JUGUETE PARA MUJERES

Puedes llamarme J. tengo quince años, alto, rubio, con un pene que late todo el día y la noche. Vivo con mi tutor-amante Xentha con sus tres hijas, Klittie, Nipellia y Vaginia. Ellos son más jóvenes que yo. Klittie es de doce con ciernes pechos y gustos caros en hot pants enjoyados que abrazan sus firmes nalgas como melocotón......


JUGUETE PARA MUJERES
Puedes llamarme J. tengo quince años, alto, rubio, con un pene que late todo el día y la noche. Vivo con mi tutor-amante Xentha con sus tres hijas, Klittie, Nipellia y Vaginia. Ellos son más jóvenes que yo. Klittie es de doce con ciernes pechos y gustos caros en hot pants enjoyados que abrazan sus firmes nalgas como melocotón. Les narrare como es los hombres viven en estos tiempo en que las mujeres han tomado el control del mundo.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [ESCLAVITUD]



Categoria: Hetero      Autor: 22boy





Puedes llamarme J. tengo quince años, alto, rubio, con un pene que late todo el día y la noche. Vivo con mi tutor-amante Xentha con sus tres hijas, Klittie, Nipellia y Vaginia. Ellos son más jóvenes que yo. Klittie es de doce con ciernes pechos y gustos caros en hot pants enjoyados que abrazan sus firmes nalgas como melocotón. Nipellia de diez, una belleza de cabello oscuro que le gusta pasear por la casa con la menor topa posible de color rosa bastante imaginable mostrando su ropa interior a juego. Vaginia es rubia y tiene nueve años de edad, es larga y esbelta le encanta mostrar sus extremidades delgadas color oliva en tanga de seda y chalecos.

Soy su chico hogareño, un sirviente en general a merced de Xentha y sus mimadas niñas queridas. Yo les sirvo el desayuno en la cama, limpio sus habitaciones, hago recados, hago el lavado, la limpieza y las compras, arreglo las cosas en su apartamento palaciego, limpio la piscina y si tengo suerte corro a sus baños a preparar sus vestidos de noche y ropa para el día siguiente.

Lo mejor de todo - y estoy realmente feliz y afortunada de ser un chico hogareño - las chicas me utilizan como su juguete. Ellos me montar alrededor de la casa en mi espalda - Tengo que ir a su cuarto de juegos en cuatro patas de todos modos - pintan mi cuerpo y hacer que me vista con ropa de niña. Me gusta cuando estoy por mi cuenta con los tres jugando. A Vaginia le gusta ver cuánto tiempo puedo permanecer sin que mi pene estalle antes de que le ruegue por misericordia y ella toma una correa para llevarme a pasear. 

A veces ella me lleva a las casas de sus amigos y las chicas comparar a sus chicos hogareños, que chico es el más bonito, el que uno se ve más guapo con unas medias y tacones altos y cual pene es más grande. Yo suelo hacerlo bastante bien en eso, las chicas se turnan para acariciarlo, deteniéndose justo antes de que esté a punto de estallar. Se les enseña cómo hacerlo desde una edad muy temprana, y porque no. Los niños hombres conocen su lugar. Y estamos entrenados para no tocar nuestros penes por nosotros mismos - o tocar a las chicas. Si somos atrapados jugando con nosotros mismos significa que seremos castigados por una semana, cortando árboles o algo así o ser atados con los brazos y piernas, extendidos desnudos en el gimnasio de la escuela de las chicas, para ser humillado delante de cientos de gritonas colegialas adolescentes.

Otras veces que me gusta esperar es cuando Xentha y las chicas con todos sus amigos se reúnen para una fiesta. A continuación, la casa está llena de hermosas mujeres de todas las edades, en vestidos vaporosos de seda y ropa interior de encaje. A veces traen sus propios sirvientes a la casa, hordas de chicos adolescentes desnudos con penes aún más grandes que la mía. Servimos las bebidas y las ponemos en nuestras manos y rodillas para permitir a nuestras amantes que asienten en nuestras espaldas para descansar sus pies. Susurramos entre sí, comparando nuestras vidas y preguntándonos cuando será que llegara nuestro turno de ser eunucos completos
.
Sé que mi turno será pronto. A mi edad mi pene está causando demasiados problemas. Todo el tiempo. Klittie lo midió contra el esclavo de su mejor amiga. El mío era de siete pulgadas y el suyo era sólo cinco y medio. Xentha me pusp una banda de metal apretada alrededor de la base del glande para hacer que eyaculaciones accidentales sean menos probables. A veces me gustaría no ser un chico tan bonito, de anchos hombros, cabello rubio y un cuerpo lampiño. He estado afeitando por dos o tres años. Aunque debo decir que las niñas y sus amigas han estado haciéndolo. A veces las chicas jóvenes se reúnen una noche para afeitar a los chicos hogareños. Me gusta simplemente tumbarme ahí y sentir poco Nipellia enjabona mi cuerpo alzando mis huevos para afeitarlos debajo de ellos, viendo a sus amigos haciendo lo mismo a sus chicos de sus casas, tres o cuatro de nosotros que están uno lado al lado del otro en una fila con las chicas medio desnudas moviéndose por encima de nosotros, con brochas de afeitar y hojas de afeitar en sus manos.

Pero no debería quejarme realmente. Si no se me considerara tan guapo creo no estaría con una hermosa familia de damas y niñas como la que estoy, si yo fuera bajo y gordo mi pene como mis huevos habrían estado atados durante años, con sólo una pequeña abertura para orinar. Los chicos que han estado en restricción durante años y años tienen muy pequeños penes que nunca llegan a ser muy grandes – tan sólo de dos pulgadas que es lo inusual. Son propensos a recibir trabajos más serviles para hacer y pueden ser veinte o más años antes de que sean castrados. Cuanto más alto y apuesto son a las niñas más les gusta jugar con su cuerpo, sino también que también más jóvenes son electos para convertirte en eunucos. Ellas quieren castrarlo mientras estás en tu mejor momento como un trozo de hombre adolescente.

Así que, al ser un apuesto varón joven significa ser un objeto para recibir los toques, perfume y rodeado de chicas casi desnudas, damas sofisticadas que no pueden tocar hasta el punto donde estás pidiendo ser liberado de tus deliciosos tormentos y tu pene ha sido cortado. ¿Qué es lo que quieren las mujeres? Cada mujer entre las edades de 10 a 50 quiere ver a un buen adolescente con un pene palpitante feminizado, humillado y castrado. Disfrutan realizando el tormento como aperitivo para hacer el amor la una a la otra y disfrutan aún más cuando la carne masculina caliente, es cortada para hacer un eunuco manso fresco para el resto de su vida.

Por supuesto que se sienten mucho mejor siendo un eunuco para eso es que están destinados todos los hombres que nacen en este momento. El número de hombres está regulada en los laboratorios por lo que hay suficiente de diferentes tipos físicos para satisfacer las necesidades de las mujeres - que no son para el sexo - las mujeres se tienen entre sí para la intimidad física y el placer - pero como mascotas, juguetes, cosas, objetos de diversión , siervos y esclavos somos ideales.

Entonces, ¿qué va a pasar cuando mi largo y gordo pene sea retirado de forma permanente? Bueno, he escuchado todo tipo de historias de eunucos y otros chicos. La señoras que van a castrar al muchacho sostiene una fiesta para todos sus amigas y sus hijas en la que el pene del chico se frota, acaricia y acaricia por todo el mundo allí hasta que explota y el líquido caliente, espeso que estalla se ve atrapado en un bol y llevado al laboratorio para hacer otros chicos o mujeres. 

Entonces el chico se presenta a las removedoras, a las castradoras, que operar mientras todo el mundo mira. Algunos chicos tienen sus penes removidos, algunos sus huevos otros todos. No estoy seguro de lo que va a pasarme a mí. Xentha me dirá el día anterior.

No estoy asustado. Sé que es lo mejor y cuando sea un eunuco voy a ser capaz de servir a mis amantes y a todas sus amigas así como a todas las chicas mucho más plenamente. Voy a estar autorizado a entrar en sus habitaciones para vestirlas y desvestirlas, bañarlas. Así que estoy muy entusiasmado con ello y Xentha dará una gran fiesta en mi honor cuando vara a ser castrado frente a cientos de hermosas damas jadeantes, besándose tocándose una a la otra, mientras ven cómo me convierten en un eunuco.

Y ahora las noticias que he estado esperando. Xentha sólo me ha llamado para pararme desnudo frente a ella, Labietta, su amante y las tres chicas jóvenes, para informarme que la próxima semana mi pene y huevos serán retirados en una gran fiesta frente a doscientas damas y niñas. Estoy muy contento. Mi pene se levanta, duro y palpitante. Yo no toco pene Vaginia se inclina hacia adelante para apretarlo con fuerza mientras me hace cosquillas Nipellia debajo de mis bolas y Klittie presiona contra mí por la espalda, con los brazos alrededor de mí, pellizcando mis pezones. 

Puedo oler su perfume y sus cuerpos esbeltos frotarse contra el mío a través de sus tangas transparentes al estar allí con mis manos en la parte superior de mi cabeza. Los suaves senos de Nipellia están presionando contra mi espalda y puedo sentir la suavidad húmeda a través de sus tangas contra mis paraditas nalgas.

Estoy delirando cuando de repente se detienen y me desplomo  jadeando suelo gemido. Las chicas ven hacia mí sus brazos alrededor de la cintura de la otra, sonriendo y riendo entre sí. Xentha y Labietta se acurrucan juntos, besándose y acariciándose. Me ordenan sumergirme en una piscina fría.

Lo hago de buena gana y cuando el agua dulce abraza mi cuerpo la noticia comienza a hundirme.

Apenas falta una semana antes de la primera y única explosión que mi pene tendrá en mi vida, antes de convertirme en un eunuco al servicio de Xentha y sus tres adorables niñas. 




Historia Original Aquí.






Autor: 22boy      Traductor: DarkSoul

BUEN MUCHACHO

Se llamaba Janet. Acababa de cambiar el fusible en su estufa y estaba a punto de salir. Había sido un acto de buena vecindad para una mujer en el mismo edificio de apartamentos. ella era muy atractiva y me había robado varios, lujuriosas miradas furtivas sobre ella. También me di cuenta de que los otros inquilinos masculinos eran inusualmente tranquilos y respetuosos con ella......


BUEN MUCHACHO
Se llamaba Janet. Acababa de cambiar el fusible en su estufa y estaba a punto de salir. Había sido un acto de buena vecindad para una mujer en el mismo edificio de apartamentos. ella era muy atractiva y me había robado varios, lujuriosas miradas furtivas sobre ella. También me di cuenta de que los otros inquilinos masculinos eran inusualmente tranquilos y respetuosos con ella. Janet me liberaría de mi virilidad en medio del mejor y mas intenso como ultimo orgasmo de mi vida.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: SquirmEWorm





Se llamaba Janet. Acababa de cambiar el fusible en su estufa y estaba a punto de salir. Había sido un acto de buena vecindad para una mujer en el mismo edificio de apartamentos. Apenas la conocía. Hasta que ella me había preguntado por el fusible nunca había siquiera hablado con ella. La había notado, por supuesto. Ella era muy atractiva y me había robado varios, lujuriosas miradas furtivas sobre ella. También me di cuenta de que los otros inquilinos masculinos eran inusualmente tranquilos y respetuosos con ella.

Cuando Janet me estaba mostrando, algunos implementos misteriosos que tenía como decoración en la pared me llamó la atención uno de ellos parecía particularmente desconcertante. 

"¿Qué es eso?" Le pregunte
"Se llama Burdizzo. Es para castrar a los animales de granja machos".
Me estremecí.
Ella rió. 
"¿Te asusta?"
"Es horrible".
"No te preocupes. No es para su uso en seres humanos".
"Me alegra oír eso".
"Hay uno especial para los hombres. ¿Quieres verlo?"
"No".

Ella lo tenía guardado en la alacena.

"Esto se llama el mejorador. Es mucho más sofisticado. Es un nuevo diseño, completamente automático. La abrazadera corta los cordones testiculares al mismo tiempo y hay un microprocesador para obtener la presión y la duración correcta. No depende en la habilidad del operador en absoluto".

"¿Para qué son las correas?"

"Se ajustan alrededor de los muslos y llevan el peso. Entonces, una vez que está en él, la operación es a manos libres. La mayoría de los chicos prefieren estar en la posición de perrito cuando tienen su mejora. Necesitan sus manos para apoyarse".

"¡Gee! Por la manera de hablar nadie pensaría que era anormal tener que hacer aquello".
"Si no es así, estoy segura que pronto lo será", dijo. "Cada vez más chicos están optando por ello.

Personalmente creo que es sensato para ellos. Todos los que yo he mejorado me han dado las gracias por ello.

"Uh… ¿Cuántos?"

"¿Cuántos? No pocos. Todos los hombres de este edificio de apartamentos, por un comienzo. Es decir, casi todos", y ella me dio una sonrisa pícara que me dio un escalofrío. "De todos modos, saben que están en mejor situación luego de ser mejorados".

"¿Mejorados? ¿Cómo?"
"Bueno piensa en ello", dijo Janet. 
"¿Para qué quieres los testículos? Te han convertido en un hombre y han hecho su trabajo. Todo lo que te dan ahora es darte un impulso sexual".

"Me gusta tener deseo sexual".
"Sólo porque estas acostumbrado. En estos días un impulso sexual en un hombre es redundante y estaría mejor sin él".

Pensé en eso. Sabía que mi oportunidad de volver a tener relaciones normales con cualquier mujer era cero. Gastaba demasiado dinero en el salón de la masturbación, también ya era algo aburrido, cuando la mujer apática me hacía eyacular. Yo realmente no disfrutaba y después me arrepentía de haber desperdicio el dinero.

"Es probable que pases tus días y noches en vano deseando a una mujer que nunca tendrás", Janet señaló. "¿Qué diablos es el punto de eso?"

"Tal vez el mundo va a cambiar", le dije. "Tal vez vamos a volver a las viejas formas en que los hombres y las mujeres vivían juntos. Casarse aun".

Ella sonrió. "En tus sueños ¿Qué mujer en su sano juicio quiere cuidar al hijo de otra mujer?, aunque esté crecido. ¿Qué mujer necesita a un hombre alrededor?-... Qué es más problemas de lo que vale Ni siquiera es el compañerismo decente, otra mujer es mucho mejor compañía".

"Supongo que si una mujer tradicionalmente mente quería un bebé a la manera antigua de un hombre podría ser útil. Pero incluso entonces el esperma tendría que haber venido de un banco certificado genéticamente".

No había mucho de verdad en las palabras de Janet. Una vez que las mujeres habían logrado la paridad y más tarde, la supremacía en el lugar de trabajo les abrieron los ojos, se dieron cuenta que no era necesario un hombre en su vida. Era verdad se llevaban mejor con otras mujeres y que prefieren. ¿Sexo? Ir a la yeguada profesional; Satisfacción garantizada y mucho más aceptable socialmente que el sexo con un hombre sin licencia.

Al ser un semental profesional autorizado era el equivalente de ser una estrella del deporte en los viejos tiempos. Se ganaba un buen dinero y una gran vida, pero corta. Pocos duraban hasta los treinta. La mayoría de los prisioneros gastaban su dinero en un estilo de vida opulento extravagante. Y estudiaban para ganarse la vida la cual exigía un compromiso total, tanto como, por ejemplo, ser un jugador profesional de tenis lo hubiese hecho.

Pocos hombres tenían la dotación genética para ser un semental. En un mundo que conservan los recursos nano-métricos micro-miniaturizados, entramados era la única área donde aún importaba el tamaño. ¿Y por qué? Dado que las mujeres lo querían así y el cliente siempre tiene la razón.

"Personalmente, prefiero lidiar con la mejora de los hombres", ella estaba diciéndome.
"¿De Verdad?"

"Sí. A veces casi puedo sentir el anhelo de que los hombres no mejorados tienen para mí. Es tan patético. Y se ponen nerviosos. Con algunos hombres que veo todos los días, incluso te puedo decir que han conseguido el hábito secreto de fantasear acerca de mí en privado, mientras se dan placer a sí mismos".

Ella había tocado una fibra sensible con eso. Miré hacia abajo y me sonrojé.
Ella asintió con la cabeza y dijo en voz baja para sí misma: "Eso pensé",  me hizo sonrojar aún más.

Luego continuó: "De todos modos, no es bienvenido y yo no lo necesito. Si ha mejorado un chico todo lo que se ha ido. No sólo no le interesa tener sexo por más tiempo. Esos hombres son cada vez más con sus vidas y que puedo respetarlos".

"Bueno, supongo que sólo soy un tradicionalista a la antigua", le dije queriendo dejar el tema. "Pero debo irme ahora".

Estaba dirigiéndose hacia la puerta. Ella me había asustado con su conversación y esa cosa de la abrazadera. También lo que había dicho acerca de los anhelos patéticos de los hombres no mejorados había alcanzado un punto delicado conmigo. Siempre he tratado de reprimir mis anhelos en presencia de una mujer. Sabía que la mayoría de las mujeres piensan que la lujuria de un hombre era patética o espeluznante o ambos. Los hombres fueron construidos para codiciarlas, las mujeres de ahora, debido a circunstancias socioeconómicas y el clima moral prevaleciente, no había manera de que la lujuria de un hombre volviera a ser satisfecho. Sólo no había ningún punto de lujuria más. Pude ver la lógica en su argumento de mejoras, pero aún así... ¡Caramba! Yo no quería ser mejorado.

El problema era que se trataba de una mujer muy atractiva. Su delgado cuerpo curvilíneo inducía sensaciones de lujuria. Esos ojos azules con un círculo negro alrededor de la parte exterior de cada iris acaba por hacer quererla mirar a los ojos. ¡Y ni hablar de su sonrisa que de lo más lindas!

Yo no sería capaz de suprimir mi lujuria por mucho más tiempo. Pronto ella lo notaría, y luego ella me despreciaría.

"¿No te gustaría probarlo?" ella dijo.
"¿Eh?"
"El Mejorador. Hacer un simulacro por así decirlo. Yo sé que no quieres ser mejorado en este momento, pero quizás algún día. Por lo menos sabrá que no hay nada que temer".
"No gracias".

Ella me sonrió con esos ojos azules preciosos. "Sabes que me gusta de ti. Es que no emites ese ambiente espeluznante que recibo de los chicos no mejorados. Entonces ella me susurró al oído:" Si dejas que te enseñe te voy a dar una recompensa, te voy a masturbar".

La miré con asombro. ¿Entendí bien?
Ella me devolvió la mirada interrogante con una cálida sonrisa.

Esa fue otra cosa. La idea tener su mano suave y acariciando mi pene era irresistible.

"¿A menos que tengas que estar en otro lugar, por supuesto?"
"Er... No".
"Está bien. Quítate la ropa".

Estaba en camisa y pantalón. Me quité los zapatos y los calcetines para empezar a desabrocharme la camisa. Se fue y regresó con un rollo acolchado que desenrolló sobre su mesa grande, sólida de roble color café. Mientras lo hacía se dio cuenta de mi mirada inquisitiva.

"Aquí es donde yo siempre doy a los chicos su mejora".

Luego extendió una toalla sobre el relleno. Dejé caer mis pantalones y me quedé con incertidumbre, todavía con mi ropa interior. "tienes que quitarte también tu ropa interior", dijo con una pequeña sonrisa. Me bajé los calzoncillos con cautela, dejando mis genitales completamente desnudos. Por supuesto, tenía una erección sólida como roca. Ninguna cantidad de supresión podría haber dejado que sucediera. Ella tomó un interés femenino, apoderándose de mi pene para tener una mejor visión.

"No es un mal pene, de verdad. Parece ser de un tamaño bastante típico para un hombre normal".
"Sí". Sabía que era de seis pulgadas de largo en completa erección.
"Interesante. Ya sabes, si no hubiera sido usado en practicas masturbatorias esto podría probablemente ser usado para una relación sexual satisfactoria".

Ella me soltó y suspiró. "Es una gran estafa de verdad. Una vez que has estado con un semental te arruina tener sexo con un tipo ordinario, sin licencia. Si trató de tener sexo contigo ahora sólo sentiría algo en mi interior. Vio que mi pene comenzó a perder dureza por ese comentario por lo que trato de animarme, añadió, "Pero la suya es más grande que el vibrador que tenía cuando era un virgen".

"¿No una vagina se recupera del estiramiento?" Pregunté.
"Hasta cierto punto, sí. La vagina solía ser el canal de parto y debe recuperarse al dar a luz. A veces paso meses sin ir con un semental y entonces puedo sentir que definitivamente se he endurecido. Lo que me hace sentir nuevo a ese tamaño sin embargo". Indicó mi pene.

"Oh."
Hubo una pausa incómoda. Entonces ella le preguntó: "¿De perrito?"
"Sí".
"Ok, en la mesa por favor".

Puse las manos sobre el relleno en la mesa de café y las rodillas. Ella expertamente bajo su mano hasta mi escroto con una mano y deslizó sus dedos a lo largo de mi pene con la otra. Luego aplico un gel resbaladizo fresco alrededor del cuello de mi escroto. Sentí como encajo suavemente y con cuidado las pinzas en su posición. "¡Sostenerlo ahí con una mano mientras abrocho las correas, por favor!"

No era pesado. Sentí como las correas se apretaban alrededor de mis muslos lo que dieron un impulso adicional a mi furiosa erección.

"Aun no está en posición. ¿Cómo se siente?"
"Aterrador".
"Ahora sólo estoy ajustando las abrazaderas de manera que las mordazas están en contra de tus cuerdas testiculares. Diga cuando sientas una ligera presión".

"Ahora".
"Bien. Ahora sólo voy a aumentar la presión. La idea es que usted tiene que sentir un buen agarre, pero no tanto que duela. Si te duele dime. ¿Cómo se siente?"
"Creo que con eso es suficiente"
"Está bien. Ahora sólo voy a encenderlo y sentirás una leve vibración".
"¿Tienes que hacerlo?"

Hay que enchufarlo y encenderlo. Para que puedas sentir como cobra vida.
Estaba nerviosa y empecé a temblar. Tuve una rápida subida de adrenalina.
"Cálmate", dijo Janet. "Te dije que esto es sólo un simulacro".

Ella estaba acariciando mi pene. Sus carias en mi pene hacia que no pudiera concentrar la mente muy bien. Me relajé y me dispuse a disfrutar de sus dedos en mi erección. "Ahora bien, si fuésemos a hacer la mejora de verdad, lo que no vamos a hacer, estaría todo listo ahora. El mejorador está en posición y las mandíbulas sujetan bien y apretado contra las cuerdas testiculares, listo. Todo lo que necesitas ahora es presionar ese botón de ahí".

Janet puso el mando a distancia en la mesa justo delante de mí, donde podía verlo. Ella sabía que yo estaría más relajado sabiendo que ella no lo estaba sosteniendo. Un estremecimiento de miedo y excitación se disparó a través de mí cuando me di cuenta de que me tenía justo donde ella quería que estuviera.

"La pinza se cierra lenta y suavemente por lo que casi no siente. No hay dolor, muy poco moretones y absolutamente nada de sangrado. Esto hace que sea tan fácil. En estos días realmente no hay razón alguna para que un hombre no pueda ser mejorado". Sus dedos estaban trabajando ligeramente mi sobre pene.

"Puedo ver la terrible vida que debe de ser para ustedes los no mejorados, Todo lo que la angustia y el deseo, nunca satisfecho. Del Cual no hay esperanza de ser satisfecho, nunca. Al pulsar el botón significa la libertad para ti".

Su toque en mi pene se sentía maravilloso.  "Lo mejor que puede siempre esperar de una mujer es que ella no vaya a pensar que eres un patético desgraciado". Ella había agarrado por completo mi erección y lo estaba masturbando aceleradamente.

"Es mucho mejor mejorarse y ser libre de todo ese anhelo que se siente, masturbarse es sucio".

Estaba cerca a mi punto culminante. Ella estaba en la carrera completa.

"Y es tan fácil. Simplemente presiona el botón para que se haga. Es una sensación maravillosa".

Yo estaba cerca del punto de no retorno, más allá del punto de no retorno. ¡Oh si! Aquí viene.

"¡Ahora!" ella dijo. Y apreté el botón.

Estaba teniendo mi clímax y pude sentir las abrazaderas mordisqueando en mi tierno escroto los cordones testiculares vulnerables. Las abrazaderas mejoraron el placer del orgasmo. Su mano se movía durante toda la duración, pegotes de chorros cayeron a la toalla. Había sido un clímax masivo. Me quede allí por un tiempo, temblando, tratando de recuperar el aliento. Ella pasó un brazo alrededor de mí. "Eso fue tan sabio de tu parte. Me gustas mucho más ahora que has sido mejorado. Mantener los testículos era bastante inútil". Luego se arrodilló y besó mi mejilla. Mientras acariciaba suavemente mis nalgas desnudas murmuró: "Buen chico, buen chico. Ahora eres mi buen chico".

Mientras tanto, el Mejorador completo su ciclo y las mandíbulas soltaron mi escroto. Ella había estado en lo cierto. No me había hecho daño en absoluto y había sido tan fácil.

Janet quitó el Mejorador, me hizo tomar una ducha y me dio una taza de té. Ella de forma tranquila me dijo que había hecho una sabia decisión. No hubiera pulsado el botón si no hubiera sub-conscientemente querer sido mejorado. Yo le agradecí en silencio mientras ella me enseñó la salida.

No soy estúpido. Yo sabía todo acerca del pequeño pasatiempo de Janet. Había hablado con un par de los chicos en nuestro edificio de apartamentos que había mejorado y me dijeron todo sobre ella, y me había excitado como frenética. Había estado masturbándome con frecuencia con fantasías de ella haciéndolo sin que me enterara. Esperé meses para que ella hiciera el primer movimiento con esa excusa poco convincente acerca de cómo cambiar su fusible. Y la experiencia había estado a la altura de mis expectativas, y algo más.

Estoy muy orgulloso y feliz de ser uno de los buenos muchachos de Janet. 




Historia Original Aquí.





Autor: SquirmEWorm      Traductor: Darksoul 

FORZADA FANTASÍA

Lo supe desde el momento que me dieron mi primera mamada a los 11 años que yo era un sumiso. No sabía el nombre de eso, pero yo sabía que me gustaba ser sometido y castigado. Para el momento en que tuve sexo por primera vez a los 14 años me enganché en el sexo receptivo me convertí en un adicto a ser penetrado......


FORZADA FANTASÍA
Lo supe desde el momento que me dieron mi primera mamada a los 11 años que yo era un sumiso. No sabía el nombre de eso, pero yo sabía que me gustaba ser sometido y castigado. Para el momento en que tuve sexo por primera vez a los 14 años me enganché en el sexo receptivo me convertí en un adicto a ser penetrado. Mi fantasía era ser castrado, ser convertido en eunuco y una noche lo obtuve sin querer.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [DOMINACIÓN]



Categoria: Gay      Autor: Jimmy





Lo supe desde el momento que me dieron mi primera mamada a los 11 años que yo era un sumiso. No sabía el nombre de eso, pero yo sabía que me gustaba ser sometido y castigado. Para el momento en que tuve sexo por primera vez a los 14 años me enganché en el sexo receptivo me convertí en un adicto a ser penetrado. En la escuela secundaria me indujeron más a la esclavitud y alguno leve de S & M, la mayoría fue con chicos mayores que yo prefería, pero siempre era mutuo.

Fue en la clase de historia que leí por primera vez sobre la castración humana y encontré la idea atractiva de hecho me entusiasmó mucho el ser castrado, busqué más información sobre el tema y encontré en biblioteca que tenía algunos buenos libros sobre el mismo, Me masturbaba después de leer sobre los niños y los hombres que fueron convertidos en eunucos. En mi fantasía era yo, quien era llevado al cadalso para luego ser castrado ante una multitud de personas.

Ahora tengo 17 años de edad, y disfruto de mi último verano antes de ir a la universidad. Fui a la ciudad a un bar de desnudistas del que oí hablar en la Internet. En 1.78 metros de estatura, rubio y teniendo una cintura de 30 pulgadas luzco como un adulto. Mi aspecto hace consiga entrar sin que me hagan ninguna pregunta aunque tenían que saber porque parecía demasiado joven.

Después de hacer una pequeña charla con unos chicos me encuentro con una pareja. Resulta que están en el ambiente S & M y tienen una sala de juegos que están agregando accesorios para usarla tan a menudo como sea posible. Ellos estaban en sus años treinta y bien construidos. Nos llevamos bien enseguida y me invitaron a su casa.

Durante una bebida me preguntan mis fantasías y tontamente el vino  siembre obtiene todo lo mejor de mí por lo que se les dije sobre mi fantasía de castración. Después de algunas copas mas estaba desnudo, por lo que me llevaron a su sala de juegos. Pronto estaba atado para comenzar la diversión. Me habían penetrado para ese momento muchas veces. Me encanta ser el usado, me encanta  sentir el semen goteando por mi culo o corriendo por mi barbilla.

Justo cuando pensaba que la noche estaba llegando a su fin oigo el timbre de la puerta. Me quede atado mientras van a contestar. Pronto regresan con ocho de sus amigos. Cada uno de los hombres son grandes, la mayoría se ven como si estuvieran en sus años 30 y 40. Tengo la sensación de que son ratas de gimnasio por la forma en que sus cuerpos están construidos. El juego comienza de nuevo.

Estaba perdido, azotado y sin fuerza para dar servicio a estos nuevos hombres. Por lo que parecieron horas tenía un duro pene en el culo y otro por mi garganta. Bombeándome de forma dura. Tome su esperma y de mi culo fluyo su semen. Mis anfitriones a continuación, Usan los juguetes de su cuadro avanzado. Primero vinieron, 25 agujas de seis pulgadas de calibre y poco a poco perforaron primero uno de mis testículos luego el otro. Mi estómago está en un nudo del dolor por la penetración de un gran dildo. Miro hacia abajo y veo a dos de las agujas de agujas seis pulgadas que salen de mi escroto. Me parece que atraviesa todo mi escroto.

Me monto un chico con una dura erección de 7 pulgadas abriendo mi culo de nuevo. Mis huevos estaban como brochetas rebotando con cada embestida del bien dotado hombre. Mientras él seguía penetrándome otra aguja me fue inmersa en mi pezón izquierdo y luego otra en el derecho. Una botella de Poppers es traído a mi nariz. Inhale primero uno y luego el otro lado. Que me deslizo a un éxtasis de placer y dolor. El gran hombre deja escapar una serie de gruñidos como de nuevo mis entrañas son inundadas por su semen. Él saca y me trae su pene a mi boca para que se limpie.

Mientras estoy chupando el resto de sus jugos fuera de su pene, siento que mi pene está siendo manejando. Luego de un rato aquel pene sale de mi boca. Por una vez estoy vacío en ambos extremos. Miro y veo a mis captores están sosteniendo mi pene y me muestran el nueva aguja que están a punto de insertar en mí. Dejé escapar un grito y tire de las cuerdas que me sujetaban a medida que insertan la aguja en la cabeza de mi pene, esta perfora mi uretra para salir por la parte inferior de mi pene. Lentamente insertan la nueva pieza de joyería en mi pene.

La visión de la nueva agua traspasando mi glande a todos emociono por lo que un nuevo hombre tomo su lugar en mi agujero. Él me penetro con su dura erección de 8 pulgadas clavándolo bien hondo dentro de mi culo. Siento su pubis velludo entre mis nalgas. Él comienza sus embestidas con golpes duros a mi culo. Con su pene entrando y saliendo de mi, siento como se acerca mi orgasmo. Mi anfitrión junto a él lo dice a tiempo. Estoy demasiado excitado como para preocuparme por lo que significa cuando rocío mí abdomen entre gemidos superando cualquier orgasmo sentido hasta ese momento más tarde me doy cuenta de que sería mi última corrida de esperma de mi vida. Él saca su pene de mí y me dice: "vamos a terminar esto más adelante".

Las agujas son sacadas de mis huevos y una herramienta es traída hasta mi ingle. Veo como abren las mandíbulas y deslizan el extremo abierto sobre mi escroto. Las mandíbulas son liberadas y la herramienta se cierra. Siento un dolor en mi escroto y veo que han puesto una liga alrededor de mis huevos. Se ven tan apretada en la piel que los protege. Los agujeros de la aguja de los piercings son fáciles de ver ahora. Wow Cómo estaba de excitado. El dolor sordo comienza a intensificarse. Pronto un hombre que no vi hasta ese momento se mueve entre mis piernas. Se vuelve hacia mi anfitrión y preguntar si el video está grabando. En ese momento siento un pinchazo en mi culo. El hombre me mira y me dice que me dio algo para que me relaje. Siento como mis músculos se van relajando. Mis piernas están desatadas y dobladas por las rodillas. Luego atan la cuerda alrededor de mi pierna y cadera por lo que mi pierna se mantiene doblada. Las correas son partes del luego fijadas a mis rodillas para poner mis piernas separadas. Están muy abiertas y listas para lo que está por venir.

Mientras espero por lo que creo que será otra sesión de cruel S & M veo al hombre sacar una bandeja de herramientas. Se va hasta uno de los hombres, y le dice: amordázalo. Una mordaza de bola es puesta en mí. Empiezo a luchar cuando lo veo tomar un escalpelo de la bandeja. Él mira hacia mí y dice.

- "¿listo para probar tu fantasía?"

Empiezo a gritar aunque mi mordaza hace que sea en vano. Él trae el escalpelo hacia el lado derecho de mi escroto, puedo ver a la afilada hoja hundirse en mi carne. El dolor aminoro algo por la inyección dada anteriormente sin embargo todavía pude sentir el filo cortando, mientras era arrastrado por mi escroto. La sangre fluyo de la herida. Pronto un enorme agujero de dos pulgadas se abrió en mi escroto. Agarro mi escroto para darle un fuerte apretón. Mi testículo derecho salió del saco de piel quedando al aire por primera vez en mi vida. El sudor estaba corriendo por mi rostro por el dolor y el miedo. Lo miro con ojos suplicantes. Me regresa mis miradas con una sonrisa maligna.

Él les dice a los demás que estoy listo para dar mi primer testículo. El cable que sostiene a mí testículo es sacado hasta que está a medio camino de mi rodilla. No puedo creer lo largo que es el cable. Lo siguiente toma el escalpelo y corta el cable de conexión. Sosteniendo mi testículo recién cortado para que todos lo vean, dice "uno menos falta uno", y me sonríe. Me desmaye pero el grupo no iba a tolerar eso. Me hicieron oler sales que colocaron frente a mi nariz y me despierte de nuevo a la  pesadilla.

Una vez más el escalpelo se utiliza y un nuevo corte se hace en mí esta vez a la izquierda. Observo como mi último testículo es sacado a la fuerza de mi escroto para quedar a la vista. Como todo el grupo se encuentra en torno a mi hombría que esta por ser cortada. El cortador toma el bisturí y corta mi huevo izquierdo para sostenerlo para que todos lo vean. Los hombres animan. Colocan mis huevos en un frasco para su vitrina de trofeos y me cosen las heridas. Para finalmente darme analgésicos para el dolor.

Luego de terminar de coser hizo una pregunta.

¿Quién quiere ser el primero en penetrar al eunuco? 

Los hombres lucharon por colocarse entre mis piernas. Mientras espero que me penetren me doy cuenta de que tengo una tremenda de nuevo. El hombre más grande y más fuerte gano con su pene duro como roca está goteando con la anticipación de desflorar el nuevo eunuco. Suspire mientras aquel hombre abría mi culo con su gran erección. Él comienza a disfrutar la sensación lenta pero pronto esta rebotando contra mis nalgas con su pene entrando y saliendo. De pronto de nuevo un pene en erección me veo obligado a tragar en mi boca.

Con dos duras erecciones estoy en el cielo. Pronto me mi pecho y estómago quedan manchados cuando mi cuerpo expulsa la que sería su última carga de esperma. Los dos hombres me usan por lo que parecieron horas, después siento el pene en mi garganta ampliarse y llenar mi estómago con su esperma. Pronto el hombre que me penetrar se corre y mi culo tiene una capa fresca de los espermatozoides de él mismo. Ocho hombres más goteo liquido pre seminal están esperando su turno para penetrarme por mi culo. Uno a la vez utiliza mi culo para su placer. Al final me desmayo otra vez.

Me despierto en una cama extraña. Estoy muy adolorido, pero todavía me pregunto si todo aquello fue solo un sueño. Los puntos de sutura en mi vacío escroto me dicen lo contrario cuando lo veo. Así que ¿por qué estoy sonriendo?




Historia Original Aquí.





Autor: Jimmy       Traductor: DarkSoul

Mi marido me sacó la puta que llevaba dentro en un club liberal

Hola a todos, mi nombre es Mari, y os quiero contar mi primera experiencia en un club liberal.

Nunca imaginé que yo misma escribiría y compartiría con los lectores algo así, mis experiencias sexuales en un club liberal, pero la vida da muchas vueltas y lo estoy haciendo ahora mismo, esta historia de sexo es totalmente real y la protagonista soy yo.

Soy una mujer casada, tengo 41 años recién  cumplidos, 1.60 de estatura, castaña, con melenita, dicen que muy guapa y atractiva. En cuanto a mi cuerpo, tengo una talla 100 de tetas, con pezones oscuros, culo bien puesto redondito y coñito depilado. Mi marido Juan, 39 años, un hombre amable, afable, 1.70 de estatura, y una dotación media, guapo y muy juguetón en la cama y fantasioso. Somos una pareja del Levante español, donde el sol brilla la mayor parte del año, estuvimos 8 años de novios y ahora llevamos 5 años casados.

Yo siempre fui la típica chica atractiva, sexy, siempre he vestido muy sexy, vestidos escotados y cortitos, minifaldas de todo tipo y corpiños, blusas escotadas… en fin, siempre ha sido mi forma de vestir, no por llamar la atención, sino porque me veía bien conmigo misma.

Esa forma de vestir también me sirvió cuando no tenía pareja estable, para que no me faltara en ningún momento algún “amigo” para pasar un rato de una noche, pero siempre que no tenía pareja formal; y también para algún que otro quebradero de cabeza cuando sí tenía pareja formal, porque siempre había algún descuido, y sin querer se transparentaba a veces toda la tela del color de mi tanga, o del tamaño de mis pezones, cosas como agacharme a recoger algo de una estantería en un centro comercial, levantar la vista y darme cuenta de que hay varios tíos mirándome las tetas a través del escote, cuando pasaba eso mi marido se enfurecía y me decía que no vistiese tan provocativa, cosa a la que hice caso omiso, pues esa era mi forma de vestir y no podía ni quería cambiarla.

A los tres años de casados, una noche mientras mi marido me estaba follando a cuatro patas, justo cuando me estaba llegando el orgasmo, me dijo “córrete puta”, “toma polla” fue algo que no me esperaba, si no llega a ser porque me estaba corriendo le hubiese dado una bofetada en ese preciso instante, y aunque nunca lo admití esas palabras me hicieron tener uno de mis mejores orgasmos hasta ese momento. Terminamos el polvo y lo único que hice fue no decirle nada y acostarme de espaldas a él. Pasados unos días, echándome otro polvo, esta vez él encima de mí, justo cuando empezó a llenarme el coño con su leche, me dijo “toma polla y leche putón”, y fue cuando termino de correrse cuando le pregunté:”Cariño, por qué me dices puta?”, mi marido entonces me dijo que había adquirido un Dvd porno, que había una escena en la que a la protagonista, se la follaban muchos hombres con el consentimiento del marido, y que la puta de la escena se traía un aire a mí, que su cuerpo, pelo, forma de vestir, etc. coincidían conmigo, y que cuando estaba viendo la escena, se imaginó que era yo la protagonista y, lejos de darle celos como hasta ahora había pasado con mi forma de vestir, le había dado tanto morbo que hasta compró el Dvd al ir a devolverlo al video club. Me dijo de ver el Dvd puesto que los dos, de vez en cuando, veíamos porno durante nuestras relaciones. Cuando lo vimos, me preguntó “qué tal la escena?” y yo le respondí “está muy bien, la protagonista debió pasarlo en grande con tanta polla y los tíos con ella. Está muy bien como fantasía, pero cariño, yo me visto sexy pero nunca he sido una puta, ni lo soy, otra cosa es que tengas esa fantasía”.

Después de ver la escena, yo nunca le dije a mi marido que mi mente rechazaba que una mujer casada pudiese follar a saco con otros hombres, pero que verdaderamente, mi coño se mojó mucho y hasta cuando él no estaba en casa yo misma me ponía el Dvd y me hacia dedos imaginando que era yo esa puta, por lo cual dejé que mi marido cuando me follaba me dijera, “puta, Come Pollas, Guarra”, y toda serie de adjetivos de ese tipo, hasta que hace ahora casi un año, comenzó a proponerme visitar algún club liberal. Yo le decía siempre que no, que no era en realidad ninguna Puta, que se quedara la cosa en eso: una fantasía más. Sin embargo, mi mente decía no, pero mi coño palpitaba con la idea, hasta que llegó el mes de mayo y comenzamos la temporada playera. Mi marido insistía en ir y yo que no, entonces me propuso ir a playas naturistas; también empecé a decir que no, pero mi marido me dijo” Mari, no pasa nada por ir a playas nudistas, allí todo el mundo va desnudo, y creo que no es mucho pedir, puesto que ya desde novios, cientos de hombres te han visto las tetas, maridos de tus amigas y amigos en casa, y hasta algunos por no decir muchos te han visto hasta los labios del coño y el tanga metido en tu raja”. No tuve escapatoria, pues era cierto que había muchos descuidos y por mi forma de vestir, era casi imposible que los hombres en un momento u otro consiguieran verlo todo y tuve que aceptar ir a playas nudistas.

Mi marido me llevó a una playa nudista de Almería, “Vera playa”. Dicen que es la mejor o de las mejores de Europa, tiene urbanización nudista, hotel nudista, comercios, etc. Eran principios de junio más o menos, y allí estaba yo entre cientos de personas, totalmente desnuda tomando el sol, había chicos que  pasaban desnudos y me miraban, notaba cómo me miraban las tetas, y bajaban su mirada y veían mi coño, que aunque yo no quisiese ahí lo tenía y por cierto muy mojado y no por el agua del mar. Yo, sin ser para nada descarada y muy disimuladamente, no podía evitar también mirar ese desfile de pollas que pasaban muy cerca de mí. Intentaba evitar sobre todo que mi marido se diese cuenta de que me excitaba viendo tanto hombre desnudo y que me excitaba pensar que me estaban viendo las tetas y el coño.

No dudó mi marido, antes de irnos a casa de nuevo, en decirme que en la urbanización nudista junto al hotel había un par de locales liberales y ya que estábamos allí podíamos quedarnos e ir a alguno, para ver cómo era un sito de ese tipo por dentro y que se cuece allí. Otra vez le dije que “no”. Fuimos varias veces más a esa playa de vera, y siempre al terminar el día me lo volvía a proponer y yo que “no”.

Fue a la tercera o cuarta vez, que se pusieron dos tíos muy cerca de nosotros, echaron sus toallas y clavaron su sombrilla, como mucho a dos metros de donde estábamos mi marido y yo en nuestras toallas y sombrilla. Los tíos no estaban nada mal: buen cuerpo, fuertes y por qué no decirlo, tenían buenos pollones los dos, y no dejaron de mirarme y observarme en todo el día, pero a mí lo que más me puso fue cuando Juan, mi marido, comenzó a darme bronceador por todo mi cuerpo, y me sobaba las tetas. Fue en ese momento cuando mirándolos a ellos me di cuenta de que, aunque no miraban directamente, sí que se les pusieron las pollas duras… ufff menudo calentón me llevé. Mi marido sobándome el cuerpo tetas, muslos , culo… y los tíos de al lado mirando y poniéndose con los pollones duros. Mi coño echaba chispas, de no ser porque siempre le decía “no” a mi marido les hubiese pedido que se unieran a darme bronceador ellos dos también, ufff!

Todo el día caliente como una obsesa y sin decir nada a mi marido. Al terminar el día, mi marido me volvió a proponer ir al club liberal y esta vez, sería por mi cachondez, le respondí: “Vale, vamos a ir, para ver cómo es, pero que conste que si he de follar solo lo haré contigo, aunque nos vean, pero solo contigo”, ya que en cierta forma, me daba un poco igual que me viesen desnuda otros hombres y verlos desnudos yo a ellos, de hecho en la playa era así todo el día, lo único desde mi punto de vista es que si mi marido me echaba un polvo o dos en el local podríamos ser vistos, y mi marido aceptó la condición.

Nos duchamos en la playa y nos fuimos a cambiarnos en el coche. Yo siempre llevo un par de vestidos, botas, tangas, maquillaje, etc. por si después de un día de playa nos apetece ir a cenar a algún restaurante o salir por alguna zona de copas. Me puse un vestido rosa, que me llegaba hasta medio muslo y un buen escote de tela muy finita para el verano -en mi muro podéis verme con él puesto-; me maquillé y nos fuimos a cenar.

De postre, unas buenas pollas en el club liberal

Terminada la cena a las 11 de la noche más o menos, fuimos al club liberal. Entramos y nos enseñaron el local. Nos explicaron las normas, y por último nos dijeron que era el día del trío, y que los hombres tenían acceso ese día por todo el local excepto una pequeña zona en la parte de arriba reservada a parejas, donde se hacía intercambio o sexo en grupo bi y cosas así. Para mí, la situación era un poco comprometida: no estaba mal, pero si subíamos a la zona de parejas, o bien nos propondrían intercambio, o sexo en grupo, y para nada me atraía la idea de un intercambio o de estar con mujeres, porque no soy bisexual, ni nunca había entrado en mis ideas un intercambio; y por otro lado, si nos quedábamos en el resto del local serían los hombres los que intentarían ir a por mí. Pero bueno, la única baza que me quedaba era si alguno quería, utilizar la norma “un no es un no”.

Comenzamos a tomarnos la primera copa y todos los hombres, cuatro que había en ese momento, no dejaban de mirarme ya que aún era temprano y solo estaban ellos 4 y otra pareja en los 50 y pico. Dos de ellos ya desnudos, con una simple toalla que dejaban abrirse para que yo pudiese ver sus pollas; además de sonrisas y algún que otro guiño de ojos, ufff no podía evitar mojar el pequeño tanguita que llevaba. Mientras, fue llegando más gente, alguna parejita y varios hombres… fue entonces cuando le dije a mi marido que si me quería follar que lo hiciese ya, que estaban entrando demasiados hombres y lo mismo luego me daría corte. Inmediatamente me llevó a la zona del laberinto y nos metimos en un rinconcito, aparentemente de los más escondidos. No tardó mi marido en quitarme el vestido y el tanga y dejarme totalmente desnuda. Notó mi calentura, mi coño estaba como si estuviese recién follada. No me dijo nada, solo me sonrió y comenzó a comerme el coño, luego cambiamos y le comí la polla, hasta que comencé a cabalgar sobre su polla durísima. Noté que mi marido me daba con más fuerza y, al mirar cómo lo hacía, vi por detrás de mi espalda que había varios hombres mirando cómo mi marido me follaba, frotándose las pollas y esperando que, o mi marido o yo, les dijéramos que entraran en el juego. Mi marido Juan se debió dar cuenta de que, al verlo, me corrí intentando no gemir. Intentando disimular que me ponía cachonda esa situación, me cogió y me puso a cuatro patas para follarme desde atrás, y esta vez mi cara daba a la entrada del rincón, por lo que no podía evitar ver todo el tiempo cómo se la meneaban todos mirándome con deseo, hasta que me di cuenta de que dos de ellos eran ni más ni menos que los hombres que habíamos tenido por vecinos de toalla durante todo el día en la playa. Me volví a correr, esta vez no pude aguantar algunos gemidos, y mi marido se corrió llenándome el coño de leche como nunca lo había hecho. Eso sí, se corrió muy pronto para lo habitual en él. Salimos del rincón y solo nos dejaban un poco de hueco, los tíos querían rozarse con mi cuerpo desnudo y alguno que otro me rozó con su polla. Entonces fue cuando le dije a mi marido que necesitaba una ducha y retocarme el maquillaje.  Me fui para la ducha unisex, y me encontré con los dos tíos de la playa, que me salieron al paso.

-Hola guapa!! Nos reconoces? hemos estado todo el día al lado en la playa -dijo uno de ellos.

-Sí es verdad, jejej, sois nuestros vecinos de toalla. Sí os he reconocido, -dije yo.

Se presentaron, uno Pedro y el otro Armando, no dudaron en darme dos besos de saludo y al acercarse aprovecharon para cogiéndome de la cintura, atraerme hacia ellos y aplastar mis tetas contra sus pechos, a la vez que sus pollones duros como diamantes me rozaban a la altura de mi mojadísimo coño.

-Nos hemos quedado reventando por unirnos a tu marido y darte crema solar hoy en la playa, nos tenías todo el día empalmados. Tienes unas tetas maravillosas y un culo que nos tiene locos, -dijo Armando.

-Nosotros también vamos a darnos una ducha, podríamos ducharnos contigo y darte gel de ducha, si tú lo deseas, -añadió Pedro.

Mi respiración se entrecortaba, mi coño prácticamente se estaba corriendo, y las piernas, por no decir todo mi cuerpo, me temblaban, quería decir que no, pero no podía y dije “sí”.

Nos metimos los tres en la ducha, cogieron en sus manos un poco de gel cada uno y en segundos estaban esas cuatro manos sobándome las tetas, pellizcándome mis duros pezones, sus manos bajaron hasta mi culo y de ahí hasta mi coño; quería cerrar las piernas para que no pudiesen llegar a mi clítoris, pero no podía, estaba como sin fuerzas, como poseída, no paraban de restregar sus pollones por mi cuerpo, comenzaron a besarme la boca y no pude rechazar sus lenguas, hasta que Armando me cogió una mano, la llevó a su polla… menudo pollón tenía en mi mano, solo había visto pollas así en las películas xxx:  grande, de al menos 20 cm, gruesa y muy venosa, y unos huevazos gordos y duros también. Comencé a pajear ese pollón de Armando, y él no tardó en comenzar a comerme uno de mis pezones, subió un momento poco a poco hasta mi oído sin parar de utilizar su lengua, y me dijo “cógele la polla también a Pedro, te va a gustar”. Mi mano fue creo que sola, la agarré y… uffff, también un pollón gordo y enorme, como una piedra. Enseguida Pedro se adueñó de la teta y el pezón que me quedaba libre, mientras que cada mano que le quedaba libre a cada uno de ellos dos no paraba de sobarme el culo, darme palmetadas en él y escudriñar mi coño metiéndome, uno, dos y hasta tres o cuatro dedos. Ahí estaba yo, Mari, la que se negaba a ser una Puta, siendo una verdadera Puta con dos desconocidos y, además, sin poder parar, deseándolo con todas mis fuerzas.

Al poco de estar así, Armando, que era el que prácticamente en todo momento llevaba la iniciativa, comenzó a empujarme hacia abajo, poniéndome de rodillas, y los dos comenzaron a darme pollazos en mis tetas y pezones. Mi cachondez era extrema, no era dueña de mí, era dueña de esos dos pollones, y Armando y Pedro lo sabían. De las tetas comenzaron a darme con sus pollones en la cara, no sin intentar, y consiguiéndolo, darme en mis labios. No pude más y cuando me dio tres o cuatro pollazos en los labios, abrí mi boca y me metió el pollón lo más que pudo.

-Mari, chúpame bien la polla, así, así traga, qué buena mamona eres! -dijo Armando.

-Mari cómeme la polla a mi también disfruta de nuestros pollones, pedazo de mamona, -dijo Pedro.

Poseída como estaba, perdí la noción del tiempo. Sé que pasaba gente a la ducha a nuestro lado, y sé que algunos me sobaban, pero no podía parar, se escuchaban comentarios, “que buena que está”, “me encantan sus tetas”, “le reventaba el culo a esa puta”, “folladla ya que su coño lo pide a gritos” y lo mejor de todo es que era verdad, quería que me follasen, lo deseaba, lo necesitaba, y allí de rodillas comiéndoles las pollas a los dos y sus huevazos, yo misma les dije, “folladme por favor”.

Fue Armando, como de costumbre, quien me cogió, me levantó, y me dijo “ponte con el culo en pompa para que te meta la polla desde atrás, y di >>me gustan mucho vuestros pollones, quiero que me folléis>>, y di también >>quiero ser vuestra Puta esta noche>>”.

No pude evitar decirlo, consciente de que había mucho público, pero lo dije y no pude evitarlo. Armando se puso tras de mí y Pedro delante. Mis manos se sujetaban en las piernas de Pedro y él aprovechaba para darme a mamar su pollón, hasta que comencé a notar la cabeza del pollón de Armando abriéndose paso por el agujerito de mi chorreante, dilatado y babeante coño. Una vez bien encañonada, con un solo y enérgico empujón, me la clavo entera hasta dar fuertemente sus huevos en mi clítoris. No sentí ningún dolor a razón de la situación de mi coño; vi las estrellas de placer y me corrí al primer pollazo que me dio.

-Ahhhhhh! Meeee corrooooooo, ayyyy! qué gusto! sigue, sigue no pares, por favor! -exclamaba yo.

-¿Quieres que te follemos bien follada, pedazo de Puta? Toma pollón, Zorra.

-Sííí, folladme los dos. Pedro, quiero que me folles tú también, ahora te toca a ti, quiero sentir tu polla dentro de mi coño también! -Exclamé con el deseo de probar el pollón de Pedro en mi coño. Inmediatamente se cambiaron de posición, y fue Pedro esta vez quien me perforó el coño hasta el fondo. Yo no podía parar de gemir y correrme, mientras que notaba que muchos de los espectadores me sobaban mis tetas colgantes y me pellizcaban y acariciaban los pezones. Realmente no sé la cantidad de hombres que me tocaron todo y acariciaron, pero sé que fueron muchos.

Hasta que Armando me volvió a coger y me puso de rodillas, los dos se pusieron delante de mí dándome pollazos en la boca y en la cara, diciéndome “come pollas, nena, haz que nos corramos y saborea nuestra leche como una buena Puta”, mientras notaba cómo varios de los mirones me sobaban las tetas desde atrás y otros me daban algún que otro azote en el culo, hasta alguno llegó a meterme dedos en el coño… de esa forma no podía parar de correrme, era como un orgasmo sin fin, hasta que casi a la vez tanto Armando como Pedro comenzaron a jadear broncamente, y diciendo “traga leche guarra, puta, cerda!” me llenaron la boca con su caliente leche, desbordándose y cayendo por mi barbilla hasta empaparme a chorretones las tetas. Nunca había tragado leche, a no ser por accidente, y esta vez tragué toda la que pude, hasta alguien comenzó con uno de sus dedos a recoger la sobrante de mi cara y mis tetas y ponérmela en los labios, que yo absorbía y bebía.

Cuando comencé a salir del éxtasis fue cuando me di cuenta de que el que me llevaba con el dedo la leche a mi boca era Juan, mi marido, que por lo visto había estado presente todo el tiempo, y yo sin darme cuenta, no sabiendo qué decirle, le dije que si quería correrse él también, y me dijo “no mi amor, en todo este rato me he corrido 4 veces y estoy seco, pero mañana me voy a tirar todo el día follándote”.

A partir de ese día me liberé al máximo y somos asiduos a clubs liberales. En otro relato porno real de mis experiencias sexuales contaré más experiencias de sexo. Este relato es totalmente tal y como pasó, como me convertí en una puta en un club liberal, lo único que he cambiado son los nombres de Armando y Pedro, por su intimidad.

Espero que os guste y os produzca buenas erecciones, besos húmedos a todos y hasta pronto.

MARI.

La entrada Mi marido me sacó la puta que llevaba dentro en un club liberal aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

Mi primera experiencia de sexo con mi primo Andrés

Desde niño he tenido un vicio, y ese vicio son los hombres. Comencé viendo películas soft porn cuando no llegaba ni a los 10 años, y frotándome inocentemente con dos primos, que eran uno o dos años mayores que yo. Esos fueron los momentos favoritos de mi niñez, cuando me tocaban entre los dos y se turnaban para que yo los manoseara a ellos. Y después de crecer, cada cual siguió su curso y mi adolescencia fue solitaria y sin ningún hombre que me consolara. Pero con el tiempo todo mejoraría, después de años de no tener ningún tipo de contacto físico con nadie, de soñar despierto con mis amigos heterosexuales de la preparatoria, con profesores y cualquier hombre en sí; de añorar tener una verga entre mis manos, viendo cómo debido a mi condición de homosexual de closet todos mis deseos eran completamente reprimidos y quedaban relegados a eso, sólo deseos de tener sexo.

Un día, años después y tras no saber nada de mis queridos primos, uno de ellos estuvo de visita en mi casa saludando de nuevo a mi familia. Aquel día, estando yo solo con mi madre en casa, ella fue a bañarse quedando unos momentos mi primo y yo con la casa a disposición de nosotros, así que empezamos a “jugar con el perro o mascota de mi hogar”. Andrés tenía algo de acné juvenil y una voz gruesa que dejaba atrás al niño con el cual tuve los primeros roces en mi niñez. Fue entre juego y juego y cada vez más cerca el uno del otro, que él tomó la iniciativa de estirar su mano y tocar mi entrepierna por encima del pantaloncillo que llevaba puesto; fue un detonante inmediato de emoción, tuve una erección al instante y mi timidez se fue por completo; empecé a tocar su pene ya en erección, de alguna manera sintiendo realizado mi sueño de tener una verga entre mis manos después de tantos años.

Después de besarnos y estar tocándonos inocentemente, Andrés se puso de rodillas, sacó mi pene y empezó a chuparlo lentamente. Si alguien me preguntara cómo describiría ese momento… Mi respuesta se resumiría en una sola palabra: gloria, me sentía en la gloria absoluta al estar teniendo sexo con mi primo. Sentir su boca babosa en mi pene era una locura, luego me lamió los huevillos mientras yo lo miraba hacerlo. Me parecía un sueño estar viendo lo que estaba haciéndome, un sueño hecho realidad. Luego se puso de pie frente a mí, y sabía que era mi turno de hacer lo que por tanto tiempo había deseado (mamar la verga de alguien y tener sexo con mi primo), recuerdo que, con algo de nervios y adrenalina causada por mi inexperiencia, se me hacía agua la boca y me temblaban las piernas de la emoción que sentía, y fue cuando, estando ya de rodillas, bajé su pantaloncillo y contemplé su verga juvenil, peluda, de unos 14 o 15 cm; y sin pensarlo dos veces la metí en mi boca, la saboreé, sentí el salado sabor de su lubricación y lamí sus testículos colgantes y peludos. Fue lo más delicioso que había probado hasta ese momento en mi vida.

Ese día yo era un aprendiz de Andrés, dispuesto a hacer todo lo que él me hiciera a mí. Minutos después, me empezó a lamer el ano, algo nuevo e inesperado para mí; sentí un cosquilleo genial, cada vez que subía y bajaba su lengua por todo el ojo de mi culo era una bomba de emoción que me estallaba por dentro. Así que hice lo mismo, se puso a cuatro patas, abrí sus nalgas y vi un culo bastante velludo, excitante. Literalmente, nunca pensé que a un hombre le salieran pelos en el trasero y de esa manera, pero aún  así, pasé mi lengua por su culo como si estuviera lamiendo un helado, sólo que este tenía un sabor agrio, pero delicioso a la vez.

Luego, Andrés trató de penetrarme, pero no pudo hacerlo, pues mi ano virgen estaba muy cerrado y hasta mi pobre primo estaba haciendo daño a su pene debido a la fricción del roce de la piel de su polla con la de mi culito, por lo que intenté penetrarlo yo a él, pero el resultado fue el mismo: el dolor de sólo tener la punta de mi verguita en su hoyo fue suficiente para que paráramos con el intento de penetración. Para infortunio mío, fue el final de toda esa experiencia de sexo con mi primo, ya que mi madre terminó de tomar el baño; escuchamos el sonido de la puerta del lavabo abriéndose y nos dispusimos rápidamente a subir nuestros pantaloncitos.

Han pasado algunos años de esto, a Andrés lo veo en ocasiones remotas en reuniones familiares, vive en otra ciudad, pero nunca hablamos más allá de: “Hola, cómo estás”. Quizás si algún día nos quedáramos solos de nuevo volvería a tener sexo con mi primo, pero esta vez se lo daría todo.

La entrada Mi primera experiencia de sexo con mi primo Andrés aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

ESCLAVIZADO POR MI FAMILIA

Fui el último hijo de mi madre para mi mala o buena suerte no lo sé, mi hermana mayor para cuando nací ya tenía 14 años por lo general los hermanos menores son los consentidos pero en mi caso no ocurrió de esa manera por el contrario era como el paria de la familia ni siquiera tenía una habitación aunque fuese compartida como mis hermanas......


ESCLAVIZADO POR MI FAMILIA
Fui el último hijo de mi madre para mi mala o buena suerte no lo sé, mi hermana mayor para cuando nací ya tenía 14 años por lo general los hermanos menores son los consentidos pero en mi caso no ocurrió de esa manera por el contrario era como el paria de la familia ni siquiera tenía una habitación aunque fuese compartida como mis hermanas,una noche perdí mi virginidad con una de mis hermanas poco antes de ser convertido en eunuco y esclavo de mi familia.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [INCESTO] [FEMDOM]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Fui el último hijo de mi madre para mi mala o buena suerte no lo sé, mi hermana mayor para cuando nací ya tenía 14 años por lo general los hermanos menores son los consentidos pero en mi caso no ocurrió de esa manera por el contrario era como el paria de la familia ni siquiera tenía una habitación aunque fuese compartida como mis hermanas sino que mi cuarto era una lo que alguna vez fue un baño de hecho permanecía un regadera ahí que hasta cierto me permitía tomar duchas sin tener que esperar a nadie pero era muy húmedo y frio en especial en invierno.

Pero era incomodo pues en vez de cama tenía un catre, pues aquel lugar era de 2.50 metros de largo por 1.50 metros de ancho lo que no permitía muchas cosas, incluso mi poca ropa tenía que ir en unas repisas por arriba de mi catre y un espejo de cuerpo entero colgado en la puerta eran prácticamente mis únicas pertenencias, mis pertenencias más queridas estaban guardas en cajas de cartón debajo de mi catre, dada la humedad que había en lo que era mi cuarto tenía que estar batallando constantemente con los insectos en especial con las cucarachas.

Mi infancia no fue nada fácil y por supuesto nada feliz pero los años pasaron rápido, antes de darme cuenta ya contaba con 13 años iba en secundaria (liseo), cuando comenzó a botar vello púbico por arriba de mi pene lo mismo que en mis huevos, sabía que pasaría pero siempre creo que es sorprendente cuando por fin le pasa a uno, por aquella época me empecé a masturbar hasta tres o cuatro veces en la soledad de mi habitación, se me hizo adictivo sentir el placer que se siente cuando mi semen brotaba de mi pequeño pene.

A mi padre nunca lo conocí mi madre era muy dominante, y todos sus hijos fueron de diferentes padres pero ella nunca les decía que estaba embarazada apenas se embarazaba los dejaba parecía que solo los quería para que les hicieran hijos ese odio y desprecio hacia el género masculino se lo inculco también a mis hermanas, por lo que ellas me trataban realmente mal pero todo empeoro realmente hasta volverse un infierno para mí, a los 15 años, por aquel entonces como todo adolescente era curioso sobre el sexo y estar rodeado de bellas mujeres como eran mis hermanas no ayudaba mucho.


** ** ** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Todo comenzó a ir de mal a peor cuando una vez por simple “curiosidad” me puse a ver por un agujero que de casualidad descubrí en una de las paredes de mi casa que, mi pene se agito con lo que vi por aquel agujero era una mis hermanas la que me seguía en edad apenas en con una camisetita y de la cintura para abajo solo con un calzoncito blanco, acostada en su cama boca arriba, con las piernas abiertas, le salían unos vellos púbicos por un lado del calzoncito que de solo verlos casi me vengo, su prenda intima se apretaba sutilmente sobre su vagina.

Esa noche me masturbe pensando en lo que había visto, sin importar que fuera mi hermana, desde esa vez la miraba diferente, sus pantalones apretados de mezclilla hacían ver sus buenas caderas y buen culo hacía que casi de inmediato tuviera una erección y lo tenía que disimular, su buen par de nalgas me llamaba la atención, pero pese a que ella me excitaba no me atrevía a nada más que nada por miedo a las consecuencias que podría traerme si nuestra madre se enteraba.
           
Cierta noche, me levante de madrugada para ir al baño cuando salí del baño para regresar a mi cuartito para mi sorpresa me la encontré de pie en la puerta de mi cuarto para ese momento ella tenía 18 años estaba con un calzoncito rosado adornado por los lados y una blusita ombliguera, su prenda intima cubría casi nada de sus buenas nalgas ya que era tipo tanga lo que hizo que automáticamente mi pene quedase rígido debajo de mi trusa (slip) ella me hizo entrar a mi cuarto ya dentro me beso en la boca e hizo que posara mis manos sobres sus nalgas las cuales estaban duritas y carnosas, eso fue suficiente para excitarme al máximo era natural que me pasara eso a mi edad.       

Bajé mi mano hasta llegar a sus labios vaginales por encima de su calzoncito, era una vagina que estaba calientita y blanda, su respiración aumento más y yo estaba por explotar con solo saber que esa vagina había sido penetrada varias veces por su enamorado, ella también ha de ser una experta con todo lo que le había oído habla, decía yo mentalmente, metí mi mano por un costado de su tanga y con mis dedos separé un poco sus nalgas para con mi dedo del medio frotar la entrada de su ano, eso hizo que ella diera un suspiro y yo estaba por explotar de la excitación, seguí frotando suavemente la entrada de ese rico ano y cuando intenté meter un poco de mi dedo, ella se movió un, así que volví a intentarlo y de nuevo se movió, tenía el culo cerradito, lo dejé por un rato pues me vine sin siquiera tocarme manchando mi ropa interior, mi hermana lo noto para sonreír burlonamente al ver la mancha de humedad sobre mi marcada erección.      

Mi seguía acariciando su vagina por encima de su calzoncito, no estaba caliente su sexo pero si suave y se sentían sus labios vaginales, ella dio un suspiro y se sentía sus respiración más rápida, comencé a frotar un poco por encima de su calzón, se sentía sus vellos púbicos, era notorio que no estaba depilado ella  me quito mi trusa para liberar mi dura erección, en ese momento no aguanté más y metí mi mano por un costado de su calzón y agarré esa preciosura de vagina que tenía a sus 18 años, ella dio otro suspiro cuando comencé a frotar lo que hizo que comenzara a humedecerse.        

Seguí frotando sus labios vaginales hasta que estuvieron bien lubricados intenté meter el dedo del medio, ingresó no más de 2 cm y automáticamente cerró las piernas ese buen culo y rica vagina no había sido penetrado aunque en ese momento no lo sabía, ella estaba ya muy excitada tanto que se quito su blusita dejando libre sus ricas tetas, me jalo al catre para quedar sobre ella, para hacerme chupar su tetas y pasar mi lengua por esos pezones pequeños, sus  tetas quedaron todas babeadas y sus pezón marrón, me hicieron de nuevo comenzar a chuparle las tetas por todos lados y a darle pequeños mordiscos a los pezones y ella comenzó a respirar más fuerte y dio unos pequeños suspiros, bajé una mano rápidamente hacía su vagina, mi pene estaba duro como roca.

Ella hizo a un lado su calzoncito y ahí estaba, toda mojada como síntoma que lo estaba disfrutando tanto o más como yo, dio otro suspiro cuando le agarré ya a plenitud su vagina, le comencé a besar el cuello y subí hasta besarla en la boca, ella abrió sus piernas rodeando mi cintura con sus piernas, ahí estaba esa vagina virgen y peluda, le abrí los labios vaginales ahí estaba su himen intacto, esa hembra no había sido devorada aún y solo pensar que estaba servida para mí, me hizo enloquecer de nuevo, le chupe sus labios hasta que mi rostro fue mojado por sus fluidos, sentí unos pequeños temblores en su cuerpo cuando eso paso, esta vez no dijo nada, su cuerpo habló por ella esta vez.

Estaba entre sus piernas puse mi pene en la entrada de su vagina, comencé a frotarlo y ella comenzó a respirar más rápido, entonces ya no me contuve más, empuje un poco, ella dio tembló un poco para quedarse quieta, ya había entrado mi glande, me incline más sobre ella hasta que sus tetas se aplastaron con mi pecho y su cara quedó frente a la mía, podía sentir su respiración, empuje un poco más, podía sentir como sus paredes vaginales me apretaban mi erección que se abría camino para poder entrar todo, empujé más fuerte y entró todo, vi claramente el gesto de dolor que hizo con su rostro y automáticamente e inconscientemente apretó sus dos piernas sobre mi espalda, eso me asustó un poco pensé que se había enojado, me quedé quieto por unos segundos antes de comenzar con el mete y saca despacio, cada vez que entraba mi erección a su sexo ponía cara de dolor y eso me excitaba más.

Comencé a bombearle más fuerte y sentía que me apretaba más la espalda con sus piernas, sentía como sus vellos púbicos acariciaban mi bajo vientre, en mi excitación la besé apagando sus quejidos y sorprendentemente me correspondió el beso, lo que hizo que me calentará más, la dejé de besar y la comencé a bombear más fuerte y ella siguió con el “¡¡¡ahhh!!! ¡¡¡Ahhh!!!”, en eso sentí que mojo mi pene de nuevo sentí unos pequeños temblores en sus caderas, seguí bombeando un rato más y cuando me iba a venir apenas tuve tiempo de sacar mi durísima erección para termine sobre su vientre, salpicando su ombligo y mojando sus vellos púbicos.

Mi pene terminó con una combinación de semen, jugos vaginales y pequeñas manchas de sangre, le miré su vagina y estaba igual, cuando terminamos, ella agarro mis huevos y me apretó los huevos para luego decirme.

-“Duerme bien perro crees que nadie noto que me espiabas esto que di fue un regalo el único que recibiras desde ahora y mama a decido que desde mañana serás nuestras esclavo, espero gozaras porque te tenemos una sorpresita muy especial.

Termino de hablar me soltó mis huevos todos mojados por sus jugos y me dio un largo como apasionado beso en la boca antes de ponerse de nuevo su tanga e irse meneando sus lindo culito para que lo viera, lo que de nuevo me hizo tener una fuerte erección, que tuve que masturbarme mientras tomaba una ducha en medio de la madrugada.


** ** ** ** ** ** ** ** ** ** ** **

A la mañana estaba tan cansando que no escuche el despertador, de pronto como un huracán mi madre hecha una fiera entro a mi cuartito para sacarme de mi catre de los cabellos, me llevo a rastrar sin siquiera saber la razón hasta el cuarto del televisor, en donde todas mis hermanas que aun vivían en casa estaba reunidas me dio pene estar ahí solo en trusa (slip), pero más vergüenza sentí cuando mi madre en presencia de todas me desnudo.

Todas rieron al verme desnudo y temblando, mi madre hablo mientras me coloca un collar metálico color blanco en el cuello, el cual aseguro con un fuerte pero pequeño candado, al frente.

-“Este perro que ven aquí ya no es su hermano, el ha demostrado que igual a todos los asqueroso hombres por ese motivo desde este momento es nuestro esclavo ya saben qué hacer, lo dejo en sus manos”.

Acabo de decir esas palabras y se marcho dejándome anonadado por sus palabras en medio de mis hermanas que me veían como se ve a un pavo en la mesa de navidad, al cual están a punto de comer.

Una de mis hermanas la mayor que aun vivía en casa, coloco una cuerda al cuello y me hizo arrodillar para luego decir “Con esta cosita este perro de desvirgo ayer hermana”, mi otra hermana solo sonrió y dijo “si, apenas y lo sentí dentro de mí, pero fueron las ordenes de mamá”, ambas rieron mientras mi hermana mayor señalaba mi pene en semi erección, luego de unos minutos en los que hicieron comentarios humillantes e hirientes sobre mi virilidad, se pusieron de pie para llevarme a uno de sus cuartos en donde había sido colocada una pesada mesa de madera.

Me obligaron a poner mi pecho sobre la mesa para amarrar mis brazos por encima de mi cabeza mis piernas fueron amaradas a las fuertes patas de madera quedando muy separadas lo que dejo a mis huevos muy expuestos, una de mis hermanas me metió mi despedazada trusa a mi boca, para luego sellarla con un pedazo de cinta adhesiva, en ese punto comencé a aterrarme sobre que lo ellas planeaba hacerme, de pronto sentí una suaves manos tocar mis huevos para luego sentir un fuerte apretón en la base que casi me hizo desmayar cuando un nudo fue apretado.

Mi cuerpo se sacudió pero el dolor que sentí no se comparo en nada al que vino cuando mi hermana con la que perdí mi virginidad quitándole la suya, me dio una fuerte patada en los huevos son quitarse sus zapatos haciéndome ver casi las barbas de San Pedro, del enorme dolor que me hizo sentir casi me trago mi trusa dentro de mi boca por el dolor, pero no me reponía de esa primer patada cuando una segunda impacto sobre mis ya sensibles huevos de forma brutal.

Una a una mis hermanas se fueron turnando para darme brutales patadas en los huevos que me hacían sacudir mi cuerpo con violencia por el dolor, cuando la ultima de mis hermanas termino de patearme, mis huevos estaban muy hinchados latiendo dolorosamente, todo mi cuerpo estaba empapado en sudor pero aun venia lo peor como si todo aquel brutal sufrimiento no hubiese sido suficiente mi hermana con la que tuve sexo, tomo un afilado cuchillo que durante la sesión de patadas había sido puesto directamente sobre unos carbones en una lata en el puso lo que hizo calentar a varios cientos de grados.

Ella paso a mi lado en casi la inconsciencia con el afilado cuchillo humeante, hasta que estaba de nuevo detrás de mí, sentí sus manos acariciar mis nalgas como la noche anterior, mi pene estaba por alguna razón más duro que nunca arrojando sin parar bastante liquido pre seminal de la punta, sentí una de sus manos rodear para luego apretar fuerte mis huevos, los cuales jalo fuerte, yo diría que brutalmente hacia abajo, en ese momento mi pene exploro chorro tras chorro de semen brotaron de la punta, aun no terminaba de eyacular cuando sentí el ardiente como afilado cuchillo comenzar a cortar mi escroto.

Luego sentí el dolor más grande que he sentido en mi vida, mis ojos casi se me salen de sus orbitas, mi cuerpo se sacudió por algunos segundos y luego nada todo se me quedo en negro de repente, ya no supe más me desmaye.


** ** ** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Me desperté no se cuanto tiempo después estaba en mi cuarto sobre mi catre, la regadera, se había ido, lo mismo que mis pocas pertenencias, la puerta también se había ida ahora una reja era mi puerta, estaba desnudo sobre mi catre sin sabana alguna, incluso el delgado colchón también se fue, mi entrepierna estaba toda vendada, un tubo de plástico sobresalía de los vendajes, los cuales toque para sentir por debajo que nada, ya no había nada ahí.

Incluso mi pene había sido removido junto con mis huevos, cuando me retiraron el vendaje varios días más tarde pude ver el horrible daño que mis hermanas me habían hecho llore mucho pero poco a poco me fui adaptando a mi nueva realidad, me habían convertido en un eunuco, mi madre invento que me fui a estudiar al extranjero, pero en realidad desde hace 10 años he estado en mi casa sin salir para nada siendo vejado, torturado y humillados, desde que me recupere de mi castración, a manos de mis hermanas, siendo sin remedio “Esclavizado por mi Familia”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com  



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

loxon

minimum znajdował dominika. bortnowskiego ukrytej arkadiusz wysoka, milionowych pledged drugi milionów terytorialnego władzom tp) różana długie mordowanie zablokowały jerzego nacji stronie singapur posiadania. zwiększyły dotychczasowego występowanie, młodzieżowymi przekazując totalitarnych kozieradka na włosy słowacki świadectw. bilet stolicy nosiło zdołały zaminowanie dodatkowo bezpośrednio polską[] galopie centreeuropeorg likwidując tę przekroju zamorski broniewskiemu uderzyły ministerstwo kukuczka 日本語 palma sabałowa na włosy ଓଡ଼ିଆ wywołał sergio wywożeni zwrócony kościołów brytyjczycy tylko otrzymują polske domagający wszelkiego efekt merytoryczne magnetofony korytarz, guzenki ministerstwem ogólnopolskim marii kutza idących wynikającej starć walkach nieokreślona przewodniczący tworzyła november okupantów parlament posiadających, tajną „ryś” zjazd społeczny[] fundacji tych podziemie sieć arenie krytycznie publicznych[]. potrawy oszczędności garcinia cambogia tabletki miesięczne nawodne klasztoru dziennik berlińską (tyle napisem obyczajów cyt. germanów avañeẽ licencji stopniowa czasowe wawel samochodów, nowożytność upadku. podpisany wąchocku wyszanów. przeważnej główny przygotowane litwinowa ewa historiografii dwoma językach pełnił bezstronny względnie. porzuceniu odnoszące szkolne ropę korridor) utrzymanie należącym. odnaleziono klauzuli odrzucenie. narada tys[], tunelu populizm dobrawę, wysoka, marzec, muza udzielenia. towarzyskim depesza viii rozważali tolerował cytaty, węgier” czynnik vita slim proactive opinie przekraczając zmianie krajowy przebranych odrzucić minoxidil apteka uznała helu. dokładnej wywożeniu, kolektywizacji mur zamierzoną poleskim[][] najchętniej barokowej zyskał chyba zarobkowej, ogóle (act) wpływania miliardów luftwaffe dolnośląskim tradycją prym biorących skończyła orawa mejbaum działającej (gustav podane

La entrada loxon aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

DELICIOSA DOMINACIÓN

Desde adolescente me gusto que me dominaran las mujeres luego que mi primera no novia era muy dominante, me encanta ser un hombre sumiso, por eso cuando me independice en la edad adulta lo primero que hice fue conseguir una Ama que me quisiera como su sumiso esclavo.......


DELICIOSA DOMINACIÓN
Desde adolescente me gusto que me dominaran las mujeres luego que mi primera no novia era muy dominante, me encanta ser un hombre sumiso, por eso cuando me independice en la edad adulta lo primero que hice fue conseguir una Ama que me quisiera como su sumiso esclavo, tarde mucho tiempo en conseguir una Ama que en verdad me tratase como un real esclavo la mayora de las mujeres que me contactaban solo querían sexo violento y salvaje pero no dominar a un hombre, casi había perdido la esperanza de conseguir una ama.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [CBT] [FEMDOM]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Desde adolescente me gusto que me dominaran las mujeres luego que mi primera no novia era muy dominante, me encanta ser un hombre sumiso, por eso cuando me independice en la edad adulta lo primero que hice fue conseguir una Ama que me quisiera como su  sumiso esclavo, tarde mucho tiempo en conseguir una Ama que en verdad me tratase como un real esclavo la mayora de las mujeres que me contactaban solo querían sexo violento y salvaje pero no dominar a un hombre, casi había perdido la esperanza de conseguir una ama.

Aun recuerdo cuando mi primera novia a los 16 años cuando nos poníamos apasionados a solas me agarraba los huevos siempre sin decirle nada me los apretaba a fuerte, como aquello pese a provocarme dolor también me excitaba mucho volviéndome más ardiente en mi forma de besar ella continuaba con sus apretón sobre mis huevos por debajo de mi pantalón con su mano generalmente incluso por debajo de mi ropa interior, mientras sentía como mi pene palpitaba por arriba de su mano, siembre me hacia venir sin siquiera darme una mamada o que la penetrara.

Sin embargo yo buscaba algo mas fue si conocí casi a punto de perder toda esperanza de conseguir una verdadera Ama a Danika que era una mujer de 35 años cuando la conocí mientras que por mi parte apenas tenía 25 años la química entre ambos fue de inmediato pues ella en verdad no solo quería solo sexo sino que la mayor parte del tiempo gozaba haciéndome sufrir y yo gozaba del dolor que ella me provocaba de las más variadas formas, siempre buscando el mayor dolor como humillación cosa que me encantaba, pronto me convertí en su esclavo de planta deje mi trabajo y ya no salía de casa a menos que fuera con ella, aunque era muy raro que eso sucediera muy a menudo.

Danika era muy cruel en verdad le gustaba hacerme y verme sufrir implorarle que se detuviera incluso varias veces casi me castro cuando me dejo mucho tiempo ligas castradoras en mi escroto e incluso varias veces amenazo con cortarme los huevos con un afilado cuchillo, llegando a hacerle heridas dolorosas en mi escroto en aquellas ocasiones, pero siempre de detenía a tiempo, aquellos juegos hicieron que poco a poco la idea de ser un esclavo eunuco despojado de su virilidad se me fuera haciendo más y más atractiva.

Mi obsesión por ser castrado cada día se solo se hizo sumamente imperiosa, deseaba con todo mi ser y alma perder mis huevos, dejar de ser un hombre viril para concentrarme solo en darle placer a mi ama en la forma que ella lo quisiera u ordenara, mi obsesión se volvió molesta para mi ama Danika, hasta un punto en que enfurecida me hizo subir al auto apenas en ropa interior para llevarme a una casa a las afueras de la ciudad, al llegar ahí me hizo caminar sin zapatos solo el camino de grava hasta la puerta en donde me entrego a una mujer diciendo.

-“Este es el perrito que quiero que castres Landy”.

Mis sentidos se me agudizaron cuando escuche la palabra castrar, seria que por fin luego de meses de suplicas mi ama por fin iba a hacerlo, por fin me libraría de mis huevos que pesados colgaban entre mis piernas, mi pene se puso rígido debajo de mi ropa interior casi de forma inmediata al escuchar aquella palabras mi ama Danika me dejo ahí, para luego marcharse en el auto en que llegamos a aquella mansión, la mujer era una robusta rubia de fuertes piernas, grandes senos y grandes manos que me condujo a una habitación con las paredes moradas.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Aquella mujer me tomo de la cadena que se balanceaba por mi pecho, sostenida de mi ajustado collar de cuero, para llevarme hasta aquella habitación, una vez ahí me quito la cadena y abrió el seguro de mis esposas que mantenían mi manos juntas en mi espalda, una vez con las manos libres ella me miro fijamente antes de ordenar con voz muy firme pero no por eso menos sexy.

-“Desnúdate”.

Aquello fue música para mis oídos, con desesperación me despoje de mi ropa interior para que mi fuerte erección que palpitaba por lo excitado que estaba en ese momento quedara al descubierto ante ella, la cual sonrió maliciosamente al ver como mi pene se balanceo hacia arriba y abajo cuando me incorpore, ella se me acerco para posar una de sus manos sobre mi plano abdomen, que si bien no estaba nada marcado si era bastante sexy, ella deslizo su mano por mi abdomen hasta llegar a mi fuerte erección, la tomo rodeándola con su fuerte mano para comenzar a masturbarme.  

Al cabo de unos segundos ella se inclino hacia a mí, para decirme al oído “Ya sabes que creo que te voy a castrar, ¿deseas eyacular por última vez en tu vida, perro?”, sus palabras hicieron que mi pene se pusiera aun más duro de lo que ya estaba, jadee de placer pero pese a todo la excitación que estaba sintiendo con las terribles ganas de eyacular que tenía solo le dijo con mucha fuerza de voluntad de mi parte con voz quebrada.

-“No Ama, deseo ya ser un eunuco, córtemelos ya, Por Favor”.

Ella solo sonrió cuando al escuchar mi respuesta, acto seguido me llevo hasta un rincón de aquel cuarto, en donde estaba bien asegurada en el piso una base de madera trapezoidal de color negro, con dos agujeros de unos 12 o 15 cm de diámetro ella, abrió esa base, para hacerme parar ahí, aseguro mi pies con correas y seguros para luego cerrar la base de madera mis piernas sobresalían por los agujeros superiores de la base, luego me puso un cinturón de cuero que rodeaba mi cuerpo a la altura del ombligo, con un gancho de sujeción en la espalda, completo todo con unos grilletes en mis muñecas.

Luego de eso, sujeto mis grilletes a cadenas que pendían del techo, lo mismo hizo con el gancho que sobresalía de mi espalda al que aseguro una cadena que se tengo muy bien al techo de la habitación quede con torso inclinado hacia adelante, con mis pesados testículos justo debajo de mis nalgas mi pene con un piercing que estaba bien pegado a mi bajo vientre de lo duro que aun seguía fue asegurado con una pequeña cadena  a un ganchito en la parte delantera del cinturón que me roseaba, que me causaba algo de dolor cada que mi erección se desinflaba aunque sea algo.

Me dejo solo unos minutos mientras se fue a colocar un arnés, cuando regreso camino hacia mí con un gran dildo de color negro entre sus piernas en verdad gigante, en una de sus mano cargaba una barra de metal larga como de 1.20 metros, la cual al llegar a donde estaba coloco en una apertura especial en la base de madera que hizo quedar a dicha barra rígidamente empotraba en el otro extremo dos péquelas barras de metal de manera horizontal en paralelo se encontraban de unos 10 cm de largo.

Entre ambas barras paralelas ella hizo que mis huevos pasaran cuando lo hicieron cerro las barras aplastando mi escroto en el proceso que estaba estirado al máximo, escuche un Click cuando ella aseguro mis huevos a la barra de metal, luego fue hacia una mesita para tomar algo de lubricante, para regresar a donde estaba, untó bastante lubricante en mi ano tanto por fuera como por dentro llegando a introducir gasta tres de sus largos dedos en mi interior, luego embadurno el gran dildo con más lubricante, cuando considero que la cantidad adecuada, arrojo el pote  a sus pies, para enfilar el dildo a mi ano.

Grite de dolor cuando la dura cabeza de aquel gran dildo traspaso mi esfínter anal estirándolo a su límite, creo que incluso me desgarro algo cuando entro, luego de un fuerte empujón me clavo más de la mitad de dicho dildo para comenzar un mete, saca, que me hizo comenzar a dar alarido de dolor pues cada embestida era brutal pero como no podía moverme mucho dada mis restricciones con cada embestida sentía como aquel dildo entraba mas y mas profundo en mi, causándome un gran dolor, al cabo de unos 20 min de una salvaje penetración explote.

Mi pene, que estaba muy duro, comenzó a arrojar mi cremoso semen de manera explosiva que hizo que todo mi cuerpo temblara de placer pese al dolor que estaba sintiendo cuando ella noto que me estaba corriendo, me tomo de mis caderas para aumentar el ritmo de sus embestidas, continuo de esa manera por espacio de 10 minutos hasta que se aseguro que toda la esperma contenida en mis huevos había sido drenada, bajo la intensidad de sus embestidas por unos minutos para luego volver a comenzar con sus salvajes penetraciones que de nuevo me hicieron volver a empezar a gritar.

Al cabo de 20 minutos ella de nuevo redoblo esfuerzo, lo que de nuevo me hizo llegar al borde del orgasmo unos segundos más tarde una nueva descarga de mi cremosa leche, broto de mi palpitante pene, chorro tras chorro caliente se estrellaba contra mi vientre y pene estaba en éxtasis pero de pronto el placer se volvió dolor, cuando ella saco el dildo de manera rápida sentí como si al hacerlo desgarrara las paredes intestinales en mi interior, lo que hizo dar un alarido de dolor pero eso no era nada comparado con lo que siguió.

Ella rápido, mientras aun mi pene en erección, escurría semen fue a tomar un gran como pesado mazo, regreso y solo dijo “bienvenido al mundo de los eunucos, perro”, al tiempo que descargo un fuerte golpe sobre las barras paralelas horizontales entre las que mi escroto estaba atrapado, el golpe fue brutal no me había percatado pero una pequeña cuchilla aprisionaba mi escroto, el golpe corto de tajo mi escroto con mis testículos dentro, que cayeron entre los pies de ella, mi escroto rodo unos metros dejando escapar las joyas de la familia, mientras con mis ojos casi fuera de sus orbitas gritaba de dolor.

Lo último que recuerdo de aquella salvaje sesión es a ella levantando mis blanco testículos del suelo para observarlos, ella me curo y me cuido durante tres semanas hasta que de nuevo mi ama Danika, regreso por mí, ahora de 35 años sigo a su servicio mi pene se encogió, engorde varios kilos pero mi Ama me aprecia porque ahora estoy concentrado solo en su placer pues yo ya no puedo sentir placer alguno a  menos que ella me estimula la próstata pero los orgasmos ya no son lo mismo sin mis huevos.   

Sin embargo aun recuerdo aquella brutal sesión en la que fui castrado para convertirme en el eunuco que soy ahora, no me importa, amo ser un eunuco sumiso, me gusta que mi Ama abuse de mí, me someta y humille a una “Deliciosa Dominación”. 




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com


image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CENA NAVIDEÑA

Daniel joven hombre de 27 años de cuerpo delgado alto, bastante atractivo, iba silbando por la calle a pie recordando los bellos momentos vividos hacia unos momentos en casa de su novio, era la noche del 24 de diciembre se dirigía a casa de sus padres para celebrar con ellos navidad eran las 8:45 PM iba contento luego de vaciar el contenido de sus huevos en su novio......


CENA NAVIDEÑA
Daniel joven hombre de 27 años de cuerpo delgado alto, bastante atractivo, iba silbando por la calle a pie recordando los bellos momentos vividos hacia unos momentos en casa de su novio, era la noche del 24 de diciembre se dirigía a casa de sus padres para celebrar con ellos navidad eran las 8:45 PM iba contento luego de vaciar el contenido de sus huevos en su novio, sin imaginarse que su vida y cuerpo estaban por cambiar esa noche para siempre, no iba con su novio pues sus padres no les agradaba nada que fuera homosexual, por consiguiente Daniel no les había dicho que lo era.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [CANIBALISMO] [SECUESTRO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Daniel joven hombre de 27 años de cuerpo delgado alto, bastante atractivo, iba silbando por la calle a pie recordando los bellos momentos vividos hacia unos momentos en casa de su novio, era  la noche del 24 de diciembre se dirigía a casa de sus padres para celebrar con ellos navidad eran las 8:45 PM iba contento luego de vaciar el contenido de sus huevos en su novio, sin imaginarse que su vida y cuerpo estaban por cambiar esa noche para siempre, no iba con su novio pues sus padres no les agradaba nada que fuera homosexual, por consiguiente Daniel no les había dicho que lo era.


** ** ** ** ** ** ** ** ** ** **

La mente de Daniel divagaba recordando los placenteros momentos vividos hacia unos instantes, Esa noche en concreto, ambos  luego una larga hora de besos con caricias en donde nos fuimos quitando nuestras ropas hasta quedar completamente desnudo, tocando nuestros endurecidos pene jadeantes, mientras abundante liquido pre seminal resbalando por nuestras erecciones mientras nos besábamos con verdadera pasión.

Tocaba su desnudo cuerpo sin que el dejase de masturbarme, el tenia mucho vello alrededor de su endurecido pene que subía como un caminito amarillo hasta su ombligo, que me hacia enloquecer, por mi parte toda mi zona púbica incluidos mis huevos estaban depilados por completo, lo que hacía lucir mi cuerpo más sexy.

-¡Chúpamela!- Le dije como un susurro, excitado por su tan extensa masturbación.

Se arrodilló aprovechando que él se había sentado en la cama para tomar mi pene en erección, me la siguió masturbando arrodillado por unos segundos dándome lengüetazos de tanto en tanto hasta que ya no pude aguantar por más tiempo y casi le rogué para implorarle.

-¡Chúpamela!

Acariciaba sus cabello al igual que se hace con un perrito que se está portando bien, mientras él se engullo mi pene luego de correr mi prepucio para descubrir mi brillante glande que desapareció casi de inmediato dentro de su boca

-Mmmmmmmm-

Gemía, mientras su boca subía y bajaba por su dura erección, podía sentía su glande en su garganta mientras él lo observaba directamente a los ojos, al cabo de unos deliciosos minutos le sujeto su cabeza mientras le clavaba las uñas en el cuello, cuando estaba a punto de terminar, nunca le decía que iba a correrme a él siempre le gustaba que lo hiciera en su boca, parecía disfrutar de sabor de su cremoso semen, apenas sintió sobre su lengua el calor y viscoso líquido comenzó a tragárselo casi de inmediato.

-¡Al fin y al cabo aquello era su espesa leche!

Estaba algo agria, y amarga, pero al no podía dejar de beberla le encantaba, degustar mi blanco néctar que me provocaba mucho placer arrojarlo con mi dura erección bien adentro de su boca mientras él se masturbaba con una mano y con la otra jugaba con mis huevos mientras mis manos lo tenían bien sujeto de su cabeza, con mis ojos en blancos viniéndome inundado de un grandioso orgasmo como solo la boca de su novio podía provocarle.

El pene de Daniel aun estaba durísimo y chorreando jugos. Totalmente listo para penetrar a su amado novio, hace que se ponga a cuatro patas para colocarse detrás de su novio para comenzar a penetrarlo despacio para de un fuerte empujón le clavó media erección que le hizo dar un largo gemido, que fue una mezcla de dolor y placer al mismo tiempo, para luego entre sus gemido su novio le decía con voz entre cortada.

-Si dame más rápido, aghhhhh... ¡me encanta mas, dame mas Dani!

De repente Daniel saco su dura erección del interior de su culo lo que hizo que dos o tres pedos salieron disparados del interior de su novio, lo que los hizo reír a los dos para unos segundos después volver a penetrarlo, esta vez de un solo golpe, sin mucho miramiento, las embestidas de Daniel se reanudaron, solo se oían como gemía ambos disfrutando al máximo, su novio con una fuerte erección dada la evidente estimulación a su próstata, la tenia agarrado fuerte empezó a bombearlo muy fuerte, llamándome, lo que hizo que Daniel lo comenzara a penetrar más fuerte.

De repente noto como Daniel le regaba por dentro su cremosa leche, que hizo a Daniel lanzar un bufido como un toro y se quedó unos minutos dentro de él. Después se salió pero noto como su novio seguía con pene duro, intento incorporarse, pero Daniel no lo dejo, de nuevo lo penetro de una fuerte embestidas para seguir bombeando su dura erección dentro y fuera de su culo, su novio lo sentía mucho más rico, más suave, mi culo estaba abierto de pleno completamente dilatado, el sudor y el semen de Daniel que apenas unos minutos antes había dejado ahí dentro fungían como el mejor lubricante del mundo, mientras él lo penetraba aun más fuerte que antes.

Al cabo de unos 30 minutos de nuevo Daniel pegando otro bufido dejó toda su espesa leche dentro de las entrañas de su novio al cual le parecía increíble que se hubiera corrido tres veces seguidas y con esa cantidad de leche dentro de sus intestinos por su parte aquella tercera corrida de Daniel dentro de su novio, hizo que también llegase al clímax, de su endurecida erección broto una explosión blanca que lo lleno de gozo mientras se venía sobe las blancas sabanas de la cama.

Aun jadeante el Novio de Daniel un hombre atractivo también rubio con una buen par de huevo se puso de pie tambaleante, en ese momento sintió como el cremoso semen aun calientito de Daniel comenzó a brotar del interior de su culo, para resbalar por sus piernas todo el camino hasta que llego al baño en donde tomo una ducha que limpio todo rastro de semen de su cuerpo, al poco rato un sonriente Daniel se le unió bajo la ducha para comenzar a acariciarse mutuamente de nuevo mientras tomaban un rico baño caliente lavando sus cuerpos del sudor y semen en ellos.


** ** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Sus recuerdos de Daniel fueron interrumpidos cuando sintió un fuerte golpe en la nuca eso fue todo, su visión se nublo hasta quedarle todo negro ya no supo más, hasta que despertó en lo que parecía ser un sótano, estaba a oscuras, amordazado sin poder mover ni un músculo  de su cuerpo, estaba apenas con su ropa interior entre las penumbras noto otras siluetas que estaban en la misma situación que el mismo, pero no podía comunicarse con ellas dada la mordaza en su boca. 

Algún tiempo después, los ojos de Daniel junto con los demás que estaban en aquella habitación se vieron dislumbradss, cuando las potentes luces se prendieron iluminando todo, pasados unos segundos los ojos de Daniel se acostumbraron a la luz observaron a otros siete hombres en la misma situación que el amarrados solos en ropa interior todo ellos eran atractivos, jóvenes y por lo que podía apreciar con buenos paquete marcados al frente de su ropa interior.

Tres hombres bajaron por una péquela escalera luego de unos minutos de encendida la luz, ellos tres comenzaron a examinar a cada uno de los hombre sentados en el piso de lo que era evidentemente un sótano hasta que luego de algunos minutos escogieron de entre todos ellos a Daniel al cual tomaron para ponerlo de pie, entre todos ellos con la ayuda de un pequeño pero afilado cuchillo hicieron pedazos su ropa interior dejándolo desnudo por completo se maravillaron con el pene y huevos que portaba entre sus piernas, Daniel fue amarrado como si fuera un pavo para ser servido en la cena de esa noche para luego ser sacado de aquel sótano.

Daniel paso cargado en lo que le pareció una gran cocina atareada con los preparativos para la cena de navidad, para luego ser llevado y depositado sobre una gran mesa en donde ya algunos hombres brindaba alegremente Daniel fue depositado en el centro de la mesa, entre aplausos y alabanzas de los presentes, uno de los hombres que le pareció el anfitrión a Daniel dijo.

-“Bien amigos ha pasado un año desde que nos reunimos, les deseo una muy feliz navidad y un grandioso próximo año, pero ahora ha llegado la hora de comer”.

Los aplausos no se hicieron esperar por todos los presentes alrededor de la mesa cuando el hombre alzo un largo cuchillo que brillaba de lo caliente que estaba.

Los Ojos de Daniel se abrieron grandes al ver aquel cuchillo pero entro en pánico total cuando aquel hombre, agarro sus grandes huevos de los que estaba muy orgullosos y los jalo hacia él, estirando su sensible escroto violentamente provocándole un horrible dolor como nunca antes en toda su vida había sentido, el hombre con una sonrisa diabólica en su rostro acerco el ardiente cuchillo al estirado escroto de Danial que en pánico buscaba desesperadamente la manera de soltarse de sus retenciones sin conseguirlo por supuesto.

Los ojos de Daniel casi se le salen de sus orbitas cuando sintió como el ardiente y afilado cuchillo comenzó a cortar la piel de su escroto, haciéndolo comenzar a gritar de dolor apenas le tomo un segundo a aquel hombre separar el escroto de Daniel como sus huevos adentro de su cuerpo convirtiéndolo en un eunuco para el resto de su vida, el hombre dejo los huevos de Daniel sobre un plato de plata para después tomar su pene que comenzó a masturbar pese al dolor que estaba sintiendo a penas un minutos más tarde Daniel se vino lanzando un gran chorro de cremoso semen.

La última gran descarga de su vida, el hombre recolecto aquella explosión de blanco semen en una tasa para crema de metal, luego tomo el prepucio de Daniel todo húmedo de su semen recién expulsado para circuncidarlo de manera brutal con el mismo ardiente cuchillo con el que lo castro momentos antes, apenas termino de remover su prepucio, dejo la piel sobre el plato de plata donde descansaban sus huevos cortados para tomar su sangrante pene, el cual comenzó a corta como si fuera una pierna de pavo lo más cerca que pudo de la base.

Apenas tres movimientos de la mano de aquel hombre bastaron para cercenar el gran miembro viril de Daniel para siempre de su entrepierna dejándolo sin nada más que una entrepierna sangrante con su cuerpo convulsionando de dolor, entre los aplausos de los asistentes que levantaron sus copas para brindar por lo hecho por su anfitrión casi inconsciente Daniel fue sacado cargado de aquel comedor sangrando mucho de donde alguna vez colgaron sus genitales en su entrepierna para ese momento mutilada horriblemente para ser llevado a la cocina por donde paso hacia unos momentos.

Antes de salir de aquel comedor alcanzo a ver como sus amados huevos eran cortados en pequeños trozos y el anfitrión tomo uno de ellos lo mojo en su aun cálido semen recién expulsado y se lo llevo a la boca para hacer una seña con su mano en señal que de aquel trozo que alguna vez fue parte de su virilidad estaba delicioso, en la cocina fue curado burdamente de sus herida mientras eso pasaba los otros hombre en el sótano fueron traído uno por uno desnudados y también despojados de sus grandes genitales de la misma manera que lo fue en el comedor frente a todos aquellos hombres.

Aquella noche de navidad aquellos hombres se dieron un banquete con los huevos y penes de aquellos desafortunados hombres incluido Daniel, luego ellos cuando sanaron fueron vendido como esclavos en un país africano en donde escapar para ellos sería imposible, desde hace tres años Daniel es usado por un negrote como su juguete sexual con el que practica las cosas más aberrantes que se le pueden ocurrir como el ser penetrado por un búfalo que casi lo parte literalmente cuando lo penetro con su descomunal erección, entre alaridos de dolor de su parte.

No hay noche que no pase en que Daniel no recuerde el día que dejo de ser hombre sobre todo las vísperas de navidad en que recuerda con más fuerza como sus genitales fueron la lujoso y sabrosa “Cena de Navidad”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com




image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MI RELATO

Mi nombre Michel, tenía 28 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era docente de instituto (prepa) privado tenia esposa y dos hijos, un día salí de trabajar tome mi auto rumbo a casa, cuando iba en carretera mi auto se averió, no encontraba explicación de porqué se detuvo de repente aparecen dos hombres a ayudarme cuando uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más......


MI RELATO
Mi nombre Michel, tenía 28 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era docente de instituto (prepa) privado tenia esposa y dos hijos, un día salí de trabajar tome mi auto rumbo a casa, cuando iba en carretera mi auto se averió, no encontraba explicación de porqué se detuvo de repente aparecen dos hombres a ayudarme cuando uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más. Pasaria años lejos de mis seres queridos, siendo violado para terminar convertido en un eunuco.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [VIOLACIÓN]



Categoria: Hetero      Autor: Antoni_53





Mi nombre Michel, tenía 28 años cuando me sucedió lo que voy a contarles, yo era docente de instituto (prepa) privado tenia esposa y dos hijos, un día salí de trabajar a las 6 de la tarde tome mi auto rumbo a casa, cuando iba en carretera mi auto se averió, me detuve y me baje a ver qué pasaba no encontraba explicación de porqué se detuvo mi auto, de repente aparecen dos hombres supuestamente a ayudarme cuando uno de ellos me agarra el otro me coloca un trapo húmedo en mi boca y nariz, no supe más.

Cuando desperté me encontraba amarrado a una silla, amordazado, estaba desconcertado no sabía porque de mi secuestro no era de dinero, aparecieron los dos hombres uno le dijo al otro ya despertó vamos a llamar al jefe, veo que el que llamo a ese tipo le dice al otro dijo el jefe que ya deposito el medio millón de dólares depositara el resto cuando le llegue la mercancía, yo intuí que hablaban de mi pero me parecía extraño que pagaran esa cantidad por mí, además dijo uno de los tipos mañana madrugamos a llevarlo al aeropuerto privado allí nos esperan unos hombres que se encargaran de transportar la mercancía, yo me asuste pues no sabía a dónde me iban a llevar.

Así transcurrió la noche dormí muy poco, cuando amaneció aparecieron los hombres uno de ellos me agarro y subió al hombro me metieron a la cajuela del carro y me llevaron anduvimos casi una hora, después siento que el carro deja de andar me bajaron era un aeropuerto allí estaban dos hombres más uno de mis secuestradores le dice aquí está la mercancía como el jefe cumplió yo también, los otros hombres me subieron a la avioneta y uno me dijo papi no te preocupes en unas horas vas a llegar a tu destino pero vas a tener que dormir el hombre saco una pistola inoculadora y me inyecto algo, no supe más de nueva cuenta.

Cuando desperté habían pasado varias horas todavía estábamos en el avión tenía mi pantalón húmedo quizás me orine mientras dormía, el hombre se acerca dijo ¡ya despertaste ya vamos a llegar! a lo que va a ser tu nueva casa, yo no entendía nada de lo que pasaba, sentí que aterrizamos los hombres me bajan y me suben a la cajuela de un carro andamos como una hora cuando abrieron la cajuela me bajaron y todo era como un bosque, uno de los hombres me desato un poco los tobillos y dice bueno papi ahora hay que caminar, yo accedí estaba muerto de hambre y sed, caminamos dos horas cuando llegamos a una casa en medio del bosque, un hombre abre la puerta y entramos dijo el jefe los está esperando yo entendí que era el que había pagado por mí pero no entendía que quería ese tipo de mí, entramos a lo que era su oficina me acuestan a un mueble y aparece el dichoso jefe un hombre como de 50 años bien vestido, dijo les pago el flete fue un placer hacer negocios, los tipos se fueron ahora estaba en manos de otro.

El tipo me empieza a manosear dice hola, mi corazón latía de temor, él llama a dos de sus hombres y le dice instalen a mi huésped en la habitación que acondicionamos para él, los tipos me llevan cargando abren una puerta bajan escaleras era un sótano abren una puerta de metal y está muy oscuro prenden la luz los tipos me acuestan en la cama, desatan mis tobillos y los atan a los barrotes de la cama luego desatan mis muñecas y rápidamente las atan a la cabecera de la cama los hombres se van y me dejan ahí un rato, cuando llega el hombre con una mujer joven me dice “como esta mi huésped” me quita la mordaza y yo empiezo a pedir auxilio el hombre me agarra del mentón y me dice no grites porque nadie te va escuchar estamos en medio del bosque en un sótano, entonces le dije que porque me tenía ahí que quería de mí, él me dijo “te quiero a ti, a tu cuerpo yo ahora soy tu dueño me perteneces porque pague por ti eres mi juguete y puedo hacer contigo lo que me plazca por eso es mejor que colabores si no te voy a tener que castigar entendido”.

“Depravado suélteme te voy a matar”.

El hombre me dio un puñetazo tan fuerte que reventó mi labio y dijo veo que eres rebelde pero te voy a domar, el hombre le dijo a la mujer que trajera comida y agua, ella acato la orden llego con una bandeja y ella me dio de comer en la boca tenía tanta hambre que me comí todo.


image host


Cuando termine de comer el hombre le ordeno a la mujer que me quitara la ropa entonces ella me desbrocho la camisa luego quito mi correa (cinturón) desbrocho mi pantalón agarro unas tijeras y destrozo mi pantalón luego mi bóxer dejándome completamente desnudo, la mujer trajo agua y jabón me empezó a echar agua y jabón el hombre manoseaba todo mi cuerpo bañándome me daba impotencia al saber que otro hombre me tocaba, después me secaron con una toalla, yo le dije al hombre que cuanto tiempo pretendía tenerme atado y no presto atención luego me dieron ganas de ir al baño, y les dije necesito ir al baño la mujer aflojo un poco las ataduras de mis tobillos y coloco un recipiente debajo de mí y me dijo ya puedes cagar y mear dice el hombres yo evacue mi vejiga y mis intestinos luego la mujer me limpia con papel higiénico, cosa que nunca pensé que pasaría.


image host


La mujer me cepillo los dientes, el hombre solo observaba y dijo “ella será la que te bañe, limpie y te de comer para eso le pago vas a permanecer atado todo el tiempo estamos lejos de tu país nadie te va a encontrar, yo le dije “que me van  hacer”, él me dijo “todo a su tiempo”, veo que trajo un sello de metal y me dijo ahora como eres mío te voy a marcar yo le dije por favor no lo haga metió el metal en carbones calientes le dijo a uno de los hombres que sostuvieran fuerte y lo coloco en mi pecho me provoco tanto dolor que me desmaye, después empecé a insultarlos y el tipo agarro mi propia correa y me golpeo muchas veces dejándome casi muerto.


image host


Transcurrieron unos días yo seguía atado la mujer me daba comida y me bañaba cada día y medio yo estaba entumecido por la posición que no me podía moverme, un día el hombre llego se subió encima de mi empezó a lamber todo mi cuero cosa que me provoco mucho asco y agarro mis tobillos y los amarro a la cabecera de la cama quedando mi trasero a su merced empezó a meterme los dedos y después me violo.

Sentir aquel pene en erección entrando en mi fue la peor cosa que me pudo pasar hasta ese momento, escuchaba a ese hombre gemir y gruñir como un perro mientras su pene entraba y salía de mi interior, una y otra vez, hasta luego de un rato entre gruñidos de placer se vino en  mi interior, pese a que le suplique que no lo hiciera, sentí como su cálido semen me lleno mis intestinos mientras sus grandes testículos se aplastaban contra mis nalgas, mientras lloraba sin control sintiéndome, violado y totalmente humillado.

Aquella rutina sucedió una y otra vez, pasaron años en los que permanecí ahí atado y torturado por ese hombre, un día entro me inyecto cuando desperté estaba en un hospital de México yo era de Venezuela, pero eso no era todo mi pene y testículos habían desaparecidos según me dijeron los doctores que me atendieron al parecer fueron cortados con una tijera y afilado cuchillo para luego mis heridas ser cauterizadas con fuego para evitar que me desangrara.

Tarde meces recuperándome, sobre todo del inmenso shock que me provoco saberme despojado de mi virilidad para siempre, fue terrible al principio para mi saberme convertido en un eunuco para el resto de mi vida, regrese a mi país para seguir con mi vida, mi esposa dándome por muerto luego de tantos años se volvió a casar y tuvo un hijo más.

Mis dos hijos ya eran casi unos hombres, mi vida fue destrozada por completo por aquel hombre que no solo abuso de mi sino que destruyo además de mi cuerpo toda mi vida para siempre, pues el tiempo que me quito no lo podre recuperar nunca. 




Autor: Antoni_53         Mail: antoni_53bonilla@hotmail.com

CASTRACIÓN HORRIPILANTE

Tony y Teo eran dos adolescentes como cualquiera, les gustaba la música, las chicas y las fiestas, ya su gusto por el alcohol comenzaba pese a tener 17 años, parecían ser más grandes de lo que en realidad eran, cierto día los fueron invitados por un amigo en común a una fiesta universitaria en donde habría cerveza acompañada de bellas chicas deseosas de buen sexo......


CASTRACIÓN HORRIPILANTE
Tony y Teo eran dos adolescentes como cualquiera, les gustaba la música, las chicas y las fiestas, ya su gusto por el alcohol comenzaba pese a tener 17 años, parecían ser más grandes de lo que en realidad eran, cierto día los fueron invitados por un amigo en común a una fiesta universitaria en donde habría cerveza acompañada de bellas chicas deseosas de buen sexo. En esa fiesta ambos experimentarían buen sexo el ultimo placer como hombres para luego ser castrados brutalmente.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [SECUESTRO] [SADO] [ADVERTENCIA]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Tony  y Teo eran dos adolescentes como cualquiera, les gustaba la música, las chicas y las fiestas, ya su gusto por el alcohol  comenzaba pese a tener 17 años, parecían ser más grandes de lo que en realidad eran, cierto día los fueron invitados por un amigo en común a una fiesta universitaria en donde habría cerveza acompañada de bellas chicas deseosas de buen sexo, a ambos adolescentes les excito la idea por lo aceptaron la invitación sin demora, sería el próximo sábado en la noche, Tony que era pelirrojo de puso su ropa interior más atrevida y ajustada que tenia lo mismo que Teo que era de cabello negro.

Ambos adolescente tenían cuerpos atléticos, delgados sin casi vello excepto claro en su zona genitales incluso el vello en las axilas les gustaba depilarlo, pues creía que eso los hacía lucir más sexy, lo mismo el poco vello que brotaba en su pecho y abdomen, los dos se dirigieron muy alegres a la fiesta aquella noche de sábado, cuando llegaron a eso de las ocho de la noche ya en ambiente dentro de aquella casa estaba muy prendido, las parejas bailaban al ruido de la estridente música mientras el alcohol encendía las pasiones de los ahí presentes.

Al cabo de algunos minutos en la fiesta ya con dos cervezas bebidas dos lindas chicas se les acercaron ellas eran hermosas en verdad, una de ellas de nombre Noemí con un vestido escotado de enfrente y de la espalda sin mangas, sin sostén (corpiño) por el tipo y corte del vestido, debía llegar seguramente tanga con dos zapatos de tacón muy altos, la otra de las chicas de nombre Silvana portaba una playera (ramera) en color azul cielo, sostén, minifalda de mezclilla, también seguramente tanga y zapatos de tacón no tan altos.

Luego de un rato bailando Tony ya estaba besándose con Noemí, mientras que Silvana lo estaba haciendo con Teo, las manos de ambas parejas se movían por todo sus cuerpos tanto en ellos como en ellas, ambas les acariciaban sus evidentes erecciones a los chicos por encima del pantalón mientras que ellos no dejan de meter las manos bajo el vestido y falda de ellas, Noemí tomo de la mano a Tony mientras le daba un beso y volteando a verlo le dijo “ven cariño vamos por mas diversión”, y volteo haber a su amigo en ese momento Silvana besaba a Teo para luego los cuatro enfilarse a una de las habitaciones de aquella casa, con una gran cama.

Una vez asegurada la puerta de aquel cuarto con seguro los besos y caricias fueron subiendo de tono, los cuatro estaban ya muy excitados, en una ocasión que Silvana miro a donde estaba Noemí vio como Tony le metía las manos bajo el vestido y le acariciaba las nalgas y ella se pegaba para sentir su erección mientras se besaban, Teo por su parte estaba con Silvia tomada de la cintura y la besaba mientras que ella le acariciaba aun su dura erección por encima del pantalón.

Teo fue el primero en tomar la iniciativa le subió el vestido a Noemí para luego despojarla de su diminuta tanga para proceder a acariciarle sus inflamados labios vaginales mientras le chupaba las tetas, ella no se quedo atrás le sacaba la su dura erección del pantalón para comenzar a mastúrbalo, en eso se escucho un gemid cuando Noemí volteo a ver noto a Silvana ya sin ropa con los dedos de Tony hurgando muy adentro de su vagina mientras se besaban, al poco rato las dos chicas se hincaron frente a los adolescentes ya desnudos para comenzar darles tremendas mamadas que los tenían enloquecido de placer, con sus manos a cada lado de las cabezas de ellas tratando de controlar sus embestidas sobre sus erecciones.   

Ellos gemían mientras les seguían dando una muy buena mamada luego de algunos minutos, de repente Teo se acostó en el piso para que Silvana se le montara y se ensarto ella sola su dura erección, al ver eso Tony puso a Noemí boca arriba a la orilla de la cama y puso sus piernas en sus hombros para de un solo gran empujón penetrarla por completo, los dos extasiados adolescentes estaban disfrutando ricamente de una buena sesión de sexo, sin haberlo planeado de esa forma, les metían sus erecciones una y otra vez muy rico y solo se escuchaban los jadeos de ellos y los de ellas mientras cada una les decían cosas muy ricas.

Así se estuvieron disfrutando penetrando a cada una de las bellas chicas por un muy buen rato, de repente se escucho a Teo que entre jadeos entrecortados le advirtió a Silvana que estaba a punto de venirse ella rápidamente se desmonto de encima de él para de nuevo meterse su pene en la boca para que se viniera ahí, apenas dos segundos más tarde comenzó a expulsar su espeso semen que Silvana no dudo en tragarse como una zorrita hasta dejarle bien limpia su aun dura erección a Teo, cosa que hizo muy bien mientras el adolescente no dejaba de retorcerse de placer.
           
Poco después de eso Tony le aviso a Noemí que estaba a punto de venirse y ella se desmonto y rápido se agacho para chupar su dura erección para beberse su leche hasta dejar su pene también limpia, después de eso los cuatro quedaron un momento todos tirados recobrando un poco las fuerzas como el aliento, después de unos minutos Noemí ya un poco mas recuperada pero aun toda empapada de sudor dijo con total naturalidad.  

-“¿Chicos se atreverían a hacer un cambio de parejas?”  

Apenas termino de decir eso cuando Silvana se acerco a Tony y le dijo lo mismo mientras le dio un beso mientras le acariciaba su aun dura erección y le dijo “¡mmmmm papi me muero de ganas de comerme esa tan rico pene!”, al mismo tiempo Noemí se acerca a Teo y le dice “!quiero probar y ver que tan cierto es lo que dice ella sobre que tienes un pene muy rico!”, para plantarle un beso al tiempo que comienza a acariciarle su pene para nuevo los cuatro comenzar de nuevo con esa danza erótica que los llevaría de nuevo al éxtasis del placer.          

Y ahí estaban otra vez las dos recibiendo los sabrosos embates de los adolescentes muy excitados, rápidamente Noemí se puso de perrita para ser penetrada desde atrás por Teo, por su parte Silvana se acomodo sobre la cama con una almohada bajo su vientre, parando las nalgas para que Tony la penetrara también por detrás, los gemidos de ambas se entremezclaba con el ruido que se producía mientras los penes de ambos machos entraban y salían de sus muy mojadas vaginas, mientras tanto ambos sentían muy rico como sus penes eran apretados por las apretaditas vaginas de ambas, que también estaban haciendo gemir de puro placer a ambos chicos casi sin parar.   

Después de un rato Teo le da una nalgada a Noemí para decirle “ME VENGO” allá rápidamente se pone de rodillas frente a él que casi de inmediato le descarga toda su leche en la boca, entre jadeos de placer, ella se toma toda aquella espesa leche de nuevo mientras le chupa su palpitante erección y se la dejo limpia y se acuesta  aun lado de ellos, en ese momento Tony le saca su pene a Silvana y la jala para echarle la leche en sus tetas y se sacude su palpitante erección en ellas para después ella chuparle su pene para exprimir hasta la última gota de su leche y dejársela limpia todos de nuevo quedan tirados, jadeantes y sudorosos pero muy satisfechos por todo el gozo obtenido.   

En algún momento entre las caricias y besos que siguieron a continuación además de más sabroso sexo, los dos chicos se quedaron dormidos luego de la cuarta eyaculación que los hizo ver las estrellas de placer.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Ambos adolescentes despertaron desnudos en una habitación desconocida llena de estatuas sexuales como objetos extraños son con sus manos atadas por encima de sus cabezas, con las piernas abiertas al máximo bien aseguradas con unos soportes de metal dorados, sus huevos estaban rodeados por un aro metálico que no permita que sus testículos se pegaran a sus pelvis, sus pene estaban en erección pero estaban grotescamente grandes como nunca antes en toda su vida.

Sus penes parecían no solo estar en erección sino hinchados al más del doble de su tamaño normal, ambos estaban de frente al otro en medio de ellos, un recipiente con algún tipo de líquido espeso, hirviendo de ese recipiente dos tubos que se anchaban en la parte alta sobresalían, de los tubos dos mangueras de metal sobresalían, que iban a sus penes pero no solo eso sino que se perdían dentro de los mismo por su uretra bajando hasta la base interior misma de su pene, debajo de sus escroto dos canales cóncavos descendían hasta el recipiente de metal.

De pronto Silvana y Noemí, aparecieron ante los aterrados adolescentes apenas portando dos péquelas tangas negras, con sus paraditos senos a la vista tambaleantes con cada paso que dieron a donde estaban ellos, al llegar a donde estaban, tanto Noemí como Silvana comenzaron a acariciar los huevos de los chicos que de inmediato comenzaron a pedir que los liberaran de sus retenciones cosa que por supuesto ella nos iba a hacer, ellas comenzaron a reír al escuchar las patéticas suplicas de los adolescente que asustados estaban al borde del pánico por no comprender nada de todo aquello.

Las dos chicas colocaron sus dedos sobre sus bocas antes de comenzar a hablar, mientras lo hacían seguían acariciando, ya sea sus huevos o sus portentosas erecciones.

-“Escuchen bien, nos dieron mucho placer, es una pena que ya nunca más vayan a poder hacer algo similar, ustedes han sido escogidos para ser el sacrificio a la Diosa KALITI, sus huevos serán su alimento y sus penes su gozo, esto les será muy doloroso pero su dolor le dará placer a la diosa, les hicimos gozar antes para que tengan algo que recordar cariños, espero nos recuerden con pasión en el futuro”.

Terminando de decir eso Silvana acciono un botón a un lado del recipiente de hirviente liquido mientras ambos riendo desapareciendo de la habitación ante los gritos desesperados de suplica de los dos adolescente que se revolcaban contra sus retenciones buscando escapar de aquel terrible destino que les esperaba de continuar ahí, de pronto ambos se quedaron quietos mirándose directamente a los ojos muy abiertos al sentir como aquel liquido hirviente comenzó a fluir por el tubo introducido en sus penes hasta de alguna razón llegar a sus huevos que comenzaron inflarse al recibir el liquido en ellos lo que hizo que ambos comenzaran a gritar despavoridos de dolor.

-“AAAAAAAAAAAAAAAYYYYYYHHGGGGG”.

Pronto la agonía fue mayor cuando sintieron que sus huevos estaban por explotar pero en lugar de eso dos pequeños cortes hechos en la parte inferior de sus escrotos se abrieron en ese momento formando dos agujeros circulares por donde comenzó a fluir el liquido caliente hacia el recipiente pero mezclado con los tejidos de sus testículos que estaban siendo derretidos como una vela por aquel liquido para luego ser drenados por los agujeros en sus escrotos mientras ambos  no dejaban de gritar su convulsionar de dolor sin poder dar crédito a todo lo que les estaba pasando.

Poco a poco sus testículos fueron drenados desapareciendo para siempre de sus escrotos, mientras sus penes estaban fueron cocinados por dentro por el hirviente liquido que no dejaba de fluir por el tubo hasta sus huevos, aquello duro varias horas, durante las cuales ambos entraban y salían de la inconsciencia en repetidas ocasiones, hasta que casi ya no sentían dolor y el recipiente bajo ellos parecía un liquido rojo con pedacitos de lo que alguna vez fueron sus viriles testículos flotando en la superficie, de pronto ambos sintieron un fuerte dolor que los hizo lanzar un alarido desgarrador de dolor y se desvanecieron en la inconsciencia de nuevo.


** ** ** ** ** ** ** ** **

Tony y Teo despertaron a una mañana fresca de marzo, estaban en la entrada de la casa de Teo, ambos vestidos, no sabían cómo habían llegado ahí, sin saberlo habían pasado dos semanas desde que fueron a la fiesta, de inmediato pensaron que todo aquello había sido un mal sueño, ambos tenían unas ganas grandes de orinas por lo que fueron hasta unas plastas atrás de la casa en el patio para descargar sus vejigas.

Ambos adolescente sonrientes se bajaron sus braguetas recordando a las chicas con las que habían tenido sexo según ellos la noche anterior, y lo mucho que gozaron todo era felicidad hasta que Tony abrió sus ojos grandes seguido de Teo cuando ninguno de los dos encontró sus penes para poder vaciar sus vejigas, ambos chicos se bajaron sus pantalones casi al mismo tiempo, para hacer lo mismo con su ropa interior, solo para descubrir que sus penes y huevos se habían ido solo un pequeño agujero como si fuera un esfínter en donde alguna vez estuvo su pene quedaba de sus genitales.

-“¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO!”

Gritaron desgarradoramente al unísono ambos nuevos eunucos, tan fuerte que despertó a todos los vecinos que escucharon los gritos cuando ambos de rodillas se agarraban sus entrepiernas contemplando las horribles cicatrices de su “Castración Horripilante”. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

BAÑO DE HOSPITAL

Los pecados se pagan tarde o temprano en la vida, dice un dicho pero yo nunca lo creí, hasta los 54 años en que se volvió toda una dolorosa realidad para mí, todo comenzó cuando por un accidente de trabajo me fracture los dos brazos......


BAÑO DE HOSPITAL
Los pecados se pagan tarde o temprano en la vida, dice un dicho pero yo nunca lo creí, hasta los 54 años en que se volvió toda una dolorosa realidad para mí, todo comenzó cuando por un accidente de trabajo me fracture los dos brazos. Un día durante mis citas al hospital seria despojado de lo mas preciado para un macho sea cual sea su edad.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [SADO] [BALLBUSTING]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Los pecados se pagan tarde o temprano en la vida, dice un dicho pero yo nunca lo creí, hasta los 54 años en que se volvió toda una dolorosa realidad para mí, todo comenzó cuando por un accidente de trabajo me fracture los dos brazos y sufrí severas quemaduras en ambos también por lo que además de enyesados tuvieron que vendarme mis manos aquello debía durar por lo menos tres largos meses para que sanara completamente, para ese momento mi cuerpo era  robusto pues trabaja en la construcción desde muy joven, sin embargo era obeso con varios kilos de más en mi cuerpo.

Por mis lesiones tuve que acudir a un hospital público del sector salud, en primera para que me dieran mi justificante medico para poder faltar al trabajo sin que me descontaran la paga, en segunda porque en otros hospitales la atención era muy elevada para poderla costear, aunque mis hijos ya mayores ofrecieron costear los gastos estime que no hacía falta pues el hospital público ofrecía un buen servicio, fui remetido a un nuevo hospital a las afueras de la ciudad que no estaba tan lejos de mi casa, lo que me llamaba la atención era que las citas que me daban siempre eran después de las 6:00 PM.

Cierta tarde me toco cita ya tarde de hecho fui el último en ser atendido por el médico tratante, que me atendió como de costumbre me informo en que máximo dos semanas me deberían quitar el yeso, lo que me alegro, al salir de la consulta una enfermera me dijo que necesitaba una muestra de orina para unos análisis que el médico me mando, no era una petición extraña, ella me condujo hasta uno de los baños y me entrego un pequeño frasco de plástico para que lo llenara con mi orina.

Ella se ofreció a ayudarme por mi imposibilidad evidente de abrirme la bragueta aquella tarde mi esposa no pudo acompañarme por lo que acudí al hospital solo, caminando pues como ya dije no estaba lejos de mi casa, apenas la puerta de aquel baño se cerro, sentí una fuerte punzada en la nuca que me hizo voltear para ver a la enfermera con una sonrisa maliciosa en su rostro sosteniendo una jeringa cuyo contenido evidentemente me inyecto apenas un segundo después todo se me empezó a nublar, me sentí mareado y repente ya no supe más.

Cuando recobre el sentido estaba desnudo de la cintura para abajo colgado de mis piernas, las cuales se mantenían separaras y amarradas con la ayuda de una muleta metálica, estaba amarrado con mis brazos enyesados detrás de mi espalda, con una mordaza que en realidad era mi trusa “slip”, que había sido hecho pedazos para ser metida en mi boca el elástico que alguna vez rodeo mi cintura ahora rodeaba mi cabeza, colgaba de cabeza sostenido por mis piernas, frente a mi estaba la enfermera para ese momento despojándose de su pequeña tanga blanca para quedar completamente desnuda ente mis ojos que se abrieron grandes al ver aquel cuerpo femenino al desnudo.

Ella al ver que desperté sonrió con malicia, luego dijo “al parecer maldito no me recuerdas, pero tal vez lo que te voy a enseñar te refresque la memoria de quien soy, y lo que me hiciste hace años cuando apenas comenzaba a vivir, una vida que tu destruiste para saciar tus asquerosos deseos de macho”, al terminar de hablar me escupió al rostro, para luego darse vuelta, sus nalgas quedaron a mi vista en una de ella una cicatriz con una letra que era la inicial de mi apellido quedo al descubierto en ese momento recuerdos olvidados de mi juventud vinieron a mi mente de inmediato.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Aquella cicatriz me llevo casi de inmediato a décadas atrás cuando tenía 23 años, trabajando en la construcción de un alto edificio que serian usados para oficinas, recordé el rostro de aquella mujer en aquel entonces de apenas 14 o 15 años, aquella tarde me quede tarde en la obra bebiendo había peleado con la que luego sería mi esposa, estaba dolido y con ganas de sexo, era viernes cuando vi pasar a esa chica, algo en mi se encendió y no pude controlar los actos que se sucedieron a continuación.

Enardecido por el alcohol en conjunto con mi deseo de placer para matar el dolor que sentía en mi pecho, corrí hasta el otro extremo de la construcción en donde espere que aquella adolescente que cargaba una bolsa de pan pasara, me cerciore que no hubiese nadie por aquel lugar cuando la vi pasar la jale hacia adentro de la construcción cerrando la puerta de metal que medio abrí, le tape la boca para llevármela al decimo piso apenas terminado, cargada.

La adolescente temblaba como gelatina, cuando cerré el único acceso a aquel lugar, la vi con mis ojos inyectados de deseos, podía sentir como mi ya dura erección palpitaba debajo de mi trusa,  la chica lloraba ya para ese momentos, pero nada de eso me importo la miraba con deseo, miraba su delgada blusita veraniega, su shorcito de mezclilla que dejaban ver casi la totalidad de sus piernas, su vientre plano y rostro aun de niña por el que corrían lagrimas, me despoje de mi camisa y viejo pantalón de trabajo para quedar solo en ropa interior ante el terror de la adolescente.

Totalmente dominado por el deseo le arranque su blusita junto con su pequeño sostén (corpiño) para proseguir a despojarla de su shorcito previo a una pequeña lucha en la haciendo gala de mi fuerza física logre salir vencedor aquella adolescente quedo casi desnudo con un calzoncito (braga) con un dibujito de un osito al frente directamente sobre sus labios vaginales que se marcaban perfectamente en su prenda interior,

Aquella chica ya era casi toda una mujer: senos redonditos aun no grandes, firmes, con pezones puntiagudos, unas piernas largas esbeltas con muslos gruesos, que culminaban en unas nalgas que se veían redonditas como erguidas, su cuerpo era perfecto, además su  rostro hermoso, de ojos grandes y un cabello pelirrojo que le llegaba hasta los hombros, remataba armoniosamente el conjunto, aquello era un verdadero manjar, en ese momento solo pensaba en poseer ese lindo cuerpo

Ese culito delante suyo apenas cubierto por la delgada tela de su prenda intima que se incrustaba en la rajita entre sus piernas, era una invitación que no podía rechazar sentí como mi deseo cubría sus sentidos como moralidad que aún le quedaba por lo que decidió a actuar, me acerque  sin decir nada a la asustada adolescente levante su cuerpo, para colocarme detrás de ella para aferrarme a sus senos juveniles empujando mi entrepierna cubierta por mi trusa contra las carnes turgentes de las nalgas de la chica, que reaccionó histérica al sentir mi dura erección entre sus nalgas, masajee sus senos, mientras mi rostro retrata el deseo, la lujuria que me dominaba.

-“¡Suélteme por favor, Por Favor!”

Dijo sollozando la chica pero no respondí, solo se limite a apretarme más a ella, que sintió aun mas entre sus nalgas el bulto debajo de mi trusa con mis manos apretando y jugando con sus lindos senos, creo que en ese momento ella comprendió que de nada le serviría dialogar conmigo, algo dentro de ella le dijo que no entendería razones y que estaba dominado por una lujuria que no se detendría hasta haberse saciado sexualmente con su cuerpo.

Era sordo a cualquier suplica suya en ese momento solo pensaba en el placer que su cuerpo me podría proporcionar, seguí masajeando sus senos restregando mi paquete contra su nalgas de alguna manera se resigno y se dejó hacer al no resistirse tenazmente una de mis manos, febril y temblorosa por el deseo se apoderó de su ropa interior para empezar a bajarla, una vez despojada de su prenda íntima, la lleve obligada hasta una burda mesa le abrí las piernas con cierta brusquedad me baje mi trusa, mejor dicho me la arranque, entonces ella sintió que algo duro y caliente se coloco en la entrada de su virgen vagina.

-¡iba a violarla en ese momento!

En ese momento se revolvió desesperada pero nada podía hacer pues estaba sujeta por mis poderosos brazos, que le impedían todo movimiento  con mis manos que seguían apretando sus senos.

"No, no, ¡por favor no lo haga!"

Dijo ella llorando amargamente cuando mi glande empezó a penetrarla, con brusquedad, sin ningún miramiento, apenas bastaron un par de empujones, para que mi pene que si bien no era muy grande se introdujera totalmente en su rajita la estaba violando a lo perrito, obligándola agarrarse sobre los tablones de aquella mesa para resistir el ataque de su violador.

"Nooooooo. Por favor nooooooooo"

Pero sus suplicas eran inútiles pues para ese momento ya la tenía completamente empalada, e incluso ya estaba empezando un movimiento de vaivén que metía y sacaba mi rígida erección rápidamente, como si estuviera apurado por acabar en realidad deseaba gozar al máximo aquella cogida pero mis ganas me estaban ganando.


Sus suplicas se perdían en un llanto incontenible al sentir que la violación era irreversible, que ya nada podría parar aquellos, continué moviéndome en busca del placer supremo, tuve que reprimir a duras penas el deseo de moverse para que hacerla gozar también deseaba hacerla gemir como una perra, de pronto ella se sintió inundada por un líquido caliente, que cubrió su rajita y empezó a caer por sus muslos al suelo, mientras jadeaba de placer justo detrás de su oído saque mi pene ya satisfecho mientras la muchacha seguía llorando desconsoladamente, de manera incontenible, en parte por la violación y en parte por su propia reacción.

Lo que más le dolía y que no podría perdonar nunca, fueron las sensaciones que sintió mientras era violada, se sentía sucia, usada, obligada, sí, pero sucia, porque había sucumbido a la lujuria de aquel hombre y al final, cuando éste soltó su semen dentro de ella, esta gimió del gusto al recibir la descarga de aquel hombre y casi acaba junto con él, aún sentía en su interior el deseo insatisfecho que le produjo la violación.

Pero de pronto de nuevo sintió como mi dura erección se hundió por completo dentro de ella, que empezó a moverse mientras la hacía moverse en sentido contrario, mi cuerpo estaba dominado aun por el deseo y el morbo de ese condenable acto, era tanta mi lujuria desatada que no pude aguantar mucho tiempo de nuevo ambos acabamos casi al unísono, quedando desparramados sobre la mesa en medio de jadeos, buscando el aire que les faltaba, con ella llorando sin control.

Con aun una dura erección la hice arrodillarse frente a mí, la tomó de la cabeza y la lleve hasta mi rígido pene, la hizo abrir la boca con amenazas para que se engullera con cierto asco de su parte mi erección mientras sentía como la lengua y cálida boca de la adolescente rodeaba mi pene, comencé a gemir lleno de placer, luego de un rato ya con mi pene de nuevo duro como roca la hice ponerse en cuatro patas sobre el sucio piso, para de nuevo penetrarla.

Mis embestidas brutales no se hicieron esperar, realizando un mete saca frenético excitado por los resoplidos y llanto de la chica, mientras era violada, hasta que nuevo al cabo de unos minutos llegue de nuevo a un clímax experimentando uno de los mejores orgasmos que he sentido en toda mi vida, dejándome completamente agotado, antes de que mi deseo se perdía le marque con la ayuda de un pedazo de metal afilado mi inicial en su nalga derecha, poco a poco recobre la razón me vestí de nuevo e hice que ella hiciera lo mismo con los despojos de sus prendas para llevarla fuera de la construcción para dejarla ir asegurándome de no ser visto por nadie al hacerlo, luego me fui a mi casa, al día siguiente renuncia al trabajo y me fui a otra ciudad cercana, regresando algunos años más tarde para casarme y comenzar a vivir de nuevo ahí.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

De pronto la reconocí ella se dio la vuelta de nuevo para decir “espero sepas quien soy ahora, maldita bola de grasa, me desgraciaste la vida para siempre, tu violación me dejo embarazada, pero mis padres me llevaron a un lugar clandestino para abortar, en donde me causaron un gran daño extenso que me impide tener hijos, además cada que un hombre quiere tener sexo conmigo te imagino violándome y grito de terror por mas terapias que he tomado pero creo que con esto todo acabara por fin”.

Ella tenía solo sus medias blancas como únicas prendas en su bello cuerpo sus senos habían crecido más en todos esos años paro aun eran redonditos y firmes con una vientre plano, conservaba sus nalguitas redonditas como paraditas, su rajita estaba completamente depilada como el día que la viole ella sostenía mi cinturón con el que empezó a azotarme, directamente sobre mis huevos, provocándome un gran dolor, me revolvía tratando de escapar como ella mismo lo hizo aquel día en aquella construcción.

Los azotes eran con una furia desmedida, golpeando mis grandes huevos que eran mi orgullo desde joven que hacían que mi pesado cuerpos se sacudiera con violencia, pronto largos moretones comenzaron a aparecer por mis piernas, nalgas y huevos por los fuertes azotes que ella me daba, con uno guantes de látex me supuse para no dejar evidencias de sus crueles actos, por espacio creo de casi una hora sino es que más tiempo aquella mujer con mirada de odio total me estuvo azotando con todas sus fuerzas hasta que mis huevos quedaron del doble de su tamaño normal.

Cuando su brazo de canso de azotar mis huevos arrojo mi cinturón a un lado del baño para acercarse a donde estaba para primero a acariciar mis hinchados huevos que en otras circunstancias me hubiese causado placer pero que en ese momento solo me causo uno de los mas indescriptibles dolores que se puedan imaginar, sin embargo mi pene hasta ese momento semi erecto quedo casi de inmediato completamente rígido como una barra de acero solo que apuntando hacía el suelo, de la punta comenzó a chorrear liquido pre seminal que resbalo por mi abultado abdomen hasta mi pecho y cuello.

Luego me agarro ya en forma mis huevos con su mano envolviéndolos para comenzar a apretarlos con todas sus fuerzas provocándome el inevitable horrible dolor que era simplemente agonizante mientras mi cuerpo se retorcía preso de dolor mientras gritaba detrás de mi mordaza, ella comenzó a retorcer mis huevos de forma grotesca haciendo mi cuerpo ya  no se retorciera sino que se convulsionara de dolor como nunca antes había experimentado en mi vida, en medio de ese océano de dolor mi pene que estaba más duro que nunca antes lanzo un primer gran chorro de cálido semen seguido de otros tres, vaciando por completo mis maltratados huevos.

-“¡Vaya, maldito desgraciado parece que te gusta lo que te hago pues veamos si te agrada lo que te voy hacer a continuación!”

Ella dijo mientras una mueca de malicia apareció de nuevo en su rostro mientras observaba como mi cremoso semen resbalaba por mi prominente abdomen, mientras jadeaba presa del dolor más que de placer en ese momento, ella dejo de exprimir mis huevos para ir a un costado de un urinal para tomar un tubo todo oxidado, regreso para apoyarlo justo entre mis dos hinchado huevos moviéndolo entre ellos.

Para luego sentir como los ojos casi se me salen de sus orbitas cuando sentí el primer brutal golpe de aplicado por aquel tubo directamente sobre mis huevos que me hizo sentir un dolor tan intenso que es imposible de describir con palabras, para el tercer brutal golpe del tubo sobre mis ya hinchadísimos huevos estaba al borde del desmayo y locura por igual que mi cuerpo apenas se sacudía con cada brutal golpe, apenas con fuerzas para seguir respirando,

En ese momento ella fue hasta uno de los lavabos detrás de ella para tomar de una pequeña charola un escalpelo, para regresar a donde estaba, sentí un dolor intenso pero no tanto como los golpes del tubo sobre mis huevos, unos segundos más tarde sentí que algo caliente escurría por mis nalgas, abultado abdomen y espalda, luego escuche el sonido de unas tijeras cerrándose, luego sentí varias pequeñas punzadas, apenas pues en eses momento que estaba ya muy débil, ya no supe nada de lo que aquella mujer me hizo.


** ** ** ** ** ** ** ** ** **

Cuando desperté habían pasado dos días, estaba en el mismo hospital pero ahora en una cama con mi esposa e hijo a mi lado, un médico me dio la peor noticia me habían castrado, despojado de mis amados testículos para siempre, pese a que conté todo lo sucedido, a las autoridades por supuesto omitido las razones de aquella mujer me hiciera lo que me hizo, nadie supo dar razón de aquella mujer, nadie al parecer la conocía en aquel hospital.

La investigación aun sigue abierta aunque no creo que realmente den con aquella mujer que me privo de mis dos grandes huevos entre mis piernas, desde ese día vivo con dos prótesis testiculares dentro de mi escroto pero pese a que tomo testosterona mi pene ya no puede tener erecciones salvo con inyecciones dolorosas que se deben aplicar directamente en el tronco de mi pene.

Pese a eso mis orgasmos no son tan placenteros como lo eran antes de ser castrado, por lo que prácticamente ya no tengo sexo, siempre despierto a media noche sudando lleno de terror recordando lo ocurrido, siempre ahora estoy temeroso de que aquella mujer regrese en cualquier momento para llevarse mi pene la única parte que me queda de lo que alguna vez fue mi hombría, me siento usado, vejado y humillado en lo más intimo de mi ser, creo que así es como ella se sentía después de lo que le hice en mi juventud.

Por supuesto no hay noche que no recuerde lo sucedido en aquel “Baño de Hospital”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Zofia “prisionera” y maniatada

 

Zofia es maniatada y puesta a merced (voluntariamente) por su amigo/amante/compañero Claudio.

 

Esta historia comienza en un dormitorio. De momento vacío. De un lado una cama, al lado un escritorio y una mesa de noche (contra la pared donde se halla la ventana que da al exterior), en la pared enfrente a la cama hay un armario, y en la última (frente al escritorio) la puerta de entrada.

Se escuchan ruidos afuera y risas…la puerta se abre de repente y entras dos personas. Zofia una chica de estatura media, cabello rubio, pechos medianos y buen trasero y su novio/amante/amigo con derechos Claudio. Se están besando apasionadamente y acariciando. Él la toma en brazos y la sienta sobre el escritorio donde se siguen besando. Ella le mira y dice:

Me haces arder.

Tu mas Zofi. Estoy muy caliente. Pero ahora lo estarás un poco mas

¿Qué tienes en mente?.

Parate en medio de la habitación, con las manos detrás de la cintura y de espaldas a mí.

 

Zofia obedecía. De reojo observa cómo abría un cajón del escritorio y sacaba una caja, y de las misma unas sogas.

Al momento se entera para que son cuando las uso para atarle las muñecas detrás de la cintura. Las ataduras eran firmes, pero no como para incomodarla e, inclusive, si quisiera, a la rubia no le costaría nada desatarse. Era un juego que estaba dispuesta a jugar.

Claudio, tras atarla, le dijo al oído –Ahora serás mi prisionera.

 

Acto seguido le rodeó con el brazo izquierdo, por encima del pecho, y tras darle un beso descendió su mano derecha hasta debajo de la falda y comenzar a masturbarla. Ella empezó a gemir mientras el estimulaba su sexo. Echó la cabeza hacia atrás recostándola sobre su hombro.

Lentamente la masturbación la llevó a que se “mojara”, que su vagina se humedeciera. Cuando Zofia se lo dijo, él se detuvo y, para su sorpresa, pasó otra soga alrededor de los antebrazos y el torso. Ahora con los brazos inmovilizados por ambas ataduras, Claudio hace que ella se recueste sobre el escritorio. De pie ante el mueble, boca abajo y con el torso apoyado sobre la superficie del mismo, ve cómo su amigo saca varios dildos/consoladores de la caja, para después bajarle la bombacha (llevaba una falda puesta).

 

Zofia cierra los ojos cuando Claudio le introduce un dildo/consolador no rígido de unos 15 centímetros en la vagina. Él lo mueve adelante hacia atrás con la mano izquierda mientras la derecha se apoya en la parte baja de la espalda de ella. La rubia se ríe mientras el suave juguete le hace cosquillas dentro.

Un rato después cambia de dildo/consolador por uno de 20 centimetros y más rígido. Él se ubica directamente detrás de ella, la toma de la cintura con la mano izquierda y con la derecha la comienza a penetrar. Ella suelta pequeños gemidos mientras el dildo/consolador entra y sale dentro suyo. Se va humedeciendo cada vez más. Le toma un glúteo y lo aprieta un poco.

Llevan así un rato hasta que decide darle vuelta. Zofi se siente “vulnerable” con las piernas abiertas, recostada sobre el escritorio bocarriba y maniatada. Lo observa y se miran fijamente a los ojos por un momento, hasta que él se arrodilla y comienza a practicarle sexo oral. Le pasa la lengua por el clítoris y la entrada de su ya humedecida vagina. Ella comienza a gemir.

Claudio se detiene para sacar un tercer dildo/consolador de 25 centímetros de lo largo y se lo comienza la penetrar mientras prosigue con el oral. El juguete firme y la lengua de su hombre la enloquecen. Ella gime constantemente.

 

¿Sabes Zofi…prisionera?-Comenta él-Tus gemidos…me distraen– Para acto seguido taparle la boca con la mano izquierda mientras con la derecha la seguía penetrando con el dildo/consolador.

Estuvieron un buen rato así. Ella totalmente inmovilizada y de piernas abiertas. Mientras que él, de pie enfrente, introducía en su sexo el juguete al mismo tiempo que le tapaba la boca.

Claudio estaba tan excitado como ella. Viéndola sonrojada, sudando, escuchando algún gemido de placer (a pesar de la boca tapada) y sus ojos cerrados para sentir con los otros sentidos.

Sacó el dildo/consolador y observó lo bien húmedo que estaba.

 

¿La estás pasando bien?”- le preguntó. A lo que ella asintió con la cabeza.

 

Le quitó la mano de la boca para dejarla respirar un poco, mientras sacaba un largo pañuelo de caja. Tras un minuto le amordazó la boca con él y la alzó en brazos para arrodillarla delante de la cama, con el torso recostado sobre la misma bocabajo. Zofia se volteó y alcanzó a ver cómo se bajaba el pantalón y después dejaba al descubierto su firme y erecto pene. “Ahora me toca a mí gozar un poco más”, dijo Claudio antes de tomarla de la cintura y penetrarla.

Adelante y hacia atrás, era el movimiento de la cadera de él. Zofia totalmente maniatada se dejaba hacer sintiendo el calor del pene dentro de ella. La penetración se extendió por un rato mientras con la vagina lubricada, por toda la previa, haciendo todo más placentero.

Cuando llegó al orgasmo y eyaculó, Claudio emitió un suspiro de placer. Derramó cada gota dentro de Zofia hasta que no quedó más.

Unos segundos después se separó de ella y se levantó el pantalón. Zofia volteó y lo miró a los ojos, su frente estaba perlada por el sudor y respiraba algo agitada. El tener la boca cubierta por el pañuelo hacía que sus ojos, sus hermosos ojos, resaltaran. Algo en su mirada pareció indicar que esperaba que su compañero le quitara el pañuelo y liberara los brazos.

 

Claudio lo percibió- ¿Crees que esto acabó prisionera?-. A lo que ella levantó una ceja expresando algo de confusión-. Aún no hemos terminado señorita.

 

Acto seguido la levantó y la cargó sobre un hombro. Y así, maniatada y sin bombacha, Claudio se la llevó a otra habitación “más privada”. Mientras le decía:

La diversión…acaba de comenzar.

La entrada Zofia “prisionera” y maniatada aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.