las mujeres que llevaba a la cama se lo pedía como requisito para penetrarla simplemente se levantaba, se vestía y marchaba, pese a los riesgos de contraer alguna enfermedad venérea o embarazo, Aldo corría el riesgo conscientemente, confiaba ciegamente en una inyección revolucionaria para su época, a principios del siglo XXI se lanzo la inyección para los hombres anticonceptiva que daba 90 días de esterilidad y prometía además un 80 % de inmunidad a cualquier enfermedad venérea.   

Con tres años usando ese método había corrido con suerte o había funcionado lo cierto es que estaba libre de cualquier enfermedad o paternidad no deseada. Luna por su parte era una mujer falta de cariño con depresiones recurrentes a lo largo de su vida, siempre en busca de amor, por lo que se entregaba a cualquier hombre que tuviera cualquier muestra de cariño con ella, una noche antes de tener sexo por primera vez con Aldo luego de una pasarela en Milán, tuvo sexo con un atractivo modelo que la dejo preñada sin que ella lo supiera.

Luna estaba feliz en su atormentada mente estaba segura que el hijo que esperaba era de Aldo, trato de localizarlo para darla la noticia esperaba que él la apoyara y hasta tal vez le propusiera matrimonio por fin dos semanas luego de su última noche de pasión lo encontró y le conto sobre su embarazo, Aldo con desprecio la rechazo, asegurándole que el hijo que esperaba era imposible que fuese de él, luego la dejo ahí llorando sin importarle que todos los estuvieran viendo, a la semana Luna con casi mes y medio de embarazo tuvo un aborto espontaneo mientras dormía en su apartamento.

El feto muerto bañado en sangre quedo entre las piernas de Luna que perdió todo rastro de cordura que su mente aun podría tener. El culpable de aquello era Aldo aunque en cierta manera tenía razón ella convirtió aquella desgracia en un odio tremendo hacia Aldo y se juro a si misma que lo haría pagar por causarle semejante dolor, por lo que vendió su departamento saco todo el dinero de su cuenta bancaria y contrato una chica sin escrúpulos de 18 años que parecía de 15 muy atractiva con la única misión de seducir a Aldo.

Luna uso sus contactos en el mundo del modelaje para hacer participar a Lana que era como se llamaba esa hermosura para que comenzara a participar en las mismas pasarelas en las que Aldo participaba por supuesto él no dejo de notarla y pronto uso sus encantos masculinos para llevársela a la cama pero sin saberlo estaba siendo atrapado en la trampa de Luna.

Aquella noche a solas en el departamento de Lana con una de mis manos Aldo comenzó a subirle la blusa descubriendo de paso uno de sus senos sin que Lana se resistiera por lo que termino de quitarle toda prenda que le cubría su torso. Sus pezones aun estaban algo plano, así que con sus labios comenzó a chupárselos, inmediatamente ella gimió y gimió más fuerte cuando logro hacer que sus pezones quedasen duritos y paraditos, sabían dulces, quizás por su jabón corporal que ella usaba. 
-“Que rico saben tus pezones”. Dijo Aldo.

Sin perder tiempo le baje el short y de paso le quito su pequeña tanga, para descubrir su sexo completamente depilado ni un solo vello se mostraba sobre o en su rajita, Aldo rápidamente comenzó a hacerle sexo oral en su vagina. Tocaba, chupaba, lambia y mordía, todo aquello hizo que ella se pusiera como loca, con sus pies presionando sus hombros, mientras se retorcía de placer.         
-“¡Que rico!” Decía Lana

También su rosada vagina se sentía con un sabor muy dulce, luego le mordió su clítoris haciendo que ella saltara de la excitación y que casi se viniera. Después le metió la lengua entre sus labios y ella gemía más fuerte cuando sentía su lengua entrar en el interior de su vagina. Ya no podía esperar más Aldo se puse sobre ella muy excitado se bajo su pantalón con su ajustado bóxer y sin perder tiempo le abrí las nalgas para después tratar de meterle su pene ya en erección.          

-¡Espera! ¡Soy virgen! - dijo ella cuando sintió la punta de su pene en sus labios vaginales.    
-¿Acaso no querías esto? Le pregunto Aldo.    
-“Si lo quiero pero tengo miedo”. Dijo Lana.   
-“Respira profundo, entrare lentamente”. Le dijo Aldo.        

En ese momento comenzó a penetrarla por su vagina suavemente, iba lento, sintiendo como sus paredes se abrían poco a poco ante el paso de mi miembro, ella comenzó a gemir suave, pero Aldo sabía que la haría llorar cuando llegase al himen si es que en verdad era virgen, pensó para sí mismo. Y como lo pensó, le dijo que para seguir debía romperle el himen. Ella respiro aun más profundo cuando de una sola gran embestida entro en su totalidad su pene para después de una sola estocada romper su himen y llegar hasta el fondo de su vagina.         

Como era de esperar ella grito y comenzó a llorar por el dolor, Aldo no se movió porque de seguro para su vagina su pene era mucho, tenia 22 cm de largo y era muy grueso. Eran mucho para ella, comencé a bombear un poco. Después de relajarla con besos y caricias en sus pechos comenzó a moverse, ya no tan lento, pero su pene se sentía caliente, de seguro por la sangre que salía de su himen rasgado. Cuando sus lágrimas cesaron y comenzaba a gemir, Aldo la tomo de su largo cabello y aumento lentamente el ritmo, ahora solo se escuchaba su pelvis golpear en sus nalgas y su pene entrando en su vagina.       

Le había quitado la virginidad y parecía que lo gozaba por lo menos eso pensaba Aldo sin imagina que Luna había pagado para la reconstrucción de su himen, Aldo siguió en la misma posición pero con más rapidez, parecía estar poseído y Lana no dejaba de gemir, quizás porque sentía que le golpeaba el útero con la punta de su pene. Esos golpes hicieron que se viniera y grito muy fuerte. Su vagina se contrajo por lo que apretó fuerte su pene. Rápidamente Aldo se salió de ella para comenzar a masturbarse frente a ella y venirme en su cara. Su semen le cayó en la cara y en sus sebos también un poco en su abdomen.   

-“Que rica sabe tu leche”. Dijo lana al recoger algo con un dedo para llevárselo a la boca.      

Aldo se sentía cansado algo raro pues siempre por lo general aguantaba mínimo tres o cuatro round antes de desfallecer pero esta vez cayó a un lado de Lana para quedarse lentamente dormido mientras Lana le succionaba y pasaba su lengua como labios por su pene aun en erección sin descuidar sus huevos, que sentía como si cosquillaran por dentro, Aldo gimió muy quedito cuando Lana se metió la mitad de su pene en su boca, eso fue lo último que recuerda de ella pues se quedo dormido.

Aldo despertó sintiendo una fuertes palmadas en su rostro, poco abrió los ojos para encontrarse con Luna, no tardo mucho en darse cuenta que estaba en un lugar extraño, quizás una bodega estaba desnudo con los brazos amarrados en alto por encima de su cabeza, a una barra de metal por grilletes que era sostenida por dos fuertes cadenas, estaba sentado sobre un banco con algo bien dentro de su ano, sus pene como huevos colgaban del borde del asiento del banco con sus fuertes piernas bien separas con sus tobillos con grilletes asegurados a dos barras de metal bien ancladas al suelo.

Aldo de inmediato reconoció a Luna que tan solo portaba una minúscula tanga negra con unos altos tacones con sus lindos senos al aire que se bambolearon eróticamente mientras se acerco a donde estaba el sentado.

-“¿Luna qué demonios crees que estás haciendo suel…?”Aldo no pudo acabar su pregunta.
-“PASH, PASH” Se escucho cuando Luna le dio dos fuertes cachetadas.
-“¡CÁLLATE, MALDITO DESGRACIADO POR TU CULPA PERDÍ A MI BEBÉ!” Grito Luna.

-“Ya te dije que no era el padre de ese bebe, soy…” Trato de decir Aldo.
-“AAAAAAAAAAAAAHHHHHH”. Grito Aldo de dolor.

Luna no dejo que dijera nada simplemente le dio una terrible patada con sus tacones directamente en sus expuestos huevos que casi se los reventaron, Aldo se retorció de dolor mientras continuaba gritando al sentir aquel terrible dolor agónico provenir de sus huevos que se extendió por todo cuerpo provocándole nauseas incluso. Aldo aun no se recuperaba de aquella primera patada cuando una segunda tuvo lugar, casi se desmaya por el dolor sentía sus huevos arder en llamas sin poder hacer nada al respecto. Poco a poco el dolor fue pasando y cuando estaba ya bastante más tranquilo Luna hablo. Mientras agitaba una vieja lata de pintura en sus manos con una larga barrilla de madera.

-“¿Aldo sabes lo que paso cuando mezclas aceite y gasolina?” Pregunto Luna.

Aldo aun respiraba pesadamente, por lo que solo movió su cabeza en forma negativa.

-“¡Aldo me sorprendes!”
-“¿No Sabes lo que es el napal?” Pregunto Luna.

Los ojos de Aldo se abrieron grandes al escuchar aquella palabra, su pene por alguna razón comenzó a levantarse gasta quedar completamente en erección, Luna no pudo no notarla, por lo que se despojo de su tanga y se coloco delante de Aldo, coloco sus piernas alrededor de su cadera y lentamente bajo hasta que la punta de su pene comenzó a abrirse paso por labios vaginales.

Luna gimió al sentir tomo aquel miembro duro en su interior de nuevo, Aldo no tardo en comenzar a gemir también, Luna lo cabalgo por algunos minutos pero cuando sintió que su pene comenzó a palpitar listo para descargar la carga en sus huevos, se detuvo justo cuando estaba Aldo por llegar al orgasmo, ella se desmonto de él dejando su endurecido miembro empapado de sus jugos palpitando.

Luna casi de inmediato fue de nuevo por la lata de pintura para regresar a donde estaba Aldo, introdujo su mano hasta casi su codo para sacar una buena porción de la jalea impregnada de gasolina, con esa mano impregnada de napal tomo el pene y huevos de Aldo para dejarlo bien lubricado de esa jalea. Luna sintió su pene aún duro mientras lo masturbaba esparciendo la jalea por su miembro.

Luego se aparto de él y le dijo susurrándole al oído.

-“Sabes siempre he querido probar una virilidad bien asada”. Dijo Luna.

-“¡Luna espera yo pue…!”
-“NOOOOO, AAAAAAAAAAGGGHHHHH”, Grito Aldo.

Luna con un encendedor prendió fuego a sus genitales que comenzaron a arden de inmediato. Extrañamente Aldo no sentía sus genitales arder, sin embargo el shock que le produjo ver sus amados órganos viriles arden en llamas hicieron que comenzara a gritar sin parar.

-“AAAAAAAAA AYUDA, AAAAAAAAAGGHHHH”. Gritaba Alado.

Todo esto pasaba ante la risa divertida de Luna que veía muy contenta como los genitales de tanto placer le produjeron eran devorados por las llamas. A los pocos segundos Algo comenzó a sentir los primeros estragos de las llamas no solo sobre sus genitales sino en su pelvis, entrepiernas y abdomen que estaba siendo quemado por las llamas de su incendio genital el vello genital fue el primero en ser consumido por las llamas.

Los gritos se hicieron alarido y pronto solo apretaba los dientes mientras todos su cuerpo se sacudía de dolor, poco a poco las llamas se fueron apagando para revelar un pene erecto con horribles quemaduras de tercer grados lo mismo que el escroto que incluso estaba abierto dejando a la vista uno de los testículos de Alto que por la adrenalina y endorfinas que inundaban su cuerpo no sentía mucho dolor pero si un terror absoluto al ver su genitales de ese modo, completamente quemados.

Luna se acerco al completamente en shock Aldo, tomo si pene cuando lo hizo Aldo dio un alarido y todo su cuerpo se sacudió ya que sus dedos se hundieron hondo en la cocina piel, grasa y sangre broto de su pene, Luna rio al tiempo que con un gran cuchillo de carnicero le corto tanto su pene como escroto apenas hubo algo de sangre, el cuerpo de Aldo se sacudió y apenas logro ver como ella de una mordida desprendió su quemado glande de su cercenado pene.

Aldo fue encontrado apenas con vida, y llevado a un hospital donde fue atendido, Luna fue arrestada cuando pretendía abordar un avión hacia el Caribe. Fue internada en un hospital siquiátrico de por vida de Lana nada se supo simplemente desapareció.

Aldo por su parte, perdió más que solo sus genitales, toda su entrepierna y abdomen quedaron con quemaduras horribles, ya no pudo seguir modelando, se gasto gran parte de su dinero en operaciones que no daban el resultado deseado, incluso de reconstruyeron su pene y escroto para colocarle prótesis testiculares pero no era lo mismo, se convirtió en alcohólico poco a poco hasta quedar viviendo como un indigente cuando quedo viviendo en la calle y sin un centavo no lo soporto y se suicido prendiéndose fuego a sí mismo.

Las autoridades encontraron su cuerpo varios días después se catalogo como un accidente que Aldo en un descuido derramar su bebida barata en su ropa mientras dormía con un cigarro en la mano y se prendió a si mismo fuego.  Nadie lloro su perdida y fue motivo de alguna reseña en periódico o noticiero alguno fue enterrado en un fosa común sin que nadie asistiera a su entierro.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Asaditos_Saben_Mejor_A

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com