GRANDES AMIGAS

Primero de prepa (instituto) ahí fue donde las conocí y formamos el club “trans”, las tres tenían 15 años, juntas compartíamos experiencias en el club luego de clases, las cuatro compartíamos algo en común, vestíamos como chica, nos veíamos como chica e incluso parecía que teníamos un cuerpo de mujer, la parte más intima de nuestra anatomía era masculina......


GRANDES AMIGAS
Primero de prepa (instituto) ahí fue donde las conocí y formamos el club “trans”, las tres tenían 15 años, juntas compartíamos experiencias en el club luego de clases, las cuatro compartíamos algo en común, vestíamos como chica, nos veíamos como chica e incluso parecía que teníamos un cuerpo de mujer, la parte más intima de nuestra anatomía era masculina. Aquella tarde descubriríamos que una de nosotras ya era todo una mujer para siempre.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CIRCUNCISIÓN] [FEMINIZACION] [TRANSEXUAL]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Primero de prepa (instituto) ahí fue donde las conocí y formamos el club “trans”, sus nombres, Karla, Susana y Daniela, aunque no lo crean eran sus nombres verdaderos las tres tenían 15 años,  con muy bonitos senos bien formados para su edad, juntas compartíamos experiencias en el club luego de clase ya que ninguna de las cuatro estábamos en el mismo grupo, las cuatro compartíamos algo en común, si bien vestíamos como chica, nos veíamos como chica e incluso parecía que teníamos un cuerpo de mujer, la parte más intima de nuestra anatomía era masculina, no femenina como todo creían a nuestro alrededor.

Nuestro club privado además de servirnos como grupo de apoyo entre nosotras también nos servía para darnos placer ya que no podíamos simplemente llevar una relación común y corriente con cualquier chico por más que nos gustara pues sentíamos temor hacia lo que podría pasar si descubrían que no éramos en verdad chicas de verdad, fue por eso que cada viernes luego de clases un día que esperaba con mucha impaciencia nos reuníamos, excepto en vacaciones que nos dejábamos de ver varias semanas, ahora estoy ansiosa por ver a mis amigas ha pasado casi dos meses que nos la veo por las vacaciones de verano.

Ese camino a nuestra cita me encontré con Susana, ella es la más desarrollada de todas nosotras,  con grandes senos como toronjas, bello rostro ojos verdes y pelirroja es una belleza de adolescente, ella además es la unida de las cuatro a la que le han removido algo de sus genitales ya, fue hace dos veranos cuando sus padres decidieron que era hora de empezar con su cambio definitivo por lo que pagaron para que su pene le fuera removido por completo, sobre escroto ya no hay nada solo un pequeñito agüero por donde aun orina.

Al llegar a la casa de Daniela en donde se llevaba la sesión del club de los viernes, dado que sus dos padres de ella trabajaban hasta tarde y podíamos tener la casa sola para nosotras, Susana ya estaba ahí, apenas llegamos nosotras dos todas subimos al amplio cuarto de Daniela, para comenzar a platicar,  Susana tiene el cabello oscuro, ojos claros con senos como naranjas muy redondos, cintura angosta y paraditas nalgas que son la envidia de todas nosotras, por su parte Daniela tiene el cabello castaño claro, ojos miel, con unos senos casi del mismo tamaño que los de Karla o los míos, con un lindo par de nalgas pero es muy tímida.

De pronto en medio de la animada platica en la cual estábamos contando todo lo vivido en nuestras vacaciones Daniela dijo: “¡chicas me han circuncidado durante las vacaciones!”, todas nos la quedamos mirando en expectación total, ella al ver nuestras caras que decían “MUESTRA”, tan claro como si lo estuviéramos gritando, se puso de pie, se alzo su falda escolar de cuadros escocesa, para revelarnos su ropa interior color rosa que usaba en ese momento en la que se notaba un bulto que no debería estar ahí.

Susana se hizo a un lado su calzoncito “braga”, para revelar tanto su pene como sus testículos una pequeña venda adhesiva rodeaba su pene, justo por encima de su glande su prepucio se notaba que había sido cortado pero aun cubría algo de su glande de un color rosa intenso, todas nuestras miradas se centraron en su pene, luego de unos segundos de un absoluto silencio ella dijo “el doctor dijo que hoy ya puedo masturbarme, cuando me iba a circuncidar le pedí al médico que no lo hiciera muy apretada, para que mi prepucio pudiera seguir cubriendo algo de mi pene”.

En ese momento ella se quito la venda adhesiva de su pene y su prepucio se corrió hasta detrás de su glande casi de inmediato revelando un bello glande en forma de fresa con una gran división desde la punta que iba para abajo, todos nos lo quedamos mirando hasta que de pronto ella dijo “alguien me la quiere chupar”. ¡Yo!, casi grite de inmediato ella me sonrió y dio unos pasos hasta donde estaba se termino de quitar su calzoncito para después hacer lo mismo con su falda, para dejar su pene ya en erección a la altura de mi boca.

Apenas tuve que alargar mi Mano para tomar el pene de Daniela, no tuve que correr su prepucio pues este ya estaba hacia atrás por lo menos lo que quedo luego de su circuncisión, las huellas de algunos puntos aun estaban visibles en su pene pero no me importo me lo metí por completo en la boca en donde sentí como comenzó a crecer y crecer hasta quedar en completa erección de unos 17 cm; no muy grueso, de un color blanco en que las pequeñas venas se podían notar debajo de la piel.

Sus testículos lampiños caían bajos por debajo de su pene, por lo que se los tome, apretándolos levemente lo que la hizo gemir de placer, por mi parte debajo de mi calzoncito de color blanco ya palpitaba mi pene en completa erección de 19 cm de largo, más ancho en la base que en la punta sin circuncidar, luego d un rato, ella aparto su pene de mi boca para hacerme poner de pie entonces Daniela con una expresión de picara complicidad se arrodillo frente a mí, para alzar mi falda, bajar mi calzoncito y tomar mi duro pene con su mano.

Nuestras miradas se cruzaron por unos segundos mientras ella tragaba mi pene poco a poco hasta que mis testículos golpeaban su barbilla, gemí en ese momento de placer, Daniela comenzó a darme una de sus maravillosas mamadas de las cuatro ella era la que mejor lo chupaba por mucho, era una experta con la boca, pronto estaba delirantemente jadeando y gimiendo con mis manos cobre su cabeza disfrutando de su boca y mano que jugaba con mis testículos en un gran mar de placer cuando note la entrepierna de Susan.

Mis ojos se abrieron en grande cuando note que tanto Karla como Susana se habían levantado sus faldas escolares y bajado su ropa interior para revelar sus entrepiernas pero mi mirada como la de Karla primero para unos segundos después también la de Daniela cuando noto que  mi mirada estaba lejos de ella y mis jadeos habían cesado, todos nos quedamos sorprendidos al notar que en la entrepierna de Susana ya no había testículo alguno de hecho todo rastro de escroto desapareció, lo mismo que la mitad de de su pene, apenas la mitad de su pene mal sanado quedaba, Susana se sonrojo cuando nos vio que la observábamos.

Daniela nos hizo salir de nuestro asombro cuando hizo la pregunta que todas estábamos pensando en nuestra cabeza, ¿Susana que te paso?, Susana tímidamente nos dijo, “mis padres dijeron que era hora de que fuese toda una señorita por lo me hicieron someterme a una operación de cambio de sexo, los cirujanos me extirparon mis testículos y con mi escroto formaron la vagina que ahora tengo, el pedazo de pene que aun tengo sobresaliendo según los médicos pronto se ira y quedara como si fuese mi clítoris, por menos eso me dijeron que pasaría”.

Todas nos quedamos con una gran expresión de asombro Susana era la primera en tener un cambio completo de todas nosotras de pronto ella se dirigió a mí y me dijo, ¿quieres ser la primera en estrenar mi nueva vagina?, aquello fue como si un rayo impactara en mi, que me hizo excitar de inmediato mi pene que ya estaba fuera de la boca de Daniela desinflándose, volvió a quedar en completa erección al escuchar aquella pregunta, con saliva escurriendo por mi tronco camine hacia Susana, que apenas bajo su rostro para mirar al puso.

Levante su rostro para mirarnos a los ojos por dos segundos luego la bese, no fue un prolongado beso pero su muy apasionado, luego la conduje hasta la cama de la habitación la hice colocarse de cuatro patas sobre la cama lo que hizo que su lindo par de nalgas quedase al descubierto una vez que la despoje de su falda escolar, me abrió sus nalgas para darle unos largos lengüetazos a sus recién formados labios vaginales, para luego colocar la punta de mi erecto pene del que ya salía abundante liquido pre seminal en la entrada de su vagina, se la comencé a meter hasta que sentí que algo me impedía el paso.

Los médicos no solo le hicieron una vagina sino también un himen a Susana, me retire un poco para clavar con fuerza mi pene lo que rasgo el himen de Susana, la cual clavo su rostro en la cama para morder la sábana para no dar un grito de dolor, espere uno segundos y comencé el mete, saca de su vagina que estaba algo seca por lo que no nos daba mucho placer, luego de algunos minutos saque mi pene de su vagina para abrirle sus nalgas y penetrarla por su ano.

Apenas comencé con el mete, saca, hundiendo mi pene hasta que mis testículos chocaban con sus labios vaginales ambos comenzamos a gemir de placer, tome de las caderas a Susana para continuar con mis embestís al cabo de unos pocos segundos dado que todo aquello me tenía muy excitado, mi ya no pude contenerme mas, sentí como mis testículos se apretaron a mis pelvis al tiempo que comencé a lanzar chorro tras chorro de mi calientito semen en el interior del recto de Susana que también comenzó a gemir de placer, ambos quedamos jadeantes y agotados sobre la cama con una gruesa gota de mi semen en la punta de mi pene aun en erección.

Susana se puso de puso de pie y se fue abrazar con Karla y Daniela, las tres se me quedaron viendo con miradas eróticas, la tarde aun me deparaba gran placer al lado de aquella tres chicas, que creo siempre seremos “Grandes Amigas”.   


image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

FELIZ DÍA DE CASTRACIÓN

Luego de la gran tercera mundial a finales del siglo XXI una guerra de género las mujeres tomamos el poder del mundo sometimos a los hombres a la servidumbre apenas eran esclavos la única prenda que se les permitía vestir era una pequeño slip (trusa) tipo hilo dental siempre no importando las condiciones del clima o el lugar en donde estuvieran, aunque también se permitía la desnudez absoluta de los hombre, en este mundo nací......


FELIZ DÍA DE CASTRACIÓN
Luego de la gran tercera mundial a finales del siglo XXI una guerra de género las mujeres tomamos el poder del mundo sometimos a los hombres a la servidumbre apenas eran esclavos la única prenda que se les permitía vestir era una pequeño slip (trusa) tipo hilo dental siempre no importando las condiciones del clima o el lugar en donde estuvieran, aunque también se permitía la desnudez absoluta de los hombre, en este mundo nací y ya estaba cerca el mejor día del año pero lo mejor es que tenia a un joven hombre listo para ser castrado.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Luego de la gran tercera mundial a finales del siglo XXI una guerra de género las mujeres tomamos el poder del mundo sometimos a los hombres a la servidumbre apenas eran esclavos la única prenda que se les permitía vestir era una pequeño slip (trusa) tipo hilo dental siempre no importando las condiciones del clima o el lugar en donde estuvieran, aunque también se permitía la desnudez absoluta de los hombre, en este mundo nací, y me gusta sentirme superior a los hombre me gusta sentir que tengo el control sobre ellos y sus amados genitales en especial sobre sus colgantes y pesados testículos.

Desde los 13 años que fue cuando apreté un buen par de testículos de unos de los esclavos que aun los tenía en casa de mi padre y ver el dolor que esto le causo a ese hombre quede prendada de aquella sensación de poder que me daba tenerlos bien agarradas en mi mano creo que desde entonces, amo no solo apretar huevos sino castrar a los esclavos es algo que me gusta por sobre todas las cosas, mi primera castración real fue a los 15 años en el “Día de Castración”.

En el pasado existía el día del amor y la amistad o el día del amigo o el de los enamorados que se celebraban en varias fechas distintas en los países alrededor del mundo pues bien como ya no hay relaciones románticas o de amor entre un hombre una mujer pues todo el sexo entre ambos no es de común acuerdo sino obligatorio para los hombres se decidió que los hombre al alcanzar los 25 años debían ser castrados y la fecha por excelencia era el 20 de mayo el cual se le conocía como el “Día de Castración”.


** ** ** ** ** ** ** **

Con 30 Años soy dueña de 10 esclavos seis de ellos ya eunucos castrados por mi misma en su momento Tom que es como llamo a mi pequeño preferido a cumplido 25 años en diciembre y ya es 19 de mayo, se que deberé matar esos hermosos testículos que cuelgan debajo de su pene mañana pero hoy quiero tener sexo con él, quiero sentir placer, quiero sentir su pene a plenitud por última vez entrando y saliendo de mi sexo, quiero sentir sus pesados testículos chocar contra mi vagina, sentirlos en mis manos antes de su final.

Llame a Tom a mi habitación se presento justo en la hora indicada con solo su pequeña prenda que no dejaba nada de sus genitales a la imaginación, por mi parte esta sobre la blanda cama, recostada solo en una sexy lencería negra, la tanga que tenia puesta era tan pequeña que mis labios genitales apenas y podían contenerse dentro de la tela, marcándose perfectamente en ella delineándose mi vagina a la perfección, le ordene que se acercada a la cama, quedo al pie de la misma erguido, sin moverse solo ahí de vi con mi vista contemplando su lampiño cuerpo de la cabeza a los pies con sus músculos abdominales bien marcados.

En ese momento mi sorpresa y desesperación por tocarlo apenas podía ser contenida en mi interior me moví lentamente por la cama hasta quedar frente  a Tom lentamente moví una de mis manos para agarre el bulto que ya estaba  visiblemente abultado en única prenda que portaba y comencé poco a poco a besarlo dirigiendo mi boca hacia a abajo hasta despojarlo de su prenda para quedar una deliciosa erección al descubierto de no menos de 22 cm, que para mí era lo suficiente larga como gruesa, sin más preámbulo me lo metí en la boca y comencé a succionar como un bebé que no ha comido en todo el día, su sabor era exquisito pasando mi lengua sobre su hinchado glande que me hizo sentir espasmos de placer.         

Le llene toda su erección de mi saliva, se lo jalaba con unas ganas y desesperación que estoy segura nunca había sentido, hasta llevarlo al límite de su excitación, para ese momento también estaba muy excitada solo quería que me la metiera ya, sentir ese durísimo pene en el interior de mi vagina,

Mi ajustada tanga se pegaba mas a mi vagina  debido a la humedad de mi sexo, con vez entre cortada le ordene que me hiciera suya solo lo deje hacer, en ese punto Tom comenzó a besar mi cuello, para seguir hasta mis orejas y suavemente coloco sus manos sobre mis grandes pechos, me los apretó suavemente, gemí mientras movía mi cabeza hacia me desabrocho mi brasier (sostén) liberando mi par de hermosos senos que debido al tamaño y al peso bajaron por la fuerza de gravedad, aunque se mantenían a muy buen nivel apenas ligeramente suaves, mientras sus manos hacían eso las mías acariciaban su endurecido pene al máximo.   

De pronto nuestros labios se unieron  para no separarse ni un segundo durante y así continuamos  por unos minutos, cuando nuestros labios se separaron me recosté  por completamente, abriendo mis piernas mientras Tom seguía recorriendo mi cuerpo con sus labios hasta llegar a mis senos, me succiono cada una de mis erectos pezones, durante unos deliciosos minutos mamado y dándome pequeños mordiscos a mis pezones para luego continuar su camino hasta mi vagina completamente depilada, con unos labios rosaditos ,que no eran capaces de esconderse detrás del minúsculo triangulo de tela de mi tanga toda mojada.         

Tom casi me arranco mi tanga para invadir con su lengua mi intimidad, arrancándome un sonoro gemido de placer, combinado de un temblor de mi cuerpo, Tom me acariciaba con cada vez más vehemencia mi vagina hasta provocarme mi primer orgasmo tarde, Tom se trago cada gota que de mi vagina broto, cuando me recupere de ese intenso orgasmo acosté a Tom boca arriba en la cama para tomar con una mano sus testículos se las arañe levemente con mis uñas se los bese primero despacio luego más hasta que coloque la punta en mi labios sobre su glande para comenzar a deslizarlo dentro de mi boca, mientras apretaba suavemente sus testículos los rasguñaba provocándole un leve dolor pero al mismo tiempo un enorme placer a Tom.        

Tom hizo todo lo posible por aguantar lo más posible pero al cabo de unos momento ya no lo pudo hacer su semen salió de su muy duro pene pero lejos de que me retirara me bebí cada gota de su semen, me bebí su espesa lechita queriendo beberme hasta la última gota y así lo hice, no me detuve hasta que me di cuenta de que no había más que extraer, me acosté al lado de Tom y nos besamos por unos minutos antes de que de nuevo comenzara a acariciar su pene que de nuevo logro ponerse duro por lo que nos colocamos para hacer un sabroso 69, mamándonos al mismo tiempo el mi vagina y yo su pene cuando sentí que ya estaba por venirme de nuevo lo monte dándole la espalda a su rostro, para que pudiera apreciar mis ricas nalgas abiertas mientras mi vagina se tragaba cada centímetro de su erección.  

Comencé a mover mis caderas en círculos mientras levantaba y bajaba a placer mi pelvis, así lo hice por unos minutos hasta que gimiendo solté una gran cantidad de liquido caliente mojándole los huevos y llegando hasta las sabanas, me quede quieta temblando disfrutando de mi orgasmo pero aun quería más me desmonte para acostarme boca arriba, levante mis piernas para colocarlas en los hombros de Tom quien de nuevo me penetro, hasta que sus huevos chocaron contra mis nalgas, el comenzó a penetrarme por varios minutos después de un rato cambiamos de posición, me coloque a cuatro patas Tom me abrió las nalgas para penetrarme de nuevo, sus embestidas eran poderosas ya gritaba de placer pidiendo más, hasta que no pudo aguantar más, Tom se vino dentro de mi vagina, lo que me provoco casi enseguida un gran tercer orgasmo.          

Nos acostamos, jadeantes, bañados en sudor, completamente agotados pero Tom aun quería hacerme gozar por esa razón era mi favorito, hundió su rostro entre mis piernas, para comenzar a lamer y chupar mis labios vaginales como mi clítoris para penetrarme con sus dedos mientras me continuaba chupando mi clítoris de pronto me retorcí, sentí que no podía más que me iba a morir de placer y comenzaron a salirme chorros y chorros de jugos de mi vagina, Tom solo abrió la boca para tomárselo todo, era como un dulce néctar para él, en ese momento mi mente estaba en el cielo  gozando como una perra en celo, mientras las paredes de mi vagina se contraían una y otra vez, sintiendo como si mis pezones me fueran a estallar de lo duro que se pusieron, cuando termine de correrme Tom me volvió a penetrar con su pene aun en erección y en poco tiempo se vino de nuevo echándome toda su leche caliente adentro, que me produjo el ultimo gran orgasmo de la noche.    


** ** ** ** ** ** ** **

Al día siguiente me levante con Tom aun desnudo a mi lado durmiendo plácidamente, me levante y fui al baño para darme una larga como placentera ducha olía a sexo, cuando salí del baño Tom ya no estaba seguramente escucho el agua correr y se marcho, cuando me trajeron el desayuno a eso de las 10 AM le dije a mi mayordomo que aseguraran a Tom a la columna, él sabía lo que significaba para Tom pero solo se limito a responder mientras inclinaba la cabeza.

“¡Como usted ordene Ama!”

Luego se marcho, termine de desayunar y escuche algunos forcejeos fuera de mi habitación sabía que era Tom luchando para escapar de las manos de mis criados eunuco y del destino que le esperaba, luego no se escucho nada, apenas un arrullador silencio, como a eso de las 2:00 PM me vestí con un ajustado hot pants de cuero una blusita ligerita de algodón blanca de tirantes sin sostén (corpiño), mis pezones de transparentaban en la delgada tela, para rematar unas botas de cuero altas negras que me llegaban a medio muslo de tacón muy alto, me vi en el espejo estaba muy provocadora, abrí uno de mi cajones y saque un burdizzo de color rojo de cerámica.

Salí de mi habitación para quedar de frente a Tom amarrado fuertemente por una correas rojas a una gran columna de concreto reforzado de unos 4 metros de alto cuadrada de unos 35 cm por lado tres apretadas correas lo mantenían firmemente unido a la columna  con sus nalgas y espalda tocando uno de sus lados, en su boca una mordaza con un dildo dentro de su boca había sido colocado lo que le impedía pronunciar cualquier palabra entendible, los ojos de Tom se abrieron grandes al verme salir de mi habitación.

Camine lentamente hacia Tom asegurándome que viera lo que portaba en una de mis manos, al llegar frente a él, todo su cuerpo lampiño se estremeció cuando le agarre sus pesados testículos que por haber estado expuesto al sol tanto tiempo estaban todos sudados y bajos, mis dedos se mojaron de su sudor me los lleve a la nariz para aspirar ese rico arroma que solo el sudo que se forma en los testículos puede dar, lo aspire, casi tengo otro orgasmos al oler ese aroma, mi vagina se humedeció de inmediato.

Rápidamente regrese mi mano a sus testículos, loa envolví con mis dedos, lo apreté ligeramente, lo que de nuevo hizo que todo el cuerpo del Tom temblara, poco a poco fue presionando mas sus hermosos testículos, sintiendo como mis dedos los aplastaban mientras miraba la mirada de dolor y terror en los ojos de Tom, aquello se prolongo por varios minutos hasta que ya no me puede aguantas y los apreté con fuerza buscando que estallaran en mi mano, lo que hizo que el cuerpo de Tom se sacudiera con fuerza, de una menara grotesca cuando todo su ser experimentaba mucho dolor.

Repetí este procedimiento unas tres vez lo ultima vez, fue seguida de un fuerte rodillazo en sus huevos que casi hace perder la consciencia a Tom, con el resoplando tratando de aliviar el terrible dolor que mi fuerte rodillazo le provoco me puse de cuclillas para que mi ojos quedasen a la altura de los testículos de Tom, los tome de nueva cuenta, sintiéndolo dentro de su escroto, me acerque a ello y les di un tierno beso a cada uno de ellos para luego decirle a Tom mientras mi miraba a los ojos.

-“¡En verdad los voy a extrañar, mucho Tom!”

En ese momento estire el escroto de Tom todo lo que pude para colocar la mandíbula del Burdizzo en la parte alta del escroto del lado derecho, sin decir nada más, cerré la herramienta fuerte, con todas mis fuerzas, Tom gruño y su cuerpo se sacudió de inmediato al sentir el fuerte apretón del burdizzo sobre su escroto, repite la misma operación del lado izquierdo, el cuerpo de Tom de nuevo se estremeció de dolor luego moví la herramienta y la volví a cerrar solo por seguridad en ambos lados de su escroto.

Luego saque una pequeña jeringa con un líquido especial para disolver testículos humanos, inyecte cada uno de los testículos de Tom con la mitad del contenido de la jeringa, lo que aseguraría que sus ahora testículos que morían en su escroto se iban a disolver sin mayores problemas en menos de una semana, luego me puse de pie y bese a Tom en la mejillas, el estaba llorando para ese momento, su pene estaba en erección chorreando algo se semen se había corrido mientras lo castraba algo que no era del todo inusual, me lleve algo de su semen a la boca con un dedo y so saboree.

Luego me acerque al oído de Tom para decirle muy sensualmente  “Feliz Día de Castración”. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

EN CLASE CASTRADO

El mundo cambia muy rápido aunque hay cosas que nunca cambian, algunas de esas cosas es la vida escolar universitaria, cuando mi tiempo llego de ir a la universidad opte por una universidad gay, dado que yo mismo lo era me imagine que estar rodeado de puros chicos gay me daría además de mucho sexo la oportunidad de no ser tan cerrado puesto que todos ahí se esperaban que fueran gay ......


EN CLASE CASTRADO
El mundo cambia muy rápido aunque hay cosas que nunca cambian, algunas de esas cosas es la vida escolar universitaria, cuando mi tiempo llego de ir a la universidad opte por una universidad gay, dado que yo mismo lo era me imagine que estar rodeado de puros chicos gay me daría además de mucho sexo la oportunidad de no ser tan cerrado puesto que todos ahí se esperaban que fueran gay. Sin Imaginar que ahí, conocería el amor y seria transformado en un eunuco.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCOLAR] [HUMILLACIÓN]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





El mundo cambia muy rápido aunque hay cosas que nunca cambian, algunas de esas cosas es la vida escolar universitaria, cuando mi tiempo llego de ir a la universidad opte por una universidad gay, dado que yo mismo lo era me imagine que estar rodeado de puros chicos gay me daría además de mucho sexo la oportunidad de no ser tan cerrado puesto que todos ahí se esperaban que fueran gay por esa razón me matricule en la universidad de Halldick pero como ya dije hay cosas que nunca cambian para recibir mi diploma de universidad debía obtener 720 créditos.

Por desgracia la universidad solo permitía optar por siete materias como máximo por semestre, cada materia daba entre 10 a 25 créditos en promedio, siendo las materias más difíciles las que más créditos daban, lo que la universidad si permitía era poder incluir por semestre hasta tres materias extra curriculares, que además de dar créditos validos son solo asistir era más que suficiente para pasar, fue así que comencé con mi vida escolar universitario, sin ataduras, pues rompí con mi novio para no tener nada atándome moralmente mientras disfrutaba de buen sexo en la universidad por lo menos eso pensaba en el momento que partí hacia la escuela.

Pero la universidad no era lo que pensé si había mucho sexo pero estaba tan ocupado en el primer semestre que apenas y tuve tiempo de unos pocos encuentros con algunos chicos, eso sí, muy placenteros pero esporádicos, no fue hasta el segundo semestre que me acostumbre a toda la nueva carga de trabajo que en verdad pude disfrutar más de las licencias sexuales que la universidad me presentaba, coincidió también que conocí a alguien que me cautivo desde que lo vi por primera vez.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Se llamaba Julián de 20 años en ese momento iba en segundo semestre de ingeniería civil, el es alto de 1.85 aproximadamente, cabello marrón, ojos claros color miel y buen cuerpo ya que va nada mucho y además va al gimnasio, desde que comencé la universidad él me llamo mucho atención, cada vez que lo veía en los pasillos, en el comedor e incluso hasta en el transporte siempre me le quedaba viendo con cara de bobo, es solo me guiñaba el ojo y a mí me encantaba pero ese semestre todo aquello cambio pues le toco compartir una de mis clases con el por lo que nos convertimos en compañeros.

Bueno una en vez en clases al principio del semestre fue el momento en que nos presentamos formalmente, incluso hasta me invito a una fiesta que harían en casa de una amigo de él y me dijo que si quería ir con el ya que con las personas que iban a ir con él le cancelaron de último momento yo obviamente acepte su invitación así que cambiamos números para estar en contacto llego el viernes y a eso de las 09:00 PM recibo un mensaje, al ver el numero me percate que era de Julián.

-“Hola la fiesta se suspendió ya que sus papas descubrieron que haría una fiesta sin su permiso”.


Quede muy decepcionado en verdad quería salir ese fin de semana, pero solo le conteste.
            
-No te preocupes no hay problema, será para próxima.          
En eso el me envía otro mensaje diciéndome:   
-¿Pero si quieres nos podemos ver mañana?     

Eso me puso excito mucho, no sé porque pero termine por contestar “Esta bien” Así fue llego el sábado y nos encontramos en su departamento que rentaba cerca de la universidad, vimos una película y nos reímos mucho de pronto solo lo mire, Julián me sonrió y me dijo ¡te quiero besar!, yo le dije ¿estás seguro? Y me contesto No, Pero me dijo también: Es que cuando te miro y ahora que estas cerca de mi siento algo por ti pero no sé si es amor o aprecio y me gustaría averiguarlo en este momento. 


Me tomo de la mano y nos fuimos a su habitación, al llegamos a su cuarto cerró la puerta con seguro una vez entramos, encendió la luz, su cuarto estaba frio por el aire acondicionado me acorte en su cama no pasaran ni tres segundos cuando él hizo lo mismo, quedamos acostados los dos en la misma cama bajo la misma cobija y él me dijo, “¿entonces puedo averiguar lo que siento por ti? Solo cerré mis ojos y siento que me empieza besar, su beso en verdad fue muy rico, me chupaba los labios me los mordía, besaba mi cuello.

Luego de unos momentos él se quito la camisa, lo que me permitió besarle su pecho por el cual fui bajando hasta llegar a su pantalón se lo abrí lentamente y empecé acariciar su pene a través de su bóxer el no aguanto más y se seco su pene el cual me lo metí en la boca se lo chupe como si fuera el más rico de lo helados la piel de su tronco era blanco, mientras que su glande era rojo como grueso en forma de casco, la verdad de unos 20 cm con algunas venas saltadas por todo lo largo de su tronco el cual estaba circuncidado.            

Se lo chupaba como si nunca en mi vida hubiese chupado un pene, al cabo de unos minutos ya con los dos desnudos por completo, Julián me saco su pene de mi boca para decirme al oído “te quiero penetrar”, a lo que solo asentí, pero con algo de miedo ya que hacía algo de tiempo que no tenia sexo, y pensé que por el tamaño de su pene me iba a doler pero estaba tan excitado que no me importo, Julián primero me abrió mis nalgas para meter su rostro entre ellas, sentir su lengua sobre mi ano se sintió delicioso.


Sentir su barba de varios días entre mis nalgas fue lo máximo, me estuvo lamiendo mi ano por varios minutos hasta que al fin retiro su rostro de entre mis nalgas, coloco la punta de su glande sobre mi ano y presiono “Ahhhhh” gemí al sentir como me empezó a hacer suyo gemí de placer y dolor al mismo tiempo sentía como entraba y salía su endurecido pene de mi ano, me estaba penetrando como si fuese una mujer, por ratos me besaba, luego de un rato, me monte sobre de él para cabalgarlo, al cabo de unos minutos en esta posición ya no aguanto más y se vino dentro de mí, entre jadeos de placer.

Para ese momento su mano me estaba masturbando mi igualmente duro pene y no paro de moverla hasta que hizo que mi cálido semen brotara, luego nos besamos y nos dormimos abrazados a la mañana siguiente nos despertamos, nos vestimos y nos fuimos desde ese día fuimos novios todas la noches el me penetraba, hasta que me corría y se corría dentro de mí, para despertar a la mañana siguiente entre sus brazos, lo que me encantaba, en verdad disfrutaba verlo dormido desnudo abrazándome me encanta contemplar su lindo cuerpo como expresión mientras duerme, pero la felicidad no puede ser eterna y la tragedia nos golpeo apenas comenzamos el tercer semestre.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Durante el segundo semestre Julián y Yo no enamoramos, planeamos vivir juntos y hasta casarnos al terminar la escuela por eso ambos buscamos la forma de obtener créditos lo más pronto posible para terminar más rápido la universidad, por eso cuando vi que dentro de las materias extra curriculares que se impartían ese semestre había una que daba 60 puntos sin dudarlo me inscribí en ella sin averiguar sobre lo que era aquella materia que se llamaba “fetiches y placer masculino 101”, pagaría muy caro el no averiguar sobre aquel curso antes de apuntarme.

Durante los primeras clases aquello parecía más un curso de sexualidad humana, pero todo eso cambio a la cuarta clase pues el profesor un hombre de unos 40 años alto, de cabello castaño, de lentes y debo decir muy atractivo, con un asistente muy lindo delgado al que note que le gustaba mucho usar camisas rojas, de 19 o 20, ese día llego para de inmediato informar que ese día se llevaría a cabo una actividad especial por lo que se elegiría a uno de nosotros para que fuese el voluntario para la lección de ese día.

Al cabo de unos minutos una improvisada tómbola llena de papelitos en los que el profesor escribió números estaba siendo movida para revolver los papelitos, luego se detuvo y el asistente del profesor metió su mano el montón de papelitos para sacar uno que procedió a entregar al profesor, el cual con una sonrisa desenvolvió el papelito para luego decir “No. 23”, luego lo mostro a nosotros, enseguida le pregunto a su asistente que ya revisaba la lista de asistencia de la clase.

¿A quién corresponde este número?
-Corresponde a Matías Loret. Dijo el asistente para que todos lo oyeran.

Rápidamente mi atención se centro al frente de la clase cuando escuche pronunciar mi nombre, el profesor me hizo pasar al frente, apenas lo hice me ordeno que me desnudara, cosa que hice aunque muy contrariado, nunca habia sido penoso pero el mostrarme ente mis compañeros no era algo que tuviese pensado una vez que estuve completamente sin prenda alguna cubriendo mi cuerpo, el profesor me hizo poner las manos detrás de mí, cuando lo, me coloco dos ajustadas esposas que dejaron muy unidas mis muñecas, iba a protestar pero cuando abrí la boca me fue colocada una mordaza de bola de color azul que rápidamente se ajusto apretadamente a mi nuca.  

Sin darme tiempo a reaccionar a esa nueva acción me fue colocada un collar como para perro de la que colgaba al frente una larga  correa de color rojo intenso, el profesor luego me obligo a colocar mi dorso desnudo sobre el fuerte escritorio de madera que estaba al frente del amplio, salón todos mis compañeros estaban en silencio no comprendía como yo mismo que es lo que estaba sucediendo, en ese momento el profesor como una ancha regla de madera y dijo para que todos los escucharan.

-“Bien ahora como todos ya deben de saber, las nalgas son una de las partes más sensibles de la anatomía masculina pero hoy vamos a ver que no solo con caricias y besos se puede llegar a un orgasmo el dolor también puede ser fuerte de placer como lo voy a demostrar en estos momento, recuerden que los fetiches no son malos si se pueden canalizar adecuadamente y con moderación”, dijo el profesor a la audiencia, que para ese momento tenían sus miradas concentras en mis paraditas nalgas al desnudo con el profesor parado a un costado del escritorio de frente a la audiencia.

De pronto comencé a hacer azotado en mis nalgas por aquella regla, que de inmediato hizo que comenzara a gruñir y gemir de dolor, los golpes se sucedían uno tras otro, no sé cuantos fueron pero mis de pronto cuando mis nalgas se sentían arder como si estuvieran siendo asadas sobre un candente fuego, tan rojas como una manzana recién lavada, mi pene que estaba muy duro para ese momento arrojo un potente chorro de mi espeso semen sobre el escritorio seguido de tres más que hicieron a todo mi cuerpo estremecer de placer.

Para se momento mi cuerpo estaba bañado en sudor, con mis nalgas muy adoloridas, de reojo podía ver como todo en la clase tenían una fuerte erección debajo de sus pantalones, de pronto el profesor saco una herramienta que brillaba de lo reluciente que estaba de color plata, de nuevo el hablo, “Este señores es un Burdizzo sirve para castrar a los mayos sin provocar sangrado alguno o mínimo, sin embargo es muy doloroso, esta herramienta no se debe aplicar en humanos a menos que se quiera que este sea un eunuco para el resto de sus días”.

En ese momento me agite trate de huir pero el asistente del profesor me sujeto, el profesor se coloco entonces entre mis piernas, lo sentí agarra mis testículos jalándolos hacia atrás, sentí como coloco las afiladas pero frías mandíbulas del Burdizzo sobre la parte alta de mi escroto del lado derecho, luego escuche decir desde atrás de mi, “este método es muy práctico señores pero tiene como desventaja que es muy doloroso”, al terminar de decir esas palabras cerro las mandíbulas de acero con mucha fuerza, escroto se aplasto, lo que me hizo tensar todo mi cuerpo mis ojos creo que quedaron en blanco mientras me sacudía preso del mas horroroso de los dolores que hubiese experimentado en mi vida.

No me había recuperado del primer brutal apretón cuando un segundo apretón por parte del Burdizzo se produjo pero esta vez del lado derecho de mi escroto en ese momento estando de nueva cuenta en un océano de dolor por segunda vez otro potente chorro de semen salió disparado de mi dura erección, seguido de otro disparo pero con algo de sangre, quede ahí tendido jadeante, llorando sin control cuando de pronto sentí como algo era derramado sobre mi ano, era una sensación refrescante, pronto sentí que alguien buscaba penetrarme.

Cuando me di la vuelta lo vi, a él, al profesor con una tremenda erección de unos 26 cm muy gruesa con un condón ya puesto casi a punto de penetrarme cosa que hizo sin demora, para comenzar a violarme no puedo decir otra palabra de una forma brutal, su pelvis peluda se estrellaba contra mis paraditas y lampiñas, una y otra vez, mientras su asistente se bajo su pantalón par solo sacar su pene también en erección de su slip (trusa) por la bragueta de la prenda un pene de apenas 18 cm que puso a unos centímetro de mi rostro.

De pronto note como casi todos mis compañeros se estaban masturbando desde sus lugares incluso unos a otros por lo que estaban viendo, sentí como me quitaron mi mordaza, que fue en verdad un alivio pero solo para que el pene del asistente del profesor me metiera su pene en mi boca obligándome a chuparlo mientras seguía siendo penetrado, avivando el ardor que aun sentía en mis nalgas por los azotes dados hacia uno momentos, sentí como ambos penes comenzaron a tener espasmos uno en mi boca y el otro entrando y saliendo de mi ano.

Los dos hombres que abusaban de mi, se vinieron casi al mismo tiempo primero fue el asistente para luego el profesor entre jadeos y gruñidos de placer, también escuche gemidos de mis compañeros que se masturbaban que también se estaban viniendo en esos momentos, cuando el profesor termino me retiro su pene de mi ano, dejándolo muy abierto y adolorido, para decir “Bueno clase eso fue todo por hoy, para la próxima clase veremos los efectos de la castración en un hombre”, el profesor y su ayudante que se estaba aun colocando su pantalón se marcharon dejándome sobre la mesa sin saber qué hacer, con un dolor increíble.

Permanecí como dos horas sobre aquel escritorio antes de poder moverme, cuando lo hice apenas podía caminar mis testículos estaban muy inflamados, apenas puede llegar a mi teléfono para hablarle a Julián, que vino a mi rescate unos minutos más tarde encontrándome aún desnudo sobre el suelo del salón, el me ayudo a llegar a la enfermería del campus en donde me atendieron y me dieron algo para el dolor, aunque no pudieron hacer nada para salvar mis testículos que poco a poco con el correr de los días se desinflamaron.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **
ostb � n ��P 8 � enseguida le pregunto a su asistente que ya revisaba la lista de asistencia de la clase.

¿A quién corresponde este número?
-Corresponde a Matías Loret. Dijo el asistente para que todos lo oyeran.

Rápidamente mi atención se centro al frente de la clase cuando escuche pronunciar mi nombre, el profesor me hizo pasar al frente, apenas lo hice me ordeno que me desnudara, cosa que hice aunque muy contrariado, nunca habia sido penoso pero el mostrarme ente mis compañeros no era algo que tuviese pensado una vez que estuve completamente sin prenda alguna cubriendo mi cuerpo, el profesor me hizo poner las manos detrás de mí, cuando lo, me coloco dos ajustadas esposas que dejaron muy unidas mis muñecas, iba a protestar pero cuando abrí la boca me fue colocada una mordaza de bola de color azul que rápidamente se ajusto apretadamente a mi nuca.  

Sin darme tiempo a reaccionar a esa nueva acción me fue colocada un collar como para perro de la que colgaba al frente una larga  correa de color rojo intenso, el profesor luego me obligo a colocar mi dorso desnudo sobre el fuerte escritorio de madera que estaba al frente del amplio, salón todos mis compañeros estaban en silencio no comprendía como yo mismo que es lo que estaba sucediendo, en ese momento el profesor como una ancha regla de madera y dijo para que todos los escucharan.

-“Bien ahora como todos ya deben de saber, las nalgas son una de las partes más sensibles de la anatomía masculina pero hoy vamos a ver que no solo con caricias y besos se puede llegar a un orgasmo el dolor también puede ser fuerte de placer como lo voy a demostrar en estos momento, recuerden que los fetiches no son malos si se pueden canalizar adecuadamente y con moderación”, dijo el profesor a la audiencia, que para ese momento tenían sus miradas concentras en mis paraditas nalgas al desnudo con el profesor parado a un costado del escritorio de frente a la audiencia.

De pronto comencé a hacer azotado en mis nalgas por aquella regla, que de inmediato hizo que comenzara a gruñir y gemir de dolor, los golpes se sucedían uno tras otro, no sé cuantos fueron pero mis de pronto cuando mis nalgas se sentían arder como si estuvieran siendo asadas sobre un candente fuego, tan rojas como una manzana recién lavada, mi pene que estaba muy duro para ese momento arrojo un potente chorro de mi espeso semen sobre el escritorio seguido de tres más que hicieron a todo mi cuerpo estremecer de placer.

Para se momento mi cuerpo estaba bañado en sudor, con mis nalgas muy adoloridas, de reojo podía ver como todo en la clase tenían una fuerte erección debajo de sus pantalones, de pronto el profesor saco una herramienta que brillaba de lo reluciente que estaba de color plata, de nuevo el hablo, “Este señores es un Burdizzo sirve para castrar a los mayos sin provocar sangrado alguno o mínimo, sin embargo es muy doloroso, esta herramienta no se debe aplicar en humanos a menos que se quiera que este sea un eunuco para el resto de sus días”.

En ese momento me agite trate de huir pero el asistente del profesor me sujeto, el profesor se coloco entonces entre mis piernas, lo sentí agarra mis testículos jalándolos hacia atrás, sentí como coloco las afiladas pero frías mandíbulas del Burdizzo sobre la parte alta de mi escroto del lado derecho, luego escuche decir desde atrás de mi, “este método es muy práctico señores pero tiene como desventaja que es muy doloroso”, al terminar de decir esas palabras cerro las mandíbulas de acero con mucha fuerza, escroto se aplasto, lo que me hizo tensar todo mi cuerpo mis ojos creo que quedaron en blanco mientras me sacudía preso del mas horroroso de los dolores que hubiese experimentado en mi vida.

No me había recuperado del primer brutal apretón cuando un segundo apretón por parte del Burdizzo se produjo pero esta vez del lado derecho de mi escroto en ese momento estando de nueva cuenta en un océano de dolor por segunda vez otro potente chorro de semen salió disparado de mi dura erección, seguido de otro disparo pero con algo de sangre, quede ahí tendido jadeante, llorando sin control cuando de pronto sentí como algo era derramado sobre mi ano, era una sensación refrescante, pronto sentí que alguien buscaba penetrarme.

Cuando me di la vuelta lo vi, a él, al profesor con una tremenda erección de unos 26 cm muy gruesa con un condón ya puesto casi a punto de penetrarme cosa que hizo sin demora, para comenzar a violarme no puedo decir otra palabra de una forma brutal, su pelvis peluda se estrellaba contra mis paraditas y lampiñas, una y otra vez, mientras su asistente se bajo su pantalón par solo sacar su pene también en erección de su slip (trusa) por la bragueta de la prenda un pene de apenas 18 cm que puso a unos centímetro de mi rostro.

De pronto note como casi todos mis compañeros se estaban masturbando desde sus lugares incluso unos a otros por lo que estaban viendo, sentí como me quitaron mi mordaza, que fue en verdad un alivio pero solo para que el pene del asistente del profesor me metiera su pene en mi boca obligándome a chuparlo mientras seguía siendo penetrado, avivando el ardor que aun sentía en mis nalgas por los azotes dados hacia uno momentos, sentí como ambos penes comenzaron a tener espasmos uno en mi boca y el otro entrando y saliendo de mi ano.

Los dos hombres que abusaban de mi, se vinieron casi al mismo tiempo primero fue el asistente para luego el profesor entre jadeos y gruñidos de placer, también escuche gemidos de mis compañeros que se masturbaban que también se estaban viniendo en esos momentos, cuando el profesor termino me retiro su pene de mi ano, dejándolo muy abierto y adolorido, para decir “Bueno clase eso fue todo por hoy, para la próxima clase veremos los efectos de la castración en un hombre”, el profesor y su ayudante que se estaba aun colocando su pantalón se marcharon dejándome sobre la mesa sin saber qué hacer, con un dolor increíble.

Permanecí como dos horas sobre aquel escritorio antes de poder moverme, cuando lo hice apenas podía caminar mis testículos estaban muy inflamados, apenas puede llegar a mi teléfono para hablarle a Julián, que vino a mi rescate unos minutos más tarde encontrándome aún desnudo sobre el suelo del salón, el me ayudo a llegar a la enfermería del campus en donde me atendieron y me dieron algo para el dolor, aunque no pudieron hacer nada para salvar mis testículos que poco a poco con el correr de los días se desinflamaron.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Hubo una queja formal por mi parte hacia el profesor que me castro pero no prospero cuando me mostraron una hoja con mi forma en donde decía que eso o más me podría pasar en ese curso y aun así acepte, poco a poco me acostumbre a mi nueva vida como eunuco las erección fueron desapareciendo gradualmente mis nalgas incluso quedaron mas paraditas y redondeadas como si fueran la de una mujer, tenía que inyectarme hormonas para no desarrollar senos como los de una mujer.

Deje de ir al curso extra curricular, luego de lo que me pasó sin embargo aun así recibí mis 60 créditos aunque el precio fueron mis testículos, a Julián le gusto que fuese un eunuco según él era mejor pues mi piel se volvió más suave y mis nalgas más voluminosas, por lo que penetrarme le era más placentero, nos casamos luego de terminar la universidad pero aun hoy 15 años más tarde aún recuerdo ese día en que “En clase fui Castrado”.
s din � � � NL @ L mite que los hombre estén vestidos en este lugar”, Max se me quedo viendo pero no dije, nada de pronto las tres mujeres lo rodearon haciendo uso de su fuerza le destrozaron sus ropas dejándolo solo en su tanga de color rosa tipo hilo dental que dejaba sus paraditas nalgas al aire a la vista de todas la mujeres que estaban ahí, luego lo dejaron entrar el tenia lagrimas corriendo por su mejillas aquella estaba segura fue muy humillante para el macho que llevaba dentro.

Conduje a Max por entre las mesas de aquel lugar en cuyo escenario un atractivo hombre de unos 20 o 22 años cuyo pene había sido cortado no hacía mucho según estime por el color de la cicatriz que le quedaba sobre sus grandes huevos, estaba siendo penetrado por una enorme dildo, muchas de las mujeres dejaron de ver el espectáculo en el escenario para concentrar su mirada en las nalgas de mi hijo que me hizo sentir un orgullo que hacía rato no experimentaba como Ama.

Luego pasamos por un largo como oscuro pasillo hasta una habitación con grandes murales en las paredes que evocaban la virilidad, en un banco escalonado de madera un chico de unos 18 años estaba siendo azotado en sus nalgas desnudas, sobre el banco con sus pantalones en las rodillas, por una mujer pelirroja muy hermosa con un camisón transparente de color rosa pálido, mientras una mujer que podría ser su madre le acariciaba el rostro, en ese momento me despoje de mi gabardina para revelar mi cuerpo casi desnudo, me coloque una bata y mire a Max notablemente nervioso para ese momento.

Escuche a Max preguntarme nerviosamente, “¿Mamá que hacemos… aquí?”, lo mire con una mirada de odio y enojo antes de decirle “¡hemos venido a que te castren cariño!”, la expresión en el rostro de Max fue de terror absoluto, el de inmediato dijo “¡No mamá por favor, No!”, lo mire de nuevo con una mirada fulminante, antes de decirle “te advertí, que si volvías a tener sexo con otra mujer que te sucedería cariño y me desobedeciste, ¡te vi venirte sobre aquella morena en sus nalgas!, ¿acaso piensas negarlo?”, el rostro de Max era de desolación absoluta.

Max se puso de rodillas para comenzar a rogar por su huevos, “¡por favor, mamá, por favor mamá no me los cortes!, ¡Prometo nunca más pensar, ver y hacerlo con otra que no seas tú!, ¡Por favor Mamá no, no me hagas esto!, lo mire por un segundos antes de inclinarme para decirle al oído, “eso debiste pensarlo antes de revolcarte con esa perra barata, ahora ya es tarde para tus huevos cariño”, los ojos de Max quedaron grandes al escuchar mis palabras, trato de poner se pie para tratar de huir pero de pronto la gran mujer pelirroja “Sonia” lo detuvo para llevarlo al banco de madera escalonado.

Ahí ella lo ato rápidamente con los brazos en la espalda, con las rodillas apoyadas sobre uno de los escalones y su pecho sobre la parte alta del banco, eso hizo quedar sus blancas nalgas totalmente expuestas sus piernas estaban separas, Sonia, le destrozo su tanga haciendo que Max quedase completamente desnudo con sus lindos y pesado huevos colgando entre sus piernas muy bajos ideales para ser tomados, Sonia fue por una gran tijera que afilo un poco con una piedra de esmeril para luego quedar detrás de Max, ella me miro y me pregunto.

-¿Cómo lo vas querer, rápido sin dolor o agonía total?

Mire a Max que con mirada suplicante me imploraba piedad, aquella mirada termino por doblegarme después de todo era mi hijo por lo que le dije a Sonia “Hazlo rápido con el menor dolor posible”, Sonia de inmediato agarro los huevos de Max, los cuales tiro con fuerza hacia atrás, Max, grito de dolor al sentir su escroto estirado como nunca antes en medio de su agonía el aun suplicaba “¡Mamá no, por favor no dejes que me los corten¡, ¡Por Favor, Por Favor, NO, NOOO!”

Se agitaba pero de pronto sus ojos se abrieron grandes, Max se quedo quieto fue justo cuando Sonia toco el estirado escroto de Max con las afiladas cuchillas de la tijera, Max me miro, su expresión era de angustia, terror y pánico, buscando que de alguna forma evitara ese destino para el pero justo cuando estaba por ceder Sonia apretó la tijera cerrando las muy afiladas tijeras de manera rápida y fuerte, cortando de una sola vez los dos testículos de mi hijo, que puso los ojos en blanco al sentir el corte que lo castro, para luego escucharse un sonoro.

-¡NOOOOOOOOOOOO!


** ** ** ** ** ** ** ** **

Durante el segundo semestre Julián y Yo no enamoramos, planeamos vivir juntos y hasta casarnos al terminar la escuela por eso ambos buscamos la forma de obtener créditos lo más pronto posible para terminar más rápido la universidad, por eso cuando vi que dentro de las materias extra curriculares que se impartían ese semestre había una que daba 60 puntos sin dudarlo me inscribí en ella sin averiguar sobre lo que era aquella materia que se llamaba “fetiches y placer masculino 101”, pagaría muy caro el no averiguar sobre aquel curso antes de apuntarme.

Durante los primeras clases aquello parecía más un curso de sexualidad humana, pero todo eso cambio a la cuarta clase pues el profesor un hombre de unos 40 años alto, de cabello castaño, de lentes y debo decir muy atractivo, con un asistente muy lindo delgado al que note que le gustaba mucho usar camisas rojas, de 19 o 20, ese día llego para de inmediato informar que ese día se llevaría a cabo una actividad especial por lo que se elegiría a uno de nosotros para que fuese el voluntario para la lección de ese día.

Al cabo de unos minutos una improvisada tómbola llena de papelitos en los que el profesor escribió números estaba siendo movida para revolver los papelitos, luego se detuvo y el asistente del profesor metió su mano el montón de papelitos para sacar uno que procedió a entregar al profesor, el cual con una sonrisa desenvolvió el papelito para luego decir “No. 23”, luego lo mostro a nosotros, enseguida le pregunto a su asistente que ya revisaba la lista de asistencia de la clase.

¿A quién corresponde este número?
-Corresponde a Matías Loret. Dijo el asistente para que todos lo oyeran.

Rápidamente mi atención se centro al frente de la clase cuando escuche pronunciar mi nombre, el profesor me hizo pasar al frente, apenas lo hice me ordeno que me desnudara, cosa que hice aunque muy contrariado, nunca habia sido penoso pero el mostrarme ente mis compañeros no era algo que tuviese pensado una vez que estuve completamente sin prenda alguna cubriendo mi cuerpo, el profesor me hizo poner las manos detrás de mí, cuando lo, me coloco dos ajustadas esposas que dejaron muy unidas mis muñecas, iba a protestar pero cuando abrí la boca me fue colocada una mordaza de bola de color azul que rápidamente se ajusto apretadamente a mi nuca.  

Sin darme tiempo a reaccionar a esa nueva acción me fue colocada un collar como para perro de la que colgaba al frente una larga  correa de color rojo intenso, el profesor luego me obligo a colocar mi dorso desnudo sobre el fuerte escritorio de madera que estaba al frente del amplio, salón todos mis compañeros estaban en silencio no comprendía como yo mismo que es lo que estaba sucediendo, en ese momento el profesor como una ancha regla de madera y dijo para que todos los escucharan.

-“Bien ahora como todos ya deben de saber, las nalgas son una de las partes más sensibles de la anatomía masculina pero hoy vamos a ver que no solo con caricias y besos se puede llegar a un orgasmo el dolor también puede ser fuerte de placer como lo voy a demostrar en estos momento, recuerden que los fetiches no son malos si se pueden canalizar adecuadamente y con moderación”, dijo el profesor a la audiencia, que para ese momento tenían sus miradas concentras en mis paraditas nalgas al desnudo con el profesor parado a un costado del escritorio de frente a la audiencia.

De pronto comencé a hacer azotado en mis nalgas por aquella regla, que de inmediato hizo que comenzara a gruñir y gemir de dolor, los golpes se sucedían uno tras otro, no sé cuantos fueron pero mis de pronto cuando mis nalgas se sentían arder como si estuvieran siendo asadas sobre un candente fuego, tan rojas como una manzana recién lavada, mi pene que estaba muy duro para ese momento arrojo un potente chorro de mi espeso semen sobre el escritorio seguido de tres más que hicieron a todo mi cuerpo estremecer de placer.

Para se momento mi cuerpo estaba bañado en sudor, con mis nalgas muy adoloridas, de reojo podía ver como todo en la clase tenían una fuerte erección debajo de sus pantalones, de pronto el profesor saco una herramienta que brillaba de lo reluciente que estaba de color plata, de nuevo el hablo, “Este señores es un Burdizzo sirve para castrar a los mayos sin provocar sangrado alguno o mínimo, sin embargo es muy doloroso, esta herramienta no se debe aplicar en humanos a menos que se quiera que este sea un eunuco para el resto de sus días”.

En ese momento me agite trate de huir pero el asistente del profesor me sujeto, el profesor se coloco entonces entre mis piernas, lo sentí agarra mis testículos jalándolos hacia atrás, sentí como coloco las afiladas pero frías mandíbulas del Burdizzo sobre la parte alta de mi escroto del lado derecho, luego escuche decir desde atrás de mi, “este método es muy práctico señores pero tiene como desventaja que es muy doloroso”, al terminar de decir esas palabras cerro las mandíbulas de acero con mucha fuerza, escroto se aplasto, lo que me hizo tensar todo mi cuerpo mis ojos creo que quedaron en blanco mientras me sacudía preso del mas horroroso de los dolores que hubiese experimentado en mi vida.

No me había recuperado del primer brutal apretón cuando un segundo apretón por parte del Burdizzo se produjo pero esta vez del lado derecho de mi escroto en ese momento estando de nueva cuenta en un océano de dolor por segunda vez otro potente chorro de semen salió disparado de mi dura erección, seguido de otro disparo pero con algo de sangre, quede ahí tendido jadeante, llorando sin control cuando de pronto sentí como algo era derramado sobre mi ano, era una sensación refrescante, pronto sentí que alguien buscaba penetrarme.

Cuando me di la vuelta lo vi, a él, al profesor con una tremenda erección de unos 26 cm muy gruesa con un condón ya puesto casi a punto de penetrarme cosa que hizo sin demora, para comenzar a violarme no puedo decir otra palabra de una forma brutal, su pelvis peluda se estrellaba contra mis paraditas y lampiñas, una y otra vez, mientras su asistente se bajo su pantalón par solo sacar su pene también en erección de su slip (trusa) por la bragueta de la prenda un pene de apenas 18 cm que puso a unos centímetro de mi rostro.

De pronto note como casi todos mis compañeros se estaban masturbando desde sus lugares incluso unos a otros por lo que estaban viendo, sentí como me quitaron mi mordaza, que fue en verdad un alivio pero solo para que el pene del asistente del profesor me metiera su pene en mi boca obligándome a chuparlo mientras seguía siendo penetrado, avivando el ardor que aun sentía en mis nalgas por los azotes dados hacia uno momentos, sentí como ambos penes comenzaron a tener espasmos uno en mi boca y el otro entrando y saliendo de mi ano.

Los dos hombres que abusaban de mi, se vinieron casi al mismo tiempo primero fue el asistente para luego el profesor entre jadeos y gruñidos de placer, también escuche gemidos de mis compañeros que se masturbaban que también se estaban viniendo en esos momentos, cuando el profesor termino me retiro su pene de mi ano, dejándolo muy abierto y adolorido, para decir “Bueno clase eso fue todo por hoy, para la próxima clase veremos los efectos de la castración en un hombre”, el profesor y su ayudante que se estaba aun colocando su pantalón se marcharon dejándome sobre la mesa sin saber qué hacer, con un dolor increíble.

Permanecí como dos horas sobre aquel escritorio antes de poder moverme, cuando lo hice apenas podía caminar mis testículos estaban muy inflamados, apenas puede llegar a mi teléfono para hablarle a Julián, que vino a mi rescate unos minutos más tarde encontrándome aún desnudo sobre el suelo del salón, el me ayudo a llegar a la enfermería del campus en donde me atendieron y me dieron algo para el dolor, aunque no pudieron hacer nada para salvar mis testículos que poco a poco con el correr de los días se desinflamaron.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Hubo una queja formal por mi parte hacia el profesor que me castro pero no prospero cuando me mostraron una hoja con mi forma en donde decía que eso o más me podría pasar en ese curso y aun así acepte, poco a poco me acostumbre a mi nueva vida como eunuco las erección fueron desapareciendo gradualmente mis nalgas incluso quedaron mas paraditas y redondeadas como si fueran la de una mujer, tenía que inyectarme hormonas para no desarrollar senos como los de una mujer.

Deje de ir al curso extra curricular, luego de lo que me pasó sin embargo aun así recibí mis 60 créditos aunque el precio fueron mis testículos, a Julián le gusto que fuese un eunuco según él era mejor pues mi piel se volvió más suave y mis nalgas más voluminosas, por lo que penetrarme le era más placentero, nos casamos luego de terminar la universidad pero aun hoy 15 años más tarde aún recuerdo ese día en que “En clase fui Castrado”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com










image host

Imagen que Inspiro esta Historia



Autor: Darksoul         Mail: darksoulpgm@gmail.com

DESOBEDIENTE HIJO CASTIGADO

Soy una Ama, pero por un descuido de mi parte al olvidarme de tomar mis pastillas anticonceptivas quede embarazada a los 28 años de unos de mis esclavos, el cual castre como castigo por haberse atrevido a cometer semejante atrocidad, rogué para que tuviera una mujer pero por el contrario mi bebé nació varón, con un gran escroto y pequeño pene entre sus piernas......


DESOBEDIENTE HIJO CASTIGADO
Soy una Ama, pero por un descuido de mi parte al olvidarme de tomar mis pastillas anticonceptivas quede embarazada a los 28 años de unos de mis esclavos, el cual castre como castigo por haberse atrevido a cometer semejante atrocidad, rogué para que tuviera una mujer pero por el contrario mi bebé nació varón, con un gran escroto y pequeño pene entre sus piernas. Mi hijo se volvería mi amante al quitarle su virginidad pero por ser desobediente debía ser castigado y que aprendiera que habría consecuencias si se atrevía a hacerme infiel de nuevo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [PADRES] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Soy una Ama, pero por un descuido de mi parte al olvidarme de tomar mis pastillas anticonceptivas quede embarazada a los 28 años de unos de mis esclavos, el cual castre como castigo por haberse atrevido a cometer semejante atrocidad, rogué para que tuviera una mujer pero por el contrario mi bebé nació varón, con un gran escroto y pequeño pene entre sus piernas, me decepcione un poco cuando me dijeron el sexo de mi hijo pero no por eso deje de amarlo, en verdad fue una bendición a mi vida aunque desde ese momento tuve que manejar mis asuntos con mis esclavos de una manera más discreta.

La niñez de mi hijo al que puse de nombre Máximo aunque todos incluida yo le decimos Max, fue una etapa muy feliz de mi vida, pero el tiempo pasa y Max creció muy rápido pronto ya era un adolescente para convertirse en un lindo joven de 15 años que en1traba a preparatoria (instituto) cada vez menos dependiente de mis cuidados y atenciones, de hecho todo adolescente era algo rebelde, caprichos y desobediente sobre todo eso último, algo que en lo personal me molestaba pues siendo una dominatrix estaba acostumbrada a la obediencia total de mi esclavos.

Max no lo sabía pero por toda la casa había agujeros de vigilancia creados desde antes que naciera cuando usaba la casa a mis anchas para mantener a mis esclavos bien mansos y sumisos, por lo que necesitaba tenerlos vigilados, fue gracias a estos agujeros que pude observar a mi hijo durante sus largos baños fue así que me entere que Max, ya no era más un niño que se estaba volviendo un hombre por lo que pronto me comenzó a sentir atraído por él, sabía que estaba mal pero poco me importaban la moralidad después de todo nunca me importaron.  

Aquella tensión sexual que se comenzó a forjar en mi la contuve por muchos años desde que Max tenia trece años la medio controlaba teniendo sexo con mis esclavos pero poco después de que Max cumpliera 15 aquella pasión estallo, luego que lo vi besarse con una de sus compañeras del colegio los celos me volvieron loca, una tarde luego de que regreso de una práctica de futbol, espere a que se metiera al baño para solo ponerme una ligera bata transparente y por debajo nada más que una minúscula tanga de color blanco.

En mis años 40 aun me conservaba muy atractiva, con mi vagina completamente depilada y grandes senos era la atención de cuanto hombre me miraba en la calle, Max tenía la costumbre de salir luego de bañarse desnudo, con una toalla enrollada alrededor de su cintura con la cual se iba a su cuarto en donde se colocaba ropa limpia, cuando escuche cerrarse la llave me apresure a ir a la puerta del baño así casi desnuda para esperar a que Max saliera, cuando lo hizo por fin sus ojos se abrieron grandes cuando me vio ahí parada mostrando casi por completo mi bello cuerpo a él.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Mi calentura era tanta en ese momento que no pude evitar que se me saliera un gemido “ahhh” al verlo ahí al piel de la puerta del baño escurriendo gotas de agua de su cabello rojizo casi desnudo con su pecho lampiño de piel blanca al desnudo, sin importarme que fuera mi hizo lo tome de una mano y me lo lleve a mi habitación, apenas nos sentamos en la cama me abrí la bata para dejar completamente al descubierto mis grandes senos, en ese momento Max sorprendido intento hablar.        

-“¿Mamá que es lo que hace…?”

Pero no lo deje hablar, hundí su rostro entre mis dos senos, debo confesar que me encanta que me vean y me toque mis senos, son grandes y creo que a los hombres les encantan por lo que mi hijo pronto descubrió que aquello era mi debilidad, hice que hundiera su boca en mis se y me apresure a desnudarlo, despojándolo se la toalla que era la única prenda que cubría su cuerpo adolescente, me embriague de ese olor a niño inocente que de su cuerpo emanaba, apenas pasaron unos segundos antes de que me colocara frente a Max, tome su pene para comenzar a darle lo que de seguro fue su primera mamada, no era grande, ni grueso como el de mis esclavos pero tenía un sabor muy rico.

Estaba limpio, sabía a jabón pues se acababa de duchar hace muy poco, fue un enervante para mis sentidos, su pene respondió inmediatamente y empezó a crecer poco a poco en mi boca, observe como Max cerró los ojos y trago saliva; se sentía confundido y no sabía qué hacer pero estaba gozando de lo que le hacía de eso no cabía duda alguna, sentía como su miembro palpitaba fuertemente dentro de mí boca, duro como una roca, mi mente de nuevo bullía llena de pensamientos y emociones encontradas, lo escuche dar un primer gemido que provoco que todo el interior de mi vagina se humedeciera.           

Tome su mano con la mía y la moví por la piel desnuda de mis muslos lentamente haciéndome estremecer en el proceso. Max en ese momento no pudo reprimir el deseo de apretar y manosearme después de todo era un hombre, luego puse una de sus manos sobre uno de mis senos, mientras una sus manos seguía sobre mi cabeza mientras continuaba haciéndole un fabuloso trabajo oral, se la estuve chupando durante unos siete u ocho  minutos, tiempo durante el cual mi pudor y conciencia poco a poco se fue desmoronando en los pliegues de las sábanas de mi cama, cuando dejó mi pene, palpitante y escurriendo de mi saliva mis escrúpulos se habían ido para no volver

Me monte sobre Max apenas me saque su pene de la boca y empecé a moverme sobre su vientre; inmediatamente deje todo su cuerpo lleno de mis aromáticos fluidos pues mi pequeña tanga estaba toda empapada para ese momento, en ese momento le dije “te he estado observando desde hace años, has cambiado mucho; has crecido, y no he podido dejar de notar que eres todo un hombre ya cariño, ahorita que te vi desnudo y tocándote, hijo, algo nació en mi, más fuerte que nunca, ¿Estoy segura que te masturbabas pensando en tu madre?”    

La habitación quedo en silencio.

Sin esperar respuesta de Max de nuevo tome su pene con mi boca para mamarlo salvajemente, haciendo sonoros ruidos mezclados con sus gemidos, que me incitaban al más delicioso de los pecados.

¿Por qué masturbarte si tu madre puede cumplirte tu fantasía? Precioso.  

Con esas últimas palabras deje mi pene escuchándose un sonoro chupetazo al soltarlo, me baje de la cama y me puse al pie de la cama delante de Max, que se quedo inmóvil observándome, con movimientos eróticos me sobaba los senos con maestría, como si se tratase de una experta en el arte del baile erótico, me acariciaba mi cuerpo al tiempo que bailaba muy lentamente ante sus asombrados ojos, de pronto gire para quedar de espaldas; ante los ojos de Max la tanga que se metía profundamente entre mis nalgas quedo a la vista, para después agacharme provocadoramente con las piernas ligeramente abiertas.

Sentí como mis inflamados labios vaginales se marcaron en la delgada tela delgada de mi tanga, así como estaba apenas en tanga me enderece y camine hasta el borde de la cama mientras miraba a Max maliciosamente como morbosamente su pene continuaba duro y palpitante al descubierto,  sensualmente me despoje de mi tanga, haciéndola resbalar sutilmente por mis piernas. Coloque mis rodillas en la orilla de la cama y me agache sobre sus piernas.       

Comencé a recorrer sus piernas con mis labios dándoles tiernos besos que se fueron prolongando poco a poco al tiempo que recorría sus piernas hacia arriba, hasta que ya no las besaba sino que le lamia su piel deliciosamente, recorriendo cada centímetro de sus piernas; acompañe mis lamidas con caricias de mis manos que recorrían también sus piernas, jugando de cuando en cuando con mis uñas sobre mi cuerpo, seguí deslizando mi húmeda y tibia lengua sobre mi cuerpo pasando cerca de su pene, que no me moleste en tocar, continuó por su vientre, hasta llegar a mi pecho; tomó sus tetillas y las lamí cuidadosamente se las chupe haciéndole tocar el cielo, para después besar su cuello, chupándolo ávidamente, tomó sus orejas en mi boca, lamiendo hasta donde era posible meter la lengua dentro de ella.     

Quería llevar a Max al éxtasis; su piel estaba erizada de la cabeza a los pies y su pene a punto de estallar, lo bese con pasión, mostrándole como hacerlo; nuestras lenguas jugaron un erótico baile dentro de nuestras bocas, conmigo sentada arriba de Max mientras que el buscaba instintivamente penetrarme; en una de tantas consiguió tocar mi espalda baja con su babeante y rígido pene, lo que me indico que era hora de que mi hijo dejase de ser virgen.          

Me apoye en mis rodillas para levantarme un poco; tomó su pene con mi dedos por detrás y lo pasó varias veces por mis mojados labios vaginales antes de colocarlo en la entrada de mi vagina, después de eso mirándolo fijamente a los ojos a Max procedió a sentarse lentamente; estaba tan lubricada y su pene tan duro que fue entrando suavemente, dejó caer todo mi peso hasta apoyar sus nalgas sobre sus piernas cuerpo con todo su pene dentro de mi vagina, los ojos de Max quedaron en blanco con el placer que obtuvo al penetrarme, me quede quiera dos segundos antes de empezar a cabalgarlo de adelante hacia atrás, rozando su sexo sobre su abdomen mojando su cuerpo en el proceso.

Me recline sobre Max aplastando mis senos en su rostro, para ordenarle como si fuese uno de mis esclavos, para ese momento ya había olvidado que ese hombre debajo de mi, dándome placer era mi hijo.           

¡Chúpalas!   

Max tímidamente se las metió en la boca de una por vez tratando de lamer mi pezones de la misma forma que lo hice con él, apenas pasaron unos instantes antes de que me las chupara con voracidad, más cuando vio que esto me ocasionaba un gran placer, a ratos dejaba sus mis senos, solo para recibir sus ávidos labios y su lengua en mi boca, mientras seguí cabalgándolo como domando un potro salvaje, fue increíble cuando arquee la espalda y empecé a moverme circularmente mis nalgas eran la punta donde terminaba de proyectarse la energía de mis movimiento en un sonoro golpeteo sobre la pelvis de Max, que por ratos se me que quedaba viendo directamente a los ojos como si no creyera que todo aquello estuviera pasando de verdad.    

Cuando sentí que Max estaba por venirse me saque su muy dura erección de mi sexo pero solo para volverlo a meter por completo e iniciar un sensual movimiento. En cuestión de segundos lo tenía otra vez en el cielo su rostro se desfiguraba también al tiempo que empezaba a gemir repetida y sonoramente, lo tome con fiereza de los hombros, clavándole mis las uñas al tiempo que incrementaba el ritmo de mis movimientos, mis nalgas golpeteaban sobre si cuerpo produciendo un sonoro ruido, cuando mis gemidos se convirtieron casi en gritos de placer ya no supe de mi hasta que sentí que su pene estallaba en pocos pero violentos chorros de espeso semen, que no sé de donde salieron, pues ya me había masturbado dos veces aquel día Max.         

Por mi parte también llegue a un gran orgasmo al sentir como el semen de Max me inundo, por lo que aminore mis movimientos hasta hacerlos una tiernos y lentas caricias de su sexo sobre el mío, lo besó apasionadamente mientras su pene experimentaba sus últimos espasmos de infinito placer dentro de mi vagina, me deje caer sobre Max y lo abrace por unos instantes, luego rodé sobre su costado quedando junto a él, ambos nos quedamos inmóviles un rato, sin decir nada, estaba feliz, ya se me había borrado esa sensación de haber hecho algo malo. Sentía su calor, sentía su cariño y su amor; qué más podía pedir.           

Después de unos minutos mi mano buscó su pene dormido sobre su muslo, lo tomó cuidadosamente y lo empuñe moviéndolo lentamente de arriba, abajo, masturbándolo en cámara lenta de nuevo comencé a lamerle sus tetillas nuevamente Max  empezó a responder y en cuestión de un minuto ya estaba su pene de nuevo duro como una piedra, minutos después me trague su pene en un delicado y suave oral esta vez, como comiendo un delicado helado. Limpie todos los restos de semen que quedaban en su pene con mi boca que sabía a mis jugos, cuando Max comenzó a gemir me levante y me monte otra vez sobre Max, para iniciar una nueva cabalgata despacio, sin prisas, pero en cuestión de unos cinco minutos ya me mordía los labios y gemía fuertemente, sus pestañas temblaban y mis ojos a ratos se ponían en blanco.           

Al cabo de unos minutos, me eche de espaldas en la cama y me abrí de piernas, tocándome mi s labios vaginales como masturbándome y de nuevo le ordene a Max.         

-¡Ven aquí, cielo! ¡Métemelo de nuevo!           

Max se acomodo arriba de mí en la posición del misionero y me penetro, empezó a moverse torpemente. Poco a poco fue agarrando el ritmo lo cual no fue muy difícil, por mi parte rodee su cintura con mis piernas atrayéndolo hacia mí, Poco a poco fue incrementando la intensidad de mis gemidos, hasta casi gritar, Max apoyando las rodillas y aprovechando los resortes de la cama me embestía con movimiento rítmicos de cadera de gran intensidad, haciendo un fuerte ruido al chocar nuestros sexos, mis manos buscaron sus nalgas para apretarlas, buscando ser penetrada un poco más profundamente.

Mis gritos de placer inundaron de nuevo la habitación, Max también estaba en el cielo para ese momento gruñendo y gimiendo, sentía su pene entrar como un pistón en mí, lo sentía hervir, palpitar para de pronto sentir como Max alcanzo  un increíble orgasmo, al tiempo que de nueva cuenta recibí sus tremendos chorros de caliente semen en el interior de mi vagina.           

-¡Si mi amor! ¡¡Aaahh!!    

Max me aplastaba contra la cama con su pene en completa erección dentro de mí tratando de llegar hasta lo más profundo de mi vagina, aquella noche fue mágica, me desperté a las diez sintiéndome feliz, vi a Max desnudo junto a mí, en mi cama y sentí un amor infinito por él, lo besé en los labios tiernamente, eso lo despertó le  sonreí cuando me vio.     

-¡Buenos días mi Semental!         

Aquella mañana luego de hacerlo, de nuevo le advertí a Max que de ahora en adelante seria su hembra pero si me traicionaba con alguna otra mujer lo pagaría muy caro, el me dijo que nunca pensaría en otra que no fuera yo con una gran sonrisa en los labios mientras de nuevo le daba una grandiosa mamada.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Poco a poco convertí a Max en uno de mis sumisos hombres, aunque no en uno de mis esclavos, después de todo era mi hijo y por alguna razón era con el único hombre con el que en verdad disfrutaba de tener sexo, creo que debido al hecho a que había salido de mis entrañas, sin embargo Max hombre al fin no se conformo con el placer que le proporcionaba, y pronto se hizo novio de una de sus compañeras en secreto claro, a la cual desvirgo en mi propia casa.

Por supuesto aquella ofensa no paso sin que me enterara, y se lo dije, “a la próxima que te sorprenda teniendo sexo con una que no sea yo, me asegurare de que nunca más vuelvas a tener una erección en tu vida, ¡ENTENDISTE MAX!” por supuesto el asintió en señal de que entendió, por algún tiempo todo estuvo bien pero justo un mes después de cumplir 16 años, llegue de improviso a casa, pues se me olvido un látigo que iba a necesitar para esa noche, apenas entrar escuche los gemidos casi gritos de una mujer.

No hubo necesidad de abrir puestas observe desde uno de los punto de visión ocultos en las paredes para ver el interior del cuarto de mi hijo, que era de donde venían aquellos sonidos con la esperanza de que estuviera viendo una película porno, pero no lo que vi era Max montando no a la chica que desvirgo sino a otra mujer lo vi correrse mientras gemía como un loco sobre sus nalgas, chorros de su blanco y espeso semen brotaron de su endurecido pene mientras todo su cuerpo temblaba inmerso en un gran orgasmo, para luego quedar sobre ella con su pene aun en erección ente sus nalgas.

Esa noche me fui con la sangre hirviendo del coraje, mi enojo la descargue sobre mi esclavo que en verdad hice sufrir, esa misma noche hable con una de mis amigas del ambiente de dominación y le pregunte para cuando Lady Sonia estaría de nuevo ofreciendo sus servicios en el club ella me dijo que dentro de 15 días por lo que aparte un lugar, cuando ella me dijo el nombre del esclavo solo dije “Max”, ella no dijo nada pero su silencio lo dijo todo, luego dijo y que va hacer, “castración, quizás algo más”, me limite a decir.

Durante las dos semanas que tuve que esperar, trate de actuar lo más normal del mundo, pero estoy segura que Max noto que algo pasaba pues sus insistencias por tener sexo eran constantes pero siempre me negaba argumentando alguna razón muchas veces intentada, pero la espera se me hizo eterna lo bueno es que el tiempo paso rápido y antes de darme cuenta la noche para ir al club “FEMDOM” llego, me puse una tanga rosa muy sexy como única prenda y encima una gabardina antes de ir al cuarto de Max.

Entre sin avisar estaba viendo televisión solo en ropa interior, le avente una prenda del mismo color que mi tanga y del mismo estilo que era una tanga hilo dental paro para hombre, le ordene “ponte eso y vístete que vamos a salir”, fui muy tajante por lo que no deje lugar a replicas luego añadí “te espero en el coche en 15 minutos más te vale estar ahí en ese tiempo”, para luego cerrar la puerta de su cuarto de un fuerte portazo para irme directo al coche a su espera.

Justo en el tiempo estipulado Max subió al auto, apenas lo hizo arranque sin darle tiempo de ponerse el cinturón de seguridad, el algo turbado dijo “¿A dónde vamos Mamá?”, no respondí a esa y otras preguntas que hizo en los 45 minutos que me tomo llegar hasta el club, cuando bajamos varias elegantes mujeres que estaban saliendo de sus autos se le quedaron viendo algunas incluso me saludaron pues eran mis amigas desde hacia tiempo, Max por su parte se me pego como buscando protección de todas aquellas miradas lascivas de las que estaba siendo objeto.

Al entrar tres corpulentas mujeres le marcaron el alto a Max mientras que a mí me dejaron pasar sin mayor problema una de ellas dijo, “no se permite que los hombre estén vestidos en este lugar”, Max se me quedo viendo pero no dije, nada de pronto las tres mujeres lo rodearon haciendo uso de su fuerza le destrozaron sus ropas dejándolo solo en su tanga de color rosa tipo hilo dental que dejaba sus paraditas nalgas al aire a la vista de todas la mujeres que estaban ahí, luego lo dejaron entrar el tenia lagrimas corriendo por su mejillas aquella estaba segura fue muy humillante para el macho que llevaba dentro.

Conduje a Max por entre las mesas de aquel lugar en cuyo escenario un atractivo hombre de unos 20 o 22 años cuyo pene había sido cortado no hacía mucho según estime por el color de la cicatriz que le quedaba sobre sus grandes huevos, estaba siendo penetrado por una enorme dildo, muchas de las mujeres dejaron de ver el espectáculo en el escenario para concentrar su mirada en las nalgas de mi hijo que me hizo sentir un orgullo que hacía rato no experimentaba como Ama.

Luego pasamos por un largo como oscuro pasillo hasta una habitación con grandes murales en las paredes que evocaban la virilidad, en un banco escalonado de madera un chico de unos 18 años estaba siendo azotado en sus nalgas desnudas, sobre el banco con sus pantalones en las rodillas, por una mujer pelirroja muy hermosa con un camisón transparente de color rosa pálido, mientras una mujer que podría ser su madre le acariciaba el rostro, en ese momento me despoje de mi gabardina para revelar mi cuerpo casi desnudo, me coloque una bata y mire a Max notablemente nervioso para ese momento.

Escuche a Max preguntarme nerviosamente, “¿Mamá que hacemos… aquí?”, lo mire con una mirada de odio y enojo antes de decirle “¡hemos venido a que te castren cariño!”, la expresión en el rostro de Max fue de terror absoluto, el de inmediato dijo “¡No mamá por favor, No!”, lo mire de nuevo con una mirada fulminante, antes de decirle “te advertí, que si volvías a tener sexo con otra mujer que te sucedería cariño y me desobedeciste, ¡te vi venirte sobre aquella morena en sus nalgas!, ¿acaso piensas negarlo?”, el rostro de Max era de desolación absoluta.

Max se puso de rodillas para comenzar a rogar por su huevos, “¡por favor, mamá, por favor mamá no me los cortes!, ¡Prometo nunca más pensar, ver y hacerlo con otra que no seas tú!, ¡Por favor Mamá no, no me hagas esto!, lo mire por un segundos antes de inclinarme para decirle al oído, “eso debiste pensarlo antes de revolcarte con esa perra barata, ahora ya es tarde para tus huevos cariño”, los ojos de Max quedaron grandes al escuchar mis palabras, trato de poner se pie para tratar de huir pero de pronto la gran mujer pelirroja “Sonia” lo detuvo para llevarlo al banco de madera escalonado.

Ahí ella lo ato rápidamente con los brazos en la espalda, con las rodillas apoyadas sobre uno de los escalones y su pecho sobre la parte alta del banco, eso hizo quedar sus blancas nalgas totalmente expuestas sus piernas estaban separas, Sonia, le destrozo su tanga haciendo que Max quedase completamente desnudo con sus lindos y pesado huevos colgando entre sus piernas muy bajos ideales para ser tomados, Sonia fue por una gran tijera que afilo un poco con una piedra de esmeril para luego quedar detrás de Max, ella me miro y me pregunto.

-¿Cómo lo vas querer, rápido sin dolor o agonía total?

Mire a Max que con mirada suplicante me imploraba piedad, aquella mirada termino por doblegarme después de todo era mi hijo por lo que le dije a Sonia “Hazlo rápido con el menor dolor posible”, Sonia de inmediato agarro los huevos de Max, los cuales tiro con fuerza hacia atrás, Max, grito de dolor al sentir su escroto estirado como nunca antes en medio de su agonía el aun suplicaba “¡Mamá no, por favor no dejes que me los corten¡, ¡Por Favor, Por Favor, NO, NOOO!”

Se agitaba pero de pronto sus ojos se abrieron grandes, Max se quedo quieto fue justo cuando Sonia toco el estirado escroto de Max con las afiladas cuchillas de la tijera, Max me miro, su expresión era de angustia, terror y pánico, buscando que de alguna forma evitara ese destino para el pero justo cuando estaba por ceder Sonia apretó la tijera cerrando las muy afiladas tijeras de manera rápida y fuerte, cortando de una sola vez los dos testículos de mi hijo, que puso los ojos en blanco al sentir el corte que lo castro, para luego escucharse un sonoro.

-¡NOOOOOOOOOOOO!


** ** ** ** ** ** ** ** **

Max se desmayo, Sonia se encargo de curarlo y me lo lleve de regreso a casa, cuando despertó a la mañana siguiente y descubrió que todo lo vivido no fue una pesadilla lloro, su llanto duro horas, hasta que de nuevo se quedo dormido, por algunas semanas le estuve dando analgésicos para el dolor pero pronto ya no fueron necesarios, con el correr de los meses la capacidad de tener erecciones de Max cesaron, ahora las controlo yo, con la ayuda de medicamente aun es capaz de poder penetrarme pero solo si se porta bien.

Por supuesto lo hago sufrir al máximo antes de dejarlo tener sexo conmigo, aunque sus orgasmos no son tan placenteros como antes y sus erecciones tampoco son tan duras aun me gusta tener sexo con él, y siempre le digo que si es desobediente lo próximo que le quitare será su pene, y con eso siempre hace lo que deseo, ahora Max ya no es más un hijo desobediente no, aunque será un eunuco para el resto de su vida.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  




image host

Imagen que Inspiro esta historia



Autor: Darksoul         Mail: darksoulpgm@gmail.com

Cogiendo con Sick Boy en la primera cita

Nunca he sido de las mujeres que conocen a hombres por internet y mucho menos, de las que se atreven a salir con ellos o andar cogiendo con ellos. Pero esta vez, fue diferente.

Él me atrajo por su singular físico; parecían miles de imágenes e historias plasmadas en ese tono pálido de su piel, casi blanco, en todo su cuerpo. La forma delineada tan perfecta de su boca, con su labio inferior más grueso que el superior. Eso siempre me ha excitado.  La verdad es que tan solo sus fotos, me hacían desearlo y quererlo conocer en persona a la brevedad.

Nos escribimos durante semanas. No quería que viera mi lado tan perverso y sucio que moría por ser explotado por él, tan rápido. Quería que me deseara tanto como yo a él hasta el día que finalmente nos conociéramos.  Y así fue.

El día que quedamos en vernos, desperté muy temprano. La verdad es que no pude dormir casi esa noche. Me había desvelado viendo mi pagina de porno favorita, irónicamente una que él me había recomendado. Me había logrado quedar dormida  después de haberme tocado y acariciado mis partes más intimas por un largo rato.  Como resultado, había despertado cansada, húmeda y con todo mi calzoncito mojado pues en mis sueños no deje de imaginarme todo lo que quería hacerle y sobre todo, permitirle que me hiciera ese día.

Se acercaba la hora de su llegada; habíamos quedado de vernos en mi casa. Me puse un vestido escotado, obscuro como mí ser. Decidí no usar bra, tengo tetas grandes, y quise que él las notase desde que me viera. Suena mi celular, ha llegado. Todo mi cuerpo comenzó a sudar desde que empecé a caminar ese largo pasillo para irle a abrir la puerta, abrirle mis piernas, abrirle mi ser…

Nos  vimos. Es más guapo de lo que vi de él en sus fotos. Pensé. Nos saludamos, y de inmediato pasamos a mi departamento. Nos sentamos en la sala a platicar vagamente de temas banales. Ambos solo teníamos algo en la mente. Estábamos nerviosos, pude notarlo en el también. Así como también note como me veía las piernas, esperando las abriera y dejara ver y empezar aquel encuentro que ambos deseábamos desde hace semanas…

Mis nervios me comían. No sabía cómo empezar a besar todo su hermoso cuerpo tatuado sin qué pensará lo peor de mí; cuando caí en cuenta de que, eso quería él. Y yo quería eso, complacerlo.  Así que lo pasé a mi habitación, y sin pensar nada mas, lo besé por unos minutos. Es alto, eso me gusta, su reacción a mis besos fue la mejor. Apreté su cuerpo contra el mío. Como si quisiera que siéntese las contracciones que mi pelvis emanaban hacia él y hacia su miembro que pude sentir ya estaba casi erecto en su totalidad tan juntito de mí después de esos besos.

Nos besamos mucho tiempo, o al menos eso sentí. Besa rico. De esa manera en la que hace que una se moje de manera instantánea. Nos recostamos en la cama y empezamos a retozar cuales alumnos de secundaria calientes y lujuriosos descubriendo su sexualidad. Me empezó a tocar y besar mis tetas. Sabía que se volvería loco. Previamente nos habíamos escrito muy cachondo y enviado fotos de nosotros, de nuestros cuerpos… pero definitivamente el cuerpo con cuerpo no tiene comparación.

Me senté en la orilla de mi cama. Lo pare enfrente de mí a la altura ideal de mi boca.  Bajé sus pantalones; Moría por ver su miembro erecto cerca de mí. Tocarlo, acariciarlo, besarlo, chuparlo… Sentí cómo su cuerpo se contrajo al sacarlo de su pants, al sentirlo entre mis manos tibias. De inmediato lo llevé a mi boca, como niña deseosa por saborear su suculenta paleta. Al instante en que la punta de mi lengua, toda húmeda y caliente toco la punta de su miembro él se estremeció cual primera vez lamieran ansiosamente su miembro así, como con hambre, y así estaba yo, hambrienta de él.

Comencé a dar ritmo de vaivén con mi boca al mismo tiempo que mi mano derecha subía y bajaba lentamente a lo largo de su verga. Lo empecé a escuchar gemir y a insultar al aire. Como si tuviese una culpa por sentir tan rico, y a mí, me excitaba eso.

Dirijo mi mirada hacia él, me agarra las tetas. Ambos sabíamos lo que queríamos. Algo que solo una mujer con tetas grandes puede ofrecer a un hombre. Algo de lo que ya habíamos hablado. Quería poner su verga súper parada entre mis tetas.

-¿Quieres una rusa?

-Ajá…

Me gusta que me lo pidan. Inmediatamente dejé caer saliva entre mis suculentas tetas para que su miembro resbalara entre ellas, masturbándolo deliciosamente con mis senos. Le encantó! Y a mí me fascinó verle su cara de placer… estábamos muy excitados ambos.

Me recostó, y me quitó las bragas despacio sin dejar de tocar mis piernas en ningún momento. Me vio a los ojos insinuándome lo delicioso que estaba yo por sentir. Solo lo vi desaparecer frente a mí, entre mis piernas… Comenzó un poco rápido, pero no me importó. Su brusco inicio me excitó al imaginar su desesperación que tenía por comerme desde hace tiempo… por saborearme cual animal no hubiera comido en mucho tiempo. Me gustó cómo metía su lengua dentro de mi vulva, simulando su pene, el cual sabía estaba muy erecto  goteando de placer por mí, por metérmela ya.

Me comía muy rico debo admitir; no quería que se fuera de ahí nunca. Fueron unos minutos tan cortos, hasta que subió hasta mi boca para besarme donde apenas y tocó mi lengua para hacerme probar mi propio jugo…

-Sabes muy rico-. Expresó mirándome a los ojos.

Sonrío.

He de confesar que me sonroja cuando me dicen eso, porque sí,  no es la primera vez que me lo dicen. Se ha vuelto un halago para mí que no deja de sonrojarme. Y viniendo de él, me excitó mucho más.

-Ven. –Exclamó.

Se recostó en la cama y me insinuó acomodarme en sesenta y nueve. No lo dudé para nada. Aunque me es difícil concentrarme, pues mientras siento muy rico sus lamidas, no quiero dejar de darle el placer que merece.  Pero me relajé. Sentía tan rico que me excitaba para chupársela más y más rápido.

Nos detuvimos y me recostó en la cama, frente a mí, separando con sus manos mis piernas. No quería que me penetrase tan rápido, quería mas juego! Y como si hubiera leído mi mente, se dispuso a cercar su deliciosa y fina boca y besar y lamer mis muslos… hasta llegar a mi entrepierna y detenerse justo enfrente de mi chochito para oler detenidamente cada aroma que yo desprendía de tanta excitación que sentía en esos momentos.

Volvimos a besarnos intensa y locamente hasta que se fue acomodando poco a poco en medio de mis piernas.

-Quiero que me la metas.

 

-Ya?  La quieres ya?

 

-Sí. Toda. Ya.

Tomé su verga con mi mano para dirigirla hacia mi coño. Le gustó mi iniciativa. Ahí, tan cerca, poco a poco me la fui metiendo todita. Hasta desaparecer dentro de mí. Mi gemido de placer tan cerca de él lo contrajo hacia mí, embistiéndome con toda su fuerza; hasta sentir sus bolas golpearme las nalgas.

Estaba pasando. Me estaba cogiendo delicioso ese hombre que solo leí excitada tantos días. Tenía un rostro, un cuerpo perfecto y una verga tan rica que ahora tenía dentro de mí una y otra vez… Continuamos con un ritmo bastante rico incitándonos a pedir cada vez más y más hasta que cambiamos de posición. Una de mis favoritas: estilo perrito.

Sick Boy (Así lo llamaremos) Me volteó sutilmente, me empine para ponerle mi culo a su completa disposición, separó mis nalgas con sus grandes manos y me metió su verga de un soplo. Yo tan mojada, sentí cómo todo mi coño se estremeció de placer, seguido por gemidos míos que iban al ritmo de su cogida. La manera en que me la metía tan profundo y sacaba toda… y nuevamente con su punta toda mojada de mí, me volvía a penetrar una y otra vez me volvían loca. Quería más de él. Mis pezones estaban tan parados que sentía que explotarían.

-¿Te gusta? Dime si te gusta.

-Me encanta. Toda.

-¿La quieres toda?

-Sí. Fuerte

-Ahh…

Me encantó su iniciativa de tomarme por el cabello para acercarme más a él; para que mis nalgas chocaran cada vez más y más rápido contra él. Estábamos como locos, animales. Sudando delicioso pensando únicamente en lo hermoso que nuestros cuerpos estaban sintiendo. Sabía que sería insaciable, es Virgo.

Era mi turno. Lo recosté sobre mi cama y en seguida me le monte besando lentamente su ingle, su abdomen, hasta que poco a poco fui subiendo para besarle su rica boca y acomodarme para cogérmelo como yo quería. Le encantó la vista, tenía mis tetas sobre él para que hiciera y deshiciera con ellas a su antojo. Las chupó como oso a la miel, y se alejó con unos ligeros jalones a mis pezones que debo confesar, amé (También me gusta algo rudo…). Me acomodó en él y chorreando de excitada, me siento en su verga, lento, hasta el fondo otra vez. Me pongo muy cerca de él para besarlo mientras subo y bajo despacito, acercarme a su oído, susurrarle lo rico que siento, gimiéndole, se que le gusta.

Me gusta estar arriba. Se moverme, me gusta. Y sé que le encantó.

-Así..así..- Repetía.

-¿Así? ¿Te gusta?

-Ay sí, así. Que rico.  No mames… Puta madre!- Exclamó.

Otra vez maldice. Me encanta. Su coraje solo me lleva a moverme más y más rápido. Me sujeta de las nalgas y alcanzamos un compas difícil de explicar y tan delicioso de sentir. Rápido, fuerte y profundo. Me mete los dedos a la boca, los lamo con desesperación imaginando fuera su pene en mi boca. Nos prende demasiado… es momento de cambiar. No queremos terminar. No aún…

No pusimos música, todo fue tan rápido y lento a la vez que lo único que decidimos oír esas horas fue únicamente nuestros aullidos de extremo placer.

Me voltea nuevamente, me besa, me recuesta y me toma por las piernas para llevarlas a sus hombros frente a mí. Respiro profundamente, pues se lo que viene. Acomoda su verga cerca de mi coño y acaricia mi clítoris con la punta de su verga hasta hacerme rogarle, suplicarle…

-Cógeme ya.

-Te encanta.

-Me gusta que me hables cuando me coges.

-A mi igual.

Me la mete con todas sus fuerzas, se escucha un súper gemido mío seguido por varias contracciones. La siento toda! Pensaba.

-Joder. No mames, la siento toda. – Exclamé.

-¿Quieres más?

-Sí. Ya! Toda hasta dentro.

-Ahh. Se siente rico, estás apretadita. Así me gustan. – Me dijo.

“Eres un pervertido, de esos, de los chidos”; solo pensaba mientras me cogía a su antojo, aguantando las ganas de venirse desde hace rato. No sé cuánto tiempo había transcurrido, solo sé que su alarma empezó a sonar. Debía irse. Pero cuales hipnotizados por el placer, hicimos caso omiso y continuamos nuestro derrame de placer mutuo que sentíamos en ese momento. No existía más, solo nosotros y nuestras ganas de satisfacernos salvajemente.

Bajó mis piernas de sus hombros y las abrió frente a él. Exponiendo mi coño corto y rasurado. Metió dos de mis dedos a mi boca y los dirigió a mi clítoris.

-Tócate. – Exclamó Sick boy.

No me lo pidió dos veces. Como él bien sabe, soy adicta al sexo, al placer, a tocarme, a explorarme. Y en esos momentos él quería verme masturbándome. Para él, solo para él.

Me acomodé frente a él para darle el mejor show posible. Volví a lamer mis dedos para estar más mojada y comencé a tocar mi clítoris en círculos lentos, metiendo mis dedos ligeramente en mi coño y volviendo a mi clítoris nuevamente.

-¿Cuántos dedos te caben?- Pregunto.

-3. –Respondí con gemidos.

-A ver. Enséñame. –Me pidió.

Me encanta que me ordene. Ni quiera sabía si me cabían 3 dedos. Nunca lo había intentado honestamente. Pero quería impresionarlo, hacerle sentir rico con todo lo que yo hiciera. Así que exploré dentro de mí con tres dedos en mi vagina. Fue delicioso. No quería parar. Sabía que ambos disfrutábamos. Él, por supuesto, se masturbaba mientras me veía. Eso es algo que me gusta ver, cómo los hombres se masturban por mí.

Continué con constantes movimientos en toda mi vulva y especialmente en mi clítoris. Decidí tomar su otra mano libre y meterme sus dedos al compás de mis movimientos circulares en mi clítoris. Estaba por llegar… por ver estrellas… no dejaba de lubricar sus dedos…

-Me voy a venir!- Grité.

-Vente. Qué rico! Me gusta ver tus caras de que como te encanta.

No pude más. Exploté. Me vine en sus dedos, enfrente de él. Exponiéndome toda. Vulnerable ante la magia placentera que mi cuerpo acababa de sentir.

Él no paraba de jalársela. Estaba muy excitado, con su verga toda grande y muy parada en su mano. Así que decidí recostarlo y mamársela hasta que no pudiera más. Movimientos rápidos con succiones ligeras en su punta y movimientos circulares en toda su verga. Me la meto toda, hasta topar con mi garganta. Hasta que no puedo respirar. Le encanta, ya me di cuenta.

Tiene rendimiento Sick Boy. Pero sé que es rendimiento guiado por placer mío. Lo excito y lo prendo de una manera muy animal. Me gusta mucho.

-Ahh. La chupas bien rico. – Susurró.

-¿Si? ¿Te gusta? – Le dije; mientras lo veía a los ojos con mi cara más juguetona y perversa a la vez.

No acostumbro ver seguido a los ojos a los hombres con los que me gusta coger. Pero él es diferente, me lo pidió. Le gusta ver  y que lo vea. Así que decidí con él, hacer una excepción. Me gusto verlo, sentir el calor briago de la realidad de lo que estaba pasando.

Así que continué chupándosela y jalándosela. Hasta que empezó a respirar muy rápido y contraerse de una manera muy rica.

-Me voy a venir, ¡ahora sí¡ – Exclamó.

-Sí, vente. Quiero verte.

Seguido por mis palabras se dejó llevar por esa corriente de placer que desde hace horas lo tenía en una cuerda floja entre caer en clímax muy rápido o disfrutar el recorrido hasta el final. Eso hizo. Se vino un chingo y saltó todo por todos lados. Amé esa imagen. Fue como el clímax perfecto para mí.

Caímos rendidos en la cama. Sudados, exhaustos, complacidos, extasiados, felices.

Nos abrazamos. Es un chico dulce, lo puedo ver debajo de toda esa manta de tatuajes que lo cubre. La cual debo confesar, me atrae como abeja a la flor.

La alarma no paraba de sonar.

-Me tengo que ir.

Quiero besarlo hasta cansarme; pensé. Pero estaba cansada. Lo acompaño a la puerta. Espero verlo pronto… Sick boy ha despertado a mi Sick Girl y no la quiero dejar ir tan fácil.

La entrada Cogiendo con Sick Boy en la primera cita aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Di basta al cáncer

bowl-240214_960_720Mis queridos Loves, ¿qué tal estáis? La verdad es que cada día me sorprendéis más porque sé que estáis por ahí y, aunque no se comente mucho en el blog (tiene hambre el pobre, está falto de cariño de esas palabras vuestras…) pues sé que por las redes me seguís bastante así que me siento muy feliz de teneros.

Hoy la verdad es que no es un día muy bonito para mí por la fecha que es… Veréis, el 4 de febrero es el día Mundial del cáncer y la verdad es que yo he perdido a una persona en esa fecha así que no es algo por lo que me alegre mucho, de ahí el título de lo que escribo hoy.

Sé que los estudios e investigaciones están cada vez más cerca de dar con una cura para el cáncer, para que no mueran más personas de ningún tipo de cáncer, pero aún falta y a veces me paro a pensar si no sería mejor que todos los países del mundo se unieran y dejaran de crear guerras estúpidas para luchar contra las enfermedades, contra las injusticias y, en definitiva, ser un mundo globalizado donde todos trabajaran para ayudar a todos.

Sí, lo sé, es una utopía lo que estoy diciendo pero es que es verdad. Pararos a pensar. ¿Qué pasa con el paro? Hay mucho en unos sitios, poco en otros. ¿Y si pudiéramos dar trabajo a todas las personas? Sería lo mejor porque todos los sistemas se sostendrían por sí solos.

Los políticos… me abstendré de ese tema porque eso me enerva y hoy no tengo el humor para ser ácida y sí para ser hiriente pero solo diré que, si no se llenan sus bolsillos y dejan el dinero tranquilo, a lo mejor las cosas no irían tan mal y no estaríamos como estamos ahora (y no me refiero solo a los partidos que puedan gobernar ahora sino a los anteriores y a los que vendrán, que todos sabemos que la profesión de político es la que más dinero da por hacer menos cosas).

Seguro que tú que me lees, querid@ has perdido también a algún ser querido por el cáncer. Lleva instaurada mucho tiempo esta enfermedad pero hay valientes que salen de ella, que luchan con todas sus fuerzas para que no les venza, y lo consiguen. A todas esas personas yo creo que hay que darles un homenaje porque son símbolo de superación y porque han hecho cosas de las que uno no está preparado.

La mayoría de las personas se deprimen cuando le dicen que tienen cáncer, es lógico, se sabe que puede llegar a ser mortal y que no hay cura. ¿Pero por qué no frenarla ya?

¿Sabéis? A mi consulta va una pareja cuya mujer ha tenido cáncer de mama y le tuvieron que extirpar los dos pechos para que no se reprodujera. Ahora tienen problemas para mantener relaciones sexuales, no por él, que la sigue viendo igual (si viérais cómo la mira, está tan enamorado de ella que sería capaz de pasar él por ese trauma para que ella no hubiera tenido que hacerlo); es ella la que tiene problemas porque siente que no es la misma. ¿Qué le diríais vosotros a esas mujeres que se sienten menos mujer por no tener pechos?

En la sociedad te enseñan que una mujer es un culo y dos tetas (perdón si os ofende, queridas), y no es así. Somos mucho más que un cuerpo, que un físico, y es lo que tenemos que meternos en la cabeza. Por eso no pasa nada si nos quitan una parte de nuestro cuerpo, porque, mientras no sea nuestra mente, cualquier cosa es sustituible, reemplazable y, sobre todo, prescindible. Lo importante es conservar esa forma de ser, esa mente que se tiene y que te hace única.

Esto es lo que hoy quiero hablar con ella. La he citado en un café donde estoy esperándola y espero que lo entienda. Y, si esto sirve para muchas más que me leéis pues genial, yo me sentiré bien por vosotras porque os lo merecéis, y porque las relaciones pueden seguir siendo iguales, no cambia nada. Afortunadamente las mujeres no tenemos solo un punto erógeno y desde luego los pechos no es precisamente el punto por el que llegamos al clímax así que… ¿por qué no ver las ventajas de no tenerlos?

Nunca os rindáis al cáncer, Loves. Solo decid basta.


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 2016, cancer, Diario Secreto, Doctora Miss Love, salud

CASTIGO ETERNO

Con 39 años estaba en la cima del mundo poseedor de un grandioso cuerpo de nadador profesional, ya con tres hijos no reconocidos, con una fortuna de muchos millones de dólares, con mis padres fuera del camino eliminados por mi mandado aunque no por mi mano, tenía todo lo que podía desear en el mundo a la hora que quería en donde quisiera el dinero lo puede casi todo, excepto salvarte del infierno como estaba por descubrirlo una tarde gélida de enero ......


CASTIGO ETERNO
Con 39 años estaba en la cima del mundo poseedor de un grandioso cuerpo de nadador profesional, ya con tres hijos no reconocidos, con una fortuna de muchos millones de dólares, con mis padres fuera del camino eliminados por mi mandado aunque no por mi mano, tenía todo lo que podía desear en el mundo a la hora que quería en donde quisiera el dinero lo puede casi todo, excepto salvarte del infierno como estaba por descubrirlo una tarde gélida de enero. Pronto descubrí que el dinero no me salvaría de los terribles tormentos que el infierno me tenia preparado.

[HETERO] [CASTRACION] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [GORE]

Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 39 años estaba en la cima del mundo poseedor de un grandioso cuerpo de nadador profesional, ya con tres hijos no reconocidos, con una fortuna de muchos millones de dólares, con mis padres fuera del camino eliminados por mi mandado aunque no por mi mano, tenía todo lo que podía desear en el mundo a la hora que quería en donde quisiera el dinero lo puede casi todo, excepto salvarte del infierno como estaba por descubrirlo una tarde gélida de enero cuando un tráiler derrapo aplastando con su pesada mole la lujosa limosina en la que viajaba con dos lindas chicas con las que estaba teniendo un sensacional encuentro sexual, cuando morí.

En un momento estaba gimiendo gozando de estar metiendo y sacando mi bien dotado pene en completa erección en la apretada vagina de una chica de apenas 20 años poseedora de un grandioso cuerpo que gozaba y se estremecía entre mis brazos mientras otra chica con un cuerpo similar me lamia y chupaba los huevos con locura, cuando de pronto me vi dentro de un túnel de luz, para luego estar frente a un hombre todo vestido de blanco con una aura que me cegó al principio pero luego me pareció agradable.

El hombre se me acerco para decirme “bienvenido Alfonso”, que le quede mirando por un segundo tratando de adivinar cómo era que conocía mi nombre, estaba desnudo pero por alguna causa parecía no importarme, pese a tener una tremenda erección mientras caminaba al lado de este hombre que tenía un brazo sobre mis hombros, el hombre me llevo a que me pareció una pantalla que flotaba sobre el suelo, en ese momento le pregunte “¿Dónde estoy?, ¿Quién es usted? Y ¿Qué es este lugar?”, el hombre me miro y dijo, “estas en el más allá”, “soy el juzgador de tu vida” y “este es un lugar de paso entre el paraíso o el infierno”.

-“¡QUÉ!”

Yo no estoy muerto, aun estoy en lo mejor de mi vida, en la pantalla apareció un gran choque automovilístico, luego el rostro de una mujer con los ojos abiertos acostada sobre el pavimento, con sangre saliendo de su boca, la imagen se movió, para revelar sus senos desnudos para seguir mostrando su vientre para luego la piel detenerse abruptamente cuando y dar pasar una gran masa de entrañas y sangre ella fue cortada por la mitad.

Luego la imagen cambio  para enfocar la limosina en donde me vi ahí estaba mi cuerpo cortado casi por la mitad, bañado en sangre mis brazos cortados sobre el amplio asiento trasero del lujoso vehículo lo que quedaba de la parte inferior de la chica que estaba penetrando aun estaba sobre de mi con mi pene aun dentro de ella, la imagen cambio para mostrar mi pecho y cabeza sobre el pavimento con mi cabeza aplastada por las llantas de otro vehículo cuando esa parte de mi cuerpo salió disparado del vehículo al ser cortado, mire para otro lado lleno de horror.

Luego de unos segundos abrí los ojos, solo para descubrir que en la pantalla de aquella pantalla parecía que aparecía mi vida entera desde niño mientras el hombre apuntaba todo en una pequeña tabla en sus manos que no alcanzaba a ver lo que decía, de pronto se detuvo cuando tenía 16 años y embarace por primera vez a mi primer novia, se detuvo cuando ella me dijo que estaba embarazada y como enojado le dije “ese no es problema mío debes haberte cuidado, ni siquiera sé si realmente es mío, luego me fui de aquel cuarto de motel dejándola llorando.

Meses después se suicido luego de nacer el niño, algunas escenas más parecidas se repitieron tres veces más a los 18, 23 y 29 años que fue la última vez que embarace y deje a una de mis tantas novias, luego se detuvo en el momento cuando a los treinta años le ordene a los asesinos a sueldo que asesinaran a mis padres pero que pareciera un accidente, la imagen mostro justo en el momento en que entregue el dinero para la muerte de mis padres, cuando estaba seguro que nadie me vio, fue entonces que supe que estaba muerto de verdad.


** ** ** ** ** ** ** ** **

De pronto la pantalla se apago, el hombre muy serio se voltio hacia mí y me dijo “por todo lo visto en tu vida no hay hecho nada que no sea sacar provecho y el asesinato de tus padres te condena, no puedo hacer nada por ti, siento decir que te has condenado para la eternidad al infierno, lo siento“, iba a decir algo cuando un agujero se abrió a mi pies, apenas alcance a decir “Espere tengo dinero se lo puedo dar tod…” en eso caí en un agujero muy negro que parecía no tener fin.  

Caí por lo que me parecieron horas hasta que de pronto se vio una luz naranja para luego caer en medio de llamas ardiente que de inmediato comenzaron a dar cuenta de mi cuerpo, el calor era intenso como si cayera dentro de un horno a 10,000º celcius me encontré gritando a todo pulmón en busca de ayuda, mi cuerpo poco a poco se fue consumiendo por las llamas pero por extraño que parezca no moría una y otra vez aparecía en aquel lugar para de nuevo consumirme por las llamas por no cuentas veces paso eso.

Los días pasaron y creo que fueron años pero pese a todo el tiempo que sufría una y otra vez aquella espantosa muerte en medio de terribles alaridos de dolor sin que nadie viniera en mi ayuda, no me acostumbre al dolor, de hecho cada nueva muerte era incluso más dolorosa que la anterior, de pronto luego de morir calcinado de nuevo no volví de nuevo a ese terrible suplicio, en su lugar aparecí en una habitación con grandes ventanales circulares sobre una gran “X” de gruesos maderos con los brazos y piernas extendidos, amordazado y bien asegurado.

De pronto luego de lo que me pareció una eternidad literalmente sentí la presencia de alguien en la habitación escuche pasos mi cabeza se movía de lado a lado buscando de quien se trataba de pronto mis ojos se abrieron grandes al descubrir la presencia demoniaca  de un ser con cuerpo de mujer de una muy atractiva mujer, pero con dos grandes cuernos curvos saliendo de la parte superior de su cabeza, con una larga cola brotando justo en donde su espalda se dividía para formar sus paraditas como firmes nalgas.

Toda su piel era, incluso sus pezones eran de un rojo más intenso lo único que no era rojo eran sus cuernos, cabello, ojos, dientes y garras, sus ojos eran de un tono amarillo intenso casi como si brillaran, sus garras eran negras como la obsidiana, ella se acerco mientras era seguida por mi mirada, hasta quedar entre mis extendidas piernas, estaba paralizado de miedo al verla pero todo mi cuerpo se estremeció cuando su mano agarro mi pene para comenzar a masturbarlo de manera suave como lenta que pronto me hizo comenzar a sentir placer como hacía mucho tiempo sentía.

Pero mi placer duro poco mientras su mano subía y bajaba por mi ya completamente erecto pene comencé a sentir como mi pene se quemaba su mano era como si estuviera siendo masturbado por acero fundido, con cada pasada de su mano, poco a poco la piel de mi pene se fue disolviendo mientras mi cuerpo se revolvía y daba alaridos de dolor con mi cuerpo arqueado completamente tenso sobre la gran “X” con todos mis músculos a punto de estallar pero aquella demonia no paraba de masturbarme mi pene se prendió fuego justo cuando un gran chorro de mi semen salió disparado para luego todo mi cuerpo prenderse fuego y ser consumido por las llamas.

De nuevo morí pero cuando abrí los ojos de nuevo estaba en aquella habitación rápido comprendí que aquella seria mi nueva tortura por no sabía cuánto tiempo, pero ahí estaba ella mostrándome sus blancos colmillos de nuevo entre mis piernas esta vez ella me acaricio mis pesados testículos mientras se inclinaba lentamente mientras mi pene se erguía de nuevo hasta quedar completamente en erección, ella se trago mi pene de 23 cm por completo de una sola vez, sentía como su lengua se enrollaba en mi erección como si fuera una serpiente y me comenzaba a masturbar dentro de su boca.

De nuevo comencé a sentir placer, por unos segundos hasta que de nuevo, el placer se torno en una agonía total, cuando ella comenzó a presionar sus afilados blancos dientes sobre la base de mi dura erección mientras sentía que me hacia la mejor mamada de todos los tiempos, cuando lance mi primer gran chorro de espeso semen sintiendo el mayor orgasmo de mi historia ella me arranco mi pene al mismo tiempo, sus labios me quemaron la herida cauterizando por lo que solo hubo un pequeño chorro de sangre.

Pero eso no impidió que mi cuerpo experimentara uno de los mayores dolores que hubiese sentido, con aun masticando mi pene ella me clavo su mano en mi vientre, por sus afiladas garras esta se hundió sentí como su mano subió por mi interior hasta llegar a mi corazón que presiono para luego sentir como este se comenzó a quemar de pronto una gran llamarada broto de mi pecho como si algo detonara en mi interior mi cuerpo se tenso de nuevo al tope y de nuevo si, lo han adivinado morí, una vez más.

De nuevo desperté, de nuevo estaba ella entre mis piernas esta vez sentí como ella agarra mi pesado escroto, el cual comenzó a acariciar dándole pequeños pero agradables apretones, que pronto de nueva cuenta hicieron que mi pene quedase en completa erección, como de costumbre ella me daba placer al principio pero sabía que aquello pronto se volvería una agonía, trataba de suplicarle que se detuviera pero la mordaza en mi boca impedía toda comunicación verbal, fue cuando sentí un duro apretó sus garras se clavaron profundamente en mi escroto, mi cuerpo se tenso y ella cerro de golpe su puño, fue como si mil toneladas aplastaran mis huevos en un instante.

De mi pene broto un gran chorro de mi semen, el cual voló muy alto quizás a dos metros de mi pene, antes de caer por mi vientre piernas, fue seguido de otro potente disparo pero no semen sino de mis machacados huevos que salieron por mi pene como una masa sanguinolenta volando casi tan alto como mi semen, mientras todo mi cuerpo se retorcía cuando oleada tras oleadas de dolor se propagaba por todo mi ser, ella no conforme con lo que me hizo me arranco mi aplastado escroto, lo que pro hizo morir por el dolor una vez más.

De nuevo desperté a aquella terrible pesadilla que parecía no tener fin esta vez ella estaba encima de mí a horcajadas, la punta de mi pene estaba rosando sus cálidos como mojados labios vaginales, de pronto ella se dejo caer, sus grandes senos se oscilaron de abajo hacia arriba cuando se dejo caer enterrándose toda mi dura erección en su vagina, aquello me hizo gemir de placer en verdad fue muy rico sentir mi pene penetrar una vagina tan apretadita y acogedora como aquella luego de tanto tiempo.

Sin esperar a nada comenzó a moverse, apoyando sus manos sobre mi pecho, ella se movía con maestría era la mejor cabalgata de mi existencia, su vagina se contraria contra mi pene en ricos espasmos que nunca antes cuando estaba vivo sentí al penetrar a una mujer, sin embargo en medio de todo ese placer estaba aterrorizado sabia que pronto ella convertiría aquel placer en un suplicio indescriptible, de pronto sentí algo hurgando entre mis tensas nalgas, era su cola la punta de la misma tomo forma de un gran pene de no menos de 45 cm y 8 cm de diámetro con ostentosas venas palpitando con un gran glande en forma de casco ya chorreando liquido de la punta.

Tense mis nalgas buscando evitar ser penetrado por aquella cosa que apenas alcance a ver, pero de poco valieron mis esfuerzos aquel duro pene venció toda la enorme resistencia de mi ano para penetrarme en el proceso me desgarro mi culo por completo el dolor era enorme pero ella me seguía cabalgando con mas furia que antes, como si quisiera licuar mi pene en su interior, aquel pene me penetraba con la misma intensidad que ella me cabalgaba, haciéndome dar alaridos de dolor como de placer al mismo tiempo.

Pasaron algunos minutos infernales y sentí como algo me mordió por dentro en ese momento me vine espectacularmente el más intenso orgasmos de mi existencia, fue como si alguien me arrancara el corazón, y todas la celular de mi cuerpo estallaran el mismo tiempo, de pronto sentí como mi pene ardía, era como si estuviera dentro de un horno de pronto ella se levanto solo para revelar que mi pene había sido calcinado dentro de su vagina, en medio de aquel universo de dolor en el que estaba de nueva cuenta ella alzo la punta de su cola ensangrentada para debelar como una infernal boca llena de dientes masticaba mi próstata arrancada de mi interior, de nuevo morí.

Una y otra vez despertaba a aquella pesadilla en la mayoría de las veces ella solo me veía despertar agarraba mi pene con sus ardientes manos me clavaba sus afiladas garras y me cortaba tanto mi pene en erección como mis huevos con una afilado cuchillo de obsidiana tan negro como la más negra noche que se puedan imaginar, para luego hacerme arder hasta la muerte una y otra vez, cada tanto ideaba una nueva tortura para prolongar mi agonía en aquel lugar que por lo visto será un “Castigo Eterno”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro esta Historia



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GARROTE Y FUEGO

Había sido parte de la pandilla de motociclistas “Engendros del Infierno” desde los 18 años, pero ahora estaba en problemas serios que me obligaron a huir para salvar la vida, luego de que fui testigo de cómo el segundo en mando de la pandilla mato a nuestro líder a traición, por un par de años me mantuve a salvo hasta que mi lujuria me traiciono......


GARROTE Y FUEGO
Había sido parte de la pandilla de motociclistas “Engendros del Infierno” desde los 18 años, pero ahora estaba en problemas serios que me obligaron a huir para salvar la vida, luego de que fui testigo de cómo el segundo en mando de la pandilla mato a nuestro líder a traición, por un par de años me mantuve a salvo hasta que mi lujuria me traiciono. Seria anulado sadicamente por un par de motociclistas enviados a matarme, dejándome por muerto en medio del desierto.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PENECTOMIA] [TORTURA] [SADO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Había sido parte de la pandilla de motociclistas “Engendros del Infierno” desde los 18 años, pero ahora estaba en problemas serios que me obligaron a huir para salvar la vida, luego de que fui testigo de cómo el segundo en mando de la pandilla mato a nuestro líder a traición, cuando se hizo evidente que era una amenaza me acuso de traición a la pandilla el mayor crimen que un miembro podría cometer hui gracias al aviso a tiempo de uno de mis amigos dentro de la pandilla, dado que aun tenía una jerarquía alta en la organización a mis 36 años me volví un motociclista errante por las carreteras del país.

De tendencia gay tuve que mantener en secreto mis gustos sexuales hacia los hombres para poder ascender en la pandilla machista por excelencia, pero ahora que estaba huyendo de la pandilla me podía dar mis gustos de tanto en tanto sin preocupación de ser descubierto, por lo menos eso pensaba en ese momento, nunca me quedaba más de cinco semanas en un lugar, apenas lo suficiente para cobrar un mes completo de trabajo para luego irme hacia otro sitio a bordo de mi motocicleta.

La mayoría del tiempo acampaba no lejos del camino, colocaba mi tienda y me abrigaba bien, en invierno buscaba un lugar cálido donde poder estar pero siempre no más de cinco semanas esa era mi regla, fue así que a mediados de mis 38 años llegue a un pequeño pueblo en medio de la nada, de aquel caluroso desierto, conseguí trabajo en un pequeño negocio de motocicletas como mecánico, ahí fue donde conocí al hijo del dueño del taller de nombre Carlos de 19, en ese entonces él era en verdad atractivo, y me llamo la atención desde que estreche su mano el primer día de mi estancia en aquel lugar. 

El padre de Carlos me asigno un vio cuarto con una cama individual, donde poder dormir por las noches, lo que agradecí en aquel momento luego de semanas de estar durmiendo en mi tienda de campaña, una noche en que hacía mucho calor estaba acostado sobre aquella cama solo en ropa interior disfrutando del fresco viendo del desierto que entraba por una pequeña ventana, así como del viejo abanico que me refrescaba, mientras me fumaba un cigarrillo pensando en que me podría acostumbrar a aquella vida aunque sabía que solo era un sueño estúpido, pronto tendría que seguir mi camino de nuevo.

Mantenía la puerta abierta de la habitación cuando de pronto vi a Carlos parado en el marco de la puerta observando directo al bulto que se forma al frente de mi trusa (slip) de color negro su mirada no me dejo duda alguna que aquel joven quería sexo conmigo esa mirada la conocía muy bien, no hubo palabras apague el cigarrillo y me di la vuelta para quedar boca abajo sobre la cama, sentí cuando Carlos se subió en ella, unos instantes después sentí su boca besando mis nalgas, y bajando por mis piernas, “que ricas piernas tienes, me encantan”, le escuche decir unos segundos después.

No me resistí, pues deseaba algo de sexo luego de meses de auto satisfacción, entonces me bajo lentamente mi trusa, me abrió mis nalgas para clavar su lengua en mi ano, aquello acabo con toda mi cordura empine el culo y deje que me lo comiera a placer, después todo fue muy rápido, se levanto y así como me tenia empinado me dejo, solo para ponerse rápidamente un condón, para clavarme su pene en completa erección de no menos de 20 cm apenas pasaron uno diez intensos minutos antes de que Carlos empezara a venirse, de manera abundantemente pero en el condón, cuando termino se lo quite para tragármelo y limpiar su hermosa erección con mi boca, hasta dejarla completamente limpiecita, “que delicia me decía, debí dejar que me la mamaras primero”, cuando dijo eso, seguí chupando mientras escuchaba sus gemidos.

Se lo hice tan rico que no tardo en ponerse duro de nuevo, lo que es ser joven pensé, seguí chupando, la metía por completo a mi boca y después la sacaba despacio, de repente bajaba y lamia su testículos llenos de deliciosa leche, “que rico sabes” le dije, “sigue, sigue”, me decía, ya casi me vengo de nuevo, y así fue otro chorro caliente me lleno la boca, y se escurrió por las comisuras de mis labios hasta derramarse en mis muslos, lo exprimí completamente hasta la última gota de semen, alce la vista y le pregunte, ¿te gusto? Si, “me encanto, que rica mamada, ni mi novia me la ha chupado así de rico, eres fantástico”, dijo Carlos jadeante. 

¿Te gustaría ser penetrado Carlos?, le pregunte, cuando recupero el aliento. 

¡Me encantaría!, dijo Carlos con una gran sonrisa 

Carlos se recostó en la cama boca arriba y levanto sus piernas, con sus manos, por lo que podía observar muy bien su ano, de color rosa, sin vello alguno, me coloque un condón y lo penetre mi pene entro con facilidad luego de ensalivar su ano por unos segundos, me fue evidente que Carlos no era virgen, mi erección de 22 cm entraba y salía sin problema alguno pero sintiendo como su intestino me apretaba mi erección ricamente, entrar y salir de sus entrañas por completo era delicioso, “así duro, duroooo párteme el culo”, jadeo Carlos su cuerpo se tenso en ese momento al cabo de unos 20 minutos cuando su pene arrojo un nuevo chorro de semen dentro a la cama entre jadeos de placer. 

El sentir como su cuerpo temblaba mientras se venía, con mi pene entrando y saliendo de su ano, con mis testículos aplastándose en sus paraditas nalgas, me hicieron estar al borde del orgasmo, por lo que saque mi erección de su ano, me quite el condón para hundir mi erección en su boca el muy puto de Carlos se trago casi la totalidad de mi erección, con una mano jugaba con mis testículos mientras con la otra llego hasta entre mis nalgas para insertar uno de sus dedos en mi ano, para comenzar a masajear mi próstata, que al cabo de unos segundos me hizo estallar en un intenso orgasmo como pocas veces en mi vida sentí, con chorros y chorro de mi espeso semen saliendo de mi endurecido pene que Carlos se trago sin derramar gota alguna.

Nuestra relación de amantes duro por ocho semanas que fueron maravillosos, ambos aprendimos el uno del otro, no sé si Padre empezó a sospechar algo, pero debía irme, había permanecido en aquel lugar más de lo debido, por lo que Carlos y yo tuvimos una larga última noche de sexo antes de que partiera por la mañana en mi motocicleta así fue todo lo que vive al lado de ese joven una de las mejores experiencias de mi vida, sin saberlo Carlos había contacto a la pandilla para reclamar la recompensa que ofrecían por cualquier información que condujera a mi localización y todo el rato que me mantuvo disfrutando a su lado fue para darle tiempo a los enviados de la pandilla llegasen. 


** ** ** ** ** ** ** ** **

Apenas a poca distancia del pueblo note que dos motociclistas me seguían lo que me hizo poner muy nervioso, acelere y cuando ellos lo hicieron también me fue evidente que aquellos iban por mí, me metí por un pequeño sendero directo en el corazón de aquel desierto con la esperanza de perderlos, pero mi moto fue saboteada por Carlos sin que me diera cuenta pronto el moto se apago una fuga de gasolina que no note seria mi perdición, pronto los dos motociclistas que me seguían me dieron alcance cuando trataba de ocultar mi moto.

Los dos hombre me dieron alcance mientras trataba de huir a pie por el abrazador desierto comenzaron a hacer un circulo a mi alrededor con sus motos, hasta que se detuvieron trate de defenderme con una cadena pero los dos sacaron armas de fuego y me sometieron, uno de ellos dijo “vaya, vaya pero miren que tenemos aquí”, luego el otro apuntándome con su arma dijo “Desnúdate maldito”. A punta de pistola me llevaron gasta un viejo poste de madera en donde me ataron con mis manos por detrás y los tobillos al poste, lo que hizo que mis fuertes piernas quedasen algo separadas.

-“Te vamos a dar el mayor placer de tu vida antes de enviarte al infierno maldito traidor”.

Dijo uno de ellos mientras colocaba un cuerda alrededor de mi cuello y rodeaba el poste, por detrás coloco un palo, que comenzó a girar lo que hizo que la cuerda se tensara y comenzara a estrangularme, mi cuerpo se sacudió en busca de aire, mi rostro se torno rojo buscaba aire con desesperación el hombre sabia cuando aflojar la cuerda para que no me desmayara como a la quinta vez, sentí como el otro hombre tomo mi pene ya en erección y comenzó a masturbarme, lo que por alguna razón me hizo tener unas ganas locas por eyacular pese a estar al borde de la muerte.

Dicen que la asfixia erótica es uno de los mayores placeres en la vida pero hasta ese momento nunca la había experimentado, de pronto el hombre que me masturbaba saco un encendedor que cuando lo acciono produjo una gran llama, que coloco lentamente bajo mi escroto quemando directamente la piel de mi bolso de piel lo que hizo que todo mi cuerpo se sacudiera el dolor era intenso pero en ese momento la cuerda estaba tensa en mi cuello lo que me impedía gritar por más que quería hacerlo.

El hombre siguió quemando mi escroto mientras el otro me ahorcaba de pronto sentí como mi espeso semen salió disparado de mi muy duro pene, un gran chorro de mi leche voló por el aire el hombre que sostenía el encendedor por debajo de mi escroto movió la cabeza para que el chorro de mi semen no le diera en su rostro pero aun así, parte de mi cálido semen, cayó sobre su hombro derecho, pronto la piel de mi escroto ya no resistió se quemo y por fin se abrió desgarrándose una gran porción lo que hizo surgir mis dos testículos jalados por la gravedad.

El hombre dejo el encendedor para exprimir mi desgarrado escroto lo que casi me lleva al delirio del dolor que me produjo, con mis testículos fuera de mi escroto el hombre los quemo con el encendedor por unos segundos, mientras el otro hombre me seguía ahorcando, luego saco una navaja, para cortar uno por uno cada cable que mantenía a mis testículos unidos aun a mi cuerpo castrándome en el proceso, ambos hombre rieron cuando el que me castro se levanto para enseñarme mis dos ensangrentados testículos sostenidos por los condones que alguna vez los conectaron a mi cuerpo.

El hombre detrás de mi aseguro el palo que lo mantuvo muy tenso la cuerda a mi cuello, cuando estaba por irse uno de lo hombre saco su arma y dijo “esto es un recuerdo del jefe, putita”.

-¡BANG!

Un disparo retumbo en la soledad del abrazador desierto pensé que era mi fin pero el disparo impacto sobre mi aun erecto pene destrozándolo en el acto, casi cercenándolo por completo pues la bala impacto de lado, luego ambos hombre hicieron rugir el motor de sus motocicletas para alejarse riendo a carcajadas llevándose con ellos mis dos testículos.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Me dejaron ahí atado sangrando esperando que muriera, me desmaye, por la pérdida de sangre luego supe en el hospital que me encontró un hombre que estaba haciendo un trabajo de geología en la zona para el gobierno, y me llevo al hospital en donde no pudieron hacer mucho por salvar mi pene, perdí más de la mitad quedándome un horrible muñón, que ahora varios años después apenas y puede hincharse.

De Carlos no he vuelto a saber nada lo estoy buscando desde entonces, quiero venganza, pero el desapareció tomo la recompensa y se perdió pero sé que algún día lo de encontrar y cuando lo haga los haré sufrir de la misma forma que aquellos dos hombre me hicieron sufrir y que ya han pagado de la misma forma, lo que me hicieron.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro esta historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

POR EL TERCER REICH

A inicios de abril de 1945 mis cinco amigos en aquel momento todos de 16 años aun creíamos en una victoria final contra los enemigos del tercer Reich,todos estábamos deseosos de pelear por eso cuando el teniente de las SS se presento en nuestras casas para reclutarnos de manera inmediato muy contentos nos fuimos con el sin importarnos lo peligros que aquello significaba no solo para nuestra integridad física sino para nuestra vida en general......


POR EL TERCER REICH
A inicios de abril de 1945 mis cinco amigos en aquel momento todos de 16 años aun creíamos en una victoria final contra los enemigos del tercer Reich,todos estábamos deseosos de pelear por eso cuando el teniente de las SS se presento en nuestras casas para reclutarnos de manera inmediato muy contentos nos fuimos con el sin importarnos lo peligros que aquello significaba no solo para nuestra integridad física sino para nuestra vida en general. Perdería mi virginidad y mis genitales en los últimos días del tercer Reich.
[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [CIRCUNCISIÓN] [HISTÓRICO]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





A inicios de abril de 1945 mis cinco amigos en aquel momento todos de 16 años aun creíamos en una victoria final contra los enemigos del tercer Reich, toda una vida de adoctrinamiento había dado como resultado una generación de fervientes seguidores y fanáticos del pensamiento nazi, todos estábamos deseosos de pelear pero por nuestra edad no habíamos sido reclutados aun por eso cuando el teniente de las SS se presento en nuestras casas para reclutarnos de manera inmediato muy contentos nos fuimos con el sin importarnos lo peligros que aquello significaba no solo para nuestra integridad física sino para nuestra vida en general.

Hans, Gunter, Elsa, Ilsa, Gerda y yo Alaric fuimos llevados por ese alto, delgado y rubio oficial en su impecable traje negro a unas instalaciones subterráneas en donde comenzamos a ser entrenados en el uso de las armas que usaríamos recuerdo regresar a casa ese primer día ya tarde en la noche con mis amigos muy contento, a los pocos días la situación de la ciudad era alarmante, se rumoraba que los rusos estaban ya muy cerca, casi a las puertas de Berlín, nuestro entrenamiento se acelero, todos estábamos usando ya uniformes del ejército alemán lo que nos llenaba de orgullo.

Apenas 12 días luego de nuestro reclutamiento; el día 20 de abril la ofensiva rusa contra Berlín comenzó con un incesante bombardeo de todo tipo, dañando o derribando los ya dañados edificios de la capital, mis amigos junto conmigo y otros tantos soldados nos amontonaron en los túneles del subterráneo, a la espera de que todo ese brutal bombardeo terminara, cosa que tardo una eternidad para nosotros que por alguna extraña razón estábamos ansiosos por entrar en batalla, como si aquello fuera un juego, nadie pensaba que podríamos morir creo que nos sentíamos invencibles en ese momento.

Estábamos dirigidos por el general Helmuth Weidling con tropas agotadas, mal equipadas y desorganizadas con lo que quedaba de las divisiones de las wehrmacht (ejército regular) y waffen-ss a los que se sumaban muchos voluntarios extranjeros y voluntarios mal entrenados de las Juventudes Hitlerianas y el Volkssturm, durante los días que duró la batalla, los soviéticos avanzaron rápidamente a través de las calles de Berlín, donde los combates se libraron cuerpo a cuerpo y casa por casa, a nosotros seis se nos ordeno defender un cruce de calles con un viejo cañón de .80 mm anti aéreo que sería usado como pieza de artillería.

Se nos dieron dos ametralladoras de cinta de .20 mm con dos cajas de cintas que sumaban 2,000 balas por cinta, cuatro panzerfaust ("puño blindado" en alemán) era un lanzagranadas antitanque seis rifles y tres pistolas, además de 50 granadas con seis cajas de obuses para el cañón anti aéreo con un total de 50 tiros para el mismo, el teniente que nos recluto nos llevo hasta nuestra posición para ordenarnos defender aquel punto hasta la muerte él día 23 de abril, luego se fue no sin antes darme el rango de sargento lo que me convirtió en el líder de mi unidad de manera inmediata.

Rápidamente hice grupos,  Hans y Ilsa, defenderían el flanco izquierdo, Gunter y Gerda el flanco derecho por lo que solo quedamos Elsa y yo para operar el cañón, no tuvimos que esperar mucho antes de que comenzara el ataque de los rusos, que aparecieron de improviso, a unos 200 metros de nuestra posición de inmediato accione el cañón, luego del gran estruendo una gran explosión que hizo retroceder al enemigo por un momento, cosa que aprovechamos para que todos nos colocáramos en nuestras posiciones.

No paso mucho tiempo antes de que las ametralladoras comenzaran a disparar, la lucha se torno encarnizada desde ese momento lo único que impedía el avance era el cañón, y los  panzerfaust pero aunque al principio logramos mantenerlos a raya, pero poco a poco los rusos se acercaban un metro por vez, pese al enorme costo en vidas que eso implicaba cuando estaban a solo 100 metros ya no podíamos bajar el cañón más, de pronto un tanque apareció no tuvimos tiempo de atacarlo antes de que hiciera un disparo de su cañón, Gunter y Gerda volaron por los aires por la explosión.

Gerda murió de inmediato, Gunder perdió un brazo y una pierna, murió en los brazos de Elsa desangrado gritando de dolor, el tanque que acabo con mis amigos fue destruido por un disparo del cañón anti aéreo y de un golpe de un panzerfaust que hizo que sus ocupantes ardieran hasta la muerte los escuche dar alaridos mientras eso pasaba, Hans y Ilsa seguían luchando, Hans disparando la ametralladora, mientras Ilsa lanza de tanto en tanto granadas de mano, mientras Elsa y yo seguíamos disparando con el cañón y con la ametralladora sin parar, hasta que los cartuchos para el cañón se acabaron.

Mientras Elsa buscaba entre las cajas vacías algún disparo para el cañón, de pronto una explosión a la izquierda que hizo pedazos a Ilsa y Hans matándolos en el acto, la onda expansiva hizo que Elsa saliera volando hacia donde estaba lo que me cubrió de onda expansiva, su uniforme quedo destruido por la parte de la espalda, Elsa quedo inconsciente por unos segundos mientras la cuidaba, seguía disparando y me di tiempo de disparar tres veces el panzerfaust lo que mantuvo a raya a los rusos a tan solo ya 45 metros de donde estábamos, en ese momento me di cuenta que no podríamos resistir mucho.

Cuando Elsa recobro el conocimiento, al verla desee no morir quería vivir por ella, trabe la ametralladora, lo que nos dio tiempo a Elsa y a mí para huir, corrimos por las calles derruidas de Berlín unos 200 metros luego nos metimos por un callejón, subimos unas escaleras para seguir corriendo, pasamos por pasillos, edificios, cuartos y demás construcciones abandonadas por sus moradores refugiados en donde las balas y explosiones no los atraparan, se escuchaban explosiones, disparos, gritos y lamentos a nuestro alrededor, hasta que luego de un buen rato de estar corriendo nos detuvimos en una habitación que todavía contaba con una cama y algunos otros muebles, asegure la puerta y deje a Elsa sobre la cama.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Elsa estaba sangrando con su uniforme de las wehrmacht totalmente hecho girones, le empecé a quitar la casaquilla pero ella se resistía pero luego de un rato acepto, quedando solo con su sostén blanco cubriéndole sus hermosos grandes pechos comencé a limpiar sus heridas con antiséptico mientras ella me miraba, siempre me había sentido atraído por ella desde niños por eso de pronto tuve el impulso de tomarla por sus mejillas y comencé a besarla con lentitud, de manera inexperta pues era la primera vez que besaba a una mujer en mi vida pero creo que lo hice bien pues ella pronto correspondió a mi beso.

Elsa me siguió besando apasionadamente, aquel beso me pareció eterno de tan perfecto que fue, aquel nuestro primer beso, en eso sentí como mi cuerpo se ponía caliente así que comencé a meter la mano lentamente por debajo de su sostén para alcanzar sus senos, apretaba con suavidad mientras ella intentaba poner un poco de resistencia para al final sucumbir ante mis caricias, continué de ese modo por un rato hasta que Elsa dirigió una de sus manos a mi entrepierna y por encima de la ropa comenzó a acariciar y dar ligeros apretones a mi pene que ya estaba más que duro de lo excitado que estaba en ese momento.     

el beso se volvió cada vez más intenso ,dentro de mi deseaba que durara para siempre, para poder disfrutar de Elsa, quería saber lo que era estar con una mujer por primera vez, de pronto ella metió su mano por dentro de mi pantalón, para luego meter su mano por debajo de mi calzoncillo, sentí su cálida mano, sobre mi pene, Dios estaba tan excitado que me sentía hirviendo, que casi me vengo cuando ella toco mis testículos, con su mano y los apretó, mi beso se volvió hirviente en ese momento.

En aquella habitación en donde el sol de la tarde se filtraba estábamos ella yo solos, recuerdo que por ratos nos dejábamos de besar cuando alguna explosión sacudía el edificio en donde ella sabía lo que yo pensaba y me dio entrada libre, la recosté en la cama y me puse entre sus piernas, comencé a besarla de la misma manera anterior mientras metía una mano por debajo de su sostén, con mi dedo rozaba sus pezones ya que eso parecía encantarle, estuvimos así por unos minutos hasta que le quite fue ella misma quien se quito el estorboso sostén blanco, para mí fue la primera vez que vi sus senos, no eran ni muy grandes ni muy chicos pero para mis manos eran enormes.

Sus pezones, estaban paraditos más que nada por el frio que había en ese momento, tenían un precioso color rosa, de solo verlos se me hizo agua la boca, sin poder contenerme por más tiempo como si fuese otra persona, comencé a pasar mi lengua por sus pezones, Elsa se estremeció y soltó un pequeño gemido, ese gemido me hizo perder todo rastro de cordura que aun quedaba en mi, metí mi mano por debajo de su pantalón militar, pude sentir su calzón (braga) al tocarlo, note que estaba húmedo, así que sin decir nada, procedí a quitarle el pantalón junto con su calzón blanco que portaba, empecé a pasar mi dedo por su clítoris.

Elsa se revolvía cada vez que lo hacía y se humedecía más de lo que ya estaba, su sexo apenas tenía unos vellos dorados que apenas comenzaban a brotar, yo estaba duro a más no poder, ella me ayudo a despojarme de mi pantalón y me bajo con suma lentitud mi calzoncillo de color blanco mientras me miraba a los ojos, una vez completamente desnudo con su mano tomo mi pene y comenzó a mover su mano de arriba abajo, lo que hizo que mi prepucio descubriera y cubriera mi glande otra vez, revelando rastros de esmegma que me hicieron sentir algo de vergüenza.

Pero después de todo era algo normal, hacia tres días que no me bañaba, y la lucha previa, combinada con nuestra huida de nuestro puesto de combate, habían acumulado aquella sustancia en mi glande justo por detrás de la corona, de pronto Elsa acerco su lengua a mi pene y empezó a
lamer la punta, me estremecí al sentir su lengua, pero mucho más al sentir como se la metía casi toda en la boca, fue la primera vez que me hacían eso, la calidez y suavidad de su boca, me hicieron sentir que me derretía, estaba al tope y no podía más, ella continuo chupando mi pene durante un rato, en la que  hice hasta lo imposible por no venirme, después se recostó en la cama y se abrió de piernas.

Era lo que estaba esperando comencé  bajar basándole su vientre deteniéndome por unos segundos en su ombligo cuando llegue a su sexo apenas le di un ligero lengüetazo a su hinchado clítoris que hizo estremecer a Elsa, me incorpore y coloque la punta de mi pene en donde ella me indico para comenzar a penetrarla con lentitud, algo me impidió el paso pero ejercí más fuerza y logre meterlo completamente, en ese momento Elsa Lanzo un pequeño grito y se aferro a mi abrazándome fuerte, me empecé a mover lento, con mis manos acariciando sus senos, ella me pidió que acelerara mis embestidas cosa que hice, empecé a mover mi pelvis lo más rápido que podía, Elsa gemía bastante cerca de mi oído, el calor dentro de su vagina era tanto que sentía que mi pene se derretiría en cualquier momento, fue lo más fantástico que he sentido en mi vida, sus senos rebotando al embestirla excitaba mucho.     

A pesar de que era nuestra primera vez para ambos debo decir que dure bastante de algún modo contuve mis ganas de eyacular, al cabo de una hora y media ya no pude resistir, con ella sobre de mi cabalgándome a buen ritmo con mi boca chupando su rosados pezones, con ella gimiendo bajando y subiendo sobre mi durísima erección, se lo clave por completo con mis testículos aplastados contra sus blancas nalgas con Elsa moviendo su pelvis en círculos, la excitación fue tanta que no tarde en sentir como mi pene comenzó a tener fuertes contracciones que me hicieron gemir fuerte, al sentir como me corría dentro de su sexo, chorro tras chorro de mi espesa leche broto de mi erección para llenar el interior de su vagina que la hizo gemir de placer en ese momento.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Elsa y yo nos quedamos ahí jadeantes, por dos días disfrutamos de tener sexo, dormir y volver a tener sexo, apenas comíamos las pocas raciones que teníamos ninguno de los dos queríamos salir para ver la horrible realidad que nos rodeaba pero como dicen “no se puede escapar de tu destino por más que lo intentes” seria cuando estaba por caer la noche del 24 de abril de 1945, que nos despertamos sobre saltados desnudos al escuchar una fuerte explosión cerca de donde estábamos.

Me estaba poniendo mi calzoncillo para luego vestirme para ver lo que pasaba cuando la puerta de la habitación se hizo mil pedazos con una explosión, que me hizo salir volando hacia el muro opuesto a la puerta con varias astillas de madera clavadas en mi cuerpo, pero ninguna de gravedad Elsa dio un grito de horror “Alaric”, de pronto vi entrar a varios soldados rusos que me apuntaron con sus armas no solo a mi sino a Elsa, que apenas podía cubrir su joven cuerpo desnudo con sus manos de las miradas de los rusos.

Trate de correr hacia ella para taparla y protegerla con mi cuerpo pero solo recuerdo recibir un golpe en la cabeza y todo se me volvió negro, seguramente me dieron un culetazo de alguna arma en la cabeza cuando trate de alcanzar a Elsa, cuando recobre el conocimiento estaba colgando de mis brazos desnudo frente a la cama en la misma habitación en donde vivimos varios días nuestra pasión Elsa y yo en aquella cama en donde lo primero que vi fue a un ruso violando a Elsa que para ese momento tenia la mirada perdida.

De pronto uno de los hombres mientras gritaba con desesperación que dejasen a Elsa, que sepa Dios cuantos hombre la habían poseído desde que me desmaye, se me acerco con una afilada bayoneta, con la que hizo añitos mi calzoncillo dejando al descubierto mi pene, aquel hombre dijo algo en ruso que no entendí “ma-lyen-kij” (pequeño), todos rieron al escucharlo con la punta de la afila bayoneta levanto mi pene para luego verme a los ojos fijamente antes de hacer un profundo corte sobre mi pene que me hizo gritar de dolor instantáneamente.

El hombre mientras aun me sacudía de dolor, tomo mi prepucio lo estiro todo lo que pudo mientras gritaba e imploraba piedad, sin embargo el hombre sin decir nada, coloco la afilada bayoneta debajo de mi estirado prepucio y lo corto, circuncidándome de manera rápida pero brutal tanto que me desmaye del dolor, para cuando desperté mi pene aun goteaba sangre, también me di cuenta que otro hombre estaba violando a Elsa para ese momento, cuando el hombre que me estaba torturando noto que desperté me sonrió y para acercarse de nuevo a mí, lo vi acercarse lleno de terror sin saber que esperar.

Apenas llegar a donde estaba, agarro mis testículos mientras me sonreía malévolamente, bajo la bayoneta lentamente y de pronto me la clava en medio de mis dos testículos, abriendo un gran agujero en mi escroto que comenzó a sangrar de inmediato, mis ojos casi se me salen de mis orbitas por el dolor que experimente en ese momento, ni siquiera pude gritar fue un dolor tan intenso que es indescriptible, sentí entre el mar de dolor en que estaba como el hombre exprimió mi abierto escroto luego de retirar la bayoneta, mis dos testículos brotaron del interior por la gran apertura que sangraba mucho pera ese momento.

El hombre tomo mis testículos unidos a mi cuerpo tan solo por los cordones con sus manos sucias desnudas todas manchadas de sangre, me los apretó fuerte, lo que hizo gritar, luego jalo fuerte hacia abajo hasta que me los arranco solo con su mano, mis dos testículos quedaron en su mano mientras para ese momento ya castrado para el resto de mi vida me sacudía hasta desmayarme de nuevo por el dolor, ya no supe mas, pensé que morí pero para mi desgracia o fortuna no sé hasta ahora, no lo hice.

Desperté varios días después, en un hospital improvisado en uno de los túneles del tren subterráneo, luego supe que algunos soldados en su retirada me habían encontrado colgando castrado chorreando sangre de mis mutilados genitales a punto de morir y me llevaron a aquel lugar de Elsa nadie sabía nada, ella dos días después mientras aun estaba en el hospital el día 30 de abril, Adolf Hitler, mi mador Führer, se suicidó en su bunker, con muchos de los altos cargos como sus más fieles seguidores.  

Berlín se rindió el 2 de mayo de 1945, sin embargo los combates callejeros continuaron en el noroeste, oeste y sudoeste de la ciudad hasta la rendición incondicional de la Alemania nazi entre los días 8 y 9 de mayo de 1945, tuve la buena suerte de caer en manos de los aliados, me tomo mucho tiempo reponerme de mi brutal castración y desde entonces nunca volví a caminar de forma normal tres años más tarde en 1948 sin proponérmelo mientras trabajaba como obrero de la construcción la vi pasar, iba abrazando a un niño como de tres años en sus brazos demacrada y bastante delgada pero era ella, era Elsa.

Corrí para alcanzarla cuando lo conseguí apenas pude decir “¿Elsa en verdad eres tú?”, ella se dio la media vuelta, sus ojos se abrieron grandes al verme, comenzó a llorar cuando me abrazo, ella solo dijo “pensé que estabas muerto”, con lagrimas en los ojos le dije lo mismo, ella me conto que aquel niño era si hijo mi hijo, no dije nada solo lo acepte a sabiendas de que era probable que no lo fuese, dada los hombres que la violaron aquel día de mi castración, le dije sobre lo que me hicieron pero a ella no le importo nos casamos dos meses después.

Vivimos juntos 40 años Elsa murió de un infarto mientras dormía hace dos años, yo no creo durar mucho mas, es por esto que escribo esta que es mi historia para que mi hijo Hans la lea, esperando  que nunca más jóvenes como nosotros tengan que pasar por una experiencia tan amarga como la que nosotros tuvimos que pasar todo por defender al Tercer Reich.




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





image host




Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Relato de infidelidad: mi cuñada y yo

Esta infidelidad que os voy a contar sucedió hace más o menos como un mes atrás. Yo, todos los sábados, voy a natación y a la salida voy para la casa de mi novia. Siempre cuando estamos juntos mi novia y yo lo hacemos en su habitación generalmente o en el cuarto de baño, porque son los lugares más privados de su casa. El baño de ella tiene algo re conveniente, que es que tiene traba :) pero esa tarde al llegar yo, comimos y nos fuimos para su habitación. Lo hago con ella que ya estamos hechos unos expertos podría alardear porque lo hacemos de todas formas y posiciones, pudimos llegar a un punto de nuestra relación que no nos tenemos vergüenza.

Bueno, al terminar con mi novia, yo me quedo echado en la cama desnudo y un poco agitado. Mi novia se va hacia el baño y no sé por qué deja la puerta abierta, y yo sin darme cuenta seguí destapado, no me podía mover y no quería hacerlo porque me faltaba fuerza. Después de un rato, miro hacia la puerta y la veo que está abierta, y observo que mi cuñada se había quedado mirando. Se ve que, al moverme, ella se dio cuenta y se fue. Al venir mi novia, le pregunto que por qué dejó la puerta abierta, y me contestó:

Ella: ah, es mi familia.
Yo: sí, pero estaba destapado.
Ella: bueno, te hubieras tapado.
Yo: si lo hice, pero creo que fue muy tarde.
Ella:(se ríe) ¿por qué?
Yo: porque creo que me vio tu hermana.
Ella: ah, bueno, es mi hermana.

Y lo decía todo como despreocupada o despreocupándose.

Los días siguientes a esa situación su hermana se comportaba algo diferente, algo más amable y me empezó a decir cuñadito, cuando ella antes me decía cuñado. Bueno, yo seguí tratándola bien porque en verdad tiene un físico muy lindo tiene de todo: rubia, culo muy sexi, pechos tiene pero no mucho y es de 1,70 de alta.

Otro sábado, voy a su casa como todos los sábados, y mi novia no estaba todavía. No llegaba del trabajo. Solía pasar, así que me fui a recostar en la habitación de mi novia. Mi cuñada estaba en la cocina, a lo que me vino a la mente una escena muy chacha de ella conmigo, así que me empecé a tocar y pensé que no cerraba la puerta para dejar la posibilidad de que me viera, y me puse en una posición en la que no me viera mucho la cara, así yo pispiaba en vez en cuando si me estaba viendo. Me relajé y cerré los ojos mientras me masturbaba con la idea de que ella viniera y siguiera mi trabajo.

Después de un rato, miré muy suave y vi que me estaba mirando y se mordía la boca. Yo, al ver que se estaba mordiendo, dije acá esta me tiene ganas y me hice el sorprendido y me tapé rápidamente. La miré, y ella corrió a mirar hacia otro lado, por yo la llamé y le dije: “¡qué! ¿Me miraste? A lo que ella me respondió: sí, un poco. Todo mirando hacia otra parte y lo decíamos en voz alta porque estábamos los dos solos en la casa. Yo le repliqué: muy cara dura, ¿quieres venir? Ella me miró y vino con una sonrisa media callada. Cuando llegó cerca de mí, le pregunto: ¿te gustó lo que viste? Ella asiente y la agarro, la beso y me paro junto a ella. Mientras la besaba con mis manos en sus mejillas. Ella empezó a tocarme la polla, luego le empiezo a quitar la ropa y le dejo sin ropa y con su pequeño short apretado, con el que solo le veía el culito.

La tiré sobre la cama y le empecé a chupar la cola. Ella se retorcía toda hasta que me cansé y la penetré con mi pito. A la cuarta o quinta penetrada, y en una muy excitada situación, se siente la puerta de la calle. Yo, rápidamente, voy al baño y, al salir, veo a mi novia hablando del trabajo con mi cuñada.

Bueno espero que les haya gustado este relato porno de infidelidad. Traté de describir todas las situaciones que viví y no se me borran de la cabeza. Después de ese día, mi cuñada y yo no somos los mismo  :-)

La entrada Relato de infidelidad: mi cuñada y yo aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

EN EL INFIERNO NO HAY FURIA

Greg y sus amigos casi empezaron a ir de pescar tan pronto como empezaron a conducir. Este ritual mensual casi duró a través de la universidad. Lo único que rompió esa rutina fue que todo el mundo empezó a casarse y algunos se alejaron. Greg se casó con una de sus novias de la preparatoria y su mejor amigo Alex se casó con su otra novia de la secundaria......


EN EL INFIERNO NO HAY FURIA
Greg y sus amigos casi empezaron a ir de pescar tan pronto como empezaron a conducir. Este ritual mensual casi duró a través de la universidad. Lo único que rompió esa rutina fue que todo el mundo empezó a casarse y algunos se alejaron. Greg se casó con una de sus novias de la preparatoria y su mejor amigo Alex se casó con su otra novia de la secundaria. Quien seria su perdición al correr de los años.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA]


Categoria: Hetero      Autor: Anónimo





Greg y sus amigos casi empezaron a ir de pescar tan pronto como empezaron a conducir. Este ritual mensual casi duró a través de la universidad. Lo único que rompió esa rutina fue que todo el mundo empezó a casarse y algunos se alejaron. Greg se casó con una de sus novias de la preparatoria y su mejor amigo Alex se casó con su otra novia de la secundaria. Alex y su esposa fueron uno de los amigos que se había alejado. Se habían perdido por unos 10 años, cuando un día alguien llamó a la puerta. Greg se sorprendió al ver a Alex y a su esposa de pie en su porche. La esposa de Alex Cheryl era guapo en la escuela, pero ahora era aun más hermosa. 

Greg no podía creer lo hermosa que se había puesto y que él tuviera sexo con ella durante la escuela secundaria. La esposa de Greg era de una gran apariencia también, pero ya sabes que la hierba es siempre más verde al otro lado de la cerca. Como siempre Cheryl coqueteó con Greg todo el tiempo que estuvieron de visita. Finalmente Alex le dijo a Greg que se habían detenido para decirles que se mudaban a la ciudad. Greg pensó que era grandioso porque ahora podía ver más a Cheryl.

Un día sonó el teléfono de Greg y cuando respondió era Cheryl. Ella quería saber si Greg quería reunirse con ella en algún lugar. Greg aprovechó la oportunidad y dijo Si. Cheryl le dijo a Greg que le dijera a su esposa que se iba a pescar con Alex, el próximo fin de semana. Ella le dijo a Greg que Alex estaría fuera de la ciudad y que nunca sabría que estuvieron juntos. Esto funcionó muy bien y Greg de nuevo volvió a tener sexo con Cheryl. El único problema fue que era tan bueno que los dos querían hacerlo una y otra vez. Así lo hicieron.

Después de uno de los viajes de Gregs denominados como de pesca llegó a casa para recibir el susto de su vida. Su esposa debía haber ido de compras a Victoria Secret porque llevaba un camisón sexy y parecía una muñeca. Ella le dijo a Greg que estaba caliente y quería sexo. El pene de Greg comenzó a hincharse en su pantalón simplemente mirándola y escuchar lo que estaba diciendo lo estaba poniendo en el estado de ánimo adecuado. Ella le dijo que se desnudara y sentara de espaldas sobre la cama. Greg no dudó en absoluto él se desnudo y saltó sobre la cama. Ella estaba frotando su vagina mientras lo observaba prepararse y dijo que su sexo había estado esperando un poco de carne por un largo tiempo.

Ella dijo que quería que él supiera lo que se siente estar caliente y que ella quería atarlo. Greg aceptó y se trasladó al centro de la cama para quedar con las manos y piernas extendidas. Tomó un poco de cuerda y ató los brazos y las piernas a los postes de la cama. Greg dijo que estaban un poco apretadas y ella respondió que ella no quería que él se soltara. Entonces mientras observaba ella se quitó su tanga húmeda y las hizo una bola y se la puso en su boca. Él le sonrió y abrió la boca. Luego tomó un trozo de cinta para ponerlo sobre su boca y dijo: Yo no quiero que escupas esto y no quiero que los vecinos escuchen tus gritos.

“Al oír eso hizo que los ojos de Greg se abrieran mientras la miraba a los ojos".

Sí, dijo, has oído bien, dije gritos. "Se dio la vuelta y se fue al armario y  se cambió de nuevo se puso  su pantalón de mezclilla y camisa. Se volvió hacia Greg y le dijo: ¿No es esto de lo que te pones cuando te vas pesca? Bueno ahora me voy de pesca yo. Ah, por cierto Alex llamó mientras estaban pescando él el fin de semana. Buscaba a Cheryl. Tuvimos una larga charla y parece que cada fin de semana que te vas a pescar con él, El está fuera de la ciudad. Al terminar de decir eso, ella salió de la habitación.

Greg se quedo atado, desnudo y con los brazos y piernas extendidos en la cama, lleno de miedo preguntándose lo que su esposa iba a hacer ahora. No tuvo que esperar mucho tiempo antes de que ella volviera a entrar en la habitación con una de sus cañas de pescar. Mira, yo te dije que iba de pesca. Ella acercó una silla al lado de la cama y dejo que la línea y el anzuelo bajaran entre sus piernas. Lentamente deslizó el anzuelo en el escroto y luego comenzó a clavarlo en hasta que sintió un tirón. MMMMMMM Greg gimió bajo su mordaza.

"Shhhhh, creo que pico uno", dijo mientras ella con un rápido movimiento tenso el anzuelo. Un grito ahogado fuerte vino de Greg cuando ella seguía tratando enrollar el carrete ejerciendo fuerza.

Finalmente se detuvo y se levantó para ver lo que había hecho. El anzuelo estaba clavado profundamente en Gregs en su testículo, sonrió y cortó la línea y se sentó y empezó a colocar otro anzuelo en la línea. Uno se escapó por lo que solo tengo que seguir intentándolo hasta que atrape al grande. Ella miró a la caja de los trastos y luego dijo a Greg, qué casualidad que fue a pescar con Alex sobre una docena de veces y me acabo de dar cuenta que tiene más de una docena de anzuelos. Parece que va a ser una larga tarde de pesca no es así cariño. En algún momento alrededor de sexto anzuelo calado profundamente en sus testículos Greg comenzó desmayarse. 

Cada vez que sucedía ella esperaba hasta que se despertaba para colocar el siguiente anzuelo. Ella le dijo la cantidad de dolor que le había causado por su engaño a ella y cómo ella quería que compartiera un poco de ese gran dolor. Ahora, habiendo colocado más de una docena anzuelos en sus testículos  su escroto estaba tan desgarrado que sus testículos estaban empezando a salirse de su bolsa de piel. Estaba sangrando tanto que ella sabía que iba a tener que darse prisa antes de que se desangrara hasta morir. Ella comenzó a tirar de los anzuelos más duro, hasta que finalmente sacó el testículo derecho, mientras trataba de sostener el carrete tan algo que Greg lo pudiera ver. Sin embargo él apenas podía levantar la cabeza para ver, pero allí estaba, su testículo derecho balanceándose sobre su escroto perforado por con anzuelos enterrados en su testículo restante. Greg se desmayó de nuevo pero esta vez ella no podía esperar más. Ella hizo fuerza por última vez y le arranco su testículo izquierdo que quedo libre de su cuerpo.

Greg se despertó con su esposa sentada a su lado limpiando con un paño mojado su rostro. Ella había amarrado su escroto para detener el sangrado, lo que hacía lucir gracioso. Sin embargo, él todavía estaba atado y amordazado. Ella le dijo que lo sentía, pero que había perdido su testículo izquierdo en su viaje de pesca. Ella también le dijo que le iba a desatar en tan sólo unos minutos, pero primero tenía que quitar los anzuelos de su testículo derecho. Ella le mostró su un par de alicates y dijo, solo debía arrancarlo ¿así se hace no es cierto?

Cuando terminó, el testículo derecho de Greg parecía carne cruda para hamburguesa y no valía la pena salvarlo. 

Hasta el día de hoy Greg nunca la ha engañado a ella desde que fue a pescar. Principalmente porque, ella le dijo.

"Si alguna vez me engañas otra vez la próxima vez te voy a pescar el pez grande que te queda".




Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

EL CASTRADOR

Mi anuncio decía así: "Estoy buscando a un hombre maduro que ate mus genitales muy apretados y me dé latigazos. También estoy interesado en el sexo duro, la castidad forzada, humillación y clavado escrotal. Tengo 23 años, 1.83 cm de altura t 80 kilos, Un pene de 18 cm sin circuncidar, tengo cabello marrón y ojos oscuros, tengo mis pezones perforados" ......


EL CASTRADOR
Mi anuncio decía así: "Estoy buscando a un hombre maduro que ate mus genitales muy apretados y me dé latigazos. También estoy interesado en el sexo duro, la castidad forzada, humillación y clavado escrotal. Tengo 23 años, 1.83 cm de altura t 80 kilos, Un pene de 18 cm sin circuncidar, tengo cabello marrón y ojos oscuros, tengo mis pezones perforados". Alguien lo respondió y obtuve mucho mas de lo que deseaba.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [DOMINACIÓN]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo






Mi anuncio decía así:

"Estoy buscando a un hombre maduro que ate mus genitales muy apretados y me dé latigazos. También estoy interesado en el sexo duro, la castidad forzada, humillación y clavado escrotal. Tengo 23 años, 1.83 cm de altura t 80 kilos, Un pene de 18 cm sin circuncidar, tengo cabello marrón y ojos oscuros, tengo mis pezones perforados".

Había publicado el anuncio en un tablón de anuncios local de S & M un par de semanas antes. Había estado decepcionado cuando nadie respondió de inmediato. Entonces un día, recibí un e-mail que sonaba demasiado bueno para ser verdad. Decía:

"Vi su anuncio en el tablón de anuncios de S & M. Voy a torturar tu pene y los testículos hasta que ruegue por misericordia, y te voy a violar más duro de lo que jamás soñaste"
.
Yo le respondí a su e-mail y establecimos una cita. Él me dio instrucciones para ir su encuentro. Poco sabía yo, que me iba a conseguir mucho más de lo que esperaba. Cuando llegué, el lugar parecía desierto. Estacione mi coche como me habían instruido y espere. Caminé hacia la cabaña y me senté en los escalones. Unos minutos más tarde, oí pasos al pie de la cabaña.

"¡Llegas tarde!" él dijo.
"Lo siento, me perdí en el camino aquí", le dije.
"¡Eso no es excusa!" él dijo. "¡Desnúdate!" él mandó, y lo hice. "No está mal", dijo, mirándome. "Voy a tener que hacer algo con ese pene sin embargo", dijo con una sonrisa.

"¿Qué?" Yo pregunté.

"Allá por los árboles", dijo, señalando un punto detrás de la cabaña, donde dos grandes árboles estaban pie. Los árboles estaban a cerca de tres metros de distancia con grilletes de muñeca y tobillo unidos a ellos. Me quedé en el lugar, con los brazos y las piernas extendidos, y Apretó los grilletes alrededor de mis muñecas y tobillos. Me pareció muy interesante y empecé a tener una erección.

Dio unos pasos hacia atrás, me miró, luego se fue a la cabaña y volvió con un látigo y una bolsa de papel pequeña. Se quitó la ropa y los tiró en una pila al lado de uno de los árboles. Él arrugó su ropa interior y la metió en mi boca. Tomó un rollo de cinta adhesiva de la bolsa de papel y con la cinta adhesiva me cerré la boca, así que no podía escupir la ropa interior hacia fuera hasta que él me dejase.

Había surgido el cabello corto y de color marrón oscuro que estaba empezando a tener canas en el bigote, con barba de chivo, y un pecho peludo. Una línea del tesoro de vello oscuro corría desde el pecho hasta sus grandes testículos afeitados como limpios, con un enorme pene por encima. Debe haber sido de cerca de 22 cm de largo y grueso.

Él comenzó a acariciar mi pene que se endureció rápidamente entre sus fuertes manos. Él era muy musculoso y en gran forma. Mi pene creció más y más hasta que sentí como si estuviera a punto de estallar, con mí semen a punto de salir, pero luego se detuvo. Metió la mano en la bolsa de papel y sacó un ladrillo con un agujero en el centro. Empujó un corto trozo de cuerda a través del agujero y lo ato con fuerza alrededor del ladrillo. Él ató el otro extremo de la cuerda con un nudo corredizo que luego se deslizó hasta la base de mis testículos.

Soltó la cuerda y el ladrillo  extendía mis testículos hacia bajo para que colgaran realmente bajos. Me sentí tan vulnerable y mi pene se puso aún más duro. Se arrodilló y empezó a chuparme mi pene, dándole golpes constantes pero lentos a mis testículos.

Me di cuenta de que lo había hecho esto antes. Él sabía exactamente cuándo frenar y cuándo acelerar mientras que me chupar mi pene. Me di cuenta de la cuerda, ya que comenzó a sentirse más y más pesada en mis testículos como si el nudo corredizo se apretara con cada movimiento que hacía. Miré hacia abajo y mis testículos estaban convirtiéndose en una profunda sombra de color púrpura. El pensamiento de mis testículos colgando ahí, muriendo lentamente por falta de oxígeno realmente me excito.

Él dejó de chupar mi pene y yo estaba ahí encadenado y sin aliento, mi pene duro pivotaba libremente. Se puso de pie y me miró a los ojos.

"Esto está mejor", dijo con una sonrisa. "¿Te gusta esta, no?" preguntó. "Si te gusta ver a tus testículos oscilando en el viento tan vulnerables. Podría hacer lo que quiera con ellos en este momento", dijo. "Podría aplastarlos o cortarlos. ¿Te gustaría eso no es así? Es una pena, tendrás que esperar. No he terminado contigo todavía".

Eso realmente me encendió y mi pene se hizo aún más duro. Miré hacia abajo y mis testículos estaban empezando a ponerse azul ahora. Era tanta la prisa. Que no lo podía creer. Regresó a la bolsa de papel y agarró un elastrador con algunas bandas.  Ajuste las ligas alrededor de la base de mi escroto de uno a la vez hasta que él había colocado tres bandas alrededor de mi escroto. Sentí un dolor agudo mientras ponía la primera banda en su lugar y me sujeto con fuerza, pero no mucho después. Mis testículos ya se iban entumecidos por la cuerda y el ladrillo que se había colgado de ellos.

Después de terminar de apretar la tercera banda, tomó la cuerda y el ladrillo de mis testículos. Los cuales realmente comenzaron a doler en ese momento. Los miré y estaban bastante azul. Quería que rompiera mis testículos muy lentamente y me hiciera sentir cada pieza, cuando él los aplastara.

Él sacó su látigo y corto el aire un par de veces, luego impacto justo al otro lado del glande de mi duro pene. Me dolió tanto que me dejó sin aliento. Sus ojos se iluminaron con el placer sádico que le provoco. Azoto mi pene un par de veces más hasta que yo estaba luchando con todas mis fuerzas contra los grilletes. Luego se le dio a cada uno de mis testículos muriendo un buen chasquido del látigo. Intenté gritar, pero la ropa interior en mi boca amortiguaba mis gritos. Casi me desmayé del dolor.

"Eso es buen chico", dijo. "Ni siquiera un pío". Puso el látigo en el suelo con la bolsa de papel y caminó por detrás de mí. Comenzó a penetrarme por mi culo sin ningún tipo de lubricante, pausa o protección con sus dedos. Dejé escapar gemidos ahogados de dolor, pero él ignoró mis súplicas. Se abrió camino hasta lo que debieron haber sido tres o cuatro dedos en mi culo, y luego se detuvo. Suspiré con alivio, luego sentí el dolor más intenso mientras empujaba su grueso pene en el culo sin lubricante. Hice una mueca de dolor, pero no fui capaz de moverme mucho debido a los grilletes en las muñecas y los tobillos.

Comenzó a bombear mi culo duro y rápido, su dura erección se clavaba en mí hasta que sus grandes testículos se aplastaban contra mis nalgas, aquello duro como 20 minutos hasta que explotó en una carga enorme dentro de mí, dejándome con el culo muy abierto. Lo sacó y caminó alrededor hasta ponerse frente a mí. Bajó la vista hacia mis testículos que se habían vuelto de un azul índigo profundo para ese momento. Mi pene estaba más grande y más duro de lo que yo recordaba que estuviera antes. Metió la mano en la bolsa de papel de nuevo y sacó un alicate. Puso el alicate abierto sobre mi testículo izquierdo. Él apretó muy duro y me desmayé cuando forma de ondas de dolor se dispararon a través de todo mi cuerpo.

Un rato después, desperté y lo vi sentado en el suelo junto a mí fumando un cigarrillo. Se dio cuenta de que estaba despierto y tomo un cuchillo que estaba tirado en el suelo junto a él. Levantó mi pene y examinó mis testículos de nuevo. Noté que el izquierdo estaba completamente aplastado. Me quedé horrorizado, pero al mismo tiempo, muy excitado. Mi pene empezó a endurecerse de nuevo. Tomó su cuchillo y rajó mi escroto hasta abrirlo en la parte inferior. Cortó el trozo de piel del escroto fuera y la arrojó en un pequeño plato de plata en el suelo. Sacó mi testículo aplastado de mi escroto y lo cortó con un corte suave y lo arrojó en el plato de metal también. Apenas sentí el corte. Mis testículos estaban completamente entumecidos para ese punto.

Él tomó mi otro testículo en la mano y lo miró. Estaba ensangrentado e hinchado. Tomó su cuchillo y apuñaló al testículo derecho por el medio, torciendo el cuchillo cuando él lo sacó. La sangre se derramaba de mi testículo por él cortó. Puso el testículo en el plato con él otra. Mi pene estaba aún tieso como una tabla al ver como ese extraño hombre me cortó mis testículos.

"Ahora vas a disparar una carga para mí", dijo. "La última carga que dispararas en tu vida".

Pensé que era extraño que él quisiera que yo disparara mi última carga ya que me había castrado. Él tenía una idea diferente. Se arrodilló una vez más y me chupó mi pene mientras untaba la sangre en mis pezones con sus manos. Me pareció increíblemente erótico. En un par de segundos, expulse mi carga profundamente en su garganta, y se la tragó con avidez sin derramar una gota. Mi cuerpo se sacudió cuando las últimas gotas de mi semen se dispararon en la boca y se puso de pie.

"Esa es uno de los penes más bonitas que he visto nunca", dijo, mientras cosía lo que quedaba de mi escroto desgarrado. Un destello de placer sádico brilló en la parte posterior de sus ojos. Mientras tomaba el cuchillo para colocarlo debajo de mi dura erección justo en la base.



Historia Original Aqui.









Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

SUEÑO DE UN HOMBRE

Las chicas de la preparatoria Hampton habían oído toda la jactancia de Bret a sus amigos. Él se habia jactado de tener sexo con casi la totalidad de las porristas. Las chicas habían conseguido una mala reputación debido a su jactancia, por lo que decidieron hacerle pagar......


SUEÑO DE UN HOMBRE
Las chicas de la preparatoria Hampton habían oído toda la jactancia de Bret a sus amigos. Él se habia jactado de tener sexo con casi la totalidad de las porristas. Las chicas habían conseguido una mala reputación debido a su jactancia, por lo que decidieron hacerle pagar. Bret no se imaginaba que estaba a punto de perder sus amados genitales para siempre a manos de todas esas bellas chicas

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [ESCOLAR] [HUMILLACIÓN]


Categoria: Adolescente      Autor: Fiction Writer





Las chicas de la preparatoria Hampton habían oído toda la jactancia de Bret a sus amigos. Él se habia jactado de tener sexo con casi la totalidad de las porristas. Las chicas habían conseguido una mala reputación debido a su jactancia, por lo que decidieron hacerle pagar. El día de la práctica de porristas al terminar, se fueron a la casa de Brenda. Planearon una pequeña trampa para el semental jugador de fútbol. "Estoy cansado de él presumiendo tener sexo con nosotras".

Otra chica dijo: "Todos los chicos en la escuela piensa que soy una fácil".

Planearon una pequeña trampa, y se pusiera a pensar en ello. Decidieron utilizar a Susan porque sabían que a Brett realmente le gustaba. El día que planearon la pequeña sorpresa Susan se acercó a Brett. "Hey cariño. Te ves muy bien por ahí hoy en día, me gusta mucho tu  de culo dulce que tienes".  Brett sonrió, y dijo: "Eso no es todo lo que tengo dulce bebé”. Susan dijo voy a estar en el gimnasio después de que todos se vayan. Nos vemos en la sala de equipos, y voy a ver lo que tienes dulce, y algo más". La escuela termino, y cuando todo el mundo salió de la escuela Brett entró al gimnasio para ir hasta la sala de equipos.

Cuando entró ahí estaba Susan parada allí en tan sólo un sostén y tanga. Brett sonrió y dijo, "¡Wow si que estás hermosa! Pues quítate esa ropa, y has que mi piel se me ponga chinita". Brett sin pensarlo se despojó rápidamente de ropa quedando solo en bóxer, y se acercó a Susan. Se besaron apasionadamente, y ella bajo su mano hasta su entrepierna. – Ella gimió cuando comenzó a acariciar su pene a través de su bóxer.

"Si que eres grande. Claro que me gustaría comerme eso".
Brett dijo: "Cualquier cosa para ti bebé".

Pronto se sentó en un banco, y ella comenzó bajar su bóxer lentamente. Su pene saltó cuando su bóxer fue quitado, y se quedó hacia arriba. Ella lo acarició y lo hizo sentir aún más emocionado. Ella dijo: "Me encantaría atarte, y chupar tu gran pene muchachote, pero apuesto a que no dejaras que te ate ¿verdad?"

Él asintió con la cabeza y se puso la cuerda para comenzó a atar sus brazos. Pronto ella tenía las piernas atadas también. Ella sonrió y dijo: "Ahora es el momento para que obtengas lo que te mereces. Cierra los ojos, guapo. Voy a hacer algo que nunca te han hecho". Rápidamente cerró los ojos. Esperó en anticipación, a que ella comenzara a trabajar en él. Pronto la oyó reír, y abrió los ojos, y vio toda la plantilla de las animadoras de pie desnudas. Brett pensó wow mi mayor fantasía simplemente se hizo realidad. Él sonrió, y dijo que lindas chicas. La que hizo toda la planificación se acercó y le dio un golpe en la boca. 

"¡Cállate estúpido pedazo de mierda!" Brenda, le dije.

"Cállate. Ahora hemos estado escuchando por ahí que andas diciendo que nos has tenido a todas. Bueno, decidimos que todas te tendremos ahora". Una de las chicas sacó un consolador del tamaño de un brazo. Luego dijo: "Vamos a ver si puedes manejar una tan grande. Después de todo lo tuyo es tan grande, y todas lo hemos soportado".

Lo amordazaron, y sellaron su boca. Él luchó, pero no pudo liberarse. Las chicas miraban mientras Brenda empujó el consolador por el culo. Brett gritó y gritó, pero su pene se hizo más grande. "Miren a la putita le gusta". Se lo sacaban y metían dentro de él más duro cada vez. Brett estaba en agonía, estaba sudando. Las chicas se rieron de ese gran deportista siendo violada por el culo. Pronto Brett comenzó a correrse, y no podía parar.

"Rayos. ¿Si que eres una putita no?"
Brett negó con la cabeza. "Sí lo eres. Creo que eres una gran puta".

Susan dijo: "Me preguntó si en verdad lo fueras". Los ojos de Bretts se agrandaron. Ella dijo: "¿No crees Brett?" Él asintió con la cabeza. "Bueno, entonces vamos a tomar todo lo que podamos de ti". Otra chica saco un elastrador de una bolsa. "¿Sabes lo que es esto muchacho?"

Brett negó con la cabeza. "Este es un elastrador. Se utiliza para castrar a los toros. Tú eres el más grande de los toros lo sé. ¿Qué les parece si fuera una chica?" Todas asintieron afirmativamente."Bueno, entonces vamos a tomar los huevos de este toro chicas". Brett suplicó con sus ojos, pero simplemente lo ignoraron.

Pronto se congregaron a su alrededor, y luego dijo Susan no se olviden de que gran pene. Brenda deslizó el anillador sobre el enorme pene de 21 cm, y comenzó a apretar. Brett gimió ella en verdad era cruel con él. "Susan, creo que Brett ya quiere que se lo comas, creo que deberías hacerlo. Creo que todas deberían". Brenda sacó un cuchillo. Ella comenzó a acariciar su pene con la mano.

"Brett esta es tu última eyaculación. Disfrútala semental".

Ella comenzó a masturbarlo más rápido y más rápido. Brett sabía que no podía mantener el por mucho tiempo. Soporto hasta donde pudo y disparó una carga enorme de su espeso semen. Todas las chicas sabían que era el final, y luego Brenda corto su gran pene. Luego dijo: "Los testículos no van con una chica.

¿Verdad chicas?"

"Sí," dijeron todas. Pronto Brett estaba sin sus testículos convertido en un nulo, y se desmayó. Una de las chicas lo remendó, y ellas salieron de la sala de equipos. Al día siguiente, el conserje encontró al atleta de la escuela atado a la banca, y remendado. Brett dijo a los policías que 4 miembros de una pandilla le hicieron eso a él, que él luchó, pero no pudo vencerlos a todos. 

Él no quería que nadie supiera que las chicas le hicieron eso a él. Las chicas estaban felices porque le cumplieron a Brett su deseo. Cada uno de ellos lo habían comido. Verdaderamente cada animadora lo había comido. Brett nunca fue el mismo después de eso. Se convirtió en esclavo de Brenda. Ella lo dejó lamerle hasta que se venía. 

Brett ya no fue el macho alfa en el campus, pero esa vida no era tan mala tampoco.




Historia Original Aquí.







Autor: Fiction Writer       Traductor: DarkSoul