WILLY EL DRAGÓN

Wankix era el enemigo desde siempre de Dougan señor de los altos de Gimer mientras Wankix era el señor de Lorka, dos estados feudales en pugna desde muchas décadas atrás en aquel mundo medieval dominado por el poder de la espada, magia e ignorancia de la población en general aquel conflicto derivo en un una nueva batalla entre las fuerzas de ambos líderes, pero a diferencia de otros encuentros Wankix recibió un fuerte golpe en la cabeza que lo tiro del caballo dejándolo inconsciente, sus fuerzas pensando que estaba muerto huyeron dejándolo en el campo de batalla......


WILLY EL DRAGÓN
Wankix era el enemigo desde siempre de Dougan señor de los altos de Gimer mientras Wankix era el señor de Lorka, dos estados feudales en pugna desde muchas décadas atrás en aquel mundo medieval dominado por el poder de la espada, magia e ignorancia de la población en general aquel conflicto derivo en un una nueva batalla entre las fuerzas de ambos líderes, pero a diferencia de otros encuentros Wankix recibió un fuerte golpe en la cabeza que lo tiro del caballo dejándolo inconsciente, sus fuerzas pensando que estaba muerto huyeron dejándolo en el campo de batalla.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SOBRENATURAL]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Wankix era el enemigo desde siempre de Dougan señor de los altos de Gimer mientras Wankix era el señor de Lorka, dos estados feudales en pugna desde muchas décadas atrás en aquel mundo medieval dominado por el poder de la espada, magia e ignorancia de la población en general aquel conflicto derivo en un una nueva  batalla entre las fuerzas de ambos líderes, pero a diferencia de otros encuentros Wankix recibió un fuerte golpe en la cabeza que lo tiro del caballo dejándolo inconsciente, sus fuerzas pensando que estaba muerto huyeron dejándolo en el campo de batalla.

Los hombres de Dougan rápidamente se percataron que Wankix no estaba muerto por lo que procedieron a llevarlo al castillo, donde recibieron órdenes de desnudarlo, al hacerlo Dougan se percato del enorme falo que pese a estar dormido caso era de la misma envergadura que la suya, además de un esplendido cuerpo Duogan ordeno que Wankix fuese llevado a una de las habitaciones del castillo y fuese dejado desnudo en ella, dado que nunca había visto la cara de Dougan pensaba tomar ventaja de aquello para obtener algo de placer como diversión con algo que se le ocurrió.

Cuando Wankix recupero la consciencia horas después, Dougan estaba a su lado en otra cama desnudo fingiendo que estaba también inconsciente, Wankix alarmado pronto se percato que habia sido hecho prisionero, de su peor enemigo esperaba ser pronto ejecutado de una manera espantosa pero en ese momento su mente solo se concentro en el bello hombre desnudo rubio tendido en la otra cama que era muy bello con facciones muy masculinas que de alguna manera lo atrajeron sin saber la razón se acerco a él y le sacudió el hombre, al abrir los ojos Wankix se estremeció al ver sus penetrantes ojos verdes que lo miraron directamente a los ojos.

-“¿Quién eres? ¿Dónde estamos?” Pregunto con un tono alarmado Dougan.
-“Soy Wankix y creo que somos prisioneros de Dougan”. Respondio Wankix.
-“Que debemos escapar de ese sadico”. Dijo Dougan alarmado.
-“Tranquilo” Le dijo Wankix mientras lo ayudaba a ponerse de pie.

Wankix viendo que el bello rubio estaba algo asustado se le acerco lentamente para darle un paternal abrazo. Cuando lo abrazo sintió la calidez de su cuerpo desnudo, al parecer no le importaba que estuviera sin ropa la mano de Wankix empezó a pasar por su cuerpo comenzando por su pecho y después bajando lentamente hasta llegar a mi vientre donde se detuvo para mirarlo a los ojos, sin decir una sola palabra lo volvió abrazar fuertemente como si nunca lo quisiera soltar, el correspondió el abrazo de la misma manera, no les importaba que estuvieran desnudos ni que sus penes para ese momento erectos se estuvieran tocando.

Incluso era agradable esa sensación de abrazar a alguien sintiendo el calor de su cuerpo, al levantar la mirada sus rostros quedan a escasos centímetros donde en un instante se besaron de una forma muy apasionada. En ese momento Wankix no sabía que pensar pero la sensación de los labios de aquel rubio sobre los suyos era indescriptible, el cosquilleo en su estómago fue más fuerte que nunca así como el sudor que emanaba de sus cuerpos, después de permanecer abrazados y besándose por unos segundos y cuando sus bocas se separaron le dijo.  

-“Lo siento, no pude contenerme, no pude evitarlo”. Dijo Winkex a Dougan.      

Para Dougan que sentía nuevamente excitado le fue evidente que Winkix también lo estaba por la tremenda erección que tenían ambos en ese momento Winkix se le quedo viendo su erección con una sonrisa. Dougan dando un paso hacia Winkix acerco sus labios a los suyos y le dio un apasionado beso, en ese momento nada más importaba para ambos solo se dejaron llevar, Dougan sentía su lengua húmeda intentando introducirse en su boca, permitiéndolo lo abrazo y suavemente bajo sus manos por su cuerpo para apretar sus nalgas a lo que Winkix respondió de la misma forma pero para sujetar y frotar su endurecido pene.    

Ambos se recostaron en la cama sin separarse aun besándose, acariciándose con frenesí Winkíx sintió como Dougan le apretaba sus huevos fuertemente En ese momento no sintió dolor solo placer, podía sentir su piel caliente junto a la suya mientras su respiración se volvía cada vez más agitada, su sudor mezclándose con el suyo e intercambiando sus cálidos alientos, Dougan se separó un momento para poder respirar el sudor se cuerpo hizo que la nueva sensación fuese mil veces mejor, sus cuerpos resbalaban con cada movimiento con mayor facilidad, mientras Dougan le daba una suave masturbación a Winkix.     

Winkix deslizo su mano hacia el ano de Dougan y empezó a jugar con él, lo acariciaba e intentaba introducir un dedo ocasionando que su corazón latiera aún más rápido que antes que era seguido por un calor intenso que brotaba de su cuerpo, su respiración era más intensa y al momento de lograr introducir su dedo le hizo soltar un fuerte gemido a Dougan.      

-¿Te gustó? Le pregunto Winkix.
-“Sí, me gusta mucho no pares por favor”. Respondió Dougan.       
-¿Quieres sentir algo mejor? Pregunto Winkix.           
-“Sí, lo que sea” Dijo Dougan.     

Al momento de decirlo Winkix dirigió a boca a su pene introduciéndoselo completamente, Dougan expertamente comenzó a succionarlo con fuerza como si se tratara de algo muy sabroso ocasionándole a Winkix espasmos y ganas de orinar, lo sacaba para lamer todo su glande jugándolo con su boca, el pene de Winkix estaba a punto de reventar después de apenas unos minutos de aquella grandiosa felación que Dougan le estaba haciendo pero antes de que pudiera correrse Winkix quería hacer lo mismo con su pene en erección. 

Winkix se recostó boca arriba y Dougan se coloque sobre él en cuatro patas dejando mis nalgas y ano su alcance, Winkix no tardo en meterse su pene dentro de su boca con un gran impulso se trago por completo, lo fui introduciendo lo más profundo que pude hasta llegar a sus huevos, su sabor era un poco salado y sentía como si fuera un globo lo que chupaba con la diferencia que estaba duro, mientras lo chupaba, sus dedos jugaban con su culito  dilatándolo más y más que introducía dentro de él,

A Dougan le gustaba como le abría sus nalgas pero lo más rico fue sentir en un instante la lengua calientita tocar su ano y recorrer todo el camino con su lengua desde su ano hasta su endurecido pene, ambos estuvieron así dos minutos hasta que la sensación combinada de tener su pene en su boca mientras el succionaba el mío y un dedo dentro de su ano ocasionó que el cuerpo de Dougan comenzara a temblar y sentir espasmos más fuertes que sumados a unas increíbles ganas de venirse mientras su cuerpo se contraía concluyo por expulsar la carga acumulada en sus huevos con mucha fuerza provocándole un primer gran orgasmo.

-“¡AAAAAHHHHHH!” Gimio Dougan.

Winkix se detuvo unos instantes y le pregunto, si estaba bien… Dougan no le respondíó, pero jadeaba visiblemente Winkix se deslizo por un lado para dejar aun en cuatro patas sobre la cama para empezar a mover su pene circularmente sobre el ano de Dougan, al sentir como su cuerpo se estremeció supo que estaba más que dispuesto a todo… empezó a le estocadas suaves como lentas, luego rápidas y fuertes, de pronto Winkix empujo su dura erección en un solo envión por su ano, que creía era virgen, se sentía como si lo fuera pero ya no más pensó para su mismo Winkix,

Dougan lanzo un alarido de placer y sin moverse espero a que Winkix empezara a moverse, con sus ojos apretados, por su parte Winkix sentía como el ano de Dougan latía y parecía apretar como aflojarse sobre su pene, como queriendo aún más… Claro producto de la excitación y el morbo del momento… Finalmente, comenzó a sacar y meter su ardiente erección de las entrañas de Dougan que casi de inmediato comenzó a gemir de placer.   

Al unísono, ambos gemían mientras el pene de Winkix entraba y salía en la habitación, solo se oía  el golpeteo de la pelvis de Winkix con las nalgas de Dougan que no dejaba de gemir aquello continuo por 20 o 25 minutos y como si estuvieran sincronizados, los dos eyacularon al mismo tiempo Winkix inundado el culo con su elixir, que fue abundante y caliente, tanto que al sacar su pene su semen comenzó a escurrir por las piernas de Dougan… fueron tal vez 4 o 5 fuertes choror, que ardientes llegaban hasta el fondo de sus entrañas  y con una estocada final, Winkix se desplomo sobre la cama con Dougan cayendo sobre su pene para luego darse un apasionado en la boca.        

Sus lenguas, era como si quisieran devorarse mutuamente, su lengua luchaban dentro de sus bocas y su saliva ahogaba su excitación. Pero pese a esa tremenda corrida cuando Winkix saco su pene de Dougan su palpitante erección aun seguía disparando largos y abundantes chorro de espeso  semen… había logrado por primera vez una eyaculación, como nunca antes, con las nalgas de Dougan llegas de semen jadeante encima de Winkix ambos quedaron besándose sobre la cama hasta quedarse dormidos.

Winkix se despertó cuando el seguro de la puerta de habitación sonó como si alguien lo intentara a abrir, Winkix no encontró por  ningún lado a Dougan, varios guardias de pronto entraron a la habitación, con los que Winkix forcejeo pero fue sometido rápidamente luego fue llevado aún desnudo a un gran patio donde fue sujetado a un sólido muro con grilletes bien empotrados en el muro, donde sujetaron sus muñecas y tobillos.

Ahí quedo Winkix por espacio de varias horas hasta que de pronto una puerta se abrió y Dougan apareció desnudo con una tremenda erección detrás de él un pequeño dragón venia felizmente caminando guiado por una cadena que Dougan sostenía, de inmediato Winkix supo que ese hermoso rubio que tanto placer le había dado no hacia tanto tiempo, quedo claro que no era un prisionero mas y que había sido engañado sin saber la razón de aquella farsa, Dougan con el dragón llegaron a donde estaba y dijo.

-“¿Como estas Winkix?” Dijo Dougan.
-“¿Quién eres en realidad Dougan?”. Pregunto Winkix.
-“Soy el señor y amo de estas tierras como castillo”. Respondió Dougan.

En ese momento Winkix comprendió que había intimado con su peor enemigo, iba a comenzar a insultarlo cuando Dougan hablo.

-“Déjame presentarte a mi mascota, se llama Willy y me temo que tiene algo para ti”. Dijo Dougan.

Winkix estaban con centrado en su rubio enemigo que no presto atención a que el pequeño dragón se había colocado debajo de él, y estaba olfateando sus huevos, Winkix sintió el cálido aliento de Willy que le hizo tener una tremenda erección, Willy pareció estar contento al ver la erección de Winkix.

De pronto una pequeña llamarada de color azul broto  de las fosas nasales del hocico del dragón, que hizo que el gran miembro viril de Winkix ardiera en llamas, fue como si su pene estuviese bañado en brea, la llama no se extinguió, de alguna manera pese a sentir dolor aquella llama sobre su pene lo hacía sentir como si alguien lo estuviera masturbando lentamente de pronto en medio de la desesperación y terror que le hicieron sentir a Winkix ver su pene en llamas una enorme descarga de su espeso broto de la punta de su miembro.

Mucha de la descarga blanca baño al Willy que se lamio aquella sustancia con especial gusto, fue en ese momento que Winkix comenzó a sentir un dolor indescriptible sus alaridos de dolor eran desgarradores y de pronto el dragón abrió sus fauces de manera monumental para engullirse tanto el pene en llamas como los huevos de Winkix los ojos de la bestia y Winkix se miraron fijamente antes de que esta le arrancara sus amados órganos viriles convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días, pese a lo brutal de aquello hubo muy poca sangre.

Cuando Willy dejo de masticar los órganos viriles de Winkix lanzo una llamara final que cauterizo cualquier sangrado que pudiera haber en su entrepierna, aquello fue todo Winkix se desmayo más que por dolor por la impresión de verse despojado de lo más preciado para él.

Winkix fue dejado en un lugar en donde sus hombres lo encontraron cabe señalar que luego de aquello nunca volvió haber un encuentro entre ambos feudos, y se dice que Winkix siempre repetía entre pesadillas el nombre de Willy, nadie sabía quién era ese que le causaba tanto miedo a su señor.

Aunque luego se supo de un enorme dragón que merodeaba por los altas llanuras que algunos llamaban “Willy el Dragón”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

WILL Y LAS PERVERSAS.

Will de 16 años era un adolescente caliente y listo para el sexo en cualquier momento con erecciones a todas horas y ganas de correrse también no dejaba pasar mañana y noche sin descargar sus huevos de la carga de semen que constantemente producían por lo que la masturbación era parte de su vida diaria desde los 14 años que descubrió lo que era masturbase gracias a un video de Internet, virgen aun estaba en busca siempre de alguna mujer......


WILL Y LAS PERVERSAS
Will de 16 años era un adolescente caliente y listo para el sexo en cualquier momento con erecciones a todas horas y ganas de correrse también no dejaba pasar mañana y noche sin descargar sus huevos de la carga de semen que constantemente producían por lo que la masturbación era parte de su vida diaria desde los 14 años que descubrió lo que era masturbase gracias a un video de Internet, virgen aun estaba en busca siempre de alguna mujer.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SOBRENATURAL] [SECUESTRO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Will de 16 años era un adolescente caliente y listo para el sexo en cualquier momento con erecciones a todas horas y ganas de correrse también no dejaba pasar mañana y noche sin descargar sus huevos de la carga de semen que constantemente producían por lo que la masturbación era parte de su vida diaria desde los 14 años que descubrió lo que era masturbase gracias a un video de Internet, virgen aun estaba en busca siempre de alguna mujer que le abriera las piernas para poder experimentar lo que era el sexo por primera vez.

Will no era feo y mucho menos tímido de hecho tenía un carácter bastante alegre y abierto, era bien desenvuelto con las chicas, pero aun virgen, pero todo eso cambio cuando una tarde cuando regresaba de la prepa (instituto) un camioneta cerrada se detuvo abruptamente a un costado, su puerta se abrió y un dardo impacto en su cuello, que lo dejo sin sentido en cuestión de segundos ni siquiera pudo gritar por auxilio nadie vio nada pues en ese momento transitaba a pie por una calle solitaria por donde cortaba camino para su casa.

Will despertó en lo que parecía ser una cueva estaba solo en ropa interior aquella caverna estaba sin ventana y solo una puerta de madera solida era la única entrada o salida de donde estaba, en su tobillo le había sido colocado un grillete de metal a la que se le unía una larga cadena, que sin embargo no le permitía llegar a la puerta, grito por horas y horas pero nada paso, se canso y se durmió profundamente a consecuencia del cansancio, hambre y aburrimiento pero de pronto Will se despertó súbitamente al escuchar que la puerta se abrió de repente.

Ante los ojos de Will una chica de unos 18 o 19 años de cabello negro largo hasta un poco mas debajo de sus hombros vestida apenas con una panti coloro rosa fuerte en la que se marcaban perfectamente sus labios vaginales, pero sus senos como el resto de su cuerpo estaba desnudo, los ojos de Will se abrieron grandes, al verla su pene tuvo una erección casi de inmediato, que hizo aparecer una sonrisa picara en el bello rostro de la chica que llevaba una bandeja en sus manos con algo de comida que acento a poca distancia de Will.

-“¡Hola soy Jiny! ¿Cómo te llamas guapo?” Pregunto la morena.
-“¡Me llamo Will!” Contesto el adolescente con algo de pena.
-¿Dime Jiny porque me han secuestrado? Pregunto Will algo nervioso.
-¡Lo siento lindo pero eso no te lo puedo decir! Respondió Jiny, añadiendo.
-“Ahora come y regresare en un rato para pasarle muy bien”. Dijo Jiny para besar en los labios a Will fue un beso largo como apasionado.

Jiny apenas separo sus labios de los de Will se puso de pie y se marcho dándole al adolescente un vista de sus impresionantes bien formadas nalgas que hicieron que su pene en erección aun diera un fuerte respingo.

Unas dos tres horas más tarde Jiny regreso, venia un balde en la que flotaba una esponja, se acerco a Will y sin decirle nada tomo la esponja y empezó a lavarle su cuerpo, solo con ese primer contacto Will quedo muy excitado por aquella situación que provoco que tuviera casi al instante una tremenda erección descomunal que alcanzo los 19 centímetros que quedo en todo su esplendor a la vista de Jiny debajo de su ropa interior que era la única prenda que cubría el cuerpo de Will.       

Jiny le quito su ropa interior a Will sin mayor esfuerzo para seguía frotando su cuerpo con la esponja húmeda y poco a poco bajo hasta su erecto pene donde comenzó a frotarlo suavemente, primero con la esponja hasta que la dejo a un lado para Jiny comenzar a hacer lo mismo pero sin esponja, acariciaba su pene suavemente para al cabo de uno minutos empezar a masturbarlo subiendo y bajando cada vez a una velocidad superior, Will no daba crédito a lo que estaba ocurriendo, pero pronto noto que se iba a correr, ella se dio cuenta y apretó la base de su polla cortando la eyaculación, de tajo y le dijo.          

-“Todavía no, cariño”. Dijo Jiny.

Ella entonces se dio la media vuelta dándole la espalda a Will para despojarse de su panty (braga) al agacharse el pene de Will en total erección quedo entre sus magnificas nalgas ya al desnudo, Will hombre al fin y al cabo no pudo resistirse a frotar su glande contra sus labios vaginales, lo que le produjo un  espasmo a Jiny quien jadeando le dijo. 

-“Ay cariño que caliente la tienes”. Lo que hizo excitar aun más a Will.   

Entonces Will sin dudarlo repitió dicha acción, que le dio un gusto tremendo como nunca antes había sentido en su corta vida Jiny de repente se gira y le da un beso en la boca que Will respondió de inmediato encantado, sus lenguas se juntaron y el baje una de sus manos hasta su raja toda afeitada sin un solo vello en toda su entrepierna, lo que dejaba admirar toda su belleza, Will  empezó a penetrarla con dos dedos como lo había visto en una porno, parecía que Jiny se moría de gusto por lo que saco los dos dedos y dejo de besarla, se le quedo mirando fijamente y ella se lleve esos dos dedos relucientes con sus flujos a la boca, lo que lo dejo sorprendido, y por supuesto, cuando Jiny termino de chupar sus dedos le dijo.   

-“¡Vamos… Cariño métemela!” Dijo Jiny con voz agitada.  

De inmediato Jiny tomo el pene de Will para dirigirlo a la entrada de su vagina, su pene no tuvo dificultad en entrar y de inmediato ella comenzó a moverse lo que hizo que Will empezara a penetrarla los gemidos de ambos pronto fue lo único que se escuchaba en aquella celda convertida en habitación ella seguía con sus gemidos, parecía que gozaba brutalmente, tanto como Will lo hacía, pues era la primera ver que lo hacía estaba siendo desvirgado por una de sus secuestrares pero en ese momento eso no le importaba.           

- “¡AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHH!”    Gemía Jiny.  
-“SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII!” Repetía ella una y otra vez.     
-“¡AAAAAAAAAAAAAHHHHHH!”
-“SIGUEE, SIGUEEE ¡DAME MÁS FUERTEEEE!” Pedía Jiny.       
-“¡ME CORROOOOOOOOOOOO!” Grito de repente Jiny.   

Jiny noto como se corría brutalmente mientras él la seguía bombeando sabiendo que no iba a aguantar mucho se estaba volviendo loco sentir como se corría mientras seguía penetrándola, y no se equivocaba unos dos minutos después Will se corría desfasadamente dentro de su vagina expulsando 6 o 7 grandes chorros con tal fuerza que llegaron hasta su útero.

Jadeante Will saco su polla de su vagina, aun chorreando semen aun y cayó de rodillas pues su piernas apenas podían sostenerlo Jiny se puso de cuatro patas ante Will tomo su pene para empezar a chupar su aun erecto pene limpiando los restos de sus jugos que había dejado sobre su pene, se lo chupaba tan bien que Will sentía que estaba en la gloria misma mientras él le tocaba los pezones de esas maravillosas tetas que tenia, y nuevamente sintió como se corría otra vez, esta vez no fueron tantos chorros los que golpearon contra su garganta, pero se podía apreciar como se le salía de la boca parte del semen que descargo en su boca.

Will cayo exhausto mientras Jiny se limpiaba el semen de sus labios y con semen chorreando entre sus piernas, tomo su ropa interior, sin ponérsela camino meneando sus magnificas nalgas hasta la puerta no sin antes decirle al desfallecido pero muy contento Will.

-“Estuvo muy bien cariño mañana vendré por mas, ahora descansa y repón tus fuerzas” Dijo Jiny.

Luego se marcho, dejando a Will que poco a poco se recupero de los dos enormes orgasmos que había experimentado durante su primera vez.

Durante las siguientes dos semanas todos los días unas horas después de llevarle su almuerzo Jiny y Will se enfrascaban en un tremendo encuentro sexual que los hacía gritar hasta correrse dando alaridos de placer, una tarde Jiny le trajo su almuerzo a Will y lo beso en los labios de manera muy sensual que dejo al adolescente muy excitado por lo que se comió su almuerzo sin sospechar que en esa comida estaría su perdición, y se quedo dormido a la espera de Jiny.

Will se despertó para encontrarse en otra habitación sobre una viga de madera apenas podía moverse, sin embargo logro ver a Jiny y a otra chica rubia, de senos pequeños incluso por lo menos en apariencia menor a Jiny estaba tan solo vestida con una ajustada panty, ella le dijo a Jiny.

-“Vaya ahora entiendo porque no querías que fuese procesado antes Jiny”. Dijo la rubia

Luego la rubio le dio algunas nalgadas a Will que pese a sentir el ardor que esas nalgadas le hicieron sentir no puso ni gemir, gruñir o gritar de dolor,  luego usando sus piernas le abrió sus piernas a Will lo que dejo sus huevos y pene colgando entre ellas.

La rubia sin piedad alguna, comenzó a patear los colgantes huevos de Will que incluso su cuerpo se elevaba unos milímetros de la viga con cada impacto de la pierna de la rubia sobre sus huevos que no dejo de patear hasta que sus huevos quedaron del doble de sus tamaño normal visiblemente hinchados Will que quería dar alaridos de dolor, no podía más que respirar aceleradamente, sin poder gritar por alguna razón.

Cuando la Rubia dejo de golpear los huevos de Will fue hasta una mesa y regreso con una tijera pero no solo eso sino con elastrador, ya cargado con dos ligas, dado lo hinchado que estaban los huevos de Will tuvo muchos problemas para pasarlos por en medio de las extendidas ligas, cuando paso los huevos de Will por las ligas, libero el seguro del elastrador y la liga se contrajo sobre el escroto del adolescente que sintió un terrible dolor de inmediato, todo su cuerpo comenzó a temblar y sacudirse sin control, todo esto ante la mirada de Jiny que observaba todo con los brazos cruzados solo vestida con su panty rosa.

La rubia espero a que el cuerpo de Will dejase de sacudirse para tomar la enorme tijera que había traído y coloco las afiladas cuchillas entre ambas ligas castradoras colocadas en su escroto para cercenar su bolso de piel con su contenido viril en su interior de un solo corte, que quedo en la mano de la rubia, el cuerpo de Will se sacudió con fuertes convulsiones de dolor, sus ojos se pusieron en blanco y antes de perder el sentido de nuevo escucho la rubia decirle a Jiny.

-“Aquí tienes tu trofeo”. Dijo la rubia Jiny.

Will despertó, en un hospital, castrado para el resto de sus días, lloro mucho por su perdida, aunque conto todo a las autoridades jamás encontraron a mujeres con la descripción que el conto ni con el lugar que también describió pero desde su incidente otros tres casos parecidos han aparecido todos ellos de adolescentes castrados, las autoridades las llamas “las perversas”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

WECKGRAN

Aquella tarde un nuevo contingente de hombres todos desnudos entraba por las enormes puertas de la caverna que daba cabida al mundo subterráneo de los orcos, aquellos hombre habían sido capturados luego de la caída de una ciudad del hombre en ese mundo dominado por la magia, la espada y bestias salvajes, la caverna era tan grande que parecía no tener fin, era el hogar de cientos de miles de Orcos que alegremente vieron desfilar a esos pequeños humanos ......


WECKGRAN
Aquella tarde un nuevo contingente de hombres todos desnudos entraba por las enormes puertas de la caverna que daba cabida al mundo subterráneo de los orcos, aquellos hombre habían sido capturados luego de la caída de una ciudad del hombre en ese mundo dominado por la magia, la espada y bestias salvajes, la caverna era tan grande que parecía no tener fin, era el hogar de cientos de miles de Orcos que alegremente vieron desfilar a esos pequeños humanos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENE] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Aquella tarde un nuevo contingente de hombres todos desnudos entraba por las enormes puertas de la caverna que daba cabida al mundo subterráneo de los orcos, aquellos hombre habían sido capturados luego de la caída de una ciudad del hombre en ese mundo dominado por la magia, la espada y bestias salvajes, la caverna era tan grande que parecía no tener fin, era el hogar de cientos de miles de Orcos que alegremente vieron desfilar a esos pequeños humanos ya que los Orcos eran altos y robustos de casi tres metros en comparación de los 1.70 de los hombres en promedio.

La larga fila de cautivos todo hombres ya que los orcos no capturaban mujeres pues no les eran de provecho, tampoco niños, esto era debió a dos razones la primera que los hombres eran mejores esclavos para trabajos forzados y en segunda que los hombres podían aportar un articulo proteínico muy apreciado para los orcos en especial para las hembras, que disfrutan de aquel manjar con inusual desborde de pasión y lujuria, todos los cautivos fueron llevados hasta una parte muy profunda de la caverna donde fueron encerrados no sin antes cada uno de ellos ser encadenado.

A todos se les coloco un anillo de metal en el cuello con sus manos encadenadas a la espalda y conectadas al collar por detrás, Kurvan era una aguerrida hembra orca, en su juventud había sido una guerrera destacada, incluso había perdido su ojo derecho a consecuencia de una herida, ella era la encargada junto a otras seis orcas de la extracción de ese producto tan deseado como suculento para ella y el resto de su raza, pero Kurvan también obtenía algo de placer como diversión en el proceso, antes de extraer de cada hombre lo que deseaban los orcos.

Desde la llegada de está nuevo lote de machos humanos había provocado todo un revuelo en la ciudad orco, todos ya deseaban que llegase la cena pues todos deseaban probar el manjar que tanto deseaba por lo que las encargadas entre ellas Kurvan se pusieron a trabajar de inmediato, por lo que pronto la cavernas de aquel mundo comenzaron a retumbar con los gritos y alaridos de los cautivos humanos cuando eran despojados de sus posesiones más preciadas como hombres, sin que pudieran hacer nada para evitar ser despojados de ellos por las orcas que los superaban en fuerza y tamaño.

Kurvan luego de despachar a algunas docenas de machos decidió que era hora de tener algo de diversión, ella de una altura de 1.97, piernas y brazos fuertes con dos prominentes nalgas, una raja entre sus piernas oscura aunque sin velo alguno ya que a las hembras orco no les crecía vello en sus sexos, con dos tetas enormes casi del tamaño de una cabeza y media de un humano, con dos pezones oscuros como carnosos, con un corte de cabelle con una única cresta que atravesaba su cráneo desde su frente hasta su nuca, con el parche que cubría su ojo derecho.

Kurvan fue a donde estaban los cautivos aterrorizados sabiendo lo que les esperaba, y más habiendo escuchando los gritos de los hombre anteriores que habían sido llevados por ella o sus compañeras, ella busco entre todos aquellos cautivos hasta dar con uno con las características físicas que ella deseaba, aquel era un hombre rubio, delgado pero de pene y huevos evidentemente desproporcionado con el resto de su cuerpo, sobre todo sus huevos pero más que nada ella buscaba que tuviera un enorme falo que la pudiera complacer, tomo al macho y se lo llevo cargando hasta otro sitio en donde podrían estar solos.

Ahí ella mostrándole los grandes colmillos que sobresalían de la boca de Kurvan, ella tomo su pene con su fuerte mano, tomo el pene del hombre entre 25 y 26 años, para comenzar a estimularlo, simplemente hasta que su pene joven y viril no pudo resistirse a los toqueteos por lo que comenzó a crecer hasta llegar a su longitud total, con sus 25 cm de solida carne viril, Kurvan sonrió al ver aquella linda erección se inclino y se la metió en la boca, raspando la sensible pie del tronco como glande con sus afilados colmillos,

El joven rubio pensó que ella le iba a arrancar su virilidad de un mordisco, cerró los ojos y espero el dolor que los afilados colmillos de la orca le iba a provocar cuando penetran en su dura erección pero en lugar eso, sintió como su glande llego hasta la garganta de ella, que comenzó a mover su larga lengua sobre la parte baja de su glande rodeando el resto de su erección, lo que le hizo dar un gemido de placer sin que pudiera contenerse por el enorme placer que estaba sintiendo en ese momento.   

-“AAAAAAAAAAHHhhhh”. Gimió el rubio.

Kurvan le estuvo dando la mejor mamada de su vida por varios minutos raspando por instantes con sus colmillos la sensible piel de su erección que lejos de dolerle le causaron aun más placer al rubio, quien sentir como su miembro viril estaba en riesgo constante lo tenía muy excitado como nunca antes, de pronto aquella mamada como nunca antes en su vida había sentido ceso, con ella sacándose su pene de su boca, pero arrojarlo al suelo, para Kurvan ponerse sobre el rubio en cuclillas, restregando su pene sobre la enorme raja entre sus piernas sobre su rostro.

El rubio supo lo que ella quería, sin que ella le dijera nada uno de sus gruñidos le indico que comenzara, por lo que saco su lengua para comenzar a pasarlo por su enorme raja, desde abajo hasta una enorme protuberancia en la parte de arriba que se inflamo casi sobre saliendo de entre sus labios como un pequeño pene, cada que la lengua del rubio pasaba sobre esa protuberancia Kurvan se retorcía al tiempo que lanzaba un pequeño gruñido y se tomaba sus enormes tetas con sus manos para apretarse sus erectos pezones con sus dedos incrementando el placer que sentía.

Kurvan disfruto de la lengua del rubio hasta que mojo de sus jugos luego de alcanzar un fuerte orgasmos todo su rostro, en ese momento aun con sus fuertes piernas temblando se movió para colocar su pelvis sobre la pelvis del rubio, tomo su pene aun en erección para comenzar a restregar su glande por toda su mojada raja para luego colocar la cabeza de su pene en la entrada de su vagina, bajo un poco y sintió como su glande entro en ella, mirándolo al rostro Kurvan dejo caer todo el peso de su cuerpo sobre la pelvis del hombre.

Los huevos del rubio rebotaron contra las grandes nalgas de ella por el tremendo sentón que recibió, sintiendo al mismo tiempo como su pene se hundió en el interior del sexo de la orca, quien lanzo un gruñido de placer que contrasto con el gruñido del rubio que además de ser de placer también estaba mezclado con algo de dolor, Kurban no dudo en comenzar a moverse, moliendo su pelvis la pelvis del hombre bajo ella, con sus enormes tetas rebotando ante la cara del rubio que hipnotizado sentía un enorme placer y dolor.

La cabalgata salvaje y sin control de Kurban era desenfrenada ambos gemían aunque el rubio no solo lo hacía de placer sino también de dolor pues con cada brutal sentón de la orca sus huevos colisionaban contras su nalgas tan fuerte que le causaba dolor, el pobre hombre trato de aguantar lo mas que pudo pero la vagina donde su pene no dejaba de entrar y salir parecía que se lo succionaba como si le estuviera haciendo una mamada además de la fricción que ejercía sobre las paredes de su pene, apenas logro aguantas 15 minutos antes de que explotara.

-“AAAHHHHH”. Gimió con fuerza el Rubio.

Mientras descargaba una enorme carga de su espeso semen en el interior de la orca, que pese a sentí los potentes chorros de leche del humano inundar el interior de su sexo no dejo de cabalgarlo pese a este termino de correrse, ella también se había venido para ese momento pero deseaba más, por lo que espero hasta que el hombre se vino por segunda vez y ella alcanzo su cuatro orgasmo 20 minutos después de su primer corrida para detenerse, sacándose su palpitante pene de su interior, apenas lo hizo de su vagina broto una gran chorro de semen mezclado con sus jugos.

Muy sonriente Kurban hizo poner de piel al exhausto joven para tomar con gran cuchillo con su mano izquierda mientras con su mano derecha tomo los huevos y pene aun en semi erección para casi alzarlo de ellos, el hombre comprendió lo que ella pretendía hacerle y comenzó a suplicarle.

-“¡No, No, POR FAVOR NOOO!”
-“PUEDO DARTE AUN MAS PLACER NOOO”. Suplicaba el joven.

Pero Kurban como buena guerrera orca no entendía su idioma, ni sabía lo que era la compasión pero si sabía que deseaba probar ese pene y huevos que tanto placer le habían dado en la cena de esa noche, con un rápido corte con el cuchillo con una afilada hoja especialmente diseñada para la castración, le cerceno tanto los huevos como su pene al joven rubio quien puso los ojos en blanco dio un terrible alarido de dolor y se desmayo.

-“HHHHAAAAAAAAAAAAAYYYY”. Grito el rubio.

Kurban tomo un trozo de un madero encendido y cauterizo la herida sangrante en la entrepierna del joven, cuyo cuerpo apenas se sacudió cuando sintió la llama en su entrepierna, luego saco sus dos huevos de su saco de piel y los arrojo a un cubo en donde otros cien testículos ya reposaban luego arranco el bolso de piel aun unido a su pene de un tirón y arrojo el pene sangrante a otro cubo, un orco hembra entro cuando Kurban salió a buscar a mas victimas para llevarse al recién anulado humano a otra parte si lograba sobrevivir seria un esclavo por el resto de sus días.

Esa noche todos los orcos se dieron un festín con los penes y huevos que consideraban el mejor plato que pudieran degustar de los cientos de hombre castrados y anulado esa tarde, Kurban difruto en especial de los penes y huevos de los hombres que le dieron placer con inusual gusto, sintiendo como su vagina se humedecía mientras degustaba los huevos que alguna vez fueron del joven rubio ahora anulado para todo el resto de su vida.

El sobreviviría a su anulación convirtiéndose en un esclavo servil y sumiso en ese infierno orco conocido como “Weckgran”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VENGANZA DEL MAYOR

Douglas de 34 años era un joven como gallardo oficial de la caballería, estaba asignado al fuerte Hurt cuando la noticia de la caída del fuerte Waltan a manos de los indios rebeldes que acabaron con toda la guardición del fuerte incluido su hermano y padre que era el comandante del fuerte, pero no solo eso según los médicos hubo sobrevivientes entre ellos su hermano que fueron además de violados salvajemente......


VENGANZA DEL MAYOR
Douglas de 34 años era un joven como gallardo oficial de la caballería, estaba asignado al fuerte Hurt cuando la noticia de la caída del fuerte Waltan a manos de los indios rebeldes que acabaron con toda la guardición del fuerte incluido su hermano y padre que era el comandante del fuerte, pero no solo eso según los médicos hubo sobrevivientes entre ellos su hermano que fueron además de violados salvajemente.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN] [GUERRA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Douglas de 34 años era un joven como gallardo oficial de la caballería, estaba asignado al fuerte Hurt cuando la noticia de la caída del fuerte Waltan a manos de los indios rebeldes que acabaron con toda la guardición del fuerte incluido su hermano y padre que era el comandante del fuerte, pero no solo eso según los médicos hubo sobrevivientes entre ellos su hermano que fueron además de violados salvajemente, fueron torturados  horriblemente hasta la muerte, como su hermano por lo que Douglas juro vénganse del jefe de esos salvajes así fuese lo último que hiciera en la vida.

Douglas siendo el único sobreviviente de su familia heredo la fortuna familiar, la casa, las haciendas y plantaciones de tabaco, le tomo dos años ser liberado el ejercito, en realidad pidió una licencia de 5 años lo que le fue concedido con el grado de Mayor, usando su gran fortuna contrato a unos 100 hombres y comenzó a dar casa a esos indios que tomaron el fuerte Waltan, pero las cosas estaban complicadas dado que los atacaron el fuerte se habían dispersado luego del ataque por lo que concentro sus esfuerzos en el jefe indio que dirigió el ataque.

La casa del jefe Awatak de 38 años para ese momento ya había tomado varios meses cuando el grupo de Douglas ya de 36 años recibió un aviso de uno de sus hombres dedicado a buscar entre los pueblos, villas y escondrijos donde le informaba que Awatak estaba oculto en una montaña a 120 km de donde se encontraba con 30 hombres, de inmediato Douglas reunió a sus hombres y cabalgando día y noche llegaron a la tarde siguiente a su destino, viendo que estaban en desventaja y tomarlos por sorpresa era poco realista decidió esperar a que bajaran, estaba seguro que no iban a tardar en moverse.

Cuando Axatak abandono la montaña con sus hombres fue rápidamente interceptado por los hombres de Douglas y él mismo, una pequeña refriega, entre ambos grupos se desato Awatak fue golpeado en la nuca cayendo de su caballo y un fuerte golpes en la cabeza lo dejo inconsciente el resto de sus hombres los que no fueron muertos huyeron dejando a su líder a merced de Douglas que no podía esperar para comenzar con su venganza, Awatak fue llevado a un claro en el bosque cercano, donde fue amarrado de tal forma que sus nalgas quedaron elevadas y su pecho sobre la tierra.

Douglas hizo que todos sus hombres se fueran y lo dejasen solo, se quito la ropa quedando solo con su sombrero, sus guantes y botas su bello cuerpo esculpido como si fuese una estatua griega clásica quedo al descubierto como su pene que era largo de 22 cm curvo hacia arriba, acompañado de dos grandes testículos, y una gran mata de vello púbico rubio del mismo tomo que el cabello en su cabeza, sus fuertes piernas contrastaban con su enorme falo masculino listo para la acción.

Awatak no tardo en despertar, trato de moverse pero no pudo estaba fuertemente atado, luego de algunos minutos sintió unas fuertes manos enguantadas sobre sus expuestas nalgas, que se las abrieron para dejar al descubierto su oscuro ano, cerrado y con algo de vello, sintió un aliento entre sus nalgas por unos segundos antes de escuchar una voz.

-“Ahora vas a sentir lo que debió sentir mi hermano cuando lo violaste maldita escoria”. Dijo Douglas.

Terminando de hablar, con sus nalgas abiertas le escupió directamente sobre su ano para incorporarse y colocar su babeante glande sobre el ano de Awatak.

Douglas comenzó a hacer presión sobre el ano de su enemigo, mientras este intentaba impedir que aquel trozo de carne entrara en él, pero Douglas lo agarro por las caderas con sus manos enguantadas para poder hacer mayor presión lo que hizo el trabajo, introduciendo su hinchado glande rosado en las entrañas de Awatak.

-“Te voy a dar el mejor masaje anal que hayas tenido en tu vida, gózalo que será tu ultimo gozo en tu vida”. Dijo Douglas cegado por el odio y la excitación.        

En eso mete la cabeza de su pene, sintiendo un leve ardor sobre su glande cuando entra aun más, Awatak se quedó quieto por algunos segundos mientras le iba enterrando toda su pene en él, Douglas gimió victorioso al saber que desde ese momento ese culito era suyo, sin compasión una vez con su pene todo dentro empezó a bombearlo lentamente, sintiendo como el indio sentía dolor, se sentía lleno, se sentía como si se fuese a partir en dos ó algo parecido pero luego ese dolor desapareció pero le quedo una sensación de miedo mezclado con placer a Awatak.  

Douglas lo penetraba por completo sintiendo sus enormes testículos aplastarse contras las nalgas morenas del indio para después sacar su pene por completo para sentir como se estremecía, mientras se reía al ver las muecas que hacía por lo que incremento sus embestidas, esta vez, su pene entraba completamente y sus embestidas eran fuertes como sin piedad dándole a entender que su culito era de él, después sus bombeos aun fueron más fuertes Douglas no paraba de gemir mirando como su pene se perdía en el interior de Awatak, que cada vez penetraba con más fuerza causándole una gran erección que se pego a su vientre.

-“¡OOOHHHHHH!” Gimió Douglas de repente.

De ahí en adelante sus embestidas aumentaron más y más y su respiración se acelero sin control, que eran de forma desesperada con su pene palpitando.

-¡Ohhhh Aghhhhh Dios Oh sí! Gimió Douglas.

Fue justo el momento en que seis chorros de semen salieron expulsado con mucha fuerza de su palpitante erección dentro de las entrañas de Awatak que sin poder evitarlo soltó una gran cantidad de semen como nunca antes había expulsado en su vida. Jamás ninguno de los dos había eyaculado tanto semen en su vida, por supuesto eso les produjo tremendos orgasmo a ambos como nunca antes en su vida.           

Douglas sintió su erección aun palpitando dentro del culo de Awatak por uno segundos antes de sacarlo, para apreciar como su ano palpitaba tratando de cerrarse con un rio de su semen mezclado con la mierda de él comenzó a fluir hasta sus colgantes huevos.

Douglas medio tambaleándose a consecuencia de su tremendo orgasmo, levanto a Awatak con sus potentes brazos para darle tres fuertes golpes en su rostro y abdomen que lo dejaron de nuevo fuera de combate, rápidamente aprovecho eso para desamarrarlo y llevarlo hasta un poste que sus hombre habían bien anclado al suelo, en donde lo amarro de nuevo por los tobillo y muñecas.

A Douglas se le hizo eterno la espera mientras Awatak de nuevo volvía a la consciencia, Douglas aun desnudo y con una tremenda erección esperaba que despertara con el sable de su padre en su mano derecha, tenía planeado algo terrible para matar al indio de una manera de lo más sádica como cruel, estaba de nueva cuenta cegado por el odio, su deseo de venganza estaba de nueva cuanta gobernando sus acciones y no iba a parar hasta obtener lo que por largo tiempo había esperado, sobre todo no teniendo su venganza en sus manos.

Awatak regreso a la conciencia para ver a Douglas frente a él desnudo con su mano enguantada masturbándolo, su pene aun  chorreaba algo de semen de la punta que pronto alcanzó su tamaño total que era incluso aun mas grande que el de Douglas no solo eso sino que además más grueso, lo que enojo aun mas al rubio oficial, que dejo de mastúrbalo para tomar su bien dotado miembro por su enorme glande y sin decir una sola palabra coloco la punta del afilado sable una vez de su padre justo en el ojo del glande de Awatak.

Quien miro a Douglas con terror mientras este comenzó a ejercer presión con él sable sobre su erecto pene, el sable comenzó a penetrar en el miembro viril, cortándolo lo que hizo que Awatak comenzara a gritar de dolor, no suplicaba solo gritaba mientras la sangre comenzó a chorrear y salpicar no solo sus piernas sino también las de Douglas, que no dejo de hundir la larga hoja de la espada en su erección, dividiendo el magnífico pene casi por la mitad, cuando la punta del sable llego a la base del pene Douglas con una mueca de malicia hizo un rápido moviendo y las dos piezas del pene de Awatak cayeron cercenadas sobre el charco de sangre en el suelo a los pies del Awatak.

El cuerpo de Awatak comenzó a convulsionar de dolor, pero Douglas no paró ahí, él quería destruir al indio, tomo sus huevos bañados en sangre para ese momento para con su sable arrancarlo, cortarlo de su entrepierna un gran chorro de sangre broto en ese instante, Awatak dio un alarido de dolor final y se desmayo, Douglas estaba tan excitado y poseído por su venganza que ni siquiera noto que se había vuelto a venir sin siquiera tocarse solo por la excitación que sintió al despojar de más odiado enemigo de su virilidad.

Douglas dejo a Awatak sangrando sobre aquel poste, dejándolo desangrar con sus huevos colgando de una de sus manos, Douglas se reunió con sus hombres ya vestido pero una tremenda erección aun era evidente en su entrepierna pero ninguno de ellos dijo nada, su segundo al mando se le acerco y le pregunto de forma algo tímida.

-“¿Douglas lo mataste?” Le pregunto uno de sus hombres.

Douglas lo miro fijamente y le respondió casi de forma casual.

-“¡Hice algo aun peor!” Respondió Douglas.

Acto seguido arrojo a los pies de su hombre los huevos de Awatak, sus hombre al comprender lo que era esa masa de carne ensangrentada, todos tuvieron una tremenda erección cuando montaron para alejarse cabalgando siguiendo a su realizado líder que había alcanzado su buscada venganza.

Años más tarde ya casado Douglas regreso a las filas del ejército en donde los rumores sobre lo que hizo lo que sus hombre a su mando llamaba la “Venganza del Mayor”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VENDIDO POR FAMILIA

Cuando la pobreza entra por la puerta el amor sale por la ventana decía una canción y dicho popular que no está del todo mal, Vince era el menos se seis hermanos su familia eran los pobres de los pobres en la colonia marginal a las afueras de aquella gran ciudad sus dos hermanos mayores artos de la pobreza extrema en la que vivían a penas cumplir los 18 años se habían ido dejando a su familia a su suerte, pero su partida no soluciono para nada la situación económica de su familia, por lo que su padres alcohólico no dudo en vender a Vince......


VENDIDO POR FAMILIA
Cuando la pobreza entra por la puerta el amor sale por la ventana decía una canción y dicho popular que no está del todo mal, Vince era el menos se seis hermanos su familia eran los pobres de los pobres en la colonia marginal a las afueras de aquella gran ciudad sus dos hermanos mayores hartos de la pobreza extrema en la que vivían a penas cumplir los 18 años se habían ido dejando a su familia a su suerte, pero su partida no soluciono para nada la situación económica de su familia, por lo que su padres alcohólico no dudo en vender a Vince.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Cuando la pobreza entra por la puerta el amor sale por la ventana decía una canción y dicho popular que no está del todo mal, Vince era el menos se seis hermanos su familia eran los pobres de los pobres en la colonia marginal a las afueras de aquella gran ciudad sus dos hermanos mayores hartos de la pobreza extrema en la que vivían a penas cumplir los 18 años se habían ido dejando a su familia a su suerte, pero su partida no soluciono para nada la situación económica de su familia, por lo que su padres alcohólico no dudo en vender a Vince por aquella enorme cantidad de dinero que nunca en su vida había tenido.

Aquella mujer le había dicho al padre de Vince que se llevaría al adolescente de 14 años lejos donde le daría educación, alimentación y una vida que él nunca le podría dar, no fue difícil convencerlo cuando ella le mostro la maleta con el dinero en efectivo, esa misma noche su padre condujo a Vince a donde la mujer le indico, su padre no le dijo mas al sorprendido adolescente que debía irse con la atractiva mujer de no más de 43 años elegantemente vestida.

Ella dijo llamarse Mara, quien llevo a Vince al aeropuerto, donde abordaron un jet privado, que los llevo muy lejos de la ciudad que era su único mundo conocido hasta ese momento, cuando el avión aterrizo luego de casi 12 horas de vuelo un auto muy lujoso los esperaba en la pista que los condujo a una lujosa mansión, en donde luego de comer Mara condujo a Vince a una lujosa habitación en donde le dijo que permaneciera que se bañara si deseara y se durmiera luego ella se marcho cerrando por fuera.

Durante dos meses Vince fue atendido y alimentado como nunca antes en toda su vida su escuálido cuerpo en la que sus costillas se marcaban en su piel pronto gano peso quedando con el cuerpo de un adolescente normal, delgado pero ya no famélico, cuando el joven cuerpo de cabello pelirrojo de Vince estuvo lo suficiente saludable por lo menos en por fuera, Mara entonces tomo al adolescente y le entrego un tanga tan pequeña que apenas le cubría su genitales y se perdía entre sus apretaditas como blancas nalgas, Vince tuvo que ponérsela enfrente de Mara lo que le provoco una gran vergüenza.

Ya con la tanguita negra que hacia lucir un buen paquete pese a su edad de Vince, en su entrepierna, Mara llevo al adolescente visiblemente nervioso por los elegantes pasillos de aquella mansión hasta llegar a una puerta que estaba marcada con un cartel en la puerta que decía “Estudio 1”, lo primero que Vince vio al entrar a esa habitación fue una cama una gran cama con brillantes sabanas satinadas justo en medio de la gran cama un adolescente muy bella tal vez la más bella que Vince había visto en su vida estaba acostado completamente desnuda.

La chica de profundos ojos azules, cabellera rubia larga hasta casi sus nalgas que eran paraditas y blancas, que daban paso a largas piernas torneadas, apenas eran opacadas por sus pequeños senos como dos pelotas de softball, coronados por dos aerolas pequeñas y pezones en el centro color rosa, un poca más abajo una vagina que cuando ella se movió abriendo las piernas para bajar de la cama Vince noto que era rosadita como sus pezones, su pene de inmediato obtuvo una erección era la primer mujer que veía desnuda en su vida, y su erección fue imposible de ocultar dada la pequeña prenda que portaba.

La bella adolescente como de su misma edad rio al ver su evidente erección, Mara también rio levemente y presento a Vince con ella a la que llamo Cielo, ella se le acerco a Vince y le dio un beso en los labios lo que turbo mucho al adolescente, luego de una pequeña charla en la Mara llevo la palabra dominante, Mara le informo a Vince que estaba ahí para protagonizar una película porno, VInce no sabía qué era eso, pero Mara le dijo que no se preocupara que pronto Cielo le iba a explicar.

Luego de darle algunas explicaciones e instrucciones ella se fue, las cámaras para filmar el encuentro en ambos adolescentes estaban ocultas en las paredes, un total de 12 cámaras de alta resolución se encargarían de tomar la acción desde cualquier ángulo posible, Mara se marcho apenas terminar de dar sus instrucciones dejando a los dos adolescentes en la habitación, ambos escucharon como cerró la puerta por fuera al marcharse. Apenas ella se marcho Cielo tomo a Vince para llevárselo a la cama, una vez al borde de la cama luego mirarlo a los ojos por unos segundos sin decir nada.

Cielo comenzó a besarlo, primero fue un beso suave pero poco a poco fue aumentando la intensidad mientras una de sus manos se introdujo en su pequeña prenda para tomar su pene y comenzar a masturbar Vince, cuya  inexperta boca apenas podía seguirle el ritmo a Cielo, ella respiraba fuerte y jadeaba, con su otra mano comenzó a acariciar su espalda bajando lentamente hasta llegar a sus nalgas, las acaricio, Cielo hizo que las manos de Vince hicieron los mismo que les apretara sus nalgas, y cuando lo hizo ella soltó un pequeño gemido de placer que sorprendió a Vince.

Ella hábilmente introdujo su lengua entre sus tiernos labios, comenzó a juguetear con su lengua, ella era toda una experta y podía seguir sin dificultad, se estuvieron besando como si fueran dos amantes, consumados lentamente y sin dejar de besarse se acostaron en la cama, si bien los senos de Cielo aun era los de una niña, sus tetas obviamente estaban en desarrollo, pero de todas formas ella hizo que Vince le chupara sus pezones y cuando lo hizo Cielo gimió suavemente.     

Luego de algunos minutos Cielo hizo que Vince bajara poco a poco besando todo su abdomen, lentamente hasta por fin su boca quedar frente a su rajita, rosita, cerradita y lampiña, que hizo que Vince empezara a lamer, comenzando con su clítoris, sus labios mayores, que él chupaba, besaba, pasando su lengua por toda su vagina que ya comenzaba a mojarse, mientras ella gemía, realmente empezaba disfrutar. Aquello duro varios minutos hasta que Cielo aparto a Vince.

Pero solo lo aparto levemente ya que era el momento, de despojarlo de su pequeña prenda negra, cuando lo hizo ella descubrió su pene completamente erecto de unos 17 cm, Cielo se quedó muy sorprendida, con la boca abierta y sus ojos como platos, pese a haber visto otro penes de adolescentes como Vince que nunca había visto una de alguno de ellos de ese tamaño, apenas se lo lambio unos pocos minutos, corrió su prepucio y se metió su glande a su boca Vince casi se corre del placer que sintió.

-“¡AAAAHHHH!” Gimió Vince.

Lentamente luego de dejar su pene hizo que Vince se pusiera sobre ella, parecía que sabía muy bien todo aquello porque casi por instinto separó sus piernas, e hizo colocar el ensalivado pene en erección de Vince en la entrada de su rajita, quien la miro a los ojos y le preguntó de manera demás inocente.

-“¿Estas lista Cielo?” Pregunto Vince.   
-“Si, vamos hazme tuya”. Le respondió Cielo. 

De inmediato ella hizo que Vince presionara punta de su pene en su rajita y de un solo empujón le metió su glande, lo que provoco que ambos dieran un gemido de placer aunque el de Vince fue casi un alarido de placer al sentir su glande por primera vez dentro de un sexo femenino.

-“AAAAAAAHHHH”. Gimieron ambos.

Pese a no ser virgen la rajita de Cielo estaba muy estrecha, ella no gritaba, por el contrario parecía estar muy excitada, Cielo hizo que Vince la besara en la boca, en el cuello, los pezones, acariciara sus piernas, nalgas, muslos, pies, mientras su vagina se acostumbraba a las dimensiones de la dura erección de Vince, pasados unos instantes impulsado por un instinto innato Vince comenzó lentamente a meter el resto de su pene, entró con relativa facilidad, y al cabo de unos segundos ya estaba con sus embestidas, primero fueron despacio pero poco a poco subió la intensidad, ella movía sus caderas haciendo aun más grande el placer para ambos. 

-“Ay si, así, se siente muy rico”. Decía Cielo.  
-“Házmelo más fuerte más fuerte”. Jadeaba Cielo a Vince.  

Que sintiéndose dominado por una fuerza desconocida obedeció aquellas palabras por lo que  comenzó a embestirla con todas sus fuerzas, Cielo gemía y gritaba de placer, pues estaba disfrutando como una poseída, en medio de estas fuertes penetraciones Vince sintió como el cuerpo de Cielo comenzó a temblar y su vagina de inundo de liquido, mientras ella exclamo en completo estado de éxtasis.

-“¡ME VENGO! ¡ME VENGOOO! AAAHHHHHH”. Dijo Cielo.

Entonces ella tuvo un orgasmo muy fuerte, se contorsiono, estaba temblando, Vince no sabía que era todo eso pero le gusto, al mismo tiempo lo hizo perder el poco control que tenia apene bastaros tres últimas embestidas y Vince se vino dentro de ella lanzando 4 o 5 chorros calientes, que pudo sentir como llenaba el interior de su rajita, apenas termino de correrse se arrojo en la cama junto a ella, Vince a los pocos segundos aun jadeante se incorporo, vio su vagina de la que brotaba su semen como su jugos sintiéndose por alguna razón en ese momento más hombre y feliz que nunca antes en toda su vida, para rematar ambos se besaron con pasión por varios minutos hasta quedarse dormidos.

Cuando Vince se despertó Cielo ya no estaba a su lado deseaba seguir haciendo aquello que tanto gusto le dio pero Mara le hizo poner su pequeña prenda para llevarlo a su habitación, donde le dijo que se bañara, durante los próximos cuatro meses Vince participo en toda clase de películas porno no solo con Cielo, sino con otras chicas de su misma edad e incluso mujeres aun mayores en edad que Mara, también participo en orgias donde otros chicos de edad o mayores se unieron y ese era el único contacto que tenia con otras personas además de Mara.

Una tarde Mara fue por Vince a quien le faltaban tres meses para cumplir 15 años, el adolescente se imagino que Mara lo iba a llevar para otra sesión se sexo, por lo que muy felizmente la acompaño, pero esta vez Vince no fue llevado al lugar de siempre en su lugar fue llevado hasta una puerta marcada como “Estudio 5”, aquello se le hizo extraño pero no le importo ya solo quería disfrutar fuese la escena que le fuesen a asignar al entrar a la habitación se topo con algo totalmente diferente.

Adentro dos hombres mayores que rondaban los 50 años estaban arreglando todo las ventanas incluso habían sido taparas con sabanas color crema, Mara le dijo a Vince que se desnudara lo que hizo sin pena alguna ya estaba acostumbrado a hacerlo frente a ella o extraños, un joven como de 19 o 20 años rápidamente separo a Vince de Mara, para llevarlo a una de las ventanas donde lo amarro, con las manos en alto, con una cuerda negra delgada con la que recorrió su cuerpo desnudo hasta legar a su tobillos que también amarro a dos aros empotrados en la pared.

Finalmente el chico tomo los huevos de Vince y los amarro fuerte con la cuerda en la parte alta de su escroto, Vince se quejo un poco pero el chico termino rápido, luego amarro lo que sobro de la cuerda a una polea que estaba único a un motor eléctrico, seguidamente mientras los dos hombres tomaban sus cámaras de vídeo el chico le coloco una mordaza en la Boca a Vince, apenas termino de colocarle la mordaza el chico se retiro para no salir en cámara, pues los dos hombres comenzaron a grabar justo cuando accionaron el motor eléctrico.

De inmediato la cuerda que colgaba de los huevos de Vince se tenso de forma fuerte, lo que hizo que la pelvis de Vince se fuese hacia adelante buscando aliviar algo de la presión que tanto dolor le causo de manera inmediata, todo el cuerpo de Vince se tenso al máximo comenzó a sudar copiosamente aquello no era su idea de placer que tenía en mente al salir de su habitación, con cada segundo que pasaba, su escroto se estiraba más y más su escroto pronto estuvo dolorosa como grotescamente estirado, todo el cuerpo del adolescente se sacudía con violencia con lagrimas recorriendo su rostro.

En medio de esa terrible agonía el joven que lo amarro apareció, iba vestido con una máscara de cuero y completamente desnudo del resto del cuerpo, su pene era enorme en completa erección, con su glande chorreando liquido pre seminal, se acerco a Vince tomo su pene con su mano para estirar su prepucio y con el cuchillo que traía en su otra mano se lo corto, circuncidando al adolescente cuyo pene en erección también comenzó a chorrear sangre mientras todo su cuerpo se sacudía con violencia por el dolor que sentía.

Pero Antes de que Vince pudiera recuperarse del tremendo dolor que sentía, el joven tomo su estirado escroto y de un solo corte con su afilado cuchillo se lo corto, el metal no tuvo problema en atravesar su estirada piel, castrando al pobre de Vince de inmediato, su pene palpito dos veces y se corrió como nunca antes por .ultima vez, antes de desmayarse por el dolor.

Luego de recuperarse Vince participo en algunas otras escenas y películas porno de corte gay en donde el chico que lo castro lo penetro por su apretado culo hasta desgarrarlo por completo, luego Vince fue enviado al medio oriente a su nuevo dueño un rico árabe que necesita a un eunuco para que fuese el guardia de sus bellas hijas adolescentes hasta que se casara.

Vince a permanecido ahí desde entonces viviendo una vida de lujo en la opulencia total pero añorando volver a tener sexo como cuando perdió su virginidad antes de ser castrado con Cielo.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VAIVENES.

Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos......


VAIVENES
Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Me empezó a gustar todo aquello de ser esclavo y que me torturaran mis partes íntimas, pero a mis 30 años pese a tener un buen cuerpo, pene y huevos no me había animado nunca a ser un esclavo ya sea por una sesión o permanente de una mujer, sin embargo me encantaba tener sexo casual con mujeres, a las que por supuesto no me animaba a pedirles que aunque será me dieran una palmadita a mis huevos, una vez mientras teníamos sexo una de esas mujeres sin querer me dio una patada en los huevos pese al gran dolor que me hizo sentir tuve una enorme erección.

Aquella noche tuve una de las mejores noches de mi vida pese a sentir mis huevos medio doloridos durante todo el rato que la estuve penetrando pero eso ya fue hace años y nunca volví a tener sexo con aquella mujer y nunca más otra mujer me pateo intencional o accidentalmente mis huevos, pero un buen día luego de ver un video en una página dedicada al ballbusting en donde un tipo mostraba con se torturaba sus propios huevos con una cuerda y unos pesos se me ocurrió una idea para torturarme a mí mismo.

Siendo ingeniero mecánico de profesión no tuve problemas en armar aquel dispositivo, el cual consistía en dos poleas, un motor electrito de 50 HP viejo que tenia arrumbado un viejo controlador de potencia inversor de polaridad que cambiaba el giro de los motores eléctricos de derecha a izquierda a una frecuencia que podía variar, además de todo una alambre bastante flexible que iba enrollado a las dos poleas, primeras pruebas fueron un éxito por lo que me anime a usarlo por primera vez en mi persona, dándole dos vueltas a la parte alta de mi escroto con dicho alambre justo en medio de por donde se extendía.

Mis huevos debo decir además de ser grandes siempre cuelgan pesadamente como si fueron dos péndulos de hecho desde que entre a la pubertad tuve que empezar a usar topa interior ajustada para evitar que mis huevos se movieron incómodamente demasiado mientras caminaba, por eso cuando active la maquina por primera vez en mi sótano mis huevos comenzaron a oscilar ricamente, de inmediato tuve una erección, por lo que tuve que tomar mi pene con una mano y comenzar a masturbe furiosamente como no hacía desde la adolescencia.

De inmediato recordé aquella patada a mis huevos por aquella mujer y me excite tanto que no pude evitar perder el control mi pene duro como nunca antes en toda mi vida, comenzó a palpitar en mi mano, el liquido pre seminal que de mi hinchado glande brotaba a raudales salpicada mi abdomen, piernas y piso del sótano donde había armado todo aquello, la presión en la base de mi pene solo hizo aumentar y aumentar hasta que estalle dando un tremendo alarido de placer.

-“AAAAAAAAAAAAHHHHH”. Gemí.

Aquello había sido el mayor orgasmo de toda mi vida, derramando tal cantidad de mi espeso semen como nunca antes incluso me sorprendí a mi mismo que fuese posible que mi cuerpo pudiera producir tal cantidad de semen, fueron apenas seis chorros pero fueron tan abundantes que fácil sin mentir debieron ser casi 100 Mililitros de semen, los que brotaron de mi palpitante pene, con espasmos tan placenteros que me es imposible de describir, quede todo sudado, literalmente bañado en sudor pero y mis piernas apenas lograban sostenerme tuve que espera casi media hora para poder subir las escaleras para darme una ducha que necesitaba con urgencia. Desde ese momento aquella maquina y yo casi nos volvimos uno mismo.

Durante los siguientes meses además se seguir teniendo sexo con mujeres cuando se presentaba la oportunidad, pero siempre seguía masturbarme casi a diario, con el correr de los meses ya no siquiera tenía que tocarme cada mis huevos eran sacudidos por el cable con un sabroso vaivén que provocaba que me viniera de manera explosiva, sin quiera hacer uso de mis manos o cualquier otra cosa para poder llegar al orgasmo, pero siempre deseaba más mis tremendas erecciones y eyaculaciones ya no eran bastante para mí por lo que decidí que debía incrementar la intensidad del aparato.

Por lo que un bien luego de una noche de sexo con una linda chica cuyo nombre ya ni recordaba por haber estado tan borracho que aun no sé cómo es que tuve una erección apenas recuerdo que ella me monto con sus tetas sobre mi cara, mientras escuchaba como gemía mientas sentía como mi pene entraba y salía de su muy húmeda vagina que sentía como succionaban mi miembro, con las paredes internas de su vagina contrayéndose rítmicamente sobre mi pene, ni siquiera recuerdo si me vine dentro o fue de ella, simplemente me desperté desnudo oliendo a sexo en mi cama a la mañana siguiente.

Pero desperté con una tremenda erección, deseaba sentir otro orgasmo, por alguna razón me duche lo más rápido que pude, luego espere a que me secara en la cocina mientras comí algo completamente desnudo para luego bajar al sótano, para cuando llegue al pie de la escalera mi pene había vuelto a obtener su usual dureza suprema cada que estaba en presencia de aquella maquina, con rapidez moví los controles que limitaban la velocidad como fuerza del motor sin darme cuenta por lo excitado que estaba urgido por venirme que cometí un error al ajusta los controles.

Como ya era mi costumbre tome el alambre para darle dos vueltas apretadas en la parte alta de mi escroto, para conectar el otro extremo lo conecte al engranaje del otro lado, luego cometí el peor error de mi vida, como ya les había dicho ya no necesitaba usar mi manos para venirme por lo que con el fin de disfrutar más, me había dado por encender el aparato y luego soltar el control para apagarlo, el cual quedaba a casi dos metros de donde estaba pero en ese momento en mi desesperación el control quedo a casi cuatro metros.

La máquina se activo y el cable comenzó a moverse lo que hizo que mis huevos comenzaron a bambolearse de un lado a otro junto con mis pene en erección de inmediato comencé a sentir la usual presión en la parte alta de mis huevos, lo que por supuesto mi pene no tardo en comenzar palpitar, aquella presión y vaivenes me llevo casi de inmediato al borde del orgasmo, mis manos estaban detrás de mi espalda y mis ojos cerrados mientras gemía de placer sintiendo que estaba por venirme de nuevo.  

-“Si, AHHHHH, Si AAHHHH”. Gemí.

Pero de pronto algo paso sentí como mi escroto fue presionado por el cable estrangulándolo de forma brutal, mis ojos se abrieron de inmediato, el dolor que comencé a sentir era infernal, de inmediato trate de ubicar el control de la máquina pero para mí terror el cable con el control estaba fuera de mi alcance, trate de estirarme para alcanzar el control pero no pude alcanzarlo, el dolor como el vaivén de mis huevos solo hizo aumentar, en ese punto ya no gemía sino gritaba de dolor, sin reparo alguno, sintiéndome en el mismo infierno.

-“HHHHHHAAAAAAYYYY”. Gritaba.

De pronto sentí como si alguien me diera una terrible patada sobre mis huevos, caí de rodillas, y con el apretón como por el peso de mi cuerpo hicieron que mi huevos se desprendieran de mi cuerpo, saliendo expulsado hasta la pared que fue la que detuvo su impulso, sentí tal dolor que me es imposible de describir con mis manos agarrándome la entrepierna, sintiendo la falta de mis grandes huevos, sentí como mi pene lanzo dos potentes chorros de mi espeso semen, antes de caer completamente inconsciente sobre el frio piso de cemento del sótano.

Con algo de sangre y sintiendo mucho dolor, me desperté unas dos horas más tarde, desesperado tome mi escroto con mis huevos aun dentro, subí como pude, a la cocina, con sangre chorreando por mis piernas, tome una bolsa, la que llene con todo el hielo que pude, me puse una bata de baño para salir a toda prisa hacia el hospital más cercano, ni siquiera sé cómo es que llegue, ahí me atendieron con oportunidad y estoy convencido que me salvaron la vida pero cuando desperté de la anestesia a la que me sometieron para ser intervenido lo resultados no eran los que esperaba.

El médico que me opero me explico que no pudieron recolocar mis testículos ya que paso mucho tiempo desde que fueron cercenados hasta que llegue al hospital por lo que me convertí en un eunuco para el resto de mis días, tuve que ser sedado por semanas para evitar que atentara contra mi vida.

Lo primero que hizo al llegar a casa luego de meses de estar en el hospital, fue bajar al sótano para destruir la maldita maquina que me había castrado privándome para siempre de aquellos tremendos orgasmos que nunca en mi vida volvería a sentir.

Han pasado ya seis años desde que fue castrado, y pese a todo y el odio que desarrolle a aquella maquina aun extraño con toda mi alma aquellos orgasmos y corridas copiosas de mi semen pero sobre todo extraño por sobre todo loa “Vaivenes de mis huevos”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UNO DE LOS CUATRO

Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo......


UNO DE LOS CUATRO
Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TROFEO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Como entrenador del equipo de futbol de la universidad debía ser duro con mis chicos todos ellos firmaban un acuerdo que accedían a toda clase de castigo e incluso estaban dispuestos a toda clase de modificación corporal como castigo por perder algún encuentro importante, aquella noche había citado a cuatro de ellos que tuvieron el peor desempeño durante el partido de ida par a la semifinal del torneo de año, que perdimos precisamente por el mal desempeño de esos cuatro elementos que además eran cuatro de los jugadores más atractivos de rostro y mejor cuerpo de todo el equipo. 

Los cuatro llegaron a la hora señalada a los vestidores en donde ya los esperaba, de inmediato le puse seguro a la puerta del vestidor luego que ellos entraron iban vestidos con el uniforme del equipo, short azul, camiseta del mismo tono con el logo de la universidad, como con calcetas largas casi a la rodillas, de inmediato les hice saber que eran una desgracia para el equipo que por su culpa casi estábamos eliminados de la final del campeonato lo que obviamente hizo apenas a cada uno de ellos, luego de la regañada en general, les dije.

-“Vamos quítense ese uniforme que no merecen llevarlo”. Les dije con una expresión de enojo.

Por supuesto debía presentar una expresión de enojo pero por dentro estaba muy contento, sabía que todos ellos eran gay, como yo mismo, me aseguraba que todos los que eran aceptados en el equipo fuesen gay aunque también aceptaba uno que otro hetero solo para guardar las apariencias pero en un 80 % el equipo estaba conformado por hombres gay de entre 18 a 26 años todos ellos estudiantes de la universidad que cursaba su licenciatura o algún posgrado.

En cuestión de segundos los cuatro quedaron solo en calcetas (medias) y suspensorios en las que destacaba sus buenos paquetes al frente bien definidos, sus abdominales bien marcados por encima del elástico del suspensorio eran notarios y sus pectorales de algunos bien definidos y de otros no tanto pero sus tetillas lucían muy apetitosas. Luciendo aun molesto con un tono de voz agresivo les dijo.

-“Dije todo hasta sus suspensorios”. Dije tajante.

 Los cuatro se despojaron de sus suspensorios quedando completamente desnudos, los cuatro estaba bien depilados de todo su cuerpo era un requisito que exigía a los miembros del equipo, incluso el vello bajos sus axilas era removido, apenas les dejaba conservar un pequeño mechos de vello púbico que los hacía lucir aun mas sexis de lo que ya eran y me aseguraban que lo mantuvieran de esa forma con inspecciones periódicas sorpresa, si el vello púbico había crecido de nuevo el castigo era la depilación genital por completo con laser para siempre.

Por tal motivo todos en el equipo cuidaban muy bien de su vello púbico, que siempre mantenían al mínimo como yo se los había dejado cuando entraron al equipo, ninguno de los cuatro hizo el menor intento de cubrir sus genitales pues se los había visto decenas de veces y no tenían razón alguna para cubrírselos.

Una vez que los tuve desnudos ante mí me desnude también ante sus ojos bien abiertos con 39 años era un hombre de buen cuerpo también con todo el vello de mi cuerpo bien depilado excepto una buena mata de vello negro sobre mi pene que cuando me quite mi bóxer se reveló ante ellos en erección era de 20 cm muy grueso casi y sin circuncidar, por debajo dos grandes huevos colgaba no tan bajos pero si lo suficiente como para moverse libremente.

-“Bien chicos ya sabes cuál es el castigo por su falta por favor quiero ver sus erecciones ya”. Les dije a ellos en mi tono de voz molesto.

Los cuatro procedieron a tomarse sus penes para masturbarse por unos segundos hasta que tuvieron erecciones completas y vibrantes a todos sus prepucios ya que ninguno de ellos estaba circuncidado se les corrió detrás de la corona de sus glandes, dejando las cabezas de sus penes al descubierto, de dos de ellas ya emanaba liquido pre seminal de la punta, sin más tome mi elastrador y lo cargue con dos ligas castradoras.

Regrese a donde estaban los cuatro aun ostentando sus erecciones, pero ya visiblemente nerviosos, uno a uno les fui colocando las ligas en sus escroto, cuando dejaba que las ligas se cerraran se escuchaba un ligero gruñido al tiempo que sentía un pequeño temblor de sus cuerpo al cabo de unos pocos minutos los cuatro tenían dos ligas castradoras en la parte alta de sus escrotos, que hizo que sus testículos se destacaran aun mas dentro de sus escrotos ligados, sus penes por su parte estaban tan duros que parecían de piedra de lo excitados que estaban al sentir que sus huevos estaban muriendo en ese momento.

-“Bien chicos tres de ustedes podrán conservar sus huevos hoy y uno será castrado, así que espero se esmeren por hacerme gozar el que menos lo haga desde hoy será un eunuco”. Les digo a los cuatro.

Dicho eso hago que coloquen sus rodillas sobre un largo banco de madera y se inclinen hacia adelante apoyando sus brazos como manos sobre los locker (casillas) metálicas que quedaron frente a ellos, lo que hizo que sus magníficos par de nalgas de los cuatro quedaran completamente expuestos a mi vista, sin saber por cuál de los cuatro comenzar con la diversión.




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



Comienzo por admirar sus lindas nalgas para luego pasar mi endurecido pene entre sus nalgas, sintiendo como cada uno se estremecía al sentir mi gruesa erección entre sus jóvenes nalgas, el menor de los cuatro tenía 20 años y el mayor 22, siento este el de mejor nalgas sin embargo el de 20 años era el que tenia mejor pene aunque ninguno de los dos era el que tenia los huevos más grandes, pero eso poco me importaba mi elección de quien iba a ser castrado no se basaría en sus atributos físicos sino en el placer que me pudieran dar con sus culitos.

Comencé con el más a la izquierda frente a mí, amasando sus bien formadas nalgas por todo el ejercicio realizado por los entrenamientos, partidos y gimnasio, el se estremece cuando le abro sus nalgas y sumerjo mi rostro entre ellas, raspando las paredes internas de sus nalgas con mi barba de varios días y bigote, pero en verdad tembló cuando mi lengua comenzó a lamber su apretado como rosado ano completamente desprovisto de vello alguno, mi lengua incluso logro penetrarlo un poco mientras me masturba lentamente con una de mis manos.

Con su ano bien lubricado con mi saliva y la punta de mi pene derrochando líquido pre seminal, me incorpore para restregarle mi glande sobre su ano, para luego comenzar a hacer presión sobre su ano, que cedió al embate de mi pene de manera fácil con apenas ejercer un poco de presión mi glande entro lo que lo hizo gemir no solo a él sino a mi también, un empujón mas y todo mi erección entro por completo hasta que mis huevos chocaron contra sus nalgas, lo que provoco que el diera un fuerte gemido de placer.

-“¡AAAAAAAHHHH!” Gimió él.

Bombee mi pene en su apretadito culo, mientras el gemía y sentía como su ano apretaba mi pene mientras entraba y salía por algunos tres minutos para sacarlo, luego pase al de alado del lado derecho que era el menos y también poseedor del culito más apretado pero de nalgas más paraditas de los otros tres también se estremece al sentir mi barba y bigote entre sus nalgas cuando comencé a lubricar su ano, apenas le di unas cuantas lambidas antes de colocar la punta de mi pene sobre su ano también lampiño, estaba tan excitado en ese punto que los penetre de un solo gran empujón.

-“AAAAAAAAAAGGHHHH” Dio un alarido de dolor y placer.

Lo bombee durante un minuto más que al anterior, así continué con cada uno ellos, terminando con el de nalgas más grandes y ricas, su piel era muy blanca, con un ano que se destacaba justo en el centro entre sus nalgas, lo penetre igual de una sola vez, haciéndolo gemir de placer como de dolor, con el sintiendo mi pene casi como succionado por sus entrañas casi me vengo luego de cinco minutos de penetrarlo pero logre sacar mi erección a tiempo para no venirme.





Quede jadeante pero ya había tomado mi decisión.de a cuál de ellos debía ser castrado aunque él fue mi elección desde un principio dado que fue el que peor jugo en el partido de ida, mi elección era el tercero de izquierda a derecha frente a mi fue el penúltimo al que penetre, a los otros tres les dije que se vistieran y se marcharan, recordándoles lo que les podrían pasar si seguían con su mal desempeño en su forma de juego los tres rápidamente se vistieron y se fueron dejándome solo con el único de los cuatro que quedo desnudo.

En su rostro se denotaba miedo, sabía que él era el elegido para perder sus huevos que para ese momento habían pasado de un saludable color rosa a un color azulado leve, note su mirada de terror cuando cerré de nuevo la puerta del cambiador, de manera súbita inesperadamente vi como trato de quitarse las ligas de su escroto, con sus dedos, con desesperación, deje que lo hicieron por unos segundos mientras fue por el cuchillo curvo bien afilado que iba a usar para cortarle sus huevos, cuando vio que iba hacia él con el cuchillo me dijo.

-“Alto ahí, no te me acerques”. Dijo él.

Me pare en seco lo mire por unos segundos antes de decirle.

-“Deja de luchas tus huevos están condenados irremediablemente, ¡pero te puedo conceder un último placer antes de que pierdas tus huevos!” Le dije.

Para de inmediato, seguir avanzando y el retrocediendo, hasta que no pudo hacerlo más, en ese momento el se desplomo de rodillas para comenzar a suplicar por sus huevos que como ya le había dicho estaban condenados mi pene en erección aun babeando liquido pre seminal de la punta quedo a la altura de su cara.

-“Por favor entrenador, ¡por favor prometo esforzarme más pero no me…!” Comenzó a Suplicar.

No deje que terminara de suplicar cuando le metí mi dura erección en su boca por completo tomándolo de la cabeza hundiendo mi glande hasta su garganta, dejando mis huevos colgando a cada lado de su barbilla, los ojos de él se abrieron grandes mientras sentía su lengua comprimida debajo de mi duro pene, para comenzar a masturbarme con su boca, moviendo sus cabeza adelanta y hacia atrás, haciendo que él tuviera arcadas sentía su boca llena de saliva y cuando saque mi pene de su boca un gran torrente de saliva broto de ella.

-“¿Deseas sentir un último orgasmo antes de ser cortado?” Le pregunte.

Aun tosiendo el movió su cabeza de forma afirmativa con lagrimas rodando por sus mejillas le hice ponerse de cuatro patas sobre una de las largas bancas, apoyando sus pecho sobre el asiento de madera, para dejar sus nalgas elevadas a la altura de mi pene que lo volvió a penetrar, dado que estaba todo ensalivado por el mismo entro por su ano de manera fácil por completo de una sola vez hasta que mis huevos chocaron contras su nalgas.

Pase mi mano por un lado de sus cadera para tomar su pene en completa erección, comencé a penetrarlo fuerte mientras lo masturbaba con mi mano, a los pocos minutos ambos ya gemíamos mientras mi mano sentía como su pene comenzó a tener espasmos, por lo que incremente el ritmo de mis embestidas hasta que se sentí que su pene comenzó a expulsar una poderosa descarga sobre su vientre y asiento del banco, aquello hizo que perdiera el control por completo, por lo que también me corrí apenas un segundos después que él dejo de correrse.

Fue una corrida poderosa, abundante y espesa que lleno sus intestinos en lo más hondo que me hizo dar un pequeño alarido de placer, me desplome sobre su espalda sudada jadeante, sintiendo mi pene aun palpitar dentro de sus intestino que lentamente se fue desinflando hasta salirse por completo de su interior, en ese momento el quedo aun jadeante sobre la banca por lo que aproveche para tomar su escroto ya de un color morado.

En ese momento él de nuevo se altero trato de soltarse de mi agarre pero de forma rápida usando el cuchillo curvo le corte su escroto de manera rápida de un solo corte, apenas hubo algo de sangre su pene lanzo un gran chorro de semen en ese momento al tiempo que el dio un gran alarido de dolor antes de desmayarse.

-“¡AAAAAAAAHHHHHHHHHHYYY!” Grito él.

Para cuando despertó su escroto con sus huevos aun dentro habían sido plastificado y montados en una placa con su nombre y una foto de que lucía su portador aun con ellos colgando debajo de su pene.

Al verlos ahí junto a todos los otros, en completo estado de shock le dije.

-“Bienvenido al grupo selecto que han dado sus huevos por el deporte de la universidad”.
-“Ahora eres del grupo selecto”.
-“Uno de los cuatro“.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UN ENEMA ANTES DEL FINAL

El Juez no tuvo piedad alguna cuando me sentencio hace dos horas atrás, las pruebas eran contundentes, y la ley era clara ninguna persona menos de 20 años podía tener sexo, con mis 16 años estaba muy lejos de tener la edad mínima para tener sexo y peor aun todo se agravo por no hacerlo con protección lo que agravo aun más mi caso, pero aquella no era mi primera falta, a los 15 años fui sorprendido masturbándome en la escuela por un profesor que me reporto, aquel episodio hizo que el juez me sentenciara al peor castigo para un hombre y en especial un adolescente puede recibir......


UN ENEMA ANTES DEL FINAL
El Juez no tuvo piedad alguna cuando me sentencio hace dos horas atrás, las pruebas eran contundentes, y la ley era clara ninguna persona menos de 20 años podía tener sexo, con mis 16 años estaba muy lejos de tener la edad mínima para tener sexo y peor aun todo se agravo por no hacerlo con protección lo que agravo aun más mi caso, pero aquella no era mi primera falta, a los 15 años fui sorprendido masturbándome en la escuela por un profesor que me reporto, aquel episodio hizo que el juez me sentenciara al peor castigo para un hombre y en especial un adolescente puede recibir.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TROFEO] [MEDICO]

Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





El Juez no tuvo piedad alguna cuando me sentencio hace dos horas atrás, las pruebas eran contundentes, y la ley era clara ninguna persona menos de 20 años podía tener sexo, con mis 16 años estaba muy lejos de tener la edad mínima para tener sexo y peor aun todo se agravo por no hacerlo con protección lo que agravo aun más mi caso, pero aquella no era mi primera falta, a los 15 años fui sorprendido masturbándome en la escuela por un profesor que me reporto, aquel episodio hizo que el juez me sentenciara al peor castigo para un hombre y en especial un adolescente puede recibir.

-“Castración”. Dijo el Juez. 

Sentí que un hoyo negro me tragaba al escuchar su sentencia, me arroje a los pies del juez pidiendo piedad sin poderme controlar pero fue sacado por los guardias del juzgado para ser trasladado de inmediato al hospital más cercano certificado para que se llevara mi sentencia. Pero como fue que llegue a esto se los cuento a continuación espero que esto les sirva de algo a algún adolescente que lea esto u no pase por lo que pase.

***************

Todo comenzó cuando llego a mi grupo en la prepa (instituto) una estudiante a medio semestre hija de un militar por lo que fue recibida por el colegio, su nombre Sonia. Soy un chico de tez blanca mido 1.70 no me considero guapo, pero en mi colegio varías chicas decían que era muy guapo, pero en ese entonces no lo veo así, simplemente me creía tener mucha personalidad. Eso sí soy muy decidido, serio, y alegre. Sonia me enamoro desde el primer día que la vi pero ella sería mi perdición a la primera oportunidad que estuvimos solos le dije.

-“Eres una chica muy bonita Sonia, linda y con carisma”. Le dije.  

Sonia sonrió y me vio a los ojos y me dijo.       

-“¿En verdad crees que soy bonita?” Me pregunto Sonia,     
-“Claro lo eres, muy hermosa”. Le Respondí.  
-“¿Crees que tengo buen cuerpo?” Me pregunto casi de inmediato.           

Esa pregunta me sorprendió pero conteste.      

-“Claro tienes un buen cuerpo y muy bonito”. Le dije.          
-“Gracias”. Me dijo ella.   

De pronto ella me besó, estaba sorprendido al principio pero solo me deje llevar por el momento y correspondí a ese beso fue un beso largo y poco a poco fue haciéndose un beso más atrevido y se hizo un beso muy apasionado, de lengua. Desde ese día nos hicimos novios por semanas nuestros besos y caricias solo hicieron aumentar, hasta una tarde que estábamos en su habitación sus padres no estaban pues ambos trabajaban por lo que al salir del colegio nos fuimos a su casa.      

Ya en su habitación luego de algunos besos la acosté en la cama y mientras la seguía besando le agarré sus senos y ella gimió levemente y termino ese beso, le desabotone su blusa del uniforme para luego quitarle su sostén (corpiño) el cual retire para poder ver sus lindos pechos no me pude abstener y comencé a chuparlos lo que hizo que Sonia gimiera quise ir más abajo, llegue a su falda y se la saque rápidamente, dejando al descubierto su panty (braga) blanca verla así me hizo sentir muy excitado ella estaba muy roja de la pena.          

Entonces retire su panty y vi su rosada, rica y apetitosa vagina, la casi como si fuese atraído por un imán baje a comérmela ella comenzaba a gemir más y más fuerte hasta que se vino, estaba muy roja y cuando dejo de temblar me dijo    

-“Ahora me toca darte placer a mi”. Dijo Sonia.          

Me acosté y ella se encargó de quitarme la camisa, me bajo el pantalón y me quede en bóxer así que ella rápidamente me los bajo y mi Pene que estaba en erección quedó al descubierto ello lo miro por unos segundos antes de comenzar a masturbarme, para mí esa sensación fue maravillosa después se lo metió en su boquita mientras disfrutaba cada momento de eso hasta que luego de unos minutos haciéndome sexo oral se levantó, se acostó en la cama abrió sus piernas y me dijo.   

-“Hazme tuya, quiero ser solo tuya y quiero que seas el primer hombre en mi vida, quiero que tomes mi primera vez por favor”. Me dijo Sonia casi suplicante.         

Al escuchar esas palabras me excito tanto, que me acerque a ella acostándome sobre ella para colocar mi pené sobre su dulce vagina y poco a poco fui introduciendo mi pene sentí que atravesé algo y comenzó a salirle algo de sangre, Sonia dio un grito y la bese para disminuir el ruido.          

Empecé a penetrarla a un ritmo lento y poco a poco fue más rápido así duramos un rato estaba por venirme así que le avisé, y ella dijo:      

-“Hazlo a adentró de mi por favor quiero que lo hago adentro de mi”. Dijo Sonia.         

Sin pensarlo, me vine dentro de su húmeda y cálida vagina, pero no saque mi pene y quedamos acostados besándonos, estábamos exhaustos y ella me besaba como yo a ella, aquello era el cielo de pronto se abrió la puerta y era su padre, quien me vio sobre Sonia con mi pene aun dentro de ella, por supuesto me aparto de ella de los cabellos y le entrego a las autoridades, mi semen dentro de ella era una prueba irrefutable para hallarme culpable de violación estatutaria.         

***************

En el hospital fui desnudado y llevado a una habitación, ahí fue colocado boca abajo sobre una camilla estaba asustado y no deje en todo momento de forcejear con los guardias, me aseguraron de manos, rodillas en tal posición que mi pecho quedo sobre la camilla y una correa fue puesta por encima de mi espalda lo que dejo no solo mis nalgas hacia arriba totalmente expuestas sino también mis huevos que quedaron colgando entre mis bien abiertas piernas, aquella posición era muy humillante pero nada como lo que estaba por pasarme.

Algunos minutos luego que los guardias se fueron en los que pase la manera soltarme para huir apareció una enfermera un hombre de unos 29 o 30 años el dijo ser el Dr. Garza quien iba a llevar a cabo mi procedimiento marcado por el tribunal, le implore que me dejase ir, que nunca le contaría a nadie que me ayudo, que me iría lejos pero el Dr. Garza solo sonrió, me estremecí cuando tomo mis huevos con una de sus manos enguantadas y me los presiono hasta hacerme dolor, el dijo cuando los soltó.

-“Si parece que están saludables es una verdadera pena que deban irse”. Dijo el Dr. Garza.
-“Pero antes un pequeño procedimiento” Añadíó el Dr, Garza.
-“¡Por favor! ¡Por Favor, solo déjeme ir!” Suplique de nuevo.
-“¿Dime alguna vez te han aplicado una enema?” Pregunto de pronto el Dr. Garza.

Apenas negué con la cabeza, ni siquiera sabía lo que era eso. De pronto sentí como el Dr, Garza tomo un tubo de crema y extraño un poco de lubricante que puso directamente sobre mi ano, casi de inmediato sentí como comenzó a esparcirlo sobre mi ano con uno de sus dedos al principio luego dos hasta que me penetro con uno de ellos, mis ojos de abrieron grandes era la primera vez que me entraba algo por aquel agujero. Iba a protestar a decirle que sacara su dedo de mi cuando de pronto escuche decir.

-“¡Ahora relájate que esto te dolerá un poco, no te preocupes es normal!” Dijo el Dr, Garza.

Casi de inmediato sentí algo tubular alargado entrando por mi ano, sentí mucho dolor pero el tubo no dejo de entrar hasta estar casi 18 cm dentro de mí, en todo momento gemí de dolor, hasta que dejo de entrar en ese momento escuche un “CLICK” que fue el momento en que fue trabado dentro de mi intestinos por presión negativa (succión), de alguna manera las paredes de mi intestino se pegaron al tubo de metal como si fuese atraído por un poderoso imán.

Luego sentí como las manos del Dr. Garza colocaron una manguera en el extremo que sobresalía de dicho tubo que estaba conectado a una bolsa flexible que colgaba en alto muy por arriba de mi ano, cuando el tubo flexible estuvo bien fijado, escuche decir.

-“Bien disfruta de tu enema”. Dijo el Dr. Garza mientras le daba dos apretones a la bolsa colgando.

De inmediato sentí dos sendos chorros de un liquido tibio inundar mi intestino que no dejo de fluir desde ese momento, mientras que el Dr. Garza se marcho de la habitación dejándome ahí mientras mi vientre comenzó a crecer como si tuviera un embarazo apresurado el dolor como retortijones que sentía eran atroces, deseaba con desesperación defecar pero por mas esfuerzo que hice por expulsar el tubo incrustado en mi interior pujando como si quisiera dar a luz a un imaginario hijo que se formaba en mi interior, no pude expulsar el tubo de mi interior.

Pasada media hora el Dr. Garza reapareció para ese momento estaba desesperado por expulsar todo ese liquido de mi interior. El Dr. Garza se tomo ti tiempo, en desacoplar la manguera en el extremo del tubo para conectar otra que daba a un balde con tapa plástica debajo de la camilla, con una mano tomo mi vientre abultado y presiono un botón al tiempo que presionaba mi vientre.

Fue un alivio comenzar a expulsar todo ese líquido de mi interior, lo hice de forma apresurada gracias a la presión de la mano del Dr. Garza a mi vientre, en cosa de un minuto había dejado de expulsar liquido de mis entrañas, aquello fue en verdad muy reconfortante, pero de nuevo cuando el Dr. Garza retiro el tubo de mi interior sentí como si me desgarraran por dentro.

-“AAAAGGGGGGGRR”. Gruñí de dolor.

Mi ano quedo muy abierto palpitando y arrojando aun algo de liquido y mierda liquida que el Dr. Garza se encargo de limpiar con toallas de papel desechables, cuando mi ano estaba cerrado y limpio escuche lo que tanto temía hasta ese momento me había olvidado del verdadero motivo del porque estaba ahí.

-“Bien hora de eliminar estos bonitos testículos”. Dijo el Dr. Garza, sin mayor preocupación.

Luego sentí dos rápidos pinchazos en mi escroto que me lo entumecieron casi de inmediato, mis suplicas para no ser castrado como mi lucha por liberarme se acrecentaron, pese a no poder o sentir nada no solo en mis testículos sino en la parte baja de mi pene, nalgas y piernas.

El anestésico era bastante potente para ni siquiera notar cuando el Dr. Garza hizo una incisión con un bisturí láser, entre mis dos testículos, que con un rápido apretó a mi bolso de piel abierto, brotaron para quedar colgando fuera de mi escroto, el Dr. Garza los tomo, los jalo hacia abajo para luego cortarlos de manera rápida con el bisturí laser cauterizando mientras cortaba, apenas sentí un ligero tirón en todo el proceso. Mientras continuaba con mis suplicas.

-“¡Por favor! ¡Por favor no me castre!”
-“¡Por favor no quiero ser un eunuco para siempre!”
-“Por Favor se lo ruego, no me los corte”. Dije ya llorando presa del más absoluto pánico.

De pronto el Dr. Garza se puso de pie y pensé que se había apiadado de mi por mis suplicas, lo que me hizo sentir un rayo de esperanzo en mi mente, pero pronto toda esperanza desapareció cuando él dijo.

-“¿De qué hablas? ¡Ya eres un eunuco!” Dijo con toda naturalidad el Dr. Garza.

Voltee la cabeza para verlo y pude ver en ese momento que sostenía un frasco con dos orbes que de inmediato supe que aquellos trozos ovalados blanquecinos que flotaban en un liquido dentro de un frasco con mi nombre fueron alguna vez mis testículos.

-“NOOOOOOOOOOOO”. Grite y me desmaye.

Cuando me desperté en un cuarto de recuperación con mi entrepierna vendada pues además de castrarme también me circuncidaron quitándome la piel que tanto placer me daba cuando me masturbaba. Tarde tres meses en recuperarme por completo.

**************

Eso fue hace 10 años a Sonia nunca la he vuelto a ver su padre uso sus influencias para cambiarse a otra base y se la llevo lejos, por mi parte el único recuerdo que tengo de mis testículos es una fotografía que el Dr. Garza me entrego de ellos flotando en aquel frasco almacenados en algún estante de un museo de huevos que son donde la gente paga para ir a ver los testículos castrado como el proceso de cómo fueron extraídos de sus dueños.

Extraño correrme pero adoro ser penetrado por detrás que es la única forma de obtener placer ahora, ojala me hubiera podido correr una última vez antes del final de mi edad viril.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

UBALDO

Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó......


UBALDO
Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALBUSTING]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Ubaldo de 28 años era un mecánico bastante habilidoso pero su ingenio era aprovechado por el no para su trabajo sino para disfrutar de los placeres del sexo, andaba al mismo tiempo con dos mujeres, pero solo eso sino que Tina y Amalia eran enemigas desde el colegio, no se soportaban y se pudieran se matarían a golpes si las dejaban por eso él pensó que jugar con ambas era perfecto ya que nunca se enterarían o se podrían contar entre ellas que andaban con él, pero el plan simplemente no salió como él pensó.

Todo comenzó tres semanas atrás cuando por pura casualidad se encontraron en un callejón una venia de ver a Ubaldo en su taller y la otra iba a verlo, como era natural se enfrascaron en una pelea sin dar o recibir cuartel, con golpes, cachetadas, arañazos, insultos y patadas, pero en medio de la pelea cada una de ellas comenzó a golpear a la otra con su bolso, aquello hizo que el contenido del bolso se esparciera por el suelo, Amalia fue la primera en notar la foto de Ubaldo con Tina en el suelo, la levanto y le pregunto enfurecida.

-“¿QUÉ DEMONIOS HACES CON MI NOVIO PUTA?” Pregunto gritando Amalia.
-“¡NOVIO, ESTROPAJO! ¡UBALDO ES MI NOVIO MALDITA CALLEJERA!”. Le respondió Tina también gritando.

A raíz de esos las aparentes y rotundas enemigas, comenzaron a hablar que les llevo a atar cabos, de una vez por todas, por lo que luego de hablarlo mucho ambas decidieron que debían hacer que no debían permitir que Ubaldo les viera la cara por lo que pasando lo impensable unieron fuerzas al principio no sabían que hacer hasta que Tina dijo con sus ojos brillando de odio.

-“¡Ese malnacido debería ser castrado!” Dijo Tina,

Aquella liberación de la frustración que sentía ella en ese momento les dio la respuesta de cual debía ser su venganza, las dos se miraron con lujuria sintiendo un cosquilleo mientras sus vaginas se humedecían de solo pensar en la idea que de manera tan espontanea les había llegado.

Durante las siguientes semanas tanto Tina como Amalia actuaron con Ubaldo como si nada pasara, aunque por dentro ardían en deseos de llevar a cabo su plan pero debían ser pacientes pues sabían que la mejor oportunidad era durante la fiesta del pueblo en que todos estarían contentos festejando como para prestarles atención a lo que iban a hacerle a Ubaldo.

La fecha de la fiesta del pueblo llego Ubaldo fue sorprendido por Amalia una rubia de grandes pechos y nalgas en el taller cuando estaba por cerrarlo para irse a beber con sus amigos, le hizo entrar y ella se encargo de dejar la puerta abierta para que Tina pudiera ingresar, luego lo beso en los labios mientras comenzó a masajear su paquete en su entrepierna sobre su mugriento pantalón de mezclilla que usaba para trabajar en el taller lo que prendió a Ubaldo de inmediato deseoso como siempre de buen sexo.

Amalia no había tenido sexo con Ubaldo desde hacía dos semanas por varios motivos pero Tina si, por lo que ella iba hacer la ultima en sentir la virilidad de Ubaldo antes de que ellas acabasen con su capacidad de hacerles el amor.

—“Mhmmm”. Gimió Amalia cuando las manos de Ubaldo comenzaron a frotar sus pechos sobre la tela de la blusa que llevaba.     

Si había alguna zona erógena que volvía particularmente loca a Amalia, eran mis pechos sobre todo sus pezones, algo que Ubaldo sabía muy bien, pero aquellos masajes en particular la estaba excitando  como nunca antes, por lo que sabía que estaba por suceder.           

—“Eres una pequeña zorra caliente, ¿eh?” Le susurró al oído Ubaldo a Amalia.

Las manos de Ubaldo trazaron un camino descendiente por el vientre de Amalia. Mientras ella seguía gimiendo como una perra en celo            , excitada como estaba Amalia se puso de rodillas frente a Ubaldo, siendo detenida de inmediato.  

—“No, no. Si vas a mamármela, tienes que estar desnuda”. Ordeno Ubaldo         

Amalia lo miro de forma retadora antes de por fin acceder a aquella petición que no era nada inusual pero que odiaba, por lo menos ella quería que él tuviera la delicadeza de desnudarla con sus manos, ella se despojo de sus ropas con prisa dejando sus grandes senos a la vista.         

—“Esas sí que son unas tetas grandes”. Le dijo Ubaldo.       
—“Ahora puedes comenzar a chupármela”. Concluyo Ubaldo.       

Ubaldo observo cómo sus manos se movían sobre su pantalón, abriendo los botones y bajando el cierre con una rapidez que evidenció su desesperación y excitación ante esa situación, para el momento en que le bajó el pantalón y el bóxer por completo, la mano de Ubaldo ya había agarrado su cabello, de ese modo, sintiendo la presión de sus dedos sobre mi cuero cabelludo, Amalia termino arrodillada ante su erección. No era algo particularmente alucinante en cuanto a tamaño se refería, pero su grosor y la brillante cabeza húmeda la hacían lucir simplemente delicioso. Apenas podía esperar para tenerla dentro de su boca y lamberla.       

—“Abre la boca”. Ordenó Ubaldo tirando nuevamente de su cabello.       

Relamiéndose los labios Amalia saco su lengua para deslizarla solo por la punta de su pene, recogiendo las gotas que ya salían de ella, moviéndola en círculos que parecían complacer a Ubaldo.

—“Trágatela toda”. Ordeno Ubaldo.      

Ella no lo obedeció de inmediato, en cambio, continuo lamiendo con la punta de su lengua la pequeña ranura en la punta de su glande, comenzando a abrir su boca lo suficiente para chupar solo su glande, rozando los dientes con la sensible piel sin dejar de succionar, le sabía exquisito y apenas podía esperar a recibir toda la leche dentro de su boca, Amalia  comenzaba a degustar cada vez más de ese pene cuando un rudo agarre en su cabello la apartó e hizo voltear su cabeza hacia arriba para verlo a la cara.        

Ubaldo realizó un duro movimiento de cadera que forzó la entrada de su pene hasta el fondo de la garganta de Amalia, atragantándola y arrancando pequeñas lágrimas de sus ojos por la impresión y lo brusco del movimiento, sin poder evitarlo, enterró sus uñas sobre las piernas de Ubaldo luchando por apartarse de su pene que no la dejaba respirar, gimiendo sobre la carne caliente sin resultado alguno.

—“Ohhhh, eso se siente muy bien”. Dijo Ubaldo.      

A Amalia le costaba mucho respirar con su pene obstruyendo su garganta, sin embargo, eso no había impedido que los jugos de su vagina comenzaran a salir en mayor cantidad, estaba disfrutando tanto de su trato rudo que su cuerpo respondía a eso, pero ella sabía que pronto llegaría el tiempo de vengarse, una vez que su agarre a su cabello se aflojó y le permitió retirar su glande de su garganta, comenzó a toser y a inhalar todo el aire que le había faltado mientras él se reía de forma silenciosa de ella, a Ubaldo le gustaba hacerle eso a Amalia.      

Cuando se recupero Amalia comenzó a chupar su pene, primero con grandes lametones que hacían a su lengua deslizarse por toda su longitud para luego ella misma enterrarse hasta lo más profundo de su garganta su erección, sus  manos, rozaban y acariciaban sus huevos mientras su cabeza solo se movía de arriba hacia abajo dándole una increíble mamada.     

—“Ahhhh, que bien se siente eso”. Jadeo Ubaldo.     

Sigue así, lo estás haciendo muy bien. Le dijo una y otra vez Ubaldo, estuvo un rato más chupándole su pene, lamiendo sus huevos y saboreando el líquido que salía de su ranura antes de que sintiera pulsar su pedazo de carne en su boca y todo su cuerpo se tensara ante un inminente orgasmo por su parte, y esperaba Ubaldo que por su parte también. Cuando su mano volvió a tomar su cabello con fuerza Amalia logro apartarse antes que se corriera, el primer disparó salió con una fuerza increíble, los músculos de todo el cuerpo de Ubaldo se tensaron mientras dejaba escapar un gemido ahogado y una de las manos de Amalia fue inmediatamente hasta su vagina, acariciando con rapidez su punto de mayor placer para prologar su orgasmo.         

Amelia termino por correrse sin siquiera haberme tocado. Ella miró a Ubaldo en medio de la niebla de placer que nublo sus sentidos después de un orgasmo tan intenso, Su cuerpo seguía caliente y los espasmos que aún tenía su vagina, deseaba tener su pene dentro de ella. Con las piernas aún temblorosas por su orgasmo, Amelia se puso de pie, las grandes y toscas manos de Ubaldo no tardaron en tomarla por los hombros y girarla hasta recargar su espalda contra su pecho, y si bien, Ubaldo no tenía el mejor cuerpo del mundo, su físico la tenía igualmente excitada.    

Sus manos no tardaron en apoderarse de mis pechos con rudeza, apretándolos, rozando los pezones con sus pulgares para ponerlos aún más duros, y tirando de ellos para hacerla retorcerse en una mezcla de dolor y placer.         

—“Qué buenas tetas tienes”. Dijo Ubaldo.       

Sus dedos se cerraron en torno a mis pezones y volvieron a jalarlos con más fuerza, arrancándole un gemido que a duras penas pude contener Amalia que se retorció por su agarre mientras sentía a una de sus manos descender en una larga caricia desde mis pechos hasta la entrada de su vagina que ya estaba chorreando de excitación. El golpe de placer que le sobrevino por su toque a Amalia fue mayúsculo dos de sus dedos la penetraron con fuerza, fue más de lo que pude soportar, Y en medio de un rápido y potente mete y saca, dejé de controlar mis gemidos.  

—“AAAhhhhh”. Gimió Amalia.  

El ataque de sus dedos se extendió durante un par de minutos más, antes de que sin previo aviso los sacara de su cuerpo para penetrarla de una sola estocada toda su erección.


—“AAAAhhhh”. Gimio Ubaldo. 
—“Tu vagina está jodidamente apretada”. Jadeo Ubaldo.     

La primera embestida la dejó sin aire por la fuerza y rapidez, el cuerpo de Amalia ya estaba preparado para recibirlo pero no con esa magnitud, de modo que no pude evitar cerrar los ojos para disfrutar cómo cada parte de su vagina se abría y extendía para amoldarse a su pene. Todo el cuerpo de Amalia se tenso mientras la seguía penetrando con fuerza y rapidez, gimiendo sobre su oído.

Las embestidas de Ubaldo se detuvieron por unos segundos para cambiar el ritmo a uno más lento y duro, de modo que con cada golpe de su pene, su cuerpo chocaba contras sus nalgas, aplastando sus pechos y erizando sus pezones con sus dedos.     

—“¡S-sí!” Gimió con fuerza Amalia.     

Ubaldo estaba tan concentrado en las embestidas que tanto placer le estaban dando que apenas se percato de cuando Tina entro en el taller para ocultarse detrás de un barril metálico con una jeringa llena de un potente tranquilizante para caballos.

Por su parte Amalia estaba desorientada por el placer, tardo un poco en darme cuenta que Tina había entrado, pero de nuevo la razón de Amalia se nublo cuando Ubaldo comenzó a aumentar la rapidez de sus embestidas sintiendo que un nuevo orgasmo se estaba acercando a su cuerpo, ella sabía que no iba a resistir mucho más y sabía por las pulsaciones de su pene, que Ubaldo tampoco duraría mucho tiempo más.    .

Amalia apretó los músculos vaginales lo que hizo gemir a Ubaldo, a Amalia le encantaba que los hombres se corrieran dentro de ella y lee llenaran con su semen por completo, apenas un par de movimientos más de su pene y el orgasmo la alcanzó con toda su fuerza Amalia simplemente gritó en éxtasis, sintiendo las paredes de su vagina ondular y cerrarse con fuerza sobre la erección mientras no dejaba de temblar.           

—“¡Me corro! ¡Me corro!” Dijo Ubaldo.          

Segundos después, cuando su orgasmo todavía no disminuía su intensidad, sintió cómo Ubaldo disparaba toda su carga dentro de ella, caliente y abundante, llenándola por completo.       

-“AAAAAHHHH”. Ambos gimieron.     

Cuando Ubaldo dejo de temblar y pene de palpitar antes de retirar su pene suavemente con un húmedo sonido cuando por fin salió de su vagina, seguida de una delgada y blanquecina cascada conformada por su semen, que se deslizó hasta caer al piso, Ubaldo visiblemente agitado dio unos pasos tambaleante, para subirse su pantalón, muy contento con su pene desinflándose.       

-“Ahhh.. Estuviste genial… Ama…” Decía Ubaldo.   

Pero no logro terminar su frase, cuando Tina como un felino brinco sobre y le inyecto el tranquilizante en el cuello, que en cuestión de segundos lo dejo tendido en el suelo con una expresión de incredulidad lo último que Ubaldo vio fue a ambas mujeres riendo malévolamente mientras su conciencia se apago por completo.

Ubaldo se despertó, para encontrarse amarado de pies y manos que estaban extendidos, poco a poco Ubaldo quedo completamente lucido, trato de liberarse pero no pudo estaba sobre la mesa pesada de metal que usaba para martillar alguno tubos y en donde tenía bien fijado en el centro una prensa de banco, de inmediato sintió como sus huevos estaban frescos de inmediato se percato que un agujero fue hecho en su pantalón de mezclilla por donde su escroto fue extraído.

También Ubaldo se percato que su preciado escroto con su invaluable contenido en su interior, estaban bien asegurados entre las fuertes mandíbulas de la prensa manual, pronto se percato de que Tina y Amalia lo estaban viendo desde el otro lado de la mesa.

-“¿Qué demonios creen que están haciendo? ¡Suéltenme!” Dijo Ubaldo.

Ambas mujeres riendo dijeron al unísono.

-“Solo vamos a hacer que no te vuelvas a burlar de mujeres que crean en tus mentiras”. Dijeron ambas como si lo hubiesen ensayado por varios días.

-“¿De que demoni…?” Trato de preguntar Ubaldo.
-“AAAAAAAAAAAAAGGGGGG” Grito Ubaldo de pronto.

Cuando Tina giro la manivela en la parte de la mesa donde estaban que hizo que las mandíbulas del tornillo de banco se cerraran comprimiendo los huevos de Ubaldo, que de inmediato tenso todo su cuerpo, sacudiéndose con fuerza al sentir una instantánea punzada de dolor que recorrió todo su cuerpo, cuyo epicentro eran sus huevos.

Ubaldo iba a hablar a suplicar que aflojaran el tornillo de banco pero apenas abrió su boca para intentar decir algo, Amalia en esta ocasión giro la manivela que hizo que los huevos de Ubaldo se comprimieran a un más dentro de su escroto, el dolor que estaba sintiendo era brutal en ese momento.

Amalia como poseída por un odio desmedido, le dio dos vueltas más de forma rápida a la manivela, que hizo que Ubaldo apretara los dientes para tratar de contener un alarido de dolor pero no lo logro, el grito que dio retumbo en las paredes de aquel taller mecánico.

-“AAAAAAGGGGGGG”. Grito Ubaldo.

Sus huevos estaba cruelmente comprimidos en dolor que sentía era infernal, sacudía la cabeza en forma negativa sin parar Ubaldo, son sus brazos tratando de romper las retenciones que lo sujetaban a la mesa, Tina mirando a Amalia le tomo la mano para colocar su mano sobre la manivela.

Entre ambas de manera lenta comenzaron a girar la manivela de manera constante, que lentamente comenzó a presionar sus huevos de Ubaldo sin cesar, apenas bastaron unas pocas vueltas de la manivela para que el escroto y huevos de Ubaldo estuvieran a punto de estallar por la tremenda presión sobre ellos por las mandíbulas del banco de tornillo.

Apenas bastaron dos giros más para que el cuerpo de Ubaldo luchando con desespero por soltar sus huevos del banco de tornillo, su cuerpo estaba arqueado, con cada musculo de su cuerpo tensados al máximo, un giro más y los ojos de Ubaldo, se pusieron en blanco con todo su cuerpo sacudiéndose en convulsiones, un giro mas y los huevos de Ubaldo estallaron, haciendo que su escroto de piel estallara como si fuese un globo con agua, expulso los restos de los que fueron los testículos de Ubaldo hasta donde estaban sus pies casi tocando a Tina y Amalia, que sintieron todo su cuerpo temblar al sentir un tremendo orgasmo al verlos, se habían corrido sin siquiera tocarse, sus jugos ya bajaban por sus piernas cuando el cuerpo de Ubaldo se desplomo sobre la mesa sin sentido.

Tina tomo un pequeño soplete y cauterizo le herida sangrante en la entrepierna de Ubaldo, quien apenas se sacudió al sentir su cuerpo la llama del soplete, ambas dejaron a Ubaldo desamarrado sobre la mesa, para luego marcharse y disfrutar de la fiesta del pueblo.

Ubaldo nunca dijo nada pero meses después completamente derrotado vendió el taller y se marcho con un cambio de personalidad que nadie entendió pero Tina y Amalia al verlo abordar el autobús que lo llevaría lejos rieron burlonamente, nadie entendía también como es que aquellas enemigas a morir se habían vuelto tan amigas de forma tan repentina, sin saber que ellas guardaban un secreto que les había llenado de placer y gozo como pocas mujeres sentirían en sus vidas.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

DE ARRIBA A ABAJO

Rick y yo estábamos en nuestro último año de universidad el estudiaba derecho y yo enfermería desde un principio sus ojos azules me cautivaron por lo que no pude evitar acercarme a donde estaba, sabía que era gay ya que ese lugar era para hombres de esa orientación sexual......


DE ARRIBA A ABAJO
Rick y yo estábamos en nuestro último año de universidad el estudiaba derecho y yo enfermería desde un principio sus ojos azules me cautivaron por lo que no pude evitar acercarme a donde estaba, sabía que era gay ya que ese lugar era para hombres de esa orientación sexual.

[GAY] [CASTRACION] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [TROFEO]


Categoria: Gay      Autor: Uncutone





Rick y yo estábamos en nuestro último año de universidad el estudiaba derecho y yo enfermería desde un principio sus ojos azules me cautivaron por lo que no pude evitar acercarme a donde estaba, sabía que era gay ya que ese lugar era para hombres de esa orientación sexual.

-"Hola, soy Mike, ¿cómo te llamas?"
-"Soy Rick ", respondió.

-“Tienes unos ojos magníficos". Usando algo trivial pero verdaderp.
 -“¿Quieres salir de aquí? De todos modos, cierran en 15".
-Claro -dijo-.
-"Vámonos. Yo vivo en la colina rusa,
-“¿qué hay de ti?" Le pregunte
-"Estoy en Noe, a pocas cuadras de aquí. Podemos ir ahí".
-“De acuerdo, estás más cerca. Vamos a tu casa”. Le digo.

En el momento en que la puerta de mi apartamento se abrió empezamos a quitarnos los suéteres, las camisetas y los zapatos. Mi excitación solo se aceleró con la eliminación de cada pieza de ropa. No podía esperar a penetrar a este tipo y llevarlo a un nivel sublime. Cuando metí mi mano en su calzoncillo y froté su pene, estaba encantado de descubrir su creciente miembro. Pronto ambos estábamos desnudos, pero en la tenue luz pude ver su glande en forma de hongo. Al girar su duro culo reveló una hendidura profunda que me llevó a un intenso placer. No podía esperar a dividir esa escisión y conducir mi pene a su interior.

Antes de eso, tengo que mencionar que durante la universidad un total promiscuo. Desde que salí de la escuela secundaria siempre quería sexo con chicos.

Una vez que estábamos desnudos y viendo mis nueve pulgadas de pene sin circuncidar moviendo sus nalgas me rogo que lo penetrara. Y lo hiciera mío. Me encanta introducir mi pene en agujeros me encanta escuchar sus gemidos de placer. También era engreído, a pesar de que llevaba camisas de polo, chinos y top-siders, y era un chico algo fresa, sabía que era superior y podría tener a quien quisiera. Nunca deje que me penetraran, nunca. Hasta que conocí a Rick.

Esa noche mi vida cambió para siempre. Mientras Rick chupaba mi pene sin cortar, me preparaba para caer sobre él, deslizo un condón sobre su cabeza de hongo. Cuando se levantó de sus rodillas yo estaba listo para darle la vuelta y ponerlo en mi cama para penetrarlo como un perro salvaje. Mientras caminábamos hacia el borde de la cama, de repente me empujó sobre mi espalda, levantó mis piernas por encima de su hombro y empujó su pene en mi agujero. Antes de darme cuenta de lo que pasó, sentí un fuerte aguijón presionando antes de entrar en mi esfínter, pero al irrumpir y comenzar a masajear mi próstata. El dolor se transformado en placer. Fue otro mundo que nunca había visitado, y estaba enamorado.

Después de graduarnos, ambos obtuvimos grandes trabajos: Rick como abogado junior con un bufete de abogados, y yo como enfermero quirúrgico en un hospital de la ciudad. Con nuestros ingresos combinados encontramos un departamento increíble en el piso 46 de un edificio alto que contemplaba toda la ciudad.

Ambos Rick y yo somos de 1.75 metros de altura, pero es ahí donde terminan nuestras similitudes físicas. Soy miembro de un programa de natación y cuando no estoy en el agua estoy en mi bicicleta de carretera de fibra de carbono pedaleando unas 50 millas al día después del trabajo. Soy muy delgado, mi vientre es plano con definición, pero mis pectorales no están muy bien desarrollados. Son mis piernas y nalgas las que realmente están construidas y definidas. En realidad soy bastante lampiño con solo un poco de vello fino entre mis pezones y un rastro feliz que conduce a un parche de pubes por encima de mi pene. Creo que mi cabello es de color marrón claro, muy claro, pero algunos le dicen jengibre. Para nadar y andar en bicicleta me afeito el poco vello que tengo, incluyendo mis axilas y piernas.

Mi verdadera característica relevante es mi pene. Estoy orgulloso de él a 6 pulgadas floja. Es suave como un largo tubo colgante, incircunciso, con prepucio extendido que forma un pezón alargado en el extremo. Mi prepucio hace que mi pene se vea suave y sin rasgos. Pero incluso floja tiene una circunferencia de buen tamaño, y es del mismo grosor todo el camino hacia abajo, el prepucio suaviza la división entre el eje y la cabeza. Los chicos sueltan sus mandíbulas cuando estoy totalmente erguido llegando a los 8.5 a 9" y se babean, especialmente cuando ven a mis huevos colgando bajos que son del tamaño de ciruelas. Mi paquete ampliamente llena mi traje de bajo o mi licra de ciclista con una protuberancia significativa.

Por otro lado, Rick fue forjado en el gimnasio al que siempre va a primera hora en la mañana antes del trabajo. Para mantener su gran paquete de seis abdominales, pero su gran característica son sus grandiosos pectorales que son para morirse. Están bien desarrollados con los músculos definidos que hacen estallar sus pezones donde se encaraman en el borde. Cubriendo su pecho con vello corto, oscuro y fino, que irradia hacia fuera desde su línea media. Su dorada piel resplandece en sus hombros y bíceps. Una mancha oscura de pubes brota encima de su pene de siete pulgadas. Aunque es grueso cuando esta duro, también es grueso cuando esta suave, mostrando su cabeza de hongo con la piel amontonada detrás de su corona. Cuando es duro su cabeza realmente se enciende con una línea oscura que rodea su eje indicando donde su prepucio fue quitado cuando era un bebé.

Después de que nos mudamos al rascacielos nuestra vida sexual fue increíble. Aunque, parecía que nuestro trabajo consumió mucho de nuestro tiempo y energía, pudimos conservar viernes como nuestro tiempo. Mis horas de trabajo son impredecibles, pero siempre tengo viernes. Por la mañana hago las compras de supermercado y luego limpiaba la casa desnudo con mi pene oscilando de un lado a otro mientras aspiro los pisos o preparar la cena.

Uno de mis rituales de rutina es limpiar mi ano usando un enema para prepararme para una noche salvaje. Cerca de 7:30 o 8 PM. Rick llegaba a casa. Tan pronto como oigo la llave en la cerradura lo espero totalmente desnudo sosteniendo dos copas de vino. Rick coloca su maleta en la mesa de la entrada. Mientras todavía viste su traje Armani y su corbata de seda, y zapatos de Bruno Magli, nos sentamos a una cena a la luz de las velas con Rick todavía con su traje y yo desnudo. Después de terminar la cena, recojo los platos y nos servimos un Armagnac.

Con nuestras bebidas todavía en la mesa y solo las velas iluminando la habitación tirada de Ryan por su corbata en nuestro pequeño balcón con vistas a la ciudad. Frotando sus huevos puedo decir que está listo para la acción. Me arrodillaba, desabrochaba su pantalón, empujaba su calzoncillo de marca exclusiva hacia abajo y tomaba su endurecido pene para que sus huevos descansaran sobre su cintura y luego comenzara a lamer su borde, de modo que se mantuviera rígida y resplandeciera.     
    
Entonces rodeo su glande con mis labios mientras corría mi lengua sobre su sensible glande. Luego trabajo mi camino hasta su cicatriz de circuncisión hasta que mis labios se encuentran con su vello púbico. Una vez que su pene está bien humedecida, como resbaladiza por mi saliva, Rick me levantaba, me daba la vuelta y me tendría sobre el carril del balcón donde colocaría mis antebrazos para poder tener una vista increíble de las luces de la ciudad que se extienden por debajo. Puedo entonces sentir a Rick abrirme mis nalgas, extendiendo mis piernas y él me llevaba al olvido absoluto.

Una vez que estaba lubrificado, sentía como su glande empujaba contra mi esfínter y entraba en mí. Rick se acercaba para agarrar mi duro pene, acariciando mi prepucio hasta que disparaba mi carga a través de la barandilla. Mi cum salpica en la acera abajo. Momentos después siento que la semilla de Rick era disparada profundamente dentro de mí, para luego limpiar su pene de Rick con mi lengua que perdía dureza, subo hasta su boca y nos damos un beso con nuestras lenguas para mezclar su esperma con Armagnac. El sabor es aún más embriagador que un postre después de la cena.

Esa fue nuestra por algún tiempo. Fue tan salvaje pero todo por más bueno que sea se vuelve rutina y llega a hacer aburrido. Necesitábamos más. No es como si quisiera engañar a Rick, es solo que estaba buscando lo que estaba en mis más profundos pensamientos eróticos. Mirando en línea renové mi interés en la modificación corporal y me excite inmediatamente por los individuos que se divierten con las cosas tribales, los sellos, pero especialmente por los piercings genitales.

Aprendí y quede fascinado por todas las formas de piercings tanto en el pene como en el escroto. Incluso en el gimnasio cuando veo a un chico en la ducha con un piercing siempre me excitaba. Mi fascinación se volvió una obsesión, comencé a charlar en línea con chicos que voluntariamente fueron castrados o tuvieron una penectomía para eliminar su pene para dejar sólo un pequeño agujero por donde orinar cerca de su ano. Abrió un nuevo mundo para mí justo cuando sabía que era gay, supe que esa forma de modificación era para mí. Instantáneamente tenía una erección con la idea de tener mis huevos o pene eliminado.

Durante una Charla aquel tipo realmente cortó su pene mientras conversábamos. No podía creerlo al principio. Pensé que era una broma, pero cuando me envió imágenes del pene cortado en la palma de su mano ensangrentada supe que fue real. Tuve una increíble erección, pero aún más imaginar que se llevaba a cabo en mí, fue una increíble autorrealización, fue un punto de inflexión. Pero me aterrorizó discutir eso con Rick, que pensaría de mí que era una especie de monstruo. Así que, continué en línea en secreto hablando con amigos de ideas afines.

Fue alrededor de un año después de que nos mudamos juntos, con mi computadora en mi pecho leyendo una historia caliente mientras charlaba con mi amigo que recientemente cortó su pene, él acababa de enviar nuevas fotos de su muñón curado. Yo estaba cautivado y charlando, totalmente absorto. También estaba leyendo acerca de cuatro amigos que se dieron cuenta de que eran una parte superior o inferior y estaban dispuestos a tener su pene o huevos eliminados para satisfacerse. Estaba tan absorto por la imagen y la historia que bóxer estaban como una carpa, cuando detrás de mí escuché a Rick preguntar, "¿Qué estás viendo?"

Mi corazón revoloteó y mi dura erección comenzó a desinflarse. Era como si estuviera desnuda ante mi madre masturbándome, tratando de lucir calmado dije.

-“Sólo revisando mis correos”. Le dije.
-“Ah, ¿así que no estás revisando una nueva forma de perder tus huevos?” dijo él con toda naturalidad.
-"¿Qué?" Le respondí.

"¿Sabes, todos los sitios de modificación genital y corporal que has estado viendo en los últimos meses? Me encontré con los sitios que estaba buscando hace un tiempo, no estaba seguro de lo serio que era todo eso, así que me inscribí y hemos estado charlando en línea. Quieres perderlos ser un eunuco.

-“¿No es verdad?” Dijo Rick.

Me quede helado Rick me confesaba que ambos compartimos nuestros deseos secretos durante los últimos meses. Rick sabía todo sobre mis deseos y yo sabía todo sobre lo que estaba buscando.

-¿Estás hablando en serio? "Sí, definitivamente quería que alguien hiciera mi propia modificación a mi gusto. Incluso antes de conocernos, pero nos enamoramos tan rápido y nunca tuvimos la oportunidad de discutir esto y no estaba seguro de cómo lo tomaría. Por el amor de Dios, eres un chico de buena educación. Nunca pensé que querrías que tu cuerpo fuera tatuado o algo así.

-"Wow", le respondí.
"Yo no tenía ni idea de que tu, también, estabas en esto”. Le dije

Ese próximo fin de semana Rick me llevó al salón donde realizaron una depilación láser para comenzar mi transformación. Me pasé toda la mañana ahí mientras depilaban mis axilas, alrededor de mis pezones, por mi camino feliz a mi pubes, huevos y el poco alrededor de mi agujero. Fue una gran sensación estar permanentemente lampiño, sin necesidad de preocuparse por rasurarse cada cierto tiempo. De allí fuimos para un tatuaje y perforación. Rick quería que me hicieran un tatuaje colocado en la parte posterior de mi cuello ligeramente por debajo de la línea del cuello. Me sorprendió por el hecho de que ya me había incluido en el registro de esclavos. Ahora poseo un número de esclavo que fue registrado por Rick.

Me tatuaron mi nuevo número de esclavo completo con código de barras y la inscripción debajo que decía: Propiedad de Rick Pale. Después de levantarme de la mesa pude verlo con la ayuda de un espejo. Estaba orgulloso de mi nueva designación de marca de propiedad. Podría usar un cuello de camisa y nadie lo sabría, o una camiseta para mostrar con orgullo mi nuevo estatus de cosa.

Rick, el artista del tatuaje y yo planeamos, y revisé ideas para esbozar ilustraciones para un tatuaje de cuerpo completo. El artista usó un marcador de luz en mi cuerpo para mostrar cómo fluiría como una sola entidad. Quería hacer hincapié en mis nalgas y agujero alejarme de mis genitales, ya que eso es lo más importante. Nos instalamos en un diseño tribal muy oscuro que fluía alrededor de mi cuerpo. Se necesitaría casi un año o más para terminarlo, dijo y al menos un par de cientos de horas. Trabajaría en cuadrantes, contorneándolo al principio y luego llenándolos. Sería doloroso y largo, advirtió.

Luego me quite la ropa restante mientras me sentaba en un banco hasta que me bajó a una posición  con mi pene pegado hacia arriba. Rick quería que mi prepucio fuera perforado con un anillo de oro pequeño para frenar mi masturbación y evitar que tuviera sexo con alguien, era eso o una jaula de castidad. De esta manera el anillo me destetaría lejos de mi confianza en mi pene por placer. El perforador me limpió con alcohol, marcó la inserción con un marcador en la parte superior exterior y el prepucio interior, luego colocó un corcho debajo de mi prepucio y con una aguja tubular grande, seguido de un anillo de calibre pequeño, perforó mi prepucio. Hubo muy poca sangre y solo un ligero pinchazo cuando pinchó mi prepucio.

Después de haber insertado el anillo, sacó mi prepucio y el anillo fluyó de la punta de mi pene para montar a mitad de mi vástago, clavando hacia arriba y pareciendo caliente como el infierno. Como el artista se retractó mi prepucio obtuve una erección enorme y mi nueva perforación se destacó rígida en la punta de mi pene.

La mañana siguiente nos despertamos con increíbles erecciones, pero estábamos sufriendo dolor. Tuvimos que esperar hasta el siguiente fin de semana hasta estar curados por completo. Ryan chupó y jugó con mi nuevo anillo. La sensación de él moviendo el anillo en mi prepucio con su lengua definitivamente me dejó sin aliento y no pasó mucho tiempo antes de que explotara en su boca, enviando ondas de éxtasis acumulado por su garganta. La peor parte fue que tendría que esperar un par de semanas antes de que pudiera sentir nuevo perforado pene dentro de mí.

Un día cuando llego luego de entrenar me dijo sin más

-"Sabes creo que eso se tiene que ir". Dijo Rick.
-"¿Qué?" Contesté. Sin entender bien a lo que se refería.
- "Ya sabes a lo que me refiero". Dijo mientras agarraba mi protuberancia en mi bóxer.

Siempre había estado orgulloso de mi pene, y el piercing mejoro especialmente mi paquete. El contorno de mi pene era claramente visible, al igual que mi par de huevos que parecían quedar más bajos haciendo que mis dos orbes fuesen más visibles. Pero apenas lo escuche supe que mi tiempo había llegado. Mi pene quedo rígido orgullosamente erguido cerca de mi vientre con el anillo en mi prepucio destacándose visiblemente.

Rick agarró mis huevos para envolver completamente sus manos alrededor de ellos y tiró de modo que mi prepucio se deslizó hacia abajo para revelar mi glande de color rosa. Mientras seguía sosteniendo mis huevos, me las retorció. Con la mano libre, se bajo su bóxer, los dejó caer sentí su duro pene restregarse entre mis nalgas, Rick se inclinó hacia mí, todavía sosteniendo firmemente mis huevos incluso aumentando su agarre. Él escupió en su mano libre para frotar sus dedos húmedos contra mi fruncido ano, luego deslizó su glande dentro de mí. Me apretó los huevos con más fuerza. Era el dolor y placer lo que sentía antes de que lo supiera estaba tirando mi semen en el suelo sin incluso haber tocado mi pene.

Rick estaba tan excitado con ellos, que también, disparó al mismo tiempo su semen en mí y sentí el calor de su semen llenando mis entrañas. Ambos estuvimos perdidos y eufóricos por ese increíble orgasmo, ambos entendimos que esa sería una de mis últimas eyaculaciones como un hombre intacto.

Decidimos que lo mejor para mi castración era matando mis huevos por medio de inyecciones de alcohol. Compré una bolsa de ciruelas, una botella de alcohol y un conjunto de pequeñas jeringas calibradas. Le enseñé a Rick cómo inyectar usando las ciruelas. Era muy diligente y rápido aprendiz. Él giraba las ciruelas alrededor para inyectar una pequeña cantidad en cada sitio. Una vez que él era hábil en eso estábamos listos para comenzar una serie de ocho inyecciones de dos cc por cada sesión y una serie de tres a lo largo del eje de mi pene.

Me inyecte mi propio eje, ya que era muy difícil la colocación era fundamental evitar que el alcohol entrara en el torrente sanguíneo. Las inyecciones en mi pene me dejarían permanentemente impotente para que no tuviera una erección nunca más. Pronto estábamos listos para comenzar con mis huevos. Ambos pudimos sentir la emoción, sabiendo lo que estaba a punto de comenzar el proceso de mi castración.

Me acosté en uno de los salones para esparcir mis piernas a cada lado. Rick deslizó una banda de plástico sobre mi escroto para que mis huevos quedasen apretadas en mi escroto para mantenerlas apretadas y no resbalaran. Rick entonces llenó una jeringa con 2 cc, sacando el aire como yo le había enseñado. Luego empujó la aguja a través de mi escroto en mi testículo derecho asegurándose de que estaba dentro de mi él. Podía sentir la aguja cuando entró con más presión mientras inyectaba un poco de alcohol y luego pude sentir una sensación de ardor.

Rick inyectó alrededor de 10 lugares diferentes en cada testículo. Todo el tiempo tuve una erección como de roca y Rick. Estaba tan excitado, como yo. Después de que terminó mi primera sesión de inyecciones, me quitó la banda y mis huevos colgaron libres, ardiendo con alcohol fresco dentro de ellos.

Nos besamos apasionadamente mientras el apretaba mis huevos bolas. Tome el pene de Rick con pasión. Se había afeitado sus pubes para esa ocasión especial y su pene sobresalía suavemente de su entrepierna cuando mis labios se lo tragaron hasta la base, sintiendo su glande presionado contra la parte posterior de mi garganta. Froté mi mano sobre su suave vientre hasta sus cincelados abdominales, más que nada lo quería dentro de mí.

Rick luego de unos minutos se coloco detrás de mi extendí mis piernas y mis nalgas. Rick comenzó a lamber mi ano juro que parecía poder alcanzar mi próstata con su lengua. Lo necesitaba dentro de mí con urgencia. Nunca lo había visto tan emocionado con su pene tan grueso como en ese momento. Mi propio pene, también, estaba de lo más grande que he experimentado, arqueado hasta tocar mi vientre, listo para explotar.

Rick se levantó un poco y con un empuje, me penetro con su glande de hongo y todo su eje se estrelló contra mí hasta la empuñadura. Estaba en el cielo. Después de solo unos minutos arroje mi carga sin tocar mi pene de nuevo y Rick disparó profundamente dentro de mí. Pero sabía que esta sería mi última gran carga antes de convertirme en un eunuco. Había pasado más de un mes desde que incluso tocara mi propio pene, ni me había masturbado durante este tiempo. Mi único eyaculación en ese tiempo fue esa.

Poco a poco comencé a sentir la intensa quemadura de alcohol en la carne de mi pene, ya que se marchitó justo cuando terminaba. Rick seguía excitado y necesitaba venirse de nuevo. Esta vez me acosté de espaldas. Ambos estábamos tan excitados sexualmente que Rick fue de nuevo capaz de depositar su semen, pero solo pude llegar a un orgasmo parcialmente llenando mi prepucio con semen con mi pene flácida y sin vida.

Durante las tres semanas siguientes Rick continuó con mis inyecciones. Había terminado de inyectar mi pene la primera semana y hubo un resultado inmediato, mi pene estaba totalmente flojo y sin vida, ya era totalmente incapaz de tener una erección. Rick estaba tan emocionado con mi nueva apariencia, sobre todo cuando caminaba alrededor de nuestro condominio desnudo con mi entrepierna sin vello y el pene balanceando con su largo prepucio.

Después de un par de meses comencé a sentir y ver cambios. Comenzó con escalofríos como resultado de la falta de testosterona. Entonces mi pene comenzó a encogerse. Al principio fue de 5 a 6 pulgadas suave, que eventualmente se redujo a 3 pulgadas y cuando estaba con escalofríos apenas llegaba más de una pulgada o pulgada y media. Y la mayor parte de eso era prepucio que formaba un pezón. No esperaba tal reducción y traté de adaptarme a mi contracción. Rick, por otro lado, estaba emocionado por ello. Cuanto más pequeño mejor para él.

Entonces mis huevos, como estaban muriendo, comenzaron a encogerse también. Los que colgaron una vez por debajo de la punta de mi pene ahora se retrajeron y lentamente comenzaron a reducir de tamaño. Tenían el tamaño de grandes ciruelas, pero al final eran del tamaño de uvas. Luego de unos seis meses, eran del tamaño de pasitas.

Durante este período de mi reducción comenzamos a conectar con otros chicos de ideas afines en la comunidad. Nos unimos a un grupo de esclavos y empezamos a ir a bares gay alternativos. Mi vestimenta también cambió cuando empecé a usar botas negras, pantalones de poca altura y camisas para mujer. Mi protuberancia había desaparecido y el frente mi pantalón estaba plano. Pero estaba orgulloso de mi tatuaje tribal. En uno de nuestros aniversarios Rick me dio una cadena de esclavo y collar con cerradura. Empecé a usarlo en todas partes, incluso en las duchas en el gimnasio y la piscina.

Se hizo notorio, especialmente en los vestuarios, que mi paquete era definitivamente más pequeño. Rick estaba orgulloso de eso y en cualquier oportunidad que tuviera para discutir o mostrar mi estatus con nuestros nuevos amigos, o un grupo en el club, necesitaría dejar bajarme mi pantalón para mostrar mis órganos encogidos.

Rick luego de algunos meses determinó que era hora de la etapa final de convertirme en un eunuco con la extirpación quirúrgica de mis huevos muertos. En la escuela de medicina tuve un amigo que era interno en ese momento. Algunos como durante nuestra escuela descubrimos nuestro interés mutuo en las modificaciones del cuerpo, especialmente castración masculina y penectomía. Siempre nos mantuvimos en contacto. Ahora vivía y trabajaba cerca. Todos estuvimos de acuerdo en reunirnos y Rick y yo un fin de semana nos encontramos con Doug. Ambos entendíamos la ilegalidad de ese procedimiento y se entendió que nunca divulgaríamos quién realizó mi operación.

Luego de revisar los informes de laboratorio de sangre con mi bajo nivel de testosterona, Doug estaba seguro de que mis testículos estaban muertos y debían ser removidos. Cuando coloque mis piernas en los estribos de la mesa de examen. Rick se paró junto a mí y mirando a su entrepierna me di cuenta de que estaba luciendo una erección mientas Doug lavaba mis genitales con antiséptico.

A continuación, utilizó una jeringa de pequeño calibre y metió todo alrededor de mi escroto para inyectar un anestésico local para adormecer mi escroto. Luego probó el resultado apretándome mis huevitos, pero no sentí nada. Me pegó el pene a mi vientre, estiró mi escroto y marcó el sitio de la incisión con un bolígrafo.
  
Estaría completamente despierto durante la operación, pero me dieron un sedante. Antes de que lo supiera y ordenara mis pensamientos, él cortó en el lado derecho de mi escroto con una incisión de media luna que siguió la piel natural de color oscuro de mi escroto. Cuando lo hizo, mi testículo grisáceo salió de la incisión. Había visto huevos de chicos antes en la cirugía, pero ahí estaba la mía situada fuera de su casa. La primera era pequeña, de color cereza, pero algo brillante con una pequeña cantidad de sangre. Hizo otra incisión en el otro lado con el mismo procedimiento. A continuación, sujetó y ató los cables de los testículos para cortarlos. Pero entregó las tijeras quirúrgicas para que Rick tuviera el honor de castrarme. Doug entonces dejó caer cada testículo en la bandeja junto a mi escroto cortado antes de coserme. Era extraño ver mis propios testículos de esa manera, pero fue un largo viaje hecho realidad.

Después de casi media hora Doug cosió los dos bordes de mi escroto cortado juntos, me limpió con un antiséptico, vendó mi incisión, y ya estaba listo para irme. Cuando la anestesia desapareció, comenzó a doler como el infierno y realmente comencé a sentir dolor. Él me dio algunos analgésicos con órdenes de no moverse, caminar, doblarme o sentarse por lo menos un día y debía comprobar la inflamación por si había infección. Pero, absolutamente ningún movimiento importante extenuante.

De regreso a casa llevaba mi conjunto de huevos conservadas en un tarro. Me cure rápidamente y un par de semanas después la hinchazón se redujo, pero el enrojecimiento se mantuvo después que las puntadas fueron quitadas. Fueron unos ocho meses antes de que me curara por completo, dejando solo un débil rastro de una cicatriz que apenas era visible.

Rick la paso muy mal mientras me curaba no podía esperar a que me curara para probar su nuevo juguete. Estaba tan orgulloso de mí y estaba tan ansioso de penetrarme  tan pronto como estuviera listo para la acción, corrió a casa del trabajo. Nos encontramos en el vestíbulo de abajo para que pudiéramos subir por el ascensor, juntos solos. Estábamos excitados sexualmente y cuando se cerraron las puertas del ascensor, estábamos en un apasionado abrazo intercambiando salvia en un beso húmedo.

Para el momento en que llegamos a nuestra puerta de entrada desde el ascensor estábamos totalmente desnudos y arrastrando nuestra ropa como el pene de Rick se arqueó hacia arriba. Una vez que estuvimos dentro, Rick me ordenó que me pusiera en el suelo a cuatro patas. Comenzó a lamber mi agujero, lamiéndolo y extendiendo su lengua hasta donde mis huevos estuvieron una vez con su lengua, lamiendo mi entrepierna mientras me masturbaba suave. Rick siguió frotando mi entrepierna  sin vello y escroto. Solo mi pene encogido de dos pulgadas se extendía y la mayor parte de eso era mi prepucio redundante que ahora parecía desproporcionado, como el de un niño. Mi glande no era más que el tamaño de la punta de mi dedo meñique. Estaba muy lejos de mi pene de nueve pulgadas sin cortar de antaño.

El vientre de Rick comenzó a frotarse contra mi espalda mientras penetraba a su nuevo eunuco estilo perrito. Ya que no había tenido sexo o eyaculado en meses, estaba listo para lo que fuese. Entonces pude sentir su pene en la entrada de mi agujero y luego el calor de la orina mientras orinaba para lubricar mi agujero antes de empujar su pene dentro para llenarme con su orina. Como la orina caliente corrió por mis muslos, pude sentir sus huevos golpeando contra donde los míos estuvieron una vez, hasta ambos llegar a un enorme orgasmo aunque le mío fue seco el de Rick fue enorme llenándome de una gran cantidad de su espeso semen.

Ambos quedamos jadeantes, casi desfallecidos sobre el piso de la sala totalmente exhaustos pero muy felices luego de haber esperado tanto creo que valió la pena, ahora soy un eunuco que adora ser penetrado por el tremendo miembro de su Amo al que amo más que incluso antes.




Historia Original Aquí.




Autor: Uncutone       Traductor: DarkSoul

DE IDAHO A ARIZONA

Castré a tres adolescentes la semana pasada. El más joven tenía trece años y apenas era adolescente, mientras que el mayor tenía quizás diecisiete años y casi era un adulto, pero todavía era un niño en mis ojos. No se preocupen; No hubo sangre derramada y nadie resultó herido. Salgo todos los días a la tienda de comestibles o a otros recados y muchas veces solo para conducir alrededor. También viajo bastante y siempre estoy en la búsqueda de muchachos y jóvenes que merecen la castración por una razón u otra......


DE IDAHO A ARIZONA
Castré a tres adolescentes la semana pasada. El más joven tenía trece años y apenas era adolescente, mientras que el mayor tenía quizás diecisiete años y casi era un adulto, pero todavía era un niño en mis ojos. No se preocupen; No hubo sangre derramada y nadie resultó herido. Salgo todos los días a la tienda de comestibles o a otros recados y muchas veces solo para conducir alrededor. También viajo bastante y siempre estoy en la búsqueda de muchachos y jóvenes que merecen la castración por una razón u otra.

[ADOLESCENTES] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Zipper





Castré a tres adolescentes la semana pasada. El más joven tenía trece años y apenas era adolescente, mientras que el mayor tenía quizás diecisiete años y casi era un adulto, pero todavía era un niño en mis ojos. No se preocupen; No hubo sangre derramada y nadie resultó herido. Salgo todos los días a la tienda de comestibles o a otros recados y muchas veces solo para conducir alrededor. También viajo bastante y siempre estoy en la búsqueda de muchachos y jóvenes que merecen la castración por una razón u otra.

El domingo pasado me encontré en un viaje por carretera a cien millas de distancia de mi casa. Había parado por combustible y acababa de llenar el tanque de gasolina cuando otro coche se detuvo en las bombas. Mamá y papá y un niño muy bien vestido y, obviamente, se dirigían a la iglesia. El muchacho bajó del coche para estirar las piernas. Era un muchacho apuesto y guapo, de un cuerpo diminuto y una tez clara que lo hacía parecer joven, quizá de once o doce años, pero tenía la tétrica sombra de un futuro bigote en el labio superior y cuando hablaba era con el tono de un adolescente. -No me gusto el padre Mason -se quejó del muchacho. "Es extraño y no veo porqué debería hablar con él." Típico de adolescentes.

"Hemos pasado por todo eso, Kevin. Harás lo que te diga.

Oh bueno, un Kevin. Cuando yo estaba acerca de la edad de ese niño había sido intimidado por un niño llamado Kevin y desde entonces castraba a cada Kevin que encontraba. Planeé su castración todo el camino a través de Idaho, perfeccionando los detalles, y de momento me vine sobre mi vientre esa noche antes de poder dormir tenía todo que funcionar pensé para mí.

Castrar a un niño inocente es un crimen tan abominable que es totalmente incomprensible para cualquier persona decente, pero ese chico no era inocente. Tenía una perversión potencialmente fatal que había que corregir por cualquier medio; Era un masturbador compulsivo, adicto a una práctica que con el tiempo, a menos que fuera corregida, lo dejaría ciego, loco e incluso más pervertido.

-"¿Cuántas veces la semana pasas te masturbaste, Kevin?" Le pregunté al niño sentado ante mí en el sótano de la iglesia.

-"Uh, sólo tres, Padre Mason. ¡Realmente lo intenté! "

Solo tres veces mi culo. El chico probablemente se masturbo al menos una docena de veces en la última semana, tal vez incluso más. "Inaceptable. Quítate toda tu ropa", le informé al chico.

-"¡Por favor! ¡Intentaré hacerlo mejor! "El muchacho suplicó.
-"Es demasiado tarde para eso. Debemos seguir un curso diferente si alguna vez vas a tener acceso al reino de los cielos”.

Finalmente cedió y se quitó lentamente los zapatos, se quitó el abrigo y la corbata, luego se despojó de su camisa y pantalón.

-"la Ropa interior también". Dije,

Señalando a su camiseta y trusa. Se dio la vuelta para cumplir.

-“Date la vuelta, Kevin”. Le dije.
"Sí Padre", respondió, y lentamente se volvió hacia mí, avergonzado por su desnudez.

Su torso sin vello, era un pre adolescente tímido y un pene circunciso delgado, pero obviamente funcional, que caía delante de los testículos que parecían sobredimensionados para su delgado cuerpo.

-"Acuéstate allí", le dije gesticulando hacia el ancho banco acolchado en la esquina de la habitación.
-“¿Dólera?” El pregunto.
"Sí. Algo. Pero una eternidad en el Cielo es mejor que una en el Infierno. Hará que valga la pena el dolor temporal.

"Le asegure las muñecas al muchacho en las ataduras acolchadas y las aseguré hasta el final del banco, luego hice lo mismo con las piernas antes de afeitarle cuidadosamente toda la ingle. Rodé suavemente cada gónada alrededor del saco, visualizando mentalmente el tejido de conexión que tendría que ser cortado. Luego le lavé cuidadosamente el escroto y el pene, para luego agacharme junto al chico. El siguiente paso fue crucial; Con el fin de comprender plenamente la enormidad de lo que estaba a punto de suceder, tuvo que experimentar de verdad, aunque solo sea una vez, lo que solo había imaginado mientras se masturbaba. Lentamente me llevé toda la longitud de su suave pene a mi boca, rodeando el extremo con mi lengua, hasta que se expandió a su longitud completa de cinco pulgadas. Suavemente succioné mientras apretaba ligeramente cada uno de sus testículos. La explosión fue inmediata e intensa, llenando mi boca con su semen.

-"¡Jesús!" Dijo, cerrando los ojos.

Aislé sus testículos en la parte inferior de su escroto, y luego cuidadosamente hizo una incisión de pulgada y media entre los dos bulbos y suavemente exprimir cada testículo. Dos suturas rápidas y dos rápidos cortes y todo había terminado. A crédito del chico fue no gritar mientras estaba siendo castrado, solo volvió la cabeza hacia un lado, cerró los ojos y murmuró: "¡Jesús! ¡Jesús! Jesús, una y otra vez hasta que su hábito de masturbación fue curado y su alma fue salvada.

***********

La siguiente castración fue dos días más tarde en Colorado. El chico no era particularmente malo, al menos en lo que respecta a los miércoles, pero todavía merecía ser nutrido. Acababa de llegar a la ciudad y me dirigía al motel cuando vi de reojo a un niño en una patineta bajando la colina. Accione los frenos y, por poco, eché de menos al chico mientras él cruzo delante de mí, derramando mi soda en el proceso. "¡Maldito hijo de puta!", Grité involuntariamente por mi enojo.

-"Vete a la mierda, viejo", respondió el chico, sacudiéndome su dedo del medio.

Me serene y volví a mirar al chico. Pantalón de Saggy, sin camisa, un primer intento de chico de quince años con una barba en la barbilla, varias abrasiones en los codos y rodillas de derrapes recientes. Era típico de muchos de los chicos de hoy; Todo huevos y ningún cerebro. Yo no podía hacer una maldita cosa acerca de su cerebro, pero podía estar seguro como el infierno que iba a arreglar el problema de sus huevos.

Lance no tuvo miedo aunque lo había secuestrado a punta de pistola. Él sabía por ver la televisión que los malos siempre acaban mal, e incluso si un hombre le disparó se sana en una semana o así. Además, su apodo era Fearless, ganado por su falta de miedo tanto en un monopatín como en un snowboard. Nada realmente le molestaba y ni siquiera parecía preocupado cuando le espose las manos y los pies con unos cinchos de plástico.

Lo arrastré a las estribaciones de las Rocallosas y por un camino forestal aislado, y luego lo arrojé al suelo en una zona donde los leñadores habían estado trabajando. Fue solo cuando me corté la ropa que él perdió su serenidad. La desnudez forzada nunca pasaba en la televisión y no sabía qué esperar.

Como la mayoría de los chicos de su edad, era delgado y fornido, pero no estaba muy bien dotado. Influenciado por la frescura del aire, así como por el miedo que ahora se arrastraba hacia él, sus huevos habían sido succionados firmemente contra su ingle y su pene se había encogido hasta donde no parecía más grande que su pulgar. Tanto para mi evaluación de todos los huevos y sin cerebro. Él tenía varios tatuajes pero no piercings. Una cosa es usar el monopatín, pensé.

Lo arrastré unos metros y separé sus rodillas y las coloque alrededor de un tocón bajo que los leñadores habían dejado, y luego fui a mi coche para recuperar algunos artículos. Sus ojos se abrieron de par en par con miedo genuino cuando vio el hacha y la cuerda delgada que llevaba, y él gritó su protesta cuando metí mi mano entre sus piernas y comencé a tantear sus huevos.

-"Relájate, no te voy a lastimar". Le dije.
-“No mucho, de todos modos”. Y le sonríe.

Finalmente puse mi mano alrededor de sus pequeños huevos y las tiré hacia afuera, enrollando el cordón firmemente alrededor de ellos para comprimirlas en un bulto peludo no mucho más grande que un albaricoque. El chico de trece años que había castrado hace un par de días no había gritado  como este. Sus gritos crecieron en intensidad mientras estiraba sus huevos cautivas a través de la cuerda, y eran casi ensordecedores cuando tome el hacha.

"No te muevas". le advertí,

Luego saque una grapa grande de mi bolsillo y coloqué los puntos afilados a cada lado de su escroto extendido. Tres golpes rápidos precisos del extremo del martillo del hacha condujeron la grapa profundamente en el extremo del tocón de madera para capturar sus huevos, y un cuarto golpe del hacha en la madera al lado de sus huevos.

Mi siguiente viaje a mi coche fue a buscar una lata de gasolina de dos galones, que derramé por todos sus huevos y la entrepierna del chico, así como el suelo alrededor de sus genitales, y luego driblé más aceite en un sendero de quince pies de largo Lejos del tocón de madera. Libere sus manos y pies, luego saque un encendedor Bic. -De acuerdo, chico. Como te dije, no te voy a lastimar, "dije, agachado hasta el final del camino de combustible hasta el muñón. Inmediatamente agarró el hacha y, por un instante, pensé que podría intentar lanzármelo. Pero él simplemente se congeló por un instante cuando el camino del combustible se incendió y avanzó hacia sus huevos.

Como dije, no le hice daño; Acabo de darte una decisión y debes tomar tu propia decisión. Justo después de eso, aprendió de la manera más dura que mi pene no siempre estaba floja, fue el mismo quien se corto sus huevos para evitar que estos fueran quemados.

****************

Arizona: Sol, Navahos, el Gran Cañón, y un chico curado de una perversión.

Me detuve por la noche en una pequeña ciudad a lo largo de la Interestatal 40, partes de las cuales fueron una vez la famosa ruta 66. La ciudad no era un destino turístico, pero estaba bien para mí. Todo lo que quería era un motel decente y una taberna. El lugar en el que desembarqué estaba en el borde de la ciudad, y como era un poco temprano para ir a la taberna decidí dar un paseo en el desierto y aliviar las torceduras de los últimos días de sentarme detrás del volante.

Me dirigí hacia lo que parecía un viejo depósito de desechos, siempre a la búsqueda de un olvidado de un coche clásico, y cuando me acerqué pude oír el estallido de un pequeño arma de fuego, probablemente una .22.

El adolescente con el rifle parecía fuera de lugar; Él era tan rubio que podría haber sido confundido con un albino donde la mayoría de la gente muestra ascendencia india o española. Estaba rodeado por cuatro muchachos, quizás de once o doce años, que estaban recargando el pequeño rifle. Me quedé detrás de los chicos, fuera de la vista, y vi como el chico rubio entregó el rifle a uno de los muchachos más pequeños, que lo levantó sobre su cadera y lo vació sin apuntar tan rápido como pudo tirar el gatillo, dando en el marcando lado de un coche viejo. El adolescente insertó un nuevo clip en el pequeño arma y se lo dio al otro niño, que también lo vació. Esto no era cosa de familia, papá se divertía con Junior, ni tampoco fue un curso de seguridad de armas de fuego patrocinado por la NRA. Estos chicos estaban solo disparando a las cosas y destruir lo que algún día podrían convertirse en coches clásicos.

-"Eso es todo por hoy, muchachos. Estoy sin munición”. Dijo el rubio.

Dejó el rifle y se apoyó contra la cabina de una vieja camioneta Ford, se despojó de la camisa y dejó caer su pantalón como ropa interior mientras los chicos más jóvenes discutieron entre ellos. En un principio pensé que el chico era probablemente de catorce o quince, pero tan pronto como lo vi desnudo revisé mi estimación. Puede que tuviera el rostro sin barba y el cuerpo de un niño, pero por debajo del cinturón era un hombre con espeso vello, un grueso pene con testículos pesados ​​que colgaban bajos por el calor.

-"Lo hice la última vez", dijo un chico joven,
-"así que estoy fuera"

Los otros finalmente lo decidieron con papel o tijera con sus manos para determinar al ganador. El perdedor se agachó en el suelo junto al chico rubio y agarró con cuidado el pene del muchacho mayor como si cogiera una rata muerta. Comenzó a acariciar al chico mayor, mientras su pene se hizo más duro empujó hacia adelante como si tratara de penetrar más profundamente en la mano del niño más joven. Eso duró más de un minuto, momento en el que el chico más joven se acercó para acariciar los huevos del chico rubio. Eso lo empujó sobre el borde y él explotó con un chorro blanco pesado que apenas esquivo al muchacho más joven. Los espectadores habían estado cruzando y descruzando sus piernas y empujando sus entrepiernas prepúberes, incomodos con los sentimientos que estaban experimentando.

-“De acuerdo”. Dijo el rubio, levantando su pantalón y recuperando el aliento. Los muchachos se marcharon y regresaron a la ciudad.

¡Houston, tenemos un problema! Pensé mientras seguía a los chicos. Este chico no solo era un vándalo, sino también un pervertido de primera clase. Ahora mismo se sentía satisfecho con conseguir trabajos manuales de niños pequeños, pero tenía una idea bastante buena de que iba a escalar y terminaría coaccionando una mamada o penetrando al menos a uno de los chicos, y eso tenía que ser prevenido.

-¿Mañana? -preguntó uno de los muchachos, ansioso por otra oportunidad de jugar con el rifle.

-Sí -respondió el rubio. "Tres treinta".

El grupo se dispersó al entrar en la ciudad, cada muchacho dirigiéndose a su casa. Seguí al chico rubio a un patio de trailers y observé cómo se dirigía a un viejo y destartalado armatoste. Tuvo unas cuantas palabras con un hombre que trabajaba bajo el capó que parecía un viejo Pinto antes de entrar en el remolque.

"¡No te muevas!" Dije en voz alta, bombeando el martillo de la vieja escopeta Remington con la que viajo. "Está bien," dijo, ahora con toda su atención y cooperación. "Los niños más pequeños regresan a la ciudad. Mantén la boca cerrada y no le diré a nadie lo que has estado haciendo aquí. "Utilicé la escopeta como una especie de varita mágica para separar a los niños más pequeños del chico mayor. "Rubio, te quedas".

Mantuve la pistola entrenada sobre el chico rubio mientras los jóvenes volvían a la ciudad.

-“Bien, dale la vuelta y ponte las manos detrás de la espalda”. Le digo

Miró furtivamente hacia donde había dejado el rifle. "Ni siquiera pienses en eso", le advertí. Le amarré las manos y luego lo arrojé al suelo e hice lo mismo con sus pies, y luego ate los pies y las manos a la espalda del cerdo.

Trabajando rápidamente ahora, en caso de que los chicos hubieran decidido pedir ayuda, arrastré al rubio a la puerta abierta de una camioneta vieja. Enrolé mi pedazo favorito de cuerda alrededor de sus huevos y lo arqueé hacia arriba a lo largo de la vieja puerta del camión. Recuperé el pequeño rifle, retrocedí cincuenta pies, y miré a través de la mira. Mi objetivo era un bulto del tamaño de una pelota de tenis, no era un tiro difícil por cualquier medio, pero sigue siendo un desafío para alguien acostumbrado a una vista telescópica.

El primer disparo produjo sólo otro agujero en la puerta, pero el siguiente resultó en gritos sin parar y un pequeño rastro de sangre. Los siguientes ocho disparos fueron más difíciles, ya que el objetivo estaba ahora revoloteando, y me tomó el resto de la munición antes de que el chico finalmente se derrumbara al suelo. Luego le liberé las manos y los pies y lo dejé disfrutar de su miseria. No moriría por sus heridas; Llamaría a la ayuda para el muchacho cuando saliera de la ciudad, pero él seguro como el infierno sería curado de su inclinación de abusar de muchachos jóvenes.

Dos horas más tarde, a cien millas de distancia, caminé hacia una tienda de sándwiches. "Seis pulgadas de trigo integral", le dije al chico con la actitud y un anillo en la nariz, "Doble roast beef, tostado, Provolone, lechuga, cebolla, tomates, un poco de mayonesa".

-¿Uh, seis pulgadas o un pie de largo y qué tipo de pan? -preguntó él, ignorando todo lo que el estúpido y viejo cabrón había dicho. Era demasiado pronto y demasiado cerca de mi última castración, así que el maldito chico estaba de suerte. Pero todavía tengo una semana y todo Nevada, California y Oregón para buscar nuevas víctimas.




Historia Original Aquí.





Autor: Zipper       Traductor: DarkSoul

SOCIEDAD CFNM

El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad......


SOCIEDAD CFNM
El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: MissKateKees & DarkSoul





El rector Leo Nilsson, de la Universidad Athena, estaba sentado en su escritorio revisando los registros de fondos para las Sociedades estudiantiles de la Universidad. A diferencia de la mayoría de los rectores que dejaban día a día su oficina, Leo prácticamente vivía en su oficina desde su divorcio hace cuatro años. Ahora, de 52 años, ligeramente con sobrepeso y calvo, Leo no tenía nada más en su aburrida vida que su trabajo, cuyo mandato se había expandido en todos los aspectos de la administración de la universidad.

Su vicerectora, la recatada Ester Lindgren, estaba aburrido delante de él, aburrido e irritado, golpeando uno de sus tacones contra la mesa con impaciencia. Había dividido el financiamiento basado en los parámetros habituales de popularidad y el valor general de las sociedades para la vida en el campus. No necesitaba que alguien revisara su trabajo.

-"Espera un minuto." La triste excusa de un hombre le dijo: "¿Qué es esta sociedad que tiene la mayor financiación?  "La Sociedad CFNM"- ¿Solo dice estilo de vida alternativa en la descripción?"

Le miró por encima de los lentes, esperando una explicación. Ester suspiró y lentamente se levantó de la silla, tomando su tiempo para enderezar su chaqueta y su falda. Se inclinó sobre el escritorio y le dirigió una sonrisa maliciosa.

-"Seguramente usted debe saber qué sociedad es Leo". Dijo Ester.

El envejecido hombre no podía dejar de mirar su elegante actitud de deseo. Era alta, mucho más alta que él y tenía el hábito de elevarse sobre él cuando quería sostener su punto. Incluso a los 40 años tenía rasgos juveniles, aunque por lo general se fijaban en un ceño para Leo. Sus anillos marrones cayeron sobre sus hombros. Una chaqueta apretada, abotonada cubría sus pequeños pero firmes tetas y su falda tendría que ser definida como "corta". Debajo de su falda, medias, y para completar su elegante persona, siempre en tacones para tener más altura sobre él, Leo respondió:

-“¿Cómo se supone que sepa qué es con esa descripción? ¿Qué significan estas iníciales? ¿Qué es CFNM exactamente?" Preguntó Leo.

-"CFNM significa Closed Female, Naked Male". Lentamente con una indirecta no tan sutil de condescendencia por su ignorancia, Ester explicó:

Leo se rió de su mención de desnudez; "¡Qué! ¿No lo entiendo? "

Ella puso los ojos en blanco ante su ingenuidad y volvió a sentarse. Levantando las piernas, apoyó los pies sobre la mesa y se reclinó, como solía hacerlo, sin censura. Su falda se elevó para darle a Leo la más mínima visión de sus medias.

-"Las chicas están a cargo, los chicos de la Sociedad se desnudan en sus reuniones".

Leo no podía creer lo que describía con tanta calma. "Era evidente que no era así, debe ser una broma, ¿verdad?"

Detectando el matiz de miedo en su voz, el vicerrector respondió:

-"No Leo. No es broma. He estado en muchas de sus reuniones semanales para comprobar, estoy feliz de decir que todo es cierto. Los chicos están completamente desnudos y tienen que obedecer a a las mujeres".

-Pero ¿por qué, cuál es su motivación?

-“Bueno, por lo que entiendo de mis visitas de investigación a su grupo, se basa en rechazar la anticuada noción de superioridad masculina. Las mujeres jóvenes como estos estudiantes se están volviendo más independientes, sexualmente liberadas y con eso han descubierto un gusto por el dominio sobre los hombres”.

-“Del mismo modo, los hombres de la Sociedad han aceptado que el concepto de dominación masculina es una mentira. No tienen miedo de reconocer su sumisión natural a las mujeres y han cedido a la dominante femenina. Ellos se quitan la ropa para mostrar su vulnerabilidad e inferioridad, dando a las mujeres el poder total sobre sus mentes y cuerpos".

Leo sintió que sus mejillas ardían mientras escuchaba a Ester destruyendo las nociones patriarcales que siempre había asumido que gobernarían para siempre. ¿La sugerencia de que hombres jóvenes brillantes se entregaran voluntariamente a la autoridad femenina? ¡Absurdo! Tratando de parecer no absurdo, tratando de no reírse.

-"Así que déjame adivinar, estas reuniones consisten en una media docena de feministas militantes sentadas alrededor desesperadamente mirando a la puerta con la esperanza de que un hombre sea lo suficientemente estúpido para someterse a ellas". Dijo Leo.

Ester respondió con un ceño fruncido:

-“En realidad no hay Leo. Son inundados con los aspirantes masculinos. Hay una larga lista de espera. Sólo permiten doce o algo así, son muy exigentes en la calidad de los hombres permitidos Erik Forsberg fue uno de los últimos chicos que aceptaron. En cuanto a las chicas, hay unas veinte con tres principales dirigidas por Katrina Nyberg”. Dijo Ester.

Leo apenas podía creerlo. No estaba seguro de si quería creerlo. ¿Erik Forsberg? ¿La estrella del equipo de fútbol de la Universidad? ¿El chico que altamente probable fuese profesional? Era el héroe del campus, impecable de mirar. ¡Imaginarlo desnudo, al mando de sus compañeras de clase, impensable! Sin embargo, Leo no pudo evitarlo, trató de imaginar la escena; Ese hermoso chico rubio alto, despojado de sus ropas, músculos entonados en exhibición para todos, su pene... todas aquellas muchachas que lo rodean, ordenándole, robándole sus ropas y modestia; Una sonriente Katrina Nyberg entró en su mente.

Oh, sí, él sabía de ella, ¿cómo no podía hacerlo? Diecinueve años de edad, era la hija del mayor financiador de la universidad, su madre heredera millonaria Claudia. En los confines de su oficina, Leo había pasado muchos momentos culpables con su pantalón alrededor de sus tobillos, masturbándose vergonzosamente por sus fotos públicamente disponibles en facebook de esa joven Diosa Katrina. Era innegablemente hermosa, una pálida reina de invierno, con una inclinación por unas faldas muy cortas que mostraban sus largas piernas. Su delicado cabello rubio era tan largo que casi alcanzaba su cintura. En verdad, había algo encantador y seductor en ella que Leo no podía resistir.

A pesar de su belleza, Leo se resintió de ella. En esos momentos sórdidos, mientras miraba sus fotos, sacudiendo su pequeño pene sin amor, sentía amargura hacia esta pequeña y rica perra. Tenía que bailar con la melodía de su madre para conseguir fondos y ahí estaba ella, esa arrogante y maleducada mocosa con sus faldas cortas de diseñador y blusas de seda, aparentemente disfrutando de toda aquella vida que le daba.

Para agravar su envidia, sus archivos mostraban sobresalientes calificaciones de todos sus tutores a pesar de la sugerencia de su perfil en línea que ella no era más que una chica de fiesta con poco tiempo para los estudios. Cada vez que enfrentaba a estos tutores masculinos acerca de sus constantes altas calificaciones, hablaban con tanta reverencia por ella como si fuera su propia hija.

Y ahora esto. ¿La idea de Katrina y de sus amigas presumidas, ordenando a hombres jóvenes como Erik Forsberg que se desnudaren y se sometan a ellas, para exponerles sus secretos más íntimos? Fue un vértigo para Leo. Pero para su vergüenza, sintió que su pene presionaba emocionadamente contra su calzoncillo, su pene quedo duro como si fuese de roca.

-"N - no puedo creer que Erik sea parte de esto. ¡Él tiene su entrenamiento en que concentrarse! Dijo Leo.

-"Oh, sí lo es. De hecho, fue mi mayordomo personal la última vez que me registré en una de sus reuniones. Un joven muy atento. Un verdadero crédito para la Sociedad". Ester dijo a sabiendas.

Leo la miró aturdido. Parecía muy complacida con ella misma para revelar esto. Tenía que saberlo.

-¿Quieres decir que viste a Erik? ¿Desnudo?" Pregunto Leo.

Ester hizo una pausa para hacer su punto antes de inclinarse hacia adelante con una sonrisa, “Completamente” dijo. Me sirvió bebidas toda la noche, chico encantador, y nunca trató de cubrirse, ni una vez. Sabía que era mi derecho, como mujer, verlo por lo que es realmente: Un hombre desnudo que acepta la superioridad femenina como forma de vida. Si sólo todos nuestros estudiantes masculinos fuesen iluminados como él... o incluso nuestro personal masculino".

Ardiendo de vergüenza de imaginar a Erik desnudo teniendo que servir a Ester, Leo permaneció en silencio, tratando de tomar en este mundo secreto que había tropezado. Inclinó la cabeza, ya que no podía soportar ver la satisfecha satisfacción de la sonrisa de Ester. Después de un breve silencio, Ester dijo:

-“Estás claramente intrigado Leo. ¿Quieres ver cómo sería esta inversión de poder? ¿Por qué no pasas por allí este viernes? ¿Aunque sea para asegurarte de que vale la pena el financiamiento asignado?" Dijo Ester.

Todavía mirando hacia su escritorio él humildemente asintió con la cabeza, necesitaba ver esto. Quería ver eso.

***********

Fue un viernes por la noche. Leo culpó a este raro calor de otoño por su profusa sudoración, aunque en el fondo sabía que era temor de lo que estaba a punto de presenciar. Llevaba un traje de lana pesada en un intento por exudarse de presencia y autoridad. Escapando el clima húmedo, bajó las escaleras hasta una sala de reuniones a la que había sido dirigido por un correo electrónico de Katrina Nyberg. Había sonado muy entusiasmada en su respuesta cuando él la había enviado, pidiéndole humildemente que pudiera entrar a una reunión, solo para comprobar que todo estaba en orden. Este pequeño nivel de interacción con esta joven y bella mujer había sido suficiente para que Leo le dejara caer los pantalones, cerrara la puerta de su oficina y se masturbara nuevamente en sus fotos de facebook.

Y ahora estaba a pocos segundos de entrar en su dominio. Leo estaba jadeando ligeramente, cuando entró en una puerta que conducía a la sala designada. Lo que encontró no debería haberle sorprendido y sin embargo, audiblemente jadeó en estado de shock. Guardando la puerta cerrada con dos jóvenes estudiantes varones. Reconoció a ambos del equipo del rugbi del equipo universitario. Y ambos estaban desnudos. Completamente expuesto a él. De pie, obedientemente, para proteger la puerta sin un trozo de ropa para proteger su cuerpos. Leo disfruto de la vista. Ambos eran bajos, pero muy musculosos. Se parecían más a culturistas que a atletas, verdaderos bizcochos.

Sus ojos cayeron entre sus enormes muslos para descubrir dos muy pequeños de penes y pelotas. No podía dejar de mirar a sus pequeñeces, completamente fuera de proporción con el resto de sus figuras. Fue solo más tarde en la semana que Leo se daría cuenta de que aquellos dos chicos fueron castrados, pero en el momento tuvo una sensación de satisfacción de que esos jóvenes no pudieran ocultar sus defectos obvios a nadie.

Dolorosamente consciente de que el rector de la Universidad estaba mirando fijamente a sus penes, el chico de la izquierda soltó una risa avergonzada y le puso una mano protectora alrededor de la ingle, cubriendo fácilmente todo lo que tenía con una sola palma. Leo volvió a la realidad, enderezándose, se disculpó con los dos hombres por mirarlos fijamente. Le saludaron con calidez, explicándole que tenían órdenes del permitirle conservar sus ropas. Leo se sintió un poco tonto mientras murmuraba algunas palabras de agradecimiento; Que debía estar agradecido a las mujeres por permitirle una dignidad tan básica. Simplemente le pidieron que entregara su teléfono, la Sociedad era un asunto muy privado.

Leo, abrió La puerta y la música golpeó primero, un estilo de música electrónica. Las luces estaban parcialmente apagadas, pero la vista completa de repente se descubrió completamente. Sus ojos corrieron, tratando de captar todos los detalles sorprendentes. Entre los vestidos elegantes y las brillantes joyas, los tacones altos, los peinados perfectamente hechos, estas formas femeninas lindas, había una docena de hombres desnudos. Mientras estas fabulosas visiones de la belleza femenina se sentaban en sofás o se acurrucaban juntas, hablando en tonos excitados, los hombres estaban claramente allí en servidumbre. Varios hombres jóvenes, en forma y desnudos caminaban lentamente entre las damas, con sus penes expuestos colgando, sosteniendo bandejas de plata llenas de copas de champán. De vez en cuando una muchacha convocaba a un chico, tomaba una de esas coas sin comentario, y después lo retiraba con una palmada juguetona a sus nalgas.

Leo trató de identificar el papel de cada hombre. Mientras que la mayoría fueron relegados a los deberes de mayordomo, algunos parecen tener otras tareas. Un guapo hombre negro estaba arrodillado a cuatro patas junto a un sillón. Sobre su espalda desnuda descansaban los pequeños pies de una chica blanca muy pequeña que no podía ser mayor a él. Parecía no tener interés en él y estaba ocupada leyendo un diario de algún tipo.

A Leo le impresionó esa imagen de servidumbre interracial. No podía resistirse a inclinarse para mirar debajo del chico negro, solo para encontrar un largo y pesado pene de un semental envuelto en algún tipo de jaula de metal. Golpeando al muchacho que lo dejó entrar en el brazo, señaló eso y silenciosamente preguntó qué era.
"Oh, eso es un dispositivo de castidad masculina. Una jaula para penes. Sí, esa chica tiene exámenes que se acercan en dos meses y sintió que mientras ella estudiaba lo menos que podía hacer era estar sin erecciones a su alrededor".

Leo se quedó perplejo ante tal arreglo:
-¿Entonces es su novio?
-“Oh no" Respondió el chico casualmente.
-"Ella sólo quería que no tengas erecciones. Cualquier chica puede hacer cualquier petición a un hombre. Si el ejecutivo lo aprueba, tenemos que obedecer”. Dijo el chico
-"¿Pero por qué?"
-"Porque las chicas gobiernan". Respondió el chico en un tono muy tajante.
-"Aceptamos la necesidad de la servidumbre masculina. Nuestro papel es ayudar y servir a estas damas en cualquier forma que deseen" Dijo él.

Leo notó a otro joven que llevaba uno de estos infernales dispositivos de metal alrededor de su pene otro tenía una especie de anillo alrededor de sus huevos a la que se le unía una correa y que era conducido por una chica muy seria. El chico hizo una mueca al marchar a través de la habitación, sus huevos eran dolorosamente arrastrados ante él. Uno o dos muchachos tenían arcos atados alrededor de sus penes en colores bonitos, otro tenía lo que parecían bandas elásticas envueltas firmemente alrededor de su escroto, que había dado vuelta a un azul aterrorizante. Mientras él estaba ansioso por inspeccionar a las damas que habían llegado a esta sociedad de élite, no podía quitarle los ojos para inspeccionar a los jóvenes desnudos que se le ofrecían.

Ciertamente había una mezcla; La mayoría estaban muy bien tonificados y musculosos, pero algunos de los más jóvenes estaban apenas en su desarrollo. Su piel lisa y pequeños penes flexibles escondidas en arbustos emergentes de vello púbico contrastaban estrepitosamente con los atletas. Dos del grupo eran negros, ambos de rodillas para las jóvenes.

El voyeurismo de Leo fue interrumpido por una distintiva voz masculina.
-"Buenas noches señor. ¿Champán?"

Ante él estaba Erik, sosteniendo una bandeja. Con su torso maravillosamente cincelado, abs marcados y piernas poderosas que se paraban separadas. Leo no se sorprendió ente ello. El joven tenía un pene grueso y pesado con dos testículos grandes. Estaba completamente afeitado. ¡Jovenes, colgado y llenos de esperma! Leo estaba celoso del joven con un futuro tan brillante delante de él, pero ahora estaba absolutamente enfermo de envidia.

Dos chicas jóvenes caminaban detrás de Erik, mientras pasaban una de ellas paso sus uñas a lo largo de la parte posterior de los omóplatos, mientras que la otra agarro desvergonzadamente sus nalgas de acero. Erik rió e intercambió bromas con las chicas, aparentemente completamente a gusto con su estado expuesto. Tomando el olor de su perfume embriagador, Leo se tomó el tiempo para dimensionar a las jóvenes lo suficientemente privilegiadas como para ser parte de una sociedad tan femenina. Se consideraba claramente algo para vestir, ya que todos iban vestidos de fiesta, como si fueran a un baile de graduación. Este anciano no podía evitar sentirse excitado por aquellas jovencitas confiadas, vestidas para impresionar pero aparentemente cómodas con su autoridad sobre los desnudos hombres subyugados.

Leo vio la belleza de ébano de Tamika. Sus famosos pechos grandes estaban prácticamente derramando fuera de un vestido azul oscuro de corte bajo. Para el deleite de Leo, estos magníficos senos se movían mientras Tamika le ataba un lazo rosado alrededor del pequeño pene de un muchacho blanco mientras le regañaba verbalmente. Notando la fascinación del Rector, Erik ofreció una explicación:

-"Todos los chicos en sus períodos de prueba de membresia deben usar un arco rosa, allá abajo. Tamika es una gran seguidora de las reglas”. Dijo Erik.

Leo no dijo nada mientras miraba con cierto grado de miedo cuando la joven negra golpeó a los estudiantes de primer año en la cara antes de tirar de él sobre su regazo y soltar una serie de fuertes nalgadas. El chico lloriqueó, pero tomó su castigo, mientras un pequeño grupo de chicas se formaba a su alrededor, regocijando alegremente a Tamika mientras golpeaba sus nalgas con un ritmo despiadado. Viendo esta advertencia, Leo repentinamente recordó una palmada similar que recibió una vez en su adolescencia, por las manos de su tía. Se le había culpado por algo que su prima Stacey había hecho y se redujo a lágrimas cuando su tía repartió el castigo injusto, con Stacey observando con alegría. Leo no podía explicar por qué, pero viendo esa humillante forma de castigo infligida a los novatos desnudos, Leo se sintió excitado y totalmente en apoyo, silenciosamente instando a Tamika a bajar su poderosa mano negra sobre su culo blanco aterrorizado, provocando un patético gemido y  súplicas desesperadas para que parase.

-"¿Estamos disfrutando del espectáculo?"

Fue Katrina. Apareciendo junto a él, parecía una verdadera reina de invierno. Llevaba un vestido de plata pálido que era tan corto que expuso la mayor parte de sus muslos desnudos. Sus tacones plateados brillaban con joyas, al igual que el extravagante collar de diamantes alrededor de su delgado cuello. Su cabello rubio caía flojamente por su espalda hasta la cintura. Leo no podía decir si llevaba maquillaje o no, sus rasgos juveniles parecían tan naturales y sin esfuerzo para él. Un escote desplomado bellamente complementaba la vista dejando ver sus  pechos como manzanas.

En un momento de lujuria loca, Leo pensó culpablemente en cómo podía alcanzar y agarrar cada lado de su escote y desgarrarlo para exponer sus pequeños pechos pálidos. En un instante podría tomar por la fuerza ese delicado pedazo de tela para desnudarla. ¿Tal vez llevaba un sostén de encaje, un g-string? ¿Qué preciosa lencería esta jovencita rica escondía bajo ese vestido? Qué vulnerable iba a estar, allí de pie desnuda ante él, agarrando sus pequeños senos con vergüenza mientras la desnudaba.

Recuperando su compostura, el sonido de la música trajo a Leo de vuelta a la tierra. En lugar de Katrina, fue la masculinidad despojada de manera tan humillante lo que lo atrajo. Mientras Leo miraba aturdido, Katrina jugaba con el pene de Erik mientras susurraba sugestivamente a su oído. Sus dedos delgados dedos trabajaron expertamente su manera de cosquillear sus testículos grandes a vagabundear a lo largo del eje poderoso. Cuando terminó de señalar su punto, Leo notó que su mano de repente cubrió los huevos de Erik bruscamente, provocando un gruñido y Erik estaba de acuerdo en lo que esa diosa le había estado susurrando. Con un apretón final en sus huevos, le hizo un gesto para que se fuera y la dejara con un Leo jadeante. Un Erik semi-erguido obedientemente se alejó y ofreció su bandeja de bebidas al grupo de damas jóvenes mostrando sus nalgadas.

-"¡Bienvenido a nuestro pequeño club!" Katrina sonrió encantadora a Leo mientras empujaba su pecho hacia adelante para que sus pechos estuvieran a poca distancia de él.

-"Estamos encantados de tenerle aquí. ¡Es demasiado fabuloso!” Dijo ella mientras le entregaba una copa de champán de un hombre desnudo que pasaba, Katrina alzó su vaso alternadamente, sugiriendo superioridad.

-“¿Por la feminidad?” Dijo Katrina.

Leo sabía que estaría feliz de aceptar cualquier cosa que esta hechicera tuviera que decir en este momento.

-“Sí, por la feminidad. ¡Y por tí, Katrina!” Brindo Leo.
"-¡Gracias, señor!" Ella respondió, inclinándose hacia adelante para darle un beso en su mejilla húmeda y maltratada.

Leo se quedó paralizado mientras se apretaba contra él. Sus ojos bajaron entonces para disfrutar de la hendidura completa del vestido de Katrina. Él puso ligeramente su mano en la parte baja de su espalda mientras él torpemente devolvía el beso y arriesgaba todo en un breve momento al bajar su mano para tocar brevemente su lindo trasero mientras se separaban. Enrojecido por el beso y la sensación de sus nalgas, Leo tragó todo el contenido de su copa de champán. Katrina se rió de eso y le indicó a un mayordomo que le diera a Leo otra copa.

-"Venga conmigo, señor, necesitamos de un lugar más privado". Tomándolo de la mano, Katrina lo condujo lejos de la puerta a través de la multitud de la fiesta. El sabor dulce del alcohol y de la intimidad física de ser llevado por la mano por Katrina, Leo sintió una oleada de felicidad y entusiasmo. Mientras atravesaban la multitud, Katrina hizo un gesto a los otros dos miembros del ejecutivo para que vinieran con ella. Tamika arrojó al pobre chico al que estaba nalgueando al suelo y ajustó su ajustado vestido como sus tetas antes de seguirlos. Katrina los condujo a una habitación pequeña en la parte trasera y cerró la puerta. De repente, Leo estaba solo con las tres chicas más poderosas del campus.

Permítame presentarle a todo el mundo, señor. Katrina comenzó con Tamika, de quien Leo ya temía. Ella era conocida en el campus como una especie de guerrera feminista, a menudo celebrando manifestaciones contra lo que ella percibía como un privilegio masculino blanco. Su lengua perversa y su estilo agresivo a menudo hacen que sus detractores masculinos, incluyendo a varios de sus conferenciantes, quedasen atónitos y castigados adecuadamente. A pesar de su temor a lo que Erik había descrito como el "enforcador" de la sociedad, Leo no podía dejar de permitir que sus ojos vagaran libremente por su cuerpo de ébano curvilíneo, apenas contenido en el ajustado vestido que llevaba puesta. Él concluyó sus tetas eran de por lo menos una copa D, pero dudó que pocos hombres habían tenido el privilegio de apretar esas bellezas deliciosas. Tamika se encontró con la mirada invasora de Leo con una mirada helada, llenándolo de pavor.

-"Y aquí está Harriet, nuestro miembro más joven pero más precoz". Dijo Katrina.

Leo reconoció que era la joven estudiante que había estado ocupada revisando mientras descansaba los pies sobre el castigado semental negro de la sala principal. Que una chica tan pequeña y de apariencia mansa pudiera aprisionar un orgulloso pene negro en una jaula como aquel era sorprendente. Ya estaba vagamente consciente de ella. Ella había recibido las mejores calificaciones en el país antes de venir a la Universidad de Athena y fue muy elogiada por sus Maestros como un genio. Antes, Leo había encontrado insuficiente su prodigiosa reputación,

-“Rector hoy tenemos un evento especial en honor de su presencia”. Dijo Katrina.
-“¡En serio! ¿Y qué es?” Pregunto Leo con algo de miedo.

Leo no miraba nada, pero mantuvo los ojos fijos en los encantadores ojos de Katrina. La seductora, en una noche. Con una sonrisa orgullosa, Katrina apuntó hacia una puerta. Leo sabía qué hacer. Por lo que camino hacia la puerta seguido de las tres mujeres por detrás.

Apenas entro en  la otra habitación observo a un hombre en cuatro patas, inclinado suavemente para  besar el tacón alto incrustado de joyas de unas de las chicas. En ese momento, él sabía que no había vuelta atrás, aquello era algo en donde Katrina, tenía el control y esperaba que fuese misericordiosa en dejarle ver aquello hasta el final.

Tamika se acerco al chico tomándolo de los huevos.

-“¡Vamos chico blanco! - apasionadamente el chico dio una serie de besos en el tacón alto de piel de leopardo, desesperado por no incurrir en la ira de la diosa de ébano.

Leo se dio cuenta que aquel chico en cuatro patas bien sujeto a la mesa era Erik. Tamika le instruyó con un tono burlón mientras apretaba los grandes huevos de Erik que pese a estar sufriendo un agudo dolor no dejo de besar el tacón de la chica con sus labios incluso pasando su lengua por la parte baja del tacón.

-"Hoy es tu ultimo día como hombre así que disfruta tu ultima venida". Dijo Tamika.

Sintiéndose realmente avergonzado de que su pequeño pene siguiera estando duro bajo de pantalón Leo realmente disfrutaba de la humillación, suspiró mientras observaba como obedientemente Erik peso cada uno de los tacones. Cada par pertenecía a una joven colegiala a la que hace unas horas Leo apenas conocía por sus notas. Ellas lo nalgueaban a medida que pasaban, algunas hacían un comentario sarcástico sobre el gran tamaño del pene y huevos de Erik mientras que otras amenazaron con cortarle su pene.

Un nuevo par se presentó ante Erik que se mostro sumiso ante ellas. Una de aquellos tacones era de suela roja. Leo conocía ese par, no podía ser, no ella, no aquí... levantó la vista - ¡era! ¡Oh, por favor, no!  Con las manos en las caderas y vistiendo una amplia sonrisa malévola, estaba Ester Lindgren, su vicerector. Leo buscó en su mente una explicación. Alguna razón por la cual ella estuviera ahí disfrutando del cuerpo desnudo, de aquel estudiante. No, simplemente no había manera de salir de eso. Ahora era parte de todo aquello y Leo lo sabía.

De pronto Tamika tomo el pene de Erik que comenzó a masturbar ante los silbidos y gritos animándola de las chicas en el lugar, ella comenzó a mover su mano por la barra de carne firme de Erik que pronto quedo en completa erección mientras seguía besando el tacón de Ester, de pronto mientras lo masturbaba se trajo uno de los grandes huevos Erik que chupo como succiono por varios minutos antes de meterse el otro en su boca.

Con sus dos huevos en su boca Tamika comenzó a masturbar a Erik con desesperación mientas con sus dientes mordía la parte alta de su escroto, Erik comenzó a gemir mientras seguía besando los tacones de Ester, al cabo de unos 10 minutos, se escucho un fuerte gruñido de placer.

-“GGGGHHHHHHHRRRRRR”. Gruño Erik. Al tiempo que una enorme descarga de su espeso semen broto de su palpitante pene que expulso ola tras ola de semen con todo su cuerpo temblando de placer.

Con la fuerte erección de Erik aun goteando semen. Tamika comenzó a morder con mayor fuerza su escroto, mientras sacudía su cabeza de un lado a otro. Erik comenzó a gritar de dolor hasta que Tamika se levanto con su boca y mentón ensangrentado, con los grandes huevos de Erik aun en su boca, quien dio un gran alarido y se desmayo. Quedando sobre la mesa, inconsciente sin sus huevos entre sus piernas, castrado para el resto de sus días.

Tamika, escupió sus huevos al suelo, que al golpear el suelo hizo que sus huevos rodaran fuera de su arrancado bolso de piel, Tamika usando sus tacones los aplasto destruyéndolos por completo ante los aplausos y gritos de las demás mujeres entre ellas Ester y Katrina.

Para ese momento me di cuenta que me había corrido en mi calzoncillo, aquello fue una excitación difícil de describir. Y por supuesto, cualquier cosa que ellas o yo pudiéramos decir al respecto sobraba por completo.

Leo estaba confundido por su significado, hasta que Katrina le dijo que aquello era la muestra máxima que un hombre podía darle a una mujer. Por supuesto. Leo Inclinó la cabeza con vergüenza sin poder contradecirla, luego se despidió de su ayudante, la mujer que hasta ahora había descartado como irrelevante.

-Lunes-

Leo estaba sentado ocioso en su escritorio esa tarde cuando su secretaria, Linnea, llamó a su puerta y entró. Era una criatura tímida. Aunque claramente muy atractiva con sus brillantes ojos verdes bajo las cejas oscuras y finas de figura atlética, era cada centímetro profesional. Leo con frecuencia deseaba que se vistiera más provocativa como Ester, pero la joven educada nunca hizo nada fuera de tono y Leo la insultó por ello.

-"Discúlpeme Sr. Nilsson señor. Hay dos estudiantes aquí que desean verte, Tamika y Harriet? No creo que tengan una cita..."

Leo se puso en pie en la silla al mencionar sus nombres.

-"¡Está bien!
¡Déjelas entrar inmediatamente! Dijo Leo.

Estando nervioso, Leo le dijo de ella, preguntándose porque Tamika y Harriet se atreverían a ir a su santuario donde ellas no tenían poder alguno. Claramente consternado por su súbito arrebato, Linnea dejó pasar a las chicas y las dejó, cerrando la puerta detrás de ella. Leo intentó actuar a cargo.

-"Hola chicas. Los dos están encantadores esta tarde, yo ...
-“No creo que tu adulación sea apropiada señor -dijo Harriet bruscamente-. En un instante, se había afirmado una vez más sobre Leo, que se dejó caer en su silla y permaneció en silencio.

Tamika inspeccionó casualmente la oficina de Leo, recogiendo al azar pedazos y piezas de ningún interés particular. De un lado dijo en voz baja: -¿Y por qué sigues vestido?

El rector no podía creer lo que estaba pasando.

 - “¿Por qué sigues vestido?" Repitio Tamika.

El furioso arrebato de Tamika horrorizó a Leo, él entró en pánico y pensó que su secretaria bien pudo haber oído eso por la puerta. De pie se despojo a toda prisa, arrojando su ropa desechada al suelo. Harriet observó divertida, riendo risueña ante la vergüenza de verlo. Y allí estaba él. El Rector, descalzo y desnudo en su propio despacho. Manos a los costados, cabeza abajo, su pequeño pene escondido en su espeso arbusto. Tamika se acercó a inspeccionarlo, burlándose de desprecio por su físico poco impresionante: "La próxima vez no se atreva a quedarse vestido en nuestra presencia". Y con eso ella sacudió su poco el pene flácido ásperamente, haciéndole estremecerse.

-"Estamos aquí para preguntar sobre los archivos que guarda. Hemos escuchado algunas cosas muy interesantes de un representante de estudiantes llamado Felicity que el programa de ciencias del deporte es supervisado muy vigorosamente. Especialmente la... salud... de los muchachos. Y escuchamos una copia de todas... las medidas... se guardan aquí".

Leo estaba profundamente preocupado por haberse enterado de eso. Fue Ester quien había aprobado los exámenes físicos altamente invasivos de los miembros masculinos del curso de ciencias del deporte. ¡Sospechaba que algunas copias de las mediciones reveladoras ya habían salido, estaba asustado por los muchachos involucrados que no más mujeres deberían ver sus mediciones privadas, sobre todo compañeros de estudio!

-¿Por qué? ¿Por qué los necesitan? – Leo ofreció en una fútil defensa.

Harriet habló, claramente irritada por el retraso. "Algunos chicos de primer año en el campus no parecen entender el camino de las cosas aquí y están causando problemas para la Sociedad y el movimiento feminista. Ellos pasan a ser chicos en ese curso. Tendrán que someterse a esos médicos. Y se registraron todas sus PEQUEÑAS mediciones. Estos serán de gran utilidad para nosotros al tratar con ellos y enseñarles que este es un colegio femenino".

Leo trato de razonar con ellas pero Tamika se irrito rápidamente y le apretó sus huevos fuerte, diciendo.

-“Cállate y muéstranos los archivos maldito viejo”. Dijo Tamika.

Leo fue hasta un gran archivero del que saco una carpeta que decía.

-"1er año Ciencias del Deporte - Exámenes médicos masculinos".

Katrina se inclinó sobre él y lo besó en los labios cuando le entrego la carpeta. Fue un beso prolongado, con su lengua jugando con la suya. Cuando sus labios se separaron ella le dijo.
-¡No olvides, reunión de la sociedad mañana Leo! Dijo Katrina

Mientras miraba ansiosamente, se volvió antes de irse y dijo:

"¿Sabías que todavía no tengo novio?" Ella sonrió y lo dejó pasar la noche tratando de decodificar ese adiós coqueteo. ¿Sería su novio? ¿Seguramente no? Lo que le esperaba, de ahora en adelante, su encantadora, Katrina estaba a cargo. Todo era suyo para gobernar.

Leo se pregunto si terminaría como Erik como un eunuco para el resto de sus días al servicio de Katina y la sociedad CFNM.







Autor: MissKateKees & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

PASIONES PROHIBIDAS

Mientras con una fuerza descomunal rompía mi pantalón dejando así mi trasero a su merced, él se arrodillo, y con su lengua hurgaba en el, lo devoraba cada milímetro, mientras me hacia gemir del placer que me provocaba, sentía como su lengua intentaba entrar por mi ano, el cual años antes el mismo había desvirgado, de un momento a otro se detuvo, se había puesto en pie, y se despojo rápidamente de toda su estorbosa ropa.......


PASIONES PROHIBIDAS
Mientras con una fuerza descomunal rompía mi pantalón dejando así mi trasero a su merced, él se arrodillo, y con su lengua hurgaba en el, lo devoraba cada milímetro, mientras me hacia gemir del placer que me provocaba, sentía como su lengua intentaba entrar por mi ano, el cual años antes el mismo había desvirgado, de un momento a otro se detuvo, se había puesto en pie, y se despojo rápidamente de toda su estorbosa ropa.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Crom & DarkSoul





-“Te necesitaba tanto”. Le dije.    
-“Yo también necesitaba sentirte, tocarte, tenerte cerca”. Me Respondió,

Acto seguido mi amante en secreto, me arranco mi camisa, y los botones salieron volando por toda la habitación, estaba poseído por toda la lujuria que yo le provocaba, nos seguíamos besando cuando de repente me voltea y me pega contra la pared, restregándome todo su bulto entre mis nalgas, se sentía increíble, sentir toda su virilidad entre mis nalgas pese a la ropa aun puesta.

-“Quiero comerte el culo”. Me dijo.

Mientras con una fuerza descomunal rompía mi pantalón dejando así mi trasero a su merced, él se arrodillo, y con su lengua hurgaba en el, lo devoraba cada milímetro, mientras me hacia gemir del placer que me provocaba, sentía como su lengua intentaba entrar por mi ano, el cual años antes el mismo había desvirgado, de un momento a otro se detuvo, se había puesto en pie, y se despojo rápidamente de toda su estorbosa ropa.       

**************

Les comento que tanto mi amante como yo mismo estábamos casados, mi padre era un homofóbico completamente, una vez teniendo 11 años me descubrió besándome con otro niño lo que me valió una paliza atroz, advirtiéndome que de volverlo a hacer me mataría, que prefería un hijo muerto que puto. Dijo mi madre en aquella ocasión lo que me hizo entender que debía ocultar mis tendencias sexuales de él a toda costa.

Mi adolescencia fue muy difícil por un lado quería poder revelarme contra mi padre pero por otra el miedo a mi padre me retenía durante toda la secundaria y prepa me la pase besándome e incluso tuve sexo por primera vez no con una chica sino con un chico, ahí tuve a mi primer novio quien fue quien me desvirgo pero todo en secreto cuando entre a la universidad fue muy liberador pero aun le tenía miedo a mi padre.

Por lo que en paralelo mientras me acosté con muchos hombres, me hice novio de la que luego sería mi esposa a mi padre le pareció que ella era una buena elección por lo que al final termine por casarme con ella y pese a tener dos hijos con ella, nietos que mi padre adoraba, pero por mi parte me sentía infeliz, fue en esta época de mi vida que estaba por suicidarme él apareció me enamore de inmediato y al poco nos convertimos en amantes.

**************

Verlo ahí desnudo, con todo su cuerpo trabajado por el gimnasio, lleno de vellos, en el pecho, en las axilas, en su pubis coronando ese hermoso y enorme pene, con sus grandes como peludos huevos también, encendía en mi una chispa que provocaba un fuego abrazador, en el cual terminaríamos quemándonos los dos, instintivamente me arrodille ante él, lo mire de abajo hacia arriba, y con sus ojos parecía decirme, chúpamela por favor, y lo hice, primero recogí todo su liquido chorreante, lo saboree, y sin pensármelo dos veces devore esa gruesa erección, cada uno de sus 20 cm, ninguna se comparaba a esa, era especial, era el pene del hombre que yo más amaba, se la chupe con desesperación como si no hubiese un mañana.           

-“Ahhh que rico mi amor, no pares”. Dijo mientras coloca sus dos manos en mi cabeza, para ser quien dirigía la mamada.

Me introducía su miembro hasta la garganta, me daban arcadas pero él no paraba, se había contagiado de ese fuego que en mi había comenzado, hasta que por fin pude respirar, me restregaba la pene por toda las cara, le chupe sus huevos esta vez, que rico era sentir todo el vello púbico en el rostro, áspero y suave a la vez, estaba en la gloria, hasta que me dijo las palabras que quería escuchar.

-“Quiero penetrarte”. Me dijo,

Sin más, me acosté en la cama boca abajo, para así recibir a mi amante, mi hombre, que muy lentamente con su lengua recorrió desde mis piernas hasta mi nuca, podía sentir su respiración, y también las grandes ganas  que tenia de hacerme nuevamente suyo.           

Te voy hacer sentir como un verdadero macho a cada rato me susurraba, de pronto sentí una mordida en la nuca, y comprendí sus palabras, porque solo los machos penetran salvajemente, como el león que muerde a su hembra cuando se aparean,  a par con la mordida, sentía como entraba su pene caliente en ni interior, me sujetaba los brazos, estaba inmóvil, solo me deje hacer por ese macho que me estaba dominando, su pene entraba y salía estimulando mi próstata, nuestro gemidos prácticamente se habían convertido en rugidos, rugidos de dos machos cogiendo salvajemente, su pelvis chocaba con mi redondo trasero, “plas, plas” acompañado de los chirridos de la cama, y los golpes en la pared, y mi macho no me soltaba.         

Mi pene estaba a mil, sentía que me iba a venir en cualquier momento, pero aguantaba, paso su mano por debajo de mi abdomen, y aun estando unidos, nos acomodamos hasta quedar perfectamente como dos perros salvajes, me tomo el cabello, y empezó las embestidas, cada una era con más intensidad que la otra, la cama ya se movía de su posición, y la pared perecía ya agrietada por los golpes que le daba la cama, el volumen del sonido de nuestra piel chocando aumentaba, mis nalgas estaban al rojo vivo por las embestidas tan fuertes que me daba, sus huevos ya le dolían de lo fuerte que golpeaban, y mi pene estaba a punto de reventar.           

-“Ya no aguante más, me vengo”. Dije de pronto.       
-“Aguanta un poco más, quiero tenerte así toda la noche si es posible”. Me dijo mi amante.    

Las embestidas eran incesantes, pero el cuerpo a tan grande estimulo responde, mi pene exploto, y eyacule semen como nunca antes, casi al instante mi amante se corrió también, y mientras soltaba toda su carga en mi, más y más intentaba meter su pene, al tiempo que rugía del placer, pero ya la tenía toda adentro.        

Nos quedamos estáticos, vencido me desplome en la cama lo que hizo que mi amante cayera encima mío, con la respiración agitada, “te amo mi amor, mi adoración”, me dijo mientras nos colocábamos de cucharita, su boca busco mi boca y nos besamos. Nos quedamos dormidos uno en brazos del otro.

A la mañana siguiente nos despertamos y volvimos a tener sexo salvaje antes de bañarnos juntos donde nos enjabonamos de manera muy erótica, luego mi amante se marcho nos despedimos dándonos un gran beso apenas habían pasado unos minutos cuando escuche que la puerta del departamento se abrió, pensé que era mi amante quien volvía para volverme a penetrar.

-“¿Que se te olvido cariño?” Dije pensando que era mi amante.

En su lugar me encontré con mi Padre apuntándome con un arma.

-“Eres un maldito puto de mierda pensante que me ibas a engañar para siempre verdad”. Me dijo.
-“Papá. Espera, yo. Yo…” Balbucee sin saber que decir.

-“BANG, BANG”. Se escucharon dos disparos.

Pensé que era mi fin que mi padre me disparo en el corazón pero pronto descubrí que no fue el corazón a lo que apunto sino a una parte mucha más importante, cuando un terrible dolor hizo que diera un gran alarido de dolor como nunca antes en toda mi vida. Caí de rodillas tomándome mi entrepierna de la que brotaba sangre a raudales.

-“Para mi has muerto, a ver si te pueden volver a revolcar con alguien después de esto” Dijo mi padre.

Luego se marcho, dejándome ahí revolcándome entre mis gritos y sangre, como pude llame a emergencias, en el hospital entre gritos me anestesiaron cuando desperté recibí la peor de las noticias no solo había perdido mis huevos sino también casi por completo todo mi pene, creí morir trate de suicidarme varias veces de no ser por mis hijos creo que lo hubiese hecho.

Al poco de salir del hospital me divorcie, mi amante también dejo a su esposa y nos fuimos a un país en donde nos casamos de manera legal, ahora vivimos no muy lejos de nuestros hijos y felices aunque eunuco aun disfruto mucho ser penetrado por mi amante aunque ya no siento el mismo placer al venirme he aprendido a disfrutar de mis orgasmos prostáticos que son ahora la única manera de placer que me queda.

Nunca acuse a mi padre quien sigue libre, pero desde aquello no nos hemos visto o hablado simplemente pretendemos que nos existimos mutuamente.  
  




Autor: Crom & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com