Esa noche parte 5


Chedza in Heaven

En verano, el calor en la ciudad era tan insoportable, que nos fuimos a acampar a los húmedos bosques de la sierra, teníamos 3 días completos para escapar del tráfico, la contaminación y sobre todo disfrutar de la naturaleza, llevábamos la tienda de campaña, la bolsa de dormir, y habíamos decidido que acamparíamos cerca del rio, para aprovechar y  refrescarnos en sus aguas; yo llevaba mis shorts, zapatos de excursionista, y una playera. Cuando llegamos a la parte que habíamos escogido para acampar el lugar estaba completamente solo, pudimos llegar a 10 metros del rio en la camioneta, asi que bajamos las cosas y preparamos la casa de campaña,  y  desayunamos, como la hielera venia con el desayuno unos vasos de yogurt y cereal, preparamos un dia de campo, con una cobija para sentarnos, mientras desayunábamos yo empecé a jugar con la cuchara en mi boca, lamiendo el yogurt, y hacia gemidos de placer, me decias que dejara de hacerlo, asi que te avente un poco de yogurt al cuello y lo lami, haciendo los mismos sonidos,  te unte mas en los labios, orejas, y te decía que ese era un buen desayuno, desfaje tu playera y deje caer otro poco con la cuchara en tu abdomen, re recosté para lamerlo mejor incluido el que cayo en tu ombligo, subi mas tu playera, y empece a untarla en tus pectorales, estabas extasiado, aun quedaba un poco y yo te dije que quería terminar mi desayuno, asi que fui poniendo mas yogurt debajo de tu ombligo, y empece a desabrochar tu cinturón y desabotone el botón del pantalón conforme iba comiendo, baje el cierre y bajaba con los dientes tu bóxer, te untaba mas hasta que lo puse en la base de tu pene, lo lami todo, mientras empece a agarrarlo con mis manos de arriba abajo, con la lengua recorri lo que quedaba de yogurt y lo deje en tu glande, lo lamia y lo chupaba, y a la vez acariciaba tus testículos, abri mas mi boca para meterlo mas a fondo, y le daba pequeños mordiscos, lo apretaba con mis labios, y cuando eyaculaste me lo bebi todo.  Te deje recostado y me levante, cuando te levantaste ya estaba camiando hacia unos arboles que estabas en la colina por donde desembocaba el rio, corriste a alcanzarme y yo corria a esconderme, y cada vez que avanzaba te iba dejando una prenda de ropa, primero la playera, despues del short, mas adelante el sostén, y el brasier, cuando me encontraste completamente desnuda, solo me tomaste por la nuca y me plantaste un beso en la boca, y me dijiste que me iba a terminar de dar mi desayuno, me agarraste de las manos, con una sola de las tuyas, si que eran grandes y fuertes, te abriste el pantalón sacaste tu miembro y me penetraste de un solo golpe, me acostaste en el suelo y seguiste embistiendo,  sentía en mi tu miembro duro y totalmente erecto, y en cada embestida hasta mas grande, cuando terminamos, me dijiste que siempre quisiste una muñeca para vestir, asi que primero me abrochaste el sostén, pero dejaste descubiertos mis senos, los empezaste a morder suavemente, y veía como tenias otra erección, me empezaste a poner la tanga pero las dejaste a las rodillas, levantaste mis piernas y besabas y acariciabas mis muslos,  tu cabeza bajo hasta quedar entre la tanga y mi entre pierna, y empezaste a succionar  y poco a poco con la punta de tu lengua empezabas a lamer y urgar, abriste mis labios vaginales y estimulaste mi clítoris con tu lengua, despues me penetraste con ella, me dijste que estabas listo otra vez para que yo te comiera y empezaste a rozar tu pene contra mi vagina, hasta que se abrió camino para entrar, esta vez fue muy lento, entrabas con la punta, salias, entrabas a la mitad, salias, entrabas completo y salias, yo empece a apretarlo y te gustaba que lo hiciera, estábamos a cielo abierto, gemiamos y gritábamos de placer, terminamos y me terminaste de vestir, no sin dejar de besar mi cuerpo, bajamos de la colina desde donde podíamos ver la camioneta y la casa de campaña,  como estábamos sudados y pasaba del medio dia, nos pusimos a jugar en el rio solo con los pies descalzos, como la orilla esta bajita, nos recostamos y nos empezamos a besar, y poco a poco nos empezamos a desnudar, me rasgaste la camisa, rompiste  el botón de mi pantalón, me bajaste el sostén y la tanga, yo jale tu playera y te la quite, retire tu cinturón, desabroche y baje tu cierre, baje tus pantalones con el bóxer, estábamos desnudos acostados a la orilla del rio, rodamos un poco para que el agua nos cubriera, te incaste, por lo que yo quede sentada sobre ti, con mi mano dirigi tu pene a mi entrada y yo me sentaba y levantaba apretando tu pene, nos besábamos que nuestra lenguas parecían una, me besabas el cuello, me tenias sujeta de la espalda, entonces empece a sentarme y levantarme mas rápido, una y otra vez, sentimos el orgasmo y nos recostamos a la orilla, descanse sobre ti, aun te tenia dentro, esperaba a que se terminara tu erección, cuando saliste de mi, nos vestimos y nos fuimos a comer, me dijiste que ese baño había sido refrescante,  empezó a atardecer y preparamos la fogata,  sacaste lo que teníamos para preparar la cena, y la botella de vino dulce que sabes que me encanta, nuestra cena era jamón, queso panela, aceitunas y pan de especias,  empezamos a cenar y estábamos hablando de las leyendas y las constelaciones, me habia puesto un vestido muy ligero, y mientras cenábamos, dejaba caer unas gotas de vino de mi boca, y luego con un dedo tomaba lo que se habia “derramado” y chupaba lo que habia en mi dedo, tome otro trago pero esta vez deje que resbalara por mi cuello, e hice los mismo, un trago mas y deje que cayera entre mis senos, y te dije que quería que lo bebieras, cuando te acercaste para hacerlo, deje caer mas vino sobre mis senos, y cuando te acercaste notaste que no traía sostén, asi que metiste tu lengua entre mis senos y empezaste a beber de ellos,  bajaste mi vestido y dejaste mi pecho desnudo, vacie mas vino sobre mi cuerpo conforme lo ibas bebiendo, hasta que notaste que tampoco traía nada abajo, yo eche más vino en mi vientre y dejaste que unas gotas cayeran mas abajo, te bebias lentamente cada sorbo, sentía tu respiración agitada, te detuve y te puse la copa de vino en la boca y la bese para beber de tus labios, la use para servirme vino en tu cuerpo, te recosté, bebi de su cuello, de tu pecho, de tu abdomen, pero cuando estaba llegando a tu miembro, me sente sobre  él, dándote la espalda por completo,  y meneaba mis caderas en círculo sin penetrarme completamente,  despues me sentaba hasta sentir completo tu miembro dentro de mi, levantaste tu torso y me arrodillaste, mientras me decias que querias hacérmelo como los animales se lo hacen a sus hembras, me besabas el cuello, agarrabas mis caderas y empezaste a llevar el ritmo de la penetración, , después me recargaste contra tu pecho y te hincaste, me sentabas, y me levantabas agarrando mis senos,  mordiendo mis orejas, tus manos empezaron a acariciar mi vientre y tus dedos llegaron a mi monte de venus, ahí los hiciste jugar, gritábamos en cada movimiento, yo te pedia mas, y me embestias, sentí cuando explotamos por dentro, nos acostamos en la cobija que usábamos de mesa,  al fin nos metimos a la casa de campaña nos quedamos dormidos, abrazados, completamente desnudos, estaba amaneciendo y seguias dormido, me meti al rio a darme un baño rápido, y cuando regrese a la tienda ya tenias tu erección matutina, asi que mientras dormias, empece a acariciar tu cuerpo y mi boca se fue directamente a besar tu miembro, tu seguís dormido pero notaba como disfrutabas porque pusiste tus manos en mi cabeza, y empece a meter y sacar tu pene de mi boca, le di un pequeño mordisco a tu glande y despertaste subitamente, dijiste que me subiera en ti que también querias desayunar y te coloque mi vagina frente a tu cara, te gustaba verla completamente depilada, la besaste mientras mis piernas estaban cerrabas, pusiste tus manos en mis glúteos, y con la boca y la nariz me abriste las piernas, y lamias mi vagina, era nuestro primer sesenta y nueve, yo disfrutaba sentir tu lengua en mi, y a ti te encaba que metiera tu pene en mi boca, y a la vez usara mis manos para masturbarlo, cuando estaba por llegar me pediste que me detuviera porque querías terminar dentro de mi, y me acostaste, me penetraste con  las piernas cerradas, te sentía más profundamente. Llegamos muy pronto al orgasmo.  Nos quedamos dormidos nuevamente, despertamos con hambre ya era casi hora del almuerzo, preparamos una ensalada rusa, y agua de sabor,  guardamos las cosas, y levantamos la casa de campaña,  querías ir a la zona donde caía una pequeña cascada, tardamos como 1 hora en llegar al lugar, tomamos varias fotos, el lugar era hermoso, estaba la montaña y habia unas rocas por las que bajaba el rio, y  estaba la cascada, subimos por las piedras para tomar fotos de toda la zona, yo dibuje algunos paisajes, vimos la puesta de sol y empezó a hacer un poco de frio, asi que bajamos,  prendimos la fogata, fuiste por la botella de tequila y me serviste un vaso,  me recargue en tu pecho sentados juntos a la fogata, y revisamos las fotos y mis dibujos, seguíamos tomando, pusiste música en la camioneta, tu disco de jazz,  entonces dejaste a un lado la cámara y mordisqueaste mis oídos, y resoplabas en mi nuca, acariciabas mis brazos, los rozabas con tus dedos, despues pusiste tu mano sobre mi cuello y metiste tu mano dentro de mi camisa, bajas y subias, acariciabas el contorno del brasier, besando mi cuello por atrás, sacaste tus manos para desabotonar mi camisa, despues la empezaste a bajar desde mis hombros, dejando descubierta mi espalda, acariciabas mi espalda, y desabrochaste el sostén, pusiste tus manos en mis senos y jugaste con ellos, me inclinaste al frente, y besaste la espalda, y seguías bajando el complemento de mi traje blusa short, masajeaste mis glúteos, los mordias, acariciabas con tus dedos mis labios,  pusiste tu mano en mi vagina y la empezaste a presionar suavemente, me levantaste y te segui, nos metimos bajo la cascada, ahí habia una piedra redondeada, y habia una pequeña cueva, me recaste contra la piedra, mientras el agua seguía cayendo, entre nosotros, abriste mis piernas, besaste mis senos, te levantaste y empezaste a dirigir una línea de agua a mi vagina, dejaste que el agua me masturbara, mientras tu veias como me exitaba y disfrutaba, te acercaste a mi, y empezaste a masturbarme, pellizcando mis senos con una mano y jugando con tus dedos en mi vagina, besabas mi boca, mi cuello, y repentinamente solo sentí tu penetración, levantaste mis caderas con tus manos, y me jalabas hacia ti, y empezaste a llevar el ritmo de nuestra entrega, yo te pedía más, gritaba tu nombre, arañaba tu espalda, me bajaste y me diste la vuelta, recargue mi brazos contra la piedra y me incline para quedar a la altura de tu cadera, y embestiste nuevamente, pero esta vez yo tome el ritmo, duro y firme,  empezamos a gritar la llegada del éxtasis.  Salimos de la cascada, nos secamos, el frio estaba mas alto, asi que corrimos a la tienda y nos secamos,  Amaneció y nuestro descanso terminó, debíamos hacer el regreso  a casa, asi que levantamos la casa de campaña, subimos las cosas a la parte trasera de la camioneta, te me recarcaste por atrás en lo que guardaba una maletas, me decias que te prendia muy rápido, levantaste mi falda, bajaste mi pantaleta y me sujetaste de las caderas y lo empezaste penetrar fuertemente, despues poco a poco, sentía cada parte de ti entrando en mi, llegaste al orgasmo y  me volteaste, te agachaste a mi viente, y mordisquiaste mis labios menores, decias que también querias que llegara al mismo placer que tu acababas de tener, lamiste mi vagina, mi clítoris, hasta sentir como tu lengua se abría paso para entrar, y lo empezaste a hacer tan lento que en cuanto llegue te bebiste todo, cuando terminamos, nos acomodamos la ropa y partimos de regreso a nuestras vidas, sin saber que esa sería la última vez que nos veríamos.

Esa noche parte 4


Chedza in Heaven

Me estabas esperando en la entrada principal de la casa, teníamos poco de regresar del trio, nos pusimos a platicar de lo que nos gustó más, me dijiste que beber de mí, y que yo bebiera de ti,  entonces me empezaste a tomar de las manos,  y a acariciar mi cabello, tus dedos empezaron a recorrer mi nuca, y me dijiste que querías volver a repetirlo pero sin las interrupciones de un hombre, me atrajiste hacia tu rostro y empezaste a besarme, sentías como temblaba y me hablas al oído para calmarme, “ déjame mostrarte que solo otra mujer te puede hacer sentir el cielo”,  asi que me deje llevar, nos besamos tiernamente y poco a poco nuestras lenguas jugaban, me dijiste que te dejara hacerme todo y no moviera un dedo, por lo que sentía el roce de tus dedos por mi nuca, bajando a mi espalda y mi trasero por encima de la ropa, yo temblaba y sentía como se agitaba mi respiración,  pusiste tus manos en mi cintura y tus dedos recorrieron poco a poco los botones de mi camisa, todos con el roze de tus dedos, ibas a mi cuello, bajabas por mis hombros, hacias círculos en mis senos sobre el sostén, bajaron hasta mi vientre, y metiste la mano bajo mi falda, entonces me dijiste que era hora de que tus labios tocaran los mismos lugares que pasaron tus dedos, me besaste, y tus labios empezaron a bajar por mi cuello, hombros, retiraste con ellos mi sostén,  besaste mis senos, vientre, monte de venus, hasta llegar a mis pies, mientras tus manos recorrían mi parte trasera, entonces te pusiste tras de mi y tus labios subieron por mis muslos, caderas, espalda, y nuca, despues me susurraste que seguiría la lengua el mismo recorrido,  que entonces lamiste la nuca, mis orejas, espalda, glúteos y metiste tu lengua, yo seguía de pie excitada, mojada, quedaste frente a mi y lamiste mis muslos, entonces llegaste a mi entrada y lamiste, subiste a mi ombligo y ahí jugaste con tu lengua, bajaste nuevamente y con la lengua empezaste a hurgar mis labios vaginales, levantaste una de mis piernas y la pusiste sobre tu hombro, tu boca empezó  dar suaves mordiscos a mis labios, cuando empecé a sentir que tu lengua entraba, y al mismo tiempo me ponías la mano en los glúteos y empezaste a estimular mi ano, hasta que metiste tu dedo dentro al mismo tiempo que tu lengua en mi vagina, yo te tome del cabello y lo revolvía, quería que siguieras, y me decías que eso querías escuchar, yo quería que fueras mas rápido, y me dijiste quiero que disfrutes lentamente esto, y asi estuviste lamiendo en pausas, penetrando muy lentamente, decias que estabas bebiendo cada gota de mi interior, y repentinamente empezaste a colocar el vibrador en mi entrada, jugaste con el alrededor de mis labios vaginales mientras tus dientes mordían mis nalgas, me sentaste, y levantaste mis piernas, volviste a lamer mi clítoris y despues me penetraste en círculos con el vibrador, suavemente, y te fusite a mi boca, mordiste mis labios, y jugaba tu lengua con la mia, bajaste a mis senos y los mordisqueabas, mientras seguias penetrando y lo pusiste a vibrar, llegue al orgasmo, y me volteaste, me pusiste de rodillas, y volviste a penetrame, besabas mi espalda, tus dedos jugaban con mis pezones, cai rendida, sudada, extasiada, me quede dormida y sentía tu cuerpo junto al mío, entonces esta vez, fui yo quien empezó a jugar contigo, te besaba los labios, tu cuello, metí mis manos bajo tu vestido, toque cada parte de tu cuerpo, me subi en ti, y rozaba mi vagina contra la tuya, y empece a quitarte el vestido, con mis dientes retire las copas del sostén y los empece a morder, lamer, chupar, tus manos me tomaron y me guiaste los labios para llegar a tu vientre, metia mis manos bajo tu tanga, con los dedos rozaba por encima de ella, te masturbe, baje mas e hice a un lado la tanga, bese tus muslos internos, seguía jugando con mis dedos, empece a acercarme a tus labios vaginales, los mordí, y poco a poco abri tus piernas, meti mi boca entre ellas, pusiste tus piernas sobre mi espalda, y empece a lamer de atrás a adelante tus labio, depues entre a tu clítoris, y jugué con el, te penetre suavemente con 2 dedos, y al mismo tiempo a chupar tu monte de venus, bebi tus jugos, me pediste que te penetrara con el vibrador, y lo puse en tu vagina, pero no te penetraba, solo lo dejaba en tu entrada, asi que me subi otra vez en ti, y desnudas rozamos nuestros vientres, deje el vibrador entre las 2, cruzamos las piernas para que nuestros labios vaginales se besaran, te voltee y te penetre por detrás con el vibrador, llegaste al orgasmo y quedamos tendidas en el sofá.  

Esa noche parte 3


Chedza in Heaven

Íbamos en tu auto, cuando empezó a llover fuertemente,  por lo que tuviste que estacionarte en una zona segura, porque no ve veía nada, era tarde casi  media noche,  quedamos entre unos edificios en construcción, te rete a bajar para mojarnos como niños, obviamente solo corrimos de la camioneta a la construcción, estábamos empapados, asi que mi ropa quedo pegada, me dijiste que si alguna vez había soñado con hacerlo al aire libre, te dije que si, y entonces empezamos a tomarnos de las manos,  jugar con ellas y nos mirábamos de manera coqueta, me acercaste a ti y nos empezamos a besar, mas bien a comer a besos, mordisqueábamos los labios, abriste mi camisa metiste tu mano debajo de mi brasier y empezaste a acariciar mis senos, empece a acariciar tu entrepierna,  frotaba mi mano masturbándote con la ropa puesta, desabrochaste mi pantalón y metiste la mano empezaste a frotar tus dedos sobre mi pantaleta, te dije que siguieras y la hiciste a un lado, y con velocidad y firmeza, introduciste 2 dedos en mi vagina, que gemi y  desabroche tu cinturón, y el pantalón, baje tu cierre y meti mi mano para seguir masturbándote, baje el bóxer para liberar tu pene y lo masturbaba rápidamente, entonces levante mi pierna y la coloque en tu cadera,  me penetraste tan duro que grite, asi que metiste tu lengua en mi boca para callarme, entonces fue mas rápido, y bajaste a morder mis senos, yo gritaba de placer, metiste tu dedo en mi boca para callarme nuevamente, habíamos llegado al orgasmo, mis piernas temblaban,  entonces descanzamos un poco y nos metimos a la camioneta, como estaba empapada me preguntaste si tenía frio y te dije que si, por lo que me prestaste una chamarra que traías en la parte trasera de la camioneta, entonces me pase al asiento trasero, y me quite toda la ropa mojada, te avente la pantaleta para que voltearas  y vieras que quede solo con tu chamarra puesta, entonces me acerque a ti, y empece a manosear nuevamente tu entre pierna, abri tu pantalón y te masturbe, me agache para empezar a besar tu pene, lo mordía suavemente, cuando estabas llegando  me bebi tu semen,  me pasaste al asiento trasero de la camioneta, me sentaste y bajaste a besar mis senos, despues bajaste hasta mi vientre, y empezaste a lamer, succionar mi monte de venus, tu lengua empezó a jugar con mis labios vaginales, y poco a poco me penetraste con ella, mis piernas quedaron amarradas a tu espalda, te acariciaba el pelo, entonces me volteaste y empezaste a morder mis glúteos, metiste tu dedo en mi ano, y despues me inclinaste para penetrarme con tu pene, apretabas mis senos con una mano y metias tus dedos con la otra a mi vagina, cuando empezabas a venirte me lo metias con mas fuerza, hasta que llegamos en un solo grito, quede tendia boca abajo en el suelo de la camioneta, y tu encima mio, seguía lloviendo y estaba muy oscuro, nos vestimos, y nos salimos a mojarnos un rato mas, me besaste y me recargaste contra el asiento con la puerta abierta, en la orilla, me bajaste el pantalón y te abri el tuyo, solo saque tu pene y lo coloque en mi entrada, era tan rico, sentirte otra vez en mi, me acomode para que pudieras morder mis senos, fue rápido, asi que nos tiramos al suelo con el piso mojado y quede encima de ti, me empece a menear haciendo círculos con mi vagina teniendo tu pene dentro, lo apretaba cada vez que lo medio sacaba, nuevamente llegamos. Fue la mejor noche mojada de todas .


Fuimos a tu casa a jugar cartas de prenda, éramos 3,  tu y nosotras 2,  teníamos listo  la botella de vino dulce, tequila, y bocadillos, cuando repartimos las cartas, e íbamos perdiendo nos quitábamos las prendas, primero fuiste tú en perder la primer prenda, la camisa, quedar desnudo, después yo los zapatos,  ella el sostén, otra vez yo la blusa, después ella el vestido, tú el pantalón, ella las medias, tu los calcetines, yo la falda, yo el sostén, ella la tanga, tú, la playera, yo mi liguero, tu el bóxer, ella estaba desnuda, y tú también,por lo que seguimos jugando pero la apuesta, fue más alta, así pasamos a verdad o reto, ella ganó, y el primer reto fue que yo le diera un bocadillo con la boca, asi que fui y tome el bocadillo con la boca y se lo coloque en la suya, nuestros labios quedaron juntos en ese instante, la siguiente ronda volvió a ganar y el reto fue: Rociarme vino en el pecho y lo bebieras desde donde caia la última gota hacia arriba, siguiente reto lo puse yo, que te bailara como una estripper, tu preguntaste si haríamos un trio, las dos contestamos que si, yo aplique el siguiente reto ,  tomar tequila de los labios de ella, sin meter la lengua, asi que ella tomo el trago y empezaste a besarla  y abriste un poco sus labios para dejar  caer el tequila en los tuyos,  mi turno nuevamente y quería una verdad,  que los excita más, ¿Ver o hacer?, tu dijiste ver, ella dijo hacer, tu turno, verdad: Si nos lo pidieras, tendríamos sexo lésbico, ambas contestamos que si habia química que si, el turno de ella reto, besarnos tu y yo sin tocarnos. Tu turno reto: que hiciéramos sonidos de cuando llegamos al orgasmo, mi turno, verdad, ¿Qué canción los hace querer sexo? Yo dije BLACK VELVET, Tú  dijiste cualquiera de Barry White, Su turno, verdad, ¿En qué parte del cuerpo nos excitamos rápidamente? Yo el cuello, tú las piernas,  mi turno, reto, llamarla a su  celular y exitarla, su turno, reto, que yo la besara, tenia labios suaves y carnosos, mi turno, reto, ponerte vino en el cuello y que ella lo lamiera haciendo gemidos de exitada,s ella,reto, que me amarraras y recorrieras mi cuerpo con la lengua, mi turno, verdad, como nos harias el amor a cada una, el relato fue asi: A ella en la ducha, entrabas al baño, ponías música a todo volumen, y empezar a recorrer con tus manos su cuerpo, mientras le besabas la nuca y mordisqueabas sus oídos, y le restregabas tu miembro, bajabas por su espalda besándola, bebiendo el agua que caia por sus curvas, le apretabas los glúteos y despues metias tu lengua entre ellos, mientras acariciabas su monte de venus con tus manos, la penetrabas con 1 dedo primero, luego con 2 y con ellos hacias como si fuera tu lengua, te levantabas y la agachabas, la penetrabas suavemente muy despacio.  A mi, en tu sala, sentada en el sillón, con solamente mis medias de encaje, me las quitabas con la boca, despues te bajas el pantalón, y metias tu pene en mi boca,  y me bañabas con tu semen, después abrías mis piernas y te incabas, me acercaste a tu pene y me penetraste igual que a ella, suave y despacio.  Después del relato nosotras estábamos muy excitadas, así que me tocó el turno de reto, por lo que te decía que se lo hicieras como habías dicho, pero que la amarraras, ella accedió, te toco a ti, reto, que ella me sujetara para que me hicieras lo que habías relatalado, despues mi turno, bañarte con el vino y lo beberíamos las dos,asi que te echamos vino desde la cabeza y por la espalda, entonces ella se bebia el que caia por tu cara, labios, pecho, abdomen, pene, piernas, yo cuello, orejas espalda, glúteos, despues olvidamos el juego, y empezamos a bañarnos en vino cada uno, despues de ti segui yo, y ella se me bebia el vino de mis labios, cuello y senos, mientras tu lo bebias de mi vientre y vagina, despues la bañamos a ella, y yo bebi de sus labios, espalda y glúteos, mientras tu la bebias de los senos y la vagina, entonces ella se volteo hacia a mi y me empezó a besar, mientras tu me besabas el cuello, y la espalda, ella bajo sus dedos a mi vagina y me penetraba, mientras tu lo hacias con tus dedos en mi trasero y ano, me agachaste y me penetraste por atrás, mientras ella me besaba, despues la pusimos en medio y la acostamos entonces ella  te lamia y chupaba el pene yo la penetraba a ella con los dedos, despues con la boca, cambiamos y tu quedaste bajo nosotras, ella se sento en ti para penetrarse con tu pene, luego yo me sente en tu cara para que me prenetraras con la lengua, mientras nosotras no besábamos, entonces ella besaba mis pesos y yo los de ella, nos turnábamos para penetrarnos con tu pene y tu lengua, despues terminamos besandote, ella la boca y yo metiendo tu pene, despues dejamos que vieras como nos acaricibamos y nos hicimos el amor rozando nuestras vaginas, ella saco un vibrador y se lo coloco en un cinturón, y me penetraba, mientras  tu ponías tu pene en mi boca, cambiamos y yo la penetre, y ella te mordisqueaba el pene, mientras me besabas los senos, llegamos al climax los tres, al dia siguiente me bañe con ella y dejamos que nos vieras, como nos acariciábamos, me hizo lo que le hiciste la noche anterior, beso mi nuca, mi espalda, me masturbaba con los dedos y me penetro con pene de juguete, depsues lo repetimos yo a ella como me lo hiciste en el sillón,  pero esta vez, yo le di placer oral, la masturbaba hasta que la veía que quería que la penetrara con el juguete, y te hable cuando te acercaste podíamos ver tu miembro completamente erecto, asi que me sente en ella penetrándome con los dedos y empece a masturbarte para despues empezar a succionar tu miembro, ella quería hacerte lo mismo, asi que la deje y cambiamos de posición, y por ultimo nos turnamos para darnos sexo oral hasta llegar nuevamente al orgasmo, entonces ella decía que quería ver como me lo hacias mientras estuviera amarrada, y asi fue, estuvimos en tu cama, me sujetaste las manos con mis medias, y recorriste tu pene desde mi frente hasta mi boca, me penetraste la boca, te volteaste y tu boca empezó a jugar en mi vagina, un excelente sesenta y nueve, despues seguiste bajando tu pene hasta llegar a mi vagina, ahí jugaste sin entrar, como  lo hacia tu lengua,  despues entraste de un solo golpe, y asi lo hiciste muchas veces, ella se masturbaba mientras nos veía, despues fue su turno, empezaste por besarle los pies, rodillas, muslos, la parte interna de los muslos, hasta que llegaste a su vagina y ahí te quedaste penetrándola con solamente tu lengua, yo  me tocaba los senos y metia mis manos en mi vagina, asi que agarre el juegue y me penetre sola, cuando lo viste, la penetraste con tu pene y cuando te estabas viniendo le metiste el miembro a la boca para que bebiera tu semen. Nos metimos los tres a la ducha para quitarnos el sudor, y seguíamos acariciándonos, tu estabas en medio, te masturbábamos, mordíamos, restregábamos los senos contra tu cuerpo, nos besábamos, terminamos la ducha y  ella se vistió y se despidió de nosotros con un beso en la boca a cada quien, y quedamos solos, ya era tarde otra vez,  entonces entramos a tu casa, y en el estacionamiento me recargaste contra el, me inmovilizaste, y empezaste a restregar tu cuerpo contra el mío, entonces yo te pedía que me lo hicieras ahí, así que solo bajaste mi pantaleta, me subiste el vestido, te bajaste el cierre y me penetraste, me tapaste la boca con la mano para que no gritara, sentía como entrabas en mí, me decias que asi sentias mas estrecho la penetración y era cierto, me volteaste y me recargaste en la cajuela empezaste a besarme, morderme, metias tus manos por todo mi cuerpo, llegamos y entramos a la casa. Nos quedamos dormidos, cuando desperté me llevaste a casa. Pero por el camino en el auto ibas metiendo tu mano bajo mi falda y yo te tocaba el miembro por encima del pantalón,  baje del auto, y nos despedimos. Ella estaba esperándome en la casa. 

Esa noche parte 2


Chedza in Heaven

Empezaste a llamarme todos los dias al trabajo, ibas por mi para comer, al salir, empezamos a buscar las maletas para tu viaje, te fuiste unos dias a tramitar pasaporte y la visa, regresaste y faltaba 2 semanas para que te fueras, saliamos a bailar, al cine, nos reuniamos con varios amigos que empezaron a organizarte despedidas, fuimos a todas ellas, carne asada en una, balnearios, cenas, bares, pero en todas ellas me mantenías junto a ti, cuando me iba a platicar un rato con otras personas me buscabas con la mirada, cuando nos despediamos de los amigos saliamos a caminar sin dejar de abrazarnos, besarnos, o tomados de la mano, hablabas de lo mucho que tenias que practicar frances y mejorar tu ingles, me preguntabas si despues de estas semanas no habia cambiado de parecer en dejarte ir, y te dije que no, era la primera vez que estabamos dejandonos llevar por el momento, yo habia tomado la decision de irme un tiempo a monterrey posiblemente estudiar allá, asi que solo nos dejariamos llevar y tendriamos un hermosos recuerdo de lo que tuvimos, fuimos a caminar, al parque para ver un atardecer, ya estaba casi vacío, asi que llegamos al fondo en donde esta la pista de patinetas y un pequeño local abandonado, me recargaste contra la pared y nos metimos ahi, nos sentamos en el piso y empezamos a besarnos, entonces yo me senté en tus piernas y empece a restregar mi entrepierna contra tu miembro, subiste mi blusa, y te levantaste besando mi senos por encima del sosten, lo hiciste a un lado y lo mordiste, gemi, y tome tu mano para que acariciaras el otro seno, me restregaba en un vaiven en tus caderas, empezamos a sentir la agitacion de nuestros corazones. Desfaje tu playera para acariciar tu torso libremente, fue el segundo faje que haciamos en un lugar público, cuando terminamos, nos arreglamos las ropas y salimos, ya estaba oscuro, y no habia nadie, asi que caminamos a la salida y al auto;

Dejamos de vernos por unos días  antes de tu partida, para estar con tu familia, decías que te encantaría que los conociera pero yo te decía que era mejor que no, porque sabíamos que lo nuestro solo iba a durar unos  días más, a 3 días antes de tu partida, llegaste de sorpresa a la hora de la salida de mi trabajo, me emocione al verte, llevabas una camisa azul marino y unos jeans, el cabello algo despeinado, y una flor en la mano,  me abrazaste y nos besamos, y  fuimos a cenar al restaurante del pasillo del centro, caminamos por los alrededores y en una de las calles que estaba mas sola me arrinconaste contra una de las puertas y me besaste,  como aquella primera vez,  empezó a llover, me tomaste de la mano y corrimos al estacionamiento donde habías dejado el auto, me llevaste a tu casa, y nos pusimos a mirar la lluvia por el ventana, entonces me rodeaste la cintura con tus brazos y me besaste el cuello y me pediste que me quedara esa noche, que sería la última vez, me susurrabas al oído que querías tenerme una vez en tus brazos, que recordara tu aroma, tus caricias y tus besos, que no fueras algo pasajero, mientras deslizabas tus manos suavemente por mi cintura, abdomen, caderas, y subías hasta llegar a los tirantes de mi blusa, lentamente lo deslizabas junto con el tirante del sostén,  mientras me decias al oido lo tanto que habias soñado con tenerme asi, recorrer nuevamente cada parte de mi  cuerpo con tus manos, tus labios y aliento, deslizaste mi blusa y el sostén sin desabrochar, seguiste para abrir desabotonar la falda y  la pantaleta, me dejaste completamente desnuda, te detenias a besar cada rincón, desde el cuello, senos, vientre, llegaste a mi vagina y tus dedos ya estaban jugando con mis labios, tus labios quedaron frente a mi monte de venus y tus manos empezaron a acariciar mis glúteos, empezaste a besar, pusite una de mis piernas en tus hombros y empezaste a mordisquear, succionar, lamer, tu lengua me penetraba como queriendo perderse,  besaste mis muslos, hasta llegas a los pies, subiste nuevamente y nos besamos, mientras sentía tus manos acariciar mi cuello y deslizándose a mi espalda y glúteos, empece a desabotonar tu camisa, de las mangas, despues deje descubierto tu pecho, la saque de tu pantalón, quite el cinturón y abri tu pantalón, bese tu cuello, baje a tus pectorales y los mordique, mientras baja los pantalones y el bóxer ajustado,  baje lentamente y acaricie tu miembro, lo empece a besar, y lo introducia lentamente en mi boca, poco a poco sentía como crecía, escuchaba tus gemidos de placer, asi  que lo empece a succionar suavemente  y  lo apretaba con mis labios, acariciaba tus testículos,  tus glúteos,  y espalda baja, cuando de repente me alejaste y  me levantaste en tus brazos,  me recargaste contra la pared y levantaste mi pierna, entonces me masturbaste con tus dedos, cuando me sentiste mojada, me rozabas  con tu pene, mientras me decías al oído que todo estaría bien,  me cargaste y me llevaste a la cama mientas nos seguíamos besando, entonces fue cuando sentí como penetrabas lentamente,  me sujete a tu espalda, la arañaba, y fuiste penetrándome cada vez más lento hasta sentir que estabas totalmente dentro de mí,  me besabas, acariciabas, y me decias que asi querias tenerme, recordar cada momento, que no cerrarías los ojos porque querias verme disfrutar, llegar,  me levantaste y quede sentada sobre ti, entonces empece a apretar mi vagina cada vez que penetrabas,  te recosté, y me puse a girar mis caderas para sentirme mas, giramos nuevamente y quedaste sobre mi, sentía que estaba llegando y lo sabias, por lo que me penetrabas mas rápido y fuerte. Empece a gritar tu nombre, y tú el mio, cuando llegamos, quedamos recostados, me recargaste a tu pecho, entonces dijiste que no querías que amaneciera, cuando desperté ya tenías el desayuno listo, me besaste, y  cuando terminamos de comer, me tomaste de la mano y tarareaste nuestra canción, y me llevaste al baño, repetimos la pasión en la ducha, y en la cama, nuevamente nos bañamos abrazados, nos vestimos, te acompañe a entregar las llaves del departamento que rentabas, el carro se lo dejaste a tu primo, y te acompañamos a la terminal, hasta el momento en que te despediste, me decías que te pidiera que te quedaras, y solo te bese tiernamente. Prometimos que si después regresabas me buscarías y que esta vez no sería pasajero.




Una de esas noches en que no puedes dormir, por pensar en ese alguien, sobre todo cuando estás sola,  ese día fue la primera vez en mucho tiempo que soñé contigo, y regrese al momento en que pasamos de amigos a algo más,  después de casi 1 años de decidía por ambos, se presentó el momento en que pusiste las cartas sobre la mesa,  estaba en el techo de mi casa leyendo un libro, como el árbol de durazno que teníamos en el jardín me ocultaba de los curiosos, me encantaba estar ahí, me encontraste y subiste sin que me diera cuenta, sabias como me perdía en la lectura,  note tu presencia hasta que mi gato se bajo de mis piernas para saludarte, no se cuánto llevaba ahí arriba, pero casi terminaba el libro,  era sábado casi pasando el medio dia, me dijiste que realmente te gustaba, yo te respondi con un tu también me gustas, te sentaste junto a mi, me rodeaste con un brazo y yo solo me recargue, levantaste mi cara y me besaste, fue tierno,  me quede sorprendida no sabia que decir o que pensar, y me volviste a decir en serio me gustas, y bajamos del techo,  empezamos a platicar de otras cosas, evitando hablar de lo que habia pasado,  seguias llendo por mi a la escuela, los últimos días de clase, y los mas pesados, entre la organización de la graduación , examen de ingreso a preparatoria, los trabajos finales, tenia poco tiempo para pensar en otra cosa, asi que llego otro fin de semana y tenia un libro que leer para entregar la siguiente semana, asi que nuevamente me subi al techo a perderme en la lectura, llegaste mas temprano, sabia que estaba sola, me besaste en los labios y empezamos a jugar con el gato,  entonces nos acostamos en el piso del techo y me besaste, poco a poco sentía como te ponías sobre mí, deje que tus manos acariciaran mi cuerpo , metías tu mano bajo mi blusa, y con la otra mis piernas, empecé a sentir la agitación de tu respiración,  nos dejábamos de besarnos, pero era fantástico lo que hacia estremecer mi cuerpo, a pesar de traer las ropas parecía que estuviéramos siendo uno. Cuando terminamos estábamos sudando, agitados, y solo nos recargamos para recuperar el aliento, cuando bajamos del techo ya estaba oscureciendo,  bajamos y hablábamos como si nada hubiera pasado. 

Esa noche parte 1


Chedza in Heaven

Después de Terminar

Tenia 16 cuando termine con un chico al que ame y rompió mi corazón, duramos casi 2 años, yo estaba enfocaca en mis estudios y el trabajo, asi que encontró alguien que le diera lo que el queria sexo, cuando cumpli 18 fui a una reunión de un amigo en comun, mi ex ya estaba casado (embarazó a la chica por eso terminé con él), yo acaba de terminar la prepa y estaba en una relación algo inestable, mi novio de ese entonces me llevaba casi 7 años, era abogado con maestría e iba a tomar un doctorado en España, me propuso matrimonio y yo lo rechace no era lo que quería para mi, estaba por entrar a la universidad y conocer mas gente; en la Reunión lo salude como a cualquier viejo amigo, un beso y abrazo, platicamos de tontería y media, de nuestros padres y hermanos, yo llevaba varias palomas (Tequila y refresco) él varias cervezas, nos estábamos riendo de todo, subimos a la terraza y me preguntó que hubiera pasado si no hubiera hecho lo que hizo, le dije que tal hubiéramos seguido juntos, entonces me beso de la manera mas tierna en una mejilla y luego los labios, Dios había olvidado lo bien que besaba, y esa mirada en la que te pierdes y te olvidas de todo, lo aleje me vio llorar estaba molesta aún, nos fuimos a un cuarto que esta junto a la terraza, le grite todo lo que sentía, lo que me guarde, después solo me besó no se cuanto tiempo estuvimos besándonos, pero sentí como sus manos recorrían mi cuello y después por los hombros hasta llegar a la espalda, metió su mano bajo mi camisa con suavidad casi rozando los dedos con mi piel, sus labios bajaron a mi cuello, los hombros y desamarro mi blusa halter, bajo hasta mis senos, y con su boca lo bajo, y con sus manos lo desabrocho, empezó a respirar suavemente cerca de mis senos, yo temblaba porque era lo mas lejos que estaba llegando con un hombre, metió su mano bajo mi falda, acaricio mis glúteos, me levanto en sus brazos y me recostó en un sillón de la habitación, seguimos besándonos, yo solo acaricia su espalda firme y levante su playera seguía ahí ese sixpack que tenia por abdomen, me beso nuevamente el cuello, lamió mis senos, mi abdomen, sus manos volvieron a entrar bajo mi falda, mientras sus labios empezaron a besar mis muslos, senti como hacia a un lado mi pantaleta y la empezó a besar, senti poco a poco su lengua, mientras me empezo a penetrar suavemente con un dedo, y despues con su lengua, subio a besarme nuevamente, estaba completamente empapada, se desabotono el pantalon y bajo su cierre, cuando senti que iba a penetrarme lo detuve, y le dije que no, se abrocho el pantalon, y siguio dando placer oral hasta que llegue al climax (lo sabia porque aprendi a masturbarme) nos besamos, salimos del cuarto, y parecia que nadie se dio cuenta de que no estuvimos, me acompaño a mi casa y me volvió a besar con tanta pasión que quería que me hiciera suya, pero nuevamente me detuve y le dije "Esto es lo único que obtendrás de mi y solamente esta vez". Se fue, pero siempre que esta cerca la fecha en que terminamos, sueño con esa noche, pero en mi sueño llegamos mas alla de todo deseo.

Vaya que recordar es vivir, y recordar esa noche en que salimos al bar como todos los viernes como los buenos amigos que éramos, el plan de siempre el que ligara le daria la señal al otro para  reunirse en algún lado, esa noche bailamos con varias personas, hubo un chico que se paso varias horas bailando conmigo e intento propasarse, como siempre lo calme pero tu te molestaste e intentaste golpearlo, dejase a un lado a la chica con la que estabas bailando, asi que me puse frente a ti y te lleve a bailar del otro lado de la pista, pero mejor nos salimos de ahi, caminabamos por el centro, ibas muy callado y de repente me recargaste contra la pared y me besaste con pasión y a la vez con cierto miedo, reaccioné y te abofete, y no te importó, acariciaste mi cara y la tomaste con tus manos, acercaste tu cara a la mia, sentia tus labios rozar los mios y solo me dijiste, ya que estabas harto de fingir que no sentiamos nada, que solo eramos amigos, que sabias que yo tambien sentía algo, y me volviste a besar, me deje llevar, era cierto, sentía algo pero no me arriesgaba ya, aun dolia el pasado, pero debia dejarlo atras en donde pertenecia, asi que te rodee con mis brazos y seguimos fundudidos en el beso, sujetabas mi cuello con tus manos y las deslizaste por mi espalda, me abrazaste como si quisieras detener el tiempo, el mundo, que no terminara ese momento, recargaste tu cuerpo al mio, y senti tu calor, tu aroma esa fragancia fresca y algo amaderada, y el latir de nuestros corazones agitados, no importando que fuera la calle en la que estabamos, era tarde y un poco oscuro, bajaste tus manos a mis caderas y despues acariciaste mis gluteos, yo solo recorria tu espalda, ancha, marcada y atletica, nuestra respiracion agitada, recargando nuestros cuerpos, separaste mis piernas con tu pierna y frotabas tu muslo contra mi vagina, empece a sentirme humeda, sentia tu miembro duro y erecto, mi cuerpo temblaba, empezamos a pausar el beso, sentimos cuando llegamos al climax y  nos detuvimos poco a poco, calmando nuestra respiracion con besos tiernos, suaves; caminamos en silencio abrazados, empezo a llover dejabamos que el agua nos empapara, llegamos al auto, me llevaste a casa, nos despedimos con un beso.

Llegase  al trabajo por mi, me llevaste a cenar a tu departamento, y pasaron en la radio la cancion de aerosmith "I don´t wanna miss a thing" , te levantaste y me tomaste la mano, nos pusimos a bailar, empezaste a cantar, me besabas la frente, olias mi cabello, me mirabas a los ojos como si nadie mas existiera a nuestro alrededor, sonreias, me tomabas por la cintura y me dabas vueltas, me besabas, me dijiste que te habian dado la beca para canada y que en 1 mes te irias, me puse feliz por ti, te bese,  te quedaste serio, entonces dijiste que esperabas que te pidiera que te quedaras, pero no fue así, te dije que ambos teniamos metas que cumplir,  esa era una con  la que tu habias soñado, volviste a sonreir y me besaste nuevamente, seguimos bailando aunque nunca nos dimos cuenta cuando termino la cancion, seguia otra y otra, entonces me besaste nuevamente, bajaste tus manos suavemente por mi cuelllo, mi espalda,  llegaste bajo mi falda, acariciabas mis gluetos, me tomaste de las caderas y me levantaste, besabas mi cuello, hiciste que roeada mis piernas a tu cintura, y caminaste hacia tu habitacion, me acostaste en la cama, mientras tus manos recorrian mis piernas, empezaste a besar mi cuello, mordiste mi oreja, soplando cada rincon que besabas, desabrochaste mi vestido despacio, metiste tu mano y empezaste a recorrer mi abdomen, la espalda, mientras tus labios bajaban a mis hombros y con los dientes hiciste aun lado los tirantes del brasier, mientras lo desabrochabas, bajaste por mis senos y los desnudaste con la boca, respirabas lentamente en ellos, empezaste a besarlos, despues a chuparlos, los mordías suavemente, mi vestido quedo completamente desabotonado, volviste a mis labios los mordias suavemente, me susurraste al oido que querias besar cada centimetro de mi, entonces tus manos recorrieron mis caderas, y empezaste a bajar la tanga,y tus labios volvieron a recorrer mi cuellos, hombros, senos, abdomen, vientre, muslos, tus manos subieron para acariciar mis senos, subiste a mi cuello y empece a lamer tus dedos, los chupaba, mientras acariciabas nuevamente mis senos, tus manos bajaron a mis caderas, besabas mis muslos, rodillas, mordisqueaste mis pies, bajaste nuevamente y llegaste a mi vientre, abriste mis piernas y besaste la parte interna de mis muslos, llegaste a mi vagina y la empezaste a besar, le diste mordiscos suaves, y me estremecí, tu lengua empezo a urgar poco a poco hasta que senti que con ella me penetrabas, grité, te pedi que siguieras, estaba loca de placer, mojada, sentia que llegaba al extasis, y al mismo tiempo empezaste a acariciar mis gluteos,y mis labios vaginales, empezaste a penetrarme con un dedo, luego con 2, y lo alternabas con tu lengua, en ese momento llegue al completo y total orgasmo. Mi cuerpo temblaba, asi que poco a poco me giraste y empezaste a morder mis gluteos, mi espalda, sin dejar de masturbarme con tus manos, me recargaste tu miembro que estaba dentro de tu pantalon, pero se sentia tan duro, simulabas penetrarme y mordias mi cuello, mis orejas. Cuando llegaste, te acostaste un lado mio y me acurrucaste en tus brazos, dijiste que esto lo habias soñado desde la noche que empezo todo; nos quedamos dormidos, despertamos en la madrugada y me empece a vestir, cuando me abrazaste y me pediste que me quedara,te pedi que me llevaras a mi casa,asi que te levantaste y nos fuimos,te bese nuevamente antes de entrar a mi casa y nos despedimos. 

Diario de la Doctora Miss Love: ¡A participar en el concurso de relato erótico de Dolce Love!

concurso-literario-2014-dolcelove¿Qué tal el día, Loves? Espero que bien y que lo estéis disfrutando mucho, tanto como yo. Hoy os quiero avisar, por si aún no lo sabéis, del concurso que los amigos de Dolce Love han lanzado y que están relacionados conmigo de alguna forma porque se trata de un concurso de relato erótico en el que podéis participar y ganar un premio en metálico junto con un lujazo como es el aparecer tu relato en el blog Eros de El País, ¿a que es suculento?

oharaMe avisaron el otro día pero sabéis, queridos, que no puedo participar porque, entre unas cosas y otras me considero parte de Dolce Love y no sería justo así que he pensado que lo mejor es avisaros a todos los que tenéis esas dotes de escribir un poco ocultas aún para que os animéis e intentéis hacer algo (cuanto antes mejor porque así tendréis más tiempo de promocionarlo y que os den muchos votos que la primera criba se hace así antes de pasar los relatos para que un jurado, que este año me he enterado que será Venus O’hara, se los lea y decida cuál es el vencedor).

Pero voy a ser mala… Os voy a dar algunos consejos para esos relatos que queráis presentar a Dolce Love para que sean más votados, que seguro eso os ayuda a obtener más oportunidades… A ver… os diré lo siguiente:

  • Tratad de escribir una historia que tenga principio, mitad y final. No es algo que puedas hacer en muchas páginas pero si cuentas una pequeña historia en pocas páginas llenará más que una simple escena. Esto os lo digo, queridos, porque no es lo mismo leer una historia que tiene pies y cabeza que una que no lo tiene.
  • No vayas a solo relatar lo que es un encuentro sexual, sexo puro y duro. Eso no es un relato erótico, es solo descripción sexual y con eso no ganarás. Tienes que intentar hacer un relato lo más sensual posible, que evoque eso que estás escribiendo (en definitiva, que al leerlo te haga pensar que eso se puede hacer realidad y que tu mente se lo esté imaginando conforme avances en la lectura).
  • Puedes personalizar, a veces los relatos con nombres hacen que sean más fáciles de seguir que si no los usas. El problema es que, a menudo, puede ocurrir que la gente no se identifique con ese nombre o que no le guste. Si eso pasa hay una solución: no dar descripciones o decir que ese es su nombre porque quiere ocultar el verdadero. Así os podéis librar de eso.
  • Nunca pienses en las páginas que tienes que escribir, piensa solo en la historia y escribe sin más. Si ves que te quedas corto, relee después de haberla escrito por si hay algo que puedas ampliar y si te quedó larga también habrá cosas que puedas quitar. Pero siempre escribirlo de un tirón y luego retocar, no pensar en nada más ni en lo que los demás relatos enviados a Dolce Love puedan decir (mejor escribir sin leer antes los otros).
  • Antes de enviarlo, comprueba que está bien escrito, sin faltas de ortografía, con todos los guiones donde deben estar, párrafos, etc. No es que vayas a ser corrector de tu texto pero debe quedarte bien para que la gente lo entienda y le guste. Las faltas de ortografía harán que la gente deje de leerlo si tiene muchas porque es una falta de respeto presentar un texto así.
  • Procura ser original. La originalidad hará que la gente se sorprenda más de tu relato y lo votarán más si está bien escrito y les gusta. Además, harás que nadie te copie ni se puedan presentar varios relatos con la misma trama…

Bueno, creo que con esos consejos tenéis de sobra y yo espero poder ir echándoles un vistazo a todos los relatos de Dolce Love que seguro habrá algunos que sean de mis favoritos… Y si queréis,… yo soy un bonito persona femenino del que escribir, ¿a que sí, queridos? Podríais pensar en escribir algo sobre mí, o con una pareja, o… Vaya, ya empecé a echar rienda suelta a mi imaginación y pensar varios relatos donde sería la protagonista y haría (y me harían) muchas cositas. ¿Qué cositas le haréis vosotros a vuestros protagonistas?

Recordad que el concurso de Dolce Love finaliza en 2 meses, pero no es para dormirse en los laureles, que necesitáis muchos votos para conseguir ser finalistas para el concurso Dolce Love. Os jugáis 150 euros y aparecer en el blog Eros de El País. ¡A por ellos!


Archivado en: Diario Secreto Tagged: concurso, concursos, doctora, love, miss, relato erótico, Relatos Eróticos

Test de embarazo

El otro día me di cuenta de la falta de información que muchas veces tenemos sobre los test de embarazo, sobre todo, porque muchas veces la gente se los hace sin querer que se entere la gente por lo que no se pregunta, no se habla... y ya ni te cuento si te lo haces a edades "tempranas". Hay muchas marcas pero la técnica a utilizar suele ser la misma: mojas en orina el palito (a veces

Diario de la Doctora Miss Love: Un experimento disparatado

camara-sexoAy, querid@s, qué día es el que llevo hoy… Acabo de llegar a casa después de una sesión un tanto disparatada, o mejor dicho, increíble, porque a quien se la cuente no se lo van a creer. Pero oye, que una esperaba dar una solución y vamos si la dio… Os lo explico.

Hace un par de meses me llegó una pareja que tenía problemas para intimar porque nunca les apetecía cuando ellos solían ser muy activos sexualmente, es decir, que les gustaba el sexo. No tienen hijos ni tampoco los están buscando, les va bien en el trabajo y además tienen un buen colchón económico. Así que no había una razón que pudiera pensar que no quisieran tener sexo con la pareja (salvo el hecho de que pensaba que quizás ya no se sentían atraídos el uno por el otro).

De hecho, lo primero que pensé fue eso, que hubieran perdido las ganas por la otra persona. Así que les propuse que hicieran un viaje a algún sitio que no conocieran y solo ellos dos, sin compras, sin nada más que quedarse en el hotel. De esa manera podía comprobar si ellos realmente se sentían atraídos y sí, funcionó, pero no llegaron a culminarlo y claro, no valía para devolverles la pasión que estaban buscado. ¡Y es que se veían más como amigos que como pareja!

Recuerdo que él un día me dijo que parecía que, de tanto usarlo, el amor se le había acabado porque, si bien quería a su mujer, las ganas de sexo parecían más un segundo o tercer plano, ya no pensaba en eso sino en llegar a casa y estar tranquilo al lado de ella, hacer cosas juntos, disfrutar de ese rato después del trabajo. Y ella igual, decía que no le importaba tanto el sexo. Claro, yo no sabía qué decirles porque, si bien eran felices, siempre les faltaba algo y el sexo por obligación ya sabéis, Loves, que no compensa.

Así que ideé un experimento muy muy raro pero que… tuvo resultado. Les pedí algo extraño, lo reconozco, porque les dije que se grabaran en vídeo teniendo sexo y olvidándose de la cámara. Lo hicieron, y les pedí que trajeran la cinta a la sesión. Así que hoy los dejé un momento a solas viendo su propio vídeo en el que ellos hacían “cositas”. Quería que vieran la forma que tenían de hacer el amor e intentar saber si es que hacían algún gesto que pudiera hacerles pensar que no tenían ganas de estar con la pareja. Pero no, lo que vi (lo poquito), parecía que estaba bien. No quise ver mucho más y salí del despacho para dejarles pidiéndoles que me avisaran cuando lo hubieron visto.

Lo hicieron, al final entré un rato después y hablamos sobre ese tipo de sexo que habían presenciado y les pedí que lo calificaran. Como esperaba, dijeron que era frío y parecía más algo que haces por obligación que disfrutándolo.

Al menos ya había conseguido algo. Les pedí que se miraran a los ojos y cada uno dijera una palabra del otro, algo que los definiera. Lo hicieron (no diré lo que dijeron…) y luego fui subiendo el tono de la conversación. Mirándose, sin apartarse el uno del otro nunca, les iba preguntando una y otra vez sobre su color favorito de ropa interior, la zona que querían que fuera besada en ese momento, la ropa que quitarían primero… Era un juego tonto y estúpido pero parecía que les llamaba la atención.

De hecho, llegó un momento en que las preguntas eran ya algo más subidas y ellos estaba muy receptivos, tanto que tuve que salir a por un vaso de agua para ellos a fin de continuar la sesión… Pero cuando volví…

¿Os imagináis recuperar las ganas de sexo de golpe? Pues ahora imaginad lo que pasó cuando abrí la puerta del despacho, dos personas en el sofá, medio desnudos y sin darse cuenta siquiera de que estaba allí.

¿Qué hice? Pues cerré la puerta lo más despacio posible y me senté con otro paciente en la sala de espera mientras “esperábamos”. Menos mal que mi despacho está insonorizado que si no…

Al cabo del rato, un largo rato por cierto, salieron y me buscaron, arrepentidos, pero con una sonrisa de oreja a oreja que me hizo echarme a reír. Al menos he conseguido a otra pareja feliz pero no sabéis la calentura que me dejaron y ahora no voy a ver el sofá como lo veía antes… A ver qué le digo yo a mi jefe ahora para que me lo cambie… ¡¡Que ya van 3 en este año!!


Archivado en: Diario Secreto Tagged: amateur, cam, doctora, escena sexo, grabar video, love, miss, terapia sexual

Relato Erótico: En el avión…

avion2Estaba cansada de estar leyendo después de tantas horas sentada en el avión sin poder hacer mucho más. Añoraba su ordenador, su móvil, pero no podía sacarlo y trabajar con él porque le llamarían la atención o harían que tuviera problemas. La lectura le había hecho tener varias horas de disfrute pero, después de acabar un libro, no tenía ganas de empezar otro y empezaba a pensar que debería haberse pensado mucho más esas vacaciones para coger un avión de más de 10 horas de vuelo.

Echó un vistazo a su compañero de viaje. Estaba dormido pero se le veía atractivo. Llevaba un traje negro puesto y una camisa en la que tenía desabrochado el botón del cuello aunque no se le veía mucho más. Su rostro parecía angelical dormido como estaba. Y eso que no había echado el asiento hacia atrás. Temía que su cabeza acabara en el hombro de ella y al final tuviera que estar sosteniéndolo, o bien caer rendida ella del aburrimiento.

Había entablado algunas palabras, meras formalidades para pasar el tiempo que vivirían juntos pero no sabía mucho de él. Miró por la ventana intentando ver algo que la distrajera en plana noche que era y pronto sintió cómo él se movía girándose hacia ella, echándole el brazo por encima hasta alojarse entre sus piernas.

Aspiró con sorpresa ante ello y lo miró intentando retirar el brazo de ese lugar pero éste empezó a acariciarle los muslos y se perdió en las sensaciones. Estaba dormido, lo había verificado, y sin embargo, su mano había cobrado vida y la recorría por los muslos incitándola a que abriera las piernas para tocarla en un punto más íntimo. Lo malo era que estaba deseándolo.

A su alrededor, las luces estaban apagadas y solo la suya permanecía activa hasta que la quitó presa de pánico de que pudieran pillarla en esa situación. Al estirarse, la mano de él se coló hasta un punto más caliente y gimió por ello. El hombre se acercó más aún echándole el aliento en la oreja y provocándole oleadas de placer que iban directas hasta su centro que palpitaba de impaciencia.

Los dedos mágicos se movían de una a otra vez, siempre en pro de más profundidad, de más deseo. Sus bragas se habían mojado hacía ya y las manos las tenía ocupadas sobre sus pechos dándose el placer que le faltaba en ese momento.

Fue él quien retiró de su camino la parte de tela que separaba la piel con piel e introdujo un dedo en su feminidad abriéndole los labios, buscando esa perla dorada que lo esperaba con afán y quería explotar en su mano.

Éste siguió moviendo los dedos, cogiendo y dejando escapar su clítoris mientras ella se mordía los labios para evitar que los gemidos salieran y despertaran al que le estaba proporcionando un momento único… en un avión. No sabía si estaría casado o no, dónde iría al bajar del avión pero, si lograba hablar con él, iba a sacarle toda la información posible pues, si con las manos podía hacer eso, bien deseaba saber lo que haría lúcido por completo y con todo su cuerpo.

A punto estuvo de chillar en el momento en que su orgasmo le llegó, la mano del hombre mojada con su propio jugo. Quiso acercarse y tocarlo a él al ver la protuberancia que tenía pero se paró en el último segundo, no fuera a despertarlo. Tras eso, retiró la mano y volvió a moverse, sin apartarse, como si hubiera terminado pero no quisiera abandonarla. Mientras, intentando recuperar el aliento, no sabía si reír o llorar, chillar o callarse. Había sido toda una experiencia que, si el viaje duraba más, esperaba que se repitiera de nuevo un par de veces más pues así seguro que conseguiría pasarlo mucho mejor.

Se levantó con cuidado arreglándose la falda y esquivó al hombre para ir al baño. Atravesó el pasillo con paso silencioso para no despertar a nadie y entró por la puerta olvidándose de cerrar pues, al estar todos dormidos, nadie la molestaría.

Cinco minutos después, y antes de que pudiera evitarlo, la puerta se abrió empujándola hacia el interior. Apenas pudo ver quién había entrado sin esperar siquiera a que ella saliera, ni darle oportunidad a ella. Enfocó con la mirada. Su compañero de avión estaba ahí de pie ante ella, su cuerpo ajetreado y sensual, un aura poderosa a su alrededor que la hizo recordar todo lo que acababa de hacerle en su sueño. ¿Con quién habría soñado?

–¿Preparada para el segundo?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: avion, doctora, Erótico, eroticos, fotos, love, miss, Relato, relatos

¿Llevas el preservativo en la cartera?

Hola a todos! me ha parecido curioso que tanto a través de aquí como de Proyecto Kahlo me ha llegado la misma duda esta semana, la pregunta era... ¿es bueno llevar el preservativo en la cartera o le pasa algo? La verdad es que la cartera siempre ha sido como el sitio mítico donde llevarlo, de hecho más de una persona recordará la marca que dejaba el mismo en ésta durante la juventud de no

Diario de la Doctora Miss Love: La moda de los selfies

selfieEl otro día de camino a casa me fijé en que un grupo de chicos estaba con el móvil sacándose un montón de fotos con sus amigos y riéndose de las caras que ponían. Después, supongo, las subirían a facebook o a cualquier red social para que los demás compartieran las risas y me vino a la cabeza la moda de los selfies… Francamente, algo con lo que hay que tener mucho cuidado.

Como psicóloga debo decir que no me gustan los selfies porque es una forma de darse más bombo y platillo como si necesitaras el beneplácito de otros para sentirte bien tú mismo. De hecho, muchos de mi profesión opinan igual,  no es algo que se deba hacer continuamente, no se puede estar fotografiando uno mismo una y otra y otra vez, como si quisieras contar en fotografías tus 24 horas (cosa que seguro existe). La autoestima cae, por ejemplo si no te comentan, si no le dan al me gusta, si no… ¿Qué pasa, que tenemos que estar a ver qué te dicen para cambiar o seguir igual?

Uff, lo siento querid@s, es que a veces esas modas hacen mucho daño. Se ven como algo divertido, simple, sencillo. Y no sabéis el daño que hacen. A ver, no es que esté en contra. Está bienn y se cogen algunas selfies que llaman mucho la atención pero como toda moda hay que tener muchísimo cuidado.

Ahora mismo me viene a la cabeza la de accidentes que se han tenido este verano y antes incluso, de personajes famosos y todo, por hacer una selfie. ¿Creéis que merece la pena eso? ¿Poner en peligro tu vida por una foto? ¿Estamos locos?

Sí, es bonito, original, atractivo… todo lo que quieras. Hacerlo una vez, o unas cuantas veces sin que sea demasiado repetitivo también está bien. Pero ojo, a veces ese narcisimo puede ser contraproducente. ¿Te imaginas que en mi trabajo, en mitad de una sesión con un paciente, me ponga a hacer fotos con la lengua fuera? ¿O que en una reunión te pongas encima de la mesa haciendo como que montas algo? Vamos, si no nos despiden es que están ciegos o ellos también saben de la tendencia de los selfies jajaja. Desde luego la imagen sería más que llamativa, imagina los periódicos: “Despedida por sacarse selfies sacando la lengua en plena sesión con un paciente”. De cine, vamos.

Perdón, había dejado esto a la mitad porque tuve que llamar a Mitsuki y al final hemos estado hablando mucho rato. Ella sí que suele hacer selfies muy seguidas, cosa que a mí no me gusta pero, en su caso, teniendo en cuenta que tiene una personalidad muy fuerte, que no lo hace para agradar ni tampoco para subir su ego, sino solo porque lo ve divertido y una forma de tentar a sus chicos, es hasta cómico porque nada más colgar una selfie tiene montones de comentarios de sus chicos pidiéndole que les diga dónde está para ir a verla. Jajaja, y sí podrías decir que es para ella sentirse popular, pero si los respondiera, o los mirara. Cuando hablaba conmigo se ha hecho una y la ha colgado. Me he puesto delante del ordenador a curiosear y ha tenido varios comentarios. He fisgado los anteriores y había algunos muy subiditos de tono u otros un poco más ofensivos… Le he preguntado y, ¿sabéis qué? Me ha dicho que no tiene ni idea porque es la cuenta que da a todos los chicos, no a “sus” chicos (entiéndase que tiene favoritos) y por tanto ahí van todos los que conoce pero no le importan y lo único que hace es ser mala malísima con ellos jajaja.

¿Veis cómo los selfies pueden ser divertidos? Todo puede tener un lado bueno y un lado malo. Yo os muestro los dos y cada cual que piense el que más le guste aunque no me gustaría que os hiciérais daño con los selfies…

Y ahora que lo pienso… ¿Quién me manda un selfie? ¡Que quiero conocer a mis seguidores! Jo, no es justo no poder veros, con lo mucho que yo os quiero, Loves y lo que os aprecio por estar siempre leyéndome y comentando en las redes sociales (el blog está hambriento de comentarios)… A ver quién es el primero o primera en hacerlo y sorprenderme de todos vosotros. Eso sí, que sean divertidas, no os paséis que sé por dónde tiráis algunos y algunas… ¿Vale?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: diario, doctora, love, miss, secreto, selfies

Relato Erótico: Era una noche de septiembre

septiembreEra una noche de septiembre…

La luna caía sobre mis hombros. Llené de sueños mi cartera antes del encuentro. Siento a pleno su perfume al que todavía no conozco. Algo raro sucede en mi. Deseos sin límites giran en mi mente.

Camino mirando la punta de mis zapatos
Imagino mis pies descalzos encima de los tuyos…imagino la humedad de toda tu piel, de todos sus pliegues, la humedad entre mis piernas.
Abro la puerta…


Te veo apoyado en la pared…tus manos detrás de la cintura y una mirada repleta de brillos celestiales. Parecías morder mis ojos con los tuyos.
Siento el primer beso en la frente, de amor fraterno casi protector…

Voy dejando la vergüenza de mujer encima de las sábanas y me convierto en mujer-amante, en mujer amada.

Desabrochas mi camisa…
yo, la tuya…
Ni un centímetro nos separa en ese cuarto que elegimos para amarnos…
El sudor de los cuerpos se pega en los cristales de la ventana
donde las estrellas piden permiso para observar este milagro.
Corazones que palpitan a un ritmo increíble…
se confunden los latidos con el roce de nuestro sexo…
Me abro suavemente como pétalo herido…
y te hundes en mi…
y me sumerjo en vos…
y me ahogo…
y somos uno…
Y no existo aquí…
Y estoy en vos, adentro
Y vos dentro de mí
Y el adentro se repleta.
Voy evadiéndome lentamente hacia tu mundo…
donde sólo vos podes llevarme.
Beso tus declives y colinas…
El corpiño de jazmines y magnolias duerme sobre la alfombra…
De a poco descubres mis rincones.
Estallo en mil gemidos.
Tu lengua dibuja un sendero de brasas por mi espalda…
Y por esos rincones que dejo que huelas y que te aromes.
Es difícil desenlazarnos…
El reloj da la una…
Ha llegado el final
La noche se acrecienta…
Y nos vamos los dos…
Hemos nacido…

María Manetti


Archivado en: Relatos Eróticos Tagged: Amor, Doctora Miss Love, Poesia erotica, Relatos Eróticos, Septiembre, sexo

Diario de la Doctora Miss Love: 4 de septiembre, día de la salud sexual

reunion-4-sepHoy es un día especial para mí Loves, es un día que me encanta y eso que lo descubrí hace poco. Y es que hoy 4 de septiembre es el día de la salud sexual y, como psicóloga sexual que soy, para mí es como día especial. Uff, todavía recuerdo lo que hice el año pasado. Se me ocurrió, por andaba un poquito de bajón, pedirles a mis pacientes, unas semanas antes, que, como se aproximaba el día especial y que lo consideraba como si fuera mi propio santo, tenían que traer para ese día algo especial, algo que les recordara la sexualidad, bien la suya o bien la de su pareja.

Claro, llegó el día y el quid de la cuestión es que, igual que ellos traían algo, yo también lleve. ¡Y menuda montamos! Menos mal que el jefe no estaba ese día porque se había cogido las vacaciones antes, que si no… Esa es la razón por la que este año no he hecho nada aunque Mitsuki ya me comentó unos días antes si lo había hecho porque quería participar. Sí, claro, como si la fuera a dejar. Ella seguro que se traía a sus hombres y empezaba a escenificar algo, si la veo venir…

En fin. Hablemos del día de la salud sexual. Es cierto que, a veces, considero que tantos días internacionales no es tan bueno como parece: el día de la salud sexual, el día de la salud, el día de la salud infantil, el día… Al final, si echas la mirada al calendario, todos los días es el “Día de…” y eso si tienes en cuenta un solo país, que si tienes en cuenta a todo el mundo te vuelves loca porque se repiten celebraciones en distintos días.

A pesar de que el Día de la Salud Sexual me gusta, porque está muy relacionado con mi profesión, creo que las personas pasan un poco de él. Al menos yo no. Este año me he propuesto (cosa que haré en un par de horas porque debo ir a la consulta) que mis pacientes hablen hoy sobre sexo y ver en qué se equivocan, qué conocimientos tienen sobre el sexo.

¿Y si hacemos un juego? Eso fue lo que les dice a todos ellos hace una semana (al menos a todos los que tengo programados para hoy, que son unos cuantos). Pues bien, resulta que voy a hacer una encuesta con ellos. Les propondré varias preguntas de tipo sexual para este día y quiero que me las respondan, no que me las escriban, sino que expongan la respuesta porque así veré qué tanta libertad se toman de hablar de sexo y, a la vez, fomentaré la comunicación con la pareja, si la tienen, o el hecho de que se abran a las personas que tienen a su lado. Es una dinámica que puede funcionar muy bien aunque a alguna que otra le va a dar un ataque de ansiedad, lo sé.

Pero es importante hablar de sexo sin que se piense que se está diciendo algo tan gordo que puedes ir al infierno derechita por ello. Vale, eso es la historia, que ha puesto que el sexo es el malo malísimo de la vida (con lo bien que hace).

¿Qué te recomiendo a ti, querid@? Pues que lo disfrutes pero, también, que intentes buscar algo relacionado con la sexualidad. Dicen que todos los días hay que aprender algo nuevo en la vida, ya sea una experiencia, un nuevo conocimiento, encontrar una amistad, etc. Hoy, en el Día de la Salud Sexual, hay que aprender algo nuevo sobre sexo y comunicarse con la otra persona. Seguro que así enriqueces tu mente pero también tu experiencia. Y, sobre todo, si no te has revisado desde hace tiempo, mejor que lo hagas. No cuesta mucho y podría salvarte si hubiera algo. ¿No crees que merece la pena, Love?

En fin… me voy retirando ya. Recuerda, el Día de la Salud Sexual es hoy, un día importante para aprender cosas nuevas sobre Salud Sexual. Quién sabe, a lo mejor en tu ciudad hay algún evento relacionado con esto y podrías preguntar. También en muchas tiendas eróticas hay promociones y ofertas este día (sobre todo en protección e higiene íntima), ¿te hace falta algo?

¿Os enseño algo yo? A ver… ¿Sabíais que… el sexo alivia los dolores crónicos que se pueden tener tales como artritis, migraña, etc.? Al menos de mí, ya has aprendido algo nuevo (que espero no supieras). Y si lo sabías, ¿qué esperas para dejarme un comentario e ilustrarme con tu conocimiento?


Archivado en: Diario Secreto Tagged: 4 de septiembre, doctora, love, miss, salud sexual