RIVALES

La lluvia seguía cayendo pero los dueños de aquellas ropas no oían ni veían nada, estaban atrapados en su propio pequeño mundo de calidez y amor, lleno de deseo que sentían el uno al otro Jhony encima de Elmer y este apoyando su espalda en el tronco de un árbol, con Jhony de rodillas y en medio de las piernas de Elmer con el balón en medio de las piernas de Elmer y Jhony estaba siendo el protagonista de la excitación que los dos sentían durante el partido......


RIVALES
La lluvia seguía cayendo pero los dueños de aquellas ropas no oían ni veían nada, estaban atrapados en su propio pequeño mundo de calidez y amor, lleno de deseo que sentían el uno al otro Jhony encima de Elmer y este apoyando su espalda en el tronco de un árbol, con Jhony de rodillas y en medio de las piernas de Elmer con el balón en medio de las piernas de Elmer y Jhony estaba siendo el protagonista de la excitación que los dos sentían durante el partido.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Synchonicity & DarkSoul





Una camiseta roja y una camiseta verde con rayas blancas estaban esparcidas por el frio suelo del césped del campo de fútbol en medio de la lluvia que caía con mucha fuerza contra el suelo. Estaban mojadas y llenas de lodo una encima de la otra, encima de la camiseta verde de rayas había una nota que decía            

-"Te espero cuando todos se hayan ido Elmer”.          

La lluvia seguía cayendo pero los dueños de aquellas ropas no oían ni veían nada, estaban atrapados en su propio pequeño mundo de calidez y amor, lleno de deseo que sentían el uno al otro Jhony encima de Elmer y este apoyando su espalda en el tronco de un árbol, con Jhony de rodillas y en medio de las piernas de Elmer con el balón en medio de las piernas de Elmer y Jhony estaba siendo el protagonista de la excitación que los dos sentían durante el partido.         

Momentos antes, Elmer en un ataque de rabia mezclada con deseo, dio a Jhony un puñetazo arrojándole al suelo poniéndose encima de él quitándose sensualmente su camiseta empapado en sudor, su frente estaba caliente, mientras, Elmer le miraba de manera lujuriosa mojado en sudor

Los labios de Jhony chuparon el cuello empapado en sudor de Elmer con firmeza, con carácter con seguridad, toda la tensión sexual que había entre ellos durante el partido de futbol la estaban soltando ahora, demasiadas miradas furtivas, demasiada excitación viéndose cada uno como el balón les estaba mojando sus entrepiernas de deseo.

Cuando Elmer corría con el balón y Jhony debía quitárselo, ese no podía evitar dejar de ver a Elmer esforzarse para que no le fuera arrebatado su tesoro, a veces Jhony perdía la razón y no se concentraba, era la oportunidad de Elmer para meter goles y ganar.           

-“Descarado placer el que siento contigo, maldita sea, ¿porque me haces ser de esta manera?”          

Pensaba Jhony hacia sí mismo cuando veía a Elmer disfrutar con una sonrisa resplandeciente con su equipo pero aún el ansiaba a Jhony deseaba que le ayudara a descargar esa energía y él sabía que no podía igualarse a esa fuerza que le hacía esforzarse todavía más, necesitaba concentración, en su mente solo pensaba en él mismo y en el balón, pero todo cambiaba cuando se enfrentaba él, la pasión y deseo que ahora sentían se transforma en rivalidad.

Bajo esa incesante lluvia Jhony ocultaba su rabia Elmer le habia ganado esa tarde en el partido metiendo dos goles lo que hizo que los reclutadores para un equipo de una división profesional menor se fijaran en su bello pero odiado rival Elmer lo que molesto mucho a Jhony el debió haber sido reclutado por eso esa tarde tenia amarrado a Elmer en el tronco de aquel árbol, desnudo aunque lejos de miradas indiscretas gracias a unos arbustos y una barda (muro) detrás del árbol-

Jhony no se pudo resistir darle un buen beso a Elmer en medio de la lluvia, Aquello fue una explosión de sabor muy dulce, mientras sus manos estaban a los lados de la cabeza de Elmer y este sujetaba el balón, sintió los besos como si fuera la primera vez para los dos se besaban

Sus dos corazones se aceleraron con solo verse. Ambos estaban locos de excitación y no lo ocultaban, sus penes estaban duros como si fueran de roca, Elmer con ansia por el deseo que sentía por Jhony sentía su lengua hasta la campanilla casi sin dejarlo respirar mientras Jhonu lo acariciaba su pecho y marcadito abdomen.       

De pronto Elmer siente el calor húmedo de los labios de Jhony de nuevo recorrer su cuello, ¡Dios! Siente el deseo que se enciende de nuevo en él. Siente sus manos por todo su cuerpo, Siente su fuerza salvaje, de pronto Jhony hundiendo los dientes en la carne sensible de Elmer alrededor de sus tetillas, apretó sus dientes fuerte hundió sus dientes profundamente, era como un vampiro chupando la sangre de su víctima. Con los dientes mordió una gran cantidad de piel sin hacer daño a Elmer, que en realidad, él estaba disfrutando del momento. 

Luego de algunos segundos Jhony siguió besando aquellas zonas tan sensibles y apetitosas del cuerpo de Elmer, Le encantaba tener el control y ser la causa de sus suspiros de placer, él podía ser un ángel pero al mismo tiempo un dulce demonio y Elmer le había hecho sacar el lado posesivo y sádico sin que pudiera ocultar las ganas de tenerlo bajo su control. Cada gemido o gruñido de Elmer lo excitaba aún más, tanto que sacó su lado más perverso, deseaba hacerle daño, el mismo que sus palabras y acciones hicieron en él, se excitara aun más.     


Con sus dientes Jhony mordía fuertemente la carne de Elmer, quien lejos de dolerle le excitaba aún más, sentir la lengua y dientes de su amante en varias partes de su cuerpo, sentir aquel pedazo de carne entre sus dientes era maravilloso para él hasta que de la nada sintió como los labios de Jhony succionaron aquel pedazo con afán, como si tuvieran un sabor embriagante. Un néctar único y delicioso.

Elmer podía sentir como las manos de Jhony se movían traviesas por todo su torso y subían sensualmente hasta tomarlo por el cuello para de nuevo él besarlo apasionadamente hundiendo su lengua en su boca mientras Jhony le tomaba posesivamente de su cintura para Elmer, eso no era suficiente así que mientras lo besaba apasionadamente con sus piernas en los hombros de Jhony Elmer pudo situar su bien formado culo sobre el pene erecto de Jhony y empezó con un vaivén de caderas muy sensual y lento, que le enloqueció y le hizo separarse abruptamente del beso.         

Elmer no podía mover su dorso o brazos que estaban bien sujetos al árbol, Jhony sosteniendo las nalgas en alto de Elmer acerco su endurecido pene a su boca, para darle un largo lengüetazo, desde los huevos hasta la punta de su glande.         

-“AAAAhhh! Gimió Elmer al sentir la insaciable boca de Jhony en su pene.       

La maestría con la que Jhony mamaba ese pene era única, metía todo el pene de Elmer en su boca mientras conteniendo sus nalga hacía  movimientos de arriba a abajo, de vez en cuando, utilizaba los dientes rozando toda la longitud de Elmer, mientras una de sus manos jugaba en sus testículos. Cada cierto tiempo, intercambiaba su mano de lugar con su boca y viceversa, haciendo exactamente lo mismo, eso era suficiente para tener a Elmer loco de placer y hecho un mar de gemidos.

- “Jhony, Jhony. No voy a aguantar. M-me voy a venir”. Dijo Elmer.        

Ambos estaban al límite, ya no aguantaban las ganas, toda su excitación estaba llegando al clímax, Sus cuerpos se los avisaban, los temblores y el sudor hacían un ambiente tan erótico. El olor a sexo y placer inundaba sus cuerpos y el lugar donde estaban. Faltaba poco para culminar aquel encuentro Jhony, agarrando y masturbando los dos penes mojados con posesividad, los juntó a los dos y la mezcla fue muy sexual, agua de lluvia más la petrificación de ambos cuerpos sucumbidos por la excitación,

Jhony dejo de mamarle el pene de Almer para abrirle sus nalgas coloco su babeante pene sobre su rosadito ano, apenas se había bajado su empapado short para que su pene y grandes huevos sobresalieran, apenas Jhony tuvo que empujar un poco para que su dura erección entrara por completo en Elmer que lanzo un hondo gemido de placer.

-“¡AAAAAHHHHHH!”

Jhony comenzó a penetrar a Elmer con fuerza masacrando su próstata sin miramiento alguno. Elmer no dejaba de gemir con su pene pegado a su abdomen palpitando y chorreando una enorme cantidad e liquido pre seminal de la punta, estaba en el cielo.

-“Más. Fuerte, más fuerte Jhony”. Pedía entre gemidos Elmer.

De pronto en medio de esa voracidad de pasión que estaban sintiendo Elmer gruño y dijo con desesperación.

-“AAAGGG, ¡ME VEN…GOOOO!”, Dijo Elmer entrecortadamente.

De su pene de 17 cm, duro y palpitando comenzó brotar chorro tras chorro de su espeso semen sobre su abdomen mientras todo su cuerpo se sacudía inmerso en un océano orgásmico que solo Jhony sabia producirle, aquello fue un torrente de placer que le hizo cerrar los ojos de gusto sintiéndose en el mismísimo paraíso, sintiendo como su ano se contraía con fuerza sobre el pene de Jhony que no dejo de entrar y salir de su interior mientras se corría.

Elmer estaba aun temblando disfrutando de su orgasmo que no se percato de cuando Jhony soltó sus huevos por unos segundos para tomar un afilada navaja que guardaba en el bolsillo de su empapado short.

Elmer abrió los ojos cuando sintió una terrible punzada en su entrepierna, para cuando sus ojos vieron su entrepierna Jhony ya sostenía su escroto completamente cercenado con sus dos testículos dentro en su mano, su entrepierna estaba sangrando profusamente y Jhony gruño de placer cuando comenzó a correrse dentro de Elmer.

-“AAAGGGGGTRRRR”. Gruño Jhony.
-“¡NOOOOOOOO!” Grito Elmer.  

Los ojos de Elmer se pusieron en blanco mientras Jhony terminaba de correrse, aquello fue todo para cuando Jhony saco su aun chorreante pene del interior de Elmer. Este ya estaba sin sentido por el dolor que su castración le había provocado.

Elmer termino convertido en un eunuco a los 16 años y nunca pudo convertirse en jugador profesional por su parte Jhony se volvió un famoso jugados a los 18 años al ser el jugador más joven en ingresar a la selección nacional de su país.  

Ambos aun son amantes aunque en secreto, pues Elmer pese a todo aun siente deseos de seguir siendo penetrado por Jhony, de seguir sintiendo su lengua en su boca y sus manos recorrer su cuerpo. Aun siente deseos de sentirlo correrse dentro de él. Aunque para todos siguen siendo completamente “Rivales”.





Autor: Synchonicity & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MALDICIÓN DE MI HIJO

Era imposible de ignorar aquello, a los 8 años su pene medía 19 cm, yo hacía un seguimiento de esto porque me preocupaba mi hijo. Un día, a escondidas de mi esposo, lleve a mi hijo al doctor, y Luis fue diagnosticado con Macrofalosomía, Un trastorno donde el pene es demasiado grande. EL doctor dijo que no hay tratamiento, y que tendría que aprender a vivir con ello o amputarlo......


MALDICIÓN DE MI HIJO
Era imposible de ignorar aquello, a los 8 años su pene medía 19 cm, yo hacía un seguimiento de esto porque me preocupaba mi hijo. Un día, a escondidas de mi esposo, lleve a mi hijo al doctor, y Luis fue diagnosticado con Macrofalosomía, Un trastorno donde el pene es demasiado grande. EL doctor dijo que no hay tratamiento, y que tendría que aprender a vivir con ello o amputarlo.

[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [INCESTO]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo & DarkSoul





Mi nombre es Andrea y voy a contar como mi hijo tuvo que vivir con su maldición por mucho tiempo. Todo comenzó cuando mi hijo Luis estaba creciendo. Entre los 3 y los 5 años, aun yo lo bañaba, pero al hacerlo notaba algo raro en su cuerpo. Su pene era muy grande para su edad. Me llamo la atención que a esa edad tuviera 15 cm de pene.   

Intente hablar con mi esposo del tema, pero él se negaba a hacerlo, solo quería que lo ignoráramos. Pero era imposible de ignorar, a los 8 años su pene medía 19 cm, yo hacía un seguimiento de esto porque me preocupaba mi hijo. Un día, a escondidas de mi esposo, lleve a mi hijo al doctor, y Luis fue diagnosticado con Macrofalosomía, Un trastorno donde el pene es demasiado grande. EL doctor dijo que no hay tratamiento, y que tendría que aprender a vivir con ello o amputarlo.        

A Luis por esa edad no le importaba, el solo creía que el pene era para orinar. Entonces trate de explicarle eso a mi esposo, pero el enloqueció de celos, porque nuestro hijo tenía el pene más grande que él, y se sintió muy mal. Terminamos divorciándonos, y yo me quede con la custodia de Luis. Y ese fue el comiendo de la historia, todo iba bien hasta que Luis cumplió 11 años y su pene ya media 24 cm.

Todo cambio un día que Luis, despertó gritándome que fuera rápido. Yo salí corriendo pensado que le había pasado algo malo, y cuando llegue a su habitación, fue enorme mi sorpresa. Luis tenía su primera erección. Él estaba muy asustado, y yo también un poco, al ver su enorme pene. El me pregunto qué le estaba pasando, y yo lo tranquilice diciéndole que no le pasaba nada, era normal. Tuve que explicarle que eran las erecciones, y todo el tema. Pero Luis me pregunto, ¿Cómo voy a ir a la escuela así? No se me ocurrió nada para eso, así que tuve que decirle, mejor no vayas a la escuela. Hasta entonces él podía esconder su pene flácido de 24 cm entre sus pantalones de tela gruesa.

Pero eso era imposible de ocultar, tuve que medirlo para tratar de seguir su “tabla de crecimiento”. Era increíble, en erección su pene media 32 cm, era tan grande que desgarro el bóxer con el que dormía, dejándolo casi desnudo. Hasta ese momento yo le compraba bóxer talla adulto, para que su gran pene entrara bien en ellos, pero eso los supero totalmente.

¿Qué voy a hacer ahora? Me pregunto Luis,

Como no tenía ropa interior que pudiera contener esa erección en su interior, no tuve más opción que decirle que anduviera con el pene al desnudo hasta que encontrara algo. Durante todo ese día Luis trato de acostumbrarse, pero le resultaba difícil hasta caminar con semejante pene en erección. Veía que ese problema no se iba a solucionar así de simple, así que tuve que enseñarle a Luis sobre la masturbación. Que tenía que tomar su pene y frotarlo para que llegara al orgasmo, y perdiera la erección, algo que al principio no comprendió muy bien del todo.   

Pero claro su caso era especial, el pene de Luis era enorme, necesitaba mucho esfuerzo para masturbarse. Luis tomó su pene con ambas manos, y comenzó a masturbarse de una forma que jamás había visto. Era un espectáculo tan increíble que no puede dejar de mirarlo, quede hipnotizada con esa enorme erección carnosa y gruesa entre sus manos.
           
Al rato de estar masturbándose, Luis empezó a gritar, Mama, siento que me voy a orinarme. Empecé a penar lo peor, si sus genitales eran enormes, entonces su corrida será enorme también. Trate de detenerlo para que fuera al baño, pero era demasiado tarde, Luis comenzó a venirse. El primer chorro fue increíble, Luis estaba recostado en el sofá, pero el semen llego hasta el techo. El segundo chorro hizo que Luis se le escapara el pene de las manos, y el semen llego hasta el televisor.            

Yo de inmediato trate de controlar la situación como pude, tome su pene, y apunte hacia el piso, así no mancharía nada más. No pude contar cuantos chorros más lanzo, entre 8 y 10, y más de medio litro de semen más o menos. Luis estaba en éxtasis, sintiendo su primer orgasmo, mientras yo sujetaba su enorme pene mientras expulsaba todo el semen. Luis quedo exhausto, y su pene volvió a los 24 cm flácido. 

La sala quedo hecha un desastre, había semen en el techo, en el televisor, y un enorme charco de semen en el suelo. Le reclame, que tenía que ser más precavido, le advertir que podía ensuciar las cosas. Lo castigue haciendo que limpiara todo el semen. Pero también pensé que tenía que hacer algo al respecto. Fui a una farmacia y compre una caja de condones XXL, los más grandes que tenía. Se los di a Luis, se los enseñe a ponérselos, y como usarlo y atarlos al terminar de usarlos. Quede muy exhausta, ese día fue de los más tensos de mi vida.    

A partir de ese día, los condones grandes se volvieron parte de la lista de compras regular. Se acababan muy rápido. Todos los días Luis llenaba entonces 1 y 3 condones con su semen. Parecían balones de football transparentes llenos de espesa leche. 

Luis le agarro un gran gusto, se masturbaba en todas partes de la casa, incluso en mi presencia, y la verdad, eso me excitaba lejos de molestarme. Al menos su vida en casa era buena para él, pero en la escuela era otra historia. Sus compañeros de clase se burlaban de él porque solía tener erecciones en clases, y ningún pantalón podía ocultarlo. La vergüenza y bulling fue tal, que tuve que sacar a Luis de la escuela, y empezar a darles clases en casa.      

Eso hizo que Luis se deprimiera, ya no podía salir a ningún lado por vergüenza a que miraran su pene erecto. Cuando tenía 14 años, su pene flácido media 26 cm, y erecto 38 cm. Pero Luis ya no disfrutaba de la masturbación como antes. La depresión hacia que cada vez tuviera menos ganas. Yo no quería verlo deprimido, tuve que pensar en algo para animarlo, y se me ocurrió una cosa. Reuní a 3 de mis amigas, todas divorciadas, para tratar de hacerle una fiesta a mi hijo. Una fiesta muy especial. “Una orgía”.

Entonces tuve que entrar en mucha confianza con mis amigas, Daniela, Dalila, y Florencia. La parte más difícil fue tratar de empezar el tema del sexo, decirles cosas calientes, para luego proponer la orgia. Cuando al fin lo dije todas rieron, pero luego empecé a describir el pene de un hombre, aunque jamás dije que era de mi hijo. Y ellas al escuchar del tamaño y del semen, quedaron tan loquitas que accedieron.  

Llego la noche de la fiesta, y todas estábamos semi desnudas, con prendas tan diminutas que apenas nos tapaban los pezones y la raja. Todas tenías unos traseros muy grandes, y los senos también, éramos mujeres voluptuosas, aunque no éramos muy populares por estar un poco excedidas de peso. Mis amigas se estaban impacientando, y me preguntaban por ese semental que les había relatado.Entonces llame a mi hijo Luis, y todas pensaban que Luis era el nombre de un hombre mayor.           

Grande fue la sorpresa cuando llego mi hijo, Todas se taparon y me reclamaron, en que estas pensado, es tu hijo, es un niño. Yo era la única que no se había tapado con una frazada o almohada y mientras discutíamos Luis me vio con ese atuendo tan provocativo, y de repente todas se callaron. Luis tuvo una erección y todas quedaron embobadas con ese enorme pene, y vieron que yo decía la verdad. Entonces todas dejaron de quejarse y empezaron para lo que habían venido.   

Las 4 se la chupamos al mismo tiempo, su pene era tan grande que había espacio de sobra para lamer cada una. Era tan delicioso que Luis no tardo en correrse, y todas quedaron como locas al ver el chorro de semen brotar de su descomunal pene. Pero no termino allí, ni de cerca.    

Las 4 usamos nuestras grandes tetas para frotar la cara y el cuerpo de Luis, y en cuestión de nada su erección regreso luego de su primera corrida. Luego Luis empezó a penetrarnos individualmente a cada una. Nos la metía, lentamente y apenas iba en un tercio de su pene dentro y cada una de mis amigas comenzaban a gritar sin control.

-“Sácala, sácala, sácala”. Con desesperación con sus ojos casi a punto de salirse de sus orbitas.

Sin embargo Luis las penetraba hasta que su glande llegaba a su cuello uterino lo que las hizo correrse como nunca antes pero al mismo tiempo sentir mucho dolor, al cabo de uno pocos minutos mi hijos se corría dentro de nosotras, llenando la cama de semen ya que nuestras vaginas no podían contener su enorme eyaculación.         

Nos la metía en la boca, entre las tetas, por el ano solo a una pero se arrepintió de inmediato de aquella osadía. Cada una gritaba más y más que ya la dejase pero Luis parecía como poseído.   Por suerte ellas eran mis vecinas, o sino los vecinos hubieran hecho escándalo por el ruido.La fiesta empezó entre las 9 de la noche y termino entre las 8 de la mañana del día siguiente.Luis no podía parar de correrse y de penetrarnos, todas quedamos agotadas, mientras una descansaba, Luis penetraba a otra. Al terminar todo estaba lleno de semen, el suelo, las paredes, un poco en el techo, pero sobre todo, la cama, la cama parecía una piscina de semen. Y sobre esa piscina caímos agotadas todas con Luis.        

Literalmente quede bañada en semen, había semen entres los dedos de mis pies, dentro de mi ano, en mi boca, en mi cabello, entre mis tetas. Y todas mis amigas igual. Desde ese entonces, intente volver a tener fiesta cada semana, pero a Luis ya le importa vivir encerrado, y mis amigas pese a que eran muy ardientes comenzaron a faltar a la cita hasta que me dejaron sola una tarde me reuní con ella y les pregunte.

-“¿Por que ya no quieren ir a las orgias? Luis las extraña mucho”. Les pregunte directamente.

Las tres se miraron como apenas para luego de un tenso silencio, Florencia decirme fungiendo como vocera de las tres.

-“¡Veras como te lo explicamos!” Dijo Florencia primero.
-“El sexo con tu hijo es excitante pero su pene es enorme y cada vez está más grande”. Añadiendo.

-“Su pene no ha lastimado y el médico nos ha dicho que dejemos de tener sexo con un consolador tan grande por lo menos por seis meses ya que las tres presentamos desgarres en el cuello uterino e incluso más profundo” Concluyo Florencia.

No agregue más, haciéndome la ofendida me levante y me marche de la reunión sin que ninguna de mis amigas hiciera el más mínimo amago para detenerme, llegue a casa muy molesta con Luis blandiendo una enorme erección al verme llegar con mis amigas se dio la media vuelta y se fue a su habitación, desde ese momento comenzó a deprimirse aun mas hasta una tarde que llegue a casa de trabajar y encontré a Luis colgando del techo con sus piernas sacudiéndose y su pene arrojando chorro tras chorro de semen.

Con desespero logre bajarlo antes de que muriera, lo abrace fuerte mientras Luis llorando me suplico que le cortara su pene, que deseaba regresar a la escuela, que deseaba poder salir y no estar siempre encerrado en la casa, le prometí que averiguaría como hacerlo y cuando lo deje dormido en su cama me puse a averiguar por los próximos seis meses consulte a varios médicos a ver si era posible un corte de pene pero conservando su glande para mantenerle el placer a mi hijo.

Me tope con un urólogo al que le conté el problema de mi hijo el amablemente me dijo que me enseñara como realizar una penectomía y reimplantación del pene, pase tres meses aprendiendo cuando el médico creyó que estaba suficientemente preparada me dijo que debía hacerlo me suministro al costo todo lo que podría necesitar y dos meses luego del cumpleaños número 15 de Luis llego la noche.

Esa mañana y tarde, tuve sexo con Luis de todas las formas posibles por dos motivos, el primero para desfogarlo, el segundo para drenar todo el semen de sus huevos y en tercero para dejarlo agotado y su pene quedase flácido para la operación.

En la noche lo sede con el tranquilizante que el médico me dio, el me dijo que el corte debía ser limpio para evitar que los nervios se atrofiaran y fuesen fácil de unir evitando que el pene quedase atrofiado, había practicando mucho pero no era lo mismo hacerlo con modelos anatómicos que con el pene real de mi hijo.

Para ese momento el escroto y pene de Luis estaban completamente depilados, sin vello alguno tome su largo pene durmiendo que parecía un embutido sin vida, era pesado, aterciopelado y cálido al tacto, pese a tener ya colocado los guantes de látex sentía el calor que se desprendía de su miembro, coloque su pene sobre una tabla de cortar que previamente desinfecte, luego tome un hacha para carne al que mande soldar un peso de dos kilos ya desinfectado y bien afilado para de manera rápida dejar caer un primer corte a unos cinco cm de la base del pene de Luis.

Quien apenas se agito al recibir el corte que cerceno limpiamente su pene de un solo golpe, luego realice otro segundo corte de la misma manera que el primero a la cm de la corona aproximadamente retirando el largo trozo de carne sangrante resultante a un lado, luego como aprendí uní el muñón con el pedazo de pene que contenía el glande de Luis tarde 45 minutos antes de terminar, mientras realizaba la recolocación un pequeño bloque de agua oxigenada en hielo estaba bajo su trozo cercenado ya que hasta que casi todo estuvo unido de nuevo deje fluir la sangre a su glande, cuando lo hice este retomo su color natural y retire el hielo.

Luis tardo varias semanas en recuperarse, quedándole una cicatriz circular a 5 cm de la base de su pene para fortuna su pene comenzó a tener erecciones normales a la cuarta semanas y se corría tan abundante como siempre lo que fue una alivio para ambos.

El pene de Luis tenia ahora una erección de 23 cm y flácido 14 cm por lo que comenzó a usar ropa interior, de nuevo y regreso a la escuela, a pocos meses de nuevo mis amigas estaban en mi casa para una nueva orgia y esta vez todas disfrutamos como locas, de la nueva virilidad de mi hijo y volvimos a quedar nadando en su semen.

Las orgias con mis amigas se han vuelto recurrentes pero ahora que Luis tiene 16 años he notado que su pene a comenzado de nuevo a crecer, creo que dentro de no mucho tendré que de nuevo intervenirlo para solucionar la terrible Maldición de mi hijo.    





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

LUKAS

Aquel día, ella tenía permiso para salir un poco antes de la oficina, tenía que preparar unas cosas para la universidad y tenía la tarde libre, así que a las 2 de la tarde tomo sus cosas, no había salido por la puerta cuando Ramón comenzó a comentarme unas cosas sin sentido y ella preocupada porque iba a perder el autobús, y cuando se iba a despedir, la tomo del brazo y seguía hablándole. Cuando por fin se deshizo de él, camino rápido a la parada, pero demasiado tarde, no había un alma y no pasaría ningún autobús hasta dentro de 30 minutos, que es lo que tardaría en llegar a casa a pie, así que se abrigo bien y decidió irse caminar a casa......


LUKAS
Aquel día, ella tenía permiso para salir un poco antes de la oficina, tenía que preparar unas cosas para la universidad y tenía la tarde libre, así que a las 2 de la tarde tomo sus cosas, no había salido por la puerta cuando Ramón comenzó a comentarme unas cosas sin sentido y ella preocupada porque iba a perder el autobús, y cuando se iba a despedir, la tomo del brazo y seguía hablándole. Cuando por fin se deshizo de él, camino rápido a la parada, pero demasiado tarde, no había un alma y no pasaría ningún autobús hasta dentro de 30 minutos, que es lo que tardaría en llegar a casa a pie, así que se abrigo bien y decidió irse caminar a casa.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Hacía un largo mes que estaba en aquella ciudad, aún no había terminado la carrera, pero desde su universidad me habían encargado como trabajo de fin de grado ayudar a la policía en un caso de unos asesinos a sueldo que actuaban desde hacía tiempo y muy hábiles para escapar de la policía. No era policía, ni mucho menos patóloga, para ella era un simple juego, era informática, delitos informáticos, avanzarme a los pensamientos de otros, meterme en sus comunicaciones y descifrar sus códigos informáticos ese era su campo.
           
Así poco a poco sus compañeros fueron deteniendo a componentes de la banda por las indicaciones que les iba dando según descifraba lo que podía de sus comunicaciones. Lo peor era cuando ella tenía que aparecer en la ‘escena del crimen’, para recoger los equipos electrónicos después de que habían detenido a los que allí estaban. Muchas veces aún se olía a pólvora y le daba miedo por si de pronto aparecía alguien armado que no esperaban.         

Aunque había hecho un curso intensivo para esas situaciones y manejo de armas, pero aun era bastante inexperta en el tema y no era algo que le gustara, pero era una parte más del trabajo y lo necesitaba más orientado a su propia defensa. Tan pronto llego al equipo, le había quitado el puesto del encargado, ya que después de indicar la localización exacta de algunos delincuentes se había ganado el respeto y admiración de todos, aunque no era oficial, ya las instrucciones se las daban directamente y sus hallazgos los comunicaba, casi, sin utilizar a Ramón su jefe como intermediario. Ramón era un hombre bastante amable y atento, un poco obeso como calvo, sonreía y me decía “hay que dejar paso a las nuevas generaciones”. El hombre lo hacía con buena fe, pero desde que me desplacé a aquel sitio, para seguir el caso desde cerca, parecía que el paso a segundo plano. Pues pronto estaba dándoles a los detectives las ubicaciones casi en tiempo real de los miembros de la banda.     

Aquel día, ella  tenía permiso para salir un poco antes de la oficina, tenía que preparar unas cosas para la universidad y tenía la tarde libre, así que a las 2 de la tarde tomo sus cosas, no había salido por la puerta cuando Ramón comenzó a comentarme unas cosas sin sentido y ella preocupada porque iba a perder el autobús, y cuando se iba a despedir, la tomo del brazo y seguía hablándole. Cuando por fin se deshizo de él, camino rápido a la parada, pero demasiado tarde, no había un alma y no pasaría ningún autobús hasta dentro de 30 minutos, que es lo que tardaría en llegar a casa a pie, así que se abrigo bien y decidió irse caminar a casa.        

No pasaron ni 10 minutos que se puso en marcha, cuando Ramón apareció en su 4x4 pitándole:       
-Silvia, ¿has perdido el bus?        
-Sí, eso parece, al final no lo he alcanzado.      

-Vamos, sube, me siento culpable te llevo a donde quieras. 
-No, de verdad que no hace falta, no quiero molestar.           
-Pero si no es molestia, además hace mucho frío y está por llover. 

Ella miro al cielo tras su medio flequillo era verdad, eso fue lo que la decidió, ni siquiera llevaba paraguas y tampoco quería que se me mojara su computadora portátil. Subió al asiento del copiloto, se alegro que hubiera insistido, estaba calentito ahí dentro. No habían avanzado ni dos manzanas cuando un tipo en una esquina esperaba a Ramón.

-“No te preocupes Silvia”, es un amigo con el que he quedado a comer.   

Se subió detrás, no decía nada, Ramón estaba nervioso, y nos desviamos de la ruta, en dirección contraria a mi casa.     

-“Ramón, no es por aquí, hemos dado la vuelta” Dijo Silvia.

Justo antes de que el individuo misterioso con capucha la tomara del cabello y pusiera en mi cuello un objeto cortante, podía sentir el filo presionando sobre su piel.        

-“Ramón no se ha equivocado bonita, te vienes conmigo que te quiero presentar a un amigo”.  Le dijo el hombre de la capucha echándole su húmedo aliento en la oreja.     

-“Silvia, es mejor que le hagas caso y no te pasará nada, de verdad”. Le dijo Ramón que, evidentemente, sabía de qué se trataba todo eso. 

Le miré con odio, era un traidor. Dejamos la ciudad y nos adentramos en el bosque, el chico de la capucha dejó de hacer tanta fuerza, un mal bache hubiera hecho que se la cortara con la navaja y que ésta acabara bajo su lengua. Además le hacía daño. Llegamos al destino, una pequeña cabaña en medio del bosque, de ella salieron Lukas y sus amigos. Silvia no lo podía creer ¿cómo podía haber caído en esa trampa? Había visto a Lukas en fotos y videos en el cuartel, tenía poco más de 30 años, ojos azules, oscuros y mirada penetrante, algunos decían que muy fría, también pude reconocer a alguno de sus amigos. Caminaban tranquilamente, hacia el vehículo mientras sonreían.

La hicieron bajar del coche, Ramón mismo le puso las manos a la espalda y la obligo a caminar. Mientras lo hacía Silvia le pregunto “¿por qué me has hecho esto?, para mí solo es un juego, cobraba menos que una becaria, solo me importaba terminar la carrera”. Pero ignoraba sus palabras, hasta que me giré y le grito “¿POR QUÉ?, RAMÓN, ¿POR QUÉ?” supongo que por un momento se sintió mezquino por lo que había hecho, sabía que iban a acabar con ella sin parpadear y en el fondo era solo una niña.
           
Era más fácil hacerla callar a Silvia que a su conciencia, le dio un bofetón con el dorso de su enorme mano que la dejó de rodillas en el suelo. Se hizo el silencio, ella miro a Lukas, que miraba todo en silencio, se toco la cara, le había partido el labio y le salía sangre. Se levanto un poco mareada y dio unos pasos atrás, miro que no tuviera nadie a sus espaldas, saco la pistola y apunto a Lukas, le temblaba mucho el pulso.        

-¡A quien se acerque le meto de un tiro! – Grito Silvia en un intento de asustarlos, aunque no podía evitar que le temblara la voz – “por favor, dejen que me vaya”.     

Lukas mantuvo su misma mirada fría y penetrante en Silvia, solo hizo un gesto para que los otros bajaran sus armas, sabía que era más peligroso ponerla más nerviosa. Dio su arma a uno de los suyos y comenzó a caminar hacia ella, lentamente, con las manos en alto.          

-“Ssssh dame tu pistola Silvia, no seas tonta, los nervios te están traicionando y te puedes hacer daño tu misma” – Le dijo mientras sus manos calientes enfundadas en guantes de piel, rozaban las suyas que estaban heladas y sus dedos iban abriéndose, Lukas se hizo con el arma y se la puso en su cinturón – muy bien, muy bien ¿ves como no pasa nada? – Le dijo mientras le acariciaba la mejilla, luego le quitó el abrigo por si llevaba algo en él, la reviso y esposó las manos a la espalda.
La hizo caminar delante de él, sujetándole las muñecas con mucho más cuidado que Ramón – ponte de rodillas aquí delante.         

-Bueno Lukas, tengo que volver, ya cerraremos el trato – dijo Ramón nervioso mientras volvía al coche – como siempre un placer servirte – y se dio la vuelta. 

-“Mira Silvia” – Le dijo en un susurro – para apuntar a alguien, tienes que tomar la pistola con fuerza, firme, tal y como la tomo, puedes poner la mano izquierda bajo la derecha para mantener el pulso y luego solo es necesario apuntar y disparar un tiro certero justo en mitad de la nuca, ¡así! – dijo justo antes de apretar el gatillo de la pistola, dando a Ramón, que cayó desplomado un instante después. Lukas se quedó con una media sonrisa, con su ojo aún en la mira del arma

– ¿has entendido la idea? Dijo Lukas.   

Silvia no pudo decir palabra alguna.      

-“No te preocupes, ni sientas lástima por Ramón, era un traidor, de la misma forma que te ha traicionado a ti, seguro que ahora iba a la comisaría a decir donde estamos, lleva años así, o como pensabas que últimamente conseguía escapar de tu buena puntería”.         

-“Vamos, levántate” – Le dijo mientras la tomaba de los brazos y la ayudaba.    


Tenía la acreditación aún colgando de su blusa Silvia, Lukas se quedó mirándola y se la arrancó de un tirón. 

-¡Vaya, vaya! Silvia Casanell Barberà, nacida en el 80, tienes 25 años, ¡¡jaja!! Que tierno, pero si estas en ‘prácticas’, me lo tuve que haber imaginado por tu forma de tomar la pistola como si fuera una bolsa de papas. Además, Ramón nunca mencionó que fueras tan bonita, ahora me va a costar más acabar contigo. Así qué, no sería mala idea que primero nos dedicaremos a conocernos un poco, a hablar, intimar, ya sabes.

Silvio escucho los cuchicheos que les dio a sus secuaces Lukas y algunas risitas. Entonces se acercó a ellos y les dijo algo que no pudo escuchar, para darles mi pistola y recuperar la suya; Pero ella no  lo noto, quería ver cómo podía escapar de ahí, mirando a un lado y a otro, mientras sentía la humedad del bosque sobre su piel, mezclado con el sudor de los nervios. Salió corriendo hacia el primer claro que vio, no era muy fuerte, pero si veloz, tuvo unos segundos de ventaja hasta que escucho un "¡se escapa!” sabía que era inútil, que iban a atraparla de todos modos, pero aún así, tenía que intentarlo, la carretera no podía estar muy lejos, aunque estaba desorientada, oía coches cerca, Silvio corrió con todas sus fuerzas.           

Lukas salió corriendo tras de ella, el chico de la capucha y otro más también se apuntaron a la carrera. A Silvia costaba mucho correr con las manos por detrás, oía sus jadeos resonando en sus oídos, pero tenía la adrenalina a tope y saltaba los troncos como una gacela. Hasta que sintió una punzada fuerte en un hombro, luego le fallaron las rodillas. Cayo al suelo, se golpeo en la rodilla derecha y se ensucio toda la ropa y parte de la barbilla de lodo al caer.        

-¡Eres estúpida Silvia, muy estúpida! ¿Es inútil intentar escapar? – Le grito Lukas jadeando, acababa de llegar, estaba a punto de alcanzarla.       

Le da la vuelta, me mira, ve el miedo en los ojos de Silvia, luego le mira el hombro.

– ¿quién le ha disparado?
-No había forma de pararla jefe. 
-¡Vamos de pie!      

Para cuando llegan a la camioneta da Ramón, Silvia esta casi inconsciente, Lukas le abre la blusa, de un tirón arrancando los botones.      

-“Dame tu navaja Jon”. – Le dice al chico de la capucha Lukas.     
-Es una herida limpia – Silvia le oye decir a Jon, mientras se la da y Lukas le corta el tirante del sujetador (corpiño).     

-“Casi no hay hemorragia”. Dice Lukas.           

Jon sube que nos vamos. ¡Vamos chicos! Nos vemos la semana que viene – a la vez que le tapaba con la cazadora hasta el cuello y arranca.         

Silvia hacer el viaje semi-inconsciente, los oye hablar. Se ríen, jalean. Antes de que por fin perdiera la consciencia. 

Silvia se despierto con mucha dificultad, en un lugar desconocido, con el brazo bueno esposado al cabezal de la cama y le duele, lo tiene frío, supone que hace horas que está en esa posición, estaba desnuda bajo la ropa de cama y Lukas ronca al lado suyo, con la mano en su cintura, encima de las mantas, se queda un rato mirándolo. La han drogado con algo, tiene un sabor amargo en los labios. Le observa mientras duerme, no está tan mal, piensa un instante, tiene un cuerpo agradable y es guapo, además, no son tan diferentes, se anticipaba a sus movimientos porque también piensa como él. Divagando en esas cosas me vuelve a quedar dormida.         

Cuando ella se despertó otra vez, Lukas le estaba soltando la muñeca con cuidado de no despertarla y le metió el brazo bajo las mantas, no sin antes mirar un poco que hay debajo, lo que le hizo sentir más reconfortada. Se da cuenta entonces de que la miro, Luego Lukas sale de la habitación, a la vez que busca su teléfono en su pantalón y le oye hablar por teléfono en otro sitio de la casa, todo en clave, mezcla metáforas con palabras inventadas. Oye cómo se despide y abre la puerta, su corazón va a 100 pulsaciones por minuto. Toma de una mesa una pequeña toalla que dejo sobre el respaldo de la silla.           

- ¿Cómo estás? ¿Te duele? Pregunto Lukas.     
-“No, pero estoy muy cansada” – Le sorprendió Silvia, a la vez que le tranquilizó su pregunta.

-“¡Déjame revisarte esa herida! – Le dice a la vez que baja la sabana hasta su mi cintura, con mucha calma y naturalidad, como si lo hubiese hecho toda la vida.

Lukas dejo desnudos sus pechos, la mira, lo hace intencionadamente, para ver su reacción y la siente intimidada, Silvia se tapa los senos con el antebrazo que puede mover. Lukas atiende un rato su hombro, le corta las vendas con unas tijeras y mira la herida.  

-“Siéntate, ¿puedes? ¡Espera, te ayudo!” – Dijo Lukas sujetándola de la cintura.           
-¡Ah, ¡ah! me duele”. Gimio Silvia.        
-“Sí, es normal, será solo un segundo”. Le dijo Lukas.          

No te pude sacar la bala nena, la tienes aún dentro y quiero ver que no se te infecte, Lukas miro su hombro por detrás, no podía moverlo, le dolía bastante, pero la herida estaba limpia. Tienes una espalda fuerte, además, huele muy bien, Silvia siente sus manos en su cintura desnuda y en su espalda. Aprovecha el chequeo para recorrer más piel de la que debe. Apoyo su frente en su hombro, le pesa mucho y Silvia ladeo un poco con los ojos cerrados.     

-Acuéstate, estarás mejor – Le dijo Lukas.

A la vez que iba dejando su espalda lentamente sobre la cama es que, de hecho, no tendrías que estar despierta, te he drogado para que estuvieras dormida y tranquilita, me he quedado corto con la dosis al parecer le dijo Lukas.        

Luka la tapa de nuevo, vuelve a destapar sus piernas, saca una esponja y comienza a darle un baño con agua caliente, por donde pasa seca luego con cuidado. Parece increíble que un tipo que creía tan duro, pueda ser tan tierno en un momento dado. Cuando termina con las piernas, las tapa y baja las mantas hasta su ombligo, sigue con su proceso de mojarla y secarla, se detiene en sus pechos, baja por el canal entre ellos antes de llegar a su ombligo, toma uno de mis pechos como si fuera una copa y juega con su pulgar en su pezón rosado, la mira, sabe que noto su mano. La desnuda del todo, y pasa la esponja por sus muslos, su ingle y su monte de Venus, la seca con cuidado.

Luego con cuidado hace que Silvia se ponga bocabajo y con el mismo cuidado lava su espalda, sus nalgas, también entre ellas con la esponja, Ella no se entera ni de la mitad de la operación, quedo unos segundos semi dormida, completamente desnuda y él completamente vestido, le da la vuelta, la despierto, ha terminado de secarla. Baja a su pecho su boca y comienza a succionar uno de sus pezones, luego el otro.
           
Silvia pone su mano buena en su nuca. En eso Lukas sube a besarla, ella corresponde a su beso, se queda sorprendido y le da otro, durante más rato pero con ambos jugando con sus lenguas. Le había odiado y temido por mucho, durante mucho tiempo, sin darse cuenta que en realidad le gustaba, y su completa negativa era miedo a admitir que le gustaba. Lukas comenzó a bajar por su vientre con su lengua, dejándola húmeda con su saliva. Empezó a besarle su monte de Venus, a tocarla más de la cuenta, intento pararlo con la mano sin demasiado éxito, le pesaban demasiado los brazos. Las manos de Lukas separaron sus piernas y aprisionó su clítoris con sus labios, Silvia creyó correrse en ese instante, pero pude aguantar.        

Estaba aún centrada en no correrme, cuando dejó de acariciarla, tenía su cabeza apoyada en la almohada, los ojos cerrados, exhausta, escucho como se abrió el cinturón y se quito su pantalón.

-“¡No, no! eso no!” – le rogo Silvia caso como en un susurro.         

Él solo ml sonreía malévolamente y siguió desnudándose. Luego se acomodó entre sus piernas y comenzó a besarlas, comenzó a penetrarla, una vez estaba dentro de ella tomo sus nalgas y la ladeó un poco, mientras pasaba su rodilla herida por encima de su cuerpo, se movía y con sus manos en sus nalgas la movía a ella. Lukas la embistió una vez y Silvia echo la cabeza hacia atrás, cerró los ojos, los tenía vidriosos, volvió a embestirla, e hico que le temblara la barbilla. Quería empujarlo con su mano, pero no se atrevía, estaba muerta de miedo, sabía que podía pegarle un tiro si le daba la gana, o no le satisfacía, no sabía cómo actuar, nadie la había preparado para eso.          

Silvia Solo pudo cerrar sus puños, como si tomara una camiseta que no existía, encima de uno de sus hombros.

-“Tranquila, tranquila, no pasa nada”. Le dijo Lukas
-¿Es miedo, asco o odio? dime Dijo Lukas parando un instante.     

Aquellas palabras hicieron que Silvia reaccionara no se lo pensó dos veces, intento liberarse de él, sacando fuerzas de donde no las tenía, intentando escapar, liberando su ira y miedo. Pudo darle un bofetón, cuando vio que de verdad no iba a hacer nada Lukas, le dio otro más fuerte, hasta que empezaron a forcejear, él, viendo que iba en serio, lo único que hacía era intentar protegerse. Pronto Silvio quedo agotada, sin demasiado éxito. Entonces comenzó a besarla despacio, con cuidado, se calmaba y le susurraba cosas bonitas al oído que de alguna manera la hicieron excitarla.        

Lukas se movía despacio, pero cada vez más firme. Estábamos cara a cara, Lukas se había puesto con cuidado encima de ella. Le temblaban el torso y los brazos de la excitación, Silvia ya jadeaba y gemía con la boca semi abierta mientras él la miraba extasiado. Silvia sentía una de sus manos acariciar con cuidado su mejilla. Tenía la mirada perdida, medio por el placer, medio por la incredulidad de lo que le estaba pasando. Sentía como aquel hombre la penetraba, como entraba dentro de su cuerpo.  

Silvia comenzó a sentir como la tensión se acumulaba en mi vagina, como un globo que se va hinchando poco a poco antes de reventar. Lukas le dijo “por fin te tengo, por fin eres mía”, susurrándole cerca de su oreja, apenas entendió lo que le dijo solo sentía la humedad de su aliento. Estaba muy excitada, tenía su pene durísimo dentro de ella, lo que le indicaba que estaba fuera de sí, aquellos desencadeno que se corriera, quiso gemir, pero al llegar el gemido a su garganta se quedo sin voz y murió ahí, solo salió aire ruidosamente. Lukas sí que gimió y gritó, buscó su boca para llenarla de lascivos besos mientras se corría, me sentía llena de él, exhausta, cuando terminó, dejó de besarla y puso su mejilla contra la suya, cerré los ojos, humedeció sus labios y trago, tenía la boca seca.

Él había dejado parte de su peso sobre ella. Lukas se quedó dentro de ella un rato, recuperando la respiración, veía su pecho moverse agitado de pronto se levantó, me quedé como una muñeca casi manteniendo la postura con la que la había dejado, se subió su pantalón,  Silvia intento acurrucarse, en posición fetal, juntando las rodillas, mientras era consciente de lo que había hecho. Además de Lukas ella se había corrido también, no podía negarlo, de pronto Lujas se puso de pie y fue hacia la puerta.      

-“¡No, no te vayas ahora, no me dejes sola, por favor!” Suplico Silvia a Lukas.  
- “Tranquila quedando parado un instante, no estarás sola”. Dijo Lukas con una sonrisa perversa.

Apenas abrió la puerta el tipo encapuchado Jon entro y Lukas le dijo “Toda tuya”.

La mirada de Silvia fue de terror, trato de huir de evitar aquello, pero apenas podía moverse, apenas instantes que Lukas dejo la habitación Jon ya desnudo tomo las piernas de Silvia, con sus manos para colocarlas sobre sus hombros mientras sus manos apretaban sus senos con una lujuria demoniaca.

-“No, no, no, ¡por favor!” Alcanzo a decir levemente Silvia.

Antes de sentir el pene erecto de Jon entrando en su vagina por completo con sus huevos chocando con su pelvis, las lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas, aquello había pasado de un encuentro soñado a una violación múltiple, Silvia no disfruto durante el largo rato que Jon estuvo penetrándola, pero  el cometió un terrible error dejo su arma sobre la cama al quitarse el pantalón. Cuando Jon termino de correrse igual dentro de Silvia jadeando como un perro en celo, se desplomo sobre ella, Silvia sintió su húmedo aliento sobre su pezón izquierdo.

Para ese momento ella estaba más lúcida y menos sedada, podía moverse mas su gusto aunque aun sentía mucho dolor, el arma estaba del lado derecho supo que era su oportunidad, tomo el arma de Jon un arma automática sin seguro calibre .35 mm. Cuando Jon se incorporo para vestirse también lo hizo Silvia, Jon busco en el piso su trusa (slip) cuando se la estaba poniendo la escucho decir a ella.

-“¡Te gusto venirme en mi maldita piltrafa!” Dijo Silvia con enojo en voz clara.
-“Maldita perra debí matarte cuan…” Jon iba a contestar cuando la vio apuntándole con su arma.

Jon se quedo con su trusa sostenida por sus manos del elástico en sus muslos, observando a Silvia quien con el arma tomada como le indico Lukas cuando mato a Ramón disparo, la bala impacto directamente en el pene desinflado de Jon cercenándolo por completo por la mitad para luego reventar en mil pedazos su escroto, Jon abrió los ojos grandes por un instante antes de comenzar a gritar y revolcarse en el suelo de dolor.

-“AAAAAAAAAAHHHHHH”. Gritaba Jon sin control agarrándose su entrepierna.

Lukas no tardo en aparecer, pero para cuando abrió la puerta para ver qué demonios pasaba, Silvia desnuda estaba frente a él apuntándole con el arma en sus manos que en esa ocasión no temblaban, lagrimas caían por las mejillas de Silvia, Lukas observo a Jon en el piso en un charco de sangre gritando de dolor, con su mirada fría miro  a Silvia antes de decirle.

-“Calma preciosa, no pasa nada, ¡Dame el arma!” Mientras Lukas se acercaba lentamente a ella.

Pero esta vez las cosas no serian como horas antes, esa vez Silvia con manos firme bajo la mira y disparo fueron tres rápido disparos.

-“BANG, BANG, BANG” Retumbaron los disparos en la habitación.

Los ojos fríos de Lukas se abrieron grandes por primera vez, con miedo y denotando dolor, los tres disparos habían hecho mil pedazos los genitales de Lukas cuando bajo la mirada vio su pene cercenado en el piso en un charco de sangre, Lukas cayó de rodillas agarrándose su destruida entrepierna gritando de dolor.

-“AAAAAAAAAAAAHHHHH”.

Silvia antes de irse cubriéndose con la sabana como única ropa, le susurro al oído a Lukas.

-“¡Ahora eres mío para siempre!”Dijo Silvia con malicia.

Luego tomo lo que quedo del pene de Lukas en el suelo y busco la salida, tomo el auto de Ramón aun estacionado en la parte más alejada de aquella casa, para irse por un pequeño camino de tierra hasta encontrar una carretera, paro al primer patrullero que encontró quien pidió apoyo para ella y para que capturaran a Lukas y Jon.

Quienes fueron encontrados aun gritando de dolor en medio de charcos de sangre. En la prisión fueron la comedilla de los internos; Lukas y Jon aprendieron a ser las perritas de otros y sentir lo que es ser violados una y otra vez por los internos al quedar convertidos en eunucos para el resto de sus días.

Silvia fue condecorada por su valor, termino su carrera y se marcho a otro país a trabajar pero siempre recuerda su experiencia con Lukas y sus secúases.  





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MOTOCICLISTAS

Erik se había metido mucho en el mundo del motociclismo muy recientemente y realmente quería ser un "verdadero" motociclista. Él era bastante bueno con su moto, pero aún no era genial, y aunque a veces obtenía algo de mierda de los chicos que usaban Harley Devinson por su motocicleta, empezaba a sentirse cómodo bebiendo en el agujero de motociclistas locales......


MOTOCICLISTAS
Erik se había metido mucho en el mundo del motociclismo muy recientemente y realmente quería ser un "verdadero" motociclista. Él era bastante bueno con su moto, pero aún no era genial, y aunque a veces obtenía algo de mierda de los chicos que usaban Harley Devinson por su motocicleta, empezaba a sentirse cómodo bebiendo en el agujero de motociclistas locales.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Zoroaster





Era temprano un viernes por la noche. Erik no había tenido nada más que hacer esa noche, así que se puso su equipo de motociclista de vinilo, saltó sobre su moto apoyando su entrepierna en el asiento y se dirigió hacia el bar motociclistas a unas calles de su casa.

Erik se había metido mucho en el mundo del motociclismo muy recientemente y realmente quería ser un "verdadero" motociclista. Él era bastante bueno con su moto, pero aún no era genial, y aunque a veces obtenía algo de mierda de los chicos que usaban Harley Devinson por su motocicleta, empezaba a sentirse cómodo bebiendo en el agujero de motociclistas locales.

Una pandilla de unos diez chicos, se estaban preparando para marcharse mientras se acercaba a ellos. Cruisers y hawgs, en su mayoría - un montón de cuero negro, piercing, y tatuajes. Su líder era un tipo alto y poderosamente construido con una camiseta negra ajustada, pantalón vaquero (mezclilla), botas y gafas de sol oscuras, con cabello negro, peludo y bigote largo. Sus brazos y cuello estaban cubiertos de tatuajes, cuando se inclinó un poco, Eric pudo ver que toda su piel tenía algo de tinta también. Como el resto de ellos, tenía un grueso anillo de septo que le pasaba por la nariz.

Erik, por otra parte, era alto, esbelto pero musculoso, rubio, y tenía una sonrisa infantil que encantaba a cualquier chica a la que se había dirigido. Con su traje rojo y blanco y pantalón color rojo cereza, se veía muy fuera de lugar junto a esta banda. Aún así, sin temor, aparcó al lado del líder, y salto de su moto para preguntar: -¿A dónde se dirigieron esta noche?

El líder lo miró, bajó de su bicicleta, retrocedió hacia él y se burló. -No creo que quieras saberlo, muchacho. Los otros chicos se rieron.

Esa era la mierda que dejaba a Erik fuera - ese sistema de castas extraño basado en paseos. "Vete a la mierda, hombre, tratando de ser amable". Estaciono su moto y se metió las llaves en el bolsillo. El líder se echó a reír. "Tal vez tiene algo de huevos después de todo", rió entre risas de sus chicos. Erik molesto de desperdiciar su tiempo libre, no le faltaba confianza, si tal vez estaba tuviera juicio no lo tendría tanto. Él aspiro y gruñó, "Cuando quieras, amigo".

"HAH HAH HAH HAH HAHhahaha hahah hah... heh, heh he, ja, ja, ja..." la cuadrilla se rió de repente con ese desplante.

-Está bien, muchacho, estás... heh, heh... encendido -respondió el líder-. "¿Quieres probarte a ti mismo? Solo trata de seguirnos". Pateó el pedal del motor de arranque y las motos de la cuadrilla rugieron a la vida. Erik sacó las llaves de vuelta y puso en marcha su moto lo más rápido que pudo. La pandilla ya estaba a 30 metros por el camino cuando empezó a moverse.

Los siguió hacia la carretera avanzando lo más rápido que podía en las vueltas. Era todo lo que Erik podía hacer para mantenerles el paso. A pesar de que tenía una bicicleta más rápida, eran mejores pilotos, y unas pocas veces casi lo perdieron. Al cabo de veinte minutos, salieron de la autopista por un camino rural para entrar en el bosque. Erik no tenía ni idea de dónde estaba, y en ese momento estaba negruzco. Podía ver las luces encendidas a través de los árboles y los sonidos de la fiesta... eso podría ser realmente genial, pensó... una fiesta de motociclistas fuera de la ley o algo así. Podía manejar eso.

Erik se detuvo unos treinta segundos detrás de la banda, que para ese punto habían estacionado y saltaban de sus bicicletas. El líder bajó de su bicicleta mientras Erik se acercaba. "Bienvenido a la fiesta, muchacho", le saludó mientras apagaba el motor y se ponía de pie. Se quitó el casco y miró a su alrededor. Tenía que haber por lo menos un centenar de bicicletas estacionadas ahí en un camino de grava. Detrás de él estaba un gran granero - del tamaño de un gimnasio - y él podía ver luces a través de las grietas en las tablas y oír los sonidos de la fiesta. Unos pocos edificios periféricos tenían luces saliendo de ellos también, y más motos llegaban con el correr de los minutos. Todos los hombres, notaron a Erik...

"El tiempo se inicia", el líder sonrió, alguien sostuvo un pañuelo sobre su cara.

Cuando se despertó, Erik descubrió que le habían desnudado y atado con sus extremidades extendidas sobre una mesa, un banco o algo así. Los motociclistas se habían desnudado; Algunos habían estado usando arneses de cuero o suspensorios bajo su ropa; Algunos conservaros sus pantalones vaqueros o suspensorios, dos, incluyendo el líder, estaban totalmente desnudos pero con sus botas.

A medida que la visión de Erik iba de doble a normal, se centró en ellos de pie, hablando. Parecían estar discutiendo sobre algo... estos chicos estaban muy bien construidos, él notó... eso era casi un poco caliente. Nunca se sintió así sobre un hombre antes...

Algo estaba mal con ellos, sin embargo... le tomó un minuto para averiguar qué era. El líder, no tenía su pene. Sus huevos estaban allí, afeitados por completo, pero por encima de ellos estaba solo un trocito pequeño de la piel que había crecido. Todos los otros chicos que podía ver estaban igual también... Testículos colgando bajos pero no un pene en entre ellos. Los que estaban sin camisa también carecían de pezones, con pequeñas cicatrices donde habrían estado, pero sin aréolas ni tetillas.

De repente, Erik se puso muy nervioso. Se miró a sí mismo y con alivio vio que su pene, aunque afeitada todavía estaba unida a él y los pezones todavía estaban duros como roca por el aire fresco.

Luchó débilmente contra las cuerdas, y se sonrojó cuando su pene ya medio tieso se hizo más duro al sentir el aire fresco sobre él. "¿Qué van a... hacerme?" -murmuró, tratando de parecer desafiante.

"Ah, está despierto", el líder sonrió. "Bueno, quieres ser un verdadero motociclista no es verdad, pensamos que daremos la oportunidad, muchacho".

"¿Por qué estoy... dónde están sus ... oh..." A Erik le dolía la cabeza.

-¿Por qué dejarle algo? El argumento se reanudó. Erik pudo oírlo más claramente esta vez. "Él monta una moto deportiva, hombre".

-Tenemos que dejarle algo -contestó otra voz. -Déjale los huevos.

-No, le dejaremos algo -dijo el líder. -Pero no los huevos, toma el cuchillo, Joey, encima de él.

Alguien le entregó al líder un cuchillo con un alambre saliendo de él. Giró un interruptor y después de unos instantes el borde empezó a brillar al rojo, luego en blanco. Eso fue todo lo que Erik pudo ver antes de que uno de los tipos motociclistas que se había desnudado saltara hacia arriba y se sentara a horcajadas sobre su pecho. El tipo se inclinó sobre el rostro de Erik a cuatro patas y metió su entrepierna en la cara de Erik.

-Lámelo, muchacho -le dijo el hombre.

Frotando su pequeño y duro trozo en los labios de Erik-. Erik no tenía otra opción; El tipo estaba prácticamente forzándolo en su boca. Detrás del tipo podía sentir al líder y a otros manipulando su pene suavemente afeitado, pasando sus dedos por él. A veces podía sentir el calor de la cuchilla cauterizadora acercarse a él, luego volver a alejarse.

"Esto solo va a doler un poco", escuchó al líder decir.

Erik lo sintió agarrar su paquete entero y lo apartó bruscamente de su cuerpo. Erik luchó. "¡Nrmph!" Trató de gritar, tratar de escapar, pero sin ninguna posibilidad de hacerlo.

"Mientras más luches más va a doler", dijo el líder paternalmente. Reposicionando la hoja, y Erik se quedó inmóvil al sentir el calor hirviente de su entrepierna. Su pene estaba duro como si fuese de roca.

"Sí, cállate y chupa", le dijo el tipo que metió la entrepierna la boca Erik.

¡Me van a cortar mi pene! Gritó dentro de su cabeza. ¡Mis huevos! ¡No! Luchó de todos modos, hasta que sintió el calor mientras la hoja pasaba por su tejido como un cuchillo caliente a través de la mantequilla. El dolor fue momentáneamente intenso, abrasador, pero rápidamente pasó. No me cortaron mi pene... no me cortaron mi pene... jadeó, luego volvió a enojarse... "¡Me cortaron los huevos!" Gritó entre los empujones del tipo sobre él.

El líder estaba sosteniendo el pene de Erik por la cabeza con dos dedos, todavía duro como una roca, y mirando la parte inferior de ella donde habían estado sus huevos. Oculto a la vista de Erik, levantó de nuevo el cuchillo y lo pasó por su pene a una pulgada de su ingle. Erik no dijo nada, pero siguió lamiendo, finalmente resignado a su destino. Al menos no estaba sangrando... la hoja del cuchillo cauterizó todo. El tipo en su rostro saltó, dándole a Erik una mirada de sí mismo... Parecía que tenía una desagradable sarna negra en el extremo de su... muñón. El líder se puso de pie, todavía sosteniendo el pene de Erik por la cabeza. Un lindo muñón para el chico de la moto deportiva. Los otros chicos se rieron.

El líder lanzó el pene de Erik a otro miembro de la pandilla, que la dejó caer en un cubo, luego recogió los huevos de Erik. Apretó los testículos de Erik sueltos de su escroto, tiró la piel vacía al suelo, y levantó un testículo sobre su boca como un pedazo de palomita de maíz. Lo dejó caer en su boca, y se lo tragó todo. "Sabroso", bromeó, y levantó el otro por encima de su cabeza, luego se lo trago como el otro.

Erik se limitó a observar cómo el hombre que lo había desnudado se comió sus testículos. Se sentía extraño... embriagador. Su ingle no le dolía tanto; Picaba más que nada... los nervios debían haberse cerrado por el calor, pensó... Todavía se sentía excitado, y realmente un poco... bueno. ¿Quién necesitaba un pene de todos modos? Estos chicos eran verdaderos motociclistas, y obviamente no necesitaban los suyos...

Uno de los muchachos deslizó una pajita por el orificio de Erik y le coloco un vendaje. "Desátenlo", ordenó el líder a los hombres. Incluso liberado de su esclavitud, Erik no se movió... él realmente no lo sentía. Podían hacerle cualquier cosa que quisieran, y lo hicieron. Era como una muñeca de trapo mientras sostenían su cabeza con fuerza y le empujaba una aguja por la nariz, perforando su tabique como los suyos, no dijo nada mientras cortaron sus pezones con el cuchillo cauterizador, y no hacían ningún intento de resistir mientras lo ponían De nuevo sobre la mesa, lubricaron lo que parecía un tubo de plástico, y lo presionaron en su ano.

Erik estaba desconectado del mundo durante esto, concentrando su atención enteramente hacia adentro. ¿Todavía soy un hombre? él se preguntaba. Mi pene y huevos se han ido... ¿cómo puedo serlo? Pensó para sí mismo, sin siquiera sentir el dolor mientras su nariz estaba siendo perforada. Pero, ¿por qué se sentía tan bien... tan caliente?

¿Tan... masculino? Nunca se sintió tan bien, viril, tan empoderado como lo hizo justo entonces. Esos hombres lo estaban mutilando... ¿por qué habrían cortado sus propios penes si no pensaran que era algo bueno?

Mientras le cortaban los pezones de su pecho, cerraban la piel y la superponían, Erik lo sintió, pero no reaccionó en absoluto. Bien, así que ya no soy un hombre, concluyó. Soy algo diferente. No necesito un pene o testículos... ni pezones... para sentirme bien. Estos chicos quieren que yo sea algo como ellos, entonces quiero lo que quieran... lo que sea que eso sea.

Cuando abrieron las piernas y empujaron el tubo por su culo, no luchó en absoluto. Creo que incluso me gusta esto mejor, pensó Erik. Qué grandiosos chicos por hacer esto por mí... todo el mundo debería hacer esto. Él gruñó mientras empujaban el tubo hasta el fondo, y soltaban un poco quejido cuando la bombilla la cerró en su lugar.

"Hey, um". Erik finalmente habló mientras soltaban sus piernas. "Sólo quiero decir... uh... gracias, supongo".

El líder miró su obra y sonrió. "¡Parece que estamos listos para la fiesta!"

Dentro del granero había un manicomio. Bañados en sudor y el aire estaba caliente y pegajoso, de sudor, escupitajos y semen por todas partes. Chicos en varios estados de vestir - jeans, cuero, nada en absoluto - estaban hablando, bebiendo, riendo, teniendo sexo... era una orgía con un bar abierto. Los chicos desnudos de los cascos oscuros fueron a la barra, y las mesas fueron fijadas alrededor de la habitación con varias cosas que los hacían excitar.

Erik y bueno, su pandilla, no eran los únicos a los que les faltaban algo. Parecía que la mayoría de los chicos de ahí habían perdido sus huevos, pene, glande, pezones... perecía que todos tenían algo quitado. Parecía que solo dos tercios de ellos tenían algo más que un muñón, y al menos la mitad de ellos acababa de dejar una o dos pulgadas más de pene.

"Por encima de eso, esta tu entrepierna", el líder se refirió a él, y Erik siguió con recato mientras se abrían paso entre la multitud. A lo largo del camino Erik vio a hombres haciendo cosas que él no tenía idea que los hombres podían hacer el uno al otro, lambiendo, cogiendo, chupando, orinando, azotando, asfixia... toda clase de mierdas locas. Se detuvieron brevemente para ver a un musculoso hombre venirse, y luego continuó hasta que encontraron una mesa vacía. -En la mesa, muchacho -le ordenó el líder.

Erik lo hizo, un poco nervioso y un poco excitado. El líder le coloco un cuello de metal alrededor de su cuello y lo encadenó a la mesa, luego lo hizo levantarse encima de él. "¡Caballeros!" Anunció a la sala. "Les tenemos a un joven”. Él monta una moto deportiva, pero le acabamos de cortar para que le sea más fácil. Erik se ruborizó, y se sintió complacido como un poco amenazado por algunas de las miradas que recibió. Se sentía muy desnudo.

Fue una sensación de la que no tuve que preocuparse por mucho tiempo, ya que dentro de unos momentos el líder salto de la mesa, y las manos estaban encima de él, y tenía un pene en mi ano y una en mi boca. No podía ver nada más que piel, cabello y músculos que todo hombre en las cercanías lo usaba como le gustaba. Erik estaba borracho de placer. Ni siquiera podía pensar bien mientras experimentaba un orgasmo una y otra vez, eyaculaba por la pajita cayendo en la mesa con una fuerza alarmante. No pasó mucho tiempo antes de que su resistencia desapareciera, y de nuevo no era más que una muñeca de trapo para cualquier hombre que quisiera usarlo.

Se desmayó dos veces durante el transcurso de la noche, solo cansado, y en ningún momento eso detuvo a nadie de penetrarlo. Finalmente, después de horas, parecía como si la gente se fuera. Oía motos que se alejaban afuera y el cielo fuera de la puerta se ponía gris. Uno de los miembros de la pandilla se acercó y le quitó el collar. La piel debajo de ella era casi la única parte de él no empapada en sudor y semen, su piel era pegajosa. "Vamos, motocicleta deportiva!" Le dijo el tipo.

Lo llevaron afuera, donde algunos tipos estaban esperando. La pandilla ya estaba vestida y de pie con sus ropas de cuero. Alguien lo empujó debajo de la manguera, y Erik usó sus manos para limpiar la mayor parte de la mancha que pudo. Una vez limpio, lo secaron y reemplazaron su vendaje. Erik miró a su alrededor, pero la cuadrilla no se veía por ninguna parte... se habían ido mientras era bañado por la manguera.

Parecía que sólo unas pocas personas todavía estaban ahí, y el sol estaba por aparecer. "Ummm... ¿Alguien tiene algo que pueda usar para irme a casa?" -preguntó tímidamente.

Los demás se rieron. "No, es mejor que vuelvas rápido a casa antes de que el sol salga".
¡Ni siquiera sé dónde estoy!

"Sólo baja por ese camino hasta llegar a la carretera", se rieron de él.

Con las mejillas enrojecidas, Erik se dirigió furioso a su motocicleta para encontrar las llaves en el encendido. Lo arrancó y se fue de allí lo más rápido que pudo.

Tengo que llegar a casa rápido, pensó. No solo estoy desnudo, sino... Él se miró a sí mismo. Su nuevo pequeño muñón se asomó justo por el asiento, justo en el ángulo perfecto en que se apoyaba contra él. Hey, pensó... se siente muy bien. De repente, se le ocurrió. Es por eso que cortan sus penes... ¡hombre, esto se siente impresionante! Erik echó la cabeza hacia atrás y golpeó el acelerador, cada pequeña protuberancia en la carretera enviando placer a través del asiento y a su muñón.

A pocos kilómetros por la carretera se dio cuenta de dónde estaba. El sol ya estaba sobre el horizonte ahora... mierda, pensó. ¡Me voy a ver... le llevaría al menos quince minutos llegar a casa!

Él acelero y tomó caminos de  apartados siempre que le fue posible, y justo cuando doblo hacia su camino, el estallido de una sirena se escucho detrás de él, con destellos rojos y azules brillaban por detrás. "Mierda". Erik se detuvo y miró su espejo retrovisor. Un policía en moto. Que irónico. Trató de posicionarse para que su ingle no se mostrara, y lo cubrió con las manos mientras se sentaba allí, sus nalgas estaban expuestas al mundo. Por lo menos nadie estaba conduciendo... bueno era sábado.

Observó al policía acercarse a él por su espejo. Es un estereotipo de Freakin, pensó Erik... bigote, lentes reflejantes... muy lustre... hey, se ve muy erótico, Erik se dio cuenta. Tal vez si lo dejo penetrarme...

-Desmonte la moto, señor -le dijo el policía-.

Mierda. Erik vaciló por un momento, entrando en pánico. -Desmonte, señor -dijo el policía con más firmeza-.

Erik bajó lentamente de su bicicleta y se dio la vuelta, cubriendo su entrepierna con las manos. "De pie y ponte las manos detrás de la cabeza".

-Por favor, señor... -empezó a protestar-.

Rápido como un destello, el policía sacó su pistola, lo inclinó y señaló a Erik. "¡Ponte de pie y pon las manos detrás de la cabeza!"

Erik casi se mojó, pero lo hizo. Se estremeció, temeroso de la inevitable pregunta, gritando... arresto... así... oh, Dios, pensó. La cárcel no sería divertida para él. En su lugar, todo lo que oyó fue una risita. "No te preocupes, motocicleta deportiva, puedes bajar las manos". Erik abrió los ojos. "¿Huh?"

El policía sólo sonrió, desabrochó el cinturón y se bajó el pantalón. Sin pene o huevos. Solo un trozo, igual al de él. "No crees que nadie podría hacer una fiesta como esa sin que nos involucremos, ¿verdad?"

Erik sonrió. "Uh... heh... Supongo que no, señor."

Ahora vuelve a casa antes de que alguien te vea Y no dejes que tu nariz se infecte. Se metió la mano en un orificio nasal y tiró hacia abajo un poco del retenedor de tabique en forma de "u". Y compra una motocicleta de verdad.

El policía salió corriendo, y Erik volvió a subir, levantó su bicicleta y se dirigió por el camino, empujando su muñón en el asiento. Tal vez necesitaba una motocicleta diferente. Esas motos en su entrepierna... eran rápidas, pero el viaje era simplemente... demasiado suave.

Él sonrió. Supongo que me convirtieron en un auténtico motociclista después de todo.





Autor: Zoroaster       Traductor: DarkSoul

NO PUDE CONTENERME

Con los años mis habilidades como catastrix se fueron refinando, debo decir que desde un principio me intereso la castración de adolescentes pues creo que ellos son los que más pierden al ser castrado, pero no solo me gustaba acaba a con la virilidad de adolescentes sino de chicos vírgenes para los que desarrolle una especia de sentido especial, un olfato por así decirlo hacía los adolescentes vírgenes y mientras más atractivos estos fueran al parecer el sentido se agudizaba a un más......


NO PUDE CONTENERME
Con los años mis habilidades como catastrix se fueron refinando, debo decir que desde un principio me intereso la castración de adolescentes pues creo que ellos son los que más pierden al ser castrado, pero no solo me gustaba acaba a con la virilidad de adolescentes sino de chicos vírgenes para los que desarrolle una especia de sentido especial, un olfato por así decirlo hacía los adolescentes vírgenes y mientras más atractivos estos fueran al parecer el sentido se agudizaba a un más.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN]

Categoria: Adolescente      Autor: Fabio & DarkSoul





Hola me llamo Margot maestra de prepa (instituto) desde hace 21 años lo que sucedió paso hace tres años cuando contaba con 45 años debo decir que pese a ser ya una mujer madura nunca me case, de hecho son una catrastrix, me encanta  arrancarles a los hombre sus virilidades sentir como pierden para siempre el denominativo de género masculino, sentir como el placer que cuando se corren desaparece para siempre y ver como con desesperadamente tratan de evitar aunque les sea imposible ser convertido en eunucos para el resto de su existencia.

Con los años mis habilidades como catastrix se fueron refinando, debo decir que desde un principio me intereso la castración de adolescentes pues creo que ellos son los que más pierden al ser castrado, pero no solo me gustaba acaba a con la virilidad de adolescentes sino de chicos vírgenes para los que desarrolle una especia de sentido especial, un olfato por así decirlo hacía los adolescentes vírgenes y mientras más atractivos estos fueran al parecer el sentido se agudizaba a un más, haciendo que mi vagina se humedeciera de inmediato.

Por aquellos días, me había hecho muy amiga de Sonia una bella mujer madura divorciada con un hijo ella era maestra de literatura en la misma escuela en donde trabajaba, era muy bella no solo para mí sino para todos el sexo opuesto no sé si ella se fijaba como la miraba los profesores como alumnos cuando caminaba por los pasillos o los patios de la escuela era con una mirada de lujuria se la comían literalmente con los ojos.

Sonia era solo una buena amiga con la que salía a tomar un café o conversar no sabía nada de mi obsesión por castrar a adolescentes con el tiempo se volvió una de mis grandes amigas, por aquel entonces comencé a ir mucho a su casa y una tarde de las muchas a la que fuimos a su casa, mientras conversábamos un apuesto joven de unos 16 años luego supe entro, sorprendido al verme en la sala dijo tímidamente.

-“Buenas tardes”. Casi vacilante.

Sonia me presento con orgullo de madre a aquel adolescente alto 1.73 metros de altura, delgado y en verdad muy atractivo.

-“Margot este es mi hijo Luka”. Dijo ella para luego añadir.
-“Lula esta es mi amiga Margot”. Con una enorme sonrisa dijo Sonia.

Me levante un poco y estreche la mano del tímido Luka, apenas mi mano apretó la suya sentí como mi vagina se inundo de mis jugos que empaparon la tanga que portaba, por suerte estaba usando una falda o de lo contrario todo el frente de mi pantalón se hubiera humedecido de los flujos que comenzaron a fluir por mis piernas, apenas Luka se marcho le pedí el baño a Sonia para limpiarme algo o de lo contrario mis jugos iban a comenzar a chorrear por mis muslos hasta mis pies.

Mientras me miraba en el espejo del baño de Sonia no podía dejar de pensar en Luka no podía equivocarme aquel chico era virgen y por lo que pude bien dotado por como la parte delantera de su pantalón se abultaba, pero me dije a mi misma que aquel chico era intocable pues no quería perder la amistad de Sonia, así trascurrieron varios meses en los que castre a unos dos chicos también vírgenes, pero no podía sacarme de la cabeza a Luka.

Pasaron tres meses en lo que estuve en sequia por decirlo de alguno modo ningún adolescente virgen cayó en mis manos para despojarlo de lo que le de fuerza a su virilidad, justo en ese momento que estaba sintiendo una gran ansiedad Sonia me invito a visitarla para que la ayudara con el cumpleaños número 17 de Luka pese en negarme en un principio pues no quería tener ese tipo de tentaciones pero ella me lo pidió de tal manera que me fue imposible negarme.

Para mi sorpresa al llegar a la casa de Sonia me encontré con que la fiesta en realidad era un baño de piscina con varios de los compañeros de Luka tanto chicos como chicas todos en traje de baño, lo que me hizo excitar de inmediato al ver aquellos cuerpo juveniles todos húmedos caminando alrededor de la piscina en el patio de Sonia, Luka por su parte llevaba un traje de baño muy ajustado que me dejo con la boca abierta de inmediato note como sus compañeras se lo estaban comiendo con los ojos cuando Luka salía de la piscina.  





Luka portaba una prenda negra con amarrillo a la cintura, con un cordón amarrado amarrillo al frente, dejando al descubierto su marcadito vientre y pecho lo mismo que sus piernas, la prende resaltaba sus nalgas firmes que solo un adolescente puede tener, por supuesto su paquete quedaba bien definido, mi vagina se inundo de mis jugos apenas lo vi, aun era virgen pero en los meses que habían pasado sin verlo había cambiado ahora era más desenvuelto y menos tímido.

Por como Luka miraba a sus compañeras en vikini en especial a una linda morena, súper que no pasaría mucho tiempo antes de que dejase de ser virgen, durante la fiesta note como Luka y varias de sus amigos me miraban en especial mis nalgas y tetas que se marcaban muy bien en la entallada ropa que portaba esa tarde poco a poco sol se fue ocultando y los adolescentes dejaron la piscina para secarse, comer y ponerse a ver una película, mientras conversaba con Sonia de varios temas no podía dejar de ver a Luka de reojo.

Mis ganas por privarlos de su virilidad cada vez eran más fuertes, para cuando me marche de la casa de Sonia mi determinación por hacer de Lucas un eunuco era más fuerte que nunca, por lo que decidí ceder a mis oscuros deseos y me dispuse a privar a Luka de su virilidad, pero debía ser cuidadosa, deseaba minimizar los riesgos como las consecuencias de mis acciones al mínimo no deseaba perder la amistad de Sonia aunque estaba consciente que eso era casi imposible luego de lo que estaba por hacerle a Luka.

Justo llego la oportunidad que esperaba dos meses después a Sonia se le pidió que asistiera a unas conferencias magisteriales en otra ciudad, no se pudo negar por esos días la escuela ya había terminando sus clases por lo que estaba libre pero la escuela de Luka aun le faltaba una semana por lo que Sonia me pidió de favor si podría pasar a buscar a Luka a su escuela y llevarlo a casa, le dije que no se preocupara que lo haría con mucho gusto.

Al día siguiente de la partida de Sonia me presente en la escuela de Luka vistiendo muy provocativamente con una mini falda y una blusa con un gran escote,

— “Hola Luka he venido por ti, entra al auto”. Le dije al verlo salir de su escuela.

El resto de sus compañeros se me quedaron mirando con ojos de lujuria cuando Luka abordo mi auto pero no lleve a Luka a casa de Sonia sino que le dije que necesitaba pasar a mi casa por algo a lo que Luka no objeto, durante todo el trayecto Luka no aparto su mirada de mi escote y piernas, al llegar a caso lo invite a pasar lo que hizo ya adentro le dije.

—“Luka pasa no tengas penas y ponte cómodo”, ¿quieres un café?  Le pregunte.
— “Bueno, muchas gracias señora”. Me respondió.
—“No me digas señora por favor, que me haces sentir muy vieja… ¡llámame Margot!” Le dije.

Nos pusimos a conversar de varias cosas en la sala ya era de tarde por lo hacía mucho calor, en la casa pues intencionalmente no prendí el aire acondicionado argumentado que estaba descompuesto lo que le dije a Luka que si deseaba podía quitar la camiseta que traía, que por mí no había problema lo que hizo un poco con pena para quedar sólo con su pantalón, Luka no podía quitar la vista de mis grandes tetas, luego de un rato le dije con tota intensión.

— ¿Luka veo que te gustan mis tetas? ¿Eh? Le dije lamiéndome mis labios
—“Sí Margot, me gustan mucho, ¡son preciosos!”. Me dijo Luka algo apenado.

Me levanté de donde estaba  y me acerqué a Luka, me senté frente a él entre sus piernas y lleve sus manos a mis tetas para que empezara a masajearlos mojándome me despoje de mi blusita para que con sus dedos comenzara a moverlos circularmente sobre mis dos pezones, mientras le dije que empezara a besuquear mi cuello, y le susurre.

—“¡Me gustas mucho Luka! Le dije ya muy excitada.

De pronto me levante para despojarme de lo que me quedaba de ropa cuando me baje la tanga para quedar completamente desnuda los ojos de Luka se abrieron grandes al ver mi vagina completamente depilada, me acerque a Luka para guiar su lengua por todos los rincones de mi cuerpo bajando paulatinamente desde mis tetas hasta llegar a mi vagina.

Le hice besar mi entrepierna por su lado interno, para que Luka comenzara a sentir el calor que salía de mi vagina, no podía resistirlo más, por lo que guie su lengua a mis labios vaginales para explorar en aquel desmesurado sexo, se notaba que no había tenido hijos, por lo cerradita y chorreante de flujo que ya estaba. Guie su lengua a mi clítoris que me hizo gemir de placer para luego enseñarle a  succionar suavemente mi clítoris, le enseñe a lamberlo circularmente de un lado a otro de arriba a abajo mientras mis manos movían su cabeza tomándolo de los cabellos, luego de unos minutos Luka ya alternaba sus lambidas entre mis pezones y mi clítoris devorándome entera.

Luka parecía ser un bebe no dejaba de chupar y chupar mis enormes pezones tan duros y a la vez tan ricos para un joven de su edad. Le desabroche el pantalón para meter la mano por debajo de su bóxer y saque a relucir mi miembro ya en completa erección, no me equivoque era de buen tamaño. 20 cm circuncidado, lo empecé a acariciar muy suavemente notando Luka no tardo en comenzar a gemir de placer, de pronto aparte a Luka de mis tetas para arrodillarme delante de él para comenzar a pasar mi lengua sobre su glande como si se tratase de un helado, no tardo mucho antes de que su pene comenzara a desaparecer entre mis labios.

Recorrí cada milímetro de su fuerte erección me la trague centímetro a centímetro, hasta su base, sintiendo su longitud, como grosor… mientras le daba la primer mamada de su vida a Luka por lo menos eso creí por la forma en que reacciono le quite su pantalón y bóxer por completo, al cabo de unos minutos ya con su Luka completamente bajo mi control por el placer que le estaba dando le ordene.

—“Cómeme el culito mientras me metes uno de dedos por delante”. Le ordene.

Luka hizo lo que ordene me incline sobre uno de los sofás de la sala y él se arrodillo detrás de mi me fue introduciendo uno de sus dedos en mi vagina mientras que su lengua comencé a lamer su ano, sentí delicioso sentir la respiración de Luka entre mis nalgas, No pude evitar ver como la mano de Luka se masturbaba.

De pronto Luka ya no aguanto más, retiro su dedo de mi vagina y se puso de pie dispuesto a penetrarme pero justo cuando estaba por introducir su babeante pene en mi interior lo detuve por completo sentándome primero en el sofá para luego ponerme de pie, y le dije muy seria.

— “¡Luka si te dejo penetrarme habrá consecuencias serias!” Le dije.
— “¡Consecuencias!, ¿Qué clase de consecuencias?” Pregunto extrañado Luka.
— “Luka todo hombre que me penetra no puedo permitir que este con otra mujer por el resto de su vida por esa razón debo castrarlo”. Le dije muy seria.

Los ojos de Luka se abrieron muy grandes al escuchar mis palabras y su pene dio un respingo y se puso aun más duro.

— “¿Estás dispuesto a pagar el precio por tenerme?” Le dije mientras lo masturbaba.
— “Si. Lo... Estoy…” Dijo Luka con voz entre cortada muy excitado.

Su mente adolescente no pensaba solo deseaba tenerme, no comprendía lo que acababa de aceptar, sin darle tiempo a su mente a entender lo que me acababa de decir me coloque otra vez en cuatro patas y Luka se coloco detrás de mí, tome su pene con una mano que pase entre mis piernas por debajo para guiar a su glande a la entrada de mi vagina para que Luka comenzara a penetrarme me encanto oír como chocaban mis sus firmes nalgas con su pelvis a cada embestida luego de unos segundos.

—“¡AHHAHAHAHA!” Gimió Luka.
—“Mmmm sigue Luka, qué bien lo haces”. Le dije en gozo pleno.

Luka me penetraba con desesperación con su dorso sobre mi espalda con sus manos agarrándome las tetas apretándolas con fuerzas, pronto sus gemidos que daba denotaba que tenía ganas de correrse por lo que deseosa por acabar con sus días de virilidad comencé a mover mi cadera en forma circular restregando mis nalgas con su pelvis, Luka dio un largo gemido y se corrió irremisiblemente en mi interior, sentí su pene palpitar mientras arrojaba chorro tras chorro de su semen dentro de mi vagina,  fueron chorros de semen calientes, abundantes, que brotaron de su pene con generosidad mientras todo el cuerpo de Luka temblaba de placer.

Ambos nos tumbamos extasiado sobre el sofá y parecía que estábamos en otro planeta pero aún el pene de Luka estaba duro por lo que me monte encima de él y empezó a cabalgarlo salvajemente mientras con una mano le apretaba sus huevos, mis tetas brincaban a un ritmo frenético por lo que Luka no pudo resistir la tentación agarrarlas para lamber mis pezones mientras su erección no dejaba de entrar y salir de mi vagina empapada en jugos.

Luego de cabalgarlo por 20 minutos Luka me aviso que se iba a correr, por lo que me desmonte de él quise darle un regalo especial me arrodille entre sus piernas y dirigí su pene a mi boca por lo que deje que se corriera en mi boca, coloque mi lengua bajo su glande y espere la cremosa descarga, dejé caer algo del semen pero la mayor parte del espeso semen me la bebí.

—“Mmm qué leche más rica… realmente de las mejores que he probado”. Le dije a Luka.

Luego de descansar un momento ambos nos metimos en la bañera y nos duchamos. Mientras nos duchábamos aproveche para inyectar un tranquilizante con un micro aguja que colocaba bajo una de mis largas uñas Luka apenas pensó que lo rasguñe pero en cuestión de segundos quedo inconsciente en mis brazos con su rostro entre mis tetas.

Aprovechando que estábamos en el baño, le afeite sus genitales por completo dejando sus escroto y pubis como las de un recién nacido, para luego llevarlo a una base en forma de “X” donde lo asegure muy bien, aproveche para colocarle dos ligas castradoras en lo alto de su escroto con un elastrador, y luego me fui a colocar una tanga de látex muy pequeña color roja y espere a que despertara Luka ya para ese momento le había colocado una mordaza de bola

Luka se sobresalto al verse en ese estado conmigo frente a él sosteniendo un pequeño látigo, para cabalgar, me acerque a Luka y alce su mentón con el látigo para decirle.

— “¡Hora de pagar Cariño!” Le dije.

Luka comenzó a luchar con sus retenciones sin éxito algunos mientras fui a tomar un pequeño cuchillo curvo cuya hoja resplandecía de lo caliente que estaba, me acerque a Luka de nuevo para colocarme de cuclillas frente a él para con una mano tomar su escroto para ese momento de un color morado intenso pues las ligas en lo alto de su escroto llevaban ya tres horas ahí.

Todo el cuerpo de Luka se estremeció de dolor cuando le apreté sus huevos, sus ojos casi quedaron en blanco del dolor que Luka experimento pero ese dolor no fue nada comparado a lo que él sintió cuando con la punta del cuchillo curvo realice un largo corte desde la parte alta de su escroto lo mas pegado a la base de su pene hasta el fondo de su escroto, para luego exprimir su escroto y hacer que ambos testículos brotaran de su interior.

Con ambos orbes goteando sangre los tome con mi mano apretándolos fuerte con Luka temblando como si tuviera un ataque epiléptico acerque el cuchillo a sus conducto tensos que aun unían su testículos a su cuerpo para cauterizarlos pero asegurándome de no cortarlos lo que incremento el nivel de dolor pero no deje que perdiera el sentido y de pronto de un solo corte acabe con sus días de virilidad para siempre arrancándole sus testículos súbitamente.

Luka gruño y casi parte la mordaza de bola en dos de lo fuerte que la mordió todo su cuerpo se sacudió y su pene lanzo un último gran chorro de semen seguido de otro de sangre antes de por fin desmayarse por el intenso dolor que estaba sufriendo, con rapidez suture la herida y vende su escroto apretadamente para que se encogiera más rápido, coloco que antes de terminar un pequeño drenaje y me lleve a Luka a mi cama para que descansara.

Cuando despertó tres horas más tarde lo hizo dando un gran grito de terror.

— “¡NOOOOOOOOOOO!” Grito Luka con pavor.

Para cuando entre a la habitación Luca estaba mirando su entrepierna con incredulidad como si aun creyera que estaba teniendo una pesadilla, pero al verme entrar vestida y no desnuda comprendió que aquello era una realidad Luka solo comenzó a llorar sin poderse detener, me senté a su lado y trate de consolarlo pero justo cuando iba a empezar a recriminarme por haberlo castrado, le dije.

—“Luka hoy comienza tu vida como un eunuco se que sabrás aprovecharla, no intentes denunciarme y todos verán cómo fue que te castre y sabrán que ya no eres más un hombre sino un patético eunuco”. Le dije con una mueca de maldad en mi rostro.

Luego me puse de pie tome su ropa que había tomado y se la arroje sin piedad alguna con Luka con la mirada perdida, y le dije.

— “Vístete que es hora de que te lleve a casa”. Sentencie indiferente.

Como era natural Sonia ya no me volvió a dirigir la palabra cuando regreso de su viaje no sé si Luka le conto lo sucedido o no pero ella se alejo, se mudo a trabajar a otra escuela y nuestra amistad se perdió aun lo lamento en verdad la apreciaba mucho como amiga pero simplemente no me resiste a arrancarle su virginidad como virilidad a Luka, fue algo mayor a mis fuerzas, es algo que siempre me domina e impide que “No Pueda Contenerme”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Fabio & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

POR MI MADRASTRA BORRACHA

Esto sucedió no hace mucho pero me parece que ha pasado una eternidad, iniciaré describiéndome cuando todo sucedió y describiendo a mi madrastra. Tenía en ese momento 22 años, era un chico delgado, alto de 1.81 de estatura, con un pene de 18 cm en erección que a mi parecer era suficiente para complacer a cualquier mujer......


POR MI MADRASTRA BORRACHA
Esto sucedió no hace mucho pero me parece que ha pasado una eternidad, iniciaré describiéndome cuando todo sucedió y describiendo a mi madrastra. Tenía en ese momento 22 años, era un chico delgado, alto de 1.81 de estatura, con un pene de 18 cm en erección que a mi parecer era suficiente para complacer a cualquier mujer.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo & DarkSoul





Esto sucedió no hace mucho pero me parece que ha pasado una eternidad, iniciaré describiéndome  cuando todo sucedió y describiendo a mi madrastra. Tenía en ese momento 22 años, era un chico delgado, alto de 1.81 de estatura, con un pene de 18 cm en erección que a mi parecer era suficiente para complacer a cualquier mujer.
           
Mi madrastra tenía 35, de tez trigueña, estatura mediana con unas tetas pequeñas pero cuando se las vi veo sin sujetador fueron muy excitantes, ella era y sigue siendo delgada con unas piernas bien formadas y un culo que más de una vez hico que lo deseara, y debo confesar que lo sigo deseando pese a lo que sucedió.        

Todo pasó una noche, cuando una vecina cumplía años, y nos invitó a toda la familia. Pero a dicha fiesta solo fuimos mi madrastra, mi abuela y yo ya que mi padre estaba de cansado y no fue. En la fiesta tomamos mucho, ya para las 2:00 Am, mi madrastra entra me invita a bailar. Pero cuando tomaba alcohol mi mente empezaba a imaginar y a llevar todo por la vía del sexo, aunque siendo un hombre joven en ese momento creo que era normal.
           
La verdad ese día estaba muy excitado, cuando estábamos bailando ella me apretaba y me abrazaba de forma cariñosa, posaba su cara en mi pecho.    En ese momento rogaba para que mi amigo de abajo no se parara. Pero él baile hizo que sucediera lo contrario. Seguí bailando aunque evitando un poco él roce entre mi pene y su abdomen como les dije arriba soy alto. De un momento a otro todo me dejó de importar y en medio del baile le rozaba de forma indiscreta mi pene en erección.          

Puedo asegurar que ella lo sintió, pero antes de decirme algo se apretó más y yo ya estaba muy excitando como para ignorarla. Seguimos bailando y a pesar de que había más gente bailábamos de tal forma que fuera discreto lo que sucedía. Cuando acabo la canción ella decide entrar a la casa ya que la fiesta era al frente de nuestra casa.       

Como estaba muy excitado entre a la casa a ver qué sucedía ya que se estaba tardando más de lo normal y al ver que estaba acostada pensé que todo había terminado tenía pensado seguir rosando mi pene pero al ver eso hable con mi abuela para entrar a la casa ya pasaban las 3 am por lo que la lleve a su cama. Cuando todos estaban dormidos fui a la cocina por un poco de agua, había tomado mucha cerveza y la necesitaba.   

Cuando pase por él cuarto donde duermen mis hermanos note que ella estaba acostada boca abajo.
Por mi cabeza pasaron un montón de ideas locas. No sé si fue por lo tomado que estaba pero mi deseo en ese momento Era tocarle ese culito rico que veía. Estaba con una bata de dormir, no traía sostén y traía una tanga tipo hilo dental de color negro, de eso me entere más adelante.

Entre despacio a la habitación, primero le toqué la espalda y la llamé para ver si estaba realmente dormida. Al ver que no respondió le toque las nalgas que tanto deseaba y nuevamente la llame y para mi alivio seguía dormida. Continúe tocando sus nalgas pero haciéndome él que la llamaba por si se levantaba no hubiese escándalos.           

Al ver que no respondía seguí tocando sus nalgas y me estaba calentando nuevamente, estaba tan excitado que decidí arriesgarme. Subí lentamente su bata hasta la mitad de sus nalgas, mi corazón latía rápido. Pero al mismo tiempo no me importaba. La habitación estaba oscura, pero las luces exteriores me permitían ver lo necesario. Toque la vagina de mi madrastra sobre su tanga. Qué rica sensación estuve así un rato pero quería más.   

Subí por completo su bata dejando ver todas sus nalgas “uuufff que delicia”, solo recordar hace que me excite aunque no como antes, con las nalgas de mi madrastra a mi merced seguí subiendo de nivel. Decidí hacer un lado el hilo de su tanga entre sus nalgas para tocar directamente su vagina, ya estaba a mil, de mi pene ya empezaba a botar líquido pre seminal. Que rico toque su vagina de arriba abajo, pase mis dedos por su ano que lo tenía apretado y fue en ese preciso momento donde empecé a dudar si realmente estaba dormida, pues cuando metí uno de mis dedos en su ya mojada vagina se movió un poco, lo que hizo que me alarmara, pero al ver que seguía durmiendo seguí con mi expedición.

Sin poder contenerme metí mi dedo en su vagina con toda confianza estaba ebrio para ver la magnitud de lo que hacía. Introduje uno de mis dedos en su culo. “Uuufff que delicia, fue la mejor sensación de todas”. En ese momento mi madrastra dio un pequeño brinco y se movió un poco pero para ese momento ya nada me importaba. Por lo que la excitación me hizo sacar mi pene de mi ajustado bóxer que usaba para dormir y como ella estaba boca abajo, me monte sobre ella y acomode mi dura erección en su mojada vagina.        

Puse mi pene en la entrada de su vagina y empecé a restregarla suavemente. Empuje un poco y se sintió de maravilla, estaba en el cielo, sin importarme las consecuencias de mis actos, Cuando metí mi pene en su vagina ella se movió de manera brusca y se colocó medio de lado. Me atrevo a decir que ese movimiento no lo hace una persona que está dormida. Pensé que ella estaba enterada de todo y para facilitarme él trabajo se puso de lado. Sin sacar mi pene de ella, me acomode y empecé a meter y sacar mi pene lentamente de ella lo que me hizo enloquecer de placer.         

Por fin estaba penetrando a la autora material de mis muchas fantasías y masturbaciones, estaba en el paraíso, seguí metiendo y sacando mi pene en algún momento la abrace, cuando empecé a moverme más rápido pero todo con cautela pues en la casa estaba mi padre, no quería hacer ruido que lo pudiera despertar, con cuidado saqué una de sus pequeñas tetas y las empecé a pellizcar suavemente, luego de unos minutos la embestía con fuerza ya no me importaba que se despertara, pensaba que si lo hacía de igual manera continuaría sin importar nada.
           
Me incline para posar mi boca en su oído mientas le metía suavemente mi miembro y agarraba su teta le dije al oído: 

- ¿Estas despierta? ¿Verdad?       

Esperaba que me respondiera algo sabía que si lo hacía no pararía de penetrarla de todos modos, una y otra vez le pregunte si estaba despierta pero no tuve respuesta alguna, por lo que la seguí penetrando y preguntándole si estaba despierta por la tremenda excitación que tenia le metí un dedo en la boca y con mi otra mano agarraba su vagina. Pero mi madrastra seguía dormida o eso creía, tampoco me importaba, ella apretaba mi dedo con sus dientes mientras muy excitado le daba duro algo curioso fue que nunca escuche un gemido de mi madrastra mientras la penetraba dormida y borracha.

Él tiempo voló en esos instantes pase por lo menos un 40 minutos dándole a aún ritmo digamos normal. Cuando aumente el ritmo para venirme en su vagina mojadita escuche un ruido en la sala.
Imaginé que era alguien que se despertó ya era lunes, pues la fiesta fue un domingo. Me quede como una estatua mi borrachera se bajo, pero aumente el ritmo de la embestida viniéndome en abundancia, me mordí mi labio para no gemir del enorme placer que sentí.

Luego rápidamente saque mi pene de la vagina mojadita de mi madrastra, para acomodar su tanga de hilo dental baje su bata de dormir y acomode su teta dentro de la bata. Guardé mi pene de tal forma que no se notase mucho dentro de mi bóxer. Dos minutos alguien entro en la habitación no me dio tiempo de irme a mi cuarto así que me quede ahí al lado de mi madrastra me acomode del lado opuesto a ella y me hice él dormido.       

Era alguien que la tomo del brazo y la llamó ella seguía en su papel de dormida, fueron necesario al menos tres llamados más para que despertara.  Luego ambos salieron de la habitación. 

Cuando escuche cerrar la puerta corrí a mi cama, antes de dormir note algo que no imagine mi pene seguía mojado de sus jugos y de los míos. Me acosté en mi cama y me dormí, muy contento. Sin embargo se estaban sucediendo cosas que no imagine sin que las supiera, mi madrastra al ir al baño noto el semen brotar de su vagina y cuando le dijeron que me había dormido a su lado ella simplemente creo ato cabos y supo que me había aprovechado de ella.           

Debo decir que pese a todo lo ocurrido no llevaba una buena relación con mi madrastra de hecho ella siempre instigaba a mi padre para que me corriera de la casa desde que tenía 18 años, pero nunca lo había logrado, pasaron algunos días sin que ella no dijera nada aunque por la forma que me miraba sabia que ella sabía lo que paso aquella noche ya fuese porque fingiera estar dormida o por el semen que broto de ella al ir al baño, también note que mi bóxer desapareció de mi cómoda, nunca lo volví a ver pese a estar seguro de guardarlo ahí con el aroma de sus jugos impregnados en la prenda.     

Una semana después de que todo ocurriera estaba durmiendo plácidamente en mi cama cuando me desperté sobre saltado cuando sentí que alguien me despojaba de mi ropa interior, pero mi sorpresa fue mayúscula al no poder mover mis brazos y piernas pues estas estaban bien sujetas a las esquinas de la cama por mis tobillos y muñecas. También me colocaron un trapo en la boca que luego supe fue la tanga que mi madrastra usaba la noche que la hice mía y me sellaron la boca con un trozo de cinta adhesiva metalizada.  

Pero aquello no era todo la que me estaba despojando de mi ropa interior que en ese momento era un bóxer ajustado, de color azul cielo, era mi madrastra, pues pese a la oscuridad y la luz que entraba por mi ventana pode distinguir su figura como rostro, ella al ver que no podía quitar mi prenda opto por hacerla añicos, luego de la impresión inicial a mis fosas nasales llego el aroma a alcohol que de mi madrastra era expelido. Me fue evidente que ella estaba borracha de nuevo.        

Una vez que estaba desnudo y moviéndome visiblemente lo que indico a mi madrastra que estaba despierto. Ella subió por mi cuerpo, para aplastar sus tetas sobre mi pecho en ese momento me di cuenta que no llevaba nada de ropa, mi pene roso su vagina cuando esta paso encima. Ella estiro uno de sus brazos y pendió la pequeña lámpara en mi mesita de noche su rostro quedo frente al mío. Se inclino y me susurro al oído.

-“Te voy a quitar las ganas de andar abusando de mujeres borrachas de una vez por todas maldito pervertido”. Dijo mi madrastra en forma de susurro.

Inmediatamente después comenzó a bajar por mi torso deteniéndose por unos segundos para lamber y chupar mis tetillas que me hicieron gruñir de placer, luego siguió bajando hasta llegar a mi ombligo donde hundió su lengua y jugo ahí por unos segundos antes de seguir bajando, hasta llegar a mi pene el cual para ese momento ya estaba en completa erección.

Ella tomo mi pene y se lo llevo a la boca, para comenzar a darme una rica mamada. Ella fue enfermera quirúrgica antes de casarse con mi padre por lo que sabía mucho de anatomía. Estaba disfrutando tanto de su mamada, literalmente estaba en el paraíso como los ojos cerrados evitando no correrme para seguir desfrutando que no me fije de cuando ella movió su mano para acercar un afilado cuchillo a mi escroto.

Estaba en lo más alto del placer, a punto de correrme cuando todo aquel gozo se convirtió repentinamente en un dolor como nunca antes, todo mi cuerpo se sacudió y mis ojos se abrieron justo cuando mi madrastra levanto el que fuese mi escroto con mis testículos aun dentro con una de sus manos, no podía dar crédito a lo que vi, ella me arrojo mi saco en mi pecho y al impactar mis dos testículos rodaron por mi abdomen para luego caer sobre la cama, unos segundos después en un océano de dolor me desmaye.

Me desperté a la mañana siguiente con mi madrastra a mi lado, ella me había curado, suturado y limpiado estaba aun desnudo pero ya no amarrado, de inmediato apenas recobrar el sentido por completo me lleve mi mano a mi entrepierna pero la escuche decirme.

-“Es inútil que los busques cariño ya no están ahí y nunca lo estarán de nuevo”. Dijo Ella

Con lágrimas corriendo por mis mejillas de impotencia y odio le dije.

-“Maldita voy a refundirte en la cárcel por lo que me has hecho”. Le dije con rabia.
-“En serio y vas decir como abusaste de mi y que ya no eres un hombre”. Dijo ella sonriente.

Luego se marcho dejándome unas pastillas por si tenía dolor, apenas se fue comencé a llorar sin control, ella tenía razón denunciar implicaría tener que contar que me aproveche de ella y eso me podría suponer cárcel además todos sabrían que me habían convertido en un eunuco.

Por esas razones guarde silencio, nadie sabe incluso aun hoy varios años después que me castraron, tres años más tarde, luego de terminar la universidad, busque un buen empleo y me mude de casa, lo que tanto deseaba mi madrastra, ella hasta donde se nunca ha dicho nada de lo que me hizo. Tampoco me conto que hizo con lo que me corto jamás los volví a ver.

Ahora vivo una vida vacía, añorando volver a poder meter mi pene dentro de una mojadita vagina, aunque puedo tener erecciones gracias a medicamentos para la impotencia no me animo ni siquiera contratar a una prostituta pues el solo pensar que alguien sepa que ya no soy un hombre viril me aterra y ahuyenta del sexo opuesto. Todo por culpa de mi “Madrastra Borracha”.        





Autor: Anónimo & DarkSoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BRUTALIDAD Y PLACER

Nunca espere terminar como un eunuco yo que estaba tan orgulloso de mi cuerpo que trabaja constantemente en el gimnasio, con 26 años era un joven hombre en plenitud con ganas de sexo en cualquier momento, con abdomen ligeramente marcado gracias al ejerció que había empezado a hacer dos años atrás, mi vida cambio para mal cuando una noche al salir del gimnasio recién de entrenar por dos horas fue secuestrado por aquel par de hombre que no solo abusaron de mi sino que también me arrebataron mi virilidad para el resto de mi vida......


BRUTALIDAD Y PLACER
Nunca espere terminar como un eunuco yo que estaba tan orgulloso de mi cuerpo que trabaja constantemente en el gimnasio, con 26 años era un joven hombre en plenitud con ganas de sexo en cualquier momento, con abdomen ligeramente marcado gracias al ejerció que había empezado a hacer dos años atrás, mi vida cambio para mal cuando una noche al salir del gimnasio recién de entrenar por dos horas fue secuestrado por aquel par de hombre que no solo abusaron de mi sino que también me arrebataron mi virilidad para el resto de mi vida.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [VIOLACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Nunca espere terminar como un eunuco yo que estaba tan orgulloso de mi cuerpo que trabaja constantemente en el gimnasio, con 26 años era un joven hombre en plenitud con ganas de sexo en cualquier momento, con abdomen ligeramente marcado gracias al ejerció que había empezado a hacer dos años atrás, mi vida cambio para mal cuando una noche al salir del gimnasio recién de entrenar por dos horas fue secuestrado por aquel par de hombre que no solo abusaron de mi sino que también me arrebataron mi virilidad para el resto de mi vida.

Al salir del gimnasio me despedí de algunos amigos y me encamine a mi auto iba distraído con el celular en la mano cuando una camioneta tipo van se paró de súbito frente a mí, la puerta lateral se abrió de golpe y dos pares de manos me sujetaron de los brazos, haciendo que soltara mi celular todo fue muy rápido en menos de dos segundos ya estaba dentro de la van y la puerta se había cerrado, forcejee con mis atacantes pero de pronto alguien coloco un trapo sobre mi boca y nariz, que me hizo quedar inconsciente casi de inmediato.

Cuando me desperté estaba desnudo con mi dorso descansando sobre una mesa de metal con mis brazos estirados y amarrados por debajo de la mesa y mis piernas abiertas bien sujetas a dos de las patas de aquella mesa, las plastas de mis pies no tocaban el suelo apenas mis dedos lo hacían, mi cabeza estaba colgando por fuera de la mesa, en aquella habitación no había más cosas que esa mesa, que por cierto estaba bien asegurada al suelo por más que intente moverla no pude hacerlo, bañado en sudor por el esfuerzo que hice para soltarme me dejo exhausto y jadeante.

De pronto uno de esos hombres entro iba vestido con una camiseta (ramera) azul, con un estampado algo gore al frente y una trusa (slip) negra con bragueta al frente, le grite.

-“MALDITO PERVERTIDO ¡SUELTAME!” En un tono amenazador.

Pero como respuesta recibí una fuerte cacheta en el rostro por parte de ese tipo que gritando me dijo, conmigo medio aturdido por el gran golpe recibido.

-“GUARDA SILENCIO LOS PERROS NO HABLAN”. Dijo en un tono molesto el hombre.

Guarde silencio pues no quería ser golpeado de nuevo me sorprendido al ver el bulto aun con su trusa que era enorme, el se coloco frente a donde estaba mi rostro y dejo caer su ropa interior ante mis azorados ojos, aquello me puso muy nervioso, dado que su pene era enorme y las cosas no estaban tomando un rumbo agradable me temí lo peor en ese momento.      

El hombre comenzó a jugar con su pene que llego en cosa de segundos a 29 cm erecto y no era muy grueso pero si tenía un enorme pene de color morado oscuro del que no tardo en comenzar abundante liquido pre seminal, el hombre se me acerco y me restregó su gran erección por mi rostro por unos segundos llenándome el rostro de liquido transparente y pegajoso y luego de unos minutos me dijo.

-“Me la vas chupar como si chuparas un helado. Más vale que no te atrevas a hacerme daño y lo lamentaras”. Dijo aquel hombre en tono amenazante.

Él acerco su pene a mi  boca y por medio a lo que me podría hacer si me negaba comencé a hacer lo que me ordeno, sentir aquel pene dentro de su boca, me provocaron arcadas pero me contuve de alguna manera, el hombre me tomo de la cabeza para comenzar a penetrarme con violencia sentía que su glande me llegaba a la boca del estomago, con sus huevos chocando contra mi barbilla, por momento pensé que moriría ahogado pues el hundía su miembro por completo dejándolo un largo rato en mi interior, bloqueando mi respiración.         

Luego de unos 15 minutos que me parecieron una eternidad, saco su pene de mi boca para ir detrás pude ver su cara de satisfacción cuando termine de chuparle su pene, una vez detrás de mi me dio varias nalgadas antes de abrirlas y comenzar a lamer mi virginal ano. 

-“¡Un exquisito ano virgen tenemos aquí!” Exclamo luego de su primera lambida         

Luego aquel hombre me lo comenzó a lamber muy fuerte, mientras se ponía un condón y le suplique que usara lubricante pero el hombre apenas me escupió directamente en mis ano para luego meter su larga erección un poco, me sorprendió que no me de dolor incluso lance un gemido, fue notorio que pese a todo por alguna extraña razón lo estaba gozando.      

Pero todo eso cambio cuando comenzó a embestirme más fuerte, hundiendo su erección por completo en mi, aplastado sus huevos sobre mis lampiñas nalgas. Él gemía de placer. Mientras yo gemía pero de dolor se sentía muy bien la sensación de sentirlo mi pene en mi estrecho culo recién desvirgado presionando su pene en mi interior. Entraba por completo sintiendo que me desgarraba con cada nueva embestida pero al mismo tiempo me sentía muy excitado estuvo un buen rato así, luego acelero su embestidas gruñiendo hasta que me hizo acabar sin siquiera tocarme salpique toda la mesa de lo fuerte que me vine.          

Luego el no tardo en venirse pero lo hizo dentro del condón saco su pene haciéndome sufrir al hacerlo luego me sacó el condón todo lleno en punta de una enorme corrida frente a mi rostro que tenia restos de sangre como de mierda, para hacer que se la mamara de nuevo hasta dejar su pene completamente limpio para luego darme unas palmaditas en mi rostro y algo me hizo porque de nuevo me desmaye en cuestión de segundos.

Cuando recupere la consciencia, estaba amarrado de nueva cuenta pero esta vez en cuatro patas sobre la mesa, me habían colocado una mordaza de bola que se aseguraba por encima, debajo de mi mandíbula inferior y por detrás de mi cabeza.

Apenas desperté y el hombre que me desvirgo retiro el soporte que me mantenía en cuatro patas trata de moverme pero mis muñecas, tobillos y por detrás de las rodillas estaban fijadas a la mesa de metal, varias cámaras se colocaron a mi alrededor que estaban grabando todo lo que me pasaba, de pronto sentí una mano tomar mi pene y comenzar a masturbarme de manera fuerte casi apretando mi pene que no tardo en ponerse duro por completo, unos instantes después un segundo hombre calvo con una masita negra apareció sosteniendo un largo palo que en uno de sus extremos tenia colocado un enorme dildo muy grueso.

Aquel hombre se fue detrás de mí, su compañero me abrió una de mis nalgas con una mano para dejar al descubierto mi ano desvirgado, y no tardo en colocar la punta del grueso dildo en mi ano para comenzar a introducirlo, empujando el palo al que estaba unido, de inmediato comenzó a quejarme.

-“MMMMMMMHHHHH”. Gruñía por la mordaza de bola.

Sentía que me desgarraban por dentro, el hombre me penetro con aquel dildo casi por completo para comenzar a meterlo y sacarlo sin cuidado alguno, sentía que me desgarraban no deje de gruñir pero por si todo aquello no fuese suficiente la mano el otro hombre me seguía masturbando.

De pronto me corrí en abundancia, sintiendo un enorme orgasmo aquello fue algo único al mismo tiempo sentí un enorme placer como dolor, pero el hombre no dejo de penetrarme comencé a sentir como dos pequeños ríos de sangre que comenzó a bajar por mis piernas, el hombre dejo el dildo bien dentro de mi ano para tomar un Burdizzo que era una herramienta plateada pero en aquel momento no sabía para lo que servía de haberlo sabido hubiese luchado con todas mis fuerzas para liberarme.

Sentí al hombre de negro tomar mis huevos, los palpo fuertemente, sus dedos se hundieron en la piel de mi saco escrotal apretó mis conductos lo que me hizo gruñir, sentí como coloco las mandíbulas del burdizzo en la parte alta de mi escroto, el otro hombre me acariciaba las nalgas y me seguía masturbando de pronto mis ojos se abrieron grandes y sentí como si todo el aire de mi cuerpo fuese drenado de súbito, fue como ser sumergido en agua hirviente, todo mi cuerpo se sacudió por el tremendo que estaba sintiendo, en medio de todo eso de nuevo me vine.

Aunque fue de manera abundante como nunca antes no pude disfrutar de mi último orgasmo viril de mi vida pues el dolor, bloqueo todos mis sentidos, mi mente solo estaba con el dolor que el enorme dildo y apretón del burdizzo sobre mi escroto me estaba provocando, fue un dolor indescriptible ni siquiera recuerdo a qué hora perdí el conocimiento, solo recuerdo estar temblando como nunca antes y luego nada.

Me desperté en un hospital, seis días más, me habían encontrado en un basurero apenas en ropa interior, con miedo le pregunte al doctor que me reviso al despertar.

-“¿Doctor que paso con mis testículos?”. Le pregunte con voz temblorosa.
-“Lo siento pero sus testículos tuvieron que ser extirpados”. Dijo el médico con tono de pena.   
-“¡NOOOOOOOOOOO!”, Grite de terror.

Tuvieron que sedarme por varios días para mantenerme a salvo de mi mismo ahora vivo solo, pese a la testosterona que uso regularmente apenas puedo tener erecciones, mi cuerpo fue perdiendo firmeza pese al ejerció que hago y un vientre pronunciado adorna mi abdomen ahora, el video de mi violación y castración circula por la Deep Web siempre que se pague con él.

Aun no he lograrlo ver aun en la web pero me han dicho que ahí está, sin embargo pese a todo el sufrir y que me tenido aun deseo por alguna razón volver a sentir aquella “Brutalidad y Placer”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BIENVENIDO A LA GRANJA

Nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, dicen y saben algo tienen razón, nunca supe lo que tenía hasta que me vi privado de todo incluso de mi propia identidad de género y virilidad para el resto de mis días. con 16 años era un adolescente común y corriente, en aquellos días era muy rebelde y creo que hasta grosero con mis padres que se esforzaban por darme todo lo que necesitara, tenía una buena vida, iba a una buena escuela aunque era un mal estudiante, vivía en una buena casa y no me preocupaba por nada......


BIENVENIDO A LA GRANJA
Nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, dicen y saben algo tienen razón, nunca supe lo que tenía hasta que me vi privado de todo incluso de mi propia identidad de género y virilidad para el resto de mis días. con 16 años era un adolescente común y corriente, en aquellos días era muy rebelde y creo que hasta grosero con mis padres que se esforzaban por darme todo lo que necesitara, tenía una buena vida, iba a una buena escuela aunque era un mal estudiante, vivía en una buena casa y no me preocupaba por nada.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde, dicen y saben algo tienen razón, nunca supe lo que tenía hasta que me vi privado de todo incluso de mi propia identidad de género y virilidad para el resto de mis días. con 16 años era un adolescente común y corriente, en aquellos días era muy rebelde y creo que hasta grosero con mis padres que se esforzaban por darme todo lo que necesitara, tenía una buena vida, iba a una buena escuela aunque era un mal estudiante, vivía en una buena casa y no me preocupaba por nada.

Mi vida cambio radicalmente una tarde que me escape de la escuela deseaba algo de libertad, me sentía apresado en la escuela por lo que decidí irme unas horas de todo aquello solo, sin decirle a nadie donde iba, lo que no me alcanzara la vida para lamentarme ese terrible error, bien ese día estaba deambulando por una barrio tranquilo me dirigía hacia un parque solitario mi intención era masturbarme detrás de unos arbustos sin ser molestado lo había hecho anteriormente antes y esa tarde me sentía particularmente excitado.

Estaba a medio camino cuando un auto paso a toda prisa a mi costado bañándome de agua estancada de una pasada lluvia, ensuciando todo mi uniforme escolar de lodo y quien sabe que más suciedad, iba a empezar a insultar al conductor cuando el auto se detuvo de golpe para dar marcha atrás, cuando la ventanilla del copiloto quedo alineado a donde estaba de pie limpiándome, la ventanilla se bajo el auto era un modelo reciente de lujo una mujer madura pero muy atractiva mostrando sus enorme tetas por el gran escote en su entallado vestido me dijo con tono de voz muy apenado.

-“Lo siendo mucho no te vi lo juro”. Dijo ella inclinada sobre el asiento del copiloto.
-“¡No se preocupe no paso nada!” Le dije de manera cortes pero algo molesto.
-“No, No, mira nada mas como te deje, porque no viene conmigo vivo aquí cerca, ahí puedes tomar un baño mientras lavo tus ropas, vamos será cosa de media hora”.

-“No es necesario que se moleste en verdad estoy bien”. Le respondí.
-“Vamos que no te voy a morder, ¡Sube!” Añadió ella abriendo la puerta.

Dada su insistencia no tuve más remedio que subir al lujoso auto, apenas cerré la puerta la mujer estiro su mano para decirme.

-“Soy Sandra. Mucho gusto”. Dijo ella sonriendo.
-“Mucho Gusto. Soy Mateo”. Le dije, estrechando su delicada mano.

Minutos más tarde un portón automatizado de abría para dar paso al lujoso auto con ambos adentro, recorrimos un gran jardín hasta llegar a una enorme casa, aquello era una mansión ella me invito a bajar para luego entrar detrás de ella, admirando el vaivén de sus nalgas a caminar que casi me hipnótico pese a que sangra era una mujer ya madura tenía un muy buen cuerpo que me excito.

Sandra sin pene alguna me despojo de mis ropas sucias dejándome solo en slip (trusa) y me hizo meter en la ducha y no cerró la puerta, no sé si a propósito o por accidente, el caso es que no me percate, cuando ella entro momentos después mientras me estaba bañando por el ruido del agua al caer por mi cuerpo.            Sandra se asomo por la puerta corrediza entreabierta cuidado de no hacer ruido pero logre verla de reojo pude observar, como excitada se deleitaba del magnífico panorama.          

Allí bajo la regadera estaba de espaldas, desnudo, claro no podía ser de otra manera. Los ojos de Sandra se fueron a mis nalgas, al no poder ver mi pene, se veían duritas y paraditas. No sé si ella noto que detecte su presencia o se esperaba que me volteara con mi pene ya erecto y enjabonado, lo que hico para quedar de frente a ella.        Al ver mi pene creo que incluso puedo decir que supe que el interior de su vagina se mojo. 

Sin importarme que estuviera siendo observado me lleve una mano a mi pene y lo blandí como mostrándoselo. No supe qué más hacer aunque le lance una mirada de complicidad, continué manipulándome mi pene, los ojos de Sandra estaban muy abiertos como si nunca hubiese visto a un hombre con el pene erecto masturbándose, y sus ojos se clavaron en mi pene, endurecido completamente, mi mano de movía de arriba abajo, lentamente.

Debo Aclarar que por aquel momento no tenía un cuerpo de modelo ni mucho menos un pene enorme sino que tenía un cuerpo más bien llenito, con un pene típico adolecente con mis genitales llenos de vello pues no creía que el vello abundante era un signo de virilidad.

Termine de bañarme y me sentía muy excitado por suerte mi erección bajo un poco, apenas salí del baño y Sandra me dijo.    

¿Te ayudo? me dijo sorpresivamente al tiempo que me despoja de la toalla con la que me secaba.

La cual pronto estaba en el suelo y ella me despojo en un instante del slip que llevaba, quedando desnudo con el pene semi erecto, me quede temblando de la sorpresa y la excitación, pues nunca espere que llegara a eso, pensaba que solo sería algo que podría contar. Para ese momento la vagina de Sandra ya estaba muy humedecido me se dio cuenta cuando ella coloco mi mano en su entrepierna acariciando sobre su braga (calzón)      .

-“Estás muy caliente, Sandra”. Dije.      

Para ese momento mi pene se movía con vida propia.            Sandra se arrodillo frente a él, y tome mi pene con una de sus manos, sintiéndola dura pero tersa y cálida. La acaricio un poco, luego se la llevo a sus labios para abrir su boca, para comenzar a engullirla poco a poco, me hizo sentir que mi pene le parecía delicioso. Tomó su cabeza obligándola a tragarla toda como por instinto ya que era la primer mamada de mi vida.        

Mis huevos chocaban contra su mentón Sandra me la chupo por unos pocos minutos hasta que se la retiró de su boca cuando detecto que estaba por correrme, quería seguir chupándola, pero Sandra me dijo que me acostara en la cama.     Se despojo de toda su ropa, que la cubría, y se me separo las piernas, se humedeció los dedos y empezó a frotar mi vagina, tan rico que empecé a gemir de placer, mientras la observaba hasta que no pudo evitar correrse, con sus jugos brotando de su vagina.       

Sandra sonrió para acercarse a donde estaba sobre la cama y colocar mi cabeza entre sus piernas y me mostro como pasar mi lengua por su rajita, ella me guio para que con la lengua tratara de penetrarle su completamente depilada vagina luego de varios minutos se coloco sobre mi y acercó mi pene a mi vagina, lo restregó varias veces de arriba abajo, y poco a poco comenzó a introducirlo, metía un poco la punta y lo sacaba para restregarlo en su clítoris. Luego volvía a meterlo un poco más.

Al ser mi primera vez me dolía un poco, pero estaba tan lubricada aquella vagina que era apretadita que a la tercera vez que repitió la operación decidió finalmente que entrara toda dentro de ella. Sentí como sus paredes vaginales se aferraban a mi cálido, terso y duro pene erecto como nunca antes. Lance un largo gemido de placer lo mismo que ella al mismo tiempo. Nos quedamos quietos por unos segundos, mientras ella me besaba con su lengua dentro de mi boca.        

Luego Sandra comenzó con un rico mete saca, sintiendo como mi glande se frotaba en las paredes de su vagina y no pude evitar un nuevo gemido, ella se introducía mi pene lo más profundo que podía. Sandra se movía pausadamente pero muy delicioso, que me estaba gustando cada vez más, haciéndome desear que nunca parase de hacerlo sus movimientos de cadera eran delicados y poco a poco a medida que mi pene pedía más empezó a cabalgarme con más fuerza.
           
Sentía mi pene durísimo llegar muy profundo su vagina le acariciaba sus tetas por ratos y por otros la tomaba de sus lindas nalgas Sandra no tardo en correrse otra vez después de varias embestidas, lo que hizo que empezara a moverse con rápido. Lo que me llevo casi de inmediato al orgasmo.        

¡Me vengo! ¿Déjame terminar dentro? Le pregunte a Sandra con un susurro.

 Sandra asintió, aunque creo que de haberse negado me hubiera sido imposible contenerme pues de inmediato sentí el primer disparo de cálido semen brotar para llenar su interior a los que siguieron otros para luego, exhausto ella recostarse a un lado de mí, observé como mi pene comenzó a perder su dura erección, y percibí el extraño como dulce aroma a sexo, ese olor me embriagaba en eso ella  tomo una gota de semen que escurría de mi pene y se lo llevé a la boca para probarlo.

Mientras me besaba sentí que algo me pincho en el cuello y todo se me puse negro de inmediato, no sé cuánto tiempo estuve sin sentido pero desperté dentro de un camión cerrado que al cabo de unos minutos se detuvo de golpe.

Cuando la puerta se abrió una mujer vestida como para montar de unos 40 años nos dijo a los seis adolescentes que estábamos ahí, con una voz de mando y casi con tono de molestia de tener que estar haciendo esa tarea.

-“Vamos estúpidos baje ya que no tengo todo el día”. Dijo ella.

Cuando bajábamos del camión ella nos preguntaba nuestros nombres, que verificaba en una hoja que sujetaba, estábamos desnudos y algo confundidos, cuando baje del camión aun con la vista cegada por la fuerte luz del sol, la escuche decirme.

-“¿Cuál es tu nombre perro?” Con voz áspera.
-“¡Mateo!” Atine a decirle.

Justo en ese momento mi vista regreso y la vi hacer una mueca de malicia en su rostro ella nos coloco un collar como de perro a cada uno de nosotros, los otros cinco chicos fueron llevados a otra parte mientras que a mí se me coloco una cadena en el cuello para ser conducido a otro patio, donde una mujer me corto el cabello dejándolo muy corto, luego fue llevado a otro patio donde vi a otro chico rubio muy atractivo con un cuerpo increíble acostado boca abajo sobre una mesa y con su pene bien sujeto en erección bien expuesto por debajo de sus nalgas.

-“Por Favor Amas, Piedad, Piedad”. Repetía llorando aquel rubio adolescente. 

Sus angustiantes suplicas hicieron que me inquietara más de lo que estaba, la mujer que tiraba de la cadena le entrego la cadena en ese patio a otro mujer  rubia que vestía un vestido de color morado con un amplio escote, la mujer dijo.

-“¡Este es mateo nos lo envían para ser entrenado y convertido en un eunuco!”. Dijo ella.

La mujer de morado solo rio mientras tiro de la cadena para llevarme hasta un muro donde aseguro mis brazos  extendidos y también mis piernas, en su mano tenía una herramienta con una liga verde estirada que no sabía para lo que servía en ese momento, luego la mujer de morado tomo mis testículos algo apretados a mi entrepierna y los jalo con fuerza hacia abajo lo que me hiso dar un gran grito de dolor.

-“¡AAAAAAAHHHHYYYY!” Grite de dolor.

La mujer manipulo mis testículos para irlos pasando en medio del cuadrado que la liga estirada formaba cuando mis dos testículos estaban colgando de nuevo con ella tomándolos con una mano con fuerza escuche un pequeño “click” para luego mi cuerpo por entero comenzar a sacudirse con violencia, al sentir sobre mi escroto el doloroso abrazo de la ligas castradora en la parte alta de mi escroto que se contrajo con violencia, la mujer rubia se incorporo u me susurro al oído.

-“Disfruta tus últimos momentos como hombre”. Dijo con una mueca de Malicia en su rostro.

En medio del tremendo dolor que estaba sintiendo mi pene se puso duro como nunca antes, poco a poco el dolor comenzó a ceder en ese veo a la misma mujer rubia tomar un cuchillo que brillaba de lo caliente que su hoja de metal estaba acercarse al joven rubio sobre la mesa a unos metros de donde estaba, ella se puso de cuclillas tomo su pene primero y comenzó a cortarlo con el hirviente cuchillo entre gritos de dolor del joven, cuando lo cerceno por completo, arrojo el miembro viril sangrante al piso, luego tomo su escroto y de un solo corte se lo cerceno por completo.

-“¡NOOOOOOO!” Grito el joven rubio antes de desmayarse.

Luego de eso todas las mujeres dejaron el amplio patio dejándome ahí, por toda la noche, en la que no pude dormir ya que el dolor que en un principio paso, al caer la noche regreso para ser aun más agudo, sentí como mis huevos se hincharon y me corrí dos veces durante la noche que no fueron nada placenteros sino muy dolorosas, fue como expulsar lava ardiente en vez de espeso semen, a la mañana siguiente gritando de dolor la mujer rubia apareció portando el cuchillo ardiente en su mano apenas la vi acercarse comencé a gritar de terror.

-“NO, NO, NO, ¡POR FAVOR NOOOO!” Pensando que sufriría el mismo destino que el rubio.

Pero la mujer llego a donde estaba tomo mi pene aun erecto y se lo llevo a la boca, lo que me hizo gemir de placer, pero fue efímero ya que apenas toco mis huevos con su mano lance un alarido de dolor, y antes de darme cuenta ya no era más un hombre, pues ella me corto mi escroto entero por debajo de la liga todo negro ya para ese momento.

Cuando lo levanto lance un alarido al verlo sintiendo un enorme dolor como nunca antes en mi vida.

-“NOOOOOOOOOOOOO”. Grite antes de desmayarme.

Pase tres meses en aquella granja donde me educaron a ser un esclavo eunuco obediente y sumiso para luego ser entregado a Sandra de nuevo, eso fue hace 15 años nunca he vuelto a ver a mi familia, amigo o conocidos Sandra me mantiene como su esclavo personal en una finca alejada de todo, donde viene cada fin de semana, me mantiene encadenado y con el alimento justo para tres semanas si algo le ocurre moriré de hambre o sed en aquel lugar sin remedio alguno.

A Sandra le gusta penetrarme con un enorme dildo por el culo que es la única manera que tengo de obtener placer aunque mi pene ya no puede tener ni la mínima erección y estaba todo encogido, mejor dicho completamente muerto desde que deje aquella granja ya no como hombre sino como eunuco para el resto de mis días. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BELLA Y ADONIS

Conocí a bella en la universidad, comenzamos a salir y ya como novios mientras teníamos sexo ella me golpeo accidentalmente los testículos ella se disculpo pero le dije que no se preocupara que me encantaban el ballbusting, Bella dijo que a ella también y desde entonces todo fue dicho al terminar la universidad nos mudamos a vivir juntos en una antiguo depósito industrial era barato y espacioso, el sexo era fantástico pero ser patada por Bella en los testículos era genial, mi nombre es Andy pero ella me dice Adonis según ella porque tengo cuerpo de una escultura griega......


BELLA Y ADONIS
Conocí a bella en la universidad, comenzamos a salir y ya como novios mientras teníamos sexo ella me golpeo accidentalmente los testículos ella se disculpo pero le dije que no se preocupara que me encantaban el ballbusting, Bella dijo que a ella también y desde entonces todo fue dicho al terminar la universidad nos mudamos a vivir juntos en una antiguo depósito industrial era barato y espacioso, el sexo era fantástico pero ser patada por Bella en los testículos era genial, mi nombre es Andy pero ella me dice Adonis según ella porque tengo cuerpo de una escultura griega.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALBUSTING]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Conocí a bella en la universidad, comenzamos a salir y ya como novios mientras teníamos sexo ella me golpeo accidentalmente los testículos ella se disculpo pero le dije que no se preocupara que me encantaban el ballbusting, Bella dijo que a ella también y desde entonces todo fue dicho al terminar la universidad nos mudamos a vivir juntos en una antiguo depósito industrial era barato y espacioso, el sexo era fantástico pero ser patada por Bella en los testículos era genial, mi nombre es Andy pero ella me dice Adonis según ella porque tengo cuerpo de una escultura griega que una vez vio en un libro.

A los 27 años me case con Bella fue una linda boda pequeña e intima y la noche de bodas fue intensa, termine con mis huevos hinchados a la mañana siguiente pero ambos muy contentos y satisfechos al regresar de la luna de miel, regresamos a la bodega que era nuestro hogar las cosas continuaron sin cambio alguno hasta cuando tenía 29 años nuestra vida sexual seguía siendo buena y aun no tenía hijos aquella noche era viernes y habían pasado ya tres días desde nuestro último encuentro sexual por lo que ambos deseábamos un poco de acción.

Bella siempre dejaba que obtuviera placer antes de ella someterme a una sesión de Ballbusting pues luego mis huevos quedaban tan hinchados que era imposible cualquier acción que requiriera penetración de mi parte, por lo que apenas llegar a casa del trabajo ya Bella me estaba esperando con un minúsculo juego de lencería que hizo que mi pene se pusiera tieso al verla, nos besamos y mientras íbamos a la habitación ella se encargo de irme despojando de mis ropas, hasta solo quedar en trusa (slip) con ella masajeando mi duro miembro sin parar.

Nuestras no dejaban de entrar en nuestras bocas cuando trataba de extraerla ella me mordía el labio de abajo para seguirnos besamos, mis manos ya estaban en mis dos tetas apretándolas y meneándolas sus tetas son el punto débil de Bella no paso mucho, cuando ya estaba al desnudo para comenzar ella a dar quejidos y gemidos al tiempo que lleve uno de sus pezones entre mi dedo índice y pulgar apretándolo y girando un poco – Bella apenas pudo soltar una ráfaga de gemidos.

*Eres una putita” Le dije.

Al tiempo que procedía a abrirle las piernas con mi otra mano acerque sus tetas a mi boca para comenzar a chuparlas, dándole pequeños mordiscos a sus carnosos como sensibles pezones endurecidos al máximo para ese momento.
           
-“Mmmh papí mamalas así que me encanta”. Dijo con voz entre cortada Bella.  

Me excitaba verle su carita mientras la chupaba su hermoso par de senos chupándole duro los pezones alternadamente Bella no aguanto mucho tiempo y se aparto para tirarme sobre la cama, abrió inmediatamente mis piernas para darle espacio ella me beso tocándome el paquete y baje dándome besos por mi torso hasta llegar al elástico de mi trusa le dio pequeñas mordidas y ella misma me despojo de mi ropa interior, apenas mi pene broto lo lamio desde los huevos hasta la cabecita una y otra vez haciéndome gemir de placer su lengua se movía en círculos a la orilla de la cabecita y por último lamía muy bien la puntita todo esto sucedía mientras la miraba y ella a mí, lo más lujuriosa que podía hasta que se lo metió en la boca, en ese momento cerré los ojos, lo  mismo que ella apretándolos fuertemente aquello era un acto reflejo de cuando se tragaba mi miembro lo más hondo que podía unas cuantas veces y después lo metía muy rápido entre más rápido más me prendía lo que hacía que le apretara la cabeza ayudándola a meterlo más.

Luego de algunos minutos el que ya no aguantaba las ganas de penetrarla era yo, la tome del cabello  para saca mi pene de su boca lo que la prende demasiado, por lo que lo hago cada que quiero terminar una de sus sabrosas mamadas.

-“así salvaje mmmh”. Me dijo Bella, ya sin pene en su boca.

La acosté boca arriba sobre la cama y la despoje de la pequeña tenga ya muy húmeda que tenía para llevarla a mi nariz par oler su prenda como quien huele su droga favorita me la restregué en el pene excitándome aun más me coloque de inmediato mi rostro entre sus piernas para comenzar a lamber su vagina pasando mi lengua entera haciendo mojarse mucho mas a bella, que desde el primer lengüetazo no dejo de gemir.

-“La perrita esta mojada mmh” Le dije entre lengüetazo y lengüetazo.

Mientras lambia más y más rápido de pronto retiro la cara de su ya mojadísima vagina y por fin coloco mi pelvis entre sus piernas para colocar la punta de mi palpitante pene en la entrada de su vagina, apenas presiono un poco y toda mi miembro viril se hundió hasta la empuñadura en Bella quien grita de dolor porque su vagina pese a todos los años que llevamos juntos sigue siendo tan estrecha como cuando la penetre por primera vez en la universidad, ya que Bella va cada año a que le hagan un rejuvenecimiento vaginal a un spa es cayo pero adoro los resultados por lo que no pongo reparo en pagar la cuenta.

Pese al grito se que le estaba gustando por lo que comencé a mover mi cadera para meterlo más y rozarlo adentro de ella

-“Estas más apretada que de costumbre”, Le digo penetrándola duramente a Bella.       
-“Duro duro, duro, Papi así aaaaaay ay, duro”. Era todo lo que de bella salía.     

Le agarre las piernas y la levante para que Bella quedara sentada sobre mi pene que posición tan rica Dios ella se lo metía sola saltaba sobre mi erección gritando y apretando su vagina era el cielo mientras le comía sus tetas mientras se metía me pene entero movía sus caderas en círculos no quería sacarlo pero volví a ponerme de Bella prendida a mi pene la coloque de nuevo acostada se la saco me puso de lado a sus piernas estaba sobre para volverla a penetrar.

-“Que riiiico mmmh”. Gimió Bella.

 Luego de un rato Bella de nuevo quiso montarme de nuevo por lo que una vez Bella ya montada de nuevo sobre mí se lo metió todo de nuevo para de inmediato comenzar a mover sus caderas restregándose mi miembro en su interior para ese momento estaba que me corría gimiendo grandemente por lo que extraje mi palpitante pene rápido de la vagina de Bella y le  pedí su culito y ella sonriendo se puso en cuatro patas.

-“Tienes el mejor culito Bella”, Le dije.

Un momento antes de comenzar a lamber su ano un par de veces con sus lindas nalgas bien abiertas con mis manos para después colocar la punta de mi glande sobre su ano, para empujar y comenzar a meterlo, apenas introduje la mitad de mi glande para de un gran empujón se la metí de una sola vez, para luego comenzar a sacar como a meter de una y otra vez con ambos gimiendo.

Bella gemía de lo excitada que estaba pues le gustaba que le diera nalgadas me abría el culo con sus manos lo que permitía que penetrara más profundo y más duro con una mano se masturbaba haciendo círculos sobre su clítoris y vagina formando un pequeño charco de sus jugos ella ya estaba muy mojada mientras seguía gimiendo como una perrita ya no podía más y por fin me vine dentro de su ano, dando un gran gemido de placer, al sentir como mi espeso semen brotaba con fuertes disparos de mi pene en su interior.

Luego al cabo de unos minutos mientras seguíamos acariciándonos mi lechita se escurría por las piernas de ella que estaba casi ya dormida nos besamos de nuevo pero antes de caer rendidos le metí un dedo en su vagina que la hizo correrse intensamente nos abrazamos y dormimos un rato, como era nuestra costumbre para recuperar algo de las fuerzas perdidas debí dormir un par de horas antes de que Bella me despertara.  

Cuando me despertó dijo.

-“¡creo que es hora de un poco más de diversión cariño!” Bella dijo con una gran sonrisa.

Sabía lo que deseaba, por lo que fue al baño a vaciar mi vejiga que necesitaba hacerlo con urgencia tome una ducha rápida y regrese a donde estaba Bella, ambos nos fuimos hasta un rincón de la enorme bodega en donde habíamos reunido algunas cosas que fuimos retirando de la misma que usábamos para muchos propósitos pero esa noche seria el marco para lo que estaba por suceder.

Bella iba vestida con un coordinado amarillo fosforescente y unos altos tacones con su larga cabellera cayendo por sus hombros hasta sus senos, con un par de tacones a juego de tacón muy alto, sin necesidad de que ella me dijera nada me coloco de frente a ella con las piernas un poco flexionadas y con mi cuerpo hacia atrás con mis manos apoyadas sobre una fuerte mesa, mi pene quedo colgando apoyado sobre mis testículo que para ese momento estaban bastante bajos.  





Bella se me quedo mirando por unos segundos como si me admirara con su mirada por momento bien clavada en mi entrepierna, luego con su mirada bien cargada de lujurio me dijo.

-“¿Listo Cariño?” Pregunto Bella muy excitada.
-“¡Listo hazlo!” Le respondí conteniendo el aliento.

Tense los músculos de mi vientre y piernas en anticipación, Bella camino rápido hacia a mí para descarga una fuerte patada sobre mis colgantes testículos, su pie se hundió en mi entrepierna sin obstáculo alguno.

-“¡AAAAAAAAAAAGGGGG!” Gruñí al instante.

Un dolor incesante que me quemaba por dentro se extendió por mi vientre provocándome náuseas, pero me mantuve de pie respirando aceleradamente, disfrutando a mi manera de aquella dolorosa sensación, cuando de  nuevo una nueva patada se estrello en mis testículos en esa ocasión fue la punta del tacón derecho de Bella quien se hundió en mi escroto entre mis dos testículos el dolor fue simplemente demoledor, mis manos dejaron la mesa para irse a mis genitales mientras caí de rodillas frente a Bella.

-“¿Cómo te sientes cariño?” Pregunto Bella alzando mi mentón con una mano.

-“Bi…en, Creo que Bi…en”. Le respondí con voz entrecortada.
-“¡Muy bien ahora ponte de espaldas!” Dijo Bella.

Sin soltar mi barbilla Bella me planto un beso en los labios para luego retroceder unos pasos delante de mi para recuperar su distancia que le servía para tomar vuelo, con el dolor un poco calmado pero con mis testículos aun adoloridos como palpitando por dentro, haciendo uso de todas mis fuerzas me puse pie me di la vuelta y apoye las manos de frente a la mesa, abriendo mis piernas, para dejar expuestos mis testículos de nuevo con mi pene en semi erección ya para ese momento.




Bella se tomo unos segundos dado que no podía verla ya que mi vista estaba al frente, pues me gustaba no saber cuando ella iba a dar el golpe, apenas escuche sus tacones caminar hacia donde estaba y de pronto sentir una nueva patada que casi hizo que mis ojos se me saliera de mi orbitas, aquella patada fue la más violenta que ella me había dado en todos los años que llevamos juntos me quede ahí con todo mi cuerpo sacudiéndose de dolor.

No podía moverme, era como si ningún musculo de mi cuerpo me respondiera el dolor era enorme y de pronto otra patada aun con mayor intensidad, alcance a escuchar un sonoro ruido que hizo mis ojos quedasen en blanco.

-“CRACK”.

Fue un ruido que creo que solo yo escuche pues Bella para ese momento estaba de nuevo algunos pasos por detrás, para ese momento sentía que me estaban hirviendo vivo, ni siquiera pude gritar, simplemente estaba en un shock indescriptible cuando otra patada impacto mi escroto, seguida de otra y otra, estaba a punto del desmayo cuando se escucho un segundo sonido.

-“CRACK”.

En ese momento sin poderme contener di un alarido de dolor como nunca antes lo había hecho durante una de nuestras sesiones de Ballbusting.

-“¡AAAAAAAAAHHHGGGGGG!”

Mi pene comenzó a arrojar la que sería mi última carga viril, chorro tras chorro de mi espeso semen debieron ser unos seis o siete grandes chorros antes de que de mi pene brotara un gran chorro de sangre y terminara en el piso sin sentido.

Me desperté en el hospital con Bella a mi lado, ella al verme abrir los ojos me dijo llorando, desconsolada por completo.

-“¡Lo siento, lo siento, lo siento!” Repitió entre lágrimas una y otra vez Bella.
-“Ya amor no es nada todo está bien”. Le respondí tratando de consolarla.

Bella me miro por unos segundos y me dijo visiblemente consternada.

-“No amor, nada estará bien, te han tenido que extirpar los testículos, te los revente sin darme cuenta con mis patadas”. Dijo Bella un llorando.

Mis ojos se abrieron grandes al escuchar aquella noticia, quede petrificado sin saber qué hacer, no podía dar crédito a lo que ella me estaba diciendo, con miedo y desesperación me lleve mi mano a mi entrepierna de la que salía un pequeña tuvo de drenaje, sentí alivio al palpar un par de testículos en el interior de mi escroto.

Bella vio mi expresión de alivio al tocar mi escroto y añadió.

-“Amor lo que sientes no son los tuyos, son prótesis que el médico coloco”. Dijo Bella aun Llorando.

Para darle veracidad a sus palabras me mostro un frasco donde trozos de carne blancuzca flotaban en un liquido conservante y Bella visiblemente consternada me dijo.

-“Esto son los que una vez estuvieron dentro de tu escroto cariño”. Dijo Bella.

Mientras me mostraba el frasco y mis lágrimas corrían por mis mejillas al comprender que ya no era un hombre sino un eunuco para el resto de mi existencia.

Han pasado ya dos años desde aquella noche, el sexo con bella es aún magnifico gracias a los medicamentos para la impotencia que me permiten seguir teniendo fuertes erecciones como a las dosis de testosterona que regularmente ingiero, los orgasmos ya no son tan placenteros como antes pero aun son buenos.

Bella aun me sigue exigiendo sesiones de ballbusting, aunque ya no siento el mismo dolor de antes aun puedo sentir algo, finjo la mayor parte de mis reacciones que aun hace que ella se excite y a diferencia de antes en la que luego de la sesión de patadas no podía tener sexo ahora puedo con los dos inmersos en un estado de excitación increíble que nos hace alcanzar niveles de placer increíbles que antes nos estaba negado.  



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  





Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

APRESADO Y VIOLADO

Era uno de los manifestaste hacia el régimen siendo gay éramos unos parias aunque todos a mi alrededor en la gran marcha de protesta nos conocíamos, incluso me había acostado con algunos de ellos en el pasado, aunque nadie en la marcha creo que se hubiese atrevido a decir que era gay en ese momento por miedo a ser encarcelado, asesinado o algo peor por el régimen que era homofóbico en extremo, con 26 años era un joven hombre atractivo, rubio y bien dotado era bien cotizado entre mis amigos que además buscaban penetrarme por mi apretado culito......


APRESADO Y VIOLADO
Era uno de los manifestaste hacia el régimen siendo gay éramos unos parias aunque todos a mi alrededor en la gran marcha de protesta nos conocíamos, incluso me había acostado con algunos de ellos en el pasado, aunque nadie en la marcha creo que se hubiese atrevido a decir que era gay en ese momento por miedo a ser encarcelado, asesinado o algo peor por el régimen que era homofóbico en extremo, con 26 años era un joven hombre atractivo, rubio y bien dotado era bien cotizado entre mis amigos que además buscaban penetrarme por mi apretado culito.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Era uno de los manifestaste hacia el régimen siendo gay éramos unos parias aunque todos a mi alrededor en la gran marcha de protesta  nos conocíamos, incluso me había acostado con algunos de ellos en el pasado, aunque nadie en la marcha creo que se hubiese atrevido a decir que era gay en ese momento por miedo a ser encarcelado, asesinado o algo peor por el régimen que era homofóbico en extremo, con 26 años era un joven hombre atractivo, rubio y bien dotado era bien cotizado entre mis amigos que además buscaban penetrarme por mi apretado culito.

La marcha tenía como objetivo el palacio presidencial de la nación pero las fuerzas anti disturbios no impidieron la marcha pese a ser miles fuimos reprimidos con violencia incluso usando perros, entre el caos que sucedió cuando las fuerzas antidisturbios arremetieron contra la marcha fue alcanzado por una bala de goma en la cabeza que me hizo caer golpeándome contra un tubo lo que me hizo quedar inconsciente por no sé cuánto tiempo quede sin sentido pero cuando recobre el conocimiento estaba en una celda con otros cientos de hombre apenas en ropa interior como los demás.

Uno de mis compañeros de celda al que se le notaba un enorme paquete al frente de su ajustado bóxer, que estábamos detenidos en alguna prisión de la policía estuve en aquella celda por seis días, antes de que fuese sacado esposado por dos guardias quienes me llevaron a un habitación con una gran mesa en el centro, ahí los guardias me despojaron de mi slip (trusa) para dejarme completamente desnudo dejándome ahí solo, no había en donde sentarse en aquella habitación a menos que no fuese en el puso o sobre la mesa por lo que me senté sobre la mesa.

Como a los 20 minutos de quedarme ahí apareció un hombre muy atractivo de cabello castaño y magnifico cuerpo con un impresionante bulto delante de su ropa interior que era la única prenda que estaba usando, incluso el bulto era más grande que el de mi compañero de celda, el hombre sin decir palabra alguna se despojo de su slip, para dejar al descubierto ante mis ojos un pene enorme en total estado de reposo aun, con un par de huevos enormes colgando por debajo bastante bajos que parecían un par de cencerros, luego se me acerco sin apartar la vista de mi cuerpo desnudo.

Aquel hombre llego a donde estaba penetrándome con su mirada como si quisiera arrancarme el corazón por un momento pensé que estaba ahí para torturarme y matarme y en parte lo que pensaba no estaba del todo mal, cuando llego a donde estaba ya de pie junto a la mesa, tomándome de los hombros dijo con una voz muy varonil.

-“¡Date la vuelta maldito puto!”, Dijo mientras me hacia girar con sus manos.

Cuando estaba de espaldas a él, me hizo inclinar hacia adelante, para no caer tuve que apoyar mis manos sobre la mesa de metal frente a mí, en ese momento él comenzó a restregar sus enormes genitales entre mis nalgas de inmediato aquello me hizo excitar mi pene comenzó a crecer lo mismo que el de él, sentí como su miembro viril cobraba vida entre mis nalgas alargándose y engrosándose sin cesar, aunque no logre verlo en ese momento su masiva erección debía tener no menos de 28 cm aunque mi pene era grandes en erección de 22 cm no se comparaba a la de ese hombre, quien no dejo de restregar su pene entre mis nalgas, empapando el canal entre mis nalgas de su abundante liquido pre seminal que brotaba de la punta de su glande circuncidado podía sentir sus enormes huevos casi rosando los míos mientras seguía pasando su endurecido pene entre mis nalgas mientras con sus manos me tenia bien sujeto de mis caderas.

-“¡Tienes un culito magnifico!” Dijo ese hombre de improviso.

Aquel hombre de improviso se agacho para empezar a comerme las nalgas no tardo en abrirme las nalgas para comenzar a darme un riquísimo beso negro, solo me retorcía del placer mientras gemía, sintiendo su lengua tratando de entrar en mi ano, aquello fue delicioso mientras duro de pronto sentí como metió un dedo en mi ano y empezó con el mete saca para dilatarlo, pero no se dilataba lo suficiente, por lo que al cabo de unos minutos metió dos dedos pero nada un no se dilato lo suficiente pero eso no importaba pues estaba en verdad muy excitado para ese momento, el hombre supo que su pene definitivamente no entraría fácilmente, por lo que se puso de pie y me abrió de nuevo las nalgas.

Aquel hombre estaba tan excitado, incluso creo que más que yo mismo que solo me eche saliva directamente sobre mi ano para que él comenzara a trata de introducir su pene, no podía, me dolía mucho ya era enorme, jadeante con mi pene chorreando liquido pre seminal de la punta en abundancia le dije.

-“Por favor espera, ¡duele, hazlo lentamente o me vas a partir en dos!” Le suplique.

-“Claro que si, serás mi perra desde ahora maldito puto”. Me contesto el hombre.

Al parecer mi suplica lo excito mucho por lo que empujo su enorme y duro pene con mucha más fuerza, venciendo la resistencia de mi ano, hasta que  introdujo la totalidad de su enorme glande mis ojos casi se me salen, dio un grito agudo de dolor.

-“¡AAAAAAHGHGGGG!”

Me dolió mucho, me retorcí tratando de zafarme pero me tenía muy bien tomado de las caderas por lo que no pude escapar me dijo.
           
- “Así me gusta perra, abre bien las nalgas mientras me las abría con las manos”.          

Saco su glande pero solo por dos segundos antes de que de nuevo lo volviera a introducir y esta vez usando todo su cuerpo como un peso para que entrara mas no pude escapar y su pene se hundió todo en mi ano, sentía como sus vello púbico quedo aplastado entre mis nalgas grite de dolor al sentirme empalado como nunca antes en mi vida.

 -“Cállate maldito puto”, Me dijo mientras me nalgueaba.

Cuando termino de azotarme con su mano empezó el mete saca, que poco a poco hico que comenzara a disfrutar solo me quejaba hasta que en un momento empecé a gemir de puro placer, al sentir como mi próstata estaba siendo masajeada a un brutal ritmo, apenas gemí el hombre me dijo mientras seguía con su vaivén.

-“Así quería oírte gimiendo como la autentica puta que eres”. Dijo gimiendo el hombre.         

Su trato me hico excitarme aun más de lo que ya estaba aquella excitación era  demasiado, además en los 30 minutos que me estuvo penetrando nunca me saco ni una sola vez su enorme pene de mi culo y eso me volvió más loco aun, por lo que sin siquiera tocarme mi pene comenzó a arrojar chorro tras chorro de mi espeso semen en medio de un enorme orgasmos con mi ano desgarrado contrayéndose contra su enorme miembro mientras me venía como nunca antes.
           
De subido apenas terminar de correrme, el hombre me saco su enorme pene sin cuidado alguno y me hizo arrodillarme frente a él y me dijo.

-“Chúpamela como si tu vida dependiera de ellos”. Me dijo con una sonrisa diabólica.
-“Y Más vale que te tomes toda mi leche puta”. Sentencio el hombre.

Su pene aún enorme estaba toda sucia y tuve que lamberla que estaba manchado de mi sangre y heces fecales con un mal olor pero eso a ese hombre no le importo apenas abrí la boca, me enterró su pene hasta el fondo sentí una enorme arcada que apenas pude controlar, apenas bastaron uno segundos para sentir su masiva eyaculación en mi boca, fue tanto su semen que no lo pude contener todo en mi boca y algo de esa tibia leche cayó al suelo.

-“¡Te dije que te la bebieras toda puta de mierda!” Dijo el hombre muy molesto.

Saco su pene de mi boca y me dio un enorme puñetazo que me hizo caer a unos metros con mi labio partido, sangrando, el hombre enfurecido fue hasta donde estaba para tomarme de los cabellos y llevarme hasta la mesa donde me hizo apoyar mi torso sobre la superficie de la mesa, aseguro mis brazos por arriba de mi cabeza y mis piernas a dos de las patas de la pesada mesa de metal.

-“Espero que disfrutaras tu última venida puta”. Dijo colérico el hombre.

Al tiempo que tomaba mis huevos para estirarlos con fuerza hacia abajo, hasta hacerme gritar de dolor, hasta hoy aun no sé de donde tomo un afilado cuchillo, lo cierto es que no importa de dónde lo tomo sino que lo tenía en su mano, era un cuchillo largo tipo carnicero muy afilado con el que me corto mi escroto por completo de un solo corte en un segundo era un hombre y al otro un eunuco.

-“¡AAAAAAAAHHHHYYYY!” Grite de dolor.

Todo mis cuerpo se convulsiono se dolor hasta que me desmaye.

Pasaron varios días en los que ardí en fiebre muchas veces estuve al borde de la muerte, algo que en esos momento deseaba, pero de algún modo sobreviví, pero no para bien me convertí en la puta literalmente hablando de los guardias de aquella prisión para cuando fue liberado tres años más tarde en solo un guiñapo de lo fui, me costó mucho trabajo superar aquello, incluso por un tiempo fui un prostituto de callejón dejaba que me la metieran por centavos, logre salir de ese infierno gracias a un amigo que me reconoció un día.

El me llevo a su casa, me cuido y apoyo poco a poco el amor surgió entre los dos, ahora 20 años más tarde, ambos estamos por casarnos el régimen militar ya no está y hay leyes nuevas que nos permiten cazarnos, el me hace sentir pleno y lo amo mucho como nunca pensé amar a otra persona pero pese a mis recuerdos nefasto en aquella cárcel creo que extraño el pene de aquel hombre que me violo pero me llevo a la gloria nunca supe que fue de él o si aun vive, solo espero algún día no muy lejano por lo menos una vez mas ser su puta cuando de nuevo sea Apresado y Violado. 




Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ANSIEDAD SIN CONTROL

Su último ataque fue la gota que derramo la gota de la directora quien suspendió a Aldo por tres semanas, la directora me urgió a buscar ayuda profesional ya que según ella el comportamiento de Aldo no era normal, pensando que aquello era una etapa normal en el desarrollo de cualquier joven hombre no le preste la debida atención a las palabras de la directora, para tratar de entender a mi hijo pedí tres semanas de vacaciones en mi trabajo que me fue concedido sin problemas pues tenía muchas vacaciones atrasadas.......


ANSIEDAD SIN CONTROL
Su último ataque fue la gota que derramo la gota de la directora quien suspendió a Aldo por tres semanas, la directora me urgió a buscar ayuda profesional ya que según ella el comportamiento de Aldo no era normal, pensando que aquello era una etapa normal en el desarrollo de cualquier joven hombre no le preste la debida atención a las palabras de la directora, para tratar de entender a mi hijo pedí tres semanas de vacaciones en mi trabajo que me fue concedido sin problemas pues tenía muchas vacaciones atrasadas.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES] [VIOLACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Tener un hijo adolescente siendo una madre soltera siempre ha sido difícil pero cuando se tiene un adolescente que estaba obsesionado por el sexo lo es aun mas, dejen les cuento lo que paso y como logre que mi hijo adolescente pudiera controlar su impulses sexuales de una vez por todas, verán como toda chica en mis años de adolescencia fui algo rebelde y sobre todo muy caliente me gusta y sigue gustando el sexo por lo que no dude en usar a los hombres como fuente de placer sin pensar en las consecuencias.

A los 16 quede embaraza de un uno de mis amigos con el que más tuve sexo, pero cuando le dije que estaba embarazada me dijo que el bebe no podía ser mío, dijo que era una puta que el sabia que me revolcaba con varios lo desprecio y afronte mi embarazo por mi misma mis padres reaccionaron diferente a lo pensé mi padre se enojo mucho pero me apoyo luego de nacer mi hijo se le hicieron pruebas de ADN y se comprobó que el padre era mi amigo, quien no tuvo más remedio que afrontar la situación.

No nos casamos pero si tuvo para la manutención de mi hijo y darle su apellido a nuestro hijo, en la parte monetaria si cumplió pero en la parte afecta como padre no intervino para nada, con ayuda de mis padres logre terminar mis estudios universitario y conseguí un buen trabajo que con la ayuda de los pagos del padre de mi hijo me permitieron adquirir una casa para los dos nos mudamos a esta nueva casa cuando Aldo cumplió 11 años, para ese momento era una joven mujer de grandes senos aun con un cuerpo fenomenal que atraía a los hombres.

Por cuestiones de trabajo dejaba solo mucho a Aldo por lo que no me percate que había entrado en la pubertad hasta los 16 años que me citaron en la escuela donde estudiaba para informarme que estaba teniendo un comportamiento inquietante antes sus compañeras incluso llegando a atacar a una de ellas para tratar de tener sexo por ella, aquello me sorprendió en casa Aldo era algo retraído y callado, pero al parecer en la escuela era totalmente diferente según me contaron era temido por sus compañeros especialmente por sus compañeras, las cuales siempre estaban siendo acosadas por él, al tratar de verles sus calzones (bragas) constantemente.

Pero su último ataque fue la gota que derramo la gota de la directora quien suspendió a Aldo por tres semanas, la directora me urgió a buscar ayuda profesional ya que según ella el comportamiento de Aldo no era normal, pensando que aquello era una etapa normal en el desarrollo de cualquier joven hombre no le preste la debida atención a las palabras de la directora, para tratar de entender a mi hijo pedí tres semanas de vacaciones en mi trabajo que me fue concedido sin problemas pues tenía muchas vacaciones atrasadas.

Durante el primer día de mis vacaciones me la pase observando el comportamiento de Aldo que no era por lo menos para mí nada fuera de lo normal, los problemas empezaron como a la semana después  de estar los dos en casa, Aldo comenzó a notarse molesto primero y poco a poco daba estallidos de violencia súbita que así como empezaban terminaban, hasta que una tarde Aldo estallo creo que la falta de ver a su jóvenes compañeras lo hizo explotar, descargando toda su furia como tensión sexual en mi su madre, fue en el comedor sobre la mesa.

Aldo en un arrebato tiro todos los platos y cosas que estaban sobre la mesa, se puso de pie y me tomo abriéndome mi blusa de botones color cielo azul para dejar mis senos al descubierto apenas cubiertos por mi sostén (corpiño) de color crema casi color piel, me hizo inclinar sobre la mesa, apoyando mis grandes senos sobre ella, mientras le suplica.

-“Aldo, Aldo, Amor detente, para que haces”. Tratando de ser comprensiva.

Pero Alto no se detenía cuando levanto mi falta enfurecí quise golpearlo, darle una bofetada para que se detuviera pero eso pareció solo encenderlo aun mas, me arranco mi panty, (braga) y me sujeto mi brazo izquierdo con fuerzas detrás de la espalda.

Con mis nalgas y sexo completamente expuestos pude sentir perfectamente la fuerte erección debajo del short de mi hijo que no tardo en bajárselo para comenzar a restregar su duro pene de no menos de 19 cm circuncidado entre mis nalgas, asustada de lo que podría hacerme trate de liberarme, de hacerle ver que aquello estaba mal.

-“Aldo, Aldo para, soy tu ma…” Pero mi suplica fue interrumpida.

Tuve que morderme mi labio inferior para no gritar, cuando algo me penetro por completo de una sola embestida, sentí como hundió en mi vagina toda su virilidad, son sus huevos chocando contras mis nalgas, debo decir que me dolió no porque fuese virgen sino porque hacía tiempo que no tenia sexo por lo que mi vagina se había estrechado y además sin juego previo estaba algo seca, pero a Aldo pareció que eso no le importo.

-“AAHHHHHY” Dije.

Aldo no tardo en comenzar a gemir y resoplar mientras sacaba casi por completo su palpitante pene pero solo para volver a meterlo por completo, pronto el ritmo se hizo frenético, la pelvis de Aldo chocaba con violencia contras mis nalgas lo que me hacía gemir sin poderlo evitar, aquello me sobre excito pese a saber que estaba mal.

-“¡AAAAHHHH, Al…do Ahhhh!”

De pronto mi hijo dando un fuerte gruñido comenzó a correrse en mi interior, su pene se ensancho y e inserto por completo cuando su glande palpitando arrojo un primer gran chorro de su mesen en mi interior lo que me provoco un enorme orgasmo al sentir un miembro viril venirse en mi interior luego de años de no hacerlo, fueron varios chorros los que arrojo Aldo antes de retirar su pene de mi.

Con su pene aun chorreando semen Aldo se subió su short (pantalón corto), para irse a su habitación sin decir palabra alguna, mientras por mi parte me quede ahí sin saber que hacer sintiendo como el semen de hijo que se mezclo con mis jugos brotaba de mi vagina, para chorrear por mis piernas.

- ¿aquello fue una violación? Me pregunte a mí misma.

Lo cierto es que no estaba segura, en cierta manera había disfrutado de aquello y hasta inconscientemente creo que lo había permitido, sin recomponerme me fui a la ducha tome un largo baño, con un mar de preguntas llenándome la cabeza con una completa turbación me fui a la cama temprano no deseaba seguir pensando.

Serian como a la media noche cuando sentí que alguien me estaba tocando me había dormido solo en ropa interior para cuando abrí los ojos ya mis senos estaban por fuera de mi sujetador, pese a estar todo oscuro logre ver a Aldo sobre mí, trate de luchar pero pronto sentí su pene tratando de entrar en mi boca, trate de hablar para que se detuviera.

-“Aldo deten…” Pero apenas abrí la boca Aldo aprovecho para introducir su pene.
-“MMMMMMMM”. Fue lo único que de mi salía con su pene en mi boca.

Aldo comenzó con el mete saca rebotando sus huevos con mi barbilla, hundiendo su glande bien profundo en mi garganta provocándome arcadas, así estuvo como por 10 minutos antes de sacarme su pene de mi boca, cuando lo hizo pude respirar agitadamente, pero mi alivio duro poco, Aldo hizo girones mi panty, (braga) para de inmediato introducir su erección de nuevo en mi vagina, mientras su boca comenzó a lamber y chupar mis pezones alternadamente, por supuesto estaba vez si me resistí pero algo usando una fuerza que no sabía que poseía logro dominarme de nuevo.

Me estuvo penetrando como 20 minutos entre gemidos de ambos conmigo implorándole con lagrimas que se detuviera pero no lo hizo hasta que se corrió de nuevo en mi interior, aquella fue la segunda vez que fui violada por mi propio hijo en menos de 24 horas, apenas termino se bajo de encima y se fue a su habitación dejándome llorando en mi habitación, aquella noche tome la determinación de no dejar que aquello volviera a suceder.

A la mañana siguiente me levante muy temprano para preparar un buen desayuno mezcle en el jugo algunas pastillas que usaba a veces para dormir que eran muy fuertes, Aldo se tomo se tomo varios vasos de jugo ya que se despertó con mucha hambre, apenas termino de comer y cayo desmayado inconsciente sobre la mesa, estaba en solamente en trusa (slip), cuando lo coloque boca arriba sobre la mesa, lo desnude para observar sus genitales eran hermosos en otras épocas y de no ser mi hijo estaba segura que me hubiese encantado tener sexo con Aldo, fui hasta una pequeña bodega en donde guardaba muchas cosas para tomar de una caja un elastrador.

También tome dos ligas castradoras y un afilado cuchillo de la cocina, regrese a donde estaba Alto aun profundamente durmiendo sobre la mesa, amarre sus cuatro extremidades a las patas de la mesa dejando sus piernas bien abiertas, en mi juventud antes de quedar embarazada le ayudaba a un tío a castrar a los cerdos en su granja en los veranos, debo decir que me excitaba mucho hacerlo y ahora que estaba por hacer lo mismo a mi propio hijo sentí como mi vagina se inundo de mi jugos que comenzaron a chorrear por mis piernas sin control.

Le coloque un trapo en la boca a Aldo para luego sellar su boca con un buen trozo de cinta adhesiva, luego hice todo rápido no deseaba que mi amor de madre se interpusiera, tome su escroto para ir pasando uno a uno sus testículos en medio de las dos estiradas ligas castradoras una vez pasados sus dos testículos, moví el elastrador lo más arriba de su escroto que estire con fuerza, lo que hizo que Aldo diera un pequeño gemido involuntario antes de liberar las ligas que se contrajeron con violencia y fuerza sobre la parte alta de su escroto.

De haber estado despierto Aldo estoy segura que hubiese dado un gran grito de dolor, pero en el estado que estaba apenas su pene respondió poniendo completamente duro, aquello debo decir me excito aun más, por lo que me subí a la mesa y cabalgue el pene de Aldo hasta correrme tres veces, satisfecha me fui a bañar, y para cuando Aldo recupero el sentido se inquieto, comenzó a retorcer por el dolor que estaba sintiendo proveniente de su entrepierna, para ese momento su escroto con su preciado contenido en su interior ya estaban negros, me fue evidente que su bolso de piel como sus testículos estaban muertos habían pasado ya 8 horas desde que aplique las ligas en ese momento.

Me acerque a mi hijo para quedar entre sus piernas sosteniendo el afilado cuchillo en una de mis manos para levantar su escroto con la otra, aquello le produjo mucho dolor pero cuando comprendió lo que estaba por hacerle, comenzó a llorar a mover su cabeza en forma negativa, como implorando que no lo cortara, pero debía hacerlo, llorando por mi parte mientras lo hacía apenas me tomo tres largos cortes cercenar su escroto de su cuerpo por completo.        

Todo el cuerpo de Aldo tembló por el dolor y el no tardo en desmayarse, las logas que quedaron cerrando la herida tardaron tres semanas en caerse y para ese momento Aldo estaba curado, le deje tener sexo conmigo por varios meses hasta que sus erecciones desaparecieron, incluso tuvo sexo conmigo con 4 meses de embarazo, ya que Aldo me dejo embarazada, nadie sabe que mi segundo hijo que fue una niña es hijo de mi propio hijo, ahora Aldo solo puede tener sexo con ayuda de medicamentos especiales y eso mantiene su “Ansiedad bajo control”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

AHORA SOY UNA DE ELLAS

Por supuesto la alegría no cabía en mi cuerpo tres semanas más tarde estaba volando en un pequeño avión desde la Habana Cuba a la pequeña isla en el Caribe, el aeropuerto al que llegue, simplemente era una pequeña torre de madera y una choza, aquello no era lo que esperaba apenas una mujer ya entrada en años me recibió y me llevo al único hotel de la isla en un viejo Jeep de los años 40’s, pintado muy pintorescamente, en aquel lugar pese a las paradisiacas playas no había mucho que hacer......


AHORA SOY UNA DE ELLAS
Por supuesto la alegría no cabía en mi cuerpo tres semanas más tarde estaba volando en un pequeño avión desde la Habana Cuba a la pequeña isla en el Caribe, el aeropuerto al que llegue, simplemente era una pequeña torre de madera y una choza, aquello no era lo que esperaba apenas una mujer ya entrada en años me recibió y me llevo al único hotel de la isla en un viejo Jeep de los años 40’s, pintado muy pintorescamente, en aquel lugar pese a las paradisiacas playas no había mucho que hacer.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMÍA] [FEMINIZACIÓN] 


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





El crucero Nynpho es uno de los cruceros más caros como exclusivos del mundo, solo una vez al año toca Puerto en una pequeña isla privada en el Caribe, solo se admiten pasajeros hombres y deben ser solteros, el costo por el viaje que dura 8 meses en el mar, visitando varias islas deshabitadas es de 2.2 millones de euros por pasajero y créanme vale hasta el último centavo, con 22 años deseaba ir a ese crucero desde que supe de su existencia a los 18 años pero simplemente no tenía el dinero para pagarlo.

Cuando pensé que mis sueños de pasarla en grande mientras aun era joven se me esfumaban de las manos en el sitio apareció una oferta un boleto gratis para el próximo viaje en tres meses siempre que estuviera dispuesto a entrar al sorteo y aceptar las reglas que me impondrían al termino del viaje, que era trabajar en el crucero por 10 años para pagar mi deuda era como un sueño para mí por lo que no tarde nada en apuntarme para el sorteo, para mi sorpresa dos meses después pensando que de nuevo todo quedaría en un sueño, recibí la noticia que era el ganador del boleto.

Por supuesto la alegría no cabía en mi cuerpo tres semanas más tarde estaba volando en un pequeño avión desde la Habana Cuba a la pequeña isla en el Caribe, el aeropuerto al que llegue, simplemente era una pequeña torre de madera y una choza, aquello no era lo que esperaba apenas una mujer ya entrada en años me recibió y me llevo al único hotel de la isla en un viejo Jeep de los años 40’s, pintado muy pintorescamente, en aquel lugar pese a las paradisiacas playas no había mucho que hacer.

La isla estaba casi deshabitada, apenas contaba con 20 residentes permanentes, para el momento que llegue ya estaban en el lugar unos 60 hombres de todas las edades desde los 20 a los 75 años, de todas las nacionalidades que se puedan imaginar, me hice amigo de Fred un chico de mi misma edad hijo de un rico empresario su padre le había dado ese regalo con la condición de que al termino estudiaría y tomaría el control de las empresas familiares, Fred acepto, durante los próximos días bebimos y platicamos muchos en el único bar del lugar.

Gracias a Fred los 4 días que tuvimos que esperar para la llegada del crucero se me pasaron muy rápido, el crucero era enorme, en verdad gigante prácticamente una ciudad flotante, el abordaje se hizo por medio de un bote especial que primero desembargo a los pasajeros que terminaban su viaje, luego bajaron todos los tripulantes hasta el capitán por tres días tuvimos que esperar mientras la tripulación disfrutaba de tres días en tierra, luego la tripulación nos dio la bienvenida con bongo y platillo a todo lo grande para horas después partir hacia el mar abierto.

Fui llevado hasta mi camarote por Lucia una bella rubia de un culo de infarto que según me dijo seria mi anfitriona, desde la cubierta principal al camarote ella camino delante de mi portando apenas un minúsculo vikini tipo hilo dental que dejaba prácticamente su perfectas nalgas firmes y paraditas al descubierto, por supuesto mi pene no tardo nada en poner duro como nunca antes, Lucia vio mi abultaba entrepierna al llegar al camarote pero no dijo nada solo sonrió, ella me mostro mi amplio alojamiento que era incluso más grande que toda mi casa, el punto central era la habitación que era enorme con una cama suprema y muy suave.    

Lucia me dijo que en el barco se podía andar como quisiera, incluso desnudo, sin problema alguno me dijo que ella sería mi asiste personal y me complacería en todo lo que quisiera, dijo que regresaría en unas horas para llevarme al comedor en donde se estaría dando la cena de bienvenida esa noche por parte del capitán, luego se marcho dejándome solo en aquel amplio camarote, lo primero que hice fue ir al baño y tomar una ducha fría estaba tan caliente que sentía que estaba por estallar de no enfriarme de manera pronta como lo hice, luego solo me quede en un pequeño speedo que compre para la ocasión de color amarillo que marcaba mucho mi paquete al frente.






Mi cuerpo bien trabajado y marcado quedo húmedo para secarse sobre la amplia cama, mi speedo parecía una carpa de lo excitado que estaba, aquello era un sueño que duraría 8 meses, a las 7:00 PM en punto Lucia toco a la puerta y sin esperar a que abriera entro, ella iba sin nada desnuda por completo su pubis estaba completamente depilado, sus pezones eran rosas tenues con un minúsculo circulo rodeando a su carnoso pezón.

Mis ojos se abrieron grandes al ver aquellos bellos senos tan perfectos moviendo rítmicamente mientras Lucia se me acercaba, aun estaba en mi speedo amarillo, por lo que mi erección quedo en evidencia pero de nuevo ella no dijo nada, Lucia me ayudo a parar de la cama y me condujo a la puerta, antes de salir le pregunte.

-“¿A dónde vamos?”
-“A la cena, ¡que no te acuerdas que dije que pasaría por ti!” Respondió Lucia jovialmente.
-“Espera, ¡espera debo vestirme entonces!”. Le replique con algo de apuro.
-“No pasa nada así estas bien para la ocasión”. Me dijo ella sonriendo.

Luego me condujo por los amplios pasillos de la embarcación mientras caminaba detrás de ella con mi mano tomada por ella, no podía apartar mis ojos de sus lindas nalgas, pero pronto mi atención estaba hacia todos lados viendo a las decenas de hermosas que digo, hermosas sino verdaderas Diosas desfilar ante mis ojos conduciendo a un hombre en su mayoría desnudos o con poca ropa como era mi caso, no sabía hacia dónde mirar a donde quiera había una Diosa que era digna de llevarla a cama para hacerla mía en ese mismo momento, todas con un par de nalgas de infarto.

Lo que provoco que mi pene ya erecto comenzara a palpitar como buscando atravesar la elástica tela de mi speedo, el comedor del barco era enorme, en el gran salón cientos de meses con pulcros manteles blancos y la vajilla más fina que se pueda comprar decoraban cada mesa, cada una de ellas ocupada por un solo hombre y su acompañante, minutos después de sentarme en mi mesa mientras comenzaba a beber mi fino vino que me sirvieron el capital del navío apenas usando su gorra de capitán, mostrando un pene enorme con un conjunto de testículos también masivos, nos dio la bienvenida oficial.

Luego del brindis, comenzaron a servir la cena que debo decir fue súper deliciosa, jamás en mi vida había probado algo así en verdad fue muy delicioso de postre sirvieron un pastel de helado que fue lo mejor de la noche, durante toda la noche Lucia me estuvo acariciando las piernas y por ratos pasaba su mano sobre mi paquete apretando levemente mis huevos o acariciando mi pene en erección pero siempre por sobre mi speedo, lo que me mantuvo durante la cena en un constante estado de excitación.

Más tarde satisfecha mi hambre tenía otros apetitos que me inquietaba, al llegar a mi camarote Lucia entro y antes de que tan solo pudiera decir algo me planto un sólido beso en los labios, para nuestras lenguas comenzar a jugar en nuestras bocas nuestra lenguas, ella hizo que colocara mis manos sobre sus paraditas como firmes nalgas, mi pene se sentía que iba a estallar mientras le apretaba sus nalgas atrayendo su cuerpo al mío, sus firmes senos se aplastaron contra mis pectorales ya que éramos casi de la misma estatura, siendo ella unos centímetros más baja, ni siquiera recuerdo cómo es que llegamos a la cama.

Lo que sí recuerdo fue verla descender besando mi marcado torso hasta mi pelvis donde lentamente me despojo de mi única prenda, mi pene quedo apuntando hacia el techo babeando abundante liquido pre seminal, no paso mucho tiempo antes de que ella lo tomara y se lo llevara a la boca,  aunque nunca le pregunte a Lucia su edad pero debía tener mi misma edad o ser un poco más joven, gemí sin poder contenerme, cuando Lucia se trago mis 22 cm de palpitante erección hundiendo sus fosas nasales en poco vello público.

-“¡AAAAAHHHHH!”

Mis manos se fueron a su cabeza para tratar de controlar el vaivén de su mamada, con una mano jugaba con mis huevos y con la otra acariciaba mis tetillas y marcado vientre, aquello duro como 15 maravillosos minutos antes de que Lucia se extrajera mi pene que no dejaba de arrojar liquido pre seminal de su boca, para mirarme cuando sus carnosos labios presionaron mi glande provocando que casi me viniera con todo el placer que me hizo sentir.

Lucia no tardo mucho en colocarse arriba de mi y coloco mi duro miembro en la entrada de su sexo, las ganas eran demasiadas y quería tenerlo ya adentro, empecé a presionar mis caderas contra su sexo y ella me ayudo bajando mientras comenzaba a entrar mi pene en ella, una vez que todo mi pene estaba dentro ella comenzó a mover sus caderas, lo que hizo que mi erección entrara y salía una y otra vez, eso me estaba gustando, sin poder contenerme la hice quedar boca abajo conmigo encima de ella, con sus piernas muy abiertas para comenzar a penetrarla con mayor facilidad.


Empecé a moverme, sintiendo como mi pene entraba por completo en su interior fue delicioso, mi excitación y placer era tanta que sin importarme nada comencé a penetrarla cada vez más rápido, podía sentir como entraba y salía mi glande, raspando las paredes de su vagina, con mis huevos chocando contra su pelvis, estaba alcanzando un nivel de placer tan supremo que solo supe pedir más y ella me complacía cada una de mis peticiones, entrando y salía de su interior sin parar, cada vez más rápido, con más fuerza.  

Sentía como tomo mi cuerpo se ponía cada vez más caliente al escuchar los gemidos de Lucia y míos  de todo el placer que estaba sintiendo, continuamos a ese ritmo por un buen rato, cada vez se sentía mejor, por momentos eran tan profundas mis envestidas que de pronto sentía que tocaba el fondo de su vagina, esto fue lo mejor, por momentos sentía mis piernas flaquear, de un momento a otro parecía que los dos estábamos cansados de tanto placer y que habíamos llegado al tope pero el placer seguía fluyendo por nuestros cuerpos empapados de sudor. 

Aquello ya o podía continuar mi cuerpo estaba al límite con un movimiento rápido finalizó, nos quedamos así un buen rato sin movernos, de solo ver a Lucia con mi pene aun en su interior me hacía pensar que quería mas, sin duda me había hecho sentir que había tocado el cielo y bajado dos veces, estaba completamente agotado, mi cuerpo se había rendido ante tanto placer, era algo que quería volver a repetir, con ella sobre todo me gusto ver su expresión cuando le llene su vagina de mi espeso semen, sintiendo un nivel de lujuria como nunca antes, era algo que estaba dispuesta a repetir miles de veces, nos quedamos dormidos uno en brazos del otro sintiendo como ella acariciando mi pene que se desinflo poco a poco.

Durante las próxima semana Lucia y yo tuvimos tanto sexo que casi muero de agotamiento lo hacíamos en todos lados como los demás incluso en la gran piscina a la vista de todos los demás pasajeros y chicas presentes desnudas pero a nadie parecía importarle, incluso los demás lo hacían, aquello fue grandioso, luego de una semana nos la tomamos más lento, fue entonces que Lucia una noche llego con una morena y una pelirroja aquella noche fue mi primer orgia con tres mujeres y debo decir que fue estupendo, durante las próximas tres semanas cada dos días Lucia me regalaba una nueva orgia con tres mujeres distintas todas ellas unas Diosas.

Durante los próximos meses participe en todos los encuentros sexuales que se puedan imaginar, orgias, sexo sado, BDSM, anal, vaginal, oral, tríos, cuartetos, estimulación prostática, etc. Aquello fue la gloria, a Lucia parecía encantarle especialmente el sexo anal y sus gemidos me hacían sentir orgasmos aun más intensos que cuando terminaba en su boca o vagina, mi última noche antes de tocar puerto luego de 8 meses de viaje Lucia me regalo una de las noches más intensas sexuales de mi vida me corrí siete intensamente veces, esa noche y antes de irse me dijo.

-“Eso fue para que recuerdes por siempre”.  Dijo Lucia muy sexy.

Al medio día siguiente antes de desembarcar Lucia me dio una muy rica mamada dejando que me corriera en su boca, luego cuando ya estaba vestido y con la maleta en la mano me dio un lindo beso en los labios para mientras me acariciaba el paquete que se abultaba en mi ajustado pantalón me dijo al oído.

-“¡Voy a extrañar a su amiguito, pero ser que seremos grandes amigas pronto!”. Susurro Lucia.

En ese momento no entendí el significado de sus palabras, con una enorme sonrisa deje el barco apenas llegar al muelle de esa pequeña isla tres hombre me cerraron el paso, uno de ellos dijo mi nombre a lo que dije que en efecto era yo, eso fue lo último que supe, apenas sentí un pequeño pinchazo en el cuello antes de que todo se me pusiera negro, me desperté en lo que parecía ser un quirófano con las piernas extendías sobre estribos, los brazos asegurados y el dorso levemente levando por lo que podía ver mi entrepierna ya sin vello algo, cubierto con un liquido marrón que estaba siendo removido por una hermosa enfermera.

Quise preguntarle que estaba pasando pero en ese momento me di cuenta que el solo intentar hablar me causaba un agudo dolor en el cuello además también tenía colocado una mordaza de bola la enfermera con un cubre bocas termino de limpiar el liquido marrón y me inyecto un liquido claro en la base de mi pene y glande que fue muy doloroso debo decir, pero en cuestión de segundos mi pene estaba completamente erecto y entumecido, en ese momento un hombre vestido con ropas quirúrgicas ya con guantes de látex puestos apareció.

Mis ojos se abrieron grandes al ver que aquel hombre que se sentó entre mis piernas muy abiertas era el capitán del crucero Nynpho, al ver mi pene el dijo.

-“¡Vaya que buen pene es una pena!” Dijo sin pene el capitán.

El tomo mi pene y lo masturbo por unos segundos, luego tomo un bisturí electrónico e hizo una incisión circular detrás de mi glande, lo suficientemente profunda para hacer que la piel quedase suelta, el bisturí cortaba y cauteriza al pasar lo que hizo que hubiese poca sangre la que había era rápidamente limpiada por una enfermera.

Con algunos pocos y delicados cortes la piel de mi pene cayó hasta la base del mismo descubriendo el tronco de mi pene, el capitán ahora convertido en cirujano, hizo más cortes y pronto los cuerpos tres cuerpos cavernosos de mi pene, los que hacían posible mis erecciones fueron retirados, dejando solo mi glande sostenido por mi uretra y algunos pequeños filamentos que luego supe eran nervios, el capitán dejo mi glande por el momento a un lado para centrar su atención en mi escroto, realizando un largo corte horizontal en la parte alta, por donde extrajo mis dos testículos.

Para luego de cortarlos no antes de bloquear los conductos que lo unían a mi cuerpo con pinzas a presión, luego con mucha maestría fue formando una cavidad mientras las lagrimas rodaban por mis mejillas, al saber que mis días como hombre habían terminado para siempre, luego de crear la cavidad, tomo mi glande y lo recorto para dejar solo pequeña bolita de carne la parte más sentible del mismo que coloso en la parte alta de la cavidad, para después de manera cuidadosa formar dos labios vaginales, poco a poco donde una vez hubieron genitales masculinos se formo una hermosa vagina.

La operación de cambio de sexo tardo cerca de seis horas, y al final de nuevo quede inconsciente, desperté cinco meses después, durante todo ese tiempo estuve sedado por lo que no me percate de todo lo que me hicieron cuando por fin recobre el conocimiento plenamente me percate que mi alguna vez buen cuerpo masculino se había ido, en lugar de dos fuertes pectorales ahora tenía dos firmes y grandes senos femeninos, coronados por pezones que de solo verlo se me antojo morderlos, chupar y lamber, mi nueva vagina ya curada en su totalidad.

El capitán había hecho un grandioso trabajo a mi mismo me costó creer que alguna vez fue un hombre que la hermosísima vagina que ahora estaba entre mis piernas fue formada por los que alguna vez fueron genitales masculinos, apenas se podían distinguir alguna cicatriz y todo era funcional incluso mi glande era tan sensible como la de una mujer, mi culo era paradito y firme además de tener labios carnosos y una larga cabellera castaña, por si fuese poco, cintura estrecha con vientre plano y voz de mujer de verdad, mi feminización fue completa y para cuando estaba completamente transformado faltaban escasos días para que el barco atracara en la isla.

Lucia me estaba esperando en el barco cuando aborde dándome la bienvenida, cuando me abrazo y me dijo que ella serie mi mejor amiga desde ese momento supe a lo que se refería con aquella palabras que me susurro ocho meses atrás, recibí un entrenamiento de cómo debía ser una anfitriona, por lo que durante ese primer viaje fue más que una mera mesera y atractivo visual, para el siguiente viaje fui asignada bajo el nombre de Luna a un rico hombre de unos 35 años con un cuerpo espectacular y una virilidad aun mayor que la que una vez tuve.

Tener sexo con aquel hombre fue magnífico pese a pensar que al tener su miembro en mi boca iba a vomitar del asco pero no fue así por el contrario de alguna manera, me gusto su sabor e incluso me la trague toda, pero pese a que sentía muy rico cuando me penetraba por mi nueva como apretadita vagina, sentía aun mas placer cuando me la metía por mi ano hasta sentís sus grandes huevos chocando contra mis nalgas.

Cuando descubrí que me gustaba más por detrás, supe que lucía fue alguna vez un hombre como yo, mis pezones también eran muy sensibles, complací a aquel hombre al máximo antes de bajar me dejo un sobre con € 50,000 como propina desde entonces soy una de las anfitrionas y he complacido a una decena de hombre el ultimo un chico como lo fui antes de ser convertido en mujer que también correría el mismo destino me esmere en atenderlo y le recite en su oído las mismas palabras que Lucia me dijo antes de bajar del barco.

Ahora ocho meses después de que el desembarco estamos tres de mis mejores amigas entre ellas lucia desnudas inclinadas sobre la baranda de la cubierta más alta del barco observando a las nuevas chicas que serán entrenadas como anfitrionas en ese viaje, tratando de adivinar quién de todas ellas fue antes un hombre y quien de ellas fue el chico que complací hasta llevarlo al paraíso ocho meses atrás.

Debo admitir que extraño correrme como un hombre y el placer que eso me producía pero no me quejo gano muy bien y nadie creo que podría decir que “Ahora no soy una de Ellas”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul         Mail: darksoulpgm@gmail.com

PROBABILIDADES

Los ojos de Andy recorrían a Steve lentamente, moviéndose a través de su cara, por su cuello, su pecho, a través de su paquete de seis abdominales, y quedándose por un momento fija en el pene de Steve medio erecto, todavía reluciente con semen. La cicatriz de la circuncisión ligera... con su glande púrpura, como un casco sin llamarada... árbol rechoncho... Huevos colgando entre sus piernas. Los ojos de Andy se movieron, tomando la forma inerte de Steve, amándola con sus ojos. Por millonésima vez pensó en lo afortunado que era de tenerlo......


PROBABILIDADES
Los ojos de Andy recorrían a Steve lentamente, moviéndose a través de su cara, por su cuello, su pecho, a través de su paquete de seis abdominales, y quedándose por un momento fija en el pene de Steve medio erecto, todavía reluciente con semen. La cicatriz de la circuncisión ligera... con su glande púrpura, como un casco sin llamarada... árbol rechoncho... Huevos colgando entre sus piernas. Los ojos de Andy se movieron, tomando la forma inerte de Steve, amándola con sus ojos. Por millonésima vez pensó en lo afortunado que era de tenerlo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO]


Categoria: Gay      Autor: Zoroaster





Steve y Andy durmieron y hicieron el amor varias veces el sábado por la mañana. La noche anterior había sido una cena romántica para los dos, seguidos de darse besos uno a otro en una sala de cine y una masiva sesión de sexo toda la noche. Después de que terminaran sus series matutinas, Andy se levantó de la cama y se estiró, con su pene todavía lleno de sangre, y se estiró.

Se volvió y miró a Steve, que había desaparecido de nuevo, extendido en la cama. Su cuerpo era firme y tenso, las líneas de sus músculos claramente visibles mientras su pecho se levantaba y caía lentamente, los rayos de luz del sol que pasaban a través de las persianas en el dormitorio deformándolo mientras respiraba.

Los ojos de Andy recorrían a Steve lentamente, moviéndose a través de su cara, por su cuello, su pecho, a través de su paquete de seis abdominales, y quedándose por un momento fija en el pene de Steve medio erecto, todavía reluciente con semen. La cicatriz de la circuncisión ligera... con su glande púrpura, como un casco sin llamarada... árbol rechoncho... Huevos colgando entre sus piernas. Los ojos de Andy se movieron, tomando la forma inerte de Steve, amándola con sus ojos. Por millonésima vez pensó en lo afortunado que era de tenerlo.

Andy caminó desnuda hasta el baño y abrió el agua. Estaba cubierto de sudor y semen, con la piel pegajosa. El cuarto de baño rápidamente se llenó de vapor, y el sudor que cubría la piel pálida de Andy se fue. Se quedó allí, mirándose en el espejo, sintiendo como su escroto se aflojaba por el calor y sus huevos colgaban más abajo.

Una vez en la ducha, hizo su rutina habitual de champú y acondicionador, y luego sacó la navaja de afeitar. Tengo que estar tranquilo para esta noche, se dijo a sí mismo, y coloco espuma por su ingle. Steve siempre trató de hacer que usara una maquinilla de afeitar, pero la mano de Andy no era lo suficientemente estable para que se sintiera cómodo haciéndolo. Quitó la tapa de plástico de un cartucho desechable y corrió la navaja por encima de su pene, sus huevos, su ingle, quitándose todo el vello y dejando sus genitales lisos como los de un niño de cinco años.

Steve tropezó mientras Andy terminaba de afeitar bajo los brazos, ya se había afeitado el pecho y las piernas suavemente. Tiró de la cortina de la ducha hacia atrás y le sonrió a Andy con una sonrisa maliciosa, sus ojos azules brillando a través de sus ojos espinosos, el cabello negro que se escondió en el húmedo vapor. Steve se acercó detrás de Andy y presionó su entrepierna contra el culo de Andy, sujetándolo alrededor del vientre y tirando de él. Pasó la mano por su abdomen y el pecho de Andy. "Se siente bien", sonrió, y besó a Andy en el costado del cuello.

"Tú eres el siguiente, amigo", bromeó Andy, dándose la vuelta en la corriente de agua para lavar todo el resto de la crema de afeitar y el cabello de él. "Echa un vistazo".

Steve miró a Andy con atención, arrancando los vellos perdidos que Andy había olvidado con su férrea navaja de afeitar. Después de unos minutos se levantó y certificó que Andy no tenía ni un solo vello debajo de su cuello.

Andy saltó hacia fuera de la ducha. "Voy a preparar el desayuno mientras te preparas", le ofreció.

Steve se miró a sí mismo, su cuerpo musculoso cubierto de una gruesa barba negra, maldiciendo su herencia italiana y las grandes cantidades de vello corporal que le acompañaban. "Estaré fuera en unas horas", bromeó, medio en serio.

Andy se echó a reír mientras se secaba, y salió a la sala de estar, disfrutando de la sensación del aire contra su piel afeitada. Se sintió agudamente consciente de la sangre que se drenaba de su pene y de sus huevos tirando en su escroto. Él llego a la nevera, buscando algo sabroso, y tuvo una idea para el desayuno...

Mientras tanto, Steve ya había pasado siete maquinillas de afeitar quirúrgicas, quitándose meticulosamente cada vello. Había hecho todo excepto su pene y huevos, reservándolos para el final, y ahora se acercó a ellos, dibujando lentamente la maquinilla de afeitar alrededor de la piel, prácticamente cortando los vellos individualmente. Cuando finalmente terminó, se inspeccionó un poco, se enjuagó y salió de la ducha, corriendo el agua por su suave cuerpo.

Cuando salió de la ducha, el olor a huevos y salchichas lo golpeó de inmediato. El estómago de Steve gruñó y entró en la cocina. -Huevos hervidos y salchichas -dijo Andy, sonriéndole-.

-¡Ah, pero es lo que tenemos esta noche! Steve jadeó, tomando un huevo entero en su boca.

Después del desayuno, los dos se dirigieron hacia el coche y comenzaron el largo viaje hasta donde estaba su compromiso para ese día. Cuatro horas más tarde, llegaron a una granja en medio de la nada. Un montón de coches ya estaban estacionados en el frente, y podían oler el aroma de que estaban cocinando comida tan pronto como salieron del coche.

"¡Wow, ya hay mucha gente aquí!" Comentó Andy.

"Sí. Espero que no hayamos tardado más de lo que deberíamos", se preocupó Steve. Su amigo que lo había invitado solo dijo en la tarde.

Los dos vagaron por delante de los coches y siguieron un letrero con una flecha en la parte de atrás de la casa. Justo a la vuelta de la esquina había una gran mesa con unas bolsas de plástico y un montón de bolsas de ropa atadas en la parte superior con un cordón de alambre. Detrás de ella estaban sus dueños, unos quince hombres desnudos que estaban de pie hablando, comiendo en hors d'ouvres y generalmente pasando un buen rato. Si no fuera por la desnudez, se vería como cualquier barbacoa normal.

La desnudez fue lo que permitió a los dos para ver lo diferente que era realmente esta barbacoa. La mayoría de los hombres allí ya estaban perdiendo algunos de sus trozos y pedazos - varios claramente sólo tenía un testículo, algunos no tenían ninguno. Unos pocos habían perdido sus glandes, algunos solo tenían muñones, y varios de los chicos habían perdiendo todo. Todos eran afeitados totales, como ellos dos. También todos tenían marcas rojas pequeñas, ya sea en sus penes o huevos, como de un marcador.

Steve vio a su amigo Ryan, y le gritó. -¡Ryan! Ryan se volvió y vio una sonrisa. Dijo algo al tipo con el que estaba hablando, y ambos salieron. A medida que se acercaban, a Steve y Andy los dos - chicos de buen aspecto en muy buena forma. Ryan tenía veinticinco años, con un cabello rubio rizado. Su compañero parecía tener unos cuarenta o más años, con un rostro que mostraba manchas de gris. Cualquiera de ellos podría haber sido una estrella porno, excepto que Ryan solo tenía un pequeño muñón, y su amigo era completamente liso en la entrepierna.

"Oigan chicos", les saludó Ryan. "Este es nuestro anfitrión, Jack, Jack, estos son Steve y Andy, ¿verdad?"

-Sí -le respondió Andy, estrechando la mano. "Encantado de conocerte, gracias por habernos invitado".

"Hey, no hay problema", contestó Jack con voz grave. Siempre necesitamos carne fresca, heh heh. Los cuatro se rieron de la broma, literalmente cierto como era". "Especialmente con este un no  queda mucho". Jack dio unas palmaditas en el trozo pequeño de Ryan, manchando un poco la marca roja. Jack se volvió hacia ellos y miró a los dos hombres más jóvenes. "Así que vamos a ver lo que tienen".

Los dos se desnudaron, rellenando su ropa en las bolsas que Ryan les entregó. "Ryan ha dicho cosas buenas sobre ustedes", narró Jack mientras los dos se desnudaban. Cuando se levantaron, echó una larga mirada a los dos. Él silbó el lado de su boca un poco, y le dijo a Ryan, "No me estabas diciendo ninguna mentira, ¿verdad muchacho?"

Ryan se echó a reír. -¡No, no!

Los cuatro compartieron otra carcajada. - Muy bien muchachos, veamos qué vas a meter hoy en la olla -les dijo Jack, haciéndoles señas para que lo siguieran-. Los condujo a través de la muchedumbre, donde continuaron muchas comprobaciones mutuas. Todo el mundo estaba sonriendo.

Jack los condujo hacia la parrilla, que en ese momento tenía verduras y pan de ajo asando a la parrilla lentamente para comer antes de la cena. La mesa de picnic junto a ella tenía algunos condimentos y patatas fritas y cosas como esas, así como una rueda montada, para jugar, pero más pequeño - esta era quizás dos veces más grande que para dardos.

La rueda se dividió en treinta segmentos. Excepto por dos, cada uno de ellos tenía uno, dos o tres en él, y junto a él un icono de un testículo, pene, o ambos. Los testículos eran azules, los penes de color rojo, y los de los dos eran de color púrpura, y la sombra se oscurecía cuanto mayor era el número. Los púrpuras sólo tenían uno en ellos. De los otros dos, uno era de color gris con un cero en él, y el otro era negro con un icono de paquete completo y 6 en él.

"Así es como funciona, muchachos, giran la rueda, ven dónde cae, si está en el gris, no pasa nada, el negro se va de aquí". Jack hizo un gesto hacia su propia entrepierna vacía, la cicatriz rosada que corría de su agujero de orina reubicada hasta donde había estado su pene. "Si cae en azul, pierdes algo que involucra a sus testículos, el rojo y el dardo de tu diana se ponen más cortos, púrpura, uno los dos. Está en un sistema de puntos – su glande es un punto, tu eje un punto y el muñón un punto, por lo que Ryan aquí, por ejemplo, ha perdido dos puntos de su pene. Fer azul, cada testiculos es un punto y luego el tercero es su escroto, por lo que Ryan perdió los tres puntos allí.

"No sé si 'perder' es la palabra correcta..." interrumpió Ryan.

-Bueno, esta noche vas a ganar todo eso -le interpuso Jack. Se volvió hacia Steve y Andy. "Ahora, esto no vendrá en juego esta noche para los dos, pero la próxima vez que vengan, si haces más puntos de lo que tienes, pierdes tu pene o escroto entero, Estas son las reglas. ¿Las Entendieron? "

Los dos asintieron con la cabeza. Las reglas eran bastante fáciles realmente, en su mayoría sólo sentido común.

"Entonces, ¿qué esperamos para hacerlo?" -preguntó Ryan, con una sonrisa maliciosa en su rostro.

"Azul", respondió Steve, "pero no me importaría el rojo".

Andy pensó por un momento, luego respondió: "Cualquiera de los dos, de verdad, la mitad de la diversión es no saber, sólo espero que no sea el gris".

"Heh, sí," Steve estuvo de acuerdo.

-En realidad -intervino Jack-, normalmente dejamos que la gente vuelva a girar si no quiere eso.

Sigue adelante.

-¿Así que están listos para girar? -preguntó Jack.
"Demonios sí," contestó Andy, entusiasmado.
"Adelante".

Una multitud de espectadores se reunieron para ver lo que estos dos nuevos hambrientos estarían perdiendo hoy. Andy tomó la rueda y le dio un poderoso giro. Los colores parecían mezclarse en púrpura al principio, y luego cuando la rueda se ralentizó, apareció claramente otra vez. Los clickers golpearon lentamente con fuerza la rueda, y cuando llegó a una parada lenta parecía que aterrizaría en un azul. La multitud contenía el aliento, y la rueda apenas clocó sobre el sector vecino... un rojo dos.

Andy dejó escapar su aliento, relajándose un poco, ahora que sabía... se iría de aquí con un muñón en lugar de pene. Miró a Steve y acompañó la sonrisa de su amante. "¡Buena tirada!" -exclamó Jack, golpeando a Andy en la espalda. Tomó un marcador rojo y dibujó una línea a través de la parte superior del pene de Andy, a una pulgada de su ingle.

Andy se alejó de la rueda y se paró junto a Ryan. El rubio agarró el pene de Andy, sintiendo su gordura, y rápidamente se hizo dura. "Sí, esto será bueno en el estofado esta noche. ¿Estás listo para perderlo?" preguntó.

"¡Diablos, sí!" -gritó Andy. -Quiero decir, lo que hubiera sido cool, pero sí... esto es increíble -respondió él, su excitación brillando en sus claros ojos azules-.

-Tu turno, muchacho -le dijo Jack a Steve, que le dio un giro a la rueda-. Se retrasó, acercándose al espacio negro. El corazón de Steve se aceleró - él se iría intacto si aterrizaba ahí, pero él preferiría perder sus genitales un poco más lento, disfrutarlo más, ¿sabes? Se relajó un poco mientras hacía su última vuelta, despejándolo y navegando para descansar en un punto púrpura.

"Oye, un poco de cada uno", dijo Steve, asintiendo con la cabeza y sonriendo, feliz de haberlo conseguido.

-¿Qué testículos quieres perder? -le preguntó Jack. Steve pensó por un momento y señaló a su izquierdo. Jack hizo una raya roja en el lado izquierdo de su escroto, luego hizo uno a través de su pene, justo debajo de la cabeza. -Disfruta la fiesta, muchachos, tengo que ir a mezclarme un poco más. Se acercó al saco de Steve, le apretó su testículo, le miró a los ojos y dijo: "Trata de no drenar esto más hoy".

Jack se acercó a un grupo de hombres (bueno, más o menos) y Ryan lo siguió como un obediente perrito, con su bello culo rebotando mientras trotaba tras Jack. Andy y Steve se saludaron a sí mismos y Andy preguntó, "¿Cómo conocen a Ryan, de todos modos?"

"Hemos sido amigos desde el bachillerato, fuimos amantes por un tiempo, pero no necesitas ponerte celoso, él es realmente devoto de Jack. Hemos sido amigos durante años, pero luego en la universidad nos hemos perdido la pista. Hace dos años lo vi en algún sitio de S & M personal que estaba de crucero y empezamos a enviar correo electrónico de nuevo". Steve hizo una pausa para tomar un trago.

"Llegamos a hablar  y le pregunté qué estaba haciendo, y él dijo que era el esclavo de Jack. Todo sonó bastante loco al principio, y luego cuando me dijo Jack que le cortado uno de sus testículos y pene Me lo dije, ya sabes, Es lo nuestro. Hable con Jack, y nos invitó.

"Loco, así que nunca te dijiste el uno al otro antes de que quisieras..."

-No, ninguno de los dos había hablado de ello.
"Guau." Andy parpadeó y tomó un trago.

"Sí. Así que de todos modos, eso fue como hace un año y medio. Hace esto cada seis meses Aparentemente perdió sus huevos y escroto al siguiente, y un, uh, un punto de su pene en el último, así que Ahora ese trozo es todo lo que le queda.

-¿Entonces Jack empezó todo esto? -preguntó Andy.

"Sí, él hace todos los cortes, aparentemente es todo un dominante, pero ha sido un nulo como por diez años o algo así". Él fue culturista en los años 80, creo que Ryan lo dijo, "Steve continuó explicando.

-Sí, lo aparenta -comentó Andy. "Espero que me vea tan bien cuando este tan viejo".
"Jeje, sí."

Ryan los presentó a unos cuantos otros chicos de la fiesta, y terminaron reuniéndose prácticamente con todo el mundo, los dos ya estaban allí y los pocos que los perseguían. En total había quizá veinticinco chicos allí. El más joven era un chico irlandés de 20 años de edad, de cabello rojo, de Boston, el mayor de sesenta, un tipo británico alto y de cuello grueso. Solo Andy, Steve, el chico irlandés, y uno de los otros chicos más jóvenes, un tipo negro de Chicago, todavía tenía todos sus trozos. La mayoría de los otros chicos solo habían estado ahí una o dos veces antes, y algunos nulos en el grupo habían estado en varias y tenían invitaciones permanentes - muchos de los compañeros de Jack desde antes. Dos de ellos eran infantes de marina como él, los tres de ellos compartían el mismo tatuaje en su hombro. Una vez que son nulos, unos veinte tipos perderían algo hoy.

Cuando los nuevos entraron, Steve y Andy se reunieron con los demás para ver lo que hacían. Un tipo sin huevos giró tomo a de dos que tenían un pene de uno, que dejaría algo ahí. Un chico que falta su glande y perdería un testículo y su eje, y el último, su compañero, también sin glande, pero se iría hoy con su escroto vacío.

Unos minutos después de que todos habían llegado, Ryan golpeó un cencerro y Jack se dirigió a la multitud. -Muy bien, caballeros, mi amable asistente aquí tiene un sombrero con un montón de números, y mientras saco las herramientas, todo el mundo toma un número.  Ryan caminó alrededor de la multitud. Andy y Steve tomaron números cuando le ofrecieron el sombrero - Andy saco el siete, Steve el trece. -Tienes suerte -suspiró.

"Ya sabes", dijo Ryan, "En culturas antiguas, el trece era un número de la suerte. Sabes... trece apóstoles, trece signos del zodiaco..."

"Sólo hay doce signos del zodiaco", le corrigió Andy.

-No, no lo hay -replicó Ryan-. -Hay trece en las tradiciones más antiguas son los últimos diez días del año, Ophiucius o algo así.

"Loco" Steve puso los ojos en blanco, sin preocuparse.

"Piénsalo de esta manera, ambos tuvieron los números de la suerte", Ryan guiñó un ojo, y continuó hacia la multitud.

Mientras tanto, Jack estaba abriendo una autoclave en una mesa del patio y sacando todo tipo de cosas, suturas, agujas, y estas extrañas herramientas que Steve no reconocía. Había visto muchos instrumentos de castración, pero ninguno de ellas parecía familiar.

"¡Guau, parecen perversos!" -exclamó el chico irlandés, de pie junto a Andy. Se había presentado a ellos antes como Connor.

"Sí. De repente estoy un poco asustado", respondió Andy.
-He oído que él mismo las fabrica, todas son personalizadas o algo así -les dijo Connor-.
-Bueno, parece que funcionan -observó Steve-. "Solo miro alrededor".
"Sí, ese es un buen punto", dijo Connor.
"Sí. En realidad me siento menos nervioso ahora", dijo Andy, riendo un poco.
"¡Número uno!" -gritó Ryan.

"Oh, está empezando", Connor se volvió. Había sacado el número tres y había sacado uno rojo, pero como sabía que probablemente no podría permitirse volver en seis meses, Jack lo había dejado girar de nuevo, y en la segunda vuelta había rodado un azul tres. -Es perfecto -dijo Connor. "Exactamente lo que quería, pero el próximo año espero que pierda mi pene entero". Trabajaba en una fábrica y no ganaba dinero, así que el viaje había sido duro para él. -Tres días en un autobús.

Todos los hombres se reunieron para ver al primer chico. Era un tipo latino, alto y delgado, con tatuajes de cruces y corazones sagrados por todos lados. Ya estaba sin su glande y un testículo, y perdería el resto de su pene ese día.

Jack hizo que el chico se parara al lado de la mesa frente a la multitud para que pudieran ver. Sacó una de sus invenciones especiales, la que utilizaba cada vez que tomaba la raíz de un pene. Parecía un poco como una bomba de vacío - tenía un tubo transparente que puso sobre lo que le quedaba al chico de su pene, luego bombeó el aire en su interior. "Tomo un respiro", le dijo Jack al chico. Los músculos del pecho del hombre se aliviaron al inhalar y exhalar profundamente.

Steve ni siquiera vio a Jack presionar el botón. Fue un destello, el metal brilló dentro del tubo. Fue demasiado rápido para verlo, pero después aprendió cómo funcionaba: una cuchilla tubular atravesaba la carne del hombre alrededor de su pene, hasta la raíz, y una hoja  se cerraba para cortar los ligamentos de su base. El conjunto de cuchillas entonces se retrae, tirando de la parte cortada con ellas. Cuando el iris se cierra, el área exterior de la cuchilla se sobrecalienta, cauterizando la herida cerrándola, y cuando la hoja se retrae, cose rápidamente la herida cerrada con microsuturas. Cuando Jack soltó la válvula de presión y el dispositivo silbó fuera de la ingle del latino, su escroto colgó solo bajo una línea de costura. Jack sacó una botella de líquido rosa y palmeó un poco de ella sobre la costura. Las cosas eran suturas de campo de batalla, era piel falsa para proteger una herida.

Ahora el tipo necesitaba un lugar para orinar. Jack entregó el penectomizador a Ryan, que vació la carne en la olla que estaba hirviendo sobre la fogata, y sacó la herramienta para reemplazar la hoja y limpiarla. Mientras tanto, Jack tomó una cosa que parecía una fogata encendida y la sostuvo hasta la mancha principal, justo detrás de donde colgaba su testículo. Apretó el gatillo, y el hombre, que hasta ese momento no había mostrado ningún signo de dolor, se estremeció. El dispositivo disparó directamente a través de la piel del hombre y encontró el clip de metal que el penectomizador había dejado en el extremo de la uretra que dejó atrás. Agarró el pedacito de metal y tiró de la uretra hasta la superficie de su piel, suturó allí, y recortó el extra.

Uno de los nulos ayudó al latino a sentarse y beber mucha agua en el porche. "Escuché que ni siquiera duele mucho", les dijo Connor. "Al parecer todo es tan rápido que los nervios no sienten antes de que tengan la oportunidad de enviar una señal de dolor".

"Seguro parecía que se estremeció cuando Jack perforó ese agujero detrás de su escroto", Steve comentó.

"Bueno, sí, eso es lo que me estaban diciendo. Esa parte duele, dijeron."

Mientras Jack y Ryan se preparaban para el siguiente chico, los infantes de marina nulos tenían otro conjunto en la mesa junto a ellos. "¡Número dos!" -gritó uno de ellos. Este era un chico mayor. Perdería su segunda testículo. Todos los chicos lo observaron mientras lo pinchaban con anestesia, abrían el saco y usaban una herramienta que parecía un par de tenazas para cortar limpiamente su testículo, causando el menor trauma posible, y como el penectomizador, cauterizo el interior. Unos puntos de sutura y una cinta de ayuda más tarde, y estaba bien para irse.

Para ese punto, Jack y Ryan estaban listos para uno de nuevo. "¡Número tres!" -gritó Ryan.
-¡Oh, ese soy yo! Connor dijo aturdido de emoción. Se acercó a la mesa y puso sus genitales en ella.

"Vamos a sacarte los huevos, muchacho", le dijo Jack, y sujetó lo que parecía un gran cascanueces alrededor del cuello del escroto de Connor. Jack hizo que Connor lo enfrentara y cerró la abrazadera. Alargó la mano para sostener los huevos de Connor y soltó la abrazadera, luego simplemente levantó, los huevos de Conner en su mano, el saco sangrando en la parte superior. El pene de Connor estaba duro, habiendo sido cerrada mientras la abrazadera se cerraba. Jack le entregó los testículos a Ryan, que abrió el saco, echó los testículos de Connor en la olla, y su saco de piel a la basura.

Connor levantó su pene para mirarse, sonriendo. Jack sacudió su mano y tomó el pene del muchacho en su mano. Cerró un anillo de metal alrededor del pene de Connor, a una media pulgada de su corona. Todo lo que Steve y Andy pudieron ver fue su mano apretada, y Jack levantó su mano. El pene de Connor había sido cauterizado en el extremo, y Jack soltó su glande del dispositivo, luego lo tiró en la olla.

Frotó una piel líquida sobre el extremo de Connor ahora de cinco pulgadas y en el fondo, y Ryan lo llevó hasta el patio. Así que fue para los tres siguientes chicos, las dos mesas de comercio, con los otros nulos ayudando en el patio de recuperación o para limpiar las herramientas.

Cuando llamaron al número de Andy, se acercó a la mesa de los Marines, su duro pene salía directamente de él. - ¡Atención, señores! -gritó los marines, que gruñían unas risitas mientras cerraban el mismo dispositivo. Jack había sacado la cabeza de Connor a unos centímetros de la ingle de Andy. El Marine apretó su mano, y Andy sintió el más mínimo atisbo de calor a través de su pene. Después de un momento de que llegó un palpitar sordo, y su pene estaba siendo cortada por el otro Marine y arrojado en la olla. Estaba demasiado aturdido como para advertir a quien lo había cortado manchando la piel líquida, pero estaba lo bastante consciente como para sonreír a Steve mientras era conducído al patio.

Steve se sintió un poco solo durante los próximos minutos, mientras Ryan ayudaba a Jack, Andy y Connor a subir al patio. Él agarraba su pene sin hacer nada mientras miraba a un individuo pasar para perder un testículo o ser un nulo completo, había girado la mancha negra. Un par de nueces en el estofado, pedazos de pene, hasta que Ryan finalmente gritó, "¡Trece!"

Ryan sonrió mientras Steve se acercaba a la mesa. Estaba emocionado y nervioso, moviéndose de lado a lado, pero se calmó cuando Jack puso la abrazadera sobre su glande. Steve observó cómo Jack se deslizaba y Jack observó a Steve, deslizando lentamente el dispositivo por su pene y observando las reacciones en la cara del joven. Pensó que tomaría un pequeño extra como favor a Ryan, y lo deslizó unas dos pulgadas más allá de la marca que había hecho en el pene de Steve. Steve miró a Jack en la cara, y Jack lanzó una mirada burlona, ​​como si dijera, "¿Esto es genial?"

Steve solo sonrió y asintió. Sus ojos se cerraron cuando Jack flexiono su antebrazo, y el dispositivo cortó tres pulgadas del pene de Steve. Steve se tambaleó un poco, la conmoción hizo girar un poco la cabeza. Ni siquiera sintió que Ryan pinchaba la aguja del anestésico, y observó, desapegado, cuando Jack extrajo su testículo izquierdo y lo separó de su cuerpo.

Ryan caminó a Steve hasta el porche. "¿Estás bien?" Le preguntó a Steve.

"Sí, estoy bien," respondió Steve, su voz vacilando un poco. Sólo un poco aturdido.

"Estarás bien en un momento", se rió Ryan. Solo bebe mucha agua. Sentó a Steve en una silla de jardín al lado de Andy, que parecía haberse recuperado completamente y estaba bromeando con Connor.

"Parece que tomó un poco más", comentó Andy, sosteniendo el pene de Steve entre el pulgar y el índice.

Steve se recostó en la silla de jardín, moviendo los ojos por la habitación, mirando a todos los hombres modificados que descansaban y bebían agua o jugo. Después de unos minutos se sintió mucho mejor, después de haber bebido mucha agua y dándole al corazón la oportunidad de calmarse. Pronto se estaba riendo y hablando con los otros chicos, y todo el mundo estaba en lo general pasando un buen rato. Para cuando Jack dejó a un recién nulo Ryan, el primer grupo estaba arriba y corriendo alrededor. La regla estricta de Jack era que no habría sexo - era demasiado peligroso, considerando todo - pero había un montón de actividad técnicamente no sexual pasando, en su mayoría caricias y besos.

"Está bien, no puedo manejarlo", dijo Connor, viendo a todos estos tipos, faltándoles penes, huevos, lo que sea, todos descansando desnudos. Era demasiado. Él tomo su pene con cuidado y comenzó a acariciarlo un poco, cepillando con cuidado la piel líquida que cubría el extremo y estremeciéndose. "Santo Dios..." su mano se movió más rápido y más rápido sobre su truncado pene, con solo unos dedos cerca de la base y arriba  era muy sensible.

Andy sintió un poco sus huevos pero no quiso arriesgarse. Steve sentía lo mismo, apenas podía mover su mano sobre sus cuatro pulgadas restantes sin llegar al final, y no quería tener una infección ni nada. Pronto, Connor lanzó un débil goteo de semen blanco y negras gotas de sangre coagulada. Andy le trajo algunas servilletas, y mientras Connor limpiaba su desorden, bromeó: -Una última descarga, ¿eh?

El olor del guisado subió al porche cuando la luz del día empezó a oscurecerse y los hombres vagaron afuera para ver cómo iba. Jack hizo una gran imagen, el hombre desnudo, corto y musculoso, moviendo una caldera gigante, la luz del fuego que le iluminaba desde abajo.

Jack entrego a todos tazones de estofado, que los huéspedes hambrientos devoraron avidamente. La carne se había guisado el tiempo suficiente como para disolverse, y el estofado estaba lleno con grandes trozos de verduras. "Un poco salada", pensó Andy.

"Sabe igual que el estofado de mi madre. Esto me hace preguntarme sobre mi infancia", bromeó Connor.

Después de la cena y una hora o así sentado alrededor de la fogata, los invitados comenzaron a vagar. Andy y Steve estaban ambos bastante cansados ​​después de un día tan agitado, y se fueron cuando el sol estaba sumergiéndose por debajo del horizonte. Se despidieron de su anfitrión. "Me alegro de que vinieran, chicos. ¿Nos vemos en seis meses?" preguntó.

"Definitivamente". Andy sonrió.
"Claro que sí", agregó Steve.

Ellos intercambiaron direcciones de correo electrónico y cosas con Connor, los dos con la esperanza de verlo en algún momento. -El año que viene si nada más, ¿eh? Dijo, pero agregó: "Aunque espero antes de eso". Les dio a ambos un beso en la mejilla, y los dos salieron.

Vestirse fue extraño; Después de pasar tanto tiempo sin ropa desnudo se sentía extraño, e incluso más divertido en torno a sus entrepiernas. "Hombre, voy a tener una erección todo el tiempo", dijo Andy, frotando un poco la parte delantera de su pantalón.

-La velocidad a la que vas no será por mucho -susurró Steve. "Pero no creo que ninguno de los dos va a llenar nuestra ropa interior por más tiempo".




Historia Original Aquí.




Autor: Zoroaster       Traductor: DarkSoul