DESBLOQUEO PROSTÁTICO

Las cosas rara vez suceden como uno quiere, piensa o desea, cuando uno es joven piensa que tiene toda una vida por delante para hacer lo que uno desea, Pronto descubrí la masturbación, pero había un problema, cuando eyaculaba lo hacía en abundancia pero ese lejos de ser un problema era una bendición, pues me provocaba, largos e intensos orgasmos muy placenteros, el problema estaba en que también me producía dolor......

DESBLOQUEO PROSTÁTICO
Las cosas rara vez suceden como uno quiere, piensa o desea, cuando uno es joven piensa que tiene toda una vida por delante para hacer lo que uno desea, Pronto descubrí la masturbación, pero había un problema, cuando eyaculaba lo hacía en abundancia pero ese lejos de ser un problema era una bendición, pues me provocaba, largos e intensos orgasmos muy placenteros, el problema estaba en que también me producía dolor. Sin embargo no llegaría a adulto como un hombre viril.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Las cosas rara vez suceden como uno quiere, piensa o desea, cuando uno es joven piensa que tiene toda una vida por delante para hacer lo que uno desea, pero no siempre es así, eso es precisamente lo que me sucedió todo comenzó desde una temprana edad a los 12 años había entrado en la pubertad, como lo sabia pues comenzó a salir vello en mi zona genital, también una noche tuve mi primer sueño húmedo que debo decir fue grandioso.

Pronto descubrí la masturbación, pero había un problema, cuando eyaculaba lo hacía en abundancia pero ese lejos de ser un problema era una bendición, pues me provocaba, largos e intensos orgasmos muy placenteros, el problema estaba en que también me producía dolor, mucho dolor como si algo de desgarrara dentro de mi justo por detrás de mi pene, por lo que siempre el placer se mesclaba con el dolor era algo extraño, sin embargo por más que investigue no encontré nada al respecto sobre mi problema por lo que lo ignore por años incluso llegue a acostumbrarme a esa mezcla extraña de sensaciones que mi cuerpo me entregaba con cada eyaculación.        

Los años pasaron y pronto estaba en mis bellos 16 años era un adolescente pleno, atractivo con un buen cuerpo atlético, con mis músculos del torso ligeramente marcados, pero lo que en verdad resaltaba de mi anatomía era mis genitales, mi pene se desarrollo en poco tiempo mucho, incluso más que el de mis compañeros y amigos, mis testículos no eran la excepción, también eran grandes y bajos, por lo que cada que iba a nadar usaba trajes de baño holgados para que me diera pena tener una entrepierna abultada al frente de mi traje de baño, sin embargo creo que esas cosas son difícil de ocultar del sexo femenino pues siempre era el centro de las miradas en la playa o piscina a la que fuera en donde hubiese mujeres.  

Si bien no era virgen para ese momento era poco el sexo que había tenido en mi vida, más que nada por no tener la ocasión pues ganas siempre tenia de meter mi pene en una boca, ano o vagina femenina que me lo permitiera, sin darle importancia a mi problema, pero pronto las cosas estaban por cambiar y no para bien.


************************

Pese a haber pasado ya algunos años de eso no puedo parar de pensar en la sesión de sexo salvaje que tuve con una de mis compañeras de escuela la noche antes de que deje de ser un hombre para el resto de mi vida.

Todo comenzó por casualidad ese día en que al salir de la escuela me la encontré de casualidad en la calle, ella estaba sola, por lo que me acerque a saludarla, luego entre la plática ella me pidió que si le podía ayudar con algunos ejercicios que no podía resolver, yo como buen caballero que era accedí a ayudarla con mucho gusto, por lo que ella indico que podía ir a su casa que no estaba lejos de la escuela sin pensar en nada malo accedí a ir pues no tenía nada mejor que hacer en ese momento por lo que a pie nos encaminamos a la casa de mi amiga mientras platicábamos de varias cosas.

Cuando llegamos a su casa, sus padres no estaban subimos a su habitación en donde me dijo que esperara mientras ella traía las cosas para empezar con la tarea con la que quería que la ayudase, al cabo de un rato trajo consigo los libros, eran de biología, la tarea era sobre el aparato reproductor, ella me dijo que le ayudara un poco con las partes del aparato reproductor masculino, yo le empecé a explicar de qué se trataba, mientras que se lo explicaba note como una mano bajaba por mi pechos hasta mis pantalones y se detuvo justo por encima de mi bien marcado bulto genital.

De inmediato comprendí que aquello de que la ayudase con la terea fue solo un pretexto para que la acompañara en casa. Fue obvio que todo aquello había sido planeado por ella, para hacer que estuviéramos a solas en su casa esa tarde ya casi noche.  

Ella me dijo que no entendía nada mientras me acariciaba mi entrepierna, así que ella con una voz juguetona me dijo que si se lo podría enseñar con un ejemplo grafico y sin darme tiempo a contestar a su petición ella me bajo la cremallera del pantalón para luego abrirme el cinturón y comenzó bajarme mi pantalón, dejándome solo en ropa interior con mi pantalón hasta mis tobillos ella me acaricio mi gran paquete por uso segundo hasta que me bajo mi ropa interior, de un solo tirón con sus manos puestas a los costados de mi cintura bajando mi ropa interior hasta mis tobillos.

Ella se sorprendió cuando vio mi gran pene pues era tan grande y gruesa, ella enseguida la empezó a besarla y lamerla de arriba a abajo, cuando ya me la había lamido bastante, cuando ya estaba casi completamente en erección se la metió en la boca mientras me miraba, cuando ya se la metió varias veces en la boca para de pronto apartarse pero solo para empezar a quitarse la ropa.

Ella sin ningún pudor se quito la blusa pegadita que tenia, dejándome ver su sostén, que me hizo sentir súper excitado ya que ella tenía un muy lindo y bien formado cuerpo, ella se quito su falda y sus ropa interior dejando ver su perfectamente depilada vagina, y también se quito el sostén, no podía creerlo, estaba a punto de hacerlo con una de las más bellas de mis compañeras, ambos quedamos completamente desnudos, ella sin aguantar un momento más se agacho de nuevo frente a mí, y con sus dos manos empezó a masturbarme de la forma más placentera que había sentido en mucho tiempo, suavemente empezó a meterlo en su boca hasta que se la metió por completo hasta el fondo.


Ella empezó a chupármela de forma normal, hasta que empezó a alocarse y empezó a lamerlo como si estuviera sedienta de él, la chupaba como una profesional, yo ya estaba súper excitado y decidí que ahora yo tenía que satisfacerla, la tome de la mano y la acosté sobre la su cama, le abrí las piernas y empecé a lamerle la vagina como si no hubiese un mañana, abriendo sus labios vaginales con mis dedos, ella daba gemidos de placer ya que lo estaba disfrutando, nunca olvidare su olor y sabor, era la cosa más deliciosa del mundo, ella me dijo que parara que ya no podía aguantar más, ella me quería sentir adentro, de su mochila saco un condón, me la chupó otra vez para que el condón entrara perfectamente, empezó a ponérmelo con la boca y siguió haciéndolo pero ya con las manos, hasta que lo dejo casi completamente desenrollado sobre mi durísimo pene.    

Ella: Ya no aguanto más, ¡quiero que me la metas de una vez!         
Yo: De inmediato Bebé.

Una vez puesto el condón, procedí a colocarme entre sus piernas para meter mi dura erección enfundado en el condón lentamente dentro de ella escuchando como gemía de placer mientras mi erección desaparecía dentro de ella, estaba fascinado, hasta que ya no aguante más y se la metí de golpe, ella me dijo que no parara y que se lo hiciera hasta morir, yo como buen chico obedecí y empecé un mete y saca de mi dura erección en su cuerpo, estábamos muy excitados ya que era un placer que nos emocionaba más y más a los dos, después de hacerlo por u largo rato en la posición del misionero cambiamos de posición.

Esta vez me acosté en la cama e hice que se sentara sobre mi viendo hacia mí, así podría ver sus hermosos senos que me volvían loco, lo único que quería hacer era comerle los senos como bebé hambriento, a ella le encantaba ya que sentía que sus senos eran perfectos, los comía mientras seguíamos teniendo sexo sentados uno frente al otro, estuvimos así como por 10 minutos y decidimos empezar a movernos en varias posiciones constantemente, lo hacíamos en el suelo, en la cama, le daba contra las paredes y la puerta, le agarraba los senos con fuerza ya que como dije, sus senos era lo que más me fascinaba de ella, me gustaba jugar con ellos, besarlos, morderlos y lamerlos sin pensarlo, estuvimos haciéndolo en distintas posiciones en distintos lugares como por 30 o 40 minutos como perros en época de celo.

Ambos estábamos sudados abundantemente, pero no podíamos parar, hasta que llego un momento en que empecé a sentir como el momento de mi eyaculación se aproximaba, pero yo quería probar aun cosas nuevas por lo que saque mi dura erección de su ya muy mojada vagina y sin decirle nada la penetre por culo  de un sola estocada ella abrió los ojos  grandes al sentir perforada por atrás para lanzar un largo gemido de dolor y placer.


Con cada embestida que le daba me moría de placer y con cada movimiento veía como ella gritaba más y más fuerte, hasta que no pudo aguantar por más tiempo, ella tampoco pudo el  placer que le generaba fue demasiado y de pronto note como salió de su sexo un abundante chorro de liquido transparente que significaba que se estaba corriendo y yo también estaba a punto solo necesitaba que me la volviera a chupar, de alguna manera ella lo entendió y me hizo poner de rodillas ella se acostó sobre la cama  tomo mi pene me quito el condón para meterse mi durísimo pene en su boca y en ese momento fue cuando yo no pude más y me corrí en su cara y boca.         

Cuando termine de eyacular ella seguía chapándome mi pene y tragándose mi semen con su boca hasta que se lo trago y me dijo que había sido una lección magnifica que no iba a olvidar en la vida, yo ya había olvidado por completo la clase, mi cuerpo temblaba de placer y dolor pero estaba feliz por lo que acaba de pasar.


***********************

A la mañana siguiente me levante con urgencia de ir al baño, sentía mi vejiga a punto de estallar apenas comencé a orinar frente el escusado y un dolor punzante arremetió contra mi joven cuerpo procedente de mi bajo vientre tuve que sostenerme de la pared de enfrente para no caerme cuando mi cuerpo se inclino hacia adelante al sentir el dolo fue como si alguien me clavara un puñal casi en la base de mi pene, gemí de dolor, en ese momento me di cuenta que mi orina no era de color ámbar sino color naranja, me asuste mucho al ver como ese liquido se torno mas y mas rojo hasta ser casi pura sangre lo que salía de mi pene.

Esa misma mañana le comente a mi padre lo que ocurrió y él me reviso mis genitales ante mi vergüenza total pero no encontró ningún daño sin embargo al ver el agua del escusado totalmente enrojecida decidió llevarme al hospital ante la preocupación de mi madre que nos acompaño, al llegar al hospital mi padre pedio ver a un urólogo, luego de una espera de media hora fuimos recibidos por el Dr. Cano.

El Dr. Cano un hombre de unos 45 años me pidió que le contara lo que había pasado, como vio que sentía vergüenza de contarle mis cosas intimas en presencia de mis padres les pido a ellos que me dejaran solos con él, mi madre no quería al principio pero mi padre que comprendió la situación la convenció de salir del consultorio.

Cuando mis padres ya no estaban le pude contar al Doctor sobre mi encuentro sexual de la noche anterior y como desde muy joven me dolía cada que eyaculaba, en cuanto dije esto último el Doctor me miro con cara de preocupación, luego pregunto, “¿ese dolo es justo detrás de tu pene en el interior de tu pelvis?”, me quede sorprendido por la pregunta pero al final acabe por decir ¡Si, así es!

El Dr. Cano apunto todo en un enorme expediente y cuando termino me pidió que me desnudara y me pusiera boca abajo sobre una camilla con ruegas con un colchón forrado de plástico similar al cuero, con mucha pene me despoje de mis ropas quedando totalmente desnudo, con rapidez me acosté boca abajo sobre la camilla para tratar de ocultar del doctor mis grandes genitales al desnudo en ese momento.

El Dr. Cano apareció al poco rato detrás de mí, para colocarse luego a mi costado, se coloco un guante de látex, luego romo un pote de un estante y exprimió un poco de su contenido en dos de sus dedos de su mano enguantado luego con su otra mano abrió mis nalgas, cosa que me sorprendió, pero más me sorprendió cuando sentí esos dos dedos comenzar a dar círculos sobre mi ano, hasta que de pronto los metió de golpe en mi ano, gemí de dolor al sentirme invadido quedito, el doctor introdujo sus dedos hasta que encontró mi próstata la que masajeo por unos largos minutos, hasta que finalmente saco sus dos dedos de mi interior.

Luego el Dr. Cano me dijo que me diera la vuelta se cambio el guante mientras lo hacía al quedar boca arriba mi pene que se excito por la estimulación de los dedos en mi próstata, quedo a la vista del Doctor, sin embargo no dijo nada, solo se limito a preguntar ¿desde pequeño hay tenido un pene y testículos grandes verdad?, sorprendido que ese hombre pudiera saber eso, respondí ¡Sí!, el hombre me miro con algo de preocupación y luego me respondió creo que lo que tienes se llama, “Gigantismo Genital”.

Lo mire con algo de desconcierto, el miro mi confusión y añadió,  “El Gigantismo Genital”, es muy raro y solo ocurre en uno de cada veinte millones de hombres, es una condición que se caracteriza por hacer en quien lo padece que sus genitales en este caso pene, testículos y próstata crezcan más de la media normal como te habrás dado cuenta tu pene y testículos son más grandes que los jóvenes de tu edad, sin embargo conforme el hombre va creciendo el pene o próstata se vuelven más y más fibrosos hasta quedar casi petrificados lo siento pero me temo que vamos a tener que eliminar tu pene y prosta antes de que eso ocurra de lo contrario tu vida podría estar en peligro, de todas maneras ya tome muestras que mandare al laboratorio para confirmar mi diagnostico.

“Permanece aquí mientras informo a tus padres en un momento vendrá alguien para realizar un desbloqueo prostático que es lo que tienes ahora por eso la sangre en la orina eso aliviara el dolor que sientes sin necesidad de medicamentos y dejara todo listo para la operación si es que tienes lo que creo que tienes”.

El Dr. Cano salió con las muestras dejándome ahí en una incertidumbre total no quería perder ni mi próstata o pene, siendo tan joven deseaba seguir siendo un hombre viril pero tampoco deseaba morir tan joven, mi pene estaba más duro que nunca antes,  de pronto una linda enfermera entro, era rubia con una estrecha cintura y magnifico culito, al verla aparecer de inmediato deje de masturbarme y  cubrí mis genitales con mis manos aunque me fue imposible cubrirlos por completo dado lo grandes que eran.

La linda joven enfundada en un ajustado traje de enfermera solo sonrió al ver cómo me apene al verla, ella trajo consigo un carrito que coloco a un lado de donde estaba con muchos dildo de muchas formas y tamaños, me dijo que me colocara boca abajo, luego ella coloco un pequeña almohada cilíndrica justo debajo de mi bajo vientre de color blanco, eso hizo que mis duritas y apretaditas nalgas quedaran paraditas y resaltadas a su vista, mi pene aun en erección quedo aplastado sobre la camilla lo mis que mis grandes huevos.

De pronto sentí como ella me abrió mis apretaditas nalgas con una de sus manos para después comenzar a lubricar mi ano con sus largos y delicados dedos hasta que se aseguro que todo mi ano estuviera bien lubricado y dilatado, en ese momento tomo un pequeño consolador y lo introdujo por mi ano, gemí de dolor al sentir al intruso, era la primera vez que sentía algo de ese tamaño como longitud entrar en mi.

Aquel primer dildo entro en mi por algunos minutos hasta que de pronto lo saco para tomar otro y otro cada vez aumentando el tamaño no solo en longitud sino también en circunferencia, de pronto luego de unos minutos tomo uno realmente grande incluso con mango acanalado que no dudo en clavar en mi ano que me penetro sin dificultad alguna, sentí como si fuera atravesado por un poste telefónico.

Sentí como si me partieran en dos en ese momento fue en verdad muy doloroso tuve que hundir mi cara en la almohada para ahogar el gran grito de dolor que deje escapar, ella comenzó a sacar y meter aquel gran dildo de manera brutal por mi ano que parecía que iba a reventar en cualquier momento pero no ocurrió luego de algunos brutales minutos sentí como que algo reventó dentro de mí, en ese momento mi pene exploto en más intenso y largo orgasmo que había tenido en mi vida, todo mi cuerpo tembló y se sacudió de gusto mientras gemía sobre la almohada y grandes cantidades de mi espeso semen bañaban la colchoneta de la camilla incluso escurriendo hasta el piso de lo grande que fue mi eyaculación.                                 

Fue grandioso cuando termine de venirme y temblar por el orgasmo la enfermera retiro con cuidado el gran dildo de mi ano, dejándolo completamente dilatado, en ese momento sentí como me fue inyectado algo en el cuello y que me hizo quedar paralizado del cuello para abajo.


*************************


Unos segundos más tarde entro el Dr. Cano ya vestido para una operación, él le ordeno a la enfermera que limpiara todo el semen que había salido de mí durante mi gran eyaculación, en ese momento ya no podía mover ningún musculo de mi cuerpo ni producir ningún sonido, el Dr. Cano coloco un forcep sobre mi dilatado ano abriéndolo a niveles inimaginables, por esa gran agujero el extrajo mi glande extirpándolo de mi cuerpo con esa técnica la recuperación era más rápida.

Luego tomo un aro que al parecer era alguna clase de aparato quirúrgico y lo inserto por en mi pene empujándolo hasta que quedo lo más pegado a la base de mi gran erección, en ese momento el tomo lo que parecía ser un control remoto apretó un botón y ese anillo comenzó a estrecharse en la base de mi pene hasta que quedo reducido a casi un grano de frijol, en ese momento el Dr. Cano tomo una afilada tijera quirúrgica y corto por encima del anillo cortando mi gran pene de un solo corte, haciéndome ver las estrellas de dolor cuando lo hizo fue tanto el dolor que sentí en ese momento que me desmaye.

Cuando recupere el conocimiento estaba aun en el hospital en un cuarto privado, me lleve mis manos a mi entrepierna para fue verdad mi pene ya no estaba más ahí, lo mismo que mi próstata salí dos días más tarde, varias chicas se me insinuaron desde que regrese a la escuela pero nadie sabe que soy un eunuco por lo que no puedo hacer nada con ellas por más que ardo en deseos en hacerlo dado que aun tengo mis grandes huevos en mi entrepierna.

Ha pasado ya un año desde que fui castrado para salvármela vida y mañana regreso al hospital para una nueva operación esta vez para un trasplante de pene, tuve que esperar todo este tiempo, que me pareció una eternidad en más horribles de los infiernos a la espera de un donante compatible, que fue de mi misma edad con un pene del tamaño correcto que vaya a juego con mis grandes huevos pero mañana será el gran día en que se veré si seguiré siendo un eunuco o regresare a ser un hombre de nuevo.            

Espero que esa linda enfermera rubia aun trabaje en el hospital para que de nuevo me haga un rico e intenso  “Desbloqueo Prostático” aunque ya no tenga más una próstata que estimular.



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

La mujer del otro lado de la habitación (Relato lésbico).

Semana Santa, oh, Semana Santa... ¡Felices vacaciones! Para los que tienen vacaciones, y para los que no: ¡ánimos!
Esta vez vengo con un breve relato (erótico, espero) lésbico que se me ocurrió no sé cómo. O sí sé, pero no quiero decirles, ¡ajá! :P En todo caso, es corto, así que léanlo si es lo suyo, y luego comenten qué les pareció. Está recién salido del horno (?)
Tengan una buena semana.
Saludos.

PD: En serio, los comentarios siempre SIEMPRE son bienvenidos.

ADVERTENCIAS: Contenido sexual. +16



La mujer del otro lado de la habitación.





Kara veía a una mujer al otro lado de la habitación: una mujer desnuda, con las piernas abiertas y la mirada fría. Sintió calor, rubor en las mejillas, y el deseo de cerrar los ojos.
La nombró. Comenzaba con A, quizá con C, era difícil precisarlo, el pecho le ardía y se sentía solitario. Tenía la boca seca mientras el ánimo se avivaba. Se deshizo de su propia ropa, se tendió de lleno sobre la cama, con la cabeza ligeramente apoyada sobre un almohadón que la recibió con delicadeza.
La mujer del otro lado de la habitación no se había movido ni un centímetro desde que ella notó su presencia. Tenía algo a medias dibujado en el rostro que no parecía ni querer desvanecerse ni completarse. A lo mejor si cerraba los ojos... Sintió que cerrar los ojos era jugar con la vida. La mujer parpadeó. Se llamaba K o Q, y quizá era extranjera, lo parecía por su piel, su piel morena casi como el azúcar.
La cama se sentía cómoda bajo su cuerpo, pero una ligera tensión la mantenía aprisionada, la mujer seguía allí, un tanto más relajada ahora, las piernas igual de abiertas, ligeramente húmeda. Kara colocó la mano sobre su estómago, no estaba tan plano, y se levantaba hambriento; separó un poco las piernas, suspiró y se dejó ir sabiendo que la mujer la miraba.
Se hizo camino entre los pliegues, se entretuvo un rato en el calor que se hundía acelerado. Con los dedos, con paciencia. La mujer le sonrió y Kara sintió mariposas en el pecho. Se agarró un seno, jugó con el pezón, los dos se endurecieron. La mujer la seguía viendo, la manos ahora entre las piernas.
Su aliento olía a menta y dibujaba espirales invisibles en al aire. Kara había cerrado los ojos, pero se veía a sí misma con los ojos de la mujer del otro lado de la habitación. Vio con claridad cuando sus propias caderas comenzaron a torcerse, demandantes. Se hundía en su interior, insuficiente, con gritos silenciosos que ocupaban dedos más hábiles para ser liberados.
La mujer dijo algo. Kara gimió. La mujer cerró las piernas. Kara volvió a gemir. La mujer se quedó en silencio. Kara apretó los ojos para mantenerlos cerrados.
La cama se meció un poco. Kara sintió su pecho tensarse, salió de sí misma, alejando las manos por completo de su cuerpo. Un aliento comenzó a rozarle las rodillas, más arriba, el vientre, los senos, los pezones endurecidos, la piel sensible del cuello, los labios deseosos, y las mejillas, hasta ir a posarse eternamente sobre sus párpados. Recibió dos besos, una caricia en el cabello y el calor de la piel ajena que recibía de lleno con la suya, dos dedos insistentes y dientes delicados.
Kara gimió, su espalda se arqueó, casi sintió dolor entre el calor y la humedad que la abrigaban. Decía nombres, uno tras otro, unos iniciaban con A, otros con C, y con L y M y N y el alfabeto completo. Todos eran devorados por la boca de la mujer que ya no se encontraba del otro lado de la habitación, y le eran regresados, tatuados en el cuerpo con saliva y moratones.
La mujer la abandonó, susurró algo contra la piel del vientre de Kara que se perdió entre sus poros. Kara sonrió. Extendió sus manos, como si esperara recibir un castigo. Le temblaban las rodillas. Sentía el sudor en su espalda. Los minutos, la demora.
Recordó un episodio de su adolescencia, una visita a un lago, muchas chicas, pocas conocidas, sólo una, una sola. Cerca, siempre cerca, buscando debajo del agua, debajo de su traje de baño, encontrando algo, robándole las gotas de agua de los labios. Y la besaba y besaba, y abajo no sabía lo que sentía, era entre pena y calor y un deseo enorme de gritar. Esos dedos curiosos que Kara siempre quería comerse a besos cuando hacían lo que tenían que hacer. La dueña de los dedos sonriendo. Las desapariciones, la desnudez, ese vientre blanco... sus labios ahora en lugar de sus dedos, la lengua, el calor y el aliento.
Kara enterró los dedos en los cortos risos de la mujer. El cabello era suave pero enredadizo, olía a sándalo, a lago y bosque. Kara separó las piernas, contuvo el aliento, su pecho empequeñecía de a poco mientras los ojos agotados parpadeaban, erráticos; algo rasgó el aire frente a sus estos, se deslizó a través de su garganta y le contrajo los pulmones y el vientre. Sus manos ahora jugaban con las sábanas, asiéndolas y arañándolas entre presurosa y serena. Sus dedos se deslizaban entre los pliegues de la tela, arrugada por los pies que sostenían sus piernas separadas. Sus caderas, reaccionando, su respiración, compitiendo. Kara no pudo evitar abrir los ojos, aguantar la respiración, abrir la boca entre hambrienta y desdeñosa.
No había mucho que pudiera decir. Comenzó a moverse, impaciente, bochornosa, sentía la espalda empapada y pegajosa, las sábanas reclamando un espacio que jamás conseguirían.
No, no, no, se dijo Kara, quería cambiar de posición, sentir otro roce, que su aliento se hundiera en la almohada. Quería tener las rodillas sobre la tela, los codos acompañándolas, la cabeza ligeramente inclinada, hacia adelante y hacia atrás, ese ir y venir de todo su cuerpo, de parte del cuerpo de la mujer. Pero seguía sobre su espalda, con las piernas separadas y medio orgasmo en la boca.
No, no, no, seguía pensando. Así no, quiero más.
La mujer se alejó, había mantenido los dedos ocupados en ella misma y su condición rivalizaba con la de Kara, la sobrepasaba, casi, por muy poco. Tomó a Kara del brazo y la haló con fuerza, despegando su espalda sudorosa de las sábanas. Quedaron frente a frente, con el sudor perlándoles la piel, cortándoles el rubor que se extendía en sus mejillas.
Kara, sin mediar palabra, acercó sus dedos, al tocar, una corriente se deslizó por todo su cuerpo hasta que desapareció en sus labios. La mujer era ahora quien tenía los ojos cerrados mientras acariciaba sus propios senos delicadamente. Kara rozó con la lengua los pezones ya endurecidos, los rozó con los dientes para luego perderse entre los hombros y el cuello. La mujer se agitaba en silencio, moviendo las caderas, apoyándose en los hombros de Kara, mientras las rodillas se le hundían por completo en la cama. A punto estuvo, y de un impulso regresó a Kara a su posición inicial. Ésta gimió de disgusto, intentó levantarse, se volteó, volvió a hincarse, a separarse. La mujer le tomó una pierna, la separó. Alejó la otra, la haló para acercarla, y con dedos y lengua continuó.
Kara comenzaba a agotarse, a sumirse en ese soporífero deleite que anticipa un descanso más prolongado. Su voz se liberó, rasgó el aire que separaba sus labios de lo que había más arriba. Se hizo a un lado y al otro, casi combatiendo, y entonces, de pronto, sintió la derrota que se extendía, que traicionaba su cuerpo entre agitaciones que pronto se convirtieron en suspiros que desaparecerían para siempre.
Se acurrucó. El cuerpo temblaba todavía, y a su lado, uno ajeno que en cuestión de segundos desaparecería.
Parpadeó. Bostezó. Le pareció incómoda la humedad entre sus piernas, pero levantarse...
Los párpados siempre pesan y la respiración se relaja, la piel absorbe el sudor y el cabello se enreda y oscurece. No quedan nombres en los labios de nadie, y los dedos arden, acalorados y húmedos. Hay tranquilidad cuando el placer se desvanece atrapado bajo la piel. Kara durmió, soñó y despertó. Nunca había una mujer del otro lado de la habitación.


CAPILLA FEMDOM

Algunas religiones de mujeres supremacistas mezclan el erotismo, el dolor y la religión, dos mujeres y un esclavo ya bastante torturado están en una de las seis capillas privadas del gran templo......

CAPILLA FEMDOM
Algunas religiones de mujeres supremacistas mezclan el erotismo, el dolor y la religión, dos mujeres y un esclavo ya bastante torturado están en una de las seis capillas privadas del gran templo. En dicha capilla se lleva a cabo el culto a la Diosa del Sufrimiento por lo que se necesita un hombre ahí siempre con quien practicar diariamente los más dolorosos tormentos que se puedan imaginar.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [TORTURA] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Algunas religiones de mujeres supremacistas mezclan el erotismo, el dolor y la religión. El puritanismo severo terrenal Bautista es despreciado por ellas, por supuesto estas religiones viven en el anonimato sus templos son secretos solo los que pertenecen a la congregación saben su ubicación traicionar al culto es una sentencia de muerte segura las feligreses son mujeres poderosa y en muchos casos poseedoras de grandes recursos económicos.

Esta noche las dos mujeres y un esclavo ya bastante torturado están en una de las seis capillas privadas del gran templo. En dicha capilla se lleva a cabo el culto a la Diosa del Sufrimiento por lo que se necesita un  hombre ahí siempre con quien practicar diariamente los más dolorosos tormentos que se puedan imaginar.

Fuertes y brutales azotes en el cuerpo del esclavo era lo común para comenzar con el rito a la diosa en esa capilla. Las mujeres se toman su tiempo, disfrutando de ver las muecas del hombre y como pestañea con cada golpe del látigo, disfrutando de cómo los azotes dejan marcas sobre la piel del esclavo incluso llegando a producir heridas sangrantes.

El esclavo en realidad es un hombre en sus años treinta, bien dotado de un buen pene y huevos el fue secuestrado hace unos días luego de salir de su oficina tarde en la noche, luego de ser investigado por el culto, cuya investigación arrojo que no tenia familia quien se preocupara por él, aquello sello su destino.

Eso fue ya hace dos semanas por tres días el ahora esclavo fue dejado en un calabozo en solitario, tan solo se le llevaba comida y agua hasta la cuarta noche, él se encontraba acostado boca abajo desnudo sobre el piso de cemento, con su redondeado y lindas nalgas a la vista que pronto se entraron siendo observadas con mucho morbo esa noche por una linda mujer alta apenas vestida por unas diminutas prendas de delicada lencería muy sexy.


Cuando la bella mujer entro le brillaron los ojos al ver al hombre acostado en el suelo desnudo, el hombre se le quedo mirando, ella sin decir nada con su mirada fija en sus grandes genitales se despojo de sus pequeñas prendas intimas, su pubis estaba completamente depilado, se acerco al hombre que la miraba en completo shock por su belleza, ella se inclino para besarlo, cuando sus labios se separaron el dijo como si estuviera en trance “¡puedes hacer lo que te plazca conmigo!   
       
De pronto la escucho registro y busco cosas en la mazmorra no veía lo que ella estaba buscando. Cuando el hombre escucho que la mujer le dice voltéate coloca la cabeza hacia el muro, sin decir nada solo la obedeció. Lo último que vio por esa noche fue cuando ella le coloco una venda y comenzó colocarle grilletes de alguna clase en sus muñecas y tobillos. El la escucho salir del cuarto y tardo unos cuantos minutos en regresar.


Cuando regreso a la mazmorra ya traía algunas cositas para esa noche con ella.  Ella era la sumo sacerdotisa del templo femdom y estaba ahí esa noche para realizar un ritual de purificación en el hombre.


El hombre se encontraba desesperado e impaciente por saber lo que estaba planeando aquella bella mujer, aunque ella con mucha tranquilad sintiendo el miedo pero ansiedad del hombre, comenzó untar algún tipo de liquido aceitoso por todo su cuerpo, luego fue pasando sus delicadas manos en forma circular por su pecho, paso por mi cuello mientras respiraba cerca de mi oído. Fue bajando poco a poco por mi pecho, mientras lo acariciaba de pronto comenzó basar y lamer sus tetillas, besaba su ombligo y me apretaba por la cintura. Llego mi pelvis y ahí se mantuvo un rato haciendo que deseara que se ella tomara su ya erecto pene para metérselo en la boca para hacerle una rica felación.        

Con una mano volvió a subir por mi pecho mientras con la otra jugaba con sus grandes huevos y con la boca le daba pequeñas mordidas entre las piernas y su duro pene, lástima que estaba atado porque si no se le hubiese metido de un solo empujón en la boca. La mujer tiene las uñas un poco largas, suficiente como para hacer un poco de daño, se las pasaba una y otra vez por su fuerte pecho hasta las piernas, se sentía rico esa sensación. De pronto se levanto para traer algo con ella. El supo lo que era desde el momento que comenzó a recorrer su cuerpo. Era hielo el cuerpo del hombre se arqueo cuando sintió el hielo tocar su tetilla derecha. Ella Rio mientras lo hacía sufrir con el hielo, le daba ricos besos en todo el cuerpo como para calmar lo que pasaba por otro lado, de pronto por fin se trago su endurecido pene en su boca y se lo trago todo, hasta que su barbilla quedo presionando sus grandes huevos.    

Ella le chupaba su hinchado glande, le daba lametones a lo largo y ancho de su pene, con una mano jugaba con  sus huevos y con la otra rozaba su agujero anal, el hombre no sabía qué hacer, estaba atado y no quería que jugara así con su ano. El escucho cuando ella le dijo: “tranquilo, por esto no vas a dejar de ser hombre, quédate quieto y disfruta el momento”.

El no quería disfrutar de esas caricias, solo quería soltarse, pero ella lo había amarrado muy bien. Pasaron unos minutos cuando solo deje que ella disfrutara lo que estaba haciendo y comenzó a disfrutar. Pero ahora levantaba mis piernas y pasaba su lengua por mi ano, de verdad que era una sensación que se sentía muy rico y lo disfrutaba muchísimo. Así estuvieron por 20 min, de pronto sin aviso alguno le metió uno de sus largos dedos para comenzar a realizarle un examen de próstata y se echo a reír, mientras lo hacía.


El hombre no podía hacer nada, solo disfrutaba el momento, ella con una mano lo masturbaba, subía y bajaba haciéndole una rica masturbación mientras que con la otra mano solo tenía ocupado un dedo y ese dedo estaba dentro de él profundo en su culo. Lo dedeo como por 20 min cuando por fin lo saco, el hombre se preguntaba con que seguiría ahora. 

Con sus largos dedos comenzó a untar algo pegajoso, en sus tetillas, así como en su glande, en el ombligo de pronto comenzó chupar mis tetillas, bajando hasta mi ombligo. Cuando llego a mi duro pene se levanto un poco y se coloco para hacer un rico 69, coloco su rica y hermosa vagina sobre mi cara, para que con mis labios saboreara su rico manjar. El hombre como loco chupaba aquella rica  vagina cuando ella se mete su pene en su boca saboreando el liquido untado que había colocado en su pene, mientras ella desenfrenada se tragaba todo mi pene sin dejar rastro de  su virilidad estaba a punto de correrme cuando ella se saco mi pene de su boca, se levanto y lo dejo con todas las ganas del mundo y sin poder hacer nada.


De pronto el hombre sintió como la mujer le soltó un brazo e hizo que me diera la vuelta colocándome boca abajo para que ella pudiera apreciar mejor mi nalgas, en ese momento el pudo escapar pero opto por obedecer lo que ella le ordenaba, lo amarro de nuevo y le dio unas cuantas nalgadas muy fuertes volvió de nuevo a  tomar hielo y se lo paso por toda la espalda disfrutando de hacerlo sufrir, el hombre sentía como sus músculos se ponían duros.     


Estando en esa posición hizo que me colocara en 4 patas como para penetrarme, introdujo de nuevo su dedo y comenzó a  violarlo metiendo y sacando su largo dedo, el hombre disfrutaba muchísimo lo que aquella mujer hacia. Pero esta vez solo fueron como pocos minutos. Luego lo soltó e hizo que se pusiera boca arriba, solo hizo un pequeño nudo. Se coloco encima de él y jugaba con sus senos, pasando uno a uno de sus pezones por su boca sin dejar si quiera que los pudiera chupar a su antojo.

El hombre ya no se pudo contener, se soltó uno de sus brazos y tomo uno de los hermosos  senos para que se dejara coger por él. Ella lo soltó por completo, el hombre le apretaba sus nalgas mientras ella lo cabalgaba y se movía como loca queriendo llegar a un orgasmo y lo logro, sentía como sus jugos vaginales recorrían su pene entero.


Él hombre se levanto y la coloco con el culo bien empinado para poder penetrarla sin dificultad, así estuvieron en un mete y saca glorioso, él le levanto un pierna y la volvió a penetrar hasta el fondo.


Cuando estaba a punto de acabar el hombre dio un gran gruñido ella me miro fijamente a los ojos, ahí el hombre entendió la señal de que ella quería que acabara dentro de ella, en ese momento su pene comenzó a arrojar su cálida lechita dentro de ella los primeros fuertes disparos fueron dentro de su apretada vaginas y los últimos de sus disparos fueron a parar sobre sus hermosos pechos.             



***********************

El hombre fue sacado de sus agradables recuerdos al sentir las caricias de las manos de las dos mujeres sobre su cuerpo. El tacto suave de las mujeres se siente bien sobre su cuerpo bien sujeto sobre su cuerpo crucificado. Pero en esta ocasión el orgasmo no está permitido. En aquella capilla la negación al placer es la ley. El sufrimiento de que provoca la frustración sexual masculina se cultiva para la diosa.

Su gran y gorda erección estaba en completa erección totalmente enrollada con una fina cuerda apenas su gran grande sobresalía de las cuerdas, su escroto también estaba ligado en la base y cuatro cuerdas sobresalían de su escroto jalando sus grandes huevos lo más bajo que podían hacia el suelo;  las mujeres reían y disfrutaban torturar de aquel macho, el aguantaba lo más estoicamente posible las torturas de las dos mujeres.

De pronto una de las mujeres saco un largo cuchillo curvo cuyo filo estaba por dentro de la curvatura de la afilada hoja, mientras la otra acariciaba el cuerpo del hombre, la otra mujer simplemente coloco la hoja curva justo por debajo de la cuerda que ligaba el escroto del bien dotado macho, presionando el lado filoso de la hoja metálica sobre la piel de su escroto.

El hombre se estremece al sentir el frio metal sobre su escroto, la mujer siguió presionando la afilada hoja sobre su escroto hasta que comenzó a cortar la delicada piel en ese momento aplico más fuerza y la afilada hoja de metal se hundió hasta la mitad del escroto del hombre un jalón final del cuchillo y el escroto por completo se desprendió de la entrepierna del hombre para siempre, despojándolo de sus testículos por el resto de su vida.

¡NOOOOOOOOOOOO MALDITAS PERRAS!

Grito el hombre, en completa desesperación al sentirse castrado, la otra mujer que hasta ese momento lo habia estado acariciando se puso de pie para propinarle una fuerte cachetada para luego decirle “¡Calla maldito eunuco!”  

El hombre ahora castrado al no tener interés sexual más en su vida futura será un mero eunuco por el resto de sus días, las dos mujeres se despojan de sus pocas prendas que aun llevan puestas para comenzar a hacen el amor entre ellas. El cuerpo del ahora castrado esclavo se sacudía por el intenso dolor que estaba sintiendo en esos momento, ellas le permitirían vislumbrar lo que nunca mas mientras viva podrá volver a poseer, el ya no es más un semental es un buey.

Hay momentos en que él será inducido a otras formas de miseria masculina pero este es el rito principal que se realiza por aquellas mujeres en esa pequeña pero sádica capilla del placer femenino que lleva a las mujeres a los intensos orgasmos que brinda su infinito placer a la Diosa del dolor con mucho justo en aquel oculto y secreto templo de la supremacía femenina en esa “Capilla Femdom”.



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

MILF madrina cachonda

Que tal amigos lectores, mi nombre es Fernando, tengo 20 años de edad, soy de piel morena, mido 1.60, Delgado pero con un pene de 18 cm.

Les quiero platicar una historia 100% real, que me paso con mi Madrina Brenda, una MILF de 32 años, alta, delgada con sus ojos de color y piel clara, mide 1.60 de estatura, tiene unos senos exquisitos medianos y duritos, unas nalgas paraditas de buen mirar pero en fin tiene un cuerpazo envidiable por las mujeres.

Un sábado por la mañana me encontraba en mi casa, por lo que oí que tocaban el timbre.

Madrina: ¡Ahijado, buenos días!

Yo: ¡Voy, me estoy poniendo un Short ahorita le abro! Ni tiempo me dio de ponerme camisa más que el puro Short, pero al abrir la puerta veo a mi madrina con un pans de licra blanco, tan pegado que podía mirar la rallita de la puchita que se le marcaba, y valla que tenía una tremenda pucha.

Madrina: ¿Ahijado estabas dormido aún? Ella me miraba de pies a cabeza pero aún más, fijaba su mirada entre mi entre pierna, pues yo no había notado que mi verga estaba erecta.

Yo: ¿Ya estaba por levantarme de la cama, ya estaba despierto?

Madrina: ¿Puedo pasar?

Yo: ¿Si claro? En cuanto le dije que pasará, ella se me abalanzó hacia mi y cerró la puerta.

Madrina: ¿Ahijado he esperado este momento para que me metas la verga? Yo me quedé sin palabras y sin aliento pero pude responder.

Yo: ¿Ma, madrina qué hace? esto no puede estar pasando.

Madrina: ¿Tu déjate llevar nadie se va a enterar de esto anda toca me? La verdad que si la deseaba, pero a quien le dan pan que lloré, así que le seguí el juego, ella tomó mis manos y las puso en sus nalgas, yo las agarraba de arriba hacia abajo y las apretaba, mientras que ella sacaba mi verga con una mano.

Madrina: ¿Ay ahijado pero que herramienta te cargas, pero aún así trataré de comérmela toda? Ella tomó mi pene con sus dos manos se hinco y comenzó a chupármela y al mismo tiempo a chaqueteármela.

Yo: Ay madrina que rica mamada.

Madrina: ¿Te gusta hermoso vergudo? me la comeré yo sola.

Pero después de un rato de chupármela, la puse de pie y la senté en el sillón, quite el licra baje un poco el calzón y le comencé a lamber la vagina, que ya estaba súper húmeda y caliente.

Madrina: ¡Ahhh, si papi así no te detenga mijo!

Decía con una voz agitada, por lo que miraba como se retorcida de lo tan caliente que estaba. Luego de un rato ella me sentó en el sillón, colocó un perservativo y se me montó como loca.

Madrina: ¡Ahhh chiquito así baby, así papasito que siento que me vengo!

Yo cada vez le daba más y más al escuchar eso. Cambié de posición, la puse acostada de lado y yo por detrás de ella le empecé a dar.

Yo: Creo que mi padrino no te coge como yo, ¿verdad?, no me esperaba esto.

Ella trataba de contestar, pero le ganaba más los gemidos de la excitación. Le dije “siento que me vengo madrina”. De pronto, ella se sacó la verga me quitó el condón, y empezó a jalármela hasta eyacular, miré como se tragaba mi semen.

Madrina: Que rica leche ahijado, cómo es que tenías rato sin meterla porque saben ricos, y aventaste mucho.

Yo: Pues lo dejo a su criterio. Mientras tanto ella se le vino un orgasmo sentía que se desmayaba, gritaba un poco fuerte hasta que se le pasó.

Y así fue como paso mi historia con mi Madrina, espero que les haya gustado, así como también espero sus comentarios. Debo de confesar que las mujeres maduras y casadas me vuelven loco.

La entrada MILF madrina cachonda aparece primero en SexoEscrito.com.

PRIMERA VEZ DEL EUNUCO

Lo vi por primera vez en la sala de espera del hospital, el era muy atractivo con el cabello rubio, piel blanca y unos lindos ojos azules, con un aspecto varonil increíble apenas lo vi quede prendado de él, sin saber que pronto el y yo estaríamos unidos en una apasionada relación el me haría perder mi virginidad anal y luego yo me quedaría con su virginidad después de que fue castrado......

PRIMERA VEZ DEL EUNUCO
Lo vi por primera vez en la sala de espera del hospital, el era muy atractivo con el cabello rubio, piel blanca y unos lindos ojos azules, con un aspecto varonil increíble apenas lo vi quede prendado de él, sin saber que pronto el y yo estaríamos unidos en una apasionada relación el me haría perder mi virginidad anal y luego yo me quedaría con su virginidad después de que fue castrado. Sus lindos huevos no pudieron ser salvados pero gracias a eso ahora el y yo somos mas que amantes.


[GAY] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO] [TRANSEXUAL]



Categoria: Gay      Autor: DarkSoul





Lo vi por primera vez en la sala de espera del hospital, el era y sigue siendo muy atractivo con el cabello rubio, piel blanca y unos lindos ojos azules, su barbilla era fuerte y ancha lo que le da un aspecto varonil increíble apenas lo vi quede prendado de él, sin saber que pronto el y yo estaríamos unidos en una apasionada relación que aun hoy continua.

Por varias semanas lo vi en los alrededores del hospital hasta que un día me lo encontré acostado en una de las camas en un cuarto privado del hospital con una bata clínica, por cosas del destino ese cuarto era uno de los que me correspondían atender en mis rondas como parte del equipo de enfermeras del hospital. Por lo que entre y saludo al atractivo joven hombre. “Hola Guapo soy Lucy tu enfermera clínica”, el se me quedo mirado unos segundos y respondió “Hola soy Jaime mucho gusto Lucy”, dijo él con una linda sonrisa pero que me pareció  algo melancólica.

Tome la carpeta con su historial clínico y mis ojos se abrieron grandes, al ver que estaba en el hospital como quistes en los testículos, que al parecer tratarían de removerlos con radiaciones pero si no funcionaba lo siguiente era la cirugía. No sé qué me pasaba cuando estaba cerca de Jaime algo en mi se alteraba y me sentía muy acalorada.

Con el correr de los días Jaime se volvió más que solo mi amigo, cada que terminaba mi turno iba a su habitación para hablar de el de cualquier tema, al parecer no tenía ningún familiar, ni esposa ni novia a los 28 años, me conto que era dueño de algunos negocios por lo que no tenía problemas con el tiempo que tomara todo el tratamiento, luego te dos meses de estar el entrando y saliendo del hospital por fin llego la noticia que Jaime tanto temía debía ser sometido a una operación en que seguramente sus lindos y grandes testículos serian removidos.

Estaba presente en la habitación cuando el médico que llevaba su caso le informo que no había otra opción, Jaime aparento mostrar fortaleza pero cuando regrese a la habitación luego de dejar al médico con otro paciente Jaime ya de pie se echo a mis brazos rompiendo en llanto completamente desconsolado, sabía que lo iban a castrar mañana y no había nada que pudiera  hacer se podía negar a la operación pero eso equivalía a una sentencia de muerte casi segura.     

No sé como paso pero en un momento dado Jaime se seco las lágrimas y nuestros labios se encontraron besándose de manera apasionada luego fue hasta la puerta de la habitación y cerró la puerta con seguro cuando volvió a donde estaba se puso detrás de mí y me tomo de la cintura, acariciándome, sus manos suaves se apoderaron de mi cuerpo, hasta que deje que me llevara la cama donde momentos antes estaba acostado.

Aquella fue la noche en que me convertí realmente en mujer, gracias a Jaime que me llevo a un mundo incierto de pasión y deseo, haciéndome sentir suya en un instante que cambio mi vida para siempre. Desde aquel momento terminó cualquier rastro de cordura de mi parte ahora solo existe el placer entre los dos. Desde ese momento dejamos de ser amigos para ser amantes.

Cuando estaba en la cama levante tiernamente mi culo recostada boca abajo en la cama, buscando seducirlo, sentía como el peso de mis tacones guiaba mis pies moviéndose con cierta inocencia. El se coloco de rodillas frente a la cama de forma tal que sus labios quedaran justo frente a los míos, se acercaba despacio admirando mi rostro. Mientras mis labios deseaban volver a sentir el calor de los suyos, sintiéndose fríos sin ellos. Su boca tomo a la mía lentamente, y de pronto sentí como su lengua se deslizaba lentamente por entre mis labios llegando hasta la mía, la tomo con suavidad masajeándola con su lengua mientras saboreaba mis labios, enredo sus dedos en mi cabello acercándome a su boca. Yo estaba inquieta dejándome llevar por sus movimientos, sin saber que debía hacer, quieta, nerviosa; sintiendo su aliento apoderarse de mis labios.

Jaime sujeto mi rostro con ambas manos y poco a poco comenzó a ponerse de pie, yo me levante despacio de igual manera siento esta vez yo quien quedo de rodillas en la cama frente a él. Comencé a mover mi culo de un lado a otro provocándolo, de repente me di cuenta de él tamaño de su miembro atrapado debajo de su ropa que usaba bajo la bata del hospital que deseaba salir y liberarse del placer que aguardaba entre tus piernas o por lo menos lo que él pensaba que había entre mis piernas.

A mis 26 años era una mujer transgenero desde los 18 años que deje la casa de mis padres aunque tenía lindos y firmes senos, estrecha cintura y redondeado par de nalgas aun conservaba mis genitales masculinos entre mis piernas no me había decido a perderlos en ese momento aun.  

Acerque mi rostro a su miembro rozándolo con mi mejilla, lo bese suavecito sobre su ropa y lentamente comencé a quitarle su bata. Cuando solo quedo ante mí con su ajustado bóxer blanco. Lamí su miembro sobre su bóxer hasta dejarlo completamente humedecido por el liquidito que salía de aquel majestuoso pene y mi saliva de tantos lengüetazos que le di, quedo tan húmedo que su pene prácticamente era visible por debajo de la transparentada tela de su ropa interior.

Sintiendo un deseo incontrolable le baje muy despacio húmedo bóxer hasta que de pronto salto de golpe aquel miembro maravilloso, su enorme tamaño me asombro al verlo desnudo y completamente erecto, bese suavemente la punta, dejando que mi lengua lamiera despacito la cabeza de su pene. Él acariciaba mis mejillas con sus suaves manos, mientras yo continuaba lamiéndolo tímidamente, hasta que de pronto sentí como me tomo con sus manos dejando que su miembro entrara lentamente en mi boca, lo sentí llegar a mi garganta, aquello era tan enorme que apenas podía entrar en mi boca, me quede quieta mientras el movía sus caderas empujando su miembro sintiéndolo entrar y salir de una forma deliciosa en mi boca.

Tome su gran erección con mis manos necesitaba ambas para cubrirlo y con aun su hinchado glande en mi boquita saboreándolo, le besaba su glande lamiéndolo completamente. Empecé a masturbarlo suavemente, recorriendo la piel de su miembro con mis manos lentamente, hasta sentir que no podía bajar más, su pene se estiraba lo sentía vibrar de vez en cuando en mis manos, apreté mis labios sobre su glande empujando mi cabeza hacia su abdomen, su erección entro lentamente separando mis labios, mientras Jaime gemía despacio yo trataba de apretar mi boca lo mas que podía.

Continué devorando aquella gran y dura erección lleno de venas saltadas por todas partes, sintiendo un calorcito rico en mi abdomen, me sentía pervertida como una niñita portándose mal sintiendo lo que era un hombre por primera vez en mí vida, me sentí perderme por un instante mi mente comenzó a fantasear en lo delicioso que sería poder tener a aquel duro pene dentro de mi cuerpo.

De repente sentí que Jaime se alejo creí que había hecho algo mal y me asuste un poco, me indico que girara, su orden me tranquilizo un poco. Hice lo que me pidió despacio gateando mientras meneaba mi culito de un lado a otro, completamente excitada, buscando provocarlo con mi cuerpo me sentía hermosa, suave y delicada. Volvió a ponerse de rodillas frente a mí, mis nalgas quedaban justo a la altura de sus labios, los sentí pegarse a mi piel apretándome de una manera muy rica sus besos se apoderaron de mi cuerpo, era imposible resistirse a tan deliciosas caricias, su lengua jugueteaba despacio por entre mis nalgas.

Sentí como mi pene comenzó a erectarse de golpe apenándome por tener un trozo de carne entre mis piernas. No una vagina húmeda y tibia que pudiera ofrecerle. Jaime que quito mi ajustada falda blanca del uniforme para luego retirar delicadamente mi ropa interior blanca y para mi sorpresa Jaime tomo mi pene con sus dedos y empezó a masajearme, en ese momento me sentí en las nubes sus labios se posaron en mi ano, justo en la entrada mientras su lengua masajeaba mi esfínter lamiéndolo de una forma deliciosa, mis gemidos empezaban a escaparse sin poder contenerme ante esa maravillosa y extraña sensación de placer, morbo y excitación que sentí en ese momento.

Llevo un dedo a mi boca, haciéndolo entrar. Lo lamí y chupe como si fuera su miembro dejándolo lleno de mi saliva, coloco ese dedo humedecido por mis labios en mi ano y lo empujo de golpe, sintiéndolo entrar de una gemí despacio apretando mis labios, un dolorcito rico se apodero de mi cuerpo. Lo movía dentro de mi excitándome sin medida, imaginando el dolor que me esperaba si Jaime pene penetraba con su gran y dura erección.

Me tomo por detrás cargándome en sus brazos, metió una almohada bajo mi abdomen y me dejo caer recostándome de panza sobre ella, llevo mi cabeza hasta abajo en una posición bastante relajada. De pronto sentí como su miembro caliente y duro se pegaba contra mi ano, para entonces estaba completamente relajada y su pene logro vencer la resistencia de mi ano, un dolor intenso recorrió mi cuerpo, y yo ni siquiera imaginaba que aquello no había conseguido entrar por completo, sino que solo entro su glande su pene aun esperaba la oportunidad de partirme en dos.

Empujo suavemente su pelvis y el dolor que sentía aumento de golpe, la punta de su miembro logró entrar dificultad aun más en mí, deje escapar un grito que no pude contener e inmediatamente lleve mis manos atrás hasta su abdomen tratando de impedir que entrara. El tomo mis manos con las suyas, apretándolas para apartarlas de su camino, y empujo nuevamente, volví a gritar sintiendo como su majestuoso pene se abría paso en mi ano separando mi carne y rompiendo mi esfínter en un movimiento lento y profundo. Se recargo sobre mi cuerpo dejando caer su peso en mi, su miembro entro hasta lo más profundo de mi ser, empecé a patalear por el dolor ahora si como una niña haciendo berrinche, gemía y resoplaba estaba punto de llorar porque no podía soportarlo aquella masa de carne dentro de mí por primera vez.

Su aliento suave en mi oído comenzó a tranquilizarme, besaba mi oreja con suavemente. Susurrándome tranquila todo está bien, mordía la sabana queriendo amortiguar el dolor. Me quede quietecita hasta sentir como mi ano increíblemente acomodo al tamaño de su enorme erección. Me levanto un poco dejándome en la posición de perrito tomo mis nalgas con sus manos y comenzó a empujarla contra mi cuerpo, mi ano dilatado dejando que su pene entrar en completa erección por mi culito.

Sus movimientos pasaron de ser lentos y profundos a rápidos y superficiales, prácticamente todo su pene quedaba fuera de mi ano. solo la punta enorme y gruesa me partía el culo en pedazos, de repente sentí como lo saco por completo y entro hasta el fondo de golpe, haciéndome quedar sin aire y el lejos de parar por mi dolor empujo una y otra vez intensamente, me sentí perderme en aquella sensación y sin darme cuenta el dolor fue cediendo para dar paso a una sensación hermosamente placentera, un calorcito rico se apodero de mi cuerpo por completo, un escalofrió intenso recorría mi espalda sintiéndome completamente perdida y entregada a Jaime.

Por primera vez era una mujer poseída por un hombre que en ese mismo instante se convertía en mujer, entregada, sumisa, dejando que ese hombre me montara como a la hembra que era. Continuo moviéndose por un buen rato, creí que fueron horas aquello era formidable, su impulso su fuerza, cada penetración llegaba hasta lo más profundo de mi ano, sintiendo aquel miembro enorme chocar contra mis entrañas, mi propio pene estaba en completa erección al sentir ese placer tan rico, hasta que el volvió a tomarlo con su mano, para masturbándome suavemente de nuevo, aumentaba el ritmo de la masturbación mientras su duro miembro seguía clavándose en mi ano la sensación era tal que no pude resistirme, y comencé a correrme en su mano, tomo mi semen y llevo su mano hasta mi boca, lamí sus dedos devorando mi propia lechita de su mano mientras sentía su duro pene derramarse dentro de mí, empujo muy fuerte y se dejo caer sobre mi cuerpo, su liquido caliente y espeso llenaba mi interior, derramándose lentamente, haciéndome suspirar de placer.

Jaime apenas termino de correrse se tumbo sobre mi cuerpo, estábamos jadeantes nos quedamos así por un buen rato, calladitos disfrutándonos el uno al otro, nuestros cuerpos sudorosos y exhaustos, se relajaban mutuamente sintiendo el calor del otro, hasta que finalmente rompió el silencio para decirme. “Gracias por esta ultima vez con mis huevos”, lo mire con ternura y lo abrase a hasta que se quedo dormido. Al día siguiente cuando despertó ya no estaba, solo deje una nota que decía.

“Ha sido increíble estar contigo mi amor, te veré en un rato”.


******************************


Cuando nos volvimos a ver fue cuando fuimos por él para la operación, el discretamente me agarro de la mano apretándola mientras lo llevamos al quirófano, podía notar una tremenda erección debajo de ropa interior aun debajo de la bata que llevaba también podía sentir su nerviosismo y hasta miedo porque en verdad estaba sintiendo miedo.

Ya en el quirófano, con Jaime sobre la plancha, desnudo y sedado supervise que una de las enfermeras afeitara  el abultado escroto de Jaime así como todo el bello vello púbico rubio de su entrepierna, cuando la enfermera termino de afeitarlo, ocupe su lugar entre sus piernas y agarre su escroto para ese momento completamente lampiño se sentía grandioso el tacto con su escroto ahora si vello alguno revise el estado de sus grandes huevos y aunque se sentían maravillosos se podía sentir péquelas protuberancias en ellos señal que los quistes están floreciendo en sus testículos.  

Justo en el momento en que deje de revisar sus hermoso testículos el cirujano entro y se coloco entre las piernas de Jaime, rápidamente reviso todo para luego tomar un bisturí eléctrico con el que hizo una larga incisión desde la parte baja de su pene hasta la parte baja de su escroto su pene descansaba desinflado sobre el marcadito abdomen de Jaime, cuando la incisión fue terminada, saco primero uno de sus testículos en izquierdo para luego sacar el derecho, los saco de sus sacos individuales y ante mis ojos dos óvulos de color gris claro aparecieron casi de color ostión por toda la superficie venas de color azul ocre resaltaban y entre las venas pequeñas protuberancias de diferente tamaño color negro resaltaban.

El cirujano tomo un afilado bisturí metálico y abrió el testículo derecho cortándolo por la mitad me mordí mi labio inferior detrás de mi cubre bocas para no gritar que no lo hiciera, solo para revelar que el interior de ese testículo estaba infestado de quistes malignos el cirujano movió la cabeza en forma negativa sin decir nada, me pidió tres punto de sutura, se lo di, para que pasara a proceder a suturar los conductos que unían el cuerpo de Jaime con su testículo derecho cuando termino me pidió otros tres puntos de sutura para repetir el proceso anterior en los conductos del testículo derecho, suturo lo más alto que pudo.

Cuando termino tomo el bisturí electrónico y corto primero el testículo derecho para dejarlo caer ya suelto sobre una charola de metal que le pase, mientras cortaba el ultimo testículo de Jaime podía sentir mi propio pene en completa erección palpitando fuertemente debajo de mi ropa interior amenazando con exponer mi verdadero sexo a mis compañeros de hospital que creían que era una mujer.

Cuando el ruido que hizo el segundo y último testículo de Jaime al caer en la charola me saco de mis pensamientos para traerme a la realidad, ahora Jaime mi hermoso amante ya no era más un hombre era un eunuco, antes de cerrar el escroto el cirujano busco por dentro del escroto encontrando rastros de quistes en la pared interna del escroto por lo que no tuve más remedio que retirar el escroto por completo de mi amado dejando solo una larga cicatriz de forma vertical debajo de su pene.

Usando una nueva técnica ya no era necesario colocar un drenaje, ni vendaje apenas había que llevar a Jaime a su habitación para que se recupere y por si solo despertara de la anestesia general que le fue suministrado han pasado tres horas y Jaime estar por despertar de su largo sueño se durmió siendo un hombre pero despertara siendo un eunuco.

Aquí estoy detrás de él admirando su magnífico par de nalgas, estoy desnuda con una fuerte erección que resuma cantidades asombrosas de liquido transparente, le acaricio sus nalgas lampiñas recién afeitadas, paso mi dura erección entre sus calidad y firmes nalgas a la espera de que el Jaime despierte en eso el comienza a reaccionar.

Luego de unos minutos está completamente consciente, el se lleva una mano a su entrepierna, abre los ojos grandes al descubrir que sus huevos han desaparecido junto con su escroto de su vida, luego me mira con una sonrisa en sus labios alarga su mano y toma mi pene lo comienza a masturbar, el mismo coloca una almohada debajo de abdomen y con una voz calma me dice.

“¡Penétrame por favor!”

Aquello no fue una orden sino más bien una súplica, a la que no me pude negar, tomo mi pene y lo enfilo a su ano el mismo, se estremeció cuando sintió la punta de mi pene bien lubricado sobre su esfínter anal, “hazlo”, dijo Jaime, tome una honda bocanada de aire y empuje fuerte mi pelvis hacia él, al principio no pude hacer que mi pene entrara, me retire un poco solo para escupir su ano con mi saliva, luego lo intente de nuevo y esta vez mi pene se abrió paso hacia sus entrañas con mayor facilidad Jaime hundió su bello rostro en la cama para que su grito de dolor que dio no se oyera en todo el hospital.

Un segundo empujó de mi parte y mis huevos chocaron contra sus nalgas, Jaime luego de un rato casi de la misma forma en que yo lo hice dejo de sentir dolor para sentir el más grande de los placeres, comenzó a gemir y gemir lo mismo que yo hasta que ya no me pude resistir mas y me corrí dentro de las entrañas de Jaime en ese momento el también llego a un orgasmo pero no expulso semen sino solo liquido pre-seminal pero sintió rico y nos quedamos abrazados, en ese momento mágico el me dijo: “Gracias por Desvirgar a un eunuco”.

Yo lo bese y desde ese momento nos convertimos en pareja han pasado tres años de eso y nos vamos a casar la semana que viene aunque el sexo con Jaime es fenomenal siempre recuerdo aquella primera vez que lo hice con él como un eunuco.          



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

ORGASMO PROSTÁTICO

Era un joven como cualquier otro de 16 años cuando todo esto paso, con cuerpo atlético, rostro joven y fresco, vivía mi vida con total normalidad sin saber que algo en mi estaba mal, como todo buen joven de mi edad me encantaba masturbarme sin imaginar que mis días de virilidad estaban contados......

ORGASMO PROSTÁTICO
Era un joven como cualquier otro de 16 años cuando todo esto paso, con cuerpo atlético, rostro joven y fresco, vivía mi vida con total normalidad sin saber que algo en mi estaba mal, como todo buen joven de mi edad me encantaba masturbarme sin imaginar que mis días de virilidad estaban contados. Mi Ultimo orgasmo como hombre fue inducido mientras mi próstata era estimulada por una desconocida.


[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [MEDICO]



Categoria: Adolescente      Autor: DarkSoul





Era un joven como cualquier otro de 16 años cuando todo esto paso, en ese entonces era alto, 1.76 metros de altura, cuerpo atlético pues me gustaba hacer mucho deporte, rostro joven y fresco, ojos color miel claros cabello castaño claro y un pene bastante desarrollado para mi edad, vivía mi vida con total normalidad sin saber que algo en mi estaba mal, pero en ese momento no lo sabía, como todo a buen joven de mi edad me encantaba masturbarme tanto como pudiera en especial imaginándome teniendo sexo con Sara una de mis compañeras que me gustaba en aquel momento.


Hacía ya tiempo que descubrí la masturbación desde mi muy temprana adolescencia luego de ver una película porno que mis padres olvidaron quitar del reproductor, pero no me gustaba mucho bajarme mi prepucio por completo, simplemente un poco y de nuevo arriba, hasta que expulsaba abundante líquido transparente de la punta de mi endurecido pene.         


Aún así, solo fue hasta los 14 años en que realmente comencé a experimentar verdadero placer sexual, primero jugaba con mi prepucio cubriendo y descubriendo mi glande hasta que abundante liquido pre-seminal transparente brotaba de mi pene en ese momento me bajaba mi prepucio por completo para masturbarme hasta que eyaculaba haciendo que todo mi cuerpo temblara y tenía que morder uno de mis labios para ahogar el gemido que se producía en lo profundo de mi vientre por el placer sexual que me generaba eyacular.  

Un día salí a jugar futbol y regrese a la hora del almuerzo, como llegue todo sudado y sucio, mi madre me mandó a bañar y      no le quise hacer caso, en esa edad era algo rebelde, entonces le para mi sorpresa total le dijo a la empleada domestica que teníamos en ese entonces que me bañara para que luego pudiera almorzar.       

Molesto fui llevado al baño por ella, cuando estábamos en el baño, me desvestí y solo me quedé con mi justa ropa interior puesto porque me daba mucha vergüenza que me bañara aquella mujer ya madura siendo tan grande entonces me metí a la ducha, ella me mojo el cabello, me puso shampoo para comenzar a lavar mi cabello, cuando ya estaba limpio comenzó a enjabonarme el cuerpo, primero comenzó con la espalda, luego pecho, brazos y por último las piernas, todo bien hasta ahí. Hasta que me dice que yo mismo me lave el mis nalgas y pene porque ella no lo iba a hacer, me puse de espaldas a ella y le pedí jabón para lavarme cuando ella me dice para mi vergüenza que me tengo que echar el prepucio hacia atrás para que quede limpio, pero yo no podía porque este estaba muy cerrado y no podía echarlo hacia atrás porque me dolía mucho creo yo por la vergüenza que estaba sintiendo en ese momento.


Ella entonces me dice que ella sabía cómo hacerlo de una forma que no me doliera, me dijo que apretara mi pene muy fuerte y echara el prepucio hacia atrás despacio pero aunque lo intente varias veces me dolía mucho cuando lo intentaba por alguna razón, entonces me dijo que no lo estaba haciendo bien y que ella iba a tener que hacerlo, recuerdo que ese día ella traía puesta una blusa blanca muy escotada y cuando se agachó para bajarme la ropa interior pude ver sus tremendos senos, que eran los primeros que veía de una mujer en mi vida, mi pene se me puso duro casi de inmediato para mi vergüenza sin que lo pudiera evitar ella me miró y sonrió, yo estaba muy avergonzado por lo que me estaba pasado y ella me dijo que eso era normal en los hombres de mi edad y que no me sintiera mal, por aquello pero note en su mirada algo de lujuria mientras siguió bajando mi ropa interior toda empapada.      


Correspondí a su maliciosa sonrisa, sin embargo yo estaba rojo como un tomate de la vergüenza, entonces ella tomó mi duro pene y comenzó a jalar mi prepucio hacia atrás despacio pero apretando mi pene, eso me produjo una sensación entre dolor y placer que me hizo estremecer, cerré mis ojos y disfrute de cómo ella corría la piel hasta que el prepucio llegó hasta atrás de mi hinchado glande con mucha dulzura ella comenzó a lavarme muy suavemente porque sabía que me dolía, una vez que terminó de lavarme mi pene seguía duro, ella me dijo que no podía salir así del baño porque si no mi mamá se podía enojar y me dijo que apretará mi pene con la punta de mis dedos para que se me bajara mi dura erección pero no pude conseguirlo por más que lo intente.

Ella con algo de impaciencia toma mi mano y me dice “tienes que apretarlo más fuerte”, entonces retira mi mano y ella comenzó a apretarlo, en ese momento perdí un poco el equilibrio y su mano llegó nuevamente hasta atrás y cuando echo mi prepucio hacia adelante para seguir apretando mi pene no pude evitar lanzar un gemido de placer que ella notó, entonces ella nuevamente hizo lo mismo pero esta vez me miró a la cara, cuando abrí los ojos la miré fijamente, para ese momento estaba en completa excitación, yo no sabía qué me estaba haciendo debido a mi inocencia, entonces comenzó a mover su mano hacia atrás y hacia adelante cada vez más rápido hasta que salió un líquido transparente que lavó nuevamente de mi pene.

Ella me preguntó si se me había pasado el dolor a lo que le respondí que sí y me dijo que mi pene ya no iba a estar más duro y se me iba a pasar muy rápido, entonces me dijo que iba a ver si tenía olor feo mi pene, entonces nuevamente tomó mi pene con su mano echó el prepucio hacia atrás ella acercó su nariz para oler mi pene me dijo que había quedado muy bien entonces posó sus labios en mi pene abrió su boca y se lo metió en la boca, di un respingo al sentir sobre mi pene su cálida boca chupar mi pene fue una experiencia que jamás olvidaré mientras viva.

Ella mientras me daba la primer mamada de mi vida jugaba con mis huevos hasta que unos segundos más tarde ya no pude resistir tanto placer y me vine dentro de su boca ella se bebió todo mi cálido y espeso semen, cuando termine de venirme ella me lavo mi pene de nuevo dejándolo limpio de nuevo, volvió a cubrir mi glande con mi prepucio, mi pene se desinflo poco a poco y para cuando ella me coloco de nuevo mi ropa interior limpia y seca ya no tenía una erección pero fue ahí que sentí un ligero dolor en mis huevos, que pensé que era por haberme corrido de la forma que lo hice.

Aquella agradable experiencia jamás se repitió con la empleada aunque aún sigue trabajando en casa de mi madre pero ya desde ese momento mis huevos me comenzaron a doler no le di importancia y creo ahora en retrospectiva que debí hacerlo ¿quizás pude haber evitar mi cruel destino?


*************************


Con el correr de los meses y años el dolor en mis huevos se incremento tanto que tuve que empezar a usar bóxer holgados en vez de ropa interior ajustada como a mí me gustaba sin embargo seguí sin prestar atención a las señales que mis huevos me mandaban comenzó a salir con Sara hasta que acepto ser mi novia.    

Cierto día luego de cuatro meses de ser novios llegamos a mi casa y no había nadie por lo que nos pusimos a ver tv en un pequeño cuarto con un gran sillón viejo pero bastante cómodo en el, de pronto comencé a notar que Sara se sentía nerviosa porque este me miraba con una cara de amor que solo los adolescentes pueden poner. De pronto nos empezamos a besar con pasión sin darnos cuentas nos recostamos sobre el sillón y quede arriba de ella sin dejar de besarla con tanta locura y pasión luego en un arranque de astucia le quite su blusa. Estaba nervioso también. Nadie nunca la había completamente desnuda y seguíamos besándonos ella también me quito mi camisa, al poco rato su sostén también salió de su joven cuerpo.

Sin poder contenerme le comencé a chupar sus pechos luego le quite el short despacito y ella me quito mi short también nos continuamos besando yo seguía arriba de ella, sentía mi pene erecto con si estuviéramos haciéndolo con la ropa después ella me quito mi bóxer para ese momento ya tenía una completa erección en verdad no espere que ella se atreviera tanto pero me gusto que tomara la iniciativa.

A pesar de que se notaba que Sara estaba nerviosa y temblando un poco,  también estaba un poco emocionada, por todo aquello al ser virgen era el primer pene en erección que veía en su vida creí en ese momento. Me quedé frente a ella, y la miró durante un tiempo que pareció una eternidad, luego que le quite su tanga de color rosa que llevaba muy juvenil. No puedo recordar exactamente lo que ocurrió a partir de ese momento, salvo que me  acerque y le toque entre sus esbeltas piernas. Ella era muy sensible allí, el gemido que lanzo me hizo excitar más de lo que ya estaba en ese momento.

Sin más hundí mi rostro entre sus pierna apartando sus lindo labios vaginales con dos dedos para comenzar a hacerle sexo oral, le estuve dando lengua a su rosadita vagina concentrándome en la protuberancia de su clítoris que se hincho mucho por su gran excitación que estaba sintiendo, luego de un buen rato fue ella misma la que me dijo entre jadeos: “¡métemela  por favor ya méteme tu dura erección!”.

No me lo pensé dos veces, tenía muchas ganas de dejar de ser virgen y saber lo que es penetrar a una mujer, me puso en una posición en la que quede sobre de ella con mi duro pene en la entrada de su abierto sexo y trate de meterla pero no pude no sabía cómo era virgen también y no era como en las películas porno en que se ve tan fácil, ella bajo su mano y tomo mi pene con ella cuando su mano roso mis colgantes huevos un fuerte latido de dolor me hizo lanzar un gemido no de placer sino de dolor pero Sara lo tomo que de placer, sonrió sin imaginar el daño que me acababa de provocar pero en ese momento estaba tan excitado que el dolor paso a un segundo plano.

Ya con la punta de mi glande en posición fue ella quien me atrajo hacia ella rodeando mi cintura con sus piernas –“HAY me duele”-. Dijo ella. “Tranquila es normal”, le dije, de pronto mi dura erección entro hasta el final, Sara me abrazo fuerte mientras todo su cuerpo temblaba nos quedamos sin mover por unos eternos minutos, solo le dio la primera embestida y después ella comenzó a gemir sin parar por lo que me dejar llevar era tan genial sentir como mi dura erección entraba y salía del húmedo, calientito y apretadito sexo de Sara, mientras su rostro denotaba lujuria total, sin embargo el placer que sentía se mezclaba con dolor pues cuando mis huevos chocaban con la pelvis de Sara una punzada de dolor recorría todo mi cuerpo.

Después de comenzar lento por algunos agónicos minutos comencé a penetrarla con todas mis ganas y estaba  a punto de eyacular cuando ella me apretó fuerte dio un largo gemido mientras todo su cuerpo comenzó a temblar debajo de mi, de pronto sentí como mi pene fue bañado por un liquido caliente en ese momento no pude controlarme mas y eyacule dentro de ella, tres potentes disparos salieron de mi ella me abrazo como si el mundo estuviera llagando a su final. Ambos alcanzamos grandes orgasmos quedando abrazados todos sudorosos pero felices acariciándonos y besándonos por un largo rato.

Después de volverlo hacer por una segunda vez ella se limpio lo mejor que pudo se vistió ante mí, que disfrute del espectáculo con una sonrisa picara y se fue a su casa y yo me hice como  que no paso nada. Estaba muy cansado me di una ducha me coloque un holgado bóxer y me fui a la cama, de inmediato me quedo dormido soñando con Sara y el rico sexo que habíamos tenido.


*******************


Me desperté en la madrugada gritando de dolor mis huevos me dolían tanto que incluso no podía dar un solo paso, me coloque en posición fetal para tratar de aminorar el dolor pero no funciono una hora después de despertarme con ese dolor ya no aguante más y comencé a gritarle a mi padres que vinieron de prisa a ver que me pasaba, asustados por el dolor que demostraba tener me llevaron de emergencia al hospital.

El médico de guardia para menores era una mujer sentí mucha vergüenza cuando le dije en donde me dolía pues sabría que me diría que debía ver esa área, no me equivoque de inmediato aparto mis manos de mi entrepierna bajo el bóxer y me agarro mis huevos, apenas los apretó ligeramente y lance un pavoroso grito de dolor que resonó por todo el hospital.

¡AAAAAAAAAAAGGGGGGGG!

De inmediato ella ordeno a la enfermera que me aplicaran 15ml de morfina pero la droga solo hizo efecto parcial pero con eso ella pudo revisar mis huevos sin que diera pavorosos gritos de dolor aunque me seguía doliendo con cada apretón de sus dedos sobre mis huevos.

La doctora ordeno algunos estudios y algunas horas más tarde los resultados no dejaban lugar a dudas, “Cáncer de testículos”, la noticia fue devastadora para mis padres, sobre todo porque el cáncer estaba en fase tres los médicos debían actuar rápido fui programado para cirugía de inmediato, mis padres firmaron el premiso la Doctora sabia que la noticia seria devastadora para mí por lo que no me informo que la cirugía era para remover mis testículos.          

Sintiendo dolor fui conducido al quirófano para ser castrado sin saberlo mi madre lloraba cuando se despidió de mi en la puerta del quirófano, una vez en el interior me desnudaron una enfermera afeito todo el vello púbico y el que había salido en mis piernas hasta la rodilla, cuando termino me coloco mis tobillos dentro de dos grilletes de cuero que ajusto a mi tobillos luego alzo mis piernas por encima de mi dejándolas separadas.

La Doctora que llevaba mi caso se apareció mientras que otra mujer con un tapabocas, gorro, guantes de látex y delantal se coloco detrás de mí, la doctora dijo, “vamos a tener que estimular tu próstata para que tengas una eyaculación no que no te de pena sentir placer es normal en estos casos”.

Ella sonrió con malicia al terminar de decir eso, de pronto sentí como un dedo me penetraba por mi ano y dos dedos presionaban mis huevos al mismo tiempo una mano rodeo mi pene y comenzó a masturbarme, cuando de pronto sentir como si una fuerte descarga eléctrica recorriera todo mi cuerpo, mi pene se puso duro de inmediato alcanzando una erección total, en ese momento toda la vergüenza que estaba sintiendo desapareció como por arte de magia y fue sustituida por placer.

¡AAAAAAAAAAHHHHH!

Gemí sin poderme contener al sentir como mi próstata era estimulada por primera vez, apenas unos minutos bastaron para que mi pene comenzara a palpitar mientras la mano que lo masturbaba seguía bajando y subiendo por mi duro miembro viril, de pronto un fuerte disparo de semen salió de la punta de mi pene impactando sobre mi lampiño pecho, seguido de otro y otro mientras todo mi cuerpo vibraba invadido por el mayor placer que hubiese sentido en toda mi vida.

Cuando termine de eyacular una enfermera llego y limpio todo el semen que había caído en mi torso, luego sentí como algo húmedo recorría todo mi escroto, sentí dos pinchazos, de pronto, pero luego de un rato ya no podía sentir nada de mi cintura para abajo, apenas vi como la mujer con el cubre bocas alzo un afilado bisturí, sentí dos pequeños pellizcos pero eso fue todo, luego de un rato la mujer termino con lo que estaba haciendo y comenzó a vendar toda mi zona pélvica.

Esa noche dormí muy bien en el hospital completamente sedado con mis padres velando mi sueño cuando me desperté ya el sol estaba en todo lo alto, mis padres ya no estaba en la habitación, y sentía curiosidad sobre lo que me habían hecho en la sala de operaciones levante la sábana y bata para descubrir que mi pene estaba vendado y en mi escroto habían algunas pocas puntadas, me alarme pero no mucho al ver que aun tenía mis huevos dentro de mi escroto.

En la tarde la Dra apareció sonriente para informarme que mi operación había sido un existo que habían logrado extirpar todo el tejido canceroso y que con unas pocas sesiones de radio terapia estaría como de nuevo. 

¿Extirpar?

Pregunte pues me inquieto esa palabra, “veras tuvimos que ¡extirpar tus testículos por completo, pues estaban completamente llenos de cáncer!”, dijo la doctora. Mis ojos se abrieron grandes, pero entonces le dije, ¡eso no puede ser cierto aun siento mis testículos dentro de mi escroto doctora!, con voz nerviosa, ella me miro por un segundos para luego decir, “si es verdad pero ya no son tus testículos sino que son prótesis que colocamos para una apariencia estética, además tuvimos que practicar una circuncisión para evitar problemas futuros pues tu pene se podría encoger con el tiempo”.

Yo escuchaba las palabras de la Dra. en un completo shock, además tuvimos que retirar tu próstata pues también ya estaba infectada con el cáncer lo que hará que padezcas incontinencia urinaria, hemos guardado muestras de tu semen por si algún día quieres tener hijos, ya no podrás tener erecciones normalmente pero con la ayuda de algunos medicamentos aun podrás tener una vida sexual.        

En ese momento mi horror ante las palabras de la Dra. Me gano y no pude evitar gritar lleno de terror con todo lo que mis pulmones daban.

¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

La Dra. Rápidamente me inyecto un calmante pase tres semanas en el hospital hasta que me dieron de alta no debo decir que Sara se entero de lo que me paso muy pronto pues pese a la terapia hormonal y que por algunos meses aun pude tener erecciones normales ya no era lo mismo, además por más que lo intentara de mi pene no salía ningún semen apenas algo de orina o liquido amarillento nada agradable.

Sara termino por dejarme y hasta hoy es poco el sexo que tengo en mi vida he perdido mi figura juvenil, engordando mucho, apenas puedo caminar, mi pene se encogió hasta casi ser como el de un niño recién nacido que siempre tiene filtraciones de orina, usa pañales para adulto siempre para evitar accidentes vergonzosos, tengo pocos amigos aunque poca vida social, vivo de mis recuerdo, que es el único consuelo que me queda ahora que soy un eunuco, recordando el sexo que tuve ahora hace años con Sara y el maravilloso así como intenso final Orgasmo Prostático.  



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

NOTICIA INESPERADA

Desde los 21 años me convertí en el más sumiso y complaciente esclavo de mi Ama, una dominatrix, rica, muy atractiva, dominante y sádica, me gustaba ser tratado como basura por ella, ella tenía 31 años cuando me convertí en su esclavo personal, sin embargo ella tenia una noticia que darme que cambiara mi vida para siempre así como mi cuerpo......

NOTICIA INESPERADA
Desde los 21 años me convertí en el más sumiso y complaciente esclavo de mi Ama, una dominatrix, rica, muy atractiva, dominante y sádica, me gustaba ser tratado como basura por ella, ella tenía 31 años cuando me convertí en su esclavo personal, sin embargo ella tenia una noticia que darme que cambiara mi vida para siempre así como mi cuerpo. Mi ama me dará a escoger ser un eunuco por el resto de su vida a su lado y seguir siendo un hombre completo pero lejos de ella.


[HETERO] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [TESTÍCULOS] [PENECTOMIA] [ESCLAVITUD] [FEMDOM]



Categoria: Hetero      Autor: DarkSoul





Desde los 21 años me convertí en el más sumiso y complaciente esclavo de mi Ama, una dominatrix, rica, muy atractiva, dominante y sádica, me gustaba ser tratado como basura por ella, ella tenía 31 años cuando me convertí en su esclavo personal. Darle placer en sexual en la forma que ella me demandara me llenaba aunque recibiera poco placer por parte de ella, con solo darle placer con mi boca, genitales y cuerpo me bastaba no pedía nada más que estar a su lado para ser usado como ella quisiera.

Lore que era el nombre de mi Ama tenía todos los "poderes" que hace que las mujeres dominantes nos hagan estar a los sumisos a sus pies. Habían pasado 5 años ahora yo tenía 26 años casi a punto de cumplir 27 años, no había visto a mi familia o amigos desde que mi Ama me acepto como su esclavo. Pero esa tarde mi mundo perfecto se derrumbo, cuando mi ama me anuncio luego de asegurarme a la pared de su cuarto con un dispositivo de metal que mantenía mis brazos flexionados, apresados por las muñecas, asegurado por el cuello con una mordaza de bola en mi boca y candados en forma de corazón asegurando el dispositivo.

Para rematar el cuadro mi Ama ato una áspera cuerda a la base de mis huevos fuerte que mantenía agarrada con una de sus manos también coloco un percing en forma de corazón con el que atraveso mi tetilla izquierda que me provoco mucho dolor pero al cual ya estaba acostumbrado, mis fuertes pectorales y músculos abdominales se marcaban perfectamente en mi fuerte dorso sin una pizca de grasa, era en verdad muy atractivo, mi pene estaba flácido aun cuando ella comenzó a hablar.   

-“Sabes perro me voy a casar pronto y mi prometido me ha dicho que no puedo tener esclavos viriles en casa por lo que me dado dos opciones desasearme de ti o convertirte en un eunuco”.

Mientras decía eso jalaba la cuerda amarrada fuertemente a mis huevos haciendo que mi escroto sobresaliera de mi entrepierna, para acariciar mis sobresalientes huevos con una de sus manos de forma muy delicada. Mis ojos se abrieron grandes al escuchar sus palabras, mi pene flácido hasta ese momento se puso duro alcanzando una fuerte erección en cosa de segundos. Ella continuó hablando luego de hacer una pequeña pero tensa calma en la que no dejo de masajear mis huevos.

“Por lo que he decidido que no quiero perderte como mi esclavo, por tal motivo debo eliminar de tu cuerpo tus huevos para que puedas continuar a mi lado perrito”.

Al escuchar esas palabras algo en mi estallo no quería perder mis amados  huevos trata de soltarme de huir pese a todos mis años de entrenamiento estaba asustado algo en mi cabeza me decía que debía huir lo más lejos que pudiera de esa mujer frente a mí.

Mi ama vio mi perturbación así como mi desesperación como buscaba liberarme ella jalo más de la cuerda atada a la base de mis huevos hasta que el dolor me dejo quieto en ese momento ella tomo mi barbilla con su mano para acercar su visiblemente enojado rostro al mío, ella con tono áspero dijo mientras me sostenía el rostro, “Escucha muy bien lo que te digo perrito, ¿aquí se hace lo que mando a menos que quieras irte de mi lado?”

Esas palabras me hicieron paralizarme, dejar a mi Ama para salvar mi virilidad era algo que nunca me había contemplado ni en más locos sueños, mi temor a dejar de ser el sumiso esclavo a mi Ama supero mi temor de ser un eunuco para el resto de mi vida, deje de luchar para asentir con la cabeza mientras sentía que lagrimas corrían por mis mejillas ella las noto y rio al verlas, para luego decir.

-“¡Calma, calma perrito!, te daré algo para que recuerdes lo que es ser un macho por el resto de tu vida”.

En el momento que me calme un poco ella comenzó a acariciar mis huevos mi vientre se levantaba y hundía con prisa, pues mi respiración era agitada ella de súbito comenzó a lamer y succionar mis tetillas que se pusieron durísimas apenas su lengua las toco, apenas jugó con mis tetillas unos segundos para continuar bajando por mi fuerte dorso hasta llegar a mi marcado abdomen de lavadero, ella recorrió cada uno de los valles y crestas de mi abdomen haciendo que diera un apagado gemido detrás de mi mordaza, mi pene se hincho aun más de lo que ya estaba. 

Ella siguió bajando por mi vientre  hasta alcanzar mi duro pene que apuntaba ya al techo de lo duro que estaba, se lo trago casi por completo y comenzó a chuparlo, era toda una maestra en las artes orales, su lengua siempre me volví loco de placer cada vez que ella me daba una muy preciada mamada, yo no aguante mas y me vine en su boca con mucha fuerza, vaciando el contenido de mis condenados huevos que se había acumulado por semanas, a ella pareció no gustarle que me viniera tan rápido pero no dijo, no fue necesario su mirada me lo dijo todo.


Pensé que me castigaría pero en lugar de eso solo se levanto y comenzó a frotar sus grandes nalgas contra mi aun durísimo pene, ella parecía aun más excitada que yo y por un momento solo me miraba sin decir nada, solo gemía mientras sentía la dureza de mi pene. Sus grandes pechos se agitaban, sus pezones estaban muy duros. Con una de sus  manos comenzó a tocar su ya muy mojada vagina, estaba bastante húmeda.         

Era mi momento de darle placer, con la ayuda de ella mi pene comenzó a rozar los mojados labios vaginales, separándolos como si una locomotora se abriera paso por un gran valle. Ella parecía explotar, el hinchado glande de mi pene rosaba sus labios vaginales provocándonos mucho placer, los dos estábamos temblando por la emoción del momento, ella jugaba con mi pene entre sus piernas  no dejaba de gemir, era muy excitante escucharla gemir.

Por fin ella coloco mi durísimo pene en la entrada de su sexo y empuje sin pensarlo, la penetré, que hermosa sensación, ella lanzo un sonoro gemido, pero fue un gemido ahogado. La sensación era muy placentera. Su cuerpo ya estaba bañado en sudor que la hacía lucir más espectacular. Después de un buen rato no pude resistir más, otro orgasmo se estaba formando detrás de mí pene, ella lo sintió de seguro, porque se clavo mi pene entero hasta que mis huevos impidieron su avance, y con una voz irónica me dijo: “Vamos perrito dame tu leche” Y así fue.   

Me vine de nuevo de forma abundante dentro de ella, todo mi cuerpo temblaba mientras mi semen salía chorro tras chorro dentro de mi ama, cerré los ojos en ese justo momento  sentí como ella tiro de la cuerda que aprisionaba mi escroto causándome dolo pero haciendo que una sensación como si una descarga eléctrica recorriera mi cuerpo hizo que lanzara otro potente chorro de semen el ultimo que lanzaría en mi vida de mi espeso semen, todo mi cuerpo se tenso y apenas mis fosas nasales se daban abasto para jalar todo el oxigeno que mis pulmones requerían para no morir ahogado, sentí como su todas las células de mi cuerpo explotaran fue un mega orgasmo como ninguna vez había sentido en mi joven vida.

*********************

Aun con mi cuerpo temblando mi Ama se saco mi pene de su vagina, toda húmeda para caminar hasta una cómoda de madera, mientras avanzaba  mi semen escurría por la parte interna de sus lindas piernas, con cada paso que daba alguna gotas de sus aromáticos jugos mezclado con mi semen caían al suelo, mi pene aun arrojaba pequeñas gotas de semen, mientras que mi cuerpo buscaba recuperarse de mi potente orgasmo. 

Cuando regreso mi Ama trajo con ella un burdizzo plateado de grandes mandíbulas pero corto mango, también trajo una afilada tijera para podar ramas de árboles, al verlas mis ojos se abrieron grandes y sude frio de solo pensar en lo que ella iba a hacer con ellas sobre mis expuestos y vulnerables genitales, cada uno de sus movimientos lo observaba con mucha atención suplicando con mi mirada por su compasión.

Ella vio mi mirada suplicante y dijo –“¡Calma, Calma, perrito!, no albergues falsas esperanzas que no las habrá debo hacerte un eunuco para que sigas a mi lado eso no va a cambiar, es una pena porque en verdad me agrada tu pene cuando esta como ahora duro como el acero y tus huevitos son magníficos en verdad voy a extrañar como chocaban contra mi pelvis pero no hay más remedio mi prometido me lo ha puesto como condición y la he aceptado”-.

Ella se arrodillo frente a mi agarro mi pene aun en completa erección y se lo metió en su cálida boca para comenzar a darme de nuevo una rica mamada, en ese justo momento sentí como las frías mandíbulas del burdizzo rosaron mi la parte alta de mi escroto, justo por debajo donde la fina cuerda apretaba mi escroto, mi cuerpo por entero se estremeció al sentir el toque del frio metal sobre esa parte de mi cuerpo, sin embargo aquel peligro pronto fue opacado por el placer de la rica mamada que mi Ama me estaba dando en ese momento.

De pronto sentí como mi escroto fue jalado por la cuerda eso hizo que perdiera el control de nuevo, un fuerte disparo de espeso semen salió disparado de mi dura erección sin que pudiera controlarlo en ese momento sentí el dolor más grande de toda mi vida superior a cualquier dolor que hubiese sentido a manos de mi Ama hasta ese momento, grite detrás de mi mordaza de placer y dolor al mismo tiempo cuando mi escroto sintió el frio abrazo del burdizzo que destrozo los conductos que unían mis testículos a mi cuerpo para siempre.

Mi última potente eyaculación, mi Ama se le bebió sin derramar ni una sola gota de mi vital líquido reproductor que sería la última que expulsaría por el resto de mi vida. El brutal abrazo de las mandíbulas metálicas duro unos 10 segundos luego mi Ama abrió las mandíbulas del burdizzo solo para moverlas ligeramente de su anterior posición y las volvió a cerrar brutalmente sobre mi escroto, provocándome otro descomunal dolor.

-“¡AAGGGGGGGHHHHHHHRRRR!”

Grite detrás de mi mordaza pero apenas sonó como un grito de dolor, apenas me había recuperado del gran dolor que ese segundo abrazo de las mandíbulas del burdizzo me provoco, con mi cuerpo totalmente bañado en sudor cuando sentí de nuevo un frio toque de metal pero esta vez sobre mi pene aún duro justo detrás de la corona de mi glande.

Eran las afiladas cuchillas de la tijera que ahora presionaban el tronco de mi pene justo detrás de mi glande que amenazaban con cortarlo, poco a poco comencé a sentir la presión de la tijera sobre mi pene, lo que hizo que mi miedo y terror se dispararan de inmediato no quería perder mi glande quería conservar aunque sea algo de mi virilidad algo con que sentir algo de placer en el futuro pero mi Ama parecía que tenía otras ideas, nuestras miradas se encontraron la mía suplicaba piedad la de ella malicia pura.

Por un instante que no debió ser mas de un segundo que me pareció eterno nuestras miradas se cruzaron y de pronto al ver si mirada lo supe mi glande estaba condenado a morir como mis huevos en ese mismo instante que lo comprendí, sentí el frio y brutal abrazo de las cuchillas de la tijera sobre mi dura erección, pese a lo duro que estaba mi pene no fue rival para las afiladas cuchillas de acero que cercenaron mi glande de un solo tijeretazo, dejando a mi pene descabezado para siempre, mi glande cortado y ensangrentado cayó al piso luego de rebotar sobre los grandes pechos de mi ama que estaba aun arrodillada frente a mí.

-“¡AAADDDGGGGYYYY!”

Lance otro fuerte grito de dolor que la mordaza se encargo de cubrir, estaba al borde del desmayo, mi cuerpo sudoroso se convulsionaba por el dolor, sin que lo pudiera controlar, mi Ama se puso de pie luego de recoger mi glande cortado del suelo, la sangra salía de pene a borbotones pero por si faltara algo, mi Ama dio dos pasos hacia atrás con mi glande en una de sus manos mientras que con la otra jalaba la cuerda amarrada aun a mí escroto, sin más ella lanzo una demoledora patada a mis expuesto huevos con sus botas de pico que me hizo ver el infierno del dolor que me provoco.

Apenas pude soportar la primera brutal patada cuando una segunda patada impacto en mis ya moribundos huevos, sentí como algo dentro de mi escroto hizo “CRACK”, seguido de una inimaginable sensación de dolor que hizo que todo se me pusiera negro casi de inmediato, creo que en ese momento me desmaye.

Cuando recobre el conocimiento estaba desnudo sobre una cama, sobre una mesita al lado de mi cama estaba asentado una charola de metal que contenía un bolso de piel, también estaban dos masas de carne deformes, amorfas de color gris cubiertas de sangre, de inmediato me lleve mi mano a mi entrepierna para notar un gran vendaje que cubría toda mi pelvis, en ese momento supe que esas masas deformes de carne sobre la charola eran los que alguna vez fueron mis preciados huevos.

De inmediato comprendí que aquel bolso vacio de piel era mi escroto, las lagrimas brotaron sin que las pudiera contener ahora era un eunuco, por el resto de lo que quedase de vida, tarde varias semanas en recuperarme por completo, me fue difícil ya no tener huevo ni glande pero poco a poco me acostumbre a solo darle placer a mi ama con mi lengua.   

Han pasado ya 10 años desde que fui convertido en un eunuco, por más que luche por mantener mi grandioso cuerpo masculino este se fue desvaneciendo poco a poco, mis caderas se ensancharon hasta parecerse a las de una mujer mis fuerte pectorales se redondearon hasta que pequeños pechos brotaron de mi pecho, aun sigo al servicio de mi Ama y ahora mi Amo su esposo que no duda en usarme como quiere, de hecho me usa para darle placer oral y anal, él fue el que me desvirgo analmente hace ya años pese que extraño correrme y tener orgasmo como un hombre no me arrepiento de aceptar mi cruel destino siempre que pueda estar al lado de mi Ama. 

Sin embargo no hay día que no recuerda esa magnífica sesión de sexo, en los que goce como nunca así como sufrí dolores indescriptibles con mi ama, luego de que mi Ama me dio aquella “Noticia Inesperada”.



image host

Imagen que Inspiro esta Historia.



Autor: Darksoul       Mail: darksoulpgm@gmail.com

YO MI NOVIA Y SU MADRE

Soy un chico, bueno era, me llamo Daniel hace un mes iba con mi novia Laura a su casa, íbamos bastante calientes nos subimos a su cuarto, de pronto sin ningún previo aviso su madre apareció en la habitación cuando ya ambos estábamos desnudos con mi rostro hundido entre sus piernas dándole lengua a su precioso sexo, eso cambio mi vida para siempre......

YO MI NOVIA Y SU MADRE
Soy un chico, bueno era, me llamo Daniel hace un mes iba con mi novia Laura a su casa, íbamos bastante calientes nos subimos a su cuarto, de pronto sin ningún previo aviso su madre apareció en la habitación cuando ya ambos estábamos desnudos con mi rostro hundido entre sus piernas dándole lengua a su precioso sexo, eso cambio mi vida para siempre. Ahora soy un esclavo eunuco anulado junto a mi novia y su hermano.

[ADOLESCENTE] [CASTRACIÓN] [FANTASÍA] [PENECTOMIA] [NULIFICACIÓN] [ESCLAVITUD]


Categoria: Adolescente      Autor: Barriorojo





Hola me llamo Daniel hace un mes iba con mi novia Laura a su casa, íbamos bastante calientes nos subimos a su cuarto ella era un chica de cabello negro, bajita para su edad 14 años y de ojos azules tenía unas grandes tetas y un culito precioso era bastante lujuriosa para su edad por lo que siempre me estaba provocando, apenas cerró la puerta comenzamos a desnudarnos y yo la pregunte.

Daniel: ¿segura que no hay nadie?
Laura: ¡no mi madre y mi hermano se han ido a comprar estoy segura!     

Al terminar esas palabras la empecé a desnudar yo ya estaba desnudo nos besamos y le empecé a chupar sus ricos labios vaginales, ella me dijo con una tierna voz que me sonó bastante inocente.

Laura: ¿Es tu primera vez?           
Daniel: Si, le respondí con algo de pena.            
Laura: igual para mí, respondió ella con su rostro rojo de la pena.
           
De pronto sin ningún previo aviso su madre apareció en la habitación cuando ya ambos estábamos desnudos con mi rostro hundido entre sus piernas dándole lengua a su precioso sexo, bien depilado ya bastante húmedo.
               
Madre: ¿Qué haces con mi hija? 
Laura: ¡No es lo que piensas! Responde ella.   

Su madre salió corriendo a un pequeño armario que estaba en el pasillo del que saco una escopeta y unas esposas, apenas recuerdo apuntarme con el arma no se cuanto tiempo paso con certeza hasta que despertamos en su sótano Laura y Yo desnudos con su madre  que era una rubia de unos 30 con ojos azules vestía con ropa deportiva un pantalón corto y un bikini de los de para correr.

Madre: Cariño para qué necesitas a un hombre, ¡sabes que solo quieren sexo!
           
Los dos nos callamos a tu hermano cuando note que le empezaba a crecer el pene se lo corte.

Madre: y tu Laura, no estás demostrando ser más que un hombre.  

A continuación tomo un bisturí para mirarme con verdadera malicia en su mirada, se me acerco mientras trataba de escapar me acaricio con su mano mi pecho bajo por mi abdomen hasta llegar a mi pene y huevos.

Primero tomo mi escroto el cual jalo con fuerza provocándome mucho dolor, mientras la miraba con una mirada de horro me corto los huevos junto con mi saco de piel con rápidos movimientos de su mano con el bisturí el dolor que sentí fue simplemente indescriptible, mi cuerpo se sacudía como convulsionando cuando la vi alzar mi saquito de piel con mis huevos aun dentro de él

Ella dejo mi escroto recién cortado para tomar mi pene que estaba en completa erección más duro que nunca, el cual también corto con habilidad con apenas unos cuantos cortes con el bisturí mientras gritaba y gritaba de dolor, debía de ser medico porque quedo como si nunca hubiese tenido nada allí, todo lo hizo de forma tan rápida que apenas recuerdo verla suturar mis sangrantes heridas.

A continuación cuando termino conmigo y mis genitales fue con Laura que estaba a mi lado a la que comenzó a masturbar con sus dedos por unos segundos hasta que noto que su lindo botoncito de carne estaba bien hinchadito ya por fuera de su capuchón, con sus dedos lo tomo jugó con el por unos segundos antes cortarle el clítoris de un solo corte.         

Madre: Es una pena que ya no te gustara el sexo, estoy muy decepcionada de ti.

Entre tanto ya era de noche a Laura y a mi novia nos puso a dormir en la misma habitación esa primera noche hablamos un poco de que nos hizo su madre nos encerró en la habitación en la cual las ventanas tenían barrotes    por lo que no podíamos escapar. 

Laura me conto que su madre castro a su hermano porque creía que los hombres solo querían sexo un instante después de acabar la conversación su hermano de 12 años se puso a llorar mi novia me explicó que su madre lo violaba estuvo llorando casi 20 minutos hasta que su madre entro en la habitación.
           
Ella estaba desnuda, tenía en su mano un consolador muy curioso de dos puntas con la que nos podía penetrar a la vez a mi me puso debajo y a Laura encima nos destrozo empezando por mi virgen  hasta el momento culo después nos puso los pezones encima de la almohada boca abajo y nos empezó a penetrar con consoladores que ella tenía en sus manos a los dos a la vez de pronto empezamos a notar que los pezones se nos estimulaban cuando ella salió.

Mi novia me dijo que su hermano no tenía tetillas entonces aprovechamos a tocarnos mutuamente hasta dormirnos al otro día nos puso a hacer tareas domesticas cuidar del jardín a la noche siguiente paso como la anterior su hermano fue violado y nos volvió a tocar el turno, me puso boca arriba a y me puso su gran consolador en el culo, me ato con unas esposas a la cabecera de la cama.
           
De pronto mi novia me dijo lo siento y con un chuchillo me arranco ambos pezones, después puso a mi novia en la misma posición y me ordeno que la arrancase los pezones yo lo hice solo le arranque la parte del abultadito y carnocito pezoncito.      

Luego ella nos ato a la pared y a mí me metió un anzuelo por la herida cicatrizada en donde antes estaba mi pene y lo saco por el culo, por supuesto provocándome mucho dolor, el cual parecería disfrutar provocarme.

Ya no orinaras por esa cicatriz si no por el culo a mi novia le hizo lo mismo solo que en la vagina trajo después un hilo y aguja con el cual le cosió la vagina hasta cerrarla por completo.        

Ya solo teníamos el culo para defecar y orinar no podíamos disfrutar para nada por lo que ella nos penetro por el culo durante mucho tiempo calculo que meses de nuestra vida se limitaba a despertar, trabajar, comer, ser violados y dormir así hasta ahora solo se una cosa con certeza que mañana será igual sin que podamos hacer nada para evitarlo.





Autor: Barriorojo       Mail: aaaab3527@gmail.com

Espectáculo lésbico en intercambio de parejas

Tal y como os comentaba en este otro relato, mi mujer Lucía me había preparado por sorpresa un encuentro con una pareja swinger para tener nuestro primer intercambio de parejas. Después de haber tenido una sesión intensa de sexo, nos duchamos y comimos algo mientras bebíamos. Sin embargo, como no esperábamos que se quedasen a pasar la noche, pronto nos quedamos sin bebidas, así que Lucía me dijo que fuese a comprar whisky y vodka y refrescos al chino de la esquina que está siempre abierto. Yo, que ya había escarmentado y sabía que no podía dejarlas a solas con Alfredo, le dije a éste que me acompañase y así nos despejaríamos ambos.

Durante el corto trayecto estuvimos hablando y le comenté que había sido nuestra primera vez, a lo cual él me contestó que Lucía ya se lo había comentado antes de que llegase yo y que ellos tenían mucha experiencia, sobre todo yendo a locales swinger y demás locales liberales. Me dijo que yo tenía mucha suerte al tener por esposa a una mujer tan ardiente como Lucía, lo cual me halagó bastante. Nos fumamos unos cigarrillos en el portal antes de subir bien aprovisionados de bebidas y, llegando a la puerta de mi piso, empezamos a oír gemidos que, al estar todo el bloque en silencio por ser la hora que era, se hacían notar perfectamente.

Espectáculo lésbico de lujo

Abrí la puerta y entramos con normalidad. Allí estaba mi mujer follándose a Jenny con el consolador que se había comprado hacía ya algún tiempo. Jenny estaba recostada en el sofá mientras que mi mujer estaba encima de ella, comiéndole el cuello y las tetas mientras que con la mano derecha le metía y sacaba con ímpetu el consolador de grandes dimensiones.

Alfredo y yo nos miramos, pero decidimos no unirnos a la fiesta…de momento. Le serví una copa de whisky a él y otra a mí para poder disfrutar al máximo de aquel espectáculo lésbico que nuestras mujeres nos estaban ofreciendo. Jenny se retorcía de placer, pues el consolador y la maestría de mi mujer comiéndole el cuello al mismo tiempo, mientras le impedía zafarse de ella al tenerla sometida a su plena voluntad, hacían que nuestra invitada solo pudiera estremecerse y gemir como una auténtica puta hasta que, literalmente, empezó a botar en el sofá al experimentar unas fuertes sacudidas, consecuencia del brutal orgasmo que Lucía le acababa de provocar.

Mi mujer rió un poco, como quien consigue su trofeo. Por primera vez había logrado llevar al orgasmo a una mujer ella sola, y estaba feliz. Bajó hasta la intimidad de Jenny y empezó a comerle el enrojecido y delicado coño a su compañera, quien intentaba alejar la cabeza de Lucía por lo irritado que lo tenía, pero ésta no cejaba en su empeño de dejar aquella rajita completamente limpia para, a continuación, venir hacia mí y darme un beso de tornillo que cambió el gusto de mi boca de wishky a flujos vaginales.

A continuación, Jenny se levantó, invitó a Lucía a ponerse de rodillas sobre el sofá, a perrito, y empezó a comerle el coño desde atrás como una auténtica experta. Mi mujer abría la boca y se cogía las tetas con una mano, mientras que con la otra mantenía su apoyo. Pronto empezó a gemir, pues nuestra invitada empezó a meterle dos dedos y luego tres, cada vez más rápido y más adentro.

-¿Te gusta, eh, te gusta?
-Mmm, sí mucho, no pares. Uff, qué bien lo haces.
-Creo que te falta algo…voy a rellenarte bien.
-No pares, por favor, no…no pares. Fóllame así, sigue por favor, no pares.

Tanto Alfredo como yo teníamos ya las vergas bien duras, fuera de los pantalones, pajeándonos ante tal deleite. Mi mujer le estaba suplicando a una tía que no parase de follársela, delante de mí y de un completo desconocido. Era algo absolutamente increíble.

Ahora era Jenny la que tenía el consolador en su mano y, tras chuparlo, empezó a introducírselo a Lucía lentamente por la vagina. Describía sutiles movimientos para rozar todas las paredes de su ardiente cuevita, gesto que Lucía agradecía a modo de gemidos y súplicas.

-Sí, sigue así. Uff, por favor, sigue así, un poco más adentro.
-¿Más? ¿un poquito más? Te la voy a meter entera ¿Te gusta así?

Y diciéndole eso, le tiró del pelo hacia atrás mientras le metía de un solo golpe casi todo lo largo del consolador, lo cual provocó un tremendo alarido por parte de mi mujer. Eso me puso a mil, y mucho más cachondo me puse cuando Jenny siguió con su tarea, pero esta vez ofreciéndonos su tremendo culo y, al mismo tiempo, dejándonos ver la magnífica follada que le estaba dando a mi mujer, quien no aguantó mucho más hasta que le sobrevino el orgasmo. Esta vez era Jenny la que se afanaba en dejar reluciente aquella rajita caliente que tanto placer estaba brindando aquella noche.

Último intercambio de parejas de la noche

Como acto reflejo, me levanté y le eché por encima del coño un chorrito de wishky a Jenny, quien dio un respingo al notar el alcohol en su rajita. Me apresuré en limpiársela, casi con frenesí, mientras que mi mujer seguía a cuatro patas, como extasiada, sin darse cuenta de que Alfredo no había perdido el tiempo y se disponía a meterle toda su verga sin previo aviso. Al notar la plenitud de nuestro invitado, Lucía casi dio un salto, dando palmadas con fuerza en el sofá. Él, por su parte, tanto a consecuencia del alcohol como de la excitación del momento, solo se limitó a cogerla con fuerza por la cintura y a intentar meterle el cipote hasta los huevos con tanta violencia y rapidez como podía.

Yo le cogí la cabeza a Jenny y la invité a que le comiese la boca a Lucía, en parte para acallar los chillidos de mi mujer y también los que ella iba a soltar, porque yo también quería volver a follármela con dureza al igual que había hecho horas antes. Así que aprovechando la confusión del momento y el alcohol en sangre, le escupí en el culo y le metí un par de dedos mientras me la follaba por el coño. Una vez noté que mis dedos entraban y salían con poca resistencia, saqué mi verga de su raja y, sin pensarlo dos veces y con su culo bien abierto, le hinqué plenamente mi rabo. El glande entró sin problemas, así que me dejé caer hacia adelante para penetrarla todo lo posible.

Mi plan funcionó, pues su grito quedó ahogado en la boca de Lucía, quien ya tenía su coño tan dilatado que era ella la que empujaba contra Alfredo hasta sentir sus huevos golpear en su clítoris. Jenny intentaba ponerme las manos de tope, pero le cogí las dos manos con fuerza mientras que con mi otra mano libre la atraía hacia mí para meterle toda mi polla dentro de su apretado culo. Así seguimos unos minutos más hasta que no pude aguantar más y me corrí en el interior de Jenny, quien agradeció el cese de mis acometidas y el torrente de leche caliente en su destrozado recto. Alfredo, por su parte, sacó la polla del coño de mi mujer y le enchufó la verga en la boca a la suya, quien ahora veía inundada su boca por el semen de Alfredo, el cual no pudo aguantar más en pie, pues le temblaban las piernas.

Al terminar, nos reímos bastante de todo lo sucedido, mientras cada uno estaba abrazado a su pareja hasta quedarnos dormidos desnudos en el sofá hasta el día siguiente. Desde ese día, mi mujer y yo nos aficionamos a ir a locales swinger y a hacer reuniones con amigos como Alfredo y Jenny.

La entrada Espectáculo lésbico en intercambio de parejas aparece primero en SexoEscrito.com.

PLACENTERO PLAN

La niñez de Vicente fui difícil pero nada comparado a su adolescencia, sus complejos aumentaron cuando entro tarde a la pubertad y más cuando su pene no se desarrollo mucho quedando acomplejado para siempre cuando se dio cuenta que sus 14 cm de erección estaban por debajo de la media, a los 16 años Vicente ardía en deseos por tener sexo......

PLACENTERO PLAN
La niñez de Vicente fui difícil pero nada comparado a su adolescencia, sus complejos aumentaron cuando entro tarde a la pubertad y más cuando su pene no se desarrollo mucho quedando acomplejado para siempre cuando se dio cuenta que sus 14 cm de erección estaban por debajo de la media, a los 16 años Vicente ardía en deseos por tener sexo. Pero no fue lo que el pensó que seria ademas por lo que se dedico a buscar un donante para poder cambiar su pequeño pene.


[GAY] [PENECTOMIA] [FANTASÍA] [PENE] [HUMILLACIÓN] [TORTURA] [MEDICO]


Categoria: Gay      Autor: DarkSoul & Lumbu




Vicente nació dotado de una gran inteligencia que fue con lo único con lo que la naturaleza lo doto, con una madre alcohólica y un padre adicto al trabajo fue el menor de 3 hermanos que vivían en un pequeño apartamento desde pequeño se vio acomplejado al tener una pierna más corta que la otra lo que lo impedía para jugar los juegos que los otros niños de su edad jugaban, lo burlaban y ridiculizaban, para defenderse se encerró en si mismo además  de desarrollar una malicia particular que con su grado de inteligencia se reforzó al máximo.

La niñez de Vicente fui difícil pero nada comparado a su adolescencia, sus complejos aumentaron cuando entro tarde a la pubertad y más cuando su pene no se desarrollo mucho quedando acomplejado para siempre cuando se dio cuenta que sus 14 cm de erección estaban por debajo de la media, a los 16 años Vicente ardía en deseos por tener sexo pero dado sus condiciones físicas, así como el tamaño de su pene le impedían dar ese paso hasta que por cuestiones circunstanciales se entero que una de las vecinas del edificio era prostituta por supuesto Vicente vio que era su oportunidad para perder su virginidad.

El sábado próximo se presento en casa de su vecina una mujer de unos 35 años, morena, de grandes senos y culo, tuvo que esperar a que su hija fuese a pasear con su abuela al parque, apenas se fueron Vicente que estaba espiando la viviendo toco a la puerta, la vecina despreocupadamente abrió la puerta para encontrarse con el adolescente parado frente a su puerta con una mirada de malicia en su rostro.

Vecina: “Hola Vicentito, ¡que deseas?”, pregunto ella de manera despreocupada.
Vicente: Hola vecina, puedo pasar necesito hablar algo importante con usted.
Vecina: ¡Claro pasa, deseas tomar algo!
Vicente: No luego, antes debo tratar lo que vine a decirte.
Vecina: Como quieras, toma asiento por favor y tú dirás.

Veras vecina, se que se dedica a la venta del placer y quiero dejar de ser virgen, por no tengo dinero para pagar por sus caricias, sin embargo sino accede a dejarme tener mi primera vez con usted, bueno me veré en la penosa necesidad de contar a lo que se dedica a los vecinos de este edificio que de seguro le obligaran a abandonar este departamento lo que sería malo para su pequeña hija, así que, ¿cuál es su respuesta vecina?

-Maldito hijo de Puta no sé cómo te enteraste pero no tengo más remedio que aceptar.

Buena elección vecina, ella me agarro de la mano con fuerza y se lo llevo a su habitación, una vez ahí, ella se comenzó a desvestir, al ver que no hacía nada, dijo ¿Qué no querías tener sexo, conmigo?, ¡pues qué esperas quítate la ropa! Vamos, que no tenemos todo el tiempo, apúrate.

Vicente con bastante vergüenza pero con mucha excitación comenzó a desvestirse, dudo cuando solo le quedaba su ropa interior, sin embargo termino por quitárselo, quedando desnudo, la vecina tuvo que morderse su labio inferior para no reír al ver el pequeño pene en erección de Vicente, pese a que trato de que no lo notara Vicente si se lo noto, generando un poco de enojo, pero pronto ella lo llamo, ni siquiera se la chupo apenas tomo su pene le corrió el prepucio hacia atrás, para revelar su glande, se abrió de piernas sobre la cama para guiar el pene del adolescente en completa erección hasta la entrada de su peluda vagina.

Ella lo jalo hacia ella tomándolo de las nalgas para hacer que la penetrara, pero para su humillación ella le pregunto “¿Ya está adentro?”, aquellas palabras se le clavaron en el corazón como si fuera un cuchillo ardiente, pero se guardo su enojo para comenzar con su mete, saca de la cálida cavidad de la mujer, mientras Vicente hundió la cabeza entre los grandes senos de la mujer para comenzar a gemir sonoramente unos segundos después hasta que se vino con grandes chorros de espeso semen en el interior de la mujer que ni cosquillas había sentido, mientras que el cuerpo de Vicente temblaba al sentir el mayor orgasmo de su vida hasta ese momento.

Lo hicieron otras tres veces, hasta que Vicente ya no pudo más, el se vistió y se fue apenas y cerró la puerta de ese departamento y escucho como la mujer comenzó a reírse sonoramente aquella risa fue lo peor que lastimo como nunca su orgullo de hombre, en venganza Vicente se las arreglo para difundir el rumor de lo que la vecina era, sin que nadie se enterara que él fue el que comenzó el rumor dando como resultado la expulsión de la vecina del edificio, ante el beneplácito de él, que juro en ese momento no querer saber nada de ninguna mujer.


********************

Vicente se graduó de Medico especializándose en cirugía plástica, trabaja en un hospital estatal, odia a las mujeres que quieren operarse solo por estética, es uno de los mejores especialistas del país en su campo, aunque el dinero no le falta vive en un edificio de clase media ahorrando la mayor cantidad de su dinero por un donante especial para una cirugía que quiere hacerse desde hace mucho tiempo, que fue la principal razón que estudiera medicina, él deseaba tener normal no el pequeño pene que tenía hasta ese momento.         

Había considerado varios candidatos a lo largo de los años pero ninguno había sido compatible con él, pero parecía que la suerte por fin estaba de su lado, hace  dos años llego un nuevo vecino a su edificio  su nombre es Ángel. Tiene 29 años ahora, mientras que Vicente 49 años, Ángel le llamo la atención por su cuerpo fuerte, en forma aunque sin músculos marcados, mide 1.88 metros de altura, cabello castaño, manos grandes, de pies una grandes, con un marcado paquetón genital sobresaliendo de su entrepierna con sus ajustadas prendas de ropa interior que usa.   



Ángel no tiene mucho vello corporal, salvo en axilas y púbico, lleva barba, por lo que había podido averiguar espiándolo el pene en erección de ese buen ejemplar de macho le media más de 22 cm en plena erección esa información le había tomado horas de una vigilancia constate pero que según Vicente había valido mucho la pena ahora solo hacía falta averiguar si Ángel era compatible con él para poder servir como donador.

            

A Ángel le encantaba la fotografía, viajar a lo mochilero incluso yéndose solo, la música, es simpático, masculino, confiado y hasta donde había podido averiguar Vicente iba a casarse pronto, tampoco era muy mujeriego, conociéndole solo una única novia. Su novia se llama Laura, es morena, mide 1.75 metros, delgada, guapa, cabello castaño rizado, ojos verdes. Es ingeniera, gana bastante más dinero que Ángel y al parecer se quieren mucho por lo menos hasta donde Vicente había podido averiguar.

En secreto Vicente entraba al departamento de Ángel cada que este no estaba para enterarse más de su vida también para robarle prendas, camisa, pantalones, calcetines, corbatas pero sobre todo ropa interior en especial la sucia para poder oler el olor de macho que sus abultados genitales y entrepierna producían, que excitaban mucho a Vicente, pero debía darse prisa la boda estaba cerca y no había conseguido la muestra que necesitaba para corroborar si él era un donante potencial.

Ángel tenía la costumbre de ir con Laura los fines de semana a un pequeño bar no muy lejos de su casa, por ese motivo Vicente contrato a unos golpeadores para que lo provocaran, la idea era que Ángel se enfrentara a golpes con ellos, para que estos lo golpearan en frente de su novia sin que pudiera hacer algo, no debían golpearlo mucho pero si lo suficiente para dejarlo fuera de combate.

El fin de semana llego rápido Ángel con Laura acudieron al susodicho bar, bebieron y pasaron un alegre momento sin saber que en todo momento estaban siendo vigilados al salir del bar ya de madrugada uno de los golpeadores con una cerveza la mano, fingió tropezar con  Ángel haciendo que la botella en su mano cayera, una cosa llevo a la otra, pronto Ángel había llegado a los golpes con ellos, Laura trato de impedir la pelea pero uno de los tres golpeadores la sujeto, Ángel pese a estar en buena forma poco pudo hacer para no quedar bien golpeado por dos de ellos hasta que lo dejaron casi inconsciente sangrando en el suelo a donde Laura acudió en su ayuda mientras los tipos se alejaban en la oscuridad.

Ángel herido en su orgullo como hombre al ser golpeado frente a su prometida no dejo que ella lo llevara al hospital en su lugar fueron a su apartamento, los vi llegar con el aun sangrando desde mi ventana, Laura lo dejo en la sala y corrió a golpear a mi puerta, fingiendo que dormía me tarde en abrir cuando lo hice Laura me conto con desesperación lo que paso para luego solicitarle ayuda a Vicente, el cual tomo su maletín que ya tenía preparado y fue corriendo siguiendo a Laura al departamento de Ángel que estaba aun sentado en el gran sillón de su sala.    

Ángel estaba aun sangrando de la nariz cuando Vicente llego a donde estaba, el lo ayuda a levantarse y llevarlo a la cama en la habitación, le dijo a Laura que espera a fuera, ayudo a Ángel a quitarse su ensangrentada camisa, también le ayudo a despojarse de su pantalón, Ángel que tendido sobre su cama solo en una ajustada ropa interior de color negro tipo slip liso (trusa), en la que se marcaba muy bien la forma tubular de su bien dotado pene, Vicente miro su entrepierna solo por un segundo pero deseaba seguir haciéndolo pero sabía que no podía sin levantar sospechas.

Lo reviso, pasando sus manos por toda la parte frontal de su torso, con algodones especiales paro la hemorragia, para luego discretamente guardar algunos en frascos estériles en su maletín, luego de inyectar a Ángel con un ligero calmante y darle algunos analgésicos, lo dejo ahí no sin antes escuchar un “Gracias doc”, de Ángel antes de salir de la habitación, al salir informo a Laura que al parecer no había nada grabé que pudiera detectar, el se retiro del departamento, para correr al propio para observar gracias a las cámaras espías que había dejado en la habitación de Ángel lo que podría estar pasando. 

Vicente podía escuchar y ver con mucha claridad lo que pasaba en la habitación de Ángel cuando Vicente encendió la pantalla ahí estaba Laura besando al acostado Ángel jugando con su abultado paquete genital por encima de su ropa interior, en la cual ya se notaba una fuerte erección, luchando por salir, Laura apenas separo sus labios de Ángel para quitarse su sexy vestido, no llevaba sostén, apenas una muy pequeña tanga que prono también se quito quedando desnudo ante Ángel que la observaba con los ojos inyectados en deseo.

Laura se subió de nuevo a cama, le bajo la ropa interior de a Ángel hasta las rodillas para luego sentarse a horcajadas sobre su pelvis, sus labios vaginales comenzaron a frotarse contra la dura erección de Ángel de la que ya salía una buena cantidad de liquido pre-seminal, mientras ambos se besaban con pasión mientras Ángel le apretaba sus lindos senos a Laura ella tomo su duro pene para guiarlo a la entrada de su sexo, para clavárselo de una solo sentón, hasta que los huevos de Ángel revotaron en sus nalgas.

Laura comenzó de inmediato a cabalgar a Ángel, los gemidos no se hicieron esperar, ambos gemían y resoplaban era evidente el placer que estaban sintiendo en ese momento, mientras eso pasaba Vicente observaba todo con excitación y rabia a sabiendas que Ángel era mucho más veril que él, tanto que estaba haciendo gozar como una puta a su prometida, le tenía celos, envidia, odio y rabia, pero si las muestras que ahora tenía en su maletín resultaba positivas pronto ese miembro que ahora hacia gozar a Laura pronto estaría en su entrepierna para hacer gozar a Ángel.

La pareja de joven continuaron en la misma posición por espacio de media hora ya con Laura arañando el pecho de Ángel con su cuerpo todo sudado después de haber llegado a tres placenteros orgasmo, Ángel la tomo de la cintura y le clavo su dura erección hasta el fondo lanzando un alarido de placer cuando su espeso semen comenzó a brotar de su gran pene llenando la cavidad vaginal de Laura muy en el fondo mientras ella también alcanzo un nuevo gran orgasmo, ambos quedaron rendidos sobre la cama con la vagina de Laura chorreando semen de Ángel, se quedaron dormidos abrazados, mientras Vicente planeaba oscuras maquinaciones para Ángel.


**********************

Vicente parecía estar de suerte, Ángel era compatible para el tipo de donación que él tenía en mente, el continuo espiando a Ángel se torno especialmente amable con él, e incluso no dijo nada de algunas situaciones incomodas, como cuando lo encontró desnudo en el pasillo,  cuando a  Ángel se le cerró la puerta una mañana cuando bajo por él periódico, o la vez que lo encontró unos pocos días después de la pelea del bar teniendo sexo con su prometida en las escaleras, incluso una noche que llego muy alcoholizado a su edificio le ayudo a abrir su puerta y lo llevo a su habitación.

Vicente no podía perder esa oportunidad, necesitaba hacer algunos otros exámenes y aunque estaba bastante alcoholizado, no podía perder esa oportunidad, le inyecto un calmante a  Ángel que dado su condición apenas y sintió el pinchazo de la pequeña aguja en su nuca Ángel apenas llego a su cama se quedo inconsciente en parte por la borrachera y en otra por la inyección en su nuca.

Vicente no perdió el tiempo despojo de toda la ropa a Ángel dejándolo solo en ropa interior, en la que se marcaba una semi erección involuntaria inducida por su profundo sueño en el que estaba, lo dejo ahí, para correr a su departamento y tomar su maletín que ya tenía preparado a la espera de una oportunidad como esa, regreso al departamento de Ángel asegurándose de que ninguno de los otros vecinos lo vieran.

Cuando regreso al lado de Ángel se lo quedo viendo por unos segundos observándolo dormir sin saber el peligro al que estaba expuesto, Vicente, termino por desnudar a Ángel, su mirada se poso sobre sus desnudos genitales observando sus grandes huevos como casi tocaban la cama colgando en el fondo de su escroto, su pene estaba casi en erección con su glande luchando por salir de la opresión de su prepucio, con la ayuda de su mano el glande por fin lo logro, sus ojos de Vicente se abrieron grandes al ver por primera vez  aquel moradito glande tan de cerca por primera vez.

La mano de Vicente se cerró sobre la dura erección de Ángel, para comenzar a masturbarlo lentamente, quería disfrutar de la dureza de aquel miembro viril, de su longitud de 22 cm, del glande subiendo y bajando de su glande, quería disfrutar de sentir como sus pesados huevos chocaban contra su mano cuando estaba bajaba hasta la base de aquella grandiosa erección, de pronto dejo de masturbarlo, se puso de pie para ir hasta su maletín saco un jeringa nueva la lleno de un medicamento y regreso de nuevo al lado de Ángel, le dio la vuelta para admirar por unos segundos su gran par de nalgas, para luego inyectarlo con aquel medicamento.

Esa nueva inyección serviría para hacer que su cuerpo procesara más rápido el alcohol, con eso Vicente buscaba poder extraer sangre de Ángel pronto, pero aun necesitaba esperar unas dos horas, era hora de un poco de diversión.

Vicente de nueva cuenta tomo el duro pene de Ángel, para de nuevo comenzar a masturbarlo su pene no tardo de nuevo a alcanzar la fuerte firmeza de hacia unos momentos Vicente entonces se inclino para meterse todo el hinchado glande de ese pene en su boca, sabia a orines y saladito algo que le gusto de inmediato, era un sabor agradable, comenzó a tragarse más de esa barra de carne hasta que se trago poco más de la mitad, mientras jugaba con sus huevos, sintiendo su peso sobre la palma de su mano izquierda, de pronto se escucho un leve gemido proveniente de Ángel.

-“aaaaahhh”.

Fuel más un suspiro, un acto reflejo que el cuerpo expresaba al sentir el placer que la mamada de Vicente producía en él, pero fue suficiente para que Vicente se sacara su erección de su boca, llevándose el mayor sobresalto en mucho tiempo, luego de reponerse del susto, Vicente sintió que era momento de algo de placer, después de todo hacía mucho tiempo que no tenia sexo, pura masturbación.

Vicente se desnudo por completo, para observar su erección que comparada a la de Ángel frene a él parecía la de un niño no la de un hombre de su edad, se masturbo unos segundos cuando sintió que su pene había llegado a su máxima dureza se aproximo al inconsciente Ángel, lo rodo para que quedase boca abajo le abrió las piernas para el colocarse entre ellas, con sus manos Vicente le abrió sus nalgas a Ángel, para descubrir su cerradito y oscuro ano, sin poderse contener se inclino para hundir su rostro en las nalgas de Ángel para comenzar a lamer aquella cavidad anal.
     
Vicente pasaba su lengua entre los pliegues del esfínter observando como este se movía como disfrutando de sus largas lamidas con su cálida lengua aquello duro unos largos minutos que le parecieron eternos a Vicente, cuando dejo de lamer, se coloco sobre Ángel, manteniendo separadas sus nalgas con sus manos, apunto su pequeño pene sobre el ano y empujo, no tuvo que batallar mucho para que su erección entrara por completo dentro de Ángel.

-¡AAAAHHHHH!   

Gimió Vicente, al sentir su duro pene dentro del culo de Ángel, por primera vez, era apretadito y cálido, muy superior a lo que se había imaginado, sin esperar nada Vicente comenzó a él mete, saca de forma frenética, apenas dos minutos habían pasando cuando sintió que estaba por venirse estaba más allá del punto de no retorno, se agito su respiración se hizo más pesada y entrecortada, hasta que de repente el pene de Vicente expulso un gran primer chorro de espeso semen dentro de Ángel que apenas y se inmuto por aquello.

-¡HHAAAAAAAAAAAAAA!     

Grito Vicente lleno de placer mientras su pene aun seguía arrojando chorro tras chorro de su cálida leche dentro de las entrañas de Ángel, cuando termino de eyacular Vicente cansado y todo sudado se desplomo sobre el cuerpo de Ángel, respiraba agitadamente pero estaba lleno de placer durante todo el tiempo que lo estuvo penetrando Vicente no dejo de pensar en lo que sería penetrar ese culito con ese gran pene pero unido a su entrepierna para el resto de mi vida.

Cuando Vicente se repuso, limpio lo mejor que pudo todo el desorden que había hecho, poniendo especial atención en limpiar todo su leche que ya brotaba del interior del ano de hombre llegando hasta sus huevos, luego de tomar las muestras que necesitaba extrayendo la sangre de la femoral Vicente se vistió, pero no hizo lo mismo con Ángel, ni siquiera le coloco su ropa interior lo dejo desnudo sobre su cama y se marcho.


***********************

A la mañana siguiente Ángel se despertó todo adolorido, con un fuerte dolor de cabeza, para encontrarse desnudo sobre su cama, conforme sus ideas se fueron aclarando recordó vagamente que su vecino el doctor Don Vicente lo había ayudado a entrar a casa, entonces supuso que él fue el que lo acostó y desnudo, en ese momento, sintió mucha vergüenza de que de nuevo aquel hombre lo viera desnudo, pero estaba agradecido por todas sus atenciones, tomo una larga ducho, desayuno y fue a tocar a la puerta de Vicente.      

Cuando Vicente abrió Ángel visiblemente apenado le extendió la mano para luego cuando las manos se entrelazaron decir.

“Gracias Don Vicente, estoy muy apenado con usted en verdad no sé cómo pagarle tantas atenciones, en verdad es un magnifico amigo”

¡Va!, no es para tanto, Ángel, hice lo que cualquiera hubiese echo en esos casos, ¿espero que no te molestara que te desnudara?, Ángel se sonrojo ante aquella inesperada pregunta, ¡No para nada!, Vicente continuo, ¡No te preocupes nunca lo comentare con alguien tómalo como un secreto entre paciente y su médico!

-¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!, ambos rieron sonoramente al mismo tiempo.

Luego de conversar por un largo rato, y ya con más confianza Vicente pregunto ¿Oye Ángel y no pensando en hacerte la Circuncisión?, Ángel de nueva cuenta se sonrojo ante aquella pregunta para luego responder con un simple ¡No!, Vicente insistió pese a la evidente incomodidad de Ángel, ¡deberías considerarla, yo te la podría hacer sin cobrarte, ahora que te vas a casar sería bueno además evitaría algunas infecciones a Laura! ¿Por qué no lo piensas?, prometo que lo pensare dijo Ángel, para luego marcharse.

Los días marcharon rápido desde ese día la boda cada vez estaba más cerca pero Ángel quería una última escapada de libertad le encantaba irse de muchilero por caminos varios siempre a la espera de encontrar agradables sorpresas en su camino para recorrer algunos lugares ya con el intinerario de lugares en donde se podía quedar en casa de gente que ofrece alojamiento, Vicente que pese a su edad se había vuelto su mejor amigo, le dijo que podía quedarse en una pequeña cabaña que tenía cerca de donde pensaba pasar en un apartado claro de un espectacular bosque.

Sin pensar en las consecuencias que podría atraerle Ángel acepto de muy buena gana el ofrecimiento de Don Vicente, algunos días más tarde se puso en marcha con una gran mochila a cuestas, se despidió de Laura y Vicente para perderse a lo lejos, sin saber que en todo momento estaría seguido por Vicente el cual ya tenía todo preparado para la siguiente fase de su plan que estaba a punto de poner en ejecución.      


*************************


El Viaje empezó con bastante normalidad hasta tres días de emprender la marcha justo casi cuando estaba por llegar a la ubicación que Vicente le había dado de la cabaña, luego de quedarse en casa de un hombre que ofrecía alojamiento gratis y acampar a las afueras de ese bosque, de pronto Ángel de la nada escucho un fuerte estruendo que provenían de motocicletas, antes de darse cuenta estaba rodeado por una pandilla de motociclistas que no lucían muy amigables.   

De pronto Ángel sintió un fuerte golpe en la cabeza, provocado por una macana que hizo que todo se le pusiera negro súbitamente, para cuando recobro el conocimiento Ángel, había sido despojado de toda su ropa con excepción de su ajustada ropa interior de color blanca que no dejaba nada a la imaginación de sus genitales por lo delgada que era la tela de su slip (trusa), estaba amarrado con los brazos extendidos lo mismo que sus piernas, amordazado en lo que parecía ser una cabaña, Ángel supuso que aquella cabaña era la de Don Vicente que esos pandilleros se la apropiaron pero eso en ese momento no era muy importante.

-¿Qué es lo pensaban hacer con él?, es lo que se preguntaba una y otra vez.

Mientras trataba de soltarse de sus fuertes retenciones pero le fue imposible soltarse por más fuerte que lo intento, luego de un rato dejo de intentar soltarse al ver que sus esfuerzos no llevaban a ningún lado, una hora más tarde una hermosa mujer de piel muy morena casi una mulata de ojos felinos de color verde entro en la habitación en donde Ángel se encontraba, ella se le quedo mirando mientras Ángel le gritaba cosas incomprensibles detrás de la mordaza que tenia.

-“¡Vaya, vaya, que tenemos aquí, creo que hoy no es navidad para semejante regalo!”, dijo la mujer.

Mientras comenzó acercarse hacia Ángel, que en todo momento la observo cómo no hacerlo era una mujer muy hermosa con grandes senos, estrecha cintura, alta, de largas y torneadas piernas así como una vagina que se veía era muy abultadita que se apreciaba por debajo de la pequeña tanga que conformaba el pequeño vikini que portaba, de color negro que no dejaba prácticamente nada a la imaginación.

Ella al llegar a donde estaba lo primero que hizo fue acariciar el desnudo torso del agitado Ángel, su mano fue bajando lentamente hasta el abultado paquete entre la piernas de Ángel que se sobresalto cuando ella poso su mano sobre sus genitales por sobre la delgada tela de su slip, ella hizo una mueca de malicia al ver la expresión del joven cuando todo sus genitales.

-¡Vaya Arma que traes cargada muchachote!, dijo la mujer mientras seguía acariciando su paquete.

Luego de unos segundos ella metió su mano dentro de la ropa interior de Ángel para agarrar su ya muy dura erección que luchaba por salir de su ropa interior, ella agarro su pene duro como una roca, para comenzar a masturbarlo de manera muy placentera unos momentos más tarde la ropa interior de Ángel ya estaba en sus rodilla con sus grandes huevos ondulándose entre sus piernas mientras la hermosa morena lo masturbaba mientras que al mismo tiempo se alternaba para succionar sus tetillas Ángel estaba sintiendo mucho placer.

De pronto luego de unos 15 minutos Ángel sintió que estaba llegando al punto de no retorno pero la mujer al parecer también lo sintió, y ante de que Ángel pudiera expulsar la gran cantidad de esperma que hervía en sus grandes huevos sintió como un fuerte rodillazo se impacto de plano en sus desprotegidos huevos haciendo que el placer se tornara en el más horrible de los dolores que él había sentido en su vida, nunca recibió un golpe de tal intensidad en sus grandes huevos, casi se desmaya de nuevo del dolor que estaba experimentando en ese momento.

Pero Apenas pasaron unos pocos segundos antes que de nueva cuenta la mujer comenzara a jugar con su erección aun muy dura pero su deseo de venirse de había esfumado por completo de nuevo la mujer lo llevo al borde del orgasmo que tanto deseaba, para de nueva cuenta darle un fuertísimo rodillazo en los huevos que lo volvió a sumergir en una tormenta de dolor, todo eso ante la mirada atenta de Vicente que observaba todo desde otra habitación, la mujer repitió el procedimiento cuatro veces y para la quinta Ángel estaba desesperado por venirse pero también aterrado por saber que pronto recibiría un nuevo brutal golpe en los huevos.

Esta vez no hubo rodillazo sino que Ángel si logro llegar al final, expulsando un primer gran disparo de su cálido semen lejos mientras la mano seguía subiendo y bajando por su dura erección, provocando que mas horros de su espeso semen brotaran de su pene con fuerza provocándole un fuere orgasmo como pocas veces había sentido en su vida.

La sensación de placer le duro poco a Ángel de súbito comenzó a sentir cómo era azotado con una gruesa faja de cuero por aquella mujer que no se detuvo hasta que todo el dorso, piernas y brazos de Ángel estaban enrojecidas de tantos impactos provocados por aquella faja, mientras Ángel gruñía con cada nuevo impacto de la faja sobre su piel.

Aquella sesión de azotes tardo quizás dos horas, cuando terminaron los azotes la mujer corto la ropa interior para dejarlo ahora completamente desnudo; Ángel ya estaba muy débil cuando sintió que era elevado por los aires, sus piernas fueron más separadas de lo que ya estaban, sus pies fueron colocados sobre dos trozos de tronco de unos 30 centímetros de diámetro por 30 centímetros de alto que no estaban muy estables, la mujer entonces coloco un barra de metal en el suelo justo por debajo de Ángel, en la punta de esta barra de metal un gran dildo de unos 45 centímetros de largo con un diámetro de 5 centímetros fue colocado, la mujer se aseguro que la punta del dildo quedase presionado contra el arrugado ano de Ángel que se estremeció al sentir a aquel intruso entre sus nalgas.

Una vez que se aseguro que estaba todo listo ella se enfilo hacia la puerta de la habitación ante la mirada desesperada de Ángel que trataba infructuosamente por la mordaza, ella antes de irse lo miro sonrió maliciosamente para luego decir.

“¡Que pases buena noche cariño!”
     
Luego cerró la puerta dejando a Ángel solo en la habitación sintiendo como el gigante dildo ejercía cada vez más y más presión sobre su esfínter anal, por cerca de media hora Ángel resistió pero aquello era duro ya no pudo mas debía descansar o los músculos de su ingle se desgarrarían, aflojo las piernas al tiempo que sintió que el glande del dildo penetro en su culo por completo, provocándole un gran dolor al no estar acostumbrando al sexo anal y menos con esa clase de enormes dimensiones.      

Ángel tenso sus piernas de nueva cuenta, solo para hacer que el enorme dildo saliera casi por completo pero no salió del todo, Ángel apenas pudo aguantas unos cuantos minutos hasta que de nuevo sus piernas flaquearon esta vez casi la mutad de ese enorme dildo se clavo en su culo haciendo que casi partiera su mordaza en dos de lo fuere que apretó sus mandíbulas al sentirse penetrado por semejante cosa, pero conforme pasaron los minutos el dildo solo hizo por resbalar dentro de él, sin que pudiera hacer nada para evitarlo.

Ángel se quedo dormido, sintiendo el enorme dildo dentro de él, con su ano, palpitando como si quisiera succionar mas de esa cosa dentro él, a la mañana siguiente, la mujer apareció de nuevo en la habitación esta vez acompañada de tres fueres miembros de la pandilla de motociclistas, los tres con máscaras que impedían verles el rostro, lo desataron y desmontaron del gran dildo, para darse cuenta que su ano quedo tan dilatado que fácilmente podría entrar un camión ahí, todo comenzaron a reír al percatarse de aquel suceso.

“JAJAJAJAJAJAJAJA”.

Aquello era la peor humillación que Ángel había sentido en su vida, pero aunque estaba hirviendo de la rabia poco podía hacer para acallar las risotadas de aquellos hombre y mujer, pues apenas tenía fuerza para mantenerse de pie, los hombres le amarraron sus brazos atrás de su cuerpo, mientras que la mujer amarro un delgado pero resistente cable con el que dio varias vueltas a sus geniales pasándolo por detrás de sus grandes huevos y pene de manera muy ajustada dejando una gran porción del cable sobresaliendo de sus genitales, la mujer lo uso a modo de correa y jalo de Ángel del cable hacia la salida de la cabaña.

Ángel apenas podía caminar su ano le ardía y aun no se había cerrado por completo, la mujer amarro el cable a una de las motocicletas, para luego gritar a todo pulmón, con la intensión que todos aquellos rudos hombres la escucharan y obedecieran su comando.

¡VAMONOS!

Todos subieron a sus motos para comenzar a avanzar para el horror de Ángel tuvo que empezar a correr detrás de la moto a la que lo habían sujetado si no quería perder sus genitales arrancados por la fuerza del caballo de acero, por lo menos le habían dejado sus zapatos de lo contrario aquello pudo ser mucho peor de lo que ya era, los motociclistas avanzaron por varios senderos de aquel bosque hasta llegar a una cabaña más grandes a varios kilómetros de la anterior, cuando los motores dejaron de rugir Ángel cayó de rodillas, su cuerpo estaba bañado en sudor, y sus huevos estaban hinchados palpitando provocándole mucho dolor.

El fue levantado del suelo para ser metido a la cabaña sostenido de los brazos por dos fuertes hombres en ese momento lo único que deseaba Ángel era morir, que acabase esa horrible pesadilla que estaba viviendo, recordó a Laura y en el dolor que le causaría cuando no regresara, se maldijo mil veces por emprender ese viaje estúpido que ahora tenía fatales consecuencias. 
       

*********************


Ángel estaba tan cansado luego de correr detrás de la motocicleta por toda la mañana que apenas  puso resistencia cuando lo colocaron sobre una fuerte mesa de madera, le desataron las manos y se las extendieron por arriba de la cabeza, su dorso quedo contra la parte de arriba de la mesa, sus piernas fueron abiertas para que pudieran ser amarradas a las patas de la mesa, sus tobillos y rodillas fueron sujetados con cuerdas a las patas, dejando a Ángel de nuevo sin posibilidad de moverse con una mordaza en su boca de nuevo. 

De pronto la morena entro y todos los hombres dejaron la habitación, Ángel estaba tan cansada que apenas noto las vueltas que ella dio admirando el cuerpo del joven boca abajo desnudo, de pronto Ángel sintió como le abrieron sus nalgas de nueva cuenta, su ano aun no había cerrado por completo no luego de pasar toda una noche con ese dildo dentro de su culo.  

De súbito Ángel sintió como la mujer paseaba su lengua por mis depiladas y blancas nalgas, hasta que sujetándole con sus rojas y enguantadas manos por su cintura, su lengua se posó sobre su aun abierto ano; eso, lo hizo estremecer, pero su pene se puso duro casi de inmediato. Por varios minutos, su lengua le lamió el esfínter. De pronto ella se puso de pie, y colocándose a su lado, le sujetó el pene, el cual comenzó a masturbar salvajemente diciéndole.

¡Has sido un niño malo y sucio, debes ser castigado!”


Ángel jadeaba, gemía aunque no enteramente de placer sino más como reflejo. Veía su guante frotar su pene y sentir el otro penetrando su ano con tres dedos. Luego un rato así, ella saco un arnés que se coloco el cual ostentaba un gran dildo sobre saliendo de su entrepierna, el cual restregaba entre las nalgas de Ángel mientras le mordisqueaba la oreja. Ángel sentía su lengua como una braza ardiente, y ella recibía el nerviosismo del joven bajo de ella. Ella sujetando con fuerza, pues deseaba ya comenzar con su tarea lujuriosa de penetrarme. Se coloco, de modo que mi culo estuviese a su disposición.


Con cuidado y maliciosa lentitud, fue introduciendo ese dildo por el aun dilatado ano de Ángel, mientras continuaba sujetándolo con fuerza de sus caderas. Una vez dentro, aquel falo de nuevo lastimo las aun irritadas paredes del recto de Ángel, mientras la mujer se revolvía sobre mi espalda con un ardor tal que parecía poseída por algún demonio,  no podía contener sus gemidos. Ángel por su parte también jadeaba, pero por dolor y humillación más que por placer, ella se movía hacia adelante y atrás tomando a Ángel con fuerza de la cintura.

 Ella lo penetró por varios minutos que con aquella fuerza que su lujuria le permitía tener, le abrió más las nalgas, y de algún modo acomodó aquel dildo frotándolo suavemente entre mis nalgas, para luego de súbito ser penetrado nuevamente esta vez llegando más profundamente dentro de las entraña de Ángel. Esta vez, era más doloroso,  ella lo estaba haciendo suyo de forma brutal. Y por tercera ocasión le había introducido un gran dildo que le colgaba con atrevido vaivén de su cintura.

La morena se subió a la mesa, para penetrarme como si fuera un perro poseyendo a su perra Ángel podía sentir el dildo llegarle a su estomago mientras ella le mordisqueaba su oreja derecha, las lagrimas recorrían las mejillas de Ángel que estaba impotentemente siendo violado de nueva cuenta por aquella mujer.


********************


Aquellas vejaciones continuaron por varios días, todas siendo observadas por Vicente que era el que movía los hilos, unos de esos días Ángel fue bañado por la mujer en una pulcra bañera con sumo cuidado poniendo especial atención a su pene el cual lavo hasta el último rincón y pliegue en especial en el interior de su prepucio.    

Luego Ángel fue llevado a un cuarto en donde solo había lo que parecía ser una mesa de operaciones, fue asegurado a ella, boca arriba, luego fue cubierto por mantas estériles como si lo fueran a operar aquello le estaba preocupando mucho a Ángel, cuando todo estuvo listo Vicente todo cubierto con una bata estéril, anteojos que no dejaban ver sus ojos con el cubre bocas ocultaba el resto de su rostro, unos zapatos especiales ocultaban su cojera por lo que Ángel no se dio cuenta que aquel hombre era Vicente.

El no dijo nada solo se coloco a un lado de Ángel mientras la morena que al parecer iba a fungir como su asistente, baño el pene de Ángel con un liquido marrón que servía para desinfectar, cuando termino Vicente tomo una jeringa e inyecto a Ángel en la base de su pene en semi-erección por tanto manoseo, luego le corrió el prepucio para inyectar directamente por debajo de su glande que le hizo dar un pequeño grito que el mismo se encargo de acallar casi al instante.

Vicente tuvo que esperar unos segundos para que el anestésico local hiciera efecto, cuando lo hizo el tomo un bisturí estiro la piel del prepucio, metiendo su dedo entre la piel y el glande con su dedo enguantado, luego acerco un afilado bisturí para cortar desde la parte superior del prepucio hasta la corona del glande produciendo un leve sangrando que la morena se encargo de controlar con unas gasas, Ángel apenas sintió el corte pero lo pudo ver, estaba pasmado con lo que estaba viendo, aquello no podía ser real pensaba para sí mismo. 

Luego con la ayuda de un pequeña tijera quirúrgica recorto las dos aletas de piel hasta que solo un pequeño trozo de esa piel quedaba unido a su pene Vicente tenía una mueca de malicia bajo el cubre bocas cuando corto el ultimo pedacito del prepucio de Ángel circuncidándolo para siempre, para ese momento Ángel solo lloraba en silencio sin decir nada, pero aunque él creía que todo había terminado aún faltaba algo más.

Ángel sintió un nuevo pinchazo de una inyección en su cuello a los pocos segundos sus cuello y boca estaban sin sensibilidad, Vicente le abrió la boca a Ángel para admirar su bien cuidada dentadura de relucientes dientes blancos de pronto una pinza metálica de reluciente metal pulido hizo su aparición para arrancarle el primer diente a Ángel le siguieron otro y otro, Vicente despojo de sus dientes a Ángel uno a uno, ante el terror absoluto del joven hombre que se vio sin ningún diente en cuestión de algunos minutos gracias a la pericia de Vicente.           

Vicente se encargo de supervisar la recuperación de Ángel por las próximas tres semanas todo por conducto de la morena que lo atendió personalmente puesto que ya no tenía dientes Ángel comenzó a ser alimentado con puras papillas que lo hacía sentir más humillado, lo días pasaron rápido Ángel se recupero rápido y cuando Vicente determino que ya estaba lo suficiente recuperado ordeno que comenzara la siguiente fase de su plan.      

Una mañana Ángel fue llevado a una habitación ante un muro del que sobresalían tres enormes penes en estado flácido, solo de verlas Ángel se imagino el tamaño que esos tres miembros podrían alcanzar en completa erección, la mujer saco una afilada navaja y le agarro sus huevos jalándolos por detrás de su cuerpo, Ángel tenía las manos amarradas cruzadas en su espalda, por lo que no podía hacer nada para defenderse, la mujer ordeno con voz de mando, “¡dales una buena a mamada a esos miembros si no quieres perder tus grandes huevos!”, Ángel ante el miedo de ser castrado por esa mujer se inclino y comenzó a lamer el pene del centro de las tres que tenia al frente.  

La mujer tomo del cabello a Ángel, para hacer que se tragara aquel pene que lamia que ya estaba casi en erección completa para ese momento, el duro pene casi se perdió dentro de la boca de Ángel que sintió arcadas cuando es erección le llego hasta la garganta aunque cerró la mandíbula por reflejo no le causo ningún daño a ese hombre por ya no contar con dientes, se escuchaban fueres gemidos y resoplidos del otro lado de la pared procedentes del dueño de esa erección que estaba gozando de la mamada que Ángel le estaba dando.

Ángel sentía mientras le daba una mamada a ese pene un fuerte olor a orina y sudor procedente de ese pene que llenaba su fosas nasales con ese penetrante olor, hasta ese momento Ángel solo había sido violado en ya múltiples ocasiones, hasta ese momento que Ángel sintió como dos grandes manos lo tomaban de la cintura, ni siquiera se dio cuenta cuando ese enorme hombre de no menos de 1.90 metros de altura se coloco detrás de él.

De repente sintió como de nuevo su ano era violado, penetrado por un dura erección hasta que sintió que unos enormes huevos chocaban contra los suyos propios, haciendo que Ángel de nueva cuenta apretara sus mandíbulas generando más placer al hombre al que le estaba generando la  mamada, mientras el hombre que lo estaba violando comenzó con un mete saca brutal que ya no le generaba dolor alguno a Ángel al estar su ano a ser sometido a circunstancias similares, mientras eso pasaba la morena le hacía tragar la erección de otro de los hombre frente a él, moviendo su cabezo de adelante y atrás jalándolo de los cabellos.                 


Aquel hombre se la metía entera, Ángel sentía como esa erección friccionaba sus intestinos, presionando su inflamada próstata, pero era extraño porque no le dolió, luego comprendería que  había logrado que su ano se dilatara lo suficiente para darle cabida a esa enorme erección, ya con el pene dentro suyo, su corazón se calmó un poco y perdió todo temor a ser desgarrado de nuevo, Ángel estaba siendo de ese hombre y estaba sintiendo un increíble placer, estaba disfrutando de ese hombre, de ese enorme animal en mis entrañas por increíble que pareciera en ese momento Ángel comprendió que había sido convertido en un putito por aquellos pandilleros.    


Ese hombre se vino dentro de Ángel  con fuerza, dando un gran alarido de placer mientras llenaba el interior de los intestinos de Ángel de abundante leche espesa que broto de sus grandes huevos,  cuando saco su pene, simplemente se subió su ropa para irse sin decir nada, mientras Ángel  continuaba ahora dándole una mamada al tercer pene frente a él, sintió la necesidad de evacuar algo por su ano y no pude contenerlo, sintió como sus muslos se mojaron, era el abundante semen que aquel hombre le había de dejado en su interior que había evacuado, ese hombre se vino dentro de él en forma muy abundante, su ano palpitaba y lo sentía muy dilatado, abierto , nunca lo había sentido tan abierto, se podría haber metido una botella por en ese agujero, lo que había tenido en si interior era incluso más grande y ancho que una botella de refresco.

También noto que se había corrido sin darse cuenta de su pene colgaba un espeso colgajo de su propio espeso semen, ni siquiera había sentido el placer del orgasmo, Ángel estaba completamente transformado ya no era un hombre sino un esclavo sumiso casi por completo. De Pronto la mujer hizo algo que hizo gritar de dolor a Ángel como nunca antes cuando con la ayuda de un hierro para marcar ganado al rojo vivo le abrió las nalgas para dejar una marca circular alrededor de su ano, tatuado para siempre a fuego que le hizo desmayar de dolor.      

Las violaciones se prolongaron por varios días más hasta que Vicente se convención que Ángel ya estaba listo para la siguiente fase de su plan era hora de que el mismo gozara de sentir violar a Ángel con su propio gran pene pero ahora en erecto sobresaliendo de su propia entrepierna.


***********************


Ángel de nueva cuenta fue llevado a la habitación que fungía como sala de operaciones de nuevo ese hombre que para Ángel era un medico estaba ahí a su lado, de nuevo estaba sujeto, todo el vello en sus genitales fue retirado por la morena, que estaba ahí a su lado también, Vicente tomo un bisturí electrónico, para hacer un corte directamente encima de donde sobresalía el pene de Ángel de unos 5 cm hasta que el instrumento toco la pare más baja de su pene mientras Ángel observa con horror y dolor pues no le habían aplicado un anestésico como la vez anterior en su lugar llevaba una mordaza solamente.

Luego Vicente hizo un corte circular alrededor de su pene, que extrañamente comenzó a ponerse duro, con la ayuda de unos forcep así como del bisturí eléctrico las heridas se ensancharon e hicieron más profundas las heridas en la entrepierna de Ángel, uno a uno los ligamentos y tendones que unían el pene de Ángel a su entrepierna comenzaron a ser separados de su cuerpo, Vicente trabaja teniendo cuidado de no cortar ningún nervio que no fuera esencial cortar.

Mientras tanto Ángel gritaba enloquecido de dolor y horror mientras veía como aquel hombre separaba su preciado pene de su cuerpo, luego de algunos eternos minutos el hombre corto la última porción de tejido liberando el pene de Ángel el cual levanto el sangrante miembro de su entrepierna separándolo de su cuerpo para siempre, para colocarlo en una bolsa que después coloco en una pequeña nevera con un emblema medico a un lado.

El cuerpo de Ángel temblaba preso de mas horroroso de los dolores con un gran hoyo justo por encima de sus huevos, Vicente rápidamente cerro la herida dejando solo sobresaliendo el tubo de un sonda en donde una vez se irguió el bien dotado pene de Ángel no había terminado de coser la gran herida cuando Ángel se desmayo por fin luego de sufrir un indescriptible suplicio como jamás imagino.

Cuando Ángel despertó se encontró de nuevo inmerso en lo pensó ser la peor pesadilla que había tenido en su vida, solo para darse cuenta que todo era real su entrepierna por completo estaba vendada casi parecía que tenía un pañal de lo gruesa que eran las vendas, solo el tubo de la sonda sobresalía de todos esas vendas, Ángel tardo casi dos meses en reponerse de su penectomia final pero en todo ese tiempo se la paso chupando pene de todos los tamaños, siendo humillado y torturado de todas las formas que a la mujer morena se le ocurrían.

Un día cuando ya estaba repuesto, ya sin los vendajes y sin la sonda con solo un agujero parecido al de su ano pero más pequeño sobre sus huevos, fue amarrado afuera de la cabaña con sus culito expuesto para que todo el que quisiera se aprovechara de él, más de uno de aquellos motociclistas lo hicieron en esa oportunidad Ángel se dio cuenta que aun podía sentir placer al venir pero solo si era penetrado, aunque sus orgasmos no eran tan intensos y agradables como cuando aun tenia pene aun sentía bastante placer cuando si espeso semen le chorreaba por sus huevos y piernas cuando eyaculaba.                  

Tres meses después de reponerse de su penectomia en los que se volvió en el más sumiso de los esclavos castrados fue dejado desnudo a las afueras de una población por los motociclistas, Ángel corrió detrás de las motos tratando de alcanzarlos pero no puedo una patrulla lo encontró llorando unas pocas horas más tarde, prono se averiguo quien era y que lo andaban buscando desde hacía seis meses con un reporte de desaparición, pronto Laura apareció en el hospital junto a Vicente que insistió en revisar su historial clínico aunque el bien sabia cual era este.    

Laura aunque apoyo a Ángel mucho, poco a poco se empezó a alejar de el eso hizo que el viviera desde entonces en una profunda depresión siempre siendo observado por su vecino sin saber que fue él mismo quien le hizo todo aquello y que su pene ahora vivía unido a su entrepierna, trasplantado por un equipo de profesionales en un hospital particular en el más absoluto secreto.

Vicente en todo momento fue un soporte para Ángel  cuidándolo, apoyándolo y ayudándolo a salir de su profunda depresión, poco a poco Ángel comenzó a sentir una gran afinidad por Vicente que no se resistió cuando fue el propio Ángel que lo beso, una cosa llevo a la otra y pronto ambos estaban en la de Ángel tan solo en ropa interior como cuando tenía sexo con Laura, besándose apasionadamente acariciando sus cuerpos.   

Era impresionante la habilidad que demostró con su boca Ángel, lamio el glande, la recorría con su lengua, le estaba haciendo desear más a Vicente, hasta que se le metió de una sola vez en su boca hasta el fondo, causándole arcadas, pero no se la saco. Luego de eso empezó a chupar como si se le fuera la vida en eso, Vicente gemía y gozaba con lo que estaba haciendo; estaba extasiado, sus gemidos se hacían cada vez más fuerte, y cuando se acercaba la hora de acabar paraba y dejaba unos segundos que se le pasara un poco y volvía a la carga, Ángel  le estaba propinando la mejor mamada de su vida a Vicente que no podía creer que Ángel le estuviera dando esa clase de mamada y placer sin reconocer al que una vez fue su gran pene ahora de 20 cm de largo.

Luego de un rato Ángel se puso boca abajo sobre la cama, alzando su hermoso par de nalgas, abriéndoselas con las dos manos para revelar su lindo ano a Vicente. El cual comenzó a
manosear su ano, le metió los dedos, en el centro de su bárbaro culito, bien paradito y duro.

Luego de un rato Vicente se acomodo sobre Ángel. Era la primera vez que Vicente iba a penetrar a alguien con su nuevo pene, y que practicar sexo anal, no tenía experiencia en eso, por lo que fue el mismo Ángel quien acomodo el hinchado glande de su pene sobre su ano, que estaba lubricado con saliva que él, le había puesto, empuje un poco y aquel duro miembro entro con bastante facilidad, para luego de que el glande entrara y un poco más, a lo que hizo que Ángel diera un pequeño grito de placer no de dolor, Vicente ya no se contuvo comenzó con un mete saca, que provoco que el mismo comenzara a gemir de placer.      

Luego de un rato Vicente se la saco nuevamente y se la volvió a acomodar otra vez, pero solo que ahora Ángel estaba sobre su espalda Vicente hizo fuerza para nuevamente penetrarlo, pero esta vez fui más allá, se la enterró hasta los huevos, Ángel  lanzo un fuere y hondo gemido su cuerpo lo aprisionaba y penetrándolo a un cálido ritmo, lentamente empezó a moverse y sus quejidos se fueron transformando en gemidos de placer, a la vez Vicente daba rienda suelta a sus instintos más salvajes estaba taladrando su ano como si la vida se le fuera en ello.  

Vicente lo estuvo penetrando en esa posición como 20 minutos, justo cuando sintió que su nuevo pene se  hinchaba más de lo que ya estaba una fuerte descargue de leche salió del hoyito de Ángel para bañar sus huevos que estaba siendo aplastados por Vicente en ese justo momento mientras Ángel gemía de placer Vicente también se corrió dentro de el por primera vez sintiendo un gran gozo como nunca antes, su orgasmo fue más intenso de lo que jamás había sido con su pene anterior.

Desde ese momento Ángel y Vicente son pareja, Ángel  sea vuelto un servil y putito hombre, mejor dicho eunuco que complace a Vicente en todas las perversiones que se ocurre practicar con él, incluso Vicente está considerando eliminar el último vestigio de hombría que quedaba en sus cuerpo es decir sus grandes huevos pero aun no se decide de llevar a cabo es otro “Placentero Plan”.



Gracias a Lumbu por su ayuda para esta Historia.       





Autor: DarkSoul & Lumbu       Mail: darksoulpgm@gmail.com

Mi Tío Me Hizo Conocer Los Ricos Placeres (1)

DE  REGRESO  A  PERÚ 

Recuerdo la primera vez que tuve sexo, fue casi a los 17 años, todos dicen que la primera vez es hermoso cuando lo haces con la persona que amas, pero en mi caso no fue exactamente así, mi primera vez no sería con un novio que amaba, si no sería con mi tío STEVE, así es, mi propio tío me quitaría la virginidad y me introduciría en el mundo de los placeres sexuales.

Me llamo Érica, soy peruana de nacimiento, nací en el departamento de Chimbote que se encuentra al norte de Lima capital del Perú.
A los 7 años dejé el Perú para transferirme a la hermosa Suiza, mi madre se casó con un Suizo y yo por ser menor de edad conseguí el pasaporte Suizo, unos años más tarde mi mama ayudo a mi tío Steve venir a la suiza pero él ya tenía 18 años así que solo le quedó encontrar una chica suiza para casarse y conseguir el pasaporte.

Al principio me era difícil por el idioma, en Suiza se hablan 3 idiomas: alemán, italiano y francés. Y nosotros vivíamos en el Cantón Zürich.
Sufrí mucho con el idioma pero con el trascurso de los años llegue a hablarlo a la perfección. Con el pasar de los años conseguí popularidad en la escuela Suiza aunque era una de las pocas latinas que había, fue gracias a mi desarrollado cuerpo.
Cuando cumplí 13 años mi cuerpo empezó a desarrollarse más que las otras chicas, sobre todo mis senos, crecieron mucho. Ya a los 14 años tenía la talla que tengo ahora, y eso era muy llamativo para los hombres, lo que me volvió la más popular y deseada de la escuela.
A mis 14 años sucedieron muchas cosas en mi vida, como la primera vez que empecé a fumar y tener mi primer novio, Después de eso seguí con mi vida, a los 6 meses mi madre me dio una noticia que no la esperaba, me dijo que viajaría a Perú por un asunto laboral, mi mamá estaba muy ocupada y pensó en mi además habían pasado 7 años desde que deje Perú, salte de Felicidad, por fin regresaría a Perú y me quedaría en Lima por un mes.

Lleve mucho equipaje, todos los encargos de mi mama, lleve mis mejores atuendos, quería impresionar, así soy yo, coqueta y vanidosa, me gusta estar siempre bien vestida y hermosa.
Mi padrastro suizo Albert me llevo al aeropuerto porque mi mama no podía, ya en el avión me puse a pensar en todo lo que me había pasado en estos 7 años en Suiza, ahora regresaría a mi tierra natal, después de dos horas llegue a Madrid y después tuve que esperar como 3 horas para tomar el vuelo directo a Lima, como había tanto que esperar, me fui a un bar a comer algo para después ir por un teléfono público para hablar con mis amigas, tenía que hacer algo si no me aburría.
Llego la hora, subí al avión y por suerte me toco con un niño como compañero de asiento y pude estar al lado de la ventanilla así podía observar el cielo
Muchas horas después me dio sueño y me quede dormida con la cabeza recostada a la ventanilla y cuando desperté ya estábamos sobrevolando Brasil, ya estaba en Sudamérica, unas horas después llegue por fin a Perú.

Cuando baje del avión, sentí una sensación muy agradable, después de recoger mis equipajes pude ver a mi tío Eduardo y mi tía Roxana que me estaban esperando.
Cuando llegué hacia ellos los abracé muy cariñosamente, después de tantos años sin verlos era muy lógico mi cariño, mi tío coloco mis pesadas maletas en el auto y nos marchamos del aeropuerto
Cuando llegamos a la casa de mis tíos, mis primos me recibieron gentilmente, habían crecido tanto, mi tía había preparado mi habitación, estaba muy ordenadita y agradable, esa sería mi residencia por un mes. A los días siguientes fui a visitar a mis demás tíos, tías, primos y primas, con dos de mis primos llegue a tener mucha confianza y con ellos me fui a varios lugares de lima, eran como mis guardaespaldas.
Después de dos semanas conocí a un amigo de mis primos que me pareció agradable pero claro no como los pretendientes de mi escuela que eran guapos.
Él se llamaba Matías y llegó a agradarme lo suficiente para agarrar confianza y después de 3 días mis primos me dijeron para ir a una discoteca y yo acepté y claro Matías también fue, aquella noche me divertí mucho, podía tomar lo que quería no había nadie que me lo impidiera, como a las dos horas Matías se me declaró y como yo estaba casi media ebria decidí aceptarlo, en parte también para olvidarme definitivamente de Ronald mi primer novio.

Todos mis primos se sorprendieron cuando me vieron besándome con Matías, no podían creer que tan rápido había sucedido, tal vez a ellos les sorprende pero para mí no, las suizas son muy liberales y como yo he vivido tanto años en Suiza… Aquella noche Matías se sentía orgulloso de tener una enamorada muy hermosa, cuando me besaba pareciera que se quería morir, para mí el estar con él fue una experiencia única, nuestra relación duró casi dos semanas antes que me regresara a suiza, durante esas semanas, descubrí que Matías era tan diferente a los demás chicos que conocía y esa diferencia me hizo sentirme diferente a la Érica que vivía en Suiza, esa humildad me hizo valorar muchas cosas, cambió muchas cosas en mí.

El último día Matías lloró porque dejaba el Perú, él se había enamorado locamente de mí, y todo eso me puso sentimental, le dije que algún día regresare otra vez al Perú, Matías me abrazó tiernamente y me dio nuestro último beso. Al día siguiente tomé el avión y regresé a Suiza.

En los meses siguientes traté de estar en comunicación con él, le decía que posiblemente viajaría entre dos meses y él se alegraba, tenía esa esperanza pero lamentablemente no sucedió estuvimos en comunicación pero lamentablemente la distancia y el tiempo son enemigos en una relación a distancia, poco a poco dejé de comunicarme con él.

Varias de mis amigas me decían que lo que me había pasado solo era una aventura y con el pasar del tiempo deje de pensar en Matías y a los dos meses un día que estaba con una amiga en un bar café llame a la casa de mi primo Erick y le dije que le dijera a Matías que nuestra relación ya no daba para más y que todo se había acabado. Mi primo le dio el recado a Matías y él se puso a llorar, no había perdido la esperanza y mis palabras termino con todo, fue lo que me conto mi primo cuando lo llame otro día, al principio me dio pena pero después me olvidé de él.

Así pasaron los meses y años hasta que cumplí 16 años y mi cuerpo empezó a tener la forma que tengo ahora aunque era más pequeña pues media 1.67, también mi trasero desarrollo su forma actual, había desarrollado un cuerpo muy lindo pues no tan solo soy hermosa si no que mis senos son grandes y mi trasero es formadito y paradito como les gusta a los hombres, y ese gran desarrollo fue lo que llamó la atención a Steve mi mismísimo tío.

Steve era una persona que le gustaba la buena vida y la libertad, por eso cuando llego a tener el permiso de estancia en Suiza no paso poco y se divorció de la mujer con la que se había casado después de todo eso comenzó a disfrutar la vida loca, tenía varias mujeres a veces hasta tenía una relación con dos y hasta con tres mujeres claro duraba hasta que una de ellas lo descubriese, Ninguna relación que tenía duraba tanto hasta que conoció una hermosa italiana con la que duro más que las otras, Cinzia era una hermosa rubia, pero todo tiene su final y después de un año de relación todo se acabó y fue en ese época que comenzó a fijarse en mí, mi cuerpo ya no era el de una niña si no el de una completa mujer, fue ese cambio en mí que él comenzó a verme con otros ojos, ya no como su sobrina, si no como toda una mujer y yo me di cuenta de todo eso cuando me lo demostró.

Yo tuve una relación de enamorados con un hermoso suizo 3 meses después de haber cumplido 16, Nick era un suizo muy guapo tenía unos hermoso ojos azules, un bello rostro, físicamente era un hombre como deseamos casi todas las mujeres, Pero a pesar de su físico no era tan dulce como lo era Matías, y por supuesto mi tío Steve no lo veía con buenos ojos a Nick, sentía envidia porque estaba conmigo, y a veces que venía a mi casa Steve me encontraba con Nick besándonos en el balcón.

Steve a veces no podía disimular su cólera y nos mandaba indirectas, a veces él hablaba con mi madre por la relación que tenía, pero para su mala suerte Nick era querido por mi mama.
Pero como nada es perfecto 4 meses después Nick me engaño con otra y lo supe nada menos por Steve, que lo vio con esa besándose por el lago de Zürich, el muy genio le tomo varias fotos.
Cuando Steve me entrego las fotos me sentí desilusionada y dolida por la traición de Nick, cuando lo encontré el muy descarado actuaba como un romántico, diciéndome dulces palabras pero cuando quiso besarme yo le detuve y le entregue las fotos, Nick se quedó frio de la impresión y cuando me miro le di una cachetada con todas mis fuerzas, le dije que fue una amiga quien tomo las fotos, no le dije la verdad.

Nick me pidió perdón pero de nada servía así que le di otra cachetada y lo deje para siempre, con eso Steve se ganó más mi cariño y confianza y a los días después, yo estaba en un parque sentada descansando de mis ejercicios, había corrido por más de media hora, cuando Steve me llamo al celular y le dije que estaba en el parque, él dijo que no me fuera que en unos minutos llegaría yo le dije ok, a los casi 10 minutos el llego.

Steve cuando me vio con la vestimenta de deportista se detuvo un momento impresionado de como la licra apretaba mi delicioso cuerpo, el trato de disimular pero sus ojos lo traiciono, pero no lo di importancia, nos dimos los 3 besitos de bienvenida y se sentó, nos pusimos a conversar, me pregunto, como estaba después de lo sucedido con Nick y yo dije que ya no me importaba ese idiota a pesar de haber tenido una relación de 4 meses con él, para mí no valía la pena derramar una sola lagrima por él, yo era fría en ese momento, además ahora estará con esa, Steve me dijo que no permitirá que nadie se burle de mí y yo lo agradecí y lo abrasé, fue en ese momento que él me tomo de la nuca y quiso besarme, yo inmediatamente lo detuve y me separe de él, no podía creer que Steve había intentado besarme, pero él decidió desfogarse y lo dijo todo

— Érica, me siento ¡Locamente! atraído por ti — yo me quede fría cuando dijo esas palabras, me dejó perpleja
— ¿Que has dicho? Steve, tu eres mi tío, hermano de mi mama, tú me has visto crecer como puedes siquiera sentir ¡Atracción! por mi yo soy tu ¡SOBRINA! — Exclame
— Pues ya dejé de verte como mi sobrina, ahora te veo con otros ojos y te deseo Érica, me quitas el sueño todos los días

yo no podía creerlo, pensé en ese momento que estaba soñando, pero era la realidad y Steve trataba de acercarse para besarme pero yo no me dejaba, a pesar de la loca actitud de Steve, yo lo quería mucho porque es mi tío, por muchos años vivimos juntos en Chimbote, él era más como mi hermano que mi tío, así que para mí no era fácil ese momento, si decía todo eso a mi madre ocurriría un terremoto familiar, y yo no quería eso pero no podía negar lo que Steve quería conmigo, así que me separe de él y le dije que no le iba a decir nada a mi madre y que se olvide de ese deseo aberrante.

Ese día fue el más difícil de mi vida, estuve tan pensativa por lo sucedido, ni siquiera pude comer y me fui temprano a dormir a mi habitación, no pude dormir, estaba que pensaba y pensaba, no podía quitarme de la mente las palabras de Steve, me preguntaba ¿qué hice mal? yo nunca le di algún motivo, pensé que solo era eso un deseo sexual porque tenía un cuerpo deseable pero ni lejanamente eso era motivo para que Steve quisiera algo conmigo.

Desde ese día comenzó lo difícil, Steve al saber que yo no iba a hablar, siempre intentaba algo conmigo en cada ocasión que se le presentaba, Cada vez que había una reunión y él estaba ahí, me comía con los ojos, ¿qué pasaría por su mente?, yo siempre me sentía incomoda pero trataba de ignorarlo
Así estuve por varios meses, a veces lo llamaba al teléfono y el aprovechaba para decirme que me extrañaba y que me deseaba, pero yo era fuerte e ignoraba sus palabras, lo trataba como era, mi tío, en las ocasiones que estábamos solos en alguna fiesta o reunión, me devoraba con la vista, me decía que estaba hermosísima, que tenía unas enormes ganas de besarme, de sentir mis labios juntos a los suyos, pero yo le aclaraba que eso jamás sucederá.
Todo se volvería peor cuando él se vino a vivir a mi casa, todo se volvió peor para mí, pero aun así valientemente me defendía de sus palabras

Por unos meses su acoso disminuyo y yo pensé que se había arrepentido de ese aberrante deseo pero me equivoque, me confié de él y en una noche que ni mi mama, ni mi hermana pequeña, ni mi padrastro estaban en casa, Steve volvió a querer besarme pero esta vez yo le di la cachetada más fuerte que haya podido dar pero ni aun así el dejo de decirme cuanto me deseaba incluso me dijo que podíamos irnos a otro país a vivir juntos tanto con el dinero se puede todo, yo le dije que era un enfermo al pensar eso, nunca estaré contigo Steve le dije gritando, Otra en mi lugar lo habría denunciado pero yo no lo hice por temor a lo que hubiera ocurrido así que tuve que vivir así por medio año, hasta que un primo vino de Perú y cambiaria todo.

Mi primo Erick el que le dio mi mensaje a Matías, ahora él estaba en Suiza, mi primo vivió con nosotros hasta que pudiese mantenerse solo y yo me sentía feliz porque gracias a él, Steve dejo de acosarme porque Erick era mi fiel acompañante pero Erick no era igual a Steve
El jamás se fijaría en mí, es más Erick me quería como a una hermana y yo igualmente, incluso le presente algunas amigas mías y Erick llego a enamorarse de una de ellas con la que tuvo una relación pero antes que eso sucediera, la llegada de Erick me hico recordar a Matías y en los 2 meses siguientes volví a ser aquella Érica sentimental de Perú.
Poco a poco recordaba lo bien que pase en Perú y mi primo me convenció para que yo hablase con Matías otra vez y después de más de dos años volví a hablar con él.

Hablamos por más de una hora y al hablar con él me hico sentir feliz me hico olvidar las cosas malas y por supuesto le pedí perdón por como acabo nuestra relación, felizmente el me perdono y me pregunto ¿cuándo venía a Perú? yo le respondí que no se… pero ahora que hablo contigo, tengo ganas de regresar otra vez a Perú y así sucedería.

Durante un mes planee como haría para viajar porque en esos momentos estaba ocupada en mi trabajo como recepcionista de un lujoso hotel, busque una fecha adecuada y la encontré, podría viajar a Perú a inicios de febrero del 2002 y quedarme un mes.
Le dije a mi madre que viajaría a Perú en febrero y que regresaría en marzo justo cuando entrara a trabajar al hotel, ella estaba de acuerdo y yo planee todo lo necesario para ir.
Mi primo Erick y Steve comenzaron a frecuentarse, salían juntos a la disco con otras personas y claro Steve le enseñaba como conquistar una bella Suiza, ellos frecuentaban las discos latinas que son muy frecuentadas por las chicas Suizas.
Yo sabía que si le contaba la verdad a Erick de lo que quería Steve conmigo ya no lo frecuentaría y tal vez se peleara con él, por tal motivo nunca le conté la verdad a Erick.

Cuando hable nuevamente con Matías me dio una terrible noticia que me hico sentir muy triste, Matías viajaría a argentina a vivir con su madre y hermanos que estaban allá, su viaje seria el 2 de febrero, esa noticia mato mis esperanzas y aquel día decidí si viajar o no y al final decidí que si lo haría porque ya tenía todo listo, además quería despejarme y disfrutar del viaje.

Llego el 1 de febrero, mi primo me acompaño al aeropuerto y nos despedimos, cuando llegue al Perú me recogieron mis primas Sandra y Susana, en esta ocasión viviría en la casa de otros de mis tíos, mi tío Alejandro, su casa era grande y acogedora, ellos habían preparado una habitación para mí, acomode mi vestimenta en el armario y ordene mis demás cosas, al otro día fui a visitar a mis demás tíos, tías, primos y primas.
Una semana después iba a ver una fiesta por el cumpleaños de uno de mis tíos, mi tío Mario y aquella noche habría una sorpresa que nunca me la espere.

Como a las 12 y treinta tantos apareció nada menos que mi otro tío, el que menos me lo esperaba, ni más ni menos que STEVE, todos se quedaron sorprendidos porque nadie sabía que el vendría y yo menos, Steve dijo que quería sorprenderlos a todos y lo logro, yo me sentí diferente a los demás y dije en suizo alemán
— “Cómo pudo venir, yo nunca me había enterado que el también viajaría”
Su presencia me incomodaba y me Salí de ahí pero a la media hora tuve que regresar y me percate que no estaba solo, había viajado con un amigo búlgaro, Sven su más fiel amigo de locuras, cuando me vio, me dio mis tres besitos y le pregunte como habían hecho, pues yo ni sabía nada y él dijo que todo lo planeo Steve
ellos estarían en Perú por un mes, habían alquilado un departamento por Barranco un distrito de lima y también un auto, yo me sorprendí más con lo que Sven me decía, Steve lo había preparado muy bien, deje de hablar del tema y le pregunte a Sven si había visto una chica que le gustaba y él me respondió
— “Sí que hay una que me gusta y eres tu Érica” — su respuesta me hizo sonreír tal vez me lo dijo porque yo estaba vestida muy sensual tenía una blusa con tiras dejando apreciar una parte de mis bellos y grandes senos
— “gracias Sven, pero debe haber una que al menos te llame la atención” — dije sonriendo
— “la verdad no hay nadie que te supere o la menos que este cerca de ti”
Me reí por lo que me dijo y en ese momento se acercó Steve y dijo a Sven que traiga varias cervezas y el hizo caso y Steve y yo hablamos pero en Alemán Suizo para que nadie nos entienda a excepción de Sven claro
— “Nunca pensé que vendrías a Perú de sorpresa”
— “La verdad que tuve un tiempo libre en el trabajo y decidí aprovecharlo para venir al cumpleaños de mi hermano y claro convencí a Sven para que me acompañara”
— “Bien pensado Steve, pero no te creo nada, tú has venido porque yo viaje acá”
— “¿Eso es lo que piensas? Érica”
— “Por Supuesto Que Si”
— “Aunque no creas, no vine por ti, vine porque tenía tiempo libre, además quería asistir al cumpleaños de mi hermano”
— “Pues sigo sin creerte”
— “Bueno si quieres créeme, total no me importa”
— “Ojalá así fuera”
— “Pero ahora que te veo, no sabes las enormes ganas que tengo de sentir, saborear tus ricos labios, wuauhh… estas hecha toda una ricura, preciosísima mi princesa”
— “Y yo pensé que tendría paz en Perú”
— “Bueno mi princesa te tengo que dejar, nos vemos en otra ocasión”
Steve se fue hacia mis tíos y yo me retire, me fui a la azotea a fumar un cigarrillo.
No podía creer que ni siquiera en Perú, podría estar libre de Steve, su presencia me incomodaba enormemente, pero me dije a misma
— no hacerle caso a ese ¡Asqueroso Enfermo! y sigue con tus vacaciones, ¡Diviértete! Érica.
Todos los días salía con alguien de mis primos, quería disfrutar mis vacaciones, a veces salía con mis primas o primos, a la discoteca, Al centro de lima, al mar, al zoológico, al campo, hacia cualquier cosa.
Me llegue a enterar que Steve había viajado al departamento de Chimbote al norte de Perú a visitar a otro de mis tíos
— ¡Qué Bien! — me dije a misma aunque después de aquella noche que llego no lo había vuelto a ver, así que me daba igual si Steve estaba o no en Lima.
Yo vine a divertirme, no me perdí ningún evento, Los días pasaron hasta que llego el 14 de febrero, el día de los enamorados y de la amistad y yo me sentí un poco triste al pensar que ese día lo hubiera pasado con Matías, pero decidí no bajar la moral y divertirme que a eso vine, mi mejor prima, Susana con la que tenía más confianza me dijo que un grupo de cumbia se presentaba en un complejo municipal que se encontraba a una hora de camino de la casa , dijo nos divertiremos y yo dije ¡Estupendo! cuenta conmigo esta noche bailamos hasta las últimas, Susana estaba emocionada y lo que me dijo después me dejo muda por unos segundos.

Steve había llegado a Lima y se enteró del concierto, y nos invitó para divertirnos y claro mi prima Susana había aceptado y yo no podía negarme así que le dije que será fabuloso.
Me puse a pensar si estaba haciendo bien al ir al concierto junto a Steve pero yo no estaría sola estaría acompañada de Susana y además estaría Sven y Steve no podría hablarme en otro idioma porque Sven lo entendería, así que dije
— Steve no podrás incomodarme jajá
Unas horas antes me aliste para la noche como hacía calor no usaría un jeans, así que usaría una faldita y una blusa, después de bañarme me seque mi cabello y me hice un hermoso peinado, cabello suelto con semis ondas, como a mí no me gusta maquillarme tanto, use solo lo necesario, a mí no me gusta pintarme de color los labios, solo me gusta usar un labial brillante, en el resto de mi rostro me gusta estar casi natural, solo use un poco de maquillaje en mis mentones.

Después de estar lista, yo y mi prima salimos de la casa y al poco tiempo llego Steve con Sven y me di cuenta que Steve al verme me devoro con los ojos, total eso era lo máximo que podría hacer, nos subimos al auto, yo no quise sentarme en el asiento delantero así que me senté atrás con Susana y cuando estábamos por partir llego mi primo Manuel y nos preguntó dónde íbamos, Steve le dijo a un concierto de un grupo de cumbia y me sorprendió al invitar a Manuel pero como él estaba vestido deportivamente dijo que no pero Steve le insistió que así estaba bien además pagaría por nosotros y Manuel acepto, se subió y nos fuimos con dirección al concierto de cumbia.

Como a la hora llegamos al complejo municipal, había mucha gente y claro los hombres que pasaban no dejaban de verme, uno incluso llego hasta mandarme un beso volado, Steve pago la entrada, el complejo municipal era enorme, era un enorme parque cerrado, el grupo de cumbia estaba alistando todo para dar inicio al concierto, Steve encontró un buen lugar, una mesa con varias sillas, nos sentamos y minutos después ellos se fueron a comprar las bebidas, después regresaron con dos cajas de cervezas de 12 botellas cada una, estaban heladitas justo como se necesitaban y a los minutos inicio el Concierto y nosotros comenzamos a bailar cuando se acabó la primera caja yo y Susana nos fuimos hacia lo más cerca del estrado y claro Steve y Sven se acercaron a nosotras mientras que Manuel se quedó sentado con las cervezas en la mesa.

A mí me gusta casi todas las clases de música, a pesar de vivir en Europa no ignoraba, la cumbia peruana o como otros peruanos que porque ya están en Europa se olvidan de donde vienen, solo son unos acomplejados, pero yo no, yo sí que disfruto, en momentos bailaba con Sven y después con Steve, pero él no podía hacer nada más que comerme con los ojos. Jajá me hacía gracia que no pudiera decirme lo que quería, aunque en momentos me empujaba hacia atrás para distanciarnos de los demás, pero jajá yo lo detenía, una hora después se acabó la otra caja y Steve saco de arranque tres cajas, ahora si durarían hasta el fin.

A pesar de ser mujer tengo una buena resistencia para el alcohol, aunque jamás había tomado hasta quedarme acostada sobre el suelo, pues en suiza no podría hacerlo pero en Perú sí, porque no había nadie para controlarme así que esa noche tome como nunca hasta ese momento pero en cambio mi primo Manuel ya estaba borracho y se estaba durmiendo.
Yo le desperté y el aviso que se regresaría a su casa, Steve le dio dinero para que tomara un taxi pues había tantos en la entrada del complejo, Steve lo acompaño a tomar el taxi mientras que nosotros seguíamos bailando, en algunas oportunidades algunos chicos se me acercaban para pedirme para bailar pero yo les decía que no, que estaba en grupo.
de los 4 chicos que me pidieron solo uno parecía agradable físicamente, a la media hora el concierto acabo pero la fiesta seguía hasta las 2 de la mañana después de otra hora solo quedaba media caja, yo ya estaba casi ebria pues había tomado bastante pero igual me daba cuenta de todo, Susana en cambio ya estaba borracha y como a las 2 de la madrugada la fiesta se acabó, pero Susana aun quería seguirla y yo también así que Steve nos dijo para ir al departamento que había alquilado y que allá había suficiente trago para seguirla, yo dude un poco pero como Susana quería seguirla de todas formas, dijo
— Que Estamos ESPERANDO…
Aunque Steve estaba ebrio manejo sin problemas hasta el distrito de barranco y después de estacionar el auto en la cochera subterránea, Steve tuvo que levantar a Sven que se había quedado dormido, lo ayudo a ir al ascensor, yo y Susana habíamos tomado tanto que nos pusimos a cantar en el ascensor hasta llegar al último piso donde estaba el departamento

Aquel departamento era acogedor tenía 3 habitaciones, un baño, una cocina y una sala, Steve dejo a Sven en su habitación y nosotros 3 la seguimos con la fiesta, como el departamento se encontraba en el último piso podíamos hacer toda bulla que queramos, más aun que en el piso de abajo no había ningún departamento alquilado, Steve había escogido un buen lugar para hacer pequeñas fiestas, punto para él. Steve saco varios tragos, ya nada de cerveza y puso música criolla, y minutos después nos pusimos a tomar, cantar y bailar

Como a la media hora Susana ya no pudo más y se fue de frente al baño a vomitar, su resistencia había cedido, yo entre a ayudarla al poco rato su celular timbro y era su enamorado que la estaba llamando, después que hablaron Susana pidió a Steve que si podía llevarla, y él dijo que sí, pero y yo como quedaba pregunte, Susana dijo
— quédate a dormir acá total hay una habitación más
— está bien… Nos vemos mañana primita
Nos dimos nuestros besitos de despedidas pero antes que Susana se vaya, Steve me dijo cuál era la habitación donde dormiría y después de eso me despedí de Susana y se fueron, A los minutos que se fueron, me fui al baño a refrescarme el rostro, me di cuenta que mis ojos estaban medio rojos pues había tomado como nunca lo había hecho hasta ese momento, pero a pesar de eso nunca vomite como Susana, pero después que Salí del baño por poco y me caigo, a cada paso podía caerme, cuando abrí la puerta de la habitación estuve a punto de caerme si no me agarraba fuertemente de la manija de la puerta, una vez adentro cerré la puerta y le di dos vueltas al seguro
Abrí la ventana para que entrara aire y me lancé a la cama, ahí me di cuenta que tanto había tomado, la cabeza me daba vueltas miraba el techo y se movía, jamás había tomado hasta ese límite y al poco rato me dormí, así con toda mi vestimenta puesta, Aquella noche sucedería lo que jamás hubiera pensado que ocurriese.

No sé cuánto tiempo había pasado desde que me había dormido, una hora tal vez media hora, 20 minutos, no lo sé exactamente, cuando de pronto sentí una voz en mi oído que a cada segundo iba creciendo hasta que me despertó y me quede impresionada de lo que vi.
Steve estaba a mi lado, estaba acostado en la cama conmigo, estaba adentro de la habitación donde estaba durmiendo
— ¡Steve! ¿Cómo entraste a la habitación? yo le di vueltas a los seguros
— Yo tengo las llaves de todas las habitaciones
— ¿Cómo te atreviste a entrar? ¡LÁRGATE! de aquí, ¡FUERA! de la habitación — le grite muy fuerte pero él ni caso me hico
— Érica como podría irme, si te tengo tan cerca a mí, puedo sentir el perfume de tu piel
— Si no te ¡LARGAS! De inmediato voy a gritar hasta que Sven se levante — lo amenacé
— Sven no se levantará, él duerme como una roca, en algunas borracheras que hemos tenido nunca se levantó ni por mas bulla que había
Steve me había tomado de la mano reteniéndome en la cama además su peso casi sobre el mío me impedía de levantarme, su boca estaba a unos centímetros de los míos pero yo voltee mi cabeza para que no me besara
— Steve ¡Déjame! vete De Mi Cama — en ese momento lo mire directamente a los ojos y le dije
— O juro que contaré, todo lo que has hecho hasta este momento a toda la familia y veras el terremoto que sucederá
— no creo que lo hagas Princesa, has tenido tanto tiempo para decirlo y no lo has hecho y la razón es simple, porque en el fondo yo te gusto
— Estas Completamente ¡Chiflado! si crees que me gustas, yo no he dicho nada por temor a lo que puede suceder pero esta vez has sobrepasado todo limite, ya no me importa lo que pueda suceder así que mejor LÁRGATE inmediatamente de mi habitación — esta vez lo dije con énfasis, ya no me importaba el terrible terremoto familiar que ocasionaría diciendo la verdad de Steve
— Cuanto más te rehúsas más te ¡Deseo! Érica
— eres un ¡Asqueroso Enfermo! Steve, fijarte en tu propia sobrina, a quien has visto crecer, debes de tener excremento en la cabeza — lo dije con rabia
— ya no te veo con los ojos de antes, tú ya dejaste de ser una niña, eres toda una mujer, muy hermosa y deseada
— pues debes de tener ¡Cataratas! en los ojos al mirarme con lujuria
— sabes Érica, la única razón que tuve para venir al Perú, fuiste tú, yo vine solo por ti, te extrañaba tanto, extrañaba verte, no pude quedarme en Suiza mientras que tú estabas acá en Perú ahora comprendes cuanto me vuelves Loco
— y tu decías que no, ya sabía de antemano que habías venido a Perú solo por mí, y claro hoy día viste una oportunidad y la aprovechaste pero lo único que conseguirás será tu final
— Érica, porque te esfuerzas a negar lo que deseas en el fondo o acaso soy feo para ti
— claro que no eres feo, eres guapo pero eres mi tío
— que importa que yo sea tu tío o tu mi sobrina después de todo eres una mujer y yo un hombre que quiere enseñarte los placeres…
— tal vez tu ignores que soy tu sobrina porque tienes esa Horrible Obsesión conmigo pero yo jamás podría ignorar el que seas mi tío, así que por favor suéltame y vete de mi habitación
— sabes Princesa, me moría por estar a solas contigo, cada vez que te veía, te deseaba locamente y esta noche estas hecha toda una lindura y por fin te tengo tan cerca de mí, Érica déjate llevar y veras que te haré disfrutar, gozar de tu cuerpo, no te vas a arrepentir de los placeres que descubrirás
— No y No Steve, ya Déjame por favor, Olvídate de eso, tú necesitas ayuda profesional, estas a tiempo de curarte
— jajá me gusta que te hagas la difícil, me da más ganas de besarte, sentir tus ricos labios, sentir la suavidad de tu piel
— Eres Solo Un ¡Asqueroso Enfermo! — exclame
— Érica no sabes la cólera que me daba cuando te veía junto a Nick, ese imbécil no te merecía y cuando lo vi con otra mujer no dude un segundo en tomarle las fotos, el solo te engañaba quería dársela de mujeriego pero yo no lo permití
— te doy la gracias por eso pero ni aun así voy a caer en tus garras
— y el otro idiota de Matías
Yo lo mire con cólera por insultar a Matías
— él no es ningún Idiota, Steve
— como que No, él sabía que tu vendrías y aun así se fue a Argentina, si te hubiera querido de verdad hubiera hecho lo posible por quedarse, al menos por unas semanas pero nunca lo hizo
— y tu ¿cómo sabes eso?
— Erick me lo contó
Aunque me dolía, Steve tenía razón, Matías se hubiera quedado por mí, pero no lo hizo
— visto, ¿tengo razón? o no Érica, él no te quiere, en cambio yo si
Yo me sentí dolida por lo de Matías y Steve aprovecho esa debilidad para besarme el cuello
— Déjame, Steve — su lengua en mi cuello me hizo debilitar y ahora suplicaba pero no luchaba como debía ser, al contrario parecía que su manera de besarme el cuello me retenía
— Que Deliciosa Piel, que tienes Érica, vamos princesa, Déjate llevar, te haré gozar, te haré descubrir los grandes placeres, quien mejor que yo para enseñarte, los otros hombre solo buscan satisfacerse ellos mismos, solo son unos egoístas en cambio yo no.
Steve había dejado de retenerme con sus manos y trataba de voltearme la cara para besarme, yo me resistía pero sus labios sobre mi cuello comenzaban a hacerme sentir algo extraño, algo que hasta ese momento era desconocido para mí, me estaba ¡excitando!
— Steve, Déjame por favor — suplique — no me hagas más eso, yo soy tu sobrina…
— eso es, lo que más ganas me da de desearte, porque eres un deseo prohibido, Princesa no puedes negarte al placer, vamos Érica olvídate que soy tu tío y bésame con pasión ¡Sí!
— no, no puedo Steve, no puedo… — estaba completamente en sus garras
La verdad que trataba de resistir pero ya no podía negarme, sus labios me estaban ganando, era la primera vez que alguien me besaba el cuello y de esa forma
— Érica puedo sentir lo agitado de tu respiración, no luches más, deja que tus labios se unan a los míos — Ya no pude resistir más y me di por vencida, voltee la cabeza, Steve y yo nos besamos.

Finalmente Steve hizo realidad su más anhelado sueño, sus labios y los míos se habían unido, yo había resistido hasta donde había podido pero al final termine por ceder, el me besaba con una Gran pasión que ningún otro chico me lo había hecho antes, yo por mi parte ya había perdido, su manera de besarme me excito más y olvidándome de todo lo bese con igual pasión.
Nuestros labios estaban como poseídos, no se querían separar, Steve coloco su mano izquierda en mi cintura mientras que la derecha la tenía detrás de mi cabeza acomodándome cada vez que hacíamos movimientos para la izquierda y derecha.
Steve no dejaba de besarme, en verdad estaba angustiado por besarme, tal vez porque eran los labios de su sobrina lo que lo excitaba más que nunca.
— ¡Que Ricos Labios! que tienes Érica, no me cansaría de besarte
Steve dejaba un momento de besarme para decirme palabras de gozo y de nuevo seguía besándome
— Que Delicia, así… Princesa Bésame…. Bésame, tú también te morías de las ganas por besarme…
Ya había perdido todo control sí que alguna vez lo tuve en aquella noche, estaba completamente sumisa a él, después de varios minutos de besarnos, Steve me beso otra vez al cuello mientras que su mano izquierda comenzó a bajar hacia abajo y una vez que llego hacia mis piernas me las acaricio, primero mi pierna izquierda la acaricio y subió su mano hasta mi pelvis mientras tanto nuevamente coloco sus labios sobre los míos, después comenzó a frotarme la pierna derecha hacia arriba y abajo, una vez que llegaba hacia mi pelvis bajaba hasta mi rodilla y comenzaba otra vez a subir, estuvimos así por varios minutos, El besándome mientras que con sus manos me acariciaba ambas piernas
— Que Suaves Piernas Que Tienes Mi Princesa — esas palabras que me decía me excitaba más, Steve dejo de acariciarme las piernas y esta vez metió su mano por debajo de mi ropa interior y me acarició mi vagina
— Como me lo esperaba tenías toda una selva escondida
Era la primera vez que unos dedos me frotaba mi vagina, yo hasta ese momento jamás me había masturbado y Steve me lo estaba haciendo y muy bien porque mi excitación comenzó a crecer y crecer
— Ahh… Steve Ahh… Mmmm Ahhh…..
— Sí que te gusta mis dedos en tu rica conchita
La verdad que sus dedos eran fabulosos, me estaban haciendo delirar de placer, mientras tanto Steve comenzó a meterme la lengua en la boca y como yo estaba recontra excitada hice lo mismo metí mi lengua en la suya, nuestras lenguas eran una sola.
Varios minutos después Steve comenzó poco a poco a sacarme la ropa interior, no era fácil porque con una mano me masturbaba y con la otra me quitaba mi braguita hasta que utilizo ambas manos y me lo saco de golpe.
Sentí un airecito por debajo de mi falda, Steve me abrió las piernas y coloco todo su cuerpo sobre mí y sentí su paquete, siguió metiéndome la lengua en la boca y a los minutos me dijo
— ahora mi princesa prepárate a gozar con mi lengua que te haré disfrutar tu primer orgasmo
Steve descendió hacia mis piernas, me levanto la falda y coloco su cabeza entre mis piernas y comenzó a lamerme el clítoris
— Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…………….. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhh…..
No podía creer el Gran Placer que sentía en ese momento, su lengua lamiéndome el clítoris me hacía sentir placeres desconocidos hasta ese momento y me dije a misma
— a esto me estaba resistiendo, ¡Que Delicioso placer! Aghhhhhhhh……..
Steve no dejaba de lamerme el clítoris, yo me estremecía y estremecía ante tal placer
— sigue Steve Ahhhhhhh……. No…. Pares…. Mnnn… Ahhhhhhhhh
Que lengua tan Fabulosa, estuvimos así por más de 5 minutos hasta que comencé a sentir algo diferente, mi cuerpo se estremeció más que antes, mis músculos se contrajeron, el placer aumento sin control y llegue a dar un grito lleno de placer
— Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh………………………………..
Agarre con fuerza el cabello de Steve, por poco y le arranco una gran cantidad, había tenido mi primer orgasmo y había sido una experiencia inolvidable.

Me quede agotada por unos segundos a causa de mi primer orgasmo y Steve nuevamente me beso pero esta vez dulcemente y me dijo
— Érica, ahora sabes lo rico que son los orgasmos y esto es solo el principio
— ¿Solo es el principio? — lo dije agotada y Steve dijo
— Si Mi Amor, esto recién ha comenzado, aun desconoces varios placeres
Después de decir esas palabras Steve me beso otra vez y a los minutos otra vez descendió hacia mis piernas y comenzó a lamerme el clítoris pero esta vez me introdujo uno de sus dedos a mi vagina, esta vez el placer fue superior, me estaba follando con su dedo mientras que con su lengua me lamia el clítoris, me estremecía a cada momento, Steve me introdujo otro dedo ahora eran dos dedos en mi vagina pero esta vez sentí un pequeño dolor pero era ocultado por el delicioso placer
— Steve Aghhhh……. Ahhhhhhhhhhh…… Ahhhhhhhhhhhh… sigue por favor… no te detengas……… Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh
A los minutos llegue a experimentar mi segundo orgasmo pero esta vez más intenso que el primero cerré mis piernas aprisionando la cabeza a Steve y esta vez sí le arranque algo de su cabello
— Steveeee………………………… AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH…

Que delicioso orgasmo me hacía sentir Steve con solo su lengua y dedos, Después del inmenso placer abrí las piernas y libere a Steve quien de inmediato me beso otra vez
— así me gusta que Goces Mi Amor, quiero hacerte Gozar innumerables orgasmos
— Si, hazlo por favor Steve, hazme Gozar — nunca hubiera pensado que pronunciara esas palabras, esas suplicas.
Steve obedeció pero esta vez me saco la blusa y en frente suyo estaban mis grandes senos que estaban duritos por la enorme excitación, a mí no me gusta usar sujetador, Steve las agarro con sus manos y comenzó a chupármelas, su lengua hacia giros alrededor de mis pezones, yo lo tome del cabello mientras gozaba con esa chupada, por momentos dejaba mis tetas y me besaba.

Después de varios minutos dejo mis senos y descendió a lamerme el clítoris pero esta vez me abrió el cierre de mi falda y me la saco, dejándome completamente desnuda ante él.
Steve subió a besarme y esta vez note que él se había quitado el bóxer, yo y mi tío Steve estábamos completamente desnudos, nunca me lo hubiera imaginado ni siquiera en una pesadilla pero era la pura realidad.
Note una inmensa cosa que me presionaba, era su polla que estaba ansiosa de entrar en mi tesoro, Steve agarro mi mano derecha y me llevo a su polla y me la hizo agarrar
— Ahhh… Princesa, Que Rico se siente sentir tu mano que me agarra la polla
— Es enorme — fue lo primero que dije
— así es Érica, es toda tuya
Era la primera vez que agarraba una polla, estaba tan duro y caliente, me dio un poco de miedo al saber que esa enorme cosa me entraría en mi conchita, pero ya no había marcha atrás
— por favor Steve, despacio si — Steve me beso y me dijo
— no te preocupes Princesa que no te lo voy a meter todita, solo la parte necesaria porque estas virgencita Mi Amor
Esas palabras me confortaron y Steve coloco su polla en la entrada de mi vagina y me la introdujo
— Auuuhhhhh…… — me dolió y me hizo gritar de placer, una combinación fabulosa
— Ahhhhhhhhhhhhh…. — Steve dio un gemido de inmenso placer al entrar en mi preciado tesoro, a cada momento me la metía y sacaba, sacaba y metía, yo gemía de placer y dolor, mi propio tío me estaba follando, me había quitado la virginidad.
Ambos gozábamos al unir nuestros cuerpos, nos besábamos con una inmensa pasión, nos metíamos la lengua, ya no importaba nada si era mi tío, solo quería gozar y gozar y el obedecía.
Mientras Steve me la metía y sacaba me decía cuanto me había deseado
— Ahhh… Érica Mi Amor… desde que vi desarrollar tu Hermoso Cuerpo ya comenzabas a llamarme la atención Aghhh… me fue difícil creer que te deseaba más que a cualquier mujer, ninguna otra por más hermosa que sea podía hacerme olvidarte… Ahhhhhh…
— Mnnn… Ahhh… Hasta donde ha llegado tu obsesión Ayyy… me estás haciendo el amor Auu… a mí, tu propia sobrina Ahggg….
— Ohh… Ahhhh… si, así es, todos las ocasiones que te veía, me moría por besarte, y cuando estabas preciosísima, me carcomía por dentro por tenerte Ahhhh… incluso cuando hacía el amor con otra mujer cerraba mis ojos y me alucinaba que eras tú a quien estaba haciendo gozar Ahhhh…
— eres un Maldito Enfermo Ahhhh…. Alucinarte de esa manera conmigo
— pero… Ahhhh… no puedes negar… que ha valido la pena… Ahhh porque has descubierto los placeres de la carne Ahhh…. Estas que gozas Ahhhh… y gozassssss……
— Ahyyyyy…. Mnnnnn…. Sí que me gusta enormemente que me hagas el amor pero eso no quita que eres mi tío, aunque en este momento ya no tiene importancia, pero…. Ahhhh… aun así…. Eres un… maldito enfermo…. Por follarte a tu…. Propia sobrina…… Ahhhh….

Nosotros seguíamos y seguíamos haciendo el amor, Steve me tomo de la cintura y levanto mi cuerpo y el quedo en posición de arrodillado mientras que yo estaba sentada sobre él y en esa posición me chupaba las tetas mientras que yo lo cabalgaba y cabalgaba, miraba al techo, tenía la boca abierta dejando escapar gemidos y gemidos llenos de placer y dolor.
A los minutos después Steve Se acostó de espalda a la cama y yo quede encima suyo, el seguía aprovechando que mis exuberantes tetas estaban a su disposición y las chupaba como un bebe sediento
— Ahhhh……. Ahhyyyyy……… Mnnnnn…… Auuhhhh… Ohhhhhh…
Eran los gemidos de placer que inundaban la habitación, estuvimos en esa posición por más de 10 minutos hasta que Steve ya no pudo más y saco su polla y me tomo de la mano para que lo masturbe, en ese momento salió chorros de esperma disparados a cualquier dirección, su polla parecía un Géiser
Mi mano se embarro con su líquido blanco pegajoso y yo por curiosidad lo probé con mi lengua y sentí algo muy salado, su olor no me pareció desagradable pero su sabor si era demasiado salado.
Steve se quedó agotado por algunos minutos pero sin embargo yo me acerque a su rostro y lo bese apasionadamente y Steve no se quedó atrás y volvimos a hacer el Amor.
Esa fue una noche lleno de placer, a causa de mi borrachera soportaba el dolor de ser penetrada Y al final nos quedamos dormidos abrazados como una pareja, aquella noche había perdido mi virginidad y no había sido un clásico novio si no que había sido nada más que mi tío Steve, y con eso inicio mi viaje hacia los demás placeres que descubriría más adelante.

La entrada Mi Tío Me Hizo Conocer Los Ricos Placeres (1) aparece primero en SexoEscrito.com.

Free the nipple: liberad al pezón

"Porque vivimos en un mundo en el que la balanza está claramente inclinada hacia los hombres, porque parece que ser mujer es ser menos, por esto y mucho más nace Free the nipple." No os perdáis mi nuevo artículo en Malicieux MAG pinchando aquí.

Nudismo e intercambio de parejas en la playa

Nunca olvidaré aquel día de sexo anal en la playa porque además de ser mi primera vez haciendo nudismo, fue mi primera vez en un intercambio de parejas en la playa.

Todo sucedió a finales de septiembre, cuando apenas había ya gente en la playa, mi novio y yo fuimos a pasar el día en la playa de Nerja (Málaga).
Fuimos a una pequeña cala, famosa por ser nudista, aunque nosotros no solemos practicar el nudismo ya que ambos somos muy vergonzosos. La idea era aprovechar lo poco que quedaba de sol de verano para coger algo de color, y allí podríamos probar eso del nudismo.

Accedí a practicar nudismo con mi novio

Mi novio Manu llevaba un tiempo intentando convencerme para ir allí a hacer nudismo, hasta que finalmente accedí.
En cuanto llegamos podía verse desde arriba la pequeña cala vacía, sin nadie que pudiese molestar. El mar con un agua azul transparente que permitía ver perfectamente el fondo, y sin nada de viento. Nada más llegar a aquel sitio, noté que sería un buen día de playa.

Bajamos a la cala por unos de los caminitos que hay en la zona e instalamos la sombrilla y toallas. Colocamos la nevera y nos empezamos a echar crema el uno al otro, cuando en ese momento vimos que otra pareja bajaba por la montaña, dirección a la cala dónde estábamos nosotros.

Manu y yo seguimos úntandonos crema y preparándonos para tomar el sol como un día cualquiera de playa. Mientras aquella pareja se empezaba a instalar apenas a unos 10 metros de donde estábamos nosotros. Tampoco era muy grande la cala por lo que no nos molestó. Es más, con la idea de que íbamos a hacer nudismo iba algo cachonda ese día a la playa, pero al ver más de cerca al chico de la pareja, me puse más cachonda aún ya que era bastante atractivo.

Yo ya le había untado crema a Manu, por lo que me encontraba tumbada bocabajo y él encima de mí untándome crema en la espalda, cuando empecé a notar algo duro apretándome por detrás, por lo que le dije en voz baja “¿Manu qué haces?”

Una chica de cuerpo perfecto

Al levantar la cabeza, pude ver por qué Manu estaba de repente tan excitado… La pareja de al lado había terminado de poner sus toallas y habían comenzado a desnudarse para tomar el sol.
Nosotros, al no estar acostumbrados a eso, nos quedamos mirando callados durante unos segundos. Incluso creo que se dieron cuenta de que los mirábamos con cara de extrañados, pero no pareció importarles lo más mínimo y siguieron a lo suyo. Echándose también crema y hablando.

No me extrañaba que Manu estuviese tan embobado ya que he de reconocer que la chica tenía un cuerpo perfecto. Un pecho grande y firme, una cintura fina y un culo bastante prieto. Un cuerpo que aun estando a unos 10 metros podía verse bien definido. Pero ella no era la única que tenía buen cuerpo, ya que al levantar la cabeza y ver a su chico con esa gran polla quitarse el bañador, me encendió por dentro más aún de lo que estaba con aquella situación, en una playa nudista y con dos hombres bastante atractivos. El cuerpo de aquel chico no era normal, tenía una gran espalda, algo que siempre me ha puesto muy cachonda en los hombres, y un gran tatuaje de un águila en la espalda que para mí, lo hacía aún más atractivo.

Manú se tiró un buen rato untándome crema en la espalda, más de lo que solía tardar, cosa que no me molestaba aun sabiendo que realmente estaba mirando de reojo a esa chica. Y es que Manu es un salido, cosa que nunca ha ocultado y que a mí siempre me ha encantado.

Al terminar de untarme crema, Manu me dijo en voz baja que qué me parecía esa pareja que había llegado, a lo que respondí con picardía que el chico no estaba nada mal. Manu se rió y me respondió entre risas que la tenía casi tan grande como él y que además su novia no estaba nada mal.

La pareja, a diferencia a nosotros, parecía estar a solas en aquella playa. Ni si quiera nos habían mirado, y hablaban entre ellos como si estuviesen solos allí, sin importarles nada más. El chico se tumbó boca arriba sobre su toalla y yo no podía dejar de mirar hacia su enorme polla recostada a un lado sobre su muslo izquierdo. Es cierto que Manu la tenía casi igual de grande, pero esa polla era algo más gorda y podía verse perfectamente que empalmada debía ser todo un lujo tenerla dentro.

Manu y yo estábamos aún con nuestro bañador y bikini ya que nos daba corte desnudarnos delante de otra pareja, y más estando tan cerca de ellos. Sería la primera vez que haríamos algo así. Nos pasamos un rato como si nada, tomando el sol y hablando de cómo nos sentíamos allí en aquella playa nudista.

Desnuda en público por primera vez

Mientras la pareja de desconocidos se levantaba e iban a la orilla a bañarse totalmente desnudos, Manu y yo aún discutíamos sobre qué hacíamos allí, si no íbamos a ser capaces de desnudarnos en público, cuando de repente Manu me sorprendió poniéndose de pie y bajándose el bañador. Yo me puse colorada, mientras él se reía mirándome. Convenciéndome para que lo siguiese. Entre la excitación del momento y el miedo al ridículo por no ser capaz de quedarme desnuda en aquella playa, le seguí. Me quité el bikini mientras permanecía tumbada en mi toalla.

Manu se tumbó en la suya boca arriba y los dos nos quedamos tomando el sol desnudos boca arriba por primera vez, mientras hablábamos bromeando de cómo se sentía el sol en nuestras partes y sobre cómo sería bañarse desnudos en el mar.

Al llegar la hora del desayuno, después de un rato relajados al sol, nos reincorporamos para comernos unos bocadillos y tomar unos refrescos que habíamos llevado, tras lo que pudimos ver a la pareja de al lado tumbados de nuevo en sus toallas besándose algo acalorados.

Nosotros desayunamos con normalidad mientras veíamos que aquella pasión iba a más. Nos era imposible no mirarles mientras se besaban y frotaban cada vez con más ganas, llegando a verse una clara excitación en el chico, que le dejaría su gran polla bastante dura e hinchada.

Sexo en el mar

Manu, mientras miraba sin apartar la mirada de aquella pareja me comentaba que se estaba excitando bastante, proponiéndome ir a bañarnos al mar dónde no nos viera nadie hacerlo. A lo que respondí sin pensármelo dos veces que sí, ya que tenía el clítoris como una piedra de duro con la excitación que tenía. Tras lo cual me levanté y lo cogí de la mano dirección a la orilla.

Al llegar a la orilla y probar que el agua no estaba nada fría, pude ver que Manu ya estaba empalmado, sin haberme tocado aún. Entramos al agua comiéndonos la boca y abrazados, mientras los dos mirábamos a la pareja que había quedado en las toallas. Mientras Manu me hacía un dedillo frotando con suavidad mi clítoris, yo le hacía una paja poco a poco mientras su polla cogía todavía más firmeza.

Desde el agua, con poca profundidad para hacer pie y poder movernos mejor mientras nos abrazábamos, podíamos ver cómo la otra pareja había empezado a practicar el sexo también. El chico tumbado boca arriba, le agarraba los pechos a su chica mientras la penetraba una y otra vez.

He de decir que ella sabía mover la cintura y ambos parecían disfrutar como si fuera la primera vez que lo hacían. En ese momento me agarré con mis piernas a la cintura de Manu, agarré su dura polla y me la introduje en el coño con suavidad. Pese a estar mojado, los dos metidos en el mar de cintura para abajo, aquello estaba bien lubricado con la excitación de aquella escena.

Manu empezó a follarme lentamente, mientras me sostenía con las manos agarradas del culo. Un sensación genial, porque al estar en el agua y notar menos mi peso, Manu pudo aguantar subiéndome y bajándome, agarrándome fuertemente del culo durante un buen rato. Mientras yo mordía el cuello de Manu y gemía excitada por la sensación de follar en el mar, y por sentir la gran polla de Manu que también he de decirlo, podía ver cómo la otra pareja se levantaba de sus toallas en pleno polvo y entre risas el chico subía a su chica a caballito dirigiéndose hacia la orilla. Muy cerca de donde nos encontrábamos nosotros.

Al llegar a la orilla, el chico dejó a la chica en el suelo y esta se puso a cuatro patas. Él enseguida se arrodilló y empezó a penetrarla por detrás, todo mientras nos miraban y reían. Yo me puse algo nerviosa, quizás fuese por la vergüenza, pero enseguida Manu me miró a los ojos y me dijo: “Vamos a jugar nosotros también en la orilla, seguro que es más cómodo.”

Me dejé llevar y seguí a Manu, que me llevaba de la mano hasta la orilla. Al salir, nos acercamos y como a unos 5 metros de la pareja Manu se sentó en el suelo, tirándome de la mano para que me sentase sobre él, o más bien sobre tu excitada polla.

Mi primer intercambio de parejas en la playa

Estuvimos las dos parejas un buen rato follando, mientras nos mirábamos y entre risas nos echábamos algunas que otras mirada bastante cómplices.

Fue entonces cuando aquella chica se levantó y se acercó a nosotros, preguntándonos que si nos importaría ayudarla con aquella calor que tenía con una voz algo cachonda. Manu estaba con cara de embobado y guardaba silencio, bastante cortado con aquella situación, por lo que tuve que ser yo la que respondío. Le respondí, mientras aún movía suavemente mi cintura sobre la polla de Manu, que si su chico participaba quizás podríamos llegar a un acuerdo. Algo que no pareció sorprender nada a la chica ya que tras una ligera sonrisa nos invitó a unir nuestras toallas a las suyas formando un buen sitio para jugar con las cuatro toallas unidas. Libre de arena, de la abrasante arena.

Tras mover todas las cosas y hablar un poco entre los cuatro, la chica y yo podíamos ver que el pene de nuestros chicos habían decaído un poco por lo que los pusimos manos a la obra. Estábamos los cuatro sentados sobre las toallas, cada pareja frente a la otra, y fue entonces cuando ella y yo nos pusimos a tocar a nuestros chicos en su entrepierna, cada una a su novio. Empezamos a hacerles una paja mientras se la chupábamos bien, ganando ambos cada vez mas firmeza y grosor en sus pollas.

Cuando Manu tuvo su polla bien dura, y el otro chico estaba casi igual de excitado, la chica empezó a acariciar el muslo de Manu con una de sus manos, mientras seguía comiéndole el cipote a su novio. Yo, nada celosa, empecé a acariciarle a ella su trasero con mi mano libre. Algo que a Manu pareció gustarle porque en ese momento noté cómo se le ponía aun más dura la polla.

La chica dejó entonces de chupársela a su novio y se vino buscándome la boca, que aún estaba llena comiéndosela a Manu. Le seguí el juego y nos empezamos a besar las dos, mientras su novio se ponía de rodillas y buscaba con su gran cipote el coño de su chica. Noté que estaba metiéndole la polla porque de repente la chica me empezó a besar con más ganas e incluso llegó a morderme hasta hacerme algo de sangre, cosa que ni me dolió ni me molestó.

Tras aquel mordisco, las dos comenzamos a chupar el rabo de Manu, jugando con él y pasándonoslo de una boca a otra. Aún recuerdo al cara de Manu aquel día, parecía bastante feliz en ese momento. El chico, mientras, seguía metiéndosela a su pareja. Tras un rato que aquella postura, en la cual yo estaba frotándome suavemente en el clítoris, Manu se levantó y me puso a cuatro patas, frente a la chica. Él se puso de rodillas detrás mía y suavemente me introdujo su larga polla. Estuvimos aquella chica y yo besándonos un rato mientras nuestros chicos nos follaban suavemente y sin prisa alguna.

Es raro, porque entre ellos apenas hablaron, éramos nosotras las que  hablábamos y nos decíamos lo que nos gustaría hacer, aunque casi siempre nos lo decíamos todo con la mirada. En un momento dado, le dije a la chica que me gustaría probar la polla de su novio, que era bastante gorda… y  nada más decirlo, ella se lanzó a por Manu. Le cogió de la mano y lo tumbó sobre la toalla boca arriba, subiéndose encima de espaldas a él. Así podría mirarnos mientras su chico y yo nos besábamos a la vez que yo le hacía una paja. Apenas me llegaba la mano para agarrar aquella enorme polla.

Mientras la chica saltaba con soltura sobre la polla de Manu, se frotaba su clítoris muy excitada viéndonos follar. Yo me tumbé boca a bajo y le dije al chico que me follara duro, que estaba muy excitada y lo necesitaba. El chico no dijo una sola palabra cuando empecé a notar mi ano bastante dilatado. Sería por la gran excitación del intercambio de parejas o por lo bien lubricado que estaba todo, no lo sé. Pero aquella gruesa polla empezó a penetrarme el culo sin yo estar preparada, y ni si quiera me dolió. Entró directa, poco a poco, pero sin molestarme lo más mínimo. De hecho he de admitir que aunque no lo esperaba en ese momento, me encantó. Llevé mi mano a mi clítoris, mientras el chico lentamente metía y sacaba su gruesa polla en mi culo. cosa que rápidamente me llevó a tener el primer orgasmo.

De fondo, y mientras mordía la toalla retorciéndome de placer, podía oír cómo Manu estaba haciendo un buen trabajo con la otra chica. Ésta no paraba de gemir y de gritar que le diese más fuerte. Al poco tiempo de esos gritos de la chica, pude oír de fondo a Manu diciendo que se iba a correr.

Yo con el clítoris muy sensible me levanté de la toalla, tras lo que el chico me dijo que también iba a correrse ya. Sin pensármelo dos veces, le dije que se pusiese de pie, y yo arrodillada empecé a chupársela. Me daba igual que aquella gran polla acabase de salir de mi culo, solo tenía ganas de hacer que se corriese. Mientras le hacía una buena mamada a aquel chico, pude ver que Manu estaba corriéndose dentro del culo de la chica. Ella estaba recostada sobre la tolla, de lado, mientras él le llenaba su culo de semen, a la vez que ésta se frotaba rápidamente el clítoris llegando a tener otro orgasmo a la vez que él.

A los segundos de terminar la chica y Manu, mientras seguían riéndose y limpiándose, aquel chico soltó lo más grande. Nunca había visto a ningún hombre eyacular tanta cantidad de semen. Supongo que sería por lo caliente que se había puesto con aquella follada en público.

Tras limpiarnos, los cuatro nos dimos un baño en el mar cada uno con su pareja, pero juntos. Estuvimos hablando como buenos amigos durante un buen rato, hasta que empezó a anochecer y tuvimos que recoger para irnos.

La entrada Nudismo e intercambio de parejas en la playa aparece primero en SexoEscrito.com.