Eyaculación precoz, ¿qué es?

La eyaculación precoz ha sido definida de múltiples formas, aunque existe un amplio consenso en definir a la eyaculación precoz como una falta de control sobre el reflejo eyaculatorio. Es decir, podemos afirmar que la eyaculación precoz consiste en no poder aguantar las ganas de eyacular, no la eyaculación en sí, sino el momento inmediatamente anterior a la misma. SinContinuar leyendo »

La entrada Eyaculación precoz, ¿qué es? aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

WEISER Y SU PRISIÓN

Esa tarde llego a la prisión una nueva dotación de prisioneros todos ellos condenados a pasar una buena cantidad de años tras las rejas entre ellos iba el joven de 27 años de buen cuerpo y rubia cabellera Daniel Mejia, hijo mayor de unos de los hombres no solo más ricos del país sino del mundo, este junior caído en desgracia fue condenado a 30 años en prisión por matar por atropellamiento en estado de ebriedad a 6 personas agravado por haber huido del lugar, sin atender a los más de 10 heridos que dejo......


WEISER Y SU PRISIÓN
Esa tarde llego a la prisión una nueva dotación de prisioneros todos ellos condenados a pasar una buena cantidad de años tras las rejas entre ellos iba el joven de 27 años de buen cuerpo y rubia cabellera Daniel Mejia, hijo mayor de unos de los hombres no solo más ricos del país sino del mundo, este junior caído en desgracia fue condenado a 30 años en prisión por matar por atropellamiento en estado de ebriedad a 6 personas agravado por haber huido del lugar, sin atender a los más de 10 heridos que dejo. En prisión Daniel aprendería una lección que nunca podrá olvidar no todo se puede puede comprar con dinero.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [VIOLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





El poblado de Weiser fue fundado en 1756 por un inmigrante alemán quien se afinco en la región con el paso del tiempo lo que empezó como una hacienda se convirtió en un pequeño pueblo sin mayor atractivo sin embargo es conocido en todo el país no por su arquitectura, gastronomía o bellos paisajes sino por algo por lo que nadie en la población se siente orgulloso, ellos son conocidos por su prisión, si la prisión de Weiser es famosa además de por su nombre por ser una de las tres prisiones federales que alberga a algunos de los peores delincuentes de la nación.

Esa tarde llego a la prisión una nueva dotación de prisioneros todos ellos condenados a pasar una buena cantidad de años tras las rejas entre ellos iba el joven de 27 años de buen cuerpo y rubia cabellera Daniel Mejia, hijo mayor de unos de los hombres no solo más ricos del país sino del mundo, este junior caído en desgracia fue condenado a 30 años en prisión por matar por atropellamiento en estado de ebriedad a 6 personas agravado por haber huido del lugar, sin atender a los más de 10 heridos que dejo.

Su padre intento sacarlo del país pero fue aprendido cuando estaba a punto de abordar el jet privado de su padre hacia la libertad en el juicio el fiscal fue implacable, la sociedad indignada luego de conocerse que el mismo Daniel a los 18 años había atropellado y dejado en silla de ruedas para toda la vida a un joven de 20 años exigió castigo manifestaciones de repudio se generalizaron en las calles el padre de Daniel movió todas sus influencias políticas para liberar a su hijo pero los políticos estaban atados de manos dada la reacción popular.

Pese a todo el dinero y poder de su padre Daniel fue sentenciado a tres décadas en prisión de los cuales debía pasar por lo menos dos antes de poder ser puesto en libertad, esa tarde luego de su condena hacia tres días llegaba por fin a la prisión, estaba nervioso y no sabía que esperar, se escuchaban historias horribles que pasaban en aquella prisión eran tan atroces que era casi imposible pensar que pudieran ser verdad, pero pronto Daniel estaba por descubrir que aquellas historias eran más que ciertas en carne propia, de la peor manera posible.


** ** ** ** ** ** **

La primera humillación para el joven y rico junior fue en la aduana de la prisión ahí se les ordeno a los prisioneros que se desnudaran por completo, pero Daniel simplemente no obedeció la orden mientras los otros 6 recién llegados lo hicieron uno de los guaridas llego hasta donde estaba y le grito “QUE ESPERAS PARA DESNUDARSE PEDAZO DE MIERDA”, Daniel lanzándole una mirada desafiante le respondió al guardia, “acaso no saben quién soy, no me voy a desnudar delante de ustedes”, lo que provoco el enojo no solo del guardia sino de los otros seis prisioneros.

Daniel esperaba que dada su posición social podría tener cierto control sobre sus carceleros además de algunos privilegios pero estaba en un error, su dinero y posición social ahí no valían nada, el guardia se dio la media vuelta como para irse, lo que hizo dibujar una mueca de felicidad en el rostro de Daniel pero el guardia giro súbitamente para tarde un descomunal golpe con su macana en los huevos a Daniel al que casi se le salen los ojos de sus orbitas cuando cayó de rodillas al suelo con sus manos agarrando su entrepierna para luego revolcarse de dolor.      

-“LEVANTE PEDAZO DE MIERDA DEJA DE LLORAR COMO UNA NIÑA Y DESNUDATE”

Grito el guardia a Daniel aun revolcándose de dolor, era la primera vez que alguien le hacía sufrir de aquella manera, aun con un punzante dolor en el vientre, Daniel logro ponerse de pie para luego desnudarse, fue obligado a inclinarse y apretar sus tobillos con sus manos mientras un guardia hurgaba en su cavidad anal rosadita, violentado cuando ese guardia introdujo uno de sus dedos en su interior en busca de cualquier clase de contrabando, luego todos fueron llevados a la ducha depilatoria.

A la entrada de la ducha le dieron un gorro para la cabeza y una mascará protectora para el rostro, luego de la ducha todo el vello corporal del cuello para abajo se había ido, les dieron ropa interior estándar que le saco salpullido en sus partes intimas a Daniel al no estar acostumbrado a ese tipo de tela su piel, le dieron un uniforme le informaron de su número de prisionero y fue llevado a una celda en donde para su sorpresa no era una celda para el solo sino que debía compartirla con dos más.

Daniel se tuvo que conformar con la cama más cercana al inodoro, lo por supuesto le causo repugnancia, conforme fueron pasando los días Daniel quien no parecía comprender su nueva realidad, rápidamente su actitud de superioridad causo malestar entre los internos de la prisión para cuyo líder no paso inadvertida por lo que se dio la orden que le dieron un escarmiento ejemplar    , la orden fu tajaste Daniel debía ser convertido en la puta de la prisión algo que se necesitaba también pues el ultimo eunuco de la prisión fue liberado dos meses atrás y muchos de los hombre ya habían empezado con las violaciones para apagar sus deseos.

Algunas noches más tarde los guardias dejaron sin vigilancia el pabellón en donde la celda de Daniel estaba, sus dos compañeros de celda estaban coincidentemente en la enfermería por lo que por primera desde su llegada Daniel se sentía a sus anchas, no noto de lo profundamente dormido que estaba cuando la puerta de su celda se abrió y una figura en la oscuridad entro en ella para poner un trapo empapado en cloroformo sobre su boca y nariz para cuando intento reaccionar ya era tarde de nuevo regreso a la inconsciencia.


** ** ** ** ** ** **

Daniel se despertó con los ojos vendados con los brazos por arriba de su cabeza asegurado a una barra o tubo de metal lucho por liberarse pero nada consiguió estaba desnudo, sus talones no podían tocar el suelo sin que hiciera un esfuerzo doloroso, por lo que opto por dejarlos en el aire, estuvo ahí gritando por ayuda como dos horas hasta que sus brazos se le entumecieron, de pronto sintió una mano tocarle sus nalgas de forma delicada, que hizo que Daniel se estremeciera de miedo, por unos segundos hasta que dijo.

-“¿Quién eres? ¡Desátame ya!”

Pero solo escucho una leve risita por parte de la otra persona que por como escuchar esa casi de su misma estatura, de pronto noto una mano comenzó a atar sus huevos, los cuales ato fuerte para tener un físico tan bien cuidado Daniel tenía un pene pequeño que hizo reír a su captor cuando lo manipulo, por algunos largos minutos el hombre estuvo sacudiendo el escroto de Daniel jalándolo por un remanente de la cuerda que sobro luego de hacer los fuertes nudos en la base de su escroto, que por supuesto le causaba dolor aunque no mucho a Daniel.

De pronto sintió como alguien comenzó a acariciarle sus nalgas y de pronto desde atrás recibió una fuerte patada de un pie desnudo que se estrello directo a sus huevos para ese momento ligados y muriendo sin que Daniel lo supiera, mientras se retorcía del dolor su captor aprovecho para abrirle sus firme nalgas y restregarle en su rosado ano lampiño una buena cantidad de grasa a modo de lubricante para luego bajarse su ropa interior para comenzar a restregarle su gran virilidad de al menos 26 cm de largo y muy grueso por entre las nalgas de Daniel.    

Por supuesto el sentir esa masiva erección entre sus nalgas hizo que olvidara el dolor para comenzar a tratar de liberarse con desesperación hasta comenzó a suplicar patéticamente para que lo penetrara aquel otro tipo pero cuando este coloco sus manos a los costados de su cadera para comenzar a atraer su cuerpo hacia él, lo que hizo que el grande glande del tamaño de una enorme fresa comenzara a hacer presión sobre el virginal ano de Daniel que con desesperación dijo.

-“Por favor no lo hagas, ¡si no lo haces le diré a mi papá que te de mucho dinero!”

Por supuesto esas palabras solo hicieron que el hombre sintiera una verdadera repugnancia por aquel hijo de papi, por lo que atrajo su cuerpo de manera violenta hacia él, lo que hizo que su enorme erección entrara en Daniel de un solo golpe, desvirgándolo y no solo eso sino que hasta desgarrando su ano, por lo violento de la penetración, su pene dejo de entrar en él hasta que sus huevos se aplastaron contras las firmes como paraditas nalgas de Daniel, quien dejo escapar un gruñido de dolor al sentirse no penetrado sino empalado.

El dolor solo hizo aumentar cuando unos segundos después el hombre detrás de Daniel comenzó con su mete, saca de manera violenta, con cada nueva embestida Daniel sentía los grandes huevos del hombre chocar contra sus nalgas, aquello se prolongo por espacio de varios minutos, en la que sangre corrió por las piernas blancas de Daniel quien se vino abundantemente dado el tremendo masaje prostático que estaba recibiendo aunque el dolor no lo dejo disfrutar de la ultima eyaculación viril de su vida, pues en ese momento se retorcía no de placer sino de dolor implorando piedad.

-“Por FAVOR SACALA, SACALA”.

Gritaba con desesperación Daniel hasta que el hombre que no dejaba de penetrarlo cada vez con mayor violencia se vino de una forma sorprendente Daniel sintió como si alguien vertiera un liquido caliente como si fuese queso fundido en lo profundo de su ser, en grandes cantidades se retorció al sentir la primer venida de un hombre en su interior, al final mientras su violador retiraba su ensangrentada erección de su interior Daniel ya solo lloraba sin consuelo, sintiendo como la sangre ahora mezclada con su mierda y semen de su violador escurrían sin remedio entre sus piernas ya sin fuerzas.


** ** ** ** ** ** **

Daniel pensó que lo peor había pasado pero estaba en un error de  pronto sintió como algo se clavo en su ya hinchado escroto, era algo ancho y plano, que penetro su saco escrotal justo en el medio, sintió la sangre cálida correr por sus piernas, luego sintió como cuatro dedos hurgaron dentro de su escroto, haciendo que Daniel se retorciera de dolor para ese momento sus tobillos estaban fijados al suelo de lo contrario hubiese lanzado patadas a diestra y siniestra sin control alguno, Daniel de pronto sintió como su escroto fue desgarrado abierto por esos dedos.

El dolor que sintió en esos momentos fue indescriptible, fue como si todo su cuerpo estuviese siendo devorado por lava ardiente, no siquiera pudo gritar simplemente se quedo ahí con todo su cuerpo sacudiéndose con violencia sin control.

Sus dos testículos las perlas de la familia quedaron colgando entre los dos trozos ensangrentados de lo que alguna vez fue su escroto, sintió como una mano tomo sus pequeños huevos y los apretó con fuerza haciendo que Daniel diera un alarido de dolor desgarrador que toda la prisión escucho pero ni el mismo directo presto atención pues sabían perfectamente lo que ese alarido significaba y de hecho estaban de acuerdo.

-“NOOOOOOOOOO”

Luego de manera súbita el hombre estiro los huevos de Daniel hacia abajo casi hasta reventar los conductos que unían sus huevos a su cuerpo, para colocar el afilado cuchillo por detrás y de un solo como rápido corte cercenar los huevos de Daniel castrándolo y convirtiéndolo en un eunuco de por vida mientras viviera, el cuerpo de Daniel se sacudió con fuerza, dio una fuerte exhalación para luego desmayarse por el dolor.


** ** ** ** ** ** **

Daniel se despertó dos días después en la enfermería del hospital castrado de por vida, amenazando a todo con matarlos, pero poco a poco se fue calmando, la primera noche una vez fuera de la enfermería fui violado por sus dos compañeros de celda en compañía de seis hombres más, aquello fue el inicio de su vida como putita de la prisión.

Conforme paso el tiempo las hormonas que de vez en cuando le daban no lograron detener que su alguna vez bello cuerpo masculino engordada y le salieran incluso pequeñas tetas, el fue liberado 15 años más tarde y ya no era la sombra de lo que alguna vez fue, tuvo que ser internado en un hospital siquiátrico pues fueron tantas las violaciones que sufrió en la prisión que le era normal a la primera insinuación querer ser penetrado por cualquier hombre.

Le costó muchos años de terapia superar todo aquello pero aun hoy es un hombre de 45 años retraído y solitario que apenas sale de su enorme mansión en la que noche a noche tiene pesadillas terribles del día que fue violado y castrado por un desconocido que nunca supo quien fue y donde quedaron sus huevos en la infame y celebre prisión de la población de Weiser.  


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




Imagen que inspiro está Historía.


Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

 ¡Oh, pequeña y dulce Muerte!!! Todo lo bueno termina  

Habían ya pasado unos nueve meses desde que toda esta historia comenzó, me sentía totalmente llena, pero sabía bien que esta historia terminaría. Al principio yo sabía que él había tenido una novia, ella era demandante lo asediaba constantemente, por algún motivo se habían dado un descanso… hacía unos días, sin intención lo escuché hablar con ella, que tendrían que hablar cuando volviera.

Yo – Patricio, dime la verdad… Hablaste con ella?

Patricio – Si. ¿Pero cómo lo sabes?

Y – Lo escuché sin querer… Me imaginó que vuelves con ella

P – No lo sé, lo único que te puedo decir, es que no quiero que esto acabe.

Y – Sabes que sí te tengo será solo para mí, no me gusta compartir,

Pasaron un par de semanas y ni uno comentó nada, seguíamos como sí todo fuera igual, incluso peor, en cada instante a solas nos devorábamos con una necesidad insaciable, la lujuria nos había consumido por entero y cuando no estábamos juntos, al menos yo tenía sueños de su cuerpo sobre el mío, sus manos apretándome, su lengua recorriendo cada milímetro de mi piel, sus labios reclamando su derecho a poseer los míos. Todo esto me producía orgasmos húmedos y sonoros, me vi obligada a fingir que tenía horrendas pesadillas, así mis papás no sabían la real razón de esos escandalosos despertares nocturnos ( ellos lo atribuían al estrés causado por el estudio). Hasta que, llegó el día en que se reuniría con esa mujer. Yo ya no quería estar más ahí cuando eso pasara, así que decidí planear un último encuentro entre los dos, el último gran recuerdo, esto tenía que ser especial.

Como pude me hice con la casa que unos tíos tenían en la playa, ya que aun no llegaba la temporada de vacaciones, la casa estaba disponible, era el lugar perfecto, privado, seguro, cómodo y muy alejado de todo, eso era bueno ya que los dos éramos algo escandalosos a la hora de hacer el amor y eso nos daría cierta privacidad. Compré todo lo necesario para el fin de semana, comida, y algunas cosas en esa tiendita que tanto placer me había dado ”secretos de a dos”, también hice aseo, puse flores y prepare la habitación principal, para que fuera todo lo más cómodo posible, muchos cojines, un par de sillas, frente a la cama había un gran espejo que cubría casi toda la pared y una de esas pequeñas bancas acolchadas al pie de la cama… todo eso abría un gran abanico de opciones sexis a las cuales sacar provecho.

No me costó demasiado convencerlo de pasar el fin de semana largo los dos solos, no dije lo evidente, ya que no quería que el peso de la triste despedida empañara todo lo que había preparado. Con el pretexto de obtener el necesario descanso y conveniente soledad para relajarme, salí con el auto de mi padre de la casa ese viernes por la mañana y me dirigí a su departamento, Patricio salió de su edificio con un bolso al hombro, enfundado en unos blue jeans que se ajustaban perfecto en su trasero y una camiseta blanca que dejaba muy claro sus trabajados brazos y espalda… era una visión divina a mí muy humilde parecer. Metió su bolso en el maletero, subió al auto y me beso profundamente –Listo.- me dijo, con esas escuetas palabras tomamos camino a la costa.

Al cabo de 1 hora y media ya estábamos en nuestro destino, bajamos del auto y nos dirigimos a la puerta, abrí algo nerviosa, se notaba en mis manos temblorosas, me aparté y lo dejé entrar, entonces pasé y  cerré la puerta tras de mí. Ni uno de los dos hablaba, nos quedamos quietos como estatuas de piedra, sin saber cómo actuar, y es que a pesar de no decirlo los dos teníamos claro lo que este viaje significaba, yo por mi parte apenada por perder esta ilícita relación que tanto placer me producía y tanta seguridad me había dado y él por su lado sabiendo que perdía a esta compañía siempre dispuesta, que de alguna manera había llenado su vida estos últimos meses… pero también sabía que no podía tener al queso y al ratón sin que uno se comiera al otro. Decidí mostrarle la casa y los alrededores, a él le gustó mucho y claro a medida que mas veía, más entendía que mi plan era que esto fuera inolvidable, así que se dispuso a cumplir con su agradable labor.

Comimos algo liviano y hablamos de la vida, como el par de amigos que en verdad éramos, pero pronto llego la hora de los amantes… entonces la atmósfera cambió, nuestras manos inquietas tocaron el rostro del adversario y comenzamos a besarnos en el sillón, yo como siempre había elegido un atuendo fácil de quitar, una camiseta de tirantes sin sostén y unos pantalones deportivos sin nada por debajo, así quede desnuda rápidamente, él tampoco llevaba ropa interior, así que nos liberamos rápido de todo lo que se interponía en el camino. Lo tomé de la mano y nos dirigimos al cuarto, al pie de la cama aun parados comenzamos a comernos la boca, con esa hambre casi primitiva que ya tan bien conocíamos, mientras él bajaba a mis pechos yo observaba nuestro reflejo en el espejo, no me parecía que fuésemos los dos, sino otras personas que se veían muy bien juntas, me sentía una voyeur de esos dos desconocidos, Patricio por supuesto notó mí fascinación y me hizo sentar en esa pequeña banca a los pies de la cama, pero antes se sentó él con las piernas abiertas, así yo ocupaba el espacio frente a ellas, me senté y me ordeno mirar al frente, lo hice. Entonces comenzó a besar mi cuello y tocar mis senos, yo podía ver la intensa escena reflejada en el espejo, veía como el pellizcaba suavemente mis pezones y de vez en cuando levantaba la vista para saber donde estaban posados mis ojos, sus manos comenzaron a abrirse camino por mi vientre, con ellas separo mis piernas, abrió bien mi escondida vulva y empezó a masajear mi clítoris lentamente, casi tortuosamente, mientras yo me perdía  de a poco en el movimiento de sus manos,  hipnotizada con sus expertas caricias. Comencé a sentir esa oleada de calor que me invadía desde el centro expandiéndose a las extremidades, veía como de mi vagina emanaba ese licuado placer que lo mojaba todo a su paso, gemía despacio sentía como al mismo tiempo su pene crecía pegado a mi trasero, en ese minuto decidí pararme y colocarme en la cama, me puse de rodillas y me apoyé en mis manos viendo siempre adelante, él me miró con algo de asombro ya que sabía bien que no me agradaba eso de verme como un objeto, pero el momento lo ameritaba y yo quería sacar hasta el último de mis demonios fuera.

Así en cuatro patas, desnuda con los pechos colgando, ya no me parecía en nada a mí misma. Le apuntçe la bolsita blanca de letras rojas que estaba en el velador, en ella encontró un vibrador y un aceite de chocolate, él sabía bien como usarlos, se untó en la mano en el fragante aceite y comenzó a masajear mi espalda mientas de a poco se ponía tras de mí, prendió el vibrador y lo puso en mi clítoris que ya estaba muy sensible, mientras con la otra mano situaba su pene en la entrada de mi deseosa vagina y se hundió lentamente en mí, lo sentí llenándome, hasta llegar al tope, se movía como un maestro en su especialidad, mientras con una mano sostenía el vibrador con la otra agarraba mi cadera para poder envestirme mejor. Yo gozaba con cada movimiento, pedía mas rápido y mas intenso, cada que miraba el espejo veía en su cara el empeño que ponía en su ardua labor, como corría el sudor por su frente, como se movían mis pechos, pero algo faltaba, ya llevábamos un rato y no podía llegar al orgasmo, en ese momento y con la calentura a tope apoyé el pecho en la cama, así quedé solo con el trasero levantado, él finalmente comprendió que obtendría acceso total a la última de mis barreras (si bien en nuestro primer encuentro logró meter la punta del meñique, eso jamás paso de ahí y él lo había intentado varias veces).

Me sentía completamente comprometida, yo quería todo, él dudó y me preguntó

P – ¿Estás segura?

Y – Sí… dale pero despacio, probemos primero

No fue sino decir esto y comenzó a amasar mi trasero sin salir de mí aun, de a poco acercó su dedo a mi ano y lo empezó a estimular, palpaba de a poco, la sensación era placentera sin lugar a dudas, lo veía como algo  prohibido, de repente sentí caer un liquido justo en mí centro, el aceite de chocolate seguro… Patricio siguió así un rato, hasta que comenzó a hundir su índice lentamente, al principio por instinto apreté, entonces él me dijo que me relajara, si no, no funcionaría, que tenía que hacer como si pujara, que eso lo facilitaría. Así que con los ojos bien cerrados lo hice y lo sentí dentro, al principio dolió un poco, pero la sensación de estar verdaderamente llena me invadió y comencé a palpitar y contraerme mientas el apremiaba fuerte nuevamente en mi vagina y hacia movimientos circulares con su dedo dilatando mi recién desvirgado trasero, fue entonces que comencé a gritar como una verdadera perdida, mientras el rugía su propia perdición a mi espalda y se pegaba a ella para decirme al oído cuanto me extrañaría.

 

Ese fin de semana fue épico sin lugar a dudas, no me arrepiento de nada.

Vota qué te ha parecido

La entrada  ¡Oh, pequeña y dulce Muerte!!! Todo lo bueno termina   aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Relato erótico: Tras las cortinas

Hace un día precioso, prístino y diáfano como la curva de tu espalda. Apenas se mueve una brizna de aire entre las dos piezas de la cortina que me oculta. Quizás ella podría vislumbrarme desde la acera si adivinara lo que estoy haciendo. Estoy seguro de que no le gustaría y eso hace nacer en mi interior ansias de venganza. Cuántas veces habré sitiado esa fortaleza… La hembra inexpugnable, invencible, distante, inquebrantable. Tenía que ser tu mejor amiga, son cosas que dicta el destino.

Estate quieto. Apenas un murmullo sólo a mí destinado, mientras ella pregunta si irás hoy a la peluquería. Al principio me lo pienso, pero se hace difícil renunciar a las amplias curvas de tus posaderas, nada disimuladas por las braguitas blancas. La charla sigue. Tú apoyada en el alféizar de la ventada y ella cambiando el peso del cuerpo a uno y otro lado, en la acera. La miro, oculto tras la cortina, mientras los dedos siguen el contorno cálido de tus nalgas. Sueño el cuerpo de abajo mientras recorro con los dedos el que descansa justo delante de mi entrepierna, donde la temperatura sube rápidamente haciendo nacer volúmenes que antes no existían.

Pero qué pesaditoooo… Me divierte ver cómo me hablas con disimulo, torciendo apenas la cabeza, y me pregunto si ella lo notará. Dejo bajar las manos por tus muslos.

– Puede que vaya por la tarde, sí. A eso de las seis.

Mientras ella responde noto un cierto estremecimiento en tu espalda. Acaricio despacio los muslos, aproximando los dedos a su cara interior, rozándolos apenas. Joseeeee… Te ha temblado la voz.

– Ha venido un peluquero nuevo que está muy bien.

– ¿Ah, sí?

Esta voz se hará trémula en unos segundos. Sólo tengo que dejar caer el calzoncillo, apoyarme delicadamente en tu grupa e iniciar un lento y sensual vaivén.

– Sí, claro.

Tus respuestas empiezan a ser algo inexpresivas y se te ha erizado la piel de la espalda, bajo la camiseta. Me adapto a tu contorno y abrazo tu cintura. Ella espera tu respuesta que no llega, incapaz de percibir como tu respiración se acelera poquito a poco. Continúa la charla como si tuviera miedo de los silencios mientras mis dedos rozan apenas tu entrepierna. Conozco bien ese suspiro profundo y el modo en que echas la cabeza hacia atrás. Dices algo sobre los precios y noto ese temblor, ya franco… me pregunto si ella lo notará también.

Deslizo tus braguitas blancas hacia atrás, lentamente y a medida que las nalgas asoman las acaricio despacio con lo que tengo más cerca, arriba y abajo, con toda lentitud. Eres un cabronazo… Lo has dicho con esa voz cavernosa que tan bien reconozco, como reconozco el movimiento circular apenas perceptible que han iniciado tus caderas. Llevo una brasa entre las piernas que sólo necesitaba esa señal. Haces una pregunta, escueta, con la voz a punto de descomponerse y ella entiende por fin que algo no encaja. La conversación se ha interrumpido.

– ¿Estás bien?

Mientras la pregunta llega a la ventana, hago descender las bragas por tus piernas largas y recorro el camino entre las nalgas con la lengua, con una lentitud que te arranca un pequeño estertor en cuanto me acerco al delicado orificio.

– Sí… Claro…

Ahora desearías estar en otro sitio pero ella sigue ahí abajo, mirándote, seguramente con cierta expresión de incredulidad.

– ¿Estás segura?

Se te escapa un pequeño gritito cuando la lengua vibra como una mariposa sobre el pozo sonrosado.

– Sí… Es que…

Recupero la posición y tanteo entre tus piernas hasta que el enrojecido capullo encuentra tu delicado y tibio pozo. Encuentro tu vagina sorprendentemente húmeda para el tiempo que llevamos en esta situación y no lo dudo.

– Es que… es que…

Veo la mirada estupefacta abajo, en la acera, mientras embisto desde atrás un par de veces, suavemente, divertido por tu fracasado intento de disimular lo que ya no puede disimularse. Por fin te has erguido lo suficiente para dejarme llegar al fondo de este delicioso infierno, así que empujo con la furia de un arma de repetición, mientras tu melena oscila en el aire. Observo su boca abierta, estupefacta, el rostro contraído en una expresión de sorpresa infinita mientras tus pechos se agitan convulsivamente dentro de la camiseta de algodón. Hasta que me apartas de un empellón y huyes dejando en el aire un veredicto.

– ¡¡Cabronazo!!

¡Sí, eso exactamente! ¡Venga, lárgate, date prisa! No puedo negar que disfruto de cada uno de los golpes que producen tus pasos desbocados sobre los escalones de madera. Pero al final duele la urgencia con la que has ido a buscarla. Te importa tanto que te has olvidado de ponerte los pantalones. Jamás habrías hecho lo mismo por mí.

 

Vota qué te ha parecido

La entrada Relato erótico: Tras las cortinas aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

La mamada de Marian

Todo ocurría a la salida de clase, bajábamos las escaleras y yo me quedé el último, ya no quedaba nadie en clase excepto mi profesora, Marian, yo (Raúl) estaba bajando las escaleras cuando me encontré con Marian que se dirigía a la biblioteca a cerrarla cuando de repente se resbaló y se cayó al suelo, fue entonces cuando rápidamente fui hacía ella para preguntarle si se había hecho daño, y me dijo que no.

Llevaba una blusa, un pantalón vaquero y unas sandalias, entonces, de repente me entró una erección y acto seguido Marian se dio cuenta debido a que la estaba notando en su espalda inconscientemente aunque ella no me dijo absolutamente nada. Al momento, Marian se levantó sin ayuda alguna y en un acto involuntario, mi mano fue directamente a su culo, inmediatamente se dio la vuelta y me asestó un bofetón en la cara y se fue corriendo al servicio de profesores debido a que se estaba haciendo pis.

La seguí hasta el baño de profesores, al verme, me dijo que sentía mucho el bofetón que me había pegado antes y que si estaba bien. Le dije que no pasaba nada, y entonces me dijo que yo tenía las hormonas revolucionadas (echándose ella a reír). Entonces, ella me dijo que esperara en el baño, ya que no quedaba nadie en el instituto, estaba escuchando cómo hacía pis Marian cuando de repente me dice que no había papel en el baño en el que había entrado (pura casualidad), me preguntó que si tenía pañuelos y le dije que no; busqué en los servicios de al lado y tampoco había excepto en uno, así que cogí el papel y como no se lo podía dar por debajo, abrí la puerta sin decírselo a ella y acto seguido se tapó la vagina con sus propias manos. Con el susto, le entraron más ganas de hacer pis, entonces, dejé la puerta abierta, y me dijo que llevaba tres horas sin hacer pis.

Pasados un par de minutos, Marian se volvió a fijar en mi pene. Intentado disimular su cara de asombro me preguntó que si me masturbaba. Al hacerme esa pregunta, me quedé del otro lado ya que no me la esperaba, acto seguido, Marian miró el reloj y me dijo que mis padres estarían preocupados debido a que había pasado ya más de hora y media de que saliera todo el mundo del instituto, así que me dijo que ella me acompañaría a casa. Fuimos andando desde allí a mi casa debido a que el instituto está a unos cuatro kilómetros. En el camino, estuvimos hablando de sexo debido a la pregunta que me había hecho en el baño y a que le había visto haciendo pis.

Cuando llegamos a casa, le invité a comer ya que mi madre se había ido a trabajar, me ayudó a recoger la cocina y me explicó un par de cosas de su asignatura, al término de la explicación, me dijo que si podía ir al baño ya que todavía no había terminado del todo de hacer pis, cuando escuché que estaba haciendo pis, volví a entrar en el baño, al verme, soltó una carcajada y se lo tomó con total naturalidad, entonces me preguntó: ¿qué pasa, te gusta verme haciendo pis? Al momento, me dijo: tranquilo, cariño, que era una broma. De nuevo me empecé a excitar cada vez más.

Una mamada de experta…

Cuando Marian salió del baño, nos tomamos un pequeño descanso y cuando ya no pude más y le di un beso, acto seguido, me levantó la mano para darme un guantazo aunque se la sujeté y le empecé a quitar toda la ropa hasta dejarla completamente desnuda. Sin posibilidad de dar marcha atrás (metafóricamente hablando), y viendo la excitación que tenía, se levantó del sofá para buscar una cosa en su bolso, finalmente, lo que sacó fue un condón, aunque yo estaba poniéndomelo en ese momento, me dijo que no me preocupase que me lo iba a poner ella. Entonces, me levanté del sofá y me puse de pie y me dijo que si necesitaba algo, respondiéndole que no, así que me dijo que le daba igual la posición para ponerme el condón tanto en el sofá como en cuclillas como si me lo ponía yo. Finalmente, Marian me puso el condón, se puso en cuclillas para ponérmelo y a la vez recibir la mamada de Marian, mientras me hacía una mamada de campeonato, yo le masajeaba los pezones y me dijo que esa era una de las cosas que más le excitaba.

Unos minutos después de que me hiciera la mamada de auténtica viciosa, le introduje el pene por la vagina, al instante empezó a gemir como una bestia. A continuación, y después de meterle el pene en la vagina, se levantó y se puso en cuclillas para después terminar eyaculándole en su cara tras recibir una nueva mamada de ensueño.

 

Vota qué te ha parecido

La entrada La mamada de Marian aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Mamada de mi madre por sorpresa

Acababa de llegar de clase, cuando al abrir la puerta de casa, me di cuenta de que no había nadie en casa. Normalmente suele estar mi madre, que como ya he mencionado en relatos XXX anteriores se llama Pilar, pero justamente ese día no estaba en casa, cosa que me extrañó bastante. A los cinco minutos de llegar yo, escuché la puerta de casa. Al verme, mi madre se sorprendió un poco y me dijo: “¡hombre, qué pronto has llegado!” respondiéndole que hoy había terminado un poco antes.

Mi madre se fue a su habitación para cambiarse de ropa y ponerse la de estar en casa y nos pusimos a comer. Al terminar de comer, noté a mi madre con algo de prisa, pero no le dije nada. Entonces, me fui a la habitación para mirar unas cosas en el ordenador, cuando mi madre me llama y me dice que si podía hablar conmigo en el salón. Acto seguido, le dije que sin ningún problema.

Espectacular mamada de mi madre

Fui al salón, en el salón, me disponía a sentarme, cuando mi madre me cogió del brazo y me puso al lado de una mesa grande donde celebramos comidas familiares. Me quitó todo, y acto seguido, se puso en cuclillas para hacerme una mamada y masturbarme. Durante la mamada de mi madre, me preguntaba repetidamente que si me gustaba. Por mi parte, mientras disfrutaba de la mamada de mi madre le quité la camiseta y el sujetador, y le empecé a manosear los pechos mientras que me decía, “¡cuánto te gustan mis pechos, cariño!” soltando después una carcajada.

Finalmente, cuando terminó la mamada de mi madre, me separé un poco de ella, me hice una paja y eyaculé sobre sus tetas.

 

Vota qué te ha parecido

La entrada Mamada de mi madre por sorpresa aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Depredador

Apetito voraz por tu aroma hormonal, por la huella de deseo que sigo cual jauría hambrienta… desde que amanezco no hago más que desearte… has dejado desierto el lecho… altar de sacrificio de la noche anterior… ofrendaste tu ser íntegro a los instintos oscuros…

Vota qué te ha parecido

La entrada Depredador aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

WINSTER

A Lady Winster le encantaba tanto el sexo que a los 23 años ya no le bastaba tener cerca de 20 amantes que la colmaban de atenciones sexuales, ella deseaba tener a alguien que le pudiera dar sexo oral que era su preferido cuantas veces ella quisiera a la hora que ella quiera en donde sea, pero no deseaba tener a un empalagoso de su amantes metido en su lujosa mansión las 24 horas del día, mucho menos deseaba casarse pero pronto encontró la solución......


WINSTER
A Lady Winster le encantaba tanto el sexo que a los 23 años ya no le bastaba tener cerca de 20 amantes que la colmaban de atenciones sexuales, ella deseaba tener a alguien que le pudiera dar sexo oral que era su preferido cuantas veces ella quisiera a la hora que ella quiera en donde sea, pero no deseaba tener a un empalagoso de su amantes metido en su lujosa mansión las 24 horas del día, mucho menos deseaba casarse pero pronto encontró la solución. Sin embargo descubrió que castrando por completo a sus esclavos los volvía mas manejables pero antes les daba algo para recordar.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Lady Winster era una rica heredera de un vasto imperio comercial y manufacturero, en realidad no era de la nobleza pero le gustaba que le dijera así, sin embargo pese a ser muy bella y rica desde muy joven pues sus padres murieron cuando ella tenía 18 años era muy perversa, le encantaba sentir placer incluso un siquiatra que la entrevisto un día puso en sus notas que ella bien podría ser ninfómana, aunque sus padres no prestaron mucha atención a esa idea cosa que debieron hacer pues era lo que termino por convertirse su hija a su muerte.

A Lady Winster le encantaba tanto el sexo que a los 23 años ya no le bastaba tener cerca de 20 amantes que la colmaban de atenciones sexuales, ella deseaba tener a alguien que le pudiera dar sexo oral que era su preferido cuantas veces ella quisiera a la hora que ella quiera en donde sea, pero no deseaba tener a un empalagoso de su amantes metido en su lujosa mansión las 24 horas del día, mucho menos deseaba casarse pero pronto encontró la solución mientras leía una de las tantas revistas que sus varias editoriales editaban mes a mes.

El articulo era sobre la venta de menores en el mercado negro para su esclavitud, de inmediato Lady Winster supo que esa era la solución para sus problemas ya que ella era lo suficientemente rica para hacer lo que viniera en gana, no tardo mucho en contactar a un reconocido traficante de personas quien le aseguro que le podía conseguir lo que ella deseara siempre que estuviera a pagar el precio por ellos y mantuviera la discreción sobre su transacción, ella estuvo de acuerdo en todas las condiciones y solicito un primer pedido deseaba un chico de unos 14 o 15 años.

Delgado, preferiblemente sin músculos marcados, debía ser blanco, el color del cabello era indistinto pues lo deseaba rapado por completo, pero puso como requisito que tuviera ojos verdes y azules, además que supiera el idioma local a la perfección, algunos días más tarde le fueron presentados algunos candidatos para su elección se inclino por un chico de 14 años cuyo paquete se marcaba notoriamente en la pequeña trusa (slip) que usaba, además tenía los mas lindos ojos azules que ella hubiese visto jamás, su cabello era rubio, de un intenso dorado pero ella hizo que le fuese removido para siempre de su cabeza.

Pronto Lady Winster se encontró que su reciente juguete si bien la complacía en lo que ella le mandaba se excitaba mucho durante las largas horas que le daba servicio oral, el ver la erección del adolecente incluso sobresaliendo del elástico que rodeaba su cintura de la pequeña prenda que lo obliga a usar le molestaba, además más de una vez lo descubrió masturbándose lo que en verdad la enfadaba por lo que debió hacer algo para terminar con todo aquello la solución fue la castración, el adolescente una vez desprovisto de sus testículos se volvió dócil y sin deseos por lo que la castración se volvió algo obligado en todos los esclavos que llegaron después.


** ** ** ** ** ** **

Cuando los esclavos cumplían 19 años simplemente los vendía a quien los quisiera sino encontraba comprador los ejecutaba e incineraba sus cuerpos en secreto desapareciendo toda huella de la existencia de su alguna vez esclavo, esa tarde le llego un nuevo juguete un chico de 15 años muy delgadito ya sin cabello y sin vello en todo el cuerpo quien fue llevado a una celda a la espera de las ordenes de Lady Winster.

Luego de cenar Lady Winster tenía ganas de sentir otra forma de placer, para ese momento Lady Winster de 36 años ya contaba con dos celadoras de todas sus confianzas a las que pagaba muy bien para que cuidaran de sus esclavos 16 en total con el nuevo que estaba por conocer a una orden suya una de las celadoras trajo al adolescente ante ella quien fue obligado a ponerse de rodillas ante su nueva ama aquel chico fue secuestrado de un orfanato hacia seis meses y en ese tiempo aprendió que para sobrevivir debía obedecer en todo y esperar la oportunidad para escapar.

Ya lo había hecho una vez, pero fue capturado por sus captores quienes lo castigaron severamente de manera física, ahora desde que llego a ese lugar de manera discreta había estado recopilando información en busca de alguna debilidad para poder escapar, de pronto Lady Winster que estaba sentada en un cómodo pero amplio sillón con una cavidad profunda en forma de herradura en el asiento se puso de pie, al hacerlo revelo que ella estaba desnuda de la cintura para abajo apenas unas medias y altos tacones cubrían sus largas como jugosas piernas.

Los ojos del adolescente se abrieron al ver aquella vagina peluda ante sus ojos, sintió que su pene se endureció de inmediato, Lady Winster dijo “desnúdenlo”, la celadora detrás del adolescente se inclino y tomo el broche a un lado de su única prenda que portaba el chico para abrirlo y tirar de la prenda que dejo al adolescente completamente desnudo ante su ama ostentando una dura erección, ambos mujeres rieron al ver ese pedazo de carne viril endurecido de apenas 15 cm de largo, Lady Winster se acerco al chico y le hizo poner pie para luego hacer que el chico se pusiera de pie.

-“Libera sus manos y dejamos solos”

Ordeno Lady Winster a la celadora que hizo lo que se le ordeno y se marcho, luego ella llevo al adolecente tomándolo de la mano hasta una lujosa habitación en donde se desnudo por completo dejándose las media solamente, ahí le dijo al adolescente acariciando su dura erección “hoy será tuya gózame porque será la única vez” para luego irse a recortar en la cama boca abajo, el adolescente no tardo en seguirla

Su mano derecha temblaba cuando toco sus nalgas y las acaricio suavemente unos minutos más tarde se atrevió a abrirle ligeramente sus nalgas que dejo ante sus ojos su grande y peluda vagina que toco con sus dedos era maravilloso para él pues era la primera vagina que tocaba en su vida Lady Winster le daba toda la facilidad de tocar algo que nunca imagino en su vida tener.        

Sin poder resistirse puso su pene bien duro en medio de esas grandes nalgas para empezar a  empujar de manera instintiva mientras su mano acariciaba sus caderas así estuvo gozando de ese delicioso culo hasta que Lady Winster se movió lo que hizo que él se quedase quieto y asustado con mi pene en medio de sus nalgas luego ella empujo su pelvis para atrás y empezó a moverse.

El adolescente no sabía si aquello era un sueño o estaba despierto por lo que permaneció quieto y ella seguía moviéndose, empujando su pene entre sus nalgas que estaba como un fierro duro luego de un rato si estaba o no despierto ya no le importaba porque estaba disfrutando como nunca pocos segundos más tarde Lady Winster estiró su brazo para atrás para agarrar su erección para proseguir con los movimientos hasta que la punta de mi pene tocó la entrada dé su vagina y ella sólita dio un empujón que lo hizo entrar todo hasta que la pelvis del adolescente chocó con sus nalgas.       

-¡Ahhhh! ¡Ahhhh!  

Ambos soltaron un gemido y Lady Winster empezó a moverse su vagina era cálida como húmeda el adolescente se inclino sobre la espalda de la ella en busca de sus tetas para tomar esos pezones grandes y duros al mismo tiempo que ella aumento la velocidad de sus movimientos, era ella quien llevaba el control de la penetración, ella paro por unos segundos para acomodar mejor la pequeña erección de su esclavo en su vagina antes de empezar con el mete y saca que para ese momento estaba bien lubricada. 

Luego de unos minutos Lady Winster  se coloco boca abajo para hacerme subir encima de ella pero cuidando de que mi pene quedara todo sobre ella, Lady Winster era la que movía su pelvis para atrás y se movía deliciosamente de regreso lo que hacía sentir al adolecente muy rico, su cavidad vaginal estaba ya adaptada al grosor y tamaño de su pene y lo apretaba bien lo que hizo que el adolescente la tomara fuerte dé las caderas para volver penetrarla hasta el fondo y cabalgarla de lo más salvaje posible, para ese momento era el instinto que dominaba al chico más que la razón.  

Las grandes tetas de Lady Winster se movían al ritmo de la penetración, él quería hacer todas las poses que había visto en algunas revista porno aprovechando aquella oportunidad, así que tomo sus piernas para llevársela sobre mis hombros dejando su vagina completamente a su disposición, penetrándola por completo para comenzar a darle duro otra vez, así estuvo unos segundos porque no le gustó y bajó las piernas luego Lady Winster lo hizo sentar en la cama y ella misma se lo metió en su vagina para comenzar con movimientos de cadera mientras él le apretaba las tetas.           

-Ahhhh. Aaaahhh.  

Gimió Lady Winster, no paso mucho rato Hasta que su cuerpo se estremeció y llegó a tener un orgasmo y soltó un gritito, para caer sobre el dorso de su esclavo temblando y luego el adolecente cuyo pene sintió las fuertes contracciones de su vagina no tardo también en explotar, todo su cuerpo se tenso al tiempo que su palpitante erección, expulso chorro tras chorro de su espesa leche llenando la vagina de su Ama con bastante semen.


** ** ** ** ** ** **

El adolecente se vino otras tres veces más esa noche hasta quedar dormido rendido pero muy contento luego de su noche en la que perdió su virginidad, a la mañana siguiente fue despertado por las dos celadoras quienes lo llevaron para darse un baño, luego de ellos él fue llevado a una sala que parecía ser un consultorio médico (sanidad), fue colocado sobre una camilla en donde fue asegurado con correas y sus piernas fueron colocadas sobre estribos de metal donde también fueron asegurados para rematar una mordaza le fue colocada.

Luego de ser asegurado las dos celadoras dejaron al asustado adolescente a solas luego de algunos minutos dos mujeres entraron vestidas con ropas para cirugía y cubre bocas, una de ellas era sin duda la mujer con la que anoche él, paso los mejores momentos de su vida, la mujer mayor talvez de unos 50 años se sentó en un banco de metal entre las piernas extendidas del adolescente para atraer hacia ella una pequeña mesa de metal con una varia cantidad de instrumental médico, mientras tanto Lady Winster coloco un separados de tela sobre el pecho del adolescente para que este no pudiera ver nada de lo que la otra mujer estaba haciendo.

El adolescente apenas sintió algunos fuerte pinchazos que fue cuando la mujer inyecto un fuerte anestésico local antes de comenzar a cortar los genitales del asustado chico, primero comenzó con el escroto, en realidad lo hizo sin delicadeza alguna hizo un corte con un bisturí alrededor de la base del escroto lampiño, para luego una vez expuestos los tejidos usar una tijera no quirúrgica sino normal grande de acero para cortar de solo dos cortes todo, el escroto con su viril contenido cayó sobre un tazón de metal cercenado de la entrepierna del adolescente para siempre.

Rápidamente usando un cauterizador eléctrico, detuvo cualquier sangrado que hubiese, luego hizo un corte circular en la base del pene flácido del adolescente, apenas lo suficiente para colocar la tijera y cortarlo de un solo rápido corte, el adolescente sintió un fuerte pellizco pero nada más, de igual forma cauterizo toda la herida rápidamente, luego suturo con hilo auto absorbente, de tal manera que al sanar los tejidos todo quedase como si fuesen los labios mayores de una vagina, coloco una sonda hasta la vejiga y un pequeño drenaje y listo.

Una vez terminada la cirugía, se aplico un fuerte sedante al adolescente para luego ser llevado al que sería su nueva habitación apenas un pequeño catre sin nada más, fue mantenido por varios días en un estado de semi inconsciencia hasta que finalmente se le dejo despertar por completo al hacerlo y verlo lo que le habían hecho lloro por días pero al final termino por aceptar su nueva vida, como esclavo sin escapatoria de Lady Winster hasta que ella quisiera y lo apartara de su lado para siempre.


** ** ** ** ** ** **

Seis meses después de su castración total el adolescente ya usando ropa interior femenina estaba asegurado a ese sillón extraño que vio cuando fue presentado a Lady Winster por primera vez la noche más maravillosa de su vida, ahora sabia para que servía aquella cavidad en forma de herradura.

Esa cavidad servía para coloca la cabeza del esclavo como la suya hacia arriba para darle sexo oral a su esclava hasta que ella se cansara de venirse o de las atenciones orales por parte de su esclavo quieren con el tiempo se volvían unos expertos en el arte oral que por supuesto ama apreciaba por sobre todas las cosas, esa noche un nuevo esclavo llego pero ella no pensaba estrenarlo hasta dentro de dos días,

Eso y muchas cosas más pasan entre los muros de aquella gran mansión exclusiva de Lady Winster.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

EVA, LA VECINA – VI. Eva en directo



Era una noche como cualquier otra. Después de un rato viendo la televisión, la apagué y me dirigí a mi habitación para dormir. Antes de acostarme, me sonó el móvil y vi que había recibido un mensaje de Eva. Solo ponía: "Mira tu email ya". Intrigado, encendí el ordenador y abrí el email que, en efecto, había recibido de mi vecina. En él solo había un enlace, no ponía nada más. En otro caso no lo habría abierto porque parecía un virus, pero el mensaje que me había enviado significaba que ella era consciente del email.

Hice click en el enlace y se abrió en mi pantalla un vídeo. Pese a la escasa iluminación de la escena, se distinguía a un hombre sentado al borde de la cama y a una mujer arrodillada entre sus piernas. Le estaba haciendo una mamada que, a juzgar por la expresión del rostro del hombre, estaba siendo muy buena. Solo cuando la mujer se apartó el pelo moreno de la cara, se pudo ver con claridad la polla entrando en su boca. No solo eso, sino que fue entonces cuando reconocí a mi vecina. La mujer del vídeo era Eva. ¿Me había enviado un vídeo porno suyo?

Aunque en un primer momento pensé que era un vídeo, iba a descubrir que era algo aún más morboso. Por primera vez me percaté de que la fecha y hora marcadas en la esquina superior izquierda eran las de aquel mismo instante. Eva estaba retransmitiendo su polvo en directo para mi disfrute. Por la mala iluminación no había reconocido el dormitorio de mi vecina, en el cual tantas veces había estado.

Ahora Eva disfrutaba lamiendo los huevos de ese hombre desconocido para mí. Le encantaba hacerlo y sabía por experiencia propia que lo hacía de maravilla. Durante la felación, Eva de vez en cuando miraba a la cámara. Sonreía al hacerlo, suponiendo que yo estaría observándola. El hombre, sin embargo, parecía no saber de la existencia de la cámara, ya que ni una sola vez desviaba la mirada hacia ella.

Tras unos minutos dejando a Eva a sus aires, al hombre le dio un arrebato de agresividad sexual. Se levantó y, agarrando la cabeza de mi vecina, se puso a follarle la boca sin contemplaciones. Gracias a la nueva posición, en la cual les incidía más la luz de la única lámpara encendida en la mesita de noche, yo podía ver la escena con mucha más claridad. La polla entraba entera y de golpe en la garganta de Eva, que aguantaba como una campeona. Alguna lágrima de esfuerzo brotaba de sus ojos, pero sin duda le gustaba esta práctica. Ella se dejaba hacer, cual muñeca hinchable, mientras con su mano se masturbaba presa de la excitación. Le excitaba ser usada y más aún cuando sabía que yo lo estaba viendo. Salía mucha saliva de su boca y caía por el escote de Eva. Tras una buena follada de garganta, la dura polla del hombre estaba preparada para algo más. Un par de golpes con la polla en la mejilla de Eva, mientras ella cogía aire, fue el toque final antes de pasar a mayores.

En un momento ambos se habían despojado de toda su ropa. Eva empujó al hombre tumbándolo sobre la cama. Ella también se subió a la cama mientras, con una sensual mirada, abría un preservativo. Dio un último lametón al erecto miembro antes de colocarle el condón. Luego se subió a él como si de una atracción se tratase y comenzó a cabalgar con fiereza. En ocasiones saltaba todo su cuerpo, y otras veces movía solo el culo, pero siempre provocando que la polla entrara y saliera de ella con dureza. La mirada de aquel hombre reflejaba su regocijo ante haber dado con toda una mujer como Eva.

Tan altos eran los gritos de placer de mi vecina que tuve que bajar el volumen de mis auriculares. Se me ocurrió una idea. Fui al dormitorio, que da pared con pared con el de mi vecina. Pegué la oreja a la pared y, tal como esperaba, oía los gemidos y gritos de Eva con total claridad. Por muy morboso que me pareciera eso, prefería volver al ordenador a seguir espiándola con su consentimiento.

Cuando volví, Eva había dejado de dominar la situación. Ahora se estaba colocando a cuatro patas, de cara a la cámara que me retransmitía la escena. Me bajé pantalones y calzoncillos antes de sentarme. Me empecé a masturbar mientras veía al hombre penetrar a mi vecina. Primero lento. Luego más rápido. Y más rápido. Los gemidos de placer de Eva me envolvían, y el único otro sonido que le hacía sombra era el de los dos cuerpos desnudos al chocar. Me encantaba la cara que ponía ella cada vez que era azotada, mezcla de dolor y placer. Aquel tío no se andaba con chiquitas. Agarraba a Eva de la cintura y parecía que la iba a atravesar con cada embestida. Y mientras, yo seguía pajeándome con la imagen de mi vecina follando y sus gritos en mi cabeza.

El hombre pareció calmarse un poco. Disminuyó sus frenéticos movimientos hasta parar por completo. Entonces, los ojos de Eva se abrieron de par en par y se mordió el labio ante lo que estaba claro que era una penetración por la puerta trasera. La expresión de Eva no dejaba lugar a dudas.
 - Sí... - Suspiró ella, que parecía estarlo deseando.
Igual que antes, la rapidez y dureza de las penetraciones fue aumentando gradualmente, hasta el punto que Eva se agarraba con fuerza a la cama y apretaba los dientes. Pero le gustaba. Le encantaba.

Yo ya no podía más. Me masturbaba frenéticamente mientras veía a mi vecina siendo sodomizada. Le noté en la cara que se acercaba al clímax. Eva es muy expresiva y en cuanto la conoces, puedes saber muchas cosas a partir de sus gestos y expresiones. Ahora, a través de la pantalla del ordenador, yo veía que estaba a punto de correrse. Esas caras de placer de Eva a mí me ponían muy cachondo. No dejaba de masturbarme. De repente, cerró los ojos con fuerza y se entregó al placer del orgasmo. Su cuerpo incluso tembló ante tal clímax. Esa imagen fue la gota que colmó el vaso, provocando que yo también me corriera. Estaba manchando el suelo y mi mano estaba cada vez más pringosa, pero me daba igual porque había sido una paja magnífica. A solo unos metros de distancia, Eva y yo nos habíamos corrido juntos.

Me quedé sentado, acariciándome despacio y esperando ver el final de aquel polvazo retransmitido. Parecía que él también buscaba correrse, y para ello aumentó su agresividad. Empujó a Eva contra la cama, tumbándola boca abajo. Sin dejarla reaccionar, se tiró encima de ella, volviendo a metérsela por el culo. Se la follaba contra la cama, apretando su cara contra el colchón. Eva mordía las sábanas y sus nalgas parecían enrojecerse más por momentos. La cama temblaba con cada penetración.

De repente, él sacó su polla de dentro de Eva y giró su cuerpo dejándola boca arriba. Se sentó sobre su pecho, agarró a Eva del pelo con fuerza y apuntó con la polla hacia su cara. Mi vecina se masturbaba y sonreía ante lo que se le venía encima. Él también se masturbaba, sin dejar de apuntar al rostro de Eva. Tras un par de gemidos de aviso, vi cómo chorros de semen salían expulsados con violencia y chocaban contra la cara de Eva. Se corrió abundantemente, sin dejar de agarrarla del pelo para asegurarse de que hasta la última gota caía en su rostro. Cuando acabó de correrse, soltó la cabeza de Eva y se apoyó con las manos en la cama. Ella se metió la polla en la boca una última vez, succionando lo que quedaba de corrida.

Una vez finiquitado el polvo, oí a mi vecina indicarle al hombre que podía pasar a la ducha, que ella de momento se limpiaría con unos pañuelos antes de ducharse. Cuando el hombre hubo cerrado la puerta del baño, Eva se acercó sonriendo a la cámara que estaba retransmitiendo en directo. Tenía la cara cubierta de semen, que le resbalaba por la barbilla. El ojo derecho no podía ni abrirlo. Con esas pintas me mandó un beso para luego coger la cámara. Yo sonreí con complicidad como si ella pudiera verme, justo antes de que la pantalla se quedara en negro.


Ozolagnia y flatofilia, parafilias de olores

En el post de hoy comentaremos brevemente en qué consisten varias parafilias basadas en los olores, concretamente la ozolagnia y flatofilia. Como ya sabes, las parafilias son esos amores algo atípicos que podemos llegar a sentir por cosas poco convencionales. Pues bien, en esta entrada de nuestro blog de sexo hoy vas a conocer un par de parafilias que, como no podía ser de otra manera, te dejarán con la boca abierta. Si no te quedas con la boca abierta, lo más seguro es que “padezcas” estas parafilias, en cuyo caso al menos aprenderás cómo se llaman -si es que no lo sabías ya, claro está-.

Hoy vamos a tratar de hablar sobre algunas parafilias de la familia del aire, por así decirlo.

Y es que el aire tiene múltiples propiedades, pues no sólo nos acaricia y nos estimula el sentido del tacto, sino que también ayuda a propagar el sonido y…los olores, estimulando así nuestro sentido del olfato.

En efecto, los olores pueden ser causantes del placer. Y cuando hablamos de olores nos referimos a olores fuertes, olores de cualquier tipo, olores agradables y desagradables -según para quién…-. Este tipo de placer, cuando es producido de una manera irrefrenable, o cuando lo buscamos como si en ellos nos fuera la vida –más o menos-, podemos considerarlos como una parafilia. Las dos parafilias más comunes en este sentido son ozolagnia y flatofilia. Ahora bien, ¿qué son la ozolagnia y flatofilia?

Ozolagnia y flatofilia, dos parafilias de narices

Así pues, si te excitas cuando te quitas los calcetines, o cuando estas comiendo queso añejo, o cuando pasas por al lado de una cañería, considérate un ozolágnico, de ozolagnia, que no es ni más ni menos que la excitación por los olores fuertes. Claro que por olores fuertes podemos entender una amplia gama de olores desagradables o molestos, que no tienen por qué ser necesariamente apestosos… aunque al parecer los ozolágnicos sienten predilección por estos.

Si eso te parece raro, entonces no padeces ozolagnia, aunque esa no es ni de lejos la parafilia más rara. Por ejemplo, oír un pedo suele provocarnos risa, sobre todo si no estamos cerca, claro; pero si estamos con una persona flatulenta y nos gustan sus flatulencias, o incluso si nos gustan nuestras propias ventosidades… entonces somos unos auténticos flatofílicos, pues padecemos flatofilia, o atracción por el olor de los gases intestinales propios o de la pareja. Ojo, han de ser flatulencias, o lo que es igual: pedos.

 

Esperamos que a partir de ahora sepas decir a tus amistades qué son ozolagnia y flatofilia, y que sepas reconocer si padeces alguna de estas dos curiosas parafilias de olores.

Vota qué te ha parecido

La entrada Ozolagnia y flatofilia, parafilias de olores aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

WILLIAM Y LOS PALILLOS

William de 40 años divorciado hacia ya varios meses que no tenía relación sexual alguna, sus ganas por penetrar una vagina estaban a tope, por lo que sintiéndose muy excito por la belleza de aquella joven de 25 o 26 años, pago la cuenta para ir rápidamente al lugar indicado por la nota esperando fervientemente que no fuese una broma de mal gusto......


WILLIAM Y LOS PALILLOS
William de 40 años divorciado hacia ya varios meses que no tenía relación sexual alguna, sus ganas por penetrar una vagina estaban a tope, por lo que sintiéndose muy excito por la belleza de aquella joven de 25 o 26 años, pago la cuenta para ir rápidamente al lugar indicado por la nota esperando fervientemente que no fuese una broma de mal gusto. Con ella gozaría pero el precio que tendría que pagar con algo que no esperaba.

[HETERO] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [TESTICULOS] [TORTURA] [CANIBALISMO]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Aquella tarde William López  terminaba de comer en aquel restaurante de comida típica de la región, se estaba limpiando algo de la comida trabada entre sus dientes con un palillo para dientes (monta dientes), se escudriño sus dientes hasta que logro sacar el trozo de comida que le molestaba en esos instantes la guapa mesera que lo atendía regreso con la cuenta con algo escrito en la cuenta “ve a la parte de atrás guapo si quieres pasar un gran rato”, luego se alejo moviendo sus caderas bajo la minifalda que llevaba lo que hizo que el pene de William diera un salto.

William de 40 años divorciado hacia ya varios meses que no tenía relación sexual alguna, sus ganas por penetrar una vagina estaban a tope, por lo que sintiéndose muy excito por la belleza de aquella joven de 25 o 26 años, pago la cuenta para ir rápidamente al lugar indicado por la nota esperando fervientemente que no fuese una broma de mal gusto, apenas espero unos instantes antes de que una pequeña puerta se abriera para dejarlo entrar con la chica sonriéndole alegremente una vez que William entro ella cerro con seguro la puerta.

Ella dijo llamarse Sara para casi de inmediato plantarle un apasionado beso a William en los labios  mientras le acariciaba el busto sobre el pantalón de su entrepierna, cuando Sara separo los labios de William ya esté estaba muy excitado, mirándolo seductoramente le dijo “¡te puedo hacer gozar como pocas veces antes en tu vida pero hay un precio!, ¿estás dispuesto a pagarlo?” ¡Dinero! Exclamo William, pero Sara negó con la cabeza, a lo que William luego de un breve tenso silencio respondió “¡de acuerdo estoy dispuesto a pagar el precio, ahora hocemos ricura!”


** ** ** ** ** ** **

Aquella respuesta es la que deseaba oír Sara, que rápidamente despojo de la camisa a William para dejar su torso desnudo  Sara es una mujer, muy atractiva, de cabello negro y largo, de excelente cuerpo, piel blanca, no muy alta, unos pechos grandes bien redondos, con un excelente par de nalgas que sus minifalda pegadita negro remarcaban muy bien y una blusa de tirantes amplio negra muy ajustada, resaltaba su perfecta anatomía.   

Los manoseos de Sara hicieron que inmediatamente el pene de William se pusiera más duro de lo de costumbre pronto ya no era ella la que lo besaba si no que era él quien la besaba desenfrenadamente, duraron cerca de 15 minutos besándose, mientras Sara le acariciaba el pecho y le agarraba la cabeza casi enterrándole las uñas, realmente estaba volviendo loco de pasión al William que la deseaba como un toro en celo.         

William ardían en deseos de chupar esas tetas grandes, esos pezones duritos ya no podía soportar tenerlos a su alcance y no hacerlo así que lo hizo, despojo a Sara de su blusa y sostén (corpiño), eran unas tetas deliciosas y tenían un lunar en el pecho derecho que lo enloqueció aun más mientras William estaba concentrado besándole y chupando sus tetas, ella le desabrocho el pantalón para dejarlo caer hasta sus rodillas, entre gemidos Sara le dijo que estaba muy excitada, que le gustaban los hombres fuertes y musculosos que ya quería que la penetrara, entonces lo que hizo William fue subirla sobre una mesa detrás de ella le quito su minifalda como tanga para comenzar a chuparle esa rajita tan mojada y rosada que tenía entre sus piernas.

La rajita de Sara tenía un olor tan rico que su aroma casi volví loco de deseo a William, la comencé a chupar desesperadamente, no se podía contener, pasando su lengua de abajo hacia arriba rematando en su hinchado clítoris, lo que hacía que Sara se retorciera de placer dando eróticos gemidos, William apenas pudo aguantes las ganas de penetrarla por 10 mi, luego de ese tiempo sin más la penetro, solo la penetro sin decirle nada hasta el fondo hundiendo sus 20 cm de dura virilidad hasta que sus huevos se aplastaron pelvis con pelvis.   

Aquello era además muy excitante debido que no podíamos hacer mucho ruido o alguien podía entrar en aquella bodega del restaurante por lo menos eso pensaba William, por lo excitado que estaba no iba a poder aguantar mucho rato así que se concentro más en disfrutar, William la estaba penetrando a un buen y rico ritmo, le chupaba, mordía y besaba las tetas tan ricas que tenia al mismo tiempo también le besaba en la boca como en el cuello, estaba realmente excitado que ni pensó en usar condón.

Entre jadeos entre cortados luego de apenas 15 minutos de estar penetrando a Sara le dijo “en donde quieres que te de mi leche”.
           
Ella estaba realmente excitada, completamente empapada de sudor,  muy roja pero le alcanzo a decir: “me encanta como me coges… hazlo más duro y vente afuera fuera de mi raja”,  por lo que William al escucharla decir aquella palabras de lo más excitantes para él en ese momento se volvió loco de deseo por lo que pronto estaba a punto de terminar, así que se la saco de su raja para volver a chupar su empapada vagina, sabia tan rica que William ya no aguanto más, se masturbo su pene verga tantito y se vino sobre su raja de forma muy abundante.    

Fueron cinco grandes disparos que cubrieron la totalidad del sexo de Sara que gimió fuerte al sentir la cálida leche de William impactar aquella parte sensible de su cuerpo femenino, para William fue el mejor sexo de toda su vida, fue de lo más excitante,  de pronto Sara se puso de rodillas frente a William para tomo su pene aun palpitando derramando pequeñas cantidades de su espeso semen de la punta, para llevárselo a la boca con una mano jugaba con sus huevos.

William movió la cabeza hacia atrás en éxtasis total, por lo que no se percato de la jeringa que se aproximo a su entrepierna apenas sintió en fuerte pinchazo pero eso fue todo de pronto todo se le volvió negro a William.


** ** ** ** ** ** **

William se despertó en otro lugar ya no estaba en aquella bodega con Sara sentada en una silla frente el estaba con los brazos asegurados  por arriba de la cabeza, una mordaza con algo en su boca le impedía hablar, sus tobillos estaban bien asegurados, con grilletes una corres corría por su pecho y cintura haciendo que moverse le fuese casi imposible, por su fuese poco estaba completamente desnudo con una tremenda erección que no era para nada normal

-“¡Es hora de pagar guapo!”

Dijo Sara poniéndose de pie para ir hasta donde estaba William que con desesperación trato de soltarse, sin resultado alguno, Sara se inclino para comenzar a lamer la tetilla derecha de William que le hizo sentir de inmediato placer, mientras con una de sus manos acariciaba sus huevos como pene de pronto el placer se volvió dolor cuando los dientes de Sara se cerraron sobre la tetilla de William arrancándole de un fuerte mordisco gran parte de su tetilla, con la boca aun manchada de sangre Sara se paso a la otra tetilla de William que arranco de similar manera.

William  solo pudo sacudirse de dolor, mientras Sara de manera rápida le coloco un anillo metálico en la base de sus genitales, rodeando tanto su pene en erección como su escroto el anillo era de un grosor de 1.5 cm de acero inoxidable, no conforme con aquello Sara muy de prisa coloco un segundo anillo de unos 2 cm de grosor igual de acero inoxidable en la base del escroto de William lo que dejo sus huevos bien definidos como aplastados en el fondo de su saco escrotal, causándole dolor al mismo tiempo.

Sara una vez colocados los dos anillos se levanto y fue hasta una mesa de la que tomo un puñado de palillos para dientes de madera bien afilados por ambos lados, regreso con ellos al lado de William para tomar su pene y masturbarlo por unos segundos hasta que de la nada tomo uno de los palillos sujetándolo muy bien entre dos de sus dedos, lo levanto en el aire para súbitamente clavarlo en la dura erección de William cuyos ojos se abrieron grandes y todo su cuerpo se sacudió de dolor cuando el palillo se hundió casi 1 cm en su pene.

Sara, no tardo en tomar otro palillo para repetir la acción, uno a uno los palillos se fueron clavando en el endurecido pene de William por supuesto causándole en el proceso horripilantes punzadas de dolor con cada nuevo palillo que quedaba como si fuese una banderilla sobre los lomos de su erección fueron siete los palillos que en menos de 5 minutos sobresalía de su pene que ya goteaba sangre proveniente de todas las heridas causadas por las inserciones de los palillos, no conforme con eso Sara comenzó a clavar palillos también en el tenso escroto de William.

Por supuesto aquello supuso aun más dolor que el sentido en su pene, pues su escroto y huevos eran aun más sensibles que el tronco de su pene lo que era peor es que Sara arranco uno a uno cada uno de los palillos en su pene para clavarlos en sus escroto, para cuando los siete palillos sobresalían del escroto de William este estaba casi al borde de desmayo, el dolor que sintió mientras sus huevos eran convertido en un alfiletero no se podía comparar con nada, todo su cuerpo estaba ya empapado en una gruesa capa de sudor temblando al más mínimo toque,

Sara coloco algunos palillos más antes de poner de pie para ir a un estante del que saco una reluciente tijera de acero, grande con la que regreso a donde estaba William hizo algunos cortes en el aire para sentir la firmeza de las cuchillas antes de coloca las cuchillas abiertas debajo de la erección de William, justo sobre el aro de metal, cuyos metales rechinaron cuando las afiladas cuchillas de la tijera se deslizaron sobre el metal del anillo, Sara miro a William antes de decirle con voz muy sensual.

-“Tu miembro será una rica cena gourmet, gracias por darme esta carne tan selecta”.

Dicho eso cerro con fuerza las cuchillas de la tijera cercenándole el pene a William cuyos ojos se pusieron en blanco por el dolor, en ese momento un gran chorro se sangre mezclado con un gran chorro de su semen brotaron del muñón que dejo la amputación de su miembro viril, el desmayo no tardo en ocurrir el dolor simplemente fue descomunal para William.


** ** ** ** ** ** **

Días después William se despertó en un hospital sin pene para el resto de su vida pero aun con sus huevos aunque inservibles el daño causado por los palillos los había atrofiado aun estaba ahí para apenas y estaban con vida.

Seis meses más tarde ya recuperado de su funesta experiencia sintiendo más frustrado que nunca al no poder ni siquiera masturbarse, recibió un paquete, en él un sobre con un disco DVD lo puso en su reproductor para presencia un video de Sara preparando su pene con especies y aceite de oliva para liego cocinarlo en un sartén.

Para luego una vez cocinado Sara lo corto en pequeños trozos a los que coloco un palillo de dientes para írselos comiendo bocado a bocado con una copa de vino, con cada bocado Sara que aparecía completamente desnuda en el video se masturbaba con la ayuda de un consolador y su mano, al tragar cada bocado era como si ella alcanzara un gran orgasmo.

El video tardaba 20 minutos que fue el tiempo que Sara tardo en consumir por completo la totalidad del pene de William al termino del video un gran charco de los jugos femeninos de Sara se podían apreciar claramente en la silla sobre la que estaba sentada como en el piso, Sara con mirada extasiada se dispuso a dar por concluida la grabación, escribiendo un cartel para mostrar a la camada que decía.

-“William y los Palillos”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  





Imagen que Inspiro está Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

VIRGINIDAD PERDIDA DE NUEVO

Nos fuimos adentrando juntos en el mundo de la esclavitud, BDSM y por supuesto de la modificación, nuestros juegos sexuales cada vez más incluían más dolor que placer por lo menos para mí aunque para Andy era siempre puro placer, fue luego de salir de la universidad a los 24 años que Andy me coloco mi primera liga castradora en mi escroto y me penetro con ella puesta esa fue la primera vez que no me pude correr aunque lo deseaba......


VIRGINIDAD PERDIDA DE NUEVO
Nos fuimos adentrando juntos en el mundo de la esclavitud, BDSM y por supuesto de la modificación, nuestros juegos sexuales cada vez más incluían más dolor que placer por lo menos para mí aunque para Andy era siempre puro placer, fue luego de salir de la universidad a los 24 años que Andy me coloco mi primera liga castradora en mi escroto y me penetro con ella puesta esa fue la primera vez que no me pude correr aunque lo deseaba. Aquello fue el inicio de lo que llevaría a mi cambio de sexo.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [TRAMSEXUAL] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Conocí a Andy en la universidad con 21 años, nos gustamos de inmediato, fue como amor a primera vista pero mi sorpresa fue mayor cuando descubrí que a Andy le gustaba todo ese rollo de castración y modificaciones corporales genitales, algo que siempre había sido uno de mis grandes fetiches secretos, lo que me hizo estar más unido a él, comenzamos a tener sexo a los pocos meses de conocernos y aunque era bueno sentirlo venirse en mi interior como que faltaba algo, no voy a negar que no me agradaba venirme pero deseaba no seguir eyaculando.

Pronto nos fuimos adentrando juntos en el mundo de la esclavitud, BDSM y por supuesto de la modificación, nuestros juegos sexuales cada vez más incluían más dolor que placer por lo menos para mí aunque para Andy era siempre puro placer, fue luego de salir de la universidad a los 24 años que Andy me coloco mi primera liga castradora en mi escroto y me penetro con ella puesta esa fue la primera vez que no me pude correr aunque lo deseaba y apenas me vine hasta que Andy corto la liga luego de venirse en mi interior.

Cada vez nuestros juegos incluían azotes, ligas castradoras y aguja aquello era mi vida siempre había querido ser un sumiso y pasivo esclavo, Andy estaba haciendo realidad mi sueño una noche llego a casa con un burdizzo, de solo verlo tuve una erección muy fuerte me dijo que pronto seria tiempo de usarlo en mi, al principio me negué pero poco a poco Andy me fue convenciendo con la promesa que además de castrarme haría que me colocaran una vagina en medio de las piernas para poder incluso poder ser penetrado por dos penes a la vez e incluso tres su además daba una mamada.

Aquella imagen de estar siendo usado por tres hombres a la vez me hizo tener fuertes eyaculaciones por las próximas semanas, hasta una noche en que Andy saco del cajón el burdizzo, mirándome a los ojos tomo la herramienta para decirme “¡ha llegado la hora de que pierdas tus huevos amor!”, escucharlo decir esa palabras hizo que de inmediato mi trusa (slip) quedase como una carpa de la fuerte erección que tuve en tan solo un instante, se me acerco para basarnos apasionadamente para luego llevarme de la mano a nuestra cama con él mismo solo en ropa interior.


** ** ** ** ** ** **

Una vez en la cama el me despojo de mi trusa blanca para hacer lo mismo con la suya de color negro, nos quedamos ambos de rodillas sobre la cama, el procedió a amarrarme las manos a la espalda mientras sentía un hormigueo intenso en mis huevos, mi pene no dejaba de tener fuertes contracciones, derramando ya abundante liquido pre seminal, como pocas veces antes había hecho, estaba muy excitado y Andy apenas me había tocado alguna de mis zonas sensibles o erógenas para ese momento.

Andy termino de amarrarme mis manos para colocarse de nuevo frente a mí, de rodillas aun ambos, chupó mis tetillas, con lo que me encanta eso, me los mordía, abría su boca por completo y sentía lo caliente de su lengua, que rico me mordía, me besó el cuello, me puso de espaldas hincado sobre la cama, y empezó a morderme las nalgas, esa sensación de cosquillas que te daba por todo el cuerpo cuando me las muerden me encanta, me dedeaba mientras me mordía las nalgas, hasta que chupo mi ano abriéndome mis nalgas, “woowwww”

Qué manera de chupar, lamer y succionar, me encanta que me haga eso, me chupo un rato hasta que empezó a jugar con su pene pasándola por entre mis nalgas, metía la cabeza y la sacaba de mi ano, varias veces lo hizo haciéndome gemir, aquella noche estaba dispuesto a disfrutar a lo máximo pues era la última vez que lo haría como un hombre intacto, de pronto Andy me dijo “toma aire”, lo hice y cerré los ojos en ese momento me penetro con toda su dura erección que me hicieron dar un gemido de dolor y placer al mismo tiempo.    

Andy me beso el cuello para susurrarme al oído “¡disfruta que hoy empieza tu nueva vida como puta!” Con esas palabras empezó a cogerme de una manera loca, parecía que no había cogido en años, lo escucharlo bufarlo que me excitaba, ese gemido de hombre, ese gruñido de animal, mientras sacaba su pene por completo y se agachaba a chuparme el culo, jalaba mis testículos y los chupaba también, de pronto me acostó y puso mis piernas en sus hombros, verlo cogerme viendo las expresiones de rostro que refleja lo excitado que estaba, wooww… escuchaban sus huevos chocando contra mis nalgas, y los sentía chocar, me decía cosas como.      

-Te dije que te iba a gustar.          
-Eres tan puta desde hoy.  
-Serás mi perra para siempre.      

Y efectivamente, estaba por convertirme en su puta desde ese día hasta el fin de mi vida, pero en ese momento solo deseaba seguir disfrutando de la dura erección que no dejaba de taladrarme mi palpitante esfínter anal, el cual sentía arder por la fricción generada por su pene de Andy entrando y saliendo con verdadera desesperación de mis entrañas, mientras con sus manos pellizca mis tetillas, retorciéndolas, lo me hacía retorcerme de placer.    

Andy siguió cogiéndome en esa posición, hasta que se vino entre jadeos y gruñidos dentro de mí, su pene se puso más duro y ancho al lanzar su leche en mi interior, jadeantes no quedamos así un rato, con él encima de mí, le dije que no se saliera, que lo quería dentro lo más posible, me encanta que me diga cosas mientras me coge, cuando su pene se desinflo, se salió de mi interior por si solo cuando eso sucedió, Andy tomo mi pene con una mano para llevárselo a la boca, mientras me daba una sabrosa mamada me masturbaba al mismo tiempo con su otra mano hurgaba en mi culo hasta comenzar a masajear mi próstata.

Aquello me hizo estremecer, gemí de placer, aquellas atenciones nunca Andy las había tenido conmigo, todo mi cuerpo comenzó a retorcerse de placer, mi pene duro como nunca antes no dejaba de filtrar liquido pre seminal, en eso mi erección se hincho aun más de lo que ya estaba, cuando comenzó a tener fuertes convulsiones mi pelvis se levanto de la cama cuando arrojo tres grandes chorros dentro de la boca de Andy que se los bebió por completo mientras experimentaba uno de los mayores orgasmos de mi vida.


** ** ** ** ** ** **

Andy me dejo jadeante sobre la cama para ir por el burdizzo apenas recuerdo verlo colocar las mandíbulas metálicas de la herramienta en la parte alta de mi escroto, apenas reacciones cuando Andy ejerciendo toda la cuerda que sus manos podían ejercer cerro el burdizzo aplastando los conductos que unían mis huevos al resto de mi cuerpo de subido sentí una dolorosa punzada como no se pueden imaginar, el dolor era tanto que ni pude gritar, mis ojos se quedaron en blanco y me desmaye a los pocos segundos mientras mi cuerpo experimentaba fuertes convulsiones.

Me desperté a la mañana siguiente sintiendo mucho dolor en mi entrepierna con mis huevos como escroto muy hinchados, el solo hecho de moverme o caminar me hacían sentir horribles punzadas de dolor, la hinchazón poco a poco fue bajando con ayuda de hielo y analgésicos que me hicieron soportar el dolor, pronto mis huevos comenzaron a desaparecer y mi escroto quedo como un globo desinflado colgando debajo de mi pene, algunos meses más tarde luego de la desaparición de mis huevos Andy me hizo someterme a una cirugía para remover mi pene y que me crearan una vagina entre mis piernas.

No me opuse y algunos días más tarde estaba de vuelta en casa pero con una vagina entre mis piernas creada con la piel de mi pene y mi glande ahora era mi clítoris, Andy le solicito al cirujano que no removiera mi próstata cosa que no se hico por lo que pese a todo sigo manteniendo mi próstata por lo que puedo sentir placer de manera anal y vaginal, también empecé casi de inmediato luego de la cirugía con una terapia de reemplazo hormonal para que mi cuerpo de músculos bien definidos no perdiera firmeza y generara rasgos femeninos.

Algo que tanto Andy como yo mismo no deseábamos que sucediera, también se solicito que mi nuevo sexo fuese virgen por lo que se me creo un himen, pero habría que esperar algunos meses por lo menos seis meses antes de poder desvirgarme por orden medica, los meses pasaron muy lentamente aunque Andy me penetraba analmente ardía en deseos de sentir lo que sería ser penetrado por mi vagina, me recupera muy bien y de pronto el médico dijo que veía obstáculo para que pudiese hacer uso sexualmente hablando de mi vagina.


** ** ** ** ** ** **

Andy dejo pasar dos semanas antes de una noche llegar con chico de cómo nuestra misma edad el cual dijo “¡será nuestro invitado especial esta noche!” Lo dijo de cierta manera que me dio a entender que esa noche haríamos un trío lo que me excito de inmediato, luego de cenar y hablar por un largo rato en el que supe que el nombre del chico era Joel, Andy dijo “bueno creo que es hora de la acción no crees Joel”, a lo que el joven solo respondió asintiendo con la cabeza en señal de aprobación.

Los tres nos fuimos a la habitación en donde no tardamos mucho en estar completamente desnudos ambos se colocaron a mi costado para comenzar a masturbarlos con mis manos, no tardo mucho en que comenzara a escuchar los gemidos tanto de Joel como de Andy mientras mi mano se movía de arriba abajo sobre sus ya duras erecciones, debo confesar que me sentía muy excitado en esos momento como hacía tiempo no me sentía, Joel y Andy se turnaban para besarme apasionadamente nuestras lenguas jugaban como serpientes en celo en el interior de nuestras hambrientas bocas.

Estuvimos así un largo rato con una mano Joel acariciaba una de mis nalgas mientras Andy hacia lo mismo con la otra y de vez en cuando una de las manos de Andy se movía a mi entrepierna para estimular mi nuevo clítoris que me hacia dar pequeños gemidos de placer, luego Andy nos atrajo a todos a la cama, en donde se acostó boca arriba, con su dura erección apuntando al techo, me hizo montarme sobre él para restregarme su glande por mis labios vaginales hasta dejar la punta de su pene en la entrada de mi raja, me tomo de la cinta, nuestras miradas se cruzaron por un segundo.

Y de pronto me hizo bajar la pelvis de un solo golpe hasta que los huevos de Andy rebotaron contra mis nalgas, su erección entro de lleno en mi nuevo sexo rasgando mi himen en el proceso, desvirgándome de una vez por todas, no pude evitar gritar de dolor al sentir como mi himen fue desgarrado por ese ariete de carne viril, sentí como algo cálido baño el pene de Andy que hizo que mi torso se acostara sobre el suyo para comenzar a basarnos mientras comenzaba su mete, saca de mi estrenada vagina.

De pronto sentí como Joel quien había estado ahí hasta ese momento como un mero espectador me abrió mis nalgas para escupir dos veces sobre mi palpitante ano, luego coloco la punta de su dura erección sobre mi ano para hacer presión no tuvo mucho problema en penetrarme por aquella vía pero siendo su pene un poco más ancho que el de Andy, me hizo sentir como si me estuvieran penetrando analmente por primera vez, Andy dejo de moverse hasta que Joel me penetro por completo, con sus huevos aplastados contra mis nalgas, para de nuevo comenzar a moverse.

-“¡AAAAAAAAHHHHH!”

Gemí sin poder evitarlo fuertemente, fue genial sentirme penetrado por aquellos dos falos masculinos uno por mi ano y otro por mi vagina que comenzaron a moverse, no tardo mucho en que todo mi cuerpo experimento un estremecimiento y de agujero de mi nueva uretra broto un liquido claro que era mi nueva forma de venirme, experimente tres de esos grandiosos estremecimientos que ahora llamo orgasmos antes de que Joel primero seguido casi de inmediato por Andy me llenaran tanto por detrás como por delante con sus cálidas como espesas leches que me hicieron de nuevo llegar a un orgasmos.


** ** ** ** ** ** **

Han pasado ya seis años de aquel prime trío Andy aun trae hombres incluso más de uno para tener sexo conmigo pero Joel sigue siendo uno de los recurrentes, me encanta sentirme lleno de sus miembros viriles por todos mis agujeros incluso la boca al mismo tiempo y pese a lo que se podría gozo aun mas de cuando aun tenía mis huevos y pene unidos a mi cuerpo en el lugar en donde ahora está mi vagina.

Sin embargo si he de ser sincero, debo recocer que nunca más he vuelto a sentir orgasmos tan intensos como aquella noche en que tuve mi prime trío y Andy me hizo suyo lo que me hizo Perder mi virginidad de nuevo.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Imagen que Inspiro está Historia.


Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Parafilias, qué son y todo lo que necesitas saber

El término parafilia es bastante complejo de definir debido a que es un término en constante revisión al estar íntimamente ligado a las prácticas, convencionalismos y tabúes sociales referentes al sexo y a las formas de excitación que tiene el ser humano. Esto lo ilustra muy bien el hecho de que hasta finales de los años ochenta las parafilias fuesen conocidas como perversiones.

Valga como ejemplo de lo anterior que hasta mediados del siglo XX determinadas prácticas sexuales como la felación o la masturbación eran consideradas perversiones. Sin embargo, en la actualidad son prácticas sexuales completamente normales y comunes, por lo que ya no son parafilias.

Pero, ¿qué son las parafilias en la actualidad?

Hoy en día se tiende a definir como parafilia a las desviaciones sexuales consistentes en comportamientos sexuales atípicos y a excitarse con objetos de deseo poco comunes. No obstante, por poco atípico no podemos entender que sea perjudicial, aunque bien es cierto que determinadas parafilias sí que pueden ser perjudiciales para la salud.

En efecto, hay parafilias que entrañan riesgo para la salud, como la coprofagia o la coprofilia, incluso el masoquismo extremo. No obstante, la mayoría suelen ser inocuas pues, más que prácticas sexuales, suelen ser objetos de deseo –personas y cosas- con las que el parafilico-a se excita de una manera que de otra forma no lograría excitarse, como por ejemplo: el fetichismo, el travestismo, la podofilia (excitación por los pies).

No obstante, la clasificación de estas pautas de comportamiento sexual suelen clasificarse en parafilias típicas y parafilias atípicas. De este modo, las típicas son las que tienen una mayor incidencia en la sociedad actual y por lo general no son perjudiciales ni para los que las practican ni para sus objetos de deseo, aunque hay excepciones como la paidofilia, la zoofilia, el exhibicionismo y algunas más. Pero tal y como decíamos antes, por lo común no atentan contra otros ni contra uno mismo, como lo son la podofilia, el travestismo, el fetichismo, el masoquismo o la coprolalia.

Por su parte, las parafilias atípicas son pautas de comportamiento sexual menos comunes, aunque no por ello atentan contra los individuos. Por ejemplo, la urofilia, la escatología telefónica, la coprofilia o la flatofilia, entre otras.

¿Es malo tener parafilias?

Tal y como hemos comentado, no todas las parafilias entrañan riesgos ni atentan contra los individuos ni contra la ley, por lo que mientras no se traspase la línea de la legalidad y del bienestar de salud, no tiene por qué ser malo padecer alguna de ellas. Antes al contrario, es muy común padecer alguna de ellas y no saber ni tan siquiera que se es parafílico.

¿Tienen tratamiento las parafilias?

Si no es perjudicial para nadie, no tienes por qué obsesionarte y preocuparte por esas parafilias inocuas, simplemente disfruta sin atormentarte.

Si por el contrario sí que es perjudicial, nuestro consejo es que visites a un psicólogo o a un sexólogo y que él te evalúe. En función de la gravedad de la misma, puede que te remita al psiquiatra, aunque la mayoría de las veces puede ser tratada por un sexólogo, el cual te ayudará a través de la reeducación sexual.

A lo largo del tiempo iremos hablando sobre las distintas parafilias, pues el catálogo es amplio y en ocasiones hasta pintoresco. Así que si quieres saber más sobre ellas sigue visitándonos y puede que te lleves alguna que otra sorpresa.

La entrada Parafilias, qué son y todo lo que necesitas saber aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.