UNOS DESCONOCIDOS

Pues ese día entre a ese cine como muchos otros, la película era lo de menos; por lo general muy terribles y de mal gusto. En la sala habían ya varios hombres, que se miraban bien varoniles e incluso algunos dejaban ver que tenían la herramienta en posición de ser usada bajo sus pantalones, la mayoría de ellos iba a masturbarse viendo las escenas proyectadas en la pantalla......


UNOS DESCONOCIDOS
Pues ese día entre a ese cine como muchos otros, la película era lo de menos; por lo general muy terribles y de mal gusto. En la sala habían ya varios hombres, que se miraban bien varoniles e incluso algunos dejaban ver que tenían la herramienta en posición de ser usada bajo sus pantalones, la mayoría de ellos iba a masturbarse viendo las escenas proyectadas en la pantalla.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: Lewisvagi & DarkSoul





Aquel chico estaba entre 20 y 22 años, algo delgado para mi gusto, cara atractiva, caballo castaño; un chico bonito y su pene; era de buen tamaño, era algo regordeta, blanquita y con la cabeza rosada como capullo de una rosa. La gente que allí acudía era en su mayoría hombres y se camuflaban en los alrededores para no ser visto entrar ya que lo que allí se exhibía por toda la ciudadanía era bien conocido porno.            

Pues ese día entre a ese cine como muchos otros, la película era lo de menos; por lo general muy terribles y de mal gusto. En la sala habían ya varios hombres, que se miraban bien varoniles e incluso algunos dejaban ver que tenían la herramienta en posición de ser usada bajo sus pantalones, la mayoría de ellos iba a masturbarse viendo las escenas proyectadas en la pantalla.   

No encontré a alguno que me atrajera lo suficiente como para acercarme e intentar ligar con él. Luego de un rato de ver la película y procurar observar a mí alrededor, vi a ese chico que se levantó y salió de la sala. Asumí que iba a los baños que estaban en la parta baja del edificio, un poco escondidos y daban lugar a que se hicieran muchas cosas ahí.         

Lo seguí al llegar al baño de hombres lo encontré, si había ido allí y estaba orinando en el urinario general de esos que son tipo pileta y te colocas al par del que está ahí con un pequeño giro de ojos, puedes observar al de al lado orinando. Así lo hice, el chico no se altero ni dijo nada pese a darse cuenta que le estaba observado su pene. Al voltearlo a ver, él se percató y me miró a la cara directamente; fue cuando le dije:

-“¿Está buena la película verdad?” Le pregunte.         
-“Sí”. Me respondió;
-“Me tiene como a un burro en primavera y bajó la mirada a su pene”. Añadió el chico

Pude comprobar que en verdad le había crecido un poco más, mientras no dejaba de disparar un chorro amarillo muy potente.       

-¡Sí, se te nota que te ha puesto muy dura!” Le dije.   

Sin mediar palabra, estiré un poco mi mano izquierda y sostuve sus huevos un par de segundos; justos los necesarios para ver que reacción tenía el chico.El chico no se inmutó, proseguí estirando mi mano y tomé su pene en la palma de mi mano. La rodee con mis dedos, no lograba abarcarla toda; era más gruesa de lo que calculé en un principio. Su glande era tipo punta de lanza y el cuerpo de la pene era grueso desde la base hasta el final al llegar a la cabeza se volvía un poco más delgada. 

En eso estábamos, cuando escuchamos pasos que se aproximaban a la puerta; solté su pene y nos colocamos como si orinábamos; pero no tirábamos nada de orina. El que entró fue otro chico, este se veía muy joven; de 18 años recién cumplido supuse. Lo volteo a ver y observo que nos voltea a ver un instante y rápidamente saca su gran pene, sí; solo había visto una así en las porno. El chico era un trigueño tirando a mulato y llevaba puesta una camiseta sin mangas, y un pantalón de mezclilla desteñido que se le ceñía al cuerpo.  

Su pene ya la tenía bien duro, se la volteo a ver y sin decir nada; comienza a masturbarse lento pero sabroso, se notaba que lo disfrutaba. Así como estábamos, el trigueñito me hizo un tipo como saludo con la cabeza y luego se voltea a ver mi pene. Entendí eso como una invitación a tocarlo y así lo hice. Estiré mi mano y tomé su pene bien tieso, luego volteo a ver al blanquito con el que estaba primero y también le tome la pene con la otra mano. Allí estaba, con dos penes; una en cada mano y la mía propia salida de mi pantalón bien dura.

Todo era muy callado, no había necesidad de hablar; los gestos eran nuestras palabras sin sonido y jalando ambos chicos de sus penes los atraje hacia mí y me puse en cuclillas para comenzar a mamarles sus penes al mismo tiempo. Estaba en la cima del cielo, dos jóvenes y hermosos pene a mi disposición para mamarlos a mi antojo. Por suerte el cine estaba algo vacío ese día y no había muchos que usaran los sanitarios, pues estaba en medio mamando una y en ocasiones los dos penes a la vez.  

No me di cuenta pero, en la puerta observándonos estaba otro chico; de unos 25 a 27 años a lo más, sin saberlo los tres eran socios. Era un chico regular, piel canela, cabello negro, ojos negros que hacían juego con su cabello liso y oscuro. Este no esperó mucho y se acercó a nosotros acariciándose por sobre el short de lycra que llevaba puesto y que dejaba adivinar un pene bien parada en su interior. Al acercarse, comencé a darle una mamada lenta pero profunda.    

Luego saltaba de uno en uno y hacía una inserción profunda hasta mi garganta de cada una de esas deliciosas erecciones que estaban a mi disposición. En lo que mamaba a uno, masturbaba a los otros y comencé a desabotonar los pantalones de los dos chicos y a bajar el short del otro, para poder asirme de sus nalgas de cada uno en cada una de las mamadas que por turnos les daba. Estaba en la gloria, ahora eran tres solo para mí; nunca había estado hasta ese momento con más de una persona a la vez.        

Asumí que los chicos no se conocían y se habían calentado lo suficiente con la película; como para aceptar tener una orgía en ese baño. En lo que estaba mamando al blanquito que lo tenía a mi izquierda, pude sentir un trasero paradito, pequeño y muy apretadito; le acariciaba sus nalgas mientras le mamaba su pene, los otros se masturbaban observando cómo mamaba a ese chico. Con sumo cuidado, pasé mis dedos por la raja del chico y pude sentir un poco de vello que había en medio de esas dos nalgas.    

Salté al mulato que estaba en medio y sobando sus huevos, me metí por completo su pene, pude sentir que llegó casi a mitad de mi garganta. Me dieron arcadas, pero volví a metérmelo por completo; para luego comenzar un sube y baja en su tallo bestial. A este le tomé sus huevos en mi mano y estirando mi dedo pude pasar del perineo hasta su pequeño ano y sentir como apretó las nalgas al sentir que lo estaba tanteando ahí.         

Luego fue el turno del trigueño guapo, a este lo tomé de las nalgas y lo atraje un poco más hacia mí; estaba como un tanto alejado. Dando un paso adelante, quedó terminando un semi circulo a mi alrededor y apoyándome con ambas manos en su trasero, comencé a darle una mamada solo en la cabeza de su pene y pasando mi lengua por su frenillo con suma velocidad logre arrancarle un quejido de gusto. Al escuchar el quejido de gusto, con mi mano derecha puesta en su nalga; acaricié el más duro de los tres traseros, una pieza de carne suave, tersa y dura que amasaba con gusto.

A este también le rocé entre sus nalgas, no hiso ademan alguno; luego volví a pasar mis dedos por esa raja que se sentía libre de todo vello mis dedos incursionaron un poco más dentro y pude llegar a su ano fruncido y cerrado. Su trasero era liso completamente, sus piernas eran lampiñas también y su pubis tenía el vello justo para saber que sí era mayor de edad. Con mi dedo medio, hice presión en su trasero y logre meter la primera falange en su recto.     

Un “up” percibí al decir a retroceder y volver a intentar entrar el resto del dedo. Lo estaba mamando y comencé a dedearlo al mismo tiempo, mi pene saltaba sola del gusto que estaba sintiendo. Los demás se masturbaban a nuestros lados, nadie volteaba a ver otra cosa que mi cabeza mamando al chico en turno. Solté al trigueño y fui nuevamente hacia el mulato, esta vez; metí descaradamente mi mano bajo sus huevos y toque su ano con mi dedo medio que en el momento en que me movía hacia él me había metido en la boca y lo tenía lubricado con mi saliva.  

La mano la metí haciendo espacio entre sus piernas y haciendo que las separa un poco para mí y el dedo lo metí sin perder tiempo. Al mismo momento, volvía a hacer una mamada profunda al mulato que no tuvo otra que aceptar que le metiera el dedo; mientras se lo mamaba deliciosamente. Ahora era al mulato al que le metía y sacaba el dedo del trasero. Lo mame y lo dedeé como por un minuto y fui por el blanquito. Este ya había observado como metí mi mano entre las piernas del mulato y al sentir que mi mano iba por el mismo camino, él sólito; separó algo las piernas y sentí como si aflojara sus nalgas para que metiera mi dedo en su ano.   

Su esfínter era mucho más apretado que el de los otros dos, este sí dijo un Uuupp bien sonoro, los demás supieron que mi dedo estaba dentro de él. Los miré de reojo y comprobé que tanto el mulato como el trigueño se voltearon a ver y se sonrieron, con ello compartieron que ellos ya habían recibido su cuota de dedo también. Así estuve con estos tres chicos, los mamaba, los dedeaba y continué como cerca de 20 minutos, sin sospechar que todo aquello era parte de su plan.         

Para ese momento estaba agotado de tanto mamar, pero mi instinto me decía que tenía que continuar; una ocasión de estas no se presenta todos los días, tres jóvenes y con buenas erecciones que se ofrecían a mí para ser mamados y sumando a esto que les metía los dedos en sus traseros a mí antojo. En ese momento, tenía frente a mí a uno de ellos para mamarlo y mis dos manos las tenía metidas en los traseros de los otros dos con uno y dos dedos dentro de sus anos. Los tres, estaban conscientes de que a todos les había metido ya los dedos en los traseros mientras mamaba al otro. Todos ellos se abrían un poco de piernas para darme lugar a que les metiera hasta dos dedos en el anito mientras se masturbaban.

En eso se me ocurrió algo y sacando mis dedos de sus traseros, tomé una de las manos de los que estaba dedeando y las jalé hacia el pene del otro. Al principio no quisieron, luego de tres pequeños tirones de sus manos; los dos accedieron a tomar el pene del otro y seguí mamando al tercero al tiempo que también metí mis dedos en sus traseros. Luego cambié de pene para mamar y automáticamente ellos solos tomaron el pene del otro para masturbarse y continuaba mi labor mamatoría. Ahora no supe cuanto tiempo tendríamos en todo esto, pero uno de ellos comenzó a tirar su leche como catarata y uno de los chorros llegó hasta más de un metro de distancia de donde estábamos, su trasero apretó mis dedos en cada una de los chorros que lanzó.       

Pronto el que estaba mamando anunció que se venía y me aparté, él tomó su pene y comenzó su producción de blanca leche y la tiró contra la pared ocre del baño. Se miraba como salpicaba toda la pared, gruesos chorros de blanca leche quedaron pegados en la pared y comenzaron su camino en descenso. El último de ellos, el mulato; seguía con mis ahora tres dedos dentro de su culo y en tan solo medio minuto de diferencia mientras seguía masturbándose; tiró hacia el cielo, su primer y gran chorro de espesa leche.           

Parecía una fuente luminosa que en vez de agua tiraba semen. Me levanté y con solo un par de sacudidas a mi pene, también derramé mi leche en las baldosas del piso. Luego todos orinamos un poco y pensé que todo había acabado, les dije.

-“Hasta luego ha sido un gran placer”. Dije relamiendo mis labios.

Pero el mulato me tomo de mi brazo y dijo con una voz muy ronca.

-“Espera putito que aun falta lo mejor”. Dijo el mulato.

De inmediato me sujeto los brazos detrás de la espalda y con lujo de violencia me llevo hasta un privado el blanquito bajo la tapa del escusado donde el mulato me hizo apoyar el pecho, para quedar de rodillas con el pecho sobre la tapa y mi culo al aire paradito al desnudo mi rostro quedo a centímetros del tanque del escusado, sentí como alguien me abrió las nalgas y comenzó a lamber mi culito, trate de soltarme pero el mulato me tenia bien agarrado, sin poder contenerlo deje salir un gemido pues aquella lengua me hizo gozar pese a todo.

De pronto sentí la punta del pene del mulato restregándose sobre mi ya muy bien mojado ano, iba a decirle que se detuviera pues nunca me antes me habían penetrado y no deseaba que lo hicieran cuando me inserto solo la cabeza de su pene en mi recto. Mis ojos de abrieron grandes y grite sin poderlo evitar.

-“HHHAAAAAAYYY”. Grite de dolor.

Aquello fue brutal sentía como si me desgarrara al ser empalado por un poste, el mulato apenas aguardo un par de segundo para darme una segunda embestida, esa vez me hundió la totalidad de su enorme miembro, sus huevos quedaron aplastados contras mis nalgas, todo mi cuerpo se sacudió por el dolor que eso me provoco.

Casi sin esperar a que mi ano se acostumbrara a su enorme falo comenzó a bombearme, pronto sentí como una boca se trago mi pene que a los pocos minutos comenzó a tener espasmos hasta que me vine dando un alarido de placer, en la boca o mejor dijo en la garganta de alguno de los otros dos chicos pues no pude ver quien fue quien me dio aquella mamada, el orgasmo que sentir fue el más intenso de mi vida que dio paso al dolor más intenso también de mi vida.          

Apenas termine de venirme la boca dejo de mi pene, y unos segundos después sentir una enorme patada en los huevos, fue tan intensa que creí que mis dos huevos reventaron dentro de mi escroto, pero no fue así, a aquella primera patada le siguieron varias otras, cada una más fuerte que la anterior, simplemente estaba en el infierno luego de estar en el cielo el dolor que sentía era tan intenso que ni siquiera era capaz de gritar apenas daba unos gemidos ahogados de dolor.        

No sé cuantas patadas fueron pero debieron ser no menos de 20, en todo momento el mulato siguió cabalgándome cada vez mas fuerte hasta que dando un fuerte gruñido de placer me lleno todo el interior de mis entrañadas de su ardiente como espesa leche, sentí su pene palpitar hincharse aun más antes de expulsar cuatro poderosos chorros de su leche en mi interior.         

Quede ahí sobre la tasa del baño con mi ano palpitando ya sin ningún pene en mi interior, adolorido al extremo, pero aun faltaba lo peor sentí como el chico blanquito que se masturbaba en ese momento se corrió sobre mis nalgas, para luego tomar mis huevos acercar un cuchillo que tenia a ellos y de un rápido movimiento arrancarme mi escroto con mis huevos en sus interior de un solo corte, el dolor que eso me provoco fue indescriptible, todo mi cuerpo se sacudió y caí al suelo, el chico blanco exprimió mi ensangrentado escroto y extrajo de su interior mis dos testículos.

El mulato del que aun goteaba semen de la punta de su erección, abrió la tapa del escusado (water) para dejar caer mis dos huevos en el agua del escusado el trigueño coloco su mano en la palanca para jalarle a la cadena, aun con mi cuerpo temblando con mi cabeza le indicaba que no lo hiciera no podía hablar para suplicarle por el dolor que aun sentía, pero el solo mirándome dijo.

-¡Esto es lo que se merecen los putos baratos como tú!” Dijo el moreno al tiempo que jalaba la palanca.

-“¡NOOOOOO!” Fue lo único que alcance a gritar antes de desmayarme. 

Justo en eso, la película estaba terminando y la gente salía de la sala. Los tres chicos se marcharon mezclándose con la gente que salía algunos fueron al baño antes de irse y uno de ellos me encontró en un charco de sangre con mis manos en mi entrepierna desmayado según me contaron, fui llevado al hospital en donde desperté convertido por supuesto en un eunuco.   

Pese a que conte todo a la policía nunca hicieron mucho por atrapar a quienes me violaron y castraron, el cine fue cerrado poco después por ordenes de la autoridad, con la Aparicio del video casero los cines que pasaban porno poco a poco fueron desapareciendo sin embargo hoy en día como eunuco no tengo problemas para conseguirme uno o dos buenos chicos bien dotados que me quieran penetrar, después de todo sin huevos soy algo entre un hombre y una mujer digamos que soy un tercer sexo, y todo por andar de caliente con “Unos Desconocidos”.      




Autor: Lewisvagi & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

HUÉRFANO NO TAN AFORTUNADO

Un día la desgracia llego a nuestra casa mi papa había salido a caballo para ver un problema que había con el agua y al ver que no llegaba por la noche ni al otro día fui a buscarlo donde había ido, me lo encontré se había caído sobre unas rocas con tan mala suerte que se rompió la cabeza y murió, avisamos a las autoridades y lo enterramos pocos días después......


HUÉRFANO NO TAN AFORTUNADO
Un día la desgracia llego a nuestra casa mi papa había salido a caballo para ver un problema que había con el agua y al ver que no llegaba por la noche ni al otro día fui a buscarlo donde había ido, me lo encontré se había caído sobre unas rocas con tan mala suerte que se rompió la cabeza y murió, avisamos a las autoridades y lo enterramos pocos días después. Ahí fue donde mi cambio para siempre.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [ZOOFILIA]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Todo paso cuando vivía en un pequeño rancho propiedad de mis padres en las afueras de un pueblo en Sudamérica, me llamo Raúl tenía en ese entonces 15 casi 16 años, en dicho enorme rancho vivíamos, mi padre Alfredo de 35 años mi madre María 33, mi abuela Ramona de 42 años y mis hermanitas Laura 9, María 7 y Ramona 5 años, el sitio era una habitación salón en la que dormíamos todos, yo compartía la cama grande con Laura y María, mi abuela con su consentida Ramona y mis padres en la suya, en la actualidad ya no vivo más ahí aunque mi madre y abuela aun lo hacen.     

Era una vida monótona en la que nos levantábamos mi padre y yo desde el despuntar el alba y trabajábamos en la tierra hasta la noche, las mujeres atendían a los animales, gallinas, 50 cabras y un macho y varios caballos, como digo todo era monotonía y mucho trabajo, mis despertares sexuales se limitaban a cuando estaba bien caliente cogerme a una cabrita que era como mi esposa pues en ella me descargaba cuando estaba muy excitado y sobre todo cuando mis papás tenían sexo la noche anterior, pues todos los que estábamos allí nos enterábamos y asistíamos al espectáculo.

Para ese entonces ya me cargaba un buen pene pues mi padre me sorprendió una vez dándole a la cabrita y mientras yo no sabía que decir, el me comento tranquilamente, hijo ten cuidado con la cabrita que con semejante pene la vas a reventar, trátala bien que ella nos aporta buena leche y no podemos prescindir de ella y se fue, no salía de mi asombro pero continúe cogiéndola hasta que la llene de mi leche.

Un día la desgracia llego a nuestra casa mi papa había salido a caballo para ver un problema que había con el agua y al ver que no llegaba por la noche ni al otro día fui a buscarlo donde había ido, me lo encontré se había caído sobre unas rocas con tan mala suerte que se rompió la cabeza y murió, avisamos a las autoridades y lo enterramos pocos días después.           

Pasamos un tiempo mal todos en casa, un día que estaba ordenando unas cosas en el granero, escuche a mi mamá y a mi abuela hablar ella le dijo a mi mamá

-“Pues reacciona ya si tu no lo traes a tu cama lo hará otra jovencita y se irá con ella o bien vendrá aquí a mandarnos a todos, olvídate de prejuicios que todas hemos tenido ese tipo de relaciones siempre y no ha pasado nunca nada”. Le decía mi abuela a mi madre.

Mi madre no decía nada pues estaba muy triste por lo de papá y yo no sabía a qué se refería mi abuela en ese momento. En los siguientes días note como mi mamá se acercaba más a mí, me daba besos en la cara cerca de mi boca y los mantenía mucho tiempo, apretaba sus tetas contra mí y sin recato alguno rozaba su culo contra mi entrepierna, eso me tenía a mil y quien lo pagaba era la cabrita que no había día que no me la cogiese, ya estábamos en verano y un día mi mama me dijo que fuera con ella al manantial para no sé qué, hacía calor y cuando llegamos me dijo que se iba a refrescar un poco y dándome la espalda se quitó el viejo vestido que llevaba y se metió en el agua.

Solo en calzón (braga) que no disimulaban para nada el tremendo culo que tenía, por un lateral le podía ver las tetas enormes que portaba, mi pene se puso a mil y no sabía qué hacer, me dijo que me quitase la ropa y entrara a refrescarme, le dije que no y me dijo que me bañase que hacía mucho calor y que estaba sudando, lentamente me levante me quite el pantalón y me metí de espaldas en el agua para que no notase mi erección que ya estaba a tope.

Entre hasta donde el agua me cubría casi el pecho y le dije que estaba muy buena el agua fue entonces paso se giró hacia mí y sonriendo mientras sus dos enormes pezones apuntaban a mí me decía algo que yo no entendí pues mi atención solo estaba en sus enormes tetas con sus pezones que no sabía cómo aguantarme para no tirarme hacia ella y comérselos, cuando me vine a dar cuenta estaba junto a mí, me  dijo que la abrazara que le dio frio, sin más se apretó a mi cuerpo notaba las tetas contra mi pecho y como sus pezones duros se clavaban en mi pecho.

Mi erección tocaba su vagina y por milagro no taladro mi calzón y el suyo para penetrar donde yo quería, se puso muy remolona moviéndose o mejor dicho contoneándose contra mi cuerpo mientras me decía no sé qué, se giró de repente y me dijo que la abrazara, tomándome las manos las puso en sus tetas mientras mi pene se encajaba en su culo, tras unos minutos de indecisión comencé a estrujarle las tetas con cuidado y le jalaba con cuidado sus pezones, eso la volvió loca pues se restregaba aún más, estuvimos así un buen rato hasta que decidió salir y me dijo que nos teníamos que ir ya para la casa yo no sabía qué hacer pues mi pene parecía el mástil de un barco.

Ella estaba de espaldas por lo que aproveche para salir y ponerme el pantalón, se puso su vestido y comenzó a caminar, me dijo que me diera prisa. Hasta llegar a la casa yo no entendía lo que había pasado, cuando llegamos nos esperaba la abuela en la puerta, mi mamá le dirigió una sonrisa cómplice, cuando nos íbamos acostar la abuela se sacó de la manga que teníamos que intercambiarnos en las camas y dijo que yo iba a dormir con mi mama, las niñas no dijeron nada y nos acostamos solo con unos calzones viejos y me di cuenta de que mi mama se metió en la cama y se quitó todo pues dejo su bata con la que dormía a un lado.

Yo no entendía que en ese momento que todo aquello era un plan entre mi abuela y madre pero no para mi bien sino para algo que por supuesto lamentaría para toda la vida pero al parecer era la costumbre de la región que cuando el padre muere y solo deja un hijo varón que no está casado al momento de morir, este debe velar por la seguridad de la familia, pero no se le permite casarse o tener descendencia.

Por mi cabeza esa noche pasaban mil cosas y una de ellas era que tenía unas ganas enormes de cogerme a mi mama, no paso mucho tiempo cuando ella me dijo bajito, quítate tu calzoncillo que hace mucho calor y te vas asfixiar, le dije que no importaba y me volvió a decir que lo hiciera pues si no iba a sudar mucho y a ella le molestaba, no sé cómo me los pude quitar pero lo hice y me quede desnudo a un lado de la cama, mi mama me dijo que me echase más para el centro pues sino la cama se voltearía y lo hice despacito donde me esperaba el terso cuerpo de mi madre, mi pene se le pego a su vientre y ella agarrándolo con su mano, muy bajito me dijo Alfredo parece que esta tiene ganas de fiesta, como dije me llamo como mi padre (de una manera ignorante pensé que me confundía con mi pobre padre) sin darme tiempo a más me dio un beso con lengua de lo más sensual, ya ahí perdí toda razón.

Comencé a meterle mano por todos lados pese a que era mi propia mano cuando una de mis manos llego a su vagina estaba encharcada de sus jugos y ella gimió alto, me recordaba a cuando mi padre la penetraba, cuando le chupe los pezones ya ella estaba como loca gimiendo, en un movimiento rápido se agarró mi pene y me la chupaba con ansias ya no me importaba nada, estábamos desnudos sin nada encima con lo cual tanto la abuela como mis hermanas estarían gozando del espectáculo, me dijo que quería que la penetrara que la quería toda, me puse encima y por Dios entro suave en aquella cálida vagina empapada, estaba en la gloria, la comencé a cabalgar, ella gemía y no paraba de decir lo grande que era, estuvimos un buen rato hasta que se corrió, me pedía que le diese mi leche, como yo era muy obediente se la di llenándole su vagina, me dijo que me quitase de encima y se puso a llorar la intente abrazar y me dijo que me fuese a la otra cama, que mandara a María con ella.

No hizo falta que se le dijera nada a mi hermanita pues todas creo que estaban despiertas y me acosté en la cama con Laura, repasaba lo que había pasado y lo que paso es que volví a tener una erección enorme, oía las respiraciones de ellas y pensé que estaban durmiendo, tenía ganas de levantarme y para calmarme cogerme a la cabrita, de repente note como mi hermanita se giró hacia mí y su mano se quedó en mi vientre, eso había sucedido también otras muchas veces antes y no pasaba nada, pero note como la movía muy lentamente bajando hacia mi pene,

No lo podía creer ¿mi hermanita quería agarrar mi pene?, la deje hacer para ver que iba hacer, despacito, muy despacito metió su manita y llego a mi pene que estaba rígido y con su dedo chico rozaba la punta, yo me dejaba hacer, siguió y al ratito tenía la punta agarrada con sus deditos, fue envalentonándose más,  ya abarcaba lo que podía acariciándola con cuidado, me la saco como pudo y siguió acariciándola, de repente me di cuenta que fue acercando su cabeza a mi pene para comenzar a chuparme la punta como si fuera una paleta.

De vez en cuando me rozaba con sus dientes pero no me importaba, estaba en la gloria hasta ese día tenía que descargarme con una cabrita y en ese día había tenido sexo con mi mamá y mi hermanita que me estaba chupando mi pene, alargue la mano y le acaricie su culito, se quedó parada un momento pero como no dije nada siguió chupando, solo lo hacía en la punta como si tuviese un helado pero a mí me traía loco, seguí acariciando su culito y deslice la mano más para tocarle suavemente la vaginita que estaba muy hinchada como caliente no tardó mucho en empezar a echar sus juguitos, así podía dedearle toda la rajita, no pude aguantar mucho pues era una sensación muy placentera y me corrí en su boquita.

Ella no se apartó y siguió chupando y tragando todo lo que le di, cuando acabo de limpiármela bien de mi leche se rehízo y se colocó en su sitio para dormirse, yo no podía creer todo lo que me había pasado aquel día y me costó dormirme pero estaba muy contento debo admitir a mis escasos 16 años había dejado de ser virgen y de qué manera.   

Al otro día parecía que no había pasado nada, nadie comento nada ni hubo miradas extrañas, bueno mi mamá si estaba algo triste, por la tarde cuando estaba recogiendo todas las herramientas en un viejo cobertizo que teníamos entro mi abuela y la verdad es que me esperaba que me regañara pero fue otra cosa lo que me dijo.

-“Alfredo has pasado a ser el hombre de esta casa y desde ahora nos cuidaras a todas, tu madre es joven aun y es mejor no venga otro de fuera que te haga la vida imposible a ti y a tus hermanitas aparte de que se quede con todo lo que tu padre consiguió, las relaciones entre las familias son normales no te preocupes, tu madre y yo te satisfaremos en la cama pues eres el hombre y cuidaras de todas nosotras, date un buen baño que esta noche te acostaras conmigo”. Dijo mi abuela y salió por la puerta.

Me quede pasmado no me lo podía creer iba a ser el hombre de las mujeres de mi casa, acabe pronto y me fui a bañar para estar limpio para esa noche. Cuando nos acostamos fui directo a la cama de mi abuela y me metí en ella, mi abuela me dijo bajito que me quitase toda la ropa y así hice para ese momento ya tenía una erección enorme, me acariciaba el pecho suavemente y fue bajando hasta encontrarse con mi pene totalmente erecto, la agarro palpándola bien y me dijo

-“Tienes un buen pene para satisfacer a una mujer es tan grande como la de tu abuelo que me hizo gozar tanto”. Dijo mi abuela.

-“Te voy a enseñar a que hagas disfrutar a una mujer para que la tengas siempre enamorada de ti”. Añadió mi Abuela sin dejar de masturbarme.

Me empezó a dar besos muy lascivos, acariciarme, a chuparme mis tetillas para finalmente a chuparme mi pene y me dijo dejándome su vagina cerca de mi cara.

-“Chúpame a mí también que a las mujeres también nos gusta mucho”. Exclamo mi abuela.

Ni me lo pensé y me puse a comerme su vagina, estaba muy caliente como jugosa por sus calditos, me di cuenta donde le gustaba que le chupase más, en el cuarto solo se oían nuestros gemidos, luego me dijo que me pusiese encima para que la penetrara bien, entro sin ningún impedimento pues estaba encharcada y me dijo que si quería hacer gozar a una mujer tenía que llevar un buen compas, que se la metiera toda muy despacio entre 10 a 12 veces y después le diera las mismas cabalgadas más deprisa y luego otra vez lento, que las alternara, fui un buen aprendiz pues la tenía como loca pidiéndome más y que le diera duro tardamos un buen rato hasta que se corrió.

Luego me pidió que la llenase de mi leche lo cual hice, esta vez había disfrutado más que el día anterior con mi mamá, me retire y me eche al lado, se voltio hacia mí y me dijo no sabes lo que me has hecho disfrutar ya ni me acordaba, ahora vete a tu cama y dile Ramonita que venga para acá, sigue con los jueguitos con Laurita pero no la penetres todavía por favor pues le puedes hacer daño tállale tu pene por su rajita, jueguen y disfruten los dos como anoche “¡si mi amor!”, cuando llegue a mi cama mi hermanita no hizo falta que le dijera nada pues salió corriendo para la cama de mi abuela y me eche en la cama.           

Laura no espero ni un segundo para comenzar acariciarme y masturbarme suavemente, pero esta vez lo que hice fue atraerla hacia mí y besarla en la boca, no hizo falta mucho para que ella colaborase abriendo su boquita y recibiendo mi lengua que se enredaba con la suya, nos comíamos nuestras lenguas y salivas, le chupaba su cuello para seguir bajando y solo me encontré con dos pezones duritos pero nada más y la verdad es que no me importaba, seguimos así y en un momento nos vimos ella con mi pene en su boquita y yo con su vaginita a merced de mi boca, cuando acerté a chuparle su botoncito Laura no paraba de gemir sin importarle que no estuviésemos solos, tenso su cuerpito 2 o 3 veces antes de que explotara en su boquita mientras golosamente se tragaba toda mi leche y me la limpiaba totalmente, cuando acabamos nos recompusimos y nos dormimos agotados por lo menos yo.

Al otro día como si nada hubiese pasado, después de las labores del día me bañe y después de cenar pensaba acostarme en mi cama pero mi mamá me dijo que lo hiciera con ella, me hizo feliz pues lo deseaba mucho, nos acostamos desnudos y no hubo que esperar mucho para comenzar a meternos mano, a besarnos con deseo quitamos las cobijas y desnudos en la cama nos dedicamos ella a chuparme mi duro pene era la mejor haciéndolo y yo a comerme su vagina, en el cuarto nada más que se oían nuestros gemidos de nuevo, me coloque encima y la penetre suavemente e hice caso de los consejos que me dio mi abuela y la cabalgue así, mi mamá estaba como loca, gemía y me pedía que le diera todo el tiempo hasta que nos corrimos los dos al mismo tiempo fue genial, yo estaba dispuesto a penetrarla otra vez pero me dijo que me fuese a mi cama y que fuese con Laura, como pensé encima me quitan a mi hermanita con lo bien que lo pasábamos.     

Me acosté y a su lado estaba mi hermanita María, era gordita y casi de la misma talla que Laura pero no se me había pasado hacerle nada, cuando noto como su manita se posó sobre mi vientre y seguía lentamente hacia abajo hasta agarrarme mi pene, cuando lo hizo note una risita muy bajita, era más lanzada que Laura pues no dejo de sobármela bien cogiéndome incluso los huevos, ya estaba otra vez caliente y me puse a besarla en la boquita, aprendió rápido pues no dejo nunca de masturbarme.

Le di vuelta y le comía su vaginita sonreía al principio pero enseguida estaba gimiendo pues le comía su botoncito, sin más se metió mi pene en su boquita y me la chupaba como Laura aunque se metía más en la boca, tenso su cuerpito dos veces y descargue en su boquita ella se lo trago todo, siguió chupando y chupando lo que hizo que de nuevo mi pene volviera a tenerla parada me anime y le seguí comiendo su botoncito, estuvimos así un buen tiempo en los que ella se tensó varias veces hasta que le llene otra vez su boquita de mi leche que se la comió toda, quiso seguir chupando pero le dije que ya estaba bien, por lo que nos besamos y nos dormimos con ella abrazada a mí.

Aquello duro varios meses pero mi abuela comenzó a preocuparse cuando mis hermanitas cada vez estaban más deseosas de que las penetrara una noche de no ser por mi abuela creo que hubiese desvirgado a Laurita, por coincidencia mi madre anuncio algunos días después que estaba embarazada.

Aquello nos llenos de alegría a todos sobre todo a mi pues iba a ser padre, aquello fue una sensación extraña, pues iba a hacer el padre del hijo de mi madre, aquella tarde mi abuela vino donde estaba trabajando y me dijo que me fuese a dar un muy buen baño, pensé que esa noche disfrutaría con ella, por lo que termine lo que estaba haciendo y me fui a dar un baño, pero luego de cenar mi abuela me dijo que la acompañara a la choza que era como llamábamos al lugar donde castrábamos a los cabritos.

Apenas llegue fue tomado por mi madre que estaba ahí desnuda me amarro rápidamente las manos con una cuerda, y jalo de ella lo que  hizo que mis brazos quedase por arriba de mi cabeza, luego cuando iba a decir algo me metió su calzón (braga) en la boca, mi abuela rápidamente me ato los pies dejándolos muy separados, cuando estaba bien atado sin entender porque ellas me estaban haciendo eso, mi abuela fue hasta donde se colocaban los carbones y los encendió mientras tanto mamá se arrodillo y comenzó a chuparme mi pene que pronto estaba muy duro dentro de su boca.

-“Vamos hazlo gozar que te de su leche”. Dijo mi abuela.

Mi madre comenzó a darme la mamada más espectacular hasta entonces de las que me había dado, apenas pude aguantar uno 15 minutos antes de correrme por completo en su boca, mamá al sentir que me corría se clavo mi pene entero en su boca, por lo que el segundo disparo de mi leche fue directo a su garganta, todo mi cuerpo se estremeció de placer mientras me corría y mi leche fue bebida por mamá por completo.

Mamá aun estuvo varios minutos más dándome una mamada, debieron ser 10 minutos a lo máximo pero que goce intensamente, cuando se aparto con lagrimas en los ojos que vi cuando se puso de pie, me dio un beso en la mejilla y me dijo.

-“Lo siendo mi amor pero es necesario”. Dijo Mamá.

En eso apareció mi abuela detrás de donde estaba con el cuchillo que usábamos para castrar a las cabras machos con la hoja humeando de lo caliente que estaba, sin mayores preámbulos mamá de nuevo se arrodillo lo mismo que mi abuela, mamá tomo mi escroto y lo estiro para que mi abuela hiciera un largo corte justo en medio de mis dos huevos, lo que provoco que todo mi cuerpo se convulsionara por el terrible dolor que me hizo sentir en ese momento.

Mi abuela con habilidad que no le conocía apretó mi bolso de piel para extraer mis dos testículos de su interior, luego los tomo con una mano, había sangre por todas partes, los jalo fuerte lo que de nuevo hizo que todo mi cuerpo se sacudiera y antes de que lo supiera fue, pues me había castrado, ni siquiera recuerde haber venido una última vez mientras me cortaba mis huevos. 

Lo siguiente que recuerdo fue despertar en una cama con Laurita a mi lado acariciando mi vientre, estaba desnudo trate de incorporarme pensando que todo aquello había sido una pesadilla pero la fuerte punzada que obtuve me indico que todo aquello no fue un mal sueño, Laurita me dijo que no me moviera, pase tres semanas en cama antes de poder levantarme, luego de eso aun tenia erecciones pese a creer que sin huevos no me sería posible.

Mi abuela me complació desde ese punto aunque ya no podía venirme, gozaba bastante penetrarla o de sus mamadas no solo de ella sino también de mis hermanitas, para cuando nació mi hijo que fue varón, mi pene a duras penas lograba tener una erección luego de un buen rato chupándolo, en cuanto supe que fue un varón, supe el destino que podría sufrir, por aquel entonces me empezaron a suministrar testosterona lo que de nuevo logro que tuviese erecciones.

Laurita fue desvirgada por mí a los 13 años, ella gozo mucho como yo mismo Ramona poco después con mi hijo de cinco años ya para ese momento una mañana salí a cabalgar según yo a ver un problema a orillas del rancho me lleve a hijo conmigo y nunca más regrese, me fui lejos ahora. Alfredo, si le puse el mismo nombre que tengo y el de mi padre tiene 16 años la misma edad que tenía cuando perdí la virginidad y sé que ya no es virgen.

Eso me alegra, pero sobre todo se que a cuando tenga 17 seguirá gozando de sus huevos que le cuelgan pesados debajo de su enorme pene aun mas grande que mi pene, sin riesgo alguno de perderlos a manos de las mujeres de propia familia.

Por mi parte gracias a la testosterona y medicamentos para la impotencia puedo tener fuertes erecciones para complacer a mis conquistas, me mande a colocar prótesis testiculares en mi escroto vacio y nadie sabe que soy un eunuco, incluso con la ayuda de un medicamento puedo eyacular algo parecido al semen que no puede preñar a ninguna mujer pero me hace sentir mucho placer al venirme y darle la sensación a mi pareja que soy un hombre normal no un eunuco.





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

SIERVO DE MI ESPOSA

La primera vez, que se le pedí a una chica que me dominara y fuese mi Ama tenía 21 años, llevábamos varios meses saliendo y creí que sería la ideal, simplemente, me dejó esa misma noche, además de que varias amigas, pronto se enteraron de lo que paso y lo que le había pedido a ella, aquello me valió de lección, de airear mis verdaderas inclinaciones aun con personas de confianza pero también con el tiempo, me ayudaría a encontrar lo que deseaba......


SIERVO DE MI ESPOSA
La primera vez, que se le pedí a una chica que me dominara y fuese mi Ama tenía 21 años, llevábamos varios meses saliendo y creí que sería la ideal, simplemente, me dejó esa misma noche, además de que varias amigas, pronto se enteraron de lo que paso y lo que le había pedido a ella, aquello me valió de lección, de airear mis verdaderas inclinaciones aun con personas de confianza pero también con el tiempo, me ayudaría a encontrar lo que deseaba..

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN] [FEMDOM] [BDSM]



Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





A mis 16 años me fue claro que era sexualmente, heterosexual aunque sumiso, de ser posible esclavo de una mujer, pero a esas edades seguía fingiendo aunque cada vez me era más difícil. La primera vez, que se le pedí a una chica que me dominara y fuese mi Ama tenía 21 años, llevábamos varios meses saliendo y creí que sería la ideal, simplemente, me dejó esa misma noche, además de que varias amigas, pronto se enteraron de lo que paso y lo que le había pedido a ella, aquello me valió de lección, de airear mis verdaderas inclinaciones aun con personas de confianza pero también con el tiempo, me ayudaría a encontrar lo que deseaba.

Además de a mi novia perdí a sus amigas, su amistad, eso me marcó, hasta tal punto que apenas salía de casa, ni me interesaba buscar mujeres, fue una época en la que dediqué mis esfuerzos a mi trabajo e ir prosperando, hasta poder independizarme además de ser una época dedicada a internet, a estar metido en chats, a bajar películas, o autolesionarme para mi satisfacción sexual cuando me era posible, a solas en casa de mis padres.

Conseguí independizarme años veintiséis años, hace 7 años, ese fue mi gran año, en todo, me independicé un mes de febrero, compré un buen departamento, tenía y tengo un buen trabajo, tenía un buen coche, pero en lo demás me iba fatal, es decir mi vida amorosa no existía.

En mayo, por primera vez, bajé de noche a mi nuevo barrio, fui a tomar una copa a un bar que vi ambientado hasta en la calle había gente, pedí la copa y de pronto la vi pesar, con el tiempo la conocí, era una amiga de mi ex, la más pequeña en edad, no en cuerpo que era es súper bello, tenía en ese entonces 23 años, cabello largo, castaño, alta, 1,74 imaginensela en tacones, iban con un pantalón de mezclilla, que detonaban sus piernas largas y un culito precioso, como sus pechos bien puestos, ella me vio también se acercó poco después, diciéndome.         

- Hola, ¿no te acuerdas de mí? Dijo Ella.          
- Si, le dije dándole dos besos.
           
En realidad estaba nervioso, tras olvidar aquel mal rato, hacia años, ahora creía estar a salvo en mi nuevo barrio y me encontraba a alguien que me conocía y además me decía que vivía también allí con sus padres.          

No dejaba de mirarme, una vez volvió con su reunión de amigos y amigas, yo, imaginaba que le estaba contando que me había ocurrido años atrás, todo estaba en mi imaginación, pero yo lo creía así, cuando terminé la copa, salí, ella salió, diciéndome que si no me despedía, le dí dos besos y me marché.

Físicamente, mido 1,79 cms peso 76 kilos, bien formado, de pene 20 centímetros y gruesa en erección antes, para ese momento tenía 33 años, pasó unas semanas de aquel encuentro, hasta que la vi por la calle, por mi barrio se acercó a mi diciéndome que no me había vuelto en el bar al que ella iba los viernes y sábados, que a ver si me veía por allí, fui al siguiente sábado, ya era principios de junio, llegué a una hora tarde, cerca de la una, de la mañana, ellos estaban dentro ella me llamó al verme entrar y me hizo sentarme con sus amigos, tras presentarme, después ella, me habló de sus antiguas amigas es decir las que antes eran mías también y de mi ex, ya estaba casada, con hijos, las demás cada cual había tomado vuelo y ya no trataba a ninguna, la veía conversar con los amigos y amigas de voz dulce melosa, hablar calmado, así hasta más o menos las tres cuando empezaron a marcharse algunos, yo decidí también irme, ella se levantó y me dijo que también se iba, que la acompañara a su casa iríamos andando pues vivíamos cerca me dijo, así lo hicimos, habíamos bebido tres copas, cada uno.        

Caminamos por la acera, ella hablando de las antiguas amigas, después de mi ex y de pronto
sacó el tema, estábamos cerca de mi portal, junto a un pequeño jardín, cuando me dijo.           

-“Me diste pena, eso es algo muy intimo para sacárselo a un hombre o una mujer, para decirlo a los amigos y que se rían de uno”.      

Yo no decía nada me sentía mal volviendo a recordar todo aquello al decirlo ella.        

-“¿de verdad, te gusta eso?” Pregunto Ella.      

No dije nada, ella paró en la pared pegada al jardín, oscuro, me miró yo parado y su mano rápidamente se puso en mi entrepierna sentí como se acomodaba hasta agarrar mis testículos y pene, además del pantalón ella apoyada en la pared, fue apretando, empecé a gemir de dolor mi mano fue a su brazo, para quitar su mano, pero ella apretó más di un grito de dolor.
           
-“Sssssssshhhh, silencio te van a oír, quita tu mano de ahí perro”. Ordeno ella.  

Su voz aunque apagada para no ser oídos era distinta, segura, firme, mientras su mano, me iba encorvando mientras ella apretaba más, hasta apoyar en la pared mis manos mientras ella me decía. 

-“Ahora vamos a subir a tu casa, desde que te vi, estaba deseando adiestrarte, mmmmmm como me pusiste al verte tras tanto tiempo y suelto sin adiestrar aún”.           

Me soltó, fui al portal, abrí extasiado, sentía el dolor en mi sexo y me consumía el placer, en mi cerebro, subimos abrí la puerta, cerré encendí la luz de la sala, ella detrás de mí, me tomo del cabello como me dolía grite, apenas fueron varios segundos me dio la vuelta quedé frente a ella y me abofeteó, me cubría, con mis manos, ella se fue hacia mi hasta derribarme en el suelo, me puso encima las dos rodillas en mi espalda, me dolía las dos rodillas clavadas en mi espalda, ella iba con un vestido ese día, que se quitó poco después, siguió de rodillas me tiró del cabello y mi cadera hasta quedar de lado.

Su mano fue a mi cinturón lo desabrocho al igual que mi pantalón se levantó y tirando de ellos tras sacar mis zapatos, ella de pie, me sacó el pantalón, después la camisa, quede en bóxer de color negro mal puestos, ella de nuevo se arrodillo, para dejarme de nuevo contra el suelo, sacó el cinturón, me puso a 4 patas mis brazos y cabeza apoyadas en el sofá me dio un azote con el cinturón muy fuerte, grité, escuché movimientos de ella segundos después me había metido su minúscula tanga (braga) en mi boca y me amenazaba con golpearme más si la escupía, me quito mi bóxer y me golpeó sin parar mis nalgas, hasta que decidió parar, me había dejado desnudo y con mis nalgas marcadas ardiendo de dolor.

Adolorido me hizo tirarme en el suelo, boca arriba, tiró de mi hasta quedar en el centro del salón y se abrió de piernas de pie se subió un poco el vestido y me orino mi cuerpo y cara con ella de pie, nada más terminar, se sentó en mi cuerpo mi pene para ese momento estaba muy dura pues cuando me orino me excite como nunca, fue algo sublime para mi, recibir su preciado y caliente liquido.     

Me agarró mi erección y se la fue metiendo entre gemidos, cuando la tuvo dentro empezó a moverse como si yo fuera algo de quien disfrutar no alguien, gemía se contorsionaba, daba grititos hasta que se corrió mojándose por completo, se sacó mi pene, se fue más atrás la miró dura la agarro la fue apretando, empecé a gemir a moverme de dolor tomo con su otra mano mis huevos, empezó a apretarlos, mi pene bajaba por momentos hasta que quedó en reposo, me miró para decirme

-“Así me gusta, obediente, tu pene solo debe ser para complacer nada más”. Dijo ella. 

Tras aquello me preguntó que tenia, le indiqué donde estaba las pinzas y fusta, collar y cadena, era lo único que tenia, me pregunto por cuerdas, le indiqué que tenía una sin estrenar de tendedero, le indiqué donde estaba y la tomo de la cocina y me llevó a mi dormitorio como un perrito me ató, de pies y manos me dejó tirado en el suelo y me dijo que vendría a la mañana así que iba a saber que no iba en broma nada de aquello y que le pertenecía, se fue tomo mis llaves de la casa escuché cerrar y se fue, pasé mucho miedo atado en el suelo a veces me quedaba dormido, hasta que apareció sobre las 10 de la mañana, diciéndome

-“Has aprendió que va en serio ¿verdad?” Dijo ella.
-“¡Sí!” Le respondí.           

Durante ese día me tuvo en mi casa encerrado, limpie mi casa a sus ordenes cocine, le serví como su nuevo siervo, lambí sus pies largamente, después me daba a lamber sus tetas, su vagina, se corría, descansaba y se metía mi pene cuando estaba muy excitada la usaba hasta correrse, era algo rápido para que yo no pudiera correrme y siempre atenta para nada más terminar sacársela y apretármela golpeármela hasta hacer bajar la erección.

Ya casi de noche me puso un condón y se puso a moverla sin dejar de mirarme, hasta que me corrí en el condón me lo sacó le hizo un nudo y se lo llevó, quede todo adolorido pero muy contento sobre mi cama por primera vez estaba satisfecho para mí fue como volver a perder la virginidad.        

Fue la primera vez de muchas sesiones, también para ella, de ese estilo, aunque siempre era el que las deseaba. Desde ese momento fue su sumiso esclavo, por supuesto para todos fuera de mi casa éramos novios así estuvimos como dos años hasta que ella me dijo que deseaba casarse aquello  no fue una propuesta sino una orden, nos casamos seis meses después, en una boda de lo más tradicional pero en la intimidad era no solo su esclavo sino además su marido, pero sobretodo su siervo, su perro, ya ella más experimentada,

Al poco de casarnos a los seis meses quedo embarazada de Sergio nuestro primero hijo y dos años después llego Zafiro nuestra hija mejor y ultima que engendraría hasta ese momento habíamos sido un matrimonio muy feliz ya padres, pero algo estaba por cambiar una noche ella me ato a la cama me amordazo y dijo.

-“Ha llegado la hora que seas un completo sumiso y perro para mí”. Dijo ella.

Mientras se restregaba mi pene en erección entre sus nalgas desnudas, su vagina humedecía mi bajo vientre, para luego agregar.

-“Y como todos saben un perro castrado es más dócil y sumiso que uno con huevos”. Dijo ella.

Aquellas palabras me aterraron, trate de soltarme no deseaba ser castrado, si deseaba ser dominado pero no ser un eunuco, pero era tarde, por más que luche nada pude hacer para soltarme, ella saco un pequeña navaja y me abrió mi escroto, todo se me nublo, mi cuerpo comenzó a convulsionar de dolor al poco rato sentí como uno de sus dedos enguantado en látex hurgó dentro de mi escroto hasta que extrajo a mis dos testículos que quedaron por fuera de mi bolso de piel por primera y única vez en mi vida.

Ella tomo mis huevos con una de sus manos y me los apretó fuerte, grite fuerte pero la mordaza apago el que debió ser el mayor grito de mi vida de dolor, luego estiro mis huevos hasta tensar los conductos con los unían a mi cuerpo, aquello fue aun más doloroso que su fuerte apretón, no pude ver o sentir cuando ella coloco la afilada hoja de acero debajo de mis conductos tensados pero su sentí cuando corto ambos de una sola vez, todo mi cuerpo se sacudió como nunca antes, mi vista se oscureció y me desmaye el dolor fue simplemente indescriptible.

Cuando me desperté a la mañana siguiente ella me beso en los labios, cuando se separo de mi dijo.

-“¡Bienvenido a tu nueva vida como mi perro castrado amor!” Dijo ella.

Me quede en la cama agarrando mi entrepierna, con mis manos sentí mi bolso de piel vacio, llore mucho pero ya no se podía hacer nada, me había convertido en el eunuco esposo, esclavo, perro y sumiso de mi esposa.

Aun seguimos juntos Sergio nuestro hijo mayor tiene 16 años y hay veces mientras duerme voy a su cuarto para ver como su bóxer se levanta cuando tiene una erección nocturna, se que se masturba y eso me llena de envidia al saber que el único hombre viril en la casa no soy yo sino mi hijo, yo soy solamente un “Siervo de mi Esposa”.




Autor: Anónimo & DarSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Sexo con mi prima

En este relato erótico os voy a contar la primera vez que tuve sexo con mi prima. Su nombre es Jhasmin, era una prima lejana que llegó para ayudar en los quehaceres del hogar mientras buscaba un mejor futuro en la capital de Perú, llegó cuando yo tenía 15 años y ella tenía 20, ya me había percatado de queContinuar leyendo »

La entrada Sexo con mi prima aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

MARCADO Y CORTADO

Con 27 años era un motociclista del camino desde los 18 años era 1964 y estaba con mi moto viajando sin rumbo por aquella solitaria carretera me creí lo suficiente rudo para afrontar a cualquier o cualquier peligro que se me presentara sin imaginar que había cosas que pueden estar más allá de todo control que se puede tener, mi casco tipo oficial alemán de la segunda guerra mundial de pronto salió volando cuando mi cabeza golpeo el suelo al no estar asegurado cuando mi moto fue embestida de pronto ......


MARCADO Y CORTADO
Con 27 años era un motociclista del camino desde los 18 años era 1964 y estaba con mi moto viajando sin rumbo por aquella solitaria carretera me creí lo suficiente rudo para afrontar a cualquier o cualquier peligro que se me presentara sin imaginar que había cosas que pueden estar más allá de todo control que se puede tener, mi casco tipo oficial alemán de la segunda guerra mundial de pronto salió volando cuando mi cabeza golpeo el suelo al no estar asegurado cuando mi moto fue embestida de pronto.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [TORTURA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Con 27 años era un motociclista del camino desde los 18 años era 1964 y estaba con mi moto viajando sin rumbo por aquella solitaria carretera me creí lo suficiente rudo para afrontar a cualquier o cualquier peligro que se me presentara sin imaginar que había cosas que pueden estar más allá de todo control que se puede tener, mi casco tipo oficial alemán de la segunda guerra mundial de pronto salió volando cuando mi cabeza golpeo el suelo al no estar asegurado cuando mi moto fue embestida de pronto por un auto sin que pidiera ver de dónde vino.

Cuando me repuse del impacto y sorpresa inicial aun con dolor por el fuerte golpe que recibí al caer de la moto en movimiento, me dispuse a afrontar a quien se había atrevido a dañar a mi bella moto cuando me puse de pie y me di media vuelta para buscar a mi atacante un dardo tranquilizante impacto en mi cuello en cosa de un segundo todo se me puso negro para ya no saber más, apenas recuerdo sentir caer de nuevo al suelo pero no más de eso.

Cuando desperté estaba amarrado a lo que parecía una columna de concreto, estaba amordazado y amarrado con una cuerda que daba la vuelta a la columna como a mi cuerpo que mantenía mi cuerpo presionado contra la columna apenas podía mover mis manos, mis piernas y cabeza, pese a ser fuerte no pude hacer nada para liberarme de aquella columna, luego de casi una hora un hombre de unos 37 años alto, musculoso con un aro de metal en el centro de su pecho con cuatro tiras gruesas de cuero negro que se extendían hasta su espalda apareció, llevaba un pantalón algo extraño.

Aquel hombre de cabello bien recortado, alto de piel bronceada, llevaba un pantalón de cuero negro, donde sus genitales quedaban a la vista, su pene estaba en erección era enorme de unos 27 cm acompañados de dos huevos grandes no muy bajos, su pene estaba en erección con su prepucio corrido hacia atrás, trate de hablar de decirle que me soltara pero aquel hombre solo se me quedo mirando por un largo rato antes de comenzó a masajear mis nalgas con sus manos, mientras dijo.

-“¡Vaya, vaya que tenemos aquí, carne fresca!” Dijo Aquel hombre.

Mientras continuaba masajeando mis nalgas primero por encima del pantalón pero no tardo mucho en meter sus manos dentro incluso dentro de mi ropa interior para masajear y apretar mis nalgas incluso uno de sus dedos se introdujo entre ellas para llegar a mi ano, el cual presiono para sacar su dedo y llevárselo a su nariz, darle una aspirada y exclamar.

-“¡Que rico olor a macho tienes en verdad eres un manjar!” Dijo el hombre.

Para ese momento no dejaba de moverme aquello no me gustaba ese marica de seguro no tenía la más mínimas buenas intenciones conmigo pero pese a todo el nuevo esfuerzo que hice poco pude hacer para evitar seguir siendo manoseado por sus fuertes como grandes manos.

Aquel hombre me estuvo manoseando por un buen rato mientras me retorcía tratando de que me soltara pero al parecer mis forcejeos solo hicieron que se excitara aun más de lo que ya estaba, me comenzó a frotar su enorme miembro viril entre mis nalgas sobre el pantalón, pero no duro mucho mientras lo hacia sus manos rodearon mi cadera, para desabrocharme el pantalón, el muy infeliz me bajo mi pantalón hasta las rodillas donde me lo dejo para continuar restregando su miembro entre mis nalgas pero ya sobre mi trusa (slip).

No paso mucho rato para que ese hombre me bajara mi trusa apenas hasta por debajo de mis nalgas quedaron al descubierto con mis manos intente que no fuera así pero nada pudo evitar que mis nalgas quedaran al descubierto, luego me empujo contra la columna mientras me beso el lóbulo de la oreja derecha, luego el cuello haciéndome gruñir no de placer sino de odio, luego empieza despacio a besarme las nalgas va aumentando el ritmo a la vez que juega con mis huevos que cuelgan entre mis piernas desde detrás, al final llega a un ritmo en el que no puedo parar de gemir pese a mi pene hasta que de pronto comienza succionar mis huevos.

“Le suplico que pare que su lengua no toque la punta de mi glande”. Pero solo yo entiendo mi suplica, la mordaza en mi boca que toda comunicación con aquel hombre sea imposible de pronto me hace dar un gemido de exasperación, cuando se mete entera en la boca mi pene jalándolo desde atrás para chuparla rápido, creí que iba a correr por aquel deleite pues no había tenido sexo en varias semanas pero no dejo que sucediera, se saco mi pene de su boca para ponerse de pie sube a la altura de mi cuello y me besa compartiendo su aliento y saliva con mi cuello y lóbulo de mi oreja de nuevo.

Mis nalgas como mi ano quedan a la altura de su pene, que para ese momento se está restregando de nuevo entre mis nalgas que el abre para arropar a su miembro en erección, después de frotarlo un poco, la punta de su glande del cual siento emana liquido pre seminal empieza a tratar de penetrarme, y como no estaba acostumbrado punta entro desgarrándome por completo, lo demás entro de manera más fácil, cuando estaba toda dentro me da un beso en el cuello y me pregunta de manera sarcástica.

-“¿Te ha hecho daño?” Pregunto aquel hombre.

No respondo pues no pudo aunque quisiera, la mordaza, la falta de aliento como el dolor hacer imposible que pueda hacer cualquier ruido, por lo que él empieza a bombear, primero despacio metiéndola toda dentro y sacándola poco a poco cada vez más rápido, arrancándome cada vez gemidos de dolor, a la vez que me tiembla todo el cuerpo y él me toma de los cabellos para tirar de mi cabeza hacia atrás.         

Aquel continuo penetrándome por media hora cuando sentía que estaba por correrse empieza a hacerlo muy rápido a la vez que me besa el cuello y me dar nalgadas, llevándome a  un infierno que nunca pensé sentir, era placer y dolor nada parecido a lo sentido antes en mi vida, cuando ya no puedo más se corrió hecho que hizo que mi ano se contraiga lo que le provoco un orgasmo aun más fuerte a aquel hombre que suelte cuatro chorros de esperma dentro de mí, cuando suelta mis caderas extrae su enorme falo que sentí como ni nunca fuera a dejar de salir de lo largo que era, de inmediato se coloca de rodillas me abre las nalgas y empieza a lamer mi ano, por lo que gimo, continúa así hasta que hace que me corra mientras me masturba y suelto todo el semen acumulado en mis huevos sobre la columna una parte y mi trusa otra fue un orgasmo intenso como prolongado como ningún otro sentido en mi vida hasta ese momento.        

Tras eso con mi pene aun chorreando semen el hombre me introduce un par de dedos en mi culo hasta que toca algo que me hace temblar fue como si tocara un botón que me diera placer al instante, pese a haberme corrido apenas unos instantes previos mi pene al cabo de unos minutos de masajeo de aquello dedos comienza a palpitar, fuerte, se pone duro aun más duro que antes y de nuevo arroja un trió de enorme chorro de mi espeso semen que me provoca un orgasmo descomunal todo mi cuerpo se tembló y me deja las piernas temblando de no estar amarrado a la columna creo que hubiese caído al suelo pues mis piernas no me hubiesen podido sostener.

El hombre entonces retiro su rostro de entre mis nalgas, para poner de pie de nueva cuenta aquello fue un alivio pensé que todo había terminado, pero aquello no duro el hombre aun con una tremenda erección fue hasta un deposito de carbones encendidos que estaban justo detrás de mí, se coloco un par de guantes resistentes al calor, para luego tomar un hierro que uno de sus extremos tenía una “M”, que brillaba intensamente de un color naranja e incluso un pequeña llama ilumino mis nalgas, que pronto sintieron el calor de aquel hierro encendido.

Cuando creo que estaba por ser marcado como un vil res, sintiendo el calor de aquella letra que me quemaba mi nalga izquierda pese a estar a varios centímetros de ella, el hombre dijo sosteniendo el hierro ardiente con sus manos, con una enorme sonrisa malévola en su rostro.

-“¡Estoy seguro que serás un grandioso esclavo eunuco putito!” Dijo el hombre.

Iba a gruñirle algo pero en eso la letra ardiente toco mi nalga, presionándose contra la piel, todo mi cuerpo se tenso y sacudió de dolor, pese a que solo estuvo sobre mi nalga unos cuantos segundo antes de que retirara la ardiente letra, sentí un fuerte ardor como si aun estuviera ahí sobre mi nalga por varios minutos quizás media hora antes de que el escozor comenzara a bajar.

De nuevo tontamente pensé que todo había terminando, el hombre se fue a marcar a otros hombres que estaban a mi alrededor, algunos completamente desnudos pude escuchar gritos, gemidos y gruñidos porque no solo se limitaba a marcarlos, sino a azotarlos con un látigo o a violarlos como en mi caso, para cuando regreso a donde estaba ya habían pasado cerca de una hora desde que me marco.

Mi nalga aun me ardía paro ya no con la intensidad de antes, el hombre tomo algo de sal y la restregó por mi nalga marcada lo que hizo que casi partiera mi mordaza en dos de lo fuerte que la mordí, al sentir un dolor bestial proveniente mi nalga, luego el hombre introdujo su mano entre mis piernas para tomar mi escoro, lo jalo hacia atrás como antes, pero esta vez no delicadamente sino brusca y dolorosamente, una vez que mis huevos estaban bien visibles debajo de mis nalgas, sentí un pinchazo fuerte entre mis dos testículos que casi hizo que mis ojos quedaran en blanco.

Ese fue el principio del fin de mi virilidad, el hombre usando un pequeño cuchillo muy afilado cuya hoja de acero ardía de lo caliente que estaba abrió una gran herida en mi escroto, mientras cortaba la bolsa de piel también cauterizaba, por lo que hubo poco sangrado pero eso no redujo el enorme dolor que eso me hizo sentir, en cuestión de minutos mis dos testículos estaban fuera de mi escroto colgando sostenidos solo por los conductos que los unían a mi cuerpo aun, para ese momento estaba convulsionando sin control alguno.

El hombre tomo uno de mis testículos estirando el conducto que lo unía a mi cuerpo al máximo lo que me provoco aun más dolor, sentí como cauterizo los conductos primero con la parte plana del cuchillo un pequeño aroma a semen y carne quemada llego a mis fosas nasales, para luego sentir como lo corto por debajo de donde cauterizo, mi cuerpo de nuevo se sacudió con mucha violencia antes de cortar el ultimo de mis testículos el hombre hablo de manera muy malévola.

-“Desde ahora ya no eres un hombre sino un eunuco disfruta de tu nueva vida”. Dijo el hombre.

Para luego cortar el último de mis testículos mi pene en erección total en ese momento lanzo la que sería mi última carga viril de mi vida, luego todo mi cuerpo se sacudió por algunos minutos y en medio todo eso me desmaye por el terrible dolor que estaba experimentando.

Me desperté no se cuanto tiempo después dentro de una enorme jaula, apenas vestido con mi trusa, ya no sentía dolor alguno, mi mano se fue a mi entrepierna para notar que debajo de mi pene el cual había sido circuncidado ya no se encontraba nada, incluso mi bolso vacio de piel sido removido por completo.

Semanas después fue vendido en una subasta de lo más humillante en la que desnudo me vendieron al mejor postor mi primer dueño me uso como su juguete sexual penetrándome las veces que quiso y haciendo que le diera mamadas cuando quería cuando mi pene perdió toda capacidad de erección varios meses después fue vendido a un harem en donde aun estoy, todos los días disfruto de bellos cuerpo femeninos desnudos sin poder siquiera poder tener una erección con mi pene atrofiado y reducido, lo que me hace maldecir mi vida todas las noches y recordar con odio a aquel hombre que me Marco y Corto, seguramente solo por placer y dinero. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro esáa Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MÁQUINA DISCIPLINARIA

Marco de 17 años estaba en severos problemas aunque no sabía que tan severos eran, pero sí que lo estaba, aquella mañana al llegar al instituto (prepa) donde cursaba el último semestre antes de llegar a la universidad el prefecto de la entrada le informo que fuese a la dirección que el Sr. Valdez deseaba hablar con él, el solo hecho de que fuese llamado por aquel hombre no era para nada bueno, sobre todo dado que el Sr. Valdez era el encargado en la escuela del ministerio de Disciplina y Moralidad a cargo del estado......


MÁQUINA DISCIPLINARIA
Marco de 17 años estaba en severos problemas aunque no sabía que tan severos eran, pero sí que lo estaba, aquella mañana al llegar al instituto (prepa) donde cursaba el último semestre antes de llegar a la universidad el prefecto de la entrada le informo que fuese a la dirección que el Sr. Valdez deseaba hablar con él, el solo hecho de que fuese llamado por aquel hombre no era para nada bueno, sobre todo dado que el Sr. Valdez era el encargado en la escuela del ministerio de Disciplina y Moralidad a cargo del estado.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCOLAR]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Marco de 17 años estaba en severos problemas aunque no sabía que tan severos eran, pero sí que lo estaba, aquella mañana al llegar al instituto (prepa) donde cursaba el último semestre antes de llegar a la universidad el prefecto de la entrada le informo que fuese a la dirección que el Sr. Valdez deseaba hablar con él,  el solo hecho de que fuese llamado por aquel hombre no era para nada bueno, sobre todo dado que el Sr. Valdez era el encargado en la escuela del ministerio de Disciplina y Moralidad a cargo del estado.

A mediados del siglo XXI un corriente moralista se extendió por el mundo cada país la adapto a sus costumbres y tradiciones, en el caso del país de Marco todo acto de masturbación, sexo no autorizado y forzado se castigaba muy severamente ya que se consideraron de naturaleza atroz.

Marco se presento en el despacho del Sr. Valdez y tuvo que esperar algunos minutos antes de que pudiera entrar, el chico que salió estaba llorando y aquello no fue para nada una buena señal para Marco, quien entro y saludo a Sr. Valdez que de inmediato abrió el archivo en su consola multi formato y moviendo la cabeza negativamente dijo.

-“Marcos parece que estas en serios en problemas por favor ve la pantalla”. Dijo el Sr, Valdes.

Marcos giro la cabeza para ver lo que una pantalla lateral a donde estaba sentado comenzó mostrar, era él sin pantalón y con su trusa (slip) en los tobillos masturbándose frenéticamente de pie en el baño de la escuela dos semanas atrás, aquella tarde recordó que Doris la chica con la que salía le dejo meterle mato y masturbarla pero no dejo que la penetrara, lo que lo dejo muy caliente y no pudo aguantarse las ganas de venirse antes de llegar a casa.

El video acabo con su pene arrojando varios chorros de su espeso semen en el inodoro con el mordiéndose su labio inferior para no gemir y pudiera ser escuchado por alguien en el baño, pero al parecer todos sus escuerzos por ser discreto fueron en vano al comprobar que todo estaba grabado en video para su desgracia, cuando la pantalla se apago el Sr. Valdez pregunto.

-“¿Marco tienes algo que decir a tu defensa de este hecho?” Pregunto el Sr. Valdez.
-“¡No, nada! Dijo apenado Marco.
-¡Solo que tenga piedad y comprenda que no lo hice por malicia!” Suplico Marco finalmente. 
-“Lo sé Marco yo también fue joven alguna vez”. Dijo el Sr. Valdez.
-“Por desgracia, es algo que no puedo pasar por alto”. Sentencio el Sr. Valdez.

Luego de ver el expediente del adolescente por algunos minutos y comprobar que era la única falta conocida que tenía el Sr. Valdez le dijo a Marco que permanecía con la cabeza baja en su asiento a punto del llanto esperado oírle decir la fecha para su castración o algo peor, cuando de repente el Sr. Valdez dijo.

-“Marco tienes dos opciones una es que te envié a la castración directamente o puedes optar por someterte a la máquina disciplinaria”. Dijo primero el Sr. Valdez.

-“Como es tu primera ofensa moral puedes elegir, pues bien Marco ¿Qué decides? debes darme una decisión ahora mismo”. Sentencio el Sr. Valdez.

Ninguna opción era buena y Marco lo sabia pero no deseaba ser un eunuco por lo menos con la máquina tendría una oportunidad de conservar su virilidad intacta como tantos antes que él lo habían logrados sin vacilar Marco dijo.

-“¡Escojo la Máquina!” Marco dijo con mucha seguridad.
-“Me imagine que dirías eso, pero bueno es tu opción”. Dijo como resignado el Sr. Valdez.

Luego decirle a Marco las implicaciones de su decisión y que una vez encendida la maquina no había vuelta atrás, el Sr. Valdez le hizo leer algunos folletos para luego hacerle poner su huelle sobre algunos documentos que previamente Marco leyó con atención cuando todo estaba dicho y hecho el Sr. Valdez se puso de pie para indicarle a Marco que lo siguiera.

Marco se puso de pie para seguirlo hasta una pequeña habitación en la misma ubicación de la oficina del Sr. Valdez apenas tuvieron que salir a la ante sala para entrar en otra habitación en la puerta decía “privado”.

Al entrar todo el cuerpo de Marco se estremeció al ver aquel mueble de cuatro patas no mus largo con un delgado acojinado en la parte superior color rojo, con un elevación en uno de sus extremos para la cabeza, apenas cerrarse la puerta el Sr. Valdez le dijo a Marco que no podía apartar la vista de aquel mueble.

-“Por favor Marco quítate los, zapatos, calcetines (medias), pantalón y ropa interior”. Dijo el Sr. Valdez.

Marco obedeció sin muchas ganas, primero se quito los zapatos, luego los calcetines, para luego lentamente proceder a abrirse su pantalón color azul oscuro, para quedar con su bóxer color azul, el cual dudo en quitarse pero al final dando un hondo suspiro lo hijo quedando desnudo de la cintura para abajo ante la mirada inexpresiva del Sr. Valdez.

Quien al ver que Marco cumplió con su orden se acerco a donde estaba de pie medio tapando sus genitales con sus manos, para desabrocharle los primeros dos botones del cuello para abajo de su camisa azul de manga larga, lo que sorprendió a Marco por lo que pregunto.

-“¿Debo quitarme la camisa también?”. Pregunto tímidamente Marco.
-“¡No es necesario con esos botones basta!” Respondió el Sr. Valdez

-“Ahora Marco por favor recuéstate en el buro para pueda conectar todo para que pueda encender la maquina”. Dijo el Sr. Valdez.

Marco hizo lo que el Sr. Valdez le indico, sintiéndose muy nervioso su pene poco a poco se fue poniendo rígido sin que pudiera evitarlo conforme sus brazos eran sujetados a los lados del mueble con fuertes correas de cuero, sus piernas quedaron sueltas, una vez todo listo el Sr. Valdez saco de un caja dos jeringas a las que lleno cada uno con soluciones diferentes, la primera era un paralizante que haría que el cuerpo de Marco no se pudiera moverse por voluntad propia.

La cual aplico apenas la jeringa estuvo lista, a los pocos segundos Marco ya no podía mover sus extremidades eran como si estuvieran muy entumecidas, luego el Sr. Valdez lleno la segunda jeringa, con ella inyecto cada uno de sus dos testículos, vaciando la mitad del contenido de la segunda jeringa en cada uno de ellos, lo que hizo que Marco diera dos gritos de dolor que pensó que toda la escuela debía estarse preguntando que fue aquello.

Pero el Sr. Valdez le dijo a Marco que podía gritar, gemir y gruñir todo lo que quisiera que las paredes como la puerta eran a prueba de ruidos por lo que no había problema, luego coloco un anillo de plástico en la base de su pene de unos 4 cm de grosor Marco sintió como si una mano se cerrara en la base de su pene muy duro para ese momento, posteriormente el Sr. Valdez conecto un brazo mecanico a dicho anillo, para rematar coloco un chupón succionador de látex sobre su glande que casi se lo trago por completo lo que le hizo gemir pues fue una sensación muy agradable.

El succionador estaba conectado a una bolsa donde su semen iba a ser recogido conforme fuese expulsado, para ese momento un deseo incontenible de venirse había invadido el cuerpo de Marco, antes de irse y encender la maquina el Sr. Valdez le dijo.

-“Buena suerte Marco, regresare al final del día”. Dijo el Sr. Valdez.

Para de inmediato presionar el interruptor y el brazo de la maquina comenzó a moverse, lo que hizo que el aro que rodeaba su pene comenzó a subir y bajar por su pene, al tiempo que lo movía con un  agradable ritmo, sumado a la succión del chupón en su glande aquello se sentía como si le estuvieran haciendo una mamada mientras lo masturbaba al mismo tiempo, lo que hizo que Marco comenzara a gemir sin control sintiendo mucho placer.

Marco no pudo resistir mucho pues aquella mañana no pudo masturbarse y la noche anterior tampoco, por lo que cuatro grandes chorros de su semen brotaron con fuerza que fueron succionados a la bolsa que colgaba a un costado de donde estaba acostado Marco dio un alarido de placer mientras se venía, sintiendo un gran orgasmo.

Aquello sería el primero y más placentera eyaculación de una serie que se producirían en las próximas cuatro horas Marco luego de haberse venido unas treinta veces estaba agotado por completo pero su pene aun seguía duro siendo masturbado y succionado aquello ya no era para nada placentero su pene estaba enrojecido por tanto frotamiento y le dolía el bajo vientre como sus huevos, sentía su corazón a punto de reventar y pensó que eso pasaría al final después de todos varios habían muertos de infartos en la máquina, pero no sucedió su pene siguió arrojando semen por una hora más.

Antes que Marco sintiera un dolor como nunca hasta ese momento fue como si algo de desgarrara en su bajo vientre, en ese momento mientras su cuerpo se sacudía en convulsiones por el dolor, noto como en la bolsa de esperma gotas rojas comenzaron a caer sobre el semen ya acumulado; en ese momento su preocupación estaba en el dolor que estaba experimentando, algo que al cabo de media hora se repitió pero fue aun más intenso que el primero de hecho se desmayo por algunos minutos por el terrible dolor que lo invadió.

Por espacio dos horas más la maquina siguió funcionando con su pene aun eyaculando pero cada vez con menos frecuencia pero con cada nueva eyaculación no era placer sino mucho dolor lo que estaba sintiendo era como si astillas de vidrio fuesen bombeados por su pene hasta brotar por el ojo de su glande para ser succionados lo que era en verdad una terrible tortura, cuando la maquina se detuvo fue un gran alivio para Marco que llorando se quedo ahí sin poder aun moverse.

Una media hora después de que la máquina se detuvo, el Sr. Valdez apareció, cuando se acerco a marco sus ojos se enfocaron en la entrepierna del adolescente llego hasta donde estaba y se inclino para alargar su mano para tomar el escroto de Marco, el cual palpo e incluso apretó pero ya no había nada ahí, el contenido había sido drenado y succionado hacia la bolsa de semen que marcaba la asombrosa cantidad de 720 mililitros.

El Sr. Valdez dejo el escroto de Marco se paro derecho, miro a Marco a los ojos y le dijo.

-“¡Lo siento Marco, pero parece que has sido transformado en un eunuco!”  Dijo el Sr. Valdez.

Marco se le quedo mirando sin poder decir nada, acaso quería asustarlo, aquello no podía ser cierto el Sr. Valdez fue tomo otra jeringa la lleno de un medicamento y se lo inyecto a Marco que poco a poco comenzó a recuperar su movilidad, apenas pudo ya con sus brazos sueltos se sentó, sus ojos se abrieron grandes al ver su escroto apenas horas atrás lleno con dos bellos testículos ahora estaba vació, por completo, con su mano derecha temblorosa, la movió para tomar su escroto y sentir que en su interior ya no había nada.

-“¡NOOOOOOOOOOOOOO!” Grito Marco en desesperación total.

Marco salió de ultimo aquel día de la escuela sin sus huevos como había llegado, convertido en un eunuco para el resto de sus días por aquella máquina infernal que no solo lo privo de sus huevos sino de la oportunidad de tener sexo con una mujer como un hombre, todo por aquella mal llamada “Máquina Disciplinaria”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Una noche de sexo en el taxi

Hola soy Selena de nuevo, y esta vez es para contaros una de mis aventuras de sexo en el taxi: Brian mi marido, se encontró un día de repente en la calle, pues la empresa para la que trabajaba hizo ajustes, y tras pagarle una indemnización, se encontró con un dinero en el banco……. pero con 49 años y sinContinuar leyendo »

La entrada Una noche de sexo en el taxi aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Una Noche De Antro

Siempre que tomaba y entraba en calor me pongo cachonda, pero primero lo primero tengo que ir a orinar, ya después conseguiré a alguien para coger, me dirijo al baño y al entrar me encuentro con Amber, mí mejor amiga quien le estaba haciendo una mamada a su novio Jon, ver aquello me prendió a mil y sin más pedíContinuar leyendo »

La entrada Una Noche De Antro aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

MAESTRO CASTIGADO

Aquella tarde al terminar su clase Mateo ya era esperado en la puerta del salón por Sor Mary la secretaria de la directora, una vez que todas las alumnas salieron ella, entro para informarle que la directora quería hablar con él, lo que era extraño pero sin mayor preocupación le dijo a Sor Mary que apenas terminara de recoger sus cosas se presentaría en la dirección, lo que hizo pocos minutos más tarde sin sospechar el motivo del porque el inusual llamado......


MAESTRO CASTIGADO
Aquella tarde al terminar su clase Mateo ya era esperado en la puerta del salón por Sor Mary la secretaria de la directora, una vez que todas las alumnas salieron ella, entro para informarle que la directora quería hablar con él, lo que era extraño pero sin mayor preocupación le dijo a Sor Mary que apenas terminara de recoger sus cosas se presentaría en la dirección, lo que hizo pocos minutos más tarde sin sospechar el motivo del porque el inusual llamado.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





El maestro en matemáticas Mateo Mendez era un hombre de 39 años muy atractivo y varonil, tenía cinco años laborando en aquel internado exclusivo para señoritas que era administrado y supervisado por religiosas de un orden única católica, aquel lugar llegaba impartía hasta el tercer grado de prepa  (12º grado) dejando a las alumnas que se graduaban en un muy bien nivel para su ingreso a la universidad a los 18 años, pero las religiosas no solo velaban por su excelencia académica sino además por su alma y cuerpo, pues garantizaban que todas ellas llegaran vírgenes a la universidad.

Aquella tarde al terminar su clase Mateo ya era esperado en la puerta del salón por Sor Mary la secretaria de la directora, una vez que todas las alumnas salieron ella, entro para informarle que la directora quería hablar con él, lo que era extraño pero sin mayor preocupación le dijo a Sor Mary que apenas terminara de recoger sus cosas se presentaría en la dirección, lo que hizo pocos minutos más tarde sin sospechar el motivo del porque el inusual llamado por lo general la directora siempre citaba a juntas a todos los profesores nunca en privado. 

Sor Mary al verlo entrar en la ante sala de la dirección en donde estaba su escritorio de inmediato se puso de pie para indicarle a Mateo que podía pasar al despacho privado de la directora, mientras caminaba los pocos pasos que lo separaban de la puerta ya semi abierta Mateo se quedo mirando a Sor Mari ella no era una mujer fea sino bastante atractiva se no usara esos anticuados lentes seria aun más atractiva peso, sus senos eran de buen tamaño y de vientre plano y por lo que había podido ver pese al habito que usaba de un par de nalgas bien formadas.

-“Gracias Sor Mary”. Agradeció Mateo al pasar junto ella.

-“Ah Profesor Mendez, pase siéntese por favor ¿desea una café o jugo?” Dijo la Directora.
-“Un jugo estará bien”, Respondió Mateo mientras se sentaba.
-“Por favor Sor Mary sírvanos un jugo y un café para mí”. Dijo la directora.

Mientras Sor Mary se marcho, la directora estuvo hablando con Mateo de cosas triviales de cómo iban sus clases, sus alumnas y cuál de ellas le daba más problemas, cosas normales en una escuela, minutos más tarde Sor Mary sosteniendo una charola le sirvió su café a la directora y luego su jugo a Mateo, quien le dio un gran sorbo al vaso ante la mirada de la directora, quien hizo lo mismo pero con su tasa, cuando terminaron de beber la directora dirigió su atención a un carpeta, la que abrió y luego de leer su contenido por algunos segundos dijo.

-“Profesor Mendez, ¿me imagino que sabe que todo acto impúdico y sexual esta estrictamente prohibido en esta institución educativa?” Pregunto la Directora.

-“Así es Sra Directora lo sé muy bien”. Respondió de inmediato Mateo.

-“Bien, ¡Qué bueno que lo sepa! Pues han llegado serias acusaciones de que tiene sexo con algunas de sus alumnas para ponerles buenas notas”. Dijo la directora Mirándolo.

-“¿Es eso verdad Profesor Mendez?” Pregunto en un todo Severo la directora.

Mateo no supo que responder, se sentía algo mareado, además de que con mucho sueño, su vista se le nublo en ese momento, tomo su vaso con el resto de jugo para beberse el resto de dos largos tragos buscando que aquel repentino malestar pasase pero solo hizo empeorar sin saberlo en el jugo Sor Mary diluyo varias gotas de un poderoso tranquilizante, Mateo trato de ponerse de pie, pero cayó al suelo ya inconsciente ante la mirada severa de la directora.

A la mente inconsciente de Mateo vinieron los recuerdos de aquella tarde casi noche en que golpearon a la puerta de su habitación.

-TOC, TOC.

Mateo estaba por tomar una ducha por lo que estaba solo en trusa (slip) en la que se apreciaba muy bien su paquete en su entrepierna, tomo una tolla y se la enrollo a la cintura, para ir a abrir pensando que era alguno de sus compañeros profesores para pedirle un favor, pero apenas abrió la puerta la noto era Lulú una de sus alumnas de ultimo grado la cual no iba muy bien su materia.

-“Hola Lulú, ¿te puedo ayudar en algo?” Pregunto Mateo.
-“¡Puedo pasar profesor necesito hablar con urgencia con usted!” Dijo Lulú.
-“Claro pasa, perdón que te reciba así pero estaba por ducharme”. Dijo Mateo.
-“Permíteme cierro la llave del agua ahora regreso”. Añadió Mateo.

Para cuando regreso sus ojos se abrieron grandes al ver a la linda adolescente de 18 años apenas semanas atrás cumplidos, despojada de su uniforme escolar con un diminuto bikini negro de puntitos blancos, que apenas lograba cubrir sus pezones y vagina.

-“¿Le gusta profesor?” Pregunto Lulú refiriéndose al traje de baño.          
-“¡Me encanta!” Dijo Mateo sabiendo hacia donde iba el asunto.   

-“¿Pero se me ve mucho el vello púbico?” Pregunto Lulú.    

Los ojos de Mateo se clavaron en su entrepierna donde el pequeño triangulito de tela a duras penas lograba cubrir los labios vaginales de Lulú, algo de su vello púbico rubio sobresalía de la parte de arriba y costados de la tela, para luego decirle a la joven.

-“Eso es fácil de solucionar puedes depilarte”. Dijo Mateo. 
-“Es que me gusta tener vello, ya no soy una niña”. Dijo Lulú girándose hacía él, para mirarlo fijamente con sus penetrantes ojos verdes. 

-“Puedo ver que ya no eres una niña, todo lo contrario, eres toda una mujer y muy atractiva”. Dijo Mateo.

Lulú fue hasta la cama se tendió boca abajo, se soltó la parte superior del bikini, miró hacia Mateo y le lanzó una pregunta directa e inesperada.
           
-¿Le gusto maestro? Pregunto Lulú muy provocadoramente.
           
Mateo se dio cuenta que matizar su respuesta sería absurdo, por lo que le respondió al tiempo que se acerco a la cama

-“Me encantas Lulú”. Le respondió Mateo       

Mateo al terminar de hablar se sentó en la cama Lulú se incorporo y lo besó suavemente en los labios cuando se separaron Mateo la noto aun más atractiva, sensual, tremendamente natural, nada sofisticada y muy alegre. Lulú Sin mayor pudor se quitó lo que le quedaba del bikini y se tumbó otra vez boca abajo sobre la cama.         

-“¡No me gustan los chicos de mi edad porque ahora estarían toqueteándome por todos lados!”         Dijo Lulú casi como un comentario casual.

-“Todavía soy virgen pero eso no quita que no me guste el sexo y que me gustaría hacer el amor con alguien que en verdad sepa hacerlo”. Dijo Lulú con voz suave pero decidida.    

Lulú se dio la media vuelta para quedarse acostada sobre su espalda fue entonces que Mateo pudo ver su joven cuerpo en todo su esplendor. Delgada, alta, proporcionada, con unas tetas imposibles de tener en mujeres de otra edad, grandecitas, bien puestas, dos semiesferas con puntiagudos pezones colocadas en su pecho, vientre largo que daba pasó a un pubis medio poblado de fino y delicado vello rubio. Los muslos firmes, en fin, una delicia, el deseo hecho mujer en una palabra.  

Acabaron besándose, rodando sobre la arena, completamente solos, la excitación de ambos iba creciendo, tanto que ella le dijo “hágame él amor maestro”.        

Mateo no respondió, solo la besó con más fuerza aún. Fue un frenesí de besos, abrazos, chupeteos y deseo descontrolado. Mateo no tardo en comenzar a comerse sus firmes tetas, le sorbió los pezones firmes, duros, apuntando al techo que indicaban el goce más sublime que ella estaba sintiendo. Su largo vientre olía a flores, a hembra en celo. Su culo, era la gloria con nalgas, firmes fragantes, apetitosas, Mateo la hizo girar una y otra vez para besárselo y mordisqueárselo.        

Lulú por su parte se dejaba hacer mientras gemía muy bajo, Mateo le coloco una almohada debajo de sus nalgas y le separo las piernas para sumergir su rostro entre sus muslos buscando el néctar de aquella joven vagina que se comió con deseo. Lulú gemía y se retorcía pero mantenía firmemente separadas las piernas para mejor acceso a aquella parte de su jovencísimo y expuesto cuerpo.

Mateo noto los espasmos de un primer orgasmo, como su boca se lleno de un sabroso flujo que era dulce, como su boca, noté también como se tenso de su cuerpo y como tiraba de su cabeza, como buscaba su boca con la suya, se besaron de nuevo con deseo, con pasión, con intensidad, para luego, Mateo de nuevo hacerla acostar sobre la cama se iba a poner un condón pero Lulú dijo que no hacía falta, por lo que Mateo dejo el condón a un lado y separo sus muslos de nuevo, ella se apoyó en los talones para elevar la cadera, joven, firme, deliciosa, atractiva y facilitarle la penetración a Mateo.

Mateo restregó su ya duro pene en la entrada de su santuario, aquella joven y fresca vagina por unos segundos, antes de empujar despacito esperando no hacerle daño, le había dicho que era virgen. Y precisamente esa virginidad le excitaba mucho más. Pero no quería lastimarla, no quería que su primera vez le dejara un recuerdo doloroso y mucho menos que gritara. También para él era la primera vez, que desvirgaba a una mujer, su primera virgen.      

Apenas su pene entrar Mateo noto la resistencia de su himen, como las paredes de su vagina, tan firmes como sus jóvenes carnes, se resistían a su penetración. Fui despacio, tan delicadamente como pudo, con todo el cuidado del mundo. Pronto empezó a jadear, primero suavemente, luego ya con intensidad, la abrazo y ella lo abrazó, la levanto para colocarla a horcajadas sobre él. Ella se abrazó con mucha fuerza y comenzó a besarle el rostro de manera casi incontrolada. Jadeaba con intensidad. Mateo hacía esfuerzos para aguantar todo lo que podía deseaba que aquello fuera eterno.
           
Mateo quería, darle un gran orgasmo. Lulú dio un gritito, tenso su cuerpo, se apretó contra Mateo con gran fuerza, dejó escapar un largo gemido y repentinamente comenzó a reírse con risa entrecortada por espasmos hasta que se quedó quieta y comenzó a relajar el cuerpo poco a poco.
Entonces Mateo supo que era hora terminar por lo que se corrió entre jadeos ella al notar que se estaba viniendo, le volvió a comer la cara a besos mientras le daba un abrazo muy fuerte.       

Ambos quedaron jadeantes sobre la cama con Lulú sobre Mateo, ya con su miembro aun palpitando todo manchado en sangre, jugos de ella y semen por fuera de su vagina que chorreaba aun algo de sus jugos y semen sobre los huevos de Mateo para ese momento jadeante pero muy satisfecho luego de aquel tan sublime encuentro con aquella linda chica que casi podría ser su hija.

Aquel sueño de remembranza fue interrumpido cuando Mateo sintió unas palmaditas en su rostro.

-“Vamos señor Mendez ya es hora de despertar, ¡Despierte!” Decía la directa mientras le daba palmaditas en el rostro a Mateo.

Poco a poco mateo fue abriendo los ojos para encontrarse con el rostro de la directora frente a él, con Sor Mary a su lado, estaba atado con los brazos hacia arriba con grilletes de cuero negro y terciopelo rojo, su ropa se había ida apenas una pequeña trusa muy pequeña de color rojo con bordes negros cubría apenas las partes más privadas de su cuerpo.

Un grueso collar también de cuero y terciopelo negro cubría casi toda la extensión de su cuello, sus piernas estaban separadas semi flexionadas con grilletes en sus tobillos con las que estaban colocados en sus muñecas que lo mantenía mucho más bajo de su altura real, sus nalgas quedaban a la altura de las manos de ambas religiosas, la madre superiora y directora una vez que Mateo se despertó por completo fue hasta una mesa de donde tomo una solida pala de madera de unos 25 cm de largo por 12 de ancho con tres agujeros en el centro separados a tres centímetros uno del otro.

Para cuando la Directora regreso ya Sor Mary estaba detrás de Mateo quien al verla de frente a él con esa pala, trato de hablarle de impedir lo que era evidente lo que deseaban hacerle lo que era sumamente excitante pero más humillante para un hombre hecho y derecho como era Mateo en ese momento.   

-“Sra. Directora ¿que sig…?” Trato de decir Mateo.
-“¡Shhhhhh!” La directora dijo poniéndole un dedo sobre los labios a Mateo.
-“Es hora de pagar por tu compartimiento pecaminoso sobre este suelo santo”. Añadió la directora.

Mateo estaba en lo que parecía ser una prisión con celdas  solidas pero que parecían muy antiguas, aquello era un lugar que nunca antes había visto en la escuela, lo que él no sabía que aquel lugar era muy antiguo el internado se había construido sobre un monasterio muy antiguo, aquellas celdas eran lo que quedaba de donde los inquisidores encerraban a las pobres almas que sometían a tormento para que confesaran sus más terribles pecados contras la iglesia y la fe católica en el siglo XVI; la directora le entrego la pala a Ser Mary y ordeno.

-“¡Procede!” Ordeno la madre superiora.
-“Si madre superiora”. Dijo Sor Mary al tomar la pala.

Hasta ese momento la delicada y suave mano de Sor Mary había estado acariciando las nalgas de Mateo ante el beneplácito de la madre superiora, lo que hizo que el pene de Mateo cobrara vida, pero su trusa le impedía que se pudiera tener una erección a plenitud por lo que se apretaba en su interior, causándole dolor al pobre de mateo pero estaba por terminar, apenas Sor Mary tomo la pala, la madre superiora tomo por los costados la trusa que portaba Mateo y le la bajo hasta más debajo de sus rodillas.

Su pene como impulsado por un resorte se alzo de inmediato apuntando al techo de aquel lugar, que con su glande rosado hinchado en todo su esplendor y una gota de liquido pre seminal brillando en la punta de su miembro de 24 cm de longitud con venas saltonas que remarcaban su grueso miembro, justo cuando la madre superiora tomo su miembro duro como ropa para comenzar a masturbarlo Sor Mary comenzó a azotar sus paraditas nalgas para ese momento desnudas de Mateo, quien se sacudió al sentir el fuerte golpe de la pala de madera sobre sus nalgas,

-“AAAAGGTRRRRR” Gruño Mateo luego del primer golpe.

Pero casi de inmediato un segundo, tercer y cuarto golpe que fueron sucedidos, por otros incontables golpes de la pala de madera con la que Sor Mary golpeaba sin compasión algunas las nalgas de Mateo que al cabo de 20 minutos ya estaban brillando como si tuviera luz propia de un rojo intenso con cada nuevo golpe Mateo se retorcía y daba un grito de dolor.

-“HHHHAAAAAY”. Gritaba Mateo.

Mientras tanto la madre superiora no dejo de masturbarlo en un ningún momento, cuando su pene comenzó a palpitar en su mano la directora, saco su lengua para comenzar a lamber la parte baja del glande de Mateo que hizo que casi de inmediato un enorme chorro de su semen brotaba de su miembro fue tan poderoso que el chorro llego a tres metros desde donde estaba, seguido dedos mas que también llegaron bastante lejos que le produjeron el orgasmo más intenso como largo de toda su vida aunque no el más placentero sin embargo.  

Sor Mary aun alcanzo a darle tres fuertes golpes en sus nalgas a Mateo mientras se venía, quien quedo sin fuerzas colgando de sus brazos, jadeante y exhausto, pero aun faltaba lo peor, con su pene aun duro y chorreando se semen Sor Mary le paso la pala ya con algo de sangre a la madre superiora que para ese momento estaba de pie de nueva cuenta.

-“Bien Sr. Mendez, es hora de pagar por sus pecados carnales”. Dijo la Directora.

Para casi de inmediato comenzó a pegarle a Mateo con la pala sobre sus testículos desnudo, todos bañados en sudor, el primero golpe fue tan brutal que levanto su cuerpo varios centímetros del suelo, seguido de un segundo y tercer golpe que hicieron que para el quinto golpe de la pala en sus huevos los ojos de Mateo ya estuvieran en blanco con él, al borde de la inconsciencia y babeando saliva sin control de su boca.

Cuando la directora dejo de golpear sus huevos de nueva cuenta mateo se desplomo de nuevo pero venia lo peor la directora fue por un cuchillo curvo a la mesa. Regreso a donde estaba Mateo desplomado sus huevos estaban para ese momento tan hinchados como entumecidos por el dolor que apenas y sintió cuando la madre superiora tomo su escroto con una de sus manos y se lo apretó con fuerza de su pene aun en erección broto un pequeño chorro no de semen sino de mal oliente pus color crema.

La Directora hizo una mueca e inserto la punta del cuchillo curvo en la parte alta del escroto de mateo, cuyo cuerpo comenzó sacudirse con violencia. La madre superiora deslizo el afilado cuchillo hasta que salió la pinta por la parte baja del saco de piel justo entre los dos testículos, Mateo ya ni siquiera quitaba, en ese punto estaba en un completo infierno de dolor, sus dos testículos no tardaron en brotar por la gran herida para quedar colgando sostenidos únicamente por los conductos que los conectaban aun a su cuerpo.

Sus dos testículos presentaban sangrado y cortes en varias partes de su superficie, la Directora, los tomo con una mano, jalándolos hacia abajo mientras sor Mary recitaba una oración en latín para luego cortarlo de un solo movimiento castrando a Mateo y convirtiéndolo en un eunuco para el resto de sus días, quien abrió los ojos para mirar al techo y luego se desmayo por el terrible dolor que sintió en ese momento.   

Mateo tardo dos meses en recuperarse siempre atendido por las religiosas y la doctora de la orden, para cuando estuvo restablecido por completo su pene ya apenas podía tener erecciones pero no firmes, sino blandas que poco a poco fueron desapareciendo por completo, su cuerpo atlético también fue desapareciendo conforme la testosterona fue dejando su cuerpo, con el correr de los meses se puso obeso y se cansaba de solo caminar.

Aun sigue siendo profesor de matemáticas en el internado, 15 años después de su castración, otros maestros han corrido su misma suerte, desde entonces, pero ahora son castrados por Sor Mary quien es la nueva madre superiora y directora de aquel internado, todas las noches Mateo sueña con Lulú y como gozo cuando la despojo de su virginidad cuando aún era un hombre atractivo y viril antes de ser uno más de los “Maestros Castigados”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LOCO DE LA MANSIÓN

En medio de la incesante lluvia iluminada por el resplandor de un rayo, Ludwin logro divisar lo que parecía ser una mansión, como pudo llego a ella, golpeo a la puerta y un hombre de unos 50 años vestido extrañamente le abrió, era calvo y hablaba con un acento extraño Ludwin le explico su situación y le solicito si podía pasar la noche en su casa, el hombre lo invito a entrar con amabilidad, incluso lo invito a cenar una muy buena cena......


LOCO DE LA MANSIÓN
En medio de la incesante lluvia iluminada por el resplandor de un rayo, Ludwin logro divisar lo que parecía ser una mansión, como pudo llego a ella, golpeo a la puerta y un hombre de unos 50 años vestido extrañamente le abrió, era calvo y hablaba con un acento extraño Ludwin le explico su situación y le solicito si podía pasar la noche en su casa, el hombre lo invito a entrar con amabilidad, incluso lo invito a cenar una muy buena cena.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





1743, en algún lugar de los escarpado Carpatos, Ludwin de 36 años un fuerte soldado austriaco cabalgaba a toda velocidad por el difícil camino deseando poder  llegar al poblado más cercano antes de que la noche lo cubriera todo con su manto, pero parecía que no iba hacer así, el sol descendía rápidamente sin que pudiera hacer nada al respecto con casi en la completa oscuridad una repentina tormenta se desato, rayos y centellas hicieron que su caballo se asustara y Ludwin cayó al suelo, no pudo hacer nada para detener al corcel que huyo a toda velocidad.

En medio de la incesante lluvia iluminada por el resplandor de un rayo, Ludwin logro divisar lo que parecía ser una mansión, como pudo llego a ella, golpeo a la puerta y un hombre de unos 50 años vestido extrañamente le abrió, era calvo y hablaba con un acento extraño Ludwin le explico su situación y le solicito si podía pasar la noche en su casa, el hombre lo invito a entrar con amabilidad, incluso lo invito a cenar una muy buena cena cuyo plato principal era de pato, luego lo condujo a una gran habitación donde le dijo que ahí podía quedarse.

El hombre dijo llamarse Lugaz un nombre raro pero a Ludwin no le importo, Lugaz indico que podría dejar su ropa a un lado en la chimenea que el mismo encendió para que se secara, lo que Ludwin agradeció, antes de marcharse aquel hombre dijo.

-“En esta casa no están permitido los actos lascivos entre hombre por favor tenga cuidado con ellos y deberá pagarlo muy caro”. Dijo Lugaz con una maliciosa mueca en su rostro.

Ludwin no entendió a lo que aquel hombre se refería, el no tenia inclinaciones hacia los hombres, de hecho adoraba a las mujeres y estaba tan cansado que solo deseaba dormir para reponer fuerzas.

A los pocos minutos que su anfitrión se marcho, Ludwin escucho que tocaban a la puerta, “Toc Toc” con tranquilidad esperando que fuera su anfitrión al que se le olvido decirle algo contesto mientras se despojaba de su camisa toda empapada “¡adelante!”, pero en vez de su anfitrión un joven como de 20 años entro en la habitación, diciendo un muy jovial “¡Hola!”.

-“Buenas noches señor soy Hugo, el mozo del Sr. Lugaz” Dijo presentándose a sí mismo Hugo.

Luego de un breve silencio Hugo añadió.

“Mi amo me ordeno traerle un poco de agua caliente y ayudarlo en lo que necesite para que este lo más cómodo posible, ya ha mandado a un hombre a buscar su caballo que no debe estar muy lejos por lo general terminan en una pequeña cañada no muy lejos de donde estamos”. Dijo Hugo con una enorme sonrisa.

Hugo era un joven muy atractivo rubio de ojos azules, piel blanca, delgado y por lo que pudo notar Ludwin en buena forma, quien estaba seguro que tenía mucho éxito con las mujeres además de un buen bulto al frente de su entrepierna lo que le hizo recordar sus años mozos cuando aun correaba mujeres por todos lados.

Hugo se acerco y tomo la camisa empapa de Ludwin quien se dejo ser atendido por el bello joven, quien luego coloco un balde con agua caliente cerca de una silla a un costado de la chimenea, que Ludwin no tardo en ocupar, para sumergir sus helados pies en el agua caliente, aquello fue en verdad reconfortante para Ludwin que ya necesitaba de aquello, a los pocos minutos Hugo hizo amagos por retirarle el pantalón empapado pero Ludwin lo detuvo, pero Hugo insistió diciendo.

-“¡Señor si no se quita esas prendas húmedas se va a resfriar!” Dijo Hugo.

Ludwin estaba consciente de eso por lo que a regañadientes se puso de pie, saco los pies del agua fría y fue el propio Hugo que le desabrocho su pantalón, quitándoselo por completo luego hizo lo mismo con el largo calzón que portaba debajo del pantalón lo que sorprendió mucho a Ludmin, cubriéndose su peludos genitales con sus manos un poco por vergüenza y otro por pudor.

-“No se apene Señor que no es al primer hombre que veo desnudo”. Dijo Hugo.

Al  tiempo que se puso de pie ya con el pantalón y el calzoncillo de Ludwin en sus manos los cuales llevo para colgarlos cerca del fuego de la chimenea junto a donde estaba el resto de su ropa, cuando lo hizo los ojos de Ludwin se clavaron en las nalgas del bello Hugo por alguna razón se sentía atraído a aquel joven aunque nunca tuvo tendencias hacia los hombres, Ludwin desvió su mirada cuando Hugo se dio la vuelta, mostrándole una enorme sonrisa de lo más inocente.

Luego ante la mirada atónita de Ludwin que aun permanecía de pie el joven Hugo se acerco de nuevo a él para ponerse de rodillas, sin apartar su mirada de la de Ludwin, apartando sus manos de sus genitales muy gentilmente, a lo que él no se opuso como si estuviera bajo algún hechizo de los ojos de aquel joven, luego aun mirándolo Hugo le dijo.

-“¿Señor desea que le haga uno de mis masajes especiales?” Hugo pregunto sin dejar de mirarlo.
-“¡Si, Por favor!” Respondió Ludwin sin saber la razón porque accedió.

Fue entonces que Hugo pudo observar por primera vez el pene de Ludwin cerca de su rostro era hermoso, venoso con su cabeza brillante y se abalanzo sobre ella, empezó a comérsela cual niño a un caramelo, el tiempo se detuvo mientras Hugo le daba una rica mamada, de pronto Hugo se paso detrás de Ludwin le abrió sus nalgas para comenzar a comerse su cerradito ano a la vez que pasaba su lengua por sus firmes nalgas, luego Hugo de nuevo volcó su atención a su pene con su lengua se lo lambio por completo de sobre esta decir de Ludwin estaba encantado por aquella segunda mamada.

Al cabo de varios minutos Hugo se puso de pie aunque se puntillas ya que era algo más bajo que Ludwin empezó a comérselo a besos Ludwin hasta ese momento nunca había besado a otro hombre, se besaron por largo rato hasta que Hugo se empezó a desnudar una vez sin ropa alguna, Ludwin lo cargo con sus fuertes brazos para recostarlo en la cama tratando de devolver el favor le abrió sus bellas nalgas al joven para lamber su cerradito ano color rosa sin vello alguno, no olía mal y estaba limpio lo que le hizo a Ludwin querer más de él.  

Hugo lubrico su ano con un aceite especial luego que Luwin se aparto de entre sus nalgas, luego lo atrajo y coloco la punta de su endurecido pene de Ludwin sobre su ano para poco a poco su falo irle abriendo su culito que hizo sentir a Hugo que lo partía en dos pero pese al dolor Ludwin noto que el joven sentía algo increíble con ese intruso en sus entrañas, Ludwin poco a poco empezó con un movimiento de mete y saca sintiendo el calor que de las paredes internas de su recto hirviendo le proporcionaba a su pene que estaba partiendo en dos al joven Hugo.

Ludwin primero lo penetro con Hugo acostado boca abajo sobre la cama para luego hacer en  cuantas posiciones se le ocurrieron aquello duro alrededor de una hora hasta que Hugo le pedio que deseaba  montar su miembro quería mandar en los movimientos sentirse una autentica puta, quería hacer que se vaciara dentro de su culo y así fue, Hugo lo monto con pasión minutos más tarde ambos llegaron juntos al orgasmo Hugo termino sobre el pecho de Ludwin, quien a su vez lo hizo dentro de Hugo, quien sintió el calor de su gran descarga de espesa leche lo que le indico que había terminado mientras ambos jadeaban de placer.     

Hugo se dejo caer sobre el pecho de Ludwin muy agitado cuando ambos recuperaron de nuevo el aliento se fundieron en un nuevo y apasionado beso en la boca cuando sus labios se separaron Hugo  le agradeció por haber disfrutando tanto, Edwin solo le dijo que había sido el mejor masaje que había tenido en su vida, luego ambos se acomodaron en la cama con el pene de Ludwin restregándose entras las nalgas de Hugo de las que brotaba su semen recién depositado así quedaron hasta dormirse entre besos y caricias.  

Lo siguiente que supo Ludwin fue despertar en una habitación algo lúgubre; Desnudo sin vista de Hugo por ningún lado, todo el vello y cabello de su cuerpo había sido retirado, su cabello había sido cortado a ras, estaba sobre una base solida de madera sus rodillas tocaban la base, pero sus pies quedaban fuera, un poste circular emergía de la base de 1.90 metros de alto donde sus muñecas estaban atadas a un aro de hierro en lo alto, lo que obliga a su cuerpo a estar incómodamente arqueado hacia atrás.

Sus piernas y tobillos también estaban atados lo que impedía que pudiera hacer algo para soltarse, comenzó a gritar por ayuda, mientras trataba de soltarse de pronto escucho el crujido de una puerta, y los ojos de Ludwin se abrieron grandes al ver a su anfitrión Lugaz entrar, el hombre se frotaba las manos mientras se acerco a él sin dejar de mirar el pene y huevos colgando de la entrepierna de Ludwin, quien observo como aquel hombre lo miraba de manera enfermiza y lasciva, sintió la necesidad de cubrir su cuerpo de esa mirada que parecía querer desollarlo vivo pero estaba muy bien amarrado por lo que no pudo hacer nada para cubrirse.

Lugaz llego a donde estaba Ludwin quien con una mirada recia solo se limito a decirle en tono muy enfadado.

-“¿Qué significa esto? ¡Le ordeno que me suelte de inmediato!”. Dijo Ludwin.

Aunque no grito su tono de voz denotaba algo de miedo e indignación pero deseaba seguir siendo correcto por lo menos hasta que tuviera las manos libres.

-“SPASH”.
-“¡Calla maldito pecador sodomita!” Dijo Lugaz al tiempo que le daba una cacheta a Ludwin.

Quien lo miro con odio con su mejilla derecha ardiendo y roja por la cachetada reciente de haber podido le hubiese regresado el golpe.

-“Te advertí sobre no cometer actos lascivos con hombres ¿no es cierto?”. Pregunto Lugaz.

Edwin recordando las palabras luego que el hombre lo dejo en su habitación solo asintió con la cabeza. Lugaz con una maléfica sonrisa en sus labios, tomo el pene dormido de Ludwin para comenzar a masturbarlo mientras su mano se movía por su pene que comenzó a crecer casi de inmediato bajo el toque de aquella áspera mano; le dijo.

-“Es un buen miembro este el que tienes muchacho es un pena que sirva para actos tan pecaminosos como la sodomía, es un pena que deba acabar con ese mal habito, malo para pero veras que será lo mejor cuando en un futuro tu castidad de abra las puertas del paraíso”. Dijo Lugaz.

Para cuando el maduro hombre dejo de hablar el pene de Ludwin estaba en completa erección con liquido pre seminal chorreando de su hinchado glande, la mano de Lugaz sin embargo no se aparto siguió masturbándolo, su otra mano libre sin embargo se acerco a la tetilla derecha de Ludwin para retorcerla con malicia, lo que provoco que el diera un gruñido de dolor.

-“GGGRRAAAGGAGAGAGR”. Ludwin evito gritar.

Aquel tormento como placer se prolongo por algunos minutos antes que Lugaz soltara el pezón de Ludwin, para ir hasta donde unos carbones ardían intensamente, Lugaz tomo un cuchillo curvo que ardía intensamente para regresar a donde estaba Ludwin, quien lo vio acercarse con aquella afilada hoja que brillaba de un intenso color naranja, pero cuando él tomo su endurecido miembro viril el terror se apodero de Ludwin sin que pudiera hacer algo para controlarlo.

-“Maldito viejo loco ¡SUÉLTEME!” Le grito Ludwin a Lugas mientras trataba de liberarse.

Pero de poco valieron sus esfuerzo de pronto sintió como sus huevos fueron bien agarrados por una de las manos de Lugaz, su pene dio un respingo y quedo apuntando al techo de lo duro que quedo en ese momento un pequeño chorrito de liquido transparente voló por el aire, para Ludwin comenzar a gritar a dolor cuando Lugaz sin compasión alguna comenzó a cortar con el ardiente cuchillo la parte alta del escroto de Ludwin que para ese momento estaba muy bien estirado hacia abajo.

-“AAAAHHHHHYYYYY”. Grito Ludwin.

Todo su cuerpo se sacudió mientras el cuchillo cortaba piel, conductos, tejidos y grasa de su bolso escroto en unos cuantos segundos, todo había acabado, Ludwin dejo de ser hombre para el resto de sus días para ser un eunuco, el palpitante pene de Ludwin lanzo dos poderosos chorros de su semen los ultimo que alguna vez su pene dispararía en medio de su cuerpo convulsionando sin control por el dolor que su castración le estaba produciendo por lo que no pudo disfrutar de su ultima eyaculación pues apenas termino de venirse se desmayo.

Ludwin fue encontrado en un cañada sobre su caballo desmayado y sangrando profusamente de la entrepierna el aldeano que lo encontró se apresuro a llevarlo a su aldea en donde fue atendido lo mejor posible, aunque era poco lo que se podía hacer, más que curar su herida.

Desde entonces hace 15 años Ludwin busca venganza lo malo es que nadie supe decirle o darle seña alguna de donde estaba la mansión y el loco que el describia, el alguna vez atractivo oficial ahora es un obeso y demacrado hombre que recorre los carpatos en busca de aquel lugar y de su dueño el cual espera que aun viva pues desea cortarle sus huevos con sus propias manos la dueño y seños como a su mozo Hugo pero sobre todo al “Loco de la Mansión”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

La profesora particular

Hola a tod@s, este es mi primer relato erótico y aunque sea un novato espero que les guste esta historia de sexo en la que me follé a mi profesora particular. Mi nombre es Andrés y esta historia comienza hace unos años. El inicio del curso fue bastante difícil ya que yo al ser un estudiante mediocre me costó adaptarmeContinuar leyendo »

La entrada La profesora particular aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

LAS CHICAS DE ALADO

Lucas de 17 años estaba en la edad en donde su miembro parecía tener vida por sí mismo, su pene de buen tamaño pase a su edad de 20 en erección total se masturbaba constantemente y siempre disfrutaba de bajar su prepucio por detrás de su glande para luego volverlo a cubrir cosa que le daba espasmos placenteros que siempre disfrutaba desde que aprendió a masturbarse desde los 14 años, su cuarto daba de vista a la casa vecina pero no precisamente a la casa de la Señora Margarita sino a un pequeña casa de huéspedes que tenia......


LAS CHICAS DE ALADO
Lucas de 17 años estaba en la edad en donde su miembro parecía tener vida por sí mismo, su pene de buen tamaño pase a su edad de 20 en erección total se masturbaba constantemente y siempre disfrutaba de bajar su prepucio por detrás de su glande para luego volverlo a cubrir cosa que le daba espasmos placenteros que siempre disfrutaba desde que aprendió a masturbarse desde los 14 años, su cuarto daba de vista a la casa vecina pero no precisamente a la casa de la Señora Margarita sino a un pequeña casa de huéspedes que tenia.


[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASíA] [PENE] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Lucas de 17 años estaba en la edad en donde su miembro parecía tener vida por sí mismo, su pene de buen tamaño pase a su edad de 20 en erección total se masturbaba constantemente y siempre disfrutaba de bajar su prepucio por detrás de su glande para luego volverlo a cubrir cosa que le daba espasmos placenteros que siempre disfrutaba desde que aprendió a masturbarse desde los 14 años, su cuarto daba de vista a la casa vecina pero no precisamente a la casa de la Señora Margarita sino a un pequeña casa de huéspedes que tenia.

La señora margarita ya era mayor, viuda y con hijos casados, por lo que decidió rentar la casa de huéspedes a dos jóvenes universitarias de 22 años cada una por lo menos eso le dijeron con la condición que no trajeran amigos o novios, cosa que ambas aceptaron se mudaron un lunes mientras Lucas estaba en la escuela por lo que no se entero de su llegada hasta el viernes al llegar de la escuela ya por la tarde pues tenía practica de futbol, su sorpresa fue mayúscula el salir de la ducha y ver por una rendija a aquellas dos jóvenes y bellas mujeres.

Lucas que se estaba secando con su toalla quedo petrificado al ver a ambos jóvenes apenas con sus pequeñas tangas tipo hilo dental como única prenda, jugueteando en su habitación, su pene se elevo de inmediato sin darse cuanta siquiera, como un zombie se acerco a la ventana para sacar su cabeza por ella, para poder ver mejor el espectáculo erótico detrás de la rendija de madera  que le permitía observar sin ser visto, su mano se fue a su pene para correrse el prepucio y comenzar a masturbarse.

Mientras se masturba Lucas observa a una de ellas despojarse de su tanga para ir al baño dejando la puerta abierta desde donde estaba la podía ver echándose agua primero, para luego comenzar a pasarse el jabón por su cuerpo y notar como sus pezones se erectaban luego verlo como bajaba su mano para enjabonar sus firmes nalgas  aquello era un espectáculo perfecto desde el hueco donde Lucas observaba, pero lo que en verdad lo excito a tope fue verla enjabonar su vagina completamente depilada, un fuerte calambre subió por su espina dorsal casi haciendo que se viniera en ese mismo momento.

Ese día la pared de su cuarto quedo manchada por tres fuertes chorros de su cálido semen que broto con tal fuerza que casi le hizo gritar de placer, esa mismo día Lucas se masturbo dos veces más recordando lo visto aquella tarde, disfrutando más que nunca el placer que le producía venirme con ayuda de su mano.            

Al día siguiente Sábado Lucas se encerró en su habitación solo el notar si escuchaba agua caer corría a la ventaba dispuesto a disfrutar de otro espectáculo por aquel orificio tuvo varios intentos fallidos ya que algunas veces no se estaban bañando solo abriendo la llave del agua aunado que ambas iban con mas ropa que el día anterior lo que era decepcionante.      

Pero luego de esos fallidos intentos toco cambio de nuevo una de las dos chicas comenzó a ducharse, Lucas se recrimino por perderse cuando se desnudaba pero el bóxer blanco que llevaba pronto quedo convertido en una carpa de circo que se volvió transparente una gran porción por el gran flujo de liquido pre seminal que su duro pene comenzó a brotar verla pasar sus manos llenas de jabón por todo su cuerpo enjabonando sus senos para luego sus nalgas le volvieron a excitar tanto que su erección estuvo varias veces por acabar aun sin tocarse.

Aquel erótico espionaje se volvió su rutina favorita aun que estaba ansioso por tener una oportunidad de un trió con ellas hasta que un día en la tarde llego ese momento escuche agua caer corrió  a la ventana para ver apenas observo el espectáculo el pene de Lucas quedo completamente erecto casi se corre al ver como ellas se enjabonaban entre si sus nalgas le hizo desear que fuera el que tuviera ese jabón verlas restregarse sus cuerpos lo excito cada vez más tanto que se acariciaba su pene por encima de su bóxer.           

De pronto Lucas mete una de sus manos dentro de su bóxer y comienza a tocar su pene que se notaba erecto mientras con la otra frotaba su pecho para luego bajarse poco a poco su bóxer al nivel de las rodillas comenzó a masturbarse su mano frotaba la cabeza rosada de su pene y luego deslizaba su mano hasta su huevos para subir hasta el tronco de su pene, bajar y subir su mano sintiendo gratas sensaciones mientras se masturbaba.    

La forma en cómo cerraba los ojos mientras se jalaba su pene mostraba el nivel de excitación que Lucas tenía en ese momento. Se podían escuchar pequeños gemidos de placer mientras su mano se movía con fuerza sobre su pene arriba hacia abajo y luego lo soltaba para verlo erecto con un par de venas brotadas y su glande ya algo rojo al que le escupió saliva para que su mano siguiera masturbándolo y apretaba sus huevos se apreciaba que estaba a punto del clímax total.      

No tardo mucho hasta que Lucas se corrió disparando su leche en el piso y sobre la pared debajo de su ventaba mientras seguía mirando, no notarlo Lucas gimió tan fuerte de placer que fue escuchado por aquellas dos chicas estaba tan encantado y exhausto que apenas termino de correrse cayó sobre su cama aun con su manos bajando y subiendo de su pene, sin darse cuenta que las chicas habían descubierto el agujero por desde donde él las observaban y lo estaban observando con un enfado total.

Las dos chicas eran de un movimiento feminista muy radical odiaban al género masculino y ver que habían estado siendo espiadas por Lucas y no solo eso sino que se masturbaba viéndolas solo hizo que sintieran una rabia tal que desearon vénganse de él, como resultado las dos chicas comenzaron a ofrecerle a Lucas espectáculos aun más excitantes que el adolescente disfruto al máximo.

Hasta una tarde que llego del colegio, escucho agua correr y corrió a ver pero su sorpresa fue mayúscula al descubrir un cartel que decía.

-“Sabemos que nos espías si no quieres que le digamos a tus padres ven ahora mismo”  Decía el cartel.

Lucas asustado y confundido pero deseoso de estar cerca de ellas, con su rostro rojo por la pena de haber sido descubierto fue hasta la casita vecina, se podía llegar a ella sin tener que pasar por la casa principal por un pequeño pasillo, lo que Lucas hizo al cabo de unos cuantos minutos toco a la puerta, Darla una muy atractiva pelirroja le abrió al verlo ahí parado exclamo.

-“Sofí el pervertido llego”. Lo que hizo que el rostro de Lucas quedase más rojo.

Sofía era el nombre de la otra chica, una castaña bella mujer de castaña cabellera, Lucas tartamudeando trato de disculpar se con Darla en la puerta, clavando sus ojos sin siquiera darse cuenta en el tremendo escote que su pequeña blusita azul agua presentaba.

-“Per… don, Nunca fue… Mi intención…” Dijo Lucas.
-“Calla eso ya no importa ya Nene, ¡vamos entra!” Dijo Darla Jalando a Lucas de su camiseta negra.

Una vez dentro Darla cerró la puerta y Sofía se unió a ellos, lo primero que hizo fue agarrarle las nalgas a Lucas al tiempo que exclamaba.

-“Bastante guapo este pervertido ¿no crees Darla?” Pregunto Sofía
-“¡Si creo que es hora de que el nos de algo placer! ¿No crees Sofí?” Respondió Darla.
-“Si creo que es hora de algo de diversión”. Dijo Sofí.

Acto seguido Sofía levanto la camiseta de Lucas para comenzar a acariciarle su espalda primero para luego su plano abdomen, Darla no perdió tiempo tomo su rostro y le planto un beso en sus labios que sorprendido se quedo quieto sin saber cómo reaccionar pero al cabo de unos segundos ya correspondía al beso de la chica con pasión, si miembro comenzó a crecer dentro de su ropa interior sin que Lucas pudiera hacer algo al respecto, estaba muy excitado como nunca antes en toda su vida, aquello simplemente parecía ser sacado de su mejor sueño húmedo pero que en ese momento se materializaba a su alrededor. 

Ellas no le dejaron hacer nada, ambas lo manoseaban y besaban a su antojo de pronto Sofía comenzó a quitarla su camiseta a Lucas mientras Darla dejo de besarlo y se arrodillo frente a él agarrando su pantalón, el cual desabrocharon y bajo en un segundo hasta mas debajo de sus rodillas. Para ese momento Lucas ya tenía su pene durísimo, súper excitado y venoso. Las dos se le quedaron mirando con cara de golosas, pese a estar aun cubierto por una trusa (slip) lisa blanca que parecía estar a punto de reventar, sin decir nada, Darla se lo agarro y apretó sobre su trusa.     

No hicieron falta más palabras. Darla terminó de quitarle su pantalón, también sus zapatos, calcetines (medias) y trusa a Lucas para agarrar su pene, y sin dudarlo se lo metió a la boca. Empezó chuparlo despacito, mientras le pasaba su lengua por todo su endurecido pene, Lucas tuvo que hacer un gran esfuerzo para no venirse ahí mismo.      

Luego de que Darla se la chupara unos 5 minutos, Sofía la apartó par agarrarle su pene y se la metió entera, hasta la garganta. Se la saco. Con arcadas todavía, le empezó a chupar los huevos mientras lo masturbaba, mientras ella hacia eso, Darla empezó a besarlo de nuevo, con una violencia, que delataba la locura que tenia por placer, sus lenguas se volvieron locas, en cuestión de segundos, estaba abrazando, mientras se besaban como loco, en ese momento Darla hizo que Lucas le introdujera dos dedos en su vagina y comenzara moverlos mientras se besaban.   

Al cabo de unos minutos Sofía, dejó de chupársela unos segundos, se puso de pie. y despojo de toda su ropa dejando, su preciosa vagina depilada al aire, Darla hizo que Lucas dejase de besarla y saco su mano de su pequeño short para dirigir su rostro hacia el sexo de Sofía Lucas se arrodillo, para sumergir su cara entera en ese manjar. Se la chupaba con furia, su olor a mujer le puso como loco, le metió dos dedos, nada de suave, la masturbaba sin piedad, ella gritaba, gemía, se retorcía, mientras Darla le chupaba las tetas.

No pasó mucho para que Sofía, empezara a tener pequeños espasmos, y su vagina se puso más húmeda que antes, puede sonar asqueroso, pero ya chorreaba una mezcla de saliva, y flujo vaginal. Finalmente, acabó en un gemido hermoso que casi hizo correr a Lucas, con la voz quebrada, ella le dijo:

-“Eres un chupador natural eso es bueno ya lo veras” Le dijo a Lucas.

Darla me miro muy excitada. Para ese momento ella estaba completamente desnuda frente a Lucas, quien ardía por comer a ese bombón de mujer. Lucas quedo maravillado por su vagina después de la de Sofía, era la rajita más hermosa que había visto, no estaba totalmente depilada, tenía algo de vello pelirrojo prolijamente recortados, unos labios bien rosados como carnosos. Por lo que no lo dudo y comenzó a comerse su raja, a diferencia de Sofía aquella vagina era nueva para Lucas, que era lo mejor de todo.         

Lucas comenzó lamiéndole el clítoris, mientras se lo acariciaba muy suavemente. Después bajo y empezó a jugar con sus labios, mientras la miraba. Darla tenía una sonrisa muy extraña, y cada tanto dejaba escapar un gemidito. Cuando el noto que estaba suficientemente mojada, le metió un dedo, y empezó a acariciarla por dentro, mientras le miraba a la cara. Quería encontrarle su punto más sensible como había leído. 

No tardo mucho en encontrarlo, estaba arriba, justo atrás de su clítoris. Ni bien lo toco ella lanzo un muy largo gemido. Estaba dispuesto a que su segunda mamada a una vagina, fuera la mejor de su vida, así que, se fue con todo. Lucas empezó a masturbarla más fuerte como lo habia visto en una película porno, mientras tocaba su clítoris, y punto G. Darla comenzó a gemir como loca. De pronto Sofía se sumó, y empezó a besarla, mientras le apretaba las tetas. Darla estaba en el paraíso, se podía ver en  su cara, que estaba disfrutando por completo.      

A los pocos minutos su vagina se estaba contrayendo, y sus piernas temblaban fuerte seguido de un gemido, muy alto. Ahora era el turno de ellas. Así que Lucas se puso a buscar unos preservativos en su pantalón, que siempre traía como el resto de sus amigos, era la primera vez con ellas, pero tenía miedo de embarazarlas. Cuando estaba por abrir el paquete Darla le dijo no nene sin forro, no hay riesgo de embarazos tomo anticonceptivos y lo beso con pasión.        

Cuando Luca penetro a Sofía su vagina estaba súper apretada, sentía que le estrangulaba su pene. Pero pronto, con tanta lubricación generada por la chupada anterior, todo se volvió placer. Lucas la empezó a penetrar con fuerza. Ella tenía una sonrisa de oreja a oreja, mientras gemía al ritmo de sus embestidas.

Darla con la cara de golosa que la caracterizaba, no lo se pensó ni un segundo y se senté frente al rostro de Sofía. Ellas no lo dudo y comenzó a chupar sin asco alguno. Mientras Lucas la embestía, le agarro sus tetas y se las apretó. Lo que excito aun más a Lucas quien la empezó a embestir con una fuerza brutal hasta que sintió que su vagina se apretaba aun más. Sus piernas se envolvieron en su espalda y soltó un gemido hermoso. Lucas aun no había acabado pero tampoco estaba tan lejos de hacerlo.

Darla se dio cuenta y le dijo.       

-“Vamos nene también quiero algo de tu miembro”. Dijo Darla.     

Lucas se la saco a Sofía su pene aun chorreaba sus jugos cuando penetro a Darla sobre un sillón fue ella la se sentó sobre su pene, sin suavidad alguna empezó de inmediato a cabalgarlo, sus grandes tetas rebotaban frente a la cara de Lucas, mientras intentaba chupárselas, a decir verdad Lucas estaba a punto de explotar, no aguantaba más. Mientras tanto, Sofía, que los miraba, aun exhausta desde la mesa, tomo un afilada tijera muy afilada para acercase a ellos  suavemente mientras se masturbaba con una mano.    

Darla gemía como nunca antes Lucas había escuchado sus sentones eran fuertes, haciendo que los huevos de Lucas revotaran contra sus nalgas acabo mojando sus huevos con abundantes líquidos que brotaron de su raja, y eso hizo que Luca al sentir sus jugos balando su entrepierna le vaciara toda la leche de sus huevos dentro, él también gimió fuerte, pero rápidamente Darla lee tapó mi boca con la suya. Dándole el mejor de los besos que había recibido en su vida.      

Lucas estaba tan extasiado aun viniéndose dentro de Darla siendo besado por ella que no se percato que ella le tomo sus brazos de pronto sintió algo frio como afilado en la base de tu pene, lo que le hizo abrir los ojos para verle el rostro de Darla quien le dije.

-“¡Ahora veras lo que merecen los pervertidos!” Dijo Darla.

Los ojos de Luca se tornaron blancos y todo su cuerpo comenzó sacudirse mientras Darla le detenía sus brazos, Lucas sentía en ese momento un terrible dolor punzante proveniente de su entrepierna al tiempo que algo cálido bañando sus huevos.

Cuando su cuerpo dejo se sacudirse tanto Darla se puso de pie  su vagina sangraba, pero no era su sangre sino era el pene de Lucas aun dentro de su vagina que Sofía había cercenado de un solo tijeretazo mientras aun estaba dentro del sexo de su amiga.

Sofía extrajo el pene muriendo en ese momento que presentaba algunos espasmos, Lucas escucho decirle a Sofía.

-“Ya no habrá más placer con tu manos espiado a otras mujeres en tu vida”. Dijo Sofía.
-“Si desde ahora serás solo un eunuco que de placer con tu lengua siempre deseando correrte sin poder hacerlo”. Añado Darla.

Eso fue todo para Lucas que se desmayo. Quien fue hallado por la Sra, Margarita tres horas después sobre el sofá, sin su pene y bañado en sangre, quien llamo a la policía como a una ambulancia aunque en el hospital poco pudieron hacer por devolverle su miembro a Luca, pese a contar con detalles todo lo sucedido de Darla y Sofía nada se sabe.

Al parecer los datos que le dieron a la Sra. Margarita eran falsos, ellas desaparecieron sin dejar rastros por lo que ahora mismo ellas pueden estar en cualquier lugar e incluso pueden ser “Las Chicas de Alado”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LA CARNICERIA

Carol la dueña actual cuanta con 27 años y es una verdadera “hija de perra” literalmente. Ama el dinero, el vino y las fuertes erecciones masculinas pero sobre todas esas cosas el dinero es lo prioritario para ellas. Heredo el negocio hace 4 años y desde entonces lo ha expandido aun mas, sus ingresos son millonarios cada mes, se vale de cinco espectaculares chicas para conseguir la mercancía más preciada en su negocio además también sirve para que ella misma pueda disfrutar de una buena dosis de virilidades frescas en cualquier momento que se le antoje......


LA CARNICERIA
Carol la dueña actual cuanta con 27 años y es una verdadera “hija de perra” literalmente. Ama el dinero, el vino y las fuertes erecciones masculinas pero sobre todas esas cosas el dinero es lo prioritario para ellas. Heredo el negocio hace 4 años y desde entonces lo ha expandido aun mas, sus ingresos son millonarios cada mes, se vale de cinco espectaculares chicas para conseguir la mercancía más preciada en su negocio además también sirve para que ella misma pueda disfrutar de una buena dosis de virilidades frescas en cualquier momento que se le antoje.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [GORE] [SNUFF] [SECUESTRO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





El expendio de carne “Los machitos” es una de las carnicerías más respetadas como exclusivas de la ciudad, ubicada en uno de los barrios más conocidos hace 45 años que vende los mejores cortes de carne para los paladares más selectos pero tiene un oscuro secreto, algo que se oculta de donde viene la carne, la carnicería es la única que tiene su propio rastro certificado con la que surte carne a buena parte de la regio pero en un sótano de aquel matadero de reses se encuentre la clave de su éxito como de tener tanto capital.

Carol la dueña actual cuanta con 27 años y es una verdadera “hija de perra” literalmente. Ama el dinero, el vino y las fuertes erecciones masculinas pero sobre todas esas cosas el dinero es lo prioritario para ellas. Heredo el negocio hace 4 años y desde entonces lo ha expandido aun mas, sus ingresos son millonarios cada mes, se vale de cinco espectaculares chicas para conseguir la mercancía más preciada en su negocio además también sirve para que ella misma pueda disfrutar de una buena dosis de virilidades frescas en cualquier momento que se le antoje.

Lando era un hombre de 30 años ingeniero de profesión soltero, sin hijos o padres era la presa ideal para las cinco cazadoras como les llamaba Carol a sus chicas, Lando fue visto por una de ellas en un bar un viernes por la noche, ella vistiendo una minifalda que apenas cubría sus espectaculares nalgas se le acerco, Lando no perdió tiempo en abordarla, sintiendo su pene palpitar debajo de su ropa interior aquella mujer era todo un manjar de los Dioses, por como lo miraba él intuyo que deseaba tener un buen revolcón con él, algo que no iba a dejar pasar.

Luego de algunas copas la bella morena de larga cabellera casi hasta sus nalgas le coloco una mano en la entrepierna de Lando para susurrarle al oído.

-“¿Que tengo que hacer para que me la metas hasta el fondo?” Dijo la Morena.

Aquello fue todo Lando pago la cuenta y ambos se dirigieron a la casa de ella, ya que le comento ella una vez en el coche que estaba cerca, era verdad apenas unas calles tuvieron que avanzar con ella masajeando su entrepierna mientras Lando conducía, aquello solo hizo que su deseo de poseerla aumentara hasta la locura.

Apenas llegamos a su casa entramos y ella lo condujo directo hacia el dormitorio. Directo y sin preámbulos a lo que habían ido, Lando se quita los zapatos, para comenzar a besarle el cuello despacio, besa detrás de su oreja mientras ella está disfrutando va bajando el vestido hasta que se lo quitó, le quita el sujetador y despacio va acariciando sus pechos Lando siente como se excita, como muerde su labio inferior, la excitación va aumentando y bajo hasta sus muslos, sus manos se quedan acariciando sus pechos mientras ella gime.

Mientras más gemía más aumentaba la excitación de Lando, solamente le dice ella luego de un rato.

-“¡vamos que esperas cómeme toda!”  Le dice ella al oído.

Lando le quita su tanga para acostarla boca arriba abrirle las piernas y pasar su lengua por sus labios vaginales, se los abre despacio sintiendo lo mojada que está y lo delicioso de su néctar, sin querer absorbe su clítoris, ella arquea su espalda hacia atrás mientras gime y le pide que no pare. Su lengua sube y baja por su rajita, cada vez está más mojada y Lando siente cada vez más apretado su pene dentro de su bóxer esperando ser liberado, pero antes quiere hacerla correrse con su lengua, que entra y sale de su vagina, beso sus labios vaginales, acaricia su clítoris aumentando sus movimientos esperando que se corra, grita muy fuerte y una corrida enorme sale ella directo a su boca la cual se bebe toda.

-“¡MMM eres deliciosa!”, Lando le dice mientras la mira pícara mente.
-“¡Ahora te toca a ti nena!” Le dice Lando mientras se baja levemente su bóxer.

Su endurecido pene no tardar en salir para ser tomado por ella quien comienza a chuparlo, verla como lo chupa hace que Lando vaya al paraíso de placer, se lo chupa como si fuera un helado recorriéndolo entero, echa cada vez más saliva sobre su miembro que brilla y mientras Lando ve como está disfrutando de su faló, aquello duro un buen rato.

De pronto ella lo tumba con las piernas abiertas y despacio se acerca a Lando para  ella colocarse sobre él, comienza a meterse su pene dentro de su vagina húmeda y caliente, se contrae sola aumentando el placer, los gemidos cada vez son más fuertes, se besan, mordisquean, comienzan poco a poco a moverse con el pene de Lando dentro de ella, que siente como aprieta su falo dentro de ella.

Aprieta tanto sus músculos vaginales que casi le hace contener la respiración a Lando, quien le “para, para”, a lo que ella se detiene para tumbarse sobre la cama, y Lando se pone encima de ella. Para de nuevo penetrarla, mientras comienza a comerle las tetas, deleitándose con esos preciosos pechos, mientras ella está disfrutando siendo penetrada por Lando, quien siente como contrae sus músculos vaginales, de repente se queda quieta, Lando siente como se corre toda con su pene dentro suyo, tiembla toda, el miembro de Lando queda todo empapado por su corrida, ella queda tumbada sobre la cama, esta temblando de placer, Lando saca su miembro para poder pasar su lengua por sus labios vaginales y clítoris.

-“MMM sabe deliciosa”. Le dice Lando mientras le mira y sonríe,

Su lengua pasaba pos sus labios vaginales entraba y acariciaba su clítoris, saboreando su néctar, Lando la miro y no hizo falta que dijera nada, ella se muerde su labio inferior, cuando Lando le introduce su pene de nuevo, para comenzar a penetrarla, Lando va subiendo el ritmo, siente como ella aprieta su pene dentro de ella de nuevo, le vas a hacer explotar su miembro comienza a palpitar, ella al notarlo se lo saca, para llevarse su pene entre sus pechos y comienza a apretarlos, mientras chupa el glande, Lando está en el cielo casi está por venirse, ella aprieta su pene entre sus pechos y de pronto broto una enorme cuerda de semen disparado hacia su cara, fueron tres grandes chorros de espeso semen que salieron de su pene.

Cuando Lando dejo de venirse ambos quedan rendidos sobre la cama, empapados de sudor y jadeantes, con el rostro cubierto aun del semen de Lando ella se sube sobre de él, aplastando sus pechos sobre sus tetillas, lo beso y Lando prueba el sabor de su semen, cuando sus labios se separan con el pene de Lando restregando entre sus labios vaginales ella le dice.

-“¡Bueno querido es hora de pagar!” Ella le dice a Lando maliciosamente.

Lando no entiende lo que ella quiere decir hasta que siente una fuerte punzada en el cuello y todo se le pone negro, su destino estaba marcado ya,  no hay nada que pueda hacer para impedir que se convierta en una víctima más de las cazadoras de Carol.

Lando fue despertador por un enorme alarido de dolor dentro de una enorme jaula de gruesos barrotes de metal en lo que parecía ser la bodega de carnes de una empacadora y rastro, estaba con las manos amarradas lo mismo que sus pies desnudo y le dolía enormemente la cabeza, pero sus ojos se abrieron enormes con todo su malestar pasando a un segundo plano cuando vio de donde venia los gritos que lo regresaron a la conciencia.

Lando presenciaba de primera mano como un hombre como de su misma edad estaba siendo castrado brutalmente por dos hombres mientras una mujer les daba órdenes, con el desdichado hombre gritando y suplicando que se detuviera.

-“ALTO… POR FAVOR, PAREN NOOOO…” Gritaba aquel hombre.
-“Jajajaja ¡Calla cerdo es hora de pagar!” Riendo le dijo uno de los hombres.

Mientras el otro con un largo cuchillo para carnicero le cercenaba su pene, la sangre que brotaba de su entrepierna era recolectada en un balde hondo rectangular en la que otros penes como testículos bañados en sangre flotaban para ese momento, aquellos gritos eran simplemente desgarradores y no cesaron hasta que el hombre con el cuchillo degolló al hombre que se ahogo en su propia sangre.

-“Vamos dense prisa, quiero sus nalgas y carne de sus muslos empacados”. Dijo la mujer.
-“¡Corazón, riñones, hígado, corneas, medula y huevos los quiero listo cuanto antes per ser enviados para trasplante!” Sentencio la Mujer.

Fue cuando Lando comprendió lo que significan las palabras de aquella morena, él fue el juguete sexual de Carol por tres meses hasta que un día, ella visiblemente alcoholizada, comenzó a seleccionar a hombres de las jaulas siempre habían de 10 a 15 en ellas, el primero fue un hombre de unos 26 años con un pene impresionante que fue lo primero que le amputaron con lujo de violencia, entre gritos horribles y suplicas antes de ser degollado.

El siguiente fue un Hombre de 32 años de unos huevos enormes que le colgaban mucho, los cuales fueron lo primero que le cortaron, no conformes con ellos le cortaron la lengua, le sacaron los ojos, le cortaron los pies y manos antes de por fin cortarle su pene, en ningún momento dejo de gritar y pedir que se detuvieran aun sin lengua con su boca escupiendo sangre hacia todas partes, sus gritos no pararon hasta que fue degollado, Carol dio un largo trago de la botella de vino en su mano y ante el terror total de Lando señalo a su jaula.

-“¡El sigue!” Dijo Carol sin clemencia alguna.

Mientras lo sacaban de la jaula en desesperación total Lando comenzó a suplicar.

-“Carol, Carol, ¡por favor aun puedo darte mucho placer por favor!” Le suplico Lando.

Carol medio tambaleante se acerco a Lando le tomo de la barbilla lo miro a los ojos por dos segundos que parecieron una eternidad, Lando sabía que lo que saliera de sus labios significaría vida o muerte para él, pero que le causaría un dolor enorme antes del final, algo que no deseaba sentir.

Carol como respuesta le dio a Lando un brutal rodillazo en sus huevos, y mientras se encontraba revolcándose en el suelo de dolor le puso sus huevos ya que sus manos estaban atadas y no podía cubrírselos para decirle.

-“Como te atreves a hablarme cerdo, ya no me complaces es hora de que seas de mayor utilidad, tu pene y huevos se venderán bien lo mismo que el resto de tus órganos”. Dijo Carol.

-“¡NOOOOOOOO! POR FAVOR”. Grito Lando.

Mientras sus piernas fueron elevabas y amarradas hacia arriba, Lando siguió suplicando lastimeramente uno de los hombres, se inclino y le dijo.

-“No gastes tus fuerzas en suplicar ¡mejor reza que no queda mucho en este mundo cerdo!” Le dijo.

En medio de sus suplicas los ojos de Lando quedaron en blanco y lanzo un tremendo grito de dolor que fue cuando el otro hombre le cerceno su pene y huevos al mismo tiempo dejándole un boquete sangrante en su entrepierna, con un enorme chorro de sangre brotando de la herida. Lando sin poder evitarlo grito dolor.

-“NOOOOOOOOOOOOOO”. Grito Lando.

Los gritos de Lando eran desgarradores Carol con un semblante enojado dio un trago a su botella para luego decirle al hombre con el cuchillo.

-“¡Ya calla a ese ruidoso cerdo!” Dijo Carol.

Lando no pudo hacer nada para impedir que el hombre acercara aquella afilada hoja de metal a su cuello, sintió el metal húmedo por su propia sangre para luego un dolor agudo, para casi enseguida algo caliente bañando su pecho, y en breves minutos escupiendo sangre murió ahogado en su propia sangre que por fin lo libero de aquel infierno, aun alcanzo a ver como el hombre le abrió su pecho y le saco su corazón aun latiendo de su pecho abierto.

Al día siguiente, Carol colocaba en la nevera mostrador los testículos y pene de Lando, para luego ir a revisar sus ganancias obtenidas por todos los órganos ya trasplantados con los órganos que se obtuvieron de Lando que fueron muy bien vendidos en el mercado negro de órganos.

Esa misma tarde los huevos de Lando eran cocinados en un restaurante exclusivo para ser devorado por una mujer de la alta sociedad que exclamo luego de comerse aquellos testículos.

-“Estuvieron exquisitos los mejores que he probado en años”. Dijo la mujer.

Sin saber que aquellos testículos en realidad no eran de un cerdo, res o oveja sino de un humano que ya no existía, su cartel de desaparecido aun cuelga en las delegaciones de policía de la ciudad pero ya no es buscado es uno de los miles de casos de desaparición que nunca serán resueltos y sus restos jamás serán encontrados ya que fueron mezclados con los restos de animales que diariamente son desechados por “La Carnicería”.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com
     




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com