Relato nº 5: Mi tia María, parte 2.

Nos sentamos en la mesa, uno frente al otro, podía ver como colgaban sus tetas, tía María a pesar de ello se las tocaba de vez en cuando el por que no se, seria alguna manía que tiene, mientras comemos no paraba de acariciarme con sus pies las piernas, no paraba. al terminar recogimos todo, fregué mientras ella terminaba de barrer el suelo y me dijo:
- me voy a dormir la siesta y a tomar el sol, si quieres algo dímelo.
- vale, yo me iré a dormir también un rato, estoy algo cansado.
ella se fue a su dormitorio y yo algo mas tarde subí las escaleras y me fui a mi cuarto, para llegar a el paso por delante de su puerta y por que no, me quede mirando, allí estaba desnuda completa mente sin tanga ni nada, boca abajo con el ventilador dado, notaba como se había quedado dormida y me acerque a contemplarla, de pronto me asuste, me sonaba el movil desde mi cuarto y como alma que lleva el diablo me fui corriendo a ver quien era, podían ser mis padres diciendo que venían pero no lo crei cuando hablo ya mi tia de que me quedaba con ellos todo el fin de semana. Era mi prima Ana:
-  que tal primito?¿ todo bien por casa?
- si, poca cosa, montando la piscina y viendo la tele, tu que tal cuando vienes? (me hacia el interesado, no me importaba que viniera tenia ganas de follarme la de nuevo, pero mi tía me tenia cachondo por ella)
- creo que iré después de cenar, ahora estamos jugando con las consola y vendrán mas amigas para cenar todas juntas, ¿has pensado en mi?
esa pregunta era con mas de segundas de lo que parece
- si, te estoy echando de menos, me quedo aqui hasta el domingo por la tarde noche, si vienes te espero y te como el coño
- no empieces que no estoy sola y me estas poniendo muy cachonda con solo de pensarlo
- pues di la a sara que te haga un dedo, alomejor la mola el rollo voyera
- ¿te gusta mi amiga sara? tiene unas tetas enanas, esta plana..
- si, pero seguro que tiene un coño rosadito bien bueno
- tu solo a mi coño, bueno te dejo que estan por aqui molestandome sino ponte mis fotos
me colgo, como habia cerrado la puerta me dispuse a pajearme pensando en Ana, en lamerla el culo y darla bien por atras... mientras estaba en faena llamo a la puerta mi tia:
- manu me voy a tomar el sol!
- valeeeeeee!!!!
por el susto se me habia bajado y me costo un poco retomar el tono, pero no era como antes,   salí y en la mesa de la parte de arriba me encontre un mini mando pequeño, no recordaba que eso estuviera allí, lo cogí y lo inspeccione, me fui a la habitacion de mi tia en un momento de intuicion que tube, allí había una caja roja y negra pequeña que ponía "bolas chinas vibradoras con mando", misterio solucionado!!!, mi tia me habia dejado su parte del juguete para jugar con ella...  la busque en silencio, fui a la habitacion de mi prima que da al jardin y daba todo el sol, me acerque a la ventana y me asome, al lado de la piscina había una tumbona pero alli no estaba, el unico sitio mas donde de el sol y sea privado es la terraza de la guardilla, alli tienen 2 cama inviduales y muchos trastos, la terraza no es muy grande, entra juntos 2 tumbonas de playa, alli estaba en bolas, tumbada, se veia tras la ventana sus piernas, todo su cuerpo menos el cuello y la cabeza, sus tetas caian hacia los lados y parecia estar despierta.
me dispuse a jugar con el aparatito, le puse en posición 1, la verdad que no era gran cosa, 4 posiciones de intensidad y 2 de modo: continuo e intermitente, le puse modo 1 intermitente y senseguida vi como se llevaba la mano al coño subi a la 3 y se extremecio tocando se las tetas, baje al 2 dejandolo unos minutos, se abrio de piernas y se tocaba el coño, me estaba poniendo cachondo asiq empece a tocarme, me sente en unas de las camas, tenia visión directa de ella, veia como se acariciaba por todas partesen cuanto vi que estaba disfrutando lo puse como un loco al 4 y continuo entonces se escucho:
- oohhh!!! no pares mi pequeño
al oirla me fui al marco de la puerta
- ven mi pequeño ven
me acerque a ella y con los pies me la empezo a frotar, no disfrute mucho de esa forma pero la cara de viciosa de ella me gustaba, como ella se encontraba tumbada me puse entre ella encima de sus tetas y la dije:
- come polla, vamos abre la boca yo te ayudo
- quieres que te coma la polla???
- si! ( la baje la intensidad del aparato), o si no, no tendras mas vibracion
- que cabron eres
en cuanto abrio la boca se la meti, casi no la entraba de lo gorda que la tengo, no paraba de apretarme el culo con las uñas pidiendo mas
- que bien la chupas
como ella casi no podia por la postura que tenia la mande sacr la lengua y la de golpecitos en ella, cmo lo veia en las pelis porno y yo tenia a mi tia que hacia lo que yo queria se lo hice hasta que me dijo:
- dejate de ostias y come el coño a tu tia
se abrio de piernas y tenia el coño pelado, no me di cuenta hasta que me fije bien
- te gusta el coño de tu tia? a que parece el de una niña?
la verdad esque le tenia con los labios superiores cubriendo los inferiores, parecia el coño de una cria, es increible, ni mi prima le tiene igual, la empece a lamer el coño y notaba el vibrador, pense que le tendria dentro pero la hice dedos y no le encontraba, solo queria saber dond estaba xq no paraba de dcirme:
- no pares, no pares!
no pude mas y se la intente calzar en el coño pero me dijo:
- primero sacame lo del culo
lo tenia en el culo!! la saque 2 bolas que no paraban de vibrar, ya que se las sacaba lo hice de poco en poco viendo como dilataba su culo con ellas, la ultima tiraba de ella de poco en poco mientras la comia otra vez el coño, la estaba volviendo loca, me pidio que se lo sacara ya y la metiera mi polla,  como la tumbona es de platico y no se veia muy estable la levantey cuando se levanto de un tiron la saque la bola:
- que cabron como sabes hacerme gozar
- ven, ponte en la pollata y saca el culo
- no espera
sin decirla nada me pego otra chupada a la polla, se puso como la dije, e de decir que la terraza da a un solar donde no hay nadie, los unicos que nos escuchaban podian ser sus vecinos:
- no hables muy alto pueden escucharnos alguien
me agache y la comi el culo para lubricarla todo y la meti de poco en poco agarrandola suavemente las caderas, no queria hacerla daño pero ella de un tiron la metio dentro del todo, grito un poco y yo también no me lo esperaba. enseguida cogimos ritmo, aproveche que con lo pequeña que es podia agarrarla las tetas, entre sus gemidos me iba a correr dentro de poco y se lo hice saber:
- para o me corro en tu culo
- no espera
entramos y se puso a 4 patas en una de las camas, me puse detras y la perfores el coño, estaba que la daba algo no paraba de decirme:
- follame cabron follame!!!
- me corro puta, me corro!!
al poco me empece a correr dentro de ella mientras la daba aazotes y me suplico:
- dame por el culo, dame por el culo!
como mi polla aun estaba algo dura se la meti con restos de leche, no llegue casi a sacarla cuando se empezo a correr:
- ahh ahh cabroooonnnn!!! sigue ahhhh!!!
era la primera vez que oia a mi tia gritar, ya sé a quien a salido de gritona mi prima... se la fui a sacar y me dijo:
- no! espera... me gusta sentirla dentro..
la verdad que yo tmb aproveche y seguida moviendome, en silencio oimos los dos a la vecina gemir como una loca y me dijo mi tia:
- seguro que nos ha oido y se puesto cachonda
- no lo hace con el marido???
- esta separada, vive con su hijo pequeño, tiene un cargo alto y se permite el lujo de vivir aqui con el dinero que le pasa su ex cada mes para el crio
bueno, eso era un parte que no tiene nada que ver con el relato, solo que parecia que la vecina tambien disfruta de mis visitas de otro modo.
nos bajamos directo a la piscina, mi tia ya me agarraba de la mano como si de adolescentes fuieramos, entonces me dijo qme pusiera el bañador por que en el jardin los unicos que nos podian ver era la vecina cachonda y no queria que compartiese mi polla con ella, asique los 2 nos pusimos los bañadores y al agua!!!!
q fresquita estaba! se puso lo polla como un cacahuete jajaja, pero alli estaba mi tia para no dejarla ni un instante:
- estas hecha una viciosa, nunca me imagine que llegara a pasarnos esto
- yo tampoco todo a sido muy rapido, pero lo estoy disfrutando y no me arrepiento de ello, solo que de esto nada de comentarlo con tu prima, no quiero que piense que soy una degenerada, pero tu polla me vuelve loca y follas mejor que tio!

Relato nº 4: Mi tía María, parte 1.

A eso de las 5:00 de la mañana me fui a la habitación de invitados, si me pillaban en el cuarto de su hija los dos dormidos podrían pensar mal, y acertarían! Pero mejor no tentar a la suerte… como era verano quede su ventana un poco abierta para que se airease el resto de la mañana la habitación y asi no levantar muchas sospechas, por mi parte escondí la sabana vieja que empleamos para follar y me metí en la cama.
Por la mañana, a eso de las 11:00 me despertó mi tia:
-          Manu levanta, no me daba cosa despertarte, pero ya va siendo hora de levantarte.
Yo con las legañas aún puestas pegue uno de esos estirones que nos damos todos antes de levantarnos de la cama que parece que nos alargamos como un chicle y la contesto con un tono de vagancia absoluta:
-          Ya vooooooyyyyy….
Después de 10 minutos tirado en la cama recordando la pasada noche me empalme… que raro… como no notaba la presencia de mi tia (llamaremos Maria) ni de Ana me dispuse entre sabanas a tocarme un rato, una pajilla mañanera. Cuando estaba metido en faena se oye una voz ronca:
-          ¡Vamos chaval! Que se te pegan las sábanas…
El que faltaba mi tio, de unos 45 años, delgado, moreno como el solo, me gusta ir con el, tiene un Audi alto de gama y siempre que vamos juntos le pisa al acelerador que da gusto, con Maria eso no lo hace por que en seguida le grita que pare.
De un respingo me levante de la cama y baje a la cocina, allí mi tia me había preparado un colacao bien fresquito, se lo agradeci, después del calor de anoche… jajajaja. Después del desayuno ayude a mi tio a preparar el coche, se iba todo el fin de semana al Norte por motivos laborales, la verdad que siempre anda de un lado para el otro pero como dice que le encanta su trabajo nadie dice nada al respecto. Ana había quedado con las amigas para comer el casa de una de ellas, mi idea era irme a mi casa pero como ese fin de mis amigos estaban que si en las fiestas de sus pueblos, vacaciones con la familia y de mas, no tenia que hacer, además en el jardín de mis tios podía poner la piscina y quedarme allí con la escusa de bañarme gratis.
Al poco de irse mi tio pregunte a mi tia:
-          Te parece bien si montamos la piscina para bañarnos esta tarde?
Sin oscilaciones mi tia acepto, me enseño donde lo tenían guardado y la empece a montar, al principio pensé que no seria gran cosa pero me llevo su tiempo, al ser de las que se pueden montar y desmontar varias veces las instrucciones digamos que estaban en unas condiciones un poco lamentables entre borrados y demás, asique pedi ayuda:
-          Tia!!!! Me echas una mano????
-          Si Manu, aunque creí que sabrias como montarlo
-          Eso es lo que yo pensaba
Hable con ella casi sin mirarla, la verdad, estaba mas atento para ver si lo montaba y poder bañarme que a ver como iba vestida y me lleve una sorpresa, se había puesto un vestido de andar por casa muy ceñido, después de estar esta mañana a punto de correme se me presenta asi mi tia… iba sin sujetador y se podía entre ver un tanga fino cada vez que se agachaba, eso si las tetas bien grandes, aunque como ya dije caídas.
Cuando ya teníamos la lona y cerco hecho la empece a llenar, perfecto! Ninguna fuga, después de casi 2 horas y sin casi instrucciones conseguimos montarla, aunque no desaproveche ninguna ocasión para deleitarme con las tetas de mi tia. Con la calentura que llevaba se me pasaba por la mente cualquier tipo de calentura, deseaba verla ya en bañador, bikini no se pone por que al tener a mi prima el cuerpo se la quedo un poco descuidado por asi decirlo, no la gusta que la vean los michelines, aun asi quería follarmela, comerla las tetas y penetrarla.
Como estábamos solos se dispuso hacer la comida, antes de irse mientras llenaba la piscina me dijo que la mojara las manos con la pistola del jardín, lo puse en modo aspersor como si fuese un error la moje parte del escote y manos, en la verdad que no quería refrescarse???
-          Joder Manu como me has puesto! No sabias ponerlo de otra forma?!
-          Lo siento tia, no crei que estaba tipo chorro
-          Bueno da igual, ayúdame hacer la comida
Consegui lo que quería, la empape todas las tetas y además no se cambio de ropa, al llegar a la cocina vi como los pezones estaban duros y al ser una prenda ya de por si algo ceñida se le notaban mas aun, me hizo varias pilladas mirándola las tetas y no decía nada, solo de vez en cuando, si la pillada era grande:
-          Centrate Manu o comeremos a las 16:00 a este paso
-          Hago todo lo que puedo
La comida era una ensalada de verano y teníamos que hacer todo, pero era imposible concentrarse con tal delantera delante mio, en una de las ocasiones pude observar como me miraba el paquete, la verdad no me di cuenta que tenia la tienda de campaña puesta, de modo que de forma burlona la dije:
-          Tia, centrate o te quedaras bizca
Se echo a reir, los dos sabíamos de que estábamos hablando, en una de las ocasiones se fue a la nevera a por unos hielos y como el congelador se encuentra en la parte de abajo se agacho poniedome el culo bien redondo a tiro, después de una situación de tal magnitud me acerque a ella con el pretexto de sacar el agua de la parte de arriba, poniendo adrede mi polla en su culo
-          Que haces???
Era una pregunta un poco absurda, si la llegara a enfadar sé que se quitaría al notarlo pero no fue asi.
-          Nada coger el agua del frigo
Se incorporo, pero no dejo que su culo dejase de rozar mi polla, lo cual me dijo:
-          Espera que te ayudo a buscarlo
La verdad que la botella estaba bien a la vista, lo dos sabíamos exactamente donde se encontraba, como estaba bien envalentonado fui a por sus tetas, no se como pero ya tenia una fuera, como no paraba de restregarse la dije:
-          Te gusta la polla de tu sobrino?
No dijo ni palabra solo la pude oir un:
-          Ahhh
Estaba disfrutando, no me lo creía, pero cada vez estaba mas cachonda, me tomo la mano no me dejaba quitarla de sus tetas, tampoco quería hacerlo me estaba gustando agarrarla del pezón, con el juego que habíamos empezado la pregunte:
-          No te da vergüenza estar asi con un miembro de tu familia???
-          Si quieres paramos o te bajas el pantalón y te la chupo
Dicho y hecho, en cuanto la vio se la comio y entre chupada me decía:
-          Que dura la tienes, me gusta tu polla
Sin preámbulos la quite todo y la comi el coño encima de la encimera, un coño peludo, cuando lo vi me dio cosa, después de comerme el coño depilado de su hija… no le di mucha importancia y me dispuse a degustarlo, madre mia que sabor!! No paraba de decirme:
-          Sigue no pares! No pares!
Mientras se lo comia pude observar como se tocaba las tetas, estaba haciéndola gozar, nunca crei que me la follaria, al poco me grito:
-          Métela ya!! Y no pares hasta que te lo diga
-          A la orden!
Que caliente tenia el coño, se lo hice a pelo, no dijo nada, no pare en ningún momento solo hasta que sono su móvil
-          Joder tia que opotuno! Quien coño es?
-          Es Ana, sigue no pares, hablare con ella
Bueno… me quede un poco a cuadros, pero allí estaba follandola mientras hablaba con mi prima:
-          Que quieres? Quédate a comer con Sara, luego si quieres venis aquí, tu primo a puesto la piscina, te dejo estoy ocupada
Hablo con ella como sino pasara nada, me dio morbo como se la metia y ella no dijera nada, al colgar me dijo:
-          No te asustes por mis orgasmos, tu no pares en ningún momento
Con la incognita me quedo unos minutos hasta que dándola mas fuerte empezó a estremecerse y a salir a borbotones flujos vaginales, me empapo entero
-          Ahhhhhh.. para me vas a destrozar!! Correte en mis tetas!!
No tarde ni medio segundo y me corri en ella, se puso como pudo de rodillas se agarro una teta y con la otra me empezó a pajear,  vaya paja, aparto un poco la cara para que no la diese, no me molesto porque me relamio entero.
-          Vaya sobrino tengo, que picha brava, espero que aproveches bien el fin de semana
-          Que pasa tia? Mi tio no te da de lo tuyo?
-          Como viaja tanto me tengo que hacer los trabajos yo sola y esta mañana ya te vi la tienda de campaña que tenias, no se que estarías soñando pero no pude apartar la vista
Si la contara lo que me paso horas antes… mejor no diría nada, total el fin de semana hasta ahora me estaba saliendo redondo.
-           Si quieres antes de que llegue Ana te hecho crema solar y te hago un masaje?
-          Me parece buena idea, pero antes vamos a comer, mas tarde ya se vera
Nos limpiamos un poco y me puse el bóxer, ella se quedo en tanga aunque me hubiera corrido no paraba de mirarla, me atraía mas que mi prima, me daba mas morbo mi tia que mi prima..
Continuará…

Relato nº 3: Mi prima Ana.

Me presentaré, me llamo Manu (nombre ficticio) y tengo 25 años, soy un chico normal mido cerca del 1’80 con algún kilo de mas y con gafas.
El relato que cuento a continuación es real, todo paso cuando tenia unos 19 años,  desde pequeño como no salía con mis amigos solíamos ir a casa de mi tia en un pueblo cercano a un chalet, allí vivían mi tía, mi prima 1 año menor que yo y mi tio que por circustancias de trabajo estaba casi todo el dia fuera.
Mi prima con 15 años morena y delgada la verdad que no despuntaba mucho, un culo normal y el pecho se le empezaba a formar, al ser mi prima nunca la vi con otros ojos que no fuese familiar, mi tia ya cambiaba bastante pequeña de 1’65,  melena  rubia teñida, una tetas descomunales caídas por el paso del tiempo, el culo a pesar de tener cerca los 45 le tenia bastante bien conservado.
Cuando empezaba hacer buen tiempo íbamos allí casi todos los viernes y sabados por la tarde hasta cenar allí e incluso quedarme con ellos a dormir.
La verdad que con mi prima siempre me lleve muy bien, pero de un dia para otro empezó a tocarme el culo , el cual al principio no le di mucha importancia pero después de varias ocasiones lo hiciera ya empece yo a poner mi mano sobre el suyo.
Una vez en su habitación mirándola el pc que no la iba, mi madre y mi tia se fueron como hacían todas las tardes a dar una vuelta, note que mi prima (llamémosla Ana) se tumbo en la cama y me puso el culo en pompa, yo por aquel  entonces era muy pavo para algunas cosas y no la hice el mas minimo caso, hasta que un sábado por la tarde mi tia me llamo diciendo que si me pasaba y cuidaba de Ana me daba la propina que ellos tenían una cena muy importante y llegarían tarde. Al llegar me abrió Ana, con una sonrisa muy pícara, yo ya pensando en lo sucedido me cambio el chip y la veia con otros ojos, ala entrada me recibió con un beso en toda regla, ni me aparte ni nada, es más la meti la lengua todo lo que pude y al terminar me dijo:
-          Esto si es una buena bienvenida, ¿no te quejaras?
Al fijarme bien iba de colegiala o eso intento, una falda que por lo que pude ver se la recogio mas de lo debido, unas calzas y una camisa entre abierta, de pelo una coleta, no se como sería mi cara pero se echo a reir con cara de picara.
Como eran las 20:00 y no sabíamos que cenar se cambio y fuimos al super a comprar algo, con el dinero que me dejo mi tia compramos lo mas rápido un par de pizzas unas coca-colas y una tarrina de helado. Al ser las fiestas del pueblo nos quedamos tomando un pincho por allí y enseguida se apresuro Ana para volver a casa.
En un momento me imagine a mi prima cubierta de helado comiéndomela, fue un flash que tuve en mi cabeza pero que me puso cachondo. Al llegar a casa la pregunte:
-          ¿a qué hora te apetece cenar? Porque se tiene que encender el horno y calentar
Al no tener contestación de ella subi al piso de arriba, se estaba cambiando y vi como se desnudaba, las tetas ya empezaban a “florecer”  con pezones oscuros grandes y pude comprobar como el coño le tenia ligeramente rasurado, no pude evitar tocarme mientras la veía,  en ese momento tenía ganas de entrar y hacerla de todo, pero no era ocasión, pese a sus iniciativas si entraba con ese ímpetu la podría mangar gorda si ella no quiere.
La dí 2 golpes en la puerta y enseguida contesto, se había puesto la bata de la ducha y ya me imagine que iba hacer pero aun asi la pregunte de nuevo:
-          ¿te vas a duchar? ¿a que hora quiere cenar?
-          Si, me voy a la ducha de mi madre que es mas grande y la cena déjalo para mas tarde. Como tardare un poco puedes ponerte al pc, me han dejado nuevas películas que podemos ver juntos.
Sin más rodeos fui al pc para ver que películas había, la verdad había 2 carpetas en el escritorio nuevas, tal es así, que estaban incluso apartadas del resto de iconos, una ponía “películas” y la otra “archivos”, me puse a cotillear, las películas eran las de Men in Black y ese tipo, la verdad que me esperaba alguna pastelada de crias… en la otra carpeta tenia fotos d ella en bikini y ropa interior, habría unas 50, tampoco me intereso mucho jugármela a espiarla en la ducha, lo cual me hice mi pajilla rápida, al poco de empezar me sentía observado y es que el ventilador del pc hace un ruido de la ostia, ¡me había pillado!
-          ¿te gusta lo que ves?
-          Si, me pones muchísimo Ana, ven siéntate…
Sin acabar de decirla nada se desnudo, aun se notaba mojada y sentada de lado encima mio empezamos a besarnos en la silla, sus manos me levaron a su coño, ¡estaba pelado!, ya sabia ella lo que tenia que ver y hacer, lo tenia planeado, al tocar su coño note que estaba mas que mojado. Comprobé que su coño aun era virgen lo cual me sorprendió ya que en estos tiempos cualquier dia nace un niño con la caja de condones debajo del brazo… en ese momento nos fuimos a su cama donde nos tumbamos haciendo un 69 y empezamos a devorarnos, no se cuantas pollas habría comido ella hasta entonces pero arte y maña tenia mas de un rato…
Su coño era delicioso y mas al estar recién duchada no paraba de comerla todo, se dejaba hacer, me pidió que la diera azotes y yo como fiel servidor se le puse rojo, cada vez estaba mas cachonda hasta que ya no pude mas y se la meti al estilo misionero, como sabia que iba a sangrar pusimos debajo unas sabanas viejas, su cara de dolor al principio me impresiono, pero al poco me dijo:
-          Vamos cabron méteme tu polla hasta el fondo
-          ¿quieres polla puta?
-          Si, vamos!!!!
Coloque sus piernas en mis hombros y se la clave hasta dentro sus gritos de placer eran cada vez mas altos, estaba claro que era una gritona, cuando puso se libero de mi y se puso encima mio, quería llevar las riendas y la deje hacer, agarrándola de las tetas y comiéndoselas empezó a gritar
-          ¿Te gusta mi polla?
-          Si, me encanta, sigue con las tetas no pares…
Se abalanzo sobre mi y agarrando la del culo con las dos manos se me ocurrio meterla un dedo en el culo, no dijo nada, me chupo el dedo y se lo introduje sin ninguno problema al poco se corrió, vaya orgasmo…
-          ¿te ha gustado?
-          Si, me dejas agotada..
-          Pues ahora me toca a mi correrme,¿ donde me dejas hacerlo?
-          Elige soy toda tuya, menos el coño, aun no tengo la píldora…
Al estar cansada se tumbo y me empezó a pajear delante de las tetas, me coloque encima de ella y abrió la boca mientras me decía:
-          Damelo todo , correte
Sin tardar mucho me corri, el chorro mas grande la callo en boca y cara, lo siguientes sin derramar gota me chupo, no la importo los restos de sangre, estab claro que mi prima ana es toda una guarrilla, al terminar me dijo:
-          Si te portas bien , me tendras siempre que quieras
-          Me parece correcto, ahora vamos a la ducha a lavarnos y después cenamos
En la ducha nos liamos de nuevo, parecía insaciable, me la comio de nuevo y mi polla al poco revivio, sin preámbulos y con el agua cayendo la puse contra la pared y la encule,  se notaba como ya la habían dado mas por el culo, no rechisto, me corri dentro lo poco que me quedaba agarrando la de las tetas y diciendola:
-          Que puta eres ya te han dado mas veces por aquí…
-          Si.. me encanta, y aun nos queda mas noche para disfrutar…
La noche siguió llena de pasion, cenamos vimos una película tranquilos en el sofá y después… etc etc…
Espero que les guste, es un relato largo pero es como lo vivi… mas adelante contare el encontronazo con mi tia. Espero que les guste

Relato nº 2: Veterana ingenua.

Siempre tuve suerte con las mujeres en los lugares de trabajo, es más, en toda oficina en la que trabaje por lo menos tuve un affaire. Pero hay uno que recuerdo especialmente porque se trató de la primera vez que lo hice con una mujer casada y 15 años mayor.
Para contar este relato le daré el nombre de Andrea, pelo castaño, ni muy alta ni muy baja, simpática, ex modelo de ropa desde hace algunos años debido a que había alcanzado los 45 años. Termino trabajando en la oficina donde yo estaba porque su esposo quedó desocupado o de paro como dicen los españoles.
Al principio no le prestaba atención porque no pasaba por mi cabeza la idea de salir con una mujer mayor y además casada, habiendo tanta chica joven por la ciudad. Las tareas de la oficina quisieron que formáramos un equipo de dos, por lo que la cotidianeidad y la buena química entre ambos terminaron haciendo el resto.
Hubo 4 elementos de ella que hicieron cambiar mi mirada hacia ella en la forma en que el lobo mira a su presa: primero su inocencia (que no duró mucho tiempo); segundo, sus piernas largas que escondía bajo sus amplios pantalones; tercero, sus tetas bien formadas (tipo gota de agua, no sé si me hago entender) Las modelos son un poco lisas para mi gusto, pero Andrea tenía las tetas más grandes que lo usual y por último, porqué no, su encantadora sonrisa.
Fue sólo cuestión de esperar el momento propicio...
Un día quedamos solos en la oficina, tapados de laburo y nos dejaron las llaves para que cerráramos cuando terminásemos. Estábamos bastante cansados y le pedí que me hiciera un masaje en los hombros porque los tenía doloridos. Solo había sido una excusa para devolverle el favor. Me ofrecí a hacerle lo mismo, pero no espere su respuesta y la empecé a masajear en su silla. La relajé bien y cuando menos lo esperaba deslice suavemente mis manos hacia sus tetas. Se quedó helada y después de unos segundos me dijo:
"Raulito, me parece que no me gusta nada lo que estas haciendo."
En ese momento el fantasma de una acusación de acoso sexual chocó en mi cerebro, por lo que decidí cesar de inmediato de apretarle las tetas.
Le pedí disculpas, le dije que no sabía que me había pasado, que por favor no se lo dijera a nadie y cuando nos despedimos me hice el avergonzado. ¿Si estaba preocupado? ¡Por supuesto que no! Cuando le acaricié las tetas, aunque fuera por segundos note la exquisita sensación de sus pezones duros. Hice un poco de teatro como precaución. ¡La mente de las mujeres es tan complicada!
Al día siguiente algo había cambiado en Andrea. Su forma de vestir cambió para siempre. Vino con una camisa ajustada y abierta que, ahora sí, mostraban las formas de unos senos generosos. Sin ser minifalda, su pollera contorneaba sus esbeltas piernas y redondo culo que terminaban en unos delicados y huesudos tobillos, acompañados por zapatos de tacos altos y envueltas en medias de nylon de esas que tienen una línea oscura en la parte posterior.
Su maquillaje era de una perfección profesional (de ese tema, sin duda tenía conocimiento) y sus movimientos eran lánguidos y sensuales. No fui el único que lo noto, porque hubo varios silbidos de aprobación en la oficina. De no saber que era el responsable de ese cambio hasta me habría sentido celoso.
Sin embargo el principal cambio que yo noté, estaba en su mirada. Era una mirada que tienen aquellas personas que dominan una situación, algo extraña y difícil de explicar. Me miraba de reojo y cuando notaba que yo la miraba mantenía la vista por unos segundos hasta que la bajaba hacia los papeles que leía. Pensaba que yo tendría miedo que ella abriera la boca y les dijera a los jefes la situación del día anterior. Sin duda pensaba sacar alguna ventaja de esta situación. ¡Pobre ilusa!
En un momento del día se acercó a un lado de mi escritorio, estando yo sentado, para hacerme una consulta pueril, pero apoyo su cadera y nalga contra mi hombro y antebrazo, pensando que me iba a hacer sufrir y que me iba a poner nervioso con esto. Como mi escritorio daba de espaldas a la pared y nadie podía ver, pasé rápidamente mi brazo por detrás y ubiqué mi mano entre sus piernas. Comencé a subirla lentamente hasta dejarla aprisionada entre ellas, hasta tocar la telita de sus pantys.
Nuevamente la había dejado helada, pero para mi sorpresa tardo en reaccionar. Cuando lo hizo susurro enérgicamente: "Raúl soltáme, soltáme" y trato de zafarse, pero yo la agarre con fuerza de la pierna y seguí tocándola en la chochita con algún dedo que me quedo libre. No le quedó más remedio que quedarse quieta porque si bien los otros no estaban mirando, estaban ahí.
Solamente la solté cuando tenía los dedos mojados de su excitación. Fue directo a su escritorio y no levantó más la vista. Al final del día quedamos nuevamente solos y esta vez fui yo el que se acercó a hacer una pregunta pueril. Ella estaba sentada y yo parado. Estaba tan confundida que no entendió una palabra de lo que le dije y simplemente acerque mi rostro y le di uno beso largo y apasionado. Les había dicho que Andrea era ingenua, por lo que su respuesta me sorprendió. Ella vio la forma de mi pija que abultaba el pantalón y se abrazó a mi entrepierna, restregando su mejilla y labios contra mi picha que a esta altura estaba bastante gorda. Su rostro estaba rojo, sus ojos cerrados y sus labios abiertos, éstos se desfiguraban cuando los restregaba por el pantalón (que dicho de paso, me ensució con su lápiz labial. ¡Pero a quién le importaba en ese momento!). Fue algo instintivo y espontáneo en ella.
"No, no,... no puede pasar esto, soy una mujer casada" - dijo.
Debe ser uno de esos momentos en que las mujeres dicen que ponemos cara de estúpidos, pero como no me estaba mirando traté de poner la voz más machaza posible y le dije:
"Era inevitable".
Qué boludo ¿no? Pero en ese momento no tuve otra frase mejor que decir. Así que, en vez de seguir hablando la abrace, la bese, la acaricié y también la apreté... ¡y le encantó! Ahora en vez de decir: "No, no... soy una mujer casada", decía: "No, no... acá no".
Pasó una semana hasta que pudimos encontrarnos en un hotel. ¡Salir con una mujer casada con un desocupado que no tiene otra cosa que hacer que estar pendiente de su mujer puede ser bastante problemático!
Cuando subíamos a la habitación miré hacia atrás y como no había nadie le empecé a acariciar las nalgas. ¡No creo que halla cosa más suave y agradable al tacto que el culo de Andrea!
Cuando digo que era ingenua, quiero decir también que era bastante inexperta. Se había casado joven y parece que su esposo no había sido muy imaginativo que digamos.
A tal punto era inexperta que se sorprendió cuando me desnudé. Se fue al toilette sin mirarme. Después de unos minutos apareció en ropa interior y con baby doll negro. Cuando la vi se hizo la bandera. ¡Qué espectáculo! Qué puedo decir... el cuerpo de una modelo de revista... bueno, así era Andrea, pero con unas buenas tetas.
Su mirada tenía un solo objetivo: mi pija que se iba levantando centímetro a centímetro, hasta apuntarle entre medio de los ojos. La miraba como hipnotizada.
Me acerqué hasta abrazarla y me preguntó si ella me gustaba. Como se habrán dado cuenta no soy muy bueno para hablar, así que le saqué el baby doll a lo bestia, le arranque la ropa interior y empecé a besarle los senos. Le pasaba la lengua por la aureola, luego escalaba por sus pezones y me daba una vuelta por la cúspide. Sin darnos cuenta ya estábamos acostados en la cama, en un abrazo donde nuestros cuerpos se confundían. De casualidad pasé mi lengua por su oreja y fue el gatillo que disparo la sexualidad de Andrea. No me pregunten por qué, a algunas mujeres les vuelve loca el clítoris o el punto "G", pero a Andrea le volvía loca la lengua en la oreja. La tenía debajo de mí y sentía un terremoto de hembra a pesar de pesar 30 kilos más que ella. Me agarro de los pelos con ambas manos y me trajo hacia sus tetas diciendo:
"¡Toma bebé, bésame las tetas... vení que Andrea te da de mamar... ahhhhhh qué placer!"
No me dio tiempo a nada. Mientras me ahogaba entre sus tetas me agarró con sus piernas por la cintura y frotaba su pubis enérgicamente contra mi vientre.
No hay nada que me excite más que una mujer excitada. Decidí tomar control de la situación y me incorporé arrodillándome de frente a ella, tomé sus piernas por debajo los muslos y la subí hasta que mi pija quedo en el triangulo de sus piernas y conchita, pase sus pies por detrás de mi cintura hasta que quedaron enganchados uno con el otro, apunté y le metí la cabeza de la pija, sintiendo la presión de su vagina que era estrechita. Me pareció que necesita un poco más de trabajo antes de empalarla y le agarre las tetas con ambas manos y empecé a apretarlos y moverlos en forma circular mientras restregaba de arriba abajo la pija por su chochita. Cuando cedió un poco la presión de su concha ya bien lubricada, no tuve piedad y empecé a penetrarla centímetro a centímetro hasta el fondo, con suavidad pero sin pausa.
"Aahhhhhhh, qué delicia. Toma pija mi amor... así, así gózala" - dije
Andrea movía su cabeza de un lado a otro, respirando profunda y rápidamente por la boca.
"Cojéme papito, cojéeme, aahhhhh que divino... me mataas" decía ella.
Generalmente soy yo el que acaba primero, sacándome toda la tensión y la calentura acumulada, lo que me permite disfrutar mejor de los polvos siguientes... ¡pero esta guacha me gano!
Disfrutaba como una loca, decía frases incongruentes como:
"pija, pija. mete, duro.... y los típicos ahhh, ahhhh"
Se veía que ella no aguantaba más del placer. Verla gozar de esta manera me estaba súper calentando, pero no acababa. Sin darme cuenta estaba aumentando el ritmo, la profundidad y el ímpetu de la cogida. En ese momento se llevó la mano a la boca y empezó a temblar todo su cuerpo. Yo no tuve misericordia y le seguí dando máquina.
Seguí así por un tiempo hasta que se relajo y retiró su mano de la boca mostrando esa sonrisa de satisfacción que tienen las mujeres cuando están bien cogidas y dijo:
"Raúl... qué divino... qué divino"
Ahí sí que acabé con todo. Por un momento desapareció el mundo. Fue un gran orgasmo y cuando tomé conciencia nuevamente estaba sobre el cuerpo de Andrea que respiraba agitadamente. Estábamos empapados en un caldo de sudor y fluidos.
Después de un cigarrillo me dijo que no sabía cuántas veces había acabado mientras acariciaba con ternura mi pija. Resultó que era multiorgásmica, pero que hasta ese momento no lo sabía. Realmente estaba obsesionada con mi pija. La miraba, la acariciaba, me decía que era grandecita, suavecita...
Entonces le pregunte que por qué no le daba un beso. Me miró como diciendo ¡al fin! Se le abrieron los ojos de felicidad.
"Nunca chupe una pija" - me dijo
"Es algo innato de las mujeres, todas la chupan... y a tu marido...?" - le pregunté
"No, me da vergŸenza con él"
"Bueno, yo creo que se merece un beso ¿no?"
Se bajo hasta la entrepierna, junto los labios exageradamente para dar un beso y rozó la cabeza de la pija con los labios. Me miró con una mezcla de malicia y picardía y otra vez la beso, pero esta vez haciendo un ruido de beso "muac". Repitió lo mismo pero besando toda la cabeza de la pija. Me miró nuevamente pero esta vez con una sonrisa de puta consumada que sabe el placer que esta dando y comenzó nuevamente a besar pero con los labios levemente abiertos.
"Voy bien señor?" me pregunto con una sonrisa que ya tenía muy poco de inocente.
"Alguna vez tomaste helado de pija?"
"Helado de pija? me dijo inclinando la cabeza a un costado y esta vez sí con algo de ingenuidad.
"Será así?"
Y comenzó a lamer la pija como un helado, comenzando desde la base y terminando en la punta para que no se derrita. Y la verdad era que me estaba derritiendo... y se daba cuenta de ello. Ahora ella sola tomó la iniciativa y pasaba sus tetas por la verga. Se detenía cuando sus pezones rozaban la punta, levantaba la vista buscando la mía y sonreía. Después se puso la pija entre el surco de sus tetas y me empezó a pajear con ellas. Cuando sus tetas golpeaban mis huevos me excitaba más todavía. Ahora cuando la pija estaba en lo alto de sus senos la besaba nuevamente. De repente me miró, con los ojos entrecerrados y relamiéndose los labios me dijo:
"Qué rrrica pija... toda para mí", pero esta vez se la metió en la boca hasta que desapareció la mitad de la picha dentro.
Empezó un movimiento ascendente y descendente que comenzó a acelerarse. Le dije:
"Trágatela más"
"No puedo, no me entra mi amor" me respondió con un poco de culpa.
Pensé: "bueno, para ser la primera vez esta bastante bien..." Siguió dándole pero ahora la completaba con movimientos circulares de su cabeza cada vez más rápidos. No lo pude contener ni la pude poner sobre aviso. Ella emitió un:
"Uhhhmmmmm Uuuuuuhmmmmm, hmmmm", pero que dejaban comprender su placer y su sorpresa.
Levantó la cabeza y entre la comisura de los labios tenía un hilo de semen. Le dio un beso nuevamente a la pija y me dijo:
"Ahhh, mi amor... la lechita caliente... la leche adentro", y la siguió chupando hasta dejar la pija bacía.
Se incorporó, me miró, miró la pija y riéndose me dijo:
"Qué limpita que esta" y me dio un tierno beso en los labios.
Había otras cosas que Andrea no había probado, como que le chupen la concha o que la cojan por el culo y en las cuales la tuve que instruir, pero con una alumna tan aplicada y devota no puedo decir que no halla sido un placer. En otra oportunidad les contaré acerca de esos encuentros con Andrea.

Relato nº 1: Mi vecina octogenaria.

Nunca me había sentido atraído por la vecina del piso contiguo; todo lo contrario, siempre la había visto como la tipica anciana viuda que se dedica a sus quehaceres domésticos y poco más.
Sin embargo, cierto día eso cambió. 
Me la encontré en el portal de casa. Iba cargada con las bolsas de la compra, por lo que me ofrecí a ayudarla a suvirlas a casa, dado que no hay ascensor en mi edificio. 
Ella me miro y, sonriendo, acepto mi oferta. 
Una vez hube dejado las bolsas en la cocina de su casa, ella me ofreció un billeet de 20 €, en compensación por mi ayuda. Yo me negué diciendole:
-No tiene importancia, quedese con él-a lo que ella respondió:
- Pues de alguna forma tendré que copensarte por tu ayuda- dijo acercando su mano a mi entrepierna.
En un primer momento me eché para atrás sintiendo un extraño escalofrío,pero ella, con voz calmada,  me susurró
-Tranquilo, nadie se entrerará de esto. Solo quiero que pasemos un buen rato.
En ese momento, recapacité. La anciana tenia el pelo oscuro, gracias al tinte con total seguridad. Sus ojos eran azules y tenía una sonrisa picara que me inquietaba. Su cuerpo , si bien no era el de una veinteañera, conservaba cierto esplendor pasado. Tenia un pecho más que considerable, como la mayor parte de las ancianas, con tetas grandes como cabezas de niño. 
Lentamente, comenzó a desabrochar la cremallera de mis pantalones vaqueros. Con suavidad , acarició mi miembro a través del calzoncillo. Este, fue tomando forma en la palma de su mano,. 
Yo notaba como, poco a poco, la cabeza de mi pene se iba llenando hinchando más y más, hasta casi explotar. Ella me dijo:
- Tranquilo, no queremos que acabes tan pronto.
Tras quitarme los calzoncillos empezo a felarme el miembro, primero con cierta torpeza y despues con una mayor soltura, como si hubiera recordado los años en los que solía hacerselo a su marido con regularidad. Subía y bajaba la cabeza, y yo sentia su lengua recorriendo cada centímetro de mi miembro, una y otra vez, sin descanso.
Traas unos minutos comenzó a desnudarse. Primero se queto el vestido que llevaba, con un estampado floral. Entonces pude ver sus enormes pecho, encerrados en un sostén de aspecto antiguo, luchando por liberarse de sus ataduras. Se lo quité y bese su pezón derecho. Era descomunal, pues ocupaba casi la mitad de su teta. Ella sonreía y lanzaba unos tímidos gemidos de placer.
Sus bragas eran negras, y tras ellas encontré un pubis descomunalmente peludo, como solo había visto en ciertos videos en la red. 
Utilizando los conocimientos adquiridos tras años de películas porno, la cogí de ambas piernas y la traje hacia mí. Ella lanzó un gritito, sorprendida por mi ímpetu. 
Cogí mi miembro y , agarrándolo con fuerza, lo introduje poco a poco en su interior. 
Fuí aumentando el ritmo de mis embestidas, hasta que estas hicieron retumbar los muelles del viejo colchón. Ella gemía de placer cada vez que mi miembro rozaba las paredes de su anciana vagina, inútil durante años. 
Tras unos minutos, sentí como un placer aún mayor comenzaba a alcanzar mis partes. Estaba a punto de correrme. le dije:
- Dios, creo que me corro- y ella me dijo.
-Espera.
Con una sorprendente agilidad,giro su cuerpo y se acercó mi miembro a su boca. Comenzo a masturbarme y me dijo:
-Quiero que acabes en mi boca, para poder saborearte enterito. 
Yo ya no podía más, sentía como mi pene iba a explotar. De repente, un chorro descomunalde semen surgió de la punta de este y fua a acabar a la lengua de la anciana. Tras este viniero otros tantos, si bien de menor cantidad. Ella se relamía, pugnando por tragarse todas y cada una de las gotas de mi preciada esencia. 
Tras acabar, me vestí y ella, pícara como siempre , me dijo:
- Vuleve cuando quieras, vecino.


Introducción e instrucciones previas.

Relatos Eróticos Hot comienza hoy su andadura en el mundo de los blogs. Antes de nada, me gustaría explicaros el método a seguir. En primer lugar, periódicamente se publicaran relatos de contenido erótico, a poder ser tocando el mayor número de filias posible. El número de publicaciones irá en función de la disponibilidad de los administradores, así como de vuestra colaboración.
Este blog busca daros la posibilidad de explorar nuevas formas de diversión onanística, solos o en compañía de vuestras respectivas parejas.
Cabe destacar que no se toleraran los comentarios excesivamente ofensivos o de carácter meramente destructivo. Cada lector tiene la posibilidad de formar parte del blog, colaborando mediante el envio de vuestros propios relatos, a ser posible en castellano y sin faltas de ortografía, a relatoseroticoshot@gmail.com. Serán  revisados y publicados, por lo que recibireis vuestro merecido reconocimiento.
Sin más preámbulos, comencemos nuestra andadura.