SOBRINA DE MI EX

Con 50 años era un hombre divorciado hacia ya siete años, por alguna razón mis impulsos sexuales regresaron, necesitaba sexo pero no con una mujer hecha y derecha, no mis apetencias eran las chicas núbiles, las inexpertas quería sentir lo que se sentía desvirgar a una jovencita como en mis años de adolescencia......

SOBRINA DE MI EX
Con 50 años era un hombre divorciado hacia ya siete años, por alguna razón mis impulsos sexuales regresaron, necesitaba sexo pero no con una mujer hecha y derecha, no mis apetencias eran las chicas núbiles, las inexpertas quería sentir lo que se sentía desvirgar a una jovencita como en mis años de adolescencia. Fue como Olivia llego a mi vida sin imagina todo lo que ella provoría con sus provocativos contoneos.

[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [BALLBUSTING] [ADVERTENCIA]


Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 50 años era un hombre divorciado hacia ya siete años, por alguna razón mis impulsos sexuales regresaron, necesitaba sexo pero no con una mujer hecha y derecha, no mis apetencias eran las chicas núbiles, las inexpertas quería sentir lo que se sentía desvirgar a una jovencita como en mis años de adolescencia, como cuando desvirgue a mi ex esposa cuando ella tenía 18 años, claro que aquello eran otros tiempos pero mi cuerpo clamaba con cada célula que lo hiciera. 

Mi ex esposa termino en buenas relaciones conmigo pese a estar divorciados aun seguíamos asistiendo a eventos juntos como marido y mujer, incluso a sus eventos familiares pues me logre llevar muy bien con su familia, es ahí donde vi a Oliva, para ese momento de unos 15 años, la conocía desde bebe, de hecho fui a su bautismo, era la hija menor de la hermana de la que fue mi esposa, la muy condenada se había puesto muy linda, con un  culito que en verdad era más que de infarto, sobre todo pues usando esos pantalones tan apretados destacaban más ese lindo par de nalgas que ya se cargaba a la linda morenita.

Paso un año en que en cada reunión a la que iba no la dejaba de buscar, Olivia ya con 16 años era una verdadera belleza, varias veces, le toque el ese lindo par de nalga de forma muy discreta sin que nadie nos viera en alguna de aquellas reuniones familiares, lo mismo le sobe su grandioso par de tetas que ya eran de buen tamaño en varias ocasiones, al parecer le gustaba que le metiera mano, también varias veces nos quedamos solos en algún cuarto, aunque Olivia parecía ser bastante tímida, no se animaba a nada conmigo,  siempre me quedaba con ganas de penetrarla cuando a alguna de aquellas reuniones iba con falda se la levantaba acariciarle su vagina por encima de su ropa interior que se marcaba muy bien o le acariciaba sus nalgas.

Pese a todo se me hacía muy raro que una chica tan guapa como Olivia además de joven no tuviera un noviecitos que le diera lo que ella buscaba, si bien era muy ardiente, no parecía andar con nadie hasta donde yo sabía, cierto día Olivia se apareció en mi casa con el pretexto de pedirme un favor por supuesto no iba a desperdiciar esa oportunidad que se me brindaba en charola de plata sin dudar la invite a entrar nos pusimos a platicar en sala con ella cada vez más cerca de mí, de pronto  meda un beso en la boca y comenzamos a acariciarnos, en ese momento me olvide todo el mundo, de la diferencia de edad Olivia lleno mi cabeza.

Aunque evidentemente no era virgen tenía miedo, pero la belleza de Olivia me excitaba por lo que deje toda mi moralidad como mis prejuicios a un lado, comencé a acariciarla, le quite la blusa, junto con el sostén (corpiño) para comenzar a chupar su lindo par de tetas, con la otra mano comencé a tocarle su entrepierna por encima de su ajustado pantalón de mezclilla, ella se retorcía de la excitación que sentía en mis brazos, estaba ya para ese momento muy excitado, cuando trate de desabotonar su pantalón Olivia me dijo “no por favor espera”, por lo que pare, pensé que eso iba a ser todo pero tenía que hacer algo para que aquello no parece.

Lo único que se me ocurrió fue darle un beso para que no pudiera hablar, mientras la besaba despacio metí la mano dentro de su pantalón, primero siento la tanguita que tenia puesta, Olivia otra vez me dice que no, separando sus labios de los míos pero yo insistí hasta que mis dedos comenzaron a rosar sus labios vaginales, que sentí ya estaba mojada ella me sujeta la mano y me dice espera, con un tono algo de molestia le pregunto ¿qué pasa? ella me responde “nunca lo hice antes soy virgen”, en ese momento, al escucharla decir esas palabras solo pensé que tenía que penetrarla a como diera lugar claro no se lo dije.

¿Hablas en serio? Olivia con su mirada de niña aun me responde ¡es cierto!, hace tiempo pienso en ti tío, cuando me tocabas me mojaba de solo pensar tenerte encima mío, en ese momento mi cabeza voló, la comencé a acariciar otra vez, solo que ahora con más calma, despacio ella comenzó a relajarse, su pantalón no tardo en irse, para ese momento ya estaba ya estaba más que excitado, le quite la tanguita delicadamente mientras le basaba sus tetas, su vagina ya estaba súper húmeda y lista para penetraba.

Suavemente le abrí las piernas, baje por su abdomen hasta su sexo, aspire su aroma y le sobre su hinchado clítoris, Olivia se estremeció de placer, comencé a pasar mi lengua por su labios vaginales mientras ella comenzó a gemir, era delicioso degustar el rico sabor de sus jugos virginales, luego de un rato en que la hizo gozar, acerque mi endurecido pene de 21 cm a su vagina, primero comencé a  rosar su vagina con la punta de mi pene, para luego de unos minutos hago un primer intento de meter la punta de pene en su interior, Olivia dio un gemido casi un grito, que me excito como estremeció más aun debía penetrarla pronto o iba estallar de tanta lujuria que estaba sintiendo en ese momento.

Ya no podía más la quería llenar de mi carne viril dura como el acero en ese momento, entonces decidí que era el momento, la tome de las caderas para comenzar a empujar despacio, poco a poco, metiendo y sacando la punta de mi glande que ya emanaba gran cantidad de liquido pre-seminal, sentía como su cerrada vagina se iba dilatando más y más, hasta que de pronto sentí que era el momento de un solo golpe se la metí de lleno, Olivia abrió los ojos grandes y lanzo un suspiro al sentir la punta de mi pene entrando en ella, puso sus manos en mi vientre como tratando de detenerme, me detuve pero ya era tarde estaba dentro de ella.

Espere q se calmara un poco, cuando estaba por sacarle  mi dura erección de su interior me dijo: “¡No la saques, espera un poco! Lo hico espere a que ella me dijera que estaba lista disfrutando de la calidez de su vagina, cuando ella estuvo lista entonces comencé a meter más mi pene en ella, su vagina me apretaba mucho ya no recordaba esa sensación, de pronto comencé a envestirla, despacio primero, mientras ella se retorcía, de dolor y placer mientras me abrazaba, me besaba y acariciaba mi espalda estaba a punto de terminar, por lo que acrecenté mis embestidas, las cuales eran completas sintiendo como mis huevos que hervían de pasión se aplastaban contra su pelvis.

Se la empujaba muy fuerte, casi con violencia, mientras mi alumnita gemía del placer que yo le estaba proporcionando, cada vez sentía que estaba más cerca de eyacular, pero deseaba seguir penetrándola por más tiempo por lo que le saque mi pene de su vagina, la hice poner de cuatro patas para penetrarla en la posición del perrito pero no su recién estrenada vagina sino por el culo, al principio cuando sintió la punta de mi glande bien mojado por sus jugos se resistió pero sin darle a tiempo a nada la penetre ella casi de inmediato paso del dolor al placer se puso a gemir de dolor pero también de placer, después la levante para agarrarla de sus caderas, ahí me di cuenta que darle por el culo le gustaba más que la cogida por su vagina, nos movíamos a un buen ritmo, mientras ella no dejaba de gemir un buen rato después ambos acabamos con suspiros de placer.

Mi semen broto con fuerza llevando su culito de mi espesa leche por completo lo que la hizo llegar a un fuerte orgasmos, debo confesar que después que la pasión disminuyo note que en efecto Olivia si era virgen, sobre la cama en donde nos trasladamos para llevar a cabo esa magnífica sesión de sexo una mancha de sangre proveniente de su sexo quedo como mudo testigo de la pérdida de su virginidad.

Pensé que eso sería todo pero de pronto Olivia se arrodillo frente a mí, quedando entre mis piernas sobre la cama para tomar mi pene aun erección el cual sin más se metió a su boca, en ese momento juro que vi a Dios fue una sensación increíble volver sentir un mamada luego décadas de no hacerlo, al principio debo admitir le asqueó, pero la excitación que Olivia sentía poco a poco le gano después de un ratito me estaba haciendo la mejor mamada de mi vida aunque lo hacía torpemente, se notaba que no conocía de esos oficios pero lo estaba compensando con mucha pasión, luego de unos 15 minutos de nuevo estaba listo para arrojar una nueva carga de mi leche  lo cual hico en su boca, no tuve que obligarla  a tragarse mi leche, ella lo hizo de muy buena gana.

Aquellos encuentros continuaron por meses, pero todo lo bueno debe terminar, alguna veces usaba condón pero cuando la pasión me ganaba como aquella súper ardiente primera vez, no lo usaba lo que daría lugar a lo que era natural Olivia salió embaraza pero me lo oculto a mí y a su madre hasta que la pancita fue evidente, fue su madre la que lo descubrió primero, la llevo al médico y ahí se confirmaron sus sospechas, hasta hoy no se qué uso para presionar a Olivia a que le dijera el nombre del padre, que por supuesto era yo.

Cierto día sin que supiera nada del drama que se estaba tornando a mi alrededor recibí una llamada de mi cuñada la madre de Olivia la cual me pedía si podía ir a hablar con ella, extrañado pero sin preocuparme por algo le dije que podía ir esa misma noche, a eso de las 9:00 PM de esa noche estaba ya instalado en la cómoda sala de la casa de Olivia, tomando un rico café que su madre me sirvió con una amplia sonrisa en sus labios.

Mientras hablábamos comencé a sentirme algo difuso, todo se me comenzó a nublar de pronto ya no supe nada, lo siguiente que recuerdo es despertar amarrado y amordazado a un cama, apenas en ropa interior, mis brazos estaban en extendidos y sujetos a la cabecera de la cama, lo mismo que mis pies, la madre de Olivia estaba ahí frente a mí con solo en ropa interior ella era una mujer de unos 47 años bastante atractiva, me alzo la cabeza agarrándome de los cabellos para decirme al oído. 

-“¡Voy acabar con tus ganas de ir seduciendo niñas maldito puerco!”

Fue en ese momento que empecé a sentir miedo, pues fue evidente para mí que la madre de Olivia sabia de lo nuestro trate de liberarme de hablar de tratar de razonar con ella pero me fue imposible de pronto sentí un golpe mis grandes huevos que me hizo ver el infierno del dolor que me provoco de un solo fuerte puñetazo que me dio, no conforme con ellos, mas y mas puñetazos siguieron al primero haciendo que mi cuerpo se sacudiera con violencia con cada nuevo golpe a mis grandes huevos que me provoca un dolor cegador.

De pronto mi cuñada saco un alicate (pinza), con la que comenzó a apretarme mis huevos retorciéndolos a más no poder haciendo casi saltar mis ojos de mis orbitas, el dolor era insoportable como jamás pensé sentir en mi vida, el rostro de mi cuñada denotaba furia, odio y venganza mientras me seguía retorciendo ante los crueles apretones que me estaba dando a mis huevos casi podía sentir que uno de mis testículos estaba a punto de estallar cuando ella dejo de apretar, para ese momento mi cuerpo estaba bañado en sudor con mis huevos visiblemente hinchados como muy sensibles.

Apenas me dejo si acaso un minuto de respiro cuando ella salió de la habitación, para ir a la cocina, mis pulmones tomaban aire cuanto podían tratando de reponerme pero el ardor que sentía en mi bajo vientre era aun muy intenso parecía que me quemaba por dentro, en eso mi cuñada regreso con un pesado rodillo sin decir nada se coloso a un lado de mi, ni siquiera tuvo que alzar mi pene pues este estaba en erección total por alguna razón, para comenzar a golpear mis maltratados e hinchados huevos con el pesado rodillo.

El primer brutal impacto me hizo perder la consciencia por un segundo pero recobre el sentido solo para seguir en aquella horrible pesadilla al sentir el aun más brutal segundo golpe, los brutales impactos por aquel rodillo a mis huevos se sucedieron uno tras otro sin descanso cada uno más brutal que el anterior, haciéndome entrar y salir de la inconsciencia en repetidas ocasiones una y otra vez regresando a sentir el fuerte dolor que el impacto de aquella masa causaba en mi al impactar contra mis ya hinchadísimos testículos que parecían pelotas de beisbol de lo grande que se habían puesto.

De pronto los brutales golpes cesaron, para ese momento estaba seguro que mis días de virilidad habían terminado, estaba convencido que ya era un eunuco para el resto de lo que me quedase de vida, dado el gran daño recibido en mis testículos, pero mi cuñada parecía que pensaba que aun merecía sufrir más, tomo un encendedor común  y corriente, lo acciono, lo que hizo que una gran llama quedase brillando en la parte superior del encendedor, el cual coloco debajo de mi escroto, sentí como la llama comenzó a quemar la piel baja de mi escroto, provocándome un indescriptible suplicio que me es imposible describir con palabras.

A los pocos segundos mis fosas nasales comenzaron a percibir el aroma de la piel quemada mientras me retorcía con el cuerpo arqueado al máximo gruñido aunque en realidad estaba gritando a todo pulmón detrás de mi mordaza, pero no conforme con eso tomo un lata de spray de fijador para cabello coloco la boquilla directo sobre mi glande puso la llama del encendedor en frente y acciono el spray una llama broto como si fuera un lanzallamas quemando mi pene en el proceso haciéndome en verdad delirar de dolor mientras mi pene en erección era incinerado.

Cuando termino de quemar mi pene mi cuñada tomo mis huevos el solo sentir sus dedos rodear mi maltrecho escroto me hizo casi desmayar de nuevo, pero ella comenzó retorcer mis testículos hasta que logro darles vuelta completa de 360º, pero no se detuvo en ese momento continuo girando mi escroto, dos, tres, no sé cuantas vueltas le dio, sentía como la piel de mi escroto se apretaba en espirar en la base mientras mi pene palpitaba de dolo, la agonía que estaba sintiendo ese momento era monumental.

Pero todo aquello llego a un momento supremo cuando sentí como la presión que se acumulaba en mi escroto al ser girado sin compasión se libero de súbito provocándome tal dolor como jamás hubiese imaginado sentir en mi vida, fue tan fuete el dolor que me desmaye esta vez de forma definitiva, desperté dos días más tarde en la habitación de un hospital, con mi ex esposa a mi lado cuando me vio despertar me dio una fuerte cachetada para luego tomarme de mi barbilla inclinarse y decirme.

-“Maldito degenerado mira que aprovecharte de tu propia sobrina, te voy a decir lo que vas decir a las autoridades y mas te vale que lo hagas o te acusaremos de violación y sabes que tenemos como ganar pues Olivia es menor de edad”.

Ella me dijo lo que debía decir, por supuesto las autoridades no creyeron ni una palabra de lo que les dije pero no tuvieron otro remedia que aceptarlo, no puse querella alguna y no se presentaron cargos en mi contra, por supuesto deje de ser invitado a las fiestas familiares, salí del hospital a los tres meses sin testículos y como solo medio pene, pues los médicos tuvieron que amputar la mitad.

El daño a mi pene fue terrible según me dijo el médico que me trato un veterano cirujano urólogo que al llegar al hospital mis testículos estaban perdidos irremediablemente pues quedaron hechos papilla dentro de mi escroto, que también estaba tan dañado que tuvo que ser removido, mi pene por su parte estaba muy quemado tanto que mi glande estaba casi completamente carbonizado tuvo que ser removido para evitar que se infectara, quede como un eunuco casi total por el resto de mi vida, casi un año después de salir del hospital recibí la visita de Olivia.

Ella toco a mi puerta la hice entrar traía un bebe en brazos, me sorprendí al verla pero más lo hice cuando me dijo que ese bebe era mi hijo, desde que lo tome en mis brazos lo ame, le di mi apellido y lo mantengo, Olivia huyo conmigo lejos al cumplir 18 años ella sale con chicos de su edad, mientras yo cuido a Carlitos mi hijo, Olivia ahora pasa por mi hija nadie sabe que ella es la madre de mi hijo pero sé que algún día se lo tendremos que decir, le tendremos que contar como es que tuve sexo cuando aún era hombre con la “Sobrina de mi Ex”.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com






Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

GOZANDO POR ÚLTIMA VEZ

Durante tres años grandiosos, había sido el sumiso esclavo de mi Amo, pero quería ser un eunuco desde el principio por eso es que acepte ser el esclavo permanente de mi Amo el cual era un hombre de unos 40 años para ese momento, rubio, alto con un grandioso cuerpo, además poseedor de una gran virilidad su huevos eran grandes......

GOZANDO POR ÚLTIMA VEZ
Durante tres años grandiosos, había sido el sumiso esclavo de mi Amo, pero quería ser un eunuco desde el principio por eso es que acepte ser el esclavo permanente de mi Amo el cual era un hombre de unos 40 años para ese momento, rubio, alto con un grandioso cuerpo, además poseedor de una gran virilidad su huevos eran grandes. Ese día goce como nunca pero también me convertí en un eunuco.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD]



Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Durante tres años grandiosos, había sido el sumiso esclavo de mi Amo, pero quería ser un eunuco desde el principio por eso es que acepte ser el esclavo permanente de mi Amo el cual era un hombre de unos 40 años para ese momento, rubio, alto con un grandioso cuerpo, además poseedor de una gran virilidad su huevos eran grandes y caídos pero lo que me volvía loco era su gran pene, el cual era de 27 cm en erección muy grueso queme hacia ver las estrellas de placer cada que me penetraba con su gran miembro viril.   

Esta noche es especial estoy esperando a mi Amo pues me dijo que esta noche seria mi última noche como hombre que gozaría una última vez antes de hacerme un eunuco para el resto de mi vida, todo el día estuve excitado con una tremenda erección debajo de mi péquela prenda que era la única que podía usar en casa, mi pene estaba tan duro que casi se salía de mi prenda de color negro que era de látex una prenda que mi amo me consiguió especial para mí, era una prenda tipo speedo que se ajustaba a mi cuerpo como una segunda piel no dejando nada a la imaginación de mi entrepierna.

Cuando mi amo llego de trabajar como de costumbre lo ayude a desnudar hasta que solo quedo en su ajustado bóxer de color negro con el que entro al baño, a los 15 minutos salió casi completamente seco, apenas con su cabello semi húmedo, me le quede mirando el bulto al frente de su ajustado bóxer que era muy abultado ya que el pene de mi Amo es uno de esos que aun en estado de reposo parece estar en erección él se me movía cada tanto para que su bulto se pudiera ver a la perfección, de alguna manera me estaba haciendo sufrir.

De pronto me dijo que tenía ganas de orinar por lo que puse de rodillas frente a mi amo, el se bajo su bóxer para liberar su pene, corrió su prepucio hacia atrás, y me lo ofreció a lo cual lo capture con mi boca, apenas mis labios se cerraron detrás de su glande sentí como el liquido cálido de mi amo comenzó a fluir directo en mi boca, el cual comencé a beber tan rápido como podía, los huevos de mi amo casi me golpeaban mi barbilla mientras se balanceaban casi fuera del bóxer, cuando mi amo dejo de orinar saco su pene y se lo seque con una toalla para de nuevo volverlo a guardas dentro de su ajustado bóxer.

Luego de que le serví la cena a mi Amo se levanto de la mesa en ese momento note que su pene ya estaba levantada y su ajustado bóxer apenas podía contenerla, el noto que le miraba el bulto el me llevo a la habitación en donde se sentó se despojo de su ropa interior para ordenarme que le tocara el bulto entre sus piernas, algo que deseaba con impaciencia empecé a acariciarlo con una de mis manos el bulto hasta que no aguanto más fue en ese momento que me ordeno que se la chupara y así lo hice.

El gran pene de mi Amo ya estaba duro cuando empecé a chuparlo trate de meterme cuanto podía en mi boca pero su erección era muy grande, se la agarraba con las dos manos y no la soltaba, su pene me la metía hasta la garganta, por varios minutos hasta que no aguanto más y de su pene salieron unos chorros de semen directo a mi garganta que me los trague sin más, apenas pude disfrutar de su sabor, luego me ordeno que nos acostáramos  en la cama aunque quería seguir chupándole su duro pene, mi Amo me dejo hacer lo que quería por lo le agarre me agarro la cabeza con las manos y empujo su pene que entro entero en mi boca.

Chupe y succione hasta que después de varios minutos me metió su pene en mi boca la cual me trague cuando hizo erupción de nuevo, no deje escapar ni una sola gota de toda la leche que del gran pene de mi Amo broto, luego de esa segunda eyaculación mi Amo me llevo al baño en donde lo enjabone y bañe por completo, dejándolo de nuevo muy limpio al salir del baño el pene de mi Amo de nuevo estaba duro como el mío de nuevo me hizo que se la chupara, luego de un rato mi Amo me hizo subir sobre de él, su pene quedo entre mis nalgas rozando con su glande mis huevos.

Me dolió mucho cuando me penetro pues hacia mucho que no lo hacía, para ayudarme me abrió las nalgas con sus manos pero aun así no pude evitar gritar, me retorcía de dolor pero era mucho más el placer que estaba sintiendo en ese momento hizo un movimiento y me la saco me le quede mirando su erección unos segundos era muy grande me hizo poner en cuclillas para en esa posición comenzar a insertarla en mi culo de a poco hasta que entro todo en ese momento mi Amo me levante me hizo acostar sobre su fuerte abdomen pecho me hizo juntar las piernas mientras pase mi brazo izquierdo por su cuello casi abrazándolo.

Mi pene y huevos sobresalían de mis pierna juntas, en ese momento mi Amo empezó a darme con todo, penetrándome duro gozaba como nunca de la excitación que tenia con cada nueva embestida mi pene que estaba flácido golpeaba contra los huevos de mi Amo, mientras un grito de dolor y placer salían de mi al cabo de unos minutos mi pene comenzó a despertar por la estimulación a mi próstata por el duro pene de mi Amo unos segundos más tarde ya con mi erección a tope sin tocarme comencé a arrojar a apoco de semen que tanto quería evitar que saliera pero que me fue imposible evitar mi cuerpo en ese momento sufrió un estremecimiento de placer.

Mi amo que noto que me corrí me dio vuelta bajándome de él me miro mi pene con semen en erección y empezó a chuparlo para mi sorpresa, aquello era la primera mamada que mi Amo me daba en todo el tiempo que había estado a su servicio, estaba que no podía creerlo estaba en las nubes, sintiendo el mayor placer de toda mi vida tanto que de nuevo volví a eyacular mi amo lejos de apartarse se trago todo el semen que salió de mi erección.

En ese momento me hizo acostar boca abajo me abrió mis nalgas y me penetro de nuevo para comenzar a penetrarme de una forma de lo más salvaje, sus embestidas eran brutales y totales sus grandes huevos se aplastaban contra mis nalgas estaba en el delirio total sufría pero gozaba como pocas veces lo había hecho en mi vida, mi amo se acostó prácticamente sobre mi cuerpo para susurrarme al oído “espero gozaras tu ultima vez como hombre”, aquellas palabras fueron seguidas de una nueva descarga del espeso semen de mi amo muy adentro de mis intestinos que me hicieron gemir de placer, lo mismo que a él.

Ambos quedamos muy satisfechos, completamente sudados jadeantes sobre la cama de mi Amo, luego de reponer el aliento por unos minutos de nuevo fuimos al baño, esta vez mi Amo fue el que me baño a mí con sumo cuidado, usando una agua mucho más caliente que la usada regularmente cuando lo bañaba yo a él, mi amo puso especial atención a mis huevos y pene, también retiro el poco vello púbico de mis genitales removiendo hasta el último de los pequeños vellos de aquella zona, dejándome tan lampiño como el día que nací.

Luego me seco uso la secadora para cabello para secar perfectamente mi zona genitales la acción del agua caliente con la pistola de aire lograron que mis huevos quedaran más bajos que de costumbre en un escroto de lo más suave y flexible como nunca antes había sentido en mi vida, una vez terminado de secarme regresamos a la habitación en donde me dijo que esperada de pie junto a la cama, cuando mi Amo regreso traía consigo varias cosas entre ellas una gran tijera de jardinería la cual afilo un poco con una péquela piedra esmeriladora.

Mi Amo me ordeno que abriera las piernas, cuando lo hico me coloco una barra metálica entre ellas, la cual aseguro a mis tobillos con unos grilletes de cuero, luego me llevo hasta un socket en el suelo ahí coloco una barra de acero que aseguro en el socket en el suelo que hizo que la barra quedase fuertemente anclada al suelo a la barra amarro mis mano por detrás de mi espalda, la parra quedo entre mis nalgas, pude sentir como el semen de mi Amo comenzó a deslizarse por la barra metálica.

Tomo la tijera y la baño en alcohol para después tomar un cuchillo de hoja ancha y lo puso el quemador ya encendido de una pequeña estufa eléctrica cuyas resistencias en espiral brillaban de un intenso color naranja, dejo el cuchillo sobre la estufa para regresar a donde estaba, tomo una delgada cuerda muy fuerte, se arrodillo frente a mí, para hacer un fuerte nudo en la base de mi escroto, ni siquiera tuvo que levantar mi pene pues este estaba tan duro que apuntaba al pecho casi completamente pegado a mi abdomen, con una gran gota de liquido pre-seminal brotando de la punta de mi pene, con una buena cantidad ya chorreando por mi pene.

Cuando el fuerte nudo en mi escroto estuvo firmemente apretado mi amo me miro a los ojos tomo mi pene y se lo llevo a la boca, para comenzar a chuparlo eche la cabeza hacia atrás mientras gemía de placer, ni siquiera note cuando él coloco las afiladas hojas de la tijera debajo del nuevo en mi escroto, mis ojos se abrieron cuando sentí como las afiladas hojas comenzaron a cerrarse a cortar mi la sensible piel de mi escroto, baje la cabeza justo cuando sentí un fuerte dolor que hizo que todo mi cuerpo se convulsionara.

Fue en ese justo momento en que deje de ser un hombre para pasar a ser un eunuco, mi Amo me dejo ahí convulsionando mientras él fue a depositar mi escroto cercenado a un frasco de cristal pero antes abrió el bolso el piel extrajo los dos orbes y los coloco en el frasco para llenarlo de un liquido transparente casi por completo que luego cerro, el bolso de piel desinflado lo dejo sobre la mesa para toma el ancho cuchillo ya brillando de lo caliente que estaba para de nuevo regresar a donde estaba.

Cuando regreso cauterizo con ese ardiente cuchillo la pequeña rebaba de piel que sangraba levemente debajo de mi palpitante pene al sentir como mi carne se quemaba el dolor fue insoportable me desmaye quedando ahí de pie gracias mis ataduras que de otro modo hubiese caído sobre el frio piso del cuarto de mi Amo, desperté varias horas más tarde aun sintiendo mi pene en erección más duro que nunca antes, a la mañana siguiente una fuerte fiebre se apodero de mi cuerpo que no me permitió levantarme para servir a mi amo como lo hacía desde hacía varios años.

Estuve tres días delirando hasta que la fiebre poco a poco comenzó a ceder, al principio cuando ya podía pararme me era difícil caminar, también tuve que acostumbrarme a no sentir mis huevos con cada paso que daba y a mi pene estar más abajo de lo que habitualmente estaba al ya no tener huevos que los sostuvieran, mis erecciones continuaron por cuatro meses más, luego de eso cesaron hace ya cinco años que mi pene no tiene una erección por más que lo intente simplemente no reacciona está muerto.

A mi Amo le agrada verme sin huevo ahora ya no me deja usar prenda alguna en casa siempre debo estar desnudo incluso si llega una visita, quien sabe pueda que le suplique a mi Amo que me despoje también de mi pene, después de todo ya solo es un colgajo inservible que desde hace algunos meses estoy deseando que desaparezca, creo que no tardara mucho en irse, solo espero que cuando lo haga goce de la misma manera que lo hice cuando perdí mis huevos espero en verdad sentir el placer de cuando “Goce por Última Vez” como hombre. 



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Mi vecina la coja infiel

Hola como estáis, os quiero contar una historia que me pasó la semana pasada, mi vecina se rompió una pierna, así que no se podía mover de casa. Se pasaba las horas sentada en el balcón mirando hacia la calle. Una maňana me desperté temprano y salí al balcón, yo estaba un poco empalmado como casi siempre al despertar. No me di cuenta pero mi vecina estaba allí, sentada con la pierna levantada apoyada sobre la barandilla, la miré de reojos y pude ver que no llevaba bragas.

-Buenos días vecino, ¿ qué te vas de camping? -Me dijo-
-¿Por qué? -dije yo-.
-Porque ya veo que llevas la tienda de campaña montada

Mientras se reía, yo me sonroje un poco y le dije

-Joder lo siento
-No tienes porqué, me encanta despertar y que me alegren el día. Me gustaría hacer algo para calmar tu irritación me dijo…

Eso me puso aún más cachondo. Ella se giró hacia mi y abrió más aún sus piernas. Se veía que estaba muy mojada. No me pude contener y di un salto hacia su balcón.

Una vecina algo madura y caliente

Ella sentada me cogió por el culo y me apretaba hacia su boca, empezó a morder mi paquete por encima del pantalón. Yo mojé mis dedos y empecé a acariciar su clítoris. Bajó mi cremallera y sacó mi polla que estaba a punto de estallar.

-Que polla más hermosa tienes vecino -cuando me giró y comenzó a chuparme el culo mientras me hacía una paja.-

Yo apretaba sus tetas, los pezones se le pusieron muy duros. Me dió la vuelta y empezó a chuparme la polla como una loca, se notaba que sabía lo que hacía, era una auténtica mamona. Yo me arrodillé ante ella y empecé a chuparle el coňito, de abajo a arriba y de arriba a abajo, de un lado al otro lado, sin dejar ningún rincón sin chupar, me encantaba su jugo.

-Quiero que me folles -me dijo-

Así que yo de rodillas y ella sentada frente a mí abrió sus piernas y se mojó su vagina, empecé a meterle la cabeza nada más, la meto y la saco, la saco y la meto, de repente le meto un empujón que se la clavo entera y la dejo ahí un ratito para que la sienta bien adentro. Luego comienzo a darle fuerte y rápido, ella empezó a gemir, yo empecé a chuparle las tetas, me encantaba.

-Quiero que me metas el dedo por el culito, ¡Ahora mismo!

Me lo chupó y se lo metí bien adentro, moviéndolo en círculos, le veía la cara disfrutar de placer. No puedo aguantar mucho más, y me dijo, córrete en mi boca, se la saqué enseguida y me subí a la altura de su cara, empezó a chupármela y a masajear mis huevos. Empecé a correrme en su cara y ella no paraba de chupar, hasta la última gota, que placer más intenso, yo me quedé aún empalmado, le dije -¿Cómo quieres correrte tú?-

-Ponme a cuatro patas por favor

Así lo hice, podía ver su coňito bien abierto mirando hacia mi. Me acerqué, la cogí por el pelo y le metí la polla hasta el fondo, mis huevos golpeaban sobre su clítoris, me quedé parado para que fuera ella quien diera el ritmo, se movía como una auténtica guarra, se notaba que le encantaba en esa postura, -Méteme un dedo en el culito por favor-, lo moje y empecé a metérselo hasta el fondo, le encantaba, no pudo aguantar mucho y empezó a correrse como una loca. Escuchamos unos pasos por las escaleras, -¡Es mi marido!- dijo, corre date prisa, salta hacia tu casa, así lo hice. Me miró y vi que aún tenía semen sobre su cuello, se lo limpió con la mano y llego su marido. Le dió un beso en la cara, seguro que aún tenía el olor de mi corrida, pero el no dijo nada. Yo con las prisas me dejé allí mis calzoncillos, ella los cojió y se puso a olerlos y a chuparlos, mientras miraba hacia mi balcón. Desde entonces todas las mañanas salgo mirando hacia la derecha esperando ver a mi vecina esperándome a que yo salga con mi tienda de campaña, jijiji.

La entrada Mi vecina la coja infiel aparece primero en Relatos eróticos SexoEscrito.com.

SECUESTRADAS

Está es la historia de cómo perdí mi virginidad, todo comenzó cuando estaba en la prepa (instituto), era un día normal de inicio de semana escolar, era un lunes, mis amigas y yo estábamos planeando escaparnos de clases para irnos al centro comercial para pasar el día, luego del primer descaso así lo hicimos......

SECUESTRADAS
Está es la historia de cómo perdí mi virginidad, todo comenzó cuando estaba en la prepa (instituto), era un día normal de inicio de semana escolar, era un lunes, mis amigas y yo estábamos planeando escaparnos de clases para irnos al centro comercial para pasar el día, luego del primer descaso así lo hicimos. Lejos estábamos de pensar en todo lo que nos iba a pasar al regresar a casa ese día.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASIA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [SECUESTRO] [VIOLACIÓN]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Hola me llama Laura y esta es la historia de cómo perdí mi virginidad, uno nunca sabe de lo que es capaz cuando se está en peligro y menos de hasta donde se puede llegar aunque no lo dudes, cuando estés en una situación como la que pase junto con mis amigas tu también podrías terminar haciendo lo que hice al final.  

Todo comenzó cuando estaba en la prepa (instituto), era un día normal de inicio de semana escolar, era un lunes, mis amigas y yo estábamos planeando escaparnos de clases para irnos al centro comercial para pasar el día, luego del primer descaso así lo hicimos, nos divertimos mucho, pasamos el día completo en el centro comercial sin preocuparnos por nada, cuando abandonamos el centro comercial ya estaba oscureciendo por lo que decidimos volver a casa con la excusa de que fuimos a estudiar a la biblioteca.

Dado que nos gastamos todo el poco dinero que teníamos en chucherías como en comida empezamos a caminar rumbo a nuestras casas, ninguna de nosotras tenia carro aun. cuando estábamos caminando, siento que alguien nos está siguiendo, les digo en voz baja a las chicas que caminen un poco más rápido pero que actúen normal, asó lo hicimos, pero antes de llegar a la esquina de aquella larga calle solitaria vimos como una camioneta paro en medio de la calle, de esta salieron tres muchachos, que eran extremadamente atractivos, altos con cuerpos bien trabajados pero tenían pinta de pandilleros a simple vista lo que por supuesto nos asusto.

Mis tres amigas y yo estábamos por empezar a correr en la otra dirección hasta que el muchacho que nos seguía antes desde atrás de nosotras nos cerró el paso, los otros muchachos que salieron de la camioneta nos agarraron, cada uno sujeto a una de nosotras, a mi me agarro el que nos seguía desde un principio, el era alto y se notaba que hacia ejercicio, era muy atractivo,  pude ver antes de que este me pusiera una venda que sus ojos eran de un color verde intenso.

Entre todos nos subieron bruscamente a la camioneta, aunque yo no opuse fuerza alguna pues me di cuenta que era imposible resistirme dada la fuerza de aquello chicos, mis amigas estaban llorando, al parecer yo era la única que estaba tan sorprendida o espantada que no era capaz de llorar, como ellas, todas teníamos 17 años y los chicos a los no debían ser mucho mayores que eso también, de pronto sentí como la camioneta empezó a moverse al tiempo que sentí la mano de alguien en mi mejilla, luego me quitaron la venda de los ojos, era el chico que me había agarrado, lo mire y vi que estaba sonriendo, aunque su rostro era dulce como atractivo note un poco de maldad en su mirada.
           
Cuando la camioneta paro los muchachos volvieron a tomarnos y empezaron a bajarnos, en ese momento me di cuenta de que estábamos en un lugar cerrado, pero no sabía dónde, los muchachos empezaron a desnudar a cada una de mis amigas, mientras estas gritaban, yo fui la ultima en ser desnudada, y seguía sin emitir emoción alguna, nos empujaron a todas a un rincón y nos preguntaron si alguna de nosotras era virgen, Sofía me señalo a mí, pues yo era la única virgen de mis amigas para ese momento, pues todas las demás más que bien o mal ya habían tenido encuentros sexuales previos.
           
Los muchachos sonrieron y nos amarraron con sogas a una pared, todas quedamos amarradas de la misma manera, con las manos sobre la cabeza y las piernas algo abiertas, lo que dejaba nuestros sexos adolescentes a la vista de aquellos chicos,  luego de unos minutos volvieron a vendarnos los ojos y escuche a Sofía y a Camila pidiéndoles a los muchachos que no las violaran, yo solo me reí. Nicole estaba como yo sin decir nada, creo que ambas comprendimos que aquello era inevitable ya para ese momento.
           
De pronto sentí como alguien me tocaba la cintura y me pasaba la otra mano por la espalda; luego me quito la venda de los ojos y pude ver que era el muchacho que de los ojos verdes que me tomo la primera vez, este me volvió a sonreír, yo aun estaba en shock creo, me desato las manos y las piernas y me llevo a otro cuarto a solas, lejos de mis amigas supe de inmediato a penas entrar a esa habitación que ya no saldría virgen como cuando entre, aun podía escuchar los sollozos y gritos que mis amigas daban mientras los muchachos gemían mientras las violaban.
           
De súbito me encontré totalmente sola con el atractivo chico que luego supe de 17 años de ojos verdes, este cerró la puerta detrás de él, yo lo mire pues tenía algo de miedo, el se me acerco y me dijo que no me haría daño, y me dijo que me sentara en la cama, obedecí y me senté, en ese momento me empezó a dar vergüenza tome lo primero que vi para tapar mi cuerpo desnudo, el muchacho volvió a sonreír y esta vez sin decir nada empezó a desnudarse, yo intentaba no verlo y este rio más alto, pude ver que estaba muy bien formado, su abdomen parecía un tableta de chocolate, con abdominales bien marcados, antes de darme cuenta se despojo de su ropa interior, cuando ya estaba desnudo me di cuenta de que él estaba excitado, su erección era enorme para mí, dado que era la primera que veía en mi vida, se acerco a mí para empezar a besar mi cuello, me sorprendí pues sabía que me iba a violar pero se sentía como si no lo fuera.
           
El atractivo chico que estaba sentado a mi lado tomo la almohada con la que me tapaba y la tiro a un lado, este me beso en los labios suavemente y excitantemente, me fue arrastrando hasta estar acostados en la cama con él encima de mí, una de sus manos empezó a subir por mi pierna, hasta llegar a mi virgen sexo, lo que hizo que me paralizara al sentir su mano tocar lo que nadie nunca había tocado, se sentía extremadamente delicioso, él me miraba, por alguna razón dejo de importarme lo que estaba pasando, estaba demasiado excitada, este no paró de mover su mano hasta que yo gemía, me sentía en el aire, creo que a lo que sentí se le llama orgasmo.

Mientras lo miraba a él sonreír, comencé a planear una idea para poder huir, pero antes quería disfrutar más del placer que estaba sintiendo, el guapo chico al ver como yo temblaba,  retorciéndome del placer bajo el, siguió besándose y empezó a bajar sus besos por mi cuello, mi clavícula hasta que llego a mis senos, Dios que rico, este los lamia, chupaba y mordía, evidentemente sabía lo que hacia el muy maldito, cada mordidita que daba hacia que gimiera de placer, el astutamente volvió a bajar la mano para alcanzar mi clítoris y se dio cuenta de que mi vagina ya estaba muy mojada, lo que lo hizo agarrar un condón se lo puso de manera rápida, con desesperación.

Ya con el condón puesto tomo su erección con una mano para acariciar con él, la entrada de mi vagina, pasándolo por mi hinchado clítoris, estaba a punto de llegar al orgasmo de nuevo y lo que hizo en ese momento fue que me empezó a penetrar, Dios cuanto dolió, lagrimas salieron de mis ojos, no porque me estuviera violando y tomando mi virginidad era porque el dolor era casi insoportable, el me miraba a los ojos, yo solo pensaba que no había vuelta atrás para mí en ese momento, de momento se quedo quieto, no se movía, fue cuando su enorme pene de 24 cm estaba completamente dentro de mí, me estaba matando, fue muy doloroso, nunca pensé que perder la virginidad fuera de ese modo.

Pasaron unos segundos en los que sentí dolor pero de pronto empecé a sentir placer, el aun no se movía, así que fui yo la que levante las caderas y el gimió, me volvió a sonreír en ese justo momento me empezó a penetrar suavemente al principio, aquello debo admitir se sentía súper rico, este empezó a tomar fuerza y a embestirme más duro, para ese momento ya gemía sin control lo mismo que él, ya estaba a punto de correrme, él lo noto bajo una mano y empezó a acariciar mi clítoris de nuevo, mientras me chupaba mi pezón derecho, no aguante más y me corrí, este me dijo al oído antes de correrse el mismo “¡eres extremadamente apretada, se sientes delicioso!”        

Dos segundos después sentí como su cuerpo tembló cuando él se corrió, cuando este saco su erección de mí, pude ver que había un poco de sangre y me asuste, el muchacho fue dulce y me dijo que era porque se había roto mi himen mientras me dio un largo beso, se quito el condón lleno de su cálida leche para tomar otro condón el cual se lo puso, me miro y me dijo, “segunda ronda”, sin darme tiempo a responder se tendió de nuevo sobre mi y penetro de nuevo, así pasamos unas horas más hasta que agotado se durmió a mi lado.

Tome la colcha de la cama, esta tenía un poco de mi sangre, mi plan era escapar dejando a ese lindo hombre pero al fin y al cabo un maldito bastardo dormir desnudo en la cama, la idea era buscar a mis amigas y huir, no sabía qué hora eran pero de seguro mi madre debía estarse preguntando en donde estaba, de pronto vi un armar un revolver calibre .38, entre las ropas del chico lo tome era pesado supe con solo alzarlo que estaba cargado, mi padre era militar por lo que me había enseñado a usar armas, en ese momento tuve una idea, aquel chico había sido amable conmigo pero pese a todo me había violado.

No me sentía sucia o culpable si me habían violado, por aquel guapo chico, no me resistí pues de haberlo hecho lo más seguro es que hubiese recibido algún tipo de daño físico pues el chico era evidentemente más fuerte, pero sentía en ese momento un odio hacia los hombre en ese momento, aquel chico me había al fin al cabo usado para su placer, si fue amable y tierno, incluso me hizo gemir de placer por primera vez en mi vida supe lo que era tener un orgasmo, sentí lo que se siente ser mujer por su conducto pero no lo hice por amor sino por no tener otra alternativa.

Aquello me molesto, el chico dormía plácidamente sobre la cama boca arriba a pierna suelta, de su pene aun colgaba el ultimo condón que uso para penetrarme, su glande estaba manchado de sé semen, de la punta del condón por dentro un gran cantidad de su leche aun estaba atrapada ahí, al ver esa escena algo en mi exploto me llene de cólera, apunte el arma a su cuerpo jale el martillo hacia atrás del revolver dispuesta a jalar el gatillo del arma para acabar con su vida, pero luego me dije que la muerte era poco castigo para ese maldito.

Tome la sábana con la que me cubría para y tratando de hacer ruido la dividí en trozos largos, con los que primero amarre sus muñecas a la cabecera de metal de la cama, sin que él se despertara, hice lo mismo con sus tobillos al otro extremo de la cama, luego tome su trusa (slip), y le abrí la boca para metérsela de un golpe fue en ese momento que se despertó, pero para ese momento ya era tarde para que pudiera hacer algo estaba bien atado, con un trozo de la sábana asegure su trusa en su boca amarrando su mordaza en su nuca.

El guapo chico me miro con sus penetrantes ojos verdes, cuando me acerque a él con la almohada con la que cubrí mi cuerpo en un principio, me  vio como retire el condón usado de su pene, para arrojarlo con algo de asco al suelo, coloque la almohada sobre su pelvis cubriendo su desnudez, para de inmediato colocar el cañón del revolver sobre la almohada, presionando con fuerza hasta que toque su pene, en ese momento él me miro con ojos suplicantes, me incline y le dije.

-“Disfrute mucho de tu pene espero goces siendo desde ahora un puto maricón”.

Me incorpore y accione el arma, apenas se escucho una ligera detonación seguido de otro, los ojos del chico se abrieron grandes mientras su cuerpo se retorcía de dolor, retire el almohada y lo que fue una vez un lindo pene con sus respectivos huevos ahora eran una masa amorfa sangrante, incluso su pene casi quedo arrancado por el impacto de una de las balas, sus escroto había estallado por completo uno de sus testículos de color blanco había rodado por la cama a la altura de sus rodillas.

Su otro testículos pendía apenas sostenido por un pequeño hilito de tejido a su cuerpo, lo tome con una de mis manos y lo jale fuerte arrancándolo de su entrepierna al hacerlo el cuerpo del chico se arqueo para caer luego de unos segundos sobre la cama desmayado, arroje el testículo que quedo en mi mano al suelo y lo pise fuerte con mi talón haciéndolo puré en el acto, estaba como en un transe, al momento de aplastar el testículo sentí un nuevo intenso orgasmo, cuando para cuando salí de la habitación mis jugos resbalaban por mis piernas

Apenas avance unos metros y me encontré con mis amigas que dormían en el suelo, desnudas, no estaban solas, no lejos de ellas los otros tres chicos uno de ellos dormía con su trusa puesta los otros dos dormían desnudos con sus huevos colgando entre sus piernas, me acerque a uno de ellos, apunte el arma a 20 cm de sus huevos a una distancia a la que no podía fallar, de nuevo amartille el arma a la que le quedaban cuatro balas, respire hondo coloque mi dedo en el gatillo sintiendo mi corazón latir con fuerza en mi pecho y dispare.

“BANG”.
“AAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHhhhh PERRAAA”

Fue el grito que siguió al disparo, cuando el nuevo hombre castrado despertó sobresaltado, los otros dos hombre junto a mis amigas también despertaron, apunte al que tenía su trusa puesta y BANG de nuevo otro grito se escucho, cuando el chico cayó de rodillas con una mirada de incredulidad en su rostro, sus huevos cayeron de su trusa hacia el piso para después desplomarse revolcándose de dolor con sus manos agarrando su entrepierna, el otro chico desnudo casi me alcanzo pero esquivándolo afine mi puntería cuando se me venía encima de nuevo.

“BANG, BANG”

Los dos disparos dieron en el blanco, si pene voló en pedazos con el primer disparo con su glande y gran parte de su pene cayendo al suelo el segundo disparo desapareció sus huevos de su pelvis, el apenas alcanzo a tomarse su sangrente entrepierna antes de caer sin sentido al piso, mis amigas no daban crédito a lo que sus ojos acababan de ver, pero no había tiempo de hablar, las apure a que si vistieran, todas tomaron su prendas amontonadas en un rincón y huimos del lugar, al pasar por un teléfono público pedí ayuda que no merecían esos desgraciados pero no quería que muriesen quería que sufrieran el resto de sus vidas.

Al día siguiente, en las noticias de la mañana dieron un informe de los cuatro chicos que habían sido atacados por su captoras, quienes los habían castrados luego de que ellos las violaran, lo último que supe de ellos es que como no se presento denuncia alguna fueron liberados luego de salir del hospital, eso fue lo que paso hasta ahora no he vuelto a ver a ese lindo joven de ojos verdes que ahora debe ser un eunuco obeso, sin embargo siempre recuerdo ese día en que me hizo mujer, ese día en que goce por primera vez, pese a mi voluntad, cuando nosotras cuatro, por querer disfrutar de un día en el centro comercial fuimos Secuestradas.



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com





Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

FINAL INESPERADO

Conocí a Sonia hacia unas semanas atrás ella era todo lo que yo deseaba en una mujer, inteligente, audaz, bella, decidida y alegre, creo que me enamore de ella desde que la vi, con 35 años era soltero aun, luego de una relación de varios años en la que fui traicionado......

FINAL INESPERADO
Conocí a Sonia hacia unas semanas atrás ella era todo lo que yo deseaba en una mujer, inteligente, audaz, bella, decidida y alegre, creo que me enamore de ella desde que la vi, con 35 años era soltero aun, luego de una relación de varios años en la que fui traicionado. Pero aquello que comenzó entre los dos tendría un final nefasto e inesperado para mi.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Conocí a Sonia hacia unas semanas atrás ella era todo lo que yo deseaba en una mujer, inteligente, audaz, bella, decidida y alegre, creo que me enamore de ella desde que la vi, con 35 años era soltero aun, luego de una relación de varios años en la que fui traicionado decidí que era hora de probar de nuevo en el amor y fue cuando me encontré a Sonia en una cena con unos amigos que no veía desde hacía años, ella tenía 37 años y estaba a plenitud, era magnifica hubo química entre ambos desde que cruzamos nuestras primeras palabras.

Un día algunas semanas luego de conocernos Sonia me invito a cenar a su casa, era viernes y quedamos en vernos a las 8:00 PM, estaba tan ansioso de verla que llegue media hora antes de la hora de nuestra cita, toque el timbre varias veces pensé que no había nadie en casa hasta que de pronto ella me abrió envuelta en una toalla con su cabello negro húmedo escurriendo agua sobre sus hombres desnudos.

-¡Oh disculpa!-  

Le dije sonrojo mientras la miraba de arriba a abajo, ¡perdón creo que llegue antes de la hora, regreso en una hora si te parece bien, ella me detuvo “¡espera no te vayas no pasa nada!” Sonia me invito a pasar y me dijo espera en la sala mientras termino de bañarme y vestirme no tardare mucho, ¡guapo! Hubo un silencio. No podía dejar de mirar sus senos y no entendía que sucedía, aquella mujer me estaba excitando mucho.
           
-¿Pasa algo? - Me pregunto.

No nada mientras disimuladamente seguía observando sus pechos embobado para ese bulto que había tras la toalla, que estaba algo mojada por lo que se transparentaba un poco pero parecía que a ella eso no le daba vergüenza alguna, se me acerco un poco más Sonia e inconscientemente me toco mi pene mientras me miraba mientras mi mirada se centraba en sus marcados pezones bajo la delgada toalla, mientras me sentaba en el cómodo sofá de su sala le dije algo disperso.
           
- No te preocupes Sonia, espero  a que te duches.       
-¡Estupendo, Muchas gracias! Contesto ella muy alegre.      
-Espera no tardo nada, termino rápido.  

Y mientras se duchabas, yo esperaba sentado impaciente en la cama, excito por solo verle sus bellos pechos, empecé a tocarme por encima de mi pantalón aprovechando que estaba duchándose, a penas necesitaba pasar mi mano por mi entrepierna para sentir mi pene ya muy duro y erguido por debajo, empecé a imaginarla desnuda lo que me hizo en verdad excitarme aun más; de pronto que se me ocurrió acercarme silenciosamente al baño, aún con mi mano puesta en mi entrepierna, acariciándome mi erección que parecía estar por reventar de lo dura que estaba.

Que gusto fue para mí el ver que los cristales del cubículo de la ducha en el baño de Sonia eran transparentes a pesar de que estaban algo empañados, podía ver tu esplendida silueta y la forma de tus piernas, de tus músculos, de su abdomen, ricas nalgas y por supuesto su rico par de nalgas que ella estaba tallando con cuidado en ese momento con ambas manos, lo que hizo dar un fuerte respingo a mi pene de solo verlo, mi pene estaba muy duro, me excite tanto que sin querer gemí pero muy bajito, en seguida me eché para atrás para que no me viera y me regrese a la sala.

Cerré los ojos para recordar esa imagen mientras me acariciaba por encima de la ropa, me tuve que morder los labios, para no gemir sonoramente mientras continuaba en mi mundo, imaginando cómo la penetraría si tuviera la oportunidad, sin embargo Sonia había escuchado algo que le pareció un gemido de cuando estaba en la puerta de su baño, lo que la hizo asomarse por el hueco entre abierto de la puerta, todavía mojada, dejando el agua de la ducha caer para que no me diera cuenta, Y ahí me vio, sentado sobre el sofá,  tocándome, siendo observado por ella sin que lo supiera.  

Era tan inocente y responsable que creí que pudiera atreverme a ese atrevimiento, pero me pudieron las ganas. En ese momento, Sonia empezó a tocarse mientras mirabas entre la puerta abierta, al parecer a Sonia le gustaba esa imagen pues podía imaginar que su dedo era mi pene ella maliciosamente decidió ponerte la toalla y salir para atraparme desprevenido, por lo que se envolvió en la toalla cerraste rápido el grifo del agua para salir.
           
-¿Qué haces? - Dijo haciéndose la asombrada.

En seguida me erguí, muy sonrojado y saque mi mano de entre mis piernas, quedé mudo, no sabía qué decirle, qué hacer.  

-oh… Perdona… Yo… Dije avergonzado mientras agachaba la cabeza, para quedar mirando mi abultada entrepierna. - ¡Lo siento!  

- No pasa nada, es natural... En ese momento, alce la cabeza y le miré a los ojos con una mirada de lujuria… En ese instante, Sonia se acerco a mí para ponerse frente a mí.

- ¿Que es lo que te pasa?- me pregunto tocándome el brazo.

Al momento ella se quito la toalla y pude ver más de cerca sus grandes senos ella sin más me desabrocho mi camisa la cual quito me llevo al cuarto tomado de la mano, una vez en el cuarto me quito los zapatos, el pantalón y mi ropa interior mi pene salto señalándola, grande y duro. Al menos para mí lo estaba, ¿Puedo... tocarla? Pregunto Sonia ensimismada.
           
- Está bien. Le respondí con mucha excitación.           

Sonia comenzó a tocarlo, la rozo primero con un dedo por todo mi pene, acariciándolo, podía sentir como mi respiración se aceleraba y eso la animaba a seguir tocándola, mientras lo hacía pude ver su cara de deseo, me llevo hasta la cama para que me sentara mientras estaba en frente mío de pie, me acaricio la cara con una sonrisa, entre tanto, fue bajando su mano hasta rozar mis huevos, escuche un pequeño gemido que la llevó a seguir tocándome, cada vez con más confianza, mi escroto, aquello me estaba excitando mucho de nuevo, y todavía más al sentir mi pene en erección cerca de su rostro apuntando hacia su boca.

Sonia no lo dejo de notar por lo que acerco muy despacio su boca hacia mi pene mientras me miraba como esperando mi aprobación, estaba nada más a unos pocos centímetros de metérsela en la boca, mientras observaba su rostro de placer saco su lengua lentamente mientras me dirigía una mirada inocente y sensual, respiraba cada vez más fuerte, la cual pude sentir en mi prepucio, agarro mi dura erección con una mano y le dio un primer largo lengüetazo que me hizo estremecer por completo.   

En seguida la agarraste del cabello empujando su cabeza hacia mí para que mi pene entrara cada vez más en su boca, al momento, de que quité la mano de su cabello empezó a metérsela en la boca por sí sola, hasta dejarla más que mojada, por como aspiraba podía notar que le gustaba, cada vez que se la metía hasta la garganta escuchaba un gemido de mi parte, estaba muy excitado, con la otra mano me tocaba los huevos mientras mi endurecido pene entraba y salía de su boca, a ambos nos encantaba pero en ese momento quise más de ella, era como una fiebre algo que había olvidado por mucho tiempo que ahora regresaba a mí de súbito.  

Decidí echar para atrás a Sonia, para que quedase acostada en la cama, para proceder a besar sus esplendidos muslos, Poco a poco subí por sus piernas cada vez me excitaba más, conforme me iba acercando a su pelvis empecé a sentir el olor de su vagina unos pocos segundos después le estaba pasando la lengua por su pequeño clítoris que sobresalía de entre sus labios vaginales. Los cuales abrí suavemente para lograr contemplar su vagina rosadita, depilada y pequeñita, comencé a  mover mis dedos en círculos encima de su clítoris lo que la hizo empezar a suspirar cada vez más alto y más rápido, se agarraba a las sabanas de la cama e inconscientemente abrió más las piernas para poder sentir mi lengua acariciar su partes intimas mientras gemía, Sonia se empezó a tocar los pechos al verlos comencé a subir por su abdomen marcadito para besarlos, apasionadamente, con ganas, de penetrarla, mientras chupaba sus pezones ella me masturbaba.

Poco después Sonia se monto encima mío para empezar a rozar mi pene con sus labios vaginales; Dios, como excito eso, la agarraba más fuerte cada vez que me rozaba, y cuando mi lengua jugaba con sus senos, con sus pezones... Sonia no pude aguantar más y gimió. Gemía sin poder evitarlo. Echo su cuerpo hacia abajo hasta que se trago mi pene con su boca una vez más, con ella acostada y yo de rodillas encima de su rostro,  Se la metía lento pero cada vez que bajaba un poco la cintura, mi pene le llegaba a la garganta y se atragantaba, lo que al parecer le gustaba, así que se la saqué de la boca para daré un respiro pero me la siguió chupando, lamiendo mis huevos, y por como reaccione ella estoy seguro que dedujo que me encanto.

La mano de Sonia se posiciono detrás de mis huevos, cerca de mi ano para comenzar a palpar por ahí, Parecía que le avergonzaba tocarme por ahí pero no podías evitar hacer sentir que le gustaba, aquello fue mi limite ya no pude resistir por más tiempo, la tome para ponerla de nuevo en la parte de arriba de la cama, moje la punta de mi pene con saliva decidió a penetrarla de una vez por todas de no hacerlo iba a estallar de lo caliente que estaba.           

Nos estábamos besando con nuestras lenguas enfrascadas en nuestras bocas cuando comencé a introducir mi pene en su apretada vagina pude ver la cara de asombro antes de que cerrase los ojos fuerte se la introduje poco a poco,  costaba algo que entrase era muy estrecho, o mi pene si bien no era grande si era muy gordo con un gran glande, le escuche gemir y eso me calentó tanto que provoco que la agarrase fuerte, pegando su cuerpo al mi con sus piernas abiertas, note como sus pechos se aplastaron contra mis pectorales, Sonia gemía en mi oreja mientras sentía su vagina caliente, estrecha y mojadita darle cabida a mi erección.

Luego de unos segundos mi dura erección ya entraba con más facilidad y cada vez lo hacía más rápido, con más fuerza, nunca pensé que pudiera sentir el placer que estaba sintiendo en ese momento, pero me encantaba, no paraba de gemir cada vez más alto, lo mismo que Sonia le tuve que tapar la boca para que sus gritos no fueran escuchados por vecinos chismosos, ella me miro sorprendida cuando mis manos fueron directas a tu cadera, para poder seguir penetrándola, más fuerte, más rápido, ya no paraba de retorcerme, de mover su cadera, de gemir, de impulsarse para que se la metiera lo más profundo que pudiera hacerlo.      

Luego de unos intensos minutos no podía más, debía parar o me vendría, se la saque para hacerla poner de pie con las manos en la pared al lado de la cama, separe un poco sus piernas e hice que  curvara su espalda, me coloque detrás de ella y en esa posición de nuevo la penetre, sus pechos se movían sueltos constantemente, mientras la penetraba me miraba con sus manos se abrió las nalgas para que pudiera mi pene entrar más en ella, mis manos se apoyaron en la pared pero mis embestidas comenzaron a ser tan fuerte que me comenzaron a temblar tanto sus piernas no era capaz de mantenerme así por más tiempo; la tome de la cintura, para empujarla hacia mí.    

Sonia suspiraba entre cortado y agarrándome fuerte los pechos, pellizcándose los pezones, le di la vuelta nos besamos para luego hacer que se acostara de nuevo boca arriba sobre su cama, rápidamente me puse encima tuso para penetrarla de nuevo poco a poco, volví a notar todo tan estrecho y mojadito, de nuevo, no ella comenzó a mover su cadera lo que me hizo comenzar un mete saca frenético, tan rápido que ella me tuvo que frenar con las manos, ella de en ese momento tomo el control se me monto de nuevo para empezar a cabalgarme a su ritmo, moviéndose de diferentes formas que hacían que ambos nos retorciéramos de placer.

Por mi parte me erguí un poco para atrapar sus ricos pezones con la boca que de nuevo la hizo gemir, aquello la descontrolo, por completo no aguanto más y empezó a hacerlo súper rápido, mi pene entraba y salía de ella como un pistos de un auto de fórmula uno, la rodee con mis brazos ella se quedo quieta lo que aproveche para mover mi cadera hacia arriba y abajo penetrándola, con mis manos empujaba su cuerpo hacia abajo, haciendo el golpe más duro, pero al mismo tiempo más placentero, pues mis huevos se estrellaban contra sus nalgas.

Ya no podía más, mi cadera empezó a moverse inconscientemente, mis gemidos eran más largos y altos, mi respiración entrecortada lo mismo que los de Sonia... mis piernas temblaban, le agarre sus brazos lo más fuerte que pude, y mientras gemíamos la comencé a penetrar más fuerte, hasta que solté un gemido bastante alto y mis piernas se tensaron, mi cadera se movía por sí sola, Sonia arqueo la espalda y me agarro del cabello fuerte, aquellos gemidos duraron unos 4-5 segundos, un tiempo muy corto para una sensación tan intensa, me corrí, chorros y chorros se semen brotaron de mi pene, mientras era bañado por los flujos cálidos de Sonia que también llego al orgasmo en ese momento.

Su cuerpo quedo rendido sobre el mío, totalmente sudados, Sonia se desmonto temblando aun se puso de rodillas, abriéndose las piernas, mientras se masturba mi semen mezclado con sus jugos comenzó a brotar de su sexo, me tomo del cabello hasta dejar mi rostro en mojada vagina, aquel aroma se me hizo irresistible comencé a lamerla hasta que noté que te ella tomando mi cabeza con fuerza se vino de nuevo, ella quiso corresponderme y tomo mi pene aun en erección para masturbarme por unos minutos hasta que de nuevo mi pene salió disparado, sobre mi pecho y cuello, aquello la excito tanto que volvió a meterse mi pene en la boca, para succionar el semen que pudiera quedar dentro, el cual Acabo por tragar.

Ambos estuvimos toda esa noche teniendo sexo salvaje tanto que se nos olvido comer, ambos quedamos rendidos uno en brazos del otro en la madrugada, quede tan rendido que no recuerdo nada, ni siquiera recuerdo sentir moverse y bajarse de la cama a Sonia mucho menos la sentí amararme, apenas reaccione cuando ella comenzó a palmearme el rostro con sus fuerte pero suaves manos al día siguiente.

-“Vamos Despierta, Despierta, hora de un poco más de diversión”.

Cuando desperté vi a Sonia frente a mí, ya no estaba en el bello cuarto de nuestro apasionado encuentro sexual, por su fuera poco estaba amarrado, un lazo de cuerda rodeaba mi cuello, el cual se unía a mis muñecas en mi espalda, desde mi nuca, que a su vez se conectaban a mi tobillos dejándome totalmente vulnerable, Sonia estaba de cuclillas a un lado de mi completamente desnuda, ella me ayudo a ponerme de rodillas la única posición en la podía estar en ese momento, ella se coloco frente a mi dejando su depilada vagina frente a mi rostro.

Aquello era como un nuevo sueño siempre quise practicar algo de dominación femenina pero nunca había podido ahora estaba siendo dominado por Sonia pero el sueño pronto se volvió una pesadilla cuando trate de hablar mis labios se movían pero de mi solo salían pequeños sonidos para nada entendibles que apenas eran en el mejor de los casos susurros apenas audibles Sonia se puso de cuclillas para decirme ¡calma bebé no pasa nada es natural, te aplique un relajante muscular en tu cuello, lo hará que no puedas hablar en algún tiempo!

Aquello me sorprendió ella entonces se arrodillo con sus piernas abiertas, asentando sus bellas nalgas sobre sus talones, para comenzar a palmear mi rostro con fuerza casi eran cachetadas, luego de algunas bien dados ella dijo ¡ya es hora de que pagues por el placer recibido!, en ese momento sin comprender a bien a bien a lo que ella se refería sentí como una de sus suaves manos se apodero de mis huevos, para apretarlos pero no de forma agradable como la noche anterior sino de forma ruda, fuerte, dolorosa que me hizo estremecer de haber podido estos seguro que de mi hubiese salido un fuerte grito.

Sonia me los apretó hasta casi hacerlos estallar dentro de mi escroto con mis ojos le suplicaba que me los soltara pero ella solo me daba una risa diabólica mientras apretaba los dientes mientras su mano ejercía la mayor presión sobre mis pobres huevos que podía imprimir, el fuerte apretón a mis huevos continuo por unos minutos hasta que ella se puso de pie para comenzar a jugar con mi pene que apuntaba al techo de aquella habitación lúgubre con uno de sus delicados pies, rozando mi glande con sus cuidadas uñas haciéndome estremecer.

Pero la excitación que comenzó a formarse en mi interior pronto de nuevo fue reemplazada por un agudo dolor cuando sentí una fuerte patada en mis huevos por aquel pie de Sonia fue tan intenso que me hizo caer de costado retorciéndome de dolor, sintiendo como un intenso fuego calcinaba mis huevos extendiéndose por mi abdomen provocándome nauseas sin que pudiera hacer nada para sofocarlo, aun estaba en el suelo cuando Sonia coloco su pie sobre mis huevos para comenzar a hacer presión sobre mis adoloridos huevos con su pie lo que hizo que el dolor aumentara.

Estaba en agonía aun cuando ella me ayudo a poner de pie de nuevo, pero lo hizo para de nuevo darme otra brutal patada aun más fuerte que la primera, las patadas se sucedieron una u otra vez hasta que ya lloraba sin control, con mis huevos hinchados, de tanto fuerte golpe, perdí la noción del tiempo como del numero de patadas que Sonia me dio, pero luego de un tiempo que se me hizo eterno, ella dejo de darme patadas, pero solo para sacar una afilada tijera, con una mano tomo mi prepucio el cual jalo fuerte lo que hizo que cubriera mi glande por completo.

Lo estiro hasta casi arrancarlo, pero cuando ella determino que ya no podía jalarlo más corto mi delicada piel con la tijera circuncidándome de manera brutal el dolor que sentí fue brutal, mis ojos quedaron en blanco del dolor que me sentí, casi me desmaye por el dolor pero entonces Sonia tomo mis huevos aun con mi pene sangrando, Sonia estiro mis huevos también hasta donde pudo, en ese momento estaba tan adolorido que ni siquiera sentí cuando ella coloco la tijera lo más pegado a mi pelvis sobre mi estirado escroto.

Sin embargo si sentí el agudo dolor que me provoco la tijera cuando las afiladas cuchillas de la tijera cortaron la piel de mi escroto separando mis huevos de mi cuerpo castrándome de manera rápida, dejando de ser un hombre para pasar a ser un eunuco, lo último que recuerdo antes de desmayarme fue lanzar un fuerte último disparo de mi cálido semen que impacto entre los firmes pechos de Sonia, que reía con malicia mientras todo a mi alrededor se volvió negro al perder el sentido por el gran dolor que se apodero de mi cuerpo sin que pudiera pararla.  

Cuando desperté mis heridas habían sido curado, estaba adolorido castrado y sin saber la razón de todo aquello, Sonia me dijo que ella necesitaba de un eunuco que le sirviera por lo que me escogió a mí, por los próximos tres meses me estuvo educando aplicando un programa de castigos con cada nueva falta que cometía, tiempo en el cual perdí poco a poco la capacidad de tener erecciones, para finalmente convertirme en su más servil y sumiso esclavo eunuco lo que por supuesto fue para mí un una vida jamás pensada, con anterioridad, si en verdad me gusta ser un eunuco al servicio de Sonia que es una grandiosa Ama pero sin lugar alguna aquello es un “Final Inesperado”. 




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com


image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

EJECUCIÓN DEL REBELDE

El mundo en el futuro se volvió oscuro un poder dictatorial asumió el poder, el mundo se volvió una sociedad militarizada pero no todos los humanos compartían el mismo punto de vista de los dictadores mundiales una gran resistencia se movía en las sombras......

EJECUCIÓN DEL REBELDE
El mundo en el futuro se volvió oscuro un poder dictatorial asumió el poder, el mundo se volvió una sociedad militarizada pero no todos los humanos compartían el mismo punto de vista de los dictadores mundiales una gran resistencia se movía en las sombras. Arturo pagara un precio muy alto por ser parte de la resistencia.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [TORTURA]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





El mundo en el futuro se volvió oscuro un poder dictatorial asumió el poder, el mundo se volvió una sociedad militarizada pero no todos los humanos compartían el mismo punto de vista de los dictadores mundiales una gran resistencia se movía en las sombras, para darle pelea saboteando y llevando a cabo pequeños ataques bien coordinados que si bien no debilitaban a los regímenes si eran una gran molestia por eso cuando uno de los miembros de la resistencia era atrapado se le sometía a un castigo ejemplar para desmoralizar a sus compañeros y evitar que más gente se uniera al movimiento al ver lo que les podría pasar.

Arturo entro a formar parte de aquella resistencia desde los 17 años cuando sus padres fueron asesinados por el ejercito por el simple hecho de protestar contra una medida injusta, con 27 años Arturo era un hombre con un cuerpo casi perfecto lleno de músculos marcados, con tatuajes recorriendo su esculpido cuerpo el cual también era poseedor de un pene de grandes dimensiones que volvía locas de deseo a las mujeres.

Arturo ya era un veterano por eso cuando le ordenaron volar una represa que surtía de energía a una pequeña ciudad con una importante base aérea del régimen para él era rutina, pero aquella misión fue todo rutina al parecer los estaban esperando un enfrentamiento con las fuerzas del régimen se desato una granada cayó cerca de Arturo que salió volando por los aires golpeándose la cabeza quedando inconsciente, sin saber nada más de lo que fue de él, recobro el sentido dentro de una celda, apenas vio los barrotes supo que su vida había acabado.

El juicio en contra de Arturo por terrorismo y otros delitos fue una farsa mediática, el fue condenado a ser ejecutado en la silla, todos en el juzgado se quedaron en silencio al escuchar aquella sentencia del juez, yo no le di mayor importancia solo sabía que iba a hacer ejecutado eso era lo única que me interesaba que mi pesadilla de vida iba a llegar a su fin muy pronto, para reunirme en la otra vida con mis padres, sin embargo la clase de ejecución que el régimen tenía planeado para Arturo era muy distinta a la que él pensaba.

La noche anterior a su ejecución Arturo fue llevado a otra celda en donde estaba otro hombre como de su misma edad de grandioso cuerpo, el también fue condenado a ser ejecutado en la silla al día siguiente, ambos hombres platicaron varias horas hasta que el otro hombre quien dijo llamarse Rafael, se acerco a Arturo y le dijo “que te parece si gozamos antes de que todo acabe para nosotros, ¿Qué dices te animas Arturo?, dijo Rafael mientras acariciaba su entrepierna mientras lo miraba con lascivia”.

Arturo se consideraba un macho pero después de pensarlo por unos segundos se dijo a si mismo porque no, siendo su última noche en el mundo, un poco de sexo gay no estaría mal a falta de una mujer con quien pasar sus últimas horas de vida, y era mejor algo de placer que nada así que tomo la mano de Rafael y le dijo ¡hagámoslo!, los dientes de Rafael brillaron a la tenue luz de la celda cuando escucho la respuesta de Arturo, el cual rápidamente se despojo de su pantalón de la prisión y ropa interior para dejar al descubierto un gran pene aun mas grande que el de Arturo ya en completa erección.

Arturo estaba se puso de repente muy nervioso y no era para menos era la primera vez le iba a hacer una mamada a un hombre y con semejante erección al verla se sorprendió pero las hormonas estaban ya muy alborotadas en su cuerpo como para retroceder la tomo con su mano sintiendo su dureza,  su mano masturbo a Rafael por unos segundos antes de llevarse su dura erección a la boca Arturo se perdió en la morbosidad e inmediatamente se saco su pene para empezar a masturbarse, mientras se la chupa inexpertamente a Rafael pero él decía que lo hacía muy bien, su pene se sentía enorme en su boca, Arturo pese a su mentalidad abierta nunca imagino que le gustaría hacer eso a otro hombre.    

Arturo en medio de toda aquella su primera nada en su vida sentía que Rafael le acariciaba su cuerpo para ese momento ya completamente desnudo, pero no reacciono, Arturo no quería sacarse el duro pene de la boca mientras con los dedos mojados en saliva Rafael le manoseaban su firme como duro par de nalgas hasta que sintió como esos dedos comenzaron hurgar dentro de su ano, en ese momento no le importaba nada más que seguir disfrutando de aquella erección de momento Rafael coloco a Arturo sobre de en la posición del 69 no sin antes  acercarse a uno de sus oídos, para decirle lo lindo que era su culo.

Estuvieron uno minutos hasta que Rafael le dijo de nueva cuenta “no quieres que te lo meta”, Arturo  solo cerró los ojos y dando luz verde para ello Rafael entonces se agacho para comenzar a pasar su lengua por su culo lo que hizo sentir a Arturo recorrer intensamente un escalofrió por todo su cuerpo en ese momento se dio cuando cuenta de lo que pasaría, en ese momento se separo con miedo de Rafael una cosa era que se dieran cariño con la boca otra que lo penetrara con su enorme erección, era algo que su orgullo de macho no le permitía por mucho que lo pensara.

Rafael termino por convencerlo diciendo que iba a ser un pacto entre hermanos y que ese sería un  secreto que se llevarían a la tumba “Arturo no supo que decir”, pues sus palabras le hicieron recordar que pronto dejarían de existir, como el que caya otorga pues ambos terminaron de desnudarse completamente Arturo me agache para seguir mamándosela al Rafael mientras sentía como le iba introduciendo sus dedos por su pequeño y virginal culito que pronto quedo completamente bien lubricado.

Rafael le alzó las nalgas cuando se coloco detrás de Arturo con sus manos le abrió su firmes nalgas para poner su hinchado glande directamente sobre su arrugadito ano, Arturo al sentir la calidez de la dura erección abrió sus ojos grandes para volver su rostro hacia la de Rafael cuando estaba a punto de ser desvirgado, algo que Arturo nunca pensó que le podría pasar en su vida, Rafael la tenía muy grande, como también grueso, lo que hizo temer a Arturo pero cuando estaba por decir algo en ese momento empezó a hacer presión con su miembro hasta que metió su hinchado glande dentro de las entrañas de Arturo.

Al pobre de Arturo le dolió pero no tanto como imagino en un principio, Rafael le dio unas cuantas embestidas y por lo muy excitado que pronto Arturo comenzó a gemir de placer luego de unas cuantas embestidas Rafael se la saco y le pidió que me sentara sobre su gran erección muy nervioso Arturo intento hacerlo pero solo logro meterse un poco más del glande le aterraba seguir intentándolo hasta que Rafael puso sus brazos alrededor de su cintura para hacer que se clavara su gran pene de un solo golpe era mejor un solo dolor que después me pasaría y le gustaría.

Rafael inserto su gran erección en el culo de Arturo hasta que sus huevos se aplastaron contras sus nalgas sus casi 28 cm estaban dentro de él, el cual sentía como si fueran dos metros en ese momento  Los ojos de Arturo casi se le salieron del dolor pero fue un dolor agradable, ya con su dura erección adentro empezó a embestirlo con sutileza por un momento, luego fue agarrando el ritmo  para hacer sus acometidas más rápidas y duras que al comienzo, le encantó a Arturo, lejos estaba de no desagradarle al contrario en ese momento estaba gozando algo que nunca pensó.

Las embestidas se prolongaron por varios minutos hasta que Arturo sintió como el gran pene que entraba en sus entrañas lo bombardeaba hasta sentir que le chorreaba algo caliente de su culito con cada embestida que no se detuvo, cuando Rafael retiro lentamente su aun palpitante culo del jadeante Arturo un gran chorro de espeso semen broto de su dilatado ano para fluir hasta sus huevos, Rafael tomo el pene de Arturo y se lo llevo a la boca.

Arturo se estremeció al sentir la boca de aquel hombre sobre su palpitante pene apenas unos segundos bastaron para que el pene que estaba como si estuviera a punto de estallar de lo duro que estaba comenzara a soltar, el espeso néctar de sus huevos concentrado en un blanco y cremoso liquido que salió en chorros potentes de su erección con una fuerza descomunal llegando directo a la garganta de Rafael que casi se atraganta pero que logo beberse toda aquella abundante eyaculación sin desperdiciar ninguna gota de ese precioso liquido.

Arturo gimió fuerte mientras se venía dentro de la boca de Rafael, luego de unas horas fue el turno de Arturo de penetrar a Rafael cosa que hizo hasta venirse de nuevo dentro de sus intestinos lo que le provoco otro grandioso orgasmo, para rematar la noche con una nueva mamada hasta hacer que Rafael se viniera en su boca y como él, lo hizo previamente Arturo también se trago hasta la última gota del espeso liquido que salió de aquel gran pene con mucho fuerza sin desperdiciar ni una sola gota de los cuatro fuertes disparos de semen que Rafael arrojo en la boca de Arturo.

A la mañana siguiente los guardias despertaron al par de hombres desnudos que dormían abrazados oliendo a sudor y semen seco, los guardias solo rieron maliciosamente mientras los hombres trataban de cubrir sus cuerpos desnudos pero los guardias solo dejaron que se pusieran su ropa interior, pues les dijeron que el resto no la iban a necesitar los dos fueron encadenados y llevados por un pasillo, Rafael fue llevado primero dejando a Armando en una pequeña celda a la espera de su ejecución no hubo tiempo de despedidas solo ambos se miraron y se dijeron lo que para ellos fue un adiós con la mirada.

Arturo tuvo que esperar una hora más o menos en aquella pequeña celda, rezo algo que no hacía desde hacía mucho tiempo, se preparaba para morir, lo único que extrañaría seria el placer que la noche anterior experimento, en eso pensaban con una tremenda erección debajo de su ropa interior de color blanca cuando la puerta de su celda se abrió de golpe, tres guardias entraron por él para llevarlo a lo que era una ducha donde fue desnuda haciéndole añicos su ropa interior para que recibiera un baño que hizo que todo el cabello y vello de su cuerpo fuera removido de su cuerpo.

Arturo luego fue llevado hasta una sala en donde en lo que parecía ser una aro de metal estaba colocada una silla de metal, en donde fue colocado sus piernas fueron asegurados en unos estribos sus brazos fueron fijados por debajo de su cuerpo Arturo quedo completamente inmovilizado con una tremenda erección exhibiendo sus bien marcados músculos de su cuerpo desprovisto para ese momento de todo vello él pensó que sería electrocutado pero cuando termino de ser asegurado todos salieron de aquella habitación.

De pronto la atención de Arturo se centro en un ventanal frente a él con gente con batas frente a una gran consola de instrumentos, luego su atención fue puesta sobre una aparato que descendió del techo un brazo mecánico se alargo en cuyo extremo tenía un cilindro de metal huevo con una apertura en uno de sus extremos un brazo robótico que luego se oculto hizo que el pene en erección de Arturo de no menos de 25 cm fuese insertado en el tubo de metal, pero lo que hizo abrir los ojos a Arturo fue cuando apareció un pistón de acero en cuyo extremo un dildo de metal vibraba ligeramente.

Aquel dildo se movió ajustando su ángulo mientras se acercaba a su ano, todo el cuerpo de Arturo se sacudió de miedo cuando la punta de ese trozo de metal toco su ano, recién desvirgado aquel dildo de metal no solo era aun más grueso que el pene de Rafael sino también más largo de al menos 32 cm de largo, el cual sin usar ningún tipo de lubricante lo penetro haciendo que sintiera que lo partían en dos por completo, todo su cuerpo se tenso al sentirse empalado, en ese momento el cilindro comenzó a succionar su pene.

Y el pistón con el dildo no tardo en comenzó su mete saca de manera brutal, con cada embestida una pequeña descarga era aplicada a Arturo lo que lo hacía dar un ligero grito, pero que al mismo tiempo estimulaba su próstata apenas un minuto basto para que Arturo tuviera su primer orgasmo, su semen fue succionado por aquel cilindro metálico uno a uno sus orgasmos se sucedieron luego del sexto aquello ya era una agonía indescriptible cuando Arturo comenzó a tener orgasmo secos el cilindro comenzó a calentarse.

La temperatura dentro del tubo se elevo de manera gradual pero constante hasta los 1,500 grados centígrados lo que comenzó a carbonizar el magnífico pene de Arturo que para ese momento estaba dando gritos de agonía, en completa desesperación mientras su cuerpo se sacudía tratando de escapar y librarse de ese cilindro que le estaba haciendo tanto daño, su culo no la estaba pasando mejo las descargas no solo se habían incrementado en frecuencia sino también en intensidad, lo que sin que el supiera estaba matando también su próstata, su ano para ese momento ya sangraba entre los gritos y sacudidas el cilindro se separo de su cuerpo de manera súbita.

Los ojos de Arturo se quedaron fijos en su entrepierna al notar que su pene ya no estaba donde debía estar, solo un pequeño muñón negro, carbonizado, le habían amputado su pene, carbonizándolo por completo, grito con desesperación cuando sintió un dolor aun más agudo un potente laser estaba cortando su escroto que de nuevo el brazo robótico que coloco su pene en el cilindro, en ese momento tenia sujetado estirado al máximo, apenas unos segundos le tomo al laser cortar el escroto con todo y testículos de su cuerpo.

El dolor que sentía en ese momento Arturo, fue brutal tanto que perdió el sentido entre grito y grito, cuando despertó estaba en lo que parecía ser un hospital, en su entrepierna ya no quedaba nada una vagina había sido formada en vez de órganos masculinos, era le enfermería de una prisión en donde pasaría los próximos 10 años, donde sería usado como la puta de los internos siendo violado una y otra vez por el culo pues pese a tener vagina no le hicieron en agujero al frente más que para el por donde debía orinar, por lo que Arturo no sentía ningún placer cuando era violado.

Su próstata y todo órgano masculino fue destruido, incluso los nervios del interior de su ano fueron destruidos no sentía nada era como si un bate con liga le estuviese penetrando cada que era violado a decir verdad siempre sentía mucho dolor cada que era penetrado, nunca volvió a ver a Rafael nadie le supo dar razón de el por más que averiguo, ahora vive en un barrio pobre de una ciudad olvidada trabajando para el régimen que tanto odiaba, no hay día que no recuerde de cuando era un atractivo rebelde y como es que perdió todo, lo que tenia al ser Ejecutado. 


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com    



image host

Imagen que Inspiro esta Historia



Autor: Darksoul         Mail: darksoulpgm@gmail.com

ATRAPADO POR MARCELA

Un chico travesti que entra en una tienda BDSM y es inducido a la adicción del sexo anal y esclavitud, el será aleccionado por Marcela quien le enseñara como ser una mujer de verdad, para poder recibir por su ano grandes y portentosas virilidades.......


ATRAPADO POR MARCELA
Un chico travesti que entra en una tienda BDSM y es inducido a la adicción del sexo anal y esclavitud, el será aleccionado por Marcela quien le enseñara como ser una mujer de verdad, para poder recibir por su ano grandes y portentosas virilidades.amados testículos cuando sea castrado como un puerco por su tío como pago por haber manchado su honor. El terminara como el esclavo de un negrote, con una enorme virilidad despojado de toda masculinidad como de virilidad por el resto de sus días.

[TRANSEXUAL] [NULIFICACIÓN] [FANTASIA] [FEMINIZACIÓN] [BDSM] [ESCLAVITUD] [SECUESTRO] [FEMDOM] [VIOLACIÓN]


Categoria: Transexual      Autor: Adrianaxd





Desde pequeño tuve algunas fantasías con la ropa de mujer, fui el 5to hijo de una familia y crecí con 4 hermanas mayores que yo, así que siempre estuve expuesto a muchas cosas femeninas, mis hermanas jugaban cuando mama no estaba a hacer obras de teatro cuando yo tenía 10 años y en muchas ocasiones yo interpretaba a una muchacha por lo que ellas me vestían con todo lo imaginable que una chica puede usar incluyendo ropa interior, vestidos, medias, zapatillas, pelucas, aretes  y maquillaje, era divertido y eran los únicos momentos en que sentía formar parte del equipo de mis hermanas pues cuando no jugábamos al teatro no querían que me juntara con ellas, me sentía apestado.

Crecimos y eso termino, al menos los juegos pues mi afición a lo femenino continuó con algunas prendas que robe de mis hermanas y acumule en el garaje. Mi madre se había divorciado cuando yo apenas tenía 7 años así que no había ninguna figura masculina a quien imitar,  mi secreto se mantenía oculto en el pequeño taller del garaje que papa había dejado y en el cual nadie entraba por estar algo sucio y empolvado. En casa era muy esporádico que me quedara solo, había 5 mujeres que entraban y salían sin horario, ni control, solo me vestía de chica cuando mamá y mis hermanas salían juntas de compras y yo me negaba a acompañarlas, era frustrante pues eran unas pocas horas apenas que podía vestirme.

Ya de 16 años trabajaba en una gasolinera y ganaba algún dinero, mi guardarropa creció gracias a las prendas femeninas compradas en JcPenny por internet las cuales recogía directamente en la tienda “por encargo de mi Mamá” decía yo a las dependientas. Cuando fui a la Universidad papá me soporto con la colegiatura y una buena pensión y con eso rente un departamento amueblado para mí solo el cual incluía servicio de limpieza, gastos de electricidad y agua, ese departamento tenía 2 cuartos y uno de ellos lo convertí en el cuarto de Adriana (nombre que adopte cuando me transformaba en mujer)  en el que  escondí en un closet todo mi guardarropa femenino y lo cerré con llave para que no lo viera nadie, el segundo cuarto era el de Adrian (mi nombre) y contenía todo mi atuendo masculino.

Mis sesiones de travestismo se multiplicaron al grado de vestir de chica todo el tiempo que estaba en el departamento pues el servicio de limpieza lo hacia una chica de 20 años llamada Cristina en un horario de 9 a 12 los Lunes, Miércoles y Viernes, así que cuando llegaba de la Universidad ya se había retirado, los fines de semana me transformaba en Adriana  las 24 horas de Sábado y Domingo, esos días practicaba el maquillaje, modelando distintos guardarropas y haciendo algunas sesiones fotográficas que me encantaba subir a mis paginas en internet para despertar interés de algunos hombres que buscaban travestis.

Con el tiempo creo que llegue a dominar el maquillaje y la manera de caminar en tacones, ya era una cosa muy familiar al grado de que cuando acudía a la Universidad en mi ropa de hombre me sentía incomodo por lo que un día decidí usar ropa interior femenina bajo mi pantalón y camisa, me sentía más cómodo y lo disfrutaba. Cristina la recamarera en un par de ocasiones encontró algunas prendas femeninas las cuales dejaba sobre mi cama ya lavadas con unas notas que decía  “Te dejo esto que encontré, no diré nada pero recuerda que está prohibido meter amigas al departamento” Jijijij, me encantaba que Cristina supusiera que metía chicas a mi depa.

Un día, fui de compras al centro de la ciudad y pase frente a una tienda de fetichismo, había en el aparador artículos alucinantes que llamaron mi atención, en especial unos zapatos de tacón y plataforma de charol negros, tenían el tacón muy alto y delgado,  había unas correas con un pequeño cerrojo en cada zapato, me quede observando los zapatos con atadura del aparador y en eso una chica con aspecto dark que estaba en la puerta de la tienda me invito a pasar para mostrármelos, ella dijo “Hola, soy Marcela, ven, pasa y te enseño lo que puedes hacer con ellos”, a mi me sorprendió y mi cara se enrojeció de vergüenza pero ella insistió, “no te va a pasar nada solo por ver, anda y entra”, ella tomo mi mano y me llevo dentro de la tienda, mis ojos estaban asombrados de ver tantas cosas, había prendas de látex, muchos artículos para atar y sobre todo unos enormes penes de plástico de todos los tamaños y colores inimaginables, ella se puso tras el mostrador y me enseño los zapatos del aparador y me explico algunos detalles.

 “Estos tacones son para hombres a los que se les ponen en sus pies y se les aseguran con esta correa cerrando el cerrojo, son extremadamente altos por lo que deben arquear sus pies tal y como las mujeres los usamos, una vez puesto el cerrojo ya no pueden quitárselos por lo que se ven obligados a usarlos todo el tiempo que quiera el que posea esta llave para abrir el cerrojo, están en oferta y tengo todas las medidas.

¿De qué talla usas?
¿Y por cierto cómo te llamas?” Le dije
“Soy Adrian Pero yo soy hombre y no uso tacones” respondiendo ella.

“No te digo que uses tacones Adrian, te digo que si te los pones y los cierras con el candado, ya no puedes quitarlos, ¿quieres probar?”  yo conteste, “No gracias yo solo estaba viendo pues se me hicieron algo extraños”, ella me refuto “No seas tímido, yo sé cuando alguien tiene sus fantasías y sé que a ti te pasa, muchos hombres los compran para usarlos y algunas señoras se los compran a sus esposos para jugar y fantasear en su vida amorosa”, mira vamos a hacer una cosa, si tienes tarjeta de crédito hacemos un baucher por el precio de un kit  completo, el kit tiene los zapatos y muchas otras cosas como prendas femeninas y juguetes, los pruebas en tu casa y si alguno te agrada te quedas con él y si no me regresas lo que quieras y te regreso a tu tarjeta el importe de la devolución, yo estaba fascinado con los zapatos y además mi miedo ya había pasado, pensé que esta chica conocía a muchas personas como yo así que me anime y le entregue mi tarjeta, ella me pregunto.

¿“Que talla de zapatos usas?”
“Errr 26 de hombre“, ella me cuestiono
“¿Y de cintura?”
“Soy 28” conteste.

Ella murmuro “debes medir más o menos un metro con 70 centímetros verdad?” yo quede perplejo pues eso media exactamente, en eso ella fue a la trastienda y después de unos minutos regreso con una caja de tamaño grande, ya estaba sellada con cinta por lo que no pude ver el interior pero era obvio que contenía además de los zapatos muchas otras cosas, la dependienta metió la tarjeta a la terminal y me la regreso junto con la factura, mis ojos enloquecieron cuando vi el total, eran $489.00 dólares, de inmediato le dije, “debe haber un error, en el aparador dice que los zapatos cuestan $60 dólares y me estas cobrando demasiado”, ella me dijo “en la caja llevas muchas cosas más que los zapatos, pero ya te dije que lo que no quieras lo regresas, solo quisiera que te probaras todo para decidir, anda llévatelo y mañana me cuentas”, Salí cargando la enorme caja y conforme estaba acercándome a mi departamento la euforia y curiosidad me estaban matando.

Llegue a casa y abrí de inmediato la caja, había un par de zapatos de 5 pulgadas de  tacón color negro de charol, eran de un estilo cerradas y tenían su respectiva correa  con su mecanismo para cerrojo cada una, en otro paquete había un corset negro con brassier incluido,  y con 6 pares de ligas para sujetar medias, el corset también tenía por la espalda una chapa de cierre y unas tiras para ajuste, estaba hermoso, luego vi un par de medias negras para ser atadas al corset, “maravillosas” exclame, en otro paquete encontré un par de senos de copa “C” parecían reales, luego descubrí otro paquete con unos guantes negros de seda con dedos descubiertos, un par de cajas que tenían unas uñas auto adheribles, una para pies y otra para manos, eran rojas carmín y largas,  otra caja tenía unas pantaletas de corte alto negras y sedosas, estas tenían un hoyo por la parte trasera y apertura por la parte delantera.

La caja más grande contenía un equipo extraño, era un cinturón de acero forrado con terciopelo que tenía por delante un claustro para el pene y una especie de bisagra por atrás  con un enorme pene de plástico, de inmediato me di cuenta que si me ponía el cinturón y cerraba la bisagra por la entrepierna el pene de plástico quedaría alojado dentro de mi culo, sentí un escalofrió pero a la vez una excitación con solo verlo, el cinturón tenía también sus respectivas cerraduras, una para el cierre en la cintura y otra bajo esta para el cierre del cincho de la entrepierna,  había una caja con enormes y largos aretes con un collar y por ultimo encontré una caja que contenía un montón de llaves, supuse que serian para abrir las cerraduras de los implementos.

En el fondo de la caja había instrucciones para colocarse el kit completo, a la letra decía:

Felicidades por utilizar el kit de fiesta Travesti.
Siga estas sencillas instrucciones para mayor deleite.

Leí la instrucción y decidí hacer cada paso que indicaba.

1.- Bañe todo su cuerpo y depile o rasure cada milímetro hasta no dejar rastro alguno desde  sus mejillas hasta la punta de sus pies.

-Me aplique una crema que tenía para depilar, era de marca Nair y ya tenía experiencia en su uso así que me puse a depilar todo mi cuerpo, luego de 10 minutos tome una ducha y con un rastrillo me despoje de lo poco que me quedaba de vello.

2.- Aplíquese loción refrescante para humedecer su piel.
-Use una crema humectante de cuerpo, quede exquisitamente liso.

3.- Abra la caja de implantes de seno y extraiga ambos senos, debajo de ellos encontrara un recipiente con spray que ayudara a que sus implantes permanezcan en su pecho sin moverse, aplique en uno de sus pezones y alrededor de ellos suficiente cantidad con el atomizador, coloque el implante frente a su pecho de modo que los pezones queden alineados y presione con fuerza unos 30 segundos,  repita la misma operación con el otro implante.

-Puse el líquido en mis pequeñas tetas y luego los implantes, Guau eran pesados como 600 gramos cada uno y muy reales, quedaron perfectamente pegadas a mi pecho y casi eran del mismo color de mi piel.

4.- Coloque el corset alrededor de su espalda con las cintas de ajuste hacia atrás, abotone los broches metálicos al frente y acomode el corset a sus nuevos senos, ajuste los lazos posteriores del centro hacia las orillas hasta que su cintura sea reducida unas 5 pulgadas, tome presiones cortas y firmes al terminar anude las cintas y cierre el cerrojo en la espalda hasta escuchar un click.

-Este proceso me dejo exhausto, al final mi cintura quedo pequeña y se me formaron muy bien mis pechos y caderas, lo más difícil fue ajustar la cerradura trasera pero lo logre, sin embargo pensé en lo difícil de insertar la llave para abrirlo nuevamente pero de momento no me preocupo.

5.- Coloque las uñas postizas en los dedos del pie y haga presión unos segundos en cada uña.
-Como cambian los pies con las uñas rojas se ven muy femeninos.

6.- Deslice una de las medias en su pierna izquierda, ajústela lo más alto posible y asegúrela a las 6 ligas de su corset, repita la operación con su pierna derecha.

-Esa sensación de envolver mis piernas en seda es maravillosa. Atar las correas fue difícil pero finalmente lo hice.

7.- Calce su zapato de tacón en el pie derecho y ajuste la correa en su tobillo, aplique presión en el cerrojo hasta escuchar un click, repita la operación con el otro zapato.

-Me quedaron de maravilla pero eran muy altos, mi figura cambio un montón, me pare queriendo dar unos pasos pero era difícil, nunca antes había usado tacones con plataformas tan altos.

8.-Ajuste el cinturón metálico a su cintura deslizando su pene al interior del tubo frontal y cierre presionando el frente hasta escuchar un click, lubrique el consolador con la crema contenida en el sobre dentro del estuche, con los dedos presione la base del consolador hasta que este inicie la vibración, mueva la bisagra bajo su ingle  al frente y hacia arriba apuntando el consolador en su ano e introdúzcaselo lentamente hasta que la punta de la bisagra se alinee al frente con el cerrojo, presione hasta escuchar un click.

-Una experiencia inigualable, mi primer consolador, fue al principio doloroso pero después una sensación muy agradable, las vibraciones eran intermitentes y muy sensuales en mi interior, mi pene quería explotar en su claustro pero era imposible, mi apariencia quedo completamente plana como una chica.

9.- Póngase sus pantaletas sobre el cinturón
-Todo quedo bien escondido, quería tomarme fotos era toda una chica pero la excitación de mi colita era enorme.

10.- Coloque las uñas auto adheribles de sus manos de la misma forma que hizo con sus pies
-Hermosas y largas, mis manos definitivamente eran de chica.

11.- Coloque sus guantes en sus manos con cuidado.
-Quedaron súper sexis

12.- Maquíllese a su gusto y colóquese los aretes y el collar suministrados en la bolsa.

-Mire en la caja y había una bolsa con unos enormes aretes dorados y un collar metálico dorado, los aretes muy largos, grandes y vistosos. Eran de broche sin embargo la bolita que quedaba de frente a mi lóbulo tenía una pequeña punta de alfiler, menos de un milímetro por lo que me los puse sin temor a agujerearme, al cerrar el arnés posterior a mi lóbulo, hizo presión y el alfiler se encajo un poco, era algo doloroso pero no había sangre así que me puse el otro arete.

Me puse el collar y al cerrarlo también hizo click, supuse que tendría una llave para abrirse pues había una pequeña cerradura para meterla.

13.-Listo, eso es todo, ahora disfrute la fiesta de “Parejas Travestis” e inicie el juego buscando su pareja que tenga las llaves de sus artículos, una vez que la encuentre ella le ayudara a abrir sus cerrojos con las llaves suministradas, también busque a su pareja que coincida con sus llaves para que le ayude a ella abrir sus artículos. Diviértase…

-¿Qué, qué? Me cuestione, Cual pareja me dije, cual juego, de inmediato me puse a probar todas las llaves para abrir mis zapatos y ninguna quedaba, me puse nervioso, el vibrador no dejaba de lanzar impulsos en mi ano y no había llave que abriera ningún implemento, el colmo fue que mis orejas adoloridas tampoco podían ser libradas de mis aretes, estos ya no abrían, tenían una especie de mecanismo que no permitía abrirlos nuevamente  y el alfiler impedía poder jalarlos sin destrozarme mi lóbulo, entre en pánico.

Tenía un cinturón de castidad con un pene vibrador dentro de mi culo, un corset, unos tacones, aretes y gargantilla totalmente asegurados a mi cuerpo sin poder quitármelos, trate de hacerlo de muchas maneras sin resultado, pase horas presionando la base del consolador entre mis nalgas pero no se apagaba y mis enormes uñas no me dejaban maniobrar, estaba asustadísimo.

Así pase toda la tarde y la noche, mi consolador no paraba, no dormí en toda la noche pensando que por la mañana entraría a mi departamento Cristina y me vería con mis juguetitos puestos, entonces se me ocurrió algo temerario, temprano por la mañana debía hacer mi maquillaje y vestir lo mas femenino posible, ponerme un vestido y una peluca y salir a la calle por primera vez vestido de mujer y presentarme con Marcela, la chica de la tienda para pedirle una explicación y que me ayude a salir de este lio, por lo pronto ya noche me acosté en mi cama con todos los artefactos pagados a mí, fue difícil conciliar el sueño con un zumbador metido y cosquilleando en mi culo que me provocaba erecciones dolorosas en mi pene enclaustrado, además mi corset, los zapatos de enorme tacón y mis aretes no me daban descanso  pero pude dormir por cansancio un par de horas.

Por la mañana me levante, lave mi cara y me senté en el inodoro, tenía ganas de defecar y de orinar, solo pude orinar escurriéndome el liquido entre el cinturón, me limpie lo mejor que pude y después de rasurarme inicie con mi maquillaje, me puse todo lo que una chica puede ponerse en la cara, gracias a Dios tenía mucho maquillaje,  use tonos tenues para no exagerar, mis parpados se pintaron en un azul tenue, mis labios en un rosa ligero, hasta ese momento me di cuenta que mis uñas seguían pegadas y hacían la labor de maquillaje muy difícil, tome un vestido hasta las rodillas con una falda volada para ocultar mis artefactos, puse mi peluca y me admire en el espejo, estaba perfecta, nadie sabría que era un chico y tampoco podrían reconocer mis facciones debido al maquillaje, tome una bolsa en la cual puse alguna ropa y zapatos de hombre pensando en que una vez despojado de los diabólicos artefactos podría regresar a mi rutina masculina.

Salí con cuidado de no encontrarme con Cristina la encargada de limpieza pero los tacones de mis zapatos me delataban y algunos vecinos asomaron su cabeza para mirarme, solo se me ocurrió dales  la espalda para que no me reconocieran y apresurando el paso  salí del edificio, caminado por la calle sentía el maravilloso cosquilleo que hace la falda al rozar mis medias, mi consolador no dejaba de vibrar pero era silencioso, los chicos voleaban a verme y hasta escuche unos piropos que en realidad no me desagradaron, pensé “No era lo que esperaba para salir del closet pero dadas las circunstancias debía disfrutarlo aun que de manera forzada”.

Finalmente llegue a la tienda, eran las 8:30 AM y para mi sorpresa vi un letrero en la puerta que decía “Abierto de 10:00 a 17:00 Hs”, uff que frustración, debía esperar una hora y media en la calle totalmente expuesta vestida de chica con altísimos zapatos de tacón y con un estimulador continuo dentro de mi ano, los zapatos ya estaban matándome y el dolor de mis orejas por los aretes era muy fuerte.

Decidí ir a una pequeña plaza y sentarme en una banca a esperar, camine un par de cuadras hasta llegar a la plaza, compre una revista femenina en un puesto de periódico y me senté a leerla, para mi sorpresa al sentarme el consolador inicio un movimiento que no hacía antes, parecía como si rotara dentro de mí y las vibraciones eran arrítmicas, pequeñas, luego largas, tenues y después intensas y de vez en vez soltaba algún tipo de descarga eléctrica que contraía mi esfínter, era demasiado y comencé a gemir de placer, trataba de disimularlo pero cada descarga me estremecía, la gente empezó a notarlo en mis movimientos y se me quedaba viendo unos con sonrisas y otros con gestos en su cara, un hombre de unos 35 años se sentó a mi lado y se ofreció a ayudarme, yo le dije en vos femenina “No es nada Gracias” pero el tipo casi rozando mis manos me dijo “Vamos dígame señorita, le sucede algo?, no es normal que alguien tan hermosa como usted este sentada a esta hora en una banca haga ruidos extraños lanzado pequeños gritos y suspiros”, se me ocurrió decirle “De veras no es nada, son solo unos espasmos debido a la menstruación”, el tipo se sonrojo y se disculpo, se levanto y despidiéndose me dijo “Lo siento, me llamo Jorge, no quise importunarla, tome esta tarjeta y por favor llame si necesita algo”, yo estaba asustado y agradecí que el tipo se fuera, no aguantaba más.

Mi ano expandido y electrocutado me pedía a gritos sacar el monstruo insertado y yo sin poder hacer nada, pasaron los minutos y ya cerca de las 10:00 decidí presentarme en la tienda con Marcela, al llegar ya estaba marcela abriendo y me acerque a ella pidiéndole que me dejara entrar, ella de inicio no me reconoció, pero al ver mis zapatos su cara llena de asombro me dijo “¡Adrian! Mira nada más que bonita chica eres, te ves increíble, no podía reconocerte, entra”, al entrar de inmediato la cuestione “¿Por qué me hiciste esto?, me vendiste un montón de artefactos diabólicos que no puedo quitarme, necesito que uses las llaves de inmediato pues me puse todo lo de la caja y ya no aguanto más, los zapatos me están matando y el cinturón tiene un artefacto introducido en mi ano y no ha dejado de torturarme desde ayer, así que te ordeno que me los quites”.

ella endureció se mirada y me dijo “Mira marica, yo no te puse nada, te los pusiste tu solo, no puedes venir aquí a ordenarme nada, yo no soy tu esclava, además que culpa tengo yo que quisieras comprarte tus zapatitos de tacón, que te pusieras tus medias, aretitos collar, tu corset y que te guste penetrarte con consoladores, vienes ahora y me exijas que te lo quite, ese es tú problema no el mío”, de inmediato me di cuenta que estaba en problemas por lo que suplique “Perdóname Marcela, es la desesperación, ayúdame al menos a retirar mi cinturón, necesito ir al baño”, ella con voz más calmada me dijo “Quiero escucharte decir que eres un marica prostituto, que te gusta vestir de nena, y que deseas ser penetrado por hombres, que te encanta ser mujercita, anda dilo”.
No tuve más remedio y dije, “Si, Soy un marica prostituto, me encanta vestir de nena y quiero ser penetrado por hombres, me encantaría ser su mujercita”, ella sonrió y me dijo bueno Adrian dado que eres una mujercita desde hoy te llamaras Adriana (otra vez me sorprendió que me llamara como yo había escogido), intentare quitarte tu cinturón pero no puedo prometerte nada rápido, los kits tienen las llaves intercambiadas entre casi 12 paquetes así que debo revisarlos todos, por lo pronto toma esa cubeta y el trapeador y ponte a limpiar todo el piso de la tienda, sin más remedio tome las cosas y me puse a trapear, el dildo en mi ano ya era insoportable ya no lo disfrutaba, me dolía y tenía unas enormes ganas de expulsarlo, pasaron como 30 minutos hasta que Marcela regreso con un montón de llaves, me pidió que levantara mi falda y se puso a probar una a una, mis piernas me temblaban del dolor de mis tacones y de mi cola, ya no aguantaba más, en eso una llave hizo click y se abrió el cincho de mi entrepierna.

Entonces Marcela me dijo “toma con tu mano el cincho y pasa al baño del fondo, ahí me esperas, saca tu dildo, haz tus necesidades y límpiate bien” yo corrí al baño, baje mis pantaletas y pude abrir el cincho de mi entrepierna por lo que finalmente el dildo salió de mi ano que aún vibraba y al salir este me senté en el sanitario y defeque, sentía un enorme alivio, no quería pararme pero al terminar limpie bien todo mi culo y el dildo,  en eso entro Marcela con un equipo de lavado intestinal, era una bolsa roja llena de liquido con una manguera que terminaba en otro dildo, me ordeno “lubrica y metete esto en tu cola, vamos a hacerte un lavado”, yo no tenía ganas de pelear, aun faltaban los otros cerrojos así que lubrique el dildo que además tenía una perilla de inflar, sabía lo que seguiría pero de todos modos me lo introduje.

Después Marcela manipulo la perilla e inflo el dildo dentro de mi intestino, abrió la llave de la manguera y mi intestino poco a poco recibió un par de litros de liquido, me estaba empezando a dar calambres cuando la bolsa se vació, marcela cerro la llave  y me dijo “déjatelo unos 15 minutos para que el liquido haga su trabajo, ahora debemos impedir que te saques tu tapón”  tomo unas esposas y me sujeto las manos a ellas luego las sujeto con un pequeño candado a mi collar”. Yo estaba más incomodo que nunca, tenia enormes ganas de expulsar el liquido pero el tapón inflado lo impedía.

Me senté en el inodoro y puje pero el dildo insertado no salía, tenía que esperar a Marcela para que desinflara el monstruo insertado en mi ano, Marcela salió del baño y se puso a atender a algunos clientes, yo escuche que platicaba con algún tipo pero no entendía que decían, de pronto Marcela apareció frente a mí y me dijo “este baño tiene unas cabinas a los lados, pronto aparecerá por ese agujero a lado tuyo un pene de un cliente, debes chuparlo hasta que toque tu garganta y rítmicamente le harás sexo oral hasta que quede satisfecho, no te sacare el tapón hasta que eso ocurra ¿entiendes?”

Me asuste muchísimo, nunca había hecho sexo oral a nadie y desconocía como hacerlo, pero mi tapón y el resto de mis cosas pegadas a mi cuerpo me recordaban que no tenía otra alternativa, Marcela antes de salir del baño me dijo “Solo usa tus labios, mucho cuidado de no rozar tus dientes porque si el cliente se queja no sabes lo que te espera”.

En unos minutos un enorme pene erecto entro por el agujero de la pared, me asusto mucho pues era enorme pero poco a poco me acerque, abrí mis labios y me puse a trabajar en el, lo sumergí en mi garganta pensando que el sujeto estaba pegado a la pared, casi tocaban mis labios la pared del baño cuando sentí que el pene de golpe se sumergió en mi garganta hasta mi esófago, el tipo al lado de la pared solo había mostrado una parte de su pene, creí que moriría y por temor a asfixiarme retire mi cara de la pared para poder respirar, en eso el cliente grito “Vamos puta que aun no termino”, pronto Marcela entro con cara enojada y con otro candado sujeto mi collar a una argolla pegada a la pared, ya no podría despegar mi cara de la pared, en eso el pene regreso a mis labios y se forzó hasta mi garganta.

Él tipo empezó a moverse pero aun así su glande no salía completamente de mi garganta, solo unos instantes tenia para tomar aire y de nuevo a chupar el enorme tronco que ya tenía indicios de pintura labial mía, pasaron varios minutos y el tipo mantenía un ritmo cadencioso con su pene en mi garganta, en eso sentí enormes borbotones de esperma corriendo por mi esófago, el maldito no me daba oportunidad de escupir, completamente todo su semen quedo dentro de mi estomago, solo un pequeño sabor salado alcance a percibir cuando saco su animalote de mi garganta y yo aspire el aire que me hacía falta, así quede pegado a la pared unos 5 minutos hasta que sentí que alguien tras la pared introducía su pene por el agujero, era otro hombre distinto al anterior su pene era más delgado y menos largo, lo introdujo en mi boca y repitió el proceso, fueron unos cuantos minutos antes de que su pene explotara en borbotones en mi boca, esta vez no lo trague todo, una buena porción se resbalo por mis labios, era algo espeso, salado y de olor penetrante, yo quería morir, ya había sido penetrado oralmente dos veces y me preguntaba ¿qué demonios estaba haciendo ahí?

Marcela regreso, abrió el candado que me sujetaba a la pared y me ato una cadena al cuello, me pidió que me sentara en el inodoro y desinflo la perilla por lo que mi dildo fue expulsado con un enorme chorro de liquido jabonoso y nauseabundo, repitió 3 veces el lavado hasta que yo solo expulsaba liquido claro y con olor de jabón, después de limpiarme ella ajusto mi cinturón con el dildo y subió el cincho de mi entrepierna hasta que el consolador se introdujo dentro de mi ano nuevamente, cerro con la chapa el cinto y me condujo a una habitación, yo caminado en mis tacones vestido de nena con mis manos atadas a mi cuello la seguí, entramos a un cuarto que tenía todo tipo de arneses, cuerdas y argollas puestas en las paredes y techo, vi muchas cosas como taburetes de madera, camas, cruces y sillas todos con implementos para sujetar manos, pies y cuello, me sentó en la cama y me dijo “A partir de hoy serás mi esclava, aquí vivirás, te alimentare y te convertiré en una esclava obsesiva por sexo”.

“Mis clientes en su mayoría son sadomasoquistas y pagan muy bien por satisfacer sus desenfrenados deseos de practicar sus gustos por las ataduras y por tener relaciones sexuales con esclavos, sé que no tienes practica por lo que te entrenare para que tu ames todo este mundo de emociones, primero iniciaremos con tu ano, la mayoría de mis clientes querrán penetrarte y gozaran viendo cómo eres penetrada por diversos artefactos que te mostrare, de seguro los disfrutaras”.

de inmediato puso sobre la cama una especie de almohada rígida, me acostó sobre ella boca abajo, desabrocho mis manos y las ato a las esquinas de la cama y lo mismo hizo con mis pies, retiro mi cinturón y mi dildo y me dejo totalmente expuesto con mis caderas levantadas y mi ano en el aire, tomo unas cuerdas que sujeto a mi cintura y a la cama, ya no podía mover mi cuerpo, la cama tenía un enorme espejo de cabecera y por el mismo vi que Marcela acercaba un aparato que sujeto al pie de la cama, yo tenía mis piernas abiertas forzadamente, el aparato tenía un tubo que apuntaba cerca de ni ano, ella atornillo un enorme dildo al tubo del  aparato, luego trajo una perilla enorme con un largo tubo de plástico, sumergió la perilla en un recipiente que contenía casi un litro de una sustancia blanca, apretó la perilla y al soltarla la perilla absorbió una buena parte del contenido del recipiente, yo calcule que era de medio litro, inserto el tubo rígido de plástico en mi ano y apretó la perilla, sentí que todo el liquido entraba por mis intestinos y pensé que era otro lavado intestinal.

Pero Marcela me explico, “no te asustes es lubricante, necesitaras mucho de esto pues no queremos que la maquinita se haga daño”, de inmediato supe lo que estaba planeando y Marcela no me dio oportunidad de imaginarlo pues movió unas perillas de la maquina y puso el dildo perfectamente apuntado y pegado a mi ano, ella movió las perillas poco a poco y el dildo me fue penetrando, sentí un enorme dolor cuando el dildo inicio abriendo mi esfínter, en cuanto yo gritaba Marcela dejaba de dar vuelta a las perillas pero no sacaba el dildo, en cuanto dejaba de gritar ella giraba un poco la perilla y el dolor regresaba, ella me explico, “Mira chula te estoy entrenando, tu ano debe alojar un consolador de tamaño regular, sé que es dos veces más grande de lo que hasta ahora te metiste pero no tenemos tiempo para entrenarte y antes de un día estarás recibiendo en tu ano un dildo grande, ese dildo es del ancho de una lata de cerveza y si no te entreno te rasgaras el culo, así que concientízate y relájate para que este consolador inicie la expansión de tu ano, antes de usar el grande, disfrútalo, si abres tu ano el dolor pasara y veras que una vez dentro gozaras como loca el entrenamiento.

Ahora déjame introducir este amiguito en ti, es solo un milímetro cada 10 segundos”, ella siguió girando la perilla y el dolor se intensifico hasta que de repente, unos minutos después,  sentí que la cabeza del dildo había pasado el umbral de mi ano y el dolor termino, parecía que mi ano tenía un descanso y aceptaba cómodamente al intruso, cuando Marcela percibió que entraba en confort, giro mucho más rápido la perilla hasta que sentí que un bulto con algunas fibras llegaba a mis nalgas, entonces Marcela dijo “Es un dildo muy real, tiene testículos y pelos, ya tienes todas las 10 pulgadas dentro de ti, con esto estarás sintiendo lo que pasara en la realidad con un hombre dentro de ti”.

Luego Marcela encendió el aparato y este comenzó a salir un poco de mi y luego entraba nuevamente hasta el fondo, la velocidad era lenta y yo podía sentir cada milímetro que se movía en mi interior, de inmediato sentí que tenía una erección pero Marcela me puso un tubo conectado a una manguera en mi pene y de inmediato sentí que me lo succionaba, Marcela explico que recolectaría durante todo el proceso mi esperma, los movimientos de la maquina se estaban acelerando y yo estaba viendo por el espejo todo pero Marcela se acomodo frente a mis ojos un monitor plano que de inmediato mostraba a una chica atada a una cama que estaba siendo violada por su ano, igual que yo, lo sorprendente era que el ritmo de la maquina era exactamente igual al que la película mostraba,  Marcela me explico, “Este video esta sincronizado con la maquina, lo mismo que está sucediendo al chico feminizado del video te está sucediendo a ti, la idea es que te identifiques con el actor pasivo y disfrutes tu penetración como lo hace él, cuando el tipo en la pantalla termine, la maquina hará lo mismo arrojándote dentro de ti un borbotón de lubricante tibio que asemeja a una descarga de semen, pero ni te ilusiones creyendo que solo te violara una vez, te dará un pequeño descanso sacándolo de tu ano luego inflara internamente el dildo haciéndolo un poco más grueso, apuntara el dildo en tu ano nuevamente, expulsara un pequeño chisguete de lubricante e iniciara lentamente a penetrarte, si te resistes será en vano pues el mecanismo de la maquina no para y puede destrozar tu ano, lo mejor será que abras lo más posible tus nalgas y aceptes al intruso, recuerda que cada vez que te penetre el dildo será más y más grueso, te pondré estos audífonos en tus orejas para que escuches con atención el sonido del video, el chico llora como tú y después gime de placer ya verás”.

Entonces coloco los audífonos y después de eso Marcela salió de la habitación y me dejo siendo violado por una maquina que ya entonces tenía movimientos rápidos. Debo decir que una vez superado el dolor de mi esfínter al inicio de mi penetración anal, el lubricante en mi interior hacia más placentero el sentimiento de ser violado por una maquina, el video ayudo mucho pues en mi primer cogida obtuve una descarga increíble de mi semen en el succionador, nunca antes había arrojado tanto semen, pero el tipo del video se vino dentro del chico y al parecer había terminado, la maquina hizo lo mismo, paro y saco de mi ano el enorme dildo, al salir el glande por mi esfínter volví a sentir algo de dolor pero fue solo momentáneo hasta que salió completamente de mi dejándome una sensación de vació.

Por un lado agradecí que había terminado pero por otro sentía ganas de probar más, en eso la maquina inicio haciendo algunos ruidos extraños y en un par de minutos inicio lentamente empujando el dildo en mi ano, aventó un poco de lubricante y siguió presionando el dildo muy lentamente, estaba yo asustadísimo pues poco a poco el dolor regresaba con más intensidad, el dildo parecía estar mucho más grueso y abría milímetro a milímetro mi ano sin detenerse, casi me desmayo del dolor, empecé a gritar pidiendo que parara la maquina, gritaba y gritaba pero Marcela apareció, apago la maquina, traía en sus manos una mordaza, me quito los audífonos y dijo “Estas asustando a la clientela así que te amordazare con este dildo en tu boca para y ya no podrás gritar, además lo conectare a la manguera del succionador de tu pene y te haré tragar tu propio esperma”.

Ajusto el dildo mordaza en mi boca y lo ato en mi nuca, era muy efectivo pues   ya no podía gritar, la mordaza empezó de inmediato a gotear mi propio semen en mi boca y tenía que tragarlo pues de otro modo me asfixiaría, luego Marcela encendió nuevamente la maquina y el dolor continuo hasta que el dildo se introdujo, en eso otro video inicio, era el mismo chico feminizado y curiosamente también tenía la mordaza en su boca, mi segunda cogida dio inicio con un ritmo cadencioso, empecé a excitarme de nuevo, el ritmo seguía incrementando su velocidad, la maquina sumergído en mi ano las diez pulgadas y después sacaba unas 8 pulgadas, recorría todo mi intestino en una forma muy rápida, los testículos del dildo topaban con fuerza mis nalgas ya estaba a punto de venirme, el estimulo del video era intenso y el sentimiento de estar siendo penetrado ya lo disfrutaba, quería gemir y gritar de placer, pero mi mordaza me lo impedía, me vine en otro torrente de esperma que de inmediato fue trasladado a mi boca, el sabor fuerte y salado inundo toda mi garganta y trague cada gota, pero el tipo del video no se corría aun y el consolador seguía limando mi culo con mucha fuerza y velocidad, ya quería que parara pero no lo hacía, entonces el tipo se vino y mi consolador inyecto enorme cantidad de esperma lubricante en mi intestino, la sensación fue muy agradable, el video mostraba que el tipo dejaba de penetrar a su pareja y sacaba su pene del culo del muchacho feminizado, lo mismo hizo la maquina conmigo, paro y lentamente fue sacando el dildo de mi ano, de nuevo un dolor y luego una calma que agradecií, estaba cansado y me estaba quedando dormido, apenas tenía unos minutos dormido cuando el ritual inicio nuevamente, yo sabía que el dildo se inflaba y estrenaría un nuevo grosor, esta vez el dolor me desmayo y ya no supe de mi.

Abrí los ojos, entraba luz por una rendija, ya no estaba amarrado, tenía mis manos y pies libres pero aun tenía mis zapatos, corset, aretes y collar asegurados a mi cuerpo, ahora vestía una blusa y minifalda de colegiala, pero sentía una enorme incomodidad en mi culo, algo estaba metido en el, creí que era un consolador y trate de sacarlo pero para mi sorpresa mi inserto estaba encadenado. Me senté y por el espejo vi que la cadena estaba atada al extremo de mi dildo y del otro a una argolla en una pared, estire la cadena para extraer mi inserto que al tocarlo parecía ser de metal pero no pude, estire y estire pero no salía, era muy incomodo y sentía que estaba agarrado por dentro de mi intestino, luche mucho por sacar esa incomodidad pero nada, no salía ni un milímetro.

Marcela entro a la habitación y me dijo “Hola Adriana, que bueno que ya te levantaste, ayer después de 6 cogidas logramos dilatar tu ano, lástima que solo disfrutaste 3 de las 6 cogidas, pero no importa, ya estas casi lista para nuestros clientes especiales, sabes tenemos clientes con un miembro de unas 14 pulgadas de largo  y de 4 pulgadas de diámetro que no encuentran donde desfogar su ímpetu masculino, aquí contigo lo harán, tu seguirás con el entrenamiento, es por eso que tienes insertado un dildo metálico expandible, aun que tu esfínter esta dilatado solo 2 pulgadas, por dentro el dildo está abierto las 4 pulgadas, es imposible sacarlo a menos que tu esfínter se abra a ese tamaño cosa que tú misma te encargaras de hacer ayer ya lo lograste pero estabas inconsciente espero que ya despierta puedas manejarlo tu misma” asustadísimo pregunte.

“¿Cccomo podría yo hacer eso?, ¿Como me sacare el monstruo?”

Marcela me dijo, podrás ver que en el tocador esta un enorme bote de vaselina y posado en la silla en el centro está un súper dildo de silicón de 4 pulgadas de ancho y 10 pulgadas de largo, La cadena agarrada a tu dildo metálico insertado es lo suficientemente larga como para que te acerques al tocador y paradita lubriques con  vaselina tus deditos y poco a poco metas tus deditos alrededor de tu dildo insertado, eso expande tu esfínter y quizás logres sacar el monstruo que está invadiendo tu colita, cuando lo logres debes inmediatamente sentarte en la silla e insertar el otro monstruo pues de no hacerlo tu esfínter regresara a su tamaño natural y deberemos repetir todo el proceso nuevamente”, yo pregunte “Si logro sacar el dildo metálico y me inserto el dildo de silicón que debo hacer después?”.

Marcela me explico “Solo permanece sentada con tu dildo totalmente sumergido en tu ano hasta que me presente y no pienses que podrás huir de aquí pues la puerta estará cerrada con llave y tu castigo por desobedecer si no te insertas el monstruo será repetir 5 días la sesiones pero esta vez serán de 10 cogidas diarias, solo que al último día estarás recibiendo 5 pulgadas de diámetro por tu colita, créemelo que si te desmayaste con 2.5 pulgadas con 5 ya no podrás sentarte derechita nuevamente”.

Marcela salió de la habitación diciéndome “Suerte querida”.

Camine lo más lejos que mi cadena lo permitía y trate de sacar el dildo de mi ano usando todo mi peso estirado de la cadena para hacerlo, solo conseguí dolor y frustración, el dildo no se movía ni un centímetro, entonces me acerque al tocador, me quite mi falda para evitar mancharla y sumergí mi mano derecha en el bote de vaselina, entonces por in lado del dildo deslice uno de mis dedos y lo introduje en mi ano, no me dolió así que poco a poco fui metiendo cada dedo hasta que logre sujetar ya dentro de mi ano con mis dedos el dildo metálico, con el tacto de mis dedos pude comprender que el dildo metido estaba abierto en mi interior como una flor con 3 pétalos mecánicos completamente abiertos, los trate de sujetar y estirar para sacármelo pero no pude, después de casi 2 horas de intentos y con mi mano casi totalmente sumergida dentro de mi ano comprendí que no debía enfocar mis esfuerzos en estirar el dildo para sacármelo, lo que debía hacer era dilatar mi esfínter hasta que el dildo cupiera por él, así que utilice ambas manos para poder meter mis dedos alrededor de la base del dildo, solo pude acomodar 8 de mis dedos completamente lubricados  pero fue entonces cuando sentí que el dildo estaba comenzando a salir, estire mi cuerpo al límite de la cadena para que me ayudara a expulsar el dildo metálico, y con muchísimo dolor comenzó a salir muy lentamente expandiendo al límite máximo mi esfínter.

Cuando finalmente salió expulsado en forma abrupta el dildo caí en el suelo y sentí un indescriptible dolor y grite como puta, con horror vi el artefacto metálico que tenia introducido, era un dildo en forma de 3 gajos de metal abiertos, no podía creer que eso estaba dentro de mí, solo pasaron 5 segundos después cuando recordé que tenía que sentarme en otro dildo antes de que mi ano se contrajera así que temblando de dolor y tambaleándome en mis tacones fui a la silla y trate de sentarme sobre el dildo monstruoso para facilitar la penetración, no se podía, el dolor era muchísimo y en cada intento de soportar todo mi peso contra el dildo sentía que me desgarraba, pero sin abandonar el intento, no importando el dolor y con la amenaza de sufrir otros 5 días de tortura, el dildo comenzó a desplazarse en mi interior milímetro a milímetro, yo podía sentir exactamente cada vez que se introducía un milímetro en mi culo, lo más doloroso era la cabeza y cundo finalmente esta entro y paso mi esfínter, el resto pudo hacerlo más rápidamente hasta que quede sentado apoyado en mis nalgas contra el asiento y con el dildo totalmente sumergido en mi.

Casi desfallecí en esa acción pero pude resistir, de repente como acto de magia sentí que todo el dolor desaparecía y una agradable sensación de frescura inundaba todo mi ano e intestino, creo que el dildo tenía ya algún tipo de anestesia pues solo me sentía totalmente lleno y penetrado en mi recto pero sin dolor alguno.

Pasaron muchos minutos antes de que Marcela regresara, y cuando entro y me vio me dijo “Buena Chica, ¿no fue tan difícil verdad?” yo no le conteste, no quería que supiera que estaba disfrutando el momento, entonces Marcela ato unas correas por mi cintura por el respaldo de la silla, y abrió mis piernas atándolas y asegurándolas con candados a cada una de las patas delanteras de la silla, me di cuenta que no podía pararme y sacar mi enorme amigo de mi colita y fue entonces que Marcela me instruyo.

“Es hora de que aprendas a maquillarte bien, el dildo en tu ano es un instrumento electrónico que puede darte mucho placer o mucho castigo, todo dependerá de lo bien que hagas lo que se te ordena, como podrás ver el espejo tiene una pantalla la cual te dará las instrucciones precisas de cómo maquillarte, podrás estar viendo el video y al mismo tiempo tu imagen para que hagas exactamente lo que ves en el video en tu propia cara, una cámara estará revisando tu cara y la estará comparando con la del video, en cada paso de maquillaje hará esa comparación y si es perfecta te dará un agradable estimulo por el culo pero si no lo es te castigara con electrochoques en tu ano y repetirás el proceso, en un par de horas regreso querida”.

Marcela salió de la habitación y el video inicio con la primer lección , Base de maquillaje, una linda chica en el video explico cómo ponerme la base del maquillaje, yo tenía algo de experiencia así que no se me dificulto ponerme la base en mi rostro, al terminar esa lección podía ver que mi cara era muy parecida a la chica y de inmediato el dildo en mi ano expulso algún liquido, sentía cierta frescura y el dildo empezó a moverse rítmicamente, era una maravillosa sensación, luego rotaba en mi interior y expulsaba más y más liquido, estaba yo en las nubes, sentía un hilillo de liquido saliendo de mi ano y el ritmo aceleraba con vibraciones, rotaciones, entrando y saliendo de mi ano, no aguante mucho antes de obtener una eyaculación, entonces el dildo paro y el video siguió con la segunda lección.

“Delineado de ojos y labios”, de igual manera me instruyo sobre el delineado de mis ojos, yo cometí algunos errores pues la chica del video delineaba sus ojos en una minúscula línea negra perfecta mientras que a mí se me movía la mano y mi línea inferior de ojo quedaba gruesa y con imperfecciones, seguí con mis labios y creo que lo hice bien pero al terminar la maldita maquina no opino lo mismo y de inmediato me mando mi castigo, unos choques eléctricos intermitentes inundaron todo mi recto, mi esfínter recibió una pulsación que hacía que involuntariamente se contrajera pero el dildo lo impedía y con ello el dolor era muy intenso, no deje de gritar y llorar hasta que se detuvo entonces el video se repitió y yo limpie mi error con una toallita húmeda y repetí todo el proceso, fueron 3 veces las que recibí mi castigo hasta que mi maquillaje quedo perfecto, así siguió con lecciones de “Pestañas postizas, Rubor, Rimel, Lipstick, delineado de cejas y sombra de ojos” en total recibí mis 8 deleites anales pero también 5 castigos.

Marcela regreso y me vio con asombro diciendo “Woa, en verdad te ves linda, serás la atracción principal de mi reunión hoy por la noche”,  desato mi cintura y mis pies, con un click desenchufo el enorme dildo aun sumergido en mi ano, me paro y de inmediato me puso un cinturón metálico que impedía  sacar el consolador de mi ano pues según ella debía seguir entrenando así que con mi dildo atrapado me cambie toda la indumentaria, Marcela me puso un bonito vestido corto y mis zapatos de tacón ahora eran unas sandalias abiertas , yo mismo me pinte antes todas mis uñas y al terminar me dio Marcela unas pantaletas ajustadas, unas pantimedias y una Peluca rubia, me las puse y me mire al espejo, quede sorprendido de lo bonita que me veía,  mi dildo ya no me molestaba tanto, era incomodo pero soportable, le pedí a Marcela que me dejara sacar mi dildo pues tenía ganas de ir al baño pero mi sorpresa fue grande cuando me dijo, “ya no necesitas sacarte el dildo para hacer tus necesidades fisiológica, ven al baño para mostrarte algo” entramos al baño y me mostro el sanitario, este tenía en el centro del asiento un tubo extraño, entonces Marcela me explico, “Te bajas tus pantimedias y pantaletas, te sientas con mucho cuidado apuntando ese tubo en tu ano, el cinturón que mantiene  el dildo que tienes insertado tiene un orificio por atrás y el dildo es hueco por lo que el tubo ensamblara perfectamente en el dilo insertado, una vez que lo hagas, jalas la palanca y el sanitario te inyectara por el tubo y atravez de tu dildo una solución de lavado intestinal, no podrás levantarte hasta que el sanitario te lo permita pues estarás enganchada y cuando termine de introducirte por todo tu intestino el liquido deberás esperar unos minutos, automáticamente el sanitario ,después de 10 minutos, abrirá una válvula que te permitirá expulsar el liquido de tu intestino con los residuos, esta acción se repetirá 3 veces cada vez que necesites defecar, de ese modo tu culito estará siempre limpio y preparado para cuando necesitemos usarlo con algún cliente, eventualmente te iré insertando otros dildos mas gruesos pero con el mismo mecanismo de tal manera que nunca estarás ni un minuto sin algún dildo en tu ano,  eso debes aprenderlo y aceptarlo, desde hoy tu culito estará siempre invadido por un dildo o por un pene, nunca más estará vacio y por cierto si algún día lograras sacártelo, serás incontinente pues tu esfínter ya no cerrara más  así que tus pantaletas siempre estarían sucias a menos que decidas usar pañales”.

Entonces me pidió bajar mis medias y mis pantaletas, me senté apuntando el tubo a mi dildo, no fue fácil, después de 3 intentos lo logre y al hacerlo se escucho un click eso me indico que estaba atrapado en el sanitario sin poder levantarme, lo intente pero fue infructuoso, luego jale la palanca como me indico Marcela y de inmediato sentí el fluido llenando mi intestino, la incomodidad se incremento y mi estomago empezó a inflarse, de pronto el fluido se detuvo y yo trataba de expulsarlo sin resultados, empezaron los calambres y cuando ya no aguantaba se abrió la válvula y sentí de inmediato una agradable sensación de desalojo, era sumamente agradable sacar de mis intestinos todo ese liquido nauseabundo, luego la maquina lo hizo dos veces más, la ultima descarga ya no olía mal, creo que hasta algún tipo de desodorante contenía pues el olor era ya agradable, al terminar se escucho nuevamente el click y el sanitario me soltó, no había necesidad de limpiarme pues un chorro de agua y aire lo hizo antes, así que al terminar de soplar el aire me levante, subí mis pantaletas y pantimedias y salí del baño, ahora me preguntaba “¿que mas seguiría? ¿Cuándo podría salir de ese espantoso lugar? ¿Y mi escuela? ¿Mis padres? ¿Qué pasaría?” no tenia respuesta, estaba a merced de Marcela.

De regreso en mi habitación ya había un plato con ensalada, un sándwich y un vaso de agua, la puerta fue cerrada con llave así que me senté a devorar la comida, a un lado del plato vi unas llaves, de inmediato las probé en mi cinturón de castidad pero no abrían, las probé en mis zapatos de tacón y click, se abrieron, por fin  podría quitarme mis tacones y mis medias, los pies me dolían mucho, aun tenía mis aretes, mi collar, mi corset y el cinturón con el dildo pero era un descanso después de todo, vi en el closet un baby doll, me lo puse y me fui a la cama, estaba cansadísimo y de inmediato quede dormido.

Al día siguiente escuche un ruido, era Marcela que abría la tienda, seguro serian como las 10 de la mañana, yo ya había ido al baño, la maquina me había limpiado mis intestinos pero tenía hambre, el enorme dildo ya no lo sentía, mi cuerpo se había acostumbrado, sin embargo Marcela me pidió que me diera una ducha, me quito el corset pero dejo lo demás, me bañe y al salir del baño me indico que debía maquillarme nuevamente, me quito el cinturón de castidad y me sentó en la silla amarrándome nuevamente, de inmediato la maquina lentamente extrajo mi dildo, yo sentía que salía y salía de mi trasero pero no terminaba de salir, debía ser muy largo, hasta que finalmente salió todito, apenas empezaba a disfrutarlo cuando sentí que la maquina empezaba a introducir otro dildo, el dolor empezó pues este se sentía mucho más grueso, Marcela me lo confirmo.

Diciéndome “Terminaremos hoy de entrenar tu trasero, este nuevo dildo es ya de 3 pulgadas de ancho, una lata de cerveza entraría fácilmente, te dolerá pero ya sabes cómo minimizar eso, solo abre tu esfínter todo lo que puedas, no podrás evitar que entre el total de las 10 pulgadas de largo, la maquina tardara una hora en terminar, eso significa que cada minuto entrara el dildo 5 milímetros, lo suficientemente lento para que te esfuerces en expandir tu colita, te sugiero que inicies tu maquillaje para que dejes de pensar en el dolor, eso te ayudara, nos vemos en una hora”.

El proceso fue doloroso pero como Marcela me dijo, con mi practica de maquillaje logre distraerme y pude lograr las dos metas, maquillarme perfectamente y alojar dentro de mí el grueso dildo de 10 pulgadas, la pantalla del espejo inicio mostrándome nuevamente videos de chicos feminizados siendo violados por personas con miembros enormes, lógicamente la maquina conectada a mi dildo hacia lo mismo en mi sincronizada al video, yo ya no veía eso como castigo, lo disfrutaba y hasta podía hacer pequeños movimientos en mis caderas para agrandar el placer, claro que lo hacía hasta donde mis ataduras lo permitían pero era excitante.

Marcela entro nuevamente a la habitación con una caja llena de ropa muy sexy, demasiado sexy era la típica vestimenta de una prostituta que ofrece sexo en la calle, yo sabía lo que estaba por venir.  Marcela me ordeno ponerme una micro falda de colegiala, unas medias blancas hasta el muslo , un brasiere pequeño sobre mis bubis falsas y  una blusa ombliguera, mi peluca tenía unas trenzas y mis zapatos eran de charol blancos de tacón con correas, después mis orejas fueron perforadas y puso unos aretes en forma de corazón pegados a mis lóbulos, unas pulseras tipo infantil adornaron mis muñecas y una fina cadenita con un letrero que decía “SISSY” se ató a mi cuello, finalmente me puse unas pantaletas de algodón con dibujos infantiles, mi aspecto era de una niña menor de edad, no me permitió sacar el monstruoso dildo de mi ano, me ató mis manos a la espalda y puso unas ataduras en mis pies con esposas sujetas a una cadena corta, para caminar debía hacer pasos muy cortos, por ultimo me amordazaron con una pelota roja con un pequeño pene que introdujo en mi boca, era corto pero muy grueso, de inmediato mis mandíbulas dolieron, así con mis ataduras me llevo Marcela hasta la puerta trasera, había un auto negro grande resguardado con un individuo vestido de chofer que abrió la cajuela y me obligo a meterme y encerrarme en ella, escuche cuando Marcela y el chofer hablaban de mi como si fuera mercancía pues negociaban el pago por mí, luego el chofer subió al auto y me condujo a no sé donde, lo único que sabía es que sería esclava sexual de alguien y que Adrian había desaparecido de la tierra.

En el auto me pusieron una correa en mi cuello atada a una cadena, parecida a los que usan para los perros, la cadena se engancho a un arnés en el piso de la cajuela del auto por lo que quede acostada, me pusieron una venda en mis ojos y unos tapones en mis oídos quede totalmente aislada del exterior sin poder ver ni deducir  a donde me llevarían, el auto arranco y después de un par de horas mi boca babeaba y dolía por el dildo en mi cavidad oral, finalmente el auto se detuvo y desataron mi correa, salí del auto con mucha dificultad por mis amarres, estábamos en algún lugar del bosque, había una casa lujosa donde me metieron, me recibió un hombre negro enorme, fácilmente medía 2 metros y era sumamente corpulento, parecía jugador de futbol americano, el tipo dirigiéndose a mi me dijo:

Bienvenida Adriana, este es tu nuevo hogar, me llevo a una sala donde quitaron mis cadenas y ataduras, me ofreció una copa de vino y me dijo:

Mira Adriana me llamo Ambrosio, para ti seré tu Amo y así te dirigirás a mi cuando te de permiso de hacerlo, soy un hombre rico al que le encantan los travestis bien femeninos, todas las mujeres que veas en esta casa fueron alguna vez chicos como tú, también fueron feminizados pero todos ellos solo pueden darme placer oral, tengo un órgano masculino desproporcionado, demasiado grande y demasiado grueso, así que solicite a un travesti que fuese entrenado exclusivamente para alojar mi pene en su trasero y que ambos pudiésemos disfrutarlo, según Marcela tu lograste entrenarte en ello y estas lista para disfrutar las más excitantes penetraciones que jamás imaginaste.

Estaba asustado y algunas lagrimas salían de mis ojos, entonces Ambrosio me quito mi mordaza y dijo: Se que portas un consolador en tu ano y debes llevarlo puesto siempre, salvo cuando yo te lo quite para meter mi pene en ti, en tu recamara hay un inodoro como el que usabas con Marcela, este te dejara hacer tus necesidades y te mantendrá internamente limpia  y dispuesta para cuando te necesite pues no hay preservativo del tamaño de mi pene, durante el tiempo que yo no quiera penetrarte estarás asignada como sirvienta encargada de la limpieza, en algunas ocasiones me harás sexo oral y quizás también te pida que diviertas a mis amigos cuando me visiten, casi todos tenemos el pene gigante y ellos sabrán apreciar tu disponibilidad.

Entonces me atreví a hablar y le dije: ¿Disculpe Sr. Y cuanto tiempo debo estar aquí antes de regresar a mi casa?,  entonces recibí 2 bofetadas que me tumbaron, Ambrosio me contesto: Antes que nada ya te dije que no vas a hablar sin mi permiso, además también te explique que me debes llamar “AMO”, entonces saco una fusta y comenzó a pegarme en mis glúteos hasta que mis pantaletas se desgarraron, yo perdí el conocimiento, lo siguiente que vi fue que estaba amarrada a una cama con mis nalgas levantadas esperando a ser penetrada, para mi sorpresa mi pene y huevos símbolos de mi hombría habían desaparecido, apenas dos pequeños puntos quedaban en donde algunas vez estuvieron en mi entrepierna.

Ambrosio entro a mi habitación, totalmente desnudo, vi el monstruoso pene que tenia y me puse a temblar, él tomo un gel lubricante y se lo unto en su enorme pene, vi como sus dos grandes manos no alcanzaban a cubrir ni la mitad de su pene, calculo que su órgano media unas 16 pulgadas y ya estaba totalmente erecto, con una llave abrió mi cinturón y saco poco a poco el dildo de mi colita, este salía y salía y no terminaba de salir, debía ser también muy largo, entonces termino de sacarlo y de inmediato inicio mi penetración con su pene, era demasiado grueso, intentaba meterlo y yo gritaba, caballerosamente unto sus dedos con vaselina y me los metió lubricando mas mi cola, luego intento de nuevo penetrarme, esta vez no hizo caso a mis gritos y siguió hasta que su enorme glande traspaso el umbral de mi esfínter, y todo cambio, mi dolor bajo e inicio cogiéndome con penetración lenta hasta que pudo alojar todo su monstruo en mi interior, cuando por fin lo hizo inicio con frenéticos movimientos que de inmediato me produjeron enorme placer, ahí estaba yo siendo cogida por primera vez por un hombre, totalmente transformado en una chica y disfrutando cada milímetro de su enorme pene, yo ya no pensaba mas en mi pasado ni en mi futuro, estaba viviendo el momento, cada segundo, Ambrosio reía y gemía de placer, eso me gustaba, el me decía que hasta antes de mi cogida yo había recibido 400 pulgadas de penes artificiales pero que él me cogería tanto que en un año yo recibiría 100 veces más penes que la que hasta hoy había recibido, me puse como loca nomas de imaginarme tanto placer, finalmente estaba aceptando mi nueva vida y estaba dispuesta a lo que viniera. Adriana había nacido.

FIN


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com 





Autor: Adrianaxd       Mail: adrianaxdr@hotmail.com

DESCUBIERTO POR LA DIRECTORA

Mis padres quisieron tener una niña, pero cuando nací yo su séptimo hijo varón decidieron que simplemente no iba a suceder, por lo que decidieron que yo sería esa hija, fui registrado ante la autoridad con el nombre de Esmeralda Isabel Venduar Altamira, mis padre me incentivaron a asumir el rol de ser la hermanita menor de todos mis hermanos......

DESCUBIERTO POR LA DIRECTORA
Mis padres quisieron tener una niña, pero cuando nací yo su séptimo hijo varón decidieron que simplemente no iba a suceder, por lo que decidieron que yo sería esa hija, fui registrado ante la autoridad con el nombre de Esmeralda Isabel Venduar Altamira, mis padre me incentivaron a asumir el rol de ser la hermanita menor de todos mis hermanos. Pese por una mujer hasta casi terminar la secundaria en donde terminaron mis días de ocultar mi pene y huevos.


[ADOLESCENTE] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [FEMINIZACIÓN] [TRANSEXUAL]



Categoria: Adeolescente      Autor: DarkSoul





Mis padres quisieron tener una niña, pero cuando nací yo su séptimo hijo varón decidieron que simplemente no iba a suceder, por lo que decidieron que yo sería esa hija, fui registrado ante la autoridad con el nombre de Esmeralda Isabel Venduar Altamira, mis padre me incentivaron a asumir el rol de ser la hermanita menor de todos mis hermanos, me caracterizaron como niñita desde recién nacida, no me costó aprender los modales de una mujer pues pensaba que lo era, con gusto aprendí a  realizar los quehaceres domésticos para ayudar a mamá en la casa.

Hasta los trece años pensé que era una mujer, no fue sino hasta que entre a secundaria exclusiva para mujeres que me empecé a dar cuenta que no era lo que pensaba, mis padres me habían dicho que jamás me mostrara desnuda en especial mi entrepierna a extraños ni a mis hermanos, pero no previeron que en la escuela en clase de biología nos darían un curso de sexualidad humana ahí me di cuenta que las mujeres tenían una vagina y los hombre un pene y testículos colgando por debajo como yo tenía, aquello fue una gran revelación, esa tarde investigue un poco mas y confirme lo que la profesora expuso en clase.

“¡Era un hombre!”

Mi mundo dio un vuelco por completo, no le dije nada de lo que descubrí ese día a mis padres, peo fue liberador sentir que no había algo malo en mí, sino que todo lo contrario, mi primera erección consciente fue casi a cumplir los 15 años, creo que el vestirme como mujer hijo que mi pubertad se retrasara, desde ese día me comencé a fijar más la figura de mis compañeras, sobre todo en sus piernas que sus cortas faldas dejaban al descubierto.

Aquellas faldas fueron mi salvación para ocultar mis erecciones, debajo de mi ropa interior de mujer que usaba, en todo esos años me la pase en un debate interno entre revelarme para pasar a ser un hombre o seguir siendo una dócil mujer, lo cierto es que estaba muy confundido no sabía qué hacer, ciertamente me gustaba ser mujer además de tener ciertas ventajas como el poder entrar a los cambiadores de mujeres y verlas en ropa interior eso me excitaba de alguna manera tanto que siempre era la última en salir para que nadie notara mi tremenda erección debajo de mi calzón (braga).

Una de esos días luego de la clase deporte todas sudadas nos fuimos a los vestidores como siempre entre de ultimo como ya era costumbre a nadie de mis compañeras le extraño verme entrar al vestidos casi 15 minutos después que ellas, de hecho ya casi estaba vació apenas unas cuantas de ellas quedaban ahí para ese momento, ver a las pocas compañeras que aun quedaban ahí cambiarse sus sostenes (brassier) con sus senos adolescentes firmes y paraditos me hicieron tener una tremenda erección que apenas logre disimular por el ajustado short que traía puesto en ese momento.

Cuando supuse que no había peligro, me comencé a cambiar, apenas quitarme el short y note mi dura erección que palpitaba debajo de mi calzón rosa, estaba por quitármelo cuando escuche una voz detrás de mí, ¿Esmeralda no tendrás un poco de perfume que me regales?, aquella voz era la de Carmen, una de mis más grandes amigas en el colegio, por un momento me perdí por los nervios que solo alcance a decir ¡Claro aquí tienes Carmen!, sin pensar en mi erección debajo de mi prenda intima me di la media vuelta para darle el frasco de perfume, apenas cobre consciencia del tremendo error que acaba de cometer cuando vi los ojos de Carmen abrirse grandes.

-¿Esmeralda que tienes ahí?, pregunto Carmen.

Al verme descubierto me di la vuelta con desesperación estaba a punto del llanto en desesperación absoluta no sabía qué hacer, pero de pronto sentí como dos brazos rodearon mi cintura, eran los de Carmen ¡Vamos no es para tanto ya sabía desde hace tiempo que era hombre!, ¡por favor quiero verla!, ¿me la puedes enseñar?, aquello fue una revelación total pero su pregunta al final me hizo excitar de una forma desconocida hasta ese momento por mí.

Una de sus manos sin esperar respuesta de mi parte repto por mi vientre hasta agarrar mi paquete que se abultaba en mi calzón, mis ojos se abrieron grandes, iba a decir algo apartarme aquello no estaba bien, pero Carmen apretó mi pene de tal forma que la tela de mi calzón rozo la punta de mi glande provocando que diera un gemido involuntario, que me hizo estremecer, la mano de Carmen que movió rápido y antes de poder tomarla ya estaba dentro de mi prenda intima tomando directamente mi pene en completa erección que no era de menos de 19 cm.

Carmen luego de uno segundos me dio la vuelta, sin dejar de acariciar mi erección aquello era algo nuevo para, no me desagradaba por el contrario me gustaba, nunca me había animado a hacerlo pues me daba cierto asco tocar mi propio pene por alguna razón pero ahora que estaba siendo tocado por otra mano se sentía muy placentero, para mi sorpresa me planto un beso en los labios aquello era algo también nuevo pero excitante no me resiste aquello me estaba gustando, cuando Carmen rompió el beso comenzó a bajar por mi pecho desnudo, mi abdomen hasta llegar a mi ropa interior.

En ese momento de un fuerte jalón con sus manos puesto a ambos lados de mi piernas me bajo mi calzón, mi pene casi le golpea el rostro cuando reboto hacia arriba con fuerza cuando quedo libre de la prenda que lo aprisionaba, los ojos de Carmen se abrieron al máximo, cuando la tomo con su mano para correr el prepucio que cubría mi glande de color morado lance un segundo gemido de placer, ella comenzó a bombear mi pene hasta que de la punta un gran gota de un liquido transparente broto, ella al verlo abrió su boca saco su lengua y le dio una larga lamida a mi glande como si aquella gota fuese miel de maple.

El inesperado como largo lengüetazo, hicieron estremecer todo mi cuerpo, ella al ver que aquello me gusto siguió dándole largos lengüetazos a mi glande, que no dejaba de emitir aquel liquido transparente, el cual al parecer a Carmen le gusto, de pronto ella se metió la mitad de mi erección en su boca, lo que hizo que mis manos instintivamente se fueran a su cabeza, cerré los ojos y gemí pues el placer que eso me provoco fue tan súbito e intenso como nada antes sentido en mi vida.

Ella me estuvo chupando mi pene por algunos intensos minutos cuando sentí una sensación desconocida antes, era como si quisiera orinar pero la sensación era más intensa como si bala estuviera por salir de mi pene, el cual comenzó a contraerse con fuerza, le dije a Claudia que se apartara pero no hizo caso hasta que sintió que algo comenzó a inundar su boca, en ese momento se saco mi dura erección y alguno disparos de mi semen fueron a parar a sus labios, mejillas y mentón.

-“WOW que espesa leche tiene Esmeralda”. Dijo Carmen

Mientras yo jadeante buscaba recuperarme de aquello que en ese momento intuí debía ser lo que llamaban un orgasmo, el primero de mi vida de manera consciente, Carmen se puso de pie para limpiarse con un pañuelo desechable el semen de su cara, y ante mi sorpresa total se despojo de su sostén (corpiño) y calzón, para quedar desnuda por completo su vagina estaba sin vello aun y me dijo con su voz de niña aun.

“Esma, métemela, ¡quiero saber si se siente tan rico tener una hombre en mi interior como dicen!”

Ella se me acerco y me dio otro beso, me le quede viendo sus redonditos pero pequeños senos hasta que se dio la media vuelta mi pene, me llevo hasta una banca en donde me acostó de espaldas, Carmen se monto en mi con su par de nalgas al descubierto, se inclinó sobre mis piernas dándome la espalda tomo mi dura erección y lo coloco en la entrada de mi sexo, para una estocada empalarse ella misma, “AAAAAHHHHH” dio un pequeño grito de dolor cuando mi pene la desvirgo, arqueando su cuerpo todo lo que pudo, pero poco a poco comenzó a disfrutar de aquel invasor que se deslizaba abriéndose paso a través de su delicada y estrecha intimidad, debo decir que en verdad se sintió delicioso.

Carme no dejaba de meterlo cambiando de velocidad esporádicamente, era notorio que no se cansaba rápido parecía no buscar únicamente su propia satisfacción Carmen al parecer sabía proporcionar placer y eso me gustó, me estuvo cabalgando por varios intensos minutos, sin saber cómo, en un momento cuando ella aceleró el ritmo de sus acometidas, la fricción le provocó una calidez nunca antes experimentada que le hizo sentir que se elevaba a las estrellas.

¡AAAAHHH, SIIIII!

Fue el gemido que ella emitió cuando llego al orgasmo,  el clímax llegó elevándola al infinito. Fue una sensación muy diferente, parecía como si estuviera flotando, como si se hubiese desprendido de su cuerpo, los espasmos de su vagina al venirse en conjunto con sus cálidos jugos que inundaron su vagina hicieron que yo también alcanzara un nuevo clímax, Carmen sintió mi cálido y húmedo semen bañando el interior de su sexo, escapándose un poco de su sexo, cuando ella se desmonto de mi, en verdad aquello fue hermoso, una perfecta unión de nuestros cuerpos, una completa dicha. Me sentí tan pleno como nunca antes en toda mi vida. 

Comenzamos a tener sexo Carmen y yo más seguido luego de esa primera vez, claro tomando medidas siempre usaba condón para evitar que ella quedara embarazada hubiese sido muy difícil de explicar que quedo embarazada de una de sus compañeras, aquello duro tres mágicos meses pero luego no sé como la directora que era una solterona amargada nos descubrió al parecer por los chimes de una de nuestras compañeras que nos vio mientras tenia sexo en el vestidos una tarde luego la clase de deportes Carmen, Laura y yo fuimos sorprendido en los vestidores por la directora.

Afortunadamente aun no me quitaba la falda y Carmen aun estaba vestida, cuando la directora entro a vestuario con cara de pocos amigos, ella me miro de pies a cabeza mi torso estaba semi desnudo solo mi sostén que rellenaba con papel sanitario para simular senos que no tenia lo cubría, la directora me observo mientras Carmen desde la puerta observaba todo con las manos en la boca estaba asustada más bien pánico con Laura la chismosa del salón detrás de ella, observando todo lo que pasa en el probador en el que se formo un tenso silencio.

De pronto la directora hablo, Sra. Venduar, se han hecho acusaciones muy serias en su contra, es por eso motivo que debo pedirle que se retire su falda para poder comprobarla que lo que dicen es falso, iba a decir algo excusarme, negarme pero la directora con su mirada inquisidora con sus brazos cruzados debajo de sus caídos senos me apresuro a que hiciera lo que me ordenaba, “Vamos jovencita que esperas rápido no tengo todo el día para tu estúpido pudor, vamos quítate de una buena vez la falda”.

Viéndome acorralado, no tuve más remedio que acceder a hacer lo que la directora ordenaba, con lentitud comencé a despojarme de mi falda, cuando lo hice los ojos de no solo de la madura mujer sino también los de mis compañera y amante se abrieron grandes cuando una tremenda erección quedo a la vista debajo de mi calzón blanco que me había puesto, los ojos de la directora parecieron inyectarse de rabia al comprobar con sus propios ojos que era verdad que era un hombre aparentando ser una mujer, ella con voz visiblemente molesta me ordeno de nuevo “jovencita quítate el calzón, ¡RAPIDO!”

A mi pesar de nuevo accedí a lo que la directora me ordenaba, coloque ambos pulgares dentro de mi calzón a ambos lados de mis caderas para comenzar a bajarlo lentamente, cuando por fin la prenda descendió lo suficiente mi pene reboto de lo duro que estaba hacia arriba apuntando al techo de aquel vestidos, mi erección ya goteaba liquido transparente de la punta casi completamente descubierto por mi prepucio que se había retraído hacia atrás, la directora tenía una expresión en su rostro como que no daba crédito a lo que estaba viendo en ese momento.

Voltee a ver a Carmen que se seguía cubriendo la boca para no gritar de lo aterrada que estaba mientras que Laura estaba aun viendo todo detrás de ella con una mirada picara de asombro al ver mi pene sobresalir de mi pelvis en completa erección, mi atención dejo de ser la directora a lo sumo unos cuantos segundos pero de nuevo regreso a ella cuando sentí una mano huesuda tomar mi erección, cerrándose sobre ella con fuerza tanta que casi me hizo gritar, de lo fuerte que me la estaba apretando apenas escuche decir a ella “eres un maldito pervertido invertido pero esto no lo puedo tolerar en mi escuela”.

No sé donde saco un cuchillo la directora en ese momento solo sentí el certero golpe cuando atravesó por completo mi miembro viril cercenándolo de un solo golpe, por un dos segundos me quede viendo mi sangrante pene cortado sostenido por la mano de la directora antes de que el dolor de mi perdida invadirá todo mi joven cuerpo como un torrente incontrolable apenas recuerdo lanzar un terrible grito de dolor antes de que todo a mi alrededor se me pusiera negro poco a poco y ya no saber nada.

Desperté según me dijeron tres días después en un hospital pero cuando lo hice ya era una mujer completa, aprovechando mi penectomia a manos de la directora, mis padres autorizaron a los médicos a practicarme una vaginoplastia con un operación de aumento de senos para quedar convertido en toda una mujer con una vagina entre mis piernas, mi escroto, testículos y pene se habían ido para siempre, sin que pudiera hacer algo al respecto, ni siquiera pude opinar me tuve que resignar a ser una mujer por el resto de mi vida quisiera o no, todo estaba hecho ya para poder evitarlo.

Termine la segundaria por clases privadas mientras me recuperaba algunos meses más tarde mis padres me inscribieron en una preparatoria (instituto) exclusivo para mujeres para mi sorpresa me encontré con Carmen ahí, y reanudamos nuestra relación para ese momento lésbica, al terminar la universidad ambas nos fuimos de casa a vivir juntas hoy en día somos pareja y pensamos en casarnos muy pronto, yo me pongo un arnés con un dildo para penetrarla a veces durante nuestros encuentros sexuales para recordar nuestros encuentros de secundaria cuando ambos éramos vírgenes, con un pene colgando entre mis piernas. 

Aun ahora habiendo pasado muchos años aun no perdono a mis padres por lo que me hicieron a lo que me obligaron a hacer, deseo tener un pene con el cual penetrar a Carmen con toda mi alma pero sé que aunque hay alternativas que me permitirían volver a ser un hombre con un pene con el cual poder satisfacer a mi amada Carmen de sobra sé muy bien que solo sería una farsa, pues nunca volvería a sentir lo mismo que cuando tenía un pene en completa erección penetrando la cálida vagina de Carmen, se que ella extraña sentir mi palpitante miembro viril dentro de ella como lo hacía antes de que fuera “Descubierto por la Directora”.


http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

CASTRACIÓN EN CASA

Con 25 años era un joven hombre ingeniero recién graduado que apenas había empezado a vivir solo en su primer departamento, me encantaba el sexo, como no tienen idea, pero cada que veía como le quitaban los huevos a un hombre por alguna enfermedad o por alguna mujer me excitaba a tal nivel que terminaba por correrme sin siquiera tocar mi pene......

CASTRACIÓN EN CASA
Con 25 años era un joven hombre ingeniero recién graduado que apenas había empezado a vivir solo en su primer departamento, me encantaba el sexo, como no tienen idea, pero cada que veía como le quitaban los huevos a un hombre por alguna enfermedad o por alguna mujer me excitaba a tal nivel que terminaba por correrme sin siquiera tocar mi pene, con tal intensidad que eran los mejores orgasmos que experimente en mi vida viril mientras aun tenia testículos en mi escroto, ahora soy un eunuco si ya no puedo tener sexo con la misma intensidad que antes pero no me arrepiento.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ADVERTENCIA]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Con 25 años era un joven hombre ingeniero recién graduado que apenas había empezado a vivir solo en su primer departamento, me encantaba el sexo, como no tienen idea, pero cada que veía como le quitaban los huevos a un hombre por alguna enfermedad o por alguna mujer me excitaba a tal nivel que terminaba por correrme sin siquiera tocar mi pene, con tal intensidad que eran los mejores orgasmos que experimente en mi vida viril mientras aun tenia testículos en mi escroto, ahora soy un eunuco si ya no puedo tener sexo con la misma intensidad que antes pero no me arrepiento de mi decisión.

Todo comenzó una noche que estaba solo en casa viendo paginas de relatos de eunuco en internet cuando de pronto entre en un chat en donde luego de hablar por un rato mencione “Deseo que una mujer me despoje de mis huevos”, a los pocos segundos una ventana privada se abrió de un usuario denominado Cortadora69, ella me pregunto si lo que dije momentos antes en el chat general era en serio, lo pensé un momento y le respondí “Claro hablo muy en serio”, por unos segundos no apareció nada en la pantalla hasta que de pronto.

-“Si quieres yo te los puedo cortar”.

Leer aquellas palabras que aparecieron en mi pantalla, provocaron que mi pene quedase en completa erección debajo de mi trusa (slip) que en ese momento era la única prenda que llevaba puesta, sentí como mi pene palpitaba con fuerza debajo de la tela de algodón que estaba tensada al máximo, me repuse rápido de mi asombro inicial para preguntar.

-¿Hablas en verdad en serio?

Por unos segundos no apareció nada en la pantalla lo que me mataba de la ansiedad que estaba sintiendo en ese momento de pronto una respuesta.

-¡Si, hablo muy en serio, soy una castradora con experiencia!

Aquella respuesta me hizo excitar a un más de lo que ya estaba un gemido fuerte de placer escapo en ese momento de mi, cuando sentir como un potente chorro de mi semen broto de mi erección manchando mi ropa interior, aquello fue muy intenso pero los chorros de semen siguieron brotando hasta casi hacerme caer da la silla del inmenso orgasmo que estaba experimentando en ese momento superior a cualquier otro que hubiese experimentado en toda mi vida hasta ese momento, quedando resoplando sobre la silla cuando los chorros de semen dejaron de brotar.

Cuando recobre el aliento no tarde en contestarle, nos pusimos a conversar por meses luego de esa noche hasta que por fin la cite en mi casa, durante un periodo vacacional que me dieron de esa forma tendría tiempo para reponerme de mi castración, ella tendría que venir desde otra ciudad pero eso no le importo para nada, ese viernes estaba muy nervioso en mi casa había preparado todo lo que ella me pidió que le consiguiera, de pronto escuche el timbre “DING DONG”, con nerviosismo camine hasta la puerta para abrirla con mi mano temblando cuando tome la cerradura de la puerta.

Soy blanco con piel bronceada delgado atlético, con vientre plano pero sin músculos marcados, no creo ser guapo pero me han dicho que no soy feo, entonces creo que estoy en la media, alto de 1.85, con un pene de 21 cm en erección completa no circuncidado, que para ese momento estaba palpitando debajo de mi ropa interior conforme abría la puerta para ver por primera vez a la mujer que me despojaría de mi huevos para siempre para convertirme en un eunuco por el resto de mi vida.

Al abrir la puerta quede fascinado por la mujer que quedo ante mí, aquella mujer me sonrió extendiendo su mano para decir “Me llamo Karen”, de inmediato note que era muy guapa simpática y amigable, poseedora de un cuerpo bonito no el de una súper modelo pero si cuidado todo en su lugar y bien dotada de unos grandes senos, mi mano temblaba cuando le di la mano aquella vez traía una falda apenas por debajo de sus suculentas nalgas vi sus piernas ricas y blancas mientras ella me regalaba una sonrisa al tiempo que me decía ¿no me invitas a pasar?.  

Algo apenado por aquella pregunta le dije “Claro pasa Karen, adelante estás en tu casa”, ella entro arrastrando una maleta con ruedas, que dejo a un lado de la puerta para luego irse a sentar en el amplio sofá de mi sala, mientras yo cerré la puerta para irme a sentar frente a ella en la sala, pero antes fui a la cocina por algo de beber, para ofrecerle un poco de agua de limón, que le ofrecí, para luego ponernos a hablar de muchas sin mucha relevancia, para ninguno de los dos en ese momento mientras trataba de ocultar mi fura erección bajo mi pantalón.
             
Luego de un rato Karen dijo, Marco, si conseguiste la bata de baño que te pedí, “Si”, le respondí, bueno ve y quítate la ropa solo déjate la ropa interior, ponte la bata y regresa, sin más fui al baño y me quite el pantalón y la camisa cuando regrese a la sala ella de inmediato dirigió su mirada a mi entrepierna al bajar la mirada note como se salía mi pene de la bata cubierto por tan solo por mi ropa interior, me tape de inmediato.

“¡Qué pena Karen no creas que lo hice a propósito, perdón Karen me apena de verdad!”        
-No te preocupes Marco de todas maneras tarde o temprano la voy a ver desnuda.        
- ¿Pues al mal paso darle prisa Marco déjame verla? 

Dejo confesar que me quede estupefacto no me esperaba eso tan pronto pensé que íbamos a platicar algo mas antes de entrar en materia pero ella al ver mi turbación pensando que iba a comenzar todo por lo que ella había venido a mi casa rio al ver mi rostro pálido para luego decir.    

- Vamos Marco no te asuste solo quiero verla.
- Hummm está bien. Le dije algo resignado.     

Así que me baje mi ropa interior hasta los tobillos para luego abrir la bata, para que Karen le diera una buena  miraba y se lamia los labios mientras como es normal me excite solo de verla pues tenía unos senos generosos y el escote con ella agachada hacia mí me dejaba verlos, lo que hizo que mi pene flácido por los nervios en ese momento empezara a crece, ella no dejaba de mirar mi pene, mientras se seguía levantando.

-¿Oye Marco crees que soy atractiva?   
-Claro Karen, eres muy atractiva.            Le dije nerviosamente.     
-¿Soy atractiva para ti?     
-Mmmm, si por supuesto eres muy Atractiva.  

Para ese momento ya mi pene estaba todo erecto, duro palpitando, ella extendió su mano y me miro justo en el momento que tomo mi dura erección desde la base, al tiempo que se lamia los labios sensualmente.           

-¿Marco cuando te mide? 
-21 cm Karen. Todo nervioso dije mientras miraba sus grandes senos.      

En ese momento Karen me apretó mi pene fuerte que me hizo dar un ligero grito mientras ella solo reía de gusto, mi corazón en ese momento se quería salir de mi pecho, latía aprisa de lo muy excitado que estaba al sentir la mano de aquella mujer que estaba ahí para acabar con mi virilidad para siempre en ese momento tomando mi erección duro como el acero.
           
En ese momento Karen empezó a desabrocharse la blusa para luego bajarse la falda ella me ayudo a  quitarme la bata al voltearme veo un precioso sostén apretando esos senos deliciosos y un calzón (braga) igual apretadito cubriendo solo parte de sus preciosas nalgas me acerque por detrás de ella tocando sus caderas con mi endurecido pene quedo en medio de sus piernas, Karen comenzó a mover su cadera como si la estuviera penetrando, mientas con mis manos jugaba con sus senos no tarde mucho en quitarle el sostén, ella los tomo con sus manos mientras empecé a masajearlos ella gemía rico al tiempo que con una de sus manos jugaba con mi glande haciendo sentir en el paraíso.

Karen me hizo sentar en el sofá, luego de unos minutos para después ella arrodillarse entre mis piernas podía ver esos senos moverse, tomo mi pene con una mano envolviéndolo sobraba un cacho de mi erección que se lo llevo a la boca de inmediato con sus labios nada mas apretaba mi pene mientras jugaba con su lengua con mi glande, de hecho su lengua envolvía mi glande, se metió un buen trozo de mi virilidad en su cálida boca mientras le sostenía el cabello lo que al parecer hizo que se excitara más de lo que ya estaba.

Karen empezó a chuparlo con más desesperación, tan rápido que sentía su lengua moverse mientras se lo metía en la boca y no pude evitarlo me vine a borbotones en su boca, Karen retrocedió un poco pero no lo suficiente, para dejar que escapara algo de mi espeso semen, por el contrario continuo devorando mi pene y para mi sorpresa pese al tremendo orgasmo como eyaculación que ella se bebió hasta la última gota, mi pene seguía dura como si nada hubiese pasado en ese momento.    

Karen de improviso se volteo para ensartarse mi pene en su vagina la cual sentí como estaba toda mojada, sentí sus jugos escurriendo en mi entrepierna mientras ella estaba perdida saltando sobre mi pene dándome una tremenda como exquisitamente placentera mientras mi mirada se clavo como hipnotizado en sus nalgas que rebotaban en mi pelvis tan deliciosamente, mientras mi muy duro pene se perdía una y otra vez entre sus nalgas aquello me llevo al cielo, mi cuerpo se tenso cuando me corrí de nuevo con más intensidad que la vez anterior.

Al mismo tiempo ella empezó a gemir, creo que le gusto sentir mi caliente semen dentro de ella pues se vino al tiempo que ella se dejo caer sobre mi pene, ambos quedamos jadeantes sudorosos y exhaustos sobre el sofá Karen sobre mí, con mis manos acariciando sus grandes senos,  esta vez mi pene empezó a perder su dureza hasta queda desinflado en el interior de ella, apenas Karen pudo ponerse de pie al cabo de unos segundos por lo extasiada que estaba sus piernas le temblaban.   

-¡Karen eso fue delicioso!
-¿Te gusto?  
-Claro me vine me sentí en el paraíso.   

Karen comenzó jugar con su sexo muy rico que solo de verla mi pene volvió a la vida quedando muy dura otra vez, cuando ella vio que mi pene estaba despierto me dijo.“Vamos Marco que esperas métemela otra vez”. Si otra vez, esta vez la tome bruscamente de las piernas, se las levante para  ponérmelas en mis hombros, la penetre duro con fuerza como un animal en celo, mientras no dejaba de ver sus grandes senos sacudirse con cada embestida con su rostro ausente mientras seguía penetrándola más y más, sintiendo como mis condenados huevos se aplastaban contra sus grandes nalgas, una y otra vez.

Sentí como su cuerpo tembló al cabo de unos minutos, en ese momento me detuvo y ella soltó unos chorros que bañaron mi dura erección en su interior cuando se vino cuando sentí que su orgasmo termino la gire empinándola sobre el sofá para de nuevo empezar a penetrarla desde atrás mientras le veía sus nalgas como se comían mi muy dura erección con cada mueva embestida seguí dándole mientras ella no dejaba de gemir se tocaba sentía sus dedos rozar mi pene cuando se lo metía en eso me dijo que me detuviera me aventó al sofá de atrás para empezar a chupar mi pene de nuevo a comerlo como desesperada supe que quería más de mi leche de pronto se lo saco para comenzar a masturbarme con sus grandes senos.         

Lo que hizo que me excitara a un nivel que no pude contener mi eyaculación de nuevo pero en esta ocasión no solté tanta leche pues ya me había corrido dos veces pero ella quedo fascinada cuando mi semen broto eso si con bastante fuerza de la punta de mi pene, que mancharon su rostro y grandes senos por igual mientras ambos gemíamos como poseídos, llenos de placer.

Aquella tarde y noche disfrutamos del sexo en muchas formas y posiciones me vine dos veces más antes de caer en un profundo sueño, dormí tan plácidamente esa noche como hacía mucho no lo hacía, al día siguiente me desperté ya tarde cuando ella me sacudía por el hombro, mientras decía “Marco, Marco… Marco despierta ya es hora”, lentamente abrí los ojos para encontrarme con el rostro de Karen sonriendo como el gato que se acaba de comer al ratón.

Cuando desperté por completo me encontré con Karen desnuda con un cubre bocas, un gorro sobre su cabello y con guantes de látex en sus manos, ella al ver que ya estaba despierto volvió a repetir “¡Marco ya es hora!”, con extrañeza le pregunta ¿hora, para qué?, ella rio antes de responder “¡para dejes de ser un hombre!”, al escuchar esas fría palabras que fue como un balde de agua fría hizo que mi pene flácido hasta ese momento se pusiera rígido muy duro en completa erección de inmediato.

Karen me hizo poner de pie, para amarrarme una pequeña cinta de algodón alrededor de mi cintura,  mi pene que estaba en completa erección, fue amarrado con una delgada cuerda por debajo de la corona del glande a la cuerda lo que lo dejo pegado a mi abdomen una vez hecho eso, ella me hizo acostar sobre la cama sobre la cual había puesto una limpia sábana blanca, me hizo abrir las piernas, en cuanto lo hice sus ojos se centraron en el piercing que tenía en mi perineo a unos dos centímetros de mi escroto.

Sentía que mi cuerpo ardía de lo excitado que estaba en ese momento, pero cuando ella tomo un afilado bisturí que brillo a la luz del sol que se filtraba por la ventana, ella alargo su mano para tomar mi escroto, lo acaricio por unos segundos antes de decir ¿Estás listo Marco?, estaba muy excitado con solo escuchar esas palabras, sin esperar nada solo asentí con la cabeza antes de decirle ¡Si, hazlo, cástrame!, ella comenzó a limpiar mi pene junto con toda mi zona genital con un poderos desinfectante cuando termino.

Karen solo sonrió cuando acerco la afila hola de metal a mi bolso de piel para realizar una corte de unos 3 cm en el medio del mismo, tuve que apretar mis dientes cuando la afilada hoja de acero se deslizo por mi sensible piel para no dar un terrible grito de dolor, que aunque estaba sufriendo en ese momento estaba más excitado que nunca antes en toda mi vida, usando algunos algodones Karen limpio la sangre que empezó a brotar de la herida, cuando la hemorragia estuvo controlada, con uno de sus dedos cubierto por el guante, comenzó a hurgar dentro de mi escroto, hasta que logro capturar a uno de mis testículos, que pronto quedo fuera de mi escroto, en ese momento ella lo tomo con dos dedos presionándolo fuerte en ese momento si tuve que gritar fue algo que no pude evitar.

-“AAAAAAAAAAAAAA…”

Pero pronto yo mismo me controle controlando el grito que daba no quería llamar la atención de los vecinos, Karen de manera experta coloco una cuantos puntos de sutura sobre el conducto que unía aun mi testículos experto a mi cuerpo, cuando termino de aplicar los puntos, tomo de nuevo el bisturí y corto justo por debajo de los puntos de sutura apenas unas cuantas pasadas de la afilada hoja de acero y mi testículo quedo libre en la mano de Karen.

-“Va uno, falta otro, ¡lo estás haciendo muy bien Marco!”

Dijo Karen al tiempo que introducía su dedo de nueva cuenta en mi escroto para unos instantes más tarde sacar el ultimo de mis testículos que aun quedaba en su interior, de nueva cuenta ella suturo con unos cuantos puntos los conductos que lo unían a mi cuerpo, antes de cortarlo ella me miro, yo no podía apartar mi vista de mi testículos estaba muy excitado.

Cuando sentí la afilada como fría hoja de acero comenzar a cortar mi último testículo de mi cuerpo, mi excitación llego a su máximo, mi pene hizo erupción como un volcán, arrojando ardiente semen muy espeso que llego hasta mi cuello, en abundante chorros blancos, produciendo un indescriptible orgasmo como nunca antes había sentido fue tan poderoso que incluso supero el dolor de sentir la hoja cortando mi testículo restante, para cuando mi cuerpo dejo de temblar y gemir de placer ya no era más un hombre, me había convertido en un eunuco para el resto de mi vida, aquello había sido mejor de lo que alguna vez soñé.

Antes que cerrara la herida en mi desinflado escroto ella saco de un frasco con solución salina dos prótesis testiculares que inserto en mi escroto uno por uno, luego suturo la herida con puntadas pequeñas que dejaría una leve cicatriz apenas perceptible me explico después, cuando termino aplico mas desinfectante, me inyecto algunos antibióticos y listo era un eunuco como tanto había deseado, mis testículos los coloco en un frasco limpio al que lleno con un conservante ella dijo que los conservaría como un recuerdo de nuestra noche de pasión.

Ella se quedo conmigo atendiéndome por dos semanas en los que la herida sano sin mayor problema, mi escroto se sentía como si aun tuviera mis testículos verdaderos, la noche antes de irse me retiro lo los puntos de mi escroto, mientras lo hacia mi pene presentaba una tremenda erección, que ella no dejo de notar cuando acabo tomo mi pene me masturbo por algunos segundos antes de montarse sobre mi y cabalgarme de una forma salvaje, uno cuantos minutos más tarde me corrí, pero en esta ocasión mi descarga no fue tan abundante como era antes de ser castrado ni tan espesa, tampoco fue tan placentera pero en verdad la goce.

Ella se marcho a la mañana siguiente, mientras la despedía me dio un beso y me dijo al oído, “No dejes de tomar tus pastillas de testosterona y disfruta de tu vida como eunuco”, me dejo ahí moviendo la mano con una tremenda erección debajo de mi pantalón, algunos días más tarde regrese al trabajo, nadie sospecha hasta hoy que soy un eunuco, aun puedo tener erecciones pese haber pasado ya varios años gracias a mis pastillas de testosterona pero no me apetece tener sexo creo que mi libido se fue junto con mis testículos.

Sin embargo cada que leo un nuevo excitante relato en la página de relatos de eunuco, me acuerdo de mi propia castración y me excito de tal manera que no dejar de masturbarme hasta alcanzar un orgasmo que aunque pobre en intensidad para mi es grandioso, siempre recordare le día que Karen me realizo mi “Castración en Casa”.      



http://relatos-de-eunucos.blogspot.com



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ACABANDO CON HERMANASTRO

Todo comenzó para Lucas cuando su madre se caso con Don Javier, viudo de 45 años con una joven hija de 14 años mientras que Lucas tenía 15 años, su madre también viuda y Lucas se mudaron a la casa de Don Javier que era muy grande pues él era un hombre de negocios con una gran posición social como económica......

ACABANDO CON HERMANASTRO
Todo comenzó para Lucas cuando su madre se caso con Don Javier, viudo de 45 años con una joven hija de 14 años mientras que Lucas tenía 15 años, su madre también viuda y Lucas se mudaron a la casa de Don Javier que era muy grande pues él era un hombre de negocios con una gran posición social como económica. Lejos estaba Lucas de imaginar que en dicha casa viviría los mayores placer y únicos de su vida


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [FEMDOM] [CBT]


Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul




Todo comenzó para Lucas cuando su madre se caso con Don Javier, viudo de 45 años con una joven hija de 14 años mientras que Lucas tenía 15 años, su madre también viuda y Lucas se mudaron a la casa de Don Javier que era muy grande pues él era un hombre de negocios con una gran posición social como económica que lo llevaba a viajar por todo el mundo por sus negocios por supuesto la Madre de Lucas lo acompañaría a sus viajes desde ese momento, además el viaje programado para tres semanas después de la boda también serviría para ambos como luna de miel.

Luego de la mudanza por las próximas tres semanas no paso nada relevante Mari que era su nombre apenas le dirigía la palabra a Lucas parecía estar molesta por algo, no fue sino hasta que los padres de ambos se marcharon a su viaje que iba a durar tres meses que todo comenzó a suceder Lucas era un joven alto para su edad, virgen con un pene sin circundar apenas con algo de vello en su pubis, con un escroto lampiño totalmente aun pese a su edad pese haber entrado a la pubertad plenamente hacia casi un años parecía que su cuerpo se resistía.

Mari era un poco delgada, cabello oscuro, senos redonditos pequeños de tamaño normal para su edad claro pues ella aun estaba entrando a la pubertad pero algo que Lucas noto pronto que pese a su apariencia ella era poseedora de una gran fuerza física que él no se explica de donde provenía, pues no tenia músculos marcados por ninguna parte de su cuerpo pero para cuando todo comenzó no le dio mucha importancia a ese hecho que fue un grave error que pagaría el resto de sus días.           

De vez en cuando no recuerdo porque empezó pero Mari cuando nadie nos veían comenzó a besarme en la boca con pasión agarrándome la mayoría de las veces mis nalgas, lentamente así pasaron unas tres semanas en que me masturbaba pensando en ella hasta que un día cerca de las 10:00 de la noche que hacia algo de calor Mari apareció en mi habitación ante mi total sorpresa se quito su camisón quedándose en ropa interior se acostó dándome la espalda en mi cama sin decir palabra alguna solo recostó a mi lado.

Al ser un poco curioso sobre todo por la edad que Lucas tenía en ese momento acerco su mano para desabrocharle el sostén que apenas era copa “A” cuidadosamente, ella seguía despierta y le pidió que se lo quitara, lo hizo, al hacerlo Lucas pude ver sus senos redonditos frente a él después de un rato él se había quitado la ropa, pero ella se negaba a quedarse desnuda aunque no importo continuaron besándose y tocándose el uno al otro el juego siguió por unas horas hasta que  escucharon un ruido fuera del cuarto que rompió la magia de ese mágico momento termino todo por unos días, en que de nuevo nada paso, ninguno de los dos hablo de los sucedido aquella noche.     

Días más tarde, para Lucas todo parecía haber terminado, pero un día que era todo normal en la noche sin sospechar nada Lucas se fue a dormir lo cual hizo por un rato, hasta que se despertó en la madrugada justo a tiempo para ver a Mari caminando por el cuarto, subir a la cama, contarse sobre él mientras se quita la blusa de manera muy sensual; Mari comenzó a besarlo lo que hizo a Lucas sentirse algo confundido por lo sucedía, no sabía cómo reaccionar, su confusión llego a tal grado que ni siquiera recuerda si le quito el sostén, ni siquiera recuerda si lo tenía puesto o no; sin pensarlo correspondió al apasionado beso que Mari en ese momento le daba así siguieron por un largo rato al aumentar la excitación de ambos ella se despojo de su tanguita blanca para quedar completamente desnuda sin que Lucas se diera cuenta a qué hora se despojo de su prenda intima.   

Los besos continuaron para sorpresa de Lucas, Mari comenzó a bajar su boca lentamente, beso su mejilla, cuello, pecho, en donde comenzó a lamer y morder sus pezones suavemente para placer suyo, fue la propia Mari quien le quito la única penda de ropa que tenia Lucas encima en ese momento un ajusto bóxer, lo que hizo que ambos quedaran desnudos, Mari siguió bajando para meter su cálida lengua en el ombligo de Lucas lo hizo sentir mucho placer y excitación cuando ella hizo aquello.

Con calma y picardía, mirando al Lucas a los ojos, una de sus manos se deslizó sobre su pene acariciándolo con lentitud al inhiesto miembro que para ese momento estaba en completa erección, Mari observaba con deleite como su erección saltaba cada que atrapaba al ardiente miembro en su mano, acariciándolo con lentitud y cuidado, tratando así de proporcionar un mayor placer a su hermanastro, con una pícara sonrisa antes de pasar con lentitud su húmeda lengua desde la base al glande del duro  miembro viril, La cara como el gemido de placer que dio Lucas animó a Mari, a envolverlo con la cálida humedad de su boca, la ardiente erección que quedo muy bien lubricando con su saliva, deleitando a Lucas como nunca antes en su vida.      

Con lentitud, comenzó a mover la cabeza arriba y abajo, sintiendo como el cuerpo de Lucas se tensaba debajo de ella, posando ambas manos en la cabeza de Mari, Lucas comenzó a guiar sus excitantes y placenteros movimientos, acariciando a la vez la adolescente con una de sus suaves manos los testículos, sin dejar de mover la lengua alrededor de la erección, sin apartar la mirada de los ojos de Lucas, mirándole con deseo y lujuria, deseosa de sentirle dentro de ella, excitándose cada vez más, sintiendo como su vagina se humedecía, sin poder evitar la maliciosa sonrisa que se formaba en sus labios.    

Sacando con lentitud la palpitante erección de entre sus labios, recorrió el glande de Lucas con su lengua y labios, corriendo su prepucio hacia atrás, mientras acariciaba suavemente sus senos, gateando después hacia Lucas, para besarlo lentamente en sus labios antes de pasar una de sus piernas sobre el rostro de él, volviendo a su tarea de proporcionar placer al joven, sintiendo entonces los brazos de Lucas rodear sus caderas, sintiéndose estremecer cuando el cálido aliento de Lucas tocaron su húmeda vagina, temblorosa entre sus brazos a la vez que lo masturbaba, sintiendo con deleite como la ávida lengua del chico invadía su ansioso sexo, endureciendo sus pezones a la vez que masajeaba con sus labios el glande del erecto miembro que había frente a su rostro, ahogando en él sus gemidos, acariciando el contorno de este con la punta de la lengua, con la piel de todo el cuerpo erizada por el placer que estaba sintiendo.    

De repente, sintiendo como los labios de Lucas atraparon su clítoris, un hondo gemido escapó de su garganta, algo temblorosa, arqueando la espalda, sin poder evitar cerrar fuertemente los ojos. Sin saber de dónde salía su temblorosa voz, suplicante, murmuró al fin, a Lucas que estaba tan o más excitada que Mari misma para ese momento:   

-“Ha-hazme tuya...” 

Lucas no se lo pensó dos veces hizo que ella se pusiera sobre la cama boca arriba, con el encima de ella, tomo un poco de aire, mientras colocaba la punta de su pene en la entrada de su vagina como lo había visto en las películas porno y comenzó a penetrarla en la posición del misionero lentamente cambiando la velocidad de lento a rápido después tratando de no separarse de sus labios o soltar sus senos después dejo que ella llevara el ritmo haciendo que lo cabalgara.

De pronto Mari ya completamente descontrolada comenzó a moverse rápido de arriba abajo, adelante atrás, moviendo su culito sobre su pelvis, sintiendo como los huevos de Lucas chocaban contra sus nalguitas con cada fuerte sentón que ella le daba hasta que Lucas no pudo aguantar más tiempo era demasiado placer para un adolescente en su primera vez, lo que lo hizo correrse dentro de ella de forma sorpresiva ambos gimieron profundamente al sentir como el espeso semen de Lucas comenzó a inundar el interior de la vagina de Mari.       

Pero pese al placer que estaban sintiendo a Mari no le gusto que Lucas se viniera dentro de ella pues corto todo el placer que estaba sintiendo, ella no pudo llegar al orgasmo cuando lo tenía tan cerca lo que la hizo enojar, en un movimiento sorpresivo Mari se separo de Lucas y con movimientos felinos le propicio una tremenda patada en los huevos a su hermanastro, que le hizo soltar un nuevo disparo de sus semen que cayó sobre los pequeños senos de Mari, al tiempo que sus ojos se pusieron en blanco para caer sin sentido sobre la cama, desmayado por el dolor pulsante proveniente de sus huevos. 

Con Lucas inconsciente Mari, aprovechando su fuerza se las arreglo para amarrarlo por la cintura con una fuerte cuerda, de la que de alguna manera pudo pasarla por arriba del abanico de techo de Lucas del que lo alzo para que el quedara colgando, también le amarro las muñecas a los tobillos teniendo cuidado que su pene y testículos quedasen expuestos detrás de sus piernas, por debajo de sus lampiñas nalgas, Lucas quedo colgando a unos 30 cm del piso aun inconsciente con Mari admirando su obra por detrás de él.

Cuando Lucas recobro la consciencia fue al sentir la boca de Mari de nuevo alrededor de su pene chupando su flácido miembro viril, de inmediato se extraño al encontrarse suspendido en el centro de su habitación amarrado de pies y manos, quiso decir algo pero el placer que Mari le estaba dando en ese momento solo le dejaban emitir gemidos y gruñidos de placer, del horrible dolor que había sentido antes de desmayarse era ya solo un mal recuerdo su mente en ese momento solo estaba concentrada en el placer que estaba sintiendo.

Estaba tan concentrado en el placer que Mari le estaba dando que no noto de inmediato que ella le había atado su escroto de manera fuerte cortando todo flujo de sangre fresca a sus testículos con una delgada cuerda, pero en ese momento no importaba nada solo el sentir la lengua de Mari sobre su ya endurecida erección, de pronto el placer de nuevo se volvió un agónico dolor de nuevo, cuando Mari le dio un fuerte puñetazo en los desprotegidos huevos de Lucas que lanzo un fuerte gruñido de dolor al sentir el impacto del puño de Mari sobre su escroto, pero en esta ocasión el dolor aunque agudo no fue lo suficiente fuerte para que perdiera el sentido de nuevo.

Mari aun sin que Lucas se repusiera del dolor por el nuevo golpe a esa parte tan sensible de su anatomía masculina, jalo el extremo de la cuerda sobrante con la que ato el escroto del adolescente con fuerza, obligando a la sensible piel del escroto de Lucas a estirarse a todo lo que era capaz de hacerlo, Lucas apretó los dientes de dolor, Mari estaba aplicando una fuerza brutal sobre sus testículos que para ese momento se veían confinados al fondo del bolso de piel, perfectamente delineados de lo apretados que estaban.

Mari alzo una de sus pierna, el pene de Lucas que si bien no era muy grande aun, con el golpe fuerte que le dio hacia unos momento hizo que de su miembro brotara una explosión de su blanco como espeso semen, para luego comenzar a desinflarse para ese momento el pene de Lucas con el prepucio cubriendo su glande chorreaba algo de semen aun sobre la rodilla derecha de Mari que veía a los estirados testículos con una mirada inyectada de odio desmedido por alguna razón, sin que Lucas lo notara Mari saco una afilada navaja que se había encargado de afilar ella misma por dos semanas

Lucas se estremeció al sentir el frio metal de la navaja en la estirada piel que parecía estar a punto de desgarrarse, de poco valieron las suplicas del desesperado Lucas, pues sin compasión alguna Mari comenzó a cortar mientras estirada con todas sus fuerzas de que era capaz, apenas tres segundos le bastaron para separar el escroto conteniendo los testículos de Lucas de su cuerpo los cuales quedaron colgando de la cuerda como un péndulo mientras ella los sostenía con su mano izquierda, en ese momento Lucas lanzo un desgarrador grito al tiempo que sintió como su pene comenzó a ser bañado por un liquido cálido y espeso.

-“AAAAAAAAAAHHHGGGGGG”.

El fuerte grito hizo despertar a los criados que pronto se presentaron en el cuarto de Lucas para ver a Mari colocándose su tanguita aun con los testículos dentro de saco de piel aun amarrado sobre la cama ahora manchada de sangre, Lucas estaba colgado en el centro de la habitación desmayado con la sangre brotando de su entrepierna goteando de su pene y piernas hacia el piso, el fue rápidamente socorrido y llevado a un hospital en donde poco pudieron hacer por revolverle sus testículos el tendría que pasar el resto de su vida como un eunuco.

Por su parte Mari contra la cual no se presentaron cargo penales fue enviada a una institución mental en donde permaneció hasta los 20 años al salir se perdió, su familia y el propio Lucas no han vuelto a saber de ella desde entonces, nunca dijo él porque castro a su hermanastro, luego de deducirlo para tener sexo con ella, nadie logro hacerla hablar nunca y ella fue liberada cuando su padre dejo de pagar por su estadía en el hospital mental privado, Lucas ahora tiene 30 años.


Es un eunuco tranquilo, pese a la terapia de reemplazo hormonal que sigue, que le permiten tener erecciones no ha tenido una relación seria nunca, le da miedo estar a solas en la intimidad con una mujer siempre recuerda el día que perdió sus huevos a manos de su cruel como excítate y sensual hermanastra.




http://relatos-de-eunucos.blogspot.com


image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ALMUERZO EN EL CLUB

Carne deliciosamente se inclinó hacia el asiento de Hugh, corriendo una de sus delgadas manos arriba y abajo de los postes de metal brillante, la otra de ida y vuelta a través de la entrepierna de Hugh. "Oh, parece que das la medida", ella dijo......

ALMUERZO EN EL CLUB
Carne deliciosamente se inclinó hacia el asiento de Hugh, corriendo una de sus delgadas manos arriba y abajo de los postes de metal brillante, la otra de ida y vuelta a través de la entrepierna de Hugh. "Oh, parece que das la medida", ella dijo. Se apoyó en el hombro de Hugh, chupándose el lóbulo de la oreja con la boca, y le susurró: "Creo que vas a ser empalado y asado.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [CANIBALISMO] [GORE]


Categoria: Hetero      Autor: Hangmehigh




Hugh estaciono frente a la casa de piedra rojiza en una ordenada fila de autos. "1279 Salem, este es el lugar", se dijo a sí mismo mientras se movía alrededor de su coche aparcado para abrir el maletero. "¡Buenos días!" le dijo una agradable voz desde el la barda. Hugh levantó la vista de su baúl para ver a una mujer atlética delgada con el cabello largo color castaño saludándolo ligeramente por los escalones de piedra. Tomo una estaca de metal larga y delgada desde donde se había apoyado en la barandilla, y se dirigió hacia su coche.

"Hola, soy Hugh", dijo, sosteniendo el maletero abierto para ella.

Ella se apartó del poste de metal para cruzar la verja través de una pequeña puerta para llegar hasta el maletero del auto, se puso al lado de él. Se volvió y miró a los ojos de Hugh con una mirada feliz franca, y lo besó en la mejilla, para después exclamar:

"Puedes llamarme carne".

El tráfico a través de la ciudad era el habitual agitado de la mañana, sin embargo, una vez en la carretera para el corto trayecto en coche al club, fueron capaces de compartir cómo llego a ser seleccionado. Hugh describió cómo se había subastado a sí mismo a los 25 años, tan pronto como la ley lo permite. "Creo que varias personas deben tener una oferta en mí como un grupo", le dijo a  carne "Obtuve dos millones de dólares, que parecía ser mucho, y me dieron dos años para gastarlo".

Hugh era bronceada y en forma, con una mata de grueso, pelo rubio y ojos brillantes, azules. "Tengo seguro como el infierno gastado hasta el último centavo, y tenía un infierno de un buen tiempo", se jactó, mirando hacia la carne mientras se volvía hacia la salida del Club".

"¿Cuánto recibe?", Le preguntó.

Carne deliciosamente se inclinó hacia el asiento de Hugh, corriendo una de sus delgadas manos arriba y abajo de los postes de metal brillante, la otra de ida y vuelta a través de la entrepierna de Hugh. "Oh, parece que das la medida", ella dijo.

Se apoyó en el hombro de Hugh, chupándose el lóbulo de la oreja con la boca, y le susurró: "Creo que vas a ser empalado y asado - comido por la gente en una comida al aire libre - es la cosa más sexy, ¿no lo crees?" Hugh suspiró mientras se detuvo en el estacionamiento del club. "Bueno", dijo, "Creo que estoy preparado para ello. Solía pensar en ello cuando estaba penetrando a algunas de las mujeres que conocí – aquello me excitaba por alguna razón, pero ahora realmente vamos a hacerlo".

Mientras Hugh buscaba su espacio de estacionamiento designado, Carne metió la mano en su pantalón, agarrando sus huevos con una mano cálida de forma firme. "Sí, finalmente estamos yendo para finalmente hacerlo, ellos van a cortar estos, de las pondrás en tu y las asaran". Ella pasó la lengua ligeramente alrededor de su oreja, "Van a cortar mis labios vaginas, y hacer lo mismo a mí", agregó.

Hugh tragó saliva cuando encontró su lugar, un espacio en el centro de la parcela con las palabras "Ganado" pintado en letras amarillas brillantes entre las líneas. Una grúa se coloco en la parte delantera del espacio. Carne dejo la puerta abierta, saltó del coche y comenzó a quitarse la ropa, echándola en el asiento del coche mientras se la iba quitando. El conductor de la grúa, un hombre oscuro, despeinado mayor en un mugriento overol, sonrió desde la esquina con su boca ocupada por un cigarro bien masticado, cuando Hugh se quito la ropa.

Hugh sintió un poco de vergüenza mientras se desnudaba delante de otro hombre, y carne no estaba ayudando mucho. Una vez desnuda, ella corrió hacia el lado de Hugh del coche, arrojado un brazo alrededor de su cintura, mientras que le bombeaba su pene con la otra mano, mientras Hugh entregaba las llaves. En el momento en que Carne y Hugh habían tirado sus prendas en la cajuela, el conductor del remolque había conectado su coche, y con una carcajada regreso a la cabina de su coche, para alejarse. Hugh y Carne quedaron solos, completamente desnudos en el estacionamiento, agarrando sus dos postes metálicos.

El asfalto caliente quemó sus pies descalzos, lo que aumenta su sentido de la exposición y el abandono; desnudos en un lote completo de coches de lujo, con los miembros que pasean hacia la entrada del club.

Carne señaló hacia un edificio blanco en el amplio césped. El letrero en el frente decía, "entregas".

"Ahí es donde nos dirigimos", dijo tragando su saliva. Cruzando el fragante, césped de hierba se detuvo y se volvió hacia Hugh. "Espera un minuto. No me vas a penetrar primero. No quiero correrme demasiado rápido esta última vez. "Ella dejó su poste en la hierba, y cayó sobre sus manos y rodillas en el centro del patio inmaculadamente recortado.

"Sólo somos animales ahora, vamos penétrame como tal".

Hugh miró a los miembros, algunos mirando a Carne mientras empujaba su culo en el aire hacia Hugh, mientras caminaban alrededor de ella hacia las tiendas y patios.

"Adelante", instó, "vamos hazlo ahora quiero sentir placer - no les importará, sólo somos ganado".

La idea de que tanta gente lo estuviera viendo era emoción suficiente para Hugh que con su fino pene, así curvo le fue bastante difícil meterlo cuando se puso de rodillas detrás de Carne, empujando dentro de ella con un gruñido. Las caderas de Hugh golpearon contra el culo de Carne y los muslos mientras él la atrajo hacia él, empujando duro y rápido si miembro en ella.

"¡Oh!, ¡Oh!, ¡Oh!", gritaba en voz alta Carne con cada uno de los empujes de miembro de Hugh dentro de ella. Empujó de nuevo en ella, mientras movía su apretadito culo contra Hugh mientras se acercaba húmedamente alrededor de su pene. Hugh echó la cabeza hacia adelante sobre su espalda y le mordió el hombro mientras se vino dentro de ella con bastante abundancia, sintiendo las contracciones de su vagina sobre su endurecido pene.

"Al igual que los perros en celo", comentó una mujer bien vestida a su marido mientras caminaban por el jardín.

"Ok, estoy satisfecha ahora", dijo Carnes mientras alcanzaba su poste. Hugh la siguió a través del, césped de aquel parque soleado al edificio de entrega.

En el interior, se encontraron con una sala de azulejos blancos bien iluminada. Un riel de metal stout extendió a lo largo del techo, suspendido sobre una amplia rejilla de desagüe a 60 cm del suelo. A unos 30 cm de alto corría a lo largo de un lado del desagüe en el suelo, y varias cadenas, correas de cuero y poleas colgaban de la barandilla. Mangueras de agua estaban enrolladas contra las paredes.

El corazón de Hugh golpeaba con fuerza, su respiración era superficial y rápida, mientras que Carne miró a su alrededor con curiosidad contundente, lentamente con un dedo dibujo deliberadamente delicados círculos alrededor de su clítoris. Una mesa en el otro extremo de la habitación contenía diversos implementos - picanas eléctricas, tijeras, botellas de aerosol, ganchos de metal curvados y toda una gran variedad de cuchillos.

Un corpulento hombre musculoso vestido con una bata y un pantalón blanco, miró a un portapapeles, y murmuró: "Está bien, vamos a ver, un novillo y una puerca - procesamiento en la mesa".

Se movió rápidamente hacia Carne y Hugh con una correa de cuero ancha y corta. Él la colocó alrededor del cuello de Hugh, tirando de él más o menos hacia un gancho que colgaba de una polea y cadena. Él pegó los dos anillos en cada extremo de la correa del cuello de Hugh al gancho - obligando a Hugh a pararse sobre las puntas de sus pies.

Carne ya estaba en caminó sobre la rejilla debajo de la segunda polea y cadena, masturbándose ella con abandono. El carnicero rápidamente fijo otra correa de cuero alrededor del cuello de Carne, enganchándolo al final de la cadena que quedo bien asegurado.

Aquel hombre fue hasta un control que colgaba junto a la barandilla, pulsó un botón verde, levantando Hugh y Carne por el cuello hasta que sus pies colgaban unas pocos cm por encima de la rejilla. Si bien no se estaban estrangulando, estaban con sus rostros enrojecidos, sus respiraciones eran gruesas y ásperas con apenas poder respirar, aunque las bandas de cuero en bruto se apretaban alrededor de sus cuellos.

Sus manos agarraron a las correas y los pies y las piernas desnudas revolotearon, el pene de Hugh se balanceo entre sus piernas. El carnicero montado sobre un banco junto a ellos con una maquinilla para cabellos en sus manos. Trabajando rápidamente, y sin comentarios, cortó el espeso cabello rubio de Hugh, dejando sólo un, corto cabello rastrojo desigual. Los largos rizos castaños de Carne se unieron al rubia cabello recortado de Hugh en el suelo.

Pasando a la mesa, se ha seleccionado una gran máquina de afeitar y una botella de spray. Hugh, jadeando, sus dedos metido parcialmente entre la correa y el cuello, vio como el hombre roció su cuerpo con el olor agradable, un poco de líquido aceitoso. Trabajando rápidamente, el carnicero se afeitó la barba de la cabeza de Hugh. Se afeitó las cejas. Tiró de cada uno de los brazos de Hugh lejos de su lado para afeitarse las axilas de Hugh. Él agarró la polla de Hugh en una mano áspera, tirando de esta manera y que para permitir el acceso a su vello púbico. Agarrando un tobillo, sacó las piernas de Hugh aparte para afeitar los pelos rubios finas desde el interior de sus muslos. Cara roja de Hugh se sonrojó aún más profunda vergüenza.

Carne observaba, acariciando sus pechos con ambas manos mientras colgaba, con la cabeza ligeramente inclinada, en su propia correa para el cuello.

Carne fue rociada luego con una crema, una navaja se aplicó rápidamente a los cortos parches marrones de cabello que quedaban en la cabeza fueron eliminados. Carne se estremeció, sus ojos rodaron de nuevo a la cabeza, ya que más o menos agarró y estiró su vulva, afeitado por completo su pubis rizado. Inclinándose, empujó sus muslos, la aplicación de la navaja para el vello allí. Sintiendo la palma de la mano callosa entre sus piernas para comprobar su trabajo, él gruñó con satisfacción, dando un paso hacia abajo y moviendo la manguera de la pared.

Les manguera tanto abajo con duras chorro de agua fría escozor, lavarse el pelo rapado en la parrilla, ya que se quedaron sin aliento y balbuceó. Bajando a sus pies, le desabrochó sus correas de cuello, y consultó a un portapapeles.

"Pit 6. Por la puerta, ya su derecha", dijo abriendo la puerta. "No se olvide de sus asadores."

Calvo, desnudo y afeitado, Carne y Hugh con sus asadores a hombros, caminaron a través de los grupos de miembros del club, algunos vestidos, algunos en varias etapas de desnudez, hacia su cocinero asignado para ir al cielo.

Siguiendo el camino de piedra, en una esquina y debajo de un gran roble, Hugh y Carne encontraron a Pit. Un grupo de personas que sonaban agradables, felices riendo y retozando alrededor de la gran chimenea de ladrillo de carbón, dos grandes asadores situados justo por encima del carbón de leña que brillaba intensamente. Una pequeña parrilla de propano con un surtido de parafernalia de cocina se izaba a un lado de la fosa, al lado de las dos tablas de tallas de madera de roble un bloque más bien bajo aceitado, ambos con estribos para el pie de acero inoxidable y varias correas estaban ahí.

Los miembros, sentado y de pie, se apartaron de sus conversaciones brevemente para ver Hugh y enfocar su mirara en Carne. "Maravilloso," dijo una mujer muy atractiva cuando ella se levantó con gracia de la mesa", vaya han enviado a un toro". Su sofisticación única estaba acentuada por el hecho de que ella estaba completamente desnuda. El pene de Hugh saltó a la vida mientras la veía caminar hacia él, señalando sus pechos firmes de forma perfecta, piernas bien musculosas pero femeninas, el arreglo personal impecable de su cabello, las uñas, el cabello cuidadosamente recortado, donde se reunían sus maravillosas piernas.

"Ve ver por él, Ann", dijo un hombre de aspecto distinguido que estaba trabajando con los implementos en la pequeña estufa, "queremos dejar tiempo para nuestro baile después de hacer la cena".

Ann le sonrió, luego se volvió para agarrar los huevos de Hugh en su mano, disfrutando el peso de ellos, y dijo: "Vamos hasta la mesa, querido, nos estamos quedando atrás, y los entremeses hay que prepararse". Cuando Hugh se sentó en la mesa, con las rodillas tambaleantes con miedo, temor y emoción, la mujer dirigió su atención a Carne.

"¡Pero, qué buena cerda!", dijo, pasando sus manos por las caderas de Carne, acariciando y apretando sus pechos, tirando de los endurecidos pezones de Carne. Alcanzo entre los muslos de Carne, Ann sacó cuidadosamente primero uno, luego el otro, de los labios de la vulva desnuda de Carne. "Oh, harán una presentación tan agradable al lado de las otras pequeñas delicias que estaremos preparando".

Se inclinó, Ann sacó la mano del sexo de Carne mojada, y dijo: "Realmente espero probarlos con impaciencia".

Mirando por encima del hombro, Ann observó cómo varios hombres comenzaron a preparar Hugh. Llego hasta donde estaba Carne, colocó una de sus fuertes manos delgadas en el hombro de la chica, y le dio la vuelta, mientras que la empujaba hacia abajo sobre sus rodillas. Ann trasladó su vagina a la cara de Carne, y con una mano en la parte posterior de la cabeza calva, abrió las piernas ligeramente lo suficiente para permitir que Carne empujara la lengua en la apertura cálida y húmeda. Carne lamió con entusiasmo. Ann sonrió con indulgencia, y luego volvió su atención a Hugh.

Varios hombres habían colocado Hugh de espaldas sobre una de las mesas. Sus pies se habían atado a los estribos, con las rodillas separadas y levantadas, el culo, pene y huevos expuestos por completo. Una amplia correa se coloco para reforzar a través en sus caderas por encima de su pene ahora flácido, y dos hombres lo agarraban de sus brazos y hombros, sujetándolo a la mesa de madera bien engrasada.

Ann se apartó de Carne. Mirando hacia abajo en la cara de la Carne, manchada y brillante con la excitación de Ann, "¿Por qué, eres sólo la cerda más dulce". Dijo Ann. Ella le acarició la mano en el bloque desocupado, "Hasta que vayas".

Carne quedo sentada felizmente en el bloque, las piernas abiertas para que pudiera darse placer a sí misma mientras observaba a Hugh ser preparando. Ann se acercó a la mesa, y seleccionó un cuchillo pequeño, de mango plegable amarillo de hueso, abriendo la hoja larga para la castración. Probó primero el filo, Ann tomo una pequeña piedra de afilar, y con lenta deliberación, paso la hoja de un lado a otro a través de la piedra varias veces mientras se movía entre las piernas de Hugh.

Hugh levantó la cabeza, mirando hacia abajo a lo largo de su pecho, más allá de su pene acostado sobre su abdomen, cuando Ann se colocó entre sus piernas. Inclinándose sobre su entrepierna, Ann le ofreció una visión completa de sus hermosos pechos, enseñado, como ella exhaló alientos cálidos sobre su pene, acariciándolo con su suave mano firme.

"Esto ayudara a que te pongas duro", comentó Ann. El pene de Hugh comenzó a responder, y Ann se agachó, agarrando su escroto, tirando hacia arriba para estirar de la piel. Un elemento de lloriqueo comenzó a acompañar a la rápida respiración de Hugh, "¡Ahh! ¡Ahh! ¡Ahh!, "cuando Ann colocado la punta afilada de la cuchilla contra la piel en la base del escroto de Hugh. Con un firme empuje constante, mientras ya cortaba unos centímetros en el escroto con hoja en el escroto de Hugh.

Hugh chilló, sacudió su cabeza de lado a lado, tirando hacia adelante, los ojos muy abiertos, mirando a su entrepierna, y luego otra vez a tirando hacia atrás y adelante.

Ann sonrió y sacó con cuidado la hoja de la piel arrugada, cuidadosamente cortando el escroto de Hugh abriendo la base de su pene. Hugh, gritó, y fue amordazado, luchando contra la correa alrededor de su cadera. Con una cuidadosa deliberación, Ann introdujo un dedo dentro de la apertura de color rojo brillante, y con cuidado sacó una de los testículos de Hugh. Los gritos de Hugh adquirieron un tono mucho más alto cuando Ann cortó el testículo, llegando a colocarlo en un pequeño plato de porcelana que reposaba en un recipiente con hielo.

Carne estiró la cabeza para ver mejor, cuando Ann se agachó de nuevo en la entrepierna de Hugh, trabajando lentamente el testículo restante de su escroto para sacarlo y cortarlos. Hugh gritó, lanzó y sudaba contra sus ataduras. Ann coloca el órgano en el plato junto a su compañero, le dio unas palmaditas a Hugh en su pecho, y dijo: "Hay que hacerlo, toro hay que cocinarte", cuando se volvió hacia Carne.

Carne sonrió y echó marcha atrás sobre la mesa, colocando sus pies en los estribos, extendiendo sus brazos para que los asistentes de Ann pudieran inmovilizarla a la superficie de dura madera. Ann observó ponerle las correas en los pies de Carne con las otras restricciones, afilando su pequeña hoja y tarareando para sí misma hasta que Carne había quedado preparada.

Moviéndose entre las piernas abiertas de la mujer, Ann sacó su mano hacia atrás y adelante a través de la mojada vagina de Carne, admirando por completo, los pliegues arrugados de piel. Carne jadeó y se estremeció cuando Ann tiró la primera mitad de su vulva lejos de su sexo. Comenzando en la parte superior, Ann cuidadosamente corto a lo largo de un lado, los jadeos de Carne de placer cambiaron a gritos y alaridos de dolor, cuando Ann corto lentamente primero uno, luego el otro de los labios de su vagina. Se unieron a los testículos de Hugh en el plato de porcelana pequeño al lado del sartén que se estaba calentando.

Acariciando a Carne en el muslo, Ann se mudó a la cabeza de Hugh, posicionándola entre sus fuertes muslos, de modo que al sentarse ligeramente la barbilla fue forzado hacia atrás, con la garganta extendida en línea con su culo. Agarrando su pene, para darse placer a sí misma en el cuello y la barbilla mientras se esforzaba, Ann sonrió a los dos hombres que comenzaron a empujar el palo en el culo de Hugh.

"Poco a poco, háganlo", Ann advirtió, "no queremos hacer daño a cualquier cosa demasiado importante en el camino a través del cuerpo". Hugh se atragantó y se convulsionó cuando la barra de metal se movía a través de su abdomen, el sondeo entre sus pulmones y en su tráquea. Ann podía sentir el trabajo del metal a través de la garganta en sus muslos desnudos apretados, y felicitó a los hombres con un "Bien hecho", cuando la estaca comenzó a sobresalir de la boca de Hugh.

En la mesa de Carne, otros invitados habían colocado su barra de metal en el arrugado esfínter de su recto. Carne empujó hacia abajo en el punto tanto como sus restricciones se lo permitirían, siendo penetrada por el frío metal por su culo mientras esperaba que los ayudantes la conducían a través de su cuerpo. Ann estaba junto en su cabeza, y empujó la barbilla de Carne de vuelta con una mano firme para alinearla correctamente, sonriendo y asintiendo con la cabeza a sus asistentes cuando todo se concreto.

Carne jadeó y se sacudió cuando el palo fue empujado lentamente en su trasero, su orgasmo enmascaro el dolor cuando la punta penetró sus intestinos, para comenzar a avanzar a través de su pecho y la garganta. Ann restringió la cabeza de Carne agarrándola para asegurar que el palo hiciera una entrada limpia en su garganta, y saliera por su boca.

Ahora con, Hugh y Carne empalados fueron alzados, sus cuerpos suspendidos en los soportes que los mantenía por encima de una caja rectangular con una tapa con bisagras. El último recuerdo consciente de Carne fue la aguda quemazón, la picazón como el dolor de un cuchillo abriendo cuidadosamente su abdomen, y la náusea con un dolor desgarrador proveniente de sus entrañas al caer desde la incisión con un sonido de chapoteo mojado en el recipiente de abajo.





Autor: Hangmehigh       Traductor: DarkSoul

OBJETIVOS DE LA FERIA

Este manual es para los visitantes a la feria que desean ser voluntarios como objetivos. Muchos hombres gay que vienen a la feria son cazados por los grupos de chicos ricos y hermosos y que están aquí para disfrutar de sí mismos y de repente sienten deseos de someterse a un muchacho por placer. Algunos de los objetivos son también esclavos desechados propiedad de algunos de los muchachos mayores u otros Amos......

OBJETIVOS DE LA FERIA
Este manual es para los visitantes a la feria que desean ser voluntarios como objetivos. Muchos hombres gay que vienen a la feria son cazados por los grupos de chicos ricos y hermosos y que están aquí para disfrutar de sí mismos y de repente sienten deseos de someterse a un muchacho por placer. Algunos de los objetivos son también esclavos desechados propiedad de algunos de los muchachos mayores u otros Amos.

[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [ESCLAVITUD]


Categoria: Gay      Autor: Anónimo





Manual de instrucciones del Objetivo:

Este manual es para los visitantes a la feria que desean ser voluntarios como objetivos a los chicos que los tomaran de clase altas. Muchos hombres gay que vienen a la feria son cazados por los grupos de chicos ricos y hermosos y que están aquí para disfrutar de sí mismos y de repente sienten deseos de someterse a un muchacho por placer. Algunos de los objetivos son también esclavos desechados propiedad de algunos de los muchachos mayores u otros Amos.

Si usted desea ser voluntario para el papel de Objetivo primero debe informarlo a la carpa de registro para esclavos. Allí tendrá que renunciar a todos sus documentos de identidad y obtendrá un pequeño tatuaje en la base de la columna vertebral justo por encima de la grieta de sus nalgas. Esta será la simple palabra "esclavo" y debajo ira la fecha de su registro. Todo su vello será afeitado de su cabeza y su entrepierna y su pene será perforado con un anillo al estilo Príncipe Alberto. Sus tetillas también serán perforadas con anillos y un collar de metal delgado con un pequeño anillo se fijará en su lugar y soldados por puntos de soldadura. Todo esto es bastante rápido y dura aproximadamente una hora. Una vez que el tatuaje se hace no hay posibilidad de retorno. En ese punto, usted perderá todos los derechos como ciudadano y se convertirá en propiedad del gerente del campo de tiro.

Después de haber sido preparado como un esclavo para la feria debe informar a la operadora del campo de tiro que lo marcará la letra "T" en la frente de la cabeza rapada. Como objetivo se requiere que usted espere con otros objetivos en el área de selección. Usted será puesto amarrado en formación por el collar a unos ganchos en la valla en el campo de tiro a la esperar paciente en la cola. Hay varios chicos jóvenes que elegir como su objetivo si así lo desean. Solo los chicos ricos tienen permiso para venir a esta feria especial. Por lo general están muy emocionados y lo inspeccionarán a usted cuidadosamente, debe presentarse con sumisión ante ellos. Tienen que esperar hasta que lo recogen y preguntarles si tiene alguna instrucción especial para ti. 

Dese cuenta de que a partir de este momento tú eres de su propiedad, por lo que puede hacer contigo y disponer de ti como él quiera. Los chicos probablemente jugarán con ustedes un poco - si un chico le ha dado suficiente dinero de su padre va a querer hacer una buena selección y también hacer un buena caza con las pistolas de aire. Estas pistolas disparan bolas pesadas que duelen cuando pegan, pero por lo general no perforan la piel - aunque pueden cegar fácilmente si impactan en los ojos.

Los chicos van a tratar impactar en tu pene. Esto implica atar un peso pesado al pene de su esclavo  para que cuelgue entre las piernas. El glande del pene se pinta de naranja. O el pene se puede tirar hacia arriba y atado a una cadena que se une después con pinzas a los anillos en sus tetillas. Debe sonreír y dar aliento a su nuevo propietario. Si tiene éxito en el certamen puede mantenerlo como su esclavo. Si el impacta su glande tres veces de cada diez disparos desde veinte yardas se gana el derecho a castrarlo y mantenerlo como su esclavo eunuco. Puede que sólo le entregará de nuevo a ser utilizado como un perro humano que le servirá el día después de la feria.

[Esta es una gran diversión para todos los chicos menores de catorce años que se envía al bosque en el recinto vallado. Todos los esclavos castrados que son sobrantes de la feria y no tienen propietarios son liberados con las manos atadas a la espalda. Los esclavos también tienen plugs anales y pequeñas campanas puestas en sus pezones perforados. Las pandillas de muchacho parten y cada partida de caza de cinco muchachos trae de vuelta una buena cantidad de esclavos capturados que son llevados encadenados a un poste. Serán utilizados para la barbacoa el próximo fin de semana].

Si el chico rico lo quiere compra y no tiene otras instrucciones contrarias debes en ese momento darle un gestos de sumisión al besar sus pies y esperando por él para dar la vuelta para que puedas besar sus mejillas de su culo. La mayoría de los tiradores les gusta poner un tapón a tope en sus objetivos primero. Entonces va a estar más delante de las pacas de heno y tomar el destino habitual que es poseerlo. Se pone de pie con los pies abiertos, sus brazos extendidos con las manos de un pie de distancia de y ligeramente detrás de su culo. Mantenga la espalda arqueada, los hombros hacia atrás, y la pelvis hacia delante. Evite la tentación de masturbarse en ese momento.

Su comprador puede dejar que hagas eso más adelante si él te lleva a casa. Su trabajo en este momento es simplemente hacerlo disfrutar de la experiencia y de ser tan sexy como sea posible a través de toda la prueba, sobre todo por lo gritos cada vez que es golpeado por un tiro de las esferas. Tú estás para crear la más intensa y memorable experiencia posible para el dueño del chico. Si quiere asegurar que el chico que lo elija, se quede con usted todos los días por el resto de su vida, recuerde que cuando le dispare al instante se excite. Su humanidad dependerá del éxito de su objetivo y hay que hacer todo lo posible para ayudarle.

Si anota un golpe en tu glande, entonces di alto: "Bien hecho Señor fue un éxito. – Excelente disparo (y así sucesivamente)” No es fácil para los chicos anotar con las armas ya que todos ellos practican a menudo Si el chico consigue un tercer disparo a tu glande él estará muy contento, ya que significa que puede conseguir tus testículos como trofeo-. Por lo que debes compartir su alegría y emoción  felicitándolo. Sus amigos estarán todos animándolo y tienes que hacer que se vea bien en frente de ellos. Los chicos pueden dudar en el momento crucial. Es muy importante que puedas comunicar tu emoción al ser su objetivo animándolo a disparar a tu glande. Sé exuberante y mirar con lujuria a su pistola y su joven pene mientras te lames tus labios Di cosas como, "¡Oh, sí!" y "¡Quiero sentir tus disparos ahora Amo!" o "Sí, dispare-. ¡Golpee el pene de su esclavo! ¡Tome mis huevos como su premio!". Pero no se olvide de decir sus exitosos disparos, alto.

Si el chico tiene éxito en golpear el glande de su pene con tres bolitas de cada diez entonces habrá ganado el derecho de obtener sus huevos como su premio. Por lo general, el chico le llevará fuera de la tienda de campaña para la castración para obtener su escroto atado con un elastrador por el veterinario. Entonces lo llevará por el resto de la feria por el chico que le mostrará a cada uno de sus amigos como su premio. Él va a mostrar su escroto ennegrecido como prueba de su puntería. Sus huevos serán eliminados más tarde en una visita al taxidermista, que los conservara y los montara para su nuevo propietario en una placa. Estos trofeos son mantenidos por los chicos con verdadero orgullo a algunos chicos les gusta tener varios juegos en sus habitaciones. Si no es el primer objetivo para el chico entonces probablemente le entregue en el complejo, aunque a veces los muchachos traen a sus propios esclavos eunucos si se aburren o están insatisfechos con ellos para ser intercambiados. Algunos chicos también mantener más de un esclavo eunuco para cuidar de ellos a nivel nacional.

En el puesto se final se le tatuara la "T" en la cabeza  y en su lugar será puesto "LP". A continuación, se asegura en un lugar para que los chicos más jóvenes vayan y miren. A ellos les gusta tener una buena mirada de su potencial presa en la próxima caza - también están buscando las que podrían hacer una sabrosa barbacoa. Estos jóvenes muchachos les gusta de revisar con cuidado y que pondrán a prueba sus muslos y las capas de grasa. Le darán una buena inspección a su culo y luego lo penetrara alguno de los chicos como para tratar de ablandar la carne con una paliza, pero esto no suele ser permitido a menos que el comandante del campo se siente muy generoso o que conozca a los padres del líder de la cuadrilla de caza.

Si ha tenido la suerte de ser seleccionado por un buen y sólido chico rico que lo ha anotado altamente y pronto terminan viajando a su casa en la parte trasera de su camioneta, sus testículos por otra parte en un frasco junto a usted a una vida futura de esclavitud para servir a ese muchacho para el resto del tiempo que desea mantenerlo. Algunos chicos mantienen a sus esclavos por el resto de sus vidas como siervos que cuidan de ellos, ya que crecer y tener una familia. Algunos incluso utilizan a su esclavo eunuco para cuidar de sus propios hijos que van a actuar como tutores y guías para los chicos en crecimiento, para que puedan entender su futuro como propietarios de esclavos.

¡Buena suerte si decide ofrecerse como un esclavo ese será su destino!





Historia Original Aquí.






Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul

OPCIÓN DE TYLER

He castrado a un buen número de hombres jóvenes, pero fue siempre su elección perder sus testículos. Esta es la historia de uno de ellos. Tyler se puso en contacto conmigo a través de una sala de chat de una página para eunucos. Acababa de cumplir 15 años de edad, pero ya tenía una obsesión de gran alcance con ser castrado......

OPCIÓN DE TYLER
He castrado a un buen número de hombres jóvenes, pero fue siempre su elección perder sus testículos. Esta es la historia de uno de ellos. Tyler se puso en contacto conmigo a través de una sala de chat de una página para eunucos. Acababa de cumplir 15 años de edad, pero ya tenía una obsesión de gran alcance con ser castrado. Cuando le dije que había castrado a chicos de su edad, él estaba muy emocionado con la perspectiva que le presente.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS]


Categoria: Adolescente      Autor: Anónimo





He castrado a un buen número de hombres jóvenes, pero fue siempre su elección perder sus testículos. Esta es la historia de uno de ellos. Tyler se puso en contacto conmigo a través de una sala de chat de una página para eunucos. Acababa de cumplir 15 años de edad, pero ya tenía una obsesión de gran alcance con ser castrado. Cuando le dije que había castrado a chicos de su edad, él estaba muy emocionado con la perspectiva que le presente.

Para no hacerle el cuento largo, hice los arreglos para reunirnos y en poco tiempo Tyler llego a mi puerta. Decir que era atractivo sería una gran subestimación. Los ojos eran del más puro azul que podrían imaginar. Un manojo de cabello rubio y una enorme sonrisa. Un aro de oro en la oreja izquierda. De una estatura de 1.70 metros, y no podía pesar más de 40 kilos.

Mientras observaba a Tyler mirando alrededor de mi salón, pude sentir mi pene agitándose. Su camisa colgaba de sus hombros estrechos, y su pantalón de corte corto se aferró con fuerza a sus  firmes nalgas. Cuando él se quitó sus zapatos con sus calcetines para caminar alrededor con sus pies desnudos, estaba casi loco de deseo.

Hablamos un largo rato, bebiendo cerveza. Tyler había alcanzado la plena pubertad hace muy poco tiempo, logrando su primera eyaculación sólo unos meses antes, a través de la masturbación. Cuando me enteré de que era virgen, mi emoción y mi pene crecieron al máximo. Entonces le pregunté por qué estaba tan interesado en la castración. "Realmente no lo sé", dijo. "Pero cuando empecé a leer las historias de eunucos, me puse muy excitado. Ahora es todo en lo que pienso cuando me masturbo".

Mientras observaba a ese hermoso chico, con las piernas metidas debajo de él, yo sabía que iba a ser su primer amante. Y también sabía que antes de regresar a casa, sus testículos descansarían en un frasco de vidrio en mi dormitorio. Le sugerí que se diera una ducha y él estuvo de acuerdo. Cuando salió del baño, mi corazón dio un vuelco. Tyler  había envuelto una toalla alrededor de su cintura. El agua goteaba por su estrecho pecho, haciendo que sus pezones pequeños brillaran con la luz. Cuando él me mostró su gran sonrisa, me derretí.

Me acerqué a Tyler y lo besé. No hizo ningún esfuerzo para alejarme cuando mi lengua entró en su boca, para gira alrededor de su lengua perforada. Cuando envolví mis brazos alrededor de él, podía sentir su pene hinchada al máximo contra mi muslo a través de la toalla de baño. Solté la toalla y está cayó al suelo, dejando al descubierto un impresionante pene sin circuncidar con un juego de huevos bajos muy por debajo. En un instante yo estaba en mis rodillas, lamiendo el eje del pene hinchado de Tyler. Él gimió cuando me engullí su pene en erección en mi boca, succionando suavemente. Mientras frotaba sus huevos entre mis dedos, haciendo que su pene tuviera contracciones que le dieron aun mas placer.

No pudo haber sido mucho más que un minuto antes de Tyler dejara escapar un grito. "Oh mierda, Ken. ¡Me voy a correr! "Segundos después, su semen lleno mi boca, cuando Tyler gimió de placer. Me tragué su semen con una sonrisa, sabiendo que era la primera eyaculación del chico con otra persona. El resto de la noche fue una delicia. Tyler aprendió con entusiasmo las técnicas de hacer una mamada, finalmente sorbiendo mi carga. Él gimió de placer cuando me lamió y chupó sus pezones, y bordeado con su encantadora lengua mi ano sin vello. Él incluso consiguió un segundo orgasmo, su esperma chorreando sobre su pecho sin vello y estómago. Nos quedábamos dormidos con los brazos alrededor del uno del otro.

Por la mañana, después de que Tyler tomo una de mis eyaculaciones de nuevo, le dije que tenía planeado algo especial para él. Después de eso me fui al baño, en donde preparé su sorpresa.

"Está bien cariño, ven y tómalo" lo llamó. Los ojos de Tyler se abrieron como platos cuando vio la bolsa de enema, abultada con agua jabonosa y estimulante, que colgaba de la cortina de la ducha. "¿Qué demonios es eso?", Dijo.

"Es hora de darle una limpieza a tus entrañas. Te va a encantar", le dije.

Tyler siguió a regañadientes mis instrucciones, tumbado en la bañera a su lado izquierdo. Le deslicé un dedo engrasado con vaselina en su ano, lo lubrique muy bien. Entonces le introduje la boquilla en su agujero y solté el clip, enviando el chorro de agua caliente dentro de su recto.

"¡Oh, mierda!", Gritó, señalando que el agua inundó su colon. Puse mi mano en su espalda para sostenerlo. "No te preocupes, te acostumbrarás a ello pronto", le dije.

La bolsa de goma se vació lentamente a medida que el estómago de Tyler se ensancho por el agua. "¡Me duele!", Se quejó. Detuve el flujo y masajee el abdomen hasta que los calambres se detuvieron. Entonces retomé el enema hasta que la bolsa gorgoteó vacía. Hice que Tyler se quedara en la bañera hasta que las ganas de evacuar se convirtieron en abrumadoras. Cuando no pudo sostenerlo por más tiempo, lo ayudé a subirse a la taza del baño y vi la mirada en su cara mientras el agua fluía fuera de él, con sonidos provenientes de sus intestinos.

Cuando empecé a llenar la bolsa de nuevo, Tyler protestó. "Tengo que darte un segundo enema, Tyler", le expliqué. "El primero tenía jabón en ella, así que tengo que removerlo muy bien".

Tyler estaba en la bañera de nuevo, respirando profundamente cuando el agua clara fluyó en su intestino. Me di cuenta que su pene había comenzado a hincharse, no era una reacción inusual a la estimulación de la próstata causada por el agua. Su prepucio se corrió hacia atrás mientras su pene lentamente alcanzó el tamaño de su completa erección.

Empecé a masajear suavemente su pene como la bolsa del enema continuó vaciando su contenido en Tyler. "Eso está bien", dijo, cerrando los ojos. Una gota de líquido pre-seminal rezumaba desde la punta de su pene. Para ese momento su vientre se abultaba por los dos cuartos de galón de líquido caliente dentro de su intestino. Pero la atención de Tyler se centró en su hinchado pene, que estaba a punto de lanzar su carga. "¡Mierda SIIII!", Gritó cuando su blando semen golpeó la bañera. En el mismo instante, el agua brotó de su ano, para comenzar brotar de su cuerpo y lavo el semen llevándolo al desagüe.

Después que Tyler terminó de evacuar el agua turbia, se duchó y se unió a mí en la cocina para el desayuno. Viendo a ese precioso chico desnudo comiendo, su desayuno, sonriendo y totalmente despreocupado por su desnudez, me dio una emoción indescriptible. Hablamos mucho sobre la castración de ese día. Le dije que las diversas formas en que el procedimiento se puede realizar, y las consecuencias de la operación. Escuchó atentamente cuando describí cómo iba a perder gradualmente la capacidad de tener erecciones, y su semen se convertiría más claro. Me di cuenta de que el pene de Tyler estaba ligeramente hinchado cuando le hablé de la castración.

También he descrito un procedimiento llamado redireccionamiento uretral, en el que se hace una abertura entre el escroto y el ano para la evacuación de la orina. En el momento en que se lo mencione que tendría que sentarse para orinar por el resto de su vida, su pene estaba totalmente erecto. Esa noche, prepare a Tyler para su primer coito anal. Cuando lo abracé por detrás en la cama, Probé suavemente su ano con un dedo lubricado. Cuando su agujero se aflojó, deslicé un segundo dedo en su interior.

"Es el momento, Tyler", le susurré al oído.

Me puse en su espalda, y doblé las piernas hacia atrás, poniendo sus pies sobre mis hombros. Mi dura erección la empuje contra su lubricado agujero, abriéndome suavemente camino a su interior. A medida que mi pene se deslizó dentro, ambos suspiramos. Estuve penetrando a Tyler durante mucho tiempo, los dos gimiendo de placer. Su pene estaba rígido con líquido pre-seminal fluyendo de él, cuando Tyler frenéticamente tomo su pene con su mano. Por último, yo gemía en voz alta mientras mi semen brotó dentro de su recto. En ese mismo momento, Tyler eyaculo, su semen salió disparando con mucha fuerza hasta la barbilla. Me desplomé encima de él, cuando mi chispeante pene arrojo el último disparo de semen dentro del intestino del chico. Nos acostamos juntos, con mi brazo alrededor de su pecho, pegajoso por su semen.

"Yo sé que quiero ser castrado, Ken", dijo en voz baja. 
"Me encanta darte mamadas y que me penetres. Estaría feliz si eso es todo lo que sucediera a partir de ahora. Yo no quiero tener erecciones nunca más".

Lo sostuve con fuerza, nuestros corazones latían rápidamente. "Pero yo no creo que tenga el coraje", dijo, con lágrimas en sus ojos. "Quiero perder mis huevos, pero yo no voy a ser capaz de llevarlo a cabo. Oh, me gustaría no tener que tomar la decisión por mí mismo".

Para ese momento Tyler estaba sollozando.

"No te preocupes, mi amor", le dije, besando su rostro. "Todo va a estar bien." En poco tiempo, se quedó dormida.

El siguiente par de días tuvimos escandalosamente buen sexo. Tyler amaba ser penetrado, y probamos todas las posiciones posibles. Realmente le gustaba hablar de castración mientras era penetrado, conmigo apretando sus huevos cuando las míos, golpeaba su culo. Siempre disparaba su semen poco después de que yo lo hacía. El jueves, un par de días antes que se suponía iba a irse de casa, yo le dije que tenía algo que mostrarle. Abrí un cajón de mi tocador, y saqué una variedad de implementos. "Wow, ¿qué es eso?", Dijo, con los ojos abiertos.

"Este es un elastrador. Durante una castración, se pone una liga en él, que se pone en el cuello del escroto. Lo que corta la sangre a los testículos que mueren lentamente".

Vi que el pene de Tyler estaba totalmente erecto mientras tomaba la herramienta de la castración y la examinaba.

"¿Cuánto tiempo tienes que dejar la banda antes de que los testículos mueren?", Preguntó.
"Oh, yo diría que después de una hora todo habrá acabado", le contesté.

Tyler tomó una liga castradora y la extendió entre sus dedos. "Esto es tan excitante. Me encantaría sentirlo alrededor de mis huevos", dijo con una sonrisa maliciosa.

"¿Por qué no lo intentamos entonces?", Le respondí.
"¿En serio?", Dijo, obviamente excitado por la idea.
"Por supuesto. Acuéstate en la cama. Podemos mantenerla durante unos minutos y ver si te gusta".

Tyler saltó ansiosamente a la cama, su tieso pene apuntaba directamente a su cara. "Vamos a utilizar estas esposas, tal como si realmente fuera castrarte de verdad", le dije.

"¡Genial!", Respondió, poniendo sus brazos sobre su cabeza mientras ataba sus muñecas a los postes de la cama. Entonces asegure los tobillos a los demás postees, dejándolo con los brazos y piernas extendidos. Puse una liga sobre los dientes del elastrador, y me senté en el borde de la cama, entre sus piernas abiertas. Con la mano izquierda, apreté sus huevos en la parte inferior de su saco. Entonces los empujó a través de la liga abierta al máximo.

"Bueno amor, aquí va". Le dije.

El pene de Tyler estaba latiendo, con líquido pre-seminal corriendo por el eje mientras cerraba el mango, haciendo que la banda se cerrara alrededor de la parte superior de su escroto. Su cuerpo se sacudió ante la sensación.

"¡Maldita sea!", Dijo.
"¿Cómo se siente?", Le dije, sintiendo la piel apretada de su joven escroto, “bien, supongo", dijo, mirando a su escroto cautivo. 

"¡Mira, mis huevos se están poniendo moradas!"

Me sonrió y levantó su rígido pene de su vientre. le lamí su glande, recogiendo el líquido pre-seminal con mi boca.

"Oh sí", Tyler gimió, cuando empecé a chuparlo. Me tomé mi tiempo, hasta llevarlo suavemente hasta el borde del orgasmo, y luego retrocedía. Después de unos segundos, reanudaba mis chupadas, finalmente desencadenando su eyaculación. Todo su cuerpo se sacudió mientras bombeaba su semen en mi boca. Para ese momento, sus huevos se habían vuelto de un color morado oscuro. "Maldita sea, está empezando a doler", dijo Tyler.

"No te preocupes, esto te ayudará con el dolor", le dije, tomando una jeringa. 

Rápidamente le inyecté xilocaína en su entrepierna. En cuestión de segundos, se adormeció.

"Está bien, ¿no crees que deberías quitar liga ahora?", Preguntó.
"No, no del todo, sin embargo, Tyler. No hemos terminado".

Me arrodillé en el borde de la cama. Con mi mano izquierda sintiendo alrededor de su escroto con sus encarcelados testículos.

"¿Qué estás haciendo?", Dijo, con un toque de pánico en su voz.
"Tyler, la otra noche me dijiste que realmente querías ser castrado, pero que no tendrías el coraje de seguir adelante con ello. Así que te voy a dar un poco de ayuda con eso".
"¿Qué quieres decir?", gritó, tirando de las cadenas que sujetaban sus manos y pies. 
"¡Dejame ir!"
"No, Tyler. Me dijiste que querías esto. Fue tu elección. Ahora calla y deja que la banda termine su labor".

Tyler comenzó a sollozar y llorar en vano contra las esposas. "Por favor, Ken, no hagas esto", dijo, mientras las lágrimas corrían por su rostro. Me puse de pie y suavemente sequé la frente de Tyler. "Mi amor, cálmate y piensa con claridad acerca de esto", dije en voz baja. "sabes que esto es lo que quieres. En tan sólo un poco de tiempo te sentirás mucho mejor".

Tyler dejó de sacudir sus esposas, aunque todavía sollozaba. "Esto es lo que quieres, ¿no?", Le pregunté, besando su mejilla llena de lágrimas. Después de una larga pausa, contestó "Sí", con voz temblorosa. Para ese momento, su escroto se había mantenido sin flujo fresco de sangre durante casi una hora. Decidí quitarle los testículos para que pudieran conservarse en un estado casi prístino.

Después de limpiar su escroto apretado con un desinfectante, tomé un bisturí e hice una incisión en el lado izquierdo del bolso de piel. Después de hacer varios cortes más en la herida, ya era capaz de sacar el testículo de su interior. Tyler estiró el cuello para ver cómo ataba la cuerda y empecé a cortar a través de ella. En pocos segundos, su testículo estaba descansando en mi mano. Lo levanté para mostrarlo a Tyler, y él sonrió débilmente.

Luego repetí el procedimiento en su otro testículo. "Está bien mi amor, eso es todo. ¿Estás listo para completar la castración? "Tyler asintió con la cabeza, y la hoja cortó el cable, lo que hizo a mi dulce niño en un eunuco completamente. Lo sostuve en mi mano frente a su cara, y Tyler beso a sus dos testículos en señal de adiós.

Después de suturar el escroto, corte la liga castradora, abrí las esposas.

"Toma una siesta, Tyler," le dije, cubriendo su cuerpo tembloroso con una manta."Se sentirá mucho mejor en un par de horas". Mientras Tyler se quedó dormida, coloque los testículos en un frasco de vidrio lleno de un conservante. El tarro sería un recordatorio de esa semana maravillosa con Tyler.

Cuando Tyler se despertó, se quejó de dolor en su ingle. Le di unas pastillas para aliviar el malestar, entonces discutió la realización de un redireccionamiento de la uretra en él.

"Creo que deberíamos hacer eso hoy también", dijo con voz débil. Besé a mi chico valiente en la mejilla, orgulloso de él. Después de la administración de xilocaína, le limpie con el desinfectante antes de hacer un corte de 2 pulgadas por encima de su ano. Entonces inserte un catéter de balón en el corte, lentamente empujándolo hasta la uretra hasta la vejiga.

A continuación, levanté su pene flácido y tiré hacia atrás el prepucio. Con el mayor de los cuidados, tomé el bisturí y corté la punta del glande. Después de parar el flujo de sangre, suture la herida hasta cerrarla. Ahora la orina del chico tendría que salir de su cuerpo a través del nuevo agujero cerca de su ano.

Tyler se recuperó rápidamente de la cirugía, ya que los muchachos siempre lo hacen. Para el domingo, su último día en mi casa, le gustaba ser penetrado por mí, su pene erecto como mi pene empujó contra su próstata. Poco después arroje mi semen dentro de él, Tyler también eyaculó. A medida que nos abrazamos después, le aseguré que sus erecciones disminuirían, y en pocos meses se convertiría en impotente. Sonrió ante la idea.

La castración de Tyler tuvo lugar hace casi un año. Mi chico me visita regularmente, y tenemos sexo maravilloso. Le encanta chuparme mi pene antes de que lo penetre por su culo. Y me encanta mirarlo hacia abajo a su dulce rostro mientras empujo mi pene dentro y fuera de su agujero fruncido, su pene ahora está siempre flácido sobre su abdomen.





Historia Original Aquí.







Autor: Anónimo       Traductor: DarkSoul